Está en la página 1de 16

Reuniones de París en tiempos de guerra de Gurdjieff

O n la mañana del 14 de junio de 1940, largas columnas de soldados alemanes

marcharon en jackbooted precisión paso de ganso por los Campos Elíseos hacia el arco del
triunfo. Nueve días después, a las 6 de la mañana del 23 de junio, un gran Mercedes negro
condujo lentamente por la misma ruta, llevando a un triunfante Adolf Hitler. En la Tumba
de Napoleón en los Inválidos, el Mercedes recibió instrucciones de detenerse. Aquí el
Führer contempló el sarcófago de pórfido rojo delúltimo gran
conquistadorde Europa . Murmuró Hitler: "Este es el mejor momento de mi vida". Pronto,
la bandera nazi —la esvástica roja, negra y blanca— colgaba de la Torre Eiffel y de todos
los edificios del gobierno. París era una
ciudad ocupada.

Inicialmente, con la caída inminente de


París, los ansiosos y temerosos estudiantes
de Gurdjieff lo indujeron a irse. Cuatro
quintos de los 2.8 millones de ciudadanos
de París, a pesar de los bombarderos Stuka
que recorrían las carreteras, corrían hacia el
oeste y hacia el sur en un intento de eludir las divisiones Panzer que se
aproximaban. Gurdjieff también se fue, pero luego se volvió y regresó a su apartamento en
6 rue des Colonels-Renard. Entonces comenzó una nueva fase de su vida: en el París
ocupado por los nazis.

Durante algún tiempo, Jeanne de Salzmann se había reunido con un grupo en la casa
del orientalista Philippe Lavastine y su joven esposa Boussique en 54 rue du Four, en la
orilla izquierda, cerca del Hôtel Napoleon. El grupo estaba compuesto, entre otros, por
Henri y Henriette Tracol, Marthe de Gaigneron, Pauline de Dampier y Bernard
Lemaître. Ese octubre, la señora de Salzmann presentó su grupo a Gurdjieff y
las reuniones comenzaron a partir de entonces.

Pronto, cuando la Gestapo tomó la ciudad en sus manos, hubo puestos de control,
búsquedas y desapariciones inexplicables. Simplemente llegar a una reunión era un
riesgo. No solo las reuniones, sino que pronto comenzaron las clases de movimientos en la
Salle Pleyel, en la rue du Fauberg St. Honoré, a pocos pasos
del apartamento de Gurdjieff . A menudo no había calor, ya que no se podía obtener
carbón para las estufas y, debido a que la electricidad era errática, las velas tenían que
usarse para la luz.

En enero de 1942, las raciones de alimentos oficiales se redujeron a 1.200 calorías por
día, la mitad de lo necesario para mantener la salud y la fuerza. (Fue entonces
cuando Gurdjieff comenzó a hablar con los comerciantes de su pozo de petróleo de Texas
y cómo al final de la guerra , cuando nuevamente tuviera acceso a sus ingresos, serían
recompensados generosamente). El 29 de mayo, el edicto alemán fue publicado exigiendo
que todos los judíos usan la estrella amarilla de David. Gurdjieff arregló que los miembros
de su grupo gentil ocultaran a los miembros judíos que no podían escapar. La guerra iba
mal. La vida en París empeoró aún más cuando en febrero de 1943 los jóvenes franceses
comenzaron a ser reclutados para trabajos forzados.

En medio de todo esto, el grupo de Gurdjieff creció a 40, más o menos, entre ellos el
escritor Luc Dietrich, un amigo del poeta y escritor René Daumal que estaba en la Zona
desocupada (que los alemanes, rompiendo su acuerdo con el gobierno de Vichy,
destronaron en noviembre de 1942), el psiquiatra Hubert Benoit, René Zuber, Pierre
Schaeffer, Tchekhov Tchekhovitch, Louis Le Prudomme y la señorita Elizabeth Gordon,
que habían estado entre los primeros estudiantes de Gurdjieff en el Prieuré. La señorita
Gordon, una inglesa, fue internada por los nazis en 1943 y murió en París después de su
liberación.

El 25 de agosto de 1944, el general Dietrich von Choltitz, en lugar de hacer estallar


París como Hitler ordenó, entregó la ciudad al general Leclerc. Aún así, las condiciones de
vida cotidianas seguían siendo severas. La policía francesa recientemente instituida
reactivó el Dossier Gurdjieff y, asegurando una orden de allanamiento, visitó su
departamento en busca de divisas extranjeras ilícitamente. Las noticias llegaron a Gurdjieff
de antemano, pero no encontraron nada pero aún lo arrastraron. Al día siguiente lo
dejaron ir y las reuniones continuaron. Con esto como el contexto predominante, las
siguientes son notas de las reuniones .

7 de diciembre de 1941

Pregunta: Algo intolerable sucede en mi trabajo. A pesar de mis esfuerzos, no me


recuerdo; para obtener una mejor calidad Es inútil fijarme horas de trabajo por hora. No
obtengo ningún resultado. ¿Por qué?

Gurdjieff : Eso viene de tu egoísmo. Particularmente grande egoísmo en el que has


vivido hasta ahora. Estás encerrado en él; debes salir de eso. Para salir, debes aprender
a trabajar . No solo para ti solo, sino para los demás. Comenzaste con el trabajoen tus
padres Debes cambiar tu tarea. Tome uno nuevo, el mismo en el vecino, sin importar
quién, todos los seres, o elija entre las personas entre usted. Debes trabajar para ti mismo
con el objetivo de poder ayudarlos. Esto solo luchará contra el egoísmo. Veo que ambos
tienen un pasado muy malo, un egoísmo particular. Todo el material antiguo sale a la
luz. Por eso no puedes hacer nada. Es normal; de acuerdo a la orden; conforme a la
ley. Antes de alcanzar el objetivo, hay muchos ascensos y descensos. Esto debería
tranquilizarte. Podría tranquilizarte por completo, pero debes trabajar por ti mismo.

Pregunta: Para salir de este estado de sufrimiento, tan vívido y tan negativo. (Dos tipos
de sufrimiento, uno objetivo, uno subjetivo). ¿Puedo hacer uso de medios externos?

Gurdjieff : No, debes trabajar en ti mismo. Destruye el egoísmo en el que siempre has
vivido. Intenta lo que te digo. Cambia tu tarea. Es necesario ahora alcanzar una nueva
etapa. Ambos van camino a la Gare de Lyon, pero van por diferentes rutas, una por
Londres y otra por la Opéra. Los dos están a la misma distancia.

Pregunta: Veo mi impotencia y mi cobardía. No puedo decir nada y no hacer nada por
otro. Porque mi cabeza no está clara. Tengo la sensación de si una cosa es correcta o no,
pero no puedo explicar por qué con claridad.

Gurdjieff : No puedes decir nada ni hacer nada por otro. No sabes lo que necesitas para
ti, no puedes saber lo que él necesita. Trabaja con un propósito para él. Pero desempeña tu
papel. Estar separados internamente: ver. Habla externamente como lo hace, para no
lastimarlo. Debes adquirir la fuerza para hacer esto. Desempeñar un papel. Conviértete en
doble. Por el momento, trabajas como supervisor. Haz lo que te digo, no puedes hacer
más. Amor a tu prójimo; Ese es el camino . Trae a todos lo que sentiste por tus padres.

Pregunta: Desde el comienzo del trabajo, uno tiene este deseo.

Gurdjieff : Ciertamente, es lo mismo; siempre lo mismo que vuelve en un grado


diferente. Ahora otro grado. Debes superar esta crisis . Todo proviene del falso amor a uno
mismo, de la opinión que uno tiene de uno mismo, que es mentira.

Pregunta: Todo ha sido trastornado por el ejercicio, en todo mi trabajo. Me ha quitado


la alegría del trabajo, lo ha hecho doloroso, sin esperanza, me siento como un burro
tirando de un carro muy pesado cuesta arriba.

Gurdjieff : Es porque en ti hay otras partes que se tocan. Es como un pintor que siempre
mezcla los mismos colores y nunca hay rojo. Cuando se pone rojo, cambia todo. Debes
continuar.

Pregunta: Este ejercicio me ha hecho sentir algo nuevo para mí; Cuando trato de
hacerlo y pongo mi atención en este pequeño punto inmóvil y veo que no puedo
mantenerme frente a él, tengo la sensación de mi nada y parezco entender mejor la
humildad. Este pequeño punto es mayor que yo.

Gurdjieff : Porque tienes un perro en ti mismo que te dificulta en todo. Se llama


insolencia hacia uno mismo. Debes destruir a este perro. Después te sentirás maestro de
este punto, de que eres más fuerte y no es nada. No tengo confianza en el tipo artístico que
vive en la imaginación, tiene ideas detrás de su cabeza, no adentro, piensa que siente y
experimenta, pero en realidad solo está ocupado con cosas exteriores. Vive solo en la
superficie, afuera, no adentro, no en sí mismo. Los artistas no saben nada de la realidad e
imaginan que lo saben. No confíes en ti mismo. Entra en ti mismo, todas las partes de ti
mismo. Absolutamente necesario para aprender a sentir y pensar al mismo tiempo en todo
lo que haces, en la vida cotidiana. Eres una persona vacía

Pregunta: ¿Cómo se debe rezar?

Gurdjieff : Lo explicaré, pero es para más tarde. En nuestro sistema solar, ciertas
sustancias emanan del sol y los planetas, de la misma manera que las emanadas por
la tierra , haciendo contacto en ciertos puntos del sistema solar. Y estos puntos pueden
reflejarse en imágenes materializadas que son las imágenes invertidas del Todo Superior:
lo Absoluto.

Pregunta: Quiero saber si al materializar la imagen de un santo, esto me dará lo que


particularmente deseo.

Gurdjieff : Piensas como una persona común. No tienes los medios para materializar
nada ahora. Por el momento, tome una tarea de auto-sugerencia, para que una parte
convenza a la otra y repita y repita lo que haya decidido. Hay una serie de siete ejercicios
para el desarrollo sucesivo de los siete centros. Citamos el primero, el cerebro, el que
cuenta en la vida ordinaria. (La cabeza es un lujo.) La otra, la emocional también; pero el
único que es necesario es la médula espinal. El que primero debes desarrollar y fortalecer.

Pregunta: Cuando deseo hacer esos esfuerzos por el trabajo, se forma una barrera dura
en mi pecho, imposible de superar. ¿Qué tengo que hacer?

Gurdjieff: No es nada. No tiene la costumbre de usar este centro, es un músculo que se


contrae, solo muscular. Continuar, continuar.

Pregunta: Hice este ejercicio hasta que me dolieron los hombros. Mientras lo hacía,
tuve la sensación de "yo". Me sentí aparte, realmente "yo".

Gurdjieff: No puedes tener "yo". "Yo" es algo muy caro. Eres barato. No filosofes, no me
interesa, y no hables de "yo". Haga el ejercicio como un servicio, como una obligación, no
para obtener resultados (como "I"). Los resultados vendrán después. Hoy es solo
servicio. Solo eso es real.

Pregunta: Me siento más dentro de mí, pero como si estuviera ante una puerta cerrada.

Gurdjieff : No es una puerta sino muchas puertas. Debes abrir cada puerta, aprender a
hacerlo.

Pregunta: He trabajado especialmente en el amor propio.

Gurdjieff :Sin amor propio, un hombre no puede hacer nada. Hay dos cualidades del
amor propio. Una es una cosa sucia. El otro, un impulso, el amor del verdadero "yo". Sin
esto, es imposible moverse. Un antiguo dicho hindú: "Feliz es el que se ama a sí mismo,
porque puede amarme a mí". Por el informe de la señora de Salzmann, veo que nadie me
ha entendido. Uno necesita fuego. Sin fuego, nunca habrá nada. Este fuego es sufrimiento,
sufrimiento voluntario, sin el cual es imposible crear nada. Uno debe prepararse, debe
saber qué lo hará sufrir y, cuando esté allí, utilizarlo. Solo tú puedes prepararte, solo tú
sabes lo que te hace sufrir, hace el fuego que cocina, cementa, cristaliza, hace. Sufre por tus
defectos, en tu orgullo, en tu egoísmo. Recuerda el objetivo. Sin sufrimiento preparado no
hay nada, porque por mucho que uno sea consciente, no hay más sufrimiento. Ningún
otro proceso, nada. Es por eso que con tu conciencia debes preparar lo que sea
necesario. Se lo debes a la naturaleza. La comida que comes que nutre tu vida. Debes
pagar por estas sustancias cósmicas. Tienes una deuda, una obligación, de pagar con un
trabajo consciente. No comas como un animal, pero rinde a la naturaleza por lo que ella te
ha dado, la naturaleza, tu madre. El trabajo —una gota, una gota, una gota— acumulado
durante días, meses, años, siglos, tal vez dará resultados. No comas como un animal, pero
rinde a la naturaleza por lo que ella te ha dado, la naturaleza, tu madre. El trabajo —una
gota, una gota, una gota— acumulado durante días, meses, años, siglos, tal vez dará
resultados. No comas como un animal, pero rinde a la naturaleza por lo que ella te ha
dado, la naturaleza, tu madre. El trabajo —una gota, una gota, una gota— acumulado
durante días, meses, años, siglos, tal vez dará resultados.

Pregunta: Llegué al punto en que soy muy infeliz, todo me resulta desagradable, sin
interés.

Gurdjieff : ¿ Y ese pañuelo dispuesto así en tu bolsillo? Eso te interesa. Bueno, la


naturaleza te desea lo mejor, me alegro. Ella te lleva a un trabajo real al hacer que todo el
resto sea desagradable, es un cierto cruce que debes hacer. Cuanto más trabajes, más
saldrás de esta incomodidad, este vacío, esta falta.

Pregunta: Incluso el trabajo es desagradable para mí.

Madame de Salzmann: Porque no trabajas. Nunca hay trabajo contigo, nada entre
nosotros cuando estamos juntos, está vacío. Una persona no puede llevar todo solo. Debes
hacer el esfuerzo por ti mismo. Esta noche es lo mismo. No hay nadie, nadie hace el
esfuerzo.

Gurdjieff : Entonces uno debe cambiar la forma de trabajar . En lugar de acumularse


durante una hora, uno debe tratar de mantener constantemente la sensación orgánica
del cuerpo . Vuelva a sentir el cuerpo, sin interrumpir las ocupaciones ordinarias, para
mantener un poco de energía, para tomar el hábito. Pensé que los ejercicios te permitirían
mantener la energía durante mucho tiempo, pero veo que no es así. Moje un pañuelo,
escúrralo, póngalo en su piel. El contacto te lo recordará. Cuando esté seco, comience
nuevamente. La clave de todo: permanecer separado. Nuestro objetivo es tener constantemente
una sensación de uno mismo, de la individualidad de uno. Esta sensación no se puede
expresar intelectualmente, porque es orgánica. Es algo que te hace independiente, cuando
estás con otras personas.

Jueves 11 de marzo de 1943

Pregunta: No puedo detener las asociaciones mientras


trabajo.

Gurdjieff : Es necesario prepararse antes del ejercicio de


tratar de ver con tres partes.

Pregunta: Al principio, cuando estaba trabajando , sentí en


mí mismo una emoción. Ahora ya no puedo encontrarlo. Tengo
una sensación constante de sequedad. Ayer regresó este
sentimiento más cálido, pero mucho más débil.

Gurdjieff : Es el signo de una crisis. Es porque has llegado a


mi. Debes pasar este intervalo por ti mismo y encontrar en ti mismo la fuerza necesaria. Tu
cabeza, que está separada de ti, debe ayudarte.

Pregunta: ¿Cómo?

Gurdjieff : Debe convencerte. Debe permitirte ver ayer y mañana.

Pregunta: Pero mi cabeza es débil.

Gurdjieff: Sí, pero sin tu cabeza también serías débil. Es necesario usarlo de esta
manera.

Pregunta: Hace poco comencé a leer de nuevo, pero encuentro en mí mismo lo que
siempre me ha impedido trabajar , una especie de avidez que me deja cansado al final de
poco tiempo y que no ha retenido nada. Mi tiempo ha sido perdido.

Gurdjieff: Es porque solo lees con la cabeza. Haz un ejercicio. Lee solo un poco, una
página a la vez. Al principio debes tratar de entender con la cabeza, luego sentir, luego
experimentar. Y luego vuelve y piensa. Haz ejercicio para leer con tus tres centros. En cada
libro hay material para enriquecerse. No importa lo que leas ni la cantidad, sino la calidad
de la forma de leer.
Pregunta: Después de una conmoción, realmente he visto lo que ha sido mi vida: vacía,
estéril, inútil. Y no quiero perder esta visión, este sentimiento. De lo contrario, siento que
caeré una y otra vez y perderé la vida.

Gurdjieff : Los fenómenos cósmicos de los cuales no eres responsable van en contra de
tu trabajo. Solo puedes darte tu palabra de que cuando la vida se calme, te pondrás a
trabajar.

Pregunta: Siento que mi centro intelectual es diferente y que no encuentro en mí


ninguna fuerza afirmativa. ¿Que puedo hacer?

Gurdjieff: Hay un pequeño secreto. Es que eres un gran egoísta. Solo te conoces a ti
mismo. No tienes responsabilidad. Es por eso que te falta esta fuerza afirmativa. Por todo
lo que tienes, todo lo que te constituye, estás obligado y debes pagar por todo esto, para
que luego te puedan dar otras cosas. Pero en lugar de esto, te sorprende no haber recibido
aún más.

Jueves 18 de marzo de 1943

Pregunta: No soy capaz de


sentirme a mí mismo. ¿Qué
puedo hacer para tener una
sensación de mí mismo?

Gurdjieff: Solo tu cabeza


desea recordar. Tu esfuerzo es
teórico. Debes establecer un
contacto entre tu cabeza y tu
cuerpo. Coloque una pierna en
agua helada y déjela allí,
tratando de establecer este
contacto. Luego haz lo mismo
con la otra pierna.

Pregunta: Desde el momento


en que me aconsejaste que fuera
egoísta, lo he hecho. Pero
mantengo en mí el deseo de vivir solo en esta parte mejor: me gustaría quedarme allí
siempre e ignorar todo lo demás. Siento que una gran pereza me invade en relación con la
vida externa, y lo más pequeño es para mí un gran esfuerzo.

Gurdjieff: Es muy bueno que este estado aparezca en ti. Esto prueba que más tarde te
convertirás en alguien responsable, como un hombre, y te amo de antemano por esto. Pero
ahora es necesario luchar sin descanso. Debes mantener un conflicto constante entre este
estado y tu comprensión . Cuanto más no desees hacer nada, más debes obligarte a
hacer. Debes luchar sin piedad y es una lucha que producirá en ti la sustancia necesaria
que puedes, con mi ayuda, crear en ti mismo un verdadero "yo".

Pregunta: Veo cómo siempre me golpean mis funciones. Mis hábitos forman un
automatismo que está en mí como un bloque en el que no puedo agarrarme. Por un lado
tengo mi trabajo, y por el otro mi vida, en la que nada cambia.

Gurdjieff: Ya hemos dicho a menudo que si uno desarrolla un lado, el otro también se
desarrollará. Hay que luchar.

Pregunta: Pero con razón, no puedo tener un conflicto en mí mismo.

Gurdjieff: Porque no lo haces. Para tomar todo de esta tabla, debe pasar por encima de
la tabla. De lo contrario, nunca podrás ir más lejos. Puedes seguir viviendo así diez años,
mil años. Nunca vas a cambiar. Incluso Dios, si lo deseara, no podría ayudarte. Él no
tendría el derecho ... Solo tú mismo puedes luchar contra tu pereza. Hay dos tendencias en
ti. Pero tú, duermes. Es necesario que te levantes y luches.

Pregunta: ¿Esta pereza nace en mí o se adquiere?

Gurdjieff: Creo que es una tendencia natural. Cuanto más desees tu psique cierta cosa,
más se negará el cuerpo. Quizás ha sido colocado allí por naturaleza, para que haya una
lucha. Por otra parte, es algo bueno. Estas son condiciones de trabajo. Si no existiera, sería
necesario colocar algo en usted para reemplazarlo. También es un factor para
recordar. Cada vez que lo sientas, debes pensar en tu trabajo. También es bueno que veas
tu pereza, porque muchas personas son perezosas, pero no lo ven.

Pregunta: Lo he sabido por quince años, pero no he avanzado en nada.

Gurdjieff: ¿Qué hiciste entonces? Lo lamentabas. Pero de esta manera en cien años nada
cambiará. No hay razón para que cambie, solo si te pones a luchar concienzudamente.
Pregunta: Necesito ayuda, porque estoy atravesando una crisis muy profunda e incluso
he perdido el gusto por el trabajo. Cuando deseo trabajar, caigo en un sueño pesado.

Gurdjieff: Algo se está preparando en ti, pero no lo ves, y el trabajo debe ser cada vez
más doloroso para ti, ya que tienes cada vez menos contacto contigo mismo. A pesar de
esto, debes continuar forzándote. Debes dar este paso por ti mismo. Piensa que no es solo
para ti que trabajas, y que tal vez (y es absolutamente cierto en una proporción del 10%) el
destino futuro de los demás depende de ello, está vinculado al tuyo.

Pregunta: Estoy pidiendo ayuda porque ya no puedo trabajar. Todas estas cosas
interiores malas están allí de nuevo. Tengo un intenso deseo de trabajar, de recordarme a
mí mismo, pero no puedo hacerlo. Mi cuerpo ya no me obedece. Es el cuerpo el que es
maestro.

Gurdjieff: Estoy muy feliz por ti, porque este estado es objetivamente bueno. Sigue
adelante. En unos días te ayudaré.

Jueves 29 de abril de 1943

Pregunta: Me ha aconsejado que lea, que recopile información, pero ¿con qué
comenzar? ¿No debería trabajar en ciertas cosas antes que otras?

Gurdjieff: Lo importante es reunir el alma de las cosas, el espíritu y no la forma. Olvida


las palabras, los detalles; esto no es nada; pero guarda en ti la sustancia, lo que hay
detrás. Es esto lo que debes acumular en ti mismo. Es esto lo que, depositándose en ti,
creará poco a poco una comprensión subjetiva que realmente será tuya. Por ejemplo, en lo
que escribes, entre todas esas palabras, todo lo inútil, todo lo que objetivamente no tiene
valor, tal vez hay un pequeño destello de diamante: es lo que tienes que buscar, recolectar
y acumular en ti mismo.

Pregunta: No sé qué es lo más importante que debo hacer en mí mismo, en qué debo
poner mis esfuerzos.

Gurdjieff: Como has estado viniendo aquí, siempre escuchas que repites que debes
adquirir un "yo". En realidad, todo en ti está en un estado de cambio, inestable,
inconsistente. Eres el carruaje con muchos pasajeros casuales. Debes adquirir un "yo"
inmutable. Esto es lo más importante, en lo que debes poner todos tus esfuerzos.
Pregunta: Desde que te conozco, he experimentado muchos sentimientos. Ahora odio
todos estos sentimientos. Me gustaría poder experimentar un sentimiento correcto. Si digo
esto, es porque siento que me estoy acercando a él.

Gurdjieff: Ahora debo considerar la idea de que puedes ser un compañero para
mí. Hasta ahora, interiormente era indiferente hacia ti, exteriormente te consideraba así y
así, pero nada interiormente. Primero, debes convertirte en mi "camarada" y no en
"hermano".

Pregunta: Hace unos días, cuando me recordaba a mí mismo, para poder tomar una
decisión que era importante para mí, de repente tuve la sensación de la irrealidad de mi
vida y, al mismo tiempo, la irrealidad de todos mis buenos momentos. ; pero han tenido y
eso, al mismo tiempo, todos tenían algo en común. Del mismo modo, noté que el tiempo
ya no existía en mi memoria, que las cosas de la infancia eran lo mismo que cosas mucho
más recientes. (Experimento el mismo sentimiento).

Gurdjieff: Has crecido internamente, pero lo que se ha desarrollado es débil. Es


necesario nutrirlo, ya sea con material interior o exterior. Pero tienes material interior,
material de información. Según si esta cosa que se forma en ti es más pesada o más ligera,
sale o entra en ti. Sube y baja según su peso. Quizás solo él es mi verdadero alumno que,
en cada momento cuando dice "yo soy", siente que resuena en el mismo lugar en él: el que
se siente igual en todos estos momentos.

Pregunta: Me gustaría saber si esto que siento en mí mismo al lado de mi trabajo, este
amor que me gustaría ver se convierta en la esencia de mi esencia, que me parece provenir
de algo diferente a mi trabajo y mis esfuerzos, ¿debo alejarme? ¿No debo creer en ello y
aferrarme estrictamente al trabajo que ha indicado el Sr. Gurdjieff?

Gurdjieff: Sí, debe hacer exactamente lo que le han dicho y nada más. Todavía no ha
llegado al lugar en el camino cuando puede escuchar esas cosas. Todas estas son
tentaciones en tu camino. Empújalos y haz tu trabajo estrictamente.

Pregunta: Siento que debo introducir en mi tarea, en mi trabajo, a una persona cercana
a mí, pero lo que se suma a la dificultad es que siento en esta persona debilidades
similares a las mías, y mis debilidades refuerzan la de ella y sus debilidades refuerzan
mía. No sé cómo defenderme de esto y qué actitud tomar.

Gurdjieff: No debes prestar atención al exterior. Esto es exterior. Solo debes conocer tu
tarea y hacerlo interiormente. La otra persona, consciente o no, desempeña su papel, actúa
su personaje. No la conoces, no sabes quién es ella, si es Moisés o alguna otra persona. No
es importante. Lo importante para ti es tu tarea interna.

Jueves 1 de julio de 1943

Pregunta: Muy a menudo me engaño en mi opinión de los demás. Eso es malo para
mi. Le doy crédito a las personas por cualidades que no poseen; y en cuanto a las personas
que no los poseen, lo veo más tarde cuando los conozco mejor. No sé cómo detectar la
hipocresía y siempre la veo muy tarde. Me gustaría tener un medio para juzgar a las
personas y reconocer quién puede ser útil para mí y quién es inútil.

Gurdjieff: No puedes, primero debes prepararte para ver la realidad. Mientras espera,
juegue un papel exteriormente. Interiormente, reconoce tu falta de identidad. No sabes
nada Si tienes la costumbre de hacer las cosas de cierta manera, hazlas de esta manera. Di
"buenos días" como siempre dices buenos días. Pero al mismo tiempo trabaje para
mantenerse al día con el trabajo que estamos haciendo aquí y luego podrá reconocer a las
personas. En la actualidad, todos somos como tú: nada, cero. Ya sea un trabajador o un
senador, él es merdeComo tú. Trabaja para no ser una nada; trabaje, de modo que en un
día, un mes o un año no sea una nada. Haga todo exactamente como está
acostumbrado. Pero debes jugar un papel, sin participar, sin identificarte interiormente; y
recuerda cuál es tu valor, nada. Trabaja, trabaja y de nuevo trabaja, para cambiar esa nada
en algo definido.

La educación hace una máscara. Cuando ves gente, crees en esta máscara. Después de
un tiempo cae la máscara y ves que son la misma merde como a ti mismo. No importa a
quién veas, él representa una máscara. Si lo mira por más tiempo, con imparcialidad y
atención, verá que no siempre puede mantener su máscara; en el mismo momento,
la fusión se mostrará, es lo mismo que hay en ti. Él no es nada, como tú no eres nada,
incluso si es coronel, senador o millonario. Son solo las combinaciones de la vida las que
están ahí. Su abuelo era así, su padre era así, y él se beneficia de ello. Pero él mismo
representa solo la nada.

Solo que él no es un nada que ha entendido su nada y ha trabajado en sí mismo para


cambiarla. Ese hombre es otra cualidad de merde : con "rosas". Todavía se fusiona pero no
tiene el mismo olor.

Trabaja, pon todo en ello y asegúrate de que todos los que no trabajan no sean nada
como tú. No eres nada, pero él tampoco es nada. Es un general, un coronel, estas son cosas
exteriores: no cuestan nada.
En la vida, todo es accidental: ocupaciones, posición, todas las obligaciones: ya sea el
alcalde o el policía de la esquina. Es la vida la que crea estas anormalidades. Interiormente,
todo es siempre lo mismo. Las cosas exteriores no cambian las cosas interiores. Solo el
trabajo consciente puede cambiar el interior: trabajo consciente y sufrimiento voluntario.

Pregunta: He notado durante mucho tiempo que muy a menudo, y con respecto a
asuntos muy diferentes, una voz interior me dijo lo que tenía que hacer. Lo percibí,
escuché lo que decía, pero sin actuar según lo que me decía. He actuado de otra manera y
luego veo que la voz siempre es correcta. Me gustaría saber si no debería prestarle
atención o, por el contrario, ¿seguirlo más?

Gurdjieff: No hagas nada con todo eso. Compre un pequeño cuaderno, haga un
disco. Escribe, pero no hagas nada. Esa voz es tu instinto; a veces el instinto puede
aparecer a través de la conciencia, pero es raro. Quizás demuestre que tienes un verdadero
instinto. Vea si sus registros lo mostrarán. Ahora quizás encontremos un ejercicio. Pero no
hagas nada antes.

Pregunta: Pero para escribirlo, tendré que hacerlo en realidad.

Gurdjieff: Tome nota, hablaré después. Quizás es sugestibilidad, fantasía,


idiotez. Según el resultado, diré lo que es matemáticamente. A veces el instinto es algo
muy independiente. Pero en cuanto a ti, no lo sé. Hablaré luego. Antes de eso, continúa
como lo estás haciendo, antes de notar algo.

Pregunta: Hubiera sido mejor últimamente si hubiera hecho lo que me dijo.

Gurdjieff: Ya veremos. Piensas eso, pero tal vez sea lo contrario. Quizás sea
psicópata. No deseo creer nada excepto los hechos dados por los registros. Hablas
subjetivamente. El objetivo no lo sé.

Pregunta: Trato de mantener el sentimiento de no entidad y sufrimiento voluntario con


la mayor frecuencia posible. Pero noto que da una parálisis en lo que respecta a la
acción. Muestra la futilidad de toda acción y ajetreo. Si antes tenía que hacer un esfuerzo
para hacer una cosa determinada, hoy también debo llevar el collar de hierro de esta
nada. El esfuerzo se duplica. ¿Qué debo hacer para que este sentimiento de nulidad no me
paralice, no interfiera con la vida exterior?

Gurdjieff: Haz lo que ya te he dicho. Uno debe trabajar solo la tercera parte del estado
de vigilia de uno. Haga un tiempo especial para el trabajo. No mezcles cosas; fijar una
hora: mañana entre las 10 y las 11 en punto, la vida cotidiana. Las otras ideas, el trabajo y
el resto, para el diablo .

Pregunta: Uno ya no es libre de ahuyentar los sentimientos de la nada.

Gurdjieff: deja de lado tu nuevo estado. Y haz lo que hiciste antes, cuando no
comenzaste a trabajar. Uno nunca debe mezclar las cosas. Todavía no use los resultados
del trabajo interior para el trabajo exterior. Aún no. Estás en la escuela, como un niño. No
es para toda la vida, no para ganar dinero . Sabrías un gran secreto que no deberías
usar. Esa es una cosa, la vida es otra. Miércoles, viernes, domingo, haces lo que te gusta,
envía al diablo todos los demás pensamientos; si los mezclas, uno impedirá al otro.

Pregunta: El sentimiento de nulidad, no llamado, que viene solo, es de hecho


automático y, por lo tanto, destructivo.

Gurdjieff: En el tiempo reservado para el trabajo, haga un comentario más animado. El


resto del tiempo, al diablo. Es psicopatía.

Gurdjieff a otra persona: nunca he escuchado el sonido de tu voz. Conozco tu voz en la


vida, pero no aquí en nuestro círculo. ¿Puedes decirme algo?

Pregunta: Todavía no he trabajado lo suficiente como para hacer una pregunta.

Gurdjieff: ¿Cómo sabes eso?

Pregunta: Porque no me atrevo.

Gurdjieff: Entonces tienes una pregunta.

Pregunta: hoy no.

Gurdjieff: Bueno, entonces ayer.

(La señora de Salzmann le dice a Gurdjieff qué pregunta le ha hecho esta persona).

Gurdjieff: El que trabaja se convierte en actor, en un verdadero actor en la vida. Ser


actor es jugar un papel. La vida es un teatro donde cada hombre juega un papel. Todos los
días lo cambian. Hoy un rol, mañana otro rol. Él solo es un buen actor que puede
recordarse a sí mismo y desempeñar conscientemente su papel, sin importar lo que sea.
Pregunta: ¿Pero cómo sabe uno el papel que debe jugar?

Gurdjieff: Hablas con B., sabes quién es ella, cómo se debe estar con ella, lo que le
gusta. Bueno, entonces hazlo. Interiormente no es nada para mí, es merde para mí. A ella le
gusta que la gente le bese la mano; Lo hago porque a ella le gusta eso. Soy amable con
ella Interiormente quiero insultarla, pero no lo hago. Yo juego mi papel Entonces ella se
convierte en mi esclava. Interiormente no reacciono.

Pregunta: No logro ser bueno con los demás.

Gurdjieff: Quizás aún no eres libre.

Pregunta: Deseo sacar provecho de todo egoístamente para mí.

Gurdjieff: Debes trabajar. Mata a los perros que hay en ti. Solo desempeñas tu papel
teóricamente, pero rápidamente te olvidas y vuelves a tu nada. Su tarea será recordar más
tiempo.

Pregunta: ¿De qué sirve tener esclavos?

Gurdjieff: para toda la vida; Si no tienes esclavos, eres esclavo de alguien.

Pregunta: ¿No pueden todos simplemente ser iguales?

Gurdjieff: nunca. ¿Como es posible? Tienes cuatro ojos y yo dos. Ya hay una
diferencia. Tu padre amaba a tu madre si estaba mintiendo a la izquierda; mi padre amaba
a mi madre si estaba acostado a la derecha. El resultado; Yo soy uno, tú otro. Para mí una
ley, para ti otra. El bienestar del hombre es que todos sean sus esclavos. Dices que el
trabajo te ha cambiado. Gracias al trabajo ya no eres un merde ; gracias a trabajos
conscientes y sufrimiento voluntario. Objetivamente te lo mereces.

Pregunta: En la actualidad, nuestros perros nos obligan a usar a otros para nuestros
fines.

Gurdjieff: Ahí tienes un buen terreno para ser-trabajo. Hoy eres un hombre común; en
tu trabajo trata de ser un hombre superior. Después quizás seas un hombre completo, un
hombre de verdad. En el momento en que sientas a tus perros, lucha contra ellos; este
conflicto es necesario para ti, para convertirte en un hombre de verdad; Es buen suelo para
el trabajo. Y todavía hay más perros en ti que son invisibles.
Pregunta: ¿ Pero no debería uno renunciar al uso egoísta del poder sobre los demás?

Gurdjieff: Hoy lo haces inconscientemente; intenta hacerlo conscientemente. Entonces


será bueno, tanto para ellos como para ti. No hay otra justicia.

Notas

1. William L. Shirer, el corresponsal de radio estadounidense , y autor posterior, estaba de


pie a solo unos metros de distancia cuando la caravana de Hitler se detuvo en
el monumento de granito al Primer Mundo.Guerra. Hitler salió del auto, subió a las
escaleras y leyó la proclamación del monumento que decía: "Aquí, el 11 de noviembre de
1918 sucumbió al orgullo criminal del imperio alemán, vencido por los pueblos libres que
trató de esclavizar". Shirer vio la cara de Hitler "ardiendo de desprecio, ira, odio,
venganza, triunfo. Se baja del monumento y se las arregla para hacer de este gesto una
obra maestra de desprecio ... Mira lentamente alrededor del claro ... De repente, como
Aunque su rostro no expresaba completamente sus sentimientos, él armoniza todo su
cuerpo con su estado de ánimo. Rápidamente coloca sus manos en sus caderas, arquea sus
hombros, planta sus pies muy separados. Es un magnífico gesto de desafío.
,Blitzkrieg (Time Inc. Nueva York, 1976), pág. 192.
2. El grupo se había originado antes con su esposo Alexandre antes de su muerte por
tuberculosis en la primavera de 1934. René Daumal y su esposa Vera y otros lo habían
tomado como su maestro. Después de su muerte, la señora de Salzmann había dirigido el
grupo. Daumal inmortalizó a Alexandre de Salzmann en su libro Mount Analogue como el
padre Sogol.
3. James Moore, Gurdjieff: La anatomía de un mito (Element Books Ltd., Londres, 1991),
pág. 273.
4. Ibíd., Pág. 278.
5. Esto es todo lo que se sabe sobre ella, aparte del retrato sesgado que Kathryn Hulme
dibuja de ella en el libro de Hulme El país no descubierto. Pero el hecho es que, mientras
Hulme fue alejada de Gurdjieff por su compañera Alice Rohrer y Solita Solano por Janet
Flanner, la señorita Gordon permaneció hasta el final.