Está en la página 1de 14

UNIVERSIDAD ALAS PERUANAS

Filial Ayacucho

FACULTAD CIENCIAS DE LA SALUD

ESCUELA PROFESIONAL DE
ESTOMATOLOGÍA

CURSO: Cirugía Bucal Maxilo Facial

TEMA: PRESENTACION DE CASO CLINICO

PROFESOR: Dr.QUINTANA SERRAN, Wernoly

INTEGRANTES: BONIFACIO VILLANUEVA, Yoana


PILLIHUAMAN SEANCAS, Yany

CICLO: VII

Ayacucho – Perú
2010

CBMF Página 1
DEDICATORIA

Dedicamos este presente trabajo a


nuestros padres que día a día se
esfuerzan para salir adelante y al
docente del curso encargado.

CBMF Página 2
INDICE:

Introducción:…………………………………………….………………………...1
Piezas dentarias impactadas del tercer molar:……………….………………..2
Clasificación mandibular de terceros molares impactados:
……………………………………………………….………………..3
condiciones necesarias para la realización de la exodoncia
quirúrgica…………………………………………………………..……………….4
Planificación de la intervención quirúrgica:…………..……………..……….....5
Preparación del paciente:……………………………….……………………..…5
Bioseguridad:……………………………………………………………………...6
Acto quirúrgico:………………………………………………………….………..6
Bibliografía:……………………………………………………………...…..…...10

CBMF Página 3
INTRODUCCION:

Los tercer molares son las piezas mas irregulares en cuanto a morfología y
erupción se refiere.
Debido a que las ultimas piezas en erupción, se retienen o se impactan con
mayor frecuencia. Presentándose según estudios realizados en terceros
molares, esta se puede deber a: falta de espacio en los arcos dentarios a la
presencia de algún obstáculo mecánico provocado por ciertas alteraciones
patológicas, como malformaciones dentarias. Quistes, tumores, infecciones y
estados post traumáticos.sd
Por regla general todas las piezas retenidas deben ser extraídas a no ser que
exista alguna contraindicación ya que la pieza retenida mantiene su saco
folicular y el epitelio de este tiene potencial de crecimiento y transformación
maligna. En algunas ocasiones estas lesiones permanecen asintomáticas por
largo tiempo, alguna de ellas pueden experimentar un agrandamiento
considerable
La mayoría de estas lesiones generalmente se descubren en un examen
radiográfico, pero en otros casos puede causar tumefacción intrabucal o facial,
suscitar dolor al comprimir el nervio alveolar inferior p sufrir infección
secundaria.

CBMF Página 4
PIEZAS DENTARIAS IMPACTADOS DEL TERCER MOLAR:
Un diente impactado permanece encajado en el tejido blando de la encía o en
el hueso más allá de su tiempo normal de erupción y la causa puede ser el
apiñamiento , debido frecuentemente a que la mandíbula es muy pequeña para
acomodar el tercer grupo de molares. Los dientes pueden inclinarse,
produciéndoles una mala alineación y causando a la larga una desviación de la
mordida. Un diente que parcialmente puede atrapar comida, placa y otros
detritos en el tejido blando a su alrededor, producir inflamación y sensibilidad
de las encías, además de mal alimento, esta afección se llama pericoronitis.

Los dientes que están incluidos en los maxilares deben ser extraídos cuando
producen accidentes (inflamatorios, nerviosos, quísticos, tumorales,
etc.) o como prevención de los mismos. La exodoncia puede evitarse en
aquellos casos en que las técnicas ortodóncico-quirúrgicas puedan ubicarlo en
su lugar correcto en la arcada dentaria. Pero si estos tratamientos no logran el
objetivo deseado o el diente incluido produce problemas patológicos graves
debe extraerse.

INDICACIONES:

Motivos ortodónticos:
En apiñamientos dentarios poco importantes que no precisan de la extracción
de otros dientes, especialmente si los cordales están en mal posición o tienen
problemas eruptivos.

La extracción quirúrgica del tercer molar incluido, ya sea por el bloqueo de otro
diente o de hueso, por falta de espacio o por mal posición del cordal es la
intervención quirúrgica más frecuente de las que se realizan en la cavidad
bucal. El tratamiento del cordal incluido incluye tres etapas bien diferenciadas:
la fase preoperatoria, el acto quirúrgico y la fase postoperatoria.

Motivos periodontales:
Cuando el control de una periodontitis no puede ser el correcto en la cara distal
del segundo molar, bien sea porque el paciente no puede realizar una buena

CBMF Página 5
higiene de esta zona o porque el cordal tiene bolsas profundas. La extracción
del tercer molar inferior en mesioversión o horizontalizado que produce pérdida
ósea distal del segundo molar,

Motivos de infección:
Tanto por la presencia de una pericoronaritis, flemones, adenoflemones como
por otros cuadros clínicos de infección odontogénica. Antes de efectuar la
exodoncia, se tratará el problema infeccioso con antibióticos.

Motivos por presencia de otra patología asociada:


Cuando exista patología asociada, por ejemplo al folículo dentario: quistes o
tumores odontogénicos benignos y más raramente, lesiones malignas.

CONTRAINDICACIONES:

-La contraindicación local más destacable será cuando el riesgo de lesionar


estructuras vecinas (el paquete basculo-nervioso dentario inferior, el nervio
lingual o el seno maxilar) es muy elevado.

-Una contraindicación temporal es cuando existe un proceso infeccioso activo


asociado con el tercer molar.

-Como contraindicación general podemos nombrar el estado físico o psíquico


del paciente cuando supone un alto riesgo quirúrgico.

CLASIFICACION MANDIBULAR DE TERCEROS MOLARES IMPACTADOS:

La clasificación de los dientes Mandibulares impactados podría ser simplificada


como:

CBMF Página 6
Mesioangular.- Una típica impactación Mesioangular es localizada a un nivel
bajo, donde el diente es bloqueado por la corona continua del segundo
molar. Regularmente el tercer molar se moverá hacia arriba lo suficiente
para aislarlo del segundo molar, pero no se rotará distalmente. Los
fragmentos de hueso son levantados con una pequeña cureta.

Horizontal.- La impactación Horizontal está situada en un nivel oclusal muy


bajo, el cual requerirá un corte profundo de hueso. Regularmente esta
clasificación se extiende en el ápice del segundo molar.

Vertical.- La remoción de esta impactación es una de las más difíciles de


realizar ya que la operación radica en colocar un instrumento entre el segundo
molar y la parte adyacente impactada del tercer molar. Este espacio es muy
pequeño como para remover adecuadamente el hueso.

Distoangular.- Esta impactación es difícil de remover ya que se sitúa alejada


de la corona del segundo molar, no habiendo una ventaja mecánica al
momento de la elevación.

CONDICIONES NECESARIAS PARA LA REALIZACIÓN DE LA EXODONCIA


QUIRÚRGICA.
Para que la intervención quirúrgica tenga éxito y transcurra sin sobresaltos,
siempre desagradables, hay que contar con:
- Ayudantes y personal auxiliar entrenados.
- Ambiente relajado en la sala de operaciones. La música ambiental suave y
una charla agradable pueden ayudar a crear un clima tranquilo.
- Buena iluminación del campo operatorio.
- Una aspiración quirúrgica de buena calidad.
- La posibilidad de poder montar un campo operatorio estéril (tallas, pieza de
mano, etc.).
- Material quirúrgico suficiente (caja básica de Cirugía Bucal).

CBMF Página 7
PLANIFICACIÓN DE LA INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA:
Debemos preparar cuidadosamente un plan quirúrgico que resuelva los
problemas de acceso y visibilidad, de modo que podamos hacer la extracción
del tercer molar con el mínimo traumatismo de los tejidos blandos y duros
(hueso y dientes vecinos) y en un tiempo lo más corto posible.
Con los datos obtenidos en la historia clínica, la exploración, la radiología
(ortopantomografía y radiografías periapicales), y sabiendo el estado general y
emotivo del paciente, programaremos el acto operatorio.
Se trata de decidir:
- El tipo de anestesia que utilizaremos.
- El colgajo que se realizará.
- La conveniencia de efectuar osteotomía y en qué cantidad.
- La necesidad de practicar una odontosección.
Decidiremos cada uno de estos extremos en función del grado de dificultad que
presenta el tercer molar. Para valorar el grado de dificultad,
Relación espacial (angulación entre el eje longitudinal del cordal y el del
segundo molar
PREPARACION DEL PACIENTE:
La preparación psíquica
La preparación psíquica del paciente previo a la Cirugía Bucal comprende:
- Educar e informar previamente al paciente a fin de que conozca los detalles
más importantes o los que puedan ocasionarle ansiedad o temor, respecto a su
proceso nosológico y a la terapéutica que se va a realizar.
Asepsia en el paciente.- La cavidad bucal nunca está completamente estéril.
Sin embargo, puede evitarse la mayor parte de la contaminación antes de la
intervención quirúrgica efectuando:
Limpieza de la boca de forma minuciosa, previa a la intervención con cepillado
y enjuagues con un colutorio antiséptico (Clorhexidina al 2%).

CBMF Página 8
BIOSEGURIDAD:
Lavado de manos Las manos y los brazos hasta 5 cm por encima de los
codos deben cepillarse cuidadosamente con agua y jabón bajo el chorro de
agua corriente, con especial atención a las uñas que deben conservarse cortas.
Esta limpieza debe realizarse durante 10 minutos.

Colocación de la ropa adecuada y los guantes estériles:


El cirujano y los ayudantes deben llevar un traje quirúrgico, gorro, mascarilla y
gafas protectoras, guantes
Asepsia del sillón dental y local
El mobiliario debe estar bien limpio y puede lavarse con agentes químicos
(desinfectantes que contengan el 1% de cloro disponible o una solución de
glutaraldehido al 2%) o colocar fundas estériles.

ACTO QUIRÚRGICO:
El acto quirúrgico, propiamente dicho, consta casi siempre de los siguientes
tiempos:
- Anestesia.
- Incisión.
- Despegamiento del colgajo.
- Osteotomía.
- Exodoncia.
- Limpieza de la herida operatoria.
- Reposición del colgajo
- sutura.

Anestesia:
La elección del tipo de anestesia que se usará dependerá del estado general
del paciente, la edad, la personalidad y madurez psíquica, así como el grado de
ansiedad que presente el paciente ante la intervención quirúrgica.

CBMF Página 9
También dependerá del número de cordales que serán extraídos, y del grado
de dificultad y el tiempo que preveamos para la extracción.
En personas jóvenes con buen estado general y buena predisposición, a los
que haya que extraer uno ó dos terceros molares de difícil dificultad media o
baja, para los cuales calculemos menos de una hora de intervención, la
anestesia local "pura"

En la mandíbula se efectuará un bloqueo troncal del nervio dentario inferior y


del nervio lingual (troncular mandibular baja); además infiltraremos el vestíbulo
y la mucosa del trígono retromolar (nervio bucal), es decir que se precisa el
bloqueo de la tercera rama del trigémino.

La anestesia local complementada con una premedicación sedante


preoperatoria por vía oral (benzodiacepinas) o por vía endovenosa.

Incisión:
Antes de iniciar la incisión o diéresis, es conveniente palpar la región, para
situar el trígono retromolar y la rama ascendente de la mandíbula. El acceso a
la zona operatoria será considerado adecuado si la apertura bucal es
suficiente. Podemos palpar la cresta oblicua externa con la punta del dedo y
establecer su relación con el tercer molar.
Para hacer la incisión utilizaremos un mango de bisturí del número 3 y una hoja
del número 15.
La incisión debe permitir una correcta visualización del campo operatorio tras el
levantamiento del colgajo, para poder efectuar cómodamente la osteotomía sin
peligro de lesionar estructuras vecinas.

Despegamiento del colgajo:


Se despegará en primer lugar el colgajo vestibular. Apoyando el periostotomo
en la cortical ósea, empezando en el ángulo entre las dos incisiones (la distal y
la vertical de descarga), se levanta el colgajo vestibular de delante hacia atrás y
hacia arriba. A continuación se mantiene rechazado el colgajo mediante un
separador de Minnesota, aplicando una ligera presión sobre el hueso, para
evitar la isquemia del borde libre del colgajo que podría influir negativamente en

CBMF Página 10
su posterior cicatrización; asimismo, una excesiva fuerza para mantener
separado el colgajo vestibular, puede provocar una lesión en el labio. La
protección correcta del colgajo con el separador disminuirá enormemente la
posibilidad de desgarrar el colgajo, el edema y el dolor postoperatorios.

Osteotomía:
Osteotomía con pieza de mano y fresa redonda Se trata de la eliminación del
hueso mandibular que cubre, total o parcialmente la corona del tercer molar.
Para ello debe tenerse una representación mental de donde se encuentra el
diente incluido en relación.

Limpieza de la herida operatoria:


Tras la eliminación del tercer molar incluido, se hará una limpieza cuidadosa,
tanto de las partes blandas como del alvéolo y del hueso más próximo a la
zona.
El hueso se debe regularizar, y no hay que dejar espículas óseas ni fragmentos
de hueso sueltos; para ello utilizaremos una pinza gubia, una lima de hueso o
bien una fresa de acero inoxidable redonda de mayor eliminaremos los restos
del saco folicular pericoronario y de tejido inflamatorio, tanto periapical como
pericoronal, con especial hincapié en la cara distal del segundo molar,
utilizando las cucharillas quirúrgicas acodadas o rectas y haciendo su prensión
con una pinza hemostática tipo mosquito fina, curva y sin dientes. Es
importante
que con la cureta o cucharilla comprobemos que el alvéolo y toda la zona
operatoria están limpios, pero sin lesionar el contenido del conducto dentario
inferior o el nervio lingual.
Por último, y con la herida bien limpia y los bordes redondeados y alisados, se
irrigará generosamente la herida con suero fisiológico o agua destilada
estériles, con aspiración constante. Se revisará especialmente el fondo
vestibular del colgajo, lugar donde es frecuente el acumulo de desechos óseos
(virutas de la osteotomía, fragmentos de hueso sueltos, etc.)

Reposición del colgajo y sutura:

CBMF Página 11
Antes de suturar la incisión quirúrgica, afrontamos los bordes de la herida
comprobando su correcta reposición; si no es así, recortamos los bordes para
conseguir un correcto afrontamiento.
Asimismo, si vemos que el lecho óseo sangra excesivamente, es el momento
de colocar un apósito reabsorbible de colágeno texturado, verificando antes de
la sutura que se ha producido la hemostasia.
Se sutura colocando puntos sueltos simples siguiendo las pautas estándar, ya
expuestas en capítulos anteriores; se utiliza hilo de seda 2/0 ó 3/0 con aguja
cilindrica C-16; el primer punto se coloca donde iniciamos la incisión de
descarga, posteriormente hacemos la sutura del trígono retromolar, y por último
la de la herida vestibular con uno o dos puntos, que igual que los anteriores no
deben apretarse en exceso.

CBMF Página 12
ANEXOS:

CBMF Página 13
BIBLIOGRAFIA:

- CIRUGIA BUCAL TOMOI Cosme Gay Escoda


Leonardo Berini Aytés

CBMF Página 14