Está en la página 1de 5

El chimalli o escudo: armamento defensivo por excelencia del mundo

mesoamericano
Estamos sumamente agradecidos al Dr. Marco Antonio Cervera Obregón por
este artículo ejemplar acerca de la importancia del chimalli mesoamericano, escrito
especialmente para Mexicolore. Dr. Cervera es arqueólogo por la Escuela Nacional de
Antropología e Historia de México. Maestro en Arqueología Clásica por la Universidad
Autónoma de Barcelona, doctor en la misma especialidad por el Instituto Catalán de
Arqueología Clásica y la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, España. Se ha
especializado en la arqueología, historia y cultura mexicas, en arqueología militar
tanto en el ámbito mesoamericano como en el mundo clásico Mediterráneo. Miembro de número de la
Asociación Española de Historia Militar. Actualmente es profesor de historia y arqueología en la licenciatura
en historia de la Universidad Anáhuac México y en el Doctorado en Humanidades de la misma universidad. Es
investigador de tiempo completo en el Centro de Investigación en Culturas de la Antigüedad de la misma
universidad.
Introducción
Quizá una de las armas más emblemáticas de la historia mesoamericana es
el chimalli o rodela mexica, probablemente en popularidad le siguen
el macuahuitl y el átlatl como los grandes íconos
militares de los antiguos mesoamericanos. Será lo
elaborado de sus diseños y el colorido de las plumas
que los engalanaban, el chimalli mexica ha pasado a
la historia como un artefacto vinculado a la guerra,
pero también a las joyas del arte plumario, arte hoy
Pic 1: Ejemplar de en día prácticamente extinto en México.
escudo de plumas original, de los Pese a lo antes mencionado es hasta fechas
pocos que quedan en el mundo. muy recientes que algunos investigadores se han
Museo de Landesmuseum dado a la tarea de generar un estudio científico
Wúrttemberg, Stuttgart (Presione pormenorizado y profundo de este objeto. Desde los
sobre la imagen para ampliarla) clásicos trabajos publicados a finales del silgo XIX y
principios del XX por investigadores como Eduard Pic 2: El dios mexicana
Seler, Zelia Nuttall o Antonio Peñafiel, tiempo después seguidos de algunos otros Mixcóatl portando chimalli y flechas.
autores que al tratar temas como la guerra, la iconografía y atributos de algunos dioses Ilustración de Miguel
mesoamericanos (fig. 2) así como el tributo y la economía en los códices, Covarrubias (Presione sobre la
el chimalli resulta estar presente en todos estos tópicos. imagen para ampliarla)
Con los nuevos trabajos como los
de la Dra. Maria Olvido Moreno Guzmán,
la Dra. Laura Filloy Nadal y Emmanuel Lara Barrera, el conocimiento
que estamos teniendo de este artefacto comienza a aportar nuevas
luces, con mucha mayor profundidad de este tipo de rodelas
mesoamericanas. A continuación daremos un vistazo a este
extraordinario objeto, que ha sido visto desde los más distintos puntos
de vista, como obra de arte plumaria, en su papel simbólico, como
artefacto de guerra y más recientemente con estudios de restauración,
materias primas y técnicas de elaboración de los objetos originales.
Pic 3: Recreación de un guerrero
mexicano con su chimalli y macuahuitl (izq.);
Definición y morfología
detalle del Lienzo de Tlaxcala
Desde la óptica de la
(der.) (Presione sobre la imagen para
tecnología militar
ampliarla)
antigua, un escudo, es
considerado como un
arma defensiva activa, esto debido a las maniobras defensivas que se
pueden lograr al manipular el artefacto con los brazos en el campo de
batalla.
Normalmente los escudos están compuestos de una manilla
que permite hacia el interior del escudo obtener una abrazadera, la
cual remata en el costado defensivo con el denominado umbo. No
necesariamente todos los escudos llevan este elemento tan
característico, en ocasiones pueden ser simplemente una abrazadera Pic 4: Imágenes del Lienzo de
de cuero u otro material que permita sujetar el artefacto (fig. 3). Tlaxcala: guerreros en acción portando
Es común que los escudos de la antigüedad sean clasificados de chimallis de dos maneras
diferentes (Presione sobre la imagen para
ampliarla)
acuerdo a su morfología y forma de sujeción, es decir que algunas veces los escudos presentan una manilla para ser
sujetado con el puño o bien colocando todo el brazo, denominados respectivamente como escudo empuñado o
embrazado (fig. 4). En términos tecnológicos y funcionales, el que un escudo sea empuñado o embrazado puede
representar criterios de alta relevancia al momento de su funcionalidad en el campo de batalla, ya que dependiendo
de ello, las maniobras de defensa y ataque se verán limitadas por los métodos de sujeción establecidos.
La palabra chimalli, proveniente del náhuatl y que significa
simplemente “escudo”, como un término que indistintamente podría ser usado
para cualquier tipo artefacto con estas características, sin embargo al ser una
palabra náhuatl normalmente usada por los habitantes de la Cuenca de
México en el Posclásico Tardío, los investigadores consideran chimalli
únicamente a estas versiones , como una rodela concebida simplemente
como un escudo de forma circular, pero que en realidad en términos mucho
más mesoamericanos, la forma de rodela no fue la única usada en esta
macro región cultural. Como veremos en breve, se desarrollaron otras formas
que caracterizaron a otras culturas y que en términos nahuas podría
igualmente haber sido empleada la palabra chimalli, aunque en algunas otras
regiones como la maya, contaban con sus propios términos para designar
Pic 5: Guerreros
estos objetos.
mesoamericanos en plena batalla;
Por lo tanto desde mi opinión, es
detalle de un mural de Diego Rivera,
importante resaltar que el
Palacio Nacional, México DF (Presione
escudo mesoamericano no fue
sobre la imagen para ampliarla)
únicamente en forma de rodela,
sino que hubo otras formas que
en términos estrictos deben ser tomados también como chimalli, aun
cuando no fueran la forma predilecta por los mexicas, pero sí de otras
sociedades mesoamericanas.
Origen y distribución mesoamericana
En realidad los primeros escudos aparecieron, de acuerdo a la evidencia
más temprana desde el Clásico mesoamericano, los ejemplares de la
etapa Formativa no están del todo documentados. Pic 6: Representación de un
Como se ha dicho es en el Clásico donde su distribución se hace más guerrero jaguar teotihuacano, el cual
notoria en la mayoría de las sociedades protagonistas de la época, pero sujeta un escudo de tipo rectangular
con una tipología diversa. Entre los teotihuacanos, gracias a las emplumado, muy característico de esta
representaciones que tenemos de este artefacto en la pintura mural y las civilización. Pintura Mural Pórtico de
figurillas, sabemos que eran comúnmente de forma cuadrada o Zacuala, Teotihuacan (Presione sobre la
rectangular (fig. 6), normalmente decorados con plumas de ave en su imagen para ampliarla)
canto inferior y combinado con el arma ofensiva más característica de los
teotihuacanos, es decir el lanzadardos o átlatl. Igualmente contaban con
versiones circulares más pequeñas registradas en figurillas de arcilla.
Mientras tanto en la zona maya, autores como
Carlos Brokmann y Gabriela Rivero, han identificado otros
tipos de escudos, algunos particularmente mayas y
sometidos a discusión como es el caso del escudo flexible
(fig. 7), contando también con versiones rectangulares y
rodelas. Es importante aclarar
Pic 7: Vaso cerámico policromo maya. que para algunos autores
Guerreros sujetando chimallis cuadrados y como Claudia García Des-
rectangulares. K2036 (Presione sobre la imagen para Lauriers, los escudos flexibles
ampliarla) también eran usados por los
teotihuacanos.
Hacia el Occidente de México, Marco Cervera ha podido identificar otra tipología
de escudos, sobre todo en las figuras de guerreros de las Tumbas de Tiro, también
llamada Tradición Teuchitlán. En ella aparecen escudos rectangulares que protegen
buena parte del cuerpo y algunos más pequeños combinados con un sistema de
armamento con cuchillos, seguramente de obsidiana. Sin embargo el sistema más Pic 8: Guerreros atlantes
representado en el repertorio iconográfico de esta sociedad es la combinación de toltecas de Tula (izq.); en una copia
escudo con armas de asta como las lanzas. (der.) se observa un escudo en la
Avanzando rápidamente en el tiempo, para el Poslásico Temprano en el mundo tolteca, parte trasera (Presione sobre la
aparece una rodela normalmente colocada en la parte trasera de los afamados atlantes imagen para ampliarla)
(fig. 8), y en algunas lápidas, podemos apreciar guerreros que van sujetando armas
curvas en combinación con escudos circulares.
Por efectos de espacio, no podemos dedicar mayores líneas a
los otros ejemplos mesoamericanos, sin embargo es probable y
manejándolo como hipótesis, que el antecedente más inmediato de la
clásica rodela mexica, pueda tener su precedente entre los toltecas,
quienes igualmente utilizaron sobre todo el escudo circular como una
de sus principales armas defensivas (fig. 9).

Originales arqueológicos mexicas


Como se mencionó al principio de este artículo, los estudios sobre el
escudo mesoamericano en forma y publicados, se reducían a los ya
Pic 9: Ilustración de una pintura
tradicionales trabajos de principios de finales del siglo XIX y principios
mural procedente de Malinalco, hoy
del XX. En realidad algunos autores que han tratado el tema de la
desaparecida. Representa un grupo de
guerra y armamento mexica en general, necesariamente han tocado el
guerreros deificados, quienes bajo el estilo
tema del escudo mexica. Entre ellos contamos a Ross Hassig, Isabel
artístico tolteca sujetan entre su panoplia un
Bueno, Alfonso Garduño y Marco Cervera. De forma más concretar se
tlacochtli o dardo arrojadizo y un
hizo un trabajo previo de restauración del único chimalli original que se
chimalli (Presione sobre la imagen para
tiene en México (ver réplica, fig. 10), ubicado hoy día en el Museo
ampliarla)
Nacional de Historia y publicado
por Emmanuel Lara Barrera. Y en
fechas recientes acaba de publicarse un trabajo relacionado con un proyecto de
mayores alcances llevado a cabo por la Dra. María Olvido Moreno Guzmán, la
Dra. Laura Filloy Nadal y otros investigadores extranjeros, quienes se están
dando a la tarea de estudiar los cuatro escudos comentados en términos de su
conservación, materiales de composición y manufactura.
Dentro de los originales que se encuentran dispersos en museos en el
mundo contamos realmente con cuatro ejemplares, hasta ahora registrados, tres
de ellos en Europa y uno en México. Tipológica y morfológicamente los escudos
mexica se resumían a la rodela de 65 a 75 cms. de diámetro presente en los
ejemplares arqueológicos mencionados, comúnmente representado tanto las
diversas manifestaciones plásticas mexicas así como en los códices. Realmente
a ello se limitaba la estandarización del escudo mexica y no a una tipología tan
variada como ocurría en otras sociedades, de ahí que su clasificación vaya más Pic 10: Réplica (Museo del
asociada a su función y decoración, esta última la que más ha llamado la Templo Mayor) del único chimalli
atención de los investigadores. original que se tiene en
Propongo un nivel de estandarización de los escudos mexicas a nivel estatal, y México (Presione sobre la imagen
que ello puede ser identificado precisamente por los procesos de manufactura para ampliarla)
en los talleres, posiblemente reflejado en los materiales usados, medidas que
cumplan un cierto patrón.
Funcionalmente tenemos el Yaochimalli, (escudo de guerra)
y Mahuzyochimalli (escudo ceremonial, respectivamente, es decir, no
todos los escudos eran usados en los campos de batalla. Incluso los que
tenemos originales, están establecidos en la segunda categoría, pero solo
los estudios más formales de sus materiales pueden llegar a dilucidar su
función, como ya se ha confirmado por los restauradores. La base de ello
radica en sus componentes, en este caso los escudos militares eran
hechos evidentemente con fines defensivos y materiales mucho más
resistentes como el carrizo entramado y a veces acolchado con algodón,
información proporcionada sobre todo por las fuentes escritas.
Los recientes estudios de los escudos originales se demuestra que
Pic 11: El chimalli con flechas:
estaban elaborados de una estructura de un tipo de madera muy ligera
escudo o insignia, símbolo clave del poder
aun no identificada, usando plumas de aves, de las que incluso sabemos
del imperio mexicano; Codex Mendoa fol.
que eran utilizadas de las mismas partes corporales de las aves, lo que
2r (Presione sobre la imagen para
significaba utilizar cientos de animales originalmente criadas en
ampliarla)
Tenochtitlan para su confección. Algunos de los ejemplares contaban con
plumas de diversas especies de aves incorporando laminados de oro. La
manilla de sujeción o abrazadera estaba elaborada de piel y fibras vegetales. Posiblemente por su morfología nos
habla de que eran escudos embrazados. Comparado igualmente con la iconografía existente en códices y
manifestaciones plásticas.
Por otro lado la decoración, estaba más relacionada con los
sistemas de mando, su relación con los trajes utilizados y simbólicamente
existía todo un discurso iconográfico ya estudiado, pero no
definitivamente analizado. Estos símbolos eran especialmente usados en
las ceremonias y fiestas, donde estos escudos, en su calidad de divisas,
eran entregadas en dichos contextos. No olvidemos que igualmente los
dioses aparecen ataviados con escudos, y elementos iconográficos
propios de cada deidad.

Funciones en el campo de batalla


Como se ha mencionado, la mayoría de los estudios que se han
desarrollado sobre el chimalli, se han enfocado a aspectos iconográficos Pic 12: Combate entre guerreros.
y en menor medida en su materia prima que en publicaciones asociadas Un guerrero de tipo huaxteco ataca con
al arte plumario, se menciona la innegable participación de un macuáhuitl a un segundo. Se aprecia
los amantecas en el trabajo de los chimalli. Por el contrario poco se ha la fractura del filo de obsidiana al impactar
estudiado e interpretado su uso en el campo de batalla. Una de las el arma sobre el chimalli (Presione sobre
principales preguntas sería su capacidad defensiva en contra de las la imagen para ampliarla)
armas ofensivas (fig. 12), tema de principal análisis de la arqueología
experimental, pero antes de conocer dicho estudios, sabemos que el chimalli normalmente estaba conformado en
sistemas de armamento muy diverso.
Se ha podido confirmar que el sistema chimalli combinado con
armamento ofensivo de choque como el macuahuitl, la teputzopilli,
el ququololli eran comunes en las tropas de combate cuerpo a cuerpo, sin
embargo, lo que resulta desequilibrado a nuestro parecer, es el uso
del chimalli combinado con armas de larga distancia, sobre todo el arco y
flecha que requiere del uso de ambas manos y con lo cual resultaría
inoperante al cargar un escudo con ello.
Tanto las fuentes escritas como la
iconografía, muestran arqueros que
Pic 13: Uso en el campo de igualmente sujetan los escudos en la
batalla: ejemplos del chimalli con arco y mano contraria (fig. 13), probablemente
flecha - Códice Mendoza (Izq.) y del como se aprecia en algunos
Lienzo de Tlaxcala (der.) (Presione sobre documentos, podrían cargar el escudo
la imagen para ampliarla) en la espalda, mientras están en acción
de combate con las armas de larga
distancia.
Resulta interesante el saber hasta donde estos escudos podían ser
reparados después del combate, y como se menciona en algunas fuentes, las Pic 14: Guerrero mexica abatido
flechas podían llegar a incrustarse en el escudo, mas no necesariamente pasar y por flechas. Se aprecia como una buena
hacer daño (fig. 14). La mejor forma de conocer su función sería con estudios parte de los proyectiles quedaron
experimentales, bien fundamentados, metodológicamente elaborados y publicados. incrustados en su chimalli durante el
Igualmente nos resulta sorprendente que un artefacto tan elaborado, finalmente intento de defensa (Presione sobre la
terminará destruido en un campo de batalla. imagen para ampliarla)
Estudios experimentales
Hasta ahora no existen estudios científicos de arqueología experimental
desarrollados sobre escudos mesoamericanos. Sí se han desarrollado
extraordinarias reproducciones por parte de equipos como el que dirige Antonio
Casanova bajo el nombre de Átlatl México, con algunos intentos interesantes de
pruebas, pero que deben ser publicadas con todo el rigor referente a la
manufactura y criterios metodológicos de experimentación. Algunos resultados
preliminares se pueden ver publicados en algunos documentales, donde se
aprecia las posibilidades defensivas de este artefacto. Una de ellas que
efectivamente las puntas de proyectil arrojadas con átlatl, pueden llegar a
enterrarse en el escudo pero no siempre traspasarlo. Los recientes estudios de los
restauradores que están en proceso de publicación, darán nuevas luces para
poder finalmente generar trabajos científicos de tipo experimental mucho más
prometedores.
Pic 15: Guerreros mayas; Bibliografía
se observan las diferentes formas • Cervera Obregón Marco A., El armamento entre los mexicas, CSIC, Polifemo,
de chimalli. Mural 2, Estructura 1, Anejos de Gladius, Madrid, 2007
Bonampak • Cervera Obregón Marco A., “El sistema de armamento vislumbrado en las figuras
(reconstrucción) (Presione sobre
la imagen para ampliarla)
de guerreros del Occidente de México, Gladius, CSIC, Polifemo, v. 27, Madrid, 2007, 121-136
• Filloy Nadal Laura y María Olvido Moreno Guzmán, “Precious Feathers and Fancy Fiftheenth-Century Feathered
shields”, en: Rethinking the Aztec Economy, Debora L. Nichols, Frances Berdan and Michael Smith (eds.), Arizona
University Press, 2017, 130-156
• Lara Barrera Emmanuel, “Una aproximación a la historia de la vida de la rodela azteca (chimalli) del Museo Nacional
de Historia”, en Conservación de arte plumario, Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía,
INAH, México, 2014, 95-116
• Nuttall, Z. “On Ancient Mexican Shields”. En Internationales Archiv fur Ethnographic 1892
• Rueda, S. “Escudo ceremonial (chimalli)”. En Leonardo López Luján y Colin Mc Ewan (Eds.). Moctezuma II: Tiempo
y destino de un gobernante, México, INAH, 2010.
Fuentes de las imágenes: ver versión en inglés.