Está en la página 1de 7

Dimensión Política del Liderazgo.

La concepción del liderazgo ha sido ampliamente debatida desde una


óptica psicológica y política. En realidad, no existe una aceptación única de
liderazgo, sino que la misma puede ser definida en relación con los objetivos y
propósitos de los grupos u organizaciones de que se trate. Ahora bien, se pude
definir al liderazgo como el conjunto de actividades y comunicaciones
interpersonales, que permiten a una persona ejercer diversos niveles de
influencia sobre el comportamiento de los miembros de un grupo determinado
consiguiendo que este defina y alcance de manera voluntaria y eficaz sus
objetivos.

En tal efecto, el liderazgo no es bueno ni malo en si mismo, sino que es un


medio cuya bondad o maldad está dada por sus objetivos, se tienen también
que el fin del liderazgo político es una cuestión crucial para determinar si
favorece o no la comunidad o el grupo al que el líder pertenece. De la discusión
sobre el liderazgo político se extraen multiples definiciones. Jose Luis Vega la
define como “la particular relación que se establece dentro de una coyuntura
concreta y dinámica, entre una situación de grupo en el cual el objetivo central
es conquistar y el control del Estado o de los instrumentos para influirlo”

En general, el análisis del liderazgo político parte de la comprensión de las


formas de dominación; Max Weber señala la existencia de tres tipos de
dominación: dominación legal, dominación tradicional y dominación
carismática.

 La dominación legal se da cuando la obediencia de los seguidores no es


hacia el líder que ejerce el poder, sino hacia las reglas establecidas. Más
aun, son las mismas reglas que establece a quien se debe obedecer, dentro
de este tipo de dominación el ejemplo más claro es la burocracia pues esta
responde a la idea que se tiene de la estructura moderna del Estado y de la
democracia. Como parte de este tipo de dominación, la asociación
dominante es elegida o nombrada de acuerdo con procedimientos
establecidos por la Ley. En este sentido, hay que afirmar que ninguna
dominación legal es estrictamente burocrática, dado que ninguna es ejercida
únicamente por funcionarios contratados, sino que los cargos son
usualmente designados el parlamento o electos por el pueblo en general.

 Dominación Tradicional: Nace en virtud de la creencia cotidiana en la


santidad de las tradiciones que rigieron desde tiempos lejanos. La
obediencia se da en virtud de la dignidad propia de la tradición,
respondiendo a la idea de que el súbdito debe sele fiel al señor.

 Dominación Carismática: Este tipo de dominación se da en razón de la


devoción que sienten los seguidores en relación con el líder, dadas sus
características personales. En este sentido, la obediencia se da solo en
relación con el líder y esa obediencia durara mientras existan las cualidades
personales del dirigente que son objeto de reconcomiendo por parte de sus
seguidores, al desaparecer el carisma del lideres las instituciones se
quiebran dando paso a un nuevo caudillismo u otra forma de dominación.

Condiciones que brindad legitimidad al liderazgo.

Todos los estudios sobre liderazgo establecen relaciones entre este con las
nociones de poder y autoridad. Como bien cita Weber el poder se refiere a la
relación social en la cual se produce la probabilidad de que un actor social
imponga su voluntad, incluso a pesar de cualquier resistencia. Este concepto
es central en el ejercicio del liderazgo dado que el uso de poder es condición
básica para la que la influencia del líder sea efectiva, así que todo líder requiere
de poder para ejercer su liderazgo.

Por su parte, la autoridad hace referencia a la capacidad de influir sobre las


otras personas con base a un mandato dado por esa persona. La autoridad si
es legítima, tiene la ventaja de que permite el uso de la fuerza por parte de
quien ejerce esa autoridad para asegurar la consecución de los objetivos que
desea alcanzar a través del liderazgo.
La relación entre poder y autoridad es esencial para la comprensión del
liderazgo político, puesto que el liderazgo esta dado no solo por la autoridad
conferida sino por el poder efectivo que el líder pueda ejercer. En este sentido
el poder es una condición inmanente al liderazgo quedando al carácter o
integridad del líder y a las normas del grupo u organización, el que ese poder
sea usado para los objetivos establecidos.

Noción del liderazgo político.

El liderazgo político puede ser definido como el conjunto de actividades,


relaciones y comunicaciones interpersonales, que permiten a un ciudadano
movilizar personas de una organización, comunidad o sociedad especifica de
manera voluntaria y consciente para que logren objetivos socialmente útiles.

Para ello, ese liderazgo busca hacerse con el poder y la autoridad que
confiere el Estado, en el sentido de que pueda apropiarse de aquellos
mecanismos que le permitan influir sobre el rumbo y objetivo de ese Estado y
de la sociedad en general. En este sentido, la gente piensa y actúa bajo la
visión de ese líder para que sean alcanzados sus objetivos más importantes, es
por ello que aquí aplica la idea de que un buen líder político no es el que
genera influencia para que las personas asuman su visión y le permitan
conseguir sus propios objetivos, sino a aquel que encamina a la comunidad a
lograr sus objetivos.

En el ejercicio del liderazgo político existen dos dimensiones claramente


definidas: una subjetiva y otra objetiva. La subjetiva tiene que ver con el
carisma y las capacidades que tiene el individuo, en cuanto a la objetiva, hace
referencia a la realidad que le rodea con sus diversos problemas y
necesidades.
Tendencias recurrentes en el ejercicio del liderazgo político.

A partir de toda esta visión del liderazgo, se puede realizar un análisis de


las diferentes modalidades del liderazgo político, entre las principales
encontramos las siguientes:

 Tendencia al uso de la autoridad: Parte de la visión de que las personas


no saben lo que quieren por tal motivo solo puede ser corregido por un líder
que asuma la tarea de proponerle a la gente una visión y conducirlos hacia
la meta de manera precisa. Dentro de esta visión se plasman los lideres
autocráticos caracterizados por dar órdenes para la obtención de los
objetivos o incluso sustituir a las personas por el incumplimiento de sus
decisiones.

 Tendencia al liderazgo pragmático: Dentro de esta tendencia se ubican


aquellos líderes que se adapta a cada ambiente, es decir, los líderes
adaptan su comportamiento a las cambiantes condiciones de la realidad y
de las voluntades políticas que les rodean. Con este enfoque, el líder
renuncia a una de las características fundamentales del liderazgo: la
responsabilidad de proponerle a la organización una visión integradora que
vaya más allá de las coyunturas políticas.

 Tendencia al liderazgo político: Esta es la menos frecuente de las


tendencias, el líder democrático es aquel que reúne los elementos típicos del
liderazgo: capacidad de influencia, capacidad de producir, capacidad de
proponer una visión integradora y la capacidad de conducir a sus seguidores
a la consecución de los objetivos. Por tanto, este tipo de liderazgo se da en
el contexto de esquemas institucionales democráticos que favorecen la
creación de consenso e integración de todos los sectores, basado en la
negociación.
Teoría del Liderazgo Situacional de Hersey y Blanchard.

El liderazgo situacional es un modelo de liderazgo mediante el cual el líder


adopta diferentes tipos de liderazgo en función de la situación y el nivel de
desarrollo de sus empleados, adaptando así el estilo que mayor eficacia le
proporcione en cada momento de acuerdo a las necesidades del equipo

ESTO LO INVESTIGUE PERO NO LO ANALISE NO ME DIO TIEMPO SORRY


:C

El liderazgo situacional es un modelo de liderazgo mediante el que


el líder adopta diferentes tipos de liderazgo en función de la situación y
nivel de desarrollo de los empleados, adaptando así el estilo de
liderazgo más eficaz en cada momento y de acuerdo a las
necesidades del equipo. El comportamiento del líder se adapta al
equipo de trabajo para conseguir los mejores resultados. El
famoso modelo de liderazgo situacional de Hersey-
Blanchard propone que el que se encargue de dirigir el grupo cambie
su forma de interactuar y abordar tareas según las condiciones de sus
colaboradores mejorando el rendimiento del grupo en relación a su
diagnóstico.

La teoría situacional propuesta por Hersey y Blanchard propone que el estilo de


liderazgo debe cambiar según varía la madurez de nuestros subordinados,
tomando en cuenta indicadores de competencia (desempeño previo, experiencia
profesional, habilidades analíticas, cumplimiento de fechas, etc.)  Así como
indicadores de   actitud  (aceptación de desafíos, flexibilidad, honestidad, iniciativa,
independencia etc.,) en cada empleado para usar dicho conocimiento para trazar
el modo de dirigir a cada persona el particular.
Dicha teoría define 4 estilos diferentes de liderazgo del gerente dependiendo del
nivel de madurez del subordinado:
Nivel  1: el líder controla.
Es el que determina las metas y tareas asequibles y realistas ya que los miembros
del grupo tienen un elevado nivel de motivación pero su nivel de competencia es
bajo y no tienen suficientes conocimientos y experiencia. En este sentido el líder
tiene que planear cómo se pueden adquirir habilidades necesarias para la
realización de las tareas.
Nivel  2: el líder supervisa.
Los miembros del grupo tienen niveles bajos de competencia y su motivación varía
como consecuencia de las dificultades, por todo ello es fundamental el apoyo del
líder. Incrementa su ayuda a los miembros del equipo para que desarrollen los
conocimientos y habilidades relacionadas con sus funciones, redefine las metas,
se mantiene receptivo para reconocer las dificultades y anima a establecer
relaciones de participación y cohesión.
Nivel   3: el líder asesora.
Concede mayor importancia a los esfuerzos y rendimiento de los miembros del
grupo, produce un ascenso en sus niveles de competencia. El líder va cediendo el
control sobre las decisiones y fomenta la participación y la responsabilidad entre
los miembros. Éstos han conseguido una mayor adaptación a las situaciones y una
adecuada integración.
Modelo 4: El líder delega
Esta sería la fase final de desarrollo donde el líder baja la intensidad de
comportamiento seguidor y rector, dado que el colaborador ha obtenido un alto
rendimiento y demuestra un alto interés por lo que realiza.
Debemos considerar que  este método el conocimiento de las actitudes y
competencias de nuestros subordinados es vital ya que el rendimiento y la actitud
de un empleado eficiente suele verse afectado en ciertas situaciones por causas
externas al entorno laboral como lo son  problemas familiares, problemas
económicos, problemas sentimentales etc., debiendo adoptar el gerente  una
actitud mas humanista en estos casos.

Paul Hersey y Ken Blanchard diseñaron el modelo de liderazgo situacional. Este


modelo se basa en el análisis de una situación determinada, teniendo en cuenta el
nivel de madurez de los componentes del equipo, para luego adoptar un estilo de
liderazgo acorde con esa situación y nivel de madurez.