Está en la página 1de 3

PELIGRO

VIAJE
PROMESA

1 REYES 19:1-18

PELIGRO

Actualmente nos encontramos bajo un peligro, en este caso se trata de un peligro para
nuestra salud, y en algunos casos para nuestra vida. Creo que ninguno realmente
dimensionamos al principio la magnitud del alcance de este virus y que llegaría a afectarnos de
manera directa o indirecta.

La mayoría de nosotros creíamos que toda nuestra vida iba a seguir su curso normal,
pero lo cierto es que no ha sido de esa forma, (al menos para la mayoría), la historia que vamos
a leer esta tarde tiene mucha similitud con la situación actual. Y aun cuando se desarrolla varios
miles de años atrás, también guarda varias lecciones importantes para nosotros en la
actualidad.

VIAJE

La lectura empieza poniéndonos en contexto del pasaje anterior, ante la afrenta de Elías
a los profetas de Baal (vv.1), la reina Jezabel suelta su “Coronavirus” en forma de mensajero a
Elías, con un mensaje de sentencia de muerte (vv.2), ante este Peligro Elías decide, tomar
“susana distancia” y hacer su #quedateencasa, pero antes toma algunas medidas.

Dice el pasaje que, al llegar a Beerseba, deja allí a su criado (vv.3). No sé a cuantos de
nosotros no ha llegado a afectar esta situación dentro de nuestro ambiente laboral, yo espero
que ninguno haya llegado al punto de perder su trabajo como le sucedió a esta persona, aunque
seguramente nos ha afectado con medios sueldos, o descanso sin sueldo, si esta es su situación
tenga la confianza para acercarse y que estemos orando por usted.

Regresando al tema, Elías deja a su criado y se va al desierto, la biblia nos relata que ya
se había alejado cerca de 1 día de camino, cuando sufre una especie de crisis, no se cuanto
llevamos nosotros de encierro voluntario en nuestras casas, pero espero no estemos pasando
por una crisis como la de Elías.
PELIGRO
VIAJE
PROMESA

Elías se sienta debajo de un enebro y en su situación desea la muerte, al punto de


confrontar al Señor y decirle: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que
mis padres (vv.4) Una vez terminado de hablar se acuesta y seguramente por el cansancio, cae
dormido. Pero un ángel le toca, y le ordena levantarse y comer (vv.5), no estoy seguro de lo que
sucede, quizá la cercanía que tenia Elías con el Señor le hizo tomar esto como algo sin mucha
relevancia. Un ángel le cocina y Elías simplemente come y se duerme otra vez.

Entonces el ángel le toca nuevamente, para darle la misma indicación: Levántate y come
(vv.7), pero esta vez le dice: aun te resta un largo camino. No sabemos si el ángel le volvió a
cocinar o Elías no había terminado su comida la primera vez. Lo que si sabemos es que volvió a
comer y beber, de tal modo que quedo fortalecido para seguir su cuarentena hasta Horeb
(vv.8)

El viaje de Elías fue duro y largo, seguramente nuestro viaje también lo ha sido, para
quienes no están acostumbrados a convivir en familia mucho tiempo, todavía mas difícil. La
escases económica y presión en el trabajo que puede existir sobre algunos, han hecho que
deseemos que esto se termine ya, pero vemos como los casos aumentan y las recomendaciones
del gobierno son: aun no. Pero de la misma manera que Elías estemos seguros que Dios nos
sustenta y nos sustentara, por lo que dure este viaje. Salmo 3:3 y 4

PROMESA

Al llegar a Horeb, Elías se resguarda en una cueva donde paso la noche, pero en la
mañana siguiente Dios el habla y le pregunta: ¿Qué haces aquí, Elias? (vv.9), El profeta le
contesta al Señor desde dentro de la cueva: Señor, yo te amo, pero los israelitas, no sienten lo
mismo, al contrario te rechazan, al punto de que buscan mi muerte, por eso es que he venido.
(vv.10,14).

Ante tal respuesta, el Señor le dice: Sal fuera y ponte delante de mi (vv.11), pero Elias no
salió inmediatamente a la orden del Señor, el relato nos cuenta como un poderoso viento que
rompía los montes, pasó, luego un terremoto y un fuego, pero Jehová no estaba ahí. Después
Elías escucho un silbo apacible y delicado, en ese monumento salió de la cueva al encuentro con
su Señor, el cual nuevamente le pregunta ¿Qué haces aquí, Elias?.
PELIGRO
VIAJE
PROMESA

Esta experiencia del profeta en su encuentro con Dios puede tener muchas
interpretaciones, en lo personal me gusta pensar en como Dios se relaciona con nosotros de la
forma en la que le necesitamos, Dios puede mostrarse en la forma de una gran y poderoso
viento, mostrar su poder con un terremoto o con fuego que desciende del cielo. Pero Dios ve la
condición de su hijo, atribulado por las circunstancias y decide mostrarse a Él en forma de un
soplo que trae paz. En esta ocasión lo que Elías necesitaba era aliento por parte de su Señor y
eso fue lo que Dios le dio.

Pero aun en esa manifestación de paz, Dios le da nueva instrucción a Elías: Tu


cuarentena ha terminado, tienes trabajo que hacer. (vv.15)¸ y Dios promete que habrá fruto
para su trabajo.

CONCLUSION

En su soberanía Dios ha permitido que pasemos por este viaje, un periodo de


incertidumbre para muchos, un tiempo duro y con información desalentadora circulando por
todos lados, de tal modo que nuestras oraciones a Dios dicen: Basta ya, Oh Jehová.

Pero también es un tiempo de oportunidad, Elías tuvo un encuentro maravilloso con su


Señor, después de un periodo de distanciamiento social, Elías regreso con fuerzas renovadas y
listo para cumplir el llamado de su Señor. ¿Y que tal nosotros?, ¿Confiamos en que Dios nos
sustentará?, ¿Aprovechamos este tiempo para tener tiempo con nuestro Dios que nos
fortalece? ¿Terminaremos nuestra cuarentena con ánimos renovados y dispuestos ha seguir la
obra del Señor?