Está en la página 1de 4

UA

El suicidio

Para Pierre Morrón el desarrollo del suicidio como tema de análisis que conlleve a un
estudio profundo y dedicado, está orientado a mirar un panorama complejo en un conjunto
de factores que logren cierta comprensión de un fenómeno que puede ser distinguido según
sus conceptos por distintos saberes o factores, el médico, psicológico, jurídico, social,
político, económico, religioso, en lo ético y lo moral.

Es por ello, que Morrón toma a el suicidio y discute cada una de estas dimensiones para una
visión más dirigida a entender las circunstancias y las causas por el cual un sujeto se puede
considerar desde una prevención posible sospechoso suicida, para así luchar ante esa acción
al enfrentarse con la muerte como salida, entrada o escape ante su dificultad con vida que
cuestiona.

Pero eso sí, este nuevo desarrollo de este tema no está limitado solamente a lo moral, sino
que va más allá, los avances de la medicina y de la ciencia a favor de esta problemática, y
como forma de acción preventiva de la psiquiatría moderna, antes o después de una acción
o conducta suicida; también se encuentra lo que Morrón llama suicidio propiamente dicho,
relacionándolo con el intento de suicidio, pero no a la consumación del acto, lo que lleva a
una cierta discusión entre perspectivas ambiguas del suicidio propiamente dicho con las
herramientas médicas y psicológicas de la modernidad y la visión nueva de suicidio ya no
visto como la muerte solamente del sujeto, es una postura existencial afectiva y ética.

De este modo, Francia en el lugar que este autor desarrolla referente al suicidio, y a este
contexto explica tres grupos para distinguir y establecer influencias o características
psicopáticas en personas que se relacionan con el suicidio, el factor físico, el factor
psicológico y el social.
UA
En el factor físico el destaca estados que podrían ser causa de suicidio y que ciencia como
la medicina, la psicología, la sociología podrían tener en cuenta como herramientas de
educación, y prevención. Es donde se observa que hay un estado electromagnético, pero
que su detección y su precisión como estudio no se ha demostrado, también se tiene en
cuenta la raza pero que su influencia aun es incierta, le sigue las nociones de temperamento
y biotipología, que sin duda la acercan con temas de la edad, la fisiología, la pubertad y la
menopausia, pero aun así no determina un cien por cien un perfil suicida.

El factor psicológico, con este factor de dice que no es hereditario, pero se puede analizar la
conducta neural de la familia, y que en cambio circunstancias de desgracias puede
desencadenar actos suicidas. Además, no existe una constitución mental suicidógena.

El factor social, indica según el aporte de Durkheim señalando el tipo de sujetos solteros,
sin hijos y viudos se suicidan con mayor frecuencia. También habla de los tipos de
profesión, pero se puede decir que no hay distinción, pero que los profesores hay un
número considerable, también se encuentran estudiantes, militares, presos, prostitutas y
paródicamente médicos y principalmente psiquiatras.

El añade factores religiosos, lo cual aprecia que este factor se tiene que entrelazar con el
lugar, el tiempo, un contexto social político y económico y su debido análisis de las
circunstancias. Los factores políticos y económicos medios que sí se estudian en
profundidad se puedan ver como influenciadores suicidógenas. Como también el papel de
los medios de comunicación sin están para desocializar o es un factor de cohesión.

Par lo que tiene que ver con los elementos psicopáticos este autor explica que cualquier
afección mental que reciba un sujeto cual sea; es de carácter suicidógeno. Y coloca estados
depresivos como los principales gérmenes de muerte provenientes de una expresión
melancólica. Igualmente otorga que la observación junto a la nosografía psiquiátrica puede
determinar que la esquizofrenia, epilepsia, delirio crónico, retraso mental entre otras son
causas de suicidio y su estudio facilitaría una comprensión sistemática de estas influencias
con el hecho del suicidio y el sujeto.
UA
Teniendo presente lo anterior, las circunstancias en las cuales se pretende evaluar es el
significado del suicidio o los intentos de suicidio, ya que no se puede ver solamente como
un hecho de la acción que logra o un acto fallido. Es distinguir que muchas personas
utilizan el suicidio como medio para una adaptación en sí mismo y con el mundo, ya que es
la falla principal a la que se enfrenta, es más y no con el objetivo de encontrarse con la
muerte sino al contrario con la vida social, política, familiar, profesional, es decir, por un
honor.

Con respecto al suicidio propiamente dicho hay tres procedimientos técnicos;


traumatismos, asfixia, envenenamiento, de ahí que dice que en Francia y según el lugar y el
tiempo, durante el estudio los sujetos tomaban cualquier de estos tres procedimientos sin
importar la facilidad de ejecución, dolor y eficacia.

Si podemos observar con lo antes mencionado se podría tener un referente para crear una
personalidad suicida, se señala que factores sociales, familiares, de afectividad y un hogar
disocial pone en fragilidad estas condiciones.
Un divorcio, falta de afecto paternal, maternal o de ambos. Una pérdida de un ser querido.,
deudas.

Se analiza el estado de conciencia y de estado de ánimo después del acto del sujeto, esto
llevaría o no a la reincidencia. Lo que permite según la lectura y la discusión entre suicidio
y psicología es fundamental preguntarse sobre el problema del acto y no como el acto o la
acción suicida.

Y esto llevaría a mirar la función que cumple el suicidio, son tres funciones: la función
autoagresividad, la heteroagresividad y la función de la petición de auxilio. Esta última se
dice que siempre está presente en cualquier acción suicida o del sujeto a intentarse suicidar.

Y lo cual existe un sentido en el suicidio. Morrón lo explica diciendo que para el sujeto
encuentra un sentido a suicidarse cuando proyecta a la muerte como un futuro próximo a
UA
realizar le confiere sentido. Y es significante porque es una representación global de
continuidad que crea el suicidante además es un acto impulsivo.
El aislamiento en cierto periodo latente y de maduración provoca la recuperación con los
demás, con esto se termina con la aniquilación, es considerado un sentido dentro del
suicidio.

Ya en lo último Morrón hace un análisis de los aspectos sociológicos expuestos


anteriormente, para el contraste de como la sociedad lucha y planea crear y ejecutar
medidas en especial jurídicas han introducido en este campo, sobre todo de la prevención y
cuya finalidad autodestructiva que realice un sujeto con su propia vida es en general
ambigua, lo que lleva a los autores modernos a preconizar el término neutro de "para-
suicida", nomenclatura adoptada en las últimas reuniones científicas internacionales.
Aunque el suicidio no sea objeto de intervención judicial, en ciertos casos puede conducir a
problemas jurídicos delicados, en particular bajo el ángulo de la responsiva médica, del
seguro de vida, herencias.