Está en la página 1de 2

Caracas, 20 de marzo de 2020

Universidad Nacional Experimental de las Artes


CREA Armando Reverón
Proyecto Integral de Investigación
Prof. Carmen Hernández
Sarah Ramírez. C.I: 25626894
Resumen
LA FORMA RELACIONAL

El arte no tiene una esencia inmutable, por ello, el crítico debe estudiarla
desde el presente y determinar las transformaciones en el campo social que influyen
en las prácticas artísticas. El crítico debe, entonces, analizar el arte según su
contexto y, además, desde el contexto de quien lo produce, es decir, tomar en
cuenta la situación del artista. De acuerdo con esto, puede plantearse una crítica
desde el presente que reconoce en el arte contemporáneo la transformación de los
últimos vestigios de la modernidad en una estética relacional.

Las prácticas artísticas contemporáneas y el proyecto cultural


Si bien ha muerto la versión idealista y teleológica de la modernidad, ésta “se
prolonga hoy en la práctica del bricolaje y del reciclaje de lo cultural, en la invención
de lo cotidiano y en la organización del tiempo” (Bourriaud, [1998] 2008: 12), lo cual
solo se revela ante quienes dejaron de creer en una visión evolucionista y
progresista del arte. Estos paradigmas de la modernidad, presentados por Jean-
François Lyotard como “condena”, pueden interpretarse, al contrario, como la suerte
de aprender a habitar el mundo. En otras palabras, el artista se deshace de la
pretensión de construir el mundo a partir de la ideología para encargarse, en
cambio, de transformar su contexto.

La obra de arte como intersticio social


Ha ocurrido, como se ha descrito, un cambio en los objetivos estéticos,
políticos y culturales del arte. El arte es, revisado desde el presente, un estado de
encuentro cuyo objetivo es problematizar la trama social insertándose en ella. Es
decir que, en contraposición con la mecanización de las funciones sociales, se habla
del arte relacional, que toma “como horizonte teórico la esfera de las interacciones
humanas y su contexto social, más que la afirmación de un espacio simbólico
autónomo y privado” (Bourriaud, [1998] 2008: 13). El encuentro que busca propiciar
el arte relacional está regido por principios: el grado de participación exigido al
espectador por el artista, la naturaleza de la obra, y los modelos de lo social
propuestos o representados.

La estética relacional y el materialismo aleatorio


De acuerdo con esto, en lugar de una teoría del arte que imponga un origen y
un destino, se propone una teoría de la forma, llamada estética relacional. Esta,
enmarcada en el materialismo aleatorio de Louis Althusser, consiste en interpretar el
arte como un juego inter-humano esencialmente histórico. Por otro lado, el concepto
de forma, aunque inestable, es el de un encuentro duradero entre elementos
previamente paralelos, cuya unión depende del contexto histórico. De modo que,
según la estética relacional, la forma de la obra de arte contemporánea es un
“principio aglutinante dinámico” dentro de una trayectoria de formas y signos, como
“un punto sobre una línea” (Bourriaud, [1998] 2008: 21).

La forma y la mirada del otro


El concepto de forma deja de pertenecerle a la estética formalista y se
extiende más allá de la forma material. En la actualidad, solo hay forma en el
encuentro. Las obras de arte, como formaciones, sólo son tales en función de la
relación dinámica que establecen con otras formaciones (artísticas o no). La esencia
de la práctica artística es la intersubjetividad: la forma relacional es,
metafóricamente, la mirada para Jean-Paul Sartre o el rostro para Emmanuel
Levinas; es productora de encuentros.

En conclusión, la forma relacional provoca el intercambio de información,


comunica y comparte un deseo para discutirlo en un diálogo que se multiplica al
infinito a través de interacciones sociales, de las cuales ha partido. La obra como
forma relacional no solamente es mirada, ni consiste, como establece Serge Daney,
en un rostro que mira. La forma es un rostro que mira al tiempo que es mirado, es el
juego de miradas, inscrito en un espacio y tiempo, en el que participan el artista, la
obra y el espectador.

BIBLIOGRAFÍA

Bourriaud, Nicolas. [1998] 2008. “La forma relacional”, Estética relacional, Buenos
Aires: Adriana Hidalgo Editor S.A., pp. 9-25, disponible en: https://mega.nz/#!
2hlnRTIA!nAiXSo4SpvzG9PifRcFafOvvMmjtittgXeeFalZ_ac4