Está en la página 1de 11

Universidad católica de Honduras

“Nuestra señora reina de la paz”

Campus: San Pedro y San Pablo

Ensayo

Asignatura: Psicología Organizacional

Catedrática: Lic. Abelina Mejía de Zablah

Alumna: Lorena Estefanía Rodríguez

Sección: 1701

Fecha: 24/2/2020
La globalización es un proceso económico, tecnológico, social y cultural a gran escala, que

consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del

mundo unificando sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de

transformaciones sociales, económicas y políticas que les dan un carácter global. La

globalización es identificada como un proceso dinámico producido principalmente por las

sociedades que viven bajo el capitalismo democrático o la democracia liberal y que han

abierto sus puertas a la revolución informática, plegando a un nivel considerable de

liberalización y democratización en su cultura política, en su ordenamiento jurídico y

económico nacional, y en sus relaciones internacionales.

Este proceso originado en la Civilización Occidental y que se ha expandido alrededor del

mundo en las últimas décadas de la Edad Contemporánea (segunda mitad del siglo XX)

recibe su mayor impulso con la caída del comunismo y el fin de la Guerra Fría, y continúa

en el siglo XXI. Se caracteriza en la economía por la integración de las economías locales a

una economía de mercado mundial donde los modos de producción y los movimientos de

capital se configuran a escala planetaria “Nueva Economía” cobrando mayor importancia

en las empresas multinacionales y la libre circulación de capitales junto con la implantación

definitiva de la sociedad de consumo. El ordenamiento jurídico también siente los efectos

de la globalización y se ve en la necesidad de simplificar procedimientos y regulaciones

nacionales e internacionales con el fin de mejorar las condiciones de competitividad y

seguridad jurídica, además de universalizar el reconocimiento de los derechos

fundamentales de ciudadanía. En lo tecnológico la globalización depende de los avances en

la conectividad humana (transporte y telecomunicaciones) facilitando la libre circulación de

personas y la masificación de las TICS y el Internet.


En el plano ideológico los credos y valores colectivistas y tradicionalistas causan desinterés

generalizado y van perdiendo terreno ante el individualismo y el cosmopolitismo de la

sociedad abierta. Mientras tanto en la política los gobiernos van perdiendo atribuciones ante

lo que se ha denominado sociedad red, el activismo cada vez más gira en torno a las redes

sociales, se ha extendido la transición a la democracia contra los regímenes despóticos, y en

políticas públicas destacan los esfuerzos para la transición al capitalismo en algunas de las

antiguas economías dirigidas y en economías subdesarrolladas de algunos países aunque

con distintos grados de éxito y geopolíticamente el mundo se debate entre la unipolaridad

de la superpotencia estadounidense y el surgimiento de nuevas potencias regionales y en

relaciones internacional el poder blando se vuelven los mecanismos más aceptados por la

comunidad internacional.

La globalización en sí misma es un proceso continuo y dinámico que desafía las leyes de

los países en su forma de regular el funcionamiento de empresas y el comportamiento

económico de los individuos a nivel internacional que si bien pueden dar trabajo a la mano

de obra desocupada o ser los contratados también pueden beneficiarse de irregularidades y

debilidades subsistentes en un determinado país. Es fácil para estas empresas simplemente

trasladar sus centros de producción a lugares en los cuales se les del máximo de facilidades

es también un desafío a los proyectos de desarrollo de los países especialmente para

aquellos que están en vías de desarrollo pues no sólo considera cualquier intervención

estatal a los intereses de esas empresas sino que además da la idea misma del desarrollo

social como meta y objetivo gubernamental o la libertad individual y distorsiona tanto la

sociedad como el mercado.


Rasgos que destacan el periodo de globalización

En noviembre de 1989 el economista estadounidense John Williamson incluyó en un

documento de trabajo una lista de diez políticas que consideraba más o menos aceptadas

por los grupos económicos con sede en Washington y lo tituló el Consenso de Washington.

Para algunas personas representan los puntos claves de la globalización, sin embargo ambas

cosas no son lo mismo.

La creación en 1995 de la Organización Mundial de Comercio (OMC) es uno de los

momentos decisivos de la globalización. Por estar integrada por la mayoría de los países de

la población mundial: propiedad intelectual, regulación de empresas y capitales, subsidios,

tratados de libre comercio y de integración económica, régimen de servicios comerciales

(especialmente educación y salud), etc.

Crisis económicas: tequila, dragón, vodka, samba, tango: La velocidad y libertad alcanzada

por los capitales para entrar y salir de países y empresas está asociada a una serie de crisis

eco-financieras locales de impacto global. La primera de la serie se produjo en México en

1994/1995 y su impacto global se conoció como efecto Tequila. Con posterioridad se

produjeron la crisis asiática en 1995/1997 (efecto Dragón), la crisis rusa en 1998 (efecto

Vodka), la crisis brasileña en 1998/1999 (efecto Samba) y la crisis argentina en 2001/2002

(efecto Tango). Las reiteradas crisis económicas ha generado una amplia discusión sobre el

papel desempeñado por el Fondo Monetario Internacional.

Detención de Pinochet y creación de la Corte Penal Internacional: En octubre de 1998 el

ex-dictador de Chile, Augusto Pinochet, fue detenido en Londres acusado en España por

tortura y terrorismo. El 24 de marzo de 1999 el Tribunal de los Lores del Reino Unido
resolvió que Pinochet podía ser extraditado, aunque finalmente la extradición no fue

completada debido a la supuesta demencia del comandante. El hecho es destacado como un

punto de inflexión en la globalización de los derechos humanos.

Simultáneamente en 1998 se firmó el Estatuto de Roma creando la Corte Penal

Internacional, que entró en vigor el 1 de julio de 2002 luego de alcanzar la cantidad de

ratificaciones necesarias. En 2003 la Corte penal Internacional quedó constituida. El

principal problema para el funcionamiento de la misma es la posición de los Estados

Unidos, opuesto a su jurisdicción.

Ingreso de China en la OMC: En 2001 (Ronda de Doha) y después de 15 años de duras

negociaciones, China ingresó en la OMC. De este modo el país más poblado del mundo

(22% de la Humanidad), quinta economía mundial y la de mayor crecimiento en los últimos

30 años, se incorporó plenamente al mercado mundial. Los enormes desplazamientos de

capital y trabajo que está causando la economía china, así como las consecuencias para el

sistema mundial que tendrá la vinculación de una gigantesca y pujante economía de "

mercado socialista" (ver también socialismo de mercado) con el sistema capitalista

mundial, son discutidas apasionadamente por los estudiosos de todo el mundo. Existe sin

embargo un amplio consenso de que China, y su creciente liderazgo económico en Asia,

está impulsando un proceso histórico que será determinante en el curso del siglo XXI y la

orientación de la globalización mundial.

Los atentados del 11 de septiembre de 2001, contra el Centro Mundial de Comercio (Word

Trade Center) de Nueva York y el Pentágono, transmitidos en vivo y en directo por las

cadenas globales de televisión a toda la Humanidad, adquirieron una significación mundial.


A partir de ese momento, la lucha contra el terrorismo internacional y la defensa de la

seguridad nacional de los Estados Unidos, adquirirá una jerarquía prioritaria en la agenda

global, propondrá la necesidad de restringir los derechos humanos para garantizar la

seguridad, y reinstalará el valor del Estado.

En los disturbios de Francia de 2005, en noviembre, miles de jóvenes franceses, hijos de

inmigrantes provenientes del norte de África, protagonizaron durante dos semanas una

revuelta que tuvo su sello en la quema de miles de automóviles en París. En la región de

París, más de la mitad de la población menor de 15 años, es originaria de África, lo que ha

dado un vuelco a la cultura de la zona en menos de una generación. El acontecimiento

sorprendió al mundo y puso sobre el tapete la cuestión de las migraciones internacionales y

las desigualdades sociales y territoriales en la globalización.

La globalización es efecto de la necesidad de mercado debido al incremento de la

producción y los servicios de calidad, como consecuencia del desarrollo tecnológico y de

una mano de obra de alta calidad. Por esta combinación tan peculiar, no existe otra mejor

denominación que llamarle «globalización de la economía». Así, ciertos autores la definen

como «transacciones económicas» entre personas, organizaciones y Estados del mundo

entero, involucrando interacciones sociales, culturales y otros conocimientos humanos

como implicancias y no como componentes de ella, con muchas ventajas para la

humanidad, pero sobre todo, con muchos riesgos para los países del tercer mundo, pero

nada ni nadie puede evitar ni detener su expansión.

La tecnología es otro elemento que desempeña un rol trascendental en este proceso, sin la

cual sería imposible percibir un mundo globalizado. La tecnología es producto de la calidad


de la mano del hombre que está transformando el mundo, sin embargo, siempre nos causa

temor, aversión y hasta nos resistimos a aceptarla, pero sus virtudes que resulta imposible

detener su desarrollo.

La tecnología nos permite acercamos a la información fresca, rápida y apropiada para tomar

decisiones más acertadas; equivocarse está dejando de ser un problema porque se puede

cambiar el rumbo de nuestras acciones oportunamente y con mas velocidad porque tenemos

un sin número de opciones de comunicación. Por consiguiente, asimilar las bondades de la

tecnología y echar mano a ella es contribuir a un mundo mejor. la opción más acertada para

llegar a esa meta sigue siendo la educación.

De allí que la tecnología no puede desligarse de los conceptos de calidad total, porque

gracias a éstos es posible una tecnología cada vez más perfecta que satisfaga las

necesidades y expectativas cada vez mas exigentes del consumidor. Investigaciones

recientes señalan que en los últimos años 8 de cada 10 compradores del mercado

internacional, comparan la calidad con el precio en sus decisiones de compra; 10 años atrás

sólo 3 o 4 consumidores de cada 10 pensaban así para su compra (Feigenbaum, 1994).

Como se puede apreciar hay menos tolerancia a los errores y esperan productos o servicios

de alta calidad a precios más bajos, además exigen confiabilidad y garantía.

En suma, la globalización ha sido considerada por algunos autores, como un proceso

beneficioso y clave para el desarrollo económico en el mundo (inclusive inevitable e

irreversible), mientras que otros la considerarían como causante de una mayor desigualdad

dentro de cada país y entre los distintos países. Dentro de las ventajas que justifican la

permanencia del proceso de globalización en el mundo se pueden mencionar las siguientes:


- Ofrece la oportunidad de mercados cada vez más vastos en todo el mundo, favoreciendo

la elaboración de productos de importación más barata y mercada de exportación más

amplios.

- Ofrece un mayor acceso a los flujos de capital por la integración eficiente de los

mercados financieros a través de las comunicaciones electrónicas modernas.

- Permite la innovación y difusión de conocimientos y tecnologías por la inversión

extranjera directa.

- Masifica el acceso a condiciones de vida de mayor calidad en distintos niveles, ya sea el

económico, el social, el cultural, laboral, político, tecnológico y ambiental.

Al mismo tiempo la globalización entraña una serie de desventajas, como por ejemplo, el

crecimiento económico no estuvo repartido de manera igualitaria; se amplió la brecha entre

los países del centro y de la periferia, y entre los sectores ricos y pobres dentro de cada país.

Después de 500 años de instalación, desarrollo y culminación global del sistema-mundo,

que en el nivel económico se manifiesta en el capitalismo transnacional, se puede observar

la destrucción ecológica como un proceso no-intensional e irreversible producto de una

tecnología devastadora, el aumento ilimitado de la tasa de ganancia, el empobrecimiento de

la mayoría de la humanidad, y/o extinción de la misma (por hambre, sida, etc.). La posible

extinción de la especie homo es el último límite del que se viene hablando en el sistema-

mundo (Dussel, 1998).

En la actualidad, la tecnología y las liberalizadas reglas de comercio pueden cambiar eso;

los empresarios podrán accesar de manera instantánea poderosas bases de datos, y competir
de igual a igual con enormes conglomerados multinacionales en nichos de mercado en

cualquier momento y desde donde se encuentren.

Y aunque esto no implica que todo es color de rosa en este proceso, los mercados son muy

complejos, turbulentos y extensos y los competidores aparecerán por cualquier parte y en

cualquier momento, para manejar los nuevos retos, será necesario, como dicen los expertos,

repensar, si no es que reinventar, la estrategia, la mercadotecnia, la logística, el

reclutamiento y la capacitación.

A ese panorama nos referimos; al hecho de que nuestro sector empresarial debe prepararse

para competir en ese proceso; al hecho de que nuestro empresario debe adquirir la

capacidad para vislumbrar el panorama más allá de nuestras fronteras; al hecho de que si no

participamos, ni las migajas nos van a caer a la boca.

Por lo tanto, es una responsabilidad de nuestra institución (UNAH) formar a los futuros

empresarios bajo la perspectiva de que no debemos criticar el proceso de globalización,

sino que debemos brindarles las herramientas intelectuales que les permitan competir en el

nuevo ambiente sin abandonar el esfuerzo de humanizar el proceso, pero no ignorarlo.

A nivel de Centroamérica, Honduras es el tercer país de la región en términos de adaptación

del uso de tecnología a nivel de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipyme), según lo

expresado por Luis Caballero, director de Softland Centroamérica Norte.

Bajo esa premisa señala que “todas las organizaciones, pero en especial las Pymes deben

optar por la transformación digital. Por esta razón como institución, buscamos que las

compañías mediante soluciones efectivas puedan gestionar sus operaciones financieras y

comerciales, y ahorrar costos de infraestructura y mantenimiento”.


Para Caballero, los cambios que la globalización trae consigo obliga a que las empresas

inviertan en la parte tecnología, ya que sino lo hacen “se están quedando tres pasos atrás de

sus competidores más cercanos”. En ese sentido, Softland impulsa dentro de ese ambiente

de metamorfosis el programa INNOVA; una iniciativa regional del grupo que abarca todos

los países de Latinoamérica para que las Pymes, incluidas las de Honduras, puedan

someterse a una evaluación a fin de determinar el nivel de trasformación digital que tienen

y los cambios que requieren.

Bibliografía
Caballero, L. (8 de Octubre de 2018). Honduras ocupa tercer lugar en adaptación al uso de
tecnología. El Pais.

Eleonora García Quiroga,Graciela Baldi López,María del Carmen Marti. ( Marzo/Abril de 2009). Una
mirada sobre la Globalización en el contexto del. Revista Electrónica de Psicología
Política(19).

Maldonado José Ángel. (2001, junio 20). La globalización para Honduras. Recuperado de
https://www.gestiopolis.com/globalizacion-honduras/

Pineda, A. l. (1 de Enero de 1998). PERSPECTIVAS DE LA PSICOLOGÍA EN UN MUNDO


GLOBALIZADO. Recuperado el 23 de Febrero de 2020, de
http://sisbib.unmsm.edu.pe/bvrevistas/psicologia/1998_n1/perspectivas.htm