Está en la página 1de 1

Balada de un optimista

Demandado. Sin guitarra. Fuera de escena. Silenciado.


Enjuiciado. A su pesar, ahora transforma su historia.
Dos guitarras propias. Doce temas. Un estudio para sí. Un
segundo disco en grabación. Comienza otra vez la fiesta del
artista rebelde. POR NÉSTOR LUIS LLABANERO. FOTOS: RAFAEL SERRANO

h asta hace seis meses, Hany


Kauam fue un joven con
un carácter exuberante.
Lo mismo dio abandonar
su casa en el estado Bolívar
a los 15 años, que desertar
de un programa televisivo
(Fama, sudor y lágrimas) o
aceptar desligarse de un contrato de trabajo que
cualquier debutante, no él, anhelaría. Sigue sien-
do ese joven. Sin embargo, desde enero comenzó
a reconducirse de modo diferente. La oscilación
depende de la experiencia que ha tenido con el
silencio obligado. Estuvo confinado al ostracismo
del espectáculo, cuando alguien supuso conve-
niente para él convertirlo en observador de la
da Baralt, donde Hany se vio forzado a estrecharse.
Ahora se expande en Montalbán, desde una resi-
dencia cedida por su abuela. Hombre libre. Artista
autónomo. A sus anchas para crear música pop. No
con una sino con dos guitarras que están facturadas
en su nombre. Con doce canciones sentidas, digeri-
das y boceteadas en el encierro temporal. Con
Yasmil Marrufo como productor. Con nuevo em-
presario, Jefferson Cárdenas. Con el estigma de
la huella mediática, a veces necesaria para el merca-
deo. Y mundo curioso, hasta con el consuelo de
un litigio que por excederse en lo público terminó
vida, no en su hacedor. El artista consideró una generando ventas por más de 80 mil copias de su
arrogancia ese intento mutilador de demandarlo. disco homónimo. “Para mí no hubo ningún tipo
Por casi un año se le impuso callar al cantautor de ganancias sustanciales, siempre fue para el sello
que para entonces tenía la música de fiesta. Hoy, disquero, pero a mí no me importa eso, gané el sen-
está de vuelta a los estudios de grabación. Su sonido timiento de la gente que es más que cualquier dine-
anda exultante, y sus letras contemporáneas han ro”, dice sonreído, sabiéndose ajeno a la derrota.
reanudado el festín interrumpido. Aún espera otras “Me hicieron un reconocimiento de la Cámara
decisiones legales, pero a principio de año, un juz- Fonográfica de Venezuela por haber reactivado
gado resolvió a su favor el impedimento de aceptar la industria discográfica”.
compromisos artísticos. Incluso, anuló la sentencia Hany, quien llega a la cita con chaqueta negra
que lo obligaba a permanecer en Caracas. de cuero sintético y barba incipiente, al descuido,
En aquel momento, los contactos físicos con su saluda a los demás tomándolos con sus dos manos
familia en Puerto Ordaz, donde él nació el 11 de oc- y con una risa que no termina de salirle de la cara,
tubre de 1981, estaban condicionados a la posibili- pero cuyo guiño mantiene durante casi todo el en-
dad que tuvieran aquellos de trasladarse a la capital, cuentro. A lo largo de la jornada, repetirá un mismo
a un alquilado y reducido apartamento en la aveni- gesto: abrirá sus brazos y mirará al cielo para excla-
mar: “Gracias a mi Diosito”. De ese modo argumen-
ta la emoción de estar en su esencia, en un estudio
de grabación.

Estampas 7 JUNIO 2009 ?