Está en la página 1de 2

UNIDAD EDUCATIVA “SAN JAVIER”

VALORES ESPIRITUALIDAD Y RELIGIONES

TEMA 1

Principios y valores de complementariedad entre hombre y mujer


Buenas chicos y chicas, en esta oportunidad iniciamos una nueva forma de hacer nuestro trabajo de clase, para esto
tomaremos como primer tema y desarrollaremos las actividades que se presentan a continuación:

ACTIVIDADES

1. En tu cuaderno escribes el título de arriba y realiza una investigación breve sobre “La complementariedad desde
la cosmovisión andina”. En esta actividad recurre al internet para ayudarte.
2. Realiza lectura comprensiva del texto presentado al final de las actividades “El hombre y la mujer como
protagonistas para el vivir bien”, a continuación, elabora un resumen en cuaderno.
3. A continuación, recopilamos información sobre las prácticas y creencias de nuestra comunidad observando
actitudes en las relaciones humanas entre la mujer y el hombre, puedes realizar una charla con tu papá y mamá
para recoger la información y tomar apuntes en tu cuaderno.
4. Valoramos para rescatar y fortalecer las distintas manifestaciones de convivencia de las personas practicando los
valores del respeto y diálogo en nuestras familias. Pueden ayudarte tu papá y tu mamá para hacer los apuntes.
5. En cuaderno, responde al siguiente cuestionario sobre los se practican en nuestra comunidad con la ayuda del
papá, mamá o abuelitos.

CUESTIONARIO

1. ¿En la comunidad, cuál es el pensamiento acerca del hombre y la mujer en la convivencia comunitaria?
2. ¿Cuál es el concepto de hombre y mujer en el pensamiento de nuestros antepasados?
3. ¿Qué importancia tenía la mujer en la convivencia familiar y comunitaria de nuestros ancestros?
4. ¿El hombre cómo era considerado dentro la familia?
5. ¿La unión entre la mujer y el hombre, sólo tenía el valor sentimental?
6. ¿En la actualidad, cuál es valor que se le da a la complementariedad entre la mujer y el hombre?
7. ¿Los problemas sociales tendrán influencia en el comportamiento de la mujer y el hombre?
8. ¿Los valores del respeto y la comunicación, serán necesarios en la relación entre el hombre y la mujer?
9. ¿Desde la experiencia familiar, cómo está la educación de los niños como hombre y las niñas como mujer?
10. Entonces, ¿podemos decir que la familia es la primera escuela de valores y el papá y la mamá los profesores?

EL HOMBRE Y LA MUJER COMO PROTAGONISTAS PARA EL VIVIR BIEN

EL Vivir Bien o Buena Vida, en quechua “Allin Kausay” o “Sumaj Kausay”, es un principio y valor importante del
modo de vida del hombre andino-amazónico, que se inicia con el “allin ruway”, quiere decir, hacer bien las cosas,
hacerlas realmente, para ello se necesita que cada uno tenga una vida buena, dentro del equilibrio de pares
complementarios, sin la intención de medir o limitar su rol y acción porque no se fijan en el aspecto material y la
satisfacción humana.
La recuperación de prácticas, conocimientos y saberes ancestrales propios de los pueblos indígenas, enfocados en el
bienestar común y en el reencuentro entre los seres humanos y la naturaleza, se ha insertado en el debate sobre el
desarrollo, y bajo el nombre de Buen Vivir, o Vivir Bien, se instauran como una alternativa. Estos conceptos,
emanados de la cosmovisión andina, se fundamentan en principios de complementariedad y reciprocidad, donde el
respecto a la vida y a la Madre Tierra es fundamental para mantener un equilibrio y establecer una armonía entre
seres humanos y naturaleza.
En Bolivia, se habla del Vivir Bien, concepto derivado del suma qamaña en aymara y allin kausay en quechua; en
sentido profundo podría decirse que, esta vivencia significa: “complementarnos y no competir, compartir y no
aprovecharnos (del otro), vivir en armonía entre las personas y con la naturaleza”.
UNIDAD EDUCATIVA “SAN JAVIER”
VALORES ESPIRITUALIDAD Y RELIGIONES

Bajo esta noción, se abandona la idea de explotador y explotado y más bien se concibe al trabajo como felicidad y
medio de aprendizaje, asimismo, la idea de individualidad se sustituye por la de comunidad, donde la cooperación y
el apoyo mutuo son indispensables y las leyes de la naturaleza son las que regulan el actuar de todos . Estos y otros
principios consolidaron la nueva Constitución de
Bolivia en el 2009, en la que lo relacionado al
Vivir Bien está al mismo nivel y jerarquía de
principios clásicos, como la unidad, igualdad,
inclusión, dignidad, libertad, solidaridad,
reciprocidad, respeto, equidad social y de
género, bienestar común y justicia social, entre
otros.

En la cultura quechua existen categorías


diferentes para nombrar al hombre y a la
mujer: Qhari, hombre; Warmi, mujer. Desde el
punto de vista de la complementariedad –unidad
de contrarios o diferentes– estas categorías son
empleadas para denominar, en estricto sentido,
al hombre y a la mujer que todavía no forman parte del indiscutible vínculo Qhari-warmi, hombre-mujer o institución
familiar, matrimonio. Cuando un Qhari y una Warmi ya son miembros de dicha institución, la categoría que se usa es
la de “Runa”. La misma sirve para denominar a cualquiera de los dos miembros de la familia, pero aún no a los hijos.
Tanto la mujer como el hombre siguen siendo genéricamente Qhari y Warmi, cuando aún son solteros y no
contrajeron el compromiso familiar. Qhari y Warmi son seres potencialmente complementarios, pero esta
determinación sólo se concretará en el Runa; no antes ni después. ¿De qué condiciones requiere el acontecimiento
de la complementariedad que se da en el Runa andino? Principalmente, se trata de que el Qhari y la Warmi hayan
recibido educación en los valores de la comunidad y la cultura a la que pertenecen. Desde el punto de vista cultural,
podemos decir que el Qhari y la Warmi son educados por quienes ya son Runas (casados). El Runa, así, es la
finalidad hacia la que se dirige todo ser hombre y todo ser mujer, razón por la cual estas identidades de transición son
orientados, formados por los -Runa- en la institución del Qhari-warmi – matrimonio. Es de este modo que, a la vez,
ningún Runa tiene otra orientación que reproducir y garantizar la complementariedad, o sea, la unión del Qhari y de la
Warmi para llegar a ser seres humanos completos. En el origen de la formación de la familia o institución Qhari-
warmi, entonces, encontramos la determinación natural de la complementariedad. 

Esto significa que se puede ser hombre o mujer al margen de la complementariedad y de la reciprocidad, pero sólo se
puede ser Runa (ser humano completo) sólo en la instancia de dichas determinaciones, la una natural y la otra
cultural. De este argumento derivamos la tesis de que la formación de la familia o Qhari-warmi, a diferencia de la
cultura occidental-moderna, no tiene causa sólo en motivos afectivos o la decisión individual del hombre y la mujer, de
formar un hogar. En la constitución del ser humano andino -el Runa- hay una razón anterior a la afectación
sentimental que viene de la complementariedad entre los sexos, lo cual da lugar consecuentemente al ejercicio de la
reciprocidad, esto trae consigo el respeto de y por los Runas (Qhari-warmi), algo que tiene consecuencias
reglamentarias en las tradiciones y costumbres comunitarias por el sólo hecho de que lo que ordinariamente se
denomina derecho y libertad se asumen en el preciso momento de ser Runa y no antes. Para ser
concretos, Qhari y Warmi no son personas de libertad ni de derecho en la vida comunitaria. Lo serán en la institución
del Qhari-warmi – matrimonio, cuando ambos se constituyan en tanto Runas, es decir, en instancias del
acontecimiento de la complementariedad y de la reciprocidad. De esta realidad aún vigente en los pueblos indígena-
originarios, derivamos la certidumbre de que no existe ningún humanismo que se sustente en las categorías de Qhari
y Warmi o en los sentidos últimos que puedan tener estas categorías, como ocurre en la cultura de la modernidad. El
«humanismo» en el mundo andino se funda en el Runa, no en el hombre o sólo en la mujer.

NOTA. No es necesario que envíes tu trabajo al profesor, pero si puedes enviar un mensaje cuando lo termines, solo
la palabra LOGRADO con tu nombre completo y la materia, para que yo tome en cuenta en mi registro, hasta
el jueves de la siguiente clase, luego envío la terea que sigue, esperando hayas comprendido me despido con
un saludo.