Está en la página 1de 5

Manifiesto Oportunista (por la secularización )

El Nuevo Desorden Mundial, inaugurado en los finales del siglo pasado, se ha


condensado en una nueva forma cultural que algunos filósofos quieren llamar
postmodernismo. Los filósofos superfluos hablan del fin de la historia, los
teóricos de arte sensacionalistas del fin del arte, los apocalípticos del fin del
mundo.

Tal vez oigamos las trompetas celestiales llamándonos al juicio final.

No, no hay trompetas, ni cielos, ni juicios, solamente el caos elemental.

La realidad, que para muchos es una entelequia indescifrable, hay que


reconocerlo es dramática, sólo se la puede leer a la luz de los muchos vaivenes
que tiene la historia: los castillos que se han construido desde principios del
renacimiento se han desmoronado definitivamente, y ahora hay que barajar y
dar de nuevo.

El gran groupier ya está dando las primeras manos.

Una nueva cultura, una diferente forma de pensar los intercambios, las
asociaciones, la solidaridad, la competencia son las manifestaciones más
patentes del mundo que se avecina para los artistas. Un mundo en plena
metamorfosis, un mundo de grandes oportunidades, un mundo
de...oportunistas.

Desde esta plataforma los artistas observamos este desconcierto y


manifestamos en consecuencia.

Principios oportunistas

-Todo hombre tiene su precio, y los oportunistas no somos de los más caros.

-Los oportunistas adherimos a la consigna de hierro “Figuración o Muerte”.


-El oportunista no tiene amigos ni enemigos definitivos, sólo tiene intereses
permanentes: los propios.

-Es condición sine cuanon para todo oportunista no quemarse ni participar en


ninguna lucha política o gremial, siempre conviene esperar un tiempo
prudencial (no menos de cinco años) para tomar partido (de ser estrictamente
necesario), luego convertirse en un adalid de la causa si ésta es bien vista por
los detentadores de poder o ya ha perdido todo sentido y ha sido transformada
en objeto folklórico.

-Los oportunistas aprovechamos las masacres, los genocidios, las guerras y


demás catástrofes para construir escalones para nuestro ascenso. Por ello, con
fervor militante, y fría especulación podremos condenar o solidarizarnos con
los funcionarios involucrados y acusados por hechos aberrantes con o sin
pruebas fehacientes.

-Los artistas oportunistas participamos masivamente en todas las muestras


“festejando” los 30 años del Golpe de Estado, con el fin de dejar claro nuestra
posición irreductiblemente oportunista.

-Si el oportunista tiene un familiar o compañeros de colegio detenidos-


desaparecidos, o mejor ambos, nada más conveniente que (veinte años
después, cuando haya pasado todo peligro) editar libros, entronizar carteles,
que relacionen los campos de concentración nazi con los chupaderos del
proceso en lugares públicos, organizar concursos internacionales no
sustentables, con el fin de lograr un lugar de referente en el ámbito de los
derechos humanos.

-Ser materia disponible para crear organizaciones de artistas (como “A.B.R.A


de P.I.E.R.N.A.S”, “Encuentros a la Sombra”, “Arribistas Agrupados” o
“Filón Argentina”) para formar parte de los jurados de los salones y concursos
y repartir los premios entre los oportunistas amigos.

-El oportunista jamás debe estar en la vanguardia, su puesto de operaciones es


la retaguardia, desde donde su panorama será más claro y podrá actuar con
movilidad incesante, transmigrando a la posición contraria cuando las
circunstancias lo requieran.
-El haber participado en los grandes negocios sin licitación de la Dictadura
(construyendo hospitales, centros culturales, estadios, autopistas, etc,), y
después de 1983 integrar todas las muestras contra la dictadura demuestra una
firme convicción para aprovechar a favor cada coyuntura. (Ej: varios
integrantes del Grupo del Número de la Mala Suerte)

-Para un oportunista ninguna prueba será suficientemente convincente si el


acusado de complicidad con delitos de lesa humanidad es un crítico de arte de
un diario importante. Por eso la consigna de la hora: ser un león para hacerse
el oso.

-La apariencia del oportunista es indistinta, los hay de todas clases, pero los
manuales clásicos recomiendan que en cada grupo haya un “Nerd”, del que
todos argumentarán, a modo de defensa: “sí, parece, pero es muy inteligente”.

-Un oportunista distinguido no debe dejar pasar la ocasión de exponer en una


institución avalada por un lavadero de dinero de primer nivel. Al mismo
tiempo debe hacer Arte Postal, esto le posibilitará posar de artista
contestatario.

-Los oportunistas pueden tener las más variadas apariencias: parecer


solidarios, individualistas, gregarios, solitarios, izquierdistas, derechistas,
indiferentes, especuladores, genuflexos, etc. Pero mientras la mayoría de ellos
firma solicitadas a favor de tal o cual director de museo hay uno que se
encarga, invariablemente, de juntarlas, gracias a su prestigio y merced a las
deudas (con el susodicho funcionario) contraídas a lo largo de su sinuosa
carrera.

Tareas del artista oportunista

-Es imprescindible, para un artista oportunista que se precie, ser fiel


representante de la estética oficial de cada coyuntura histórica, por ejemplo:
transvanguardia en los ochenta, peluche, lentejuelas e instalaciones en los
noventa, arte-político después del 2001.

-El doble discurso es materia esencial del artista oportunista: vida pública de
izquierda, vida privada de derecha.
-Los artistas de sólida trayectoria oportunista introducirán en las artes
pertinentes a los más jóvenes, ejerciendo el derecho de pernada, al mejor estilo
del reconocido arquitecto-artista “el Tata” Benedictus.

-Un oportunista jamás paga, siempre, con cualquier excusa, se levanta de la


mesa antes que aparezca el mozo con la cuenta.

-El artista oportunista siente un placer Infinito al pagarle en efectivo a los


críticos de arte.

-Un buen artista oportunista debe estar al tanto y leer los materiales editados
por el Centro Cultural Ricardo Rosa, y es fundamental memorizar la obra ya
clásica del oportunismo menemista-light: “Los nuevos Curadores” donde se
describen las andanzas del Gomero Mayor y sus epígonos.

-El artista oportunista: A) Adhiere a estéticas y corrientes artísticas más


reconocidas del Río de la Plata para aparecer como un “seguidor” e
incrementar la cotización en ArteBA. B) Adhiere a corrientes estéticas
internacionales que le señalan los críticos de arte, así podrá ser catalogado
como un representante de corrientes estéticas novísimas. C) Adhiere a
subestéticas más o menos desconocidas, lo que le permitirá tener etiqueta de
“artista muy personal”. D) Adhiere a corrientes que se basan en la
“apropiación” de imágenes de artistas famosos, por lo que en principio le
garantizará partir de un relato ya conocido que permitirá al crítico de arte
enfocar el tema desde variados ángulos semánticos para concluir que nos
encontramos frente a una “obra donde el artista ironiza sobre la historia del
arte a través de ácidos comentarios”.

-Un oportunista desprecia las distinciones que no están acompañadas de


efectivo, esgrimiendo inapelables razones éticas, morales y políticas, pero
descenderá hasta la ignominia con tal de participar de concursos auspiciados
por siniestras compañías aéreas multinacionales, si hay algunos dólares en
juego.

- En la carrerita de figurar todo vale (Ej: una conocida artista con nombre de
bodega llegó a hipotecar la propia vivienda para pagar la coima al director del
Museo Nacional).
- La edad no es un problema para un oportunista, a los sesenta se puede ser un
artista joven e ingresar en la beca Kuitca, que le abrirá las puertas a una
fabulosa carrera internacional (Ej: Obtulio Fondinensis).

-Adherir a grupos con otros oportunistas es una inmejorable posibilidad para


conseguir fondos y traer curadores del hemisferio norte para después
agasajarlos con clases de tango en las Academias Du Pratt.

-Ser curador y expositor al mismo tiempo, debe ser una meta, un objetivo, el
colofón de una carrera oportunista.

-Si se fracasa como artista siempre queda la posibilidad de asociarse con un


coleccionista de peluches, crear una Fundación y publicar una revista.

-Si se fracasa como artista, como salida: convertirse en funcionario de Cultura


y colgar sus obras el despacho.

¡¡¡Ni Yankis, ni Marxistas, ni Artivistas, Oportunistas!!!!

Fuerza Oportunista Racional Resentida Artística y Solitaria (FORRAS)

Guardia Artística Reciclada para la Fundamental Internacional Oportunista


(GARFIO)

Artistas Brillantes y Oportunistas de Chequeras Abrumadoramete Rebosantes


(ABROCHAR)

recomendamos ir a: http://oportunistart.blogspot.com

Deje su opinion en el foro de "manifiesto oporttunista"

También podría gustarte