Está en la página 1de 8

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTO


DIRECCIÓN DE INVESTIGACIONES Y POSTGRADOS
ESPECIALIZCIÓN EN DERECHOS HUMANOS
LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS NIÑOS, NIÑAS Y ADOLESCENES
(994)

ACTIVIDAD 3. Ensayo Académico

Normas Internacionales que en materia de DD.HH tutelan y protegen a los


Niños.

Facilitadora:
MSc. Mercedes Estévez V.

Autora:
Magyuly Montes
Cédula de Identidad Nro. V- 6.721.148

Nueva Esparta, Junio 2020.


INTRODUCCIÓN

Muchos han sido los instrumentos internacionales que han sido suscritos
por diversas Naciones en el devenir de los años, ello con la finalidad de garantizar
de forma universal los derechos elementales de las personas y muy
especialmente el de los Niños, Niñas y Adolescentes (NNA).

La historia de la humanidad ha sido una historia de lucha entre privilegios y


de otras que vulneraran a quienes se han sentido oprimidos, discriminados,
excluidos, por lo que el reconocimiento de estos derechos de manera universal, el
reconocimiento de la dignidad humana a través de diversos instrumentos ha sido
de carácter vital para el desarrollo de la humanidad.

Sin embargo, es de preguntarse si efectivamente todos los instrumentos


son aplicados por aquellos Estados que han suscritos los documentos, y más allá
de ello si se han aplicado las políticas públicas que permitan efectivamente el goce
y disfrute de éstos derechos, los cuales no deben ser considerados como una
gracia del Estado, sino como un reconocimiento intrínseco a la vida de las
personas.

No obstante, aún cuando muchos de los instrumentos aquí analizados se


encuentran intrínsecos en nuestra Carta Fundamental, como un garantía
constitucional hay muchos otros de los cuales se desconoce su existencia y que
efectivamente pudieran incidir en el desarrollo nacional, sobre todo en el desarrollo
integral de los niños, niñas y adolescentes. No se trata pues solo de conocer su
existencia, sino de ir más allá, de ir hacia la promoción y aplicación de todos los
instrumentos que garanticen la idoneidad en el desarrollo de las personas, más
aun cuando en los últimos años se le ha dado una connotación política.
La Declaración de los Derechos Humanos ha sido considerada un referente
ético aprobado por la comunidad internacional, que considera a todos los eres
humanos libres, iguales y con los mismos derechos, independientemente de su
nacionalidad, raza, sexo, condición social, religión.

Aún cuando este instrumento no tienen carácter jurídico, los Estados partes
asumieron el compromiso de hacerlos valor dentro de su ordenamiento jurídica e
inclusive en aquellas circunstancias en que sus propios gobiernos no los hagan
respetar.

Posteriormente, las Organización de las Naciones Unidas ha elaborado


diferentes declaraciones sobre la defensa de los derechos de grupos específicos
como niños, mujeres, inmigrantes, con sus respectivas convenciones y convenios
que los convierten en vinculantes para los Estados, es decir de obligatorio
cumplimiento. Se ha convertido en un verdadero referente para los documentos
rectores de los países, sus Constituciones, quienes los han incluido en el texto
normativo.

El punto en el cual convergen los instrumentos internacionales aquí


analizados es la igualdad y la no discriminación, se incluyen las libertades básicas,
las garantías jurídicas, así como los derechos económicos, sociales, culturales y
políticos. Las características fundamentales de los derechos humanos
proclamados en ésta carta se distinguen por ser universales, irrenunciables,
inalienables, imprescriptibles e indivisibles.

Es pertinente mencionar que todas las naciones tienen culturas diferentes y


se desarrollo en contextos distintos, por lo que protección de estos derechos
pueden chocar con las practicas consuetudinarias, éticas o morales de cada
nación.
Po otra parte, puede que algunos de estos convenios o convenciones no se
ajusten a otras realidades, cuando hablamos de igualdad y justicia, como ejemplo
de ello podemos mencionar la Carta de los Derechos de las Familias, la cual
protege el matrimonio entre un hombre y una mujer, pues es esta Institución la
acreditada para formar la familia, por lo que el divorcio es considerado como un
atentado con contra ésta Institución.

Si hablamos de igualdad, de justicia y de no discriminación, este documento


atenta directamente contra los derechos individuales de las personas, pues nadie
puede ser obligado a convivir con otra persona, so pretexto de mantener un
institución desequilibrada, la cual afectará directamente a los descendientes
directos de los cónyuges. Además quedaría en condición de discriminación las
parejas de las comunidades LGVTI, quienes han luchado incansablemente por la
igualdad de derechos.

Otro aspecto importante ha sido la inclusión de los niños, niñas y


adolescentes como grupo especialmente vulnerable, protegiéndolos desde su
concepción hasta alcanzar la mayoridad. Se promueve el interés superior del niño
iniciando este en sus padres, así como el principio de corresponsabilidad y las
obligaciones del Estado con relación a la protección de todos estos derechos.

Nuestro país cuenta en su ordenamiento jurídico además de la Constitución


de la República Bolivariana de Venezuela, donde se recoge la protección de todos
los derechos enunciados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos,
cuenta además ley especialísima que colige todos los derechos y deberes de los
niños, niñas y adolescentes, así como los medios para hacerlos valer, reconoce al
niño, niña y adolescente como un sujeto de derecho y no como un objeto.

Derechos como la no violencia, la trata, la pornografía, la participación en


conflictos bélicos además de estar sentados en los distintos convenios
internacionales, son estatuidos en la ley especial juvenil, así como también fueron
incorporadas las sanciones correspondientes y además los deberes del grupo
vulnerable con relación a las conductas consideradas como transgresoras de la
Ley.

Son dos puntos álgidos de considerar, el primero de ellos la garantía de una


desarrollo integro del adolescente, que garantice estabilidad física, síquica y
moral, pero tan difíciles de cumplir y hacer cumplir, pues nadie sabe qué ocurre
puertas adentro de los hogares, donde en la mayoría de aquellos que son
considerados disfuncionales, con familias desestructuras nuestros niños, niñas y
adolescentes son víctimas de la violencia.

La responsabilidad de quienes ostentan la crianza y resguardo de los NNA,


no ha sido debidamente vigilada, pues son muchos los casos que los progenitores
ponen en riesgo manifiesto el desarrollo de sus hijos, ello sin ser vigilado por el
Estado, como garante de la protección debida, por lo que estos padres
irresponsables debería ser sancionados conforme lo establece la Ley mencionada.

Así es el caso de los menores infractores, quienes seguramente provienen


de un hogar disfuncional, carente de principio y valores, pero que además
pudieron haber iniciado el camino delincuencial producto de la violencia y la
discriminación vivida en sus hogares. Para los adolescentes infractores y
especialmente para aquellos quienes se encuentran en estado de privación de
libertad, los principios rectores de la Ley, sus derechos y garantías parecen haber
quedado aislados, aun cuando existen suficientes instrumentos en materia de
derechos humanos que resguarden su integridad, y no hago alusión únicamente a
las Reglas de las Naciones Unidas para la Protección de los Menores
Privados de Libertad, sino a otros instrumentos como las Reglas de Bangkog,
Reglas de Riad y Reglas Beijing.

Los derechos de los y las adolescentes privados de libertad al parecer


quedaran de un lado, más aun cuando hacemos frente a unos derechos humanos
politizados, donde no se mira la responsabilidad que se tienen frente a este grupo
vulnerable, quienes seguramente ya venían padeciendo de las diversas carencias
producto de la exclusión social y la discriminación, pero que ahora en condición de
intramuros padecen aún más los efectos de una sociedad indeclinable ante la
miseria humana.

Es importante señalar en este sentido no solo la participación del vital


triángulo Estado-Familia-Sociedad, sino además la importancia de la actuación del
Sistema de Protección y del Sistema de Responsabilidad Penal del Adolescente,
como representantes del Estado venezolano; quienes deben separarse de un
accionar mecanicista y adentrarse en la verdadera realidad social.

Todos los instrumentos analizados Declaración de los Derechos Humanos,


la Carta de los Derechos de las Familias, Declaración Universal de los Derechos
de los Niños, Convenio sobre la Edad Mínima, Declaración de la Sociedad Médica
Mundial sobre el Maltrato y el Abandono de los Niños, Declaración de Monaco,
Protocolo Facultativo sobre los Derechos del Niño relativo a la participación en
Conflictos Armados y las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para la
Protección de los Menores Privados de Libertad, concurren sin lugar a dudas en el
deber ineludible que tiene el Estado, las Familias y la Sociedad, en el desarrollo
integral de los NNA, sin menoscabo de ninguno de los derechos que de ellos se
deriva.

Sin embargo es evidente que son contrarios a muchas prácticas, por lo que
la igualdad y la no discriminación en muchos casos son inobservadas por parte de
quienes deben velar por el cumplimiento de tales derechos.
CONCLUSIONES

Lo derechos humanos como garantías inherentes a la persona humana y


muy especialmente los derechos de los niños, niñas y adolescentes, se han
configurado como de carácter esencial en las políticas del Estado.

Sin embargo, aún cuando contamos con diversos instrumentos normativos


que nos llevan a estructurar un modelo garantista y además que permita la
correcta formación de nuestros NNA, cada vez son más los derechos básico como
la educación o la alimentación, que son menoscabados por quienes ejercen la
responsabilidad de crianza pero que además estamos ajenos a la
corresponsabilidad que en esta materia tiene la sociedad.

Por otra parte, muchos de estos instrumentos deben ser adaptados al


contexto sociocultural de cada Nación, por lo que muchos de sus postulados
tropiezan de manera abrupta contra la diversidad, contra los principios
elementales de los derechos humanos.

Es necesaria la promoción de todos y cada uno de estos instrumentos, pues


en muchos casos son desconocidos por quienes en un momento determinado
ejercen la autoridad. Deben ser adecuadas la políticas públicas al contexto actual,
los sistemas deben ser garantistas, más allá de intereses individuales, deben
garantizarse el desarrollo biospsicosocial de los NNA, no solo con el conocimiento
sobre las normas, sino conminando al cumplimiento de las mismas, que se
convierta en una verdadera defensa de los derechos humanos.
BIBLIOGRAFIA.

- COSNTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA BOLIVRIANA DE VENEZUELA.


- ONU. DECLARACIÓN DE LOS DERECHOS DEL NIÑO. A.G. res.. 1386
(XIV), 14 U.N. GAOR Supp. (No. 16) p. 19, ONU Doc. A/4354. (1959).
- PONTIFICIO CONSEJO PARA LA FAMILIA. CARTA DE LOS DERECHOS
DE LAS FAMILIAS. 22 de Octubre de 1983.
- CONERENCIA GENERAL DE LA ORGANIZACIÓN INTERNACIONAL DEL
TRABAJO. CONVENIO SOBRE LA EDAD MÍNIMA. 1973.
- DECLARACIÓN DE LA ASOCIACIÓN MÉDICA MUNDIAL SOBRE EL
MALTRATO Y EL ABANDONO DEL NIÑO.2002.
- DECLARACIÓN DE MÓNACO SOBRE BIOETICA Y DERECHOS DEL
NIÑO.2000.
- DECLARACIÓN DE OTAWA SOBRE EL DERECHO DEL NIÑO A LA
ATENCIÓN MÉDICA.1998.
- PROTOCOLO FACULTATIVO SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO
RELATIVO A LA VENTA DE NIÑOS, LA PROSTITUCIÓN INFANTIL Y LA
UTILIZACIÓN DE LOS NIÑOS EN LA PORNOGRAFÍA. 2002.
- PROTOCOLO FACULTATIVO SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO
RELATIVO A LA PARTICIPACIÓN DE LOS NIÑOS EN CONFLICTOS
ARMADOS.
- REGLAS MÍNIMAS DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA PROTECCIÓN
DE LOS MENORES PRIVADOS DE LIBERTAD. 1990.