Está en la página 1de 24

EL DELITO DE ESTAFA.

ESTAFA

Un tema apasionante para los estudiantes de derecho, que permite ver ademas
como ocurre esto en la Internet hoy año 2010. 

CODIGO PENAL PERU 


Capítulo V Estafa y otras defraudaciones (Artículo 196 al 197) ...... 

Definiciones 

El delito de estafa consiste en el empleo de artificio o engaño, a fin de procurar para


sí o para terceros un provecho patrimonial en perjuicio ajeno. 

El delito de estafa es una forma de defraudación, vale decir, la defraudación en el


géneroy la estafa, una de sus modalidades típicas. 

En suma, la estafa es la conducta engañosa, con ánimo de lucro injusto,


propio o ajeno, que habiendo determinado un error en una o varias
personas, les induce a realizar un acto de disposición, consecuencia del
cual en un perjuicio en su patrimonio o en el de un tercero. 

Por otra parte debemos citar a MUÑOZ CONDE "Que sobre la estafa define, que
lesiona, al mismo tiempo, la buena fe o las relaciones fiduciarias que surgen en el
tráfico jurídico. 

Normalmente se espera que se cumplan las obligacionescontraídas y que sí, por


ejemplo, se compra un kilo de pan sea efectivamente un kilo y, además, de pan.
Pero si la sustancia o cantidad del objeto comprado no corresponde a lo pactado, se
frustra una legítima expectativa que debe ser protegida de algún modo, para
asegurar y garantizar un normal tráfico económico. 

Ahora bien aunque la finalidad político-criminal perseguida con la tipificación del


delito de estafa sea ésta, el delito como tal se castiga en tanto lesiona un derecho
patrimonial individual. Este contenido patrimonial de la estafa no debe ser
olvidado, para no castigar indebidamente hechos que frustran expectativas de
comportamientoen el tráfico jurídico económico, pero que no producen perjuicios
económicos para nadie en concreto. 

DEFRAUDACIÓN 

Defraudar es tanto como usar fraude o engaño en las relaciones con alguno. «En
este sentido, dice Bernaldo de Quirós, la defraudación se opone a la intimidación,
en que es la fuerza o violencialo que se usa, constituyendo juntas, dos modos
opuestos de la actividad criminal, según ya enseñaba Cicerón al decir: duobus
modis fit iniuria: aut vi aut fraude (De officii, lib 1, cap. XIII, N° 41); que Dante
Alighieri glosó en el conocido terceto: 

D"ogni analizia ch"odio in cielo acquista, 

Ingiuria e il fine; ed Goñi fin cotale 

O con forza o con frode altrui contrista 

"Bajo la palabra defraudación, por consiguiente, podrían comprenderse cuantos


delitos, cualquiera que sea su contenido, se realizasen mediante esta forma: las
falsedades, en general; es estupro y la estafa, principalmente". 

«Sin embargo, en un sentido más restringido, la defraudación constituye en la


legislación penal un género de delitos contra la propiedad, comprensivo de dos
especies: el alzamiento, la quiebra y la insolvencia punibles, una, otra, la estafa,
como los demás engaños innumerables» 
Sujeto Activo 

Puede ser cualquier persona física que actúe de acuerdo a lo descrito por el tipo
penal, con fines lucrativos. 

Peña, citando a Queralt aclara que no cabe hablar de autoría mediata cuando el
engañado no es titular del bien jurídico, pues, es el autor del delito "'no quien es
engañado, sino quien engendra el error. 

Sujeto Pasivo 

Puede ser, también, cualquier persona (física o colectiva) titular del bien,
experimentando un perjuicio patrimonial, siendo irrelevante si fue o no objeto del
engaño. 

Bien Jurídico 

El bien jurídico que se protege en el tipo penal de estafa es el patrimonioindividual.


Es irrelevante que el objeto material del delito sea mueble o inmueble, puede ser
cualquiera. 

Como anota BAJO, en el delito de estafa no busca la protección de la propiedad,


posesión, etc, sino de los valoreseconómicos que se encuentran bajo la relación de
señorío. 
Figuras Penales en el Código Penal Peruano 

Las ilicitudes penales que presenta el capítulo V son las siguientes: 

a.Estafa (Art. 196º) 


b.Fraude en proceso (inc. 1º, Art. 197º) 
c.Abuso de firma en blanco (inc. 2º, Art. 197º) 
d.Defraudación en las cuentasy gastos (inc. 3º, Art. 197º). 
e.Delito de estelionato (inc. 4º, Art. 197º) 
* Acción Típica 

Tal como lo establece unánimemente la doctrina, la estafa es un delito contra el


patrimonio que requiere para su configuración, la consecuencia de los siguientes
elementos engaño: error -disposición patrimonial, perjuicio patrimonial, provecho
ilícito. 

Ahora bien, esta cadena de elementos desea seguir ese orden secuencial, de lo
contrario no se realizaría el tipo objetivo, siendo la conducta atípica. 

El nexo que existe entre los elementos que configuran la estafa no es de causalidad
material, sino de causalidad ideal o motivación: el engañoha de motivar (producir)
un error que induzca a realizar un acto de disposición que persiga un perjuicio. Para
que exista estafa no basta que, en un hecho determinado, aparezcan todos y cada
uno de sus componentes, sino que, además, ha de hallarse exactamente en la
relación secuencial descrita por la ley. 

- Engaño 

Es un conceptoamplio y comprensivo del ardid y la astucia, pues el primero, es un


medio hábil y mañoso para lograr algo en la víctima, y, el segundo es una habilidad
audaz para conseguir algún provecho. Se puede definir al engaño como una
simulacióno disimulación de sucesos y situaciones de hecho, materialesy
psicológicos, con las que se logra que una persona siga en error, o como falta de
verdad en lo que se piensa y se dice o se hace creer con la finalidad de producir e
inducir al acto de disposición patrimonial. 

El proceso ejecutivo de la estafa, del que el engaño constituye el primer y principal


factor, podría diferenciar sede otras figuras afines mediante la siguiente imagen: en
el robo y en el hurto el autor toma la cosa que no tiene en la apropiación indebida se
adueña de lo que ha recibido; en la estafa, engaña para que el propio poseedor le
entregue lo que desea hacer suyo». 

Ahora bien, el engaño no debe ser cualquiera, éste debe ser idóneo, es decir, lo
suficiente para mantener en error a la víctima. 

Los engaños que no producen error no son típicas, sino irrelevantes, aun en el caso
de que refuercen el que ya existe en el perjudicado. En consecuencia -como
ejemplifican Vives Antón, Gonzáles Cussac: los magos, curanderos, adivinos, etc.,
aún cuando lleven a cabo maniobras engañosas para obtener un beneficio
patrimonial, no cometen el delito de estafa, porque quienes acuden a ellos tienen ya
la falsa creencia (error) en sus poderes sobrenaturales. 
- Inducción o mantenimiento en error 

La conducta engañosa debe traer como consecuencia un error en el sujeto pasivo;


obviamente, el error debe ser idóneo para lograr que la persona que lo padece
disponga de su patrimonio. 

El maestro Cornejo, nos ilustra que la mentirao artificio apto para el engaño debe
obrar induciendo a otros a error, acertó del que desprende dos conceptos
calificados de importancia fundamental: 

•Que el provecho (o la entrega del bien) debe ser determinado por la mentira (o
artificio), lo que significa que ésta debe encontrarse respecto al primero en una
relación de medio a fin. 
•Que la mentira (o artificio) debe ser la razón determinante de la entrega en cuanto
produce un error. El medio fraudulento del engaño debe haberse pre-ordenado
para procurar al culpable, o a otro, un provecho injusto con daño ajeno. 

Inducir a Error es el que el agente promueve intencionalmente en la imaginación


del agraviado un interés cualquiera con resultado aparente favorable. Esto anima
en la víctima a despojarse del bien en perjuicio patrimonial suyo. 

Mantenerse en Error se refiere a que ya existía en la mente de la víctima una


situación falsa y lo que hace el agente es seguir conservando en ese estado erróneo
del agraviado. 

- Disposición Patrimonial 

La disposición patrimonial, por parte de la víctima del engaño, se produce como


consecuencia del error en que se encuentra recae sobre un valoreconómicamente
apreciable sobre el que incide el derecho de propiedad. 

La víctima, corno consecuencia del error generado por el agente, procede a


disponer un bien. Debe de haber una disposición del bien en forma voluntaria, pero
consecuencia del error. Ahora bien, este desplazamiento puede tener lugar en forma
de entrega, sesión o prestación del bien, derecho o servicios de que se trate, ya que
el delito de estafa puede recaer sobre cualquier elemento del patrimonio, e incluso,
los expectativos legítimos -las ganancias- y económicos valuables. 

En suma, debe de haber necesariamente, disposición patrimonial de parte del


agraviado, de lo contrario, no se configurará el delito de estafa. 

- Perjuicio Patrimonial 

Implica que el sujeto pasivo deberá sufrir un daño real en su patrimonio, pues sufre
una disminución del conjunto de valoreseconómicos. Siguiendo a Vives Antón,
explica que no debemos confundir el perjuicio de tipo penal y el perjuicio de índole
civil indemnizable, que es absolutamente necesario para deslindar lo penalmente
relevante de lo que no lo es. 

- Beneficio patrimonial ilícito 

Implica que el sujeto activo se procura una ventaja económica corno resultado de la
disposición patrimonial realizada por la víctima del engaño. 
El beneficio que el agente espera deberá ser el resultado directo del acto nocivo de
disposición patrimonial. De manera que, no cometerá el delito de estafa si el que
tiene la promesa de un tercero de recibir una cantidad de dinero para el caso que
consiga por medios engañosos que una cierta persona se perjudique, lo que hace así
y consigue su propósito recibiendo la merced prometida. 

Tipicidad subjetiva 

El delito es absolutamente doloso, el actor tiene conciencia y voluntad de realizar


los elementos objetivosdel tipo, vale decir, engañar para inducir o mantener en
error a la víctima para que ésta disponga de su patrimonio. 

Conforme a la doctrina, en los llamados contratos civiles criminalizados, es el


contratomismo el instrumento del engaño y no precisa de ningún otro artificio
satélite o coadyuvante. El agente se vale precisamente, de la confianza y buena fe
que sigue la inmensa mayoría de los contratos, sin los que el tráfico jurídico se haría
imposible; existe un dolo antecedente, inicial o contrayendo para conseguir el
desplazamiento patrimonial a su favor. 

Consumación de la estafa 

Según Peña Cabrera, que en el delito de estafa se consuma cuando existe un


perjuicio patrimonial para la víctima, y, no así, cuando el agente obtiene el
provecho ilícito. 

Refuerza esta postura Mezger, explican que la estafa se consuma cuando se ha


producido el daño en un patrimonio ajeno, sin que para tal efecto sea necesario que
la ventaja patrimonial a la que aspiraba el actor haya sido obtenida, por tratarse de
una tendencia interna trascendente. 

Es posible la tentativa, en la medida que el agente realiza las maniobras


conducentes a inducir o mantener en error al agraviado, obteniendo la disposición
patrimonial sin llegar a hacer efectivo del patrimonio. 

Modalidades de estafas 

Existe una serie de modalidades, entre los que se dan con mayor frecuencia: 

a) Nombre Supuesto: Cuando el agente se cambia de nombre por el de otra


persona, a la cual la víctima va a confiar de tal manera que va a efectuar una
disposición patrimonial. 

b) Calidad Simulada:Cuando el actor se atribuye rango o condición que no le


corresponde, para engañar a su víctima y lograr de esta, una prestación
determinada. La calidad simulada puede tratarse de una posición económica,
social, política, etc. 

c) Influencia Fingida: El estafador aparenta o simula tener o gozar de influencia


suficiente, y mediante el engaño obtiene de la victima un provecho patrimonial
ilícito. 

d) Abuso de Confianza: Aquí, el agente se aprovecha de la confianza generada a


través de la astucia, ardid o engaño para que la agraviada disponga de su
patrimonio. 

CASO 1: LA RED SOCIAL GRATUITA


DE NING EN INTERNET. 
NING ES UNA PLATAFORMA QUE OFRECE EN TODO LATINOAMERICA VIA
INTERNET LA POSIBILIDAD DE TENER TU RED SOCIAL GRATIS, SIN
NINGUN COSTO. tE INVITAN A CREAR TU PROPIA RED, TE PERMITEN SUBIR
VIDEOS, FOTOS, CREAR FOROS. DEBATES, CREAR EVENTOS Y
PROMOCIONARLOS A TODOS TUS CONTACTOS, LO CUAL ES PARA EL
INCAUTO QUE SE AVENTURA A CREAR LA RED SOCIAL CON ELLOS, MUY
PROVECHOSO, UNA GRAN AYUDA, PARA PROMOVER SUS SERVICIOS. 

Lo que no le dicen a los usuarios e


interesados en participar. 
Al momento en que ud crea su Red Social Gratuita, jamas le dicen a ud
que este servicio es gratis temporalmente o por espacio de un año. 

No lo dicen porque eso desalentaria a miles de cibernautas, a crear la red social


propia. 

NING le hace creer a todos los usuarios que el servicio es totalmente gratuito, que
no se paga absolutamente nada. 

Te envian un larguisimo contrato de terminos de uso, que nadie lee, por muy largo
y tecnico. 

Sorpresas para los creadores de la Red


Social Ning. 
Luego de que tienes tu Red Social, NING se preocupa de ver, que ofreces, cuantos
miembros tienes, y pasa a enviar unos avisos insistentes, un año despues. Estos
avisos aparecen una y otra vez, de manera vehemente. En ellos le dan la noticia, de
que su red Social no sera mas gratuita. Le avisan que ud tendra que pagar, si desea
seguir contando con ella. 

Le mandan un banner con tres opciones, donde la mas barata, no le sirve a ud para
nada, porque la mutilan de servicios que ud contaba originalmente como son . 

a.- Crear Eventos y difundirlos 


b.- Subir Videos. 
c.- Colgar fotos 
d.- Crear Debates 
e.- Blog 

En fin, lo que le ofrecen por la modica suma de 20 dolares anuales, es una Red
Social totalmente mutilada. Si desea contar con la que ud originalmente tenia le
costara muchisimo mas, algo asi como unos 350 dolares al año. 

NING BUSCA SABER CUAL ES SU


NUMERO DE TARJETA DE CREDITO
VISA, MASTERCARD 
Si. Asi es. Y ud debe tener mucho cuidado de no dar sus numeros de tarjeta VISA,
MASTERCARD, porque como ya sabe, luego podrian clonarla, vacearle su cuenta,
dejarlo sin un dolar, en tan solo segundos. 

NING, no acepta pagos mediante Giros Bancarios, western union, solo acepta para
que ud pague por el servicio, tarjetas VISA, MASTERCARD,DINNERS. 

Es decir, que si ud es un microempresario, comerciante, libreria, zapateria,


cantante vernacular, fabrica de quesos, pequeña empresa, industria, no podra
jamas pagar su Red Social. 

La estrategia de NING es hacerle creer a todos los ususarios de sus servicios, que
estos son GRATIS, GRATUITOS, que ellos solo desean apoyar a las PYMES de todo
el mundo, con un sitio web, denominado RED SOCIAL profesional gratuito, pero
meses despues de que ud tiene su red, le comunican que si desea seguir con ellos
con todos los servicios inciales le cuesta 350 dolares anuales, ademas de que la
unica forma de que ud pague es con Tarjeta VISA, MASTERCARD, DINNERS. 

Para que obligan el pago con Tarjeta


VISA, MASTERCARD? 
Para saber cuanto tiene ud en los bancos y en cuales, Asi esda informacion
terminara en manos de cualquiera de sus competidores y enemigos en internet y
ellos podran pedirle a un juez español, argentino, norteamericano, que embargue su
cuenta, con todo el dinero que alli hay, mientras se resuleven sus demandas
judiciales. 

No de jamas a nadie los numeros de su tarjeta VISA,MASTERCAR,DINNERS,


porque si sus enemigos de la red , se enteran que ud tiene tarjeta VISA, mastercard,
TENGA POR SEGURO QUE LE HARAN UNA DEMANDA EN EL EXTRANJERO Y
LE CONGELARAN, SUS FONDOS, LOS EMBARGARAN. 

NING, debe decir desde el principio TENGA SU RED SOCIAL EN MODO DE


PRUEBA POR SEIS MESES. 

Debe advertir a todos los usuarios, que no es gratuita, que ellos cobran, que ellos
venden sitios web denominados RED SOCIAL, a 350 dolares anuales, para que asi,
no frustren a tantos miles de personas, que confian en ellos y que luego de cierto
tiempo, son sorprendidos con la noticia antipatica, que lo que era gratuito, en
verdad no lo es. ENGAÑO, ARDID? 
¿Que cree ud, que tenia su RED SOCIAL EN NING ? 

Para nosotros esto de la RED SOCIAL NING es solo un ARDID, ENGAÑO, muy
bien montado, para capturar de la manera mas sofisticada a personas que tengan
tarjetas VISA, MASTERCARD, VOTANDO A LOS DEMAS QUE NO PUEDAN
SACAR SU TARJETA, POR NO TENER FONDOS SUFICIENTES EN EL BANCO. 

Los que tenemos fondos suficientes, ni por 5 dolares al año, pagariamos con Tarjeta
VISA , MASTERCARD, DINNERS, una Red Social, que solo quiere gente adinerada,
con buenos y muy jugosos fondos en el banco. 

LAS 10 ESTAFAS MAS CONOCIDAS EN


INTERNET 
•1. Fraudes en subastas. 
Después de enviar el dinero en que se ha adjudicado la subasta, se recibe un
producto cuyas características no se corresponden con las prometidas, e incluso un
producto que no tiene ningún valor. 

•2. Timos de ISP (Proveedores de Servicios de Internet) 


Es bastante frecuente que los clientes poco expertos suscriban contratos on-line sin
haber leído el clausulado, por lo que pueden encontrarse amarrados a un contrato
de larga duración del que no pueden salir si no es pagando fuertes penalizaciones
por rescisión anticipada. Otro caso frecuente es que los ISP que registran nombres
de dominio lo hagan a su propio nombre, para así tener enganchados a los clientes
que no pueden abandonar su servicio porque perderían su nombre de dominio. 

•3. Diseño/Promociones de sitios web 


Suelen producirse cargos inesperados en la factura del teléfono por servicios que
nunca se solicitaron ni contrataron. 

•4. Abuso de tarjetas de crédito 


Se solicita el número de la tarjeta de crédito con la única finalidad de verificar su
edad, y posteriormente se le realizan cargos de difícil cancelación. 

•5. Marketing Multinivel o Redes Piramidales 


Se promete hacer mucho dinero comercializando productos o servicios, ya sea uno
mismo o los vendedores que nosotros reclutamos, pero realmente nuestros clientes
nunca son los consumidores finales sino otros distribuidores, con lo que la cadena
se rompe y sólo ganan los primeros que entraron en ella. 

•6. Oportunidades de Negocio y Timos del tipo "Trabaje desde su propia casa" 
Se ofrece la oportunidad de trabajar desde el hogar y ser su propio jefe enseñando
unos planes de ingresos muy elevados. Claro que para empezar es necesario invertir
en la compra de alguna maquinaria o productos que jamás tienen salida. 

•7. Planes de Inversión para hacerse rico rápidamente 


Promesas de rentabilidades muy altas y predicciones financieras con seguridad
absoluta sobre extraños mercados suelen encubrir operaciones fraudulentas. 
•8. Fraudes en viajes o paquetes vacacionales 
Consiste en vender viajes y alojamientos de una calidad superior al servicio que
realmente le prestarán en su destino, y también pueden cargarle importes por
conceptos que no se habían contratado. 

•9. Fraudes telefónicos 


Un sistema bastante extendido en los sitios de sexo consiste en pedirle que se baje
un programa y lo instale en su ordenador para que le permite entrar gratuitamente
en la web. Pero lo que sucede es que, sin que usted lo sepa, el programa marca un
número internacional de pago (tipo 906 en España) a través del cual se accede a la
web, por lo que mientras usted se divierte viendo fotos y vídeos su factura telefónica
se incrementa a velocidad de vértigo. 

•10. Fraudes en recomendaciones sanitarias 


Recetas milagrosas para curar cualquier enfermedad se encuentran frecuentemente
en la Red, la mayoría de ellas sin ningún respaldo médico o control de autoridades
sanitarias, por lo que aparte de ser una estafa, ya que no producen los resultados
prometidos, pueden incluso suponer un riesgo adicional para la salud del enfermo. 

Como puede verse, no hay mucha diferencia entre lo que hacen los estafadores en
Internet y lo que se ha estado haciendo en la vida real durante muchos años. La
única diferencia es que en la Red las cosas pueden hacerse sin dar la cara, por lo
que el riesgo es menor y desaparecer mucho más sencillo. 

CONCLUSIONES 
El delito de estafa consiste en el empleo de artificio o engaño a fin de procurar para
sí o para terceros un provecho patrimonial en perjuicio ajeno, y requiere para su
configuración, de ciertos elementos constitutivos como: engaño, error, disposición
patrimonial y provecho ilícito, los mismos que deben existir en toda conducta
prevista en el artículo 196 del Código Sustantivo Peruano, es decir cuando el agente
tiene la conciencia y voluntad de realizar los elementos objetivos del tipo, engañar
para inducir o mantener en error a la víctima para que ésta disponga de su
patrimonio, circunstancias que no concurren en el caso de autos por cuanto las
operacionesrealizadas por ella cuando se deben a un sobregiro otorgado por
funcionarios autorizados de la entidad bancaria, lo que constituiría una relación
contractual materia de una acción extrapenal
La Corte Suprema ha establecido que no puede condenarse por estafa cuando no se
acredite que el engaño preexistió a la disposición patrimonial de la víctima. De lo
contrario, si no existen indicios de engaño, lo que corresponde es ir a la vía civil.
Entérate más aquí.
(Foto: Redes)

 
El engaño previo propio de la estafa debe ser realizado antes de que la víctima realice la
disposición patrimonial. Así lo ha entendido la Sala Penal Permanente de la Corte
Suprema en el Recurso de Nulidad N° 325-2014-Lima. En dicha resolución se precisó,
además, que cuando no se determine convincentemente la existencia del engaño previo a
la disposición patrimonial, puede inferirse que la parte agraviada debe hacer valer sus
derechos en la vía civil.
 
Para llegar a esta conclusión, la Corte Suprema tuvo que analizar el siguiente caso: el
gerente general de una empresa de subastas fue denunciado por no hacer entrega de los
bienes detallados en la subasta, a pesar de que el representante legal de la empresa que
se adjudicó los bienes emitió múltiples requerimientos para hacerse con estos.
 
Por este motivo, la fiscalía acusó al gerente de esta empresa por el delito de estafa en
agravio de la víctima; para lo cual se valió del denominado “cuento de subastas” como
modalidad criminal; pues a pesar de haber sido efectuados los pagos por parte de la
empresa ganadora, persistían en no entregar los bienes.
 
Evaluados los hechos, la Corte Superior de Lima condenó al gerente general de la
empresa de subastas por el delito de estafa en agravio de la empresa ganadora. La pena
se estableció en cuatro años de privación de libertad de carácter suspendida por el plazo
de tres años sujeto al cumplimiento de reglas de conducta. Sin embargo, contra esta
sentencia el condenado interpuso recurso impugnatorio.
 
Así, para fundamentar el recurso de nulidad, sostuvo que era falso que no se quisieran
entregar los bienes pues estos habían sido legítimamente ganados por la empresa
agraviada; sino que esta no había cumplido con acreditar que sus representantes legales
se encontraban con poder vigente para recibir dichos bienes.
 
Otro argumento de la condenada fue que la Sala no tomó en cuenta fue que la demora en
la presentación de estos documentos y el recojo de los bienes generó un gasto por
almacenaje que la empresa ganadora no quiso pagar. Finalmente, se especificó que todas
estas características fueron incorporadas explícitamente en las bases de la subasta, y que
la empresa ganadora solamente había denunciado para ejercer presión para la entrega y
no cumplir con el pago del almacenaje.
 
Ya en sede suprema, la Sala Penal Permanente admitió el recurso de nulidad y analizó el
caso. Así, pudo determinar que, efectivamente, lo dicho por el condenado se encontraba
amparado por las bases de la subasta, que eran de conocimiento de la empresa ganadora;
por lo que no era posible fundamentar una responsabilidad penal por estafa contra él.
 
En tal sentido, y dado que no se había verificado la existencia de un engaño para la
disposición patrimonial, la Sala Penal Permanente señaló que este proceso debía
tramitarse en vía civil. Motivo por el cual reformó la sentencia y absolvió al condenado.
 

25/5/2017

La Corte Suprema estableció nuevas reglas jurisprudenciales que los jueces


penales deberán aplicar para identificar los delitos de estafa.

Así, tendrán que analizar si existe o no accesibilidad normativa a la información del


bien que generó la disposición patrimonial y del engaño. Es decir, acceso a la data
que el disponente del bien requiere para su enajenación y goce, y a los
conocimientos pertinentes para descifrarla. 

Deberán, a su vez, determinar si era exigible que tal información sea conocida por
la víctima del supuesto engaño o si le correspondía brindarla al propio autor.

Para el máximo tribunal, la sola constatación de un engaño, vinculado causalmente


a una disposición patrimonial perjudicial con déficit de información, no implica per
se la configuración del delito de estafa. 

Señala que solo existirá un engaño típico de estafa cuando la superación del déficit
de información no sea competencia de la víctima, sino del autor del hecho o
suceso fáctico. 

Esto es, cuando la víctima carece de accesibilidad normativa a la información,


precisa el supremo tribunal mediante la sentencia recaída en el Recurso de
Nulidad N° 2504-2015-Lima, emitida por la Segunda Sala Penal Transitoria de la
máxima instancia judicial.

Añade que en estos casos el autor del hecho será garante de brindar a la víctima
la información que a esta no le competía recabar o descifrar.

Así, dichas directrices constituyen precedente vinculante para todos los órganos
jurisdiccionales del Poder Judicial conforme a lo dispuesto por la citada sala.

Bien jurídico protegido

A criterio del tribunal, el delito de estafa protege el patrimonio, como poder


jurídicamente reconocido de interacción en el mercado.

Reconoce que, de acuerdo con la configuración normativa de este mercado, en el


actual contexto social, el sujeto que realiza un acto de disposición muchas veces
no accede personalmente a toda la data que necesita para tomar sus decisiones
económicas.

Por tanto, concluye que aquel que interactúa económicamente se ve en la


necesidad de confiar en otros que sí tienen acceso a esa información. 

Por ello, mediante el tipo penal de estafa se busca garantizar un cierto grado de
información veraz, para que el acto de disposición sea libre y, con ello, el
patrimonio sea fuente de libertad para el titular, subraya.

Decisión judicial

A criterio del penalista Mario Amoretti, el precedente dará mayor eficacia a los
procesos por delitos de estafa, que a diario vienen aumentando, en especial en
casos de ventas de terreno y en la falsificación de documentos.

A tono con la sentencia, añadió que este delito se configura cuando una persona,
valiéndose de un engaño, induce a error a otra para obtener provecho económico
de manera ilícita en perjuicio de esta última. Sin embargo, si en este caso la
víctima conoce los medios que utiliza el autor del engaño para concretar el hecho e
inducir a error, no puede aducir que se comete un delito de estafa ni que es una
víctima de este ilícito, detalló.

Apuntes

Se presume, sin admitir prueba en contrario, que todos conocen el contenido de


las inscripciones registrales.

Por tanto, para el colegiado esta es una información que está normativamente
accesible a la persona que pretende realizar una disposición patrimonial.

La competencia de la victima en el delito de estafa


 El autor está de acuerdo en que el precedente vinculante establecido en el Recurso de
Nulidad Nº 2504-2015 haya aplicado la moderna doctrina penal relacionada con la
imputación objetiva para el delito de estafa, puesto que un individuo no puede alegar ser
víctima de dicho delito sí estuvo en condiciones de acceder a la información que le hubiera
permitido salir de su error, así el agente lo haya provocado dolosamente.

INTRODUCCIÓN

De los delitos contra el patrimonio regulados en nuestro ordenamiento punitivo, el delito de


estafa es, quizás, uno de los más representativos. Su frecuente comisión ha traído como
consecuencia reiterados pronunciamientos por parte de los tribunales de justicia, en los
cuales se ha puesto énfasis tanto en los elementos que conforman el tipo penal, como en
su distinción con figuras penales afines como el hurto o la apropiación ilícita. Incluso, la
ausencia de alguno de sus componentes o de la actuación diligente de la contraparte
puede devenir en la realización de comportamientos reglados por el Derecho Civil,
propiamente en la inejecución de obligaciones o el incumplimiento contractual.

Una revisión minuciosa de la doctrina penal y de la jurisprudencia permite vislumbrar una


“evolución” progresiva en el tratamiento del delito de estafa, no siempre con la suficiente
claridad que lleve a establecer etapas definidas para dicha evolución.

La cuestión fundamental reside en el ámbito de la imputación penal, es decir, en la


atribución de la conducta típica a una determinada persona. Así, la “teoría de la
causalidad” para imputar responsabilidad penal por el delito de estafa a un individuo ha
dejado su lugar a la “teoría de la imputación objetiva”, especialmente en lo que respecta a
la actuación de la víctima, la cual ha sido objeto de reciente jurisprudencia.

En efecto, mediante Recurso de Nulidad N° 2504-2015, la Segunda Sala Penal Transitoria


de la Corte Suprema de Justicia ha establecido como precedente vinculante los
fundamentos jurídicos décimo primero, décimo segundo, décimo tercero, décimo cuarto,
décimo quinto, décimo octavo, vigésimo quinto y vigésimo sexto de la citada Ejecutoria
Suprema, relacionado con el delito de estafa y, puntualmente, con la competencia de la
víctima, de lo que trataré en las siguientes líneas.

I. LA IMPUTACIÓN DE UN DELITO A SU AUTOR

La doctrina penal ha elaborado un conjunto de teorías sobre la imputación que, por


exigencias de una exposición didáctica, conviene revisar brevemente dos de ellas
utilizadas en el delito de estafa.
La primera de ellas es la “teoría de la causalidad”, que sostiene que el comportamiento del
autor debe ser adecuado para provocar el resultado atendiendo al curso normal de las
cosas y a la experiencia general de la vida1. No obstante, este pensamiento causal-
naturalista en cuyo asidero se sostuvo el delito de estafa se encuentra ya superado.
La teoría de la imputación objetiva procura determinar la causalidad jurídica a través de
criterios normativos, esto es, que un resultado o hecho típico penalmente relevante solo
será imputado objetivamente a su autor cuando se ha realizado en él, el riesgo
jurídicamente no permitido creado por dicho autor.

Conforme a la teoría de la imputación objetiva, se debe determinar si la conducta del


agente del delito de estafa, es decir, del autor del engaño, excedió los límites del riesgo
permitido, válido y tolerable conforme a la naturaleza de la operación realizada atendiendo
a las circunstancias y en relación con concreto escenario personal y económico.

La utilización de la imputación objetiva al delito de estafa tiene dos variantes: por un lado,
la aplicación de los criterios de la imputación objetiva del resultado a la imputación del
error típico al engaño y, por otro, la interpretación del engaño típico como un deber de
veracidad.

En el primer caso, a la víctima debe exigírsele deberes especiales (deberes de


autoprotección) que restrinjan considerablemente la amplitud de posibilidad que sirven de
base a la creación del riesgo prohibido, el cual dependería de que la víctima haya sido lo
suficientemente diligente y cuidadosa.

En el segundo caso, le corresponde a la víctima, como destinatario de la información,


“verificar su corrección en todo lo concerniente a sus propias circunstancias económicas y
jurídicas, así como en lo referido a las condiciones generales del mercado”.

La imputación objetiva permite aplicar el criterio normativo de competencia como


fundamento del juicio de tipicidad, pues “permite determinar, más allá de los posibles y
números cursos causales concurrentes, quién ha sido la persona que, tras haber invadido
una esfera jurídica ajena, ha infringido un deber de garante con relevancia jurídico-penal”.

II. ANÁLISIS DOGMÁTICO DEL DELITO DE ESTAFA

En la codificación penal peruana, el delito de estafa está regulado en Título V, Delitos


contra el Patrimonio, Capítulo V, Estafa y otras defraudaciones, artículo 196 del Código
Penal, con el siguiente texto:

“El que procura para sí o para otro un provecho ilícito en perjuicio de tercero, induciendo o
manteniendo en error al agraviado mediante engaño, astucia, ardid u otra forma
fraudulenta, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de
seis años”.

Su tipificación protege el bien jurídico “patrimonio”.


Se trata de un delito común, por lo que el sujeto activo o agente del delito puede ser
cualquier persona. El sujeto pasivo puede ser, igualmente, cualquier persona.

La conducta típica está compuesta por los siguientes elementos: i) el medio fraudulento; ii)
la inducción al error o mantener en él; iii) el perjuicio por desprendimiento patrimonial; y, iv)
el provecho indebido para sí o para un tercero.

El medio fraudulento está dado por el engaño, la astucia, el ardid u otra forma fraudulenta.
El “engaño” es “la desfiguración de lo verdadero o real capaz de inducir a error a una o
varias personas”, debiendo recaer sobre un hecho y ser anterior al error y a la disposición
patrimonial. La “astucia” es “la simulación de una conducta, situación o cosa, fingiendo o
imitando lo que no se es, lo que no existe o lo que se tiene con el objeto de caer en error

A otra persona”. El “ardid” es “el medio o mecanismo empleado hábil y mañosamente para
lograr que una persona caiga en error”, “implica la utilización de maniobras o artificios
destinados a engañar”.

El error, en tanto la falsa representación de la realidad, para que sea relevante en el delito
de estafa, debe haber sido provocado por la acción fraudulenta del agente, es decir,
creado ex novo en la víctima y que lo conduce

A adoptar una determinación. Asimismo, la conducta del agente también puede estar
orientada a evitar que la víctima salga de su error.

Disposición patrimonial es “el acto por el cual el agraviado se desprende o saca de la


esfera de su dominio parte o el total de su patrimonio y lo desplaza y entrega
voluntariamente al agente”.

El provecho indebido para sí o para un tercero se produce cuando el bien del patrimonio
dispuesto por la víctima entra en posesión del agente, pudiéndolo disponer libremente16.

En cuanto al aspecto subjetivo, el delito de estafa solo puede ser cometido a título de
“dolo”; asimismo, se exige la presencia de un elemento subjetivo complementario, como es
el “ánimo de lucro”.

El delito de estafa se consuma cuando la víctima dispone de su patrimonio. El resultado de


la acción delictiva requiere la afectación del patrimonio de la víctima. Se prevé una pena
privativa de libertad no menor de uno ni mayor de seis años.

Comentario relevante del autor

El delito de estafa denota una secuencia de elementos, toda vez que sin engaño no puede
haber error, sin error no puede haber disposición patrimonial y sin disposición patrimonial
no puede haber provecho ilícito, de manera que el nexo causal entre cada uno de dichos
elementos y en la secuencia indicada debe constatarse al momento de analizarse el
aspecto objetivo del delito.

III. CUESTIONES PROBLEMÁTICAS

Me referiré puntualmente a dos cuestiones problemáticas sobre el delito de estafa: el


primero de ellos relacionado con la concepción causal naturalística para la configuración
del referido ilícito penal, y el segundo vinculado al engaño, astucia o ardid que despliega el
agente del delito.

El delito de estafa denota una secuencia de elementos, toda vez que sin engaño no puede
haber error, sin error no puede haber disposición patrimonial y sin disposición patrimonial
no puede haber provecho ilícito, de manera que, el nexo causal entre cada uno de dichos
elementos y en la secuencia indicada debe constatarse al momento de analizarse el
aspecto objetivo del delito. La Ejecutoria Suprema declina concebir al delito de estafa
como una sucesión de elementos en tanto situación acabada, mas no rechaza aceptarla
como una comprensión delimitativa o de simple ordenación en dichos términos.

En contraposición a la simple suma de sus componentes, Salinas Siccha explica:

“La configuración de la estafa requiere la secuencia sucesiva de sus elementos o


componentes; esto es, requiere primero el uso del engaño por parte del agente, acto
seguido se exige que el engaño haya inducido o servido para mantener en error a la
víctima y como consecuencia de este hecho, la víctima voluntariamente y en su perjuicio
se desprenda del total o parte de su patrimonio y lo entregue al agente en su propio
beneficio ilegítimo o de tercero”.

Sin embargo, ello no es suficiente para establecer la responsabilidad penal. En efecto, no


puede subsumirse la imputación del comporta-miento típico del delito de estafa a su autor
solo a través de la verificación secuencial del engaño, error, disposición patrimonial y
provecho ilícito, supuesto en el cual agotaríamos su configuración bajo la teoría de la
causalidad, lo que, dado el desarrollo de la teoría de la imputación objetiva es insuficiente.

En general, el acto fraudulento deberá ser lo suficientemente idóneo como para vencer las
normales previsiones de la víctima. La magnitud del engaño no condiciona la realización
del delito de estafa. Existen otros factores atribuidos tanto al autor como a la víctima que
deben verificarse en el marco de la denominada imputación objetiva, vigente hoy en día y
que ha sido recogida por la Ejecutoria Suprema bajo estudio.

Todo tratamiento que se haga del engaño en el marco del delito de estafa tiene que ver
con la protección de la víctima, en el extremo a si se requiere o no un grado de calificación
del engaño típico o si el sim-ple engaño satisface las exigencias de dicho elemento del tipo
objetivo.

IV. PUNTO DE QUIEBRE

El precedente vinculante sub examine prescinde de colocar al engaño y su magnitud para


provocar el error en la víctima como aspecto determinante para la configuración del delito
de estafa, en su lugar, resalta la delimitación de competencias para establecer si el autor o
la víctima provocaron que esta última incurriera en error.

Esta concepción responde al modelo normativizado que supera la lógica impuesta por la
teoría de la causalidad, donde los tipos penales esta-rían conformados por elementos que
reenvían a normas jurídicas, sociales, principios o juicios de valor y que ha de realizar el
juez. En el caso de la estafa, esta normativización se produce como resultado de la paula-
tina implantación de la teoría de la imputación objetiva –tal cual se vio supra– que conduce
a introducir restricciones específicamente a la relación entre engaño y error.

Al respecto, Reátegui Sánchez, afirma:

“La imputación a la víctima tiene lugar necesariamente de modo normativo, cuando la


aparente víctima ha infringido determinadas incumbencias de autoprotección, esto es,
cuando en pleno ejercicio de su autonomía no administra su ámbito de organización de
manera cuidadosa asegurando la incolumidad de sus bienes jurídicos”.

V. LA COMPETENCIA DE LA VÍC-TIMA

La actuación de la víctima en la realización del delito de estafa ha adquirido una relevancia


singular. Conforme a la denominada “Victimo dogmática”, para la exclusión de la tipicidad
penal se tiene en cuenta la conducta negligente de la víctima quien se expone y acepta el
peligro que le pueda acarrear algún tipo de lesión de sus propios intereses.

En ese sentido, no es de recibo atribuir en todos los casos una posición de garante al
agente del delito de estafa en resguardo de los intereses de la víctima a través de la cual
se le provea de toda la información necesaria para que tome una decisión, sobre todo
cuando dicha información es pública y, por tanto, accesible (criterio de accesibilidad
normativa), tal y conforme lo ha reconocido el Tribunal Supremo en la presente ejecutoria.

Si al agente le corresponde asumir una posición de garante, esto es, proporcionar la


información que sea necesaria para que su contraparte pueda adoptar una decisión
adecuada a sus intereses, pierde importancia la competencia de la víctima, pues por más
diligente que haya sido, dadas las circunstancias, no hubiera podido sustraerse al error
provocado por el agente del delito.
Reátegui Sánchez, asumiendo una posición que compartimos y que está acorde con el
avance de los estudios sobre la materia, sostiene: “A la víctima le incumbe averiguar los
aspectos jurídicos y eco-nómicos de la esfera del autor a los que pueda tener acceso
realizando un esfuerzo razonable y coherente con su posición en el tráfico comercial, de
acuerdo con la relación económica concreta”.

En esta exégesis, el “rol social” que cumple el individuo en un determinado contexto social
subsume la producción de consecuencias lesivas a su propio interés.

Comentario relevante del autor

La nota distintiva para que la conducta del agente/deudor sea considerada como infracción
civil o infracción penal no radica en el dolo que haya podido tener el agente/deudor para no
cumplir la prestación a su cargo, sino en el ámbito de competencia que le corresponde al
agente/deudor, como generador del acto y proveedor de información, y a la
víctima/acreedor, como cualificada para proteger su patrimonio.

La imputación a la víctima se fundamenta: i) en su autorresponsabilidad, es decir,


asumiendo las consecuencias de sus decisiones tomadas como ser libre; y, ii) en que la
víctima se responsabiliza frente a actividades riesgosas a sus propios bienes jurídicos.

De esta manera, la autoprotección exigible a la víctima dependerá del nivel de


especialización de la posición jurídico-económica de la víctima. De este modo, a una
entidad financiera o a una empresa titular de una actividad económica por la cual se da por
descontado su experticia, le será exigible un mayor deber de autoprotección que a otra
persona sin dichas cualidades.

VI. ILÍCITO PENAL E ILÍCITO CIVIL

El delito de estafa normalmente se presenta en el marco de un acto jurídico de contenido


patrimonial, independiente de la forma en que haya sido celebrado.

Un acto fraudulento puede presentarse tanto en el contexto penal como en el civil. La nota
distintiva para que la conducta del agente/deudor sea considerada como infracción civil o
infracción penal no radica en el dolo que haya podido tener el agente/deudor para no
cumplir la prestación a su cargo, sino en el ámbito de competencia que le corresponde al
agente/ deudor, como generador del acto y proveedor de información, y a la
víctima/acreedor, como cualificada para proteger su patrimonio.

En una relación contractual, la estafa se gesta al momento del establecimiento de las


tratativas que dan ori-gen a las obligaciones, circunstancia en torno a la cual recae la
protección conferida por el Derecho Penal; no obstante, la responsabilidad penal no se
produce sin antes dilucidar la cuestión competencial del agente y de la víctima que fluye de
los hechos.

La ausencia de estas circunstancias, recogida por el precedente vinculante bajo examen,


determinará, en consecuencia, atendiendo al caso concreto, a partir del engaño u otro
medio fraudulento empleado, si se trata del delito de estafa o del incumplimiento de
obligaciones.

CONCLUSIONES

El precedente vinculante establecido en el Recurso de Nulidad Nº 2504-2015, emitido por


la Segunda Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema de Justicia, recoge la moderna
doctrina penal relacionada con la imputación objetiva, la cual es perfectamente aplicable al
delito de estafa.

Un individuo no puede alegar ser víctima del delito de estafa, si estuvo en condiciones de
acceder a la información que le hubiera permitido salir de su error, así el agente lo haya
provocado dolosamente.

La teoría de la imputación objetiva, basada en los criterios de accesibilidad normativa y


competencia de la víctima, puede aplicarse atendiendo únicamente al caso concreto, pues
habrá situaciones en las que la víctima, dadas sus particulares condiciones o su posición
socioeconómica, hubiera estado de todos modos en imposibilidad de conocer la
información real necesaria para adoptar una determinación.

José Antonio Arbulú es abogado titulado por la Universidad de San Martín de Porres.
Máster en Derecho Penal Económico por la Universidad de Granada (España). Diplomado
en Auditoría, Prevención y Represión del Blanqueo de Capitales por la Universidad de
Valencia (España), y Certificado en Anti Lavado de Dinero por Florida International
Bankers Asociates (EE.UU.) y en Análisis de Inteligencia Financiera por el Instituto
Universitario de Investigación en Criminología y Ciencias Penales de la Facultad de
Derecho de la Universidad de Valencia (España). Autor de los libros “Prevención,
detección y control del lavado de activos” y “Derecho Administrativo sancionador en la
prevención del lavado de activos”. Colaborador de diversas revistas especializadas en
Derecho.

ADL

 
LINEAMIENTOS SOBRE EL DELITO DE ESTAFA: ANÁLISIS VICTIMO-
DOGMÁTICO, ELEMENTOS CONSTITUTIVOS Y CASOS
JURISPRUDENCIALES. ¿EXISTE RESPONSABILIDAD DE LA
VÍCTIMA? ALTERNATIVAS A UNA PROPUESTA DE REFORMA AL
TIPO PENAL.
 
Javier Vega Cisneros - Alumno de la Facultad de Derecho y Ciencia Política de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos. Miembro Principal del Taller Dogmática Penal.
 
08 de abril (Alerta Informativa).- INTRODUCCION. Nuestro trabajo de investigación tiene como
motivación la publicación de la Ley nº 30019, basado en el incremento de pena para el delito de
estafa, asimismo sobre la incorporación del tipo penal 196-A a este cuerpo de normas imperativas
(Código Penal) con la esperanza de enfrentar a la criminalidad organizada que padece nuestra
sociedad[1].

El desarrollo de las siguientes páginas versará sobre el análisis exhaustivo de los componentes del
delito de estafa así como un estudio crítico sobre el elemento “engaño” distinto al de la “mentira”,
conceptos que han devenido en sendos debates dogmaticos y que responde a necesidades político-
criminales del mismo[2].

Asimismo, planteo el ámbito de responsabilidad de la víctima como sujeto pasivo del delito y la
exposición de dos décadas junto a respuestas jurisprudenciales que considero que no guarda
relación con el panorama jurídico-dogmatico al momento de sancionar tal conducta con todo el peso
posible de la ley. Pero se descuidan de analizar la conducta de la víctima. Considero que parte de la
carga procesal que nuestro actual Poder Judicial se debe a la poca preparación del conocimiento
más exhaustivo del tipo penal de estafa, los elementos que lo condicionan y el ámbito de acción del
cada sujeto del delito.

1. UBICACIÓN DEL PROBLEMA


Cuando hablemos sobre el «Estado en las sociedades de mercado, este ha condicionada su política
penal a la racionalidad de la protección de objetos concretos que  quedarían englobados bajo la
categoría de “bienes jurídicos”. El concepto de bien jurídico cumpliría, conjuntamente con  las
teorías de la pena, una función ideológica de justificación racional del derecho penal»[3]

La estafa es un tipo penal que aparece regulado en el artículo 196 del Código Penal de 1991, en
donde la acción u omisión de inducir o mantener en error a la victima (sujeto pasivo) mediante
medios como el engaño, el ardid o astucia generaban para el agente o un tercero un “provecho
ilícito” producto de muchos factores que entre el principal la doctrina haya al animus de lucro[4].

Un problema grande ha sido y es definir el delito conceptualmente para su ámbito de ubicación,


algunos consideran que «La estafa es una especie dentro del género defraudación»[5]. Fontán
Balestra, nos dice que: “El concepto de la estafa se estructura, pues, con un ataque a la propiedad,
consiste en una disposición de carácter patrimonial perjudicial, viciada en su motivación por el error
que provoca el ardid o el engaño del sujeto activo que persigue el logro de un beneficio para sí o
para un tercero”.

Como podemos percatarnos, un concepto univoco del delito de estafa no podemos hallar, ni mucho
menos el código lo define. En palabras de Guillermo Cabanellas, define que: “la estafa lo que se
consigue es un lucro valiéndose del engaño, la ignorancia o el abuso de confianza”. En el art. 248.2
del Código Penal Español estipula que “cometen estafa los que con animus de lucro, utilizan engaño
bastante para producir error en otro, induciendo utilizar un acto de disposición en perjuicio propio o
ajeno”.

Como es de verse, tanto en la Jurisprudencia como en la Doctrina encontramos un sinfín de


definiciones unas más abiertas que otras, unas mas especificas que otras pero casi todas
apuntando al mismo problema: ¿sobre qué estamos hablando? Citando a Muñoz Conde, quien
define que « la estafa es una serie de hechos que tiene como denominador común el producir un
perjuicio patrimonial mediante una conducta engañosa», mi  marco de conceptualización
establecería que la estafa debe entenderse como: Un conjunto de hechos propios del agente,
generando un cambio en la realidad material en beneficio propio y en perjuicio ajeno sobre un
tercero buscando su disposición patrimonial inducido por el engaño. Entiéndase este “engaño” como
la primera tesis para iniciar mi estudio en las siguientes líneas que comprende el presente trabajo.

Revise el artículo completo, en el siguiente enlace:


http://www.lozavalos.com.pe/alertainformativa/index.php?
mod=documento&com=documento&id=4118

[1] 
En virtud de la Ley nº 30076 publicada en el Diario Oficial “EL PERUANO” el 19 de agosto de 2013
y del mismo modo la Ley nº  30077, Ley contra el crimen organizado, publicado el 20 de agosto de
2013.

[2]
BALMACEDA HOYOS, Gustavo. El “Engaño” en el delito de estafa, En: Doctrina y Jurisprudencia
Penal Nº 1, Santiago, Ed. Estudios, 2010, p. 3 y ss. La presente solo responde a presentar el
panorama polémico en torno a la acción de la víctima y ámbito de responsabilidad, así como el
escenario completo de las técnicas legislativas optadas por el legislador para conceptualizar el tipo
penal de estafa.

[3]
 HORMAZÁBAL MALARÉE, Hernán. Bien jurídico y Estado Social y Democracia de Derecho.  (El
objeto protegido por la norma), Lima, Ed. Idemsa, 2da ed., 2005, p. 106

[4] 
Diversas han sido las discusiones acerca de la concurrencia del elemento subjetivo adicional
como lo es el ánimo de lucro. A pesar que la mayoría se ha manifestado en contra, la soluciona
correcta parece ser la contraria, puesto que la estructural o fenomenológicamente, la estafa no
consistirá simplemente en un delito de daño contra el patrimonio, sino que también de
enriquecimiento. BALMACEDA HOYOS, Gustavo. El “Engaño” en el delito de estafa, En: Doctrina y
Jurisprudencia Penal Nº 1, Santiago, Ed. Estudios, 2010, p. 5.

[5]
 El autor considera que para que haya estafa debe mediar siempre artimaña, el arbitrio falso, el
encubrimiento de la verdad. Caso contrario que la defraudación se comete cuando se abusa de la fe
pública en servicio de una persona. PAREDES INFANZON, Jelio. Delitos contra el Patrimonio, Lima,
Ed. GACETA JURIDICA, 2da ed., p. 207.

Las 10 modificaciones más


recientes al Código Penal
Enviar por email

  

El último fin de semana se aprobó el Decreto Legislativo Nº 1351, que modificó la


parte general y especial del Código Penal. ¿Cuáles han sido los principales
cambios? Hagamos un rápido repaso.
Fuente: Web

 
 
 
El Decreto Legislativo N° 1351, publicado el 7 de enero del presente año, modifica varios
artículos del Código Penal, a fin de mejorar la técnica legislativa y los criterios normativos
de la tutela de la integridad personal, el patrimonio, la correcta Administración Pública y la
estabilidad del medio ambiente.
 
A continuación destacamos los cambios más importantes:
 
1.  Responsabilidad penal del cómplice en los delitos especiales
El cómplice siempre será responsable del hecho cometido por el autor, a pesar que los
elementos especiales que requiere para la configuración del tipo legal (delitos especiales o
delitos de infracción del deber) no concurra en él (art. 25, tercer párr.). 
 
2. Inaplicación de la suspensión de la ejecución de la pena para algunos delitos de
corrupción de funcionarios
Los jueces no podrán aplicar la suspensión de la ejecución de la pena en los delitos de
colusión, peculado, malversación agravada, cohecho pasivo específico, corrupción pasiva
de auxiliares jurisdiccionales, negociación incompatible y enriquecimiento ilícito (artículo.
57).
 
3. Obligación de someterse a un tratamiento psicológico o psiquiátrico
Tanto en las reglas de conducta para suspender la ejecución de la pena como las de
reserva del fallo, se incorpora que el imputado tiene la obligación de someterse a un
tratamiento psicológico o psiquiátrico (arts. 58 y 64).
 
4.  Aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de la víctima como nuevo
escenario de estafa.
Anteriormente, el delito de estafa tenía seis escenarios delictivos, ahora se incorpora un
nuevo escenario: cuando el agente se aprovecha de la situación de vulnerabilidad de la
víctima para estafarla (art. 196-A).
 
5. Se elimina el requisito de la calificación otorgada por la autoridad ambiental para
la configuración del delito de contaminación del ambiente
El delito de contaminación ambiental requería de las normas y estándares administrativos
para calificar si la conducta del agente es jurídico-penalmente relevante para la protección
del bien jurídico. Con la modificación se elimina la calificación reglamentaria que otorgaba
la autoridad ambiental correspondiente, por lo que solo bastará que el agente provoque o
realice cualquiera de las acciones previstas en el tipo penal (art. 304).  
 
6. Nuevo escenario del delito de minería ilegal
Antes se tipificaba como delito de minería ilegal cuando el agente realizaba actividad
minera sin contar con autorización administrativa. Ahora, con la modificación se incorpora
un nuevo escenario típico del delito: cuando el agente haya realizado actividad minera
fuera del proceso de formalización.
 
Así también se exime de responsabilidad penal a los sujetos que se encuentren: a) En el
proceso de formalización minera que no logra la autorización final de inicio o reinicio, y b)
Los inscritos en el Registro Integral de Formalización Minera, de acuerdo al plazo
establecido (art. 307-A).
 
7. Nuevos alcances del delito de desaparición forzada
El agente de este delito siempre ha sido el funcionario o servidor público. Pues bien, con la
última modificación se extiende la calidad del sujeto activo donde al tercero que tenga el
consentimiento o permiso del funcionario o servidor.
 
Asimismo, se exige para la configuración del tipo penal que el agente prive a otro de su
libertad y haya negado a reconocer dicha privación de libertad o a dar información cierta
sobre el destino o paradero de la víctima, correspondiéndole una pena no mayor de 30
años.
 
Finalmente, se incrementa la pena, no menor de 30 ni mayor de 35 años, en función a la
cualidad de la víctima, bien cuando esta es menor de 18 años, padece de cualquier
discapacidad o se encuentra en estado de gestación (art. 320).
 
8. Precisión en el delito de tortura
Se precisa que los métodos utilizados por el agente en el delito de tortura deben estar
dirigidos a menoscabar la personalidad o disminuir la capacidad mental o física de la
víctima. Asimismo, se agrava la pena dependiendo de la situación de la victima: resultó
con lesión grave, es menor de 18 y mayor de 60 años, padece de algún tipo de
discapacidad, se encuentra en estado de gestación o se encuentra detenida o recluida y el
agente abusa de su condición como autoridad (art. 321).
 
9. Sancionan penalmente las acciones corruptas entre los efectivos policiales y
particulares.
Se incorporan los delitos de cohecho pasivo propio en el ejercicio de la función policial (art.
395-A), cohecho pasivo impropio en el ejercicio de la función policial (art. 395-B), cohecho
activo en el ámbito de la función policial (art. 398-A) e inhabilitación definitiva del agente
por corromper al policía (art. 398-B).
 
10. Incorporación del delito de falsedad genérica agravada
Se sanciona penalmente a cualquier persona que haya otorgado, expedido u ofertado
certificados, diplomas o constancias de grados académicos, título profesional y otros, sin
que el beneficiario haya cursado esos estudios, correspondiéndole una pena no menor de
3 ni mayor de 5 años y 60 a 150 días multa (art. 438-A).
 

También podría gustarte