Está en la página 1de 2

1.

La importancia de GOOGLE en el Copywriting en internet

La importancia del SEO y cómo elegir bien las keywords

No sé qué adverbio utilizar ahora mismo. La verdad es que dudo entre escoger
'lamentablemente' o 'afortunadamente'. Yo te explico. Escribir un texto que va estar en Internet y
no tener en cuenta el SEO, o "Search Engine Optimization", hoy en día sería lo más parecido a abrir
un negocio y tener siempre la persiana bajada. Los resultados que aparecen en los buscadores de
Internet, especialmente en Google, tienen en cuenta el SEO de los textos y es justo aquí donde
debería añadir el adverbio que puede ser 'afortunadamente' o 'lamentablemente'. Empecemos
por lo positivo. Afortunadamente, hay que tener en cuenta el SEO en los textos que escribamos
porque de ello va a depender que ese texto aparezca antes o después en los resultados de
búsqueda en Internet. Si estás escribiendo el texto de la descripción de un producto de tu tienda
"online" querrás que aparezca lo más arriba posible, es evidente. El otro adverbio que también se
puede utilizar es 'lamentablemente', pero esta vez lo vamos a usar
entrecomillado. Lamentablemente, hay que tener en cuenta el SEO en todos los textos que vamos
a escribir, sí pero eso es algo que debemos convertir en positivo, en un reto que hay que tener
siempre presente. En mis años de experiencia, he visto que el peligro radica en tener demasiado
en cuenta el SEO y olvidar al lector. También es tu cliente, lo que escribas debe ser un
texto optimizado para buscadores, por supuesto, pero sobre todo ha de ser un texto pensado para
cualquier humano. El texto debe atraer a clientes pero sobre todo debe explicar bien lo que haces
y lo que vendes a los que están interesados. Teniendo siempre presente esto, podrás utilizar tus
textos para SEO. Conseguirás con ello gustar a los buscadores y a tu cliente. Pongámonos ahora en
el lado del cliente. Imaginemos que queremos buscar en Internet en una tienda para comprar un
traje hecho a medida y a ser posible en nuestra ciudad. Imaginemos que esa ciudad es Sevilla. Lo
primero que vamos a hacer será abrir el navegador y poner en el buscador algo parecido a
"comprar traje a medida en Sevilla", lo que nos devolverá es una serie de resultados ordenados
por importancia. Ese orden lo marca el algoritmo del buscador teniendo en cuenta muchos
factores, pero uno de los más importantes es: que contengan las palabras que hemos buscado, las
llamadas "keywords" o palabras clave. En el ejemplo que estamos viendo, una palabra clave sería
'traje', otra sería 'medida', además de 'Sevilla' y 'comprar'. Es evidente que si tú que has creado
una página web que vende trajes a medida en Sevilla y no has puesto esas palabras en tu texto
jamás aparecerás en los resultados. Pero no sirve ponerlas donde quieras ni de cualquier
forma. Algunas de esas palabras clave deberás utilizarlas en el título de tu página, en algún
subtítulo, en la metadescripción, en el interior del texto –a ser posible en el primer párrafo– y el
llamado texto Alt: el texto de las imágenes que acompañan a tu texto. Son demasiadas variables
que has de tener en cuenta siempre que escribas un texto para web; variables que nunca deben
hacer que pierdas el foco, que no es otro que tu cliente, ese "buyer persona" que definiste y al que
le gusta leer textos que entienda y que le ayuden. Elige bien las palabras clave que mejor
describan tu artículo, el producto o servicio que vas a vender en tu web. Apóyate en herramientas
como Google Keyword Planner o Google Trends, que te ayudarán a hacerte una idea del volumen
de búsquedas de esas palabras clave y así poder escogerlas. Identifica también las llamadas
palabras clave "long tail", que son conjuntos de palabras clave más largos y descriptivos que una
palabra clave sola. para que no te pierdas: un "long tail" de la palabra clave 'trajes' sería 'trajes
medida Sevilla', lo que generará la atracción de un tráfico de mayor calidad. Las palabras clave
"long tail" suelen tener una menor competencia que una palabra clave suelta y se dirigen a un
público más segmentado, que seguramente sea el que esté interesado en tu oferta. Puedes
ayudarte de herramientas "online" como Ubersuggest para encontrar el mejor conjunto de
palabras "long tail". Una vez tengas identificadas las palabras clave que vas a utilizar, podrás
comenzar a escribir teniendo en cuenta, como ya te he dicho, que debes ponerlas tanto en el
título como en el subtítulo, en la metadescripción, en el texto Alt de las imágenes que acompañan
a tu texto y, sobre todo, en el interior del texto. Llegados a este punto, recuerda usar las palabras
claves en el primer párrafo y no cometas nunca el error de abusar de ellas. El objetivo principal es
el de crear un texto que pueda entender tu cliente. No le fuerces a leer todo el rato la palabra
clave, porque él ya ha llegado a tu texto gracias a ella.