Está en la página 1de 101

56-0407 Bartimeo El Ciego

BARTIMEO EL CIEGO
William Marrion Branham
7 de Abril de 1956
Chicago, Illinois, EE. UU.

1 Muchas gracias queridos amigos, y


pueden tomar asiento solo un momento,
porque sé que están cansados de estar
parados. Tengo mucho que contarles.
[El Hno. Joseph Mattsson-Boze dice: “Estas
flores también son regalos del Sr. Shultz”].
Hermano Joseph, me imagino que la última
persona que me puso una flor fue mi madre
hace años, cuando estaba en la escuela.
[“Tiene una más”]. Gracias. Gracias, amigos,
muy amables. Simplemente no sé cómo
expresar está sensación de calidez. No me
imaginaba esta pequeña... una bienvenida
de cumpleaños como esta. ¡Vaya! sería
bueno tener un cumpleaños cada vez que
vengo a Chicago. Eso está muy bien.
Para nuestro querido hermano, el florista,
creo que es hermoso y yo... Como dijo
1
56-0407 Bartimeo El Ciego

Billy... sobre... Creo que fue en Minneapolis,


no hace mucho… Lo tenían programado
para que hablara una mañana. Le dijeron:
“¿Cómo te sientes?”.
Dijo: “Estoy asustado”.
Así, más o menos así me siento—sin
palabras para decir. Eso es muy bonito, y
Leo, Gene, cualquiera de Uds. que tenga
una cámara, me gustaría tener una foto de
eso, si alguien tiene una cámara. [El
hermano Mattsson-Boze dice: “Nos
encargaremos de tomar la fotografía oficial
mañana. Lo intenté esta noche, pero no
pude conseguirla”].
Eso es bueno. Eso está muy bien. Eso es
bueno. Van a tomar una fotografía oficial
mañana. Eso está bien. Dios le bendiga
siempre, mi querido hermano. Hay regalos
colocados debajo de esto, esa hermosa
placa allí. Y ciertamente aprecio todo eso,
amigos. No tenían que hacer esto. Me estoy
haciendo viejo como para celebrar un
cumpleaños. Esa es la razón por la que
2
56-0407 Bartimeo El Ciego

quería olvidarme al respecto. Lo tengo todo


confundido.
2 Uno de mis hermanos, el Hermano
Woods, creo que fue, dijo, el Hermano
Joseph dijo en la iglesia de Filadelfia, dijo:
“Ahora veamos, el Hermano Branham tiene
treinta años, ¿no es así?”.
Sí, y casi treinta más. Y el Señor ciertamente
ha sido bueno conmigo en estos cuarenta y
siete años de vida. Nací el 6 de abril de mil
novecientos nueve en una pequeña cabaña
en las montañas del Este de Kentucky. Y
yo.... Fue Su gracia la que me trajo aquí. Él
me alimentó y me ha mantenido desde
entonces, y yo lo amo a Él con todo mi
corazón.
No siento que soy un hombre viejo. Siento
que... Para ser sincero, simplemente me
siento... Sintiéndome en mi cuerpo, me
siento mucho más joven que hace veinte
años. Me siento bien, porque siempre fui un
niñito flaco hasta hace unos cinco años. El
Señor Jesús me sanó de una terrible
3
56-0407 Bartimeo El Ciego

condición deteriorada, fui un niño


desnutrido y nervioso. E incluso en tal
condición que los Hermanos Mayo dijeron
que no había esperanza para mí.
3 Y Él se me apareció en una visión y me
dijo: “Se acabó”. Entonces, eso concluyó. Y
he estado fuerte y saludable desde
entonces. De vez en cuando... Tengo un
amigo, doctor, es un muchacho vecino allá,
tiene una clínica. Lo guié al Señor, muy buen
hombre. Y él va a mi casa, y yo voy a la suya.
Y luego él me lleva a la clínica y me revisa. Y
la última vez que fui a revisarme a la clínica,
por la gracia de Dios, estaba tan sano como
podía estarlo. La sangre, todo...
Y ese es el gran regalo que proviene de Dios.
Y si Él solo me mantiene saludable y en mi
sano juicio, mantiene mi corazón bien con
Él, yo quiero servirle mientras viva en la
tierra. Le prometo a Él que desde esta
plataforma esta noche, si Él me mantiene en
mi sano juicio, y me mantiene saludable y
fuerte, para que pueda servirle, y amarle y
4
56-0407 Bartimeo El Ciego

yo le prometí, que haré todo lo que pueda


que esté a mi alcance para Su pueblo. Y de
esa forma es que servimos a Dios, al
servirnos los unos a los otros. Esa es la única
forma en que podemos servir a Dios.
4 Puedo estar agradecido de que Él me
haya mantenido fiel a la vida moral, y así
sucesivamente. Solo hay una cosa que yo
hago, que sé que está aparte del trabajo
religioso, y sí me gusta ir de pesca y caza.
Simplemente me encanta eso. Y me alegro
de que Él me permita tener eso, porque es
al aire libre y limpio. Y cómo me gusta ir a
las orillas del arroyo, especialmente un poco
más tarde en la temporada cuando está
cálido, y pescar, y subir a las montañas y
estar a solas allá arriba. Tal vez, no para
matar a los animales, sino solo para subir a
las montañas para estar a solas, rodeado de
caballos y cosas.
He cabalgado mucho en mis días, y amo los
caballos, y cabalgar, y pescar, y el
senderismo y esas cosas al aire libre. Estoy
5
56-0407 Bartimeo El Ciego

tratando de criar a mi hijo de la misma


manera. Y mi hijito, José, y estoy tratando
de criarlo a él, si Dios me deja vivir, quiero
criarlo de la misma manera, para que sea un
buen hombre limpio que guste de la
naturaleza, amando a Dios con todo su
corazón.
Y creo que mi hijo pequeño, tal vez, tome mi
lugar cuando Dios me llame de la tierra. Y
confío que lo profético, o lo que pudiera ser,
el don de Dios que se ha dado tan
solemnemente, descansará ya sea sobre
Billy o José, en uno, cuando yo parta, que
Dios continuará el ministerio después de
que yo haya dejado la escena.
5 Muchos de nosotros ahora hemos
pasado la edad de la juventud, y un día
tendremos que pasar a una vida mejor y a
un mundo mejor. Y no es duro pensar en
eso. Estoy tan feliz de saber que eso es
verdad. Eso es lo que anhela mi corazón, es
llegar a decirle a la gente la verdad de la
Biblia que yo conozco. Que después de que
6
56-0407 Bartimeo El Ciego

esta vida termine, tenemos una vida que


está más allá de esta. Esto es solo una
sombra, o el negativo, que después que la
muerte revela la fotografía, cuando
pasemos de esto mortal a la inmortalidad.
Cambiamos este viejo cuerpo desgastado
por un cuerpo que nunca envejecerá. Eso es
correcto.
Supongo que he estado en Chicago tantas
veces, al punto que no puedo pensar en un
texto de la Biblia que no haya predicado. Y
supongo que he dicho esto, una pequeña
cosa que mi... Tenía un mensaje en mi
corazón aquí no hace mucho, me desperté
una noche. Y oh, me sentía tan bien; solo
quería predicar, y tuve un. No tenía una
audiencia muy grande: una sola persona, mi
esposa, tuve que despertarla. Simplemente
ardía en mi corazón y le prediqué a ella
hasta las dos de la mañana; ella se quedó
dormida mientras hablaba.
6 Yo me estaba peinando los pocos
cabellos que me quedan en la cabeza. Ella
7
56-0407 Bartimeo El Ciego

me dijo, dijo: “Billy”, dijo: “Cariño, te estás


quedando calvo”.
Le dije: “Lo sé, querida, pero no he perdido
ni uno de ellos”. Ella dijo: “¿Qué?”.
Yo dije: “No he perdido ni uno de ellos”. Ella
dijo: “¿En dónde están?”.
Y yo dije: “Te diré algo, querida, es posible
que no lo sepas. Si me dices en dónde
estaban antes que yo los tuviera, te diré en
dónde me están esperando para que vaya a
ellos”. Ellos estaban en algún lado. ¿Cierto?
Donde sea que estuvieron, me están
esperando.
Y un cuerpo nuevo está esperando allá,
algún día, no solo para mí, sino para todos
los que aman Su venida. Así es. Algún día, el
viejo mortal será quitado, y el inmortal
tomará su lugar. Las penas, las
enfermedades y las angustian se
desvanecerán en un cuerpo nuevo, salud
para siempre y en la Presencia de Dios. ¿No
será maravilloso? Entonces todos
tendremos un gran feliz cumpleaños, ¿no es
8
56-0407 Bartimeo El Ciego

así? Celebrarlo por siempre. Hasta ese


momento, que Dios sonría Sus más ricas
bendiciones sobre Uds., sobre todos mis
queridos amigos, sobre mis críticos, sobre
todos. Que las bendiciones más ricas de
Dios descansen sobre Uds.
[El Hno. Mattsson-Boze dice: “Nos gustaría
que el Hermano Eckberg cantara ”Qué Bella
Historia“.] Eso sería... [”Ese es el canto
favorito del Hermano Branham. Y nos
gustaría dedicarlo de parte de... El Hermano
Eckberg quiere dedicárselo al Hermano
Branham“]. Bien. Ese es mi canto favorito.
7 Los muchachitos Alemanes (no creo que
estén aquí, esta noche) lo cantaron esta
mañana. Y fue simplemente... Miren, estoy
recibiendo verdaderos regalos de
cumpleaños. Y el escuchar al Hermano
Eckberg cantar “Qué Bella Historia”, sería
maravilloso. Y la razón por la que me gusta
eso, simplemente lo expresa a Él de la
manera en que lo amo. Muy bien.

9
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿Cuántos aman ese canto? Veamos su


mano. Solo recuerden, ese es mi himno
favorito. Muy bien, Hermano Eckberg.
[“También hay una flor para el Hermano
Woods, y el Hermano Billy allá arriba, si los
hermanos vienen y se ponen esas flores esta
noche, por favor”].
[“Ha sido un privilegio para mí estar con el
Hermano Branham en varias campañas
ahora. Sé que le gusta este canto, y también
“Llegó Jesús”. Esta noche, me gustaría dar
esto como un pequeño regalo de mi parte.
He recibido tantas bendiciones del
ministerio del Hermano Branham. ¡Oh,
cuánto le amo, y fiel le adoro! Él es mi vida,
mi redentor. Ese es mi Dios”. El hermano
canta: Qué Bella Historia].
8 Leo, ¿grabaste eso? ¡Oh, me siento
mucho mejor ahora! Podría escuchar eso
durante horas y horas.
Aquí tenemos algunos muchachos de
grabación, el Hermano Leo Mercier y el
Hermano Gene Goad. Ellos hacen las
10
56-0407 Bartimeo El Ciego

grabaciones, y yo tenía tanto la esperanza


de que estuvieran conectadas y lo grabaron.
Eso es bueno. Oh, Hermano Eckberg, Ud. no
sabe, cuando me siento muy solitario, o
algo, regreso a la habitación y las toco. Lo
volveré a vivir todo de nuevo entonces. Eso
está muy bien. El Señor le bendiga
bondadosamente.
Ahora, cuando yo dije: “Hermano Mercier”,
lo vi agachar la cabeza, es un muchacho algo
tímido. Él y el Hermano Gene, aquí, son
algo... Uds. los conocen, han estado en casi
todas mis reuniones aquí. Una vez me iban
a hacer un truco haciéndose pasar por el
FBI, cuando llegaron por primera vez a las
reuniones, en Hammond, Indiana. Ellos
vieron esas cosas sucediendo; dijeron: “Hay
un truco en algún lado, así que lo vamos a
averiguar”.
9 Entonces, se escabulleron a
Jeffersonville, y alquilaron un pequeño
lugar, y dijeron: “Me pregunto si eso sucede
en alguna parte alrededor de su casa”.
11
56-0407 Bartimeo El Ciego

Sucede de mil a uno en casa, en


comparación con lo que sucede aquí. Eso es
correcto. Así que, ellos llegaron a ser lo que
yo llamo: “Mis alumnos”. Y somos muy
buenos amigos. El Señor bendiga a estos
muchachos.
Y, ahora, recuerden, el servicio de mañana
por la tarde, creo que a las dos y media; ¿es
eso correcto, Hermano Joseph? [“Sí, ¿y sería
posible, Hermano Branham, que pudiera
relatar algunas de sus visiones? ¿Relatar
esta visión mañana por la tarde?”]. Lo haré.
[“Vea, hay tantos amigos que querían el
periódico, que les gustaría leerlo, pero se
nos han agotado completamente”]. Muy
bien, haremos eso. Eso estará bien. Eso es
bueno. Muy bien.
10 Mañana por la mañana, creo que
tenemos una transmisión, ¿acaso no es en
la mañana? Y luego el Hermano Oral
Roberts… Casi todos Uds. gente del
Evangelio Completo conoce a Oral Roberts.
Él está teniendo un servicio en… ¿Lo
12
56-0407 Bartimeo El Ciego

anunciaron? [“Milwaukee”]. En Milwaukee,


y creo que continuará la próxima semana.
¿No es así? [“No”]. ¿Termina el domingo?
[“Concluye mañana”]. Concluye mañana.
Y hermano... ¿No había alguien más aquí en
la ciudad? [“El Hermano Freeman”.] El
Hermano Fleeman, o Freeman. [“En el
coliseo aquí abajo”]. ¿En dónde? [“En el
coliseo”]. El coliseo, ese servicio también
continuará mañana. Y nunca he conocido al
Hermano Fleeman, o Freeman, creo que es,
pero sí conozco al Hermano Roberts. Y los
dos son buenos hermanos. Y entonces
óiganlos. Creo que el Hermano Freeman
probablemente continuará la próxima
semana. Y cada vez que haya alguno de
estos hermanos en las ciudades, pues,
asegúrense de asistir a la reunión si pueden.
Algo golpeó mi corazón hace unos
momentos. Hay un niño pequeño afuera,
cuando yo venía entrando, dijo: “Hermano
Branham, ¿se acuerda de mí?”.
Y dije: “Creo que sí, hijo”.
13
56-0407 Bartimeo El Ciego

Él dijo: “En Hammond, Indiana, cuando yo


vine a su servicio, tenía dos hernias”. Y dijo:
“Usted oró por mí, y esas hernias
simplemente se secaron”. Y él dijo: “Ahora
juego al baloncesto”.
11 Entonces, el pequeño, solo era un
muchachito, y ahora es un hombre bastante
grande. Estuve pensando en Milwau... o en
Waukegan, un pequeño ministro, creo
que... Creo que su padre era un ministro
Cristiano, se me olvida qué... Es posible que
no haya sido una iglesia Cristiana. Pero, de
todos modos, el niño tenía los ojos bizcos y
fue sanado en el servicio. Y él solía
seguirme. Y dondequiera que lo veía, él
decía: “¿Se acuerda de mí, Hermano
Branham?”. Y ahora ese muchacho está
hasta acá, un muchacho grande. Y este
muchachito me dijo que estaba tocando
música en su iglesia. Y así que eso está muy
bien. Dios bendiga a estos pequeñitos. La
cosecha del mañana, si hay un mañana.

14
56-0407 Bartimeo El Ciego

Ahora, pudiéramos hablar mucho, y nos


encanta hablarles a Uds. tanto; pero ahora,
mañana por la tarde son los servicios de
predicación, y así... Y luego, mañana por la
noche, los servicios cierran en este
campamento especial... esta campaña. Y
nos vamos para Columbia, Carolina del Sur,
para comenzar allá. Y luego a Spindale, y
luego a Charlotte, y luego a Anchorage,
Alaska. Por tanto, si sus familiares viven
cerca, pues, envíenles un mensaje y asistan
a la reunión.
12 Ahora, en el glorioso Evangelio de San
Marcos, en el capítulo 9, leemos estos
versículos, el 42 y el 43.

Y Jesús le dijo: Recibe tu vista; tu


fe te ha salvado.
Y luego vio, y le seguía,
glorificando a Dios; y todo el
pueblo, cuando vio aquello, dio
alabanza a Dios.
15
56-0407 Bartimeo El Ciego

Ustedes saben, debió haber sido un mal día.


Nadie le había dado nada. Así que, él estaba
sentado al lado del camino, y el sol cálido se
había levantado, él estaba un tanto
sentado, como soñando, según fue, con
cosas que habían pasado. Y recogió su
prenda harapienta, la envolvió alrededor de
él, se dirigió al lado de la muralla y se sentó.
Y la luz cálida del sol... él se dio la vuelta,
hacia el sol, y comenzó a decir: “Ahora
veamos, como estaba pensando:
seguramente, seguramente, debe haber
algo al respecto. Uds. saben, este ha sido un
día terrible para mí. Nadie me ha dado nada,
y la multitud se ha estado congregando en
la ciudad, y la gente ya no da
generosamente aquí en la puerta. Y no
puedo llamar la atención, porque no tengo
nada, no soy más que cualquier otro
limosnero, sin nada para atraerlos.
“No hace mucho tiempo, tenía unas
pequeñas palomas, y hacían pequeños
trucos, y yo se las ofrecí al Señor como
16
56-0407 Bartimeo El Ciego

sacrificio hace unos meses, porque mi


pequeña niña estaba enferma y le dije al
Señor que si Él solo permitía que mi niña
viviera, que yo sacrificaría estas dos
pequeñas palomas. Y Él permitió que viviera
y por lo tanto yo sacrifiqué las palomas”.
13 “Luego yo tuve un. Mis
probabilidades están en mi contra. Ahora
alguien me tiene que guiar a casa. No tengo
un cordero que me lleve a casa. Solía tener
un cordero, y él me llevaba a casa. Y conocía
el camino de regreso desde la puerta, hasta
mi pequeña cabaña, o pequeña choza, al
lado de la colina, que mira hacia el Jordán. Y
mi esposa se enfermó, así que le ofrecí a
Dios este cordero, si Él la sanaba. Y Él lo
hizo”.
“Y nunca olvidaré lo que el sacerdote me
dijo cuándo iba al templo. Él dijo: 'Bartimeo,
no puedes ofrecer ese cordero. Ese cordero
son tus ojos'. “Nunca olvidaré cuánto eso
me impactó, yo dije: 'Bueno, pero, Dios

17
56-0407 Bartimeo El Ciego

proveerá otro cordero para los ojos de


Bartimeo'”.
Y mientras estaba allí sentado, con sus
cosas, y el sol había pasado un poco, y él
como que se metió en las sombras, se quitó
del sol y juntó su túnica harapienta. Se sentó
en otro lugar y pensó que continuaría
soñando, pensando.
14 Uds. saben, a mí me gusta hacer eso.
Todos los demás lo hacen. Sentarse, pensar
de aquello. Algunos días, cuando logran que
los niños se vayan a la escuela, a prisa, y
preparan el desayuno del esposo y le dan un
beso de despedida, él se va durante el día, y
Uds. lavan los platos y luego van y se sientan
y se relajan, y se quedan a solas y piensan.
Uds. hermanas saben lo que es eso. Y
piensan: “Oh Dios, recuerdo cuando nació la
pequeña Sally, y cuando Patricia nació,
cómo estuve a punto de morir, y Tú me
ayudaste. Me salvaste. Puedo recordar
todas esas cosas”. Y hermanos, Uds. saben,
en algún momento cuando el jefe les deja
18
56-0407 Bartimeo El Ciego

salir y tienen libre un sábado por la tarde, y


toman la vieja caña de pescar y una lata de
gusanos, y van allá lejos, a la orilla del
arroyo, en algún lugar, y se sientan debajo
del árbol, y arrojan la pértiga al agua, y
toman un palo con horquilla, y la mantienen
arriba, solo cruzan los brazos, y ponen una
pajita en su boca, y sueñan. Eso es relajante,
eso es bueno para Uds. Necesitamos más de
eso.
15 Este limosnero ciego estaba haciendo
algo así, este día. Y estaba pensando en...
Ahora, su mente se remonta cuando era un
niñito, un pequeño niño Judío, y cómo su
madre se levantaba... Él podía ver en aquel
entonces, podía mirar alrededor, podía ver
el cielo azul, pensaba: “¡Oh! ¿no era aquello
maravilloso? Yo podía mirar los cielos, y
mamá solía besarme y darme una palmadita
en la cabeza y decir: 'Pues, tus ojos son tan
azules como el cielo. Se ven como las
estrellas que están allá arriba'”.

19
56-0407 Bartimeo El Ciego

“Oh, si tan solo pudiera ver ese cielo otra


vez. Si tan solo pudiera ver a esa madre otra
vez. Si tan solo pudiera ver el gran Jordán
caudaloso nuevamente. Si pudiera mirar...
Pero mis ojos están ciegos, no puedo ver
ahora. Y aquí soy un hombre viejo, y he
estado ciego por todos estos años.
Recuerdo cuando me caí y me lastimé, y se
me apagaron los ojos. Ahora aquí estoy
sentado”.
“Uds. saben, recuerdo cuando mi madre
solía contarme de hace muchos años, cómo
un día habría un gran Mesías que vendría a
la tierra. Y cuando Él venga, será el gran
Mesías de Dios. Y cómo le restauraría la
vista a los ciegos. Cómo el cojo saltaría
como ciervo. Ella me dijo que el profeta
Isaías había dicho esas cosas— el profeta
ungido de Dios. No puede fallar. Pero oh,
eso parece estar muy lejano en el futuro,
mucho más allá de mi día”.
16 “Y luego, recuerdo que ella me contaba
cómo ese Jehová Dios estaba con Su pueblo,
20
56-0407 Bartimeo El Ciego

en Egipto. Cómo es que ellos descendieron


allá porque Abraham, el profeta, había
dicho que estarían allí por cuatrocientos
años, y cómo Dios los sacaría, y el gran
Jehová Dios se paró por Su pueblo. Cómo Él
derrotó al enemigo, y cómo abrió el Mar
Rojo, y los sanó cuando estaban enfermos
en el desierto”.
“¡Pero, oh, vaya! Qué gran Jehová tan
poderoso fue ese del que mi madre leyó en
los rollos— la vieja Biblia familiar— y me
contó al respecto, pero,
desafortunadamente, me dicen: 'Esos días
se han ido. Jehová ya no hace esas cosas.
Los días de los milagros ya pasaron'. Mi
sacerdote me dijo que los días de los
milagros habían pasado, así que supongo
que ya no tenemos esas cosas. Pero yo solía
disfrutar esas historias”.
17 Puedo verlo sentado allí ahora, y de
repente, alguien se aproxima. Alguien hace
ruido al lado de la carretera, en esas viejas
piedras pulidas, sobre el camino. Él se
21
56-0407 Bartimeo El Ciego

escabulle por ahí, y dice: “Amable señor, soy


un hombre ciego. ¿Podría darme una
moneda hoy, por favor?”.
“¡Oh, fuera de mi camino, limosnero! Hoy
hay muchos de Uds. por todo el país, uno
simplemente no puede caminar, sin que
algún limosnero trate de mendigarle a uno.
Apártate de delante de mí”. Y lo empujó.
Bueno, él encuentra su camino de regreso,
ciegamente, toca la pared y se agacha en la
esquina. Vuelve a ponerse su pequeño
abrigo viejo harapiento y se sienta allí, y el
viento sopla un poco y él se estremece,
poniéndose del otro lado, para que le pegue
el sol, a medida que los rayos directos del
sol Sirio lo alcanzan. Y mientras se sienta allí,
comienza de nuevo.
18 “Sí, sí, eso es cierto. No recibí ni una
moneda hoy, pero, saben, hay algo extraño
en mi corazón, hoy. Me siento muy extraño.
No sé por qué estoy pensando en estas
cosas, pero, Uds. saben, me puedo imaginar
escuchar a mi madre leyendo esas historias
22
56-0407 Bartimeo El Ciego

de la Biblia. Uds. saben, estoy sentado en


este momento, solo piense, no hace mucho
de eso, que exactamente por esos mismos
viejos adoquines pulidos que están puestos
allí, a menos de cincuenta yardas [45 m.] de
donde estoy sentado, el gran profeta Elías,
y Eliseo, venían hombro a hombro,
caminando hacia el Jordán. ¡Oh, si solo
hubiera estado sentado aquí en ese
entonces! ¿Qué hubiera hecho? Yo hubiera
sido más que una plaga comparado con la
mujer Sunamita. Cómo me hubiera
postrado ante Eliseo y demás, hubiera
dicho: 'Oh, gran profeta de Dios, pídanle a
Jehová, solo pídanle (eso es todo lo que
quiero que Uds. hagan), y yo tendré mi
vista'. Si tan solo me hubiera sentado aquí,
pero todo ha pasado, y tan lejos en el
futuro”.
19 Ustedes saben, los seres humanos
piensan eso muchas veces. Pero si Dios es
Dios, Él es tan grande en una ocasión como
lo es la siguiente ocasión. Él no falla. Él es el
23
56-0407 Bartimeo El Ciego

mismo. Él no puede ser grandioso una vez y


no ser grandioso la próxima vez. Él tiene que
ser grandioso todo el tiempo; para poder
ser Dios, Él ha de ser grandioso. Él tiene que
actuar, como he dicho muchas veces, en
cada ocasión Él actuó como en el primer
caso. Si Él no lo hace, se equivocó en la
forma en que actuó. Si Él sanó a la gente en
el Antiguo Testamento, y no lo hace... y los
sanó en el Nuevo Testamento, al igual que
lo hizo en el Antiguo Testamento, y no los
sana hoy, como lo hizo entonces, entonces
hay algo mal con Dios, ¿ven?
Ustedes y yo podemos.... Podemos...
Estamos creciendo, como dije. Y nos
estamos poniendo más cultos todo el
tiempo. La raza humana se está volviendo
más civilizada y así sucesivamente, hasta
que llegamos a cierto lugar en este árbol de
conocimiento, y entonces la cosa regresa a
su punto de partida. Siempre lo ha hecho. Y
entonces, ellos…

24
56-0407 Bartimeo El Ciego

20 Pero Dios era perfecto para comenzar. Y


Él ha sido perfecto todo el tiempo. Y Él
siempre será perfecto. Él no puede ser más.
Y luego, cuando surgía una crisis allá atrás, y
la gente necesitaba sanidad, en su jornada
de Egipto a la tierra prometida, y Dios hizo
una vía de sanidad para ellos en ese
entonces, porque la necesitaban. Sus
doctores no podían hacer nada. Y las
serpientes los estaban mordiendo, y se
estaban muriendo. Y todos sus remedios
que ponían, no los sanaban. Y si Dios
proveyó una sanidad para ellos entonces, y
hoy el cáncer, y problemas cardíacos, y
enfermedades que nuestros amados
doctores no saben cómo tratarlas
eficazmente.
Y yo escuché una declaración, la otra noche
en la radio, de algunos que dijeron que
nunca se había probado que una operación
de cáncer hubiera sido exitosa. Correcto. Ni
una sola. Entonces, no tienen nada con que
tratarlo. Algunos de ellos dicen: “Es una
25
56-0407 Bartimeo El Ciego

enfermedad de la cuarta dimensión”, la


llaman así. Pero es un demonio. Eso es
exactamente. Dios sigue siendo Dios.
21 Y si nuestros médicos no pueden
encontrar nada con qué ayudarnos, ¿no
creen que Dios está obligado? La misma
clase de crisis se levanta... el Dr. Moisés, allá
atrás, y ninguno de los... fue instruido en
toda la sabiduría de los Egipcios y ninguno
de sus doctores que tenían con ellos. Me
quieren decir... Esos Hebreos astutos
siempre han sido gente inteligente,
ahorrativa; y tenían todos sus remedios y
cosas con ellos, con las que intentaron
tratar una mordedura de serpiente. Tantas
serpientes como había en aquellos días,
pero sus mordeduras de serpientes... sus
remedios para las mordeduras de
serpientes no funcionaban. Entonces, Dios
estaba obligado a actuar. Y Él siempre
actuará en una crisis. Y de la manera que Él
actuó en aquel entonces, Él tiene que actuar
igual hoy, o lo hizo mal cuando hizo aquello,
26
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿ven? Él tiene que actuar de la misma


manera. ¡Oh, no hay nada mal con Dios,
amigos!
22 Si dijera esto con todo mi corazón, como
un ministro Cristiano: Esta noche, si cada
alma que está en los Estados Unidos se
convirtiera a Dios, de todo su corazón, con
toda su alma, y le creyera de esa manera, yo
diría que el cáncer, los problemas cardíacos
y todo, en los Estados Unidos, los problemas
se resolverían allí mismo. Cierto. Pero
cuando tienen tantas mezclas…
Y solo piensen qué tan diminuto... un
cuadragésimo, ¡oh, vaya! uno por ciento de
una centésima serían casi las personas que
realmente creen en la sanidad Divina. Y
luego, piensen en la batalla que tienen, en
la oposición. Y allí adentro, tienen gente que
piensa que es falso. Tienen gente que
piensa que es alguna locura de algo. Y todas
estas otras cosas con las que tienen que
replicar. Entonces pueden ver, somos la
minoría, en lo que respecta a los ojos, o a
27
56-0407 Bartimeo El Ciego

nuestra concepción mental, pero a los ojos


de Dios, somos la mayoría. Porque uno es
mayoría con Dios. Noten. Pero cuando....
Él pensó que si Elías hubiera bajado por ese
camino, entonces él habría salido corriendo
y lo habría detenido y dicho: “Elías, gran
profeta, tú y Eliseo, ¿le pedirán a Dios? Y yo
creo que Dios me devolverá la vista”. Esa es
la clase de fe que debemos tener. “Pero, no
puedo hacerlo ahora, porque todo ha
pasado. Me dijeron en la iglesia que ya pasó
todo eso”.
23 Luego oye venir un caballo... o un
pequeño burro que viene bajando por el
camino, chasqueando sobre sus pequeños
tacones mientras camina... con las pezuñas,
más bien, en la calle, mientras chasquea por
los adoquines. Y de repente, sale corriendo
al camino, grita: “¿Podría por favor ayudar a
un ciego? Tengo una esposa y un bebé en
casa, y no tengo nada para darles de comer.
¿Podría por favor ayudar a un ciego?”.

28
56-0407 Bartimeo El Ciego

Un individuo se detiene y dice: “Quítate de


mi camino, limosnero. Voy de camino... Soy
el jefe de la asociación ministerial de esta
ciudad aquí. Voy de camino para detener a
un fanático. Todo este fanatismo de un
profeta en este día. Oh, déjeme decirle, es
ridículo a lo que nuestro país está llegando.
Tal fanatismo, un adivino, un falso, está
entrando a esta ciudad hoy, y la asociación
ministerial tiene que juntarse con toda la
ciencia médica y detener esta tontería. Así
que, ¡fuera de mi camino!”.
Y el muchacho lo empuja, dice: “Sí, santo
padre, lo llevaremos directo a la ciudad
hasta su destino.
Soy el siervo del Señor”. Y se va
chasqueando por la calle.
24 El pobre limosnero se da la vuelta, se
sienta al lado de la muralla otra vez. No hay
nadie que lo ayude. Nadie para alentarlo.
Luego comienza a soñar nuevamente, como
sucedió. Dijo: “Solo piensen, a menos de
una milla [1.6 Km.] de aquí, Israel, mi
29
56-0407 Bartimeo El Ciego

pueblo, cruzó este río Jordán en el mes de


abril, cuando estaba desbordado. Y Jehová
Dios hizo retroceder las aguas y les dejó
cruzar en tierra seca. Y abajo, a menos de
una milla de donde estoy sentado, hay un
pilar de piedras, montón de piedras
apiladas, como un memorial que Jehová
hizo esto. Sin duda, Él todavía es Jehová.
¿Cómo podría dejar de existir Uno tan
poderoso como Ese?”.
25 “Y piénsenlo, a unas quinientas yardas
[457 m] de donde estoy sentado, el gran
Josué estaba caminando un día, y se acercó
como para ver las murallas de Jerusalén,
porque... o, las murallas de Jericó: las tenían
cerradas, por el temor de nuestra gente. Y
él vio a un hombre parado con Su espada
desenvainada, y el poderoso guerrero
Josué, corriendo, sacó su espada para
encontrarlo. Él dijo: '¿Eres de los nuestros,
o de nuestros enemigos?'”.
“Y el Hombre dijo: 'No, Yo soy el Capitán del
ejército de Jehová'. Y Josué, el profeta, el
30
56-0407 Bartimeo El Ciego

guerrero, el hombre poderoso de valor, tiró


su espada, se quitó su yelmo, puso su
escudo en tierra, y cayó a los pies del
Hombre y lo adoró. Ningún otro que el Hijo
de Dios”.
26 Noten, Bartimeo el ciego ni se
imaginaba que a no más de doscientas
yardas [182 m] de él, ese mismo Capitán del
ejército de Jehová venía por el camino. Eso
es correcto.
Y es igual aquí esta noche. Muchos de Uds.,
tal vez, imposibilitados, sin esperanza, en lo
que al mundo se refiere. Pero ese mismo
Capitán en Jefe está aquí. Correcto.
Después de un rato escucha un ruido. Él
presta atención. ¿Qué ha pasado? Tal vez
hay un incendio en la ciudad. Tal vez ha
habido un accidente o algo. Y él oye... no
suena como un accidente, no suena como
un incendio. Algunos de ellos gritaban:
“¡Eres un impostor! ¡Fuera de nuestra
ciudad!”. Otros están gritando: “Eres
Beelzebú, un adivino. ¡Fuera de nuestra
31
56-0407 Bartimeo El Ciego

ciudad, no te queremos aquí! Y otros gritan:


”¡Hosanna, hosanna, al que viene en el
Nombre del Señor!“. Algunos bendiciendo,
y algunos maldiciendo.
¿Y qué está pasando? Están lanzando fruta
madura. Y él dice: “¿Podría alguien decirme
qué está pasando?”. Nadie lo vio, se
atropellaban, él se levanta, dice “¿Qué está
pasando?”. Y alguien lo derriba.
“¡Siéntate, limosnero!”. Siguieron adelante.
27 Algunos de ellos dijeron: “Te
desafiamos. Te retamos para que hagas un
milagro a nuestra vista. Queremos ver que
se lleve a cabo. Queremos verlo con
nuestros propios ojos. Tú, que resucitaste a
los muertos, tenemos todo un cementerio
lleno aquí. ¡Ja, ja, ja! Sube acá y resucítalos.
¡Seguro! Sube acá y resucítalos. Oh, Tú, que
destruyes el templo y en tres días lo
levantas. ¡Oye! ¡Hombre de milagros! Oye,
mi tío Juan aquí abajo, ha estado lisiado
durante cinco años, se cayó de su caballo y
se lastimó. Desciende y sánalo. ¡Ah! Te
32
56-0407 Bartimeo El Ciego

creeremos”. Aquellos que podían ver, había


Uno que mantenía la miraba fija hacia el
Cielo, caminando. Él ni siquiera lo
escuchaba. Él era demasiado grande para
escucharlo. Cierto. Los hombres grandes no
se percatan de tonterías como esa.
Simplemente lo ignoran. Ellos conocen el
origen de donde proviene. Ellos solo
continúan. Jesús tenía una cosa que hacer,
tenía un trabajo que hacer. Eso era hacer la
voluntad del Padre y eso era todo lo que
estaba en Su mente y corazón.
28 Cualquier otro hombre que esté ungido
por Dios es demasiado grande para
escuchar críticas y cosas por el estilo. Ellos
tienen un trabajo que hacer; eso es
obedecer a Dios. Dios se encargará del
resto. Solo observen, observen lo que le
sucede a esa clase de gente. ¿Qué pasaría si
pudieran salir del infierno esta noche? ¿Qué
harían? Me imagino que habría un llamado
al altar chapado a la antigua, de seguro.
Pero ellos no pueden. Su actitud hacia el
33
56-0407 Bartimeo El Ciego

Hijo de Dios allá, selló su destino. Y su


actitud hacia Él esta noche, hará lo mismo
por Uds. Correcto. O ya sea que Uds. lo
meten adentro o lo sellan afuera. Y
obsérvenlo a Él a medida que marca... sigue
caminando. El mundo entero, cada pecado
que alguna vez fue cometido desde Adán
hasta el último mortal que vivirá en la tierra,
recayó sobre Sus hombros.
Gritando y llorando, todos gritando,
clamando, una cosa y otra. Él caminó hacia
el Calvario. Él iba subiendo a Jerusalén, en
ese momento, para ser ofrecido. Él lo sabía.
Él sabía para qué estaba aquí. Había tratado
de decirle a Sus discípulos, pero ellos no
podían entenderlo. Él dijo: “Oh, hablas en
alegorías, no sabemos de lo que estás
hablando”. Parecía que nadie le entendía a
Él. Él fue malentendido.
29 Y todos los que intentan vivir ante Dios
correctamente, son malentendidos. Eso es
cierto. La gente los malentiende. Ellos
piensan que hay algo mal con Uds. A veces
34
56-0407 Bartimeo El Ciego

se les considera neuróticos, cuando


realmente intentan vivir la verdad, vivir
leales y fieles a Dios, porque no beben ni
toman en una fiesta sociable. Y ese es el
problema de nuestro país hoy en día,
tenemos demasiadas fiestas sociales de
esas cosas. ¿Cuál es el problema con la
iglesia Cristiana de América? Tenemos
demasiado de eso aconteciendo, bajo el
nombre de Cristianismo.
Oh, amigos, esta pudiera ser nuestra última
noche en la tierra. ¿Cómo sabemos? Esta
pudiera ser la última hora en la que
tendremos tiempo de tomar una decisión.
Correcto. Deben pensar en eso. Uds. no
saben exactamente en qué minuto u hora
puede ser llamado para responder en el
juicio. Y entonces Ud. no va a ser juzgado
como un pecador. Será juzgado como uno
que ha rechazado lo que ha escuchado. La
fe viene por el oír.
30 Y puedo ver al ciego y la gente
atropellándolo; Jesús yendo por el camino.
35
56-0407 Bartimeo El Ciego

Mientras salía por las puertas, la gente


gritaba y vociferaba y comportándose de
esa manera, a unas cincuenta o cien yardas
[De 45 a 91 m] de donde estaba sentado el
limosnero ciego. Y él siguió clamando:
“Bueno, ¿qué está pasando? ¿Qué ha
pasado? ¿Van a crucificar a un criminal?
Qué es este hombre del que están
hablando... tratando de amenazarlo y
diciéndole, si Él puede sanar a los enfermos,
que haga ciertas cosas; y si Él puede
resucitar a los muertos, que suba al
cementerio y los resucite a todos. ¿Por qué
están gritando sobre eso? En cualquier
caso, ¿quién es el Hombre?”. Nadie parecía
responder.
Finalmente, una mujer joven, Rebeca, tal
vez, (la esposa de Zaqueo) después de esa
mañana, cuando su esposo se convirtió, ella
se agachó y dijo: “Buen señor, tal vez Ud. no
lo sepa; Ud. es un hombre pobre. Me siento
apenada por Ud. en sus harapos”.

36
56-0407 Bartimeo El Ciego

“Pero, amable señora, dígame ¿qué está


pasando?”. “¿Alguna vez leyó en las
Escrituras que el Mesías vendría?”. “¡Oh sí!
Recién estaba pensando en eso. El Hijo de
David”. “¡Sí! ¡Sí!”. Rebeca dijo: “Ese es Él, el
Hijo de David”.
“Sí, he oído que Él estaría un día en la tierra.
Oh, cuando Él venga, qué alegría habrá
cuando venga.
Una muchedumbre como esta no va a estar
con alaridos”.
“Pero, señor, se equivoca. Ahí va el Hijo de
David. ¡Ese es Él!”.
“Oh, ¿me quiere decir que el mundo lo está
tratando de esa manera?”. “¡Ese es Él!”.
“¿Lo vienen siguiendo los Ángeles? ¿Qué
clase de compañía trae?”.
“Él camina solo. Él es un Hombre rechazado.
Su mensaje ha sido rechazado. Pero Él ha
sanado a los enfermos. Dios ha probado
estar con Él, mediante señales y maravillas
con Él. Él es el Hijo de Dios”.

37
56-0407 Bartimeo El Ciego

Entonces puedo ver al anciano limosnero


gritar con toda su fuerza: “¡Oh Jesús, Hijo de
David, ten misericordia de mí!”. La última
oportunidad que va a tener. La primera vez
que se le presentó. “¡Ten misericordia de
mí! ¡Ten misericordia de mí!”.
Alguien lo empuja hacia atrás, dice: “¡Oh,
cállate!”. Lo empuja hacia atrás de esa
manera. Él dice: “¡Ten misericordia, Tú, Hijo
de David! ¡Ten misericordia!”.
31 Cómo podría Él escucharlo cuando hay
unas cinco mil o seis mil personas quizás,
gritando: “¡Tú, fanático! ¡Vamos aquí al
cementerio, resucita a nuestro ti! Él murió
hace veinte años. ¡Já! Oh, Tú que levantaste
a Lázaro de la tumba. Tonterías. Qué fácil,
sabemos que Tú lo llevaste allá, y que los
discípulos arreglaron todo eso. Es una farsa.
No hay nada en eso. Oh, sube acá y resucita
a los muertos aquí para nosotros. Entonces
te creeremos”.
Y esos no eran solo los pecadores; eran
pecadores, por supuesto, pero eran rabinos
38
56-0407 Bartimeo El Ciego

y sacerdotes que deberían haber sabido


mejor. Correcto.
“Tú que destruyes el templo y lo levantas,
realiza un milagro ante mis ojos. Queremos
verte hacer algo. Oh, te vimos cuando te
llevaste a ese pequeño hombre de negocios
esta mañana: se ha vuelto loco desde que
hablaste con él. Pero déjame decirte algo.
Déjanos verte hacer un milagro y te
creeremos”.
Jesús siguió caminando. Jesús nunca tocará,
o prestará atención a nadie así. Y si Uds.
tienen esa clase de actitud, ya saben en
dónde están parados y con qué grupo se
están asociando. Correcto.
32 Dios, cuando le pusieron un trapo
alrededor de Su rostro y lo golpearon en la
cabeza, y el soldado romano dijo: “Ahora Tú
que puedes discernir los pensamientos, Tú
que eres un profeta, dinos quién te pegó. Te
creeremos”. Él no abrió la boca, ni dijo una
palabra. Seguro. Él solo hacía lo que el Padre
le mostraba. Él sabía que tenía una cosa que
39
56-0407 Bartimeo El Ciego

hacer: ir al Calvario. Y Él se dirigía hacia allá.


¡Alabado sea el Señor! Marchando al
Calvario para morir por esos pecadores
horribles e impíos, tú y yo. En Su camino al
Calvario.
Parecía que no había mucho interés, sino
solo en un anciano ciego. Y los otros
burlándose, diciendo: “¡Oye, déjame verte
hacer algo! ¡Oye! Tú hacedor de milagros.
¡Déjame verte hacer algo!”.
¿Saben Uds. qué clase de espíritu había en
ellos? Lo que Jesús les dijo, dijo: “Vosotros
sois de vuestro padre el diablo”. Eruditos,
hombres educados, inteligentes,
sacerdotes, rabinos, santos padres. “Sois de
vuestro padre el diablo”. Él lo dijo.
33 ¿Por qué? Cuando el diablo se encontró
con Él cuando fue ungido al principio como
el Hijo de Dios, en el desierto y Dios entró
en Él, el diablo dijo: “Si eres el Hijo de Dios,
haz un milagro aquí delante de mí y déjame
verte hacerlo. Estás hambriento, convierte
estas piedras en pan”. Él pudo haberlo
40
56-0407 Bartimeo El Ciego

hecho. Ciertamente podía. Dijo: “Haz un


milagro, déjame verte hacerlo. Creeré que
eres el Hijo de Dios”.
Él dijo: “Escrito está en la Biblia”. La Palabra
del Padre dice: “No sólo de pan vivirá el
hombre”.
Le dijo: “Ven aquí y te mostraré algo”. Lo
subió al pináculo del templo, dijo: “Oh, Tú
eres un fundamentalista, ¿verdad? Te gusta
la Escritura. Bueno, déjame mostrarte lo
que dice Salmos. Ahora, quiero que saltes
del pináculo de este templo y caigas directo
al suelo. Y justo antes que llegues al suelo,
ante toda la gente, luego, vuelve a subir y
siéntate aquí arriba. Oh, qué milagro tan
maravilloso será ese”. Eso es tan malo como
derramar aceite de la mano. No es Bíblico.
Entonces, de repente, él dijo... ¿Saben lo
que dijo? Él dijo esto, y dijo: “Escrito está
aquí en la Escritura, a Sus Ángeles mandará
cerca de Ti, para que Tu pie no tropiece en
piedra, en sus manos te llevarán”. Pero Él no

41
56-0407 Bartimeo El Ciego

había tropezado Su pie contra alguna


piedra.
Finalmente, Él dijo: “Apártate, Satanás. Es
adorar... Escrito está que al Señor tu Dios
adorarás, y a Él solo servirás”. Sí. Él hizo lo
que el Padre le había mostrado que hiciera.
34 Ahora, entonces Él continúa subiendo.
Él sigue adelante, se encuentra, tal vez, a
unas ciento cincuenta yardas [137 m]. El
pobre ciego Bartimeo, estaba en una
terrible condición. Él clamó: “¡Oh, ten
misericordia! ¡Ten misericordia!”. Él sigue
caminando. Él no podía oírlo naturalmente
con Sus oídos, estaba demasiado lejos de él.
Si miden la distancia desde la puerta hasta
el lado ahí, descubrirán (Muy bien.) dónde
ellos marcaron y dijeron que estaba
sentado.
35 Ahora, muy lejos de la puerta— y Jesús
subiendo por el camino, y todo ese clamor
sucediendo de esa manera— pero algo
sucedió. Puedo ver al ciego Bartimeo. Él
dijo: “Oh, Jehová, fuiste Tú hace un
42
56-0407 Bartimeo El Ciego

momento que le estaba hablando a mi


corazón. Fuiste Tú el que me estaba
diciendo estas cosas y trayendo todas estas
cosas a mi mente. Eres Tú a Quien he
servido toda mi vida. Eres Tú al que amo. He
esperado por este día”.
“Y Él aparecerá a los que buscan al Hijo de
Dios”.
“Yo he esperado a que Él venga. Y allí va Él,
el Mesías”.
36 Ahora, él no dijo: “Ahora espera un
minuto. Déjame revisar todo esto”. Él creyó,
eso es todo. Él dijo: “Creo que ese es el
Mesías. Ese es Tu Hijo subiendo por el
camino, el Hijo de David, según la carne.
Levantado para sentarse en el trono de
David. La Biblia dice que estas cosas
sucederían cuando Él estuviera aquí”. Y él lo
creyó.
“Y la Biblia dice: 'Las cosas que Yo hago
vosotros también las haréis'. Y yo lo creo. La
Biblia dice que estas señales seguirán a los
que creen. Y yo lo creo”.
43
56-0407 Bartimeo El Ciego

Ciertamente. Dios lo dijo; eso lo concluye.


Entonces mientras Él avanza, después de un
rato, no la voz del limosnero, sino la fe del
limosnero -la misma que tocó el borde de Su
manto, la misma clase de fe que tocó Su
manto, lo tocó a Él de nuevo.
¡Y Él se detuvo!
Solo piensen, esa fe de un limosnero ciego,
mendigando por un cuarto, un cuarto de un
centavo. Hubiera estado feliz de tenerlo.
Con el abrigo viejo y harapiento, el manto
envolviéndolo, o lo que fuera, harapos,
pequeños brazos delgados, recostado allí
medio muerto de hambre. Pero el Príncipe
de los Cielos estaba en la tierra. El gran YO
SOY que había condescendido y
descendido, y se hizo carne y habitó entre
nosotros. “¿Qué es el hombre para que te
tengas de él memoria?”.
37 Y aquí, más allá del gran sacerdote
erudito pulido, con túnica y sombrero,
enaltecido haciendo burla de Él. Y la así
llamada gente importante del mundo en
44
56-0407 Bartimeo El Ciego

ese entonces, burlándose de Él y riéndose


de Él, y desafiándolo y amenazándolo. Y un
pobre ancianito limosnero insignificante
estaba pasando a la historia del tiempo
como inmortal.
El nombre de Bartimeo estará allí mientras
haya una Biblia. Amén. ¿Por qué? ¿Porque
era inteligente? No señor. ¿Porque era
educado? No señor. ¿Porque estaba bien
vestido? No señor. ¿Porque era erudito? No
señor. ¡Pero porque él creyó! Sí, señor.
Jamás lo cuestionó. Él creyó. No el que obra,
sino el que cree en Aquel que justifica al
impío. No son salvos por obras, sino por fe,
por medio de la gracia, son salvos. No lo que
Uds. son, quiénes son, pero a quién creen.
Si Uds. creen que Él ha resucitado de entre
los muertos y creen que Sus palabras son
verdaderas, entonces Él sigue siendo Cristo
para Uds., como lo fue para ese limosnero
ciego.
38 Miren a esa pobre mujer de color, me
acaban de contar, caminó por la plataforma
45
56-0407 Bartimeo El Ciego

antenoche, ciega, una mujer la iba guiando.


Ella bajó de la plataforma, y anoche estuvo
en la iglesia sin ser guiada. Jesucristo la
estaba guiando entonces. Seguro.
¿Qué de allá en México? Es difícil decir
cuántos. La gente es sencilla. Ellos solo
creen. Ellos no tienen un D.D.D., [Doctorado
en Divinidad-] Ph. D., [Doctorado en
filosofía-] LL.D. [Doctorado en leyes.-Trad.]
y “Yo soy esto, aquello y lo otro”. Lo único
que quieren saber es: “Si me puede probar
que hay un Dios, yo lo aceptaré”. Y cuando
ellos ven el poder de Dios Todopoderoso
hacer algo, todo el grupo lo acepta al mismo
tiempo. Recogieron cargas, tras cargas, tras
cargas, de bastones, muletas y palos, con los
que la gente había caminado, con nada más
que una oración congregacional.
Cuando llevaron a un anciano ciego allí a la
plataforma, él subió allí, e iba caminando—
tuvieron que traerlo—y cuando Jesucristo
abrió sus ojos, cientos de cientos arrojaron
sus muletas al aire, y comenzaron a brincar
46
56-0407 Bartimeo El Ciego

y a saltar de gozo. Ellos no argumentaron.


Ellos creyeron.
39 Eso es lo que necesitamos aquí en Lane
Tech esta noche, es fe, no teología. Sino
creer en el Señor Jesucristo resucitado, el
Hijo de Dios. Él está vivo en la tierra esta
noche. No para tratar de descubrir cómo Él
lo hace, no para tratar de descubrir cómo
pudiera ser eso. Uds. no pueden descifrar a
Dios. Simplemente tienen que creerlo. No
importa cuán erudito sea usted, y cuántos
D.D. tiene en su nombre, o lo que sea. Ud.
no puede explicarlo. Tiene que ser un acto
de fe de su parte, porque Dios no puede ser
explicado. Amén.
¿Cómo puede Él hacerlo? La mente: cuando
ven algo, cuando vieron a Jesús discernir un
pensamiento, dijeron: “Oh, ahora espera un
minuto. Hay algo mal allí”. Entonces
intentaron engañarlo para descubrir lo que
estaba haciendo. ¿Cómo lo hizo Él? ¿Qué
tiene en Su manga? ¿Con qué clase de
químico tuvo que hacer esto, que sacó de Su
47
56-0407 Bartimeo El Ciego

manga y convirtió el agua en vino? Se


preguntaban qué era. ¿Qué tenía Él en Sus
manos cuando hizo estas cosas? Algún tipo
de magia. Ellos intentaron registrarlo.
Pensaron que Sus discípulos eran Sus
ayudantes al hacerlo. Él tenía doce
hombres, ¿para qué? ¿Ven cómo funciona
esa mente carnal e impía?
40 Eso es a lo que las personas que intentan
descifrar la Biblia llegan. Uno solo la cree.
Cuando Dios lo dice, solo digan: “Eso es
correcto”. ¿Qué es confesión? Decir la
misma cosa. Si hago una confesión, yo digo
la misma cosa.
Si la Biblia dice: “Yo soy el Señor que te
sana”, yo digo: “Amén. Eso es correcto. Tú
eres el Señor que me sanó”.
Dice: “Él herido fue por nuestras rebeliones,
por Sus llagas fuimos nosotros curados”. Yo
digo: “Amén. El herido fue por mis
rebeliones, por Sus heridas estoy curado”.
Eso lo resuelve. Eso es confesión.

48
56-0407 Bartimeo El Ciego

Dice: “Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por


los siglos”. Yo digo lo mismo. Eso es todo.
Eso es confesar, confesar cada palabra. No
solo parte de ella. Si parte de ella está mal,
toda ella está mal. Pero cada palabra es la
Santa Palabra eterna de Dios. Y no hay un
solo precepto que pueda alguna vez fallar.
Funcionará cuando la fe se ponga junto con
ello para trabajar juntos.
41 Ahora, los críticos se levantarán, como
lo hicieron entonces, y demás, pero no
importa. El trabajo de Dios seguirá adelante.
Aquí hace unos días, un cierto ministro
estaba en Florida. Y él hizo que una mujer le
quitara el aparato ortopédico a un niño. Y el
niño no respondió a la oración del ministro.
¿Por qué? Cuando se investigó todo, fue
una trampa del diablo, para engañar al
ministro, de un grupo de personas ateas
que se supone eran religiosas, para atrapar
al ministro.
Yo estaba en Minneapolis en ese momento.
Pregunten. Yo les dije eso para empezar.
49
56-0407 Bartimeo El Ciego

Dije: “No se preocupen. Se los he dicho


durante todo el trayecto que se nos
avecinan problemas, pero bienaventurado
es el que perseverare hasta el final”.
¿Debo ser llevado a casa al Cielo en un lecho
suave de flores, mientras otros pelearon
para ganar el premio y navegaron a través
de mares sangrientos? ¡No! Yo debo pelear
si debo reinar. Aumenta mi valor, Señor. No
pido que todo sea fácil.
Y mientras este ministro... Tan pronto como
los periódicos pudieron capturar eso,
recorrió la nación: “¡Un ministro mirando
tras las rejas!”. Cómo el diablo quiso criticar
a Jesucristo a través de Sus ministros. Cómo
el diablo quiso hacer un espectáculo público
de eso. Luego bloquearon la sanidad Divina,
en la cual no se podía confiar.
42 Hay un viejo refrán en el Sur, de dónde
provengo: “Lo que es bueno para el ganso
es bueno para la gansa”.
Y al mismo tiempo, cuando la fotografía de
ese ministro estaba dándole la vuelta al
50
56-0407 Bartimeo El Ciego

mundo... o, en los Estados Unidos (en la


Prensa Asociada, por supuesto, recorrió el
mundo)... Mientras estaba dándole la vuelta
al mundo que la sanidad Divina era
anticuada y no había nada al respecto, al
mismo tiempo, cientos de personas
murieron por doctores, y ni una palabra se
dijo en contra de eso. Un hombre, durante
ese mismo tiempo, murió en mi reunión a
causa de una inyección que el médico le
había puesto en la columna esa tarde.
43 Un Sr. Moore, amigo mío, uno de los
administradores de mi campaña, su esposa,
pasando por la menopausia, un médico,
(nada en contra del médico, o su medicina,
claro que no), pero le puso una inyección en
la columna vertebral, y llamaron a la casa
del ministro, durante el tiempo que el Sr.
Cole estaba mirando a través de las rejas. Y,
el médico tuvo que poner su boca contra la
boca de ella, y soplar aliento dentro de sus
pulmones hasta que la pusieron en un
equipo de respiración, y llamó al cardiólogo
51
56-0407 Bartimeo El Ciego

de Eisenhower para averiguar cómo


contrarrestar esa inyección. Y ahora, cientos
de veces...
Parado en una habitación el otro día,
esperando a un paciente—no a este. Pero
hombres médicos iban saliendo de la
operación, sin saber que yo estaba allí en el
rincón detrás de la puerta, orando, dijeron:
“Bueno, lo hicimos, ¿no es así?”.
“Sí”.
Dijeron: “Lo detesto, pero no hubo nada
que pudiéramos hacer. Esa operación era
demasiado riesgosa”. ¡Ahí lo tienen! El
paciente murió en solo unos minutos, por
una incisión incorrecta.
Ustedes no vieron eso en el periódico. Claro
que no. Fue un error en nombre de la
ciencia médica. Lo cual, no estoy
condenando a la ciencia médica, está bien.
Pero lo que trato de decir es: ¿Por qué
martillar en Cristo y dejar al resto de ellos
en paz? Si uno no es de confianza, entonces
no se puede confiar en el otro.
52
56-0407 Bartimeo El Ciego

44 ¡Observen la resurrección! Y pesen a


todos lo que salen de los cementerios.
Digan: “¿Cuántos de Uds. murieron
confiando en Dios? ¿Cuántos de Uds.
murieron confiando en la ciencia médica?”.
Y vean cuáles pesan más. Ciertamente.
Pero de inmediato, están buscando cada
pequeña cosa. “Esto no está bien. Esto es
falso. Esto es eso”. Solo porque es Cristo. El
mundo le pertenece al diablo. Y la Biblia dice
claramente que cada reino en la tierra es
gobernado por el diablo. Jesucristo lo
admitió y lo dijo así. Entonces no somos la
excepción.
Solo miren la maldad. Solo miren lo que está
sucediendo. Están tratando de encontrar
fallas, tratando de... Y ellos nunca... Dejen
que esa pobre mujer anciana ciega dé su
testimonio de la gloria de Dios. Lo verán en
un lugarcito en la parte de atrás del
periódico, si pagan por esto, más o menos
así de grande. Claro, ella es una mujer de
color para empezar, ¿ven? Ella estaría muy
53
56-0407 Bartimeo El Ciego

atrás en la parte de atrás de la página en


alguna parte.
Pero déjeme decirle, hermana, si está aquí
sentada, su nombre pudiera no estar en la
revista “Quién es quién”, pero yo creo que
está en el Libro de la Vida del Cordero. Yo
preferiría que estuviera allí, que toda la
pompa del mundo. Porque un día, tenemos
que irnos de aquí. ¿De qué sirve eso
entonces, a menos que se nos reconozca
allá?
Tan imposible que un automóvil funcione
sin gasolina, es más imposible que Ud.
llegue al Cielo sin haber nacido de nuevo.
Sencillamente no funcionará, no hay nada
con qué funcione.
45 Entonces, el limosnero ciego gritó. Sin
importar lo que ellos dijeran... Algunos de
ellos dijeron: “Oh, ese anticuado. Ese
farsante, no hay nada en Él. Tu sacerdote te
expulsará de la iglesia”. “No me importa.
¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de

54
56-0407 Bartimeo El Ciego

mí! ¡Ten misericordia de mí!”. “Él no puede


escucharte ahora, está demasiado lejos”.
“Pero, ¡oh, Jehová!”.
Jesús se detuvo. Algo lo tocó. Miró a Su
alrededor. Miró hacia allá y vio un par de
pequeñas manos huesudas en el aire.
Dijo: “Traedlo, aquí. Traedlo aquí”.
Dijo: “Hijo, tu fe te ha salvado”.
Lo puedo ver a él que dice: “¿Qué?”.
“Tu fe te ha salvado”. Se dio la vuelta y
siguió caminando. Eso fue suficiente.
46 Puedo ver al anciano ciego Bartimeo,
sentado allí, dijo: “¿Quién fue el que dijo
eso?”. Ellos dijeron: “Mi fe me ha salvado.
Pero aún no puedo ver. Pero Él dijo: 'Mi fe
me ha salvado'. ¿Y quién dijo eso?”.
Vean quién lo dijo. ¿Quién dijo: “Pidan
cualquier cosa al Padre en Mi Nombre, Yo lo
haré?” ¿Quién dijo: “Las cosas que Yo hago
vosotros también las haréis?2. ¿Quién dijo:
“Estas señales seguirán a los que creen?”.
¿Quién lo dijo? ¿Quién dijo que en los
últimos días serían impetuosos, infatuados,
55
56-0407 Bartimeo El Ciego

amadores de los deleites más que de Dios;


implacables, calumniadores, intemperantes
y aborrecedores de lo bueno; teniendo
apariencia de piedad?
Oh, piadosos con la cara lo suficientemente
larga para comer avena en una lechera. No
digo eso como broma, porque no es un
lugar para bromear, pero eso es verdad.
Caminan muy religiosos. Eso es todo lo que
es, es religioso. Pero en cuanto a la
salvación, algunos de ellos no saben nada
más de lo que un Hotentote sabría acerca
de un caballero Egipcio. Correcto. Allí lo
tienen.
“Oh, Ud. sabe que nuestra iglesia no enseña
eso”. Pero la Biblia sí. Dios lo dijo.
Él dijo: “Antes bien sea Dios veraz, y todo
hombre mentiroso”. Para mí, esa es la
verdad. Si Dios lo dijo, eso lo concluye.
“Él dijo que yo recibiría mi vista. Ahora”,
dijo: “mi fe... Sí, yo le creí a Él. No tuve ni
una pizca...”. Alguien dijo: “¡Ajá! No hay
diferente en ti”.
56
56-0407 Bartimeo El Ciego

“¡Apártate! Él dijo que lo recibiría, y lo


recibiré. ¡Oh, gloria!”, dijo él. “Puedo
comenzar a ver mi mano.
¿A dónde se fue Él?”. Aquí iba bajando por
el camino, regocijándose, alabando a Dios
por haber recibido su vista.
¿Qué fue eso? Ese sacerdote tenía razón,
Uds. saben, él dijo: “Dios proveerá un
cordero”... o, cuando él dijo: “No puedes
ofrecer ese cordero, porque son tus ojos”.
Y el ciego Bartimeo había dicho: “Dios
proveerá un cordero para los ojos ciegos de
Bartimeo”. Él lo hizo. Dios había provisto un
Cordero.
Y ese mismo Cordero está provisto para
toda persona aquí esta noche, y para toda
persona en la tierra esta noche.
“Recibe tu vista. Tu fe te ha salvado”.
La palabra “salvo” es la palabra “sozo”:
física o espiritual. No pueden separarlo.
Mientras Dios está salvando el alma, Él tiene
que sanar el cuerpo, exactamente igual.

57
56-0407 Bartimeo El Ciego

“Herido por nuestras transgresiones, por


Sus llagas fuimos nosotros curados”. La
misma Sangre, el mismo Hombre, el mismo
día. No pueden separarlo.
Ahora, ¿están abiertos sus ojos espirituales?
Si no, Él está pasando por aquí. Hablemos
con Él ahora mientras inclinamos nuestros
rostros. Pianista, por favor.
47 Nuestro Padre Celestial, te
encomendamos estas palabras, y que Tú las
riegues día y noche en cada corazón. Tal vez,
no de la manera en que fueron articuladas y
ordenadas, pero como un muchachito en
una ocasión, diciendo su abecedario de
rodillas: El ministro le preguntó: “Hijito,
¿por qué estás diciendo el abecedario de
rodillas?”.
Él dijo: “Bueno, yo no sé cómo orar. Mi
madre partió. Yo la oía orar. Así que, yo me
sé el abecedario, y yo solo lo digo, y tal vez
Dios escogería las palabras... las letras, y
formaría las palabras”.

58
56-0407 Bartimeo El Ciego

48 Dios, de esa manera te lo presento esta


noche. No puedo hablar mucho, pero, Dios,
yo solo... Tal vez puedas elegirlas y dárselas
a cada corazón de la manera que lo
quisimos decir. Que Tú abras muchos ojos
espirituales en este momento, Señor, que
nunca ha visto la luz del día ni la luz de la
gloria de Dios, y sin la experiencia de haber
nacido de nuevo. Concédelo, Padre.
Y mientras tenemos el rostro inclinado, el
órgano sonando, me pregunto si habría
alguien aquí en este momento, sin Dios, sin
esperanza de Vida Eterna. ¿Levantaría su
mano a Dios y diría: “Recuérdame, Dios, te
necesito”?
Ahora, mientras el resto de ellos tienen el
rostro inclinado, ¿levantaría su mano?
¿Ven? Dios le bendiga. Alguien más, solo
levante su mano, diga: “Dios, soy yo”. Dios
le bendiga, señora. Dios le bendiga, allá,
señora. Dios le bendiga, damita. ¿Alguien
más? Dios le bendiga hermano. Bendito sea,
mi hermano. Bien. Ahora mismo. Tienen
59
56-0407 Bartimeo El Ciego

que tomar una decisión. No pueden salir por


esa puerta siendo la misma persona. Están
en la presencia de Dios. Saldrán por esa
puerta como un hombre o una mujer mejor,
o peor al rechazarlo. Esta podría ser la
última vez que lo rechacen. Puede ser.
Espero que no. Pero puede ser. Pero ahora,
mientras Él está tocando, y dando una
más... Si sienten algo en su corazón,
diciendo: “Sí, debes levantar tu mano y
aceptarme. Tú sabes por qué”. Entonces ese
es Él.
49 Tienen una entrevista con Jesús ahora
mismo, como la tuvo el ciego Bartimeo. Él
quiere hablar con Uds. ¿Levantarán su
mano, diciendo: “Señor, te siento en la
puerta de mi corazón. Ahora levanto mi
mano y digo: ”Recíbeme, Cristo“?
Arriba en los balcones, allá arriba, ¿hay
alguien allá arriba en el lado derecho? ¿En
el centro? ¿En alguna parte? ¿Levantará su
mano y dirá: “¡Yo! Señor te necesito. Y
quiero que me recuerdes, justo ahora.
60
56-0407 Bartimeo El Ciego

Levanto mi mano, como un pecador,


pidiendo perdón por mi pecado, mientras
Tú pasas por aquí”?
50 ¿Alguien más en el piso inferior aquí, en
algún lado? ¿Alguien que no ha levantado la
mano? Varios la han levantado. Dios le
bendiga, señor. Dios le bendiga, señora.
Dios le bendiga, jovencita. Eso está bien. Y
Dios le bendiga, mi hermano. Alguien más
levante su mano y diga: “Jesús, ahora
mientras estamos en oración…”.

...venid,
Si estáis cansados, venid;

¿No lo harán?
Solemnemente, todos orando ahora.
Decisiones...
... tiernamente Jesús está llamando,
Dios le bendiga, señora. Dios le bendiga allí,
mi amigo. Llamando, Oh pecador…
¿No lo harán? Dios le bendiga. Alguien más
ahora. Estoy viendo. Dios está mirando.
61
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿Cuánto más los ojos de Dios están


mirando? ¿No vendrán a Casa? Dios le
bendiga, señora. Veo su mano, con el rojo.
Muy atrás, en la parte de atrás, Dios le
bendiga, le veo allá atrás, mi hermano.
¿Alguien más? Solo en voz baja, en quietud,
mientras esperamos. Dios le bendiga,
señora. Está tomando su decisión.
Recuerden, todos los que levantaron la
mano porque Dios lo ha dicho, es “ASÍ DICE
EL SEÑOR”, así de rápido reciben Vida
Eterna, y no pueden perecer.
Si me creen que soy Su siervo, crean eso. Si
creen en Su Palabra. Él dijo: “El que oye Mis
palabras y cree al que me envió, tiene Vida
Eterna. Y nadie puede venir sin que el Padre
lo traiga primero”. Es la invitación de Dios
para Ud. a Cristo.
51 Solo piensen, cada uno de Uds. ahora,
seriamente por un momento. Esa música
del órgano, uno de estos días, sin duda,
dentro de poco, estará tocando mientras
usted es un cadáver— mientras sus amigos
62
56-0407 Bartimeo El Ciego

estén caminando alrededor mirando dentro


del ataúd, y esté saliendo por la puerta. No
digo eso para asustarlos. No, no, solo les
estoy haciendo saber que eso se aproxima.
A toda persona aquí, joven o anciano, ahora
es el tiempo para que tome su decisión.
Están invitados. ¿Habría uno más, antes de
concluir?
Vosotros que estáis cansados, venid a casa.
¿Por qué preocuparse y estar angustiado?
Digan: “Hermano Branham, pertenezco a la
iglesia, pero en realidad, nunca he nacido de
nuevo. Quiero ahora... Acabo de recibir una
carta en una iglesia...pero conocer
realmente a Cristo, no lo conozco. Pero
ahora mismo, siento que debería hacerlo.
Debería venir a Cristo”.
No estoy diciendo que dejen su iglesia
ahora. Estoy diciendo que vengan a Cristo.
¿Levantarían su mano, mientras los
Cristianos están orando? Dios está atento a
cada mano. Dios le bendiga, señora. Eso es
bueno.
63
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿Alguien más? Oh pecador. Dios le bendiga


allá, mi hermano, lo veo levantando su
mano. A mi derecha, lo veo a Ud. también.
Dios le bendiga allá. Muy bien.
52 Vengan a Casa. Solo piensen que en esa
pequeña llamada más. Hubo al menos tres
personas selladas en el Reino en ese
momento. ¿Qué tan importante es esto?
Nunca lo sabrán. ¿Qué es uno de ellos a los
ojos de Dios? Diez mil mundos no pagarían
por esa alma. Solo estamos esperando un
momento, quiero... Sé que me estoy
tomando mucho de su tiempo, pero esto es
más importante incluso que la línea de
oración. ¿Hay otro antes de cerrar?
Dios le bendiga. Muy bien. Dios le bendiga.
¿Alguien más? ¿Hay alguien en el balcón?
Creo que no hemos tenido una sola mano
en el balcón. ¿Son todos Cristianos allá
arriba, amigo? Espero que sí. Si no lo son,
ahora están invitados a serlo.
Recuerden, en el Tribunal, yo me pararé a
su lado, para ser juzgado con Uds. Seré
64
56-0407 Bartimeo El Ciego

juzgado de si les pregunté; Uds. serán


juzgados de si aceptaron. Eso puede ser
pronto. Yo no sé. Muy bien.
53 Todos en el Reino ahora, y todos
adentro. Nuestro Padre Celestial, a Ti sea
alabanza ahora y para siempre. Cito Tu
Palabra, Señor. Como Tu siervo parado aquí
entre el pecador y el Salvador. Como un
ministro del Evangelio, amo Tu Palabra.
Creo que es verdad, Señor, cada palabra. He
encontrado que es verdad, cada palabra. Y
ahora, te estoy citando esto a Ti, Padre. Tú
dijiste: “Ningún hombre puede venir a Mí, a
menos que Mi Padre lo traiga. Y el que me
confesare delante de los hombres, Yo le
confesaré delante del Padre y los santos
Ángeles. Y el que oye Mi Palabra, y cree al
que Me envió, tiene Vida Eterna, y no
vendrá a condenación, mas ya ha pasado de
muerte a vida”.
Ahora, Padre, está escrito, otra vez, por el
amado Hijo de Dios, Él dijo: “Pedid al Padre
cualquier cosa en Mi Nombre; Yo lo haré”.
65
56-0407 Bartimeo El Ciego

No puede fallar. Y le pido a Dios en el


Nombre de Jesús que acepte a cada uno de
estos hijos que levantó su mano para ir a
Jesús, esta noche. Escóndelos en el Calvario,
Padre. Que desde esta noche en adelante,
sean Tuyos eternamente. Los encomiendo a
Ti, Señor, y te los entrego. En el Nombre de
Tu Hijo, el Señor Jesús. Amén.
54 El Señor bendiga a cada uno. Siento que
el Espíritu Santo está aquí esta noche. Y
ahora, es un poco tarde, pero ahora vamos
a orar por las personas enfermas. El
Evangelio completo es orar por los
enfermos, ayudar al cansado y predicar la
Palabra, hacer todo el Evangelio completo.
Ahora, ¿cuántos creen que Jesús ha
resucitado de entre los muertos? Veamos
sus manos. Muy bien.
¡Maravilloso! Eso es muy bueno de su parte.
Aprecio eso. Eso es testificar. Ahora,
¿cuántos saben esto? Que Él ha resucitado
de entre los muertos, la Biblia dice, que Él es
el mismo hoy que fue entonces.
66
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿Cuántos saben eso? Eso es maravilloso.


Dios les bendiga. Eso es bueno. Estoy tan
contento de verlos, haciendo eso... Uds. no
pueden hacer eso a menos que algo en Uds.
los haga hacerlo. Correcto. Eso me hace
saber que este es un lugar bendito, aquí,
esta noche. Estamos sentados juntos en
lugares celestiales en Cristo Jesús. Es un
lugar maravilloso para estar. Amo eso.
Prefiero estar aquí que en cualquier lugar
que conozco—entre los hijos de Dios.
55 Ahora, corramos la cortina, a todos los
críticos y todo, y miren la Palabra. Si Jesús
resucitó de entre los muertos, la Biblia dice
que Él ascendió al trono de Dios. Todos
creemos eso. Y Él envió dones a los
hombres. Y luego, Él envió de nuevo, y puso
en la iglesia, primeramente apóstoles,
profetas, maestros, evangelistas y pastores:
Todo para el perfeccionamiento de la
iglesia, juntándola. Y ahora, aquí... Él afirmó
que en Su iglesia, Él sería el mismo siempre.

67
56-0407 Bartimeo El Ciego

Y Él dijo: “Todavía un poco, y el mundo no lo


vería a Él más, nunca más”. Pero Él le
prometió a la iglesia, que siempre lo verían,
incluso hasta el fin del mundo. ¿Es eso
correcto? Ellos prometieron... Él le
prometió a la iglesia que estaría con ellos,
haciendo las mismas cosas que hizo
entonces, entre ellos, hasta el fin del
mundo. ¿Cuántos saben eso? [“Amén”].
Ahora el Mesías está aquí. Solamente
tenemos que rendirnos a Él, y Él obrará las
obras del Padre a través de nosotros. Ahora,
cuando Él estuvo aquí, no reclamó haber
sanado a la gente. Él dijo: “Yo no hago
ninguna sanidad. Yo solo... El Padre que
mora en Mí hace las obras, y Yo no hago
nada hasta que Él Me muestra. Primero, el
Padre Me muestra qué hacer, luego Yo voy
y lo hago”. ¿Cuántos saben que Él dijo eso?
San Juan 5:19. Él lo dijo. “Primero veo una
visión, luego el Padre lo hace”.
56 Pero en una ocasión al hablar con una
mujer, y Él le dijo dónde estaba su
68
56-0407 Bartimeo El Ciego

problema... Ella era una pecadora. Ella


estaba viviendo en adulterio. Y cuando ella
hizo eso... Pues, ella dijo: “Esta es la señal
del Mesías”. ¿Es eso correcto? San Juan el
capítulo 4. Dijo: “Pues, sabemos que cuando
el Mesías venga será esto. Pero, ¿quién eres
Tú?
Él dijo: “¡Yo soy Él!” ¿Ven?
Y lo hizo... Ahora Uds. dicen: “Esa fue una
pecadora que dijo eso. Esa fue una
pecadora que lo reconoció por esa señal, de
que Él era el Mesías. Pero ninguno de los
Hebreos”. Oh, sí. Sí.
57 ¿Saben lo que dijo Nicodemo cuando
vino de noche? Él dijo: “Rabí, sabemos,
nosotros los Judíos, sabemos que has
venido de Dios como Maestro, porque
ningún hombre puede hacer las cosas que
Tú haces, si no está Dios con él”. Eso es
correcto.
Felipe, cuando fue y trajo a Natanael, y vino
a Natanael, y Natanael vino a Jesús, y Jesús

69
56-0407 Bartimeo El Ciego

dijo: “He aquí un hombre honesto, en quien


no hay engaño”.
Y él dijo: “Rabí, ¿de dónde me conoces?”.
Él dijo: “Antes que Felipe te llamara, cuando
estabas debajo de la higuera, te conocí... te
vi”, más bien. “Te vi”.
¿Y qué dijo este Israelita ferviente? “Tú eres
el Hijo de Dios”. ¿Es eso correcto?
[“Amén”].
58 Bueno, si Él ha resucitado de entre los
muertos, Él hará lo mismo esta noche. Pero
¿qué dijo el mundo? ¿Qué dijo el incrédulo?
La gran iglesia, la iglesia grande, ¿cómo lo
llamaron a Él? Un diablo.
¿Correcto? Ellos dijeron: “Él hace esto. Él es
un espiritista. Él es un Beelzebú. Eso es lo
que es, porque hay muchos poderes del
diablo obrando casi la misma cosa”. Lo
mismo en aquel día, exactamente igual,
como la bruja de Endor y así sucesivamente,
igual. Ellos dijeron: “Eso es lo que Él es. Esa
es la clase a la que pertenece.”. Pero ellos
no eran lo suficientemente espirituales
70
56-0407 Bartimeo El Ciego

como para discernir entre el bien y el mal,


¿ven?
Y de esa manera es hoy, la misma cosa. Y
como Él dijo: “Si al Señor de la casa llamaron
Beelzebú, cuánto más van a llamarles a
Uds., ahora, que Me van a ver hasta el fin
del mundo”. ¿Es eso cierto?
¿Cuánto más los van a llamar a Uds.
entonces?
59 Pero aquí está lo que Él dijo. “¡Ay de
aquel!”. Eso es correcto. “Bueno les fuera
no haber nacido en el mundo, que ofender
al más pequeño de Mis ungidos”. ¿Es eso
correcto? Ahora, no hacer nada, sino solo
ofenderlos de cualquier manera, solo decir
algo en contra.
La Biblia dice: “Mejor le fuera que se le
colgase al cuello una piedra de molino de
asno, y que se le hundiese en lo profundo
del mar., antes de traer una ofensa”. ¿Es eso
correcto? ¿Qué dijo Jesús cuando le dijeron
que era Beelzebú? Él dijo: “Ahora un
momento”, en esta palabra. “Yo los
71
56-0407 Bartimeo El Ciego

perdonaré por eso, Yo soy el Hijo de Dios, Yo


los perdonaré. Pero cuando venga el
Espíritu Santo, y comience a hacer la misma
cosa en Mi Nombre, quien diga una palabra
en contra de eso, nunca le será perdonado
en este siglo, ni en el siglo venidero”. ¿Dijo
Él eso? [“Amén”].
¿Por qué? Porque ellos dijeron: “Es un
espíritu inmundo”. Dijo: “Yo soy el Hijo de
Dios. Yo los perdonaré. Pero cuando el
Espíritu Santo descienda y entre en la
iglesia, y Yo envíe a mi iglesia, y comiencen
a hacer eso, si hablan una palabra en contra
de eso, jamás les será perdonado en este
siglo o en el siglo venidero”.
Entonces, es mejor que tengamos cuidado
con lo que decimos y hacemos.
60 Ahora, Padre Celestial, toda la gloria sea
para Ti. Te encomendamos ahora el servicio
a Ti. Tú eres Dios. Nosotros somos Tus
siervos. Oramos para que le hagas saber a la
gente esta noche que estás vivo. Padre, yo
he venido a Chicago muchas veces, creo que
72
56-0407 Bartimeo El Ciego

quizás demasiadas veces. Pero, amo a la


gente. Ellos me aman. Ellos te aman, Padre,
porque, es por eso que me aman, es porque
te aman a Ti. Y es por eso que yo los amo, es
porque Tú los amas y me amas.
Y te pido, Padre, que de alguna manera esta
noche, aparezcas aquí, y le muestres a la
gente—no que se nos tenga que mostrar—
sino que simplemente permitas que Tu
Presencia amorosa esté con nosotros. ¿No
lo harás, Señor? Desciende ahora en una
forma, como lo hiciste con ellos en Emaús. Y
cuando nos vayamos a casa, que la gente
pueda decir: “Nuestros corazones ardían en
nosotros debido a Su Presencia”. En el
Nombre de Jesús, pedimos que Él confirme
Su Palabra con señales siguiendo. Amén.
61 Ahora, tarjeta de oración... ¿Qué dice?
[“La R”]. R. El hermano Woods acaba de
decirme que repartió tarjetas de oración, R.
¿Fueron del uno al cien? Del uno al cien.
Muy bien.

73
56-0407 Bartimeo El Ciego

Bueno, entonces, ¿quién tiene la R,


número-1? [Cinta en blanco]… Ahora,
tarjeta de oración... Cuando el Espíritu de
Dios está sobre mí, me siento fuerte. Un par
de horas después, estoy bien. No es cuando
uno está dentro, o cuando está fuera, es al
estar en medio de los dos, eso es lo que es,
cuando uno baja.
Vean, como Jonás, cuando estaba en el
vientre de la ballena, Dios envió Su unción
para mantenerlo con vida tres días y tres
noches, y salió y dio un mensaje a una
ciudad, casi del tamaño de Saint Louis,
Missouri. Y siempre… [Palabras inciertas] Y
luego, cuando el Espíritu dejó a Jonás, él
quería morir. ¿Cuántos saben eso?
Miren a Elías, cuando llamó fuego del Cielo,
lluvia del Cielo, e hizo las cosas que hizo ese
día; y cuando el Espíritu lo dejó, estuvo
cuarenta días y noches en el desierto, y Dios
lo encontró en una cueva. ¿Cuántos saben
que eso es cierto? Él estaba casi fuera de sí.

74
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿Se han fijado en lo que Dios hizo? ¿Acaso


no fue algo hermoso allí, para con Su siervo?
Él lo despertó. Él se acostó, lo puso a dormir
y lo dejó descansar. Luego lo despertó, y un
Ángel estaba parado allí con comida, y lo
alimentó, e hizo que se volviera a dormir. Y
luego lo despertó otra vez y lo alimentó otra
vez. Y él se fortaleció con esa comida y
siguió así durante cuarenta días, ¿ven? Él
sabía que cuando esa gran unción deja la
carne humana, que él andaría divagando. Y
Él lo encontró, metido allí, y Elías, cuando
volvió en sí, estaba dentro de una cueva.
62 Solo piensen en eso, cómo es eso. Nadie
puede entender a Dios, ¿verdad? Mañana
quiero explicarles algunas de estas cosas,
eso dará… [Palabras inciertas]. Solo viene a
mi corazón, ahora, el Hermano Joseph me
pidió que lo dijera. Mañana por la tarde, si
desean traer sus lápices, y por el estilo, para
escribirlo, o algo, está perfectamente bien.
Ahora, eso... Gracias, muy amables, eso es
muy lindo.
75
56-0407 Bartimeo El Ciego

63 Ahora, quiero decir esto a... el hombre


no está presente, pero el custodio aquí, él
fue tan... él es un buen hombre. Me recibió
allá afuera y me dijo: “Hola, hermano Billy,
estoy tan contento de verlo de nuevo”.
Simplemente lo hace a uno sentirse como
volver a casa. Muy bueno. Dios bendiga esta
escuela, el Lane Tech. Sí, señor. Que
permanezca por mucho tiempo y envíe a
muchos buenos estudiantes al mundo para
ayudar a nuestra gente, es mi oración.
Ahora, ellos han sido amables de dejarnos
tener el lugar. Y lo apreciamos. Sí, señor.
Que el Señor los bendiga.
Y ahora, para aquellos que están en la
audiencia, ¿cuántos hay en la audiencia, en
cualquier lugar esta noche, que no están en
la línea de oración; pero, aun así, están
enfermos y quieren que el Señor Jesús los
sane? ¿Levantarían su mano, en cualquier
parte?
64 Hace un rato cuando esos pecadores
levantaron sus manos, que aceptaron a
76
56-0407 Bartimeo El Ciego

Cristo. Y escuche, amigo pecador, tan


pronto como termine el servicio de sanidad,
que laos… [Palabras inciertas]… nuestro
querido hermano, tal vez él podría pedirles
que vengan a pararse alrededor del altar y
orar. Desearía que lo hiciera Ud.
personalmente. Solo vengan y oren, y digan:
“Gracias, Señor Jesús, Tú me has aceptado”.
Pero digan: “Gracias, Señor Jesús, por
haberme salvado”. Y solo hagan una buena
oración aquí, ¿ven? Y díganle cuánto le
aman a Él. Después salgan y sírvanle con un
corazón lleno de amor y gratitud. Él les
bendecirá. ¿No creen eso? Muy bien.
65 Ahora, solo estén en oración.
Abajo en el lugar de la orquesta, aquí abajo,
Ud., cualquiera allí abajo, que quiera que
Dios lo sane, solo crea con todo su corazón,
y Dios seguramente se lo concederá. En
cualquier lugar.
Ojalá fuera yo el sanador. No, retiro lo
dicho. Me alegro de no serlo, porque es
difícil decir qué haría con eso. Es mejor que
77
56-0407 Bartimeo El Ciego

Él lo tenga, no yo, ¿ven? ¿Pero saben lo que


Él ha hecho? Él ya hizo su sanidad y se las ha
entregado, si Uds. pueden tener la
suficiente fe para ir por ella. Allí está.
Cuando pidan cualquier cosa, crean que lo
reciben. Lo tendrán. Así que eso está muy
bien.
Ahora, hermano. Está bien. Ahora, amamos
al Señor Jesús. Resulta que, esta noche, un
hombre va iniciar la línea de oración esta
noche. Y estamos felices de tener a este
hombre parado aquí. Él viene a proclamar
que tiene fe en Dios. Y él viene no por eso, y
luego viene de esta manera, sabiendo que
él me cree, como Su siervo. Porque, ¿qué
pasaría si él estuviera parado aquí como un
hipócrita, o cualquiera... y lo escribiera?
¿Saben qué pasaría? Tal vez, lo que él venga
diciendo, vendría sobre él.
¿Cuántos saben que esas cosas pasan, que
han estado en mi reunión? Oh, los he visto
pararse en la línea de oración, y los han
tenido que sacar cargándolos. Los he visto
78
56-0407 Bartimeo El Ciego

caer sobre la plataforma donde estaban


parados. He visto epilépticos… [Palabras
inciertas] y correr gritando y saltando,
lanzando sus manos y todo lo demás. Los he
visto caminar allí mismo y caer tan fríos y
muertos como podían estarlo. Correcto. No
estamos jugando a la iglesia.
66 ¿Recuerdan esa noche aquí en Toronto,
Canadá, cuando ese ministro vino a la
plataforma, y pensó que era una telepatía
mental? Así que, él dijo: “Lo que viene
siendo, si la persona escriben en la tarjeta
de oración lo que tiene”; ahora imagínense,
escribiendo su pecado en... Muy bien. Dijo:
“Luego se la transfiere a... el ujier recoge la
tarjeta de oración, sostiene la tarjeta de
oración, y medita y se lo transfiere a ellos”.
Y él vino con la tarjeta de oración, allí
escrito, con un montón de cosas en su
tarjeta de oración, que él tenía: tuberculosis
y muchas cosas. Él subió allí, yo le dije:
“Usted no tiene nada mal”. Él dijo: “Oh, sí,
vea mi tarjeta de oración”.
79
56-0407 Bartimeo El Ciego

Yo dije: “Eso no tiene nada que ver al


respecto. Ud. está aquí tratando de
descubrir algo. Ud. cree que es telepatía.
Ahora la enfermedad que puso en esa
tarjeta de oración, está en su cuerpo”. Eso
es correcto. Y cuando le sucedió, recibí una
carta aquí hace como dos años, de él. Él dijo:
“Oh, Hermano Branham, venga a mí”.
Yo dije: “¿Ve a ese hombre sentado en el
balcón con la corbata roja? ¿Con un traje
azul? Ud. y él estuvieron anoche sentados
en una mesa que tenía un mantel verde. Y
una mujer se sentó en el rincón. Y Ud. dijo
que venía para probar que esto era
telepatía mental”. Y aquel hombre dijo: “Esa
es la verdad del Dios Todopoderoso. Eso es
correcto. Es correcto”.
Y el hombre me tomó de la pierna del
pantalón, dijo: “Ore por mí, Hermano
Branham”.
Yo dije: “Eso está entre Ud. y Dios ahora. Eso
está fuera de mis manos. Él ya lo habló. Es

80
56-0407 Bartimeo El Ciego

Ud. ahora”. Y el hombre yace postrado en


cama hasta hoy.
¿Qué de aquí en Nueva York, cuando ese
hombre estaba allí tratando de
hipnotizarme, hacerme ladrar como un
perro? Habían estado alrededor de allí
hipnotizando. Y el Espíritu Santo miró
alrededor y dijo: “Tú, Hijo del diablo”, dijo:
“Maldito seas”. Y él está paralítico. Eso es
correcto. Averígüenlo alguna vez, ¿ven?
¿Cuántos recuerdan haber leído el libro, de
ese maníaco que vino a la plataforma esa
noche?
Pregúntenle a la policía que está allá, vean
lo que pasó, ¿ven? Es Dios, amigos.
Despierten, y crean.
67 Ahora, este hombre que está parado
aquí, nunca en mi vida lo he conocido. Él es
un desconocido.
Ahora, recuerde, yo estoy lleno de errores,
soy un hombre. Pero, Él no puede cometer
un error, ¿ven? Él no puede, Él es Dios. Yo

81
56-0407 Bartimeo El Ciego

solo soy Su siervo y puedo cometer toda


clase de errores, pero Él no.
Ahora, este hombre parado aquí a mi lado,
nunca lo he visto. Supongo que somos
desconocidos, ¿lo somos? Somos
desconocidos el uno para el otro, nunca nos
hemos visto en la vida. Ahora, solo para que
lo sepan: sin contacto con el hombre, de
ningún tipo. Dios Todopoderoso sabe eso. Y
ahora, si el Espíritu Santo revela qué tiene
mal el hombre, o para qué está aquí, o algo
por el estilo. Yo no lo sé. ¿Y piensan que yo
diría eso parado aquí? Entonces, ¿creerán
todos que Jesús resucitó...? Pues, ¿qué
será?
Si Jesús estaba allá en el Nuevo Testamento,
y cuando lo vieron hacer eso, dijeron: “Esta
es la señal del Mesías”. ¿Cuántos saben
eso? Ahora levanten su mano. La Biblia dice:
“Esa es la señal del Mesías”, cuando Él le
habló a la mujer y al hombre, tanto hombre
como mujer.

82
56-0407 Bartimeo El Ciego

68 Ahora, si Él hace lo mismo, esta noche,


¿no es esa la señal del Mesías? Ahora, yo no
lo conozco a él. Pero solo quiero hablar con
él, como nuestro Señor habló con la mujer
junto al pozo. Bueno, ahora, señor, muchas
veces en los países antiguos de allá, y gente
que no puede hablar inglés, y así
sucesivamente, pasé un tiempo muy difícil
con ellos. Pero, cuando alguien puede
responderme, bueno entonces, es bueno
porque hablan inglés, ¿ven?, y puedo
responderles.
Usted conoce a nuestro precioso Señor
Jesús, que Ud. y yo, juntos, debemos
pararnos en Su Presencia, algún día, y dar
cuenta de todo lo que hemos hecho en esta
vida, eso es correcto. A menos que esté
confesado y bajo la Sangre, cuando nos
vayamos. Entonces nos iremos en el rapto.
Alabado sea Dios.
69 Ahora, el Señor Jesús, cuya Presencia
es... Él es Omnipresente, Él está en todas
partes. Él está siempre en todas partes.
83
56-0407 Bartimeo El Ciego

Pero, por supuesto, Ud. es Cristiano, es un


hombre Cristiano. Y, por supuesto, yo no sé
qué está mal con usted. No tengo forma de
saber eso. Pero, a menos que Dios me dijera
qué está mal. Y si Dios puede decirme qué
está mal con Ud., entonces... Ud. será el juez
de eso, Ud. sabe si eso es correcto o no.
Pero si la audiencia puede todavía escuchar
mi voz, el hombre está aquí por alguien más.
[“Gracias, Señor”]. Y es una mujer, y ella
tampoco está aquí en el edificio, porque no
hay respuesta en el edificio, en ninguna
parte. Ella no está aquí, señor, la persona
que está representado. Esa mujer, los veo
juntos... Es su esposa. Cierto. Y la veo en la
mesa, y no puede comer cosas. Ella tiene un
problema estomacal. Y veo que la lleva a
ella, una y otra vez, entra y sale del hospital,
o doctor... Es un hospital en el frente; ida y
vuelta al hospital. Y los doctores ni siquiera
saben qué está mal con la mujer.
70 Ahora, aquí está lo que está mal con ella.
Es una regurgitación de nervios que está en
84
56-0407 Bartimeo El Ciego

su estómago lo que está causando este


grave problema que está teniendo. Y si va y
le dice, y esa mano que está levantando a
Dios, póngala sobre ella, cuando llegue allá,
e invoque el Nombre del Señor Jesús, y
dígale que no dude, ella no tendrá que ir al
hospital ya más. Dios Todopoderoso,
concédelo en el Nombre de Jesucristo.
Amén. Dios le bendiga mi hermano. Ahora,
permítame oír de Ud. Dios le bendiga.
¿Aman al Señor Jesús? Eso debería
convencer a cualquiera de que no soy yo.
¡Es Él! Si pueden creer, todo es posible.
Esta no es Joyce Simms, sentada aquí con el
vestido blanco, ¿o sí? Un pequeño abrigo
blanco, ¿una jovencita, que está sentada al
lado de ese hombre? No. No. Esa es la
señora que está al lado de ella, que está
tratando que pase una oración a Dios. Eso
es correcto, ¿no es así, señora, Ud. con el
abrigo azul? ¡Sí! Bueno, usted crea y la
artritis le dejará. Puede irse a casa y estar
bien. Amén. Amén. Tengan fe en Dios.
85
56-0407 Bartimeo El Ciego

¿Qué hizo eso? Jesucristo. ¿Qué lo hizo? Ella


solo comenzó a creer. Y de repente, vi algo
aquí parado frente a mí. Era una mujer que
parecía que estaba cojeando y que lo tenía
en sus manos y hombros, y cosas. Y vi la
manera en que trataba de sostener sus
platos cuando los estaba lavando. Y me
preguntaba dónde estaba. Y miré a mí
alrededor y vi a una dama, y se parecía la
hija de la Sra. Simms que vive en Zion. Pero
sé que si fuera, la vería en otro momento,
porque yo la conozco. Pero la Luz estaba
sobre esta otra dama.
Ahora, eso se ha ido de ella. Su fe lo hizo,
exactamente.
71 ¿Cómo esta señor? Ahora, señor, Ud. y
yo somos desconocidos el uno para el otro.
Pero Jesús nos conoce a ambos. Y algún día
vamos a tener que pararnos en Su Presencia
y dar cuenta de todo lo que hemos hecho,
¿ve? Si Ud. cree con todo su corazón. Ojalá
pudiera hacer algo por Ud., para ayudarle
en su problema. Yo soy un hombre, como
86
56-0407 Bartimeo El Ciego

Ud.; y una de las criaturas de Dios, igual que


Ud. Y si yo pudiera hacer algo para ayudarlo,
me alegraría hacerlo, ¿ve? No puedo
hacerlo.
Y ahora, si está buscando sanidad para Ud.,
o para otra persona, o algo, eso no lo sé. Ud.
sabe que yo no sé eso. Pero, una cosa que
pudiera decirle, cualquiera que sea su
deseo—y sintiendo su espíritu bienvenido,
siendo un Cristiano, creyente, entonces, si
Ud. acepta que Jesús lo ha hecho por Ud., lo
que Ud. le está pidiendo que haga, ¿ve? ¿Lo
creerá? [“Lo haré”]. ¿Lo hará? Dios le
bendiga.
72 Ahora, Ud. ha tenido problemas por
bastante tiempo. Se lastimó. Y fue en sus
entrañas, [“Eso es correcto”], se desgarró. Y
tuvo algún tipo de problema intestinal [“Eso
es correcto”], vomitando. Y lo veo un
hombre más corpulento de lo que es. Ha
perdido mucho peso. Y entonces ha bajado
muchas libras, ha perdido peso. [“Cada
palabra es verdad. Y nunca antes había
87
56-0407 Bartimeo El Ciego

conocido a este hombre”]. No solo esto,


sino déjeme decirle algo. Veo una sombra
oscura siguiéndolo hasta hace unos cinco o
seis años, y Ud. se convirtió en Cristiano en
ese momento. [“Eso es correcto. Acepté a
Cristo en la iglesia de Moody, hace seis
años, o aproximadamente cinco y medio. En
un abrir y cerrar de ojos. Si tan solo mi
esposa estuviera aquí, podría decírselo. La
bebida y el hábito del tabaco, que había
tenido durante veinte años, desaparecieron
al instante”].
Bueno, vaya creyendo y su enfermedad
hará lo mismo, en el Nombre del Señor
Jesucristo. Dios le bendiga mi hermano.
Amén.
Oscuridad, luego Luz: de muerte a vida.
Crean en el Señor Jesús. Amén. ¿Le creen a
Él?
73 Yo no puedo sanar su nariz, hermana, el
problema que tiene en su nariz, Ud. está
orando al respecto, sentada aquí en el
extremo del asiento, mirando en esta
88
56-0407 Bartimeo El Ciego

dirección. Pero, Jesús puede. Él lo ha hecho.


¿Cree que Él lo ha hecho? Entonces levante
su mano. Muy bien. Vaya, y eso se irá ahora.
Dios le bendiga.
74 ¿Cómo está? ¿Cree que todo lo que ve
aquí, la Biblia, y la Biblia es la Palabra de
Dios, y está viva, y actúa todo el tiempo,
exactamente igual? ¿Cree Ud. eso? [“Sí, lo
creo”]. ¿Lo cree? Bueno, no nos conocemos
el uno al otro, hasta donde sé, no nos
conocemos. Por supuesto, ahora, vemos
que trae puestos unos lentes; hay algo mal
con sus ojos. Como si yo dijera, una persona
está sentada en una silla de ruedas y está
lisiada, cualquiera sabría eso, ¿entiende? Y
ellos saben que hay algo mal en sus ojos, por
sus lentes. Eso puede ser por lo que Ud. está
aquí, yo no sé. Dios lo sabe. Pero, si el Señor
Jesús, actúa, para Ud. y para mí, de la misma
manera que lo hizo con la mujer
Samaritana, ¿estaría dispuesta a ir y decir,
como…? No que vengan a verme a mí, ¿ve?
Ella dijo: “Venid, ved a un Hombre que me
89
56-0407 Bartimeo El Ciego

ha dicho”, lo que estaba mal con ella. Pero


Ud. diría: “Jesucristo fue Quien lo hizo”.
¿Haría usted eso? ¿Lo haría? Usted diga:
“Ciertamente el Mesías está vivo hoy”. Lo
diríamos, ¿Verdad? [“Sí, yo lo haría”]. Muy
bien. Que el Señor se lo conceda, hermana,
su deseo. Ahora, tomaré mi parábola para ir
a Su encuentro, para ver lo que Él me dirá.
Sí, Ud. tiene debilidad, problema de damas.
Y tiene un crecimiento, y el crecimiento está
en su boca. Y ellos ni siquiera saben de qué
se trata. Eso es correcto. ¿Está vivo el
Mesías esta noche? [“Sí, lo está”]. Entonces
venga aquí. Él dijo estas palabras: “Si ponen
sus manos sobre los enfermos, ellos
sanarán”.
Ahora, Padre, esto hago, a mi hermana, en
el Nombre de Jesucristo, que Tú sanes su
cuerpo y la conviertas en uno de los
testimonios en su vecindario. Amén. Dios le
bendiga, hermana. Crea con todo su
corazón, y recíbalo. Muy bien.

90
56-0407 Bartimeo El Ciego

“Si puedes creer”, dijo Jesús: “todas las


cosas son posibles”.
75 Ustedes son un grupo maravilloso. No
creo que puedan encontrar más fe. Esto es
lo que quiero decir, lo que nosotros
llamaríamos (lo explicaré mañana), los
niveles de fe, miren: lo que es la fe humana
y lo que es la fe divina. Una de ellas es una
fe humana, y la otra es una fe divina; pero
humanamente hablando, Uds. son una de
las mejores audiencias a las que le he
hablado. Cierto. Si solo pudieran atravesar
esa pequeña corteza allí. Es sólo... La
división está ahí. Solo un pequeño enredo,
si pudieran pasar sobre eso. Irían del
afluente al océano, ¿ven? ¿Saben a lo que
me refiero? Solo crean. Solo no traten de
hacerlo tan ortodoxo: todo lo que tienen
que hacer, y todo lo... No, solo sean como
una niñita, o un muchachito, que le está
extendiendo la mano a papá para conseguir
la paleta.

91
56-0407 Bartimeo El Ciego

Él dice: “Aquí, hijo, esto es tuyo” Solo así,


créanlo. Sucederá ¿Cómo está, señora?
¿Somos extraños el uno para el otro? Y Dios
nos conoce a ambos, ¿Cierto? [“Sí”]. Y si Él
puede... Si Ud. sabiendo que no la conozco,
y que no sé nada de Ud., bueno, entonces
Algo tendría que revelarme, o yo... de la
única manera que yo sabría, ¿Es eso
correcto?
76 Vi a una mujer blanca parada aquí en
este momento. Sentada allí sufriendo con el
problema de la vesícula biliar. ¿Cree que
Jesucristo la sana, hermana? El pequeño
abrigo rojo, tiene su dedo levantado de esta
manera. ¿Cree Ud.? Eso es algo horrible,
¿no es así? Causa esas condiciones allí.
Ahora, si puede creer, puede ser sana, y
Dios la bendecirá y la sanará. Que Él lo
conceda, es mi oración sincera. Su fe viene
a Él.
77 Usted está perturbada por algo. Eso es
correcto. Y tiene una condición nerviosa,
toda preocupada y nerviosa. Después veo
92
56-0407 Bartimeo El Ciego

una pareja, es un hombre y una mujer, y ese


es su padre y su madre. Y Ud. quiere que ore
por ellos. ¿Cree ahora? [“Sí”]. Entonces vaya
y encuéntrelo de la manera que cree que
será. Será de esa manera si lo cree. [“Sí”].
Dios se lo concede, mi hermana, por medio
del Nombre de Jesús.
Si pueden creer. Les pediré— se está
haciendo un poco tarde—pero solo sean
reverentes, una o dos personas más por
favor, o algo así, ¿ven? No necesariamente
tiene que ser así, sino solo cada uno, es...
eso no, eso debería ayudarlos a todos.
Recuerden, esa es solo la actitud de Dios
hacia cada uno de Uds. ¿No lo creen?
78 Ahora miren aquí. ¿No pueden ver esto?
¡Oh, desearía que pudieran! Pueden ver
algo físicamente ¿Fue Ud. por quien se oró
aquí, sentado aquí mismo, el hombre en el
asiento de enfrente? La dama justo detrás
de Ud., ella tiene la cabeza inclinada. Ella ha
estado orando por un largo rato. Ella hizo
contacto con Dios hace unos momentos.
93
56-0407 Bartimeo El Ciego

Miren sus ojos, debe haber agua en sus ojos.


Ciertamente. Ella cree que Dios le va a
permitir mejorar, con ese problema
cardíaco, que la va a sanar. ¿No es así,
señora? Es correcto.
¿Ven lo que estoy diciendo? Miren, no
necesitan estar aquí arriba. No necesitan
una tarjeta de oración. Su fe lo tocó a Él de
la misma manera que el hombre ciego. Dijo:
“Creed; todas las cosas son posibles para los
que creen”. Si pueden creer, todas las cosas
están bien.
79 La dama no ha levantado su cabeza. Su
fe jaló varias veces. Yo vi eso, luego vi la Luz
moverse y posarse sobre ella. Uds. se dan
cuenta que estoy viendo en dos mundos
ahora: a Uds. y en otro, otra dimensión. Ahí
se posó sobre ella. Quiero que ella, mientras
ella tiene su mano levantada... Ud. estaba
presionando fuerte esta noche (¿no es así,
hermana?), tratando de humillarse para
recibir sanidad. Y Ud. estaba orando: “Dios,
permite que esta sea mi noche”. Si eso es
94
56-0407 Bartimeo El Ciego

cierto, entonces mueva su mano hacia


adelante y hacia atrás. Si eso es... Vean, allí
está ella.
¿Cómo lo haría yo? Yo podía escucharla muy
lejos en la distancia, como si estuviera en
otro mundo, haciendo la misma oración,
que acabo de decirles. Ahí está ella. Ella está
sanada ahora, ¿ven? [“¡Oh, alabado sea
Dios!”]. Su fe lo hizo.
La Biblia dice: “Si puedes creer, todas las
cosas son posibles”.
80 Mi hermano de color que está allí, tiene
una hernia, ¿cierto? Si cree que Jesucristo le
sana (sentado allí al final de esa pequeña
hilera) y cree que Jesucristo le ha sanado,
puede tenerlo.
La mujer a su lado está orando por sus ojos.
Ella tiene problemas con sus ojos. Si cree
que Jesucristo la sanará, puede recibir lo
que pide. ¿Lo creerá? ¿Lo aceptaría?
Entonces que Dios le bendiga. Muy bien.
Dios le bendiga, señora.

95
56-0407 Bartimeo El Ciego

81 Aquí hay una señora. ¿Somos


desconocidos el uno para el otro, hermana?
Somos desconocidos el uno para el otro.
Aquí está una mujer... se ve... jovencita.
Nunca la he visto en mi vida. ¿Pero saben,
Dios sabe quién es ella y todo sobre ella?
¿Saben que Dios sabe la hora cuando ella
nació? ¿Saben que Dios la conocía antes de
que ella naciera? Eso es correcto.
Ahora, si solo esperan un momento. No se
muevan. Yo sé que es difícil. Mañana tienen
que levantarse temprano, para ir a la iglesia,
algunos de ustedes. Pero, solo permítanme
tener este paciente, mientras se sientan
muy quietos, por favor. Permítanme hablar
con la señora. Ahora sean muy reverentes,
de modo que sepan que la actitud de Cristo
es la misma para cada uno de Uds.
82 Ahora, señora. Deseo tomarme solo un
momento para hablar con Ud. Y en realidad,
la manera en que el don de Dios estaba
supuesto a ser, no era de esta manera, y
debilitándome. Pronto, lo tendré arreglado
96
56-0407 Bartimeo El Ciego

de una forma diferente, donde pueda llegar


a un lugar donde no será de esta manera.
Sin embargo, será mucho más allá de esto,
mucho más allá. Porque Dios ha hecho esto
por Su pueblo.
Y, quiero preguntarle algo. Ahora, no tenga
temor. Eso no es para lastimarle; eso es para
ayudarle, ¿ve? Ud. está consciente de que
algo está cerca de Ud. Eso es correcto,
¿cierto? Sí, ese es Él. Tal vez no sería bueno
para mí hablar demasiado tiempo con Ud.
Diré esto: que su problema por el que está
aquí es un problema de la glándula.
Correcto. Y eso está en su rostro. Es verdad
¿Cierto? Eso es correcto. Veo a alguien
cerca de su casa, cerca de su vivienda. Vea,
le llaman Irene. [“Sí”]. Eso es correcto.
Martin. [“Sí”]. Eso es correcto. Ud. vive en
una calle llamada Evergreen, o algo así.
[“Sí”]. Eso es correcto, ¿no es así? Alrededor
de 1820. [“Sí, oh, sí”]. Ahora vaya creyendo,
hermana. Dios concede la petición de esta
mujer en el Nombre de Jesús. Amén.
97
56-0407 Bartimeo El Ciego

“Si puedes creer, todas las cosas son


posibles”.
83 Qué si no le dijera una palabra a Ud.,
hermana, solo digo: “Pondré mis manos
sobre Ud. y oraré por Ud.”. ¿Creería usted?
[“Sí”].
Amado Padre Celestial, ruego que concedas
la petición de esta mujer y la sanes, por
causa de Jesús. Amén. Dios le bendiga,
hermana. Vaya recibiendo lo que ha pedido.
¿Lo creerían con todo su corazón? Se pone
bastante difícil levantarse a veces, pero la
artritis es algo malo. Lastima, y duele, y se
contrae, y dolores, y... pero, ¿sabía Ud., que
Jesús es la única cura que hay para la artritis
o cualquier otra cosa? ¿Lo cree? ¿Lo cree
con todo su corazón? Bueno, entonces, que
el Señor se lo conceda, es mi oración.
Nuestro Padre Celestial, oro para que sanes
a la mujer. Y permite que Tu misericordia
descanse profundamente sobre ella. En el
Nombre del Señor Jesús. Amén. ¿Cree ahora
con todo su corazón? Por supuesto, no lo
98
56-0407 Bartimeo El Ciego

siente ahora, se ha ido ahora. Pero, y se


mantendrá lejos. Solo continúe alabándolo
a Él, y se mantendrá lejos de Ud. Dios le
bendiga.
84 ¿Alguien más allá? Reciban lo mismo si
solo creen. Tengan fe en Dios. No duden
Usted tiene un problema femenino,
¿verdad, señora? Allí mismo. ¿Cree con
todo...? eso es correcto.
Si cree con todo su corazón, puede tener su
sanidad. Dios le bendiga.
Simplemente se está moviendo de uno a
otro. Desearía que pudieran creer
realmente. ¿Cómo está señor? Sean
reverentes ahora. Hay algo aquí, tal vez...
No, pensé que el hombre era sordo. Pero no
lo es, solo que no puede hablar inglés. Él es
un fin, Finlandés. Fin, [“Finlandia”].
Finlandia. [El hombre y el Hermano
Branham hablan entre sí en idioma
finlandés.] Ahora, el hombre no puede
hablar inglés. Él es finlandés. Pero, le haré
señas de lo que está mal, si Dios me lo dice.
99
56-0407 Bartimeo El Ciego

¡Ud., predicador! Ahora se acabó. [El


Hermano Branham habla de nuevo en
finlandés.] Digamos: “¡Alabado sea el
Señor!”. ¿Creen ahora?
Ese es Él. Él está aquí. ¿Quién? Jesús, el Hijo
de Dios, el Rey de reyes, el Señor de
señores.
¿Creerán? ¿Creen que Él oirá mi oración
desde aquí mismo, hacia Uds.? ¿Cuántos
creerán eso? Solo mantengan su mano.
85 Para mis queridos en la línea, levanten
sus manos también. Querido Dios, si hemos
hallado gracia ante Tus ojos, esta noche, si
hemos hallado eso que Tú nos pides que
encontremos, querido Señor Jesús, no sé
qué más podrías hacer por las personas.
Sino, solo hacer lo que Tú eres. Y, Padre, Tú
has enviado a Tu Hijo, Él murió, Él hizo la
expiación, Él ascendió a lo Alto, Él envió
dones a los hombres, dando la promesa de
que las mismas cosas que Él haría, nosotros
las haríamos hasta que Él venga otra vez. Y
aquí está Él hoy, Él está aquí esta noche,
100
56-0407 Bartimeo El Ciego

está aquí en esta audiencia. Pues, se está


moviendo entre la gente, por toda la
audiencia.
Y querido Dios, incluso personas de
cualquier idioma de cualquier nación, Dios,
te pido que cuando veas estas manos
levantadas en el aire de estas personas
queridas, que Tu Espíritu Santo baje en este
momento vertiéndose por esos dedos de
cada uno, y sánalos y haz que todos se
recuperen.
Y yo condeno al diablo que los retuvo y lo
reprendo, y le digo que deje a la gente,
ahora mismo, en el Nombre de Jesucristo.
Crean con todo su corazón y reciban su
sanidad.

www.messagehub.info

101