Está en la página 1de 12

Literatura latina

Características generales de la literatura latina


La concepción literaria era un problema en el mundo clásico, porque las obras literarias también
podían ser tratados técnicos, como de medicina o de matemáticas, como las Geórgicas de Virgilio,
que era un poema agrícola. Además era muy mal visto en Roma que las obras literarias no tuvieran
un sentido práctico, no se pueden hacer obras por ejemplo líricas, donde el “yo” poético busca
exclusivamente la emoción artística. Esta literatura más que latina deberíamos llamarla romana,
porque nos vamos a centrar sobre todo en Roma como imperio. El nacimiento de Roma se coloca
míticamente en el 754 a.C. como una pequeña aldea agrícola y herrera que se fueron expandiendo
por la península Itálica y más adelante por todo el Mediterráneo. Dentro de los límites temporales 
estableceremos la etapa clásica de Roma, que hasta el siglo III a.C. no tendría obra escrita.
La Orusia de Livio Andrónico sería la primera obra conservada, una traducción de la Odisea. Como
límite pondremos el siglo V o el VI d.C. Otro problema es su discontinuidad y su fragmentación,
entre otras cosas porque nos han llegado muy pocos fragmentos, al igual que los griegos. La Edad
Media nos determinaría el conocimiento que nos ha llegado, ha sido tanto promovida como
censurada. La literatura nace como derivada de la griega y por tanto es menos importante, sin
embargo la latina ha tenido una influencia mucho mayor que la otra, entre otras cosas porque el
griego se dejará de hablar en la Edad media, mientras que el latín prevalecerá hasta el siglo XIX.
En un principio la aldea de Roma eran agricultores y soldados, lo que influenciaría en su lenguaje.
Era una aldea dominada por los etruscos. A partir del siglo V y VI empieza a formarse como ciudad
fuerte con ejército y comienza a expandirse tanto por tierra como por mar contra los cartagineses.
Tras la última Guerra Púnica se convierte en el indiscutible imperio y señor de todo el
Mediterráneo, hasta el siglo V con las invasiones bárbaras.
La primera obra escrita es la de Livio Andrónico, prácticamente un griego con las conquistas de la
zona griega. Es una obra que traduce la Odisea en versos romanos, el saturnio, una forma métrica
muy extraña que apenas tiene una estructura clara. Evidentemente la literatura romana es derivada
directamente de la griega, no es como ésta que nace espontáneamente. Nace como imitación de la
literatura griega, por tanto será siempre inferior y así lo reconocería desde el principio. El primer
debate es entre el apego a la cultura tradicional y la apertura al mundo griego. Realmente la
literatura nace en el siglo III por el primer contacto con la Magna Grecia, y el mundo griego en
general. Para los romanos el concepto de originalidad como valor intrínseco de la creación, un
concepto que nacería en el romanticismo. El principio en el que descansa toda la literatura latina es
el plagio a la griega. El romano renuncia a crear cosas nuevas. El principio conformador es
la imitatio: trata de apropiarse de una tradición que no es suya. El desarrollo de la imitatio tiene que
ver mucho con las escuelas de retórica, en la que los alumnos tendría de 11 a 17 años, la principal
fuente de educación. Se enseñaba cuatro preceptos: ingenium (la creación, la inspiración), ars (la
técnica) intellectio, imitatio. Se adiestra a los jóvenes en técnicas de imitación de los textos griegos,
de forma que los aristócratas debían ser bilingües, y además hacer un viaje formativo a Grecia para
aprender la filosofía.
La imitatio no es equivalente a plagio cuando se hacía con los modelos griegos. Supieron reconocer
la superioridad intelectual griega. El autor romano tomará los géneros griegos pero no se
especializa, y con la mezcolanza surgirán actualizaciones de los géneros. Son tres partes en la
evolución de la imitación. La interpretatioserá la trasposición de las historias griegas a la lengua
latina. La imitatio es la absorción de los modelos griegos por los autores latinos. La emulatio es ya
la disputa por ser mejores autores que los griegos, perfeccionar el género y competir con los
griegos.
El mecenazgo de la aristocracia era el motivo impulsor de la literatura latina. Las clases sociales
altas serán protectoras y propulsoras de las artes. La palabra procede de un nombre propio Mecenas,
el gran aristócrata de época augusta. Otra característica es el papel determinante que ha ejercido la
escuela como elemento muy influyente en la literatura. La educación latina es eminentemente
1
privada, pero existían academias privadas en las que los jóvenes romanos se instruían, y estas
escuelas de retórica serán muy influyentes en la literatura porque se enseñaba a exponer los
argumentos de forma convincente, con numerosos ejercicios recogidos en las progymnasmatae. Son
ejercicios de composición literaria muy concretos. En la última etapa del imperio será la Iglesia la
que unifique la educación, sobre todo en las etapas más medievales. La propia Iglesia será la que
decida el canon, los autores que deben ser leídos, por tanto los documentos de otros autores no se
han copiado ni conservado.
La literatura se plantea como un diálogo con los antecesores (la imitatio) pero también con el
espectador o el lector. Es una civilización oral y auditiva y la literatura latina no se concibe sin tener
en cuenta el público al que iba dirigida, y muy pocos se podían permitir comprarse un libro, y serán
otras manifestaciones como las lecturas públicas de prosa o poesía las que serán las trasmisiones de
la literatura. Esto hace que gente que ni siquiera sabía leer y la gente letrada que no tenía dinero
para adquirir los libros también pudieran disfrutar la literatura.
El romano no concebía el arte abstracto por sí mismo, debía cumplir una función determinada en la
sociedad. Hace que se rehúya la “ficción por la ficción” y siempre hay una función añadida. Por eso
se dice que no existe la lírica en Roma, porque no expresa la individualidad.
Frente a la literatura griega, en Roma no existe un período clásico, arcaico y helenístico, no es
posible unir determinados géneros con épocas históricas, porque el contacto de Roma se dio en
época helenística, por lo tanto se darían las etapas que estuvieran en vigor en la época helenística.
Además en Roma se da al contrario en el orden de los géneros que en Grecia, porque en esta última
comienza con la épica y acaba con la comedia, mientras que en Roma ocurre al revés, primero la
comedia y por último la épica. En Grecia los géneros tienen un tiempo vital, cuando acaba el género
deja de desarrollarse con el desarrollo de los contextos sociopolíticos, mientras que en Roma los
géneros están desvinculados con el contexto social, sólo varían por la moda. Realmente esto hace
difícil que se pueda hacer una cronología de los géneros literarios. Un solo autor puede cultivar
numerosos géneros.
La literatura romana se concibe como otium, tiempo de recreo, actividades no productivas, por tanto
la creación tenía que tener un nivel alto de economía. El público es mucho más diverso que en la
literatura griega, destinada para la aristocracia y para gente que podía apreciarla. El público romano
era muy variado, desde las clases más altas hasta las masas de esclavos, y por tanto sus
características son muy determinadas para que los más incultos pudieran apreciarla. Hay muchos
chistes procaces, insultos, porque el público estaba formado por esclavos o libertos a la que eso le
hacía gracia. Los géneros no sólo se trasplantan, sino que se trasplanta a la concepción del mundo
romano. Por ejemplo Eneas reúne las características morales que el romano consideraba más
importante. Es curioso ver cómo un personaje como Odiseo no podía estar en el modelo romano,
pues para él lo importante es la astucia y el engaño.
Si bien el drama estaba ligado a los motivos religiosos en Grecia, en Roma los pagaban los
aristócratas en un marco de los juegos, y por tanto debían alabarlos.
Por último no se da una diferencia dialectal en el latín, porque siempre es uno, la manifestación
única el lenguaje en todo el imperio. Sin embargo, las diferencias con el griego tendrían su
relevancia en la trasmisión de la cultura.
El teatro romano
El origen del teatro romano es bastante oscuro. Se sabe que en una primera etapa se conocen
algunas manifestaciones teatrales como los versos fesceninos (diálogo de investivas) la satura
dramática (espectáculos de música, baile…) los histriones etruscos (como juglares), y la atellana
preliteraria, parecida a la comedia al improviso, con máscaras y personajes predefinidos. El toque
definitivo para el surgimiento del teatro se produce cuando se da el contacto con los griegos en la
Magna Grecia.

2
En Roma los dramas también se representan dentro de un marco ritual, pero en la fiesta en general,
festividades públicas, triunfos… Estas festividades eran: losludi Megalenses en honor a la Magna
Mater (abril), los Apolinares (en julio), los Romanos (septiembre) y los de la plebe en honor de
Minerva, Juno y Júpiter (noviembre).
Los ludi se llevaban a cabo por los ediles o magistrados públicos, junto con los ceptores,
decembires… En la República hay un sistema de participación para los patricios, y habían unos
magistrados que se dedicaban a mantener la opinión pública, y para acallar a las masas se solían
hacer estas fiestas. El magistrado compraba una obra a un autor y encargaba a una compañía teatral
que la representaba. Como norma general una obra sólo se representaba una vez, como pasaba en
Grecia, aunque en las más famosas a veces se repetían. Normalmente eran teatros desmontables,
porque eran utilizados durante diez o quince días al año, pero a partir del siglo I se harán los
primeros teatros permanentes. El primero fue Pompeyo en el I a.C. y más tarde se harán de piedra.
Habían dos tipos de dramas en roma: los que tenían vestidos y escenografía griegas y los que tenían
vestiduras y escenografía romana. A su vez se dividían en comedia y tragedia. La tragedia griega se
llamaba coturnata y la comedia la llamaban fabula paliata. La tragedia romana se conoce por
la fabula praetexta y la comedia la fabula togata. El poeta Nevio fue el creador de la praetexta y la
comedia fueron Titinio y Afranio, aunque no hemos conservado más que citas de autores
posteriores. Otras formas del teatro serán, por ejemplo, la fabula atellana, ahora con entidad propia
realizada por actores no profesionales que son entremeses con personajes parecidos a la Comedia al
improviso: Pappus (viejo), Bucco (tonto), Dossenus (jorobado) cuyos autores conocemos Novio y
Pomponio (no se han conservado obras) y el mimo, una forma que se representa en las
fiestas florarias a partir del 173 a.C. y se inspiraban en escenas de la vida cotidiana, y se hacían
monólogos cómicos pero realizados por varios autores, y no llevaban máscaras y los papeles
femeninos estaban representados por mujeres. Tampoco se han conservado obras de Labelio o
Publilio Siro. De este último se conservan 300 sentencias que se conservan como refranes.
La palliata va a ser el género más cultivado en Roma, y es lo que conservamos (Plauto y Terencio).
Se inspira en la comedia nueva griega, de época helenística con autores como Menandro, Filemón y
Dífilo, descubiertas en el siglo XX por unos papiros de Menandro gracias a la cual tenemos algo de
ellas. A veces se recurre a estas obras a través de la contaminatio, con la que los latinos cogían
varias obras griegas y se refundían en una sola, una crítica a los comediantes latinos. Los personajes
visten como griegos, se comportan como griegos, se desarrollan en ciudades griegas, con contextos
griegos. En la palliata latina no hay coro, desaparece, y es sustituido en la alternancia entre partes
cantadas (cantica) y las recitadas (diverbia), y ni siquiera hay una división en actos. La comedia
romana era como un gran musical de la que no conservamos la música. Con Plauto y Terencio
alcanza una gran influencia en etapas posteriores, considerándose fundadores de la comedia
moderna europea.
Plauto. Golfus in Roma
De la vida de Plauto prácticamente no sabemos nada. Hay algunos testimonios antiguos que hablan
de elementos de su vida bastante increíbles, y seguro que son falsos. Nació en Sársina, en Hungría,
en torno al 251, y su lengua materna no fue el latín. Emigró joven a Roma y entró en alguna
compañía teatral y ganó tanto dinero en la actividad teatral que le permitió dedicarse al comercio,
pero finalmente se arruinó. Nos dice Cicerón que murió en el 184 a.C. Bajo su nombre circulan más
de 130 obras, pero más tarde se sospechó que no eran tantas, y los sabios estudiaron las obras para
identificar sus autores. Varrón las analizó y decidió que sólo 21 eran verdaderamente de Plauto. Son
las que se nos han conservado, porque el resto se daban por falsas, y ni siquiera todas están
completas. No era muy cuidadoso con la acción dramática. Cultivó sólo el género de la palliata, y
para ello utilizó las comedias de Menandro Filemón y Dífilo. En el mundo contemporáneo eran
desconocidas, pero al encontrarse algunas de Menandro se puede encontrar la imitatio. La mayoría
de sus obras son variaciones de temas conocidos. A los romanos no les interesaba cómo se
desarrolla la acción ni el suspense, así que no importaba innovar. Las obras son: la amphitruo,

3
asinaria  (comedia de la olla), aulularia, bacchides, captivi, casina, cistellaria, curculio, epidicus,
menaechmi, mercator, miles gloriosus, mostellaria, persa,poenulus, pseudolus (un esclavo)…
Frente al carácter hablado de la comedia griega nueva, en Plauto abundan las partes musicales. Por
otra parte también es curioso que frente al ambiente griego predominante se alude numerosamente a
asuntos romanos, y lo más interesante es la riqueza y la variedad del lenguaje, con agudezas y
chistes basados en el lenguaje. Amplía algunos de los papeles griegos o reduce algunos de la griega.
El esclavo es normalmente el motor de la acción en la mayor parte de las obras. Otros apartados son
reducidos como en el final feliz que la griega ponía como un final romántico, mientras que en la
romana pone un par de líneas y punto. Utiliza la contamitatio, pero se descubre que son
adaptaciones muy libres en el siglo XX.
A diferencia de los modelos griegos está en la desaparición del coro y la no división en actos. Existe
en muchas de sus obras un prólogo expositivo, donde se exponía de qué iba a tratar la obra. No es
un espectáculo como en el silencio de los griegos, sino que era un trajín ruidoso, y un prólogo podía
introducir de la trama, informar sobre el título y elogiando al autor, se pide silencio, se aclaran
vestimentas y aclaran personajes, aludir a hechos de la actualidad o hacer chistes. Sus obras suelen
respetar la tríada de la unidad clásica, con muy pocas excepciones. La acción se suele desarrollar en
una plaza griega, con un pórtico con tres puertas que representan las casas de los personajes. La
acción se desarrolla frente a la casa, y eso explica que apenas haya personajes femeninos, excepto
las cortesanas y alguna vez las matronas, porque la vida de las mujeres se desarrollaba dentro de la
casa. Las deficiencias en la articulación de la intriga son numerosas, repeticiones inútiles,
digresiones (cómicas o moralizadoras) contradicciones. A Plauto no le preocupan estas cosas sino la
velocidad de crear obras, como pasaría en Lope. En los personajes no suele profundizar, sólo
estereotipos. Las intrigas suelen ser muy complicadas, pero con los apartes se clarifican, así como
en el prólogo. El principal mérito es la aportación de un estilo y un lenguaje muy característico.
1-          Uso abundante de coloquialismos; hipérbatos, hipérboles, elipsis, diminutivos,
oraciones simples y un léxico rico y colorido.
2-          Estilo barroco de los cantica. Según los personajes alternará el lenguaje.
3-          Gran variedad de recursos cómicos basados en el lenguaje, como paranomasias,
neologismos, equívocos, chistes, caricaturas…
La naturaleza musical de la obra de Plauto: se alternan partes musicales con una variedad de metros.
Entre sus contemporáneos fue muy conocido, sin embargo en la edad media se prefirió a Terencio,
porque su humor tenía un valor moral, mientras que Plauto hablaba de prostíbulos y vulgaridades. A
partir del renacimiento se rescatan las obras, se traducen y se versionan y encontramos muchas
variaciones tomadas de textos de Plauto. En el caso de España tuvo un gran influjo en el teatro del
siglo XVI, Juan del Encina, torres Naharro, Juan de Timoneda y Ruiz de Alarcón. Hasta el
comienzo del XVII se mantiene como influencia pero luego tuvo otro camino. Lope dice en su Arte
Nuevo de hacer comedias dejaba al margen a Plauto y Terencio.
De Terencio Afro se saben bastantes más cosas, porque tenemos una biografía del siglo II, aunque
también contiene datos bastantes datos ficticios. La escribió Suetonio. Nació en el norte de áfrica,
de Libia, y nació a comienzos del siglo II a.C. Muy joven lo encontramos en Roma sirviendo como
esclavo, causado por las guerras púnicas. Su amo era el senador Plubio Terencio Lucano que lo
instruyó y lo manumitió. Al haberse educado en el entorno del senador conoce a muchas de las
personalidades. A los 25 años va de viaje a Grecia y en este viaje se muere. Sólo escribe seis
comedias, desde el 166 al 160 a.C. de las cuales todas se han conservado. Es un autor que muró
muy joven. Las obras de Terencio se escriben junto con una didascalia, un resumen de datos de la
representación que nos permite conocer la cronología
1-                      Andria; o muchacha de Andros en los Ludi megalenses
2-                      Heautontomurumenos: Megalenses

4
3-                      Eunuchus
4-                      Phornio: Ludi Romani en 161
5-                      Hecyra: en los Ludi Romani de 160
6-                      Adelphoe
Las fuentes de Terencio las reconoce en sus propias obras. El principal modelo fue Menandro, al
menos para cuatro de ellos. En las otras dos obras se inspira en Apolodoro de Caristo. Claro que no
se han conservado estas obras.
Aspecto externo de las obras de Terencio. La tradición manuscrita es muy importante para conocer
la historia de este tipo de obras. Nos han llegado con una introducción con una didascalia (registro
de juegos, autores musicales, ediles), las periocas (pequeños resúmenes métricos de las obras del
argumento), que no fueron incluidas por el autor. Los prólogos de Terencio fueron muy distintos a
los de Plauto, porque renuncia al prólogo expositivo y elimina el carácter festivo y burlón. En sus
prólogos elimina la acción dramática y lo que va a hacer es una crítica literaria, se defiende de los
reproches que se le hacía: el plagio (copiar exactamente la obra griega), el abuso de contaminatio,
que sus amigos patricios le ayudaran a crear sus comedias y que su estilo no tuviera tanta fuerza
como el de Plauto, por ejemplo. No lo usa para explicar el antecedente de la obra literaria porque en
la primera escena ya se explica.
Los rasgos del teatro terenciano:
1-                      Realiza la introducción en la primera escena.
2-                      Predominan las partes habladas frente a los cantica, y predominan los
senarios y los versos largos.
3-                      La doble intriga amorosa trata sobre dos enamoramientos complicados
paralelos que se resuelve a través de la peripecia.
4-                      Los personajes de Terencio revelan una profundidad psicológica que no se
veía en Plauto. Los personajes cambian y evolucionan.
5-                      El esclavo en Terencio no tiene el papel protagonista, sino que el papel
protagonista es coral, repartido en los varios personajes.
Estilo
· Cuida mucho más la expresión con un latín coloquial elevado como en el ambiente
aristocrático por donde se mueve. Intenta imitar a Menandro en el recogimiento de la lengua
culta de su época.
· Su simplicidad y su elegancia permite que sea utilizado en las posteriores escuelas del
latín, y por eso se ha mantenido.
· Su humor es más irónico, evitando las carcajadas lingüísticas como en Plauto.
Siempre fue un autor escolar, lo que le permitió entrar en el canon medieval. Terencio ha llegado en
50 manuscritos, mientras que Plauto ha llegado en uno sólo. Era un autor estudiado en la escuela.
Proliferan los comentarios como los de Donato y Eugrafio. Los padres de la Iglesia y los autores
medievales lo leen y lo imitan, sin embargo por su temática burda será más imitado que leído. En el
Renacimiento se muestra como influencia en: modelo del latín coloquial, inspirador ético de
la humanitas moderna y como modelo del teatro en la Edad Moderna. En español su obra fue
traducida por Pedro Simón Abril (1577), y a partir de ahí fue conocido en España.
La prosa en Roma
Una de las primeras manifestaciones latinas en prosa es el Euhemerus de Ennio, que era traducción
de una obra griega, y así se introduce la prosa, con el objetivo de un público intelectual y de la

5
nobleza romana, que era el único que podía degustar este tipo de obra. Encuentra dos géneros
literarios que se desarrollan mejor: el género de la historiografía y el de la oratoria. La historiografía
es un género muy importante, porque era la primera prosa cuidadas son las que tenía una forma
estilística. Incluso era más importante la forma estilística que la veracidad. Nace con los griegos
Heródoto y Tucídides. Para Roma la literatura tiene que tener un fin práctico, y es claro que la
historia era la escusa para grandes obras literarias.
El segundo género en prosa es la oratoria, que comienza siendo un género derivado de la
historiografía y termina siendo el mayor género en prosa de la Antigüedad, mientras que la novela
era un género para libertos y muy poco valorado. La oralidad es fundamental para la trasmisión de
la literatura romana, y los textos escritos sólo se hacían con el fin de poder recitarlas. En la oratoria
se da el escenario político adecuado. Nace en la Atenas del siglo V a.C. con el nacimiento de la
democracia, donde se tenían que defender en los tribunales a través de la oralidad. Uno de los mitos
es el que cuenta Platón en el Fedro, el mito de Teut y Tamus. Teut, el dios inventor de los egipcios,
le llevó sus regalos al rey Tamus de Egipto, como los juegos de dados, los números y las letras. Le
acogió quien todo los regalos excepto el de las letras, porque va a permitir que el saber se recoja en
los libros y por tanto la aparición de muchos sabios y por tanto no descubrieran su sabiduría en su
alma. Trasmite un rechazo a las letras, a lo que sería una revolución en el ámbito de la historiografía
y la literatura. Por esto el discruso hablado va a tener una importancia capital en la historia de la
literatura romana.
La historiografía es el género de inicio de la prosa, porque cumple la función de crear una obra
literaria con las hazañas de héroes pasados. Se recitaban las obras y estas recitaciones eran muy
seguidas. Los primeros historiadores de Roma eran los analistas, que escriben la historia romana en
griego, porque era la lengua de la cultura en el siglo II a.C. Fabio Pictor, Cincio Alimento escribían
anales, la historia año tras año desde su fundación mítica. Hablan de cómo se fundó míticamente,
con reyes cercanos a la fantasía, año tras año hasta el momento presente. Frente a los analistas
aparece Catón, el representante y defensor de las tradiciones romanas frente a la novedad griega.
Escribe Origenes, una obra que parte del origen de Roma aunque no año por año, y se plantea como
una historia profundamente romana. El género historiográfico alcanza el cenit en el siglo I a.C. con
Julio César, las monografías de Salustio y en el siglo I d.C. con Tito Livio, Tácito y Suetonio.
(Hacer fichas de todos menos Suetonio) César recoge dos obras fundamentales, como los
comentarios de la guerra de la Galia y los comentarios de la guerra civil, donde se justifica con un
magnífico estilo, porque César no era sólo un gran jefe militar, sino un magnífico orador. Salustio se
dedica a hacer monografías, centrándose en aspectos concretos de la historia de Roma, y nos han
llegado la Conjuración de Catilina y la Guerra de Yugurta. Por último tenemos a Tito Livio, con Ab
urbe condita y Tácito, que es el historiador más moderno que plantea la historia como una historia
más dramática, y pasará a convertirse en el modelo del pensamiento historiográfico moderno.
La oratoria nace en Roma por contacto por la oratoria griega, por la proliferación de las escuelas de
retórica griegas. Enseñaban a componer los discursos en griegos. Con el helenismo todo el
Mediterráneo comienzan a llenarse de escuelas filosóficas y de forma paralela y a veces formando
parte de ellas nacen las escuelas de retórica, donde  se enseñaba a expresarse bien y
convincentemente. La retórica era la disciplina fundamental de la enseñanza secundaria, la
gramática era la primaria y la filosofía la última y optativa de las enseñanzas. Los foros públicos
hacían necesaria la enseñanza de retórica. Esto se da porque participar en un tribunal era muy
común en la Atenas clásica, y también en Roma. Cualquier romano que quería tener una carrera
política tenía que saltar a las asambleas y al senado había que tener conocimientos de retórica, de
forma que la única carrera era la de retor. Se conservan varios manuales como los progimnastica,
donde encontramos ejercicios completamente prácticos como reelaborar las fábulas o hacer
historietas como ejercicios de composición literaria orientado sobre todo a la recitación. El objetivo
era crear declamaciones y las más adecuadas eran recitadas en sesiones públicas, donde los alumnos
se presentaban al foro. En Roma hay unos pequeños tira y afloja con la oratoria griega que termina
con la aclimatación. Apio Clausio el ciego compone el primer discurso contra la paz con Pirro. Los

6
romanos con la República ven la utilidad de los discursos, pero no se publican por escrito hasta
Cicerón, el cual después de pronunciarlos los escribía mejorándolos y creando un género literario. 
Los mejores oradores arcaicos eran también grandes políticos como Escipión El Africano y Catón
(otra vez).
La oratoria es el género más estimado y de más prestigio. Es una obra de ocasión, pero hoy no se
podría ver bien. Todavía en Alemania, Francia y Estados Unidos hay varias cátedras de retórica y
comunicación. Es sobre todo importante porque es el género que más influye en el resto de géneros,
porque todos los ciudadanos romanos pasan por la escuela de retórica muy influyente y porque
ejerce una influencia decisiva en el prestigio de la lengua latina. Cicerón va a contribuir a
configurar con elementos básicos en el estilo y en la lengua latina. Por ejemplo la prosa rítmica.
Marco Tulio Cicerón es bien conocido en la historia. Tenemos una gran cantidad de cartas del
propio Cicerón en las cuales nos habla de su vida, pues son cartas personales. Lo conocemos mucho
mejor que otros autores. Su vida es además muy importante porque va de la mano de su obra. Según
desempeña los cargos políticos escribirá determinada prosa. Nace el 3 de enero del 106 a.C. en la
ciudad de Arpino, cercana a Roma y en una familia acomodada pero del orden ecuestre, y por lo
tanto fuera de la nobleza. Intentará en sus primeros años dar el salto a la nobleza romana, aunque no
fueran comunes los pasos. Como eran muy rico podía permitirse acudir a Roma para estudiar en las
mejores academias, y estudiando también filosofía. Entró en contacto con Craso, Antonio. Se
dedicó, como joven e la orden ecuestre, a la abogacía, y el primer discurso que promulgará y que le
hizo ganar prestigio Pro S. Roscio, en el año 80 a.C. Un hombre acusado de parricidio por motivos
políticos, un caso difícil que acaba ganando. Como el dictador Sila tenía intereses en la condena de
Roscio, Cicerón sale de Roma y marcha a Grecia para completar la formación con los estoicos y
cínicos. Molón de Rodas será un retor griego que le va a influir sobre todo en el estilo, que tendía a
ser grandilocuente. Regresa a Roma en el 78 y en el 76 es nombrado cuestor de la provincia de
Sicilia. Acuden a Cicerón cuando Verres, antiguo gobernador, saqueó la isla, para que llevara la
denuncia. En el pleito se enfrenta a Hortensio, un abogado famoso, y acaba ganando. Las Verrinas.
Este éxito le implica mucha fama y consigue ascender de clase social. Arranca su carrera política
primero siendo edil,  pretor y cónsul en el año 63. En su consulado hace varios discursos, entre ellos
las catilinarias, destapando la conjuración de Catilina. Otros son Pro Rabirio, Pro Murena, Pro
Archia. En esta época compuso muchos discursos. Pero también comienza su declive. Su situación
política frente a la conjuración de Catilina le acarreó grandes críticas y el exilio (58 a.C.). En el
momento de que Lucio Crecio Catilina hace una conjuración para alzarse con el poder en la
República, Cicerón alza su voz en cuatro discursos que acabarán con el ajusticiamiento de los
partidarios de Catilina, aunque su propia carrera política se viera en tela de juicio, dado que se llegó
a votar penas de muerte a ciudadanos romanos, cosa que era impensable. Después de su exilio ya no
pinta nada políticamente, aunque él no lo quiera. Además es una época difícil con la dictadura de
César. Además Cicerón tiene tendencia a ponerse de parte del perdedor, apoyando a Pompeyo.
Cuando muere César cree que va a poder volver a política, pero lo que hacer es criticar a Marco
Antonio (Filipinarias), el cual pone como condición para formar parte del triunvirato la cabeza de
Cicerón, por lo tanto es asesinado en el 43 a.C.
La obra de Cicerón está ligada a su acción política, y por tanto su obra se divide en tres partes: los
discursos (tanto judiciales, deliberativos o políticos), los tratados (de tipo retórico, políticos y
filosóficos) y las cartas (en muchos casos privadas y en antes de su muerte prepara para su
publicación).
La oratoria es su trampolín al poder. Señalan su actividad política y le llevan al poder. Lo que le
caracteriza es el estilo, que es muy variado y se modifica a lo largo del discurso, que puede ser muy
magnificente y en otras partes muy sencillo. Aspira al equilibrio entre las corrientes del aticismo
(del Ática, sencillez) y el asianismo (de Asia Menor, complicado).
Desde su juventud se dedica a componer manuales de retórica. De inventione, De oratore (el orador
ideal, que no sólo es convincente sino filósofo, el vir bonus peritus dicendi) de inventione va a ser la

7
obra más seguida en el Medievo. Está interesado en la filosofía moral, y creía que filosofía y
elocuencia eran las dos caras de la misma moneda, nihil es aliud eloquentia quam loquens
sapientia. Traslada a Roma los temas de la retórica griega. Las obras de pensamiento políticos
son De legibus  yDe re publica. Los fragmentos de la segunda obra aparecían en los palimpsestos,
manuscritos borrados para ser reutilizados.  Las obras de filosofía moral las escribió cuando nadie le
hacía caso.
Se nos han conservado 800 cartas desde el 68 a.C. hasta el 43 a.C. Son dedicadas a sus amigos
Quinto, Bruto, Ático… Las publicó él mismo y nos hablan de un Cicerón más humano. Si
realmente las censuró lo hizo mal, porque nos aparecen detalles bastante escandalosos. Son
importantes porque nos habla del mismo autor y porque se consideran las únicas cartas reales del
mundo latino y es la única referencia para conocer el lado coloquial de la lengua clásica en las
clases elevadas.
Por último sabemos que cultivó la poesía y que han llegado pocos fragmentos de poesía que no son
muy buenos. Hay una traducción de un poema griego de astrología, un poema épico al general Gayo
Mario y un poema para justificar su mandato como cónsul.
El discurso a favor del poeta Arquías, el Pro Archia poeta, fue pronunciado en el 62 a.C. después de
haber abandonado el consulado. Existía en Roma la ley Julia que permitía que los ciudadanos que lo
fueran en ciudades confederadas con Roma pudieran ser también ciudadanos romanos. Arquías
había sido considerado como usurpador de la ciudadanía romana, en un tribunal presidido por
Quinto Tulio Cicerón, hermano del abogado. Se organiza en tres partes: exordio (captar la atención
y la benevolencia del auditorio, y se inducen los motivos de que le defienda Cicerón),
argumentación (razones para ser ciudadanos romanos, lo primero presenta las pruebas, y después,
como no las tiene, un argumento por lo que merecería ser ciudadano, haciendo un elogio de las
letras) y epílogo (recapitula y pide al auditorio que sea aceptada su propuesta). Es un discurso
judicial, pero no lo parece porque no tiene argumentos convincentes. Es un elogio a las letras sobre
todo, y es una alabanza interesada. El poeta al servicio de la República, hasta el Romanticismo no
encontramos una alabanza a la lírica en sí misma. Se personaliza las bondades de la paideia griega y
los cantares épicos para poder cantar la gloria de la República.
Cicerón fue un autor muy leído casi cuando seguía vivo como el orator perfectus, de forma que es
el único que se han conservado. Los padres de la Iglesia son lectores ávidos de Cicerón, como San
Ambrosio, Agustín y Jerónimo. Era un autor muy conocido por sus contemporáneos. En la Edad
Media se va reduciendo la obra que se lee (sobre todo discursos) y se centran más en las obras
retóricas, sobre todo en De inventione como maestro de la retórica. En el Renacimiento se recupera
Cicerón en toda su extensión, y se toma como modelo en la lengua latina. El Cicerón de las cartas
es el que se toma como modelo, al ser la lengua coloquial. Llega hasta tal punto el Ciceronicismo
que Erasmo llega a hacer un discurso llamado Ciceronianus, en donde critica a los fans de Cicerón.
Desde época antigua Cicerón es asociado a la escuela y a la universidad. Toda su obra es tomada
como modelo del buen latín, con obras bilingües en el Renacimiento. Los jesuitas incorporan obras
de Cicerón para aprender latín, sobre todo en el Pro Archia poeta. A partir del XVIII comienza a
odiarse por ser muy difícil. En el XVIII con las nuevas democracias se vuelve a poner de moda
como orador en EEUU, pero va a seguir teniendo un papel odiado entre otros por Theodor
Mommsen, historicista alemán, que va  hacer una campaña en el XIX contra Cicerón. El golpe
definitivo al romano es cuando el fascismo italiano lo toma como ídolo. Tras caer los fascismos
resulta un personaje completamente escupible.
Muchos de los discursos de Cicerón han llevado a novelas policíacas ambientadas en Roma. En
otros tratados de geriatría se pueden ver sus ideas sobre la vida y la muerte.
Virgilio
Es el poeta por excelencia de Roma. Tenemos pocas noticias, como de costumbre. Virgilio era un
joven cuando Lucrecio y Catulo compusieron, de una generación posterior. Es contemporáneo de

8
los poetas elegíacos y de Ovidio y Horacio. Es un poeta especial, que se desmarca de la tendencia
poética general. Publio Virgilio Marón nació en el 70 a.C. en Andes, cerca de Mantua. Comenzó sus
estudios en Cremona y continuó en Milán y en Roma. Completaría su formación en Nápoles, pues
pudo pertenecer  a una familia acaudalada al ser discípulo del epicúreo Sirón. Parte poco fiable: el
padre era latifundista y Augusto le confiscó las tierras para dársela a sus veteranos, y para ganarse la
vida Virgilio vuelve a Roma. Entabla amistad con Cornelio Galo, Asinio Polón e incluso Augusto,
que luego sería emperador. Entra en el círculo de Mecenas, y entró a formar parte en los mantenidos
por Augusto, que luego querría que hicieran poesía para su alzamiento. Durante su no larga vida
tuvo problemas de salud. Realizó un viaje con Augusto a Grecia al final de su vida, pero en ese
viaje enfermó y regresando a su casa murió en el 19 a.C. La Eneida (según la leyenda) se ha
conservado porque Augusto quiso que se anulara el testamento por el cual se debía incinerar. Tras
su muerte nos cuenta que llevaron su cadáver a Nápoles y que se colocó en su tumba un epitafio:
Mantua me genuit; Calabri rapuere; tenet nunc/ Parthenope; cecini pascua, rura, duces. (Mantua me
dio la vida, Calabria me la quitó y me guarda ahora Parnetope, he cantado a los campos, a los pastor
y a los generales)
Toda la obra está compuesta en hexámetros.
Cecini Pascua: Virgilio comenzó con las bucólicas, unas obras publicada entre el 42 y 39 a.C.
Tratan de pastores que trasmiten sus cuitas que no sólo hablan de amor, sino también de temas
políticos, a imitación de Teócrito, que había inventado obras similares estableciendo el escenario.
Se nos han trasmitido 10 églogas.
Cecini rura: Las Geórgicas es un poema didáctico al estilo de Trabajos y días. Es una obra
encargada por Mecenas, que no sólo pretende hacer un recopilatorio de saber de agricultura, y lo
toma como escusa para recuperar esa Roma arcaica, el valor del trabajo, la unión a la tierra. Consta
actualmente de cuatro libros redactados entre el 37 y el 29 a.C. El tema es una escusa para tratar
materia poética. El libro 1º trata sobre preceptos sobre agricultura (arar los campos, tiempo, tipo de
cultivo…), el 2º trata más especialmente de los árboles frutales con la vid y el olivo, el 3º en el
ganado y el 4º en la apicultura, pero como una metáfora de las comunidades humanas.
Cecini duces: Del 29 al 19 se dedica a componer la Eneida, un poema épico romano que trata de
Eneas, héroe griego que escapa de la guerra de Troya, enlazando con Homero. Es paralela a la
Odisea, porque es un viaje en búsqueda de un destino, que no será Ítaca sino una ciudad nueva, que
tras muchos avatares sería Roma. Da un origen mítico a la dinastía Julio Claudia y a Roma. Se trata
de una epopeya nacional en doce cantos. Su fuente principal es Homero, sobre todo con la Odisea
(al enlazar cronológicamente) en un nostos del bando perdedor, sobre todo en los seis primeros
libros porque hablan de viajes, mientras que la Ilíada está presente en los seis últimos al
desarrollarse batallas para conquistar el territorio de Roma.
La Eneida no es considerada como la mejor obra de Virgilio, porque no está acabada, pero es más
cercana a la sensibilidad moderna. Se inspira además en Apolonio de Rodas. En su obra va de
modelos más humildes (Teócrito) hasta los modelos más elevados (Homero). También hay
inspiración en la épica romana arcaicas, con Ennio y Nevio. La estructura de la obra se divide en
doce cantos y clasificados de dos modos: en dos partes según la influencia o en tres grupos de
cuatro libros: del 1-4 que la acción se desarrolla en Cartago y se encuentra con la reina Dido a la
que le cuenta cómo ocurrió la destrucción de troya y las peripecias que ha tenido que hacer para
llegar. En el cuarto tiene lugar la relación sentimental con Dido y Eneas, pero tuvo que salir de
Cartago porque tenía una misión que cumplir. En los libros 5-9 se prepara la lucha y en los 9-12 se
produce la lucha entre Eneas y Turno, en las batallas por Italia. La Eneida es una obra incompleta,
que no pudo ser sometida al perfeccionamiento del autor y por eso quiso que se destruyera. El
hexámetro de las Bucólicas, Geórgicas y la Eneida es algo diferente. El hexámetro era el verso más
honrable, porque lo usó Homero. Se ha dado una comparación con Homero e incluso rivalizando
por el mejor autor de la Antigüedad, pero son dos poemas distintos: Homero fue el iniciador,
Virgilio es el culmen de la poesía romana. A veces falla la caracterización del personaje, porque a

9
veces tiene la apariencia del héroe homérico pero también es una especie de ciudadano romano
(pietas, severitas) algo anacrónico. 
Virgilio se caracteriza por cuidar mucho su estilo literario basándose en la sencillez, no es un autor
muy rebuscado, sino que tiene las palabras adecuadas. Ningun poeta llega a la perfección de
Virgilio. Conoce la poesía de sus antecesores y sus contemporáneos y a veces los imita, pero su
estilo es mucho más puro. Virgilio es el autor clásico por excelencia porque hay mayor armonía
entre la lengua y el estilo.
La pervivencia de Virgilio es enorme, pues probablemente sea el mayor autor en la pervivencia
latina. Poco después de su muerte se convierte en un clásico y en un autor de escuela, por lo que
pronto hay comentarios como Servio o Donato. Virgilio pasa a ser el poeta latino por antonomasia y
además una figura taumatúrgica mágica legendaria, como el gran sabio de la Antigüedad. Va a ser
recuperado en el Renacimiento por Petrarca (con los poemas bucólicos latinos), reactualizando su
mensaje. Va a ser un autor clave en todo los siglos de Oro, pero a partir del Romanticismo se pierde
con el cambio de mentalidad.
La Eneida va a ser imitada tanto en lengua latina como en las lenguas vernáculas, como Os
Lusíadas  de Camôes, o la Araucana  de Alonso de Ercilla. Virgilio sigue en la escuela con los
jesuitas como libro obligatorio (excepto el libro cuarto con el suicidio de Dido)
Respecto a las Bucólicas van a ser imitadas por los mismos antiguos. En la Edad Media será
imitado tanto en lengua latina como en las vernáculas, como nacimiento de la égloga y tópicos
como el locus amoenus, y en el Renacimiento tenemos a Garcilaso.
Las Geórgicas no son tan imitadas, por ser un poema didáctico.
El comienzo de la Eneida nos habla tanto de las peripecias de Eneas como de la ira de Juno, que no
quiere que el pueblo de Troya sobreviva.
La Égloga IV es la que le ha caracterizado como mago, pues habla sobre un niño especial que
nacería en el futuro, tomado como un anunciamiento del nacimiento de Cristo, y por eso lo toman
casi como profeta, pero es una mala interpretación, porque anunciaba la pax romana.
La pervivencia del libro cuarto de la Eneida es el que mayor pervivencia tuvo, aunque, como todos
los mitos tiene dos versiones, una la que cuenta Virgilio y la otra en la que Eneas es el que asedia a
Dido que se mantiene fiel a las cenizas de su marido. Ejemplos como Guillén de Castro. El banco
de datos del Teatro español del Siglo de Oro, TESO, una base de datos de acceso libre de la
Universidad de Murcia. La ópera de Purcell Dido and Aeneas también cuenta la historia.
Horacio
Quinto Horacio Flaco es otro de los grandes poetas de Roma. Es prácticamente contemporáneo a
Virgilio y junto con Ovidio forman la tríada de poetas romanos. Nace en el 65 a.C. en Venusia,
siendo hijo de liberto, pero de una familia rica que le permitió que el hijo fuera a Roma y a Atenas a
estudiar, por lo que alcanzó una gran cultura. Completando su formación en Grecia se alista al
ejército de Bruto (enfrentamiento civil que se produjo tras el asesinato de César, de Bruto frente a
Marco Antonio) y será lugarteniente en el bando perdedor, en la batalla de Filipos sale con vida.
Cuando vuelve a Roma se encuentra en una ciudad gobernada por Marco Antonio y Augusto y sin
un duro y con unos ahorros que tenía se consigue un trabajo como funcionario que le va a permitir
tener una vida acomodada. Era escriba quaestorius. Comienza a alternar su trabajo con su pasión
por la literatura. Entabla contacto con otros escritores de la época, como con Virgilio y Varo, de
forma que le presentaron a Mecenas, con el cual consigue su amistad. Le permite entrar en el
círculo de Augusto. Muere en el año 8 a.C. con una pequeña diferencia con Mecenas.
En el caso de Horacio encontramos una gran variedad de géneros literarios:
1-                      Las sátiras. Son las primeras, entre los 35 y 30 a.C. Son unas obras que no
tienen nada que ver con las sátiras que conocemos hoy. La sátira es un género literario que

10
tiene tanto crítica social como filosofía, está a medio camino entre la poesía y la prosa, y lo
llamaba sermones (conversaciones), porque eran como diálogos de muy variados temas. El
primer cultivador de sátiras era Lucilio, un autor muy popular de la época del que no se ha
conservado apenas nada. Lucilio utiliza varios metros, pero Horacio establecerá el
hexámetro. Se conservan muchos tipos de sátira, como los determinados vicios de la
sociedad, pero no podía criticar a personas concretas por la sociedad sin libertad en la que se
encontraba.
2-                      Los epodos. Simultáneos a las sátiras. Son así llamados por la métrica
porque tienen versos de pie quebrado. Se inspiran en poesía griega (sólo las sátiras se
inspiran en romanos), sobre todo la poesía yámbica como los de Arquíloco de Paros, pero
utiliza la forma, no el contenido, evitando la investiva personal atacando a personas
anónimas estereotipadas.
3-                      Las odas. Publicadas  del 23 al 13 a.C. Es lo mejor para Horacio,
llamándolas Carmina, los poemas. Las primeras se publican en el año 23 de los tres
primeros libros y el cuarto se publicaría del 17 al 13. Trata de cantar los himnos eólicos en
forma itálica, la poesía de los grandes líricos griegos como Safo y Píndaro, que eran tan
grandes que nadie se había arriesgado a hacer la imitatio. La métrica es lo que más imita,
con los modelos más comunes de la época arcaica. Es el único que se atreve con ese tipo de
metros. Dentro de las odas se puede distinguir un poema largo encargado por Augusto
llamadoCarmen Saeculare, un himno a la fiesta del cambio se siglo (que para ellos era el 17
a.C.) donde Augusto quería celebrar la nueva época que él había establecido, que fue
cantado por un coro de niños y niñas. Es una acción de gracias a los dioses por la pax
augusta.
4-                      Las epístolas. Publicadas como las odas. Son poemas en hexámetros en
forma de carta que ya tenía una tradición en el mundo griego pero los romanos lo alzaron
como género. La influencia de estas epístolas es enorme en nuestra literatura. El primero de
los libros lo compone desde el 23 al 20 y las segundas del 19 al 8. Se incluye la Epístola a
los Pisones, que junto con Aristóteles conformarán la teoría literaria hasta nuestros días.
Tienen también elementos de la sátira, así como versos hexámetros, pero con una reflexión
ética.
Es muy difícil saber cuándo se publicaron las obras, porque el manuscrito más antiguo de Roma que
se conserva es del siglo IV d.C.
La pervivencia de Horacio no fue tan grande como la de Virgilio, aunque sí que fue muy leído. El
Horacio que impera es sobre todo el moralista y el teórico de la literatura. En la época antigua fue
ya como libro de escuela, aunque no tanto como Virgilio, y comienzan los comentarios gramaticales
a sus obras. Las odas son bastante olvidadas en la edad media, pero en el Renacimiento se recupera,
cómo no. Algunas odas fueron versionadas o traducidas por Fray Luis de león, Fernando de
Herrera… La Ars poetica  se estudia con profundidad.
La elegía
Los romanos le van a dar una gran importancia a este género. Cornelio Galo es el primer autor de
elegía conocido. Va a adoptar una serie de temas que van a ser típicos de la elegía latina. Tibulo es
el primer gran poeta elegíaco, y a pesar de su corta vida nos va a dejar una gran obra. El tema
principal de la elegía va a ser el amor. Tiene una referencia a Catulo, pero se diferencia en su
duración, en la métrica (el dístico elegíaco). Tibulo era un caballero romano que pertenecía a un
círculo importante, el de Mesala, otro protector de artistas. Nos han llegado dos libros de elegías de
él, y un tercer libro que no es suyo. Suele llamar Delia a su amada.
Paraclausitheron: la canción del balcón de Romeo y Julieta. Las obras de los latinos son todo
tópicos que los helénicos establecieron antes.

11
Propercio forma parte del círculo de Mecenas y nos ha legado cuatro libros completos de elegías,
que son distintas, porque es un estilo más complejo, más erudito. De los cuatro libros tendrá el
primero dedicado a Cintia.
Sátira, fábula y epigrama
Había un género literario que es propiamente romano, la sátira. El más antiguo autor es Lucilio,
después Horacio y por último Persio y Juvenal. Se caracteriza por ser un género mixto, cabe casi de
todo, combinando la comedia antigua con elementos filosóficos estoicos, mezclando lo serio con lo
risible. Diomedes propuso cinco etimologías del término: del drama griego, del sintagma lanx
satura como un popurrí, el tercero de una salsa compuesta de varias composiciones y de una ley con
muchas disposiciones. Lo característico es la variedad. De Lucilio sabemos y conservamos poco,
con unos 30 libros pero que se han conservado unos 1300 versos dispersos. Sus temas son muy
variados con ética mordaz. Horacio escribe las sátiras que llamará sermones, que entre los latinos
significa conversaciones, tratando conversaciones volubles. El poeta se presenta como un
observador de la realidad, con obras autobiográficas y se dividen en sátiras de costumbres y sátiras
literarias. En las sátiras de Horacio aparecen temas comunes como la desgracia (no estar de acuerdo
con su propia fortuna), el olvido del aurea mediocritas, criticando a los avariciosos, los lujuriosos…
Las sátiras literarias son reflexiones sobre el propio hacer de la sátira. Encontramos formas muy
variadas, con monólogos, fábulas…  Hay también sátiras prosimétricas como Varrón con Sátiras
Menipeas, mezclando prosa con el verso.
El epigrama significa en griego “escritura sobre algo”, es decir lo que se ponía en las lápidas, y por
tanto poemas muy pequeños, para celebrar la memoria. Terminó convirtiéndose es un género menor,
cambiando temas como el amor en Catulo. Marcial es el otro autor de epigramas. Casi cualquier
tema entra en los epigramas de Catulo, adoptando o formas polimétricas o en dísticos elegíacos
(como el odi et amo). Marcial es un poeta hispano nacido en Bilbilis y murió en el 104 (Cayatalud).
Nos dice que en el año 64 marchó a Roma donde fue protegido. En el 80 publica el Liber
spectaculis, compuesta por varios epigramas para la inauguración del Teatro Flavio (Coliseo). Fue
publicando libros de epigramas con gran éxito. Sus epigramas adoptan formas y temas variados su
crítica es indirecta, ridiculizando, hay cartas a amigos, celebratorios. Muchos poemas destacan por
la obscenidad y el humor. La mayor parte de los epigramas tienen una estructura dual, muy breves,
con un par de versos para plantear el tema y después uno para terminar. Marcial tuvo una buena
pervivencia romana. En el Medievo es muy escaso por su obscenidad, reducido a los florilegios
(una antología) y además censurados. Con el renacimiento se recupera la obra de Marcial, incluso
los obscenos. Aumenta su popularidad y se cultiva el epigrama en latín como Poliziano y Cascales.
Influye en Quevedo en Góngora y en Gracián (Arte de ingenio).
Fábula era definida por Teón de Alejandría con un teatro ficticio que representa una verdad. En
roma nace como dos formas: como ejemplo en las de poesía y prosa como en la de Horacio (ratón
de campo y de ciudad) y luego más tarde con escritores medievales, como en el Arcipreste de Hita.
La creación de la fábula como género independiente viene de la mano de Fedro, y es el autor más
antiguo, porque las fábulas de Esopo son de un personaje fabuloso y conservadas son del VII. Entre
los antiguos los animales no son los únicos protagonistas de las fábulas, como objetos inanimados o
personas. Pero puede adoptar la forma de un poema etiológico, una novela, un proverbio, etc. La
fábula tiene gran repercusión en el Medievo, pero no por Fedro, porque apareció en el XVI. Ni
siquiera los humanistas conocieron a Fedro y tuvimos suerte. Aviano y Rómulo tenían textos
colegiales en la edad media. En el renacimiento se descubre con Esopo. La fábula moderna es la
que hizo Lafontaine.
Estos géneros son llamados menores, porque incluso para los antiguos eran considerados así,
porque los mayores eran los dramáticos y la poesía. Gracias a que fueran cultivadas por grandes
poetas se elevó su categoría, pero seguían siendo fórmulas muy populares.

12

También podría gustarte