Está en la página 1de 2

DEDICATORIA Este libro refleja el trabajo de mi vida y mi itinerario personal para salir de la

homosexualidad. Por eso quiero dedicar este libro: A Dios, que siempre ha estado presente,
guiándome en cada paso de mi camino; A Jae Sook, a Jarish, a Jessica y a Alfred, que forman mi
fiel y cariñosa familia, y que siempre han estado a mi lado en este tiempo; A mis padres,
Samuel y Lorna Cohen, que lo hicieron lo mejor que supieron y se entregaron por entero. Papá,
gracias por defender nuestra libertad; A todos los hombres y mujeres a los que he tenido el
privilegio de asistir en sus esfuerzos por alcanzar la plenitud: habéis sido mis maestros; A todos
aquéllos que han contribuido con generosidad al trabajo de la Internacional Healing
Foundation: habéis sido mis protectores; A los hombres y mujeres que me han querido y me
han ayudado a llegar hasta aquí. Tan lejos. A todos, gracias. Desde lo más hondo de mi alma y
de mi corazón. PREFACIO "En la sociedad americana se tolera todo excepto a aquéllos que no
lo toleran todo" (Anónimo) • NADIE NACE CON UNA HORIENTACIÓN HOMOSEXUAL No existen
datos científicos que indiquen una base genética para las atracciones del propio sexo. • NADIE
ELIGE SENTIR ATRACCIÓN HACIA LOS DE SU PROPIO SEXO. Son el resultado de traumas sin
resolver que conducen a una confusión de género. • LAS PERSONAS PUEDEN DECIDIR
CAMBIAR. Nadie ha nacido así. • LO QUE EN UN TIEMPO SE APRENDIÓ PUEDE
"DESAPRENDERSE" Cuando se curen las heridas y las necesidades insatisfechas se cumplan, se
experimentará la identificación de género y aparecerá el deseo heterosexual. • LA
HOMOSEXUALIDAD ES UN DESORDEN DE ATRACCCIÓN HACIA LAS PERSONAS DEL PROPIO
SEXO No hay nada gay (alegre) en el estilo de vida homosexual. Está lleno de tristezas y, muy a
menudo, consiste en una búsqueda interminable de amor a través de relaciones de co-
dependencia. 4 En la medida en que representan un IMPULSO PARA CURAR NECESIDADES DE
AMOR NO SATISFECHAS, las atracciones hacia las personas del mismo sexo no son algo malo.
Pero el estilo de vida homosexual es FRUSTRANTE: la persona no se identifica con su propia
masculinidad o con su feminidad y desesperadamente intenta cubrir ese déficit uniéndose a
otra persona de su mismo sexo. En este libro voy a presentar las causas básicas de la atracción
hacia los del propio sexo, así como un modelo de recuperación y testimonios de personas que
lograron hacer el cambio de la homosexualidad a la heterosexualidad. TODOS PODEMOS
LOGRAR LO QUE NOS PROPONGAMOS. Si estamos decididos, contamos con el amor de Dios y
el apoyo de otras personas, LA CURACIÓN ES POSIBLE. Por supuesto, en el momento actual,
muchos dirán que no es posible salir de la homosexualidad. Eso es sencillamente un mito,
porque EL CAMBIO ES POSIBLE. Cuando estaba en los últimos años del bachillerato, durante las
vacaciones de verano trabajaba como voluntario en la “Inglis House: el hogar para los
incurables en Filadelfia”. Afortunadamente, después le cambiaron el nombre. Era un hogar
para pacientes con parálisis cerebral, distrofia muscular, esclerosis múltiple y otras
enfermedades físicas. Me hice amigo de una mujer que se llamaba Sarah. La esclerosis múltiple
le había golpeado desde muy pronto, cuando era joven. Antes de eso había sido concertista de
piano. Ella me sugirió que aprendiera a tocar ese instrumento. En 1986, cuando tenía dieciséis
años, comencé a estudiarlo con el profesor Nagy. Llevaba tres meses con él cuando escuché la
sonata Luz de luna, de Beethoven. Me cautivó, y decidí que tenía que aprenderla. Cuando le
comenté mi deseo, el profesor me dijo: “No. Es una tontería. Todavía pasarán muchos años
antes de que puedas tocar esa pieza”. Bueno, ésa era su opinión. Me fui derecho a una tienda
de música y compré la partitura. Me llevó varias semanas recorrer todas las notas, pero de
algún modo mis manos recordaban lo que mi mente no era capaz de retener. Mis dedos sabían
exactamente dónde colocarse y cada vez que me ponía a tocar, mi corazón cantaba también.
Finalmente, después de un mes más o menos, decidí tocar la pieza delante del profesor Nagy.
Podéis imaginar su sorpresa. Nunca olvidaré la imagen de su rostro. “¿Quién te ha enseñado a
tocar esto?”. “Yo mismo”. Aquello supuso el auténtico comienzo de nuestro trabajo como
maestro y discípulo. Entonces se convirtió de mi talento y me ayudó a aprender a un tiempo
piezas de principiante y más avanzadas. Después de dos años de entrenamiento intensivo y de
práctica diligente, ingresé en la universidad habiendo terminado la carrera de piano. De esta
experiencia aprendí que TODOS PODEMOS LOGRAR LO QUE NOS PROPONGAMOS SI TENEMOS
UN DESEO ARDIENTE y no dejamos que lo que “ellos” piensen obstaculice nuestro camino. Los
que siempre dicen que no sencillamente tienen miedo a embarcarse ellos mismos en ese viaje.
Todo comenzó con una idea. Añádele un ARDIENTE DESEO, haz un PLAN y síguelo hasta el final
con un ESFUERZO CONTINUADO hacia el objetivo. NO IMPORTA CUÁNTAS VECES CAIGAS O TE
EQUIVOQUES. Se trata de “controles policiales” cotidianos. En esta perspectiva NO EXISTEN
LOS FRACASOS, SÓLO LA EXPERIENCIA. Thomas Edison descubrió 3.032 modos de NO inventar
la bombilla eléctrica antes de alcanzar su meta. LA CLAVE, POR TANTO, ESTÁ EN CONTINUAR.
Hay que levantarse después de cada caída e intentarlo de otro modo. La razón por la que soy
un buen terapeuta y acompañante es porque yo mismo he cometido casi todos los errores
humanos posibles. No estoy en absoluto orgulloso de ello. Pero no permití que nada ni nadie
se interpusiera en mi camino hacia la curación de la homosexualidad y en mi esfuerzo por
descubrir cómo hacerlo. Para mí se trataba de una cuestión de vida o muerte. Si moría en el
intento, al menos mi vida habría tenido algún sentido mientras intentaba, año tras año, curar
lo que parecía ser una herida sin fondo en mi alma.