Está en la página 1de 58

Yo soy el Ángel de la Victoria

Yo soy el Ángel de Admiración


Yo soy el Ángel de la Aspiración
Yo soy el Ángel de la Ciencia
Yo soy el Ángel de la Comprensión
Yo soy el Ángel de la Concentración
Yo soy el Ángel de la Contemplación
Yo soy el Ángel de la Divinidad
Yo soy el Ángel de la Explicación
Yo soy el Ángel de la Fidelidad
Yo soy el Ángel de la Gentileza
Yo soy el Ángel de la Moderación
Yo soy el Ángel de la Navidad
Yo soy el Ángel de la Nobleza
Yo soy el Ángel de la Ofrenda de tu Hogar
Yo soy el Ángel de la Oración
Yo soy el Ángel de la Providencia
Yo soy el Ángel de la Reconciliación
Yo soy el Ángel de la Seguridad
Yo soy el Ángel de la Templanza
Yo soy el Ángel de la Tolerancia
Yo soy el Ángel de la Tranquilidad
Yo soy el Ángel de la Verdad
Yo soy el Ángel de la Virgen de Guadalupe
Yo soy el Ángel de las Decisiones
Yo soy el Ángel de las Respuestas
Yo soy el Ángel de los Buenos Propósitos
Yo soy el Ángel de los Favores Especiales
Yo soy el Ángel de los Milagros
Yo soy el Ángel de tu Familia
Yo soy el Ángel de tu misma Esencia
Yo soy el Ángel de tus Ojos
Yo soy el Ángel del Año Nuevo
Yo soy el Ángel del Camino
Yo soy el Ángel del Discernimiento
Yo soy el Ángel del Encanto
Yo soy el Ángel del Fin de Año
Yo soy el Ángel del Primer Advenimiento
Yo soy el Ángel del Silencio
Yo soy el Ángel Emisario del Reino Divino
Yo soy el Ángel que te trae Susurros
Yo soy el Ángel que te trae todo
Yo soy el Ángel de la Gentileza
Yo soy el Ángel de los Favores Especiales
Yo soy el Ángel del Discernimiento
Yo soy el Ángel de la Reconciliación
Yo soy el Ángel que te trae Susurros
Yo soy el Ángel Emisario del Reino Divino
Yo soy el Ángel de las Decisiones
Yo soy el Ángel de los Milagros
Yo soy el Ángel de la Victoria
Yo soy el Ángel de tus Ojos
Yo soy el Ángel de la Ofrenda de tu Hogar
Yo soy el Ángel de la Oración
Yo soy el Ángel de la Providencia
Yo soy el Ángel de la Aspiración
YO soy el Ángel de la Contemplación
Yo soy el Ángel de la Ciencia
Yo soy el Ángel de la Concentración
Yo soy el Ángel del Encanto
Yo soy el Ángel de tu misma Esencia
Yo soy el Ángel de la Virgen de Guadalupe
Yo soy el Ángel de la Nobleza
Yo soy el Ángel de la Tolerancia
Yo soy el Ángel de la Comprensión
Yo soy el Ángel de Admiración
Yo soy el Ángel del Camino
Yo soy el Ángel de la Explicación
Yo soy el Ángel del Año Nuevo
Yo soy el Ángel del Fin de Año
Yo soy el Ángel del Silencio
Yo soy el Ángel de los Buenos Propósitos
Yo soy el Ángel de la Templanza
Yo soy el Ángel de la Divinidad
Yo soy el Ángel de tu Familia
Yo soy el Ángel de la Navidad
Yo soy el Ángel de la Fidelidad
Yo soy el Ángel de la Seguridad
Yo soy el Ángel de la Verdad
Yo soy el Ángel del Primer Advenimiento
Yo soy el Ángel de la Tranquilidad
YO soy el Ángel de la Moderación
Yo soy el Ángel que te trae todo
Yo soy el Ángel de las Respuestas
Yo soy el Ángel de la Buena Ventura
Yo soy el Ángel de la Mañana
Yo soy tu Ángel Guardián
Yo soy el Ángel Director de tu Hogar
Yo soy el Ángel del Perdón
Yo soy el Ángel del Infinito
Yo soy el Ángel de los Anhelos
Yo soy el Ángel de la Explicación
Yo soy tu Ángel Confidente
Yo soy tu Ángel Confidente

Me conmueve la soledad de tu alma y quiero que presientas mi presencia, que descubras


que siempre hay a tu lado ángeles del cielo ansiando tu despertar. No estás solo, Amor
mío.

Hay una hueste divina junto a ti. Todos quieren compartir contigo tus inquietudes, ser tus
confidentes y explicarte los misterios que tu alma cuestiona. Por eso hoy he atravesado
los cielos para llegar a tu lado con musitaciones de Amor.

Ven a mis brazos... quiero que descanses en ellos. Cierra tus ojos y aspira mi luz celestial.
Ahora, contempla a tus amigos, los Seres de Luz que quieren abrazarte. Acógelos con
ternura y ofréceles tu confianza.

Ten la certeza de que jamás te faltarán. Sólo desean estar a tu lado para confortarte y
llenarte de Amor.

Cariño mío, escucha siempre mis llamadas y no me olvides. Deposita en mí tus penas. Yo
te ayudaré a encontrarles solución. Ahora, sigue a mi lado. Te he organizado un día
mágico: no te arrepentirás. Confía en mí... permanece en mis brazos y recibe un dulce
beso en tu frente y un suspiro de Amor en tu corazón...
Yo soy el Ángel de la Explicación

Llego hoy para mostrarte cómo te ayudan los Ángeles de cada día, los Ángeles de tu
Agenda Celestial. Cada día encontrarás un espacio para anotar los compromisos que
quieres que el Ángel del Día te ayude a cumplir.

Cuando hagas tus anotaciones, visualiza al ángel colaborando con tu Ángel Guardián,
preparando el camino, suavizando las asperezas a través del diálogo con el Ángel
Guardián de las personas con quienes te entrevistarás.

Pídele también que en sueños te indique cómo actuar... qué decir... qué compromisos
adquirir... Ten la certeza de que todo saldrá bien y que el resultado final de la encomienda
será lo justo y lo que te conviene para progresar.

Recuerda que los ángeles siempre te conducirán a logros positivos... aunque tú, en un
primer momento, no comprendas el resultado, siempre te favorecerán. Los ángeles no
estamos limitados en espacios tridimensionales, tenemos una visión mayor de lo que tú
consideras «situaciones por resolver»; la solución te será inspirada desde el cielo y jamás
a nadie perjudicará.

Anota todo... visualiza al ángel del día cumpliendo su función y eleva una oración hasta
Nuestro Padre... dando gracias por los Seres de Luz y confía.

Los ángeles sabemos resolver lo que al ser humano le parece complicado. Todos los días
recibirás suspiros tiernos de besos dulces del reino angelical... porque te amamos..........
Yo soy el Ángel de los Anhelos

Desciendo a tu vida trayéndote un cúmulo de Amor y un premio especial.

Es un diploma con letras grabadas en oro celestial: «Mención de honor por tu gran
esfuerzo en hacer realidad tu anhelo mayor». Todo mi ser vibra.

Sentimientos puros, emanaciones todas del reino angelical inundan mi ser. Hoy hay júbilo
en el cielo; los ángeles celebran tu anhelo de superación.

Ven... ven a mis brazos. Te amo y quiero estrecharte dulcemente sobre mi corazón. Cierra
los ojos y aspira... aspira mi fragancia... aspira nuevamente.

Ahora visualiza tus metas supremas y contémplalas hechas realidad. Incluye a los ángeles
en tu vida y vive seguro de poderlas lograr.

Ahora, cariño mío, no te separes de mi lado, porque hoy tenemos mucho que celebrar.
Recibe un dulce beso que deposito en tu frente y un tierno suspiro para refrescar tu
corazón.....
Yo soy el Ángel del Infinito

Mi luz resplandece... acariciando la obra de Dios y mi fulgor se convierte en cálidas olas


de luz que llegan para inundar tu vida... para que se convierta en una fuente de Amor.

Ven... ven a mis brazos. Cierra tus ojos... siéntate en mi regazo y absorbe... absorbe mi
fragancia... mi sublime esencia de rayos divinos. Ahora... usando tus sentidos conectados
al infinito Amor, percibe el espacio-tiempo y la densidad.

Todo se disuélvelos límites se derrumban. Ya no hay muros, no hay barreras, sólo


resplandores... destellos celestiales... ¡el infinito profundo! Tú estás allí... tú eres allí...
porque fuera de las ataduras físicas, tú eres el infinito y... ¿qué llega a este «espacio»?...
vibraciones de Amor, las centelleantes luces de la oración, los pensamientos nobles, las
entregas espirituales, las acciones de bondad y la esencia primordial para mejorar tu
mundo...
Yo soy el Ángel del Perdón

Hoy llego para tranquilizar tu vida, para que encuentres paz,

felicidad, Amor, abundancia y perdón, para que todo lo disfrutes con

salud celestial. Porque nada hay cuando no hay perdón. Por esto quiero

que te acerques a mí, que te sientes en mi regazo y que apoyes tu cabeza

sobre mi pecho.

Quiero consolarte y hablarte. Aspira mi esencia de purificación... así...

suavemente, y escúchame: Cuando se guarda rencor, cuando no se concede el

perdón... se bloquean las energías celestiales... las bendiciones de

Dios. Para armonizar tu vida, para que fluya hacia ti la esencia del

Amor... deberás olvidar los rencores, ser indulgente y perdonar.

Enciende diariamente en tu hogar y en tu corazón una vela rosa del perdón

celestial... para todos aquéllos que consideras que te han ofendido y por

los que tú has ofendido. Pídeme que interceda llevando a su mundo mi

emanación divina del Amor.

Te llegará a cambio: armonía, felicidad, salud y más Amor... Cuando

logres perdonar, recuperarás tu espacio de luz y como ráfagas divinas...

torrentes de bendiciones llegarán hasta ti. Llámame siempre que sientas

las cadenas esclavizantes del rencor.

Yo te liberaré, te ayudaré a zafarte de ese yugo y verás que tu vida se

tornará feliz. Ahora... respira sin opresión... todo está bien...

suéltate y sal a recibir el día con Amor. Te espera el triunfo hoy.....


Yo soy el Ángel Director de tu Hogar

Flores... incienso... fúlgidas velas... aceites... música y agua bendita... ingredientes para
armonizar el espacio, para invitar a los ángeles... a participar en tu vida... para llenarla de
Amor. Ven... ven a mis brazos, apóyate en mi pecho. Cierra tus ojos y aspira mi luz...
profundamente.

Ahora... visualiza la entrada de tu casa. Hay muchos ángeles que esperan. ¡Entremos!... la
llenan de luz... de colores divinos... hay nácar... Ya todo resplandece. Cada habitación está
lista para recibir a su protector. Visualiza el salón con su guardián... el comedor, la
cocina, los dormitorios, los baños.

Todos brillantes con seres de luz y yo en el centro con burbujas divinas derramando paz...
esparciendo Amor y felicidad. Pero para mantener tu casa vibrando en Amor deberás
vibrar igual en tu corazón...

Mantén el Amor en tu alma y se manifestará en tu hogar... porque lo mismo que albergas


en tu alma inundará tu hogar. Recibe bendiciones de todos los ángeles y sonríe... te espera
un día de esplendor y dulces suspiros del ángel del Amor... que te ama, como yo, con toda
su naturaleza celestial......
Yo soy tu Ángel Guardián

Querido mío, quiero que diariamente leas completo el mensaje del ángel del día; después
cierra tus ojos, imagina que te apoyas en su pecho, que sus brazos amorosos te rodean...

Aspira la luz divina que de él emana y siente cómo te llena de fuerza celestial. Absorbe
en su emanación angelical la bendición que te da... Luego, con gratitud, acepta su
mensaje y empieza tu día con la certeza de que su pronóstico se cumplirá.

El ángel del día te llena de su energía, que es un regalo adicional para comenzar y
terminar tu día; porque yo estoy siempre a tu lado llenándote de Amor. Todos los ángeles
te amamos y queremos estar junto a ti y por medio de esta agenda podrás acercarte a
nosotros... ¡hablarnos!...

Ten fe, confianza y seguridad y comprobarás nuestra ayuda personal. Yo te amo y te


amaré durante toda la eternidad. Deposito en tu alma un dulce suspiro, un tierno anhelo
en tu corazón y en tu frente, la brisa suave de mi beso celestial. Bienvenido a tu agenda
angelical. Tu Ángel Guardián...
Yo soy el Ángel de la Mañana

Te he estado esperando para darte un abrazo de Amor y depositar en tu frente un beso


angelical.

Ven... acércate a mí.

Cierra tus ojos y aspira profundamente.

Respira con dulzura fragancias celestiales...

perfumes que he bajado hasta aquí, sólo para ti.

Quiero que despiertes pensando siempre en mí...

que vivas en mi pacífica frescura de bondad agradeciendo a Nuestro Padre cada nuevo
día...

Agradece el sol, la tierra, los árboles, el cantar de las aves, el calor humano y los ángeles
que viven juntos a ti. Ahora... quédate conmigo.

Quiero disfrutar contigo porque hoy no sólo es un buen día...

lo que te aguarda es

¡UN BUEN DÍA!...

que te reservamos desde el cielo los seres de luz...

porque es inmenso nuestro Amor por ti...


Yo soy el Ángel de la Buena Ventura

Cariño mío, te traigo noticias bellas que alegrarán tu día, bendiciones y encargos de dicha
para derramar en tu vida. Acércate y entra en mi resplandor divino. Ven... siéntate en mi
regazo, cierra tus ojos y absorbe mi energía. Ya brilla tu espacio con la presencia de los
ángeles...

Visualízalos... llegan hacia ti... te sonríen y te ofrecen guirnaldas de flores... flores de


Amor, de paz, de armonía, de felicidad. Te las colocan en tu cuello y sientes su
emanación celestial... sientes cómo te invade una sutil transformación.

Absorbe esta esencia... aspira el aroma y el perfume del cielo y escucha el dulce canto de
los seres de luz. Te anuncian las cosas hermosas que hoy han reservado para ti. Poco a
poco se te revelarán.

Pero ven... quédate conmigo. Yo te acompañaré mientras disfrutas de este día celestial...
Te hablaré con palabras tiernas y llenaré tu alma de mi Amor angelical....
Yo soy el Ángel de las Respuestas

Mi luz se proyecta en vibrantes colores… llameantes… armoniosos… y sus destellos te


llenan de amor… de satisfacción… porque hoy quiero conducirte con ternura, sin
tropiezos, para que todo se resuelva en tu vida. Quiero que te acerques a mí. Ven… ven a
mis brazos. Cierra tus ojos. Sé que quieres una respuesta a tu inquietud y por eso estoy
contigo, porque te guiaré… siempre con dulzura.

Para que sepas qué hacer en todas las circunstancias de tu vida. Entra en tu ser interno…
tranquilízate y respira profundamente. Cierra tus sentidos externos y, en secreto, habla
con Dios. Formula tu inquietud y escucha con los sentidos de tu alma… porque Él
siempre te responderá.

Ahora… ¡alégrate!… Sé que has escuchado lo mismo que yo: que Él te ama
profundamente y que todo saldrá bien. Cariño mío, quédate entre mis brazos todo el día y
recíbelo lleno de felicidad, porque yo te lo preparé con amor antes de venir a bendecirte
hoy
Yo soy el Ángel que te trae todo

Acércate a mí… Coge mi mano. Cierra tus ojos y aspira mi esencia divina. Mi resplandor
de amor te llena de la misericordia de Dios. Apoya tu cabeza en mi corazón… absorbe
luz… mucha luz… fulgores celestiales, emanaciones virtuosas, estallidos de paz, de
abundancia, de salud y de felicidad. Hoy he llegado a tu vida con todo…

Todas las bendiciones son hoy para ti. Para tus acciones traigo Armonía, Nobleza para tus
anhelos, Pureza para tu mente, Dulzura para tus palabras y Amor para transformar tu
vida. Traigo muchísimas cosas más.

Y la Gracia… es para coronar todo. El toque final para que transmitas lo que hoy te doy.
Para que puedas compartir y repartir, combinando bondad, piedad y dignidad. Ahora…
sigue apoyado en mí.

El Ángel de la Fortuna tiene para ti un regalo especial. ¡Te va a encantar! Te amo


profundamente, y junto con un suspiro de amor deposito un tierno beso angelical en tu
frente.
YO soy el Ángel de la Moderación
El movimiento de mi luz es sutil… con vibraciones de colores claros… suaves…
pasteles… que se manifiestan en mi aura… emanando paz, decoro y pudor. Hoy he
cruzado el espacio para llegar hasta ti… para derramar en tu vida una parte de mí.

Ven… ven a mis brazos. Descansa aquí. Cierra tus ojos. Aspira… aspira mi esencia y mi
aroma sublime. Y observa… Ante tus ojos divinos hay una escena celestial… Ángeles…
ángeles… llegan hasta ti… te sonríen… te saludan con suspiros de anhelo y dulces besos
en tu frente. Te dan expresiones de amor.

Te ofrecen su tiempo… su mano… su guía… Fíjate bien. Se desplazan con suavidad, te


hablan con dulzura, te acogen con ternura. Todo en ellos es templanza, recato y cordura.
No hay atropellos… no hay precipitación, pues venimos a tu vida para darte mucho,
muchísimo amor… y esencias de moderación.

Para que siempre actúes con sobriedad y logres dar y recibir felicidad. Ahora… espera…
no te separes de mi lado… hay bendiciones adicionales y mucho apoyo angelical.
Yo soy el Ángel de la Tranquilidad

Quiero acariciarte con mi luz, cobijarte con mi aura y protegerte con mis luminosos rayos
de paz. Por eso he solicitado a mi Padre llegar hoy a ti para estrecharte entre mis brazos,
acercarte cariñosamente a mi corazón y transportarte por los cielos mientras te canto
arrullos de amor.

Ven… ven a mis brazos. Cierra los ojos… iniciemos este paseo celestial. La tranquilidad
es como un lago sereno que inspira a todo el que se acerca a sus aguas… y yo te lleno con
mi emanación angelical para que te conviertas en una fuente de paz… transmitiendo
quietud, calma y serenidad en tus palabras y tus acciones para que tu aura inspire dulzura
a los que se acerquen a ti.

Todo irá bien, no tendrás que temer. Ahora… sonríe tranquilamente, porque este día lo
han preparado los Ángeles del Amor para que lo disfrutes conmigo....
Yo soy el Ángel del Primer Advenimiento

Solsticio de Invierno… solsticio de amor… preludio… advenimiento… preparación


celestial. Se conjuntan las luces, se preparan los milagros, la oscuridad se disuelve y los
ángeles descienden a raudales llevando bendiciones y dones de amor.

Todos son regalos supremos para bendecir la Tierra. Gloria a Dios en las alturas y paz en
la tierra a los hombres de Buena Voluntad. ¡Hosanna! ¡Hosanna! ¡Hosanna!

Los ángeles celebran con luces, aromas y música celestial. Las arpas se activan, se pulsan
las cuerdas, las notas fluyen con perfumes de gloria y aparecen luces más brillantes, más
radiantes, más llenas de fulgor. ¿Por qué? Porque pronto llegará el que ha nacido en
Belén.

¡El primer adviento! Con bríos divinos llegará a tu vida. Festeja la gloria… ¡Está en ti!
¡Acércate! ¡Arrodíllate! ¡Bendice! Derrama lágrimas de amor, de dicha, de felicidad.
Porque tu vida se llena de Dios. Ven… coge mi mano… siéntate en mi regazo y recibe la
paz que te envía la estrella celestial, la misma que han seguido los magos de oriente y que
ahora te cubre a ti. Porque en ti deberá Él nacer.

En ti está la cuna, en ti está el pesebre de amor. Límpialo, ordénalo y repáralo. Es tu


corazón. Allí debe permanecer el que de lejos ha llegado para imperar en tu corazón y en
toda la Creación.

¡El segundo adviento! Permanece conmigo… te llevaré con el Ángel de las Aspiraciones
para que anotes tus anhelos mayores. Luego iremos a ver a los Ángeles de los Dones, que
tienen para ti montones de regalos.....

Con Amor en mi corazón

YO SOY AMOR
YO SOY UN ÁNGEL EN LA TIERRA
Yo soy el Ángel de la Verdad

Ven… reposa dulcemente en mi pecho y permite que te lleve a encontrar la luz. Ven…
acurrúcate en mis alas. Cierra los ojos, aspira suavemente… y visualiza un cielo
precioso… limpio… azul profundo.

Ahora visualiza ángeles que se acercan a ti y flotan. Ves cómo se desplazan con suavidad
y, embelesados, te extienden su mano. Sientes su amor… te aman…

¡Aman la luz que brilla en ti! Aman a Dios que vive en ti… y ahora… mi resplandor te
cubre. Sientes que te sumerges más en mi océano de luz y de colores. Hay armonía…
Comprendes que sólo Él es verdad… sólo Él es realidad… Y Él es Amor.

El Amor perdura. El Amor es la luz que te lleva a Él. Todo lo demás es pasajero. Ahora,
aspira nuevamente y acéptame en tu vida. Nunca te apartes de mí. El día que te espera es
radiante… brilla como el Sol que hoy ha salido para ti. Sé feliz, porque también me tienes
a mí para amarte profundamente......
Yo soy el Ángel de la Seguridad

Mi resplandor es amor que mantiene en continua vibración a la Creación… y hoy


desciendo a ti para bañarte con mi luz… para que tu mundo se ilumine y sientas la
seguridad de lograr la felicidad.

Las cosas se arreglan… mejoran… ya todo irá bien. Ven… ven a mis brazos… descansa
bajo mis alas. Aspira profundamente… absorbe mi esencia.

Observa ahora con tus ojos espirituales. Hay ángeles que te rodean y te cubren con amor,
porque siempre estamos junto a ti. ¡Acércate a nosotros!

Llámanos mentalmente y tu mundo empezará a cambiar. Se formará sobre bases


sólidas… de amor, de armonía, de paz, de felicidad. Comprenderás que sólo Dios da
seguridad…

Y yo soy el emisario de Su amor, que te trae situaciones bellas, de paz y de triunfo. Todo
para que seas feliz y disfrutes plenamente el día de hoy…....
Yo soy el Ángel de la Fidelidad

Cuando sientas que el apoyo en la Tierra se limita, que no hay respuesta a tus anhelos,
que falta constancia en las muestras de cariño y sinceridad en la amistad… recurre a mí.
Yo desplegaré mis alas y extenderé mi luz de amor para cubrir tu espacio, llenar de dicha
tu alma y darle seguridad a tu corazón.

Porque yo soy el ángel que borra las angustias y devuelve la paz, la calma y la confianza.
Mis destellos son de fidelidad. Ven a mis brazos… cierra los ojos… aspira mi perfume…
expulsa lo que te hace sollozar… inhala consuelo… felicidad… y destierra las dudas, el
temor y el resquemor.

Los ángeles cuidan y transmutan en bondad todo lo que afecta a tu tierno corazón.
Alberga nobleza en tu alma y atraerás misericordia y compasión del cielo. Recuerda que
los ángeles te amamos.

Nunca te fallamos y jamás traicionamos tu entrega de amor. Apóyate en mí siempre, pues


vuelo continuamente a tu alrededor… esperando tu atención, tus suspiros, tus muestras de
cariño.

Hoy… tiernamente, quiero llevarte al umbral del amor… a prepararte para recibir al
dulcísimo Jesús y a esperar este día que ansia hacerte feliz.…....
Yo soy el Ángel de la Navidad

Este es el día en que se festeja el acontecimiento más divino que ha presenciado la


humanidad, el milagro más grande de la Creación: el nacimiento de Jesús… del divino y
sublime Jesús… que tomó cuerpo humano para participar con la humanidad y traer
mensajes de paz, amor, bienestar, perdón, esperanza y felicidad.

Desciendo con mi esplendor de magia para cubrir el planeta. Los ángeles, en este día, nos
regocijamos. Hay fiestas, celebraciones, sana algarabía en el cielo… no hay palabras para
describir la alegría celestial.

Porque en el día de hoy Cristo baña con su resplandor a la humanidad con una luz tan
bella que no hay humano que pueda contemplar la maravilla de las bendiciones que a
través de destellos descienden sobre la Tierra y sobre cada ser humano. Es un día
espectacular… ojala comprendierais la importancia de este día.

Ojala pudierais participar del amor de Dios en la forma que lo envía, en la forma en que
lo derrama en este día. Llego con una enorme corte celestial con himnos de amor,
cánticos divinos y villancicos celestiales… para que despertéis a Cristo que vive en
vuestro corazón.

Para que os acerquéis al altar de vuestra alma y depositéis allí, en el pesebre, todo vuestro
amor. Para que lo irradiéis hacia toda la Creación.

Hoy es día de amar, de perdonar, de limpiar el alma, de purificar el corazón… y de


abrirse a los regalos de Dios. Ahora, con reverente actitud, con amor y fervor, arrodíllate
y bendice al Niño que ha nacido hoy..…....
Yo soy el Ángel de tu Familia

Mi aura es el resplandor que ilumina tu hogar y se refuerza con la fe, la bondad, la


oración y la entrega que tu familia me da. Cuanto más te acercas a mí, más fuerte es el
escudo de mi luz.

Cuando te acuerdas de enviarme una oración, un saludo o una simple sonrisa, puedo
desplegar mis alas y cobijarte donde estés… y producir hasta milagros cuando lo requiere
la ocasión, para mantener la armonía, la paz y el amor.

Sólo necesito que me des un poco de luz para poder actuar. Mi función es llegar a los
corazones de los padres para que el ambiente familiar preludie la llegada de hijos con un
alto desarrollo espiritual y elaborar las situaciones para que se adapten entre sí y se
mantengan unidos, apoyados en el principio del amor.

Despertar la piedad filial, el amor fraternal y mantener el respeto y la responsabilidad


paternal. A diario derramo bendiciones de Dios para que tengáis medios de subsistir…
para que cumpláis los designios divinos y difundáis el dulce amor celestial.

Yo Soy el Ángel Unificador de tu familia… Llámame… búscame… intégrame a tu


vida… Ponte en mis manos y permite que te presente a los ángeles de tu hogar, que hace
mucho están junto a ti esperando… aguardando el momento de que les prestes atención.
Ahora, sonríe feliz y toma mi mano; quiero que disfrutes conmigo de este día que
hicimos los ángeles, sólo para ti........


Yo soy el Ángel de la Divinidad

Con mi resplandor llego hoy para iluminar tu vida. Sonríe, hoy es un día maravilloso. Te
traigo muchos regalos del cielo. Ven… ven a mis brazos, que te esperan con profundo
amor. Siéntate en mi regazo y apoya tu cabeza sobre mi corazón.

Cierra los ojos y aspira profundamente mi esencia y la energía divina de la Creación. Yo


sólo desciendo cuando es un encargo directo de Dios, Nuestro Padre Celestial… Y hoy, la
encomienda es especial.

¡Es para ti! Vengo a llenarte de bendiciones, de dones de amor, de salud, de abundancia y
de felicidad. Aspira nuevamente y visualiza mi emanación: rayos dorados bajan a tu
mundo iluminándolo de paz. Conserva siempre esta imagen en tu mente y siente siempre
el amor de Dios.

Ven… toma mi mano… te espera un mágico día y caricias divinas que dejan un beso
angelical sobre tu alma.........
Yo soy el Ángel de la Templanza

Dios, Nuestro Padre, me ha revestido con el fulgor de Su virtud celestial. Con esta
esencia divina desciendo hacia ti para llenar tu vida.

Ven… ven… refúgiate en mis brazos de amor… descansa aquí, cubierto con mis alas.
Cierra los ojos y aspira profundamente mientras inhalas mi emanación de paz. Visualiza
ahora un campo bellísimo, flores silvestres, un lago, pajarillos… caminas descalzo sobre
el húmedo césped.

Siente el suave rocío de mi luz que te acaricia con ternura… absorta, tranquila, en
meditación. Te llegan sonidos del cielo y escuchas tu propia voz interna que te transmite
mis palabras: «Todo en la vida se aprecia mejor cuando hay prudencia y sobriedad,
porque la exageración ofusca y falsea la verdad. Sé moderado en tus actos y te hallarás
lejos de la angustia, de la desesperación, de la inquietud…».

Ahora… ven… permanece en mis brazos para que disfrutemos juntos de este día. Porque
cada instante de hoy lo he preparado en el cielo para ti........


Yo soy el Ángel de los Buenos Propósitos

Hoy traigo a tu vida fuerza divina… voluntad firme para que te propongas metas y las
puedas realizar. Ven a mis brazos que te aguardan llenos de amor. Quiero, con ternura,
abrazarte y estrecharte en mi corazón.

Ven… cierra los ojos y absorbe mi emanación de amor… fortalécete con mi luz.
Visualízame junto a ti inspirándote propósitos nobles y metas que yo te ayudaré a
cumplir. Visualízame siempre dispuesto a ayudarte si llegaras a flaquear.

Y recuerda esto: cuando con decisión te aboques a la cristalización de un anhelo, siempre


mi tendrás apoyo… siempre estaré a tu lado… nunca te dejaré solo. Pero llámame…
comparte conmigo tus buenos propósitos. Yo estoy para hacértelos realidad.

Este es un regalo que el cielo te da. Ahora, aspira con ternura y empieza tu día con
entusiasmo, porque hoy tendrás mucho que celebrar. Recibe un suspiro tierno en tu alma
y una emisión de amor en tu corazón… porque te amo profundamente…......
Yo soy el Ángel del Silencio

Transporto la quietud, la paz, la calma… para sosegar tu alma y darle paz a tu corazón…
Mi aura de resplandores celestiales invita a la reflexión y a la prudencia divina. Hoy
quiero llenarte de mi luz celestial.

Cierra los ojos y aspira… aspira mi fulgor de amor… Aquiétate y entra en la intensidad
de la belleza del espacio sin espacios, en el vibrante sonido de la reflexión. Para ello no
se requieren palabras… sólo entrega. Busca la callada protección del silencio para hablar
con tu Ser Interior.

Cierra tus oídos externos y, en la quietud, dile cuánto Lo amas. Después, medita sobre las
cosas buenas que Él diariamente te da, y en el silencio profundo de tu alma, donde estoy
yo, pídeme recordarte las cosas maravillosas que este año te dio.

Haz una lista y póstrate ante Él. Da gracias… da gracias… y eleva un canto de adoración
desde el fondo de tu corazón. Ahora… ven… actúa con prudencia y ten fe. Los ángeles
caminamos en silencio junto a ti. Trata de percibirnos y permanece en mis brazos. Haré
que tu día sea excepcional… porque te amo profundamente….......
Yo soy el Ángel del Fin de Año

Y hoy, lleno de júbilo, llego a tu vida para que juntos, tú y yo, demos gracias a Nuestro
Padre Celestial. Ven y báñate con mi emanación de luz. Cierra los ojos y aspira
profundamente.

Aspira… N aspira la luz dorada. Ahora visualízanos… tú y yo arrodillados frente a un


altar… con profundo amor… con gran respeto. Repite estas palabras de gratitud: «Hoy
concluye este año y empieza uno nuevo, y queremos mostrarte, Padre Nuestro, nuestra
gratitud.

Gracias por las bendiciones con que nos has colmado este año; por protegernos, por
guiarnos, por proveernos; por el amor que nos has prodigado, por la felicidad, la salud y
la armonía que hemos disfrutado. Gracias por tus bondades; por habernos dado vida y la
oportunidad de despertar y lograr conciencia plena de que Tú Eres Nuestro Padre.
Perdona nuestras presunciones y el egoísmo y la soberbia que a veces manifestamos.
Perdona lo poco que nos acordamos de Ti.

Enséñanos a perdonar y a no guardar rencor… a ayudar en Tu Divino Plan y no a


estorbarlo… Y lo más importante, Padre… enséñanos a adorarte y bendecirte siempre. Te
entregamos nuestra voluntad para que Tú dirijas nuestra vida. Gracias, Padre. Te rogamos
que el Año Nuevo se inicie con todas tus Bendiciones.

Que haya paz, salud, armonía, abundancia y felicidad para todos los habitantes del
planeta. Gracias, Padre, gracias. Ahora… permanece conmigo… todo será maravilloso.
Te espera un año excepcional…........


Yo soy el Ángel del Año Nuevo

Inicia este Año Nuevo con felicidad, júbilo y expectativas sublimes. Inícialo dando
gracias a Dios por todo lo bello que has vivido el año que acaba de terminar y por las
maravillas que este Año tiene reservadas para ti. Anota tus propósitos y ten la certeza que
los cumplirás.

Recuerda que desde hoy tendrás ayuda personalizada y ¡consejo celestial! Ahora que te
acercas a nosotros, por medio de esta Agenda Angelical, estaremos siempre junto a ti
irradiándote fuerza, valor y constancia.

Todo lo que requieres para proseguir. Te conduciremos con cariño, te musi¬taremos con
dulzura y te protegeremos tiernamente. No te apartes de nuestro lado. Permítenos formar
parte de tu vida y percibirás nuestros dulces aleteos, nuestro aroma celestial y nuestra
presencia fulgurante de luz.

Los ángeles te amamos profundamente, por eso hoy detengo mi vuelo junto a ti para darte
este testimonio de amor y llenarte de energías divinas, bendiciones de paz, dé salud, de
abundancia y de felicidad, para que inicies este año con bríos celestiales.

Ahora ven a mis brazos, cierra tus ojos mientras recibes mi fulgor. Absorbe… absorbe las
bendiciones que de mi aura emanan… son especiales… son de amor… porque este año
será para ti como nunca ha habido otro igual… ¡excepcional!.......
Yo soy el Ángel de la Explicación

Llego hoy para mostrarte cómo te ayudan los Ángeles de cada día, los Ángeles de tu
Agenda Celestial. Cada día encontrarás un espacio para anotar los compromisos que
quieres que el Ángel del Día te ayude a cumplir.

Cuando hagas tus anotaciones, visualiza al ángel colaborando con tu Ángel Guardián,
preparando el camino, suavizando las asperezas a través del diálogo con el Ángel
Guardián de las personas con quienes te entrevistarás.

Pídele también que en sueños te indique cómo actuar… qué decir… qué compromisos
adquirir… Ten la certeza de que todo saldrá bien y que el resultado final de la
encomienda será lo justo y lo que te conviene para progresar.

Recuerda que los ángeles siempre te conducirán a logros positivos… aunque tú, en un
primer momento, no comprendas el resultado, siempre te favorecerán. Los ángeles no
estamos limitados en espacios tridimensionales, tenemos una visión mayor de lo que tú
consideras «situaciones por resolver»; la solución te será inspirada desde el cielo y jamás
a nadie perjudicará.

Anota todo… visualiza al ángel del día cumpliendo su función y eleva una oración hasta
Nuestro Padre… dando gracias por los Seres de Luz y confía. Los ángeles sabemos
resolver lo que al ser humano le parece complicado. Todos los días recibirás suspiros
tiernos de besos dulces del reino angelical… porque te amamos.......

YO SOY UN ÁNGEL EN LA TIERRA

18 de Diciembre
Yo soy el Ángel de la Hermandad

Mi resplandor sagrado cobija a todos los hijos de Dios… y yo, que te guardo amor
fraternal, hoy tengo una misión especial: llenarte de luces… destellos… fulgores… y
conducirte dulcemente a disfrutar de un día sin igual.

Ven cariño… ven a mis brazos. Apóyate en mi pecho y cierra los ojos. Ahora aspira
profundamente… pausadamente… y observa… Ángeles, ángeles, ángeles… sus auras
llenan el espacio y más allá del espacio. Sus colores se conjuntan… te bañan… azul,
blanco, rosa, verde, dorado y más… ¡Y todos son tus hermanos!…

¡Sí! Todos somos hermanos, porque todos tenemos un origen común: un mismo Padre…
Dios Nuestro Señor… Y Él quiere que ángeles y hombres formemos una Hermandad de
Amor.

Y el tiempo ha llegado… Cada vez habrá más seres humanos unidos a nosotros
realizando este deseo de Dios. Por eso quiero que en el día de hoy estés junto a mí
permitiendo que yo te conduzca… te proteja y vele por ti. Hay sorpresas en el aire…
¡Suspira, sonríe y espera feliz!.....

Con Amor en mi corazón


Yo soy el Ángel del Camino

Pertenezco a la Hueste del Arcángel San Rafael. Mi emanación es de color verde con
destellos de oro espiritual… y llego hoy para iluminar tu vida y conducirte con ternura
hacia el camino que deberás recorrer. Ven… ven a mis brazos.

Cierra los ojos y aspira profundamente… inhala esencias de amor, escucha música de
ángeles. Visualiza un paisaje frondoso con árboles verdes bellísimos que adornan tu
camino espiritual.

Observa a los ángeles afanosos… limpiando, purificando, preparándolo todo para que no
encuentres obstáculos a tu paso. ¡Ya puedes iniciar el camino! No lleves bultos pesados…
sólo mucho amor.

Con eso lo adquirirás todo, nada te faltará. Y recuerda… siempre que debas tomar el
camino ¡invócame! Yo te guiaré y te apartaré de los peligros. Nunca debes temer estando
yo a tu lado.

Te acompañaré en tus viajes, cortos o largos… por cielo, tierra o mar, y te conduciré
hacia tu meta: siempre tendrás una llegada feliz. Ahora… recibe el día lleno de alegría,
porque te espera rebosante con presentes, dones y bendiciones que recogí en el camino
para ti....….....
Yo soy el Ángel de Admiración

Y desciendo hoy llenándote con mi resplandor celestial, que es fulgor de luces sagradas
formadas por cantos de adoración a Dios. Ven… acomódate aquí, en mi regazo.
Apoya tu cabeza sobre mi pecho y cierra tus ojos mientras aspiras mi fragancia divina.
Visualiza ahora un coro de ángeles dorados… coronados con diademas de gemas
preciosas… zafiros, rubíes, esmeraldas, brillantes.

Todos bellísimos… majestuosos… descienden hacia ti… te sonríen… te invitan a


participar en una ceremonia para alabar a Dios. Únete a ellos… forman parte de mi corte
angelical.

Aprenderás a admirar cada día la obra de la Creación, a agradecer a Nuestro Padre todo
lo que te ha dado y a ofrecerle tus servicios. Esto es orar y rendirle admiración.

Así serás admirado, al contribuir a lograr un mundo mejor. Ahora ven… acurrúcate en
mis brazos y sonríe feliz. Te espera un día maravilloso… la abundancia llega hoy a tu
vida...….....
Yo soy el Ángel de la Comprensión

Desciendo a tu vida desde el azul profundo de mi hogar angelical y traigo para ti una
guirnalda de estrellas que brillan y titilan emitiendo rayos de amor. Acércate a mí…
siéntate en mi regazo y acomoda tu cabeza sobre mi pecho.

Aspira profundamente… con ritmo… con armonía… con ternura… y recibe la luz del
cielo que mi presencia te da. Cierra los ojos y mira hacia el azul infinito. Observa la
guirnalda estrellada que coloco alrededor de tu cuello.

Siente la transformación y cómo se inunda tu corazón de ternura, de tolerancia y de


comprensión para que puedas conducir tu vida de acuerdo a estos dones de Dios.
Úsalos… mézclalos con la paciencia, la justicia y el buen humor.

De esta manera lograrás controlar y comprender tu vida y tendrás la facultad de


profundizar. Ahora, deseo que tu vida sea una sonrisa de mi virtud. Comienza tu día con
besos tiernos de mi alma que como eco resonarán en tu corazón… Son suspiros de mi
amor por ti… porque te amo profundamente...….....
Yo soy el Ángel de la Tolerancia

La fulgurante luz que me rodea emite destellos sublimes de virtudes divinas. Cada chispa
es una bendición de paz, de comprensión, de bondad, de paciencia… Y con esta esencia
que emana de mi aura, he llegado para impregnar tu vida y para iluminar el espacio que
forma tu mundo.

Ven… ven a mis brazos celestiales. Cierra los ojos y aspira profundamente. Escucha mi
suave canto angelical… escucha mis palabras… Todo en el Universo vibra
constantemente.

Nada hay estático… pero no todo está en la misma etapa de evolución. Cada ser humano
ha salido en un tiempo distinto del seno de Dios.

El desarrollo espiritual se detecta de acuerdo a las virtudes que emanan del ser… pero la
tolerancia es una de las virtudes mayores, porque señala a un ser del más alto grado de
evolución. Sé indulgente en todos los momentos de tu vida… Y ahora… no te separes de
mi lado.

Quiero recibir contigo al Ángel de la Mañana, que te espera para entregarte un día hecho
sólo para ti, lleno de efusiones dulces, palabras tiernas y suspiros de amor del reino
celestial.....
Yo soy el Ángel de la Nobleza

Las emanaciones de bondad, de pureza y de todo lo que eleva el espíritu y desarrolla el


amor, forman la luz de mi aura angelical. Esta luz prevalece en la Creación… porque es
el deseo de Dios.

Y también es Su deseo que hoy derrame en tu vida bendiciones de mi fulgor. Por eso me
presento en este momento para tomarte en mis brazos y ascender en vuelo hacia el azul
celestial.

Ven… acércate… ven a cubrirte con mi manto de amor. Cierra los ojos al mundo material
y visualiza espirales que, luminosas, llegan a ti destellando polvo de oro que te baña con
virtudes divinas mientras brota la nobleza, que purifica y pavimenta el camino hacia
Dios.

Cariño mío, forma guirnaldas de flores con la emanación sublime que brota de las obras
de bondad, de la esencia del sacrificio amoroso, de la oración… y ofrécelas a Dios para el
bien de la humanidad.

Ahora… permanece junto a mí y caminemos hacia el Ángel de la Mañana, que nos


llevará hacia el día que quiere cumplir tu anhelo mayor......


Yo soy el Ángel de la Virgen de Guadalupe

Estoy siempre a los pies de nuestra Madre Morena, la Reina del Mundo Angelical, y hoy,
por su encargo, desciendo a tu vida para traerte una estrella de su manto celestial.

Los fulgores que emite son dones de paz, de amor, de salud, de abundancia sin par… y su
única petición consiste en que la guardes con amor, con respeto, con devoción. Que no
permitas que se opaque, que jamás pierda su resplandor.

Que diariamente la pulas con las mismas bendiciones que te da. Te pide que repartas
amor, sonrisas y buena voluntad. Ahora ven, cariño mío… hijo amado de Nuestra Madre.

Ven a mis brazos y ascendamos juntos a dar gracias por este regalo singular. Siempre
estarás cubierto por el rocío del amor y por los rayos supremos de tu estrella… Y hoy…
¡Prepárate!… tienes un obsequio especial y… te espera un día de magia, de esplendor y
de dicha sin par......
Yo soy el Ángel de tu misma Esencia

Hoy llego a ti con fulgores, luces, aromas divinos y con mi Amor... para mostrarte cómo
es el Reino Celestial. Los ángeles estamos evolucionando, pues ninguno está estático en
un mismo lugar.

Ninguno está estancado en un mismo peldaño de la Eternidad. Todos tenemos distintos


grados y hacemos labores que responden a nuestra escala en el Plan de Dios. Jamás le
desobedecemos. Sólo hacemos Su voluntad y tú, cariño mío, también lo harás en algún
momento de tu evolución...

No desesperes, para eso estamos vigilando con Amor que todo se dé de acuerdo a lo que
El pensó. Hay cosas que no comprendes, pero al acercarte a nosotros irás aprendiendo a
actuar. Poco a poco estarás aquí en mi lugar. Ven... cierra los ojos.

Descansa en mis brazos... quiero arrullarte con ternura... y cobijarte con mis alas.
Recuerda que en ti vive la misma Esencia que en mí y esa Esencia es lo que me acerca a
ti. Por eso te amo por siempre jamás. Ahora, permanece conmigo... ¡Vamos a conquistar
el día!... te enseñaré a ser feliz con sonrisas, con ternura y buena voluntad......….


Yo soy el Ángel del Encanto

Todo es bello, todo es armonía. Hay luces divinas que resplandecen Amor... Dios ha
dispuesto que se conjunte en mi aura el encanto de Su Creación. Y hoy me envía a tu
mundo para abrigarte con ternura dentro de mi océano de luz, de música, de fragancias de
bosques del Edén. Ven... ven al cobijo de mi aura...

Cierra los ojos... recibe un beso celestial en tu frente y absorbe mi emanación angelical.
Hay maravillas... cosas bellísimas que serán tuyas con el toque de mi varita celestial.
Observa con tus ojos de luz. Observa cómo danzan los ángeles, cómo vibran armoniosos
con dulzura y desprenden fulgores mágicos.

Encantan, hechizan... transmiten su esplendor... Ahora reparte el brillo que he dejado en


ti. Da alegría, gozo. Anima con tu presencia... y no te separes de mí. Quiero acompañarte
a disfrutar de este día... que fue preparado por los ángeles para ti con magia divina, al
conjuro del Amor..….
Yo soy el Ángel de la Concentración

Yo represento el poder y la fuerza de voluntad. Hoy lleno tu mundo con mi resplandor y


con mi esencia de concentración. Acércate... acércate más. Te amo profundamente y
quiero que tomes mi mano y te apoyes en mi corazón. Cierra los ojos... escucha mis
latidos que emiten un canto de Amor.

Quiero irradiarte mi fuerza divina para que puedas mantener tus pensamientos siempre
elevados sin desviarlos de la superación. Visualízame... aspira mi luz y concéntrate en
lograr la felicidad. Cuando empieces algo que requiera una concentración especial para
mantener y lograr lo que has iniciado ¡llámame!...

¿Quieres comenzar un trabajo nuevo?, ¿un régimen especial?, ¿quieres dejar algo que
consideras un apego, que atrasa tu evolución?, ¿un vicio quizás? Siempre te asistiré,
siempre tendrás mi apoyo, porque en todo te puedo ayudar.

No te distraigas de tus propósitos. Acércate a mi resplandor divino y siempre encontrarás


ayuda celestial. Mantén tu mente en tus objetivos y sonríe. Hoy los ángeles estaremos
contigo... te aguardan sorpresas de Amor.....

Yo soy el Ángel de la Ciencia

Las energías que actúan en la Naturaleza forman parte de mi resplandor... porque Yo Soy
un emisario de Dios, formando el éter, transportando Su Esencia. Hoy me envía para
llenarte con este fulgor, para que seas también partícipe consciente de la Creación. Ven...
aspira mi luz... cierra los ojos y absorbe... absorbe mi energía celestial.

El trabajo de los ángeles en el Universo es científico y todo lo que parece «milagroso» es


sólo el resultado de nuestra labor natural. Aspira profundamente... aspira sabiduría
angelical, aspira rítmicamente y comprenderás la magia de la creación.

Tras todo lo que perciben tus sentidos está la mano de los Seres de Luz. Mantenemos tu
planeta girando con armonía, los árboles creciendo, los frutos madurando, el trigo
germinando, y ponemos diariamente la mesa para todos los hijos de Dios.

Sólo hacemos aquello que nos indica Nuestro Señor. Aspira nuevamente... recibe mi luz y
proyecta Amor. Así podrás mejorar los ingredientes para formar un mundo mejor. Ahora,
permanece conmigo: tengo para ti un regalo «fabricado» por los ángeles del resplandor y
mucho Amor... de mí para ti......

YO soy el Ángel que te dice qué es Orar

Divino resplandor y emociones supremas de la entrega a Dios se proyectan en forma de


rayos y cubren tu espacio ascendiendo el Amor transformado en luz. Son nubes gloriosas
que ascienden y llegan al mundo celestial. Son esencias que deja la oración.

Porque orar es amar con Amor noble y honesto. La oración es hablar con Dios y con los
Seres de Luz. Orar es actuar con bondad, es ejecutar una obra de arte pensando en el bien,
es tener la mente en el mundo celestial. Intenciones supremas, pensamientos tiernos,
palabras que arrullan y miradas sinceras.

Todo es orar. Pensar en Dios y amarle es orar, pero también lo es decir las palabras
aprendidas que expresan siempre nobleza sin par. Las frases que enseñamos a los seres
humanos... eso es rezar. Y los mágicos misterios... el Santo Rosario, el instrumento que
acabará con el mal, es la oración suprema. No hay más de que hablar.

Ahora, feliz... cariño mío... vamos... vamos juntos a buscar un lugar bello donde podamos
meditar... que también es orar. Como estas palabras sencillas que te dedico. Cuando las
escuchas o las repites... eso es orar. Orar es desear* el bien para la humanidad... es hablar
con tu ángel y con el de los demás.

YO soy el Ángel de la Contemplación

Ven... ven... toma mi mano... apóyate en mi pecho. Recibe esta lluvia de emanación
divina con que he llegado para rociar tu vida. Cierra los ojos, aspira la luz; lentamente
toma mi resplandor y rítmicamente aspira fulgor del cielo.

Observa tu espacio lleno de luz. Ahora puedes ver muchos ángeles cerca de ti. Unos
tocan instrumentos musicales, otros danzan con gracia singular, otros vuelan, y en sus
suaves aleteos sueltan lluvia de oro celestial. ¡Estás presenciando una obra angelical!
Querido mío, reposa aquí en mis brazos, sentado en mi regazo y contempla.

Cada nota musical es una oración, cada ala al desplegar es un ritual de Amor... el polvo
de oro son bendiciones. Completa esta ceremonia de adoración a Dios con el movimiento
cadencioso de la danza celestial. ¿Cuál es la reflexión? Deberás convertir cada sonido,
cada movimiento de tu vida en una alabanza a Nuestro Creador.

Ahora, quédate aquí conmigo en divina contemplación. Después, recibiremos el día con
mucha emoción. Hay magia en el aire y mucho Amor... ¡Todo es para ti!.

Yo soy el Ángel de la Aspiración

Hoy llego a ti con fulgores, luces, aromas divinos y con mi Amor... para mostrarte cómo
es el Reino Celestial. Los ángeles estamos evolucionando, pues ninguno está estático en
un mismo lugar.

Ninguno está estancado en un mismo peldaño de la Eternidad. Todos tenemos distintos


grados y hacemos labores que responden a nuestra escala en el Plan de Dios. Jamás le
desobedecemos. Sólo hacemos Su voluntad y tú, cariño mío, también lo harás en algún
momento de tu evolución...

No desesperes, para eso estamos vigilando con Amor que todo se dé de acuerdo a lo que
El pensó. Hay cosas que no comprendes, pero al acercarte a nosotros irás aprendiendo a
actuar. Poco a poco estarás aquí en mi lugar. Ven... cierra los ojos.

Descansa en mis brazos... quiero arrullarte con ternura... y cobijarte con mis alas.
Recuerda que en ti vive la misma Esencia que en mí y esa Esencia es lo que me acerca a
ti. Por eso te amo por siempre jamás. Ahora, permanece conmigo... ¡Vamos a conquistar
el día!... te enseñaré a ser feliz con sonrisas, con ternura y buena voluntad......….

Con Amor en mi corazón


Yo soy el Ángel de la Providencia

No te inquietes. Hoy, por disposición divina, llego iluminado en oro con resplandores,
fulgores y música angelical, para hacerte una entrega celestial. Ven... ven a mis brazos.
Pon tu cabeza en mi pecho.

Cierra los ojos y aspira profundamente... lentamente... y recibe esta canasta de Amor.
Contiene el Maná Celestial que te envía Dios y el alimento para calmar tus angustias y
fortalecer tu fe. Cada mañana deberás comer una porción. Sentirás una profunda
transformación que te llenará de luz y de paz.

Entonces tendrás la certeza de que Dios siempre proveerá. Vive tranquilo, nunca
desfallezcas, permanece cerca del mundo espiritual, porque quien tiene vida interna, tiene
todo lo que debe tener para recibir lo demás. Toma mi mano y vamos a dar gracias al
Padre por la bondad que manifiesta en ti... y espera. Recibe un beso angelical en tu frente,
un aliento en tu alma y una dulce caricia en tu corazón. Estos son encargos del mundo
celestial.

Hay otros regalos, algunos de los que recibirás en este día. Ahora ven... ascendamos,
quiero enseñarte dónde vivimos los seres de luz. Observa... observa cómo suspiran los
ángeles suspiran por tu Amor... y por tu atención.
YO soy el Ángel de la Devoción

Mi emanación celestial resplandece inundándote de fervor, de paz, de entrega divina, y


vibrando en esta grandeza llego a ti para despertar la luz que tenuemente fulgura en tu
corazón.

Acomódate en mis brazos celestiales y aspira profundamente. Absorbe la esencia del


cielo, inhala fragancias suavemente. Cierra los ojos y siente el dulce vaivén de los latidos
de mi corazón. Descansa y observa con los ojos de tu alma: ángeles ante ti derramando
cántaros de Amor, esparciendo bendiciones celestiales. Ingresas en un elevado estado de
conciencia indescriptible. Es una mística experiencia de Amor. Sientes devoción y
entrega espiritual.

Se reaviva la Chispa Divina y se convierte en Llama Sagrada... ¡te inflama el corazón!...


¡Es fervor!... fervor profundo que te acerca a Dios... mientras le entregas tu tiempo, tu
mente, tu vida y tu alma. Es un éxtasis de Amor... Ama a toda vida en el Universo y sigue
a mi lado. Hoy tendrás lo que más anhelas... Es un regalo adicional.

Con Amor en mi corazón

YO SOY AMOR
YO SOY UN ÁNGEL EN LA TIERRA

YO soy el Ángel de los Compromisos

He entregado a mi Padre mi voluntad, mi deseo de servir a Su Creación y he hecho un


voto de ofrenda para trabajar con la Humanidad y transmitir Su esencia de Amor. Mi
aura, de belleza singular, se agranda a medida que los seres despiertan y empiezan a
acercarse al mundo espiritual, al mundo real, porque la luz de su conciencia gravita hacia
mí.

Hoy llego a tu vida para apoyarte con ternura, para transmitirte mi esencia sublime y
depositar en tu alma un beso celestial.

Ven... acércate a mí... acurrúcate en mis brazos... cierra tus ojos y aspira profundamente...
lentamente.

Llénate de luz, de tranquilidad, de paz... para que puedas cumplir tus compromisos. Yo
estaré a tu lado quitando los obstáculos. No temas conmigo a tu lado. Y cuando quieras
mejorar tu vida, establece una alianza de Amor con Dios, Nuestro Padre Celestial.
Ofrécele tu vida, alma, mente y corazón para servirle toda la Eternidad. Ahora, visualiza
muchos ángeles felices a tu alrededor. Todos te amamos y hoy te hemos preparado un día
especial... con muchísimo Amor.…

Con Amor en mi corazón


YO SOY AMOR
YO SOY UN ÁNGEL EN LA TIERRA

Yo soy el Ángel de la Coherencia

Mi fulgor de Amor abarca la Creación... Hoy llego a tu vida para compartir contigo este
don celestial. Ven... ven y permite que te bañe con mi resplandor. Deja que te acune en
mis brazos... dulcemente, como a un niño.

Cierra los ojos y absorbe mi emanación de luz y mi fragancia luminosa. Observa un


jardín lleno de flores: hay jazmines, rosas, claveles... formando dibujos preciosos
adornados con un lienzo bordado de verde césped angelical.

Sus colores, su aroma... son emisiones divinas... dones de Amor... bendiciones para
armonizar tu vida... para que tus sentimientos, tus palabras, tus deseos y aspiraciones
tengan coordinación, para que tus actos se correspondan con tu forma noble de pensar...
para que seas feliz. Ahora, ven... aspira nuevamente... te conduciré de la mano... y
disfrutarás un día lleno de Amor.

Con Amor en mi corazón

YO SOY AMOR
YO SOY UN ÁNGEL EN LA TIERRA
Yo soy el Ángel de la Oración

Quisiera que mantuvieras tus sentidos espirituales activos para que contemplaras las
luces, los colores y las radiantes emanaciones que provienen de la oración.

Porque los fulgores celestiales que emite la oración hecha con fe, con devoción, con
éxtasis, con entrega y arrobamiento, se elevan hacia el quinto cielo, hacia el mundo
angelical, produciendo sonidos divinos y fragancias sagradas.

Su luz... ¡Oh!... su luz... no hay palabras humanas para describirlo. Quiero llevarte a
contemplar las maravillas que produce la oración. Ven... cierra los ojos, apóyate en mí y
escucha tiernamente.

Visualiza con Amor y percibe con todos los sentidos de tu alma. Emanaciones divinas de
colores, brillos, luces y rayos, que cortan el espacio dejando una estela de Amor, de paz y
de tranquilidad. Orar es hablar con Dios y con los seres de luz. Orar es comunicarte
conmigo, es tener pensamientos dulces, sentimientos tiernos, palabras de aliento,
acciones que alaban a Dios.

La oración es el arma más poderosa de la humanidad. ¡Y es tan poco usada!... Reza con
Amor. Los Ángeles de la Oración transportamos la luz de las oraciones ante Nuestro
Divino Padre... y con esta vibrante energía tejemos la gracia que solicita el que ora.

Ahora... permanece entre mis alas y sal triunfante a recibir el día que quiere complacerte,
que quiere cumplir tus sueños. Todos los ángeles te amamos y anhelamos tu Amor y tu
atención..….

Con Amor en mi corazón

YO SOY AMOR
Yo soy el Ángel de la Ofrenda de tu Hogar

En este día glorioso he llegado a tu vida para tomarte en mis brazos y llevarte ante un
altar celestial. Ven... arrodíllate a mi lado. Cierra tus ojos y aspira esencias perfumadas,
bebe este néctar divino y escucha dulces canciones de Amor. Ahora, desde el fondo de tu
alma, haz una ofrenda de tu hogar al Divino Arcángel Miguel, regente del planeta Tierra.

Toma posesión de este hogar que humildemente te ofrezco y purifícalo con tu presencia.
Haz que sea un hogar digno, conviértelo en un altar donde diariamente pueda consagrar
mi vida, mi alma y mi mente al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de
María.

Que tu divina luz esté como un poderoso escudo de protección alrededor de esta casa y de
todos los que vivimos en ella y que tu fe nos inspire siempre. Toma en tus manos nuestro
destino y condúcenos amorosamente hacia Dios. Te amamos y te damos la bienvenida a ti
y a tus ángeles dentro de nuestro hogar y de nuestro corazón.

Del mismo modo te ofrecemos nuestra humilde gratitud por el servicio que nos das.
Ahora, descansa. Aspira suavemente y dame tu mano. Hay un día mágico que espera hoy
tu seducción con sonrisas, buena voluntad y oración. Te amo profundamente.….

Con Amor en mi corazón


Yo soy el Ángel de tus Ojos

Hoy, que la suave brisa perfuma el tiempo y las notas celestes anuncian que llega un
momento sublime en la Creación, es cuando he sido enviado hasta aquí para inundar tu
mundo con un torrente de luz. Porque yo soy el ángel que ha recibido esta encomienda
especial.

Cariño mío, estoy en tu vida. Cariño mío, estoy ante ti, trata de verme. Cierra tus ojos,
mira los míos y aspira la esencia pura del reino celestial. Con tus ojos divinos... mira el
Amor que yo guardo para ti. Mira mis ojos... son espejos... reflejos purísimos del cariño
que existe por ti, aquí y allí, en el mundo angelical.

Te traigo mensajes de frases gloriosas compuestas por los seres de luz que quieren llegar
a tu vida y participar de tu amor. Quieren estar a tu lado, darte consuelo, cumplir tus
anhelos y hacer de tu vida lo mejor.

No tardes... hay Amor entre nosotros. Ya no tendrás que buscar en otro lugar. Aquí todo
es bello. Además, te conduciremos y te llevaremos para que encuentres lo que siempre
has deseado... Y hoy, mi dulzura, tengo para ti el día más bello que fue hecho por mí...
sólo para ti........

Con Amor en mi corazón


Yo soy el Ángel de la Victoria

Cariño, quiero que aspires mi aroma celestial. Quiero llenarte de las virtudes que reúne
mi aura. Son esencias de gloria y satisfacción por haber comenzado, continuado y
logrado un anhelo. Porque la victoria es el resultado feliz de un sueño.

Ven... apóyate en mi corazón. Cierra los ojos. Aspira profundamente... Decide que tu vida
será de triunfos y comienza dando gracias a Nuestro Creador. Él te ha dado la vida, un
cuerpo físico y el privilegio de desarrollarte en un mundo que preparo especialmente para
ti. Visualiza ahora ante ti... una figura majestuosa... angelical... celestial. Mira cómo se
acerca y corona tus sienes con laureles.

La victoria llega a ti y produce júbilo en el cielo. Guarda esta imagen en tu mente,


enfréntate al mundo con nobleza y espera siempre lo mejor. Visualiza el triunfo y repite
mentalmente: «Yo Soy un triunfador porque he encontrado a Dios»...

Porque sin Él, cariño, nada asciende a los planos supremos de la Victoria Divina.
Acércate a los ángeles y permite que te guíen a la victoria. Porque cuando por tus
intenciones nobles mereces el éxito, tendrás la compañía de los Seres de Luz y su
asistencia personal. Hoy, permanece cobijado bajo mi luz y sonríe feliz. Los ángeles
tocan a tu puerta con regalos de Amor, paz, salud y felicidad.
Yo soy el Ángel de los Milagros

Vi el color de tus emanaciones mentales. Descendí hasta el sonido del clamor de tus
emociones y te escuché.

Seguí bajando hasta percibir las inquietas formas del astral de tus deseos, y como te amo
intensamente... con toda mi naturaleza celestial... intercedí por ti. Ahora Nuestro Padre
me envía aquí, a tu mundo etérico... hasta donde puede mi ser vibrar para apagar tu sed.
Ven... ven a mis brazos... quiero darte mi apoyo.

Cierra los ojos y aspira la dulce caricia de mi resplandor. Ahora, recibe esta esencia que te
entrego. Es el milagro que se está formando con el Amor de los ángeles y la oración de
los seres de bondad, de todos los que piden por la humanidad...

¡Es tuyo este prodigio celestial! Ten fe.

Incrementa la luz en tu espacio para que se pueda formar tu milagro. Todo depende de ti.
Recuerda que la oración acelera la materialización. Y hoy... sonríe... porque hay más...
muchos prodigios más que te traen los ángeles que los inventaron para ti en el cielo...

Con Amor en mi corazón

Yo soy el Ángel de las Decisiones

Mi luz de Amor anima la Creación... porque es mi esencia de poder supremo, de


pensamiento profundo, de gran voluntad. Hoy desciendo para cubrirte con mi aureola y
transmitirte firmeza, valor y decisión. Ven... ven a mis amorosos brazos que te esperan
para llenarte con mi resplandor. Cierra los ojos y absorbe mi fulgor... mi aroma angelical.

Contempla el cielo azul profundo emitiendo rayos de este mismo color que se derraman
sobre ti... te bañan... y adquieres seguridad... determinación... fuerza de voluntad. Es un
regalo que hoy te traigo del Cielo.

Sabrás actuar con certeza mostrando congruencia para escoger siempre la mejor opción.
Y hoy, en la decisión que debes tomar, usa mi esencia. Por eso he bajado hasta aquí...
para conducirte con Amor... prepararte... y decirte que jamás demuestres aflicción. ¡Sé
resuelto!... ¡Sonríe!... todo saldrá bien... Yo estaré todo el día junto a ti......
Yo soy el Ángel Emisario del Reino Divino

Mi alma angelical se llena de alegría porque desde hace mucho he buscado el momento
de llegar a tu alma y hacerte feliz. Soy un emisario del reino divino y traigo un saco
completo de esencias puras, perfumes gloriosos, aromas del cielo para rociar en tu vida,
acariciar tu alma y llenar de dicha tu corazón. Porque te he escogido entre todos los seres
para iluminarte hoy.

Los seres de luz queremos que te acerques y comprendas la urgencia de llegar a tu alma
para que seas portador de nuestro Amor. Ven, cariño... ven a mis brazos y descansa tu
tierna cabeza en mi corazón.

Te amo con toda mi naturaleza espiritual y deseo lo mejor para ti. Hoy es el día de nuestra
suprema alianza. Ven... no tardes. Ansiamos tenerte en nuestra unión. Ven... no tardes...

Queremos contar contigo... ya eres angelical. Ven... trabaja con nosotros... Te


necesitamos. Después te diremos en qué puedes ayudar. Pero hoy quiero entregarte los
dones que he transportado hasta aquí. Son mágicos momentos de dicha suprema para
derramar en este día para ti... sólo para ti...

Con Amor en mi corazón


Yo soy el Ángel que te trae Susurros

Una dulce brisa se posa en tu cara y te transmite esencias del reino de Dios... Son besos,
caricias y suspiros divinos que te envían los seres de luz, porque hay Amor en su alma y
lo expresan hoy sólo para ti. Cariño... eres amado por todo el reino angelical.

Ven... ven a mis brazos... Cierra los ojos y reposa tu cabeza sobre mi corazón. Quiero
llevarte en vilo hacia arriba, hacia un mundo de Amor.

Verás los rayos de sol que te cubren y, en cada emisión, un regalo especial. Son dones que
iluminarán tu mundo y sabrás qué camino has de seguir. Porque pronto habrá una
encrucijada en tu vida y siempre deberás saber qué hacer. No estás solo, yo estoy a tu
lado y llego para decirte con Amor: «La luz pronto llegará a ti. En tu vida habrá una
transformación.

Ésta es la señal... llegará a tu vida mucho Amor... Ahora... sal contento a disfrutar de este
día que te aguarda con sonrisas, suspiros y matices de cosas felices sólo para ti».......

Yo soy el Ángel de la Reconciliación

Tengo para ti muchos mensajes celestiales enviados por los ángeles del Amor. Durante el
día de hoy estaré transmitiéndolos, dulcemente... cariñosamente... Deberás prestar
atención.

Ahora ven... ven a mis brazos... quiero estrecharte... consentirte... prepararte para que
exista sólo armonía en tu vida.

Cierra los ojos... aspira profundamente... inhala tranquilidad y serenidad. Visualiza ahora
una luz rosada... se agranda... tú estás dentro de ella... ¡tú eres luz rosada!... eres Amor...
Amor tierno... dulce... divino... y sólo Amor puedes emitir. Ahora, trae a tu mente a todas
las personas que se han distanciado de ti.

Si sientes algún resentimiento o rencor, éste es el momento de perdonar.

Habla mentalmente con ellas y diles que cortarás ese yugo de resquemor. Cúbrelas con tu
aura y recuerda que tú eres Amor. Continúa con esta práctica durante tres semanas... yo
estoy junto a ti. ¡Inunda con tu luz!

Todo está bien... ya has dado ese paso. Ahora, espera respuestas porque pronto las
tendrás. Ven... permanece conmigo, vamos a recibir el día que te aguarda con sorpresas
agradables... y recibe el primer mensaje: encontrarás amor desde el día de hoy.
Yo soy el Ángel del Discernimiento

Yo traigo a tu vida muchos regalos… enviados por Nuestro Padre para ti. Ven… ven
cariño mío. Acércate a mi resplandor de amor. Siéntate aquí en mi regazo… apoya tu
cabeza en mi pecho.

Cierra tus ojos y aspira… profundamente. Visualiza ahora ante ti unas escaleras
resplandecientes… amplias… transparentes, de finísimo cristal, con una columna de luz a
cada lado, ¡Asciéndelas!

En cada peldaño encontrarás un arcángel con un presente para ti. El primero te entrega
buen juicio, el segundo cordura, luego hallarás en ellos serenidad y tolerancia, después
pudenda, sensatez y compasión. Llegará un sin fin de ellos más… todos venidos del cielo
para mejorar tu vida… para enriquecerla con luz. Recíbelos agradecido. Te servirán…
¿Sabrás usarlo?* para acertar siempre en cualquier situación.

No temas errar cuando caminas con los ángeles, (guiado por nuestra mano TODO lo
lograrás. Ahora, aspira nuevamente… ten fe… no fallarás, todo será como debe ser. Yo
estoy preparando el minino. Tú día ya tiene aroma de magia y esplendor de gloria.
Sonríe… extiende tus brazos y recíbelo feliz. Recibe también un beso angelical que
deposito en tu alma….....

Con Amor en mi corazón


Yo soy el Ángel de los Favores Especiales

Comienza el día dando gracias al Creador, porque es tanto Su amor por ti que hoy me
envía a tu vida con un regalo especial. Él está pendiente de cada suspiro que das… de tus
anhelos… de lo que te produce alegría… de todo lo que te causa dolor.

Y quiere para ti sólo lo mejor. Por esta causa hoy detengo mi vuelo para tomarte en mis
brazos y cubrirte de mi luz. Acércate… entra en mi aura… siente mis vibraciones divinas
que te purifican y que te preparan para acontecimientos celestiales. Cierra tus ojos…
aspira… aspira mis bendiciones… mi radiante luz.

Aspira mi ternura angelical. Visualiza un sol resplandeciente… Sus poderosos rayos te


bañan… te llegan como regalos de Dios. Y ¿sabes?… todo este día es especial… porque
cada instante de hoy se creó para ti en el cielo con mucho amor. ¡Sal a esperarlo con
júbilo! ¡No te detengas! Yo estaré junto a ti dándote mi apoyo y depositando en tu alma
mi luz y mi fulgor….....


Yo soy el Ángel de la Gentileza

Hoy desciendo a tu mundo con regalos celestiales… sutiles… de ternura profunda.


Acércate a mi luz de fulgor dorado. Ven a mis brazos… Cierra tus ojos y aspira
profundamente… tranquilamente.

Visualiza polvo de oro, que se desprende de mi aura emanando virtudes divinas, gracias y
mensajes de amor que luminosos entran en tu cuerpo. Inspira rítmicamente y escucha…
escucha mi dulce voz. Sé gentil en tus actos.

Que tus modales inspiren armonía, comprensión… y cada movimiento de tu vida esté
impregnado de paz… sosiego… deseos de permanecer a tu lado. Recuerda que la cortesía
te abrirá las puertas.

Aspira siempre mi luz y no permitas que la discordia anide en tu mundo. Llámame


cuando quieras recibir mi emanación. Llámame… Siempre acudiré a derramar sobre ti mi
esencia de amor. Ahora sonríe y sé feliz. El Ángel del Triunfo vuela junto a ti… ¿percibes
su aroma?….....

Con Amor en mi corazón