Está en la página 1de 2

En la Biblia hay muchos ejemplos de mujeres que dieron todos por sus hijos.

   Madres que
cuidaron, guiaron, sufrieron, celebraron y amaron el fruto de su vientre.  Hoy te presentaré
cinco [5] de ellas.  Estas son:

1. SARA: 
Madre de Isaac. También era una mujer estéril. Pero Jehová cambió su vida y su nombre. A la
edad de 90 años, ella concibió el hijo que Dios le había prometido a Abraham. Sara es descrita
en el Nuevo Testamento como ejemplo de fe (Ro 4.19; Heb 11.11) y de sumisión (1 P 3.6). Se
regocijó [o más bien se rió] al escuchar que recibiría la bendición de ser madre. Se convirtiría
más tarde en la madre del pueblo escogido por Dios. 
"Entonces dijo Sara: Dios me ha hecho reír, y cualquiera que lo oyere, se reirá conmigo."
Génesis 21:6
2. ANA: 
Madre de Samuel, el profeta. Esta mujer era estéril y sufria mucho por ello. En oración pidió a
Jehová un hijo, el cual le fue concedido. Poco tiempo después, siemdo Samuel de muy pocos
años, su madre lo llevó altemplo para presentarlo delante de Jehová. Allí mismo lo entregó en
cuidado de Elí, el sacerdote, para dedicarlo al servicio del Señor (1 S 1.1–2.21). El cántico de
Ana (1 S 2.1–10) se compara con el Magnificat de María (Lc 1.46–55). En este cántico aparece
por primera vez en el Antiguo Testamento el nombre Mesías (el Ungido).
"Pero Ana no subió, sino dijo a su marido: Yo no subiré hasta que el niño sea destetado,
para que lo lleve y sea presentado delante de Jehová, y se quede allá para siempre." 1
Samuel 1:22

3. ELISABET: 
Madre de Juan, el Bautista. Descrita es la Biblia como una mujer justa e irreprensible ante los
mandamientos del Señor. Su embarazo también fue milagroso. Ella era estéril, y al momento
de concebir era de edad avanzada. Sus palabras inspiradas por el Espíritu Santo (Lc 1.42–45)
alentaron a María, madre de Jesús.
"Y aconteció que cuando oyó Elisabet la salutación de María, la criatura saltó en su
vientre; y Elisabet fue llena del Espíritu Santo..." Lucas 1:41

4. MARIA: 
Madre de Jesús nuestro Salvador. Halló gracia ante los ojos de Dios. mujer judía
espiritualmente sensible, fiel y obediente a la voluntad divina. Ser madre fue un milagro ya que
concibió, siendo virgen, por obra del Espíritu Santo de Dios.
"Entonces María dijo: Engrandece mi alma al Señor; Y mi espíritu se regocija en Dios mi
Salvador.  Porque ha mirado la bajeza de su sierva; Pues he aquí, desde ahora me dirán
bienaventurada todas las generaciones." Lucas 1:46-48

5. EUNICE: 
Madre de Timoteo, mujer judía ceyente en Cristo que aunque tenía un esposo gentil [griego],
supo instruir a su hijo con las Sagradas Escrituras. Ella, junto con su madre Loida, fueron
mujeres de fe ejemplares.
"...trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu
abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también." 2 Timoteo 1:5
Mamá:
Sé ejemplo de  fe, paz,  pureza, mansedumbre, gozo, benignidad, esperanza y mucho
amor.  Instruye al niño en el camino del Señor, y en el futuro será  un gran árbol que
rendirá buenos frutos.  Dios te bendiga y te acompañe siempre.
HISTORIA DEL DÍA DE LA MADRE

La conmemoración oficial del "Día de la Madre" se remonta a los tiempos de la antigua Grecia
cuando Rea era la gran madre de los Dioses. A lo largo de la historia se van encontrando
manifestaciones de esta celebración. En la Inglaterra del siglo XVII se celebraba el "servir de
domingo". Ese día las sirvientas iban a sus hogares a visitar a su madre, y festejaban el
encuentro con una torta. No sería hasta el siglo XX que esta conmeración recibiría un carácter
oficial de la mano de Anna M. Jarvis. Tras un encuentro familiar con motivo del tercer
aniversario de la muerte de su madre, esta profesora americana tuvo la idea de dedicar un día
a todas las madres. A raíz de aquí el segundo domingo de mayo de 1907 se celebró por
primera vez el "Día de la Madre".

Anna Jarvis prosiguió su campaña por el "Día de la Madre" y finalmente el 10 de mayo de 1908
se celebró esta fecha públicamente.

En la Iglesia Episcopal de Grafton en West Virginia hay constancia de este hecho con una
placa conmemorativa. Esta fecha fue decalarada oficial en 1910 por parte del gobernador del
estado de West Virginia, William Glascock. En mayo de 1914 Anna consiguió que esta fecha
fuera incluida en el calendario federal de los Estados Unidos. En poco tiempo, más de 40
países adoptaron esta conmemoración.

En homenaje a una persona tan especial, en el Día de la Madre no es necesario ningún regalo
de gran valor, este concepto fue implantado por el comercio. Es suficiente ofrecer algo
simbólico: una flor del jardín, una postal, un poema...o un simple abrazo afectuoso, unas
palabras de ternura, de reconocimiento...un simple gesto para que se sienta querida.