Está en la página 1de 5

Aspectos básicos en la protección de las manos

Después de los ojos, las manos son probablemente la parte más importante del cuerpo en lo que
se refiere a la ejecución de nuestro trabajo.
Tomado de:
Seguridad Al Día 325
Consejo Colombiano de Seguridad

Se utilizan en casi todo lo que hacemos. Sin embargo, muchas de las cosas que hacemos con las
manos se realizan sin un pensamiento deliberado. Las manos no tienen temor alguno. Irán a
cualquier lugar que se les envíen y actuarán tan inteligentemente como la persona a la que ellas
pertenecen. Por lo tanto, antes de usar las manos piense en la seguridad de las mismas.

He aquí los tipos más comunes de lesiones de mano y lo que usted puede hacer para evitarlas.

Lesiones traumáticas. Estas lesiones a menudo ocurren como consecuencia del uso descuidado
de maquinaria o herramientas. Las manos y los dedos quedan atrapados, pellizcados o aplastados
en cadenas, ruedas, rodillos o engranajes. Las manos y los dedos pueden resultar perforados,
rasgados o con cortaduras por herramientas con puntas o dentadas, con bordes cortantes o que
trozan. Las precauciones de seguridad deben incluir el uso de protectores, guardas, guantes o
cerraduras de seguridad; la manipulación cuidadosa de cuchillos o herramientas; y mantener las
manos, las joyas y la ropa alejados de las partes móviles.

Lesiones por contacto. Estas lesiones resultan por el contacto con disolventes, ácidos,
soluciones de limpieza, líquidos inflamables y otras substancias que pueden causar quemaduras o
lesionar los tejidos. Para protegerse contra este tipo de lesiones, lea las etiquetas del producto,
utilice los guantes adecuados o cremas protectoras y lávese las manos frecuentemente.

Lesiones por movimiento repetitivo. Estas lesiones ocurren cuando las tareas requieren
movimientos repetidos y rápidos de la mano por períodos prolongados. Los trabajos de fabricación,
de ensamblaje o de computadora pueden producir este tipo de lesiones. Cambie la empuñadura, la
posición o el movimiento de las manos. Si fuera posible, alterne las tareas para descansar las
manos.

Usted puede protegerse contra las lesiones de la mano recordando las reglas básicas de seguridad
que se enumeran a continuación:

Reconozca los peligros. 

Piense completamente en cada trabajo antes de realizarlo. 

Siga las reglas de seguridad. 

Evite los atajos. 

Si ocurre un accidente, busque tratamiento inmediatamente. 

Reporte las lesiones a su supervisor.

Las manos saludables están constituidas para durar toda una vida. Las lesiones pueden durar toda
una vida también. Esté consciente de dónde pone las manos y tome las precauciones necesarias
para protegerlas.
El uso de Guantes
Hay un equipo de protección personal que tiene un uso muy difundido y que lo necesita todo el
mundo: los guantes.

El personal laboral los utiliza una y otra vez: trabajadores que instalan líneas eléctricas, operadores
de equipos pesados, soldadores, personal que manipula alimentos, amas de casa, carniceros,
peluqueros, trabajadores que operan con perforadoras neumáticas, profesionales químicos que
realizan su trabajo en el laboratorio, personal de limpieza, bomberos, y otros.

Éste es el momento apropiado para formular unas cuantas preguntas mientras se realiza una
inspección general de los guantes:

¿Están usando los trabajadores los guantes apropiados para un peligro específico? 

¿Conocen los trabajadores las razones para usar guantes en este sitio de trabajo y cuáles son
los tipos de exposición que están tratando de prevenir? 

¿Están los guantes de los operarios en buenas condiciones, es decir, sin daños ni saturación con
material tóxico? 

¿Son los guantes del tamaño y material apropiados? 

¿Utilizan los empleados un solo tipo de guantes para cualquier situación? 

¿Están los trabajadores bien informados sobre la forma de obtener guantes nuevos o diferentes
tipos de guantes de acuerdo con el cambio en los peligros que enfrentan? (Algunos puestos de
trabajo, como el de mecánico de mantenimiento, por ejemplo, requieren una amplia variedad de
guantes debido a que están expuestos frecuentemente a muchas sustancias por períodos de
tiempo desconocidos).

Existen muchas opciones.


La amplia variedad de la tecnología de guantes que existe en la actualidad provoca indecisión en
cuanto a elegir el tipo más conveniente.

Se cuenta con géneros aluminizados, materiales aislados, tejido de malla de acero inoxidable,
productos para alto voltaje, de látex, de vinilo u otros materiales tan delgados que permiten el
manejo cómodo aún los objetos más pequeños. Ya sea que se trate de forros, texturas, guantes de
uso prolongado, de uso múltiple, desechables, de materiales nuevos prácticamente indestructibles
-no importa el peligro involucrado, el químico, la temperatura extrema o el reto que se presente,
desde la resistencia al corte hasta la protección contra la vibración y la prevención de la
diseminación de una infección- la industria de los guantes tiene una respuesta lista para todo.

Conviene mencionar una advertencia:

No se deje engañar por las texturas y los colores atractivos. Los guantes constituyen una cuestión
seria.
Asegure la aceptación por parte de los empleados.

Aquellos empleados que reciben educación sobre los peligros de su trabajo y la selección, uso y
cuidado de los guantes se sentirán mas dispuestos a utilizar este medio de protección.

Cuando se seleccione los guantes y se establezca el programa de entrenamiento, se deben


formular muchas preguntas. Los fabricantes y vendedores de guantes ofrecen muchas
oportunidades educativas, muestras gratuitas, ayuda en cuanto a selección y precios, y solución de
problemas. La experiencia puede ser de mucha utilidad.
Lista de comprobación para la protección de las manos 
Estar alerta a los peligros potenciales antes de que pueda ocurrir un accidente. 

Tener cuidado ante posibles puntos de compresión desprotegidos. 

Usar siempre una vara de empuje, rejas de protección, pantallas y otros dispositivos de
protección cuando sea apropiado. No retirar las rejas de protección de los equipos. 

Usar cepillos para eliminar los desechos. 

Inspeccionar los equipos y máquinas antes y después de realizar las tareas a fin de asegurarse
su correcto estado de funcionamiento. 

Desconectar la fuente de poder y seguir los procedimientos de aseguración antes de reparar o


limpiar la maquinaria. 

Nunca usar guantes, joyas o ropa floja cuando se trabaje con partes de equipos en movimiento. 

Usar el equipo de protección personal apropiado -guantes, protecciones, puños de antebrazo,


cremas protectoras- para la tarea especifica que se esté realizando. 

Cuando se utilicen guantes, asegurarse de que sean del tamaño adecuado y que estén
certificados para la tarea especifica que se esté realizando.

Seleccionar herramientas diseñadas para mantener las muñecas rectas a fin de ayudar a evitar
problemas derivados del movimiento repetitivo y/o uso excesivo.

Muchas veces, ya sea por descuido, apuro o equivocación, ocurren accidentes en la


cocina que pueden generar graves consecuencias. Según datos de la ACHS, de
todo el comercio nacional el 58,7 % de los accidentes se produce en el rubro de
restaurantes, bares y cantinas.
Asimismo, esto no debe ser motivo de alarma si mantienes un buen orden y trabajas
con precaución. Buscando evitar este tipo de situaciones, describiremos los 6
accidentes más comunes que pueden ocurrir en una cocina profesional:

Índice de contenidos
o 1. Cortes con cuchillo
o 2. Caídas por derrame de líquidos
o 3. Quemaduras con fuego o aceite
o 4. Daño de manos con la licuadora
o 5. Quebradura de lozas
o 6. Quemaduras con hornos
 Artículos Relacionados
1. Cortes con cuchillo
 

Por lejos, este es uno de los accidentes que ocurren con mayor frecuencia en la
cocina profesional. En momentos de descuido, es muy común que los cocineros se
pasen a llevar los dedos, con cuchillos, ralladores o rebanadoras. Del total de
incidentes del sector comercio ocurridos en 2014, el 15,7 % de los casos fueron por
heridas cortantes.

El cuchillo cocinero, aquel de hoja ancha, estable y sólida, es uno de los más usados
y filosos que podrás encontrar. En caso de apuro o mal manejo podrías dañarte o
herir a algún compañero. Como forma de prevenir accidentes, lo más aconsejable es
evitar al máximo dejar los cuchillos y elementos filosos en el lavaplatos, procura
lavarlo y posicionarlo en un lugar a la vista después de su uso. No tomará más de
unos minutos y así te asegurarás de que todos mantengan la integridad de sus dedos.

2. Caídas por derrame de líquidos


 

Muchas veces los cocineros, con el apuro de entregar el plato a tiempo, suelen dejar
caer líquidos o sustancias —ya sea agua, aceite, caldos, salsas, entre otros—, lo que
podría ocasionar fuertes caídas. Para prevenir este accidente, lo más recomendable
es preocuparte de que tu entorno esté limpio, luego asegúrate de que los demás
colaboren en aquello. Si ves a alguien que derramó algún líquido al suelo, avísale de
inmediato y, por qué no, dile que trate de evitarlo, siempre de buena manera.

3. Quemaduras con fuego o aceite


 

Además de ser dolorosas, una quemadura puede generar daños irreparables y


marcas en la piel de por vida. La National Fire Protection Association, en EE. UU.,
entregó una serie de consejos, como no ir y venir de la cocina al momento de freír o
cocer algo. Incluso podrías complementar las precauciones usando siempre guantes
adecuados.
 

4. Daño de manos con la licuadora


 
Este electrodoméstico, usado para extraer el jugo de frutas, verduras u otros
alimentos, puede llegar a ser mucho más peligroso de lo que se piensa. Como
consejo, nunca trates de limpiar el interior de una licuadora mientras esté conectada a
la electricidad. En caso contrario, podrías perder uno o más dedos.

5. Quebradura de lozas
 

Accidentes de este tipo, suelen suceder con bastante frecuencia, ya que los
accesorios e implementos utilizados en una cocina, generalmente son muy delicados.
Por lo que alguna maniobra rápida puede ocasionar un accidente. Estos consejos
serán de gran ayuda para evitar estas situaciones:

 No expongas la loza desde el congelador al horno (o viceversa).


 No insertes platos directamente a un quemador o asador.
 No agregues líquidos a un plato caliente.
 No uses loza trizada o dañada
 

6. Quemaduras con hornos


 

Consideradas como uno de los accidentes más dolorosos y difíciles de sanar, las
quemaduras que se producen por la interacción con un horno profesional son más
frecuentes de lo que podría pensarse. Las altas temperaturas pueden llegar a los 300
ºC y el más mínimo roce con alguna de sus partes o sus latas puede dañarte. La
mejor forma de prevenir es que por nada del mundo prendas, introduzcas o saques
algo sin tu guante de cocina. Ser paciente al momento de cocinar es clave, una
quemadura del horno es algo que todos podemos evitar.

Como pueden ver, la cocina muchas veces puede ser un lugar con potenciales
peligros. Sin embargo, prevenirlos es más sencillo de lo que parece. Se debe tener
precaución, regular los tiempos para evitar apuros y mantener un orden constante.
Finalmente, es sólo cosa de pericia y paciencia, algo que es perfectamente posible de
lograr.