Está en la página 1de 6

PENOLOGÍA

DEFINICIÓN

Es una ciencia auxiliar del Derecho penal que estudia los sistemas punitivos o de
castigo. La organización administrativa de los institutos públicos encargados de la
aplicación de las penas de privación de libertad da lugar, a su vez, a una rama
jurídica denominada Derecho penitenciario, en la que se combinan elementos del
Derecho penal con otros del Derecho administrativo. Las modernas tendencias
despenalizadoras y el auge de las medidas de seguridad como reacciones frente
al delito, ponen a prueba planteamientos clásicos de la Penología. En todo caso,
es de esperar que dicha ciencia alumbre nuevas soluciones que reencaucen los
criterios de política jurídica hacia una equilibrada valoración del delito y del
delincuente.

Recta y etimológicamente, la ciencia de la pena; el estudio de las finalidades que


debe cumplir y de los medios de su aplicación más eficaz. No obstante, y siempre
dentro del campo penal, se le atribuy en a esta voz otros significados: a)
neologismo por criminología; b) parte de éste que estudia la penalidad como
fenómeno social; e) teoría y método para sancionar el delito.

Contenido de la Penologia
La Penología contiene  toda clase de penas y medidas de seguridad, así como los
medios de ejecución y aplicación de las mismas. Dentro de ella ocupa un sector
muy importante la ciencia penitenciaria, concebida como rama de la penología que
se ocupa de la pena de prisión, de sus métodos de ejecución y aplicación, y de
toda la problemática que la vida en prisión plantea.

Los modernos medios de tratamiento en libertad trascienden de lo puramente


penitenciario, pero quedan dentro de los límites de la penología.

ANTECEDENTES

La Historia de la Penología es el relato de las teorías que a través del tiempo


han tratado de explicar el fenómeno de la reacción social,  la Historia de la Pena
es la narración de las diversas formas de reacción penal que la humanidad ha
utilizado através de los tiempos.

Al estudiar el Derecho Penitenciario, debemos remitirnos al origen y solución de


las penas en sus distintas formas de ejecución, para evitar el error tan frecuente
de incluir el estudio de las penas dentro de nuestro Derecho Ejecutivo Penal.

Es frecuente el uso indistinto de “cárcel” o “prisión”, sin embargo Ruiz. Funes,


distingue entre cárceles de custodia y cárceles de pena. No sería estrictamente
prisión el lugar donde se encuentran los ciudadanos, hasta que una sentencia
firme los considera culpables de un delito y obligados al cumplimiento de una
sanción penal.

La cárcel precede al presidio y a las penitenciarías, que son las que designan el
modo de cumplimiento y el lugar de ejecución de las sanciones privativas de
libertad.

El término “cárcel”, conforme al diccionario, significa “cosa pública”, destinada para


la custodia y seguridad de los reos.

Otros encuentran su origen en el vocablo latino “coercendo´ que significa


restringir, coartar, y en la palabra “carcar”, término hebreo que significa “meter una
cosa”. Oportunamente veremos que este concepto ha cambiado. Después
aparece el concepto de penitenciaría que evoluciona hacia el de la pena privativa
de libertad como penitencia´.

En la antigüedad existían penas privativas de la libertad que forzosamente


debían cumplirse en establecimiento a los que se denominaban cárceles. Se
internaban adeudores, a sujetos que no pagaban o no cumplían con sus
obligaciones por ejemplo impuestos y el Estado tenía interés en asegurar su
cumplimiento.

Las descripciones de los lugares donde se alojaban eran tremendas y así se


cuenta que en una cárcel de Birmania, un obrero llamado Henry Gouger, fue
arrojado a un calabozo poblado de leprosos, enfermos de viruela y gusanos
hambrientos.

En Babilonia las cárceles se denominaban “Lago de Leones” y eran verdaderas


cisternas. Los egipcios tenían como lugares destinados a cárceles, ciudades y
casas privadas, donde debían realizar trabajos. Los japoneses dividían al país en
cárcel del norte y del sur, para alojar en estas últimas a quienes eran condenados
por delitos menores.

Al estudiar el Derecho Penitenciario, debemos remitirnos al origen y solución de


las penas en sus distintas formas de ejecución, para evitar el error tan frecuente
de incluir el estudio de las penas dentro de nuestro Derecho Ejecutivo Penal.

En la antigüedad existían penas privativas de la libertad que forzosamente debían


cumplirse en establecimiento a los que se denominaban cárceles. Se internaban a
deudores, a sujetos que no pagaban o no cumplían con sus obligaciones por
ejemplo impuestos y el Estado tenía interés en asegurar su cumplimiento.

Las descripciones de los lugares donde se alojaban eran tremendas y así se


cuenta que en una cárcel de Birmania, un obrero llamado Henry Gouger, fue
arrojado a un calabozo poblado de leprosos, enfermos de viruela y gusanos
hambrientos.
Sin embargo, pudo sobrevivir y agrega, en un informe que durante un periodo de
su encarcelamiento, se colocó a una leona hambrienta en la celda vecina, a la
vista de los presos que vivían en un temor constante de acabar entre sus garras.
Esta era una forma de terror psicológico.

 Las primeras penitenciarías habrían operado al introducirse el sistema filadélfico o


celular, que analizaremos más adelante. En forma más moderna, se les llama
“Centro de Rehabilitación Social” por cuanto el fin de la pena no es sólo de
seguridad, sino un Justo equilibrio entre éste y la rehabilitación del condenado.
Esto sucede en México en el caso de cárceles de cumplimiento efectivo de penas
y reclusorios cuando se trata de la detención preventiva. En el Sistema
Penitenciario Federal Argentino se les denomina “unidades”. También “granjas de
rehabilitación” como en Cuba socialista, donde algunas cárceles fueron
convertidas en escuelas para niños.

CARACTERÍSTICAS.
Las penas tienen determinadas características sujetas a principios que son los que
nos van a permitir identificar cómo se organiza el sistema penal, en un
determinado estado. En concreto, en el nuestro, podemos hablar de:

 Principio de Legalidad: las penas se definen por la ley, que nos dice que es
pena y sólo eso será pena. -Se incluye la irretroactividad y la reserva de ley.
-También el principio de legalidad de las penas con la legalidad jurisdiccional,
la cual dice que las penas sólo se pueden imponer a través de los tribunales.
-Legalidad en la ejecución, donde las penas se ejecutan de la manera
que disponen las leyes -Garantía jurídica.

 Principio de Culpabilidad: no hay pena sin culpabilidad, y la pena no


debe sobrepasar las medidas de la culpabilidad. No está expresamente
recogido en la CE. Tenemos parte de este principio en el CP, cuando nos
dice en la definición de delito qué son las actuaciones u omisiones dolosas
o imprudentes penadas por la ley. La imputabilidad es una capacidad que la
persona que prescinde de ella, no puede ser culpada con una pena, sino
con una medida de seguridad, ya que no tienen la capacidad de
entender que una conducta no es conforme a derecho.

 Principio de Proporcionalidad: las penas de nuestro sistema, junto a este


principio, se deben respetar con el principio de legalidad, porque los bienes
jurídicos no tienen todos el mismo valor, ni constitucional ni materialmente. No
todas las lesiones al bien jurídico pueden tener la misma pena. Esta debe
ser la proporcional al bien jurídico, esto es, a lo injusto y al nivel que se ha
lesionado. También debe tener en cuenta la culpabilidad del sujeto, si es
dolosa, imprudente, etc...
SOCIOLOGÍA DEL DERECHO

DEFINICIÓN

La sociología del derecho, también conocida como "Sociología Jurídica", es


aquella rama que estudia el origen, la diferenciación, la aplicación, las
transformaciones, los problemas, la eficacia y todo aquello concerniente a las
relaciones entre el derecho y la sociedad. Así mismo, se encarga no únicamente
de estudiar al derecho como norma. Sino, como institución plasmada a través del
Estado y su funcionamiento. También, del nacimiento de reglas de distintas
categorías. (Normas Religiosas, Normas Morales, Normas Jurídicas, Normas
Políticas, etc).

Los orígenes de la sociología jurídica pueden rastrearse hasta las obras de los
clásicos, a saber, Max Weber, Émile Durkheim y Karl Marx. Algunos precursores
modernos son Rudolph Von Ihering, Francois Gény, Eugene Ehrlich, Jean
Carbonnier, Georges Gurvitch, Roscoe Pound, Axel Hägerström y Renato Treves.
Un desarrollo inigualable le han dado a la sociología jurídica Max Weber y Niklas
Luhmann, especialmente este último con sus obras Gesellschaft der Gesellschaft
y Gesellschaft und Recht.

Por otro lado, la Sociología Jurídica, como campo científico, a pesar de su


importancia e interés, es una de aquellas "áreas tan sugestivas que, contrario a su
misma naturaleza y alto grado de interés colectivo, hayan pasado ciertamente
inexploradas.

ANTECEDENTES

Orígenes académicos

Las raíces de la sociología del derecho se remontan a los trabajos de sociólogos y


juristas de principios del siglo anterior. La relación entre el derecho y la sociedad
fue explorada sociológicamente en los trabajos seminales de Max Weber y Émile
Durkheim. Los escritos sobre la ley de estos sociólogos clásicos son
fundamentales para toda la sociología del derecho actual. [9] Varios otros
académicos, principalmente juristas, también emplearon teorías y métodos
científicos sociales en un intento por desarrollar teorías sociológicas del derecho.
Cabe destacar que entre ellos se encontraban Leon Petrazycki, Eugen Ehrlich y
Georges Gurvitch.

Para Max Weber, una llamada "forma racional" como un tipo de dominación dentro
de la sociedad, no es atribuible a las personas sino a normas abstractas. Entendió
el cuerpo de ley coherente y calculable en términos de una autoridad legal-
racional. Tal ley coherente y calculable formó una condición previa para los
desarrollos políticos modernos y el estado burocrático moderno y se desarrolló en
paralelo con el crecimiento del capitalismo.2 Un elemento central del desarrollo del
derecho moderno es la racionalización formal del derecho sobre la base de
procedimientos generales que se aplican de manera equitativa y justa a todos. La
ley moderna racionalizada también está codificada e impersonalmente en su
aplicación a casos específicos. En general, el punto de vista de Weber puede
describirse como un enfoque externo de la ley que estudia las características
empíricas del derecho, en oposición a la perspectiva interna de las ciencias
jurídicas y el enfoque moral de la filosofía del derecho.

Émile Durkheim escribió en La División del trabajo social, que a medida que la
sociedad se vuelve más compleja, el cuerpo de leyes civiles que se ocupa
principalmente de la restitución y la compensación crece a expensas de las leyes
penales y las sanciones penales. Con el tiempo, la ley ha sufrido una
transformación de ley represiva a ley restitutiva. El derecho restitutivo opera en
sociedades en las que existe un alto grado de variación individual y énfasis en los
derechos y responsabilidades personales. Para Durkheim, la ley es un indicador
del modo de integración de una sociedad, que puede ser mecánica, entre partes
idénticas u orgánica, entre partes diferenciadas, como en las sociedades
industrializadas. Durkheim también argumentó que una sociología del derecho
debería desarrollarse junto con una sociología de la moral, y en estrecha relación
con ella, al estudiar el desarrollo de los sistemas de valores reflejados en el
derecho.

En Principios fundamentales de la sociología del derecho, Eugen


Ehrlich desarrolló un enfoque sociológico del estudio del derecho centrándose en
cómo las redes sociales y los grupos organizaban la vida social [16]. Exploró la
relación entre la ley y las normas sociales generales y distinguió entre la "ley
positiva", que consiste en las normas compulsivas del estado que requieren la
aplicación oficial, y la "ley viva", que consiste en las reglas de conducta que las
personas de hecho obedecieron y que dominaron vida. Este último surgió
espontáneamente a medida que las personas interactuaban entre sí para formar
asociaciones sociales.3

Sociólogos del derecho reconocidos y no reconocidos

La "sociología" del derecho ha sido un área relativamente marginal tanto en las


facultades de derecho como en las de sociología, lo cual ha llevado a la creación
de entes centros de investigación autónomos e independientes. La Asociación
Derecho y Sociedad (Law & Society Association) y el Instituto Internacional de
Sociología Jurídica de Oñati son ejemplos de entes académicos dedicados al
estudio y a la investigación en sociología jurídica. La revista Droit et Société en
Francia también es un medio importante de difusión en temas relacionados con
este campo de estudio. En Colombia, es particularmente reconocido el Centro de
Estudios de Derecho, Justicia y Sociedad (Dejusticia).

A nivel mundial y local , Roger Cotterrell,4 David Nelken,5 Alan Hunt,6 Vincenzo


Ferrari,7 Volkmar Gessner,8 H. Rottleuthner, Gunther Teubner,9 Mathieu Deflem,10
Max Travers,11 Reza Banakar,12 Boaventura de Sousa Santos,13 Marc
Galanter, Yves Dezalay, David Trubek, Bryant Garth, Brian Tamanaha, Sally Engle
Merry, Ronen Shamir, Michael McCann, Heinz Klug y Jacques Comaille son
algunos sociólogos del derecho contemporáneos reconocidos.

Esta disciplina ha venido expandiéndose y tomando fuerza en los últimos años en


América Latina. Algunos sociólogos del derecho latinoamericanos de gran
renombre son Héctor Fix-Fierro, Felipe Fucito, Roberto Gargarella, Eliane
Junqueira, Wanda de Lemos Capeller, Carlos María Cárcova, Oscar
Correas, Manuel Jacques, Mauricio García Villegas, Rodrigo Uprimny, Arthur
Max y César Rodríguez Garavito, Camilo Borrero García, Simón A Moreno Parra,
entre otros.