Está en la página 1de 10

Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Título: Apuntes sobre la reciente Ley de Arbitraje Comercial Internacional


Autor: Caputo, Leandro
Publicado en: LA LEY 04/10/2018, 04/10/2018, 1 - LA LEY2018-E, 989 - RCCyC 2018 (octubre), 01/10/2018,
54
Cita Online: AR/DOC/1699/2018

Sumario: I. Aspectos generales.— II. Aspectos puntuales.— III. Otras materias reguladas.— IV. Materias
no reguladas.— V. Conclusión.
(*)
El 26 de julio pasado se publicó en el Boletín Oficial la ley 27.449 de Arbitraje Comercial Internacional.
Es un hecho novedoso, dado que por primera vez una norma de fuente interna regula íntegramente el
arbitraje comercial internacional.
La nueva Ley reconoce como fuente directa la Ley Modelo sobre Arbitraje Comercial Internacional de la
Comisión de Naciones Unidas sobre el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI) —o UNCITRAL, por sus
siglas en inglés—.
Seguidamente repasaremos los aspectos más relevantes de esta nueva Ley.
I. Aspectos generales
I.1. Inserción en el régimen jurídico argentino
Tras la sanción de la Ley, el régimen jurídico argentino sobre arbitraje se compone de las siguientes normas
—tanto de fuente interna como externa—:
a. La Convención sobre el Reconocimiento y la Ejecución de Sentencias Arbitrales Extranjeras —Nueva
York, 1958—.
b. La Convención Inter-americana sobre Arbitraje Comercial Internacional —Panamá, 1975—.
c. La Convención sobre la Ejecución de Sentencias Judiciales y Arbitrales Extranjeras —Montevideo, 1979;
adoptada en el marco de la CIDIP II—.
d. El Acuerdo de Arbitraje del Mercado Común del Sur —Buenos Aires, 1998—.
e. La ley 27.449, de Arbitraje Comercial Internacional.
f. El Código Civil y Comercial de la Nación, arts. 1649/1665.
g. Códigos Procesales. En el caso del Cód. Proc. Civ. y Com., arts. 736/777.
Las convenciones mencionadas en a. y b. regulan aspectos muy puntuales (y muy importantes) del arbitraje
internacional, como son el acuerdo de arbitraje y el reconocimiento y la ejecución del laudo arbitral extranjero.
El acuerdo mencionado en c. provee una regulación general sobre el arbitraje comercial internacional
conectado a dos o más países del Mercosur.
La Convención señalada en d. regula el reconocimiento y la ejecución del laudo arbitral extranjero, entre
otras materias. Sin embargo, cabe señalar que en su art. 1º esta Convención dispone que, en materia arbitral, ella
se aplica en todo lo que no esté previsto por la aludida Convención de Panamá (1).
El Código Civil y Comercial regula aspectos generales del arbitraje. Si bien aportó algunos avances, también
proyectó algunas sombras (2). Además, no está exento de una necesidad de coordinación con los Códigos de
Procedimiento, por ejemplo, en materia de designación y recusación de árbitros.
Tras la sanción de la nueva ley, las disposiciones del Código Civil y Comercial quedarán dirigidas a los
arbitrajes domésticos.
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 1


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Finalmente, los códigos procesales contienen disposiciones principalmente procedimentales. En este sentido,
podemos señalar que el Código Procesal Civil y Comercial regula cuestiones en desuso (como el compromiso
arbitral); un tipo de proceso, el ad hoc, que conlleva el riesgo de un fuerte riesgo de interferencia judicial debido
a la ausencia de una entidad administradora, y disposiciones que hace un tiempo ya han quedado desactualizadas
respecto de los avances que se dieron en el derecho comparado —por ejemplo, la necesidad de renunciar
expresamente a la apelación o la disposición que establece que, en ausencia de acuerdo sobre el carácter de su
actuación, el tribunal actuará como amigable componedor (arts. 758 y 766)—.
I.2. La Ley Modelo en el derecho comparado
Ello evidenció la necesidad de una interpretación evolutiva del concepto de acuerdo escrito. En este sentido,
UNCITRAL emitió el llamado instrumento interpretativo de la Convención de Nueva York, del 07/07/2006, en
el que recomendó, en lo que aquí nos interesa, que las circunstancias mencionadas en el art. II.2 de la
Convención no fuera interpretadas de manera taxativa.
Como anticipamos, la nueva ley reconoce como fuente directa la Ley Modelo de UNCITRAL.
Esta Ley Modelo es la fuente, en mayor o menor medida, de las leyes de arbitraje de 80 países (3).
Lo anterior demuestra que el nuevo régimen argentino de arbitraje comercial internacional está inspirado en
un modelo que ha servido de fuente —directa o indirecta— de la legislación arbitral de un número importante
de países.
Sin embargo, como veremos al repasar aspectos puntuales de la nueva normativa, ésta no recogió la Ley
Modelo en todos sus términos, sino que la Comisión Redactora le introdujo algunos cambios.
I.3. Ámbito de aplicación de la Ley
La nueva Ley aplicará a:
a. Procesos arbitrales comerciales internacionales con sede en la Argentina (4), y
b. Reconocimiento y ejecución de laudos arbitrales extranjeros (5).
II. Aspectos puntuales
Entre los aspectos puntuales de la nueva Ley que consideramos relevante repasar encontramos los que a
continuación detallamos.
II.1. Régimen exclusivo
El art. 1º de la ley incorpora una modificación a la Ley Modelo, al destacar que la Ley se aplicará al arbitraje
comercial internacional, el que "regirá en forma exclusiva".
Esta aclaración no forma parte de la Ley Modelo, respecto de la cual podría entenderse que persigue un
objetivo similar en su art. 2ºA: "1) En la interpretación de la presente ley habrán de tenerse en cuenta su origen
internacional y la necesidad de promover la uniformidad de su aplicación y la observancia de la buena fe. 2) Las
cuestiones relativas a las materias que se rigen por la presente ley que no estén expresamente resueltas en ella se
dirimirán de conformidad con los principios generales en que se basa la presente ley".
También sobre esta norma el legislador argentino ha introducido aclaraciones, que también buscan dar
mayor precisión y confianza en el sentido de que los arbitrajes comerciales internacionales se regirán por esta
Ley. Esas aclaraciones modifican la base de la Ley Modelo, en cuanto: (i) se adiciona que el carácter de la Ley
debe ser tomado en cuenta no sólo en su interpretación, sino también en su integración; (ii) al carácter
internacional de la Ley se añade su condición especial.
El conjunto de estas disposiciones de la Ley puede constituir el fundamento para concluir que, en el actual
régimen dualista, a los arbitrajes comerciales internacionales sólo se aplicará la Ley de Arbitraje Comercial
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 2


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Internacional; y en lo que ella no regule, principios aceptados del derecho internacional, desplazándose así a
otras normas de fuente interna que no tienen las mismas características.
II.2. Internacionalidad del arbitraje
En este punto la Ley se aparta de la Ley Modelo para adaptarse a las disposiciones argentinas de fuente
interna sobre derecho internacional privado.
La Ley Modelo considera internacionales a aquellos arbitrajes en los que:
a) las partes en un acuerdo de arbitraje tienen, al momento de la celebración de ese acuerdo, sus
establecimientos en Estados diferentes, o
b) uno de los lugares siguientes está situado fuera del Estado en el que las partes tienen sus establecimientos:
i) el lugar del arbitraje, si este se ha determinado en el acuerdo de arbitraje o con arreglo al acuerdo de
arbitraje;
ii) el lugar del cumplimiento de una parte sustancial de las obligaciones de la relación comercial o el lugar
con el cual el objeto del litigio tenga una relación más estrecha;
c) las partes han convenido expresamente en que la cuestión objeto del acuerdo de arbitraje está relacionada
con más de un Estado.
La ley argentina no recogió el tercer supuesto; es decir, no se permite que partes locales en una disputa
doméstica conviertan en internacional un arbitraje por el solo hecho de acordar que la sede esté en el extranjero.
Esta modificación obedeció a la decisión de hacer que el régimen arbitral sea consistente con lo dispuesto en el
art. 2605 del Cód. Civ. y Com., que dispone: "Acuerdo de elección de foro. En materia patrimonial e
internacional las partes están facultadas para prorrogar jurisdicción en jueces o árbitros fuera de la República,
excepto que los jueces argentinos tengan jurisdicción exclusiva o que la prórroga estuviese prohibida por ley". A
su vez, el art. 1º del Cód. Proc. Civ. y Com. establece que "la competencia territorial en asuntos exclusivamente
patrimoniales [...] podrá ser prorrogada de conformidad de partes. Si estos asuntos son de índole internacional,
la prórroga podrá admitirse aun a favor de jueces extranjeros o de árbitros que actúen fuera de la República,
salvo en los casos en que los tribunales argentinos tienen jurisdicción exclusiva o cuando la prórroga está
prohibida por ley" (6).
En el derecho comparado cabe referir a la experiencia de países vecinos que han sancionado leyes de
arbitraje sobre la base de la ley modelo de UNCITRAL. En este sentido Chile ha consagrado la norma sobre la
internacionalidad del arbitraje tal como la propone la Ley Modelo —es decir, admitiendo que dicho carácter
internacional tenga como fuente un acuerdo de partes (cfr. art. 3.c de la ley 19.971)—, mientras que Uruguay ha
adoptado una solución similar a la argentina, mas incorporando expresamente la prohibición: "[l]a sola voluntad
de las partes no podrá determinar la internacionalidad del arbitraje" —cfr. art. 1º:4 de la ley sancionada el 3 de
julio pasado—. Por su parte, Perú escogió una solución similar a la argentina, al no incluir entre los supuestos de
internacionalidad del arbitraje el hecho de que las partes así lo hayan acordado al fijar la sede en un lugar
distinto al de ubicación de sus establecimientos o al de cumplimiento del contrato. La ley paraguaya establece la
misma solución.
II.3. Forma del acuerdo de arbitraje
La forma que debe adoptar el acuerdo de arbitraje es una materia en permanente debate y en constante
evolución interpretativa.
A modo de reseña podemos destacar que la Convención de Nueva York (considerada la convención de
derecho internacional privado más exitosa de la historia) en su art. II.1 y II.2 dispone: "1. Cada uno de los
Estados Contratantes reconocerá el acuerdo por escrito conforme al cual las partes se obliguen a someter a
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 3


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

arbitraje todas las diferencias o ciertas diferencias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas respecto a una
determinada relación jurídica, contractual o no contractual, concerniente a un asunto que pueda ser resuelto por
arbitraje. 2. La expresión "acuerdo por escrito" denotará una cláusula compromisoria incluida en un contrato o
un compromiso, firmados por las partes o contenidos en un canje de cartas o telegramas".
La antigüedad de este texto queda de manifiesto a simple vista, como resulta de la mención al intercambio
de telegramas.
Por su parte, la Ley Modelo —receptiva de la problemática que conlleva la exigencia de la forma escrita—
provee dos alternativas para regular la materia.
Así, su art. 7º establece:
Opción I. "1) El 'acuerdo de arbitraje' es un acuerdo por el que las partes deciden someter a arbitraje todas
las controversias o ciertas controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas respecto de una
determinada relación jurídica, contractual o no contractual. El acuerdo de arbitraje podrá adoptar la forma de
una cláusula compromisoria incluida en un contrato o la forma de un acuerdo independiente. 2) El acuerdo de
arbitraje deberá constar por escrito. 3) Se entenderá que el acuerdo de arbitraje es escrito cuando quede
constancia de su contenido en cualquier forma, ya sea que el acuerdo de arbitraje o contrato se haya concertado
verbalmente, mediante la ejecución de ciertos actos o por cualquier otro medio. 4) El requisito de que un
acuerdo de arbitraje conste por escrito se cumplirá con una comunicación electrónica si la información en ella
consignada es accesible para su ulterior consulta. Por 'comunicación electrónica' se entenderá toda
comunicación que las partes hagan por medio de mensajes de datos. Por 'mensaje de datos' se entenderá la
información generada, enviada, recibida o archivada por medios electrónicos, magnéticos, ópticos o similares,
como pudieran ser, entre otros, el intercambio electrónico de datos, el correo electrónico, el telegrama, el télex o
el telefax. 5) Además, se entenderá que el acuerdo de arbitraje es escrito cuando esté consignado en un
intercambio de escritos de demanda y contestación en los que la existencia de un acuerdo sea afirmada por una
parte sin ser negada por la otra. 6) La referencia hecha en un contrato a un documento que contenga una cláusula
compromisoria constituye un acuerdo de arbitraje por escrito, siempre que dicha referencia implique que esa
cláusula forma parte del contrato".
Opción II. "El 'acuerdo de arbitraje' es un acuerdo por el que las partes deciden someter a arbitraje todas las
controversias o ciertas controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas respecto de una determinada
relación jurídica, contractual o no".
Ante estas alternativas, la comisión redactora escogió la primera de ellas, es decir, la que dispone la
exigencia de la forma escrita. No obstante ello, apartándose de la Ley Modelo, la Ley sancionada eliminó la
posibilidad, prevista en aquélla, de que el acuerdo de arbitraje se concrete por vía verbal, mediante la ejecución
de ciertos actos o por cualquier otro medio. Ello así, aun cuando la propia Ley Modelo exige que en esos
supuestos deberá quedar constancia de su contenido de cualquier forma. Vale aquí preguntarse si las
circunstancias eliminadas por el legislador argentino —"ya sea que el acuerdo de arbitraje o contrato se haya
concertado verbalmente, mediante la ejecución de ciertos actos o por cualquier otro medio"— son supuestos
distintos a los previstos en la primera oración del artículo —"se entenderá que el acuerdo de arbitraje es escrito
cuando quede constancia de su contenido en cualquier forma"— o si, en cambio, son una mera ejemplificación,
en cuyo caso su eliminación no implicaría que hacerles perder virtualidad como circunstancias a través de las
cuales se pacte una cláusula arbitral.
Una interpretación plausible para la elección de la primera opción propuesta por la ley modelo es ser
consistente con el requerimiento de forma escrita que establece la Convención de Nueva York, según hemos
visto. No obstante, también corresponde señalar que países signatarios de dicha Convención han optado por la
segunda opción, como así también que entre las causales de denegatoria del exequátur que habilita la
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 4


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Convención no se enumera que el acuerdo arbitral no haya sido celebrado por escrito. Más aún, cabe señalar —
en esta dirección— que el art. V.1.a) de la Convención refiere específicamente a la validez del acuerdo arbitral
"en virtud de la ley a que las partes lo han sometido". Vale decir que la exigencia de la Convención respecto de
esta defensa exige tomar en consideración qué dispone sobre la forma del acuerdo arbitral el derecho que
aplicable, sin referencia alguna a que la forma deba ser escrita.
En cuanto al derecho comparado, podemos observar que, respecto de nuestros países vecinos, tanto Uruguay
como Chile adoptaron, también, la opción primera, aun cuando se lo hizo de modo más restrictivo en tanto
eliminaron la posibilidad de reflejar ese acuerdo "en cualquier forma" (7). Por su parte, Paraguay adoptó una
regulación más sintética, aunque también optó por la forma escrita (8). Finalmente, Perú consagró una norma
similar a la argentina, al requerir la forma escrita de acuerdo con la primera opción brindada por la Ley Modelo,
es decir, permitiendo que se refleje por cualquier forma, pero sin incluir la posibilidad de celebrar el acuerdo
verbalmente (9).
II.4. Fundamento del laudo
Otro aspecto en el cual la Ley Modelo propone alternativas es el relativo a la obligatoriedad o no de fundar
el laudo. En este sentido, su art. 31 dispone: "(...) 2) El laudo del tribunal arbitral deberá ser motivado, a menos
que las partes hayan convenido en otra cosa o que se trate de un laudo pronunciado en los términos convenidos
por las partes conforme al art. 30".
La comisión redactora finalmente escogió la alternativa que exige la fundamentación del laudo, en tanto la
necesidad de explicitar los fundamentos del laudo deriva de un requisito constitucional. Sobre esta base, el art.
87 de la nueva ley establece: "[e]l laudo del tribunal arbitral deberá ser motivado, a menos que se trate de un
laudo pronunciado en los términos convenidos por las partes...".
Más allá de la opción elegida y así reflejada en el texto legal, cabe preguntarse, por un lado, por qué las
partes no podrían ejercer su autonomía de la voluntad para acordar que el laudo no deba ser fundado; y, por otro
lado, cuál es el sentido de disponer esta exigencia cuando la falta de fundamentación del laudo no es una causal
de nulidad.
Respecto de esta segunda cuestión, cabe tener en cuenta que el art. 99 de la nueva ley dispone las siguientes
causales de nulidad:
a) A petición de parte:
"I. Que una de las partes en el acuerdo de arbitraje a que se refiere el art. 14 estaba afectada por alguna
incapacidad o restricción a la capacidad, o que dicho acuerdo no es válido en virtud de la ley a que las partes lo
han sometido, o si nada se hubiera indicado a este respecto, en virtud de la ley argentina; o
"II. Que no ha sido debidamente notificada de la designación de un árbitro o de las actuaciones arbitrales o
no ha podido, por cualquier otra razón, hacer valer sus derechos; o
"III. Que el laudo se refiere a una controversia no prevista en el acuerdo de arbitraje o contiene decisiones
que exceden los términos del acuerdo de arbitraje; no obstante, si las disposiciones del laudo que se refieren a
las cuestiones sometidas al arbitraje pueden separarse de las que no lo están, sólo se podrán anular estas últimas;
o
"IV. Que la constitución del tribunal arbitral o el procedimiento arbitral no se han ajustado al acuerdo entre
las partes, salvo que dicho acuerdo estuviera en conflicto con una disposición de esta ley de la que las partes no
pudieran apartarse o, a falta de dicho acuerdo, que no se han ajustado a esta ley; o
"b) El tribunal compruebe:
"I. Que, según la ley argentina, el objeto de la controversia no es susceptible de arbitraje; o
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 5


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

"II. Que el laudo es contrario al orden público argentino".


Como anticipamos, podemos ratificar que la ley no incluye la falta de fundamentación como causal de
nulidad. Tampoco lo dispone el art. 760 del Cód. Proc. Civ. y Com. En cuanto al párrafo final del art. 1656 del
Cód. Civ. y Com. —que establece: "[e]n el contrato de arbitraje no se puede renunciar a la impugnación judicial
del laudo definitivo que fuera contrario al ordenamiento jurídico"—, cabe señalar que la jurisprudencia
elaborada hasta la fecha ha concluido que esta disposición del Código Civil y Comercial no refiere —ni, por
ende, consagra— un recurso distinto al de nulidad establecido en los códigos procesales (10).
En otro orden, cabe señalar que las causales de nulidad que consagra la nueva ley son distintas que las
previstas en el Código Civil y Comercial; incluso, podría considerárselas más permisivas a la procedencia de
nulidad. Sin embargo, cabe considerar lo siguiente: (i) las causales a. II y IV pueden ser subsumidas en la falta
esencial del procedimiento que hoy regula el art. 760 del Cód. Proc. Civ. y Com.; (ii) la causal a.III está
parcialmente prevista en el art. 760 del Cód. Proc. Civ. y Com. La parte no prevista no hace sino aportar una
circunstancia que bien podría ser considerada dentro de esta causal o de la anterior; (iii) la autorización para que
el tribunal compruebe si se ha transgredido el orden público es una novedad para el recurso de nulidad en
nuestro derecho. No obstante, esta novedad es sólo formal, pues, como bien indica el artículo, es una causal que
procede por comprobación del tribunal —no requiere petición de parte—, por lo que resulta dudoso que esta
facultad requiera de una autorización expresa de la ley. De cualquier modo, lo concreto es que a partir de esta
Ley la Argentina tendrá un régimen similar al de otros ochenta países en el mundo, incluidos varios de sus
vecinos. Ello hace a la previsibilidad del régimen, lo cual es un aporte muy positivo.
II.5. Recusación
Los arts. 27 y siguiente de la Ley regulan las causales y procedimiento de recusación de los árbitros.
En materia de causales introduce una innovación en nuestro derecho, ya que se aparta de las causales de
recusación de los jueces —como disponen los códigos Civil y Comercial y Procesal Civil y Comercial— para
consagrar un principio internacional: el árbitro puede ser recusado cuando existan circunstancias que den lugar a
dudas justificadas sobre su imparcialidad o independencia, o si no posee las cualificaciones convenidas por las
partes.
No obstante lo anterior, la Ley argentina introdujo una ostensible modificación a la Ley Modelo, al incluir
—en el art. 28— el siguiente supuesto: "[s]in perjuicio de otros supuestos que puedan afectar la independencia o
imparcialidad del árbitro, será causal de recusación, por inexistencia de imparcialidad o independencia, sin
admitir prueba en contrario, la actuación del árbitro o de miembros del estudio jurídico, consultora u
organización equivalente a la que perteneciere aquél, en otro arbitraje o proceso judicial:
"a) Como patrocinante o representante de una de las partes, independientemente de la cuestión en debate, o
"b) Con la misma causa o con el mismo objeto, como patrocinante o representante de un tercero.
"Si el laudo es dictado habiéndose recurrido la decisión del tribunal arbitral que rechazó la recusación y con
posterioridad se hubiere aceptado la recusación planteada, éste resultará nulo".
La incorporación no tiene justificación. No obstante ello, no parece algo perjudicial si se toma en
consideración que su efecto práctico es neutro. En efecto, lo calificamos así, en tanto ambas situaciones son
consideradas como causales de falta de independencia del árbitro. Para así concluir nos guiamos por lo
establecido en las "Directrices" de la International Bar Association sobre conflictos de interés en arbitraje
internacional, en las cuales ambas causales están enumeradas en el llamado listado rojo renunciable (11), en los
siguientes términos: "2.1 Relación del árbitro con la controversia (...) 2.1.2. El árbitro ha intervenido en el
asunto en el pasado (...) 2.3. Relación del árbitro con las partes o sus abogados. 2.3.1. El árbitro actualmente
representa o asesora a una de las partes o a una entidad afiliada de una de las partes".
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 6


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

II.6. Exequatur
A través de sus arts. 102/105, la Ley regula el exequátur del laudo extranjero; es decir, los requisitos para su
reconocimiento y ejecución. Sobre esta materia, la nueva legislación replica el régimen de defensas admisibles
que consagra la Convención de Nueva York.
En efecto, los arts. 103 a 105 replica el sistema de los arts. IV, V y VI de aquella Convención.
En tanto ahora el régimen del exequátur está regulado por la ley, su art. 107 deroga el art. 519 bis del Cód.
Proc. Civ. y Com.
III. Otras materias reguladas
Respecto de otras cuestiones que la ley regula, podemos destacar las siguientes:
III.1. Medidas cautelares
La Ley sigue a la Ley Modelo, que provee un régimen muy detallado. Hay que tener en cuenta que en ese
régimen se prevé que de la petición cautelar se corre traslado a la contraparte. La excepción a esa vista previa
está dada para el dictado de órdenes preliminares, que podrían convertirse así en un anticipo de las medidas
cautelares en países como el nuestro, en que el dictado inaudita parte de la medida cautelar está expresamente
consagrado.
III.2. Comercialidad del arbitraje
La ley aplica a arbitrajes comerciales internacionales. Ya vimos lo relativo al carácter internacional. En
cuanto a la comercialidad, el art. 6º de la ley establece que se "considerará que es comercial cualquier relación
jurídica, contractual o no contractual, de derecho privado o regida preponderantemente por él en el derecho
argentino. La interpretación será amplia; y en caso de duda, deberá juzgarse que se trata de una relación
comercial". En este caso, la Ley argentina, a través de esta regulación, ha mejorado lo previsto en la Ley
Modelo, que no define bajo qué circunstancias un arbitraje es comercial, sino que se limita, en una simple nota
al pie, a destacar lo siguiente: "[d]ebe darse una interpretación amplia a la expresión "comercial" para que
abarque las cuestiones que se plantean en todas las relaciones de índole comercial, contractuales o no. Las
relaciones de índole comercial comprenden las operaciones siguientes, sin limitarse a ellas: cualquier operación
comercial de suministro o intercambio de bienes o servicios, acuerdo de distribución, representación o mandato
comercial, transferencia de crcréditos para su cobro (factoring), arrendamiento de bienes de equipo con opción
de compra (leasing), construcción de obras, consultoría, ingeniería, concesión de licencias, inversión,
financiación, banca, seguros, acuerdo o concesión de explotación, asociaciones de empresas y otras formas de
cooperación industrial o comercial, transporte de mercancías o de pasajeros por vía aaérea, marítima, férrea o
por carretera".
En el derecho comparado, Chile y Uruguay han optado por reflejar en el art. 2º.g) de su ley el texto de la
referida nota al pie de la Ley Modelo, con mínimas modificaciones de redacción. Por su parte Perú no ha
limitado la aplicación de su régimen legal a controversias de naturaleza comercial, lo cual es consistente con la
circunstancia que ese régimen incluye la regulación del arbitraje con el Estado.
III.3. Igualdad de las partes en la elección de los árbitros
La Ley argentina incorpora en su art. 24 la disposición que establece que "[e]s nula la cláusula que confiere
a una parte una situación privilegiada en cuanto a la designación de los árbitros". Si bien no reconoce como
fuente a la ley modelo, se trata de una norma que recoge un principio asentado, sobre todo a partir de la
resolución del caso "Dutco" (12).
III.4. Elección del derecho aplicable
El art. 80 de la Ley argentina introduce una modificación a la ley modelo. Según esta, en el supuesto en que
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 7


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

las partes no indican el derecho aplicable, el tribunal arbitral debe recurrir a la ley que determinen las normas de
conflictos de leyes. En cambio, apartándose de esta solución, la Ley argentina otorga al tribunal arbitral la
prerrogativa de aplicar las reglas de derecho que estime apropiadas (13). Esta disposición de la Ley argentina
está en sintonía con reglamento de arbitraje de uso extendido, como el de la Cámara de Comercial Internacional
(14).
III.5. Normas de elección de árbitros y de procedimiento
La Ley argentina contiene, siguiendo a la Ley Modelo, disposiciones sobre elección de los árbitros —y su
recusación— y sobre el procedimiento arbitral. Se trata de regulaciones que tendrán aplicación en la medida en
que las partes no hayan elegido directamente o indirectamente —por ejemplo, por referencia a un reglamento
determinado— otras normas que regulen dichas cuestiones.
IV. Materias no reguladas
De manera consciente, la Ley Modelo no regula distintas cuestiones, como por ejemplo: (i) la arbitrabilidad,
es decir qué disputas pueden ser resueltas por arbitraje; (ii) la inmunidad de soberanía; (iii) la consolidación de
procesos arbitrales; (iv) la confidencialidad de la información incorporada al proceso arbitral; (v) la posibilidad
de contrademandar o reconvenir sobre la base de una materia que no esté comprendida en la cláusula arbitral;
(vi) la actuación del tribunal arbitral trunco; (vii) la inmunidad de responsabilidad de los árbitros; (vii) la
facultad de los árbitros de otorgar intereses; (ix) los costos del procedimiento arbitral; (x) la discrecionalidad
para reconocer y ejecutar un laudo anulado en la sede; (xi) arbitrajes online; (xii) validez del acuerdo arbitral
(15).
V. Conclusión
Con la sanción de la Ley de Arbitraje Comercial Internacional, la Argentina pasa a tener un régimen dualista,
que contiene una disposición específica que regula, con exclusividad, procesos arbitrales comerciales
internacionales.
La decisión de promover una ley sobre la base de la Ley Modelo de UNCITRAL (16) incorpora a la
legislación argentina un régimen que, en términos generales, es el adoptado por más de 80 países y, dentro de la
región, principalmente por Chile, Perú y Uruguay.
Es de esperar que el nuevo régimen aporte previsibilidad al arbitraje comercial internacional en nuestro país
como así también que la Argentina pase a estar en la consideración de las partes que pactan arbitraje comercial
internacional como lugar de posible sede de procesos.
 (*) Abogado (UBA). Posgrado en derecho de petróleo y gas natural (UBA), derecho societario (Holborn
College, Wolverhampton University, y Universidad Católica Argentina), ADR y arbitraje (Universidad de
Buenos Aires), y conflictos societarios (ESEADE). Especialista en resolución de controversias (litigios,
arbitrajes, conflictos societarios, liquidaciones y juicios de seguros, procesos de conductas antitrust).
 (1) "Las normas de la presente Convención se aplicarán en lo relativo a laudos arbitrales en todo lo no
previsto en la Convención Interamericana sobre Arbitraje Comercial Internacional suscrita en Panamá el
30/01/1975".
 (2) Por ejemplo: (i) las materias no susceptibles de arbitraje —art. 1651—; (ii) la posibilidad de recurrir la
medida cautelar dictada por los árbitros en caso de afectación de derechos constitucionales o sean irrazonables
—art. 1655—. Un reciente fallo de la CNCom., sala F, en autos "Tribunal Arbitral del Colegio Público
Abogados Cap. Fed. s/ medida precautoria", del 02/15/2018, pone de resalto la negativa amplitud de dicha
disposición; (iii) la referencia a la irrenunciabilidad al derecho de impugnar el laudo contrario al ordenamiento
jurídico.

  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 8


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 (3) Ver el listado en


http://www.uncitral.org/uncitral/es/uncitral_texts/arbitration/1985Model_arbitration_status.html. Allí se aclara
que esos 80 países comprenden 111 jurisdicciones. Cabe añadir que la República Oriental del Uruguay sancionó
muy recientemente su Ley de Arbitraje Internacional sobre la base de la Ley Modelo de UNCITRAL, lo que no
está reflejado aún en el listado antes referido. Otros países de la región que han sancionado leyes inspirados en
la Ley Modelo son Chile, Perú y Paraguay.
 (4) Art. 2º de la ley.
 (5) Caps. 1 y 2 del Título IX.
 (6) En función de estas normas, la doctrina especializada concluye que "en nuestro ordenamiento jurídico
de fuente interna, la internacionalidad objetiva del asunto es un requisito ineludible", SCOTTI, Luciana B.,
"Manual de derecho internacional privado", Ed. La Ley, Buenos Aires, 2017, p. 200. No obstante esta
aclaración, dejamos a salvo que en virtud de la internacionalidad y especialidad de la ley sancionada, se podría
haber adoptado el criterio de la Ley Modelo, lo que hubiera constituido una excepción al régimen general.
 (7) En su art. 7º de la ley chilena adoptó la siguiente regulación: "1) El 'acuerdo de arbitraje' es un acuerdo
por el que las partes deciden someter a arbitraje todas las controversias o ciertas controversias que hayan surgido
o puedan surgir entre ellas respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no contractual. El
acuerdo de arbitraje podrá adoptar la forma de una cláusula compromisoria incluida en un contrato o la forma de
un acuerdo independiente. 2) El acuerdo de arbitraje deberá constar por escrito. Se entenderá que el acuerdo es
escrito cuando esté consignado en un documento firmado por las partes o en un intercambio de cartas, télex,
telegramas u otros medios de telecomunicación que dejen constancia del acuerdo, o en un intercambio de
escritos de demanda y contestación en los que la existencia de un acuerdo sea afirmada por una parte sin ser
negada por la otra. La referencia hecha en un contrato a un documento que contiene una cláusula compromisoria
constituye acuerdo de arbitraje siempre que el contrato conste por escrito y la referencia implique que esa
cláusula forma parte del contrato". El art. 7º de la ley uruguaya tiene una regulación muy parecida.
 (8) El art. 10 de la ley paraguaya establece: "[e]l acuerdo de arbitraje deberá constar por escrito. Se
entenderá que el acuerdo es escrito cuando esté consignado en un documento firmado por las partes o en un
intercambio de cartas o telegramas colacionados, en los que conste dicho acuerdo; o en un intercambio de
escritos de demanda y contestación en los que la existencia de un acuerdo y sus términos sea afirmada por una
parte sin ser negada por otra. La referencia hecha en un contrato a un documento que contiene una cláusula
compromisoria constituye acuerdo de arbitraje siempre que el contrato conste por escrito y la referencia
implique que esa cláusula forma parte del contrato".
 (9) El art. 13 de la ley peruana siguió la primera opción de la ley modelo, pero eliminando la posibilidad del
acuerdo verbal. Como elemento novedoso, en el inc. 7º el laudo artículo incorporó expresamente el principio
que postula que el acuerdo arbitral se rige por su propia ley, en los siguientes términos: "[c]uando el arbitraje
fuere internacional, el convenio arbitral será válido y la controversia será susceptible de arbitraje, si cumplen los
requisitos establecidos por las normas jurídicas elegidas por las partes para regir el convenio arbitral, o por las
normas jurídicas aplicables al fondo de la controversia, o por el derecho peruano".
 (10) CNCom., sala E, "Olam Argentina SA c. Cubero, Alberto Martín y otro s/ recurso de queja", del
22/12/2015; sala B, "Díaz, Rubén Héctor c. Techint CIA. Técnica Internacional SACEI s/ recurso de queja", del
12/04/2016; sala D, "Amarilla Automotores SA c. BMW Argentina SA s/ recurso de queja", del 12/04/2016.
 (11) De acuerdo al art. 4º (c) de las Directrices "[c]uando exista un conflicto de intereses como aquellos
ejemplificados en el Listado Rojo Renunciable, la persona involucrada no deberá desempeñar funciones de
árbitro". Queda a salvo que las partes y la entidad administradora igualmente aceptan la intervención de ese
árbitro.
  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 9


Documento

________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

 (12) Corte de Casación francesa, 07/01/1992, XV Yearbook Com. Arb. (1992) 124 y ss.
 (13) La norma así consagrada en nuestro país da libertad al árbitro para elegir directamente el derecho
aplicable, sin tener que recurrir a los distintos métodos que se disputan ser el indicado para determinar el
derecho aplicable bajo una metodología conflictualista. (cfr. MORENO RODRÍGUEZ, José A., "Derecho
aplicable y arbitraje internacional", Ed. Intercontinental-Cedep, Asunción, 2013, ps. 184-195).
 (14) Su art. 21.1 establece lo siguiente: "[l]as partes podrán acordar libremente las normas jurídicas que el
tribunal arbitral deberá aplicar al fondo de la controversia. A falta de acuerdo de las partes, el tribunal arbitral
aplicará las normas jurídicas que considere apropiadas".
 (15) La enumeración y una somera explicación de las razones de la omisión pueden ser consultadas en
HOLTZMANN, Howard M. - NEUHAS, Joseph E. et al., "A Guide to the 2006 Amendments to the UNCITRAL
Model Law on International Commercial Arbitration: Legislative History and Commentary", Kluwer Law
International, 2015, ps. 669/679. En varios de los casos enumerados dichos supuestos están previstos en
reglamentos de arbitraje —como la consolidación, la imposición de costos, la responsabilidad de los árbitros o
la confidencialidad—. En otros casos no se pudo alcanzar un acuerdo en el grupo de trabajo —como en materia
de consolidación— o de validez del acuerdo arbitral, aspecto en el cual el grupo de trabajo advirtió que en el
derecho comparado se produjeron casos en que tribunales sostuvieron que su poder de revisar la validez de un
acuerdo arbitral bajo el art. 8º de la Ley Modelo estaba limitado a un análisis prima facie, mientras que otros
tribunales, sobre la base del art. II.3 de la Convención de Nueva York, consideraron tener plenos poderes para
revisar la validez del acuerdo arbitral.
 (16) Adoptada en el marco de la comisión redactora establecida por el Ministerio de Justicia y coordinada
por la Dra. Agustina Díaz Cordero y el Dr. Hernán Calvo, cuya labor es menester destacar.

  ______________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

© Thomson Reuters Información Legal 10

También podría gustarte