Está en la página 1de 5

UNIVERSIDAD DE LAS FF.AA.

ESCUELA DE COMANDO Y ESTADO MAYOR


“MARISCAL ANDRÉS DE SANTA CRUZ”
DIVISIÓN ACADÉMICA DE POST GRADO
BOLIVIA

LA EVALUACIÓN Y EL EXAMEN: SUS ROLES EN EL CURRICULUM DE LA


EDUCACIÓN SUPERIOR

RESUMEN

La Educación Superior tiene entre sus principales desafíos, consolidar la “cultura sobre la
evaluación” como parte de la gestión educativa en busca de la calidad educativa, sin
embargo el primer obstáculo a sortear es abstraer este concepto de la estructura mental y
cultural de los que hacen la práctica educativa de otra evaluación: el examen.

Consecuentemente el presente ensayo, es un intento de caracterizar conceptualmente estas


dos perspectivas, que a la luz de un marco referencial dada por el contexto de la educación
superior, nos permitirá tener una mayor certeza epistemológica.

Entonces, este trabajo esta inicialmente focalizado en el manejo conceptual de la evaluación


y del examen, los cuales contrastados con la realidad de la práctica educativa, nos permitirá
finalmente estructurar conclusiones que posibiliten clarificar el manejo de las categorías de
estos dos tópicos en el marco de la educación superior.

Palabras clave: Evaluacion, examen

DESARROLLO

La evaluación como un concepto genérico a través del cual se ha intentado dar un


significado, por lo general cuantitativo, ha sido entendida hasta no hace mucho tiempo
como la medición del grado de asimilación del estudiante en el aula; hoy tiene otra
dimensión de interpretación, en el que el componente cualitativo es una de sus resultantes
de su accionar, y que visto como una “acción administrativa”1 tiene una estrecha relación
con la planificación, organización y ejecución del curriculum de las instituciones
educativas.

Nótese entonces que la evaluación no es simplemente una acción didáctica para la


calificación del alumno.

Por su parte el examen, no solamente debe ser vista tampoco como una actividad por el cual
se “mide el aprovechamiento escolar del alumno”2 sino tambien como “la superposición de
las relaciones de poder y de saber”3, mediante el cual se explica que el examen es utilizado
1
TEZANOS PINTO Justy de Cortez, CABRERIZO Rios Antonio, DAZA Ribero Ramón “Una propuesta de evaluación
externa y acreditación de instituciones y programas de formación profesional” Cbba. 1997 pag.7
2
Conceptualización sobre examen, que será utilizada para su mejor comprensión durante el presente trabajo.
3
FOUCAULT, M. “Discipline and Punish” 5ta. Ed.S. XXI Madrid. 1985 pág.185

1-5
por el profesor para ejercer poder y al mismo tiempo ser testigo del nivel de
aprovechamiento alcanzado en una determinada unidad de enseñanza.

Ante este contexto, surgen las preguntas que tienen que ver con la dimensión en el que
debemos entender estos términos:

¿COMO SE ARTICULA LA EVALUACIÓN VISTO COMO UN PROCESO, CON EL


EXAMEN?

¿QUE VIGENCIA E IMPORTANCIA, TIENE CADA UNO DE ESTOS CONCEPTOS EN


EL CAMPO DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR?

Respuestas, que sin duda debemos encontrar explorando los rasgos epistemologicos de la
evaluación y del examen, aunque sin pretender ser abundantes en el detalle y la explicación
de cada uno de ellos.

LA EVALUACIÓN.

La evaluación debe ser entendida como el “proceso de recopilación de información que


analizada e interpretada a la luz de un marco referencial, posibilita la emisión de juicios de
valor que conducen a la toma de decisiones institucionales o sobre la realidad de un
programa de formación profesional”4.

La evaluación conceptualizada así, implica que obedece a una acción de la institución,


mediante el cual se pretende mejorar la calidad educativa y mejorar la calidad de los
servicios, motivado por mantener la vigencia y la legitimidad ante la sociedad.

Los procesos que integran la gestión administrativa son la: Planificación, Organización,
Ejecución y la Evaluación, cada uno de esos se manifiesta en la elaboración de planes en el
caso de la planificación, la estructura en el caso de la organización; los resultados emergen
de la ejecución; y de la evaluación es el cambio y la transformación de la institución.

Consecuentemente se hace evaluación para lograr la transformación de una Institución


Educativa o algún programa del mismo, entendiéndose como programa a una carrera o
facultad, en el caso de una universidad

Este proceso en su dimensión metodológica es de naturaleza dialéctica quiere decir que


responde a una retroalimentación constante de todo el ciclo de la gestión, donde la
planificación se organiza, se ejecuta y se evalúa; la organización se ejecuta, se evalúa y se
planifica; y la evaluación se planifica, se organiza se la ejecuta y se evalúa lo que tambien
se la denomina como la “meta-evaluación” .

Desde el punto de vista de los sujetos que realizan la evaluación, estos se dividen en la
autoevaluación, la evaluación interna y la evaluación externa o por “pares académicos” y a
partir de los objetos de la evaluación estos pueden ser de la institución y de los programas.

4
TEZANOS PINTO Justy de Cortez, CABRERIZO Rios Antonio, DAZA Ribero Ramón “Una propuesta de evaluación
externa y acreditación de instituciones y programas de formación profesional” Cbba. 1997 pag.8

2-5
El panorama visto, nos permite entender entonces con claridad que, la evaluación se maneja
en un contexto de proceso, y ante esto debemos retomar la primera pregunta planteada, y
contestando a la misma diremos que, no existe de momento articulación alguna de la
evaluación visto conceptualmente con el examen, y si contestamos de manera parcial a la
segunda pregunta, diremos que la evaluación en su intención primigenia como es el de
mejorar la calidad de la educación de una institución, tiene una gran importancia en la
realidad educativa de nuestros días, y su acción dentro la gestión de una institución es de
absoluta relevancia.

Hasta este momento de nuestro estudio, hemos privilegiado tal como se dijo en la primera
parte, a la evaluación, por lo tanto nuestra visión es todavía de naturaleza unidireccional, por
lo que ahora veremos lo que podemos descubrir en los rasgos del examen.

EL EXAMEN.

Visto el examen entre las diferentes técnicas educativas, como la mas obviamente educativa
y que suele ser superficialmente mal interpretada como una técnica exclusiva de poder y
control 5; sino tambien debe ser entendida a decir por Foucault, como que el examen tiene en
el poder y el saber una perfecta simbiosis.

Esta práctica aún en esta etapa de corrientes post-modernistas tiene una inequivoca
aplicación en el campo educativo, porque incluyendo a las mas revolucionarias corrientes de
la educación, casi todas ven en el examen como a un recurso de innegable poder y de
“coacción” en el aula, que ayuda a la academia a lograr sus propósitos.

Sin embargo el examen no solo es propio de la educación sino que se extiende por todas las
ciencias humanas “desde la psiquiatría hasta la pedagogía, desde el diagnóstico de las
enfermedades hasta la contratación del trabajo”6, pero si bien el autor de esta cita se esfuerza
en ampliar el espectro de una caracterización del examen, nuestro análisis nos dice que no
debemos perder la atención abordando otras dimensiones, sino retomamos la idea de que
examen actúa como un “permanente intercambiador de saber”, pero esta relación es siempre
en una sola dirección: del que tiene el poder hacia el desprovisto de poder; de la academia
hacia el alumno.

En este contexto debemos decirnos a manera de pregunta ¿ENTONCES QUIEN TOMA


EXAMEN A LA ACADEMIA? O ES LA OMNIPOTENTE, LA INTOCABLE A LA
QUE NO SE PUEDE EXAMINAR? , nuestro juicio no tendría salida y la respuesta sería
obvia si seguimos pensando en términos de la conceptualización rígida de lo que es el
examen; pero para nuestra tranquilidad hemos visto que si bien a las instituciones hoy en
dia no se les toma examen en los términos radicales, se las puede evaluar y si bien
conceptualmente no se logra los mismos resultados y los propósitos no son los mismos, nos
asiste el recurso de la analogía y el argumento teórico para decir que a las instituciones o
programas se las puede evaluar en sus procesos de gestión y algo que resulta concurrente en
este redondeo que hacemos, el examen tendrá que ser evaluado, vale decir que la práctica de
las “evaluaciones” de las unidades de enseñanza, son sometidas tambien al proceso de
evaluación, en busca de mejorar la calidad de los procesos de Enseñanza – Aprendizaje.

5
HOSKIN, Keith. “Foucault y la educación” Ed. Morata S.L. Londres 1982 pág. 35
6
HOSKIN, Keith. “Foucault y la educación” Ed. Morata S.L. Londres 1982 pág. 36

3-5
Y es a partir de esta ultima acepción, que hacemos que la evaluación como proceso se
articule con el examen, y podemos establecer que ambas tienen una “relación dicotómica”
en su campo de acción y ámbito general, y tienen propósitos recurrentes, guardando ambos
sus realidades y metas generales, de esta manera queda contestada la primera interrogante
planteada.

Se ha dicho que, aún cuando se hace una práctica a ultranza de una “pedagogía crítica” en el
que el profesor debe ser un investigador7 y no un reproductor del curriculum, se hará
siempre necesario medir el aprovechamiento mediante un examen, seguramente el mismo
estará en términos de esa pedagogía que se practica, pero igual será un examen, por lo tanto
su vigencia e importancia de la práctica del examen está presente en la pedagogía de
nuestros días.

De esta manera pudimos responder a la segunda pregunta planteada al inicio de nuestro


trabajo, nos asiste ahora emitir nuestras conclusiones del análisis y la discusión realizada.

CONCLUSIONES.-

La evaluación puede ser vista desde dos perspectivas muy diferentes que no se deben
confundir, porque las mismas referidas por separado tienen conceptualizaciones que no
tienen semejanza .

La evaluación estudiada como un proceso tiene como finalidad, mejorar la calidad educativa
de la educación, la misma que utiliza una metodología de naturaleza dialéctica, mediante el
cual se llega a la transformación de la institucion o programa.

La evaluación como tal, tiene una vigencia e importancia totalmente relevante en el ámbito
educativo por su espíritu de buscar la transformación y el cambio para el mejoramiento de la
calidad de la educación.

Por su parte, el examen conceptualmente pretende medir el rendimiento y la asimilación del


alumno, y es visto como una acción de “poder y saber” , que se ejerce sobre el alumno.

Aún en el contexto pedagógico mas “innovador”, el examen tiene su espacio, y su práctica


es todavía amplia y es la principal técnica de la academia para ejercer su poder.

La evaluación y el examen si bien tienen diferentes conceptualizaciones en el contexto que


se estudia, son similares en cuanto a la sensación que produce en los actores, pero los
resultados que buscan son diferentes, porque mientras del examen es el lograr resultados
cuantitativos, la evaluación busca determinar juicios de valor, por lo tanto resultados de
naturaleza cualitativa.

BIBLIOGRAFÍA.-

7
Citado por: M. Sc. Adalino Delgado “Modulo Psicología Educativa” Maestria Educación Superior Militar IPSE.
Cbba.2001

4-5
Citas del M. Sc DELGADO . Adalino “Modulo Psicología Educativa” Maestria Educación
Superior Militar IPSE. Cbba.2001

FOUCAULT, M. “Discipline and Punish” 5ta. Ed.S. XXI Madrid. 1985

HOSKIN, Keith. “Foucault y la educación” Ed. Morata S.L. Londres 1982 pág. 36

KELLS, Herbert R. “Una guia para la autoevaluación en la educación superior” Ed. S.


Miguel. UPP Lima. 1995.

TEZANOS PINTO Justy de Cortez, CABRERIZO Rios Antonio, DAZA Ribero Ramón
“Una propuesta de evaluación externa y acreditación de instituciones y programas de
formación profesional” Cbba. 1997

5-5