Está en la página 1de 16

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA CADEREYTA

“No morir antes de morir”

Expresión Oral y Escrita

TÉCNICO SUPERIOR UNIVERSITARIO en


MECATRÓNICA ÁREA AUTOMATIZACIÓN

Presenta
Luis Armando Alvarado González
Matrícula 661730549

Generación 48

Juárez, N.L, Agosto 2019


Contenido

Introducción:....................................................................................................................................3
Objetivos...........................................................................................................................................5
Justificación......................................................................................................................................6
No morir antes de morir..................................................................................................................8
El concepto de la Muerte durante nuestra existencia................................................................8
El tiempo como un recurso Limitado..........................................................................................9
Tomar decisiones sin miedo.......................................................................................................10
Trabajar para vivir o vivir para trabajar................................................................................11
Valorar las cosas que realmente dan sentido a nuestra vida...................................................12
El tratar de vivir como si fuera el último día de tu vida..........................................................12
El dejar nuestra área de confort...............................................................................................13
Alcanzar el éxito.........................................................................................................................13
No dejes de soñar........................................................................................................................14
Conclusión......................................................................................................................................14
Introducción:

Siempre que tengo oportunidad acudo a casa de mis abuelos, ahí puedo ver tranquilidad, y
sentir en cierta forma una paz interior, aprovecho para encontrarme conmigo mismo. Miro
como los enormes arboles se remolinan en el patio trasero y veo como sus ramas se
entrelazan, pareciera que son manos que juegan un sutil coqueteo. Miro alrededor y veo
como las sombras alargadas trepan por las paredes pintadas del rojizo tono solar de un
atardecer. Macetas con algunas flores que, debido a su crecimiento libre, se atraviesan al
paso, como tratando de dar la bienvenida a ese lugar. Un durazno al final del patio lleno de
su fruto, arroja de manera desperdiciada al suelo su producto más maduro, el cual cubre el
suelo que se encuentra a sus pies. Si miro hacia al cielo, encuentro que se deja ver
tímidamente por entre el follaje de los árboles, los cuales tratan de esconderlo con su
movimiento vigoroso que emite un sonido potente por el paso del aire. Si presto atención,
escucho murmullos de vocecitas y risas de algunos niños en los muros, que de antemano se
que provienen de casas contiguas. La pintura deteriorada y el porche empolvado hacen
alarde que el tiempo en vano no ha pasado. Las bocas de los ventanales muestran en su
interior muebles que en algún tiempo mis abuelos vieron algún miembro de la familia
ocupar. En las paredes cuelgan retratos familiares, personas que también en mi corazón y
memoria ocupan un espacio. Me encantaría aprovechar mi visita y hablar, iniciar una
plática con mis abuelos para que me contaran algunas historia o vivencia en particular, sin
embargo, no es posible simplemente por que mis abuelos desde hace dos años que ya no
están.
Muchas veces por el exceso de ocupaciones, descuidamos muchas otras cosas que
simplemente el tiempo no permitirá que vuelvan a suceder. La muerte es determinante y es
un factor que el hombre por naturaleza no lo contempla durante su vida, lo posterga de tal
forma que nos olvidamos que algún día llegara ese día, inclusive hasta vemos la posibilidad
de la existencia después de la muerte.
Como ser humano; con defectos, virtudes y dudas, es lógico que alguna vez nos hayamos
preguntado como cualquier persona. ¿Que es lo que ocurre después de la muerte? Si al
morir todo se convertirá en oscuridad y ¿Cuál será la sensación de dejar de existir para
siempre? No escuchare, no mirare, no respirare, no pensare… no existiré. Lo único que
quedará de mi será un cuerpo inerte que poco a poco irá convirtiéndose en materia
putrefacta hasta volverse polvo y desaparezca. Evidentemente no es una visión muy
alentadora y menos cuando no podemos recuperar el tiempo que perdemos porque hagamos
lo que hagamos finalmente llegará el día en que todos moriremos, es difícil aceptarlo, pero
es una realidad, es la naturaleza de la vida.
Tal vez por eso la humanidad se ha planteado constantemente la pregunta ¿Hay vida
después de la muerte? Pero como humanos, es difícil responder esa pregunta, ya que va
más allá de lo que el raciocinio pueda concebir, sin embargo, tomemos en cuenta que la
verdadera cuestión no es si hay vida después de la muerte, la verdadera cuestión es si
estamos realmente viviendo antes de la muerte. Dicho en otras palabras, lo interesante es no
morir antes de morir biológicamente.
Lamentablemente el tiempo es un recurso limitado no favorable para lograr nuestras metas,
ya que es un factor que juega un papel muy importante durante nuestro existir, pero si
logramos identificar plenamente el concepto de la muerte, durante ello, traerá grandes
beneficios para nosotros y más si lo relacionamos con nuestras metas, porque muchas de
las veces nos dedicamos a vivir al ritmo como van llegando las cosas, nos convertimos
como un barco que viajamos a la deriva sin tener en claro objetivos ni a corto ni a largo
plazo. A veces pensamos que ya habrá tiempo para hacer lo que solamente tenemos como
un sueño o anhelo, pero no como una meta, sin tomar en cuenta que la vida pasa como una
estrella fugaz y de un momento a otro ya estamos en nuestro intervalo alto del promedio de
vida de un ser humano.
El tener definido el concepto de la muerte durante nuestra existencia nos lleva a establecer
una mejor toma de decisiones, porque lo hacemos sin temor, con más seguridad, con más
riesgo, finalmente ¿Qué podemos perder? Recordemos que estamos de paso por este mundo
y nada de lo material que hagamos lo llevaremos con nosotros al final de nuestra vida. Así
mismo el tomar en cuenta que la muerte es un destino inevitable nos ayuda a valorar lo que
realmente da sentido a nuestra vida, nos ayuda a disfrutar y a querer lo que hemos logrado,
nos ayuda a poner en el balance las cosas que enriquecen nuestro existir y no enfocarnos
únicamente en cosas banales e insustanciales que absorben nuestro tiempo, ese tiempo de
valor imponderable que se va escurriendo de nuestras manos, Inclusive al leer este
documento, y que jamás podremos recuperar con dinero.

De igual manera muchas de las veces nosotros mismos limitamos nuestro potencial, por
miedo a críticas, por pena, por burlas, pero recordemos que el cerebro humano es uno de
los elementos conocidos más complejos del universo y continúa siendo un gran misterio
para la humanidad. Comunicaciones eléctricas y químicas hacen conexión sináptica entre
millones de neuronas para otorgarnos consciencia, pensamiento, imaginación, memoria,
percepción y todo aquello que conocemos como mente humana, por lo tanto, tan poderoso
es nuestro cerebro que nosotros mismos podemos definir si nuestra mente nos impone
limites o no.
Dia a día, nuestra mente no solo define quienes somos, sino también como nos enfrentamos
al mundo, razón por la cual el político Estadunidense Franklin D. Roosevelt citó: “Los
hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente”. Dicho lo
anterior, nos podemos dar cuenta que esta en nosotros mismos los límites que nos impiden
el realizarnos y el alcanzar nuestras metas y deseos, está en nosotros el ser libre o
prisionero.
Es válido que nos preguntemos si el camino que tomamos es el correcto, si lo que estamos
haciendo esta bien, pero lo importante es hacerlo, el plantearnos a diario esas preguntas,
porque en cierta forma esta tendiendo sentido nuestro existir debido a que no estamos
haciendo a un lado la dirección de nuestro rumbo. Aunado a esto, si logramos entender el
verdadero valor del tiempo, y lograr definir nuestras metas nos facilitara hacer aquello que
realmente nos apasiona, aquello que nos llena y que nos hace sentir que estamos realmente
viviendo nuestra existencia.
Otro aspecto fundamental en puesta vida y que sin duda nos hará sentir la verdadera
existencia de nuestro ser es: el amor. Es muy respetable aquellas personas que han decidido
vivir sin casarse o tener hijos, sin embargo, es una decisión que así han tomado y sin lugar a
dudas este tipo de personas pueden llegar a alcanzar la felicidad porque así lo han decidido.
Pero si este no es tu caso, replantea la idea de conseguir el amor verdadero.
Sabemos que el humano es un ser social que necesita relacionarse con otros para poder
subsistir, por ende, el hombre y la mujer son entidades incompletas si no tienen amor, lo
anterior abordado desde un sentido figurado, ya que como sabemos el humano es un ser
independientemente, desde un punto de vista del Ser todos nacemos, vivimos y morimos
completos. No hay una mitad que corresponda para completarnos, pero cabe mencionar que
la familia es la piedra angular de nuestra sociedad o … ¿cuál fue el motivo de nuestra
existencia si no fue por una razón de expresión de amor de nuestros padres?
El amor provoca una estampida de emociones en todo tu cuerpo, llena de paz interior,
brinda esperanza al alma y nos lleva a nuestro momento de paz más anhelado, algo que es
sumamente importante para sentir que estamos viviendo. Por amor, muchas de las veces
nos formamos como persona y nos desarrollamos como ser humano, nos enriquece el alma,
el espíritu y todo lo que conlleva al ser humano para sentirse pleno y vivir antes de morir.
Piense usted que lamentable sería si no encontráramos el amor verdadero antes de morir, si
llegara el final de su existencia y no experimentara la sensación de un amor real, razón por
la cual es necesario buscarlo y establecerlo como objetivo en nuestra existencia.

Objetivos

El objetivo del presente trabajo es tener definido el concepto de la muerte en nuestra


existencia, y poner en manifiesto la importancia de saber vivir de una manera plena, libre y
sin prejuicios. Tratar de generar una visión que permita dimensionar una autoevaluación a
través una reflexión profunda que permita hacer los ajustes que sean pertinentes para
cumplir nuestros propósitos y lograr nuestras metas antes de morir.

A través de maximizar la importancia de mantener y alimentar esa flama del anhelo, ese
sentimiento hacia el ideal, que tiene como termino final y único lo absoluto, y que nosotros
como única especie pensante en el reino animal, nos permita realizarnos y elevar nuestro
ser en base a todo lo que nos hemos propuesto.

El hombre, por naturaleza, tiende a la libertad, aunque después se esclavice el mismo por
las cosas mas insignificantes y absurdas, y que solo se siente libre cuando tiene conciencia
de su propio mundo, a veces la falta de libertad puede intensificar el sentido del anhelo o
disminuirlo absolutamente. Sin embargo, además el anhelo asegura y persevera al ser de su
libre destrucción en la angustia. Porque el hombre es eso: pasado, presente y futuro, o lo
mismo, recuerdo, vivencia y anhelo. Si no fuera por el anhelo que late en el ser, es posible
que la angustia que surge del temor a la nada, terminara por aniquilar al hombre antes de su
muerte biológica, sin embargo, es importante el anhelar, el sentir la necesidad constante de
consumar nuestros sueños, nuestros objetivos, lo importante es nunca dejar de hacerlo.

Despojarnos de un lastre que no nos permite vivir plenamente es que, vivimos tan
preocupados por nuestro bienestar y nuestra economía que pocas veces nos paramos a
pensar en lo mas valioso que tenemos es: el tiempo. Es cierto que el trabajo, el dinero
puede influir de forma positiva en nuestra salud y la salud nos da tiempo. Pero ¿Realmente
estamos empleando bien el tiempo? ¿Lo destinamos a aquello que de verdad importa? En
este punto cabe mencionar una reflexión que hace el expresidente uruguayo Jose Mujica
para el macro documental “Human” en donde afirma en un fragmento “Cuando yo compro
algo, o tú, no lo compras con la plata, lo compras con el tiempo de vida que tuviste que
gastar para tener esa plata. Pero con la diferencia que la única cosa que no se puede
comprar es la vida. La vida se gasta.”

Recordemos que el tiempo es un recurso limitado que, a final de cuentas, nos lleva a una
fuerza inevitable llamada muerte y que evidentemente, uno de los arrepentimientos que nos
planteamos antes de llegar al fin de nuestra existencia comúnmente es no haber cumplido
los sueños propios y haber trabajado tanto. Este último se puede traducir en emplear mucho
tiempo en ganar dinero y no disfrutar la vida, por lo tanto, debemos encontrar el balance
adecuado para resolver todos los temas que nos sean planteados durante nuestra existencia,
sin comprometer alguno de ellos.

Uno de los errores más grandes es que muchas de las veces no concretamos nuestros sueños
por los limites que nos establecemos nosotros mismos, barreras invisibles que por el simple
hecho de predisponerse a una situación truncamos nuestras metas para mal de nosotros
mismos.

Busquemos la manera de liberarnos de todo aquello que no permita que logremos nuestros
objetivos en la vida y jamás deje de soñar

Justificación.

Si yo en este momento te planteara la siguiente pregunta ¿Qué quieres hacer por el resto de
tu vida? ¿Cuál sería tu respuesta? Muy probablemente la mayoría respondería con certeza y
firmeza que lo saben perfectamente y que se ven haciendo aquello que les llena el alma y
los apasiona. Que se ven haciendo eso que les hace sentir emoción y felicidad.
Sin embargo, si te preguntara inmediatamente después, ¿Qué es lo que estás haciendo hoy
en día para lograrlo? ¿Qué acciones estas tomando para alcanzar lo que deesas, y, ¿Que
estas cambiando para poder llegar a tu objetivo?
Cada uno de nosotros tenemos algo que anhelamos lograr, y por supuesto, ninguno de estos
sueños es despreciable, sin embargo, el mayor problema comienza cuando nos olvidamos
de ellos.
Con el paso del tiempo y en cierta parte debido a la madurez mental comenzamos a decir
nosotros mismos que los sueños son cosas inverosímiles, absurdos que solo habitan en
nuestra imaginación y que nunca lograremos cumplirlas, ya sea por miedo a críticas,
presiones o simplemente porque le comenzamos a dar mayor importancia a cosas que
estamos viviendo en el presente y que de alguna u otra manera son sustanciales para que
continuemos sobreviviendo.
El tiempo es un factor determinante, una carrera a contra reloj que puede convertirse en un
aliado o en tu peor enemigo. Muchas de las veces los seres humanos vivimos tan aprisa que
en ningún momento pensamos que nuestra existencia terminará y actuamos como si la vida
fuera eterna cayendo en el error de pensar que tenemos todo el tiempo del mundo para
lograrlo.
Aunado a lo anterior, muchas de las veces nos volvemos personas que nuestra vida
cotidiana comienza con el sonido de un despertador, y que de mala gana te diriges a tu
empleo, para realizar un trabajo que ni te llena ni te apasiona; vives estresado siempre,
ansiando el fin de semana para descansar y volver con la tediosa rutina el lunes,
básicamente estás viviendo la vida de otro. No obstante, no lo cambias porque estas
sumergido en tu estado de confort, de algo “seguro” que te da para subsistir.
Otras de las veces estas obligado a encontrar un trabajo en relación a lo que estudiaste, ya
sea porque es un trabajo bien pagado, o porque no puedes defraudar a tu familia y terminas
aceptando que esa es la vida que te toco vivir.
El olvidar nuestras pasiones, es posible que represente un alto riesgo para nosotros, porque
es muy probable que esta situación nos puede llevar por caminos de los que a veces es muy
difícil volver. A veces resulta complicado poder encontrar la oportunidad de dedicarte a
aquello que amas, ante determinada situación es mejor luchar y vivir haciendo algo que
verdaderamente te apasione, que morir día a día, haciendo algo que no te llene, y te haga
morir poco a poco.
Solamente hay una única certeza en esta vida, y es que finalmente todos nos vamos a morir.
Todo tiene un riesgo, y no hay seguridad de nada, las cosas pueden salir mal, la vida no es
fácil, ni perfecta, pero a pesar de todo, vale la pena arriesgarse. Vale la pena hacer de cada
día que tengas, el mejor que puedas, atrévete, ama lo que hagas y haz lo que amas, y busca
sin claudicar ese anhelo.
No morir antes de morir.

El concepto de la Muerte durante nuestra existencia.

Nuestra renuencia al hablar de la muerte a menudo es la evidencia al miedo que sentimos


por no saber qué pasará después, y por lo tanto suprimimos los pensamientos al respecto.
Entonces, ¿qué es una cantidad normal de la ansiedad ante la muerte? ¿Y cómo se
manifiesta?
Estudios realizados en la Coventry University, utilizó cuestionarios donde se muestra
que sufrimos más con la idea de perder a nuestros seres queridos que a nuestra propia vida.
Dichos estudios también muestran que nos preocupa más el proceso de la muerte, como
el dolor o la soledad.
La minoría reportó altos niveles de ansiedad ante la muerte siendo
considerados psicológicamente anormal como la tanatofobia: se conoce comúnmente como
el miedo a la muerte. Más específicamente, puede ser un miedo a la muerte o un miedo al
proceso de morir, y se recomienda un tratamiento.
Por otro lado, nuestra tendencia a informar bajos niveles de ansiedad ante la muerte podría
ser el resultado de nuestra renuencia a admitir nuestro miedo, a los demás ya nosotros
mismos.
El pensarlo constantemente nos afecta, pero ¿por qué la perspectiva de la muerte nos hace
más punitivo, conservadores y religiosos? Según muchos teóricos, los recordatorios de la
muerte nos obligan a buscar la inmortalidad. Muchas religiones ofrecen la inmortalidad
literal, proporcionando una inmortalidad simbólica.
Pero existen límites a nuestra capacidad de introspección. Somos muy malos en la
predicción de cómo nos vamos a sentir o si nos comportaremos de cierta manera en el
futuro, por lo tanto, nos demos cuenta o no, parece que para traer a la muerte a la superficie
de nuestra mente es abrir la caja de Pandora.
El aumento en el perfil de la muerte en nuestra imaginación, podría hacer que todos
tuviéramos más prejuicios. Pero entonces tal vez tengamos efectos negativos, porque no
estamos acostumbrados a pensar y hablar acerca de la muerte.
Como podemos observar, la naturaleza del ser humano no es muy apropiada para
contemplar la muerte como un algo con el que se pueda vivir cotidianamente, pero piense
¿Qué pasaría si yo le anunciara que hoy es el último día de su existencia? El lograr entender
y determinar la muerte como un proceso y parte de la vida de un ser humano conlleva a
grandes beneficios para nosotros mismos, porque nos incita a provechar mejor nuestro
tiempo de vida.
El tiempo como un recurso Limitado

Sabemos que la muerte tiene un estrecho vínculo con el tiempo, porque el tiempo es un
progreso de hechos en nuestro existir que el final de todos estos lleva a la muerte. Muchos
autores y conferencistas aconsejan establecer prioridades para sacar el máximo provecho a
nuestro tiempo, lo visualizan como oro, por ejemplo, Stephen Covey, aconseja una
estrategia de prioridades, y de acuerdo a su criterio aconseja el afrontar las tareas diarias
como: “cosas urgentes, pero no importantes”,” urgente e importante”, “ni urgente ni
importante”, “importante, pero no urgente”
El escritor y poeta regiomontano, Gabriel Zaid, certeramente menciona en alguna de sus
obras, que nuestra sociedad se encuentra inmersa en un progreso improductivo, y que
paradójicamente un activo tan valioso y tan escaso como el tiempo, es malgastado en
nuestras grandes ciudades con gran derroche. Actividades tan simples y tan ordinarias
acaparan ese preciado recurso sin darnos cuenta de ello. Por ejemplo, el tránsito
automovilístico, juntas inútiles, largas filas en centros comerciales, el traslado del trabajo al
hogar, en general, en actividades infructuosas o repetitivas. Sin embargo, mucho de ello
tiene que ver como una consecuencia de la mala administración e incapacidad para
discernir entre lo urgente y lo importante, entre lo intrascendente y lo trascendente.
Un poema atribuido a Jose Luis Borges menciona la realidad inevitable cuando estamos en
los últimos minutos de nuestra vida, probablemente sabremos con mayor certeza el valor
infinito que tiene el tiempo, que obviamente no desearemos emplearlo al trabajo o andar
perdiéndolo en cosas insignificantes, muy probablemente desearíamos emplearlo en cosas
que tal vez sean más importantes en nuestra vida, sin embargo, sería demasiado tarde.
Muchas de las veces nos enfrascamos y obsesionamos en actividades que por algún motivo
nos absorben demasiado tiempo y nos enfocamos en hacer muy bien algo que no era
necesario hacerlo. El primer paso para aprovechar el tiempo, es saber identificar cuáles son
estas prácticas para ponerlas en la balanza y tomar la decisión correcta.
Otro método es escribir nuestros objetivos con fechas, si lo hacemos ponemos en
manifiesto la urgencia que este tiene, no obstante, si no tiene fecha u observamos que no
hay problema en aplazarlo, este carece realmente de un sentido de urgencia.
Un apoyo muy importante realizar una lista de lo que se quiere hacer, esto nos permite
dimensionar las necesidades. Planificar con antelación nos dará excelentes resultados. La
ley del 10/90 dice que el primer 10% del tiempo que ocupa planificando y organizando su
trabajo antes de empezar, le va a permitir ahorrar hasta 90% del tiempo que ocupará en
hacer el trabajo.
No obstante, entendamos un poco el significado del tiempo, el término tiempo proviene del
latín tempus, y se define como la duración de las cosas que se encuentran sujetas al cambio.
Sin embargo, su significado varía según la disciplina que lo aborda, por ejemplo: en
la Física es posible definir al tiempo como la separación de los acontecimientos que son
sometidos al cambio. Es también comprendido como un flujo de sucesos. De esta manera
los acontecimientos son organizados en secuencias, permitiendo determinar el futuro, el
presente y el pasado. El sistema Internacional de Unidades determinó al segundo (S) como
la unidad básica del tiempo.
En la mecánica relativista, el concepto de tiempo adquiere una mayor complejidad a la hora
de ser definido. Esta noción surge en oposición a la escuela clásica, donde se entendía que
el tiempo era algo absoluto, es decir que es una magnitud exactamente igual para todas
aquellas personas que lo observen. En la mecánica relativista se entiende que los valores de
tiempo pueden variar según el observador, el sistema de referencia que se utilice y el punto
en el que se encuentre el observador.
Desde la Filosofía el tiempo puede ser definido también de diversas maneras. Este es un
concepto que ha sido tratado desde los antiguos griegos y lo sigue siendo en la actualidad.
Desde una concepción aristotélica esta noción se encuentra relacionada con el movimiento,
tal como en la física.  Es por ello que se definía al tiempo como aquella medida del
movimiento con relación a lo precedido y lo sucedido.
Otros filósofos como San Agustín relacionan al tiempo con el alma. Esta relación se debe a
que el pasado es algo que ya no existe, el futuro algo que vendrá y el presente se escurre,
transformándose en un recuerdo, es decir en pasado.
Desde la teoría kantiana se entiende al tiempo como una forma de intuir lo acontecido,
virtud que le pertenece exclusivamente al hombre. Dentro de esta concepción, el tiempo no
es relacionado con el movimiento ni con lo externo a las personas, si no como algo interior
y personal, que permite organizar las experiencias íntimas.
Actualmente existen diversas posturas en la filosofía a la hora de definir al tiempo, y para
ello son utilizadas diversas corrientes, como el existencialismo, el historicismo, etc. Por
ejemplo, hay filósofos que definen al tiempo como una conformación de dos
temporalidades, una externa y otra interna. Otros estudiosos definen al tiempo como la
esencia humana.
Hoy en día científicos han presentado interesantes teorías que determinan al tiempo como
una creación de la mente. Para los seres humanos, el tiempo se mueve en una única
dirección que va desde la anticipación a la experiencia y a la memoria. Aparentemente el
tiempo progresa linealmente del pasado hacia el futuro, dejando consecuencias tangibles.
Esto convencionalmente parece algo innegable, sin embargo, desde la perspectiva de la
física, estos tres tiempos son en realidad lo mismo. En términos científicos, las leyes de la
física son temporalmente reversibles, lo que significa que los mismos efectos ocurren no
obstante si el tiempo corre hacia adelante o hacia atrás. Cualquiera de estas perspectivas es
válido, no obstante, lo que no negaremos es que la vida de un ser humano se determina en
etapas y hechos, estamos en una carrera contra reloj y que de un momento a otro estamos
casi al final de nuestro existir.

Tomar decisiones sin miedo


Si logramos vincular el concepto de la muerte y el tiempo con nuestra vida cotidiana, es
decir, si tomamos en cuenta estos aspectos, muy probablemente nos llevara a tomar
decisiones sin miedo, a sentir que estamos sumergidos en mar de decisiones y que
trataremos de razonar e inclinarnos por aquellas que realmente trasciendan en nuestro
existir, porque nos dimensionaremos en un mundo a contra reloj y buscaremos la mejor
oportunidad para decidir por ella. Es difícil saber cuándo hay una oportunidad, el
identificarla, sin embargo, si la observamos desde un punto de vista con el concepto del
tiempo y muerte definido, muy probablemente la reconoceríamos al instante. Por
mencionar algún ejemplo, autores de libros de economía enmarcan en su trabajo que el
tomar decisiones financieras bajo una crisis emocional provocan una sensibilidad negativa
para aquellos proyectos a largo plazo, porque el aspecto económico y financiero
naturalmente trata de inversiones que retribuyen su ejercicio a futuro. La cercanía de la
muerte, como cualquier otra experiencia humana trascendental, invariablemente debe
provocar la reflexión, pero es fundamental tratar que está contribuya a mejorar el
comportamiento financiero futuro y a evitar los errores que propicien la afectación
patrimonial presente.
La percepción de la propia mortalidad y de la aleatoria de la misma, puede ser incorporada
como un elemento que nos presione de manera positiva para tomar mejores decisiones de
planeación del presente y del futuro financiero de nosotros.
Es por esta razón que el presente trabajo busca contextualizar el tomar decisiones sin miedo
tomando como referencia el tiempo y la muerte como un factor a favor o en contra,
dependiendo la perspectiva de la persona, pero sin entrar en crisis emocional, más que nada
el promover una perspectiva sobria e inteligente, ya que la sola preocupación, sin
decisiones pensadas, no genera resultados favorables.
Al final de cuentas, ante la certidumbre de la muerte y la incertidumbre de cuando ésta se
presenta, la mejor alternativa es buscar tener una vida plena, feliz y disminuyendo nuestra
incertidumbre.

Trabajar para vivir o vivir para trabajar.

Evidentemente hoy en día existen en nuestra sociedad personas a las que el trabajo les
absorbe poco a poco, hasta llegar a un punto que parece que solo vive exclusivamente para
trabajar. La vida social desaparece y prevalece el trabajo y todos los problemas que se
encuentran relacionados a él, sin contar que a esto también tenemos que añadir los
problemas personales. A final de cuentas se trata de una vida cargada de trabajo, estrés,
problemas y el papel social del individuo, mientras que el aspecto personal y sentimental
parecen desaparecer. La adicción al trabajo es una realidad, un desequilibro, y un trastorno,
y sin darnos cuenta es algo que podemos estar sufriendo, creyendo que es una situación
normal.
Muchas de las veces pensamos que trabajar mas cada día, contribuye a formar un mejor
futuro económico y profesional, y, en este sentido tiene algo de verdad, sin embargo, algo
contradictorio puede surgir y es que someter a un individuo a largas jornadas laborales es
propenso a desarrollar una fatiga profesional rindiendo menos en sus labores.
En este punto debemos encontrar el equilibrio sano que permita cumplir con nuestras
responsabilidades laborales, sin comprometer el aspecto personal, el no descuidar todo lo
relacionado a nuestra persona, familia y entorno es algo fundamental para que un individuo
pueda desarrollarse plenamente siendo feliz.

Valorar las cosas que realmente dan sentido a nuestra vida.

“Aprende a vivir bien, y sabrás morir bien”, son palabras que Confucio nos dio como una
clave sobre el sentido que la vida tiene. La muerte es proceso natural de un mundo efímero
de continuo cambio y por el ciclo natural de todas las cosas que tienen principio y fin
existen, sin embargo, lo más importante es aprender a vivir.
Intentar dar un sentido a nuestras vidas es algo característico de los seres humanos.
Necesitamos encontrar un para qué de nuestra existencia, para poder entenderla y
comprenderla. Muchas veces para tener una razón por la que vivir, hallar un sentido que
nos haga querer seguir adelante a pesar de las dificultades, a pesar de las injusticias y los
infortunios, a pesar de la enfermedad y las miserias humanas.
Encontrar un sentido a nuestra vida es algo que tarde o temprano a todas las personas nos
pasa por la mente en algún punto de nuestra vida. Muchos sabios han tratado de dar
respuesta a esta cuestión y a lo largo de la historia siempre ha sido tema recurrente
Como seres humanos poseemos la suficiente inteligencia como para plantearnos ciertas
cuestiones acerca de nuestra existencia. Constantemente, y sobre todo en momentos
difíciles, nos hacemos preguntas como: ¿qué sentido tiene la vida? ¿cuál es mi propósito en
la vida? ¿para qué quiero vivir? Son cuestiones verdaderamente profundas que no tienen
una respuesta única, ya que para cada persona hay unas determinadas respuestas, que
pueden ir cambiando a lo largo de su experiencia y vivencias.
Pero objetivamente, en términos generales, ¿cuáles son las cosas que realmente pueden dar
sentido a nuestras vidas? Sabemos que nuestras vidas tienen sentido cuando tenemos unos
objetivos, cuando hallamos satisfacción en los pequeños actos cotidianos, y cuando estamos
lo suficiente contentos con nuestras vidas como para centrarnos solo en dar amor, sin
importar lo que estamos recibiendo, no obstante, por ser un concepto de carácter subjetivo
no existe un libro donde plasme las cosas que hacen feliz a cada individuo, por lo que es
totalmente sugerible que reflexione y piense que es lo que a usted lo hace feliz, que es lo
que le llena, le apasiona, que es lo que le da sentido a su existencia, recapacite y aprécielo.

El tratar de vivir como si fuera el último día de tu vida

¿Si supieses que vas a morir dentro de tres meses qué dejarías de hacer? Esta pregunta nos
permite cambiar la perspectiva que tenemos de nuestra realidad y distinguir lo superfluo de
lo realmente importante, para poder valorar todas esas cosas y personas que realmente lo
merecen.
A veces resulta contraproducente el visualizar las cosas de una manera en la que pienses
vivir como si fuera el ultimo de tu vida, ya que demasiadas veces se utiliza para justificar
acciones que perjudican tu mañana. Si el placer del momento es mas importante que la
planificación a largo plazo el mañana se puede volver algo indeseado, pero vale la pena
tener la madurez para aprovechar esta perspectiva y tomarla sin comprometer tu futuro. El
vivir como si fuera el ultimo de tu vida no significa tomar decisiones precipitadas y por lo
tanto con alto grado de margen de error, pero si alcanzas la madurez correcta puedes sacar
bastante ventaja y aprovechar al máximo cada día de tu vida.
Lo que se pretende decir en este documento es que vivas hoy como si fuera el ultimo de tu
vida en el sentido que hagas a un lado prejuicios, discusiones, apatías, enojos y tomar las
cosas con tranquilidad, tratando de resolver cualquier situación que valga la pena de manera
optimista y tranquila.

El dejar nuestra área de confort.

Inteligentemente pasamos la vida evitar salir de la zona de confort donde nos encontramos
tranquilos, estamos tan acostumbrados a hacer lo que ya funciona, seguimos caminos ya
recorridos por muchos por la seguridad que eso representa. Hacemos a un lado lo que dice
nuestro corazón por que no estamos seguro de los resultados que esto represente.
Parece que no entendemos el balance entre lo que amamos y lo que creemos que es
práctico. Probablemente quieres hacer algo que te apasiona, sin embargo, no lo pones en
práctica por la incertidumbre de sus resultados.
Pero en este punto yo me planteo la pregunta ¿Para que vivimos?, tal vez sea una pregunta
extraña y tan simple que muy probablemente muchos se detendrán a analizarla y contestar a
tan sencilla pregunta, tal ves sea una de las preguntas mas importantes que se puede
plantear un ser humano.
Si vivimos solo por sobrevivir, tal vez tenga algo de sentido la problemática planteada
llamada zona de confort. Tenemos tanto miedo al cambio que nos estancamos en lo que ya
tenemos, aunque no sea de nuestro agrado y continuamos en la exhaustiva lucha de
conseguir aspectos de la vida que inconscientemente creemos que nos brindan seguridad.
El tener propiedades, automóviles, bienes materiales, conseguir una carrera, todo esto son
las imágenes que muchas veces visualizamos como seguridad, pero ¿Seguridad para
resguardarnos de qué o quién?

Alcanzar el éxito.

Generalmente y erróneamente en esta sociedad, muchas veces creemos que el éxito es


sinónimo de estatus social. Políticos, Atletas, celebridades, cantantes, artistas comúnmente
personas con dinero son consideradas como casos de éxito, pero... ¿Realmente están
cumpliendo con sus propósitos? Si no están disfrutando de la vida probablemente no.
Resulta que muchas cosas que realizamos las hacemos por seguir un patrón que nuestra
sociedad ha definido como éxito tal como: tener mucho dinero, ser el mejor en trabajo o
escuela, ser jefe o tener muchos bienes materiales, sin embargo, estamos cayendo
nuevamente en la conducta de buscar seguridad en nuestra vida.
Por otra, parte tal vez hay personas que no les interesa lo que nuestra sociedad clasifica
como caso de éxito y encuentra su satisfacción en cosas completamente normales, no a
todos les interesa ni ser el mas rico, popular o ser el jefe de una empresa. Recordemos que
el verdadero éxito es cuando llegas a ser feliz y si la felicidad es alcanzada con algo
sencillo, pero que te satisface como ser humano, entonces has alcanzado el éxito.

No dejes de soñar

Parece preocupante que muchas personas no se dan la tarea de pensar en que es lo que
desean hacer con su vida, si la pregunta es planteada a alguna persona de cuales son sus
sueños muchas personas no lo tienen bien definido y aquellas personas que, si lo tienen, no
logran indicar que es lo que están haciendo para lograrlo.
Existen diversas razones por la que muchas personas no definen sus sueños, la mas
importante es la que inconscientemente creen que no es valido soñar, es una estupidez.
Quizás por que nos imponen la idea de “ser realista”, “Es a única forma de hacer las cosas”,
“Trabaja duro y calla”, o “Busca un trabajo normal en que te paguen” son cosas que dicen
los demás y que de manera subliminal indican que tus sueños no se pueden hacer realidad.
Hoy en día existe la tecnología y la información que sirven de herramienta para facilitar lo
que nos hemos planteado, sin embargo, esto no es lo interesante, lo importante es que
continuemos soñando y que no lo dejemos de hacer, que no quitemos el dedo del renglón,
en nosotros están nuestros límites y nosotros mismos nos bloqueamos, todos los sueños son
posibles, lo importante es no dejar de soñar.

Conclusión.

Esta claro que existen diferentes preguntas existenciales que el ser humano no puede dar
respuesta, una de ellas es saber cuál es nuestro propósito en la vida. Evidentemente resulta
difícil el contestar esta cuestión ya que por ser seres que poseemos sistemas en nuestro
organismo que responden a estímulos que provienen de nuestro entorno, y estos a su vez
generan sustancias químicas que son interpretadas por nuestro organismo para poder crear
reacciones. Con esto quiero decir que el entorno influye sustancialmente en el aspecto
psicológico del ser humano. Y es bastante valido que un día pensemos algún objetivo y al
siguiente día pensemos diferente, sin embargo, algo que no debemos dejar a la deriva es el
rumbo de nuestra vida, debemos plantearnos constantemente si lo que estamos haciendo es
lo que realmente queremos hacer, por que el tiempo pasa y no es en vano, pasa y no
perdona, pasa y no regresa.
Si la gente tuviera conciencia de que puede partir de este mundo en cualquier momento tal
vez entendería que no vale la pena entristecerse con las cosas más banales, aprovecharía
más el tiempo, escucharía música, bailarían más aún y cuando no lo sepan hacer.
Disfrutaría más un día soleado y caluroso, una velada en una zona montañosa a la luz de la
luna con una buena botella de vino tinto.
Tal vez si la gente esperara por la muerte, apreciaría más la naturaleza, reiría más,
perdonaría más, y tal vez valoraría mas el tiempo y menos el dinero
Todo lo acaban los años, a partir de que nacimos comienza un viaje veloz con destino a la
muerte y aun así hay personas que viven a prisa, sin percatarse que cada día que pasa es
uno menos de vida y próximo al destino final de cada uno.
El tiempo es oro y en nosotros está el cambio, el saber definir si realmente estamos
viviendo la vida, saber desarrollar el coraje y la inteligencia para buscar lo que realmente
hacemos y cambiar todo lo que sea posible con tal de lograrlo, por que cuando no buscamos
nuestros sueños alguien nos contratara para ayudarlo a buscar los suyos y ahí estaremos
viviendo la vida de otra persona y no la propia.
Es importante reflexionar sobre lo que estamos haciendo para buscar la satisfacción
personal, aquellos objetivos que por más simples que sean, nos ayuden a buscar la
felicidad, porque aquel que es feliz con lo que hace, ya es una persona exitosa.

Es cierto que algunos sueños se logran a base de esfuerzo, y no es tan simple como
pensarlos y materializarlos por si solos, no es así, muchas de las veces requieren de un
enorme esfuerzo, obstáculos, retos, que nos dejaran exhaustos, pero lo importante es no
quitar el objetivo de nuestra mente, si eso nos satisface es muy probable que eso dejara de
ser trabajo para convertirse en lo contrario.
Para toda persona debe ser importante el cumplimiento de metas y hablando de una clave
para cumplir los sueños, perseguir los ideales y las metas, está dentro de cada uno de
nosotros, ya que nosotros manejamos el poder de vencer o no esas barreras mentales,
mostrando así a una persona de carácter y personalidad que lucho por sus sueños y
continuar en la búsqueda de ello.
Que penoso es tener la oportunidad de una vida y gastarla en un confort ordinario, que por
miedo o por falta de ambición y visión, terminemos viendo pasar nuestros días en una
forma ordinaria, monótona y gris como si estuviese muerto metafóricamente hablando.
Busque sus ideales y no muera antes de morir.

También podría gustarte