Está en la página 1de 2

4. Indicar qué otro método ergonómico aplicaría a la lavandería y justifíquelo.

Teniendo en cuenta que el método RULA tiene como objetivo el evaluar la exposición de los

trabajadores a factores de riesgo que originan una elevada carga postural y que pueden ocasionar

trastornos en los miembros superiores del cuerpo, es claro que para el oficio de lavandería es ideal

al momento de evaluar esta actividad, más aun tratándose de la actividad del planchado, que ha

sido el escogido por nuestro grupo en esta actividad.

Sin embargo, tenemos otros métodos que se enfocan en estudiar el nivel de riesgo en función de

la probabilidad de aparición de trastornos músculo-esqueléticos en un determinado tiempo,

centrándose en la valoración del riesgo en los miembros superiores del cuerpo, tal es el caso del

método Check List OCRA, el cual sería el otro método ergonómico que aplicaríamos a la actividad

del planchado en la lavandería.

Con el método Check List OCRA evaluaremos a los empleados expuestos en la actividad de

planchado en la lavandería, fijando como objetivo principal el análisis de cuatro factores de riesgo

que se encuentran presentes en su actividad: repetición, fuerza, posturas y movimientos forzados

(de hombro, codo, muñeca y mano) y la falta de períodos adecuados de recuperación entre

jornadas de trabajo. Estos factores deben evaluarse en función del tiempo, teniendo en cuenta

sobre todo las respectivas duraciones de cada actividad en lavandería.

Escogimos este método porque evalúa puntualmente los miembros involucrados al realizar la

labor del planchado (hombro, codo, muñeca, mano) y se aplica a puestos ocupados durante un

máximo de 8 horas, como lo hace el personal dedicado a planchar la ropa en la lavandería.

Este método también evalúa las posturas forzadas, las cuales son consideradas para los miembros

superiores, sin embargo no considera la cabeza/cuello, tronco ni las extremidades inferiores que

son miembros involucrados en el planchado.


A continuación se evalúan las fuerzas ejercidas en el planchado. La realización de esfuerzos sólo se

considera si se ejerce cada pocos ciclos y está presente durante todo el movimiento repetitivo, lo

cual es muy frecuente cuando se realiza esta actividad en la lavandería.

Por último miraremos el factor agarre. En este método valoramos todos los tipos de la misma

forma. Sólo la duración del mismo influye en el incremento del riesgo. Sin embargo, los agarres en

pinza son, por lo general, más propensos a provocar trastornos músculo-esqueléticos que los

agarres palmares o en gancho. Para la actividad del planchado valoramos el agarre palmar.

Diego-Mas, Jose Antonio. Evaluación del riesgo por movimientos repetitivos mediante el

Check List Ocra. Ergonautas, Universidad Politécnica de Valencia, 2015. [consulta

12-06-2020]. Disponible online: http://www.ergonautas.upv.es/metodos/ocra/ocra-ayuda.php