Está en la página 1de 1

CASO: METROBANK

Omar Arcila Meléndez.


¿Se puede implementar este modelo en nuestro medio colombiano?
Claro que sí, se podría implementar en cualquier tipo de empresa en nuestro medio
nacional debido a que el modelo está basado en la calidad del servicio prestado, lo cual
es posible aplicar en todos los negocios donde se debe dar mucha importancia al trato del
cliente, la comodidad, la experiencia que da como resultado un cliente satisfecho, al fin y
al cabo, los clientes son seres humanos, los cuales por naturaleza prefieren ser bien
tratados.

¿Cómo haría usted o su empresa para implementar un modelo equivalente?


Para implementar un modelo equivalente al de MetroBank es preciso basarse en una
estrategia de servicio al cliente equivalente, dándole total importancia a lo que se ofrece a
los clientes y consiguiendo la comodidad y satisfacción de estos, enfocarse en que el
negocio es hacer feliz al cliente y no vender un producto, ya que esto debe verse como
consecuencia del buen trato que se le da.

¿Qué servicios implementaría usted en caso de aplicarlo en una empresa?


En una empresa de comidas rápidas a domicilios, implementaría un servicio de alta
calidad ofreciendo un buen trato a los clientes, respetando el tiempo estipulado de las
entregas, un trato muy cordial con el cliente, altas medidas de inocuidad y excelente
preparación, servicio de entrega inmediata y gratis que se compensarán con la
fidelización del cliente. Una excelente presentación del producto y una buena
preservación para que el cliente la encuentre como si estuviera en el restaurante. EL
personal estaría capacitado para prestar un buen trato al cliente que va más allá de
entregarle lo que pidió, y es ofrecer una buena interacción entre personas.

¿Cuáles son las principales conclusiones que abstrae del caso MetroBank?
Lo más importante a resaltar es lo sencillo que un banco puede tener éxito si deja de lado
lo que resulta obvio ser una incomodidad para los clientes, como las largas filas y lentos
procedimientos, la burocracia y los horarios muy limitados. La alta dirección de cualquier
negocio no debe olvidar el importante factor que es atender a los clientes como lo que
son, seres humanos, los cuales buscan siempre el trato digno y que supere sus
expectativas, aunque estos no lo esperen, y que la venta de los servicios o productos sea
una consecuencia de ese trato cálido y especial que se le da. Esto sin duda hace que el
cliente los prefiera y no solo eso, sino que también sea un buen portador del mensaje voz
a voz que da de la empresa.