Está en la página 1de 324

LA ONEDA

MEXI.CANA
SU HISTORIA

por
JOSÉ MANUEL SOBRINO

BANCO DE MÉXICO
ME.XICO, 1989
eb.Aetll'._~~o / /$63/¡9¡9
A DQUIS. J.2t..:t'-
-/ji.,-,,.
FEC HA 6.~------
P ROCED. (:..~~
$ __t.:;:·-;;
<""' _ I _
1-

A la memoria de
don Manuel Romero de Terreros

Fotografia: Heriberto Bautis-ta


Diseño gráfico: Luis Almeida
Fotocomposlción y formación: Redacta, S .A.
Sdc::cción de color: Impresora Rivas, S.A. de C. V.
Cuidado de la edición: Bisa Lizalde, Raquel Gonzá/ez
y María Luisa Madraza

Las ilustraciones de Antonio de Mendoza,


Agustln de rturbide, Maximiliano de Habsburgo,
José Maria Morelos y Emiliano Zapata
proceden del Museo Nacional de Historia,
Castillo de Chapultepec,
y se reproducen con la autorización
del lnstitulo Nacional de Arnropologia e Hl~todá.
Consejo Nacional para la Cultura y las Artes

Primtira edición, 1972


Segunda ed!!'ión, corregida y aumentada, 1989

D.R. © Bá~co de México


Av. Cinco de Mayo 2
06059 México, D.F.

TSBN 968-612().05-X

Impreso en Méidco I Printed in Mexico


·~·; . . . . . ... 1 ·~ .•

CONTENIDO

Presentación 9
Nota preliminar 11
Medios de cambio prehispánicos 13
El Virreinato 17
La guerra de Independencia 35
Primer Imperio 57
República Mexicana. Casa de México 61
República Mexicana. Casas foráneas 75
Segundo Imperio 99
Estados Unidos Mexicanos 105
Revolución ( 1913 ~ 1917) 135
Los tlacos. Una moneda regional 151
Una moneda internacional 157
Medallística mexicana 173
Notas a la segunda edición 195
Cuadro de acuñaciones 205
Catálogo de monedas 217
Apéndices 305
Glosario 315
Bibliografía 319
Índice 323
PRESENTACIÓN

A partir de la década de los años cincuenta, el Banco de México ha editado varios libros que tie-
nen por tema la moneda mexicana. En 1950 dio a la estampa la obra de don Alberto Francisco
Pradeau, Historia numismática de México, traducida por don Román Beltrán Martínez; en 1952
el estudio de don Manuel Romero de Terreros, La moneda mexicana. Bosquejo histórico, y en 1972
el amplio trabajo de don José Manuel Sobrina, La moneda mexicana. Su historia.
Este último trabajo, producto del dominio que sobre el tema tiene el señor Sobrino y de su
acuciosidad de investigador, apareció, en su versión original, enriquecido por las observaciones
de doña Concepción Pulido Islas, la cuidadosa revisión del manuscrito realizada por don Miguel
L. Muñoz y un abundante material ilustrativo basado en las fotografías de don Roberto Reyes
Bernal.
El libro del señor Sobrino alcanzó, poco tiempo después de su publicación, amplio y justifica-
do reconocimiento. Su demanda creciente y la reducida tirada de la edición original ocasionaron
que desde hace tiempo la obra esté agotada y, consiguientemente, que no sea posible satisfacer
la demanda que de ella existe.
Considerando lo anterior, el Banco de México presenta ahora la segunda edición de dicho li-
bro, misma que, debido al interés de las señoritas Guadalupe Monroy Huitrón y Elsa Lizalde Chá-
vez, actualiza el contenido de la obra original y aumenta su utilidad con la adición de un nuevo
capítulo sobre medallística, diversos apéndices, un índice analítico, un glosario de términos téc-
nicos y numerosas notas, todo ello acompañado de ilustraciones fotográficas debidas a don Heri-
berto Bautista Díaz. Esta nueva edición se enriquece asimismo con las posibilidades de presentación
que ofrece la mode:rna tecnología de reproducción e impresión y con las expertas correcciones
numismáticas al manuscrito, hechas por don Clyde Hubbard.

MIGUEL MANCERA
Director General
9
/

NOTA PRELIMINAR*

Desde los tiempos de la Casa de la Fundición hasta nuestros días - más de cuatro siglos- , Méxi-
co ha producido una prodigiosa cantidad de piezas monetarias. Dueño de inn1ensos recursos mi-
neros (recuérdese que tan sólo la famosa mina La Valenciana alcanzaba a fines del siglo xvm el
60 por ciento de la producción mundial de plata), nuestro país acuñó por millones una gran diver-
sidad de monedas de plata y oro. A lo largo de muchos años, las piezas de ocho reales y los pesos
mexicanos de plata satisficieron las necesidades cambiarias del comercio internacional de Esta-
dos Unidos, Filipinas, el Extremo Oriente, parte de África y Europa y sus colonias. Sabido es que
los Estados Unidos consideraron el peso mexicano como medio legal de pago, de curso forzoso
hasta 1857.
Imitada en su tamaño, en su contenido de metal fino, en su peso y aun en su impronta, lamo-
neda producida por la Nueva España y más tarde por México resintió finalmente el recelo nacio-
nalista de países a los que no agradaba la hegemonía de un medio de cambio por cuyo uso tenían
inclusive que pagar una prima. De esta reacción nacieron el trade dallar norteamericano, lamo-
neda de la India instituida por Isabel I de Inglaterra, el dólar de Hong Kong, la piastra francesa
y el dólar británico, y aun la falsificación oficial mandada hacer por Inglaterra de las piezas de
a ocho de Car.los III de España, para no hablar de las numerosas imitaciones de baja ley hechas
por particulares.
En el ámbito interno 1 las vicisitudes políticas, económicas y sociales de México están escritas
de modo elocuente en nuestras piezas monetarias antiguas y modernas, desde la Guerra de Inde-
pendencia, con sus múltiples acuñaciones realistas e insurgentes; los avatares del México inde-
pendiente; los fugaces imperios de lturbide y Maximiliano; las monedas privadas de las minas
y haciendas; las emisiones de los bandos que participaron en las luchas revolucionarias, etcétera.
Depositario de la que se consi9.era la mejor y más valiosa colección conocida de monedas y
medallas de nuestro país, el Banco de México publica el presente libro, en el que se refleja, apar-
te del azaroso transcurrir de nuestra historia, el siempre firme y seguro sentido estético de nues-
tro pueblo.

*De la primera edición.


11
- - - - - - --

Medios de cam bio prehispánicos


. . • e 0' ¿·ice mendocino.

12
I

MEDIOS DE CAMBIO PREHISPÁNICOS

LOS CENSOS DE TRIBUTOS. CACAO. POL VO DE ORO.


CUENTAS DE JADE. TELAS DE ALGODÓN. LA S TAJADERA S

ntes de la llegada de los conquistadores, bio más general era el cacao y su uso se extendió a los
México contaba con una estructura eco· países que hoy forman Centro y Sudamérica. El cacao
nómica muy avanzada en la que el comer· que servía de moneda no era el de tamaño pequeño uti-
cio desempeñaba un papel importante. lizado para hacer la bebida, sino el de una especie lla-
Como es natural. se había desarrollado mada quauhcacahoatl.2
un sistema de medios de cambio que, aunque no incluía No es posible asignarle un valor a este signo cam-
la amonedación propiamente dicha, satisfacía las ne- biario, pues naturalmente éste dependía de su abun-
cesidades del tráfico mercantil. El comercio era partí· dancia o escasez y de la región en que se producía; sin
cularmente inLenso en el imperio azteca, 1 una de las embargo, existen documentos que señalan que un real
naciones más adelantadas de Mesoamérica, cuyos fun- (doce centavos y medio) equivalía a 200 cacaos. Por or-
cionarios llevaban registros del Lributo que los pueblos den virreinal de 17 de junio de 1555 se fijó en 140 ca-
sojuzgados tenían que satisfacer, consislente en canti- caos el valor de un real español; en 1575 el precio se
dades convenidas de los artículos más diversos como había elevado a 100, y a fines del siglo XVI la cotiza-
telas de algodón, escudos de plumas de colores, miel ción era de 80 a 100 cacaos por real.
de abejas, águilas vivas, piedras preciosas y, en fin, de Una idea aproximada de los precios que regían en
casi cualquier bien que se produjera en abundancia en aquel entonces nos la da el hecho de que un conejo se
Ja región objeto del tributo. podía cambiar por alrededor de 10 gr-anos de cacao, dos
Para las transacciones normales, el medio de cam- zapotes costaban un grano, y un esclavo se podía ad-
13
Plano de la ciudad de México, siglo XVI.
14
quirir por 100 mazorcas de cacao. do que el oro y que se utilizaba para las transacciones
Sorprende que en la avanzada civilización del Mé- en forma de cuentas y no de anillos, como se ha encon-
xico antiguo no existiera otra moneda mejor que el ca- trado en otras regiones. De uso común también eran
cao, pero si se lo compara con todos los demás extra- las piezas de tela de algodón, con valor mayor que el
ños y variados medios de cambio primitivos, se verá cacao y que servían, según se cree, para comprar obje-
que este grano aventajaba a todos. tos de mucha cuantía.
Un medio de cambio tan popular no podía escapar Se ha discutido el uso como medio de cambio de
de la plaga de todos los tiempos y de todos los paises: las hachitas de cobre encontradas en gran cantidad en
el falsificador. En efecto, se dice que había indígenas la región Mixteca, que tenían la forma de la letra tau
que con gran habilidad extraían una buena porción del griega, de diversas medidas y que entre nosotros seco-
grano por un pequeño agujero y después rellenaban el nocen como tajaderas. Parece que esas piezas no pue-
hueco con lodo a fin de que diera el peso normal. Otras . den considerarse como monedas prehispánicas, pues
veces, según se cuenta, la almendra se imitaba con ba- no las citan Cortés ni los historiadores en los prime-
rro, que se cubría con una capa de barniz. La falsifica- ros 28 años de dominio español, o sea que su aparición
ción era tan perfecta que sólo quienes estuvieran en se fija 12 aflos después de establecida la Casa de Mo-
el secreto podían descubrirla presionando ligeramen- neda de México. Estas hachuelas recuerdan a las ha-
te cada semilla. chas-moneda, que fueron una de las formas más apre-
El cacao-moneda fue tan importante que su valor ciadas de moneda en las comunidades de la Edad de
se reglamentó oficialmente durante el Virreinato y su Bronce en Europa.
uso persistió hasta principios del siglo XIX; hay testi- Lo más probable es que originalmente las tajade-
monios de que todavía en 1840 se recibía en las tien- ras fueran raspadores de pieles o herramientas de al-
das, y su empleo como moneda en Tuxtla Gutiérrez, en farería de los mixtecas, zapotecas y toltecas y que más
1911, se ha comprobado documentalmente. No es difí- tarde se han convertido en objeto de trueque para las
cil que aún se utilice en algunas regiones remotas y pro- adquisiciones de poco valor entre indígenas y españo-
ductoras del grano, al igual que sobrevive el uso del les, debido a la gran escasez de moneda menuda que
maíz como medio de cambio en algunos pueblecillos se experimentaba. Se supone que cuatro tajaderas nue·
apartados. vas valían cinco reales españoles, pero cuando ya es-
Otro articulo muy favorecido para las transaccio- taban muy usadas se vendían a diez por un real para
nes comerciales de mayor valor fue el polvo de oro, que fundirlas.
se encerraba en cañones transparentes de pluma de
ánade, de manera que mostrara la cantidad y pudiera
efectuarse el trueque de acuerdo con ésta. El oro en
tal forma, o fundido en barras, era usado por los pue-
blos del sur del imperio mexicano para satisfacer su
tributo al poderoso pueblo azteca.
De importancia también fue el jade,3 más aprecia-
15
Vi rrey don Amonio de Mendoza.
16
EL VIRREINATO

EL ORO DE TE PVZQVE. LA CASA DE MONEDA DE MÉXICO.


CARLOS Y JUANA. FELIPE lJ. FELIPE lll. FELIPE IV.
CARLOS JI. FELIPE V. LUIS l . FERNANDO VI.
CARLOS 111. CARLOS IV. FERNANDO VII

a caída de Tenochtitlan, el 13 de agosto Du rante los primeros tiempos no se podía acuñar


de 1521 , señaló el fin de la organización moneda propiamente dicha, en virtud de que no se con-
prehispánica más poderosa de Mesoamé- taba con los medios para ello, y de que los derechos
rica, facilitó la conquista de otr as regio- de acuñación se reservaban exclusivamente al sobera-
nes y formó lo que vendría a ser el gran no. Por tanto, se adoptó el recurso de pesar el oro re-
Virreinato de la Nueva España, que persistió hasta lacionándolo con la unidad principal de aquella épo-
182 t. 4 Con la llegada de los españoles, las necesidades ca: el castellano; es decir, un peso en oro era igual al
de intercambio de una economía en expansión se hi- peso de un casLellano.5 De aquí derivó la aplicación
cieron más continuas y apremiantes, ya que ni el esca- del nombre de peso a casi toda la moneda de los paí-
so numerario que traían consigo los conquistadores ni ses americanos, que se convirtió de una moneda de
el cargamento de reales que envió en 1523 eJ empera- cuenta en una pieza acuñada. Moneda de cuenta es
dor Carlos V, fueron suficientes para satisfacerlas, por aquella que no tiene existencia material, pero que se
lo que la población tuvo que utilizar los medios de cam- relaciona con otr a que pudo haber existido anterior-
bio indígenas y aun así fue necesario idear otros, como mente, o bien no haberse acuñado nunca y sin embar-
las an tedichas tajaderas. Además, el sis tema moneta- go utilizarse como unidad de valor. Así, la primera mo-
rio de los españoles de ese tiempo era más confuso que neda utilizada en los territorios recién conquistados fue
el de los nativos, por lo que no les fue dificil ad aptarse una moneda de cuenta o ponderal, que hizo sinónimos
a sus complejidades. peso y castellano.
17
El oro en polvo o en láminas que sustituía al caste- que, la necesidad de que la Nueva España contara con
llano se fundia 6 aleado con cobre en forma de discos una moneda propia, los grandes recursos de oro y pla-
cuyo tamafio correspondía a los múltiplos o submúlti- ta del territorio y la insuficiencia y el alto costo de las
plos de la unidad monetaria. La operación se efectua- remesas de moneda acuñada que de cuando en cuan-
ba bajo la vigilancia municipal y con la marca de un do se enviaban desde España constituían circunstan-
oficial de la Real Hacienda. cias favorables para el desarrollo y funcionamiento de
Este primer intento de crear una moneda de susti- una casa de moneda.
tución fue motivo de fraudes, pues a raíz de su emi- A tal fin, Nuño de Guzmán, por real orden de 5 de
sión en 1522 comenzó a rebajársele a los discos el con- abril de 1528, fue comisionado para que informara so-
tenido de metal fino y se aumentó el de cobre. Al dar- bre la conveniencia de establecer una casa de moneda
se cuenta los indígenas del engaño, dieron a esos discos en la ciudad de México. Años más tarde, el oidor Juan
el nombre de oro de tepuzque, palabra azteca que sig- de Salmerón, en carta de 22 de enero de 1531, dirigida
nifica cobre. Parece ser que de tepuzque se ha deriva- al Consejo de Indias, consideró que había en México
do el vocablo chapuza, en el sentido de trampa o frau- oficiales capaces para la fabricación de troqueles y
de que se le da en México. El valor de los diferentes otras labores necesarias en el proceso de acuñación.
discos de oro fluctuaba de acuerdo con su peso y fine· Asimismo, Sebastián Rarnírez de Fuenleal, presidente
za, lo cual suscitaba innumerables dificultades. Por tal del Cabildo, recomendó la fundación de una casa de
razón, el virrey don Antonio de Mendoza, por orden de moneda; en carta dirigida al rey el 30 de abril de 1532,
15 de julio de 1536, fijó en un real de plata el precio recalcaba los daños que se producían por tal carencia.
del tomín (octava parte del castellano) de tepuzque. Sin embargo, estas y algunas otras instancias no tuvie-
Aunque el oro de tepuzque circuló ampliamente ron ningún resultado práctico.
hasta más allá de 1591, no se conoce hasta la fecha En 1535 la Corona españ.ola dispuso el estableci-
ningún ejemplar de esas monedas, probablemente por- miento del régimen virreinal; el primer virrey, don An·
que la totalidad se fundió para aprovechar su conteni- tonio de Mendoza, al llegar a México venía ya investí·
do en oro. 7 do de la autoridad suficiente para establecer una casa
Con el deseo de facilitar el tráfico mercantil median· de moneda, según real cédula de 11 de mayo de 1535
te la supresión del uso monetario del cacao, el 28 de firmada por la reina. 8
enero de 1527 se prohibió recibirlo por cuenta y se re- El virrey de Mendoza, autorizado para seleccionar
dujo a simple mercancía al aceptarlo sólo por medida eJ sitio en que se asentaría la primera casa de moneda
completa y sellada; pero, en vista de la escasez de mo- de América, escogió, mediante el pago de una renta
neda, el 24 de octubre de 1536 se dio marcha atrás: se anual de 500 pesos, la parte trasera de las casas de Cor-
ordenó vender el cacao contado y se permitió nueva- tés, confiscadas a éste por el Consejo de Indias. ~stas
mente su uso como medio circulante, pues para las pe· se encontraban situadas entre las calles de Tacuba, Em-
queñas transacciones el medio real (que ya se acu.fia- pedradillo, San Francisco y de la Carrera, sitio que hoy
ba) resultaba de un valor demasiado alto. ocupa el Nacional Monte de Piedad.
Los fraudes a que daba lugar la moneda de tepuz- Este edificio se consideró inadecuado por su falta
18
de seguridad y la casa de moneda se trasladó tempo- tenientes; así, por lo general, el propietario vivía en Es-
ralmente, de 1562 a 1569, a un edificio adyacente al Ca- pana en tanto que su teniente residía en el edificio de
bildo o Ayuntamiento (actualmente Departamento del la casa de moneda. No era raro que el beneficiario fuera
Distrito Federal), cercano a la Casa de Fundición, lu- alguna orden religiosa que servía los cargos por inter-
gar donde la plata se fundía en barras y se extraía el pósita persona. Los funcionarios y empleados de la casa
"quinto real", o sea, el derecho real a una quinta par- no percibían sueldo, sino que trabajaban mediante con-
te de lo producido. trato bajo el cual se repartían las entradas del estable-
El 15 de enero de 1569, el rey ordenó la construc- cimiento. Algunos de estos puestos deben de haber sido
ción de un edificio en el Palacio Real. en el sitio que muy bien remunerados, según se desprende de los al-
después ocupó el Museo Nacional de Antropología, aho- tos precios que se pagaba por ellos; el de tesorero, que
ra Museo de las Culturas. La calle donde se levantó el tenía una participación mayor en las ganancias, llegó
edificio aún se llama de la Moneda. · a venderse en 275 mil pesos en 1631.
Al aumentar las labores de acunación, este lugar re- El hecho de que el rey nombrara a los funcionarios
sultó insuficiente y fue necesario adaptarlo. Así, por de la casa de moneda no significaba que éstos tuvie-
real orden de 2 de agosto de 1731, se encomendó el pro- ran carácter oficial, ya que el establecimiento se con·
yecto al arquitecto Nicolás Peynado, juntamente con sideraba como empresa privada cuyos empleados de-
los arquitectos Pedro de Arrieta y Manuel de Herrera. pendían de las personas o entidades particulares que
Las obras comenzaron el 16 de abril de 1731 (antes de arrendaban la casa. Esta situación duró hasta 1652, en
la aprobación del proyecto) y se terminaron el 18 de
diciembre de 1734; en 1772 se iniciaron más mejoras
y ampliaciones que concluyeron en 1782. La ubicación
de la Casa de Moneda de México no cambió hasta 1850,
año en que comenzó sus labores en un edificio de las
calles del Apartado. Pero los avances tecnológicos y las
crecientes necesidades de acuñación hicieron que este
último edificio y sus instalaciones resultaran inadecua·
dos y así, con fecha 23 de noviembre de 1970, sin aban-
donarse los trabajos de la antigua, se inauguró una nue-
va casa de moneda con los adelantos técnicos más avan-
zados, ubicada en un complejo de seis edificios én la
Calzada de Legarla, esquina con Avenida de las Torres,
hoy Avenida de la Casa de Moneda.
Los puestos principales de la casa de moneda eran
conferidos por el rey a sus favoritos, quienes recibían
la propiedad en forma vitalicia. El beneficiario podía
vender, arrendar, subastar O ceder el cargo a uno O más Polvo de oro en cañones de plu ma de ave.
l9
que se inició la incorporación de los empleados de la como en la península, 67 reales sencillos (talla); de esta
casa a la Corona considerándolos en adelante como fun- can tidad se retirarían tres reales para djvidirlos como
cionarios reales, sustraídos al control de los arrenda- honorarios entre los empleados de la casa (braceaje),
tarios. Por real cédula de 14 de julio de 1732 se incor- pero en la realidad solamente se separaban dos para
poraron las labores de acufiación a la Real Hacienda, ese menester. En España, los derechos de acuñación
pero, en realidad, las operaciones a cargo del gobier- eran de sólo un real por marco, pero habida cuenta de
no de la Colonia no comenzaron sino hasta el año de las dificultades para crear allí una casa de moneda, a
1762, cuando terminaron de liquidarse los contratos la de México se le concedieron originalmente tres rea-
de arrendamiento. les por marco. Se di spuso que la ley del metal fuera
En la real cédula de 11 de mayo de 1535,9 que or· de 11 dineros cuatro granos, o sea, una fineza de 930,
dena fundar la Casa de Moneda de México, se prescri- 51 milésimos. El dinero era una medida española de
ben las denominaciones y los tipos de moneda que de- ensaye, utilizada para probar la ley de la plata. La pla-
berían acuñarse; conforme a ello, alrededor del mes de ta pura equivalía a 12 dineros, cada uno de los cual es
abril de 1536, comenzaron a labrarse monedas de pla- se dividía en 24 granos.
ta de un cuarto de real (cuartHla), medio (medio real), El real que, como se ve, fue tomado como la uni·
un real (sencillo), dos reales (real de a dos) y tres rea- dad monetaria equivalía a doce centavos y medio con
les (rea l de a tres). De cada marco de plata, o sea una un valor de 34 maravedíes; si n embargo, según dispo-
unidad de peso igual a 230 gramos, debían obtenerse1 sición de 31 de mayo de 1535, se le dio el valor de 44
maravedíes para resarcirse de las dificultades y los ries-
gos que causaba su envío desde España. No fue sino
hasta el 15 de julio de 1536 en que, por edicto virrei-
nal, volvió al valor de 34 maravedíes, al cesar la nece-
sidad de importar moneda, si bien esta devaluación cau-
só cierta incertidumbre.
Las primeras monedas son conocidas como carlas
y j uan.a, porque se labraron durante el reinado de doña
Juana, hija de Fernando el Ca tólico y declarada reina
de España a la muerte de éste en 1516. Debido a que
sus facultades mentales estaban perturbadas (por lo
que se le adj udicó el sobrenombre de La Loca), su hijo
mayor, Carlos V de Alemania y I de España, fue nom-
brado coadjutor del reino.
No todas las piezas primeramente labradas alcan-
zaron el favor público. Las de tres reales, por sumó-
Tres reales (...), plata. si/, Carlos y JuancJ, dulo, se confundían fácilmen te con las de dos, por lo
primera serie, reverso. que el virrey suspendió su acuñación en 1537. Según
20
otra versión, el virrey Mendoza, en carta dirigida al con- yes Carlos y Juana (CAROLVS ET IOHANA REGES). En el
de de Osorno, asienta que nunca llegaron a acuñarse reve1·so figuran las columnas de Hércules con el lema
los reales de a tres. El rey, para justificar la acción del PLUS VLTRA (más allá) y la leyenda, completa o abrevia-
virrey, autorizó a éste, en carta de 18 de noviembre de da, de las Espafias y de las Indias (HISPANIARVM ET IN-
1537, a labrar monedas de cuatro y de ocho reales, si DIARVM). El valor se expresa, en las monedas de cua-
así convenía. Seguramente se acuiió una corta canti- tro reales, por la cifra 4 1 en tanto que en las de tres,
dad de reales de a tres, puesto que así se preveía en dos y uno dicho valor se indica por tres, dos y un pun-
la pragmática que estableció la casa de moneda, aun- tos, respectivamente. Este expediente se debia a que
que dicha cantidad pronto fue retirada de circulación. la población indígena no estaba familiarizada con la
En cuanto a los reales de a cuatro, su emisión se efec- numeración arábiga y sólo se dejaron de señalar con
tuó probablemente en la primavera de 1538. La acuña- punlos la pieza mayor y las dos má,s peque.nas (medio
ción de las piezas de ocho reales sólo quedó en inten-· y cuarto de real), pues por su tamaño eran de fácil iden-
to, pues la fabricación de cospeles grandes (los discos tificación. El valor de las piezas de tres reales se indi-
cie metal en los cuales se estampa el troquel) y la acu- caba también mediante tres barritas verticales. El re-
ñación a martillo eran operaciones muy lentas, difíci- verso de las piezas de medio y de cuarto de real es pa-
les y costosas. Tarnpoco tuvieron gran aceptación las recido al de las monedas anteriores. El anverso de los
cuartillas debido a su pequeñez, ya que se extraviaban medios en lugar de escudo lleva las iniciales K e I, y
fácilmente y además no eran bien vistas por los indios, en las cuartillas la K se ostenta en el anverso y la I en
qtte las fundían para otros usos. Todo aquello obligó el reverso.
a que se discontinuara su acuñación, lo cual se dispu- La suspensión del troquelado de las cuartillas de
so en noviembre de 1540. plata agudizó en la Nueva Esparta el problema de la
Los reales de a cuatro, tres, dos y uno ostentan en carencia de moneda, ya que La mayor parte de las pe-
e] anverso el escudo coronado de Castilla, León y Gra- queñas transacciones se hacia en términos menores de
nada, y a la izquierda o a la derecha la inicial del ensa- medio real. La moneda de cobre hubiera subsanado esa
yador, o sea Ja persona responsable de verificar La ley, deficiencia, pero aún no se acuñaba en México. Parece
eJ peso, el metal, etc, de las monedas. La disposición que las primeras piezas de cobre utilizadas con cierta
de que figuren las iniciales de los ensayadores en cada amplitud durante el Virreinato fueron las llamadas del
pieza de oro o plata proviene de las ordenanzas de 13 tipo de Santo Domingo, con valor de cuatro marave-
de junio de 1497, emitidas por los Reyes Católicos; en díes, acuñadas en Burgos y Sevilla, para uso de la isla
México se respetó esa regla hasta los pesos acuñados La Española. Sin embargo, habla la circunstancia de
en 1909. El anverso de las monedas que se describen que los indígenas de testaban la moneda de cobre, pues
lleva también, en el lado opuesto a la sigla del ensaya- la consideraban un símbolo de pobreza que contrasta-
dor, la letra M, gótica o latina, que indica la ceca, o sea, ba con la abundancia de plata y oro en su territorio,
el símbolo representativo de la casa de moneda, en este al grado que preferían utilizar otros medios de cam-
caso la ele México. La leyenda, con rnás o menos varian- bio. Debido a ello -de acuerdo con los investigadores
tes y abreviaturas, dice en latín los nombres de los re- A. F. Pradeau y Robert I. Nesmith-,lº con fecha 28 de
21
febrero de 1538, el rey Carlos prohibió que en las colo- rey, afirmaba su convencimiento de que la moneda de
nias se acuñase oro y cobre. La casa de México, aca- cobre debía continuar fabricándose, pero ya en 1550
tando la real cédula que la creaba, n o había troquela- los miembros del Cabildo estaban acordes en suspen-
do oro hasta entonces; en cuanto al cobre, si bien se der su acuñación en vista de la actitud adversa de los
preveía su acuñadón1 el virrey Mendoza vio diferidos indígenas. Es probable que la troquelación del cobre
los planes que había hecho al respecto. No obstante, se haya suspendido hacia 1551 o 1552, pues oficialmen-
y aun con la opinión del Ayuntamiento en su contra, te se le retiró de la circulación por real cédula de 1556.
el 28 de junio de 1542 el virrey decretó la acuñación No se volvió a intentar acuñar cobre en México hasta
de moneda de cobre. En 1545 se atestiguó que se ha- 1814, cuando el virrey Calleja ordenó que se labrasen,
bía troquelado cobre con valor de cuatro y de dos ma- en cobre, cuartillas, octavos y dieciseisavos de real.
ravedíes y que existían pruebas de un maravedí, aun- Los cuatro maravedíes de Carlos y Juana, con más
que no se emitió, pues no se conocen piezas de este va- . o menos variantes; llevan en el anverso una K corona-
lor. Como era de esperar, los indígenas se rehusaron da; a la izquierda, un castillo; a la derecha, un león; al
a aceptar la moneda de cobre y, a pesar de las estric- pie, una granada y la ceca ~; como leyenda, lo más que
tas medidas dictadas para hacer forzosa su circulación, cupiere de CAROLVS ET IOHANA REGES. El reverso osten-
no se pudo evitar que la arrojaran al lago de Texcoco, ta una I coronada; a la izquierda, un castillo; a la dere-
sin importarles la pérdida que ello les representaba.11 cha, un león; abajo, la cifra 4; como leyenda HISPA-
Todavía en 1545, la Audiencia de México, en carta al NIARVM ET INDIARVM. Los dos maravedíes tienen en el
anverso un castillo de tres torres, coronado; en el re-
verso; una I coronada, entre la inscripción PLVS VLTRA.
En ambas caras las leyendas son semejantes a las de
las piezas de cuatro maravedíes.
Poco se sabe de la técnica de acuñación de las mo-
nedas de este periodo debido a que era uso tradicio·
nal, desde la Edad Media, que los secretos de las artes
y los oficios se guardaran celosamente; los trabajado-
res de la casa de moneda compraban sus empleos y te-
nían que capitalizar una habilidad que se transmitía
de padres a hijos y a costa de años de aprendizaje. No
se utilizaba maquinaria; la mano de obra la proveían
los indígenas y los esclavos negros, quienes hadan el
trabajo rudo y sucio, en tanto que la técnica y direc-
ción provenían de los españoles. Pa.ra llevar a cabo la
acuñación, el metal, ya quintado y ensayado, se fundía
Dos reales, plata, si/, Carlos y Juana,
en barras delgadas y se reducía a tiras de las que se
segunda serie, anverso. obtenían, a martillo, los cospeles o flanes. Los cospe-
22
les de cobre, más difíciles de hacer, resultaban muy piezas ostenta el escudo de los dominios españoles y
frágiles y se rompían al golpe del martillo. Como el de los Habsburgo, con excepción de las armas de Por-
personal de la casa fue incapaz de resolver esta di- tugal (Felipe 11 fue rey de Portugal a partir de 1588);
ficultad, la labor se encomendó a los indígenas de Mi- a los lados del escudo, la ceca Mcon la inicial del
choacán, hábiles para trabajar el cobre, quienes ejecu- ensayador y la cifra representativa del valor (ésta se
taron este trabajo durante dos años más o menos. Los omite en las de un real), y la inscripción PHILIPPVS: II:
cospeles eran pesados por el balanzario y, si prome- DEI: GRATIA: En el reverso figura una cruz equilátera
<liaban correctamente 6 7 reales por marco, los de pla- potenzada pometeada, es decir, que sus brazos rema-
ta, y 144 maravadíes los de cobre, se enviaban al de- tan, unas veces, en dos horcas divergentes y una esfe-
partamento de acuñación, donde se les recocía para ra 1 y otras en tres puntas, semejantes a las flordelisa-
después, entre los cuños, golpearlos a martillo y estam- das. Estas cruces son características de las monedas
parles las inscripciones y figuras de la moneda.12 . labradas en la casa de México, 13 a excepción quizá de
No obstante el método primitivo de acuñación, las las primeras que se acuñaron; la cruz se encuentra ro-
monedas de Carlos y Juana son de grosor parejo, re- deada por un arco ornamental de líneas curvas; entre
dondas y de hermosa apariencia. De acuerdo con ciertos los brazos, los castillos y los leones, la leyenda HISPA-
indicios, se deduce que las de plata se acuñaron hasta NIARVM ET INDIARVM REX. El anverso del medio real lle-
1572, fecha en que se cambió el diseño de la moneda va la inscripción PHILIPPVS en monograma dentro de
virreinal. En efecto, Felipe 11 (1556-1598), primogénito un círculo; las leyendas están abreviadas.
de Carlos 1 de Espafia y que le sucedió a su abdicación,
dispuso, el 23 de noviembre de 1566, cambios en las
improntas para las emisiones de las casas de moneda
españolas y, cuatro años más tarde, el 8 de marzo de
1570, ordenó los correspondientes cambios en las es-
pecies monetarias de América. En 1572, el virrey de
Perú confirmó a Felipe 11 la llegada a Lima de los nue-
vos troqueles y punzones: es de suponer que los mis-
mos llegaron a México alrededor de ese año y pudo ini·
ciarse la nueva acuñación, en líneas generales, con el
mismo disefio ordenado en 1566 para España.
Del reinado de Felipe II son los primeros reales de
a ocho que se conocen y no obstante su mala factura
fueron los antecedentes de las famosas piezas de a ocho
que, primero con este nombre y después con el de peso,
corrieron por todo el mundo.
Los valores acuñados fueron de ocho, cuatro, dos, Cuatro maravedles, cobre, s/f, Carlos y Juana,
uno y medio reales. El anverso de las cuatro primeras segu11da serle, anverso.
23
Todas estas monedas eran del tipo macuquino. El sor adecuados, dejándolas listas para ser acuñadas. A
significado de este adjetivo ha sido motivo de diversas este tipo de monedas se las ha llamado de cabo de barra.
interpretaciones; en lo único en que se está acorde es La acuñación en México en el reinado de Felipe m,
en considerar como moneda macuquina a la acuñada de 1598 a 1621, el mayor de los hijos varones de Felipe
toscamente en cospeles irregulares, sin cordón, de es- II, casi no cambia en cuanto a su apariencia. En esta
pesor variable y que en México se fabricó hasta que, época comienza a colocarse la fecha en las monedas,
por real cédula de Felipe V, de 9 de junio de 1728, se y es de las más antiguas una de 1590 en un real de a
dispuso el cambio total de los tipos monetarios circu- cuatro de México que, según fuente fidedigna, se en-
lantes de oro y plata. Sin embargo, en el periodo ma- cuentra en El Escorial, y otra de 1600, una pieza de ocho
cuquino no dejaron de labrarse, posiblemente como reales, que se conserva en el monetario del Banco de
muestras o pruebas, hermosas monedas perfectamen- México. 15
te circulares aunque carentes todavía de cordón. Pertenece a este periodo una pieza enigmática: se
A fines del reinado de Felipe II corrieron algunas trata de una planchuela octagonal de plata de unos 40
monedas casi circulares que tienen por origen el con- por 30 milímetros, cuya impronta, vaciada, lleva una
trato que celebró la Corona española el 9 de agosto de cruz potenzada (porque sus brazos terminan en forma
1598 para explotar un invento de Miguel de la Cerda, 14 de T), con la inscripción 1611 MREI, todo burdamente
que consistía en fabricar barras de plata de las que se realzado y el reverso liso. No se sabe con precisión la
podían cortar piezas aproximadamente del peso y gro- finalidad de estas piezas, aunque hay quien supone que

Ocho reales, plata, s/f, Felipe JI. anverso y reverso.

24
se trata del peso de minas, o sea, las monedas especial- También, como las de plata, las monedas de oro acu-
mente acuñadas para cubrir los salarios del personal. nadas en este reinado son del tipo macuquino. El an-
En tiempos de Felipe IV (1621-1665), tercer hijo de verso es parecido al de las piezas de plata, pero el re-
Felipe Ill, se acuñaron los mismos tipos y valores an- verso ostenta una cruz de Jerusalén, es decir, equilá-
teriores y, aunque reinó 44 años, su moneda es de las tera y con los brazos en forma de T; en lugar de castillos
más escasas entre las acuñadas en América. y leones, entre los brazos de la cruz sobresalen flores .
Con Felipe IV empezó la decadencia de Espafia de lis.
como potencia mundial, a pesar del oro y la plata que Las denominaciones acuñadas fueron la onza o do-
afluían de las minas americanas. Felipe IV murió en blón, con valor de ocho escudos y cuyo peso no llega-
1665 y ascendió al trono su hijo Carlos 11 (1665-1700), ba al de una onza espafiola (28.7558 gramos), pues era
que entonces contaba cuatro años de edad, por lo que de unos 27 gramos; la media onza o doblón de cuatro
se nombró regente a la reina madre. 16 . escudos; el doblón de dos escudos, y el octavo de onza
Las acuñaciones de plata de este reinado continua- o escudo de oro.
ron efectuándose con los mismos tipos y valores que Con Carlos II se extinguíó en España la dinastía de
en el anterior, pero se produjo un acontecimiento muy la Casa de Austria, ya que murió sin sucesión y desig-
importante en la numismática mexicana: desde el 30 nó rey de España a un francés, el duque de Anjou, nie-
de marzo de 1653, el virrey de Nueva España, conde to de Luis XIV y quien reinó como Felipe V, iniciándo-
de Alba de Liste, había pedido licencia para acuñar mo- se el reinado de la Casa de Bo:rbón.
neda de oro en México; sin embargo, no se la concedie-
ron hasta el 25 de febrero de 1675. La correspondiente
cédula real fue dada a conocer en México, con gran so-
lemnidad, el 23 de mayo de ese año, si bien la fabri-
cación no comenzó hasta el 23 de diciembre de 1679,
en presencia del virrey y de los miembros de la Real
Audiencia.
Conforme a la orden de 20 de mayo de 1676, c:lel vi-
rrey fray Payo Henríquez de Rivera, la fineza de las mo-
nedas de oro debía ser de 22 quilates (916.666 milési-
mos) y de cada marco de oro debían acufiarse 68 escu-
dos. El escudo equivalía a un octavo de doblón y éste
a 16 pesos, o sea que cada escudo tenía el equivalente
de dos pesos. Por cada marco de oro que se acuñara,
los derechos del rey (señoreaje) serian de dos pesos y
los derechos de acuñación de tres y medio tomines de
oro¡ cada tomín representaba cinco centigramos apro-
ximadamente. Ocho escudos, oro, 1697, Carlos JJ, anverso y reverso.
25
En la época de los últimos monarcas de la Casa de gundo, la acufiación de oro y plata fue del tipo macu-
Austria, la economía de España había llegado a una si- quino y muy semejante a la de Carlos II, con la dife-
tuación desastrosa debido a las continuas gue1Tas y pér- rencia de que en el anverso, además del nombre del mo-
didas de territorio que tuvo que soportar el país y a narca, las armas reales llevan superpuesto el escudo
los frecuentes saqueos que hadan los piratas ingleses de los Borbones representado por tres flores de lis. Esta
de los galeones procedentes de Veracruz o Panamá, al- moneda se troqueló hasta 1734, simultáneamente con
gunos tan cuantiosos que, según se dice, de u.na sola la de tipo circular que comenzó a labrarse en 1732.
nave capturada por Francis Drake se obtuvo el capilal A principios del siglo XVIII, Felipe V introdujo en
inicial para la fundación de la Compañía Inglesa de las España un moderno sistema de acuñación llamado de
Indias Orientales. 17 Además, causaban grandes pérd.i. volante, para sustituir al de molino. Éste consistía en
das los naufragios de las naves o su demora en 1legar dos cilindros con las improntas grabadas en hueco en
a puerto debido al mal Liempo. Por otra parte, e] oro anverso y reverso; la moneda quedaba troquelada al
y la plata americanos debilitaron aún más la economfa hacer correr las láminas metálicas entre los cilindros.
española, pues esos metales se dirigían a otros países En el sistema de volante se hacía uso de una palanca;
a cambio de productos manufacturados. el golpe se daba con un volante y una prensa en la que
No era mejor la situ ación en la Nueva España de- se colocaban los cuños, uno fijo y otro que descendia
bido a la política proteccionista de la metrópoli, que por medio del tornillo de la prensa, y por primera vez
privó durante todo el Virreinato y que se tradujo en se grabó un cordón protector, tanto en la periferia como
la explotación ilimitada de la riqueza exportable, en las en el canto de la moneda. Este sistema se utilizó en la
restricciones al comercio exterior y en los impedimen- Nueva Espafía y en América a partir de 1732. 19
tos a la producción indigena. Las minas, única ri qu e- En el segundo reinado de Felipe V se registran en
za natural que se había explotado intensamente, se ha- México algunos hechos de importancia en el aspecto
llaban abandonadas por su escaso rendimiento y la ru~ monetario. Las Nuevas Ordenanzas para las Casas de
dimentaria técnica de extracción. 18 El comercio y la Moneda de España e Indias, de 9 de junio de 1728, dis-
industria casi no existían a causa del monopolio ejer- ponen que la moneda sea redonda, acuñada en moli-
cido por la metrópoli. nos o volantes y con cordoncillo en el canto. La mone-
Felipe V (1700-1746) logró mejorar la situación po- da de oro debía labrarse a la ley de 22 quilates, con t a-
lítica y económica de España, con el saneamienlo de lla de 68 escuelas por marco y en denominaciones de
las finanzas, el fomento de la agricultura, del comer- ocho, cuatro, dos y un escu dos. La ley de la moneda
cio y la industria, y la creación de instituciones cientí- de plata se redLtjo de 11 dineros 4 granos (930.5 mHési-
ficas y culturales. "Esta mejoría, sin embargo, no rno- mos)1 a 11 dineros (9 16.7 milésimos). Tanto en las pie·
dific6 la conrución de los territorios de ultramar. zas de oro como en las de plata se cambiaron los tipos
Felipe V abdicó el 10 de en ero de 1724 en fa vor de monetarios.
su hijo mayor, Luis, pero a] fallecer éste, el 31 de agos- Por lo que respecta a México, las acuñaciones que
to del mismo año, volvió a reinar hasta su muerte en dispuso la ley de 9 de junio de 1728 no se llevaron a
1746. En el primer reinado de Felipe y en parte del se- la práctica hasta la tarde del 29 de marzo de 1732, ante
26
la solemne presencia del virrey marqués de Casafuer- cudo era el de Castilla y León con el escudo borbónico
te, de don José Femández Veytia, superintendente de en el centro y no llevaba el collar del Toisón.
la casa de moneda, y de otros personajes. Las monedas de plata llevaban en el anverso el es-
E l tipo general de las piezas de ocho escudos lleva cudo coronado de Castilla y León, con el escudo de Bor-
en el anverso el busto de Felipe V a la derecha con ar- bón superpuesto, a la izquierda la inicial del ensaya-
madura y peluca (de aquí el nombre de peluconas que dor y a la derecha la marca de valor; en el margen, la
se dio a las onzas de Felipe V, Fernando VI y algunas leyenda con el nombre y el título del monarca reinan-
de Carlos III), el año de acuñación y La leyenda PHILIP . te. El reverso muestra dos hemisferios coronados so-
V. D.G. HISPAN. ET. IND. REX. En el reverso el escudo co- bre ondas de mar y a los lados las columnas de Hércu-
ronado grande y completo de los Barbones; a la izquier- les, también coronadas, con el epígrafe PLUS VLTRA (de
da, la inicial del ensayador y a la derecha el valor de aquí que también se les conozca como columnarias o
la pieza; la ceca de la Casa de Moneda de México; todo . de mundos y mares); alrededor la leyenda VTRAQUE
rodeado con el collar de la orden del Toisón de Oro; VNUM (de dos, uno), la ceca de México y el año. Los va-
alrededor del margen, La inscripción INITIUM. SAPIEN- lores de las monedas siguieron siendo de medio, uno,
TIAE. TIMOR. DOMINI (el temor de Dios es el principio de dos, cua tro y ocho reales.
la sabiduría) y ceca de México. El anverso de las pie- Según Jo dispuesto en la orden de 9 de junio de 1728,
zas de cuatro, dos y un escudos era semejante al de las las monedas de plata de este tipo se acuñaron con un
de ocho, pero el reverso se diferenciaba en que el es- cor<loncillo en forma de laurel en el canto, para evitar

Ocho reales, plata, -~f. Felipe l/11


(pieza de presentación), anverso y reverso.

27
el cercenamjento, y que actualmente le sirve al colec- 1734 se acuñaron, se supone que con el sistema de mo-
cionista para comprobar la legitimidad de la pieza, pues lino, piezas del tipo recortado, de ocho y cuatro rea-
los falsificadores fueron incapaces de imitar un cor- les, con el troquel de las macuquinas, o sea, en cospe-
dón tan elaborado. Las de oro tenían un tipo distinto les poligonales.
de cordoncillo. Se encuentran piezas troqueladas en la Casa de Mo-
Sin lugar a duda la moneda columnaria es una de neda de México con el nombre de Felipe V en el año
·las más hermosas y artísticas que se han acuñado en 1747, no obstante que este rey falleció en 1746. Ello se
México y su fama fue tal que se la imitó en las piastras debió a que los troqueles con la efigie del nuevo mo-
de la colonia danesa de Groenlandia bajo el rdnado de narca no llegaron a México hasta 1747, cuando ya se
Cristián VII, en sus acuñaciones de 1771 y 1777. La pie- había acuñado un buen número de piezas con la im-
za imitada también tiene en el reverso las columnas de pronta de Felipe V y el afio 1747.
Hércules con la inscripción PLUS VLTRA y, entre ellas, Por real cédula de 14 de julio de 1732, se rescata-
dos mundos coronados con los escudos de Suecia, No- ron los cargos de tesorero, ensayador, fundidor mayor,
ruega y Dinamarca. etc., de las casas de moneda de América, incorporán-
La acuñación de piezas circulares acordonadas fue dolos a la Real Hacienda, oficios que desde el reinado
insuficiente, por lo que se continuó labrando, hasta de Carlos V se vendían a particulares. De esa·manera,
1734, moneda del tipo macuquino. En los años 1733 y a los servidores de esos cargos se les consideró como

Ocho re.o.les, plata, 1732, Felipe. V (columna.rlo


o de mundos y mares), anverso y reverso.
28
oficiales reales y sus emolumentos tomaron forma de muestra con armadura, y en el reverso la gran cruz de-
salarios, no dependiendo ya de los derechos fijados so- saparece. También se presentan diferencias en la for-
bre la acuñación. ma del cordón.
También por esa época se reformó el edificio de la Respecto a la moneda de plata, se acuñó del tipo
Casa de Moneda de México. Las obras se iniciaron en columnario en todos su valores. En 1754 se registra en
1731, durante el gobierno del virrey marqués de Casa- las monedas de plata de ocho reales un ligero cambio
fuerte, para terminar las en 1734, bajo la gestión de en el diseño de las columnas de Hércules, pues la de
don Juan Antonio de Vizarrón y Eguiarreta, quien lo la izquierda se hace rematar por una corona imperial
inauguró. y la de la derecha, como anteriormente, por una coro-
Durante el efímero reinado de Luis 1 (LVDOVICVS I) na real;20 esta modificación se hizo paulatinamente en
(enero a agosto de 1724), se acuñó con los tipos del rei- las demás denominaciones y se conservó hasta el final
nado anterior, o sea, moneda de tipo macuquino y circu- . del tipo columnar io. La casa de México fue la encarga-
lar sin cordón, la cual, simultáneamente con la colum- da principalmente de proveer a España de reales de a
naria, se fabricó hasta 1734. De oro sólo existe un ejem- ocho durante el reinado de Fernando VI, pues en la pe-
plar de ocho escudos, con la inicial J (José Eustaquio nínsula no se acuñaron en este periodo.
de León); de plata se conocen reales de a ocho, de a cua- En virtud de que la nueva maquinaria no tenía la
tro y de a medio, de forma circular. Por el corto reina- capacidad para fabricar toda la moneda acordonada
do de Luis 1, sus monedas son muy raras; la mayoría necesaria, por bando de 10 de abril de 1749 se autori-
son póstumas (1725).
Fernando VI, cuarto hijo de Felipe V y su primera
esposa, reinó de 1746 a 1759. En este periodo mejora-
ron las finanzas españolas, floreció la agricultura, se
impulsaron las obras públicas y se protegieron las cien-
cias y las artes.
Se continuó la acuñación de las piezas de oro de bus-
to, pero con el de Fernando VI. A partir de 1748 la le-
yenda del reverso cambió a NOMINA MAGNA SEQUOR (si-
go grandes nombres). Se conocen cuatro variantes de
estas monedas¡ en la primera, que se acuñó en 17471
el busto del rey aparece con armadura y peluca y la
gran cruz del Toisón está sobre el vellocino de oro; en
la segunda, de 1748 a 1751, el rey lleva una túnica, y
en el reverso la gran cruz está suspendida del velloci-
no de oro; en la tercera, de 1752 a 1756, el busto está
un poco más adornado y no aparecen marcas de valor Ocho escudos, oro, 1747, Fernando VI, prlmu tipo,
en el reverso; en la cuarta, de 1757 a 1759, el busto se anverso.
29
zó el curso de la moneda macuquina hasta por un pla- de 1772, y se prohibió la acuñación con los troqueles
zo de dos años, no obstante que ya la ordenanza de 9 antiguos. Por bando del virrey don Antonio María de
de junio de 1728 disponía su desmonetización. No fue Bucareli, de 2 de enero de 1772/1 se dio a conocer el
sino hasta el 8 de abril de 1772 cuando se ordenó reco- cambio y se previno que la nueva moneda sería la úni-
ger la antigua moneda colonial, orden reiterada el 29 ca legal. Este bando lo reiteró el del 8 de abril de 1772,
de mayo del mismo año. que fijó el plazo de un año para cambiar a la par la mo-
Durante el reinado de Fernando VI se dictan las or- neda antigua, que después de esa fecha se recibiría por
denanzas de 1 de agosto de 1750 para la Casa de Mone- su valor metálico. A pesar de la prohibición de troque-
da de México y demás de América "en lo que sea adop· lar moneda columnaria, parece ser que ésta siguió la-
table". En ellas se sefialan derechos y obligaciones de brándose en cantidad reducida durante el primer tri-
los ministros, oficiales y operarios de las cecas. La real mestre de 1772, según se desprende de la ordenanza
cédula de 4 de mayo de 1754 dispone que en América qe Carlos 111, que estipula que, a partir del 29 de mayo
sólo circulen las monedas acuñadas en sus propias de 17721 toda la acufiación debía ser del tipo de busto.
cecas. Por la multicitada real orden reservada de 18 de
A La muerte de Femando VI ascendió al trono es- marzo de 1771 se juramentó a los empleados de la Casa
pañol su medio hermano Carlos III (1759-1788), hijo de de Moneda de México para que no descubriesen que
Felipe V y de su segunda esposa Isabel de Farnesio. Car- la moneda de oro de 22 quilates de ley (916.66 milé-
los 111, de espíritu progresista y liberal, hizo que su rei- simos), se rebajaba a 21 1/2 quilates y 21 1/2 granos
nado fuera de los más prósperos de Espafia, pues supo (904.51 milésimos) y la de plata, de 11 dineros (916.66
aprovechar los logros económicos alcanzados por Fe- milésimos), se reducía a 10 dineros 20 granos (902.77
lipe V y Femando Vl. En lo monetario, este periodo fue milésimos). Por otra disposición también reservada, de
fecundo en disposiciones importantes. 25 de febrero de 1786, se bajaba a 21 quilates (875 mi-
Por real orden reservada de 18 de marzo de 1771 lésimos) la ley de las monedas de oro y la de las de pla-
y real pragmática de 29 de mayo de 1772, se decretó ta a 10 dineros y 18 granos (895.83 milésimos).
la extinción de toda la moneda acuñada anteriormen- En las acuñaciones de monedas de oro, de los mis-
te debiendo sustituirse por otra que llevara el busto mos valores de los reinados anteriores, se distinguen
del soberano. Tal disposición se fundaba en el real edic- cuatro tipos: en el primero (1760 y 1761), el busto del
to de 19 de septiembre de 1759 y para su cumplimien- rey se muestra con armadura y túnica, rostro delgado
to se grabaron troqueles en la Nueva Espafia en 17601 y cuello desnudo; el reverso es parecido al cuarto tipo
se enviaron pruebas a España y el 13 de mayo de 1771 de Fernando VI. El segundo tipo es semejante al pri-
se obtuvo la aprobación; el troquelado de la nueva mo- mero1 pero se observa claramente un moño en Ja nuca,
neda se inició el 1 de enero de 1772. En confirmación que sale de la túnica y corresponde únkamente al año
de lo anterior, en la citada ordenanza de t 8 de marzo de 1761. En el tercer tipo (1762-1771) el busto es gran-
de 1771 se disponía a la Casa de Moneda de México que de, la túnica más espesa y el cuello cubierto; el escudo
acufiara plata con troqueles que llevaran el busto del de armas del reverso cambia de aspecto, apareciendo
monarca para que circularan a partir del 1 de enero en el centro las armas de Castilla y León; la leyenda,
30
distinta, dice: IN . UTROQ . FELIX . AUSPICE . DEO (feliz en Carlos III y de su esposa Maria Amelía de Sajonia. Su
ambos [mundos] con el favor de Dios)¡ carece de mar- gobierno transcurrió en medio de uno de los periodos
cas de valor. En el cuarto tipo, que se inicia en 1772, más críticos de la historia de Europa, y de España en
se advierte el retrato del rey con mayor edad, la frente particular. El año 1796 Carlos IV celebró con Francia
hacia atrás y la nariz muy prominente y encorvada; el un pacto ofensivo y defensivo que lo obligó más tarde
reverso difiere del tipo anterior en la forma del escu- a ayudar a Napoleón en la guerra que sostenía éste para
do, en la disposición y el tamaño de las marcas de va- cerrar al comercio inglés los puertos de Portugal. En
lor y demás iniciales. su situación de aliada, España tenía que pagar una ele-
Respecto a las monedas de plata, el tipo columna- vada suma anual, en tanto que los ingleses capturaban
rio es parecido al de los reinados anteriores. El de busto los galeones españoles ricamente cargados que volvían
lleva el del rey Carlos III mirando a la derecha, la le- de América, donde, además, fermentaba la rebelión. En
yenda CAROLVS · III · DEI · GRATIA y el año; al reverso, el . 1807 y 1808 cuerpos del ejército francés cruzaron te·
escudo de armas de España con las columnas de Hér- rritorio español y, con el pretexto de dirigirse a Portu-
cules y, entre ellas, una cinta con PLUS VLTRA; al mar- gal, ocuparon las principales fortalezas de Cataluña y
gen HISPAN · ET· IND · REX. El cordón cambia a una se- provincias vascongadas. Las disensiones entre la fami-
rie de anillos y rectángulos alternados. lia real y el descontento contra el favorito Godoy obli-
Se conocen tres acuñaciones de moneda de cobre garon a Carlos IV a abdicar en favor de su hijo Fernan-
en este periódo: de 16 maravedíes, de medio grano (me- do el 19 de marzo de 1808. Sin embargo, Napoleón con-
dio centavo) y de un grano (un centavo). Pero como las siguió que tanto Carlos como Femando renunciaran sus
piezas que existen de este tipo parecen no haber circu- derechos al trono, y proclamó rey a su hermano José
lado y, además, son escasas, se cree que se trata de Bonaparte.
muestras o ejercicios de aprendices de grabado. Tam- En el aspecto monetario, las acuñaciones hechas a
bién pudiera ser que por llevar la fecha 1769 se trate nombre de Carlos IV, o sea entre los añ.os 1789 a 1809,
de las destinadas a las islas Filipinas, según orden de se caracterizan por su uniformidad, pues la efigie del
19 de diciembre de 1769, que disponía el envío a las Fi- rey, a diferencia de los que le antecedieron, no cambia
lipinas de seis mil pesos en cuartillos. en todo su reinado.
Carlos III murió en diciembre de 1788, pero la no- Al igual que la efímera y fracasada acuñación de
ticia llegó a Nueva E spaña en marzo del año siguien- cobre en tiempos de Carlos y Juana, las posteriores ten-
te, cuando ya se había acufiado buena cantidad de oro tativas para introducir monedas de este metal en Amé-
y plata con los troqueles correspondientes al rey falle- rica fueron estériles.
cido; la real orden de 24 de diciembre de 1788 autori- En consideración a la gran necesidad que había de
zó a la ceca de México para que continuara utilizando moneda de escaso valor para las transacciones menu-
djchos troqueles, pero aumentando el ordinal del rey das y siendo inoperante el cumplimiento de la real or-
en forma que se leyera CAROLVS un, en Lanto que lle- den de 30 de abril de 1789 que prohibía extraer de Amé-
gaban los nuevos cuños con la efigie de Carlos IVP rica la moneda pequeña, Carlos IV, por real orden re-
Carlos IV (1788-1808) fue el séptimo de los hijos de servada de 18 de agosto de 1790, solicitó informes a los
31
funcionarios de las casas de moneda americanas sobre cuartilla de plata. Por bando del virrey Revillagigedo,
si convenía acuñar moneda de cobre. El dictamen fue de 3 de marzo de 1794, se da a conocer en la Nueva Es-
adverso en general. paña la autorización para acuñar cuartillos en la Casa
Sólo en México se acuñó cobre, pero ya en tiempos de Moneda de México, los cuales fueron puestos en cir-
de Femando VII, por orden del virrey Calleja. culación hasta 1796. Estas moneditas llevan en el an-
La acuñación de monedas de oro en México en este verso, dentro de un circulo estriado, un castillo entre
periodo corresponde a tres tipos: el primero, de los años My 1/4, abajo, el afio; en el reverso, también dentro de
1789 y 1790, ostenta el busto de Carlos III, pero en la un círculo estriado, está un león rampante, coronado,
inscripción se lee CAROL · IV; el reverso es idéntico al con vista a la izquierda. Existen piezas que carecen de
segundo tipo de Carlos III. En el segundo tipo, solamen- fecha y marca de ceca que se supone fueron acuñadas
te acufiado en 1790, el anverso y el reverso son iguales para las Filipinas.
al primer tipo, pero el nombre se lee CAROL · Illl. El ter- . Femando Vll, hijo de Carlos IV, fue rey de España
cer tipo, de 1791 a 1808, muestra un busto del verda- (1808 a 1833) por abdicación que hizo su padre el 19
dero Carlos IV, de aspecto distinto en la vestimenta; de marzo de 1808. Como ya se dijo, esto contrariaba
el nombre del monarca está escx:ito CAROL · Iill, y el re- los proyectos de Napoleón, quien logró obtener las re-
verso es igual al del segundo tipo. nuncias de Carlos y Femando a los derechos al trono
La acuñación de plata, como la de oro, siguió en to· español para cedérselo a su hermano José Bonaparte.
dos los tipos del reinado anterior, aunque merece men- Femando VII estuvo prisionero en Francia durante seis
cionarse la creación, también por real orden de 30 de años a cuyo término, en 1814, Napoleón le devolvió la
abril de 1789, de un nuevo valor: el cuarto de real o Corona española. La abdicación de Fernando y la in-
vasión francesa en España favorecieron los planes de
emancipación de los territorios americanos. El resta-
blecimiento del absolutismo por parte del rey español,
además de la política económica equivocada que se se-
guía en los dominios, hicieron que en pocos años, con
la batalla de Ayacucho ganada en Sudamérica por el
mariscal Sucre en 1824, España perdiese finalmente
casi en su totalidad el vasto imperio del Nuevo Mundo.
A pesar de la proclamación de José Bon aparte como
rey de España e Indias, ningwia de las casas de mone-
da de América acufió con el nombre y la efigie de aquel
rey, que gobernó de 1808 a 1813. Se cita una pieza de
ocho reales con la ceca de México, afio 1809; que en el
margen lleva el nombre de José Napoleón; pero, o el
Ocho reales, plata, 1772, Carlos 111 (columnario,
troquel utilizado se grabó en España, o bien se trata
coronl2$ diferentes, doble troquel), reverso. de una de tantas alteraciones hábiles que se han hecho
32
en tiempos relativamente recientes, pues no se conci- La moneda de plata presenta dos tipos principales:
be que en el reverso figure el antiguo escudo borbóni- el primero tiene el busto acorazado, parecido a la efi-
co. También es probable que se trate de fotografías de gie de reyes anteriores. En el segundo tipo la figura del
dos monedas diferentes, o sea, anverso de una y rever- rey aparece de mayor edad y con toga. Los reversos de
so de otra. ambos tipos son bastante parecidos a los de las mone-
Durante el reinado de Femando VII, la casa de Mé- das anteriores.
xico acuñó de 1808 a 1821, con las va!iaciones consi- Las cuartillas de plata del mismo tipo del reinado
guientes, monedas de plata y de oro de los tipos ante- de Carlos IV y que comenzaron a circular en 1796 fue-
riores, e introdujo la nueva denominación del medio ron insuficientes para satisfacer las necesidades de
escudo de oro. Este periodo se caracteriza por la rea- cambio menudo. Por otra parte. en 1814 el virrey Ca-
parición de la moneda de cobre. lleja ordenó que se retiraran de la circulación las fi.
Igual que ocurrió en el caso de Carlos IV, por real . chas o medios de cambio particulares que, con el nom-
orden de 10 de abril de 1808 se ordenó al virrey de la bre de tlacos, señales y pilones, servían para realizar
Nueva Espafia que se continuara la acuñación con el las pequefias operaciones de intercambio. Para susti·
busto de Carlos en tanto se preparaban los troqueles tuir estas piezas y complementar las cuartillas de· pla-
correspondientes a Femando VII. ta, el virrey ordenó a la Casa de Moneda de México, por
La moneda de oro es de dos tipos: el primero (1808- bando de 28 de marzo de 1814, la acuñación de mone-
1813) tiene el busto del monarca con un manto y atado das de cobre de dos cuartos, un cuarto y un octavo, es-
el cabello con una cinta detrás de la cabeza; el reverso tipulándose que esas piezas equivaldrían, respectiva-
es semejante al de las monedas del reinado anterior. mente, a una cuartilla, a un tlaco (octavo de real) y a
En el segundo tipo (1814-1821) el rey lleva una corona un pilón (dieciseisavo de real). La circulación de estas
de laurel, mostrando una pequeña parte del busto des- monedas fue autorizada por bando de 13 de agosto de
nudo (esta idea del busto desnudo fue sugerida en la 1814 y, como hubiera cierta resistencia para aceptar-
sesión secreta de 16 de mayo de 1811 y aprobada el 2 las, se dictó la ley de 20 de diciembre de ese mismo afio,
de junio del mismo afio, en que se acuerda el cambio por la que se pusieron en circulación fijándose su po-
del busto real en las monedas); lo demás del anverso der liberatorio, o sea la cantidad máxima que podía pa-
y el reverso es semejante en todo al primer tipo. El cor- garse o recibirse de ellas en cada transacción.
dón, estriado, se parece a una cuerda torcida. Estas monedas de cobre, primeras desde que se sus-
Con Fernando VII se inicia la fabricación de me- pendió la acuñación de los maravedíes en 1551o1552,
dios escudos de oro en cuyo anverso se muestra la efi- llevan en el anverso dos letras F entrelazadas con VII
gie del rey semejante al segundo tipo y con la leyenda en el centro bajo una corona real, todo ello entre ~
FERD . VII . D . G . HISP . ET . IND . R y el afio; el reverso OS· y el valor 2/4, 1/4 o 1/8; la leyenda es FERDIN · VII · D · G ·
tenta el escudo coronado de Castilla y León, con el es- HISP · REX; debajo, el año. En el reverso se muestra
cudo de Borbón en el centro; el escudo, rodeado por dentro de una corona de laurel una cruz flordelisada
el collar del Toisón, se encuentra entre la ceca My las con el escudo borbónico en el centro y cantoneada de
iniciales del ensayador. No llevan marcas de valor. castillos y leones.
33
José Maria More/os y Pavú11.

34
LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

CASAS PROVISIONALES REALIS TA S E INSURGENTES.

RESELLOS REALIS TAS E INSURGENTES.


RESELLOS DE ORIGEN DESCONOCIDO

a renund a de Fernando VII y de Carlos mineros, asf como en Guadalajara, dada la importan-
IV en favor de Bonaparte se s upo en Mé- cia de esta ciuda d. De esta manera, del año 1810 a 182 1.
xico el 14 de julio de 1808 y se tomó como en que se consumó la independencia, se llevaron a cabo,
una oportunidad p ara lograr la indepen- tanto por parte de los realistas como de los insurgen-
dencia, pues al faltar el rey resultaba dis- tes, Loscas acuñaciones obsidionales, además del estam-
cutible la legitimidad de las autoridades que gober- pado de resellos.
naban la Nueva España.23 El movimiento de eman- A conL inuación se resume la acw1ación obsidional
cipación tuvo en sus inicios el objetivo aparente de de este periodo, en el orden es lablecido por Francisco
conseguir la vuelta de Fernando VII al trono, pero la Pradeau en su Hiswna. numismática de México.
con secuencia última foe que México se constituyera en
estado soberano. La fase armada de la lucha por la in-
dependencia trajo consigo la inseguridad de los cami- Casas de moneda provisionales realistas
nos y el que se cortaran las comunicaciones con la ciu-
dad capital; por tanto, se hizo casi imposible el trans- Chihuah ua
porte de minerales y numerario. Con este motivo, las
au toridades civiles y militares de poblaciones alejadas Fue auto rhada para funcionar, al igual que la casa de
de la metrópoli vieron la conveniencia de establecer ca- Durango, por el gobernador de las Provincias Internas,
sas de moneda provisionales en los principales centros Nemesio Salcedo, el 8 de ocLubre de 1810. Por falta de
35
maquinaria adecuada, las primeras monedas de ocho castellano, FERN . VTJ . REI . DE . ESP . E . IND . 8 . R . R . M.
reales, únicas que se emitieron, fueron fundidas bur- En general están mal troqueladas y con numerosas va-
damente y se tomó como modelo casi siempre a las mo- riantes. Por las cifras de acufiación que se conocen, se
nedas del tipo de busto acuñadas en la Casa de Mone- deduce que también se labró moneda de un real con
da de México, pero sustituyendo la marca de la ceca el tipo descr~to anteriormente. Existe una rarísima pie-
y las iniciales de los ensayadores por las correspondien- za de dos reales con el busto de Fernando VII y con las
tes a Chihuahua. Las piezas que no daban el peso legal leyendas también en castellano: la del anverso es como
se desechaban y las que se excedían eran limadas. Las la de ocho reales, y la del reverso, MON · PROV · DE · DU-
de peso correcto se punzonaban con dos troqueles: uno RANGO · 2 · R · R · M. Ya desde el mismo año de 1811 se
consistía en una T, a la izquierda del busto real, que comenzó a acuñar el tipo correspondiente al busto de
indica haber sido recibida por el tesorero real; el otro, Fernando VII, con las leyendas en latín y la marca de
a la derecha del busto, representa una granada coro- , ceca D, en las denominaciones de ocho, cuatro, dos,
nada entre columnas de Hércules, que indica el con- uno y medio reales en plata y un octavo de real en co-
trol de la Real Hacienda. En esta primera época, que bre. Los primeros octavos labrados son de los años 1812
duró hasta 1813, las iniciales de la casa son CA. En 1814 y 1813 y tienen en el anverso, debajo de una corona real,
se recibieron los troqueles oficiales y se inició la fabri- un extraño monograma doble de Fernando VII; en el
cación de moneda troquelada, que continuó hasta el año reverso, en el centro, llevan la inscripción en tres lí-
1822 con La marca de ceca CA. Quizás con el propósi- neas, OCTAVO DE REAL; alrededor se lee DE DURANGO DE
to de sustituir las piezas moldeadas, a muchas de las 1812 (o 1813). Los octavos acuñados de 1814 a 1818 di-
piezas fundidas de Chihuahua se les aplicaron los tro- fieren en el reverso, en el cual se lee, sobre dos ramas
queles oficiales de esta y de otras casas. de laurel y roble, OCTAVO DE REAL; arriba, siguiendo el
contorno de la pieza, EN DURANGO; en el exergo, el año.
Otro tipo se presenta en los octavos de 1821, de mejor
Durango fábrica, en los que, en el anverso, se muestra el escu-
do de la ciudad de Durango; a la izquierda la inicial D
Se fundó, como ya se dijo, el 8 de octubre de 1810 y y, a la derecha, 1/8; en el reverso, en cinco líneas, se lee
las operaciones de acuñación comenzaron en febrero DE LA PROVINCIA DE NUEVA VIZCAYA y el año. Este tipo
de 1811, antes de que se dispusiera de los troqueles con de piezas se acuñó durante el México independiente
el busto de Fernando VII. Las piezas de ocho reales que hasta el afio 1823, y dentro de ellas cabe incluir una
se emitieron tenían la particularidad de que sus leyen- rara cuartilla de los años 1822 y 1823.
das estaban escritas en castellano y no en latín como
era costumbre; así, en el anverso se mostraba el es-
cudo de armas de Durango y, en círculo, dos palmas Guadalajara
cruzadas debajo de una corona; alrededor, la leyenda
MON . PROV . DE . NUEV . VIZCAYA y el año 1811. El rever- Se estableció el 20 de mayo de 1811 por disposición de
so llevaba el conocido escudo español y la leyenda, en la Junta Real de Hacienda y su periodo de acuñación
36
comprende, con algunas interrupciones, de 1812 a 1822. Sombrerete
Esta casa, cuyo símbolo de ceca era G\ fue la única,
de entre las provisionales, autorizada para acuñar oro, Para cubrir las necesidades de numerario del rico cen-
pero la efectuó a intervalos muy separados. En 1812 tro minero de Sombrerete, en la región de Chalchihui-
se troquelan monedas de cuatro escudos y en 1813 las tes, Zacatecas, la Tesorería municipal de esta ciudad
de ocho escudos con dos variedades; una con el busto ordenó la apertura de la Casa Provisional de Sombre-
del rey con uniforme y pelo rizado y la otra con toga rete para que acuñara la serie de valores de ocho, cua-
y pelo liso. tro, dos, uno, y medio reales, ignorándose si se fabri-
La troquelación de oro no se reanudó hasta 1821, caron de un cuarto de real. Las labores comenzaron el
también con dos variedades: con el busto desnudo y con 18 de octubre de 1810 y se suspendieron el 16 de julio
la toga romana. En cuanto a monedas de plata, seme- de 1811; se reiniciaron durante 1812# para terminarse
jantes a las de la Casa de Moneda de México. las hubo . definitivamente a fines de ese afio debido a la compe-
de las denominaciones usuales, con excepción del cuar- tencia que le hacían las casas de Durango y Zacatecas.
to de real. Las labores de acuñación estaban a cargo del su-
perintendente José María Vargas Machuca, quien gra-
bó su apellido en el reverso de las monedas que fabri-
Guanajuato caba, por lo cual estas piezas se conocen corno mone-
da de Vargas que, por lo demás; son de módulo y peso
Hasta hace poco se había creído que cuando los rea- iguales a las corrientes de busto de las demás casas.
listas recobraron la ciudad de Guanajuato, el 25 de no-
viembre de 1810, encontraron completamente equipa-
da la casa de moneda que anteriormente había estable-
cido don Miguel Hidalgo al apoderarse de la ciudad el
28 de septiembre de 181 O; ya se verá más adelante lo
erróneo de esta versión. El 31 de diciembre de 1812,
eJ general José de la Cruz autorizó la reapertura de la
casa provisional de moneda para proveerse de nume-
rario, que la ciudad de Silao había estado surtiendo,
previa autorización oficial, con monedas de Zacatecas
y Sombrerete, que por ser vaciadas eran fácilmente
adulteradas y desalojaban los pesos del tipo acuñado
en la casa de México. Los realistas manejaron la Casa
Provisional de Guanajuato sólo la primera mitad del
año de 1813, al acuñar únicamente monedas de ocho
reales, pues esa casa fue clausurada el 15 de mayo de Ocho reales, plata, 1811, provisional de Nueva Vizcaya,
ese mismo año. reverso.
37
De estas monedas se conocen dos tipos: el prime- tán troqueladas toscamente por ambos lados; el anverso
ro, acuñado en 181 Oy 1811, consistió en piezas de ocho de las piezas de ocho y cuatro reales (no se conocen de
reales únicamente -aunque hay pequeñas diferencias dos reales), semejante al del primer tipo (aunque difie-
en una pieza de dos reales de 1811- y se caracteriza re un poco en la leyenda: R · CAXA · DE · SOMBRTE), está
porque el reverso está grabado con punzones; en el an- circundado por una orla de puntos; a la izquierda, fuera
verso figuran las armas reales con la leyenda R · CA- del círculo, el número 8 o el 4, valor de la moneda y,
XA · DE · SOMBRETE (sic); en el reverso, cinco pequeños a la derecha, también exterior al círculo, la letra R de
punzones incusos distribuidos en tres líneas: arriba, reales; el reverso también es parecido al tipo anterior,
uno rectangular con la inscripción VARGAS; en el cen- pero los números y símbolos son de mayor tamaño y
tro tres más; a la izquierda, cabeza coronada de caba- están en relieve y la palabra VARGAS forma un arco. A
llo(?) sobre unas (de Sombrerete) entre las columnas este segundo tipo pertenecen también los reales y me-
de Hércules; en el centro el año (1810 o 1811); a la dere-. dios reales que llevan en el anverso dos mundos bajo
cha, una s coronada entre dos columnas; en la parte una gran corona y la leyenda FERDIN · VII · SOMBRERE·
inferior otro punzón con el número 3. No se sabe lo que TE; en el reverso se muestran las tres flores de lis den-
significan este número ni la cabeza o el círculo coro- tro de un óvalo, entre R-1 o R-1/2; arriba, en arco, VAR-
nado. Las monedas del segundo tipo (1811 y 1812) es- GAS; al pie el año, y arriba de éste palmas.

Ocho reales, plata, 1812, Caxa de Sombrte, Vargas,


anverso y reverso.
38
Zacatecas en la cima de uno o de otro; entre la base de los cerros
y un semicírculo de rosetas, L · V · o (Labor vin.cin.t om-
La autorización para erigir esta casa provisional fue nia, el trabajo lo vence todo); al margen, la leyenda MO-
otorgada en octubre de 1810 por el conde de La Lagu- NEDA PROVISIONAL DE ZACATECAS.
na, intendente de la Provincia de Zacatecas, y las ope- Las monedas del segundo subtipo son de mejor aca-
raciones de acuñación comenzaron el 14 de noviembre bado y corresponden al año 1811 . El escudo español
de 1810; sólo se labró plata en las denominaciones acos- del anverso se presenta en forma usual, aunque los leo-
tumbradas desde ocho reales hasta medio real. Igna- nes no están coronados; la leyenda dice FERDlN · vn ·
cio López Rayón entró a la ciudad de Zacatecas el 15 DEI · GRATIA; el valor y el año1 1811, están colocados en
de abril de 1811 y salió de ella el 1 de mayo del mismo forma normal. El reverso es semejante al del tipo an·
año. En ese breve periodo, López Rayón, constituido terior, pero menos burdo.
en jefe de la insurrección debido a la captura de Hi- . El tercero se acuñó del 5 de septiembre de 1811 al
dalgo, adquirió importantes cantidades de metal e hizo 26 de marzo de 1813. El anverso ostenta a Fernando
acuñar monedas de ocho reales con los troqueles que VII con coraza y en ocasiones con túnica romana; la le·
había en la casa provisional de Zacatecas. La moneda yenda dice FERDIN · VII · SR · DEI · GRATIA y el año. El re-
troquelada hasta el 31 de agosto de 1811, si bien de tos- verso, con el escudo coronado de las armas reales, con·
co diseño, era de plata casi pura y peso completo. Por serva la leyenda MONEDA PROVISIONAL DE ZACATECAS.
este motivo, en muchos centros comerciales, como Ve-
racruz, las monedas de Zacatecas llegaron a cotizarse
a nueve reales.
Se pueden reconocer cuatro subtipos de acuñación
de las monedas provisionales de Zacatecas; los dos pri-
meros son del tipo de montafia y los otros del tipo de
busto. El primer subtipo se troqueló del 14 de noviem-
bre de 1810 al 31 de agosto de 1811. En el anverso fi-
gura una burda interpretación del escudo de la casa
reinante; en lugar de leones, unas flores de granada;
a la granada sustituye a veces una palma y, al escusón
(escudo pequeño dentro de otro mayor) de Borbón en
el centro, cinco puntos; la corona, también convencio-
nal, carece en ocasiones de la cruz en la cúspide; la le-
yenda marginal es FERDINANDUS. vn . DEI . GRATIA (abre-
viado en las denominaciones menores); siguen el valor
y el año (1810 o 1811) en forma invertida. En el reverso
se observa, dentro de un círculo de puntos, la perspec-
tiva de los cerros de La Bufa y El Grillo con una cruz Ocho escudos, oro, 1813, Guadala;ara, anvu so.
39
El cuarto subtipo abarca del 3 de abril de 1813 a Oaxaca
1822 y, a diferencia de los tipos anteriores, lleva en el
reverso las iniciales de los ensayadores y la ceca de Za- La escasez de efectivo en esta ciudad hizo que el gene-
catecas, omitiéndose el nombre completo de la ciudad. ral realista Antonio González Sarabia ordenara una acu-
Cuando en las piezas de medio real aparece el valor, ñación de emergencia, poco antes de que entrara Mo-
éste se indica con la letra M de medio. En los dos últi- relos en Oaxaca el 25 de noviembre de 1812. La fabri-
mos años del período colonial el diseño de las mone- cación, encargada a un taller de herrería, se realizó por
das emitidas fue casi perfecto. No se conocen mone- el procedimiento del fundido en moldes de arena tos-
das de cuatro reales en ningún tipo. La marca de la ceca camente labrados. Las monedas de plata son todas del
fue zs en los ocho reales y z en los reales de a dos, de año 1812 y se conocen de las denominaciones de ocho
a uno y de a medio. reales, de un real y de medio real.
Consumada la Independencia, durante la Regencia, El tipo es bastante diferente al regular de la época:
entre 1821 y 1822, se autorizó la acuñación de mone- el anverso de las piezas de ocho reales muestra una cruz
das de ocho y dos reales con el busto usual de Fernan- de Jerusalén vacía (de brazos acanalados) que divide
do VII, aprovechando los troqueles coloniales que ha- el campo en cuarteles: el primero contiene un león ram-
bía. La emisión de esta casa provisional tuvo un mon- pante, el segundo un castillo, el tercero la sigla fO y el
to de 17 millones de pesos. cuarto el ordinal 7°; la leyenda es PROV · D · OAXACA ·

Ocho reales, plata, 1812, Provincial de Oaxaca, Ocho rea les, plata, 1813, Provisional de Valladolid,
león grande, reverso. anverso.
40
entendiéndose que la abreviatura PROV sig-
1812 · 8 · RS, ras. En el anverso, dentro de una guirnalda, llevan el
nifica provincial y no provisional. El reverso ostenta escudo real y, a cada lado de éste, el valor 8-R; debajo,
un escudo con ocho cruces aspadas o de San Andrés las letras M. 0 .1 quizás iniciales del ensayador Manuel
y en el centro el león rampante mirando a la derecha; Ojeda. El campo del reverso es liso y lleva tres estre-
se distinguen dos tipos de reversos, ya sea que la figu- llas y la leyenda en cuatro líneas PROVISIONAL DE VA-
ra del león sea pequeña o de un tamaño mayor. LLADOLID 18 13.
Las piezas de uno y de medio real llevan en el an- Hay un segundo tipo de busto, rarísimo, que se dis-
verso una cruz como la del real de a ocho, pero el pri- tingue porque en la leyenda del reverso se leen las si-
mer cuadrante está ocupado por el castillo y el segun- glas P · D · v · (provisional de Valladolid).
do por el león; carece de leyenda en el perímetro. En
el reverso, el escudo no !leva las cruces de San Andrés
y el león rampante mira a la izquierda; la leyenda dice Real de Catorce
M · PROV · D · OAXACA · 1812 · lR.
Las monedas de ocho reales presentan a veces una Este antiguo centro minero, situado en San Luis Poto-
marca punzonada en cada cara. El punzón del anverso sí, fabricó en 1811 una corta cantidad de moneda pro·
consiste en las columnas de Hércules coronadas, flan- visional realista. De es ta emisión sólo se conocen rea·
queando un pequeño círculo, a semejanza de las con- Jes de a ocho.
tramarcas de las piezas provisionales de Chihuahua y El anverso consiste en un círculo de puntos grue-
Sombrerete y, al igual que en éstas - ya que faltan las sos unidos por una pequefia línea; rodeándolo por
iniciales del ensayador- , probablemente certmcaban su parte externa la leyenda ELR. D . CATORC. POR . FER·
que la ley y el peso eran correctos. El punzón del re- NA · VII· 1811; un círculo igual en el reverso y la leyen-
verso consiste en uno cuadrangular con alguna de las da MONEDA PROVISIONAL · VALE 8 · R.
letras A, B, D. K. N.o, R. V, z y que pudieran representar
determinadas partidas de moneda.
Sierra de Pinos

Valladolid Las autoridades realistas del Mineral de Pinos, inten-


dencia de San Luis Potosí, emitieron una moneda ob·
Durante el año 1813 los jefes insurgentes Verduzco, Ra- sidíonal, de cobre, cuyo anverso tiene un león rampante
yón y Morelos asediaban la importante plaza militar entre columnas, bajo una corona a cuyos lados se lee
de Valladolid, lo cual imposibilitaba la llegada de fon- V - 114; alrededor, YLUSTRE . AYUNTAMIENTO . = que se
dos procedentes de Guadalajara, Guanajuato y Méxi- completa en el reverso con DE SIERRA DE PINOS; en el
co. Por esta razón, el comandante realísta Antonio Li- centro un castillo entre columnas en cuyos remates se
nares dispuso la acuñación de plata que se efectuó en observan las siglas D FP (¿de fondos públicos?); entre
piezas de ocho reales, del 5 al 18 de agosto de 1813, por las columnas, debajo, un arcón y la fecha 1814.
cuyo motivo estas piezas son extraordinariamente ra-
41
Lagos ta que se apoderaron de más de medio millón de pesos
en barras de plata y que, para remediar la gran esca-
Aunque considerada por muchos como medalla de jura, sez de moneda circulante, Hidalgo dispuso la creación
existe, sin embargo, una cuartilla de necesidad, de co- de la primera casa de moneda insurgente. En octubre
bre, emitida por los realistas en el municipio de Lagos, de 181 Ose construyeron maquinaria y troqueles y a fi-
en Jalisco1 que lleva en su anverso la figura de dos mun- nes de ese mismo mes se inició la amonedación. Tam-
dos bajo corona real, entre F VII, abajo una palma y una bién se dice que el personal para la casa se escogió de
rama de laurel, cruzadas, y en el exergo el numeral 1/4. entre los falsificadores presos en la cárcel de Guana·
La otra cara muestra un escudo coronado y la leyenda juato y que hizo los cuños un h~rrero, quien imitó con
IL · AYUNT ·DE LAGOS. extraordinaria habilidad los troqueles de las monedas
de ocho reales de Fernando VII con .M como marca de
. ceca. Las piezas resultaron tan semejantes a las de Mé-
Casas de moneda provisionales insurgentes xico que es imposible distinguir unas de otras.
En octubre Hidalgo salió de Guanajuato para diri-
Guanajuato girse a Valladolid, los realistas recapturaron la ciudad
el 25 de noviembre de 1810 y encontraron tan perfecto
Los insurgentes, al mando de don Miguel Hidalgo, to- el trabajo de amonedación que dispusieron que la ma-
maron esta ciudad el 28 de septiembre de 1810. Se cuen- quinaria fuera enviada a México para su estudio y para
que sirviera de modelo. Sin embargo, el eminente nu-
mismático don Miguel L. Muñoz ha demostrado que lo
anterior no pasa de ser una leyenda, puesto que las di-
fic4ltades técnicas y materiales que enfrentaban los in-
surgentes hacían imposible tal perfección, por lo que
se deduce que Hidalgo no acufió moneda en Guanajua-
to. Como ya se dijo, la casa provisional realista de Gua-
najuato se clausuró el 15 de mayo de 1813.
Don Anastasia Bustamante, ya unido al Plan de
Iguala, ordenó la reapertura de la casa el 26 de abril
de 1821 y se acuñaron monedas de plata de ocho y de
dos reales del tipo de busto de Fernando VII, con las
que se pagó al ejército insurgente. En 1822, durante la
Regencia, se continuaron acuñando los mismos tipos
y valores de las monedas del año anterior. La marca
de la ceca de esta casa era una G con una pequeña o
en el centro.
Ocho reales, cobre, 1814, Marelos, tipo SUD, anverso.
42
Valladolid por su valor facial en monedas de oro y plata cuando
la revolución triunfara o tan pronto fuese posible. Con
Don Miguel Hidalgo abandonó Guanajuato el 10 de oc- ello se creó la primera moneda fiduciaria del país, o
tubre de 1810 y llegó a Valladolid el día 15 del mismo sea, aquélla cuyo valor intrínseco es inferior al legal
mes, y se dice, sin fundamento alguno, que C<?nfiscó fijado por el emisor. Las pocas reservas de plata en po-
cuantos objetos de valor halló en las iglesias y que con der de Morelos servirían para acuñar moneda que cu-
la plata obtenida hizo fundir unas piezas de forma cua- briera el pago de sus tropas. El mismo decreto esta-
drangular que circularon como moneda. Su anverso bleció que el tamaño de las monedas debía ser un poco
tiene el campo liso con las iniciales P · v (provisional mayor que el de las corrientes de plata. Estas piezas,
de Valladolid) y debajo el valor 8 · R; el reverso es liso. como características generales, tienen en el anverso el
Como se duda de fa autenticidad de estas piezas, hay monograma de Morelos formado con las letras M. o y
que concluir que la primera acuñación insurgente fue . s ligadas y que aparentan ser una M cuyo primer ras-
hecha por el general Morelos o también por la Junta go es una s y el último una o; debajo el valor 8 R. 2 R
de Zitácuaro. y 1 R (las de medio real tienen las letras M.R.) y en el
tercer renglón el año respectivo (1811a1814); en el re-
verso un arco con una flecha y debajo la palabra SUD.
Acuñaciones de Morelos Algunas piezas son muy sencillas, otras más adorna-
das; ninguna lleva cordón. Existen variantes de valor
El 20 de octubre de 1810, Miguel Hidalgo nombró a José
María Morelos su lugarteniente y le ordenó que orga-
nizara un ejército en el sur del país. En noviembre del
mismo año, Morelos pidió ayuda financiera a Hidalgo,
y éste, el 16 de diciembre, lo autorizó para solicitar
préstamos a las personas más pudientes en los terri-
torios que fuera conquistando. Al parecer, este arbi-
trio no fue muy eficaz y así, al ser capturado el jefe de
la rebelión el 21 de marzo de 1811. Morelos se consi-
deró autorizado para emitir moneda por su cuenta. 24
El 26 de mayo de 1811 se apoderó del pueblo de Tec-
pan (en el estado de Guerrero) al que Morelos darla pos-
teriormente, el 7 de noviembre, categoría de ciudad ca-
pital de la provincia de Tecpan. En este lugar, por de-
creto del 13 de julio de 1811, ordenó que se acuft.ara
moneda de cobre, desde el medio real hasta los ocho
reales, exceptuando los de cuatro. Esas piezas vendrían
a constituir promesas de pago, es decir, Se canjearían Ocho rea.le$, CQbre, 1814, Morelos, tipo SUD, reverso.
43
y fecha en lo que se refiere a posición, tamaño y forma tropas las sostuvo Antonio de Sesma, simpatizante de
de los caracteres. El arco va, desde estrecho y largo la causa. Al salir de Tehuacán, Morelos dejó en su lu-
hasta corto y casi ovalado o semicircular; a veces pa- gar al insurgente Manuel Mier y Terán y se cree que
rece dos alas puntiagudas; la cuerda del arco puede ser éste produjo un tipo de moneda con las iniciales T.C.
lisa o emplumada y pocas veces está en posición de dis- entre el arco y la palabra SUD a fin de asumir la res-
parar. Es digno de mención el hecho de que en otras ponsabilidad de la acuñación; estas piezas son de un
emisiones insurgentes se refleja la idea monárquica de mejor acabado, ya sea por contar con maquinaria más
una manera más o menos velada, al mostrar el escudo adecuada o con operarios más experimentados. Algu-
real o la efigie de Fernando VII. En cambio, en la mo- nos consideran que las letras T.C. significan que la acu-
neda de Morelos, de ideología francamente indepen- ñación se hizo en Tierra Caliente, pero a esto se objeta
diente, se excluye por completo toda alusión al domi- que toda la amonedación de Morelos se hizo en esa re-
nio español. gión; para otros, se trata de la abreviatura de Tlacote-
Después de varias campafias y de haber resistido pec y para algunos más corresponden a las iniciales de
un sitio de 72 días en Cuautla, Morelos entró el 10 de Torres de Cuautla. Las piezas más comunes de este tipo
agosto de 1812 a Tehuacán y abandonó esta ciudad el fueron las de ocho reales, y más raras las de dos rea-
10 de noviembre para dirigirse a Puebla. En este lapso les y las de medio real.
bien pudo acuñar moneda, pero quizá la falta de ele- Es posible que en una de tantas expediciones de Mo-
mentos se lo impidió, pues hay noticias de que a sus relos a Tehuacán se hubiese detenido por breve tiem-
po en Huautla, población cercana a Jojutla en el esta-
do de Morelos, según lo atestigua una rarisima mone-
da de cobre de ocho reales, troquelada en 1812 y que
se diferencia del tipo SUD por tener leyendas margina-
les: en una cara dice FABRICAD [0] [E) N HUAUTLA y, en
la otra, M [0] NEDA PROVI . CIONAL PS . ES. De esta pieza
se conocen poquísimos ejemplares.
Morelos 25 atacó y tomó Oaxaca el 25 de noviembre
de 1812; se apoderó de un botín de unos tres millones
de pesos y encontró que la moneda circulante era la
provincial que acuñó a principios de 1812 el jefe rea-
lista Antonio González Sarabia. La gran cantidad deba-
rras de plata que halló en esa ciudad, aunadas a las que
trajo una caravana de mulas, permitió a Morelos rea-
nudar sus acuñaciones, esta vez de plata, tanto del tipo
SUD como de una variedad parecida a la provincial de

Ocho reales, cobre, 1813, Morelos, tipo r.c, SUD, Oaxaca. Agotada la plata se volvió a la acunación de
anverso. cobre. Las acuñaciones ejecutadas en Oaxaca forma-
44
ron el granero de la amonedación de Morelos; no sólo El 12 de abril de 1814, Morelos abandonó Acapul-
fue grande la cantidad, también fueron numerosos los co y se refugió en el cerro de Atijo, cerca de Michoa-
tipos, las variedades y los valores; se hicieron en oro, cán, empleando casi todo el tiempo que permaneció allí
plata y cobre, moldeadas y acuñadas; hubo el tipo co- en fabricar armamentos y moneda. Ignacio López Ra-
rriente SUD agregándole las letras OXA o la palabra yón se retiró a Zitácuaro y, en marzo de 1814, fortificó
completa OAXACA, con el escudo y el león rampante, el monte Cóporo, donde también se fabricaron armas
con la leyenda PROV · D · OAXACA; con el león solo y las y moneda.
leyendas AMERICA MORELOS y PROVISIONAL DE OAXACA, A principios de 1814 en la ciudad de Oaxaca, aún
y otros más. Por otra parte, aunque no hay un acuerdo en poder de los insurgentes, el comandante de la plaza}
unánime al respecto, muchas de estas emisiones son presionado por la falta de fondos, acuñó moneda de co-
de dudosa autenticidad, especialmente las de oro y las bre; en su mayor parte se usó el tipo corriente SUD
fundidas; en lo que no hay duda es en las monedas de . agregándole las letras OXA. El'coronel realista Melchor
cuatro reales acuñadas en cobre, que son definitivamen- Álvarez entró en la ciudad el 29 de marzo y ordenó que
te falsas. Si bien las piezas de plata son bastante esca- se retiraran de la circulación las monedas de cobre del
sas, lo son aún más las de oro y es de suponer que sólo tipo SUD y toda otra que no tuviera el cuño del rey.
se emitieron algunas de presentación a ciertas perso· En octubre de 1814 coinciden, en la población de
nalidades o que son falsificaciones, ya que todas fue- Apatzingán, Morelos y los diputados al Congreso de
ron vaciadas en los moldes que se utilizaban para las Chilpancingo y formulan, el día 22 de ese mes, la Cons-
monedas de cobre.
El 6 de abril del año 1813, Morelos sitió el puerto
de Acapulco y durante los siete meses que permane-
ció en ese lugar los insurgentes construyeron hornos
en el cerro del Veladero y acuñaron gran cantidad de
cobre del tipo SUD.
A causa de la desorganización de la Junta de Zitá-
cuaro presidida por Rayón, Morelos instaló el 14 de sep-
tiembre de 1813, en Chilpancingo, el Congreso de Aná-
huac, en una de cuyas resoluciones se desechó el uso
del nombre de Femando VII; el 6 de noviembre Aná-
huac es declarado libre del dominio español.
El Congreso, perseguido por las fuerzas del gene-
ral José Gabriel de Armijo, se retiró a Tlacotepec y
abandonó más de 10 mil pesos en monedas de cobre.
En ese lugar, José Ma. Reynoso, por orden de More-
los, acuñó monedas de medio, uno, dos y ocho reales,
al igual que lo hizo en Chilpancingo en 1813. Ocho reales, plata, JBJJ, More/os, tipo SUD; reverso.
45
titución de Apatzingán, primera Constitución de Mé- na, presidida por él, que tendría por objeto la defensa
xico, por cuyo motivo se acuña una medalla. de los derechos de la Iglesia y _los de Femando VII. Se
El 5 de noviembre de 1815 Morelos cae prisionero quería con esto atraer el mayor número de correligio-
del jefe realista Manuel de la Concha y es fusilado el narios, aunque el objetivo real era la independencia.
22 de diciembre en San Cristóbal Ecatepec. Morelos no ad.mi tia es ta añagaza, así que en el proyec-
Gran parte de la historia monetaria de Morelos se to de constitución que le presentó López Rayón recha-
reduce a meras conjeturas, vaguedades y contradiccio- zó lo referente a que la soberanía residía en Femando
nes. Haría falta, pues, un estudio concienzudo y docu- VII y la decisión que la Nueva España se gobernara en
mentado que disipe las muchas dudas que se tienen al su nombre y representación.
respecto. Era de esperar que esta Junta Nacional también se
viera en la necesidad de fabricar monedas que susti-
·tuyeran a las españolas. Las primeras se fundieron en
Junta de Zitácuaro plata en 1811 y parte en 1812 con la denominación de
ocho reales; fueron de factura tosca debido a la caren-
Después de la captura de Miguel Hidalgo se hizo car- cia de maquinaria adecuada. Ostentan el nombre de
go de los restos del ejército insurgente Ignacio López Fernando VII por ser la junta su representante consti-
Rayón, quien emprendió una penosa retirada de Salti· tucional, pero los motivos diseñados son netamente me-
llo a Zitácuaro. En este lugar, el 19 de agosto de 1811, xicanos. El anverso consiste en un águila sobre un no-
Rayón estableció la Suprema Junta Nacional America- pal encima de un puente; a los flancos, 8 R; leyenda:
FERDlN. VII DEI . GRATIA y el año 1811 o 1812. En el rever-
so se muestra un carcaj con flechas, con una pica atra-
vesada por una flecha; en el centro, una mano que sos-
tiene hacia arriba un arco con la flecha en posición de
ser disparada; una honda en la parte inferior; leyen-
da: PROVICIONAL POR LA SUPREMA JUNTA DE AMERICA "" ,
Para combatir a la Junta reunida en Zitácuaro, el
virrey comisionó a Calleja, quien tomó la plaza el 2 de
enero de 1812. La junta se trasladó a Tlalchapa, en Gue-
rrero, y de ahí a Sultepec, en el Estado de México. Al
ser atacado este último lugar se retiró a Tlalpujahua,
en Michoacán, donde se estableció·una casa para tro·
quelar moneda.
La acuñación en plata y en cobre continuó hasta
el año 1814 y comprendió todos los valores, del medio
Ocho reales, cobre, 1814, Morelos, tipo SVD OXA,
real a los ocho reales. En la moneda troquelada de plata
anverso. tanto su diámetro como el águila son más pequeños.
46
El anverso y el reverso contienen los mismos símbo- de 1813, así como de uno y de medio real, de 1812 o
los de la pieza fundida, pero las leyendas difieren: en 1813, con las leyendas más abreviadas aún.
el anverso de la troquelada es VICE · FER · vn · DEI · La Suprema Junta Nacional acuñó también mone-
GRATIA ·ET y el año 1812 o 1813; la del reverso es conti- das de plata, de un real, de diseño distinto al de las an·
nuación de la primera y dice s · P · CONG · NAT · IND · teriores. Se conocen dos tipos, ambos sin fecha, que di-
GUV · T · SR S· M· = La letra T quizá significa Tlalpu- fieren esencialmente en las abreviaturas de sus leyen-
jahua, lugar de la emisión; S· M· puede indicar Suria- das. El anverso del primer tipo muestra el águila azteca
no Mexicano, nombre con el que también se conocía sobre un nopal, flanqueada por el valor 1 R; alrededor
al Ejército del Sur; cuando estas letras no estaban la leyenda CONGR · AMER; en el reverso, al centro, un
acompañadas de la o probablemente significaban Su manto real con la inscripción F · 7 circundado por DE·
Majestad, título que se le concedió a la junta. De esta POS · D · L · AUT · D. Ambas leyendas, juntas, pueden in-
manera, la leyenda completa diría: "En nombre de Fer- . terpretarse como "Congreso Americano depositario de
nando VII, por la gracia de Dios y del Supremo Primer la autoridad de Fernando VII". De este mismo tipo es
Congreso del Gobierno Independiente Nacional". Sin un ensayo de dos reales en cobre. La leyenda del an-
embargo, otra versión sugiere que la abreviatura IND · verso, en el segundo tipo, es CONGRESO AMERICANO y
significa Indias, al igual que en las monedas fabrica· la del reverso DEPOS · IT · D · L · AUT · D; hay variedades
das en épocas anteriores, y que la leyenda significa: 11 En de este segundo tipo. Existe la creencia de que las mo-
nombre de Fernando VII por la gracia de Dios y de su nedas del Congreso Americano se acuñaron en Angan-
Primer Congreso Gubernativo Natural de Indias". Es gueo, en el estado de Michoacán. Por otra parte 1 hay
interesante observar que el cambio de la leyenda en las
monedas troqueladas indica que la junta ya se arroga
el título virreinal, en nombre de Fernando VII.
Estas piezas fueron sometidas al juicio de Morelos,
quien las encontró bajas de peso1 por lo que tuvó el
temor de que los falsificadores las convirtieran en
tostones.
Existen monedas troqueladas de cobre de ocho rea·
les del año 1812 y quizá las hubo de 1811 y 1813, de
tipo semejante al de la Junta de Zitácuaro; las de me-
dio real y dos reales son de los años 1811 a 1814 y hay
gran variedad de cuños. No se han hallado monedas de
cobre ni de uno ni de cuatro reales.
Se conoce una pieza de plata, de dos reales, de 1813,
de la Suprema Junta Gubernativa, en la que el águila
sobre el puente está dentro del contorno de un escudo
coronado. Existe una moneda de cuatro reales, también Ocho reales, cobre, 1812, Mondos, Hu a.ut/a, reverso.
47
quien opina que estas piezas deben clasificarse como tlán, en el estado de Puebla. En abril de 1812 asaltó el
medallas. mineral de Pachuca y logró gran botín de barras de pla-
Obra también de la Junta Nacional fue una mone- ta con las que, asesorado por el jefe insurgente Vicen-
da de plata de dos reales que tiene por un lado, en el te Beristáin, pudo establecer una casa de moneda que
centro, el valor 2 R y, alrededor, SUPREMA· JVNTA · NA- comenzó a funcionar ese mismo mes y continuó en
CIONAL =; el otro lado ostenta, dentro de una corona 1813. Las monedas salidas de esta casa fueron de tos-
de laurel, las letras N · G, abreviaturas de Nueva Gali· ca manufactura, como que estaban elaboradas en ta-
cia (actualmente Jalisco y porciones de estados limí- lleres improvisados y con personal poco apto. Se acu-
trofes) y, alrededor, MONEDA PROVYCIONAL y el año 1812 ñaron piezas de plata de dos reales y, de cobre, de uno
o 1813 =. Esta acuñación se debió a José María Var- y de medio real; en todas el tipo es el mismo: el anver-
gas, comandante insurgente del distrito y quien más so, formado de tres líneas, lleva arriba el monograma
tarde se convirtió en jefe realista. .de Osomo compuesto de las letras OSRN; en el centro,
ZACATLAN y, debajo, la fecha. En el reverso, en dos lí-
neas, figuran dos flechas cruzadas dentro de una co-
Zacatlán rona; debajo, el valor. Además de las monedas acuña-
das por él, Osorno utilizó con más frecuencia las mo-
El comandante general insurgente José Francisco Osor· nedas coloniales corrientes punzonándolas con su
no tomó el 30 de agosto de 1811 la población de Zaca- monograma, según se verá más adelante.

Zongolica

Rafael Argüelles, en unión de los sacerdotes Mariano


de las Fuentes de Alarcón, cura de Maltrata, y Juan
Moctezuma y Cortés, cura de Zongolica y descendien-
te del emperador Moctezuma, levantaron un ejército
para ayudar a la causa insurgente; establecieron su cen-
tro de operaciones en la pequeña población veracru-
zana de Zongolica. El 29 de mayo de 1812, en ausencia
de Argüelles, los dos sacerdotes atacaron la ciudad de
Orizaba y se apoderaron de 52 mil pacas de tabaco de
200 libras cada una; con el producto de su venta deci-
dieron acuñar su propia moneda de plata en un taller
improvisado. Un historiador asegura que de estas pie-
Ocho reales, plata, 1811, Suprema Junta Gubernativa,
zas se acufiaron todos los valores, desde el medio real
reverso. hasta el real de a ocho; sin embargo, sólo se conocen
48
ejemplares de ocho reales, uno de cuatro y varios de ricana, cuya impresión obedec1a a los trastornos oca-
dos. Llevan, en el anverso, en el centro, un arco y una sionados por las guerras de independencia.
flecha; alrededor, la leyenda VIVA · FERNANDO · VII· Y· En México, en la mayor parte de los casos, el rese-
AMERICA y un adorno; en el centro del reverso el valor llo se hacía por medio de punzones con los que, de
y, debajo de éste, una rama de palmera y una espada; acuerdo con la situación, los bandos revalidaban su mo-
en el perímetro, la leyenda SONGOLICA 1812; en las mo- neda o legalizaban la tomada al enemigo; no faltan las
nedas de dos reales el nombre ZONGOLICA está escrito monedas con más de una contramarca, ya que las zo.
correctamente con z. Aunque alguien considera a es- nas conquistadas cambiaban de manos frecuentemen-
tas piezas como medallas, está comprobada su calidad te. Debido a estas circunstancias, la identificación de
de monedas. En el Museo del Ermitage, en Leningra- la mayoría de los resellos es muy incierta y solamente
do, existe un zongolica de ocho reales. se han hecho conjeturas por parte de expertos numís-
. máticos.

Resellos
Resellos realistas

Abundantes fueron las contramarcas o, más especifi~ Las iniciales, MS, enlazadas en monograma, correspon-
camente, los resellos en la amonedación hispanoame- den a un punzón ovalado de unos 17 por 12 milímetros.

Ocho reales, plata, 1808, Femando Vil, resello Linares, Ocho reales, plata, 1810, Femando VJJ. resello L.C.M.,
anverso. rew.rso.
49
Las letras imitan la firma de don Manuel María de Sal- respectivamente; de este último peso para arriba val-
cedo, quien en 1810 era el gobernador español de la pro- drían ocho reales y se les estampaba un resello rectan-
vincia de Texas y al estallar la revolución consi~er6 ne- gular de 12 por 5 milímetros con las letras L.C.V. (las
cesario revalidar la moneda que corría en su territo- cajas de Veracmz). Las piezas de menos de siete rea-
rio. Se supone que, a juzgar por el tarnai'io del resello, les no serían aceptadas. Las monedas reselladas, pero
sólo se contramarcaron piezas de ocho reales de la casa sin contramarca de valor, debían considerarse de peso
de México. correcto. Como en el puerto circulaban pocas mone-
das escasas de peso, son muy raras las piezas con re-
L. C. V. Por bando de 27 de noviembre de 1812. publi- sello y contramarca del nuevo valor. Las más estima-
cado en la ciudad y puerto de Veracruz, se hace obli- das fueron las de ocho reales de Zacatecas, del tipo pro-
gatoria la aceptación de todas las monedas acuñadas visional, que llegaron a valuarse en nueve reales.
en las casas provisionales realistas. Como se registra- .
se alguna resistencia para recibir éstas a su valor no- M. V. A. Aunque desde el ano 1811 Monclova, capital
minal, el decreto de 19 de diciembre del mismo afio or- de la provincia de Coahuila, tenía el derecho de esta-
denó que se pesasen todos los reales de a ocho seña- blecer una casa de moneda, seguramente la carencia
lando los respectivos valores a que debían correr con de maquinaria y enseres impidió su materialización.
cuatro punzones: de 7 reales, de 7 1/4, de 7 112 y de 7 3/4, De tal manera, cuando la escasez de moneda se hizo
apremiante, Monclova hizo fundir piezas de ocho rea-
les y Lomó como modelo las monedas de Chihuahua,
Zacatecas o México; antés de ponerlas en circulación,
se las reselló con una contramarca formada por dos
pequeños rectángulos; el superior tenía las letras MVA
que, se deduce, es la abreviatura de Monclova, y el rec-
tángulo inferior con el año 1812 o 1813. Se han encon-
trado monedas hasta de 1819 con el resello de 1812, su·
poniéndose que esta anomalía se debió a que la buena
calidad de algunos punzones (de los que hubo cuatro
variedades) determinó que se prefiriera utilizarlos du-
rante algunos años más.

L. C. M. De la misma manera que las iniciales L.C.V.


pueden interpretarse como las cajas de Veracruz, po-
dría colegirse también que las siglas L.C.M. correspon-
den a las cajas de México o Las Cajas de Monclova. Se
Ocho reales, plata, 1809, Fe.mando Vil, resello M. V. A.,
conocen ejemplares con la fecha 1822 (después de la
1812, anverso. Independencia) que llevan este resello, por lo que pue-
50
de presumirse que se estamparon para legalizar su cir- Resellos insurgentes
culación; de ser así, dicho resello significaría Las Ca-
jas de México. Pero como desde el año 1811 ha habido P. D. V. En 1813, durante el asedio a la plaza de Valla-
piezas provisionales de ocho y dos reales con L.C.M ., en dolid por parte de los insurgentes Verduzco, López Ra-
numerosos tipos y tamaños, se conjetura que este pun- yón y Morelos, cayeron en poder de éstos algunas de
zón fue aplicado por los comandantes militares que, las monedas acuñadas por los españoles en la ciudad
en los estados de sitio, entre otras facultades asumían sitiada. Dichas monedas las aprovecharon los patrio-
la de revalidar moneda; así pues, el significado más tas para que circularan en el territorio dominado por
plausible es el de la comandancia militar. Podría indi- ellos, estampándoles pteviamente un resello rectangu-
car también la caja militar como prueba de que lamo- lar de 10 por 4 milímetros con las letras P.D.V., que sig-
neda estaba legalizada en el territorio dominado por nifican provisional de Valladolid.
el ejército. No puede significar Las Cajas de Monclo- .
va, pues ya se vio que la abreviatura de Monclova es DE MORELOS. A causa del crecido número de perfec-
MVA. Por lo demás, el resello L.C.M. fue utilizado pro- tas falsificaciones que se hacían de la moneda tipo SUD,
fusamente, tanto en las monedas reali stas como en las especialmente de las de cobre, Morelos dictó severas
insurgentes, como un medio de restablecer la confian- medidas contra los falsificadores, pero, como persis-
za ante la diversidad de monedas que se lanzaban a la tieran en sus actividades ilfcitas, el Generalísimo de-
circul ación. cidió tener bajo su control, reval.idándola, toda Jamo·

VTIL Este resello consiste en un rectángulo de 11 por


6.5 milímetros, con el contorno formado por puntas de
flecha; lleva en el centro la palabra VTIL y una estre-
lla. Se le encuentra en monedas coloniales, insurgen-
tes o con resellos insurgentes, Jo que hace suponer que
se trata de una contramarca impuesta por los realis-
tas para hacer válida en su territorio la moneda in-
surgente.

LINARES. Una de las últimas interpretaciones relati-


vas a esta contramarca es la de que se trata de un re-
sello realista emitido por el comandante militar Ángel
Linares, que operaba en el Bajío. Consiste de un peque-
ño rectángulo, bordeado de puntos, que encierra en dos
líneas la palabra LINA RES1'. Se ha observado este re·
sello en moneda provisional de Zacatecas, de ocho rea-
Ocho reales, plata, 1798, Carlos llll (resello de Mo re/os
les, de los años 1811, 1812 y 1813. en m oneda virreina/), anverso.
51
neda circulante en los territorios por él dominados. S. C. M. ·Este resello es de forma circular y con un diá-
Para ello utilizó tres tipos de resellos: uno, el más co- metro de 11 mm, lleva el águila sobre el nopal y abajo
mún, era circular; de unos 13 mm de diámetro, con el dos ramas de olivo cruzadas en semicírculo¡ entre el
monograma de Morelos entre dos estrellas; otro, rec- ala izquierda del águila y el margen del resello se mues-
tangular, de 8 por 5 milímetros, con el monograma sin tran las letras s.C.M., que pueden interpretarse como
estrellas; el último, ovalado, de 10 por 8 milímetros, Soberano Congreso Mexicano. Este resello se ha obser-
con el monograma entre dos puntos. Los tres punzo- vado en dos monedas de dos reales de Carlos IV en las
nes los aplicó Morelos a monedas realistas e insurgen- que no se aprecia el año; en el reverso de uno de los
tes, incluyendo las propias, a monedas vaciadas cuyo ejemplares se leen las siglas C.M.s., que quizá signifi-
revalidado era indispensable para lanzarlas a circula- quen Comandancia Militar Suriana; en el reverso de
ción y también; en algunos casos, a piezas acuñadas por la segunda moneda la marca M.D.S., que se puede in-
otras casas hispanoamericanas. Es curioso advertir . terpretar como Militar del Sur, sobreentendiéndose la
que, en las piezas que ostenta la efigie de Femando VII, palabra Comandancia. También se han visto con este
los resellos están grabados precisamente sobre la cara resello piezas de uno y de ocho reales. Se cree que las
de aquél, ignorándose si tal cosa se hizo intencional- contramarcas son de hechura anterior a diciembre de
mente para cubrir esa efigie, o por presentar ésta una 1815, por orden de algún caudillo insurgente, que no
superficie más lisa que facilitaba el estampado. fue Morelos, y que también operaba en el sur y acep-
taba la soberanía del Congreso. El fundamento de lo
anterior es el hecho de que el Congreso NacionaJ se di-
solvió a mediados de 1815. Así pues, estos resellos no
fueron obra, como alguno cree, de Vicente Guerrero,
quien operó de 1816 a 1821, cuando ya no existía el
Congreso.

S. J. N. G. En algunas de las monedas de ocho reales


del año 1811 de la Casa Provisional de Zacatecas, se
ha observado una contramarca circular con el contor-
no orlado y que en el centro lleva las siglas S.J .N.G., ini-
ciales de Suprema Junta Nacional Gubernativa. Como
es frecuente, va acompañada de otros resellos.

CONGRESO DE CHILPANCINGO. Morelos, en desa-


cuerdo con la Suprema Junta Gubernativa presidida
por López Rayón, convocó el Congreso de Chilpancin-
Ocho reales, plata, 1811, Provisional de Zacatecas, LVO
go en septiembre de 1813, el cual dispuso la contramar-
(resello de More/os en moneda realista), anverso. ca de moneda para legalizarla en los territorios de su
52
jurisdicción; para ello utilizó dos resellos con la im- ella las monedas de Chihuahua, Zacatecas y Valladolid.
pronta, anverso y reverso, de la moneda de la Supre-
ma Junta. El primero consiste en un punzón circular ENSAIE. Resello circular que dentro de una guirnal-
de 15 mm de diámetro con una corona de laurel en cuyo da ostenta en tres 11neas arriba un águila burdamente
centro se muestra un carcaj, un arco, una flecha, el bra- diseñada, sin nopal y sin serpiente; debajo del águila
zo que la sostiene y la honda; se aplicó sobre moneda la palabra ENSAIE (por ensaye) y, en la parte inferior,
fundida, con la de México de Fernando VII como mo- una honda. La palabra indica que la moneda ya estaba
delo, y sobre la provisional de Zacatecas. El segundo probada y verificada por la oficina de ensaye que acom-
resello es de la misma forma y diámetro que el ante- pañaba al ejército insurgente. La contramarca seco-
rior: lleva el águila sobre el nopal, que crece en un puen- noce en piezas de ocho reales de acuñación provisio-
te a imitación de las piezas de Zitácuaro, y se observa nal de Zacatecas.
en monedas de México, Chihuahua; Zacatecas y Valla- .
dolid. Existe una pieza así resellada, de ocho reales, de NORTE. Este resello circular consiste en un águila mi-
Chihuahua, del año 1816 y, como Morelos fue ejecuta- rando a la izquierda sobre el nopal, con una estrella
do en diciembre de 1815, podría pensarse que esta con- cerca de la punta del ala del mismo lado; debajo la pa-
tramarca procede de alguna autoridad insurgente, pos- labra NORTE. Se ha encontrado en monedas provisio-
terior al Congreso de Chilpancingo, que revalidó con nales de Chihuahua, Zacatecas y Guanajuato, en las de-

Ocho reales, plata, slf, ENSAIE, resello insurgente Ocho reales, ptara, 1813, NOR1'E, resello ínsurgente
en moneda provisional de Zacarecas, reverso. en moneda realista, anvl!rSO. ·
53
nominaciones de uno, dos y ocho reales, de los años es que practicó revalidaciones con un punzón circular
1811 y 1813. Este resello fue ordenado, para legalizar que llevaba, arriba, una bandera con cruz; en la parte
la moneda virreinal que corría en sus dominios, por Ig- inferior ramas cruzadas de palma y olivo; en medio las
nacio López Rayón en su carácter de presidente de la siglas J .M.L e inmediatamente debajo algunas letras,
Suprema Junta Nacional y de comandante en jefe de] iniciales y abreviaturas cuyo significado se ignora, aun-
Ejército del Norte, que anteriormente le habían con- que es posible que se trate de marcas de identificación,
ferido Hidalgo y Allende. En una moneda de ocho rea- de las iniciales de los fabricantes de los cuños, o bien de
les, de Zacatecas, se observa otro resello parecido sin los jefes subordinados de Liceaga o de los nombres
la palabra NORTE y con el águila coronada, símbolo que de las poblaciones que ocupó. De esta contramarca hay
también utilizaron l.o s insurgentes. ejemplares en monedas de ocho y dos reales, de Zaca-
tecas especialmente. Existe también un segmento de
J. M. L. José María Liceaga, vocal de la Junta de Zitá- . la cuarta parte de una pieza de ocho reales, caso in-
cuaro, fue perseguido y derrotado a la caída de esa ciu- sólito en la numismática mexicana, con el antedicho
dad, yendo a refugiarse en unos islotes de la laguna de resello.
Yuriria, en Guanajuato, donde permaneció Jos meses
de septiembre y octubre de 1812. Se dice que en ese OSORNO. Ya se dijo de este general que seguía más
lugar estableció una casa de moneda, pero lo seguro comúnmente la práctica de resellar la moneda colonial

Ocho reales, plata, 1809, LVA y Congreso de


Ocho rea.les, plata, 1809, Osorno y Villagrá.11 1 résel/os Chilpancingo, resellos en moneda provisional realista,
en m oneda realista, anverso. anverso.
54
con su monograma, que consistía en un punzón ovala- to, al general Vicente Guerrero, que comandó las fuer-
do de 11 por 9 milímetros, con las letras OSRN entre- zas insurgentes al sur de México de 1816 a 1821.
lazadas. Contramarcó piezas de todos los valores, des-
de el medio real hasta el real de a ocho, probablemen- HIDALGO. Por último, se conoce un segmento de real
te en 1811. de a ocho con la contramarca circular incusa: 4R
MON · PROV · DI HIDALGO Mque también figura sobre me-
VILLAGRÁN. Julián Villagrán fue uno de los prime- dallas religiosas. Se estima que este resello no es más
ros insurgentes que se levantaron en armas y llegó a que una falsificación.
ejercer un dominio despótico en 1812. Operó en Ixmi-
quilpan y Zimapán convirtiendo esta población del es-
tado de Hidalgo eh su cuartel general. En la sierra de
Zimapán se proclamó emperador de la Huasteca con .
el nombre de Julián 1 y, durante su breve dominio, re-
vaHdó la moneda colonial con un punzón circular que
contenía su apellido en dos líneas: VILLA GRAN. 26

Re~ellos de origen desconocido

L. V. A. Punzón circular de lo que parecen ser estas


tres letras enlazadas. Se encuentra en varias piezas co-
loniales, acompañado de resellos de Morelos y del Con-
greso de Chilpancingo. Se ignora su significado.

L. V. S. Al igual que el anterior, se ignora el origen de


un resello cuad1·angular con las iniciales L.V.S. rodea-
das de estrellas de cinco puntas. Quizá las siglas signi-
fiquen Labor vincit semper (el trabajo siempre vence).
Las monedas que las muestran son de ocho reales y de
las casas provisionales de Chihuahua, Zacatecas, Som-
brerete, Guadalajara y Nueva Vizcaya.

ÁGUILA MEXICANA. Existe un resello formado por


un óvalo que lleva en el centro un águila con una ser-
piente en el pico toscamente grabada sobre piezas de Resellos de origen desconocido en moneda provisional
ocho, dos y un reales. Se ha atribuido, sin fundamen- realista, anversos.
55
Agusiin de lturbide.
56
PRIMER IMPERIO

ACUNACJONES CON EL TIPO GENE RAL DE FERNANDO VII.


MONEDA IMPERIAL DE OR O, PLATA Y COBRE.
MONEDA DE ORO. MONEDA DE PLA TA

124 de agosto de 1821, Agustín de Iturbi- también aprobó la circulación de la provisional de Za-
de y el virrey O'Donojú firman el Trata- catecas. De acuerdo con ello, se conocen emisiones de
do de Córdoba por el que se reconoce a este tipo de las casas de Durango, Guanajuato, Guada-
México como nación independiente que, lajara y Zacatecas de los afios 1821, 1822 y de 1823 con
en lo sucesivo, se llamaría Imperio Me- la ceca de Guadalajara.
xicano. El 27 de septiembre, Iturbide entra a la capi- El 20 de mayo de 1822 el Congreso, por votación ma-
tal con el grueso del ejército llamado Trigarante, por yoritaria, proclamó a Iturbide emperador de México,
sostener tres objetivos o garantías; religión, unión e in- cesó en sus funciones la Regencia, y tuvo lugar la co-
dependencia, simbolizados en la bandera con los colo- ronación el 21 de julio. El reinado de Iturbide duró de
res blanco, rojo y verde, que desde entonces fueron los esa fecha al 19 de marzo de 1823.27
colores de la bandera mexicana. Al día siguiente se reú- El 11 de junio de 1822 se autorizó la acuñación de
ne la Junta Provisional Gubernativa presidida por el la moneda imperial de oro, plata y cobre señalando sus
mismo lturbide, en la que se redacta la Declaración de características con las mismas leyes de pureza que du-
Independencia. rante la Colonia, es decir, 875 milésimos para el oro
En el orden monetario, la Regencia decretó el 22 y 902. 7 milésimos para la plata. Sólo se conocen mo-
de noviembre de 1821 que las casas de moneda conti- nedas marcadas con la ceca de México, aunque es po-
nuaran la acuñación de reales de a ocho y de a dos con sible que las demás casas hayan acuñado con la mis-
el tipo general de Fernando VII y la fecha de 1821, y ma marca.
57
El año 1822 solamente se acuñaron piezas de ocho Respecto a la moneda de plata, se acuñó en las de-
escudos, cuyo anverso lleva el busto desnudo del em- nominaciones de ocho, dos, uno y medio reales y seco-
perador vuelto a la derecha y la leyenda AUGUSTINUS · nocen numerosas variedades por diferencias en el bus-
DEI· PROVDENTIA, el año y la~ (en otra variedad se se to, en el águila, en el nopal, en las leyendas y en la co-
lee AUGSTINUS). En el reverso se observa un águila locación de éstas. Básicamente hubo dos tipos, aunque
coronada (sin serpiente) mirando a la izquierda y con se conocen muchas variantes en cuanto a posición de
las alas extendidas sobre un nopal, entre macanas y las leyendas del reverso en las piezas de 1822; el pri-
carcajes cruzados; la leyenda continua del anverso: mer tipo, correspondiente a la moneda de ocho reales,
MEX . I. IMPERATOR. CONSTlTUT. (Agustín, por la Divi- lleva en el anverso el busto desnudo del emperador de
na Providencia primer emperador constitucional de Mé- perfil hacia la derecha, la leyenda AUGUST · DEI · PROV · •
xico) 8 · s · y las iniciales J .M. del ensayador. En 1823 ~y el año 1822; en el reverso el águila, 11 flaca y desear-
se acuñaron piezas de ocho y de cuatro escudos, modi- .nada", coronada, con las alas extendidas, sobre un no·
ficados busto y escudo de armas. En el anverso de la pal; la leyenda continua MEX. I. IMPERATOR . CONSTI-
onza el busto es más grande y en él reverso el águila TUT · 8 · R · y las iniciales J.M. del ensayador. En el se-
mira a la derecha, sobre un nopal que nace de una peña, gundo tipo, el busto del emperador está rodeado de la
todo dentro de un marco ovalado que descansa sobre leyenda AUGUSTINUS DEI PROVIDENTIA, My la fecha; en
carcajes con flechas, picas y macanas. Anverso y rever- el reverso la continuación de la leyenda, el valor en rea-
so de la pieza de cuatro escudos son semejantes a los les y las iniciales del ensayador en todas las denomi-
de Ja anterior; pero su módulo es menor y su valor 4.S naciones; el águila "en mejores carnes", mirando a la
en lugar de 8.S. derecha y con las alas extendidas, sobre un nopal con

Ocho escudos. oro, 1822, Agust(n de lturbide, primer


tipo, anverso y reverso.
58
mayor número de pencas que el tipo anterior; el nopal les, de plata, con la fecha 1823 y de muy pobre manu-
nace de una peña en el agua. Los medios reales care- factura. Es posible que la primera emisión se haya he-
cen de indicación de valor y se les llamó medios de agui- cho en Comayagua, centro de los simpatizantes de la
lita cuando se pusieron en circulación el 25 de agosto incorporación; lleva en el anverso, alrededor del bus-
del afio 1822. to de lturbide, a la izquierda, la leyenda EMPER · AGVS·
Contra lo dispuesto en el decreto del 11 de junio de TIN · 1823; el reverso muestra un águila coronada sobre
1822, no se acunó moneda de cobre durante el reinado un nopal, y la inscripción M P (moneda provisional), 2R.
de Iturbide, no obstante que un segundo decreto, de Las otras dos emisiones se hicieron en Tegucigalpa, que
fecha 23 de enero de 1823, autorizaba nuevamente la se oponía a la anexión; en ellas ya no aparece la ima-
amonedación de cobre, esta vez con liga de calamina. gen del emperador, quizá porque ya babia abdicado;
Menos de dos meses después lturbide abdicaba, por lo pero la anexión no estaba aún rota, pues los anversos
que no se pudo llevar a la práctica lo dispuesto en el . son iguales al reverso de la emisión de Con1ayagua, es
decreto anterior. decir, con el águila mexicana. Uno de los reversos lle-
Entre el 5 de enero de 1822 y el 30 de junio de 1823, va una cruz equilátera con castillos y leones y la leyenda
Centroamérica estuvo incorporada a México. En este TEGUSIGALPA L · (libre) A · (año) 1823. El otro reverso de
lapso se emitieron varias piezas de proclamación para la segunda emisión de Tegucigalpa consiste en el es-
Guatemala, León de Nicaragua, Chiapas y Quezaltenan- cudo español coronado entre las columnas de Hércu·
go, pero solamente la provincia de Honduras lanzó tres les y la inscripción 2 R. M . (moneda) TEGUSlGALPA L . A .
emisiones de moneda, cada una en piezas de dos rea- y el año 1823.

Dos reales, plata, 1822, Agust(n de lturbide, segundo


tipo, anverso y reverso.
59
.Herrerla de la Casa de Moneda de México.
.

60
REPÚBLICA MEXICANA. CASA DE MÉXICO

EL ESCUDO NACIONAL. MONEDA REPUBLICANA.

ÁGUILA DE PERFIL Y DE FRENTE. MONEDA DE CIMAL.

MONEDA DE CUPRON/QUEL

esaparecido el Imperio, se instaura la Re- piente que sostiene en la garra derecha y la garra iz-
pública y toma a su cargo el gobierno del quierda sobre un nopal; debería estar ornado, además,
país eJ Supremo Poder Ejecutivo forma- con una rama de laurel y otra de encina.
do por tres personas nombradas por el Hasta los primeros meses de 1823 se continuó la
Congreso Constituyente. Este Supremo acw1ación con la impronta de Iturbide; pero en la pri-
Poder, compuesto por los generales Pedro Celestino Ne- mera quincena del mes de agosto de ese año se cam-
grete, Nicolás Bravo y Guadalupe Victoria, estuvo en bió el diseño de las piezas, acatando el decreto del 1
funciones del 8 de abril de 1823 al 10 de octubre de de agosto de 1823, que disponía un anverso común para
1824. En este lapso, Guatemala, por votación del 1 de las monedas de oro, plata y cobre consistente en el es-
julio de 1823, se separó de México para formar una nue- cudo nacional y la leyenda REPUBLICA MEXICANA. El re-
va nación llamada Provincias Unidas del Centro de verso de las monedas de oro llevaría un brazo derecho
América; la provincia de Chiapas se incorporó defini- sosteniendo en una vara un gorro frigio, sobre un có-
tivamente a México en septiembre de 1824. Desde lue- digo abierto, y la inscripción LA LIBERTAD EN LA LEY,
go, el Congreso Constituyente, por decreto de fecha 14 el valor respectivo, el lugar y el año de fabricación, las
de abril de 1823, aprobó el diseño del escudo de armas iniciales de los ensayadores y la ley de la moneda (21
y el pabellón nacional que adoptaría, a partir de enton- quilates). En el reverso de las de plata, un gorro radian-
ces, la naciente república. El escudo sería el águila, sin te con la palabra LIBERTAD inscrita diagonalmente,
corona, en actitud de despedazar con el pico una ser· marcas de valor, lugar, fecha, ensayadores y ley (10 di-
61
neros 20 granos). El reverso de las monedas de cobre serie. No se conocen monedas de cuatro reales. De dos
llevaría dos palmas formando una orla y en el centro reales acuñaron Durango y México en 1824; de un real,
las marcas procedentes, excepción hecha de la ley e ini- Durango en 1824, y de medio real, México en 1824.
ciales de los ensayadores. Las denominaciones, en es- Algunos llaman a las monedas de ocho reales pesos
cudos para el oro y en reales o fracciones de real para de victoria por considerar que fue el primer presiden·
la plata y el cobre, continuarían siendo las mismas. Por te de México, general Guadalupe Victoria, quien orde-
su anverso, las monedas de or.o se conocieron popular- nó su emisión; pero ya se indicó que ésta la dispuso el
mente como de la manita, y las de plata, de resplandor. Congreso Constituyente en 1823 y que el general Vic-
Conforme al decreto anterior, se encargó al nota· toria asumió la presidencia en octubre de 1824.
ble grabador José Guerrero2 ª la preparación de los El año 1823 el grabador Francisco Gordíllo29 pre-
nuevos troqueles que utilizarían las casas de moneda paró un cuno con el águila de frente, con el cual se tro·
de México, Durango y Guanajuato. La primera emisión . quelaron algunas pruebas, pero el cambio de diseño no
es conocida como de águila de perfil hacia la izquier- fue aprobado hasta el 11 de agosto de 1824, fecha en
da, y consistió en piezas de oro de ocho escudos acu- que se adopta definitivamente esta impronta para las
ñadas en 1823, en la ceca de México exclusivamente. monedas de oro y de plata.
En ocho reales de plata, de este mismo tipo, acuñaron: De acuerdo con la ley del 1 de agosto de 1823, to-
México en 1823; Durango, Guanajuato y México en 1824, das las casas de moneda de la República debían usar
y Guanajuato en 1825; es ésta la pieza más rara de la troqueles iguales a la de México1 por lo que esta casa
debería enviar a las foráneas las matrices respectivas.
Esta di sposición no se cumplió del todo en virtud de
que varias casas no hacían sus pedidos oportunamen-
te y abrían por su cuenta los troqueles, con las natura-
les variantes.
Por decreto de 16 de noviembre de 1824, el Congre-
so concedió la propiedad de las casas de moneda, así
como las utilidades provenientes de la acuñación, a las
entidades donde aquéllas estaban ubicadas. También
en esa fecha se estableció que no habría una moneda
nacional de cobre, a fin de que los estados se respon-
sabilizaran de las piezas que emitieran de ese metal.
Así, los estados que poseían ceca se di eron a emitir
piezas de cobre, por lo que abundaron las acuñaciones
estatales, locales y privadas de diversos diseños y mó-
dulos, en contraste con las emisiones de plata que, aun-
que con pequeñas variaciones, conservaron su uni-
Ocho escudos, oro, 1823, dgu.ila de perfil, anverso. formidad.
62
Una moneda de cobre emitida por el gobierno na- las tres denominaciones con módulos y pesos más re-
cional no fue autorizada por el Congreso hasta el 28 <lucidos, las cuales circularon de 1829 a 1837.
de marzo de 1829 (independientemente de la emitida Las reducciones antedichas se tradujeron en mayo-
por los estados) por la pequeña suma de 600 mil pesos. res utilidades, por lo que el gobierno, por disposición
El diseño no difería en mucho de lo dispuesto en el de- de 11 de agosto de 1832, continuó la acuñación ilimi-
creto de 1 de agosto de 1823, ya que el anverso consis- tada de monedas de cobre. Esto, aunado a la gran can-
tía en el águila mexicana de frente, mirando a la dere- tidad de moneda falsa que circulaba y a las numero-
cha, y la leyenda REPUBUCA MEXICANA; en el reverso, sas emisiones privadas que se hicieron, produjo peli-
dentro de una orla formada por dos palmas, la indica- grosos trastornos económicos entre 1830 y 1840. Ante
ción 1/4 o 1/8 (no se han encontrado dieciseisavos de real la oposición del público a recibir moneda de cobre, el
con esta fecha), debajo la ceca M. A. (año) y fecha 1829. gobierno ordenó en agosto de 1835 que se suspendiera
La cuartilla tenía un módulo de 33 mm y un peso de . de inmediato su amonedación en todo el país y que la
alrededor de 18 gramos; el octavo de real medía 27 mm ceca de México acuñara cobre limitado a 10% del va-
de diámetro y pesaba casi siete gramos. Estos tama- lor de las barras de oro y plata que se introdujeran a
ños y pesos, tan desproporcionados, resultaban incó- esa casa. El 12 de julio de 1836 se decretó la acepta-
modos para las tr ansacciones, por lo que el gobierno ción obligatoria, para las oficinas recaudadoras, de mo-
a tendió las quejas del público y dispuso, con fecha 28 neda de cobre hasta por la cantidad de 50 pesos, inclu-
de agosto de 18291 la acuñación de piezas de cobre de yendo la moneda falsa.

Ocho reales, plata, 1823, águila de perfil,


anverso y reverso.
63
Por esa época el país atravesaba una situación crí- rétaro, donde había sido devaluada en 50%. Con ello,
tica: se acababa de obtener un nuevo empréstito por la inflación llegó a limites extremos y los precios se ele-
dos millones de pesos; Texas había declarado su inde- varon desmesuradamente. No hubo más recurso que
pendencia; España no reconocía aún la de México y se seguir el ejemplo de Querétaro y, por ley de 8 de mar-
temían reclamaciones de su parte. zo de 1837, se devaluó la moneda y se ordenó que las
El 17 de enero de 1837 se decretó nuevamente la casas de comercio abriesen sus puertas al público, en
suspensión en la fabricación de moneda de cobre en la inteligencia de que deberían recibir la moneda de
el país, cosa que no fue atendida por las casas de mo- cobre a la mitad de su valor, con excepción del cobre
neda de Chihuahua, San Luis Potosi, Sinaloa y Zacate- acunado en Zacatecas, del que se creía era difícil su
cas. También se preveía la creación de un banco para falsificación, pero que circularía sólo dentro del mis-
amortizar la moneda de cobre. Entre los recursos de mo departamento.
éste, se contaban las utilidades que se obtuviesen de . Entretanto, durante los años 1836 y 1838 se habían
una nueva acuñación de cobre por medio millón de pe- hecho algunos intentos de troquelar una nueva mone-
sos, además de un empréstito por cuatro millones de da de cobre; pero. o los disenos no eran aprobados o
pesos. las circunstancias impedían su acuñación, como suce-
La situación monetaria se agravó en la ciudad de dió en 1838, cuando las dificultades entre Francia y Mé-
México por haber entrado a la circulación más de 800· xico, que provocaron la llamada guerra de los Paste-
kilos de moneda de cobre que fueron sacados de Que- les, evitaron que se llevaran a la práctica dos diseños
de cuartillas de cobre que ya estaban preparados.
El 1 de julio de 1841 se dispuso el retiro de Jamo-
neda de cobre en un lapso de año y medio. La amorti-
zación debería hacerse con el empréstito que estaba tra-
mitando, pero que aún no obtenía, el Banco de Amor-
tización, por lo que en su lugar se lanzó una emisión
de bonos por ocho millones de pesos, garantizados con
la renta del tabaco. En esa misma fecha se decretó la
emisión de una nueva moneda por valor de medio mi-
llón de pesos y, aun cuando se emitieron los bonos y
se inició el retiro del cobre, la acuñación de la moneda
proyectada no se llevó a cabo por haber sido derroca-
do de la presidencia el general Anastasia Bustamante
en septiembre de 1841, y sustituido por Antonio López
de Santa Anna. El Banco de Amortización no pudo cum-
plir con el propósito para el que fue creado, por lo que
se clausuró el 6 de diciembre de 1841.
Un cua rto de real, cobre, 1832, revl! rso. Se conoce la muestra de una moneda que posible-
64
mente sea la que autorizó el decreto de 1 de julio de circularon durante el gobierno español. El anverso lleva
1841. Esta pieza es interesante porque se trata de la el busto de la libertad, a la izquierda; la marca de ceca
primera moneda mexicana en que se menciona la pa- M<? y, a la derecha, las iniciales L.R. (Luciano Rovira)
labra centavo como un intento de adoptar la acuñación del grabador; en el reverso, en el centro, la fracción 1/4
decimal. El anverso es como el de una de las muestras y alrededor del margen la leyenda REPUBLICA MEXICA-
de 1838, que consiste en la figura de la libertad, seden- NA; el año en el exergo; el módulo, de 11 mm. Casi to-
te, viendo a la derecha, una lanza en la mano izquier- das las cuartillas acuñadas por las diferentes casas lle-
da y en la derecha un libro abierto con la palabra LEY; vaban las iniciales L.R., lo que hace presumir que las
a la izquierda las fasces romanas; a la derecha LIBER- matrices se hicieron en la capital de la República. La
TAD y en el exergo el nombre del grabador L.ROVIRA ley de 27 de diciembre de 1862 ordenó suspender la acu-
F. 30 En el reverso; dentro de una corona de encina y ñación de reales, medios y cuartillas de plata, así como
laurel, la inscripción 1CENTAVO1841 M9, su módulo es , toda moneda de cobre, para sustituirla por moneda
de 31 milímetros. ajustada al sistema métrico decimal. Sin embargo, la
Para poner fin a la situación caótica que imponía orden no fue acatada estrictamente, pues se encuen-
la plétora de cobre, el general Santa Anna decretó, el tran ejemplares de aquellas piezas con el año 1863.
24 de noviembre de 1841, 1a emisión de una nueva mo- Los nuevos octavos de cobre, acuñados en 1841 y
neda en octavos de real que sustituiría a la circulante 1842, tenían. un anverso igual al de la prueba del cen-
a los seis meses de haber sido entregada ésta a las ofi- tavo de 1841¡ en el reverso, dentro de una corona cívi-
cinas recaudadoras. Sin embargo, el plazo tuvo que am-
pliarse para que comenzara a contar a partir del día
en que apareciese la nueva moneda, lo que se realizó
el 17 de diciembre de 1841 , haciéndose saber al públi-
co que, a partir del 16 de enero de 1842 en la ciudad
de México, y del 16 de febrero del mismo año en el res-
to del pafs, cesaría la circulación forzosa de la mone-
da antigua.
Las piezas con valor nominal de una cuartilla, que
no se acuñaban desde 1837, volvieron a fabricarse, esta
vez de plata, y a partir del año 1842 y hasta el de 1863
con aigunas interrupciones. E stas cuartillas de plata
se acuñaron conforme al decreto de 18 de febrero de
1842, que disponía la troquelación, en todas las cecas
de la República, de piezas de plata de un cuarto de real
por una cantidad igual, cuando menos, a 1% de la pla-
ta que se introdujera en esas casas. Las cuartillas de-
berían tener el mismo peso, ley y tamaño que las que Octavo y dieciseisavo de cobre, 1830 y 1831, reversos.
65
ca, se leía, en tres lineas, la inscripción OCTAVO DE REAL lo con el escudo nacional y la leyenda REPUBLICA ME-
t84l (o 1842); en el exergo M; en el canto, incusa, la le- XICANA; en la otra cara, dentro de una guimalda, un
yenda REPUBLICA MEXICANA; su módulo era de 29 mm. circulo de 14 mm de diámetro y, en tres líneas, 1/8 DE
Estas monedas, según la ley, debían tener el mismo di- REAL 1842.
seño en las distintas cecas del país; sin embargo, cada Al disminuir sustancialmente la moneda de cobre
una escogió el tipo y la composición metálica que me- en el mercado y hacer su aparición la de plata mejoró
jor le pareció. la situación, no volviéndose a amonedar más cobre has-
Con la moneda anterior se alivió un tanto el males- ta 1850. Aunque no existen datos oficiales sobre esta
tar que habían ocasionado las de cobre en el lapso de emisión, su disefio es semejante a los octavos de 1841
1829 a 1842, y se logró recoger una cantidad enorme y 1842, excepto en que la marca de ceca aparece den-
de la antigua moneda, cuyo metal, que se había desti- tro de la corona de encina y laurel.
nado a fabricar la moneda nueva, no pudo emplearse. No se tiene noticia de otra acufiación de cobre has-
para este objeto a causa de su mala calidad, por lo que ta 1859 cuando, según se dice, 31 cañones tomados por
se vendió a razón de 10 pesos las 100 libras. Parte de el general Márquez a las fuerzas del general Santos De-
las monedas recogidas se resellaron lanzándolas nue- gollado - que atacaron la ciudad de México en poder
vamente a la circulación, como sucedió en algunas de del gobiemo conservador- fueron convertidos en mo-
las cuartillas acuñadas de 1829 a 1836, que llevan por nedas para remediar la escasez de éstas. A pesar de lo
un lado una contramarca circular de 21 mm de módu- anterior, no se conoce ninguna pieza labrada con el me-
tal de los cañones y sólo puede conjeturarse que fue
utilizado como metal de liga en las monedas de oro y
plata.
En 1860 se acuñaron octavos de cobre semejantes
en todo a los de 1841y1842, pero de manufactura más
tosca. Se atribuyen al general conservador Miguel Mi-
ramón durante el tiempo que estuvo en su poder la ciu-
dad de México y en que otorgó a un particular la con-
cesión de fabricar monedas de cobre. Esta especie fue
declarada ilegal por el gobierno de Benito Juárez, por
edicto expedido en Veracruz el 7 de agosto de 1860.
También existen octavos de 1861 sobre los que única-
mente se sabe que se autorizó su emisión mediante con-
'
cesión particular a fin de que el gobierno se hiciera de
los recursos que necesitaba para cubrir las emergen-
cias que continuamente surgían. El metal utilizado para
estos octavos fue el procedente de las campanas y otros
Un ce ntavo, cobre, 1863, libe rtad y reforma, ar1verso. objetos de bronce de las iglesias confiscadas en cum-
66
plimiento de las Leyes de Reforma. sistema decimal. En 1867 se restauró la República y
Durante el gobierno provisional de Ignacio Comon- se insistió de nuevo en la implantación del sistema que
fort y por decreto de 15 de marzo de 1857, el Supremo durante el gobierno del general Manuel González se es-
Gobierno quiso hacer obligatorio el uso del sistema mé- tableció definitivamente.
trico decimal a partir del 1 de enero de 1862. En dicho Las piezas de muestra de un centavo de 1862 están
decreto se declaraba a la peseta mexicana como uni- hechas de cobre, cobre plateado y plata. El anverso lle-
dad monetaria, la cual seria de plata, de 1O gramos de va el águila hacía la izquierda y asida la serpiente con
peso y ley de 900 milésimos. Pero este decreto nunca la garra izquierda, posición que sólo en estas piezas se
llegó a ponerse en vigor, debido a las circunstancias observa; en el exergo, guirnalda de encina y laurel; arri-
críticas por las que atravesaba el país. El 15 de marzo ba, la leyenda REPUBLTCA MEXICANA; en el reverso, den·
de 1861, el presidente interino, Benito Juárez, decretó tro de una corona cívica y en cuatro- líneas, la inscrip-
nuevamente el uso del sistema métrico decimal a par- . ción UN CENTAVO 1862 M; en el exergo, PAREDES, nom-
tir de la misma fecha que señaló el decreto de Comon- bre del grabador, aunque hay variantes en las que este
fort. En lo relativo al sistema monetario, el decreto es- nombre no aparece.
tablecía: A principios de marzo de 1863 se emitieron las pri·
"Artículo So. La unidad de la moneda de plata será meras monedas de cobre de un centavo, esta vez para
el peso duro, con la ley de diez dineros veinte granos la circulación. En el anverso llevan la alegoría de la ley,
o 0.902784, y el peso de un diecisieteavo de libra. Este como en los octavos de real de 1841, la leyenda LIBER-
se dividirá en dos medios o tostones, cuatro cuartos
o pesetas, diez décimos o veinte medios décimos. Ar-
tículo 60. Las monedas de oro tendrán la ley de 21 qui-
lates o 0.875 y representarán los valores de un peso,
dos y medio pesos, cinco pesos, diez pesos y veinte pe-
sos. La unidad de estas monedas será la de diez pesos
con el nombre de Hidalgo; las demás se llamarán, res-
pectivamente, doble Hidalgo, medio Hidalgo, cuarto de
Hidalgo y décimo de Hidalgo. Artículo 7o. La moneda
de cobre será única, de 0.32 de onza y con el valor de
un centavo de peso."
La intervención frances a, el abandono de la capi-
tal del gobierno republicano de Benito Juárez y, lo que
es más probable, el alto costo que representaba e] cam-
bio de sistema, impidieron el cumplimiento de la dis-
posición anterior y sólo la ceca de México emitió mues-
tras de un centavo en 1862. Fue en el periodo de Maxi-
miliano (1864-1867) cuando la acuñación cambió al Un centavo, cobre, 1863, libertad y reforma. reverso.
67
TAD Y REFORMA; en el exergo, PAREDES; en el reverso, Como se ve, el decreto de 15 de marzo de 1861 fue
dentro de una guirnalda casi cerrada de encina y lau- obedecido sólo en una mínima parte al acufiar la casa
rel, y en cuatro líneas, la inscripción UN CENTAVO 1863 de México en 1863 los centavos de cobre y las piezas
:M. Existen variedades con el canto liso y acordonado. de plata de cinco y diez centavos. Se continuó la fabri-
El mismo diseñ.o ostentan los centavos de la casa de cación de las monedas de oro y plata en las antiguas
San Luis Potosí, acuñados ese mismo año, con la dife- denominaciones de escudos y reales desde principios
rencia en las iniciales de la ceca (S.L.P.), en el nombre del imperio de Maximiliano hasta 1866 en que estuvie-
del grabador, SANABRIA y en el módulo, que es menor. ron listos los cuños imperiales e inmediatamente des-
En 1867 y 1868, restaurada la República, se pusie- pués de restablecerse el gobierno republicano.
ron en circulación piezas de plata de diez y cinco cen- Con el deseo de unifonnar la moneda y adaptarla
tavos con el disefio de la moneda fraccionaria republi- al sistema métrico decimal, Benito Juárez expidió el
cana todavía en circulación a pesar de la intervención . decreto de 27 de noviembre de 1867 que precisa y am-
francesa. En su anverso ostenta el águila hacia la de- plía el de marzo de 1861, convoca a un concurso de gra-
recha, con la leyenda REPUBLICA MEXICANA en la parte badores para presentar modelos de la nueva moneda
superior; en el reverso el gorro radiante de la libertad y fija un plazo que fenecería el 15 de septiembre de 1868
y, en la parte inferior, la inscripción 10 (os) CENTAVOS, para desmonetizar las monedas imperiales y las que
el afio y la ceca M. no estuvieran arregladas al nuevo sistema. El plazo de

Un centavo, cobre, 1862, dguila de perfil, prueba,


anverso y reverso.
68
desmonetización fue prorrogado en numerosas ocasio- Las monedas de plata del tipo de balanza fueron de
nes y se encuentran disposiciones a este respecto has- un peso, de cincuenta y de veinticinco centavos y sus
ta el año 1893. anversos y reversos coinciden con los de las monedas
Lo dispuesto en el decreto de noviembre de 1867 de oro de veinte, diez y cinco pesos, cambian solamen-
no se llevó a la práctica hasta 1869, al aparecer en la te las inscripciones del reverso que dicen, respectiva-
ciudad de México las nuevas monedas del tipo llama- mente, UN PESO, so CENTAVOS o 25 CENTAVOS, la ceca; la
do de balanza. Años después las casas foráneas empe- inicial del ensayador y la ley del metal (902.7 milésimos).
zaron a fabricar piezas con este diseño, si bien algu- Las nuevas piezas de diez y cinco centavos que ven-
nas no acuñaron todas las denomina.dones. Las piezas drían a sustituir a las de resplandor de las mismas de-
de oro del tipo antiguo se acuñaron por última vez en nominaciones acuñadas en los años 1863, 1867 y 1868
la ceca de México el afio 1870; las de ocho reales, en no fueron del tipo de balanza: su anverso mostraba el
1869; las de cuatro reales, en 1868, y las de uno y me- · águila, el año de acuñación en el exergo y la leyenda
dio real, en 1863; la última moneda de cobre de la an- REPUBLICA MEXICANA; en el reverso llevaban, dentro de
tigua denominación fue, como ya se dijo, el octavo de una guirnalda, la denominación 10 o s y la palabra CEN-
1861, acufiado en forma particular, aunque se sabe de TAVOS debajo; arriba, la ceca M~. la inicial del ensaya-
un octavo de 1863. dor y el contenido de plata (902.7 milésimos).
Las monedas de oro de veinte, diez y cinco pesos Los pesos de balanza, que comenzaron a acuñarse
del diseño de balanza llevan en el anverso el águila me- en 1869, tenían igual peso y ley que las piezas de ocho
xicana usual, con las ramas de encina y laurel debajo,
alrededor la leyenda REPUBLICA MEXICANA y en el exer-
go, el año; en el reverso, bajo un gorro frigio radiante
con la palabra LIBERTAD, una balanza que representa
el poder judicial sobre un cartel con la inscripción in-
cusa LEY (poder legislativo), al fondo una espada cru-
zada (poder ejecutivo); en el margen la ceca W~, la ini-
cial del ensayador, la expresión del valor en palabras
y la ley del metal (87 S milésimos).
Las piezas de oro de dos y medio pesos y de un peso
tienen el mismo anverso que las monedas anteriormen-
te descritas; en su reverso figura una corona cívica y
dentro de ella la denominación con grandes números
(2 112 o I) y la palabra PESO(S), arriba; en el margen, la
inicial del ensayador, la ley en milésimos y la ceca Mº.
Todas las monedas anteriores de oro se acuñaron en
la Casa de Moneda de México de 1870 a 1905, con algu-
nas interrupciones. Veinte pesos, oro, 1870, de balanza, reverso.
69
reales, aunque con un diámetro ligeramente menor; sin Las nuevas monedas de cobre, de un centavo, tam-
embargo, el cambio de diseí'ío resultó contraproducen- bién aparecieron en 1869, aunque se conocen pruebas
te, pues los nuevos pesos fueron vistos con desconfianza doradas, en plata y cobre, acuñadas en 1868. En el an-
en el Extremo Oriente por la mayoría de los comercian- verso se observa el águila con vista a la derecha para-
tes y, en vez de obtener una prima como anteriormen- da en un nopal sobre peñas y asida con el pico y la ga-
te, experimentaron un descuento de tres y cuatro por rra derecha una serpiente; en la parte superior la le-
ciento. Con tal motivo, el gobierno de Sebastián Lerdo yenda REPUBLICA MEXICANA; en el reverso, dentro de
de Tejada, por decreto de 29 de mayo de 1873, autori- una corona de encina y laurel, la inscripción UNCEN·
zó que se reanudara la acuñación de las piezas de ocho TAVO (el año) y la ceca~. Los centavos de este tipo se
reales del tipo de gorro de la libertad. Dicha acuñación acuñaron hasta 1881 .
continuó hasta el año 1897.31 Con objeto de conciliar las monedas de ocho reales
Las monedas de plata de cincuenta y veinticinco · con las de menor denominación que circulaban enton-
centavos comenzaron a troquelarse también en el año ces, se decretó el 27 de mayo de 1897 la acuñación de
1869 y su acuñación di sminuyó paulatinamente hasta un nuevo peso que empezaría a circular a partir del 1
desaparecer; los últimos años encontrados en estas mo- de enero de 1898. Su diseño es muy parecido al de los
nedas son 1887 y 1890, en lo que se refiere a la ceca ocho reales, solamente que el águila del anverso pre-
de México. Las piezas de diez centavos se amonedaron senta un aspecto majestuoso; el gorro del reverso, más
de 1869 a 1887, las de cinco centavos de 1869 a 1881 grande; la expresión de valor 1 UN PESO; la fineza se ex-
y de 1886 a 1897. presa en milésimos (902.7) 1 y el cordón, estriado. Esta
moneda tuvo una buena aceptación en Oriente y se acu-
ñó aún en los años 1908 y 1909, en que la leyenda del
escudo de armas ya había cambiado. En 1949 la casa
de México y la de San Francisco, en Estados Unidos,
hicieron una reacuñación de más de ocho millones de
piezas del peso de 1898, a petición del gobierno de Chi-
na nacionalista.
El mismo decreto de mayo de 1897 citado anterior-
mente ordenaba la troquelación de una moneda de vein-
te centavos para sustituir a la de veinticinco centavos,
del tipo de balanza, cuya amortización y sustitución por
una moneda de veinte centavos ya estaba prevista en
un decreto de 12 de diciembre de 1892, pero no fue sino
hasta 1898 en que se lanzó a la circulación. Su anverso
lleva e] águila típica de 1898 y el año de acuñación en
el exergo; el reverso muestra en el centro la inscrip-
Diez pesos, oro, 1874, de ba/ti.nza, reverso. ción 20 CENTAVOS y una guirnalda debajo; arriba, la
70
ceca, la inicial del ensayador y la ley de la moneda (902.7 el valor, expresado en números romanos; no llevaban
milésimos). La amonedación se ejecutó hasta 1905. marca de ceca ni las inicia.les del ensayador y su po·
Para proveer de fondos a la h acienda pública, cuyo der liberatorio se limitó inicialmente a un peso. En el
presupuesto aumentaba continuamente, se pensó en la anverso, un carcaj con flechas y macana, entrelazados;
emisión de monedas de cuproníquel que, además de re- en el margen la leyenda REPUBLICA MEXICANA y en el
presentar un buen ingreso por el bajo costo de los me- exergo el año (1882 o 1883); en el reverso, dentro de una
tales que entraban en su composición, sustituirían a corona de encina y laurel, la expresión I, II, V.
las monedas de un centavo en circulación, que eran con- Aunque la troquelación no se hizo en el extranjero,
sideradas muy grandes, feas y pesadas. Con tal moti- los cospeles procedían de Europa, al igual que los tro-
vo, el Congreso, por decreto de 16 de diciembre de 1881, queles, de los cuales se hicieron 14 mil, aunque sólo
creó las monedas de uno, dos (primera vez que se amo- se utilizaron algo más de cuatro mil, inutilizándose
nedaba en México esta denominación) y cinco centavos . oficialmente el resto. La amonedación comenzó el 6 de
con liga de 75% de cobre y 25% de níquel, y ordenó diciembre de 1882. Al principio la moneda fue intro-
que cesara la acuñación de piezas de plata de cinco cen- ducida paulatinamente en el mercado de acuerdo con
tavos y de cobre de un centavo. Se preveía que la emi- sus necesidades, por lo que fue de gran utilidad en las
sión no podría ser mayor de cuatro millones de pesos pequeñas transacciones; pero el gobierno, deseoso de
y se autorizaba el posible troquelado en el extranjero. incrementar sus ingresos, puso en circulación más
Estas piezas sólo diferían entre sí en el módulo y moneda de la que convenía y la declaró de poder li-

Un peso, plata, 1869, de balanza, anve rso y reverso.


71
bera torio ilimitado. Con esta actitud, la moneda de calmar el tumulto.32 Por fin, el 6 de diciembre de 1883
cuproníquel se depreció y el comercio impuso un des- se suspendió la amonedación de níquel y se abrieron
cuento de 4% a la moneda de níquel, en relación con casillas para que se cambiasen a la par por piezas de
las de oro y plata; el descuento pronto llegó a 5% y las plata, desde veinticinco centavos hasta un peso y me-
mercancías cotizadas en monedas de cupronfquel al- dio. Para evitar la escasez de moneda menuda provo-
canzaron precios elevadísimos y casi prohibitivos para cada por el retiro del níquel, el 10 de mayo de 1886 se
las clases pobres. Con tal motivo, la Secretaría de Ha- expidieron órdenes para que las distintas casas de mo-
cienda dictó algunas disposiciones tendientes a regu- neda de la República fabricasen piezas de plata de cinco
larizar la circulación de esas monedas, entre ellas, la y diez centavos en cantidad doble a la que autorizaba
apertura, en la ciudad de México, de un mercado ofi- la reanudación del troquelado de las monedas de co-
cial de subsistencias que se vendían a cambio de mo- bre de un centavo.
nedas de níquel, la disminución de su poder liberato- . Al igual que sucedió con la pieza de un peso, el águi-
rio hasta veinte centavos y la amortización de las pie- la de las monedas de plata, de diez centavos, experi-
zas de níquel de cinco centavos. El descontento del mentó la misma modificación en 1898, conservó idén-
pueblo llegó a su máximo, al grado de lapidar el Pala- tico el reverso y continuó así hasta el año 1905. Lo mis-
cio Nacional, rompiendo vidrios y faroles y arrojando mo sucedió con las piezas de cinco centavos, cuya
puñados de monedas a los guardias; solamente la acti- acufiación se reanudó en 1886 y terminó también en
tud viril del presidente, general Manuel González1 pudo el año 1905.

Dos y m edio pesos, oro, 1870, anverso y reverso. Un peso, oro, 1870, anverso y reverso.
72
Asimismo, los centavos de cobre del tipo de 1869 ron aceptadas; algunas se mutilaron, seguramente para
vuelven a troquelarse en 1886; en 1898 aparecen con impedir que continuaran circulando.
un águila más esbelta, siendo éste el último año en que De las casas foráneas provisionales creadas durante
se fabrican centavos de tamaño grande (25 mm de mó- la guerra de Independencia algunas desaparecieron,
dulo), que más tarde fueron retirados de la circulación. otras volvieron a funcionar y hubo además otras que
Esta medida obedeció a que ya se hacía incosteable su se establecieron por primera vez. Todas, más o menos,
fabricación en virtud de que el cobre de que estaban acuñaron de acuerdo con las disposiciones generales
compuestas esas piezas valía más como metal que como emanadas del gobierno central, aunque en algunos as-
moneda circulante. Suspendida esta troquelación, se pectos, por necesidad o por conveniencia de los arren-
agudizó el problema de la escasez de moneda &accio- datarios, no se acataron dichas disposiciones, especial-
naria, por lo que el Congreso, en decreto de 21 de di- mente en lo relativo a la amonedación de cobre. Su clau-
ciembre de 1899, autorizó la acuñación de monedas de . sura se realizó en diferentes fechas; las últimas que
un centavo con diámetro y peso menores. Como para funcionaron fueron las de Culiacán y Zacatecas, que
esa fecha ya estaban preparados de antemano los tro- cesaron sus trabajos el 31 de mayo de 1905.
queles respectivos, la Casa de Moneda de México pro-
cedió desde luego a acuñar las nuevas monedas, que
sólo alcanzaron una emisión de 51 mil piezas y empe-
zaron a circular el 29 de diciembre de 1899. La arnone-
dación continuó hasta el 29 de abril de 1905. Su diá-
metro era de 20 mm y en el anverso estaba representa-
da el águila mexicana; abajo, una guirnalda de encina
y laurel y, alrededor del margen, la leyenda REPUBLI-
CA MEXICANA; en el reverso, dentro de una corona de
encina y laurel, la cifra l e en monograma; arriba, cer-
ca del margen, la fecha y, en el exergo, el símbolo M
de la casa de moneda.
De este periodo republicano abundan las piezas que,
debiendo ser de plata, están acufl.adas en cobre, mu-
chas de ellas con un ligero baño de pleita. Aunque la
mayoría son falsas, hay quienes aseguran que son mues-
tras o pruebas, ejercicios de aprendices de grabadores
o que se fabricaron en la misma casa de moneda con
troqueles auténticos por funcionarios o empleados des-
honestos. Esto es inexacto, pues los troqueles son de-
finitivamente falsos; sin embargo, las piezas están gas- Diez centavos, plata, 1892, reverso.
tadas por el uso, lo que prueba que circularon y fue- Cinco cencavos, plata, 1894, reverso.
73
Panorámica de Ciianajuato en 1928.

74
REPÚBLICA MEXICANA. CASAS FORÁNEAS

ÁLAMOS, CULIACAN, CHIHUAHUA, DUR.ANGO,


ESTADO DE MEXICO, GUADALAIARA, GUADALUPE Y CALVO,
GUANAJUATO, HERMOSILLO, OAXACA, REAL DE CATORCE,
SAN LUIS POTOSÍ, ZACATECAS

Casa de Alamos, 1862-1895 M A. A~ As.A. Una escasez semejante se advierte en la moneda de


plata, de tipo de gorro frigio, pues es difícil encontrar
piezas de ocho reales; en cambio, de las denominacio-
ocalizado en el estado de Sonora, el nom- nes menores sólo se sabe, por ahora, de la pieza de dos
bre del mineral de Álamos provjene de reales de 1872 y de medio real de 1.862. Respecto a la
los muchos álamos que hay en ese lugar . de plata del tipo de balanza se nota la ausencia de mo-
La apertura de la casa de moneda se efec- nedas de un peso, ya que los ocho reales del tipo ante-
..__.. tuó el año de 1862 y existe una pieza de rior se acuñaron sin interrupción de 1864 a 1895. De
una cuartilla con esa fecha; sin embargo. las otras de- las denominacione"5 de cincuenta1 veinticinco, diez y cin·
nominaciones de esta casa llevan las fechas de 1864 en co centavos sí hubo una acuñación más o menos regu-
adelante. Al parecer esta casa solamente troqueló mo- lar. Por supuesto no llegaron a fabricarse las monedas
nedas de oro de ocho escudos conforme al decreto de de veinte centavos que ordenaba la ley de 12 de diciem-
1 de agosto de 1823. En cuanto a la acuñación del tipo bre de 18921 pues esa pieza se acuñó por primera vez
de balanza, también se ciñó a la ley del 27 de noviem- en 1898.
bre de 1867. Las monedas de diez pesos son abundan- Por lo que se refiere a la acuñación de moneda de
tes; por el contrario, las de veinte y de cinco pesos son cobre en el sistema antiguo, habrá que citar algunos
extraordinariamente raras, pues sólo se conoce hasta antecedentes: el 4 de febrero de 1824 decidieron unir-
la fecha un ejemplar de cada denominación. se las antiguas provincias de Sonora y Sinaloa para for-
75
mar el Estado de Occidente con Ja Villa de El Fuerte en plata u oro. El anverso de estas primeras monedas
como capital; el Congreso Constituyente aprobó el es- acuñadas en Álamos presenta el águila mexicana con
tablecimiento de una casa de moneda. En 1826, los efec- la leyenda, en el margen superior, ESTADO DE OCCIDEN-
tos de la sublevación de los indios yaquis y mayos se TE; en el exergo, dos palmas cruzadas; el reverso IJeva
hicieron sentir en El Fuerte, por lo que se decidió tras· un gorro frigio radiante con la palabra LIBERTAD incu-
ladar provisionalmente la capital a Cosalá y después sa, en el exergo, la letra i (?),el año (1828 o 1829) y la ini-
al mineral de Álamos. En esta última población se ins- cial A de Álamos. Theodore V. Buttrey, Jr., en su obra
talaron los supremos poderes el 1O de enero ~e 1828 A guide book of Mexican Coins, cita una pieza con el
y se declaró a dicho mineral Ciudad de la Concepción anverso igual al octavo anterior, pero cuyo reverso di-
de Álamos. El gobierno, en decreto local de 23 de fe- fiere en la leyenda que dice: c. 1828 o 1829 posible abre-
brero de 1828, dispuso el establec'imiento de una fábri- viatura de Concepción de Álamos.
ca de octavos de real de cobre. La instalación de la casa · El Estado de Occidente dejó de existir como enti-
estuvo a cargo de Leonardo Santoyo, con amplia expe- dad el 13 de Octubre de 1830 y Sonora, ya como esta-
.riencia en materia de acuñación, pues procedía de la do autónomo, escogió a Hermosillo corno su capital,
Casa de Moneda de Durango. La troquelación dio prin· agregando a su territorio el distrito de Álamos. La fá.
cipio a mediados de diciembre de 1828 y solamente se brica de moneda de cobre de la casa de Alamas fue tras-
sostuvo dos años, ya que los octavos fabricados tuvie- ladada a Hermosillo.
ron poca aceptación quizá por carecer de un respaldo De la moneda de cobre de tipo decimal sólo se ha
encontrado en la denominación de un centavo para los
años 1875; 1876, 1880 y 1881. Su diseño es igual al de
los centavos acuñados conforme al decreto de 27 de no-
vie¡nbre de 1867 y sólo difiere en la inicial de la ceca.

Casa de Culiacán, 1846-1905 c. CN. c~ ci:i. e.

Diversas interpretationes se han hecho acerca del sig·


nificado de la palabra Culiacán: "gente del lugar don-
de hacen curva las aguas", "la tierra de nuestros ante-
pasados", "serpiente o curva del río" y "ciudad de
colhuas".
Desaparecido el Estado de Occidente en 1830, sur-
gieron de él los estados de Sonora y Sinaloa. Este últi-
mo, por el año 1834, autorizó el establecimiento de una
Ocho reales, plata, 1876, Álamos, de resplandor,
casa de moneda, se erigió el edificio y se compró la ma-
reverso. quinaria. Fue arrendada, bajo la presidencia interina
76
de Nicolás Bravo, el 4 de marzo de 1843, a la Guadalu- de ocho reales y sobresalen por su escasez los ejem-
pe y Calvo Mining Co., pero las labores de acuñación plares de cuatro reales. En respuesta al decreto fede-
no comenzaron hasta abril de 1846. Se clausuró, por ral de 18 de febrero de 1842, que ordenaba la fabrica-
decreto de 31 de marzo de 1905, el 31 de mayo del mis- ción de cuartillas de plata en todas las cecas, la de Cu-
mo año; maquinaria y enseres fueron trasladados a la liacán solamente acuñó esta pieza el ano 1855, o al
Casa de Moneda de México. En 1852 Santa Anna res- menos es el único que se conoce hasta la fecha. Esta
cindió los contratos de las casas de Culiacán y de Gua- cuartilla también lleva las iniciales L.R. del grabador
dalupe y Calvo, dándoles una indemnización de 370 mil Luciano Rovira, debido seguramente a que los troque-
pesos que se cubrieron con el dinero que pagó Esta- les diseñados por éste fueron enviados desde la ciudad
dos Unidos por la compra de territorio mexicano. Aún de México a las demás casas de moneda.
rescindido el contrato, la casa de Culiacán continuó tra- Del tipo de balanza se acu:fiaron, conforme a la ley
bajando bajo el control del gobierno, el cual la cedió · de 27 de noviembre de 1867, monedas de un peso los
en arrendamiento nuevamente por contrato de 8 de años 1870 a 1873. De las otras denominaciones (cincuen-
agosto de 1855 y asumió otra vez la administración del ta, veinticinco, diez y cinco centavos) la acuñación abar-
26 de agosto de 1870 al 29 de agosto de 1876 en que có de 1870 a 1897, aunque con interrupciones. Del pe-
se arrendó a la firma Robert R. Symon y Cia. El arren- riodo 1898-1905 puede decirse que se acuñaron con re-
damiento de esta casa y de todas las demás de la Re- gularidad las monedas de un peso y de veinte centavos,
pública terminó el 30 de junio de 1895, debido al de- creadas por el decreto de 27 de mayo de 1897, así como
creto presidencial de 15 de junio del mismo año por
el que se rescindieron los contratos de carácter privado.
La moneda de oro de la denominación de escudos
se acuñó en todos sus valores, conforme a lo estableci-
do en el decreto federal de 1 de agosto de 1823. Se ad-
vierte, sin embargo, una extraordinaria escasez en las
piezas de cuatro escudos, pues sólo se conocen conta-
dos ejemplares de 1847 y 1848. Del tipo decimal, insti-
tuido por decreto de 27 de noviembre de 1867, también
se acuñaron todos los valores autorizados en oro, de
1870 a 1905; aquí también la denominación de dos y
medio pesos se caracteriza por su rareza, ya que de ese
valor sólo se conoce el del año 1893.
La moneda de ocho reales, plata, de gorro frigio, se
acuñó sin interrupción de 1846 a 1870, y de 1873 a 1897
al autorizarse se reanudara su troquelado por decreto
de 29 de mayo de 1873. Las piezas de plata de menor Un cuarto de real, cobre, 1860, Chihuahua, libertad,
denominación no se encuentran con la profusión de las anverso.
77
las de cinco y diez centavos en el nuevo tipo de águila, obligatoria la aceptación de las cuartillas a su valor no-
para conformarla con el de las denominaciones ante- minal, a lo que los comercíantes respondieron elevan-
riormente enumeradas. do los precios de sus artículos, lo que aumentó el ma-
En lo que se refiere a la moneda de cobre, sistema lestar. Hubo necesidad de que dejara de ser forzosa la
antiguo, se acunaron cuartillas en los periodos 1847 a circulación del cobre y, para amortizarlo, se decreta-
1848 y 1859 a 1866 (exceptuando 1860), por autoriza- ron algunas disposiciones como aceptar el pago de las
ción esta tal de 2 de marzo de 1847. Estas piezas llevan contribuciones federales con moneda de cobre y tam-
en el anverso una pequeña cabeza de la libertad que bién se recibió por peso en las oficinas del Estado a
mira a la izquierda, dentro de una guirnalda; alrede- razón de dos pesos veinticinco centavos la libra. Estas
dor del margen la leyenda ESTADO LIBRE y SOBERANO y otras medidas puestas en práctica no fueron efecti-
DE SINALOA y, en el exergo, una estrella. En el reverso vas, autorizándose una partida de 50 mil pesos para la
de la moneda, entre ramas de encina y laurel, se lee amortización y se fijaron las reglas para hacer el can-
1/4 DE REAL y el año. je por moneda de plata. Las cuartillas recogidas se fun-
Como esta acuñación iba contra la prohibición a las dieron y enviaron a la Casa de Moneda de Culiacán para
cecas del país de amonedar cobre, el secretario de Ha- ser reacuñadas como centavos. Por fin, en mayo de
cienda ordenó al gobierno del' estado de Sinaloa, el 4 1874, se presentó un proyecto para solicitar ayuda fe-
de diciembre de 1848, que la anterior emisión fuera re- deral, la cual se obtuvo por algo más de 154 mil pesos
tirada de la circulación. Sin embargo, la orden no fue que se destinaron a la amortización de la moneda de
obedecida y se autorizaron nuevas emisiones que, jun- cobre.
tamente con las falsificaciones, crearon una situación Los centavos de cobre de tipo decimal creados por
difícil en el estado. Uno de los contratistas de la casa el decreto de 27 de noviembre de 1867 se acuñaron de
de moneda hizo acuñar en San Francisco, California, 1874 a 1877, en 1880, 1881 y 1897; no hubo, por tanto,
cuartillas de cobre cuyo monto se ignora, las cuales centavos con el diseño del águila de 1898. La acuñación
fueron introducidas al país en tubos metálicos que se de centavos de tamaño reducido conforme al decreto
importaban para el sistema de entubado de agua en de 21 de diciembre de 1899 se realizó durante los años
Culiacán. Por otra parte, el año 1870 se confiscaron 1901a1905.
varias prensas portátiles y láminas de cobre para tro-
quelar moneda falsa. Además, se sabe que en noviem-
bre de 1872, el gobierno mandó acuñar, sin autoriza- Casa de Chihuahua, 1832-1895 CA. C~ e CH. CHA
ción local ni federal, cuartillas de cobre con la fecha
1858, de las cuales no se conoce ningún ejemplar. El estado de Chihuahua formaba parte del territorio
Cada una de estas emisiones disminuía la acepta- de Nueva Vizcaya que subsistió hasta 1823, en que re-
ción de la moneda de cobre; se llegó a proponer que cibió el nombre de Durango. En ese mismo año, Chi-
se depreciara al valor de un centavo y esto provocó huahua se erigió en provincia separada del estado de
grandes desórdenes que llegaron a su máximo en di- Durango y en 1824 pasó a formar parte del Estado In-
ciembre de 1872. Por su parte, el gobernador declaró terno del Norte, erigiéndose poco después en estado
78
de la federación, pues por esa época las entidades se o cederla en arrendamiento, puesto que operaba con
constituían alternadamente en estado o departamen- pérdida. Sólo en junio de 1835 obtuvo alguna utilidad
to según imperara en el país el régimen federalista o en la acuñación de cobre debido a la gran diferencia
centralista. que existía entre su valor nominal y el costo de acu-
La casa de moneda del régimen virreinal se clau- ñarlo. El 11 de julio de 1839, el presidente interino, Ni-
suró en junio de 1822, por lo que el estado enviaba la colás Bravo, aprobó un contrato entre el estado de Chi-
plata en barras a las casas de Durango y Zacatecas para huahua y una empresa privada mediante el cual se lo-
su acuñación. Como en esta forma se perdía tiempo, gró arrendar la casa, aunque en forma onerosa para
a más de los riesgos que involucraba el traslado de me- el gobierno. Esta situación de arrendamiento subsis-
tales, juntamente con los derechos por amonedación tió casi sin interrupción hasta la clausura de la casa
que se dejaban de percibir, se decretó el 4 de julio de el 30 de junio de 1895.
1825 que se aceptaran posturas para establecer una· La acuñación de monedas de oro en la casa de Chi-
casa de moneda. La falta de recursos hizo que las la- huahua, conforme a lo especificado en el decreto de 1
bores de acufiación no se iniciaran hasta agosto de 1832. de agosto de 1823, comenzó a fines de 1841 y se pro-
Las monedas que llevan el año 1831 están fabricadas longó (exceptuando 1847) hasta 1871, conociéndose so-
con troqueles hechos en la ciudad de México o se trata lamente piezas de ocho escudos. En cuanto al tipo de
de un error en la fecha de iniciación de labores. La p~­ balanza, según decreto de 1867; se acuñaron las deno-
nuria del estado, que dificultaba la compra de la plata minaciones de veinte pesos en algunos años del perio-
en barras, hizo pensar en clausurar la casa de moneda do 1872 a 1895; de diez, de cinco y de uno solamente

Un cuarto de re.al, cobre, 1833, estado soberano


de Chihuahua., anverso y reverso.
79
se conocen ejemplares de 1888; la denominación de dos en San Luis Potosí se decretó en esta ciudad, el 26 de
y medio pesos no se acuñó. octubre de 1863, que todas las casas de moneda de la
Aparte de las monedas de ocho reales que se acu- República aculi.aran plata en diez y cinco centavos; al
ñaron de 1831 a 1895, con excepción de 1872, no exis- parecer, solamente la casa de San Luis Potosí cumplió
ten piezas de cuatro reales y se han encontrado de dos con esta disposición. En efecto, el 22 de abril de 1868
reales de 1832 a 1836,'así como de 1845 y 1855; de un se notificó a la ceca de Chihuahua que debería acuñar
real, los años 18341 1845 y 1855, y de medio real los de moneda menuda cuando menos por 500 pesos mensua-
1844 y 1845. Las cuartillas de plata, cuya emisión auto· les y es así que, a partir del 29 de mayo de 1868, se ini-
rizó la ley de 18 de febrero de 1842, sólo se acuñaron ció la aculi.ación de monedas de diez y cinco centavos
en Chihuahua en 1843, quizá por deficiencias enlama- con un diseño en todo semejante a las piezas de San
quinaria o por ser muy costosa su troquelación. Luis Potosi, fabricadas allí únicamente el año 1863, con-
Los pesos de balanza se troquelaron en 1872 y 1873; forme al decreto de 26 de octubre de ese año. E stas pie-
este último año se suspendió la acunación en acata- zas, acuñadas de 1868 a 1870, muestran en el anverso
miento del decreto de 29 de mayo de 1873, a fin de rea- el águila con la leyenda REPUBLICA MEXICANA; en el re-
nudar la fabricación de piezas de ocho reales en junio verso, dentro de una guirnalda y en tres renglones, el
de ese ali.o; las de cincuenta centavos se acuñaron a par- valor de la moneda (10 o 5), la palabra CENTAVOS y el
tir de 1883 y las de veinticinco desde 1871. año de la acuñación; debajo de la guirnalda la ceca e~;
Cuando el gobierno de Benito Juárez se estableció no se indican las iniciales del ensayador y los diáme-
tros son de 18 y 14 milímetros, respectivamente. De
1871 en adelante las piezas de diez y cinco centavos si-
guen el diseño regular de las acuñadas a partir de 1869,
conforme al decreto de 1867.
Por decreto de 17 de agosto de 1832 se autoriza la
acuñación de 50 mil pesos en cuartillas y octavos de
cobre con el mismo diseño, pues sólo se diferencian en
el diámetro. En el anverso figura, sobre una peña, un
indio con un arco y una flecha en las manos; alrede-
dor, en el margen, la leyenda ESTADO SOBERANO DE CHI-
HUAHUA. En el reverso muestran dos palmas que se to-
can y, en el centro, el valor y el año de acufiación. La
cantidad acuñada, durante los años 1833, 1834 y 1835,
superó en rµucho a lo autorizado y este exceso de emi-
sión hizo que la moneda se depreciara con la consi-
guiente elevación de precios. Para remediar en algo esta
Ocho reales, plata, 1851, Durango, de resplandor,
situación, se expidió el decreto de 11 de noviembre de
anverso. 1834 que prohibía la circulación de moneda de cobre
80
proveniente de otras entidades y además se acataron se llevó a cabo. Las cuartillas anteriores se acuñaron
las leyes de 31 de agosto de 1835 y 17 de enero de 183,7 los años 1860, 1861. 1865 y 1866. En estos dos últimos
que prohibían la acuñación de cobre. Sin embargo, se años la acufiación se hizo cuando Chihuahua era asiento
llegó a hacer tan necesaria la existencia de moneda me- del gobierno personificado en Benito Juárez, durante
nuda que la fabricación clandestina de monedas de co- la intervención francesa. No se acufiaron en Chihua-
bre producía utilidades nada despreciables. En efec- hua los centavos de cobre que autorizó la ley de 27 de
to, en 1846 se fabricaban en Allegheny, Pensilvania, noviembre de 1867.
cuartos de real que pasaban a México de contraban-
do. Esta moneda espuria es semejante a los octavos del
año 1833, con las diferencias de ser de módulo menor Casa de Durango, 1824·1895 D. D2. f>
y de que la leyenda en el anverso es ESTADO LIBRE DE
CHIHUAHUA. El 19 de julio de 1823, la provincia de Nueva Vizcaya
El 14 de septiembre de 1855 el comandante militar se dividió en los estados de Chihuahua y Durango y
de Chihuahua ordenó acuñar, bajo su responsabilidad, poco después se unieron al de Nuevo México para for-
SO mil pesos en cuartillas de cobre y, posteriormente, mar el Estado Interno del Norte, con la ciudad de Chi-
el 12 de noviembre del mismo año, otros 1 500 pesos huahua por capital. El 22 de mayo de 1824 Durango re-
en octavos de real. Como los primeros troqueles se fa- cuperó su soberanía y adoptó por capital la ciudad de
bricaron en una época en que subsistía el centralismo, igual nombre.
las monedas llevaban la leyenda DEPARTAMENTO DE CHI-
HUAHUA, que después cambió a ESTADO DE CHIHUAHUA
al prevalecer el federalismo; las cuartillas son de 1855
y 1856 y los octavos de 1855.
El 20 de enero de 1860, en contravendón de la ley
de 17 de enero de 1837, el gobernador ordenó la acu-
ñación de cuartillas de cobre con diferente diseño para
~ustituir las acuñaciones anteriores. El anverso de es-
tas monedas lleva la figura sedente de la libertad mi-
rando a la derecha; el brazo izquierdo sosteniendo una
lanza y el antebrazo derecho sobre un libro abierto con
la palabra LEY; a la izquierda del pedestal unas fasces;
en el margen superior la inscripción E · CHIH~ LIBER-
TAD. En el reverso, dentro de una corona de laurel y
encina, se lee, en tres renglones: 114 DE REAL y el año.
El 13 de diciembre de 1860, la legislatura autorizó al
gobierno para que continuara la acuñación de cobre
Ocho reales, plata, 1851, Durango, de resplandor,
y troquelara octavos de real, cosa esta última que no re verso.

81
La casa de moneda, fundada el 10 de octubre de la de perfil con muchas variedades en la forma de la
181 O, trabajó casi sin interrupción hasta el 30 de junio serpiente, y de medio real con el águila de frente. No
de 18°95. Todavía después de la Independencia, o sea, se conocen monedas de cuatro reales de esta casa. Des-
hasta junio de 1822, se labraron monedas del tipo de de 1825 el águila se muestra de frente y así continúa
Fernando VII. sin interrupción (excepto los años de 1871y1872) has-
No es sino hasta el año 1832 cuando se troquela oro ta 1895, año de la clausura de esta casa.
por primera vez de acuerdo con lo estipulado en la ley Las piezas de esta ceca se caracterizan por tener los
de 1 de agosto de 1823 y, si bien las piezas de ocho es- cospeles más pequefios y es la única en cuyas mone-
cudos se acuñaron casi regularmente hasta el año 1870, das figuran tres iniciales de ensayadores en algunas de-
no sucede lo mismo con las de cuatro, de las que sólo nominaciones como las de 1849 a 1852 (JMR) y 1877
se conocen las de 1832 y 1833, y las de dos escudos de (JMP). Existen piezas de 1840 con iniciales OMC pero son
1833 y 1844; hay mayor variedad de años en las mone- 'pruebas.
das de un escudo y medio escudo. En cuanto a las mo- Abundan las monedas falsas de ocho reales, sobre
nedas de oro del tipo de balanza, de los cinco valores todo de los años 1833 a 1840, algunas se distinguen de
autorizados, se encuentran escasos ejemplares de las las auténticas en que ostentan una D como inicial de
denominaciones de veinte, diez y cinco pesos. la ceca en vez de l~s usuales no; sin embargo, hay tam-
La acuñación de plata se inicia en 1824 con las de- bién piezas falsas con la ceca Dº, que fueron hechas
nominaciones de ocho, dos y un reales, del tipo del águi- con troqueles oficiales.
Las cuartillas de plata autorizadas por Santa Anna
en el decreto de 18 de febrero de 1842 se empezaron
a fabricar a mediados de ese año. Se conocen también
ejemplares de 1843. Todas estas monedas llevan la ini-
cial L.R. de Luciano Rovira y la ceca Dº.
Los pesos de balanza se descontinuaron en 1873 por
falta de aceptación en Oriente, y se volvió a la troque-
lación de los ocho reales por decreto de 19 de mayo de
1873; continuó esta situación hasta la clausura de la
ceca. El decreto aludido no afectaba a las piezas de pla-
ta de cincuenta, veinticinco, veinte, diez y cinco centa-
vos, las cuales se troquelaron con el mismo diseño. La
ley de 27 de noviembre de 1867, que cambió a decimal
el sistema monetario del país, se comenzó a aplicar en
Durango en 1870, de manera que de este afio existen
monedas de ambos sistemas.
De 1821 a 1824, Durango amonedó, en cobre, octa-
Un peso, plata, 1871, Culiacán, de balam.a, reverso. vos de 17 a 18 milímetros de diámetro y cuartillas de
82
20 a 21 milímetros, estas últimas muy escasas. Ambos país, el gobierno del estado, al no recibir ayuda del fe.
con el diseño colorual llevaban en el anverso las armas deral, decidió emitir octavos de cobre en 1851y1852.
coronadas de la ciudad de Durango con la corona en- Estos octavos se diferencian de los de 1847 únicamen-
tre D (la ceca) y 1/8 o 1/4; en el reverso, la inscripción te por el año y porque la leyenda indica ESTADO y no
grabada en cinco líneas DE LA PROVINCIA DE NUEVA VIZ- DEPARTAMENTO.
CAYA y el año. En 1858 se registraron dos emisiones de cuartillas
Por ley de 16 de noviembre de 1824, las casas de mo- de cobre. Las monedas de la primera - motivada qui-
neda foráneas pasaron a depender de los gobiernos lo- zá por el estado de sitio en que se hallaban las fuerzas
cales; debido a esto Durango troqueló nuevos octavos conservadoras que se habían apoderado de la plaza de
de cobre en cuyo anverso, dentro de un acordonado, Durango- llevaban en el anverso el escudo nacional
se observa el águifa mexicana vuelta a la derecha, abajo, con la leyenda REPUBLICA MEXICANA; en el reverso, en
1/8 D; en el reverso, dentro de igual círculo de adorno, · campo liso y formando un ligero arco, se-lee la inscrip-
una banda radiante con la palabra LIBERTAD incusa; ción DURANGO 1858; en el centro la fracción 1/4. Las
abajo el año. cuartillas de la segunda emisión -que tuvo por causa
En 1828 cambió el diseño de los octavos, pues en el fracaso para obtener un préstamo forzoso del clero-
el anverso, a la derecha, se advierte la figura de un niño muestran en el anversó el águila mexicana y la leyen·
con un arco y una flecha delante de un arbusto flori- da ESTADO DE DURANGO; en el reverso, al centro, un go-
do; en el reverso un gorro radiante con la palabra LI· rro radiante; debajo, 1/4 · 1858; en el exergo llevan una
BERTAD y, en el exergo, OCT9 DE R. DE. D8 1828.
Al parecer, pertenecen a Durango los octavos de
1833 y 1842 (que anteriormente se atribuían a la casa
de México) dada su similitud con la cuartilla de 1845
en la que está expresada la palabra DURANGO. Las ca-
racterísticas generales de estas dos piezas son que en
el anverso llevan el águila nacional con la leyenda RE·
PUBLICA MEXICANA (ESTADO DE DURANGO en 1833) y en el
reverso se lee, en tres líneas, 1/8 DE REAL 1833 (o 1842).
Con motivo de la guerra entre México y Estados Uni-
dos, Durango reunió algunos miles de voluntarios, para
cuyo sostenimiento parcial auto.rizó, en 1847, la emi-
sión de octavos de real, cuyo anverso estaba formado
por el águila con la leyenda REPUBLICA MEXICANA y en
el reverso, dentro de un circulo, 8~ DE REÁL; fuera del
círculo, la inscripción DEPARTAMENTO DE DURANGO 1847.
Por otra parte, y a fin de contener las tropelías de las
tribus apaches y comanches que asolaban el norte del Un peso, plata, 1871, Durango, de balam.a, reverso.
83
guirnalda de ~:z.ucenas y, a modo de leyenda, la pala- so, dentro de una corona de encina y laurel, en el cen-
bra CONSTITUCION. tro, la fracción 114 y alrededor la leyenda SUFRAGIO U·
En 1860, bajo el dominio de las fuerzas conserva- BRE; debajo de la fracción el año 1872.
doras, se emitieron cuartos de real en cuyo anverso se De la amonedación decimal de cobre, que seguía en
advierte el águila mexicana y la leyenda DEPARTAME N· todo a los decretos de 27 de diciembre de 1862 y 27 de
TO DE DURANGO; en el reverso, al centro y dentro de una noviembre de 1867, sólo se acuñaron muy cortas can-
corona foliácea, la fracción 1/4; abajo, 1860; la leyenda; tidades en los años 1879, 1880 y 1891.
LIBERTAD EN EL ORDEN. Una moneda semejante se acu-
ñó en 1866 durante la intervención francesa; en ese mis-
mo año, ya Durango en poder de los republicanos, se Casa del Estado de México, 1828-1830 Eº Mº
emitieron piezas parecidas a las dos acuñaciones cita-
das anteriormente, con diferencias en las leyendas: el · El Estado de México obtuvo tal categoría de acuerdo
anverso dice ESTADO DE DURANGO y el reverso INDEPEN- con lo dispuesto en la Constitución de 1824, aunque su
DENCIA Y LIBERTAD. territorio se redujo debido a la formación del Distrito
La última amonedación de cobre hecha en Duran- Federal dentro de sus limites. En 1836 se convirtió en
go por un gobierno espurio se llevó a cabo en 1872. Fue-, departamento e incluyó nuevamente al Distrito Fede-
ron cuartos de real en cuyo anverso se muestra el águila ral, además del territorio de Tlaxcala. Con el federa-
mexicana y la leyenda ESTADO DE DURANGO; en el rever- lismo recuperó en 1847 su calidad de estado; pero se
le separaron el Distrito Federal y Tlaxcala. Otra mer-
ma de su territorio la experimentó en 1849 al crearse
el estado de Guerrero. Por decreto de 16 de febrero de
185.4, se amplió el Distrito Federal a expensas del Es·
tado de México y éste, en 1869, nuevamente perdió
extensión, pues se crearon los estados de Hidalgo y
Morelos.
Originalmente el Estado de México fue la capital
del país, después Texcoco, posteriormente Tlalpan, co-
nocida entonces como San Agustín de las Cuevas y, por
último, desde 1830, salvo cortas interrupciones, Toluca.
La Casa de Moneda del Estado de México se esta-
bleció por decreto de la legislatura local del 26 de mayo
de 1827, cuando Tlalpan era la capital del estado; se
pensó que la casa de moneda en cuestión sería un éxi-
to en vista de la gran riqueza minera de la región, de
Ocho escudos, oro, 1828, Estado de México (conocida
que los mineros la preferirían porque se ahorrarían los
popularmente como de la manita), reverso. gastos de transporte y, sobre todo, porque se creaba
84
una industria que iba a producir pingües impuestos. de Nayarit y Colima y parte del de Zacatecas.
De la ciudad de México se llevaron la maquinaria La Casa de Moneda de Guadalajara, en su actividad
y las herramientas y la casa comenzó sus labores el 23 republicana, se inauguró oficialmente el 24 de enero
de febrero de 1828, sin que ningún particular se hubiera de 1824, pero se cree que las operaciones de amoneda-
arriesgado a tomarla en arreµdamiento, por lo que ción comenzaron desde el 21 de agosto de 1821. Des-
siempre fue operada por el gobierno. La cercanía y el pué~ de la Independencia, mientras se reorganizaban
gran prestigio de l'a Casa de Moneda de México deter- las casas de moneda de la República, se le permitió a
minaron el rotundo fracaso de la casa de Tlalpan, y ya la de Guadalajara que continuara la acuñación con los
en septiembre de 1828 la legislatura del Estado estaba troqueles coloniales, cosa que efectuó hasta el 30 de
convencida de que lo más conveniente era ordenar su junio de 1822. Con tal motivo. se encuentran monedas
clausura lo más p~onto posible; pero no fue sino hasta de esta ceca con la efigie de Fernando VII del afio 1822.
el 29 de mayo de 1830 cuando se decretó el cierre, ce- · De fijo se sabe de la existencia de las siguientes mone-
sando sus operaciones el 9 de junio de ese año. das con troquel colonial: ocho ~seudos de 1821, con dos
Al trasladarse la capital a Toluca hubo un nuevo in- variedades; ocho reales, de los años 1821 y 1822 y dos
tento de reapertura, que autorizó el gobernador el 7 reales de 1821. La clausura de la casa, que casi siem-
de diciembre de 1847. La acción no se llevó a cabo en pre funcionó en arrendamiento, se llevó a cabo el 30
virtud de que la Casa de Moneda de México incluía le- de junio de 1895.
galmente a Toluca dentro de su jurisdicción. Durante las guerras de Reforma, el ejército consti-
El corto tiempo que estuvo trabajando la casa de
Tlalpan y las condiciones precarias en que operó hicie-
ron que su amonedación, exclusivamente de oro y pla-
ta, fuera sumamente escasa, por lo que sus monedas
constituyen joyas numismáticas. De la denominación
de ocho escudos, de oro, acufió los años 1828 y 1829;
de dos escudos, el de 1828. De plata se conocen, de ocho
reales, los años 1828, 1829 y 1830; de uno y dos reales,
el año 1828 y de medio real el de 1829.

Casa de Guadalajara, 1824-1895 ~6.

La capital del actual estado de Jalisco formaba parte


de la antigua Audiencia de la Nueva Galicia, hasta poco
después de consumada la Independencia, ya que el 21
de junio de 1823 se declaró a Jalisco estado libre y so-
berano. Comprendía, además del territorio actual, los un peso, plata, 1870, Guadalajara, de balanza, reverso.
85
tucionalista, al mando del general Pedro Ogazón, sitió nombró una junta que en contró que las monedas de la
la ciudad de Guadalajara, que estaba en manos de las casa de Guadalajara tenían fal tantes de oro de entre
fuerz.as conservadoras al mando del general Severo del 4 y 16 gr anos en relación con las monedas de las mis-
Castillo. 33 El sitio duró del 22 de septiembre al 3 de m as denominaciones acufiadas por las demás casas, lo
noviembre de 1860 y en este lapso se produjo un inci- que provocó que se procesara al ensayador responsa-
den te de corte numismático: los días 23 de septiembre ble. De la moneda decimal de oro únicamente se tro-
y 2 de noviembre el general Castillo requisó toda la pla- quelaron piezas de diez pesos durante unos cuantos
ta lab rada de los templos de la ciudad y la envió a la años del periodo de 1870 a 1891.
casa de moneda para su acunación, aunque sin previo La acuñación de monedas de plata en las denomi-
ensaye de s u ley. El general Ogazón 1 del ejército sitia- nacjones de reales de ocho, cuatro, dos, uno, medio y
dor, pr ohibió al director de la casa de moned a que ve- cuartos se ajus tó a lo previsto en el decreto de 1823,
rificara la amonedación ordenada. Este funcionario es- ·con la excepción ya vista de la emisión espuria de los
capó quedando en su lugar Albino Moral, grabador de ocho reales de 1860. Los ocho reales se labraron casi
la casa, quien fue apresado y obligado a llevar a cabo con regularidad de 1825 hasta el año de clausura, gra-
la acufiación de piezas de ocho reales; si n embargo, cias al decreto de 29 de mayo de 1873, que au torizaba
pudo grabar en los troqueles u n pequefio punto junto volver a la acuñación de piezas de esta denominación.
a la cola de la serpiente pa ra que la moneda espuria Los demás valores en e] sistema de reales se troquela-
pudiera reconoce rse y salvar así su responsabilidad. ron de 1825 a 1868, en que se suspendió la acuñación
Por decreto de 17 de octubre del general Ogazón, con- en acatamiento al decreto de 27 de noviembre de 1867,
siderado gobernador legítimo, se declaraba falsa la mo- que <lío Jugar a la moneda decimal, labrándose enton·
neda que se estaba acuñando con la ley de 9 dineros ces pesos de balanza de 1870 a 1873. No se conocen mo-
20 granos, inferior a la de 10 dineros y 20 granos lega- nedas de cincuenta centavos de este tipo; sólo unos
les. Terminado el sitio, Ogazón, por decreto de 18 de cuantos años se acuñaron las piezas de veinticinco cen-
noviembre de 1860, ordenó recoger la moneda proscri- tavos y únicamente las de diez centavos son rela tiva-
ta, que pudo rescatarse casi en su totalidad gracias a mente abundantes.
la marca y canjearla por moneda legal; las pocas pie- Por decreto local de 28 de abril de 1827, ~e autori-
zas adulteradas que aún existen tjenen un alto valor. zó la acuñación de octavos y cuartos de real de cobre
La Casa de Moneda de Guadalajara acuñó oro en con módulos de 21 y 28 milímetros, respectivamente.
las cinco denominaciones de 1825 a 1870 conforme al Ambas piezas llevan el mismo diseño, que consiste, en
decreto del l de agosto de 1823 . En general, las piezas el anverso, en la alegoría de un carcaj con flechas, arco
de oro son bastante raras, especialmente las de cuatro y una bandera, la leyenda ESTADO LIBRE DE JALISCO y
escudos, de las que sólo se conocen las del año 1844. el año; en el reverso, una figura sedente de mujer, a
En 1834 se supo que en el mercado de Londres se ven- la izquierda, con un gorro frigio en una vara que sos-
dían las monedas de oro acuñadas en Guadalajara a un tiene en la diestra; en el margen, el valor, UN QUARTO
precio menor que las emiHdas por las otras casas me- o UN OCTAVO. Las cuartillas se acuñaron sin interrup-
xicanas. Hecha la denuncia al gobierno de México, éste ción de 1828 a 1836 (excepto en 1831), en tanto que los
86
octavos se fabricaron en 1828, y de 1831a1834. La cuar- rales de Guadalupe y Calvo que, a lomo de mula, se en-
tilla de 1836 lleva la leyenda DEPARTAMENTO DE JALIS- viaban para su amonedación a las casas de Durango
CO. La acuñación de cobre se suspendió en acatamien- y Chihuahua. Por tal motivo, la compañía inglesa Mi-
to al decreto nacional de 17 de enero de 1837 que prohi- nera de Guadalupe y Calvo solicitó y obtuvo (contra la
bía la amonedación de cobre en las casas de moneda opinión de la casa de Chihuahua) por decreto de Anto-
de la República. Sin embargo, la escasez de monedas nio López de Santa Anna, fechado el 3 de octubre de
para las pequeñas transacciones hizo que se desobe- 1842 1 una concesión por diez años para establecer una
deciera la prohibición anterior, reanudándose en mayo casa de moneda y apartado en Guadalupe y Calvo.
de 1856 la fabricación de cuartos y octavos, si bien des- Comenzó la acuñación el 1 de junio de 1844 y ter-
de el 27 de julio del siguiente año se contó ya con la minó el 22 de mayo de 1852. Solamente acuñó mone-
autorización oficiá.l de la Secretaria de Hacienda. Las das de oro y plata y, de acuerdo con el decreto, fueron
piezas, emitidas de 1856 a 1862, tienen la misma im- · iguales a las troqueladas en la casa de México, la cual
pronta que las de 1828 y sólo difieren ligeramente en envió las matrices para llevar a cabo la acuñación, en
las leyendas. Su peso y tamaño (32 gramos y 28 milí- todas las denominaciones. En las monedas constan
metros, respectivamente) son mayores y el valor de los siempre las iniciales MP. del ensayador Manuel Onofre
cuartos de real se expresa como UNA CUARTILLA. En los Parrodi, con excepción de las piezas de un cuarto de
años de 1858 a 1862 la leyenda deJ anverso es DEPAR- real que llevan las siglas L.R., de Luciano Rovira. Las
TAMENTO DE JALISCO, por lo que en casi todos los años piezas de esta ceca son bastante raras.
de esta emisión hubo piezas con una u otra leyenda.
En 1860 y 1861 se acufíó el nuevo valor de MEDIO OC·
TAVO con 21 mm de diámetro. Se troquelaron centavos
de cobre de 1872 a 1878 sin interrupción, además de
los años 1881, 1889 y 1890.

Casa de Guadalupe y Calvo, 1843-1852 GC

El mineral de Guadalupe y Calvo, en el estado de Chi-


huahua, limita con Jos municipios de Morelos, Batopi-
las, Balleza y los estados de Sinaloa y Durango. Se le
impuso tal nombre para honrar a la Virgen de Guada-
lupe y para adular al entonces gobernador de Chihua-
hua, José Joaquín Calvo. Enclavado en un lugar aisla-
do y montañoso, el mineral era víctima de continuos
ataques por parte de apaches, comanches y bandas de
Ocho escudos, oro, 1849, Guadalupe y Calvo (conocida
fascinerosos, que hacían peligrar las cargas de mine- popularmente como de la manita), anverso,

87
En 1849 el contrato de la casa fue traspasado a Jec- certó en junio de 1825 y permaneció en esta situación
ker, Torre y Compañía, cuya mala administración mo- hasta el 30 de junio de 1895, fecha prevista en el de-
tivó que los mineros prefirieran enviar los metales para creto de 17 de mayo de ese año para que todas las ca-
su amonedación a la casa de Culiacán. Tal situación sas de moneda de la República fueran devueltas al go-
hizo que la casa de Guadalupe y Calvo se hiciera incos- bierno. La clausura tuvo lugar el 30 de junio de 1900,
teable y fuera clausurada, según se dijo, en 1852. Par- por decreto de 16 de junio del mismo año del presidente
te de la maquinaria se almacenó y en 1860 pasó a la Porfirio Díaz.
ceca de Chihuahua. De acuerdo con lo estipulado en el contrato de
No obstante que la casa de Guadalupe y Calvo fue arrendamiento, las matrices n ecesarias para la repro-
clausurada por los mismos contratistas, éstos presen- ducción de los troqueles deberían proceder del gobier-
taron una reclamación por supuestos daños provenien- no nacional. Sin embargo, los contratistas encargaron
tes de la rescisión del contrato; la indemnización que · a Londres las matrices para la acuftación de piezas de
solicitaban fue pagada en 1856 con parte del dinero ob- ocho reales, troquelándose pruebas con las iniciales
tenido de la venta de una porción de territorio mexi- W.W., de William Wyon famoso grabador inglés. Por
cano que hizo Santa Anna a Estados Unidos. fortuna, estas matrices fueron confiscadas al llegar al
puerto de Veracruz; pero a pesar de ello la casa de Gua-
najua to llevó a cabo sus labores de acuñación de 1825
Casa de Guanajuato, 1824-1900 G9 Go.f7 G2 G G a 1842 con troqueles que diferían en algunos detalles
de los empleados por la ceca de México; de ahi el gran
El estado de Guanajuato actualmente ocupa casi el mis- número de variedades que se encuentran en el lapso
mo territorio que abarcaba en la época virreinal la in- referido.
tendencia de igual nombre. La Constitución de 1824 lo La acufiación de oro, conforme a lo estipulado en
reconoció como estado, si bien los gobiernos centra- agosto de 1823, no comenzó sino hasta 1828 en las de-
listas y el imperio de Ma~imiliano le adjudicaron ca- nominaciones de ocho y cuatro escudos; las de medio,
tegoría de departamento. La industria minera fue de uno y dos escudos se troquelaron de 1845 a 1863, sien-
gran importancia durante el Virreinato y el siglo pa- do notables por su escasez las de un escudo por los po-
sado, especialmente en su capital, Guanajuato, con sus cos años que se acuñaron.
famosas minas de Rayas, Cata y Valenciana. La ciudad Conforme al decreto de 27 de noviembre de 1867,
está situada en una profunda barranca, lo que le da un la ceca de Guanajuato acuñó monedas de oro con el di"
aspecto pintoresco, con sus calles y callejones serpen- seño de balanza y de la denominación de veinte pesos,
tean tes y sus plazas irregulares, de gran atractivo tu- de 1870 a 1900, sin interrupción. Las denominaciones
rístico. restantes son sumamente escasas.
Ya se indicó que la reapertura de la casa de mone- En cuanto a las piezas de ocho reales, su fabrica-
da la llevó a cabo Anastasia Bustamante el 26 de abril ción se inicia en 1824 con el tipo de águila de perfil,
de 1821, acuñándose en ella, hasta 1822, moneda de tipo el cual continúa hasta mediados de 1825, no obstante el
virreinal. Su arrendamiento a firmas inglesas se con- bando a nivel nacional de 11 de agosto de 1824 por
88
el que la Secretaría de Hacienda hacía saber que las 1871 a 1873 y fueron descontinuados por la ley de 29
monedas de águila de perfil serían cambiadas por pie- de mayo de 1873. Los pesos de resplandor se emitie-
zas de águila de frente. Las monedas de ocho reales con- ron de 1898 a 1900 y las denominaciones de cincuenta,
tinuaron troquelándose casi con regularidad hasta veinticinco, diez y cinco centavos, de 1869a1900. No
1897, en que la ley de 29 de mayo ordenaba el cambio fue sino hasta enero de 1898 que comenzaron a troque-
de denominación a pesos y que la fineza se expresara larse las piezas de veinte centavos, previstas desde la
en milésimos. Las piezas de medio, uno, dos y cuatro ley de 12 de diciembre de 1892.
reales dejan de troquelarse en 1870, pero difieren en Por ley de 28 de mayo de 1828, la legislatura gua-
cuanto a las fechas iniciales de acuñación: las tres pri- najuatense autoriza la acuñación de hasta 50 mil pe-
meras comienzan a labrarse más o menos en 1825 y las sos en cuartillas y octavos de cobre; de 27 y 21 milíme-
de cuatro reales én 1835. Las cuartillas de plata se emi- tros de módulo, respectivamente, muestran diseños se-
ten desde 1842, gracias a la autorización de febrero de· mejantes: en el anverso se observa una figura sedente
ese año motivada por la depreciación de la moneda de de mujer con un cuerno de l¡;i. abundancia en la mano
cobre, y su acuñación es suspendida, excepto en la casa derecha y un ramo de olivo en la izquierda; la leyenda
de la ciudad de México, por decreto del gobierno re- dice ESTADO LIBRE DE GUANAJUATO y el valor se expre-
publicano del 27 de diciembre de 1862. sa como UNA CUARTILLA (o UN OCTAvo); el reverso mues-
Los pesos de balanza, autorizados por el decreto de tra un gorro frigio rodeado de una nube y una corona
27 de noviembre de 1867, se troquelaron en los años de rayos, y abajo el año. Cuartillas y octavos se acuña-

Un rnarto de real, latón, 1856, estado libre


de Guanaxuato, anverso y reverso.
89
ron en 1828 y 1829; en 1830, sólo octavos. En octubre 1827, se eligió el mineral de Álamos como capital del
de 1831 se dispuso el retiro de las cuartillas pero sub-estado, lugar en el que se estableció una fábrica de oc-
sistieron los octavos. tavos de real, de cobre. El 13 de octubre de 1830, So-
Debido a la escasez de moneda menuda, la Secre- nora recuperó su autonomía anexándose el distrito de
taría de Hacienda autorizó el 17 de julio de 1856 al go·Álamos, que pertenecía a Sinaloa, y escogió a Hermo·
bernador de Guanajuato, Manuel Doblado, la acuñación sillo como capital. El nombre de ésta, que antiguamente
de 30 mil pesos en monedas de latón; una mitad en cuar- fue el pueblo Pitic, proviene del general José María Gon-
tillas de 32 mm de diámetro y la otra mitad en octavos zález Hermosillo, héroe de la Independencia, que ope-
de 25 mm. Ambas denominaciones llevan en el anver· ró en el norte del país por encargo de Hidalgo. La fá-
so el águila mexicana, la leyenda EsT? LIBC? DE GUANA- brica de octavos de cobre de Álamos fue trasladada a
XUATO, el año 1856 (o 1857) y debajo el valor CUARTILLA Hennosillo, donde se verificó la primera acuñación de
(u OCTAVO); en el reverso; dentro de un óvalo, una mano,cobre en 1832.
con un cincel yun brazo con un martillo; arriba del óva- El arrendamiento de la Casa de Moneda de Hermo-
lo un gorro radiante de la libertad y, debajo1 la leyen-sillo se hizo a don Leonardo Santoyo, por acuerdo de
da OMNIA VINCIT LABOR (todo lo vence el trabajo), loan- 29 de noviembre de 1831. El señor Santoyo se obligó
terior dentro de dos ramas de olivo formando guirnal- a proporcionar el edificio y las máquinas; el gobierno,
da. El año 1856 se troquelaron octavos de 29 mm de entre otras compensaciones, lo facultó para acuñar 20
módulo. mil pesos en cobre. No fue sino hasta el 27 de mayo
De los centavos de cobre de que hace mención el de 1835 cuando el contratista hizo entrega de la casa
decreto de 27 de noviembre de 1867 se acuñaron en de moneda, la cual estuvo casi siempre arrendada a par-
Guanajuato 1 900 pesos en 1874 y 1875 y, a solicitud ticulares hasta el 30 de junio de 1895 en que, por de-
del gobernador y de los comerciantes del estado, la fe. creto presidencial del día l 5 del mismo mes y año, se
deración autorizó la troquelación de 20 mil pesos en clausuraron las casas de moneda foráneas. 34 La ma-
centavos para los años 1876 a 1881. quinaria y el mobiliario de la casa de Hennosillo (y tam-
bién de la de Álamos) se enviaron a la casa de Culiacán.
En 1835 el gobierno de Sonora, sin esperar las ma-
o o
Casa de Hermostllo, 1861-1895 Ho. H<.1 H2 H II trices de la Secretaría de Hacienda, procedió a fabri-
car los troqueles para la acuñación de plata, oro y co-
Al iniciar el país su vida independiente, la provincia bre y comenzó la amonedación el 1 de noviembre de
de Sonora tenía los mismos límites que en la época vi- 1835. Ante esta violación, el gobierno del centro orde-
rreinal. En 1824 se unió con Sinaloa para formar el Es- nó se suspendiera la acuñación y la circulación de esas
tado de Occidente con su capital El Fuerte, donde se primeras monedas de ocho reales, que llevan los anos
dispuso, sin ningún resultado práctico, el estableci· 1835 y 1836. El 28 de enero de 1837 se autorizó que la
miento de una casa de moneda. A causa de las depre- casa de Hermosillo continuara trabajando, pero al pa·
daciones de los indios la capital se trasladó provisio- recer las operaciones no pudieron reanudarse hasta
nalmente a Cosalá y, más tarde, el 26 de octubre de 1839, pues se ha hallado una rara pieza de ocho reales
90
con esa fecha. Un edicto del presidente Santa Anna, de igual que en todas las demás cecas, las monedas de cin-
fecha 16 de febrero de 1842, dispuso la reapertura de cuenta y veinticinco centavos presentan en el reverso
la Casa de Moneda de Hermosi llo; tal cosa no se pudo la alegoría de las balanzas; en las de diez y cinco cen-
llevar a cabo debido a la escasez de recursos estatales tavos, la denominación aparece en el reverso en núme-
y a la falta de postulantes para la contratación. Lo mjs- ros arábigos y debajo la palabra CENTAVOS. La plata
mo ocurrió cuando, por apremio del Congreso, el pre- de este tipo se acuñó entre los años 1874 y 1895. No
sidente Arista ordenó la continuación de los trabajos se acuñaron Jas monedas de diez y cinco centavos or-
en abril de 1852. denadas por el presidente Juárez en San Luis Potosí
Al fin se pudo lograr una contratación el 20 de el 26 de octubre de 1863, no obstante que el ordena·
agosto de 1860, y la acuñación de moneda de plata se miento se hizo conocer en Sonora el 15 de diciembre
inició a fines de abril de 1861 con troqueles de hechu- del mismo año.
ra local, a pesar de la oposición del gobierno de la Re- . La primera emisión de cuartillas de cobre, hecha
pública. con la maquinaria procedente de Álamos, se realizó en
La troquelación de la moneda de oro se hizo con ape- 1832 y se conoce como emisión Santoyo, Estas piezas
go a lo dispuesto el 1 de agosto de 1823 y, aunque la presentan en el anverso una flecha entre dos cornuco-
ley de 27 de noviembre de 1867 ordenaba la suspensión pias llenas de flechas y la leyenda EST · D · SONORA · UNA
del troquelado de monedas con la denominación de es- CUART; en el reverso un gorro frigio radiante y, en el
cudos, esta casa acuñó piezas de ocho hasta 1873; de margen, la inscripción A· DE (la fecha) L · S · HERMOSJ.
cuatro y de dos escudos sólo se conocen las fechadas
en 1861, y no se sabe de monedas de uno ni de medio
escudo.
De la moneda decimal de oro, acuñada conforme
a lo dispuesto por la ley de 1867, se conocen todas las
denominaciones, pero de sólo unos cuantos años del
periodo comprendido entre 1874 y 1888. Todas estas
piezas son extraordinariamente raras.
Respecto a piezas de plata, aparte de las de ocho
reales de 1835, 1836 y 1839 ya citadas, se acunaron de
esa denominación ininterrumpidamente desde 1861
hasta 1895. Los demás valores (excepto el cuarto de
real, que no se acuñó) sólo se encuentran en cinco años
del periodo 1861 a 1868.
La acuñación de plata, de tipo decimal, se apegó en
todo al decreto de 1867. Ni esta casa ni la .de Álamos
troquelaron pesos de balanza; fueron los únicos dos ca- Ve i11 te pesos, oro, 1875, Hermosil/o, de balan.za,
sos entre las 14 casas de moneda de la República. Al reve rso.
91
LLO. Se troquelaron de 1832 a 1836 y las fechadas en decreto local de 19 de junio de 1867, recurrió, con bue-
1837 y 1838 posiblemente son falsas. Mediante autori- nos resultados, a un préstamo forzoso ,9-e 45 mil pesos
zación especial, el gobierno del estado mandó acuñar en monedas de plata y oro para canjearlas por las de
en 18591 a la casa de Culiacán, SO mil pesos en cuarti- cobre. De acuerdo con la ley de 1867, en Hermosillo
llas y octavos de cobre; de esta emisión se conocen mo- se troquelaron centavos de cobre durante los afios 1875,
nedas que muestran, en el anverso, el águila mexicana 1876, 1880 y 1881.
con la leyenda EST9 LIB~ Y SOB<? DE SONORA; el reverso
ostenta la figura sedente de la libertad a la izquierda,
en la mano derecha empuña una varilla que sostiene Casa de Oaxaca, 1858-1893 o. ~ o 60
el gorro frigio y la inscripción UNA CUARTILLA (u OCTA·
vo) DE REAL, 1859. A principios de 1861 la casa de Cu- Oaxaca, capital del estado del mismo nombre, fue fun-
liacán acuñó, también para el estado de Sonora, 20 mil Clada en 1528 por Nuño de Mercado, quien la bautizó
pesos en cuartillas iguales a las de 1859, aunque un como Antequera; a partir del año 1872 se llamó Oaxa-
poco mejor troqueladas. De estas cuartillas se acuna- ca de Juárez. De 1811 a 1814, durante la guerra de In-
ron en la casa de Hermosillo también los años 1861, dependencia, tanto insurgentes como realistas acuña-
1862 y 1863. ron allí moneda. Después de varios intentos para esta-
Para retirar la enorme cantidad de moneda de co- blecer una casa de moneda, que fracasaron a causa de
bre que circulaba en Sonora, el gobierno estatal, por la época tormentosa y a la falta de fondos, por fin el
gobierno del estado, a cargo de Benito Juárez, tomó en
arrendamiento el 14 de septiembre de 1857 la casa de
moneda por autorización del presidente Comonfort. Los
trabajos de la ceca se iniciaron el 25 de marzo de 1858
y sus primeros productos fueron de manufactura tos-
ca por la deficiente maquinaria empleada. En 1872 se
canceló el contrato y a partir de entonces la casa de
Oaxaca trabajó subsidiada por el gobierno federal;
como fue incosteable, se decretó su clausura el 31 de
julio de 1893.
La moneda de oro labrada conforme al decreto de
1 de agosto de 1823 consistió en los muy escasos ejem-
plares de ocho escudos de 1860 a 18.69 y en la casi des-
conocida pieza de cuatro escudos de 1861. De tipo de-
cimal, previsto en el decreto de 1867, son las piezas de
oro de veinte pesos, de las que sólo existen los años
Ocho reales, plata, 1863, Real de Cato rce,
1870, 1871, 1872 y 1888. Mayor regularidad tuvieron
de resplandor, reverso. en su acuñación las monedas de diez pesos troquela-
92
das de 1870 a 1877 sin interrupción; se desconocen mo- ta la fecha no se han encontrado piezas de distinta de·
nedas de oro en denominaciones inferiores. nominación a las anteriores ni año diferente al de 1863
El decreto de 1 de agosto de 1823 dispuso también ni siglas otras que M.L., correspondientes al ensayador
la acuñación de moneda de plata y, en lo que se refiere Mariano León. Según cierto documento, al parecer la
a Oaxaca, la de ocho reales se acunó casi con regulari- ceca de Catorce acuñó cobre el año 1864, pero no está
dad desde el año 1858 hasta la clausura de la ceca en probada la autenticidad de una pieza de este metal que
1893, con excepción de los años 1865 y 1866, en que la se atribuya a dicha ceca. La legislatura del estado de-
capital de Oaxaca fue ocupada por las fuerzas impe· cretó su clausura el 15 de noviembre de 1869 y los tra-
rialistas, y los años 1870 a 1872. De las demás denomi- bajos se suspendieron el día 28 de ese mismo mes y año.
naciones en reales sólo se sabe de una pieza de cuatro La maquinaria y los enseres fueron trasladados a la
troquelada en 1861. Los pesos de balanza, acuñados se- Casa de Moneda de San Luis Potosí.
gún el decreto citado de 1867, se labraron de 1869 a ·
1873 y de los valores menores únicamente existen pie-
zas de diez y cinco centavos de los años 1889 y 1890. Casa de San Luis Potosí, 1827-1893 S.L.P. S.L.P! P.P.!. p.
Existen documentos de los que se desprende que hubo
algunas emisiones de cobre, pero únicamente se cono- De escasa importancia en tiempos prehispánicos, el te-
ce la de tipo decimal que se realizó por disposición del rritorio ocupado por el estado de San Luis Potosí fue
decreto anterior y consistió en monedas de un centa- una de las intendencias en que se dividió México a fi-
vo troqueladas de 1872 a 1875.

Casa de Real de Catorce, 1863-1869 a

La ciudad de Catorce, en el estado de San Luis Potosí,


se constituyó en el antiguo Real de Catorce donde se
acuñó, en 1811, moneda provisional realista. La mon-
taña en que se asienta el Real de Catorce, llamada Ba-
rriga de Plata, ocasionó una fiebre de oro semejante
a la que después se produciría en los estados de Neva-
da y California, en Estados Unidos.
En el México independiente se estableció en Cator-
ce otra casa de moneda, según autorización del Con-
greso Nacional y firmada por el presidente de la Re-
pública el 12 de febrero de 1861. La casa se dio en arren-
damiento y comenzó a operar el 17 de mayo de 1863, Ocho escudos, oro, 1861, Oaxaca (conocida
troquelándose piezas de ocho, cuatro y dos reales. Has- popularmente como de la manita), rewt.rso1
93
nes del siglo XVIII. Su capital, la ciudad del mismo miento y la ceca fue clausurada; su maquinaria fue tras-
nombre, la fundó Luis Leixa en 1576, quien le dio nom· ladada a la casa de México.
bre: Luis, por su patrón San Luis, rey de Francia, y Po- Aunque sólo se conoce una moneda de oro de diez
tosi por las ricas minas de ese nombre en Bolivia. Con- pesos del año 1888 con las siglas de San Luis Potosi,
sumada la Independencia, la intendencia de San Luis existe la creencia de que si lo acuñó, según registros
Potosí se erigió en estado por la Constitución del 8 de que afirman que de 1827 a 1893 se emitió algo más de
enero de 1824; del 9 de junio al 20 de diciembre de 1863, tres y medio millones de pesos en monedas de oro; ade·
la capital del estado se convirtió en capital del país, al más, la casa tenia troqueles para acufiarlo y se han en·
trasladarse el gobierno de Benito Juárez a esa ciudad. contrado pruebas en cobre de ocho escudos de 1855 y
Con base en la ley federal de 4 de agosto de 1824, de medio escudo de 1862; existen pruebas en plata de
que facultaba a los estados para fabricar su moneda, uno, cinco y diez pesos.
la legislatura local autorizó, el 25 de marzo de 1821, En relación con las acuñaciones realizadas confor-
el establecimiento de una casa de moneda en la ciudad me al decreto de 1 de agosto de 1823 y al de 29 de mayo
de San Luis Potosí. La casa comenzó sus labores el 1 de 1873, que dispuso se reanudara la troquelación de
de octubre de 1827 y, durante casi todo el tiempo que piezas de ocho reales, la casa de San Luis Potosí acu-
operó, estuvo arrendada a empresas particulares, ex- ñó regularmente esa denominación desde el año de
tranjeras principalmente. Con fecha 1 de mayo de 1893, apertura en 1827 hasta el de su clausura en 1893, con
el gobierno del país rescindió el contrato de arrenda- excepción de 1865 y 1866, a causa de la intervención
extranjera y 1871 y 1872 en que predominó la acuña·
ción decimal. Las de cuatro, dos 1 uno y medio reales
se fabricaron entre 1829 y 1869, año este último en que
empezó a troquelarse la moneda del tipo de las balan·
zas. También se acunaron cuartillas de plata, confor-
me al decreto de 18 de febrero de 1842, con las siglas
S.L.Pl y sin iniciales de ensayador ni grabador. Se emi·
tieron de 1842 a 1857, con interrupciones.
Durante su estancia en la ciudad de San Luis Poto-
sí, el presidente Juárez, con fecha 26 de octubre de
1863, decretó la acuñación de monedas de plata de las
denominaciones de cinco y diez centavos con diáme-
tro de 14 y 18 milímetros, respectivamente, y con la mis-
ma ley de 10 dineros 20 granos (902.7 milésimos) del
resto de la moneda republicana. Estas piezas se acu-
ñaron únicamente ese año de 1863 y su anverso es se-
Un peso, plata, 1871, San Luis Potosí, de balanza, mejante a las emisiones de la casa de México emitidas
reverso. en mayo de 1863 1 es decir, el águila mexicana, peque-
94
ña, y la leyenda REPUBLICA MEXICANA; el reverso difie- BRE DE SAN LUIS POTOSI. Las cuartillas son de los afios
re, pues no es del tipo del gorro frigio radiante (de res- 1828 a 1832 (excepto 1831), 1859 y 1860; los octavos de
plandor), sino que, en medio de una guirnalda de lau- 1829, 1830, 1831y1859. En 1862 se hace una segunda
reles, se lee la inscripción, en tres renglones 10 (o 5) emisión de cuartillas que, salvo diferencias menores,
CENTAVOS 1863; debajo de la guirnalda, en el exergo, la es parecida a la anterior, pues en el anverso sólo cam-
ceca s.L.P. Estas monedas y las de la casa de México de bia la leyenda a REPUBLICA MEXICANA y, en el reverso,
las mismas denominaciones y año son las primeras pie- la inscripción en el libro es LIBERTAD EN LA LEY.
zas republicanas de plata del tipo decimal. En cambio, Al regresar las fuerzas republicanas a la ciudad de
en las monedas de cinco y diez centavos, acuñadas en San Luis Potosí, en diciembre de 1866, se autorizó otra
San Lnis Potosí lo~ años 1868 y 1869, coinciden ambas emisión de cuartillas sólo para el año 1867. El anverso
caras con las emitidas en la ciudad de México en 1867, de estas piezas ostenta el águila mexicana y la leyenda
o sea que el reverso P1ttestra un gorro frigio radiante · LIBERTAD Y REFORMA¡ en el reverso, dentro de una co-
y la inscripción en el exergo 10 (o 5) CENTAVOS, el año rona de encina y laurel, el gorro frigio radiante; abajo,
1868 o 1869 y la P1arca de ceca P. la fracción 1/4 y, circundando la guirnalda, la inscrip-
Las monedas de plata del tipo de balanza, autori- ción ESTADO LIBRE y SOBERANO DE S.L. POTOSI 1867.
zadas por la ley de 1867, se acuñaron en San Luis Po· Establecido el gobierno de Benito Jnárez en la ca-
tosí, de un peso, de 1870 a 1873 y las denominaciones pital de San Luis Potosí, se determinó la acufiación de
menores, o sea de cincuenta, veinticinco, diez y cinco centavos en obediencia al decreto de 15 de marzo de
centavos, se troquelaron de 1869 a 1893. Así pues, en
el afio 1869 se registr an simultáneamente tres tipos dis-
tintos de monedas de diez y cinco centavos correspon-
dienles a las cecas de Chihuahua y San Luis Potosi, de
acuerdo con el nuevo diseño.
La primera emisión de cuartillas y octavos de real,
de cobre, se hizo por la cantidad de 100 mil pesos, se-
gún autorización del 30 de mayo de 1828. Ambas de-
nominaciones tenían idéntico grabado, con 25 a 31
milímetros de diámetro las cuartillas y 21 mm los oc-
tavos. En el anverso aparece una figHra sedente, al
parecer de la libertad, con penacho de plumas, un go-
rro frigio sobre una vara en la diestra y una macana
en la siniestra; a La espalda, un arco y un carcaj con
flechas; un nopal a la izquierda y flores a la derecha;
la leyenda MEXICO LIBRE. En el reverso se observa, en-
tre ramos de laurel y encina, un libro con la palabra Veinte centavos, plata, 1900, Zacatecas, de balanza,
LEY; arriba, la fracción 114 o 118; la leyenda ESTADO Ll· reversó.
95
1861. Estas monedas son parecidas a las que se emi- nero donde se concentran los productos minerales del
tieron en la ciudad de México en 1863, con la diferen- estado.
cia e'n la ceca expresada como S.LP. y el nombre del La existencia de la casa de moneda se remonta a
grabador que cambia a SANABRIA. Por último, de con- la época virreinal cuando, por orden del intendente con-
formidad con la ley de 1867, dejan de acuñarse cuarti- de de Santiago de Ofiate de la Laguna, fechada el 8 de
llas para dar lugar a los centavos con el símbolo~' en octubre de 1810, se funda la Casa Provisional de Zaca-
los añ.os 1871, 1877, 1878 y ·1891. tecas, la cual comienza sus labores en noviembre de
ese mismo año. A partir de entonces trabajó casi sin
interrupción hasta su clausura el 31 de mayo de 1905.
Casa de Zacatecas, 1824·1905 z. z•.vi En el periodo independiente estuvo arrendada a par-
ticulares hasta el 30 de junio de 1895, en que su admi-
Durante la dominación española, Zacatecas constitu~ nistración quedó a cargo del gobierno federal.
yó la intendencia del mismo nombre, el cual derivó del La acuñación de oro que autorizó el decreto de 1
nombre principal de las tribus que habitaban esa re- de agosto de 1823 fue escasa y se reduce; en cuanto a
gión; la ciudad se fundó el 8 de septiembre de 1547. las piezas de ocho escudos, al periodo de 1858 a 1871;
Sus minas fueron las más ricas de la Nueva España de cuatro escudos solamente existe el año 1862; de dos,
r

y su capital aún constituye un importante centro mi- los años 1860, 1862 y 1864; de uno, las fechas 1853, 1860

Un cuarto de real, cobre, 1825, estado libre y federa.do


de Zacatecas, anverso y reverso.
96
y 1862, y de medio escudo los años 1860 y 1862. En 1890; de diez y cinco entre 1870 y 1905. La ley de 29
cuanto a las emisiones del tipo de balanza, acuñadas de mayo de 1897 suspendió la acuñación de las piezas
de acuerdo con la ley de 1867, se conocen de todas las de ocho reales y autorizó la de pesos del tipo del águi-
denominaciones (uno, dos y medio, cinco, diez y vein- la esbelta en el anverso y el gorro frigio en el reverso.
te pesos) y abarcan el periodo 1871 a 1895, si bien son Estos pesos se troquelaron en Zacatecas de 1898 a 1905
sumamente escasas. y las denominaciones de diez y cinco centavos adopta-
Consumada la Independencia, la Regencia permi- ron el nuevo tipo de águila a partir de 1898.
tió que las casas de moneda del país continuaran la acu- Para sustituir las monedas de veinticinco centavos,
fiación con los troqueles coloniales hasta junio de 1822. entonces en circulación, se creó la moneda de veinte
Con esta autoriz~ción, la ceca de Zacatecas prosiguió por decreto de 12 de diciembre de 1892. Su acuñación
la troquelación de piezas de plata de ocho, dos, uno y se inició en 1898 y concluyó con la clausura de la casa
medio reales con la efigie de Fernando VII hasta 1825, ·de Zacatecas en 1905.
con la fecha 1822, negándose a utilizar los troqueles Respecto a la moneda de. cobre y con base en las
nacionales que le suministró el gobierno federal en di- facultades concedidas a los estados por el Congreso Na-
ciembre de 1824. cional el 16 de noviembre de 1824, la legislatura local
No fue sino hasta marzo de 1825 cuando se comen- autorizó una emisión de 30 mil pesos en cuartillas y
zó a fabricar reales de a ocho con los cuños republica- octavos de latón, de 29 y 21 milímetros de diámetro,
nos (conforme a los disefios aprobados en el decreto respectivamente. En ambas denominaciones el graba-
de 1 de agosto de 1823) y al siguiente año las piezas de do es el mismo y muestran, en el anverso, un libro abier-
medio, uno y dos reales. La denominación de cuatro to con la palabra LEY, bajo una corona de laurel y apo-
reales se troqueló a partir de 1830. yado en una pirámide cuya base se exorna con otras
No se conocen las monedas auténticas de ocho rea- coronas de laurel; al fondo, follajes y alrededor del mar-
les del año 1866, pues las hasta ahora conocidas son gen la leyenda EST? LJBl;l FED9 DE ZACATECAS, el año y
de cobre plateado. También en esta ceca se acuñaron CUARTILLA (u OCTÁVO). El reverso tiene un amorcillo
las cuartillas de plata aprobadas por el decreto de 18 que lleva en una flecha el gorro frigio radiante; a la de-
de enero de 1842; y se conoce solamente la del año 1842 recha, tres edificios almenados con una bandera en la
con las iniciales L.R. del grabador. cumbre.
De acuerdo con el decreto de 1867, que establecia Estas piezas se troquelaron entre 1824 y 1863; pero
el sistema métrico decimal, se labraron en Zacatecas en las emitidas en 1836 y 1846 la leyenda es DEPARTA·
los pesos llamados de balanza de 1870 a 1873, año este MENTO DE ZACATECAS. Se encuentran monedas de 1846
último en que se suspendió la acuñación a fin de rea- con una u otra leyenda.
nudar la de ocho reales, en vista de que en Oriente fue- Conforme a la ley federal de 1867, se emitieron en
ron mal acogidos los pesos de balanza. Las denomina- Zacatecas piezas de cobre de un centavo entre los años
ciones inferiores, cuya acuñación se previó en la cita- 1872 a 1881, con excepción de 1879. Se calcula que esta
da ley de noviembre, fueron la de cincuenta centavos, casa republicana acuñó moneda por unos 400 millones
acuñada entre 1870 y 1887; de veinticinco, de 1870 a de pesos.
97
Ma.xlmlliano de Habsburgo.

98
SEGUNDO IMPERIO

CAMBIOS EN LA MONEDA MEXICANA


E L SISTEMA MÉTRICO DECIMAL EN LA MONEDA.
EL PESO

117 de julío de 1861 el gobierno de Beni- das las ciudades que tenían casa de moneda, con ex-
to Juárez suspendió los pagos de la deu- cepción de Culiacán, cayeron en poder de las fuerzas
da exterior, lo cual sirvió de pretexto francesas; sin embargo, solamente las casas de Méxi-
para la intervención francesa. En reali- co, Guanajuato, San Luis Potosí y Zacatecas troquela-
-..11111111111• dad, lo que pretendía Napoleón III, em- ron monedas con los cuño~ del Imperio; las demás usa-
perador de Francia, era fundar en América una monar- ron dados republicanos y acufiaron casi siempre pie-
quía sujeta al protectorado europeo que contrarresta- zas de ocho reales y de ocho escudos, que les rendían
ra el creciente poderío de Estados Unidos. El 31 de oc- mayor utilidad.
tubre del mismo año se firmó la Convención de Lon- El personaje escogido por Napoleón 111 para ocu-
dres, por medio de la cual los gobiernos inglés, francés par el trono de México fue el archiduque Maximiliano
y español se obligaban a enviar una expedición a Mé- de Austria quien, con su esposa Carlota de Bélgica, llegó
xico a fin de apoyar una reclamación conjunta; barcos a Veracruz el 28 de mayo de 1864 y a la ciudad de Mé-
de guerra de esas naciones llegaron a playas mexica- xico el 12 de junio del mismo afio.
nas. Como consecuencia del Tratado de la Soledad, de El periodo de 1864 a 1867, duración del efímero im-
19 de febrero de 1862, y del rompimiento de la alianza perio de Maximiliano, es interesante desde el punto de
tripartita, las fuerzas inglesas y españolas se retiraron vista numismático porque la moneda cambió por com-
y las francesas se unieron a los conservadores mexica- pleto de fisonomía y se produjeron piezas de alto va-
nos e iniciaron su ataque a las tropas republicanas. To- lor artístico, obra del excelente grabador mexicano Se-
99
bastián Navalón3s y de sus discípulos Cayetano Ocarn- rreinales de plata o plomo, de forma triangular, los lla-
po y Antonio Spiritu. Las monedas de uno y de veinte mados pesos Maria o Ave María, llevan grabadas las pa·
pesos acuñ.adas en ese periodo están consideradas labras UN PESO y A.O. 1708, no se trata en este caso de
como las más hermosas del siglo XIX. Por otra parte, monedas, sino de unidades de peso utilizadas en los cen-
aunque la implantación del sistema métrico decimal tros mineros.
en la moneda ya estaba dispuesto por las leyes de 15 Mientras llegaba el príncipe designado para ocupar
de marzo de 1857 y 15 de marzo de 1861, no se había el trono de México, la Junta de Gobierno, formada por
logrado su aplicación debido a los disturbios produci- indicación del general Forey - que ya se habia apode-
dos por la guerra de Reforma. Fue Maximiliano quien, rado de la ciudad de México- nombró una Regencia
por paradoja, hizo afectivo el decreto de Benito Juá- de tres personas para desempeñar el poder ejecutivo.
rez al generalizar el empleo del sistema métrico deci; Por decreto de 8 de abril de 1864, dicha Regencia or-
mal en la moneda. denó la emisión de las primeras monedas imperiales,
Durante el Imperio aparece por primera vez una o sea, piezas de plata de diez y cinco centavos con la
moneda marcada con la denominación UN PESO, si bien misma ley que la moneda republicana (902.7 milési-
esta expresión ya figuraba en los billetes emitidos por mos); estas monedas debían sustituir a las de un real
Agustín de lturbide en 1823. Aunque algunas piezas vi- y a las de medio real. Asimismo, se prohibió la acuña-

Cincuenta centavos; plata, 1866, Maximiliano


de Habsburgo, anverso y reverso.
100
ción de reales, medios y cuartillas. Las monedas ante- RIO MEXICANO 20 PESOS 1866 M. Esta pieza solamente se
dichas de diez y cinco centavos, con diámetro de 18 y acuñó en la Casa de Moneda de México; como existen
15 milímetros, respectivamente, llevan en el anverso registros que citan cantidades acuñadas en 1867, es de
el águila mexicana, coronada, y la leyenda IMPERIO ME- presumir que eñ este último año se usaron los troque-
XICANO; en el reverso, dentro de una corona de laurel les del anterior.
en cuatro renglones, la inscripción 10 (os) CENT, el afio Respecto a las monedas de un peso de plata, anver-
y la ceca. Las monedas de diez centavos se troquela- so, y reverso coinciden con los de veinte pesos oro. La
ron en las casas de Guanajuato, México y San Luis Po- acuñación comenzó el ·7 de febrero d e 1866, conocién-
tosí el año 1864; en las de Guanajuato y Zacatecas en dose dos troqueles de esta moneda que se distinguen
1865 y en la de México en 1866. Las piezas de cinco cen- en que en el primero de ellos las letras del anverso son
tavos se labraron en las casas de Guanajuato, México más pequeñas que las que figuran en el anverso del se-
y San Luis Potosi el año 1864; en 1865, en las de Gua-· gundo; es decir, como en las monedas de veinte pesos.
najuato y Zacatecas, y en 1866 en las de Guanajuato Se dice que el troquel se quebró cuando sólo se habían
y México. Las iniciales de ceca u sadas fueron G, M, P, fabricado 36 piezas por lo que las monedas acuñadas
z, es decir, no se utilizó una segunda letra; también ca- después presentaban una depresión en la sien del em-
recían de las siglas del ensayador y de la expresión de perador. Esto llegó a relacionarse con la edad que Ma-
la ley de la moneda. ximiliano tenia al morir y que al ser fusilado las balas
Por decreto imperial de 10 de abril de 1865, seor- le habían penetrado en la sien izquierda. Esta increí-
denó la acuñación de piezas de plata de un peso, cin-
cuenta, veinticinco, diez y cinco centavos, con ley de
902.7 milésimos; de piezas de oro de uno, cinco, diez
y veinte pesos, con ley de 21 quilates, y de piezas de
cobre de uno y de medio centavo. De todas las piezas
que cita el decreto, únicamente se acufiaron las de un
peso de plata, las de veinte pesos de oro y las de uncen-
tavo de cobre.
El día 20 de agosto de 1866 comenzó el troquelado
de Ja denominación de veinte pesos en cuyo anverso se
muestra el busto del emperador Maximiliano, de per-
fil a la derecha; la leyenda MAXIMILIANO EMPERADOR y
en el exergo, en una cinta, con caracteres muy peque-
ños, el nombre de los grabadores NAV ALON OCAMPO SPI·
RITU; el reverso ostenta el escudo de armas del Impe~
rio diseñado especialmente para Maximiliano (siguien-
do el estilo que agradaba a Napoleón 111 y muy parecido
Un peso, plata, 1866, Maximiliano de Habsbt4rgo,
al diseño francés de la época)36 y la inscripción IMPE- anverso.
101
ble versión se desmiente con sólo recordar que cuan- caprina. En esto han querido ver algunos la venganza
do murió, el monarca tenía 34 años y que en la efigie de los grabadores, a quienes se les atribuían ideas an-
que presenta la moneda queda oculta la sien izquier- timperialistas. Sin embargo, lo anterior no pasa de ser
da; además, él mismo había pedido que se le dispara- una mera coincidencia, pues el mismo Navalón, al res-
ra al pecho. Lo más probable es que la fabricación de taurarse la República, fue procesado y reducido a un
un nuevo troquel obedeciera al hecho de que las pri- puesto ínfimo por haber servido al Imperio.
meras monedas, debido a lo muy realzado de su gra- El anverso de las monedas de cincuenta centavos
bado, no podían apilarse con facilidad. es semejante al de las. anteriores; pero en el reverso se
Los pesos anteriores se acuñaron el año 1866 en las observa una variante del escudo imperial con el águi-
cecas de Guanajuato, México y San Luis Potosi {de aca- la mexicana, dentro de un óvalo, coronado, que lleva
bado defectuoso .las de esta última casa), con las ini- inscrito con letras incusas el lema EQUfDAD EN LA JUS-
ciales de ceca Gº, Mº, y P1, respectivamente. En 1867' TICIA y la leyenda IMPERIO MEXICANO . 50 CENT . 1866.
sólo la casa de México troqueló esta pieza. M2; las iniciales de los grabadores N.O. y s aparecen
Existe la curiosa circunstancia de que, viendo de en el anverso en el truncado del busto. Se acuñó en Mé-
cabeza el busto de Maximiliano en las monedas que lo xico en 1866 y, como existen cifras para 1867, ello pue-
ostentan, se advierte que el perfil muestra una figura. de constituir el mismo caso de la pieza de veinte pesos.

Veínte pesos, oro, 1866, Maximiliano de Habsburgo,


anverso y reverso.
102
Las monedas de cobre de un centavo tenían en el En general, y no obstante su bello disefio y tener
anverso el á'guila mexicana, coronada, y la leyenda IM- leyes y pesos idénticos a los de las monedas republica-
PERIO MEXICANO; en el reverso se muestra, dentro de nas, la imperial tuvo poca aceptación, debido no sólo
una guirnalda de laurel, en cuatro renglones, la inscrip- a los sentimientos nacionalistas del público, sino tam-
ción 1CENTAVO1864 M. También es exclusiva esta mo- bién a que no tenia marcada la ley del metal y a que
neda de la casa de México; sin embargo, en la ceca de se elaboró con un diámetro menor al acostumbrado.
Zacatecas se encontró en el año 1876 un juego de troque· Con tal motivo se expidió un bando de fecha 9 de agos-
les idénticos a los utilizados por la de México, lo que to de 1866 que declaraba legal su contenido de metal
hace suponer que estas monedas se hicieron en dife- fino y forzosa su aceptación.
rentes casas y años con la misma designación. Por ley de 27 de noviembre de 1867, la moneda de
Contra lo pactado con Maximiliano, Napoleón Ill Maximiliano dejaría de ser de circulación forzosa a par-
decidió retirar de México las tropas francesas, la eva- · tir del 15 de septiembre de 1868; sin embargo, este plazo
cuación comenzó el 18 de diciembre de 1866, lo cual no fue obedecido, pues en una circular de 1O de febre-
precipitó el derrumbe del Imperio, que culminó con el . instrucciones a los administradores
ro de 1906 se dan . .

fusilamiento de Maximiliano y los jefes conservadores de correos para que dicha moneda deje de aceptarse
Miramón y Mejía, el 19 de junio de 1867, en Querétaro. en el pago de estampillas postales.

Un ctntavo, cobre, 1864, Maximiliano de Habsburgo,


anverso y reverso.
103
Porfirio Díaz.

104
ESTADOS UNIDOS MEXICANOS

LA CRISIS DE LA PLATA. LA REFORMA MONETARIA DE 1905.


PESOS DE LIMANTOUR; HIDALGOS. PESOS DE CABALLITO.
AZTECAS. CENTENARIOS. VICTORIAS.
MONEDAS CONMEMORATJVAS

principios del siglo actual se llevó a cabo cuencia, se registró un gran aumento en el precio de
un cambio radical en el régimen mone- las importaciones y en los artículos internos.
tario del pais como consecuencia de la de- Como la baja de la plata continuara, se dictaron di-
preciación de la plata, iniciada en el úl- versas medidas hacendarias que remediaran sus con-
timo tercio del siglo XIX. Entre las cau- secuencias: se expidió la ley de noviembre de 19041 que
sas de esa baja se cuentan el aumento mundial de la gravaba fuertemente la importación de pesos mexica-
producción de aquel metal, la adopción del patrón oro nos, y el 9 de diciembre del mismo año se facultó al
por parte de algunos países, la desmonetización de la ejecutivo para que adoptara las medidas necesarias
plata en Alemania, etc., todo lo cual produjo un dese- para fijar el valor de la moneda nacional, lo que se rea-
quilibrio, que se acentuaba cada vez más, entre la oferta lizó mediante la ley de 25 de marzo de 1905, que co-
y la demanda.37 México se vio profundamente afecta- menzaría a regir el 1 de mayo y que estableció el Régi-
do por esta depreciación, habida cuenta de que en aque- men Monetario de los Estados Unidos Mexicanos en el
lla época la plata, acuñada o sin acuñar, era su princi- que se igualaba el valor nominal del peso a una deter-
pal artículo de exportación, por lo que había necesi- minada cantidad de oro (75 centig:ramos). Gracias a esta
dad de vender al exterior volúmenes cada vez mayores y a otras medidas, la estabilidad del peso se conservó
para compensar la desvalorización de las exportacio- hasta 1912.38
nes. El peso fue depreciándose más y más con relación Desde el punto de vista numismático, la moneda
a las monedas de los países de patrón oro y, en conse- cambió por completo de fisonomía y la leyenda REPU-
105
BLICA MEXICANA del anverso que ostentaba el escudo de don Miguel Hidalgo, de perfil hacia la izquierda, y
nacional se convirtió en ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, la inscripción DIEZ (o CINCO) PESOS M con el año. En el
con la sola excepción, hasta el año 1909, de las piezas canto, incusa, la leyenda INDEPENDENCIA y LIBERTAD.
de plata de un peso, cuya última acuñación se efectuó Es la primera vez que aparece en una moneda me-
el 30 de abril del año 1905, y que llevaban la leyenda xicana la efigie de un héroe nacional; sin embargo, hay
republicana. que hacer notar que en el año 1892, seguramente para
La reforma monetaria de 1905 creó las piezas de oro conmemorar el cuarto centenario del descubrimiento
de las denominaciones de diez y de cinco pesos con ley de América, hubo un proyecto de moneda que no cris-
de 900 milésimos; se conservaron las monedas de un talizó, no obstante que llegaron a troquelarse algunas
peso que circulaban antes de dicha reforma y se esta- pruebas en oro, de las cuales se conocen piezas de vein-
blecieron las de plata de cincuenta, veinte y diez cen- te y diez pesos. Estas pruebas llevan en el anverso el
tavos, todas con ley de 800 milésimos, así como las dé escudo nacional con fa leyenda REPUBLICA MEXICANA,
níquel de cinco centavos y las de bronce de dos y de en el reverso el perfil de Miguel Hidalgo viendo a la
un centavos. derecha y la leyenda VEINTE (o DIEZ) PESOS~. las ini-
Las monedas de oro de diez y cinco pesos, conoci- ciales A.M. y .900; en el exergo, 1892.
das como hidalgos y medios hidalgos, llevan en el an- Las piezas de diez pesos a que se refiere la ley de
verso el águila mexicana y la nueva leyenda ESTADOS 1905 se acuñaron los años 1905 a 1908, 1910, 1916, 1917,
UNIDOS MEXICANOS; en el reverso muestran la cabeza 1919 y 1920; las de cinco pesos, de 1905 a 1907, 1910
y 1918 a 1920. No obstante que la ley de 25 de julio de
1931 desmonetizó el oro, éste siguió troquelándose con
fines no monetarios, y las piezas de diez pesos se acu-
ñan desde 1959 siempre con esa fecha, lo mismo suce-
de con los medios hidalgos, que se acuñan con la fe.
cha de 1955.
Como la casa de México no se daba abasto para sa-
tisfacer por sí sola la demanda de monedas de oro, se
recurrió en 1906 a la Casa de Moneda de Filadelfia, en
Estados Unidos, la que acuñó un millón de hidalgos y
cuatro millones de medios hidalgos.
Según se dijo, la reforma monetaria de 25 de mar-
zo de 1905 conservó las mismas monedas de un peso
que circulaban con idénticas características, motivo
por el cual se continuaron acuñando en 1908 y 1909.
Sin embargo, la fuerte alza de la plata hizo que el va-
lor intrínseco de estas monedas superara al nominal,
Diez pe§os, oro, 1905, hidalgo, anverso. por lo que desaparecieron de la circulación, ya sea por
106
exportación, atesoramiento o fundición. Sólo quedaban tra, dentro de un circulo de adorno con motivos aztecas,
las monedas de cincuenta centavos, de ley más baja (800 en el centro, el numeral S; arriba, el año de emisión y
milésimos), que creó el mismo ordenamiento. Éstas la marca de ceca M¡ abajo, la palabra CENTAVOS. Se tro-
eran de igual diámetro que los antiguos tostones y queló de 1905 a 1914, con excepción de 1908.
muestran en el anverso el águila mexicana, de frente, Las monedas de bronce de dos y un centavos crea-
y abajo una guirnalda de encina y laurel; la leyenda es das en 1905 tienen idéntico diseño y sólo difieren en
ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; el reverso ostenta el go- tamaño y marcas de valor. En su reverso llevan, den-
rro radiante que tiene inscrita la palabra LIBERTAD en- tro de una corona de laurel y debajo del año de la emi-
tre una guirnalda de encina y de laurel; sobre los ra- sión 2 (o 1) en monograma; debajo, la ceca .M. La casa
yos más largos el número so, la inscripción MCENTA- de Birmingham troqueló en 1906 algunos millones de
vos y el año de la émisión. En el canto, grabada en hue- estas piezas. La de dos centavos se acuñó los años 1905
co, la leyenda INDEPENDENCIA Y LIBERTAD. Estas mone- ' y 1906 y de 1920 a 1941, con varias interrupciones; la
das se troquelaron del afio 1905 al 1918, excepto 1909, de un centavo se acuñó en 1905y1906; después, de 1910
1910, 1911y1915. También hubo que recurrir, en 1906 a 1949, también en forma intermitente.
y 1907, a las casas estadounidenses de San Francisco En la acuñación de centavos de la Casa de Moneda
y Denver para satisfacer la gran demanda de estas de México se abre un paréntesis con las monedas emi-
piezas. tidas por Emiliano Zapata, partidario de la Convención,
Los valores de veinte y diez centavos siguieron el quien dominó con su Ejército Libertador del Sur la ciu~
mismo diseño de las piezas de cincuenta centavos, ex-
cepto, como es natural, en la denominación y el diáme-
tro, y no llevan inscripción en el canto. Una buena parte
de la emisión de veinte centavos, del año 1907, se tro-
queló en la Casa de Moneda de Nueva Orleáns, del es-
tado de Luisiana, en Estados Unidos. La de diez centa-
vos se labró íntegramente en México; ambas piezas se
acuñaron de 1905 a 19141 excepto la de veinte centa-
vos en 1909 y la de diez centavos en 1908.
La moneda de cinco centavos, prevista en la ley de
1905, está hecha de níquel comercialmente puro. Como
se carecía de la maquinaria adecuada para ello, una
parte de los cospeles provino de dos fábricas estadou-
nidenses y la otra parte, para la acuñación de 1913 y
1914, de Austria. Las emisiones de algunos años se acu-
ñaron en la Casa de Moneda de Birmingham (Inglate-
rra). Esta moneda lleva en el anverso el escudo nacio-
nal con su respectiva leyenda y en el reverso se mues- Diez pesos, oro, 1905, hidalgo, reverso.
107
dad de México durante parte del año 1915. En ese año, nedas conmemorativas de plata de un peso y de cin-
el último presidente convencionista, Francisco Lagos cuenta centavos. El diseño de estas piezas fue hecho
Cházaro, decretó, el 29 de junio, la acuñación en la Casa en Francia por el artista Charles Pillet y solamente fue
de Moneda de México de monedas de bronce de dos y aceptada la prueba de la de un peso. La emisión se hizo
un centavos con las mismas características de las mo- conforme al decreto de 27 de diciembre de 1909, el cual
nedas regulares, aunque de un tamafto menor; de dos advierte que el cambio de cuño no modificaría el peso,
centavos, de 20 mm de diámetro (tamaño idéntico al la ley o las dimensiones de las monedas de un peso, que
de las piezas de un centavo de la emisión normal) y de circulaban a la sazón y que eran del tipo de resplan-
un centavo, de 16 mm. La acuñación se llevó a cabo el dor, pues la ley de 1905 no suspendió su acuñación. Es·
mes de julio y poco después, en agosto, los constitu- tas piezas, conocidas como pesos de caballito, tienen
cionalistas, al mando del general Alvaro Obregón, ocu- en el anverso el águila mexicana entre las palabras UN
paron la ciudad de México y desalojaron a la gente de PESO y la leyenda E STADOS UNIDOS MEXICANOS; el rever-
Zapata. Las monedas zapatistas circularon muy poco, so muestra la figura ecuestre de la libertad, con una
debido a que se las consideró ilegales el 19 de octubre rama de encina en la mano derecha y una antorcha en
del año 1916.39 la izquierda; como fondo, un sol naciente que resplan-
Para recordar el centenario de la iniciación de la dece y, en el exergo, el año de la emisión. En el canto,
Independencia, acontecimiento conocido popularmente incusa, la leyenda INDEPENDENCIA y LIBERTAD. La acu-
como "grito de Dolores'', se acordó la emisión de mo- ñación se inició en 191 O y es la primera moneda con-
memorativa de la casa de México; aunque la emisión
de este año fue muy corta, 40 su troquelado continuó has-
ta 1914.
A consecuencia de la primera guerra mundial, fue
imposible adquirir níquel para continuar la acuñación
de las monedas de cinco centavos que ordenaba la re-
forma de 1905. Por tal motivo, el 15 de octubre de 1914,
se decretó la emisión de piezas de bronce de cinco cen-
tavos con diseño semejante al de las monedas circulan-
tes de dos y un centavos, aunque de módulo mayor. La
acufiación corresponde al lapso 1914-1935; se desmo·
netizaron el 28 de agosto de 1936 y se retiraron de la
circulación en marzo de 1937.
La escasez de fondos extranjeros para inversión y
la incierta situación política en México hicieron que a
partir de 1913 desaparecieran de la circulación las mo-
nedas de oro, pues se exportaban o se atesoraban; lo
Un peso, plata, 1914, caballito, reverso. mismo sucedió con los pesos de plata. Con la salida de
108
la moneda de oro se agudizó su escasez, por lo que el precios internos; por otra parte, con la primera gue-
decreto de 27 de junio de 1917 estableció nuevas mo- rra mundial se depreció el oro en el exterior y aumen-
nedas de oro de veinte pesos conocidas como aztecas. tó la demanda de plata. Lo anterior provocó la afluen-
Estas monedas son las primeras, desde 1823 y 1824, en cia de oro extranjero a México y que la producción in-
las que el águila del escudo nacional se muestra de per- terna de este metal se quedara casi toda en el paf s, de
fil, tal como lo dispuso el decreto de 20 de septiembre taJ manera que, a principios de 1920, la Casa de Mone-
de 1916, ratificado el 5 de febrero de 1934. da de México se declaró incapaz de acuñar tan gran-
Los aztecas41 llevan en el anverso el águila mexica- des cantidades de oro. Como ya habían desaparecido
na de perfil hacia la izquierda, sobre un nopal que nace por completo las piezas de plata con denominación de
de una peña en el agua; a la derecha, debajo de las alas, un peso que conservó la reforma monetaria de 1905,
el año de la emisión; alrededor, la leyenda ESTADOS UNI- y al no satisfacer las necesidades de la circulación el
DOS MEXICANOS; en el reverso el calendario azteca; de- ·oro existente, se decretó, con fecha 13 de noviembre
bajo, la inscripción VEINTE PESOS 15 GR ORO PURO; en de 1918, la adopción del patrón oro, la desmonetización
el canto, la leyenda INDEPENDENCIA Y LIBERTAD. Se acu- de los pesos de plata con ley de 902. 7 milésimos, así
ñó de 1917 a 1921 y, ya sin propósito monetario, desde como la emisión de nuevos pesos (pesos nieto) y mone-
1959 y años subsiguientes con la misma fecha. das de cincuenta, veinte y diez centavos. Todas estas
Con igual finalidad - contrarrestar la escasez de sig- monedas debían tener una ley uniforme de 800 milési-
nos monetarios y el acentuamiento del alza de la plata- mos y un diámetro menor que los de las autodzadas
se decretó el 31 de octubre de 1918 la acuñación de mo-
nedas de dos y medio y de dos pesos llamadas, respec-
tivamente, cuartos de hidalgo y quintos de hidalgo. An-
verso, reverso e inscripción del canto de las piezas de
dos y medio pesos son iguales a los de los hidalgos y
medios hidalgos, cambian solamente el tamaño y la
marca de valor, que en este caso es DOS PESOS y DOS
Y MEDIO PESOS. Las monedas de dos pesos tienen tam-
bién el anverso y la inscripción del canto comunes a
las anteriores, pero el reverso ostenta, dentro de una
corona de laurel y debajo del año de la emisión, la ins-
cripción DOS PESOS; en el exergo, M.. Las monedas de
dos y medio pesos se fabricaron los años 1918, 1919 y
19201 y las de dos pesos en 1919 y 1920. Con fines no
monetarios se encuentran estas piezas con los años
1944 a 1948 y las acuñaciones recientes de estas mo-
nedas llevan la fecha 1945.
La escasez del medio circulante forzó a la baja los Un peso, plata, 1918, nieto, reverso.
109
en la reforma de 1905, con la intención de que no desa- No obstante que la moneda de plata rebajó su ley
parecieran del medio circulante; pero la escasez de éste a 800 milésimos y que su tamaño se redujo, el alza per-
se agravó con la desmonetización del billete "infalsifi- sistente de la plata puso otra vez en peligro la circula-
cable" el 29 de marzo de 1917. ción metálica, haciéndose necesario reducir aún más
Las monedas anteriores, con excepción de las de un el contenido de metal fino de las monedas. Así, por de-
peso, tenian el mismo diseño que las de igual denomi- creto de 27 de octubre de 1919, siendo ministro de Ha-
nación creadas por la ley de 1905, salvo la indicación cienda Luis Cabrera, se redujo la ley de la moneda circu·
de las marcas de valor y el tamaño, que era más redu- !ante de plata, con excepdón de la de diez centavos, a
cido. La nueva moneda de un peso tenía en el anverso 720 milésimos, y se autorizó la emisión de monedas de
el águila mexicana; debajo, una guirnalda de encina y bronce de diez centavos.
laurel, y arriba la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; Estas monedas, de un peso, cincuenta y veinte cen-
el reverso mostraba, debajo del gorro radiante que tiene. tavos, tienen el mismo tarnaiio y diseño que las crea-
inscrita la palabra LIBERTAD y entre una guirnalda de das el 13 de noviembre de 1918 y se distinguen en que
encina y laurel, la inscripción M UN PESO y el afio de la cabeza del águila del anverso está entre la cifra o.no;
la emisión. En el canto, grabada en hueco, la leyenda las de un peso se troquelaron de 1920 a 1945; las de
INDEPENDENCIA Y LIBERTAD. Las piezas de un peso y de cincuenta centavos, de 1919 a 1925 y de 1937 a 1947,
cincuenta centavos se acuñaron los años 1918 y 1919; y las de veinte centavos, de 1920 a 1935 y de 1937a1943,
las de veinte y diez centavos, únicamente en 1919. aunque durante estos periodos hubo algunos años en
que no se acuñó.
Las monedas de bronce de diez centavos a que se
refiere el decreto de octubre de 1919, tienen un diseño
en todo semejante, con excepción de la marca de valor
y de que son de un diámetro mayor, al de las piezas
circulantes de dos y un centavos y se acuñaron los años
1919 a 1921; su reacuñación se realizó en 1935.
El alza excesiva de la plata obligó a sustituir las pie·
zas de veinte centavos, que ya escaseaban, por otras
de bronce, de igual denominación, como lo dispuso el
decreto de 7 de enero de 1920. De diseño similar, ex-
cepto en el diámetro y las marcas de valor, a las deno-
minaciones corrientes de bronce de diez, cinco, dos y
un centavos, se acuñaron desde mediados del afio 1920
hasta que aparecieron las de veinte centavos de plata
con ley de 720 milésimos. Las razones que motivaron
la acuñación de la moneda de bronce de veinte centa-
Veinte pesos, oro, 1917, azteca, anverso. vos fueron las mismas para su reacuñación en 1935,
110
al igual que la de diez centavos, también de bronce. en el exergo. A diferencia de los centenarios, sólo se
Para celebrar el centenario de la consumación de acuñaron en 1921.
la Independencia se decretó el 14 de septiembre de 1921 Con objeto de uniformar el sistema monetario de
la emisión de monedas de oro de cincuenta pesos lla- plata, puesto que aún no se desmonetizaba la pieza de
madas centenarios. En sentido estricto, solamente las diez centavos con ley de 800 milésimos que creó el de-
piezas acuñadas en 1921 pueden llamarse conmemo- creto de 13 de noviembre de 1918, se expidió el de 29
rativas, pues estas monedas, en vista de la buena aco- de abri1 de 1925 que autorizaba la emisión de u na nue-
gida que tuvieron, se troquelaron hasta 1931. El anverso va moneda de diez centavos con ley de 720 milésimos
no difiere de las piezas en circulación; el reverso os- y similar en todo a la emitida en 1919. La acuñación
tenta la figura alada de la victoria (copia del ángel de de esta moneda se efectuó de 1925 a 1935. El mismo
la columna de la Independencia que se erige en el Pa- decreto dispuso se suspendiera la acuñación de las mo-
seo de la Reforma, en la ciudad de México); a la izquier- · nedas de bronce de veinte y de diez centavos creadas
da la inscripción so PESOS, a la derecha, 37.5 GR. ORO por los decretos de 7 de enero de 1920 y 27 de octubre
PURO y en el exergo 1821 y el año de la emisión; como de 1919, respectivamente.
fondo, la silueta de los volcanes Popocatépetl e Ixtac- Hacia el afio de 1931 , a la vez que se registr-aban
cíhuatl; en el canto, incusa, la inscripción INDEPENDEN- grandes acunaciones de moneda de plata se exporta-
CIA Y LIBERTAD. ban cuantiosas sumas de oro, asi que la circulación mo-
En 1943 se acuñó una pieza con el mismo diseño netaria estaba formada casi exclusivamente por mone-
pero se omitió la denominación; tales piezas se cono-
cen con el nombre de tejos y no son tan apreciadas como
las que tienen la inscripción so PESOS; de 1944 a 1947
se efectuó una reacuñación pero ya no con fines mo-
netarios y su troquelación continúa con la fecha 1947.
Además de la moneda de oro de cincuenta pesos se
autorizó, con el mismo motivo, la acuñación de mone-
das de plata de dos pesos, según decreto de 22 de sep-
tiembre de 1921. Estas piezas se conocen como de la
huerta, victorias o centenarios de plata. En el anverso
se muestra, por segunda vez en este periodo, el águi-
la mexicana de perfil hacia la izquierda y la ceca M,
dentro de una corona de encina y de laurel a la que ro-
dea la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS MDCCCXXI-
MCMXXI. El reverso es el mismo que el de la pieza de
cincuenta pesos de oro, excepto las inscripciones, que
son DOS PESOS, y 24 GR. PLATA PURA; no hay inscripción
Veinte pesos, oro, 1917, azteca, reverso.

111
das de plata. Esto originó una fuerte depreciación de de México y reanudar la acufiación de las monedas de
la moneda de plata respecto a la de oro, establecién- bronce de veinte y de diez centavos.
dose tleterminados precios en oro para las mercancías El 22 de mayo de 1935, siendo secretario de Hacien-
y otro precio, más alto, en plata, para los mismos ar- da Narciso Bassols, se autorizó la acuñación de mone-
ticulos. Para corregir tal estado de cosas se emitió la das de cincuenta centavos con un contenido de plata de
ley monetaria de 25 de julio de 1931 que, entre otras sólo 420 milésimos. Ante la imposibilidad de la casa
disposidones, desmonetizaba el oro y lo hacía de co- de México de imprimir la cantidad n~cesaria de esta
mercio libre, prohibía la acuñación de monedas de un moneda, pues estaba ocupada en aumentar la acuña-
peso o denominaciones superiores y la restringía a las ción de cobre, fue necesario acudir a las casas de San
necesidades monetarias del país; tal restricción se apli- Francisco, Denver y Nueva Orleáns, en Estados Unidos,
có también a las monedas de plata de cincuenta, vein- las cuales troquelaron alrededor de 60 millones. El di-
te y diez centavos, y a las de bronce; asimismo, consi- seño es idéntico al de las emisiones anteriores y úni-
deraba como dinero circulante los billetes del Banco camente se suprime en el anverso la fracción 0.720.
de México, si bien su aceptación sería voluntaria. A fin de retirar de la circulación las piezas de bronce
El mes de abril de 1935 el peso alcanzó un valor in- de veinte y diez centavos, se autorizó la emisjón, el 26
trínseco superior al nominal, por lo que se optó, de de marzo de 1936, de una nueva moneda de cupronf-
acuerdo con la ley de 26 de ese mismo mes y año, sus- quel por valor de diez centavos y otra de cinco con la
tituir la moneda metálica de plata por billetes del Banco misma composición e iguales características; sólo di-
fieren en el diámetro y las marcas de valor. El anverso
lleva el escudo nacional con el águila de perfil hacia
la izquierda; la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS ro-
dea al águila. (En lo sucesivo toda la moneda de nueva
creación llevará este anverso, por lo que no se consi-
dera necesario describirlo, excepto cuando se registren
variantes de importancia.) El reverso de estas mone-
das ostenta en el centro el número 10 (o s) debajo de
la ceca ~; a guisa de leyenda el año de la emisión y la
palabra CENTAVOS, todo dentro de un círculo formado
por el borde del calendario azteca. Las piezas de diez
centavos se troquelaron de 1936 a 1946 y las de cinco
de 1936 a 1942.
Al restablecerse los precios de la plata, las mone-
das de ese metal de un peso y de cincuenta y veinte cen-
tavos, ley de 720 milésimos, volvieron a la circulación
por decreto de 28 de agosto de 1936, el cual también
Cincuenta centavos, plata, 1905, reverso. desmonetizó las de cincuenta centavos de ley de 420
J 12
milésimos, las de bronce de veinte, diez y cinco centa- ció una moneda de bronce con valor nominal de cinco
vos y la antigua moneda de níquel, comercialmente centavos cuyo reverso lleva la efigie de doña Josefa Or-
puro, de cinco centavos. tiz de Dominguez, de perfil hacia la izquierda, y a la
Este mismo decreto suprimió de manera legal la derecha la ceca M; rodeando la cabeza la inscripción
equivalencia de 7 5 centigramos de oro puro del peso, CINCO CENTAVOS y el afio de la emisión en el exergo.
aunque, de hecho, ya estaba suprimida desde hacía Esta moneda, conocida como josefita, se comenzó a acu-
tiempo. El artículo primero de la ley monetaria que- ñar el 19 de diciembre de 1942 y se continuó hasta 1946,
dó, por consiguiente, en la forma que sigue: "La uni- reanudándose en el lapso 1951-1955. En ese año de 1942
dad del sistema monetario de los Estados Unidos Me- se suspendió la acuñación de las piezas de cuproníquel
xicanos es el peso con la equivalencia que por ley se de cinco centavos y las de bronce de dos centavos.
señalará posteriormente11 • La costumbre del pueblo mexicano de atesorar mo-
Entre los años 1932 y 1942 se provocó gran escasez · nedas de plata provocó una mayor demanda de mone-
de moneda fraccionaria por la necesidad de una ma· da fraccionaria, por lo que se consideró conveniente
yor circulación de piezas de plata. Para normalizar la establecer, por decreto de 3 de agosto de 1943, una de
situación, se prohibió la exportación de aquélla, se bronce de veinte centavos que sustituyera a la de pla-
aumentaron al máximo las acuñaciones de la casa de ta de igual denominación. El reverso ostenta las figu-
moneda y se emitieron en 1935 billetes de un peso. ras de los volcanes Popocatépetl e Ixtaccíhuatl, con la
Por decreto de 28 de diciembre de 1942 se estable- pirámide del sol en primer término y la palabra TEO-

Centavos z.apatistas, anverso y reverso.


11 3
TIHUACAN, incusa bajo el gorro radiante de la libertad, de poner esas monedas en circulación oportuna y si-
combinado con el número 20 y la ceca M; abajo, entre multáneamente en toda la República. Por primera vez
cactus; la palabra CENTAVOS y, en el exergo, el año de la casa de México emitió piezas de plata en la denomi-
la emisión. Esta pieza comenzó a troquelarse en 1943 nación de cinco pesos; el reverso de éstas muestra la
y se continuó casi sin interrupción hasta 1974. En las cabeza de Cuauhtémoc con casco de guerra, de perfil
emisiones de 1955 se observan dos tipos de águila, pues- hacia la izquierda; debajo, la palabra CUAUHTEMOC; ro·
to que en ese año ésta se modificó haciéndola apare- dea la cabeza la inscripción en circulo CINCO PESOS · 30
cer más grande; lo mismo sucede en las de 1971 al mo- GRAMOS· Ley 0.900 · Mo · 1947 (o 1948).
dificarse nuevamente el águila, es decir, existen para Las monedas de un peso muestran en el reverso la
ese año monedas con el águila modificada en 1955 y cabeza de Morelos, de perfil hacia la derecha; debajo
la de 1971. del corte del cuello la palabra MORELOS; alrededor del
Con objeto de frenar el aumento de moneda circu- · busto, en arco de círculo, la inscripción UN PESO y el
lante, beneficiar la minería y propiciar el ahorro, se año de la acuñación, Mo. 14 Gr. 0.500. Estas piezas se tro-
autorizó, entre otras medidas, la acuñación, por decreto quelaron los años 1947 y 1948, y aunque hubo una emi-
de 11 de septiembre de 1947, de monedas de plata de sión en 1949, solamente se puso en circulación un pe-
cinco y un pesos y de cincuenta centavos. Tanto la casa queño número de ejemplares debido a una fuerte de-
de moneda como el Banco de México prepararon anti- valuación que se registró en ese año y obligó al Banco
cipadamente las operaciones previas de acuñación a fin de México a retirarla; la mitad de esta emisión se tro·
queló en la Casa de Moneda de San Francisco, en Es·
tados Unidos. Las monedas de cincuenta centavos pre-
vistas en el mismo decreto, y que llevarían la efigie de
Benito Juárez, no salieron a la circulación.
Para facilitar Las transacciones de pequefia cuan-
tía, se decretó el 29 de diciembre de 1949 la emisión
de nuevas monedas de plata de un peso y de cincuenta
y veinticinco centavos; de cuproníquel, de cinco cen-
tavos y de latón, de un centavo. En dicho decreto se dis-
ponía la acufiación de monedas de dos centavos con la
figura de una mazorca de maíz, la cual no se llevó a
cabo. El reverso de la moneda de un peso lleva el bus-
to del Generalísimo José María Morelos y Pavón con
uniforme militar, de tres cuartos de perfil a la izquier-
da; en ese lado, la inscripción en cuatro renglones t
PESO 1950 M.. La de cincuenta centavos ostenta en el re-
verso, en el Lado izquierdo, el año de la emisión, 1950
Dos pesos, plata, 1921, victoria o centenario de plata,
reverso. o 1951; en el derecho la ceca M, el símbolo de Cuauhté-
11
moc (águila que desciende) 50 Cs. La pieza de veinticin- señaladas en el decreto de 28 de diciembre de 1942. La
co centavos tiene el reverso muy parecido al del tipo moneda de un centavo de latón redujo su diámetro en
de balanza que le precedió unos 58 años antes: lleva1 relación con los centavos que se acuñaban desde 1905.
sobre una balanza, un rollo con la palabra LEY¡ detrás El reverso de estas piezas muestra una espiga de tri-
de éste una espada cruzando el conjunto, todo debajo go, estilizada, entre l y c., arriba, y el año de emisión
de un gorro radiante con la palabra LIBERTAD¡ a la iz- y M abajo. Se acuñó de 1950 a 1969 en diámetro de
quierda, la cifra 25 y a la derecha la abreviatura Cs.; en 16 mm y de 197 Oa 1973, en diámetro de 13 milímetros.
el exergo Mo. y la fecha de acuñación, que se efectuó El decreto de 27 de octubre de 1950 autorizó la emi-
en los años 1950 a 1953. La fineza de estas tres mone- sión, por una sola vez, de 200 mil piezas de monedas
das es de 300 milésimos. La pieza de cinco centavos de de plata, de la denominación de cinco pesos, para con-
cuproníquel aparece después de cuatro años de no acu- memorar la inauguración del Ferrocarril del Sureste.
ñarse; su reverso lo forma la cabeza de doña Josefa Or-· Esta moneda, de hermoso diseño, está considerada
tiz de Domínguez, hacia la derecha, entre 1950 ~ y s cs. como una de las tres más bellas de la época moderna;
Quizá porque su diámetro y aspecto se confundían a su anverso lleva el escudo nacional y la leyenda corres-
primera vista con los de la nueva pieza de veinticinco pondiente; a la izquierda la inscripción LEY o.no; a la
centavos, su acunación se suspendió por decreto de 29 derecha PESO 27 7/9 G; abajo, CINCO PESOS MO. 1950; su re-
de diciembre de 1950, y el año siguiente se reanudó la verso lleva grabada una locomotora de vapor sobre rie-
troquelación de las piezas de bronce de cinco centavos les, finamente detallada, que corre entre dos palmeras

Cincuenta pesos, oro, 1921, centenario,


anverso y reverso.
11 5
bajo un sol radiante con la fecha 1950; alrededor la le- acuñarse las monedas de plata de un peso autorizadas
yenda INAl.JGURACION DEL FERROCARRIL DEL SURESTE; en el 11 de septiembre de 1947, las de cupronfquel de diez
el canto, en hueco, la inscripción AGRICULTURA INDUS- y cinco centavos a que se refiere el decreto de 26 de
TRIA COMERCIO. marzo de 1936 y las de un centavo de bronce que dis-
De acuerdo con la política deflacionista del gobier- puso Ja ley de 25 de marzo de 1905.
no continuó la acuñación de plata para propiciar el aho- Para conmemorar el bicentenario del natalicio de
rro y, por decreto también de 27 de octubre de 19501 don Miguel Hidalgo y Costilla se decretó, el 14 de sep-
se suspendió la acuñación de las monedas de plata de tiembre de 1953, una emisión única de un millón de mo-
cinco pesos (Cuauhtémoc) y se autorizó la troquelación nedas de plata en la denominación de cinco pesos, cuyo
de otras, cuyo anverso y canto son semejantes a los de anverso y canto serían parecidos a las dos monedas de
la anterior, con la única diferencia en las fechas de acu- cinco pesos anteriores; el reverso muestra el busto de
ñación, que van de 1951a1954 (muy escasas desde este , Hidalgo, de perfil hacia la izquierda; al fondo, la pa-
último año); el reverso muestra, en el centro de una rroquia de Dolores debajo de los años t 753-1953, y la le-
guirnalda de laurel. la cabeza de don Miguel Hidalgo yenda ANO DE HIDALGO.
y Costilla hacia la izquierda; debajo del corte del cue- Uno de los arbitrios a que recurrió el gobierno para
llo la palabra HIDALGO, a la derecha se repite la ceca neutralizar el efecto que ejercían los aumentos de la
.M. Se conocieron como hidalgos de plata. circulación sobre los precios fue la emisión de mone-
Por decreto de 29 de diciembre de 1950 dejaron de das de diez y cinco pesos cuyo valor facial era igual a
su valor intrínseco, a fin de estimular esta tradicional
forma de ahorro. Dichas monedas se crearon por el de-
creto de 13 de septiembre de 1955. La denominación
de diez pesos aparece por primera vez en las acuñacio-
nes de plata. El anverso lleva el escudo nacional con
su respectiva leyenda y alrededor, en círculo, la inscrip-
ción DIEZ PESOS · 28.888 Gº (peso de la moneda) 1955 (o
1956) LEY .900. El reverso lleva la cabeza de Hidalgo, de
perfil a la izquierda; a la derecha, la ceca My la leyen-
da INDEPENDENCIA y LIBERTAD. HIDALGO. El anverso de
la moneda de cinco pesos o hidalgo chico (para distin-
guirla de la acuñada de 1951 a 1954) es semejante al
de la moneda anterior y sólo difiere en la inscripción
que lleva alrededor CINCO PESOS 18.055 G., el año de emi-
sión, LEY .720; salvo el diámetro, el reverso es el mis-
mo que el de las de diez pesos; se acuñó de 1955 a 1957.
El mismo decreto de 13 de septiembre de 1955 or-
Die;; centavos, cupron.íquel, 1946, reverso. denó la emisión de nuevas monedas de bronce de cin-
116
cuenta centavos y de latón de diez y de cinco centavos. fecha es 1957 y la ley también de 100 milésimos; las
También por primera vez se troqueló una moneda de de diez y cinco pesos llevan alrededor de la leyenda la
cincuenta centavos en bronce. El reverso de esta pieza inscripción DIEZ (o CINCO) PESOS . LEY . 900 (o .720) 28.888
lleva la efigie de Cuauhtémoc, de perfil a la izquierda, (o 18.055) G. 1957.
la inscripción CINCUENTA CENTAVOS Mo. y el afio de la El reverso de las tres monedas es común y lleva la
emisión; en el penacho, en un pequeño círculo, se re- efigie de perfil a la izquierda de Benito Juárez; a la de-
pite .M. Se acuñó durante los años 1955, 1956, 1957 y recha, en dirección de la nuca, My alrededor del bus-
1959. Después de dos intentos fallidos de representar to la leyenda CENTENARIO DE LA CONSTITUCION DE ME-
a Benito Juárez en las monedas, este prócer apareció XICO 1857 · 1957. Las tres tienen grabada en hueco, en el
en las de latón de diez centavos, de perfil a la izquier- canto, la leyenda INDEPENDENCIA y LIBERTAD.
da con la inscripción DIEZ CENTAVOS Mo. y el año de Para conmemorar el centenario del nacimiento de
la emi.c;ión. La acuñación se inició en 1955 y terminó · Venustiano Carranza, se decretó el 19 de diciembre de
en 1967. La pieza de cinco centavos, con un módulo de 1959 la emisión única de un millón de piezas de plata
20.5 mm, en comparación con el de 25.5 mm que se ha- de la denominación de cinco pesos cuyo anverso, sal-
bía acuñado, ostenta en el anverso el busto hacia la de- vo la fecha, que es 1959, es similar al de la pieza con-
recha de doi'ia Josefa Ortiz de Domínguez, la inscrip· memorativa anterior de cinco pesos. El reverso pre-
ción CINCO CENTAvos My el año de la emisión. Según el senta a Carranza de perfil hacia la izquierda y a la
decreto respectivo, su acufiación estaba prevista para el derecha la ceca M; alrededor, la inscripción A~O DE
año 1955, pero por error se troqueló w1a cierta canti- CARRANZA 1859-1959; el canto es liso.
dad con la fecha 1954. Se acuñó por última vez en 1969.
La última emisión regular de monedas de un peso
tuvo lugar mediante el decreto de 26 de diciembre de
1956 y su acuñación comenzó el siguiente año. El an-
verso tiene el escudo nacional con su respectiva leyen-
da y, en el exergo, la inscripción UN PESO y el año de
troquelación; en el reverso el busto de perfil a la dere-
cha del Generalísimo José Maria Morelos y Pavón en
el centro de una guirnalda de encina y de laurel; a la
izquierda My en el canto, incusa, la leyenda INDEPEN·
DE NCIA Y LIBERTAD. La ley de la moneda es de 100 mi-
lésimos y su acui'iación cesó el año 1967.
El decreto anterior también autorizó la emisión, por
una sola vez, de monedas de plata de diez, cinco y un
pesos, para conmemorar el centenario de la Constitu-
ción de 1857. El anverso de las de un peso es idéntico
al de la moneda regular de la misma denominación, su Cinco centavos, brori,ce, 1942, josefita, reverso.
11 7
ZA 1859-1959; el canto es liso. yen una reproducción de la anterior, pero en menor
Otra moneda, esta vez doblemente conmemorativa, diámetro.
se emitió por decreto de 7 de diciembre de 1960. El an· El decreto de 1963 creó la pieza de veinticinco cen-
verso, excepto el año, es similar al de la conmemorati- tavos, de cuproníquel, cuyo reverso muestra la efigie
va anterior de diez pesos. A la izquierda del reverso se de Francisco l. Madero de tres cuartos de perfil a la
muestra la efigie de Miguel Hidalgo y la fecha 1810 y derecha; la ceca My la inscripción VEINTICINCO CENTA·
representa el 150 aniversario de la iniciación de la In- VOS 1964 (o 1966). Estas monedas, acuñadas por prime-
dependencia; a la derecha se observa la imagen de Fran- ra vez en 1964, se retiraron poco después en virtud de
cisco l. Madero y el año 1910, o sea el SO aniversario que se confundían con las piezas de cincuenta centa-
de la Revolución; debajo de cada prócer, su nombre: vos a que se refiere el mismo decreto y de que, además,
HIDALGO; MADERO; arriba, 1960 y, alrededor, la leyenda no se apilaban fácilmente; no obstante, las necesida-
INDEPENDENCIA Y LIBERTAD · SUFRAGIO EFECTIVO NO REE- • des de la circulación hicieron que aparecieran nueva-
LECCION; sin leyenda en el canto. mente el año 1966, por decreto de 23 de diciembre de
Para sustituir las monedas de bronce de cincuenta ese año, el cual especifica que el diámetro de estas pie-
centavos que se acuñaron por última vez en 1959; el zas debía ser un milímetro más pequeño que el de las
decreto de 27 de diciembre de 1963 autorizó la acuña- mismas monedas de 1964 y de un relieve menos alto,
ción, a partir de 1964, de piezas de cuproniquel de requisitos que, sin embargo, no se cumplieron en la emi-
cincuenta centavos, cuyo anverso y reverso constitu- sión de 1966.
Entre las acciones llevadas a cabo para conmemo-
rar la XIX Olimpiada que se celebró en México el mes
de octubre de 1968 figura la emisión de una moneda
conmemorativa de plata con valor facial de veinticin-
co pesos, de acuerdo con el decreto de 21 de diciem-
bre de 1966. El anverso muestra el escudo nacional y
la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; a la izquierda
del escudo la indicación del valor 25 PESOS; a la dere-
cha, LEY 0.120; más abajo, la ceca M. En el reverso figu-
ra la imagen de un jugador de pelota, de la cultura
maya, sobre un fondo que representa el campo de jue-
go estilizado; en la parte superior la leyenda JUEGOS
DE LA XIX OLIMPIADA MEXICO t 968; en la inferior los cin-
co aros del emblema olímpico; en el canto la leyenda,
incusa, INDEPENDENCIA y LIBERTAD. El decreto autori-
zó originalmente la acuñación de 10 millones de pie-
zas, pero en consideración a que su distribución sería
Cinco pesos, plata, 1950, inaugu ración del Ferrocarril
del S ureste, reve rso. mundial, esa cantidad se elevó a 30 millones, según de-
118
creto de 26 de diciembre de 1967. Existe una variante verso que la creada en 1954 pero con diámetro de sólo
principal de esta pieza, que consiste en que los tres aros 18 mm. La moneda de un centavo, más pequeña que
superiores del emblema no se encuentran en linea rec· su antecesora, también de latón, se acuñó con la mis-
ta, tal como deben figurar oficialmente. ma figura de una espiga estilizada los años de 1970,
Debido al alza general de los metales se decretó el 1972 y 1973; la de veinte centavos tipo pirámide se mo·
26 de diciembre de 1969 la troquelación de nuevos sig· dificó sólo en su anverso a partir de 1971, para confor·
nos monetarios a fin de hacer costeable la acunación. maria al nuevo escudo; el último año de acuñación de
Una de las características de esas monedas es la de lle- esta pieza fue 1974 y no se acuñó en 1972.
var en el anverso el nuevo escudo que especifica la ley En resumen, se modificaron, conforme al decreto
de 12 de marzo de 1968. Las monedas de referencia son de diciembre de 1969, las denominaciones de un peso,
las siguientes: moneda de plata con valor nominal de de cincuenta, veinte, cinco y un centavos.
veinticinco pesos; con ley y peso iguales a los de lamo- . El 23 de diciembre de 1973 hubo una nueva refor-
neda olímpica, pero en el reverso lleva el busto de tres ma a la ley monetaria vigente hasta ese momento que
cuartos de perfil de Benito Juárez; alrededor VEINTI- dispuso la acuñación de monedas de cuproníquel en de-
CINCO PESOS LEY 0.720 M1972, único año de acuñación nominaciones de diez pesos y de veinte y diez centa-
por ser conmemorativa de la muerte de Juárez. De cin- vos. La de diez pesos, primera pieza heptagonal en la
co pesos, de cuproníquel, con la efigie de perfil a la de- numismática mexicana, muestra en el anverso el escu·
recha de Vicente Guerrero y la leyenda CINCO PESOS, do nacional con la leyenda acostumbrada; en el rever·
el año de acuñación y M; en el canto, la leyenda en hue-
co INDEPENDENCIA Y LIBERTAD; se acuñó de 1971a1977.
La moneda de un peso, con ley de 100 milésimos de pla-
ta, dejó de acuñarse en 1967 y se sustituyó en 1970 con
una pieza de menor diámetro de cuproniquel y con el
busto de José María Morelos de perfil hacia la izquier·
da, el canto estriado; esta pieza se acuñó sin interrup-
ción hasta 1983. Las monedas de cincuenta centavos
son iguales en todo a las que empezaron a circular en
1964, excepto en el anverso, en que figura desde 1970
el escudo nacional modificado; su última acufiación co-
rresponde a 1983. No se troquelaron, aunque se dispu-
so de acufiación, piezas de veinticinco centavos, igua-
les a las de 1966, pero de un milímetro menor de diá·
metro, ni las de diez centavos que llevarían la efigie de
perfil de Ignacio Allende.
De 1970 a 1976 se acuñó la moneda de cinco centa·
vos de latón, la cual tiene la misma impronta en el re- Veince ce ntavos, latón, 1955, pirdm ides, reverso.
119
so, el perfil hacia la izquierda de Miguel Hidalgo; en año de acuñación; en la zona derecha el número 20 y
la parte superior la denominación DIEZ PESOS; en el la letra e, como abreviatura de la palabra centavos; el
campo inferior el año de acuñación. Se realizó a par- marco liso.
tir de 1974 y hasta 1977 tuvo un peso de 10 gramos; Como se ha señalado, la moneda de diez centavos
pero tanto su grosor como su diámetro resultaron casi dispuesta por el decreto de 1969 no llegó a acuñarse,
iguales a las de un peso, por lo que a fines de 1977 se por lo que desde 1967 no se había troquelado esta de-
aumentó en cuatro gramos para darles un mayor gro- nominación. La pieza de cuproníquel emitida según el
sor, es decir, que en 1977 se hicieron monedas de diez decreto de 197 3 es de 15 mm de diámetro y muestra
pesos con 10 y 14 gramos. Las subsecuentes son todas en el reverso, al centro, una mazorca de maíz que divi-
de 14 gramos, con sus respectivas tolerancias. de el campo en cuatro zonas. En la superior izquierda
El valor intrínseco de la pieza de veinte centavos el número 10 y en la derecha las letras Cs como abre-
de bronce era ya mayor que su valor facial, por lo qu~ viatura de la palabra centavos. En la zona inferior iz-
el decreto citado de 1973 dispuso una moneda de cu- quierda el año de acuñación y en Ja derecha la ceca M;
proníquel de sólo 20 mm de diámetro con un nuevo di- el marco liso. La acuñación de las tres piezas empezó
señ.o; el anverso, como todas, muestra el escudo nacio- en 1974; la de diez centavos concluyó en 1980; la de vein·
nal y el reverso el busto de Francisco I. Madero de tres te en 1983, y la de diez pesos en 1985 (no se acuñó de
cuartos de perfíl hacia la derecha; en dirección a la 1983 a 1984).
nuca el símbolo My en la. parte inferior izquierda el Nuevamente, como medida para reducir los gran-
des volúmenes de circulante en el mercado y propiciar
el ahorro, se decretó el 31 de diciembre de 1976 la emi-
sión de una moneda de plata, esta vez en denominación
de cien pesos, la más alta hasta ese momento en la his-
toria monetaria de México, con las siguientes caracte-
rísticas: diámetro de 39 mm; peso de 27.777 g; conte·
nido de plata pura de 20 g; en el reverso muestra el bus-
to de tres cuartos de perfil de José María Morelos y
Pavón; en el campo izquierdo en dos renglones las pa-
labras CIEN PESOS; en el derecho la ceca ~ y el año de
acuñación; en el exergo la leyenda PLATA PURA 20 Gr. LEY
0.720; el marco liso. Como en ocasiones anteriores, los
vaivenes en el mercado internacional de metales finos
ocasionaron en 1979 un alza inmoderada de la plata,
por lo que esta moneda solamente estuvo en circula-
ción los años 1977 y 197 8; para 1979, su valor intrínse-
co era mucho más alto que su valor facial y, a pesar
Cinco pesos, plata, 1951, hidalgo de plata, reverso. de haberse acuñado la emisión para ese año, no salió
120
a circulación; sin embargo, el público la pudo adqui- netaria en la forma siguiente: " Las únicas monedas
rir como pieza numismática en juego de monedas. circulantes serán ... b) Las monedas metálicas de cien,
El 7 de enero de 1980 se publicaron en el Di.ario Ofi- cincuenta, veinte, diez y un pesos, de cincuenta, veinte
cial tres decretos de gran importancia referentes al sis- y diez centavos y los diámetros 1 composición metáli-
tema monetario, emitidos los días 27, 30 y 31 de diciem- ca, pesos, y demás características que señalen los de-
bre de 1979. El primero modificó las características de cretos respectivos". Esta reforma previó la posibilidad
las monedas de cinco pesos con el busto de Guerrero, de poner nuevamente en circulación monedas de cien
que por otra parte no se habían acuñado los años 1978 y cincuenta pesos.
y 19791 y creó una moneda de veinte pesos. El propio decreto adicionó un artículo más, el se-
El 14 de abril de 1980 se inició la circulación de la gundo bis, y éste introdujo una modalidad en el siste-
nueva pieza de cinco pesos en cuproníquel con un diá- ma monetario: la creación de monedas de oro y plata
metro de 27 mm, marco heptagonal con gráfila en for- .sin denominación y que "gozarán de curso legal por el
ma de puntos; el reverso ostenta, desfasada a la dere- equivalente en pesos de su cotización diaria por el Ban-
cha, la reproducción en relieve de la serpiente emplu- co de México con base en el precio internacional del
mada, perteneciente a la cultura teotihuacana; en el metal fino contenido en ellas".
campo superior el números, abajo del cinco el signo El decreto de 27 de diciembre de 1981 señaló las
de pesos, al centro la ceca M; en el campo inferior la especificaciones correspondientes: se determinó la acu-
palabra QUETZALCOATL, y en el exergo el año de acuña- ñación de piezas con contenido de oro puro de una,
ción; el marco interno heptagonal y gráfila paralela en
forma de greca; en el canto la leyenda en hueco INDE-
PENDENCIA Y LIBERTAD.
En ceremonia especial realizada en la ciudad de
Mérida, el 10 de octubre del mismo año, se puso en
circulación la moneda de veinte pesos, en un módulo
de 32 mm; en el reverso, desfasada a la derecha, mues-
tra la reproducción de un jugador de pelota; a la iz-
quierda, el signo de pesos y el número 20; en el campo
superior izquierdo y en arco las palabras CULTURA
MAYA y en el inferior el afio de acuñación; en el exergo
la ceca M; el marco liso con gráfila de greca, que re·
mata horizontalmente del lado izquierdo, en la parte
inferior del signo de pesos; en el canto la leyenda en
hueco INDEPENDENCIA y LIBERTAD. Estas denominacio-
nes se acuñaron de 1980 a 1984; no hubo emisión 1983.
El segundo decreto, el de 30 de diciembre de 1979,
reformó el inciso b del artículo segundo de la ley mo- Cincuenta centavos, bronce, 1955, cuauhtémoc, reverso.
121
media y un cuarto de onza; diámetro de 34.55, 29 y 23 onza troy de balanza y uniformarla con las piezas de
milímetros, respectivamente, y se fijó como anverso co- oro dándole, además, según el decreto que las creó, ca-
mún el escudo nacional con marco de 68 gráfilas es- rácter de monedas con poder liberatorio. El anverso
calonadas. En el reverso presentan el mismo diseño es igual a las anteriores y el reverso muestra al centro
del centenario, una victoria que tiene a la izquierda el la victoria; a la izquierda la leyenda PLATA PURA y a la
año de acuñación y debajo de ésta la ceca M; a la dere- derecha 1 ONZA; debajo de la mano izquierda el símbo-
cha la leyenda 1, 112 o t /4 de onza (según el caso) ORO lo M; en el campo inferior, al fondo, las figuras de los
PURO; en el campo inferior, al fondo, las figuras del Iz- volcanes; en el exergo la palabra MEXICO; del lado iz-
taccíhuatl y del Popocatépetl; en el marco 40 gráfilas quierdo el afio de acunación, 1982, y en el derecho la
escalonadas. En el canto la leyenda en hueco INDEPEN· leyenda Ley 0.999. Cuarenta gráfilas escalonadas en el
DENCIA Y LIBERTAD. Estas monedas estuvieron a dispo- marco no ocupado por el grabado citado; en el canto
sición del público el 5 de octubre de 1981. . la leyenda en hueco INDEPENDENCIA y LIBERTAD. Se
Los cuños de la pieza de plata ordenada por el mis- acuñó a partir de 1982.
mo artículo segundo bis se fijaron en el decreto del 22 El tercer decreto que introdujo modificaciones im-
de diciembre de 1981. A diferencia de las piezas de oro portantes en el sistema monetario fue el de 31 de di-
que presentan tres módulos, sólo se consideró uno de ciembre del propio año de 1979. Con el fin de unificar
36 mm, con una onza de metal fino. La intención fue las denominaciones con motivos prehispánicos, seña-
sustituir en el mercado la pieza de plata conocida como ló nuevas características para sustituir las monedas de

Un peso, plata, 1947, more/os, ley 500, reverso. Un peso, plata, 1950, more/os, ley 300, reverso.
122
un peso (morelos), cincuenta centavos (cuauhtémoc) y <lulo de 35 mm y el anverso presenta el escudo nacio-
veinte centavos (madero) y que deberían acuñarse en nal; el marco liso y gráfila de puntos; en el reverso una
cuanto la casa de moneda dispusiera de los troqueles reproducción de la diosa Luna de la cultura azteca, ha-
correspondientes. Para la moneda de un peso se fijó cia el lado derecho del número so y sobre el cero el sig-
un módulo de 24.5 rnm; en el anverso el escudo nacio- no de pesos; debajo del cero la fecha de acuñación y
nal, el marco liso y gráfila en forma de puntos; para bajo ésta el símbolo M; en el campo inferior izquierdo
el reverso, al centro, una reproducción de la cabeza del la palabra "coyolxauhqui" paralela al marco; entre los
caballero águila, perteneciente a la cultura mexica; en campos izquierdo y superior la leyenda "templo ma·
el campo superior la palabra TENOCHTITLAN y, en el iz- yor de méxico"; el marco liso con gráfila en forma de
quierdo el signo de pesos, a continuación el número puntos; el canto estriado. Esta pieza inició su circula-
uno, ambos para leerse en posición vertical; en el campo ción el 26 de julio de 1982 y .se acuñó hasta 1984.
inferior izquierdo el año de acuñación y en el derecho . El mismo decreto modificó el diseño de la moneda
la ceca M, el marco liso y gráfila en alto relieve en for- de un peso; se fijó un diámetro de 24.5 mm, con un
ma de greca recta e inclinada en ambos lados de la ca- reverso que ostenta .la efigie del Generalísimo José
beza. Esta pieza no llegó a acuñarse, pues una clisposi- María Morelos en posición de tres cuartos. hacia la
ción posterior determinó que se siguiera la acuñación derecha y en el campo superior JOSE MA. MORELOS; en
del peso con la efigie de Morelos. dirección a Ja nuca la ceca M; en el campo inferior
La pieza de cincuenta centavos se hizo con módulo derecho, en conjunto, el número y el signo de pesos,
de 22 mm, en el anverso el escudo nacional y en el re-
verso una reproducción de la cabeza de Palenque, per-
teneciente a la cultura maya; en el campo izquierdo el
número so y a continuación el signo et de centavos, en
la parte superior la palabra PALENQUE, en la inferior
el año de acuñación y en el campo derecho la ceca M,
el marco liso y gráfila en forma de greca.
La moneda de veinte centavos tendría módulo de
20 mm, el mismo anverso y en el reverso una cabeza
olmeca; a la izquierda de ésta la leyenda CULTURA OL-
MECA en posición vertical, en el campo inferior el nú-
mero 20, a la derecha del número el signo de centavos;
en el campo izquierdo el símbolo My en el derecho el
año de acuñación; el marco liso y gráfila en forma de
greca.
El 21 de diciembre de 1981, el Congreso de la Unión
emitió un decreto que fijó las especificaciones para la
moneda de cincuenta pesos en cuproniquel: 42 un mó- Un pe.w, plata, 1957, m ore/os, ley 100, reverso.
123
bajo éste el afio de acuñación; el marco liso y gráfila porciones insospechadas, hizo inoperante la existencia
de puntos hacen contacto con el marco. La anunciada de la moneda fraccionaria del peso, unidad del sistema
en 1979 quedó sin efecto y en tanto se preparaban los monetario, a la vez que fue necesaria la creación de
nuevos troqueles continuó la acuñación con el busto monedas de mayor denominación; así, el 26 de octu-
de Morelos de perfil hacia la izquierda. bre hubo otra reforma a la ley monetaria en su artícu-
Las monedas de veinte (cabeza olmeca) y cincuen- lo segundo, inciso b, en el cual se dispone la emisión
ta centavos (cabeza de Palenque) conservaron el mis- de monedas de doscientos (primera ocasión en la his-
mo diseño y diámetro previstos en 1979. El 13 de junio toria monetaria del país en que aparece esta denomi-
de 1983 salió a la circulación la denominación de vein- nación) y de dos pesos, y suprime las de cincuenta, vein-
te centavos en latón; la de cincuenta centavos en ace- te y diez centavos; pero "éstas, tendrán poder libera-
ro inoxidable se puso en circulación el 15 de agosto. torio hasta que sean retiradas por el Banco de México".
La primera se acuñó en 1983 y 1984, y la segunda sola-. Las de veinte y cincuenta centavos se acuñarían hasta
mente en 1983. el 31 de diciembre de 1984 y, por disposición del Ban-
La profunda crisis económica que afrontó el país co de México del mes de octubre del mismo año, a par-
desde mediados de 1982 afectó seriamente los costos tir de enero de 1985 quedaron desmonetizadas.
de Jos metales y el proceso de acunación, por lo que El 9 de octubre se expidió el decreto para modifi-
el valor real de las monedas en circulación superó al car los cuños de las monedas de uno, cinco, diez, vein-
intrínseco; por otra parte, la inflación, que alcanzó pro- te, cincuenta y cien pesos y señala los correspondien-
tes a las de dos y doscientos en la forma siguiente: to-
das las monedas a que se refiere el decreto del 26 de
octubre de 1983 llevarán como anverso común el es-
cudo nacional con la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICA-
NOS, el marco liso y gráfila de puntos; la moneda de
un peso se acuñó en acero inoxidable y conservó las
mismas características establecidas por el decreto de
1981; se puso en circulación el 14 de marzo de 1984.
A la moneda de dos pesos se le fijó un diámetro de
15 mm; en el reverso de la pieza, desfasado hacia la de-
recha, el número dos; en el campo superior izquierdp
el afio de acufiación y el signo de pesos; en el mismo
campo en la parte inferior la ceca M; el marco liso y
gráfila en forma de greca; esta pieza no llegó a emitirse.
Un diámetro de 17 mm fue el previsto para la mo-
neda de cinco pesos; su reverso es semejante al de la
de dos y cambia únicamente el número S; se acuñó a
Un peso, cupron{quel, 1970, more /os, teverso. partir de 1985.
124
La de diez pesos tiene un diámetro de 19 mm y os- de pesos y el número cien para leerse en forma verti-
tenta en el reverso la efigie de Miguel Hidalgo de fren- cal; en el campo inferior derecho el año de acuftación
te, a la derecha; en la parte inferior la palabra HIDAL- y en el izquierdo la ceca ~, el marco liso, gráfila de
GO; en el campo superior izquierdo en conjunto el signo puntos y canto con estría discontinua. Puesta en circu-
de pesos y el número diez para leerse en forma verti- lación el 24 de octubre de 1984, se acunó en bronce
cal; en el mismo campo en la parte inferior el año de aluminio.
acufiación y en el derecho la ceca M; marco liso y gráfi- Finalmente, a la moneda de doscientos pesos se le
la de puntos. dio un diámetro de 29.5 mm; en el diseño del reverso
La pieza de veinte pesos tiene un diámetro de 21 mi- aparece la efigie de Emiliano Zapata, en posición de
límetros. Su anverso presenta la efigie de Guadalupe tres cuartos hacia la derecha; en el campo superior de-
Victoria en posición de tres cuartos hacia la derecha; recho el número doscientos en sistema Braille; del mis-
en el campo superior izquierdo el número veinte en sis- . molado hacia abajo y en conjunto el signo de pesos y
tema Braille; abajo en conjunto el signo de pesos y el el número doscientos para leerse en forma vertical; en
número 20 para leerse en dirección vertical; en el mis- el mismo campo derecho, en la parte inferior, el año
mo campo, en la parte inferior, el año de acuñación y de acuñación y La palabra ZAPATA; desfasada Ugera-
el nombre G. VICTORIA; en el campo derecho el símbo- mente hacia la izquierda; en el campo izquierdo el sím-
lo M; el marco liso, gráfila en forma de puntos y canto bolo M:, el marco liso y gráfila en forma de puntos.
estriado. Los decretos a que nos hemos referido se publica-
Para la moneda de cincuenta pesos el decreto fijó
23.5 mm, el reverso presenta la efigie de Benito Juárez
de tres cuartos de perfil; en el campo superior izquier-
do el número cincuenta en sistema Braille y en conjunto
el signo de pesos y el número cincuenta para leerse en
dirección vertical; en la parte inferior el año de acuña-
ción y la palabra JUAREZ desfasada ligeramente hacia
o
la derecha; en el campo derecho el símbolo M, el mar-
co liso y gráfila en forma de puntos. La pieza se acuñó
por primera vez el año de 1984 y una variedad de la
misma en acero inoxidable con el canto liso se puso en
circulación el 2 de mayo de 1988.
Ligeramente mayor que la moneda de un peso, a la
de cien se le dio un diámetro de 26.5 mm. El cuño del
reverso es la efigie de Venustiano Carranza de tres
cuartos hacia la derecha; en la parte inferior el nom-
bre v. CARRANZA; en el campo superior el número cien
Cincuenta pesos, cupronfquel, 1983, coyolxauhqui,
en sistema Braille; en el derecho en conjunto el signo reverso.

125
ron en el Diario Oficial los días 22 y 30 de noviembre, ron una modificación del artículo e inciso citados de
respectivamente, de 1983; ambos para surtir efecto a dicha ley para dar lugar a emisiones conmemorativas
partir del primero de enero de 1984. Sin embargo, se en oro, plata y/o metales industriales. Esta reforma se
aclara que las nuevas moned~s se acuñarían cuando efectuó por decreto del 12 de diciembre de 1984, y se
la casa de moneda dispusiera de todos los instrumen- publicó en el Diario Oficial el 24 del mismo mes y año.
tos necesarios para ello, razón por la que en 1984 to- Las primeras emisiones que se programaron fue-
davía se acuñaron, como se ha señalado, monedas con ron las correspondientes al campeonato de futbol. pues
los anteriores diseños en las denominaciones de cin- éstas se comercializarían internacionalmente y debe-
cuenta y veinte pesos y veinte centavos. rían ponerse en circulación antes del acontecimiento;
Por lo que respecta a monedas conmemorativas, asi, el mismo día, 12 de diciembre, en decreto separa-
desde 19681 año de la XIX Olimpiada, no se había emi- do, se fijaron las características de las monedas que
tido ninguna otra; por otra parte, el inciso e del artícy.- serían en plata y oro.
Io segundo de la ley monetaria sólo contemplaba la Las de plata en denominaciones de veinticinco, cin-
acuñación de este tipo de monedas en plata. Pero los cuenta y cien pesos y en dos leyes metálicas: 0.720 y
acontecimientos que se celebrarían en 1985 y 1986 O. 925 milésimos, las de ley más alta en cuatro diferen-
-175 Aniversario de la Independencia, 75 Aniversario tes diseños para cada denominación. Las de oro de .900
de la Revolución, 450 Aniversario de la Casa de Mone- milésimos en dos denominaciones: de doscientos cin·
da y el XIII Campeonato Mundial de .Futbol- origina- cuenta y quinientos pesos y en dos diseños cada deno·

Veinticinco pesos, plata, 1968, ollmpica de aros rectos, Veínticin~o pesos, plata, 1968, olímpica de aros ca(dos,
reverso. reverso.
126
minación, el primero doblemente conmemorativo, por red; el cuarto tipo corresponde al diseño descrito de
celebrarse además el 450 Aniversario de la Casa de Mo- la moneda de veinticinco pesos, ley 0.720.
neda, fundada en 1535. Las monedas de cincuenta pesos tienen 32 mm de
Las características comunes consideradas en el res- diámetro y pesan 16.813 g. El primer tipo lleva en la
pectivo decreto para todas las emisiones y tipos son las parte izquierda la silueta dinámica de un jugador pre-
siguientes: como anverso el escudo nacional con la le- hispánico que golpea con la cadera una pequeña pelo-
yenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; en el reverso el año ta que, desfasada hacia arriba, está a punto de pasar
de acuñación, el símbolo de la casa de moneda, M, el por el anillo de piedra colocado en la parte superior,
signo de pesos y la denominación correspondiente; apoyado sobre un balón de futbol. El segundo tipo con-
como leyenda COPA MUNDIAL DE FUTBOL y el logotipo siste en la silueta de un jugador de futbol cuya figura
MEXICO 86, todo colocado indistintamente según lo per- se diluye de derecha a izquierda en barras dinámicas
mite el diseño principal de la pieza alusiva al evento;, y que conduce un balón colocado a sus pies. El tercero
el canto liso. corresponde al diseño anteriormente descrito en la pie-
Las monedas de ley O. 720 son en un solo diseño para za de cincuenta pesos, ley 0.720. El reverso del cuarto
cada denominación y los tipos pertenecen a tres series tipo presenta en conjunto tres balones en perspectiva,
diferentes. La de veinticinco pesos tiene módulo de iniciando en la parte media derecha y terminando en
24 mm y peso de 7.776 g; destaca en su reverso, en la la parte superior hacia la izquierda.
parte central, de izquierda a derecha, una franja deba- Las piezas en denominación de cien pesos se acu·
rras dinámicas rectas que rematan en un balón desfa- ñaron con 38 mm de diámetro y peso de 33.625 g. El
sado hacia la parte inferior. La pieza de cincuenta pesos primer tipo presenta dos secciones partidas diametral-
tiene un diámetro de 32mmypesa15.552 g; su reverso mente en forma vertical por la sección de una porte-
ostenta las piernas de un jugador que conduce el ba- ría, cuya red cubre toda la parte derecha de la mone-
lón, colocado éste en la parte inferior izquierda. La da y a través de la cual se observa el busto de un fut-
moneda de cien pesos mide 38 mm de módulo y pesa bolista que sostiene la pelota con la cabeza. E l reverso
31.103 g; en la parte central y sobrepuestos en una fran- del segundo tipo es igual al de la moneda emitida en
ja de barras dinámicas, de izquierda a derecha, un mo- ley 0.720 en la misma denominación. En el tercer tipo
tivo prehispánico, uno colonial y un balón. el diseno muestra en la parte central a un portero en
Las monedas de ley 0.925 de plata son en cuatro se- posición horizontal, en el acto de parar el balón que
ries distintas. Las de veinticinco pesos tienen módulo sostiene con las dos manos sobre el pecho y cuyas ex-
de 26 mm y peso de 8.406 g. El primer tipo destaca al tremidades se diluyen en barras dinámicas hacia la iz-
centro en relieve, desfasados en forma escalonada de quierda. En el cuarto tipo se observa en conjunto dia-
izquierda a derecha, un motivo prehispánico dentro de gonal de la parte superior izquierda a la inferior dere-
una circunferencia, uno colonial y un balón. El segun- cha un balón traslapado parcialmente con el globo
do tipo muestra un balón que se desplaza en forma di- terráqueo.
námica de izquierda a derecha. El tercer tipo lleva al Las monedas de oro, lo mismo que las de plata, se
centro, desfasado a la derecha, un balón que rompe la acuñaron en dos tipos. Las monedas en denominación
127
de doscientos cincuenta pesos tienen un diámetro de Es importante señalar que de las monedas anterior-
23 mm y peso de 8.640 g. Su disefio consiste en un con- mente descritas solamente las de plata ley 0.720 y el
junto de glifos mayas que cubren la mitad superior de primer tipo de las de oro se destinaron al mercado do-
la pieza partiéndola en forma horizontal y, en el cen- méstico y el resto de las emisiones se comercializaron
tro, sobrepuesto, un balón de futbol. El tipo dos desta- internacionalmente.
ca en el centro una efigie alusiva de la moneda del ca- Las características de las monedas conmemorati-
ballito sobre un balón de futbol que abarca casi la to- vas de la Independencia se establecieron en el decreto
talidad de la moneda. del 29 de diciembre de 1984, publicado en el Diario
El primer tipo de la pieza de quinientos pesos os- Oficial el 14 de enero de 1985. Las piezas son en deno-
tenta el calendario azteca desfasado hacia arriba y lle- minación de doscientos pesos en cuproníquel. El an-
gando a todos los cuadrantes de la moneda; en su he- verso de la moneda presenta el escudo nacional y en
mjsferio derecho la silueta recortada de un futbolista . el reverso al centro, en el campo izquierdo, el año de
con un balón en los pies. acuñación y la columna de la Independencia; centra-
Finalmente, el segundo tipo presenta en la parte dos a la derecha las efigies de Ignacio Allende, Miguel
central, en relieve y ligeramente desfasado hacia arri- Hidalgo, José Ma. Morelos y Vicente Guerrero; siguien-
ba, la reproducción de un real de Carlos y Juana, con do el contorno del marco una cadena rota en dos par-
un balón estampado en el centro de su henUsferio tes; en la parte media superior hacia la derecha, en con-
derecho. junto, el signo de pesos y el número doscientos; en la
parte inferior, en tres renglones; la leyenda 175 ANIVER·
SARIO DE LA INDEPENDENCIA DE MEXICO y en el exergo
el símbolo M; su diámetro es de 29.5 mm, con un peso
de 17 g; en el canto, en hueco, la leyenda INDEPENDEN-
CIA Y LIBERTAD.
Las monedas conmemorativas del 75 Aniversario
de la Revolución, también en denominación de dos-
cientos pesos en cuproníquel, presentan un módulo de
38.5 mm y un peso de 17 g; en el anverso el escudo na-
cional y en el reverso, al centro, de izquierda a dere-
cha, las efigies de Emiliano Zapata, Venustiano Carran-
za, Francisco l. Madero y Francisco Villa; al fondo el
monumento a la Revolución; en el <;:ampo inferior iz-
quierdo en dirección vertical el texto 75 ANIVERSARIO,
y continuando por el contorno del marco hasta el cam-
po derecho DE LA REVOLUCION MEXICANA; centrados en
la parte inferior el símbolo de pesos seguido del nú-
Doscientos cincuenta pesos, oro, 1985, doblemente
conmemorativa, reverso. mero doscientos y el año de acuñación debajo; en el
128
campo central derecho, pegado al marco, el símbolo de de oro puro. El diseño es igual al de la moneda de dos
la casa de moneda M; el canto liso y lleva en el centro mil pesos y paralela al marco la leyenda l ONZA ORO
la leyenda en hueco TIERRA Y LIBERTAD. PURO.
El decreto del 29 de diciembre de 1984, publicado En cuanto a las piezas de plata, el mencionado de-
en el Diario Oficial del 14 de enero de 1985, contem- creto autorizó la acuñación de una moneda con valor
pla también la acuñación de una pieza conmemorati- nominal de doscientos pesos, con el mismo diseño de
va de la Independencia en denominación de mil pesos las piezas de oro y con un diámetro de 48 mm, peso de
en oro con el mismo diseño de la de cuproníquel, que 62.206 g y ley 0.999 milésimos con un contenido de dos
no llegó a troquelarse, y otra de plata de quinientos pe- onzas troy de plata, que se inscribe en la leyenda del
sos, conmemorativa de la Revolución, que tampoco se reverso; su canto es liso. Estas piezas se conocen como
acuñó. "joyas del mundial". Además de las monedas de meta-
El 18 de diciembre de 1985 un nuevo decreto, pu.' les finos se acuñaron piezas de cuproníquel en deno-
blicado en el Diario Oficial del 27 de diciembre, esta- minación de doscientos pesos con el siguiente diseño:
bleció las características para las nuevas monedas con- en el anverso el escudo nacional en relieve escultórico
memorativas del campeonato de futbol en oro, plata con la leyenda en el exergo ESTADOS UNIDOS MEXICA-
y cuproníquel. Las de oro valen dos mil pesos, son de NOS; el marco liso con gráfila en forma de puntos y
40 mm de diámetro y ley de 0.999 milésimos; contie- canto estriado. El reverso muestra al centro una juga-
nen dos onzas troy de oro puro y pesan 62.206 g. En da de futbol, donde un portero, caído sobre su mano
el anverso presentan el escudo nacional en relieve es-
cultórico circundado de la leyenda ESTADOS UNIDOS ME-
XICANOS~ en el marco 68 gráfilas escalonadas; el can-
to estriado. El reverso lleva al centro un balón de fut-
bol con un círculo a cada lado; en el de la izquierda está
impreso el mapa del continente americano y en el de
la derecha el de Europa, África, Asia y Oceanía, ambos
círculos llevan sobrepuestos trazos en franjas horizon-
tales; siguiendo el contorno del marco la leyenda COPA
MUNDIAL DE FUTBOL; en la parte superior el signo de pe-
sos y el número 2000, abajo de éstos el texto LEY 999;
en la parte inferior derecha el símbolo de la Casa de
Moneda de México M; en el campo inferior el logotipo
MEXICO 86; abajo de éste el año de acuñación y parale-
la al marco la leyenda 2 ONZAS ORO PURO, el marco liso.
Se autorizó también la acuñación de monedas de oro
en denominación de mil pesos con 32.8 mm de diáme-
Quinientos pesos, plata, 1985, conmemorativa
tro, ley de 0.999 milésimos y contenido de una onza troy di! la Revolución, reverso.
129
derecha, un jugador ofensivo y un defensivo disputan tenido de una, media y un cuarto de onza troy con ley
un balón, centrados en el campo superior, debajo de de 0.999 milésimos mínimo de platino, un diámetro de
la composición del logotipo México 86 y abajo de éste 31, 24.5 y 20 milímetros y un peso de 31.103, 15.552 y
el año de acuñación; en la par.te izquierda, centrados 7.76 gramos, respectivamente. En el anverso las tres
respecto al eje horizontal, para leerse en dirección ver- piezas llevan al centro el escudo nacional en relieve es-
tical, el signo de pesos y el número 200; siguiendo el cultórico circundado con la leyenda ESTADOS UNIDOS
contorno del marco y centrada en el campo superior MEXICANOS; en el marco sesenta y ocho gráfilas esca-
la leyenda COPA MUNDIAL DE FUTBOL; en la parte dere- lonadas. El reverso común, lo mismo que el anverso,
cha el símbolo de la casa de moneda M; el marco liso. presenta una victoria; a su izquierda la leyenda PLATI·
En cuanto a su diámetro y peso son exactamente los NO PURO y a su derecha la leyenda 1 ONZA, media o un
mismos de las piezas de doscientos pesos conmemora- cuarto, según sea el caso. En el campo inferior dere-
tivas de la Independencia y la Revolución. . cho el símbolo de la casa de moneda M; en la parte in-
Para cumplir con el articulo segundo bis que refor- ferior, al fondo, figuras de montafias; en el exergo la
mó la ley monetaria se ordenó también la acuñación palabra MEXICO, de un lado de ésta el año de acuña-
de piezas de platino mediante el decreto de 18 de di- ción y del otro la ley de la moneda; en el marco 40 grá-
ciembre de 1985, publicado en el Diario Oficial del 9 filas escalonas y en el canto la leyenda en hueco INDE·
de enero de 1986. Para su emisión se fijaron las siguien· PENDENCIA Y LIBERTAD. De estas piezas, como otras pre-
tes características: las piezas se acuñarían con el con- vistas en los últimos decretos, tampoco se concretó la
acuñación.
Para hacer congruente y uniformar los tamaños de
las monedas en circulación, se modificaron las carac-
terísticas de las monedas de uno, diez y cincuenta pe-
sos y se creó una de quinientos por el decreto del 18
de diciembre de 1985, publicado en el Diario Oficial del
9 de enero de 1986. Para las nuevas monedas de un peso
se fijó un diámetro de 15 mm: su diseño lleva en el an-
verso el escudo nacional en relieve escultórico con la
leyenda en el exergo ESTADOS UNIDOS MEXICANOS y el
marco liso con gráfila de puntos. En el reverso, en la
parte superior y ligeramente desfasada hacia la izquier-
da, en trazo estilizado, el simbolo monetario utilizado
por el Generalísimo don José Maria Morelos, que con-
siste en un arco con una flecha y debajo la palabra SUD.
En el campo inferior izquierdo el trazo estilizado de
las hojas de una planta con su fruto en el centro; en
Doscientos pesos, cupron{quel, 1986, copa mundial
de futbol, reverso. la parte derecha, en conjunto abajo del otro para leer-
130
se en dirección horizontal, el símbolo de la Casa de Mo- arriba del signo de pesos1 la leyenda MADERO; en el
neda de México M., el año de acuñación y el signo de campo superior izquierdo, sobre el eje horizontal, el
pesos seguido del número uno, el marco y el canto li- año de acuñación; en la parte inferior derecha el sím-
sos. En cuanto a la moneda de diez pesos su diámetro bolo de la casa de moneda M., en el marco sesenta y
se acordó de 19 mm. El anverso es común a todas las ocho gráfilas escalonadas.
demás denominaciones y el reverso presenta en el cen- Todas estas monedas vinieron a sustituir a las an-
tro, desfasada hacia la derecha en relieve, la efigie de teriores de las mismas denominaciones hasta ahora en
Miguel Hidalgo y Costilla en posición de frente miran- circulación, a excepción de la de quinientos pesos, de
do ligeramente hacia la izquierda, a la derecha el sím- nueva creación.
bolo de la casa de moneda M.y en la parte inferior la El año de 1987 habría de ver una nueva reforma a
palabra HIDALGO; en el campo superior izquierdo el nú- la Ley Monetaria de los Estados Unidos Mexkanos; es-
mero diez arábigo y en sistema Braille; el signo de pe-. tas continuas modificaciones sufridas a lo largo de nues-
sos y la fecha, colocados en dirección vertical; el can- tra historia tal vez no hayan contribuido en muchas
to y el campo son 1isos y la gráfila en forma de puntos ocasiones para favorecer la economía nacional, pero
paralela al marco. La moneda de cincuenta pesos en desde otro punto de vista han coadyuvado al enriqu e-
cuproníquel mide 23.S mm y en su reverso al centro, cimiento del repertorio numismático al crear una va-
desfasada hacia la derecha en relieve escultórico la efi- riedad que existe en pocos paises del mundo. Median-
gie de Benito Juárez en posición de tres cuartos miran- te la reforma de 1987 se dieron las disposiciones en el
do hacia la izquierda; en el campo superior izquierdo
el número cincuenta en sistema Braille; abajo, en con-
junto, el signo de pesos y a continuación el número 50,
ambos para leerse en forma vertical; en seguida, en la
misma dirección, el año de acuñación y en la parte in-
ferior la palabra JUAREZ, desfasada ligeramente hacia
la izquierda; en el campo derecho el símbolo de la casa
de moneda M, el marco liso, la gráfila en forma de pun-
tos paralela al marco y el canto estriado. Por último,
la moneda de quinientos pesos se troqueló con un diá-
metro de 29.5 mm, con el anverso del escudo nacional
común a las anteriores y un reverso cuyo diseño con-
siste en la efigie de Francisco l. Madero al centro mi-
rando a la derecha en posición de tres cuartos; centra-
dos en el campo inferior en conjunto para leerse en di-
rección horizontat el signo de pesos y el número 500;
en la parte inferior izquierda para ser leído en posición
Mil pesos, bronce-aluminio, 1988, Juana de Asbaje,
horizontal, iniciando después del marco y terminando reverso.
L3 l
decreto de fecha 22 de octubre para la acuñación de época es tal vez una de las más afortunadas desde el
una pieza de bronce aluminio de mil pesos que de al- punto de vista estético, tanto por su diseño como por
guna manera sustituirá al billete de la misma denomi- la elección del personaje.
nación que ostenta el retrato de la más ilustre escrito- Un decreto del H. Congreso de la Unión estableció
ra del México virreinal, la monja jerónima Sor Juana las características para la emisión de una serie de mo-
Inés de la Cruz. La moneda, lo mismo que el billete, os- nedas conmemorativas del 50 Aniversario de la Expro-
tenta al reverso la efigie de Juana de Asbaje mirando piación Petrolera. El decreto de 18 de diciembre de 1987
hacia la izquierda en posición de tres cuartos; en el cam- publicado en el Diario Oficial de 19 de enero de 1988
po izquierdo, el signo de pesos y a continuación el nú- creó las piezas de mil y quinientos pesos de oro; las de
mero 1000, para leerse en dirección vertical; abajo el cien y cincuenta de plata, y por vez primera se emite
año de acuñación y en el exergo, ligeramente desfasa- una pieza de cinco mil pesos en cuproníquel.
da hacia la derecha, la leyenda JUANA DE ASBAJE. A la , A continuación hacemos una breve desc ripción de
derecha de la cabeza la ceca Mde la Casa de Moneda las características de estas piezas: la de mil pesos con-
de México. El anverso corresponde como en todas las tiene una onza troy de oro puro ley 0.900 milésimos;
monedas de los Estados Unidos Mexicanos al escudo tiene el anverso común a todas las monedas de los Es-
nacional, rodeado esta vez de una gráfila punteada so- tados Unidos Mexicanos, con marco liso y gráfila en
bre un marco liso, el canto es estriado; su diámetro es forma de puntos. El reverso ostenta al centro en relie-
de 31 mm y de entre todas las monedas de la última ve escultórico la efigie del general Lázaro Cárdenas del
Río en posición de frente, mirando ligeramente a la iz-
quierda; en la parte inferior de la efigie la leyenda L.
CARDENAS y debajo de ésta, circundando el marco, dos
ramas de laurel entrelazadas; en el campo superior, si-
guiendo el contorno del marco, en dos renglones para
leerse en dirección horizontal, las palabras EXPROPIA-
CION PETROLERA; en el campo izquierdo, en conjunto,
el signo de pesos y a continuación el número 1000¡ cen-
trados en la parte inferior, para ser leída en dirección
horizontal en tres renglones, la leyenda so ANIVERSA·
RIO 1938-1988; en el·campo derecho el símbolo de la casa
de moneda M, y debajo de éste LEY 0.900; tiene el mar-
co liso y el canto estriado. El diámetro es de 34.5 mm
y pesa 34.559 gramos.
La moneda de quinientos pesos mide 29 mm de diá-
metro, pesa 17.280 g y contiene la misma ley de 0.900
milésimos de oro; el reverso de esta pieza presenta al
Quinientos pitsos, oro, 1988, cincuentenario
de la expropiación petrolera, revuso. centro, ligeramente desfasada a la derecha, una repro-
132
ducción en relieve del grupo escultórico de la fuente do el contorno del marco hasta ubicarse en la parte me-
de petróleos situada en la ciudad de México; en el cam- dia; al centro, ligeramente desfasada hacia la izquier-
po superior, siguiendo el contorno del marco, la leyenda da en dos líneas para leerse en dirección horizontal,
CINCUENTENARIO; en el campo izquierdo el número 500 la leyenda MARIPOSA MONARCA y arriba de ésta, en el
y al lado derecho de éste la palabra PESOS, ambos para campo supe rior izquierdo ligeramente desfasado a la
leerse en dirección vertical. En el campo inferior las derecha, la leyenda PLATA .720; también en dos líneas
fechas 1938·1988, abajo el símbolo de la casa de México para leerse en dirección horizontal el signo de pesos
o
M y paralela al marco la leyenda EXPROPIACION PETRO- y a continuación el número 100; en la parte supedor el
LERA; en el campo derecho la palabra LEY y abajo de año de acuñación y en la parte media derecha ti.
ésta el número 0.900; el marco liso y el canto estriado. Como este periodo numismático de 1905 a la fecha
En cuanto a las monedas de plata, la de cien pesos, es bastante confuso, la tabla de acuñaciones por orden
ley 0.999, diámetro de 38 mm y peso de 31.103 g (una . cronológico de la p. 205 pretende aclararlo, ya que con-
onza troy}, coincide en todo con el diseño de la pieza tiene algunas características de las piezas acuñadas por
de cincuenta pesos y su reverso corresponde al diseño la Casa de Moneda de México, a partir de la reforma
de la pieza de quinientos pesos oro. Además de las monetaria del 25 de marzo de ese año, tales como la
piezas en metales finos el decreto contempló la idea cantidad de metal fino que contienen, la denominación,
de crear una pieza conmemorativa de difusión masiva el diámetro, el peso, etcétera.
y se acuñó con ese fin una pieza en cupronfquel en
denominación de cinco mil pesos; su diámetro es de
33.5 mm y pesa 17.3 g, el canto es estriado y el diseño
del reverso es igual al de las piezas de oro de cien pe-
sos y al de plata de cincuenta pesos.
El Diario Oficial de la federación publicó el 26 de
diciembre de 1986 el decreto del 16 del mismo mes que
autorizaba la emisión de monedas conmemorativas del
XXV Aniversario del Fondo Mundial para la Conser-
vación de la Vida Silvestre; la moneda en cuestión vio
la luz pública hasta el año de 1988 y es una bellísima
pieza, la primera acuñada en calidad "proof"43 por la
Casa de Moneda de México; mide 38 mm de diámetro
y pesa 31.103 g; contiene 22.394 g de plata pura. El an-
verso es común a todas las monedas de los Estados Uni-
dos Mexicanos y el disefio del reverso presenta sobre
un acabado espejo una serie de diez mariposas monarca
en tamaños crecientes cuyo vuelo empieza en la parte
Superior ligeramente desfasado a la derecha, siguien- Cien pesos, plata, 1987, mariposa monarca. reverso.
133
Emilio.no Zapata.

134
REVOLUCIÓN (1913-1917)

ESCASEZ DE LAS MONEDAS REVOLUCIONAR/AS.


S/NALOA. CHIHUAHUA. DURANGO. JALISCO. AGUASCALlENTES. PUEBLA

e acostumbra situar el periodo histórico formaban el Ejército Constitucionalista.


conocido como Revolución mexicana en- Como estas fuerzas carecían de numerario los je-
tre 191 Oy 1920, si bien desde varios años fes, ante la necesidad de pagar y alimentar a sus hom-
antes hubo una situación de creciente bres, iniciaron la emisión de papel moneda en tan gran
malestar político y social. Fueron las elec- escala que por su mala impresión fue falsificado en
ciones presidenciales de junio de 1910, cuyo resultado múltiples ocasiones, por lo que perdía su valor rápi-
favoreció por décima vez al general Porfirio Díaz, las damente.44 Las mismas necesidades de los cuerpos re-
que encendieron la lucha armada el día 20 de noviem- volucionarios propiciaron también las emisiones de mo-
bre de ese año al mando de Francisco l. Madero, quien neda metáJica que, sobre todo en el norte, al principio
ocupó la presidencia en 1911 . Su gobierno fue efíme- de este periodo, se procuró tuvieran el peso y el valor
ro, pues un cuartelazo de Victoriano Huerta Je dio fin; de la moneda acuñada en la ciudad de México; pero,
más tarde Madero sería asesinado, lo que provocó nue- como es natural, estas piezas desaparecían rápidamen·
vas rebeliones en 1913 en el norte del país, a cuyo frente te de la circulación, pues era más costeable fundirlas
se encontraba Venustiano Carranza quien junto con los o exportarlas, lo que explica en gran parte la escasez
generales Alvaro Obregón, jefe del Ejército del Noroes- de la moneda revolucionaria. Más tarde, en el sur, el
te; Pablo González, jefe del Ejército del Noreste; Fran- valor estampado en las monedas fue muy superior al
cisco Villa, jefe de la División del Norte, y Emiliano Za- del metal de que estaban hechas.
pata, general en jefe del Ejército Libertador del Sur, Dados los medios rudimentarios que tenían los ban·
135
dos en pugna, no es de extrañar que las piezas produ- Sinaloa
cidas fueran en su mayoría de burda confección, a ex-
cepción quizá de las monedas provisionales de Oaxa- Se sabe que la primera emisión de moneda metálica
ca y las emisiones de Villa. Gracias a ello se conoce un revolucionaria se efectuó por órdenes del general Ra-
gran número de variantes no creadas intencionalmen- fael Buelna4s en la población de Rosario, del estado de
te, sino debidas a la imperfección y fragilidad de los Sinaloa, en junio y julio de 1913. Estas monedas se hi-
troqueles. Los materiales empleados fueron de lo más cieron con moldes de arena y se utfüzaron como mo-
diverso: oro, plata, cobre, aluminio, bronce, plomo e delo monedas de ocho reales del cuño oficial troquela-
incluso cartón y barro. Por estar clausuradas la ma- das entre 1880 y 1897 o monedas de un peso de los años
yoría de las minas, los emisores se apoderaban del ma- 1898 a 1909. La emisión, muy defectuosa, fue de 25 mil
terial más a mano, como tanques de cobre para agua, piezas de un peso. Poco después estas monedas fueron
carros tanque de los ferrocarriles, alambre de teléfo-. ensayadas y se encontró un ligero contenido de oro y
nos y telégrafos, etcétera. un quinto más de peso que el común (32.7 g, aproxi-
Algunas de estas piezas han desaparecido y sola- madamente), por lo cual se procedió a recogerlas y fun-
mente se sabe de ellas por referencias de personas que dirlas. Los pesos que escaparon de la fundición fueron
vivieron esa época; continuamente aparecen piezas des· resellados por el general Juan Carrasco46 con las ini-
conocidas. aunque muchas son falsificaciones hechas ciales G.C. (gobierno constitucionalista).
con la intención de sorprender a los coleccionistas. En agosto o septiembre de 1913, el citado general
Carrasco ordenó una segunda emisión en Culiacán por
el mismo procedimiento de fundición. Los pesos así fa-
bricados presentan un dibujo mejor que los de Buel-
na, aunque resultaron con los bordes muy irregulares,
por lo que fue necesario limarlos. A estas piezas, aun-
que de menor peso que las anteriores, también se les
encontró oro y es fácil advertir una ligera coloración
dorada cuando se las examina atentamente. Al mismo
tiempo que el peso, se fundieron monedas de cincuen-
ta centavos y se utilizaron como modelo piezas de 1906
a 1908 y de veinte centavos del tipo república mexicana.

Emisiones villistas

Chihuahua
La primera emisión de Villa, de plata y cobre, se regis-
Un peso, plata, 1913, Sinaloa, ce, reverso. tró en el importante centro minero de Hidalgo del Pa-
136
rral, posiblemente en octubre de 1913, por órdenes del ron en la casa de moneda de esa ciudad. Hubo mone-
general Maclovio Herrera o del mismo Francisco Villa. das de un peso en plata, cobre y latón (se dice que tam-
De las piezas de plata emitidas en denominación de bién en cobre plateado); las de cincuenta centavos en
un peso se conocen dos tipos: el primero muestra en cobre y cobre plateado. Las de plata de un peso son del
el anverso, en tres renglones, la leyenda H DEL PARRAL año 1915 y el metal provino del que se le incautó a la
dentro de media guirnalda y medio circulo de peque- Compañía Fundidora de Chihuahua, propiedad de la
ños anillos; en el exergo, el año 1913; en el centro del ASARCO. Estas monedas le fueron de gran utilidad a
reverso se observa una pequeña protuberancia circu- Villa para reclutar gente, ya que pagaba a sus tropas
lar y sobrepuestos el número l grande y la palabra con plata, en tanto que otros jefes sólo podían hacerlo
PESO, dentro de media guirnalda y medio círculo de pe- con papel depreciado. Estas piezas se caracterizan por-
queños anillos; a estas piezas se les conoce popularmen- que en el reverso llevan el nombre del grabador M. Se-
te como pesos de bolita. El anverso del segundo tipo . villa y en el anverso el de J. Salazar, también grabador.
es como el de la moneda anterior y en el reverso se lee Las monedas de cincuenta centavos son de cobre
t PESO dentro de media guirnalda y medi o círculo de y se dice que circularon ampliamente en el norte, aun-
pequeños anillos. que se supone que fueron piezas de prueba.
La moneda de cincuenta centavos, también de pla- Las características generales de las emisiones vi-
ta, lleva en el anverso, en el centro, un burdo gorro ra- llistas ejecutadas en Chihuahua son las siguientes: en
diante y alrededor, con letras cuadradas, la leyenda los anversos el águila mexicana o el gorro frigio radian-
FUERZAS CONSTITUCIONALISTAS 1913; en el reverso se ob-
serva la inscripción so CENTAVOS debajo de un peque-
ño gorro en un asta y, en cada lado, ramas de laurel.
De cobre o latón se emitieron monedas de dos cen-
tavos que muestran en una cara el numeral 2-Q: entre
dos ramas y dentro de un círculo; alrededor, la leyen-
da FUERZAS CONSTITUCIONALISTAS¡ la otra cara presen-
ta un gorro radiante dentro de un cí rculo y rodeando
a éste una rama de laurel y otra de palma; en el exergo
el año 1913 en cifras de puntos. Se cuenta que el metal
empleado en esta moneda se obtuvo del cable de co-
bre de los tranvías eléctricos que corrían de Parral a
Santa Bárbara.
En la ciudad de Chihuahua las emisiones de Fran-
cisco Villa de 1914 y 1915 consistieron principalmente
de pruebas de un peso y de piezas de cinco centavos.
Su acabado es quizá el mejor de todas las acuñaciones
Un peso, plata, 1913, Hidalgo del Parral, peso de bolita,
revolucionarias, pues en su mayor parte se troquela- reverso.
137
te y la leyenda REPUBLICA MEXICANA; en los reversos la Durango
expresión de valor (5, 10 o so CENTAVOS, UN PESO), el año
(1914 o 191 5) y la inscripción EJERCITO CONSTITUCIONA- Es posible que después de las emisiones de Parral la
LISTA. Las excepciones ocurren en las piezas de cinco siguiente en el tiempo fuera la realizada en la pobla-
centavos, en las que se advierte el mayor número de ción de Cuencamé, situada entre Torreón, Coahuila y
variantes: hay una que no lleva denominación ni fecha la ciudad de Durango, ordenada por los generales Ca-
y en ambas caras se lee REPUBLICA MEXICANA; en otra, lixto Contreras47 y Severino Ceniceros, a solicitud de
la figura de.I reverso solamente se puede observar en Francisco Villa, y en la que se manifiesta el odio del
forma normal poniéndola ante un espejo; en el rever- guerrillero hacia Victoriano Huerta, culpable de la
so de otra no figura la inscripción EJERCITO CONSTITU· muerte de Francisco J. Madero. Caso raro en la numis-
CIONALISTA y la denominación está expresada con el mática, las monedas de esta emisión muestran en una
número V romano. Existen varias que combinan entre . de sus caras el águila nacional, la inscripción EJERCI-
sí sus anversos y reversos (mulas); las hay acuñadas en TO CONSTITUCIONALISTA y en el exergo la leyenda MUE-
latón y también se conocen piezas fundidas. Se sabe RA HUERTA; en la otra cara un gorro radiante y la le-
de una variedad cuyo metal se obtuvo de las líneas te- yenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, en el exergo UN
lefónicas y telegráficas que cruzaban el latifundio d~ PESO y el año 1914. Algunos ejemplares, pocos, llevan
Luis Terrazas. La única variedad conocida de las pie- a cada lado de la inscripción del exergo tres estrellas
zas de diez centavos es la acuñada en latón. de cinco puntas. Se dice, y es de creerse, que Huerta
ordenó la muerte de todo aquel que tuviese en su po-
der una de estas monedas.
Existen ejemplares del tipo muera huerta con va-
lor nominal de veinte pesos, acuñados en oro, plata y
cobre, pero la opinión general es que son falsos.
Casi sin excepción, en la ciudad de Durango corrie-
ron únicamente piezas de uno y cinco centavos de ma-
nufactura revolucionaria y de muy pobre presentación.
El tipo general lleva en el anverso la leyenda E. DE
DURANGO y el año 1914; en el reverso se expresa el nu·
meral de valor (s, V o 1) y la palabra CENTAVOS o CENT.,
en la de un centavo. Se las encuentra de cobre y plo-
mo y algunas de cinco centavos en latón; existe un
ejemplar, probablemente único, de cinco centavos tro-
quelado sobre un grueso cospel de plata. De estas mo-
nedas hay un gran número de variedades como resul-
tado del cambio de diseños, forma de letras y combi-
Un peso, plata, 1914, Cuencamé, muera Huerta,
an verso. naciones; en las piezas de cinco centavos se conocen
138
siete anversos y siete reversos distintos, que hacen un sias de la ciudad. El permiso fue negado, por lo que
total de 15 combinaciones. De mejor hechura que las solamente han quedado unas cinco o seis piezas de
anteriores son unas piezas de cinco y un centavos, la- muestra. Llevan en el anverso el escudo de armas de
bradas en Denver, Colorado, en Estados Unidos; las de Guadalajara y la leyenda CONSTITUCION Y REFORMAS¡ en
cinco centavos están acufiadas en latón o cobre y las el reverso 1 bajo un gorro radiante y en tres líneas 1 la
de un centavo en aluminio. El anverso presenta el águi- inscripción 1oCENTAvos 1915; alrededor, la leyenda GO-
la y la leyenda REPUBLICA MEXICANA, y en el exergo el BIERNO LIBERAL DE JALISCO. MEX.
año 1914; en el reverso se lee la inscripción ESTADO DE
DURANGO y la expresión de valor s (o 1) CENTAVO (s). Es-

.
tas piezas no llegaron a circular, pues no se conocie-
ron sino hasta después de la época revolucionaria; ade-
Aguascaliente.s

más, casi siempre se las encuentra en estado brillan- . Durante su permanencia en Aguascalientes Francisco
te, y las que muestran señales de uso es que fueron Villa1 entre los meses de marzo y abril de 19151 orde-
utilizadas como fichas de juego. nó la acuñación de monedas de veinte y de cinco cen-
tavos en cobre. La troquelación se ejecutó en los talle-
res de los Ferrocarriles Nacionales de esa ciudad. aun-
Jalisco que el primer troquel de la pieza de veinte centavos se
realizó en la de Zacatecas. La acunación continuó has-
Las emisiones del Ejército del Norte no se concreta-
ron al estado de Chihuahua, pues en Guadalajara, sien-
do gobernador del estado Manuel M. Diéguez, 48 se fa-
bricaron monedas de cinco, dos y un centavos en co-
bre y, excepcionalmente, en latón. Las tres piezas, de
factura parecida a las de Chihuahua, llevan en el an-
verso un gorro de la libertad, radiante, que tiene ins-
crita la palabra LIBERTAD; la leyenda REPUBLICA MEXI-
CANA y el año 1915; el reverso presenta, en monograma,
la expresión del valor (5<1', 2<1' o l Q:) y la leyenda EJERCI·
TO DEL NORTE EDO. DE JAL. Hay una variedad interesante
de la pieza de dos centavos en la que en ambas caras
está impreso el reverso, en una de ellas en forma incusa.
A principios de 1915 José Delgado49 acuñó unas
piezas de muestra en cobre, con valor nominal de diez
centavos, que presentó a Venustiano Carranza, quien
visitaba a la sazón Guadalajara 1 y solicitó autorización
Un peso, plata, 1914, Cuencamé, muera Huerta,
para acunarlas con el metal de las campanas de las igle- seis estrellas, revtrso.
139
ta el 1 de julio de ese año, fecha en que Villa abandonó o si fueron ordenadas por algún general villista. Las
el estado perseguido por las fuerzas constitucionalis- monedas de cinco centavos tienen un anverso igual al
tas. Aunque en la orden de acuñación no estaban pro- de las de veinte centavos; su reverso, en un tipo, lleva
gramadas monedas de cobre de dos y un centavos, és- un pequeño gorro radiante, abajo el numeral 5 y, en
tas se fabricaron a fin de que uno de los operarios prac- dos líneas, CENTAVOS 1915; rodeando, en la parte infe-
ticara el grabado. rior, una guirnalda de laurel. Otro tipo lleva en la par-
El tipo general de las piezas de veinte centavos se te superior el afio 1915 y1 rodeado por una guirnalda
caracteriza porque en el anverso figura el águila me- de laurel, un gran número 54: en monograma. Las va-
xicana sobre el nopal y la leyenda ESTADO DE AGUASCA- riantes se encuentran principalmente en la forma y los
LIENTES; en el reverso se observa el gorro radiante detalles del número cinco.
sobre un asta; debajo, un número 20 grande y la ins- Las monedas de dos y un centavos llevan en una de
cripción1 en dos líneas, CENTAVOS 1915; alrededor una sus caras el gorro frigio radiante y alrededor la leyen-
guirnalda de laurel. Se conocen tres tipos principales da ESTADO DE AGUASCALIENTES; debajo, R.M. y dos ra-
que se diferencian entre sí especialmente por el tama- mas cruzadas; en su otra cara, en el centro, la denomi-
ño del águila, del gorro frigio, de la forma del nume- nación de valor, 2<e o l~. arriba el año 1915 y debajo del
ral 20 o del canto, que puede ser liso o estriado. De los numeral una guirnalda. Las variedades se distinguen
tres tipos se hicieron ejemplares en moldes de arena, por su forma, disposición, tamaño y sombreado de los
pero se ignora si se trata de falsificaciones de la época numerales y por la lisura o el estriado de los cantos. De

Cinco centavos, cobre, 1915, Jalisco, Ejército del Norte,


anverso y reverso.
140
cada una de estas tres denominaciones se fabricaron piezas anteriores en plata, plomo y algunos ejempla-
50 ejemplares en plata que se distribuyeron como pie- res en latón.
zas de presentación.

Emisiones zapatistas
Puebla
Las emisiones ordenadas por Emiliano Zapata comen-
En Chiconcuautla, pueblo situado en la sierra norte del zaron en 1917, no obstante que este caudillo fue de los
estado de Puebla, Estéban Márquez, jefe de la Brigada primeros en rebelarse en el sur del pais contra Porfi-
Francisco l. Madero, ordenó en 1915 la ejecución de rio Díaz. Corno en el caso de las monedas revoluciona-
monedas de cobre de veinte y de diez centavos. La de rias de Durango, las de Zapata son más abundantes en
veinte centavos lleva en el anverso, alrededor, la ins- . cobre y se emitieron después de las de plata, lo que re-
cripción BRIGADA FRANCISCO l. MADERO. S.N.D.P. (sierra fleja de hecho la escasez de este metal y la deprecia-
norte de Puebla); en el centro el águila nacional y de- ción monetaria. Fabricadas en las peores condiciones
bajo de ésta la fecha 1915; en el reverso en tres líneas y por operarios carentes de habilidad en estos menes·
TRANSITORIO 20 CENTAVOS. En la mayor parte de los teres, las piezas resultantes son quizá las de peor aca-
ejemplares figura una cruz a cada lado del número 20. bado de la época revolucionaria y se advierten múlti·
Se conocen piezas fundidas en esta denominación. ples errores de impresión, diversidad de pesos, espeso·
La moneda de diez centavos tiene el anverso pare- res, cospeles y aleaciones. En atención a que las fuerzas
cido al anterior, pero se omiten las siglas S.N.D.P.; el re- zapatistas ocuparon en algún momento algunas enti-
verso muestra el número X ~ en monograma; arriba, dades de la República, es a ese caudillo a quien se atri-
la palabra TRANSITORIO y, abajo, la inscripción S.N. DE buye casi toda la acuñación revolucionaria, principal-
PUEBLA. mente de los estados de Guerrero y Morelos, y algu-
Tetela del Oro y Ocampo es un pueblo situado tam- nas del Estado de México y aun del Distrito Federal.
bién en la sierra de Puebla donde algún general revo-
lucionario ordenó se acuñaran monedas de cobre de
las denominaciones de veinte, diez, cinco y dos centa- Guerrero
vos. Todas tienen en el anverso el águila rodeada de
una gráfila de puntos; alrededor de ésta la leyenda RE- Las emisiones zapatistas correspondientes al estado de
PUBLICA MEXICANA y en el exergo 1915; el reverso mues- Guerrero, pero que no indican el lugar preciso de emi-
tra, también dentro de gráfila de puntos, el numeral sión, comprenden una amplia variedad de troqueles y
correspondiente (20, to, 5 o 2) y la palabra CENTAVOS; al- combinaciones en denominaciones de dos y un pesos
rededor de la gráfila se lee TETELA DEL ORO y OCAMPO y de cincuenta, veinticinco, veinte, diez, cinco y tres cen-
E. DE PUE. Existe una variedad de la moneda de dos cen- tavos. Las de dos pesos fueron conocidas por los sol-
tavos, más pequeña que la anterior, cuya denominación dados del general Pershing cuando perseguía a Villa
de valor se expresa así: C25 • Existen pruebas de las por la incursión de éste a la ciudad de Columbus, por
141
lo que es de presumfrse que estas monedas circularon alrededor, la leyenda REFORMA LIBERTAD JUSTICIA y LEY
en Chihuahua. Llevan en el anverso el águila nacional (en algunos ejemplares hay coma después de una o dos
y alrededor la leyenda REPUBLICA MEXICANA; en e} exer- de estas palabras) y en el exergo el año de acuñación
go la inscripción DOS PESOS. Gro. y el año (1914 o 1915). (1914 o 1915).
El reverso muestra tres montañas, la de en medio es Las monedas de fabricación más tosca son las de
un volcán humeante; arriba, un sol radiante con cara cincuenta y veinticinco centavos, ambas de p lata, ya
humana y, entre los rayos superiores, la inscripción que los troqueles fueron hechos por un herrero y su
ORO: 0,595; alrededor la leyenda REFORMA, LIBERTAD, JUS. diseño tan defectuoso no fue aprobado, por lo que se
TICIA Y LEY. La indicación de contenido de oro, al igual acuñaron pocos ejemplares. Las de cincuenta centavos
que en las monedas de un peso, significa tal vez mili- llevan grabado en el anverso, en el centro, un burdo
gramos de oro en cada pieza; existen algunos ejempla- gorro radiante, arriba de éste la letra Y, debajo lapa-
res en cobre. labra ley; alrededor, ReFORma LibeRtad JUSticia; el re-
El tipo general de las monedas de un peso lleva en verso ostenta la leyenda, muy toscamente labrada, Re-
el anverso el águila, la leyenda REPUBLICA MEXICANA y Pubuca Mexicana E. (estado); rodeando la inscripción,
en el exergo la denominación UN PESO; en el reverso se en cuatro líneas, so ~ G. 1915. Parecida a la anterior en
observa en el centro un gorro frigio radiante y debaj9 manufactura es la pieza de veinticinco centavos, con
una guirnalda de laurel y encina; sobre los rayos su- un gorro radiante en el centro y alrededor Ja leyenda
periores, en dos líneas, la inscripción Gro. ORO: 0,300; MeXlCana RePUBLICa; en e} reverso el numeral 25 con
los guarismos muy separados y rodeándolo la inscrip·
ción centavos E.D.G.1915.
Las monedas de veinte y de diez centavos de cobre
llevan en el anverso el águila n acional y la leyenda RE-
PUBLICA MEXICANA; en el reverso, dentro de una guir-
nalda de laurel y en cuatro líneas, la inscripción GRO.
1915 20 (o 10) CENTAVOS.
Las piezas de cinco y de tres centavos ostentan el
mismo anverso que las anteriores y en el reverso, tam-
bién dentro de una guirnalda, la inscripción GRO. 1915
s (o 3) ~en monograma. En la moneda de tres centa·
vos no aparece la abreviatura GRO.
De Atlixtac, importante ingenio azucarero en la épo·
ca revolucionaria, sólo se conocen monedas de cobre
de diez centavos con el año 1915. Ambas caras son pa-
recidas a las de veinte y de diez centavos mencionadas
anteriormente, pero en la primera línea de la inscrip·
Cincuenta centavas, plata, 1915, Taxco, Guerrero,
reverso. ción del reverso se lee ATLIXTAC. GRO.
142
En el pueblo de Cacalotepec o, según algunos, Ca- ta; de cincuenta, veinte, diez y cinco centavos, en co-
cahuatepec, se acuñaron, en 1917, las últimas mone- bre. Con excepción de las monedas de un peso que
das revolucionarias por órdenes del general Jesús H. se acuñaron en 1914, todas las demás se troquelaron
Salgado. La escasa emisión consistió en piezas de pla- en 1915. Se conocen dos tipos de las monedas de dos
ta de las denominaciones de un peso, de cincuenta y pesos, uno es muy semejante en general al de la emi-
de veinte centavos, y de cobre de cinco centavos. sión del estado de Guerrero y sólo se distingue porque
Del examen de las piezas de plata se deduce que los en el exergo del reverso lleva además la abreviatura
cospeles fueron vaciados y después se acuñaron. La mo- CQ M9 (Campo Morado); el otro tipo, de un diámetro
neda de un peso pretende imitar a la del mismo valor menor que el anterior, tiene en el anverso el águila na-
emitida desde 1898, en tanto que las otras piezas son cional y la leyenda REPUBLICA MEXICANA (este anverso,
parecidas a las que entonces se troquelaban en la Casa con sus respectivas variantes, es común a las piezas de
de Moneda de México. Todas las denominaciones tie- . cincuenta, veinte, diez y cinco centavos); el reverso os-
nen un anverso parecido, que consiste en el águila me- tenta el gorro frigio radiante con la palabra LIBERTAD
xicana y la leyenda, en el peso, REPUBLICAMEXICANA y, grabada; en el exergo se lee la inscripción DOS PESOS
en las otras piezas, ESTADOS UNIDOS MEXICANOS. El re- C.M. GRO. 1915.
verso de la moneda de un peso lleva grabado el gorro También son dos los tipos de las monedas de un
frigio radiante con la palabra LIBERTAD; en el exergo, peso. En el primero la cara correspondiente al anver-
la inscripción UN PESO Gº 1917 s to :os (como se ve, fal- so tiene grabada el águila nacional y debajo de ella la
tan los 20 granos). En el reverso de la de cincuenta cen-
tavos se observa, debajo de un gorro radiante, la ins-
cripción, en cuatro líneas, SO GRO CENTAVOS 1917; deba-
jo, una guirnalda de laurel y roble. Existen dos tipos
de reverso de la pieza de veinte centavos. El primero
es parecido al de cincuenta centavos anterior, solamen-
te que la inscripción es 20 G CENTAVOS 1917. El reverso
del segundo tipo tiene, bajo un pequeño gorro radian-
te, la inscripción, entre rayos, CACALOTEPEC GRO 20 CEN-
T AVOS 1917. Por último, el reverso de la moneda de cin-
co centavos lleva, dentro de una guirnalda, s ~ en mo-
nograma; arriba el año 1917, y bajo la guirnalda la
marca de ceca G.
Casi todo el metal utilizado en las acuñaciones re-
volucionarias de Guerrero procedió del rico mineral
de Campo Morado. Las monedas que llevan la abrevia-
tura de ese campo minero son de las denominaciones
de dos y de un pesos, y de cincuenta centavos, en pla- Diez centavos, cobre, 1915, Taxco, Guerrero, reverso.
143
fecha 1914; rodeando al águila la leyenda REPUBLICA ME· y al de diez centavos MEZICO ESTADO G.R.O.; los rever-
XICANA UN PESO. e~. M~. GRO.; el reverso ostenta un go- sos de ambas monedas también fueron alterados agre-
rro radiante y; bajo los rayos inferiores, ORO: 0.300; al- gándoles en la parte superior un burdo sol con cara
rededor la leyenda REFORMA LIBERTAD JUSTICIA y LEY. humana.
El anverso del segundo tipo difiere del anterior en que Una de las monedas más raras de esta época es la
no lleva el año de acufiación y en que la leyenda es RE- que se acuñó con metal procedente del campo minero
PUBLICA MEXICANA * UN PESO. CAMPO M9 *; el reverso denominado Suriana, cercano al mineral de Campo Mo-
tiene en el centro un gorro radiante rodeado por una rado. Fue ordenada en 1915 por el general Castrejón
guirnalda de roble y laurel, arriba del gorro, en dos lí- y se troquelaron muy pocos ejemplares; es de dos pe·
neas, GRO. ORO: 0,300; alrededor, la inscripción REFOR· sos y parecida al primer tipo de Campo Morado, pero
MA. LIBERTAD, JUSTICIA y LEY 1914. Los reversos de las en el exergo está sustituida la abreviatura de esa mina
demás denominaciones, incluyendo las de cincuenta· por SURlANA.
centavos de cobre, siguen el mismo estilo que los de Del rico mineral de Taxco se conocen monedas de
veinte, diez y cinco centavos, de cobre, de las emisio- plata de un peso y de cincuenta centavos y, de cobre,
nes generales del estado de Guerrero, con la diferen- de cincuenta, diez, cinco y dos centavos. El anverso de
cia de que en la parte superior, en el espacio donde se las de un peso muestra el águila nacional y la leyenda
abre la guirnalda, se lee 1915 c. M. en las de cinco cen- REPUBLICA MEXICANA; en el exergo, UN PESO. En el re-
tavos, y C.M. GRO. 1915 en las demás. verso, alrededor, el lema REFORMA. LIBERTAD, JUSTICIA
Existe la particularidad de que en los ejemplares Y LEY; en el exergo, la fecha 1915; en la parte superior,
en plata, y en algunos en cobre, de cincuenta centavos, en forma de pequeño arco, la inscripción TAXCO. GRO.,
se advierte que se ha borrado en el anverso y debajo debajo, en dos líneas, G. ORO: 0.300; en la parte inferior
del águila la inscripción UN PESO. En otros ejemplares una guirnalda circunda un gorro frigio radiante. Exis-
de cobre, también de cincuenta centavos, la inscripción ten ejemplares en cobre.
borrada es UN PESO CAMPO M9. Lo anterior se debió, Las monedas de cincuenta centavos, de plata o co-
seguramente, a que se utilizaron los anversos para acu- bre, tienen el mismo anverso que las anteriores, pero
ñar las monedas de un peso. se omite la denominación de valor; en la parte supe-
Debido a la escasez de moneda fraccionaria, algu- rior del reverso se observa un sol radiante que tiene
nos jefes revolucionarios acordaron en diciembre de inscrita la fecha 1915; entre los rayos inferiores la ins-
1914 y enero de 1915, en la ciudad de Chilpancingo, la cripción en tres líneas so~ * TAXCO * GRO., rodeada
emisión de monedas de plata de veinte y de diez centa- de una guirnalda de laurel.
vos. La fabricación se encomendó a un platero de la lo- Anverso y reverso de las piezas de diez y de cinco
calidad quien; ante la carencia de troqueles, las fun- centavos son parecidos a los de Campo Morado de igua-
dió tomando como modelo las piezas regulares de esas les denominaciones, con la salvedad de que las inscrip·
denominaciones. Sin embargo, al modelo de la mone- ciones de la parte superior del reverso son TAXCO. GRO.
da de veinte centavos se le añadió en el anverso, en 191 5. Existen dos tipos de piezas de dos centavos; en
caracteres toscos, la leyenda MEXICO ESTADO DE G.R.o. uno, la leyenda del anverso es EDO. DE GRO. y el l"ever-
144
so consiste en un 2 e en monograma rodeado de una Estado de México
guirnalda y el año 1915 en la parte superior; debajo de
la guirnalda la inicial T. El otro tipo tiene su anverso Entre las acuñaciones atribuidas a jefes zapatistas se
como el de las monedas de diez y de cinco centavos y considera la que el general Trinidad Sánchez Tenorio
su reverso es semejante al del primer tipo de dos cen- ordenó de las monedas de Amecameca a fines de 1915
tavos, aunque se encuentra omitida la marca de la ceca. y principios de 1916. Un mecánico fue el encargado de
Se supone que esta última pieza no era moneda pro- fabricar troqueles y cospeles y el estampado se hizo a
piamente dicha, sino un bolo que mandó acuñar el ge- golpe de martillo; se dice que el metal provino de un
neral Salgado en Taxco. carro tanque de cobre que servía para conducir mela-
za. Son las monedas de fabricación más burda de to-
das las revolucionarias, acuñadas sobre cospeles de co-
Distrito Federal . bre y latón de distintos espesores. Las denominaciones
conocidas son de cincuenta, veinticinco, veinte, diez y
Durante la ocupación de la ciudad de México por las cinco centavos. En términos generales, el anverso con-
fuerzas zapatistas en el año 1915 se acuñaron en la Casa siste en el águila mexicana incusa y grabada en forma
de Moneda de México las piezas de dos y un centavos, primitiva; el reverso lleva el numeral de valor y el sig-
de las que ya se hizo mención en el capítulo "Estados no de centavos, también incusos y toscamente graba-
Unidos Mexicanos". dos. Se conoce una falsificación de la pieza de cincuenta

. Dos pesos, plata, 1915, suriana, anvuso y reverso.


145
centavos con un diámetro de 28.5 a 29 milímetros y un ras, de cobre, no puede asegurarse que hayan corrido
peso de 10.8 g que circuló pero es fácilmente recono- en tiempos de la Revolución y hay quienes opinan que
cible; no obstante, se la considera pieza numismática. sirvieron como medio de cambio en una kermés cele-
Un tipo de la moneda de veinte centavos lleva en el an- brada en tiempos del general Díaz. En realidad son pie-
verso las iniciales A. D. J. (Amecameca de Juárez) y en zas corrientes de dos y un centavos, respectivamente,
el reverso el numeral 20 4:, en monograma. Otro tipo casi todas del año 1906, a las que se les ha resellado,
de la misma denominación, así como de las de diez y se ignora en qué fecha, en el centro del reverso, un nú-
de cinco centavos, tiene grabadas bajo el águila las ini- mero 40 (o 20) dentro de una gran letra c. Por lo que
ciales RM. De cinco centavos se conocen ejemplares toca a las piezas de cinco centavos, éstas son de car-
que en vez del águila del anverso llevan, en el centro, tón gris y fueron ordenadas por Gustavo .Baz, gober-
la inscripción .EJERCITO y debajo, en arco, CONVEN- nador provisional del estado, y la corta cantidad fabri-
CIONISTA. cada estuvo en circulación sólo unos cuantos días. Se
A fines del año 1915 y en enero de 1916 el general trata de una pieza de unos 27 mm de diámetro que lle-
Luciano Salís ordenó acuñar en Tenancingo monedas va impreso en el anverso, sobre una guirnalda 1 un es-
de veinte, diez y cinco centavos con el metal obtenido cudo de annas con la palabra TOLOCAN en caracteres
de un gran tinaco de cobre. Las tres denominaciones muy pequeños; alrededor, la leyenda ESTADO LIBRE Y
llevan en el anverso el escudo nacional y la leyenda RE· SOBERANO DE MEXICO. TOLUCA. En el reverso se mues-
PUBLICA ME XICANA. La de veinte centavos ostenta en el tra un número 5 grande cruzado por una banda con la
exergo del reverso una guirnalda; en la parte superior, palabra CENTAVOS; arriba la inscripción CIRCULARA
la inscripción * GRAL* L * SOLIS: debajo, en tres lí- CONFORME AL DECRETO N9 4 DE y, abajo, = IIL 1.915 =
neas, 20 CENTAVOS 1915. La moneda de diez centavos,
acuñada en enero de 1916, y la de cinco centavos, la
más pequeña de esa denominación entre todas las re- More los
volucionarias, llevan el numeral en el reverso en mo-
nograma C 10 q: (os Q:) rodeado por una guirnalda; en Las monedas revolucionarias del estado de Morelos se
la parte superior los años 1916 y L915, respectivamente. acuñaron en lo que fue la hacienda azucarera de Atli-
Existe la evidencia de que en un lugar cercano a huayán por orden del general zapatista Amador Sala-
Texcoco se fabricaron monedas de un centavo con un zar. La acuñación, sólo en cobre, se efectuó a fines de
barro de color rojizo; la pieza pretende imitar a la de 1915 y principios de 1916; los ejemplares en plata que
acuñación regular, pues lleva en el anverso el águila se conocen se hicieron en calidad de muestras. Con re-
nacional y la leyenda ESTADOS UNIDOS MEXICANOS; e] re- lación a estas últimas 1 se tienen dos tipos de la deno-
verso muestra, dentro de una guirnalda, el numeral minación de un peso, acuñadas en plata y en cobre. El
1 q: en monograma y cierra la guirnalda el año 1915. Tie- primer tipo tiene en el anverso el escudo nacional con
ne 15 mm de diámetro y un espesor de tres milímetros. la leyenda REPUBLICA MEXICANA; en el exergo el núme-
Las monedas que se fabricaron en Toluca fueron ro 191 (fecha incompleta); el reverso muestra, bajo un
de cuarenta, veinte y cinco centavos. De las dos prime- gorro radiante, una balanza y una espada; sabre la ba-
146
lanza un libro abierto con la inscripción, en una pági- tipo muestra en el anverso el escudo nacional y la le-
na, PLAN DE. AYALA y en la otra 20 NOV. 1911; alrededor, yenda REPUBLICA MEXICANA; en la cara opuesta, den-
la leyenda REFORMA, LIBERTAD, JUSTICIA y LEY; en el tro de una guirnalda, en cuatro líneas, la inscripción
exergo, UN PESO. El segundo tipo de moneda de un peso MOR-1916-10-CENTAVOS.
tiene anverso y reverso parecidos a los pesos del esta- Los anversos de las monedas de cinco y de dos cen-
do de Guerrero en general, aunque en el reverso cam- tavos llevan el águila nacional y las leyendas REPUBLI-
bia la ceca, que en este caso es MOR.; además, no indi- CA MEXICANA o E.L. DE MORELOS, respectivamente. Los
ca el contenido de oro; el año de acuñación es 1916. Una reversos consisten en un s <i: (o 2 <i:) en monograma arri-
muestra de cincuenta centavos, también en plata y en ba de una guirnalda y, en la parte superior, respecti-
cobre, tiene en el anverso el águila nacional y la leyen- vamente, las inscripciones E. DE MOR. 1915 o sólo 1915.
da REPUBLICA MEXIC'ANA; el reverso consiste en un gran
número so en el centro, arriba el año 1915 y la palabra .
CENTAVOS abajo; alrededor, la leyenda REFORMA LIBER- Oaxaca
TAD JUSTICIA Y LEY.
De las monedas de cincuenta centavos se conocen En junio de 1915 el estado de Oaxaca asumió su sobe-
tres tipos de anverso con el águila nacional y la leyen- ranía al separarse de la Federación de los Estados Uni-
da REPUBLICA MEXICANA, pero con exergos distintos: el dos Mexicanos. Se nombró gobernador del Estado Li-
primero lleva la abreviatura MOR, el segundo no tiene bre y Soberano de Oaxaca a José Inés Dávila quien, para
ninguna inscripción y el tercero dice MORELOS. Los re- sustituir el medio circulante oficial del gobierno fede-
versos de los dos primeros tipos tienen, dentro de una
guirnalda, el numeral so ~ en monograma y arriba el
año 1915; el reverso del tercero consiste en una guir-
nalda casi cerrada dentro de la cual, en tres líneas, se
lee 1916 .so- CENTAVOS.
Respecto a la pieza de veinte centavos de 1915, en
el anverso lleva el escudo nacional y la leyenda E. L. DE
MORELOS; el reverso es semejante al de los dos prime-
ros tipos de la moneda de cincuenta centavos, sólo cam-
bia la denominación.
Las monedas de diez centavos se pueden reducir a
dos tipos principales: uno cuyo anverso es semejante
al del primer tipo de la moneda de cincuenta centavos
y el reverso formado por una guirnalda que queda ce-
rrada por la fecha 1915; en el centro, 10 q: en monogra-
ma; en algunos ejemplares la fecha fue borrada en el
Tres centavos, cobre, 1915, estado libre y soberano
troquel, pero se pueden distinguir sus rastros. El otro de Oaxaca, anverso.

147
ral, ordenó acuñar en la antigua ceca una serie de mo- Oaxaca fue el único estado que acuñó monedas de
nedas provisionales de oro, plata y cobre, además de oro durante la Revolución, en denominaciones de se-
la emisión de papel moneda. Las monedas resultaron senta, veinte, diez y cinco pesos. La primera es, si no
ser de las mejor acabadas y de las más interesantes del la más rara, sí la más famosa de todo este periodo y
periodo revolucionario. El norteamericano John de de la que se han hecho más falsificaciones. Fue la de
Coe, que residía en esa ciudad, grabó los troqueles para mayor valor facial en la época revolucionaria y de muy
las primeras monedas de cobre y aprovechó algunas corta emisión, pues comenzó a troquelarse la víspera
matrices viejas que se habían utilizado en acuñaciones de la caída del gobernador Dávila; como solamente se
del siglo pasado. empleó un kilo doscientos gramos de oro y cada mo-
Las monedas de Oaxaca, en general, tienen unan- neda pesa 50 gramos con ley de .859, es de suponer que
verso común que muestra el busto de Benito Juárez de no pudíeron acuñarse más de 30 ejemplares. El anver-
perfil hacia la izquierda y la leyenda ESTADO L. Y S. DE . so de esta pieza tiene el busto de Benito Juárez rodea-
OAXACA; en el exergo el año 1915 (la moneda de sesenta do por una guirnalda; alrededor, la leyenda ESTADO L.
pesos oro lleva la fecha 1916). Se exceptúan de este an- y s. DE OAXACA 60 PESOS ORO. El reverso parece que fue
verso la rarísima pieza de cinco centavos, en la que fi. hecho con el troquel del reverso de una moneda de vein-
gura incuso el busto de Benito Juárez de frente y las te pesos de balanza; la inscripción alrededor es REPU-
monedas de tres y de un centavos de figura rectangu- BLICA MEXICANA 902.7 * T.M.* (iniciales de Teófilo
lar, sin el busto. Monroy, director de la casa de moneda) 1916. Las mo-
nedas de veinte, diez y cinco pesos son de un oro de
muy baja ley y nunca tuvieron buena aceptación; no
se las consideraba como monedas, sino como medallas.
Estas piezas, con el anverso general, ostentan en el re·
verso, sobre una guirnalda, la inscripción, en cuatro
lineas, 20 (o to os) PESOS 0.175 ORO; cierra la guirnalda
la leyenda MONEDA PROVISIONAL.
De plata se conocen piezas de cinco, dos y un pe-
sos, y de cincuenta y veinte centavos. El reverso de las
primeras lleva en el centro un gran números rodeado
por la inscripción AG 0.902 AU 0.010, completa el círculo
de la inscripción la palabra PESOS para quedar bajo el
número s; la leyenda MONEDA PROVISIONAL, y abajo una
guirnalda y las iniciales T.M. Este reverso es parecido
a uno de los tres tipos de monedas de dos pesos y sólo
cambian de módulo, que es más pequefio. El segundo
tipo de las piezas de dos pesos tienen un anverso for-
Sesenta pe.sos, oro, 1916, estado libre y sobe.rano
de Oaxaca, anverso. mado por el gorro radiante y las balanzas, o sea, el tro-
148
quel de la moneda del tipo de balanza, con la leyenda dose que existen unas 150 variedades entre dibujos,
MONEDA PROVISIONAL; en el exergo 2 PESOS (o DOS PE- errores, módulos, espesores, aleaciones metálicas, et-
SOS, en otros ejemplares). En el reverso del tercer tipo cétera.
de moneda de dos pesos se Lee, en el centro, 2 PESOS,
MONEDA PROVISIONAL, una guirnalda debajo y las ini-
ciales T.M. Las monedas de un peso, de cincuenta y de Zacatecas
veinte centavos tienen en el reverso idénticas leyendas
y guirnaldas y, en el centro, UN PESO (o so CENTAVOS o Quizá la moneda más rara del periodo revolucionario
20 CENTAVOS). Parecido reverso llevan las monedas de sea la de un peso, de plata, emitida en Concepción del
cobre de veinte, diez, cinco, tres y un centavos. De la Oro, en Zacatecas, y sólo se ha visto otro ejemplar fue-
de cinco centavos hay también un tipo cuyo anverso ra del que figura en el monetario del Banco de Méxi-
tiene el busto de Benito Juárez, de frente. El reverso . co. En el anverso tiene grabada el águila nacional y al-
de la pieza de menor denominación tiene 1 q: en mo- rei;ledor la inscripción REPUBLICA MEXICANA c. DEL ORO
nograma. ZAC 1915; el reverso ostenta un gorro frigio radiante y
Debido a la escasez de cobre se echó mano de tres la leyenda LIB. IGUAL. y JUSTICIA; abajo UN PESO.
rollos de este metal en forma de cinta para fabricar mo-
nedas de tres y de un centavos, de manera que los cos-
peles, que se obtenían cortando la cinta, resultaron rec-
tangulares. Estas piezas no tuvieron aceptación, pues
por su forma rompían los bolsillos y hubo que suspen-
der su fabricación de inmediato. En el anverso de es-
tas piezas se lee, en la de tres centavos, ESTADO L. Y. s.
DE OAXACA 1915, en el reverso PROVISIONAL. TRES CEN-
TAVOS TM. En algunos raros ejemplares puede leerse
PROVISI-ONAL, lo que se explica por haber sido extran-
jera la persona que abrió los cuños. La moneda rectan-
gular de un centavo tiene anverso y reverso semejan-
tes a la anterior: ESTADO L. Y. s. DE OAXACA en el anver-
so y PROVISIO-NAL. UN. CENTAVO en el reverso.
La soberanía del estado terminó el 3 de marzo de
1916, fecha en que las fuerzas carrancistas derrotaron
al gobierno local, destruyeron troqueles y documentos
y fundieron gran cantidad de moneda; no obstante, la
de Oaxaca ha resultado la más extensa serie con nu-
merosas combinaciones tanto en diseño y diámetro
Sesenta pesos, oro, 1916, estado libre y soberano
como en troqueles de anverso y de reverso, calculán- de Oaxaca, reverso.

149
I

I • '

~ I
I
I
{ I '

I /

Tlacos.
150
LOS TLACOS. UNA MONEDA REGIONAL

TLACOS Y PILONES. LAS TIENDAS DE RAYA.


CARACTERISTICAS GENERALES DE LOS TLACOS.
UNA MONEDA REGIONAL

orno ya se dijo en el capítulo "El Virrei- neda de cobre, el gobierno virreinal se resistió duran-
nato", tan pronto se estableció, el gobier- te más de 250 años a acuñar en este metal; de 1550 a
no colonial tuvo que enfrentar el proble- 1794, la denominación más peqtieña que emitió fue el
ma de la escasez de moneda, sobre todo medio real de plata, que era aún demasiado grande para
para las pequeñas transacciones. pues la el grueso de la población, con cuyos ingresos ínfimos
que se recibía de Espafia era insuficiente y durante mu- tenían que guardar proporción sus compras menudas
cho tiempo subsistió la necesidad de moneda fraccio- .que, con frecuencia, eran no mayores de cuartos, de
naria. Don Antonio de Mendoza -primer virrey de la octavos o de dieciseisavos de real.
Nueva Espafi.a y quien estableció la casa de moneda- , Se hacía imprescindible, pues, la existencia de mo-
con fecha 28 de junio de 1542, autorizó la acuñación nedas de muy pequeña de11ominación que fueran más
de 200 mil pesos en moneda de cobre de las denomina- estables que los granos de cacao, los cuales, además,
ciones de cuatro y dus maravedíes; cada maravedí equi- se falsificaban. Así surgió entre los tenderos, durante
valía a 1/34 de real, o sea, 0.3 de centavo, aproximada- el primer cuarto del siglo XVIII, la idea de fabricar en
mente. Ya se habló en otra parte de la mala acogida forma particular fichas o sefiales que pudieran servir
que tuvieron estas piezas entre la población indígena como moneda fraccionaria en el establecimiento emi-
y cómo las operaciones comerciales de poca monta con- sor. Estas fichas se denominaron tlacos, voz azteca que
tinuaron efectuándose en mayor escala con granos de significa la mitad, porque su valor convencional era de
cacao. Dada la triste experiencia que tuvo con la mo- la mitad de una cuartilla, u octavo de real, por lo que
15 l
se llamaron también avitos, contracción de ochavitos. recursos, pues dio origen a múltiples abusos. En efec-
El tlaco, a su vez, se dividía en dos mitades, cada una to, cuando la persona poseedora de tlacos o pilones de-
de ellas llamada pilón. Según la región donde circula- seaba cambiarlas a moneda oficial, tenía que dar un
ban, estas piezas de 1116 de real tenían también los nom- número de ellos mayor que el establecido por el ten-
bres de señales, cacharpas, jolas y butuchis. dero. Por otra parte, los indígenas, cuyo domicilio es-
La idea de los tenderos no tardó en ser adoptada taba alejado del sitio en que realizaban sus pobres tran-
por los propietarios de explotaciones agrícolas o mi- sacciones, tenían que deshacerse de estos signos, que
neras, quienes fabricaron sus propios tlacos, con los de nada les servían en sus pueblos; compraban a pre-
cuales el jornalero adquiría provisiones y otros efec- cio elevado y de baja calidad artículos que no nece-
tos en la propia tienda del rancho o de la mina, pues sitaban o, lo que era peor, gastaban los tlacos en em-
el salario de los indígenas era tan exiguo que no les per- briagarse. Por otra parte, los tlacos eran admitidos so-
mitía ausentarse del predio para hacer sus compras . . lamente por el establecimiento emisor y en caso de
Estas tiendas recibieron el nombre de tiendas de clausura o traspaso de éste la pérdida era total, si bien
raya. 50 algunos comerciantes celebraron convenios para la mu-
Si bien estas piezas de emisión privada resolvieron tua admisión de las fichas que emitieran. Por su fabri-
parcialmente el problema de la carencia de moneda me· cación rudimentaria, los tlacos se prestaban a falsifi-
nuda, tanto para comerciantes como para el público caciones.
en general, el sistema resultó especialmente perjudi- No es de extrañar que casi inmediatamente después
cial para la inmensa mayoría de personas de pequeños de la aparición de los tlacos se hicieran intentos para
reglamentar su circulación o abolirlos. La primera ten-
tativa para regular su uso estaba en un documento, hoy
perdido, del virrey don Juan de Acuña, marqués de Ca-
safuerte. En fecha posterior, por real cédula de 3 de
diciembre de 1757, Fernando VI intentó regular la emi-
sión y aceptación de pilones, vales, señales y tlacos en
la Nueva España.
El 29 de diciembre de 1766 el familiar del Santo Ofi-
cio en Sevilla, don Agustín de Corona y Paredes, pidió
a Carlos 111 la supresión de los tlacos en la Nueva Es-
pafia. Le informaba que más de dos mil tenderos emi-
tían sus propias fichas y enumerab~ los inconvenien-
tes que acarreaban este hecho, concluyendo que los tla-
cos y pilones debían ser sustituidos por moneda de co-
bre. Ante la insistencia de don Agustín de Coronas, el
consulado de México determinó, el 18 de junio de 1786,
Tlacos de apellido, cobre. no obstante, que la emisión de moneda de cobre sería
152
contraria al interés general y que ni aun ésta haría de- visionales, realistas e insurgentes, no fueron suficien-
saparecer los inconvenientes expuestos. tes para satisfacer las necesidades de numerario de
El 31 de agosto de 1793 el conde de Revillagigedo ciertas regiones del país, por cuyo motivo las emisio-
se declaró partidario de emitir moneda de cobre y ya nes particulares se multiplicaron, sin contar con las
se preparaba el siguiente año a elevar al rey un infor- autorizadas por los jefes de ambos bandos. Morelos,
me cuando aparecieron las cuartillas de plata con las en previsión de abusos y confusiones, en su decreto de
que se creyó aliviar en algo la situación. 13 de julio de 1813 que permitía la creación de mone-
En 1797, el ayuntamiento de la ciudad de Durango da de cobre, reguló la circulación de los tlacos al orde-
prohibió las emisiones particulares de moneda sin auto- nar que los tenderos redimieran los tlacos de cobre que
rización previa y registro del diseño que debía emplear- hubieran emitido por su valor en plata; sólo los tlacos
se. Lo anterior tuvo como resultado que disminuyera de madera quedaron autorizados para circular.
el número de tlacos y aumentara la necesidad de mo- . Después de consumada la Independencia, siguió un
neda menuda. El mismo año de l797 el alférez Juan largo periodo de intranquilidad en que se sucedían re-
Diaz Maqueda hizo ver al príncipe Godoy la necesidad voluciones, motines, golpes de Estado, asonadas 1 etc.1
que había de sustituir los tlacos por moneda de cobre. que ocasionaron la proliferación de emisiones priva-
También propugnó por la emisión de moneda de co- das, aún más que durante el Virreinato. Ya en la Cons-
bre don Mariano Briones Larriqueta quien, en infor- titución de 1857 se prohibía expresamente la emisión
me al virrey el 1 de diciembre de 1805, advirtió del gran de monedas particulares, pero las condiciones del país
caudal de monedas que se manejaba en forma arbitra- hacían ilusoria la prescripción; a ello se agregaban las
ria en América, fabricadas con todo género de mate-
riales. Asimismo, el marqués de San Román propuso
ante la junta superior de la Real Hacienda, el 22 de
mayo de 1807, la emisión de moneda de cobre.
Ninguno de los proyectos anteriores tuvo resulta-
dos prácticos, pues no fue sino hasta el 23 de agosto
de 1814 en que, por bando del virrey Félix María Ca-
lleja, se ordenó la acuñación de monedas de cobre de
dos cuartos, que equivaldrían a una cuartilla; de un
cuarto o tlaco, y de medio cuarto o pilón. En aparien-
cia, el proyecto del virrey era suprimir tlacos y pilo-
nes, pero lo que en realidad pretendía era hacerse de
arbitrios para financiar la guerra.
Los trastornos provocados por ésta, al desquiciar
los medios de comunicación, ocasionaron que no se pal-
paran resultados positivos con las emisiones arriba ci-
tadas. Aunque se establecieron casas de moneda pro- Tlaco de hacienda, latón, reverso.
153
continuas devaluaciones y falsificaciones de la mone- emitían papel moneda y nuevamente aparecieron las
da oficial de cobre, sea que ésta fuera de origen nacio- emisiones particulares en forma de cartones, billetes
nal, estatal o mwücipal, por cuyos motivos se confia- y fichas. La excesiva emisión de papel moneda revolu-
ba más en los emisores de tlacos. Todavía por decreto cionario hizo que estos tlacos fueran preferidos, no obs-
de 30 de noviembre de 1889 se insistia en la prohibi- tante que el primer jefe del Ejército Constitucionalis-
ción de emitir sustitutos de la moneda nacional como ta, Ve:i;mstiano Carranza, decretó la prohibición, el 28
vales, papeles, fichas, estampillas, timbres o papel se- de diciembre de 1913, de emplear fichas, tarjas u otros
llado. Las prohibiciones anteriores fueron letra muer- signos comerciales en sustitución de la circulación mo-
ta porque la situación las hacía difíciles de cumplir. netaria establecida. Las emisiones particulares, que no
Por enésima vez, en la ley monetaria de 25 de mayo fue posible controlar oficialmente, circularon hasta
de 1905, se citó el uso de fichas, tarjas y planchuelas 1920. Si se considera como institución privada a la Liga
de metal como sustitutos de la moneda oficial. Sin em- . Nacional de Defensa Religiosa, organizada durante el"
bargo, ya para esa época el país había logrado cierto conflicto de los cristeros (1925-1929), los "bonos" emi-
grado de estabilidad y el sistema monetario oficial era tidos por ésta constituirían la última emisión privada.
lo bastante fluido para enviar numerario en cantida- En la Constitución del 5 de febrero de 1917 están
des suficientes a todos los rincones del país; con esto los últimos preceptos relativos a las emisiones particu·
prácticamente desaparecieron las emisiones privadas. lares, en los que se estipula que todos los salarios de·
Los trastornos que se produjeron en el periodo re- berán pagarse en moneda de curso legal y no en susti-
volucionario de 1913 a 1916, que coincidió con la pri- tutos de ésta; se suprimen las tiendas de raya.
mera guerra mundial, hicieron que desapareciera l::i. Los tlacos y pilones, en general piezas toscas y mal
moneda metálica. Los jefes de las distintas facciones acabadas, son de materiales muy variados: se encuen·
tran de cobre, bronce, latón, hierro, estaño, cuero, car-
tón, plomo, níquel, hule, aluminio, vidrio, jabón, hue-
so, etc. En general, puede decirse que los primeros
tlacos emitidos fueron de cobre y después se utilizó pre-
ferentemente el latón o el bronce, hasta mediados del
periodo republicano; de fecha posterior son los de hie-
rro. Los de vidrio, madera y cuero aparecen hacia fi-
nales del siglo XIX. De fabricación más reciente y mu·
chas veces fabricados en el extranjero pudieran ser los
de níquel, hule vulcanizado, aluminio y celuloide. Casi
todos los tlacos y pilones tienen una sola cara; abun-
dan los vaciados en moldes y los hay resellados y tro-
quelados. Rara vez llevan denominación de valor y fe.
cha, por lo que es difícil determinar la época de emi-
Tlaco de hacienda, lat6n, 1911, anverso y reverso. sión. Como algunas de estas piezas, sobre todo las de
154
haciendas, llevan las cifras 1, 2, 4 y 8, se ha considera- ARBITRIOS PUBLICOS; PLAZA MUNICIPAL DE . . . etcétera.
do que significan reales; sin embargo, la seguridad de La circulación de esta moneda regional se circuns-
que así sea sólo existe cuando vayan seguidas por la cribía al municipio o pueblo que la ponía en circula-
inscripción Rs, o REALES. Otras fichas de hacienda lle- ción, aunque podría ser utilizada en otros lugares con
van las cifras decimales 1, s. 10, 25, so, 100 o soo que sig- el resello respectivo de éstos; por ejemplo, algunos pue-
nifican cantidad de trabajo, como por ejemplo, ovejas blos de Michoacán usaban cuartillas de Jalisco rese-
trasquiladas o pencas cortadas. lladas con inscripciones convencionales.
Es más común la forma circular, aunque las hay de La moneda regional se distingue también de los tla-
forma cuadrangular, ovalada, triangular o poligonal, cos en que en aquélla por lo general figuran los moti-
de hoja o corazón, con figuras de animales y plantas. vos más pintorescos propios del México republicano,
Llevan impreso el apellido del dueño de la tienda o el aunque no faltaban, a causa de la tradición y las cos-
nombre del establecimiento o calle donde estaba ubi- , tumbres, los atributos virreinales en piezas acuñadas
cado; algunas veces reproducen el fierro de la hacien- ya muy avanzado el siglo XIX.
da con que se marcaba el ganado y, en gran número Las monedas de necesidad, tan mal acuñadas como
de casos, las inscripciones están formadas con letras los tlacos, tuvieron, sin embargo, mejor aceptación que
burdas y con una ortografía ciertamente pintoresca. éstos, ya que respaldaban y vigilaban su circulación las
autoridades locales quienes, una vez satisfecha la ne-
cesidad temporal por cuyo motivo fueron emitidas, las
Moneda regional rescataban en su totalidad casi siempre.

Otra manera que hubo desde el periodo virreinal para


remediar la escasez de moneda menuda fue la emisión
de piezas parecidas a los tlacos, pero que no conviene
confundir con éstos, que son estrictamente de carác-
ter privado. Son monedas, generalmente de cobre, cuya
emisión estaba sancionada por alguna autoridad na-
cional, estatal o municipal y que, acuñadas para sa-
tisfacer neces idades locales, deben considerarse como
monedas de necesidad. Para distinguirla de los tlacos
y pilones la llaman moneda regional, para aplicar el tér-
mino tlaco a lo que desde un principio se consideró
como la moneda privada de los tenderos y hacendados.
Por regla general, las monedas regionales sí mues·
tran su valor¡ expresan el lugar de su emisión, y se les
grababa la expresión FONDOS PUBLICOS o FONDOS MU-
NICIPALES; otras expresan las palabras TANTEO DE , , . Tlacos de hacienda, aluminio y fierro .
155
Chops Y resellos de Filipinas en mon~dtlS d e Carlos IV.• anverso y reverso.
156
UNA MONEDA INTERNACIONAL

EL PESO MEXICANO EN EL EXTREMO ORIENTE.


E L DÓLAR MARIA TERESA. El SPANISH MILLED DOLLAR.
MARCAS EXTRANJERAS EN LA MONEDA MEXICANA

fines del siglo XVI y principios del XVII las que aportaron mayor cantidad de piezas labradas,
se inició el intercambio comercial entre con toda la perfección que permitía la técnica de en-
los países europeos y los antiguos impe- tonces. Se calcula que hasta fines de 1865 las casas de
rios de China, Japón e Indochina, los q~e, moneda de México habían emitido la prodigiosa canti-
para satisfacer sus necesidades cambia- dad de 2 786 millones de pesos, suficientes - según ex-
rías entre sí y con Europa, tuvieron que valerse de mo- presión de la época- para cubrir de plata el camino
nedas extranjeras por carecer de casas de moneda o de México a Veracruz.
por ser insuficiente la capacidad de éstas. Cosa seme- Ya en la real cédula de 11 de mayo de 1535, que dis-
jante sucedió en las colonias inglesas de Norteaméri- puso la fundación de la Casa de Moneda de México, se
ca, en donde, además, tampoco había abundancia de ordenaba que la moneda acuftada en ésta tuviera libre
metales preciosos, pues no se habían descubierto aún curso en las Indias Occidentales y en E spaña misma;
yacimientos importantes. Por otra parte, era obvia la sin embargo, la circulación de las primeras monedas
necesidad de plata que tenia España en una época en labradas en México tuvo que limitarse principalmen-
que privaba la política mercantilista y la riqueza se te al país, pues ni siquiera satisfacía sus propias nece-
equiparaba con la posesión de metales preciosos. Ha- sidades. No fue sino hasta el año 1572, cuando se ini-
bía, pues, avidez mundial por la plata acuñada, que se ció la acuñación de los famosos reales de a ocho, en
colmó con el metal proveniente de las ricas minas de que comenzó de hecho la difusión internacional del
Nueva Espafia y del Potosí, pero fueron las mexicanas peso mexicano por la ruta de Occidente desde España
157
y desde Acapulco hacia los lejanos países del Oriente 10%, que si bien estaba dentro de la tolerancia legal,
que, a cambio de sus preciadas mercaderías>recibie- sólo esta casa la aprovechaba. Los pesos de Carlos III
ron durante siglos íngentes cantidades de pesos mexi- y Fernando VII no alcanzaron nunca un premio eleva-
canos. Se decía entonces que la Nao de China única- do y los de este último llegaron a experimentar un des-
mente transportaba "frailes y plata".5 1 cuento de 30% en Shangai, no obstante que su aleación
La moneda mexicana tuvo gran auge a mediados del era tan buena como la de los otros pesos.
siglo XVIII, en que el columnario corría profusamente Los pesos mexicanos alcanzaron su máxima culmi-
en Norte, Centro y Sudamérica; en Europa y sus colo- nación a mediados del siglo XIX debido al comercio en
nias africanas, y en el Extremo Oriente. El envío de esas expansión de Europa y América con Japón y China, paí-
piezas a los países asiáticos se hacía en un principio ses estos dos últimos que pagaban con plata mexicana
por la ruta de los galeones a través del Pacífico, pero sus fuertes importaciones, de tal manera que en esa
después se efectuó por la ruta de Londres, que llegó . época el peso mexicano abundaba más en China que
a ser el centro bancado del mundo en el siglo XIX. en México.5 2
Ya desde fines del siglo XVI se generalizó el uso del Sólo el llamado dólar maria teresa pudo competir
peso mexicano en el sur de China gracias al comercio en cuanto a difusión con el peso mexicano, pues circu-
del té y la seda que se hacía a través de Manila. Con ló y circula aún en algunas partes de Egipto, en Abisi-
esa moneda se pagó el tráfico de opio que se exporta- nia, en Sudán y en islas de la Sonda. Con plata mexica-
ba de la India a Chína y así Inglaterra equilibró su ba- na se satisficieron las necesidades monetarias de las
lanza comercial; también sirvieron los pesos mexica- islas del Pacífico y de Asia, desde Siberia hasta Bom-
nos para sufragar los gastos administrativos de los bri- bay; de las colonias británicas de América y aun de la
tánicos en la India. Antes de que se difundieran en el misma Inglaterra durante las guerras contra Napoleón.
continente asiático ya eran tan bien conocidos en Chi- Es natural que esta apremiante demanda por la plata
na que incluso se les identificaba por sus diversas ca- mexicana acuñada redundara en perjuicio de la apa-
sas de moneda; por ejemplo, a las piezas de Guadala- riencia del producto. En efecto, el acabado de las pie-
jara se les denominaba pesos del anzuelo,. pues por tal zas de Carlos y Juana es muy superior a las defor-
tomaban a la letra G; la moneda de Carlos IV fue la pre- madas macuquinas de Felipe II, pues la premura obli·
ferida y se conocía con los nombres de pesos del brujo, gaba a producir simples pedazos de metal sellados y
pesos del viejo y cabezas viejas y llegó a venderse 30% recortados para dar el peso legal; la moneda bien eje-
más de su valor intrínseco en plata y, en circunstan· cutada se encuentra desde el afio 1732 en que, con ma-
cias difíciles, alcanzó un premio de 80%. Todavía en quinaria perfeccionada, comienza la acuñación del co-
1906, cuando los pesos republicanos ya eran muy bien lumnario.
aceptados, las piezas con la inscripción CAROLVS seco- La excelente aceptación, la belleza y la fina factu-
tizaban con un premio de 40% en algunas partes de Chi- ra de esta pieza dio lugar a que algunos paises de in-
na. No todas las casas de moneda mexicanas gozaban tenso comercio se vieran tentados a fabricar monedas
del mismo prestigio, pues la de Guadalajara, por ejem- similares, como fue el caso de las piastras que hizo acu-
plo, acuñaba con una aleación de metal bajo en hasta ñar Cristián VII para la colonia danesa de Groenlan-
158
dia y cuya apariencia es casi igual a la columnaria, pues La férrea doctrina mercantilista que aplicaba Ingla-
en el anverso llevan un escudo coronado dividido en terra a sus colonias impedía a los emigrantes sacar su-
tres cuarteles que corresponden a Dinamarca (tres leo- ficiente metálico de Gran Bretaña; además, como se les
nes), Noruega (un león con hacha de guerra) y Suecia ponían trabas para operar las minas, es natural que en
(tres coronas); la leyenda es CHRISTIANVS · VII · D · G · las 13 colonias inglesas en Norteamérica, y gracias a
DAN · NOR · VAN· GOT · REX (Cristián VII, por la gracia de la cercania geográfica con la Nueva España, esos emi-
Dios, rey de Dinamarca, de Noruega, de los vándalos grantes adoptaran el uso del peso mexicano, no obs-
y de los godos); en el reverso ostentan las columnas de tante que seguían contando en libras, chelines y peni-
Hércules con corona real y la leyenda PLUS VLTRA y, en- ques. El valor del peso cambiaba en cada colonia de
tre ellas, los dos hemisferios, uno con los tres leones acuerdo con la cotización del papel moneda en circu-
de Dinamarca y el otro con el león de Noruega; deba- lación, por lo que llegó a valer desde cinco chelines en
jo, en tres cintas, la leyenda ISLAND GRONLAN PERO, que · Georgia hasta 32 chelines y seis peniques en Carolina
indica que esa moneda fue hecha para circular princi- del Sur.
palmen te en Islandia, Groenlandia y las islas Feroe; en Durante la guerra de Independencia de Estados Uni-
el perímetro el lema de Cristián VII: GLORIA · EX · AMO- dos, el Congreso emitió billetes de banco pagaderos en
RE · PATRIAE (gloria por el amor a la patria), y la fecha Spanish milled dollars (que es como en Norteamérica
en el exergo; es moneda rara que se acuñó en los años se llamaba indistintamente a las monedas españolas e
de 1771 y 1777. hispanoamericanas) o en su valor en oro y plata; tam-

Chops en moneda republicana, anverso y reverso.


159
bién se dispuso que las letras de cambio contra el Con- ñación de dólares de plata y durante treinta años ese
greso debían pagarse en pesos. pa1s quedó sin amonedación.
Una vez que Estados Unidos logró su independen- A pesar de que ya se contaba con una moneda na-
cia surgió la necesidad de crear una moneda nacional cional, en 1793 el Congreso de Estados Unidos declaró
y, así, por disposición de 6 de julio de 1785, se decidió medio legal de pago al peso mexicano (no así la mone-
que la unidad monetaria fuera el peso mexicano, que da fraccionaria, que continuó circulando paralelamente
se denominaría dólar. El dólar propiamente no seco- con la moneda fraccionaria española y la norteameri-
menzó a acuñar hasta el 2 de abril de 1792, en que se cana); otras leyes refrendaron esta disposición hasta
creó una casa de moneda. Sin embargo, por un error que el 21 de febrero de 1857 se prohibió el uso de mo-
de ensaye, su contenido de plata pura era de 371 114 neda extranjera.
granos, en vez de los 377 1/4 granos del peso mexica- Los estadounidenses que emigraban a las provin-
no. Como resultado de este error, hubo especuladores. cias del norte de la Nueva España se enfrentaban a la
que llevaban dólares estadounidenses a las colonias es- escasez de moneda menuda, por lo que recurrian a
pañolas, cuyos habitantes los aceptaban gustosos por cortar los pesos columnarios, generalmente en ocho
su aspecto reluciente y los cambiaban por pesos mexi- porciones, denominando bit (un real) a cada una; este
canos viejos, los cuales eran llevados a Estados Uni- apelativo todavía persiste y en ocasiones se oye la ex-
dos para acuñar dólares norteamericanos. Para evitar presión two bits queriendo significar la moneda nor-
esto, el presidente J efferson suspendió en 1806 la acu- teamericana de veinticinco centavos.
Las monedas del México repubhcano, como las de-
saparecidas piezas coloniales, aun predominaron so·
bre otras en Estados Unidos. Ambos pesos, el colonial
y el del México independiente, fueron muy empleados
por los capitanes de buques norteamericanos para el
comercio de esclavos y para adquirir los grandes car-
gamentos de seda que se consumían en aquel país.
También el oro mexicano circuló en Norteamérica,
desde las monedas regulares de Felipe V, hasta las de
Fernando VII, incluyendo las p rovisionales de Guada-
lajara, las de Iturbide y las de águila de perfil de la Re-
pública. Estas piezas de oro fueron de circulación le-
gal en Estados Unidos por disposición de 1834.
El peso mexicano circuló libremente en otras par-
tes de América, como en las Antillas españolas¡ en Ca-
nadá, hasta 1858 cuando dejó de ser medio legal de
pago, y en Guatemala, donde por decreto de 23 de mayo
Resello dt /nglattrra en un peso carolino, anverso. de 1811, se le había hecho de circulación legal, junto
16Ó
con las monedas de Chile, Perú y Venezuela. 1870), el gobierno estadounidense tuvo que buscar sa-
Entre 1850 y 1860 numerosas empresas que opera- lida a sus excedentes de metal; pero, como el dólar nor-
ban en México se dirigieron a San Francisco atraídas teamericano no era popular en el extranjero por tener
por la prosperidad que significaba el descubrimiento un contenido de plata inferior al del peso mexicano,
de placeres de oro en California y la oportunidad de se jntentó crear una moneda que lo sustituyera en el
efectuar fructuosas operaciones con los pesos mexica- Extremo Oriente y que, además, ahorrara a los comer-
nos, con el oro y con los bancos de Nueva York y Lon- ciantes norteamericanos la necesidad de comprar pe-
dres, pues en esa época las empresas dedicadas al trá- sos mexicanos con premio para llevar a cabo sus ne-
fico del té o la seda se dedicaban también, subsidiaria- gocios. A este fin, por ley de 12 de febrero de 1873, Es-
mente, a los negocios bancarios. La demanda de pesos tados Unidos creó el famoso trade dollar americano,
mexicanos era tal que, por ejemplo, en abril de 1852, que llegó a ser un serio rival para el peso mexicano.
se vendían en San Francisco con un premio de 5%¡ en . Se acuñó de 1873 a 1885 con un contenido de plata pura
1859 el premio llegó a 16% debido a la escasez susci- de 378 granos o sea 3/4 de grano más que la moneda
tada por la situación por la que atravesaba México; en mexicana. Como su valor intrínseco era mayor que el
marzo de ese mismo año se alivió un tanto la escasez de los dólares circulantes en Estados Unidos, Jostra-
y el premio bajó a 11.5%; en agosto se elevó a 12% y, de dollars se destinaron sólo a la exportación, aunque
entre 1861 y 1862, como la plata mexicana ya llegaba se les concedió poder liberatorio dentro del país hasta
con regularidad, el premio descendió a 8%. Además, por cinco dólares, motivo por el cual no todos emigra-
los pesos coloniales seguían siendo muy solicitados en ron al Extremo Oriente.
China, así que se hacía gran acopio de ellos en México
para enviarlos al Asia vía Londres.
El reverso de la moneda colonial de busto, precur-
sora del dólar norteamericano, se representó durante
algún tiempo, hasta 1857, en algunas variedades de bi-
lletes de banco o vales en circulación en Estados Uni-
dos como símbolo de poder adquisitivo y de garantía
implícita. Así, por ejemplo, un billete de doce y medio
centavos norteamericanos llevaba la imagen del reverso
de un real mexicano; otro, de cincuenta centavos, la de
cuatro reales; otro de dos dólares, las de un real de a
ocho y de un dólar norteamericano de plata, para sig-
nificar igualdad de valor o conveniencia de intercam-
bio entre las dos monedas; en otro billete de cinco dó-
lares se mostraba el anverso de cinco de nuestros rea-
les coloniales de a ocho, y así sucesivamente.
Moneda brasileña sobre cospel de moneda colonial
Al descubrirse las minas de plata de Nevada (1860- mexicana, revérso.
l 61
El trade dollar alcanzó rápidamente un buen mer- que fuera en la circulación monetaria y. si bien el águila
cado y llegó a pensarse que desplazaría al peso mexi- del trade dallar era semejante a la de México. el rever-
cano y a otras mónedas por su mayor ~ontenido de pla- so era completamente distinto. Debido a ello estas mo-
ta, su buena ejecución y hermoso grabado. Estas mo- necias regresaron en grandes cantidades a su país de
nedas se enviaron a China y a Japón, donde fueron origen donde compitieron con el dólar común, pues con-
recibidas, al principio, con gran entusiasmo. Circula- venía cambiarlos como metal. Esta especulación cesó
ron como moneda en Singapur, Penang1 Bangkok y Sai- el 22 de julio de 1886 al dejar de ser los trade dollars
gón, y se les vendía por su peso y ley en Swatow1 Amoy, monedas de circulación restringida y prohibirse a las
Fu-Cheú y Cantón. En Hong Kong, aunque sin fuerza casas de moneda recibir plata para fabricar esas pie-
liberatoria, eran aceptados. bajo ciertos arreglos, por zas; la ley del 3 de marzo de 1887 las retiró definitiva-
las casas bancarias. Sin embargo, contrariamente al de- mente de la circulación.
seo de Estados Unidos de hacer del trade dallar la mo- Otro intento de sustitución de los pesos mexicanos,
neda legal de los chinos, éstos pronto descubrieron su que se remonta al siglo XVII, fue el de la reina Isabel
relativo elevado contenido de plata, por lo que fundie- de Inglaterra, quien al aprobar la formación de la East
ron esa moneda y retornaron al uso del peso mexica- India Company, prohibió a ésta el transporte de rea-
no. Por otra parte, acostumbrados los chinos a la mo- les de a ocho a las Indias Orientales, a pesar de consti-
neda mexicana, que había sido el medio de cambio du- tuir estas monedas un medio indispensable para el co-
rante siglos, rechazaban toda alteración por superficial mercio. Los comerciantes argumentaron que las mo·
nedas de plata isabelinas eran desconocidas en esa
parte del mundo y por tanto inaceptables. Con tal mo-
tivo, la casa de moneda británica fue obligada, por dis-
posición de 11 de enero de 1600, a fabricar monedas
especiales para el comercio con la India, con el peso
y la fineza de las piezas mexicanas de a ocho. Esas mo-
nedas llevaban la efigie de Isabel por un lado y el ras-
trillo heráldico por el otro, por lo que eran conocidas
como portcullis (verja lavadiza) crown o moneda de.la
India. Hay que agregar que Holanda reaccionó inme-
diatamente y en 1601 la United Amsterdam Company
emitió una moneda parecida. Como era de esperarse,
la moneda de la India no tuvo aceptación en el comer·
cio asiático. La reina murió en 1603 y su sucesor, Ja-
cobo I, abolió las restricciones dictadas contra los rea-
les de a ocho.
Sin embargo, el intercambio comercial aumentaba
Resello de lnglaterra en ocho reales de. Carlos IV,
anverso. y con ello la demanda de la moneda española, la cual
162
se recolectaba en todos los puertos del mundo para fraude se descubrió rápidamente y la moneda bajó de
usarla en el comercio con China. La escasez de moneda valor hasta su verdadero contenido de plata pura. Por
se hizo tan grande que, por 1773, el pago de los artícu- la observación de la fecha, esas piezas eran fácilmente
los chinos se hizo con opio llegando el tráfico de éste reconocidas y rechazadas. Así fracasó este intento de
al grado de que los chinos no sólo cambiaban su seda falsificación oficial de la moneda mexicana.
y su té por opio, sino también su plata. En 1779 hizo Inspirado en este experimento de Inglaterra y al es-
crisis la rivalidad entre Espafia e Inglaterra, por lo que casear los auténticos pesos mexicanos el gobierno chino
la East India se vio imposibilitada para obtener, como se dedicó a fabricar pesos carolinos, pero como care-
hasta entonces, los grandes cargamentos de moneda es- cía de las instalaciones adecuadas encargó la manu-
p~ola de plata que necesitaba. Por ello, esta compa- factura a orfebres privados con la advertencia de que
ñía no tuvo cortapisas en obtener los troqueles y el equi- las piezas no debían llevar más de l0 % de metal bajo.
po necesarios para falsificar piezas de ocho reales de , Con numerosos artífices trabajando en forma indepen-
Carlos III con el año 1778, proyectando fabricarlos con diente y cada uno tratando de sacar el mayor prove-
el peso exacto y la fineza de la moneda mexicana, pero cho posible, se inundó el mercado con una variedad de
la acuñación se confió a la Casa de Moneda de Cantón imitaciones de baja ley que no tardaron en ser deva-
y a operarios nativos; y no pasó mucho tiempo para que luadas, pues algunas llegaban a tener hasta 50% de
éstos comenzaran a rebajar la ley llegando a fabricar · aleación. Se desautorizó el trabajo de los orfebres, pero
piezas de seis partes de plata y cuatro de aleación. El continuaron las falsificaciones de los particulares.

J, • \ l
l

Reselln de Inglaterra en ocho reales de Carlos IV,


anverso y reverso.
163
Otro tipo de alteración de que se valían los chinos La costumbre de los chops subsistió durante mu-
consistía en sacar un pedazo del centro de la moneda, chos años en Cantón, al sur de China, y fue sanciona-
rellenar el hueco con plomo y cubrirla con una delga- da legalmente en Hong Kong por disposición del 21 de
da lámina de plata. Como el gobierno chino no era lo octubre de 1865. Con el gran auge del siglo XIX comen-
bastante fuerte para retirar de la circulación tanta mo- zó la prosperidad de Shangai, al norte de China, y la
neda espuria como protección al público ni tenia ser- decadencia de Cantón. Los mercaderes del norte no gus-
vicios bancarios que la detectaran y destruyeran, los taban de las piezas con chops, pues el pagar con ellas
propios comerciantes establecieron un método de auto- les significaba un premio que beneficiaba a los cam-
protección consistente en estampar con un troquel de bistas locales.
acero, en la moneda que se consideraba buena, un pe- Algunos paises europeos intentaron también hacer-
queño símbolo distintivo del comerciante llamado chop. le la competencia a los pesos mexicanos, para que sus
Esta práctica era seguida por cada comerciante a me- .comerciantes se ahorraran el variable premio y las di-
dida que pasaba la moneda por sus manos y se exten- ficultades de su obtención. Dicha competencia se lle-
dió a las islas de las Indias Orientales y a las Filipinas. vó a cabo con la fabricación en gran escala de piezas
Si bien con esta medida se demostraba que el interior monetarias del mismo tipo que el trade dollar, que se
de la moneda era de plata, a cada impresión perdía un. conocen genéricamente con el nombre de dólares o pe-
poco de metal, de manera que quedaba reducida a un sos de comercio.
pedazo informe de plata, útil sólo para fundir. El primer peso de comercio europeo fue el Hong
Kong dollar, que se fabricó en Londres en 1863 y 1864
con la finalidad de enviarlo al Extremo Oriente; como
era incosteable su traslado hasta China, en mayo de
1866 se estableció una casa de moneda en Hong Kong,
donde se acuñaron desde luego piezas fraccionarias y
después pesos de comercio. Del dólar de Hong Kong
hubo dos emisiones: una, con un contenido de plata fina
de 24 gramos 435 milésimos, y otra de 24 gramos 260
milésimos. En abril de 1867, Inglaterra aprobó una ley
para los Straits Settlements (Establecimientos de los
Estrechos), que instituyó como moneda legal el dólar
de comercio británico, pero fue otro experimento que
fracasó; los chinos aceptaban las piezas con dificultad
y descontaban 1% a los dólares y 25 a la moneda frac-
cionaria¡ no fue posible, pues, sustituir al peso me-
xicano. La Casa de Moneda de Hong Kong fue clausu-
rada en 1868 y la maquinaria se vendió a Japón, que
Holley dollar, Nueva Gales del Sur, anvérso. estableció una casa de moneda en Osaka, donde por
164
ley de 187 l se acuñó el trade yen de 900 milésimos de dollar en 1895¡ se aceptaba, asimismo, en los puertos
fineza. de Corea, Formosa, Indochina, Siam y China.
En esa época, el peso mexicano experimentaba una La expansión del comercio obligó en 1897 a exigir
crisis por haberse cambiado en 1869 el disefio de los la entrega de ciertos años de emisión de las piezas de
pesos de resplandor por el de balanza; además, se se- un yen que tenían en reserva los bancos japoneses para
ñaló un impuesto a su exportación de tal manera que, volverlos a lanzar a la circulación con el signo chino
en vez de una prima, el nuevo peso sufrió un descuen- gan, que significa plata, impreso en un pequeño círcu-
to de tres o cuatro por ciento respecto a su valor in- lo, con la intención de que los banqueros chinos acep-
trínseco. Por ello, el gobierno mexicano suspendió su taran la moneda sin ponerle chops. Por decreto de mar-
acuñación y, por la ley de 29 de mayo y circular de 19 zo de J897, Japón desmonetizó la plata y adoptó el pa-
de junio del año 1873, restableció el cuño de la pieza trón oro; pero el yen de plata continuó acuñándose
de ocho reales. . hasta 1914.53
Las circunstancias anteriores constituían una opor- Otros países europeos hicieron acuñar pesos de co-
tunidad y Japón quiso también tener su peso de comer- mercio para que circularan en sus dependencias. Fran-
cio, por lo que la Casa de Moneda de Osaka comenzó cia, por ejemplo, emitió para Indochina, exclusivamen-
a emitir un yen de plata de 416 granos y de 900 milési- te, la piastra de comercio a la cual se llamó la mujer,
mos de fino con la intención, no de sustituir el peso me- porque aparece en la moneda la alegoría de la repúbli-
xicano ni hacerle competencia eQ el mercado chino, ca, tal como figura en el escudo de Francia. La piastra
sino para hacerlo medio de pago legal en los puertos
de Japón que estaban abiertos al comercio internacio-
nal. Se acuñó con los años 1870, 1871, 1872, 1874 y 1875
pero, advirtiendo los progresos que hacia el trade da-
llar norteamericano, los japoneses recurrieron a la acu-
fiación de piezas también de 420 granos e incluyendo
en idioma inglés la inscripción 420 GRAINS TRADE no.
LLAR 900 FINE; se acuñó de 187 5 a 1877 y se la designó
como boeki-gin; en 1878 tanto esta moneda como el yen
de 416 granos se declararon de curso legal para todo
el imperio japonés, pero en ese mismo año el boeki-gin
fue descontinuado, pues se observó que era acaparado
para reacuñado. Además, los pesos mexicanos afluían
en grandes cantidades. Se reanudó, pues, el troquela-
do del yen de 416 granos, que se convirtió en el más
serio rival de la moneda mexicana, pues tuvo gran ace¡r
tación en el archipiélago malayo y en los Establecimien-
tos de los Estrechos hasta la introducción del British Resello de Manila en ocho reales de Carlos IV, anverso.
165
se comenzó a acuñar en París en 1885, pero se cometió por real orden de 2 de febrero de 1895 el British do-
el mismo error que en Estados Unidos, pues su conte· llar, que desde el primer momento resultó un fuerte
nido metálico era igual al del trade dollar norteameri- competidor de la moneda mexicana en los mercados
cano, por lo que fue absorbida rápidamente por los chi- de Oriente. En virtud de estar ociosas las casas impe-
nos para atesorarla o fundirla. El gobierno francés re· riales de Calcuta y Bombay, se encomendó a éstas la
dujo en 1895 el peso de la piastra de comercio a 416 fabricación de la nueva moneda mediante un cargo de
granos y entonces circuló libremente junto con el yen uno por ciento. La moneda resultó una reproducción
japonés y el British dollar introducido en ese año. Hasta del dólar de Hong Kong en su segunda emisión, del yen
principios del siglo xx, el peso mexicano y la piastra ligero y del peso mexicano, y se dispuso que este últi-
de comercio fueron moneda legal en Indochina, pero mo siguiera considerándose como de curso forzoso en
el peso fue desmonetizado y se dejó sola a la piastra. los Establecimientos de los Estrechos, en Hong Kong
La acuñación se efectuó en París, pero una buena par- ~ en Labuan y que el Bri'tish dollar, el peso de Hong
te, en 1921y1922, se fabricó en Birmingham (Inglate- Kong y el yen se admitieran como valores absolutamen-
rra) y San Francisco (Estados Unidos). te iguales al peso mexicano. Bombay acuñó casi todas
La escasez de pesos mexicanos causada por la baja las emisiones del British dollar, las que llegaron a un
de la plata y por la insuficiente moneda circulante en total de 275 millones de piezas; Calcuta fabricó una mí-
Hong Kong y los Estrechos hizo que, a petición de la nima parte, y Londres unos 10 millones de piezas. En
Cámara de Comercio de Hong Kong, Inglaterra acuñara 1903, los Establecimientos de los Estrechos adoptaron
un dólar exclusivo y prohibieron la importación y circu-
lación del peso de comercio británico y del peso mexi-
cano. Por otra parte, las provincias chinas comenza-
ron a acuñar dólares de plata y lanzaron la primera emi-
sión en 1899 con un peso de 416 granos y 900 milésimos
de fineza. A medida que aumentaba la acuñación na-
cional en China, disminuía la circulación de los British
dollar, cesando la fabricación de éstos al comienzo de
la primera guerra mundial, reanudándose en 1925, en
Londres, y continuó hasta 1935; pero en realidad po-
cas piezas se pusieron en circulación porque los bi-
lletes de banco sustituyeron a la plata como medio
circulante.
Las causas por las que el peso mexicano perdió te-
rreno como moneda internacional fueron, en resumen,
las siguientes: el establecimiento de una casa de mo-
Resello de Azores en ocho reales de Fernando Vil,
neda en las islas Filipinas por real orden de 8 de sep-
anverso. tiembre de 1857; el cambio de cuño decretado por el
166
gobierno mexicano el 27 de noviembre de 1867; la com- cuarto del siglo XIX se encuentran monedas brasileñas
petencia que le hicieron los pesos de comercio; la de- reselladas o estampadas sobre reales de a ocho de Car-
preciación de la plata, que se inició en 1873; la paula- los IV y Fernando VII, porque le era difícil a ese paf s
tina creación de una moneda nacional en China, y la acuñar plata extraída de sus minas debido al control
reforma monetaria de 1905, por la que México adoptó que Gran Bretaña ejercí.a sobre las minas brasileñas.
el patrón oro al igual que Oriente y las más importan- En realidad, Brasil se servía de los pesos mexicanos
tes naciones europeas. como cospel por lo que, mediante una cuidadosa ob-
Al proclamarse la República China en 1912 se fa- servación, se pueden advertir vestigios de impronta de
bricaron nuevas unidades monetarias con un alto con- la moneda original.
tenido de plata y para 1926 comenzaron a escasear las A fines del siglo XVIII Inglaterra experimentó una
monedas mexicanas 1 terminando así un reinado de más escasez interna de moneda de plata¡ por otra parte, se
de tres siglos y medio. . había perdido la confianza en los billetes de banco de-
Con frecuencia el peso mexicano utilizado en tie- bido al pánico comercial que se registró en 1793 y que
rras extranjeras sufría alteraciones para identificarlo se agudizó cuatro años después, por lo que el Banco
como moneda aceptada en determinado país. En gene- de Inglaterra suspendió sus pagos en efectivo. Para
ral, y aparte de los chops en China, esta identificación aliviar la escasez de moneda circulante, el banco hizo
consistía en la contramarca, aunque también se encuen- resellar los reales de a ocho que en grandes cantida-
tra el recorte y la perforación debido a las necesida- des se habían capturado a los galeones españoles. El
des cambiarías del país que recurría a la moneda me-
xicana. Algunos ejemplos ilustrarán lo anterior.
En 1765 el gobierno inglés en Canadá dispuso que
los pesos españoles fueran de aceptación obligatoria
en ese territorio poniéndoles una contramarca, en tres
líneas, de las siglas GR s ORD que ocupaba toda una
cara de la moneda y cuyo significado más probable es
el de G(eorge) R(ex) s(chelines) ORD(en) u ORD(enanza).
Para remediar la escasez de numerario en Brasil,
el rey Juan IV de Portugal (1640-1656) permitió la circu-
lación de reales hispanoamericanos de ocho y de cua-
tro con un valor de 480 y 240 reis respectivamente, pun-
1

zonados con una corona de encina.


Al terminar el siglo XVII y principiar el XVIII se ins-
talaron las casas de moneda de Río de J aneiro, Bahía
y Pernambuco, cuyas producciones no desplazaron por
completo a la moneda mexicana, la que solamente re-
Resello de Curaf'aO en un fragmen to de ocho tea/es,
cibió un nuevo resello al revaluarse ésta. En el primer anverso y reverso.
167
resello consiste en un pequeño óvalo con el busto de caso semejante al de Brasil, por lo que se advierte tam-
Jorge 111 impreso en el cuello de la efigie de Carlos IV, bién en algunos pesos resellados la impronta mexica-
dando a la moneda el valor de cuatro chelines nueve na. Las nuevas piezas inglesas lanzadas a la circulación
peniques. Esta contramarca dio lugar a los siguientes el 21 de mayo de 1804, llevan en el anverso la efigie de
versos satíricos: The Bank, to make their Spanish Do" Jorge 111 con la inscripción GEORGIUS IIl DEI GRATIA
llar pass,/ Stamped the head of a fool on the neck of REX; en el reverso se ve la figura de Britania con las
an ass (el banco, para hacer circular sus pesos espafio- palabras FIVE SHILLINGS DOLLAR BANK OF ENGLAND, l804.
les, /grabó la cabeza de un tonto sobre el cuello de un Se ordenó retirar las antiguas piezas espafiolas, y a pe-
asno). Emitidas en marzo de 1797, estas monedas fue- sar de la amenaza de pena de muerte la falsificación
ron falsificadas inmediatamente, por lo que a princi- continuó con las nuevas monedas. La emisión original
pios de 1804 se procedió a preparar un nuevo resello, legítima fue atesorada y el gobierno, en abril de 1810,
esta vez de forma octagonal, con la vana esperanza de. lanzó una nueva moneda que no llegó a circular por-
desalentar a los falsificadores. Por ese tiempo Ingla- que se esperaba un alza del precio de la plata.
terra capturó un barco espafiol con tres millones de También algunos bancos particulares de Inglaterra
monedas, casi todas ellas reales de a ocho; un hábil fa- y Escocia recurrieron al resello de los reales de a ocho
bricante de botones, empleando una máquina, consi- asignándoles un valor que fluctuaba entre cuatro che-
guió borrarles casi toda la impresión original de am: lines seis peniques y cinco chelines cinco peniques,
has caras, que se sustituyó por otra impronta. Fue un creando así el bank dallar.

Co11tramarcas de Guayana Inglesa en ocho reales Contramarcas de la is la Guadalupe en ocho reales


de. Carlos IV, anverso. de. Carlos I V, anverso.
168
Se atribuye a Holanda un resello punzonado con- trópolis sino que eran declaradas de éirculación legal
sistente en dos eslabones de la orden del Toisón de Oro solamente por leyes locales. Era natural que los me-
en moneda colonial macuquina de México. dios de cambio constituyeran en esas colonias, desde
La contramarca MR en monograma se atribuye a su fundación y hasta 1825, aproximadamente, un pro-
Mozambique y se encuentra solamente en moneda co- blema muy particular surgido por el hecho de que sólo
lumnaria mexicana. en teoría la moneda nacional seguía a los colonos, pues
En Nueva Gales del Sur (Australia) se creó el ho- las escasas piezas que traían consigo pronto emigra-
lley dollar o ring dollar, que consistía en moneda virrei- ban por la compra de artículos europeos, mientras que
nal, mexicana principalmente, a la que se hacía una per- para las necesidades internas del comercio de la colo-
foración circular; al anillo resultante se le ponía el re- nia se usaba algún producto local como madera, taba-
sello FIVE SHILLINGS en el anverso y, en el reverso NEW co, azúcar, ron, etcétera.
SOUTH WALES, y la fecha. Los centros circulares se de- . La población y el comercio, que crecían cada vez
nominaban dump y valían 15 peniques. más, obligaron a introducir una mayor cantidad de mo-
En las islas Azores, por ley de 31 de marzo de 1887, neda acuñada, por lo que los gobiernos locales procu-
se resellaron piezas hispanoamericanas con el punzón raban retenerla mediante la adopción de expedientes
de una corona real sobre las iniciales G.P . (gobierno tales como el de incrementar su valor, el de establecer
portugués) en el anverso y reverso de las·J>iezas de ocho relaciones de la plata con el oro, o el de introducir pa·
y de cuatro reales. pel moneda o fabricarlo. No obstante la insistencia ante
Cuatro diferentes resellos de moneda mexicana vi-
rreinal y de la independiente se llevaron a cabo en Ma-
nila el año de 1828 y en los subsiguientes.
En numerosas monedas americanas de cuño moder-
no se ha encontrado el resello de una llave, que se atri-
buye a Cuba. Sin embargo, no está probado que ese sig-
no sea propio de aquel país y es probable que muchas,
si no es que todas las llaves que figuran en la moneda
mexicana, hayan sido punzonadas en una hacienda de
México, llamada de La Llave, en el estado de Veracruz.
En posesiones de Francia, Holanda y especialmen-
te de Inglaterra, en las Antillas, se encuentra gran di-
versidad de contramarcas y resellos aplicados a mo-
nedas de México y de otros paf ses desde fines del siglo
XVIll y principios del XIX. Su origen es difícil de deter·
minar debido a las escasas fuentes de información. Es-
tas acuñaciones, propiamente de necesidad, general-
Contramarca de Jamaica en moneda de mundos
mente no estaban sancionadas por las respectivas me- y mares, reverso.
169
las respectivas metrópolis para que autorizaran acu- Damos en seguida algunos ejemplos de las modifi-
ñaciones locales, muy pocas solicitudes fueron apro- caciones a las monedas extranjeras, sobre todo mexi-
badas; urgidos por la necesidad, los.colonos y opera- canas, que hacían los colonos antillanos para arbitrarse
rios especializados, faltos de maquinaria, recurrieron numerario.
a medidas provisionales, principalmente la de mutilar En la isla de Cura~ao, ocupada alternativamente por
las monedas existentes, ya sea cortando las piezas en holandeses e ingleses, sus contramarcas consistían, en-
segmentos para obtener valores más pequeños o per- tre otras, en una flor de cinco pétalos y un punzón con
forando el centro de las monedas y dando al ring y al el número 21 (sous) en un cuarto de real de a ocho; el
bocado resultantes valores específicos; también se re- número tres estampado en un quinto de ocho reales,
curría a la inserción de un trozo de metal (plug) en una el número seis en un real, la letra e, etc. Estas piezas
moneda, generalmente de oro, a fin de ajustar su peso también circularon en las islas de Aruba, Bonaire y San
al patrón local, sin faltar tampoco la antigua costum- . Eustaquio.
bre de contramarcar; en fin, se utilizaron todas las for- En la isla Dominica la escasez de numerario inglés
mas de mutilación existentes, a veces una sola, más a o francés hizo adoptar una moneda de necesidad cons-
menudo wia combinación de ellas, mutilaciones que tituida por fragmentación y perforación de reales de
en cada colonia tomaban formas diferentes para lograr ocho, de cuatro y de dos cuyos segmentos y bocados
el objetivo adicional de evitar la exportación de los me- corrían por el valor de bits. El real de ocho perforado
dios cambiarios. tenia el valor de ocho chelines y tres peniques y el seg-
mento central valía un chelín tres y medio peniques.
Había varios resellos con numerales coronados que in-
dicaban el número de bits.
En la Guayana Británica, que comprendía las colo-
nias de Esequibo, Demerara y Berbíce, la contramar-
ca consistía en una perforación circular punzonada con
el nuevo valor de 3 G (tres guilders); el centro, extraído
con sacabocados, el de 3 B (tres bits).
La isla de Guadalupe, también dominada alterna-
tivamente por Inglaterra y Francia, tenia por contra-
marcas las siglas RF G, G coronada, G radiante, GLD
(Guadeloupe la Désirade). Algunos resellos llevaban
además el valor de la moneda o del.segmento. Las su-
cesivas ocupaciones de los ingleses motivaron resellos
en la propia moneda inglesa, en la francesa, en la me-
xicana, etcétera.
En Jamaica siempre abundó la moneda, por lo que
Resellos de Santa Lucia en un fragmento de moneda
de Carlos IV, anverso y reverso. no hubo necesidad de recurrir a monedas de emergen-
170
cia como en otras colonias, autorizándose solamente huye la contramarca SM dentro de un óvalo en reales
en 1758 el punzonamiento de monedas de oro y plata de a ocho de México, juntamente con el monograma VB
de buena ley con las siglas, a veces coronadas, G.R (Geor- que quizá fueran las iniciales del que pudiera llamar-
gius 111 Rex) en ambas caras. se ensayador. Esta contramarca también se ha atribui-
A las islas Los Santos, de las de Guadalupe, se les do a la isla Margarita.
atribuye el punzonamiento de la letra s sobre fragmen- En Tobago, de los ingleses, la perforación consis-
tos de moneda hispanoamericana de un medio y de un tía en un agujero octagonal y el valor de ocho chelines
cuarto de real de a ocho. tres peniques; el segmento extraido, nueve peniques.
En la Martinica, posesión francesa, el dinero co- Tórtola, isla de las Vírgenes, contramarcó y cortó
rriente era el de la metrópoli, así como monedas de Es- la moneda colonial con la palabra TORTOLA con caligra-
tados Unidos, brasileñas, españolas e hispanoamerica- fía muy irregular por tratarse de un punzón rudimen-
nas que se cortaban, perforaban y contramarcaban. . tario. Los franceses, durante su ocupación, estampa-
Cada cuarta parte de un real de a ocho valía tres esca- ron la letra s, generalmente por triplicado.
linos o 45 sous; cada cuarta parte de un real de a cua- Muc.:hos y muy variados ejemplos se podrían pre-
tro valía un escalino, siete sous y seis deniers, o sea 22 sentar, pero es suficiente con los anteriores para dar
112 sous; cada tercera parte de un real de a dos valía una idea de las vicisitudes por las que atravesó el peso
un escalino o 15 sous. Parece que en el periodo de ocu- mexicano en las colonias europeas de las Antillas ma-
pación de la isla por parte de los ingleses, aunque es yores y menores.
más probable que hayan sido los franceses, se perfo-
raron piezas de tipo columnario procedentes de Méxi-
co desde el real de a ocho hasta el medio real y el valor
del segmento extraído en forma de corazón circulaba
según fuera su tamaño. Otra de las contramarcas era
la letra M incusa, que también sirvió para Montserrat
y San Martin; otra, la letra M dentro de un círculo o
de un óvalo. Una de las contramarcas de Montserrat
consiste en la letra M hecha con un punzón cuadrado;
otra es un óvalo con un número coronado (que indica
el valor en peniques) y debajo la letra M.
En Santa Lucía, alternativamente inglesa o france-
sa, se recurría a recortar moneda hispanoamericana
y punzonarle una contramarca. Otras marcas consis-
tían en anillos simples, duplicados y triplicados en mo-
neda segmentada; SL en monograma, o s. Lucie en seg-
mentos que dividían la moneda en tres partes.
Resello de Tórtola en un fragmento de ocho reales
A Santa Marta, provincia de Colombia, se le atri- de Carlos lll. anverso y reverso.
171
172
MEDALLÍSTICA MEXICANA

LAS PRIMERAS MEDALLAS.


FUNDACIÓN DE LA ESCUELA DE GRABADO.
LA ACADEMIA DE SAN CARLOS DE NUEVA ESPAJVA.
PRINCIPALES GRABADORES. DESCIUPCIÓN DE PIEZAS NOTABLES

a capacidad ilimitada para inventar es religiosas, se acuñaron piezas conmemorativas para ser
una de las características fundamenta- repartidas entre el pueblo reunido en las grandes ciu-
les del hombre, quien no sólo inventa dades. Muy pronto, todo el mundo clásico adoptó la
cuando construye sino cuando concibe un costumbre de emitir medallas para conmemorar sus
........ nuevo uso para objetos que encuentra en propios fastos, aunque no se sabe en qué momento el
la naturaleza. 54 La concreción de un nuevo objeto es ingenio humano otorga a la moneda un uso menos pro-
siempre resultado de una larga serie de experiencias -5aico y la transforma como inédito fruto de su crea-
en las cuales se recoge la memoria colectiva de la hu- ción, en medalla.ss
manidad. Así, la acuñación de monedas es el final del En un principio, las medallas emitidas eran fundi-
largo camino recorrido por el hombre desde los albo- das en moldes y se utilizaba para ello la técnica de la
res de la civilización. Griegos y romanos dominaron la cera perdida,56 más tarde fueron grabadas. Hacia los
circulación monetaria del mundo conocido de su tiem- siglos XIV y XV la técnica alcanzó tal perfección que
po; utilizaron metales preciosos y convirtieron las mo- a partir del Renacimiento esas piezas ocuparon un lu-
nedas de un simple objeto utilitario en materia de arte; gar relevante entre las manifestaciones artísticas tan·
los más notables artífices tallaban los cuftos para per- to por la belleza de sus diseños como por la variedad
petuar en ellos las efigies de sus gobernantes deifica- de sus temas y la calidad en su talla. Dejaron de ser
dos. En Roma, durante las celebraciones de entroni- simples piezas de artesanía para convertirse en verda-
zación, al triunfo de una batalla, al realizar ceremonias deras obras de arte. Se utilizó entonces la técnica del
173
grabado en hueco. Éste es en realidad una escultura raíces indígenas y de su conjunción nació el arte mexi-
de bajo relieve en miniatura, sólo que la obra se reali- cano. Es curioso, sin embargo, observar cómo lamo-
za mediante incisiones en matrices de acero sobre las narquía española, tan celosa de resguardar sus colo-
cuales se presiona el metal para captar el relieve. Los nias de cualquier influencia que las alejara de su ám-
grabadores deben conocer la técnica que les permita bito politico, religioso o económico, no se preocupó
concebir una obra a la inversa, como si fuese un nega- demasiado por vigilar las tendencias artísticas en la
tivo; para ello es necesario tener el ojo que intuya el Nueva Espafia; de manera que hasta el siglo XVII exis-
acabado final en el relieve. La Europa moderna reco- tió una relativa independencia en el criterio de los ar-
gió la tradición clásica de la medallística, la transfor-. tistas, quienes poco a poco estuvieron menos subordi-
mó y la exportó a sus colonias. nados al gusto espafiol con el beneficio de una mayor
La Nueva Espana desde su fundación siguió los pa- originalidad. En la Nueva España se da vuelo a la ima-
trones españoles en casi todas las manifestaciones ar- . ginación y surgen obras tan distintas a sus modelos his-
tísticas, tanto en arquitectura como en pintura y otras pánicos que a veces poco queda de su origen.
artes menores; testimonio de esto son las portadas pla- En el siglo XVIII, el de la Ilustración, Europa asis-
terescas de monumentos civiles o religiosos del siglo te a un redescubrimiento de la libertad de pensamien-
XVI y posteriormente el gusto por el arte barroco que to, motivo de alerta para las monarquías que vieron en
prosperó en el Nuevo Mundo mucho más que en la mis- esta nueva edad de la razón una amenaza contra las
ma España. A la influencia europea se añadieron las bases de la sociedad establecida. Los ideólogos de la
monarquía coincidieron con los pensadores indepen-
dientes en la proposición de que "el hombre es libre
para pensar", siempre y cuando éste piense como el
Estado. ¿De qué manera se podía dirigir el pensamien-
to del hombre común, sin atentar a la libertad y al
mismo tiempo evitar su distanciamiento de las conve-
niencias monárquicas? Mediante el establecimiento
de una institución heredada del mundo clásico: la Aca-
demia.57
El origen moderno de esta institución se remonta
al siglo XVI, aunque alcanza su esplendor a principios
del XVII, cuando su influencia se extiende por gran par-
te de Europa, desde Alemania hasta.Inglaterra; en Es-
paña se fundaron desde 1752, año del nacimiento de
la de San Fernando de Madrid; las de Barcelona, Zara-
goza, Valladolid y Cádiz nacen entre los años 1775 a
1789. La institución llegó a México y en 1785, aun an-
Carlos III, San Miguel El Grande, plata, 1761;
grabador F. Casanova, anverso. tes que en Cádiz, se inaugura solemnemente la Real
174
Academia de San Carlos de Nueva España. No es posi- verdadero buen gusto; en suma, habrían de instaurar
ble conocer el proceso en el cu~l se engendró esa idea, una especie de "ministerio del gusto".
pero es fácil suponer que fue parte de todo el sistema Como primer paso, se nombró grabador mayor de
de centralización del poder que ejercieron los Borbo- la real Casa de Moneda de México al artista valencia-
nes para mantener más sujetas a sus colonias. Lo que no Gerónimo Antonio Gil, quien traía instrucciones de
sí conocemos es la vía por la cual cristalizó esa idea. fundar una escuela de grabado en la propia casa de mo-
Establecido el gobierno virreinal, España regulaba to- neda, ya para entonces una de las más prestigiosas del
dos los asuntos de la Nueva España; los conceptos es- mundo. Los punzones y cuños de las primitivas mone-
téticos implantados fueron los que traían los fundado- das mexicanas llegaban de España, posteriormente, al
res, los conquistadores y los frailes, quienes poseían incrementarse la importancia de la ceca, ésta necesitó
una visión medieval del mundo porque, como todos sa- de sus propios grabadores; sin embargo, no fue sino has-
bernos, España, virtud a la Contrarreforma, vivió un . ta el siglo xvm cuando existió propiamente un talla-
renacimiento tardío. dor de cuños. El nombre más antiguo que se conoce
Las primeras "fábricas"58 levantadas en. América es el de Francisco Prieto, en 1767; le sucedió en el car-
fueron concebidas por españoles; pero al consolidar- go Alejo Madero y, a su jubilación, obedeció el nom-
se la colonización entran en escena una segunda, ter- bramiento de Gerónimo Antonio Gil, quien llegó en
cera y cuarta generaciones de españoles "aindiados" 1778. Según parece Gil era artista de renombre en Es-
quienes ayudados por artífices mexicanos españoliza- paña y, aunque no había alcanzado las alturas de algu-
dos concibieron nuevas formas; se dio entonces el mes-
tizaje no sólo en la raza sino en la cultura, que se ma-
nifiesta con el curioso relajamiento de los lazos colo-
niales, causa de la originalidad artística plasmada en
las diversas expresiones del barroco mexicano, tan poco
apreciado en la España de ese tiempo y que aún ahora
resulta poco grato a los ojos de los peninsulares; pero
en el siglo XIX, cuando tuvo un resurgimiento la Aca-
demia, se horrorizaron y llegaron a la conclusión de
que el arte mexicano era vulgar y de mal gusto, tan sólo
por no seguir los cánones marcados por la metrópo-
li;59 de tal manera que en el siglo XVIII, cuando se ma-
nifiesta arrolladoramente la influencia francesa, fue in-
dispensable la creación de un instituto rector para la
instrucción técnica a pintores, escultores, arquitectos
y grabadores de la Nueva España capaz de orientar a
los artistas hacia las reglas ''determinantes de la be-
Femando VII, El comercio, plata, 1809;
lleza"; una escuela que inequívocamente enseñara el grabador Tomás de Suria, reverso.
175
nos pintores de su época, era considerado como uno rehusó acompañarlo a la Nueva España, y hubo de ser
de los mejores en su especialidad. Egresó con la pri~ recluida en un convento. Es probable que a su arribo,
mera generación de alumnos de la Academia de San el valenciano no haya tenido la idea precisa de la fun-
Fernando, en Madrid, en la cual adquirió una sólida dación de la Academia, pero las necesidades reveladas
formación académica; fue discípulo de Tomás Prieto, en la práctica le debieron sugerir la posibilidad de ins-
grabador mayor de la Casa de Moneda de Madrid, y talarla. En esos años la casa de moneda acuñaba de
ganó el privilegio de ocupar el alto cargo de la Casa 12 mil a 13 mil marcos diarios y sólo contaba con dos
de Moneda de México, como premio por la elaboración aprendices, pensionados por la institución, para ins·
de la qi~dalla para el Montepío de los cosecheros de -t ruirse en las artes de vaciado, fundido y grabado de
Málaga; su prestigio estaba ya asentado debido a su tra- monedas. Por otra parte, el visitador, José de Gálvez,
bajo de grabador en algunas medallas de proclamación había solicitado un inventario de piezas de arte para
de Carlos III. pestinar algunas a la Nueva España, por lo cual es pro-
Gil llegó a México acompañado de sus dos hijos, Ga- bable que la idea de fundar la Academia se haya gene-
briel y Bernardo, y dos aprendices, José Estebe y To- rado a partir de ese momento. Al llegar a México, Gil
más Suria, quienes más tarde habrian de figurar en la trajo consigo una selecta biblioteca y una colección de
nómina de grabadores de la casa de moneda. De su vida modelos clásicos: cabezas, manos, pies, bajorrelieves,
personal se tienen pocos datos, pero se conoce el he- bustos de yeso, moldes de azufre, etcétera.
cho de que estuvo casado con Magdalena Ramos, quien Las clases del taller de grabado se iniciaron de in-
mediato con los aprendices que ya existían y los cua-
tro que venian con Gil en los propios locales de la casa
de moneda, unida por entonces al palacio virreinal. Muy
pronto se dieron cuenta de lo inadecuado del local por
el ruido de las máquinas que impedía la concentración
de los estudiantes. Gerónimo Antonio solicitó se les reu·
bicara y en 1781 se instaló la escuela de dibujo.
Por más de un año Gil sirvió de día y de noche como
maestro, director y guardián. Para las clases se siguió
el sistema europeo, que consistía en dominar primero
el dibujo basado en el uso de motivos clásicos o reli-
giosos; cuando dominaban el dibujo estudiaban graba-
do con buril, consistente en escarbflr láminas de me-
tal con puntas en forma de rombo sujetas en mangos
de madera.60 La impresión se realizaba al aplicar tin-
ta a la superficie vuelta hacia arriba y al prensar el me-
tal contra el papel. De este procedimiento pasaban a
Carlos IV. Los mineros de Guanajuato, oro, 1790;
grabador Guónlmo Antonio Gil, anvuso. la talla y el grabado en hueco en el taller de la casa
176
de moneda. El ciclo duraba aproximadamente cuatro el de la península al implantar una doctrina estética
años pero, antes de terminar el primero, Gerónimo An~ única. Los detractores de la Academia la han acusado
tonio Gil se dirigió al señor Mangino, superintendente de ser una institución medieval enclavada en una ép~
de la casa de moneda, para que apoyara la fundación ca ilustrada, pero en realidad correspondía plenamente
de una escuela o academia de bellas artes, autónoma a las aspiraciones de la época y éstas eran contradic-
e independiente de la casa de moneda. Para solicitar torias, tanto progresistas como conservadoras. Fue una
protección real deberían conseguir primero subvenci~ institución con diversas finalidades, merecedora por
nes de otras instituciones como el Tribunal de Mine- tanto de un serio análisis, pues dominó la vida cultu-
ría, el Consulado, la Iglesia y aun de patronos particu- ral del país de 1785 a 1821.62
lares, lo cual demostraría que la futura academia se- En el caso de la escuela de grabado, fue tan impor-
ría financieramente sólida. Después de muchas gesti~ tante que habría de marcar los derroteros de esa dis-
nes, el 4 de noviembre de 1785 se fundó la Academia . ciplina durante el resto del siglo XIX y aun a principios
de San Carlos con gran pompa y con asistencia del vi- del presente siglo, de tal manera que su fundador, Ge-
rrey Martín de Mayorga. rónirno Antonio Gil, determinó con su producción ar-
Gil ocupó el cargo de director y de inmediato se dio tistica el curso de la técnica de grabado en hueco de
a la tarea de constituir el profesorado. En un princi- varias generaciones; entre otras piezas labró seis me-
pio tuvo que echar mano de viejos artífices que radi- dallas para el Consulado, una para el Tribunal de Mi·
caban en Nueva España; por ejemplo, José de Alcfbar nería, dos para Guadalajara y otras para Querétaro,
y Francisco Clapes; corno consecuencia de la poca pre-
paración académica de éstos fue necesario traer artis-
tas españoles de prestigio, pero los nuevos maestros
tampoco satisficieron las necesidades de la escuela.
Por otra parte, los primeros maestros que llega-
ron6l no tenían otra mira más allá que la de viajar a
las Indias y correr aventuras. Gil los sustituyó con me-
jor fortuna y esta vez se aseguró de la aptitud de los
nuevos maestros; entre ellos llegó el gran escultor Ma-
nuel Tolsá para atender la clase de escultura; para ha-
cerse cargo de la dirección de pintura, Rafael Ximeno
y Planes, a quien debemos el único retrato conocido
de Gil tomado del natural.
La Academia se instaló según los preceptos ilustra-
dos. Estilísticamente marcó el fin del barroco que pre-
valeciera en México por casi dos siglos para introdu-
cir el neoclásico; por otra parte, sistematizó la educa-
Carlos IV, Los mlnuos de Guanajuato, oro, 1790;
ción artística y enlazó el arte de la Nueva España con grabador Gerónimo Anionlo Gil, reverso.
177
Oaxaca y Veracruz, que más adelante se describen. Des- excepcional. Una de las más bellas es la dedicada por
tacan las medallas realizadas para la inauguración de Carlos Ma. de Bustamante a la proclamación de Fer-
la estatua de· Carlos IV esculpida por Tolsá, pues en nando VII en 1808; esa medalla fue distribuida por el
ella se conjuntan dos manifestaciones del mejor neo- referido Bustamante con un soneto compuesto por él
clásico mexicano. A su muerte, Gil fue sustituido en el rnismo,65 en el cual explicaba la medalla patriótica
cargo de director de la Academia y de grabador de la como un monumento de "unión, fidelidad y aliento".
casa de moneda por su discípulo predilecto Tomás Su- Lucas Alamán comentó atinadamente que más bien era
ria, quien recién volvía de sus aventuras descubrido- un monumento a la inconsecuencia de principios del
ras, a las que le habían empujado su espíritu inquieto autor.
y su juventud. Enrolado como dibujante en la expedi- Como Gil, Tomás Suria prosiguió la tarea de for-
ción de Malaspina63 para buscar el paso al Mar del mar nuevos grabadores. Fueron discípulos suyos los
Norte, la acompañó durante cuatro años; fracasada la. hijos de Gil y, aunque el propio Gerónimo alaba la apli-
expedición regresó a su oficio de grabador y continuó cación de éstos, es indudable que el arte del grabado
la obra de Gil. Como su maestro, practicó grabado en llegaba a su ocaso. La guerra de Independencia obligó
lámina y en hueco,64 pero descolló sobre todo en el úl- a la Academia a cerrar sus puertas de 1812 a 1824.
timo; de todos los discípulos de Gil, Suria fue el más Uno de los pocos grabadores brillantes de esta épo-
destacado y talentoso; aun sin tener la chispa del ge· ca es José Guerrero, autor de varias medallas de pro-
nio legó a la posteridad muchas medallas de calidad clamación de la Independencia y del imperio de ltur~
bide. De buena factura, muestran un gusto decadente,
como la muy conocida dedicada por el propio artífice
al "defensor de la libertad y padre de la patria, empe-
rador de México en el afio I de su reinado", Agustín de
Iturbide. Este grabador cierra la época virreinal y es
heredero de una rica tradición; lo mismo labró juras
de Fernando VII que proclamas de lturbide. Su obra,
igual que la de Suria, sobrevive a dos mundos y es fi-
nalmente el encargado de abrir los dados para la mo-
neda republicana; es el padre del llamado peso victo·
ria. Entre sus medallas más importantes está la de la
consumación de la Independencia.
La obra de Gil fue continuada durante el primer
cuarto del siglo XIX por el grabador Francisco Gordi-
llo, quien llegó a México en 1801 con el nombramiento
de grabador principal de la Casa de Moneda de Méxi~
co, cuando debía tener algo más de SO años, pese a lo
Seminario Tridentino a Femando VII. bronce, 1809,
grabador F. Gordillo, reverso. cual (en esa época era una edad avanzada) su obra fue
178
prolífica en la medallistica mexicana. Diseñó y grabó Ventura y Jacinto Enciso. A los artistas de este perio-
los cuños para innwnerables medallas de proclamación do no se les puede pedir mayor perfección, pero sus
de Femando VII en México, Angangueo, Ixtlahuaca, San trabajos faltos de personalidad carecen del sentimien-
Miguel, Valladolid, Veracruz y Zacatecas. to que inspira el genio de un artista creativo.
Una novedad aducida por Gordillo es el intento de En 1847, cuando casi se había extinguido el arte del
utilizar en sus dibujos motivos mexicanos en varias me- grabado en hueco, llegó a México Santiago Baggally,
dallas, hecho notable, pues era español de nacimiento otro eminente maestro. Sus discípulos más destacados
y realizó su obra apenas llegado de la península, lo que fueron Cayetano Ocampo y Sebastián Navalón1 quie-
hace pensar en la fuerte influencia del movimiento crio- nes lograron una técnica excelente y disefios de gran
llo que desembocó en la consumación de la Indepen- finura. Entre otras disefiaron y acabaron las hermo-
dencia; como ejemplo está la medalla de proclamación sas monedas del imperio de Maximiliano y varias me-
dedicada por la ciudad de México a Fernando VII, en . dallas dedicadas a estos soberanos, todas ellas inspi·
la cual aparece el escudo de armas de la ciudad coro- radas en el estilo de la Academia de París. Sobresalen
nado y flanqueado por un águila sobre un nopal que las ofrecidas al emperador por su elevación al trono
seria más tarde la insignia republicana. Del otro lado de México y las de la Orden Imperial de Guadalupe, ins-
aparece una princesa india tan europeizada que más tituida por Agustín de Iturbide.
parece una diosa griega, pero aun así representa un Con Navalón y Ocampo trabajó también el artista
atisbo de nacionalismo. Antonio Spiritu y formaron un equipo que ejecutó va-
Los acontecimientos políticos del primer cuarto de
siglo,.dieron al trasto con la Academia, la cual perma-
necía adormecida entre los escombros de su antiguo
esplendor; reabierta por el gobierno republicano, tra-
bajaba en medio de grandes penurias. Las medallas de
esta época son mediocres y no hay muchos grabado-
res importantes, a pesar de ser discípulos de Gil y Su-
ria. Al mediar el siglo se ponen nuevamente de moda
las academias y hay un resurgimiento de la ensefianza
del grabado en hueco; como responsable de la cátedra
se contrata al maestro inglés Jorge Agustín Periam. El
método de ese artista era impecable, pero los temas ca-
recían de originalidad y sus alumnos se concretaban
a copiar con más o menos maestría pinturas de la épo-
ca de un gusto plenamente romántko. Periam regresó
a Europa y fue sustituido por su discípulo Luis G. Cam-
pa, a quien se debe la formación de una nueva genera-
Agust{n de lturbide, medalla de proclamación,
ción de buenos grabadores como Agustin Ocampo o plata, 1822; grabador J. Guerrero, anverso.
179
liosos ejemplares de medallas en el siglo XIX. Como sus a esa corriente; en la arquitectura de México es evidente
antecesores, trataron de formar escuela y tuvieron mu- esa influencia que llegó del país del norte, que había
chos alumnos, como Luis Cisneros, Lino Lebrija, Sal- adoptado las modas parisinas. Muchas de las medallas
vador Ocampo, etcétera. del periodo porfirista se mandaron labrar a la Casa Tif-
El año de 1870 marca de nuevo la extinción del arte fany de Nueva York, lo mismo que se encargó el telón
del grabado, el cual se refugia como siempre en la casa de cristal del Palacio de Bellas Artes de México sobre
de moneda, donde ocasionalmente es revivido por al- un disefío del Dr. Atl.
gún escultor, pero estaba muy lejos de brillar, ya que En esa época proliferaban los estilos y las modas;
a fines del siglo aparecen junto a los temas clásicos ante la confusión de éstos y de tanta teoría estética, no
-dioses y emperadores- asuntos mexicanos -retra- faltaron los atrevidos que buscaron una "verdadera ar-
tos de los héroes de la Independencia, del México anti- quitectura nacional", nos refiere nuevamente De la
guo o de Juárez. La obra típica de este periodo la cons- .fyiaza, y los arquitectos se "inspiraron" en los antiguos
tituye la medalla ejecutada por Cayetano Ocampo en monumentos prehispánicos que por supuesto solamen-
conmemoración del centenario de la fundación de la te conocían gracias a los grabados, algunos notables,
escuela de Bellas Artes (1781-1881), en ella aparecen los realizados por varios viajeros dibujantes europeos; ba-
perfiles de Fernando Mangino y Gerónimo Antonio Gil, sados en éstos tomaron forma una serie de proyectos
fundadores de la Academia de San Carlos; aunque se que hicieron el ridículo en la Exposición de París en
trata de una pieza bien trabajada, carece de la finura 1889, y que no llegaron a concretarse, a excepción del
y la fuerza de las medallas de Gil, pero es bella, de gusto monumento a Cuauhtémoc con un pedestal de Francis-
clasicista y se puede considerar la última obra de arte co Jiménez y una bella estatua de corte clasicista de
en su género del siglo XIX Miguel Noreña, que rnás parece un soldado romano que
Se ha visto, nos dice Francisco de la Maza, que el "el único héroe a la altura del arte";67 la estatua se
desarrollo del neoclásico en la ciudad fue avasallador; inauguró en 1878 y no tardó en ser copiada en las me-
pero rnás lo seria, a fin de siglo, el afrancesamiento . .. dallas. El apogeo del Porfiriato acabó por destruir la
porque, ¿qué es en el fondo la arquitectura (aftadiría- obra iniciada por los arquitectos del neoclásico que en-
mos el arte en general) de la segunda mitad del siglo calaron y 11 remodelaron" el México barroco y se lan-
XIX? "Yo lo llamaría sin mucho temor a equivocarme zaron a todo tipo de atrocidades contra las construc-
un neo-renacimiento pintoresco".66 Si el neoclásico re- ciones de la que el barón de Humboldt había llamado
presentó una vuelta a lo romano, el neorrenacimiento la Ciudad de los Palacios y así poco a poco se ocuparon
es una vuelta romántica a los palacios romanos y flo- en "descolonizar" las fachadas para hacerlas modernas
rentinos; véase si no, el edificio construido para alber- y el arte en México se lanzó al camino del eclecticis-
gar la Secretaría de Comunicaciones frente al Palacio mo; el caso más claro es el inmenso Palacio de Bellas
de Minería. Los últimos veinte años del siglo XIX se ca- Artes, que es la "suma más completa del eclecticismo
racterizaron por el notable afrancesamiento en todas pintoresco del siglo XIX (a pesar de haberse inaugura-
las manifestaciones -la moda, la gastronomía y las ar- do en el presente siglo) incluso con la añadidura del
tes en general- y la medallística no escapó entonces art nouveau",68 y así como los eruditos consideran
180
que la salvación estética de la arquitectura de finales Descripción de medallas
del siglo XIX fue este llamado "arte nuevo" con to-
das sus influencias orientales, fue también la tabla de Las primeras medallas de proclamación y jura acuña-
salvación de la medallística mexicana, en la que en- das en la Nueva España son las de Felipe Vy tanto és-
contramos bellos ejemplares de ese estilo aunque no tas como las del breve reinado de Luis I son casi siem~
siempre realizados por artistas mexicanos, pues el mo- pre de autor anónimo, incluso muchas son de origen
vimiento nacionalista llegaría en la etapa posrevolu- desconocido y en su mayoría fundidas, como la emiti-
cionaria. da para la jura de Luis I, cuyo anverso representa al
Con los años veinte y la Revolución arriban a Mé- joven monarca ataviado con traje de Estado y que por-
xico nuevas corrientes de moda en Europa, fundamen- ta la orden del Toisórt de Oro, todo esto rodeado de la
talmente el art déco; un art déco que habría de trans- leyenda LUDOVICUS 1 . D . G . HISPANIARUM . REX . ANO .
formarse y adaptarse al mismo tiempo a las necesida- i 724 (Luis I, por la gracia de Dios, rey de Espafia año
des nacionalistas del momento, como las lineas geomé- 1724). El reverso ostenta el escudo de armas de la ciu-
tricas se adaptaron a los diseños mayas y zapotecas con dad de México, consistente en un castillo sobre ondas
más fortuna que los anteriores ensayos; la temática se acuáticas, guardado por dos leones rampantes sobre
refugió en lo indígena o en lo que entonces se pensaba el águila que mira a la izquierda, alrededor la leyenda
que eran los temas indígenas. IMPERATOR · INDIARUM. En el campo dividido por el cas-
La medallística, lo mismo que la arquitectura, se tillo la palabra MEXICO. El diseño de esta medalla es
adaptó a nuevos cánones, no siempre con fortuna, pues
la vieja tradición, heredada de los Gil, de los Suria, de
los Gordillo y toda una estirpe de notables grabadores
como los Navalón, los Ocampo y los Spiritu, había de-
caído entre tantos avatares políticos y las pobres con-
diciones económicas padecidas por el país. Esta vez un
nuevo rompimiento, ocasionado por el movimiento re-
volucionario, cambia el rumbo de las corrientes artís-
ticas que indudablemente fueron en ascenso en las ar-
tes plásticas y, aun cuando el grabado en hueco no fue
una práctica frecuente entre los artistas de renombre,
encontró refugio en la Casa de Moneda de México, ins-
titución que lo albergó por vez primera.

Fernando VI, medalla de proclamación, plata, 1747;


grabador anónimo, anverso.
181
de gran candor y no vemos en él mano de un artista repertorio medallístico nacional, y fundamentalmen·
profesional. pese a lo cual se puede observar una me- te nos ocuparemos de ejemplares que ilustran la pre-
jor factura que en otras medallas de la época cuyo gra- sente edición y proceden de la Colección Banco de
bado resulta francamente pueril. Hacia mediados del México.
siglo XVIII surgen las primeras piezas firmadas. El in- Notable nos parece la pieza de proclamación de Car-
vestigador Frank W. Grove, quien realizó uno de los me- los 111, cuyo anverso retrata al monarca por su perfil
jores catálogos de medallas de México conocidos has- derecho y lleva al cuello la orden del Toisón de Oro,
ta el presente, consigna como primeras firmas las apa- rodeado de la leyenda CAROL m. D . G. HISPAN . REX. ME·
recidas en medallas de Carlos III. Una reseña breve, XIC · PROCL · 1760; el reverso está compuesto con el es-
como la presente, hace imposible la descripción de cada cudo de armas de la ciudad de México, pero esta vez
una de las medallas catalogadas o conocidas, por lo que enmarcado en un complicado diseñ.o de hojas y flores
solamente aspiramos a presentar un panorama gene- . que recuerdan el movimiento de las mejores fachadas
ral sobre el desarrollo de la medallistica en México con barrocas. El grabado es mucho más fino que el de las
la intención de proporcionar al estudioso de las mone- medallas anteriores y se adivina ya el oficio de un buen
das mexicanas una visión más completa <le la acuña- grabador. En la parte superior se inscribe la leyenda
ción en México; por lo tanto, hemos seleccionado de ma- INSIGN FIDELIT ET . PUBL {LAETI) (en testimonio de fide-
nera subjetiva aquellos ejemplos que parecen más lidad y regocijo público), el nombre del grabador,69
trascendentes; sólo detallaremos algunas piezas del A.B. MADER0 1 aparece en dos líneas en el exergo. Este
artista dejó varias muestras de su trabajo en el cual
se aprecia bastante calidad, aunque no alcanzó la al-
tura a la cual llegaría la medallística mexicana desde
la llegada del valenciano Gerónimo Antonio Gil quien,
al margen de su formación académica, era artista de
gran talento.
Los retratos de Carlos III realizados por Madero son
correctos pero carecen de la imaginación de artistas
posteriores; en compensación1 están libres del amane-
ramiento al cual finalmente condujo la Academia en
la época de su decadencia.
Entre los grabadores de cierta importancia traba·
jó F. Casanova, a quien pertenecen. las proclamas de
Carlos III de Pachuca y Real del Monte, cuyo reverso
ostenta la figura de cuerpo entero de Diana con el bra-
zo derecho extendido que señala hacia arriba mientras
vuelve la cabeza hacia la izquierda; la diosa sostiene
El art.obispo a Carlos fil, plata, 1760;
grabador F. Casanova, anverso. un estandarte; esta medalla se acuñó en oro y plata.
182
El busto del monarca, en el anverso, es menos afortu· destruir su pasado barroco, en su deseo de destruir su
nado que el diseño dedicado por el propio Casanova pasado inmediato, como una actitud ante un futuro que
para la medalla labrada en San Miguel el Grande, cuyo representaba libertad y progreso". 11
reverso sólo contiene la siguiente inscripción en un No son inmerecidos los elogios otorgados a las me·
campo liso: CAROLI llI HISPANIAR. ET . IND . REGIS . PRO· dallas labradas en esta primera época de la Academia
CLAMATIO AUGUSTA MICHAELOPOLI IN NOVA HISP XIX · de San Carlos, pues el impulso creador de los artistas
APRILIS MDCCLXI A IOSEPHO MARIA CANAL MAGNO VEXILLI· llegados a la Nueva España infundió nueva vida al arte
FERO (Carlos III, rey de España y de las Indias, la ciu- del grabado en hueco que produjo los ejemplos excel-
dad de San Miguel en Nueva España en su augusta pro- sos de la medallística mexicana.
clamación del 19 de abril de 1761 por su real adrninis· La fama de la cual venia precedido Gerónimo An·
trador, José María de la Canal). Las medallas descritas tonio Gil se reafirmó desde la primera medalla graba·
hasta ahora no carecen de calidad pero adolecen en . da aquí en 1778; la pieza, acuñada en oro, plata y b.ronce
su concepción de la fantasía creadora de los artistas y dedicada a Carlos III por la Academia de Derecho Es·
verdaderos. pañol, ostenta en el anverso el busto del monarca rica-
Desde los primeros años del siglo XVIII se batieron mente ataviado con la orden del Toisón de Oro; el mo-
en México medallas en gran abundancia, por lo cual vimiento en los rizos de la peluca y en los listones es
sería casi imposible reunir una colección completa o característico de la concepción barroca, 72 lo mismo
conocer siquiera el registro de todas las piezas; no obs- puede decirse del grupo escultórico grabado en el re-
tante, se han hecho valiosas contribuciones para su cla- verso. En una escena dividida en dos planos, el supe-
sificación, sobre todo de las medallas de proclamación
y jura y de las conmemorativas, principalmente las acu-
ñadas por autoridades oficiales.70
Como ya se ha dicho, el establecimiento de la Aca-
demia de San Carlos fue indudablemente el detonador
que transformó lo que era prácticamente una artesa·
nía en una expresión artística de altos vuelos ya que,
al mismo tiempo que proliferaban otras manifestado·
nes plásticas, la fundación de la Academia introdujo
una corriente racionalista y clasicista, influencias am-
bas de la Academia de París, la cual se encontraba en-
tonces a la vanguardia europea. Por una parte, se des-
ligaron los artistas de sus antiguos gremios y se hicie-
ron más libres, pero en otro sentido cada vez estuvieron
más sujetos a las modas, y los centenares de jóvenes que
acudían a las aulas de San Carlos aceptaron el neoclá· Inauguración de la Real Academia de Derecho
Español, plata, 1778; grabador Ger6nímo António Gil,
sico "como fuerza renovadora, con tal furia que les hizo reverso.
183
rior presenta un personaje con casco militar sentado del príncipe Carlos, el mismo Gil compuso otra meda-
frente a una mesa sobre un zócalo, quien recibe el ho- lla magnífica el año 1780. El motivo del anverso es el
menaje de cuatro mujeres vestidas con peplos roma- retrato del monarca frente a los de Carlos y su esposa
nos, éstas se disponen a colocar sobre la cabeza del María Luisa, príncipes de Asturias, rodeados por la le-
personaje los laureles de la victoria; en el plano infe. yenda: CARLOS lll REY DE ESPARA y DE LAS INDIAS . CAR-
rior observan la escena dos figuras masculinas, una LOS Y LUISA DE BORBON PRINCIPES DE LAS ASTURIAS. El
prosternada y otra de pie. Sorprende en esta medalla estilo de este grabado es mucho más sobrio y plena-
la finura del detalle, la soltura de los pliegues del ro- mente dentro de los cánones del arte neoclásico; el re-
paje en todos los personajes, la perspectiva y, en gene- verso presenta una figura muy romanizada con ropa-
ral, la armonía de la composición; toda la riqueza del jes elaborados y coronada por un casco, la cual sim-
entorno contribuye a la ambientación de esa alegoría boliza a España, quien sostiene en sus brazos a la Nueva
del triunfo. Las leyendas empiezan en el anverso, con· . España encamada por un infante que es ofrecido al mo-
tinúan en el reverso y rezan CARLOS m PADRE DE LAPA· narca quien lo recibe arrodillado ante la patria. Todo
TRIA Y PROTECTOR DE LAS CIENCIAS, VENCE Y TRIUNFA EL esto rodeado de la leyenda: CARLOS DE BORBON NACIO
MAS PRUDENTE. En el exergo, en tres líneas, Real Aca- EN EL PARDO EL 5 DE MARZO DEL A~O DE 1780. Firmada
demia de Derecho Español y Público. Años de 1778, la en el exergo en dos líneas, con la inscripción grabado
finna del grabador G .A. Gil aparece en el anverso a la en México por Gerónimo Antonio Gil. Entre las muchas
izquierda del busto. Para conmemorar el nacimiento medallas labradas por Gil destaca la pieza dedicada por

Aniversario del prlncipe Carlos, plata, 1780;


grabador Geróntmo Antonio Gil, anverso y reverso.
184
la corporación de minas de Nueva España, con motivo ñale esta característica, por el contrario, sostiene la
del cumpleaños de los príncipes Carlos y Felipe, cuyo afirmación de que se trata del busto de Carlos IV cuan-
reverso muestra en una composición impecable un pri- do a todas luces estas piezas ostentan el inconfundi-
mer plano con varios trabajadores a la entrada de una ble perfil de Carlos III. Las medallas en cuestión son
mina a quienes da órdenes el su perintendente o encar- la dedicada por la ciudad de México en 1789 a su exal-
gado de la)legociación; en un plano más alejado apa- tación al trono y la ofrecida por el arzobispo de Méxi-
rece un paisaje montañoso sobre un sol radiante. Como co ese mismo afio, en cuyo anverso aparece el perfil
en muchas de sus medallas, Gerónimo Antonio Gil uti- de Carlos 111 por el de Carlos IV; el reverso ostenta un
liza los mismos troqueles para varias piezas pero con r etrato de la reina María Luisa. Podría pensarse que
variantes, desde cambiar totalmente el diseño de una el autor, en su afán de agradar al nuevo monarca, hu-
de sus caras, hasta la modificación de algún detalle biera tratado de embellecerlo, si no fuese porque exis-
simple. . ten medallas del mismo año con la efigie verdadera de
Miembro fundador de la Academia de San Carlos, Carlos IV y en las cuales retrata fielmente el poco atrac-
el maestro Gil compuso en 1788 una hermosa medalla tivo rostro del rey; por tanto, debe asumirse que al no
inscrita en la corriente del arte neoclásico y cuya so- tener a la mano retratos del nuevo monarca, se utiliza-
briedad es comparable a la arquitectura herreriana. El ron lo mismo que en la moneda los dados de retratos
anverso presenta un busto de Carlos 111 de perfil a la de Carlos III, con la simple adecuación de la leyenda.
derecha; lleva un manto sobre el cual se distingue la Una cumbre en la obra de Gil es la medalla dedica-
orden del Toisón de Oro, y está rodeado por la leyen-
da CAROLI m HISPANIARUM . ET . INDIARUM . REX . MEXICA-
NA ACADEMIA FUNDATOR SUO (Carlos 111, rey de España
e Indias fundador de la Academia mexicana); el rever-
so presenta el sepulcro de Carlos 111 rodeado de la le-
yenda QUI . INGENUAS. REVOCAVIT . ARTES (quien renovó
las artes liberales) y en el exergo la inscripción en
dos líneas EXTINCTUS . AMABITUR . IDEM (muerto es aún
amado). Hay en este diseño, desde nuestro punto de vis-
ta, una evocación de la magistral capilla medícea, es-
culpida por Miguel Ángel en San Lorenzo de Floren-
cia; como todas las medallas grabadas en México por
Gil, es ésta modelo de equilibrio y elegancia.
Variadísimas son las piezas de proclamación de Car-
los IV obra del valenciano y, como sucedió con los cu-
ños para la moneda de este monarca, el grabador uti-
lizó en algunas medallas el perfil del monarca anterior.
Fundación de la Academia de San Carlos, plata, 1788,·
Es curioso que Grave, en su detallado catálogo, no se- grabador Gerónimo Antonio Gil, reverso.
185
da a Carlos IV por los mineros de Guanajuato. Esta utilización de los dados grabados por Gil con el busto
pieza es quizá una de las más bellas de la Colección Ban- de Carlos 111 para proclamas de Carlos IV fechadas has-
co de México y se labró con varios anversos; en el pri- ta en 1790. Tal es el caso de una medalla de Orizaba
mer tipo aparece el busto de Carlos IV, ricamente ata- que más tarde se repitió con el busto correspondiente
viado, y en la segunda versión está acompañado de su de Carlos IV.
esposa María Luisa. El disefio del reverso está compues- Fue práctica general que cada ciudad del reino ofre-
to por un sorprendente grabado del interior de una ciera medallas en la "feliz" proclamación del manar·
mina en cuyos túneles trabajan afanosa.mente los mi- ca y casi todas llevan el busto del rey en el anverso con
neros en distintas tareas; el relieve, de gran finura, es más o menos variantes y los reversos habitualmente
de una precisión verdaderamente asombrosa1 a pesar se dedicaron a los escudos de armas de la entidad, gra-
de su tamafio minúsculo y de estar fechada en 1790, bados algunos con verdadera maestría. Sobresalen los
cuando aún no se utilizaban los modernos pantógra-. de una pieza de proclamación de la ciudad de Queré-
fos para reducir el diseño al tamaño de las monedas. taro cuyo reverso muestra a un guerrero que al tiempo
Esta medalla se acuñó en oro, plata, bronce y se cono- de caminar sostiene con la mano derecha una bandera y
cen algunos ejemplares en bronce dorado. con la izquierda un escudo. La figura con atavío roma-
En ciudades de provincia se acuñaron muchas me- no en el centro del campo, ligeramente desfasado a la
dallas de proclamación y entre éstas se han encontra- derecha, en una composición de impecable equilibrio.
do algunas que ofrecen la misma característica de.la Para San Miguel el Grande, Gto., Gerónimo Anto-

BI caballito, bronce, 1796; grabador Ge rónimo Antonio


Gil, anverso y reverso.
186
nio elaboró varias medallas de gran belleza en 1791 . ET . ALOISIAE . HISP . ET . IND ' PR . AA. Abajo, en dos lí-
Tien en todas distintas versiones del busto de Carlos IV neas, la dedicatoria del marqués de Branciforte y el
y un reverso común; el escudo de armas del alférez real año. El reverso está ocupado por un pedestal de arqui-
José Maria Loreto de la Canal; pero la inventiva, el ta- tectura neoclásica sobre el cual aparece la estatua rea-
lento y la creatividad de Gil no conoció límites como lizada por Tolsá; obra que según opinión del barón de
lo demuestra la factura de una medalla creada en 1793 Humboldt, a excepción de la de Marco Aurelio en Roma,
para la real orden de María Luisa, en cuyo anverso gra- excede en primor y pureza de estilo a todas las que de
bó el perfil, bastante idealizado, de la reina Maria Lui- ese género quedaban en Europa.73
sa, que porta una banda y lleva un hermoso peinado, La leyenda alrededor de la medalla dice CAROLO ·
los rizos caen graciosamente sobre el cuello y los hom- IV . PIO . BENEF. HISP . ET . lND. REGI (Carlos IV, piadoso
bros, rodeado de la leyenda MA. LUISA REINA AUGUSTA. benefactor, rey de España e Indias) y a cada lado del
En el reverso un grupo de damas acompaña la figura . pedestal de la estatua, en cuatro líneas, la inscripción
sentada de la reina lujosamente ataviada; sobre las ca- MICH . LA . GRUA MARCH DE BRANCIFORTE NOV . HISP. PRO·
bezas entre nubes aparece una victoria que toca una REX . SUAE. MEXICAN ABQUE. FIDELIT. H . M . P, en el
trompeta y la escena se circunscribe por la leyenda exergo aparecen las firmas de Tolsá y Gil.
DISTINGUE· PREMIA · VIRTUD Y NOBLEZA· DE· SU · SE XO; Debemo~ suponer que el grabador se basó para su
en el exergo en cuatro líneas RL ·ORDEN ESP~OLA DA· diseño en la estatua provisional de madera, colocada
MAS NOBLES DE LA RE INA MARIA LUISA FUNDADA PR · en el Zócalo el año de 1796, pues la estatua definitiva
S · M · A CONSEQUENCIA DEL RL DECRETO DE 21 DE ABRIL
DE 1792, la inscripción en el canto DO~A GUADALUPE DE
MONCADA Y BERRIO LA HIZO ACUI'JAR E N ME XICO A~O 1793.
Ante la imposibilidad de reseñar la obra completa
de este prolífico grabador, se describe finalmente la pie-
za que en opinión de muchos fue su trabajo más per-
fecto y acabado y que además representa la suma del
arte neoclásico de Nueva España, pues en ella se con-
juntó el genio de Manuel Tolsá para ofrecer un ejem-
plo supremo del arte que, como el siglo, tocaba a su fin.
La medalla en cuestión se conoce como del caballi-
to porque retrata la estatua ecue stre dedicada a Car-
los IV en 1796, por el marqués Miguel de la Grúa y Ta-
lamantes, 53° virrey de la Nueva España, en ocasión
del cumpleaños de la reina María Luisa. El motivo cen-
tral del anverso es el retrato de perfil hacia la derecha
de los monarcas. El rey lleva armadura y está corona-
La Real Orden de Maria Luisa, p lata, 1793¡
do con laureles; se inscribe la leyenda CAROLO IV · grabador Gerónimo Antonio Gil, anverso.
187
no se fundió sino seis años más tarde, en 1802, para do con la banda y la orden del Toisón de Oro, acompa-
inaugurarse con gran pompa en 1803.74 En las cédulas ñado de la leyenda FERNANDO VII EL DESEADO DE ESPA-
del año 1795 y 1796 se inscribe una crónica detallada RA Y DE LAS INDIAS y en un segundo renglón, PADRE DE
de las fiestas celebradas por la solemne colocación de UN PUEBLO LIBRE. En el reverso, bajo un resplandor, un
la estatua ecuestre y se destaca en la crónica que des- león, un águila, banderas y la leyenda SIEMPRE FIELES
de los balcones del palacio se arrojaron tres mil me- Y SIEMPRE UNIDOS; en el exergo en dos lineas, para que
dallas de plata "soberbiamente labradas". no cupiera duda, BUSTAMANTE ERIGIO M. Al'lro 1808.
Descrita la producción demoledora de Gerónimo Suria esculpió otra pieza barroca muy elaborada,
Antonio Gil, cuyo buen gusto y notable concepción del basada en un dibujo de Rafael Ximeno y Planes, 75 por
dibujo lo acreditan como el más importante grabador encargo del arzobispo Lizana, cuyo anverso ostenta dos
en hueco de finales del siglo XVIII y principios del xrx, alegorías que representan a Inglaterra y a España en
se comprende por qué la producción de los artistas pos- . el acto de quitar sus cadenas al globo.
teriores palidece en la balanza artística, a pesar de ha- Como contrapeso del elaborado anverso, el rever-
ber realizado éstos obras de bastante importancia. so lleva sobre un campo liso una orla de laurel y la ins-
Tomás Suria, discípulo predilecto de Gil, labró la cripción en varias líneas HISPAN . ET . ANGL. CONCOR-
ya mencionada medalla dedicada por Bustamante a la DIA. RESTITUTA. ORBIS . LIBERTAS . AUGURATA (por la gra-
entronización de Fernando VII y cuyo anverso presen- cia de España e Inglaterra, la paz ha sido restituida en
ta un retrato del monarca, bastante favorecido, atavía- el mundo. Los signos son favorables para la libertad),
en el exergo XIMENO INV · SURIA ESCULP AJ\l"O 1810. Esta
combinación de un reverso grandemente influido aún
por el barroco en pleno siglo neoclásico nos demues·
tra la afirmación del maestro Justino Fernández de que
"Creer que el barroco es pura exaltación del sentimien-
to es tan equivocado como creer que el clásico es pura
exaltación del intelecto; no, no hay pureza que valga;
el barroco no puede menos de tener cierta estructura,
a menudo clásica, y el clásico no puede menos que es-
tructurarse según los dictados del sentimiento, a me-
nudo barroco''. 76
Estos devaneos estilísticos se presentaron frecuen-
temente en la obra de Suria quien, colocado en una eta-
pa de transición entre el mundo virreinal y el México
independiente, presenció el momento en el cual la na-
ción accedía a una nueva etapa; la tradición barroca
representaba lo decadente y el neoclásico representa·
Carlos Maria de Bustamante a Fernando VII,
plata, 1808¡ grabador Tomás Suria, reverso. ba la modernidad y de alguna manera encarnaba un
188
nuevo espíritu más acorde con la vida que emprende- ORDEN LA IDEA Y PROMOVIO: TOMAS DE SURIA. LA GRABO
ría el país. EN MEXICO ARO DE 1808.
Un ejemplo clarísimo se observa en la medalla de- Francisco Gordillo esculpió en 1814 una medalla de-
dicada a la Junta Central de la ciudad de México en la dicada por el arzobispo a la restitución al trono de Fer-
cual sobre estructuras arquitectónicas neoclásicas apa- nando VII. El anverso presenta un sonriente perfil del
recen figuras de corte absolutamente barroco. El an- rey coronado por laureles y colgada al cuello la orden
verso presenta tres figuras sentadas en una mesa que del Toisón de Oro, todo rodeado por la leyenda FER-
se encuentra sobre una plataforma en el primer pla- NANDO · VII · POR LA GRACIA DE DIOS REY DE LAS ESPA-
no; en un segundo plano mucho más alejado hay una RAS · 1814. El reverso ostenta una alegoría en la cual
galería adornada por metopas y triglifos y unos arcos dos guerreros de pie representan a España y América
que forman cuatro nichos en los cuales se alojan otras y ent re es - -d os b-a10
' t o-s dos_m undos corona · un so1. radi
_ an-
tantas esculturas. La leyenda reza TODO RENACE, en el . te, todo descansa sobre el águila caída de Francia¡ la
exergo A LA INMORTALIDAD, POR LA DICHOSA INSTALACION leyenda es ANTRO . AMADO SOBERANO . LIBRE DE LA CAP·
DE LA SUPREMA JUNTA CENTRAL DE ESPAfilA E INDIAS, HE- TIBIDAD Y RESTITUIDO · A SU TRONO· en el exergo, en tres
CHA EL 25 DE SEPTIEMBRE DE 1808 LA N E. El reverso os- líneas, FRANCISCO GORDILLO. GRABADOR DE LA RL CASA DE
tenta dos figuras de pie que representan al Nuevo y al MONEDA DE MEXICO. Otra medalla de este grabador es
Viejo Mundo, sobre la cabeza la leyenda RESTAURADO- la dedicada, ya durante los primeros años del México
RA DE LA EUROPA; en el exergo UN AMERICANO AMIGO DEL independiente, a la exaltación al trono de Agustín de

La Junta Central a Femando VII, plata, 1808;


grabador Tomás Suria, anverso y reverso.
189
Iturbide por el Consejo de Estado; la pieza grabada con mo diseño creado por este grabador al abrir los cuños
bastante finura tiene en su anverso los perfiles de Agus- de la moneda, el escudo nacional con el águila de per-
tín, laureado, y de Ana María, quien utiliza una tiara fil bellamente grabada. La medalla se hizo también con
y ambos llevan ropajes a la usanza de la Roma antigua, otro reverso que ostenta el águila de frente que desde
rodeados de la leyenda AGUSTIN y ANA EN su FELIZ EXAL- el punto de vista estético es mucho menos afortunado.
TACION AL TRONO YMPERIAL B MEXIº A? 1823. En el rever- En tanto que en la primera guardan un equilibrio ex-
so, bajo el ojo radiante de la Divina Providencia, sobre traordinario el dibujo con el fondo liso, en la segunda
un cojín, una corona, un cetro y una espada. En la par- versión el águila se ve desproporcionada y esto la hace
te de abajo una cartela con la inscripción en dnco lí- perder mucho de la majestuosidad que se observa en
neas AL LIBERTADOR B LA PATRIA AL FUNDADOR DEL YMPE· el primer tipo. En ambas versiones la victoria aparece
RIO AL INVICTO AGUSTIN I EN MOVIMIENTO B LEALTAD EL de perfil y viste traje militar; al parecer el grabado pre-
CONSEJO DE ESTADO. La firma del grabador aparece en senta ligeras diferencias aunque en esencia parece el
caracteres cursivos en anverso y reverso. Aunque de mismo retrato. La leyenda es igual en los dos tipos; co-
buena factura, estas piezas no transmiten emoción al mienza en el anverso con EL EXMO · s · D · GUADALUPE
observador, pues les falta inspiración creativa. VICTORIA PRESID~ IQ B LA . continúa al reverso REPU
I

Mucha más fuerza tiene la medalla de Guadalupe BLICA MEXICANA. Del primer tipo se acuñaron piezas en
Victoria grabada por José Guerrero en cuyo reverso, oro, plata y bronce y de águila de frente solamente en
al contrario de las monedas republicanas, lleva el mis- plata y bronce.
Ya se explicó antes que las vicisitudes sufridas por
el país a raíz de la guerra de Independencia hicieron
declinar el arte de la medallística y por tanto nos ocu-
paremos solamente de la descripción de algunas pie-
zas grabadas en la segunda mitad del siglo XIX perte-
necientes a una nueva etapa de esplendor de la Acade-
mia, entre éstas encontramos las bellas medallas de
Navalón, Ocampo y Spiritu quienes, inspirados nueva-
mente en el estilo de los franceses Wurden, Depaulis
y otros contemporáneos, acuñaron magníficas meda-
llas en la época del Segundo Imperio. Una de las mejo-
res es la diseñada por la Restauración de la Orden de
Guadalupe cuyo anverso presenta el perfil de Maximi-
liano hacia la izquierda con la leyenda MAXIMILIANO
EMPERADOR 1865; el reverso ostenta una figura de la
Virgen de Guadalupe rodeada por rayos luminosos y
nubes con la leyenda NON FECIT TALITER OMNI NATIONI.
Restauración. de la Orden de Guadalupe, oro, 1865;
grabador C. Ocampo, anverso. En otra versión, el anverso presenta el busto del em-
190
perador en primer plano y en un segundo plano el de han las ascensiones en globo cautivo como la realiza-
Carlota. El perfil de Maximiliano es mejor en la pri- da en aluminio por Pastrana y que además de un gra-
mera versión, pero ambas piezas son de extraordina- cioso grabadito del globo con el fondo del valle de
ria belleza y elegancia. Se conocen cuatro versiones por México consigna en el reverso en varias líneas RECUER·
lo menos de esta medalla en las cuales hay cambios DO DE MI ASCENCION A BORDO DEL GLOBO CAUTIVO "CIU·
apreciables en la representación de la Guadalupana, DAD DE MEXICO" BALDWIN HNOS. INGENIEROS AERONAU-
en generaJ todas bien construidas. Otra p1eza muy be- TICOS DE OUINCY ILL · E · U · A; en el exergo en dos líneas
lla compuesta por Navalón y Ocampo, esta vez sin Spi- MEXICO 1893; estas medallas se acuñaban a granel y se
rí tu es la medalla AL MERITO CIENTIFICO y ARTISTICO del dejaba el reverso listo para imponer la leyenda desea-
emperador en la cual el anverso ostenta el perfil dere- da por el atrevido viajero.
cho de Maximiliano interpretado con gran realismo. La Como ya se dijo, el art nouveau llegó a salvar a la
medallística imperial está poblada de nombres extran- . medallistica mexicana de tanta mediocridad y originó
jeros como Kleeberg, Pittner y Tautenhayn, cuyas pie- en ese estilo piezas de bastante calidad, aunque muchas
zas no se describen en esta reseña pues, aunque en su son exquisitamente cursis.
momento deben de haber influido en los grabadores En 1901, para la realización de la Segunda Confe-
mexicanos, evidentemente dicha influencia no trascen- rencia Panamericana, los grabadores E. Moral y E. Al-
dió para conformar una nueva escuela de grabado en ciate compusieron una armónica medalla, cuyo graba-
México. do abarca todo el campo por el reverso con dos bellas
Importantes son las piezas grabadas por Cayetano
Ocampo, en cuyo reverso utiliza el artista el calenda-
rio azteca; para el anverso empleó dados similares a
los de las piezas de la Restauración de la Orden Gua-
dalupana y cuya única inscripción en el anverso es MA-
XIMILIANO Y CARLOTA EMPERADORES.
Restaurada la República, toca al Porfiriato la re-
construcción del país asolado por tantas guerras intes-
tinas e intervenciones extranjeras. Con la reconstruc-
ción llega la "modernidad" y los eventos a conmemo-
rar dejan de ser las juras y proclamaciones regias para
celebrar eventos mas triviales como la fundación de la
Colonia del Carmen; la primera barra de plata refina-
da por la Hidalgo Smelting Co.1 etcétera.
Curiosa es la de fundación de la JUNTA ACADEMICA
DE LA ESCUELA NORMAL PARA PROFESORAS A SU ILUSTRE
FUNDADOR PORFIRIO DIAZ, cuyo anverso, consigna S.G.
Restauración de la Orden. cU Guadalupe, oro, 1865;
Navalón, grabó en ocho días. También se conmemora- grabador C. Ocampo, reve rso. ·
191
figuras femeninas sentadas sobre un globo que repre- 1810-1910. Son innumerables las muestras de medallas
sentan el trabajo y la concordia: CONCORDIA ET · LABO- grabadas para conmemorar la proclamación de la In-
RE; en el anverso, sobre un fondo liso, alrededor de la dependencia, muchas ofrecidas por las comunidades
circunferencia se inscribe SEGUNDA CONFERENCIA PAN- extranjeras a México por las fiestas del centenario.
AMERICANA *NOVIEMBRE DE 1901 y en el centro en varias Como parte de las festividades se mandó grabar el fa.
líneas VISITA DE LOS DELEGADOS A LA CASA DE MONEDA moso peso de caballito, obra del artista francés Char-
DE MEXICO. A la Casa Tiffany se mandó grabar una be- les Pillet a quien debemos también una hermosa me-
lla medalla para conmemorar el centenario de la Inde- dalla dedicada por Sebastián Mier y Almendro a Por-
pendencia en 1910; el diseño, dentro del estilo de St. firio Díaz y cuyo anverso nos ofrece sobre un campo
Gaudens, grabador de las mejores piezas de Estados perfectamente liso un prodigioso retrato del viejo cau-
Unidos, presenta en el reverso la figura de la victoria dillo, en el cual se revela la fuerza qµe tenía el gober-
de frente que sostiene en la mano derecha una espada . nante en 1898, cuando aún mantendría las riendas del
y en la izquierda levanta una antorcha, todo esto so- país por doce años más.
bre un fondo de nubes y un sol radiante; en el exergo Bastísima es la producción de esta época, pero po-
la leyenda ALIS VOLAT PROPRIS; el reverso sobre un cam- cas piezas merecen ser descritas. Entre ese alud de me-
po liso orlado de laurel y encino lleva la inscripción dallas verdaderamente insignificantes se encuentra de
en ocho líneas LA REPUBLICA MEXICANA EN EL PRIMER pronto algún destello de maestría, como es la medalla
CENTENARIO DE LA PROCLAMACION DE SU INDEPENDENCIA para la inauguración de la nueva cañería de las aguas
del Desierto de 16 de septiembre de 1883, en la cual
se descubre la mano de Cayetano Ocampo, quien gra-
bó la parte correspondiente al escudo de la ciudad de
México.
En este periodo se pone de moda que las socieda-
des privadas manden acuñar piezas conmemorativas
y proliferan las medallas de esta especie. Lo mismo
mandan grabar medallas los panaderos que los artis-
tas de bellas artes o el Círculo Católico de Puebla, a
cuyo patrocinio se debe un bonito ejemplar en el cual
aparece en su anverso una cruz con brazos flordelisa-
dos y ornamentada con flores de lis en los cuarteles;
en el centro un medallón con la figura de la Virgen de
Guadalupe y la inscripción CIRCULO CATOLICO DE PUE-
BLA. Al reverso tres figuras y la leyenda LA RELIGION
A LAS BELLAS ARTES.
Para el certamen de arquitectura de 1898 se man-
Medalla de la proclamación de Miramar, bronce, 1864;
grabador J. Wurden, anvtrso. dó labrar una hermosa pieza cuyo anverso ostenta en
192
nueve líneas la leyenda ART . MERTO . QUE. ARCHITEC. ce. El estilo perduró hasta mediados de siglo, cuando
TI· QUI DESCRIBENS DOMUN · COETVS · LEGIFERI MEXICA· encontramos un disefio similar en el anverso de una
NI IN· SOLINNI TOTIVS · ORBIS · CERTAMINE LAUREAM · EX- medalla acuñada a propósito del primer centenario de
CEPTT · A · M · occcxcvm. El reverso se adorna con dos la defensa de Chapultepec y dedicada en 1927 por la
figuras: en el primer plano una mujer sentada tocada Parada Continental de varios paises americanos.
con gorro frigio corona a un ángel niño, quien lleva Entre las medallas contemporáneas se encuentran
unos planos y los atributos de la arquitectura, con un piezas de todas las tendencias estéticas y, aunque el arte
compás en la mano derecha; atrás una complicada es- del grabado en hueco en México ha pasado incluso por
tructura arquitectónica de orden clásico y una colum- algunos periodos decadentes, es evidente que la cos-
nata en dos planos distintos; los grabadores E. Moral tumbre de emitir medallas quedó establecida desde el
y E. Alciate. siglo XVII y se cuenta con una larga tradición en esa
Ya se dijo en la parte expositiva que el cambio de . rama de la numismática mexicana.
rumbo que trajo consigo el movimiento revoluciona-
rio en las tendencias artísticas del país propició un mo-
vimiento renovador del nacionalismo pero inspirado
en las tendencias del art déco; como ejemplo de esa co-
rriente tenemos la pieza dedicada por México en 1922
a la Independencia de Brasil, cuyo anverso presenta el
perfil de Cuauhtémoc tomado de la estatua de Miguel
Noreña y alrededor, en la circunferencia, la inscripción
MEXICO AL BRASIL EN EL CENTENARIO DE SU INDEPENDEN-
CIA¡ el reverso ostenta un estilizado dibujo en líneas
geométricas de un águila mexicana que ocupa todo el
campo de la pieza y en el exergo las fechas 1822-1922.
Dentro del mismo estilo y también de autor anónimo
encontramos una bella pieza acuñada en 1925 para con-
memorar el VI Centenario de la Fundación de la Ciu·
dad de México. Esta pieza lleva en su anverso un sen-
cillo escudo de la ciudad de México tal como lo autori-
zó Carlos V en 1553; en forma de orla, alrededor, la
leyenda alusiva que imita grecas aztecas siempre den-
tro del geométrico estilo art déco. El reverso tiene un
original diseño del escudo nacional con una orla de gre-
cas y la leyenda H. AYUNTAMIENTO CONSTITUCIONAL DE
MEXICO, en el exergo 1325·1925. La medalla es bastante
Centenario de la batalla de Chapultepec, bronce, 1947;
afortunada en su diseño y se acuñó en oro, plata y bron- grabador anónimo, anve rso.
193
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

1 El autor adopta aqui el punto de vista de los historiadores ción científica "[ . . . ) La semilla cacahoatl [del árbol cacahuaqua·
del siglo x1x, quienes vieron en el modelo mexicano los mismos pa- huitl] les servia' de moneda, y compraban con ella, cuando era ne·
trones del imperio romano. Como lo aclaran los investigadores con· cesario, las cosas principales [ . . . ] Haclan también de ella una
temporáneos, la organización mexica no tenía mucho que ver con bebida, pues no hablan descubierto la manera de fabricar vino, no
ese modelo; era más bien un fuerte estado teocrático-militar, el cual obstante que en sus selvas nacían espontáneamente vides silves·
mantenla la hegemonía sobre gran parte de los pueblos del Alti- tres [ . . . ] Hay, que yo conozca, cuatro variedades de este árbol: la
plano, quienes, obligados por la fuerza de las armas, pagaban pe" primera. llamada quauhcacahoatl, es la mayor de todas y la que
sacias cargas tributarias. da más grandes frutos; la segunda es el mecacacahoatl, que es de
2 Este fruto, cuya utilización como medio de cambio se exten- tamaño mediano, extendido y con fruto que sigue en tamaño al pre-
dla por gran parte de América, llamó de inmediato la atención de cedente; la tercera, llamada xochicacahoatl, es menor, con menor
cronistas y científicos venidos a la Nueva España, por sus cualida- fruto, y de semilla rojiza por fuera y como las demás por dentro;
des alimenticias y por lo acertado de su elección para realizar tran- la cuarta, que es la menor de todas y llamada por eso tlalcacahoatl
sacciones comerciales, ya que se podía utilizar tanto por cuenta o sea chica, da el fruto más pequeño pero del mismo color que las
como por carga. Por su importancia dentro de la historia moneta- otras. Todas las variedades son de la misma naturaleza y sirven
ria y numismática del paf s. hemos considerado enriquecedor plas- para los mismos usos, aunque la última sirve mejor para bebidas
mar aqul algunas aseveraciones anotadas por el protomédico de en tanto que las otras son más propias y cómodas para monedas''.
Felipe 11, don Francisco Hernández, autor de la Historia Natura.! Agrega Hernández a la descripción detallada de cada una de
de la Nueva Espafla, quien realizó un profundo estudio de todas estas especies, desde la manera de preparar las diversas bebidas,
las plantas encontradas en los nuevos territorios, y que tantos be- hasta sus propiedades nutritivas. curativas o simplemente refres·
neficios aportaron a la humanidad, entre éstas, en forma destaca- cantes. Así, preparaban el atex tl o pasta aguada, que se mezcla con
da, el cacao: "[. .. ] pero en este Nuevo Mundo no habían penetra" grano indio y otros géneros de plantas; en tanto el universalmente
do jamás los signos de la avaricia ni habla nacido la ambición, hasta conocido chocolatl se preparaba entre los indlgenas con granos de
que llegaron a él. nuestros compatriotas traídos por las naves y pochotl y cacahuatl en igual cantidad. Molidos se echan en una va-
los vientos. No eran para sus habitantes de tanto precio el oro y sija y se agitan con un batidor de madera " hasta que sobrenada
la plata, que abundaban grandemente; plumas de aves hermosisi- la parte grasosa y de naturaleza aérea, que separan y ponen apar-
mas, telas de algodón y piedras preciosas que esta tierra produce te, mezclando al resto un puñado del antes dicho grano indio ablan-
copiosa y espontáneamente [ .. . )". Para continuar con la descrip- dado [ .. . )". Las propiedades nutritivas. curativas o perjudiciales
195
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

son, según observaciones recogidas por el sabio Hemández, tan va- [ . . . )" (Cervantes de Sal azar, Crónica . .. , pp. 28-29).
riadas como "mover el vientre con mucha eficacia"; "excitar el ape· Los españoles llegaron a tener aprecio por esas piedras, pues
tito venéreo"; "agradar por su gusto dulce, pero ocasionar dolor cuando Ojeda y Juan Márquez tomaron a los indios tlaxcaltecas,
de cabeza"¡ "quitar fiebre en dosis de una onza"; "contener las dia· a los que quitaron todo el oro que llevaban, les encontraron "Asi·
rreas infantiles"; "quitar la flatulencia"; "tener una ralz. fría y as- mismo media braza de chalchihuites, piedras entre ellos ricas; ha-
tringente"¡ refrescar el cuerpo, atacar los ardores de las fiebres, bía al pie ciento ensartadas todas en un hilo grueso de oro que pe-
etc. (ibid., pp. 304-306). saba once o doce castellanos" (íbid., p. 618).
Francisco Cervantes de Salazar, en su Crónica de la Nueva Es- 4 A la caída de México-Tenochtitlan, los territorios fueron go·

pana, hace también detallada descripción de esta semilla y nos di· bernados por la Audiencia; los conquistadores por rnecUo de las en-
ce que el árbol del cacao da "el fruto de su nombre, a manera de comiendas adquirieron un poder casi autónomo sobre los nuevos
mazorc&s verdes y coloradas, el cual no pende de las ramas, como territorios; la Corona ante las perspectivas de perder influencia im·
los demás frutos, antes esté. pegado al tronco y ramas; de dentro plantó repartimientos y después corregimientos sin muy buenos
es oleoso, y tiene los granos a manera de almendras: bébese en cier· resultados; en su afán de centralización de poder estableció final·
ta manera en lugar de vino o agua que se bebe tras de él; es mone· mente el Virreinato, en 1535, para el buen gobierno de las colonias.
da entre los indios y espaí'loles, porque cien almendras más o me- 5 Un castellano equivalía a 8 tomines (véase el glosario) o sea
nos, según la cosecha, valen un real. Hay árboles destos en tres 40 decigramos de oro. Esta moneda medieval tenla, en tiempos de
maneras: unos muy altos, y otros muy pequeños a manera de ce- los Reyes Católicos, peso y ley iguales que Ja dobla y el " medio ex-
pas, y otros medianos, y todos en general, no fructifican sin el am- celente", que equivaldr!a aproximadamente a 1O pesetas.
paro de otros árboles mayores que les hagan sombra, porque sin 6 Con el fin de aclarar las funciones y diversas ubicaciones de

ella el sol y el hielo los quema. Es este árbol tan preciado que su las casas de fundición y hacer distingo con la Casa de Moneda, se
fruta es el principal tracto de las indias". Hay muchas plantas, pe· resumen algunos conceptos al respecto. A su llegada a la Gran Te-
ro "la más principal que sirve como el primer libro dice, de man- nochtitlan, .COrtés fue recibido y agasajado por Moctezuma, quien
tenimiento, comida y bebida y moneda, son como unas almendras lo alojó en el palacio de Axayé.catl. lugar donde por vez primera
que ellos ll aman cacahuatl y los nuestros cacao, como en las islas el conquistador, auxiliado por los orfebres de Atzcapotzalco, fun·
de Cuba y Haití" (ibid., p. 14). dió el tesoro recibido de Moctezuma cuyo rnonto ascendjó a más
"El cacao es un árbol muy fresco y acopado, es tan delicado de 600 000 pesos. Después de hacer prisionero a Cuauhtémoc en
que no se da sino en tierra caliente y lugar muy vicioso de agua 1521, trasladó la fundición a Coyoacán y en presencia de Julián de
y sombra, está siempre cercado de muchos árboles crecidos y som- Aldrete y Bemardino Vázquez de Tapia se continuaron los traba-
bríos, porque está guardado del sol y del frío." (/bid., p. 313.) jos de fundir el oro rescatado, s iempre con la ayuda de los indíge-
3 El jade entre los mexicanos era el llamado cha /chihuitl, del nas de Atzcapotzalco y Xiquipilco. Desde 1522 se habían nombra·
cual. como los chinos, hadan variados objetos; los códices que con- do oficiales de la Corona y a partir de 1524 se empieza a llamar
tienen hojas de tributo nos confirman que se trataba de una de las "Casa de Moneda' ' a la fundición, aunque solamente se marcaban
mercancías más apreciadas entre los pueblos indígenas. Cervan- tejos; a principios de 1524 la trasladan de nueva cuenta al palacio
tes de Salazar aclara que no hay en México tantas piedras precio· de Axayácatl. AJ establecerse la Casa de Moneda, la fundición con-
sas como en España, pero "Hay otras piedras que, aunque no son tinuó sus actividades. Cuando Alonso García Bravo terminó la tra·
de tan buena vista, son de gran virtud, porque hay algunas tan bue· za de la nueva ciudad, se le destinó un solar frontero a la plaza ma-
nas para quitar el dolor de ijada (en España al jade se le llama pie· yor. De 1529 a 1562 permaneció la fundición junto al ayuntamiento
dra de ijada) y riñones, que por obrar en tan breve, son maravillo- hasta que se le instaló en la nueva Casa de Moneda, adjunta al pa-
sas y dignas de gran estima. Son de color de esmeraldas turbias lacio virreinal, donde se le aposentó con sus oficiales, en la parte
muy mayores que ellas; atraviesan por ellas unas vetas blancas del predio que hoy limita Correo Mayor. En 1780 se remodeló y
196
NOTAS A LA SECUNDA EDICIÓN

colocó en la sección que después ocupó la Biblioteca de Hacienda, de las primeras monedas de oro de la ceca de México.
donde estuvo hasta 1850 cuando se reubicó en la calle de Aparta- 14 Miguel de la Cerda recogi6, virtud a la influencia de los mo-
do (Beltrán, "Primeras casas de fundición'', pp. 371-394). narcas ilustrados del siglo xvm, el fruto de varios inventos fran·
7 Es probable que hayan sido piezas similares a las macuqui· ceses y alemanes, fundamentales en el adelanto de las técnkas dt!
nas, y la primera ma rca utilizada para el oro en la Nueva Espafia acuñación. En Alemania, específicamente en Nüremberg y Augs-
seria: "año de MDXXV. Nueva España: 65·, para el oro que se fun- burgo, sobresalieron eminentes grabadores; en Francia, Aubin Oli·
diere se dió por divisa las dos columnas 1 una Banda atravesada vier inventó la virola rota, que permitía grabar el canto de las mo-
en dos cabe~s de sierpes I por letras PI us Oul tre I abaxo unas aguas , nedas; este inventor dirigió una instalación en Paris, bajo el reinado
J por orla. La Nueva Espagna, como va al márgen, Indice General de Enrique TI. quien la abandonó por resultar sumamente costosa
de los Papeles del Consejo de Indias Códice de la R. bib. de la his t. la acuñación y dio orden de volver al arcaico procedimiento de mar-
Madrid". (Beltrán, "Primeras casas de fundi ción", p. 383.) tilleo. El italiano Mateo Nassaro fue llamado por Francisco 1 para
8 En la ley l, título 23, libro 4 de la Recopilación de indias, la construir el molinete llamado de la Guardayne. En esta época se
Reina Gobernadora mandó instalar sendas casas de moneda en Mé- empezaron a usar "cortadores", pequeñas prensas movidas a ma-
xico, Santa Fe, capital del Nuevo Reino de Granada y la Villa lm· no con balancín y contrapeso y "laminadores" para dar al metal
perla! del Potosí, asimismo mandó acuñar en la ciudad de Santo un grosor unifo'rme. Nicolas Briot, otro grabador importante, ins-
Domingo de la isla La Española moneda de vc Uón; en la ley 3 del taló aparatos en el Louvre que más tarde fueron perfeccionados
mismo título se prohibía la acuf\ación de monedas de oro y vellón por Warin en tiempos de Luis XIII y Luis XIV; consistian en ba-
¡;n las Indias, aunque como muchas otras ordenanzas debió ser más lancines que en una caja <lt! hierro sólidamente instalada tenían
tarde abolida por acuñar en ambos metales (Elhúyar, Jndagacio· un tomillo de prensa en cuyo ex tremo contenía uno de los cuños;
nes . . .. p . 1). éste descendía sobre el otro cuño y se pon1a en movimiento mc-
9 Véase el apéndice documental. díante una larga palanca provista en sus extremos <le pesadas bo-
IOPradeau y Nesmith realizaron estudios profundos sobre las las, de las cuales pendían cuerdas tiradas por ocho o diez homb res.
monedas de la época de Carlos y Juana, fuentes dt! primt!ra mano Una virola circular, entre los cuños y el cospel. impedía que este
para la clasificación por tipos y variedades de las primeras piezas último se deslizara; en época más reciente toda esta maquin aria
de la Casa de Moneda de México; son instrumento indispensable [Ut; superada por el uso de máquinas de vapor (Diccionario Enci-
para quienes se interesan en las monedas de esta época. clopédico Hispanoamericaiio. vol. 9).
11 El Acta del Cabildo de 22 de diciembre de 1544, nos dice: 15 Esta pieza de extrema rareza ha provocado una larga polé-

"el Regidor Ruy González volvió a <la r su testimonio sobre que ao mica en el medio numismático mexicano; pero visto su peso, diá·
se haga moneda de bellón, y que la moneda de plata no se use en- metro, densidad y la observación cu idadosa de varios expertos se
tre los na turales porque la guardan y sube así de precio; y los in· ha determinado su au tenticidad, lo cual la convierte en uno de los
dios se hacen jugadores, ladrones, atrevidos y desvergonzados, para tesoros más preciados de Ja Colección Banco de México.
cualquier levantamiento es mejor que traten con especias. Se acor· 16 Carlos II, llamado E l Hechizado, era hijo de Felipe IV y de
ció proveer lo conveniente" (O'Gonnan et al., Gula de Las Actas . . . , Mariana de Austria quien, debido a la corta edad, la naturaleza en·
p. 215). fermiza y poca capacidad mental de su hijo, ejerció la regencia hasta
12
Para conocer con pret!isión las técnicas de acuñación se re· 1675. A partir de 1667 gobernaron sucesivamente Juan José de Aus·
comienda el libro de Becker, Thomas W., The Coin Makers. tria, el duque de Medínacelli y el conde de Oropcza; finalmente do-
13 La cruz pometeada es caracterlstica importante para reco·
minó los últimos años la reina consorte, doña Mariana de Neobur-
nocer la moneda macuquina de México, ya que tan to la casa de Li- go. Muere Carlos sin sucesión y se ent~bla una lucha por la Corona,
ma como la de Potosi utilizaron para sus acuñaciont!s una cruz re· en la cual triunfa el partido francófilo y accede al trono Felipe de
matada en forma de letra T. similar a la utilizada en la impronta Anjou, bajo cuya égida vuelve a brillar España.
197
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

17 La London East India Company obtuvo el 31 de diciembre interesantes variedades en estas monedas.
de 1600 la exCJusividad para comercia1· con todas las regiones de 23 La guerra de Independencia dislocó por completo la econo·

Asia, África y América. Construyó residencias en Calcuta y Bombay mía y decayó considerablemente la minería, en tanto que durante
y su influencia llegó a ser enorme. En 1602 los holandeses forma- la Colonia el valor del oro y la plata sacados de las minas de Amé·
ron su propia compañía y se integró un enorme consorcio (Inglate- rica desde 1492 hasta 1803 ascendía según Humboldt a:
rra, Holanda, Francia, Dinamarca y Suecia). En 1708 se fusiona·
ron Ja London Co., y la compañía inglesa para constituir la Nueva registrados:
Compañía de las Indias Orientales, cuyas atribuciones se extendian de las colonias españolas 4 035 156 000
no sólo al comercio sino a con.c ertar tratados, nombrar gobema· de las colonias portuguesas 684 544 000
dores, sostener milicias, etcétera.
18 En el capítulo XI, del libro IV de su Ensayo Político sobre el no registrados:
Reino de la Nueva España, el barón de Humboldt hizo el estudio de las colonias españolas 816 000 000
más profundo realizado sobre la minería novohispana y sigue sien- de las colonias portuguesas 171 000 000
do la fuente más valiosa de todas las investigaciones posteriores. 5 706 700 000
Este análísis ha inspirado aún a los recientes estudios de ingleses
y norteamericanos, quienes han contribuido en forma definitiva Humboldt dividía las principales mi.nas del Reino de México
a esclarecer el panorama de la minería mexicana de los siglos XVI en ocho grupos según su latitud, y consideraba que el producto me·
a XVlll (véase Brading, Mineros y comerciantes . .. y Hadley, Mine- dio de las minas de Nueva España estaba por encima de 2 500 000
ría y sociedad . . . ). al año, lo cual equivaldría a las dos terceras partes de toda la pla-
19 Con el advenimiento de la dinastía borbónica al trono espa· ta extralda anualmente en el mundo (Humboldt, En.~a.yo Político . .. ,
ñol. se instaura la época de los adelantos técnicos que convirtie- pp. 334-335).
ron a las piezas de la Casa de Moneda de Mt!xico no sólo en las más 24 Véase el apéndice documental.
preciadas por su contenido metálico sino por su excelente factura. 25 Para una información detallada sobre las campañas y los
20 La corona real es la de oro, con cuatro florones y cuatro ra- movimientos de este personaje, véase Ja reciente y bien documen·
mos, compuesto cada uno de tres perlas. La corona imperial e.s de tada obra Morelos, escrita por Ernesto Lemoine.
oro con peri.as, ocho florones y un bonete escarfata en forma de 2ó Julián Villagrán es uno de esos héroes oscuros a quienes

mitra achatada, atravesada por dos franjas pendientes a una y otra tanto debe el movimiento insurgente; don Andrés Quintana Roo lo
partes, abierta por en medio y mantenida a cada lado por dos dia- compara con "Guzmán el Bueno". En 1814, al poner sitio a Zima-
demas de oro, con perlas; en medio de la abertura sale otra diade- pán, fue hecho prisionero su hijo don Francisco; se le intimó aren·
ma que mantiene un globo centrado y rematado en una cruz. dirse para conceder el indulto y liberarle, pero el caudillo no ce-
21 Lo mismo que la pieza fechada de 1600, el columnario de dió y su hijo fue sacrificado en Huichapan. Esta opinión contrasta
1772, posesión de la Colección Banco de México, ha sido objeto del con la de Alamán, quien lo pinta como un forajido capaz de todo
estudio de muchos especialistas, por ser la única pieza conocida crimen (Garcia Cubas, Diccionario geográfico . .. , vol. V).
de esa fecha. Ha despertado también polémica, pero su excelente 27 "El día 18 de mayo un tumulto, en CfUe participaban ejérci-
condición permite el estudio minucioso de cada una de sus carac- to y plebe, pidió la Corona para Agustín l. El Congreso, ausentes
terísticas, coincidentes en todo con las columnarias de años ante- muchos diputados, bajo fuerte presión los otros, se vio obligado
riores. a confirmar la designación. Porfin el 21 de julio de 1822, Iturbide
22 Aunque las piezas de esta época no presentan muchas dife- era coronado emperador de México .. . " '' . . . Este Congreso se re-
rencias, la variedad en las leyendas que usan el numeral nn o rv sistió a Iturbide y fue disuelto el 31 de octubre de 1822. En su lu-
y la utilización de los cuños con la efigie de Carlos III ocasionaron gar se nombra a una junta de 45 diputados incondicionales" (Vi-
198
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

lloro, "La Revolución de Ind~pende:ncia"). "iba en camino de convertirse en El Esperado" cuando cometió dos
Como pue'de verse en lo expresado por Villoro, el nombramien- errores que no le fueron perdonados: el arreglo de la deuda ingle-
to de lturbide estuvo lejos de ser una aclamación realmente mayo- sa y el lanzamiento de la moneda de níquel; y a pesar del retiro
ritaria, lo cual quedó demostrado con el fracaso de su fugaz go· de la circulación de esas monedas no recuperó su popularidad; lo
bierno. cual hizo a la opinión pública saludar con júbilo el retorno de Por•
28 Las activídades de este grabador datan de lá época de Fer· firio Díaz en 1884 (González, "El liberalismo triunfante" . . . , p. 935).
nando Vll. Después de abrir los cuños de la moneda republicana, 33 Severo del Castillo (1824-1872). Militar conservador y minis-

planeó en J828 grabar una serie de héroes de la Independencia; des· . tro de Guerra de 1859 a 1860, fue además escritor y escribió la no·
graciadamente no se llevó a cabo el proyecto. Grabó de memoria vela Cecilio Chi con el tema de la Guerra de Castas en Yucatán en
la medalla de Guadalupe Victoria, pues el caudillo se negaba a po- 1869.
sar porque "deseaba permanecer grabado en el corazón de sus con· 34 Para una relación detallada del estado financiero de las ca-
ciudadanos y no en la moneda, por no ser costumbre democrática sas de moneda foráneas y de la lucha de don Matías Romero por
sino resabios de monarquía" (Romero de Terreros, Las medallas rescatarlas del arrendamiento a particulares, véase Calderón, La
de proclamación . . . , p. 4). vida económica . .. , pp. 160·165.
29 Fue Gordillo, antes de llegar a México en 1801, grabador de 35 Sebastián Navalón, grabador discípulo de Baggally a quien

las Casas de Moneda de Sevilla y Madrid. Entre sus trabajos más sustituyó hacia 1870 en la dirección de la clase de grabado en hue-
destacados son dignos de mencionarse las juras de Carlos IV y de co de la Academia de San Carlos; fue condiscípulo y maestro de
Fernando VII, así como la medalla para la exaltación..de Iturbide Cayetano Ocampo y de Antonio Spiritu, quienes se formaron en la
al trono de México en 1823. Academia de San Carlos y además del grabado en hueco cultiva·
30 Lo mismo que Navalón y Ocampo, Rovira fue discipulo de ron también el grabado en lámina, la pintura y la escultura. Fue·
Baggally, bajo cuya dirección realizó muchos trabajos, algunos pre- ron discípulos de Pelegrin Clavé, uno de los mejores pintores lle-
miados en las exposiciones realizadas en la Academia de San Car- gados a México en el siglo x_pc. Estos tres artistas son tal vez los
los, como la cabeza de griego modelada en cera (Romero de Terre· últimos académkos de mérito y originalidad. En sus cátedras se
ros, Catá.logo de las exposiciones . .. 1 p. 481). formaron nuevos grabadores, quienes desafortunadamente no de·
3! La crisis, ocasionada por el cambio en el diseño de la mo· mostraron particular talento (Romero de Terreros, Catálogo de las
neda que se exportaba a Oriente, se comentaba en todos los tonos exposiciones . . ., pp. 52 y 455).
y no faltaron los intelectuales que criticaron acremente la actitud 36 Existen bastantes ejemplos de piezas de proclamación de es·
inflexible de las autoridades, la cual ocasionaba enormes pérdidas ta época, grabadas en Europa y de muy buena factura, las cuales
para el erario en ese renglón. Manuel Payno, quien organizó una influyeron considerablemente en el gusto de los grabadores mexi·
ola de protestas, publicaba: "Nosotros convenimos en que los chi· canos (Grove, Medals of Mexico).
nos sean 1a gente más atrasada y más estúpida del mundo, ¿pero 37 En el periodo de 1867-1870 la producción mundial de oro
qué hacer?, ni el señor ministro de fomento, ni El Diario, ni El Si- disminuyó y la de plata creció; la relación entre ambas se modífi.
glo, ni todos los doctores juntos de México, son bastantes para con- có en detrimento de la plata; el Congreso Monetario de París votó
vencerlos de que los pesos del nuevo cufio son mejores que los del unánimemente por la adopción del patrón oro y empezó la crisis
antiguo. Pues que así lo quiere, más obstinados seremos nosotros platera. Bismarck, preocupado por la anarquía monetaria en los
en no proporcionarles la mercancía que a ellos les agrada, y más estados alemanes, creó un solo tipo monetario para estrechar los
cuando poco o nada nos cuesta" (Calderón, La vida económica . .. , lazos entre la confederación gennánica, acudiendo al talón oro para
p. 177). su acuñación nacional. Cesaron de acuñar plata en 1872, razón por
32 Manuel Gom:ález supo demoler los cacicazgos que amena· la cual la plata restante inundó los mercados en los cuales antes
zaban la paz del país, manejó éste con un gabinete heterogéneo e dominaba la plata mexicana, que necesariamente bajó su precio.
199
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

A los países europeos siguieron los de América y las naciones de regresó en 1919 para unirse más tarde a la rebelión delahuertista
la Unión Latina (Francia, Bélgica, Suiza e Italia), quienes regu laron con las fuerzas del general Enrique Estrada. Murió en la toma de
su circulación. La década de los setenta terminó con una despro· Morelia el año de 1924 (Diccionario Porrúa de historia . .. ).
porcionada relación entre el oro y la p latá, lo cual resultó catas- 46 El general Carrasco, conocido por el mote de El Calero, por
trófico para México, que basaba su economla en un solo producto: haberse dedicado a la producción de cal, se unió a la Revolución
la plata (Calderón, La vida económica . . ., pp. 181-185). desde la promulgación del Plan de San Luís. A la caída de Madero
38 Véase el apéndlce documental. tomó las armas por el constitucionalismo, en el cual militó hasta
39 A estas piezas se las denomina popularmente centavos za- l~ caída de Carranza y fue asesinado en 1922, cuando se dirigía a
patistas, aunque evidentemente fueron ordenadas por el gobierno Durango para unirse al general Murguía (Diccionario Porrúa de his-
convencionista. toria . . . , p. 375).
40 La influencia del arl nouveau, que alcanzó su máximo es· 41 Este general participó en la toma de Durango y en 1813, uni-
plendor en Francia, se evidencia en el disello de esta hermosa pie- do al villismo, se convirtió en uno de los principales jefes de la Di·
za conmcmoraLiva y confirma la estrecha relación entre las artes visión del Norte. Se alió al constitucionalismo y murió en comba·
y la numismática en la cual se reflejan - lo mismo que en la escul- te en el propio municipio de Cuencamé, de donde se acuñó el peso
tura, la pintura o la arquitectura- todos los cambios esti llsticos. muera Huerta (Diccionario Porrúa de historia .. . , p . 509).
41 En menos de Lma década, y debido fundamentalmente al 48 Activista contra la Compañía Minera de Cananea, fue con-

movimiento revolucionario, las tendencias artísticas dan un vira- denado a 15 años en "Las Tinajas " de San Juan de Ulúa; liberado
je en busca de un estilo nacionalista y los artistas mexicanos vuel· por la revolución maderista en 1911 militó en sus filas. Luchó con·
ven los ojos hacia el lejano pasado prehispánico, en el cual se ins- tra el usu rpador Huerta y después de la Convención se unió a Ca-
piran no sin influencia del art déco. rranza contra Villa. Ocupó Guadalajara y fue gobernador de Jalis·
42 Por la constante elevación de precios de los metales, este de- co de 1917 !I 1919. Fuera del ejército por ser leal a Carranza se unió
creto y los subsecuentes prevén diversas aleaciones y fijan hasta a la revolución delahuertista y fue fusilado en Tuxtla Gut iérrez,
cuatro posibles metales para la acuñación de monedas: cuproní· en 1924 (Diccionario Pom-la de historia . .. , p. 651 ).
que!, bronce, alpaca o acero inoxidable. Véase el cuadro cronoló- 49 Militar de carrera, estudió ingenierfa en la escuela militar
gico de acuüaciones para conocer las diversas aleaciones de meta- y formó una Carta General de Ja República. Ocupó diversos car-
les en la moneda contemporánea. gos públicos durante el Porfiriato; fue suces ivamente maderista,
4 3 El año de 1983 salieron a la luz unos juegos formados con huertista, convencionista y villista, para fina lmente morfr a ma-
monedas de años y denominaciones diversas, acuñadas en calidad nos de los vill istas a quienes trataba de abandonar para huir a Es-
''proof" para su comercialización en mercados internacionales. tados Unidos (Diccionario Porrúa de historia . . . , p. 630).
4 4 El fracaso del papel moneda revolucionario se debía funda- 50 El recurso de los tlacos fue ampliamente utilizado en las ha-
mentalmente a que solamente estaba respaldado por la fuerza de ciendas henequeneras de Yucatán, donde no solamente se cambia-
las armas, en tanto que la moneda de plata tenia validez, fuese cual ban en la tienda de raya sino que se estab leció todo un sistema ad-
fuere e l cuño que ostentara. ministrativo para el control de las haciendas a través de las fichas;
45 Sinaloense de nacimiento, destacó por su labor periodísti- as!, las contraseñas marcaban:
ca, mi litó en el maderismo y a la muerte de Francisco I. Madero Planteles (división de superficies cultivadas) que a su vez se sub-
abrazó la causa constitucionalista con mucho éxito. Llegó a ser co· divldlan en mecates; chapeo (era la limpieza de un mecate) open·
mandante milítar y jefe político de Tepic, pero entró en conflicto cas para señalar el número de hojas cortadas. En las grandes ha-
con Obregón por rawnes de mando, por lo que se unió primero ciendas se cortaban hasta 200 000 pencas al dla. Además <le estas
a la Convención y luego a las fuerzas villistas. Combatió en el nor- sefiales se repartían otras para u tilizar los tranvías vecinales y se
te casi sin auxilio y emigró después a Estados Unidos, de donde expedían "pases" en forma de tej uelos como el de la Hacienda de
200
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

Jesús que ostenta la leyenda VALE POR UN PASE A KANCABCHEN (Ro- monedas, lo que, naturalmente, provocó que se dislocara el co-
mero de Terreros, "Numismática henequenera ... "). mercio.
51 Balbuena, en su poema apologético sobre México, narra así En 1855 las autoridades de Shanghai emitieron una proclama
la importancia del comercio con Oriente y la riqueza de las minas en la cual se decretaba que todos los dólares podrían ser acepta·
de Nueva España: dos sin distinción, a pesar de tener más o menos fineza que el pe·
so. Las monedas extranjeras se esparcieron por toda la cuenca del
Quién de tus ricas flotas los haberes, Yang-tsé para competir con el peso, pero es un hecho conocido que,
de que entran llenos y se van cargados , a pesar de todo, el peso mexicano ganó la batalla y remplazó al pe·
dírá, si tú suma della eres? so carolino; éste encontró como último reducto Formosa, donde
fue la unidad de circulación como chopped dollar a su valor intrin·
En ti tus grandezas abreviadas; seco, hasta que los japoneses tomaron posesión de esa isla en 1895.
tú las basteees de oro y plata fina; (Kann, The Currencies .. . , pp. 126-130.)
y ella a ti de cosas más preciadas ... 53 Para conocer la historia del dinero en el Japón a partir de
la introducción' del sistema monetario occidental en tiempos de la
(Balbuena, Grandeza mexicana, p. 91). apertura del país en la era Meiji, véase Shinjo, History of the yen . ..
54 Eco, Umberto, Historia ilustrada de los inventos, p. 13-14.
52 La principal y más grande corporación comercial en esos 55 Es indudable que el origen de la medalla es la moneda mis·
tiempos era la East India Co., la cual introdujo grandes cantida- ma, algunos autores sitúan en tiempos de Adriano el momento en
des de plata en China para poder adquirir el té en ese lugar. El va· el cual se establece la diferencia entre la moneda y la medalla. Los
lor de la plata en pasta y acuñada enviada a Oriente durante los estudiosos de la numismática y de las antigüedades en el siglo xvm
años 1601 a 1620 fue de 548 690 pesos, y en los 50 años de 1710 escribían largos discursos o "diálogos" sobre la utilidad y origen
a 1759 el valor fue de 26 833 640, Ja mayor parte de moneda espa· de las medallas. Un anónimo traducido del ingles al italiano en 1796
ñola. A principios del siglo x1x, especialmente durante las guerras nos dice que "El Valor intrínseco de una medalla antigua no con-
napoleónicas, América envió ba rcos a Cantón (este puerto era el siste en su metal sino en su instrucción o la inscripción que nos
único abierto al comercio exterior y mantuvo el monopolio por más lega" y agrega que las medallas servfan para publicar las noticias
de un siglo desde 1757), con propósitos comerciales, y las compras del imperio (anónimo, Della utilita delle antiche medaglie). En tan-
se pagaron fundamentalmente con pesos carolinos. Las estadísti- to, Antonio Agostini, arzobispo de Tarragona del rey Felipe V, al
cas disponibles muestran que entre los años 1818 y 1834 fueron preguntarse sobre la diferencia entre moneda y medalla llega a la
llevados fuera de China por barcos británicos más de 50 millones conclusión de que sólo son de la segunda especie "la que se tiene
de dólares, principalmente a la India. En el curso del tiempo, el por joya, como tampoco las que se traben en las gorras y sombre-
dólar espafiol, que era la única moneda de plata en circulación, pe- ro, aunque se digan medallas no son monedas .. . " (Agostiní, Diá·
netró al interior de las provincias de Kwangtung, Fukien, Kiang- logos de medallas . .. , p. 4).
su, Chekiang, Anhui y Chihli. Entre los antiguos griegos y romanos las medallas eran aque-
Hasta 1836 el peso carolino fue la moneda local a lo largo del llas labradas para obsequiar a embajadores y arrojar al pueblo en
valle del Yang·tsé, incluida Shanghai. Toda transacción comercial coronaciones de emperadores o papas ''que assimismo en aquel
fue realizada en esa moneda y las tarifas de cambio en los bancos tiempo havía dos fuertes de monedas, 6 medallas, y que las bue·
se basaron en ella. La acufiación del peso carolino se había des· nas servían de dones, y de largitiones ó míssilia, que assf las lla-
continuado en los tempranos años cuarenta del siglo XIX, por lo mavan en Lat1n, 6 para tener entre sus joyas, sacrarios, y las rui·
que escaseaba el circulante; esto ocasionaba que se otorgaran pre- nes servían de moneda, como oy sirven las que se labran en las casas
mios hasta de 20 y 30 por ciento sobre el valor imrlnseco de las de Moneda" (ibid., p. 6). En cuanto al provecho que se saca de acu·
201
NOTAS A LA SEGUNDA EDICIÓN

ñar medallas, solamente es el de guardar la memoria histórica siem- tiempos de Teseo en cuya propiedad se reunían los seguidores de
pre y cuando las piezas recuerden al bueno, al valiente y al sabio Platón; otros autores traen la etimología de acos (medicina) y de-
para que inviten a la admiración "esto si tuvi6semos medaUas só- mos (pueblo) por hacer descubrimiento de aquellos sumos ingenios
lo cristianas ... pero las hay de Nerón, de Caligula o de Heliogá- que en la sociedad se reunían para ensefiar a infundir en el espíri·
balo y otros semejantes mostros que arden en los infiernos ... pe- tu del pueblo los verdaderos preceptos de la vida moral y social.
ro también gustamos de ver retratos de algunas fieras estrañas y La Academia de Platón estaba dedicada a. Palas y al Amor, lo que
mostros pues como pensaba decir después de las medallas se apren- significaba que la sabiduría debla estar siempre en conjunción con
de como se pinta al cocodrilo, y el hipopótamo y la esfinge y el ri- el amor y el deseo de sacar provecho de las profundas meditacio-
noceronte y como pintaban los antiguos a Scylla, y Ja Chimera nes del estado (Ama ti, Ricerche storico-critico-scientifiche . .. ,
y al Pegaso y a las serenas de las maldades de Nerón, el que ma· pp. 367-368).
tó a San Pedro y a San Pablo nuestros padres, y primeros predi· 58 Ejemplo de esto son todos los llamados conventos-fortaleza
cadores, desseamos verte como animal fiero y estraño para del y del siglo XVI como Acolman, Actopan; Tepeaca, etcétera.
de otros malos refrescar memoria y guardar de pareceles ... "(ibid. 1 s9 " México salió a Ja vida independiente llevando a sus espal-
pp. 18-19). das, desde el punto de vista del arte, un glorioso pasado barroco,
56 Esta técnica se inventó probablemente en la escuela de Sa· pero siguió a esa vida cuando aquella tradición era cortada por el
mos hacia el siglo VI a.C. y se atribuye a Reo y a sus hijos Telecles movimiento que representaba un esplritu nuevo, moderno, el neo-
y Teodoro. El procedimiento consiste en formar un núcleo central clasicismo''. México lo aceptó como fuerza renovadora con tal fu-
de arcilla, que luego se reviste con una capa de cera virgen reblan- ria que lo hizo destruir su pasado barroco en su deseo de destruir
decida a base de agua caliente; esta capa deberá tener igual espe- su pasado inmediato ... como una actitud ante un futuro que re·
sor al que tendrá el objeto fundido; sobre esta capa se plasman, presentaba libertad y progreso "la destrucción del ciprés barroco
se graban o si se quiere decir así se esculpen con una cuchilla o de Ja Catedral Metropolitana significa el fin de un mundo históri-
un buril las formas o las lineas que deberán aparecer en la pieza co'' (Ferná.ndez, El arte del siglo XIX . . . , p. 5). Queda aquí perfec-
terminada. Una vez concluido el grabado se recubre todo con arci· tamente dilucidado lo que genialmente observa Octavio Paz, que
lla fina y se dejan aberturas para la colada y respiraderos para los encuentra a nuestra historia tan abrupta como el territorio mexi-
gases, se deja secar y luego se calienta en un horno; se recoge la cano que se desgaja y corta de golpe en pleno desarrollo de cada
cera que se derrite dejando un vacío en el cual se vierte el metal. etapa y así cada nueva fase es negación de la ante rior y sin embar·
A esta técnica se deben muchas obras maestras de la estatuaria go no podría existir sin su antecedente.
antigua y no pocas del Renacimiento (Eco, Historia ilustrada . .. , 60 El grabado en lámina, conocido también como "grabado en
p. 36). dulce" consiste en dibujar las lineas sobre la superficie de una lá-
57 Cuando Grecia se encontró soberana entre todas las nacio- mina mediante la utilización de un fuerte ácido para luego poder
nes, sobre todo en las doctrinas cientfficas y en el arte, pensó con imprimirlo sobre el papel.
gran sabiduría en la introducción de instituciones útiles "que de- 6 J Don Gerónimo Antonio expresaba asf las grandes dificulta-
fendieron contra los atentados de la ignorancia el bello siglo del des que enfrentaba "luego que llegaron de Espal'ia los directores
saber y fertilizaran esta tierra de doctos con todo género de Cultu· (Gines Andrés Aguirre, primer director de pintura y académico de
ra". La primera academia erigida (según Laercio) era " un delicio- San Fernando de Madrid, y Don Cosme de Acuña) les hice presen-
so lugar en el campo situado a la distancia de una milla de Atenas, te el nuevo plan de estudios que debía hacerse qe los discípulos
donde Platón solla reunir no sólo a sus disclpulos sino a los más no aprendiesen las respectivas facultades a que se inclinaron, por
grandes filósofos de Grecia, para conocer y disputar sobre mate- pura imitación, sino por las reglas y principios sólidos como se prac-
rias filosóficas''. Algunos hacen provenir la etimología de acade- tica en las clases o aulas de las ciencias abstractas y sublimes. Fa-
mia del nombre de Academo o Cademo, ciudadano ateniense de cilité los medios para ello; pero a la academia consta que uno de
202
NOTAS A LA SEGUNDA EDICION

los maestros de genio bastante inquieto se opuso a mis ideas y atrajo res que realizó Manuel Romero de Terreros (Romero de Terreros,
a los demás a las suyas; que eran no asistir las horas establecidas "Los grabadores en México ... ").
al estudio, sino el concw-rir sólo de noche; reservándose para sus 65 La inscripción reza "Fernándo VII el deseado Rey de Espa-

provechos todos los días; fundados en la práctica de la Academia fia y de las Indias padre de un pueblo libre siempre fieles y siem·
de San Fernando, sin reflexionar que en ella los maestros gozan pre urudos. Bustamante erigió M. año 1808".
de un cortísimo suelqo, y se mantienen de su propio trabajo, y que 66 De la Maza, Del neoclásico al art nouveau, pp. 49-52.
en ésta de San Carlos disfrutan dos mil pesos anuales, porque en· 67 En la medalla dedicada por México a Brasil en el centena-
señen a sus discípulos .. . y porque en las presentes circunstancias, , rio de su independencia en 1922 aparece de perfil el Cuauhtémoc
puedo satisfacer a mi conciencia y obligación que me imponen los de Noreña (Grove, Meda.Is of Mexico, p. 89).
estatutos, correspondiendo fielmente a la confianza con qe el rey 68 De la Maza, Del neoclásico al art nouveau, pp. 77-90.
69 Es éste Alejo Bemabé Madero, a quien Gerónimo Antonio
me ha honrado: digo a V.E. qe el director de pintura - Aguirre-
es mui corto dibujante, y no a propósito para la corrección de los Gil sus tituyó como grabador mayor de la Casa de Moneda de Mé-
disdpulos por su escasa instrucción y abanzada edad. El de escul- xico. En la opinión de Justillo Femández, a esta época pertenecen
tu ra, en el dibujo es igualmente corto, Dn. José Alcibar hace lo que los trabajos de.calidad superior en el grabado en hueco en México,
puede, pero puede mui poco. Los únicos que juzgo capaces de co- pues "El academismo no fue sino la síntesis y el i¡íntoma del gusto
rregir con algún acierto son Guerrero y Vázquez: y así son preci· decadente de la época", aunque también aclara que esta decaden·
sos en la sala grande todas las noches para la corrección de las ca- cia se dio aún más en el grabado en lámina, desplazado por la lito-
bezas, manos, píes y figuras, concediéndoles la Academia los grafía (Fernández, El grabado en lámina, p. 3).
honores de tenientes con el mismo sueldo que gozan en las salas 70 Véase la bibliografía.
de los principiantes qe dibujan ojos, narices y bocas, son muy bue- 71 Fernández, Arte colonial, p. 5.
nos Dn. Gabriel Gil y Dn. Tomás Suria por la constancia, método, 72 Fernández, El arte en el siglo X IX.
y suavidad qe tienen en enseñar" (Carrillo y Gariel, Técnica de la 73 Al parecer la estatua de Tolsá se inspiró en Ja desaparecida
pintura . .. , p. 112). estatua de Luis XVI, realizada por Girardón, es decir, bajo la in-
62 Aunque después de la consumación de la Independencia la fluencia de Ja Academia de París, lo cual no resta ningún mérito
Academia languidecía por el abandono y la falta de recursos, a par· a la fuerza, la maestria y el conocimiento para dar vida a las for·
Lir de la primera mitad del siglo xrx hay un resurgimiento de las mas empleadas por Tolsá en su obra (Escontria, "Breve estudio de
instituciones académicas; se crea la Academia de la Lengua, surge la obra ... ", p. 3).
la prestigiada Sociedad de Geografía y Esladistica, la primera Aca· 74 Escontria, "Breve estudio de la obra .. . ", p. 396.

demia de Medicina de México, "la fogosa e inquieta Academia de 75 Rafael Ximeno y Planes (1761-1825) fue uno de los más ilus·
San Juan de Letrán" y el Liceo Hidalgo. Como resultado de esto tres directores de la escuela de pintura de Ja Academia de San Car-
renace la Antigua Academia de las Nobles Artes de Nueva España, los y es el representante por excelencia de la pintura neoclásica
gracias a que en 1843 se la dotó de los fondos de una lotería que en México; a su pincel se debe el más conocido retrato de Gcróní·
tomó su nombre, San Carlos, y permitió su época de mayor flore- mo Antonio Gil. y tal vez el único tomado del natural. Es también
cimiento (GaJi et al., La lotería de la Academia . .. , p. 11). autor del famoso retrato del arquitecto Tolsá, pero su obra más
63 Alejandro Malaspina (1754-1816), navegante y explorador lograda fue la pintura al fresco en la cúpula de la Catedral Metro-
italiano que estuvo al servicio de Es pafia; entre los a.t'l.os 1789 y 1794 politana, construida por el propio Tolsá, infortunadamente desa·
dirigió una exploración al Pacifico y al Atlántico Sur en la cual par- parecida por un incendio. Prueba de su genio llegada a nuestros
ticipó Suria. días son los maravillosos frescos de la Capilla de Guadal upe en el
64 Tanto Gil como Suria y F. Gordillo incursionaron en el di· edificio de la Escuela de Minería.
bujo y el grabado en lámina como consta en la nómina de grabado- 76 Escontria, "Breve estudio de la obra ... ", p. 4.

203
ACU~ACIÓN POR ORDEN e R o N o Lo o 1 e o•

Cantidad de
Decreto Denominación Metal Identificación Diámetro PHo Com~o•ldón metal fino Periodo de
(fecha) (pesos) (milímetro$) (gramos) (mi tlsimos) (gramos) acuñación

25103105 10.00 Oro Efigie de Miguel Hidalgo 22 .5 8,333 900 Au 7.5 1905-1920
(hidalgo) 100 Cu 1959
25103105 5.00 Oro Efigie de Miguel Hidalgo 19 .0 .4.166 900 Au 3.75 1905-1910
(medio hidalgo) 100 Cu 1918-1920
1955
25/03/05 l.00 Plato Leyendo : República Mexicano. 39.0 27.073 902.7 Ag 24.438 1898-1909
Iniciales A.M. y G. V.; diseño 97.3 Cu
según el decreto de 1897
(limontour)
25103105 0.50 Plata Sol radiante 30.0 12 .500 800 Ag 10 1905.1910
(limontour) 200 Cu
25103105 0.20 PI oto Sol radiante 22.0 5.000 800 Ag 4 1905°191.4
(limantour) 200 Cu
25/03/05 0.10 Plata Sol radiante 18 .0 2.500 800 Ag 2 1905-191.4
(limontour) 200 Cu
25/03/05 0.05 Níquel Círculo con motivos aztecas 20.0 5 .000 999 Ni 1905-1914
25103105 0.02 Bronce 2 evos en monograma 25 .0 6 .000 950 Cu 1905-1906
.40 Sn
10 Zn
25/03/05 0.01 Bronce 1 evo en monograma 20.0 3.000 950 Cu 1905-1915
.40 Sn
10 Zn
27/12/09 1.00 Plato Del cobo llito. Conmemorativo del 39.0 27.073 902.7 Ag 24.438 1910-1914
centenario de lo Independencia 97.3 Cu
15/10/ 1.4 o.os Bronce 5 evos en monograma 28.0 9.000 950 Cu 191.4-1935
25 Sn
25 Zn
15/10/14 0.02 Bronce 2 evos en monograma 25 .0 6.000 950 Cu 1920-1941
25 Sn
25 Zn
15/10/14 0.01 Bronce 1 evo en monograma 20.0 3.000 950 Cu 1916-1943
25 Sn
25 Zn
29/06/15 0.02 Bronce 2 cvos en monograma. 20.0 3.000 950 Cu 1915
Emitido por lo Convención 25 Sn
(Lagos Chózoro) 25 Zn
29/06/15 0.01 Bronce 1 evo en monograma. 16.0 1.500 950 Cu 1915
Emitido por lo Convención 25 Sn
(Lagos Cházoro) 25 Zn
27/06/17 20.00 Oro Calendario azteca 27.5 16.666 900 Au 15 1917-1921
100 Cu 1959
31/10/18 2.50 Oro Efigie de Migvel Hidalgo 15 .5 2.083 900 Au 1.875 1918-1920
(cuarto de hidalgo) 100 Cu 1944-1948
31 / 10/18 2.00 Oro Dos pesos 13 .0 1.666 900 Au 1.5 1919-1920
(quinto de hidalgo) 100 Cu 194.4-1948
13111110 l.00 PI oto Sol radiante 3.4.0 18 .125 800 Ag 14.5 1918-1919
(nieto) 200 Cu
13/ 11 /18 0.50 Plata Sol radiante 27.0 9 .062 800 Ag 7.25 1918-1919
(nieto) 200 Cu
.ws
ACUtilACION POR ORDEN CRONOLOGICO .

Decreto Denominación Metal ldentlfh:acl6n Diámetro Peso Comr.o•lclón Metal fino Periodo de
jh1cho) IP•$05) jmllímetros) leromo5) jml 6slmos) (o romo•) a~uñaclón

13/11 /18 0.20 Plato Sol radiante 19.0 3.625 800 Ag 2.9 1919
(nieto) 200 Cu
13/11/18 0.10 Plata Sol radiante 15 .0 1.812 800 Ag 1.45 1919
(nieto) 200 Cu
27/10/19 1.00 Plata Sol radiante 34.0 l6.6óó 720 Ag 12 1920-1927
(r.abrera) 280 Cu 1932.1935
27/10/19 0 .50 Plato Sol radianie 27.0 8.33 720 Ag 6 1919-1921
(cabrera) 280 Cu 1925
27/10/19 0.20 Plata Sol radiante 19.0 3.333 720 Ag 2.4 1920-1935
(cabrera) 280 Cu
27/10/19 0. 10 Bronce 1O cvos en monograma 30.5 12.000 950 Cu 1919-1921
25 Sn 1935
25 Zn
07/01/20 0.20 Bronce 20 cvas en monograma 32.5 15 .000 950 Cv 1920-1935
25 Sn
25 Zn
14/09/21 50.00 Oro Centenario . Conmemorativa de la 37.0 41 .666 900 Au 37.5 1921-1931
consumación de la Independencia 100 Cu 1944-1947
22/09/21 2.00 Plata Centanar'io o victoria . 39.0 26.666 900 Ag 24 1921
Conmemorativo de lo consumación 100 Cu
de lo Independencia (de la huerta)
29/04/25 0. 10 Plata Sol radiante 15.0 1.666 720 Ag 1.2 1925-1928
(1;abrtrira) 280 Cv 1930-1935
26/04/35 0.20 Bronce 20 cvas en monograma 32.5 15.000 950 Cu 1920-1935
(reaparición) 25 Sn
25 Zn
26/04/35 0 .10 Bronce 1O cvos en monograma 30.5 12 .000 950 Cu 1919-1921
(reapariciól'I) 25 Sn 1935
25 Zn
22/05/35 0 .50 Plato Sol radial'lle 27.0 7.973 420 Ag 3.349 1935
(Bassols) 580 Cu
26/03/36 0. 10 Cuprol'llquel Calenda ría ozteco 23 .5 5.500 800 Cu 1936-1946
200 Ni
26/03/36 O.OS Cupronrquel Calendario azteca 20.5 4.000 800 Cu 1936"1942
200 Ni
28/08/36 1.00 Plata Sol radiante, reaparición 34.0 16.666 720 Ag 12 1938-1945
(cabrero) 280 Cu
28/08/36 0 .50 Plata Sol radiante, reaparición 27.0 8.333 720 Ag 6 1937-1945
(cabrera) 280 Cu
28/08/36 0 .20 Plata Sol radiante, reaparición 19.0 3.333 720 Ag 2.4 1937-1943
(cobrara) 280 Cu
28/12/42 0.05 Bronce Efigie de Josefa Ortiz 25.5 6 .500 950 Cu 1942-1946
de Domlnguez (joseflto) 10 Sn
40 Zn
03/08/43 0.20 Bronce Pirómides 28.5 10.000 950 Cu 1943-1946
10 Sn
40 Zn
29/02/4.4 0.01 Bronce 1 evo en rnonogromo 20.0 3.000 950 Cu 1944- 1949
(cambio de composición) 10 Sn
40 Zn
206
ACUÑACION POR ORDEN CRONOLÓGICO

Decreto Denominación Metal Identificación Diámetro PHO Composición Metol fino Periodo de
(fed111) (puos) (rnilfmetros) {9rQmo5) (mil6simos) (grQmOs) acui'laclón

11 /09/47 5.00 Plata Efigie de Cuauh1émoc 40 .0 30.000 900 Ag 27 1947-1948


100 Cu
11/09/47 1.00 Plato Efigie de José Mo. Morelos, 32 .0 14.000 500 A9 7 1947-1949
a lo derecha 400 Cu
60 Ní
40 Zn
11/09/47 0.50 Piolo Efigie de Beníto Juórez 26.0 7.000 500 Ag 3.5 (no
400 Cu circuló)
60 Ni
40 Zn
29/12/49 1.00 Plata Efigie de José Ma. Morelos de 32.0 13.333 300 Ag 4 1950
tres cuartos de perfil a la izquierdo 500 Cu
100 Ni
100 Zn
29/12/49 0 .50 Plata Efigie de Cuauhlémoc o lo derecha 26.0 6 .666 300 Ag 2 1950-1951
500 Cu
100 Ni
100 Zn
29/12/49 0.25 Plata Balanza 21.5 3.333 300 Ag 1950-1953
(peseta) 500 Cu
100 Ni
100 Zn
29/12/49 0.10 Cuproníquel Efigie de Benito Juóroz viendo 23 .5 5.500 750 Cu (no
o la izquierda 250 Ni circuló)
29/12/49 0 .05 Cupronfquel Efigio de Josefa Ortiz 20.5 4.000 750 Cu 1950
de Domlnguez (losefita chica) 250 Ni
29/12/49 n.02 Latón t Mazorca de maíz 19.5 3.000 850 Cu (no
150 Zn circuló)
29/12/49 0.01 Latón t Espiga 16.0 2.000 850 Cu 1950-1969
150 Zn
27/10/50 5.00 Plato Conmemorativo del Ferrocarril 40.0 27.n7 720 Ag 20 1950
del Sureste 280 Cu
27110150 5.00 Plato Efigie de Migu!ll Hidalgo 40.0 27.m 720 Ag 20 1951 -1954
(hidalgo 9ra11de) 280 Cu
29/12/50 0.20 Latón g Piró mides 28.5 10.000 950 Cu 195 1- 1955
(cambio do composición) 50 Zn
29/12/50 0 .05 Latón g Efigie de Josefa Ortiz 25.5 6 .500 950 Cu 1951-1955
de Domíngvez 50 Zn
(cambio de c;omposición)
14/09/53 5 .00 Plato Efigie de Miguel Hidalgo. 40.0 27.777 720 Ag 20 1953
Conmemorativo Allo de Hidalgo 280 Cu
13/09/55 10.00 Plato Efigie de Miguel Hidalgo 40.0 28.888 900 Ag 26 1955-1956
(hidalgo grande) 100 Cu
13109155 5.00 Plata Efigie de Miguel Hidalgo 36.0 18.055 720 Ag 13 1955-1957
(hidalgo chico) 280 Cu
13/09/55 0 .50 Bronce Efigio de Cuauhtémoc 33.0 14.000 950 Cu 1955-1959
o lo Izquierda 25 Sn
25 Zn
13/09/55 0.20 Latón g Piró mides 28.5 10.000 950 Cu 1955-1971
(óguila de mayor tomollo) 50 Zn
::!07
ACUAACION POR ORDEN CRONOLÓGICO

D•cr••o Denomlnacl6n Metal ld•ntlflcaclón Dl6111etro PHO Compo1lcl6n Metol fino Periodo de
(fecho) (pesos) (milrmetros) (gromos) (mil,simo1) (gramos) acuñac16n

13/09/55 0 .10 Latón g Efigie de Benito Juárez 23.5 5 .500 950 Cu 1955-1967
a la izquierdo 50 Zn

13/09/55 o.os Latón i Efigie de Josefa Ortlz 20.5 A.000 850 Cu 1954-1969
de Domínguez (josefito chica) 150 Zn
13/09/55 0.01 Latón t Espigo 16.0 2.000 850 Cu 1950-1969
(se ratifico su poder liberatorio) 150 Zn
26112/56 10.00 Plato Efigie de Benito Juórez, 40.0 28.888 900 Ag 26 1957
Conmemorativo del centenario 100 Cu
de la Constitución
26/12/56 5.00 Plata Efigie de Benito Juórn. 36,0 18.055 720 Ag 13 1957
Conmemorativa del centenario 280 Cu
de lo Conilituc:ión
26112/56 1.00 Plato Efigie de Benito Juórez . 34.5 16.000 100 Ag 1.6 1957
Conmemorativo del centenario . 700 Cu
de lo Constitución 100 Ni
100 Zn
26/12/56 1.00 Plata Efigie de José Ma. Morelos, 34.5 16.000 100 Ag 1.6 1957-1967
o lo derecha 700 Cu
100 Ni
100 Zn
1911 2/59 5.00 Plato Efigie de Venustiano Carranza. 36.0 18.055 720 Ag 13 1959
Conmemorativo del Afio 280 Cu
de Corronzo
07112/60 10.00 Plato Efigies de Hidalgo y Modero. 40.0 28.888 900 Ag 26 1960
Co11rnemorotlvo del 150 100 Cu
Aniversario de lo lndepe11denda
y 50 Aniversario de la Revolución
27/12/63 0.50 Cupronlquel Efigie de Cuauhtthnoc 25.0 6.500 750 Cu 1964-1969
a la izquierdo 250 Ni
27112/63 0.25 Cupronfquel Efigie de Francisco l. Madéro 23,0 5.500 750 Cu 1964-1966
250 NI
21112/66 25.00 Plato Jugador de peloto. Conmemorativa 38.0 22.500 720 Ag 16.2 1968
de los juegos dé lo XIX Olimpiada 280 Cu
23/12/66 0.25 Cupronfquel Efigie de Francisco l. Madero 22 .0 5.250 750 Cu (no se
(tomollo reducido) 250 Ni acuñó)
26/12/67 25.00 Plata Jugador de pelota. Conmemorativa 38 .0 22.500 720 Ag 16.2 1968
de los juegos de lo XIX Olimpiada 280 Cu
(aumentó lo emisión o 30 millones
de piezas)
12/03/68 0.20 Latón g Pirámides 28.5 10.000 950 Cu 1971 -1 974
(nuevo escudo) 50 Zn
26/12/69 25.00 Plato Efigie de Benito Juórez 38.0 22.500 720 Ag 16.2 1972
280 Cu
26/12/69 5,00 Cupronfquel Efigie de Vicente Guerrero 33.0 14.000 750 Cu 197 1-1977
250 NI
26112/69 1.00 Cuproníquel Efigie de Jos6 Mo. Morelos 29.0 9.000 750 Cu 1970-1983
250 Ni
26112/69 0.50 Cuproníquel Eflgie de Cuauht6moc 25 .0 6.500 750 Cu 1970-1983
(nuevo escudo) 250 Ni
208
ACUfÍIACION POR ORDEN CRONOLOGICO

Decreto Denominación Metal ldenttflcacl6n Dl6m•tta Pelo ComPo•lcl6n M•tal fino Periodo d•
(l•c:ho) (p•101) (milímetros) (gramos) (mil61imo1) (gramosl acuñación

26112/69 0.25 Cvpronfquel Efigie de Francisco 1. Modero 22.0 5.250 750 Cu (no se
(nvevo escudo) 250 Ni ocul'ló)
26/12/69 0.10 Latón t Efigie de Ignacio Allende 23.5 5.500 850 Cu (no se
150 Zn o cuñó)
26/12/69 0.05 Lotón t Efigie de Josefa Ortiz 18.0 2.750 850 Cu 1970-1976
de Domfnguez (iosefito de 150 Zn
tomoño reducido)
26112/69 0 .01 Latón t f$pigo 13.0 l .500 850 Cu 1970-1973
(tamaño reduddo) 150 Zn
29112/73 10.00 Cupronfquel Efigie de Miguel Hidalgo 30.5 10.000 750 Cu 1974-1982
(heptagonal) 250 Ní 1985
29/12/73 0.20 Cu pro níquel Efigie de Francisco l. Modero 20.0 3.000 750 Cv 1974-1983
250 Ni
29/12/73 0.10 Cupronfquel Mazorca de rnofz 15.0 1.500 750 Cu 1974-1980
250 Ni
30/12/76 100.00 Plota Efigie de Jos6 Ma. Morelos 39.0 21.rn 720 Ag 20 1977-1979
280 Cv
27/12179 20.00 Cupronfquel Juego de peloto 32.0 15.100 750 Cu 1980-1984
250 Ni
27/12/79 5.00 Cupronfquel Quetzolc:óatl 27.0 10.200 750 Cu 1980-1985
250 NI
31 /12/79 1.00 Bronce Al Caballero ógvila 24.5 5.900 920 Cu (no 5e
60 Al acuñó)
20 Ni
31/12/79 0.50 Bronce Al Cabezo de Polenque 22.0 4.100 920 Cu (no se
60 Al acuñó)
20 Ní
31/12/79 0.20 Bronce Al Cabezo olmeca 20.0 2.900 920 Cu (no se
60 Al acuñól
20 Ni
27/12/80 1.00 Oro La victoria, denominación; 1 onza 34.5 34.560 900 Au 31.103 1981
100 Cu
27/12/80 0.50 Oro La víc:torío, denominación: 29.0 17.250 900 Au 15 .525 1981
1/2 onza 100 Cu
27112/80 0.25 Oro La victorio, denominoc;ión: 23.0 8.630 900 Au 7.767 1981
114 de onza 100 Cu
21112/81 50.00 Cuproníquel Coyolxauhqui diosa azteca 35.0 19.800 750 Cu 1982-1984
de lo Luna 250 Ni
21/12/81 1.00 Bronce Al Efigio de José Ma . Morolos 24.5 5,900 920 Cv (no se
60 Al o cuñó)
20 Ni
21112/81 0.50 Bronco Al Cabeza de Palenque 22.0 4.100 920 Cu (no se
60 Al o cuñó)
20 N'
. 1
21/12/81 0 .20 Bronce Al Cabezo olrnec:a 20.0 2.900 920 Cu (no so
60 Al acuñó)
20 Ni
21 /12/81 1.00 Latón t Efigie de Jos6 Ma. Morelos 24.5 6.300 850 Cu (no se
150 Zn ac;uñó)

209
ACUÑACIÓN POR ORDEN CRONOLOGICO

Decreto Denominación Metal Identificación Dl6metro Peao Composlcl6n Metal fino Periodo de
(fecha) (pesos) (milímetro') (gramos) (mil•5imot) (gromos) acuñación

2 1/1 2/81 0.50 Latón t Cabuo de Palenque 22.0 4.400 850 Cu {no se
150 Zn acuñó)
21 /12/81 0.20 Latón t Cabezo olmeco 20.0 2.970 850 Cu 1983-1984
150 Zn
21112/81 1.00 Acero inox. Cr Efigie de Jos6 Mo . Morelos 24.5 5 .900 1600 (no se
180 Cr o cu Pió)
7.5 Ni
1.2 c
10 Si
10 Mn
0.3 s
0.4 p
Resto Fe
21/12/81 o.so Acero inox. Cr Cabeza de Palenque 22.0 4.100 160 o 1983-198.d
180 Cr
7.5 Ni
1.2 c
10 Si
10 Mn
0 .3 s
0.4 p
Resto Fe
21/12/81 0.20 Acero iriox. Cr Cabeza olmeco 20.0 2.800 160 o (no se
180 Cr oculló)
7.5 Ni
1.2 c
10 Sí
10 Mn
0.3 s
0.4 p
Resto Fe
22/12/81 1.00 Plato Lo victoria, denominación; 1 onza 36.0 31. 103 999 Ag 3 1.072 1982-1988
09/11/83 200.00 Cuproníquel Efigie de Emiliono Zapato 29.5 17.000 750 Cu (se derogó
250 Ni decreto)
09/1 1/83 50.00 Cuproníquel Efigie do Benito Juórez 23.5 8.600 750 Cu 1984-1 988
250 Ni
09/11/83 100.00 Bronce Al Efigie de Venustiano Carrariza on 26.5 11 .800 920 Cu 1984-1 988
posición de 3/4 hacia la derecha 60 Al
20 Ni
09/11/83 20.00 Bronce Al Efígle de Guadalupe Vidorio 21.0 5.900 920 Cu 1985-1988
60 Al
20 Ni
09/11/83 5.00 Bronce Al Numeral 1'5;' 17.0 3.100 920 Cu 1985
60 Al 1987-1988
20 Ni
09/11/83 1.00 Bronce Al Efigie de Jos6 Mo. Morelo5 24.5 5.900 920 Cu (no se
60 Al ocul'ló)
20 Ni
09/11/83 1.00 Latón Efigio de José Mo. Morelos 24.S 6.300 850 Cu {no se
150 Zri acuñó)
2 10
ACUÑACION POR ORDEN CRONOLÓGICO

Decreto Denomlnciclón Metcil Identificación Dlómetro Peso Composición Metal fino Perlada de
(fecho) (pe Jos) (milfmetro1) (gromo1) (milé1imo1) (9romo1) acuñación

09/11/83 20.00 lat6n t Efigie de Guadalupe Victoria 21 .0 6.000 850 Cu (no se


150 Zn acull6)
09/11 /83 5.00 Latón 1 Numeral "5" 17.0 3.200 850 Cu (no se
150 Z11 aculló)
09/11/83 200.00 Acero inox. Efigie de Emiliano Zapata 29.5 15.600 5.5 e (se derogó
9 Mn decrelo)
2.5 Si
1 p
0.5 s
60 Ni
921 .5 Fe
09111183 50.00 Acero inox.. Efigie de Benito Ju6rez 23.5 7 .800 5.5 e (no se
9 Mn acuñó)
2.5 Si
1 p
0.5 s
60 Ni
921 .5 Fe
09111 /83 10.00 Ac;ero inox.. Efigie de Miguel Hidalgo 19.0 4.000 5.5 e (no se
9 Mn acufló)
2.5 Si
1 p
0.5 s
60 Ni
921 .5 Fe
09/11/83 2.00 Acero inox. Numeral "2 " 15 .0 2.000 5.5 e (no se
9 Mn acul\6)
2.5 Si
1 p
0.5 s
60 Ni
921.5 Fe
09/11/83 1.00 Acero inox. Efigie de José Ma. Morelos 24.S 6.300 5.5 e (no se
9 Mn aculló)
2.5 Si
1 p
0.5 s
60 Ni
921.5 Fe
09/11 /83 50.00 Acero inox. Cr Efigie de Benito Juórez 23.5 7.300 160 o (no se
180 Cr a cu rió)
7.5 Ni
1.2 e
10 Mn
10 Si
0.3 s
0.4 p
Resto Fe
09/11/83 10.00 Acero inox. Cr Efigie de Miguel Hidalgo 19.0 3.800 160 o 1985-1988
180 Cr
2 11
ACUl'iJACION POR ORDEN CRONOLÓGICO

Decreto Denornlnc11elón Metal ldentlflcc11Cl6n Diámetro Peto comr:;••cl6n Metal fino Periodo de
(lecha) (p•sos) (mllímetrot) (gromo') (mi '•lmos) (gramo1) ocuftaclón

7.5 Ni
1.2 c
10 Si
10 Mn
0.3 s
0 .4 p
Resto Fe
09/11 /83 2.00 Acero inox. Cr Numeral "2" 15.0 1.900 160 o (se derogó
180 Cr el decreto)
7 .5 Ni
1.2 c
10 Si
10 Mn
0.3 s
0.4 p
Resto Fe
09/11183 1.00 Acero inox. Cr. Efigie de José Mo. Morelos 24.5 5.900 160 o 1984-1987
180 Cr
7 .5 Ni
1.2 c
10 Si
10 Mn
0.3 s
0.4 p
Resto Fe
09/11/83 100.00 Alpaca Efigie de Venuationo Carranza 26.5 11.900 800 Cu (no se
150 Zn acuñó)
50 Ni
09/ 11/83 20.00 Alpaca Efigie de Guadalupe Victoria 21.0 5.900 800 Cu (no se
150 Zn ocuñó)
50 Ni
09/11/83 10.00 Alpaca Efigie de Miguel Hidalgo 19.0 4.300 800 Cu (no se
150 Zn oculló)
50 Ni
12/12/84 500.00 Oro Copo mundial de fuibol. Un real 29.0 17.230 900 Au 15.507 1985
con un balón estampado 100 Cu
(primer tipo)
12/12/84 500.00 Oro Copo mundial de futbol. 29.0 17.230 900 Au 15.507 1985
Calendario azteca, con silueto 100 Cu
de un futbolista (segundo tipo)
12/12/84 250.00 Oro Copo mundial de futbol. 23 .0 8.640 900 Au 7.776 1985
Al centro figuro alusivo de lo 100 Cu
moneda del c:obollito (primer tipo)
12/12/84 250.00 Oro Copa mundial de futbol. 23.0 8.640 900 Au 7.776 1985
Balón y conjunto de motivos mayas 100 Cu
(1egundo tipo)
12/12/84 100.00 Plata Copa mundial de futbol : Busto 38.0 33.625 925 Ag 31.103 1985
de un jugador que sostiene con lo 75 Cu
cabeza un balón (primer tipo)

2 12
ACUÑACIÓN POR ORDEN CRONOLOGICO

Decreto Denomlnocl6n Metal ldentlflc:oción Dlclimetro Peso Compo1lclón Mete1I fino Periodo de
(fecho) (puos) (milímetro1) (9romos) (mil61imo1) (gromos) acuñación

12/12/84 100.00 Plato Copo mundíol de futbol. Motivo 38.0 33.625 925 Ag 31.103 1985
prehispónico, uno coloníol y un 75 Cu
bolón{segundo tipo)
12112/84 100.00 Plato Copo mundial de futbol. Busto de 38.0 33.625 925 Ag 31.103 1985
un portero que sujeta con el pecho 75 Cu
y las monos un balón
(tercer tipo)
12/12/84 100.00 Plato Copa mundial de futbol. Un balón 38 .0 33.625 925 Ag 31.103 1985
traslapado parcialmerite con el 75 Cu
globo terráqueo (cuarto tipo)
12/12/84 100.00 Plota Copo mundial de futbol. Motivo 38.0 31.103 720 Ag 22 .394 1985
prehispánico, uno colonial y un 280 Cu
balón
12/12/94 50.00 Plata Copo mundial de futbol . Piernos 32.0 16.8 13 925 Ag 15 .552 1985
de un jugador conduciendo un , 75 Cu
balón (primer tipo)
12/12/84 50.00 Plato Copo mundial de futbol. Borras 32.0 16.813 925 Ag 15 .552 1985
dinámicos y jugador prehispánico 75 Cu
(segundo tipo)
12/12/84 50.00 Plato Copo mundial de futbol. Borras 32.0 16.813 925 Ag 15.552 1985
dinámicos y jugador conduciendo 75 Cu
un balón colocado a svs pies
(tercer tipo)
12/12/84 50.00 Plato Copo mundlol de fvtbol. Conjunto 32.0 16.813 925 Ag 15.552 1985
de tres balones (cuarto tipo) 75 Cu
12/12/84 50.00 Plata Copo mundial da futboL Piernas 32.0 15.552 720 Ag 11 .197 1985
da un ¡ugodor condvc;iendo un 280 Cu
balón
12/12/84 25.00 Plata Copa mundial de fvtbol. Motivo 26.0 8.406 925 Ag 7.775 1985
prehispánico, uno colonial y un 75 Cu
balón (primer tipo)
12112/84 25.00 Plato Copo mundial de fvtboL En forma 26.0 8.406 925 Ag 7 .775 1985
dinámico un balón (segundo tipo) 75 Cu
12/12/84 25 .00 Plato Copo mundial de futbol. Un balón 26.0 8.406 925 Ag 7.775 1985
que rompe lo red (tercer tipo) 75 Cu
12/12/84 25.00 Plato Copo mundial de futboL Borras 26.0 8.406 925 Ag 7.775 1985
dinámicos que terminan c;on un 75 Cu
balón (cuarto tipo)
12/12/84 25.00 Plato Copo mundial de fvtbol. Barros 24.0 7.776 720 Ag 5 .599 1985
dinámicos que terminan con un 280 Cu
balón
29/12/84 1000.00 Oro 175 Anlv4morio de lo 29.0 17.280 900 Au 15 .552 1985
Independencia; efigies de Allende, 100 Cu
Hidalgo, Morelos y Guerrero
29/12/84 500.00 Plata 75 Aniversa rio de lo Revolución 38.0 33.625 925 Ag 31 .103 (no se
mexica no; efigies de Corron:z:a, 75 Cu acuñó)
Zapato, Modero y Villa (el decreto
de 19/12/85 modifico el diHtilo)
29/12/84 200.00 Cupronlquel 175 Aniver$Or'IO de la 29.5 17.000 750 Cu 1985

2 13
ACUÑACIÓN POR ORDEN CRONOLOGICO

Decreto Denominación Metal ldentlflcc:iclón Diámetro Pe10 Comr.o•lcl6n MetCll fino Periodo de
(fecha) (pesos) (milímetro•) (gramo•) (mi 6simos) (gromo•) c.cui\aclón

Independencia; efigle1 de Allende, 250 Ni


Hidalgo, Morelos y Guerrero
29/12/84 200.00 Cuproníquel 75 Aniversario de lo Revolución 29.5 17,000 750 Cu (no se
me>1icono; Etfigies de Carranza, 250 Ni ocuiió)
Zopolo, Modero y Villa (el decreto
de 19/12/85 modifica el diseño)
19/12/85 1.00 Platino La victoria, denominoci6n: 1 onza 31.0 31.103 999 PI 31.072 (no se
ocuñ6)
1911 2/85 0 .50 Plotino Lo victoria, denominación: 24.5 15.552 999 Pt 15.536 (no se
1/2 onza acuñó)
19/12/85 0.25 Plotino lo victoria, denominod6n: 1/4 20.0 7.n6 999 Pt 7.768 (no se
de onza acul'ló)
19/12/85 2000.00 Oro Copo mundial de futbol. Balón al 40.0 62.206 999 Au 62. 144 1986
centro o lo izq., mapa del
continente americano; der. mapa ,
de Europa, Áfrico y Oceanía
19/12/85 1000.00 Oro Copo mundial de futbol. Balón al 32.0 31.103 999 Au 31 .072 1986
centro o lo izq., mapa del
continente americano; der. mapa
de Europa África y Oceanía
19/12/85 500.00 Plato 75 Aniver1orio de lo Revolución 38.0 33.625 925 Ag 31. 103 1985
mexicano; efigies de Zapato, 75 Cu
Modero, Carranza y Villa
($e derogo decreto 29112/84)
19/12/85 200.00 PI oto Copo mundial de futbol. Balón al 48.0 62.206 999 Ag 62. 144 1986
centro a lo izq ., mapa del
continente americano; der. mopo
de Europa, Áfrico y Oceanfo
19/12/85 500 .00 Cuproníquel Efigie do Francisco l. Modero en 29.5 12.700 750 Cu 1986-1988
posición de 3/4 mirando hado lo 250 Ni
derecho
19/12/85 200.00 Cuproníquel 75 Aniversario de la Revolución 29.5 17.000 750 Cu 1985
mexicano; e(igies de Zapato, 250 Ni
Modero, Carranza y Villa
(se derogo decreto 29/12/84)
19/12/85 200.00 Cupronfquel Copo mundial de futbol; un 29.5 17.000 750 Cu 1986
portero y dos jugadores disputan 250 Ni
un balón
19/12/85 50.00 Cupronfquol Efigie de Benito Ju6rez en posición 23.5 8.600 750 Cu (no se
de 3/4 mirando hacia lo izquierdo 250 Ni acunó)
19/12/85 10.00 Cupronfquel Efigie de Miguel Hidalga de frEtnte 19.0 4.500 750 Cu (no se
mirondo o lo izquierdo 250 Ni acuñó)
(peso 4,5 o 3.5)
19/12/85 1.00 Cupronfquel Arco y flecho y abajo SUD 15.0 2.200 750 Cu (no se
250 Ni acuñó)
19/12/85 500.00 Acero inox. Efigie de Francisco l. Madero de 29.5 15 .600 5 .5 c (no so
3/4 mirando hacia lo derecho 9 Mn aculló)
(peso 15.6 o 10.6) 2.5 Si
1 p
0 .5 s
2 14
ACUÍllACION POR ORDEN CRONO,LOGICO

Decreto Denominación Metal Identificación Diámetro Pe•o Compo1lclón M c,tol fino Periodo de
(lo~hg) (p<n<.>•) lñ1ilímelros) (gromosl (m i l~s i mo>] (sromos) ocuñaclón

60 Ni
921 .5 Fe
l 9112/85 50.00 Acero inox. Efigie de Benito Juórez en posicióh 23.5 7.800 5.5 e 1988
de 3/4 mirando hacia la izquíerdo 9 Mn
(peso 7.8 o 6 .2) 2.5 Si
l p
0.5 s
60 Ni
921.5 Fe
19112/85 10.00 Acero inax. Efigie de Miguel Hidalgo de frenle 19.0 4.000 5.5 e (no se
mirando o lo ilquierda 9 Mn acul\6)
(pe$O 4 .0 o 3.3) 2.5 Si
l p
0 .5 s
60 Ni
921 .5 Fe
19/12/85 l.00 Acero inox. Arco y flecha y abajo SUD 15.0 2.000 5.5 e (no se
9 Mn acuñó)
2.5 Si
1 p
0.5 s
60 Ni
921.5 Fe
19112/8.5 500.00 Acero ihox. Cr Modero en posición de 3/4 29.5 13.900 160 o (no se
mirando hacia la derecho 180 Cr acuñó)
7.5 Ni
1.2 e
10 Si
10 Mn
0 .3 s
0 ..4 p
Resto Fe
19/12/85 50.00 Acero inox. Cr Efigie de Bonito Juárn en posición 23.5 7.300 160 o (no $e
de 3/4 mirando hacia lo izquierdo 180 Cr oeul'ló)
7.5 Ni
1.2 e
10 Mn
10 Si
0.3 s
0 .4 p
Resto Fe
19112/85 10.00 Acero lnox . Cr Efigie do Miguel Hidalgo de frente 19.0 3.800 160 o 1985
mirando a la izquierda 180 Cr
7 .5 Ni
1.2 e
10 Si
10 Mn
0.3 s
0.4 p
Re$tO Fe
2J5
ACUNACION POR ORDEN CRONOLOGICO

Decreto Denominación Metal ldentlfl~ad6n Dlámetr•o Peao Composición Metal fino Periodo d•
(fecho) (pesos) (milímetros) (gromosl (milésimo1I (gromosl acul'lacl6n

19112/85 1.00 Acero iriox. Cr Arco y flecho y abajo SUD 15.0 1.900 160 o (no se
180 Cr ocuiló)
7.5 Ni
1.2 e
10 Si
10 Mn
0 .3 s
O.A p
Resto Fe
19/12/85 500.00 Cinc Efigie de Frand1Co L Modero en 29.5 14.200 10 Ni (no se
posición de 3/4 mirando hacia la 30 Cu acuñó)
derecho (peso 14.2 o 9.7) 960 Zn
19/12185 50.00 Cinc Efigie de Benito Juórez en posición 23.5 7. 100 10 Ni (no se
de 314 mirando hacia la izquierda 30 Cu acuñó)
(peso 7. l o 5.6) 960 Zn
19/12/85 10.00 Cinc Efigie de Miguel Hidalgo de frente 19.0 3.600 10 Ni (no se
mirando o lo izquierda 30 Cu oculló)
(peso 3.6 o 2.8) 960 Zn
19112/85 1.00 Cinc Ar«> y flecho y abo¡o SUD 15.0 1.800 10 Ni (no se
30 Cu acuñó)
960 Zn
17/12/86 100.00 Plato Mariposa monarca XXV 38.0 31.103 720 Ag 22 .394 1987
Aniversario del Fo11do Muridiol 280 Cu
poro la Conservación de lo Vida
Silvestre
23110/87 1000.00 Brorice Al Efigie de Juono de Asbaje 31.0 14.900 920 Cu 1988
60 Al
20 Ni
23/10187 1000.00 Latón t Efigie de Juana de Asbaje 31.0 15.200 850 Cu (no se
150 Zn ocuñó)
23/10/87 1000.00 Al poco Efigie de Juana de Asbaje 31.0 15.100 800 Cu (no se
150 Zn acuñó)
50 Ni
21112187 1000.00 Oro 50 Aniversario de lo Expropiación 34.5 34.559 900 Au 31. 103 1988
Petrolera; efigie del general 100 Cu
lózaro Córdenas del Río
21 /12/87 500.00 Oro 50 Aniversario de la Expropiación 29.0 17.280 900 Au 15.552 1988
Petrolera; fuente de petróleos 100 Cu
21112187 100.00 Plato 50 Aniversario de la Expropiación 38.0 31.103 999 Ag 31.072 1988
Petrolero; efigie del general
lózaro Córdenos del Río
2111 2187 50.0 Plota 50 Aniversorio de lo Expropiodón 32 .0 15.552 999 Ag 15.536 1968
Petrolera; fuerale de petróleos
21112/87 5000.00 Cuproníquel 50 Aniversario de la Expropiación 33.5 17.300 750 Cu 1988
Petrolero; fuente de petróleos 250 Ni

•A partir de lo Reformo Mo neta rio de 1905.


216
CATÁLOGO
VIRREINATO
CARLOS Y JUANA

Medio real Tres reales Tres reales Un real


PLATA. oll PUTA, s/f PLATA, sir PLATA, slf
primera serie primera serie primera serie segundu serle

2 18
Dos reales Cuatro reales Cuatro maravedles Dos maravedles
PUTA, sir PUTA, s1r COBRE, sir COBRE, sir
segunda serie segunda serle segunda serie segunda serie
FELIPE 11

Ocho reales Cuatro reales Dos reales Un real


PI.ATA, s/f PLATA, a/f PU.TA, 1/f PLATA. 5/f
macuquina macuquina macuquina macuquina

FELIPE/// FELIPE IV

219
Medio real Ocho reales Ocho reales Ocho reales
PU.TA, s/F PUTA, 1600 PLATA, 161 1 PLATA, 1639
macuquina macuquina Peso de minas, macuquina p!en de presentación
CARLOS 11

Ocho reales Ocho reales Ocho escudos Medio real


PLATA, 1655 PLATA, 1676 ORO, 1697 PLATA, •IÍ
macuquina macuquina ll'lacuqulna mo\cuqulna

FELIPE V FELIPE 11
(primera 4poca) (segunda época, moneda redonda)

220
Ocho reales Ocho escudos Ocho reales
PLATA, 1714 0R<), 17 15 PLATA, 1733 Ocho rcalc:s
macuquina macuquina rc:cottada Pl..ATA. 1732
Cuatro reales Dos reales Un real Medio reol
PLATA, 1735 PLATA. 1735 PLATA, 1133 PLATA, 1734

22 1
Ocho escucfos
ORO, 1714 Cuatro escudos Dos escudos Un escudo
pelucona ORO, 1736 ORO, 174 1 ORO. 1735
LUIS 1 FERNANDO VI

Cuatro reales Ocho reales Ocho escudos, ORO. 1747 Ocho escudos. ORO, 1748
PLATA, 17l5 PLATA, 172' pelucona, primer tipo pelucona, segundo tipo
piet.a de pre$en tación pleia de presentación (armadura y peluca) (tlinica)

222
Ocho escudos, ORO, 17!4 Ocho escudos, ORO, 1759 Ocho reales Ocho reales
pelucona, tercer tipo pelucona, cuarto tipo PUTA, 1754 PU.TA, 1754
(busto adornado) (busto con armadura) (coronas real e imperial) (coronas iguales)
CARLOS 111

Ocho reales Ocho escudos, ORO, 1761 Ocho escudos, ORO, 1761 Ocho escudos, ORO, 1763
PLATA, 1772 de busto, primer tipo de busto, primer tipo de busto, se¡undo tipo
(coronns real e Imperial) (armadura y túnica) (annadur¡1 y tünlca) (busto m ayor)

CARLOS I V

Ocho escudos, ORO, 1776 Ocho reales Ocho escudos Ocho escudos
223
de busto, tercer tipo PLATA, 1783 ORO, 1789 ORO, 1790
(busto de mayor edad) de busto Busto de C11rlos III Busto de Carlos TTI
FERNANDO Vil

Ocho escudos Ocho escudos, ORO, 1810 Ocho escudos, ORO. 1817
Un cuarto de real ORO, 1808 primer 1lpo se¡¡undo tipo
Pl.AtA. 1796 Busto de: C¡1rlos IV (armadura y toga) (busto desnudo)

224
Medio escudo, ORO, 1 81~ Ocho reales, PLATA, 1809 Ocho realas, PLATA, 1812
segUndo tipo primer 1lpo segundo lipo Dos cuilrlOS de real
(bus 10 desnudo) (busto acorazado) (de m¡\yor edad y con to¡¡a) 1.:09RL'., 1821
GUERRA DE
IND EPENDENCIA
ACURACIONES REALIS TAS

Ocho reales Ocho reales


Un cuarto do rnal Un octavo de real PLATA, 1811 PLATA, 182 1
COBRE, 18 1• COBRB, 1815 Chihuahua, fundida Chihuahua, troquelacta

225
Ocho reales Un cuarto de real Un oct11vo de real
Ocho reillcs, PLATA, 1611 PI.ATA, 1820 COBRE, 1822 COBJll!. 181 7
Provlsloniil de Nuev11 Vlicay;1, Pu r ango Durango Durango
Ochu escudos Ocho escudos Ocho escudos Ocho reales
ORO. 181! ORO, 1821 ORO. 1821 PLATA, 1813
Guadalajara Guadalajara Guadalajara Guadalajnra

226
Ocho re:iles Ocho reales Ocho reales Vn real
PL.4TA, 1813 PLATA, IRIO PLATA, 1812 PLATA, tlf
Guadalajara Vargas Sombre rete Sombrerete
Ocho reales Ocho reales Ocho reales Ocho reales
PLATA, 1811, Zacatecas, PLATI\, 1311 , Zacatecas, PLATA, 1811, Zacatecas, PLATA, 1820, Zacatccas,
L.V.O.. primer tipo (montaña) LV.O., primer tipo (monta!\!1) tercer tipo (busto con coraza) cuarto tipo (busto con toga)

227
Ocho reales Ocho real es Un real Ocho reales
PLATI\, lftl~ PLATA, 1812 PLATA, 1812 PLATA. 1811
Oaxaca, león pequeño Oaxaca, león grande Oaxaca Provisional de Real de Catorce
Un cuarto de real Un cuarto de real Ocho reales Ocho reales
COBRE, 1814 COBRE, alf PLATA, 1813 PLATA, 1822
Sierra de Pinos Lagos Provisional de Valladolid Guanajuato

ACURAC!ONES fNSURGENTES

228
Ocho reales Ocho reales Un real Medio real
PU.TA, 1811 COBRE, 1812 COBRE, 1812 COBRE, 18 13
Morelos Huautlá Morclos, SUD Morc)o$, SUD
Dos reales Medio real Oc.ho reales Ocho n::iles
COBRE, 1813 ~LATA, 1813 CO BRE, 181l COllKI!, IR14
Morelus, SUD América, Morclos 1'.C., SUD More los

Ocho reales Ocho reales Ocho reales Ocho reales


229
COBRE, 1814 PLATA, 1811 PLATA, 18 12 COBRE, 1812
Oaxaca Sup. J unta Gob. Sup. Junta Gob. Sup. Junta Gob.
Dos re<1les l,Jn real Un reill Dos re;iles
PLArA. i Rí3 COBRE, olí PLATA, alr PLATA, 18 13
Sup. Junta Gob. Sup. Juntil Gob. Sup. J u111a Gob. Nueva Galicia

RESELLOS REALISTAS

230 Dos reales Ocho rt'ales Ocho reales Ocho reales


PI.ATA. 1813 PI.ATA. 1809 PLATA. ilf PLATA, 1809
Zaca1 lán M.S., Manuel Sa.lcedo L.C.V., Las Cajas de Veracruz M.V.A., 18 12, Monclova
RESELLOS INSURGENTES

Ocho reales
PLATA, 1810 Ocho reales Ocho reales Ocho roalcs
l..C.M., Las Cajas de M6xico PLATA. slf PLATA, 1801! PLATA, 1798
o La Com(lndanch1 Militar Resellos combinados U nares Morelos, en moneda realista

_;, .. ·, ., '
- r ·~ ..; . .
.:."'" .':;¡' ~·-~ { .~,' \
-~ilf ,,V ,.,.f.· ,.... I
~

:: ,
~ .~. . '.
~(,'./---.; ~
~ .... _ .

lr4
.
'-~ .:..:.~_; /
·-
..·
'

.{
_ J .. '.
'l.°'........___ •• ~,.,.-_,, -

Ocho reales 23 1
PLATA. 1 ~ 1 1 .
Morelos. Ocho reales Ocho reales, PLATA, ISll Ocho reales
en moneda provisional PLATA, 1812 Suprema Junta en moneda PLATA, s/f, Chilpancingo,
de Zacatecas Morelos, en moneda de Morelos provisional de Zacatccas en moneda provisional realista
f"ragmen10 de ocho reales Ocho reules Ocho reales, PLATA, 1813 Ocho reales, PLATA
PLATA, 4/í PLATA None, en moneda provisional José Maria Liccaga en mot1eda
Chilpancingo Ensaic, en rnoneda realista realista provisioMI de Zacalecas

232 Ocho reales, PLATA, 1809 Ocho reales, PLATA. 1809 Ocho reales Dos reales
Osofno y Villagrán LV.A., Congreso de Chllpancingo PLATA, 18 12 PLATA, 1807
resellos combinados resellos combinados resello desconocido resello dcscono<:ldo
PRIM E R
IMPERIO

Un real Ocho escudos Ocho escudos


PLATA ORO, 18U ORO, 1823 Cua1ro escudos
resello desconocido primer tipo segw1do tipo ORO, 1823

233
Ocho reales Ocho reales
PLATA, 1822 PLATA, 1$2,l Dos reales Un real
primer tlpó segundo tipo PLATA, 1822 PLATA, 1822
REPÚB L ICA
MEXICANA
Casa de México

Medio ~ea! Ocho escudos Ocho escudos Cuatro escudos


Pl.ATA, 1822 ORO, 1823 ORO, 1824 ORO, 1825

234
Dos escudos Un escudo Medio escudo Ocho reales
ORO, 1546 ORO, 1850 ORO, 1832 Pl.ATA. 1823
Ocho reales Cuatro reales Dos reales Dos reales
PLATA, 18l4 PLATA, 1859 PLA IA, 1814 PLATA. 1825

235
Un real Medio real Medio real Un cuarto de real
PLATA, 182$ PLATA. 18l4 PLATA, 18l5 PLATA, 1842
Un cuarto de real Un cuarto de real Un 01;tavo de re:il
COBRI!, 1829 COBRE., 1832 c;Oo1rn, 1830 Un dieciseisavo de real
Grande Chico Chico COBRE, 1831

236 Un octavo de real Un centavo


COBRI'. 18<12 COBRE, 186¡ Un centavo Cinco centavos
Libertad Prueb~ COBRE, 1863 PLATA, 1868
Diez centavos Veinte pc:sos Diez pesos Cinco pc:sos
PLATA, 1867 ORO. 1870 ORO. 1870 ORO. 1871

237
Dos y mc:dio pesos Un peso Un peso Cincuenta cem;ivos
ORO. IH 70 ORO, 1870 PLATA, 1869 PLATA, 1869
Un centavo
Vo in ticinco ccn la vos Diez centavos Cinco centavos COBRE, 1868
PLATA, 186? PJ.AT¡\, 1892 PLllTA, 1894 f> rucbu

238
Un peso Veinte: centavos Cinco centavos Dos centavos
PLATA, 1898 PLATA, 1898 CUPRONIQUEL, 1882 CUPRONIOUEL, 1882
Un centavo Ole7, centavos Cinco centavos Un centavo
CUPRONIOUBL, 1883 PLATA, 1899 PLATA, 1899 COBRE, !898

Casas fo1·á11eai1
ÁLAMOS

239
Un centavo Ocho escudos Diez pe~os Ocho reales
COBRE, 1900 ORO, 186'4 ORO, 1874 PLATA, 1876
Cincuenta centavos Diez centavos Un octavo de real Un centavo
rLATA. 1875 PLATA, 1893 COBRE, 18'19 COBRE, 1875

CULJACÁN

240
Ocho escudos Veinte pesos Ocho réillcs Un cuarto de rcill
ORO, 1850 ORO, 1871 PL.ATA. 1859 PLATA, 1355
Un peso Diez centavos Un peso Diez centavos
rLATA, 1871 PLATA, 1888 PLATA, 1899 PLATA, 1902

CHIHUA HUA

24 1
Un cua1·10 ele real Un centavo Un centavo Ocho escudos
COBR2, 1861 COBRE. 1876 COHRF., l 'IOI ORO, 180
Dle7. pesos Ocho reales Un peso Diez centavos
ORO, 1888 rLATA, 1831 PLATA, 1872 PLATA, 1810

242
Diez centavos Un cuarto de real Un cuarto de real Un octavo de real
PLATA, 1892 COBRE. 1833 COllRI!, 1846 COBRE, 1855
DURANGO

Un cuarto de real Ocho escudos Dlet pesus Ocho reales


COBRE. 1860 ORO, 18ll ORO, 1874 i'LAtA, 1824

243
Ocho reales Un cuarto de real Un peso Cinco centavos
PLATA. 1851 PLATA. 1842 PLATA. 187 1 PLATA. 1889
Un octavo de real
COBRE. 18U Un oc1avo de real Un octavo de real Un octavo de re:1I
Nueva Vizcaya COBRI?, 1824 COBRE, 1828 COBRE, 184l

244
Un octavo de re11I Un octavo de real Un cuarto de real Un cuarto de real
COBRI!, 1840 COBRE, 18$ 1 COBRE, 1858 COBR E. 1a; 8
'--·''.. ,
,..-
~-... ..
•¡,,,;..
.-.
.. ,.
1,' .1.
I~
\
'. '
'=--.."·•¡
,.
: ..11~ ··;,~· ~/[
·-~
··:"i·.,,~z·.. '• ' . e:-
,
"•j

Un c uarto de real Un ~ 1w r1U d~ rea l Un c uarto de real Un centavo


CODRE, 1860 COBRll., 1866 COBRE, 1872 COBRE. 1870

ESTADO DE M EXI CO GUADAL.AJARA

245
Ocho escudos Ocho renles Ocho escudos Diez pesos
ORO, 1828 PUTA, 1828 ORO, 1816 ORO, 1871
Ocho reales Un cuarto de real Un peso Diez centavos
PI.ATA. 1828 PLATA. 1844 PLATA, 1870 PLATA, IR87

246
Un cuarto de real Un cuarto de real Un cuarto de real Medio OCti1 vO
CODRI!, 1829 COBRE, 1858 COBRE, 1861 CODRI!, 1861
GUADALUPE Y CALVO

Un cen~avo Ocho escudos Ocho rGalcs Un cuarto de real


COlllU!, 1889 ORO. 1849 PLATA, 1846 PLATA, 1844

GUANAJUATO

247
o~ho escudos Veinte posos Ocho reales Ocho rél\les
OJW, 1829 ORO, 1870 PLATA, 1825 PI.A TA, l ~2~
Un cuarto de real Un pe~o Diez cen tavos Un f'"~º
PLATA, 1843 l'LATA, 18?1 PLATA. 1869 PLATA, 1899

248
Veinte ccnrnvos Ua cuar10 de real l.Jn ¡;:uarto de mal Un centavo
PI.ATA, !89R COBRI!, 1828 LATÓN, 1856 COBRE. 1880
HERMOSTL.LO

Ocho escudos Veinte pesos Ocho rea.les Cincuenta centavos


ORO. 1&01 ORO, 1875 PLATA, 1869 PLATA, 1876

."<'~·-
...:-;~-~·
"~ ·~· .-.
¡ "----. --·- .·... '
._
\'-.1.-~~- ·.·
..... " '. ·_,.'
; 1 / ·-:

249
Cinco centavos Un c1,111rto de real Un cuart o de.! real Un centavo
PLATA, 1 89~ COBRE. 163l COBR5. L8$9 COBRB, 1881
OAXACA

Ocho escudos Cuatro escudos Veinte pesos Ocho reales


ORO, 1861 ORO, 1861 ORO. 1870 PLATA, 1860

REAL DE CA TORCE

250
Un peso Diez cent;1vos Un ccnl<l\10 Ocho reales
~LATA , 1869 PLATA, 1890 COB RE, 1872 PLATA, 1863
SAN LUIS POTOSÍ

Diez centavos
Ocho re¡iles 1,Jn cuarto dC! real Diez centavos PLATA, 1868
PLATA, 1829 PLATA, 1843 PLATA, 1869 Resplandor

Un peso Diez centavos Un cuarto de real Un cuarto de real


PLATA, 1871 PLATA, 1868 COBRE. 18l8 COBRE. 186l
ZACATECAS

Un cuarto de real Un centavo Un centavo Ocho escudos


COBRE, 1867 COBR!l. 1~~3 COBRE. 1891 ORO. 1859

252
Veinte pesos Ocho reales Un cuarto de re<1l Un peso
ORO. 1371 Pl.ATA. t$S4 PLATA. 1842 PLATA. 1872
Diez c entavo~ Un peso Diez centavos Veinte cen1avos
PLATA, 187~ PLATA, 1898 PLATA, 1898 PLATA, 1900

S E G tJ N P O
IMP E RIO

253
Un cuarto de real Un cuarto de real Un centavo Veinte pesos
COBRE, 1825 LATON, 11136 COBRE, 1881 ORO, 1866
Un pc~o Cincuenta centavos Dle7. centavos Cinco centuvos
rLATA, 1866 PLATA, 1866 PLATA, 1864 i'l.ATA, 1864

E S T A D O S U N 1 D O S
MEXICANOS

.~' ~.
'1 !- .. / iw ~~..' .~\
7. "' ' i··t" ..
' · r·1.... "f•,.1.,•.,.,
! "'_ ........ '.· .... t
' ~ ;
~}

\ ..J
.. .
"""
'
' ..... '
.·~ - -:
'·•¡
:. .~'-- ,.
,..
.• 't..:;_,
:"!'¡,

254
Dlei pesos Cinco pesos
Un centavo ORO, 1905 ORO, 1905 Cincuenta centavos
COBRE. 1864 hidalgo medio hidalgo PLATA, 190$
. '· ~
3'1· ,, ; '\\
·~ , ''·" ·. ~.

r:. ! J, ',.. ~ •.l

.:':'-~- :,_ ~· \"¡' .


i:.'.,~"°\ .. ' ' '·
"'~
........ ' • • ¡#. ~·

Veinte centavos Diez centavos Cinco centavos Dos centavos


PLATA, 1905 PLATA, 1905 NlQU EL, 1905 BRONCI!, 1906

Un peso Dos centavos


255
Un centavo PLATA, 191~ Cinco centavos BRONCJ?, J9U
BRONC!;, 1905 caballito BRONCE, 1915 iapatlsta
Un centavo Veinte pesos
BRONCE, 19U ORO. t9t7 Dos y mc:dlo pesos Dos pesos
Zllpatlsta atteca ORO. 1918 ORO. 1919

256
Un peso
PLATA, 1918 Cincuenta centavos Veinte centavos Diez centavos
nlero PLATA. 1919 PLATA, 1919 PLATA, 1919
Un peso
PLATA. 1920 Cincuenta centavos Veinte centavos Diez centavos
cabrera PLATA, 1919 PLATA, 1920 BRONCE. 1920

257
Dos pesos
Veinte centavos Cincuenta pesos PLATA, 1921 Tejo
BRONCE, 1920 ORO, 1921 vic1vrla o ceme11arln de plata ORO, 19'3
Cinco centavos
Diez centavos Cincuenta centavos Cinco centavos BRONCE, 1942
PLATA, 1926 PLATA. 1935 CUPRONIOUEL, 1937 josefita

258
Cinco pesos
Diez centavos lln peso PU.TA, 1947 Cinco pesos
CUPRONIOUBL. 1946 PLATA, 194? cuauhtémoc PLATA, 1950
Veinticinco centavos
PLATA, 1950 Cinco centavos Un ceniavo
pesera CUPRONIQUEL, 1950 LATON, 19SO

Cinco pésos Cincuenta centavos Cinco pesos Diez pesos 259


PLATA. 1951 PLATA, 19SI PLATA, 1953 PLATA, 19SS
hidalRD cuauh témac afto de hidalgo hidalga
Cinco pesos Cincuenta centavos Veinte centavos Dle1, centavos
r LATA, 195S BRONCE, 1955 LATON, 1955 LATON, 1955

260
Cinco centavos Diez pesos Cinco pesos' U11 peso
LATON, 19SS PLATA, 1957 PLATA. 1957 PLATA, 1957
Un peso
PLATA, 19~7 Cinco pesos P le1. peso> Clncucn1;1 centavos
more/os PLATA, 1959 PLATA, 1960 CUPkt)Nf01Jl1L, 1964

261
Veinticinco pesos Vein tidnco pesos
Veimicinco centavos PLATA, 1968 PLATA, 1968 Un pe ~o
CUPRON!QUBL, 1966 olímpica de aros rectos ol!mpicn de aros caídos CUPRONIQUBL, 1970
Cincuenta centavos Cinco centavos Un centavo Cinco pesos
CUPRONIQUE.L, 1970 LATON, 1970 LATON, 1970 CUPRONIOUEL, 1971

262
Vein te centavos Veinticinco pesos Diez pesos Veinte centavos
LATON, 1971 !>LATA, 1972 CUPRONIOUEI.. 1974 CUPRONIQUlll., 1981
Diez centavos Cien p~sos Cica pesos Cien pesos
CUPRON IO UEI.. 1980 PLATA, 1977 PLATA, 1978 PLATA, 1979

263
Veinte pesos Cinco pesos Una onza Media onza
CUPRONIQUBL, 1981 CUPRON[QUEL, 198 1 ORO, 1981 ORO, 1981
Un cuarto de onza Una onia Cincuenl.:I pesos Cincuenta centavos
ORO, 1981 PLATA, 1982 CUPRONIOUEL, 1983 ACERO INOX., l 98J

264
Veinte centavos Cien pesos Cincuentá pesos Un peso
LATON. 198J BRONCE, 1984 CUPRONIOlJEL. 198S ACllRO INOX., 1984
Quinientos pesos Doscientos clncuenia pesos Cien pesos Cincucn ta pesos
ORO, 1985 ORO, 1985 PLATA, 1985 Pl.ATA, 1985

265
Velm lclnco pesos Doscientos pesos Cinco pesos Veinte pesos
PLATA, 198$ CUPRONIOUEL, 1985 BRONCE.AL, 1985 DRONCE·AL., 1985
Diez pesos Quinientos pesos Dos mil pesos
AC~O. 198~ CUPRONloue.1... 1986 ORO, 1986

266
Quinientos pesos Mil pesos Doscientos pesos
ORO, 19$5 ORO, 1986 PLATA. 1986
Veinticinco pesos Veln1lclnco pesos Velntlclnc<> pesos Mil pesos
PLATA. 1985 PLATA, 1986 PLATA, 1986 ORO, 1985

268
Quiniemos pesos Mil pesos Quinientos pesos Cien pc:sos
PLATA, 1985 ORO. 1988 ORO, 1988 PLATll, 1988
Cincuenta pesos Cien pesos Cinco mil pesos Dos cien tos pesos
PLATA, 1988 PLATA, 1987 CUPRONlQUBL, 1988 CUPRON(QUBL, 1985

269
Doscienros pesos Doscicn tos pesos Mil pesos Clncuén ta pesos
CUPRON(QUEL, 1983 CUPRON(QUEL, 1986 BRONCE.AL, 1988 ACERO, 1988
REVOLUCIÓN
MEXICANA
Emtalonea vllllttas

Un peso Un pe~o Un peso Cincuenta centavos


PLATA, 19ll Pl.AT.I.. 1913 PLATA, 19 13 PLATA, 1913
Culíacl1n G.C. Rosario. Sinaloa Rosario, Sinalo;i Cullocán

ClllHUAHUA

.-- .
,;--.<~: _. -t~. '~~-.·~
.
'-
,....
,,,
.

(.' t/ · ,., ...


1 1.\ - .• • r.
\ \"'
... •

·..
'' .. (\.
•J·
.. "'. /
-::l
, .·~·

270
Un peso Un peso Cincuenta centavos
PI.ATA, 1913 PU.TA, 1913 PLATA, 19 13 Dos centavos
Pe so de boll l3 H. del l'iírral H. del Pnrrnl COBRE. 1913
Un peso Cincuenta centavos Diez; ccnt1wos Cinco centavos
PLATA, 1915 COBRE, 19 14 COJ'!F...E. 191$ COBRB, 1914

DURANGO

Un peso, PLATA, 191~


271
Cinco c1mtavos Muera Huerta Cinco centavos Cinco centavos
COBRE, 1915 Cuencamé, Seis Bs t.rellas LATON, 1914 COBRE, 1914
JALISCO

Ci nco centavos Un centavo Un cemavo Cinco centavos


COBRE, 1914 l.ATON. 1914 ALUMINIO, 1914 COBRE, 1915

AGUASCAl/ENTE.S

272
Oo ~ cen l:S vos Un centavo Diet cen 1iivos Veinte centavos
CO!!!tl1., 1 91~ CO BRE, l~l~ CO!!RI!, 191! COllR!!, 19t5
Cltlco c~n tavos Dos centavos Un c1:rnavo Un cen 1avo
COBRE, 191 $ COBRE, 1915 CO!lRE, 19)$ PLATA, 191,

Emisiones zapatlstlill
PUEBLA

Dlei centavos
273
Veinte i;;en11:wo~ D1e7. centavos Veinte centavos PLOMO
COBRE. 1915 COBRE, 19\ S COBRE, 1915 reverso
GUERRERO

Cinco cent11vos Dos cenrnvos Dos centavos Oos pesos


COBRE!, 1915 COBRE. 1915 COBRB, 1915 PL..4t A, 1915

274
Un peso Cincuenta centavos Veinticinco centavos Veinte cem11vos
PLATA, 1914 rLATA, 1915 PL..4TA, 1915 C09k!!, 1915
Diez centavos Cinco cent<1vos Diez centavos Un peso
COll!t.S. 1915 COB!tR. !~15 COBRE, 1915 PLATA, 1917

275
Clncuen111 centavos Velme centavos Clnco centavos Dos pesos
!>LATA, 1917 PLATA, 1917 COBRI!, 1917 PI.ATA. 1915
Dos peso~ Un peso Un peso Cincuenta centavos
PLATA, 19 1! PLATA, 1914 PLATA, 19 14 COBRE. !91$

276
Veinte Cl!ntavos Die2 centavos Cinco centavos Veinte ci:ntavos
COBRE. 1915 COBRE, 1915 COBRE, 1915 PLATA. 1914
Dos pesos Un peso Cincuenta centavos Oicz centavos
PJ.AT.-.. 1915 PL..\T-', 1915 PUT-', 1915 COBRE, 1915

ESTADO DE MEXICO

Cincuenta centavos
277
Cinco centavos Dos centavos Oo~ centavos COBRE, olí
COBRE, 1915 COBRE, 1915 COBRE, 1915 Amecameca
Veinticinco cen13vos Veinte centavos
COllR!;!, ,!f COBRE!, &/f Veinte cer11¡¡vos Diez ccnlavos
,..mecamcca Amccameca LA1"0N, lif COBRE, slf

278
Cinco centavos Veinte eentiívOS Diez ccniuvos Clncu centavos
COBRE, 5/f COBRE, 19U COBRF., 1916 COBRE, 1915
MORE LOS

Un peso
Cuarenta centavos Veinte cenuwos Cinco centavos Prueba
PLATA, 191 ,
COBRE, 1900 COl\RI!. 1900 CARTON, 1915 Plan de Ayaln

279
Un peso Cincuenta centavos Cincuenta centavos Veinte centavos
PLATA, 1916 COBRE, 1915 COBRI!, 1910 COBRB, 1915
OAXACA

Diez centavos Oicz. centavos Sesenlll pe5os Veinte pesos


COBRE, 1913 COBRE, 19 16 ORO, 1916 ORO, 1915

280
Dici pesos Cinco pesos Cinco pesos Dos pesos
ORO, 1915 ORO, 191$ PLATA, 191$ PUTA, 1915
Dos pesos Dos pesos Un peso Cincuenta centavos
PLATA, 1915 PLATA, 1915 PLATA, 1915 PLATA, 191 5

281
Veinte centavos Diez centavos Cinco centavos Tres centavos
COBRE, 1915 COBRE, 191S COllRE:, 1915 COBRE, ms
Un cemavo Tres centavos T res ceni.avos Uncen1avo
COBRE, 1913 COBRE, 1915 COl!Jtl!, 19 15 COllRI!, slf

T L AC O S
ZACATECAS DE APELLIDO

282
Un peso
PLATA, 1915 Acuña Aguaao Franslsco Arauja
ConcepcióD del oro COBRE COBRB COBRI!, 1801
Albares Alba R.S. Coslo Fuentes
COBRE COBRE, 806 COJilRB COllfH!

283
Garcla Anton Gutierres Labln Mcndoza
COBlle COBRE COBRI! COBRE, 1801
Pedro Rodriguez
Mariano Muftos Ramirez Rivera Fernandez
COBRE COBRB COBRB COBRB

DE LUGAR

284
Sanehes Ts (marca de herrar) Ameea Atotonllco
C0.8l'lS COBRE C09ltl! COBR!!, 1808
Autlan Baile de Santiago Var Colima Esquina de Cordobanes
COBRI! COBRI!, 1811 COBRJl. 1826 COBRE

285
Puente de la Mariscala Tarctan Tczcuco
Esquina de Santa lncs COBRI! COBRE. 1337 COBRE
DE MINAS

Arrayan fü1lopllas Ticnd¡1 de raya Guadal upe


COBRE, 1885 COBRB, 1867 Cuslhulriachic COBRE. 184S

DE flA CIF..NDA

286
Quintcrn Negociacion del do1:10r S, Jose de Avino Chinkiln
LA TON LATON, 18~4 COBRI!, 1864 NIOUEL. 1989
Desengano Gua~lmoc Kancabch~n de Gamboa Rivera Modela
LATON LATON, 19 11 METAL BLANCO, 1910 COBRJ!

287
Tecoh San Jase Kuchc Santiago Tejamanil
ALUMIN IO LATON, 1874 METAL BLANCO MBTAL BLANCO, 1858
Focuha Ulumal Cuyukak y
HUl!SO. 1898 MJ!TAL BLANCO, 1892 ALUMINIO COSR.E

MONEDA REGIONAL

288
YaMlc 2 000 pencas Zoqlapam Ario 1/8 Campeche
Pll!RRO Ml!TAL BLANCO COBRI!, 1850 MJ!TAL BLANCO, 1861
De Catorce Colima tanteo de Cotija Pátzcuaro
COBRE. 1822 COBRE. 1816 COBRE METAL BLANCO

289
Tanguato Tecolotl1111 Tspic Tla~asalca
COBRE, 1871 COB )U~. 18ll COBRE, 1850 COBRE
MONEDA
INTERNACIONAL

Ocho reales Ocho reales Ocho reales


Zamora PLATA, 1804 PLATA, 1853 PLATA
COl'H!I'., 1842 chop y resello de Filipinas chop en moneda republicana resello de Brasil

290 Ocho rC!ales Ocho reale$


PLATA, 1821 Ocho reales
Moneda brasileña sobre cospel PLATA PLATA PUTA
de moneda mexicana resello de Inglaterra resello de Inglaterra contramarca de lnglaterra
-

. .~~(..v.·~~ .,
. , y•
¡.::~j• . '
~·~·.,·1'!
Jf "' ·.., ·. .- . .. .
~~···TJ
. -.. ..
·" ~ '

?' ~~- ,-•

Ocho reales Ocho reales Ocho reales


PLATA Mitad de ocho reales Holey doll¡¡r PLATA
resello do lnglaterra resello de Escocia de Nueva Gales del Sur resello de las Azores

291
Ocho reales Ocho reales Ocho reales
PLATA, 1808 Fragmento de ocho reales PU.TA, 1793 PLATA, 1806
resello de Manila resello de Cu racao contramarca de Obminicana contramarca de Guayana inglesa
Ocho n:ule~ Ocho reales Ocho reales Fragmento de ocho reales
PLAT" PLATA PLATA PLATA
con tramarca de isla do Guadalupe con trnmarca de J;irnaica con tramarca de Martinica resello de Santa Lucra

292
Ocho reales O•·hu reales Fragmento de ocho reales
PLATA, PLATA, PLATA,
resellos de Snntn Marta contramurc;1 de Tob111io resellos de Tórtol~
MEDALLAS

San Felipe el Real Clud;id de México San Miguel el Grande


PLATA. 1724 PI-ATA, 1747 PI.ATA, 176 1
grabador t11'16nimo grabador anónimo grabador F. Casanova F.

Ciudad de México, el Arzobispo Real Academia de Derecho Espatlol 293


PLATA. 1760 PLATA, 1778
grabador F. Casanova F. ¡¡r:;b;idor C. A. Gil
Aniversario del príncipe Carlos
PLATA, 1780
grabador C. A. Gil

294 Nacimiento del principe Fern:indo


BRONCE. 1785
grabador G. A. Gil
Academld de SM Cirios de México
rLATA. 1788
grabador G. A. Gil

295
Ciudad de: Mex.lco Ciudad de México, Carlos 111
rl.ATA. 1789 PLATA, 1789
t1rabador G. A. Gil grabador G. A. Gil
Ci ud~d de México, 1:1 A1-wbispo
Busto de Carlos IU Guannjuiilo
Pl.ATA, 1789 PLA TA, 1790
grabador ú . A. Gil grabador G. A. Gil

296
Guanajuato, los mineros
Sombrerete PLATA, 179o
PLATA, 1791 grabador G. A. Gil
Ouanajuato, los mineros Orl7.aba
ORO. 1790 PLATA. 1790
grabador O. A. Gil grabador G. A. Gil

Puebla Querétaro
297
PI.ATA, 17QO PLATA. 1790
grabad<>r G. A. Gil grabador G. A. Gil
La Real Orden de Maria Luls:i El Caballito
PLATA, 1793 PLAT,t., 1196
grabador G. A. Gii grnbador G. A. Gil

298
El Caballito
BRONCB, 1796
grabador G. A. Gil
Ch,1d¡¡d de México Clud:td de México
PI.ATA, 1808 PLATA, 1808
grabador F. Gordillo F. grah::idor F. Gordillo F.

Ciudad de México, el Cabildo


. Ciudad de Mcxico. Bus tamante Ecleslásrlco 299
Pl.ATA. 1808 PLATA, 1814
grabador Tomás Surla grabador José M . Guerrero
Ciudad de México, el comercio Ciudad de México, le Junte Central
Pl.AtA. 1809 Pl.ATA, 1808
iirabedor Tomás Suriu gri.lbador Tomás Suria

300 Ciudad de México, la Universidad Oaxaca, el Colegio de Santa Cruz


PLATA, 1809 BRONCE, 1809
grabador J . M. Guerrero grabador F. Gordillo F.
Veracruz., Batalla del Monte de las Veracruz, Ba1al1:1 del Monte de las
Cruces Cruces
PI.ATA, 1810 DRONCI!, 1810
grabador F. Gordillo f. grabador F. Gordillo F.

Ciudad de México Ciudad de Mé11ico Ciudad de México


30 1
Proclamación de la Indeptmdenda lnauauraclón de Agust!n Consejo de Estado
PLATA, 1821 , arabador J. Guerrero PLATA, 1822, grabador J. Guerrero PLATA, 1823. ¡¡nbador F. Gordillo F.
Mir;una r, Maximiliano y Carlot"
0RONC6, 18M
grabador J. Wur den

302 Rcstaurnclón de la Orden de


Guadalupe Gu;•d;1lupe Victoria, águila de perrtl Consthuclón de 1843
ORO, 1865 BRONCE, 182 4 PLATA, 1843
gn1bador Navalon D. Ocampo G. gt"bador J. Guerrero grabador L. Rovlra F.
Presidente Herrera Certamen de Arquitectura
PLATA. 1849 PLATA, 1898
grabador J. J. Baggally grabadores E. Mor;il, E. Akiute

2ª Conferencia Pan-americana 303


PLATA. 1901 B a ~¡i lla de Chapultepec
grabaclores E. Murnl. E. Alciate BRO NCE, 1947
APÉNDICES

Ordenanzas sobre la moneda de plata y vellón

Don Antonio de Mendoza, nuestro Virrey e Gobernador de dich as ordenanzas que no se puede sacar moneda fuera de
la Nueva España e Presidente en la nuestra Audiencia y nuestros reinos, permitimos y habemos por bi en que lamo·
Chancillería Real que en ella reside. Ya sabéis que en uno necia de pla ta y vellón que ansí se labra r e en la dicha Nueva
de los capltulos de la instrucción que el Emperador y Rey. Esp aña la puedan sacar della para estos nuestros reinos de
mi señor, os mandó dar para la buena gobernación de la r e- Castilla y de León, e pa r a todas las nuestras Yndias, islas
pública de aquella provincia, os cometió que hiciésedes la·. e Tierra firme del Mar Océano, para que corra y valga en
brar moneda de plata e vell ón y en ello guadásedes la orden ellas por su verda dero valor, que son treinta e cuatro m ara-
que por los de nuestro Consejo de las Indias os fuese dada, vedís cada real, y a l respecto las otras piezas de plata; y si
los c ua les, con acuerdo e perescer de oficiales de algu nas a otras p artes los sacaren y llevaren, incurran en las penas
Casas de Moneda destos nuestros reinos, ordenaron que en contenidas en las nuestr as leyes y ordenanzas.
el labrar de la dicha moneda de plata y vellón y e n los dere- Otrosí, por cuanto de todo el oro e plata que se saca de
chos de los dichos oficiales de la Casa d e la Moneda de la minas y se da por rescates o cabalgadas o en otra c ua lquier
dicha Nueva Espafia se gu arde la orden siguien te, en tanto manera, se n os ha de pagar e paga el quinto en la nuestra
que la nuestra merced e voluntad fuere. Casa de la Fundición de la dich a Nueva España a los nues·
Primeramente, guardaréis en la labor de la dicha m one- tros oficiales de lla, y se ha de m arcar con nuestra marca,
da de plata e vellón las leyes de las Casas de Moneda des tos en señal que está pagado el dicho quinto mandamos que no
reinos que cerca dello disponen, fechas por los Católicos Re- se reci ba en la dicha Casa de la Moneda plata a lguna que
yes don Fernando y doña I sabe l. nuestros señores padres e se presente para labrar, si no estuviere primero marcada de
agüelos, porque al presen te n o se ha de labrar moneda de oro. la dicha nuestra marca real, por donde cons te que está pa·
Y en cuanto en el segundo capítulo del cu aderno de las gado della el quinto so pena que las p ersonas q ue de otra
dichas leyes y ordenanzas se dec lara la forma que ha de te- manera recibieren la dich a p lata o la labraren, mueran por
n er la dich a moneda de plata que an sí se lab rare, sea la mi- ello, e todos s us bienes sean aplicados a nuestra Cáma ra e
tad de eHa de reales sencillos, y la cuarta parte de reales de Fisco, e Jos dueños de la dich a plata la ayan perdido y sea
a dos e de a tres reales, y la otra cu arta parte, de medios aplicada a nuestra Cámara e Fisco, las dos tercias p artes de-
reales e cuartillos; y e l cui'\o para los reales senciJlos y de llo, y la otra tercia para el que lo denunciare, en la cual di-
a dos y de a tres reales ha de ser de la una parte castillos cha p ena incurran los ta les dueños de la plata que solo h a·
y leones con la granada, y de la otra parte las dos colunas, berla presenta do e n la Casa, a unque no se labre ni los
y entre ellas un rétulo qu e diga plus vltra, que es la devisa oficiales la quieran labrar.
del Emperador, mi señor; y los medios reales han de tener Otrosí, ordenamos e mandamos que el Presl.dente e Oido-
de la una parte una R y una Y. y de la otr a pa rte la dicha res de la nuestra Audiencia que reside en la ciudad de Méxi-
devisa de las colunas, con el dicho rétulo de plus vltra y los co y las otras nuestras jus ticias ordinarias pue dan conocer
c uartillos tengan de la una parte una Y, y de Ja otra una R, de cualquier delito de falsed ad de moneda que se cometiere
y el letrero de toda la dicha moneda de plata diga carolus por los dichos monederos; aunque sea cometido en la dicha
et joana reges hispanie et yndiarum, o lo que des to cupiere; Casa, y advocar Ja causa dello, aunque los alcaldes de la di·
Y PONGASE EN LA PARTE DONDE HOBIER E LA DEVISA DE LAS CO· cha Casa hayan prevenido y comenzado a conoscer dello.
LUNAS UNA M LATINA, PARA QUE SE CONOZCA QUE SE HIZO EN Otrosí, por cuanto por otra de las dichas ordenanzas se
MEXICO. ma nda que si los oficiales e monederos de la dicha Casa de
!ten, por cu anto está prohibido por un capítulo de las la Moneda fueren dem anda dos en cau sas ceviles, que conoz·
305
can dello los alcaldes de la dicha Casa de la Moneda, y no ma y metal ha de ser la dicha moneda de vellón, y la hagáys
otras nuestras justicias, declaramos que esto no se entien- labrar, y enviéys relación dello al nuestro Consejo de las
da en lo que tocare a nuestros quintos, pechos y derechos Yndias, y los derechos que el dicho nuestro tesorero y los
e otras cualesquier cosas que por ellos a nos y a nuestros otros oficiales de la dicha nuestra Casa de Moneda han de
oficiales en nuestro nombre nos sea debido, en de todo esto llevar por el labrar de la dicha moneda han de ser ansímes-
queremos e mandamos que conozcan cualesquier nuestras mo triplicados de lo que llevan en estos reinos los oficiales
justicias en sus lugares y jurisdiciones, como pudieran co- que labran la dicha moneda de vellón.
noscer si no fueren oficiales de la dicha Casa. E porque para la labor de la dicha moneda de plata y
Otrosí, mandamos que la residencia que conforme a las vellón es necesario que haya Casa conviniente, os encargo
dichas leyes y ordenanzas se ha de tomar a los alcaldes y y mando que veáys si en las nuestras Casas de la Audiencia
oficiales y otras personas de la dicha Casa, se tome por la de la ciudad de México hay dispusición y aparejo para se la-
persona que el nuestro Visorrey e Gobernador de la dicha brar la dicha moneda con el buen recaudo y seguridad que
tierra nombrara y señalare, y no por otra alguna. conviene, y si en las dichas casas hobiese tal dispusición, se·
!ten, mandamos que en cuanto toca a la franqueza y esen- fialaréis en ellas la parte de aposentos y corrales y suelos
ción de pechos e monedas e otras cosas de que los monede- que fueren necesarios, y no habiendo buena dispusición en
ros son esentos conforme a las leyes de nuestros reinos se las dichas nuestras casas del Audiencia para ello, ni en la
entiendan salvo en alcabalas e quinto y almoxarifasgo y otros nuestra Casa de fundición, tomareys otro sitio, que os pare-
tributos que pusiéremos con repartimiento o hazienda que ciere más conveniente, y en el hareís hazer a nuestra costa
les diéremos, como los otros vecinos lo suelen e deben pa- una casa qua! convenga, e proveeréys que los yndios que os
gar y lo pagaren las personas a quien se repartieren o die- parecieren ayuden a ellos, dándoles congrua sustentación.
ren las dichas haziendas. Ey porque por algunas de las dichas nuestras leyes y or-
Otrosí, por cuanto según la disposición de una de las di- denanzas destos reynos, fechas para las Casas de Moneda
chas ordenanzas, de cada marco de plata que se ha de la- dellos se manda que de los escusados y monederos y esen·
brar se han de sacar sesenta y siete reales, de los cuales se tos se envíe relación a los nuestros contadores mayores, e
retiene uno en la dicha Casa de la Moneda para todos los porque los de nuestro Consejo de las Yndias entienden, an-
nuestros oficiales della, y si esto tan solamente se retuviere sf en la administración de la justicia, como en las cosas to-
en la Casa de la Moneda de la dicha Nueva España, atento cantes a nuestra hazienda, mandamos que todas las relacio-
que los gastos della son mucho mayores que en estos reinos, nes que se habían de enviar a los dichos nuestros contadores
los dichos nuestros oficiales no quedan ni buenamente po- mayores, conforme a las dichas leyes se envíen a los del nues·
drlan labrar la dicha plata, por no tener congrua sustenta- tro Consejo de las Yndias que residen en nuestra corte, pa-
ción. Por ende, ordenamos y mandamos que cuanto nuestra ra que yo las mande ver y proveer en ello lo que convenga
merced e voluntad fuere y hasta que mas informados pro· a nuestro servicio.
veamos en ello lo que convenga a nuestro servicio y bien de Porque vos mandamos que con aquella fidelidad y cui-
la república desa Nueva Espana, los dichos oficiales que ago- dado, que de vos confiamos y acostumbrays tener en las
ra son y adelante fueren en la dicha Casa de la Moneda pue- otras cosas de nuestro servicio y la calidad del negocio lo
dan llevar y lleven de cada marco de plata que ansí labraren, requiere, guardando la orden de suso contenida, hagáys la-
tres reales, en lugar de un real que en las Casas de Moneda brar la dicha moneda de plata e vellón, e para ello nombréys
des tos nuestros reinos de Castilla se puede llevar y lleve por los oficiales que suele haver en las otras Casas de Moneda,
cada marco de plata, los cuales tres reales se repartan por para que juntamente con la persona que tuviere poder del
el nuestro tesorero y los otros oficiales de la dicha Casa se- dicho Tesorero de la dicha Casa, usen los dichos oficios, con-
gún y como y por la forma e manera que se reparte el dicho forme a las leyes y ordenanzas de las Casas de Moneda des-
real por las leyes y ordenanzas de la dicha Casa de Moneda. tos nuestros Reynos, y a esta instrucción y enbiarnos héys
Otrosí, en cuanto toca a la moneda de vellón, os encar- relación de los oficiales, que ansf nombráredes, y de la cali-
gamos y mandamos que habiendo tomado parescer de algu- dad y habilidad de sus personas, para que, vista, yo mande
nos oficiales que tengan noticia de la labor y moneda del proveer de los dichos oficios, como más a nuestro servido
dicho vellón, vos, como persona que ansímesmo tenéis ex- convenga. Fecha en Madrid, a onze días del mes de mayo,
periencia dello, por ser nuestro tesorero de la Casa de Mo- de mille quinientos treynta y cinco anos. - YO LA REINA. -
neda de Granada, ordenéys en nuestro nombre de qué for- Por mandado de Su Majestad.- Juan Vazquez.
306
Decreto de Morelos sobre acuñación de moneda

Dn. José Maria Morelos General para la conquista del Sur Y en cuanto esta moneda es una Libransa segura de le-
de acuerdo con S.S. señores del Congreso Nacional Ameri- , tra vista que hace pagar nuestra Caxa Nacional ya de plata
cano D. Miguel Hidalgo y D. Ignacio Allende etc. etc. o de oro y serbir para todos los tratos y contratos de com-
pra, venta; valor y libranzas, covros y pagos etc. En todo es-
Siendo de mi obligación probidenciar para que en quanto te Reyno como a servido y sirbe la del cuño mexicano.
sea posible nada falte a lo muy presiso para el fomento de Y para que tenga efecto se comensará a sellar Ntra. Mo-
nuestras armas; y faltándonos la Moneda Corriente de Pla· neda en la Tesorería de la expresada capital y seguirá en las
ta y Oro para el socorro de las tropas, he resuelto por de- demás, en que hubiera necesidad de las que se dará haviso
creto de este día que en la Ciudad de Nuestra Sra. de Gua- al público. Y para que no se equiboque con los cuartos o cla-
dalupe de la Provincia de Ticpan se selle moneda de covre cos de las tiendas mando a los dueños de e llas los recojan
para eJ uso del comercio en calidad de Livransa;..que satis- todas los que fuesen de covre dando su justo balor en reales
faga nuestra Caxa Nacional concluida la conquista, o antes de plata a los que los entreguen; y solo seguirán por ahora
Juego que tenga reales suficientes en plata o en oro, lo que en comercio de tiendas los clacos de madera como ha sido
no es difícil porque los minerales comensaran ya a trava- costumbre en muchos lugares de este Reyno para la como-
jarse y la moneda que hay sellada y por sellar no concenti- didad de los pobres y en horro de que los tenderos que usa-
remos que salga de este Reyno para otro. ran clacos de madera no padescan fraudes deverán obtener
Y para que dicha Moneda de covre tenga el mismo valor licencia de esta Superioridad para la can ti dad de clacos que
que las de plata y oro y las deva pagar nuestra Caxa Nacio- quisieran sellar lo que se les concederá a poca costa de una
nal, deverán tener las de esta parte del Sur, las condiciones corta contribución que harán para el socorro de las tropas
siguientes: Su tamaño poco más que las corrientes de plata a proporción de la cantidad que pretendan sertar.
del cuño mexicano, con gruesos correspondientes = El se- Y para que llegue a noticia de todos y nadie alegue ygno.
llo por un lado será una Flecha que en una pieza forma M rancia mandó se publique por Bando esta providencia en este
O Y S que el monograma quiere decir More/os de esta for- Cantón y en los demás lugares de la Provincia de Ticpan y
ma Mo y encima de ella el valor de la Moneda, si fuere Peso, sigu ientes del Sur. Dado en el quartel General de Tixtla a
Tostón, Peseta, Real o Medio. los trece días del mes de Junio de mil ochocientos onse.
Y para que el Erario nacional no resulte grabado en can-
tidades que no se han sellado, se yevará un livro peculiar
de cuentas individuales de las partidas que se sellarán en José Ma. Morelos Por mandado S.E.
las Tesorerías que combenga propordonar y a consecuen· General del Sud Félix Ortiz
cia ninguno sin mi permiso o el Congreso Nacional podrá (Rúbrica) Secretario
sellar igual o diferente moneda so pena del duplo en plata (Rúbrica)
y oro de Ja cantidad que sellare, y en no teniendo bienes de
que pagar la multa sufrirá una confinada prisión hasta que
se recoxa la espresada moneda de cobre. (De la Colección de autógrafos del .señor Genaro García)
307
Reforma Monetaria de 1905
Con fecha 16 de noviembre de 1904, la Secretaria de Hacienda y
Crédito Público presentó ante el Congreso de la Unión un
proyecto de reforma de las leyes monetarias de la República. El
día 9 de diciembre del mismo año fue promulgado el decreto que
autorizaba al Ejecutivo para llevarla a cabo. Meses después, el 25
de marzo de 1905, fue expedida la ley que se transcribe:

Ley que establece el régimen monetario


de los Estados Unidos Mexicanos

CAPÍTULO 1 ARTÍCULO 3° La liga de las monedas de oro será de novecientos


milésimos (0.900) de oro fino y de cien milés imos (0.100) de cobre.
La de las monedas de plata será: para las piezas de un peso, de nueve
De las monedas mil veintisiete diezmilésimos (0.9027) de cobre; y para las piezas
de menor valor, de ochocientos milésimos (0.800) de plMa y dos-
ARTÍCULO 1° La unidad del sistema monetario de los Estados Uni- cientos milésimos (0.200) de cobre. La liga de las monedas de bmnce
dos Mexicanos estará representada por setenta y cinco centigra· será de noventa y cinco partes de cobre, cuatro de estaño y una
mos de oro puro y se denomina " peso". de zinc. La moneda de cinco centavos se fabricará de nlquel comer-
El "peso" de plata que se ha acuftado hasta hoy con veinticua- cialmente puro.
tro gramos, cuatro mil trescientos ochenta y ocho diez miligramos
de plata pura (24.4388), tendrá en las condiciones prevenidas por
esta ley, un valor legal equivalente a los expresados setenta y cin- ARTICULO 4° Los limites de tolerancia en la ley de moneda serán:
co centigramos de oro puro. Para las monedas de oro, uno y medio mi lésimos (0.001 112).
Para las piezas de un peso, tres milésimos (0.003).
ARTICULO 2° El "peso" se dividirá en cien centavos; y las mone- Para las fracciones de plata, cuatro milésimos (0.004).
das que se fabriquen representarán los valores que a continuación
se expresan: ARTICULO 5° El peso de las monedas será el siguiente:
Para las piezas de oro de diez pesos: ocho gramos trescientos treinta
Monedas de oro Diez pesos
miligramos y un tercio (8.330 1/3).
Cinco pesos Para las piezas de oro de cinco pesos, cuatro gramos ciento sesen-
ta y seis mi ligramos y dos tercios (4.166 2/3).
Un peso Para las piezas de plata de un peso, veintisiete gramos setenta y
Monedas de plata Cincuenta centavos tres miligramos (27.073).
Veinte centavos Para las piezas de plata de cincuenta centavos, doce gramos qui-
Diez centavos nientos miligramos (12.500).
Para las piezas de plata de veinte centavos, cinco gramos (5).
Monedas de níquel Cinco centavos
Para las piezas de plata de diez centavos, dos gramos quinientos
Dos centavos miligramos (2.500).
Monedas de bronce Para las piezas de bronce de dos centavos, seis gramos (6).
Un centavo Para las piezas de bronce de un centavo, tres gramos (3).
308
ARTICULO 6° Las monedas que no tengan coo exactitud el peso ARTICULO 10° La acuñación de nuevas monedas de oro se limíta·
que indica el articulo anterior, sólo se pondrán en circulación cuan· rá mientras no se disponga otra cosa, a la cantidad que sea necesa-
do la diferencia en más o en menos no exceda de los límites siguien· ria para el canje de las actuales monedas de ese metal que dejarán
tes para cada una de las clases de moneda: de tener circulación legal el día 1° de julio de 1906. Sin embargo,
Piezas de diez pesos: en una, veinticínco miligramos (0.025) y en en las circunstancias especiales de que se habla en Ja primera par-
mil piezas lres gramos (3). te del artículo 12, podrá autorizarse la libre acuñación de mone·
Piezas de cinco pesos: en una, veinte miligramos (0.20) y en mil pie· das de oro por decreto que al efecto expida el Ejecutivo de la Unión.
zas, dos gramos veinticinco centigramos (2.25).
Piezas de un peso: en una, diez centigramos (0.10) y en mil, quince ARTICULO 1l 0 Desde la fecha en que comience a regir esta ley,
gramos (15). y salvo el caso de reacufiación a que se refiere el articulo 14, solo
Piezas de cincuenta centavos: en una, ocho centigramos (0.08) y en se acuñarán y emítirán monedas nuevas de plata cuando sea para
mil piezas, diez gramos (1 O). recibír en cambio de ellas oro acuflado o en barras, en la propor-
Piezas de veinte centavos: en una, ocho centigramos (0.08) y en mil ción de setenta y cinco centavos de oro puro por un peso. El oro
piezas, siete gramos cincuenta centigramos (7.50). asi recibido podrá emplearse en comprar barras de plata hasta la
Piezas de diez centavos: en una, ocho centigramos (0.08) y en mil cantídad necesaria para acuñar las monedas de este metal que se
piezas, cinco gramos (5). hubieren solicitado.
Piezas de níquel: en una, veinticinco centigramos (0.25).
Piezas de bronce de dos centavos: en una, treinta centigramos (0.30). ARTlCULO 12° Cesará la obligación de emitir monedas de plata
Piezas de bronce de un centavo: en una, quince centigramos (O. 15). para entregarlas en cambio de or:o, cuando el valor de la plata que