Está en la página 1de 29

Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales,

temporales o permanentes, para personas con


enfermedades mentales y dependencia en el contexto de
la emergencia por COVID-19

SUBSECRETARÍA DE REDES ASISTENCIALES


Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
2

Contenidos

INTRODUCCIÓN ....................................................................................................................................................................................... 3
ALCANCE DE ESTE DOCUMENTO ....................................................................................................................................................... 4
CONSIDERACIONES GENERALES ....................................................................................................................................................... 5
USUARIOS ......................................................................................................................................................................................................................... 5
RECURSOS HUMANOS ..................................................................................................................................................................................................... 5
COORDINACIÓN DE RESPUESTAS .................................................................................................................................................................................. 7
INFRAESTRUCTURA Y SUMINISTRO DE ARTÍCULOS DE PRIMERA NECESIDAD ........................................................................................................ 8
CONTINUIDAD DE LA ATENCIÓN Y PLANES DE EMERGENCIA.................................................................................................................................... 8
MANEJO DE LA INFORMACIÓN .................................................................................................................................................................................... 10
CONSIDERACIONES ESPECÍFICAS....................................................................................................................................................12
MEDIDAS DE PREVENCIÓN DE CONTAGIO ................................................................................................................................................................. 12
MANEJO DE USUARIOS CON CUADROS DE COVID-19............................................................................................................................................ 13
MEDIDAS PARA EVITAR DESCOMPENSACIÓN DE PATOLOGÍA DE BASE Y APARICIÓN DE SINTOMATOLOGÍA AGUDA ..................................... 15
MEDIDAS A IMPLEMENTAR PARA EL MANEJO DE USUARIOS CON SINTOMATOLOGÍA AGUDA ........................................................................... 17
REQUERIMIENTO DE HOSPITALIZACIÓN POR CUADRO RESPIRATORIO DE USUARIOS DE LOS DISPOSITIVOS RESIDENCIALES ..................... 17
GRUPO DE TRABAJO ............................................................................................................................................................................18
ANEXOS ....................................................................................................................................................................................................20
ANEXO 1: CONSENTIMIENTO PARA TRASLADO TEMPORAL DE USUARIOS CON SUS FAMILIAS ......................................................................... 20
ANEXO 2: QUÉ ES EL COVID-19, CUÁLES SON SUS FORMAS DE CONTAGIO Y PREVENCIÓN DE CONTAGIO ................................................... 22
ANEXO 3: PROTOCOLO DE INGRESO AL DISPOSITIVO RESIDENCIAL DESDE EL EXTERIOR ................................................................................ 23
ANEXO 4: CONSIDERACIONES PARA REALIZAR AISLAMIENTO DENTRO DE UN DISPOSITIVO RESIDENCIAL ................................................... 24
ANEXO 5: MEDIDAS DE MONITOREO DE USUARIOS LUEGO DEL DIAGNÓSTICO DE UN RESIDENTE CON COVID-19 .................................... 25
ANEXO 6: ELEMENTOS QUE INDICAN LA NECESIDAD DE CONSULTAR EN UN SERVICIO DE URGENCIA DEBIDO A UN CUADRO
RESPIRATORIO .............................................................................................................................................................................................................. 25
ANEXO 7: INFORMACIÓN MÍNIMA DE INFORME CON ANTECEDENTES MÉDICOS BÁSICOS. ............................................................................... 26
ANEXO 8: CÓMO ACTUAR EN CASO DE FALLECIMIENTO DE UN USUARIO EN EL HOGAR Y CÓMO COMUNICAR LA INFORMACIÓN ............... 26
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 3
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Introducción

La pandemia causada por el SARS-CoV-2 (nuevo coronavirus) que causa la


enfermedad llamada COVID-19 actualmente afecta a casi la totalidad de los países
del mundo. La expansión global de esta pandemia, su alta transmisibilidad y rápida
propagación representa para los países un gran desafío en términos de las
estrategias y acciones a implementar para proteger a la población.

Considerando el número de casos confirmados y el comportamiento del virus en


otros países, se espera que el número de personas contagiadas siga creciendo,
llevando a los servicios de salud al límite de su capacidad de atención. En este
contexto se espera que ocurran más contagios y fallecimientos durante las
próximas semanas.

Según OMS1, existirían grupos de personas con mayor riesgo de morbilidad y


mortalidad al contagiarse por COVID 19, como son los adultos mayores y las
personas con enfermedades crónicas tales como diabetes, hipertensión, patología
cardiovascular, renal, entre otras. Del mismo modo, se estima que personas con
deterioro cognitivo u otra discapacidad presentaría mayor riesgo de contagio al
tener una menor conciencia de riesgo y mayores dificultades para seguir las
indicaciones de protección personal. Otro grupo de riesgo por las características de
contagiosidad del virus son las personas que, pudiendo tener o no factores de
riesgo personales, viven en dispositivos residenciales, incluyendo los
Establecimientos de Larga Estadía para Adultos Mayores (ELEAM), residencias y
hogares protegidos para personas con discapacidad psicosocial, dispositivos del
Servicio Nacional de Menores (SENAME), entre otros, donde existiría un altísimo
riesgo de que al enfermar un individuo contagie a todo el resto. Sabemos que las
personas con patologías grave de salud mental tienen tasas de enfermedades
metabólicas (como diabetes e hipertensión) y de cuadros cardiovasculares
mayores a los de la población general, en buena parte explicado por efectos
directos de los fármacos que utilizan para tratar su patología de base. De esta
forma, los pacientes en hogares y residencias protegidas presentan un riesgo
mayor que otras poblaciones de tener peor pronóstico e incluso fallecer en caso de
enfermar de COVID-19.

1
https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/q-a-coronaviruses
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
4

El objetivo de este documento es entregar lineamientos de manejo para reducir la


posibilidad de contagio de pacientes en este tipo de dispositivo, mediante la
implementación de medidas de protección personal y colectivas acordes. Además,
se busca minimizar las descompensaciones de patologías de base y la aparición de
sintomatología ansiosa y depresiva y generar mecanismos de acción claros en caso
de requerirse atención médica. También, se establecen protocolos de manejo de
personas contagiadas tanto en los dispositivos residenciales como en otras
alternativas que los Servicios de Salud definan como parte de su estrategia.

Es importante destacar que estos lineamientos deben adecuarse a la situación local


y a la estrategia de acción de cada red asistencial y servicio de salud.

Alcance de este documento

 Hogares y residencias protegidas


 Hogares forenses
 Direcciones de los Servicios de Salud
 Red Temática de Salud Mental de cada territorio2

2
Algunas recomendaciones del presente documento podrían ser aplicables a entornos de centros de tratamiento
residencial, en cuanto respondan a lógicas de viviendas colectivas.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 5
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Consideraciones generales

Usuarios

· Cada hogar y residencia tiene usuarios con características particulares en


términos de sus necesidades de apoyo, nivel de dependencia, estado de salud
general, edad, compensación de sus patologías de base y tratamiento, redes
de apoyo sociales y familiares y riesgo de descompensación. Es por esto que
las recomendaciones generales ofrecidas en este documento deben ser
complementadas por una evaluación individualizada de cada dispositivo, que
considere sus características particulares y determine la necesidad de otras
medidas en diferentes momentos epidemiológicos, para algunos usuarios
específicos.

· Los ingresos a los dispositivos residenciales se mantendrán suspendidos por


el tiempo en que se mantenga la alerta sanitaria, por la necesidad de reducir
los contactos de los residentes.

· Frente a una situación de extrema vulnerabilidad de un postulante será el


Comité de Hogares y Residencias Protegidas o referente de salud mental,
cuando este comité no exista, de cada Servicio de Salud quien definirá las
acciones a tomar.

Recursos humanos

· Además de considerar las características de los usuarios, es importante


considerar al personal que trabaja en estos dispositivos y su capacidad de
manejar el estrés adicional de este periodo, condiciones particulares
(embarazo, inmunosupresión, presencia de enfermedades crónicas, mayores
de 60 años, entre otras); las posibles dificultades de desplazamiento desde y
hacia la residencia y la necesidad de contar con mayores conocimientos en
materia de prevención de contagio y de protocolos que deban
implementarse.

· También se debe considerar la posibilidad de que entre los funcionarios


existan personas que, por enfermedad, contacto con personas enfermas, por
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
6

medidas indicadas explícitamente por la autoridad pertinente o por otras


causas no puedan cumplir sus funciones durante un periodo de tiempo. Ante
esto se deben generar nóminas de reemplazo en cada dispositivo y tomar los
resguardos para activarlos de ser necesario, asegurando una dotación
mínima para entregar servicios en cantidad y calidad suficientes.

· Evaluar la implementación de cambios en los sistemas tradicionales de turno


para generar grupos de personal que no se topen. Por ejemplo, que la mitad
del personal cubra 7-14 días continuos y luego alterne con la otra mitad. De
esta forma se evita que todo el personal se contagie de manera simultánea y
que deba entrar en cuarentena. En los casos en los que esto sea posible y esté
de acuerdo el personal, evaluar la posibilidad de que el o los cuidadores
pernocten durante algunos días consecutivos y luego se vayan alternando, de
forma de minimizar el riesgo de adquirir la enfermedad durante los
traslados.

· Es imprescindible educar a todo el personal y a los residentes en medidas


universales de higiene, correcto y frecuente lavado de manos por al menos 40
segundos con agua y jabón, aseo más frecuente de los espacios, ventilación
adecuada y medidas de higiene al entrar al dispositivo desde el exterior, así
como seguir la indicación de la autoridad sanitaria en relación al uso de
mascarillas. Dentro de lo posible, mostrarles a los usuarios en qué consiste
un traje completo de protección y explicar que su uso permite protegerlos
mejor a ellos.

· En el caso de que algún miembro del personal del dispositivo entre en


contacto con una persona diagnosticada con COVID-19, se le indique
cuarentena o presente sintomatología respiratoria, deberá dar aviso
inmediato al encargado de la residencia y no asistir al dispositivo hasta
terminar el periodo de cuarentena o descartar el diagnóstico de COVID-19. El
encargado de la residencia deberá dar el aviso respectivo a la autoridad para
tomar las medidas necesarias.

· Es responsabilidad de cada sostenedor asegurar la presencia del personal


necesario para el adecuado funcionamiento de un hogar o residencia
licitados, además de proveer insumos y alimentación y realizar las gestiones
que se requieran con los equipos de salud para contar con los fármacos de
cada residente.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 7
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Coordinación de respuestas

· En el caso de que por alguna razón justificada (por ejemplo,


desabastecimiento, imposibilidad de traslado, entre otras) el sostenedor no
pueda asegurar acceso a insumos básicos, alimentación o recurso humano, el
Servicio de Salud deberá generar planes de contingencia y hacerse cargo de
suplir esas necesidades.

· Es importante que cada servicio de salud determine un referente que


mantenga contacto regular con los dispositivos residenciales y que sea fácil
de contactar por el personal de las residencias y por los sostenedores. Puede
ser una persona del servicio de salud o de la red, y podría ser una persona
para todos los dispositivos o varias personas que se hagan cargo de algunos
dispositivos cada una, ello de acuerdo a lo que cada servicio de salud estime
más pertinente. Esta persona deberá contactar con regularidad al dispositivo
para saber del estado de sus residentes y personal, y será a quién se notifique
en caso de sospecha o confirmación de COVID-19 de un residente o personal
del lugar u otras situaciones graves durante este periodo.

· Además, esta persona deberá:


o Revisar junto a cada sostenedor los planes de manejo de contingencias
(ausencia del personal habitual, abastecimiento de alimentación e
insumos, posibilidad de generar áreas de aislamiento)
o Chequear que se capacite al personal y a los residentes en los
protocolos de entrada, en medidas de higiene y prevención de contagio
y en el plan de emergencias que posea el dispositivo para casos en que
se requiera atención médica de urgencia.
o Generar la coordinación a priori con los establecimientos de atención
primaria correspondientes y con los equipos tratantes de los
residentes para la continuidad de cuidados de los usuarios y para
generar estrategias en caso de necesidad de toma de muestras (COVID-
19, hemograma, etc.) dentro del dispositivo, en caso de necesidad de
traslado de algún residente o de ocurrir alguna urgencia en horario
inhábil.
o Monitorizar el estado de usuarios de residencia u hogar que pudiesen
requerir hospitalización.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
8

Infraestructura y suministro de artículos de primera necesidad

· En términos de infraestructura, se debe analizar la factibilidad de


implementar lugares de aislamiento transitorio para residentes con sospecha
de COVID-19, los cuales deben incluir un baño de uso exclusivo, siempre que
esto sea posible, y la capacitación del personal a cargo para manejar el
aislamiento y la desinfección de los posibles usos de áreas comunes.

· Las residencias deberán asegurar la presencia de insumos para la prevención


de contagio, monitorización de los usuarios y protección durante la pandemia
como termómetros (idealmente infrarrojo, es decir que para tomar la
temperatura no requiera contacto, de no ser posible termómetro tradicional),
saturómetro, alcohol, algodón, cloro y elementos de protección personal
(EPP) como guantes, mascarillas, antiparras, delantales desechables, etc.
Además de tener disponibilidad de estos elementos deberán ser capacitados
en su correcto uso. El primer responsable de proveerlos es el sostenedor de
cada lugar.

Continuidad de la atención y planes de emergencia

· Se debe generar las coordinaciones previas con los equipos tratantes de los
residentes para que estos puedan acceder a atención psiquiátrica de urgencia
(idealmente que no impliquen ingresar por la vía del servicio de urgencia) y
para mantener la continuidad de la atención de la forma indicada por el
tratante (idealmente de forma remota). Esta coordinación puede ser
realizada directamente por cada dispositivo con los equipos tratantes.

· El retiro de fármacos de todos los usuarios debe ser realizado por una sola
persona, e idealmente para 60 a 90 días.

· Se deben efectuar de antemano las coordinaciones necesarias para que en


caso de sospecha de COVID-19 la muestra para el test confirmatorio pueda
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 9
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

tomarse en la misma residencia, ello tanto para el caso índice como para el
resto de los residentes.

· También deben efectuarse de antemano las coordinaciones para el traslado


de usuarios que presenten síntomas que requieran atención médica de
urgencia (respiratoria, psiquiátrica o por otra causa) y de los procedimientos
en el caso de fallecimiento de un usuario dentro de la residencia. Esto es
responsabilidad conjunta de cada dispositivo y de la persona designada como
referente por parte del servicio de salud.

· Se deben implementar estrategias de continuidad de las acciones


terapéuticas, pensándolas al corto y mediano plazo dado que no sabemos
cuánto durará esta situación. También estrategias para el establecimiento y
mantención de rutinas u otras acciones de rehabilitación a través de los
medios en que esto sea posible. Para ello se recomienda coordinar e
implementar medidas que permitan atención remota para los usuarios de
hospital de día, servicios de rehabilitación y hogares y residencias protegidas
[1] por parte de los profesionales de servicios de rehabilitación (terapeuta

ocupacional, técnico en rehabilitación, educador, etc.) que probablemente


harán mínimas atenciones presenciales en este periodo. Para la ejecución de
estas estrategias a distancia se puede buscar la colaboración de voluntarios
que puedan ayudar a complementar las rutinas diarias de los residentes,
pero siempre con metodologías remotas. Es altamente recomendable
implementar al menos un aparato con conexión a internet en cada hogar o
residencia, el que deberá ubicarse en el área más amplia del dispositivo, para
enriquecer estas intervenciones. En caso de no poder contar con esa
herramienta ellas se deberán gestionar por vía telefónica.

· Dado el alto riesgo de contagio dentro de los hogares y residencias


protegidas, se implementarán medidas de cuarentena en ellos. Es importante
decidir en conjunto con cada residente y sus familias si la cuarentena se
realizará en el dispositivo residencial o en el hogar de sus familiares,
explicando con claridad la implicancia de ambas alternativas. Esta decisión
no será reversible durante el periodo de duración de esta crisis sanitaria,
dado el riesgo de contagio y las dificultades asociadas a realizar una
cuarentena adecuada en las residencias. Sin embargo, una vez superada esta
crisis los usuarios tendrán asegurada su plaza para retornar al hogar o
residencia.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
10

· En caso de que un usuario durante esta emergencia realice la cuarentena en


casa de algún familiar, la persona que se haga cargo debe ser la encargada de
proveer los cuidados necesarios al usuario durante este periodo, así como de
asegurar la continuidad de su tratamiento farmacológico. Se debe indicar con
claridad y por escrito a la familia cuál es el procedimiento en caso de que el
usuario requiera atención psiquiátrica de urgencia y otra información
relevante, además de generarse un documento informativo y de asentimiento
que deberán firmar (anexo 1)

· En caso que el usuario decida permanecer en el dispositivo residencial es


importante establecer con la familia la vía y la periodicidad con la que se
entregará información y la forma de comunicarse con su familiar en el
dispositivo de forma remota.

Manejo de la información

· El mantener una comunicación fluida y entregar información de manera


adecuada y oportuna es esencial en este tipo de situaciones. Adelantar a los
residentes lo que pueda ir ocurriendo, asegurarles que se están tomando
todas las medidas posibles para su protección y para asegurar que no les
faltarán elementos esenciales (alimentación, calefacción, tratamiento, etc.) es
una medida que contribuye a disminuir la ansiedad e incertidumbre.

· Debe mantenerse una comunicación fluida con las familias de los residentes e
informarles de cualquier situación que acontezca. De la misma forma debe
propiciarse la comunicación directa por vía telefónica entre estos y sus
familias.

· Se deben definir de antemano estrategias de comunicación en caso de


contagio de un residente o funcionario o fallecimiento de algún residente en
el hogar/residencia o fuera de allí.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 11
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
12

Consideraciones específicas

Medidas de prevención de contagio

· Siempre y para toda la población, la primera medida es la educación. Se debe


informar en lenguaje sencillo que es el COVID-19, cuáles son sus formas de
contagio y qué medidas deben implementarse para prevenirlo (anexo 2).

· Dadas las características ya descritas, los residentes se consideran de alto


riesgo en caso de contagio. Es por ello que todos los hogares y residencias de
personas con discapacidad de origen mental deben implementar de forma
inmediata medidas de cuarentena para sus usuarios. De acuerdo a las
características particulares de cada usuario y de su entorno, será posible que
algunos de ellos, durante este periodo, en vez de permanecer en el
dispositivo residencial estén con sus familias. En caso de tomar esa
determinación no podrán re-ingresar mientras dure la emergencia sanitaria,
sin embargo, no perderán su plaza luego de este periodo (anexo 1).

· Por las mismas razones ya expuestas, todas las visitas quedan prohibidas
mientras dure esta crisis sanitaria.

· El personal de los dispositivos residenciales deberá cumplir un protocolo de


protección cada vez que ingrese al establecimiento (anexo 3). Tal como fue
enunciado previamente, deberá evaluarse el modificar el sistema de turnos
de forma de asegurar que en caso de contagio no se contagie todo el personal
simultáneamente. Dentro de esas estrategias podrían incluirse
modificaciones de turnos que impliquen que el personal minimice sus
desplazamientos y el contacto entre ellos de forma de evitar que de
contagiarse uno se contagien todos.

· Se deberán aplicar todas las medidas posibles para limitar la necesidad de


salida de los usuarios, entre otras, centralizar retiro de medicamentos de
forma que una persona los pueda retirar para todos los usuarios del
dispositivo y preferir modalidades de atención remota para mantener la
continuidad de cuidados. En el caso de que por una razón muy justificada el
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 13
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

usuario salga, deberá seguir las mismas medidas que el personal que ingresa
al dispositivo (anexo 3).

Manejo de usuarios con cuadros de COVID-19

· Como ya fue previamente desarrollado, se deberá generar una coordinación a


priori con el servicio de salud respectivo, para tener claridad de a qué
persona y a través de qué medio (idealmente telefónico) se debe contactar
para notificar una sospecha de contagio de COVID-19 y para coordinar la
toma de muestra en la misma residencia. Además, se deberá notificar a la
familia, y mantenerlos informados del estado del residente y de los
resultados del examen.

· Se debe sospechar la infección por COVID-19 en cualquier individuo que


presente fiebre (temperatura mayor a 37, 8º C) y/o síntomas respiratorios
como tos o dificultad respiratoria. Otros síntomas que deben hacer sospechar
infección por COVID-19 son la astenia y adinamia intensa, sensación de
cansancio inusual, anosmia (pérdida súbita de la capacidad de percibir
olores) y ageusia (pérdida súbita de la capacidad de percibir sabores).

· Recordar que el COVID-19 es un cuadro de notificación obligatoria, y que su


confirmación obliga a activar una serie de protocolos dentro del dispositivo y
a avisar tanto al servicio de salud como al equipo tratante del usuario.

· En caso de sospecha de COVID-19 se debe realizar aislamiento preventivo de


la persona con sospecha (anexo 4). De todas formas, se deben considerar las
características del usuario para tomar medidas adicionales específicas: que
sea capaz de comprender las explicaciones respecto a su situación y a la
necesidad de aislamiento y de seguir instrucciones, además de considerar
implementar medidas para disminuir el riesgo de descompensación por
entrar al aislamiento. Además, el personal debe haber recibido un
entrenamiento en cuanto a medidas de manejo de aislamiento e implementos
de protección personal. El aislamiento deberá utilizarse hasta la
confirmación del resultado de la prueba diagnóstica o hasta terminar el
periodo de cuarentena. El aislamiento no es sinónimo de aislamiento
emocional. Sabemos que el aislamiento en sí mismo es ansiogénico, lo cual es
un factor de riesgo de descompensación del cuadro psiquiátrico de base. Por
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
14

ello se debe mantener contacto frecuente con el usuario y proveer de


implementos que le permitan tener algunas actividades mientras se espera el
resultado del examen (libros, radio u otros).

· Según la indicación de la autoridad sanitaria, en el caso de que el examen


para COVID-19 resulte positivo, se deberá considerar como posiblemente
contagiados a todos los residentes y personal que hayan tenido contacto con
el usuario durante los días previos a la confirmación diagnóstica del
residente, debiendo hacer cuarentena obligatoria. Por ello, no es requisito
que se traslade el caso índice, sino más bien se deben mantener las medidas
de aislamiento que se habían implementado en el momento de la sospecha
(incluyendo uso de baño individual o en su defecto higienización con solución
clorada posterior al uso) e implementar medidas de monitoreo a los demás
residentes, aunque estén asintomáticos (por ejemplo, control horario de
temperatura y frecuencia respiratoria. Ver anexo 5). Estas indicaciones están
acordes a las recomendaciones internacionales y a una lógica epidemiológica
dada la altísima contagiosidad del virus y una sensibilidad variable de las
pruebas diagnósticas disponibles, en especial al inicio de la enfermedad o en
personas con pocos síntomas. Por este motivo, se debe asumir que todos los
residentes y el personal en contacto se encuentran contagiados y no se
requiere hacer traslados a residencias sanitarias u otros establecimientos, a
no ser que la condición médica de alguno de los residentes así lo amerite.

· Identificar a los usuarios del dispositivo con factores de riesgo de gravedad


en caso de infección por COVID-19 (edad avanzada, comorbilidad con
patologías crónicas como diabetes, hipertensión arterial, cardiopatías o
cuadros pulmonares crónicos) e informar de ellos al referente designado por
el servicio de salud.

· El personal del hogar deberá seguir las mismas medidas indicadas para
cualquier persona que ha estado en contacto estrecho con personas con
confirmación de COVID-19.

· En caso de usuarios COVID-19 positivo dentro de un dispositivo residencial,


su traslado deberá obedecer sólo a necesidades médicas.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 15
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

· Se debe capacitar al personal de los dispositivos en relación a los síntomas de


alarma que obliguen a consultar en un servicio de urgencia por causa
respiratoria (anexo 6).

· Las estrategias de manejo de situaciones de urgencia o la necesidad de


traslado deben estar disponibles con anticipación.

· Es importante solicitar informes de base con información médica básica de


cada usuario, indicando los diagnósticos psiquiátricos y de comorbilidades
médicas, fármacos utilizados y posología de ellos, alergias, evaluación del
nivel de dependencia e indicación clara de en qué circunstancias el usuario
requiere un apoyo especial (anexo 7). Debe incluir cualquier otra
información relevante para entregar al médico que evalúe y/o trate al
paciente por una descompensación médica para facilitar el flujo de atención.

· En el caso de contagio de uno o más residentes, se debe entregar información


oportuna y veraz al resto de los residentes y a sus familias. Se debe definir
con claridad quién será la persona encargada de transmitir la información
tanto a los usuarios como a sus familias, considerando como primer
responsable al sostenedor del dispositivo. En esta situación la actualización
del estado del usuario a las familias debiese hacerse de forma diaria.

· Se deberá capacitar al personal del dispositivo en términos de cómo actuar


en el caso del fallecimiento de un usuario dentro el dispositivo. Además, se
deberán cumplir lineamientos para la entrega de esta información a la familia
del usuario, al resto de los usuarios y a sus familiares (anexo 8).

Medidas para evitar descompensación de patología de base y aparición de


sintomatología aguda

· La entrega de información acerca de la situación país y del estado de


familiares y cercanos es una herramienta importante para disminuir la
incertidumbre y ansiedad que genera la pandemia. Se deben responder
dudas de forma veraz y permitir la conversación en relación a la contingencia
y comunicar con frecuencia las acciones que se están realizando para el
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
16

cuidado y bienestar de los usuarios. Se sugiere realizar reuniones frecuentes


para la entrega de información, para las cuales podría pedirse apoyo de un
miembro del equipo de rehabilitación.

· Se debe evitar la sobrexposición de los residentes a noticias con bajo


contenido informativo en relación a la pandemia, ya que esto puede resultar
abrumador.

· Se deben generar y mantener rutinas, idealmente que incluyan actividad


física, actividades recreativas y de rehabilitación.

· Se debe asegurar y fomentar el contacto con familia y amigos de forma de


evitar la soledad y la pérdida de apoyo social.

· Es crucial mantener la continuidad de los cuidados para evitar


descompensaciones. En ese sentido es importante anticipar y coordinar con
los equipos tratantes:
a) El acceso y adherencia a farmacoterapia indicada.
b) Si es posible, mantener actividades de terapia ocupacional y rehabilitación
a través de controles remotos.
c) Mantener los controles médicos con la periodicidad indicada por el
tratante, priorizando mecanismos de atención remota
d) Coordinar por anticipado la posibilidad de que la inyección de
antipsicóticos de depósito y la toma de muestra para hemograma en caso
de usuarios de clozapina puedan hacerse en el dispositivo residencial.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 17
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Medidas a implementar para el manejo de usuarios con sintomatología aguda

· Se debe reforzar la importancia de evaluar constantemente a los usuarios


para detectar síntomas y signos precoces de descompensación de la patología
de base o de la aparición de síntomas ansiosos. En esos casos se debe
contactar al equipo tratante para programar una atención, de preferencia
remota, para el manejo de esa sintomatología.

· Se deben generar planes de emergencia en caso de descompensación de la


patología de base o la aparición de sintomatología grave: psicótica, maníaca,
auto o heteroagresiva. Estos planes deben incluir a quien contactar,
eventualmente la prescripción de farmacoterapia de emergencia, la
estrategia para trasladar a estos pacientes en caso de requerir evaluación
médica presencial u hospitalización y el lugar al cual deberían asistir ante la
posibilidad de re-organización de la red de salud.

Requerimiento de hospitalización por cuadro respiratorio de usuarios de los


dispositivos residenciales

· En el caso de requerirse hospitalización por causa médica de residentes en


dispositivos residenciales se debe llevar junto al usuario un informe, descrito
en el anexo 6, para facilitar su manejo intrahospitalario además de los
medicamentos que pueda requerir en los casos en que ellos no estén
disponibles en el centro al cual se lo traslade.

· Los equipos psiquiátricos de enlace prestarán todo el apoyo necesario para el


manejo de la sintomatología psiquiátrica y asegurar la continuidad de los
cuidados, para evitar descompensaciones de la patología de base. En caso de
no haber equipo de enlace disponible, ese rol (ya sea por vía remota o
presencial), lo prestará el equipo tratante del usuario [2].
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
18

Grupo de trabajo

Claudia Ambuchi Ramírez


Trabajadora social - Salud Mental
Departamento Técnico en Salud
Servicio de Salud Metropolitano Sur

Claudia Carniglia Tobar


Terapeuta ocupacional - Salud Mental
Departamento Técnico en Salud
Servicio de Salud Metropolitano Sur

Cristian Montenegro Cortés


Sociólogo
Asesor
Departamento Salud Mental, MINSAL

Nicolás Fierro Jordán


Terapeuta Ocupacional - Asesor de Salud Mental
Departamento de Salud Mental/Subdirección de Gestión Asistencial
Servicio de Salud Aconcagua

Matías Irarrázaval Dominguez


Médico Psiquiatra Infanto Adolescente
Jefe de Departamento
Departamento de Salud Mental
Subsecretaría de Salud Pública, MINSAL

Fabiola Jaramillo Castell


Médica Psiquiatra Adultos
Magister en Salud Pública y Gestión Sanitaria
Servicio de Salud de Reloncaví
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 19
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Viviana Silva Godoy


Trabajadora Social
Referente de Salud Mental
Servicio de Salud Viña del Mar - Quillota

Daniel Venegas Soto


Psicólogo
Asesor
Unidad de Salud Mental
Subsecretaría de Redes Asistenciales, MINSAL

Marcela Villagrán Rivera


Psicóloga - Encargada Unidad de Salud Mental
Depto. Articulación de la Red
Servicio de Salud Osorno

Cynthia Zavala Gaete


Psiquiatra de Adultos
Asesora
Departamento Salud Mental, Subsecretaría de Salud Pública, MINSAL

Cecilia Zuleta Callejas


Psicóloga
Asesora
Departamento Salud Mental, Subsecretaría de Salud Pública, MINSAL
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
20

Anexos

Anexo 1: Consentimiento para traslado temporal de usuarios con sus familias

En el contexto de la pandemia actual se han debido tomar medidas extraordinarias


para proteger la salud de los usuarios de dispositivos residenciales para personas
con trastornos mentales y dependencia. Es por ello que se ha determinado que
todos los dispositivos residenciales deberán limitar el flujo de ingreso y egreso de
las personas, prohibiendo las visitas y limitando la salida de los usuarios mientras
dure la alerta sanitaria.

Considerando que la duración de esta alerta podría ser de varias semanas o algunos
meses, se ha abierto la reflexión con cada usuario y sus familias acerca del lugar en
el que cada residente pasará este periodo, ya sea en el dispositivo residencial o con
su familia.
En caso de elegir pasar este periodo con su familia, la plaza en el dispositivo
residencial será guardada para el usuario hasta el término de la alerta sanitaria. Al
mismo tiempo en caso de pasar este periodo con su familia, es la familia la
encargada de asegurar la continuidad de cuidados del usuario, lo cual incluye velar
por una adecuada adherencia a farmacoterapia y proveer los medios para la
asistencia a controles médicos en la modalidad determinada por el equipo tratante.

Respecto a _____________________________, RUT_________________________ la familia y el


usuario en conjunto definen que durante este periodo de alerta sanitaria el usuario
antes individualizado estará:

____ en el dispositivo residencial


____ con su familia

Datos de contacto del familiar responsable:


Nombre:
RUT:
Teléfono:
Correo electrónico:

Los fármacos utilizados por el usuario son (ejemplo):


Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 21
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Nombre del medicamento y gramaje Dosis y horario

Sertralina 50 mg 1 comprimido a las 8:00


½ comprimido a las 16:00

Quetiapina 100 mg ½ comprimido a las 8:00


2 comprimidos a las 21:00

La fecha del próximo control médico es_______________________ y se realizará


(lugar/atención remota, etc.)

___________________. _____________________. ____________________


Nombre y RUT Nombre y RUT de usuario. Nombre, RUT y parentesco
De quien informa. De familiar
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
22

Anexo 2: Qué es el COVID-19, cuáles son sus formas de contagio y prevención


de contagio

El COVID-19 es una infección respiratoria aguda generada por el virus coronavirus


Síndrome Respiratorio Grave Agudo (Severe Acute Respiratory Syndrome) 2, el cual
se puede propagar de persona a persona. (1).

El virus se puede propagar por tres vías principales: a) de persona a persona,


mediante las gotitas que son eyectadas de la saliva o de moco de una persona
infectada a una persona sana, hasta un metro de distancia, cuando ésta tose, habla o
estornuda (1); b) de persona a persona, mediante contacto directo, cuando se toca
a una persona infectada o el contacto con las superficies, suelo o vegetación y; c)
cuando una persona sana toca con sus manos una superficie u objeto que tenga el
virus, y luego lleva sus manos a tener contacto con su boca, nariz u ojos. (3).

Para prevenir el contagio se indican las siguientes recomendaciones:

a) Lavado de manos con agua y jabón durante, al menos, 20 segundos. Se


recomienda aumentar a 40 a 60 segundos cuando las manos estén visiblemente
sucias o hayan estado en contacto con secreciones de personas sospechosas o
confirmadas, como también las superficies o elementos de contacto de estas. El
lavado es indispensable antes y después de utilizar elementos de protección
personal como guantes, mascarilla, antiparras, pecheras y otros, según
disponibilidad; después de tener contacto con personas sospechosas o
confirmadas, después de cualquier contacto con secreción respiratoria, antes de
comer, después de usar el baño, al ingreso de toda persona a la residencia;

b) Distanciamiento físico, no hay que saludar o despedirse con besos, abrazos o


darse la mano. Mantener al menos un metro de distancia con otras personas en
lugares públicos.

c) Cubrir la tos y los estornudos con la parte interna del codo o un pañuelo
desechable, el que debe ser arrojado a la basura

d) Usar una mascarilla si estás enfermo.


Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 23
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Anexo 3: Protocolo de ingreso al dispositivo residencial desde el exterior

1. Quitarse los zapatos antes de la entrada a la residencia. Rociarlos en


dilución de agua con cloro (45 cc de cloro + 450 cc de agua para hacer un
total de 500 cc). Idealmente mantener una muda de ropa y zapatos para
utilizar dentro del hogar.
2. Medición y registro de temperatura idealmente con termómetro
infrarrojo, y en caso de no tener acceso a ello con un termómetro
convencional el cual luego del uso deberá ser desinfectado.
3. Mantener dentro de lo posible una “ruta sucia” despejada, por la cual el
personal que ingrese a la residencia pueda llegar al baño o lugar en que se
cambiará ropa y se aseará.
4. Sacarse la ropa y el bolso que se utilizaron en el trayecto y dejarlos en una
bolsa, la cual cada persona debe encargarse de llevar.
5. Desinfectar con agua y alcohol teléfono celular, llaves, lápiz y otros objetos
que vaya a utilizar.
6. Lavado de manos con agua y jabón o eventualmente bañarse.
7. Luego de este procedimiento se puede llevar a cabo la entrega de turno.
8. Se debe desinfectar los lugares de tránsito (incluyendo manillas de
puertas) por los que circulen personas que vengan del exterior.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
24

Anexo 4: Consideraciones para realizar aislamiento dentro de un dispositivo


residencial

Conductuales:
1. Reforzamiento de las medidas de higiene respiratoria, lavado frecuente de
manos y de distancia social al caso índice, a los funcionarios y al resto de
los usuarios
2. Pieza individual, la cual debe ser aseada y ventilada con frecuencia
3. Idealmente baño de uso individual. En caso de no poder utilizarse baño
individual realizar frecuentemente desinfección con cloro (con una mezcla
de 45cc. de cloro y 450cc. de agua)
4. Priorizar sólo una persona que monitoree y asista a la persona en
aislamiento
5. Se debe dejar la comida en una bandeja en la puerta de la pieza. El plato y
los cubiertos deben ser de uso exclusivo de la persona en aislamiento y
deben ser desinfectados con cloro por el individuo previo a devolverlos.
6. El lavado de la ropa, toallas y de ropa de cama debe realizarse con agua
caliente a 70 grados o más, por al menos 20 minutos con detergente
común y se debe dejar secar completamente.
7. Evitar el contacto con otros residentes a menos de un metro de distancia.
No compartir artículos personales y evitar el uso de espacios comunes.
8. Uso de mascarilla por parte del caso índice.
9. Desecho de mascarillas y EPP en contenedor forrado con plástico.
10. Limitar el uso de espacios comunes a quienes se encuentren en
aislamiento.
11. Se debe contar con termómetro, idealmente infrarrojo, para ser
utilizado en el hogar. En caso contrario pudiesen utilizarse termómetros
habituales, pero ellos deben ser adecuadamente desinfectados luego de
cada uso.
Implementos:
1. Saturómetro, el cual debe también ser adecuadamente desinfectado luego
de cada uso.
2. Alcohol 70%.
3. Algodón
4. Cloro (habitualmente se usa en dilución 45 cc. + 450 cc. de agua para un
total de 500 cc.)
5. Jabón para lavado de manos
6. Elementos de protección personal (EPP): mascarilla, guantes, bata
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 25
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

Anexo 5: Medidas de monitoreo de usuarios luego del diagnóstico de un


residente con COVID-19

1. Control de temperatura, frecuencia respiratoria y saturación cada 12 horas.


Esta información debe registrarse en la carpeta de salud u otro registro de
salud de cada residente.
2. Diariamente el referente del Servicio de Salud debe contactar
telefónicamente al hogar para constatar el estado de los residentes y el que
las mediciones se encuentren dentro de límites normales.

Anexo 6: Elementos que indican la necesidad de consultar en un servicio de


urgencia debido a un cuadro respiratorio

1. Aumento de la frecuencia respiratoria (mayor a 22 respiraciones por minuto)


2. Disminución de la saturación bajo 94%
3. Síntomas respiratorios intensos como excesiva tos, fiebre muy alta o que no
responde a medicación habitual.
4. Fiebre mayor a 5 días
5. Percepción de dificultad respiratoria, sensación de no poder respirar
profundamente o necesidad de hacer esfuerzos para respirar
6. Hundimiento de la zona entre las costillas, bajo las costillas o del cuello para
poder respirar, quejido asociado a la respiración
7. Cansancio al comer o dificultad para tomar líquidos
8. Compromiso de conciencia, somnolencia excesiva
9. Palidez excesiva o cianosis peribucal (coloración azulosa alrededor de la
boca)
10. Dificultad para hablar, no es capaz de decir una frase de corrido por el
apremio respiratorio
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
26

Anexo 7: Información mínima de informe con antecedentes médicos básicos.

1. Nombre completo y RUT


2. Diagnostico(s) psiquiátrico(s)
3. Diagnóstico(s) médico(s)
4. Alergia a medicamentos
5. Fármacos utilizados, dosis y horarios
6. Consideraciones particulares de cuidado relacionados al grado de
dependencia

Anexo 8: Cómo actuar en caso de fallecimiento de un usuario en el hogar y


cómo comunicar la información

Ante casos de fallecimiento por Covid-19 se realizarán los procedimientos


estándares para fallecimientos en residencias / hogares protegidos, considerando
los protocolos de bioseguridad específicos ante la posibilidad de contagio por la
manipulación de cadáveres. Es importante destacar que el fallecimiento de la
persona usuaria tiene una repercusión global en el en la residencia u hogar,
abarcando a sus familiares, al personal, al resto de las personas usuarias –
principalmente las más cercanas – y al ambiente residencial.

Algunas acciones orientadas a atenuar este impacto y brindar contención:

- El fallecimiento debe ser comunicado adecuadamente. Una comunicación


tardía o un intento de ocultamiento puede hacer surgir en los sobrevivientes
una visión de lo que sucederá cuando llegue su propia muerte. Al mismo
tiempo, si no se comunica el fallecimiento los otros residentes asumirán que el
personal es indiferente a las muertes que se dan en el centro.

- En el lugar de fallecimiento, se debe alejar a los residentes que se encuentren


cerca y se les debe entregar contención emocional para resguardar la
tranquilidad del grupo.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 27
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

- Es importante realizar una asamblea con el resto de los residentes, con el fin
de informar del fallecimiento del compañero. Esta asamblea puede contener
las siguientes actividades:

o Realizar oración u otros rituales religiosos de despedida


o Dar espacio para palabras de despedida y expresiones de cariño,
verbales o no-verbales
o Dar espacio para preguntas, comentarios y otras reacciones.

- Además, es importante asegurar que quienes necesiten apoyo más intenso o


busquen espacios de reflexión solitaria lo obtengan. Los trabajadores y/o
cuidadores deberán estar atento a manifestaciones de angustia que pudieran
venir en los días posteriores al fallecimiento.
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19
28
Estrategias para el manejo en dispositivos residenciales, temporales o permanentes, para personas con trastornos mentales y 29
dependencia en el contexto de la emergencia por COVID-19

[1]Psychiatry of Pandemics - A Mental Health Response to Infection Outbreak


(2019)
ISBN 978-3-030-15345-8 ISBN 978-3-030-15346-5 (eBook).
https://doi.org/10.1007/978-3-030-15346-5
© Springer Nature Switzerland AG 2019

COVID-19: Operational guidance for maintaining essential health services during


[2]

an outbreak Interim guidance. OMS, 25 March 2020