Está en la página 1de 105

OVERLORD, VOLUMEN 14

La bruja del Reino caído.

Prologo
Parte 1

La habitación de Ainz estaba situada en el noveno piso de la Gran Tumba de Nazarick. La habitación, que había
sido convertida de dormitorio a oficina, estaba situada lo más cerca posible del pasillo. Dentro, su dueño no se
encontraba en ninguna parte, pero se oía el débil sonido del papel que se barajaba. Junto al escritorio que Ainz
utilizaba frecuentemente, había una mesa y una silla más pequeñas pero igualmente excepcionales. Sobre esta
silla es donde Albedo, la guardiana supervisora de la Gran Tumba de Nazarick, se sienta para procesar los
documentos que están sobre el escritorio.

Ainz ya había preparado una oficina separada específicamente para ella, una que era igual en estatus a su
habitación, una habitación reservada para los futuros miembros del gremio. Al principio, ella había estado
usando esa habitación como propia para fines administrativos, pero sin embargo vino el día en que ya no pudo
reprimir su deseo de trabajar en la misma habitación que su amo. Aunque al principio sus peticiones no tuvieron
una respuesta positiva, sus sinceras súplicas sobre las ventajas prácticas de su propuesta, en combinación con un
incesante aluvión de quejas, habían logrado recibir la aprobación de su amo.

Mirando el asiento vacante, Albedo bajó la cabeza y se puso a hacer pucheros. La criada asignada a la
habitación de Ainz para el día (no la asignada para acompañarle) estaba de pie silenciosamente detrás de ella.
Debido a eso, la rara expresión de Albedo pasó completamente desapercibida. Su único amo estaba actualmente
fuera atendiendo sus deberes y por lo tanto estaba ausente de la Gran Tumba de Nazarick. Él estaba ocupándose
de asuntos rutinarios en la ciudad de E-Rantel.

Si hubiera tenido el permiso de su amo, habría castigado severamente a los idiotas que, al organizar una
reunión, se habían atrevido a invadir el tiempo que debía pasar con él.

Por supuesto, ella sabía que tal petición nunca sería aprobada. Así que suprimió por la fuerza su sueño de
convertir E-Rantel en un mar de llamas, pero sus esfuerzos fueron en vano. La insatisfacción en su corazón
creció y se las arregló para hervir y manifestarse como quejas.

"Qué molestos... esos insectos..."

Se podían oír respiraciones laboriosas llenas de terror desde el techo, pero Albedo las ignoró
intencionadamente. Aún no había olvidado la vez que habían arruinado su oportunidad y estaba segura de que
merecían estar asustados al menos un par de veces más. Por otro lado, ya había perdonado a Mare por su
participación en el incidente por alguna razón. Para regular sus emociones, Albedo suspiró fuertemente. Ella
torció suavemente sus hombros un par de veces antes de volverse para mirar los documentos restantes.

Después de la expansión acelerada del Reino Hechicero, su carga de trabajo había aumentado
proporcionalmente.

En cuanto a la diplomacia
Tras las cortinas de las cordiales interacciones que han tenido con múltiples países, ya se habían tocado los
cuernos que señalaban el inicio de una guerra de espionaje.

Aunque habían confirmado la presencia de espías de la Teocracia, el Reino y la Alianza de la Ciudad-Estado en


E-Rantel, el Reino Hechicero eligió simplemente observar sus acciones por ahora. Como Demiurgo estaba a
cargo de estos asuntos, todo lo que Albedo tenía que hacer era memorizar los informes frente a ella.

En cuanto a los asuntos internos:

E-Rantel no ha experimentado muchos incidentes causados por tensiones raciales. No es que no haya ninguno,
pero, comparado con otros países, sus cifras son sorprendentemente bajas.

Los ciudadanos tampoco estaban siendo técnicamente amenazados en este estado. Sólo tenían una clara
comprensión de lo aterrador que podía ser el Rey Hechicero y sus subordinados no-muertos, hasta el punto de
que elegían mantenerse a sí mismos y vivir vidas pacíficas por su propia voluntad.

La tasa de criminalidad era por lo tanto mínima. Aunque habían ocurrido delitos menores, ninguno se atrevió a
cometer un delito grave. E-Rantel se había convertido en un refugio donde mujeres y niños podían caminar por
las calles de noche sin preocuparse por su propia seguridad. Había llegado a un punto en el que se habían
quedado sin criminales con los que experimentar y tenían que conseguir algunos del Imperio.

Un crimen que ocurre en una ciudad tan pacífica es entonces un asunto de suma importancia para Albedo. De
acuerdo con la ley de Heinrich, un accidente grave indica la presencia de 29 accidentes menores que a su vez
podrían indicar más de 300 anomalías. Lo que hay que hacer entonces es responder a todas las anomalías, por
pequeñas que sean.

La carpeta que tenía en la mano contenía un mes de registros judiciales de E-Rantel.

Debido a lo detallados que eran los informes, leer aunque sea uno solo de ellos sería un compromiso masivo de
tiempo. Sin embargo, Albedo podía procesar estos documentos mucho más rápido que una persona normal,
dando a los espectadores la falsa impresión de que ella sólo los hojeaba sin pensar mucho en ellos.

En conjunto, la pluma que tenía en la otra mano se movía a un ritmo vertiginoso, anotando la información que
le parecía interesante en una hoja de papel blanco.

¿Fue apropiada la decisión del juez? ¿Por qué el acusado cometería tal crimen? Suponga por lo anterior el
estado actual de orden público y moral en E-Rantel. ¿Es necesaria la creación de nuevas leyes en respuesta a lo
anterior?

Lo que normalmente requeriría un intenso escrutinio de los registros por parte de los oficiales reunidos en cada
rincón de la nación, Albedo lo hacía por su cuenta: analizar, evaluar, procesar. Para hacer esto, se requeriría una
comprensión íntima de los asuntos internos a la par de la familiaridad con el dorso de sus manos, así como un
nivel inhumano de lucidez.

Su pluma dejó de moverse tan pronto como terminó de leer el informe y comenzó el proceso de transcripción de
las palabras clave que había anotado. Después de todo era algo que su maestro estaba a punto de leer, una
escritura ilegible sería absolutamente inaceptable. Después de pasar más tiempo transcribiendo los detalles más
importantes, propuestas y otros documentos similares que los que había pasado leyendo, finalmente estaba listo.

Hojeando el documento completo de arriba a abajo, los labios de Albedo formaron una pequeña sonrisa. Esto no
era por el hecho de que acabara de completar otra tarea, sino simplemente por la gratificación que
experimentaba al saber que estaba demostrando ser útil a su maestro. Colocó los documentos de nuevo en la
carpeta y los levantó suavemente en el aire donde fueron recibidos por la criada en espera, que posteriormente
los colocó en el escritorio de su amo.

Esta fue la quinta carpeta que había tenido que revisar hoy. Se podía ver una expresión de preocupación en su
cara, su situación actual no es muy buena, por decir algo.

El Reino Hechicero ha expandido enormemente su territorio por medios directos o indirectos, causándoles un
sinfín de problemas. En comparación con el pasado, el número de documentos que deben ser traídos a la
atención de su amo ha aumentado enormemente. Un líder que se viera obligado a tamizar montañas de
documentos implicaría fallas en la organización.

Como se pretendía en un principio, su superior sólo tendría que dictar una dirección general o un objetivo para
que sus subordinados trabajaran. Todo lo que tiene que hacer es sentarse en su trono y observar el duro trabajo
de sus creaciones.

El hecho de que la realidad no coincidiera con las expectativas no fue culpa de su amo. Aquellos que podían
estar a la altura de sus expectativas eran pocos y distantes entre sí, en otras palabras, carecían de suficiente
talento. Como el designado para manejar los asuntos internos y los recursos humanos de Nazarick, Albedo no
podía evitar sentir vergüenza de sí misma. Aunque había tomado medidas de precaución, el futuro sigue siendo
incierto.

"Molestar a mi amo por tales trivialidades sería absolutamente ridículo, pero... las políticas de unidad racial, los
planes para poner a prueba las leyes nacionales, las políticas económicas, y más, deben ser determinadas por mi
amo... si hago todos los controles de progreso en las tareas asignadas a los Guardianes del Piso, desagradaría a
todos porque no podrán ver a Momonga-sama, ¿verdad?..."

Por el momento, su maestro le ha dado rienda suelta a todos sus asuntos sin importar lo importantes o
insignificantes que sean. También se le dijo que mientras ella misma aprobara algo, estaría bien a sus ojos. Aún
así, para evitar complicaciones innecesarias es mejor dejar el derecho de aprobación final a su amo. Después de
todo, incluso Albedo comete errores

Hubo una vez en que ella estaba a punto de enviar a una escoria idiota y a su familia a la Prisión Congelada por
una ofensa a su amo (al menos así lo creía ella) y preguntó si la condena debía ser por indignidad o idiotez. Para
su gran sorpresa, su amo se opuso al castigo.

"Sabía que Momonga-sama era misericordioso, pero aún así..."

Hmm... Albedo hizo pucheros con sus labios. Para ella fue una expresión realmente rara de hacer, y una que
sólo aparece por un momento cuando su amo no está allí.

En poco tiempo, su sonrisa volvió al recoger la siguiente carpeta. Mientras leía, su mente se preocupó por otra
cosa. Entre todos los Guardianes del Piso, había uno por el que debía estar más atenta: Demiurge.

Mientras las operaciones contra el Reino Santo llegaban a su fin, Demiurge ha estado ocupado viajando a lo
largo y ancho para establecer una agencia de inteligencia con Nazarick en su centro. Para Albedo, la agencia
podría resultar problemática. Habría estado bien que fuera dirigida por Albedo, la propia Supervisora de
Guardianes, pero no era improbable que el puesto recién creado se le diera a Demiurge. Sería una situación
problemática.

Si es posible, le encantaría tomar esa autoridad para sí misma dejando que un títere fácil de manipular presida la
agencia.
Algunas caras vinieron a su mente, pero todas carecían de alguna capacidad.

"Si no puedo conseguir el trabajo, entonces el único candidato elegible por un amplio margen sería Actor de
Pandora. Sería muy difícil luchar contra tanta autoridad en el control de Demiurge..."

No le sería imposible conocer las verdaderas intenciones de Albedo si eso ocurriera.

Si así fuera, se convertiría en un gran motivo de preocupación. Probablemente sea mejor no hacer nada
precipitado por ahora.

Su hermana mayor podría ser una elección decente, pero no era un aliado en el que Albedo pudiera confiar
incondicionalmente. Si descubre las verdaderas intenciones de Albedo, es muy posible que se conviertan en
enemigos.

Su hermana menor, la más fuerte de Nazarick, se quedaría a su lado aunque descubriera el plan de Albedo. Eso,
sin embargo, se debía a que su amo le había ordenado obedecer las órdenes de Albedo.

"Qué desastre. Tenemos poco personal."

No, la mano de obra no era lo único que les faltaba. También está el asunto de los fondos que la propia Albedo
podía gastar libremente. En ese caso, el plan de su amo para expandir las operaciones fuera de Nazarick le había
favorecido.

"La reorganización del Gremio de Aventureros depende de mí... Mare... necesita estar pendiente de Aura...
Cocytus dirige a sus lagartos... Victim es una fuente importante de informacion... Shalltear construye una red de
transporte... reuniendo un fondo secreto del Gremio de Mercaderes... mano de obra... y también Demiurge y esa
chica, eh..."

A Albedo le llevó un momento considerar asuntos de múltiples facetas, una hazaña que ninguna persona
ordinaria podría hacer, después de lo cual sus cejas se arrugaron ligeramente.

"Eso no servira. Debo ser cautelosa con Demiurge. Tenderle la mano a esa chica también sería demasiado
peligroso. Si no tengo cuidado, ella podría convertirse en un oponente del que tendría que tener cuidado, incluso
más que Demiurge..."

Completó otra tarea mientras reflexionaba sobre todo tipo de estrategias y buscó otra carpeta.

La carpeta contenía cantidades limitadas de información. O bien se presentaba un nuevo problema, o bien lo
preparaba alguien no acostumbrado al papeleo, como Shalltear.

Albedo echó un vistazo a la portada titulada "Sobre los problemas que enfrenta el equipo de apoyo a la gestión
de granos del Reino Santo".

Aparentemente es lo primero. Albedo no podía recordar nada con respecto a tal problema.

¿Pasó algo? Albedo parpadeó unas cuantas veces mientras leía, abriendo bien los ojos en círculos suaves. Lo
leyó de nuevo desde el principio y después de confirmar que su contenido no contenía metáforas o falsedades,
abrió la boca ligeramente como si estuviera aturdida.

"¿Eh?"
Su rostro, normalmente digno, parecía estar más perplejo que otra cosa, como si no pudiera comprender lo que
había leído.

Albedo, una de las mentes más brillantes de Nazarick, tenía una expresión raramente vista por otros, un
testamento a la severidad de la situación. A pesar de ello, la mente lúcida de Albedo seguía avanzando,
contemplando la causa y la posibilidad de que el problema se presentara.

"Es muy probable que la chica nos traicionara pero... ¿aceptó una mejor oferta de otra organización? Pero según
mi juicio, esa oferta debería haber sido imposible de superar... No, nada está confirmado todavía. Una vez más,
carezco de informacion."

Quienquiera que haya presentado el informe debe explicárselo en detalle. Al mismo tiempo, debe discutir el
asunto con Demiurge, su colega que probablemente esté profundamente ligado al problema.

Informar a su maestro tendrá que esperar hasta después.

Miró los otros dos informes, confirmó que no eran tan importantes, y le dijo a la criada que estaba detrás de ella,

"Debemos celebrar una reunión de emergencia. Iré primero al séptimo piso para discutir los asuntos con
Demiurge. Si alguien viene a buscarme, diles que estoy ausente por el momento."

Ella activó el Anillo de Ainz Ooal Gown en su dedo anular izquierdo tan pronto como terminó de dictar sus
órdenes.

Como supervisora de los guardianes, tenía que tener en cuenta dónde estaban todos los guardianes de piso en
todo momento.

Demiurge acababa de terminar su trabajo en el Reino Santo. Para preparar los planes contra la alianza de
Estados y la Teocracia Slane, debería haber regresado a su morada en el Séptimo Piso.

Si Demiurge no estuviera allí tendría que encontrar a Entoma y hacer que usara [Mensaje] o que su hermana
mayor investigara su paradero. Con eso en mente, Albedo inició el teletransporte.

Parte 2

En el Reino de Re-Estize y en su capital, Re-Estize.

Allí se encuentra el castillo de Ro Lente, que contiene el Palacio de Valencia, dentro del cual hay una oficina.

En la oficina donde generaciones de reyes cumplieron sus deberes, su legítimo propietario, Ramposa III, no se
encontraba en ninguna parte. En su lugar, la habitación estaba ocupada por el segundo príncipe, Zanac Valleon
Igana Ryle Vaiself.

El rostro de Zanac se oscureció mientras miraba los documentos presentados, un pesado suspiro se escapó de su
boca. Seguramente nadie podría mantener una expresión alegre después de leer dichos documentos, ya que su
contenido detallaba el estado actual del Reino.

Durante la Batalla de las Llanuras de Katze, aunque sería más exacto llamarlo una masacre, gran parte de la
población del Reino perdió la vida. Aun así, no fue como si el daño infligido al Reino fuera letal. Su población
era de alrededor de nueve millones y de ellos, 180.000 murieron, una mera pérdida del 2%. Además, una
multitud de ellos constituían los segundos o terceros hijos de los agricultores, por lo que eran prácticamente
"hombres de repuesto". En otros casos, habían perdido aprendices sin apenas experiencia. Así que, aunque decir
esto en voz alta sonaría cruel, nada de valor se perdió con sus muertes. 

Aun así, habían perdido el 4% de su población masculina, los que eran jóvenes y fuertes aparte de eso. El
impacto negativo de esta pérdida se fue haciendo evidente gradualmente y todo esto se esbozó claramente en el
documento.

Zanac emitió un gemido mientras colocaba el documento sobre la mesa, su visión cambió de enfoque hacia la
otra persona en la habitación.

—Oy, hermana. ¿Cómo lidiarías con esto si estuvieras a cargo?

Al escuchar la pregunta, su hermana, Renner Theiere Chardelon Ryle Vaiself, que estaba sentada en un sofá
cama muy elegante lejos de él, sonrió mientras levantaba la cabeza. Renner, que estaba mirando a través de un
conjunto diferente de documentos tenía una sonrisa preocupante.

—Incluso si me preguntaras qué haría... Onii-sama, ¿cómo puedo dar una respuesta cuando ni siquiera me has
dado suficientes detalles en tu pregunta?

—Se trata de esto.

Zanac no se molestó en dar una explicación, sólo recogió los documentos que había dejado y los abrió en forma
de abanico. Renner se levantó, caminó hacia Zanac y le quitó los documentos.

— ...¿esto?

Después de examinar el documento de arriba a abajo, Renner respondió en un tono casual.

—Eso... no hay nada que podamos hacer al respecto, ¿verdad?

—Querido Dios...

Zanac levantó la cabeza hacia el cielo.

Si su hermana, que era mucho más brillante que él, decía esto, entonces realmente no había nada que pudieran
hacer al respecto. Sin embargo, como gobernantes, no podían renunciar a algo como esto tan fácilmente.

—¿Este asunto es realmente tan problemático? Aunque la fuerza de nuestra nación ha disminuido
temporalmente, sólo es eso, temporal. No creo que sea tan grave como para justificar que hagamos algo al
respecto.

—Si el poder de nuestra nación se debilita, la gente empezará a morir de hambre, ¿verdad? Debido a los
continuos enfrentamientos que han tenido con el Imperio, su incapacidad para almacenar suficiente grano ha
continuado hasta el día de hoy. Fue en estas condiciones que cedieron la crucial región productora de grano de
E-Rantel, que estaba directamente bajo el gobierno del rey, al Reino Hechicero. La pérdida de vidas en el
campo de batalla también significaba que perdían una parte considerable de su fuerza de trabajo.

Tal vez los efectos consiguientes no han sido tan notables por ahora, pero años más tarde, era muy probable que
la disminución de la producción de granos hiciera que el precio de los mismos se disparara hasta el punto en que
los pobres ya no pudieran pagarlos. No, era seguro decir que esto iba a suceder definitivamente.

—Eso tiene sentido —Dijo Renner.


—Eso hace que sea tan difícil de ver. Dime, hermana, si es tan insignificante como dices que es, ¿cómo vamos a
lidiar con la posibilidad de que una sequía o una ola de frío ocurra, causando la pérdida de las cosechas?

—Los druidas de alto nivel parecen tener la capacidad de controlar el clima, así que creo que al menos
tendremos una forma de tratar los asuntos relacionados con la luz solar. Ya que sólo tendríamos que contratar
aventureros para ello, sería muy rentable. Aun así, si existen o no tales aventureros druidas de alto nivel es algo
que deberíamos averiguar lo antes posible. Si esto fuese el pasado, siempre podríamos confiar en aventureros
del Imperio en casos de emergencia, pero ahora que el Imperio se ha convertido en un estado vasallo del Reino
Hechicero, eso podría resultar difícil.

—Ah, ya veo, manejemos las sequías de esta manera entonces. ¿Qué hay de las olas de frío, hermana?

—Los druidas tendrían que encargarse de eso también.

Zanac observó cuidadosamente el rostro de Renner, uno que le es muy familiar.

«¿No sabe nada de eso?» Zanac pensó.

Como dijo Renner, los druidas de alto nivel pueden hacer hechizos para crear lluvia temporal, así que las
sequías pueden ser tratadas. Sin embargo, él recordó haber oído del Marqués Raeven, su confidente, que la
magia druida es ineficaz contra las olas de frío.

Para una ola de frío, el clima debe mantenerse durante toda la temporada. Para ello, se debe asignar un druida
de alto nivel a cada pueblo. Simplemente no era realista reunir unos pocos cientos de druidas de alto nivel, que
eran raros de conseguir.

Este nivel de conocimiento en magia no formaba parte de la educación convencional, por lo que no se enseñaba
ni siquiera en las familias nobles. Este hecho también se aplicaba a la realeza. La única razón por la que el
Príncipe Zanac sabía lo que sabía sobre los druidas era porque había buscado diligentemente esa información.

El hecho de que los hechiceros no tuvieran ningún estatus en el Reino era probablemente la causa. Si fuera
como el Imperio donde existe alguien tan grande como el Lanzador Mágico de las Tres Artes, podría haber sido
una historia completamente diferente. Sin embargo, la ignorancia del Reino hacia la magia y el enfoque hacia
valientes y fuertes caballeros ya se había consolidado en su cultura. Nunca apareció un hechicero capaz de
cambiar el status quo.

Como resultado, los nobles que creían que "la magia es cobardía" en el campo de batalla pasaron esa noción a
las siguientes generaciones. La ignorancia sobre la magia se convirtió en desprecio, y nació un círculo vicioso.

Para Zanac, la magia era un arte con un poder increíble. Para que la gente se distanciara de ella debido a viejas y
aburridas tradiciones, se produciría un día en que el Reino perdería irremediablemente en la lucha por el poder,
contra sus países vecinos, aplastándolos completamente. Por lo tanto, Zanac había considerado la posibilidad de
contratar a un maestro conocedor de la magia para sus futuros hijos. Algunos nobles deberían seguir el ejemplo
una vez que se enteren de que la realeza está siendo educada en ese campo, ¿no?

No, incluso sin hacer algo así, la aparición del Rey Hechicero, uno que comanda una magia poderosa, causó un
cambio de paradigma en las mentes de los ciudadanos del Reino, nobles o no. Tal vez la era en la que todo el
mundo querría aprender sobre la magia había llegado finalmente.

Aunque fue decepcionante que el detonante del cambio fuera una fuente externa, en última instancia fue
beneficioso para el Reino, por lo que lo aceptaron.
Considerando el estado actual del Reino, era natural que Renner no lo supiera. Incluso un genio llegaría a la
respuesta equivocada en un terreno desconocido. Confiar ciegamente en su hermana podría resultar muy
peligroso.

Renner, sin embargo, estaba muy unida al equipo de aventureros de la clase adamantita Rosas Azules, así que
obtener información detallada sobre un hechizo probablemente no era muy difícil para ella. ¿Era realmente
posible que su hermana, una persona que podría describirse como una singularidad de inteligencia, supiera del
problema, pero no se molestara en consultar con sus allegados?

Por otra parte, Renner no tenía motivos para mentir sobre un detalle tan pequeño. Probablemente era sólo una
rara manifestación de su lado humano; en otras palabras, estaba siendo una tonta.

Estaba claro que Renner no tenía interés en el trono, su objetivo parecía diminuto para Zanac. Es mejor decir
que su meta se volvería inalcanzable si ascendiera al trono. Incluso si ella conspira contra él, no la beneficiaría
directamente.

—Hermana, una ola de frío es difícil de manejar incluso con el poder de un druida.

—¿Es así? Si ese es el caso, entonces sería bastante desafortunado. ¡Ah! Pero el problema es sobre el grano,
¿verdad? Tenemos muchas provisiones, así que no es un problema. Son excelentes noticias, Onii-sama.

Zanac puso la cara opuesta a la sonrisa de Renner.

— Con grano, ¿te refieres a aquello? Preferiría no tocar eso... ¿estás segura de que la gente no se convierte en
un muerto viviente al comer mucho de eso?

Si uno se preguntara "¿tiene el Reino un suministro de grano suplementario?", la respuesta sería afirmativa: un
suministro generoso se encontraba esperando en los almacenes de algunos comerciantes. Pero, no deberían
hacer planes que dependieran de dicho grano, porque técnicamente no era del Reino.

El Reino Hechicero, gobernado por el terrible Rey Hechicero, alquiló esos almacenes a los comerciantes del
Reino y puso grano allí. Tal cosa nunca había ocurrido en toda la historia del Reino.

Aparentemente a los comerciantes se les permitía vender el grano, pero su precio era un poco más alto que el
del mercado debido a una tarifa. El precio fue fijado por el Reino Hechicero sin posibilidad de negociación. Por
lo tanto, el pueblo no compraba nada de eso, siendo guardado así en los almacenes.

La riqueza del Reino no fluía hacia el Reino Hechicero por el momento, así que francamente esto no era
perjudicial para el Reino. La situación actual hacía que se sintiera como si todo estuviera bien. Pero Zanac,
coincidiendo con Renner, pensó que era parte de la estrategia del Reino Hechicero.

—El Reino Santo está consumiendo el mismo grano, así que el grano en sí mismo debería ser inofensivo,
¿verdad?

—No, tal vez quieren que pensemos eso y sólo el grano de la capital este contaminado.

Renner sonrió amargamente.

—No lo crees enserio, ¿verdad?

—Bueno, supongo que no. Después de todo hemos examinado sus contenidos.
En cuanto al uso de los almacenes de la capital, la declaración oficial del Reino Hechicero fue que debía
almacenar grano para ser usado como ayuda alimentaria para el Reino Santo. Aparentemente se hicieron planes
para transportar el grano al Reino Santo desde estos almacenes.

En cuanto a la logística. Debido a la falta de protección de las caravanas, si fueran atacadas por bandidos o
monstruos, la responsabilidad de ello recaería en el Reino Hechicero. Contratar mercenarios sería la solución
obvia, pero el Reino Hechicero propuso simplemente instalar una bandera que hiciera extraordinariamente
obvio que esos carruajes les pertenecían, aparentemente como una forma de autodefensa. El Reino, deseoso de
evitar conflictos innecesarios, aceptó las propuestas del Reino Hechicero bajo las condiciones de que sus
muertos vivientes no entraran en las fronteras del Reino y que se pagara un impuesto de tránsito. Mirando ahora
hacia atrás, aceptarlo fue sin duda una decisión errónea.

Esencialmente habían permitido que las caravanas que elevaban la bandera del Reino Hechicero marcharan a
través de la capital real en la mayoría de los casos, hasta los muelles donde se dirigían al Reino Santo. Esto
mostraba claramente, tanto a ojos nacionales como extranjeros, cuán débil parecía el Reino en comparación con
el Reino Hechicero. No importa el hecho de que el Reino Hechicero pareciera entusiasmado respecto a
semejante ayuda, y esos envíos eran frecuentes y continuaban hasta el día de hoy.

Si la dignidad de una nación se perdía poco a poco de esta manera, tarde o temprano el Reino tendría que elegir
entre una rebelión total contra el Reino Hechicero o arrodillarse en servidumbre a ellos. Se teoriza que el
Imperio ya había experimentado un ataque de este tipo y se vio obligado a elegir lo último. Es un complot
insidioso, pero innegablemente efectivo.

Lo que es peor es el hecho de que lo hacían en nombre de la ayuda humanitaria, por lo que era virtualmente
imposible que el Reino se negara.

El Archidemonio que una vez había puesto la capital del Reino patas arriba, el que finalmente fue derrotado por
el Rey Hechicero, Jaldabaoth, había dirigido un ejército de demihumanos para atacar el Reino Santo. La región
norte había sido desgarrada en pedazos y apenas era reconocible. Comparado con el daño sufrido por el Reino,
el Reino Santo sufrió un destino peor. Al menos según lo que Zanac escuchó.

Aunque la mitad norte del Reino Santo fue casi completamente destruida, su mitad sur apenas fue tocada. 

Después de que la Reina Santa falleciera y el nuevo rey ascendiera al trono, la muerte de los nobles del norte
causó un malestar general para sus tierras, los nobles del sur comenzaron a pelearse internamente, y otros
incidentes similares causaron bastantes problemas al Reino Santo.

Los conflictos simultáneos causaron que las dos mitades del Reino Santo pelearan por el poder y sus propios
intereses.

El resultado fue el retraso en la ayuda a la gente del norte, algunos ni siquiera podían adquirir alimentos de
forma fiable. 

Su gracia salvadora era el grano proporcionado por el Reino Hechicero, el grano que estaba siendo enviado
desde los almacenes del Reino al Reino Santo a través de las rutas terrestres y marítimas.

“Un plan absolutamente brillante”, pensó Zanac.

En tales apuros, no tenían tiempo para escrúpulos sobre de dónde venía la comida, incluso si provenía de un
muerto viviente.
—Si fuéramos nosotros los que proporcionáramos la ayuda alimentaria, la buena voluntad que el Rey Hechicero
ha estado recibiendo habría sido sin duda nuestra. Pero... no hay forma de que pudiéramos hacerlo en estas
condiciones.

¿Y si esa batalla nunca hubiese ocurrido?

No, como mínimo, si Jaldabaoth no hubiera saqueado todo tipo de recursos durante el caos de la capital real, al
menos estarían en mejor posición que ahora. Si hubieran sido ellos los que proveyeran al Reino Santo de ayuda
alimentaria, no habría manera de que la reputación de los no-muertos fuera tan buena como lo es ahora. 

Pero eso no fue lo que pasó. Después de recibir la noticia de la coronación del nuevo rey, al diplomático
enviado por el Reino se le dio la espalda, según los informes posteriores. Esta no era una guerra fría causada por
políticas nacionales que antagonizaron a los países vecinos. La relación entre ambos países nunca había sido tan
mala durante el reinado de la difunta Reina Santa, Calca Bessarez.

Tal vez las relaciones comenzaron a deteriorarse antes de la escasez de grano, cuando el Reino se negó a
proporcionar apoyo militar contra la invasión de Jaldabaoth al Reino Santo. Eso pudo haber dado un golpe fatal
a su relación.

Por supuesto, enviar ayuda en ese momento estaba completamente fuera de discusión.

Después de todo, había sido una época aún más caótica para el Reino debido a las grandes pérdidas infligidas
por la poderosa magia del Rey Hechicero, Ainz Ooal Gown. Además, habían perdido algunos de sus más
célebres guerreros, el más importante de los cuales era el Capitán Guerrero Gazef Stronoff, famoso por ser el
más fuerte de todo el Reino. ¿Qué ayuda podrían haber proporcionado contra un demonio tan poderoso en ese
momento?

Lo que pudieran decir ahora sólo sonaría como una amarga excusa de un reino sin corazón, pero cualquier otro
país en la misma posición del Reino que recibiera tal petición de ayuda respondería de la misma manera. Sólo el
Reino Hechicero había enviado ayuda militar y doméstica, por lo que el Reino palideció en comparación.

De hecho, el Reino Santo del Norte ya se había inclinado bastante favorablemente hacia el Reino Hechicero
según los diplomáticos.

—Problema tras problema sin resolver causan un retraso con respecto a la respuesta...

Fue en este momento cuando pudo ver finalmente el panorama general y el problema igualmente grande.
Aunque esto parecía ser la confluencia de numerosas coincidencias, la situación podía dar la falsa impresión de
que todo estaba conectado.

—No, ¿podría ser...?

—¡Onii-sama!

—¡Oh! ... oy hermana. Puedo oírte bien, no hay necesidad de gritar. No soy tan viejo.

—... porque has ignorado a tu hermana que está parada justo frente a ti dejándote llevar por tus propios
pensamientos, te crearé algunos recuerdos desagradables como venganza. ¿O acabas de descubrir algo
interesante?

—Nada... sólo... estoy un poco paranoico.


Renner se giró hacia él, sus ojos se llenaron de lástima. 

—Hablas de cosas negativas todo el tiempo, así que naturalmente, cada uno de tus trenes de pensamiento se
desviaría inevitablemente hacia los peores escenarios.

Eso tiene sentido. 

—Tal vez.

—Mhm, eso tiene que ser... Sobre el Reino Santo, el desgarro entre el norte y el sur significa que están a un
paso de una guerra civil, ¿verdad? Si ese es el caso, entonces, ¿qué lado ganará? Aunque el norte exhausto no
parece tener ninguna posibilidad de luchar...

—Bueno, tal vez. El hecho de que alguien de gran renombre del norte haya muerto es un factor influyente.
Después de todo, esa paladín mujer también murió...

—No sé mucho sobre eso. ¿Era alguien famoso?

—Mhm. Por lo que escuché, ella podría estar al mismo nivel que nuestro Capitán Guerrero. Ella visitó nuestro
Reino una vez, es una pena que no pudiéramos conocernos.

Saltarse la secuencia normal de reuniones para conceder audiencia inmediata a un enviado no oficial no era
apropiado para ambas partes.

La familia real sería menospreciada si la reunión se celebrara demasiado pronto. Para cuando los diplomáticos
emitieron ese juicio ya habían dejado la capital.

Pensándolo mejor, deberían haber organizado una reunión con ella sin importar los modales o los rumores hacia
la familia real. Tal vez podría haberles ayudado a obtener alguna otra opción de respaldo para el futuro.

—En aquel entonces, tu juicio era diplomáticamente correcto. Si no fuera porque me decías que no lo hiciera
todo el tiempo, habría pensado que no era tan importante reunirse con ellos. Que el rey se reuniera con ellos de
inmediato habría sido definitivamente inapropiado, pero si un príncipe lo hiciera, debería estar bien.

—¿No fue Onii-sama quien tomó la decisión final por sí mismo?...

Renner hizo pucheros. Era una expresión lo suficientemente linda como para ganarse fácilmente el corazón de
la mayoría de los hombres, un número incontable de personas ya habían sido víctimas de ella.

—Onii-sama es el actual sucesor al trono, pero no todos te aprueban a puerta cerrada. Cualquier posible causa
de chismes, por pequeña que sea, debe ser evitada. Me molestaría mucho si no aseguras los derechos del trono.
Oh, y causar una rebelión ahora mismo también sería un problema. Si eso ocurre, no podrás cumplir tu promesa.

—Mhm, eso es verdad...

No disimuló sus intenciones en absoluto, pero fue convincente de todos modos.

—Hm, normalmente así es como irían las cosas... el Reino Hechicero ha estado proveyendo ayuda al Reino
Santo del Norte, si todo fuera de acuerdo a sus planes, tendrían un país fácilmente manipulable en sus manos.
¿Deberíamos intentar contactar con el sur?
Si era el Reino Santo del Norte el que mantenía relaciones amistosas con el Reino Hechicero, entonces el sur
debe ver al Reino Hechicero como su enemigo. Si el Reino formara una alianza con el sur, era posible que
pudieran contener un poco los movimientos del Reino Hechicero.

—Eso es cierto, sería ciertamente un desarrollo deseable. Hay otra razón por la que las dos mitades están
enfrentadas, las nuevas enseñanzas de la progenitora sin rostro, que tampoco pueden ser buenas para el Reino.

—Aaaaah, ella...

La sin rostro.

Un apodo para la proselitista que apareció después del caos causado por Jaldabaoth. Aunque parecía que su
verdadero nombre se había hecho público, el apodo ya se había extendido mucho más allá de su verdadero
nombre.

Su enseñanza, atesorada por sus muchos seguidores, era que "La debilidad sin el impulso de mejorar uno mismo
es un pecado, todo el mundo debe esforzarse por el objetivo de ser más fuerte". Ese era un concepto más o
menos comprensible para la mayoría de la gente.

Aunque había un amplio apoyo a sus enseñanzas en el norte, no sólo era impopular, sino también rechazado en
el sur.

Sin embargo, este era un resultado predecible. Para la clase dirigente, ese tipo de mentalidad sólo invitaría a la
inestabilidad de los que estaban en la cima.

Tal vez esa fue la razón principal por la que los nobles del sur, que aún conservaban su autoridad, y el norte,
que se deterioraba rápidamente, se atacaban mutuamente.

Los que eran liderados por la sin rostro, eran más una comunidad que una religión. Por eso, los Cuatro Grandes
Dioses seguían siendo venerados como de costumbre y nunca surgieron problemas con las instituciones
religiosas. Al mismo tiempo, el recién coronado Rey Santo dio su aprobación al grupo, dividiendo aún más el
norte y el sur.

—... Por sentido común, ¿no es extraño ocultar su rostro?

Al parecer, la sin rostro siempre aparecía en público con una máscara.

Parte 3

La misión diplomática enviada desde el Reino tenía en mente las mismas preguntas que Zanac sobre la Sin
Rostro, así que preguntaron a sus seguidores. No importaba a quién le preguntaran, todas y cada una de las
respuestas eran vagas en su mejor caso, como si estuvieran rompiendo algún tipo de tabú en caso de haber
respondido con la verdad.

Era increíblemente sospechoso.

Al ocultar su rostro, ¿no estaba creando la impresión de que había hecho algo atroz en el pasado?

—Sus padres eran aparentemente guerreros de renombre. Si hubiera revelado su rostro y predicado al aire libre,
probablemente habría aumentado su reputación en gran medida. ¿Es posible que esté ocultando su apariencia
porque ha estado mintiendo sobre su descendencia?
—¿Por qué alguien difundiría una mentira tan aburrida? No creo que ninguno de los beneficios de ocultar la
apariencia de uno se aplique a ella si ese es el caso.

—¿Eso es cierto... o tal vez no es humana, sino no-muerta o algo similar?

—¿Quieres decir que está sirviendo a las órdenes del Rey Hechicero?

—Sólo pensé que, si ese fuera el caso, las cosas empezarían a tener mucho más sentido, ¿no?

—Podría explicar muchas cosas, pero ¿por qué alguien así se arriesgaría a despertar más sospechas de los
demás ocultando su apariencia?

—Eso también es cierto......pero ¿qué otras razones aceptables hay para ocultar la apariencia de uno?

También es posible que haya recibido alguna forma de desfiguración facial durante la invasión de Jaldabaoth,
pero también debería haber sido tratada con magia. A menos que las heridas infligidas por un demonio tan
fuerte como Jaldabaoth no puedan ser curadas con magia o algo similar...

—Bueno, eso es más creíble que tu teoría anterior, especialmente porque es mujer"

Exponer una cicatriz facial podría ser beneficioso en el sentido de que la gente simpatizaría mucho más contigo,
pero eso depende en gran medida de la gravedad de la herida.

—En cualquier caso, nuestra primera orden es reunir información detallada sobre el funcionamiento interno del
Reino Santo. Planeemos nuestras operaciones de manera que podamos ayudar inmediatamente al sur si fuera
necesario.

—Eso sería lo mejor.

— Hacia nuestro sur está el Reino Santo, donde la mitad del país es amigo del Reino Hechicero y al este está el
Imperio, un estado vasallo del Reino Hechicero. Esto será difícil de tratar.

—Sí.

La mirada de Zanac permaneció fija en Renner, que había respondido con indiferencia.

—Respondes como si fuera algo sin importancia.

—¿Eh? ¿Pero qué más quieres escuchar? La situación es innegablemente peor si se considera el estado actual de
los países vecinos. Aparte de lo que has dicho Onii-sama hasta ahora, también está el asunto de las persistentes
y prósperas organizaciones clandestinas en el Reino.

—Estás hablando de los ‘Ocho Dedos’, ¿correcto? Recientemente ha habido un número de personas haciendo
un lío por todo el lugar debido a la retirada de narcóticos. Entonces, ¿realmente se han vuelto activos de nuevo?
Si no fuera por ese archidemonio (Jaldabaoth) que apareció de la nada, podríamos haber derribado a los Ocho
Dedos de una buena vez por todas.

Zanac suspiró.

Con la pérdida de Gazef Stronoff, el guerrero más fuerte del Reino, el gobierno había cambiado su política para
evitar la confrontación directa con los Ocho Dedos. Simplemente carecían de la cantidad necesaria de
individuos fuertes para tratar el asunto.
Excepto uno.

El hombre empleado por Renner, Brain Unglaus, tenía mucho potencial.

Pero, ese hombre sólo era leal a Renner, así que probablemente no hay ninguna posibilidad de que esté
dispuesto a servir a Zanac. Ya había intentado ganarse el favor de él, pero no parecía tener ningún efecto sobre
él.

«......no planeo darle el titulo de Capitán Guerrero a cualquiera, así que probablemente será mejor promover a
alguien que sea lo suficientemente talentoso para el trabajo. ¿Aunque habrá alguien digno y tan talentoso como
para convertirse en el próximo Capitán Guerrero? Quería al menos darle la espada a Brain Unglaus que es parte
de los tesoros del reino, pero mi padre nunca lo permitiría.»

Para su padre, el rey, la existencia de Gazef Stronoff era demasiado importante.

Es muy solitario en la cima, como se suele decir.

Sabiendo que pronto sería su turno de llevar esta carga, Zanac, sin saberlo él mismo, fue comprendiendo
gradualmente el verdadero significado de ese proverbio.

Como persona, la existencia de Gazef Stronoff era como una hoguera de consuelo para su solitario padre. A
pesar de la significativa diferencia de edad entre los dos, se podría decir que eran más cercanos que amigos en
algunos aspectos.

El que su padre tuviera a alguien así en su vida, hacía que Zanac sintiera envidia.

Como segundo príncipe, Zanac nunca antes había experimentado ese nivel de amistad. Su hermano mayor era el
heredero indiscutible desde hace mucho tiempo, así que nadie se molestaría en formar una conexión tan
profunda con alguien que fuera simplemente un reemplazo. Probablemente consideraron que no valía la pena
arriesgarse a ponerse en el radar del Marqués Boullope por ser amigo de un futuro Archiduque.

El único que se mantendría en contacto con él era el Marqués Raeven, presumiblemente por su preocupación
por el futuro del Reino. Incluso entonces su relación era más cercana a la de colaboradores mutuos que a la de
amigos; como resultado, Zanac había tenido que reprimir bastante la depresión resultante.

¿Permanecerá solo por el resto de su vida?

Zanac sacudió la cabeza, dejando de lado sus emociones negativas. Renner lo miró como si estuviera mirando a
un comediante. 

«Ignórala Zanac».

Hablando de Brain, en el momento en que Zanac se coronase como rey, su primera acción sería recuperar los
cuatro tesoros del Reino de su padre.

Aunque no estaba seguro de si su padre los entregaría tan fácilmente, es imprescindible que confíe los tesoros a
Brain, de lo contrario sería un insulto a los sacrificios que ha hecho.

No era el capitán guerrero del reino, sólo era un subordinado de Renner, un campesino sin lealtad alguna. Si se
le dieran los tesoros del Reino, no habría duda de que los nobles tendrían opiniones en contra.
Aun así.

—¿Qué tal si declaramos que pretendemos convertirnos en un estado vasallo del Reino Hechicero?

El objetivo de Renner era vivir su vida en una mansión pequeña con Climb, lo cual sería posible, aunque se
convirtieran en un estado vasallo. No, es seguro decir que, si el valor de la realeza cayera, tendría un efecto
inverso en su seguridad personal. Tal vez la sugerencia de Renner crearía el mejor resultado para ella.

—Hahhha! —Zanac se burló de la idea de Renner— el estado de los asuntos internos de nuestro país y el del
Imperio es completamente diferente. Un desorden civil se produciría en el momento que lo propusiéramos.

Bajo el liderazgo del Emperador de sangre, el Imperio era tan sólido como una roca. Los nobles en desacuerdo
habían sido purgados hace mucho tiempo, por lo que cuando eligieron convertirse en un estado vasallo, no hubo
oposición alguna. No importaba el hecho de que el Imperio no había probado la ira del Reino Hechicero.
Incluso si estaban disgustados por el acuerdo interno, no es que tuvieran el deseo de buscar una venganza. El
Imperio tenía un claro entendimiento de lo aterrador que podía ser el Reino Hechicero. El Reino, sin embargo,
estaba en una situación diferente.

A estas alturas, el Reino estaba dividido entre la Facción Real, la Facción Noble, los independientes, y una
nueva facción que se formó después de esa batalla. La distribución del poder entre las cuatro facciones era
aproximadamente de 3:3:2:2.

La más problemática de todas era la nueva facción. Estaba compuesta en su mayoría por "hombres de repuesto"
de familias nobles que habían perdido tanto su cabeza como su sucesor, hombres que obtuvieron un poder que
no era para ellos. Los otros miembros carecían de la sensibilidad común que se esperaba de la aristocracia y no
tenían respeto por las reglas no dichas. Como resultado, muchos de ellos carecían de integridad y modales. Los
informes de espías mostraban que más de unos pocos estaban ebrios de poder.

Eran el cáncer de esta nación.

Sin embargo, como tenían autonomía en sus propias tierras, no se podía hacer nada al respecto a menos que
infringieran la ley del Reino. Incluso si lo hacían, no había garantías de cómo reaccionarían las otras facciones
cuando se ejercieran los poderes reales. Esta ya no era la época de preguerra en la que la facción real tenía la
ventaja en el poder político.

Aun así, la sugerencia de Renner de vasallaje no estaba totalmente fuera de discusión. Podría considerarse si la
situación cambiara drásticamente.

—No, eso no sucederá. No habrá ningún desorden civil, Onii-sama.

Renner naturalmente continuó con lo que se conoce como un contraataque.

«No me mientas», pensó Zanac.

Aunque él podía decir que ella no estaba hablando en serio, no habría sido un problema, aunque Zanac fuera tan
estúpido como para caer en ello. Hace tiempo que Zanac había aprendido a ver a través de sus caras falsas.

Era precisamente por esta razón que las mujeres como ella no debían considerarse de confianza.

«Si tan sólo Elías hubiera regresado.»


Zanac sintió de repente una sensación de soledad en lo profundo de su corazón. Aunque no podía llamar amigo
al Marqués Raeven, seguía siendo alguien que compartía las preocupaciones de Zanac por el Reino. A Zanac le
preocupaba el hecho de que ya no fuera posible que trabajaran codo con codo, ya que los reemplazos del
marqués que estaban a mano tenían un talento aterrador, pero también eran salvajes incontrolables.

Zanac se volvió a enfrentar a Renner de manera pretenciosa, como si al hacerlo se librara de sus penas.

—Aun así, me resulta difícil creer que el Imperio realmente haya importado mercancías del Reino Hechicero.

—...Bueno, esa ha sido una manera incómoda de cambiar el tema, no es que me importe... hm, esas cosas no
son tan malas para un estado vasallo como el Imperio, ¿verdad?

Las mercancías más exportadas del Reino Hechicero al Imperio en términos de los ingresos que generaban eran
criaturas no muertas. Aparentemente se distinguían por categorías como trabajo servil, servicio militar,
transporte de carga, etc.

—Oy oy, estamos hablando de no-muertos, ¿recuerdas? ¿Los enemigos de los vivos?

—Pero no necesitan sustento y no se cansan. Francamente, son el mejor tipo de trabajador que se puede esperar.
Tienes razón al pensar que es arriesgado traer a los muertos vivientes del Rey Hechicero a nuestro país, ya que
esencialmente seríamos nosotros los que permitiríamos que los soldados de otra nación entraran en nuestro
propio suelo. Pero, por otro lado, también es un gesto hacia el Reino Hechicero que su vasallo no tenga nada
que ocultarles. Básicamente están entregando el otro extremo de la correa que se han puesto a sí mismos al
Reino Hechicero.

Renner levantó la cabeza hacia el techo.

—En cierto modo, esta es una actitud admirable de la que podríamos aprender. Es una buena estrategia para
demostrar que pueden amenazarnos fácilmente.

—Es cierto, si un superior no puede confiar en su inferior, es definitivamente más tranquilizador tener un firme
conocimiento de sus debilidades. Puedo entender de alguna manera las acciones del Imperio si lo veo desde esa
perspectiva. Parece que E-Rantel y la nación enana de las montañas de Azerlisia han iniciado relaciones
comerciales. Están intercambiando mineros no muertos e ingredientes frescos por minerales y equipos agrícolas
de alta calidad hechos por enanos.

Eso fue según la información que recibieron de su espía en E-Rantel, que se había reunido con algunos enanos.

—El transporte de mercancías dentro de la cordillera de Azerlisia puede ser manejado fácilmente por los no-
muertos. Aparentemente los costos de envío y mano de obra son básicamente insignificantes, tanto que es más
barato para ellos comprarle a los enanos que a nosotros.

—Así es.

—¿Abandonamos los planes de formar una alianza con el Consejo de Estados?

—Ah sí, eso está actualmente en curso, pero la situación no es muy buena. Aunque hay un Lord Dragón que
está de acuerdo, necesitamos más tiempo para convencer a los representantes de las otras razas. Aunque esto
fracase, la perspectiva de una alianza no se descartaría por completo, eso ya se ha dicho.

Eso era sólo parcialmente cierto.


La alianza contra el Reino Hechicero se estaba formando muy lentamente, pero el progreso era suave de todos
modos. Estaban en la etapa de confiar en la generosidad y la solidaridad de otros países para, con suerte,
conseguir que firmaran el pacto de refuerzo mutuo a toda costa, en otras palabras, era una relación poco fiable
sin acuerdos escritos. Algo así no podía anunciarse públicamente como una alianza.

Simplemente había demasiadas cosas que hacer para formar una alianza estrecha, necesitarían al menos unos
meses para resolverlo.

—¿Es así? Sería genial si pudiéramos formar una alianza militar lo antes posible. Ahora bien, Onii-sama,
¿cuándo piensas tomar el trono? Siento que ya es hora de que cumplas tu promesa.

La promesa en cuestión era que Renner trabajaría junto a Zanac a cambio de una mansión para vivir en secreto
con Climb, así como el permiso para hacerlo.

—Sobre eso, sólo espera un poco. Seguramente ya sabrás cómo se van a tratar pronto las propuestas no
oficiales. He hablado con nuestro padre y hemos decidido esperar a que presente su última gran política antes de
hacer cualquier movimiento.

Si el rey comete un error fatal en la gestión del estado, él asumirá la responsabilidad y renunciará.

Si no comete errores, sólo propondrá más y más políticas destinadas a molestar a la nobleza, para permitir al
príncipe la oportunidad de plantear soluciones para reducir la insatisfacción de los nobles. El rey entonces
renunciaría de una manera en la que Zanac se ganaría el favor de la nobleza. Aunque se podría dejar un estigma
en el reinado del anciano rey, los beneficios para la familia real superaban con creces los inconvenientes.

—Hablando de eso, ¿cómo va el orfanato? ¿Planeas cocinar algo para ellos otra vez? ¿Necesitas algún apoyo
financiero?

—Eso no es necesario, mi dinero es suficiente para su funcionamiento.

Debería haber alrededor de 50 de ellos ahora.

Esta fue una cifra significativa, tal vez la mayor entre todos los orfanatos del Reino. A pesar de ello, Renner no
había buscado apoyo externo para llevar a cabo las operaciones del orfanato, que se financiaban enteramente a
través de sus fondos privados. Aunque como tercera princesa su asignación no era muy elevada, aumentó
sustancialmente una vez que sus dos hermanas mayores se casaron. Ciertamente no es imposible para ella
financiar el orfanato por su cuenta, pero se deben haber hecho grandes recortes en el número de criadas que la
atienden para permitirlo. 

Ahora que lo pensaba, su hermana parecía llevar sólo un juego de ropa.

La realeza nunca debe hacer algo que haga que la nobleza los menosprecie. Zanac se sintió algo irritado, pero
también orgulloso de que Renner supiera cómo gastar sus fondos sabiamente.

—Hmmm, ¿quieres que comparta algo de mi mesada contigo? Después de todo, el orfanato es una hazaña
impresionante a los ojos de los ciudadanos.

—No puedo permitir eso.

Su rechazo fue inusualmente firme.


—Si hay niños sobresalientes en el orfanato, tengo la intención de llevarlos conmigo a la mansión. No permitiré
que se lleven a ninguno de mis futuros trabajadores...

—Aah, ¿así que ese es tu plan?.....

—Exactamente, he pedido a Brain-san que ayude a entrenarlos en la esgrima. También deberían empezar a
estudiar pronto. Mis esfuerzos para educarlos acaban de empezar.

—Entonces, ¿qué pasa con los niños que no son tan excepcionales?

—Aunque sólo pudieran hacer cálculos simples o escribir, habrá un trabajo esperándolos en algún lugar. Todo
saldrá bien.

—¿Así que te parecería bien que me llevara a los menos capacitados?

—Si lo hicieras me haría muy feliz. No tendré que preocuparme de que algunos de los niños se queden….

La voz de Renner fue interrumpida por el sonido de alguien que llamaba violentamente a la puerta.

—¿Qué, ¿qué está pasando? ¿A qué se debe esta conmoción?

Justo cuando Zanac levantó la voz, la puerta se abrió de repente.

—¡Su Alteza! ¡Emergencia!

Un noble vestido con un traje familiar de la corte entró corriendo en la habitación. Era uno de los oficiales a
cargo de los asuntos internos. En su mano había un trozo de pergamino.

—¡Qué ha pasado!

Zanac echó un vistazo al pergamino que se le presentó y una expresión sorprendida apareció en su rostro. Era
como si no pudiera comprender su contenido. No, era más bien como si estuviera incrédulo.

—¿Qué sucede?

Zanac no tuvo la fuerza para responder, en cambio, sólo le pasó el papel de pergamino a Renner en silencio. Y
luego...

— ¡¿Hah?!

El sonido que hizo no era característico de ella, sonaba como si estuviera absolutamente aturdida.

«Oh, mira, está exponiendo su lado humano otra vez». Zanac sonrió de una manera como si acabara de ceder a
su desesperación.

Fin del prólogo


Capítulo 1: Un movimiento inesperado
Parte 1

Un gran sorbo de cerveza fresca se tomó, de una taza que estaba casi desbordada.

Esta solía ser una bebida que no tenía oportunidad de obtener en su pasado, pero hoy en día el sabor de la
bebida de primera clase que fluía por su garganta le resultaba muy familiar.

Eructó ruidosamente la dulce fragancia de la cerveza mientras dejaba la gran jarra, con la mitad de su contenido
aún en pie, sobre la mesa. Si fuera una de esas tazas de madera a las que estaba tan acostumbrado, la habría
golpeado en la mesa sin pensarlo, pero no se atrevía a hacerlo con la porcelana.

Sin embargo, aunque rompiera la taza no tendría que pagar por ella, después de todo, este bar estaba
especialmente preparado por su colega secreta, Hilma Cygnaeus. Todo era gratis para cualquiera de los nobles
que enviaba a este lugar, incluso para sus invitados.

Este tipo de inversión era de esperar para alguien que está destinado a convertirse en un poderoso noble como
él, el Barón Philips Dayton L'Eyre Montserrat.

Todo lo que tenía que hacer era mostrar gratitud y devolverle este favor más tarde, ya que ahora todo está bajo
su control.

Tal como estaban las cosas, incluso Hilma, cuya riqueza no se podía comparar con la de Philips, seguía siendo
una plebeya y tenía que inclinarse ante su autoridad. Tal vez por eso se esforzaba tanto por ayudar a un noble
como Philips, apoyando a su facción en todos los frentes.

Esto es lo que separa al fuerte del débil en este mundo, la diferencia de estatus.

Aun así, le debía un gran favor por todos sus esfuerzos.

Como un caballero que se hacía responsable de sus deudas, Philips esperaba mejorar su posición social lo antes
posible. Hilma también esperaba que obtuviera autoridad sobre el rango de barón, como mínimo.

Entonces tendría que pagar sus deudas.

Si esos favores no se pagaran lo antes posible, se vería obligado a hacer concesiones, teniendo que obtener
permiso incluso para las cosas que él personalmente quisiera hacer.

Tener la libertad de hacer lo que quisiera y el derecho de usar sus poderes como le parezca, esos eran los sueños
de Phillips.

Pero....
—¿Por qué tenía que pasarme esto a mí?

Era obvio que ya no podía mantener por más tiempo sus verdaderos sentimientos. Philips observó su entorno.
Este bar no era un bar de campesinos normal. Hilma había convertido una de sus mansiones en un bar, así que
el ruido burdo no tenía cabida en él. Así que, aunque su voz no era muy fuerte para empezar, si hubiera alguien
alrededor probablemente lo habrían escuchado.

Después de confirmar que nadie miraba hacia él, Philips se calmó.

Permitir que otros descubran que había fracasado sería una vergüenza.

Así es, había fracasado.

«¡Mueran, son todos basura!»

Philips bebió cerveza como si eso pudiera literalmente apagar las emociones ardientes de su corazón. Aunque
esto sólo lo agitó aún más, porque, en su prisa, gotas de cerveza se habían filtrado por las comisuras de sus
labios, causando que su piel y su ropa se sintieran pegajosas como resultado.

La expresión de Philips se retorcía debido a su enfado.

Si todo hubiera ido según sus planes, la producción de su feudo se habría multiplicado y habría estado rodeado
de gente agradecida de tenerlo como su nuevo señor. Su nombre debería haber sido conocido por todos, después
de que sus vecinos nobles se enteraran de sus logros.

Entonces, ¿cómo terminó así?

No sólo la productividad del grano de sus tierras comenzó a caer, sino que también sintió que los aldeanos que
había visitado lo miraban con desprecio.

«¡Malditos insolentes!»

Él era finalmente el jefe de la casa de Montserrat, una familia con una larga y antigua historia, esos aldeanos
deberían haber sabido muy bien cómo debían presentar sus respetos. ¿Sera posible que los aldeanos estuvieran
holgazaneando en un intento de debilitar su posición?

Era ciertamente posible.

El mundo estaba lleno de imbéciles que envidiarían el talento de los demás después de todo. Ni siquiera podían
entender sus habilidades y sólo se burlaban y envidiaban a los que tenían talento. De esa manera podían crear la
ilusión de que ellos eran los que mandaban.

No, no era como si todos los aldeanos pudieran coordinarse tan bien. Los aldeanos eran tontos después de todo,
por lo que debe haber alguna otra razón para ello. Por ejemplo, un noble vecino pudo haberles pagado para
sabotear las ambiciones políticas de Philips.

Ciertamente no era imposible.

En general, si se centraba la producción en productos más valiosos, los ingresos aumentarían naturalmente en
enormes proporciones. Esto debería haber sido de sentido común. ¿No tendría sentido dedicar toda la tierra de
cultivo disponible a los cultivos más valiosos y comprar grano a los comerciantes?
Era tan obvio, pero el número de personas que no estaban de acuerdo con él era incontable.

«¡Basura absoluta! ¿Qué tal si le pregunto a Hilma cómo debo castigar a estos tontos? ¡Si lo hago, seguro que
empezarán a trabajar duro para mí otra vez! ¡Todavía tengo que investigar si están conspirando en mi contra, su
señor! ...aunque. Si es algo tan simple como repartir castigos, estaría bien si lo apruebo por mi cuenta...»

En teoría, sería lo mismo que azotar vacas y caballos para que te obedezcan.

«Sí, no hay necesidad de decirle a Hilma nada de esto. Si termino debiéndole otro favor por esto... Umu, Hilma
ha sido buena conmigo desde hace tiempo, ya es hora de que le devuelva su generosidad...»

Para un próximo gran noble, la deuda contraída con un plebeyo como Hilma podía ser estafada, era una
situación fácilmente explotable. Pero, por desgracia, hacerlo no lo haría diferente de un ladrón común. Como
noble entre los nobles, tal acto era completamente despreciable, así que es mejor pagarle lo más pronto posible.

Sería un gran problema si dejara que Hilma tuviera algo con lo que amenazarlo debido a su generosidad. Si eso
ocurre, Hilma siempre podría hacer las cosas a su manera y hacer callar a Philips.

«La pregunta es, ¿cuál sería la mejor manera de pagarle...?»

Si respeta su acuerdo previo, tendría que devolverle el oro recaudado por el aumento de los ingresos de su
tierra, pero eso obviamente no es posible, sería difícil hacerlo en este momento.

Entonces, ¿qué es lo que podría hacer para demostrar su brillantez y también aprovechar el poder de la nueva
facción para beneficiar a Hilma?

«Digo eso, pero todavía no tengo el control total sobre esta facción...»

Como miembro de la facción, Philips había tenido la oportunidad de conectarse con todo tipo de personas.

Aunque el número de miembros que apoyaban la idea de que Philips fuese el líder de la facción iba en aumento,
no había conseguido el apoyo de toda la aristocracia.

Hilma le había ayudado en esa búsqueda, pero considerando su edad, posición social, etc., todavía había
algunos obstáculos importantes que tenía que superar. Si Philips iba a estar en esta posición, tarde o temprano
tendría que hacer algunas concesiones y demostrar que era mejor que los demás.

El mismo discurso de un conde mayor o el de un barón menor no sería suficiente. «¿Pero no suena como si sólo
se conformaran con las tradiciones de las facciones más establecidas?» Philips pensó.

Siendo miembros de una nueva facción, no podrían actuar como una organización envejecida, sino más bien
introducir cambios radicales en el sistema. Como hombre con el coraje de experimentar e innovar, Philips era el
perfecto para el papel de líder de esta facción.

«Todos los otros tipos son tan inflexibles.»

Cegado por sus sentimientos de irritación, Philips no se dio cuenta de que su taza se había quedado vacía.

—¡Oye! ¡Más bebida!

—Sí, mi señor.
Una criada que parecía empleada en el establecimiento pasaba cerca, así que le gritó sus órdenes.

Después de hacer una profunda reverencia, ella se alejó de una manera extraña, como si estuviera haciendo una
pose, y Philips no pudo apartar sus ojos de ella. ¿Era porque su uniforme era demasiado delgado? Se podía ver
la forma de sus nalgas.

—Ooof...

Un trasero atractivo es obviamente una cualidad deseable con la que se puede presumir, pero esta criada ha
demostrado una clara comprensión de lo que constituye una interacción aceptable entre un superior y un inferior
a través de su ética de trabajo. Esto complació mucho a Philips.

Philips ya había pedido prestadas dos criadas a Hilma que no eran tan diferentes a la que él estaba mirando.

Estas damas harían cualquier cosa que les pidieras, incluso podrías aumentar sus salarios. Cada uno de los
asuntos domésticos de Philips había sido manejado por ellas. Hilma también recomendó a personas como
mayordomos y comerciantes exclusivos.

Aunque Philips quería despedir a los que habían estado bajo el empleo de su familia durante mucho tiempo y
sólo mantener a sus subordinados a mano, el ferviente rechazo de su padre a esa propuesta hizo que se rindiera.
Si él era el que pagaba por esos sirvientes, entonces definitivamente los habría despedido para ahorrar gastos.

Mientras Philips pensaba vagamente en estos asuntos, alguien le habló de repente.

—Oh, hola, Barón Montserrat. ¿Qué sucede? Pareces preocupado.

Volvió la cabeza hacia la fuente de la voz para ver a dos nobles delante de él.

Habían heredado sus baronías al mismo tiempo, amigos que pertenecían a la misma facción. Uno de ellos
llevaba una gran jarra cubierta de cerveza mientras que el otro llevaba un plato lleno de nueces.

—¡Oh! ¡El Barón Delvin y el Barón Rokerson!

El Barón Delvin era un hombre que carecía del estatus y el prestigio que se espera de un noble de su rango
debido a su corta estatura y su delicada constitución. El único aspecto de él que encajaba con su estatus eran sus
vestimentas, así que, si iba a usar ropa común, nadie podría decir que era uno con la aristocracia. En su estado
actual, se podría convencer a un gran grupo de personas de que era sólo un actor que pretendía ser un noble para
un espectáculo cómico...

En contraste, el Barón Rokerson tiene una figura imponente y robusta. El hombre era corpulento en cada
aspecto. Aunque era un hombre físicamente amenazante, no podía sostener sus propias opiniones sin dejarse
influenciar por otros. A los ojos de Philips, Rokerson era propenso a recibir órdenes que a dar órdenes a alguien
más.

Sus feudos se avecinaban y era común que trabajaran juntos. Philips los recordaba por una nota mental que se
hizo a sí mismo cuando se conocieron por primera vez, como «¿por qué no simplemente trabajan en solitario
como yo?».

—¿Están estos asientos ocupados?

—Oh, por favor, toma asiento.


Rokerson asintió con la cabeza y se sentó junto a Delvin. La criada parecía haber cronometrado su entrada
perfectamente cuando entró con la cerveza en el remolque.

—¡Salud!

—¡Es todo un placer!

Según la leyenda, el acto de chocar las copas durante un brindis se originó como una forma de mezclar el
contenido de dos copas, demostrando que ninguna de ellas estaba envenenada. Philips sabía de este hecho y por
lo tanto usó más fuerza de la necesaria.

Se derramó alcohol sobre la mesa.

—¡Oh!

Parte de ella había caído sobre la ropa del Barón Delvin.

Sería descortés decir que su ropa finalmente había coincidido con su apariencia, pero sus prendas, aunque de
aspecto noble, no eran frescas y limpias. No, sería más exacto decir que recordaba un estilo más tradicional,
algo que Philips habría usado en el pasado, como una prenda heredada de sus mayores.

Philips sintió lástima.

Lo que llevaba actualmente eran telas de primera calidad que había ordenado a Hilma que le preparara. En otras
palabras, estos dos no eran lo suficientemente valiosos para garantizar tal nivel de inversión de parte de Hilma.

Philips contempló la tragedia de la aparente diferencia en sus perspectivas de futuro en comparación con él
cuando preguntó: "¿Así que ustedes dos también vinieron a tomar algo?”

—umu, eso es, eso es. Estábamos aquí sólo para tomar unas copas y nos sorprendió gratamente encontrar que el
Barón Monserrat también estaba aquí, ¡así que vinimos a presentar nuestros respetos! ¡¿Verdad?!

—Es como usted dice, Barón Rokerson.

—No, no, no, ¿qué es esta tontería de presentar los respetos? ¿No somos iguales? ¿Camaradas que se apoyan
mutuamente?

—¡Oh! ¡Nunca supe que alguien tan grande como el Barón Montserrat viera a gente como nosotros como
iguales! ¡Eso sí que trae alegría a nuestros corazones! ¡¿Verdad?!

—Es tal y como dices. Ahora, si quieres, por favor, prueba algunos de estos.

El hombre del otro lado se apresuró a recomendar los aperitivos.

—Muchas gracias, Barón Rokerson.

—¡Oh Dios! No somos extraños, Barón Montserrat. Siéntase libre de llamarnos Wayne e Igthorn”

—Comprensible. ¡Entonces pediría que ambos se refieran a mí como Philips!

Los tres compartieron una risa sincera mientras bajaban sus pálidas cervezas.
—Pero de todos modos Philips-sama, ¿qué te ha estado molestando? Parecías bastante preocupado ahora
mismo.

—¿Ahora mismo? -En este punto el alcohol lo había entorpecido un poco... sí, sólo un poco de su mente, por lo
que su rabia se encendió de nuevo.

—Ahhh, esos inútiles idiotas siguen dándome dolores de cabeza. Oh, estoy hablando de los parásitos que viven
en mi tierra.

—Ah eso, lo entiendo completamente. Es comprensible que alguien tan sagaz como Philips-kakka se enfade por
aquellos que nunca podrían esperar captar sus pensamientos. La gente común como nosotros no está al mismo
nivel que usted, ¿verdad?

—Exactamente, es completamente comprensible que alguien tan inteligente como Philips-kakka se enfade por
tales asuntos.

A Philips le conmovió que estuvieran de acuerdo con él.

Eran nobles como él, ¿era natural que pudieran entender sus problemas? Ellos también deben estar perturbados
por la estupidez de sus propios súbditos.

—¡¿Vosotros dos entendéis por lo que estoy pasando?!

—Umu, lo hacemos, lo hacemos. Aunque no soy tan sobresaliente como Philips-kakka, también he tenido mi
justa cuota de experiencia con los problemas a los que se enfrenta como noble.

—Exactamente -parece que nos hemos quedado sin cerveza -oy! ¿Por qué no le sirves cerveza a Philips-kakka?

La doncella que fue convocada inmediatamente le llevó una cerveza directamente a Philips. Levantó su taza,
ahora llena hasta el borde de cerveza.

—Aquí, brindemos una vez más.

Las tazas fueron golpeadas juntas.

Philips bebió su cerveza.

Deliciosa.

Sentía que la cerveza nunca había sabido mejor que en este momento, tal vez porque estaba compartiendo un
trago con sus simpatizantes.

La mayoría de los miembros de la nueva facción eligieron distanciarse de Philips, una de las razones era que
Philips estaba al mando de la facción; en consecuencia, no había podido hacer ningún amigo. Por eso Philips
estaba de tan buen humor, estos dos que se le habían acercado le dieron consuelo. Estaba tan contento que quiso
codearse con ellos.

—¡Ah, Philips-kakka! Me siento honrado de poder compartir una mesa con usted, pero su cerveza podría
derramarse. ¿Qué tal si bebe un poco primero y luego...?

Derramó un poco de cerveza otra vez. Aunque era gratis, ser tan derrochador sería un insulto contra Hilma.
Philips separó su brazo del otro noble y bebió de forma alborotada.

—¡Woah! Tal y como se esperaba de Philips-sama, ciertamente puede aguantar el alcohol, ¿tengo razón?

—Así es, como se esperaba de Philips-sama.

—¡Psssht! No, no, eso no es cierto. Es sólo que esta cerveza sabe mejor de lo habitual cuando se disfruta con
destacados nobles como ustedes.

—¡Increíble! ¡Absolutamente increíble! Kakka dice palabras que me llenan el corazón de alegría. Como los dos
tenemos una menor tolerancia al alcohol, no podemos dejar de asombrarnos de su capacidad.

—¿Eh? ¿Ustedes dos no pueden beber mucho?

Ambos estaban todavía en su primera taza y el nivel de cerveza no había bajado mucho.

—Es vergonzoso admitirlo, pero, a decir verdad, ninguno de nosotros puede encontrar ningún atractivo en el
alcohol, ¿verdad?

—Así es, pero ya que estamos en este tipo de establecimiento sería incómodo no beber en absoluto, así que sólo
estamos tomando pequeños sorbos.

—Como no podemos aguantar el alcohol, envidiamos a los hombres que sí pueden, como Philips-kakka. Por
favor, por favor, tome nuestra parte también.

Philips siguió sus sugerencias y bebió taza tras taza. Cuanto más consumía, más ligera se sentía su cabeza. Fue
en este momento que su cara comenzó a ponerse roja.

—Esa es la manera de hacerlo. Recuerdo que Philips-kakka mencionó a los idiotas de su tierra, así que, ¿qué
pasó exactamente?

—¿Eh? Ah, ¿qué fue, hablé de eso?

—Sí, menciono algo en ese sentido......¿o quizás ha bebido demasiado? ¿debería traer algunas bebidas no
alcohólicas? ¿Suena agradable?

—Así es. Philips-kakka, ¿quiere un poco de agua? El agua que sirven aquí no apesta a musgo.

—Ehhh-, eso no sería necesario. Estoy bien, estoy bien. -El calor pulsó en su cara, no necesitaba un espejo para
saber que su cara se había vuelto completamente roja- ......ahhh, estaba hablando de mis problemas. Estoy
quebrado, quebrado.

—Estamos en una situación similar, ¿verdad amigo?

—Así es, nuestros feudos no están exactamente prosperando tampoco.

—No, no. No es lo que crees que es. Si esos inútiles parásitos hubieran hecho lo que les ordené, habría habido
grandes sumas de oro inundando mis bolsillos. Pero no trabajan lo suficiente y no me escuchan. Es todo culpa
suya. Cada uno de ellos no tiene valor.

—Uoooh! Philips-kakka tiene toda la razón. Este mundo está lleno de basura sin valor. ¡Puedo entender su
dolor! Por cierto, ¿cuál es el producto especial de sus tierras, Philips-kakka?
—Nada aparte de productos agrícolas por el momento. Maldita sea.

Se estaban realizando muchas pruebas en varios aspectos de la producción, pero ninguna había dado fruto
todavía.

—Productos agrícolas, eh... Sería bueno tener algún tipo de producto único, de lo contrario....

—Los productos agrícolas típicos no se venden por mucho, pero eso es de esperar.

Los dos nobles hablaron de muchas de sus propias opiniones.

Estaban en lo cierto, por eso era necesario cultivar cosechas de mayor valor. Sería arriesgado, ya que era
probable que no pudieran cosechar la cosecha a corto plazo, el hecho de si una cosecha puede ser cultivada o
no, también tenía que ser investigado. Aun así, era una inversión necesaria para el futuro, pero esos campesinos
de poca monta siempre usarían "nuestras manos están llenas" como excusa, incluso ante una orden directa.

—Considerando la situación actual, si nada cambia, sólo puedo esperar una mala cosecha para que el precio del
grano suba.

—¿Qué hay de tu propio terri-

Wayne golpeó a Igthorn con el codo en medio de la frase y luego se acercó a Philips para susurrar.

—Tiene razón, pero incluso si se produce una mala cosecha, el precio no aumentará necesariamente. ¿Sabía que
hay una gran cantidad de grano barato que se transporta del Reino Hechicero a nuestro Reino? Por lo tanto, el
precio de los productos regulares no es probable que fluctúe mucho y sería igualmente improbable que
cualquier producto sin valor añadido alcanzara un precio alto.

—¿Qué?

—Ah, Philips-kakka, está haciendo mucho ruido.

Philips observó su entorno con frenesí, bajó la voz y le dijo a Wayne:

—¿Es eso cierto?

—Mhm, la información se obtuvo de fuentes confiables, se estaba difundiendo entre algunos de los
comerciantes de la capital. Aparentemente el Reino Hechicero había almacenado grandes cantidades de grano
en almacenes propiedad de los comerciantes de la capital. Se decía que incluso se les permitía venderlos, pero el
Reino Hechicero obviamente tenía la prioridad en el uso que se les estaba dando.

--¿Hm? ¿Así que no eran mercaderes los que importaban mercancías del Reino Hechicero para ser vendidas
aquí, sino que el Reino Hechicero almacenaba comida en el Reino?

—Así es. No sé mucho sobre los detalles exactos aparte del hecho de que está allí sólo para el almacenamiento
y que el Reino Hechicero ya había pagado la cuota de almacenamiento... ¿o era el alquiler de los almacenes? En
cualquier caso, los comerciantes ganaron dinero con ese trato. No era mucho, pero aun así era algo.

—... ¿La gente alquila sus almacenes tan fácilmente?


—Normalmente sería difícil asegurar el espacio de almacenamiento. ¿Pero no fue ese distrito de almacenes
atacado por ese demonio? Escuché que muchos de los almacenes estaban vacíos y que los dueños los alquilaron
felizmente. Por lo tanto, mientras el grano siga allí, no es probable que los comerciantes suban el precio de los
alimentos. Es fácil imaginar a la gente diciendo cosas como "si se vuelve más caro, prefiero comprar del Reino
Hechicero" si el precio sube. Oh, claro, ¿sabía lo del enorme almacén de grano de E-Rantel?

—No, no. ¿Qué ocurre con eso?

—En este enorme almacén encantado con el hechizo [Preservar], hay lugares donde la comida nunca se pudrirá,
cortesía de un artículo mágico. Hasta hace poco, se recogían minuciosamente raciones militares para más de
cien mil soldados de las tierras vecinas en preparación para una guerra con el Imperio cada año. La recolección
de alimentos lleva tiempo, por lo que podría pudrirse durante el proceso, sin mencionar que la obtención de
alimentos resulta más difícil durante algunos períodos de tiempo. Ese enorme almacén fue construido para
contrarrestar estos problemas. Aparentemente, el artículo mágico no era algo que pudiera ser transportado a otro
lugar, así que fue formalmente regalado al Reino Hechicero. Eso significa que el grano excedente del Reino
Hechicero puede ser almacenado allí durante años.

—Aunque la comida pudiera durar muchos años, el Reino Hechicero es un país con una sola ciudad, E-Rantel.
¿Cómo es posible que produzcan tanta comida?

Aunque el rumor se extendiera por todo el Reino, los precios de los cereales sólo deberían bajar un poco como
mucho, teniendo en cuenta la gran población del Reino.

—Oh, sobre eso. De acuerdo con algunos rumores creíbles, el Reino Hechicero está utilizando criaturas no
muertas para trabajar grandes extensiones de tierra de cultivo; como resultado, vieron un tremendo aumento en
su productividad de granos. De esta manera, incluso un territorio tan pequeño podría igualar la producción de
todo el Reino. Si lo piensas, estamos hablando de criaturas no muertas que no conocen la fatiga. Pero... Bueno,
sí piensas en esa comida hecha por los no-muertos es difícil no sentir asco por ella.

—¿Qué? ¡Eso es sólo hacer trampa!

Philips no pudo evitar gritar. El Rey Hechicero podía fácilmente lograr lo que no podía conseguir que sus
súbditos hicieran por más que lo intentara. Todo el dolor que tuvo que sufrir, el Rey Hechicero debería sentirlo
también.

O, tal vez él también debería usar a los no muertos para la agricultura.

—Dicho esto, no es que no haya nada sospechoso en ello. Después de todo, aunque los no muertos trabajen
incansablemente las 24 horas del día, para ellos igualar la producción de todo el Reino es... Aun así, su
producción agrícola es bastante alta, no hay duda de ello. En este momento, el Reino Hechicero está enviando
ayuda alimenticia al Reino Santo.

—¿Ayuda alimenticia?

—Mhm. Jaldabaoth, el Archidemonio que había traído el caos a nuestra capital real, apareció en el Reino Santo.
Parece que su desenfreno había causado algunos problemas de escasez de alimentos y el Reino Hechicero
respondió enviando los alimentos comprados a los comerciantes del Reino como ayuda. Una caravana con
carros llenos de grano pasó por mi territorio el otro día, así que tiene que ser cierto.

—¿Cuánto grano podría quedar en los almacenes de los mercaderes si los alimentos se usaran como ayuda para
el Reino Santo?
—Eso es cierto. Aun así, es necesario almacenar comida para prepararse para las malas cosechas. Además, no
creo que el Reino Hechicero haya usado todo el grano que compró como ayuda.

Eso tiene sentido. Si Philips fuera el Rey Hechicero, también habría usado el sobrante de comida, que había
estado almacenado durante mucho tiempo, como ayuda.

—Exactamente. Bueno, las malas cosechas no ocurren tan fácilmente, cierto-

—Por eso es arriesgado esperar a que el clima influya en la situación. Se requiere una mejor solución. Por
ejemplo, si el suministro de grano del Reino Hechicero desapareciera repentinamente, entonces los alimentos
producidos en el feudo de Philips-kakka deberían venderse a un alto precio. Dicho esto, no se pueden hacer
cosas como instigar una guerra con el único objetivo de obligar al enemigo a quemar su suministro de grano.

Fue en este momento cuando una idea se formó espontáneamente en la cabeza de Philips.

Si el hecho de que el grano no se vendiera mucho incluso durante las malas cosechas variara en función del
suministro de grano del Reino Hechicero, ¿qué pasaría si éste desapareciera?

Sólo había una respuesta.

Los precios del grano subirían.

Siguiente pregunta: ¿cómo se podría hacer desaparecer repentinamente las reservas de grano del Reino
Hechicero?

La pista estaba en las palabras de Wayne. La producción de grano del Reino Hechicero debe caer. Pero, esta no
era una tarea fácil. Después de todo, Philips no podía colarse en el Reino Hechicero y quemar todos sus campos,
¿verdad?

¿Y qué hay de robar el grano?

En el momento en que Philips pensó en esta solución, sintió como si un rayo acabara de golpear su cuerpo.

Tomar por la fuerza la propiedad de un país extranjero era, por sentido común, una acción extremadamente
peligrosa. Incluso sin tener en cuenta las consecuencias, Philips simplemente no tenía la fuerza militar para
enfrentarse a un país entero en este momento. Pero, el Reino debería ver al Reino Hechicero como su enemigo.
Después de todo, una porción significativa de sus propios ciudadanos murió en la guerra. Sería extraño no
verlos como enemigos. Si ese es el caso, ¿no sería un movimiento fantástico robarle a un enemigo?

De esa manera, Philips podría ganarse el apoyo de la clase dirigente del Reino y tal vez incluso había una
posibilidad de que fuera promovido a una posición más alta a la luz de sus contribuciones.

«No está mal. ¿No es una gran idea?».

Como la cereza en el pastel, también podría vender el grano robado del Reino Hechicero.

«Esto es como matar tres pájaros de un tiro. Un plan que era tan perfecto que no podía ser mejorado. Pero,
¿cómo podría robar el grano? ¿Debería discutirlo con Hilma y contratar mercenarios? No, eso no es bueno. Los
mercenarios no tienen sentido del honor. Sólo los idiotas dejarían un rastro que podría ser rastreado hasta ellos y
ser usado como material de chantaje.».
Siguiendo esa lógica, sólo sus propios soldados podrían trabajar. Los llamaría soldados, pero en realidad, sólo
serían unos pocos aldeanos armados. Había considerado formar un grupo con soldados entrenados en lugar de
aldeanos que sólo podían hacer trabajo de granja. Pagar a dichos soldados con el grano que tomarían sería una
excelente opción.

«Pero, aun así, marchar directamente a los territorios del Reino Hechicero sigue sonando peligroso.»

El feudo de Philips estaba a cierta distancia del Reino Hechicero, así que el costo de llevar un ejército de
marcha no era algo que pudiera ignorar.

«No, espera, ¿él no habló de algunas de las caravanas del Reino Hechicero que pasaban por sus tierras? ¿Y si
las ataco?»

¿Era Philips lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a tan grandes caravanas? Había un límite en el
número de aldeanos que podía movilizar, pero una abrumadora superioridad numérica, suficiente para hacer que
el enemigo se rindiera sin ninguna resistencia, era absolutamente necesaria.

—¿Ustedes dos están libres para charlar? Tengo una cosa que quiero discutir con ambos.

—Lo estamos, ¿De qué se trata esa 'cosa'?

—Mhm bueno, es algo …

Philips se acercó a la pareja y orgullosamente comenzó a explicar su impecable plan.

Parte 2

—Qué demonios, tendría que haber pedido perdón como mínimo. —Wayne se burló después de despedirse de
Philips.

La prenda que ahora estaba manchada con cerveza era de su padre y era bastante antigua tanto en textura como
en diseño, lo que la convertía en un artículo bastante raro. Originalmente había planeado aparecer en reuniones
sociales formales con esa prenda, pero ahora tendría que hacer los preparativos de nuevo.

Al final del día, la aristocracia no era más que un grupo de seres cuyos ojos no podían ver más allá de sus
apariencias. La vestimenta era muy importante para ellos, así que lo que acababa de suceder era absolutamente
inaceptable. Pero la verdad era que Wayne estaba en el fondo de la sociedad de la clase alta, así que, ¿qué bien
podría haber hecho el tener algo de ropa bonita? 

Por el contrario, esta prenda destartalada podía significar la debilidad del dueño, y por lo tanto era muy útil para
alguien que desea estar bajo la protección de sus superiores. Una vestimenta como esta era imprescindible para
él y lograr hacer el papel de un noble débil en el escenario que era un salón. Así que hasta que asumiera el papel
de otro personaje, él estaría a salvo con su fachada.

Por eso era aún más insoportable que de costumbre ver sus prendas mancilladas.

—Eso es cierto.

Una voz junto a él se escuchó, incitando a Wayne a mirar su fuente.


—...Basta, es suficiente.

Su voz se volvió sombría junto con la atmósfera que lo rodeaba. Si Philips hubiera sido testigo de este cambio,
se habría quedado sin palabras.

Wayne nunca fue un tipo extrovertido, sólo le disgustaba conversar con otras personas. Para hacerlo tendría que
crear capas sobre capas de fachadas mientras tratara desesperadamente de fingir que era un tipo extrovertido y
efusivo.

—Lo siento amigo, no logro soportar ese tipo de fachada, así que tuviste que encargarte de la mayor parte.

Igthorn también había cambiado su personalidad anterior, su lenguaje era ahora tan poco refinado que ninguno
de la nobleza se atrevería a ser atrapado usando ese lenguaje.

—No es necesario, si realmente lo sientes, ve a practicar algunas de estas bromas. La nobleza de bajo nivel
como nosotros tiene que hacer un verdadero esfuerzo para apaciguar a los de arriba.

—La vida se está volviendo cada vez más difícil. Pensé que una vez que heredáramos la baronía podríamos
unirnos al chanchullo de la aristocracia... Adulación e ingratitud desvergonzadas, sólo esas dos cosas me
molestan mucho"

—Pffft, ¿de qué estás hablando...? Los campesinos tienen que lidiar con la misma mierda. No importa quién lo
tenga peor, todos los que trabajan bajo alguien tienen que ser una especie de lameculos.

—Y es por eso que nunca quise crecer... Hombre, extraño los días en que éramos tan despreocupados como para
balancear palos y pretender ser cazadores de dragones.

—No hay vuelta atrás, así que no pienses en ello. De todas formas, aprende a halagar a los demás. Ese idiota
parece ser un buen candidato para practicar, ¿verdad? Incluso si la cagamos, nuestras pérdidas serían pequeñas.

Para los nobles de la alta sociedad o aquellos con más experiencia en la vida, básicamente aquellos que lo han
visto todo, no hay nada que les satisfaga a menos que se haga a la perfección. Por eso debían ganar experiencia
cada vez que tuvieran la oportunidad.

—¿De verdad...? Bueno, la próxima vez que nos encontremos con él, me esforzaré mucho por ponerle buena
cara.

—Sí, eso servirá, eso servirá. A nadie le disgustan las bromas. Si alguien con quien hablas está molesto contigo,
sólo significa que tu habilidad para mantener una conversación no está ahí todavía... Igthorn, sé que esto es
difícil. Yo compensaré tus defectos y tú puedes compensar los míos, ese era nuestro trato, pero no puedes dejar
de intentar superar tus propias debilidades por eso. No es que vayamos a estar juntos para siempre.

Aunque Wayne puede ser más inteligente que la persona promedio, era completamente superado en términos de
físico. Igthorn era todo lo contrario.

Si fueran del mismo tipo, tal vez habrían sido rivales en lugar de eso. Por eso estaban agradecidos por el hecho
de que ninguno de ellos pensara en el otro de esa manera. Era inusual que los señores vecinos fueran amistosos
entre ellos, pero como eran el tercer y cuarto hijo de su familia, no estaban adoctrinados con la animosidad del
pasado. Por eso estaban tan unidos.

Lo más importante, tenían química.


—¿Es así...? ¿Y qué hay de lo que discutimos con él?

—Absolutamente terrible.

Wayne no dudó ni un segundo antes de responder a la pregunta de su amigo. 

Para alguien como él, estar al mando de la facción era una situación demasiado peligrosa.

—Pero, ¿no era ese tipo fácilmente manipulable?

—Mhm, eso es verdad.

Esa facción era, francamente hablando, un basurero. 

Sus miembros sólo estaban en ella para capitalizar su estatus de nobles, y no tenían ningún interés en desarrollar
sus tierras. Como un niño con una espada de hierro, abusaron de su inesperada autoridad. No habían logrado
nada en absoluto, pero estaban tan seguros de sí mismos que creían que eran omnipotentes. Esta gente estaba
más allá de la salvación. Incluso alguien como Wayne podía entender que era un noble completamente
ordinario, aunque ellos no podían. La facción estaba llena de ese tipo de gente.

Era seguro decir que, debido a esto, la facción tenía un gran problema.

—El Reino Hechicero almacenando grano en la capital es un acontecimiento perturbador porque teóricamente
tienen completo control sobre su precio de mercado. Definitivamente subirán los precios debido a nuestra mala
cosecha de este año. Lo que es aún más aterrador es el hecho de que los nobles que son optimistas sobre una
trampa tan descarada y han cambiado sus tierras de cultivo para cultivar sólo cultivos comerciales no son la
minoría. Su mentalidad es que incluso si algo malo sucediera, podrían pasar la hambruna importando grano del
Reino Hechicero, incluso si el precio es un poco más alto.

Muchos nobles terratenientes de esta facción tenían esta mentalidad. A pesar de sus intentos de insinuar
sutilmente los peligros de hacerlo, sus actitudes demostraron claramente su creencia de que sólo ellos no se
verían afectados por ello. Estaban decididos a poner sus planes en acción.

—...Perdimos una gran cantidad de nuestra fuerza de trabajo en esa guerra. Es fácil ver que están obsesionados
con las ganancias a corto plazo basadas en cómo distribuyen su fuerza de trabajo restante.

Dejar de lado las ganancias mezquinas y en su lugar centrarse en los beneficios a largo plazo debería haber sido
el sentido común para los que están en la cima de la jerarquía.

—Así que incluso pensar en robar la caravana de granos del Reino Hechicero es una prueba de que tiene un
problema mental. Seguramente nadie es tan estúpido como para no entender que atacar a una caravana que
ondea la bandera del Reino Hechicero sería tratado como una declaración de guerra y resultaría en una seria
venganza. Incluso si él es así... Espera. ¿Estamos siendo engañados?

Era ciertamente posible que estuvieran siendo engañados y él no podía entender cuál era la meta de ese hombre.
Tal vez no era tan mala elección aceptar su propuesta después de todo.

—No, ¿no estás pensando demasiado? Es probablemente porque era realmente tan idiota que no consideró las
posibles consecuencias mientras se le ocurrió ese plan.
—Oye —Wayne sonrió amargamente— no considerar las consecuencias de atentar contra esos carruajes ¿puede
existir realmente un idiota de esa magnitud?

—Bueno... si lo pones de esa manera...

En cualquier caso, no había ninguna manera plausible de que un noble sin sentido común fuera elegido para
heredar el título de su familia; por lo tanto, Philips debía tener un objetivo. ¿Cuál podría ser su objetivo?

—Es mejor si consultamos a Cygnaeus, ¿verdad?

—No, no se lo digas.

Hilma Cygnaeus, la mujer que hizo todo lo posible para establecer esta facción.

Se rumoreaba que era amante de cierto conde, pero la formación de esta facción no habría beneficiado a dicho
conde de ninguna manera. Y así, el origen de sus abundantes fondos y sus amplias conexiones seguía siendo un
misterio.

Probablemente era una organización, no un individuo, lo que estaba detrás de la mujer. Por el simple
procedimiento de eliminación, se podía llegar fácilmente a la organización que habría tenido tales capacidades.

Los Ocho Dedos.

El sindicato del crimen que controla la sociedad clandestina del Reino.

En ese caso, Hilma era probablemente alguien que podía ser fácilmente descartada, como un maniquí.

(No), la intuición de Wayne se lo dijo.

Las pocas conversaciones que tuvo con ella le indicaron que definitivamente no era un simple peón de
sacrificio. De hecho, era más que probable que ella fuera una de las más altas de la organización. Tener a
alguien como ella en la facción era preocupante, por no decir más. Aunque algunos nobles tenían el poder de
hacer pactos encubiertos con el sindicato del crimen, Wayne no quería verse envuelto en tales organizaciones
ilegales.

Era precisamente porque no tenían una buena opinión de sí mismos que querían aprovecharse de ella mientras
mantenían una operación fluida.

—¿Por qué...? Parece que estás pensando en algo que no podré entender de nuevo, pero ¿no es hora de que me
digas qué está pasando? Incluso yo sé con certeza que decirle que sí a ese tipo nos meterá en problemas en el
futuro. Estamos a punto de atacar una caravana del Reino Hechicero en su territorio, ¿entiendes? Ese huesudo
bastardo definitivamente no va a dejarlo pasar. No hay forma de que ese tipo no pierda la cabeza después de
esto, y la tuya puede que tampoco permanezca conectada a tu cuello por mucho tiempo.

Igthorn tenía toda la razón, pero Wayne tenía una idea; había accedido a la propuesta con una comprensión total
de los riesgos que implicaba.

—Tal vez ese sea el plan de ese idiota, echar toda la culpa sobre nosotros y embolsarse los bienes robados para
sí mismo. ¿Qué tal si seguimos con su plan? Patrullaremos nuestros propios territorios y por casualidad nos
encontraremos con un grupo de bandidos, el grupo responsable del ataque a la caravana del Reino Hechicero.
Después de eso, los mataremos a todos. Es crucial que sólo nosotros seamos responsables de cuidarlos.
Si la caravana de un individuo fuera atacada, ninguna víctima se retiraría simplemente después de recibir la
noticia de que los autores fueron asesinados. Esto se aplica incluso a nivel nacional. Las represalias hubieran
sido más que justificadas. Por ello no debían dejar ninguna prueba de su participación. Además, habían logrado
que les fuera más fácil defender su inocencia inventando que simplemente se ocupaban de un incidente que
había ocurrido por casualidad en sus tierras.

—¿Qué te parece? No es un mal plan el ganarse el favor del Reino Hechicero, ¿verdad? Incluso si se sospecha
que estamos involucrados, podemos decir que intentamos ayudar a la caravana. Estaremos bien mientras los
perpetradores estén todos muertos. Ya sabes lo que dicen, los muertos no cuentan cuentos.

—Nos estamos adelantando, pero tenemos que considerar la posibilidad de que haya sacerdotes que puedan
resucitar a los muertos. ¿Sabes lo que también dicen? El cura no miente.

—... ¿Realmente crees que hay sacerdotes capacitados para la resurrección en el Reino Hechicero? ¿En un país
donde se dice que los no-muertos caminan orgullosos por las calles, atormentando a los vivos?

—No, supongo...

Wayne sonrió al coincidir con Igthorn.

—Independientemente de los objetivos de ese hombre, un atentado a una caravana del Reino Hechicero es
beneficioso para nosotros, sin importar el resultado. No importa si el ataque tiene éxito —lo cual no creo que
suceda— o fracasa, porque el Reino Hechicero estaría en alerta máxima para futuros ataques, en cualquier caso.
Podrían dejar de almacenar grano con los comerciantes del Reino. De esa manera, esos idiotas recibirían una
llamada de atención y empezarían a hacer planes con una base más sólida. Ademas... —Wayne se rió
burlonamente— ese hombre estará acabado sin importar lo que pase.

—¿Vale la pena todo el lío? ¿Para que tomemos todos estos riesgos sólo por él?

—Por supuesto que no vale la pena personalmente, pero es necesario obstaculizar a Cygnaeus, la mujer que está
detrás de él, aunque sea por poco. Ella debe estar planeando usarlo para manipular la facción y alejar la atención
de ella, permitiendo finalmente que su sindicato opere de una forma al descubierto. Si no fuera así, no tendría
sentido que invirtieran tanto dinero en la facción.

La facción Real y la facción Noble ya habían perdido mucho de su poder. Si uno pudiera manipular libremente
esta tercera facción suya, sería capaz de ejercer una aterradora cantidad de autoridad. Esto significaba que los
Ocho Dedos estarían a cargo de los asuntos legales e ilegales del Reino.

—Yo sólo sería capaz de encontrar soluciones temporales para estas cosas, pero tú ya has pensado en esto, ¿eh?

Como dijo Igthorn, tal idea debería estar fuera del alcance de las mentes de los nobles, y mucho menos de un
humilde Barón. La verdad es que no todos los barones son iguales, algunos poseían más tierras que los nobles
de mayor rango. Desafortunadamente para ellos dos, sus territorios eran del tamaño apropiado para un Barón,
así que eran solo barones promedio del Reino.

Todo lo que los nobles sin conexiones en la facción Real o la facción Noble deseaban hacer era desarrollar
mejor sus tierras. Para que esto ocurra, el Reino también debe cambiar para mejor.

Ellos tuvieron la idea no sólo porque eran nobles, sino también por sus propias ambiciones.

Lo que deseaban era ser más ricos y felices.


Para eso, explotarían cualquier oportunidad beneficiosa al máximo.

—Pero incluso si nos cambiáramos a una facción mejor, tendríamos que reconstruir nuestra reputación y
conexiones de nuevo, ¿verdad?

—Sí, claro.

Se habían unido a la facción para obtener oportunidades que de otro modo no tendrían a su disposición si se
hubieran unido a una facción más establecida. Sin embargo, nunca esperaron que los Ocho Dedos nombraran a
tal cretino para su posición de liderazgo. Parecía que unirse a esta facción fue un error.

—Hablando de eso, ¿el Reino Hechicero puede usar esto como una excusa para declarar la guerra al Reino?

Wayne lo pensó por un momento y sacudió la cabeza.

—Improbable. El Reino Hechicero es una nación con una sola ciudad, les falta la mano de obra para ocupar
todo el Reino. Incluso si tienen muchos no muertos, de todas formas sólo son adecuados para un simple trabajo
manual. No podrán hacer frente a un país, así que aunque se declarara la guerra, sólo pedirían la tierra más
cercana a ellos como mucho... No debería ser un problema para los nobles como nosotros, cuya tierra está lejos
del Reino Hechicero. Así que...ahora.

Levantó un puño cerrado mientras hablaba e Igthorn imitó sus movimientos para darle un golpe de puño.

—¡Hagámoslo!

—¡Si!

Parte 3
Philips había llegado finalmente a su destino, un tramo de camino en el feudo del Barón Delvin. Había llevado a
sus soldados apresuradamente, desde el día anterior y acampando durante la noche, en el lugar del ataque. De
acuerdo con la información, una caravana del Reino Hechicero pasaría por este lugar.

Philips iba a caballo, mirando a sus soldados alineados.

Eran soldados, o más exactamente aldeanos, bajo su mando.

Se reunieron un total de cincuenta.

Había enviado órdenes de reclutamiento por todo su territorio, pero no muchos hombres respondieron al
llamado. La respuesta más común fue que ya habían servido el tiempo que estaban obligados a hacerlo.

Lo cierto es que esto molestó mucho a Philips.

El plan fue diseñado para la futura prosperidad de sus tierras, para el bien de todos los que vivían allí. También
había una abundancia de potenciales botines de guerra, que Philips había pensado y propuesto que se
distribuyeran a todos. Aun así, nadie vino a ayudar.

<<Son demasiado tontos.>>

Un montón de ignorantes que no podían decir si algo les beneficiaba o no. No, esta era la razón exacta por la
que tenían que ser guiados y dominados por un genio como él.
A pesar de intentar convencerse a sí mismo de lo contrario, su ira hacia aquellos que no lo entendían se
encendió. Había pensado en el reclutamiento forzoso, pero eso enfurecería definitivamente a su padre, el cual ya
tenía puesto un pie en las puertas de la muerte.

Al final, les pagó por adelantado con el dinero que le había prestado Hilma.

Después de todo su duro trabajo, consiguió reunir a cincuenta hombres, pero estos eran o bien viejos que ya
habían pasado su mejor momento, jóvenes enfermos con cuerpos frágiles, u hombres con egos inflados que iban
por ahí buscando peleas en sus pueblos y que generalmente eran conflictivos.

Para decirlo sin rodeos, eran el peso muerto de su pueblo y ninguno de ellos valía el dinero. Aun así, Philips
sentía una emoción indescriptible disfrutando de la mirada de sus soldados.

Tenía la corazonada de que una historia heroica propia, ampliamente difundida, estaba a punto de suceder. No,
ya había comenzado.

A medida que su territorio se expanda inevitablemente, también crecerá su estatus. Pronto se apuntará al
escenario mundial en un escenario brillante.

Estaba a punto de asestar el primer golpe al Reino Hechicero, una hazaña que nadie más había hecho. Como
una estratagema para contener al Reino Hechicero, esto seguramente permitiría a Philips recibir grandes elogios
de la familia real y un rango acorde con este logro. Quizás incluso podría casarse con esa hermosa princesa.

—Entonces, milord, ¿podemos realmente atacarlos?

Philips, que había estado disfrutando de su fantasía, fue arrastrado de nuevo a la realidad como si un cubo de
agua fría acabara de ser arrojado sobre él.

Volvió a sus sentidos y miró al soldado que le había hecho la pregunta. 

El soldado era un hombre ordinario, de unos 30 años de edad. Vestía ropa desaliñada y, por alguna razón,
sostenía una pala de madera. Incluso un garrote habría sido mejor que una pala, de lo contrario incluso algunos
de los palos que había por aquí habrían funcionado mejor. Philips quería decir algo al respecto, pero la pala fue
probablemente el resultado de su orden de que trajeran sus propias armas.

Francamente, viendo que algunos de los aldeanos estaban faltos siquiera de palos le daba a Philips un poco de
dolor de cabeza. Además de ellos, sin embargo, el grupo en su conjunto parecía como si fueran unos bandidos
indigentes. Tal vez incluso podrían engañar a sus oponentes para que lo creyeran.

Los soldados a su alrededor aparentemente estaban de acuerdo con las dudas del hombre, ya que todos los que
estaban a la vista volvían la cabeza hacia él como diciendo "sí, yo estaba pensando en lo mismo”.

—Estaremos bien, esto es un movimiento para salvar el Reino.

—Uh, milord, no entendemos realmente todo el asunto del Reino, es demasiado complicado para nosotros. No
nos atarán y nos cortarán la cabeza, ¿verdad? —Otro hombre preguntó, y pronto los otros comenzaron a hacer
eco junto con sus “sí”.

Philips se sorprendió mucho por las preguntas que demostraban una completa falta de comprensión de la
justicia.
«Es precisamente porque existe tanta gente como ellos, que alguien con talento como yo tiene que dirigirlos.
Nadie obedeció mis planes sobre la administración de los cultivos porque esta gente sólo podía pensar en un
nivel superficial...»

—Dije que no habrá problemas, ¿están todos sordos?

—...No, no lo estamos.

Los soldados no estaban convencidos, su rencor era visible.

Tal vez debería haber ejecutado a alguien como advertencia a los demás, pero eso haría parecer que no podía
liderar en absoluto. Perdería su dignidad si no pudiera hacerlos trabajar a pesar de saber que había riesgos.

Cuando Philips entró en pánico y no supo qué hacer, escuchó el abrumador sonido de los cascos de caballos
pisando el suelo. Volvió la cabeza para ver a dos jinetes galopando hacia él. Sus rostros estaban cubiertos
excepto por los ojos, pero aun así sabía quiénes eran.

Los dos se detuvieron a lo lejos y lo saludaron.

«¿Por qué no vienen hasta aquí? ¿No deberían venir hacia mí y no al revés?» Philips pensó que tal vez tenían
algo que decir que debía mantenerse en secreto.

—Hm, supongo que tengo que hacerlo.

Finalmente pudo sentirse un poco mejor consigo mismo diciendo cosas de manera pretenciosa y así cambió su
expresión a una frívola para igualar.

Philips se acercó a ellos a caballo. Había practicado la cabalgata, así que hacer que un caballo caminara en línea
recta no era un problema.

—Barón, ¿cómo van sus preparativos?

El rostro del hombre estaba enmascarado, por lo que era difícil identificarlo, pero a juzgar por la voz y su
constitución, se podía deducir que el hombre era el Barón Delvin, o Wayne.

Su traje, sin embargo, no se parecía en nada al de un barón.

La armadura de cuero estaba un poco sucia y una espada colgaba de su cintura. Su caballo parecía aburrido y
sin vida, como un caballo de granja en lugar de un caballo de guerra. A su lado estaba el Barón Rokerson, o
Igthorn, que se veía más o menos igual. Su apariencia era tan parecida que incluso sus caballos se veían
similares.

A diferencia de Philips, que tenía algún apoyo financiero, ellos parecian ser bastante pobres. Philips pensó en la
época en que los había visto con ropas desgastadas, y trató de ocultar el sentido de superioridad que estaba a
punto de mostrar en su cara.

«Bueno, ahora no puedo mostrar a este patético dúo que estoy irritado por la baja moral de mis soldados,
¿verdad? Esto es una molestia.»

Él, como alguien de mayor estatus, debería mostrar a los que están por debajo de él las razones por las que es
superior a ellos. Philips debía ser un modelo para la sociedad, y los inferiores debían seguir a Philips. De esa
manera, el mundo podría funcionar sin problemas.
—¿Sólo ustedes dos? ¿Qué hay de sus hombres?

—Ya los hemos preparado, ¿verdad?

—Exactamente, nuestros soldados flanquearán a los de Philips-kakka y estableceremos la formación de ala de


grulla.

—¡Oh! ¡La formación de Ala de Grulla!

Incluso Philips sabía de esa formación. Desplegar una formación tan famosa fue algo muy gratificante; era
como si se hubiera convertido en el protagonista de algún cuento.

—Así que, en caso de que las cosas vayan mal, por favor, dispérsense hacia la izquierda y la derecha. Los
enemigos no se dispersarán si sólo vamos en una dirección. Recuerden separarse lo más posible cuando se
retiren.

—Entiendo. Está bien, no necesitas recordarme...

—¿No sería mejor decidir de antemano quién debe ir en cada dirección? Una retirada exitosa puede ser difícil
en el calor de la batalla. Esto se aplica a Philips-kakka también. ¿En qué dirección se retirará?

Hablaron como si hubieran previsto su derrota, esto hizo que Philips se disgustara bastante.

—¿Así que estás convencido de que voy a perder?

—No, no, no es nada de eso, Philips-kakka. ¿Acaso no ha oído hablar de la táctica de fingir una retirada para
exterminar a todos los enemigos que te persiguen de una sola vez?

—ah, ajá, sí lo he hecho.

«Oh, ya veo.», Philips aceptó su explicación, pero como sería desagradable admitir su ignorancia, actuó como si
ya supiera de la táctica.

—Como pensaba, usted lo sabía. Bueno, ahí lo tiene, esta es la estrategia, una que incluye una retirada
estratégica.

«Bueno, en ese caso...» Mientras Philips se preparaba para discutir hacia dónde retirarse, se dio cuenta de que
faltaba una información importante.

—Antes de responder, tengo una pregunta. Aún no me han dicho el tamaño de sus fuerzas. ¿Cuántos hombres
habéis traído?

—75 cada uno.

Philips estaba tan sorprendido de que pudieran reunir más hombres de los que él podía, que la idea de que «con
estos números, escapar en cualquier dirección sería lo mismo.» nunca se le pasó por la cabeza hasta más tarde.
Philips racionalizó que, ya que este era su territorio después de todo, tenía sentido que no sería tan difícil para
ellos hacerlo. Si se tratara simplemente de una cuestión de cantidad, las cosas habrían sido mucho más fáciles,
el problema radicaba en sus consideraciones previas. Philips estimaba que podría haber reunido al menos el
doble de hombres si estas hubieran sido sus tierras.
—...si tenemos tanta mano de obra, ¿no tiene más sentido que ataquemos todos al mismo tiempo? Después de
todo, tenemos alrededor de 200 hombres aquí.

—Aunque esa sería una opción viable también, no sería la formación del ala de grulla. Para que sea una
formación de ala de grulla, los soldados de Philips-kakka deben avanzar primero con nuestras fuerzas cubriendo
los flancos.

—¡Ahh, entonces es por eso!

Claro, a causa de eso. Se las arregló para olvidarse completamente de ello.

Wayne dejó escapar un suspiro en el aire. Como su cara estaba completamente cubierta, nadie podía ver su
expresión actual.

—Me alegro de que pueda entenderlo. Ahora bien, ¿en qué dirección deberíamos retirarnos?

—Ah, sí. Nos retiraremos hacia la dirección de Igthorn-kakka entonces.

—Así que, hacia el flanco izquierdo, entiendo. Entonces le pediré que se atenga al plan de batalla que habíamos
discutido antes. Por favor, también tenga cuidado con los arqueros, no es tan raro que los caballos maten a sus
jinetes en una estampida una vez que han sido alcanzados por las flechas.

—Mientras tenga esta armadura, estaré bien, aunque me pise un caballo. Este es un artículo de alto grado que
fue hecho a mano por un herrero de renombre y encantado por hechiceros.

El juego de armadura de Philips era un regalo de Hilma. La armadura había sido encantada con magia que
impulsó su defensa, permitiéndole superar el arsenal que había sido transmitido como una reliquia familiar en
su casa. Aunque había recibido este regalo hace tiempo, nunca había tenido la oportunidad de probarlo. Este
será el debut de la armadura.

A diferencia de él, esos barones de ahí jamás podrían tener algo de tan alta calidad. Philips se esforzó al
máximo para evitar que su sentido de superioridad apareciera en su voz.

—Aún así, es mejor pecar de precavido. Todo sería en vano si Kakka muriera en la refriega. Esta es la verdad.

—Eso es correcto, porque Philips-kakka es nuestro general.

—Incluso si se pone una armadura tan excelente, todavía hay puntos débiles donde una flecha podría golpear.
Además, no importa cuán duradera sea la armadura, no puede defenderse contra la mayoría de los hechizos. Por
favor, no baje la guardia por la armadura, después de todo, Philips-kakka es nuestro general.

Sus repetidas advertencias molestaron mucho a Philips, pero él entendió de dónde venían. Si un general fuera a
ser asesinado, la batalla terminaría, eso era de sentido común.

Sabiendo que estos dos lo veían como su líder, Philips no pudo evitar sonreír.

—Por supuesto, lo entiendo.

—...Ademas, ¿dónde desplegará Philips-kakka nuestras formaciones? Sería demasiado peligroso desplegarlas
en la carretera. Creo que sería mejor quedarse atrás, de esa manera podríamos acudir en su ayuda si tenemos
que retirarnos. Ayudaría si nos dijera su posición.
Philips estaba de acuerdo.

Cuando el general estaba en peligro, es el deber de sus subordinados acudir en su ayuda. Aunque esto era de
sentido común, Philips se sorprendió de que no fuera él quien lo sugirió en primer lugar.

«Habría notado estas cosas si fuera el yo habitual... ahora mismo estoy demasiado excitado. Es la primera vez
que organizo una batalla de esta magnitud.»

Philips tragó ligeramente y respiró profundamente.

—¿Qué... qué pasa?

—Ah, nada. Sólo trataba de templar la pasión ardiente por esta batalla en mi corazón.

—...oh, ya veo. ¿Es así...? Umm, ¿entonces dónde le gustaría a Philips-kakka esperar la caravana?

—En primer lugar...

Philips echó un vistazo a su izquierda y derecha.

Los caminos pavimentados eran bastante amplios, suficiente espacio para que dos carros pasaran uno al lado del
otro. Este camino parecía ser una importante fuente de ingresos para el Barón Delvin.

Había frondosos bosques a los lados de la carretera, pero los puntos más cercanos al camino donde los bandidos
se escondían normalmente, habían sido completamente despejados hasta sólo pasto.

El bosque estaba bajo gestión humana, aparentemente para permitir a los cerdos buscar bellotas y similares en
los terrenos, por lo que no había necesidad de estar en alerta por monstruos o bestias salvajes. 

Si ese es el caso...

—Prepararemos la emboscada en el bosque.

—Ya veo. Si ese es el caso, conozco un lugar adecuado. Hay un trozo de bosque donde ya se han quitado las
ramas, las malas hierbas y todo lo demás, que podría permitirnos retirarnos a caballo. ¿Qué le parece?

—¿Existe tal lugar?

—En efecto. Cuando Philips-kakka decidió lanzar la emboscada en estas tierras sabíamos que algo así era
necesario, así que nos tomamos el tiempo de preparar ese lugar.

Philips había elegido repetidamente este terreno para la emboscada en sus reuniones anteriores. Aunque había
pedido la opinión de Wayne e Igthorn, ambos se remitieron a Philips. Debió ser bastante problemático para
ellos hacer los preparatorios con posterioridad.

—Entonces te estoy muy agradecido.

—Tonterías, ya que tiene que asumir los riesgos de liderar el primer ataque, lo que hicimos fue justo lo que nos
correspondía, ¿no?

—¡Es tal como Wayne-kakka lo había supuesto!


Los dos llevaron a Philips al sitio y fue tal como lo habían descrito. No debería haber problema para que los
caballos galopen si el terreno está en estas condiciones.

Cuando terminó su discusión con los dos, Philips simplemente se dirigió a sus soldados.

Philips no podía dejar de sudar debido a su armadura de cuerpo entero, y como estaban en un terreno irregular,
su casco podía hacer que perdiera el equilibrio y cayera fácilmente.

—Whooo, whooo.

Philips resopló fuertemente cuando se quitó el casco para engancharlo por debajo de la cintura. Sacó un pañuelo
y comenzó a limpiarse la frente con furia.

Philips sintió que la armadura era un fracaso. Aunque las capacidades defensivas de una armadura son su
cualidad más importante, la movilidad es igualmente importante. En su memoria, parecía recordar que había
encantamientos que aligeraban la armadura, tendría que pedir uno de esos en el futuro. O tal vez un
encantamiento que le impida sudar mientras lleva la armadura.

Debería hablar con Hilma sobre esto la próxima vez que esté en la capital.

Después de tomar nota mental de eso, volvió al sitio donde vio a sus soldados aburridos sin hacer nada.

—El tiempo ha llegado.

— Pero Milord. ¿Quiénes son esos hombres que se han cubierto la cara? Su apariencia grita la de un bandido.
¿Nos están tendiendo una trampa?

—Eso es imposible, aquellos hombres son obviamente estimados nobles del Reino. Hablando de su apariencia,
no lo menciones. No es como si cada noble pudiera permitirse una armadura de cuerpo entero.

Además, durante la batalla de las Llanuras de Katze, las familias que habían perdido a sus sucesores también
perdieron muchas armas y armaduras heredadas. La familia de Philips estaba en esta misma situación, si perdía
esta armadura sería difícil adquirir una de nuevo.

Aunque parece que los soldados no creían en su razonamiento, no había necesidad de forzarlos a aceptarlo.

—¡Está bien! ¡Esperemos a que llegue la caravana! ¡Después de que llegue, la atacaremos inmediatamente!

Philips no escuchó ninguna respuesta y levantó la voz.

—¿¡Entienden!?

—Entendido...

Aunque todos respondieron a regañadientes, sus voces al unísono fueron lo suficientemente fuertes para ser
escuchadas. 

Philips no estaba satisfecho con su respuesta, pero tendría que dejarlo así. Esta era su primera batalla después de
todo, no había necesidad de que cumplieran todas las expectativas.

Para que se conviertan en excelentes soldados, deberían concentrarse en los problemas más inmediatos.
Mientras Philips reflexionaba sobre estos pensamientos, se sentó en el suelo como si su cuerpo se rindiera al
deseo de descansar.

Parte 4
Un vasto sindicato criminal conocido como los Ocho Dedos, acechaba en las sombras del Reino.

Existían ocho divisiones dentro del sindicato, una de ellas era la división de contrabando. Christopher Olsen, un
miembro de dicha división, tenía la cara de un comerciante honesto. Sus palabras tenían bastante peso en la
principal ruta comercial que conectaba la capital real con el lado oeste del Reino. Como tal, había tenido la
experiencia de primera mano de que sus almacenes fueran saqueados de varios tipos de mercancías durante el
desenfreno de Jaldabaoth.

Tuvieron pérdidas sustanciales, pero no significó el fin de su compañía. Aun así, ahora se necesitaba una
cantidad considerable de tiempo para recuperar esas pérdidas, por lo que se vio en la necesidad de pedir
prestado una parte de los fondos a los Ocho Dedos.

Hay que gastar dinero para ganar dinero, así es como funcionaban los negocios. Por supuesto, también podía
conducir a mayores pérdidas, pero mientras mantuviera la cabeza fría y evitara riesgos innecesarios, no había
mucho de qué preocuparse.

Pedir prestado dinero de Ocho Dedos, sin embargo, lo llevaría a uno, por el camino gradual a la pérdida propia.
Los Ocho Dedos obligaban a los comerciantes que habían tenido pérdidas a dedicarse a actividades delictivas
como el contrabando, la venta o el transporte de narcóticos.

Los comerciantes caían en esta trampa con bastante frecuencia.

¿Y qué hay de Christopher, que ya había sido atrapado?

Para pedir dinero prestado, había sostenido una reunión con los líderes de las divisiones, lo que le sorprendió,
por decir lo menos. Christopher pertenecía a la división de contrabando, por lo que la gestión de los préstamos
debería haber estado a cargo de sus superiores en la misma división. Las reuniones con los ejecutivos de las
otras divisiones deberían haber sido una imposibilidad.

A pesar de todo esto, se reunió con los altos mandos. ¿Fue porque sus logros le habían hecho merecedor de una
alta recomendación? ¿O fue por alguna otra razón desconocida para él? No podía entender por qué, incluso
después de que la reunión había concluido. De lo único que estaba seguro era de sus sospechas sobre la inusual
actitud amistosa de los líderes de las divisiones hacia él, sabiendo muy bien cómo eran temidos incluso por el
lado oscuro de la sociedad.

Por supuesto, la buena voluntad de los jefes de la mafia se podría aparentar tan fácilmente como cualquier otra
cosa.

Además de eso, le llamó la atención del hecho de que ellos, como corresponde a su estatus en el más alto nivel
de la organización, aparentemente se tomaban su propia salud bastante en serio. Aunque se preguntaba si tal vez
estaban demasiado flacos, eran definitivamente más saludables en comparación con un cuerpo con sobrepeso.

Tales personas de importancia le habían otorgado un trabajo en el acto.

El tipo de trabajo que se le diera dependía de varios factores, como la cantidad de dinero prestada, el valor de la
persona como ser humano y si esa persona podía ser útil para los Ocho Dedos en el futuro. A los que tenían
mejores calificaciones se les daban trabajos más seguros y viceversa.
El trabajo que se le dio fue...

—Transporte de grano del Reino Hechicero, eh. Todavía no está claro si es seguro o no, hm.

—Hm, ¿qué pasa? ¿Ha dicho algo, señor?

—Oh, no te preocupes por mí. Sólo estoy murmurando para mí mismo.

El que respondió a su pregunta fue el líder de la división de mercenarios.

Era un hombre robusto.

Muy diferente de Christopher, que tenía cuarenta años y guardaba una gruesa capa de grasa alrededor de su
cintura. El hombre era joven, agudo, y aparentemente sólo en sus veinte años.

Llevaba una placa de acero en el pecho con una cota de malla debajo. Un yelmo que podía cubrir toda su cara se
sentaba a su lado, junto con una espada bien usada.

El hombre era el líder encargado de proteger la caravana de grano del Reino Hechicero, que consistía en siete
carros.

El destacamento de seguridad consistía en 24 personas en total, todas ellas empleadas por Ocho Dedos y que,
como el propio Christopher, pertenecían a la división de contrabando.

Aunque eran miembros del mismo departamento, seguían cobrando por su servicio y a una tarifa más alta que la
de los mercenarios de nivel similar. Por otro lado, ya no tenían que preocuparse por la fuga de información para
misiones secretas, ya que eran más leales a la misión en cuestión.

Ante amenazas que no podían ser atendidas, los mercenarios regulares probablemente abandonarían la misión,
pero estos hombres luchaban como guardianes de retaguardia hasta la muerte. Esto era comprensible, ya que el
abandono de la misión les costaría a los superiores su dignidad; como resultado, serían perseguidos y asesinados
incluso si salieran vivos.

Por lo tanto, para alguien como Christopher que no conocía a ningún mercenario de confianza, estos hombres
de los Ocho Dedos eran probablemente su mejor opción. Pero, por otra parte, para esta misión, eran su única
opción.

Fue una orden directa de los superiores de usar a estos hombres.

Para compensar la falta de opciones, ellos debían prestar sus servicios de forma gratuita y así él tendría un
excedente de fondos para contratar aún más mercenarios. Sin embargo, la contratación de más mercenarios sería
vista como una señal de desconfianza hacia los hombres. No importaba el hecho de que su empleo estuviera
especificado por los altos mandos, por lo que contratar a otros mercenarios podía ser visto como una violación
de sus órdenes.

Después de pensarlo un poco, Christopher decidió no contratar más mercenarios.

Además, todos los guardias parecían ser bastante capaces, pero por supuesto, Christopher, que no era un
guerrero, no podía captar adecuadamente su fuerza. Sin embargo, esto no era un problema, ya que los superiores
respondieron por ellos afirmando que eran excepcionales. Ir en contra de las órdenes sería peligroso sin
importar la razón.
Dicho esto, si se le preguntara, si sentía que era seguro partir con un escolta tan pequeño, habría deseado
hombres más capaces.

Habría sido genial si hubiera podido pedir prestado a un jefe del departamento de seguridad, un miembro de las
Seis Armas, el grupo de ejecución de los Ocho Dedos. No hace falta decir que ese deseo nunca se haría
realidad.

Se dijo que las Seis Armas, incluyendo a su líder Cero, que se decía era el guerrero más fuerte de todos los
Ocho Dedos, fue exterminado en un conflicto con la familia real, justo antes de la calamidad causada por
Jaldabaoth.

La información obtenida atribuía su derrota a Brain Unglaus, un guerrero que servía bajo la Princesa Dorada.

Sería indignante asumir que los seis fueron derrotados por una sola persona, pero aparentemente las Rosas
Azules, un grupo de aventureros de rango adamantita, también se unieron a la lucha. Christopher dedujo de esto
que era más probable que fuera una batalla de seis contra seis.

Se dijo que el departamento de seguridad había perdido la mayoría de sus miembros en la batalla. En ese
momento, cada departamento estaba construyendo una fuerza propia para compensar la pérdida, hasta el punto
de que incluso los miembros de la división de asesinatos comenzaron a operar en la luz.

Sin embargo, esto logró mejorar el estado de ánimo de aquellos dentro de los Ocho Dedos hasta el punto de que
ahora estaban mejor que antes de la aparición de Jaldabaoth.

Los conflictos internos eran frecuentes en el pasado y no era improbable que uno cayera víctima de los trucos
sucios que se hacían a sus espaldas. Algunos comerciantes incluso llegaron a ser denunciados a las autoridades
por personas de otros departamentos durante las etapas más cruciales de una misión de contrabando.

Sin embargo, en este momento, los altos mandos cooperaban tanto entre sí que era casi repugnante siquiera
pensar en ello.

El negocio se había expandido como resultado y los beneficios ilegales de cada operación también crecían.

—Puhuuu-ahhh.

El líder mercenario se tiró un pedo audible mientras bostezaba. Era un fenómeno fisiológico inevitable, pero no
tenía intención de disculparse.

Una acción vergonzosa.

Christopher frunció el ceño. Era el peor sonido para despertar de sus pensamientos.

Honestamente quería quejarse, pero este hombre iba a ser su compañero durante el viaje de ida y vuelta a Re-
Lovell, una gran ciudad portuaria en el lado oeste del Reino. Su deseo de mantener una relación amistosa con él,
suprimió su deseo de quejarse.

Los barcos se usarían para transportar la carga de Re-Lovell al Reino Santo, así que ese sería el trabajo de cierto
comerciante marítimo. Era un gran hombre y Christopher lo conocía bien. Le sorprendió que el hombre también
fuera miembro de "Ocho Dedos", pero afirmó que colaboraban únicamente por los beneficios mutuos.

Aun así, no pudo evitar preocuparse.


—Pareces relajado. ¿Crees que nadie va a atacar?

—¿Hm? Oh, no he tenido esa sensación de escozor, así que no prob... Oh, probablemente querías decir que no
se puede confiar en los sentimientos, ¿eh? Bueno, yo entiendo de donde viene esa preocupación, pero
seguramente has tenido momentos en los que pensaste "esto va a funcionar bien", ¿verdad? También hay
momentos en los que has tenido un mal presentimiento sobre algo, así que tratas de planearlo, y terminó siendo
verdad, o algo así.

—...Sí, he tenido esas experiencias.

—¿Ves? Nuestras experiencias pasadas pueden funcionar como nuestra intuición.

El líder mercenario habló en un tono que no coincidía en absoluto con su apariencia.

—Mira. Ademas, también estamos alzando la bandera del Reino Hechicero. Sólo pueblerinos ignorantes
convertidos en bandidos se atreverían a atacar tal caravana, en cuyo caso, podemos fácilmente encargarnos
incluso de cien de ellos.

—¿Y si no son simples bandidos?

—¿Te preocupas por mercenarios de clase baja? Los mercenarios experimentados están sorprendentemente bien
informados. Aquellos que ni siquiera conocen las banderas de los países de alrededor no me asustan en
absoluto. ...Parece que no te lo crees. Piénsalo, ¿no sería preocupante no saber con qué noble te estás peleando?
No querrás meterte en problemas de esa manera, ¿verdad?

—Eso tiene sentido... tengo curiosidad, ¿con qué nobles es más arriesgado pelearse?

—Sobre eso... por ejemplo, los famosos como Raeven y Boullope. Estos tienen fuertes ejércitos estacionados en
sus propios territorios y sería peligroso toparse con ellos. Bueno, ambos sufrieron grandes pérdidas en esa
guerra, así que tal vez no sean tan peligrosos como antes... Aunque uno nunca puede ser tan confiado. Blumrush
paga bien, así que no quiero que se ponga de malas... Bueno, simplemente no quiero enemistad de parte de
ninguno de los nobles señores.

—Pero estás siendo respaldado por un sindicato criminal. ¿Hablas en serio?

—Tú también, ¿verdad? Si me meto en problemas con ellos, los peces gordos me abandonarán sin pensarlo dos
veces. Lo mismo va para ti, ¿cierto?

—Sí.

Se callaron y el ambiente comenzó a ser un poco sombrío.

Se les recordó la crueldad de los altos mandos, pero no podían hacer nada al respecto como personas que
formaban parte de una organización de este tipo sólo por los beneficios. Tal vez había una forma de vida para
él, que no requería ninguna conexión con la organización, pero eso no lo habría llevado a convertirse en el gran
comerciante que es hoy. Tal vez aún habría tenido que atenerse a pequeños negocios hasta el día de hoy.

La palabra "si" tenía la connotación de una cantidad infinita de posibilidades, pero sin los medios para viajar
atrás en el tiempo, uno debe conformarse con el presente.

—...De todas formas, no te preocupes, ¿vale? Lo entiendo. 


— Entonces, ¿cuál es la peor amenaza que podríamos enfrentar a partir de ahora?

—Si el enemigo utilizara flechas llameantes para intentar quemar la caravana —quemar, no robar— eso
significaría que nos estamos involucrando en una conspiración mayor, un problema nacional. O en la
estratagema de una organización rival.

—Una organización que podría rivalizar con los Ocho Dedos... ¿Es eso posible?

—No lo sé. Incluso un grupo rival probablemente no querría quemar los bienes del Reino Hechicero, a menos
que estén seguros de que no se dejarán pistas. Personalmente, creo que las conspiraciones o trucos nacionales
del Reino o de otros países vecinos son más preocupantes. Probablemente estamos bajo una mayor amenaza de
recibir un ataque de esas fuentes...

—Si ese es el caso, entonces no tiene sentido preocuparse por eso, huh.

—¿Verdad? De todas formas, parece seguro por ahora. No te preocupes, sólo quédate quieto.

Parte 5
La caravana se estaba acercando a un bosque.

Podían utilizar este hecho para estimar su ubicación aproximada.

Christopher abrió una imagen mental de un mapa para confirmar que estaban haciendo un buen progreso.
Finalmente pudo relajarse. Arruinar un trabajo relacionado con el Reino Hechicero tendría consecuencias
aterradoras.

La hora era alrededor del mediodía. Sólo tenían que pasar por este bosque y luego podían tomar un descanso
como estaba previsto. Este no era un bosque salvaje, mostraba signos de estar bien mantenido por los hombres,
así que no debería llevarles mucho tiempo atravesar este lugar.

El sonido de los caballos dudando se podía oír dentro del carro tambaleante, haciendo que el carro comenzara a
reducir la velocidad.

Christopher echó un vistazo al líder mercenario y encontró que su aura era completamente diferente a la de
entonces, las cosas se estaban poniendo serias.

—Disculpa, pero parece que tengo trabajo que hacer.

Dos hombres asomaron la cabeza por las cortinas de la carrosa, subordinados del líder mercenario.

—¡Lo siento, jefe! Este tipo dijo que hay muchos aldeanos escondidos en los bosques.

El mercader escucho a los dos hablar mientras se giraba para mirar a Christopher. A quien se había referido
como "este tipo" era su explorador.

—...No son bandidos, ¿sino aldeanos? ¿En serio?

—Sí, me vasto con ver su equipo para saberlo de inmediato. No tienen armas ni armaduras. Muchos de ellos
llevan azadas y palas en sus espaldas... y algunos otros solo llevan palos.
—Incluso las rocas pueden ser usadas como armas... ¿pero azadas y palas, dices? Eso es extraño ¿Acaso las
azadas estaban muy afiladas?

—No pude ver más de cerca, pero parecían estar hechas de madera.

Christopher, que había estado escuchando silenciosamente la conversación, pensó que debían ser sólo aldeanos
normales que volvían a casa después de trabajar en sus granjas.

—¿Hah? ¿Realmente? ¿Azadas? ¿Es esto una broma...?

—No parecía que ese fuera el caso...

—¿Enviamos unos cuantos hombres para dispersarlos? Tal vez estamos siendo demasiado cautelosos...

El líder mercenario murmuró.

La situación requería que todos dijeran lo que pensaban, y probablemente por eso murmuraba lo
suficientemente alto para que los demás lo oyeran. Probablemente.

—Disculpe, perdón por entrometerme en su conversación, pero ¿puedo decir algo?

—Ah, está bien. Mientras sean sugerencias constructivas, nunca podremos tener demasiadas de ellas.

—En primer lugar, este bosque está bien mantenido – lo que significa que es un bosque cultivado, por lo que
probablemente la gente deja que sus cerdos se alimenten aquí o algo así. ¿siendo así, no significa eso que solo
están aquí para acorralar a sus cerdos? Si ese es el caso, si los dispersáramos, podría parecer que estamos
tratando de robarles su ganado porcino. También estamos ondeando la bandera del Reino Hechicero, por lo que
si circulara el rumor de que el Reino Hechicero está robando cerdos... ¿no sería malo que ese país se enterara?

—Tsss, el líder mercenario escupió con sus labios.

Hasta ese momento, su seguridad estaba garantizada por la bandera. Tenían el derecho de paso por algunas de
las ciudades a lo largo del camino y eran tratados con respeto por ello, pero ahora parecía como si la gracia del
Reino Hechicero se hubiera convertido en verdaderas ataduras. Traer la vergüenza al Reino Hechicero sería
traer el desastre sobre ellos mismos.

Por eso Christopher no se atrevió a traer ningún contrabando para venderlo más tarde.

—Dijiste que había muchos, ¿cuántos son 'muchos'?

—Para una estimación aproximada... ...parece que había alrededor de 50 hombres.

—Creo que es demasiada mano de obra para un simple trabajo de granja, ¿Qué opinas?

A pesar de que tuvo experiencia infantil haciendo las tareas del campo, a pesar de que sus padres eran
comerciantes, Christopher no tenía experiencia en la cría de cerdos.

—No, no. No sé si es demasiado o demasiado poco. No tengo idea de cuánta gente es necesaria para atrapar un
cerdo. Tal vez están aquí para plantar más árboles, o incluso cortar algunos. Escuché que también hay algunos
tipos de trabajo de granja que requieren cerdos o algo así...

Bueno, sí trajeron azadas, entonces lo más probable es que las necesitaran para arar la tierra.
—Entonces, ¿qué pasa con los nobles de esta tierra? ¿Alguna historia sobre él haciendo trabajar a sus siervos
hasta la muerte?

Christopher amasó su grueso cuello mientras respondía.

—No, él no es así. Es bastante joven pero también muy confiable. Su territorio también ha sido estable bajo su
dirección. Si aprendiera más sobre la etiqueta de la aristocracia y las estrategias políticas, tendría un brillante
futuro por delante.

Aunque no lo conocía bien, habían tenido conversaciones cuando Christopher suministró alcohol a una taberna
de la capital que estaba siendo financiada por los Ocho Dedos.

Era desafortunado que Christopher no hubiera recibido una orden de nombramiento, por lo que nunca antes
había hecho negocios con ese noble, incluso cuando tuvo que pasar por este tramo de carretera en su territorio.
El señor aquí tenía un potencial digno de la atención de Christopher, y de ninguna manera era del tipo que
moviliza a los aldeanos para atacar caravanas. Por lo que Christopher podía recordar, no había muchos aldeanos
en el feudo de ese hombre que estuvieran tan hambrientos como para atacar una caravana de comercio, no
importaba que fueran cincuenta.

Había una gran diferencia entre él y el hombre que le presentó Hilma Cygnaeus. No, ese hombre era
simplemente incomparable en su inferioridad. 

Christopher no pudo evitar tensar su frente ante el recuerdo de haber sido maltratado allí.

—Jefe, aunque fueran a atacar, sólo son cincuenta aldeanos desarmados y sin armadura. Deberíamos ser
capaces de derrotarlos fácilmente.

—¿Qué posibilidades hay de que esto sea un cebo y haya más soldados esperando una emboscada?

Los dos mercenarios se miraron el uno al otro al oír lo que decía su líder.

—Eso es posible. ¿Deberíamos explorar nuestros alrededores? Si es así, necesitaremos algo de tiempo.

—Más vale prevenir que lamentar, hazlo.

—Por favor, no tardes demasiado, si nos desviamos demasiado de los planes tendré que pagar al transporte
marítimo más costoso para recuperar el tiempo perdido.

—Entendido, sólo será un vistazo.

 —Vuelve lo antes posible.

El explorador asintió con la cabeza y salió corriendo.

Después de unos diez minutos, volvió para informar que aparte de los cincuenta, no parecía haber nadie más
que quisiera emboscarlos.

Llegaron a la conclusión de que debían estar allí para el trabajo de granja y continuaron su camino. No habían
pasado ni cinco minutos antes de que el carruaje se detuviera de nuevo.
—...Patrón, le pido disculpas, pero ¿puedo molestarlo para que salga un momento? Los aldeanos han bloqueado
nuestro camino. Si tuvieran alguna intención maliciosa, los hubiéramos asustado, pero parecen permanecer
indiferentes, letárgicos, o... no tienen buen aspecto. Así que esperaba que pudieras salir y hablar con ellos. Por
supuesto, su seguridad es nuestra principal preocupación, así que hemos preparado este escudo para usted.

A decir verdad, Christopher realmente quería declinar la petición del mercenario. No creía en sus propias
habilidades, después de todo, había evitado todas las confrontaciones violentas a lo largo de su vida.

Pero, esto no era algo que pudiera ignorar. Si se veían envueltos en una disputa sobre lo que pasó hoy, le
costaría a Christopher su acceso a este camino. En ese caso, no sólo le afectaría a él, sino también a sus hijos
que heredarán su negocio.

—...Sí, vamos.

Christopher y el líder mercenario bajaron juntos del carruaje y caminaron hacia el frente del séquito. Fueron
escoltados por mercenarios que llevaban un gran escudo conocido como escudo de torre, que podía cubrir la
mitad de su cuerpo durante las negociaciones.

Además, también fueron seguidos por alabarderos que estaban allí como elemento disuasorio y arqueros que se
escondieron en el bosque. Por supuesto, el líder mercenario también estaba allí. Había advertido a Christopher
que escuchara atentamente sus órdenes si se presentaba una situación.

Entre los dos lados del bosque en el camino delante de ellos, se sentaron algunos aldeanos parlanchines.

No había duda, sólo podían ser aldeanos que volvían a casa después de haber terminado un día de trabajo
agrícola.

Pero si ese era el caso, ¿por qué se detuvieron en medio del camino para bloquearlos?

Quizás el líder mercenario había percibido las preocupaciones de Christopher, cuando empezó a murmurar
hacia él en un intento de iniciar una conversación.

—Oye, bastante desconcertante, ¿verdad? Si están planeando saltar sobre nosotros, deberían haberse dividido en
dos y esconderse en el bosque o algo así. Hay muchas maneras de preparar una emboscada, pero ninguna de
ellas requeriría que te mostraras en medio del camino. Ningún comandante sería tan estúpido como para
cometer tal error.

—¿Podría ser que estén tratando de asustarnos?

—¿Asustarnos? ¿Con su equipo? ¿Con esos números? ¿No sería un grave insulto para nosotros si ese fuera el
caso? ¿Acaso mi patrón sólo ha empleado mercenarios de tan bajo nivel antes?

Era justo como él había dicho.

Christopher no se molestó en responder, sino que sólo miró fijamente a los aldeanos. Dicho esto, la distancia
entre ellos era enorme y había filas y filas de mercenarios delante de ellos. Aun así, tenía que hablarles y
arreglar esto sin derramar sangre preferiblemente.

—Escuchen por favor. Sólo soy un simple comerciante que ha aceptado un contrato de transporte. Si están en el
camino para mendigar a algún noble o lo que sea, no queremos tener nada que ver con eso. Por favor,
abandonen el camino o de lo contrario nos veremos obligados a tomar las armas contra todos ustedes en nombre
de la autodefensa.
Un hombre apareció del bosque justo cuando había terminado de hablar con los aldeanos.

El hombre se había puesto una exquisita armadura de placas completas, pero como no llevaba su casco,
Christopher pudo ver su cara.

Era alguien que Christopher había conocido antes.

—Desafortunadamente, por el futuro del Reino, no puedo permitir que pases.

—...¿Hah?

Christopher no pudo evitar vocalizar. Tampoco era sólo él, los mercenarios que lo rodeaban habían hecho
sonidos similares también.

—...Ya veo. Parece que hay  algún tipo de malentendido, nosotros solo estamos transportando la ayuda
alimentaria del Reino Hechicero camino al Reino Santo.

—Lo sé. ¡Ejem...! ¡Es precisamente por eso que estoy haciendo esto!

«¿De qué carajo está hablando este tipo? o más bien, ¿qué tipo de proceso de pensamientos le hace decir cosas
tan tontas? »

Christopher estaba perplejo desde el fondo de su corazón.

«Pero espera...»

«No importa lo que este desagradable tonto piense. No creo que su territorio esté ni siquiera cerca de este
lugar... ¿Por qué está aquí? ¿Están conspirando? ¿Pero acaso el señor de esta tierra se molestaría siquiera en
trabajar con este tipo?»

«Lo que sea.» Christopher pensó. 

El hombre ya había admitido su culpa, ahora Christopher podía informar a sus superiores que “fueron retrasados
por tontos que se interpusieron a las caravanas del Reino Hechicero”. Ni siquiera debería ser un problema con el
Reino o el Reino Hechicero si mataban a todos estos tontos. Justo cuando estaba a punto de pedir a los
mercenarios que le rodeaban que los mataran, sintió una fuerte sensación de que no debía hacerlo.

El hombre al que llamaban Philips es un noble que tiene el respaldo de Hilma Cygnaeus. A Christopher, que fue
humillado y tuvo que esconder su ira bajo una falsa sonrisa en aquel entonces, le dijeron que, aunque este
hombre era un imbécil, aún tenía valor, así que era mejor ignorar su propia humillación.

¿Sería una buena idea matar a un valioso peón de los Ocho Dedos?

Hablando con sentido común, no habría forma de que un noble local atacara una caravana que portaba la
bandera del Reino Hechicero. Todos deberían saber que eso sólo invitaría a la ira del Reino Hechicero y
desataría una guerra total entre las naciones. No importa cuán tonto sea un noble, ciertamente no harían algo tan
estúpido.

Si ese fuera el caso, ¿cuál sería su razón para emprender tal tarea?

«Además, si tratara de fingir ser un bandido, al menos se cubriría la cara. No puedo entender su razonamiento.»
No importa cuán estúpido pueda ser alguien, al menos debería saber que debe ocultar su identidad en esta
situación. Ya que llevaba esa armadura de placas completa, debería haber venido con un casco que pudiera
cubrir toda su cara. Si ese era el caso...

«Quiere que veamos su cara. ¿Quiere que lo identifiquemos como Philips? ¿Por qué...?»

Christopher de repente recordó la existencia de la magia de la ilusión.

«¡Eso es! ¡Es una ilusión! Alguien está tratando de inculpar a Philips para que finja su apariencia. Tal vez esos
aldeanos no son aldeanos después de todo...»

Se las arregló para deducirlo perfectamente.

Entonces...

—Así que, nos estás diciendo que nos robas específicamente porque llevamos el grano del Reino Hechicero.
¿Es eso correcto?

—Oy, oy? Patrón, ¿qué pasa?

El líder mercenario que había estado a su lado preguntó con una expresión perpleja. Era de esperar. Esperaba
una orden de matar, así que Christopher debió parecerle un loco.

—¡Eso es! ¡Usaremos estos granos eficientemente!

El hombre, que supuestamente era Philips, respondió con orgullo.

«Está hablando como un retrasado... El hombre que se hace pasar por él también debe estar pensando que lo que
está diciendo es muy tonto. Pero...»

¿Podría ser un guión preparado? Pero, ¿por qué?

El primer pensamiento de Christopher fue sobre las organizaciones rivales que el líder mercenario había
mencionado en su conversación anterior, su siguiente pensamiento fue sobre los líderes de los Ocho Dedos.

Si era el primero, tenían que alejarse de este lugar inmediatamente. Los Ocho Dedos repartían los castigos más
despiadados a los que los habían traicionado, y a los que habían fallado en un trabajo que les habían dado. Si
esta era una organización rival, entonces sus oponentes debían tener suficientes números para derrotar a los
guardias de seguridad de Christopher. Pero incluso si sólo llevan disfraces o lo que sea, Christopher no podía
pensar en una razón para que hubiera aldeanos con palas.

Ahora que lo pensaba, esto último se tenía mucho más sentido. Si ese era el caso, entonces estaban lidiando con
algo realmente problemático. Esto podría implicar que los líderes de los Ocho Dedos no estaban tan unidos
como se pensaba, pero aun así intentaban sabotearse entre ellos. O, ¿Era está la voluntad de todos los líderes?

«¿Nos están tirando a la basura? ¿Están tratando de imponerme el crimen de matar a Philips, un noble del reino?
...su cuerpo real ya podría haber sido tratado.»

Si ése fuera el caso, ¿cuál sería su siguiente mejor movimiento?


—Oye, patrón. ¿Qué estamos haciendo? ¿Tienes miedo? Sabes que podemos enfrentarnos fácilmente a alguien
como él, ¿verdad? Aunque ese noble chiflado tiene una armadura impresionante, no parece tener las habilidades
necesarias.

El líder mercenario habló en un tono silencioso. No era el momento para eso, no debería interrumpir los
pensamientos de Christopher.

—Espera. Sólo espera un minuto.

Su problema no iba a desaparecer. sí estaban intentando hacer que el matara a Philips, ¿por qué no lo
mencionaron antes? Si se lo hubieran dicho a Christopher por adelantado, no tendría que preocuparse tanto. Se
habría ocupado de ese hombre como si fuera un bandido normal.

Entonces, ¿su plan era hacer creer a todos que la caravana del Reino Hechicero había matado a uno de los
nobles del Reino, y llevar a las naciones al borde de la guerra? Este pensamiento hizo que Christopher inclinara
incontrolablemente su cabeza.

Aunque la situación real, era más como un mercader del Reino matando a uno de sus nobles en defensa propia.

Sería difícil forzar una guerra en estas condiciones. Por supuesto, Christopher, como alguien que había tenido
profundas conexiones con el submundo criminal, sabía muy bien que mucha gente no se lo pensaría dos veces
antes de hacer algo, siempre y cuando tuvieran una razón preparada. También había gente que mataría por el
más simple desaire, pero era difícil imaginar un país tan impulsivo.

«...Entonces sólo queda una posibilidad. Los altos mandos ya lo habían decidido, pero nunca me llegó la
noticia, así que es sólo un malentendido. Después de todo, no habría manera de que pensaran que era posible
que nos mataran a todos ahora mismo y que no se difundiera la noticia por todas partes.»

Los errores cometidos por descuido eran una historia tan vieja como el tiempo, así que no era una suposición
irrazonable. ¿Cuál sería su mejor jugada a partir de este momento?

Si iba a tomar acciones independientes, había una posibilidad de que se le "atendiera". Si quería evitar ese tipo
de situación, debería tener una excusa para sí mismo, al menos... debería actuar de manera que fuera posible
transferir la culpa a otra persona.

«Matar a ese Philips sería la peor opción. Una vez que esté muerto no podemos traerlo de vuelta y eso
probablemente enfurecería a Cygnaeus-sama. Si ese es el caso...»

—...Si dejamos la mercancía… y abandonásemos este lugar. Si lo hiciéramos, no nos perseguirían, ¿verdad?

—¿Ja?

Christopher hizo todo lo posible por ignorar los perplejos sonidos que salían de la boca del líder mercenario.

—¡Claro! ¡No tengo intención de dañar a los mercaderes del Reino!

«Aunque no sea directamente, todavía me estás haciendo daño.» Aunque esos eran sus pensamientos llenos de
odio, Christopher no dejó que se le notara en la cara.

—Oy, oy, oy? ¿Hablas en serio? ¿Estás hablando en serio ahora mismo? ¿Qué es lo que pasa? ¿Qué es lo que
está pasando? ¿Estás bajo un hechizo? ¿O ves un ejército entero que no estoy viendo ahora mismo?
—Esta es una orden de su patrón, prepárense para una retirada completa.

El líder mercenario puso los ojos en blanco y se calló un momento. Tal vez estaba considerando la posibilidad
de que Christopher estaba bajo un hechizo, además de sus propias opiniones y su futuro. Después de un rato,
con una expresión que decía que no podía aceptar nada de esto, dijo, "Lo entiendo".

Los mercenarios cubrieron a Christopher mientras se alejaban. 

Permitió que se llevaran el grano, pero sabía la cantidad exacta y lo que había en el cargamento. En el peor de
los casos, siempre podía volver a comprar el cargamento y enviarlo al Reino Santo. No serían tan quisquillosos
como para querer sólo está exacta caravana de grano, ¿verdad?

Aunque tendría que disculparse con el mercader marítimo que le esperaba, era imperativo que regresara a la
capital para preguntarle a Cygnaeus-sama sobre esto.

Christopher sabía desde el fondo de su corazón que no había una salida fácil para esta situación.

¿Acaso los mercenarios sabían de esto de antemano? Se retiraron sin siquiera desenvainar sus espadas.

Había numerosas carretas como botín de guerra.

Había echado un vistazo al interior, todos estaban llenos de barriles y cajas, cada uno de ellos lleno hasta el
borde de grano. Aunque todos los tipos de grano eran fáciles de almacenar y no eran de ninguna manera frescos,
debían ser seguros para el consumo.

Era decepcionante cómo era sólo comida.

Philips quería llevar algo como trofeo para conmemorar su gran logro, pero el grano no podía cumplir ese
propósito. 

«Si sólo hubiera juegos de armaduras o espadas aquí, podría llevarme una como recuerdo... así que realmente
debería haberles pedido a esos hombres que dejaran sus armas, ¿eh?»

Philips miró los vagones de carga que eran su premio.

Los caballos ya habían sido llevados, así que no tenían forma de moverlos. Por supuesto, Philips les ordenó que
dejaran los caballos, pero alguien que parecía que dirigía el grupo de mercenarios se negó a su orden.

Incluso disparó una flecha al árbol que estaba al lado de Philips en ese momento.

Aunque Philips odiaba sus agallas, no tenía otra opción que echarse atrás.

«Tengo mi armadura completa, así que debería estar bien, pero estos soldados no están en el mismo barco que
yo. Ah, qué misericordioso soy al perder mis propias ganancias por consideración a esta gente. Aunque,
considerando que todo había salido tan bien, ni una sola herida y ni una sola gota de sangre derramada...»

Philips inspeccionó su botín y su mirada cayó sobre la bandera del Reino Hechicero.
«Puedo quedarme con esto como recuerdo. El primero en capturar la bandera del Reino Hechicero, el país que
había derrotado al ejército de 200.000 hombres en la batalla, soy yo.»

Philips asintió con la cabeza.

Aunque quería ocultar su alegría, no pudo evitar sonreír.

Una conclusión perfecta era lo que más le convenía, ya que, como él pensaba, era realmente alguien con
habilidades excepcionales. Esto lo hizo extremadamente feliz.

Delante de él estaban los excelentes frutos de su trabajo.

Ya que había varias banderas alrededor, estaría bien si se lo hiciera a una de ellas, ¿verdad? Después de
terminar ese pensamiento, Philips dejó caer la bandera y comenzó a pisotearla.

La imagen de la bandera del Reino Sorprendente siendo profanada con suciedad llenó su corazón de excitación.
Esto no era algo que nadie más en el Reino pudiera lograr.

Así es, Philips había logrado lo que ningún otro hombre podía.

«¡Miren eso! ¡No soy un inútil después de todo! Comparado con mi hermano, comparado con mi padre,
¡comparado con todos los demás en el Reino! ¡Soy verdaderamente el más grande!»

—Ah, umm, mi señor. ¿Realmente podemos tomar esto? ¿No es mejor dejarlos dónde están?

Uno de los aldeanos que revisaba las carretas preguntó tímidamente. Con su emoción contenida, Philips
preguntó sin enmascarar sus emociones, 

—...¿De qué estás hablando?

—No, mire, umm, ¿los que se escaparon no volverán aquí con soldados?

—¿Qué quieres decir? ¿Crees que sería mejor si matáramos a esos comerciantes?

—¡N-no! ¡No quise decir eso! Matarlos habría sido innecesario.

—Entonces, ¿qué intentas decir?

—Umm, mi señor. ¿Qué deberíamos hacer con esto? Si es que es posible transportar todo esto, ¿cómo lo
hacemos?

Los otros aldeanos se acercaron, era lo que también molestaba a Philips.

—¿Qué deberíamos hacer...?

Incluso si obligara a los cincuenta a llevarlo todo sobre sus espaldas, no sería suficiente para mover todo el
botín de vuelta. Los carruajes también eran de alta calidad, por lo que probablemente podrían alcanzar un buen
precio, o Philips podría usarlos.

Pero, con la mano de obra que tiene a mano, llevarlos de vuelta no sería una tarea fácil, sería un trabajo físico
pesado y agotador.
Justo cuando Philips agonizaba por el asunto, escuchó el sonido de gente corriendo sobre la hierba. Al mirar la
fuente del sonido, vio las siluetas de dos hombres enmascarados.

—¡Philips-kakka!

Era la voz de Wayne, pero su equipo se veía completamente diferente al de antes. La sucia armadura de cuero
que llevaba puesta fue reemplazada por una robusta placa de pecho, también tenía una espada en la cintura. ¿Por
qué cambiaría su equipo? Philips sintió duda en su corazón, pero la sensación de excitación por el resultado de
esta operación era mucho más fuerte y por lo tanto la anuló.

—¡Eh! ¡Ustedes dos! Venid, por aquí - ¡mirad nuestro botín!

—Esto... ¿qué, ¿qué pasó?

Wayne se quedó quieto, observó su entorno y habló con un tono incrédulo como si los vagones de carga que
estaban allí fueran una visión extraña. Fuera de los combates y asaltos regulares, una vez que consideró eso,
Philips entendió las preguntas que Wayne tenía en mente.

Como para afirmar los pensamientos de Philips, Igthorn abrió la boca para preguntar.

—...Exactamente. Parece que ninguno de los soldados de Philips-kakka ha sido dañado. El suelo se ve bien, el
aire se ve bien, ni siquiera una pizca de sangre. ¿Qué tipo de táctica empleó? ¿Tenías en tu persona algún objeto
mágico especial?

Si tan sólo tuviera algún talento arcano, pero no era eso de lo que hablaba Igthorn, ¿verdad?

—Nada de eso, después de todo he reunido un gran número de hombres, el enemigo simplemente no quería
luchar a muerte. Algo sí.

Los dos se volvieron para mirarse, pero como ambos tenían el rostro oscurecido, no pudo ver cómo eran sus
expresiones.

—Ahora bien, ¿cómo deberíamos dividir esto?

Si estaba siendo honesto, el botín de guerra frente a ellos estaba allí enteramente por las acciones de Philips. Le
irritó un poco el hecho de tener que dividir el premio con dos personas que acababan de ser espectadores. Sin
embargo, si Philips lo tomara todo para sí mismo, seguramente ellos también estarían descontentos. Después de
todo, también tenían que movilizar a los aldeanos en sus territorios. El 80 por ciento del botín debe ir a Philips,
esos dos pueden tomar el resto.

«Para tomar una décima parte del botín cada uno sólo por movilizar a algunos aldeanos, no habría manera de
que quisieran más, ¿verdad?»

—Ah, no hay necesidad de preocuparse por eso. No nos parece bien si tomamos una parte del botín sin hacer
nada en absoluto. Por favor, Philips-kakka, deberías tomarlo todo. Confío en que no haya ninguna objeción.

—Así es, Philips-kakka debería llevarlo todo, incluyendo los vagones de carga.

Incluso alguien como Philips se sentiría culpable de tomarlo todo después de oír palabras tan cordiales. Aunque
dijeron que sus aldeas eran demasiado pequeñas para que Philips no pudiera quedarse allí, el hecho de que
hubieran establecido campamentos cerca del bosque y le hubieran preparado comida significaba que esos
favores debían ser devueltos.
—Tonterías, tonterías. ¿No somos socios? De todas formas, tendría que dejar parte del botín, por favor
siéntanse libre de usarlo.

—No, no, tenemos más que suficiente, Philips-kakka.

Wayne respondió sin dudarlo, no hubo ni una sola duda en su respuesta.

—Todo esto fue ganado gracias a los esfuerzos de Philips-kakka. Como lo dicta la etiqueta de la nobleza, no
podemos aceptarlo.

—¿Es eso cierto?

—Sí.

Ambos respondieron simultáneamente. Parecían tener una voluntad inquebrantable en este asunto, así que no
había nada que pudiera hacer al respecto. «¡Esto es todo mío!» El corazón de Philips se agitó ante ese
pensamiento.

—Ya que se ha llegado a esto, me lo llevaré todo. Además, aunque me avergüenza preguntar, tengo una
petición para ustedes dos. ¿Podrían prestarme algunos caballos para tirar de estos carros?

—¿Caballos?

—Discutiremos esto en privado por un segundo, por favor discúlpenos.

Los dos que se habían alejado temporalmente de su presencia parecían estar intercambiando sus opiniones, pero
desde esta distancia era difícil saber si estaban hablando en absoluto. Parecían llegar a un acuerdo después de un
tiempo y regresaron rápidamente a Philips.

—Prepararemos los caballos lo antes posible. Sin embargo, como no son caballos de guerra sino caballos de
trabajo, ¿podría devolverlos poco después de haberlos usado?

—Muchas gracias.

—Umm, una cosa importante a tener en cuenta, probablemente sería mejor bajar las banderas del Reino
Hechicero. No querrías ser visto por gente normal mientras transportas tu botín de vuelta, así que, aunque será
difícil, por favor considera transportarlo a través del bosque.

—Entendido, lo haré entonces.

Los dos se alejaron tan pronto como terminaron de hablar.

Pronto sus siluetas ya no se podían ver en el bosque. Philips volvió a inspeccionar los vagones de carga.

Esta era la prueba de su victoria.

Eran tan brillantes como su futuro.

Por otro lado, lo que ahora descansa bajo el pie de Philips, la bandera sucia del Reino Hechicero, era una
representación de la eventual perdición de ese país.
Parte 6
Ainz caminó con orgullo por las calles de E-Rantel.

Momon caminaba junto a él.

No hace falta decir que en realidad se trataba de Actor de Pandora.

Para coincidir con la apariencia de Momon, había sido equipado con una armadura de placa completa y dos
grandes espadas que colgaban de su espalda.

Su marcha regia y austera le habían ganado muchos elogios y prestigio. De hecho, su versión de Momon parecía
ser incluso más heroica que la de Ainz.

Para ser honesto, Ainz había considerado pedirle que adoptara un andar peor en caso de que los ciudadanos
fueran capaces de diferenciar entre las diferentes versiones.

Por supuesto, esto no era algo que dijera en voz alta, así que pensó que al menos podría intentar copiar su forma
de andar en secreto. Para ello, había estado echando miradas a Actor de Pandora desde su punto de vista lateral
y, afortunadamente, parecía no haberse dado cuenta todavía.

Siguiendo silenciosamente a los dos para vigilar su retaguardia estaba Nabe —Narberal Gamma.  Aunque
parecía que no tenían guardaespaldas, en realidad, múltiples Hanzos estaban ocultos a su alrededor y estaban en
alerta; por consiguiente, Nabe, cuyo nivel era inferior al de ellos, era en gran medida redundante.

Sin embargo, considerando su comportamiento desde que debutó como compañera de Momon, Ainz consideró
innecesario ordenarle que se detuviera.

Es importante señalar que estos tres estaban caminando por las calles de esta ciudad sin ningún objetivo en
mente.

Era un ejercicio común para todos.

A través de esta procesión con Momon y Nabe, Ainz fue capaz de demostrar varias cosas diferentes a la
multitud. También fue por esta razón que Ainz no había traído a las criadas.

Este acto cumplía múltiples propósitos, el más importante de todos era validar el hecho de que Ainz seguía
trabajando con Momon, así que no sería apropiado excluir a Narberal de esta operación. Después de todo,
Momon siempre fue visto con una armadura completa y su apariencia no era conocida por muchos. Así que, si
no hubieran traído a Narberal, empezarían a circular rumores de que, "Momon ya fue asesinado por el Rey
Hechicero y en realidad es un no-muerto con esa armadura". De hecho, esos rumores ya habían empezado a
circular, por lo que era crucial para ellos evitar crear más malentendidos.

Los peatones se mantuvieron a los lados del camino como si fuera tierra de nadie al ver las siluetas del trío.

Esto fue por supuesto, principalmente debido a la presencia del Rey Hechicero. Si Ainz hubiera caminado por
estas calles como Momon, esto no habría pasado. Aunque había pasado mucho tiempo entre la fundación del
Reino Hechicero hasta ahora, los ciudadanos seguían aterrorizados por Ainz.

No eran sólo los humanos los que reaccionaban a él de esa manera, sino también algunos de los demihumanos.

Esto se debió a que E-Rantel, que solía ser una ciudad habitada puramente por humanos, ya no lo era. Los
demihumanos podían verse esparcidos entre las multitudes.
Si se miraba alrededor de donde estaban, se veían los contornos de un número de demihumanos ---aunque no
muchos-- en las tiendas. Eran tanto empleados como clientes, y a veces incluso eran los dueños de la tienda. 

La parte de la ciudad que solía ser un tugurio fue renovada en zonas residenciales para demihumanos bajo las
órdenes de Ainz. Si hubieran estado en esa parte de la ciudad, no sería una vista tan inusual, pero Ainz y los
demás habían estado caminando por una de las calles principales de E-Rantel, lejos de los barrios bajos de
antaño. 

Era fácil ver, sólo por este hecho, cómo había habido un número considerable de demihumanos entrando y
saliendo de E-Rantel.

Aunque esto no se debía a ninguna política especial que Ainz hubiera puesto en marcha, después de todo, la
persona que se había esforzado en estos asuntos era Albedo; él todavía se sentía orgulloso de este hecho. Todo
parecía indicar que los planes para unificar las razas estaban progresando a un ritmo constante.

«Si este fuera el caso, me gustaría promulgar políticas que pudieran acelerar el proceso de unificación de todas
ellas...»

De hecho, él ya tenía un plan en mente. Ainz había considerado la posibilidad de celebrar algún tipo de evento
en E-Rantel con el fin de atraer más turistas y aumentar sus ingresos de fuentes extranjeras. Lo que no había
considerado era lo poco festivo y no participativo que era este mundo en general, lo que fue la causa de su
aburrimiento todo este tiempo.

Aunque una arena de gladiadores como la del Imperio no estaría mal, Ainz quería algo que no se había hecho
ya, algo realmente especial.

Si iba a celebrar un gran evento que implicara la participación del público o cualquier cosa que permitiera a un
equipo interracial brillar, eso seguramente impulsaría la unidad racial. Si la gente tuviera algo en común de lo
que hablar, seguramente sería más fácil para ellos llevarse bien.

¿Qué tal algún tipo de deporte basado en la pelota como el béisbol o el fútbol? ¿O debería hacer algo para darle
sabor a un evento ya existente...)

Mientras reflexionaba sobre estos temas, Ainz también observó a un vendedor orco que parecía estar en una
seria discusión con sus clientes humanos.

Probablemente eran los orcos que había encontrado en el Reino Santo, los que habían sido devastados por la ira
del Señor del Mal y que luego se unieron bajo Ainz. No podía recordar ninguna otra ocasión en la que hubiera
traído orcos a E-Rantel.

Quién era este orco exactamente, Ainz no tenía ni idea. Aunque había incorporado un gran número de orcos a
su dominio, la razón principal era que Ainz, como uno con sensibilidad humana, no podía diferenciar los orcos
en absoluto.

De forma similar, tampoco podía distinguir a los miembros de las otras razas. Por ejemplo, las hembras Zerns se
diferenciaban por su color. Hablando de los zerns, no pudo evitar preguntarse, ¿cómo es que "ven" de todos
modos?  En cualquier caso, todos se veían más o menos igual para Ainz.

Este tema era aplicable a la mayoría de la gente de todos modos.


Era tan difícil para un orco diferenciar entre dos humanos como lo era para un humano diferenciar entre dos
orcos.

Por esta razón, se habían ceñido a reconocer a los humanos a través de rasgos como la longitud del pelo, los
colores de las pupilas, etc., pero aún así surgieron incidentes en los que los bienes reservados para una persona
específica se vendieron a alguien que se parecía, aunque para alguien como Ainz las dos personas se veían
completamente diferentes.

El Reino Hechicero no tenía problemas con el orden público. Los índices de delitos menores eran bajos, sin
importar los delitos graves. Sin embargo, esto no se debía a la aplicación estricta de la ley, sino al temor de la
gente de que sus cadáveres se convirtieran en muertos vivientes para servir al país después de su muerte.

Por esta razón, los malentendidos se arreglaban rápidamente y sin mucho alboroto. Por eso el orco hablaba
tranquilamente de negocios con sus clientes humanos.

—El gremio de aventureros también ha empezado a aceptar demihumanos entre sus filas. Creo que todos los
demihumanos serán capaces de alcanzar su potencial en un futuro próximo.

Ainz dijo en voz baja y sin pensarlo mucho, lo que hizo que Actor de Pandora respondiera,

—Ainz-sama, es exactamente como usted ha supuesto. Esos demihumanos, al presenciar los no-muertos que
Ainz-sama había creado, debieron pensar que la carrera de un soldado común ya no era factible. Aquellos con
talento en las artes, la manufactura y la investigación se inclinarían más a utilizar dichos talentos a su máximo
potencial.

El Reino Hechicero seguía el sistema de, "tu raza es bastante buena en esto, así que probablemente deberías
buscar empleo en este campo". Sin embargo, a medida que el conocimiento de los ciudadanos de las otras razas
y sus respectivas culturas aumenta, probablemente comenzarían a desear otras profesiones. Aunque este cambio
estaba todavía en sus primeras fases, el deseo de autodeterminación seguramente florecería con el tiempo.

El principal impulso para este cambio fue el hecho de que todo el trabajo doméstico era ahora manejado por los
no-muertos.

—Albedo parece estar manejando bien ese sector del país. Después de todo, es imperativo que detengamos el
desarrollo de artesanías problemáticas.

Ainz y el resto ya estaban en sus topes de nivel, por lo que era necesario planificar ante aquellos que eran más
débiles que ellos y por lo tanto tenían el potencial de hacerse más fuertes.

Como parte de esos planes, no podían permitir que su propia gente alcanzara una superioridad en experiencia
sobre ellos. Los débiles deberían seguir siendo débiles. 

Al mismo tiempo, tenían que asegurarse de que la supremacía de su país en su conjunto se mantuviera bien
frente a sus países vecinos. Tal vez Albedo era la única persona que podía mantener este delicado equilibrio.

«Para ello, necesitamos desesperadamente espías capaces de obtener información de alto secreto de nuestros
vecinos... Aún somos demasiado débiles en ese frente.»

Para crear un monstruo que Nazarick no pudiera reproducir automáticamente se necesitaban dos ingredientes.
Uno eran los datos del monstruo y el otro era la cantidad correspondiente de monedas de oro de Yggdrasil.
Aunque la biblioteca de Nazarick contenía datos de varios tipos de monstruos, no contenía los datos de cada
tipo de monstruo de Yggdrasil. Los datos de algunos monstruos también eran de uso limitado. Por ejemplo, ya
habían agotado su suministro de datos sobre Hanzos y la biblioteca no contenía ningún dato para la creación de
Asesinos de Ocho Filos.

La creación de monstruos de mayor nivel suponía el coste de una gran suma de oro.

Si ese fuera el caso, ¿no deberían bastar los monstruos más débiles? Aunque él quería decirlo, el hecho de
usarlos significaría que habría una mayor posibilidad de que los atraparan cuando trataran de infiltrarse en algún
lugar.

Entre las naciones vecinas, no era inconcebible pensar que eran los únicos capaces de emplear monstruos. Lo
mejor para ellos sería utilizar monstruos de mayor nivel que fueran más difíciles de detectar para otros mientras
su país fuera todavía de tamaño modesto. O tal vez...

—¿Espías humanos?

Ainz accidentalmente dijo sus pensamientos en voz alta. Nabe, al oírle hablar, se acercó a él para decir,

—Ainz-sama. Hablando de eso, ¿cómo ha ido el entrenamiento de esos espías? ¿Debo asegurarme de que esas
cerdas sepan quién es su legítimo amo?

Ainz bajó la voz y respondió con,

—...Nabe. Eres la compañera del héroe folclórico Momon ahora, no olvides tu posición".

Después de todo, habían hecho ver que Momon y Nabe estaban vinculados a esta ciudad por la seguridad de sus
habitantes, por lo que trabajaban con Ainz Ooal Gown solo para mantener el estatus quo. 

Quizás había pasado suficiente tiempo para que sus personalidades cambiaran su forma de pensar y se quedaran
en la ciudad por reverencia al Rey Hechicero. Dicho esto, sería más seguro discutir este asunto de antemano con
Albedo y los demás para formular un mejor guión antes de comprometerse a nada. Hasta entonces, era mejor no
hacer sugerencias a Ainz directamente. Era mejor discutir estos asuntos dentro de Nazarick y evitar esos temas
por completo mientras se está fuera.

—Me disculpo profundamente.

—Estás perdonada, —habría sido lo que él habría dicho, hasta que hecho un buen vistazo a su entorno. 

Mucha gente miraba atentamente con expresiones de horror, con la esperanza de no haber oído lo que Nabe
había dicho. En última instancia, no habría sido factible para él matarlos a todos por la sospecha de lo que
podrían haber escuchado, de lo contrario la fachada que había construido de que era "un no-muerto único con
capacidad de hablar y que era diferente de los otros miembros de su clase" sería más difícil de mantener.

Sin embargo, al ignorar la pregunta de Nabe y hacer que pusiera una expresión de consternación, Ainz sintió
lástima por ella. 

Sería problemático si dejara de hacer sus propias preguntas por completo. Con eso en mente, Ainz murmuró su
respuesta en un volumen incomprensible para los que le rodeaban,

—...todos los Hanzos están ocupados. Tira está actualmente a cargo de entrenarlos, pero si soy honesto, no son
mejores que un simple Asesino de Ocho Filos... hmmm, sólo considéralo una inversión para el futuro.
Aunque era poco probable que recibieran un rendimiento de la inversión proporcional al oro y al tiempo que
habían invertido en este programa, no era como si fuera completamente imposible. Lo mismo se aplicaba a sus
inversiones en Herrería runica y otras tecnologías mágicas. 

Estaban yendo completamente a ciegas en cuanto al hecho de si esos esfuerzos darían fruto o no, por lo que era
mejor reducir sus inversiones al mínimo por ahora.

Ainz dejó de hablar.

Y así como así, el trío continuó caminando por la calle en silencio.

De vez en cuando se topaban con equipos de patrulla formados por Caballeros de la Muerte, Magos de la
Muerte, Guerreros de la Muerte, Sacerdotes de la Muerte y Asesinos de la Muerte. Aunque también caminaban
por las calles, mantenían una formación cerrada con los Asesinos de la Muerte vigilando en silencio el frente.
Esto no se debía a ningún peligro perceptible, sino más bien al hecho de que sólo seguían sus órdenes originales
de patrullar en formación.

Algo notable fue que, aunque los Asesinos de la Muerte eran malos para ocultarse, tenían un alto rendimiento
de daño gracias a su alta probabilidad de ataque crítico. Si un enemigo bajaba la guardia porque creía que un
Asesino de la Muerte no representaba una amenaza para ellos, entonces sería capaz de hacer una cantidad
alarmante de daño. Esta fue la razón por la que Ainz no podía hacer espías de ellos.

«Aunque estamos exportando muertos vivientes, esas exportaciones consistían principalmente en esqueletos
débiles...»

Por supuesto, cobraban precios muy diferentes por los muertos vivientes más débiles en comparación con los
más fuertes, por lo que el producto más popular seguía siendo el diseñado para la mano de obra barata.

En consecuencia, la cantidad de no-muertos alrededor del nivel de un Caballero de la Muerte que habían
exportado era mínima.

Sería un desperdicio no utilizar su límite diario de [Crear No-muertos], por lo que Ainz había estado agotando
sus habilidades de uso diario; como resultado, el número de no-muertos que había creado ya se había convertido
en una molestia para él.

«Si bajara sus costos de alquiler y los aumentara en el futuro, nadie volvería a alquilarnos. Además no quiero
reducir los precios directamente... ¿Debería crear un sistema de recompensas? El Imperio nos alquiló muchos
Cavaliers de la Muerte, así que probablemente deberíamos centrarnos en el marketing a las naciones
directamente...pero...»

Ainz echó un vistazo a Actor de Pandora, que estaba a su lado.

«Es un poco incómodo caminar así en silencio. Pero, no hay mucho de lo que me gustaría hablar con él.»

Si la gente percibiera que su relación no es tan buena después de todo, entonces no tendría sentido este
ejercicio.

—Ah señorita Nabe.

Una conversación con Actor de Pandora sería insufrible, así que Ainz eligió hablar con Nabe en su lugar.
—¡Sí!

«Espera, no tienes que responder con tanto vigor, ¿sabes?» 

Ainz pensó, pero no se molestó en decirlo en voz alta. Sus acciones no eran tan extrañas en retrospectiva;
cuando todo estaba dicho y hecho, eran esencialmente subordinados bajo Ainz.

—Umm, ¿cómo debería decir esto. ¿Cómo está el orfanato de Yuri? ¿Ya lo has visitado?

—No, no he estado allí todavía.

Y ese fue el final de su conversación.

No puede ser porque tuviera una mala relación con Yuri, sino porque no tenía interés en ese asunto, ¿verdad?
Espera un segundo...

«—¿Estaría alguien tan desinteresado en el lugar de trabajo de alguien cuya existencia es su más cercano
equivalente a una familia? Pero, esa respuesta también se esperaba de Narberal.»

«¿Habría reaccionado de la misma manera si la pregunta hubiera sido sobre el lugar de trabajo de Shizu o
Entoma?» Ainz se encogió de hombros cuando se le ocurrió esa idea.

—¿Lo visitamos entonces?

Debido a que la plena responsabilidad del orfanato se había dado a Yuri, ni siquiera Ainz sabía de su situación
actual. Por supuesto, se le habían dado planes detallados sobre ello, pero ningún recuerdo de ello permanecía en
la vacía y huesuda cabeza de Ainz.

También debería haber habido algunos informes programados sobre las finanzas del orfanato, pero como Ainz
había delegado esas responsabilidades a Albedo, sólo pretendió haber leído esos informes.

Parte 7
Aunque había abogado por la búsqueda de talentos en el sector educativo, el Reino Hechicero aún no había
implementado la política poco realista de educación universal para todos.

Si el nivel de educación aumentaba, también lo harían los avances tecnológicos y culturales, pero también podría
fortalecer a los débiles. Aunque sus políticas actuales pueden llevar a algunas personas con talentos desconocidos a
permanecer como agricultores por el resto de sus vidas, La paz de Nazarick era la principal prioridad.

         "No creo que sea una mala idea".

Después de que Actor de Pandora estuviera de acuerdo, el trío comenzó a caminar en otra dirección dirigidos por
Narberal.

No habían pasado ni dos minutos antes de que Ainz recibiera un [Mensaje].

"-Ainz-sama".

"-Entoma? ¿Qué está pasando?"

Ainz caminó mientras hablaba y comenzó a sentir un mal presentimiento.


No podía recordar la última vez que había recibido un [Mensaje] tan repentino este año, por lo que debe haber sido
algún tipo de emergencia.

Pero ... la intrépida sonrisa de Ainz nunca flaqueó.

Toda la terrible experiencia en el Reino Santo fue tan dolorosa que nada podría ser peor en comparación.

{Comparado con el infierno por el que tuve que pasar, nada de lo que este mundo pueda arrojarme será peor que eso.}

La solicitud, como había esperado, era que volviera a Nazarick de inmediato. Después de responder que lo haría, Ainz le
ordenó a Narberal que también trajera al resto de las sirvientas a Nazarick. Abrió un [Portal] después de despedirse de
los dos para permitir que regresaran los Hanzos que habían estado asegurando su perímetro.

Solo entonces, Ainz regresó a la propia Nazarick.

Después de despedir a los Hanzos, tomó el Anillo de Ainz Ooal Gown de Solution, quien lo había guardado para él.
Usando el anillo, se teletransportó al décimo piso y comenzó a caminar hacia la habitación que era su destino.

Las habitaciones que eran importantes o especiales en Nazarick habían sido marcadas para poder teletransportarse
directamente a sus puertas con el anillo. Este no era el caso con las habitaciones que habían sido consideradas como
"normales" desde el principio y, por lo tanto, uno no podía teletransportarse directamente a ellas.

Esto podría verse como el único defecto del anillo que permitía a su usuario teletransportarse libremente dentro de
Nazarick, pero ya no les era posible modificar sus funciones. Si todavía tuvieran los kits de creadores de Yggdrasil, sería
posible, pero ni el inventario de Ainz ni el de Nazarick tenían ninguno.

Albedo se paró frente a la puerta del destino de Ainz, esperando su llegada. Ainz no investigó cuánto tiempo había
estado esperando allí, sino solo sobre el progreso que había logrado en sus tareas asignadas.

"-Has estado trabajando duro, gracias".

"¡No soy digna de su alabanza!"

Ainz suspiró por dentro cuando vio a Albedo bajando la cabeza profundamente.

Aunque había dicho que regresaría de inmediato, no les había dado un plazo específico. La idea de que podría haber
perdido el tiempo de Albedo haciéndola esperar inquietaba a Ainz. Aunque por su propio bien y el de Albedo, no podía
dejar que esos pensamientos se mostraran en su rostro.

Esto había sucedido varias veces antes. A pesar de decirle a Albedo que no era necesario que ella lo esperara cada vez,
ella siempre había insistido, diciendo que era natural que un sirviente le diera la bienvenida al regreso de su amo.

De hecho, había hablado sobre esto no solo con los Guardianes de Piso, sino también con los Guardianes de Área y las
sirvientas. Cada vez que lo mencionaba, sus respuestas serían las mismas que Albedo le estaba dando en este momento.
Las criadas estaban especialmente entusiasmadas con sus respuestas, demostrando un nivel de determinación que
incluso podría hacer que alguien como Ainz se acobardara y se disculpara.

Si este era el consenso general, entonces Ainz, como su señor supremo, tenía que renunciar a sus opiniones personales
sobre el asunto.

Albedo abrió la puerta de la habitación y le dio la bienvenida a Ainz.

Ainz creía que no era un hombre lo suficientemente sobresaliente como para ser digno de tal trato y con gran culpa,
puso la fachada de que todo esto era de esperar y entró en la habitación delante de ella.

Shalltear

Cocytus

Aura y Mare.

Y Demiurge.

Los Guardianes del Piso ya se habían reunido en esta sala y todos se inclinaban hacia el trono que de alguna manera
irradiaba oscuridad.

Detrás del trono colgaba la bandera del Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown.

Parecía que todos los que se suponía que estaban aquí ya estaban aquí. En casos como este, donde todos los oficiales
estaban en cubierta, Ainz tenía que ser el último en llegar de acuerdo con los procedimientos. A menos que fuera para
una ocasión especial, nadie llegaría más tarde que él.

Ainz examinó a los Guardianes arrodillados frente a él.

Cada Guardián de Piso había tenido sus propios deberes en el pasado, pero recientemente el alcance de su trabajo
había aumentado por un amplio margen.

El sistema de transporte aéreo que dependía principalmente de monstruos voladores (en su mayoría dragones) había
establecido una red de transporte entre el Reino Hechicero, el Imperio, el Reino Enano y la desolada región habitada por
demihumanos al este del Reino Santo. La que fue puesta a cargo de esta red, Shalltear, ahora tenía la responsabilidad de
utilizar sus habilidades para establecer gradualmente una red de transporte terrestre.

El encargado de controlar el clima en los territorios y construir una tumba subterránea en las afueras de E-Rantel, Mare,
también estaba trabajando junto al recién creado Gremio de Aventureros.

El encargado de comandar, administrar y entrenar al ejército del Reino Hechicero, que consistía principalmente en no
muertos pero también incluía varios tipos de demihumanos y una pequeña cantidad de humanos, era Cocytus.

La que solía tener que comandar sus propias bestias mágicas, pero ahora tenía que operar un departamento que
desplegó una red de advertencia que proporcionaba una cobertura adecuada sobre los límites cada vez mayores de los
territorios del Reino Hechicero, era Aura.

El que estaba estableciendo una agencia de inteligencia en el séptimo piso de Nazarick, era Demiurge.

Solo así, las responsabilidades de cada Guardián de Piso crecieron con el tiempo.

Por eso había planes para trasladar algunas de esas responsabilidades a aquellos que hasta ese momento solo se habían
preocupado por la defensa interna de Nazarick, los Guardianes de Área.

No hace falta decir que el encargado de controlar el progreso de todos, recibir solicitudes o sugerencias y aprobar los
diversos asuntos del Reino Hechicero, la Supervisora Guardián Albedo, había sido la más ocupada de todos.

La verdad era que nadie estaba tan desocupado como Ainz.

Sus deberes diarios equivalían a simplemente practicar como actuar más como un señor supremo, por lo que era un
hecho profundamente vergonzoso admitirlo.
Básicamente, lo habían convocado para algo que aquellos que estaban ocupados en las tareas más importantes habían
considerado que requerían su presencia.

Ainz caminó de manera digna por el centro de la habitación. Albedo cerró las puertas detrás de ellos y lo siguió de cerca.

Se sentó en el único asiento de la sala. Albedo se arrodilló frente a él y dijo:

“Ainz-sama. Los Guardianes de Piso de cada piso han llegado.

{¿Qué quieres decir con que han llegado? ¡Ya estaban aquí!} Por supuesto, Ainz no lo dijo y no podía decirlo en voz alta.

"-Umu. Ustedes Guardianes de Piso han estado trabajando duro. Levanten la cabeza.

"¡Si!"

Los guardianes levantaron la cabeza al dar sus respuestas claras, una acción que fue perfecta y al unísono.

Originalmente, Albedo habría sido quien les pediría que levantaran la cabeza, pero Ainz había decidido poner fin a eso.
Aunque se había dicho que un superior no debería hablar tan fácilmente con sus subordinados, Ainz no quería
distanciarse tanto de ellos.

La mirada de los guardianes, que hizo evidente su absoluta lealtad, cayó sobre el cuerpo de Ainz. En el pasado, Ainz no
podía manejar este tipo de atención, pero su piel se había vuelto gruesa en los tiempos intermedios hasta el punto de
que no lo afectaba en lo más mínimo en estos días.

{¿Pero por qué? ¿Quizás tenga la impresión equivocada, pero se sienten aún más leales de lo que eran antes ...? No ...
tiene que ser la impresión equivocada, ¿verdad ...?}

Ainz, que no recordaba haber hecho nada que pudiera haber elevado su lealtad, evitó las miradas de bienvenida de los
guardianes para explorar al azar la habitación en la que se encontraba. Esto no fue porque no pudiera manejar sus
miradas, sino que lo hizo de todos modos.

A ambos lados de la habitación había puertas que no eran similares a la que acababan de atravesar, puertas muy
discretas dado el tamaño relativamente pequeño de la habitación. La habitación estaba decorada de una manera tan
exquisita que emanaba un aire de grandeza.

Fue creado para ser la sala de audiencia dentro de Nazarick. Otra fue creada en E-Rantel.

La sala del trono de Nazarick era gloriosa, pero era demasiado espaciosa y se sentiría vacía si no se reunieran suficientes
personas dentro. Podía reunir suficientes personas si quisiera, pero considerando problemas como la presencia de un
Objeto Mundial, algo que estaba entre los activos más fuertes de Nazarick y, por lo tanto, no podía ser visto por otros
casualmente, se construyó una sala de audiencia.

Todo en Nazarick fue hecho por los miembros de su gremio en el pasado, excepto esta sala de audiencia. Bajo las
órdenes de Ainz, los Guardianes de Piso habían puesto una gran consideración (aunque no era como si se necesitara
mucha consideración de todos modos) para restaurar una habitación vacía para este propósito exacto.

Ainz estaba muy feliz.

Los NPC, creados por los miembros del gremio, habían crecido más allá de ser simples NPC. Era como si se hubieran
convertido en jugadores.
{Siempre llegará un día en que los polluelos dejarán su nido para volar solos, eh.}

Ainz sonrió mentalmente.

Cada uno de ellos lo había enorgullecido.

Suzuki Satoru no tenía hijos y tampoco muchos de los otros miembros del gremio. No estaba seguro, pero tal vez esto
era lo que se sentía ser padre. En cualquier caso, esto no era lo que se sentía ser madre, probablemente.

Se sumergió en sus propios pensamientos por un momento. Sin embargo, nadie hablaría hasta que él hablara, por lo
que se vio obligado a hacerlo a pesar de no ser el maestro de ceremonias o algo similar.

“Entonces, Albedo. Dime la razón por la que todos se reunieron aquí. Es algo importante para Nazarick, o más bien, para
el Reino Hechicero, ¿verdad?

"Si. En pocas palabras, nuestro grano que se transportaba a través del Reino hacia el Reino Santo fue saqueado hace
cuatro días”.

"Oh ... ¿y quién hizo eso?"

"Un noble del Reino".

La luz en los ojos de Ainz brilló por un momento. Albedo estaba siendo vaga. Normalmente, ella informaría el nombre,
el poder militar y el objetivo de los nobles de una vez. {¿Por qué es eso?} Ainz lo pensó mientras se preguntaba,

“¿El comerciante de los Ocho Dedos a cargo del transporte no hizo que los mercenarios vigilaran las caravanas?
Además, la regla era que nuestra bandera debería haber ondeado, ¿sí? ¿Acaso esto significaba que el Reino ha elegido
comenzar una guerra con nosotros?”

Había pensado, a juzgar por las acciones del Reino, que estaban tratando de evitar una guerra, pero ahora parecía ser
un juicio incorrecto. ¿O fue el incidente en sí mismo algún tipo de estrategia? Ainz se dio cuenta de otra posibilidad a
medida que sus pensamientos se desarrollaban.

"¿Podría ser que los Ocho Dedos nos han traicionado?"

"No, bueno ..."

Albedo bajó la cabeza mientras murmuraba, luego miró a Ainz como si estuviera tratando de echar un vistazo.

Ainz pensó que su actitud actual era bastante rara. Más bien, esta podría haber sido la primera vez que ella muestra
este tipo de comportamiento. Se estaba comportando como una niña pequeña que tenía miedo de ser regañada,
definitivamente diferente de la Supervisora que siempre había sido.

“¿Qué pasa, Albedo? ¿Pasa algo?”

Ainz mantuvo cuidadosamente su digna fachada y sintió como si su espalda estuviera empapada de sudor. Ainz, por
supuesto, no podía sudar.

¿Fue un error que Ainz había cometido? Si ese fuera el caso, entonces la respuesta de Albedo tendría sentido.

Se estaba comportando como una empleada que había tenido que señalar los errores que su jefe había cometido y que
lo había estropeado todo.
{¿Un noble del reino? Que significa eso ... ¿Acaso hice algo? No hice nada gracioso en los últimos meses, ¿verdad? No,
¿podría?}

Cuando Ainz, que ni siquiera podía recordar los documentos que había firmado hace unas semanas, lo pensó, cada vez
se sentía más como un error. Su ansiedad creció junto con sus pensamientos.

{¡No, espera! ¡Lo tengo! ¡Lo tengo! ¿No se lo dije a Albedo y Demiurge durante el Reino Santo? Y le dije a mucha gente
lo mismo después de regresar. ¡Sí, cometí un error deliberadamente!...... Ha ha ha ¡Más allá de mí, es
impresionante!......... Espera, espera, ahora es el momento ... ¡quizás debería decir la verdad!}

Ainz siempre había pensado que el título de un señor absoluto era demasiado para él. Ya era hora de que se lo quitara.

Tenía una sonrisa cordial en su rostro.

“No te preocupes por eso, Albedo. Cuéntame sobre eso."

"Sí ... Ainz-sama. Seguramente recuerda nuestro plan de hacer uso de un noble idiota con el fin de obtener el control
del Reino ... "

{Hmm?} Ainz se preguntó mentalmente. Lo que ella dijo no era lo que él había esperado, pero en ese momento Ainz
sabía qué decir.

"¿Ese tonto tuvo algo que ver con eso?"

Albedo asintió, "Sí. Ese imbécil ha causado este incidente. Ainz-sama probablemente ya se ha dado cuenta de la
posibilidad de que esto podría ser un esquema de la clase dominante del Reino ”.

{Más malentendidos, ¿eh?} "Hmph ..." Ainz comenzó a pensar. No podía ver los aspectos más profundos de tal
esquema, pero probablemente fue beneficioso para el Reino condenar a un noble asociado con Nazarick. De esa
manera, podrían purgar una plaga de sus filas.

“Entiendo ... ¿pero la culpa realmente recae en ese imbécil? No es una estratagema del Reino, ¿verdad? ... Aunque
espera, tú ya debes haber investigado esa información. Perdón por las preguntas innecesarias.

“No, esas preguntas son naturales para usted, Ainz-sama. Hemos preparado un testigo para este propósito. Shalltear.”

"Entendido."

Shalltear hizo una reverencia, se levantó y luego salió por la puerta izquierda.

Justo después de eso, una mujer detenida a ambos lados por los Caballeros de la Muerte regresó con Shalltear.

Estaba tan delgada que sus huesos eran visibles como si estuviera enferma. También tenía bolsas pesadas debajo de los
ojos, no usaba maquillaje y tenía el cabello desordenado.

Se podían ver manchas de lágrimas alrededor de sus ojos inyectados en sangre, que se movían sin control como una
pequeña criatura aterrorizada.

Ainz recordaba haber visto a esa persona en alguna parte, pero no podía recordar detalles importantes como su
nombre y posición.

Mientras hacía todo lo posible por buscar entre sus recuerdos, los Caballeros de la Muerte la soltaron.
La mujer se arrodilló en un movimiento suave. Era perfecto, incluso se podría decir que era hermoso.

Era algo que solo era posible a través de una cantidad adecuada de entrenamiento. Ainz incluso sintió un poco de
respeto por ella por eso.

"Suuu, suu maajeestaad ..." su voz temblaba mucho. Se detuvo por un momento y luego volvió a hablar: "Su majestad".

La sala quedó en silencio. Al darse cuenta de que era su turno de hablar, Ainz dijo con voz profunda: "-Mujer, te permito
decir tu nombre".

"¡Ah! ¡Hilma Cygnaeus, su majestad!

Sus recuerdos despiertos se extendieron como enredaderas. Ella era una de las líderes de los Ocho Dedos, el sindicato
del crimen del Reino.

"Ah, sí".

No se sabía cómo entendía el ruido que Ainz había hecho inconscientemente. Hilma, que no había levantado la cabeza
ni una sola vez, gritó cuando su frente se frotó contra el suelo.

“¡No sé cómo paso! ¡No lo sé! ¡No tengo absolutamente ninguna intención de desobediencia! ¡El robo de granos no
tiene nada que ver conmigo!

Ainz echó un vistazo a la espalda de Albedo.

Sería increíblemente fácil determinar si la mujer había mentido, por lo que Albedo debe haberlo hecho. Entonces, ¿por
qué no informó los resultados directamente a Ainz?

Ainz no sabía qué estaba pensando Albedo, pero ciertamente no se trataba de apuñalarlo por la espalda. En realidad,
probablemente fue todo lo contrario. Hubo algunos malentendidos desconocidos que se debieron a que ella sostenía a
Ainz con demasiado respeto. No sería apropiado preguntarle al respecto directamente.

{Me metí en esta situación porque actué repetidamente como mi personaje, ¿no? Albedo no entenderá si esto
continúa. ¿Debo preguntar y ver qué pasa? Hubiera estado bien si Albedo fuera la única que estuviera aquí, pero los
otros también están aquí ...} Ainz miró a Aura y Mare. {Hm, la próxima vez, supongo.}

"-Umu. En primer lugar, permítanme confirmar si Cygnaeus está diciendo la verdad. [Dominar]."

Después de lanzar el hechizo, Ainz le preguntó a Cygnaeus:

"¿Jugaste algún papel que te involucre con el noble robando nuestro convoy de granos?"

"¡Ninguno en absoluto!"

Una persona dominada no podía mentirle a su dominador, lo que significaba que Cygnaeus no tenía conexiones directas
con el incidente. Aunque todavía era posible una conexión indirecta, no habría sido su responsabilidad. La hipótesis de
que había estado mintiendo por medio de la manipulación de la memoria era poco probable.

"-Has sido descrita por otros como tener múltiples personalidades?"

“No!”

"Umu ... ¿entonces deseas oponerte a nosotros?"


"¡De ningún modo! ¡No tengo la menor intención de hacerlo! ¡Absolutamente no!"

Ella negó con su tono más feroz todavía. Dando testimonio de esto, Ainz la liberó de su [Dominar].

"Si tuviéramos que castigarla por un delito del que no era responsable a propósito, sería demasiado duro. Cygnaeus, no
culpable. Esa es mi decisión.

Cygnaeus levantó la cabeza y miró a Ainz con una brillante pasión dentro de sus ojos, hasta el punto de que Ainz lo
encontró aterrador.

“Pero, Ainz-sama. ¿No deberían las faltas de un subordinado ser responsabilidad de sus superiores? Ese cretino era su
responsabilidad.

Albedo tenía razón.

“¡Usted, tiene toda la razón! ¡Pero ese tonto tomó esas acciones al azar y por su propia voluntad! ¡Lo había instruido
varias veces! ¡que me contactara antes de hacer nada! ¡Incluso había designado a un subordinado para vigilarlo por esta
razón exacta!

Albedo no se opuso a su explicación. Entonces esa era la verdad. Había cumplido con sus deberes al máximo, por lo que
sería demasiado cruel dejar que asumiera toda la responsabilidad por este incidente.

[Albedo], de Recursos Humanos, había contratado a un [simplón] que causó problemas importantes al departamento de
[Cygnaeus]. Aunque es obvio que hubo problemas dentro de ese departamento, Ainz también entendió la tendencia a
querer culpar a RR. HH.

[Ainz], el asalariado, pensó en este tema desde la perspectiva de Cygnaeus.

Si él dejara este asunto a Albedo y a los demás, seguramente le impondrían castigos severos. Entonces-

"-Las faltas de un subordinado son responsabilidad de su superior. Estoy de acuerdo con esa afirmación ".

Ainz vio como los colores se drenaban de la cara de Hilma y continuó:

“Pero, ese proverbio fue dicho por un líder que deseaba cargar con la carga de su subordinado, no era una forma de
que los subordinados echaran la culpa a sus superiores. En cuanto a cuán abarcativa podría ser la declaración. Albedo,
déjame hacerte una pregunta. Cygnaeus estaba a cargo de ese tonto, pero ¿quién estaba a cargo de Cygnaeus?

"Esa es ... esa es mi responsabilidad".

"Umu. Soy tu maestro, así que la responsabilidad de este incidente recae en mí al final, ¿correcto?

“NN-¡No nos atreveríamos! ¡Esto no es absolutamente su culpa Ainz-sama! ”

Albedo rechazó su declaración con una expresión de pánico inusual.

Cygnaeus, cuya expresión un momento antes había sido una predicción de su propio final, ahora miraba a Ainz con la
misma chispa en sus ojos que antes. Su rostro estaba casi siempre cambiante.

“Aunque el modus operandi de Cygnaeus puede ser defectuoso, ella actuó de acuerdo con las expectativas de su
oficina. Por eso, ella ha sido perdonada. La primera vez que ocurre un error, es porque todos cometen errores. La
segunda vez sería el resultado del descuido. La tercera vez debería haber sido evitable. La cuarta vez es la que indica la
incompetencia de uno: Cygnaeus.

"¡¡Si!!"

Cygnaeus bajó la cabeza tanto que hizo un impacto audible con el suelo. Parecía doloroso incluso desde una perspectiva
externa.

“Para evitar que vuelva a ocurrir un incidente similar, trabaja más duro en tus medidas preventivas. Prepara un
conjunto de todos los planes que puedas imaginar, envíalos a Albedo y espera su aprobación. Ese será tu castigo.

"¡¡Si!!"

Cygnaeus frotó su cabeza contra el suelo, como si estuviera tratando de bajar la cabeza aún más.

{Eso parece innecesario.} Ainz pensó mientras se giraba para mirar hacia los guardianes.

“Esa es mi decisión, ¿tienen algún comentario? No me enojaré, son libres de decir lo que piensan.”

Nadie parecía tener objeciones. Aun así, cada uno de ellos era capaz de decir 'Las decisiones de Ainz-sama siempre son
correctas' con una cara seria, incluso si tenían opiniones discrepantes, no era probable que dieran voz a esas opiniones.
En cualquier caso, era mejor confirmar que no.

"-Albedo".

"Sin objeciones."

"-Demiurge."

"Estoy de acuerdo con Albedo".

"-Aura".

"Ninguna."

"-Mare."

"¡Ah! S-si. No tengo ninguna objeción.

"-Cocytus".

"Sin Objeciones ".

  "- Shalltear ".

"Ninguna."

¿Estaban realmente bien con eso o tenían demasiado miedo de hablar? Ainz no estaba seguro, pero al menos había
recibido su aprobación.

Ainz asintió con fuerza con la cabeza e hizo su juicio final.

"...Bueno. Ahora bien, Cygnaeus. Prepare esos planes dentro de unos días, es decir ... téngalos listos dentro de dos días
".
Cygnaeus audiblemente giró la cabeza hacia arriba.

"¡Entendido! ¡Estoy agradecida por el juicio misericordioso de mi señor! ¡Se lo agradezco desde lo más profundo de mi
corazón! ¡Oh Rey hechicero-heika! ¡¡Permítame, a mi Hilma Cygnaeus, que le siga sirviendo fielmente de ahora en
adelante!!

"Es eso así…?"

La casi repugnante pasión de Cygnaeus le recordó a una chica que había conocido en el pasado con ojos de aspecto
aterrador.

“Espero tu leal servicio. Ahora bien, Shalltear, por favor envía a Cygnaeus de vuelta.

"Entendido."

Shalltear llevó a Hilma consigo mientras activaba la función de su anillo, el destino de su teletransportación era la
superficie. Ella debería usar [Portal] luego, por lo que no debería tomar mucho tiempo. Con eso en mente, la esperaron
en su lugar. No mucho después, Shalltear regresó sola como había esperado.

"Ahora bien, esa no podría ser la única razón por la que me llamaron aquí, ¿verdad?"

Si esa fuera la única razón, tendría que estar agradeciendo a sus estrellas por su suerte, pero ese deseo fue destrozado
por Albedo.

"Sí, es exactamente como lo ha supuesto".

Ainz miró a Albedo como si le hubiera guardado rencor. Le hubiera encantado si ella solo le hubiera dejado aferrarse a
esa esperanza por un tiempo más.

“Umm, ¿pasa algo? ¿Hice algo mal? ......”

“No, no pasa nada. Ahora bien, ¿qué tal si me dices el verdadero propósito detrás de ti llamándome: además de reunir a
todos los Guardianes de Piso aquí?

Albedo y Demiurge intercambiaron miradas cuando se les preguntó.

“Lo primero en el expediente, ¿con qué propósito emprendió ese bufón sus acciones? ¿Alguien lo estaba manipulando
como parte de su estratagema? Eso es ciertamente posible. Dependiendo de la respuesta a esas preguntas, es posible
que tengamos que revisar significativamente nuestros planes contra el Reino. Para eso sería bueno saber cuáles son los
pensamientos de Ainz-sama sobre el asunto, por lo que propuse que le pidamos su presencia.

"Umu ... hasta este entonces nuestra estrategia contra el Reino había sido El palo y la zanahoria' ¿no? ¿Le has explicado
el concepto a Aura, Mare, Cocytus y Shalltear antes?

"Demiurge y yo estábamos en el proceso de hacerlo, pero todavía tenemos que explicar los detalles específicos del
plan".

"¿Es eso así? Entonces Albedo, comparte la información con todos. Cualquier sugerencia u opinión de todos ustedes
podría ser útil ".

"Entendido."
Albedo comenzó su explicación a los cuatro.

La estrategia del Palo y la zanahoria (el término, acuñado por Ainz, era popular debido a que era fácil de entender) para
preparar el Reino para una toma de control era, en esencia, un plan para desestabilizar el Reino desde el interior hasta el
punto en que una parte del Reino, los ciudadanos esperarían activamente una intervención extranjera pacífica por parte
del Reino Hechicero.

¿Fue porque Demiurge también estuvo involucrado en el proceso de planificación? El plan comenzó a sonar más y más
como lo que habían hecho en el Reino Santo. Era una estrategia que dependía de conflictos internos y, por lo tanto,
causaría una pérdida masiva de vidas al principio. Su preferencia por los conflictos internos sobre la invasión física de un
país probablemente se debió a que él era un demonio. Si Cocytus o Shalltear estuvieran a cargo de la planificación,
probablemente preferirían métodos más directos, como una invasión en toda regla.

Pero aparentemente este plan había sido formulado por alguien dentro del Reino y Albedo y Demiurge solo habían
hecho ligeras modificaciones sobre el original.

Ese noble imbécil era un elemento crucial de esta estrategia.

Estaba destinado a comenzar una revolución. En conjunción con los conflictos internos iniciados por su escasez de
granos, el Reino se vería obligado a solicitar ayuda del Reino Hechicero. Había múltiples formas de hacer uso de la
nobleza, pero todas crearían una razón para que el Reino Hechicero interviniera en los asuntos del Reino.

Esto significaba que para Ainz, todo seguía yendo según lo planeado. El incidente causado por ese imbécil fue
justificación más que suficiente para que el Reino Hechicero se involucrara.

Sin embargo, parecía que Albedo y Demiurge estaban un poco preocupados por la situación actual. Tenía que haber
algo que Ainz no entendía.

“Ahora bien, Albedo. Aunque quiero hacer preguntas de naturaleza fundamental ... ¿Realmente tenemos evidencia de
que noble causó el incidente? ¿Tenemos pistas de que esto fue una estratagema del Reino? Recuerdo algo ... sobre la
correspondencia programada de Albedo con ese noble que se suponía que debíamos influir bajo nuestras influencias.

Albedo se había quejado ante Ainz una y otra vez por "tener que enviar cartas a ese noble desagradable", "un simple
humano ...", o algo similar. También le había pedido a Ainz que revisara dichas cartas, por lo que tuvo que leerlas en
numerosas ocasiones.

Si se tratara de papeleo simple, Ainz aún sabría un poco al respecto, pero no tenía confianza en su capacidad para
corregir o editar. Trató de evitar tener que hacerlo, pero Albedo le había rogado en serio, así que tuvo que hacerlo.

Por cierto, aunque había pasado mucho tiempo desde que llegó a este mundo, Ainz todavía no había aprendido a leer el
idioma.

Lo mejor que podía hacer era escribir sus nombres y los de Momon y reconocer los números. En comparación con
Albedo, Demiurge y Actor de Pandora, que entendían el idioma de varios países, era fácil ver cómo funcionaban sus
cerebros en un nivel completamente diferente al suyo. Fue por esta razón que Ainz tuvo que confiar en objetos mágicos
para entender cualquier texto.

Si estaba siendo honesto, no creía que fuera necesario realizar ninguna edición, así que simplemente se los devolvió
como lo hizo a Albedo.

“También he visto las cartas que el noble envió en respuesta y, francamente, parece como si estuviera completamente
encantado por ti. No pensé que él sería del tipo que se opondría al Reino Hechicero ".
Había escuchado un dicho que decía que la traición del enamoramiento de uno podía llevarlo a ser irracionalmente
odioso. Como descubrir que tu actriz de voz favorita tiene novio. Cuando se le ocurrió este pensamiento, Ainz pudo ver
un reflejo de su amigo de antaño llorando lágrimas de sangre en el lugar de Shalltear.

También podía ver en el lugar de Aura y Mare, la hermana de ese amigo riéndose de él.

“Sí, hemos llevado a cabo investigaciones detalladas sobre este asunto, es indudablemente cierto que ese hombre fue
el autor intelectual del robo de granos. Pero ... la posibilidad de que pudiera haber sido encantado, lavado de cerebro o
controlado de cualquier otra manera ciertamente no es ninguna ... de lo único de lo que podríamos estar seguros es de
que cometió el crimen.

“Quizás esta fue una estratagema de alguien de un intelecto aún más alto que nosotros. Si ese fuera el caso, entonces
existe la posibilidad de que de alguna manera se estén aprovechando de sus acciones ... "

Albedo tenía una expresión preocupada y Demiurge también. Lo que Ainz encontró increíble era la posibilidad de que
alguien que pudiera rivalizar con el intelecto de estos dos simplemente apareciera de la nada. O mejor-

"¿Tal vez ese noble hizo lo que hizo sin pensarlo?"

Si ese fuera el caso, entonces tendría mucho más sentido para Ainz.

"Ainz-sama, no creo que eso sea posible ..."

Albedo lo dijo en un tono como si se estuviera disculpando. Esta fue la primera vez que adoptó esa actitud y Ainz no
pudo evitar sentirse renovado por este nuevo tipo de comportamiento.

“No, espera un segundo, Albedo. Solo podemos hacer movimientos preventivos contra las estrategias de algún genio,
pero Ainz-sama incluso podría ver a través de las acciones precipitadas de un idiota. Siempre existe la posibilidad de que
ese sea el caso, ¿no es así? No, ¿no es esa explicación la más plausible?

"P-pero ... ser tan estúpido ... ¿es realmente posible ...? Pero Ainz-sama ... "

“Si Ainz-sama lo dijo, ¿no es verdad? Albedo.”

"Supongo que sí, creo que ..."

Por alguna razón, Aura y Mare habían respaldado el argumento de Demiurge, aturdiendo a Ainz que simplemente había
murmurado un comentario descartable.

"Si ese es el caso-"

Albedo y Demiurge fruncieron el ceño y comenzaron a debatir.

“Espera un segundo. Escuchemos las opiniones de los otros Guardianes de Piso con respecto a la operación. Deben
tener bastantes preguntas, así que reservemos un tiempo para eso. Aquellos de ustedes que tengan preguntas podrían
simplemente levantar la mano y Albedo o Demiurge las responderán”.

{Por favor, no me hagas preguntas.} Ainz ya había puesto una bandera blanca en su mente.

“Umm, tengo una pregunta”, dijo Aura mientras levantaba la mano, “¿por qué no solo atrajimos a la mayor cantidad de
nobles que pudiéramos al comienzo de la operación? Si hiciéramos eso, podríamos haber matado a ese noble
problemático y continuar la operación como lo habíamos planeado, ¿verdad?
El que respondió a esta pregunta fue Demiurge.

“Lo consideramos durante la fase de planificación, pero finalmente decidimos abandonar esa idea después de las
deliberaciones. Hubiera estado bien si hubiéramos atraído a nobles destacados, pero no son exactamente conocidos por
su intelecto, ¿verdad? Con eso en mente, cuantas más personas atraemos al redil, más probable es que ocurra una fuga
inesperada de información. Por eso habíamos decidido centrarnos en un individuo y hacer que formaran y administraran
una nueva facción ".

Las cosas estaban como estaban porque no esperaban que esa persona fuera un comodín.

El siguiente en levantar la mano fue Cocytus.

"¡Acaso. No. Podíamos. Hacer. Uso. De. Los. Nobles. Excepcionales?”

“No era como si no pudiéramos. De hecho, ya habíamos reclutado a alguien así ... es tan fácil chantajear a un padre
cariñoso. Habíamos considerado el hecho de que querríamos evitar a los nobles que eran al menos algo capaces, por eso
elegimos la porción prescindible de la nobleza. ¿No crees que es necesario que eliminemos a los imbéciles para que el
país pueda convertirse en uno digno de ser gobernado por Ainz-sama? Por eso formamos una facción que estaba llena
de personas que eran incompetentes en varias formas. Como una metáfora, piense en ello como la preparación de un
contenedor de basura antes de tirar la basura. Por supuesto, habíamos recibido información sobre las personas con
talento del Reino, pero también queríamos recopilar información propia directamente de la fuente ".

"Debido a que el Reino Hechicero no tiene necesidad de nobles aparte de algunos de ellos que son ascetas talentosos o
trabajadores".
Parte 8
—Tengo una pregunta —dijo Shalltear mientras levantaba la mano— no estoy segura de entender-arinsu.
Incluso si ese noble estaba siendo manipulado para hacer lo que hizo, ¿sus acciones no constituían un ataque
contra el Reino Hechicero? Si es así, ¿no debería el Reino Hechicero usar eso como casus belli para invadir el
Reino-arinsu? Si realmente fuera una trampa establecida por alguien, ¿no podríamos simplemente aplastarlos?

—Eso es correcto, deberíamos haberlo hecho especialmente si no había mentes maestras ocultas... Pero...
hmmm.

Albedo miró a Demiurge, incitándolo a responder, "así es". Demiurge dirigió su mirada hacia Ainz antes de
mirar hacia los guardianes.

—Es extremadamente difícil encontrar el equilibrio adecuado para hacer frente a la situación. Aunque ahora que
tenemos la perspicacia superior de Ainz-sama, hemos llegado a entender que el noble había cometido este acto
sin pensar mucho en ello. Si lo castigáramos ligeramente por esta transgresión, el Reino Hechicero sería
despreciado por otras naciones. Entonces, ¿cuál creen todos ustedes que es el castigo adecuado para alguien que
ha atacado una caravana que ondea la bandera del Reino Hechicero, algo que esencialmente significa el propio
Ainz-sama y ha manchado la imagen pública de Ainz-sama?

—Deberíamos matarlo.

—Sí, creo que Onee-chan está en lo correcto.

—Así es. Así es como debe ser. Ahora bien, debo preguntarles a todos ustedes. ¿Dejamos pasar este asunto
después de haber matado al criminal?

—Eso.No.Funcionara. Su. Maestro. Debe. Pagar. Por. éste. Crimen.


Cocytus asintió con la cabeza en silencio.

Ainz nunca había estado más sorprendido que en este momento.

Aunque era sorprendente que los guardianes tuvieran una reacción tan exagerada, no era demasiado fuera de lo
común considerando sus personalidades. Lo que sorprendió a Ainz fue cómo aceptaron su despreciable
comentario sobre el noble como una verdad a primera vista.

Para ser honesto, era bastante aterrador.

—Así es, también estoy de acuerdo con el juicio de Shalltear. ¡Para que sean tan tontos como para dejar en
ridículo a Ainz-sama, digo que debemos imponer castigos apropiados a todo el Reino! Aunque, en aquel
entonces...

—Ainz-sama dijo una vez que 'gobernar sobre una nación arruinada sería malo para nuestra reputación'.
También he oído que Ainz-sama no tiene interés en estar encima de una pila de escombros, por lo que debemos
hacer todo lo posible para evitar ese tipo de situación.

Al escuchar lo que Demiurge tenía que decir, Albedo asintió con la cabeza.

Ainz tenía dos preguntas en mente como respuesta.

Primero, ¿había dicho algo así antes?

Si encuestaras a cientos de habitantes de Nazarick sobre la pregunta " ¿Quién tiene razón, Ainz o Demiurge?"
tal vez la mayoría, no, 99 de ellos estarían seguros de que era Ainz. Sólo una persona estaría en contra de esa
idea y esa persona seria el propio Ainz Ooal Gown.

Pero, ¿cómo de creíble podría ser él, siendo una persona que ni siquiera podía recordar lo que pasó hace una
semana?

Por eso, aunque Ainz no lo recordaba, ya que Demiurge lo había dicho, debe haber dicho algo parecido en el
pasado. Si ese era el caso, entonces sólo había una manera correcta de enfocar esto.

—Como era de esperar, haber recordado lo que había dicho. Demiurge, me has hecho muy feliz.

—¡Yo también me acuerdo!

—Yo también, Ainz-sama.

—Umu. Umu. Shalltear, Aura. Estoy agradecido por ustedes dos también.

No sabía si realmente habían recordado o no, pero simplemente coincidían con Demiurge, al igual que él.

Hablando de eso, ¿cómo es que aún no han descubierto la verdad de que es incompetente? ¿Era realmente tan
bueno en la actuación?

Había pasado mucho tiempo desde que vino a este mundo como el señor de Nazarick. Había estado operando
como su señor todo este tiempo. Ya deberían haber visto a través de su disfraz de "señor", ya deberían haber
visto a través de la naturaleza inútil de Satoru.

La conversación continuó mientras agonizaba por esto.


—Así que, de acuerdo con los deseos de Ainz-sama, no castigaremos a todo el Reino. Sin embargo, no podemos
dejar que se salgan con la suya con un ligero castigo. También tendremos que poner el plan en pausa o
abandonarlo por completo por ahora. Como mínimo, requerirá desviaciones importantes.

Ainz no pudo evitar sentir un gran sentimiento de culpa por el hecho de que sus palabras tuvieran tanta
importancia en sus mentes.

—...Así que fue por eso. Pero, Demiurge, ¿realmente fallaron los planes esta vez?

Demiurge, Albedo y su asistente en el Reino poseían un nivel de genio incomprensible en la perspectiva de


Ainz. ¿El plan que fue la combinación de sus mentes realmente fracaso? Si ese fuera el caso, debe tener en
cuenta lo que les dice a partir de este momento. Probablemente sería mejor que mantuviera la boca cerrada de
ahora en adelante. Así que, por si acaso, volvió a preguntar,

—¿Realmente estamos abandonando nuestros planes? ¿El plan de El palo y la zanahoria?

—...

Demiurge miró hacia Ainz con una expresión desconcertada, había visto esta expresión en numerosas
ocasiones. Era la expresión que había hecho cuando intentaba averiguar el verdadero significado de sus palabras
como si fueran todos eufemismos dichos por un ser de un nivel de brillantez completamente diferente.

(Equivocación. Demiurge. Sólo estoy tratando de reafirmar lo que has dicho. No hay capas ocultas de
significados. Deberías relajarte tomando un baño primero.)

Estos pensamientos desaparecieron justo cuando Ainz estaba a punto de darles voz. 

Justo cuando una desagradable premonición apareció en su mente, tal como Ainz había esperado, Demiurge se
quedó horrorizado como si acabara de tener una repentina realización.

—...No espera, ¿podría ser... Ainz-sama. ¿Podría ser que haya tenido la misma intención cuando
inmaculadamente sometió al Imperio a nuestro dominio?

Sus premoniciones fueron acertadas en el blanco.

(¿Qué está diciendo?)

Ainz empezó a quejarse con Demiurge en su mente. (¿Qué clase de proceso de pensamiento te llevaría a esa
conclusión? )

("No, no es ese el caso", sería la mejor respuesta, ¿verdad? ¿Pero sería esa respuesta realmente apropiada?)

—-Eso es correcto.

Después de vacilar durante mucho tiempo, esta fue su respuesta. Por alguna razón desconocida, los ojos de
Albedo se abrieron tanto como los de Demiurge.

Fue un poco, no, fue extremadamente aterrador.

—Ya veo... por eso Ainz-sama nos había instruido repetidamente... por favor, perdone a su subordinado por no
darse cuenta inmediatamente, yo he decepcionado a mi amo.
—No, Demiurge. ¿Cómo puede alguien como tú, no, cómo puede la gente como nosotros esperar ser capaz de
comprender completamente los ingeniosos planes de Ainz-sama? Haber olvidado que todos los movimientos de
Ainz-sama se hacen con una gran cantidad de intenciones puede haber sido nuestro mayor fracaso.

—-Así es. Es tal como lo has dicho. Haber aplicado la política de El palo y la zanahoria a nivel nacional. Como
se esperaba de nuestro Ainz-sama. Como se espera del líder de los Seres Supremos...

(Hmph.) Ainz se rió de sí mismo.

Ya no podía entender de qué estaban hablando estos dos.

En ese momento, un pensamiento pasó por su mente. ¿Y si estos dos ya se habían dado cuenta de la
incompetencia de Ainz y estaban tratando de encubrirlo?

(Ambos son genios. La verdad es que ni siquiera puedo comprender lo mucho más inteligentes que son que yo.
¿Cuánto tiempo la gente podría seguir confundiendo mi estupidez con la de un genio? No, ¡eso no debería haber
sido posible!)

—Ainz. Sama. Es. De verdad. La Mente. Mas. Grande. De. Nazarick.

—Exactamente, tienes toda la razón, Cocytus. Para Ainz-sama, alguien que es capaz de planear a la escala de
milenios y miles de años en el futuro, algo a la escala de unos pocos años no es nada.

—¿Eh? ¿Es eso cierto...? Como se esperaba de Ainz-sama.

—Para ser capaz de planear los milenios venideros, estoy verdaderamente asombrado... Ainz-sama.

(¿De qué está hablando Demiurge?)

(¿Quién? ¿Cuándo dijeron eso? ¿Cómo podría alguien ser capaz de planear tan lejos en el futuro? No inventes
cosas por tu cuenta.) Ainz suprimió su deseo de gritar sus pensamientos. Sería malo que los dos niños ingenuos
lo tomaran como la verdad.

Sin embargo, como había estado aprobando cada una de las sugerencias de Demiurge, no sabía cuál era la mejor
manera de responderle ahora. Además, si se oponía ahora, lo más probable es que le creara problemas en el
futuro.

(Así que todavía tengo que actuar como de costumbre?)

Si Ainz fuera capaz de hacer expresiones faciales, probablemente tendría una sonrisa dudosa ahora mismo.
Después de devanarse los sesos, se las arregló para dar una respuesta que no confirmaba ni negaba la
declaración de Demiurge.

—No, no es así en absoluto.

—No hay necesidad de que nuestro maestro sea tan humilde-arinsu. Oh gran Ainz-sama.

—Ser. Capaz. De. Pensar. Asi. De lejos. En el futuro. No..., Si. Ese no fuera.El. Caso. El. No. Podria. Llamarse.
El. Gran. Líder. De. Los. Seres. Supremos.

No podría soportarlo más, tenía que dejar la fachada.


Ainz tomó su decisión.

—Ahora bien, ya que tenemos el permiso de Ainz-sama, demos al Reino el más miserable de los castigos.

—¿Eh?

¿Cómo apareció la palabra "miserable" en su conversación hasta este punto? Ainz estaba completamente
desconcertado.

Albedo juntó sus manos y sonrió brillantemente. Los aterradores Albedo y Demiurge hablaron al unísono,

—El Imperio, que se rindió inmediatamente a Ainz-sama, recibió la zanahoria. El Reino, que no se ha rendido,
recibirá el Palo. Al hacerlo, estaremos enviando un mensaje a todos los demás. El palo y la zanahoria, la gente
de este mundo debe elegir entre ellos. Wooo, las cosas se están poniendo un poco más interesantes, ¿no es así,
Ainz-sama?

—...Uh"

-------------------------

Hilma fue violentamente arrojada de vuelta al lugar de donde la sacaron. El [Portal] que la había transportado
de vuelta ya había desaparecido cuando se dio la vuelta para mirar.

Observó sus alrededores mientras cuidaba el brazo que había hecho impacto con el suelo cuando fue arrojada.
Estaba en una habitación bien ventilada, espaciosa y familiar.

Esta solía ser la oficina del jefe de la división de apuestas, la mansión de Noah Zweden. Originalmente había
comprado esta franja de tierra con la intención de construir un casino encima, lo cual era ilegal. Habían
construido con éxito la mansión asociada, pero debido a circunstancias imprevistas, el resto de los planes
tuvieron que ser cancelados.

Debido a esto, la mansión había incluido enormes habitaciones destinadas a los juegos de azar e Hilma estaba
en la habitación más grande de todas.

Hilma finalmente se calmó y suspiró profundamente.

Su cuerpo se estremeció cuando fue alcanzado por la alegría.

—¡Hilma!

Sus compañeros se precipitaron hacia ella. Había otros tres en la habitación, incluyendo a Özkuzu que tocó el
timbre de la mesa.

Sus ojos estaban llenos de lágrimas.

Seguramente sus pálidas expresiones eran debido a la preocupación por su bienestar.

—¿Estás bien? ¿¡Está algo mal!? ¿Cómo está tu estómago?

—¡Tenemos un poco de vino de frutas! ¿Quieres una copa o dos?


 "¡El resto de ellos vendrán aquí pronto!”

—Noah, Endio y Özkuzu —los tres se callaron al escuchar la voz de Hilma— Siento haberlos hecho
preocuparse por mí.

—¡No importa eso! Debes haber sufrido mucho, deberías descansar inmediatamente.

Noah limpió las lágrimas de los rincones de sus ojos mientras decía esto. Debió pensar que ella había
experimentado "eso" o algo igual de horrible. Hilma no tuvo otra opción que explicarse.

—No me hicieron pasar por 'eso', no me hicieron nada.

La atmósfera se hizo más densa a medida que los compañeros que la rodeaban hacían aflorar gradualmente sus
confusas expresiones como si dijeran, (era eso algo que era incluso posible?)

—También me reuní con su Majestad, su Majestad el Rey Hechicero.

Los ojos húmedos de Hilma eran como un rompeolas cuando un interminable chorro de lágrimas fluyo.

—Su Majestad el Rey Hechicero...

Como su título por sí solo provocaba una cantidad inconcebible de miedo, Endio hizo la señal de un Dios en el
que ni siquiera creía mientras hablaba y los otros dos comenzaron a mirar frenéticamente por la habitación.

Tal vez estaban tratando de buscar algún fisgón, aunque nunca habían visto ninguno. Era de conocimiento
común entre ellos que siempre existía la posibilidad de que alguien pudiera estar escuchando.

—Te encontraste... no, te concedieron una audiencia con él... Me alegro de que hayas podido volver con éxito
entonces.

—Ufufu...

Hilma, que seguía llorando, dio una sonrisa como respuesta.

Aunque todos habían sido llamados por el Rey Hechicero, se habían inclinado todo el tiempo así que nadie le
vio bien la cara.

Sin embargo, a través de la información que habían recopilado y los relatos de segunda mano de personas que le
habían robado miradas, los Ocho Dedos, incluida Hilma, llegaron a la inequívoca conclusión de que el Rey
Hechicero era el avatar del mal. No, era simplemente un hechicero que usaría métodos de tortura tan crueles y
podría aplastar despiadadamente a ejércitos enteros.

—Su Majestad fue... su Majestad fue realmente un maestro razonable. No sólo fue tolerante con mis fracasos,
sino que también fue misericordioso con su gobierno.

De repente el mundo a su alrededor se sintió como si el tiempo se hubiera detenido.

Noah se sorprendió por un momento, pero luego cerró los ojos como para ofrecer su compasión. 

En verdad, si alguien más hubiera dicho esto, la Hilma de hace unas horas probablemente habría pensado lo
mismo que ellos. (Así que eso fue lo que pasó, está completamente rota) o algo similar.
Los dos detrás de ella hablaron con los ojos inyectados en sangre, "Hilma... estoy más o menos envidiosa de tu
situación actual", "Ahhh, si tan sólo hubiera estado ahí contigo allá atrás...", y otros lamentos.

—No, espera un segundo. Tal vez tiene algún tipo de hechizo de control mental, Hilma, ¿Es eso correcto?

Noah no dejaba de preguntar. Por supuesto, ella misma sabía que no estaba bajo la influencia de ningún hechizo
pero al mismo tiempo, no podía probárselo definitivamente a ellos. Por eso, simplemente ignoró sus preguntas y
continuó hablando. Si ellos le creen o no, depende de ellos.

—Yo tampoco pensé que volvería con vida, la razón por la que pude volver sin un rasguño fue por nuestro
maestro. Su Majestad el Rey Hechicero —él es realmente alguien digno de ser llamado rey. Si hubiese sido
cualquier otro rey...

Tal vez se hubiera visto obligada a asumir la responsabilidad de lo que había sucedido. Tal vez - no, esto no era
hipotético, ella habría sido definitivamente implicada debido a las acciones de ese idiota y sufriría un castigo
infernal por ello. La Primer Ministro del Reino Hechicero, Albedo, definitivamente lo habría hecho.

Si ella estuviera en lugar de ella, también habría hecho que alguien asumiera la culpa por ello, aunque el castigo
no fuera la muerte, sino simplemente el dolor y el sufrimiento. Así que desde su perspectiva, la decisión del Rey
Hechicero fue infinitamente más misericordiosa que la que ella hubiera dado.

—...Hilma. Siento interrumpir tu discurso sobre la misericordia de su Majestad, pero eso estaba fuera de su
política de El palo y la zanahoria.

—¿Es así...? Ummm, tal vez esa fue la razón.

Aunque ella lo había dicho, Hilma no creía que ese fuera el caso.

Hilma podía saber los pensamientos internos de una persona por las fluctuaciones de su voz, sus expresiones y
sus parcialidades. 

No se trataba de una habilidad inusual, sino de algo que había aprendido con el tiempo y la experiencia. Era
precisa hasta cierto punto y si se podía confiar en esos sentimientos, el Rey Hechicero y Albedo no estaban
jugando la rutina del policía bueno y el policía malo.

La razón por la que no estaba completamente segura de su propio juicio era porque era increíblemente difícil
leer los pensamientos del Rey Hechicero dado que no tenía expresiones faciales de las que hablar. Así que había
una posibilidad de que sus suposiciones fueran correctas.

—Así es. Después de todo, yo también lo he hecho en el pasado, así que estoy bastante familiarizada con ello.
Pero... ahhh, qué dulce es el caramelo para aquellos que han probado el dolor que el látigo puede infligir. Tal
vez nos mintieron, tal vez su Majestad el Rey Hechicero es un ser aterrador que no podía empatizar con la gente
y sus confidentes estaban allí para asegurarse de que no se excediera. Aun así, todavía me inclinaría a creerle.
No... yo quiero creerle.

Damas de la noche que fueron fácilmente estafadas por los hombres y que luego fueron devastadas era algo que
Hilma había visto demasiadas veces. Sabía que no era diferente de esas mujeres problemáticas que había visto
en el pasado. Aun así, no pudo resistirse a la habilidad del Rey Hechicero de atraer a la gente hacia él.
—...Hilma. Tú has sido testigo de innumerables tipos de hombres. Eres la mejor de todos en términos de
comprensión de la gente, especialmente de los hombres. Di la verdad, ¿qué clase de hombre es su Majestad el
Rey Hechicero?

Como prostituta de clase alta, era cierto que había visto todo tipo de hombres, especialmente aquellos de alto
estatus o con gran autoridad sobre la gente. Había visto ese tipo de hombres tan a menudo que se había vuelto
molesto para ella. 

Si ella iba a comparar y contrastarlos...

—Si tuviera que describirlo con una sola frase, sería 'un maestro misericordioso'. Tiene la claridad mental para
pensar y juzgar, pero también la flexibilidad para acomodar las sugerencias constructivas de sus subordinados
en su propia línea de pensamiento. No busca la satisfacción como un hobby, lo que habría sido normal para
alguien de su poderío. ¿Cómo puedo decir esto...?, él no emitió ese tipo de aura, ¿sabes? Por supuesto, él
todavía daría castigos insensibles si sintiera que son necesarios.

—Eso es un gran elogio, viniendo de ti.

La más mínima indicación de una sonrisa estalló en la cara de Hilma, manchada de lágrimas, mientras reía,
"ufufu".

—Así es. Aunque nuestro amo es un ser no muerto, encarna la justicia y la misericordia. Incluso cuando está
siendo cruel, no lo es. Después de todo, la consecuencia del fracaso es el castigo. Pudo haberme matado para
enviarles un mensaje a todos ustedes, pero su Majestad no lo hizo.

No sabía quién acababa de tragar de forma audible, pero el sonido reverberaba por la espaciosa habitación.

—Espero que su Majestad el Rey Hechicero permanezca con nosotros para siempre. Si hubiéramos estado con
él desde el principio...

Un silencio deprimente pesaba en sus corazones.

—Hoooooh...

Alguien respiró como lo haría un misionero si hubiera sido testigo de un milagro.

No sabían cuándo les ocurriría ese destino infernal, pero como personas que habían vivido en constante temor,
esto era la salvación.

—Ya veo... así que estás diciendo que debemos ser aún más leales de lo que ya somos, ¿verdad?

—Sí, Noah. Deberíamos hacerlo... ahora que lo sabemos. Pero la primer ministro del Reino Hechicero, Albedo,
sigue siendo una persona aterradora. No puedo imaginarla diciendo las mismas palabras que me dijo su
Majestad el Rey Hechicero...

Aunque ella había murmurado esa última frase para sí misma, sus compañeros que la habían escuchado tenían
miradas de sorpresa en sus rostros.

Era difícil leer los pensamientos del demonio conocido como Albedo, pero su intuición le había dicho que algo
andaba mal en ese momento.

Tal vez era porque su cerebro estaba en sobremarcha en esas condiciones extremas.
Su intuición le decía:

Aunque el Rey Hechicero podía ser considerado una figura compasiva, Albedo era alguien que veía a las
personas como meros insectos. Algo así.

Hilma realmente quería hacer lo mejor para que ella y sus compañeros se convirtieran en subordinados directos
del Rey Hechicero. Él sería el tipo de maestro que recompensa a alguien en base a su desempeño y no trataría a
sus subordinados de manera irrazonable.

—Todos. Trabajemos aún más duro para su Majestad el Rey Hechicero.

Hilma les dijo a los tres que estaban delante de ella y compartió sus pensamientos. Después, comenzó a buscar
ayuda de varias fuentes para la tarea que le había encomendado el Rey Hechicero.

Capítulo 2: El principio del fin


Parte 1
En la capital del Reino de Re-Estize, en el Palacio de Valencia.

Una de las habitaciones tenía una especie de calor típico producido por el número de personas reunidas en su
interior. Aunque ese número no era alto en absoluto, la sala tampoco era espaciosa. El punto era que la gente en
esa habitación estaba tan seria y ocupada con sus tareas que habían empezado a subir la temperatura de la
habitación poco a poco.

En el centro de la sala había una mesa de reuniones rectangular y situada en el asiento más importante de la sala
estaba Rampossa III. A su derecha estaba sentado el segundo príncipe, Zanac, y el resto de los asientos habían
sido ocupados por los cortesanos y ministros del Reino. Debido al hecho de que todos ellos eran de edad
avanzada, si se echaba un vistazo a la sala, todo lo que se veía eran cabellos blancos sobre cabezas blancas y
brillantes calvas.

Si esta fuera una situación normal, todos, excepto el rey, se habrían levantado para presentar sus respetos y
luego iniciar adecuadamente la reunión - este era el protocolo después de todo - pero eso no era lo que había
sucedido. Cada uno de ellos tenía una taza de té delante de ellos, lo que significaba la potencial prolongación de
esta reunión.

Después de confirmar que todos habían recibido los materiales que habían preparado, Zanac dijo en voz alta,

—Comencemos la reunión del tribunal entonces. El tema de esta reunión será la declaración de guerra que
hemos recibido del Reino Hechicero." 

Había usado un término tan intenso como "declaración de guerra" con la esperanza de que todo el mundo tratara
esta reunión con la gravedad que se merece.

La verdad era que el ministro del interior de pelo blanco, que tenía más o menos la edad de su padre, tenía la
expresión más desagradable de todas. Parecía que estaba profundamente preocupado por la situación de
emergencia.

Zanac echó una mirada sigilosa al lado de la cara de su padre. Lo que más le preocupaba era el juicio de su
padre. ¿Su padre aún era capaz de comprender plenamente lo peligrosa que podía ser esta situación y tomar las
medidas adecuadas contra ella?
(Probablemente tiene algunos rencores contra el Rey Hechicero que había matado a "ese tipo"...)

Había oído que después de que su padre recibió la noticia de la muerte del Capitán Guerrero Gazef Stronoff, se
estremeció hasta la médula y no podía pensar con claridad. Después de que le explicaran que la resurrección no
era posible, se enfureció como nunca antes se había visto. Zanac fue testigo de todo ello ya que estaba allí con
su padre cuando ocurrió.

Desde entonces, su padre parecía haber envejecido de manera significativa. Había perdido toda la motivación y
estaba tan inerte como un maniquí construido de carne y hueso.

¿Sería capaz su padre, que había quedado tan traumatizado, de juzgar con calma a su enemigo jurado, el Reino
Hechicero?

(Dependerá de mí entonces...)

Zanac se sintió incómodo y echó un vistazo a los ministros.

El tema de esta reunión fue algo que les entregó hace días un enviado del Reino Hechicero, un documento
oficial que llevaba el sello real del Reino Hechicero. El contenido del documento decía: "Un convoy de grano
destinado a servir como ayuda humanitaria del Reino Hechicero al Reino Santo fue tomado por la fuerza por un
ciudadano del Reino. Consideramos que es una acción hostil contra el Reino Hechicero y declaramos la guerra a
su país".

El documento también llevaba los sellos de otros países que aprobaban las acciones del Reino Hechicero.

A partir de ahora, el enviado se había quedado en la capital, esperando a que le devolvieran la carta de respuesta
del Reino. Dado que se trataba de una comunicación oficial entre países a través de documentos, no habría sido
inusual dar a la otra parte una o dos semanas para responder. Incluso entonces, para que lleguen a un consenso
sobre una respuesta, terminen sus preparativos, completen las investigaciones, etc., probablemente les llevaría
más tiempo del que tienen a mano, incluso si se apresuraran en cada proceso.

—Lo siento mucho, pero debido a que tuvimos que investigar dos de los seis sellos del documento del enviado,
nos ha llevado bastante tiempo.

El que había bajado la cabeza era el ministro de asuntos exteriores, que también era el ministro de sellos y
estaba a cargo de la investigación sobre los sellos que aprobaban la decisión del Reino Hechicero.

—De los que estábamos seguros antes, eran los sellos del Reino Hechicero, el Imperio, el Reino Draconiano y
el Reino Santo, ¿correcto?

El Ministro de Asuntos Exteriores asintió con la cabeza en respuesta a la pregunta del Ministro de Finanzas.

—Eso es correcto. De los dos restantes, uno de ellos es de la Nación Enana. Aunque habíamos identificado el
diseño como enano, el sello todavía tenía algunas variaciones en comparación con los documentos que tenemos
de ellos de hace dos siglos. Después de recibir la ayuda de Re-Blumrusher con la investigación, encontramos un
sello similar, así que juzgamos que era probablemente un remake del original después de cierta era. El otro
sello, el que estaba junto al del Reino Santo, parece ser el sello de la que llaman la 'Sin Rostro'.

—¿Pusieron el sello de un individuo junto a los sellos de estado?

El Ministro de Asuntos Militares estaba totalmente incrédulo.


Era el más joven de los ministros. Tanto él como Zanac reducían bastante la edad media de la sala. Dicho esto,
ya tenía más de 40 años.

Su apariencia no le hacía justicia a su rango de ministro de asuntos militares; era flaco, débil y tenía una cara
que sugería que era neurótico. Parecía más un personal financiero que militar.

Su relación con Gazef no había sido muy buena —o más bien, había hecho alarde deliberadamente de su
antipatía por él— por lo que no era muy dependiente de Rampossa y se ausentaba de las reuniones del tribunal
con bastante frecuencia. La falta de contacto entre ellos hizo que Zanac no fuera consciente de sus capacidades.

Sin embargo, como el Marqués Raeven había alabado sus habilidades, debería ser alguien que pudiera ganarse
su sustento como mínimo. No importa cómo fuera como persona, debería ser competente, ¿verdad? No, si no
fuera al menos competente no habría llegado a ser ministro.

—Parece que el Ministro de Asuntos Militares no está muy familiarizado con este asunto. Normalmente,
cuando el Reino Santo aplica su sello nacional en un documento, su alta sacerdotisa también estamparía el sello
de su templo. Esto debe ser algo similar a eso.

—...Así que están tratando de enviar el mensaje de que la ''Sin Rostro'' ya ha sobrepasado la autoridad de sus
instituciones religiosas, o que tiene autoridad sobre la de sus instituciones religiosas actuales?

—Vuestro servidor cree que ese es el caso, Majestad. El documento que recibimos para la actual coronación del
Santo Rey aún tenía el sello de su templo, por lo que parece que había comenzado a consolidar rápidamente el
poder justo después de ese evento. Así que, aunque nunca habíamos visto el sello de esta ''Sin Rostro'' y no
podíamos confirmar su validez, ya que estaba estampado junto al sello nacional del Santo Reino, sólo podíamos
suponer que ese era el caso.

—Aparte del Consejo de Estado y la Teocracia, la mayoría de los países han aprobado y se han unido a los
condenatorios del Reino Hechicero. Incluso si esto es un engaño del Reino Hechicero, ahora se considera como
verdad." 

—Sí, su Majestad.

Su padre dejó salir un suspiro cansado.

—¿El Reino Draconico también ha doblado sus rodillas ante el Reino Hechicero?

—No podemos estar seguros, Majestad, porque aún no hemos recibido información sobre lo que pasó en el
Reino Dracónico. Tal vez han sido presa de algunas palabras amenazantes o tal vez simplemente sintieron que
había más que ganar poniéndose del lado del Reino Hechicero que del nuestro.

El Reino Dragónico probablemente sólo estaba respaldando las acciones del Reino Hechicero y no estaba
participando en la guerra en sí.

—¿Es así? Entiendo, ministro de asuntos exteriores. Gracias por su duro trabajo. Ahora bien... ministro del
interior, ¿cuántos nobles del Reino creen en el contenido de este documento?

—Sí. Aunque no estamos muy seguros de la totalidad del Reino, cerca de siete décimas partes de los que están
en la corte creen que esto es una estratagema del reino hechicero. Alrededor de una décima parte de nosotros
cree que fue hecho por bandidos, esa parte del campesinado que sería lo suficientemente tosca y tonta para
hacer tal cosa. Las dos décimas restantes creen que esto podría ser la conspiración de una tercera nación.
—Hmm, si se tratara de un complot, su objetivo sería muy probablemente debilitar el Reino y el Reino
Hechicero o simplemente interrumpir la paz entre el Reino Hechicero y el Reino. Si ese fuera el caso, tiene que
ser el Consejo de Estado y la Teocracia.

—Su Majestad, creo que esa conclusión es demasiado precipitada. También existe la posibilidad de que el
Imperio esté planeando anular su estatus de estado vasallo. Después de todo, si se tratara de los caballeros del
Imperio, probablemente podrían fácilmente cargar y abrumar un convoy.

—Eso no sería posible. El incidente ocurrió en suelo del Reino. ¿No revelaron nuestras investigaciones que
había decenas de hombres? Aunque fuera el Imperio o el Consejo de Estado y la Teocracia, no habría manera de
que pudieran traer tantos soldados a nuestro suelo a nuestras espaldas. O tal vez, tenían ayuda desde dentro. Tal
vez habían contratado bandidos dentro del Reino, los mercenarios también serían una opción - los detalles no
importan, lo que importa es que nosotros como nación hemos cometido un error.

El Ministro de Asuntos Militares afirmó que era imposible que se tratara de un complot ejecutado por soldados
extranjeros al Reino.

Todos sabían lo duro que había trabajado para mantener el orden público que casi se había derrumbado dentro
del Reino después de esa batalla. Había demostrado su aptitud a través de la adversidad, tal vez por eso confiaba
tanto en su propio juicio.

—Habría sido difícil con los bandidos, pero aún espero que podamos absorber algunos mercenarios en nuestras
filas, pero simplemente no tenemos el capital para hacerlo.

—¿Está diciendo que nuestras finanzas no están en orden?

—No dije eso en absoluto.

—Pero lo insinuaste...

—Ministro de Finanzas, Ministro de Asuntos Militares, por favor, dejen de discutir. No tenemos tiempo para
eso.

Los dos bajaron sus cabezas al oír hablar al rey.

El Ministro de Asuntos Militares continuó hablando en una sala ahora silenciosa.

—Pero, no tengo ninguna duda de que esto es una especie de complot de alguien. Tengo el testimonio de los
guardias de las puertas de que la caravana llevaba la bandera del Reino Hechicero y tenía una seguridad
impresionante cuando salieron de la capital.

La mayoría de la gente del Reino sabía de la masacre que el Reino Hechicero había cometido en las llanuras de
Katze, así que nadie dentro del Reino se atrevería a provocar un país tan aterrador.

Si tuvieran que deducir quién estaba detrás de todo esto, sólo había un país que marcaba todas las casillas.

—El Reino Hechicero.

Todo tuvo sentido una vez que lo consideraron como una trama auto-orquestada y auto-ejecutada.
Probablemente habían ordenado a la caravana que quemara o se deshiciera de su carga - o tal vez simplemente
no cargaron esos vagones en primer lugar - e inventaron la excusa de que fueron atacados por alguna entidad
inexistente. Era difícil imaginar una explicación más plausible.

—Zanac, aunque no ha pasado mucho tiempo, ¿cuánto has progresado en tus investigaciones?

—En realidad... tu hijo ya ha descubierto quién fue el que empezó este incidente.

Todos los cortesanos tenían expresiones de asombro.

—...Es sólo que, esto es un poco complicado. Tengo dudas de que se trate de una conspiración precisamente
porque es muy fácil encontrar al culpable. ¿Sería tan amable de darme un poco más de tiempo?

—Por supuesto, tenemos que investigar los detalles exactos de este incidente, pero dada la situación cualquier
cantidad de información sería útil. ¿Puedes informar sobre lo que has averiguado, de lo que estás absolutamente
seguro?

—Como desees, mi rey. De lo que estamos seguros, es que entre los criminales en cuestión se encuentra el
conocido como Barón Philip Dayton L'Eyre Montserrat y sus siervos.

Los cortesanos comenzaron a hablar, "¿Montserrat? "¿Has oído hablar de ese nombre? "¿Un barón y sus siervos
atacaron el convoy? "¿Intentaban vengar a alguien que murió en la batalla? "¿Quizás es uno de esos que no
piensa mucho en sus acciones? "Las emociones pueden llevar a uno a hacer estragos inesperados, ¿no es así?

En medio de todo esto, el que habló fue el ministro de justicia, que parecía estar bastante enfadado,

—Su Majestad, esto... esto tiene que ser un esquema del Reino Hechicero, ¿correcto? Su sirviente no puede
entender por qué un noble del Reino podría planear algo así.

—Estoy de acuerdo. ¿No es el Reino Hechicero un país que usaría despreocupadamente el hechizo [Encantar
Persona] en sus cortes? Es muy posible que no les importe usar métodos igualmente sórdidos a nivel nacional.
Por ejemplo, ¿Qué tal si ese barón estaba siendo controlado usando [Encantar Persona]?

La frase "ya veo" se podía oír por toda la habitación. Zanac no pudo evitar sentir pesar por filtrar esa
información después de oír las acusaciones que el ministro hizo en la segunda mitad de la retórica.

—Si ese es el caso, necesitamos ofrecer protección a ese barón lo antes posible. Aunque no estoy muy versado
en el tema, he oído que el hechizo llamado [Encantar Persona] deja a la víctima con el recuerdo de lo que pasó
cuando el hechizo fue lanzado sobre ellos. Por lo tanto, no permanecería en silencio.

Zanac no era tan experto en magia como el ministro, así que había cometido un error de novato.

—Convoca a ese barón. Investiguen lo que ha pasado. Al mismo tiempo, protégelo.

—Mi rey —Zanac no quiso decirlo, pero después de ponerse firme dijo— después de que averigüemos lo que
ha pasado, ¿podríamos ofrecer la cabeza de ese barón como una disculpa al Reino Hechicero?

—¿De qué estás hablando?

La mirada de su padre era tan aguda que parecía que le atravesaba. Incluso cuando se redujo a un viejo flaco, el
hombre que había llevado el título de rey durante más tiempo todavía tenía un aura digna de alabanza.
(Dudo que tenga el mismo nivel de majestuosidad, pero no me echaré atrás tan fácilmente.)

Aunque esto fuera un plan del Reino Hechicero, ¿realmente valía la pena luchar una batalla en el campo de
batalla que el enemigo había preparado especialmente para sí mismo? Le aterrorizaba la perspectiva de que
estuvieran discutiendo continuamente sobre si "es un plan" o "no es un plan" hasta el punto en que se
involucraran en una guerra a gran escala.

En lugar de esperar a que las cosas lleguen a ese punto, sería mejor renunciar a la cabeza del noble que había
empezado todo más pronto que tarde y esperar que eso desescalara la situación.

Sería absolutamente tonto luchar contra un oponente que ya ha demostrado sus poderes superiores en su batalla
anterior. Si una guerra tuviera que ocurrir, le era difícil imaginar que los nobles que sabían de esa tragedia aún
enviarían sus impuestos. 

Incluso si estaban dispuestos a enviar sus propios soldados, sólo se pondrían en peligro a sí mismos.

—Mi rey, creo que deberíamos evitar una guerra con el Reino Hechicero.

—Y así estarías dispuesto a ofrecer un noble inocente como sacrificio? ¿Es eso algo que el heredero del trono
debería decir? Hijo mío, piensa antes de hablar.

Zanac se lamió los labios y respondió,

—Mi respuesta sigue siendo la misma independientemente de lo que digan los demás. Creo que es imperativo
que evitemos una gran pérdida de vidas con un pequeño sacrificio.

—Si hiciéramos eso, ¿deberíamos entregar la cabeza de otro sirviente leal cada vez que el Reino Hechicero
llame a nuestra puerta? ¿Entiendes esa simple lógica?

—Entiendo... pero padre debería haber visto la tragedia de las llanuras de Katze que yo no vi. ¿Aún se
arriesgaría a entrar en conflicto con el Reino Hechicero con eso en mente?

Su padre suspiró y enroscó sus labios con una mueca. Zanac presionó su ventaja siguiendo con: 

—Estoy en contra de la idea. Permítanme repetirme, creo que una guerra con ese tipo de país debe evitarse a
toda costa, aunque tengamos que sacrificar a un noble inocente.

Su discurso no era apropiado para el heredero del trono. Podría ser llamado débil a sus espaldas y perder la
lealtad de unos pocos cortesanos por esto, pero Zanac creía que este era el único camino a través del cual el
Reino sobreviviría.

—...Su Majestad. Su sirviente también apoya la propuesta de su Alteza.

El que estaba de acuerdo con él era el ministro de asuntos internos, pero estaba a punto de añadir un extra a la
propuesta de Zanac,

—Su Majestad, su sirviente entiende su deseo de proteger a todos los ciudadanos. Así que, ¿qué tal si nos
convertimos en un estado vasallo del Reino Hechicero?

Los cortesanos comenzaron a gritar "¡¿De qué estás hablando?!, "¿Has perdido tu sentido del honor?”, y así al
escuchar lo que el ministro de asuntos internos tenía que decir. El ministro los ignoró a todos con la mirada fija
en el padre de Zanac.
 Ante una sugerencia que había tildado al sugerente de traidor, su padre poco a poco soltó una sonrisa.

—Eso, sobre todo no puedo hacerlo. Sería como traicionar la lealtad de generaciones de personas que han
servido a este Reino. ¿Cómo podremos enfrentarnos a ellos entonces? Me disculpo contigo, conde. Gracias por
tu sugerencia.

—Su sirviente no merece una disculpa.

Zanac vio que se comunicaban a un nivel muy profundo a través de sus miradas.

¿Él sería capaz de tener cortesanos tan leales?

Su padre era un hombre misericordioso, pero nada más. No... quizás fue por eso que gente con talento estaba
dispuesta a servirle. Su padre era excepcionalmente talentoso para reclutar gente más talentosa que él, como el
Capitán Guerrero Gazef Stronoff.

Zanac sentía que era mejor que él se convirtiera en rey en lugar de su hermano, que era más probable que se
convirtiera en una marioneta de los Ocho Dedos o de la Facción Noble y condenara al país al fracaso. Por eso
había trabajado junto con el Marqués Raeven para convertirse en rey o en un poderoso gran duque para preparar
el futuro.

Pero ahora, Zanac no podía evitar sentirse inadecuado comparado con el genio de su hermana y el carisma de su
padre. Incluso si se convertía en el rey, no era probable que hubiera hecho del Reino un lugar mejor.

La única cosa que podía hacer era mejorarse a sí mismo, pero no era una tarea fácil dada su edad y
personalidad, además nunca quiso auto-mejorarse de todos modos. Probablemente mantendría su personalidad
hasta la muerte.

—Ministro de Asuntos Militares, quiero proponer una hipótesis. ¿Qué podríamos hacer para ganar una guerra
contra el Reino Hechicero?

—¿Podríamos formar una alianza con otro país antes de eso? ¿Debemos enfrentarlos solos?

Zanac, Rampossa III y el ministro de asuntos exteriores intercambiaron miradas. Zanac, como su representante,
respondió con,

—No hemos tenido éxito en forjar una alianza con el Consejo de Estados. Habíamos comenzado las
negociaciones con ellos hace tiempo, justo después de que la batalla había terminado. No fuimos capaces de
formar una alianza agradable en aquel entonces. Si supieran que nuestra relación con el Reino Hechicero ha
empeorado, la posibilidad de rechazo sólo aumentaría.

—¿Es así... entonces su Majestad, aunque esta pregunta puede estar fuera de lugar. ¿Cuál consideraría usted
como la condición de la victoria de esta guerra? ¿Tenemos que ahuyentar al enemigo en la batalla? ¿O tenemos
que matar, o mejor dicho, destruir al Rey Hechicero? Si es lo último, no creo que tengamos ninguna posibilidad
de victoria.

—... Ministro de Asuntos Militares, ese no sería el caso. ¿Y si sólo tuviéramos que obligar al enemigo a retirar
sus fuerzas?

—Déjeme pensarlo... —el ministro de la milicia inclinó su cabeza mientras contemplaba. Se le ocurrió la
respuesta— la suerte tendría que estar de nuestro lado, pero si marchamos un ejército a lo largo del camino y
ocupamos E-Rantel mientras sus tropas siguen marchando desde E-Rantel hacia nuestra capital, podríamos
tener la oportunidad de cambiar el rumbo de la batalla.

—¿Tendríamos que atravesar sus tres capas de fortificaciones?

—Sí, su Majestad. Sería algo que sólo podría lograrse si fuéramos capaces de escabullirnos de un ejército tan
grande como podamos reunir para pasar sus defensas - por eso dije que la suerte tenía que estar de nuestro lado.
Por supuesto, si el Rey Hechicero, el que fue capaz de lanzar ese aterrador hechizo sin sudar, se quedara en E-
Rantel, entonces este plan sin duda fracasaría.

Otra forma de decirlo era que, si la suerte no estaba de su lado, no tenían ninguna posibilidad de victoria. Zanac
no estaba seguro de que su padre entendiera todas las implicaciones de las palabras del ministro.

—Si ese fuera el caso, entonces si el Reino Hechicero nos hubiera invadido sin una declaración formal de
guerra, todo habría terminado. Un ataque sorpresa nos habría hecho incapaces de reunir suficientes tropas a
tiempo, en cuyo caso ni siquiera podríamos llevar a cabo el plan.

Era la tradición que las declaraciones formales de guerra se pasaran entre naciones, una especie de acuerdo o
etiqueta de caballeros.

Enviar una declaración formal de guerra era enviar el mensaje de que "nuestro país respeta la etiqueta" a las
otras naciones. Si no lo hacían, se les consideraba una nación bárbara, lo que habría tenido un grave impacto
negativo en sus esfuerzos diplomáticos.

Entre las naciones de diferentes razas, esta tradición no se observaba a menudo. Sin embargo, incluso cuando se
trataba de naciones de diferentes razas, dependía de la edad, la historia, las relaciones diplomáticas con sus
países vecinos, etc.

Así que, dado este contexto, ¿cómo se comportaría una nación gobernada por no-muertos, que odia a los vivos?
¿Proporcionarían una declaración formal de guerra?

—Mi rey. Como esperaba, sólo tendríamos una mínima posibilidad de victoria si fuéramos a la guerra. Si ese es
el caso, ¿no deberíamos hacer todo lo posible para evitar ese resultado, sacrificando un poco?

—¿Sacrificando un poco...?

—Sí, mi rey. Deberíamos convocar a ese barón de inmediato y someterlo a juicio. Después, le haremos
responsable de sus acciones sin importar el resultado, y le cortaremos la cabeza.

—...No podemos hacer eso, Zanac. Convocar a ese barón y someterlo a juicio estaría bien, pero si fuera
inocente o si pudiéramos declarar su inocencia, no haré tal cosa. Tengo un plan mejor en mente.

¿"Un plan mejor"? ¿Cual?

Su padre se calló y sacudió la cabeza.

Después de presenciar eso, Zanac concluyó que su padre probablemente estaba mintiendo. Si realmente había
un plan mejor, entonces debería decirlo en voz alta. Si no lo había, probablemente mentía para cubrir el hecho
de que no había pensado en una buena razón para que perdonaran a ese noble.

Zanac se sintió decepcionado por su padre y contempló lo que debía hacer a continuación.
(No importa cómo lo mire, el futuro del Reino parece sombrío... Parece que tendré que hacerlo por la fuerza.)

En primer lugar, era necesario que atribuyeran todas las responsabilidades a ese barón.

Aunque las probabilidades son escasas, ese barón puede haber sido la fuente de todos sus problemas de todos
modos. En cualquier caso, si pudieran hacer que eso fuera verdad, entonces sus problemas se resolverían.

Sin embargo, Zanac no pudo pensar en una manera de culparlo de todas las responsabilidades. ¿Y si matara al
barón de camino a la capital y luego le imputara las responsabilidades? Su padre no podría decir lo contrario si
ese fuera el caso.

Incluso si su padre se opone al plan, siempre y cuando pudiera llevarlo a cabo por su cuenta, todo estaría bien.
Había considerado si las cosas resultarían así en el momento en que se enteró del incidente. Ya había llegado a
una conclusión en ese momento.

El grave crimen de usurpar el trono.

Estaba tan cerca de heredar el trono, que no tenía que hacer nada más que esperar. El número de desventajas de
hacer lo que estaba a punto de hacer eran demasiadas para contarlas. La única ventaja de este plan era que
resolvía el problema en cuestión.

Si ese fuera el caso, la usurpación podría ser una idea estúpida sobre el papel, pero si permitía que el status quo
permaneciera como está, no habría un Reino del que se pudiera disponer pronto.

Zanac esperaba que al menos pudiera recibir la aprobación de los cortesanos presentes. También era necesario
que solicitara los servicios de ese hombre a su hermana. Brain Unglaus era una parte indispensable de su plan.
Si Brain estaba allí, definitivamente tendrían la ventaja en términos de fuerza.

(—ah-que frustrante! ¿Por qué tengo que planear esto en primer lugar? ¡Si el Reino Hechicero no existiera! ¡Si
tan sólo ese monstruosamente poderoso no muerto no existiera!)

Si no fuera por el Reino Hechicero, si no fuera por su intervención en su batalla anual con el Imperio, aunque su
hermano ya se hubiera convertido en rey, el Reino aún no se vería forzado a arrinconarse como lo ha hecho
ahora.

Zanac maldijo en su corazón.

Y entonces, el sonido de los golpes de la puerta pudo ser escuchado.

Zanac tuvo una premonición.

Para interrumpir una reunión tan importante, debe ser una emergencia. Para ser honesto, la forma en que
llamaban a la puerta era bastante violenta también.

Temas de tal importancia eran usualmente... no, definitivamente eran malas noticias. Esa fue la premonición de
Zanac.

Zanac, como su representante, dio su aprobación para dejarlos entrar. Un caballero entró en pánico en la
habitación, tal y como él esperaba.

—¡Un precursor del Reino Hechicero acaba de notificarnos que su Primer Ministro, Albedo, llegará a la capital
en menos de dos horas!
En sus comunicaciones anteriores, el título de Supervisora de Guardianes no tenía mucho sentido para ellos, así
que aparentemente habían cambiado su título por el de Primer Ministro fácilmente comprensible. ¿La llegada de
una persona de tal calibre confirmó su aprensión?

(no, espera.)

Su premonición estaba fuera de lugar. No eran malas noticias, sino las peores.

(Entonces, ¿para qué ha venido?)

El enviado que había traído el documento oficial no estaba dentro de este palacio. Aunque quería que
permaneciera en la capital, no tuvieron el coraje de dejar que un no-muerto se quedara con ellos. Por eso se
estaba quedando en una mansión en la parte noble de la ciudad.

Habían colocado guardias alrededor de la mansión bajo el pretexto de protección, el perímetro estaba tan
fuertemente vigilado que ni siquiera un slime podía salir sin que se dieran cuenta, pero aparentemente el
enviado aún no había contactado con el Reino Hechicero.

¿Podrían haberse estado comunicando por medios mágicos? ¿O planeaban visitar el Reino aunque el enviado no
hubiera regresado?

Además, no habían enviado al precursor antes de partir, sino a esta altura de su viaje. ¿Para qué?

(Dicho esto, no parece que estén aquí para declarar la guerra.)

Si estuvieran aquí para declarar la guerra, no estarían enviando a su segundo oficial más poderoso a territorios
donde no estaban seguros de lo que podría pasar.

Como enviado de una nación extranjera, el Reino no se atrevería a hacerle daño —aunque podría tener esa
ingenua idea. Sin embargo, desde la perspectiva de Zanac, no parecía ser el tipo de persona que se adentraba en
territorios que sabía que serían peligrosos para ella.

—Concédele una audiencia. Prepara el salón del trono para una recepción apropiada inmediatamente.

—¡Sí, su Majestad!

El caballero salió de la habitación al oír las órdenes de su padre.

Normalmente, aunque un dignatario extranjero viniera a la capital, no se le concedería una audiencia con el Rey
el mismo día. Pero, dada su situación actual, no podían decirle al Primer Ministro del Reino Hechicero cosas
como, "se le concederá una audiencia en unos pocos días".

—Todos, me disculpo, pero, ¿pueden cambiarse a un atuendo más formal y reunirse en el salón del trono?

Al oír la petición de su rey, los cortesanos, incluyendo a Zanac, bajaron sus cabezas.

Parte 2
El salón del trono utilizado para las audiencias con emisarios (había varios salones del trono, cada uno de ellos
para fines distintos) no era demasiado grande, pero prepararlo de manera que fuera lo suficientemente adecuado
para los mandatarios, era un compromiso que tardaba bastante tiempo. Sin embargo, como el guía que habían
enviado era bastante lento —no se trataba de un movimiento deliberado por su parte para ganar más tiempo—
tuvieron el tiempo justo para preparar la sala y reunir a los nobles que ahora estaban vestidos con atuendos
ceremoniales antes de que llegara la primer ministro del Reino Hechicero, Albedo.

El olor de las flores recién cortadas comenzó a impregnar la habitación.

Para Zanac, todo olía a hierba, pero Renner probablemente diría: "Onii-sama probablemente sólo tiene la nariz
tapada" o algo similar.

Sentía que las flores frescas eran innecesarias dado que todos llevaban algún tipo de perfume, pero entendía que
había una cierta belleza en la vista de las flores florecientes. Pero si ese era el caso, ¿por qué no podían usar
flores falsas? Bueno, ya que no había ningún precedente de eso, el uso de flores falsas podría dar a los emisarios
la impresión equivocada de que no eran bienvenidos allí, eso sería problemático.

Todas las razas tenían actos de etiqueta comparables, pero la misma acción podía ser interpretada de manera
diferente por las diferentes razas. Entonces, ¿cómo manejaba el Consejo de Estados, que albergaba varias razas
no humanas, este asunto?

La razón por la que este pensamiento le vino a la mente de la nada fue por los cuernos y las alas que llevaba
encima la Primer Ministro del Reino Hechicero, Albedo, que acababa de entrar.

Como Primer Ministro del Reino Hechicero, la seductora belleza tenía un aire oscuro de encanto a su alrededor,
inalterado desde la última vez que la había visto. Su belleza era tal que casi podía hacerles olvidar que ella era
una alta funcionaria del despreciable Reino Hechicero. No estaba seguro de saber si ella era más que una cara
bonita, pero era lo suficientemente cautivadora para que los países entraran en guerra por ella.

Esa era la Primer Ministro del Reino Hechicero, Albedo.


El sonido de los hombres que se habían enamorado al instante se podía oír en toda la habitación, el sonido que
hacían al suspirar, "ooooh". Los nobles que habían hecho esos sonidos eran también obvios en sus ojos
extasiados. 

La belleza que fue capaz de mantenerlos cautivos al instante, poco a poco dejó salir una sonrisa como la de una
madre cariñosa. Quizás nadie más en este mundo podría producir una sonrisa tan encantadora.

Aunque la hermana de Zanac también era considerada una belleza, él pensaba que la belleza de Albedo podía
incluso eclipsar la suya. 

El único aspecto extraño de ella era su vestido.

Si estaban en un baile, nada sería más apropiado que ese vestido de color melocotón claro, pero dada su
situación actual, no era nada apropiado.

No podía llevarlo por error. Tenía que ser a propósito. ¿Cuál es el significado oculto detrás de todo esto?

Zanac no tenía idea de lo que implicaban los diferentes tipos de vestidos que usaban las mujeres. Tal vez su
hermana podría averiguarlo, pero no era exactamente normal comparada con las otras mujeres de la aristocracia.
Dicho esto, su decisión de no gastar demasiado en sí misma por desinterés en acicalarse se había ganado el
respeto de Zanac.

Zanac le robó una mirada a su hermana.


No llevaba su vestido habitual, sino el que había usado para las ceremonias. No podía llevar la misma ropa que
la última vez que recibieron a Albedo, ¿verdad?

Aunque quería decirle a Renner que no se pusiera esa ropa porque la gente la despreciaría, su vestido no era
demasiado fuera de lo normal comparado con el que llevaba Albedo.

Algunos de los cortesanos también habían notado que Renner llevaba el mismo vestido que la última vez y
tenían expresiones molestas, pero esas expresiones sólo afloraron un momento antes de amainar. 

—Cuánto tiempo sin verla, Albedo-kakka.

Al oír la voz de Rampossa, los nobles que habían sido cautivados por la belleza de Albedo finalmente volvieron
a la realidad.

—Para nada, es mi culpa por no haber visitado a Su Majestad en tanto tiempo.

Albedo respondió con una voz llamativa que se ajustaba a su apariencia. Su espalda permaneció recta y la
posición vertical de su cabeza no cambió, como lo había hecho la última vez. Esto contrastaba directamente con
su gentil comportamiento, dejaba claro que creía que los humanos eran demasiado insignificantes como para
inclinarse ante ellos.

—No parece que hayas cambiado mucho, es un alivio.

—Lo mismo para usted, Su Majestad.

La forma en que los dos sonreían y se miraban podía hacer creer que era sólo una cálida reunión de amigos, y
nada más.

—Parece que estás muy ocupada, así que seré directo, ¿por qué has venido hoy aquí?

—En efecto. Estoy aquí en relación con nuestro asunto anterior; que es como la caravana de grano de mi país,
que pretendía ser una ayuda humanitaria al Reino Santo, fue robada por uno de los suyos.

Aunque no era un asunto de risa, la sonrisa de Albedo se mantuvo firme desde antes.

En contraste, su padre se había levantado de su trono para decir,


—Ya veo, estás aquí por eso. Entonces permítame en primer lugar, disculparme por las acciones de mis
ciudadanos.

Su padre bajó la cabeza y se inclinó profundamente. El rey de un reino estaba aceptando las palabras de la otra
parte en sentido literal. En la diplomacia, eso era algo que no debería haberse hecho por ninguna razón. En el
mundo de la diplomacia, donde ni siquiera los astutos estaban a salvo del engaño, confirmar las faltas de un país
era un gran error.

No importaba el hecho de que no era prudente que el jefe de estado se disculpara directamente por algo, porque
eso sería como si todo el país admitiera su culpa.

Hacerlo sería condenar a su país a todos los caprichos del Reino Hechicero. No...

(Considerando que estamos tratando de evitar una guerra total, esta podría no haber sido la peor idea. Pero si el
Reino Hechicero fuera a exigir la cabeza de ese noble ahora, ¿no estamos obligados a hacerlo?)
No podía imaginar que las cosas saldrían así, dado lo que su padre había dicho antes. Si tenía la intención de
rechazar las demandas del Reino Hechicero en este momento, el que debía disculparse debía ser alguien como
Zanac en lugar de él. Después de todo, la diferencia entre el peso de las palabras de un jefe de estado y las de su
hijo eran mundos aparte.

Pero justo cuando el pensamiento de Zanac llegó a ese punto, las siguientes palabras de su padre lo dejaron sin
palabras.

—Ahora bien... ¿la ofrenda de mi propia cabeza permitiría al Reino recibir el perdón del Reino Hechicero?

En el momento en que esas palabras salieron de la boca de su padre, se sintió como si toda la habitación se
hubiera congelado.

Después de que su conmoción disminuyera, Zanac no pudo evitar sentir vergüenza de sí mismo desde el fondo
de su corazón.

Esta fue sin duda, la carta de triunfo de su padre.

Aunque la escala de un incidente afectaría la respuesta, si el regalo del arrepentimiento era el jefe de estado, la
otra parte tenía que aceptarlo sin importar quiénes fueran, ¿verdad? No, si tuvieran que hacer otras peticiones
más allá de las ofrecidas, su falta de magnanimidad seguramente atraería condenas de todos.  

Su padre no se consideró desafortunado por tener que ofrecer su vida, no porque quisiera morir, sino porque
sacrificarse por el propio Reino era el deber de todo rey.

Su padre era un verdadero rey.

Aunque era un hecho que la debilidad de su padre estaba en la forma en que había tratado los asuntos, parece
que Zanac había subestimado a su padre durante mucho tiempo.

—Por supuesto, el Reino se hará cargo de la pérdida de grano del Reino Hechicero, incluso podríamos
reembolsar el doble de la cantidad de grano si lo desea. Eso es además de la oferta de mi cabeza. ¿Cuál es su
opinión sobre esta oferta? Albedo-kakka.

—Hmph...

La expresión facial de Albedo se hizo pesada. Aunque seguía siendo una belleza sonriente, era extrañamente
aterradora.

—...Hehehe, parece que has hecho una predicción ligeramente equivocada, Ramposa Tercero

Albedo desplazó su mirada, aparentemente hacia su hermana.

—¿Fue porque perdiste a ese hombre? ¿O fue por otra cosa? ¿Acaso descubrió la brillantez... —Albedo miró
entonces a Zanac— de su hijo, y decidió cambiar de opinión?

—No creo que haya cambiado de opinión...

—Oh, pero lo hiciste. Si esto fuera el pasado, no habrías tomado esta decisión... tal vez fue una combinación de
una multitud de factores lo que te influenció, pero tu base como persona no ha cambiado mucho... Lo que sea,
eso no importa. En cualquier caso, no cambiaremos nuestras políticas en este asunto.
Debido a lo repentino y peculiar que fue el cambio de aura de Albedo, nadie lo notó al principio. Había
olvidado por completo la etiqueta que se espera de un enviado durante una audiencia con un jefe de estado.
Incluso si era extranjera, no era una actitud aceptable para mostrar hacia un rey que dirigía activamente su
nación. Sorprendentemente, esta actitud de ella se sintió más natural para Zanac, tal vez porque la diferencia de
poder entre el Rey del Reino y la Primer Ministro del Reino Hechicero estaba desigual para empezar.

Humano y demonio.

Desde esa perspectiva, su actitud se sentía la más natural.

Tal vez fue por eso. Había una presión invisible que emanaba de Albedo que impedía que todos expresaran su
disgusto.

Eso fue sólo temporal, ya que la demonio rápidamente se volvió a poner su ropa de oveja, la enviada del Reino
Hechicero.

Albedo observó a los cortesanos que estaban de pie en lados opuestos del pasillo y proclamó en voz alta,

—Esta es una declaración formal de guerra del Reino Hechicero. ¡Desplegaremos nuestras tropas en un mes a
partir de este día al mediodía! Sin embargo, si marchan tropas hacia E-Rantel —para cruzar las fronteras del
Reino Hechicero, entonces ya no seguiremos esa línea de tiempo.

—¡Por favor, espere!

—No tengo intención de demorarme más. Muy bien, con eso mi trabajo aquí está hecho. Lo último que quería
transmitirle a Su Majestad era...

—Planeaste para que las cosas salieran así todo el tiempo, ¡¿no es así?!

Dijo un cortesano lleno de rabia. Albedo entrecerró los ojos hacia él. El mensaje transmitido a través de esos
ojos era probablemente una amenaza. 

—Te atreves a interrumpir el mensaje de Su Majestad el Rey Hechicero, humano. ¿No puedes esperar a morir
dentro de un mes?

Los colores se drenaron instantáneamente del cortesano que había hablado, aunque Albedo no había levantado
la voz por mucho y no había hecho nada inusual. Aun así, las expresiones del cortesano, que antes había sido
amenazado por algún señor feudal con soldados, cambiaron dramáticamente debido a la mirada de una belleza.

—...Hmph. Ahora entonces, permítanme transmitirles el mensaje de Su Majestad el Rey Hechicero. "No tengo
intención de usar mi gran magia como lo hice la última vez, por lo tanto, disfrutemos del proceso. Eso es todo.
—Después de decirlo, Albedo tenía una expresión confusa en ella por primera vez.— Aunque diga que era un
plan que habíamos planeado, para ser completamente honesta, lo que ha  ocurrido esta completamente fuera de
nuestras expectativas. También tenemos curiosidad sobre como las cosas terminaron de esta manera.

Albedo parecía decir la verdad a juzgar por su expresión y su voz, uno no creería que estaba mintiendo. Por
supuesto, la posibilidad de que todo esto fuera un acto también era increíblemente alta.

—Si desea tratar este incidente como un plan de nuestra nación, por mí está bien. La historia está escrita por los
vencedores. Todas sus falsas acusaciones serán borradas pronto.

Zanac entendió la postura que el Reino Hechicero había adoptado para este incidente.
La idea de que podían evitar una guerra era inútil.

El Reino Hechicero no buscaba expandir sus territorios a través de la conquista, sino más bien la destrucción
completa del Reino. Era seguro decir que la guerra era inevitable. En un mes, los no muertos del Reino
Hechicero seguramente marcharán hacia las fronteras del Reino.

—No hay necesidad de escoltarme, no deseo ocupar más de su precioso y limitado tiempo.

Después de que Albedo mostrara la actitud que les decía que había dicho todo lo que quería, les dio la espalda al
resto y salió por la puerta.

¿Fue realmente ventajoso para el Reino dejarla ir sin ponerle las manos encima en absoluto?

Si mataran a esta mujer que ocupaba el cargo de Primer Ministro, ¿colapsaría temporalmente la política del
Reino Hechicero en un caos y les haría incapaces de empezar una guerra?

Sin embargo, una mirada a la espalda de su digna figura lo hizo dudar. 

Mientras Zanac ponderaba las posibilidades, nadie se atrevió a impedir que Albedo saliera de la sala.

Las puertas gigantes se cerraron justo cuando la silueta de Albedo desapareció por el lado del marco de la
puerta. Fue entonces cuando Zanac le dijo a su padre,

—¿Qué debemos hacer? Si la perseguimos...

—No hagas nada de eso. Si hiciéramos algo como matar al enviado de otra nación, la culpa de toda esta
situación recaería sobre nuestros hombros. Entonces ninguna otra nación vendría nunca en nuestra ayuda.

Su padre respondió con una voz débil mientras ponía su mano en su frente, como si le doliera la cabeza. Zanac
sintió como si su padre hubiera envejecido rápidamente en comparación con hace unos momentos.

—Su Majestad. Su sirviente desea difundir la noticia de que ha ofrecido su cabeza como regalo de
arrepentimiento a todas las naciones.

—...Sí, le dejaré eso a usted, Ministro de Asuntos Exteriores. Si lo hiciera... en el peor de los casos...

—Por favor, no hables del peor de los casos. ¿No estaremos bien mientras logremos derrotar al ejército del Rey
Hechicero?

—Sí, sí. Tienes razón.

Las palabras del Ministro de Asuntos Exteriores devolvieron algo de color al rostro de su padre, pero la sonrisa
que tenía seguía estando llena de dolor.

—Zanac, Renner. Tengo algo que decirles. ¿Podrían venir a mi habitación más tarde? Me disculpo con todos los
que están aquí reunidos, pero tendremos que reunirnos dentro de una hora para discutir lo que pasará en un mes.

Todos los cortesanos bajaron sus cabezas y se inclinaron.

Después de que el jefe de los guardias escoltó a su padre fuera de la habitación, Zanac y Renner se fueron
juntos.
Aunque Climb y Brain esperaron fuera de la habitación como los guardias de Renner, ella les dijo que esperaran
en su habitación, así que sólo fueron ellos dos, tal y como su padre había pedido.

Los dos caminaron hombro a hombro por los pasillos.

—Así que, hermana. ¿Sabes por qué padre nos ha convocado?

—Sí, creo que es por la misma razón que la que onii-sama tiene en mente ahora mismo.

—¿Es así? ¿Padre está a punto de mostrarnos los deliciosos postres que Albedo-kakka ha traído?

—¡Sí! Como se esperaba de Onii-sama, ¡creo que ese es el caso también!

Zanac miró fijamente a Renner con los ojos abiertos por un segundo, a lo que Renner respondió con una sonrisa
como si nada hubiera pasado. Esta mujer es un gran dolor de cabeza.

—¿Qué planeas hacer?

—Um...

Renner colocó su dedo índice debajo de su barbilla e inclinó su cabeza hacia un lado. Zanac vio lo que estaba
haciendo e intencionalmente suspiró fuertemente.

—¿Qué obtienes al hacerte la inocente delante de tu propio hermano? Ve a actuar para Climb en cambio, él es
el único que es ingenuo.

—Onii-sama, eso fue muy grosero de tu parte. Intentaré esto con climb a la próxima, aunque no planeé hacerlo.
¿No es onii-sama el que debería ser preguntado sobre lo que planea hacer?

—Yo, quiero huir. Pero, eso no sería posible. El Reino Hechicero seguramente nos perseguiría.

—Estaba pensando lo mismo, ¿sabes?

Para una mujer que deseaba casarse con un hombre cuyo estatus social estaba lejos del suyo y que se había
asociado intencionadamente con Zanac, esa respuesta era demasiado directa. Zanac había pensado que Renner
sería del tipo que valoraría más su supervivencia y habría planeado dejar el palacio para mañana o algo así. Tal
vez ella también entendió lo imposible que era para ellos escapar de las garras del Reino Hechicero, y así apagó
sus deseos de hacerlo.

Zanac echó un vistazo a Renner pero no pudo expresar sus sentimientos sobre ese asunto sólo con sus
expresiones.

Después de que ambos entraron en la habitación, las primeras palabras de su padre fueron como él esperaba.

—Zanac, Renner. Abandonen este lugar de inmediato. Sólo sois el príncipe y la princesa de este país, no hay
necesidad de que los dos muran junto al reino.

Los dos se miraron y respondieron al unísono que...

No tenían intención de hacerlo.


La expresión de la cara de su padre era agridulce.

—¿Es así...? pero, todavía hay tiempo. Si ustedes dos cambian de opinión, díganmelo inmediatamente.

Aunque no creía que sus intenciones cambiaran, la mente de un hombre era más propensa a vacilar. 

Zanac asintió suavemente con la cabeza hacia su padre.

Renner, que estaba a su lado, hizo lo mismo.

-----------------------------------

Los niños, al ver que Brain había regresado, corrieron hacia él.

—¡Os-san, has vuelto!

—¡Os-san, os-san!

Los diez niños rodearon a Brain, nueve niños y una niña. Todos eran huérfanos. Brain había tomado a aquellos
que creía que tenían algún tipo de potencial, y les permitió vivir con él, mientras los entrenaba en el arte de la
esgrima.

Debido a que crecieron en un ambiente duro, comprendieron la importancia de la fuerza y fueron capaces de
seguir su duro régimen de entrenamiento. Dicho esto, eran todavía niños, así que Brain todavía no estaba seguro
de si podían cumplir sus expectativas. Seguramente si continuaban entrenando así, serían capaces de, como
mínimo, alcanzar el nivel de Climb.

Los niños apestaban a sudor, pero no era ofensivo para Brain. Después de todo, él estaría igual después del
entrenamiento, esto era una prueba de que los niños habían estado trabajando duro.

—Oy oy, chicos. ¿Habéis terminado de entrenar?

—He he...

—He practicado mucho...

—Mi mano...

Debido a que todos respondieron a la vez, era difícil entender completamente lo que trataban de decir, pero
habían completado su práctica, eso sí lo entendió.

—Ahora entonces, vayan a tomar un descanso. Recuerden, les dije que los descansos también son parte del
entrenamiento, ¿verdad?

Los niños estaban de acuerdo en una cacofonía de ruidos.

—Practicaré con ustedes después de un tiempo, por lo que no podrán decirme que están demasiado cansados
para practicar para entonces, ¿entienden?
Los niños, una vez más, estuvieron de acuerdo en una cacofonía de ruidos.

—¡Bien! Recuerden que también deben llenarse de agua. Además, no se olviden de añadir un poco de sal
porque han sudado mucho.

Algunos de los niños dijeron "Ya lo entendemos" o "Os-san es tan molesto" pero la mayoría de ellos
respondieron que lo entendían.

—Bien, ahora vayan. Oh, claro. Antes de que se vayan, ¿dónde están esos dos?

El mayor del grupo, su representante, le dijo, "en el patio trasero”.

Brain respondió con un "oh", se despidió de los niños y caminó hacia el patio trasero.

Los niños volvieron a la casa para cenar la comida y las bebidas que habían recibido de la pareja de ancianos
que los había estado esperando y probablemente para tomar una siesta después.

Buen ejercicio, buena dieta y buen sueño. Así fue como se construirían unos excelentes músculos.

Brain asintió con la cabeza en señal de satisfacción. 

—Me hiciste esperar tanto tiempo.

La voz de una mujer gritó cuando Brain entró en el patio trasero.

—Ah, lo siento. Tuve que prepararme de antemano para acompañar a Su Alteza la Princesa en sus reuniones
con la nobleza, los comerciantes, etc., así que llegué un poco tarde.

Había un hombre y una mujer allí, que habían estado instruyendo a los niños antes de que él llegara.

La mujer que le hablaba a Brain, se enroscó el pelo en forma de moño, aparentemente un peinado que se
llamaba "Magay" en el Sur. 

Su apariencia, en lugar de ser lo que uno normalmente consideraría bello, daba la impresión de que era gélida y
aguda. No era demasiado alta, quizás un poco más baja que la mayoría de las mujeres de su edad.

La otra persona, el hombre, permanecía en silencio.

Aunque tenía una actitud indiferente que podía hacer pensar que era infeliz, no era así. Levantó una mano como
su forma de saludar a Brain.

No era apto para expresarse. Brain le había oído hablar varias veces en el pasado, pero su voz era tan silenciosa
como la de una hormiga.

El hombre tampoco era muy alto. Tenía piernas cortas, pero estaba físicamente en forma, aunque si se
extendiera el rumor de que tenía una herencia enana, no tendría muchas pruebas en su contra.

Los dos eran parte de los Seis Grandes Discípulos del dojo del espadachín conocido como Vesture Croff di
Leoghain. 
Brain tenía sus dudas sobre cómo enseñaban, en su mente, su entrenamiento práctico de esgrima era más útil
que su práctica de esgrima performativa.

Comparado con agitar el aire unos cientos de veces, el entrenamiento con una espada real, incluso si era una
espada falsa, era mucho más efectivo. Brain creía que su método le permitiría a uno ganar más memoria
muscular que simplemente ejercitar el cuerpo.

Sin embargo, era una buena forma de permitirles aprender las técnicas primero y construir una base lo
suficientemente sólida como para que fuera menos probable que murieran en un combate real.

Era difícil decir definitivamente qué lado estaba bien o mal.

Aunque todos habían ganado fuerza, tenían formas de vida completamente diferentes.

Sería problemático para Brain si los niños murieran en combate antes de que tuvieran la oportunidad de
desarrollar sus talentos. Por eso optó por hacer que los niños entrenaran con los dos, transmitiendo al mismo
tiempo sus propias experiencias; como resultado, el régimen de entrenamiento de los niños se había vuelto más
duro.

—¿Están listos los alojamientos?

—Sí, por fin los tenemos. Están programados para viajar al noroeste con un grupo de comerciantes que operan
en una ciudad cercana al Consejo de Estados.

La mujer frunció un poco el ceño.

—Han pasado dos semanas desde que el Reino Hechicero nos declaró la guerra, pero no hay noticias de que los
ejércitos de ninguno de los dos países se hayan movilizado. Según algunos rumores que he oído, el Reino
Hechicero sólo quiere obligar al Reino a retroceder en alguna negociación y no quiere realmente luchar una
guerra completa... Si eso fuera cierto, ¿no haría que los esfuerzos del Sr. Unglaus fueran en vano?

—¿Haría ese Rey Hechicero realmente tal cosa?

Si Brain no hubiera conocido al Rey Hechicero en persona, habría creído que esto también era una táctica de
negociación. Pero como testigo de esa trágica batalla, le fue difícil no dudar de que el Rey Hechicero estaba
tramando algo. Tal vez se estaba preparando para lanzar ese hechizo de nuevo.

¿La inquietud de Brain se había extendido a ella? La mujer habló en un tono silencioso,

—¿...Sr. Unglaus usted ya se ha reunido antes con ese Rey Hechicero?

—No sólo lo he conocido, sino que he sido testigo de su duelo con Gazef... hmmm, todavía no sé qué le ocurrió
a Gazef en esa pelea.

Su mirada se dirigió hacia la cintura de Brain.

A su lado estaba uno de los tesoros del Reino, Filo de Navaja.

Esto era algo que se le concedió cuando se declaró la guerra, a pesar de que la había rechazado en numerosas
ocasiones. Para Brain, esta espada era una carga demasiado pesada para que la soportara, así que la trató como
algo que se le confió para que la guardara únicamente. No tenía la intención de desenvainar la espada.
Aunque esta espada era como una patata caliente que prefería pasar a otra persona, si esa persona no podía
igualar las habilidades de Gazef Stronoff, no tenía la intención de entregarla tan fácilmente.

--¿Un duelo entre ese monstruo y el Sr. Stronoff? yo...

Se detuvo antes de poder completar esa frase.

Tal vez quería decir algo como: "Ojalá yo también hubiera estado allí para presenciarlo". Brain no le dio mucha
importancia, después de todo ella también era una guerrera. Querer ser testigo del duelo de Gazef era natural
para ellos.

No, era más apropiado decir que él quería que ella también lo presenciara. Acababa de decir que aún no podía
entender lo que había sucedido durante ese duelo, así que si alguien más podía explicárselo sería lo mejor.

—Creo que el Rey Hechicero está tramando algo, pero no estoy seguro de qué es exactamente lo que está
tramando, no tengo una base para ese pensamiento después de todo. Mis instintos están dando la alarma en este
momento, y tiendo a confiar en mis instintos sin dudarlo.

—Si son los instintos guerreros de alguien como el Sr. Unglaus, entonces podría ser cierto...

—No estoy muy seguro de los detalles... de todas formas, tenemos que sacar a estos mocosos de este lugar lo
antes posible. Incluso si muero, podrían ganarse la vida con la esgrima que les he enseñado, aunque no sea una
habilidad tan importante.

—...en realidad, nuestro sensei nos ha dicho lo mismo que el Sr. Unglaus, que el Reino Hechicero está tramando
algo en la oscuridad. Así que cuando los niños deban ser enviados lejos... —la mujer miró al hombre silencioso
a su lado— ¿podría pedirle que vaya con ellos?

—¿Qué? ¿Él haría eso?

Miró al hombre que le dio un silencioso asentimiento. Parecía estar molesto, pero probablemente no era así.

No sería inexacto decir que este hombre era paciente con los niños.

Aunque todos los Seis Grandes Discípulos habían estado aquí en algún momento, el que más les gustaba a los
niños de todos ellos era él.

—Sí, el sensei parecía haberlo considerado ya. Mientras él viva, nuestra habilidad con la espada podría
continuar siendo transmitida a través de las generaciones.

En otras palabras, tenían el mismo pensamiento que Brain.

Si ese era el caso, no tenía razón para rechazar su petición.

—No me importa mientras su destino esté bien con ello. Dicho esto, estoy agradecido por todos ustedes. Iré a
hablar con los comerciantes que se los llevarán.

Brain escuchó al hombre decir algo con su vocecita, probablemente algo como "por favor, cuídate" o algo así.

Brain levantó la mano como respuesta, a lo que el hombre respondió de la misma manera asintiendo
profundamente con la cabeza.
—Ahora, después de que los mocosos hayan descansado, será mi turno de entrenarlos. Lamento haberlos
molestado a ambos para que los entrenen mientras yo no estaba.

La gratitud era lo único que fluía de su boca. Aunque no les había pagado mucho, se tomaron el tiempo de
enseñar a los niños.

Su sensei Vesture probablemente había considerado el hecho de que Brain era uno de los que manejaba la
espada de manera sobresaliente y por eso quería presentarle a sus Seis Grandes Discípulos, quizás haciendo que
Brain le debiera un favor en el proceso, por lo que la gratitud de Brain no era tan grande. Los Seis Grandes
Discípulos eran diferentes, por otro lado, tal vez tenían sus intereses puestos en la perspectiva de ser capaces de
entrenar a niños que alguien que podía vencerlos fácilmente, Brain, había juzgado que tenían potencial, o tal vez
sólo estaban interesados en transmitir a los niños habilidades que pudieran utilizar para sobrevivir? En cualquier
caso, estaban motivados para ayudar a los niños sin ningún motivo oculto desde el principio.

Debido a que había estado actuando como guardaespaldas personal de la princesa, tuvo que entrar en contacto
con esos molestos nobles. Por eso, gente tan directa como los Seis Grandes Discípulos brillaban aún más en sus
ojos.

—...tengo que decir que me impresionó bastante lo magnánimo que es usted, Sr. Unglaus. Haber adoptado a
estos niños y enseñarles habilidades para que pudieran sobrevivir...

La expresión del Brain se oscureció.

No había hecho ninguna caridad que fuera digna de tal elogio.

—Deja de adularme. No soy un tipo tan amable. Si bien es cierto que recogí a estos niños de los barrios bajos,
fue con un propósito. Había unos que estaban al borde de la muerte y aún así pasé junto a ellos sin mover un
dedo para ayudar. Si quieres elogiar a alguien por su caridad, hazlo con alguien que realmente lo merezca, como
la princesa, por ejemplo.

Pudo ver que la mujer tenía una expresión de perplejidad, pero no estaba seguro de qué lo había causado.

—¿Está hablando de la Princesa Renner-sama? ¿Sobre cómo ha financiado su orfanato? Es cierto que la
princesa hizo algo extraordinario, pero creo que el Sr. Brain también logró lo que ninguna otra persona pudo.
¿No son ambos igualmente dignos de elogio?

—No parece que yo pueda convencerte. Piensa lo que quieras, pero no lo hagas delante de mí. Tendría dolores
de cabeza sólo por la culpa.

—Entonces me disculpo.

—...No, no pienses demasiado en ello, era una broma. No soy tan inocente como para sentirme culpable por
algo tan pequeño.

Brain apartó su mirada de la expresión de sorpresa de su rostro y miró hacia la residencia de Gazef Stronoff,
que ahora era la de Brain.

Sus pensamientos se centraron en los niños que acababan de saciarse y que probablemente estaban durmiendo
ahora mismo.

Parte 3
En una habitación del noveno piso de Nazarick, aproximadamente un mes después de que se declarara la guerra.

En una de las salas reservadas para los potenciales nuevos miembros del gremio, estaban Ainz y los Guardianes
de Piso. Se sentaron alrededor de un escritorio en forma de C, leyendo los documentos preparados para esta
reunión.

Como nota al margen, no sólo estaban los guardianes de piso, detrás de cada uno de ellos había un número igual
de criadas ordinarias y detrás de Ainz estaba Pestonya. Estaban allí para ocuparse de algún trabajo ocasional y
por lo tanto estaban en silencio detrás de todos ellos.

Ainz no podía entender el razonamiento detrás de por qué estaban en silencio, aparentemente era para
simbolizar que eran herramientas, listas para ser usadas. Por esa razón, Ainz no les prestaba ninguna atención
para satisfacer sus deseos.  

—Umu...

Ainz leyó los documentos en serio, pero sintió que su enfoque estaba siendo socavado por la presencia de
Pestonya detrás de él. Aun así, trató de centrar su atención en la tarea lo mejor que pudo.

Como tenían que intercambiar sus opiniones sobre el tema más tarde, era natural que Ainz tuviera pensamientos
ansiosos como, (¿cuán embarazoso sería si dijera algo loco después?).

En cualquier caso, esto era diferente de los documentos que Albedo solía enviar desde Nazarick sobre temas
como la política, la economía o sobre leyes; esto era algo que incluso alguien como Ainz podía entender.

Incluso con la mayor cantidad de amabilidad, la inteligencia de Ainz sólo podía ser juzgada como promedio en
el mejor de los casos. Pedirle a alguien que encuentre las cualidades dentro de él que lo calificarían para
gobernar un país sería imponerle lo imposible. Eso no quiere decir que fuera perezoso, de hecho, era el tipo
diligente que se esforzaba al máximo en todo lo que se le lanzaba. Esto fue empeorado por los malentendidos de
los NPC de Nazarick, cuya inteligencia era incomparablemente superior a la suya. Con el fin de satisfacer sus
expectativas, Ainz no podía permitirse el lujo de ser perezoso.

Al principio, lo hacía por su deseo de mantener la lealtad de los NPC, pero ahora era más por su deseo como
figura paterna de no decepcionar a sus hijos.

Había llegado a un punto en el que leía libros sobre autodesarrollo y negocios. También se había esforzado por
mejorar en las tácticas de combate, uno de los únicos temas en los que podía afirmar que era experto.

Aunque era seguro dejar todo en manos de Albedo y el resto, todavía había muchas cosas que consideraban
necesarias para consultar con Ainz. Si él decía alguna estupidez cuando llegara ese momento y ellos respondían
con " Se hará lo que Ainz-sama quiera" y tomaban medidas inmediatas, podría causar graves daños colaterales.
Para evitar ese resultado, el crecimiento personal de Ainz era imperativo.

Debido a ello, Ainz se había interesado especialmente por este documento y estaba aún más centrado en él de lo
que hubiera estado normalmente.

Ainz, al terminar la mayor parte del mismo y confirmar que había llegado la hora de la cita, dijo,

—Ahora bien. ¿Todos han terminado de leer?

—Sí, Ainz-sama.
Como su representante, Albedo echó un vistazo a todo el mundo y respondió.

—Excelente. Ahora espera, antes de eso. Aunque hace un mes declaramos la guerra al Reino, no se han dado
cuenta de nuestra invasión. Aún deben pensar que nuestras fuerzas siguen encerradas en E-Rantel. Demiurge,
buen trabajo. Tu habilidad para manejar todo con destreza para que no se filtrara ni una sola pieza de
información fue muy impresionante.

—Estoy agradecido de recibir los cumplidos de mi maestro.

—En la misma nota, haber amenazado a una parte de la nobleza del Reino para que se revelara fue también un
espléndido logro, Albedo.

—Muchas gracias, Ainz-sama.

Albedo, al igual que demiurge, bajaron la cabeza.

—Umu. Este asunto es de mayor importancia, así que infórmeme en detalle sobre lo que han hecho después de
esto.

Ainz golpeó una de las páginas del documento con el dorso de su dedo y confirmó que ambos habían entendido
lo que quería decir. Asintió con la cabeza de una manera que se ajustaba a su estatus de señor y escaneó a los
guardianes que tenía delante. Aunque las criadas que estaban dentro de su campo visual lo miraban con ojos
serios, resistió el impulso de prestarles atención.

—Muy bien entonces, intercambiemos nuestras opiniones sobre este asunto. En primer lugar, el hecho de que
hayamos podido conquistar ciudades incluso cuando se empleó esta táctica me complace enormemente.
Cocytus, lo has hecho bien.

—Le. Agradezco. Mucho. Alabado Amo. Pero. Solo. Fue. Posible. Porque… Ainz. Sama. Me. Prestó. Su.
Ejercito. De.  No-Muertos. Así. Que. Fue. El. Merito. De. Ainz-sama. Yo. No hice. Realmente. Nada.

—Es como Cocytus ha dicho...

Ainz extendió su mano para detener a Albedo antes de que pudiera terminar su frase.

—No hay necesidad de adularme. Cocytus, acepta sinceramente mi agradecimiento. Ya lo he dicho, has hecho
un gran trabajo esta vez.

—¡Gracias! Ainz. ¡Sama!

—Excelente. Ahora bien, hemos sido capaces de subyugar las ciudades del Reino sin ningún problema.

Al comienzo de la guerra entre el Reino Hechicero de Ainz Ooal Gown y el Reino, habían adoptado la táctica
de atacar primero la parte oriental y luego marchar hacia el norte. La parte occidental del Reino —donde se
encuentra la capital— no fue atacada en absoluto.

El propósito principal de esta táctica era evitar que los refuerzos de otras naciones interfiriesen en la guerra, y
rodear el Reino ganando el control de la frontera con el Consejo de Estados y otros.

Esta era la estrategia de Cocytus, un movimiento que el propio Ainz también consideraba excepcional.
—He encontrado este resultado más que satisfactorio - Ahora bien, Demiurge y Albedo, con respecto al bloqueo
de la información, el informe indica que es muy probable que ese plan tenga éxito. Mi pregunta es, ¿bajo qué
condiciones fracasará? Demiurge, respóndeme como su representante.

—¡Sí! Hemos establecido una vigilancia completa en cada calle, también hemos enviado a los demonios de la
sombra para explorar las ciudades vecinas. Pero, si hay ermitaños o druidas, gente que vive fuera de la
civilización, no podremos vigilarlos. Si la información se filtrara, sería de ellos.

—Entonces discute el asunto con Albedo, refuerza la red de vigilancia hasta que los que has mencionado
también puedan ser encontrados.

—¡Como usted ordene!

—Ahora bien, lo siguiente es... —Ainz cambió los documentos y continuó volteando— umu... ya han perecido
algunas ciudades, ¿eh?

Dentro de estas páginas había exhaustivas documentaciones sobre quién usó qué estrategia para destruir
completamente qué ciudad. El documento más reciente era sobre una ciudad que fue destruida por Cocytus.

—...Atacar sin miedo una ciudad con una pequeña fuerza, destruirla impecablemente y masacrar a todos sus
habitantes. Al igual que Cocytus habrá hecho, el resto de ustedes también han pensado en varios tipos de formas
de conquistar ciudad tras ciudad y pueblo tras pueblo. Estoy realmente impresionado.

El Reino Hechicero había iniciado una guerra brutal en la que su política era destruir completamente cada
ciudad y pueblo a su manera y masacrar a todos sus habitantes. Todo lo que quedó atrás después del ataque
inesperado del ejército del Reino Hechicero fueron montones de cenizas y escombros sin vida.

Hablando de eso, Ainz se había vuelto repentinamente más consciente de la mirada de alguien, que debería
haberse fijado en él.

No estaba haciendo estos actos horrendos y despiadados porque quisiera, había un propósito detrás de ellos.
(Esperemos que pueda llegar a entenderlo,) Ainz pensó para sí mismo.

—Muchas gracias, Ainz-sama. —Albedo bajó la cabeza, incitando a los otros Guardianes de Piso a seguir su
ejemplo—. Para cumplir con las expectativas de Ainz-sama a partir de este día, nos dedicaremos de todo
corazón a hacer mejoras.

—Ah, umu. Acepto con gratitud su determinación y lealtad. Lo siguiente es...

(Eso es todo, ¿verdad?)

Ainz fingió una tos y continuó,

—me preocupa que ninguno de ustedes haya fallado.

Antes de que los guardianes pudieran reaccionar con sus expresiones desconcertadas, Ainz añadió,

—Cocytus, probaste la derrota durante la batalla con los lagartos. Supongo que aprendiste mucho de esa
experiencia.

—Es. Es. Justo. Como. Ainz. Sama. Supone. Aprendí. Mucho. De. Esa. Experiencia.
—De eso hablaba, aprendes más de tus fracasos. No, yo diría que hay algunas lecciones que sólo se pueden
aprender de los fracasos.

Esto era cierto en Yggdrasil, uno sólo pensaría en cómo podrían mejorar si perdieran.

Reajustes de trabajo, diferentes equipos y nuevas tácticas. Si uno siempre ganara, se volverían complacientes,
entumecidos y descuidados. Habrían perdido su impulso de automejora.

(Aunque había excepciones a esta regla como Touch Me-san.)

No había experimentado una derrota tan frecuente, pero se esforzaba continuamente por ser más fuerte. Un
hombre que buscaba las mejores sinergias de trabajo para maximizar su rendimiento hasta el punto de
obsesionarse, debería ser considerado un atípico cuando se piensa en el jugador promedio. 

Dejando esas excepciones a un lado, Ainz creía que existían algunas cosas que sólo se podían aprender a través
de la derrota.

Por eso esperaba algunos fracasos en sus esfuerzos por conquistar el Reino.

Esta era una parte del plan en la que los fracasos no habrían importado mucho, podían volver a intentarlo tantas
veces como quisieran. Tenían que estar preparados para una futura batalla que estaba destinada a suceder, una
en la que, si perdían, sería una derrota completa. Tenían que fallar ahora para acumular suficiente experiencia
para evitar fallar cuando llegara ese momento.

Ya que estaban incurriendo en una pérdida masiva de vidas, tenía que resultar en que Nazarick obtuviera algún
tipo de beneficio. Así es, las vidas perdidas deben ser usadas de la manera más beneficiosa posible.

Ademas —Ainz decidió que debía hacer los preparativos para esto después de haber escuchado los deseos de
esos dos.

(Vamos, lo siguiente determinará si he ganado o perdido.)

—Los que son sabios —No se le ocurrió qué decir después de eso, había olvidado el guion que había preparado
— Olviden eso. Los que son estúpidos, aprenden a través de sus experiencias. No digo que todos sean
estúpidos, pero señalo el hecho de que incluso los idiotas pueden entender la necesidad de recoger experiencias.

Ainz estaba decepcionado de sí mismo.

¿Por qué olvidó lo que quería decir en este momento tan crucial? ¿Por qué era tan inútil?