Está en la página 1de 3

JUSTICIA

1. Justicia para todos. En el A.T. la agenda de Dios es una


agenda de justicia.
Proverbios 31:8-9 Palabra de Dios para Todos (PDT)

Habla por los que no pueden hablar
    y defiende los derechos de los desamparados.


Alza la voz y hazles justicia;
    defiende los derechos de los pobres y los necesitados».

Proverbios 31:8-9 La Palabra (España) (BLP)



Habla por el que no puede hablar,
sal en defensa de los desvalidos;

habla para juzgar con justicia
y para defender a humildes y pobres.

Cuando hay «justicia para todos» hay paz en la ciudad, y en el


país.
Isaías 32:17 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo
17 

y seguridad para siempre.

2. La justicia y los agentes de la justicia. La justicia es un


término bastante usado y abusado. Como Valor que
quisiéramos que toda sociedad cultive y viva; el valor de la
justicia en todos los actos humanos es un ideal. Y, como el
resultado de las acciones de las instituciones y actores de
justicia.

Luis Pasara señala que un juez tiene dos funciones en una


sociedad democrática; “resolver los conflictos que se le
someten; y, garantizar que el ejercicio del gobierno se
desarrolle conforme a la constitución y la ley”. El primer
ámbito es el que más conocemos; se trata de la madre que no
logra que el padre se haga cargo de sostener económicamente
a sus hijos; es el propietario que no consigue que el inquilino
sea desalojado de la casa; es la víctima del delito que ve como
el delincuente se pasea por la calle con total impunidad. En el
segundo ámbito, “la falta de control judicial sobre el
desempeño de quien gobierna –alcaldes, ministros,
parlamentarios, presidentes– ha sido casi completa.
En los años noventa vino a sorprendernos una decisión como
la de la jueza Antonia Saquicuray que, en pleno régimen de
Fujimori, declaró inconstitucional la ley de amnistía que se
pretendió imponer para borrar las violaciones de derechos
humanos. (La amnistía concedida por la Ley 26479 del Ejecutivo, y su interpretación
por la Ley 26492 del Legislativo, contradicen la Constitución Política del Perú, respecto a los
Derechos Humanos.)
“La potestad de administrar justicia emana del pueblo y se
ejerce por el Poder Judicial, sin que ningún otro Poder del
Estado pueda interferir en sus decisiones jurisdiccionales”.
Las instituciones de justicia: Organismos del Estado
encargados de administrar la justicia. En Perú tenemos:
El CNM (hoy la Junta Nacional de Justicia): encargada de
evaluar, promover y sancionar a los jueves y fiscales.
El Ministerio Publico (la Fiscalía de la Nación): encargada de
investigar y acusar.
El Poder Judicial (las cortes Superior y Suprema): encargada de
valorar las pruebas y emitir una sentencia.
La Academia de la Magistratura: capacita, certifica y acredita a
los magistrados del PJ y del MP.
La Defensoría del Pueblo:
La Policía Nacional del Perú:
El INPE:
3. El ciudadano. Sea cristiano o no, somos convocados a
trabajar por la paz en la ciudad, y eso necesariamente implica
trabajar por la justicia.
Ningún cambio o reforma de justicia se logra sola y
únicamente por la acción de sus instituciones, es fundamental
que la ciudadanía se comprometa en acciones de vigilancia y
presión. Las convocatorias de la ciudadanía a través de las
redes en las últimas semanas es una prueba del poder de la
ciudadanía vía la presión social.

John Perkins propone las 3 Rs:


Reubicación:
Reconciliación:
Redistribución: