Está en la página 1de 29

Valparaíso, dos de diciembre de dos mil catorce.

VISTO, OIDO Y CONSIDERANDO:

PRIMERO: Que, SEBASTIAN CARMONA NUÑEZ, trabajador dependiente,


domiciliado en Las Quintas N°298-B, Cerro La Cruz, Valparaíso, interpone
demanda laboral en procedimiento de aplicación general por nulidad del
despido, despido incausado y cobro de prestaciones laborales en contra de
ABASTECEDORA DE COMBUSTIBLES S.A., del giro de fabricación,
distribución, transporte y venta de combustible, con domicilio en Avda. Vicuña
Mackenna N° 55, Providencia, Región Metropolitana, representada por don
MATIAS CASTRO DEL RIO, o por quien a la fecha de la notificación ejerza las
labores de administración conforme el artículo 4 del Código del Trabajo, a fin
que, acogiendo la demanda, el tribunal declare:
Que el despido del cual fue objeto es nulo o ineficaz;
Que se condene a la demandada el pago de las remuneraciones insolutas que
se devenguen desde su separación, esto es, el 15 de abril de 2014, hasta la
fecha que se convalide el despido conforme al art. 162 del Código del Trabajo,
a la sazón, $761.907 mensuales o la suma mayor o menor que se determine
de acuerdo al mérito de autos;
Que se adeudan las cotizaciones previsionales y de salud referida como
impagas ordenando notificar a las entidades correspondientes para que
procedan a su liquidación y cobro;
Que su despido carece de causa legal;
Que la demandada debe pagar las prestaciones e indemnizaciones siguientes:
SUELDO FIJO: por el periodo del 12 de septiembre del año 2012 al 15 de abril
del año 2014, es decir, 19 meses por $3.990.000, considerando sueldo fijo de
$210.000.-, o la suma mayor o menos que se determine de acuerdo al mérito
del proceso.
HORAS EXTRAORDINARIAS: Remuneración insoluta consistente en horas
trabajadas en exceso de la jornada ordinaria durante el periodo 12 de
septiembre del 2012 al 15 de abril del 2014, las que se deben pagar como
horas extraordinarias y por un total de 2.508 horas, o las que se estime
acreditadas por la suma de $10.613.856: o la suma mayor o menor que se
determine de acuerdo al mérito del proceso.
INDEMNIZACIÓN SUSTITUTIVA AVISO PREVIO, por un total de
$761.907.-, o la suma mayor o menor que se determine de acuerdo al mérito
del proceso.
INDEMNIZACIÓN POR AÑOS DE SERVICIO, por un total de $761.907.-, o
la suma mayor o menor que se determine de acuerdo al mérito del proceso,
más el recargo del 50% dispuesto en la letra b) del Art. 168 del Código del
Trabajo.
INDEMNIZACIÓN POR FERIADO LEGAL NO OTORGADO, por la suma de
$584.108.-, o el mayor o menor valor que se determine de acuerdo al mérito
del proceso.
INDEMNIZACIÓN COMPENSATORIO AL DESCANSO DOMINICAL Y
FESTIVO NO OTORGADO, es decir, 84 domingos y 24 feriados, con un
resultado de 108 días en total, adeudado por la suma de $2.742.768.- o el
mayor o menor valor que se determine de acuerdo al mérito del proceso.
GRATIFICACIONES, por el periodo del 12 de septiembre de 2012 al 15 de
abril de 2014, a partir de las utilidades que informe mi empresa.
Todo lo anterior, con más intereses, reajustes y costas.

SEGUNDO: Que, como fundamentos de la acción interpuesta, el actor


sostiene: Que el 12 de septiembre de 2012 fue contratado por la demandada,
para prestar, bajo vínculo de subordinación y dependencia, servicios
personales como chofer y vendedor de combustible envasado -gas licuado- de
la marca conocida comercialmente como "ABASTIBLE". Así las cosas, durante
meses condujo un camión que la demandada le arrendó para que
comercializara únicamente su mercancía en la zona que en específico le asignó
-Cerro La Cruz, El Litre y las Cañas, Valparaíso-, ya sea en razón de los
pedidos de clientes a la central telefónica de la empresa que le eran asignados
por radio, o bien por el tradicional sistema de venta callejera por medio del
ruido que se produce al golpear los cilindros con un metal y que, en la
costumbre, anuncia la oferta de gas en los hogares porteños.
Ahora bien, explica, a pesar que tras la firma del contrato por el cual se
le arrendó el camión de propiedad de ABASTIBLE -con el que desarrolló
únicamente su labor- se le prometió, a la brevedad, formalizar la relación
laboral, ésta nunca fue documentada mediante un contrato escrito,
configurándose un vínculo informal que, sin embargo, se pactó con carácter
indefinido y con una remuneración variable en razón de las ventas que
realizara en donde se le entregaba un proporcional a partir del precio fijo y
obligatorio que la misma instruía, que para efectos del artículo 172 del Código
del Trabajo se devengó por $761.907, y que era depositada en su cuenta
bancaria en CREDICHILE.
Alega que al no recibir sueldo fijo, sus remuneraciones quedaron
radicadas en el esfuerzo que día a día dispusiera en la zona asignada,
exigiéndole la demandada cumplir una jornada laboral de 7 días a la semana,
de lunes a sábado de 08:00 hrs. a 21:00 hrs., mientras que los domingos y
festivos, de 09:00 hrs. a 18:00 hrs., concluyendo a menudo mucho más tarde
los servicios. Así las cosas, dice, por el por el periodo que se desarrolló el
contrato de trabajo, es decir, desde el 12 de septiembre de 2012 al 15 de abril
de 2014, trabajó 76 semanas 78 horas semanales aproximadamente, por
tanto, un exceso de 33 horas extras por semana que significan un total de
2.508 horas extras. Hace presente que dentro de esta jornada tampoco tuvo
descanso diario, debiendo almorzar en los espacios que le ofrecía la
conducción, pues no podía abandonar la ruta dentro de la jornada de trabajo al
encontrarse monitoreado por sistema de posicionamiento global.
Sin embargo, agrega, sin haber faltado en caso alguno a sus
obligaciones laborales y en consecuencia, sin causa efectiva, el 15 de abril
pasado fue despedido, sin que se le haya pagado indemnización sustitutiva
del aviso previo, por años de servicios, indemnización por feriado anual jamás
otorgado y menos cotizaciones previsionales de AFP, Salud y cuenta individual
por Cesantía; requiriéndole la entrega ipso facto de las llaves del camión pues
naturalmente al unísono se puso término de forma unilateral al contrato de
arrendamiento.- Alega que el despido se practicó en forma contraria a
derecho sin expresión de causa legal y se llevó a cabo cuando un
representante de la Empresa en la depósito central que mantienen en Jorge
Washington, N°1070, Cerro O'Higgins, Valparaíso, se le acercó repentinamente
la mañana del día señalado, indicándole: "Hasta aquí no más llegamos, con el
incendio del Cerro La Cruz ya no se necesitan tus servicios. Entrégame las
llaves del camión y tu radio comunicador. Lo siento, Cabro.".
Alega que al haber despido verbal, sin el señalamiento de causa legal ni
aviso en forma y plazo, por escrito, de los hechos que la habrían de configurar
de acuerdo al art. 162 del Código del Trabajo, atento a lo previsto al inciso
segundo del art. 454 N°1 del mismo, la parte empleadora no podrá alegar en
juicio hecho alguno que pudiese justificar la causal de término de contrato que
expongan.
Afirma que tras haberse sucedido el despido verbal carente de toda
causa y formalidad, se dirigió a las oficinas de la Dirección del Trabajo el 19 de
Mayo pasado e interpuso reclamo que derivó en que fuera citado a audiencia
de conciliación laboral el 9 de junio, en la que fue imposible alcanzar un
acuerdo con la contraria.
Procedencia de la nulidad del despido por no pago de las
cotizaciones previsionales:
Cita y trascribe artículo 162 del estatuto del trabajo y dice que de la
norma indicada, se concluye que, la causal de la denominada foralmente
"nulidad del despido" consiste en no haber cancelado íntegra y oportunamente
las cotizaciones del trabajador por parte del empleador al momento de
producirse el despido. En su caso, durante el tiempo que se mantuvo vigente
la relación laboral con la demandada, ésta no declaró ni pagó el total de sus
cotizaciones previsionales en AFP HABITAT, a la que está afiliado, y de salud a
FONASA, con lo cual, el despido con el que se he visto perjudicado no es
eficaz, debiendo aplicarse al empleador la sanción descrita en la norma citada.
De la falta de pago de sueldo fijo y de las horas trabajadas en
exceso de la jornada ordinaria: durante todo el periodo que prestó
servicios, es decir 19 meses que transcurrieron entre el 12 de septiembre del
año 2012 y el 15 de abril del actual, no se pagó por concepto de
remuneración, más que comisiones por concepto de las ventas omitiéndose el
pago el sueldo fijo que corresponde y que por dicho periodo se adeuda por un
total de $3.990.000.-
Su jornada real diaria excedía con creces la jornada ordinaria de un
máximo legal de 45 horas semanales, trabajó 78 horas semanales por 76
semanas, es decir, 33 horas extras por semana que da un total de 2.508 horas
extras que no fueron pagadas conforme a la ley. Así las cosas, ya sea por
aplicación del art. 29 o 32 del Código del Trabajo, es del caso que las horas
trabajadas en exceso de la jornada ordinaria, aun cuando no se hayan pactado
por escrito como extraordinarias, se considerarán y pagarán como tales con un
recargo de 50%, que conforme al total contabilizado, sobre una base de
remuneración imponible de $761.907, amerita un pago por $10.613.856.-
Sobre las indemnizaciones por falta de aviso previo, años de
servicio y feriado anual: no habiendo operado en la práctica al momento del
despido el aviso legal anticipado corresponde que se pague indemnización
sustitutiva del mismo, como también indemnización por años de servicios que
dispone el art. 163 del Código del Trabajo, al haber prestado servicios a la
demandada por más de un año, con el recargo esta última del 50% dispuesto
en la Letra B del Art. 168 del Código del Trabajo, y sin lugar a dudas, la
indemnización por el feriado legal no otorgado, que por el periodo del 12 de
septiembre de 2012 al 15 de abril de 2014, se traduce en 23 días de feriado
que no se le permitieron tomar, con un valor total de $584.108.-, que se debe
sumar a los $761.907.- que se deben pagar doblemente, tanto por la falta de
aviso previo como por la indemnización de un año de servicio.
Del compensatorio al descanso dominical y festivo, y de las
gratificaciones: - Desde luego, tal como su jornada real de trabajo no le
permitió hacer uso de feriado anual y todavía más, tampoco del descanso al
interior de la jornada, tampoco pudo descansar semanalmente durante el
periodo que se desarrolló el contrato de trabajo 84 días domingos y 24 días
feriados, con un resultado de 108 días en total que merecen ser indemnizados
y que por el valor de jornada diaria $25.396, calculado sobre la base de
$761.907.-, dan un total de $2.742.768.
Finalmente, por el periodo trabajado desde el 12 de septiembre de 2012
al 15 de abril de 2014, tampoco se pagaron gratificaciones que por ley
corresponden y que solicita calcular de acuerdo a las utilidades que informe la
empresa.

TERCERO: Que, JORGE FORTTES IRIBARREN, abogado, domiciliado en Prat


732 of. 43 Valparaíso, en representación de ABASTECEDORA DE
COMBUSTIBLES S.A. contesta la demanda solicitando su rechazo, con costas,
por las razones de hecho y fundamentos de derecho siguientes:
Cuestiones Formales Previas
En primer término, señala que rechaza tajantemente todas las
aseveraciones formuladas en la demanda, con excepción de aquellos hechos
que sean expresamente reconocidos.
Luego, previo a realizar descargos respecto de los hechos alegados en la
demanda, señala los errores formales que impiden que ésta sea acogida.
Para que la demanda de autos prospere, es necesario que el tribunal
establezca y declare la existencia de la relación laboral entre las partes, ello se
ve confirmado por lo indicado por la contraria en el libelo pretensor, al señalar:
“se me prometió a lo brevedad formalizar la relación laboral, esta nunca fue
documentada mediante un contrato escrito configurándose un vínculo informal,
que sin embargo se pactó con carácter indefinido y con una remuneración
variable en razón de ¡as ventas que en mi desempeño realizara en donde se
me entregaba un proporcional a partir del precio fijo y obligatorio que la misma
me instruía, que para los efectos del artículo 172 del Código del Trabajo se
devengó por $761.907 y que me eran depositada en mi cuenta bancaria en
Credichile".
Luego, alega, para que el tribunal pueda declarar la existencia de la
relación laboral, es necesario que el supuesto trabajador lo haya solicitado,
señalando los hechos, circunstancias y características que configuran la
relación laboral y que le permiten establecer al Tribunal, que existió entre las
partes un vínculo de subordinación y dependencia, lo que no ocurre con la
demanda de autos, puesto que el demandante no da explicación clara de lo
que realizaba y se contradice constantemente. En efecto, agrega, señala que
habría firmado un contrato de arriendo de un camión de propiedad de
Abastible, pero luego señala que habría tenido un contrato de trabajo no
formalizado con dicha empresa. Sin perjuicio de ello, tampoco en la parte
petitoria de la demanda pide se declare la existencia de la relación laboral y
consecuentemente el tribunal se encuentra impedida de hacerlo, bajo riesgo de
caer en el vicio de ultra petita.
De la Inexistencia de la relación laboral.
Alega que entre las partes, existió desde septiembre del año 2012
una relación de carácter comercial amparada en dos contratos: a) Un contrato
de arrendamiento de vehículo y b) contrato de consignación y transporte. En
virtud del primero de los contratos, cuya última versión data de 4 de junio de
2013, Abastible dio en arrendamiento al actor el Vehículo marca Hyundai,
modelo Porter HR STD 2,5 año 2011 patente CWGC.85-4 con el objeto que
fuera destinado únicamente a prestar servicios de transporte a Abastible y
venta a público de gas licuado marca Abastible. En el referido contrato se fija
la renta de arrendamiento, obligaciones de las partes, duración del contrato, se
contempla una opción de compra para el arrendatario etc.
En virtud del segundo contrato, esto es Contrato de Consignación y
Transporte, Abastible encarga al actor que, por nombre y cuenta de Abastible
transporte, distribuya y comercialice gas licuado en cilindros de 5, 11, 15 y 45
kilogramos y cilindros o envases de los mismos kilogramos. Se establecen las
obligaciones de las partes, estipulándose en un anexo la tarifa que Abastible
paga al consignatario por el flete de las cargas de gas licuado entregadas.
En los dos contratos antes mencionados se establece que el personal
que el Consignatario o Arrendatario contrate no tendrá relación alguna con
Abastible, siendo de su exclusiva responsabilidad el cumplimiento de las
obligaciones laborales y previsionales. Alega que de lo expuesto se deduce que
el actor no tenía obligación de aceptar los encargos que se le encomendaban,
tampoco tenía jornada de trabajo, ni tenía remuneración que se le pagase con
una periodicidad y monto determinados, ni recibía órdenes de persona alguna,
sino que realizaba una labor de fletero por la que obtenía una ganancia, por la
cual emitía una factura mensual a Abastible, cuya glosa precisamente señala
"Fletes transportados durante el mes de”.
De otro lado Abastible emitía todos los meses una factura al
demandante por el arriendo del vehículo antes mencionado.
Conforme con lo anterior, aparece como meridianamente claro que
jamás existió relación laboral entre las partes.
En cuanto al término de la relación comercial señala que en abril de
2014, el actor, viendo que el sector en el que efectuaba sus ventas había sido
afectado por el incendio de Valparaíso ocurrido en esa misma fecha, decidió no
seguir adelante con los contratos haciendo entrega inmediata del vehículo
arrendado.
Sobre la nulidad del despido: La petición del actor sobre el particular
se afinca en que durante todo el tiempo supuestamente trabajado, esta parte
no cumplió su obligación de enterar las cotizaciones previsionales en su favor y
ante los organismos previsionales respectivos. Luego, para determinar primero
que adeude cotizaciones previsionales al actor, deberá acreditarse que existió
una relación laboral lo que ha sido expresamente controvertido. Con todo, aún
de acreditarse ese vínculo, la demanda no podrá tener éxito en este apartado,
ello porque la jurisprudencia se ha uniformado en orden a entender que sólo
cuando el empleador ha pagado remuneraciones y efectuado los descuentos
previsionales, desviando éstos a fines diversos y no enterándolos en las
instituciones respectivas, es que se configura el reproche de los incisos quinto
al séptimo del artículo 162 del Estatuto Laboral, de suerte que si nada se pagó
por remuneraciones ni se efectuó descuento alguno, no procede castigar al
empleador con la sanción asociada a ese régimen. Por lo tanto, incluso de
accederse a lo pedido en la demanda en cuanto a considerar a Abastible como
empleador del actor, ordenando solucionar el pago de las cotizaciones
previsionales morosas, no podrá simultáneamente castigarse a mi
representada con la sanción que impone la Ley Bustos, atento a que no
incurrió en el supuesto típico por ella castigado.
De otro lado, alega, dentro de los principios más básicos del derecho
común se encuentra lo que se conoce por "Teoría o Doctrina de los Actos
Propios". Esta teoría se basa fundamentalmente en términos tales que la
conducta habitual de un sujeto, en virtud de un marco obligatorio definido y
debidamente convenido, no admite que luego este sujeto, para su propio
provecho, desconozca sus obligaciones. Además, se le considera una
derivación necesaria e inmediata del principio de la buena fe porque exige un
comportamiento coherente con la confianza creada por los actos de su autor, lo
que se resume en una serie de requisitos o sub-principios requeridos para
entender la preeminencia de esta figura. En efecto, la doctrina comparada
señala a este respecto que son requisitos para que opere esta Teoría, los
siguientes: Que un sujeto adopte una conducta jurídicamente vinculante,
relevante, eficaz y consumada. La conducta es vinculante cuando compromete
al sujeto y surte algún efecto jurídico que afecta intereses de otras personas y
es relevante si demuestra una actual y definitiva actitud, esto es, no se trata
de meras opiniones, aspiraciones o propósitos. El acto - en principio- debe ser
eficaz porque los actos ineficaces no son una guía que oriente las actuaciones
de los terceros. Finalmente, la actuación debe estar consumada, o sea,
concluida en todos los elementos de que se compone y, con ello, configurado el
carácter definitivo de la conducta. Que tal sujeto -con posterioridad-
realice una actuación. Esta conducta debe importar el ejercicio de una
pretensión jurídica en el mismo ámbito de intereses de la primera. Por regla
general, el sujeto intenta ejercer un derecho subjetivo y obtener algo en su
favor sin importarle la incongruencia con su primera conducta. Que exista
una contradicción o incompatibilidad -directa y clara- que surge de la
comparación entre las dos actitudes. Que la segunda actuación afecte a otro
sujeto, que puede ser un tercero o un co contratante. Que exista identidad
jurídica de los sujetos que se vinculan en ambas conductas.
El efecto de la aplicación del principio es -en general- el rechazo del
ejercicio del derecho, pretensión o facultad porque se intenta en las
circunstancias actuales, en los términos que se propone y ante el sujeto en
contra del cual se plantea.
Tal como lo postula esta doctrina de los actos propios, cuando el sujeto
ejecuta un hecho o celebra un acto relevante y eficaz (o un conjunto de ellos),
allí comunica a los terceros una actitud o comportamiento; y esos terceros,
confiando en la buena fe del sujeto y actuando ellos también de buena fe, se
guían por esa actuación para decidir las suyas, sobre el supuesto de la
coherencia.
Un cambio no justificado los desconcierta, y entonces deben ser
protegidos de los perjudiciales efectos de esa nueva actuación, contradictoria
con la primera. Esa protección se concreta impidiendo los efectos del acto
nuevo (non valet), que contradice al que fijó rumbo.
Esa protección a la buena fe determina, irrefutablemente, que los co-
contratantes deban mantener un estándar de comportamiento a la par con las
obligaciones contraídas, y por otra parte, resguardando mantener la conducta
que en atención a los términos contractuales convenidos, mantenga una línea
homogénea. Esto, en la práctica, ha sido obviado y repugnado mediante la
conducta de la actora, como queda de manifiesto no sólo por nuestro relato,
sino que también en lo que corresponde al tenor de su libelo.
En tal sentido, es útil señalar que: el demandante suscribió
voluntariamente los contratos de arrendamiento de vehículo y contrato de
consignación y transporte, los que ahora pretende desconocer; Que el actor
entregaba voluntariamente por la prestación de servicios específica, facturas
de ventas y servicios, las cuales eran canceladas por mi representada; Que
transcurrió largo tiempo, en que las partes se relacionaron en dichos términos.
Luego, lo cierto es que no es factible señalar que exista alguna
prestación que reclamar, por cualquier concepto. Pues bien, y retomando la
Teoría en estudio en este apartado, menester es señalar que éste ha sido
expresamente reconocida por la doctrina y jurisprudencia laborales.
De las prestaciones demandadas
A este respecto indica lo siguiente: En cuanto a declaración de nulidad del
despido, debe rechazarse íntegramente dicha petición por no concurrir los
supuestos para ello. En cuanto a las indemnizaciones normales del despido,
esto es, sustitutiva de aviso previo y por años de servicio, junto con su
correspondiente recargo legal, nada adeuda esta parte conforme a lo señalado
anteriormente, nunca ha existido relación laboral entre las partes y por otro
lado fue el demandante quien tomó la decisión de concluir la relación civil que
tenía con Abastible.
En relación a lo solicitado respecto al pago de cotizaciones previsionales
y a la nulidad del despido alegada, de acuerdo a lo dispuesto en los incisos
quinto, sexto y séptimo del artículo 162 del Código del Trabajo, ésta debe ser
rechazada, por no haber existido relación laboral entre las partes,
En cuanto al cobro de prestaciones laborales, sueldo fijo, horas
extraordinarias, feriado legal y proporcional y gratificaciones, deberán ser
rechazadas igualmente atendida la inexistencia de relación laboral con el
demandante.

CUARTO: Que, el tribunal llamó a las partes a conciliación en la audiencia


preparatoria, en lo que no obtuvo éxito por lo que debió recibir la causa a
prueba fijando el siguiente hecho a probar: Efectividad de haber el actor
prestado servicios personales bajo vínculo de subordinación y dependencia
para el demandado en el lapso no discutido del 12 de septiembre de 2012 y el
15 de abril de 2014. Hechos y circunstancia que determinen particularmente la
existencia del imprescindible vinculo de subordinación y dependencia.

QUINTO: Que, en la audiencia de juicio, las partes incorporaron la siguiente


prueba:
DEMANDADA:
DOCUMENTAL: incorpora los siguientes documentos:
1. Contrato de arrendamiento de vehículo de 12 de septiembre de 2012
entre Sebastián Carmona y Abastible;
2. Anexo de modificación de contrato anterior de fecha 18 de diciembre de
2012;
3. Contrato de arrendamiento de vehículo de 04 de junio de 2013, entre las
mismas partes;
4. Contrato de consignación y transporte de 04 de junio de 2013;
5. Liquidaciones mensuales de servicios de fletes prestados por el
demandante, descuentos y monto líquido a pagar con sus respectiva factura
emitida por el demandante a Abastible correspondientes a los meses de
setiembre de 2012 a marzo de 2014. (20 liquidaciones, 20 facturas del
demandante;
6. (3) Facturas del demandado Abastible, emitidas al demandante,
correspondientes al arriendo del vehículo, por los meses de enero, febrero,
marzo de 2014.

CONFESIONAL: Previo juramento de rigor absuelve posiciones Sebastián


Carmona Núñez.

TESTIMONIAL: Previo juramento de rigor, prestan declaración los siguientes


testigos:
1. Daniel Erasmo Hernández Valenzuela.
2. Eduardo Ismael Acuña Villalobos.

DEMANDANTE.-
DOCUMENTAL: incorpora los siguientes documentos:
1) Acta de comparendo de conciliación ante la unidad de conciliación de
Valparaíso, de la dirección del trabajo, de 19 de mayo de 2014;
2) Calendario de 2014 de Abastible, que incorpora teléfono de contacto del
demandante;
3) Guía de ingreso y guía de despacho electrónica por cambio de equipo
celular, emitidas por Nextel de 14/06/2012;
4) Guías de despacho de Abastible de marzo a mayo de 2013, donde el
demandante figura como chofer (3 talonarios);
5) Listado de movimientos bancarios de abono de remuneraciones desde
Mayo de 2013 a Abril de 2014, de cuenta vista del demandante N°
198190484780;
6) Cuatro fotografías del demandante en sus funciones.

CONFESIONAL: La parte demandante, en relación a que la persona llamada


a absolver posiciones no ha comparecido, solicita al Tribunal que se haga
efectivo el apercibimiento legal del artículo 153 N° 3 del Código del Trabajo. El
Tribunal resuelve: Téngase presente en la dictación de la sentencia.
TESTIMONIAL: Previo juramento de rigor, prestan declaración los
siguientes testigos:
1) Germán Andrés Marín Ponce.
2) Marisol Monsalve Escudero.

OFICIOS: Se recibe respuesta de oficio N° 556-2014/US, emitido a Nextel,


del que se da lectura en la audiencia.

OTROS MEDIOS DE PRUEBA:


1) Buzo de trabajo de Abastible del demandante. (chaqueta tipo parka,
polera con logo de Abastible y pantalón en los mismos colores)
2) Calendarios y volantes de Abastible que debían ser distribuidos por el
demandante.

SEXTO: Que, en la audiencia de juicio, el actor absolvió posiciones y en


síntesis, dijo: exhibidos los contratos de consignación y arrendamiento
incorporados por el demandado de fechas ambos 4 de junio de 2013, el actor
afirma haber suscrito estos contratos con Abastible, y niega haber suscrito otro
y otros que estuvieran vigentes a la fecha en que dejó de prestar los servicios.

SEPTIMO: Que, en la audiencia de juicio declararon como testigos de la


demandada las siguientes personas que en síntesis dijeron: Daniel Erasmo
Hernández Valenzuela: que es consignatario de la demandada, administra el
local de Abastible de una pate de la zona de esta ciudad. Agrega que conoce al
actor y su vínculo o relación con él es que lo que pasa es que él administra las
unidades de negocio de las que dispone la demandada en la región para
vender sus productos y el actor era un fletero que tenía a cargo una camioneta
que prestaba servicios para Abastible. Él (el testigo) tenía que disponer que
tuviera sus cargas y administrarle sus pedidos para que cumpliera su rol por lo
que se le pagaba sus fletes. Añade que los fleteros tienen un contrato con la
empresa por el vehículo con opción de compra, además un contrato de
consignación que específica los valores de los fletes que realizan en el mes.
Añade que se les destina una zona de venta y ese destino lo hace Abastible, en
la que deben prestar servicios en la que deben satisfacer los requerimientos de
los clientes, es decir, que vendan gas licuado en cilindros. Dice que la
comunicación con el camión y la central para despachar los despedidos se les
facilita un teléfono nextel con radio por el que se le comunican los pedidos
para que puedan ir a entregarlos a domicilio en la zona asignada, los teléfonos
son de la sociedad de él, que es consignatario la sociedad Hernández y
Hernández Ltda. La central la administra el testigo y allí llegan los pedidos. Si
no encuentran la casa o no salen los clientes los fleteros se comunican también
con la central. Afirma que respecto de la imagen corporativa, logos y demás
dice que las camionetas lo llevan, los fleteros deben usar los uniformes que la
empresa se los vende. Afirma que en cuanto al funcionamiento diario, él vela
porque las 17 zonas de ventas que tiene asignada se pueda cumplir con los
servicios hacia los clientes, si falta un camión asignado a la zona debe enviar
otro que esté más cerca para que cubra esa zona si un día un camión no llega
a buscar los cilindros en ese caso lo llama para ver qué paso, si quedó en
panne u ocurre algo con él. Afirma que este sistema se aplica por todas las
compañías, y en toda la región y en otras como la cuarta y la tercera. Al contra
examen dice que el actor tenía que cumplir con estándares de servicios que
debe atender en la zona que se le asigna en los horarios de pedidos, que son
de las ocho y media de la mañana a ocho y media de la noche que debe ver si
los puede cumplir él o debe poner otro chofer. Afirma que el camión debe estar
disponible en el horario, se trata del horario que mencionó, si no lo puede
cumplir debe informar. Afirma que esto es de lunes a sábado y los domingo de
10 de la mañana hasta las cuatro y media de la tarde. No hay sanciones por
inasistencia o atrasos. Si el camión está ausente por tres días debe haber una
causal para eso, es decir que está en panne, o una persona enferma, por
ejemplo si se murió un familiar. Pero debe informar porque se debe saber qué
pasa con el camión, por ley no puede quedar en cualquier parte, se trata de
cilindros de gas. Si no dice que pasó y no ha ido tres días la empresa le va a
pedir que informe, le pide explicaciones de dónde ha estado el camión. Afirma
que la zona de venta del actor, cerro La Cruz, Las Cañas, El Litre, acotado con
un perímetro que le fue asignado por la empresa. Se verifica el cumplimiento a
través de los pedidos telefónicos, y por los reclamos de los clientes que avisan
que no le ha llegado el pedido. No hay GPS instalado en los camiones.
Eduardo Ismael Acuña Villalobos, dijo en resumen: que es consignatario de
la demandada desde hace alrededor de 12 años, es uno de los más antiguos
que trabaja para la empresa, que presta servicios para la ella. Dice que su
función es que les arriendan un camión para vender el gas de la empresa, en
un sector determinado, el suyo colinda con el del actor. Conoce al actor eran
compañeros de trabajo, colindan sus sectores. Dice que el sistema de
funcionamiento es que venden gas que no es de ellos, porque
desgraciadamente no son vendedores, si fueran sería otra cosa, les pagan
como transportista, en el fondo también lo venden, pero no les pagan por
vender sino por kilos transportados. La entrega que hacen le pagan por
transportarlo, le pagan por kilo vendido, la iniciación de actividades se hace
por comisionista de gas. Llegan a la central con los tarros vacíos y entregan la
plata de las ventas, a fin de mes les pagan conforme la tarifa y ellos facturan
la venta, más bien, los kilos. Usan uniforme, es un tema, la empresa los
obliga, es un distintivo de la empresa para la que trabajan, lo compran a la
empresa, y tienen que usarlo, es un tema. Agrega que el actor, con quien
colinda el sector, entonces si él no iba el testigo lo cubre pues alguien tiene
que entregarle el gas a la gente. Con el incendio se quemó una gran parte del
sector del actor, y parte del sector del testigo, el actor se había perdido uno
días y estaban todos molestos, el testigo también porque se le cargaba la mata
a él, hasta donde sabe el actor se apresuró un poco, no esperó la respuesta de
la empresa. Dejó el sector y lo quedó cubriendo el testigo. Hasta donde sabe el
actor se retiró por apresurado no esperó. Al contra examen dice que el horario
de trabajo es que el reparto se hace de ocho y media a ocho y media y
desgraciadamente alguien tiene que entregarlos entonces se puede tomar
como horario de trabajo. Agrega que él maneja el vehículo o un ayudante de
él, el actor manejaba su vehículo, pocas veces un chofer. Afirma que el camión
tiene logo de Abastible, es de la empresa, lo arrienda a los choferes, todos son
iguales. Dentro del camión tenían radio, teléfono que todo es propiedad de la
empresa, los cilindros llenos o vacíos son de la empresa, la plata es de la
empresa, la venta es de ellos. El camión por contrato corresponde que la
empresa disponga, quedan en las dependencias que ésta disponga porque es
solo para vender gas de Abastible, exclusivamente. Con el tiempo se han
cambiado las cosas y si uno tiene donde guardarlo se lo puede llevar pero
vacío, sin cilindros. Agrega que respecto del horario, tienen que llegar para
cargar antes de las ocho y media pues los pedidos son a partir de esa hora
aunque igual algunos llegan más tarde, otros temprano, si no llegan ocurre
que los pedidos se los pasan a otra persona. Pero si no llegan no hay
sanciones, pero hay que avisar porque la empresa es dueña del camión y tiene
que saber dónde está. Dice que los pedidos de gas se hacen a la empresa el
chofer tiene un teléfono, incluso tienen un teléfono que le da la empresa en el
que los clientes se pueden comunicar directamente con el chofer para hacer
sus pedidos. La forma que llegan los pedidos es a través de la empresa que le
llegan a través de una máquina (PDA) que sirve también para hacer ventas
con tarjeta como CMR, allí llega la información de lo que quiere el cliente y el
domicilio, es una especie de teléfono pero más grande y es de la empresa.
También lo llaman al celular de la empresa que ellos llevan consigo y también
venden metiendo ruido con los cilindros en la calle. La gente lo espera para
comprar gas. Dice que no hay mecanismo para verificar que los camiones
están en la zona aunque en su opinión debería tener GPS. La empresa no
fiscaliza que un camión esté en la zona asignada, si él ve un camión en su
zona avisa al jefe para que haga algo pues si se invaden los sectores se
perjudica la venta del que tiene el sector asignado. Esa es la única forma de
control, ellos mismos.

OCTAVO: Que, en la audiencia de juicio declararon los testigos de la


demandante Germán Andrés Marín Ponce, dijo en síntesis que sabe quiénes
son las partes del juico, los conoce trabajando en la empresa Abastible con él.
Dice que trabajó el testigo hasta el siete de enero del actual y desde el 2012,
era chofer y repartidor de gas y que el actor tenía las mismas funciones que el
testigo que lo hacía en Playa Ancha y el actor en el cerro el litre, las cañas y la
cruz. Agrega que el actor llegó el 2012 en septiembre hasta abril de 2014, lo
contrataron igual que al testigo, a través de un contrato que firman y los
hacen sacar iniciación de actividades y facturas. Luego de hacer estos
trámites, que se los pedían para poder trabajar, firmaban un contrato por la
camioneta, este vehículo es de Abastible y lo usan los choferes para trabajar,
reparten gas a los clientes de gas que es de Abastible lo mismo que los
cilindros, al final del día debían dejarlos en la empresa en Washington, de esta
ciudad. Afirma que la relación el actor terminó a raíz del incendio, cree que le
dijeron que no siguiera trabajando, lo dijo Daniel Hernández, encargado del
centro en Valparaíso. El actor tenía una horario de trabajo de lunes a sábado
entraban a las ocho y media y salían a las nueve de la noche, domingos y
festivos entraban a las diez y salían a las seis. Dice que si el actor no iba le
llegaba una sanción, si llegaban tarde los castigan no dándole pedidos durante
el día los que se los daban a otros camiones, si uno faltaba dos semanas sin
motivo eso era corte de cabeza y despido. Agrega que usaban uniforme para
distinguirse que era de Abastible, les entregaban radio, los mantenían
controladitos con eso y el camión tiene GPS y le parece que la radio también lo
posee. Afirma que la existencia de GPS se verifica pues cada vez que se salían
de la ruta los llamaban desde la empresa don Daniel Hernández o las
telefonistas, si se salían del sector los llamaban, por eso se dieron cuenta que
tenían gps, les decían que debían volver al sector. Dice que la remuneración
debe ser como la de un millón seiscientos y en verano un millón doscientos,
pero líquido como setecientos mil pesos, ochocientos mil pesos pues se
descuentan los gastos del petróleo, IVA, cuota del camión, mantención, son
como 600 mil pesos de descuentos. Afirma que al actor le afectó el término de
la relación laboral, económicamente y psicológicamente, pues es fuerte perder
el trabajo. Fue el actor que le dijo cómo perdió el trabajo. Agrega que el actor
tiene cuarto medio. Al contra examen dice que él fue despedido, le pidieron
que se fuera pero no demandó. Lo del GPS lo sabe porque su camión decía que
lo poseía, un logo en el vidrio pero más que nada porque la empresa sabía
dónde estaba, está seguro que lo poseía, pero estaba escondido, no lo vio,
pero tiene la certeza que lo posee. Marisol Monsalve Escudero, que sabe
quiénes son las partes de este juicio y las nombra, agrega que conoce al actor
pues era el que vendía el gas en su cerro, lo conoce como dos años más o
menos. Afirma que vendía gas en el cerro, por lo que veía manejaba camioneta
de Abastible que posee logo y está pintado de naranja, vendía gas. Ella
llamaba a la empresa y luego llegaba el actor a dejar el gas, sabe que lo
llevaba al cerro la cruz, el litre y las cañas del que no se podía pasar, eso lo
sabe porque una vez lo recomendó a sus prima que vive al frente pero no
podía vender ahí porque no le correspondía esa vereda de la calle. Ella lo
empezó a recomendar pero no podía vender en todas partes, lo recomendó
porque al verlo tan joven lo quiso ayudar pues ella también tiene hijos. Una
vez le preguntó por qué andaba trabajando tan tarde y dijo que tenía que
pagar el camión y por eso tenía que vender, eso todos los días, incluidos los
sábados, domingo y feriados. Afirma que el actor debía pagar el camión que le
descontaban todos los meses y ella como es preguntona, conversaba, le decía
que debía tener cuidado que se fijara bien, pues a su hijo le pasó que pagó y
pagó en movistar y luego lo echaron sin nada, ella le decía que debía
asesorara sobre el tema. El actor tiene dos niños, pagaba arriendo, eso se lo
dijo pues conversaban. Afirma que el actor ya no vende gas para Abastible, se
enteró pues llamó al celular que tenía y lo contestó otra persona que dijo ser el
chofer, cuando llegó le preguntó y esta persona le dijo que lo habían echado,
lo que ocurrió días después del incendio. Cuando se encontró con él más
adelante, el mismo actor se lo contó. El actor trabajaba de las ocho y media y
entregar el camión a las diez en la subida Washington, esto lo sabe porque era
la información que le dio el propio actor más de una vez que ella llamó en
horarios en el que no había salido todavía o ya debía ir a dejar el camión. El
actor trabajaba todos los días, igual que el chico de ahora. Van a la hora que lo
llamen, el actual repartidor tiene el mismo celular del actor. Afirma que el
actor conducía una camión con logo de Abastible, usaba uniforme de la
empresa Abastible, azul con salmón y logo de Abastible. Ella siempre llama a
esta empresa pues trabajan todos los días. Agrega que el actor ha tenido
problemas por perder el trabajo, tiene niños chicos, conversaron, se lo contó,
no puede pagar el arriendo.

NOVENO: Que, será, a continuación, indispensable determinar, de acuerdo con


la prueba rendida y su valoración conforme a las reglas de la sana crítica, si
estos servicios que indubitadamente prestó el actor por la que percibía una
contraprestación en dinero, pueden ser o no, en definitiva, calificados de
laborales por haberse prestado bajo el distintivo vínculo de subordinación y
dependencia, o si por el contrario, no lo fueron, con lo que deberían calificarse
de civiles y por cierto, con ello, no dar lugar a la demanda, aceptando con ello
la tesis de la demandada.

DECIMO: Que, en estricto rigor no existe controversia entre las partes acerca
de la existencia de vínculos entre las partes, tampoco acerca del periodo o
lapso por el que existió tal vínculo, incluso que éste esté referido al negocio o
giro de la demandada ni acerca de que a su respecto el demandante hubiera
prestado servicios por los que se pagó mensualmente una contraprestación
dineraria.

UNDECIMO: Que, la demandada en apoyo de la calificación del contrato que


sostiene ser de naturaleza civil, incorporó sendos contratos celebrados, no
cabe duda, por ambas partes. A continuación serán objeto de análisis:
CONTRATO DE ARRENDAMIENTO DE VEHÍCULO MOTORIZADO (última
versión 04 de Junio del 2013). A partir de este contrato la demandada da en
arrendamiento al actor un vehículo motorizado de su propiedad. El actor, por
este contrato se obliga a destinar el vehículo arrendado única y
exclusivamente para prestar servicios de transporte a ABASTIBLE y de
venta al público final, de Gas Licuado marca Abastible, para este fin las
partes convienen que el actor debe utilizarlo de acuerdo a la naturaleza y
aptitudes del mismo, cumpliendo las disposiciones de las autoridades
pertinentes y la normativa relativa a su uso, conservación, transporte o
destino, especialmente la Ley del Tránsito y demás normas que sean
aplicables, mantener el vehículo arrendado, cuando esté fuera de uso, en el
lugar que indique ABASTIBLE, cuidar que los productos cuyo transporte le
encargue la arrendadora, tanto durante el transporte de ellos como en su
comercialización, mantengan su calidad y origen legítimos y no sufran
alteraciones que afecten dicha calidad o su cantidad, cumplir y hacer cumplir
todas las exigencias y obligaciones operativas, administrativas y comerciales
que ABASTIBLE fije de tiempo en tiempo. De otra parte, de acuerdo con este
contrato al actor le que expresamente prohibido ejecutar uno o cualquiera de
los siguientes actos sin autorización escrita de ABASTIBLE, entre otros: 1.-
Subarrendar el vehículo arrendado, celebrar cualquier acto o contrato respecto
de él o ceder el presente contrato en todo o en parte y a cualquier título. 2.-
Introducir al vehículo arrendado modificaciones, mejoras o alteraciones de
cualquier clase, 3.- Retirar, intervenir, modificar o cambiar la imagen del
vehículo. Además, durante la vigencia del contrato, el vehículo arrendado se
mantendrá asegurado por su valor comercial, expresado en Unidades de
Fomento, contra todo riesgo asegurable y por la Compañía de Seguros con la
cual opera ABASTIBLE. Este contrato, entre otras causa, termina en el evento
de terminar, por cualquier causa, el Contrato de Distribución de GLP suscrito
entre las partes.
CONTRATO DE CONSIGNACIÓN Y TRANSPORTE. (última versión 04 de
Junio del 2013) En él se consigna que el Consignatario (el actor) es
arrendatario del vehículo motorizado a que se refiere el contrato anterior. Por
este contrato ABASTIBLE le encarga, para que en nombre y por cuenta de
ABASTIBLE transporte, distribuya y comercialice, exclusivamente con el
vehículo motorizado individualizado en la cláusula anterior, a los clientes
ubicados en la zona geográfica denominada Sector DVI 096, de la ciudad de
VALPARAISO, los productos que a continuación se indican: Gas licuado en
cilindros de 5 kg., 11 kg., 15 kg. y 45 kg. Y Cilindros (envases) de 5 kg., 11
kg., 15 kg. y 45 kg. ABASTIBLE, en cualquier tiempo, durante la vigencia del
presente contrato podrá modificar la zona geográfica de distribución y
comercialización antes indicada.
Se conviene que el actor realizará el transporte y la venta de los
productos ya indicados, en los precios que de tiempo en tiempo señale
ABASTIBLE, ajustándose además en todo momento y dando estricto
cumplimiento a las Normas de Operación y Administrativas, que abarcan, entre
otras materias las concernientes a presentación, calidad de los productos,
seguridad y servicio, que para tal efecto imparta ABASTIBLE. Tales normas,
que podrán ser modificadas por ABASTIBLE cuando lo estime conveniente, se
consideran parte integrante del contrato y su infracción se sancionará en la
forma y modo que en ellas se establece o en su defecto, en la forma que se
establece en la cláusula décimo primera del contrato. El actor se obliga en todo
caso a cumplir con los volúmenes de venta mínimos mensuales que para
condiciones normales de operación establezcan los planes operativos
respectivos determinados por ABASTIBLE. Estos volúmenes de venta mínimos
mensuales se informan dentro de los primeros 7 días hábiles de cada mes.
Se advierte en este instrumento que el contrato constituye un mandato,
que se celebra teniendo en consideración la persona del Consignatario.
En consecuencia, éste no podrá traspasar este contrato ni dar
participación en él a terceros, ni delegar el cargo, sin previo y expreso
consentimiento escrito de ABASTIBLE.
De otra parte, el contrato, se conviene, estará vigente mientras lo esté
el Contrato de Arrendamiento suscrito entre las mismas partes respecto del
vehículo motorizado. En caso de término de dicho contrato de Arrendamiento,
por cualquier causa, expirará el Contrato de Consignación.
ABASTIBLE se compromete a entregar al actor la cantidad de cilindros y
cargas de gas licuado que permitan un normal funcionamiento. Cada vez que
se repongan total o parcialmente los productos correspondientes el actor
deberá previamente cancelar a ABASTIBLE el producto de las ventas
realizadas. La cancelación o liquidación de los valores producto de las ventas
realizadas, deberá realizarla dentro del día o al día siguiente de aquel en que
se efectuaron las ventas, ingresando a la caja de la Planta o Depósito
correspondiente, dinero efectivo, cheques de clientes girados a nombre de
ABASTIBLE y órdenes de compra por ventas a crédito que hayan sido
previamente autorizadas por ABASTIBLE. ABASTIBLE no estará obligado a
entregar al Consignatario cilindros y cargas de gas licuado, si éste no cancela
previamente y a satisfacción de ABASTIBLE, la totalidad de los valores
producto de las ventas realizadas hasta el momento en que solicitó la
reposición de los productos.
ABASTIBLE pagará al actor la tarifa de flete por cargas de gas licuado
entregada, fijadas para el Sector, cuyo valor se indica en el documento anexo
firmado por las partes. Las cantidades a pagar se liquidarán mensualmente
dentro de los primeros días del mes siguiente al de su devengamiento, previa
recepción de la factura correspondiente.
ABASTIBLE podrá poner término inmediato al contrato si el actor
incurre en una cualquiera de las siguientes conductas: Por incumplimiento por
parte del Consignatario de las 'Normas de Operación y Administrativas a que
se refiere la cláusula cuarta; Por no respetar el Consignatario los precios y
condiciones para la venta de productos que le fijare ABASTIBLE; Por
contravenir el Consignatario las prohibiciones que impone la cláusula quinta;
Por no cumplir el Consignatario con los volúmenes de venta mínimos
mensuales a los que se refiere la cláusula cuarta; Por no reembolsar el
Consignatario el producto de las ventas, en la forma y oportunidades
expresada en la cláusula séptima; Por contravenir el Consignatario las
instrucciones de índole comercial que le imparta ABASTIBLE, relativas al apoyo
y colaboración en campañas publicitarias y de ventas, concursos de ventas y
demás similares; Por no cumplir el Consignatario con los estándares de
servicio establecidos por ABASTIBLE, tales como tiempo de entrega de los
pedidos, presentación persona! del Consignatario y de su personal; entrega a
los clientes de los formularios de "Comprobante de Entrega"; correcta
utilización de terminales de MPT y/o equipos de radio, etc.; Por alterar el
Consignatario o sus dependientes la calidad, cantidad o sellos de los productos
que se le entreguen en consignación; por comercializar cilindros con
remanentes de gas licuado u otros contenidos, retirados de los domicilios de
los clientes, y por efectuar trasvasijes de gas entre cilindros; k) Por utilizar el
Consignatario, sin conocimiento y autorización previa de ABASTIBLE, un
vehículo distinto al individualizado en la cláusula primera en la distribución de
gas licuado a que se refiere el presente contrato y por distribuir y
comercializar gas licuado en otros sectores afectos al régimen de consignación
de ABASTIBLE; Por divulgar o comercializar el Consignatario, de cualquier
forma y cc personal o empresa, la información relativa a clientes y pedidos de
Abastil obtenido en su carácter de Consignatario y Transportista de Abastible;
Por comercializar el Consignatario, de cualquier forma y con cualquier persona
o empresa, los elementos promocionales o publicitarios que le sean
entregados por ABASTIBLE para distribuir entre los clientes o para identificar
el camión a que se refiere el presente contrato.
El resto de la documental de la demandada esencialmente tiene por
objeto ilustrar al tribunal acerca de los documentos liquidaciones y facturas
que se emitieron entre las partes en la ejecución formal de los contratos
celebrados y ya referidos.
En apoyo, también de sus aseveraciones, la demandada se valió de la
prueba testifical de dos personas cuyas declaraciones fueron ya transcritas en
esta sentencia.

DUODECIMO: Que, en apoyo de sus asertos, el demandante se valió, en


materia documental de acta de comparendo de conciliación en la que se
advierte que al igual que en esta sede, el demandado negó la existencia de
relación laboral, tres talonarios de guías de despacho todas de la demandada y
que portaba consigo al momento de prestar los servicios y en los que se
consigna su apellido en la identificación del chofer. También incorporó
fotografías del camión que conducía y en las que se advierte que éste posee
logos y distintivos que pertenecen a la empresa demandada. Un calendario
promocional 2014 de la demandada en el que se incluye el número del celular
asignado al actor y que como dicen los testigos era proporcionado al
demandante por la empresa y de su propiedad, ello con el objeto que los
clientes le contacten para sus pedidos de gas licuado. Por último cartola de
cuenta vista del actor, no objetada de contrario, en la que desde mayo de
2013 en adelante se advierte innumerables depósitos a título de “abono
remuneraciones”.
DECIMO TERCERO: Que, con el objeto planteado en esta causa y sentencia,
esto es, precisar la naturaleza jurídica de la relación entre las partes, el
Tribunal estará especialmente atento a las declaraciones de los testigos de la
causa, los que declararan sobre los hechos, puesto que a partir de ellos, en
concordancia con el resto de la prueba rendida será posible determinar si
efectivamente concurren o no los presupuestos fácticos que determinen la
existencia del distintivo vínculo de subordinación y dependencia, los que de
concurrir, habilitarán a esta sentenciadora para calificar la relación como una de
naturaleza laboral, con prescindencia de los acuerdos o declaraciones a las que
hubieran arribado las partes, por así determinarlo el principio de la primacía de
la realidad. De no concurrir, por cierto, ello no será posible.

DECIMO CUARTO: Que, de la declaración de los testigos, y de todos ellos, es


decir, aquellos que depusieron por la demandante y por su contraria, es
posible colegir sin que exista duda razonable, que el actor, efectivamente
conducía el móvil de propiedad de la empresa que lleva los logos y la imagen
corporativa de ésta, que lo hacía en una zona o sector que estaba determinada
por un perímetro asignado por la demandada, que en el caso del demandante
consideraba parte de los cerros El Litre, Las Cañas y La Cruz de nuestra ciudad,
sin que pudiese abarcar otra u otras zonas de la ciudad, salvo que por ausencia
de algún otro prestador, se le instruyera hacerlo por parte de la propia
empresa. Además de estas declaraciones se desprende que el actor debía
comparecer a la central de la empresa en la subida Washington de esta ciudad,
todos los días con el objeto de recibir la carga de cilindros de gas y luego y a
partir de las 8 y treinta minutos de la mañana y hasta las veinte y treinta de la
tarde, de lunes a sábado, y domingos y festivos entre las diez de la mañana y
las cuatro y media de la tarde, atender los pedidos de gas que hacen los
clientes a la central telefónica de la empresa y que ésta comunica al actor a
través de un aparato de comunicación que porta en el camión y que es de
propiedad de la demandada. Al mismo tiempo, la empresa provee al actor de
un teléfono celular al que los clientes de su sector pueden llamar y pedirle
directamente gas, todo sin perjuicio de poder anunciar a viva voz en el trayecto
del móvil, la venta de gas en el sector asignado. Todas estas conclusiones se
advierten de la declaración de los testigos y en la descripción de este
procedimiento no hay discrepancias entre quienes depusieron por una y otra
parte. Se advierte de las declaraciones, incluso del segundo de los testigos de
la demandada, que la asignación del sector de distribución de gas es practicada
por la demandada y que no es posible que, salvo instrucción al respecto, los
prestadores puedan distribuir gas en otro sector no asignado. De estas
declaraciones también se advierte que si bien formalmente no se les exige la
presencia en una horario determinado para la ejecución de los servicios, no es
menos cierto que también es posible concluir de estas declaraciones que de no
comparecer en los horarios que se hacen los pedidos y que se han indicado
precedentemente, los prestadores no reciben encargos de pedidos hechos a la
central los que son derivados a otros móvil, con lo que existe una consecuencia
por no presentarse en el horario predicho. De otra parte, y no lo oculta la
demandada desde que se incluye en los contratos ya analizados, el actor, y
todos los que realizan la tarea que éste efectuaba, deben conducir un móvil que
tiene la imagen corporativa de la empresa, la que no pueden alterar de modo
alguno, deben lucir el uniforme que los identifica con la demandada, el que
además les es vendido por ésta, no pueden sino dedicar el uso del móvil a la
venta exclusiva del gas envasado y distribuido por la demandada, sin que
puedan dedicarlo a otro u otros objetos, que este móvil transporta cilindros
vacíos o llenos con gas y que son de propiedad de la empresa y que eran, los
llenos, precisamente los que el actor, sin lugar a dudas vendía a los usuarios
del sector asignado, en cualquiera de las modalidades ya mencionadas, al
precio que la demandada impone, debiendo, en todo caso, rendir el producto de
esas ventas a la demandada, porque ello resulta obvio pero además se
desprende del análisis del contrato de consignación siendo tal rendición de
carácter diaria y obligatoria.
Este mismo contrato denominado por el demandado “de consignación”
contempla una serie de obligaciones que se expresan más bien en el texto
como causales de término del contrato agrupadas en “incumplimientos”, a
saber: Por incumplimiento por parte del Consignatario de las 'Normas de
Operación y Administrativas a que se refiere la cláusula cuarta; Por no respetar
el Consignatario los precios y condiciones para la venta de productos que le
fijare ABASTIBLE; Por contravenir el Consignatario las prohibiciones que
impone la cláusula quinta; Por no cumplir el Consignatario con los volúmenes
de venta mínimos mensuales a los que se refiere la cláusula cuarta; Por no
reembolsar el Consignatario el producto de las ventas, en la forma y
oportunidades expresada en la cláusula séptima; Por contravenir el
Consignatario las instrucciones de índole comercial que le imparta ABASTIBLE,
relativas al apoyo y colaboración en campañas publicitarias y de ventas,
concursos de ventas y demás similares; Por no cumplir el Consignatario con los
estándares de servicio establecidos por ABASTIBLE, tales como tiempo de
entrega de los pedidos, presentación personal del Consignatario y de su
personal; entrega a los clientes de los formularios de "Comprobante de
Entrega"; correcta utilización de terminales de MPT y/o equipos de radio, etc.;
Por alterar el Consignatario o sus dependientes la calidad, cantidad o sellos de
los productos que se le entreguen en consignación; por comercializar cilindros
con remanentes de gas licuado u otros contenidos, retirados de los domicilios
de los clientes, y por efectuar trasvasijes de gas entre cilindros; k) Por utilizar
el Consignatario, sin conocimiento y autorización previa de ABASTIBLE, un
vehículo distinto al individualizado en la cláusula primera en la distribución de
gas licuado a que se refiere el presente contrato y por distribuir y comercializar
gas licuado en otros sectores afectos al régimen de consignación de
ABASTIBLE; Por divulgar o comercializar el Consignatario, de cualquier forma y
cc personal o empresa, la información relativa a clientes y pedidos de Abastil
obtenido en su carácter de Consignatario y Transportista de Abastible; Por
comercializar el Consignatario, de cualquier forma y con cualquier persona o
empresa, los elementos promocionales o publicitarios que le sean entregados
por ABASTIBLE para distribuir entre los clientes o para identificar el camión a
que se refiere el presente contrato.
Como se anticipó las declaraciones de testigos deben ser analizadas en
relación con el resto de la prueba rendida y especial interés para estos efectos
tiene el documento descrito en el motivo anterior y referido en el párrafo que
antecede, desde que, por un lado, se trata de un documento emanado de la
demandada, y por otro, porque, como se puede advertir de su lectura y
transcripción, en dicho documento, se contiene, casi en su totalidad, a título de
conductas exigidas y prohibiciones, las mismas conductas y prohibiciones que
describen, principalmente los testigos de ambas partes y en gran medida los de
la propia demandada. En suma, se trata de prueba concordante y múltiple.

DECIMO QUINTO: Que, en las circunstancias verificadas de la prueba rendida


y analizada precedentemente, a juicio de esta sentenciadora, los pactos
celebrados por las partes, contenidos en los contratos denominados de arriendo
y consignación, ceden frente a los hechos que se han acreditado en este juicio y
que en parte lo han sido a partir de los propios términos de dichas
convenciones.
Que así las cosas, de todo lo que se ha dicho hasta aquí, resulta que el
actor ejerció para la demandada tareas que del modo como se ejercieron,
durante todo el tiempo que lo hizo, supusieron sujeción a instrucciones,
órdenes y fiscalización por parte de superiores; que ejerció esas labores de
manera permanente, continua e ininterrumpida por un lapso que no discute el
demandado; que como retribución percibió una cantidad de dinero calculada de
modo variable sobre la base de un procedimiento de cálculo que describen los
documentos denominados “Liquidaciones mensuales de servicios” incorporadas
por el demandado, que en promedio de los últimos tres meses laborados por el
actor, esto es enero, febrero y marzo de 2014 alcanza a $645.643, que se
tendrá por cierta puesto resulta de los cálculos aritméticos de los documentos
incorporados por ambas partes es decir, tanto de las liquidaciones mencionadas
como de la cartola de la cuenta vista incorporada por el actor,(el primero de los
documentos consulta tres anticipos por cada mes involucrado y las cartolas del
actor consignan el depósito de tales anticipos más el depósito del saldo final por
lo que a éste debe sumársele los anticipos); que tenía obligación de atender los
requerimientos de la demandada, concurriendo a prestar sus servicios de lunes
a domingo, incluyendo festivos, en horarios prefijados y exigibles que coinciden
con el horario de funcionamiento de los pedidos telefónicos de gas por parte de
los clientes de la demandada; que debía utilizar los insumos todos de propiedad
del empleador y proporcionados por éste, incluso vendidos por éste,
prohibiéndosele utilizar otros, que debía usar uniforme en forma obligatoria,
todo lo cual, se ajusta a la descripción que el artículo 7 del Código del Trabajo
proporciona del contrato individual de trabajo, sin que esta Jueza advierta de
qué manera pudiera desconocerse, con fundamento razonable, la dependencia
y subordinación que ese precepto exige. Que, en tales circunstancias debe
aplicarse la norma del artículo 8° del Código del Ramo que dispone que toda
prestación de servicios en los términos señalados en el artículo anterior hace
presumir la existencia de un contrato de trabajo. Artículo este último en el que,
como ha dicho el Profesor José Luis Ugarte, en su obra “El nuevo derecho del
trabajo”, la doctrina ha visto una presunción, atendida su literalidad, pero en el
que, en rigor, estima el citado profesor, conceptualmente hablando no la hay,
por cuanto no se trata de un mecanismo de prueba para pasar de un hecho
conocido a uno desconocido (la relación laboral), de modo que se invierta la
carga de la prueba, en este caso, en perjuicio del empleador, sino que esta
norma lo que hace es reforzar el alcance del artículo anterior (7°) en el sentido
que verificados los elementos de una relación laboral, debe entenderse, no
presumirse, la existencia de un contrato de trabajo.

DECIMO SEXTO: Que, esta sentenciadora se hará cargo del argumento


utilizado en la contestación de la demanda en el que se discurre, en la teoría de
los actos propios. La teoría de los actos propios importa que entre contratantes
iguales, la conducta pasada de una de ellas, a la luz de la buena fe, puede
generar la expectativa en la otra, legítima y amparada por el derecho, de que
no se ejercerán derechos subjetivos en contradicción con dicha conducta. En el
caso en cuestión, la conducta del actor consistiría en aceptación por su parte de
la existencia de una relación de naturaleza civil con sus respectivas
consecuencias, durante todo el tiempo en que prestó servicios, sin haber
formulado jamás reclamo alguno. De acuerdo a lo que ha sostenido la doctrina
laboral, y cito aquí nuevamente al profesor José Luis Ugarte, en el derecho del
trabajo no se da el elemento fundamental de la teoría en comento, esto es, que
al agente solamente le ligan las consecuencias del acto que realiza, cuando éste
es válido ante el derecho, posee eficacia jurídica, por cuanto, la conducta
anterior del trabajador, esto es, su declaración contractual de que el vínculo es
civil (“a honorarios”), cuando en los hechos concurre una situación de
subordinación, es completamente ineficaz desde el punto de vista jurídico. Ello
porque se encuentra expresamente regulada por las normas legales del código
del trabajo. Normas las anteriores que son de orden público, imperativas para
las partes, entre las que se cuentan las ya citadas normas de los artículos 7° y
8° del código del ramo, las que determinan que concurriendo ciertos elementos
fácticos, como la subordinación o dependencia, la naturaleza jurídica de la
relación es laboral y no de ninguna otra naturaleza, con prescindencia de los
acuerdos o declaraciones a las que hubieran arribado las partes (principio de la
primacía de la realidad).

DECIMO SEPTIMO: Que, como la defensa de la demandada se confinó en la


argumentación de ausencia de vínculo de dependencia y subordinación,
descartó, por incompatibles, todas y cada una de las pretensiones del libelo de
demanda, consistentes en, Indemnización sustitutiva de aviso previo,
Indemnización por años de servicios, sueldo, Feriado legal y, proporcional,
gratificaciones, horas extras, compensación por no otorgar descanso semanal y
en festivos, cotizaciones previsionales, de salud y cesantía. Efectivamente, no
se acreditó haberse solucionado el feriado legal ni proporcional que se demanda
y, como la demandada negó el carácter de dependiente del actor, tampoco
enteró en su favor las cotizaciones de seguridad social correspondientes, con lo
cual gatilló la convalidación de los incisos 5º y 7º del artículo 162 del código
laboral. Al mismo tiempo, al haberse limitado la ex empleadora a comunicar a
la demandante que prescindiría de sus servicios, sin anticipación legal y sin
invocar alguna causal justificativa, se puso en la situación de indemnizar
conforme al inciso 2° del artículo 163 del cuerpo legal que rige estas materias.
No procede, en cambio, gratificación demandada, puesto que, por una parte, no
existe antecedentes en autos que pudieran permitir tener por acreditado que se
reúnen respecto de la demandada, los requisitos legales que hacen procedente
su pago, especialmente, que hubiera obtenido utilidades líquidas en los
periodos en que se desempeñó el actor. De otra parte, tras verificarse la
naturaleza laboral de las prestaciones personales efectuadas por el actor, y
que, como se ha dicho, las prestó en los horarios que se han precisado y
de lunes a domingo incluyendo festivos, se ha gatillado también la obligación
del demandado empleador de pagar las horas trabajadas en exceso de la
jornada legal y de compensar en dinero los descansos no otorgados. Que, para
los efectos del cálculo de lo que se concederá, se estará a promedio de
remuneración según se indicó precedentemente en esta misma sentencia, esto
es, $645.643.

DECIMO OCTAVO: Que, el demandante ha incluido entre sus pretensiones la


de sueldos bases insolutos, jamás se pagó sueldo base alguno, adeudando en
consecuencia la suma por la que insta.
Respecto de esta pretensión es preciso señalar que el nuevo concepto de
sueldo base establecido en la letra a) del artículo 42 del Código Trabajo rige a
partir del 21 de Julio de 2008, de modo tal que toda contratación que se
realice a contar de esa fecha debe contemplar necesariamente un sueldo base
equivalente al valor del ingreso mínimo mensual en caso de convenirse una
jornada ordinaria de trabajo de 45 horas semanales o la proporción que
corresponda si se pactare una jornada ordinaria de carácter parcial. Ello,
atendido el carácter obligatorio que tiene el nuevo concepto de sueldo o sueldo
base, el cual, constituye un piso remuneracional por el cumplimiento de una
jornada ordinaria de trabajo.
Que, por lo indicado en el párrafo precedente habida consideración que
la relación entre las partes resulta ser de carácter laboral, teniendo igualmente
presente que el régimen legal de contratación e irrenunciable para el
trabajador es de 45 horas por semana, y que se ha dicho también que el
dependiente se desempeñó bajo sujeción a instrucciones, órdenes y
fiscalización por parte de superiores, el empleador debió, siendo obligatorio por
ley, pagar sueldo base, equivalente por mes al ingreso mínimo mensual
vigente por todo el tiempo que se extendió la relación, esto es, entre el 12 de
septiembre de 2012 al 15 de abril de 2014, fechas no controvertidas y no lo
hizo, por lo que se acogerá la demanda disponiéndose el pago de sueldo base
al valor del ingreso mínimo vigente entre las fechas indicadas por cada uno de
los meses involucrados en el lapso mencionado o fracción proporcional, sumas
que serán determinadas en la etapa de cumplimiento del fallo.

DECIMO NOVENO: Que, en cuanto a la prestación denominada feriado,


habiéndose concluido en la naturaleza laboral de la relación entre las partes, se
ordenará, como se anticipó, su compensación en dinero, procediendo en
consecuencia como lo ordenan los artículos 66 y siguientes del estatuto del
trabajo y especialmente artículo 73. En consecuencia, se ordenará el pago de
feriado legal por el periodo 12 de septiembre de 2012 y 12 de septiembre de
2013 y proporcional entre esta última fecha y el 15 de abril de 2014, en total
22 días de este beneficio, determinados del modo que lo ordena el artículo 69
del código del ramo, correspondiendo 34 días de remuneraciones, lo que arroja
un total de $731.729.

VIGESIMO: Que, conforme lo dispuesto en los artículos 22 y 28 del estatuto


del trabajo, la jornada ordinaria laboral no puede exceder de 45 horas por
semana, la que no podrá distribuirse en más de seis ni en menos de cinco días
a la semana.
Ahora bien, establecida la naturaleza jurídica de la relación entre las
partes, que ha sido laboral, y que se ha dicho, también, que el dependiente se
desempeñó bajo sujeción a instrucciones, órdenes y fiscalización por parte de
superiores, siendo irrenunciable, la jornada del actor no pudo exceder del
máximo legal mencionado y debió distribuirse conforme a la ley en los
términos ya expresados. De lo anterior se sigue que todo lo que exceda del
límite legal deberá pagarse conforme la regla a que se refiere el artículo 29
inciso segundo del código del ramo, esto es, al valor de hora extraordinaria.
Así las cosas y dado que el demandado no pudo distribuir la jornada laboral del
actor sino en el máximo de seis días a la semana por lo que no pudo laborar
sino 7.5 horas por cada uno de dichos días, el exceso deberá pagarse al valor
de las horas extras.
Para los efectos de lo que se ordenará pagar por este capítulo, se tendrá
por cierto lo que han dicho los testigos de la propia demandada, esto es, que
entre lunes y sábado el actor se desempeñaba entre las ocho y media de la
mañana y hasta las ocho y media de la tarde, de lo que se sigue que trabajaba
12 horas por día. En consecuencia, el demandado adeuda al actor el pago de
4.5 horas diarias que deben ser pagadas como extraordinarias por cada una de
los días que inciden en las semanas de lunes a sábado, salvo que se tratara de
festivos, (por lo que se dirá en el motivo siguiente) en que debió trabajar entre
el 12 de septiembre de 2012 y el 15 de abril de 2014, las que deberán
pagarse al valor de $4.304 por cada una de ellas, valor final que deberá
determinarse en la etapa de cumplimiento del fallo.

VIGESIMO PRIMERO: Que, de acuerdo a lo que dispone el artículo 35 del


estatuto del trabajo, los días domingo y los festivos son de descanso. Ahora
bien, por las necesidades que satisface la empresa demandada, esto es por
expender combustible, gas, indispensable para la comunidad, es posible
concluir que en principio está exceptuada del descanso en los términos a que
se refiere el artículo 38 numeral 2 del estatuto del trabajo, sin embargo aun
siendo así, lo cierto es que el trabajador de marras, se ha dicho, y se
desprende de la prueba rendida y analizada precedentemente, no le fue
otorgado el descanso semanal a que se refiere el artículo 38 mencionado, de
tal suerte que a su respecto habrá que aplicar la regla prevista en el mismo y
mencionado artículo desde que en todo caso, con esta conducta, de no otorgar
descansos compensatorios, se excedió del máximo semanal de 45 horas por
semana. Todas las horas que excedan de este máximo deberán ser pagadas
como extraordinarias, por todos los días, domingo y festivos que inciden en el
lapso trabajado. Así las cosas y dado que se tendrá por cierto que el actor,
como lo dicen los testigos de la demandada, debía vender gas licuado en
horario entre las 10 y las 16:30 horas los días domingo y festivos, seis y media
horas por cada uno de los días domingo y festivos que debió trabajar entre el
12 de septiembre de 2012 y el 15 de abril de 2014 y calculadas al valor de
$4.304, debiendo determinarse el valor final de esta prestación en la etapa de
cumplimiento del fallo.

VIGESIMO SEGUNDO: Que, la prueba que no se analiza


pormenorizadamente en esta sentencia en nada alteran las conclusiones
fácticas y jurídicas a las que se ha arribado en esta sentencia. Igualmente y
pese a que no compareció el representante de la demandada a la diligencia de
absolución de posiciones, dados los hallazgos que ha permitido el examen de la
prueba rendida efectivamente, se hace innecesario aplicar el apercibimiento de
ley a este respecto.

Y, visto, además, lo dispuesto en los artículos 1, 7, 8, 9, 41 y siguientes,


especialmente, 45, 63, 66 y siguientes, especialmente 69 y 73, 161, 162, 163,
168, 172, 173, 446 y siguientes, todos del código del trabajo, se declara:

I.- Que se hace lugar a la demanda interpuesta por SEBASTIAN


CARMONA NUÑEZ, contra de ABASTECEDORA DE COMBUSTIBLES S.A., y
se declara que la relación jurídica habida entre las partes entre el 12 de
septiembre de 2012 al 15 de abril de 2014 tuvo el carácter de laboral, que el
despido del que se hizo objeto al actor en la última de las fechas indicadas es,
nulo e incausado y por lo tanto, injustificado al no haberse dado cumplimiento
a las obligaciones previsionales ni a las formalidades previstas en el artículo
162 del código del ramo, debiendo, en consecuencia, el demandado pagar al
actor, las siguientes prestaciones:
a.- Remuneraciones y demás prestaciones laborales pactadas por las partes,
devengadas y que se devenguen desde la separación del actor que tuvo lugar el
15 de abril del actual, a razón de $645.643 mensuales y hasta que el
demandado convalide el despido con el pago de la cotizaciones previsionales,
de salud y cesantía adeudadas por todo el tiempo trabajado, las que deberán
enterarse en las instituciones previsionales respectivas, en su oportunidad, lo
que deberá comunicar el demandado al actor de acuerdo con lo prescrito en el
artículo 162 del código laboral.
b.- Indemnización sustitutiva por falta de aviso previo: $645.643.
c.- Indemnización por años de servicio, por la suma de $645.643 con más el
recargo del 50% a que se refiere el artículo 168 letra b) del estatuto del
trabajo, esto es $322.822.
d.- Feriado legal y proporcional por todo el tiempo trabajado, por la suma de
$731.729.
e.- Sueldos base insolutos entre el 12 de septiembre de 2012 al 15 de abril de
2014, al valor del ingreso mínimo vigente entre las fechas indicadas por cada
uno de los meses involucrados en el lapso mencionado o fracción proporcional,
sumas que serán determinadas en la etapa de cumplimiento del fallo.
d.- horas trabajadas en exceso de la jornada ordinaria de trabajo, esto es, 4.5
horas diarias que deben ser pagadas como extraordinarias por cada una de los
días que inciden en las semanas de lunes a sábado, salvo que se tratara de
festivos, (por lo que se dirá en el numeral siguiente) en que debió trabajar
entre el 12 de septiembre de 2012 y el 15 de abril de 2014, las que deberán
pagarse al valor de $4.304 por cada una de ellas, valor final que deberá
determinarse en la etapa de cumplimiento del fallo.
e.- compensación de horas trabajadas en días domingo y festivos: seis y media
horas por cada uno de los días domingo y festivos que debió el actor trabajar
entre el 12 de septiembre de 2012 y el 15 de abril de 2014 y calculadas al
valor de $4.304, debiendo determinarse el valor final de esta prestación en la
etapa de cumplimiento del fallo.
Las cantidades ordenadas pagar por esta sentencia deberán serlo con más los
intereses y reajustes a que se refieren los artículos 63 y 173 del código del
trabajo.
II.- Que, no se hace lugar, en lo demás, a la demanda,
específicamente no se hace lugar al pago de lo demandado a título de
gratificación, conforme se ha dicho en el cuerpo de esta sentencia.
III.- Por no haber sido totalmente vencida, no se condena en
costas a la demandada.

IV.-Ejecutoriada esta sentencia, cúmplase lo dispuesto en ella,


dentro de quinto día. En caso contrario, certifíquese dicha circunstancia y
pasen los antecedentes al Juzgado de Cobranza Laboral y Previsional.

V.- Ejecutoriada que sea esta sentencia, devuélvase a los


intervinientes la prueba documental incorporada, debiendo retirarla dentro de
60 días corridos, bajo apercibimiento de destrucción.

Regístrese, notifíquese a las partes y archívese en su oportunidad.

RIT O-654-2014
RUC 14- 4-0028178-6

Pronunciada por doña Ximena Cárcamo Zamora, Juez Titular del Juzgado de
Letras del Trabajo de Valparaíso.