Está en la página 1de 2

Cinco Verdades Odiadas por el Hombre

Jesucristo como Dios todopoderoso:


Jn.5:17-18: Pero Jesús les respondió: --Mi Padre hasta ahora trabaja; también yo
trabajo. (18) Por esta razón los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo
quebrantaba el sábado, sino que también llamaba a Dios su propio Padre, haciéndose
igual a Dios.

Juan.8:68-59: Les dijo Jesús: --De cierto, de cierto os digo que antes que Abraham
existiera, Yo Soy. (59) Entonces tomaron piedras para arrojárselas, pero Jesús se
ocultó y salió del templo.

Juan.10:30-31: Yo y el Padre una cosa somos. (31) Los judíos volvieron a tomar
piedras para apedrearle.

Dios como Soberano sobre la elección y la condenación

Juan.6:65-66: y decía: --Por esta razón os he dicho que nadie puede venir a mí, a
menos que le haya sido concedido por el Padre. (66) Desde entonces, muchos de sus
discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.

Luc.4:24-29: --Y añadió--: De cierto os digo, que ningún profeta es aceptado en su


tierra. (25) Pero en verdad os digo que había muchas viudas en Israel en los días de
Elías, cuando el cielo fue cerrado por tres años y seis meses, y hubo una gran hambre
en toda la tierra; (26) pero a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una mujer viuda
en Sarepta de Sidón. (27) También había muchos leprosos en Israel en el tiempo del
profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue sanado, sino el sirio Naamán. (28) Al oír estas
cosas, todos en la sinagoga se llenaron de ira, (29) y se levantaron y le echaron fuera
de la ciudad. Luego le llevaron hasta un precipicio del monte sobre el cual estaba
edificada su ciudad, para despeñarle.

Jesucristo como el cumplimiento del Reino de Dios y de la resurrección

Juan.6:51-52: Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno come de este pan,
vivirá para siempre. El pan que yo daré por la vida del mundo es mi carne. (52)
Entonces los judíos contendían entre sí, diciendo: --¿Cómo puede éste darnos a comer
su carne?

Jn.6:61: Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo:
--¿Esto os escandaliza?

Jesucristo como Juez

Luc.20:17-19: Pero él, mirándolos, les dijo: --¿Qué, pues, es esto que está escrito: La
piedra que desecharon los edificadores, ésta fue hecha cabeza del ángulo? (18)
Cualquiera que caiga sobre aquella piedra será quebrantado, y desmenuzará a
cualquiera sobre quien ella caiga. (19) En aquella hora los principales sacerdotes y los
escribas procuraban echarle mano, porque entendieron que contra ellos había dicho
esta parábola; pero temieron al pueblo.

JesuCristo como Rey

Juan.18:33-37: Entonces Pilatos entró otra vez al Pretorio, llamó a Jesús y le dijo: --
¿Eres tú el rey de los judíos? (34) Jesús le respondió: --¿Preguntas tú esto de ti mismo,
o porque otros te lo han dicho de mí? (35) Pilatos respondió: --¿Acaso soy yo judío? Tu
propia nación y los principales sacerdotes te entregaron a mí. ¿Qué has hecho? (36)
Contestó Jesús: --Mi reino no es de este mundo. Si mi reino fuera de este mundo, mis
servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos. Ahora, pues, mi reino
no es de aquí. (37) Entonces Pilatos le dijo: --¿Así que tú eres rey? Jesús respondió: --
Tú dices que soy rey. Para esto yo he nacido y para esto he venido al mundo: para dar
testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad oye mi voz.

Ahora, estas son la razones por las cuales Cristo fue odiado. ¿Podemos reclamar ser
suyos si no somos odiados por proclamarle bajo estas mismas razones? Si somos
fieles a su palabra, predicaremos a estas verdades y seremos odiados también como
él.

Juan.15:18: "Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a


vosotros.

Jer.23:29: ¿No es mi palabra como el fuego y como el martillo que despedaza la roca?,
dice Jehová.

***