Está en la página 1de 29

INSTITUTO TECNOLÓGICO REGINAL PUERTO MONTT

ACCESIBILIDAD UNIVERSAL Y NORMATIVA SOBRE

SEGURIDAD CONTRA INCENDIOS

FELIPE ANDRÉS NAVARRO CORDONE

JAIME IGNACIO VILLARROEL GALLARDO

2020
INSTITUTO TECNOLÓGICO REGINAL PUERTO MONTT

EDIFICACIÓN I

PROFESOR: SR. JESÚS BERTOLO CHANTENG

2020
ÍNDICE

Contenido
ÍNDICE................................................................................................................................................................................ 3

Contenido............................................................................................................................................................................. 3

I. INTRODUCCIÓN............................................................................................................................................................ 1

1.2. Objetivos................................................................................................................................................................... 2

1.2.1. Objetivos generales...........................................................................................................................................2

1.2.2. Objetivos específicos.........................................................................................................................................2

II. ANTECEDENTES BIBLIOGRÁFICOS.........................................................................................................................3

2.1. Ley 20422................................................................................................................................................................. 3

2.1.1. Artículo 3.......................................................................................................................................................... 3

2.1.2. Artículo 23........................................................................................................................................................ 4

2.1.3. Artículo 24........................................................................................................................................................ 4

2.1.4. Artículo 27........................................................................................................................................................ 4

2.1.5. Artículo 28........................................................................................................................................................ 4

2.1.6. Artículo 29........................................................................................................................................................ 5

2.2. Seguridad contra incendios.......................................................................................................................................6

2.2.1. Ley General de Urbanismo y Construcciones....................................................................................................8

III. METODOLOGÍA......................................................................................................................................................... 15

3.1. Labores realizadas...................................................................................................................................................15

1er Caso...................................................................................................................................................................... 15

2do Caso..................................................................................................................................................................... 16

3er Caso..................................................................................................................................................................... 17

4to Caso..................................................................................................................................................................... 18

5to Caso..................................................................................................................................................................... 19

IV. ANÁLISIS DE RESULTADOS...................................................................................................................................21

4.1. Accesibilidad universal...........................................................................................................................................21

4.2. Sistema de seguridad contra incendios....................................................................................................................22

V. CONCLUSIONES......................................................................................................................................................... 24

VI. BIBLIOGRAFÍA.......................................................................................................................................................... 26
I. INTRODUCCIÓN

Cuando una persona con discapacidad se enfrenta una situación discriminatoria de cualquier
naturaleza, el principal “culpable” señalado suele ser la sociedad en su conjunto, en la que se han
plasmado los valores de un modelo economicista donde subyacen la cultura del consumo y los
estereotipos de lo exitoso, perfecto y bello, entre otros factores que hoy se imponen en el mundo
occidental. Sin embargo, hay medios objetivos para establecer responsabilidades más acotadas, las
que corresponden a una serie de organismos públicos cuya tarea, definida por ley, es velar por los
derechos e igualdad de oportunidades sociales de todas las personas con discapacidad y/o
capacidades diferentes en el país.

Los principales organismos responsables del cumplimiento de la ley sobre discapacidad son: El
servicio Nacional de la Discapacidad (Senadis), Consejo Consultivo de la Discapacidad, Consejo
Interministerial, Registro Nacional de la Discapacidad, Comisión Médica Preventiva e Invalidez
(Compin), ministerios y municipalidades, los que han sido cuestionados en su eficiencia y eficacia
para hacer operativa dicha ley.

La nueva Ley 20.422, que reemplazó a la Ley 19.284, de 1994, fue sujeta a evaluación a partir de
julio de 2012 a través de un estudio acucioso encargado al Departamento de Evaluación de Leyes de
la Cámara de Diputados, cuyos resultados no son auspiciosos y se expresan en un extenso
documento que entrega conclusiones y recomendaciones para el cumplimiento institucional en la
aplicación de la norma.

En otro ámbito, al considerar la seguridad contra incendios de los edificios, hay que lograr un cierto
número de objetivos fundamentales. Claramente, el primer objetivo es prevenir la pérdida de vidas
de ocupantes y bomberos. Un objetivo secundario es la limitación de daños a la propiedad y la
protección del medio ambiente. Una evaluación de la seguridad contra incendios identifica las
condiciones necesarias para cumplir estos objetivos y equilibra los riesgos. Sin embargo, para hacer
esto es necesario entender los diferentes factores que influirán en las consecuencias en caso de
incendio. Sobre esta base se puede decidir si la evaluación debe centrarse en el material, en los
productos o en el sistema, o en una combinación de todos ellos.
El concepto de escenarios de incendio se usa ampliamente en la ingeniería de seguridad contra
incendios. La elección del escenario de incendio correcto es vital para la correcta evaluación de los
riesgos y peligros de incendio. El escenario de ensayo es un ensayo relacionado con la aplicación y
sigue el desarrollo del incendio hasta la última etapa, posiblemente hasta una etapa incontrolable de
propagación del incendio.

1.2. Objetivos

1.2.1. Objetivos generales


 Comprender la importancia de la inclusión social para personas con algún tipo de
discapacidad ya sea, motriz, auditiva o visual en cuanto a la infraestructura y arquitectura,
observando como repercute en nuestra sociedad la equidad y leyes que rigen este concepto.
 Entender la normativa que interpela el sistema de seguridad contra incendio y la finalidad
de este mismo en edificaciones. Explorar el concepto y subyacer sus medidas.

1.2.2. Objetivos específicos


 Identificar instituciones, establecimientos, centros comerciales o cualquier edificación que
preste un servicio a la comunidad, ya sea, pública o privada que cumplan o no cumplan con
la ley 20422 en el apartado respectivo sobre “accesibilidad universal”.
 Observar sistemas de seguridad contra incendios en medios de edificación, sean sistemas
pasivos o activos. Y, según la reglamentación, inferir si estas medidas cumplen o cumplen
con la normativa vigente.
II. ANTECEDENTES BIBLIOGRÁFICOS

2.1. Ley 20422

Con la creación de la Ley 19.284 de “Integración Social de las Personas con Discapacidad”, se
avanzó muchísimo en difundir y sensibilizar a la opinión pública. Se abrió la oportunidad a miles de
personas, especialmente de escasos recursos, para mejorar sus condiciones de vida a través de
proyectos y ayudas técnicas, entre otros legítimos beneficios que el Fondo Nacional de
Discapacidad (Fonadis) promovió e hizo realidad. Sin embargo, al parecer el tiempo se detuvo y no
se han logrado avances significativos en estos últimos años.

La Ley señala que su objeto es asegurar el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas
con discapacidad. Para ello, precisa lo que se entiende por igualdad de oportunidades: la ausencia
de discriminación por razón de discapacidad y la adopción de medidas de acción positiva orientadas
a evitar o compensarlas por razón de discapacidad para participar plenamente en la vida política,
educacional, laboral, económica, cultural y social. Prescribe que el Estado tiene el deber de
promover la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad. Además, para garantizar
este derecho, el Estado debe establecer medidas contra la discriminación, las que consisten en
exigencias de accesibilidad, realización de ajustes necesarios y prevención de conductas de acoso.

En consecuencia, la Ley establece el derecho a la igualdad de oportunidades de las personas con


discapacidad, fija su contenido y señala obligaciones para el Estado a fin de lograr su efectiva
vigencia (deber de promover y de garantizar).

2.1.1. Artículo 3
b) Accesibilidad Universal: La condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes,
productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser
comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas, en condiciones de seguridad y
comodidad, de la forma más autónoma y natural posible.

c) Diseño Universal: La actividad por la que se conciben o proyectan, desde el origen, entornos,
procesos, bienes, productos, servicios, objetos, instrumentos, dispositivos o herramientas, de forma
que puedan ser utilizados por todas las personas o en su mayor extensión posible.
2.1.2. Artículo 23
El Estado, a través de los organismos competentes, impulsará y aplicará medidas de acción positiva
para fomentar la eliminación de barreras arquitectónicas y promover la accesibilidad universal.

2.1.3. Artículo 24
Toda persona o institución, pública o privada, que ofrezca servicios educacionales, capacitación o
empleo, exigiendo la rendición de exámenes u otros requisitos análogos, deberá realizar los ajustes
necesarios para adecuar los mecanismos, procedimientos y prácticas de selección en todo cuanto se
requiera para resguardar la igualdad de oportunidades de las personas con discapacidad que
participen en ellos.

2.1.4. Artículo 27
Las bibliotecas de acceso público deberán contar con material, infraestructura y tecnologías
accesibles destinadas a personas con discapacidad de causa sensorial, considerando facilidades,
ajustes necesarios y prestación de servicios de apoyo para la atención de estos usuarios.

2.1.5. Artículo 28
Todo edificio de uso público y todo aquel que, sin importar su carga de ocupación, preste un
servicio a la comunidad, así como toda nueva edificación colectiva, deberán ser accesibles y
utilizables en forma autovalente y sin dificultad por personas con discapacidad, especialmente por
aquellas con movilidad reducida. Asimismo, estarán sometidas a esta exigencia las obras que el
Estado o los particulares ejecuten en el espacio público al interior de los límites urbanos, y los
accesos a los medios de transporte público de pasajeros y a los bienes nacionales de uso público. Si
las edificaciones y obras señaladas en este inciso contaren con ascensores, estos deberán tener
capacidad suficiente para transportar a las personas con discapacidad de conformidad a la normativa
vigente.

Los parques, plazas o áreas verdes, públicos y privados de uso público, que contemplen juegos
infantiles no mecanizados, deberán construirse a partir de un diseño universal que permita su
utilización de forma autónoma por todos los niños, incluidos aquellos con discapacidad,
garantizando, a su vez, las condiciones de accesibilidad universal para que puedan ingresar de
manera segura desde la calle al área común de juegos y circular por las distintas dependencias a
través de rutas que hagan posible su continuidad en el desplazamiento. Las juntas de vecinos del
respectivo sector podrán solicitar la adecuación de los referidos juegos, en los términos señalados
en el presente inciso.
Las edificaciones anteriores a la entrada en vigencia de la ley N° 19.284 quedarán sometidas a las
exigencias de accesibilidad contenidas en el artículo 21 de dicha ley y sus normas complementarias.
Del mismo modo, las edificaciones colectivas destinadas exclusivamente a vivienda, cuyos
permisos de construcción fueron solicitados entre la entrada en vigencia de la ley Nº19.284 y la
entrada en vigencia del presente cuerpo legal, continuarán siendo regidas por el artículo 21 de la ley
N° 19.284 y sus normas complementarias.

Para el cumplimiento de lo dispuesto en el inciso primero de este artículo, corresponderá al


Ministerio de Vivienda y Urbanismo establecer las normas a las que deberán sujetarse las nuevas
obras y edificaciones, así como las normas y condiciones para que las obras y edificaciones
existentes se ajusten gradualmente a las nuevas exigencias de accesibilidad.

La fiscalización del cumplimiento de la normativa establecida en los incisos precedentes, tanto en el


momento de otorgar un permiso de edificación y su recepción, como durante el uso de las referidas
obras, edificaciones, parques, plazas o áreas verdes, públicos y privados de uso público, y sus
instalaciones, será de responsabilidad de las direcciones de obras municipales que deberán
denunciar su incumplimiento ante el juzgado de policía local, aplicándose al efecto las
disposiciones del Título VI de esta ley. Para el mejor cumplimiento de la fiscalización, las
municipalidades, a requerimiento de las direcciones de obras, podrán celebrar convenios con
personas naturales o jurídicas, con o sin fines de lucro, para que colaboren con aquéllas en el
ejercicio de esta facultad.

2.1.6. Artículo 29
El Ministerio de Vivienda y Urbanismo, dentro de sus programas habitacionales, contemplará
subsidios especiales para adquirir y habilitar viviendas destinadas a ser permanentemente habitadas
por personas con discapacidad.

La Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones contendrá las exigencias de accesibilidad


que deban cumplir las viviendas destinadas a personas con discapacidad. Estas deberán contemplar
adaptaciones tales como rampas de acceso, puertas más amplias, ascensores de escalas,
señalizaciones especiales, salidas de emergencia y todo otro requisito necesario para la seguridad,
correcto desplazamiento y calidad de vida de la persona con discapacidad.

2.2. Seguridad contra incendios

Los incendios pueden iniciarse y desarrollarse de numerosas formas, dependiendo de ciertos


factores, entre los que se incluyen:

• El tipo, la intensidad y el lugar de la fuente de ignición.


• Elementos primarios y secundarios inflamados.
• Vía del incendio.
• Densidad de la carga de fuego.
• Tipo y tamaño del edificio/habitación.
• Condiciones de ventilación.
• Disponibilidad de medidas de protección pasivas (compartimentación,
paredes/puertas contra incendios, y ventilaciones naturales) y activas (dispositivos
de extracción de humos, rociadores, intervención de los bomberos.
• Grado de confinamiento.

Entender cómo es probable que se comporte una construcción particular en un escenario de


incendio es un aspecto importante de la evaluación de la seguridad contra incendio.

El concepto de escenarios de incendio se usa ampliamente en la ingeniería de seguridad contra


incendios. La elección del escenario de incendio correcto es vital para la correcta evaluación de los
riesgos y peligros de incendio. El escenario de ensayo es un ensayo relacionado con la aplicación y
sigue el desarrollo del incendio hasta la última etapa, posiblemente hasta una etapa incontrolable de
propagación del incendio.

Hay cuatro etapas fundamentales en el desarrollo de un incendio dentro de un edificio:

• Ignición.
• Crecimiento.
• Totalmente desarrollado.
• Decaimiento.
Inicialmente es necesaria una fuente de calor, combustible y oxígeno para que tenga lugar la
ignición. Al propagarse las llamas y elevarse los gases calientes, la temperatura de la habitación o
recinto aumenta. Siempre que haya suficiente oxígeno el fuego comienza a crecer, y se involucran
otras fuentes de combustible. Con combustible adicional, el nivel de calor liberado aumenta, y se
formará una capa de gas caliente desde el techo hacia abajo. Hacia el suelo se encontrará una capa
de gas más fría y, a menos que el recinto esté sellado, la menor presión de esta capa más fría
permite un intercambio de aire desde el exterior, siempre que el oxígeno necesario para el fuego
continúe creciendo. Es en la etapa de crecimiento en la que la reacción al fuego de los materiales
expuestos es crucial para determinar si contribuirán o no al desarrollo del incendio, teniendo en
cuenta factores como la capacidad de ignición, la liberación de calor y la propagación del fuego.

Se acepta de forma general que, si un incendio llega a una combustión súbita generalizada, las
posibilidades de huida de los ocupantes cercanos son considerablemente menores, ya que la causa
más común de muerte en un incendio es la de ser alcanzado por el humo y los gases, que se
producen de una manera significativamente mayor después de la combustión súbita generalizada.

Una vez que un incendio está totalmente desarrollado, la capacidad de resistencia al fuego se vuelve
de la máxima importancia por tener la capacidad de soportar carga, aislar y mantener la integridad
de la cuál puede depender la estabilidad del edificio y la prevención de una propagación mayor del
incendio. Un incendio totalmente desarrollado libera la máxima cantidad de energía, aunque está
generalmente limitada por la cantidad de oxígeno disponible, y si el suministro de oxígeno se
mantiene bajo y el combustible disponible se consume el incendio decaerá.

Los incendios se desarrollan de forma diferente en superficies externas horizontales o verticales.


Son de aplicación las cuatro etapas principales de un incendio, aunque el desarrollo es diferente ya
que en el incendio influyen diferentes factores, por ejemplo, los efectos del viento, el entorno como
la proximidad de otros edificios, o el diseño de paredes o cubiertas incluyendo el tipo y diseño del
recubrimiento exterior. La normativa tiene en cuenta escenarios de fuego exterior y existen normas
de ensayo específicas, por ejemplo, para fachadas y para cubiertas. La propagación vertical y
horizontal del incendio y la propagación al interior del edificio o a otras alturas se consideran
importantes, mientras que la combustión súbita generalizada no es relevante al no poder formarse
una capa de gases calientes bajo el techo o la cubierta.
El humo de un incendio es siempre muy tóxico, con independencia de los materiales que se estén
quemando. Los productos de combustión de todos los materiales incluyen monóxido de carbono
(CO), dióxido de carbono (CO2) y agua. Los materiales que contienen nitrógeno, como lana, seda,
nailon, y PU también pueden producir cianuro de hidrógeno (HCN) u óxidos de nitrógeno. Los
materiales que contienen halógenos como el PVC y los retardantes de llama pueden producir
cloruro de hidrógeno (HCl) o bromuro de hidrógeno (HBr). Los materiales celulósicos y la madera
pueden producir acroleína, que es uno de los componentes más tóxicos del humo. Los asfixiantes
como el CO y HCN pueden producir efectos narcóticos o incluso incapacitación o muerte. Un nivel
reducido de oxígeno o la falta de este también causa efectos asfixiantes. Los cloruros de halógeno y
la acroleína son irritantes. La intoxicación puede ser un efecto adicional de diferentes tóxicos
significativos. El tóxico dominante en un incendio es el monóxido de carbono (CO), que se produce
por la combustión de cualquier material orgánico. Los materiales orgánicos desprenden del 10 al
20% de su peso en forma de CO cuando están implicados en un incendio con combustión súbita
generalizada. La composición química de la carga de fuego no es el factor decisivo en relación con
las condiciones de atención (visibilidad, calor, toxicidad, peligro) en el recinto del incendio.

La normativa relacionada con la seguridad contra incendio tiene por objetivos, la protección de los
ocupantes de las edificaciones en caso de incendio, facilitar su salvamento, evitar la propagación del
fuego y facilitar su extinción. Esta normativa se encuentra en varia leyes, reglamentos y normas de
diferentes entidades, estas son:

 Ministerio de Vivienda y Urbanismo.


 Ley General de Urbanismo y Construcciones
 Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones.
 Ministerio de Obras Públicas
 Superintendencia de Servicios Sanitarios
 Ministerio de Economía
 Superintendencia de Electricidad y Combustibles.
 Ministerio de Salud
2.2.1. Ley General de Urbanismo y Construcciones
Artículo 1.1.2.
Los siguientes vocablos tienen en esta Ordenanza el significado que se expresa: (relacionadas con
fuego o incendio).

“Elementos de construcción no combustibles”: aquellos que no se encienden ni alimentan la


combustión bajo la acción del fuego, o bien, tienen una base estructural incombustible cubierta por
un revestimiento de menos de 3 mm de espesor en el cual la propagación de la llama tiene una
velocidad inferior a 5 m/min.

“Muro cortafuego”: el que cumple con la resistencia al fuego requerida según el caso, de acuerdo
con el artículo 4.3.3. de esta Ordenanza.

“Sistema automático de extinción de incendio”: conjunto formado por dispositivos y equipos


capaces de detectar y descargar, en forma automática, un agente extintor de fuego en un área de
incendio.

“Zona vertical de seguridad”: vía vertical de evacuación protegida de los efectos del fuego que,
desde cualquier nivel hasta el de salida, permite a los usuarios evacuar el edificio sin ser afectados
por el fuego, humo o gases.

Artículo 2.6.2.
En toda el área de adosamiento deberá construirse en el deslinde un muro de adosamiento con una
altura mínima de 2,0 m y con una resistencia mínima al fuego de F-60, salvo que se trate de
edificaciones no residenciales que, de acuerdo a su destino, requieran una resistencia al fuego
mayor. Tratándose de edificaciones adosadas al deslinde el muro de adosamiento deberá llegar
hasta la cubierta del cuerpo adosado. Además, el adosamiento deberá contemplar un sistema de
evacuación de aguas lluvia que no afecte a los predios vecinos.

Artículo 2.7.10.
La instalación de publicidad en la vía pública o que pueda ser vista u oída desde la vía pública,
deberá cumplir con las condiciones mínimas que determina este artículo.

f) La instalación de un elemento publicitario no podrá bloquear los vanos de una edificación ni las
salidas de escape o rescate, o entorpecer los dispositivos de combate contra el fuego.
Artículo 4.2.10.
Cuando se requieran dos o más escaleras, éstas deberán disponerse de manera tal que en cada piso
constituyan vías de evacuación alternativas, independientes y aisladas entre sí. Si no existiere en un
mismo piso acceso a dos o más escaleras como vías de evacuación de uso alternativo, la únic a
escalera de evacuación accesible en cada piso deberá terminar en una terraza de evacuación que
cumpla con las exigencias señaladas par a éstas en el artículo 4.2.15. Tratándose de escaleras
contiguas, deberán estar separadas por muros con resistencia mínima al fuego según el artículo
4.3.3. y sus puertas de acceso, en cada piso, deberán disponerse separadas por al menos 3 m.

Artículo 4.3.1.
Todo edificio deberá cumplir, según su destino, con las normas mínimas de seguridad contra
incendio contenidas en el presente Capítulo, como, asimismo, con las demás disposiciones sobre la
materia contenidas en la presente Ordenanza. Se exceptúan de lo anterior los proyectos de
rehabilitación de inmuebles que cuenten con Estudio de Seguridad y las edificaciones señaladas en
el artículo 4.3.26. de este mismo Capítulo. Las disposiciones contenidas en el presente Capítulo
persiguen, como objetivo fundamental, que el diseño de los edificios asegure que las siguientes
condiciones:

 Que se facilite el salvamento de los ocupantes de los edificios en caso de incendio.


 Que se reduzca al mínimo, en cada edificio, el riesgo de incendio.
 Que se evite la propagación del fuego, tanto al resto del edificio como desde un edificio a
otro.
 Que se facilite la extinción de los incendios.

Para lograr los objetivos señalados en el inciso anterior, los edificios, en los casos que determina
este Capítulo, deberán protegerse contra incendio. Para estos efectos, se distinguen dos tipos de
protección contra incendio:

1. Protección pasiva: La que se basa en elementos de construcción que por sus condiciones físicas
aíslan la estructura de un edificio de los efectos del fuego durante un determinado lapso de tiempo,
retardando su acción y permitiendo en esa forma la evacuación de sus ocupantes antes del eventual
colapso de la estructura y dando, además, tiempo para la llegada y acción de bomberos. Los
elementos de construcción o sus revestimientos pueden ser de materiales no combustibles, con
capacidad propia de aislación o por efecto intumescente frente a la acción del fuego.

2. Protección activa: La compuesta por sistemas que, conectados a sensores o dispositivos de


detección, entran automáticamente en funcionamiento frente a determinados rangos de partículas y
temperatura del aire, descargando agentes extintores de fuego tales como agua, gases, espumas o
polvos químicos.

Artículo 4.3.5.
Para la determinación de las exigencias establecidas en los artículos 4.3.3. y 4.3.4., se estará a las
siguientes normas:

1. Se entenderá por piso la distancia entre el suelo y el punto más alto del cielo del mismo recinto,
con un máximo de 3,5 m. Las alturas de los pisos que sobrepasen dicha medida serán sumadas
aparte y divididas por 3,5 m, determinándose de este modo el número de pisos a los que
correspondan dichos pisos de altura especial. La fracción que resulte de la operación aritmética
antes señalada se considerará como un piso más. Se exceptúan de lo anterior las estructuras de un
solo piso, cualquiera sea su altura, cuya densidad de carga combustible media sea inferior a 500
MJ/m2, las que se considerarán de 1 piso para los efectos de este Capítulo, siempre que no
contemplen altillos o superficies intermedias entre el piso y el cielo.2. Cuando se trate de edificios
de uso mixto, se debe considerar siempre la altura total del edificio analizado y no solamente la
altura destinada a un uso particular.

3. Cuando un edificio sea de uso mixto, pero los sectores de distinto destino estén separados en
planta, se aplicarán las respectivas tablas por separado a cada uno de dichos sectores y por lo tanto
podrá tener distintos estándares en cada sector.

4. Cuando el edificio esté destinado a distintos usos y según la aplicación de cada uno por separado
resulten estándares diferentes y no haya separación en planta para los sectores de distintos usos, se
deberá satisfacer siempre el estándar más exigente.

5. En el caso que ciertos recintos de un edificio tengan que cumplir con características especiales de
seguridad contra incendio establecidas en la presente Ordenanza, sin que cambie el uso del mismo,
dichos recintos deberán ser estancos al fuego, es decir, deberán cumplir con las exigencias
especiales que se establezcan, sin obligar por ello a que todo el edificio deba ser proyectado o
construido con dichas características de mayor exigencia.

6. Los cielos falsos no se considerarán protección a las estructuras de entrepisos, salvo que ellos
aparezcan mencionados en el Listado Oficial de Comportamiento al Fuego o bien se demuestre,
mediante ensayes, su aporte a la resistencia al fuego del conjunto. Excepcionalmente en el caso de
techumbre no se requerirá proteger su estructura del riesgo de incendio, cuando se cumplan
simultáneamente las siguientes tres situaciones:

 Que el cielo falso cumpla con las condiciones de resistencia al fuego exigidas por esta
Ordenanza
 Que el cielo falso se encuentre adosado a la techumbre en forma continua.
 Que entre el cielo falso y la parte inferior de la estructura de techumbre no exista ningún
tipo de instalaciones

Artículo 4.3.6.
Para los efectos previstos en el presente Capítulo, se entenderá por muro cortina el muro de fachada
no soportante, constituida por elementos unidos entre ellos y a su vez fijados a los elementos
estructurales horizontales y/o verticales del edificio.

En edificios con muro cortina, de existir separación entre dicho muro y los entrepisos o con los
muros divisorios, ella deberá rellenarse de tal modo que el conjunto asegure, como mínimo, la
resistencia al fuego correspondiente a la clase F-60, según la norma NCh 935/1 o la que la
reemplace. Los edificios de 10 o más pisos con muro cortina, además, deberán contar en todos los
pisos con dinteles de una altura igual o mayor al 10 % de la altura de dicho piso, y en el segundo
piso y superiores, con antepechos de una altura de 0,90 m, la que podrá ser menor siempre que
como mínimo equivalga al 20% de la altura de cada piso. Estos elementos deberán asegurar, como
mínimo, la resistencia al fuego correspondiente a la clase F-60.

Artículo 4.3.7.
Todo edificio de 7 o más pisos deberá tener, a lo menos, una “zona vertical de seguridad” que,
desde el nivel superior hasta el de la calle, permita a los usuarios protegerse contra los efectos del
fuego, humos y gases y evacuar masiva y rápidamente el inmueble. Sin perjuicio de lo establecido
en el inciso anterior, todo edificio que contemple más de un piso subterráneo, deberá tener, a lo
menos, una ‘‘zona vertical de seguridad inferior’’, que permita comunicar el último nivel del
subterráneo con un espacio libre exterior o con el nivel de acceso del edificio.

1. La distancia máxima desde la puerta de acceso de un departamento u oficina, hasta el ingreso a


una zona vertical de seguridad del mismo piso será de 40 m.

2. El diseño, construcción y terminaciones de las zonas verticales de seguridad y su continuidad


hasta el egreso al exterior, a nivel de la calle, deben garantizar una resistencia al fuego
correspondiente a la que se indica en la tabla del artículo 4.3.3. y facilitar el ingreso y
desplazamiento del personal de bomberos con su material, en caso de incendio.

3. Las zonas verticales de seguridad, deben estar dotadas de sistemas de sistemas de iluminación de
emergencia y de presurización en caso de escaleras interiores, que permitan a los usuarios evacuar
el edificio, sin peligro de verse afectados por los humos y gases generados por el incendio, aun
cuando el suministro normal de energía eléctrica sea interrumpido.

Artículo 4.3.8.
En todo edificio de 5 o más pisos de altura cuya carga de ocupación sea superior a 200 personas, se
deberá instalar un sistema automático que permita detectar oportunamente cualquier principio de
incendio y un sistema de alarma que permita, en caso de emergencia, alertar a los usuarios en forma
progresiva y zonificada según convenga.

Artículo 4.3.10.
Todos los edificios de 7 o más pisos, y también los que contengan locales de reuniones con
capacidad para 300 personas o más, deberán contar con sistema automático de alumbrado de
emergencia, independiente de la red pública, para los efectos de iluminar las vías de escape. Las
canalizaciones eléctricas y/o los aparatos y artefactos empleados en el sistema, deberán disponerse
de manera tal que aseguren una resistencia a la acción del fuego correspondiente a la clase F-60. Sin
perjuicio de lo anterior, en los edificios de 7 o más pisos y los destinados a locales de reunión de
personas, de cualquier capacidad, o destinados a comercio o industria, se deberá consultar un
espacio para instalar los empalmes eléctricos con resistencia mínima a la acción del fuego
correspondiente a la clase F-120. En estos recintos se deberá contar con dispositivos que permitan
una fácil desconexión del sistema eléctrico cuando sea necesario

Artículo 4.3.13.
En los edificios con sistema central de aire acondicionado, se deberá disponer de detectores de
humo en los ductos principales, que actúen desconectando automáticamente el sistema. Se
dispondrá, además, de un tablero de desconexión del sistema central de aire acondicionado ubicado
adyacente al tablero general eléctrico.

Artículo 4.3.22.
Será obligatorio el uso de sistemas de protección activa en las edificaciones de 3 o más pisos
destinadas a la permanencia de personas, en los casos que no pueda garantizarse la evacuación de
los ocupantes por sus propios medios o en los que por razones de seguridad se contemplen cierres
no controlables por sus ocupantes, tales como sectores de enfermos no ambulatorios en hospitales,
locales para el cuidado de personas con serias patologías mentales, lugares de detención o reclusión
de personas, y similares. Se exceptúan de lo señalado en el inciso anterior las edificaciones cuya
carga de ocupación sea inferior a 50 personas

Artículo 4.3.24.
Toda edificación podrá ser subdividida en compartimentos independientes, mediante muros de
compartimentación que cumplan con una resistencia al fuego F- 120 o superior. En tales muros se
admitirán puertas o tapas de registro, siempre que tengan una resistencia al fuego de a lo menos F-
60 y, en el caso de las puertas, contemplen cierre automático.
III. METODOLOGÍA

3.1. Labores realizadas

A continuación, se describirán las actividades realizadas, las cuales consistieron en observar


diferentes tipos de edificaciones ya sean, residenciales, comerciales, públicas o privadas haciendo
énfasis en la Ley 20422 y normativas de seguridad contra incendios. Indicando si estas instalaciones
cumplen o no cumplen con las normativas vigentes.
Estas observaciones se llevaron a cabo en la ciudad de Puerto Montt, en el mes de abril del año
2020.

1er Caso

Condición Subestándar/Insegura: No existe sistema de combate contra incendio en el


estacionamiento del edificio. 

El personal que desarrolla sus labores en el edificio no se encuentra capacitado en el uso y manejo
de extintores.

D.S 594-Artículo 44: En todo lugar de trabajo deberán implementarse las medidas necesarias para la
prevención de incendios con el fin de disminuir la posibilidad de inicio de un fuego, controlando las
cargas combustibles y las fuentes de calor e inspeccionando las instalaciones a través de un
programa preestablecido. 

Artículo 45: Todo lugar de trabajo en que exista algún riesgo de incendio, ya sea por la estructura
del edificio o por la naturaleza del trabajo que se realiza, deberá contar con extintores de incendio,
del tipo adecuado a los materiales combustibles o inflamables que en él existan o se manipulen.
Medidas correctivas:
 Los extintores se ubicarán en sitios de fácil acceso y clara identificación, libres de cualquier
obstáculo, y estarán en condiciones de funcionamiento máximo. Se colocarán a una altura
máxima de 1,30 metros, medidos desde el suelo hasta la base del extintor y estarán
debidamente señalizados.
 Todo el personal que se desempeña en un lugar de trabajo deberá ser instruido y entrenado
sobre la manera de usar los extintores en caso de emergencia.

2do Caso

Condición Subestándar/Insegura:
Artículo 37: Deberá suprimirse en los lugares de trabajo cualquier factor de peligro que pueda
afectar la salud o integridad física de los trabajadores. Todos los locales o lugares de trabajo
deberán contar con vías de evacuación horizontales y/o verticales que, además de cumplir con las
exigencias de la Ordenanza General de Urbanismo y Construcción, dispongan de salidas en número,
capacidad y ubicación y con la identificación apropiada para permitir la segura, rápida y expedita
salida de todos sus ocupantes hacia zonas de seguridad.

Las puertas de salida no deberán abrirse en contra del sentido de evacuación y sus accesos deberán
conservarse señalizados y libres de obstrucciones. Estas salidas podrán mantenerse entornadas, pero
no cerradas con llave, candado u otro medio que impida su fácil apertura.
Las puertas de acceso o egreso, en todos los pisos, deberán ser de cierre automático y con
resistencia a la acción del fuego, tanto la hoja como sus componentes, correspondientes a la clase F-
60. Todas ellas deberán estar señalizadas con el distintivo “SALIDA DE EMERGENCIA” por la
cara que corresponda. Las vías de evacuación del piso 9 y 10 no se encuentran con la señalización
respondiente.

Medidas correctivas:
 Poner señalización correspondiente a las vías de evacuación del piso 9 y 10 del edificio, con
el fin de que tanto los trabajadores como los habitantes del edificio tengan claro cuáles son
las vías de escape en caso de producirse un evento que obligue a evacuar las dependencias.

3er Caso

Condición Subestándar/Insegura:
Sistema de alimentación de gas licuado petróleo no se encuentra con la señalización
correspondiente de acuerdo a la Clasificación según NCh 382, donde advierta que es un Gas
inflamable, así como tampoco cuenta con Distintivo según NCh 2190, ni señal de seguridad según
NCh 1411/4.

Medidas correctivas:
 Implementar señalización correspondiente de acuerdo a la Legislación Chilena aplicable,
NCh 382, donde advierta que el gas licuado petróleo con el que se está alimentando la
maquinaria utilizada es de carácter inflamable, como así también cumplir con lo estipulado
en NCh 2190 y NCh 1411/4.
4to Caso

Condición/cumple:
Las rampas de acceso para personas con discapacidad y movilidad reducida se encuentran presentes
en el terminal de buses de Puerto Montt. Esto corresponde según a la Ley 20.422, Artículo 28.-
Todo edificio de uso público y todo aquel que, sin importar su carga de ocupación, preste un
servicio a la comunidad, así como toda nueva edificación colectiva, deberán ser accesibles y
utilizables en forma autovalente y sin dificultad por personas con discapacidad, especialmente por
aquellas con movilidad reducida.

Artículo 30.- Para asegurar a las personas con discapacidad la accesibilidad a todos los medios de
transporte público de pasajeros, los organismos competentes del Estado deberán adoptar las
medidas conducentes a su adaptación e incentivar o ejecutar, según corresponda, las habilitaciones
y adecuaciones que se requieran en dichos medios de transporte y en la infraestructura de apoyo
correspondiente.
5to Caso
Condición/cumple:
El terminal de buses de Puerto Montt cuenta con aspersores de agua contra incendios y con sensores
de humo y de fuego. Estas corresponden a un sistema de protección activo que son sistemas que,
conectados a sensores o dispositivos de detección, entran automáticamente en funcionamiento
frente a determinados rangos de partículas y temperatura del aire, descargando agentes extintores de
fuego tales como agua, gases, espumas o polvos químicos.

Estas regulaciones están contempladas en Artículo 4.3.4. de la Ordenanza General de Urbanismo y


construcciones, en la cual están representadas en una tabla las exigencias en este tipo de seguridad
según el destino y del número de pisos del edificio, su superficie edificada, o la carga de ocupación,
o la densidad de carga combustible, según corresponda, como se señalan en las tablas 1, 2 y 3 de
este presente artículo.
IV. ANÁLISIS DE RESULTADOS

4.1. Accesibilidad universal

Según un estudio nacional de discapacidad de Instituto de Estadísticas (INE), muestra que el 19,9%
de la población adulta en zonas urbanas tiene algún grado de discapacidad, por lo que la
“accesibilidad universal, que busca garantizar el acceso inclusivo al mobiliario urbano publico y
privado, se transforma en un desafío urgente para la ciudad de cara al futuro.

En 2010 entro en vigencia la Ley 20.422 que establece normas sobre igualdad de oportunidades e
inclusión social de personas con discapacidad. En ella se establece que deben ser accesibles los
edificios de uso publico y aquellos que presten un servicio a la comunidad. Además, se incluyen
todas las obras del Estado o los particulares ejecuten en el espacio publico al interior de los límites
urbanos, al transporte y a los bienes nacionales de uso público.

La accesibilidad universal es una necesidad para las personas con discapacidad, pero es un
beneficio para todos los demás, porque permite que la infraestructura sea de uso mucho más
cómodo para todo el mundo y a la vez elimina las barreras para aquellas personas que tienen alguna
discapacidad.

No se ha notado una mayor preocupación, desde el punto de vista de los actores involucrados, por
capacitarse y conocer los contenidos de la norma y sus aplicaciones. Se siente que el mercado
todavía no ha reaccionado a la importancia que tiene dominar y saber implementar esta normativa.

Cuando se diseña desde la accesibilidad universal, por medio de esta herramienta que ha dado la
ordenanza, se dice que va a tener espacios utilizables por todos, tanto en la parte urbanística como
en edificación.

Todas las instituciones y organizaciones, publicas y privadas, deben comprender y establecer el


compromiso de incorporar la “accesibilidad universal”, más allá de una ley que los obligue, en sus
entornos, bienes, productos y servicios, con el fin de que sean practicables y utilizables para todas
las personas.
Para lograr los objetivos que propone la ley sobre la accesibilidad universal, todos los participantes
de la sociedad deben comprometerse con la causa y trabajar en línea con los requerimientos que
propone la normativa. Para concretar la instalación efectiva de esta variable, se requiere el
compromiso firme de todos los sectores de la sociedad, tanto a nivel estatal como social, el cual
puede trabajarse desde las bases enseñando desde la escuela conceptos como la inclusión, así como
también, fortaleciendo y apoyando políticas publicas y estrategias multisectoriales en materia de
accesibilidad universal.

Hoy las ciudades son más accesibles que hace 5 años. Una persona puede ir a trabajar o ir a estudiar
desde su casa al lugar en que lo hace, pero en 20 años vamos a poder ver el resultado de la
normativa de hoy, que significa la remodelación de las calles, la repavimentación de las veredas, el
borde costero, parques y plazas.

4.2. Sistema de seguridad contra incendios

Todos los actores involucrados deben intensificar sus esfuerzos para encontrar e implementar
soluciones efectivas. Según el principio de subsidiariedad, la seguridad contra incendios es una
competencia nacional. La mayoría de las muertes por incendio ocurren en zonas residenciales que
se pueden prevenir. Para lograr esto, la seguridad contra incendios en los edificios requiere un
enfoque holístico para evitar el inicio de cualquier incendio y contenerlo y extinguirlo.

Primero, debe evitarse el inicio de un incendio. Comprender las causas y los factores de riesgo de
esto es el punto de partida para informar sobre los esfuerzos de prevención efectivos a través de
medidas técnicas y relacionadas con los humanos. Las principales causas de incendios accidentales
son fumar, las fallas eléctricas, la cocción y el descuido con fuentes de ignición, como fósforos o
velas.

Cuando ocurre un incendio a pesar de las medidas de prevención, es importante detectarlo lo antes
posible para que los ocupantes del edificio tengan tiempo suficiente para reaccionar, incluida la
evacuación segura y la extinción temprana del incendio. El humo no despertará a tiempo en caso de
incendio durante la noche, solo lo harán las alarmas de humo y los detectores. Estos son vitales para
permitir la evacuación oportuna. Se recomienda la instalación de detectores de humo dentro de cada
habitación, fuera de cada área de dormir y en cada nivel de todo el edificio residencial.
En edificios más grandes, las alarmas deben interconectarse para alertar a todos los ocupantes del
edificio, los cuales deben asegurarse de que las alarmas de humo estén colocadas correctamente,
tienen el número suficiente y funcionan correctamente.

Cuando ocurre un incendio, puede ser detenido en los primeros minutos por un extinguidor manual
o por rociadores automáticos. Los rociadores se activan automáticamente por calor y solo en el
lugar donde ocurre el incendio. El 96% de los incendios en edificios protegidos por rociadores son
controlados o extinguidos por el sistema en las instalaciones. La evidencia muestra que, si bien los
rociadores están diseñados principalmente para contener o controlar incendios, también pueden ser
fundamentales para salvar las vidas de las personas en la sala de origen del incendio.

Promover un uso más amplio de los sistemas de supresión automática (especialmente para edificios
de mayor riesgo y personas más vulnerables) es clave para reducir aún más los incendios fatales.

Si comienza un incendio y no se puede detener de inmediato, la evacuación segura de los ocupantes


de un edificio es la primera prioridad. Tener acceso a buenas rutas de escape bien iluminadas, cortas
y libres de humo, y conocerlas, es esencial. Por lo tanto, las rutas de escape deben incluirse en el
diseño del edificio como parte de un enfoque holístico de la seguridad contra incendios. El tiempo
objetivo para evacuar un edificio en caso de incendio varía según el tamaño del mismo. Las rutas de
escape bloqueadas o desordenadas pueden ser un problema importante.

La compartimentación contra incendios asegurará que el fuego y su humo estén contenidos en el


compartimiento de origen y no se propaguen a otras habitaciones. También tiene como objetivo
proteger vías de escape seguras, como pasillos y escaleras. Las barreras físicas lograrán la
compartimentación, y éstas incluyen paredes y pisos contra incendios, puertas contra incendios y el
sellado ignífugo de juntas y penetraciones. En caso de una propagación rápida del fuego en una
fachada, la estrategia de compartimentación podría verse comprometida.

En caso de un incendio grande, se debe garantizar la seguridad estructural del edificio para que no
se derrumbe sobre los ocupantes o bomberos. La prueba de incendio estructural se basa en el uso de
la prueba de resistencia al fuego estándar (es decir, prueba de horno) en elementos estructurales y
ensamblajes.

En cuestión de prevención, se pueden utilizar métodos de ingeniería adicionales basados en estudios


experimentales para mejorar la comprensión del rendimiento de los sistemas estructurales contra
incendios durante incendios reales.
V. CONCLUSIONES

1) De acuerdo a lo expuesto anteriormente podemos concluir que esta ley busca la inclusión de
personas con discapacidad; la cual no se ha concretado completamente, pues vemos a diario como
edificios públicos y privado no cuentan con la estructura adecuada para el ingreso de estas personal.

2) Los talleres y preparación no siempre rescatan todas las habilidades de personas con necesidades
educativas especiales y en el mundo laboral las contrataciones son escasas, los salarios mínimos;
frente al tema la sociedad tiene una postura más abierta y de aceptación, aunque aún se ve la falta de
información y conocimiento; lo que es tarea tanto del gobierno como de los trabajadores de esta
área, para lograr un avance significativo en la sociedad.

3) Los edificios existentes a la fecha de entrada en vigencia de la nueva Ley sobre Discapacidad
(febrero 2010), de uso público o que presten un servicio a la comunidad, deberán realizar las
adecuaciones de accesibilidad que establece la nueva Ley, dentro de un plazo máximo de 3 años,
contado desde la publicación en el Diario Oficial del reglamento que dicte el Ministerio de
Vivienda y Urbanismo (el reglamento debe ser dictado dentro de los 9 meses siguientes a la
publicación de la Ley, es decir, a contar del 10 de febrero de2010).

4) En el otorgamiento de subsidios especiales para adquirir y habilitar viviendas destinadas a ser


permanentemente habitadas por personas con discapacidad. En exigencias de accesibilidad que
deberán cumplir las viviendas destinadas a personas con discapacidad, las que estarán contenidas en
la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones. Algunos ejemplos de estas exigencias:
rampas de acceso, puertas más amplias, ascensores de escalas y señalizaciones especiales.

5) El Ministerio de Vivienda y Urbanismo deberá establecer dichos subsidios y las exigencias de


accesibilidad. Deberán ser cumplidas por quienes sean responsables de la construcción de
viviendas.

6) El Estado debe garantizar a las personas con discapacidad el acceso a los establecimientos
públicos y privados del sistema de educación regular o a los establecimientos de educación especial,
según corresponda, que reciban subvenciones o aportes del Estado. Además, los establecimientos de
enseñanza regular deben incorporar las innovaciones y adecuaciones curriculares, de infraestructura
y los materiales de apoyo necesarios para permitir y facilitar a las personas con discapacidad el
acceso.
7) Es necesario que la evaluación de la seguridad contra incendios tenga en cuenta una amplia gama
de factores, incluyendo la ocupación y el uso, y no solo la construcción del edificio.

8) La compartimentación puede incrementar significativamente las oportunidades de controlar la


propagación y la magnitud de un incendio, pero también es igualmente posible tener un cierto
número de recintos involucrados, cada uno en diferentes etapas del desarrollo del incendio.

9) Los detectores de humo aumentan significativamente la probabilidad de que un incendio se


descubra de forma temprana, permitiendo la evacuación segura y también las oportunidades de que
el incendio se mantenga pequeño y sea contenido.

10) Los sistemas rociadores garantizan una extinción temprana en la etapa de desarrollo de un
incendio.

11) El tiempo requerido para la evacuación depende del tamaño y diseño del edificio, y de la
finalidad a la que se destina, así, por ejemplo, una guardería necesitaría un período de evacuación
más prolongado que un edificio de oficinas, y un edificio de múltiples plantas necesitaría más
tiempo que uno de una sola planta.
VI. BIBLIOGRAFÍA

Ministerio de Planificación. (2010). Ley 20422 que establece normas sobre igualdad de oportunidades e inclusión social de personas con
discapacidad. Chile: Congreso Nacional de Chile.

Araneda, X. P. (2018). Análisis de la Ley 20422, sobre la Igualdad de Oportunidades e Inclusión Social de las personas con
Discapacidad. Aportes para su implementación desde la perspectiva de género. SOLONIK, 5.

Caamaño, R. (2013). Resumen sobre la Ley 20.422 que habla sobre la Discapacidad. Recuperado de: http://profdiferencialrodrigoc.
blogspot. cl/2013/10/resumensobre-la-ley-20422-que-habla. html.

Silva Roquefort, R., Gaete Reyes, M., & Campos Medina, L. (2018). Marco legal: modificaciones de la Ordenanza General de
Urbanismo y Construcciones en temas de accesibilidad universal e inclusión social.

Rozas Scaramelli, V. (2014). Identificación del diseño universal y principios del wayfinding: caso de estudio: Centro Cultural Gabriela
Mistral, GAM en Santiago de Chile.

Silva-Roquefort, R., Gaete-Reyes, M., & Campos-Medina, L. (2019). Inclusividad y arquitectura. Perspectivas actuales sobre una
relación incipiente. AUS [Arquitectura/Urbanismo/Sustentabilidad], (25), 62-67.

Gaete-Reyes, M. (2017). Discapacidad y hábitat residencial: una emergencia en Chile.

Bolton, L. A. (2010). Un Análisis de la Seguridad Contra Incendios en Edificios de Altura en Chile. DON EUgENIO HEIREMANs
DEspOUy, 423.

Nieto García, M. (2014). Análisis técnico en Sistemas de redes de incendio para edificación en altura, red húmeda y red seca.

Pinyol, J. S. (2008). La Normativa sobre seguridad contra incendios en edificios e industrias: Presente y futuro. Revista Catalana de
Seguretat Pública, (18), 180-202.

Martín-Gómez, C., & Mambrilla, N. (2014). La seguridad contra incendios y la arquitectura.

Montes, F. (1981). La seguridad contra incendios en la Clínica Universitaria de Navarra. Revista de Medicina de la Universidad de
Navarra, 57-60.

Cervantes, G. A. (2014). Seguridad Hospitalaria Contra Incendios.

ALMONACID, P. C. O. (2008). PLAN DE EMERGENCIA Y EVACUACIÓN DEL EDIFICIO 1000 ANTE RIESGO DE INCENDIO Y
SU IMPLEMENTACIÓN (Doctoral dissertation, Universidad Austral de Chile).

También podría gustarte