Está en la página 1de 172

 

ÍNDICE 
PRÓLOGO...................................................................................................................  9
INTRODUCCIÓN............................................................................................................ 11
 
 

CAPÍTULO I..........................................................................................................  12
¿QUÉ HIZO DIOS CON EL PUEBLO INDÍGENA?.…………………………………….….  14
 
CONTINENTE AMERICANO.............................................................................................................................................  14
MESOAMÉRICA…………………………………………..................................................................................................... 15
PUEBLO MEXICA………………………………………...................................................................................................... 15
PUEBLO GUERRERO………………………....................................................................................................................... 
15
RELIGIÓN……………………………………………………………………………………………………………….….. 
16
CONTINENTE EUROPEO……………………………………………………………………………………………….. 
16
PUEBLO ESPAÑOL…………………………………………………………………………………………………….…. 
HISTORIA………………………………………………………………………………………………………………....... 
17
RELIGIÓN……………………………………………………………………………………………………………….......  17
LLEGADA A TENOCHTITLÁN……………………………………………………………………………………….…  17
LA CONQUISTA DE LOS ESPAÑOLES EN MÉXICO…………………………………………………………...….....  18
EL MESTIZAJE……………………………………………………………………………………………………………...  18
ACONTECIMIENTO GUADALUPANO=INCULTURACIÓN DEL EVANGELIO………………………………...  19
  19
 
APARICIONES DE LA VIRGEN SANTA MARÍA DE GUADALUPE A JUAN 
DIEGO…………………………………………………………………………………………….  22
 
ANTONIO VALERIANO………………………………………………………………………………………………….  22
TEPEYAC…………………………………………………………………………………….................................................  22
JUAN DIEGO………………………………………………………………………………………………………………..  23
LUGARES RELACIONADOS CON LA VIDA DE SAN JUAN DIEGO………………………………………………  24
LA CAPILLA DE CERRITO EN CUAUTITLÁN………………..……………………...……………………………….  25
LOS VESTIGIOS ARQUEOLÓGICOS…………..……………………………………………………………………….  25
EL MUSEO…………………………………………………………………………………………………………………. 
26
SANTUARIO DE LA QUINTA APARICIÓN GUADALUPANA EN TULPETLAC………………………………. 
26
TEMPLO DE SANTIAGO APÓSTOL TLATELOLCO………………..……………………………………….............. 
26
ANTIGUO PALACIO DEL ARZOBISPADO…………….…………….……………………………………………….. 
CASA DE JUAN DIEGO AL LADO DE LA PRIMERA ERMITA CONSTRUIDA A SANTA MARÍA DE 
27
GUADALUPE……..………………………………………………………………………………………………………..  28
EL MILAGRO APROBADO  PARA LA CONONIZACIÓN DE JUAN DIEGO……………………………………..  28
JUAN GONZÁLEZ…………………………………………………………………………………………………………  29
INTRODUCCIÓN DEL NICAN MOPOHUA…………………………………………………………………………...  30
TEXTO DEL NICAN MOPOHUA (versión de Mons. José Luis Guerrero)…………………………………………..  30
AMBIENTACIÓN………………………………………………………………………………………………………….  30
PRIMERA APARICIÓN……………………………………………………………………………………………………  30
PRIMERA ENTREVISTA CON ZUMÁRRAGA…………………………………………………………………………  32
SEGUNDA APARICIÓN…………………………………………………………………………………………………..  33
SEGUNDA ENTREVISTA CON ZUMÁRRAGA..............................................................................................................  34
TERCERA APARICIÓN (EL TÍO MORIBUNDO)............................................................................................................  35
LAS FLORES..........................................................................................................................................................................  37
CUARTA APARICIÓN........................................................................................................................................................ 
38
TERCERA ENTREVISTA CON ZUMÁRRAGA.............................................................................................................. 
38
LA VERSIÓN DE JUAN DIEGO........................................................................................................................................ 
LA IMAGEN EN LA TILMA............................................................................................................................................... 
39
QUINTA APARICIÓN (EL TÍO SANO)............................................................................................................................ 
40
QUINTA APARICIÓN: EL NOMBRE DE GUADALUPE..............................................................................................  41
INICIO DEL CULTO.............................................................................................................................................................  41
LA CONVERSIÓN DE LOS PUEBLOS DEL ANTIGUO MÉXICO...............................................................................  41

1
  42
EXPLICACIÓN DEL NICAN MOPOHUA A TRAVÉS DEL CONOCIMIENTO DE 
LA CULTURA NÁHUATL...........................................................................................................  43
 
LA LENGUA NÁHUATL…………………….....................................................................................................................  43
EL POR QUÉ DE EXPLICAR  LA NARRACIÓN DE LAS APARICIONES.................................................................  43
El CESE DE LA GUERRA………….....................................................................................................................................  43
METÁFORAS DEL REINO VEGETAL………………………………………...................................................................  44
FLORES Y CANTOS..............................................................................................................................................................  44
EL LUGAR...............................................................................................................................................................................  44
LA FORMA CARIÑOSA DE LLAMARLO POR SU NOMBRE..................................................................................... 
45
LA RELACIÓN DE LOS INDIOS CON DIOS................................................................................................................... 
45
EL MENSAJE.......................................................................................................................................................................... 
45
NACIÓN TEMPLO................................................................................................................................................................ 
LA PETICIÓN A  ZUMÁRRAGA DE EDIFICAR EL TEMPLO..................................................................................... 
45
FIGURA MATERNA EN LOS INDIOS (el por qué de una apóstol mujer)........................................................................  46
EL FLORECIMIENTO EN EL CERRO  DELTEPEYAC...................................................................................................  46
SIGNIFICADO DE IMAGEN PARA LOS INDIOS..........................................................................................................  46
ZUMÁRRAGA Y LA CURACIÓN DE JUAN BERNARDINO......................................................................................  46
REVELACIÓN DEL NOMBRE DE LA IMAGEN............................................................................................................  47
POR QUÉ UNA MADRE.....................................................................................................................................................  47
VIRGEN CON ROSTRO MESTIZO....................................................................................................................................  47
VOCACIÓN DE JUAN DIEGO...........................................................................................................................................  48
PINTURA DE AUTOR DIVINO.........................................................................................................................................  48
  48
CAPÍTULO II.......................................................................................................  49
 
LA TILMA DE JUAN DIEGO COMO UN CÓDICE PARA LA CULTURA 
NÁHUATL..................................................................................................................................... 
51
 
51
EL AYATE O TILMA............................................................................................................................................................ 
NATURALEZA DE LA TILMA………………………………………………………………………………………..…. 
51
MEDIDAS DE LA TILMA O AYATE.................................................................................................................................  52
EL CAMERÍN……………………………………………………………………………………………………………….  52
LA TILMA SAGRADA Y SUS MEDIDAS DE PROTECCIÓN MÁS RECIENTES…………………………………..  52
CÓDICE GUADALUPANO……………………………………………………………………………………………….  53
IMAGEN‐TILMA…………………………………………………………………………………………………………...  56
NUBES……………………………………………………………………………………………………………………….  56
RAYOS SOLARES…………………………………………………………………………………………………………..  56
EL MANTO (de color azul verdoso)........................................................................................................................................  56
CABELLO DE LA VIRGEN..................................................................................................................................................  56
ROSTRO DE LA VIRGEN.....................................................................................................................................................  57
BOCA.......................................................................................................................................................................................  57
BROCHE OVALADO……………………………………………………………………………………………………… 
57
CINTA (Moño negro; vestimenta de mujer noble).................................................................................................................. 
57
MANOS  DE LA VIRGEN.................................................................................................................................................... 
57
TÚNICA DE LA VIRGEN.................................................................................................................................................... 
GLIFOS DE LA TÚNICA...................................................................................................................................................... 
57
TEPETL....................................................................................................................................................................................  58
FLOR DE CUATRO PÉTALOS............................................................................................................................................  58
FLOR DE OCHO PÉTALOS.................................................................................................................................................  58
ZAPATILLA............................................................................................................................................................................  59
LA LUNA................................................................................................................................................................................  59
EL ÁNGEL..............................................................................................................................................................................  59
CONCLUSIÓN......................................................................................................................................................................  59
  60
ESTUDIOS CIENTÍFICOS HECHOS A LA IMAGEN DE LA VIRGEN 
GUADALUPANA………………………………………………………………………………..  61
TÍTULOS DE LA VIRGEN DE GUADALUPE.........................................................................  64
LA SANTA SEDE Y LA VIRGEN DE GUADALUPE……………………………………….  67
FIESTAS GUADALUPANAS…………………………………………………………………..  79
LA VIRGEN PRESENTE EN LA HISTORIA POLÍTICA Y SOCIAL DE MÉXICO.........  84

2
LOS MILAGROS…………………………………………………………………………………  87
ALGUNOS LUGARES GUADALUPANOS EN EL MUNDO..............................................  90
 
CAPÍTULO III.......................................................................................................  94
 
ALREDEDORES DEL RECINTO GUADALUPANO............................................................  95
 
PUEBLO DE GUADALUPE HIDALGO (LA VILLA DE GUADALUPE).....................................................................  95
VILLA DE GUADALUPE.....................................................................................................................................................  95
CIUDAD “GUADALUPE HIDALGO”...............................................................................................................................  95
DELEGACIÓN GUSTAVO A. MADERO............................................................................................................................. 96
BIOGRAFÍA DE GUSTAVO A. MADERO...……………………………………………………………………………. 
EL ACUEDUCTO....................................................................................................................................................................
96
LA CALZADA DE LOS MISTERIOS..................................................................................................................................  96
FUNCIONES DE LAS CALZADAS....................................................................................................................................  97
CAMBIO DE NOMBRE.........................................................................................................................................................  97
ESPACIOS SAGRADOS DEL RECINTO GUADALUPANO (TEMPLOS)...................................................................  97
PRIMERA ERMITA, CONSTRUIDA POR  ZUMÁRRAGA............................................................................................  98
PRIMER ALOJAMIENTO DE LA IMAGEN: CAPILLA DE LA CASA DEL OBISPO................................................  99
TRASLADO DE LA IMAGEN A LA IGLESIA CATEDRAL...........................................................................................  99
PROCESIÓN DEL TRASLADO DE LA IMAGEN A LA PRIMERA ERMITA.............................................................  99
CASA DE JUAN DIEGO.......................................................................................................................................................  100
  100
SEGUNDA ERMITA, CONSTRUIDA POR MONTÚFAR. ........................................................................................  101
TEMPLO ARTESONADO O TEMPLO DEL CABILDO..................................................................................................  102
CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL TEMPLO......................................................................................................... 
102
EL TECHO.............................................................................................................................................................................. 
102
RETABLO  Y TABERNÁCULO DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN.............................................................................. 
HOSPEDERÍA Y SACRISTÍA.............................................................................................................................................. 
102
SEGUNDO TRASLADO EN LA HISTORIA, DE LA IMAGEN GUADALUPANA AL ALTAR MAYOR DE LA 
103
CATEDRAL DE  LA CIUDAD DE MÉXICO (POR LA INUNDACIÓN)……………………………….....................  103
 
PARROQUIA DE INDIOS.................................................................................................................................................... 104
PRIMERA PARROQUIA DE GUADALUPE.....................................................................................................................  104
CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL EXTERIOR DEL TEMPLO...........................................................................  104
RETABLO................................................................................................................................................................................  105
SACRISTÍA..............................................................................................................................................................................  105
EL ÁRBOL DE CAZAHUATE.............................................................................................................................................  105
CRUZ GRIEGA......................................................................................................................................................................  105
NOTA HISTÓRICA............................................................................................................................................................... 
105
 
CAPILLA DEL CERRITO................................................................................................................................................... 
PRIMERA EDIFICACIÓN DE CRISTÓBAL DE AGUIRRE Y TERESA PEREGRINA............................................... 
106
SEGUNDA EDIFICACIÓN DE PBRO. JOSÉ MARIANO MONTÚFAR....................................................................... 
106
MONASTERIO DE SAN JOSÉ............................................................................................................................................  106
PANTEÓN DEL TEPEYAC..................................................................................................................................................  107
ESCALINATAS DEL CERRO DEL TEPEYAC.................................................................................................................  107
LA ESCALINATA DEL ORIENTE (DEL  LADO DEL POCITO)...................................................................................  107
LA ESCALINATA DEL PONIENTE (DEL LADO DEL ATRIO DE LA BASÍLICA)...................................................  107
ESCALINATA (VEREDA) AVENIDA QUINTANA........................................................................................................  107
LOS CUATRO ARCÁNGELES............................................................................................................................................  108
LA CRUZ DEL APOSTOLADO...........................................................................................................................................  108
CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA CAPILLA.....................................................................................................  108
INTERIOR DE LA CAPILLA................................................................................................................................................  108
RETABLO................................................................................................................................................................................  108
ALTAR Y PÚLPITO............................................................................................................................................................... 
108
ESCULTURAS........................................................................................................................................................................ 
109
MURALES............................................................................................................................................................................... 
 
109

LA ANTIGUA BASÍLICA, ACTUAL TEMPLO EXPIATORIO........................................... 
110
CONSTRUCCIÓN DE 1709................................................................................................................................................. 
110
CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL TEMPLO........................................................................................................ 
110

3
RETABLO...............................................................................................................................................................................  110
SEGUNDO CENTENARIO DE LAS APARICIONES…………………………………………………………….....  111
ERECCIÓN A COLEGIATA................................................................................................................................................  111
PATRONATO (EPIDEMIA) Y FIJACIÓN DE LA FESTIVIDAD (EL DÍA 12 DE DICIEMBRE)...............................  111
PROTECCIÓN DE LA IMAGEN......................................................................................................................................... 111
PRIMERAS REPARACIONES (a causa de la construcción del convento de Capuchinas).................................................. 
111
PRIMER TRASLADO DE LA IMAGEN DE LA COLEGIATA AL TEMPLO DE CAPUCHINAS........................... 
112
ALTAR..................................................................................................................................................................................... 
112
 
TERCER CENTENARIO DE LAS APARICIONES…………………………………………………………………… 
SEGUNDO TRASLADO DE LA IMAGEN DE LA COLEGIATA AL TEMPLO DE CAPUCHINAS.......................  112
SEGUNDAS REPARACIONES (coronación de la virgen)...............................................................................................  112
TERCER TRASLADO DE LA IMAGEN DE LA COLEGIATA AL TEMPLO DE CAPUCHINAS........................  112
EL ALTAR............................................................................................................................................................................  113
ESCULTURAS.....................................................................................................................................................................  113
ARREGLOS GENERALES.................................................................................................................................................  113
MURALES............................................................................................................................................................................  113
CORONACIÓN DE 1895……...........................................................................................................................................  113
ELEVACIÓN AL RANGO DE “BASÍLICA”...................................................................................................................  114
CUARTO TRASLADO DE LA IMAGEN DE LA COLEGIATA A LA CASA DEL ING. LUIS MURGUÍA,  114
SITUADA EN LA CALLE DE REPÚBLICA DEL SALVADOR, D.F.114 ATENTADO……………………………  115
COPIA DE LA IMAGEN Y TRASLADO DE LA ORIGINAL....................................................................................... 
115
IMAGEN ORIGINAL REGRESA A LA BASÍLICA........................................................................................................ 
115
TERCERAS REPARACIONES (CUARTO CENTENARIO DE LAS APARICIONES).............................................. 
116
QUINTA TRASLACIÓN DE LA IMAGEN DE SU LUGAR DENTRO DE LA COLEGIATA A OTRO ESPACIO 
DEL INTERIOR DE LA MISMA........................................................................................................................................ 
116
ARREGLOS……………………………………………………………………………………………………………….. 
GENERALES........................................................................................................................................................................  116
CÚPULA DE LA BASÍLICA……………………………………………………………………………………………..  116
ORNAMENTOS DEL TEMPLO.......................................................................................................................................  117
CAPILLA DEL SAGRARIO,  SAGRARIO Y REJA DEL CORO..................................................................................  117
EL SAGRARIO....................................................................................................................................................................  117
EL RELOJ.............................................................................................................................................................................  117
PROTECCIÓN DE LA IMAGEN......................................................................................................................................  117
MURAL...............................................................................................................................................................................  118
CUARTO CENTENARIO DE LAS APARICIONES……..………………………………………………………..….  118
CUARTAS REPARACIONES (Asentamiento desigual del terreno)…………………………………………..…….….  118
SEXTO TRASLADO DE LA IMAGEN (a Basílica actual)..............................................................................................  118
TEMPLO EXPIATORIO A CRISTO REY........................................................................................................................ 
119
DESCRIPCIÓN DEL EXTERIOR DEL TEMPLO EXPIATORIO A CRISTO REY..................................................... 
119
DESCRIPCIÓN DEL ASPECTO INTERNO DEL TEMPLO EXPIATORIO A CRISTO REY................................... 
MURALES............................................................................................................................................................................ 
119
BIOGRAFÍAS  DE LOS PINTORES QUE REALIZARON LOS MURALES DE LA BASÍLICA ANTIGUA…….. 
120
JOSÉ MARÍA IBARRARÁN………….………………………………………………………………………………….  120
FÉLIX PARRA………………….………………………………………………………………………………………….  120
GONZALO CARRASCO……………..…………………………………………………………………………………..  120
FELIPE S. GUTIÉRREZ………………..………………………………………………………………………………….  121
JOSÉ SALOMÉ PINA………………...……………………………………………………………………………………  121
CANDILES............................................................................................................................................................................  122
SILLERÍA...............................................................................................................................................................................  122
COLUMNAS.........................................................................................................................................................................  123
QUINTAS REPARACIONES (TERCER CENTENARIO DE LA CONSAGRACIÓN DE LA BASÍLICA  124
ANTIGUA)………………………………………………………………………………………………………………....  124
PARROQUIA DE CAPUCHINAS....................................................................................................................................  125
RELIGIOSAS CAPUCHINAS............................................................................................................................................ 
125
RELIGIOSAS ADORATRICES.......................................................................................................................................... 
125
SEDE PARROQUIAL.......................................................................................................................................................... 
REPARACIONES DEL TEMPLO...................................................................................................................................... 
125
PARROQUIA DE GUADALUPE...................................................................................................................................... 
126
CARACTERÍSTICAS GENERALES EXTERNAS DEL TEMPLO.................................................................................  126
CARACTERÍSTICAS INTERNAS DEL TEMPLO...........................................................................................................  126
RETABLO..............................................................................................................................................................................  126
EL MEDALLÓN DEL RETABLO......................................................................................................................................  126
EL ALTAR, LA SEDE Y EL AMBÓN...............................................................................................................................  127
BIOGRAFÍA DE SOR MARIANA……………………………………………………………………………………….  127
  127
CAPILLA DEL POCITO………………...……………………………………………………………………………… 

4
PRIMERA CONSTRUCCIÓN: PEQUEÑA ERMITA (SACERDOTE LUIS LASO DE LA VEGA) SIGLO XVII Y  128
COBERTIZO………………………………………………………………………………………………………………  128
SEGUNDA CONSTRUCCIÓN: LA CAPILLA DEL POCITO DEL SIGLO XVIII (DON CALIXTO GONZÁLEZ  128
Y DON NICOLÁS ZUMURÁTEGUI)............................................................................................................................  128
SEDE PARROQUIAL........................................................................................................................................................  128
CARACTERÍSTICAS EXTERIORES DEL TEMPLO.................................................................................................... 
129
ESCUDO DE ARMAS DE LA VILLA………………………………………………………………………………… 
129
DESCRIPCIÓN DEL ESCUDO DE ARMAS DE LA VILLA……………………………………………………….. 
130
CARACTERÍSTICAS EXTERIORES DEL TEMPLO................................................................................................... 
ESCUDO DE ARMAS DE LA VILLA………………………………………………………………………………… 
131
DESCRIPCIÓN DEL ESCUDO DE ARMAS DE LA VILLA………………………………………………………..  131
EVOLUCIÓN DEL ESCUDO……………………………………………………………………………………….…  131
CARACTERÍSTICAS INTERNAS DEL TEMPLO.......................................................................................................  131
COPIA DE LA IMAGEN.................................................................................................................................................  131
NICHOS.............................................................................................................................................................................  131
ALTAR MAYOR Y EL PÚLPITO...................................................................................................................................  131
131
CAPILLA DE LAS ROSAS (LA VIRGEN DE LA COLUMNA)................................................................................ 
VIRGEN DE LA COLUMNA.........................................................................................................................................  131
CAPILLA DE LAS ROSAS.............................................................................................................................................  131
BASÍLICA EFÍMERA.......................................................................................................................................................  132
BASÍLICA NUEVA.........................................................................................................................................................  132
DESCRIPCIÓN DEL INTERIOR DE LA NUEVA BASILICA....................................................................................... 132
EL PRESBITERIO............................................................................................................................................................  133
EL ALTAR........................................................................................................................................................................  133
EL AMBÓN Y LA SEDE................................................................................................................................................ 
133
EL CRISTO DEL PRESBITERIO.................................................................................................................................... 
134
IMAGEN DE SAN JUAN DIEGO................................................................................................................................ 
134
RETABLO......................................................................................................................................................................... 
LA CORONA DE 1895 Y SU DESCRIPCIÓN............................................................................................................. 
134
BASE DE LA CORONA.................................................................................................................................................  134
EL CUERPO DE LA CORONA.....................................................................................................................................  135
CÚPULA DE LA CORONA...........................................................................................................................................  135
EL REMATE DE LA CORONA.....................................................................................................................................  135
EL CAMERÍN Y EL MARCO DE LA TILMA JUANDIEGUINA……….................................................................  135
BANDAS MÓVILES A LOS PIES DE LA VIRGEN DE GUADALUPE...................................................................  136
LAS JARDINERAS DEL PRESBITERIO........................................................................................................................  136
EL DISEÑO ARQUITECTÓNICO DE LA NAVE  DE LA NUEVA BASÍLICA DE GUADALUPE....................  136
FOSO DE ANTECORO....................................................................................................................................................  136
ÓRGANO MONUMENTAL...........................................................................................................................................  137
LAS LÁMPARAS COLGANTES....................................................................................................................................  137
LUCERNARIO...................................................................................................................................................................
LAS BANDERAS DE LA BASÍLICA............................................................................................................................... 137
CRUZ DE LA EVANGELIZACIÓN..............................................................................................................................  138
CRISTO DEL ATENTADO (1921)..................................................................................................................................  138
CONFESIONARIOS.........................................................................................................................................................  139
VITRALES Y PISOS..........................................................................................................................................................  140
CAPILLAS.......................................................................................................................................................................... 140
CAPILLAS ALTAS...........................................................................................................................................................  140
CAPILLA ABIERTA.........................................................................................................................................................  140
CAPILLA DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO.............................................................................................................  140
CAPILLA DE SAN JOSÉ................................................................................................................................................. 
141
CAPILLA DE SAN JUAN DIEGO................................................................................................................................. 
141
CAPILLAS POSAS........................................................................................................................................................... 
DESCRIPCIÓN  DEL EXTERIOR DE LA NUEVA BASÍLICA…………………………………………………….. 
141
EL TECHO QUE RECUBRE LA NUEVA BASÍLICA  DE GUADALUPE............................................................... 
142
ROSETÓN..........................................................................................................................................................................   142
EL SÍMBOLO DE LA CRUZ Y LA LETRA “M” EN EL TECHO..............................................................................   142
PUERTAS MONUMENTALES......................................................................................................................................  142
143
 

OTRAS CONSTRUCCIONES DENTRO DEL RECINTO GUADALUPANO………. 
144
EL BAUTISTERIO…………..…………………………………………………………………………………………. 
144
CAPILLA DE LOS JURAMENTOS…….……………………………………………………………………………. 
144
PASTORAL DE LAS PROMESAS Y JURAMENTOS…............................................................................................ 
QUEMADOR DE VELADORAS…………………………………………………………………………………….. 
145

5
ATRIO DE LA BASÍLICA…………………………………………………………………………………………….  145
PLAZA DE LA BASÍLICA DE GUADALUPE……………………………………………………………………..  146
ATRIO DE LAS AMÉRICAS……………………………………………………………………………………….…  146
PLAZA MARIANA……………………………………………………………………………………………………  146
MUSEO DE LA BASÍLICA DE GUADALUPE..........................................................................................................  147
PLANTA PRINCIPAL.................................................................................................................................................... 
147
PASILLO DE EXVOTOS................................................................................................................................................ 
147
SACRISTÍA....................................................................................................................................................................... 
147
SALÓN ABACIAL........................................................................................................................................................... 
PLANTA ALTA............................................................................................................................................................... 
148
SALA CAPITULAR.........................................................................................................................................................  148
SALA DE GRÁFICA GUADALUPANA..................................................................................................................  148
SALAS HAGIOGRÁFICAS.........................................................................................................................................  148
SALA DE RETABLOS Y PINTURA GUADALUPANA.........................................................................................  149
SALA CRISTOLÓGICA...............................................................................................................................................  149
SALA MARIANA.........................................................................................................................................................  149
SALA DE LA INMACULADA CONCEPCIÓN.......................................................................................................  150
SALA DE ARCÁNGELES...........................................................................................................................................  150
PLANTA BAJA.............................................................................................................................................................  150
SALA DE LA VIDA DE LA VIRGEN........................................................................................................................  150
SALA DE ARTE CONTEMPORÁNEO....................................................................................................................  150
OTROS ESPACIOS...................................................................................................................................................... 
151
JARDINES  DEL SANTUARIO..................................................................................................................................  
151
JARDÍN DE LA OFRENDA........................................................................................................................................  
152
GRUPO ESCULTÓRICO............................................................................................................................................. 
LAS CASCADAS...........................................................................................................................................................  
152
PANTEÓN DEL TEPEYAC.........................................................................................................................................  152
ESTATUAS Y MONUMENTOS DEL RECINTO GUADALUPANO..................................................................   153
RELOJES  DEL  CARILLÓN (monumento).............................................................................................................   154
PARTE SUPERIOR (3 espacios y dos salientes)......................................................................................................   154
RELOJ  ELECTRÓNICO………….............................................................................................................................  154
CAMPANAS….............................................................................................................................................................  154
CARILLÓN...................................................................................................................................................................  155
CICLORAMA...............................................................................................................................................................   155
EL EQUIPO Y LAS FIGURAS ELECTRÓNICAS....................................................................................................   155
RELOJ ASTRONÓMICO………................................................................................................................................  155
RELOJ CALENDARIO AZTECA..............................................................................................................................   155
RELOJ SOLAR..............................................................................................................................................................  156
ESTATUA DE JUAN BERNARDINO....................................................................................................................... 
156
GLORIETA DE JUAN DIEGO Y FRAY JUAN DE ZUMÁRRAGA (monumento)...…………………….........  
156
ESTATUA DEL PAPA JUAN PABLO II  Y EL PAPAMÓVIL.............................................................................. 
ESCULTURA................................................................................................................................................................ 
157
PAPAMÓVIL............................................................................................................................................................... 
157
LA VELA DEL MARINO (monumento)....................................................................................................................  157
RECONSTRUCCIÓN..................................................................................................................................................  157
EL CAMINO DEL ROSARIO (monumento).............................................................................................................  158
MONUMENTOS DE LAS ESTACIONES DEL VÍA CRUCIS………………………………………...…………  158
SERVICIOS DEL RECINTO GUADALUPANO…………………………………………………………….……  158
CRIPTA GUADALUPANA…………………………………………………………………………………………  159
CAPILLA DE LA RESURRECCIÓN……………………………………………………………………………....  159
CAPILLA DE LA EMPERATRIZ…………………………………………………………………………………..  159
OTRAS CAPILLAS………………….……………………………………………………………………………….  159
BIBLIOTECA………………….………………………………………………………………………………………  160
ARCHIVO HISTÓRICO…….……………………………………………………………………………………….  160
ARCHIVO MUSICAL……….……………………………………………………………………………………… 
160
OBRAS Y EL CD………………….…………………………………………………………………………………. 
161
COMUNICACIÓN SOCIAL….………………………………………………………………………………….… 
INTERNET………………………..…………………………………………………………………………….….… 
161
MÓDULO DE INFORMACIÓN…………………………………………………………………………………... 
162
MINISTERIO DE CELEBRACIONES LITÚRGICAS…………………………………………………………….  162
OFICIALÍA DE ACTAS…………………………………………………………………………………………….  163
MÓDULO DE INFORMACIÓN EN INGLÉS, VISITAS GUIADAS EN INGLÉS Y ESPAÑOL……………  164
MÓDULO DE ATENCIÓN AL PEREGRINO……………………………………………………………………  164
TIENDAS DEL ATRIO……………………………………………………………………………………………..  165
Tienda (carpa) del “Encuentro”……………………………………………………………………………………  165
Tienda (carpa) de “las Rosas”…………………………………………….………………………………………..  165
MÓDULO DE VOLUNTARIADO………………………………………………………………………………..  166

6
UNIDAD MÉDICA DE LA BASÍLICA DE GUADALUPE……………………………………………………..  166
MÓDULO DE TURISMO….……………………………………………………………………………………….  166
EL CORO DE INFANTES DE  LA BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE………………..  167
SCHOLA CANTORUM O CAPILLA DE MÚSICA………………………………………………………………  167
COLECTURÍA………...………………………………………………………………………………………………  168
JOYERÍA………………...…………………………………………………………………………………………….. 
169
ESTACIONAMIENTO………………………………………………………………………………………………. 
170
SANITARIOS…………………………………………………………………………………………………………. 
171
DEPENDENCIAS DE BASÍLICA UBICADAS FUERA DEL RECINTO GUADALUPANO………………… 
CENTRO DE COORDINACIÓN GENERAL DE LA PASTORAL DE LA INBG………...……………………. 
172
PASTORAL INDÍGENA……………………………………………………………………………………………..  172
CENTRO DE FORMACIÓN DE AGENTES LAICOS PARA ACCIONES GUADALUPANAS ESPECÍFICAS  172
(CEFALAGE) “TONANTZIN GUADALUPE”….……………………………………………………………….....  173
CAPILLA DEL CALVARIO………………………..…………………………………………………………………. 
SANTUARIO NACIONAL DE SAN JUAN DIEGO……………………………………………………………….  174
CASAS SACERDOTALES……………………………………………………………………………………………..  175
CASA DEL PEREGRINO SAN LORENZO………………………………………………………………………….  176
CASA DEL PEREGRINO SAN JUAN DIEGO………………………………………………………………………  177
ESCUELA DE ENFERMERAS………………………………………………………………………………………..  177
ANEXO I………………………………………………………………………………………………………………..  178
ANEXO II……………………………………………………………………………………………………………….  180
ANEXO III……………………………………………………………………………………………………………… 
181
183

7
PRÓLOGO

 
 
“Porque en verdad yo me  honro en ser madre compasiva de todos Ustedes,  30.‐ 
tuya y de todas las gentes que aquí en esta tierra están en uno, 31.‐ y de los demás 
variados  linajes  de  hombres,  mis  amadores,  los  que  a  mí  clamen,  los  que  me 
busquen,  los  que  me  honren  confiando  en  mi  intercesión.  32.‐  Porque  allí  estaré 
siempre dispuesta a escuchar su llanto, su tristeza, para purificar, para curar todas 
sus diferentes miserias, sus penas, sus dolores”...                                           
 Nican Mopohua 
 
 
 
Estas  son  las  palabras  que  la  Virgen  Guadalupana  dijo  a  Juan  Diego  en  el 
Tepeyac.  Desde  el  momento  de  ser  pronunciadas  dejan  ver  que  Santa  María  de 
Guadalupe no sólo se quedaría como madre de la nación mexicana sino además 
como  madre  para  los  demás  variados  linajes  de  hombres,  para  los  demás 
amadores  que  la  invocaran  y  confiaran  en  Ella.  Son  palabras  que  se  han  ido 
cumpliendo a lo largo de la historia de México y del mundo, ya que ahora no sólo 
ha  sido  nombrada  Reina  de  México  sino  Emperatriz  de  América,  abrazando 
además otras naciones de diferentes continentes. El presente trabajo es la atención 
a este deseo que ella tiene también de recibir, acoger, amar y escuchar a aquellos 
otros  hombres  de  diferentes  culturas,  lenguas  y  razas  que  acuden  a  Ella  con 
especial devoción para pedir su protección, reconociéndola también como madre. 
 
 
Por esta razón, dicho trabajo está dirigido a los guías de turistas con la finalidad 
de  que    cuenten  con  la  información  más  relevante  del  mensaje  Guadalupano  y 
puedan ser instrumentos que evangelicen y transmitan no sólo datos históricos en 
sus recorridos a través del recinto Guadalupano, sino sean también transmisores 
del  mensaje  y  el  Amor  que  María  de  Guadalupe  tiene  para  con  ellos.  Que  todo 
peregrino o visitante extranjero sienta la acogida de su madre y que su recorrido 
dentro  del  Santuario  Guadalupano  sea  sólo  una  vía  más  por  la  que  puedan 
descubrir la presencia divina.  
 
 
Es importante mencionar que en este año 2008 se ha considerado a la Basílica de 
Guadalupe  como  el  santuario  mariano  más  visitado  del  mundo.  Diariamente 
acuden  miles  de  peregrinos  y  visitantes  extranjeros  de  los  diversos  continentes, 
por lo que se ha visto la necesidad de atender a esta misión que la misma Virgen 
Guadalupana ya había anunciado en sus palabras, por lo tanto, la elaboración de 
este  libro  ha  sido  uno  de  los  primeros  pasos  con  la  intención  de  acudir  a  este 
nuevo llamado y a esta nueva misión.  

8
 
Este  libro  es  el  resultado  de  una  unificación  de  información  de  los  diferentes 
materiales,  textos,  versiones  que  se  han  ido  manejando  con  respecto  al 
acontecimiento Guadalupano. Sus datos han sido revisados por sacerdotes y otros 
profesionales expertos en los temas, por lo tanto la versión del resultado de dicha 
unificación de datos es la que se presenta en esta obra. Toda la información está 
sustentada,  revisada,  corregida,  y  aprobada  por  la  Basílica  de  Guadalupe 
acordándose que ésta misma hace las veces de una guía oficial de los temas que 
aquí  se  desarrollan,  por  lo  tanto  es  una  información  fiable.  Es  un  material 
propiamente de Basílica  y en este primer intento de manejar una unificación de la 
información  buscando  un  mismo  cauce  para  las  distintas  posturas,  se  inicia  un 
proceso,  por  lo  que  este  primer  libro  es  sólo  el  primer  material  que  da  inicio  a 
todo ese campo de investigación, de seguir enriqueciendo y ampliando este libro 
que servirá como base para ir unificando criterios  basándose en la investigación 
seria y profunda.  
 
 
Para  finalizar  se  extiende  un  agradecimiento  a  todas  aquellas  personas  que  de 
alguna manera brindaron su colaboración para la realización de dicho trabajo. En 
cuanto a revisión, correcciones y sugerencias realizadas se agradece al Pbro. Fidel 
González  Fernández,  al  Pbro.  Gustavo  Watson  Marrón,  al  Pbro.  José  Luis 
Guerrero  Rosado,  a  la  Dra.  Ana  Rita  Valero  de  García  Lascurain,  al  Pbro.  Juan 
Ortiz  Magos  y  a  sacerdotes  que  en  algún  momento  con  sus  comentarios  y 
opiniones contribuyeron a la obtención de los resultados en este trabajo. También 
se  agradece  al  Pbro.  Leandro  H.  Chitarroni,  al  Pbro.  Armando  Colín,  a  la  Sra. 
Elvira  Araiza,  a  la  Lic.  Concepción  Jiménez,  a  la  Lic.  Marcela  Vallecillo,  al  Lic. 
Ricardo  Galindo,  al  Pfr.  José  del  Valle  y  al  joven  Luis  Alberto  Rosales  que  en 
alguna  etapa  del  trabajo,  facilitaron  valiosa  información  que  fue  dando  pauta 
para el desarrollo de esta guía. Se extiende un agradecimiento a la Lic. Luz Elena 
Suárez Gamiño quien llevó a cabo el desarrollo de la investigación, el cuidado de 
la información y su redacción. Finalmente se agradece también a las personas que 
con su apoyo moral y su oración fueron piezas claves para que dicha obra llegara 
a su conclusión. 
 
 
 
 
 
 
INTRODUCCIÓN 
 
 
 

9
El  presente  libro  es  la  síntesis  de  un  primer  trabajo  el  cual  es  la base  de  éste,  ya 
que  contiene  toda  la  bibliografía  y  notas  al  pie  de  página  que  pueden  ayudar  a 
quien  le  interese  investigar  más  a  fondo  o  saber  la  fuente  de  donde  ha  sido 
tomada  dicha  información.  Es  un  compendio  de  los  datos  más  importantes  que 
conforman  todo  el  cuerpo  u  esquema  de  un  recorrido  dentro  del  recinto 
Guadalupano,  con  la  finalidad  de  que  sirva  para  los  guías  de  turistas  como  una 
obra de consulta confiable para la elaboración de sus recorridos dentro del mismo.  
 
 
Dicho  trabajo  consta  de  3  capítulos:  el  primero  comienza  con  algunos 
antecedentes  del  acontecimiento  Guadalupano  tanto  en  el  antiguo  pueblo 
mexicano como en el español, los cuales describen en forma breve la situación de 
ambos  pueblos  en  relación  a  su  religión  y  cultura  en  la  época  anterior  a  su 
encuentro, enseguida se da una breve reseña de lo que fue la conquista Española 
en  México  y  el  mestizaje.  Después  de  dicho  panorama  se  revisa  propiamente  lo 
que  significó  el  acontecimiento  guadalupano  sobretodo  para  la  antigua  cultura 
mexicana, y antes de narrar las apariciones de Guadalupe y realizar el análisis de 
cada  uno  de  los  elementos  implicados  en  éstas,  se  aborda  brevemente  algunos 
temas  que  requieren  ser explicados  para  una  mayor  comprensión  de  las  mismas 
como  es  el  caso  del  Tepeyac,  la  figura  de  Juan  Diego,  etc.  El  segundo  capítulo 
tiene  la  finalidad  de  brindar  información  acerca  de  los  diferentes  aspectos  que 
señalan  el  carácter  inculturador,  milagroso  y  expansivo  de  la  imagen 
Guadalupana    y  su  culto,  el  tercer  y  último  capítulo  expone  al  recinto 
Guadalupano en cuanto a sus alrededores, sus diferentes templos, monumentos y 
otros elementos arquitectónicos que lo conforman, incluyendo sus servicios y las 
dependencias  de  Basílica  que  están  ubicadas  fuera  del  mismo.  El  final  de  este 
capítulo  contiene  3  anexos  referentes  a  la  ubicación  del  santuario.  Como 
conclusión,  se  pretende  hacer  visible  a  través  del  desarrollo  de  dichos  temas,  la 
intervención  divina  en  la  historia  del  hombre,  específicamente  en  el  pueblo 
mexicano  y  pueblos  del  continente  Americano,  mostrando  que  la  presencia  de 
María de Guadalupe ha sido símbolo de unión entre los hombres beneficiando no 
sólo su vida espiritual sino social, cultural y política.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 

10
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CAPÍTULO  I 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
¿QUÉ HIZO DIOS CON EL PUEBLO INDÍGENA? 
 
En  la  plenitud  de  los  tiempos  el  Misterio  se  hizo  carne,  como  nos  recuerda  el 
Evangelio  de  San  Juan  en  el  comienzo  de  su  Evangelio  (1,  14‐16)  y  subraya  san 
Pablo (Gálatas 4, 4; Colosenses 1, 19; 2, 2, 9; Efesios 1, 10; 3, 19; 4, 12 Romanos 11, 
25)  y  la  carta  a  los  Hebreos  (10,  22).  La  Buena  Noticia  –  el  evangelio  de  la 
encarnación y de la redención obrada por Jesucristo‐ se fue extendiendo a lo largo 
de  la  geografía  del  mundo  por  obra  de  los  apóstoles  y  de  sus  sucesores.  A  las 
inmensas  tierras  de  lo  que  se  conocerá  como  “Nuevo  Mundo”  (continente 

11
americano)  llegará  a  partir  de  1492.  Allí  se  encontró  una  rica  realidad  cultural  y 
humana  en  la  que  aquel  anuncio  singular,  pleno  y  único  se  encarnará.  Los 
mexicanos eran un pueblo al que El Verbo eterno de siempre amaba y preparaba, 
en  el  había  prodigado  las  “semillas  de  su  Palabra”,  hasta  llevarlo  a  la  “plenitud 
del tiempo… para recibir la condición de hijos” (Gal. 4, 4‐6). Cuando Dios, en sus 
eternos  designios,  vio  que  México  estaba  maduro  para  recibir  su  mensaje,  debía 
mandar  a  alguien  que  se  lo  trajera,  pero  su  encarnación  exigía  que  lo  hiciera  a 
través de enviados humanos. En ese momento ‐principios del siglo XVI‐ Su Iglesia 
estaba muy mal. En todo el Oriente, donde Él había nacido, apenas si sobrevivía 
bajo  el  Islam;  Europa,  ya  dividida  por  feroces  antagonismos  y  guerras,  estaba 
próxima a dividirse aún más en cismas y herejías. La única Iglesia para asumir la 
tarea  de  evangelizar  a  todo  un  nuevo  mundo era  la  Iglesia española,  la cual,  sin 
embargo,  no  resultaba  muy  apta  que  digamos,  porque,  a  base  de  estar 
combatiendo durante ocho siglos para reconquistar su tierra de los musulmanes, 
se había convencido de que no se podía ser cristiano sin pelear contra quienquiera 
que  no  lo  fuese,  y  que,  para  poder  convertirse  a  la  fe  de  Jesucristo,  había  que 
renegar de todo lo que se hubiese sido antes, aceptando y adoptando el qué y el 
cómo  la  vivía  un  cristiano  español.  Los  españoles,  dentro  de  sus  humanas 
deficiencias,  le  respondieron  pero  acabaron  viéndose  entrampados  en  una 
situación de lo peor afectando severamente a los indios: explotación, esclavitud y 
desesperanza.  Por  esta  razón  Dios  interviene  directamente  en  este  plan  salvífico 
enviando  a  su  propia  madre  Santa  María  de  Guadalupe,  dando  como  resultado 
final,  la  plena  incorporación  de  los  indios  a  la  Fe,  es  uno  de  los  episodios  más 
bellos en toda la Historia de la Salvación.  
 
CONTINENTE AMERICANO 

América  es  un  continente  que  ocupa  gran  parte  del  Hemisferio  Occidental  de  la 
Tierra  con  una  superficie  de  42.262.142  km²,  es  la  segunda  masa  de  tierra  más 
grande del planeta, cubriendo el 8,3% de la superficie total del planeta. América 
es  dividida  tradicionalmente  en  América  del  Norte,  América  Central  y  en 
América  del  Sur.  El  continente  había  sido  previamente  denominado  con  el 
nombre Cem Anahuac por los aztecas. 

Antes  de  que  América  fuera  descubierta  (la  Edad  Media),  aún  los  hombres  más 
cultos,  ignoraban  más  de  las  tres  cuartas  partes  de  las  tierras  continentales  del 
planeta  y  hasta  ese  momento  la  existencia  de  América  había  permanecido 
desconocida  por  la  mayor  parte  de  las  culturas  asentadas  en  Europa,  África  y 
Asia. 

MESOAMÉRICA  es  una  franja  que  se  extiende  por  todo  el  Altiplano  Mexicano, 
llega  hasta  el  norte  de  Veracruz,  y  se  extiende  de  Este  a  Oeste,  desde  la  costa 
veracruzana  hasta  la  costa  michoacana.  Abarca  todo  el  Centro  y  Sur  de  México, 
incluida la península de Yucatán, y por el sureste, Guatemala, Belice, El Salvador 
y Honduras se consideran también parte de Mesoamérica. De hecho, no es difícil 

12
que  la  cultura  maya  y  posteriormente  la  influencia  política  de  los  mexicas,  haya 
llegado hasta Nicaragua y Panamá. 
 
PUEBLO MEXICA 
  
Originalmente, los aztecas no eran una cultura, sino un grupo, que se llamaban a 
sí mismos mexicas; oriundos de un lugar llamado Aztlán; la ubicación de Aztlán 
es desconocida, pero se supone en la periferia de Mesoamérica. La cultura mexica 
fue una de las últimas culturas mesoamericanas, pues a ella anteceden la Olmeca, 
la tolteca, la maya, la teotihuacana, la mixteca, la zapoteca, la purépecha, etc.  
 
Peregrinaron por Mesoamérica durante muchos años, y según la leyenda, su dios 
Huitzilopochtli  les  daría  una  señal  para  establecerse,  un  águila  parada  sobre  un 
nopal devorando una serpiente, donde fundarían su ciudad.  En un islote del lago 
de Texcoco, encontraron dicha señal y fundaron la ciudad de México‐Tenochtitlán 
en el valle del Anáhuac. 
 
Pueblo guerrero 
 
Los aztecas eran plenamente un pueblo guerrero, comenzaron a conquistar a otros 
pueblos  y  señoríos  por  todo  México  hasta  que  Tenochtitlán  se  convirtió  en  la 
ciudad  más  poderosa  del  Anáhuac.  El  Imperio  mexica  abarcaba  casi  todo 
Veracruz, Puebla, Hidalgo, México, Morelos, gran parte de Guerrero y Oaxaca y 
las costas de Chiapas. Su fama llegaba hasta Canadá por el norte y Nicaragua por 
el sur.  Motecuhzoma Xocoyotzin reinaba en Tenochtitlán para esas fechas quien 
era  guerrero  y  hábil  político  pero  su  insondable  religiosidad  era  lo  más 
característico de su personalidad así como la de todo el pueblo azteca. 

Religión  
 
La  religión  era  la  parte  medular  de  la  concepción  que  el  pueblo  azteca  tenía  del 
mundo, lo cual influía en todas las áreas de su vida. Su profundo ser religioso los 
caracterizó  por  encima  de  todo.  Ellos  creían  que  para  que  el  universo  se 
mantuviera  vivo  tenían  que  aportar  sangre  y  corazones  humanos.  Esta  era  su 
razón  de  ser,  dar  vida  al  universo,  el  cual  creían  que  estaba  en  guerra  continua: 
Noche de frente al Día; Luna y Estrellas de frente al Sol, etc. Por esta razón, para 
ellos  la  guerra  era  muy  importante  porque  a  través  de  ésta  podían  capturar 
víctimas para realizar los sacrificios humanos y contribuir a la vida del mundo. El 
Sacrificio  Humano  en  esta  visión  era  una  expresión  de  entrega  religiosa,  acorde 
con  una  concepción  antropológica  y  moral  pre‐cristiana  –equivocada  desde  las 
enseñanzas  del  Evangelio  y  la  Fe  Cristiana‐,  pero  sincera  y  llena  de  deseos  de 
servir y honrar a la Divinidad o Misterio divino. Los indios no sólo amaban lo que 
eran, como todos los demás hombres hacen, sino que estaban convencidos de que 
la  verdad, la  moral,  la  valía  humana  dependían de ʺtener  raízʺ, es  decir de  estar 
só1idamente  afianzados  en  lo  que  se era  y  siempre  se  había sido. Aunque  quizá 

13
no ha habido en toda la historia gente más entregada que ellos a su religión, ésta 
necesitaba ser purificada ya que dichas prácticas eran hasta aquel tiempo la forma 
conocida por ellos para dar culto a Dios.  
 
Otro rasgo importante en su religión era que creían en el Misterio, origen de todo, 
pero  con  muchos  aspectos  y  modalidades  de  expresión;  todos  los  ʺdiosesʺ  y 
ʺdiosasʺ  eran  en  realidad  expresiones  diversas  del  Misterio  o  de  Dios,  sólo  que 
considerado  bajo  un  aspecto  diferente.  Los  indígenas  llamaban  al  Único  Dios 
como:  Ipalnemohuani  (aquel  por  quien  vivimos),  Teyocoyani  (el  creador  de  las 
personas)  Tloque  nahuaque  (el  dueño  de  la  cercanía  y  de  la  inmediación), 
Ilhuicahua Tlalticpaque (el dueño del cielo y el dueño de la tierra).  
 
 
CONTINENTE EUROPEO  

Hablar  de  los  españoles  es  hablar  de  Europa  que  es  uno  de  los  continentes  que 
forman  el  supercontinente  Eurasia,  Se  extiende  en  la  mitad  oriental  del 
Hemisferio  Norte,  desde  el  Océano  Glacial  Ártico  por  el  norte  hasta  el  Mar 
Mediterráneo por el sur. Por el oeste, llega hasta el Océano Atlántico; por el este, 
limita  con  Asia,  de  la  que  la  separan  los  montes  Urales,  el  río  Ural,  y  el  Mar 
Caspio.  Europa  es  la  cuna  de  la  cultura  occidental  de  la  civilización  clásica 
grecolatina. 

Una  de  las  mayores  hazañas  realizadas  por  los  europeos  en  el  transcurso  de  la 
Historia,  ha  sido  el  descubrimiento  de  grandes  espacios  geográficos  que  no 
formaban  parte  de  la  visión  corriente  del  mundo.  Ellos  impulsados  por  la 
economía  y  para  acrecentar  territorios  de  imperios  y  naciones,  realizaron 
expediciones que ensancharon el mundo conocido. 

PUEBLO ESPAÑOL 

España es el cuarto país más extenso del continente europeo, tiene una extensión 
de 504.645 km². Es un país marino por excelencia, ha descubierto dos continentes 
y conquistado sus océanos. 

Historia 

A  finales  del  siglo  XV  la  incipiente  España,  nacida  de  la  unión  de  los  reinos  de 
Castilla,  Aragón  y  Navarra,  combatía  por  finalizar  la  Reconquista  tras  ¡ocho 
siglos!  de  lucha  para  expulsar  a  los  invasores  musulmanes  que  en  su  Yihad  o 
guerra  santa  habían  saltado  a  Europa  atravesando  el  estrecho  de  Gibraltar  en  el 
año  711.  En  esos  ochocientos  años  de  guerra  nacieron  cuatro  grandes  reinos 
peninsulares:  Castilla,  Aragón,  Navarra  y  Portugal.  En  esa  época,  Fernando  de 

14
Aragón  e  Isabel  de  Castilla,  los  Reyes  Católicos,  unieron  sus  vidas  y  a  España 
unificando  los  reinos  de  Castilla,  Aragón  y  Navarra.  Ya  sólo  quedaba  el  reino 
moro de Granada como último reducto islámico en España y los Reyes Católicos 
iniciaron  una  gran  campaña  que  finalizó  en  1492  con  la  rendición  de  Boabdil,  el 
último rey moro en España. 

Y  será  precisamente  en  ese  año  de  gloria  para  España  de  1492  cuando  un 
navegante genovés llamado Cristóbal Colón se presente a los Reyes Católicos para 
mostrar un nuevo proyecto para llegar a Oriente navegando hacia el Occidente (si la 
Tierra [redonda] era tan pequeña como él creía), y llegar a la costa más oriental de 
Asia. Los Reyes Católicos de España aceptaron patrocinar la aventura de Colón, y 
le proporcionaron una nao (La Santa María), y dos carabelas (La Niña y La Pinta), 
con  las  que  Colón  se  hizo  a  la  vela  el  3  de  agosto  de  1492,  rumbo  a  mares 
desconocidos. Después de varias semanas de navegar con incertidumbre y temor, 
y sin saber lo que tenían adelante, el 12 de octubre se avistó Tierra: América había 
sido descubierta. Hasta su muerte, Colón creyó que había llegado a Asia, pero se 
había  descubierto  un  Continente  Nuevo,  desconocido  para  los  europeos  hasta 
entonces (excepto su extremo nororiental, ya visitado por los vikingos de la Edad 
Media). 

Religión 

Durante  su  reinado  en  España  el  rey  Fernando  y  la  reina  Isabel  decretaron  que 
todos  los  españoles  debían  de  convertirse  al  Catolicismo  Romano.  Aquellos  que 
practicaban  otras  religiones,  como  el  Islam  o  el  Judaísmo,  eran  obligados  a 
cambiar de religión. Si no lo hacían eran ejecutados o exiliados de España.  

LLEGADA A TENOCHTITLÁN 

Tras el descubrimiento de América había noticias de pueblos muy ricos en oro y 
telas.  Pronto,  los  españoles  habían  fundado  importantes  plazas  en  el  Caribe:  La 
Española (Santo Domingo), Jamaica, Puerto Rico y Fernandina (Cuba). 

Una  segunda expedición,  se  llevó  a cabo  en 1518,  al  mando  de  Juan  de  Grijalva, 
partió de Cuba el 1 de mayo de ese año; en este viaje participaban Gil González de 
Ávila,  Pedro  de  Alvarado  (quien  más  tarde  sería  lugarteniente  de  Cortés  y 
conquistador  de  Guatemala),  Francisco  de  Montejo  y  Antón  de  Alaminos,  quien 
era piloto mayor de la expedición. El 3 de mayo los españoles llegaron a la Isla de 
las  Golondrinas  o  Cozumel.  Después  de  Cozumel,  siguieron  la  costa  de  Yucatán 
hacia el sur, hasta la bahía de la Ascensión, a la vista de la ciudad maya de Tulum. 
Viraron al norte, y bordearon por la costa del Golfo hasta llegar a Puerto Deseado, 
para internarse por la laguna de Términos, para llegar al río de San Pedro y San 
Pablo, en el límite entre los estados de Campeche y Tabasco. 

15
Llegaron  a  lo  que  hoy  es  el  río  Grijalva,  y  entablaron  relación  con  los  indios 
tabasqueños,  siguiendo  una  serie  de  ríos  hasta  el  río  Tonalá,  entre  Tabasco  y 
Veracruz, luego el río Papaloapan, y finalmente el río Jamapa, a 20 kilómetros de 
lo  que  hoy  es  el  puerto  de  Veracruz.  Precisamente  en  estos  lugares  fue  donde 
tuvieron  contacto  con  los  pochtecas  mexicas,  los  aztecas,  quienes  informarían  a 
Motecuhzoma de la llegada de hombres blancos y barbados.  

El  8  de  noviembre  de  1519,  entraron  los  españoles  en  Tenochtitlán  quienes 
recibieron  presentes  de  parte  de  Motecuhzoma  quien  era  un  guerrero 
experimentado,  pero,  hombre  supersticioso,  pensaba  que  tal  vez  los  extraños 
visitantes eran dioses, como lo anunciaba la antigua profecía acerca del regreso de 
Quetzalcoatl.  Grijalva  no contaba con  traductores  (Cortés  sí  los  tendría),  y envió 
de  regreso  a  Pedro  de  Alvarado  con  una  relación  del  viaje.  El  resto  de  la 
expedición llegó hasta el río Pánuco, y ahí retrocedieron, para volver a Cuba. 

La  información  proporcionada  por  los  viajes  de  Hernández  de  Córdoba  y 
Grijalva,  decidió  al  gobernador  de  Cuba  a  enviar  una  expedición  formal  de 
colonización.  Velásquez  comisionó  para  el  mando  de  la  expedición,  a  Hernán 
Cortés, con el título de Capitán. 

LA CONQUISTA DE LOS ESPAÑOLES EN MÉXICO 

La  conquista  de  México  por  parte  de  la  Corona  de  Castilla  se  refiere  a  la  del 
Imperio mexica o azteca, a la que se lanzó Hernán Cortés entre 1519 y 1521. El día 
13 de agosto de 1521, fiesta de San Hipólito, Día 1‐Serpiente del año Yei‐Calli (3‐
Casa),  el  mundo  indio  se  desplomó,  siendo  la  caída  de  Tenochtitlán  simbólica. 
Varios  pueblos  indígenas  irían  cayendo  poco  a  poco.  Pero  en  lo  que  a  México 
respecta,  el  fin  del  mundo  prehispánico,  el  fin  de  los  pueblos  mesoamericanos, 
llegó con la caída de la gran Tenochtitlán. Ya no era México, sino la Nueva España 
y  es  que  la  belleza  y  contrastes  del  paisaje  cautivaron  a  los  españoles,  quienes 
dieron a esta tierra un nombre que ninguna otra colonia del Caribe ni del Centro 
había  merecido  aún:  La  Nueva  España.  Los  territorios  colonizados  eran 
considerados  un  dominio  de  los  reyes  de  España,  quienes  designaban  a  las 
autoridades que debían gobernar las colonias. 

Pero existieron dos tipos de conquista: la militar y la espiritual, ambas fueron 
dolorosas  para  el  pueblo  indígena.  Por  un  lado  estaba  el  grupo  de  españoles 
que reflejaban la sed de riqueza material, la desmedida ambición de poder, la 
explotación y la falta de respeto por todo lo que tenía el indígena: su cultura, su 
cosmovisión, sus costumbres, etc; por el otro lado estaban los españoles como 
los frailes y algunos laicos que tenían una genuina intención de evangelizar al 
pueblo  indígena,  que  reflejaban  la  preparación  teológica  y  moral,  el 
humanismo  acendrado,  la  voluntad  de  convertir  a  las  almas,  la  caridad,  etc  y 
que  gracias  a  esto  ganaron  la  confianza  y  el  cariño  de  muchos  indios 
alcanzando grandes frutos. Juan Diego Cuauhtlatoatzin es sólo un ejemplo de 

16
muchos que se interesaron sobremanera en la fe cristiana hasta ser bautizados. 
Pero las limitaciones humanas se hicieron evidentes ya que los frailes pensaban 
que  su  deber  era  cambiar  a  los  indios  hasta  hacerlos  imagen  y  semejanza 
propia. Para  ellos  todo  lo  que  los  indios  eran y  tenían  estaba  infectado  por la 
influencia satánica, veían en todo lo americano un engaño de Satanás que era 
necesario extirpar del alma india.  

Los españoles impusieron a sus colonias la religión católica, su idioma y las leyes 
de su país. Muy pronto se inició en esas tierras un lento proceso de cambio racial 
y cultural 

EL MESTIZAJE 
 
El encuentro del mundo español e indígena produjo una nueva raza: la mestiza, la 
cual  en  los  principios  fue  despreciada  por  ambas  culturas.  Los  mestizos  eran 
huérfanos  en  la  propia  tierra  de  la  que  nacieron  después  de  un  doloroso  parto. 
Pero  el  mestizaje  no  fue  sólo  una  mera  unión  de  sangre  sino  una  infinidad  de 
aportaciones culturales: arte, intercambio de alimentos, de vestido, etc. 
 
 
ACONTECIMIENTO GUADALUPANO = INCULTURACIÓN DEL EVANGELIO 
El  mensaje  de  Redención  llega  a  los  antiguos  mexicanos  fundamentalmente  a 
través  de  la  figura  de  los  frailes,  pero  ellos,  hombres  perfectibles  y  limitados, 
requieren  de  que  su  mensaje  sea  completado  y  perfeccionado,  ya  que  no  podía 
esperarse que ellos buscasen un ʺdiálogo sincero y paciente “ con respectoʺ a las 
creencias  indígenas  sino  que  juzgaban  como  ineludible  arrancar  hasta  la  última 
pequeña  raíz  de  lo  antiguo.  Fue  un  choque  demoledor  entre  ambas  culturas,  los 
indios  del  valle  de  México  y  los  españoles  cayeron  en  la  desesperanza.  Por  un 
lado los indígenas sufrían las contradicciones que reflejaban los europeos ya que 
por un lado estaba el abuso de aquellos que los robaban, maltrataban, explotaban 
y por el otro estaban los frailes que se esforzaban por mostrarles las bondades de 
la religión  que profesaban pero  que los  descalificaban  en cuanto a sus  creencias. 
Los  indios  del  valle  de  México  que  estaban  sufriendo  toda  esta  locura  ya  no 
encontraban  un  sentido  en  qué  vivir,  se  sentían  abandonados  por  sus  dioses, 
preferían morir antes que dar la espalda a todo lo que habían sido. El 27 de agosto 
de  1529,  Fray  Juan  de  Zumárraga,  seriamente  angustiado  ante  la  difícil 
circunstancia  que  se  vivía  en  México  (ni  los  indios  podían  renunciar  a  sus 
creencias,  ni  los  frailes  podían,  por  incapacidad  cultural  de  su  mundo  y  su 
religión,  evangelizar  de  otro  modo),  escribió  al  rey  y  emperador  Carlos  V,  que 
sólo  un  remedio  provisto  por  la  mano  misma  de  Dios,  salvaría  a  esta  tierra. 
Remedio  o  intervención  por  la  cual  el  fraile  suplicaba,  ante  la  oscuridad  y  los 
insuperables obstáculos de todo orden. 
 
 

17
Por  tal  motivo  Jesús,  honrando  su  promesa  de  asistir  a  sus  enviados,  completó, 
reforzó y consolidó todo lo que los españoles no pudieron, y lo hizo en forma tan 
discreta  que  ellos  ni  se  enteraron,  pero  tan  eficaz  que  México  se  convirtió.  La 
forma  como  lo  hizo  fue  enviando  a  su  Madre,  quien  pudo  comunicarse  con  los 
dos troncos raciales para entregar ese mensaje salvífico de amor que suscitó una 
meta  común  y  punto  de  encuentro  para  la  religiosidad  de  conquistadores  y 
conquistados. Ella, con lo mejor de dos culturas, se constituye en la matriz de una 
nueva nación, humanizando el encuentro de dos mundos.  
 
Eso  es  lo  que  hizo  Dios  diez  años  después  de  la  conquista  por  medio  de  el 
Acontecimiento Guadalupano, un gran ejemplo de evangelización perfectamente 
inculturada, es decir, no fue una revelación nueva, sino una  maravillosa adapta‐
ción  de  la  única  revelación  de  Cristo  a  la  cultura  de  los  antepasados  indios.  No 
destruyendo,  sino  evangelizando,  purificando  y  enriqueciendo  su  cultura,  como 
se expondrá enseguida y como muy atinadamente lo expresaría, casi cinco siglos 
después, el Cardenal Poupard (según lo menciona L.C. Javier García González en 
su  libro  “Historia  del  Sínodo  de  América”  pág.  192),  Presidente  del  Consejo 
Pontificio  para  la  Cultura  en  el  Sínodo  de  América:  ʺEvangelizar  una  cultura  no 
significa faltarle al respeto, sino, por el contrario, testimoniarle un respeto mayor 
llamándola, en nombre de Cristo, a su pleno desarrollo humano”. 
 
Es  claro  que  esa  inculturación,  en  esas  circunstancias,  no  cabía  esperarla  de 
recursos humanos porque eran culturas irreconciliables, que no se comprendían y 
aceptaban, que no tenían en común, ni lengua, ni tradiciones, ni historia,  que se 
veían  separadas  por  abismos  de  incomprensión  y  desconfianza.  Por  lo  que  la 
presencia  de  María  de  Guadalupe  contribuyó  notablemente  a  la  aceptación  y 
convivencia de los dos pueblos y propicio el inicio de un reencuentro que rebasó 
la simple mezcla y se convirtió en una auténtica síntesis que fluye por las venas de 
un nuevo pueblo que aún camina en el ejercicio cotidiano del mismo. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

18
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
APARICIONES  DE  LA  VIRGEN  SANTA  MARÍA  DE 
GUADALUPE A JUAN DIEGO 
 
Existen  múltiples  pruebas  que  testifican  la  verdad  histórica  del  Acontecimiento 
Guadalupano como son las informaciones Jurídicas de 1666, entre otras, pero uno 
de  los  documentos  más  importantes  es  el  “Nican  Mopohua”  (Aquí  se  cuenta)  ya 
que  contiene la breve pero preciosa narración India de las Apariciones de María 
Santísima  a  Juan  Diego,  a  Juan  Bernardino  y  la  impresión  de  su  imagen  ante  el 
Obispo Fray Juan de Zumárraga.   
 
ANTONIO VALERIANO 
 
El Nican Mopohua fue escrito en lengua náhuatl por Antonio Valeriano. El nombre 
con que se le ha titulado a éste documento se debe a que son las primeras palabras 
con  las  que  comienza  la  narración,  que  en  español  significa:  Aquí  se  cuenta.  La 
fuente  principal  que  tuvo  Valeriano  para  escribir  este  documento  fue  el  mismo 
Juan Diego a quien él conoció en su niñez y juventud, ya que tenía 11 años cuando 
las apariciones y 25 a la muerte de Juan Diego.  
 
Antonio  Valeriano  fue  un  indígena  autóctono  de  Atzcapotzalco,  de  origen 
tecpanecatl  (en  la  casa,  en  el  refugio  del  pedernal),  nació  entre  1524  ‐  1528,  fue 
alumno  del  colegio  imperial  de  Santa  Cruz  Tlaltelolco.  No  era  noble  sino  del 
pueblo.  Conocía el nahuatl clásico: tecpillatolli, el castellano y el latín, además de 
las ciencias, artes y humanidades traídas a México por la conquista española. La 
fecha de su boda debió ser entre 1544 a 1548 teniendo una edad de 20 a 28 años. 
Su esposa Isabel era la séptima de los hijos de Don Diego de Alvarado Huanitzin 
quien también fue el Padre de Don Hernando Alvarado Tezozomoc que ocupaba 

19
el  quinto  puesto  de  la  Familia.  Desde  1576  hasta  su  muerte  en  1605  fue 
gobernador indígena de México Tenochtitlan.  
 
 
TEPEYAC 
 
El lugar donde sucedió el acontecimiento Guadalupano se conoce con el nombre 
de  Tepeyac:  que  en  náhuatl  (Tepeyacac)  significa  “en  la  punta  o  en  la  nariz  del 
cerro”  ó  “monte  Nariz”,  ya  que  viene  a  ser  la  punta  de  los  otros  montes  que 
forman  la  Sierra  de  Guadalupe.  El  cerro  del  Tepeyac  se  encuentra  al  norte  de  la 
Gran  Tenochtitlan  (del  náhuatl  tetl:  piedra,  nochtli:  tuna;  entre  tunas  duras).  Los 
españoles llamaron Tepeaquilla (diminutivo castellanizado de la palabra Tepeaca) 
al Tepeyac para distinguirlo de la poblana Tepeaca (región cercana a Tlaxcala a la 
cual los españoles conocieron antes que el Tepeyac). Poco a poco abreviaron este 
nombre, que se convertió en Tepeyac sin más. Con el nombre de Tepeaquilla fue 
conocido hasta el año de 1563, desde el cual principió a nombrársele Guadalupe 
en honor a la imagen de la Virgen. 
 
Los principales montes que constituyen la Sierra de Guadalupe son: 
 
‐ Chiquayo. 
‐ Quauhuizteco: Lugar del palo espinoso 
‐ Tepetlacalli: Refugio de piedra en el cerro 
‐ Xochitla: Jardín de flores, bosquecillo, floresta 
‐ Tecpayotepetl: Cerro de los pedernales o Chiquihuite: Canasto grande. 
‐ Ixhualtepetl: Cerro de las hojas o de las hierbas. 
‐ Yohuiztecatl: Persona para la Enemistad, Guerrero, Cerro del Guerrero. 
‐ Zacahuitzco: En las hierbas espinosas, conocido también como “Cerro de las Tres 
Cruces”, “Cerro de la Casita Blanca de Los Gachupines”.  
‐ Tepeyac: Monte Nariz, Punta de los montes.  
‐ El Coyoco: Lugar de los agujeros. 
 
Antes de la venida de los españoles el Tepeyac fue un centro religioso del mundo 
político  –  religioso  del  Valle  del  Anahuac,  en  este  lugar  tenían  un  templo 
dedicado  a  la  madre  de  los  dioses  que  llamaban  Tonantzin,  que  quiere  decir 
Nuestra  Madre;  allí  hacían  muchos  sacrificios  a  honra  de  esta  diosa,  y  venían  a 
ellos de muy lejanas tierras. Los acontecimientos de 1531 dieron comienzo a una 
realidad  nueva  en  el  Tepeyac,  ya  que  gracias  a  Santa  María  de  Guadalupe  se 
comenzó a dar culto en este lugar al ʺverdadero Dios por quien se viveʺ; para esto, 
se atendió a la petición de la Santísima Virgen de que se construyera un templo, 
donde estaría su imagen bendita, como signo de su presencia y de su amor.  

JUAN DIEGO        

20
Juan  Diego  es  conocido  por  el  Acontecimiento  Guadalupano  que  consiste  en  las 
Apariciones  de  Santa  María  de  Guadalupe  en  el  año  de  1531,  diez años  después 
de la conquista de México. Juan Diego fue el indígena al cual se le apareció Santa 
María de Guadalupe. Nació en 1474 en el calpulli de Tlayacac en Cuauhtitlán (La 
villa de Cuauhtitlán se ubicaba a 20km hacia el noroeste de la Gran Tenochtitlán) 
que pertenecía al reino de Texcoco, establecido en 1168 por una tribu náhuatl. Era 
descendiente de Chichimecas. Antes del Bautismo su nombre era Cuauhtlatoatzin 
(el que habla como águila).  

Juan Diego y su tío Juan Bernardino eran conocidos en el pueblo de Cuauhtitlán 
por  su  educación  y  sus  virtudes.  Antes  de  su  conversión,  Juan  Diego  era  un 
hombre  con  principios  religiosos:  humilde,  sencillo,  piadoso,  bondadoso, 
reservado y místico. A la llegada de los españoles recibió el bautismo (junto con 
su esposa) en Tlatelolco, entre 1524 y 1525 de manos de los primeros misioneros 
franciscanos.  Le  impusieron  el  nombre  cristiano  de  Juan  Diego.  Contrajo 
matrimonio  con  una  nativa  llamaba  Militzin,  que  tomó  el  nombre  cristiano  de 
María  Lucía.  En  este  tiempo  vivían  en  el  pueblo  de  Tulpetlac  (a  14  Km  del 
convento  franciscano  de  Tlatelolco)  al  igual  que  su  tío  Juan  Bernardino. 
Probablemente Juan Diego enviudó hacia el año de 1529 yendo a vivir con su tío. 
También  se  tienen  referencias  que  salía  a  su  viaje  semanal  a  Santiago  Tlatelolco, 
Ciudad  gemela  de  Tenochtitlan,  para  asistir  a  la  Doctrina  Cristiana  y  a  la  santa 
misa.  

De  camino  hacia  Tlatelolco,  el  9  de  diciembre,  en la  cumbre  del  Tepeyac  ve,  por 
primera vez, a la Virgen María. El 12 de diciembre de 1531 la imagen de la virgen 
queda estampada en su Tilma frente al Obispo Zumárraga. Después de aquellos 
sucesos, Juan Diego dejó sus pertenencias a su tío Juan Bernardino, quien parece 
ser  que  fallecerá  el  15  de  mayo  de  1544.  Según  la  tradición,  Juan  Diego  se  fue  a 
vivir entonces a la choza que fue construida junto a la ermita que alojó la imagen 
de su ayate en los primeros años. Juan Diego además de compartir y proclamar el 
mensaje  de  la  Virgen  y  narrar  su  encuentro  con  Ella  a  todas  las  personas  que 
acudían al templo y se lo pedían, vivió en recogimiento, oración y ayuno durante 
17 años al lado de la Ermita. Según un testimonio asentado en las Actas del 1666, 
el  Obispo  le  concedió  el  poder  recibir  la  Comunión  tres  veces  por  semana, 
atendiendo a su devota y constante presencia en la Eucaristía. Juan Diego muere 
en 1548, según parece un 30 de mayo, a la edad de 74 años. 

La  beatificación  de  Juan  Diego  fue  el  6  de  mayo  de  1990  en  la  Basílica  de 
Guadalupe  en  México,  por  el  Papa  Juan  Pablo  II.  La  mañana  del  31  de  julio  de 
2002, el mismo Papa canonizó en dicha Basílica al primer santo indígena de toda 
América: San Juan Diego Cuauhtlatoatzin. 
 
 
LUGARES RELACIONADOS CON LA VIDA DE SAN JUAN DIEGO

21
Son cinco los lugares  más importantes que tuvieron relación con la vida de San 
Juan Diego. El primero es Cuauhtitlán que fue la tierra que lo vio nacer, después 
su  segundo  lugar  de  residencia  llamado  Tulpetlac  que  fue  también  tierra  testiga 
de portentosos acontecimientos como la sanación que la Virgen le concedió a Juan 
Bernardino (estando en su casa que era también hogar de Juan Diego) en donde le 
entrega el nombre con el que Ella quería ser invocada; Tlatelolco es el tercer lugar, 
a  el  acudía  Juan  Diego  para  asistir  a  misa  y  al  catecismo  y  en  donde  recibió  el 
bautismo.  El  cuarto  lugar  es  la  casa  del  Obispo  Zumárraga  en  donde  se  llevó  a 
cabo la estampación de la imagen de la Virgen en su tilma y que además fuera el 
primer  lugar  que  alojara  la  venerada  imagen  antes  de  que  se  le  construyera  la 
primera  ermita,  y  el  quinto  y  último  lugar  es  la  humilde  choza  donde  vivió 
después  de  las  apariciones,  la  cual  estaba  a  un  lado  de  lo  que  fue  la  primera 
ermita levantada a petición de la Virgen en el cerrito del Tepeyac.  
 
En los dos primeros lugares, Cuahtitlán y Tulpetlac, se han levantado templos en 
memoria  de  tan  importantes  acontecimientos.  En  lo  referente  a  Tlatelolco  y  a  la 
pequeña  choza  donde  Juan  Diego  vivió  el  resto  de  su  vida  después  del 
acontecimiento  Guadalupano,  se  conservan  objetos  históricos  y  símbolos  que 
testifican  los  eventos  ocurridos  en  esos  lugares  con  respecto  a  Juan  Diego  y  el 
último  y  único  lugar  que  ya  no  es  propiedad  de  la  Iglesia  y  que  actualmente  es 
utilizado como un museo es lo que algún día fue el palacio del obispo Zumárraga.  
A continuación se expone una breve reseña de cada uno de estos lugares. 
 

La Capilla del cerrito en Cuauhtitlán 

La  capilla  del  cerrito  fue  construida  en  Tlayacac  en  Cuauhtitlán  gracias  a  la 
tradición que indicaba que por ese lugar había existido la casa de Juan Diego. La 
capilla  fue  comenzada  en  el  año  de  1800,  se  realizó  gracias  al  entusiasmo  y 
devoción  de  Doña  María  Loreto  de  Revueltas  quien  gestionó  los  respectivos 
permisos ante el Sr. Arzobispo de México, Don Alonso Núñez de Haro y Peralta y 
ante el Sr. Virrey de la Nueva España. La construcción siguió los lineamientos del 
estilo neoclásico y se abrió al culto hasta el año 1817. 

Con  el  deseo  de  dar  cavidad  al  mayor  número  de  fieles  sobre  todo  en  las 
solemnidades religiosas, en el año de 1974 se dio principio a la construcción de un 
nuevo templo del estilo modernista (adjunto a la capilla del siglo XIX) el cual no 
se ha logrado terminar, pues los trabajos fueron suspendidos por las autoridades 
federales, quedando completa la estructura en obra negra.  

Los vestigios arqueológicos  

Tiempo  después  de  las  apariciones  la  devoción  y  la  buena  fama  del 
Bienaventurado  Juan  Diego,  hicieron  que  sus  paisanos  de  Cuauhtitlán  pidieran 
licencia de levantar un templo en un lugar dentro de lo que fue su casa, para que 

22
fuera  un  recuerdo  permanente  de  los  que  lo  conocieron  y  veneraron  como  al 
mejor  de  sus  amigos  y  como  a  un  santo.  La  casa  junto  con  la  Ermita  quedaron 
ocultas  bajo  tierra  durante  3  siglos,  la  tradición  era  la  única  que  con  seguridad 
seguía afirmando acerca de su existencia. Fue hasta el día 14 de octubre de 1963  
que en la ciudad de Cuauhtitlán, comenzaron algunas excavaciones en éste lugar 
y  el  18  de  agosto  de  1964  se  descubrieron  todos  los  muros,  cuatro  columnas 
circulares  pareadas  y,  al  frente  de  las  columnas,  el  altar.  Tanto  los  muros  de  la 
casa de Juan Diego, como los de la Ermita, corresponden al primer tercio del siglo 
XVI,  según  los  dictámenes  emitidos  por  peritos  del  Instituto  de  Antropología  e 
Historia y de la Secretaría del Patrimonio Nacional.  

El museo 

El  párroco  Juan  Manuel  Martínez  impulsó  la  construcción  de  un  museo  en  el 
Santuario  del  Cerrito.  Actualmente  éste  lugar  alberga  vestigios  de  la  casa 
prehispánica de Juan Diego, donde se encuentran piezas variadas de importancia 
histórica  al  igual  que  dos  pilares  que  formaban  parte  de  aquella  primera  ermita 
erigida  en  el  siglo  XVI.  Últimamente  se  ha  remodelado  el  museo,  dotándolo  de 
unos  murales  que  representan  la  historia  de  México  en  síntesis.  Estos  murales 
fueron  ejecutados  el  22  de  febrero  al  20  de  marzo  de  2007  por  Manuel  Delgado 
Chacón, auxiliado por Israel Rivera Delgadillo.  

Santuario de la Quita Aparición Guadalupana en Tulpetlac 

El cura y el pueblo de Santa María Tulpetlac (lugar donde vivía Juan Diego con su 
tío Juan Bernardino en el tiempo de las apariciones), promovieron una petición en 
la  jurisdicción  de  San  Cristóbal  Ecatepec,  solicitando  licencia  para  erigir  una 
capilla en el paraje en que dicen que apareció la Santísima Virgen de Guadalupe 
al  Indio  Juan  Bernardino  para  sanarle  de  su  enfermedad  y  expresó  el  título  con 
que  quiso  la  invocasen  (La  siempre  Virgen  Santa  María  de  Guadalupe)...,  el 
Arzobispo  de  México  y  antiguo  Virrey  Dn.  Alonso  Núñez  de  Haro  concede  la 
licencia para erigir la capilla de la Quinta Aparición Guadalupana el 10 de marzo 
de 1789, por lo que se construyó una modesta Ermita de adobe, llamada ʺChoza 
de  Juan  Diegoʺ.  Esta  capilla  de  adobe  se  derrumbó  por  vieja  en  1910.  Monseñor 
Dn.  Luis  María  Martínez,  Arzobispo  de  México,  aprobó  la  construcción  de  una 
nueva  capilla  y  el  12  de  diciembre  de  1947  la  bendijo;  Este  mismo  Arzobispo, 
obtuvo  del  Papa  Pío  XII,  el  16  de  marzo  de  1949  la  gracia  de  INDULGENCIA 
PLENARIA A PERPETUIDAD a quienes visiten el Santuario los días 12 de cada 
mes.  El  santuario  fue  bendecido  solemnemente  en  sus  obras  de  remodelación  y 
ampliación el 12 de marzo de 1968.  

 
Templo de Santiago Apóstol Tlatelolco  

23
El lugar que se eligió para la edificación de la primera iglesia en Tlatelolco no sólo 
fue  uno  de  los  principales  y  más  grandes  centros  comerciales  del  México 
prehispánico  sino  además  un  importante  centro  ceremonial.  En  1527  fue  la 
inauguración  de  la  iglesia,  la  cual  fue  construida  con  las  piedras  del  Templo 
Mayor prehispánico. Hoy en día podemos observar atrás del ábside, en la fachada 
Oriente, un fragmento de una deidad asociada a la tierra, Tlaltecuhtli o Tláloc. La 
iglesia se dedicó a Santiago, el santo patrono de las huestes de Cortés, y quedó al 
cuidado de los franciscanos. Para 1528 Juan Diego había entrado en contacto con 
los misioneros y, tocado por la gracia de Dios, terminó por solicitar el Bautismo en 
ese lugar donde aún se conserva la pila bautismal (que es una hermosa concha de 
piedra  labrada)  donde  se  dice  fue  bautizado  con  su  esposa  María  Lucía  bajo  la 
sabia dirección de Fray Toribio Paredes de Benavente, que adoptó el sobrenombre 
de ʺMotoliníaʺ. 

La construcción de la iglesia es de cal y canto con fachada barroca. Es un templo 
de tres naves que ha sufrido diversas modificaciones. La portada es de cantera y 
hacia los lados se aprecian dos torres de planta cuadrangular. En la fachada lateral 
izquierda  están  dos  esculturas  de  madera,  la  del  Cristo  flagelado  y  la  de  san 
Francisco  de  Asís  y  Santiago.  Parte  del  retablo  central,  mandado  a  construir  por 
fray  Juan  de  Torquemada,  ostenta  la  imagen  del  santo  patrono  de  España, 
Santiago  combatiendo  a  indígenas  en  lugar  de  moros.  En  el  interior,  sobre  la 
puerta  Norte,  aparece  un  mural  de  aproximadamente  8  metros  de  altura  de  San 
Cristóbal, quien es representado como el portador de la religión católica al nuevo 
mundo.  La  iglesia  funcionó  hasta  la  llegada  de  las  guerras  de  Reforma,  después 
fue  utilizada  como  bodega  militar,  hasta  que  fue  reabierta  al  culto  católico  en 
1944.  

El  atrio  de  esta  iglesia  colonial  es  una  magnífica  explanada  en  donde  gracias  a 
algunas  excavaciones  es  posible  ver  los  restos  de  pirámides  que  ahí  se 
encontraban. Al fondo se aprecia la moderna torre de la Cancillería. Debido a la 
presencia  de  las  manifestaciones  de  estos  tres  momentos  de  la  historia:  la 
prehispánica,  la  colonial  y  la  del  México  moderno,  a  este  espacio  se  le  da  el 
nombre de la Plaza de las Tres Culturas.  

Antiguo Palacio del Arzobispado   

La  capital  del  imperio  mexica,  fue  la  sede  del  templo  dedicado  a  una  de  sus 
principales  deidades:  Tezcatlipoca,  dios  protector  de  los  guerreros,  señor  del 
inframundo,  omnipresente,  entre  otros  de  sus  atributos.  El  primer  obispo  de  la 
Nueva España, Fray Juan de Zumárraga, escogió construir sobre las ruinas de este 
templo su residencia, en la cual se llevó a cabo la estampación de la imagen de la 
Virgen de Guadalupe en la tilma de Juan Diego y según la tradición constante y 
otros  textos  de  la  primera  hora  como  el  Nican  Mopohua,  el  Obispo  quedó 
asombrado y oró ante la imagen, se levantó y extendió el ayate en una mesa para 
ponerle  un  marco  y  la  llevó  a  su  capilla  que  por  unos  días  sería  el  primer 

24
santuario de la Virgen de Guadalupe de México. Después que el Obispo escuchó 
el testimonio de Juan Bernardino, los hospedó (a Juan Diego y a su tío) en su casa 
unos  cuantos  días,  durante  todo  el  tiempo  que  se  erigió  el  templecito  de  la 
Soberana Señora allá en el Tepeyac. Por decisión de la jerarquía eclesiástica, este 
sitio (casa del Obispo) habría de fungir como sede del Arzobispado de México. Al 
aprobarse  las  Leyes  de  Reforma  que  decretaban  la  separación  de  la  Iglesia  del 
Estado  y  la  desamortización  de  sus  bienes,  el  último  arzobispo  que  en  él  habitó 
determinó  abandonarlo.  A  lo  largo  de  los  siglos  fue  imprenta,  cuartel,  prisión,  y 
sede  de  oficinas  de  Gobierno  como  la  Secretaría  de  Guerra,  Hacienda,  Bienes 
Nacionales, Desarrollo Urbano, etc. Actualmente es el predio donde se levanta el 
Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.  
 
Casa  de  Juan  Diego  al  lado  de  la  primera  ermita  construida  a  Santa  María  de 
Guadalupe  
 
Después de la estampación de la imagen de la Virgen en la Tilma de Juan Diego, 
el Señor Obispo determinó que con toda brevedad se fabricase por entonces una 
Ermita a la raíz del monte y a los 15 días se terminó la construcción de la primera 
muy pobre y sencilla ermita. A Juan Diego se le permitió construir una pequeña 
choza  junto  a  la  ermita;  él  se  encargaba  de  barrer  la  ermita  y  tenerla  aseada, 
también  se  ocupaba  de  ejercicios  espirituales;  ahí  vivió  Juan  Diego  hasta  su 
muerte viviendo una vida de oración, servicio y recogimiento. Actualmente por el 
lado oriente de la capilla de Indios (que fue construida sobre los cimientos de las 2 
primeras ermitas construidas a Santa María de Guadalupe en el Tepeyac) ubicada 
en  el  recinto  Guadalupano  del  Tepeyac,  hay  un  pequeño  monumento  en  cuya 
cúspide  se  distingue  una  cruz  griega,  que  es  una  fuente  artificial,  donde  señala, 
según  la  tradición,  el  lugar  donde  San  Juan  Diego  tuvo  su  casita  el  resto  de  su 
vida (1531‐1548). 
 
EL MILAGRO APROBADO PARA LA CANONIZACIÓN DE JUAN DIEGO 
 
EL 20 de diciembre de 2001, el santo padre Juan Pablo II aprobó el milagro que la 
Iglesia  pedía  para  la  canonización  del  Beato  Juan  Diego  Cuauhtlatoatzin.  El 
milagro se verificó el mismo 6 de mayo de 1990, y en el mismo momento en el que 
el santo padre proclamaba beato al “embajador de Santa María de Guadalupe”. El 
milagro  se  realizó  en  la  persona  de  un  joven    mexicano  de  20  años,  Juan  José 
Barragán  Silva,  drogadicto,  que  se  quiso  suicidar  lanzándose  al  vacío  desde  el 
balcón de su habitación, a una altura de unos 10 metros, mientras que su madre, 
angustiada  gritaba  su  dolor  invocando  la  intercesión  del  indio  Juan  Diego  para 
que  salvase  a  su  hijo.  Era  el  3  mayo  de  1990.  El  joven,  tras  el  violento  impacto 
contra la acera de cemento, se había destrozado la cabeza  rompiéndose el cráneo. 
Fue llevado al hospital, a donde llegó clínicamente muerto. El 6 de mayo, tres días 
después,  se  toma  la  decisión  de  no  emplear  otras  medidas  que  prolongasen 
inútilmente la vida del paciente. Se le retiró el ventilador y las sondas pero poco 

25
tiempo  después,  el  muchacho  se  despierta,  se  levanta  de  la  cama  y  comienza  a 
desayunar,  coincidiendo  con  el  momento  en  que  se  estaba  llevando  a  cabo  la 
beatificación  de  Juan  Diego  en  la  Basílica  de  Santa  María  de  Guadalupe  en  la 
ciudad  de  México.  Sanó  instantáneamente  y, desde  el  punto  de  vista  médico,  de 
manera inexplicable. El día 13 de mayo, 10 días después del accidente, y tras un 
cuidadoso reconocimiento, el joven es dado de alta por el hospital, completamente 
curado.   
 
JUAN GONZÁLEZ 
 
El canónigo Juan González fue el traductor que intervenía en las conversaciones 
entre el Ilmo. Fray Juan de Zumárraga (quien ignoraba la lengua náhuatl) y Juan 
Diego  que  no  sabía  la  lengua  castellana.  El  benemérito  cronista  Fr.  Juan  de 
Torquemada ha dejado de este sujeto, las noticias siguientes: 
 
ʺFue  este  santo  varón  natural  de  Valencia  de  Mombuey,  hijo  legítimo  de  Juan 
González  é  Isabel  García.  Pasó  a  América  muy  jóven.  Estudió  en  México  la 
latinidad  y  después  se  inclinó  al  estado  eclesiástico.  Fue  ordenado  por  el 
presbítero D. Fr. Juan de Zumárraga, e1 que viéndolo al cabo de algunos días en 
e1 pueblo  de  Ocuituco  aprendiendo  la  lengua  de  los indios,  y  que ya  predicaba 
en el1a, le cobró tanta afición, que lo lIevó a su casa y tuvo en su compañía hasta 
que le procuró un canonicato en su iglesia de México, el que sirvió mientras vivió 
el obispo y algunos años después.  
 
Renunció  al  canonicato,  proponiéndose  vivir  pobre  y  apostólicamente,  sin 
recurso  de  ningunas  rentas.  Se  quedó  con  sola  una  sotana  de  buril  grueso  y  un 
sombrero: su calzado eran unas sandalias de las que usan los indios, caminando a 
pie como los frailes franciscos. Era muy ocupado en la lección de los libros y en la 
oración y contemplación, y en esto repartía el tiempo y en ayudar a los naturales 
en  sus  necesidades  espirituales  y  a  veces  en  1as  temporales,  sin  recibir  de  ellos 
otra cosa sino sola la comida. Viéndolo puesto en este estado de pobreza el virey 
D. Luis de Velasco el primero, le rogó mucho e importunó, para que tomase un 
aposento en su casa y le sirviese de compañía. El bendito hombre aceptó para dar 
contento al virrey; más como su deseo era ayudar a los indios, al cabo de algún 
tiempo  se  despidió  del  virrey  y  se  fue  a  Xochimilco,  y  allí  estuvo  algunos  años 
ayudando  en  la  doctrina  de  los  naturales.  Pero  deseando  aún  más  soledad  se 
pasó  a  otro  pueblo  llamado  Huixotla,  y  se  recogió  en  una  ermita  del  apóstol 
Santiago,  encargándose  de  confesar,  predicar  y  bautizar  a  los  indios  de  aquel1a 
vecindad. Lo mismo hizo últimamente en otra ermita de la Visitación de Nuestra 
Señora, sujeta al convento de San Francisco de México, donde persevero muchos 
años  y  acabó  el  curso  de  su  vida.  Por  el  grande  ejemplo  de  su  vida  santa  y 
doctrina, era muy querido y respetado de  los indios, y españoles; siendo tenido 
por todos en común opinión de santo.  Murió, el 1º. de Enero del año de 1590 a la 

26
una  del  día,  teniendo  casi  los  noventa  de  edad.  Fue  sepultado  en  la  iglesia 
catedral de la ciudad de México.ʺ 
 
 
INTRODUCCIÓN DEL NICAN MOPOHUA  
 
Aquí  se  cuenta,  se  ordena,  cómo  hace  poco,  en  forma  por  demás  maravillosa,  el 
amor  de  la  perfecta  Virgen  Santa  María,  Madre  de  Dios,  la  venerable  Señora  y 
Reina, la hizo visible allá en el Tepeyac, que se conoce ahora como Guadalupe. En 
un principio se dignó dejarse ver de un indito de nombre Juan Diego, y, al final, 
entregó su preciosa y amada imagen en la presencia del reciente Obispo Don Fray 
Juan de Zumárraga. 
 

TEXTO DEL NICAN MOPOHUA ( versión de Mons. José Luis Guerrero).  

AMBIENTACIÓN 
 
1.‐ Diez años después de sojuzgada la ciudad de México, ya por tierra la flecha y 
el escudo, (acabada la guerra), ya por doquier sosegadas sus aguas y sus montes, 
(las ciudades), 2.‐ así como brotó, ya macolla, ya revienta sus yemas la adquisición 
de la verdad, el conocimiento de Quien es causa de toda vida: el verdadero Dios. 
3.‐  Entonces,  en  el  año 1531,  a  los pocos  días  del  mes  de  diciembre,  sucedió  que 
había  un  caballero  indio,  pobre  pero  digno,  4.‐  su  nombre  era  Juan  Diego, 
casateniente,  por  lo  que  se  dice,  allá  en  Cuautitlán,  5.‐  y,  en  lo  eclesiástico,  todo 
aquello era aún jurisdicción de Tlaltelolco. 
 

PRIMERA APARICIÓN 

6.‐ Era sábado, muy de madrugada, lo movía su interés por Dios (respondiendo a) 
su insistente llamada. 7.‐ Y cuando vino a llegar al costado del cerrito, en el sitio 
llamado  Tepeyac,  despuntaba  ya  el  alba.  8.‐  Oyó  claramente  sobre  el  cerrito 
cantar,  como  cantan  diversos  pájaros  preciosos.  Al  interrumpir  su  gorjeo,  como 
que les coreaba el cerro, sobremanera suave, agradabilísimo, su trino sobrepujaba 
al del coyoltótotl y del tzinitzcan y al de otras preciosas aves canoras. 
 
9.‐  Se  detuvo  a  ver  Juan  Diego.  Se  dijo:  ¿Por  ventura  es  mi  mérito,  mi 
merecimiento lo que ahora oigo? ¿Quizá solamente estoy soñando? ¿Acaso estoy 
dormido  y  sólo  me  lo  estoy  imaginando?  10.‐  ¿Dónde  estoy?  ¿Dónde  me  veo? 
¿Acaso  ya  en  el  sitio  del  que  siempre  nos  hablaron  los  ancianos,  nuestros 
antepasados,  todos  nuestros  abuelos:  en  su  tierra florida,  en  su  tierra  de  nuestro 
sustento, en su patria celestial?    
 

27
11.‐ Tenía fija la mirada en la cumbre del cerrito, hacia el rumbo por donde sale el 
sol, porque desde allí algo hacía prorrumpir el maravilloso canto celestial. 12.‐ Y 
tan pronto como cesó el canto, cuando todo quedó en calma, entonces oye que lo 
llaman de arriba del cerrito, le convocan: “Mi Juanito, mi Juan Dieguito”. 
 
13.‐ En seguida, pero al momento, se animó a ir allá a donde era llamado. En su 
corazón  no  se  agitaba  turbación  alguna,  ni  en  modo  alguno  nada  lo  perturbaba, 
antes se sentía muy feliz, rebosante de dicha. Fue pues a subir al montecito, fue a 
ver de dónde era llamado. 
 
14.‐  Y  al  llegar  a  la  cumbre  del  cerrito,  tuvo  la  dicha  de  ver  a  una  Doncella,  que 
por amor a él estaba allí de pie, 15.‐ la cual tuvo la delicadeza de invitarlo a que 
viniera  juntito  a  Ella.  16.‐  Y  cuando  llegó  a  su  adorable  presencia,  mucho  se 
sorprendió por la manera que, sobre toda ponderación, destacaba su maravillosa 
majestad:  17.‐  sus  vestiduras  resplandecían  como el  sol,  como que  reverberaban, 
18.‐ y la piedra, el risco en que estaba de pie, como que lanzaba flechas de luz; 19.‐ 
su  excelsa  aureola  semejaba  al  jade  más  precioso,  a  una  joya,  20.‐  la  tierra  como 
que  bullía  de  resplandores,  cual  el  arco  iris  en  la  niebla.  21.‐  Y  los  mezquites  y 
nopales, y las otras varias yerbezuelas que ahí se dan, parecían esmeraldas. Cual 
la  más  fina  turquesa  su  follaje,  y  sus  troncos,  espinas  y  ahuates  deslumbraban 
como el oro. 
 
22.‐ Ante su presencia se postró. Escuchó su venerable aliento, su amada palabra, 
infinitamente grata, aunque al mismo tiempo majestuosa, fascinante, como de un 
amor  que  del  todo  se  entrega.  23.‐  Se  dignó  decirle:  “Escucha  bien,  hijito  mío  el 
más pequeño, mi Juanito: ¿A dónde te diriges?” 24.‐ Y él le contestó: “Mi señora, 
mi reina, mi muchachita, allá llegaré a tu casita de México Tlatelolco. Voy en pos 
de las cosas de Dios que se dignan darnos, enseñarnos, quienes son imágenes del 
Señor, nuestro Dueño, nuestros sacerdotes”. 
 
25.‐  Acto  continuo  con  él  dialoga,  le  hace  el  favor  de  descubrirle  su  preciosa  y 
santa voluntad, 26.‐ le comunica: “Ten la bondad de enterarte, por favor pon en tu 
corazón,  hijito  mío  el  más  amado,  que  yo  soy  la  perfecta  siempre  Virgen  Santa 
María,  y  tengo  el  privilegio  de  ser  Madre  del  verdaderísimo  Dios,  de 
Ipalnemohuani,  (Aquel  por  quien  se  vive),  de  Teyocoyani  (del  Creador  de  las 
personas), de Tloque Nahuaque (del Dueño del estar junto a todo y del abarcarlo 
todo),  de  Ilhuicahua  Tlaltipaque  (del  Señor  del  Cielo  y  de  la  Tierra).  Mucho 
quiero,  ardo  en  deseos  de  que  aquí  tengan  la  bondad  de  construirme  mi 
templecito, 27.‐ para allí mostrárselo a Ustedes, engrandecerlo, 28.‐ entregárselo a 
Él,  a  Él  que  es  todo  mi  amor,  a  Él  que  es  mi  mirada  compasiva,  a  Él  que  es  mi 
auxilio, a Él que es mi salvación. 
 
29.‐  Porque  en  verdad  yo  me  honro  en  ser  madre  compasiva  de  todos  Ustedes, 
30.‐ tuya y de todas las gentes que aquí en esta tierra están en uno, 31.‐ y de los 

28
demás  variados  linajes  de  hombres,  mis  amadores,  los  que  a  mí  clamen,  los  que 
me busquen, los que me honren confiando en mi intercesión. 
32.‐  Porque  allí  estaré  siempre  dispuesta  a  escuchar  su  llanto,  su  tristeza,  para 
purificar, para curar todas sus diferentes miserias, sus penas, sus dolores. 
 
33.‐ Y para realizar con toda certeza lo que pretende Él, mi mirada misericordiosa, 
ojalá aceptes ir al palacio del Obispo de México, y le narres cómo nada menos que 
yo  te  envío  de  embajador  para  que  le  manifiestes  cuan  grande  y  ardiente  deseo 
tengo  de  que  aquí  me  provea  de  una  casa,  de  que  me  levante  en  el  llano  mi 
templo. Absolutamente todo, con todos sus detalles, le contarás: cuanto has visto 
y admirado, y lo que has oído. 
 
34.‐ Y quédate seguro de que mucho te lo voy a agradecer y a pagártelo, 35.‐ pues 
te enriqueceré, te glorificaré, 36.‐ Y mucho merecerás con esto que yo recompense 
tu cansancio, tu molestia de ir a ejecutar la embajada que te confiero. 
 
37.‐ Ya has oído, Hijo mío el más amado, mi aliento, mi palabra: ¡Ojalá aceptes ir y 
tengas la bondad de poner todo tu esfuerzo!” 
 
PRIMERA ENTREVISTA CON ZUMÁRRAGA 
 
38.‐  E  inmediatamente  en  su  presencia  se  postró,  respetuosamente  le  dijo:  <<‐
Señora mía, mi Niña, por supuesto que ya voy para poner por obra tu venerable 
aliento, tu amada palabra. Por ahora de ti me despido, yo, tu humilde servidor.>> 
39.‐ En seguida bajó para ir a poner por obra su encargo: Vino a tomar la calzada 
que viene derecho a México. 40.‐ Y cuando hubo llegado al interior de la ciudad, 
de inmediato y directo se fue al palacio del Obispo que muy recientemente había 
llegado  de  Jefe  de  Sacerdotes,  cuyo  reverendo  nombre  era  D.  Fray  Juan  de 
Zumárraga, Sacerdote de San Francisco.    
 
41.‐  Y  al  llegar,  de  inmediato  hace  el  intento  de  verlo,  rogando  a  sus  servidores, 
sus  domésticos,  que  vayan  a  anunciarlo.  42.‐  Al  cabo  de  una  espera  un  tanto 
excesiva,  vienen  a  llamarlo  cuando  el  Señor  Obispo  tuvo  a  bien  convocarlo  para 
que  pasara.  43.‐  Y  en  cuanto  entró,  en  seguida  en  su  presencia  se  arrodilló,  se 
postró. Luego ya le declara, le narra el venerable aliento, la preciosa palabra de la 
Reina del Cielo, su mensaje, y también le refirió respetuosamente todas las cosas 
que  admiró,  que  miró,  que  escuchó.  44.‐  Y  cuando  hubo  escuchado  todas  sus 
palabras,  su  mensaje,  como  que  no  del  todo  le  dio  crédito.  45.‐  Le  respondió,  se 
dignó decirle: “Hijito mío, otra vez vendrás, aún con calma te oiré, muy aun desde 
el principio lo miraré, pensaré lo que te hizo venir acá, tu voluntad, tu deseo.”   
 
 
SEGUNDA APARICIÓN 
 

29
46.‐  Salió,  pues,  abatido  de  tristeza  porque  su  encomienda  no  se  realizó  de 
inmediato.  47.‐  En  seguida se  regresó.  Poco  después,  ya  al  acabar  el día,  se  vino 
luego  en  derechura  a  la  cumbre  del  cerrito,  48.‐  y  allí  tuvo  la  grande  suerte  de 
reencontrar a la Reina del Cielo, allí precisamente donde por primera vez la había 
visto. Lo estaba esperando bondadosamente. 
 
49.‐ Y apenas la miró, se postró en su presencia, se arrojó por tierra, tuvo el honor 
de  decirle:  50.‐  “Dueña  mía,  Señora,  Reina,  Hijita  mía  la  más  amada,  mi 
Virgencita,  fui  allá  donde  Tú  me  enviaste  como  mensajero,  fui  a  cumplir  tu 
venerable aliento, tu amable palabra. Aunque muy difícilmente, entré al lugar del 
estrado  del  Jefe  de  los  Sacerdotes.  Lo  vi,  en  su  presencia  expuse  tu  venerable 
aliento,  tu  amada  palabra,  como  tuviste  la  bondad  de  mandármelo”.  51.‐  “Me 
recibió  amablemente  y  me  escuchó  bondadosamente,  pero,  por  la  manera  como 
me respondió, su corazón no quedó satisfecho, no lo estima cierto.  
 
52.‐  Me  dijo:  Otra  vez  vendrás,  aún  con  más  calma  te  oiré,  muy  aun  desde  el 
principio  examinaré  la  razón  por  la  que  has  venido,  tu  deseo,  tu  voluntad.”  53.‐ 
“Me di perfecta cuenta, por la forma cómo me contestó, que piensa que el templo 
que  Tú  te  dignas  concedernos  el  privilegio  de  edificarte  aquí,  quizá  es  mera 
invención mía, que tal vez no es de tus venerados labios. 54.‐Por lo cual, mucho te 
ruego,  Señora  mía,  mi  Reina,  mi  Virgencita,  que  ojalá  a  alguno  de  los  ilustres 
nobles, que sea conocido, respetado, honrado, a él le concedas que se haga cargo 
de tu venerable aliento, de tu preciosa palabra para que sea creído.”  
 
55.‐ “Porque yo en verdad no valgo nada, soy mecapal, soy cacaxtle, soy cola, soy 
ala, sometido a hombros y a cargo ajeno, no es mi paradero ni mi paso allá donde 
te dignas enviarme, Virgencita mía, Hijita mía la más amada, Señora, Reina. 56.‐ 
Por favor, perdóname: afligiré tu venerado rostro, tu amado corazón. Iré a caer en 
tu justo enojo, en tu digna cólera, Señora, Dueña mía.” 
 
 
57.‐ Y la siempre gloriosa Virgen tuvo la afabilidad de responderle: 58.‐ “Escucha, 
hijito  mío  el más  pequeño, ten  por seguro  que  no  son  pocos  mis  servidores,  mis 
embajadores  mensajeros  a  quienes  podría  confiar  que  llevaran  mi  aliento,  mi 
palabra,  que  ejecutaran  mi  voluntad;  59.‐  mas  es  indispensable  que  seas 
precisamente tú quien negocie y gestione, que sea totalmente por tu intervención 
que se verifique, que se lleve a cabo mi voluntad, mi deseo.  
 
60.‐  Y  muchísimo  te  ruego,  hijito  mi  consentido,  y  con  rigor  te  mando,  que 
mañana  vayas  otra  vez  a  ver  al  Obispo.  61.‐  Y  de  mi  parte  adviértele,  hazle  oír 
muy claro mi voluntad, mi deseo para que realice, para que haga mi templo que le 
pido.  62.‐  Y  de  nuevo  comunícale  de  que  manera  nada  menos  que  yo,  yo  la 
siempre Virgen María, la Venerable Madre de Dios, allá te envío de mensajero”. 

30
63.‐ Y Juan Diego le respondió respetuosamente, le dijo reverentemente: “Señora 
mía,  Reina,  Virgencita  mía,  ojalá  que  no  aflija  yo  tu  venerable  rostro,  tu  amado 
corazón;  con  el  mayor  gusto  iré,  voy  ciertamente  a  poner  en  obra  tu  venerable 
aliento,  tu  amada  palabra;  de  ninguna  manera  me  permitiré  dejar  de  hacerlo,  ni 
considero penoso el camino.  
 
64.‐  Iré,  pues,  desde  luego,  a  poner  en  obra  tu  venerable  voluntad,  pero  bien 
puede  suceder  que  no  sea  favorablemente  oído,  o,  si  fuere  oído,  quizá  no  seré 
creído; pero 65.‐ mañana, por la tarde, cuando se ponga el sol, vendré a devolver a 
tu  venerable  aliento,  a  tu  amada  palabra  lo  que  me  responda  el  Jefe  de  los 
Sacerdotes”    66.‐  “Ya  me  despido,  Hijita  mía  la  más  amada,  Virgencita  mía, 
Señora, Reina. Por favor, quédate tranquila”. 67.‐ Y, acto continuo, él se fue a su 
casa a descansar. 
 
 
SEGUNDA ENTREVISTA CON ZUMÁRRAGA 
 
68.‐ Al día siguiente, Domingo, muy de madrugada, cuando todo estaba aún muy 
oscuro, de allá salió de su casa hacia acá, a Tlaltelolco: viene a aprender las cosas 
divinas, a ser pasado en lista; luego a ver al Gran Sacerdote. 
 
69.‐ Y como a las diez de la mañana estuvo dispuesto: se había oído Misa, se había 
pasado lista, se había dispersado toda la gente. 70.‐ Y él, Juan Diego, luego fue al 
palacio del Señor Obispo. 71.‐ Y tan pronto como llegó, hizo todo lo posible para 
tener el privilegio de verlo, y con mucha dificultad otra vez tuvo ese honor. 72.‐ A 
sus pies hincó las rodillas, llora, se pone triste, en tanto que dialoga, mientras le 
expone el venerable aliento, la amada palabra de la Reina del Cielo, 73.‐ para ver 
si al fin era creída la embajada, la voluntad de la Perfecta Virgen, tocante a que le 
hagan, le edifiquen, le levanten, su templo donde se dignó indicarlo, en donde se 
digna quererlo. 
 
74.‐  Y  el  Señor  Obispo  muchísimas  cosas  le preguntó, le  examinó,  para  que  bien 
en  su  corazón  constase  (para  cerciorarse)  dónde  fue  a  verla,  qué  aspecto  tenía. 
Todo lo narró al Señor Obispo, con todos sus detalles, 75.‐ pero, pese a que todo 
absolutamente  se  lo  pormenorizó,  hasta  en  los  más  menudos  detalles,  y  que  en 
todas  las  cosas  vio,  se  asombró  porque  clarísimamente  aparecía  que  Ella  era  la 
perfecta  Virgen,  la  venerable,  gloriosa  y  preciosa  Madre  de  nuestro  Salvador 
Jesucristo, 76.‐ a fin de cuentas, no estuvo de acuerdo de inmediato, 77.‐ sino que 
le dijo que no nada más por su palabra, su petición, se haría, se ejecutaría lo que 
solicitaba, 78.‐ que era todavía indispensable algo como señal para poder creerle 
que  era  precisamente  Ella,  la  Reina  del  Cielo,  quien  se  dignaba  enviarlo  de 
mensajero. 
 

31
79.‐  Y  tan  pronto  como  lo  oyó, Juan  Diego  dijo  respetuosamente  al  Obispo:  80.  ‐
“Señor  Gobernante,  por  favor  sírvete  ver  cuál  será  la  señal  que  tienes  a  bien 
pedirle,  pues  en  seguida  me  pondré  en  camino  para  solicitársela  a  la  Reina  del 
Cielo, que se dignó enviarme acá de mensajero”. 81.‐ Y cuando vio el Obispo que 
todo  lo  confirmaba,  que  desde  su primera  reacción  en  nada  titubeaba  o  dudaba, 
luego lo despidió; pero 82.‐ apenas hubo salido, luego ordenó a algunos criados, 
en quienes tenía gran confianza, que fueran detrás de él, que cuidadosamente lo 
espiaran a dónde iba, y a quién veía o hablaba. 
 
83.‐ Y así se hizo. Y Juan Diego en seguida se vino derecho, enfiló la calzada. 84.‐ 
Y lo siguieron, pero allí donde sale la barranca, cerca del Tepeyac, por el puente 
de madera, lo perdieron de vista, y por más que por todas partes lo buscaron, ya 
en  ningún  lugar  lo  vieron,  85.‐  por  lo  que  se  regresaron.  Y  con  eso  no  sólo  se 
vinieron  a  enfadar  grandemente,  sino  también  porque  los  frustró,  los  dejó 
furiosos, 86.‐ de manera que le fueron a insistir al Señor Obispo, le metieron en la 
cabeza  que  no  le  creyera,  le  inventaron  que  lo  que  hacía  era  sólo  engañarlo 
deliberadamente,  que  era  mera  ficción  lo  que  forjaba,  o  bien  que  sólo  lo  había 
soñado,  sólo  imaginado  en  sueños  lo  que  decía,  lo  que  solicitaba.  87.‐  Y  en  este 
sentido se confabularon unos con otros, que si llegaba a volver, a regresar, allí lo 
habían  de  agarrar  y  castigar  duramente  para  que  otra  vez  ya  no  ande  contando 
mentiras, ni alborotando a la gente. 
 
88.‐  Entre  tanto  Juan  Diego  estaba  en  la  presencia  de  la  Santísima  Virgen, 
comunicándole la respuesta que venía a traerle de parte del Señor Obispo. 89.‐ Y 
cuando se lo hubo notificado, la Gran Señora y Reina le respondió: 90.‐ “Así está 
bien, Hijito mío el más amado, mañana de nuevo vendrás aquí para que lleves al 
Gran Sacerdote la prueba, la señal que te pide. 91.‐ Con eso en seguida te creerá, y 
ya, a ese respecto, para nada desconfiará de ti ni de ti sospechará. 92.‐ Y ten plena 
seguridad,  Hijito  mío  predilecto,  que  yo  te  pagaré  tu  cuidado,  tu  servicio,  tu 
cansancio  que  por  amor  a  mí  has  prodigado.  93.‐  ¡Ánimo,  mi  muchachito!  que 
mañana aquí con sumo interés habré de esperarte”. 
 

TERCERA APARICIÓN (EL TÍO MORIBUNDO) 

94.‐ Pero a la mañana siguiente, lunes, cuando Juan Diego debería llevarle alguna 
señal  suya  para  ser  creído,  ya  no  regresó,  95.‐  porque  cuando  fue  a  llegar  a  su 
casa,  a  un  tío  suyo,  de  nombre  Juan  Bernardino,  se  le  había  asentado  la 
enfermedad,  estaba  en  las  últimas,  96.‐  por  lo  que  se  pasó  el  día  buscando 
médicos, todavía hizo cuanto pudo al respecto; pero ya no era tiempo, ya estaba 
muy grave.  
 
97.‐ Y al anochecer, le rogó instantemente su tío que, todavía de noche, antes del 
alba,  le  hiciera  el  favor  de  ir  a  Tlaltelolco  a  llamar  a  algún  sacerdote  para  que 
viniera, para que se dignara confesarlo, se sirviera disponerlo, 98.‐ porque estaba 

32
del todo seguro que ya era el ahora, ya era el aquí para morir, que ya no habría de 
levantarse,  que  ya  no  sanaría.  99.‐  Y  el  martes,  todavía  en  plena  noche,  de  allá 
salió, de su casa, Juan Diego, a llamar al sacerdote, allá en Tlatelolco. 
 
100.‐ Y cuando ya vino a llegar a la cercanía del cerrito Tepeyac, a su pie, donde 
sale el camino, hacia el lugar donde se pone el sol, donde antes él pasara, se dijo: 
101.‐ “Si sigo de frente por el camino, no vaya a ser que me vea la noble Señora, 
porque como antes me hará el honor de detenerme para que lleve la señal al Jefe 
de  los  Sacerdotes,  conforme  a  lo  que  se  dignó  mandarme.  102.‐  Que  por  favor 
primero  nos  deje  nuestra  aflicción,  que  pueda  yo  ir  rápido  a  llamar 
respetuosamente  el  sacerdote  religioso.  Mi  venerable  tío  no  hace  sino  estar 
aguardándolo”.  
 
103.‐ En seguida le dio la vuelta al monte por la falda, subió a la otra parte, por un 
lado,  hacia  donde  sale  el  sol,  para  ir  a  llegar  rápido  a  México,  para  que  no  lo 
demorara  la  Reina  del  Cielo.  104.‐  Se  imaginaba  que  por  dar  allí  la  vuelta,  de 
plano  no  iba  a  verlo  Aquella  cuyo  amor  hace  que  absolutamente  y  siempre  nos 
esté  mirando.105.‐  Pero  la  vio  como  hacia  acá  bajaba  de  lo  alto  del  montecito, 
desde  donde  se  había  dignado  estarlo  observando,  allá  donde  desde  antes  lo 
estuvo mirando atentamente. 106.‐ Le vino a salir al encuentro de lado del monte, 
vino  a  cerrarle  el  paso,  se  dignó  decirle:  107.‐  “‐¿Qué  hay,  Hijo  mío  el  más 
pequeño? ¿A dónde vas? ¿A dónde vas a ver?”. 
 
108.‐ Y él, ¿acaso un poco por eso se apenó, tal vez se avergonzó, o acaso por eso 
se alteró, se atemorizó? 109.‐ En su presencia se postró, con gran respeto la saludó, 
tuvo el honor de decirle: 110.‐ <”‐Mi Virgencita, Hija mía la más amada, mi Reina, 
ojalá  estés  contenta;  ¿Cómo  amaneciste?  ¿Estás  bien  de  salud?,  Señora  mía,  mi 
Niñita adorada? 111.‐ Causaré pena a tu venerado rostro, a tu amado corazón: Por 
favor,  toma  en  cuenta,  Virgencita  mía,  que  está  gravísimo  un  criadito  tuyo,  tío 
mío.  112.‐  Una  gran  enfermedad  en  él  se  ha  asentado,  por  lo  que  no  tardará  en 
morir. 
113.‐  Así  que  ahora  tengo  que  ir  urgentemente  a  tu  casita  de  México,  a  llamar  a 
alguno de los amados de nuestro Señor, de nuestros sacerdotes, para que tenga la 
bondad de confesarlo, de prepararlo. 114.‐ Puesto que en verdad para esto hemos 
nacido: vinimos a esperar el tributo de nuestra muerte. 115.‐ Pero, aunque voy a 
ejecutar  esto,  apenas  termine,  de  inmediato  regresaré  aquí  para  ir  a  llevar  tu 
venerable aliento, tu amada palabra, Señora, Virgencita mía. 116.‐ Por favor, ten la 
bondad de perdonarme, de tenerme toda paciencia. De ninguna manera en esto te 
engaño, Hija mía la más pequeña, mi adorada Princesita, porque lo primero que 
haré mañana será venir a toda prisa”. 
 
117.‐  Y  tan  pronto  como  hubo  escuchado  la  palabra  de  Juan  Diego,  tuvo  la 
gentileza  de  responderle  la  venerable  y  piadosísima  Virgen:  118.‐  “‐Por  favor 
presta  atención  a  esto,  ojalá  que  quede  muy  grabado  en  tu  corazón,  Hijo  mío  el 

33
más querido: No es nada lo que te espantó, te afligió, que no se altere tu rostro, tu 
corazón. Por favor no temas esta enfermedad, ni en ningún modo a enfermedad 
otra alguna o dolor entristecedor.  
 
119.‐ ¿Acaso no estoy yo aquí, yo que tengo el honor de ser tu madre? ¿Acaso no 
estás bajo mi sombra, bajo mi amparo? ¿Acaso no soy yo la fuente de tu alegría? 
¿Qué  no  estás  en  mi  regazo,  en  el  cruce  de  mis  brazos?  ¿Por  ventura  aun  tienes 
necesidad  de  cosa  otra  alguna?  120.‐  Por  favor,  que  ya  ninguna  otra  cosa  te 
angustie, te perturbe, ojalá que no te angustie la enfermedad de tu honorable tío, 
de  ninguna  manera  morirá  ahora  por  ella.  Te  doy  la  plena  seguridad  de  que  ya 
sanó”. 121.‐ (Y luego, exactamente entonces, sanó su honorable tío, como después 
se supo). 
 
 
LAS FLORES  
 
122.‐ Y Juan Diego, apenas oyó el venerable aliento, la amada palabra de la Reina 
del  Cielo,  muchísimo  con  ello  se  consoló,  mucho  con  ello  quedó  satisfecho  su 
corazón. 123.‐ Y le suplicó instantemente que de inmediato tuviera a bien enviarlo 
de  mensajero  para  ver  al  gobernante  Obispo,  para  llevarle  la  señal,  su 
comprobación, para que le crea. 
 
124.‐ Y la Reina del Cielo de inmediato se sirvió mandarle que subiera arriba del 
cerrito,  allí  donde  antes  había  tenido  el  honor  de  verla.  125.‐  Se  dignó  decirle: 
“Sube, Hijito mío queridísimo, arriba del cerrito, donde me viste y te di órdenes. 
126.‐  Allí  verás  que  están  sembradas  diversas  flores:  Córtalas,  reúnelas,  ponlas 
juntas. Luego bájalas acá, aquí ante mí tráemelas”. 
 
127.‐  Y  acto  continuo,  Juan  Diego  subió  al  cerrito.  128.‐  Y  al  alcanzar  la  cumbre, 
quedó mudo de asombro ante las variadas, excelentes, maravillosas flores, todas 
extendidas, cuajadas de capullos reventones, cuando todavía no era su tiempo de 
darse.  129.‐  Porque  en  verdad  entonces  las  heladas  son  muy  fuertes.  130.‐  Su 
perfume  era  intenso,  y  el  rocío  de  la  noche  como  que  las  cuajaba  de  perlas 
preciosas. 
 
131.‐ En seguida se puso a cortarlas, todas absolutamente las juntó, llenó con ellas 
el hueco de su tilma. 132.‐ Y conste que la cúspide del cerrito para nada es lugar 
donde  se  den  flores,  porque  lo  que  hay  en  abundancia  son  riscos,  abrojos,  gran 
cantidad de espinas, de nopales, de mezquites. 133.‐ y si algunas hierbezuelas se 
dan, entonces era el mes de diciembre, en que todo lo devora, lo aniquila el hielo. 
 
134.‐ Bajó en seguida trayendo a la Reina del Cielo las diversas flores que le había 
ido a cortar, 135.‐ y Ella, al verlas, tuvo la afabilidad de tomarlas en sus manitas, 
136.‐  y  volvió  amablemente  a  colocárselas  en  el  hueco  de  su  tilma.  Se  dignó 

34
decirle: 
 
 
137.‐  “Hijito  queridísimo,  estas  diferentes  flores  son  la  prueba,  la  señal  que  le 
llevarás al Obispo. 138.‐ De parte mía le dirás que por favor vea en ella mi deseo, 
y con eso ejecute mi deseo, mi voluntad. 139.‐ Y tú... tú eres mi plenipotenciario, 
puesto  que  en  ti  pongo  toda  mi  confianza.  140.‐  Y  con  todo  rigor  te  ordeno  que 
sólo  exclusivamente  frente  al  Obispo  despliegues  tu  tilma  y  le  muestres  lo  que 
llevas.  141.‐  Y  le  contarás  con  todo  detalle  cómo  yo  te  mandé  que  subieras  al 
cerrito  para  cortar  las  flores,  y  todo  lo  que  viste  y  admiraste.  142.‐  Y  con  esto  le 
conmoverás el corazón al Gran Sacerdote para que interceda y se haga, se erija mi 
templo que he pedido”. 
 
143.‐  Y  al  dignarse  despedirlo  la  Reina  del  Cielo,  vino  a  tomar  la  calzada,  viene 
derecho a México, viene feliz, rebosante de alegría, 144.‐ ya así viene, rebosante de 
dicha  su  corazón,  porque  esta  vez  todo  saldrá  bien,  lo  desempeñará  bien.  145.‐ 
Pone exquisito cuidado en lo que trae en el hueco de su tilma, no vaya a ser que 
algo se le caiga. 146.‐ Viene extasiado por el perfume de las flores, tan diferentes y 
maravillosas. 
 
CUARTA APARICIÓN 
 
TERCERA ENTREVISTA CON ZUMÁRRAGA 
 
147.‐ Y al llegar al palacio episcopal le salió al encuentro el mayordomo e incluso 
otros criados del señor Obispo. 148.‐ Y les rogó que por favor le dijeran que quería 
verlo;  pero  ninguno  accedió,  no  querían  hacerle  caso,  quizá  porque  aún  no 
amanecía,  149.‐  o  quizá  porque  ya  lo  conocen,  que  sólo  los  fastidia,  que  les  es 
insoportable,  150.‐  y  porque  ya  les  habían  hablado  de  él  sus  compañeros  que  lo 
habían perdido de vista cuando pretendieron seguirlo. 
 
151.‐ Muy largo tiempo estuvo esperando la respuesta, 152.‐ y cuando vieron que 
llevaba  ahí  tan  largo  tiempo,  cabizbajo,  sin  hacer  nada,  a  ver  si  era  llamado, 
notaron  que  al  parecer  traía  algo  en  su  tilma,  y  se  le  acercaron  para  ver  lo  que 
traía,  para  dar  gusto  a  su  corazón.  153.‐  Y  al  ver  Juan  Diego  que  era  imposible 
ocultarles  lo  que  llevaba,  y  que  por  eso  lo  molestarían,  lo  expulsarían  a 
empellones o lo maltratarían, un poquito les mostró que eran flores.  
 
154.‐  Y  al  ver  que  se  trataba de  diversas  y finísimas  flores,  siendo  que no  era su 
tiempo,  se  asombraron  muchísimo,  y  más  al  ver  cuán  frescas  estaban,  cuán 
abiertas,  cuán  exquisito  su  perfume,  cuán  preciosas,  155.‐  y  ansiaron  coger  unas 
cuantas,  arrebatárselas.  156.‐  Y  no  una,  sino  tres  veces  se  atrevieron  a  cogerlas, 
pero  fracasaron,  157.‐  porque  cuando  pretendían  tomarlas,  ya  no  podían  ver 
flores, sino las veían como pinturas, como bordados o aplicaciones en la tilma. 

35
 
158.‐ Con eso, en seguida fueron a decirle respetuosamente al Señor Obispo lo que 
habían  visto,  159.‐  y  que  pretendía  verlo  el  indito  que  ya  tantas  veces  había 
venido,  quien  tenía  mucho  esperando  el  recado,  porque  suplicaba  permiso  para 
verlo. 160.‐ Y tan pronto como el Señor Obispo escuchó eso, captó su corazón que 
esa era la prueba para que aceptara lo que ese hombre había estado gestionando. 
161.‐ De inmediato se sirvió llamarlo, que en seguida entrara a casa para verlo. 
 
162.‐  Y  cuando  entró,  se  prosternó  en  su  presencia,  como  toda  persona  bien 
educada. 163.‐ Y de nueva cuenta, y con todo respeto, le narró todo lo que había 
visto, admirado, y su mensaje. 
 

LA VERSIÓN DE JUAN DIEGO 

164.‐ Le dijo con gran respeto: “Mi Señor, Gobernante, ya hice, ya cumplí lo que 
tuviste a bien mandarme, 165.‐ y así tuve el honor de ir a comunicarle a la Señora, 
mi  Ama,  la  Reina  del  Cielo,  venerable  y  preciosa  Madre  de  Dios,  que  tú 
respetuosamente pedías una señal para creerme, y para hacerle su templecito, allí 
donde  tiene  la  bondad  de  solicitarte  que  se  lo  levantes.  166.‐  Y  también  tuve  el 
honor  de  decirle  que  me  había  permitido  darte  mi  palabra  de  que  tendría  el 
privilegio  de  traerte  algo  como  señal,  como  prueba  de  su  venerable  voluntad, 
conforme a lo que tú te dignaste indicarme”. 
 
167.‐  “Y  tuvo  a  bien  oír  tu  venerable  aliento,  tu  venerable  palabra  y  se  prestó 
gustosa a tu solicitud de alguna cosa como prueba, como señal, para que se haga, 
se  ejecute  su  amada  voluntad.  168.‐  Y  hoy,  siendo  aún  noche  cerrada,  se  sirvió 
mandarme  que  tuviera  el  honor  de  venir  de  nuevo  a  verte.  169.‐  Y  yo  me  honré 
pidiéndole algo como su señal para que fuera creído, conforme a lo que me había 
dicho que me daría, y de inmediato, pero al instante, condescendió en realizarlo, 
170.‐  y  se  sirvió  enviarme  a  la  cumbre  del  cerrito,  donde  antes  había  tenido  el 
honor de verla, para que fuera a cortar flores diferentes y preciosas”.  
 
171.‐ “Y luego que tuve el privilegio de ir a cortarlas, se las llevé abajo. 172.‐ Y se 
dignó tomarlas en sus manitas, 173.‐ para de nuevo dignarse ponerlas en el hueco 
de  mi  tilma,  174.‐  para  que  tuviera  el  honor  de  traértelas  y  sólo  a  ti  te  las 
entregara”.175.‐  “Pese  a  que  yo  sabía  muy  bien  que  la  cumbre  del  cerrito  no  es 
lugar  donde  se  den  flores,  puesto  que  sólo  abundan  los  riscos,  abrojos,  espinas, 
nopales escuálidos, mezquites, no por ello dudé, no por eso vacilé.  
 
176.‐ Cuando fui a alcanzar la cumbre del montecito, quedé sobrecogido: ¡Estaba 
en  el  paraíso!.  177.‐  Allí  estaban  reunidas  todas  las  flores  preciosas  imaginables, 
de  suprema  calidad,  cuajadas  de  rocío,  resplandecientes,  de  manera  que  yo  ‐
emocionado‐  me  puse  en  seguida  a  cortarlas.  178.‐  Y  se  dignó  concederme  el 
honor  de  venir  a  entregártelas,  que  es  lo  que  ahora  hago,  para  que  en  ellas  te 

36
sirvas ver la señal que pedías, para que te sirvas poner todo en ejecución. 179.‐ Y 
para que quede patente la verdad de mi palabra, de mi embajada, 180.‐ ¡Aquí las 
tienes, hazme el honor de recibirlas!”. 
 
LA IMAGEN EN LA TILMA 
 
181.‐ Y en ese momento desplegó su blanca tilma, en cuyo hueco, estando de pie, 
llevaba  las  flores.  182.‐  Y  así,  al  tiempo  que  se  esparcieron  las  diferentes  flores 
preciosas, 183.‐ en ese mismo instante se convirtió en señal, apareció de improviso 
la venerada imagen de la siempre Virgen María, Madre de  Dios, tal  como ahora 
tenemos  la  dicha  de  conservarla,  184.‐  guardada  ahí  en  lo  que  es  su  hogar 
predilecto, su templo del Tepeyac, que llamamos Guadalupe. 
 
185.‐  Y  tan  pronto  como  la  vio  el  señor  Obispo,  y  todos  los  que  allí  estaban,  se 
arrodillaron  pasmados  de  asombro,  186.‐  se  levantaron  para  verla, 
profundamente  conmovidos  y  convertidos,  suspensos  su  corazón,  su 
pensamiento. 
 
187.‐  Y  el  señor  Obispo,  con  lágrimas  de  compunción  le  rogó  y  suplicó  le 
perdonara  por no haber ejecutado de inmediato su santa voluntad, su venerable 
aliento,  su  amada  palabra.  188.‐  Y  poniéndose  de  pie,  desató  del  cuello  la 
vestidura,  el  manto  de  Juan  Diego,  189.‐  en  donde  se  dignó  aparecer,  en  donde 
está estampada la Señora del Cielo, 190.‐ y en seguida, con gran respeto, la llevó y 
la dejó instalada en su oratorio. 
191.‐ Y todavía un día entero pasó Juan Diego en casa del Obispo, él tuvo a bien 
retenerlo. 192.‐ Y al día siguiente le dijo: “‐¡Vamos! para que muestres dónde es la 
voluntad de la Reina del Cielo que le erijan su templecito”. 193.‐ De inmediato se 
convidó gente para hacerlo, para levantarlo. 

QUINTA APARICIÓN (EL TÍO SANO) 

194.‐  Y  Juan  Diego,  una  vez  que  les  hubo  mostrado  dónde  se  había  dignado 
mandarle  la  Señora  del  Cielo  que  se  levantara  su  templecito,  luego  les  pidió 
permiso.  195.‐  Aun  quería  ir  a  su  casa  para  ver  a  su  honorable  tío  Juan 
Bernardino, que estaba en cama gravísimo cuando lo había dejado y venido para 
llamar a algún sacerdote, allá en Tlatelolco, para que lo confesara y dispusiera, de 
quien la Reina del Cielo se había dignado decirle que ya estaba sano. 
 
196.‐  Y  no  solamente  no  lo  dejaron  ir  solo,  sino  que  lo  escoltaron  hasta  su  casa. 
197.‐  Y  al  llegar  vieron  a  su  venerable  tío  que  estaba  muy  contento,  ya  nada  le 
dolía. 198.‐ Y él quedó muy sorprendido de ver a su sobrino tan escoltado  y tan 
honrado. 199.‐ Y le preguntó a su sobrino por qué ocurría aquello, por qué tanto 
lo honraran. 
 
QUINTA APARICIÓN: EL NOMBRE DE GUADALUPE 

37
 
200.‐ Y él le dijo cómo cuando salió a llamar al sacerdote para que lo confesara y 
preparara, allá en el Tepeyac bondadosamente se le apareció la Señora del Cielo, 
201.‐  y  lo  mandó  como  su  mensajero  a  ver  al  Señor  Obispo  para  que  se  sirviera 
hacerle  una  casa  en  el  Tepeyac,  202.‐  y  tuvo  la  bondad  de  decirle  que  no  se 
afligiera, que ya estaba bien, con lo que quedó totalmente tranquilo. 
 
 
203.‐ Y le dijo su venerable tío que era verdad, que precisamente en ese momento 
se dignó curarlo. 204.‐ Y que la había visto ni más ni menos que en la forma exacta 
como se había dignado aparecérsele a su sobrino. 205.‐ Y le dijo cómo a él también 
se dignó enviarlo a México para ver al Obispo. 206.‐ Y que, cuando fuera a verlo, 
que  por  favor  le  manifestara,  le  informara  con  todo  detalle  lo  que  había  visto, 
207.‐ y cuán maravillosamente se había dignado sanarlo, 208.‐ y que condescendía 
a solicitar como un favor que a su preciosa imagen precisamente se le llame, se le 
conozca como la SIEMPRE VIRGEN SANTA MARÍA DE GUADALUPE. 
 
INICIO DEL CULTO 
 
209.‐ Y en seguida traen a Juan Bernardino a la presencia del Señor Obispo, para 
rendir su informe y dar fe ante él. 210.‐ Y a ambos, a él y a su sobrino, los hospedó 
el Obispo en su casa unos cuantos días, 211.‐ durante todo el tiempo que se erigió 
el templecito de la Soberana Señora allá en el Tepeyac, donde se dignó dejarse ver 
de  Juan  Diego.  212.‐  Y  el  señor  Obispo  trasladó  a  la  Iglesia  Mayor  la  preciosa  y 
venerada  imagen  de  la  preciosa  Niña  del  Cielo.  213.‐  Tuvo  a  bien  sacarla  de  su 
palacio,  de  su  oratorio,  donde  estaba,  para  que  toda  la  gente  pudiera  ver  y 
admirar su maravillosa imagen. 
 
214.‐  Absolutamente  toda  la  ciudad  se  puso  en  movimiento  ante  la  oportunidad 
de ver y admirar su preciosa y amada imagen. 
 
LA CONVERSIÓN DE LOS PUEBLOS DEL ANTIGUO MÉXICO 
 
215.‐ Venían a reconocer su carácter divino, 216.‐ a tener la honra de presentarle 
sus  plegarias,  217.‐  y  mucho  admiraban  todos  la  forma  tan  manifiestamente 
divina que había elegido para hacerles la gracia de aparecerse, 218.‐ como que es 
un hecho que a ninguna persona de este mundo le cupo el privilegio de pintar lo 
esencial de su preciosa y amada imagen.

 
 
 
 

38
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
EXPLICACIÓN  DEL  NICAN  MOPOHUA  A  TRAVÉS  DEL 
CONOCIMIENTO DE LA CULTURA NÁHUATL 
 
 LA LENGUA NÁHUATL 
 
El  náhuatl  era  una  de  las  lenguas  más  hablada  en  Mesoamérica,    entendida  por 
muchos de sus pueblos, por eso, nuestra Señora de Guadalupe se expresa en esta 
lengua  para  entregar su  mensaje,  a  pesar  de  que  lo  dirigía  no  sólo  a  los  nahuas, 
sino a todos los que en esta tierra están en uno y a las demás variadas estirpes de 
hombres.  
 
EL POR QUÉ DE EXPLICAR LA NARRACIÓN DE LAS APARICIONES 
 
Un indio contemporáneo a las apariciones que conocía su lengua (el náhuatl) y vi‐
vía  su  cultura,  al  oír  el  relato  de  las  apariciones  lo  comprendía  con  mayor 
facilidad,  pero  a  casi  cinco  siglos  de  distancia  en  que  los  pueblos  indígenas  han 
llevado  un  caminar  doloroso  tanto  en  su  cultura,  religión  como  en  su  lengua,  la 
gran  mayoría  de  ellos  así  como  los  mestizos  mexicanos  tienen  que  hacer  un  es‐
fuerzo  mayor  para  rescatar  al  menos  una  parte  de  ellas,  no  sólo  traduciéndolo 
sino explicándolo, ya que el náhuatl no solamente usa formas de respeto y cariño 
de  las  que  carece  el  español,  sino  que  el  mismo  verbo  se  conjuga  en  forma 
diferente según quien habla y según a quien se le hable, eso permite un estilo de 
gran finura y elegancia. Además, el idioma náhuatl es aglutinante, es decir, puede 
unir  varias  palabras  en  una  sola  para  así  expresar  en  forma  tan  sintética  como 
clara nuevos conceptos.   
 
El  Nican  Mopohua  es  una  traducción  literal  del  náhuatl,  por  lo  que  muchas 
formas de expresión que se encuentran en la narración de las apariciones, pueden 

39
no  tener  mucho  sentido  para  la  cultura  actual.  Por  esta  razón  a  continuación  se 
explicará  el  significado  de  las  expresiones  que  en  ese  momento  de  su  cultura 
tenían  para  ellos.  También  se  abordará  el  significado  de  los  elementos  de  la 
cultura antigua y de los que están contenidos en el acontecimiento Guadalupano 
relacionados con la evangelización, así como los personajes que intervinieron en el 
mismo.   
 
EL CESE DE LA GUERRA 
 
El hecho de que ya no hubiese guerra y el universo siguiese como antes, no sólo 
despojaba a los indígenas de su razón de ser, sino les hacía pensar que todo lo que 
antes habían hecho y creído no tenía sentido, de modo que ese cese de la guerra 
no  era  para  ellos  algo  bueno,  era  todo  lo  contrario:  la  paz  de  la  muerte  de  su 
cultura.  
 
METÁFORAS DEL REINO VEGETAL  
 
Los  antepasados  indios  usaban  metáforas  del  reino  vegetal  para  expresar  los 
máximos  valores  humanos:  para  ellos lo  verdadero  era  lo  que  tenía  raíz,  lo  que 
estaba  firmemente  arraigado.  O  sea,  lo  que  se  había  vivido  desde  siempre  y  se 
había  adoptado  como  herencia  y  tradición  de  las  pasadas  generaciones.  Por  lo 
tanto, la verdad podía y debía crecer, como un árbol, que crece y da flor y frutos; 
transformarse, pero nunca cambiar radicalmente, nunca desarraigarse. La verdad 
es definitiva, pero no estática. 
 
FLORES Y CANTOS 
 
La forma que tenían los antiguos mexicanos de conocer lo verdadero, de entender 
algo de la divinidad era a través de la inspiración poética, que llamaban in xóchitl 
in  cuícatl,  o  sea,  “flores  y  cantos”.  La  Virgen  de  Guadalupe  se  manifestará  y 
comunicará a Juan Diego empleando precisamente “flores (el color y la belleza de 
las flores) y cantos (la claridad y la armonía del canto de los pájaros)” ya que eran 
claro  signo  de  la  presencia  divina.  Se  expresa  ante  hombres  cuya  palabra  era 
poética.  Ya  con  esto  se  puede  ir  notando  la  genialidad  divina  en  el 
Acontecimiento  Guadalupano,  en  el  que  van  a  tener  tanta  importancia  las  flores 
ya que también representaban la verdad, aquello que tenía raíz. 
 
EL LUGAR 
 
El Tepeyac era el sitio donde había estado antes el templo de la diosa madre y, por 
tanto, un lugar muy sagrado para aquellos antiguos pueblos mexicanos, de modo 
que la Virgen no pudo elegir un sitio mejor para manifestarles su amor. 
 

40
Hay  poemas  prehispánicos  que  hablan  de  la  montaña  como  lugar  de  encuentro 
del hombre con Dios, quien le brinda flores como muestra de su entrega, de modo 
que en la mente india iba a ser fácil reconocer la aparición como algo venido del 
cielo.  
 
Otro  dato  importante  es  que  el  exacto  lugar  donde  la  milagrosa  aparición  de  la 
imagen de la Virgen de Guadalupe en la tilma de Juan Diego se llevó a cabo, fue 
en  la  casa  de  Fray  Juan  de  Zumárraga,  la  cual  estaba  providencialmente 
construida  sobre  lo  que  fue  el  templo  (momoxtli)  de  la  deidad  suprema 
(Tezcatlipoca) de los antiguos mexicanos.  
 
 
Another  important  data  is  that  the  exact  place  where  the  miraculous  transfer  of 
the Image of Our Lady of Guadalupe onto the cloak of Juan Diego actually took 
place  at  the  residence  of  Fray  Juan  de  Zumárraga,  providentially  built  directly 
above  the  momoxtli  (temple)  of  the  supreme  deity  of  ancient  Mexico, 
Tezcatlipoca.  The  appearance  of  the  Image  of  Our  Lady  of  Guadalupe  and  its 
imprinting on a fabric precisely above the remains of the most important temple 
of the great teocalli of Tenochtitlan (even more important than Huitzilopochtli´s), 
constitutes  an  eloquent  symbol  of  the  “inculturation”  represented  by  Mary  of 
Guadalupe, Star of Evangelization.  
 
 
 LA FORMA CARIÑOSA DE LLAMARLO POR SU NOMBRE 
 
Dada la riqueza expresiva de la lengua náhuatl, Juan Diego, con sólo oír que se le 
llamaba  así:  por  su  nombre,  sabía  que  quien  le  llamaba  era  una  mujer,  (pues  de 
haber sido varón no hubiera dicho ʺJuantzin, Juan Diegotzinʺ, sino Juantziné, Juan 
Diegotziné);  que  esa  mujer  era  cristiana,  puesto  que,  aunque  hablaba  perfecto 
náhuatl,  no  utilizaba  su  nombre  antiguo  de  Cuauhtlatoatzin,  sino  su  nombre 
cristiano,  y  también  que  esa  mujer  lo  amaba  y  respetaba,  puesto  que  usaba  la 
terminación  ʺtzinʺ,  cariñativo  reverencial  que  los  mexicanos  actuales  intentamos 
seguir expresando en español con el diminutivo. 
 
La  Virgen  de  Guadalupe  dio  al  indio  Juan  Diego  un  delicado  trato  de  nobleza 
elevando proféticamente la condición de todo su pueblo. 
 
LA RELACIÓN DE LOS INDIOS CON DIOS 
 
Fray  Pedro  de  Gante,  que  conocía  y  estimaba  mucho  a  los  antiguos  pueblos 
mexicanos,  opinaba  que  el  trato  con  Dios  de  los  antiguos  mexicanos  estaba 
impregnada de espíritu festivo: ʺtoda la adoración de ellos a sus dioses era cantar 
y bailar  delante  de ellos....ʺ,  de  modo  que  su  religión  ‐que  era  su  vida‐  la  vivían 

41
como  algo  profundamente  festivo.  Es  por  eso  que  Juan  Diego  no  sintió  ningún 
temor cuando acudió al llamado de la Virgen. 
 
EL MENSAJE 
 
Para los indios del valle de México fueron maravillosas las palabras de la Virgen 
quien les especifica que su Hijo es precisamente ese ser supremo que era conocido 
por  la  mayoría  de  ellos  como  In  Tloque  Nahuaque  (el  “Dueño  del  Cerca  y  el 
Junto),  Ipalnemohuani  (Aquel  por  quien  se  Vive),  Teyocoyani  (Inventor  de  las 
Personas)  e  Ilhuicahua  Tlaticpaque  (Dueño  del  Cielo  y  de  la  Tierra)  y  al  que  los 
grandes sacerdotes llamaban Ometeótl, señor de la dualidad.   
 
NACIÓN-TEMPLO
 
Para los antiguos mexicanos, construir su templo era signo de fundar una nueva 
nación, como se expresaba en los códices. El templo significaba “casa de Dios”, lo 
era  todo;  la  nación  era  el  templo.  En  las  guerras,  un  pueblo  nunca  dejaba  de 
luchar en tanto no cayera su templo, por lo tanto una nación quedaba dominada 
cuando éste quedaba destruido; por esta razón cuando los españoles destruyeron 
todos  los  templos  de  los  antiguos  mexicanos,  el  significado  para  ellos  es  que 
habían dejado de existir sus respectivas naciones o estados, por ello, la Señora de 
Guadalupe pedirá uno, aclarando que lo pide para su Hijo, para el mismo Dios, y 
con ello fundará un nuevo pueblo y resurgirá una nueva nación.   
 
LA PETICIÓN A  ZUMÁRRAGA DE EDIFICAR EL TEMPLO 
 
Hubiera  sido  muy  fácil  pedirle  a  Juan  Diego  que  él  levantase  un  templo, 
solicitando quizá la ayuda de sus paisanos indios. ¡Lo hubieran hecho en seguida!, 
pero ese templo hubiera sido motivo no de unión, sino de división entre ʺtodas las 
gentes  que  aquí en  esta  tierra  están  en unoʺ. Zumárraga  era  Obispo  electo,  pues 
todavía  no  estaba  consagrado,  pero  era  quien  representaba  a  Cristo  en  aquella 
tierra, y por tanto era a quien Ella se sometía. 
 
FIGURA MATERNA EN LOS INDIOS (el por qué de una apóstol mujer). 
 
La  sociedad  prehispánica  era  patriarcal.  No  obstante,  la  figura  del  padre  era 
lejana, generalmente estaba lejos en guerras, de cacería o muerto. Además, en una 
sociedad donde se practicaba la poligamia, un marido solía tener varias esposas. 
Por  esta  razón,  la  figura  de  la mujer  y  en  especial  de  la  madre,  era  fundamental 
para  aquella  sociedad,  pues  era  ella  quien  en  realidad  gobernaba  la  casa  y 
educaba a  los  hijos  con  ternura,  pero  con  autoridad  y  exigencia. Es  por  esto  que 
los  antiguos  mexicanos  relacionaban  naturalmente  la  ternura  maternal  con  la 
autoridad, como podrá notarse en el diálogo de la Virgen y Juan Diego. Es ésta la 
gran  importancia  que  reviste  María  de  Guadalupe  como  Madre  para  un  nuevo 
pueblo. Para el mexicano antiguo, el amor divino se podía entender en plenitud a 

42
través del amor materno. Dios sabía muy bien que para aquella sociedad antigua 
era indispensable una apóstol mujer, una apóstol Madre; Dios mismo envía a su 
madre como mensajera y evangelizadora. 
  
EL FLORECIMIENTO EN EL CERRO DEL TEPEYAC 
 
Para la mente india, el florecer de rosas en el Tepeyac, era la impensable reunión 
del Omeyocan, el mundo de Dios, con el Tlactípac, el mundo del hombre, como lo 
evidenciaba  esa  transformación  del  cerro  que  era  estéril  en  un  vergel  que 
superaba  al  Tlalocan,  el  paraíso  del  dios  del  agua,  porque  sus  flores  eran 
verdaderas  flores  de  Dios,  de  las  que  ʺcon  ansia  deseaba  el  corazónʺ  de  los 
antiguos mexicanos, de las que de veras y para siempre ʺdurarían en sus manos.ʺ 
 
SIGNIFICADO DE IMAGEN PARA LOS INDIOS 
 
ʺImagenʺ  para  un  pueblo  que  se  comunicaba  con  imágenes,  era  no  sólo  una 
representación,  sino  como  un  ʺotro‐yoʺ.  Con  esto  se  puede  apreciar  luego  el 
impacto  que  causó  que  la  Reina  del  Cielo  dejara  su  imagen  en  la  tilma  de  un 
antiguo mexicano. 
 
Zumárraga  como  todo  Obispo  responsable,  puesto  que  Juan  Diego  podía  haber 
tenido  una  alucinación,  exige  una  prueba,  una  señal,  gracias  a  esto,  después  de 
siglos, aún se tiene la imagen milagrosa que se sigue venerando. 
 
 
ZUMÁRRAGA Y LA CURACIÓN DE JUAN BERNARDINO 
 
Zumárraga  necesitaba  una  comprobación  sólidamente  fiable,  dentro  de  los 
lineamientos  de  su  cultura,  para  poder  dar  una  autorización  y  un  respaldo  con 
plena  tranquilidad  de  conciencia.  El  milagro  de  la  curación  instantánea  de  un 
moribundo,  que  escrupulosamente  comprobó  en  Juan  Bernardino,  fue  la  señal 
que necesitaba. 
 

REVELACIÓN DEL NOMBRE DE LA IMAGEN 

Fue la misma Virgen quien manifestó cómo quería ser llamada: “Siempre Virgen 
Santa María De Guadalupe.ʺ  

Otro rasgo importante es que María Santísima reveló el nombre con el que quiere 
ser  invocada  al  anciano  Juan  Bernardino  que  era  el  tío  de  Juan  Diego,  cosa  del 
todo conforme a la piedad y cultura india hacia sus mayores ya que los ancianos 
eran la autoridad, la sabiduría, la identidad del pueblo etc. María de Guadalupe 
se está dando a la autoridad y está realizando una nueva alianza de amor desde la 
raíz, esta comenzando una nueva civilización.  

43
POR QUÉ UNA MADRE 
 
En  su  tierra  siempre  había  habido  luchas;  siempre  habían  estado  tribu  contra 
tribu...  Ahora  se  enteraban  de  que  tenían  una  madre  común,  que  para  Ella,  por 
tanto, toda la tierra era su casa y que por consiguiente Ella quien la gobernaba y 
todos ellos, incluyendo a los españoles, eran sus hijos y, por ende, hermanos entre 
sí. 
 
La idea de familia que los indios  tenía era que todo el que estuviera en la casa de 
su madre era automáticamente su familia, esto indica claramente que la Virgen al 
declararse  madre  de  Dios  y  madre  de  ellos  y  de  todos  las  estirpes  de  hombres, 
implicaba  una  exigencia,  implicaba  ver  a  los  demás  hombres,  inclusive  aquellos 
de diferente raza, como hermanos. 
 
VIRGEN CON ROSTRO MESTIZO 
 
La  Virgen  con  rostro  mestizo  entre  el  indio  Juan  Diego  y  el  Obispo  Zumárraga, 
simboliza el beso de dos razas y representa la unidad de todo ser humano. María 
con piel mestiza representó también fuerza e identificación para aquellos miles de 
niños,  los  primeros  de  una  nueva  raza,  y  que  debían  ser  acogidos  entonces  por 
indios y conquistadores.  
 
VOCACIÓN DE JUAN DIEGO 
 
Juan  Diego  fue  el  medio  para  la  fundación  de  una  nueva  civilización  en  aquel 
“Nuevo  Mundo”.  Su  fe,  tan  candorosa  como  acrisolada,  lo  llevó  a  cumplir 
fielmente  el  mandato  de  la  Virgen  y  convertirse  en  portador  de  unas  flores  que 
estamparon  la  imagen  que  logró  reconciliar  lo  irreconciliable.  ʺ...  uniendo  a  los 
pueblos en la fe en ese único Dios.  
 
PINTURA DE AUTOR DIVINO 

La  imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe  adquirió  el  carácter  de  imagen 
acheropoietas:  aquella  donde  no  intervino  la  mano  del  hombre.  Este  dictamen 
indio,  tan  incómodo  como  suena  a  una  mentalidad  racionalista,  ha  sido 
corroborado  a  través  de  los  siglos  por  cuantos  científicos  y  críticos  han  tenido 
ocasión de hacerle un examen objetivo, y se puede concluir recordando el último 
en  tiempo,  el  del  Ingeniero  de  la  N.  A.  S.  A.  Philip  S.  Callahan,  quien,  en  tono 
lapidario, pero no menos categórico, reiteró ese mismo dictamen indio: ʺ... resulta 
inexplicable para el estado actual de la ciencia. 
 
 
 

44
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

CAPÍTULO  II 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
45
 
LA TILMA DE JUAN DIEGO COMO UN CÓDICE PARA LA 
CULTURA NÁHUATL 
 
Antes  de  estudiar  a  la  tilma  de  Juan  Diego  como  un  códice  guadalupano  es 
necesario saber todos  los detalles de tan importante  prenda,  como su  definición, 
hechura,  dimensiones  y  otros  elementos  como  el  lugar  en  el  que  se  tiene 
resguardada  actualmente  y  las  medidas  de  protección  más  recientes  que  se  han 
aplicado a ésta.    
 
Como primer punto aclarar la diferencia entre ayate y tilma dará mayor claridad. 
 
EL AYATE O TILMA 
 
Ayate,  proviene  de  ayatl,  “manta  rala”.  Está  tejido  con  ixtle  o  fibra  de  maguey. 
Era un instrumento de trabajo que los antiguos mexicanos tenían para el oficio de 
mecapalero  ya  que  el  ayate  se  usaba  para  envolver  lo  que  se  quería  cargar  y  el 
mecapal era un lazo que en su parte media era ancho para colocarlo en la frente,  
se amarraba al ayate el cual se cargaba en la espalda. 
 
Tilma,  proviene  de  tilmatli,  cuyo  significado  es  también  “manta  rala”.  Es  como 
una capa de forma rectangular, un sarape de algodón o de lana, y aun de ixtle”, su 
uso era  principalmente  para  cubrirse  y  de acuerdo  a  su  material  de  hechura,  los 
colores  que  tenía  y  su  textura  identificaba  a  quien  era  poseedor  de  ésta.  Se  sabe 
que  fue  la  prenda  más  importante  de  la  vestimenta  indígena  masculina  en  los 
tiempos prehispánicos.  
 
Aunque en la actualidad ayate y tilma son palabras que se usan como sinónimos 
es preferible distinguir el significado y las aplicaciones que les daban. 
 
Por  lo  tanto,  de  lo  anterior  se  puede  entender  que  la  impresión  pictórica  de  la 
imagen de la Virgen Guadalupana fue en una tilma.   
 
NATURALEZA DE LA TILMA 
 
Un análisis técnico realizado en el Instituto de Biología de UNAM, por su director 
Isaac Ochoterena, aseguró que la tilma es de ixtle o de fibra de maguey y que es 
de una textura imperfecta,  contraindicado  para pintar sobre él. Su durabilidad y 
conservación  a  lo  largo  de  cinco  siglos  es  un  signo  elocuente  de  su  carácter 
extraordinario  y  que  incluso  se  puede  muy  bien  calificar  en  tal  sentido  de 
sobrenatural. En la tilma se aprecian a simple vista las huellas del ácido que por 
descuido se derramó cuando se limpiaba el marco metálico en el año de 1791. 
 

46
MEDIDAS DE LA TILMA  
 
El  ayate  medía  originalmente  2.26  x  1.55  m.  Estaba  hecho  de  3  piezas  largas  y 
estrechas (poco más de medio metro cada una) unidas, o bastante mal cosidas, con 
hilo del mismo maguey. 
 
La  Virgen  se  pintó,  no  en  el  centro  exacto  de  la  tilma,  sino  en  2  de  las  3  piezas, 
dejando una sin pintura. La 3ra fue descosida y quedó por tanto, un lienzo de 2.26 
x  1.05 m. La costura no atraviesa el rostro de la imagen, ni tampoco la del ángel 
que está a sus pies; ello se debe a que la cabeza, así como todo el cuerpo, se halla 
ligeramente inclinado hacia la derecha (izquierda del observador).  
 
A  finales  del  siglo  XVIII,  Bartolache,  uno  de  los  expertos  que  la  examinaron 
entonces,  nos  da  otras  medidas  de  la  tilma  1.75  x  1.05m,  51  cm.  menos  que  las 
originales. Esos 51 c.m. de tilma los cortaron por encima de la cabeza de la Virgen, 
para ajustar el lienzo al nuevo cuadro y al nuevo vidrio (de una sola pieza, antes 
era  de  dos)  que  regaló  en  1766  el  Duque  de  Alburquerque.  La  estatura  de  la 
Virgen es de 1.43m o hasta 2 c.m. más, si se tiene en cuenta que inclina la cabeza 
hacia su derecha; corresponde a la altura de una muchacha de 16 años. 
 
La toma de medidas más reciente es de: 1.68 x 1.05 mts.  
 
 
EL CAMERÍN 
 
Actualmente  la  tilma  de  Juan  Diego  se  encuentra  en  la  bóveda  o  Camerín  de  la 
Virgen  que  está  ubicado  en  el  primer  piso  del  edificio  de  las  oficinas 
administrativas  de  la  Basílica  de  Guadalupe.  Esta  parte  se  explica  con  mayor 
amplitud en el capítulo relacionado a los templos donde se describe a la Basílica 
nueva. 
 
LA TILMA SAGRADA  Y SUS MEDIDAS DE PROTECCIÓN MÁS RECIENTES 
 
Se  llevó  a  cabo  una  intervención  que  consistió  en  la  sustitución  del  bastidor  de 
madera  por  otro  diseñado  ʺad  hocʺ  para  el  presente  caso.  Se  pegaron  bandas  de 
tela  en los  bordes  del  soporte  original,  con  un  material  adhesivo,  que  permite  el 
mejor tensado de la tela original y provee la adecuada separación entre bastidor y 
soporte,  por  medio  de  clavos  que  atraviesan  la  capa  pictórica,  para  evitar  el 
rozamiento en el futuro.  
Se  reforzó  la  capa  pictórica  por  medio  de  una  solución  de  cera  microcristalina  y 
resinas  acrílicas  conocida  comercialmente  coma  Beva,  aplicada  con  pincel 
actuando  como  una  ligerísima  capa  protectora  contra  elementos  extraños  que 
pudieran  adherirse  a  la  pintura  misma.  Se  aplicaron  dos  telas  que  actúan  como 
filtros  de  polvo  y  hollín,  evitando  que  este  se  deposite  al  reverso  de  la  tela 

47
original:  una  sobre  bastidor  y  en  contacto  con  la  pintura,  y  otra  debajo  del 
bastidor. Esto fue e1 4 de noviembre de 1982. 
 
Enseguida  se  presenta  a  la  tilma  de  Juan  Diego  como  un  códice  para  la  cultura 
nahuatl. 
 
CÓDICE GUADALUPANO 
 
El  acontecimiento  Guadalupano  es  sin  duda  una  expresión  y  un  modo 
perfectamente “inculturado”  de  anunciar  y  hacer  presente  el  Evangelio  en  aquel 
mundo, tan complejo.  
 
Como  se  hizo  notar  en  el  capítulo  anterior,  la  intervención  divina  era  necesaria, 
los españoles no podían comprender la cultura de los antiguos mexicanos y por lo 
tanto el mensaje salvífico de amor no podía ser transmitido en plenitud. Y es aquí 
donde Dios envía a su propia madre para que se comunicara con los dos pueblos 
y  ambos  pudieran  ser  purificados  con  Su  palabra,  por  eso  Ella  se  convierte  en 
maestra  y  evangelizadora  de  este  nuevo  mundo,  ya  que  no  sólo  expresó 
verbalmente  el  mensaje  evangélico  de  amor,  sino  que  consignó  su  mensaje en  la 
más genuina forma de comunicación india, a través de su imagen. 
 
Para  una  mayor  comprensión,  es  importante  decir  que  los  indígenas  tenían 
distintas formas de comunicarse pero una de las más importantes y significativas 
eran las imágenes. Ellos plasmaban su realidad concreta en éstas convirtiéndolas 
en un amoxtli  o  libro  (que  en  la  cultura  de  los  antiguos  pueblos  mexicanos  eran 
los códices) donde el tipo de su escritura, sus letras o palabras, podían ser leídas al 
analizar los colores, formas, tamaños que habían sido utilizados en las mismas, ya 
que estos elementos eran los que transmitían el mensaje o la idea total de lo que se 
quería  representar.  No  existía  una  escritura  de  carácter  táonico  (vocales  y 
consonantes), sino de carácter idelólogico (ideogramas) o de transmisión de ideas 
o conceptos a través de imágenes o representaciones pictóricas. 
 
Por tal motivo la mejor manera en que Dios podía comunicarles su Palabra era a 
través de una imagen, de aquí la razón por la que Dios permitiera que su madre 
apareciera  milagrosamente  y  que  su  imagen  se  quedara  impresa  en  la  tilma  de 
Juan Diego.  
 
A  continuación  se  presenta  un  ejemplo  de  cómo  es  que  los  antiguos  mexicanos 
escribían  y  leían  sus  códices  (amoxtli).  La  palabra  Tepeyac  se  representará  con 
escritura nahuatl. 
 
Primero: 
 

48
La palabra Tepeyac significa lugar del monte nariz ya que sus raíces nahuas dan 
dicho significado.  
 
• Tepetl: Monte, Cerro 
• Yacatl: Nariz 
• Co: Lugar.  
 
Lugar del monte nariz 
 
Segundo:  
 
La palabra Tepeyac en náhuatl  se escribe con los siguientes símbolos: 
 
Es la representación de un monte 
Es la representacion de una nariz 
Es la representacion del sonido co: lugar 
Tepeyac: lugar del monte nariz         
 
Tercero: 
 
Lectura de los colores: 
 
El monte está iluminado de verde para indicar la vegetación, el verdor. 
La  nariz  de  amarillo  porque  el  amarillo  determina  el  color  de  la  carne  en  el 
cuerpo. 
En cuanto a lo que se encuentra en la base del monte, los colores rojo y amarillo 
indican la palabra, co: lugar. 
 
Por eso al ver esta imagen la palabra que se forma en la mentalidad indígena es: 
 
El lugar del monte nariz, que se puede interpretar como: El monte que es la punta 
de los demás montes es decir, el primer monte de la sierra conocida como Sierra 
de Guadalupe. 
 
Por todo lo anterior, es obvio que la imagen Guadalupana no podía ser un mero 
retrato  para  los  indígenas,  ellos  veían  letras  que  daban  un  mensaje,  una 
información,  era  una  escritura  que  rápidamente  pudieron  leer  ya  que  todos  los 
colores,  detalles  y  símbolos  que  contenía  podían  ser  leídos  e  interpretados  con 
claridad  y  facilidad  por  la  mentalidad  india.  ¿Qué  vieron  los  indios,  cuál  fue  el 
mensaje para ellos?. La Virgen manifestada en su imagen a través de la escritura 
de  la  cultura  de  los  pueblos  del  Anáhuac  confirma  el  mensaje  que  había 
expresado verbalmente a Juan Diego: ser la madre del Verdadero Dios y madre de 
los hombres, que venía a entregar a su Hijo y a fundar un nuevo reino de amor. 

49
Por  esta  razón  la  conversión  de  México  fue  notoria  después  de  las  apariciones, 
muchos indios acudían pidiendo el bautismo.  
 
Pero  la  imagen  Guadalupana  no  sólo  contiene  un  mensaje  para  los  antiguos 
mexicanos  sino  también  para  los  españoles  ya  que  se  manifiesta  por  una  parte 
mediante  una  escritura  Tenuchca  Nahuatl  pero  también  con  ideas  que  llevan 
mensaje  para  la  cultura  española  además  de  las  técnicas  de  pintura  europea, 
dando  un  resultado  mixto.  La  escritura  perfila  dos  mentalidades,  la  de  los 
antiguos y la de los occidentales.  
 
Dios  a  través  de  la  imagen  de  su  Madre  une  los  dos  pensamientos  tan  distintos 
dejando  claro  que  viene  para  todas  las  razas  y  que  Ella  es  madre  de  todos  los 
hombres.  
 
Como  conclusión  se  puede  decir  que  la  aparición  milagrosa  de  la  imagen  de  la 
Virgen en la tilma de Juan Diego significó para las dos culturas un acto de amor 
divino que purificó aquello que los apartaba de la plenitud de su palabra. Ella con 
su  presencia  recobra  la  fe  de  ambos  pueblos,  dándoles  un  nuevo  sentido  y 
reforzándoles su identidad y dignidad. El antiguo indígena que se sentía muerto 
en vida y abandonado por su  Dios, recobra el sentido y la esperanza, el español 
que experimentó estar en un pozo sin salida y con una fe que ya no alcanzaba a 
ver  la  esperanza,  tanto  así  que  el  mismo  Fray  Juan  de  Zumárraga  expresó 
claramente que sólo un remedio de la mano de Dios salvaría esa tierra, reavivó la 
fe y esperanza perdida, así que Ella con su presencia viene a entregar el mensaje 
de amor en plenitud para dar esperanza y nueva vida a los hombres y al quedarse 
entre  ellos  recuerda  la  unidad  entre  los  distintos  pueblos  respetando  la 
individualidad de cada uno y dignificando a cada raza ante sus ojos.  
 
A  continuación  se  presenta la  decodificación  o  descripción  de  la  simbología  que 
contiene este cuadrocódice porque cada detalle de color y de forma es portador de 
un mensaje teológico. 

IMAGEN‐TILMA 

El  hecho  de  que  a  un  pueblo  que  se  comunicaba  con  imágenes  se  le  envíe  una 
imagen de la Madre de Dios era una perfecta catequesis que resultaba mucho más 
clara  y  elocuente  porque  también  entre  los  antiguos  mexicanos  la  tilma 
simbolizaba a la persona, al grado de que el Matrimonio se efectuaba anudando la 
tilma del varón con el ʺhuipilʺ de la mujer, de modo que siendo ambas, imagen y 
tilma,  cual  ʺsignosʺ  de  la  persona,  la  originalísima  idea  de  fusionar  las  dos 
constituía una adaptación magistral a la cultura india.  

NUBES 
 

50
Para los antiguos mexicanos, las nubes que rodean la imagen se asociaban con la 
altura,  la  elevación  del  espíritu  e  indicaban  lo  divino;  además  de  simbolizar  la 
vida.  Anunciaban  la  llegada  de  una  nueva  era  en  la  que  Ometéotl  descendería 
sobre  México.  Esto  recuerda  en  el  pensamiento  cristiano  la  encarnación  del  Hijo 
de  Dios:  ʺEl  Verbo  se  hizo  carne  y  habita  entre  nosotros  ʺ(Jn  1,14).  Jesucristo,  el 
Hijo  de  Dios,  llegó  a  las  personas  de  dichos  pueblos  a  través  de  la  Señora  de 
Guadalupe. Ella como aurora luminosa, anuncia la salvación a las tierras del Valle 
de Anáhuac. 
 
RAYOS SOLARES 
 
Los  rayos  serpenteados,  unos;  en  forma  de  flecha,  otros,  confieren  a  la  sagrada 
imagen  una  aurora  de  luz.  Parece  que  emanaran  de  ella,  indicándonos  que  está 
dando a luz al sol; el mejor símbolo para representar a Dios en la tierra.  
 
EL MANTO (de color azul verdoso) 
 
Este  manto  tachonado  de  estrellas  es  semejante  al  de  los  más  altos  tlatoanime, 
indica la nobleza y la importancia del portador. Este manto, que cubre a la Virgen 
de la cabeza a los pies, también representa el cielo. En él aparecen 46 estrellas de 
ocho puntas que con su centro suman ʺ9ʺ. Este número recuerda el nacimiento de 
Quetzalcóatl.  
 
CABELLO DE LA VIRGEN 
 
El  cabello  suelto  indica  su  condición  de  doncella,  a  diferencia  de  las  indígenas 
casadas que llevaban el cabello atado en forma de trenzas. 
 
ROSTRO DE LA VIRGEN 
 
El rostro de joven y madre niña, de alrededor de 16 años, encarna en sus facciones 
no al indio ni al español, sino al mestizo, una nueva raza cósmica. Su mirada, con 
la  que  ʺperfectamente  a  todas  partes  está  mirandoʺ,  refleja  serenidad,  ternura  y 
bondad.  Entre  los  indígenas  no  se  consideraba correcto  mirar  de  frente,  por eso, 
Ella  se  dirige  a  las  personas  con  la  cabeza  inclinada  en  señal  de  reverencia  y 
respeto. Ella mira a las personas como a hijos amados. 
 
BOCA 
 
Tiene labios muy delgados, y el inferior, coincidentemente, quedó impreso sobre 
una  amarra  o  nudo  del  ayate,  lo  que  brinda  al  rostro  una  gracia  adicional:  una 
leve y tierna sonrisa. 
 
BROCHE OVALADO 

51
 
El  broche  en  el  cuello  de  la  Virgen  es  la  síntesis  de  2  culturas;  El  broche  era 
idéntico  al  óvalo  de  jade  que  las  estatuas  de  los  dioses  llevaban  sobre  el  pecho 
como  su  propia  alma,  lo  que  les  confería  la  vida.  Pero  la  cruz  grabada  no  es  el 
quincunce mexica, sino la cruz de los cristianos, símbolo de la verdadera vida. 
 
CINTA (Moño negro; vestimenta de mujer noble)  
 
El moño negro, anudado en la parte superior del vientre, anuncia su maternidad, 
además  de  ser  indicativo  de  una  mujer  noble,  tal  como  la  describe  el  Nican 
Mopohua.  Su  análogo  indígena,  el  chincuete,  que  portan  algunas  diosas  en  el 
prehispánico,  está  también  asociado  con  su  pureza  y  maternidad.  Las  mujeres 
indígenas  cuando  estaban  embarazadas  se  ceñían  arriba  de  la  cintura  para  dejar 
libre el abultamiento del vientre. 
 
MANOS DE LA VIRGEN 
 
Sus delicadas manos están juntas en actitud occidental de oración.  
 
TÚNICA DE LA VIRGEN 
 
La  túnica  es  de  color  rojo  con  sombras  carmesí  y  representa  la  tierra.  Las  varias 
figuras que bañan la imagen en color oro, en las que se encuentran nueve arreglos 
florales,  podrían  significar  los  nueve  pueblos  que  peregrinaron  desde  Aztlán, 
según narra un códice de 1576.  
 
La  túnica  ostenta  un  sobrante  de  tela,  ribeteada  por  un  galón  dorado.  Guarda 
similitud  con  el  manto  que  en  sus  extremos  sujeta  el  ángel,  el  cual  significa  la 
unión de la tierra con el cielo. 
 
GLIFOS DE LA TÚNICA 
 
Los  tallos  de  los  arreglos  florales  nacen  del  manto  de  la  Virgen  que  significa  el 
cielo, según lo pintaban los antiguos mexicanos. Representan un río que surca los 
campos  a  los  que  riega  y  hace  florecer;  comunica  vida.  Las  hojas  y  flores  que 
brotan  del  tallo‐río  representan  también  el  jeroglífico  del  Fuego  Nuevo:  AtI‐
tlachinolli,  ʺagua  quemadaʺ,  una  de  las  metáforas  de  la  guerra.  Esto  entraña 
muchos simbolismos: el surgimiento de un pueblo nuevo, guiado por Maria que 
es  la  madre  de  Ometéotl  triunfadora  en  una  guerra  que  no  destruye.  El  tallo 
presenta una flor en botón, que significa la insistencia del mensaje, y remata con 
una gran hoja en forma de tepétl. 
 
La túnica presenta,  4 clases de flores: 
 

52
‐ 1 flor de 4 pétalos. Es la más importante y representa al Niño‐Sol.  
‐ 8 flores de 8 pétalos que representan la conjunción del Sol y Venus. 
‐ 3 flores en botón 
‐ Flores que están al borde de cada tepétl 
 
TEPETL 
 
Es  la  palabra  náhuatl  que  indica  población  (pueblo)  o  cerro,  el  símbolo  de  ésta 
palabra tienen la forma de “cara‐corazónʺ y en su perfil, la forma de volutas del 
hablar y del cantar como aparece en los códices. Significa que está comunicando 
un mensaje universal para la humanidad.  
 
Tepetl representa un pueblo, y en toda la túnica hay un total de 9 flores (tepetls) 
que recuerdan a los nueve pueblos que fundaron Tenochtitlán.  
 
FLOR DE CUATRO PÉTALOS 
 
Esta flor es uno de los símbolos más elevados de todo el pensamiento religioso y 
cosmogónico de los pueblos mesoamericanos. En la imagen de la Virgen, es ésta la 
única  flor  en  su  estilo,  además  de  ser  la  de  más  significación.  Indica  los  cuatro 
movimientos  del  sol,  unidos  por  un  quinto  elemento  que  brinda  equilibrio  y 
estabilidad.   
 
La ubicación central de esta flor en la imagen, conocida también como nahui ollin, 
representa la maternidad de María. Es ella la Madre del Niño Sol, autor y dador 
de vida. Para los indígenas, la flor indica: los 4 puntos cardinales, las 4 estaciones 
del  año,  las  4  épocas  pasadas,  esperando  el  regreso  de  Quetzalcóatl,  y 
consecuentemente,  el  quinto  sol  en  plenitud  que  coincide  con  el  solsticio  de 
invierno de 1531. 
 
FLOR DE OCHO PÉTALOS 
 
Las  8  flores  de  8  pétalos  representan  la  conjunción  del  Sol  y  de  Venus.  Éstos 
coincidían cada 104 años solares, equivalentes a 65 años venusianos. Tanto el año 
sagrado de 260 días, como el solar de 365, y el año de Venus de 584, coincidieron 
con la aparición de Santa María de Guadalupe. 
 
Entonces,  a  partir  del  12  de  diciembre  de  1531,  el  hombre  y  el  universo  se 
encontraron para comenzar una época nueva bajo el ʺnuevo solʺ. 
 
ZAPATILLA 
 
Casi imperceptible se aprecia el zapato derecho de la Virgen. Es de un tono ocre 
muy similar al de la túnica. Es de color amarillo cenizo. La flexión de la rodilla 

53
izquierda, juntamente con la mirada hacia abajo, puede representar la danza 
indígena, que es una manera de orar a Dios.  
 
LA LUNA 
 
La Virgen está de pie, dando un paso sobre la luna. La luna alude al nombre de 
ʺMéxico‐Tenochtitlanʺ,  y  con  una  nobleza  que  no  es  esclavizante,  nos  brinda  al 
ʺsexto Solʺ, el sol de Cristo Jesús que ilumina al mundo. 
 
Significado en náhuatl de México: 
 
Me‐tztli = ʺLunaʺ 
Xi‐ctli = ʺombligoʺ, ʺcentroʺ 
Co = partícula locativa “en” 
 
“El Ombligo de la Lunaʺ se aparece en México y, desde ese lugar, al que mira con 
cariño especial, envía su mensaje universal. 
 
EL ÁNGEL 
 
El  ángel  que  sostiene  a  la  Señora  del  Cielo  no  es  un  niño,  sino  un  joven  de 
semblante grave y adusto. Este joven ʺguerrero águilaʹ pertenece a las huestes de 
los  cuauhtli‐ocelotl,  ejércitos  del  sol.  Con  sus  manos  une  a  la  tierra  y  al  cielo, 
(manto  y  tunica).  El  ángel  puede  representar  también  a  San  Juan  Diego 
Cuauhtlatoatzin (ʺel águila que hablaʺ), el mensajero de la Virgen. 
 
 
CONCLUSIÓN 
 
La Virgen de Guadalupe y su milagrosa imagen presenta el mensaje del Evangelio 
mediante los símbolos más íntimos de la cultura india y española. A diferencia de 
otras  manifestaciones  marianas,  la  Señora  de  Guadalupe  decidió  quedarse  en  el 
seno del pueblo a quien evangelizó a través de su imagen, que a su vez constituye 
el  acta  de  nacimiento  de  la  nación  mexicana,  el  corazón,  pulso  y  cimiento  de  la 
nueva  cultura  americana.  Por  ello  Juan  Pablo  II  le  declara  Patrona  principal  de 
todo el Continente americano.  
 
 
 
 
 
 

54
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

55
ESTUDIOS  CIENTÍFICOS  HECHOS  A  LA  IMAGEN  DE  LA 
VIRGEN GUADALUPANA 
 
La  imagen  de  la  Virgen  ha  sido  examinada  por  médicos,  artistas,  sacerdotes, 
químicos, oftalmólogos, científicos generales, fotógrafos, dibujantes, artesanos, un 
técnico  en  computación,  un  microbiólogo,  etc.  Han  habido  muchos  estudios  y 
dictámenes  emitidos  por  quienes  han  examinado  la  imagen  a  lo  largo  de  los 
siglos,  y  la  mayor  parte  de  dichos  dictámenes  han  hablado  en  favor  del  carácter 
milagroso  de  la  imagen  impresa.  Enseguida  se  presentan  algunos  de  estos 
estudios y dictámenes. 
 
- Los  pintores,  testigos  en  las  “Informaciones  Jurídicas  de  1666”, 
concluyeron  que  es  imposible  para  manos  humanas  pintar  tan  perfecta 
imagen en un lienzo tan tosco. 
 
- Los  protomédicos  del  siglo  XVII  dictaminaron  que  es  inexplicable, 
científicamente,  la  conservación  del  ayate  en  un  ambiente  húmedo  y 
salitroso como era el Tepeyac en aquellos tiempos. 
 
- El  día  30  de  abril  de  1751,  por  encargo  del  Arzobispo  de  México  Don 
Manuel  J.  Rubio  y  Salinas,  el  reconocido  pintor  novohispano  (mexicano) 
Miguel  Cabrera  y  otros  colegas  pintores  examinaron  la  Tilma  y 
dictaminaron  de  nueva  cuenta  que  es  inexplicable  la  conservación  del 
lienzo, y que por el modo en que concurren cuatro estilos de pintura en la 
imagen (al óleo, en cabeza y manos; al temple en la túnica, el ángel y en las 
nubes;  al  aguazo,  en  el  manto,  y  pintura  labrada  al  temple,  en  campo  y 
rayos), la consideran milagrosa. Lo que realmente sorprende a los expertos 
acerca del hecho de las cuatro técnicas de pintura, es que cada una de éstas 
requiere su propio proceso de elaboración y ningún pintor usaría las cuatro 
técnicas en una misma pintura de tan pequeñas proporciones.  
 
- José Ignacio  Bartolache,  otro  pintor  novohispano  (mexicano),   realizó  otro 
análisis en 1786 y  en un libro llamado “Manifiesto satisfactorio u Opúsculo 
Guadalupano”   publicado  en  1790  por  don  Felipe  de Zúñiga  y Ontiveros, 
ya  fallecido  Bartolache‐  confesaba  que  la  imagen  no  había  podido  ser 
copiada, y que era inimitable para manos humanas. 
 
- Los  pintores  de  Bartolache  (Andrés  López  y  Rafael  Gutiérrez)  afirmaron 
que  había  retoques  en  la  imagen,  pero  que  lo  sustancial  de  ella  era 
“milagrosa”. 
 
-  Las  copias  mandadas  hacer  por  Bartolache  nunca  pudieron  igualar  a  la 
original, ni en forma, ni en colores, ni siquiera en el ayate. 
 

56
- El 8 de junio de 1796, nueve años después de ser hecha, la copia de Rafael 
Gutiérrez estaba muy mal, deteriorada la tela y degradados los colores. 
 
A continuación se muestran algunos de los análisis modernos (siglo XX), que se le 
han  hecho  a  la  imagen,  con  nuevos  conocimientos  científicos,  nuevos 
instrumentos  ópticos,  y  nuevas  herramientas  tecnológicas  como  las 
computadoras, las tomas fotográficas infrarrojas, etc. 
 
 
- El  1929  el  fotógrafo  Alfonso  Marcué  González  afirmó  haber  descubierto 
una figura humana en el ojo derecho de la imagen. 
 
- El erudito alemán Richard Kuhn, en 1938, y a petición del Dr. Ernesto Sodi 
Pallares,  estudió  los  pigmentos  y  dictaminó  que  la  pintura  no  contenía 
colorantes de tipo mineral, ni vegetal, ni animal y que en el siglo XVI no se 
conocían colorantes sintéticos.  
 
- El  29  de  mayo  de  1951,  el  dibujante  Carlos  Salinas  Chávez,  ratificó  el 
descubrimiento  de  Marcué  González;  y  lo  describe  como  un  hombre  con 
barba, del que se ocupa posteriormente, en 1974, en su obra Juan Diego en 
los ojos de Santa María de Guadalupe; ello animó a algunos oftalmólogos a 
investigar el asunto. 
 
- Los  médicos  Javier  Torroella,  Rafael  Torija  Lavoignet,  Guillermo  Silva 
Rivera,  Ismael  Ugalde  Nieto  y  Joseph  P.  Gallagher  certificaban,  con  fecha 
26  de  mayo  de  1956,  que  en  los  ojos  de  la  imagen  de  la  Virgen  se 
apreciaban  figuras  humanas,  hallazgo  en  el  que  coincide,  también,  el 
doctor Charles J. Wahlig al estudiar una ampliación de veinticinco veces de 
dichos ojos.  
 
- Posteriormente, en 1979, José Aste Tonsmann, ingeniero en computación y 
profesor de la Universidad neoyorkina de Cornell, al digitalizar la imagen 
de la Virgen, descubrió 13 figuras humanas (Fray Juan de Zumárraga, sus 
acompañantes,  un  indio  y  una  familia)  en  el  interior  de  los  ojos  de  la 
Virgen,  como  expone  en  su  libro  “Los  ojos  de  la  Virgen  de  Guadalupe” 
(1981).  
 
- Meses después, en mayo de 1981, dos científicos norteamericanos, Philip S. 
Callahan  de  la  NASA  y  Jody  Brant  Smith,  catedrático  de  Filosofía  de  la 
Ciencia en el Pensacola College, fotografiaron directamente la imagen con 
película  en  color  y,  tras  el  análisis  de  las  fotografías,  aseguraron  en  su 
conclusiones,  entre  otras  cosas,  que  la  cara,  manos,  manto  y  túnica  de  la 
Virgen no tenía explicación técnica seguramente aceptable.  
 

57
- A finales del siglo XX el Doctor Juan Homero Hernández Illescas formuló 
que  las  estrellas  de  la  imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe  tienen  relación 
con  las  constelaciones  visibles  en  la  madrugada  del  invierno,  12  de 
diciembre, de 1531.  
 
- El Dr. Juan Homero Hernández Illescas ha estudiado concienzudamente la 
existencia  de  la  Proporción  Áurea  en  la  Imagen  Guadalupana. 
Él publicó por primera vez en 1985 un folleto donde hablaba rápidamente 
de  la  presencia  de  la  Proporción  Áurea  en  la  Imagen  Guadalupana, 
reforzando  y  ampliando  sus  estudios  en  1999.  De  acuerdo  a  la  crítica 
artística  una  obra  es  bella  y  perfecta  cuando  encuentra  en  ella  armonía 
entre el color, la línea, la luz y la composición, entre otros elementos. Una 
de  las  formas  más  bellas  para  lograr  esta  armonía  es  por  medio  de  la 
llamada  proporción  dorada  o  áurea  y  la  Imagen  original  de  la  Virgen  de 
Guadalupe, según Homero, cumple con esta perfección extraordinaria.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
TÍTULOS DE LA VIRGEN DE GUADALUPE 
 
A través de la historia la Virgen de Guadalupe ha mostrado su protección por el 
pueblo  mexicano,  por  la  tierra  Americana  y  por  todos  aquellos  otros  linajes  de 
hombres  que  acuden  a  su  regazo  materno.  En  distintas  situaciones  como 
catástrofes, hambrunas, pestes, inundaciones Ella ha intercedido fielmente por sus 
hijos los cuales la han reconocido como madre por medio de distintos títulos que 

58
se le han sido dados por sacerdotes, obispos, papas, presidentes que a lo largo de 
los  años  han  sido  sensibles  a  su  presencia  la  cual  ha  jugado  distintos  papeles 
(madre, educadora, protectora, etc) en la historia. Algunos títulos que la Virgen de 
Guadalupe  fue  recibiendo,  así  como  algunos  acontecimientos  de  suma 
trascendencia como la coronación pontifícia, fueron antecedentes para que el culto 
guadalupano se extendiera y fuera siendo reconocido oficialmente por la iglesia. 
A  continuación  se  enlistan  brevemente  los  eventos  más  destacados  que  ilustran 
dicho proceso. 
 
 
- Tras una grave epidemia que azotó a la ciudad de México, el 27 de abril de 
1737  el  Ayuntamiento  y  el  Cabildo  de  Catedral  juraron  patrona  principal 
de  la  ciudad  de  México,  sus  contornos  y  arrabales,  a  Santa  María  de 
Guadalupe. Después de esto se notó un alivio a la epidemia. Este patronato 
fue confirmado por Breve Apostólico de Benedicto XIV en fecha del 25 de 
mayo de 1754.  
 
- Al  jurarse  el  patronato  en  1737,  se  acordó  tener  por  festivo  el  12  de 
diciembre. 
 
- El  10  de  diciembre  de  1746  se  juró  a  Santa  María  de  Guadalupe  como 
patrona de la Nueva España. 
 
- Fue el Papa Benedicto XIV quien concedió el 25 de mayo de 1754, Misa y 
Oficio propio para festejar a Santa María de Guadalupe los días doce de 
diciembre,  extendiendo  este  privilegio,  el  2  de  julio  de  1757,  a  los  demás 
dominios de España. 
 
- El Papa Benedicto XIV es el Papa que  aplicó el salmo 147 ʺNon fecit taliter 
omni nationiʺ al Acontecimiento Guadalupano. 
 
- El  12  de  octubre  de  1821  el  libertador  Agustín  Iturbide  la  declara 
“PATRONA DE LA NACIÓN MEXICANA”. 
 
- La coronación de la imagen de la Virgen de Guadalupe tuvo lugar el 12 
de octubre de 1895, por el arzobispo de México Próspero María Alarcón, y 
el de Michoacán José Ignacio Árciga. 
- Los  obispos  Latinoamericanos  que  participaron  en  el Concilio  plenario  de 
la  América  Latina,  que  tuvo  lugar  en  Roma  en  1899,  invocaron  a  Nuestra 
Señora de Guadalupe, y reconocieron en el Acontecimiento Guadalupano 
un  punto  de  referencia  fundamental  para  comprender  el  catolicismo  en 
América  Latina  y  lanzar  una  nueva  etapa  de  evangelización  en  todo  el 
Continente. 
 

59
- A  petición  de  setenta  Obispos  Latinoamericanos,  el  24  de  agosto  de  1910, 
Pío X proclamó a Santa María de Guadalupe “PATRONA DE AMÉRICA 
LATINA”. 
 
- El 16 de julio de 1935, el Papa Pío XI la proclama también “PATRONA DE 
FILIPINAS”. 
 
- En  1945  el  Papa  Pío  XII  la  indicaba  como  “REINA  DE  MÉXICO  Y 
EMPERATRIZ DE AMÉRICA”. 
 
- En  1946  el  mismo  Papa  Pío  XII  la  volvía  a  indicar  como  “PATRONA  DE  
LAS AMÉRICAS”. 
 
- En  1961  Juan  XXIII  señalaba  a  Santa  María  de  Guadalupe:  “LA 
MISIONERA CELESTE DEL NUEVO MUNDO” Y “LA MADRE DE LAS 
AMÉRICAS”. 
 
- Juan  Pablo  II  en  el  año  de  1979  cuando  le  entrega  su  bellísima  diadema 
traída desde Roma la llamaba “ESTRELLA DE LA EVANGELIZACIÓN”. 
 
- Juan Pablo II y la IV Conferencia Episcopal Latinoamericana reconocieron 
que “en Santa María de Guadalupe, a través del indio Juan Diego, se ofrece 
un  ejemplo  de  evangelización  perfectamente  inculturada”:  en  el 
documento  “Ecclesia  in  América”,  el  Santo  Padre  la  llama  “Madre  de 
América”, y en su cuarta visita a México declaró el 12 de diciembre como 
fiesta litúrgica de María de Guadalupe en toda América. 
 
- El Papa Juan Pablo II en enero de 1999 la declarara patrona del Continente 
Americano  y  le  da  el  título  de  “MADRE  Y  EVANGELIZADORA”  del 
mismo.  
 
- En  el  2002  la  Congregación  para  el  Culto  Divino  y  de  los  Sacramentos,  a 
través de un Decreto, como de rigor en nombre del Santo Padre Benedicto 
XVI,  extiende  su  memoria  litúrgica  y  la  de  San  Juan  Diego  a  toda  la 
Iglesia  universal,  aprobando  nuevos  textos  litúrgicos  para  celebrar  tales 
memorias  en  la  Santa  Misa  y  en  el  Oficio  Divino.  En  este  se  incluye 
precisamente  por  vez  primera  un  texto  tomado  del  Nican  Mopoua  como 
segunda lectura. 
 

 
 
 
60
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

61
LA SANTA SEDE Y LA VIRGEN DE GUADALUPE 
 
A lo largo de ya casi cinco siglos del acontecimiento Guadalupano en el mundo, 
han  habido  romanos  Pontífices  que  se  han  sentido  especialmente  tocados  e 
inspirados  por  Santa  María  de  Guadalupe  y  que  han  favorecido  el  culto  de  las 
apariciones. A continuación se enlistan algunos de ellos. 
 
1.‐  El  Pontífice  Gregorio  XIII  (1572‐1581).  A  petición  del  tercer  arzobispo  de 
México,  Pedro  Moya  y  Contreras  (1574‐1589),  concedió  en  1575,  la  prórroga  de 
indulgencias  para  la  ermita  de  Guadalupe,  otorgadas  en  1556,  a  solicitud  del 
segundo  arzobispo  de  México,  Fray  Alonso  de  Montúfar,  quien  en  ese  año 
restauró  la  ermita  del  Tepeyac  e  inauguró  la  nueva  el  15  de  septiembre  del  año 
1556,  en  el  mismo  lugar  donde  Fray  Juan  de  Zumárraga  edificó  la  primera  en 
1531. 
 
2.‐  El  Pontífice  Urbano  VIII  (1623‐1644).  A  solicitud  del  séptimo  arzobispo  de 
México,  Juan  Pérez  de  la  Serna  (1613‐1625),  enriqueció  con  nuevas  y  mayores 
gracias el Santuario del Tepeyac, terminado en 1622. 
 
3.‐ El Pontífice Inocencio X (1644‐1655). Con el fin de conseguir la concesión del 
oficio  propio,  le  obsequiaron  una  copia  de  la  imagen  de  nuestra  Señora  de 
Guadalupe. No concedió lo que le pedían, pero aceptó el regalo con tanto agrado 
que  consta  que  colocó  la  imagen  en  su  Cámara  apostólica.  Y  ordenó  acuñar  las 
primeras medallas con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe. 
 
4.‐  El  Pontífice  Alejandro  VII  (1655‐1667).  El  6  de  febrero  de  1664  concedió  la 
primera indulgencia plenaria a favor de los peregrinos al Santuario de Guadalupe 
y  mandó  acuñar  nuevas  medallas,  con  la  inscripción  latina:  “Non  Fécit  Táliter 
Omni  Nationi”.  “No  ha  hecho  igual  con  ninguna  otra  nación”.  Se  adelantó  a 
Benedicto XIV que dijo lo mismo en 1754. 
 
5.‐  El  Pontífice  Clemente  IX  (1667‐1669).  Siendo  cardenal  Julio  Rospigliosi  e 
igualmente  Secretario  de  Estado,  influyó  en  el  ánimo  de  su  antecesor,  Alejandro 
VII, para que la Sagrada Congregación de Ritos expidiera un rescripto remisorial, 
con el interrogatorio para las Jurídicas Informaciones sobre la verdad del Milagro 
Guadalupano,  verificadas  en  1666;  y  al  subir  al  Solio  Pontificio  concedió  un 
jubileo muy guadalupano para el 12 de diciembre. 
 
6.‐  El  Pontífice  Clemente  X  (1670‐1676).  El  17  de  Noviembre  de  1670  concedió 
indulgencia plenaria para todas las misas que se celebraran en el altar mayor del 
Santuario,  por  15  años.  En  1675  aprobó  la  Cofradía  de  Nuestra  Señora  de 
Guadalupe, erigida en el Santuario y la enriqueció con indulgencias. 
 

62
7.‐  El  Pontífice  Inocencio  XI  (1676‐1689).  El  7  de  Diciembre  de  1677,  aprueba  la 
erección de la Congregación de Clérigos Seculares de Santa María de Guadalupe, 
fundada  en  Querétaro  en  1659  por  el  Presbítero  Lucas  Guerrero  Rodea;  y  la 
agregó a la Archicofradía de la Doctrina Cristiana, de la Basílica de San Pedro de 
Roma,  en  cuyo  Breve  se  hace  constar  que  goza  de  todas  las  indulgencias, 
facultades  y  gracias  que  tiene  concedidas  dicha  Archicofradía  de  la  Basílica 
Vaticana. 
 
8.‐  El  Pontífice  Inocencio  XII  (1691‐1700).  Confirma  la  Congregación  aprobada 
por su antecesor de los Clérigos Seculares Guadalupanos, fundada en Querétaro 
en 1659 por el presbítero Lucas Guerrero Rodea. Lo hace el 10 de septiembre de 
1691. 
 
9.‐ El Pontífice Benedicto XIII (1724‐1730). En 1726 agrega la Iglesia de Querétaro 
de la Congregación Guadalupana a la Archicofradía Lateranense; el 9 de Enero de 
1725  erige  en  Colegiata  la  parroquia  y  Santuario  de  Guadalupe.  Finalmente, 
concede  Indulgencia  Plenaria  in  perpetuum  a  todos  los  que  visiten  el  Santuario 
Guadalupano. 
 
10.‐  El  pontífice  Clemente  XII  (1730‐1740).  En  3  de  Febrero  de  1732  concede 
indulgencia plenaria a los Congregantes Guadalupanos cuantas veces visitaren el 
Santuario  y  a  la  hora  de  la  muerte  si  invocaren  a  la  Santísima  Virgen  de 
Guadalupe. 
 
11.‐  El  Pontífice  Benedicto  XIV  (1740‐1758).  Uno  de  los  canonistas  más  sabios 
que han ocupado la Silla de S. Pedro. Este Vicario de Cristo, en su Breve Non est 
equidem  del  25  de  Mayo  de  1754  escribió:  “...por  el  tenor  de  estas  cartas 
aprobamos  y  confirmamos  con  autoridad  apostólica  la  elección  de  la  misma 
Santísima  Virgen  María  bajo  el  título  de  Guadalupe  por  Patrona  principal  y 
protectora  de  Nueva  España...;  es  nuestra  voluntad  y  con  la  misma  autoridad 
apostólica, por el tenor de estas cartas otorgamos y mandamos que la fiesta anual 
del  día  12  de  Diciembre  en  honor  de  la  Santísima  Virgen  María  de  Guadalupe, 
sea  celebrada  y  solemnizada  en  perpetuo  con  rito  doble  de  primera  clase,  con 
octava,  y  que  se  rece  el  preinserto  oficio  y  se  celebre  la  preinserta  misa”.  Y  no 
contento  con  esto,  abrió  con  larga  mano  el  tesoro  de  la  Santa  Iglesia,  para 
conceder un extenso catálogo de indulgencias y permitió en la Semana Santa de 
1754  que  en  las  ceras  de  ʺAgnusʺʹDeiʺ  que  bendijo  el  Santo  Padre  se  grabara  la 
imagen de la Virgen Santa María de Guadalupe. Benedicto XIV aplicó a la imagen 
de  Nuestra  Señora  de  Guadalupe  las  palabras  del  Real  Profeta  David:  ʺNo  ha 
hecho cosa semejante con otra naciónʺ. 
 
12.  El  Pontífice  Clemente  XIII  (1758‐1769).  Recibió  con  mucho  agrado  una 
bellísima imagen de Nuestra Señora de Guadalupe que le fue obsequiada, la cual 
ahora  se  conserva  en  la  antigua  Sede  de  la  Universidad  Gregorianaʺ,  con  la 

63
dedicatoria  a  sus  pies,  que  dice:  ʺA  nuestro  Santísimo  Señor  Clemente  XIII 
Pontífice Máximo, como perenne señal de veneración se le envía, ofrece y dedica 
esta  perfectísima  copia  de  la  imagen  Virginal  de  María  de  Guadalupe  que, 
pintada  maravillosamente  entre  flores,  se  apareció  en  México:  Como  un  espejo 
sin mancilla y como sombra de su misma claridad celestial en el primer instante 
de su Concepción Inmaculada.‐Miguel Cabrera ‐ Pintada en Méxicoʺ. Se le regaló 
por haber concedido quince años de indulgencia plenaria. 
 
13.‐ El Pontífice Clemente XIV (1769‐1774). En su breve, dado en Santa María la 
Mayor,  el  6  de  agosto  de  1771,  concedió  entre  otras  gracias,  que  fueran 
privilegiados, como altares de ánimas, todos los de la iglesia de la Congregación 
Guadalupana de Querétaro. Y expidió otro Breve, el 10 de septiembre del mismo 
año,  en  que  concede  indulgencia  plenaria  (con  las  condiciones  ya  sabidas),  a 
quienes visitaren la Iglesia de la Congregación Guadalupana de Querétaro el 8 de 
septiembre, fiesta de la Natividad de Nuestra Señora. 
 
14.‐ El Pontífice Pío VI (1775‐1799) y su inmediato sucesor  conceden a los fieles 
que  visiten  cualquier  iglesia  donde  se  venera  la  Virgen  de  Guadalupe, 
indulgencia  plenaria  el  12  de  Diciembre  y  el  último  domingo  después  de 
Pentecostés.  Extiende  el  privilegio  de  Oficio  y  Misa  propios  de  la  Virgen  de 
Guadalupe  a  las  religiosas  del  Monasterio  de  San  Vito,  en  Ferrara.  Confirmó  la 
concesión  de  Indulgencias  de  Benedicto  XIV  ʺy  añadió  otras  nuevas; 
especialmente  el  21  de  Diciembre  de  1785  concedió  el  privilegio  de  Altar  de 
Anima, a más del Altar Mayor, en uno de los altares laterales de la Colegiata; el 31 
de  Mayo  de  1778,  por  medio  de  la  Congregación  de  Ritos,  concedió  que  en  los 
sábados se pueda cantar en la Colegiata la Misa Votiva de la Virgen de Guadalupe 
en los días que no sean de primera o de segunda clase; sin omitir, empero la Misa 
Conventual,  o  del  día;  y  el  10  de  Agosto  de  1787  dió  facultad  al  Abad  o  al 
Presidente  del  Cabildo  de  la  Colegiata,  de  bendecir  medallas  de  Nuestra  Señora 
de Guadalupe, aplicando la Indulgencia Plenaria para la hora de la muerte. Esta 
concesión fue por treinta añosʺ.  
 
15.‐  El  Pontífice  Pío  VII  (1800‐1823),  ʺel  26  de  Mayo  de  1805,  confirmó  la 
agregación de la Colegiata a la Iglesia de San Juan de Letrán en Roma; y el 9 de 
Julio del propio año concedió que la Misa Votiva en todos los sábados pudiese 
cantarse  aún  en  los  días  de  segunda  clase  y  los  que  caen  en  infraoctavas 
privilegiadasʺ.  
 
16.‐  El  Pontífice  Pío  VIII  (1829‐1830).  Declara  privilegiados  in  perpetuum  los 
Altares Mayores del Cerrito, del Pocito y de la antigua Iglesia donde fue colocada 
primero la imagen de la Virgen de Guadalupe, así como dos altares que en 1830 
estaban  a  los  lados  del  Mayor  de  la  Colegiata;  y,  finalmente  concede  al  Abad  o 
Presidente  de  la  Colegiata  facultad  por  treinta  años  de  bendecir  medallas, 
aplicándoles la indulgencia plenaria para la hora de la muerte. 

64
 
17.‐  El  Pontífice  Pío  IX  (1846‐1878).  Aprueba  la  Orden  Militar  de  Guadalupe, 
concediendo a sus miembros indulgencia plenaria in artículo mortis, así como 
otras varias indulgencias. Empleó la suma de 60,000 escudos romanos para la 
construcción de la Capilla de San Nicolás in Cárcere de Roma; permitiendo, a 
petición  de  Monseñor  Gillow,  que  fuera  dedicada  a  la  Santísima  Virgen  de 
Guadalupe.  El  10  de  Abril  de  1862  concede  al  Santuario  de  Guadalupe  el 
privilegio  de  que ya  gozaba  el de  Loreto,  es  a  saber: que  todos  los  sacerdotes 
que  celebren  en  el  Altar  que  está  al  pie  de  la  Santa  Imagen  puedan  decir 
diariamente  la  Misa  de  la  Virgen  de  Guadalupe,  excepto  en  las  solemnidades 
en  que  no  se  puede  votivar  ni  en  la  Iglesia  de  la  Santa  Casa  de  Loreto.  Con 
fecha  14  de  Abril  de  1863  (un  año  después  del  anterior  privilegio),  declara 
privilegiados todos los altares de la Colegiata los días 12, 13 y 14 de Diciembre. 
 
18.‐  El  Pontífice  León  XIII  (1878‐1903).  Puede  llamarse  ʺel  Pontífice  de  la 
Coronación  Guadalupanaʺ,  pues  el  8  de  Febrero  de  1887  dispuso  que  en  su 
nombre  fuera  coronada  por  su  legado  la  Virgen  Santísima  de  Guadalupe  en  su 
imagen milagrosamente aparecida, verificándose esta ceremonia el 12 de Octubre 
de  1895.  Además  a  petición  de  los  Padres  del  Concilio  Plenario  Latino 
Americano,  hizo  extensiva  a  toda  la  América  Latina  el  privilegio  del  Oficio  y 
Misa propios de la Virgen de Guadalupe. El primero de Julio de 1903, elevó a la 
dignidad de Archicofradía la Congregación de Nuestra Señora de Guadalupe. El 
6 de Marzo de 1894 aprobó el nuevo Oficio y Misa de la Virgen de Guadalupe. El 
10  de  Marzo  de  1898,  a  un  grupo  de  peregrinos  mexicanos  les  dijo  estas 
hermosísimas  palabras:  ʺCábenos  el  gusto  de  manifestaros  que  desde  nuestra 
niñez hemos tenido grande devoción a la Virgen Santa María de Guadalupe, que 
en  EIla  hemos  puesto  toda  nuestra  esperanza  y  la  ponemos  ahoraʺ.    Y  el  14  de 
Mayo  del  mismo  año,  entre  otras  hermosas  palabras,  dijo  a  otra  peregrinación 
mexicana: ʺNos es grato hacer especial mención del célebre Santuario de Nuestra 
Señora  de  Guadalupe,  en  donde  la  Augusta  Virgen  venerada  por  el  pueblo 
mexicano  con  especial  culto,  parece  tener  bajo  su  dulce  tutela,  y  cuidar 
amorosamente vuestra patria con la sombra de su potente patrocinio. . .ʺ El 26 de 
Febrero  de1895,  a  petición  del  Excmo.  Sr.  D.  José  Mora  y  del  Río,  compuso  los 
hermosísimos dísticos latinos que están colocados abajo de la imagen de Nuestra 
Señora de Guadalupe en su Basílica y que traducidos al castellano por el Sr. Pbro. 
D.  Gabino  Chávez,  dicen  así:  México,  aquí  te  goza,  Madre  Santa,  Tu  imagen 
honra y tu favor espera: Hazlo feliz y con tu auxilio, entera guarde la fe de Cristo 
sacrosanta.  
 
Finalmente,  el  30  de  Noviembre  de  1898,  ante  la  imagen  de  Nuestra  Señora  de 
Guadalupe que se encuentra en Bérgamo, ltalia y que él mismo coronó, dijo estas 
significativas  palabras:  ʺlmagen  más  hermosa  que  ésta;  jamás  hemos  podido 
admirar  y  su  amabilidad  nos  invita  a  considerar  cuán  hermosa  debe  ser  María 
allá en el Cieloʺ. 

65
 
19.‐  El  Pontífice  Pío  X  (1903‐1914).  Puede  llamarse  ʺel  Pontífice  del  Patronato 
Latinoamericanoʺ pues por el Breve de la Sagrada Congregación de Ritos, del 24 
de  Agosto  de  1910,  declaró  y  constituyó  celestial  Patrona  de  toda  la  América 
Latina  a  la  Virgen  de  Guadalupe.  El  15  de  Noviembre  de  1903,  concedió 
indulgencia  plenaria  a  todos  los  fieles  de  la  nación  mexicana  que  recibidos  los 
Sacramentos  acudan  en  peregrinación  a  la  Basílica  de  Guadalupe  y  oren  allí 
según  la  intención  del  Sumo  Pontífice.  El  9  de  Febrero  de  1904,  elevó  a  Basílica 
Menor la Colegiata de Guadalupe y el 23 de Julio de 1908, concedió a los señores 
Canónigos de la Basílica, la facultad de usar el mismo traje coral que se usa en la 
Basílica de Loreto y con este motivo las siguientes significativas palabras: ʺEntre 
los  más  célebres  santuarios  de  todo  el  orbe  cristiano,  merece  contarse  con  todo 
derecho y justicia el que existe en México en honor de la Virgen de Guadalupeʺ. 
Además  de  otras  muchas  gracias,  el  25  de  Noviembre  de    1908,  a  petición  de 
Mons. Orozco y Jiménez, concedió el privilegio de poder celebrar Misa Votiva de 
la Virgen de Guadalupe los días 12 en la República Mexicana.  
 
20.‐  El  Pontífice  Benedicto  XV  (1914‐1922).  El  7  de  Marzo  de  1919,  coronó  la 
imagen de Nuestra Señora de Guadalupe en Albino, ltalia. El 15 de Junio de 1917 
decía  estas  hermosas  palabras  al  Vble.  Episcopado  Mexicano:  ʺNi  os  faltara  el 
auxilio de la Madre de Dios que desde su Santuario de Guadalupe vigila sobre el 
pueblo  mexicano,  y  si  Ella  en  otras  ocasiones  se  ha  mostrado  más  de  una  vez 
Patrona  Clementísima  de  la  Nación,  no  puede  dudarse  de  modo  alguno  que  os 
brindará  presto  su  poderosa  ayuda  en  esta  grande  calamidadʺ.  Concedió  varias 
indulgencias, entre otras in perpetuum el 16 de Diciembre de 1920, la indulgencia 
plenaria con las condiciones acostumbradas, a los fieles que el día 9 de Diciembre 
celebraran la ʺalborada de glorificaciónʺ para recordar la primera aparición de la 
Virgen  Santísima  de  Guadalupe  y  concedió  la  misma  gracia  con  los  mismos 
requisitos en la misma fecha, a todos los fieles de la América Latina que en honor 
de  la  Virgen  de  Guadalupe  visiten  alguna  iglesia  y  oratorio  público  el  12  de 
Octubre.  Finalmente,  el  18  de  Noviembre  de  1921,  concedió  otra  indulgencia 
plenaria  con  las  condiciones  ordinarias,  a  las  familias  que  se  consagren  a  la 
Virgen de Guadalupe. Muy conocida es la célebre frase que dijo en cierta ocasión 
este Pontífice de la paz: ʺSí, la Virgen de Guadalupe es la Protectora del Pontíficeʺ. 
 
21.‐  El  Pontífice  Pío  XI  (1922‐1939).  Este  gran  Pontífice,  llamado  con  razón  ʺel 
Papa de Méxicoʺ, decía en 1927 al Excmo. Sr. D. Emeterio Valverde, Ob. de León 
y a varios RR.PP. Misioneros del Espíritu Santo que le acompañaban: ʺAsí como 
vuestros  corazones,  el  mío  vuela  en  estos  momentos  a  México,  a  ese  gran  país, 
hoy  más  grande  que  nunca,  pues  que  sigue  admirando  al  mundo  con  sus 
heroicos ejemplos. México es un gran pueblo porque ha sabido mostrar que tiene 
fe,  fe  como  no  se  había  manifestado  hasta  hoy.  Bendigo,  pues,  con  todo  mi 
corazón  en  este  momento  a  México.  Dios  esta  con  vosotros,  y  un  día,  el  día  de 
Dios,  vendrá,  vendrá  pronto,  porque  la  palabra  de  Dios  no  deja  de  cumplirseʺ. 

66
ʺPortae  inferi  non  praevalebunt...ʺ  Constantemente  pido  por  los  mexicanos  y 
hago  que  todo  el  mundo  pidaʺ.  En  Diciembre  del  año  1926,  con  motivo  de  la 
celebración del Segundo Centenario de la Canonización de San Luis Gonzaga, y 
en una audiencia que  presidió  el Excmo.  Sr.  D.  José María  González,  Arzobispo 
de  Durango,  acompañado  del  M.  I.  Sr.  D.  David  G.  Ramírez,  del  RP.  Jacobo 
Ramírez,  S.J.  y  de  otros  sacerdotes  y  peregrinos  mexicanos,  dijo  el  Pontífice 
aquella  célebre  frase:  ʺ¡Tenéis  también  una  Madre:  la  Virgen  de  Guadalupe  Ella 
os ayudará siempre!ʺ. En su Carta Encíclica del 18 de Noviembre de 1926 dice S.S. 
Pío XI estas otras memorables palabras: ʺNo nos queda otro recurso, venerables 
Hermanos, sino acudir a Nuestra Señora la Virgen María de Guadalupe, Patrona 
de  la  Nación  Mexicana,  para  pedirle  y  rogarle  que,  olvidando  las  injurias  que  a 
Ella misma han sido hechas, quiera obtener, para su pueblo el beneficio de la paz 
y  de  la  concordia;  pero  si  en  los  arcanos  consejos  de  la  Divina  Providencia 
todavía  está  lejano  ese  día  tan  deseado,  que  haga  llover  el  consuelo  sobre  los 
corazones de sus hijos mexicanos y les de fuerza para pelear por la libertad de la 
Santa Religionʺ. Concedió otras muchas indulgencias. Finalmente, dirigiéndose al 
Episcopado de Venezuela, les presentó a la Virgen de Guadalupe como: ʺGloria y 
Refugio de las Naciones Latino‐Americanasʺ. Téngase presente, además, lo dicho 
con motivo del Patronato Guadalupano celebrado en Roma el 12 de Diciembre de 
1933.  
 
22. El Pontífice Pío XII (1939‐1958). Se dignó dirigir, en perfecto idioma español, 
un  radiomensaje  pletórico  de  Guadalupanismo,  desde  su  estudio  privado,  al 
pueblo  de  México.  Fue  transmitido  por  la  Estación  Radio  Vaticana  el  12  de 
Octubre  de  1945,  a  las  11:33  de  la  mañana,  con  motivo  del  cincuentenario  de  la 
pontificia Coronación de Nuestra Señora de Guadalupe. 
 
He  aquí  algunos  fragmentos  del  discurso:  “Hace  hoy  50  años,  recuerdan  las 
crónicas, la Basílica de Guadalupe recién restaurada era una ascua de oro; docenas 
de  millares  de  peregrinos  llenaban  las  preciosas  naves  y  se  derramaban  por  los 
alrededores;  casi  cuarenta  mitras  se  inclinaban  reverentes  en  el  presbiterio;  los 
vivas, los himnos y las plegarias llegaban al cielo”. 
 
“Y  cuando  sobre  aquella  frente  angelical  resplandeció  la  áurea  corona,  en  todos 
los  corazones  y  en  todas  las  bocas  acabó  por  estallar  el  grito  hasta  entonces  mal 
contenido  “Viva  la  Virgen  de  Guadalupe,  reina  de  México  y  Emperatriz  de 
América”.  Y  así  sucedió  al  sonar  la  hora  de  Dios  para  las  dilatadas  regiones  de 
Anahuac.  Acababan  apenas  de  abrirse  al  mundo,  cuando  a  orillas  del  lago  de 
Texcoco  FLORECIÓ  EL  MILAGRO.  En  la  tilma  del  probrecito  Juan  Diego,  como 
refiere  la  tradición,  pinceles  que  no  eran  de  acá  abajo  dejaban  pintada  una 
dulcísimo  imagen  que  la  labor  corrosiva  de  los  siglos  maravillosamente 
respetaría.”  “Pedía  una  sede…  para  retirarse  luego  a  su  castillo  roquero 
dominando a la antigua Tenochtitlán y desde allí reinar en todo el Nuevo Mundo 
y  velar  por  su  fe…  y  para  defenderla,  los  católicos  mexicanos  encararon  sin 

67
vacilar hasta la muerte misma, al doble grito de ¡Viva Cristo Rey! ¡Viva la Virgen 
de Guadalupe!.” 
 
“Que la Morenita del Tepeyac, que la reina de México y Emperatriz de América 
no  tenga  que  llorar  decepciones.  Que  como  lo  estuvo  ayer,  pueda  estar  también 
mañana  orgullosa  de  sus  hijos.”  Y  termina  con  esta  sentida  y  bellísima  Plegaria: 
“¡Salve, oh Virgen de Guadalupe! A quien la admirable disposición de la Divina 
Providencia confió, sin tener en cuenta nuestra indignidad, el sagrado tesoro de la 
Divina Sabiduría en la tierra, para la salvación de todas las almas: colocamos hoy 
de  nuevo  sobre  tus  sienes  la  corona  que  pone  para  siempre,  bajo  el  poderoso 
patrocinio  de  tu  pureza  y  la  integridad  de  la  santa  fe,  en  México  y  en  todo  el 
Continente  Americano.  Porque  estamos  ciertos  de  que  mientras  Tú  seas 
reconocida como Reina y Madre, México y América estarán salvos”. 
 
23. El Pontífice Juan XXIII. (1958‐1963). Se dirigió también este Romano Pontífice, 
en español, a los fieles de México y de toda la América, desde su estudio privado. 
Y  fue  transmitido  su  Radiomensaje  por  la  estación  Radio  Vaticana,  el  12  de 
Octubre  de  1961,  con  motivo  de  la  clausura  del  Segundo  Congreso  Mariano 
Interamericano que tuvo por sede la Insigne, Real y Nacional Colegiata Basílica de 
Santa María de Guadalupe. 
 
Se oyó en México a las 12 Hrs. Del medio día. 
 
He aquí algunos conceptos: “Amadísimos Congresistas y fieles todos de América. 
María,  Madre  de  Dios  y  Madre  Nuestra,  esa  tierna  palabra  que  en  estos  días 
vuestros labios repiten sin fin con el título bendito de Madre de Guadalupe, abre 
este nuestro saludo… Feliz oportunidad esta del 50 aniversario del Patronato de 
María  Santísima  de  Guadalupe  sobre  toda  la  América  Latina.  La  gloriosa  y 
siempre  Virgen  Santa  María,  Madre  del  verdadero  Dios  por  quien  se  vive, 
derrama su ternura y delicadeza maternal en la Colina de Tepeyac: confiando al 
indio  Juan  Diego  con  su  mensaje,  unas  rosas  que  de  su  tilma  caen,  mientras  en 
ésta  queda  estampado  aquel  retrato  suyo  dulcísimo  que  manos  humanas  no 
pintaron. 
 
Así quería Nuestra Señora continuar mostrando su oficio de Madre: ella, con cara 
de  mestiza,  entre  el  indio  Juan  Diego  y  el  Obispo  Zumárraga,  como  para 
simbolizar el beso de dos razas; ella, la que pidió ser invocada en esas tierras con 
el  título  de  Santa  María  de  Guadalupe,  nombre  atrayente  y  familiar,  como  para 
hermanar  a  todos  en  la  misma  suavísima  devoción.  Santa  María  de  Guadalupe, 
siempre  símbolo  y  artífice  de  esta  fusión  que  formaría  la  nación  mexicana  y,  en 
extensión  cargada  de  sentidos,  rebasaría  las  fronteras  para  ofrecer  al  mundo  ese 
coro  magnífico  de  pueblos  que  rezan  en  español…  Primero  Madre  y  Patrona  de 
México,  luego  de  América  y  de  Filipinas:  El  sentido  histórico  de  su  mensaje  iba 
cobrando  así  plenitud,  mientras  abría  sus  brazos  a  todos  los  horizontes  en  un 

68
anhelo  universal  de  amor.”  Después  de  otras  sentidas  expresiones  termina  con 
esta plegaria que compuso de su propia letra y nos recitó en español: 
 
“¡Salve  Madre  de  América!  Celestial  Misionera  del  Nuevo  Mundo,  que  desde  el 
Santuario del Tepeyac has sido, durante más de cuatro siglos, Madre y Maestra en 
la  fe  de  todos  los  pueblos  de  América.  Sé  también  su  amparo  y  sálvalos  Oh 
Inmaculada  María.  Asiste  a  sus  gobernantes,  infunde  nuevo  celo  a  sus  prelados; 
aumenta  las  virtudes  en  el  Clero  y  conserva  siempre  la  fe  en  el  Pueblo.  Que  en 
todos  los  hogares  florezca  la  santidad  de  la  familia,  en  cuyo  seno  la  educación 
católica reciba, con tu mirada, saludable aumento.” 
 
“Oiga  María  de  Guadalupe  estos  votos  para  que  los  presente  a  Cristo,  en  cuyo 
nombre y con el más vivo afecto de nuestro corazón de padre os bendecimos.” 
 
24.‐ El Pontífice Paulo VI. (1963‐1978) Este Romano Pontífice, en su discurso de la 
bendición  de  la  Rosa  de  Oro,  que  se  dignó  regalar  a  la  Basílica  de  Guadalupe, 
pronunciado el 20 de marzo de 1966, en la Capilla Sixtina, donde tuvo escena el 
rito  y  ceremonia,  enfatizó  el  Supernaturalismo  de  las  Apariciones  con  estas 
palabras  dignas  de  cincelarse  con  letras  de  oro  en  todos  los  frontispicios  de 
nuestros  Santuarios  dedicados  a  Nuestra  Virgen  Morena:  “Rosas hizo  florecer  la 
Virgencita Morena sobre la colina del Tepeyac en el rigor del invierno”. 
 
“Que  continúen  yendo  millones  de  peregrinos  cada  año  a  la  Basílica  de 
Guadalupe  y  unan  a  la  nuestra,  su  voz  implorante:  que  vayan  allí  donde  ella 
muestra y da su amor, compasión, auxilio y defensa.” Estas últimas palabras son 
las  que  la  Virgen  le  dijo  a  Juan  Diego  y  en  Juan  Diego  nos  las  dijo  a  todos 
nosotros. “¡Que el nombre bendito y dulce de Nuestra Señora de Guadalupe… no 
caiga nunca de vuestros labios!” (Texto castellano L´Osservatore Romano del 21‐
22 de marzo de 1966.) 
 
Después  en  su  mensaje  guadalupano,  dirigido  a  México  en  la  ceremonia  de  la 
entrega  de  la  Rosa  de  Oro  Guadalupana,  que  tuvo  efecto  en  la  Basílica  del 
Tepeyac, el 31 de Mayo del mismo año 1966, puntualizó más la verdad histórica 
de  las  Mariofanías  del  Tepeyac,  expresando  con  su  voz  autorizada:  “Ya 
antiguamente  –  según  se  narra‐  hizo  florecer  aquellas  rosas  con  las  que  quiso 
atestiguar su prodigiosa presencia”. Luego recalca: 
 
“La  Gloriosa Madre de  Dios, Santa  María  de  Guadalupe,  dispuso  en  esas tierras 
mexicanas  su  sede.  En  el  mes  de  diciembre  de  1531  se  apareció  a  un  indio 
venturoso,  de nombre Juan Diego, en la colina del Tepeyac, cercana a la Ciudad 
de  México.  En  aquel  lugar  fue  construida  primero  una  ermita,  luego  una  Iglesia 
más amplia, y por fin, fue erigido el insigne templo, de elegante arquitectura, que 
llegó  a  ser  el  celebérrimo  Santuario  Mariano  de  toda  América”.  Y  escribió 
diciendo a continuación: “Y el culto rendido a Nuestra Señora de Guadalupe… a 

69
la  manera  de  un  río  que  se  desborda,  irrumpió  en  casi  todas  las  regiones  del 
Continente,  y  rebasando  sus  confines,  llegó,  incluso,  a  las  lejanas  Islas  Filipinas. 
Los  Sumos  Pontífices,  nuestros  predecesores,  dotaron  de  privilegios  y  otras 
gracias a este lugar de devoción  mariana. 
 
“Basta recordar que Benedicto XIV confirió al templo el honor de Iglesia Colegiata 
y encomendó al patrocinio de la Santísima Virgen la nación mexicana. León XIII 
concedió que la hermosa imagen que, bajo esta advocación representa a la Madre 
de  Dios,  fuera  coronada  con  diadema  de  oro.  San  Pío  X  otorgó  al  templo  la 
dignidad de Basílica Menor y nombró a Nuestra Señora de Guadalupe, Celestial 
Patrona  de  toda  América  Latina.  Pío  XII  y  Juan  XXIII,  con  motivo  de 
peregrinaciones marianas al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, a través 
de radiomensaje, dirigieron saludables exhortaciones a los fieles que tomaban en 
ellas parte”. Y continúa: 
 
“Por tanto –motu proprio‐ en base a cuanto por certeza sabemos y trasponderada 
deliberación,  con  la  plenitud  de  nuestra  apostólica  potestad,  en  fuerza  de  las 
presentes  Letras,  otorgamos  a  la  Basílica  de  Guadalupe,  situada  en  la 
Arquidiócesis  de  México,  la  Rosa  de  Oro,  para  que  allí  sea  piadosamente 
custodiada.” “Dado en Roma, en S. Pedro, bajo el anillo del pescador, el día 20 de 
marzo del año 1966, tercero de nuestro pontificado Paulo VI”. 
 
25.‐  El  pontífice  Juan  Pablo  II.  (1978‐2005)  Fue  fervorosamente  guadalupano. 
Desde  el  inicio  de  su  pontificado  se  puso  bajo  la  protección  de  Santa  María  de 
Guadalupe.  Realizo  5  viajes    a  México  que  lo  llevaron  hasta  la  casita  de 
Guadalupe,  de  éstos  5  viajes  sólo  el  que  realizó  en  1993  no  puedo  asistir  a  la 
Basílica de Guadalupe. A continuación se muestran cada uno de sus viajes: 
Estuvo en México por primera vez del 26 al 31 de enero de 1979; para asistir a la 
III  Conferencia  Nacional  del  Episcopado  Latinoamericano,  y  antes  de  salir  de 
Roma para México, 22 de diciembre de 1978, dijo esto: “pero antes de llegar a la 
Sede de la Conferencia, haré una visita al célebre Santuario de Nuestra Señora de 
Guadalupe. Es allí donde espero recibir el necesario consuelo e impulso del cielo. 
Los  buenos auxilios,  podría  decirse, para  mi  misión  como  Pastor  de  la Iglesia.  Y 
especialmente para mi primer contacto con la América Latina.” “El punto esencial 
del  deseadísimo  encuentro  con  esta  iglesia,  será  justamente  esta  peregrinación 
religiosa  a  los  pies  de  la  Santísima  Virgen:  Para  venerarla,  para  implorarla,  para 
pedirle inspiración y consejo en beneficio de todos los hermanos del Continente”. 

 
Al gentío que respetuoso y venerante, fue a darle su cariñosa y filial despedida, en 
el aeropuerto internacional de Roma, el jueves 25 de enero de 1979, les manifestó 
sumamente conmovido: 
 

70
“Vuestro  gesto,  tan  delicado  y  atento,  me  conforta.  Y  es  un  auspicio  sereno  de 
feliz resultado del viaje que quiere ser, como sabéis: Peregrinación de fe: el Papa 
va  a  postrarse  ante  la  IMAGEN  PRODIGIOSA  de  la  Virgen  de  Guadalupe  en 
México; a invocar su ayuda maternal y su protección al propio misterio pontificio; 
y a repetirle con fuerza acrecida por las nuevas e inmensas obligaciones: Soy todo 
tuyo, y a poner en sus manos el futuro de la Evangelización de América Latina.” 
 
En  ese  primer  viaje  estando  en  la  catedral  de  México,  esplendoroso  escenario, 
pronunció  el  primero  de  sus  35  discursos  y  homilías,  convirtiendo  a  México, 
durante  una  semana,  en  la  Roma  de  las  Américas  y  del  mundo.  Y  comenzó  su 
homilía  en  la  catedral  metropolitana,  el  viernes  26  de  enero  de  1979,  con  esta 
suplicante  sugerencia:  “pongamos  este  encuentro  bajo  la  protección de la  Madre 
de  Dios  de  Guadalupe,  a  la  que  el  Pueblo  Mexicano  ama  con  la  más  arraigada 
devoción”.  Y  terminó  así:  “La  Virgen  fiel,  la  Madre  de  Guadalupe,  de  quien 
aprendemos a conocer el designio de Dios, su promesa y alianza; nos ayude con 
su  intercesión  a  firmar  este  compromiso  y  a  cumplirlo  hasta  el  final  de  nuestra 
vida, hasta el día en que la voz del Señor nos diga: VEN, VEN SIERVO BUENO Y 
FIEL; VEN ENTRA EN EL GOZO DE TU SEÑOR (Mt. 25, 21‐23). Así sea”. 
 
Juan Pablo II dijo a sus paisanos: 
 
“Ayer en la catedral hice una alusión a la frase que ya tiene derecho de ciudadanía 
en  la  historia  de  la  Iglesia  y  de  Polonia:  Polonia  semper  fidelis  (Polonia  siempre 
fiel)… Y dijo también MEXICUM SEMPER FIDELE (México siempre fiel)… Entre 
los  mexicanos  y  nosotros  hay  un  vínculo  espiritual:  Y  la  Madre  de  Dios  del 
Santuario  de  Guadalupe  nos  recuerda  vivamente  a  nuestra  Madre  de  Dios  de 
Jasna Gora. Y por eso hoy, esperando peregrinar al Santuario de la Madre de Dios 
de Guadalupe, vivo los mismos sentimientos que cuando iba y espero que en un 
futuro no lejano podré ir todavía, al Santuario de la Madre de Dios de Jasna Gora 
en Czéstochowa.” 
 
“En 1979 estando Juan Pablo II por primera vez en la Basílica de Guadalupe dijo: 
Cuán  profundo  es  mi  gozo,  queridos  hermanos  en  el  Episcopado  y  amadísimos 
hijos,  porque  los  primeros  pasos de mi peregrinaje, como  sucesor  de  Paulo  VI  Y 
de  Juan  Pablo  I,  me  traen  precisamente  aquí.  Me  traen  a  ti,  María,  en  este 
Santuario del Pueblo de México y de toda América Latina, en el que hace tantos 
siglos se ha manifestado tu maternidad. 
 
Y continuó con las siguientes plegarias: 
 
“Te ofrecemos todo este Pueblo de Dios. Te ofrecemos la Iglesia de México y todo 
el  Continente.  Te  lo  ofrecemos  como    propiedad  tuya.  Tú  que  has  entrado  tan 
adentro en los corazones de los fieles a través de la señal de tu presencia, que es tu 

71
imagen en el Santuario de Guadalupe; vive como en tu casa en nuestras familias, 
en nuestras parroquias, misiones, diócesis y en todos los pueblos.” 
 
“Finalmente, oh Madre, recordando y confirmando el gesto de mis Predecesores, 
Benedicto XIV y Pío X, quienes te proclamaron Patrona de México y de América 
Latina,  te  presento  una  diadema  en  nombre  de  todos  tus  hijos  mexicanos  y 
latinoamericanos, para que los conserves bajo tu protección, guardes su concordia 
en la fe y su fidelidad a Cristo. Amén.” 
El peregrino del amor y la esperanza, volvió por segunda vez a México en mayo 
de  1990.  El  domingo  6  de  mayo de  1990  en  la Basílica  de  Guadalupe,  beatificó  a 
los  niños  indígenas,  mártires  de  Tlaxcala,  Cristóbal,  Antonio  y  Juan,  y  al  P.  José 
María Yermo y Parres, y a Juan Diego.  

 
Es importante mencionar otro importante acontecimiento que refleja el gran amor 
de  Juan  Pablo  II  a  Santa  María  de  Guadalupe  que  contribuyó  en  mucho  a 
expandir su culto y validarlo y hacerlo presente desde el mismo Vaticano para el 
mundo.  El  martes  12  de  mayo  de  1992,  con  una  misa  celebrada  a  las  7  de  la 
mañana, el Papa Juan Pablo II inauguró en la cripta de la Basílica Vaticana, junto a 
la tumba de San Pedro, una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe.  

Volvió  por  tercera  vez  a  tierras  mexicanas  en  agosto  de  1993  y  aunque  estuvo 
apenas  unas  horas  y  sólo  visitó  la  ciudad  de  Mérida  en  cumplimiento  de  un 
compromiso‐encuentro  con  los  indígenas  representantes  de  Latinoamérica, 
ofreció a México un legado de fidelidad y paz eternos.   

Regresó por cuarta vez en enero de 1999, se presentó en la Ciudad de México para 
leer  las  conclusiones  del  Sínodo  de  América,  en  la  Basílica  de  Guadalupe  y 
proclamó el 12 de diciembre de cada año con el rango de fiesta en toda América 
por la Virgen de Guadalupe. 

Viajó  a  México  por  quinta  y  última  ocasión  en  agosto  de  2002,  contra  todo 
pronóstico y retando su propia salud ya que esa ocasión, era especial, para  Juan 
Pablo  II:  santificar  al  beato  Juan  Diego  (testigo  de  la  aparición  de  la  Virgen  de 
Guadalupe) como primer santo indígena en toda América, el 31 de julio de 2002 
en la Basílica de Guadalupe.  

Benedicto XVI (2005…..). La Virgen de Guadalupe ocupó un lugar clave durante 
el primer viaje de Benedicto XVI a América Latina (en mayo del 2007)  ya que fue 
invocada con insistencia por el Papa y los fieles que lo encontraron en Brasil para 
celebrar la  V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano (CELAM) en 
Aparecida. En su primer mensaje, en la ceremonia de bienvenida, el líder máximo 
de los católicos pidió la intercesión de la advocación mexicana para que proteja e 
inspire a los gobernantes de Latinoamérica en su “difícil tarea de ser promotores 
del bien común”.  

72
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
FlESTAS GUADALUPANAS 
 
Además de las contínuas fiestas y peregrinaciones que se celebran en la Basílica 
de Santa María de Guadalupe, particularmente en los meses de mayo, octubre y 
diciembre,  merecen  especial  mención  las  fiestas  celebradas  con  motivo  de  los 
Centenarios Guadalupanos y de la Coronación.  
 
PRIMER CENTENARIO 
 
El primer centenario de las apariciones se cumplió en Diciembre de 1631. Hasta el 
momento no se encontró con algún documento que hablara de la celebración de 
dicho  festejo.  Se  debe  tomar  en  cuenta  que  para  esa  fecha  el  culto  guadalupano 
no contaba con la fuerza y extensión de la que ahora se vive y que poco a poco se 
fue  difundiendo  en  todo  el  país  mexicano  y  continente  americano  así  como  en 
otros lugares del mundo. Otro argumento que algunos autores señalan es que en 
ese  tiempo  la  ciudad  de  México  estaba  sufriendo  la  tribulación  de  la  gran 
inundación comenzada en 1629 por lo que la atención del pueblo estuvo centrada 
en ello.  
 
SEGUNDO CENTENARIO 
 
El  segundo  centenario  de  las  apariciones  se  cumplió  en  1731  y  este  sí  fue 
celebrado con toda solemnidad. Con la debida anticipación se invitó a  todos los 
vecinos  de  la  ciudad  a  que  adornaran  e  iluminaran  sus  casas,  como  lo  hicieron 
desde  el  11  de  Diciembre,  y  el  12  se  celebró  en  el  Santuario  una  lucidísima 
función  a  que  asistieron  el  señor  Arzobispo  con  todo  el  cabildo,  el  señor  Virrey 

73
con todos los Tribunales y autoridades y el sábado inmediato se solemnizó en la 
Catedral con lucidísima función. 
 
TERCER CENTENARIO 
 
El tercer centenario se cumplió en Diciembre de 1831. A principios de Noviembre 
de  dicho  año  el  Ayuntamiento  de  la  ciudad  de  México  llamó  a  los  principales 
habitantes  de  la  ciudad  a  una  junta  que  se  había  de  celebrar  en  la  Sala  del 
Cabildo,  para  acordar  la  manera  de  celebrar  el  tercer  centenario  de  las 
apariciones. Se acordó transladar la imagen de la Colegiata a la Catedral, y para 
tratar  de  el1o  se  formó  una  Junta  Particular,  compuesta  de  40  individuos,  para 
que estudiaran el caso y dieran su dictamen. Se acordó que, para no estorbar las 
funciones  que  se  celebrarían  en  la  Catedral  y  en  la  Colegiata,  las  fiestas  de  la 
Ciudad  se  hicieran  los  días  26,  27  Y  28  de  Diciembre,  comenzando  por  la 
traslación de la sagrada imagen en la mañana del 26, lo cual no se pudo llevar a 
cabo  porque  el  cabildo  de  la  Colegiata  se  negó  terminantemente.  Pero  aun  sin 
este número del programa, el tercer centenario fue celebrado con  toda la mayor 
solemnidad. 
 
CUARTO CENTENARIO                 
El cuarto centenario fue el 12 de Diciembre de 1931. Con anticipación a iniciativa 
del  Excmo.  Sr.  D.  Pascual  Díaz,  Arzobispo  de  México,  se  preparó  un  programa 
verdaderamente  grandioso  para  celebrar  esta  solemnidad.  El  pueblo  de  México 
tuvo  en  esta  ocasión,  quizá  más  que  antes,  motivos  especiales  para  demostrar 
gratitud  a  tan  singular  protectora.  Ella  le  sostuvo  durante  los  días  aciagos  de  la 
persecución religiosa  más  terrible,  desatada  en 1926,  que  ha  sufrido  la  iglesia  en 
México, y además porque la Virgen de Guadalupe había sido proclamada Patrona 
Celestial de toda América Latina. (en el apartado de Basílica Antigua se exponen 
otros detalles acerca de este festejo) 
 
S.S.  Pío  XI  invitó  de  una  manera  especial  a  los  mexicanos  para  celebrar  dicho 
centenario  en  la  misma  Roma  y  así  se  hizo  el  12  de  Diciembre  de  1933  con 
solemnidad  extraordinaria,  pues  el  acto  tuvo  lugar  en  la  misma  Basílica  de  San 
Pedro  colocándose  una  hermosísima  imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe  en  el 
altar  mayor;  el  Excmo.  Sr.  Arzobispo  de  Guadalajara,  D  Francisco  Orozco  y 
Jiménez  celebró  la  misa  en  el  altar  en  que  de  ordinario  celebra  el  Papa;  por  la 
tarde fue paseada la imagen de Santa María de Guadalupe en solemne procesión 
por  las  calles  de  Roma,  y  se  hizo  una  iluminación  nocturna  extraordinaria  en  la 
Basílica de San Pedro.  
  
ANTECEDENTES  DE  LA  CORONACIÒN  Y  LORENZO  BOTURINI 
BENADUCCI 

74
 
Grandes fueron también las fiestas celebradas con motivo de la Coronación de la 
imagen  de  Santa  María  de  Guadalupe  que  tuvo  lugar  el  12  de  Octubre  de  1895. 
Esta  coronación  se  intentó  hacer  y  se  tuvo  documento  autorizado  para  hacerla 
desde mediados del siglo XVIII, pues en Febrero de 1736 llegó a México un noble 
italiano llamado D. Lorenzo Boturini Benaducci hombre muy culto y cristiano que 
fue  testigo de  los  estragos  de  la terrible  peste  de  que ya  se  hab1ó  y  de  todos  los 
medios que se intentaron para que cesase, y cómo esto no se consiguió sino con el 
Juramento  del  Patronato.  Esto  le  hizo  pensar  seriamente  y  estudiar  a  fondo  la 
historia  de  la  Virgen  de  Guadalupe  con  lo  cual  concibió  dos  ideas  geniales: 
escribir una historia bien documentada del origen de la imagen y de su culto y al‐
canzar de la Santa Sede la gracia de que fuera coronada. Para lo primero viajó por 
todas partes y trató inmediatamente con los indios  con lo  cual pudo formar  una 
riquísima colección de documentos auténticos. 
 
Para alcanzar la gracia de la Coronación de la imagen escribió una larga carta al P. 
Domingo Torrani, S.J. residente en Roma y muy amigo suyo en la que le exponía 
cómo  la  imagen  de  Santa  María  de  Guadalupe  llenaba  perfectamente  las 
condiciones exigidas por el Cabildo Vaticano para conceder la Coronación de las 
imágenes de la Virgen María de acuerdo con las intenciones del Conde Sforza el 
cual  dejó  al  Cabildo  de  la  Basílica  Vaticana  una  buena  suma  de  dinero  para 
costear  los  gastos  de  la  coronación  de  la  imagen  de  la  Virgen  María  que  fueran 
célebres  por  su  antigüedad,  por  la  devoción  popular  y  por  frecuencia  en  los 
milagros,  de  todo  lo  cual  debiera  juzgar  el  dicho  Cabildo.  Ponía  también  por 
condición que en la corona que se pusiese, se grabaran sus armas. 
 
El P. Torrani gestionó todo con el Cabildo Vaticano y alcanzó un decreto fechado 
en Roma el 11 de Julio de 1740 en el que dispensando los requisitos de que fueran 
el Arzobispo y el pueblo de México quienes hicieran la petición autorizaron al Sr. 
Arzobispo para que comprobara los requisitos exigidos en las imágenes para ser 
coronadas  y  en  nombre  del  dicho  Cabildo  procediera  a  la  Coronación.  Dicho 
documento se lo envió inmediatamente el P. Torrani al caballero Boturini, el cual 
formó  un  plan  grandioso  para  la  coronación  y  como  él  no  tenía  dinero  para 
sufragar los gastos, empezó a escribir cartas inmediatamente en latín y castellano 
a los Excmos Obispos, autoridad, ricos y personas prominentes de toda la Nueva 
España pidiéndoles su ayuda pecuniaria para las fiestas que preparaba. 
 
Por  aquel  entonces  desembarcó  en  Veracruz  el  Conde  de  Fuenclara  que  venía 
para  ser  el  Virrey  de  México  y  a  dicho  Virrey,  el  Alcalde  de  un  pueblo  de 
Veracruz  le  mostró  la  carta  que  había  recibido.  Entonces  el  Virrey  al  llegar  a 
México  pidió  informes  sobre  Boturini  ‐y  sus  planes,  resultando  que  siendo 
extranjero estaba en México sin licencia,  y pedía dinero sin autorización y además 
que había recibido de Roma un documento que no había pasado por el Consejo de 
lndias para obtener ʺel paseʺ, y finalmente que trataba de grabar en la corona que 

75
proyectaba  para  la  Virgen  de  Guadalupe  unas  armas  que  no  eran  las  del  rey  de 
España. El resultado final fué que a pesar de que Boturini se defendió, fué hecho 
prisionero,  le  embargaron  todos  sus  documentos  y  lo  enviaron  a  España  porque 
no  convenía  su  presencia  en  el  paísʺ.  Así  fué  como  quedó  sin  efecto  por  aquel 
entonces la coronación de la Virgen de Guadalupe.  
 
CORONACIÒN DE 1895 
 
Muchos  años  después,  el  24  de  Septiembre  de  1886,  los  tres  Excmos.  Sres. 
Arzobispos  que  había  entonces  en  la  nación,  a  saber:  el  de  México,  el  de 
Michoacán  y  el  de  Guadalajara,  escribieron  a  S.S.  León  XIII  pidiéndole  que  con 
motivo  del  Jubileo  Sacerdotal  que  se  iba  a  celebrar  en  Diciembre  de  1887,  se 
dignara  conceder  la  gracia  de  que  fuese  coronada  la  imagen  de  la  Virgen  Santa 
María de Guadalupe, gracia que había sido ya concedida desde 1740. Con fecha 11 
de  Febrero  de  1887,  S.S  León  XIII  despachó  un  breve  en  que  concedía  la  gracia 
solicitada  nombrando  al  Arzobispo  de  México  para  que  en  su  nombre  y  con  su 
autoridad  impusiera  la  corona  a  la  Virgen,  cualquier  día  del  mes  de  Diciembre. 
Como  se  vió  que  la  Colegiata  era  pequeña    y  que  la  coronación  ameritaba  el 
reformarla y decorarla y todo esto requería tiempo, se fijó para la coronación el 12 
de Octubre de 1895. 
 
Con motivo de la coronación se pidió también a S.S. León XIII que concediese un 
nuevo  oficio  litúrgico  a  la  Virgen  de  Guadalupe  porque  en  el  que  se  rezaba, 
aprobado  por  S.S.  Benedicto  XIV  no  tenía  sino  una  ligerísima  noticia  de  las 
Apariciones.  Costó  un  verdadero  triunfo  obtener  la  gracia  solicitada,  porque 
hubo  enemigos  de  Nuestra  Señora  de  Guaualupe  que  enviaron  desde  México 
material  para  que  se  pusieran  muy  serias  objeciones  a  las  lecciones  históricas, 
pero el 6 de Marzo de 1895, concedió la Sagrada Congregación de Ritos el nuevo 
oficio propio. 
 
El  alma  de  la  restauración  de  la  Colegiata  fué  el  M.I.  Sr.  Abad  de  la  misma  D. 
Antonio Plancarte y Labastida, que con todo empeño, en la capital y por todo el 
país, recogió las limosnas que hacían falta para restaurar la Colegiata. 
 
Para  el  acto  de  la  coronación  se  invitaron  a  todos  los  Excmos  Obispos  del 
Continente  Americano  y  asistieron  veintiún  Prelados  mexicanos,  y  por  diversas 
razones  dejaron  de  asistir  seis;  Prelados  extranjeros  asistieron  catorce  de  los  Es~ 
tados  Unidos,  uno  de  Quebec,  uno  de  Santiago  de  Cuba,  que  trajo  la 
representación  de  la  Reina  de  Espana  y  del  Clero  español,  uno  de  Panamá,  en 
total  treinta  y  ocho;  alrededor  de  cien  sacerdotes  y  no  menos  de  cincuenta  mil 
fieles, venidos de todas las partes de la República, que no habiendo podido entrar, 
llenaron el atrio y la plaza que hay frente al temp1o. 
 
Este  acto  de  la  coronación  tuvo  lugar  el  12 de  Octubre  a  las  11.45  minutos  de  la 

76
mañana, coronando la sagrada imagen los Excmos. Sres. D. Próspero Ma. Alarcón, 
Arzobispo de México y D. José Ignacio Arciga, Arzobispo de Michoacán. He aquí 
lo  que  dice  un  expectador  de  tan  extraordinario  suceso:  ʺUn  viva  agudo, 
penetrante,  enérgico,  vigoroso,  atronador,  indefinible  brotó  de  todos  los  labios, 
armonizado  por  los  más  hondos  suspiros  que  exhalaban  todos  los  pechos  y  por 
los latidos que despedazaban todos los corazones... Viva... Madre... María. .. eran 
las  palabras  que  podía  escuchar  el  oído  en  aquel  himno  del  alma;  en  aquel 
arranque  de  entusiasmo;  en  aquella  manifestación  de  fe;  en  aquel  testimonio  de 
ternura;  en  aquel  homenaje  de  amor....  Y  este  grito  se  exaltaba,  se  sostenía,  se 
perpetuaba,  robusto,  sostenido,  vigoroso,  interminable;  y  para  expresar  una 
emoción tan gran de, insuficiente, pues entre tanto todos los labios gritaban, todas 
las manos aplaudían y todos los ojos derramaban lágrimasʺ. 
 
ʺLos Obispos con !as rodillas en el suelo, las frentes inclinadas, destilaban de sus 
ya cansados ojos lágrimas de ternura, estaban tan inmóviles por la emoción, como 
la  estatua  de  su  inolvidable  hermano,  nuestro  amado  Arzobispo,  y  en  aquellos 
instantes venturosos todos los fieles que tuvieron la dicha de hallarse en ese tem‐
plo  no  permanecieron  en  la  tierra,  todos  sintieron  un  destello  de  la 
bienaventuranza;  todos  contemplaron  un  trasunto  del  cielo.  El  P.  Gonzalo  Ca‐
rrasco, hizo un boceto preciosísimo del momento de la coronación y que ahora se 
encuentra en el museo de la Basílica de Guadalupe.  
 
 
  
 
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

77
 
 
 
 
 
 
 
LA  VIRGEN  PRESENTE  EN  LA  HISTORIA  POLÍTICA  Y 
SOCIAL DE MÉXICO. 
 
La  imagen  de  la  virgen  de  Guadalupe  representa  la  identidad  de  México  como 
nación  mestiza,  por  esta  razón,  ella  ha  tenido  un  papel  muy  importante  en  la 
historia  política,  social  y  religiosa  de  dicho  país.  La  primera  bandera  de  los 
mexicanos  fue  Ella,  en  la  unión  por  la  lucha  de  la  independencia.  Ella  es  el 
símbolo  de  identificación  de  pertenencia  nacional.  Es  una  fusión  de  patria  y 
Virgen  en  el  sereno  corazón  del  pueblo  mexicano.  A  continuación  se  enuncian 
algunos personajes dentro de la historia mexicana que han reflejado dicha fusión. 
 
- Miguel  Hidalgo  y  Costilla  tomó  la  imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe 
como  la  primera  enseña  patria,  la  ondeó  al  grito  de  ¡Viva  la  Virgen  de 
Guadalupe!  ¡Viva  Fernando  VII!,  al  comenzar  la  lucha  por  la 
independencia de México (15 de septiembre de 1810).  
 
- El 11 de marzo de 1813, desde Ometepec  actual Edo. de Guerrero, expide 
José  María  Morelos  y  Pavón  un  decreto  aclamando  a  la  Guadalupana, 
“para que sea honrada y todo varón declare ser devoto de la Santa Imagen, 
soldado y defensor de su Patria”. En su camino al cadalso pidió, como una 
gracia especial orar, por unos momentos en El Pocito (templo erigido en el 
Tepeyac). Esto fue el 22 de diciembre de 1815. 
 
- Después Iturbide, con aprobación del Congreso, fundó en 1822 la Orden de 
Guadalupe, cuyos caballeros juraban defender las bases del Plan de Iguala. 
En  la  Cámara  de  Diputados  la  Guadalupana  tuvo  un  sitio  de  honor,  y 
cuando  abdicó  Don  Agustín  de  Iturbide  fue  a  depositar  su  bastón  de 
generalísimo en los altares de la Virgen. 
 
- El  primer  Presidente  de  México,  fue  un  gran  luchador  que  cambió  su 
nombre  propio  por  el  de  Guadalupe  Victoria  en  honor  de  la  Virgen  de 
Guadalupe.  
 

78
- Don  Vicente  Guerrero,  quien  fue  presidente  en  1829,  hizo  traer  las 
banderas  arrebatadas  en  Tampico  a  la  vencida  expedición  española  de 
Barradas, y las depositó a los pies de la Virgen de Guadalupe. 
 

- Antonio López de Santa Anna, Reactiva 30 años después de su fundación 
la  Orden  Nacional  de  Nuestra  Señora  de  Guadalupe  y  consiguió  el 
reconocimiento  de  la  iglesia católica  en  1854  por  disposición  del  Papa  Pío 
IX. Ese mismo año volvió a caer en desuso con el triunfo de la Revolución 
de Ayutla.  
- Ignacio  Manuel  Altamirano  en  su  bien  informado  libro:  “Pasajes  y 
leyendas,  tradiciones  y  costumbres  de  México”,  cuenta  del  Presidente 
general  Juan  Álvarez,  antiguo  insurgente,  que:...  “hizo  su  peregrinación 
oficial  a  la  Villa  de  Guadalupe”  y  repite  la  misma  frase  hablando  del 
general Ignacio Comonfort. 
 
- El  mismo  Ignacio  Manuel  Altamirano  juzgaba  que  el  Acontecimiento 
Guadalupano  había  hecho  posible  una  reconciliación  de  gentes  y  pueblos 
que  a  los  ojos  humanos  parecía  imposible.  Ante  la  misma  grada  del  altar 
guadalupano, escribía, se encontraban arrodillados un indio (Juan Diego) y 
un  español  (el  obispo  Fray  Don  Juan  de  Zumárraga);  allí  desaparecían 
todas  las  diferencias  sociales.  Santa  María  de  Guadalupe  los  había  puesto 
en la misma grada (en “La fiesta de Guadalupe” (1884). 
 
- Don Benito Juárez expide un decreto el 11 de agosto de 1859 por el que se 
declara  día  festivo  el  12  de  diciembre,  y  Sebastián  Lerdo  de  Tejada, 
ministro  entonces  de  Justicia,  Relaciones  y  Gobernación,  comenta  este 
hecho llamado “intocable” a la fecha Guadalupana.  
 
- Valentín  Gómez  Farías  encabeza  una  moción  para  “entronizar  en  el 
Congreso Nacional a la Santísima Virgen de Guadalupe”. 
 
- En 1865 el emperador  Maximiliano restablece por decreto la Orden Militar 
de  Guadalupe,  una  de  las  Órdenes  imperiales  de  México  (originalmente 
Orden Nacional de Nuestra Señora de Guadalupe), Conocida Oficialmente 
en el Imperio como Orden Imperial de Nuestra Señora de Guadalupe. 
 
- El caudillo Emiliano Zapata enarbolaría también una bandera con la efigie 
de la Virgen Morena. 
 
- El  general  Plutarco  Elías  Calles  asevera  el  licenciado  Manuel  Garibi 
Tortolero,  que  los  comisionados  para  ejecutar  la  orden  de  expulsarlo  del 
país, lo sorprendieron durmiendo y encontraron en la mesa de noche junto 

79
a  su  lecho,  una  bella  imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe  y  una  lámpara 
encendida ante Ella. 
 
- El presidente Adolfo López Mateos en rueda de prensa en Río de Janeiro, 
contestó  abiertamente  a  una  capciosa  pregunta  sobre  la  Virgen  y  afirmó: 
“La imagen de la Virgen de Guadalupe no es considerada como una obra 
pictórica porque las manos que la pintaron no son de este mundo”. 
 
- En  el  año  2000,  el  entonces  Presidente  electo  Vicente  Fox  Quesada  al 
conocer el resultado levantó un estandarte de la Virgen de Guadalupe, así 
mismo visitó la Basílica de Guadalupe en los días posteriores. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

80
 
 
 
 
LOS MlLAGROS 
 
Más  que  nada  los  favores  y  gracias  concedidas  por  la  mediación  de  la  Virgen 
Santa María de Guadalupe son los que han hecho que su culto vaya creciendo. 
Es  interminable  la  lista  de  los  milagros,  únicamente  se  citarán  algunos  de  los 
principales. Sin duda ninguna figura en primer término la curación instantánea 
y completa de Juan Bernardino. Curación también manifiesta fue la del indio 
que  fue  herido  al  hacerse  la  translación  de  la  sagrada  imagen  a  su  ermita, 
pues una flecha le atravesó el cuello y lo dejó muerto. Fué llevado el cadáver a 
los pies de la imagen y todos pidieron con gran fervor que lo salvase; le sacaron 
la  flecha  y  volvió  a  la  vida,  quedando  como  señal  del  hecho  la  cicatriz  de  la 
entrada y la salida de la flecha. 
 
Hubo también en los primeros años que se siguieron a la aparición dos grandes 
favores colectivos que merecen recordarse. 
 
En  1544  se  desarro1ló  una  terrible  epidemia,  que,  como  otras  muchas,  causó 
mayores estragos entre los indios, por su falta de higiene y debilidad orgánica 
debida a su alimentación escasa y mala. Pasaban de cien las personas que ente‐
rraban  diariamente  y  el  mal  no  se  calmaba  con  ningún  medio  humano,  hasta 
que los Religiosos Franciscanos discurrieron hacer una procesión de penitencia 
de  niños  indios  de  7  años  de  edad  que  fueron  al  Tepeyac  descalzos  y 
disciplinándose,  donde  pidieron  a  la  Virgen  María  el  remedio  de  sus  necesi‐
dades.  Al  día  siguiente  había  disminuído  muchísimo  el  número  de  muertos  y 
muy pocos días después, cesó por completo la epidemia. 
 
Pero el hecho prodigioso y público de la rápida conversión de los indios es sin 
duda  alguna  la  mejor  confirmación  del  milagro  del  Tepeyac.  No  se  sabe  de 
ninguno de los primeros Misioneros que haya tenido el don de lenguas, ni el de 
hacer  milagros,  y  sin  embargo  los  indios  se  convirtieron  a  centenares  y  a 
millares  con  esta  particularidad,  que  desde  que  llegaron  los  primeros 
misioneros hasta que  se dignó aparecerse la Virgen María, lograron bautizar a 
muchos niños, pero sólo a uno que otro adulto, y esos, por regIa general, de la 
ínfima pIebe, como Juan Diego y Juan Bernardino, y después de la aparición de 
la Virgen María de Guadalupe fueron muy numerosas las conversiones de adul‐
tos y de las clases elevadas de la sociedad. Este fenómeno sólo puede atribuirse 
a la influencia sobrenatural de la Virgen de Guadalupe. 
 

81
A los prodigios dichos se añaden los conocidos con el nombre de los milagros 
de Roma y de Puebla: 
 
El  milagro  de  Roma  fué  el  siguiente:  Eh  1796,  desde  mediados  del  año  y  por 
espacio de muchos días movieron milagrosamente los ojos muchas imágenes de la 
Virgen María y algunas de Jesucristo, en muy diversas iglesias de Roma,  durante 
muchos  días,  a  muy  diferentes  horas  y  en  presencia  de  muchísimos  fieles.  Entre 
esas imágenes estuvo la de la Virgen de Guadalupe que fué llevada por alguno de 
los Religiosos Jesuítas que fueron expuIsados por Carlos III y que se venera hasta 
la fecha en la Basílica de S. Nicola in Cárcere. 
 
De estos prodigios mandó el señor Cardenal Vicario hacer información jurídica, y 
por  lo  que  respecta  a  nuestra  imágen,  declararon  como  testigos  el  Sr.  Arcipreste 
de  la  iglesia  y  Fr.  Cristóbal  de  Vallepietra,  Capuchino,  profesor  de  física,  que  se 
había  especializado  en  los  estudios  de  óptica.  El  primero  declaró  que  habían 
comenzado los movimientos de los ojos el 15 de julio del año anterior, delante de 
una  muchedumbre  que  llenaba  la  iglesia.  ʺEl  movimiento,  dijo,  ni  era  lento,  ni 
acelerado,  sino  natural  y  conforme  al  de  los  ojos  humanos.  Cuando  las  pupilas 
llegaban a los ángulos de 1os ojos, una parte de éstas internábase en aquellos y en 
la  parte  opuesta  veíase  mayor  extensión  del  color  blanco  que  las  rodeaba:  lo 
mismo acontecía cuando dichas pupilas llegaban a la otra parteʺ.  
 
Fr. Cristóbal de Vallepietra declaró: ʺ... ví, pues, quebrantadas todas las leyes de la 
naturaleza,  y  observe  que  aquellos  ojos,  pintados  con  colores  en  una  tela, 
prodigiosamente  comenzaban  a  abrirse,  y  con  un  movimiento  grave,  lento  y 
majestuoso,  se  elevaban  sus  párpados  superiores  hasta  el  grado  de  dejar  ver  la 
pupila entera en medio del color blanco que la circundaba... Ví, además, que los 
mismos  párpados  estuvieron  abiertos  por  espacio  de  cuatro  segundos  cuando 
menos, y después, con el propio movimiento lento, grave y majestuoso, se bajaron 
y volvieron a tomar su primitiva posiciónʺ . 
 
El  28  de  febrero  de  1797  el  Excmo.  Cardenal  Vicario  ʺdecretó  y  decreta  que  la 
verdad del sobredicho movimiento de los ojos acontecido en las dichas sagradas 
imágenes había sido plenamente comprobada y demostradaʺ y para perpetuar la 
memoria  de  estos  hechos,  la  Santidad  de  Pío  VI,  con  fecha  24  de  Junio  de  1797 
concedió para Roma y el Estado Eclesiástico el Oficio y Misa, para el día 9 de julio 
en  que  comenzaron,  con  el  título  de  ʺFiesta  de  los  Prodigios  de  la  Santísima 
Virgen Maríaʺ.  
 
El  milagro  aprobado  en  Puebla  fue  como  sigue:  El  17  de  Diciembre  de  1755  se 
presentó ante el Sr. D. Domingo Pantaleón Alvarez de Abreu, Obispo de Puebla, 
el Dr. D. José Javier de Tambra y Simanes, para decir que el día 6 de dicho mes y 
año comenzó a estar gravemente enferma una hermana suya, Sor Nicolasa María 
Jacinta de Señor San José, Religiosa en el Convento de Santa Catarina de Sena; que 

82
llegó  a  verse  a  las  puertas  de  la  muerte  y  había  recobrado  la  salud 
instantáneamente  y  completa  por  intercesión  de  la  Virgen  de  Guadalupe,  por  lo 
que pedía que se levantara una información jurídica del caso. 
 
Accedió el Sr. Obispo, nombró un juez competente que hiciera la información y de 
ella  resultó  que  el  11  de  Diciembre  llegó  a  estar  la  enferma  tan  grave  que  le 
administraron la Extrema‐Unción, y en la noche, recordando que al día siguiente 
se  celebraba  la  fiesta  de  la  aparición  milagrosa  de  la  Virgen  de  Guadalupe,  se 
encomendó  a  Ella  muy  de  veras,  y  pidiéndole  que  si  le  convenía  morir  de  esa 
enfermedad,  había  de  ser  en  su  día,  y  si  no,  que  le  concediera  la  salud  por 
milagro, no para bien suyo, sino para exaltación de su gloria. 
 
Después  de  esta  petición  no  solamente  no  sintió  alivio,  sino  que  se  agravó  más 
todavía,  tanto  que  al  día  siguiente,  12  de  Diciembre,  llegó  a  estar  segura  de  que 
era llegada su última hora. Recibió la Sagrada Comunión, reiteró que le aplicaran 
sobre el cuerpo una imagen de la Virgen de Guadalupe, reiteró su petición, “para 
que con este milagro se extendiese su devoción y fuera más exaltada su gloria”, y 
al instante quedó completamente sana, y así siguió durante varios años, hasta que 
murió de pulmonía. 
 
Cuatro  años  duró  el  proceso,  en  el  que  declararon  varios  médicos  de  los  más 
sabios que había entonces en Puebla y por fin el juez de la causa declaró el 19 de 
mayo  de  1759  que  la  curación  de  dicha  religiosa  debía  tenerse  por  verdadero 
milagro. El Sr. Obispo revisó cuidadosamente los autos y el 11 de julio siguiente 
confirmó con su autoridad la sentencia del juez que instruyó el proceso. 
 
Quien  quiera  formarse  idea  de  la  cantidad  de  favores  y  gracias  que  la  Madre 
Santísima de Guadalupe derrama constantemente sobre todos los que la invocan, 
no tiene más que ir a la Basílica de Guadalupe (algunos se conservan en el Museo 
de  dicha  Basílica)  y  contemplar  la  cantidad  de  exvotos  de  todas  clases  que  los 
fieles  de  distintas  épocas  ahí  han  dejado  como  perenne  testimonio  de  su 
agradecimiento a la Reina de México y de Hispanoamérica.

 
 
 
 
 
 
 

83
ALGUNOS  LUGARES  GUADALUPANOS  EN  EL 
MUNDO 
 
Hoy,  en  la  primera  parte  del  siglo  XXI,  la  devoción  a  Nuestra  Señora  de 
Guadalupe se precia de ser una expresión religiosa que se ha extendido casi de 
manera  universal.  El  fervor,  el  celo  por  la  señora  del  Tepeyac,  son  evidentes  a 
través  de  diversas  expresiones,  rebasando  las  fronteras  georeligiosas 
tradicionales se ha ido sembrando en territorios que incluso son ajenos al mundo 
del  catolicismo;  y  aunque  en  algunas  latitudes  se  ha  manifestado  con  mayor 
intensidad que en otras, lo cierto es que el Guadalupanismo es hoy un fenómeno 
religioso de carácter mundial.  
 
Cabe  recordar  que este  monumental  proceso  devocional  es el  resultado  de  más 
de  cuatro  siglos  de  una  intensa  presencia  Guadalupana  que  si  bien  en  el  siglo 
XVI arranca suave y discretamente, con el pasar de los años, se iría diseminando 
poco a poco hasta llegar a cubrir prácticamente la geografía universal. 
 
Si bien es necesario aceptar la imposibilidad de contar con una bitácora completa 
de  todos  los  lugares  en  donde  actualmente  se  venera  a  la  Virgen,  de  cualquier 
manera se presentan algunos de ellos: 
 
CONTINENTE AMERICANO 
 
La Virgen se ha entronizado en todo el continente americano, tan es así que Su 
Santidad Juan Pablo II la declaró oficialmente patrona de América. La Virgen es 
venerada con especial afecto por algunos países como Canadá, Estados Unidos, 
los hermanos países de América Central y los del Cono Sur 
 
Siglo XVI
 
Algunos países desde el siglo XVI la entronizaron como es el caso de Colombia, 
Cuba, Santo Domingo y Haití. 
 
Siglo XVII 
 
Perú, Guatemala y Estados Unidos la honran a partir del siglo XVII. A donde la 
Virgen lIegó a Estados Unidos por manos del padre Eusebio Francisco Kino de la 
Compañía de Jesús, quien, bajo el amparo de la Guadalupana, tuvo los primeros 
encuentros con los indígenas de la alta  California; por esa razón, decidió poner 
bajo su patrocinio aquellas tierras a las que lIamó ʺGuadalupe de las Californiasʺ. 
Siglo XVIII 
 

84
La Republica del Salvador, Nicaragua y Costa Rica recibieron en el siglo XVIII de 
manos de Fray Antonio Margil de Jesús, la devoción a la Virgen de Guadalupe.  
 
Venezuela  recibió  la  devoción  en  este  mismo  siglo  a  través  de  una  imagen 
enviada por los Condes de San Javier para que estuviera en la casa solariega de 
Simón Bolívar. 
 
Argentina inició el culto a la Virgen de Guadalupe en el año de 1773 en torno a 
un  pequeño  grabado  de  su  imagen,  que  hasta  el  día  de  hoy  se  conserva  en  el 
santuario Guadalupano de la ciudad de Santa Fe. 
 
Siglo XIX y XX 
 
El siglo XIX sería también prolífico en la difusión de la Santísima Virgen y el XX 
más aún. 
 
Nicaragua se precia de venerarla en Managua, Chinandega, León y Granada. 
En  Ecuador  hay  un  altar  de  la  Virgen  en  la  catedral  de  Guayaquil,  otro  en  el 
santuario de Guópulo y otro más en San Francisco. 
 
En Buenos Aires, en el barrio de Palermo, hay una parroquia dedicada a Nuestra 
Señora de Guadalupe, con un óleo de grandes dimensiones en el que aparece San 
Juan Diego al momento de la estampación de la imagen de la Virgen en su tilma. 
 
En  Colombia  hay  Guadalupanas  en  Barranquilla,  Cartago  del  Cauca,  Medellín, 
Bello y Envigado de Antioquía.  
 
En Bolivia hay culto a la Virgen en Chuquisaca. 
 
En  Estados  Unidos  lo  hay  en  más  de  medio  millar  de  iglesias,  tanto  en  el  este 
como en el centro y sobre todo al oeste en California y en el estado de Texas; las 
hay también en Pennsylvania, en Pittsburg, sin olvidar, a Washington, la capital 
de la nación. 
 
EUROPA 
 
Siglo XVII 
 
Y en todo este recuento el Viejo Continente no se queda atrás; a Madrid llegaría la 
Virgen  en  el  siglo  XVII,  gracias  a  Fray  Miguel  de  Aguirre,  de  la  Orden  de  San 
Agustín y lo mismo a Portugal, a la Villa de Barrocal, diócesis de Viseo así como 
también a Elvas, plaza fuerte del Alentejo.  
 

85
Posteriormente llegaría una imagen de la Virgen de Guadalupe a la iglesia de San 
Jerónimo el Real, obsequio de la familia Meriendas; cabe señalar que se le dedicó 
allí  mismo  un  altar  especial  gracias  al  patrocinio  de  las  familias  mexicanas 
residentes  en  Madrid.  Asimismo,  llama  la  atención  el  que  en  el  convento  de  las 
madres  clarisas  de  Santillana  del  Mar  hay  un  taller  especializado  en  restaurar 
imágenes de la Virgen de Guadalupe, que constantemente está en actividad. Hay 
presencia Guadalupana en Navarra, en Gijón y en muchas otras sedes imposible 
de detallar aquí. 
 
A  Abbeville,  Francia,  lIegó  la  Virgen  desde  el  siglo  XVII  en  manos  de  ciertos 
marinos  españoles  que  habiendo  naufragado  en  las  inmediaciones  del  río 
Somme, lIevaron su imagen, en agradecimiento por haberse salvado. 
 
Siglo XIX y XX 
 
Años después, sus hermanos los jesuitas expatriados, la llevarían a San Nicolá in 
Cácere  Tulliano  y  luego  en  el  siglo  XIX  queda  entronizada  en  Santo  Stefanoa 
dʹAaveto,  provincia  de  Génova  una  imagen  de  la  Virgen  obsequiada  a  dicho 
pueblo  por  el  cardenal  José  Doria  Pamphili,  Secretario  de  Estado  durante  el 
pontificado de Pío VII. En el siglo XX el tenor Ganbarelli la lIeva desde Puebla a 
Albino.  
 
Caso  interesante  es  el  de  la  Iglesia  Votiva  de  Viena,  construida  a  expensas  de 
Maximiliano de Habsburgo algunos años antes de su viaje a México;  una de las 
capillas  de  dicha  iglesia,  se  dedicaría  después  de  su  muerte  a  la  Virgen  de 
Guadalupe. 
 
También  en  la  catedral  de  Notre  Dame,  en  París,  se  entronizó  y  se  coronó  una 
imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe  en  el  año  de  1949,  bajo  la  autoridad  del 
cardenal  de  París  y  del  señor  arzobispo  primado  de  México  don  Luis  María 
Martínez. Dicha imagen esta hoy en una de las capillas de la catedral, del lado del 
Evangelio. 
 
Al Japón  llegó  la  Virgen  en  manos  del  padre  Santiago Lara  Guevara,  Misionero 
de  Guadalupe  y  lo  mismo  a  Pussang,  Corea,  donde  los  otros  Misioneros  de 
Guadalupe  construyeron  un  templo  dedicado  a  Nuestra  Señora  en  el  barrio  de 
Sallik.  
 
En Kenya, Nairobi, el muy ilustre canónigo don Esteban Martínez de la Serna, así 
como  monseñor  Escalante,  ambos  Misioneros  de  Guadalupe,  dirigieron  la 
construcción del Santuario a la Virgen de Guadalupe. 
 
Y  en  el  último  cuarto  del  siglo  XX,  la  Virgen  lIegó  a  la  catedral  de  Sydney, 
Australia, gracias a la generosidad de la familia Gargollo Sánchez Navarro. 

86
Bajo el patrocinio de la Archicofradía de Santa María de Guadalupe, se envió una 
copia  fiel  de  la  imagen  original  a  la  hermana  República  de  Colombia,  en  donde 
fue  recibida  en  Palacio  Nacional  por  la  Primera  Dama  de  la  nación; 
posteriormente partiría hacia Armenia, la capital de la zona cafetalera, en donde 
las  autoridades  locales  la  reciben  con  honores  militares.  Hoy  esta  imagen  se 
encuentra entronizada en la catedral.  
 
También  bajo  el  patrocinio  de  la  archicofradía  Guadalupana  y  con el  invaluable 
apoyo  del  embajador  de  México  don  Cecilio  Garza  así  como  del  consejero 
cultural don Abraham Montes de Oca, se entronizó una imagen de la Virgen en la 
Catedral  del  Sur  de  Pekín.  De  la  misma  manera  ocurrió  en  la  catedral  de  San 
Ignacio  en  Shanghai,  República  Popular  China,  donde  se  habilitó  una  capilla 
especial  para  la  Virgen,  con  el  apoyo  del  señor  Sergio  Aguilera  Beteta,  que 
entonces fungía como Cónsul General de México en aquella ciudad. 
 
En  la  Basílica  de  San  Pedro,  Ciudad  del  Vaticano  se  dedicó  a  la  Virgen  de 
Guadalupe en el año de 1991, una capilla proyectada por el arquitecto mexicano 
Pedro Ramírez Vázquez, situada en un lugar altamente privilegiado, bajo el altar 
mayor justamente a un lado de la tumba de San Pedro. 
 
En Inglaterra, después de arduas negociaciones con el entonces arzobispo de Lon 
dres, se logró finalmente hacia 1922, que una imagen de la Virgen de Guadalupe 
donada por las familias de los estudiantes mexicanos que estaban en Londres, se 
colocara  en  la  capilla  de  San  José  en  donde  se  le  celebra  todos  los  días  12  de 
diciembre. 
 
Siglo XXI  
 
Y  en  el  año  del  2001,  los  archicofrades  bonaerenses  de  Guadalupe,  reunidos  a 
bordo del rompehielos ʺAlmirante Grizerʺ de la Armada Argentina, dejaron en la 
Antártida,  justamente  en  la  base  más  austral  del  territorio  argentino,  llamada 
General Belgrano, una imagen de la Virgen de Guadalupe. 
 
 
 
 

87
 
 
 
 
 
CAPÍTULO  III  

88
ALREDEDORES DEL RECINTO GUADALUPANO 
 
Actualmente  la  calzada  de  los  misterios  y  la  calle  del  acueducto  pueden  ser 
señalados  como  los  alrededores  del  recinto  Guadalupano,  el  cual  ahora  quedó 
dentro  de  la  Delegación  Gustavo  A  Madero.  La  gente  se  sigue  refiriendo  a  este 
recinto  como  a  la  Villa  de  Guadalupe,  nombre  que  adquirió  la  población  de 
Guadalupe  Hidalgo  una  vez  que  recibió  el  rango  de  Villa.  A  continuación  se  da 
una pequeña reseña histórica acerca de estos lugares.  

PUEBLO DE GUADALUPE HIDALGO (LA VILLA DE GUADALUPE) 
 
Bernal  Díaz  del  Castillo  cuenta  que  cuando  Cortés  sitiaba  a  México  ordenó  a 
Gonzalo  de  Sandoval    que  por  tierra  pusiera  cerco  a  otra  calzada,  que  iba  a  un 
pueblo  que  se  decía  Tepeaquilla,  y  es  de  suponerse  que  en  él  debe  haber 
establecido su campamento o guarnición. Consecuencia de ello sería la dispersión 
de todos sus habitantes y la destrucción de sus moradas. Después de la conquista, 
y a consecuencia de la predicación evangélica, el adoratorio y estatua de la diosa 
Tonantzin, fueron demolidos. Las actas del cabildo de México hablan de muchas 
solicitudes  de  los  conquistadores,  pidiendo  solares  y  sitios,  en  el  Tepeyac,  para 
plantear  huertas  y  labranzas.  Estas  mismas  actas  manifiestan  la  época  en  que, 
perdiendo el pueblo su primitivo nombre indígena, se vulgarizó el de Guadalupe.  

El nombre de este pueblo figuró por vez primera en acta pública el 3 de diciembre 
de  1563,  pese    a  todos  los  cambios  oficiales  establecidos  a  lo  largo  del  tiempo, 
sigue  siendo  llamado  la  Villa  de  Guadalupe,  donde  se  venera  la  Imagen  de  la 
Virgen.  
                                                                                                                                                                           
VILLA DE GUADALUPE 
 
El Arzobispo y Virrey, Juan Antonio de Vizarrón y Eguiarreta, inició las gestiones 
para que el pueblo de Guadalupe fuera promovido a Villa, cuya primera Cédula 
Real,  de  Felipe  V,  fue  despachada  el  28  de  diciembre  de  1733,  y  fue  elevado  a  
calidad de Villa por Cédula Real de 24 de junio de 1751 donde se le concedió un 
gobierno independiente.  
 
CIUDAD “GUADALUPE HIDALGO” 

El  12 de febrero de 1828, se le declaró ciudad a la Villa de Guadalupe con el título 
de “Guadalupe Hidalgo”. 
 
 
 
DELEGACIÓN GUSTAVO A. MADERO 
 

89
El 24 de septiembre de 1931 la ciudad de Guadalupe Hidalgo se transformaría en 
Delegación  del Departamento del D.F, con el nombre del héroe de la Revolución 
Gustavo  Adolfo  Madero  González  quedando  solamente  como  Gustavo  A. 
Madero.  

BIOGRAFÍA DE GUSTAVO A. MADERO


 
Nació  en  Parras  de  la  Fuente,  Coahuila,  el  día  16  de  enero  de  1875.  Sus  padres 
fueron  don  Francisco  Madero  Hernández  y  doña  Mercedes  Gonzáles  Treviño. 
Tuvo  diez  hermanos:  Francisco  Ignacio,  Emilio,  Alfonso,  Raúl,  Gabriel,  Carlos, 
Mercedes, Angela, Rafaela y Magdalena. Estudió en la universidad de Berkeley, 
teminados sus estudios y se dedicó con ahinco a la agricultura en compañía de su 
tío  Catarino  Benavides.  Con  los  conocimientos  adquiridos  en  sus  estudios 
comerciales  y  agrícolas,  tanto  en  su  estado  natal  como  en  Jalisco,  tuvo  éxitos 
indubitables,  era  un  hombre  de  gran  energía  en  sus  asuntos  y  determinaciones, 
de carácter muy fuerte y con dotes de organizador; era el elemento preciso para 
la  gran  empresa  revolucionaria.  Fue  el  más  activo  proveedor  de  armas  para  la 
insurrección,  al  grado  que  la  nación  le  reembolsó  las  cantidades  aportadas  que 
sumarían  aproximadamente  siete  millones  con  aprobación  del  Congreso.  Era  el 
más genuino de los revolucionarios al grado que no quiso ocupar cargo político 
que  comprometiera  nepóticamente  a  su  hermano  que  estaba  a  la  cabeza  en  el 
poder. 
 
Su  esposa  fue  Carolina  Villareal,  tuvo  varios  hijos.  Fue  designado  embajador 
especial en el Japón para formalizar las relaciones con ese país en 1913. 
 
La  revolución  felixista  era  el  fruto  de  la  barbarie,  don  Victoriano  Huerta  lo 
traiciona,  lo  llevaron  primero  al  Palacio  y  por  la  noche  lo  condujeron  a  la 
Ciudadela  para  entregarlo  a  sus  verdugos,  lo  pisotearon  10  o  12  soldados  y 
criminalmente  le  dieron  60  balazos,  lo  mutilaron  con  infamia  y  uno  de  los 
aspirantes le pegó el tiro de gracia en la nuca.  
 
 
EL ACUEDUCTO 
 
El  Conde  de  Paredes  fue  quien  otorgó  la  primera  merced  de  aguas  a  la  Villa  de 
Guadalupe en el año de 1679. La construcción del Acueducto de Guadalupe va de 
1743 a 1751, se rehizo con arquería sobre la antigua targea que fue costeada por el 
virrey  Enríquez  de  Rivera  (1679).  Se  le  atribuían  2,310  arcos.  Esta  arquería 
(conductores de agua potable) pasó por San Bartolo, Santiaguito Timoluco, Santa 
María  Ticomán,  San  Pedro  Zacatenco,  Santa  Isabel  Tola,  hasta  llegar  a  la 
monumental  caja  de  agua  construida  por  el  oidor  Domingo  de  Trespalacios.  El 
Acueducto  contaba  con  16  reposaderas,  dos  puentes,  así  como  varias  fuentes,  
estaban  bellamente  adornadas  con  las  imágenes  de  algunos  santos  entre  los  que 
figuran: San Mateo, San Francisco de Asís, Señora Santa Ana etc. el acueducto se 

90
encuentra  en  algunos  lugares  sepultado  o  bien  sirve  de  paso  peatonal,  sin 
embargo está presente como un recuerdo imperecedero, en las hornacinas y  cajas 
de agua.  
 
LA CALZADA DE LOS MISTERIOS 
 
La Calzada de los Misterios,  desde tiempos antiguos,  es  una de las principales 
vías  de  acceso  al  Tepeyac,  su  importancia  se  remonta  a  la  época  prehispánica, 
puesto  que  la  calzada  de  Piedra  o  Antigua,  formaba  parte  de  la  comunicación  
directa  con  Tierra  Firme  por  el  lado  norte  de  la  Ciudad  de  México.  Su 
construcción fue llevada a cabo por los Tlatelolcas, estaba hecha de piedra y tierra, 
bastante  levantada  sobre  el  nivel  del  agua.  Contaba  con  una  extensión  
aproximada de dos leguas, o sea, entre 9 y 10 kilómetros. 
 
FUNCIONES DE LAS CALZADAS 
 
Las  calzadas  cumplían  tres  funciones  principales:  comunicaban  la  ciudad  con 
tierra firme, evitaban las corrientes de agua mejorando su calidad y funcionaban 
como diques. 
 
CAMBIO DE NOMBRE 
 
Posteriormente  la  calzada  de  Piedra  o  el  Camino  de  Guadalupe,  cambió  de  nombre 
por el actual (“Calzada de los Misterios”), ya que se construyeron a lo largo de la 
misma  los  quince  misterios  que  hoy  pueden  ser  admirados.  Actualmente  la 
Calzada cuenta con 14 mts. de ancho y 3,300 de longitud. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

ESPACIOS  SAGRADOS  DEL  RECINTO 


GUADALUPANO (TEMPLOS)  
 

91
Han sido cinco los templos erigidos y consagrados a la Virgen de Guadalupe con 
el  fin  de  atender  a  su  petición  de  tener  una  casita  para  recibir  a  todos  sus 
amadores no sólo de ésta tierra sino de todos los variados linajes que la invoquen 
y confíen en ella. Templos de Santa Marìa de Guadalupe:  el primero: la Primera 
Ermita  de  Zumárraga,  el  segundo:  la  Segunda  Ermita  de  Montúfar,  el  tercero: 
Templo Artesonado, el cuarto: la Basílica Antigua o Templo Expiatorio de Cristo 
Rey y el quinto: la Basílica Moderna.  
 
Ha  habido  distintos  momentos  en  la  historia  en  que  la  imagen  de  la  virgen,  ha 
estado  fuera  de  su  casa  temporalmente  por  diversas  circunstancias.  Los  lugares 
que han dado hospedaje a la madre han sido: el oratorio del obispo Zumárraga en 
su palacio, la Iglesia Catedral que en dos ocasiones ha recibido a la Guadalupana, 
la  primera  fue  antes  de que  se  intronizara  a  su primera Ermita  y la  segunda  fue 
por  la  inundación  de1629  que  la  tuvo ahí  hasta  el  año 1634;  la  Capilla de  Indios 
que la hospedó durante 14 años mientras se construía su cuarta casita (la Antigua 
Basílica);  el  templo  de  Capuchinas  que  por  3  ocasiones  también  resguardó  a  la 
madre celestial, la primera ocasión fue a causa de las reparaciones que se hicieron 
en la Colegiata debidas a la construcción del convento de Capuchinas, la segunda  
fue  por  la  conclusión  de  los  últimos  retoques  a  la  renovación  del  altar  de  la 
Colegiata, la tercera fue debido a las segundas reparaciones que se le hicieron a la 
Basílica Antigua por motivo de los preparativos de la coronación; La casa del ing. 
Luis  Murguía  que  vivía  en  la  calle  de  República  del  Salvador  en  el  centro  de  la 
ciudad de Mèxico, fue el otro lugar que brindó hospedaje a la reina del cielo por 3 
años, en esta ocasión fue debido a la persecución religiosa que vivía la iglesia en 
ese entonces y hasta que termino la persecución se devolvió el Sagrado Original a 
la Basílica Antigua. 
 
De  los  5  templos  que  se  han  levantado  a    María  de  Guadalupe  en  atención  a  su 
petición, 3 de ellos ya no existen como es el caso de las primera y segunda ermita, 
de éstas sòlo quedan los cimientos que aún pueden ser vistos en la sacristía de la 
parroquia de indios. El tercer templo llamado Artesonado también fue demolido 
para luego construir en ese mismo lugar la Basílica Antigua. 
 
También existen otros templos que se han construido con el objetivo de guardar la 
memoria  de  algún  acontecimiento  importante  como  es  el  caso  de  la  capilla  del 
Pocito  la  cual  fue  construida  por  la  virtudes  curativas  que  se  le  atribuían  al 
manantial  de  agua  que  se  encontraba  ubicada  muy  cerca  del  lugar  donde  la 
Virgen  entregó  las  rosas  a  Juan  Diego;  Otro  templo  construido  como  una 
remembranza  fue  el  templo  del  Cerrito  que  fue  levantado  en  el  lugar  donde 
ocurrieron  las  primeras  apariciones  a  Juan  Diego.  Dentro  de  este  grupo  de 
templos,  existió  otro  que  fue  construido  en  1895  con  la  finalidad  de  recordar  el 
lugar  donde  estuvo  el  árbol  de  cazahuate  que  marcaba  el  lugar  donde,  según  la 
tradición,  la  Santísima  Virgen  salió  al  encuentro  de  Juan  Diego,  lugar  donde 
también le entregó las rosas. Este templo fue llamado la Capilla de las rosas pero 

92
tuvo que ser demolido en agosto de 1968. En la actualidad en ese lugar sólo existe 
una columna rematada por una imagen de la Virgen de Guadalupe del año 1794, 
la cual indica el lugar en el que estuvo dicha capilla. 

PRIMERA ERMITA, CONSTRUIDA POR  ZUMÁRRAGA 
 
Antes de la venida de los españoles el Tepeyac fue un centro religioso del mundo 
político  –  religioso  del  Valle  del  Anahuac,  en  este  lugar  tenían  un  templo 
dedicado  a  la  madre  de  los  dioses  que  llamaban  Tonantzin,  que  quiere  decir 
Nuestra  Madre;  allí  hacían  muchos  sacrificios  a  honra  de  esta  diosa,  y  venían  a 
ellos de muy lejanas tierras.  
 
Los acontecimientos de 1531 dieron comienzo a una realidad nueva en el Tepeyac, 
ya que gracias a Santa María de Guadalupe se comenzó a dar culto en este lugar 
al  ʺverdadero  Dios  por  quien  se  viveʺ;  para  esto,  se  atendió  a  la  petición  de  la 
Santísima  Virgen  de  que  se  construyera  un  templo,  donde  estaría  su  imagen 
bendita, como signo de su presencia y de su amor.  
 
 
PRIMER  ALOJAMIENTO  DE  LA  IMAGEN:  CAPILLA  DE  LA  CASA  DEL 
OBISPO  
 
 
Según  la  tradición  constante  y  otros  textos  de  la  primera  hora  como  el  Nican 
Mopohua, el Obispo (Fray Don Juan de Zumárraga) quedó asombrado y oró ante 
la imagen, se levantó y extendió el ayate en una mesa para ponerle un marco y la 
llevó  a  su  capilla.  La  majestuosa  Basílica  actual  tuvo  un  comienzo  muy  humilde 
en  el  convento  donde  vivía  el  obispo  electo  de  México  (la  cierta  y 
presumiblemente  una  pequeña  capilla  del  mismo),  que  por  unos  días  sería  el 
primer santuario de la Virgen de Guadalupe de México.  
 
 
TRASLADO DE LA IMAGEN A LA IGLESIA CATEDRAL 
 
 
El Señor Obispo determinó que con toda brevedad se fabricase por entonces una 
Ermita  a  la  raíz  del  monte,  para  que  fuese  el  amparo  de  todos  los  pasajeros  y 
caminantes,  y  que  se  animasen  los  fieles  a  costearla  con  sus  limosnas.  Sacó  a 
público la milagrosa Imagen, la llevó de su Oratorio y Casa, lugar dichoso de su 
feliz    nacimiento,  y  la  puso  en  su  Iglesia  Catedral.  Cuando  la  Ermita  estaba  ya 
acabada,  el  Señor  Obispo  previno  general  procesión  para  trasladar  la  imagen  y 
señaló el segundo día de la Pascua de Navidad, que fue aquel año martes, a los 15 
días del descubrimiento de la Imagen el día 26 de diciembre de 1531. 
 

93
 

PROCESIÓN DEL TRASLADO DE LA IMAGEN A LA PRIMERA ERMITA 


 
 
Según  una  fuerte  tradición  recogida  también  en  un  cuadro  de  enormes 
dimensiones conservado actualmente en el Museo de la Basílica de Guadalupe de 
la Villa, se organizó una solemne procesión con una gran multitud, los españoles, 
así como los señores y nobles mexicanos tomaron parte; la calzada se adornó con 
profusión de flores hasta la ermita que en el Tepeyac había mandado construir el 
señor  Zumárraga.  Por  ambos  lados  de  la  calzada,  todavía  la  laguna  era  muy 
honda;  iban  muchos  naturales  en  sus  canoas,  hacienda  simulacros  guerreros  y 
ataviados a la usanza chichimeca. Uno de estos guerreros, sin advertirlo, hirió de 
un flechazo a uno de sus compañeros, al que le atravesó el cuello con la flecha.  
 
 
Al  verlo  ya  muerto,  lo  llevaron  delante  de  la  imagen  de  la  Virgen,  la  Reina,  a 
quien sus compañeros imploraron la gracia de devolverle a la vida; le sacaron la 
flecha  y  no  solo  revivió,  sino  que  también  sanó  de  la  herida.  Aquel  indio  desde 
entonces  se  quedó  toda  su  vida  en  la  bendita  casa  de  la  Santa  Señora  del  Cielo. 
Esta ermita sirvió para recibir a los primeros devotos guadalupanos hasta que el 
señor  arzobispo  Alonso  de  Montúfar  (1551‐1572)  hizo  construir  una  ermita  más 
grande.  
 
 
CASA DE JUAN DIEGO 
 
A Juan Diego se le permitió construir una casita junto a la ermita; él se encargaba 
de barrer la ermita y tenerla aseada, también se ocupaba de ejercicios espirituales; 
ahí  vivió  Juan  Diego  hasta  su  muerte  viviendo  una  vida  de  oración,  servicio  y 
recogimiento. El Nican Motecpana  nos dice que en esa ermita fueron sepultados 
Juan Diego y su tío Juan Bernardino. 
 
 
 
 
 
SEGUNDA ERMITA, CONSTRUIDA POR MONTÚFAR 
 
 
 
 
   
 

94
Esta  segunda  ermita  debió  construirse  hacia  el  año  de  1556,  es  llamada  de 
ʺMontúfarʺ  por  haber  sido  construida  bajo  el  episcopado  del  segundo  arzobispo 
de México, Fray Alonso de Montúfar(1553‐1572). Al inicio era sencilla, pero pocos 
años más tarde, durante la segunda mitad del siglo XVI, la capilla de ʺMontúfarʺ 
había  adquirido  especial  importancia  en  la  piadosa  sociedad  mexicana  y  ya  se 
había embellecido dicho templo; en la iglesia había muchas lámparas de plata, las 
cuales  se  encendían  en  fiestas  solemnes.  Ya  para  los  últimos  años  del  siglo  XVI, 
amenazaba con quedar en ruinas esta ermita. 
 
 
 
 
A mediados del siglo XVII, el P. Luis Lasso de la Vega construiría en esta área la 
llamada Parroquia Vieja de los Indios, en cuya sacristía se han descubierto parte 
de los muros y cimientos de las ermitas originales. Pero nunca se encontraron los 
restos  mortales  de  Juan  Diego  y  de  Juan  Bernardino,  que  se  supone  estaban 
sepultados en ese lugar. 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
TEMPLO ARTESONADO O TEMPLO DEL CABILDO 
 
Al principiar el siglo XVII cuando el Cabildo de la Catedral vio que la ermita no 
estaba en condiciones para recibir la afluencia de peregrinos, determinó trasladar 
el santuario al lugar donde esta el actual Templo Expiatorio (Antigua Basílica). La 
primera  piedra  del  nuevo  templo  fue  colocada  el  domingo  10  de  septiembre  de 
1600. El arquitecto fue Alfonso de Arias, con ayuda del maestro Damián de Ávila. 
 
Al  tomar  posesión  del  gobierno  de  la  Arquidiócesis,  el  señor  Arzobispo  D.  Juan 
Pérez de la Serna (1613‐1625) encontró la construcción muy retrasada. Finalmente 
el templo dedicado a la Reina del Cielo fue consagrado por el mismo arzobispo en 
1622. El templo se edificó sin escatimar en primorosos adornos. 
 

95
 
CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL TEMPLO 
 
 
Este  templo  se  conoció  como  ʺartesonadoʺ  por  su  plafón elaborado  con  maderas 
labradas  entretejidas.  Fue  un  templo  de  construcción  formal,  de  planta 
rectangular,  que  estuvo  orientado  al  sur.  Era  de  bastante  capacidad,  y  de  muy 
hermosa  arquitectura,  con  dos  puertas,  una  al  Poniente  con  su  plaza  real,  que 
remataba en el camino, otra a la parte que miraba a México, con dos hermosas to‐
rres que la acompañaban.  
 
 
EL TECHO 
 
 
El techo era de artesones, obra curiosa y costosa. El techo de la Capilla mayor era 
de  mayor  esmero,  toda  era  una  piña  de  oro,  donde  estaban  pendientes  más  de 
sesenta lámparas de plata grandes y pequeñas.  
 
 
RETABLO  Y TABERNÁCULO DE LA IMAGEN DE LA VIRGEN 
 
 
El  Altar  Mayor  tenía  su  retablo  de  tres  cuerpos,  era  dorado  y  estofado.  La 
milagrosa  Imagen  de  la  Santísima  Virgen  estaba  en  medio  del  retablo,  en  un 
Tabernáculo  de  plata  de  más  de  340  marcos  de  peso,  labrado  preciosamente,  la 
puerta  era  de  espejos  cristalinos,  y  dos  espejos  solos  cogían  la  Imagen  desde  los 
pies a la cabeza. Este Tabernáculo fue dedicado y consagrado por el Excmo. Señor 
don García Sarmiento de Sotomayor y Luna, Conde de Salvatierra, siendo Virrey 
de esta Nueva España [1642‐1648]. 
 
 
HOSPEDERÍA Y SACRISTÍA 
 
La  hospedería  fue  fabricada  para  comodidad  de  las  personas  que  iban  al  
santuario  a  las  novenas;  esta  casa  estaba  adaptada  para  que  pudiera  hospedarse 
con decencia el Señor Virrey y  el Señor Arzobispo. Se labró una hermosa sacristía, 
con cajones de cedro y nogal para guardar los ornamentos; también se construyó 
una vivienda para el capellán y sacristán del Santuario. 
 
 
SEGUNDO TRASLADO EN LA HISTORIA, DE LA IMAGEN GUADALUPANA 
AL ALTAR MAYOR DE LA CATEDRAL DE LA CIUDAD DE MÉXICO (POR LA 
INUNDACIÓN) 

96
 
Durante  estos  años  en los que  el  templo  artesonado  estuvo  en  pie,  la  imagen  no 
siempre estuvo en el santuario. Entre los milagros de la Virgen de Guadalupe se 
encuentra  lo  que  sucedió  durante  la  terrible  inundación  que  sufrió  la  ciudad  de 
México en 1629. 
 
Don Francisco Manso y Zúñiga, arzobispo de México, llevó a la ciudad de México 
la  Santa  Imagen.  Ella  remediaría  la  inundación.  La  primera  noche  que  llegó  la 
aposentó en su Palacio. La mañana siguiente la imagen se trasladó al Altar mayor 
de  la  Catedral, y  allí  estuvo  todo  el  tiempo  de  la  inundación; sin pensar  bajaron 
poco a poco las aguas, dejando seca la Ciudad; con solemne procesión la imagen 
volvió a su Ermita el Domingo 14 de mayo de 1634 y aquella noche quedó en la 
Iglesia  de Santa  Catalina  Mártir;  llegaría  al  día  siguiente.  La  imagen  permaneció 
en México 5 años menos 4 meses y 11 días. 
A finales del siglo XVII, El Arzobispo Aguiar y Seijas concedió la demolición de 
este tan celebrado santuario y la erección de otro digno templo para la Soberana 
Señora,  en  ese  mismo  lugar.  Después  de  que  la  imagen  de  la  Virgen  fue 
trasladada a la Iglesia vieja de los indios se comenzó con la demolición y el 25 de 
marzo de 1695 se inició la obra de la Basílica, que hoy llamamos La Antigua, que 
durante  267  años  acompañó  al  pueblo  mexicano  en  los  tiempos  difíciles  de  su 
historia.  
 
 
 
 
 
 
PARROQUIA DE INDIOS 
 
Es  el  templo  más  antiguo  en  el  recinto  Guadalupano,  conocido  desde  tiempos 
pasados como la Parroquia Vieja de los Indios, porque la construyeron los vecinos 
indígenas  del  contorno.  Está  construida  sobre  lo  que  fue  el  cementerio  de  la 
ermita  que  edificó  el  segundo  arzobispo  de  México,  Fray  Alonso  de  Montúfar, 
O.P. (1551‐1572).  
 
Fue  construida  por  los  años  de  1647  y  1649, a  iniciativa  del P.  Lasso de la  Vega, 
insigne capellán de Guadalupe. Originalmente, fue de dimensiones pequeñas (15 
metros de fondo); en 1694, se le agregaron otros trece metros para acondicionarla 
como  el  lugar  donde  se  veneraría  la  santa  imagen  durante  la  construcción  de  la 
Antigua Basílica (del 25 de mayo de 1695 al 30 de abril de 1709).  
 
PRIMERA PARROQUIA DE GUADALUPE 
 

97
La parroquia de Guadalupe, con todos sus derechos y obligaciones, fue erigida en 
el año de 1702 (28 de abril) en la Vieja Parroquia de los Indios, a instancias del Br. 
D.  Francisco  de  Fuentes  Carrión,  último  capellán  y  primer  párroco  de  la  nueva 
parroquia.  Antes  de  esta  fecha  pertenecía  a  Santa  Catarina  Mártir,  como  vicaría 
fija. Desde 1750 el cabildo de Guadalupe se encargó de la Parroquia hasta finales 
del siglo XX. 
 
Tras  el  temblor  de  1957  la  parroquia  se  encontraba  casi  en  ruinas  y  en  1960  el 
templo  de  Capuchinas  pasó  a  ser  la  sede  parroquial  de  la  Archipresbiteral 
Parroquia  de  Santa  María  de  Guadalupe.  El  templo  permaneció  cerrado  al  culto 
hasta  que  el  Sr.  Emmo.  Cardenal  Arzobispo  Primado  de  México,  D.  Norberto 
Rivera  Carrera,  bendijo  y  abrió  nuevamente  al  culto  esta  iglesia  el  9  de  junio  de 
1998, año del 450 Aniversario de la muerte de San Juan Diego. 
 
CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL EXTERIOR DEL TEMPLO 
 
Este templo llama la atención por su aspecto sobrio y sencillo, sin ningún género 
de adornos; su construcción es de cal y canto y su forma es rectangular, sin ocultar 
su simple elegancia. Su forma actual es resultado de algunas modificaciones que 
se  le  fueron  haciendo  en  distintas  épocas,  pero  nunca  alteraron  su  adusta 
arquitectura, conservada hasta nuestros días. El P. Armando Colín, con muy buen 
gusto la ha remozado, dejando intactas sus líneas de austeridad y dedicándola al 
culto  de  San  Juan  Diego.  Ha  resentido  el  hundimiento  del  suelo  del  Valle  de 
México; en su fachada sur se puede notar un marcado desplome.  
 
RETABLO 
 
Como retablo está una imagen de San Juan Diego, fue realizada por Fray Gabriel 
Chávez y Arturo Cordero.  
 
SACRISTÍA 
 
Actualmente en la sacristía ubicada del lado derecho del altar, es posible ver parte 
de  los  cimientos  de  las  dos  primeras  ermitas  construidas  en  el  Tepeyac  para 
cumplir el deseo de la Virgen de Guadalupe.  
 
EL ÁRBOL DE CAZAHUATE 
 
Junto  a  los  muros  de  este  templo  por  el  lado  poniente  se  ha  conservado  un 
arbusto  llamado  cazahuate  (según  la  región  tiene  diferentes  nombres,  como: 
ochote, palo bobo, palo blanco). Mientras Juan Diego traía las flores de la cumbre 
del monte, la Virgen María le aguardó al pie de un árbol, que llaman quauzahualt 
los indios, que es lo mismo que árbol de telas de araña o árbol ayuno, el cual no 
produce  fruto  alguno,  y  es  árbol  silvestre,  y  sólo  da  unas  flores  blancas  a  su 

98
tiempo.  Para  conservar  vivo  este  recuerdo,  desde  tiempos  inmemoriales  se  ha 
cuidado este árbol, que cuando se seca se planta otro.  
 
CRUZ GRIEGA 
 
Por el lado oriente hay un pequeño monumento en cuya cúspide se distingue una 
cruz griega, que es una fuente artificial, donde según la tradición San Juan Diego 
tuvo su casita el resto de su vida (1531‐1548).  
 
NOTA HISTÓRICA 
 
El  estandarte  de  la  Virgen  de  Guadalupe  que  el  Sr.  Cura  D.  Miguel  Hidalgo  y 
Costilla tomó como la primera enseña patria de la parroquia de Atotonilco Gto, al 
comenzar  la  lucha  por  la  independencia,  estuvo  guardada  en  esta  iglesia  del 
desde el 12 diciembre de 1853 al 17 de febrero de 1896.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
CAPILLA DEL CERRITO 
 
Es el lugar donde Juan Diego vio por vez primera a la Señora del Cielo, y donde 
fue a cortar las rosas que sirvieron de señal al Obispo Fray Juan de Zumárraga.  
 
PRIMERA  EDIFICACIÓN  DE  CRISTÓBAL  DE  AGUIRRE  Y  TERESA 
PEREGRINA 
 
Toda la historia Guadalupana comenzó en el Cerrito del Tepeyac, que domina el 
Valle  de  Anáhuac,  originalmente  había  allí  una  cruz  de  madera  con  peana  de 
piedra  para  perpetuar  el  recuerdo  de  la  primera  aparición  de  la  virgen  a  Juan 
Diego. Años después en 1666 un devoto llamado Cristóbal de Aguirre, panadero 
de la Ciudad de México, y su esposa Teresa Peregrina, construyeron una  humilde 
capilla en lo alto del cerrito, con un retablo en cuyo centro colocaron la imagen de 
Nuestra  Señora  de  Guadalupe,  pintada  por  un  maestro  de  buen  pincel;  además, 
con  mil  pesos  crearon  una  fundación  para  celebrar  una  misa  el  día  de  su 
aparición. La ermita medía 8.40 x 5.90 metros, y tenía dos ventanas, una al oriente 
y otra al poniente, y una sacristía de 4.60 x 3.76 metros.  
 

99
Esta capilla se abrió al culto el 2 de febrero de 1667, a pesar de que sus muros eran 
de  adobe  y  su  techo  de  madera,  duró  casi  noventa  años  al  servicio  del  culto 
divino,  hasta  que  vino  un  fervoroso  sacerdote  enamorado  de  la  Virgen  de 
Guadalupe, llamado José Mariano Montúfar que en 1745  presentó un memorial al 
arzobispo  de  México  Juan  Antonio  de  Vizarrón  y  Eguiarreta  pidiendo  la 
edificación de una nueva capilla en el cerro de Guadalupe. Unos días después el 
arzobispo da un decreto en que otorga la licencia para la edificación de la capilla 
del cerrito. 
 
SEGUNDA EDIFICACIÓN DE PBRO. JOSÉ MARIANO MONTÚFAR 
 
En 1748 el sacerdote José Mariano Montúfar demolió la ermita y comenzó a labrar 
otra  de  mejor  fábrica  y  mayores  proporciones.  En  1754  el  presbítero  Montúfar 
quiere  verse  libre  de  los  problemas  de  la  construcción  de  la  capilla  y  cede  al 
arzobispo Rubio y Salinas estos derechos. En mayo de 1756 se celebró una misa en 
la capilla actual. Desde ese tiempo en adelante el Cabildo de la Colegiata la tomó 
para atenderla pastoralmente. 
 
Los planos fueron del bachiller Juan de Peralta, la advocación de la capilla era de 
San Miguel Arcángel y como patrona principal la Virgen de Guadalupe .  
 
 
 
 
MONASTERIO DE SAN JOSÉ 
 
El  padre  Montúfar  fue  impulsado  por  su  fervor  para  edificar,  junto  a  la  capilla, 
una casa de ejercicios con el nombre de San Ignacio de Loyola. Desde 1892 habitan 
en  esa  casa  las  religiosas  carmelitas  descalzas.  En  la  actualidad  esta  casa  de 
ejercicios se convirtió en monasterio y se le conoce con el nombre de: monasterio 
de san José de Guadalupe, está al lado Oriente de la Iglesia del Cerrito, alberga en 
su  interior  a  14  religiosas  de  vida  contemplativa:  las  Carmelitas  Descalzas, 
conocidas comúnmente como ʺlas madres del Cerritoʺ.  
 
PANTEÓN DEL TEPEYAC 
 
Toda la amplia extensión de la cumbre del cerrito está ocupada por el cementerio 
que ideó el Padre José Mariano Montúfar. En este tiempo en que se construyó el 
Panteón  del  Tepeyac,  también  fue  construida  la  escalinata  occidental.  (En  el 
apartado  acerca  de  otras  construcciones  dentro  del  recinto  guadalupano  se 
expone más detalladamente el panteón del Tepeyac). 
 
ESCALINATAS DEL CERRO DEL TEPEYAC 
 

100
Para subir a la Capilla y al Panteón hay que hacerlo por dos rampas una oriental y 
otra  occidental.  La  del  oriente  sube  viniendo  del  Pocito,  y  la  del  poniente    parte 
del  atrio  de  la  Basílica,  ambas  forman  un  armonioso  conjunto  que  embellece  la 
montaña  del  Tepeyac.  Estas son  las  dos escalinatas  que  se conocen para  subir  al 
cerrito, pero hay otra más y esta comienza en la llamada calle Quintana. 
 
LA ESCALINATA DEL ORIENTE (DEL  LADO DEL POCITO) 
 
Fue  diseñada  por  el  arquitecto  Francisco  Antonio  de  Guerrero  y  Torres.  Se 
construyó entre 1779 y 1785 después de proporcionar la piedra necesaria para la 
construcción de la capilla del pocito 
 
LA ESCALINATA DEL PONIENTE (DEL LADO DEL ATRIO DE LA BASÍLICA) 
 
Fue  construida  en  el  siglo  XVIII  por  don  Juan  José  Mariano  de  Montúfar.  La 
escalinata  era  una  rampa  empedrada  y  de  pendiente  muy  pronunciada,  tenía 
pasillos  cómodos,  glorietas  con  asientos  y  camellones  cubiertos  de  flores.  Esta 
calzada  estaba  adornada  con  azulejos,  conchas  y  tepalcates  que  formaban 
castillos, flores, águilas etc, cuando se hizo la actual capilla también se ensanchó 
esta vereda  colocándole pasamanos de cal y canto. 
 
ESCALINATA (VEREDA) AVENIDA QUINTANA 
 
Fue  construida  a  expensas  del  Sr.  Cango  Dr.  D.  Juan  María  García  Quintana  y 
Ronda en la segunda mitad del siglo XIX; comienza hacia la mitad de la caja del 
agua, (acueducto de Guadalupe)  sube hasta la parte posterior del actual panteón 
del  Tepeyac  y  se  pierde  en  la  meseta  del  cerro;  en  otros  tiempos  subía  hasta  la 
capilla del cerrito pero fue necesario cortarla. 
 
LOS CUATRO ARCÁNGELES 
 
En  el  Atrio  de  la  Capilla    hay  cuatro  arcángeles  (del  lado  derecho  San  Gabriel  y 
San  Uriel,  del  lado  izquierdo  San  Rafael  y  San  Miguel),  que  montan  guardia, 
defendiendo  a  la  ciudad  extendida  a  sus  pies.  Es  obra  del  escultor  poblano 
Ernesto Tamariz. Los arcángeles fueron esculpidos en mármol blanco. 
 
LA CRUZ DEL APOSTOLADO 
 
En  la  misma  plazoleta  de  la  Capilla  del  Cerrito  se  encuentra  la  Cruz  del 
Apostolado  colocada  el  12  de  octubre  de  1895  a  devoción  de  la  sierva  de  Dios 
Concepción Cabrera de Armida.  
 
CARACTERÍSTICAS GENERALES DE LA CAPILLA 
 

101
Las medidas de la capilla construida por el P. Montúfar y que es la actual, son las 
siguientes: 25 mts. de largo y medio por 6.40 de ancho; La planta es de forma de 
cruz latina; en el crucero se levanta una pequeña cúpula sobre pechinas. El cuerpo 
de  la  nave  esta  dividido  en  tres  tramos  separados  por  arcos    formados  sobre 
pilastras  salientes  y  cubiertos  por  bóvedas  de  arista.    La  fachada  es  de  estilo 
barroco,  obra  del  arquitecto  Francisco  Antonio  de  Guerrero  y  Torres  arquitecto 
del  siglo  XVIII,  con  una  bellísima  puerta  de  entrada  realizada  por  la  empresa 
Fundación Artística. 
 
INTERIOR DE LA CAPILLA 
 
Retablo 
 
La  capilla  tiene  un  retablo  dorado,  verde  y  blanco,  y  al  centro  la  Virgen  de 
Guadalupe  rodeada  de  ángeles  y  de  Juan  Diego,  cuatro  cuadros  con  las 
apariciones, San Cristóbal y santa Teresa, los retratos de los esposos Aguirre, así 
como el Buen Pastor con los Patriarcas. 
 
Altar y Púlpito 
                                                                                                                                                                           
El altar actual fue construido a iniciativa del canónigo Manuel González en 1913, 
es de mármol blanco y tiene un marco de metal en donde se encuentra una copia 
de la imagen de la Virgen de Guadalupe acompañada a cada lado por las estatuas 
de los arcángeles S. Miguel y S. Gabriel también de mármol (S. Miguel es uno de 
los santos patrones de la capilla del cerrito). Es digno de admirarse su púlpito, de 
madera tallada, donde se representan las cuatro apariciones. 
 
Esculturas  
 
En  el  crucero  del  lado  derecho  hay  esculturas  estofadas  y  policromadas  de  san 
José con el Niño al centro, a los lados san Joaquín y santa Ana. En el crucero del 
lado izquierdo, donde primero estuvo un altar, podemos ver un calvario con una 
Virgen  Dolorosa  y  san  Juan  bellamente  tallados,  estofados  y  policromados. 
Existen también dos nichos con azulejos, uno con el sol y un Sagrado Corazón de 
bulto, y el otro con la Luna y san Benito de Palermo. 
 
Murales 
 
Actualmente  en  los  interiores  podemos  apreciar  los  murales  del  pintor  potosino 
Fernando  de  Leal,  contratado  en  1949,  rescató  en  su  obra  los  momentos  más 
significativos  de  la  historia  de  las  apariciones  en  una  obra  que  podríamos 
catalogar como única dentro del arte del siglo XX. El artista, litógrafo y grabador, 
perteneció  al  movimiento  de  cultura  nacionalista.  En  la  Capilla  referida  existen 
siete murales al temple con los temas de: “la doctrina de Santiago Tlatelolco”, “la 

102
primera  aparición”,  “la  visita  a  Fray  Juan  de  Zumárraga”,  “La  curación  de  Juan 
Bernardino”, “el milagro de las rosas”, “la aparición al Obispo” y “la Gloria en la 
bóveda”.  

LA ANTIGUA BASÍLICA, ACTUAL TEMPLO EXPIATORIO


 
La  cercanía  del  lago  de  Texcoco  y  lo  frágil  del  subsuelo  hicieron  que  a  fines  del 
siglo XVII el templo artesonado se tuviera que demoler. El 25 de marzo de 1695, 
siendo arzobispo don Francisco de Aguiar y Seijas (1681‐1698), se puso la primera 
piedra  de  lo  que  seria  después  la  Colegiata  de  Guadalupe,  luego  Basílica,  y 
actualmente Templo Expiatorio.  
 
El nuevo santuario fue proyectado por el arquitecto Pedro de Arrieta. El edificio 
se  dedicó  solemnemente  el  27  de  abril  de  1709,  14  años  después  de  iniciada  la 
obra; ese día la imagen de la Virgen de Guadalupe se trasladó desde la Parroquia 
de Indios, donde había permanecido durante la construcción. La Sagrada Imagen 
fue colocada por  el V. Señor Dean D. Diego de Malpartida y Centeno y el virrey 
D.  Francisco  Fernández  de  la  Cueva,  duque  de  Alburquerque  (quienes  también 
hicieron la dedicación de este nuevo templo). La imagen permaneció ahí 267 años, 
hasta su traslado del 12 de octubre de 1976 a la actual Basílica. Las campanas se 
bendijeron el día 29 de abril del mismo año. Este monumento religioso fue abierto 
al culto y consagrado el 1º. de mayo de 1709, día del santo del rey de España, D. 
Felipe V (1700‐1746), quien fuera gran devoto de la Virgen de Guadalupe.  
 
 
CONSTRUCCIÓN DE 1709 
 
Características generales del templo 
 
La  planta  es  rectangular,  como  la  podemos  ver  ahora,  quedó  de  las  mismas 
medidas  originales;  tiene  8  columnas  que  sostienen  quince  bóvedas,  entre  las 
cuales sobresale la cúpula con sus 40 metros de altura. Al fondo de las tres naves 

103
se erigieron altares al calce de un retablo barroco.  La nave central es la más ancha 
y  tiene  mayor  altura  que  las  dos  naves  procesionales,  todas  ellas  están  cubiertas 
por bóvedas. Así mismo existe una torre en cada uno de los vértices del templo. 
 
Retablo 
 
Tenía 16 columnas decoradas con hojas de parra y racimos de uva policromadas; 
Había  15  estatuas  de  diferentes  tamaños,  41  ángeles  y  88  nichos  de  plata.  Todo 
este hermoso retablo barroco (que fue costeado por el Arzobispo –Virrey D. Juan 
Ortega y Montañés) fue destruido cuando la invasión del arte neoclásico, a fines 
del siglo XVIII y principios del siglo XIX.  
 
A lo largo de este apartado se irán mencionando algunos de los acontecimientos 
más  relevantes  y  memorables  que  se  llevaron  a  cabo  durante  la  prolongada 
estancia de Santa María de Guadalupe en la Basílica Antigua. 
 
Segundo centenario de las apariciones 
 
Fue celebrado el 12 de diciembre de 1531 en este nuevo santuario guadalupano. 
Más detalles de este festejo son expuestos en el apartado de fiestas guadalupanas.  
 
Erección a Colegiata 
 
La elevación del Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe a colegiata (Colegiata 
es  una  iglesia  que  no  es  Catedral,  pero  que  por  su  importancia  tiene  un  cabildo 
formado  por  canónigos,  al  frente  de  los  cuales  está  un  Abad)  fue  un  hecho  que 
tardó varios años desde que se empezó el trámite. La ejecución de la erección de la 
colegiata  se  llevó  a  cabo  en  Madrid  el  6  de  marzo  de  1749.    El  Cabildo  tomó 
posesión el 22 de octubre de 1750. 
 
Patronato (epidemia) y fijación de la festividad (el día 12 de diciembre). 
 
Mientras  se  estaba  llevando  a  cabo  este  proceso  de  erección  de  la  Colegiata,  en 
agosto de 1736, en México, principió una epidemia de peste. A principios de 1737 
se hizo un novenario a la Virgen de Guadalupe, de quien esperaban remedio a ese 
mal.  El  27  de  abril  de  1737  el  Ayuntamiento  y  el  Cabildo  de  Catedral  juraron 
patrona  principal  de  la  ciudad  de  México,  sus  contornos  y arrabales,  a María  de 
Guadalupe.  Después  de  esto  se  notó  un  alivio  de  la  epidemia.  Al  jurarse  el 
patronato  en  1737,  se  acordó  tener  por  festivo  el  12  de  diciembre.  El  10  de 
diciembre de 1746 se juró a Santa María de Guadalupe como patrona de la Nueva 
España,  hallándose en Roma el P. Juan Francisco López, S.J, quien recibió poderes 
del Arzobispado de México y del Obispado de Michoacán para gestionar ante la 
Santa Sede la confirmación del patronato, así como la concesión de misa y oficio 
propios.  

104
 
Protección de la imagen 
 
La  imagen  permaneció  sin  protección  alguna,  116  años,  hasta  el  año  de  1647, 
cuando el 19º Virrey de la Nueva España, cuyo nombre era Don García Sarmiento 
de Sotomayor, donó una vidriera de dos piezas. Así estuvo más de un siglo hasta 
que  en  1766  Juan  José  Márquez  regaló  un  espejo  desazogado,  de  dos  varas  de 
largo por una y un cuarto de ancho. 
 
PRIMERAS  REPARACIONES  (a  causa  de  la  construcción  del  convento  de 
Capuchinas) 
 
Hacia  el  último  cuarto  del  siglo  XVIII  (en  1791  a  los  82  años  de  construida  esta 
Basílica),  debido  a  la  construcción  del  convento  de  Capuchinas,  varios  muros  y 
bóvedas de la iglesia colegiata se resintieron, por lo que se hicieron necesarias las 
primeras  reparaciones;  el  proyecto  es  presentado  por  el  Ing.  Dn.  Miguel 
Constanzo y Dn. Antonio Velásquez, durando éste 3 años de reparaciones (1794). 
 
Primer traslado de la imagen de la colegiata al templo de Capuchinas 
 
Por  este  motivo  la  imagen  de  la  Virgen  de  Guadalupe  estuvo  en  el  templo  de 
Capuchinas, del 10 de junio de 1791 al 11 de diciembre de 1794. 
 
Altar 
 
En  1802    la  renovación  del  altar  de  la  imagen  de  la  Virgen  comenzó  según  el 
diseño  del  arquitecto  José  Agustín  Paz.  La  ejecución  de  estos  trabajos  fue 
encomendada al  célebre  Manuel  Tolsá. La  guerra de independencia  hizo  que  las 
obras  quedasen  en  suspenso  de  1810  a  1826.  Por  impulso  del  Cabildo  de  Gua‐
dalupe los trabajos se intensificaron y en definitiva concluyeron en 1836. 
 
Tercer centenario de las apariciones 
 
El  12  de  diciembre  de  1831,  en  la  colegiata,  se  celebró  con  gran  solemnidad  el 
cuarto  centenario  de  las  apariciones.  (Para  mayores  detalles  acerca  de  esta 
celebración ver el apartado de fiestas guadalupanas)  
 
Segundo traslado de la imagen de la colegiata al templo de Capuchinas 
 
Durante los últimos toques que se le dieron a la obra, la imagen de la Santísima 
Virgen estuvo de nuevo en el monasterio de Capuchinas, del 19 de abril de 1836 al 
10  de  diciembre  de  dicho  año.  El  altar  se  estrenó  en  diciembre  de  1836.  El  12  de 
julio  de  1859  se  expide  la  Ley  de  nacionalización  de  los  bienes  eclesiásticos, 
durante el cual la colegiata fue despojada de varios bienes que tenía. 

105
 
SEGUNDAS REPARACIONES (coronación de la virgen) 
 
Un  cambio  notable  en  la  Colegiata  de  Guadalupe  se  realizó  con  motivo  de  los 
preparativos de la coronación de la Santísima Virgen de Guadalupe. La dificultad 
del  cómo  debería  colocarse  la  corona  a  la  imagen  de  Nuestra  Madre  de 
Guadalupe  surgió.  Se  comisionó  para  estudiar  este  punto  al  arquitecto  Emilio 
Dondé  y  al  pintor  Salomé  Pina,  quienes  opinaron  por  la  demolición  del  altar 
antiguo  y  la  construcción  de  uno  nuevo,  adaptado  a  las  necesidades  de  la  coro‐
nación.  Se  aprobó  el  proyecto  de  reforma  del  arquitecto  Dondé,  quien  principió 
sus trabajos el 25 de abril de 1887. El abrió las dos puertas laterales de la fachada 
(hizo unos canceles a las nuevas puertas), quitó el coro (algunos fragmentos, como 
la  reja que cerraba  su  acceso  pueden ser  visitados  tanto  en  el  Museo  como en  la 
anexa  Capilla  del  Sagrario  (votiva)  )  del  lugar  que  ocupaba  y  lo  trasladó  a  la 
capilla  del  Santísimo  interinamente.  El  señor  Dondé  se  disgustó  por  las 
contradicciones que le hacían y se separó de la obra a fines de 1887.  
 
Tercer traslado de la imagen de la colegiata al templo de Capuchinas 
 
El  abad  Antonio  Plancarte  y  Labastida  se  entusiasmó  con  el  proyecto  del 
arquitecto  Juan  Agea,  y  se  convino  en  que  este  señor  presentara  al  arzobispo 
Labastida el plan completo de reformas, quien aceptó el proyecto el 24 de octubre 
de 1887. Se trasladó la imagen de la Virgen de Guadalupe a Capuchinas el 23 de 
febrero de 1888.  
 
El altar 
 
El proyecto de altar (el nuevo altar era neoclásico) y baldaquino se encomendó a 
los  señores  Agea  y  Pina.  Hechos  y  aprobados  los  diseños,  se  encargó  de  su 
ejecución  la  Compañía  de  Mármoles  Mexicanos.  El  altar  era  de  mármol  de 
Carrara, bellamente trabajado por Carlo Nicoli. También se colocaron 4 altares de 
mármol negro. 
 
Esculturas 
 
Se  colocaron  4  esculturas  de  arcángeles  encima  de  la  bóveda  de  bronce  que  fue 
traída de Bruselas, y en los interiores los símbolos de las 4 virtudes cardinales; las 
columnas  eran  de  granito  rosado  de  Escocia.  Las  esculturas  de  Fray  Juan  de 
Zumárraga y la de Juan Diego (fue colocada por el año de 1893) fueron mandadas 
hacer por el Sr. Antonio Plancarte después de superar muchas dificultades, ya que 
algunos  integrantes  del  cabildo  se  oponían  a  que  fueran  colocadas  en  el  altar; 
también eran de mármol. Se colocó una escultura del abad Plancarte.   
 
Arreglos generales 

106
 
La  antigua  cripta  fue  sustituida  por  una  de  estilo  renacentista.    Se  colocaron  4 
escalinatas  en  el  presbiterio,  las  capillas  de  San  Joaquín  y  Santa  Ana  y  la  de  los 
Santos  Mexicanos,  nuevas  vidrieras,  candiles,  confesionarios.  Se  hizo  un  nuevo 
coro de canónigos y un púlpito de cedro de La Habana.  
 
Murales 
 
Se pusieron cinco cuadros grandes al óleo que adornaban los muros de la basílica, 
estos  cuadros  representaban:  la  Vocación  de  los  indios,  el  Primer  Milagro  de  la 
Virgen  de  Guadalupe  al  ser  trasladada  a  su  ermita,  el  momento  en  que  el 
comisionado Juan López desplegó ante Benedicto XIV una copia de la Virgen de 
Guadalupe, el Juramento del patronato en 1837 y las Informaciones de 1666. Los 
cuadros fueron costeados por los obispos de Querétaro, San Luis Potosí, Yucatán, 
Durango y Zacatecas.  
 
Coronación de la Virgen 
 
El 30 de septiembre de 1895 se trasladó la imagen de regreso a la colegiata y el 12 
de  octubre  de  1895,  a  las  11:45  de  la  mañana,  se  realizó  solemnemente  la 
coronación  pontificia  de  la  imagen  por  el  arzobispo  de  México,  Próspero  María 
Alarcón,  y  el  de  Michoacán,  José  Ignacio  Árciga.  (En  el  apartado  de  fiestas 
guadalupanas  se  expone  con  mayor  amplitud  el  festejo  de  la  coronación 
pontificia).  
 
Elevación al rango de “Basílica” 
 
El  1º  de  mayo  de  1904  la  Colegiata  de  Guadalupe  fue  agregada  a  la  Basílica  de 
Santa  María  la  Mayor,  y  el  1º  de  mayo  de  1904,  el  papa  San  Pío  X  elevará  la 
Colegiata  de  Guadalupe  a  la  calidad  de  “Basílica  Menor”.  La  palabra  “basílica 
significa  literalmente  casa  regia;  en  las  ciudades  griegas  y  romanas  las  basílicas 
eran  los  lugares  donde  se  desarrollaban  las  actividades  forenses,  mercantiles, 
comerciales  y  otros  asuntos  públicos  de  los  ciudadanos.  Los  cristianos  tomarán 
esos  edificios  totalmente  profanos  y  estatales  como  modelos  para  erigir  sus 
lugares  de  reunión  y  de  culto,  en  cuanto  evocaban  estructuralmente  un  lugar 
donde se reunían los ciudadanos libres bajo la libertad de Cristo único Rey,  Señor 
y  Salvador  de  la  Historia  y  del  Hombre.  La  basílica  era  por  lo  tanto  el  lugar  de 
reunión y comunión de dicha libertad de Cristo. Las basílicas del mundo cristiano 
antiguo  por  antonomasía  y  celebridad  se  encontraban  en  Roma,  dedicadas  a  los 
Santos Apóstoles Pedro y Pablo y a los primeros Mártires cristianos. De aquí que 
con el tiempo en el mundo del catolicismo romano eran consideradas como título 
tales  basílicas  romanas,  divididas  en  Mayores  (las  cuatro  grandes  basílicas 
papales  de  Roma)  y  menores  (las  demás).  Los  Papas  concedieron  y  conceden 
todavía hoy que otros templos especialmente significativos en el mundo lleven tal 

107
título con varios privilegios anexos. Tal es el caso de la Basílica de Guadalupe en 
México.  
 
Cuarto traslado de la imagen de la colegiata a la casa del Ing. Luis Murguía, situada en la 
calle de República del Salvador, D.F. 
Atentado 
 
Se tomó la determinación de ocultar la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe y 
de  colocar  una  copia  en  su  lugar,  después  del  atentado  del  14  de  noviembre  de 
1921 (sumado a la política antirreligiosa del gobierno de aquel entonces), cuando 
un joven llamado Luciano Pérez Carpio, con el pretexto de depositar él mismo un 
ramo de flores se acercó al Altar y colocó su ofrenda ante la Imagen Venerada de 
Nuestra Señora de Guadalupe. Alrededor de las 10:30 hrs., estalló una bomba de 
dinamita que se hallaba oculta entre el ramo de flores. Los desperfectos fueron en 
las  gradas  del  Altar,  que  eran  de  mármol,  en  los  candeleros  de  latón  y  en  la 
sagrada  imagen  de  Nuestro  Señor  Crucificado,  que  retorcida  cayó  al  suelo.  El 
cristal  del  cuadro  de  Nuestra  Señora  ni  siquiera  se  estrelló.  El  día  17  del  mismo 
mes y año, el comercio de la capital cerró durante 5 horas como protesta por este 
incalificable atentado contra la imagen de la Virgen. Desde entonces, el pueblo fiel 
de México, venera de un modo especial esta imagen de Nuestro Señor Jesucristo, 
que  protegió  a  la  imagen  de  su  santa  Madre.  Actualmente  se  encuentra  en  la 
Basílica nueva y se le conoce como “El Cristo del Atentado”.  
 
Copia de la imagen y traslado de la original 
 
El abad Feliciano Cortés recurrió al artista Rafael Aguirre para que hiciera la copia 
de la imagen y resultó una obra de arte ante la cual queda uno deslumbrado. Sólo 
los colores de la copia son más encendidos que los del original; para atenuarlos un 
tanto,  el  ingeniero  Murguía  opacó  el  cristal  del  marco,  colocando  con  su  propia 
mano ceniza de carbón al vidrio. Terminada la ejecución de la pintura de la nueva 
imagen, fue conducida a la basílica, faltando dos días para ser clausurada [31 de 
julio de 1926] y en la noche se procedió a colocarla en el mismo lugar que ocupaba 
la  original.  La  imagen  original  fue  envuelta  en  sábanas  blancas  de  seda  y 
escondida en un ropero, después se llevó a la casa del Ing. Luis Murguía, situada 
en la calle de República del Salvador. Allí permaneció por tres años.  
 
Imagen original regresa a la Basílica 
 
Dos días antes de la apertura de los templos al culto público [28 de junio de 1929], 
puestos de acuerdo el abad y el ingeniero Murguía, convinieron en que a las tres 
de  la  tarde  de  la  fecha  indicada  sería  conducida  la  imagen  original  a  la  Basílica. 
Con gran veneración fue conducida la imagen a su antiguo trono en el que quedó 
instalada cuando la luz de la aurora empezaba a iluminar. 

108
 
 
TERCERAS REPARACIONES (Cuarto centenario de las apariciones) 
 
Poco antes de que se  reanudara  el culto, en el año de  1929, después de una sus‐
pensión  de  tres  años,  el  Departamento  de  Bienes  Nacionales  de  la  Secretaría  de 
Hacienda  hizo  ver  a  la  Junta  Vecinal,  encargada  de  la  custodia  de  la  Basílica  de 
Guadalupe, que algunas de las bóvedas de ésta amenazaban ruina.  
 
Teniendo en cuenta que estaba próxima la celebración del cuarto centenario de las 
apariciones  guadalupanas,  se  decidió  aprovechar  la  ocasión  para  hacer  en  el 
templo  las  obras  de  ampliación  y  decorado.  Una  vez  que  se  hizo  cargo  del 
gobierno del Arzobispado de México el Exmo. Señor Pascual Díaz, el Cabildo de 
la Basílica le presentó el proyecto de ampliación concebido por el arquitecto Luis 
G.  Olvera,  el  cual  consistía  en  derribar  los  apoyos  intermedios  que  formaban  el 
coro, pasar el altar de la Virgen Santísima  al ábside y quitar el pasillo que había 
entre éste y el trascoro, para dar mayor extensión al presbiterio.  
 
Quinta  traslación  de  la  imagen  de  su  lugar  dentro  de  la    colegiata  a  otro  espacio  del 
interior de la misma.   
 
A fin de no cambiar de la basílica a la imagen, se acordó dividir el templo en dos 
partes,  dejando  la  posterior  libre  para  que  se  emprendieran  los  trabajos,  y  la 
anterior  para  el  culto,  haciéndose  esta  división  el  2  de  diciembre  de  1929.  En  la 
noche  de  ese  día  se  hizo  la  traslación  de  la  imagen,  bendiciéndose  el  altar 
provisional en las primeras horas de la mañana del día tres, que fue cuando se dio 
el primer golpe de piqueta para remover 110 metros cúbicos de mampostería en 
los  cimientos  y  muros  de  la  cripta  antigua  y  para  derribar  las  bóvedas  del  coro, 
del  ábside,  así  como  los  absidiolos  y  laterales  correspondientes  a  los  grandes 
macizos de la parte posterior de dicho coro.  
 
Arreglos generales 
 
El 26 de junio de 1930, extraídos ya los escombros, se dio principio a la ampliación 
y reforma. Todos los vitrales fueron substituidos por otros más artísticos, a colores 
y emplomados, hechos en México. En el cuerpo de la iglesia se embutieron cuatro 
confesionarios con chambras y puertas de bronce que, al igual que el Vía Crucis, 
fueron  costeados  por  la  Orden  Tercera  de  San  Francisco.  Se  colocó  el  órgano 
ʺWurlitzerʺ  y  en  los  transeptos  que  ligan  la  parte  modificada  del  templo  con  la 
que no lo fue, se pusieron unas tribunas para colocar dos órganos menores.  
 
 
 
Cúpula de la Basílica 

109
 
En  cuanto  al  decorado  de  la  cúpula  que  estuvo  a  cargo  de  Bartolomé  Galotti,  se 
aprecian  a  los  profetas,  los  cuales  se  hallan  en  las  pechinas  de  la  bóveda  del 
casquete, así como a los cuatro evangelistas en las pechinas grandes y en los ocho 
gajos de la cúpula se contempla la Virgen como patrona de la ciudad de México, 
la  evangelización  en  América  y  la  Virgen  de  Guadalupe  rompiendo  la  idolatría. 
Todas  estas  figuras  fueron  hechas  de  mosaicos  venecianos.  En  los  vitrales  que 
componen la cúpula se representa la letanía de la Virgen.  
 
Ornamentos del templo 
 
Entre los muchos proyectos para la ornamentación del templo, fue aceptado el del 
señor  Bartolomé  Galotti,  decorador  del  templo  de  San  Felipe  de  Jesús,  en  la 
ciudad de México, y de la capilla del Rosario de Puebla. El coro de los canónigos 
fue  colocado  detrás  del  altar  de  la  Santísima  Virgen.  El  antiguo  púlpito  fue 
substituido por una gran tribuna de mármoles obscuros con adornos de bronce, la 
capilla del sagrario y la sacristía fueron reformadas. Ésta ya no estaba, como antes, 
separada  del  presbiterio  por  un  callejón  estrecho  e  incómodo,  sino  unida  a  él  y 
dividida solamente por una puerta.  
 
Capilla del sagrario y reja del coro 
 
En  la  capilla  del  sagrario  fue  substituido  el  techo  plano  por  el  de  bóvedas, 
levantándose en el fondo un altar churrigueresco, obsequiado en su mayor parte 
por una familia piadosa. En la entrada de la misma Capilla ahora existe parte de 
la barandilla y la exquisita reja del coro de estilo rococó con aplicaciones de plata 
(elaborados en 1752 por Eugenio Batán), esta reja tiene tres órdenes de balaustres, 
rematados en la parte central por un óvalo con la Virgen de Guadalupe sostenida 
por serafines y follaje en un florón de plata cincelada.  
 
El sagrario 
 
Es  una  reproducción  proporcionada  de  la  famosa  fachada  del  templo  de  San 
Agustín  Acolman,  el  más  puro  de  los  ejemplares  de  arquitectura  de  estilo 
plateresco  que  existen  en  México.  Este  sagrario  es  todo  de  plata  cincelada  y 
repujada y fue hecho por un orfebre mexicano.  
 
El reloj 
 
Monseñor Agustín S. de la Cueva tuvo la iniciativa para la adquisición del nuevo 
reloj  de  la  basílica,  el  cual  fue  costeado  por  el  clero  mexicano.  Dicho  reloj, 
comprado  en Alemania, tenía un juego de campanas que tocaban un himno y la 
música  de  una  plegaria  guadalupanos.  Debió  estrenarse  el  12  de  diciembre  de 

110
1931,  pero  diversas  circunstancias  hicieron  que  lo  fuera  hasta  el  25  de  mayo  de 
1932.  
 
Protección de la imagen 
 
La  Virgen  estuvo  en  el  altar  mayor  en  tres  marcos:  el  primero  de  oro  de  cinco 
pulgadas, el segundo de plata de igual espesor, y el exterior en bronce de casi el 
triple de espesor.  
 
Mural 
 
El abad Feliciano Cortés y Mora contrató en 1931 al pintor Juan Fabregat para que 
pintara el  lienzo  cuyo título es:  El breve de su Santidad León XIII autorizando a 
don  Pelagio  Antonio  de  Labastida  y  Dávalos,  arzobispo  de  México,  para  que 
llevara a efecto la Coronación Pontificia de la Virgen de Guadalupe por medio del 
abad Antonio Plancarte. 
 
Cuarto centenario de las apariciones 
 
Desde  el  primero  de  diciembre  de  1931  principiaron  los  grandes  festejos  en  el 
Santuario.  Las  peregrinaciones  que  venían  a  las  fiestas  del  cuarto  centenario 
empezaban  a  llegar  a  la  ciudad  de  México,  y  el  entusiasmo  se  dejaba  sentir  en 
todas  partes.  Cuando  llegó  el  día  solemne  de  la  celebración  del  Centenario,  con 
extraordinaria  solemnidad  pontificó  en  la  Basílica  del  Tepeyac  el  excelentísimo 
señor  Arzobispo  Metropolitano  de  México  Dr.  Don  Pascual  Díaz  y  predicó  el 
Ilustre  Obispo  Titular  de  Anemurio,  y  Auxiliar  de  Morelia,  Dr.  Don  Luis  María 
Martínez  y  Rodríguez.  (el  apartado  de  fiestas  guadalupanas  expone  más  datos 
referentes a la celebración de dicho centenario). 
 
Circunstancias  diversas  hicieron  que  los  trabajos  de  ampliación  y  ornato  en  la 
Basílica  se  prolongaran  por  cerca  de  nueve  años,  el  12  de  octubre  de  1938  se 
ofreció a Santa María de Guadalupe las obras llevadas a efecto en su Basílica que 
la convirtieron en una de las construcciones religiosas más notables de América. 
 
CUARTAS REPARACIONES  (Asentamiento desigual del terreno) 
 
Hacia  los  años  sesenta,  la  antigua  Basílica  se  encontraba  en  un  estado  de 
deterioro muy severo: las estructuras metálicas de la bóveda de 1928 y la bóveda 
misma  sufrían  deformaciones  gravísimas;  al  asentamiento  desigual  del  terreno 
había provocado una enorme cuarteadura casi vertical en la fachada poniente del 
santuario,  la  fachada  principal  estaba  hundida  casi  3  metros.  Ante  ello  el  Abad 
Mons. Guillermo Shulenburg, organizó la construcción de una Nueva Basílica.  
 
Sexto traslado de la imagen (a la Basílica actual) 

111
 
La Basílica actual de Nuestra Señora de Guadalupe fue aprobada como nueva la 
basílica  días  antes  de  la  traslación  de  la  Sma.  Virgen  de  Guadalupe,  por  su 
Santidad el Papa Paulo VI (1976). La basílica antigua se cerró el día once después 
de  la  consagración  de  la  nueva,  y  se  comenzaron  a  llevar  a  efecto  los  trabajos 
pertinentes  para  mover  el  cuadro  de  la  Santísima  Virgen,  para  que  el  día  12  de 
Octubre  a  las  10  am.  se  procediera  a  sacarla  de  su  Sagrado  recinto  hasta  ese 
momento.  Fue  bajada  por  cuatro  jóvenes  y  depositada  en  las  manos  de  doce 
albañiles,  quienes  hicieron  el  recorrido  de  la  Basílica  antigua  hasta  su  nuevo 
recinto, donde ya la esperaba el pueblo con grandes muestras de amor y cariño 
 
TEMPLO EXPIATORIO A CRISTO REY 
 
Después de mucho tiempo de estar cerrada la Antigua Basílica por reparaciones, 
se constituyó Santuario Expiatorio Nacional el 5 de mayo de 1999, con ocasión de 
la cuarta visita del Papa Juan Pablo II a México.  
 
El día 5 de mayo del 2000 se le da el nombre de Templo Expiatorio a Cristo Rey. 
Título que le fue otorgado con motivo del 2º Congreso Eucarístico Nacional y de 
la  reapertura  de  dicha  Basílica  en  presencia  del  Legado  Papal,  el  Cardenal  Jorge 
Medina  Estévez.  El  primer  Rector  de  este  templo  fue  Mons.  Antonio  Macedo 
Tenllado (2001‐2005). 
 
Descripción del exterior del templo Expiatorio a Cristo Rey 
 
El  aspecto  externo  del  templo  es  sobrio  en  adornos,  severo  y  poco  monumental, 
pero  ligado  al  recuerdo  de  millones  de  mexicanos  de  varias  generaciones;  sus 
cuatro torres octagonales son bajas, como para darle vista a la esbelta cúpula; las 
portadas son parcas en adornos, y en cambio, sus retablos en cantera son dignos 
de  notarse,  porque  representan  las  distintas  apariciones  de  la  Virgen  de 
Guadalupe. La portada frontal muestra a los cuatro evangelistas así como san José 
con  el  Niño,  y  San  Juan  Bautista  en  dos  ocasiones.  Destaca  al  centro  Juan  Diego 
con  la  “tilma”,  Fray  Juan  de  Zumárraga  y  Sebastián  Ramírez  de  Fuenleal.  En  el 
centro de la portada poniente nuevamente aparece san Juan Diego, y en los nichos 
los  cuatro  evangelistas.  Sus  muros  exteriores  son  de  cantera  gris  y  tezontle  rojo 
finamente labrados.  
 
El templo es del orden dórico, cuenta con tres naves, ocho columnas, 15 bóvedas y 
cuatro torres de tres cuerpos. Las cuatro torres, la cúpula y el arco poligonal sobre 
la puerta principal, se colocaron para así poder relacionar este templo, de manera 
simbólica,  con  el  Templo  de  Salomón  en  Jerusalén,  que  seguía  estas  mismas 
formas según la escritura. Con ello se pretendía mostrar que la Nueva España era, 
también  un  territorio  sacralizado,  escogido  por  Cristo  el  Señor,  a  través  de  su 
Madre Santísima. 

112
 
Descripción del aspecto interno del templo Expiatorio a Cristo Rey 
 
En  su  parte  interna,  el  templo  cuenta  con  38  vitrales  emplomados  que  fueron 
donados por diferentes personas. Los vitrales tienen pasajes acerca de la vida de 
María. Fueron hechos en México por la casa Víctor Marco.  
  
Murales 
 
Aún  hoy  se  puede  ver  en  los  interiores  los  lienzos  murales  de  buena  mano, 
enmarcados  con  las  exigencias  del  arte.  Entre  ellos  se  tienen:  La  vocación  de  los 
indios a la fe, de Felipe Gutiérrez, donado por la Diócesis de Querétaro; El primer 
Milagro del padre Gonzalo Carrasco, donado por la Diócesis de San Luis Potosí; 
el momento en que el comisionado Juan López desplegó ante Benedicto XIV una 
copia  de  la  Virgen  de  Guadalupe  (proclamación  pontificia  del  patronato),  Non 
Fecit  Taliter  Omni  Nationi,  de  José  Salomé  Pina,  donado  por  la  Diócesis  de 
Yucatán; Las Informaciones de 1666, de José María Ibarrarán y Ponce, donado por 
la Diócesis de Zacatecas, y La jura del patronato 1737, de Félix Parra, donado por 
la  Diócesis  de  Durango.  También  existe  el  mural  de  Juan  Fabregat  acerca  del 
breve de su Santidad León XIII que anteriormente fue mencionado.  
 
BRIOGRAFÍAS  DE  LOS  PINTORES  QUE  REALIZARON  LOS  MURALES 
EXPUESTOS EN LA BASÍLICA ANTIGUA. 
 
JOSÉ MARÍA IBARRARÁN 
 
Nació  el  Sr.  D.  José María  Ibarrarán  y  Ponce,  autor del  cuadro  mural ʺLas  infor‐
maciones de 1666ʺ en Puebla, el 4 de Junio de 1851, siendo sus padres el Sr. Lic. D. 
José  María  Ibarrarán  y  Doña  María  de  Jesus  Ponce  y  Monjardín.  Heredó  de  su 
madre  las  buenas  disposiciones  para  la  pintura,  y  ella  fue  quien  le  inició  en  el 
divino arte. En 1866 comenzó en su misma ciudad natal, y bajo la dirección de D. 
José M. Medina, sus estudios de pintura al óleo, ejercitándose a la vez en el dibujo. 
 
A  principios  de  1874  ingreso  a  la  Academia  de  Bellas  Artes  de  México;  donde 
permaneció  hasta  1885.  El  Señor  Ibarrarán  se  dedicó  especialmente  a  la  pintura 
del género religioso. 
 
FÉLIX PARRA 
 
Felix  Parra,  el  digno  émulo  del  malogrado  Ocaranza,  nació  en  Morelia  el  17  de 
Noviembre  de  1845.  Era  aun  muy  niño  cuando,  para  proporcionarse  con  qué 
pintar, exprimía el jugo de las flores. En 1861 ingresó a la Academia de pintura y 
dibujo  del  colegio  de  San  Nicolás,  que  entonces  servía  Don  Octaviano  Herrera, 
continuando después en la misma bajo la dirección de D. Mariano Anzorena y de 

113
D. Job Carrillo. Con objeto de proseguir sus estudios, fue a México el año 1864, y 
se inscribió en la Academia de San Carlos, donde volvió a empezar los estudios de 
dibujo  al  lado  de  D.  Juan  Urruchi;  en  el  año  de  1865  pasó  a  la  clase  de  pintura, 
bajo la vigilancia de D. Pelegrin Clavé, de grata memoria. 
 
En  esta  clase  permaneció  hasta  1867,  Y  en  1868  empezó  a  hacer  sus  estudios  al 
natural, con D. Santiago Rebull. En 1871 dió principio a su cuadro El Cazador, a 
éste  siguió  Galileo  en  la  Escuela  de  Padua  demostrando  las  nuevas  teorías 
astronómicas;  obra  de  gran  mérito.  Este  cuadro  le  colocó  al  lado  de  los  jóvenes 
que más esperanza daban a México en el divino arte. 
 
Siguió al anterior, ʺFray Bartolomé de las Casasʺ que, colocado en la Exposición, le 
grangeó elogios de los maestros e inteligentes y la simpatía del Presidente Lerdo 
de  Tejada:  este  Señor  le  ofreció  mandarle  a  Europa,  lo  que  no  se  verificó  por  su 
separación  del  poder.  En  la  Exposición  de  1877  exhibió  ʺUna  escena  de  la  Con‐
quista,ʺ obra también de sumo mérito. A expensas del ilustrado Señor D. Roman 
Lascurain,  director  de  la  Academia  de  San  Carlos,  partió  a  Europa  en  Enero  de 
1878;  alIí  permaneció  cerca  de  5  años,  en  cuyo  tiempo  hizo  sólidos  y  positivos 
adelantos. A su regreso de Europa, fue nombrado catedrático de dibujo de ornato 
y  decoración,  en  la  Academia  de  San  Carlos.  El  Señor  Parra  manifiesta  en  sus 
composiciones,  una  corrección  de  dibujo  y  verdad  de  colorido,  dignas  de  los 
grandes  maestros  en  el  belIo  arte.  Imperecedera  harán  su  nombre,  la  ornamen‐
tación del plafend del palacio municipal de México y el belIísimo cuadro mural de 
la Basílica Guadalupana acerca del “juramento del patronato en 1837”. 
 
GONZALO CARRASCO 
 
Gonzalo  Carrasco  es  el  autor  del  cuadro  mura1  de  la  Basílica  Guadalupana  “El 
primer milagro de Nuestra Señora de Guadalupe”. Nació este artista en Otumba 
y en época conveniente ingresó a la Escuela de Bellas Artes, donde hizo todos los 
estudios en ella preceptuados. Notables fueron sus adelantos en la pintura; pero 
él,  desdeñando  mundanas  grandezas,  ingresó  a  la  Compañía  de  Jesús,  pasando 
primero  al  Saltillo.  En  1893  marchó  para  España,  y  alIá  continuó  sus  estudios, 
recibiendo las sagradas órdenes y cantando su primera misa a principios de este 
año. 
 
Obtuvo  permiso  para  pasar  a  Madrid,  y  en  el  famoso  Museo  del  Prado  estuvo 
estudiando y pintando por más de dos meses. Es un artista de gran mérito, y su 
facilidad y firmeza son sorprendentes. Al marchar a Europa dejó el boceto de su 
cuadro, cuya ejecución se encomendó a D. Leandro Izaguirre, mexicano, y pintor 
también aventajado, el cual dejó a su autor los últimos toques de su obra. Regresó 
a  México  el  Sr.  Carrasco  en  Septiembre  del  corriente  año,  y  terminó  su  cuadro 
modificándolo notablemente. 
 

114
FELIPE S. GUTIÉRREZ  
 
Este  aventajado  artista  nativo  de  Texcoco  pintó  el  mural  de  la  colegiata  “La 
vocación  de  los  indios  a  la  fe”.  Fue  alumno  de  la  Academia  de  San  CarIos,  en 
donde tuvo como primer maestro a D. Miguel Mata y Reyes, y después aI famoso 
Sr. Clavé. 
 
Pasó a Toluca, para hacerse cargo de una cátedra en el Instituto. En seguida hizo 
un  viaje  por  toda  la  República,  especialmente  por  Jalisco,  embarcándose  por  fin 
en MazatIán con dirección a San Francisco California. Allí trabajó para hacerse de 
recursos  y  poder  marchar  a  Europa,  lo  que  verificó  en  1868.  En  Roma  estuvo 
desde ese año hasta  1870, en que se vió obligado a salir, a causa del sitio de los 
alemanes.  Pasó  a  España,  y  estudió  al  lado  del  maestro  D.  Federico  Madrazo, 
pintando también en el Museo. Volvió a México pero a poco emprendió un viaje 
a  la  América  del  Sur,  recorriendo  las  principales  capitales  como  Río  Janeiro, 
Santiago de Chile, Buenos Aires, etc. 
 
Por  algunos  años  se  radicó  en  Santa  Fe  de  Bogota,  capital  de  Colombia,  donde 
estableció  una  Academia  de  Pintura  y  desempeñó  numerosos  trabajos  que  le 
fueron  encomendados  por  las  familias  más  distinguidas  de  aquella  sociedad. 
Después  regresó  a  México.  Además  del  pincel,  manejó  la  pluma  con  bastante 
habilidad,  y  publicó  críticas  artísticas,  revistas  de  Exposiciones  y  una  serie  de 
artículos,  dando  a  conocer  los  ade1antos  alcanzados  en  México  en  las  Bellas 
Artes. 
 
 
JOSÉ SALOMÉ PINA 
 
México  es  la  patria  del  distinguido  artista  D.  José  Salomé  Pina.  Nació  de  una 
familia  humilde  y  de  escasos  recursos.  Terminado  su  aprendizaje  en  la 
instrucción  primaria,  ingresó  al  Colegio  de  Porta  Coeli  donde estudió latinidad. 
Preparábase  a  continuar  sus  estudios  cuando  una  enfermedad  le  imposibilitó 
para ello. Un condiscípulo suyo, viendo su aplicación y facilidad para la pintura, 
le aconsejó ingresara a la Academia de Bellas Artes, lo que ejecutó asistiendo a las 
clases nocturnas, y más tarde también a las diurnas. 
 
Reorganizada la Academia, pasó como discípulo a la clase del eminente maestro 
Don  Pelegrin  Clavé,  bajo  cuya  dirección  hizo  adelantos  notables,  al  grado  de 
haber obtenido por oposición la primera pensión de la Academia, para la clase de 
pintura.  Continuó  pintando  cuadros  originales,  y  en  1852  se  presentó  como 
candidato  a  la  pensión  para  ir  a  estudiar  al  extranjero, cosa  que  le  era necesaria 
para perfeccionar sus estudios. 
 

115
En  1854  repitió  su  oposición  con  el    mismo  objeto,  logrando  alcanzar  el  triunfo. 
Marchó a Europa, fijando su residencia en París, y por oposición a su Escuela de 
Pintura, donde permaneció un año, teniendo por compañeros a los hoy célebres 
Bonnat,  Durán  Lefebre  y  otros.  En  el  taller  del  afamado  Mr.  Gleyre  pintó  por 
algún tiempo, exponiendo en el Salón de 1859 su cuadro La Piedad, que le valió 
una mención honorífica.  
 
De París pasó a Italia el año de 1859; permaneció algún tiempo en Génova, Turín, 
Milán, Venecia y Florencia. En 1860 llegó  a Roma, donde se estacionó durante 7 
años,  y  pintó  al  lado  de  los  artistas  Gisbert,  Casado,  Palmaroli,  Maureta,  Veso, 
Rosales, Fortuny, Baron de Catllá y otros no menos aventajados. A principios de 
1869 llegó a México, viniendo a sustituir a su maestro Clavé, que el año anterior 
había  partido  para  Europa.  Permaneció  al  frente  de  la  clase  de  Pintura,  en  la 
Academia de Bellas Artes, donde fue maestro de los más notables artistas. Si solo 
esto constituye para el Sr. Pina un indiscutible título de gloria, no lo es menos el 
haber dirigido toda la parte ornamental de la suntuosa basílica de Guadalupe y la 
realización del mural de la Colegiata “Non Fecit Taliter Omni Nationi (momento 
en que el comisionado Juan López desplegó ante Benedicto XIV una copia de la 
Virgen de Guadalupe).  
 
Candiles 
 
En el domo central existe un gran candil con cientos de prismas de cristal cortados 
a mano y 225 focos. Dos candiles más pequeños de 150 luces y 16 candelabros de 
plata que colgaban entre las columnas. 
 
Sillería 
 
La colegiata cuenta con dos tipos de sillería; la que perteneció al  Colegio de San 
Fernando, en estilo rococó, y la del coro en estilo churrigueresco que data de 1756. 
 
Columnas 
 
Las  columnas  que  en  la  parte  interior  sostienen  la  cúpula  permanecen  rodeadas 
de concreto para fortalecer la estructura dañada por las condiciones del subsuelo, 
que al ser tan fangoso, ha producido un hundimiento desigual. 
 
QUINTAS REPARACIONES  (Tercer centenario de la consagración de la Basílica 
Antigua) 
 
Para  llevar  a  cabo  las  reparaciones  necesarias  se  recurrió  a  una  asociación  civil 
llamada  “sumando  amor”  la  cual  busca  ser  el  instrumento  para  llevar  a  cabo 
diversas  obras  físicas  y  sociales.  Para  este  2009  el  objetivo  es  la  restauración  y 
recuperación  del  esplendor  con  el  que  fue  concebida  la  Antigua  Basílica  de 

116
Guadalupe. El año 2009 será el 300 aniversario de su apertura y coincidirá con 2 
sucesos  importantes:  la  esperada  visita  del  Papa  Benedicto  XVI  y  la  celebración 
del Encuentro Mundial de las Familias en Mèxico.  
 
Las  necesidades  de  restauración  que  tiene  la  Antigua  Basílica  son:  Pilotes, 
columnas, piso, presbiterio, altar, Baldaquino , pinturas monumentales, cúpula y 
pechinas de la bóveda, hoja de oro, vitrales emplomados, órgano Wurlitzer, reloj 
monumental, candiles de bronce, bancas, sacristía, oficinas, fachadas  exteriores, 
Capilla Votiva. La mecánica de recaudación de fondos será a través de: donativos 
deducibles  de  impuestos  por  parte  de  empresas,  empresarios  y  organizaciones 
interesadas;  Apoyos  gubernamentales  a  travès  de  las  instancias  pertinentes, 
donativos  de  la  sociedad  civil,  organización  de  eventos  musicales  y  culturales  y 
asociación  con  fundaciones.  El  Rector  que  en  este  momento  está  a  cargo  de  la 
Antigua Basílica de Guadalupe es Monseñor Pedro Agustín Rivera Díaz.   
 

PARROQUIA DE CAPUCHINAS
 
Sor María Ana de San Juan Nepomuceno, religiosa del convento de San Felipe de 
Jesús y Pobres Capuchinas de la ciudad de México, el año de 1773 (a los dos años 
de profesa), comenzó  a experimentar vehementes deseos de fundar un convento 
de  su  Orden  junto  a  la  insigne  y  real  Colegiata  de  Guadalupe,  con  el  fin  de  que 
Nuestro  Señor  fuese  alabado  y  de  que  tuviera  un  más  fervoroso  culto  Nuestra 
Señora  de  Guadalupe  en  el  lugar  de  sus  apariciones.  Comunicó  sus  deseos  a  su 
confesor Cayetano Antonio Torres, canónigo de Catedral, y luego varias veces al 
arzobispo D. Alonso Núñez de Haro y Peralta (1772‐1800)  quien viendo su fe, le 
concedió licencia. La religiosa le escribió al rey de España el 16 de mayo de 1778, 
exponiéndole sus deseos.  Se turnó la solicitud al rey, quien pasados pocos meses 
concedió la licencia para la construcción del convento en una carta dirigida al Sr. 
Núñez de Haro.  
 
El  nombre  de  Iglesia  de  las  Capuchinas  se  debe,  por  tanto,  al  hecho  de  que  fue 
construida  para  ser  convento  de  las  Madres  Capuchinas.  La  primera  piedra  se 
colocó  el  14  de  octubre  de  1782.  El  proyecto  quedó  bajo  la  responsabilidad  del 

117
arquitecto  Ignacio  Castera.  El  Convento  de  Pobres  Capuchinas  de  Ntra.  Madre 
Santa Coleta de Guadalupe, se concluyó el día 30 de agosto de 1787. 
 
Religiosas Capuchinas 
 
Las  religiosas  capuchinas  llegaron  el  15  de  octubre  de  1787,  quienes  únicamente 
estuvieron allí sólo por un tiempo. En tiempos de Benito Juárez, el 26 de febrero 
de 1863, como resultado de las Leyes de Reforma, las monjas fueron exclaustradas 
y su  convento  confiscado,  aunque por  breve  tiempo,  ya  que  el  Segundo  Imperio 
les restituyó su convento (1863‐1867); al caer Maximiliano las religiosas volvieron 
a  salir.  El  convento  fue  expropiado  y  los  gobiernos  liberales  lo  usaron  para 
distintos  menesteres,  convirtiéndose  sucesivamente  en  hospital,  cuartel  militar  u 
oficinas  de  gobierno,  asilo  de  pobres,  escuela  municipal    (“Carlos  María  de 
Bustamante”) y colegio.  
 
Religiosas adoratrices 
 
En 1877 una parte del convento pasó a ser ocupada por las religiosas adoratrices, 
las cuales permanecieron ahí hasta el 29 de enero de 1924. Durante la persecución 
religiosa el templo de Capuchinas fue despojado y utilizado como bodega. Pasada 
la persecución regresaron las adoratrices.  
 
Sede parroquial 
 
En 1960, cuando la Parroquia de Indios peligraba en su estructura por el deterioro 
de  la  construcción,  el  templo  de  Capuchinas  pasó  a  ser  la  sede  parroquial  de  la 
Archipresbiteral Parroquia de Santa María de Guadalupe.  
 
Reparaciones del templo 
 
El  12  de  noviembre  de  1972,  el  templo  de  Capuchinas  fue  cerrado  al  público, 
porque había peligro de desplome. Entre tanto, la sede parroquial se trasladó al Pocito. 
Especialistas  y  expertos  arquitectos  levantaron  y  nivelaron  la  construcción 
poniendo sólidos pilotes. Fue salvada del hundimiento que venía sufriendo desde 
los  años  cuarentas.  La  parte  oriental  se  tuvo  que  demoler,  pero  gracias  a  los 
trabajos  realizados  se  evitó  la  demolición  total.  Se  restauraron  sus  muros  y  sus 
grandes columnas neoclásicas y su cúpula florentina. Los trabajos terminaron en 
1980.  
 
Parroquia de Guadalupe 

118
 
Fue  el  12  de  noviembre  de  1996  cuando  el  templo  de  Capuchinas  fue  entregado 
por  las  autoridades  civiles  al  presbítero  Armando  Colín,  quien  fungió  como 
representante  del  arzobispo  Norberto  Rivera  Carrera.  La  iglesia  se  abrió  al  culto 
divino como “parroquia de Guadalupe”.  
 
Características generales externas del templo 
 
Es  una  construcción  en  estilo  neoclásico  de  dos  plantas,  de  líneas  sencillas,  pero 
tiene una elegancia que se manifiesta en la sincronía de sus ventanas de cantera y 
en la austeridad de sus muros cubiertos de tezontle. En el centro luce la entrada a 
la  iglesia,  la  cual  tiene  columnas  sin  adornos  que  sostienen  un  frontispicio 
triangular, en medio del cual hay una leyenda grabada en un rosetón de piedra: 
Sanctus Deus, Sanctus Fortis, Sanctus Inmortalis, miserere nobis 1787. Esta fecha 
indica el año en que fue terminada la obra. Este templo tiene la puerta de acceso 
en uno de sus laterales que era paralela a la calle, no frente al altar mayor, pues así 
se facilitaba que las monjas asistieran a misa sin romper con su voto de clausura. 
 
 
CARACTERÍSTICAS INTERNAS DEL TEMPLO 
 
Retablo 
 
El nuevo retablo, realizado bajo la dirección de Fray Gabriel Chávez de la Mora y 
el arquitecto Oscar Jiménez, fue inaugurado el 12 de noviembre de 1999, a las 17 
horas.  Hecho  en  madera  de  caoba  con  tablones  entretejido,  cubierto  con  hoja  de 
oro.  
 
El medallón del retablo 
 
En el centro del retablo está el gran medallón del icono de la Sagrada Familia  (el 
Espíritu Santo, Jesús adolescente en el centro con su libro de Evangelios, la Virgen 
María bajo la advocación de Guadalupe con su ángel y San José) que se encuentra 
en la cúspide del mundo; es un lienzo de 4 metros de diámetro en una sola pieza. 
Es diseño y dirección  de Fray Gabriel, pintado por el Ing. Jaime Domínguez;  
 
El altar, la sede y el ambón 
 
El altar es de piedra blanca mide 2x70 m y lleva una franja de hoja de oro con una 
inscripción  bíblica  que  dice  “Yo  soy  el  primero  y  el  último,  el  Viviente,  estuve 
muerto pero ahora vivo para siempre”. Del mismo material se hicieron la sede y el 
ambón.  
 

119
BIOGRAFÍA DE SOR MARIANA. 
 
Sor  Mariana  de  San Juan Nepomuceno, en  el siglo  María  Micaela  Hernández  de 
Echeverría y Veytia, nació en Puebla á 9 de Octubre de 1751 y fueron sus padres 
D. Sancho Fernández de Echeverría y Veytia y Doña Micaela Esquivel y Delgado. 
Pasó los primeros años de su vida en lo más selecto de la sociedad de su patria, 
distinguiéndose  por  su  hermosura,  lujo  y  donaire.Se  prendó  de  un  joven  militar 
español,  y  cuando  ya  todo  se  preparaba  para  su  matrimonio,  sus  padres 
descubrieron que él era casado en España. Procuraron  ellos separarlo de Puebla, 
sin  que  su  hija  supiera  la  causa,  haciendo  que  le  mandaran  de  guarnición  á 
Veracruz. 
 
Estando en este lugar soñó la joven Mariana que dos diablos le dictaban una carta, 
que él á ella le escribía; esto y el hablarle dicho un Santo Cristo: “María Micaela, 
éntrate  capuchina”,  decidieron  su  vocación.Ingresó  como  novicia  al  convento  de 
San Felipe de Jesús de México donde tomó el hábito el 14 de Septiembre de 1770, 
profesando en 21 de Septiembre de 1771. Se ha referido atrás sus trabajos para la 
fundación  del  convento  de  Capuchinas,  del  que  fue  elegida  primera  Abadesa, 
desempeñando después otros cargos. A consecuencia de una disentería falleció el 
8 de Julio de 1808. 

CAPILLA DEL POCITO 
 
PRIMERA  CONSTRUCCIÓN:  PEQUEÑA  ERMITA  (SACERDOTE  LUIS  LASO 
DE LA VEGA) SIGLO XVII Y COBERTIZO 
 
En la falda oriental del Tepeyac existía un pequeño manantial, del cual brotaba un 
agua  turbia  (aguas  salobres).  A  mediados  del  siglo  XVII  Luis  Laso  de  la  Vega 
sacerdote  de  gran  celo  en  su  oficio,  construyó  allí  una  pequeña  ermita,  por  las 
virtudes  curativas  atribuidas  a  dicha  agua,  relacionadas  por  la  gente  con  el 
milagro  Guadalupano,  ya  que el  manantial  estaba  cerca  del  sitio  donde  la  Reina 
del  Cielo  puso  las  flores  en  la  tilma  de  Juan  Diego.    Este  capellán  (1647‐1657) 
también  mandó  construir  un  cobertizo  (que  adornó  con  imágenes  relativas  a  las 
apariciones, por los años de 1648), lo cubrió y dispuso en forma decente para los 
que  se  bañaban  por  devoción  o  por  necesidad  en  él,  y  le  echó  llave  para  que  se 
abriese a personas seguras y sin sospecha, para que se guardara la modestia de los 
fieles  devotos;  hasta  esas  fechas  el  manantial  había  estado  descubierto.  El 
manantial pronto se convirtió en un foco de infección pues la gente bebía y lavaba 
las heridas en el mismo sitio.  
 
SEGUNDA  CONSTRUCCIÓN:  LA  CAPILLA  DEL  POCITO  DEL  SIGLO  XVIII 
(DON CALIXTO GONZÁLEZ Y DON NICOLÁS ZUMURÁTEGUI) 
 
En  el  último  cuarto  del  siglo  XVIII,  la  capilla  del  Pocito  se  construyó  gracias  al 

120
interés  del  franciscano  Fray  Calixto  González,  ermitaño  en  Guadalupe,  y  a  la 
generosidad de don Nicolás Zumurátegui, comerciante de la ciudad de México. 
  
Es uno de los ejemplos más ricos del barroco mexicano. La iglesia del Pocito fue 
proyectada por el arquitecto Francisco Antonio de Guerrero y Torres, cuyo título 
era  el  de  “maestro  mayor  de  esta  ciudad”,  quien  trabajó  sin  ningún  salario.  Los 
albañiles trabajaban los días domingo y días de fiesta sin cobrar el salario debido 
a  su  trabajo;  además,  según  cuentan  antiguas  crónicas,  muchas  damas  linajudas 
de la capital iban a colaborar con los albañiles. Los cimientos se pusieron en junio 
de 1777, y la capilla, tal como se ve ahora, se concluyó a fines de 1791.  
 
SEDE PARROQUIAL 
 
El templo del Pocito fue sede de la Parroquia de Santa María de Guadalupe desde 
el 12 de noviembre de 1972 al 12 de noviembre de 1996, debido a las reparaciones 
de la iglesia de Capuchinas. 
 
CARACTERÍSTICAS EXTERIORES DEL TEMPLO 
 
El templo de El Pocito, como obra arquitectónica, es notable por su hermosura y 
su  originalidad.  La  traza  de  su  planta  es  muy  ingeniosa.  Consiste  en  un  cuerpo 
elíptico  central,  al  cual  se  adosan  dos  de  menores  dimensiones.  La  capilla,  el 
manantial  y  la  sacristía  están  cubiertas  con  cúpulas  graciosas  revestidas  con 
pinturas  de  ángeles  y  querubines    que  cargan  símbolos  (son  los  símbolos 
marianos  que  aparecen  en  la  Letanía  Lauretana)    y  linternas  revestidas    de 
azulejos de color azul y blanco. En los muros exteriores, el rojo tezontle y el matiz 
claro de la piedra forman un conjunto admirable. El movimiento que le imprime a 
la cúpula la decoración en zigzag, lo mismo que las líneas multiformes utilizadas 
en las ventanas, contribuye a crear una atmósfera de movimiento. 
 
En la parte exterior se puede contemplar el escudo de armas de la Villa y en los 
flancos  cuatro  esculturas:  San  Joaquín,  santa  Ana,  san  Felipe  de  Jesús  y  san 
Guillermo Abad. 
 
ESCUDO DE ARMAS DE LA  VILLA 
 
En  la  parte  superior  de  la  entrada  poniente  del  pocito  se  puede  contemplar  el 
escudo  de  armas  de  la  Villa  con  un  tema  guadalupano.  El  virrey  Revillagigedo, 
por Decreto del 4 de diciembre de 1789, ordenaba al protector del santuario que 
presentara  el  escudo  de  armas  de  la  villa  con  un  tema  guadalupano.  Ventura 
Beleña entregó el escudo el 22 de enero de 1790. 
 
Descripción del escudo de armas de la Villa 
 

121
 A manera del angelillo que se ve a los pies de María en el Sagrado Original, que 
la transporta  desde los cielos, a Juan Diego se le reconoce como el encargado de 
darla  a  conocer  en  la  Tierra.  Tal  fue  la  importancia  otorgada  a  su  figura  en  la 
realización  del  escudo  de  la  Villa  de  Guadalupe  en  1789,  diseñado  por  Eusebio 
Ventura Beleña, quien explicaba su significado de la siguiente manera: 
 
En el centro y lugar preferente está colocada María Santísima de Guadalupe, a la 
que debe su función, fomento y nombre la Villa. Esta imagen está sostenida en los 
hombros  de  Juan  Diego,  manifestando  a  todo  el  Universo  el  portentoso  blasón 
que por su medio consiguió esta América. En los residuos de los dos lados hasta 
llegar  a  la  orla  se  divisa  el  Cerro  y  la  Santa  Iglesia,  que  son  los  sitios  donde  se 
apareció y se venera. Las tres cruces de la orla representan las tres apariciones, a 
los que siguen el  texto: non fecit taliter omni nationi.  La corona  de este Escudo, 
matizada de rosas, es con alusión a las que dio María Sma. A Juan Diego. 
 
El dibujo que ilustra esta descripción fue copiado en un  medallón de la fachada 
principal de la Capilla del Pocito, siendo ésta la única imagen conocida, ya que el 
blasón nunca llegó a utilizarse como tal.  
 
Por real cédula del 24 de junio de 1751, el pueblo fundado alrededor del Tepeyac 
había sido declarado villa, aunque no le fue otorgado tal título, a pesar de contar 
con  todos  los  elementos  necesarios  para  dicho  efecto.  En  1812,  la  Constitución 
Española otorgó un nuevo escudo, compositivamente diferente del diseño que en 
antaño realizara Beleña, pero que conservó en lo posible su significado. La figura 
central siguió siendo el mensajero indígena, aunque en una postura distinta que 
seguía  la  iconografía  de  Juan  Diego  tenante.  Éste  se  encuentra  de  pie  frente  al 
paraje  y  ostenta  su  carácter  de  vidente  y  portavoz,  quedando  exaltado  como 
vehículo de revelación divina. Tiempo después, tras la Independencia de México, 
la “Villa de Guadalupe” fue elevada a la categoría de ciudad, con el nombre de 
“Guadalupe Hidalgo”. Fue entonces que el Ayuntamiento hizo suyo el escudo de 
armas, que utilizó hasta 1931, año en que la categoría de la localidad se cambió a 
delegación del Distrito Federal. 
 
Evolución del Escudo 
 
El  blasón  fue  vuelto  a  ultimar  en  grandes  eventos  en  honor  a  la  Virgen  de 
Guadalupe. Basta mencionar su inclusión en las obras de arte popular mexicano 
que  adaptaron  el  modelo  del  escudo  en  ocasión  del  5º.  Aniversario  de  la 
coronación de la Imagen guadalupana, celebrado en 1945. El nuevo diseño sigue 
en  lo  fundamental  al  escudo  del  Ayuntamiento  de  la  ciudad  de  Guadalupe 
Hidalgo, con la variante de que el lema que se lee en la obra no es ya el verso del 
salmo  147,  Non  fecit  taliter  omni  nationi  (no  hizo  cosa  igual  con  ninguna  otra 
nación),  que  acompañaba  a  la  imagen  desde  el  siglo  XVII,  sino  Salve  Americae 
Spes (Salve Esperanza de América). Esta diferencia se explica en el hecho de que 

122
la  imagen  esté  rodeada  por  los  escudos  de  las  30  naciones  que  en  1933 
proclamaron  como  patrona  de  América  Latina  a  Maria  de  Guadalupe.  Estos 
rematan  con  la  corona  que  el  abad  José  Antonio  Plancarte  y  Labastida  mandó 
fabricar; para la coronación, al orfebre inglés Edgar Morgan, según el diseño del 
pintor Salomé Pina. El mismo modelo fue seguido por Luis Toral en el reverso de 
un  estandarte  guadalupano.  En  éste,  la  figura  de  Juan  Diego,  quien  sostiene  la 
imagen sagrada, tiene claros rasgos negroides.  
 
En  la  actualidad,  este  escudo,  que  tienen  como  figura  central  a  Juan  Diego 
tenante, es uno de los símbolos que representa a la Insigne y Nacional Basílica de 
Guadalupe,  hecho  que  no  hace  sino  reconocer  el  papel  fundamental  del  santo 
mexicano  en  la  historia  del  milagro.  Juan  Diego  se  presenta,  aún,  como  primer 
bastidor  de  la  portentosa  imagen  americana.  La  antigua  composición,  con  la 
postura  frontal  del  mensajero,  convierte  a  todos  los  espectadores  en  testigos 
perennes del portento acaecido en el Tepeyac.  
 
CARACTERÍSTICAS INTERNAS DEL TEMPLO 
 
Sin  embargo,  la  decoración  interior  olvida  el  exquisito  estilo  barroco  de  la  parte 
exterior  para  dar  cabida  y  pagar  tributo  a  la  moda  neoclásica  que  se  había 
extendido por toda la Nueva España, a partir de los últimos años del siglo XVIII y 
principios del siglo XIX (cuando tuvo su auge), sin respetar la riquísima herencia 
artística de los retablos barrocos, que adornaban todas las iglesias anteriores a esa 
época.  
 
COPIA DE LA IMAGEN 
 
En el altar mayor se encontraba una copia del original de la Virgen de Guadalupe, 
obra  de  don  Rafael  Gutiérrez,  ejecutada  en  un  ayate  menos  fino  que  el  de  Juan 
Diego. La obra fue sustituida más tarde por un lienzo de Cabrera.  
 
NICHOS 
 
A  los  lados  del  altar  mayor  existen  cuatro  pinturas  con  las  apariciones,  una  de 
ellas está firmada por el gran Cabrera.  
 
ALTAR MAYOR Y EL PÚLPITO 
 
El altar mayor es de orden barroco, aunque el interior de la construcción conserva 
columnas en estilo corinto. No podemos dejar de ver un hermoso púlpito tallado, 
y a un indio como pedestal. 
 
 

123
Nota: el Sr. Cura D. José María Morelos y Pavón, uno de los más limpios próceres 
de la independencia nacional mexicana, al pasar hacia el lugar de su sacrificio, el 
22 de diciembre de 1815, en San Cristóbal Ecatepec, pidió la gracia de entrar a la 
capilla del Pocito para orar breves minutos. 

124
CAPILLA DE LAS ROSAS (LA VIRGEN DE LA COLUMNA) 
 
 
 
VIRGEN DE LA COLUMNA 
 
 
 
Cerca de la Capilla del Pocito existe una columna rematada por una imagen de la 
Virgen  de  Guadalupe  del  año  1794,  colocada  por  el  bachiller  Miguel  Hidalgo 
(distinto  del  cura  de  Dolores)  con  autorización  del  Cabildo  de  Guadalupe  para 
señalar  el  lugar  donde,  según  la  tradición,  estuvo  el  árbol  de  cazahuate  que 
marcaba  el  lugar  donde  la  tradición  señala  que  la  Santísima  Virgen  salió  al 
encuentro de Juan Diego. Esta columna muestra en la parte media una inscripción 
con el nombre del arzobispo Alfonso Núñez de Haro y Peralta.  
 
 
 
CAPILLA DE LAS ROSAS 
 
 
Durante muchos años la Virgen de la columna estuvo empotrada en la fachada de 
la Capilla de las Rosas que fue construida en 1895 bajo el patronato de la familia 
Álvarez Icaza y fue demolida en agosto de 1968. En la capilla de la Rosas, el 25 de 
diciembre de 1914 se firmó el acta de Constitución de los Misioneros del Espíritu 
Santo, fundados por el P. Félix de Jesús Rougier. 
 
 
 
BASÍLICA EFÍMERA  
 
 
En  1970  fue  el  75  aniversario  de  la  coronación  (setenta  y  cinco)  y  fue  cuando  se 
creó  la  Basílica  efímera  para  dar  cupo  a  todos  los  fieles  que  participarían  en  las 
celebraciones;  esta  Basílica  constaba  de  un  manteado  de  lona  plastificada  color 
rosa,  al  abierto,  con  un  presbiterio  muy  funcional  amplio:  ocho  mil  personas 
podían estar bajo cubierta. Obra que duró varios meses. 
 
 
 
 
 
 

125
BASÍLICA NUEVA 
 
Es  el  quinto  templo  levantado  en  el  Tepeyac.  Al  año,  unos  18  millones  de 
peregrinos asisten con gran devoción. 
 
Hacia  los  años  sesentas,  la  antigua  Basílica  se  encontraba  en  un  estado  de 
deterioro  muy  severo:  la  bóveda  de  1928  sufría  deformaciones  gravísimas;  el 
asentamiento desigual del terrero había provocado una enorme grieta casi vertical 
en  la  fachada  poniente  del  santuario,  la  fachada  principal  estaba  hundida  casi  3 
metros. Ante esta circunstancia el Abad Mons. Guillermo Schulenburg, organizó 
un  comité  para  la  construcción  de  una  Nueva  Basílica  de  acuerdo  con  el 
pensamiento arquitectónico, religioso y litúrgico de su momento. 
 
Los encargados de la obra fueron: los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez (Premio 
Nacional de Arquitectura) que proyectó la  nueva Basílica  con la  colaboración de 
José Luis Benlliuren, en cuanto a la obra civil; el benedictino Dom Gabriel Chávez 
de  la  Mora  arquitecto  (especialista  en  arte  sacro)  diseñó  todo  lo  referente  a  la 
liturgia.  El  arquitecto  Javier  García  Lascuráin  fue  el  director  de  la  obra.  El 
Ingeniero Manuel González Flores (Premio Nacional de Ingeniería) estuvo a cargo 
de  la  cimentación.  Otros  colaboradores  como  Alejandro  Schoenhofer  Hersted  y 
Rafael Mijares, así como el ingeniero Oscar de Buen y Félix Colinas. 
 
La  Primera  Piedra  se  bendijo  y  colocó  el  12  de  diciembre  de  1974;  casi  dos  años 
después,  el  12  de  octubre  de  1976,  se  consagró  la  monumental  Basílica  de 
Guadalupe y la sagrada imagen fue trasladada de la Antigua Basílica a su nueva 
casa.  
 
DESCRIPCIÓN DEL INTERIOR DE LA NUEVA BASILICA  
 
La Basílica de Guadalupe apoya su peso de aproximadamente 35000 toneladas en 
359 pilotes de control. La forma y estructura son de planta circular. Las trabes del 
techo  se  apoyan  en  una  columna  excéntrica  que  se  yergue,  como  un  mástil  de 
navío,  a  cuarenta  y  cinco  metros  sobre  el  nivel  del  piso;  el  diámetro  es  de  102 
metros. 
 
El presbiterio 
 
Esta  construido  en  mármol  blanco  de  Carrara.  En  él  se  pueden    observar  los 
lugares  importantes  de  todo  el  presbiterio,  la  sede  y  en  este  caso  particular  del  
Santuario, los 60 sitiales, por su puesto el altar y el ambón, además  un atril frente 
al  coro,  para  coordinar  el  coro  o  la  asamblea.  Es  semicircular  dando  una  mejor 
visión al peregrino en la participación del santo sacrificio de la Misa.  
 
El altar  

126
 
Ubicado  en  la  parte  central  del  presbiterio.  Fue  labrado  con  piedra  de  cantera 
extraída  del  corazón  del  cerrito  del  Tepeyac.  En  el  ara  (piedra  consagrada)  se 
conservan reliquias del mártir mexicano Beato Miguel Agustín Pro. La colocación 
de éste fue el 2 de febrero de 1990.  
 
El ambón y la sede  
 
Están hechos con piedra de cantera del cerrito del Tepeyac.  
 
El Cristo del presbiterio 
 
Es  de  madera  de  mezquite,  ligeramente  policromada  y  fue  diseñado  por  Dom 
Gabriel  Chávez  de  la  Mora  y  realizado  por  José  Méndez,  originario  de  Santa 
Anita, Jalisco; este Cristo es conocido  como: “El Cristo de la Basílica”, “El Cristo 
de María del Tepeyac”. Mide lo mismo que la Virgen de Guadalupe, es la imagen 
de un Cristo no derrotado, el juego de la cabeza inclinada como es la inclinación 
de la cabeza de María en la Tilma. El cendal es de color azul verde y con estrellas, 
como el manto de la Virgen. 
 
Imagen de San Juan Diego 
 
En  el  presbiterio,  viendo  de  frente,  al  lado  derecho  está  la  imagen  de  san    Juan 
Diego Cuauhtlatoatzin, montada en un pedestal que se hizo ex profeso para ella, 
con    motivo  de  su  canonización,  que  proclamó  en  esta  Basílica  Su  Santidad  el 
Papa  Juan Pablo II (q.e.d) en su V Visita Pastoral a nuestro país, el 31 de julio de 
2002. La base  está hecha en madera de caoba y tiene forma cóncava. Ésta es una 
pintura anónima del siglo XVII, que sigue los cánones pictóricos y agiográficos de 
la época y que no pretende ser en absoluto un retrato del Santo. 
 
Retablo 
 
Está realizado  en madera de caoba (cubos dorados, que le dan proporción), con 
30  metros de altura y 8.7 metros de  ancho. Al centro, la gran cruz gloriosa  y a los 
pies de ésta,  la  corona  y  la    imagen  sagrada  de  nuestra    Señora  de  Guadalupe. 
Una novedad en el retablo es la colocación de una urna de madera de 60 X 40  cm. 
y 40 de fondo, donde se colocan las peticiones que los fieles presentan a la Virgen  
Santísima. Este retablo que parece como una refulgente pared de oro que sostiene 
el cuadro, representa la columna de fuego y luz que indicaba el camino al pueblo 
de Dios durante la noche en el desierto. 
 
LA CORONA DE 1895 Y SU DESCRIPCIÓN 
 

127
El orfebre fue el Edgar Morgan (francés). Fue hecha en París Francia. Está hecha 
de  oro  y  plata.  Fue  pagada  por  damas  mexicanas.  Sus  medidas  son  62  cm.  de 
longitud  y 130 cm. de Circunferencia. Fue bendecida el 12 de octubre de 1895 por 
el arzobispo de México, Don Próspero María Alarcón y Sánchez. Fue colocada ese 
mismo día. 
 
Base de la corona 
 
La diadema o base de la corona tiene 22 medallones con ramos de rosas, pintados 
sobre  oro  y  con  esmalte  de  Limoges;  abajo  de  ellos,  en  letras  esmaltadas  los 
nombres de los 22 obispados que había en ese entonces, arriba de los medallones 
52 estrellas con cristales finos; entre los medallones, piedras engastadas. 
 
Estos medallones tienen arriba y abajo molduras esmaltadas y embutidas sobre el 
oro. 
 
En la parte plana o inferior de la diadema, es decir, en su ancho o espesor hay 22 
ángeles  de  relieve,  cincelados  y  esmaltados,  alternando  con  estrellas  y  otros 
adornos con cristales finos. 
 
El Cuerpo de la corona 
 
Tiene  seis  escudos  de  armas  de  los  Arzobispados  de  aquel  tiempo,  hechos  de 
esmalte de Limoges, sobre el oro; dichos escudos están circunvalados con cristales 
finos;  después,  hay  unos  cuadros  ovalados  adornados  con  esmalte  embutido 
sobre el oro, los cuales tienen su respectiva moldura de relieve. 
 
Los  escudos  están  unidos  entre  sí  por  medio  de  seis  ángeles  con  túnicas 
esmaltadas de color azul y aureolas de cristales finos; sus alas están desplegadas y 
esmaltadas desde el rojo hasta el blanco. Los ángeles nacen de una rosa. 
 
Cúpula de la corona 
 
Seis fajas verticales de rosas de oro con distintos colores; cada una se compone de 
ramos  de  rosas  de  oro,  realzadas  y  cinceladas,  y  dentro  de  unos  marcos  con  su 
moldura realzada y cubierta de cristales finos; nacen los ramos de unas flores de 
lis, en cuyo centro hay una piedra engastada. 
 
Seis fajas verticales de estrellas formada por cristales finos. 
 
El Remate de la corona 
 
Es una moldura circular que representa un conjunto de hojas cinceladas, llenas de 
cristales  y  piedras  engastados;  sobre  esta  moldura  descansa  el  globo  terraqueo 
esmaltado, y en él se ven ambas Américas, y con particularidad a México, Sobre el 

128
Mundo reposa el águila heráldica de México, con las alas desplegadas. Una cruz, 
adornada con cristales finos, descansa sobre el dorso del águila. 
 
EL CAMERÍN Y EL MARCO DE LA TILMA JUANDIEGUINA 
 
En el primer piso del edificio de las oficinas administrativas de la Basílica de Guadalupe,
frente a su escalera,  existe una puerta que es la entrada a la bóveda o Camerín de la 
Virgen, ahí se encuentra resguardada la imagen original de Santa María de Guadalupe. 
Este camerín climarizado cuenta con un sistema de seguridad que se cierra como 
una caja fuerte. Un grueso y fuerte cristal protege actualmente a la imagen dentro 
del mismo. El marco que  adorna la imagen bendita de Santa María de Guadalupe 
es de oro y plata. La imagen fue colocada a la altura de los pies de la gloriosa cruz 
del retablo para que fuera posible verla a puertas abiertas desde el atrio. 
 
BANDAS MÓVILES A LOS PIES DE LA VIRGEN DE GUADALUPE 
   
Sean  peregrinos  o  no,  los  visitantes  pueden  mirar  a  la  Guadalupana  desde  una 
distancia  de  7  metros,  por  medio  de  bandas  transportadoras  de  incesante 
movimiento que están ubicadas en el espacio con el nombre de capilla de San Juan 
Diego. Las bandas tienen 4.80 metros de ancho y 10 de largo. La velocidad de las 
mismas no rebasa a la de las escaleras eléctricas por lo cual impide la acumulación 
de la gente. La circulación, por uno y otro lado, se abre en la parte posterior del 
presbiterio sin distraer a nadie, sin ser distraído y sin interferir en las ceremonias. 
El peregrino puede fácilmente llegar, desde las bandas transportadoras, a la nave 
mayor,  incorporarse  a  la  asamblea  o,  rápidamente,  llegar  al  exterior  del  recinto 
sagrado.  
 
LAS JARDINERAS DEL PRESBITERIO 
 
Se encuentran en los laterales del presbiterio, abrazando las entradas a las criptas. 
Son  un  elemento  más  en  la  decoración  del  presbiterio,  con  la  finalidad  de  darle 
vida  al  lugar,  para  que  éste  no  fuera  demasiado  sobrio  y  triste,  sino  que  con  la 
presencia  de  las  flores  le  diera  la  alegría  al  presbiterio.  Además  los  peregrinos 
encuentran en este espacio el lugar donde pueden depositar sus ofrendas florales, 
lo cual permite mayor orden. 
 
EL DISEÑO ARQUITECTÓNICO DE LA NAVE  DE LA NUEVA BASÍLICA DE 
GUADALUPE   
 
Ofrece a sus visitantes una visión de 120  grados. Su forma circular  permite que 
los  fieles,  desde    cualquier  lugar  en  que  se  ubiquen    puedan  contemplar  el 
Sagrado    Original  de  nuestra  Señora.  Esta  nueva  edificación  rompe  con  el  icono 
tradicional de las iglesias con nave crucial, pues  su moderna estructura de nave 

129
circular,  permite  recrear  en  su  conjunto  una  gran  carpa,    como  la  que  en  el 
desierto  levantaran  los  israelitas  para  rendir  culto  a  Dios.  Su  forma    circular 
facilita que los peregrinos venidos de todas las partes del mundo ingresen a ella  
desde cualquiera de sus puertas.    

La nueva Basílica alberga en su interior, en su capacidad máxima, a más de 11,000  
personas,  de  las  cuales  7,500  pueden  estar  sentadas  y  más  de  tres  mil  de  pie.  El 
recinto  cuenta  con  una  nave  central  por  donde  ingresan  las  numerosas  
peregrinaciones. 
 
FOSO DE ANTECORO  
 
Ubicado  frente  al  presbiterio  en  el  área  de  las  bancas,  se  puede  acceder  a  éste 
lugar  por  dos  entradas,  una  está  conectada  con  el  sótano  y  la  otra  con  la  nave 
central. Éste espacio está conformado por el órgano, el equipo de micrófonos  y las 
bancas destinadas para los cantores. 
 
ÓRGANO MONUMENTAL 
 
El  órgano  monumental  está  al  lado  derecho  del  retablo  de  la  Sagrada  Imagen 
cuyas flautas se distinguen a primera vista por su magnitud.  Se puede decir que 
es  el  órgano  en  ‐uso  constante‐  más  grande  de  México:  cuenta  con  un  total  de 
7,330 flautas efectivas. La flauta más grande mide 11 metros, con un diámetro de 
cuarenta y siete centímetros. La flauta más pequeña  mide 6 milímetros, su diseño 
es  de  líneas  sencillas,  pero  elegantes.  Las  flautas  fueron  elaboradas  con  una 
aleación  de  metales  y  madera  de  abeto.  El  organista  titular  es  el  maestro  Alex 
Méndez, graduado en Roma. Éste órgano se estrenó el día 12 de Octubre de 1977. 
En grandiosidad, es el segundo de México. El primer lugar lo ocupa el órgano que 
se encuentra en Bellas Artes.  
 
LAS LÁMPARAS COLGANTES 
 
Son 134 lámparas colgantes (52 al norte y 82 al sur) que tienden de la techumbre 
de madera y se asemejan a una lluvia de flores y recuerdan la nube que guiaba al 
pueblo  de  Dios  día  a  día  .  Desde  el  plano,  las  lámparas  tienen  diferentes 
distancias:  15  y  18  metros.  La  forma  de  cada  una  es  exagonal.  Están  hechas  de 
cobre,  hierro  y  aluminio.  En  algunos  exágonos  hay  prismas  de  cristal.  Cada 
lámpara  pesa  300  kilos.  El  cable  que  las  sostiene  es  de  acero.  En  estos  elementos 
colgantes  se  alojan  bocinas  que    por  su  distinta  altura  logran  una  adecuada  
transmisión  acústica  del  sonido.  Dentro  de  estos    elementos  colgantes  existe 
también una cabina de  transmisión. 

LUCERNARIO 

130
 
Es la lámpara que se encuentra a la entrada de la capilla del Santísimo, tiene como 
objetivo indicar la presencia de Jesús en el Sagrario. Está decorada con cristales de 
colores y dos franjas plateadas en los bordes,  las cuales contienen frases bíblicas 
referentes a la sagrada eucaristía. Esta lámpara fue hecha por artesanos mexicanos 
y diseñada por el arquitecto Javier García Lascurain.   
 
LAS BANDERAS DE LA BASÍLICA 
 
Los prelados iberoamericanos a los que se habían sumado otros muchos de otros 
lugares,  habían  solicitado  al  Papa  la  proclamación  de  la  Virgen  de  Guadalupe 
como CELESTIAL PATRONA DE AMERICA LATINA. El manto protector de la 
Virgen  de  Guadalupe  se  extendió  así  de  manera  “oficial”  o  canónica  (por  ley 
eclesiástica)  a  las  otras  naciones  del  continente  Latinoamericano,  por  medio  del 
Patronato Guadalupano, declarado el 24 de agosto de 1910 por el Papa San Pío X. 
Promotor convencido de aquel gesto había sido el arzobispo de Guadalajara, Don 
Francisco  Orozco  y  Jiménez.  Tras  los  años  dolorosos  de  la  persecución  religiosa 
los  arzobispos  de  México,  entre  ellos  Don  Luis  María  Martínez,  siguieron  con 
ardor aquel movimiento. Fue así como las banderas de las naciones del continente  
y de los a ellos hermanados por lazos históricos (como España) fueron izadas por 
primera vez  en el atrio de la Basílica de Guadalupe, el 12 de octubre de 1941 (día 
de  la  Raza),  como  un  homenaje  a  la  Patrona  de  América,  para  que  todos  los 
pueblos  americanos  estuvieran  protegidos  por  la  Virgen  de  Guadalupe.  Desde 
entonces permanecen expuestas al lado sur del Altar de la Virgen. 
 
Las  banderas  se  colocan  en  el  atrio  de  América  los  días  de  fiesta  importantes, 
como: la Visita Papal, el 12 de octubre, el 12 de diciembre y alguna otra que sea 
eclesiástica. 
 
La  siguiente  lista  muestra  las  banderas  de  los  distintos  países  que  estan 
representados en el altar de Nuestra Señora de Guadalupe.  
 
Países: 
 
1. Vaticano 
2. México 
3. Brasil 
4. España 
5. Canadá 
6. Chile 
7. Costa Rica 
8. Nicaragua 

131
9. Guyana 
10. Bahamas 
11. Bolivia 
12. Filipinas 
13. Cuba 
14. Barbados 
15. Argentina 
16. Estados Unidos 
17. Ecuador 
18. Jamaica 
19. República Dominicana 
20. Honduras 
21. Venezuela 
22. Islas Vírgenes de los Estados Unidos 
23. Belice 
24. Surinam 
25. Haití 
26. Panamá 
27. Trinidad y Tobago 
28. Guatemala 
29. Paraguay 
30. Bermuda 
31. El Salvador 
32. San Marino 
33. Puerto Rico 
34. Ecuador 
35. Perú 
36. Uruguay 
37. Líbano 
 
CRUZ DE LA EVANGELIZACIÓN 
 
Se encuentra ubicada debajo de las banderas. Esta cruz se colocó el 12 de octubre 
de  1992  con  motivo  del  V  centenario  de  la  Evangelización  del  nuevo  mundo 
(1492‐1992). El papa Juan Pablo II entregó esta cruz simil plantada en la Catedral 
primada de América, en Santo Domingo (República Dominicana) en 1984.  

CRISTO DEL ATENTADO (1921) 
 
En  México,  en  tiempos  de  la  persecución  religiosa  y  fruto  de  la  política 
antirreligiosa de sus gobiernos, ocurrió el atentado que sufrió el altar de la Virgen 
de  Guadalupe,  dando  como  resultado  el  Cristo  torcido  de  bronce  que  ahora 
veneramos de un modo especial en su urna de cristal, ya que protegió a la imagen 

132
de su santa Madre. Actualmente se encuentra en la Basílica nueva y se le conoce 
como “El Cristo del Atentado”. 
 
CONFESIONARIOS     
La Basílica cuenta con 18  confesionarios, nueve del lado  norte y 9 del lado sur. 
Están  construidos en madera de caoba  y son de diferente diseño y  tamaño. Son 
funcionales  y  garantizan  la  confidencialidad,  además  de  lograr  una  relación  
directa entre confesor y  penitente. 
 
VITRALES Y PISOS 
 
Los  vitrales  fueron  hechos  de  cristal  de  plomo  con  vidrios  abombados  que  
permiten  que  la  luz  penetre  y  se  refracte.  Éstos  vitrales  fueron  traídos  de 
Monterrey. Al interior del Santuario, además de los pisos de mármol de Carrara; 
también hay pisos de piedra  negra o recinto. 

CAPILLAS 
 
Capillas Altas 
El  nuevo  diseño  arquitectónico  de  la  Basílica  permitió  la  creación  de  9  capillas 
altas y un bautisterio. Su estructura permite estar en contacto directo con el Altar 
Mayor  pero  son  independientes  del  mismo.  Cada  una  tiene  cierto  aislamiento  
respecto  de  la  nave  principal.  Cada  una  cuenta  con  un  cupo  para  150  personas 
aproximadamente.  Existen  unas  escaleras  laterales  ubicadas  al  lado    norte  y  sur 
del interior del templo para acceder a ellas. 
 
Capilla Abierta 
 
La capilla abierta se encuentra en el piso superior sobre el acceso principal de la 
Basílica,  del  lado  oriente;  acceso  que  comunica  con  la  Plaza  de  las  Américas. 
Rememora  a  las  capillas  de  los  autóctonos  recién  convertidos.  Los  naturales 
aborrecían  los  lugares  cerrados.  Por  esa  causa  los  misioneros  idearon  la  capilla 
abierta  para  que  los  indios,  como  en  sus  teocalis  o  cúes,  donde  tenían  el  cielo 
como cúpula y los horizontes como muros. Sus paredes están forradas de cantera 
roja y el altar, el ambón y el piso están cubiertos con mármol. Otro elemento que 
integra  esta  capilla  es  la  cruz  estilizada  de  concreto  y  hierro,  de  unos  7  metros, 
colocada  sobre  el  frontis  de  la  capilla  y  que  simboliza  sea  a  Cristo  como  al 
cristiano.  

Capilla del Santísimo Sacramento  
 

133
Cuenta con un enorme tabernáculo de acero inoxidable de 2.40 metros, hecho por 
Ernesto  Paulsen  Coimbra;  la  estructura  de  la  cubierta  tiene  peraltes  de  acero  de 
1.60  metros,  además  cuenta  con  puertas  como  alacena  para  guardar  los  grandes 
copones  que  se  ocupan.  Las  puertas  tienen  un  juego  de  letras  que  fueron 
elaboradas por el orfebre y escultor Ernesto Paulsen y Dom Gabriel Chávez de la 
Mora.  Son  frases  del  capítulo  sexto  de  San  Juan:  ʺPan  de  vida...  vivirá  para 
siempre el que me coma... Las letras están entrelazadas unas con otras; hay letras 
menores,  letras  mayores;  detrás  del  tabernáculo  éste  se  vuelve  un  expositor,  un 
ostensorio, una custodia. El ábside está decorado con una pintura que representa 
la resurrección del Señor Jesús, obra del arquitecto Pedro Medina “El Charro”. Su 
capacidad es para 250 personas”. 
 
Capilla de San José   
 
Está decorada con una pintura del siglo XIX,  un cuadro alusivo al patronato de 
San José,  patrono del Cabildo. La pintura es de unos doce metros cuadrados.  En 
la  capilla  también  se  venera  un  Santo  Cristo  como  de  tres  metros  de  alto.  La 
capacidad es para 250 personas. 
 
Capilla de San Juan Diego 
 
Ubicada  en  el  pasillo  de  las  bandas  móviles  a  los  pies  de  la  Imagen  de  Santa 
María  de  Guadalupe,  está  decorada  con  cinco  bajorrelieves  en  bronce  de  las  
apariciones de la Virgen a san Juan Diego. En estos trabajos fueron representadas 
las  apariciones  en  cuatro  momentos  distintos,  ademàs  de  la  aparición  a  Juan 
Bernardino. Estos bajorelieves fueron labrados por el escultor Jonathan Guevara 
y  se    inauguraron    en  el  año  2002,  con  ocasión  de  la  Canonización  de  San  Juan 
Diego  Cuauhtlatoatzin.  Los  bajorrelieves  van  acompañados  de  diálogos  de  San 
Juan Diego con la Virgen y de Juan Bernardino. 
 
En  la  primera  aparición,  el  visionario  extiende  los  brazos  y  mira,  con  rostro 
arrobado, el resplandor de la Virgen, recièn revelada. La segunda aparición se ha 
representado en dos momentos distintos. En el primero de ellos, Juan Diego se ve 
atento  al  escuchar  el  canto  de  las  aves  que  revolotean  a  su  alrededor,  gesto 
reforzado por su mano izquierda. En el segundo momento, el mensajero entabla 
un  diàlogo  mìstico,  señalado  por  la  vìrgula  de  la  palabra.  La  Tercera  aparición 
describe el momento en que Juan Diego presenta, ante la Virgen, las rosas como 
señal del portento que servirà de prueba ante el obispo. 
 
Capillas Posas 
 
Tienen  su  origen  en  tiempos  del  Virreinato  cuando  los  frailes  realizaban 
procesiones con el pueblo y realizaban paradas en cada una de las cuatro esquinas 
del  atrio  del  templo,  donde  se  encontraban  las  capillas.  En  cada  parada  la  gente 

134
tenía  oportunidad  de  un  recogimiento  mayor  y  un  pequeño  descanso  para 
continuar el peregrinar; la gente cantaba los salmos mientras caminaban. 
 
Cada capilla cuenta con una placa de bronce acerca de las apariciones de la virgen 
de Guadalupe a Juan Diego, y las paredes y el piso están inclinados con el objetivo 
de centrar la atención hacia las placas, el piso está decorado con rosas en relieve. 
Un  ejemplo  de  estas  placas  es  la  que  se  ubica  en  la  puerta  norponiente  de  la 
Basílica. En ella Juan Diego extiende el lienzo del cual caen las flores del milagro. 
La  figura  es  enmarcada  por  un  marco  y  flaqueada  por  dos  columnas,  que  en  el 
capitel  tienen  grabados  dos  blasones:  el  de  la  izquierda  es  el  escudo  de  la 
arquidiócesis de Mèxico, y el de la derecha el del Papa Juan Pablo II. En la base de 
la columna se puede advertir el escudo juandieguino, una àguila con la vìrgula de 
la  palabra  que  refiere  a  su  nombre  nàhuatl:  Cuauhtlatoatzin,  “àguila  que 
habla”∙.Fueron colocadas con ocasión de la segunda visita de S.S. Juan Pablo II.  
 
DESCRIPCIÓN DEL EXTERIOR DE LA NUEVA BASILICA
 
EL TECHO QUE RECUBRE LA NUEVA BASÍLICA  DE GUADALUPE  
    
El techo está hecho en lámina de cobre engargolada y  patinada. Quiere significar 
por su color “el manto de  la Virgen”. En su parte interior está forrado de madera 
de Canadá con un tratamiento antiincendio.  
 
ROSETÓN 
 
Está hecho de prismas de metal dorado con diferentes texturas que ayudan a que 
el  polvo  pase.  Ésta  es  la  parte  más  alta  de  la  construcción  y  funciona  como  un 
traga luz. 
 
EL SÍMBOLO DE LA CRUZ Y LA LETRA “M” EN EL TECHO 
 
En  la  parte  superior  del  techo  de  la  basílica  se  encuentra  el  símbolo  mariano 
representado  con  la  letra  “M”,  también  está  acompañada  con  una  cruz  que 
representa  la  presencia  de  Cristo.  Este  símbolo  de  María  y  Cristo  es  un  graffiti 
pero  hecho  en  escultura,  es  un  elemento  de  bulto  del  logotipo  del  santuario 
mariano.  
 
PUERTAS MONUMENTALES   
 
La  basílica  tiene  nueve  puertas  monumentales,  una  al  Sur,  siete  al  Este  y  una  al 
Norte.  Existen  además  dos  puertas  de  acceso  al  santuario  ubicadas  al  Poniente 

135
(sobre  la  calzada  de  los  Misterios).  En  las  nueve    puertas  monumentales  de  la 
Basílica se combina la madera y  los esmaltes, logrando con ello resaltar las formas 
simbólicas de sus vitrales que  guardan relación con la iconografía cristiana de los 
primeros siglos. Podemos ver en ellas  las figuras del pez y de la paloma. 
 

 
 
 
 
 
 
 

136
OTRAS  CONSTRUCCIONES  DENTRO  DEL  RECINTO 
GUADALUPANO 
 
Dentro  del  recinto  guadalupano,  aparte  de  los  templos,  existen  otras 
construcciones que han sido erigidas por la misma necesidad que los peregrinos 
van manifestando, como es el caso de la construcción de un bautisterio colectivo, 
por  la  cantidad  de  gente  que  lo  solicitaba,  también  la  capilla  de  juramentos  y  el 
quemador  de  veladoras  son  otros  ejemplos  de  esto.  Contar  con  espacios  para 
recibir y evangelizar a la multitud de gente que día a día acrecienta en número ha 
llevado a desarrollar proyectos de construcción  como la plaza mariana y el atrio 
mismo de la Basílica. Además de todo lo anterior, la misma riqueza en historia y 
arte  de  la  devoción  guadalupana  ha  dado  lugar  a  la  creación  de  un  museo 
mariano  y  de  arte  religioso.  Los  jardines  del  santuario  son  otro  elemento 
importante, ofrecen a los peregrinos un ambiente de recogimiento y tranquilidad, 
en  el  caso  del  jardín  de  la  ofrenda  éste  invita  a  la  contemplación  de  los 
sentimientos de veneración y gratitud que cada día pueden vivirse en las familias 
que  acuden  al  Santuario  Guadalupano.  Por  último,  es  importante  mencionar  la 
existencia  del  panteón  del  Tepeyac,  que  es  una  construcción  que  ha  quedado 
como  testigo  de  la  historia  de  la  devoción  guadalupana  en  ese  lugar  y  que 
actualmente  funciona  como  un  museo  de  galería  de  hermosos  monumentos 
mortuorios.  A  continuación  se  presenta  una  breve  reseña  de  cada  una  de  estas 
construcciones.  

EL BAUTISTERIO 
 
Es un edificio hecho para celebrar bautismos colectivos, por la gran demanda de 
familias que acuden al Tepeyac a solicitan este sacramento. Fue diseñado por José 
Luis Benlliuren y Dom Gabriel Chávez de la Mora. La ejecución estuvo a cargo de 
Oscar Jiménez Gerard. La bendición del Baptisterio se efectuó el 17 de noviembre 
de  1991.  La  parte  central  es  un  diseño  poligonal.  Tiene  una  fuente  grande  de 
donde se saca el agua. En el interior se puede apreciar un retablo del Bautismo del 
Señor,  de  Héctor  Camarillo,  que  está  conformado  de  mosaicos,  es  muy 
geométrico, muy simple en colores (sepia, grises y azules) con la intención de que 
no  destacara  tanto  y  armonizara  con  el  conjunto.  También  hay  textos  de  bronce 
sobre la madera, alusivos al bautismo del Señor. También cuenta con su lugar de 
la Palabra, lugar de la Presidencia y los Santos Óleos.  
 
CAPILLA DE LOS JURAMENTOS 
 
   

137
En un principio fue una adaptación del Convento de las “Capuchinas”. La capilla 
fue  construida  con  la  finalidad  de  saciar  las  necesidades  de  los  fieles  que 
diariamente  solicitaban  hacer  un  juramento  ante  Dios  para  renunciar  a  alguna 
práctica malsana (drogadicción, alcoholismo, robo, tabaquismo, etc). Actualmente 
depende de la Parroquia de Santa María de Guadalupe “Capuchinas”. 
 
PASTORAL DE LAS PROMESAS Y JURAMENTOS 
 
Desde hace 10 años (1997), la Capilla de los Juramentos en el Tepeyac lleva a cabo 
lo  que  se  le  ha  denominado  la  Pastoral  de  las  promesas  y  Juramentos.    Se  les 
explica  que  las  personas  que  deseen  dar  seguimiento  a  su  problema,  deben 
dirigirse  a  las  organizaciones  de  ayuda  médica  o  psicológica  correspondientes 
para  recibir  una  atención  profesional.  Se  les  concientiza  de  que  el  juramento  se 
hace  ante  Dios,  “El  que  conoce  el  corazón,  pensamiento  y  necesidades  del 
hombre,  y  que  sabe  si  la  promesa  es  sincera”.  Antes  de  salir  del  templo  con  un 
nuevo proyecto de vida en mente, se les recuerda que el segundo mandamiento es 
“No jurarás el nombre de Dios en vano”. 
 
QUEMADOR DE VELADORAS  
 
Entre  las  muchas  ofrendas  que  los  peregrinos  acostumbran  presentar  a  Santa 
María de  Guadalupe sobresalen las veladoras. A través de estos signos los fieles 
dan    gracias  o  imploran  algún  favor  a  Dios  por  intercesión  de  la  Virgen.  En  un 
principio sólo existían dos quemadores que estaban ubicados en el lado noroeste 
de la Basílica Nueva el cual forma parte del atrio chico o  explanada de san Juan 
Diego,  del  lado  izquierdo  (viendo  de  frente)  de  la  estatua  de  la  Virgen 
Guadalupana  que  se  encuentra  en  ese  lugar,  pero  debido  a  la  gran  demanda  de 
más  espacios  adecuados  para  recibir  estas  ofrendas,  se  construyeron  3 
quemadores más del lado derecho de la estatua de la Virgen, dando un total de 5 
quemadores. Uno de los dos primeros quemadores tiene una capacidad para 400 
veladoras,  mientras  que  el  segundo  para  300  veladoras.  En  cuanto  a  los  más 
recientes, uno de ellos tiene una capacidad para 378 veladoras, y otro para 450 y 
uno  más  con  capacidad  de  1,478.  De  la  cera  que  se  recoge,  después  de  una 
selección, se funde la  mejor y se realizan ceras de diferente tamaño mismas que 
son  utilizadas  en la  Basílica.  De  esta  cera  se  hacen  cirios  grandes,  que  luego  son  
utilizados  en  las  celebraciones  1itúrgicas  de  la  Basílica,  otros  son  puestos  en  los 
mismos  quemadores,  para  significar  con  ellos  la  intención  de  los  peregrinos,  de 
ver  quemada  en  su  totalidad  la  cera  que  ofrecen.  Se  procura  que  estos  cirios 
permanezcan encendidos las 24 horas del día, durante los 365 días del año. Uno 
más de ellos se ofrenda por los antorchitas. 
ATRIO DE LA BASÍLICA 
 

138
PLAZA DE LA BASÍLICA DE GUADALUPE 
 
El  santuario  de  la  “Villita”  en  sus  inicios  no  tuvo  la  necesidad  de  contar  con  un 
atrio  ya  que  en  el  siglo  XVI  no  estaba  muy  poblado  el  asentamiento  de 
Guadalupe. Para el siglo XIX ya la población era muy densa, por esa situación el 
Arzobispo  con anuencia  de  las  autoridades  y  la  población  en  general  decidieron 
darle un espacio al atrio entre la puerta principal y la calle por donde pasaban los 
autos  y  el  tranvía.  Se  demolieron  algunas  casas  y  se  construyeron  parques  y 
jardines  además  de  dos  plataformas  para  danzantes.  Se  colocaron  mástiles  para 
las banderas de otros países por el patronato extendido a toda  América Latina e 
Islas  Filipinas.  En  1945  el  papa  Pío  XII  declaró  a  la  virgen  Guadalupana  como 
“Emperatriz  de  América”,  esta  fue  la  razón  por  la  que  el  Atrio,  inaugurado  en 
1952,  recibió  oficialmente    el  nombre  de  Plaza  de  las  Américas,  pues  así  se 
reconoce a todas las naciones que buscan su protección. 
La monumental plaza de la Basílica de Guadalupe fue inaugurada y bendecida el 
25  de  Noviembre  de  1952  por  el  Arzobispo  Primado  de  México  Don  Luis  María 
Martínez,  quien  en  esta  forma  culminó  la  celebración  de  sus  Bodas  de  Oro 
Sacerdotales y expresó sus deseos de que la “plaza fuera un centro de piedad y un 
semillero  de  gracias  celestiales”.  Él  llamó  oficialmente  Plaza  de  las  Américas  a 
este  atrio.  Para  la  realización  de  esta  plaza,  se  tuvieron  que  demoler  siete 
manzanas  totalmente y diez manzanas parcialmente, se invirtió en la compra de 
predios. 
 
ATRIO DE LAS AMÉRICAS  
 
El atrio es un espacio de conexión en todo el conjunto arquitectónico de la Villa de  
Guadalupe, pues todos sus lugares se integran a la nueva Basílica.  
 
El  atrio  ocupa  un  área  de    aproximadamente  31,000  m2.  En  su  interior  puede 
albergar cerca de 30 mil personas; está revestido de adoquines queretanos. En él  
se encuentra el atrio chico o explanada de san Juan Diego, desde la cual podemos 
contemplar las escalinata poniente del cerrito, el bautisterio, la entrada al museo, 
los    quemadores,  el  costado  poniente  de  la  basílica  antigua  y  el  lado  norte  de  la 
nueva Basílica. La explanada sur  poniente es la de mayores dimensiones y desde 
esta se puede observar el Carillón, dos capillas pozas, la tienda del “Encuentro” y  
de  las  “Rosas”  donde  se    anuncia  el  Kerigma  Apostólico  y  el  Kerigma 
Guadalupano  a  los  peregrinos;  las  fachadas  de  la  nueva  Basílica,  la  Antigua 
Basílica,  el    Templo  de  Capuchinas,  la  Capilla  de  Indios  y  el  costado  sur  de    la 
Iglesia del  Pocito.   
 

139
El atrio de las Américas sirve para albergar a las multitudes de peregrinos cuando 
la misa es celebrada en el altar de la capilla abierta de la nueva Basílica. Frente a la 
avenida de Fray Juan de Zumárraga y de los Misterios (a la altura de la avenida 
Montevideo) se alzan las astas de las banderas de América Latina.   
 
 
PLAZA MARIANA 

El 2 de octubre del 2003 se firmaron los acuerdos para la construcción de la plaza 
Mariana, por lo que se añadirá al atrio actual 30, 000 metros cuadrados a partir de 
la  Carpa  del  Encuentro.  En  el  Atrio  de  la  Basílica  estuvieron  presentes,  el 
Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, el Lic. Andrés 
Manuel López Obrador, Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, el Cabildo de 
Guadalupe,  entre  otras  personalidades  para  firmar  las  escrituras  donde  el 
Gobierno de la Ciudad cede el espacio para la construcción de la Plaza Mariana, 
habrá un centro evangelizador para atender a los peregrinos de la mejor manera 
posible, en los días más importantes del año, a través de las diferentes actividades 
pastorales.  La    actividad  principal  del  atrio  será  la  proclamación  y  difusión  del 
acontecimiento Guadalupano. Contará con los servicios e instalaciones necesarios 
para  las  actividades  de  evangelización  y  la  administración  del  mismo:  salas  de 
reunión,  un  salón  de  usos  múltiples,  un  auditorio;  una  cafetería,  una  pequeña 
biblioteca y un museo interactivo etc. 

MUSEO DE LA BASÍLICA DE GUADALUPE 
 
El día 12 de octubre de 1941, el arzobispo Don Luis María Martínez y Rodríguez 
(1937‐1956),  inauguró  el  Museo  de  la  Basílica  de  Guadalupe.  El    abad  de  la 
Colegiata Don Feliciano Cortés de la Mora (1924‐1962) tuvo la iniciativa de fundar 
el museo dentro de las instalaciones basilicales con el fin primordial de conservar 
o exhibir obras artísticas no solo de índole Guadalupana, sino de Arte religioso en 
general. En un principio no tuvo espacio suficiente, pero al consagrarse la nueva 
Basílica  se  amplió  con  las  salas  que  estaban  al  servicio  litúrgico  del  antiguo 
santuario.  Con  ello  se  pudo  realizar  un  verdadero  museo;  pero  a  pesar  de  la 
ampliación, muchas obras de arte todavía se guardan en las bodegas. 
 
PLANTA PRINCIPAL 
Pasillo de exvotos 
 
El  Pasillo  de  Exvotos  da  la  bienvenida  al  visitante  con  una  muestra  de  piezas 
ofrendadas  a  la  Virgen  como  respuesta  a  un  favor  recibido.  Entre  los  exvotos 
artísticos,  se  encuentra  el  género  conocido  como  retablos  pintados,  de  ellos  se 
exhibe  solo  una  muestra  representativa  de  algunas  láminas  –en  ocasiones  de 
manufactura  muy  ingenua–,  que expresan  con  sus  textos  e  imágenes, la  relación 

140
con  lo  divino,  la  fe  del  oferente,  los  miedos  y  preocupaciones,  las  carencias,  los 
problemas políticos y sociales, y la vida cotidiana de los mexicanos de los siglos 
XIX y XX. 
 
Sacristía 
 
El  espacio  de  grandes  proporciones  ocupado  antiguamente  por  la  sacristía  del 
santuario,  está  convertido  en  una  sala  vestibular  que  exhibe  piezas  de  la 
iconografía  guadalupana,  entre  ellas  obras  de  tema  histórico  y  algunos  tableros 
que formaron parte de la sillería de coro de la Colegiata de Guadalupe en el siglo 
XVIII. 
 
Salón Abacial  
 
En  esta  sala  se  exhibe  la  serie  de  retratos  que  Miguel  Cabrera  (ca.  1695‐1768) 
realizara para la Colegiata, y que muestra a personajes importantes de la historia 
guadalupana  como:  el  papa  Benedicto  XIV,  el  rey  de  España  Fernando  VI,  fray 
Juan de Zumárraga y Juan Diego.  
 
El salón se encuentra ambientado con parte de la colección de artes aplicadas que 
conserva  el  Museo  –muebles,  porcelanas,  relojes  y  tapices,  de  manufactura 
eruopea–,  objetos  que  combinan  la  función  utilitaria  con  la  forma  estética, 
convirtiéndolos en piezas únicas y de gran valor. 
 
PLANTA ALTA 
 
Sala capitular 
 
Cuando  el  recinto  se  erigió  en  Real  e  Insigne  Colegiata  de  Guadalupe  (1751),  la 
institución  precisó  de  un  cuerpo  capitular  que  administrase  el  santuario  y  los 
espacios propios para  la realización de sus  actividades. En este espacio (ca.1931‐
1974),  el  cabildo  Guadalupano  se  reunía  para  tomar  las  decisiones 
administrativas, políticas y religiosas de la Colegiata.  
 
Hoy la sala alberga una galería de retratos de las personas que ocuparon el cargo 
de  Abad  de  Guadalupe,  cabeza  del  cuerpo  colegiado.  Éstos,  indudablemente 
funcionaron como receptáculos visuales de la memoria institucional. 
 
Sala de gráfica Guadalupana 
 
El espacio que ocupó la antigua biblioteca “Lorenzo Boturini”, hoy resguarda un 
gabinete  de  grabado  de  distintas  épocas.  Por  su  fácil  reproducción  y  manejo,  la 
estampa funcionó como un vehículo eficaz para la propagación de la doctrina y la 
devoción de arraigo popular.  

141
 
En esta sala se exhiben impresiones en papel de planchas trabajadas en lámina de 
cobre u otro metal (calcografías), en madera (xilografías), o en piedra (litografías). 
Entre ellos se encuentra el primer grabado, manufacturado por Samuel Stradanus 
en  1615,  que  representa  a  la  Virgen  de  Guadalupe  flanqueada  con  las 
representaciones de ocho milagros. 
 
Salas hagiográficas 
 
Las  vidas  de  santos  se  convirtieron  en  instrumentos  didácticos  desde  el 
cristianismo primitivo. La veneración a estos personajes a lo largo de la historia ha 
sido un aspecto característico de la Iglesia. 
 
La  contrarreforma  privilegió  el  desarrollo  de  estas  devociones  en  el  pueblo,  ya 
que los santos eran modelos de vida evangélica a seguir.  
 
En la Nueva España la iglesia indiana se preocupó por continuar con este tipo de 
devociones y encontró en el lenguaje de la pintura barroca un vehículo eficaz para 
la propagación del culto a los santos. 
 
Sala de retablos y pintura guadalupana 
 
En  este  espacio  se  ubican  dos  retablos  barrocos  del  siglo  XVIII,  mismos  que 
permiten  apreciar  la  posible  ubicación  de  lienzos  y  esculturas  en  sus  lugares 
originales, ya que la mayor parte de las obras artísticas de este museo –y de otros– 
se encuentran descontextualizadas y fuera de culto para poder ser apreciadas por 
el visitante desde una perspectiva histórica y estética. 
 
Variantes  interesantes  de  la  iconografía  Guadalupana,  como  imágenes  de  jura  y 
los denominados “talleres celestiales”, pueden observarse también en esta sala. 
 
Sala Cristológica 
 
En esta sala se pueden apreciar obras que ilustran pasajes de la vida de Cristo. La 
Iglesia  católica,  fiel  seguidora  de  las  enseñanzas  de  Jesús,  se  preocupó  por  la 
difusión de su doctrina con la ayuda de imágenes. Las obras que aquí se muestran 
son  de  diferentes  épocas  pero  responden  a  intenciones  similares.  Los  lienzos 
coloniales  apelan  a  los  sentidos  y  mueven  al  sentimiento,  característica  de  la 
pintura  barroca,  pero  fuera  de  esta  temporalidad  destaca  el  gran  lienzo 
decimonónico titulado El redentor y la mujer adultera ejecutado por Juan Cordero 
(1822‐1884), claro ejemplo de la pintura academicista. 
 
Sala Mariana 
 

142
Cristóbal  de  Villalpando  (ca.  1649‐1714)  es  el  autor  de  las  tres  pinturas  más 
grandes de esta sala, que quizá formaron parte de una serie de la vida de María 
basada en los evangelios apócrifos. Los lienzos están ejecutados con gran maestría 
y con el toque barroco estilístico propio de su autor: el fino detalle costumbrista, la 
postura complicada, el dinamismo de las telas y el colorido, entre otros. 
 
Sala de la Inmaculada Concepción 
 
Uno de los postulados más importantes de la Iglesia católica es concebir la idea de 
María, no sólo como virgen antes, durante y después del parto, sino como un ser 
totalmente  puro  desde  el  momento  de  su  concepción.  En  la  difusión  de  este 
misterio (que el papa Beato Pio IX definió como dogma de fe católica en 1854), la 
pintura jugó un papel importante a través de imágenes como las que se muestran 
en  esta  sala,  mismas  que  representan  a  María  núbil,  de  túnica  blanca  y  manto 
celeste, acompañada de los símbolos de pureza provenientes –en su mayoría– del 
Cantar de los Cantares. 
 
Sala de Arcángeles 
 
Las  obras  que  se  exhiben  en  este  espacio,  casi  en  su  totalidad  representan  a  San 
Miguel arcángel, el capitán de las milicias celestiales, el protector de María y aquél 
que en el juicio final pesará las almas para separar a los justos de los pecadores. 
Generalmente  se  le  representa  en  el  arte  novohispano  portando  el  traje  de 
guerrero que ostenta en su pecho el sol, la luna y las estrellas. Puede llevar como 
atributo la balanza, una bandera blanca con cruz roja (como abanderado celestial 
y triunfante), o una espada de metal o flamígera. En la Nueva España la devoción 
a el arcángel  San Miguel tuvo una gran difusión. 
 
PLANTA BAJA 
 
Sala de la vida de la Virgen 
 
Los 10 lienzos ovalados, manufacturados por el afamado pintor novohispano José 
de  Ibarra  (1688‐1756),  forman  una  serie  completa  de  la  vida  de  María,  tema 
recurrente  en  la  plástica  de  la  Nueva  España  gracias  al  fervor  mariano  que 
profesaba la feligresía americana. También se exhiben dos óleos sobre lámina de 
cobre  ejecutados  por  Baltasar  de  Echave  Ibía  (1585‐1640),  miembro  de  una 
dinastía de grandes pintores que trabajaron en estas tierras. 
 
Sala de arte contemporáneo 
 
En  esta  sala  se  pueden  apreciar  obras  artísticas  que  han  rediseñado  iconografías 
antiguas  desde  una  nueva  perspectiva,  que  invitan  al  espectador  a  sostener  un 
diálogo con las formas, colores, texturas y experiencias subjetivas. Las piezas que 

143
se  exhiben  son  de  artistas  reconocidos  como  Salvador  Dalí,  David  Alfaro 
Siqueiros,  Jesús  “Chucho”  Reyes  Ferreira  y  Emilia  Ortíz,  además  de  contar  con 
obras de creadores mexicanos que aún tienen actividad artística como Sebastián, 
Lucía Maya, Carmen Parra, Pablo Rulfo, Alberto Venegas y Felipe Ehrenberg. 
 
Otros espacios 
 
El cubo de la escalera posterior del Museo prestó su espacio para la colocación de 
grandes  lienzos  como  una  crucifixión  de  Sebastián  [López]  de  Arteaga  (1610‐
1752),  una  muestra  interesante  del  ars  moriendi  barroco  que  se  contrapone  a  la 
fugacidad de la vida, y un patrocinio carmelita.         
 
En  el  patio,  se  expone  la  monumental  cruz  atrial  del  siglo  XVI  que  estuvo 
colocada  durante  mucho  tiempo  en  las  inmediaciones  de  la  Basílica  antigua, 
después pasó a la capilla que hoy se conoce como “de Indios” y ahora puede ser 
admirada en el Museo. La cruz, labrada en piedra, está decorada con los símbolos 
de la pasión de Cristo, con una manufactura que evoca el sincretismo entre el arte 
cristiano y prehispánico. 

JARDINES DEL SANTUARIO 
 
Los  diversos  jardines  del  Santuario  ofrecen  a  los  peregrinos  un  ambiente  de 
recogimiento y tranquilidad. Los jardines han requerido siempre de un proyecto 
que contempla la fertilidad de la tierra y lo que se necesita en ella. Se piensa en el 
tipo de plantas y el clima. Es fundamental la elección de plantas vivaces, pues su 
naturaleza  les  permite  vivir  muchos  años.  Se  contempla  la  siembra  de  árboles  y 
arbustos. Se sembraron cactáceas, biznagas, araucarias, cedros  variados, etc. Se ha 
puesto  especial  atención  a  plantas  de  temporada  y  a  los  rosales,  pues  estos  
últimos son símbolo representativo de este Santuario mariano.  
 
JARDÍN DE LA OFRENDA 
 
El  Cardenal  Ernesto  Corripio  Ahumada,  acompañado  del  entonces  abad  Mons. 
Guillermo  Schulenburg Prado, inauguró y bendijo este Jardín de  la Ofrenda el 8 
de  septiembre  de  1986.  El  proyecto,  diseño  y  la  realización  del  ʺJardín  de  la 
Ofrendaʺ  fue  del  arquitecto  D.  Aurelio  G.  D.  Mendoza;  Los  gastos  para  la 
realización  de  este  hermoso  jardín  en  honor  de  la  Virgen  de  Guadalupe,  fueron 
cubiertos por la Sra. Julia Talavera y por la Srita. Celia del Valle Talavera, quienes 
constituyeron  un  fideicomiso  para  la  conservación  y  el  embellecimiento  de  la 
montaña del Tepeyac. 
 
GRUPO ESCULTÓRICO 
 

144
Representa a la Virgen de Guadalupe recibiendo el homenaje de los indígenas del 
Valle  de  México.  Las  figuras  que  conforman  este  grupo  escultórico  son  17,  de 
proporciones  superiores  a  lo  normal;  la Virgen tiene  entre  cuatro y  cinco metros 
de  altura,  a  quien  todas  las  figuras  en  fila  ascendente  miran  con  veneración,  al 
mismo tiempo que le ofrecen regalos consistentes en los productos de la tierra y 
del arte de aquellas gentes; a los lados de la Virgen de Guadalupe están Fray Juan 
de Zumárraga y Juan Diego. 
 
El  conjunto  escultórico  fue  obra  de  los  maestros  D.  Alberto  Pérez  Soria  y  D. 
Gerardo  Quiroz.  Todas  las  estatuas  son  de  bronce  policromado,  finamente 
terminadas, y producen una impresión de grandiosidad y de vida que invita a la 
contemplación junto al suave caer de las cascadas. Las 17 figuras de gran formato 
representan  a  un  grupo  de  indígenas  que  acuden  a  María  de  Guadalupe  para 
ofrecerle regalos y presentar a sus hijos ante su Madre y Patrona. La obra retrata, 
de  manera  idealizada  y  efectista,  los  sentimientos  de  veneración  y  gratitud  que 
cada  día  pueden  vivirse  en  el  Santuario:  las  familias  acuden  a  dar  gracias  y  a 
pedir distintos favores, objetivos principales de una peregrinación.  
 
LAS CASCADAS 
 
La idea de construir una fuente enmarcada por dos cascadas unidas a los pies de 
la Morenita del Tepeyac como símbolo del nacimiento de un nuevo pueblo, hijos 
de  indios  y  españoles,  raza  mestiza,  raza  cósmica;  fue  de  Antonio  del  Valle  y 
Aurelio G. D. Mendoza.  
 

PANTEÓN DEL TEPEYAC 
 
En torno a la capilla del Cerrito existía ya un panteón, que ideó en el siglo XVIII el 
sacerdote José Mariano Montúfar y, que se unió al actual fundado por el canónigo 
Don  Juan  María  García  Quintana  en  el  año  de  1865.  Este  panteón  sustituyó  a 
algunos  de  la  Capital  que  fueron  clausurados  en  1871  por  el  Ayuntamiento  de 
México;  por  esta  razón  a  finales  del  siglo  XIX  y  buena  parte  del  siglo  XX,  fue 
elegido por las familias de abolengo como última morada de sus seres queridos; a 
eso se debe que haya mausoleos dignos de admiración.  
 
En él  están enterrados grandes personajes de la historia de México, entre los que 
figuran don Antonio López de Santa Ana, Gabriel Mancera etc. Se restauró para 
las fiestas del centenario de la Independencia por don Porfirio Díaz,  en 1910, de 
ahí que en su fachada aparezca ese año. Actualmente ya no hay lugar para nuevas 
sepulturas,  sólo  para    las  personas  que  tienen  una  perpetuidad.    El  panteón  ha 
sido convertido en Museo (es una galería de hermosos monumentos mortuorios) 
y la delegación Gustavo A. Madero proporciona visitas guiadas de lunes a viernes 
10:30 a 13:00. No se pueden sacar fotografías ni videos del panteón. 

145
 

ESTATUAS  Y  MONUMENTOS  DEL  RECINTO 


GUADALUPANO 
Las  estatuas  y  monumentos  existentes  en  el  recinto  guadalupano  son  elementos 
que ayudan al peregrino a recordar aspectos de la cultura prehispánica mexicana 
y del acontecimiento guadalupano,  como es el caso del carillón,  de la estatua de 
Juan  Bernardino  y  la  glorieta  de  San  Juan  Diego.  En  cuanto  a  la  estatua  de  Juan 
Pablo II y la vela del marino conmemoran acontecimientos importantes de la vida 
de México y de la devoción guadalupana. Para finalizar, es importante mencionar 
la presencia de monumentos dentro del recinto que propician a la meditación de 
los misterios del rosario y de la vía dolorosa de Jesús. Las siguientes descripciones 
muestran brevemente a cada una de estas estatuas y monumentos.  

 
RELOJES  DEL  CARILLÓN (monumento) 
 
Se le ha llamado  carillón, sin embargo, este nombre  no corresponde a la  idea de 
campanario, dado que carillón es un conjunto de campanas que suenan al unísono 
de manera armónica, reproduciendo melodías religiosas o profanas. En cambio, el 
Campanario de nuestra Basílica también tiene carillón,  pero es más que eso.  
 

146
La estructura del Campanario tiene una altura de 23 metros por 20 de ancho y el 
grosor  de  sus  columnas  es  de  dos  metros;  fue  inaugurado  y  bendecido  el  21  de 
septiembre  de  1991  por  el  cardenal  Don  Ernesto  Corripio  Ahumada,  en  ese 
entonces  arzobispo  de  México,  con  el  abad  Don  Guillermo  Schulenburg  Prado, 
acompañados por los arquitectos Don Pedro Ramírez Vázquez, Don Javier García 
Lascuráin, Don Oscar Jiménez Gerard y el Dom Gabriel Chávez de la Mora; todos 
ellos  intervinieron  en  la  realización  de  esta  bella  obra  que  complementa  el  Atrio 
de  América.  También  estuvo  presente  don  José  T.  Mata,  gran  benefactor  de  la 
Basílica y en especial de este monumento.  
 
El  Campanario  de  la  Basílica  es  una  estructura  de  gran  fortaleza,  sostenida  por 
tres columnas de concreto; las dos laterales están ligeramente inclinadas hacia el 
centro y se encuentran unidas por dos trabes para dar espacios donde se colocan 
los elementos necesarios que la componen. 
 
PARTE SUPERIOR (3 espacios y dos salientes) 
 
RELOJ ELECTRÓNICO 
 
En la parte superior se aprecian tres espacios y dos salientes; en el primero de los 
espacios, de izquierda a derecha, está el reloj electrónico. 
 
CAMPANAS 
 
En  el  espacio  central  hay  treinta  y  ocho  campanas  de  diferentes  tamaños    sobre 
una estructura metálica.  
 
CARILLÓN 
 
En  el  espacio  de  la  extrema  derecha  se  encuentra  una  rueda  con  veinte 
campanitas,  que  van  de  diez  a  treinta  centímetros  de  alto.  Este  conjunto  de 
campanas  es  lo  que  propiamente  se  llama  carillón,  puede  reproducir  noventa  y 
nueve  diferentes  piezas  musicales,  como:  el  Himno  Nacional,  el  Himno 
Guadalupano,  Dios  nunca  muere,  y  muchas  más  del  repertorio  nacional  e 
internacional; tiene un mecanismo electrónico que programa y regula las distintas 
funciones de los objetos del Campanario. 
 
CICLORAMA 
 
Es un cilindro de diez metros de diámetro por dos de alto, colocado entre las dos 
trabes.  Es  donde  se  escenifican  las  apariciones  de  la  Virgen  de  Guadalupe  por 
medio  de  esculturas  robóticas  de  tamaño  natural.  Se  van  representando  los 
pasajes  de  la  Mariofanía  del  Tepeyac,  y  se  van  narrando  los  diálogos  relativos  a 
cada una de las escenas; se reproduce la voz suave y tierna de la Virgen; se oye el 

147
tono respetuoso y, a las veces, tímido de la voz de Juan Dieguito; se escuchan los 
acentos  ásperos  y  siempre  dudosos  del  Obispo,  de  los  frailes  y  de  los  criados 
enfadados y altaneros. (son 6 los personajes) 
 
EL EQUIPO Y LAS FIGURAS ELECTRÓNICAS 
 
Estas  imágenes  movibles,  como  robots,  están  programadas  en  todos  sus 
movimientos, dentro del Ciclorama, por una computadora, en forma tal que todas 
las  escenas  pueden  desarrollarse  con  precisión  en  todas  las  posiciones  de  los 
personajes,  ya  sea  que  hablen,  ya  sea  que  caminen  o  se  arrodillen.  Asimismo,  la 
iluminación  esta  controlada  en  cada  escena.  El  equipo  y  las  figuras  electrónicas 
fueron fabricadas en Holanda. Se pueden apreciar estas escenas todos los días del 
año en el siguiente horario: 10:00, 12:00, 14:00 y 16:00 Hrs. 
 
RELOJ ASTRONÓMICO 
 
Por el lado poniente, que mira hacia la Basílica, el Campanario tiene instalado un 
reloj astronómico con una carátula de casi dos metros de diámetro, que marca las 
veinticuatro  horas  del  día;  en  el  zenit  del  círculo  se  señala  el  medio  día  y  en  el 
nadir,  la  media  noche;  además,  tiene  un  círculo  excéntrico  con  los  signos  del 
zodiaco, que gira, moviéndose un grado del arco cada día, para completar el ciclo 
durante el año. La carátula de este reloj astronómico tiene pintadas escenas de las 
apariciones de la Virgen de Guadalupe. 
 
RELOJ CALENDARIO AZTECA  
 
Un ʺReloj calendario aztecaʺ se puede admirar en el lado oriente del Campanario, 
el  cual  esta  diseñado  con  figuras  tomadas  del  calendario  azteca  y  de  algunos 
códices prehispánicos que muestran los conocimientos de los aztecas para medir 
el tiempo y determinar los movimientos de los astros. El anillo exterior incluye los 
18  meses  en  que  dividían  el  año;  los  meses  eran  de  20  días,  representados  con 
nombres  de  animales  o  de  fenómenos  naturales  en  el  tercer  círculo;  los  meses 
lunares contaban 13 días, los cuales están representados en el segundo círculo con 
sus  respectivas  deidades.  Conjugando  los  calendarios  solar  y  lunar  se  obtenía 
como resultado el periodo de 52 años, que era el medio siglo de los aztecas, cuyo 
inicio  se  celebraba  encendiendo  el  Fuego  Nuevo.  En  el  extremo  de  la  trabe 
superior por el lado norte hay un calendario azteca de dos metros de diámetro.  
 
 
RELOJ SOLAR 
 
 
En  el  extremo  sur  de  la  misma  trabe  esta  colocado  un  reloj  solar  que  marca  las 
horas y los meses con exactitud; es una placa de fibra de vidrio de tres metros de 

148
alto por cuatro de largo, ligeramente cóncava. Las líneas radiales parten de la base 
de  una  esfera  dorada,  donde  está  clavada  la  varilla  guía;  las  líneas  doradas  con 
números romanos marcan en sus extremos las horas del día solar; y coincidiendo  
con  estas  hay  otras  rayas  en  negro  y  son  las  que  marcan  las  fracciones  de  las 
horas. Para marcar los meses se han diseñado varias líneas curvas: unas que van 
de arriba hacia abajo y otras que van de abajo hacia arriba, de tal modo que si la 
sombra  de  la  varilla  guía  se  acorta,  indica  los  meses  de  junio  a  diciembre;  si  la 
sombra se alarga, indican los meses de diciembre a junio.  
 

ESTATUA DE JUAN BERNARDINO 
 
En un recodo del  camino que rodea el jardín se encuentra la estatua yaciente de 
Juan Bernardino, tío de Juan Diego, milagrosamente curado de grave enfermedad, 
mientras Juan Diego se ocupaba de llevar el mensaje y las rosas al Sr. Obispo. 

GLORIETA DE JUAN DIEGO Y FRAY JUAN DE ZUMÁRRAGA (monumento) 

La glorieta de Juan Diego y Fray Juan de Zumárraga colocado entre el Templo de 
Capuchinas  y  la  Capilla  de  el  Pocito,  es  obra  del  maestro  Castellanos.  Fue 
bendecida el día de la canonización de Juan Diego (31 de julio de 2002). 

ESTATUA DEL PAPA JUAN PABLO II  Y EL PAPAMÓVIL 
 
ESCULTURA 
 
La  escultura  en  bronce  del  Papa  Juan  Pablo  II  que  fue  colocada  entre  la  Basílica 
Antigua y la Nueva para que todo visitante la admirara, representa al Papa de pie, 
en  acto  de  bendecir,  con  el  báculo  en  mano  y  sonriente  su  rostro,  con  su  mano 
derecha saluda a quienes lo contemplan. La escultura mide tres metros de altura y 
fue realizada por el escultor poblano Ernesto R. Tamariz. La escultura conmemora 
la primer visita que hizo el Papa a México en 1979. Se inauguró el 12 de diciembre 
de  1981,  como  parte  de  los  festejos  del  450  aniversario  de  las  apariciones  de  la 
Virgen en el Tepeyac. 
 
 
PAPAMÓVIL 
 
A  un  costado  de  la  misma  se  encuentra  exhibido,  en  un  lugar  construido 
especialmente para éste, el Papamóvil que en sus últimos viajes usó Su Santidad 
Juan  Pablo  II  para  recorrer  las  calles  de  la  ciudad  de  México.  El  Gobierno  de  la 
República,  por    instrucción  del  Señor  Presidente  Lic.  Vicente  Fox  Quezada, 

149
entregó  al  pueblo  de    México  dicho  vehículo,  el  cual  está  expuesto 
permanentemente.     
 

LA VELA DEL MARINO (monumento)   
 
Es el exvoto más grande y visible en el recinto Guadalupano. Este monumento del 
siglo XVIII fue llamado “La Vela del Marino”, y erecto por marineros (que venían 
del puerto de Santander, en España, hacia Veracruz) que fueron salvados de una 
tempestad en alta mar; ellos en medio de la desesperación invocaron a la  Virgen 
de Guadalupe, y habiendo llegado sanos al puerto de Veracruz, decidieron llevar 
en hombros el palo mayor del barco hasta el Tepeyac; poniéndolo como sostén de 
una imitada vela‐barco, construyeron de mampostería este testimonio de gratitud 
para perpetuar el recuerdo de un tan señalado favor de la Virgen de Guadalupe. 
  
RECONSTRUCCIÓN 
 
El monumento tenía solamente como refuerzo el mástil de madera del barco que 
habían traído a cuestas los marineros salvados del naufragio, resistió por muchos 
años los embates del tiempo, pero en el año de 1916, un vendaval derribó la ʺVela 
del Marinoʺ. En el año de 1942, se reconstruyó este monumento que a finales del 
siglo XVIII había sido construido por el arquitecto Guerrero y Torres. Es ahora un 
exvoto de calicanto (construcción de mampostería).  
 
EL CAMINO DEL ROSARIO (monumento) 
 
El recorrido por los andadores del jardín se completa con “El camino del Rosario”, 
serie de vitrales adosados a pequeños muros que permiten al visitante meditar los 
misterios del rosario mientras camina. 
 
MONUMENTOS DE LAS ESTACIONES DEL VÍA CRUCIS 
 
En  las  rejas  del  atrio  que  dan  a  la  calzada  de  Guadalupe,  se  pueden  contemplar 
quince  monumentos.  Cada  monumento  está  compuesto  de  dos  cruces;  una 
pequeña que corona todo el monumento, el cual es otra cruz, en cuyo travesaño 
está  una  placa  de  bronce  con  la  escena  de  la  estación  en  bajorrelieve 
representando  la  pasión  de  Cristo  y  en  todos  aparece  la  Virgen  María  bajo  la 
advocación  de  Guadalupe.  Esta  obra  fue  realizada  por  el  Arquitecto  Pedro 
Ramírez Vázquez,  los diseños fueron del P. Chávez de la Mora y los modeló en 
bronce el escultor Antonio Castellanos . El Vía Crucis fue inaugurado en el año de 
1998  y  bendecido  por    el  Papa  Juan  Pablo  II  en  su  visita  a  México. Al  pie  de  los 
monumentos  del  Vía  Crucis  se  construyeron  arriates  con  tiestos  de  flores  que 
alegran  la  vista  en  medio  del  cemento  que  todo  lo  rodea.  Los  quince  misterios 
cubren  una  distancia  de  unos  cien  metros,  desde  la  puerta  oriente  hasta  la  del 

150
poniente.  
 
 
 
 
 
 
 
 
SERVICIOS DEL RECINTO GUADALUPANO 
 
Día a día el mensaje de la Virgen de Guadalupe va convocando a otros hombres 
de  distintas  estirpes, es  por  esto que  anualmente  millones  de  fieles,  nacionales y 
extranjeros,  pobres  y  ricos,  de  diversas  culturas  y  riqueza  espiritual  peregrinan 
hacia el santuario guadalupano  buscando el regazo maternal de  Guadalupe, por 
tal  motivo,  la  Basílica  va  asumiendo  un  compromiso  mayor  para  dar  acogida  y 
cubrir  las  necesidades  de  todos  los  peregrinos.  Se  cuenta  con  diversos  servicios 
que asisten desde necesidades de atención médica, de hospedaje (se describe en el 
siguiente  apartado  referente  a  dependencias  de  Basílica  fuera  del  recinto 
guadalupano), información, difusión del acontecimiento Guadalupao, celebración 
de  los  sacramentos,  espacios  para  la  difusión  y  la  atención  de  los  medios  de 
comunicación,  Internet,  etc.  todo  con  la  finalidad  de  manifestar  la  acogida 
amorosa de Santa María de Guadalupe a cada uno de sus hijos. A continuación se 
presenta  una  reseña  de  los  diversos  servicios  con  los  que  cuenta  el  Santuario  de 
Guadalupe dentro de su recinto. 
 
 
CRIPTA GUADALUPANA 
 
Bajo  el  piso  del  Santuario  de  Guadalupe  se  encuentran  treinta  y  seis  pasillos  o 
criptas, con un total de quince mil setecientos dieciocho nichos o gavetas, donde 
se  pueden  depositar  los  restos  de  varias  personas.  El  área  que  ocupa  todo  el 
laberinto de estas criptas  de la Basílica es de unos ocho mil metros cuadrados. Las 
criptas están recubiertas de distintas clases de mármoles negros y blancos. Se trata 
de  un  “cementerio”  en  el  sentido  cristiano  de  la  palabra  (lugar  del  reposo  en  la 
espera de la resurrección). 
 
Capilla de la Resurrección 
 
Las  entradas  a  las  criptas  se  encuentran  a  uno  y  otro  lado  del  altar  mayor,  con 
escalones  de  mármol  blanco  y  sus  paredes  cubiertas  del  mismo  material.  Al 
terminar la escalinata, está una hermosa capilla con la luz ambarina; es la Capilla 
de  la  Resurrección,  y  no  tiene  otro  adorno  que  una  linterna  plana  de  unos  dos 
metros  de  diámetro;  la  lámpara  está  puesta  sobre  el  altar.  Esta  capilla  está 

151
directamente bajo el altar mayor de la Basílica.  Partiendo de este lugar se abre un 
amplio corredor, a cuyos lados se van desgajando las criptas o pasillos, a ambos 
lados  de  los  cuales  se  han  colocado  los  nichos  o  gavetas,  donde  se  guardan  los 
restos o cenizas de los fieles difuntos.  
 
Capilla de la Emperatriz   
 
Este amplio corredor nos lleva en línea recta a otra capilla, llamada la Capilla de la 
Emperatriz  de  América,  de  unos  diez  metros  de  largo  por  cuatro  de  ancho.  Esta 
capilla es la que tiene mayor culto, ya que diariamente se celebra la Eucaristía en 
sufragio de las almas de todos los que reposan en las criptas. Al costado de esta 
capilla, como en un abanico, se van sucediendo otras capillas.  
 
Otras capillas 
 
En  total,  son  nueve  las  capillas  localizadas  en  las  criptas;  todas  ellas  tienen 
nombres alusivos a las apariciones de la Virgen María de Guadalupe; pero una de 
ellas  es  la  reservada  para  los  restos  de  los  señores  canónigos  que  han  servido 
durante su vida a la Reina del Cielo en su Santuario del Tepeyac. 
 
Los  horarios  de  atención  son  de  lunes  a  domingo  de  9:00a.m.  a  5:00p.m,  con 
celebración eucarística diaria a las 12:00p.m. Teléfono  55 77 60 22 ext. 129 .  
 
BIBLIOTECA  
 
La  biblioteca  (ubicada  en  el  quinto  piso  de  la  torre  administrativa  de  la  Basílica) 
fue  inaugurada  el  12 de  octubre de  1941  por  el    Arzobispo  de México,  Don  Luis 
María Martínez y el Abad Don Feliciano Cortés y Mora. En sus comienzos estuvo 
colocada en el interior de la Antigua Basílica de Guadalupe. La biblioteca lleva el 
nombre  de  Lorenzo  Boturini  Benaducci,  el  erudito  y  estudioso  guadalupano 
italiano, nacido en 1702 y mandado a América por el rey de España Carlos III para 
recoger datos históricos y geográficos sobre las tierras con el fin de preparar una 
obra monumental sobre las mismas. Boturini, llegado a la Nueva España (México) 
fue  coleccionista  de  antigüedades  mexicanas  y  ya  enseguida  le  llamó 
poderosamente  la  atención  el  Acontecimiento  Guadalupano.  Por  ello  le  dedicó 
muchas de sus energías como investigador. Tuvo, según parece,  el testamento de 
Juan Diego (hallado en un convento franciscano en donde había permanecido por 
mucho  tiempo).  EI  fue  por  ello  el  primer  formador  de  una  biblioteca  al  servicio 
del  Hecho  guadalupano,  ya  que  logró  reunir  un  buen  número  de  escritos  sobre 
Guadalupe y muchas más de historia. La actual Biblioteca Boturini cuenta hoy con 
más de 22,000 volúmenes. El horario de atención es de lunes a viernes de las 10:00 
a las 18:00 hrs. Teléfono 55 77 60 22 ext. 149. 
 

152
ARCHIVO HISTÓRICO 
  
El  archivo  histórico  de  Basílica  de  Guadalupe  está  dividido  en  tres  secciones 
generales:  Clavería,  Parroquia  y  Secretaría  Capitular.  Una  de  las  prioridades  en 
esta  labor  archivística  es  dar  a  conocer  y  difundir  los  documentos  del 
Acontecimiento  Guadalupano.  El  documento  más  antiguo  al  respecto  que  se 
conserva en la Basílica de Guadalupe, es de 1537 y lleva la firma de Fray Juan de 
Zumárraga.  En  este  archivo  se  está  clasificando  actualmente  la  documentación 
que  va  de  1821  a  1876.  Se  atiende  a  los  historiadores  y  otros  estudiosos  que 
quieran  consultar  los  documentos  guadalupanos.  Está  publicada  una  guía  de 
documentos  novohispanos  en  C.D,  el  cual  consta  de  11,  046  registros  de 
documentos. El horario de atención es de lunes a viernes de las 10:00 a las 18:00 
hrs. Y el sábado de las 10ª.m a las 12:00p.m. Teléfono 55 77 60 22 ext. 174. 

ARCHIVO MUSICAL 

En  el  siglo  XVIII  se  encomienda  la  formación  de  un  Archivo  para  guardar  en  la 
propia Iglesia la música que se  utilizaba en los diferentes servicios religiosos, ya 
que  hasta  ese  momento  los  músicos  traían  y  llevaban  consigo  las  obras  a 
interpretar. Gracias al interés de las autoridades, hoy es ya un importante archivo 
totalmente  organizado,  catalogado  y  digitalizado.  Cuenta  con  composiciones  de 
131  autores  mexicanos,  77  italianos,  23  españoles  y  otras  nacionalidades,  en  su 
gran mayoría manuscritos,  especialmente de los siglos XVIII y XIX. 

Obras y el C.D 

De las casi 5,000 obras, 117 están explícitamente dedicadas a la Santísima Virgen 
de Guadalupe. Misas, Responsorios, Salves, Pasiones, Misterios y otros conforman 
este  archivo  al  cual  pueden  acercarse  investigadores  y  músicos  para  su  consulta 
previo permiso. En la actualidad cuenta ya con un CD que contiene 8 obras de 8 
compositores de la Basílica al mismo tiempo que se llevó a cabo la edición de estas 
obras. La música del archivo se ejecuta tanto en las ceremonias religiosas como en 
los conciertos que se llevan a cabo mensualmente en el Altar Mayor. Teléfono 55 
77 60 22 ext. 173. Para concertar alguna cita comunicarse al 044 55 19 48 63 56. 

 
COMUNICACIÓN SOCIAL       
 
En el año 2001 se creó  el departamento de Comunicación Social. El  departamento 
de  Comunicación  Social    se    ubica  en  el  ala  sur‐poniente  de  la  Basílica,    en  un 
espacio que anteriormente servía como bodega de materiales. Inició  formalmente 
actividades  el  1  de  agosto  de  2001,  día  en  que  también  fue  bendecido.  El 
departamento  tiene  como    tareas  fundamentales  la  elaboración  de  la    síntesis  de 
prensa  diaria,  la  atención  a  los    comunicados,  mensajes  y  homilías  de  los  

153
Cardenales,  Obispos  y  Presbíteros,  así    como  la  atención  a  los  diferentes  medios  
de comunicación del país y del extranjero. Los horarios de atención son de lunes a 
domingo de 9:00 a 6:00p.m. Teléfono 55 77 60 22 ext. 165. 

INTERNET 

El  portal  de  Internet  se  encuentra  ubicado  en  el  octavo  nivel  de  la  torre 
administrativa de la Basílica. Este servicio fue inaugurado vía satélite por el Papa 
Juan  Pablo  II,  el  12  de  diciembre  de  2001.  Fue  el  Sumo  Pontífice  quien  diera  el 
“clic” inicial a ésta página oficial. Mediante ella, los muchos devotos de la Virgen 
que  son  miles  y  miles,  pueden  tener  un  acercamiento  a  ella  y  conocer 
virtualmente el recinto guadalupano y demás actividades que ahí se realizan. Para 
realizar  estos  propósitos  se  han  elaborado  diferentes  secciones  en  la  página  que 
buscan llevar la presencia amorosa de la Señora del Tepeyac a todo el mundo por 
medio  de  la  red  mundial,  estas  son:  peticiones,  apariciones,  oraciones,  San  Juan 
Diego, estudios de científicos en proceso, santuario, homilías, noticias, patrimonio 
cultural, etc. 

Teléfono 55 77 60 22 ext. 201. Horarios de atención de 7:30 a.m. a 6:00p.m.  

MÓDULO DE INFORMACIÓN 
 
Es  el  espacio  en  el  que  se  brinda  atención  a  los  visitantes  de  la  Morenita  del 
Tepeyac  que  llegan  de  toda  la  República  y  del  extranjero.  Se  puede  solicitar 
información sobre el registro de misas para peregrinaciones, acciones de gracias, 
bodas o XV años que se celebran en el Altar Mayor o en la Capilla de San José de 
la Nueva Basílica, además de consultar la ubicación de los diferentes Templos del 
Tepeyac,  como  son:  la  Antigua  Basílica  (actual  Templo  Expiatorio),  Antigua 
Parroquia  de  los  Indios,  Capilla  del  Cerrito,  Templo  del  Pocito,  Ex‐convento  de 
Capuchinas,  así  como  el  Bautisterio,  Museo  de  la  Basílica  de  Guadalupe  y  la 
Cripta Guadalupana.  
 
Anualmente  el  módulo  registra  en  sus  libros  aproximadamente  1,890 
peregrinaciones,  de  la  cuales  cerca  de  noventa  son  de  Arquidiócesis,  Diócesis  y 
Prelaturas  de  México  y  el  extranjero.  El  resto  de  las  peregrinaciones  son  de 
empresas,  comercios,  grupos  de  formación,  comunidades,  escuelas,  familias  y 
todos  aquellos  quienes  con  su  presencia  anual  tributan  un  homenaje  de  amor  y 
fidelidad a la Señora del Cielo. Este registro se lleva a cabo el 20 de noviembre de 
cada  año.  A  partir  de  esta  fecha  se  puede  anotar  o  bien  reservar  la  fecha  de  la 
celebración para el año siguiente.  
 
Éste  método  se  aplica  principalmente  para  las  peregrinaciones,  ya  que  suele 
suceder  que  dos  o  más  grupos  estén  interesados  en  anotar  su  celebración  el 
mismo  día  y  a  la  misma  hora.  Además  del  registro  de  las  peregrinaciones  las 
personas  que  ahí  laboran  se  encargan  de  recibir  todos  los  “milagros”  (pequeños 

154
símbolos de metal ofrecidos en acción de gracias por un favor recibido), mandas, 
exvotos,  donativos,  ofrendas  e  intenciones  para  la  Morenita  del  Tepeyac,  ya  que 
posteriormente estas últimas son depositadas en una urna que está a los pies de la 
Santísima Virgen. El Módulo de Información se ubica en la entrada poniente de la 
Basílica  de  Guadalupe,  sobre  Calzada  de  los  Misterios.  Atención  de  6:00  A.M.  a 
9:00 P.M. Registro de Misas con fecha (Altar Mayor y Capilla de San José) 9:00 a 
17:00  hrs.  Registro  de  Misas  sin  fecha  7:00  a  19:00  hrs.  Teléfono  55  77  60  22 
extensiones 155 y 133. 
 
MINISTERIO DE CELEBRACIONES LITÚRGICAS 

La Oficina  de “Ministerio de Celebraciones Litúrgicas”, de la Insigne y Nacional 
Basílica de Guadalupe (ubicada en el segundo piso de la torre administrativa de la 
basílica de Guadalupe) brinda un tipo de asesoría que tiene como finalidad velar 
para que “la Basílica de Guadalupe, sea un Templo prototipo por la preparación y 
realización” de sus Celebraciones para la Arquidiócesis, para la Patria mexicana y 
el Continente americano. Es el lugar en el que, en comunión con el Maestro de las 
Celebraciones  Litúrgicas  del  Santuario,  se  brinda  la  asesoría  necesaria  para  que 
toda  celebración  Eucarística  sea  celebrada  de  acuerdo  con  las  normas  litúrgicas 
vigentes,  de  tal  modo  que  sea  evangelizadora  y  vivida  por  todas  las  personas 
presentes en ella. 

Se establece contacto con las personas interesadas por el servicio y se les asesora 
para  que  puedan  participar  en  los  momentos  propicios  de  su  Celebración.  La 
asistencia  es  totalmente  gratuita.  Los  teléfonos  de  la  oficina  son:  Tel./Fax:55‐77‐
6022 Ext.103 Tel: 55776022 Ext.124 y correo electrónico: mincelit@yahoo.com.mx  

Proceso que facilita la asesoría  

Recibir y llenar el formato que se les entregue en el momento en que se solicita la 
Celebración,  llamado  “Registro  de  Peregrinaciones  o  Celebraciones  especiales” 
(para  mayor  comodidad,  se  puede  solicitar  el  formato  por  correo  electrónico). 
Entregar dicho formato, ya contestado por ambas partes, con copia fotostática, en 
el  momento  en  que  se  haga  el  pago  de  la  Celebración  en  el  Módulo  donde  se 
apartan las Misas. 

Ponerse en contacto con el Maestro de las Celebraciones Litúrgicas del Santuario, 
por  vía  telefónica  o  bien  por  correo  electrónico,  para  obtener  una  entrevista 
personal.  En  el  momento  de  la  entrevista  personal,  comunicar  si  para  la 
Celebración  viene  algún  Sacerdote,  coro,  etc;  si  se  traen  ofrendas,  peticiones, 
monitor,  animador  de  la  Celebración,  entre  otros  elementos  y  si  algunos  de  los 
peregrinos  desean  participar  en  la  proclamación  de  la  Palabra  de  Dios  y  en  la 
lectura de sus peticiones. 

OFICIALÍA DE ACTAS 

155
A  partir  de  enero  de  2002  comenzó  a  funcionar  para  la  Vicaría  Episcopal  de 
Guadalupe la Oficialía de Actas, haciéndose cargo de su funcionamiento el señor 
Luis  Álvarez  Neri.  Tiene  la  responsabilidad  de  asentar  en  los  libros 
correspondientes la celebración de los sacramentos del bautismo, confirmación y 
del  matrimonio  que  ahí  se  realicen,  así  como  la  elaboración  de  sus  respectivas 
actas o comprobantes. Es función también de la Vicaría notificar oportunamente a 
las iglesias parroquiales donde corresponda, la recepción de dichos sacramentos, 
salvaguardando así la naturaleza jurídica de los mismos. 

Además de las anotaciones que se hacen por la recepción de los sacramentos, es 
función  de  la  Oficialía  de  Actas  expedir  copias  actualizadas  de  los  sacramentos 
que aquí se administran y que son válidas para la recepción de otros sacramentos, 
o como de simple reposición. En esta Oficialía también se hacen las correcciones 
de actas y la búsqueda de las mismas.  Teléfono 55 77 60 22 ext. 185. Horarios de 
atención de lunes a viernes de 4:00p.m. a 8:00p.m. 

MÓDULO DE INFORMACIÓN EN INGLÉS, VISITAS GUIADAS EN INGLÉS 
Y ESPAÑOL 
 
Este  módulo  se  ubica  en  la  entrada  por  misterios  del  lado  derecho.  Es  el  primer 
módulo de atención al peregrino extranjero que se ha abierto en toda la historia de 
la  Basílica  de  Guadalupe.  Comenzó  a  ser  estructurado  en  el    año  2008  bajo  la 
responsabilidad de la Lic. Luz Elena Suárez Gamiño. Surgió por la necesidad de 
responder al llamado de acoger a todos aquellos hombres de distintas estirpes, a 
quienes Santa María de Guadalupe ya había anunciado en su primera aparición, 
que  también  para  ellos  venía.  La  finalidad  de  este  módulo  es  atender,  acoger  y 
evangelizar  al  peregrino y  visitante  extranjero  a  través  de  visitas  guiadas  dentro 
del recinto guadalupano y proveerlo de la información que requieran durante su 
estancia.  También  cubre  la  parte  de  recorridos  guiados  en  español.  Este  módulo 
tiene también la tarea de capacitación a los guías tanto internos como externos, de 
llevar  a  cabo  el  control  y  registro  de  los  guías  y  visitantes,  de  agendar  las 
peregrinaciones extranjeras y responder a las solicitudes vía Internet. Además se 
realizan las traducciones de las homilías pronunciadas por el Rector de la Basílica 
y se publica la vida de las peregrinaciones extranjeras en una sección del Boletín 
Guadalupano.  El  horario  de  atención  es  de  9:00a.m.  a  5:00p.m  Para  mayores 
informes comunicarse al  55 77 60 22 ext. 135. 
 
MÓDULO DE ATENCIÓN AL PEREGRINO 
 
Existen  dos  módulos  de  atención  al  peregrino  que  comenzaron  a  funcionar  en 
noviembre del 2005. Uno se encuentra ubicado en la parte sur de la Basílica y sólo 
brinda atención los fines de semana con un horario de 10:30 a 6:00p.m. El otro se 
encuentra  ubicado  en  el  lado  norte  de  la  Basílica  de  Guadalupe  con  horarios  de 
atención de lunes a domingo de 10:30 a 6:00p.m. Estos módulos son atendidos por 
los  diáconos  y  tienen  la  finalidad  de  realizar  sacramentales  (bendiciones  a  las 

156
personas, objetos religiosos, exequias y juramentos para las personas que quieren 
renovarlos) de canalizar a la capilla de juramentos que esta ubicada en el mismo 
recinto  guadalupano,  a  las  personas  que  por  primera  vez  quieren  realizar  un 
juramento. En algunas ocasiones este tipo de servicio también es brindado fuera 
del recinto guadalupano para llevar a cabo la bendición de una casa, de un local 
comercial, de un vehículo, para bautizar a algún niño que se encuentre en peligro 
de muerte  en el hospital de la Villa, etc. 
 
TIENDAS DEL ATRIO 
 
Existen  dos  tiendas  en  el  atrio,  la  del  “Encuentro”  y  la  de  las  “Rosas”  y  se 
encuentran ubicadas en la explanada sur poniente del mismo. Fueron mandadas 
diseñar en lona blanca de 10 X 30 metros con la finalidad de anunciar el Kerigma 
Apostólico  y  el  Kerigma  Guadalupano  como  actividades  que  la  pastoral  del 
santuario realiza. Son atendidas por los pregoneros y guías de la Basílica. Además 
de  todas  las  actividades  que  se  realizan  en  ellas,  y  que  a  continuación  se 
explicarán son usadas en eventos especiales de la Basílica como las expolaico de la 
Basílica,  las  expolaico  de  la  arquidiócesis  de  México,  las  expo  de  la  pastoral 
indígena, en las jornadas de atención por la escuela de enfermeras de la Basílica, 
en  la  entrega  de  sillas  de  ruedas  por  los  cabellos  de  Colón,  en  las  jornada  de 
atención médica por el club rotario, en los eventos de la pastoral de migrantes, en 
los bailes folklóricos, en las posadas, etc.  
 
Tienda (carpa) del “Encuentro”  
 
Como  anteriormente  se  dijo,  en  esta  carpa  todos  los  días  se  anuncia  el  Kerigma 
Apostólico, el Kerigma Guadalupano y el códice guadalupano a los peregrinos a 
través  de  una  evangelización  por  medio  de  charlas,  conferencias  y  eventos 
evangelizadores. Dentro de las actividades que se llevan a cabo en esta tienda, se 
cuenta  con  la  participación  de  diversos  ministerios  de  alabanza  todos  los 
domingos alrededor de las 12:00 p.m, se realizan grupos de trabajo por parte de la 
familia de la comunidad tecuatlasupe, se llevan a cabo eventos culturales como la 
presentación  de  la  banda  sinfónica  de  la  policía  federal  preventiva  cada  cuarto 
domingo de mes, etc. El horario de servicio en la carpa es de 9:00a.m. a 6:00p.m, 
en eventos especiales el horario se extiende hasta las 10:00p.m.  
Tienda (carpa) de “las Rosas” 
 
Algunos de los grupos que acuden a prestar su servicio en este espacio y algunas 
de las actividades que se realizan en esta se mencionan a continución: proyección 
de videos del acontecimiento guadalupano y de la vida de San Juan Diego, dando 
una catequesis entre cada video. Cada segundo sábado de mes, a las doce del día, 
se  reúne  el  grupo  de  AA  para  brindar  información  al  peregrino  respecto  al 
problema  del  alcoholismo.  El  grupo  IRMA  (instituto  de  rehabilitación  para  la 
mujer que ha abortado) ofrece charlas informativas, a las doce del día, cada tercer 

157
sábado de mes. Todos los sábados participa el grupo de apostolado para la familia 
con pláticas de evangelización para la familia. Cada segundo domingo de mes de 
9:00a.m  a  12:00p.m  se  cuenta  con  la  participación  de  teatro  guiñol  acerca  del 
acontecimiento  guadalupano  llevado  a  cabo  por  la  escuela  de  pastoral.  Cada 
cuarto domingo de mes de 2:00p.m. a 8:00p.m. se realiza una jornada preventiva 
por  el  grupo  de  apoyo  psicológico  y  espiritual  para  adicciones.  Todos  los 
domingos  a  las  12:00p.m  se  llevan  a  cabo  dinámicas  infantiles  dirigida  por  los 
pregoneros. El Grupo Guadalupano Drogadictos y Alcohólicos se reúne los lunes, 
miércoles  y  viernes  de  11:00a.m.  a  13:00p.m  dando  a  tención  a  personas  en 
situación de calle.  
 
 
MÓDULO DE VOLUNTARIADO  
 
Este módulo se ubica en la entrada por la avenida misterios del lado izquierdo. Es 
la  acción  de  fieles  laicos,  que  pone  a  disposición  de  la  Basílica  su  energía, 
capacidades,  tiempo  y  medios  de  que  dispone,  para  ayudar  a  las  personas  en 
situación de calle, los indigentes, los inmigrantes, los enfermos y los ancianos, las 
personas de capacidades diferentes, las mujeres en situaciones críticas. Su función 
es  ayudar  gratuita  y  desinteresadamente  al  peregrino,  colaborar  en  el  respeto  y 
defensa de la dignidad personal de los peregrinos acercándose a los problemas y 
necesidades personales urgentes de los peregrinos.  
 
UNIDAD MÉDICA DE LA BASÍLICA DE GUADALUPE 

La unidad se encuentra estacionada a un costado de la Basílica, paralela a la calle 
de Fray Juan de Zumárraga y esta abierta a todo público desde el año 2001. Esta 
unidad  está  a  cargo  de  doctores  y  enfermeras  de  la  escuela  de  Enfermeras  de 
Guadalupe, quienes han brindado atención a peregrinos provenientes de toda la 
República.  

Ésta  cuenta  con  2  médicos  titulados  de  la  Universidad  Nacional  Autónoma  de 
México  (UNAM),  2  paramédicos  y  2  pasantes  de  la  escuela  de  Enfermeras  de 
Guadalupe, que se dividen en dos turnos: el primero de 7 de la mañana a 3 de  la 
tarde, y el segundo de 12 del día a 8 de la noche los 365 días del año. La Cruz Roja 
ha  colaborado  con  módulos  de  atención  médica  en  las  peregrinaciones  más 
grandes. (Para lograr comunicarse dentro de Basílica es a través de radio). 

MÓDULO DE TURISMO 

Es importante mencionar que este módulo de atención al turismo no depende de 
Basílica  sino  que  está  coordinado  por  el  SECTUR  (Secretaría  de  turismo)  del 
gobierno del D.F, pero como está ubicado  dentro del recinto guadalupano,  en la 
entrada  principal de la  Basílica,  y  presta  atención  al  peregrino,  se  integra  dentro 

158
de este apartado. El objetivo principal de este módulo es dar información turística 
del  D.F.  en  cuanto  a  hoteles,  restaurantes,  servicios  turísticos,  museos,  cultura, 
transporte  turístico,  etc.  Los  horarios  de  atención  son  de  9:00  a  2:00  y  de  3:00  a 
6:00p.m. El teléfono es 57 48 20 85. 

EL  CORO  DE  INFANTES  DE  LA  BASÍLICA  DE  NUESTRA  SEÑORA  DE 
GUADALUPE  

Durante  toda  su  historia,  el  coro  de  infantes  ha  sido  solicitado  por  su  calidad  y 
preparación  en  muy  diversos  acontecimientos:  desde  su  participación  en 
programas  de  televisión,  como  fueron  los  programas  de  ʺ24  Horasʺ  y  ʺHoy 
Mismoʺ,  hasta  varias  telenovelas,  películas  nacionales  y  extranjeras.  Han 
participado  con  una  variedad  de  cantantes  y  artistas,  acompañándolos  en  sus 
cantos, principalmente en las mañanitas a la Virgen. Se han hecho viajes para dar 
conciertos y presentaciones, tanto en varias ciudades del país como en los Estados 
Unidos. Se han grabado numerosas canciones, tanto en LP y audiocassette, como 
en CD que contiene música de los siglos XVII Y XIX, con melodías dedicadas a la 
Virgen de Guadalupe y que se custodian en los Archivos Históricos de la Basílica.  

El  coro  de  infantes  se  fundó  el  12  de  diciembre  de  1776,  con  la  finalidad  de 
atender a las necesidades corales de este Santuario. Es fundado en la época en que 
Don Alonso Núñez de Haro y Peralta era Arzobispo y Virrey de México y Abad 
de la Basílica Mons. José Félix Colorado. Se desconoce en la actualidad los lugares 
donde en esos inicios se alojaron los Infantes y el lugar en donde se les preparaba 
musicalmente. En el año de 1948 el Abad de la Basílica, Mons. Feliciano Cortés y 
Mora,  solicitó  al  Hno.  Antonio  María  Lozano,  entonces  asistente  del  Superior 
General de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (Lasallistas), que tomaran la 
dirección del ʺCoro de Infantesʺ. 

Los Hermanos recibieron con agrado la solicitud, toda vez que se trataba de servir 
directamente  a  la  Madre  de  Dios  en  su  advocación  de  Guadalupe.  
Sin embargo, encargarse de tan sólo veinte pequeños, ofrecía un campo educativo 
muy estrecho. Se aceptó la petición a condición de abrir en un lugar cercano una 
escuela  en  donde  los  infantes  cursarían  sus  estudios  de  primaria  y  además  se 
pudiera  educar  a  numerosos  niños  de  la zona  de  la  Villa.  El  Abad  de  la  Basílica 
aceptó la oferta y bendijo a los hermanos al entregarles la escuela parroquial que, 
reducida y deficiente, funcionaba en la Calle de Ricarte 32. Esa pequeña escuela se 
convertiría  con  el  paso  del  tiempo  en  la  escuela  Cristóbal  Colón.  Al  tomar  los 
Hermanos la dirección del ʺColegio de Infantesʺ, sólo se contaba con veinte niños 
cantores y acólitos, que vivían en algunos salones dentro de la antigua Basílica.  

Al solicitar un lugar más apropiado y amplio con algún patio, se les ofreció para 
vivienda  el  antiguo  Convento  de  Capuchinas,  que  se  encuentra  a  un  lado  de  la 
antigua Basílica. En este lugar los Hermanos y los Infantes habitaron por más de 
veinte años, teniendo la honra y la gracia de estar muy cerca de Nuestra Señora. 

159
Posteriormente, el ʺCoro de Infantesʺ se cambió a su ubicación actual, en la calle 
de Allende #7 B, colonia la villa, a menos de una cuadra de la Basílica actual, con 
el teléfono: 55 77 09 52.  

Los niños que pertenecen al coro de infantes cursan una formación académica (a 
nivel  primaria  del  cuarto  al  sexto  año)  musical,  litúrgica  y  eclesial  de  lunes  a 
viernes  de  8:00a.m.  a  18:00p.m.  y  cumplen,  todos  los  días  en  la  Basílica,  con  las 
funciones de acolitado, lectura y coro. Son  preparados por   el coordinador  Jorge 
Rafael  Anaya  Marín,  y  por  los  profesores  titulares  Fco.  Romero  Camacho,  Hugo 
Adolfo Vizzuett Murcia, Carlos Alberto Noriega Palmer y por el Profesor Manuel 
Rosillo director del coro. 

Siguen perteneciendo como alumnos a la escuela Cristóbal Colón, y por las tardes 
reciben  preparación  en  música  e  instrumentos.  El  Coro  de  Infantes  cumplió  233 
años de existencia, siendo con ello el segundo coro más antiguo de toda América, 
siempre a los pies y al servicio de Santa María de Guadalupe, en su santuario. 

SCHOLA CANTORUM O CAPILLA DE MÚSICA 

Desde  que  se  fundó  la  Colegiata  hace  más  de  250  años,  surgieron  la  Capilla  de 
Música y el coro de Infantes. Y algo que es importante destacar como servicio es 
que  la  capilla  de  música,  al  igual  que  el  coro  de  infantes,  también  ha  sido 
solicitada para participar en distintas celebraciones y eventos externos a basílica. 
La función que desempeña en el santuario es colaborar siempre para que música y 
canto se realicen con decoro y dignidad, ayudando al encuentro de los peregrinos 
con  Dios  y  Santa  María  de  Guadalupe.  Además  de  cantar  diariamente  en  las 
Laudes u Oraciones de la Mañana, (8:00 am) y en la Misa Capitular, (9:00 am), los 
integrantes de la Capilla de Música atienden los servicios que durante la semana 
se les asignen. Son más de 190 misas semanales: en el altar mayor, en la Capilla de 
San  José,  en  el  Calvario.  Las  misas  se  celebran  desde  las  6:00  am  hasta  las  20:00 
pm. En ocasiones, atienden a la Adoración Nocturna, a partir de las 21:00 pm.  

Algunas  de  las  misas  se  cantan  con  todo  el  coro;  otras  con  cuatro,  tres  o  dos 
cantores,  y  otras  sólo  encargadas  a  uno  solo  de  ellos.  Esto  lo  solicitan  los 
peregrinos  por  quienes  se  aplica  la  intención  de  cada  misa.  Tienen  además  la 
obligación  de  participar  durante  las  solemnidades  o  festividades.  Por  regla 
general, los servicios propios de las solemnidades son tres: Vísperas, por la tarde 
del  día  previo  a  la  solemnidad;  Laudes,  durante  la  mañana  de  la  fiesta,  y  Misa 
Capitular,  también  por  la  mañana.  Otro  de  los  servicios  es  la  procesión  con  el 
Santísimo Sacramento hacia la capilla del Santísimo dentro del Santuario. 

Nunca  debe  quedar  desatendido  un  servicio,  así  que  un  maestro  no  debe  salir 
hasta verificar que el servicio correspondiente ha quedado debidamente cubierto. 
En caso de que venga un cantor externo, un coro, una estudiantina, una banda, un 
mariachi, etc., el maestro al que se encargó el servicio, debe estar al pendiente de 

160
que  los  cantos  sean  adecuados  y  oportunos,  debe  cubrir  los  aspectos  que  los 
grupos o cantores externos no hayan preparado.   

Actualmente, las personas que integran la Capilla de Música o Schola Cantorum 
de  la  Insigne  y  Nacional  Basílica  de  Santa  María  de  Guadalupe  son:  Tomás 
Gerardo Sánchez, barítono, Manuel Arellano Alvarado, tenor, Gerardo Echeverría 
Flores, tenor y responsable de asignar las misas semanales, José Daniel Gutiérrez 
de  la  Cruz,  barítono  y  encargado  del  archivo  musical.  Juan  Miranda  Escobar, 
barítono. Roberto Orozco Partida, tenor y encargado de asistir al profesor Rosillo 
en la preparación de los infantes, Eric Rangel Espinosa, tenor y Guillermo Sánchez 
Juárez, organista. 

Director:  Manuel  P.  Rosillo  Segura,  Alex  Carlos  Méndez,  organista  titular  y 
custodio. Mtro. Marco Ángel Sánchez Romero, organista acompañante y también 
asiste  al  profesor  Rosillo  en  la  preparación  de  los  infantes.  Javier  Cuitláhuac 
Sánchez  Vázquez,  barítono,  maestro  de  coro  en  el  Convento  de  las  Madres 
Capuchinas del Cerrito. Martín Raúl Tapia Rosete, barítono, maestro de órgano en 
el Convento de las Madres Capuchinas del Cerrito. Para mayores informes acerca 
de dicho servicio comunicarse al teléfono 55 77 60 22, ext. 105 

COLECTURÍA 
 
Este  significado  de  “colecturía”  aplica  para  el  siglo  XVIII,  cuando  existía  la 
Colegiata,  que  tenía  que  cubrir  sus  necesidades.  Fue  así  como  surgieron  los 
encargados de “colectar” y administrar las limosnas, gastos, etc. Poco a poco se ha 
ido modificando la acepción de ese término. Hace ya más de sesenta y tres años 
que  la  Basílica  de  Guadalupe  brinda  el  servicio  de  Colecturía,  pero  ya  no  como 
recolectores  de  limosna  o  administradores  sino  mediante  la  venta  de  artículos 
religiosos. La compra representa una colaboración con el Santuario más grande de 
América para continuar con esta magnifica obra. 
 
Esta tienda de artículos religiosos se ubica al lado poniente de la Basílica,  frente a 
la calzada de los Misterios. Para este departamento se han diseñado  y fabricado 
varias  vitrinas  para  la    exhibición  de  la  mercancía.  En  la  Colecturía  podemos 
encontrar  decenarios,  medallas,  placas,  pinturas,  figuras  de  bulto  o  repujado, 
lámparas  con  motivos  religiosos,  cassettes,  videos,  novenas,  biblias,  libros, 
veladoras, cirios… etc.   
Si se requiere se otorga dicho servicio a sacerdotes en el interior de la República 
Mexicana.  El horario de servicio es de las 8:00a.m. a las 19:00p.m hrs. Tel. 5577‐
6022 ext. 113. 
 
JOYERÍA 
 

161
La  Joyería  La  Reina  del  Tepeyac  abrió sus  puertas al  público por  primera  vez el 
día sábado 12 de junio del año 2004. La joyería, al abrirse, contaba con productos 
innovadores y de calidad. Había portarretratos, anillos, relojes, cadenas, esclavas, 
aretes,  etc.  tanto  en  oro,  plata,  chapa  y  fantasía,  de  igual  modo,  enseres  para 
decorar  el  hogar.  No  se  expendían  artículos  religiosos  de  ningún  tipo.  A  eso  se 
debe  el  nombre  de  Joyería  y  Artículos  Especiales  “La  Reina  del  Tepeyac”.  La 
joyería se encuentra ubicada en el pasillo comercial no. 1‐B, entre la calle de Fray 
Juan de Zumárraga y Misterios y da servicio al público diariamente de 9:00a.m. a 
6:00p.m.  El  11  de  diciembre  del  2004,  se  abre  las  puertas  al  público  de  otra 
sucursal  (denominada  también  Joyería  “La  Reina  del  Tepeyac”)  en  el  local  #19 
ubicado  en  el  primer  nivel  del  estacionamiento  público  de  Fray  Juan  de 
Zumárraga,  frente  a  los  sanitarios  del  puente.  Este  nuevo  espacio  comercial 
pertenece al local de 400m2 que ocupara en su momento la librería del Sembrador 
el cual fue dividido en cuatro locales comerciales de 100m2, de los cuales uno es 
ocupado  por  la  referida  joyería.  El  proyecto  de  este  local  corrió  a  cargo  de  la 
administración de la Basílica. Para cualquier información llamar al teléfono 55 77 
60 22 ext. 205. 
 
ESTACIONAMIENTOS 
 
Existen dos estacionamientos para 1,085 automóviles que se encuentran ubicados 
bajo las explanadas del Atrio de las Américas con accesos por Av. de los Misterios 
(Villa 1) y la calle Fray Juan de Zumárraga  (Villa 2). Para cualquier información 
comunicarse  al  nextel  52*108333*  52  (Villa  1)  con  Hugo  Valle  y  al  nextel 
52*108333* 53 (Villa 2) con Ulises Pérez. 
 
SANITARIOS  
Los sanitarios dan servicio los 365 días del año, de seis  de la mañana a nueve de 
la noche. Cuando las  circunstancias lo ameritan, los baños amplían su horario  de 
atención. Esto es cuando hay veladas nocturnas,  eventos especiales o en los días 
de fiesta  
Sanitarios  del  Carillón    Los  baños  del  “carillón”  se  ubican  atrás  del  reloj  solar.  
Cuentan con más de 135 excusados, 50 lavamanos en dos áreas  para caballeros y 
dos áreas para damas. Teléfono 55 77 60 22 Ext. 107 
Sanitario  del  Puente  Papal      Los  del  “puente  papal”  están  ubicados  entre  los  
corredores uno y dos de los locales comerciales. Teléfono 55 77 60 22 Ext. 106 
Sanitarios Privados   Los  “privados” se encuentran en el atrio chico.  Teléfono del 
baño para mujeres 55 77 60 22 Ext. 108, y del baño para hombres 55 77 60 22 Ext. 
109. 
 
 

162
 

DEPENDENCIAS DE BASÍLICA UBICADAS FUERA DEL 
RECINTO GUADALUPANO 
El  santuario  Nacional  de  Santa  María  de  Guadalupe  tiene  un  “estatus”  quizás 
único  en  el  mundo,  ya  que  no  sólo  es  Santuario  Mariano  sino  también  Vicaría 
Episcopal  Funcional  de  la  Arquidiócesis  de  México.  Es  además,  el  espacio 
privilegiado para la evangelización y difusión de cultura cristiana más importante 
del  Continente  Americano  por  tales  motivos  además  de  atender  las  necesidades 
propias  de  un  santuario,  asume  la  formación  de  agentes,  tan  necesaria  para  el 
impulso misionero que la Iglesia pide para evangelizar. Y para llevar a cabo sus 
obras  evangelizadoras,  la  Basílica  es  auxiliada  tanto  por  los  distintos  templos 
dentro del recinto como por los demás templos y edificios que dependen de esta y 
que se encuentran fuera del recinto tales como el centro de coordinación general 
de la pastoral de la INBG, el centro de pastoral indígena, el centro de formación 
de  agentes  laicos  para  acciones  guadalupanas  específicas  (CEFALAGE) 
“Tonantzin Guadalupe”, la capilla del Calvario, el Santuario Nacional de san Juan 
Diego.  Dentro  de  este  grupo  de  edificios  y  dependencias  de  la  Basílica  ubicados 
fuera del recinto, se encuentran las casas sacerdotales,  la Casa del Peregrino San 
Lorenzo,  la  Casa  del  peregrino  San  Juan  Diego  y  la  Escuela  de  Enfermeras  que 
están  dirigidas  a  cubrir  directamente  las  necesidades  de  los  peregrinos  que 
acuden al Santuario. A continuación se expone una pequeña reseña de cada uno 
de estas dependencias.  

163
 
CENTRO DE COORDINACIÓN GENERAL DE LA PASTORAL DE LA INBG 
 
Este  Centro  de  coordinación  de  la  Pastoral  de  la  Basílica  de  Guadalupe  fue 
reubicado en la calle Allende # 22, colonia Villa de Guadalupe, teléfono 55 77 84 
26 ext. 102. La bendición e inauguración oficial de este lugar se llevó a cabo el 27 
de mayo del 2007. Tiene la misión de atender a los miles de peregrinos que visitan 
la “casita de Santa María de Guadalupe por medio de los servicios en las áreas de 
Pastoral  Profética,  Litúrgica  y  Socio‐Caritativa.  De  cada  una  de  éstas  áreas 
dependen diversos módulos que tiene la finalidad de cubrir diversas necesidades 
del  peregrino y  que  se  encuentran ubicados  dentro (como  es  el caso  del módulo 
de  voluntariado  y  las  tiendas  que  fueron  explicadas  en  el  apartado  anterior)  y 
fuera del recinto (como es el caso de pastoral indígena). 
 
PASTORAL INDÍGENA 
 
La  pastoral  indígena  de  la  Basílica  de  Guadalupe  cuenta  con  un  espacio  de 
atención  al  peregrino  ubicado  en  la  calle  de  Allende  No.  22.  Esta  pastoral    nace 
después de la canonización de Juan Diego Cuauhtlatoatzin (31 de julio del 2002), 
por iniciativa del cardenal Norberto Rivera Carrera que una vez que estableció la 
pastoral indígena en la Arquidiócesis de México, la instauró también en la Basílica 
de Guadalupe quedando como responsable el Padre Juan Ortiz Magos. Entre los 
servicios  que  presta  dicha  pastoral  se  encuentra  el  acompañamiento  a  los 
indígenas para la preparación de su liturgia en la misa bilingüe (náhuatl‐español), 
que se lleva a cabo  los domingos a las 16:00 p.m en la Basílica en la que participan 
indígenas  de  algunos  estados  de  la  República  Mexicana  (Chiapas,  Oaxaca, 
Veracruz, Puebla, Michoacán, Monterrey y Distrito Federal) con danzas, cantos y 
lecturas  en  su  lengua  madre.  Participación  en  las  peregrinaciones  indígenas. 
Creación  de  una  red  de  distribución  comunitaria  para  la  promoción  de  los 
productos de algunas comunidades indígenas. Formación de agentes de pastoral 
indígena  que  se  imparte  los  sábados  de  10:00  a  14:00  hrs.  Participación  en  las 
Misas  Solemnes  del  31  de  julio,  12  de  octubre,  9  y  12  de  diciembre  con  liturgia 
indígena, que comienza desde las vísperas del día anterior; además de lecturas y 
oraciones  en  diversas  lenguas  indígenas  (Náhuatl,  purépecha,  mazahua,  otomí, 
mixteco, zapoteco, tlapaneco, tzetzal, tzotzil, entre otros). En diciembre se atiende 
a los diferentes grupos de antorchistas. Los horarios de atención son de 10:00a.m.  
a 13:00 p.m. con cél. 044 55 21 77 11 10  ó  55 77 82 67 . 
 
 
CENTRO  DE  FORMACIÓN  DE  AGENTES  LAICOS  PARA  ACCIONES 
GUADALUPANAS  ESPECÍFICAS  (CEFALAGE)  “TONANTZIN 
GUADALUPE”. 
 

164
EL  CEFALAGE  “Tonantzin  Guadalupe”  se  encuentra  ubicado  en  la  avenida 
Misterios 771. Es el Centro de Formación básica y específica que ofrece la Basílica 
de  Santa  María  de  Guadalupe  a  los  agentes  de  pastoral  y  a  los  laicos,  que  así  lo 
deseen,  a  través  de  una  formación  integral  (teórico‐práctica,  humano‐espiritual, 
doctrinal  apostólica)  mediante  un  programa  que  favorece  su  encuentro  personal 
con Cristo y los capacita para llevar el Evangelio a las culturas, preferentemente a 
las familias, a los jóvenes, a los pobres y a los alejados, actuando como fermento 
en la sociedad. En la formación básica se imparten dieciocho materias, las cuáles 
se dividen en tres niveles. 
 
En  el  primer  nivel  las  materias  cursadas  son:  introducción  a  la  Biblia,  Cristo: 
Sacramento del Padre, Anuncio del Reino de Dios en la Ciudad de México, María 
portadora de Jesús, la Oración: respuesta al Padre en Jesús y los Sacramentos de 
Iniciación  Cristiana.  En  el  segundo  nivel  las  materias  son:  las  Comunidades 
primitivas  en  los  Hechos  de  los  Apóstoles,  la  iglesia:  Sacramento  de  Cristo,  la 
Iglesia:  servidora  del  Reino,  la  Iglesia:  comunión,  la  Vida  en  Cristo,  Las 
Bienaventuranzas  y  Sacramentos  del  compromiso  de  vida.  En  el  tercer  nivel  las 
materias son: El hombre en la Biblia, Antropología teológica, Evangelización de la 
cultura  urbana,  Pastoral  de  la  Familia  y  la  Celebración  en  la  Iglesia.  Al  mismo 
tiempo que se cursa la formación básica se recibe formación específica que en este 
CEFALAGE  es  el  encaminado  a  la  Pastoral  del  Peregrino.  La  materias  que  se 
cursan  son:  Guadalupanimo,  Piedad  y  Religiosidad  Popular,  Espiritualidad 
Laical,  la Peregrinación y el Santuario e Historia de la Iglesia. 
 
En este CEFALAGE se cuenta con la participación de Canónigos y Sacerdotes de 
este Santuario así como de laicos quienes imparten las materias. Los responsables 
son el Pbro. Marco Antonio González Trejo y María Cristina Gómez Gil Guzmán. 
Teléfono 55 77 84 26 ext. 105 y 107 con horarios de lunes a viernes de 10:30 a 14:45 
y de 15:30 a 17:00 horas. 

CAPILLA DEL CALVARIO  

Esta capilla contribuye a la labor evangelizadora del Santuario de Guadalupe. Los 
trabajos  de  restauración  se  iniciaron  en  el  año  2004,  gracias  al  patrocinio  de 
Monseñor  Diego  Monroy  Ponce,  Vicario  General  y  Episcopal  de  Guadalupe, 
quien en su labor pastoral ha puesto especial acento en mejorar la atención a los 
millones  de  peregrinos  que  acuden  al  regazo  de  Santa    María  de  Guadalupe. 
Actualmente  la  Capilla  del  Calvario  celebra  diariamente  la  Eucaristía,  dando 
servicio principalmente a los dos asilos, así como a los habitantes que conforman 
el cuadrante en que se ubica el templo. Hay actividades catequéticas, así como la 
formación de catequistas, seminarios, como el de oración y liturgia, la Adoración 
al  Santísimo  todos  los  jueves  y  el  mismo  día,  la  misa  vocacional.  Se  celebra  dos 
veces  al  año  los  sacramentos  de  primera  comunión  y  confirmación.  También  las 
confesiones, bautismos y bodas.   

165
La  idea  de  construir  este  templo  fue  original  de  la  hermana  María  Ernestina 
Larráinzar C., fundadora de la orden Misioneras Hijas del Calvario. El día 23 de 
octubre de 1906 se  colocó la  primera piedra de la capilla del  Calvario en la calle 
del mismo nombre, a una cuadra de la Insigne y Nacional Basílica de Santa María 
de  Guadalupe.  La  solemne  celebración  estuvo  a  cargo  de  Monseñor  Próspero 
María Alarcón y Sánchez de la Barquera, Arzobispo Primado de México. Fue tan 
importante  la  construcción  de  esta  capilla  que  sus  padrinos  fueron  hombres 
prominentes  de  la  sociedad  mexicana  de  principios  del  siglo  XX:  el  Presidente 
Don Francisco León de la Barra, el Lic. Pedro Lascuráin (Secretario de Relaciones 
Exteriores  del  Presidente  Madero),  el  Magistrado  Don  Emilio  Álvarez,  o  el 
Prefecto de Guadalupe Hidalgo, Don Mauricio Gómez. 

El día 22 de julio del año 1912, fiesta de Santa María Magdalena, después de seis 
años de trabajo, el Dr. Don José Mora y del Río, Arzobispo de México, bendijo e 
inauguró la Capilla del Calvario. Como en los inicios de la evangelización en las 
nuevas tierras, la gran obra salvadora en la Capilla del Calvario quedó a cargo de 
los  Padres  Franciscanos  Misioneros  de  Tierra  Santa,  que  recién  llegados  de 
aquellos lugares establecerían en la capilla el Centro de la Comisaría de los Santos 
Lugares.  Este  hecho  habla  de  la  gran  relevancia  que  ha  tenido  la  Capilla  del 
Calvario para engrandecer el reino de los cielos en la tierra. 

Sin  embargo,  la  capilla  no  se ha  librado  de  los vaivenes  históricos  y  políticos  de 
México, ya que desde que se abrieron sus puertas al culto público, el año 1945, la 
capilla  fue  nacionalizada,  de  acuerdo  con  lo  establecido  en  el  artículo  130  de  la 
Constitución Política de México. El mismo año en que se inició el culto público en 
la  capilla,  los  trabajos  de  administración  de  los  sacramentos,  del  culto  y  del 
mantenimiento  del  templo,  estuvieron  a  cargo  de  los  muy  Ilustres  Señores 
Canónigos  y  Capellanes  de  la  Basílica  de  Guadalupe,  como  el  M.I  Sr.  Ernesto 
Gómez  Tagle,  el  Pbro.  Felipe  del  Águila,  el  M.I.  Sr.  Guillermo  Ortiz  Enciso  y  el 
actual Capellán Pbro. Sabás Benítez Hernández. 

Unos  años  después  de  los  cambios  ocurridos  en  la  Constitución  Política  de 
México,  en  la  que  se  reconoce  la  personalidad  jurídica  de  la  Iglesia,  inició  el 
renacimiento de la capilla y poco a poco ha estado recuperando el esplendor que 
tuvo a inicios del siglo XX.  

SANTUARIO NACIONAL DE SAN JUAN DIEGO 

El  antiguo  cine  Lindavista  ubicado  en  la  avenida  insurgentes  norte  no.  1801 
esquina  con  avenida  Montevideo,  colonia  Tepeyac  Insurgentes  (C.p.  07020, 
México, D.F.) fue inaugurado el 25 de Diciembre de 1942 y constituía, junto con el 
cine Lido de la colonia Hipódromo Condesa, una serie de cines de lujo, donde en 
palabras de su autor el arquitecto Charles Lee ʺel espectáculo comienza desde la 
calleʺ.  Por  más  de  50  años,  la  comunidad  de  la colonia Lindavista  pudo  asistir  a 
un espacio de encuentro y esparcimiento, que  con el paso del tiempo  constituyó 

166
un importante referente a nivel urbano y social. Tanto el cine Lindavista como el 
cine  Lido,  se  construyeron  en  un  estilo  arquitectónico  neo‐colonial  que  era  una 
expresión estilística muy popular y aceptada por la gente.  

Enfrentado a la crisis de la exhibición, la competencia de la televisión y el video, 
los  nuevos  esquemas  de  proyección  y  comercialización,  la  inconsistencia  en  la 
propiedad y las problemáticas de la ciudad, el cine fue abandonado, cerrando sus 
puertas a fines del siglo pasado. Pocos años después, se presenta la canonización 
de Juan Diego, y es entonces cuando las autoridades eclesiásticas de la ciudad de 
México,  designan  al  cine  Lindavista  como  el  lugar  indicado  para  edificar  ahí  el 
Santuario Nacional de San Juan Diego.  

El 31 de Julio de 2002, S.S. Juan Pablo II canoniza a Juan Diego y al día siguiente 
(1°  de  Agosto)  bendice  éste  lugar.  En  el  mes  de  noviembre  del  mismo  año,  se 
inicia  el  estudio  de  mecánica  de  suelos  y  los  sondeos  estructurales,  para  definir 
cuál  va  a  ser  el  método  constructivo,  las  etapas  de  excavación  y  el  tipo  de 
estructura que se requiere de acuerdo a la capacidad de carga del terreno. 

Para antes de diciembre del año 2003, los avances en la modificación del antiguo 
cine  Lindavista ya eran notorios, la marquesina del cine había sido demolida, se 
había limpiado el atrio y el piso del vestíbulo estaba siendo pulido y pintado para 
adaptar en esa área una capilla provisional y poder oficiar misas. 

El  9  de  diciembre  del  mismo  año,  día  de  San  Juan  Diego,  se  llevó  a  cabo  una 
celebración  eucarística  en  la  cual,  en  presencia  del  Emmo.  Cardenal  Dr.  Don 
Norberto  Rivera  Carrera,  el  Jefe  Delegacional  de  Gustavo  A.  Madero  ‐  Lic. 
Octavio Flores Millán‐, el Rector de la Insigne Nacional Basílica de Nuestra Señora 
de Guadalupe ‐ Mons. Diego Monroy Ponce ‐ y el Rector del Santuario Nacional 
de  San  Juan  Diego  ‐  Pbro.  José  Antonio  Vallejo  Sánchez‐,  se  colocó  la  primera 
piedra que simboliza el inicio oficial de la construcción del Santuario Nacional de 
San Juan Diego.  

Actualmente,  la  edificación  está  en  proceso  y  el  proyecto  de  construcción  tiene 
contemplado  conservar  la  envolvente  del  antiguo  edificio  del  cine  Lindavista, 
como  una  forma  de  respeto  al  contexto  del  edificio  original,  que  tiene  un  alto 
valor  social  para  la  comunidad,  además  de  que  recibió  la  bendición  de  Su 
Santidad  el  Papa  Juan  Pablo  II  al  día  siguiente  de  la  canonización  de  San  Juan 
Diego,  lo  cual  le  suma  importancia.  A  pesar  de  que  el  santuario  está  en 
construcción  éste  ya  se  ha  convertido  en  un  centro  difusor  del  Evangelio  que 
contribuye  con  el  Santuario  de  Guadalupe  ya  que  se  celebra  la  Eucaristía  los 
lunes, martes, jueves, viernes y sábado a las 8:00a.m, los sábados a las 17:00 (sobre 
aviso) y los domingos a las 8:00a.m, 10:00a.m, 12:00p.m y 17:00p.m (sobre aviso). 
El teléfono es (55) 57 81 11 06.  

CASAS SACERDOTALES 

167
 
Se  cuenta  con  3  casas  dedicadas  a  la  atención  de  los  sacerdotes  que  ejercen  su 
ministerio  en  la  Basílica,  casas  que  también  están  al  servicio  de  obispos  o 
presbíteros que por razones pastorales requieren de alojamiento por temporadas 
cortas.  Una  de  las  casas  está  situada  en  Aquiles  Serdan  28;  es  para  Canónigos  y 
Capellanes  que  viven  con  su  familia.  Consta  de  12  departamentos.  Otra  de  las 
casas  se  ubica  en  la  calle  de  Allende  11,  con  24  habitaciones.  La  otra  casa  está 
situada en Unión 350. 
 
Cabe destacar que tanto a los Canónigos como a los Capellanes, además de la casa 
y alimentos, se les proporciona el pago de sus medicinas y tratamientos, además 
de  contar  con  un  seguro  de  gastos  médicos  mayores  que  es  cubierto  en  su 
totalidad por la Basílica. Teléfono: 55 77 60 22 con extensiones 151 y 207 y teléfono  
55 77 82 67. 
 
CASA DEL PEREGRINO SAN LORENZO 

Esta casa está ubicada en la Plaza de san Lorenzo núm. 1, muy cerca de la Basílica. 
Sólo  hay  que  atravesar  la  Calzada  de  los  Misterios  para  encontrarse  con  esta 
edificación  al  servicio  de  los  peregrinos.  Recibe  aproximadamente,  durante  cada 
año, de 15,000 a 18,000 visitantes. El servicio tiene una cuota de recuperación de 
$2.00 por persona. La casa cuenta con tres dormitorios grandes y siete chicos, de 
los  cuales,  dos  cuartos  chicos  y uno  grande se  encuentran  ocupados  por  obras y 
material del Museo de la Basílica. Teléfono 55 77 80 78.  

CASA DEL PEREGRINO SAN JUAN DIEGO 

La Casa del Peregrino san Juan Diego se encuentra ubicada en avenida San Juan 
de  Aragòn  No.  109  entre  la  estación  del  metro  Martín  Carrera  y  la  Delegación 
Gustavo  A.  Madero.  Esta  casa  fue  el  resultado  de  la  firma  de  un  contrato  de 
comodato  entre el Gobierno del Distrito Federal y la nueva administración  de la 
Basílica de Guadalupe, A.R, se concedió a esta última el predio que antiguamente 
sirviera  como  base  Terminal  de  la  extinta  Ruta  100,  albergando  ahora  en  estas 
instalaciones la Casa del Peregrino san Juan Diego.   
 
Fue  inaugurada  y  bendecida  el  9  de  diciembre  del  año  2000  por  el  Cardenal 
Norberto Rivera Carrera y por el Jefe de Gobierno Capitalino, Lic. Andrés Manuel 
López Obrador. Esta casa ofrece a los miles y miles de peregrinos, además de un 
espacio seguro, un lugar donde descansar, asearse y tomar sus alimentos. Desde 
los  primeros  días  del  mes  de  diciembre  permanece  abierta  las  24  horas  del  día, 
debido al creciente flujo de peregrinos que por esta temporada llegan. La cuota de 
recuperación es de 10 pesos por persona. La Casa abre sus puertas a los que llegan 
a  pie,  en  bicicletas,  en  carros,  camiones,  a  los  antorchistas  y  desde  luego,  a  los 
autobuses en los que los peregrinos partirán de regreso a sus lugares de origen.  
 

168
Entre  los  servicios  que  brinda  esta  casa  se  cuenta  el  estacionamiento,  con 
capacidad  para  150  autobuses  ó  284  unidades  pequeñas,  además  de  servicios  de 
sanitarios y regaderas en perfectas condiciones. Para facilitar aún más su estancia 
y preservar su salud, se ha dispuesto un área de comedor con parrillas, además de 
15 mesas con 20 lugares cada una. Así se cuenta con un espacio decoroso donde 
preparar e ingerir sus alimentos. La Casa del Peregrino es, además, un lugar que 
favorece  la  evangelización,  buscando  durante  su  estancia  que  todos  conozcan  el 
verdadero sentido de su presencia en la Casa de la Virgen. Esta tarea la realizan 
los  Evangelizadores  en  Camino  y  los  Evangelizadores  de  tiempo  Completo.  Los 
peregrinos  que  llegan  a  la  Casa  del  Peregrino  proceden  de  toda  la  república 
mexicana e inclusive del extranjero. Teléfono 57 53 77 28. 

ESCUELA DE ENFERMERAS 

Esta escuela de enfermeras que se encuentra ubicada en la Plaza de san Lorenzo 
núm. 13, en la colonia Tepeyac Insurgentes,  nació en 1968 y es atendida por las 
Hijas de la Caridad de María Inmaculada. La escuela pertenece a la Pastoral Socio 
Caritativa de la Basílica pero mediante la firma del convenio la administra dicha 
Congregación  religiosa.  Del  convenio  se  desprende  que  las  religiosas  no  sólo 
administran la institución sino que también se encargan de la formación integral 
de  los  alumnos,  mientras  que  la  Basílica  se  encargará  de  la  solventación  de  los 
gastos que ésta genere. Es una escuela pensada para personas de escasos recursos. 

La  historia  de  esta  escuela  inicia  el  año  1963,  cuando  las  madres  de  la  Caridad 
atendían  la  entonces  Casa  Guadalupe,  A.C.  en  la  que  brindaban  servicios 
médicos.  En  1964,  el  Abad  Guillermo  Shulemburg  registra  en  el  informe  de 
cabildo las instituciones que giraban alrededor de la Basílica, entre ellas la Casa de 
Guadalupe  A.C.  En  1966  la  escuela  se  encontraba  en  el  Hospital  Guadalupe  y 
contaba con alrededor de 40 estudiantes de enfermería.   

El  28  de  enero  de  1968  la  escuela  es  incorporada  a  la  Universidad  Nacional 
Autónoma de México con nivel Técnico y es fundada como Escuela de Enfermeras 
de Guadalupe el 6 de febrero de 1968. En 1970, con un presupuesto de 1,500,000  
pesos se inicia un plan de construcción para albergar y educar a 60 señoritas que 
estuvieran  interesadas  en  la  carrera  de  enfermería.  La  inauguración  de  este 
edificio fue el 6 de enero de 1972. 

En  1995  la  carrera  que  era  técnica,  comienza  a  ser  licenciatura  en  enfermería  y 
obstetricia,  iniciando  con  ello  la  preparatoria  abierta  que  dos  años  más  tarde  se 
convertiría en escolarizada. Dada las necesidades de la escuela se inaugura el 16 
de diciembre de 1999 el primer internado a cargo de las Hermanas de la Caridad 
de San Vicente de Paul, con capacidad para alojar a 30 estudiantes. El teléfono del 
internado es 55 77 65 55.  

169
Las  enfermeras  cuentan  con  la  oportunidad  de  practicar  bajo  la  supervisión  de 
médicos titulados en la unidad móvil que se encuentra en el atrio de la Basílica de 
Guadalupe  y  brindan  ayuda  a  los  peregrinos  que  a  diario  visitan  a  la  Virgen  de 
Guadalupe.  

La  escuela  de  enfermeras  además  de  participar  en  actividades  propias  de  la 
Basílica,  también  realiza  actividad  extramuros,  sobre  todo  cuando  se  trata  de 
emprender  brigadas  de  salud  en  coordinación  con  la  Delegación  Gustavo  A. 
Madero, incluso con la Secretaría de Salud. Su fe, ciencia y servicio la han puesto 
entre  los  mejores  lugares,  al  ser  reconocida  como  una  institución  no  sólo  de 
tradición,  sino  de  eximia  calidad  y  humanismo.  Ha  recibido  diversos 
reconocimientos  destacando  entre  ellos  el  premio  “América”,  otorgado  a  la 
calidad y al servicio en reconocimiento a su alto nivel internacional.  Teléfono 57 
81 11 04. 

170
ANEXO I   
Dirección 
La  Insigne  y  Nacional  Basílica  de  Santa  María  de  Guadalupe  se  encuentra  en  el 
Norte de la Ciudad de México. La dirección es la siguiente: 

Plaza de las Américas núm. 1. Col. Villa de Guadalupe. Delegación Gustavo A. 
Madero. C.P. 07050. México, D.F. Teléfono: (0155) 55 77 60 22 , Fax: (0155) 55 77 50 
38  

ANEXO II 
El santuario guadalupano se encuentra a corta distancia a pie de las estaciones del 
Sistema  de  Transporte  Colectivo  ʺMetroʺ  Deportivo  18  de  Marzo  
(Línea 3 Universidad‐Indios Verdes) y La Villa‐Basílica  (Línea 6 Martín Carrera‐
El Rosario).  

Vía para llegar a Basílica de Guadalupe desde el centro histórico de México 

En transporte público 

Abordar  el  sistema  de  transporte  colectivo  “Metro”    en  la  estación  Zócalo  hasta 
llegar  a  la  estación  Hidalgo,  ahí  trasbordar  hacia  la  línea  3  con  dirección  Indios 
Verdes, y descender en la estación 18 de marzo. 
 
En taxi 
 
El  viaje  desde  el  centro  de  la  ciudad  tomará  un  promedio  de  30  minutos 
aproximadamente. 
 
Vía  para  llegar  a  Basílica  de  Guadalupe  desde  el  Aeropuerto  Internacional 
Benito Juárez de la ciudad de México 
 
En transporte público 
 
Abordar  la  estación  del  metro  Terminal  Aérea,  ahí  transbordar  en  la  estación  la 
raza  hacia  la  estación  18  de  marzo.  El  viaje  desde  el  aeropuerto  internacional 
Benito Juárez tomará un promedio de 45 minutos (aproximadamente). 
 
En taxi. 
 
El  viaje  desde  el  aeropuerto  internacional  Benito  Juárez  tomará  un  promedio  de 
45 minutos aproximadamente. 
 

171
Vía  para  llegar  a  Basílica  de  Guadalupe  desde  la  Zona  Rosa  de  la  ciudad  de 
México 
 
En transporte público 
 
Tomar un pesero o autobús en la Avenida de la Reforma hasta la Terminal cerca 
de la Basílica. 
 
En taxi 
 
El  viaje  desde  la  zona  rosa  tomará  un  promedio  de  30  minutos 
(aproximadamente). 
     

172

También podría gustarte