Está en la página 1de 543

Acerca de este libro

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo.
Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir.
Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted.

Normas de uso

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas.
Asimismo, le pedimos que:

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares;
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales.
+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos
propósitos y seguro que podremos ayudarle.
+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine.
+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de
autor puede ser muy grave.

Acerca de la Búsqueda de libros de Google

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página http://books.google.com
T

7
3A - %
Ct c

Z 1 *

V
I
K. t 6 T

OBRAS

DEL ILUSTRISSIMO,

EXCELENTISSIMO,

Y VENERABLE SIERVO DE DIOS

DON JUAN

DE PALAFOX Y MENDOZA,

DE LOS SUPREMOS CONSEJOS DE INDIA/S>


y Aragón , Obiípo de la Puebla de los Angeles , y de Ofmaj"
Arzobiípo eledto de Megico , Virrey , y Capitán ^ -
General de Nueva -Eípaña,6cc.

TOMO X.

TRATADOS VARIOS.

(DICTAMENES ESPIRITUALES , Y POLITICOS : DIALOGO


Político del e/lado de Alemania: Sitio , y focorro de Fuente-Rabia: (De la
"Haturale^a del Indio: Concjuifta de la China :ji Ortografía.

CON PRIVILEGIO DEL REY NUESTRO SEÑOR.

En Madrid : En la Imprenta de Don Gabriel Ramírez. Año de M.DCCLxn.


FE DE ERRATAS.

PAG. 16. lin. 1 1, pafiblc, lee ptfible. Pag. iz. lio. ult. Jadrodes, lee ladrones. Pag. i^,
lín. 16. ondaba , Ice andaba.P&%. 19. lin. 50. Prince , lee Principe. Pag.76. lin, j j.
coarte , lee confiante. Pag. loo. lin. 3 j. banque, kcbanquete. Pag. i$6.1in. 3 5. cncubrie*
ra , lee encubierta. Pag. 189. lin. 2 a. hora, lee legua. Pag. 194. lin. »8. ó tiempo, lee
¿tiempo. Pag. 144. lin. ti. pica , lecp<C4. Pag. 308. lin. i}, bier, lte ¿ir». Pag. 3z5.Ua.
3 6. veces , lee voces. Pag. 349. lin. 3 1 . lo Isla , lea la isla. Pag. 406. lin. 11. enrre , lee
entre. Pag. 4a 1 . lin. 1 1 . fanfaron , leefanfarrón. Pag. 440. lin. 5 . remedíanla , lee rumen-,
ianla. Pag. 480. lin. 7. Tadre , lee Padre, y en la Uu. 17. Angles , lee Angeles.
El Tomo X. de las Obras del V. lluitriísime Señor Don Juan de Palafox , que con*
tiene los Viüamencs Efpimuales , Morales , y Foliticos , un Dialogo de Alemania , Sitio , y So-i
corre de Fuente-labia , y la Conquifla de la china por el Tártaro , para que elle conforme
«on el que fe ha prífentado por original , fe falvarán las erratas de efta fe , y aísi lo cer*
tifico en efta Villa, y Corte de Madrid á once días del mes de Octubre de mil fetaejentoj
y íeíenu y dos.

Voft. Don Manuel González, Ollero.

Corrector General por fu Mageftad.

Tom. X.
TABLA

DE LOS TRATADOS , Y CAPITU-

los de efte Tomo X.

Dictámenes Políticos, y Morales, defde la pag. i .

; hafta la pag. 5 1 .

Dialogo Politico de Alemania , defde la pag. 5 \ .

hafta la pag. 86.

SITIO , Y SOCORRO DE FUENTE-RABIA.

GAP. I. Eftado de las Armas íbbre la juftificacion de las


del Rey 3 y de fus enemi Armas del Rey. pag. 114.
gos en la Primavera de trein Cap. IX. Del fitio de Bcrccli.
ta y ocho , por la parce de pag. 1 17.
tierra. pag. 95. Cap. X. Difpofícion de las Tro
Cap. II. Fuerzas del Rey , y de pas del Señor Infante al opo-
fus enemigos por la parce de fito de los Egercitos de los
mar. pag. 99. enemigos. pag. 1 24.
Cap. III. Deíignios del Rey de Cap. XI. Entrada del Marifcal
Francia en la guerra de Italia, de Jatillon por Artois. p. 1 26.
pag. 100. Cap. XII. Suceío del Dique de
Cap. IV. Arte del Cardenal Ro- Caloó. pag. 129.
cheliu , para difponer el ani Cap. XIII. Avifos de que el
mo de la Señora Duqueía de Francés intenta entrar por la
Saboya , y entretener en Ita parte de Cantabria, p. 152.
lia las Armas de Efpaña. pag. Cap. XIV. Camina el de Conde
101. á Fuente-Rabia, pag. 138.
Cap.V.Dcl fitio de Brcn.p. 1 04. Cap. XV. Sitia el Francés a
Cap. VI. De la toma de Bren. Fuente-Rabia. pag. 1 2. 9.
pag. 108. Cap. XVI. Profigue lo miímo.
Cap. VII. Progrefos del Duque pag. 145.
Bernardo de Vvcymar.p. 1 10. Cap. XVII. Dcígracia de los de
Cap. VIII. Manificftos a los adentro. pag. 154.
Monferrinos , y Piámontcfes Cap. XVIII. Parte de Madrid el

AI-
Almirante de Caftilla. pag. dres , y ííi Alteza en Pcrfóna
157. faleá impedir íus defignios.
¡Cap. XIX. Socorrefela Plaza de pag. 206.
alguna gente , y municiones. Cap. XXXII. Socorre íu Alteza
pag. 159. la Villa de Gueldrcs. p. 2 10.
Cap. XX. Servicio de Aragón Cap.XXXIÍI.Entra el Duque de
para el íbeorro de Fuente- Longabila en el Condado de
Rabia. pag. 162. Borgoña. pag. 212.
Cap. XXI. Muerte de Don Mi- Cap. XXXIV. Guerra en la par-
guel Pérez de Egca , y fu va- te del Brafil. pag. 214.
lor. pag. 168. Cap. XXXV. Profigue lo mif-
Cap. XXII. Profigue el Francés mo. pag. 218.
el íitio. pag. 171. Cap. XXXVI. Volcan eítraño,
Cap. XXIII. Quema el Arzo- que pareció por Junio en la
bifpo de Burdeos la Armada Isla de las Terceras, p. 223.
de Don Lope de Hoces, pag. Cap. XXXVII. Profigue el fitio
176. de Fuente-Rabia, pag. 225.
Cap. XXIV. Profigue el fitio de Cap. XXXVIII. Valor raro de
Berceli. pag. 179. Bernardo Bardoncs. p. 229.
Cap. XXV. Toma de Berceli. Cap. XXXIX. Donayrcs Mili-
pag. 181. tares con que aligeran los
Cap.XXVI. Continuafe elfucc- Toldados las intolerables fati-
fo del fitio de Caloó. pag. gas del fitio. pag. 221-
185. Cap. XL. Valor de los de Fuen -
Cap. XXVII. Guerra de Flandcs te-Rabía. pag. 222.
por la parte de San Homer. Cap. XLI. Profigue lo mifmo.
pag. 189. pag. 228.
Cap. XXVIII. Profigue lo mif- Cap. XLII. Profigue lo mifmo*
mo. pag. 196. Pag« 2 4o*
Cap. XXIX. Atención de fu Al- Cap. XLI1I. Retiranfe los Fratí-
teza fobre lo que podia obrar cefes dcípues de haber venci-
con la gente con que fe ha- do la batalla. pag. 252.
Haba. pag. 204. Cap. XLIV. Entra el Almiran-
Cap. XXX. Viene el Rey de te , y el Marques de los Ve-
Francia en Pcrfona á refor- lez en Fuente-Rabia, p. 2 54.
zar fu Egcrcito , y vuelvcfe Cap. XLV.Prevencion vana del
á París. pag. 205. Cardenal Rochcliu. p. 256.
Cap. XXXI. Marcha el Principe Decreto del % á los Cinfejos.
de Orangc la vuelta de Guel- pag. 259.
Cap.
Cap. XLVI. Mercedes que hizo Cap. V. Retiraíc el Rey Tárta
íu Mageítad á los de Fuente- ro á la Corte de Pekin : pro-
Rabia, pag. 260. íiguc un Tío fuyo la Con-
Cap. XLVII. Suceíb de las Ga quifta , y rinde con facilidad
leras de Sicilia , y Francia, la gran Ciudad , y Provincia
de Nankin , &c. pag. 301.
pag. 265
Cap. XLV1II. Pelea Don Car- Cap. VI. Hallan gran dificultad
los de lbarra con fíete gáleo- ^ ' ^ n
los Tártaros en la Conquifta
nes , contra diez y fíete na de las tres ultimas Provin
vios Olandefes. pag. 267. cias por un Celebérrimo Co-
Cap. XLIX. Epilogo de todos fario Chino de Nación , que
los fucefos de ella relación. las defiende , &c. pag. 305.

pag. 269. Cap. VII. Profigue la relación


del Cofario Icoan: lo que hi
CONQUISTA DE LA zo con Portugucíes,y Olan-
China por el Tártaro. deícs, &c. pag. 312.
Cap. VIII. Pide focorro el Icoan
CAP. I. Rcvclanfc dos Vafallos al Rey del Japón contra el
contra el Emperador de la Tártaro, y no fe le dá , &c.
China con gran poder. Ga pag. 5 1 8.
nanle feis Provincias , y la Cap. IX. Envia el Pclipaovan
mifma Corte Imperial : los Egercito poderoíb contra la
difeuríos del Tártaro en eftc Ciudad,y Provincia de Quan
tiempo. . pag. 275. tung , &c. pag. 222.
Cap. II. Muerte laftimoía del Cap. X. Saquea el Tártaro la po-
Emperador Cunchin , y de derofa Ciudad dcQuantung,
toda la Cafa Real. Bufca , y &c. pag. 329.
halla el Tártaro titulo para Cap. X/. Rcfiften la Ciudad de
invadir el Imperio de la Chi- Xaochin , y el Rey Gucy van
na. pag. 282. al Tártaro , &c. pag. 234,
Cap. III. Entra el Rey de laTár- Cap. XII. Inquietudes de algu
taria en la China. Muere el nas Provincias dcfpues de la
Tirano Ly. Gana el Tártaro univerfal Conquifta. p.^41.
la Ciudad , y Provincia de Cap. XIII, Como fe han porta
Pekin en la China , y el Rey- do los Portugucfes de la Ciu
no vecino de la Coria. p. 291. dad de Macan,&c. pag. 3 44.
Cap. IV. Profigue el Tártaro en Cap. XIV. Salen los Tártaros al
la Conquifta de la China,&c, mar de la China , &c. pag.
pag, 296. 249.
Cap.
Cap. XV. Vence el Virrey de Cap¿ XXVI. Del gobierno de
las Armas á los Cofarios en los Tártaros en fu Rey Xun-
lámar, &c. pag. 354. chi , &c. pag. 405'.
Cap. XVI. Profefan heroyea Cap. XXVII. Del gobierno de
mente la Fé Católica unos los Tártaros en la China en
Negros efclavos delante del los particulares Magiftrados.

Tártaro Idólatra, &c.p. 2 59. pag. 410.


Cap. XVII. Aumcntanfe los Co Cap. XXVIII. Lenguage , y le
farios : vales cobrando mie tras de los Tártaros, &c.pag.
do el Virrey , &c. pag. 364. 417.
Cap. XVIII. Siente el Virrey de Cap. XXIX.Delas Armas ofen-
las Letras las crueldades del fivas , y defenfivas de los
de las Armas, &c. pag. 370. Tártaros. pag. 422.
Cap. XIX. Vuelven los Cofarios Cap. XXX. De la Milicia, y or
íobre Quantug eftando au- den de los Ejércitos de los
fente el Virrey de las Armas, Tártaros. pag. 426.
&c. pag. 275. Cap.XXXI. De las facciones del
Cap. XX' Nuevo peligro de la roftro , corteñas , y otras ca
Ciudad de Quantung en los lidades de los Tártaros , &c.
Cofarios, &c. pag. 379. pag. 421.
Cap. XXI. Dafe fin á la guerra Cap. XXXII. El trage , y velli
de los Cofarios. Batalla Na do de los Tártaros, pag. 4 5 6.
val que le dan al Virrey, &c.
DE LANATURALEZA
pag. $85.
Cap. XXII. Pronoftico muy cé del Indio.
lebre de un Aftrologo Chino,
&c. pag. 3 88. CAP. I. Quah dignos fon los

Cap. XXIII. Del fentimiento Indios del amparo de V. M.

que hacen los Rcynos veci por la fuavidad con que reci

nos por la pérdida de la Chi bieron la Ley de Chrifto Se

na , &c. pag. 390. ñor nueftró , &c. pag. 45 1.


Cap. XXIV. Recelos, y preven Cap. II. De lo que merecen los

ciones antiguas, y nuevas del Indios el amparo de V. M.

Rey del Japón , perjudiciales &c. pag. 452.

á la Religión Católica , &c. Cap. III. De lo que merecen el


amparo Real de V. M. los
pag. 594.
Cap. XXV. De la adoración , y Indios , por la fuavidad con

faifa Religión de los Tárta que han entrado en fu Real

ros , &c. pag. 402. Corona , &c. pag. 456.


Cap.
Cap. IV. Del valor , y esfuerzo tefia , filencio , y maña del
de los Indios, &c.pag.458. Indio. pag. 487.
Cap.V. Quan dignos fon iosln- Cap. XX.De la limpieza del In
dios de la protección Real, dio, y fu paz. pag. 490.
&c. pag. 46 $ . Cap. XXI. Refpondefe á algu-
Cap. VI. De la inocencia de los ñas objecciones que fe puc-
Indios,yquc fe hallan co- den oponer. Pag«4QI»
munmente efentos de los vi
cios , foberbia , ambición, APUNTAMIENTOS
&c pag. 465. de Ortographia.
Cap. VII. De otros tres vicios de
fenfualidad , gula , y pereza, CAP. I. De la claridad de eícri-
en que fuelen incurrir los In- tura , y letra. pag. 49 5 .
dios. pag. 467. Cap. II. De la limpieza de la le-
Cap.VUI. De la pobreza del In- tra. pag. 497.
dio. pag. 469. Cap. III. De la igualdad.p.497.
Cap. IX.De la paciencia del In- * Cap. IV. De la orden de la le-
dio. pag. 473. tra,&c. pag. 498.
Cap.X. De la liberalidad del In- Cap.V. De la divifion de las
dio. pag. 474. partes. pag. 499.
Cap. XI. De la honeftidad del Cap. VI. Quando fe ha de eferi-
Indio. pag. 475. bir con letras mayufeulas , y
Cap. XII. De laParfimonia del quando con pequefias.p. 500.
Indio en fii comida, p. 477. Cap. VII. De los Acentos, Afpi-
Cap. XIII. De la obediencia. raciones , c Interrogaciones.
pag. 478. pag. 502.
Cap. XIV. De la diferecion , y Cap. VIII. De la Ortographia
elegancia del Indio, p. 479. en fu propiedad, y diferen-
Cap. X V.De la agudeza, y pron- cia,y de las letras,&c.p. 504.
titud del Indio, pag. 48 1. Cap. IX. De las letras Griegas,
Cap. XVI. De la induftria del y como fe pueden ufar en la
Indio , fcñaladamente en las lengua Caftellana. pag. 507.
Artes Mecánicas, pag. 48 2 . Regla primera. pag. 5 1 o.
Cap. XVII. De la jufticia del Regla fegunda. pag. 511.
Indio. pag. 484. Regla tercera. Allí.
Cap. XVIII. De la valentía del Regla quarta. Allí.
Indio. pag. 485. Regla quinta. pag. 5 1 2.
Cap. XIX. De la humildad, cor- Regla fexta. Allí.

AD-
Pag. i

ADVERTENCIA

DEL VENERABLE AUTOR,

EN QUE DA RAZON

DE ESTOS DICTAMENES.

S la ociofidad tan dañofa al alma , que con

mucha ra%pn es llamada madre de todos

los vicios. %eprefentan bien los Mijlicos,

los daños que caufa al alma , y al cuerpo',

la Efcritura la reprehende , los Santos la

abominan , y aun ella Je avergüenza de si mifma , por

verfe principio de ¡numerables daños. *Por huir de ejle

vicio procuro fiempre tener ocupado el difcurfo , medí-

tando en lo que pueda fer útil a mi alma ^y a las de los

progimos j porque la verdadera caridad a todos fe ejlien-

de , es fregó , cuya actividad calidifsima todo lo querria

abrafar , para que todos ardiejfemos en la llama del di

vino amor , que es el objeto de la perfeíla caridad. Ef-

te motivo me obliga a ocupar los ratos que me permiten

las ocupaciones del Minijlerio , en lo poco , y malo que

efcribo : no creo que Jera de lo menos fru&uofo ejle tra

tado de DiBamenes Efpirituales , Morales , y 'Políticos.

Avifos fon generales , fin mas aliño , ni cuidado , que de

lo fentenciofo : con todos hablan en general , y con cada

uno en particular, cada qual podra tomar lo que juague

convenirle , y dejar lo que no le toque. Mi fin es hablar

en ejle tratado , y en todos los demás , al corazón de los

Fieles , porque quifiera que todos nos abrafaramos en

aquel fuego divino , que el Señor bajo a encender en no-

Tom. X. A fo-
2
[otros : y pues fu defeo es que fe encienda en nuejlras al

mas , comofu Magefiad dice , no es mucho que yo ayude

¿fus fantos defeos , fino por mi tibiera ^por la obligación

del Minifierio. Termita/o fu Magejlad , para que de

nuejlro aprovechamiento refulte la mayor gloria de fu

fanto . y bendito H\(ombre , quefea porfempre alabado,

y glorificado. Amen,.

ElR. P. Fr. Jofeph Palafox dio á luz efte tratado el año


1665. imprimiófc en Madrid por Pablo de Val , y Ce halla en
el tomo V. de las Obras de nueftro Venerable Obiípo de la anr
tigua edición defde la pagina $03,
DIVERSOS

DICTAMENES ESPIRITUALES,

MORALES,

Y POLITICOS.

O primero que debe hacer qualquier


hombre cuerdo, y chriftiano, es
formar buenos dictámenes en las
materias , que ha de obrar ; y def-
pues de formados, egecutarlos , co
mo el que quiere afíegurar el eícribir
derecho , primero hace la regla , y
feñala las lineas , y con efto corre
rectamente la pluma : y como el
pintor , que primero hace la idea en la imaginación , deípues el
dibujo , y últimamente la imagen ; y afsi íc ha de reparar en los
buenos dictámenes , porque no fe pierda el mundo, ni yerre por
falta de confideracion : Quja non tft qui recogitet corde 9 W como
decia el Profeta.
Tom. X. A z Por
(a) Ex JeteiQ. i J. V. i u
4 DICTAMENES ESPIRITUALES,

Por efto he querido para mi mifmo eferibir aqui , como fe


me fueren ofreciendo , algunos dictámenes, que firven de reglas
á diverfas materias , en que puede ocuparfe el difeurfo , el coa-

íejo , ó la egecucion.

TSJMFR^ DICTAMEN^ M0%AL.

Ni-
O fe pueden confeguir cofas grandes , fin deípreciar , y
tolerar las pequeñas , y aún tal vez las grandes.
II.
Del amor , y de la cortefia , dales a todos quanto pidieren,
y conténtate con lo que te dieren.
III.
Haz las cofas demanera , y tales , que fino fe premian en c£
ta vida , fe premian en la otra.
IV.
El que fufre es fabio 5 mas fabio el mas fufrido 5 fapientifsi-

mo el fufridifsimo.
V.
Del callar , raras veces configue daño el que calla : del ha*
blar mucho , fuele grangearfe , y muy grande.
VI.
La regla antecedente tiene por limitación, quandodel callar
del Superior refulta la ruin* de los fubditos , como quando dejan
de reprehender los Prelados,y de ladrar los Varones Apoftolicos,
y de aconfejar los Miniftros , por tener ocupada la boca con la
ambición , la codicia , ó relajación; porque de eftos cafos habla
el Señor por el Profeta , quando dice : Va canes muti¡ nont>alen~
tes lacrare. (b)

VII.
Obra necefitado al caftigar , ó defconfolar, y guftofo al ayu

dar , y confolar. VIII.


Ten preíente la cuenta en la vida, para que no la temas tan

to en la muerte.
IX.
El buen Prelado , y Sacerdote , fiempre ha de cftar obran
do

(b) Ex Ifai. 5<5.v. 10.


MORALES , Y POLITICOS. 5

do cofas de Dios , y por Dios de dia , y de noche ; ya eícribien-


do , orando , diícurriendo en todas partes, y en todas horas} y
efto como á quien fe le va huyendo el tiempo en que puede obrar,
y qüe ha menefter lograr.
X.
Quieres vivir contento ? No deíées.
XI.
¿Quieres eftar confolado con tu fortuna; Pues no te midas
con los de la mayor , fino con los de la menor.
XII.
El que ama á Dios en efta vida , ni teme, ni eípera , ni def-
confia.
XIII.
No es lo mifmo haber vicios en un Reyno , que fer vicioíb
un Reyno. En todos tiempos ha habido vicios en los hombres,
que componen los Reynosj pero quando fiendo viciólos muchos
individuos , prevalece en el común el valor , y la virtud , y los
buenos dictámenes á los malos , fin hacer gala del vicio , no íe
puede llamar viciólo el Reyno 5 porque quando los trages ion
iguales , y propios , quando la Nobleza ama la honra , y quan
do el íoldado cuida del arcabuz , y quando el común alaba lo
honefto , y no es cautivo de los deleytes , aunque haya muchos
que fe defvien de lo bueno , no efta del todo perdido el Reynoj
pero quando los vicios de los particulares fe han pafado al co
mún , entonces es feñal de que afsi íerá la ruina , como es el vi
cio de la nación que fe hallare en tal eftado.
XIV.
Si quieres vivir fiempre coníolado , haz por Dios lo que ha
ces por el Rey , y por tus hermanos , y amigos , y íaldrás con
eííb de la pena , que fuele caufar al hombre ver mal agradeci
das fus finezas.
XV.
De la manera que en la nave , que fe va á pique, no impor
ta mas fer General , que grumete , antes bien efte muere con
menos razones de defconíuelo , y mas fáciles difpoficiones de ef-
caparfe en una tabla 5 afsi también , quando fe va a pique una
Monarquía , y efta llena de congojas , es lo miímo fer Prefiden-
te , que particular ; y mas dichofo íerá el que viviere con menos
cuidados , y embarazos : efto fe entiende en lo temporal , que
en
6 DICTAMENES ESPIRITUALES,

en lo efpiritual , mejor ferá , y fe hallará fer el que mejor fuere


en las coftumbres.
XVI.
También es cierto , que de la manera que es grande defeon-
fuelo de un Medico de opinión , que le llamen a la curación dé
un enfermo , que eftá del todo defauciado , poftradas las fuerzas,
y perdido el calor natural , y fuele efeufarfe de vifitarlo en tal
eftado 5 afsi debe reufar , ó no pretender un Miniftro prudente
los pueftos públicos en Monarquía enferma ,y que fe halla ago
nizando. Porque es precifo que le íuceda una de dos cofas , ó
no dejarle los demás Médicos , y Miniftros , que aplique otros
remedios de los que ellos aplicaron , y con cíTo íe halla fin forma*
de lograr fu medicina ; ó por la debilidad del enfermo no ha de
poder hacerfe fuperior con el arte la medicina á la dolencia , y
ha de morir con grande daño , deferedito, y defdoro de aquellos
á quien toca la curación , de donde nace efte axioma : Quando el
enfermo fe halla poflrado ^ y fin calor natural^ mas figuro es llorarlo,
que no curarlo,
XVII.
Del axioma antecedente puedes deducir otro mejor , y mas
efpiritual , y es , que aunque las Monarquías fuelcn vivir años,
y ligios enteros , pero para cada uno de los hombres que las for
mamos , ninguno vive mas que un figlo ; y efto fe entiende pa
ra el que mas vive , pues raros llegan á cien años de vida. Con lo
qual para cada uno fe acaba la Monarquía dentro de un figlo ,<S
porque acabado él , íe acabó todo para él, y afsi en diastan bre
ves , y cortos , y en fin tan cierto , no importa mas fer Superior,
que fubdito , fer Pontifice , que Sacriftan, fer Rey , que villano,
porque todo lo debe confiderar para sí el cuerdo, como un navio
que fe va á pique , ó una barca que pafa con gente á parce no co
nocida , donde aunque al pafar fon diferentes , pero en paían-
do todos fon unos 5 afsi en navegandofe de la vida á la muerte,
folo quedan diferentes en las almas los navegados : y alli no hay
mas que dos fortunas , ó linajes , buenos , ó malos , perfectos, ó
relajados : y efta confideracion ha hecho fantos á muchos hom
bres entendidos , y de juicio confiderado , y dcípierto.
XVIII.
Mas vale fer el menor de los buenos , que el mayor de los
malos 5 porque el ultimo de la buena linca 3 es mas dichofb que
el primero de la mala. Las
MORALES , Y POLITICOS. $

XIX.
Las obligaciones del hombre noble , y chriftiano, y de qual-
quiera otro , deben cumplirfe de efta manera ; primero á Dios,
fegundo al Rey, tercero á fu Padre , quarto á fu Patria , y quan-
do es República , primero á fu Patria , y luego á íu Padre quin
to á fu Maeftro , Texto al amigo, &c. En las dos primeras obliga
ciones de Dios , y del Rey , en la de Dios no puede haber dif-
penfacion jamás , en la del Rey folo en un cafo , que fe pierda á
Dios. Las demás graduaciones de Padre , Patria , Amigo, Maef
tro , íc alteran mucho por los accidentes , las caufas , y las obli
gaciones de los hombres : y afsi cada uno las calificara como le
pareciere , fegun la íiijeta materia , y reda razón.
XX,
En las Monarquías , y Rey nos , el buen vafallo no nace e«
íu Patria , fino en el corazón de íu Rey , y á él íc ha de ir todo
fu amor 5 al contrario en las Repúblicas libres , todas las obliga
ciones que en aquellas íc reducen al Rey , íe reducen en cftas a,
fu Patria 5 pero no quita efto el mirar en los Reynos el hombre
por fu Reyno , y defender íu Nación , y procurar lo que le con
viene dentro de lo juíto 5 y permitido, íalvando jfiernpre la fide
lidad a fu Rey,
XXI.
En todas las Coronicas han parecido bien los leales, aunque
hayan fido vencidos 5 y mal los traydores , aunque hayan fido
vencedores.
XXII.
Antes has de pafar porque todos te aborrezcan 3 que por
aborrecer , aunque fea á uno íblo.
XXIII.
No puedes hacerte de codos amado; pero á todos puedes ha
certe amable , y digno de amor.
XXIV.
¿Quieres un gran mal, y pena á tu enemigo ? pues deja que
te aborrezca. Quieres vivir defeanfado , y alegre ? pues amalo.

XXV.
Tres coías me caníán mucho, y la quarta aborrece mi alma:
primera , el pobre foberbio : fegunda , el rico avariento : terce
ra , el Magiftrado infolente : quarta , el ingrato á los beneficios.
El
8 DICTAMENES ESPIRITUALES,

XXVI.
El Miniftro , ó Prelado en lo que obra , fe puede confiderar
en tres caíbs : primero , quando tiene razón , pero no tiene ju
rifdicion : fegundo , quando tiene jurifdicion , pero no tiene ra
zón : tercero , quando tiene jurifdicion , y razón. En eftos caíbs
debe portarfe en la forma figuiente : en el primero, rogarlo: en.
el fegundo , dejarlo : en el tercero , mandarlo , y egecutarlo.

XXVIL. . -
En los Superiores , la mayor jurifdicion , es la del cgemplo:
la fegunda , la del agrado : la tercera, la del imperio 5 y es bien,
aun en lo muy jufto , gaftar primero aquellas dos jurifdicioncs
antes de llegar á la tercera.
XXVIII.
Los buenos Magiílrados ion imágenes de fus Principes , y
deben parecerles en la jufticia, en la templanza, en la integridad,
y en las demás virtudes. Y como cauía indecencia , y aún inde
voción , y deben prohibirle ( como íe ha hecho en algunos Con
cilios ) las fantas Imágenes mal pintadas, por la irreverencia que
cauía á los Santos, y efcandalo á los Fieles j (c) afsi también caufa

enfado á los pueblos , y aún deíprecio , ver los Magiílrados vi-


cioíos , perdidos , y relajados , y los Reyes en ellos mal pinta
dos , y dibujados : de donde tal vez ha refultado , que no pare-
ciendoles bien la hechura , dan al traite con la figura.
XXIX.
El Prelado , aunque todo el año ha menefter á Dios , y le
eftá debiendo , y fu Divina Magcftad dando, y fuftentando con
renta, con Dignidad ,con autoridad , y otras comodidades* pe
ro para algunos cafos parece que Dios ha menefter al Prelado, y
para eííb le paga , y le da tan fuperabundantes íalarios, y como
didades : que es , para que dé la vida, y íe exponga á perderla
por defender un articulo de Fé, ó un punto grave de jurifdicion,
ú otro tan íiiftáncial , que vaya en ello el bien de las almas de íu
cargo : y. fi en eftc caío le falta el Prelado , enojarte Dios , como
quando fuftenta un hombre todo el año a un criado , folo para
una ocafion , y cíTa es en la que le falta.
Del
(c) Concil. Tríd. ScíT. 1 5 . Decret. de Sácrit Itnapnibus. tom. 3 j. coleít.Regí*. pae. 604.
fcConc. Mcdiol. i.Conft, 7, apud Labe. tom. ai. col. 11. Se apud Aiduia. tom. 10,
sel. *4J*
MORALES 5 Y POLITICOS. 9

XXX.
Del buen Prelado no es la renta , los ducados , fino los tra>
bajos : eíTa tuvo Chrifto Señor nueftro , quando fue Obiípo vi-
fiblc de fu Iglcfia , y la eftableció con fu Sangre.
XXXI.
Mejor es obrar con exceíb en el gaftar f que con codicia en
el guardar. Eftc dictamen tiene limitación. Nunca ferá bueno
que el Prelado fea codiciofo , ni aváro , ni que por ahorrar dege
de cumplir con las obligaciones de fu eftado , que fon lucimien
to decente , limofnas , y otras obras de piedad : y fi por gaftar
todas fus rentas en efto , muriere pobre , ferá muy digno de ala
banza : y fi por ahorrar faltare á fus obligaciones , y muriere ri
co , fcrále muy mal contado. Morir muy empeñado, y con deu
das confldcrables, aunque las haya contrahido por hacer muchas
limofnas , no puede fer bueno : lo uno, porque no tiene obligan
cion á hacer mas limofnade lo que alcance fu hacienda : lo otro,
porque tomar empreftitos quantioíos para dar limofna , es con
tra jufticia , pues muriendo el Prelado con eftos débitos, quita a
unos , para dar á otros , y la limofna no fe ha de dar de hacienda
agena , que aunque tenga color de caridad, no lo es, fino injuf.
ticia y porque de gaftar mas de lo que tiene un Prelado , por dar
limofna , ó ahorrar para darla , menos daña con igual intención,
morir elObifpo empeñado, que no ahorrado 5 porque el que da,
eíTo fe tiene hecho , pero el que quiere dar , y pudiendo no lo
hace , tarde , ó nunca dará: y en los Evangelios veo perdonados
los pródigos , y condenados fiempre los avaros. (d)

XXXII. ... . .
A fus familiares, el Obifpo , unas veces los ha de tratar co
mo a criados , quando repreíenta íu Dignidad : otras como á
compañeros , efto es en fus trabajos : otras como Maeftro , efto
es en fu cgemplo : otras como padre , en tolerar fus imperfec

ciones.
XXXIII.
Solo de una manera parece que pafa el amor de los hombres
á Dios mas allá de la muerte en efta vida ; que es dejando eícri-
tos , obras , y fundaciones, que alaben á Dios en fu nombre defc
pues de muertos : y por efta razón puede defenderfe, queesma*
Toro. X B yor
(d) Luc. 1 j . v. 10. & 1 5 . v. » i » t
io DICTAMENES ESPIRITUALES,

yor mérito hacerlas , que focorrer necefidades comunes , quan^


do eftas no fon urgentes , ni cftremas , ni fe falta, del todo á

aquellas.
XXXIV.
El buen Obifpo ha de poner los ojos en fu Obifpado , ert
lo que mas necefita , y focorrerlo de aquello, prefiriendo los fo-
corros efpiricuales á los temporales. Falta predicación , proveer
lo de Miniftros. Falta educación , proveerlo de feminarios. So
bran necefidades , proveerlo de íbeorros. Corre ricígocon la nc-
cefidad la honeftidad , y cita defpoblada la tierra , cafar huerfa-»
ñas. Hay pocos que coníiefen , y prediquen , fundar Conven
tos. De eftos hay copia , pero el Clero eltá deslucido , lucir , y
amparar al Clero , y eníeñarlo, ocuparlo, y íbcorrerlo ; porque
darle á fu Obifpado de lo que no ha menefter , y que le falte lo
que ha menefter , no es buena adminiftracion: y afsi ha de guar-
darfe el Prelado de hacer fundaciones , que miren mas á la au
toridad de fu perfona , que á la necefidad de fu Dioccfi.
XXXV.
£n las caufas de Dios no es jufto que Ce acobarde el Prela
do , pues no debe tener mas larga la cfpada para defenderte el
vicio, que la virtud para expugnarlo : y en eftas ocaíiones Ce ha
de ufar de la fortaleza del animo , y el zelo j fi bien con la tem
planza , y prudencia , virtudes que no quitan á aquellas las
fuerzas , fino que las enderezan , y afíeguran.
XXXVI.
El buen Prelado debe á los males que pudiere, rcmcdiarlosj
los que no puede, llorarlos.
XXXVII.
El Prelado no ha de poner los ojos en lo que otros Obifpos
hicieron , quando no obraron lo conveniente ; fino en lo que
otros debieron hacer , y en lo que Dios manda , y fus leyes or
denan , y en lo que obraron los Santos.
XXXVIII.
Séneca , dice : Non quia dificillafunt multa non audemus $fed
quia non audemus dificilla funt. <c> Efto es certifsimo ; porque en

efta vida en el hombre fon mayores los temores que los peligros.
Alguno ha intentado cofas grandes , que eípantaban , y comen-
za-
(c) Scacc. epíft. 104. pag. 4zz. a. 1 7. cisc. finen*, edil. PariG 1 613.
MORALES , Y POLITICOS. f1 1

zando las allanaban , y fe allanaban , y coníeguian con gtáncU


gloria de Dios.
XXXJX.
Todas las reformaciones grandes de los Reynos , las habían'
de hacer por fus perfonas los Reyes; porque en ellos caufaaplau-*
fo , lo que en los demás odio , y perfecucion»
XL.
De los hombres que no gobiernan , la mayor culpa es obrar
mal : de los que gobiernan , no obrar bien ; de aquellos la de co-
mifion , y de eftos la de omifíon.
XLI.
El vicio en las Monarquías , no íblo deftruye lo EípiritUal,
y Moral , fino lo Político ; porque al tiempo que quita á las al
mas la gracia , y á los Reynos la protección de Dios , enflaque •
ce el valor, y conftancia á la Nación, y fe pierde con cíTo el con^
fejo , y la opinión 5 y luego comienzan a fervir con los vicios,
los que mandaban á otros con las virtudes.

XLÍL •

En lás Repúblicas i y Reynos hay dos jurifdiciones , una del


derecho i y otra del difeurfo: la del derecho toca á los Principes,
y Magiftrados : la del difeurfo es común á los Principes , y va-
fallos. Porque afsi como á aquellos no fe les debe ir á la mano eii
el obrar , y mandar , ni á eftos fe les puede ir á la mano en el dif-
currir 5 y afsi es necefarió obrar de fuerte los Superiores , qué lo
que manda la jurifdicion del derecho,párezca biert ala del diícur-
íb 5 porque íi el Pueblo con razón conderta lo que el Magiftra-
¿o manda , fc-deíprecian las leyes , y tal vez no fe obedece a loé

Reyes,
; f , XLIIÍr «•?
Mejor gobierno es el tiránico, que el diíeordcj porque aquel
COttíerva forma de gobierno , y cíluito ninguna*
XLIV,
De efté axioma" fe figue , que es menos dañofo para gober
nar , el necio igual , que el varió , y deíigual 3 obrando entrama
bos con ígüaí atención de acertar. Porque el vario fe vifte de to
dos los qué eftan cérea , y hace el gobierno difeorde , e inconf-
tantc 5 el otro figue díétamcnes ciertos ¿ á los quales fe íes puede
aplicar remedio fi fon malos , y dan fruto fi fon buenos,
Tom. X B a. Có-
112. DICTAMENES ESPIRITUALES,

XLV.
Como íc eftudian por los Miniftros las leyes del Derecho,
íc habían de eftudiar los buenos di&amenes del gobierno.
. XLVI.
En las elecciones pueden errar los Principes en tres maneras.
La primera, dando las ocupaciones á los que no tienen experien
cia , y negándolas á quien la tiene : efte es gran error. La íegun-
da , dando los puertos á quien no tiene la capacidad, ni fe ha ex
perimentado en otros con aprobación : y efte es grandifsimo
error. La tercera , trocando los pueftos , y las inclinaciones álos
Magiftrados , y dando á los de armas los de letras, y a los de le
tras los de armas , al inteligente en la pluma , la eípada, al vale-
roíb , la pluma : y efte es error.
XLVII.
Las perfonas fe han de bufear para los pueftos , y no los
pueftos para las perfonas , mirando que fujeto conviene á aquel
Rcyno , no que Reyno le conviene á aquel fujeto.
XLVIII.
Ninguna cofi es tan dañofa en los Rcynos , como que peíc
mas en los particulares una onza de propria comodidad, que una
arroba de utilidad pública} y quando cfto prevalece yá cftá el
Reyno perdido. •

XLIX. .
Los dos polos íbbre que fe forma , y reforma una Monar
quía , fon premio , y caftigo. Efto ha de andar muy vivo fiem-
pre ; porque íbbre eftos dos eges , Monarquías muy tiránicas Ce
han confervado mucho tiempo 5 y faltándoles , muy juftificadas
han caído.

L.
Mas es formar una Monarquía , que confcrvarla; pero mas
es reformarla , que formarla , pues efto coftó í Chrifto Señor
nueftro , el ponerle en una Cruz.
' .IX
El mayor mal de quantos puede cauíár un grande Magiftra-
clo a fu Principe , es dcíconfolarlc los Reynos ,y apartarlos de fu
amor. LII.
Neccfario es , que á muchos tema, á quien muchos temen,
LUI.
Neccfario es , que a muchos haya menefter , al que muchos
han menefter. Los
POLITICOS , Y MORALES. íi ?

. LIV.
Los Reynos no han mencfter mas que á uno ; pero los Re
yes á codos.
LV.
El arte grande de los grandes Reyes , quando dominan di-
verfas naciones , gentes , y condiciones , es hablará cada uno en
fu lengua , efto es , darfe por nacido , y criado en cada Reyno,
ó nación de aquellas.
LVL
No puede mas el que puede , fino el que puede mejor j por
que el poder que obra lo malo , no es poder , fino flaqueza , y
afsi no lo puede Dios.
LVII.
La dicha , 6 defdicha de los hombres en efta vida fuele con-
ííftir en encontrarfe , ó deíviarfe de tiempos á fu propofito j por
que el eminente en letras, en tiempo de guerra, poco puede lu
cir , como el vaierofo en las armas en tiempo de paz , poco pue
de yaler.
LVIII.
Lo mifmo que íucede con los tiempos * fuele fuceder á los
hombres grandes con los validos : porque un hombre fabio defc
valido del valido 5 no es mas que una excelente eípada colgada
en un rincón de una armeria 5 y efta en la mano de un Rey , ó
Privado que le favorecieífe , y cmpleaífe , conquiftára mucho
mundo. LIX,
Los Reynos , que Ce gobiernan por remedios, y no por pre
venciones , van perdidos.
LX,
Los Míníftros en los puertos de la República b ho habían
de tener mas duración i que lo que acertaíTen á fervif. Y afsi en
efta duda política 5 fi conviene que fean perpetuos * ó tempora
les los que gobiernan $ lá refpücfta en mi fentimiento $ habia de
íer : conviene que fean perpetuos ett los que bien los firven , é
inftantaneos en los que los firVen con exceíb $ y malj porque no
hay mayor error que gobernarfe en efto con el tiempo b pues ni
eíTe hace mejor al malo $ ní empeora al bueno , antes 4 efte lo
hace mejor , y á aquel peón
LXL
En las clecccíoneá , y en la educación ¿c los Principes , y
otras
U4 DICTÁMENES ESPIRITUALES,

otras cofas de cftc genero , debe confiderarfe el cílado de aquel


Reyno , 6 materia que fe le encomienda , ó para que fe cria el
Principe , y fino, es muy fácil el errar.
LXU.
Criafe un Principe para gobernar una Monarquía pacifica*
tntonecs Ce han de proponer virtudes, y Gobernadores, que ha
yan gobernado con jufticia , templanza , amor á fus vafallos,
deíeo de fu confuclo , guardarles , pero no aumentarles fus
privilegios , hacer teforo en la paz para la guerra , aliviar tribu
tos , prefidiar las plazas , guardar la mar , mantenerle reputa
ción , procurar no necefitarle de los Reynos , y que antes ellos
dependan de él, entrañarfe en fu amor, y que vean queeftc nace
de fu corazón , aprender fu lcngunge , y fus coftumbres, y uíbs,
y íer todo para todos , y para cada Reyno como fifueífc de cada
Reyno.
LXIII.
Y fi fe cria el Principe para gobernar una Monarquía perdi
da , y relajada , y que eftáá punto de caer del todo (empreía mas
dificultofa ) necefita de otras virtudes mas eminentes con aque
llas , como ion , fortaleza de animo , comprehenfion grande,
íagacidad , valor, atención a todo , obrarlo por sí mifmo, ó á fu
villa , afsiíliendo á lo importante. No haya acción grande que
no Ce halle en ella , ó cerca de ellar acudirá todo, y hacerle due
ño de las caufas , y de los efectos , procurar que en los princi*
pales puntos de la Monarquía , ninguno íépa mas que él, y pue
da refponder , y fatisfacer á todos : deípreciar el padecer , y ve
lar como en tempeftad deshecha en la nave , a quien contrallan
las ondas , el timón en la mano , los ojos en las velas , y cuidan
do de todo con vivacidad , egecutando , y obrando con aótivit
dad : mandar , prevenir, advertir, gobernar , huir délos defec
tos de la voluntad , abrazarle con las luces del entendimiento,
acudir áDios , y defarraygar los vicios de fu Pueblo con el agra
do , aun mas que con la jufticia. El zelo , con el valor , y pru
dencia en un Principe grande , todo lo forma , y reforma. Ha-
cerfe de los Pueblos amado , de los Grandes , y de los Miniílros
temido, y venerado , de los Principes , y Reyes refpetado , obli
ga á Dios, y fe eftrecha con fus Reynos en amor , y puede con-
feguir admirables efe&os , fin que haya Monarquía que con ef-
tas virtudes , precediendo , y acompañando la gracia de Dios, no
fe pueda levantar caída , ó defenderfe contrallada. Lo
MORALES , Y POLITICOS. i^

XLIV.
Lo mifmo fucede al enviar un Magiftrado a un Reyno, que
al criar á un Principe , que ha de gobernar una grande Monar
quía : porque ha de mirar el eftado de aquel Reyno , y las par
tes de él proveído , y medicarlo todo con buen juicio , efto es,
la ciencia del medico , con la necefidad del enfermo. Porque pa*>
xa un Reyno , en que no fe reconocen grandes exceíos, ni con
travención a las leyes , bafta un Miniftro de mediano juicio , de
templadas coftumbres , y difeurío, rectitud , limpieza , y hones
tidad de coftumbres ; pero para formar ,y reformar un Reyno,
es necefario gran juicio , deftreza , valor, prudencia, zelo ,amor
al íervicio del Rey , entereza, defprecio de propias comodidades,
y utilidades , y folo atención al fervicio de Dios , del Rey , y del

bien común.
LXV.
Los Reynos donde hay grande relajación , fe pueden fácil
mente reformar , quando los interefes no fe encuentran entre sí,
efto es , el de los Reyes , con el de los Reynos , ni al rebés j y
con dificultad fe reformarán quando fe encuentran.

ECjEMTLO.

QUicren los Reyes tributos para la guerra , los Reynos los


niegan por fuftentarfe en la paz ; es muy dificultofo ajüC
tar efte punto fin rieígo j porque funda fu interés el va-
fallo en lo contrario que los Reyes fu focorro , y no quiere aqucL
poner los ojos en que aquella guerra fuftenca la paz, fino que cf-
ta paz fe empobrece por aquella guerra.
Quieren los Reyes levas , y necefitandc ellas , para que ha
ya íoldados para la defenfade fu Corona : los Reynos las reufan,
porque haya labradores para fu confervacion : en efte caíb es
muy dificultofo templar demanera efto , que los Reyes fean fo-
corridos , y los Reynos no queden defconfolados. •

Y afsi fe ha de ufar de medios de fuavidad, y de dar á enten


der bien las conveniencias del Reyno : valerfe de los mas bien
viftos de los Pueblos , y de los Miniftros de fu mifma nación: ef-
cufar gallos , y ocupaciones fuperfluas , que conozcan todos
que fe gafta la gente , y la plata en los efectos para que fe defti-
nan : que los mifmos Principes fe eltrechen, y padezcan , y que
vean que no fe fale con la renta del intento. AL
16 DICTAMENES ESPIRITUALES,

Al contrario, es fácil remediar todo aquello en que convic*


tic , y fe dan las manos los interefes de los Reyes con los de los
Rey nos.

E(/EMTLO.

COnviene í un Rey , que fus Miniftros vivan ajuftados : con


viene al Reyno lo mifmo , no hay cofa que impida el
moderar los Miniftros.
Conviene a un Rey , que fe moderen los exceíos público*
de los trages , los quales con gaftar la ropa de contravando ,ha-»
cen ricas á las Coronas enemigas , y llenan de fuperfluídades las
propias: lo miímo conviene al Reyno , á quien le facan la plata,
y le llenan de pobreza. No hay cofa mas fácil que moderar cito,
íi fe junta la voluntad, y cgcmplo de los Principes, con la refig-
nacion , y obediencia de los Reynos , á quien conviene efto mif
mo. De eftc dictamen íe pueden deducir otros muchos caíos , y
cgemplos.
LXVL
Defdichada la República , en la qual el zelo fe tiene por in
quietud , y por quietud el dormir profundamente al ruido de
los públicos eícandalos. .
LXVII.
El mayor mal de los Reyes , es eícarmentar los buenos con-
íéjos , y enfadarfe con los buenos Coníegcros.

LXVIII.
El Principe , que efearmienta al leal , alienta , y anima al
traydor.

LXIX.
El Principe , que cípanta los remedios , no convalecerá de
los daños.

LXX.
Los remedios fe efpantan , los daños fe llaman , quando i
los zelofos fe caftiga , y a los relajados fe premia.

LXXI.
Poco difeurren los Principes , que en tiempo de par no
ahorran , y fe previenen para la guerra.

LXX1I.
La codicia de los Miniftros , llega con la navaja nafta los
hueíbs de la República 5 pero la codicia , y la fenfualidad , uni-

yer-
MORALES , Y POLITICOS. 17

ver falmentc egercitada en los Reynos , corta la carne , y pudre


los huefos.
LXXIII.
Las Leyes que no fe guardan , fon cuerpos muertos , atrave-
fados en las calles , donde los Magiftrados tropiezan , y los va-
fallos caen.
LXXIV.
Ay del Principe ! que efearmienta los aviíbs de fu fervicio,
que es lo mifmo que facarfe los ojos de fu mifma cara.
LXXV.
Si quieres aprovechar en la vida eípiritual , vive con lo in-
vifiblc , y no con lo vifiblc.
LXXVI.
Al penfar , y al creer de los progimos , pienía de ellos , co
mo tu quineras que ellos creyeran de ti 5 cfta es buena regla pa-
ra muchos caíbs.
LXXVIL
Ninguna coía han de cftimar , y premiar tanto los Prínci
pes , como los aviíós , y advertencias en puntos de Edades Si a
quien íe los da eícarmientan , padecerán lo preíente , y eftan
amelgados en lo venidero.
LXXVIU.
Los hombres cuerdos no han de obrar á la fama , fino a la

verdad.
LXXIX.
En tiempos turbados , ni hay caftigo que no merezca un
traydor , ni premio que no merezca la ñneza de un leal.
LXXX.
El buen Prelado ,quando le impiden poruña calle en el fer
vicio de nueftro Señor , ha de intentar andar por otra , y no pa
rar. No le dejan reformar con la jurifdicion , y Religión, infor
me con la voz. No puede predicar , eferiba ; no puede eferibir,
ore : no puede confeguir , llore. Siempre ha de cftar velando , y
obrando en el íervicio de Dios , bien de las almas de fu cargo , y
lucimiento del culto Divino , y de fu Iglcfia, hafta la ultima rek
piracion : en efto fue eminente San Carlos Borromeo.
LXXXI.
Quando el Magiftrado grande es colérico , el Secretario que
con él defpacha , ha de ícr flemático ; y al rebés, quando el Ma-
Tom. X. C gif-
i8 DICTAMENES ESPIRITUALES,

giftrado es flemático, el Secretario ha de fer colérico, porque


dos flemáticos no deípacharán quando conviene , ni dos eoleri -
eos como conviene. Éfta regla es buena para los Reyes , y Valí-
dos , y los Obifpos , y Prefidentes , &c.
LXXXII.
Como no fe puede aplicar un bocado á muchos caballos, ni
una le) , ni forma de gobierno, á diverfos Reynos j porque co
mo las caras ion diferentes , lo ion los ingenios , los naturales,
y las condiciones de las Naciones.
LXXXIII.
- Mas fácilmente aprenderé yo la lengua de un Reyno , que
todo un Reyno, y fus vafallos la mia. Aísi han de procurar los
Reyes ajuftar fu humor á los de fus Reynos , por no fer pafiblc
que todos los Reynos , y vaíallos , fiendo tantos , y tan diveríbs,
y contrarios en humores , y condiciones , fe ajuften á fu humor.

LXXXIV.
Sera loco el que tuviere por inmortales las Monarquías, co
mo el que tuviere por inmortales los hombres.
LXXXV.
No debe la paz á la mifericordia fu quietud, fino á la jufti-
cia y por eífo dijo el Profeta Key: Jufiit¡a9isr pax ofeulatefunt. W
Y es , que la jufticia corrige , y la mifericordia , fino es con fus
limitaciones, relaja.
LXXXVI.
Afsi es impofible con malos dictámenes de gobierno tener
buenos fucefos , como de malas caufas nacer buenos efectos.
LXXXVII.
No es buen dictamen eníbrdecer el fentimicnto en las def
dichas publicas , con los públicos entretenimientos , porque fe
corre adelante con el engaño , y con el daño : y quanto alegra
al pueblo , donde fuceden los juegos , y cfpcctaculos , entrifte-
ce , y defefpera á los Reynos , donde acaecen las perdidas, y tra
bajos , y los amigos fe deíaniman , y los enemigos fe animan $ y
los neutrales fe declaran.

LXXXVIII.
Como fui aliento no fe puede vivir, ni una Monarquía atri -
bu-
(aj Pfalm. 84.V.H,
POLITICOS , Y MORALES. " X9

bulada íin Dios; y con ella , y el valor , y la prefencia de fu Rey


en codas partes , puede mejoraríe , y vivificarfe.
LXXXIX.
Las novedades fe han de efeufar , pero las enfermedades fe
han de curar : efto fe dice , porque llaman algunos novedad á la
curación , y deftierran , y defacredican los remedios, y afsi con
fumen del todo a lo publico los vicios. Novedad es , diferencia,
6 divcrfidad de gobierno , no muy neccíaria , que altera , ó me
jora lo que efta bien ordenado, y efto no fe ha de egecutar fácil
mente; pero no fe ha de llamar novedad mantener lo bien efta-
blecido , ó reparar lo caído.
XC.
La corrección de los Miniftros , y el defterrar las malas cos
tumbres , y el poner en crédito las leyes , es una necefaria refor
mación , fin la qual afsi puede vivir la República , como curar-
íé las llagas fin la medicina : efta fe debe esforzar lo pofible , y
mas quando eftá el daño en los Magiftrados, y no en los Pueblos.

XCL
También tal vez es necefario lo bien ordenado en un tiem
po , mejorarlo en otro , donde , y quando lo pide la necefidad,
y mas en Monarquías , o Reynos recien formados , ó plantados.
Porque las leyes fon vellidos de los Reynos , y como con el vef-
tido del niño de quatro años , no puede el padre deípues veftir á
fu hijo en la edad de diez y ocho , ni le vendría ajuftado ; afsi
quando crecen , ó fe mudan los Reynos > ó Ciudades , necefitan
de nuevas leyes , y eftatutos , ó de alterar las primeras , confor
me lo pide la nccefidad : y de efto hay mucho en las Indias , y
no fe remedia por el axioma común de no hacer novedades,
fiendo afsi , que no viene al intentó*
XCIL
Tres puntos , como los mas fuftancialcs , ha de promover
un gran Rey , fi quiere Reynar con felicidad.
El primero , conícrvar , y grangear el amor de los vaíállos,
de donde nacen los buenos efectos de la paz , y de la guerra.
El fegundo , que le tengan temor , y refpeto fus Miniftros,
en que confiftc la quietud , y confuclo del Reyno por la buena
adminiftracion de jufticia.
El tercero , no confentir que nadie fe le iguale en fu culto,
Tom. X. C % j
ap DICTAMENES ESPIRITUALES,

y reverencia , ni fea mas chimado , ni temido en todos fus Rey-?


nos que él. ' ? •■ ' t
Con el primero punto aíTegura la paz , y halla gente en los
accidentes d: la guerraj porque los vafallos que aman á fu Prin
cipe , ni le refervan la hacienda , ni la vida, y viven , y refpirari
con el güilo , y aliento de fu Rey.
Con el fegundo punto , íc hace amado, jufto , y reípecado.
Amado, porque huelgan los Pueblos de ver contenidos los Go
bernadores, y Miniftros. Jufto , porque hace que las leyes íean
obedecidas , obedeciéndolas fus Miniftros , y egecutores. Temi
do , porque mejor temerá el Pueblo al Principe , á quien ven,
que le temen los Miniftros Superiores.
Con el tercero , evita un mal perniciofiísimo, y que ha afo
lado del todo no íolo Reynos , fino Monarquías enteras , que es
introducirfe en ellos la idolatría política , con la qual fe lleva la
imagen el culto , que fe debe al original , corriendo la reveren
cia al Miniftro, ó Magiftrado Superior , que Ce debe íolo al Rey;
y teniendo en mas los preceptos del Virrey , que los del Rey. Y,
efto hace mucho mas daño en partes remotas , en las qualcs fon
mas fáciles las difpoíiciones para defmembraríe , y fepararíc los
Reynos , quando ven tan poderoíos , y temidos á los Virreyes,
que lo ion con execíb á fus mifmos Reyes. Por lo qual los Prin
cipes deben fer muy zcloíbs en efte punto , no íolo para reme
diar , fino para prevenir ; porque lo que la prudencia, y efpecu-
lacion no previene primero , yáuna vez perdido , tarde lo pon
drá cobrar ni reducir , ni el valor, ni la jufticia.

xein.
Para ocurrir á cite daño hay dos remedios preciíbs. El pri
mero , hacerle obedecido el Rey , y que á la primera , ó fegun-
da inobediencia grave , y aun moderadamente leve , llegue lue
go la privación del oficio ; porque vea el Rcyno , que hay otro
que puede mas que la imagen que le gobierna , y que cita es
íombra de aquel cuerpo.
El fegundo , partir las materias de gracia , de fuerte , que
mas dependan los vaíallos,y la Nobleza del Rey, que del Virrey;
porque alia Ce va en los íubditos el amor 9 adonde ven que íc ha
lla el premio.

El
POLITICOS, Y MORALES. ; ai,

\ • . XCIV. . r;:.ío ,1 ^Kfe- . .


El buen Miniftro , y vafallo no fe ha de retirar en los tiem
pos turbados , y en que padece fu Rey , fino quando no puede ■
ferie de provecho. r•;

XCV. Z.
No hay mayor daño de un Rey , y de un Reyno , que en el
que fe tributa mas á los Miniftros que a fu Rey, y fe hace pobre
el Fifco , y folo engorda el Magiftrado.
XCVI.
¡ -En tiempos turbados , mas daño lince al Reyno el fueño, y
falfi quietud del que lo gobierna , que la ira del enemigo que
contra él pelea. r -, r, , ,
: XCVII.
Un Reyno que fuftenta guerras , mas ha de temer fus pro
píos errores , que las agenas felicidades 5 antes bien cftas^ las for
man aquellos.
XCVIII.
i- Impofible es reformar , y no padecer , como es impofiblc el
curar , y no dar que padecer.
Quanto conviene la actividad de los Reyes , y quanto ma
yores los hace , lo probaba un gran Politico , con efte diícrcto
diícuríb.
• ' " Si ahora docicntos años le unieran los Reyes de Cartilla , y
Aragón , contra Navarra , mucho temiera aquel Principe : y G
efte fe unieífe con Aragón , y Caftilla contra Portugal , fe daria
por perdido : fi Portugal fe juntaíTc con cftos Reynos contra
Granada , y fus Moros , fácilmente los echarían del Reyno : y fi
toda Efpaña contra Sicilia fola , fácilmente la ganarían : y fi Sici
lia , y Efpaña contra Ñapóles , fe rendiría aquel Reyno: y fi Ña
póles , y Sicilia , y toda Efpaña contra Milán , mal podría rcfif-
tiríe : y fi Efpaña , Ñapóles , Sicilia , y Milán , fe unieran con
los Paífes Bajos , Flandes , y Borgoña ( que folos ellos ponían
en cuidado á Francia ) ¿quál eftaria de recclofa aqueila Corona?
Y fi á todos eftos Reynos unidos , porque no hicieíTen divifion
en las emprefas , íc dieíTe una íbla cabeza que los gobernaíTe, fá
cilmente íc llevarían á buen fin : y fi porque no faltaíTe á la gen-
-te , y egercitos íbeorro , tuvieíTen eftos Reyes unidos , y coliga
dos entre sí un Rey poderofifsimo de America ( que es la quar-
ta parte , y la mayor del mundo ) que los focorricíTc cada año
con
22 DICTAMENES ESPIRITUALES,

con dccc millones de plata , temblaría el mundo : y con todo


eflb , eftc poder junto que tiene hoy Efpaña , no bafta para acá-,
bar con las dos Isletas de Olanda , y Zelanda j y es porque en
tonces cada Reyno fe gobernaba por menor , y agora todo jun

io muy por mayor.


XCIX.
Dos géneros de hombres me parecen grandes, los que cono
cen en sí mifmos lo impcrfc&o , y en fus enemigos lo bueno.
C.
Las Monarquías quando íe van acabando, primero pierden
la reputación , luego lo conquiftado, y dcfpucs firve la Nación:
como quando fe forman , primero cobran reputación , luego íá-
lcn de krvir á otras Naciones, y dcfpues dominan á las demás:
con cite juicio íé ha de ver , y conocer en que citado fe halla una

Monarquía.
OL
Quien cuidare de fu crédito masque de lo temporal , obra
rá bien : y quien cuidare de él mas que de lo eterno , obrará

mal.
en.
Poco hace el vaíállo íi firve favorecido , y mas hace íi firve
mal premiado 5 pero los Reyes tengan por mejor mano para fer-
viríc de ella la favorecida , que no la deícontcnta j fino es que
aquella fea inútil para el intento.
Cffl*
Terrible cofa es , que fe pierdan nueve beneficios , porque
no fe concedió el décimo j y que haga ingrato á un hombre
uno negado , de nüeVc concedidos.
CIV.
Los Superiores fuelen hacer proceíbs mentales á los fubdi-
tos , porque íbbrc un chifme , ó una imaginación , le forman
allá dentro en fu animo el proccíb , lo íuftancian, lo concluyen,
lo fentencian , y tal vez dcfpues lo egecutan 5 y fi fuera proceíb
abierto , puede fer que premiaran al que en el cerrado caftigan.

CV.
Dice Tertuliano , que Chri/fo 'Bien nueftro , fiempre eftk entre
¿es ladrodes , W y aplícalo en lo dogmático excelentemente. De
cían
(a) Stmper Chrlflut ínter im l*tmtt mwr^tMr. Tettul.Apud Maldcn. ¡a Matth. c. a 7-.
?. jS, col. »68. littt B,
MORALES , Y POLITICOS. 25

cían los Pelagianos , que bailaban las obras buenas del hombre
fin la gracia , para fu falvacion. Dicen los Luteranos , que bafta
la gracia, y méritos de Chrifto, fin las obras buenas. Entre eftos
dos ladrones eftá Dios : es menefter la gracia , y fon menefter
las buenas obras. Decían los Maniquéos, que en el Verbo Encar
nado todo era Divinidad , y que no era verdadero hombre. De
cían los Arríanos , y otros , que era verdadera criatura, y fin Di
vinidad. Entre eftos dos ladrones eftá Dios, que dice que fu Hi
jo es Dios , y Hombre verdadero.

CVI.
En lo moral puede confiderarfe lo mifmo. Gafta un hombre
pródigamente íu hacienda ; guárdala otro avaramente. Entre ef
tos dos ladrones , pródigo , y avaro , eftá Dios bendiciendo al
liberal. Obra un Miniftro con zelo , y fin mifericordia es cruelj
obra otro con mifericordia , y fin zelo, y es relajado. Entre eftos
dos ladrones eftá Dios , bendiciendo al zeloío con piedad , ó al
piadoíb con zelo.
CVII.
Lo mifmo íe puede difeurrir en lo político. Obra un Minif
tro pueftos los ojos en las conveniencias de fu Principe, fin acor-
darfe de la confervacion de fus Reynos. Obran otros con fola la
atención á las conveniencias de los Reynos , fin atención al íer-
vicio , y confervacion de fus Principes. Entre eftos dos ladrones
eftá Dios , con el Miniftro que mira principalmente á fu Rey , y
no olvida el confuelo de íus Reynos : y a efte refpeto fe pueden
poner muchos egcmplos , que todos ion hijos de la prudencia,
y templanza , que ion las que fuavizan , y fazonan las virtudes,
y hacen unión de ellas para todos caíos.
CVI1I.
Temeridad es del juicio humano en lo político, fi juzga por
los efectos las caufas ; porque muchos grandes hombres , acer
tando fe han perdido 5 y muchos muy perdidos , errando fe han
engrandecido.
CIX.
Mucha temeridad feria querer reducir á uno íolo el camino
de la perfección , aunque parezcan contrarios, quando Dios tie
ne dentro de él tan diferentes caminos. San Carlos Borromeo,
Arzobifpo de Milán, tenia doce Camareros : Santo Tomás de
Vi-
24 DICTAMENES ESPIRITUALES,

Villanueva un Compañero Religioíb , y dos mozos de cípuclas


cafados , y otro hombre cafado. San Carlos mas de cien Cléri
gos , y Sacerdotes en fu caía : Santo Tomás ninguno. San Carlos
gaftó en edificios , y fundaciones muy gruefas cantidades : San
to Tomás no quifo gaftar trecientos ducados en hacer mas gran
de una capilla. San Carlos no tuvo hombre cafado en fu caíá:
Santo Tomás formó dictamen, que todos habían de ícr cafados,
para eícufarles liviandades. San Carlos raras veces veía muger:
Santo Tomás hacia que vinieíTen á los corredores de fu Palacio
codas las amas, que le criaban los niños expofitos , y las adver
tía , que los criaííen con amor, y reconocía el cuidado que te
nia de ellos. San Carlos íalia de cafa muy acompañado , y en
carroza , y con gran numero , y orden de Capellanes , y en fii
trage era decente , y autorizado , aunque en lo interior pobre, y
roto : Santo Tomás íalia en una muía, y en otra íii Compañeroj
lo interior , y lo exterior ondaba tan roto , que no quiíb com -
prar un Sombrero , íiendo viejiísimo el que trahía , y le huvo el
Cabildo de Valencia de comprar un bonetillo , y embiaríelo,
para que trageíTc , y dejaílc aquel íbmbrero , y el Santo con mu
cha gracia , decía : cite bonetillo es el Arzobiípo, que con aquel
íbmbrero viejo penfaban que no lo era.
Efto también tenia íii proporción con los naturales , edad,
calidades , y profefiones. San Carlos era mozo , y de veinte y un
años fue Arzobifpo de Milán : Santo Tomás , varón anciano.
San Carlos Clérigo , Santo Tomás Rcligioíb. San Carlos Prin
cipe de ikiftrc íangre , criado mandando , y gobernando : San
to Tomás de una foonefta , y honrada familia ; pero no de tan
grande cítimacion, que íe crió en la Religión obedeciendo. Con
cito Dios ( que no deílruye , fino que reforma la naturaleza )
ufaba de cada uno por medios tan diveríbs á un mifmofin j fien-
do aísi , que con Cer deícmejantes en efto, y aún contrarios, fue
ron muy íemejantes en el zelo de la reformación , aunque por
muy diveríbs medios , en la defenía de la jurifdicion , y en el
cgcrcick) de la predicación , fin que en aquellas contrariedades
fe pueda decir , que hay los dos eltremos de los dos ladrones, co
mo en el di&amen CV. ; porque en los caminos de Dios, y en
íeguir los movimientos de íu cípiritu, no puede haber imperfec
ción , y el medio es íeguir aquel eftrcmo. Si San Carlos tuviera
toda aquella cafa por oírencacion , y Santo Tomás La tuviera tan

re-
MORALES , Y POLITICOS. 25

reformada por avaricia , ahí podían confiderarfe los ladrones;


pero San Carlos hizo íu caía Seminario de excelentes Ecleíiafti-
cos , y de ella falieron los mayores Cardenales , Obifpos , y Pre
lados , que vio Italia. Santo Tomás daba quanto tenia á los po
bres , con un afedto verdaderamente eípiritual. San Carlos con
íus fundaciones redujo todo el Eftado de Milán a una admirable
reformación , y lo alumbró con cííb de erudición , y letras , y
toda aquella parte de Italia , que citaba muy necefitada de ello
á vifta de tantos Heregcs. Santo Tomás regó como caudaloío
rio de mifericordia efpiritualmentc con larguifsimas limofnas to
do el Reyno de Valencia. En eftos cafos confifte la virtud , y íc
manifiefta Dios enfeguir cada uno íu camino , finque tenga el
juicio humano que averiguar qual es mejor , y mas meritorio;
porque quanto á lo meritorio , íolo Dios puede faberlo , pues,
Sptrituum ponderator e/i Domlnus , <b) y aquel merece mas , que

con mayores quilates de amor obrare lo que obra , y eíTo íblo


puede faberlo Dios. Pero fuponicndolos iguales en lo interior,
mirando por los efectos , aquello lo ferá , que fuere mas útil pa
ra lo publico : y ch efto mucho tiene vencido el criar muchos
Miniftros para la Iglcfia , el hacer Colegios , y Seminarios , eL
erigir fundaciones de letras , porque efto , no faltando á los po
bres en lo urgente , ni extremo , es mas útil á lo publico , como
íe vé en los Colegios mayores de Salamanca , Alcalá , Bolonia,
Valladolid , y otras que han dado excelentes íujetos á la Repú
blica, y que tanto la han férvido , a Dios , y a la Iglefia en lo
eípiritual , y temporal.
CX»
El buen Prelado , folo en dos cafos debe íalir por eícrito , y
aún con apologías á la defenfa de lo que le toca , que es , quan-
do defiende fu Iglefia , ó Dignidad , ó Articulo de Fé , 6 de ju*
rifdicion ; y quando con defender fu crédito defiende el de íu
razón publicamente deducida en juicio : y en todos eftos caíbs
íc hallan los libros de los Santos llenos de apologías , como San
Atanafio , San Gerónimo , San Juan Crifoftomo , y otros.

CXI.
El Prelado , que cftima mas efta ' honra temporal , que la
Tow. X D °bü-
Jb) Proreíb. i¿.v. s.
26 DlCTAJvflENES ESPIRITUALES,

obligación de fu Dignidad, y Miniftcrio , muchas cofas omitirá,


que algún dia las llorará.
CXII.
El que configuc muchas victorias es tenido por valcroíb 5 y
el que gana muchos pleytos , aunque fean fantos , y virtuofos,
por litigiofo. Es la razón , porque el mundo mira a la fama , y
cíTa fe configue con acciones profanas, y íc canfa de la reforma
ción , porque ajufta los execíbs , y concierta las coftumbres.

CXIII.
Quien no ama á las Religiones , no ama á Dios, porque Con.
Seminarios de Dios , donde fe cgercitan , y enfeñan las virtudes.
Pero también quien no amare al Clero , y refpetárc á los Obis
pos , Sacerdotes , y Curas , no amaá Dios , porque íbn los prin
cipales Miniftros de Dios en fu Iglcfia. De aqui refulta , que de
biendo todos amar á Dios , los Obifpos , y los Regulares 5 nos
debemos amar unos á otros los Obifpos , y Regulares.
CXIV.
Hay precepto de amar al progimo , y no puíb Dios precep
to de no pleytcar con el progimo. De aqui refulta , que aman
do á Dios , y al progimo , puede una Comunidad Regular , tí
Obifpo defenderle de fu progimo , porque todo cabe en la Ley
de Dios , y puedo dar mi entendimiento al pleyto , y mi amor,
al litigante.
cxv.
También fe deduce de aqui , que de tal manera fe ha de
amar á los Regulares por los Obifpos , que ellos íean amados, y
favorecidos , pero los Derechos Epiícopales coníervados : y de
tal manera han de amar los Regulares á los Obiípos , que ellos
íean refpetados , y coníervados en fus Derechos , y los Religio-
íos en íus eíenciones , y privilegios. Porque fiendo el Clero el
tronco de efte Arbol univerfal de la Iglcfia , y las Religiones ra
mas iluílres de cite tronco; de tal manera fe ha de confervar efte
árbol , que ni el tronco dege de fuftentar , dar humor , calor , y
favor á las ramas , para que den tan dulce fruto , como dan á
Dios; ni ellas con fu pcíb han de deígajar , romper, ni enflaque
cer el árbol , fino mantenerlo, fuftentandolo , y coníervandolo
en el honor , cftimacion , y reverencia , derechos , rentas , diez
mos , y frutos en lo eípiritual , y temporal que le toca , para
que
MORALES , Y POLITICOS. 27

que los íeglares amen á fus Paftorcs , y Obifpos ; pues fi entre


nofocros no hay efta atención , ó igualdad de correfpondencia,
podria incurrir en la cenfura de Tertuliano, de hallarfe Dios en
tre dos ladrones y que ferian el Obifpo , que por amor ,ó recelo
de las Religiones dejáíTe perder fu jurifdicion , c Iglefia , y el
Provincial , que por amor de los Obiípos dejaíTe perder los prin
vilegios , efenciones , y derechos de fu Religión: fiendo afsi, que,
entre eftos dos ladrones eftaria Dios , y viviria en aquel Obifpo^
que amaíTc , y cftimaífc las Religiones, y no perdieíTe fus dere
chos 5 y aquel Provincial , que amaíTc , y eftimaíTe á los Prela
dos , y Obifpos , y defendicífe fu Religión : y también eftaria
en quien procuraífe componerfe por medios decentes , ó con ar
bitrios , ó fíguiendo el juicio de los Superiores.

CXVI.
Tres ion las primeras obligaciones del Prelado. La primera,
ufar bien de fu jurifdicion , y defenderla : la fegunda , ¿ar doc
trina cfpiritual : la tercera , hacer focorro corporal. Con la pri
mera , los defiende , y los corrige : con la fegunda , les da luz,.y
los enfeña : con la tercera , los íbeorre , y los fuftenta.
• * 'í r

exvn.
La paciencia en las adverfidades , obrando en ellas con va
lor 5 es fortaleza , y fin él es remifion.
CXVIII.
En dos caíbs fe han de acelerar los proceíos , y los caftigos
principalmente 5 que fon en los de guerra , y de trayeion.
CXIX.
Que en los exceíbs públicos , no haga cafo de lo honefto,
porque no fe pierda lo útil , malo es , pero algo nos engaña: mas
que quando no fructifican ios vicios á lo ucil , Ce dege de corre
gir lo inhonefto , es lo peor que puede fer.
'\-:r,r . CXX.
La nobleza virtuofa , es hacha encendida , que alumbra la
República 5 y la viciofa es hacha encendida , quelaabraía.
CXXL
Qualquiera pena merece deíembaynar la efpada del oficio
Real el Miniftro , para defender con ella fus paflones , y empe -
ñar en ellas á fu Principe 5 porque es preferir fu autoridad , y fu
2w». X. D z an-
iS DICTAMENES ESPIRITUALES,

antojo a la gloria , y grandeza de íii Rey , que no conoce pa-


fiones. ■'■ ; H-, •

CXXII.
Los Reyes en fus Rcynos , ni temen , ni pretenden , ni def\
confian , y eftan efentos de las comunes paflones de los vaíalloj
poderofos , que fuelen embarazar tanto los Rcynos , y torcer la
jufticia ; por cíTo fu gobierno es mas amable , porque es legiti
mo , que qualquicra otro baftardo , y cftraño, y lleno de incon^

.venientes.
CXXIII.
Muchas veces nos da Dios mas en lo que nos niega , que en

lo que nos da.


CXXIV.
Mas confiantes fuelen íer las Repúblicas libres, quelosRey-
iios , en guardar los decretos de reformación ; porque en los Re
yes obra íblo el zelo de la jufticia , y en las Repúblicas los zelos,
y emulación de que nadie fea mayor , ni íc atreva contra las le
yes i y cafi ficmprc puede mas lo publico en ellas , que lo par

ticular.
cxxv.
No harán coíás grandes los que no hicieren amiftad con I05
trabajos , y la hicieren con los deleytcs.
CXXVI.
Si recelare las calumnias , y perfecuciones el Prelado , no
obrara como conviene en la reformación de ííi ganado.
CXXVII.
Donde los execíbs pueden mas que las leyes , prefto podran
los vaíallos mas que los Reyes. ■

CXXVIII.
<Qué remedio para reftaurar un Rey grande una Monar
quía ? Obrar por sí , y hacer jufticia.
CXXIX. .. i :
En tiempos turbados , mas íuele dañar la confianza , que la
¡deíconfianza : y afsi no Ce han de entregar los gobiernos , ni las
armas , á quien por inclufioncs , naciones , u otras dependencias
de fangre , ó eftado , pueden anochecer leales, y amanecer tray-
dores.
cxxx.
La mayor virtud de los Reyes , es la jufticia , y no ha habi
do
POLITICOS , Y MORALES. 29

¿o Rcyno que con ella fe haya perdido , y fin ella confervado.


La razón es , porque la jufticia fe divide en la diftributiva , que
es premiar los buenos : en la vindicativa que es caftigar los ma
los : en la conmutativa , que es guardarla entre partes : y en la
legal , que es hacer buenas leyes , y reducirlas á egecucion. Y en
Reyno que cfto fe hace , impofible es ( moralmcnte hablando )
que fe pierda , aunque no fe reftaurc.
CXXXI.
Caíbs hay , en que los Reyes han de fufrir mucho a fus va-
fallos 5 pero raros , ó ningunos , en que deban fufrir mucho á
fus Miniftros 5 antes en la reformación de cftos , quando no fon
buenos , fe libra la alegría , y confuelo de aquellos.
CXXXII.
El Principe que obra por sí , grangéa el amor de Cus vaíallos,
y el fer obedecido de fus Miniftros , y opinión grande entre los

Principes.
CXXXIII.
Mas hace un Rey en quatro dias , obrando por sí , que en
quatro años obrando por otros.
CXXXIV.
No hay cofa mas fenfible á los Reynos , que quando los go
bierna un Magiftrado , que los manda como fu Rey ,y no los
ama como íu Rey j antes como á propios los manda , y como á

ágenos los maltrata.


CXXXV.
El coníejo ha de íér confiderado , la egecucion prontifsima.

CXXXVI.
Como quando íé fube toda la fangre á la cabeza, fe ahoga
ella , y perece el cuerpo ; aísi quando todas las utilidades van al
Fiíco , fe queda fin íangre el Reyno. Y como quando todo el
calor fe vá al cuerpo , y fe enflaquece la cabeza , él no puede vi
vir , y ella no puede gobernar 5 afsi , quando en odio del Fiíco
rcuía los tributos el Rcyno : por lo qual toda la pública confer-
vacion confiftc en dar á la cabeza lo bailante, y dejar en el cuer

po lo ncceíário.
CXXXVII.
Al Princc mozo , fe le han de dar los criados ancianos , pa
ra que le contengan : y el viejo los ha de efeoger mozos , para

que aprendan.
cQuiCi
3o DICTAMENES ESPIRITUALES,
.. cxxxviii. • -.••.'«:::.

¿Quieres fer grande Eftadifta , y fuperior áquantos contigo


trataren , que no hagan cfto ? pues harás lo figuicnte. Obra;con
finccridad , y verdad , cumple tu palabra, ajuftate a tu. obliga
ción. Como Obifpo guarda el Concilio , como Chriftiano los
Mandamientos, comoMiniftro las Cédulas, y Leyes Reales, que
eftofe compadece , y antes no fe puede hacer fin prudencia , di-
íimulacion , y otras virtudes , que dentro de fus limites ion ex
celentes : y adulteradas con mala razón de Eftado , hacen con
gran rodeo que fe configa mal , lo que ehriftianamente egercita-
do , brevemente fe configue bien.

CXXXIX.
Como íucede á la caufa el efecto , afsi á la mala educación
ele la juventud la ruina de la República.
CXL.
Sobre mozos relajados, mal fe podran formar hombres fuer
tes , ni viejos confiderados.
CXLI.
No es deferedito el vivir perfeguido , fino el períéguir.
CXLII.
Mas quiero que todos me murmuren , que murmurar de
uno íblo.
CXLIH.
En el Reyno , que los mozos ion perdidos , y los viejos re
lajados , corre lo público como caballo fin freno , y navio fin
timón.
CXLIV.
Dcfdichada ferá la República , quando fe pueden contar los
honeítos , por no tener numero los livianos.
CXLV.
En los Rcynos , la vifpera de la heregia introducida , íerá
el dia de los vicios deíenfrenados.
CXLVI.
Dame tu a tus enemigos viciofos , que yo te los daré vencí-,
dos , y rendidos.
CXLVII.
Dañaran mas fiemprc á una Monarquía los propios defacier-
tos , que las fuerzas enemigas.
Sicm-
MORALES , Y POLITICOS. 3 1

CXLVI1I.
Siempre he vifto entre las Naciones , vencer la numeroía á
la rica , y viciofa j porque el Reyno rico , y fin gente , mas es
deípojo , que terror á fus enemigos.
CXLIX.
Quando la Corte del Principe dominante llega con Cu Rey
a las Provincias dominadas , ha de moftrarfe por la mejor parte,
y cícoger los Cortefanos de mas honeftas coftumbres , para
acompañar al Principe 5 porque no les eníeñen fus vicios a los
Rcynos , y no pierdan eftos el amor , y eftimacion a un Rey,
por verle tan mal acompañado , y afsiftido.
CL.
No hay cofa que afsi deíconfuele á los vafallos leales , y va-
Icrofos , como que les mande fu compañero , quando ha dj?
mandarlos fu Rey.
CLI.
De los tres ordenes de bienes, de fortuna , de naturaleza, y
de gracia , íblo el de gracia es fuftancial , y los dos accidentales}
porque aquella tiene fus efectos eternos , y eftas temporales , y

tranfitorios.
CLII.
En gaftando el Principe el dinero ageno , ha de gaftar del
proprio trabajo , fupliendo con el fudor , y la prefencia , lo quQ
por faltarle medios , no puede confeguir fin ella.
CLIII.
No hay Monarquía , ni Reyno , que no fe haya acabado
principalmente por los dos vicios capitales , codicia , y feníliali-
clad j afsi alli fe debe ir con el reparo , adonde cfta amenazando

el peligro.
CLIV.
El valor , y la virtud forman una Monarquía : las letras , y
la jufticia la confervan : el zelo , y el egcmplo del Principe la re
forman ; advirtiendo , que ion necefarias dobladas , y mas he-*
royeas virtudes para reformarla , de las que fe ocuparon en efta-

blccerla , y confervarla.
CLV.
Cuerpo fin íangre , y Reyno fin virtud , todo es uno.
CLVI.
El Privado , quando es fin limites poderoíb , es Rey fin co
ro-
32 DICTAMENES ESPIRITUALES,

roña , y á fu Principe le hace corona fin Rey , y aun tal vez fin
Reyno.
CLVII.
No hay mas mal en el mundo , que las culpas , porque íbrl
mérito , ó indiferencia las penas.
CLVIII.
Cinco cofas aífeguran la felicidad de un Reyno. Primera,
tener la Nobleza honrada : fegunda , el pueblo abaftecido : ter
cera , la virtud favorecida : quarta , los foldados bien pagados,
y difciplinados : quinta , los Miniftros contenidos , y rcípetados.

CLIX.
El mayor arte del Principe, es difsimular fus aféelos ,y muy^
confiderada atención el encubrir fus defeceos.
CLX.
Neccfario , y conveniente es , que bien obre , y parezca al
que todos miran.
CLXI.
No es hipocresía la difimulacion de los vicios , fino la fupo-
ficion de las virtudes $ afsi hacer aquello es cordura , y cfto in
famia.
CLXII.
El buen gobierno no ha de dcfefperar los vafallos ; porque
los que ion corderos coníolados , no fe vuelvan leones defefpe-
rados.
CLXIII.
Nunca es bueno que los vafallos alterados miren al Rey, fin
cfpcranza de clemencia en la guerra , ni los rendidos fin freno
de jufticia en la paz j porque los unos puedan volver á fu poder,
y los orros no falgan de él.
CLXIV.
Dos oídos dá Dios al hombre , porque oiga con el uno al
acufador , y con el otro al acufado.
CLXV.
Dios nos libre de las aprchenfiones del poderoíb , quando
codas fon mortales , y cierra la puerta a la fatisfacciori con callar
la acufacion.
CLXVI.
De aquellos vicios fe ha de guardar mas el hombre , y de
aque-
MORALES , Y POLITICOS. ■ 3 2j

aquellas ocafioncs , á que le llevan mas fus inclinaciones.


CLXVII.
No hay cafo en que los Principes no deban oirá fus vafallos,
aunque fea para condenarlos.
CLXVIII.
Nunca es bien que fe halle mas razón en el Pueblo al dif
currir , que en el Principe al mandar, porque es terrible un Pue
blo común.
CLXIX.
Si los Principes no cuidan mucho de las caufas de Dios , no
cuidará Dios de las Tuyas , y puede Dios mucho en todo.
CLXX.
De diez años que fe dán á la reformación de los íubditos,
jufto es que fe dé uno á la reformación de los Superiores , y re
formadores , y ferá diezmo que fe pague á Dios en la jufticiaa
como el diezmo de los frutos á la Iglcíia.
CLXXI.
AGi como íe publican prcmaticas contra el Pueblo , fe ha
bían de publicar contra los que las publican 5 porque mas nece-
fidad tiene de fanidad la cabeza , que los pies.
CLXXII.
Los Magiftrados , y Validos, que atemorizan los Confeje*.
ros para que no digan fu parecer , facan los ojos de la cara de fus.
Principes , para que no vean lo que han de ver,
CLXXIII.
El Prefidente al proponer , ni ha de perfuadir , ni efpancar
los difeuríbs ; que por eflb , entre otras cofas , fe erró en el Con
cilio , donde fe trató de la caufa de Chrifto Bien nueftro , di
ciendo al proponer Cayfás : Quidfacimus ? quia hk homo multa,
figna faclt. <d> Entró enojado preguntando , quando habia de en

trar fimplementc proponiendo.


CLXXIV.
En el Confejo no ha de haber voluntad al entrar en él , ni
al citar en él , ni al falir de él. Al entrar , no ha de haber inten
ción , fino entrar indiferente : al votar , no ha de haber
prefuncion , fino votar independiente aún de sí mifmo ". al falir,
no ha de haber fentimiento de que no íé figuc fu parecer , fino
Tom.X. E que-

l¿\ Joan. u.V. 47.


34 DICTAMENES ESPIRITUALES,

quedar refignado ¡ con que el buen Miniftro en el Confcjo, en


era independiente , vota libre , íale dcfafido.
CLXXV.
Gran mal es el del cuerpo , quando no llega á fentir fus do
lores : grande el de los Reyes , quando no llegan a fentir fus

perdidas.
CLXXVI.
Igualmente es dañofa , y necia la vana confianza, y el quien
penfara de los Magiftrados que gobiernan.
CLXXVII.
Los hombres fabios , y zcloíbs en los Reynos , que fe aca
baban al perderfe las Provincias, fon fu rifa, c irrifion 5 y pcrdii
dos ion toda fu admiración.
CLXXVIII.
Quando prevenía Noc tablas para fu naufragio, fe reían los
vivientes 5 llegó el agua , y fe perdieron. Afsi fe ricn los enga
ñados en los Reynos , que fe pierden , de los que previenen los
fuccíbs por fer fabios , y defenga nados. W
CLXXIX.
No hay mas diferencia del buen Gobernador al que no lo es,
que ver el uno las dcfdichas antes que lleguen , y el otro dcípucs
de íucedidas ; con que el uno las previene , y el otro las padece
fin remedio.
CLXXX.
Prevenir los daños públicos , fuele eftimarfe poco , porque
no llegaron á experimentarlos aquellos que los han deípreciado,
y afsi no pudieron temerlos : y el remediarlos fe cftima doblado,
coftando mas , y valiendo menos} pero como fe debe mayor co
rona al que guarda al Ciudadano , que al que mata al cnemigoj
afsi mayor premio al que fin fangre previene , que no fe pierda
el Reyno , que al que lo cobra con ella.
CLXXXI.
La República fin teforo , es cuerpo fin fuftancia , y fin pru
dencia , y es navio fin timón.
CLXXXII.
La República que gaftáre en lo fuperfluo , le faltará para lo
hecefario , y llorará defpues en dcfdichas , quanto galló en dc-
leytcs. £1
(e) Cornal. ¡nCcncf.y.Y. 11.
MORALES, Y POLITICOS. 35

CLXXXIII.
El mayor agravio , y ofcnfa , que pueden hacer los Minif-
tros á los Reyes , y las Repúblicas , es tomar de los puertos las
preeminencias , y efeufarfe de las cargas : lo mifmo , y con mas
fuerza fe entiende en los Miniftros de Dios.

CLXXXIV.
Mas desleales hace paícandoíc un traydor publico tolerado,
que folicitandolo el tirano mas aftuto.
CLXXXV.
Lo mifmo es Rcyno fin teíbro, que gobierno fin providen
cia : y el teíbro que no fe hace en tiempo de la paz , mal fe ha
rá en el de la guerra.
CLXXXVI.
Que no fe remedien los daños , quando de ellos reíulta uti
lidad al Fifco , tal vez es necefario : que no Ce remedien , por
que los caufan Pueblos , ó grandes cabezas , y poderoías, tal vez
no es pofiblej pero que no Ce remedien quando los cauían los Mi
niftros , nunca es conveniente , es muy neccíario , y íiempre es
pofiblc.
clxxxvii.
Que el vicio que es dulce al Fifco , y amable al Pueblo , no
fe remedie , pafe j pero que el que es amargo al Rey , porque íe
le roban , y amargo al Pueblo , porque lo defuellan , no Ce re
medie , no corrigiendo los Miniftros malos de jufticia , y de ha-»
cienda , es maliísimo.
CLXXXVIIL
Que quando el Rey defeauna cofa , y el Reyno la contraria,
íe íuípenda aquella materia , pafe j pero que quando el Rey, y
el Reyno lo dcíean , y les conviene , y aquello queíe ha de ege-
cutar en el mifmo Reyno, Ce fuípenda por la maña de los Minif-
uos, efto es malifsimo.
CLXXXDG
A los Gobernadores , tal vez fé les ha de limitar el poder,
porque no fiempre lo han menefterj pero á los Reformadores, ó
Vifitadprc's , Ce les ha de dar mas poder, porque todo lo han me -
nefter. La razón de efto es , porque los Gobernadores obran con
rendidos , y el Vifitador con armados : el uno contra pobres, y
el otro contra ricos ; el uno contra vafallos, y el otro contra Mi-
Tom. X. £2 nif-
?6 DICTAMENES E SPIR,1TUALES,

niftros : el uno contra quien eftá acoftumbrado á obedecer , y el


otro contra quien eftá acoftumbrado á mandar,
CLXXXX.
Ninguna cofa igualmente aprovecha á mi alma , dcípues de
los Sacramentos , y la devoción de la Virgen, como la lección
de la vida del Señor , y de los Santos,
CLXXXXI.
Es Mcnefter faber faber , y faber ignorar : el uno, callando
ídifimula la ignorancia , y el otro , hablando a fu tiempo , logra,

la fabiduria,
CLXXXXII,
La liviandad de los trajes , y mudarlos fácilmente una na*
cion , aunque no cauíe daño facando la plata con la ropa de los
cftrangeros , lo caufa en la reputación , porque mucha variedad
indica en los juicios grande liviandad,

JUICIO POLITICO.

<DE LOS VAJEOS , Y I^ETAXOS

de qualquiera Monarquía.

i ^^TO fc puede hacer juicio individual de una Monar-


J^^j quía, fin faber lo interior de ella , y las depen
dencias , correípondencias , é inteligencias que tiene con los dci
más Principes , Repúblicas , y Coronas,
2 Pero por mayor bien fe puede hacer , fegun fe ven los efec
tos , y de ellos Ce coligen las cauías 5 y es bien hacerlo, para po
der difeurrir un Miniltro en los negocios que fe ofrecieren del
fervicio de Dios , y del Rey , y ocuparfe todo en efto , como
buen vafallo.
3 No es Monarquía un Reyno grande , por poderoío que
íea , fino domina fobre otros grandes , y poderoíos.
4 Caftilla no fue Monarquía, quanto bien fueífe Reyno po*
deroíb , porque eftaba ceñida de Aragón , Navarra , Portugal,
y Granada , que la contenian. Ni Portugal , á quien tuvo fiem-
pre refrenado Cartilla : ni aun Aragón , con haber agregado
otros
POLITICOS , Y MORALES, ¿7

otros Rcynos, a fu Corona , y faljdo á nuevas conquiftas , y ha


ber unido á la fuya á Cataluña , Valencia , Mallorca , Menor
ca , Sicilia , y Ñapóles , Atenas. , y Neopatria : porque ni,
efto baftó para dejar de ponerle en cuidado Caftilla , como Rey-
no tan vecino, y poderolo. Caftilla tampoco , echados los Moros
de Granada , y unida con Aragón , Cataluña , y Navarra , Ña
póles , y Sicilia , no era Monarquía ; porque tenia can cerca dos
Coronas, y la una tan grande como Francia, y Portugal, y otras?
que le hacian opoficion,
5 Quando comenzó , pues , á fcr Monarquía la de Efpaña,
fue quando aífegurado lo de Italia por el Rey Católico j amplia
do por el Emperador Carlos V, con el Eftado de Milán, los Paí-
fes Bajos , y Borgoña : añadido lo de Portugal , é india Oriental
por Felipe II. obedientes las Indias Occidentales , agregados los
Paííes Bajos : cabeza , y fuperior de Alemania la Cafa de Au£.
tria , por fcgunda linea , fue vencida Francia , fu Rey prefo ; fe
retiró Solimán , tembló el mundo , y fe hizo fuperior Efpaña á
todas las Naciones de la Europa , comparable á todas las mayo
res de Africa , y America,
6 Pero apenas íe acabó de formar efta agregación de Rey-
nos , y Coronas , quando para que vieífemos lo poco que hay
que fiar del poder humano, como a laeftatua de Daniel, ^ una
china 5 y lo que es mas , de Olanda , la comenzó á laftimar por
los pies , y debajo de aquella maícara de Islas rebeldes , han pe
leado todas las poteftades del mundo contra efta Católica, y Au-
guftifsima Corona,
7 Y afsi puede decirfe , que la Monarquía la zanjó la fabidu-
ria , y gran juicio de Fernando el Católico : la formó el valor, y
zelo de Carlos V. y la perficionó la jufticia , y prudencia de Fe*
Upe II,
8 Las virtudes con que la formó el Católico Rey Don Fer
nando , fueron admirables j porque en él florecieron las de la
prudencia , fagacidad , atención , defvelo , vigilancia : y en fu
períbna , y en fus tiempos la parfimonia , la reputación de las
armas , fu egercicio bien difciplinado , efeufar fuperfluídades,
hacer buenas leyes , y egccutarlas con precifion, Finalmente, ha
cer la jufticia temida en la paz, y la Nación Efpañola en la guer
ra,
[i\ Daniel. ».r. jj.
38 DICTAMENES ESPIRITUALES,

ra , en confervar la pública reformación, fue excelente con el


cgemplo , y la doctrina $ porque llegando a Salamanca , y pre
guntando á uno de aquellos Caballeros , cómo les iba? Refpon
dió : que fe gaftaba mucho en los trages. Y el Rey abriendo una
capa , ó gabardina , que le cubria , moltrando el jubón , refpon
dió : 0 buen jubón ! que tres pares de mangas me has ga/lado. Y en
fu meft tíra tan parco , que al Almirante de CaftiHa, fu tio, her
mano de fu madre , le folia decir : Quedaos a comer con Nos , Al
mirante , que tenemos polla. En otra ocafion , confultandole en las
Cortes de Caftilla , y pidiéndole , que dejalTc entrar canela , y
pimienta , que habia comenzado á venir a Portugal por fu India,
refpondió : Efcufemos ejlo , que buena efpecia es el ajo. Y afsi con
reformar fuperfluídades , tuvo para cofas tan grandes , como las
que hizo ,y configuió.
9 Las virtudes de Carlos Quinto fueron admirables, y muy
ícmejantes á las de fu abuelo , en el zelo de la Religión , en el
obrar por sí , en la magnanimidad , en el arrieígar fu períona a
los trabajos de la guerra , á las fatigas de la paz : en iríc con po
cos de á caballo , defeonocido a Flandes , por quietar una Ciu
dad : andar en el cgercito con gota , a caballo , llevando una
banda por eftrivo : oyeronfele palabras de corazón fortifsimo,
pues diciendole antes de dar la batalla al de Sajopia , que eran
doblados los enemigos , refpondió : Venceremos mas. (b) Diciendo
le : Que el Rey de Francia no le cumpliría lo capitulado en fu
prifion , refpondió : Voherlo a prender. Dando prifa á la marcha
del egercito , oyendo que decían algunos foldados ,con la liber
tad militar , que bien fe conocía que no andaba a pie , íe apeó,
y desjarretó fu caballo , y marchó con la Infantería : que todo
efto eftá manifeltando un animo intrépido, invencible , Augus
to. Y afsi en mi juicio , fue de los mayores Principes que ha ha-
bido en el mundo en todas edades, y mas digno de gloria inmor
tal , como tengo por cierto la goza donde es verdaderamente
inmortal la gloria.
io Felipe Segundo períicionó la Monarquía , con agregar la
Corona , y las Indias Orientales de Portugal, alo reftante de Ef-
paña , y con el zelo de la Religión , y la jufticia , que fobrefalie^
ron entre fus efclarecidas virtudes , criar , y ferMaeftro de gran

des
(fe) Epitome de h Híft. de Cari. V. por Sandoval cap. 44. §. 9, n. 4.pag. 333.
POLITICOS , Y MORALES. l9

des Miniftros en la paz , y elegirlos con admirable atención : ha


cer temidas , y refpetadas las leyes : oponerfe con el egcmplo, j
los decretos á la relajación , que iba criando la opulencia de U
mifma Monarquía. En lostragcs fue igualifsimo , y modeftifsi-
mo , en los gaftos parcifsimo , en el refrenar los Miniftros ( que
es virtud grande en los Principes ) fcverifsimo. De Ñapóles le pi
dió un Virrey , dicíTc licencia para que hicicííe un balcón en Pa
lacio , y refpondió , que lo cfcuíaíTc : en que fe ha de advertir,
que ni el Virrey fe atrevió a hacerlo fin licencia , ni el Rey fe la
concedió. El Confcjo de Caftilla fe la pidió para hacer unos pa
ños para las piezas en que dcfpachava, porque cftaban viejos los
guadamaciles : hizo que íccretamcntc fe rcconócicíTcn antes de
refpondcr , y decretó: 'Buenos eftan los guadamaciles. Y aunque
cftas parecen niñerías , todo cfto á vifta de grandes , y excelen
tes virtudes , manifiefta luces de fuma atención , dcfvclo , zelo,
vigilancia , y cuidado de lo publico.
1 1 Felipe III.y IV. ni en el zelo de la Religión, ni en el valor*
ni Chriftiandad , ni en otras excelentes virtudes han íido exce
didos de otros algunos Principes del mundo, añadiéndole á cftos
el haber íido íbbre todos muy atentos á gobernarfe por el con-
fejo , y parecer de los varones mayores , y mas experimentados
en todas materias. De fuerte , que no fe ha rcfuelto punto algu*
no en fus tiempos , en el qual íe hayan gobernado por pafioa
propia : no fe han vifto dcfnudas fus eípadas por la ira , ó la am
bición , ni obrado , ni determinado negocio alguno, que no ha
ya fido con motivo fanto , y útil á la caufa publica , y con el
parecer de fus Confcjos , ó Juntas , zelando , y refrenando los
públicos excefos con repetidas prematicas, y exhortando á lo me
jor con muchos , y frequentes decretos.
i% Siendo , pues , cftos los di&amencs , y las virtudes, con
que íe ha formado efta gran Monarquía , vemos con todo cííb
quan breve vida ha tenido , y la prifa con que ha ido declinan
do , pues apenas acabó de perficionarfe el año de 1558. quan*
do ya habia comenzado fu ruina dcfde el de 70. y en el de 99.
había perdido parte de los Paífes Bajos , y cinco , ó íeis Provin
cias en ellos: y el de 1 605. hizo treguas con fus rebeldes con po
ca reputación; y el de 1 9. perdió á Ormüz , y las minas. Defde
el de 20. fue perdiendo mas Plazas en Flandes , y algunas en
Italia. Defde el de 50. fue declinando con mas fuerza, nafta per
der
4o DICTAMENES ESPIRITUALES,

der cafi á toda Cataluña , y luego á Portugal , y el Brafil , y las


Terreras , y algunas Plazas de la Africa , y todo lo que tenia en
la India Oriental , y ha eftado yá a pique de perderle Ñapóles,
y turbada Sicilia , y en diverfas partes inquieta Caftilla , y hoy íc
halla en eftado , que folo Dios con fu Gracia , y el Rey con fu
fanto zelo , y valor , y tan buenos Miniftros , y vafallos , como
los que tiene en fu férvido , pueden volverla al antiguo crédito,
y explendor.
i 2 Admira cito mas , quando vemos quan larga ha fido la
vida de las demás Monarquías. Porque los Afirios , y fu Impe
rio duraron mas de i 200. años: los Medos mas de ^00. los Per-
fas mas de 200. y en crédito de poderoíos han durado mas de
dos mil nafta el dia de hoy. Los Moros , y Otomanos mas de
800. los Romanos mas de 600. los Griegos mas de 200. los
Francos , ó Germanos mas de 200. y á efte refpecto han fido las-
edades de otros Reynos, que han dominado íobre otras Nació 1
nes ; y nueftra Monarquía apenas tuvo 30. años de vida defdc
íu formación á fu conocida declinación.
14 No hace efto de menos ponderación el ver que á caíi
todas las demás Monarquías las ha formado la ambición , la
fuerza , la tiranía , la íupcrfticion , ola violencia 5 pero la Eípa-
ñola la formó el Derecho , la eftableció la Religión , la promo
vió la Jufticia , la ha gobernado la Chriftiandad , y Prudencia
de tan excelentes , pios , y fantos Principes.
15 Y aísi , fuponiendo que el juicio mortal es muy inferior a
lo que es menefter para penetrar los fecretos con que Dios da
larga vida á unas Monarquías , fiendo malas , y breve á otras,
íiendo buenas , egerckando á las unas , para mayores coronas,
y refervando á las otaas mayores caftigos.
1 6 Pero por lo natural, y politico, es bien ver fi hay fobre que
diícurrir , para recobrar lo paíádo , ayudar á lo prefentc , y pre
venir lo venidero ; apuntando que exeeíos han cauíado efta en
fermedad , y con que remedios fe podrian curar , para ayudar,
y fervir á lo público , y férvido de Dios , y del Rey nueftro Se
ñor.
17 No hay quien dude , que las guerras de Flandes han íh
do las que mas han influido en la ruiua de nueftra Monarquía,
porque aunque aquellas Provincias eran muy inferiores á nues
tras, fuerzas 5 pero debajo de aquella maleara , y en aquel cam

po,
MORALES , Y POLITICOS. 41

po, y en figura de Olandefes, ha peleado Efpaña con la emula


ción de Francia , con la heregia de Alemania , con los zelos de
Venecia , con los erroecs de Inglaterra , y Efcocia , y con todos
los difidentes en Italia. Y fi aquella centellaic huviera apagado
al nacer , no huviera llegado á tal incendio , que no fe ha podi
do apagar : y fi bien quedábamos expueftos á otros daños , al fin
fueran inciertos , y fobre ellos no fe puede difeurrir.
1 8 De aqui grandes juicios han llegado á creer, que la pri
mera caula de la declinación de efta Monarquía fue , no haber
acudido por fu períbna el gran fefo , y valor de Felipe Segundo,
a pilar , y deshacer los primeros incendios de aquel fuego , y
echar á aquella vibora el pie fobre la cabeza. Lo primero , quan
do perdieron el refpeto á la Señora Duqucfa Margarita fu her
mana , los íediciofos de Flandes , y le dieron con mucho ruido
aquellos iníolentes memoriales. Segundo , quando la feñora Du-
quefa con grande valor , y prudencia , venció , y aún caftigó á
aquellos primeros promovedores, antes que volvicífená inquie-
tarfe. Tercero , quando el Duque de Alva echó al Principe de
Orange la primera vez de Flandes , antes que volvieífcn con ma«-
yores fuerzas j que fueron tres frangentes , en los quales la prcr
ícncia del Rey con grande repurncion , ya perdonando , ya cas
tigando , ya previniendo mayores daños , podia haber quietado
aquellos Eftados.
1 9 Pero, ya fuellen las ocupaciones grandes del Rey en Efpa
ña , ya el dictamen de que no era bien dejar la filia del Imperio,
ya el parecer que habia de acabar , y allanar la jufticia con repu
tación , lo que no con igual efearmiento podia quietar fu pruden*
cia j apartó eftc medio , y remedio de los daños , que fe conti
nuaron nafta el tiempo de fu hijo el Señor Felipe Tercero.
20 En el de eftc íanto Principe fe hicieron las treguas , y
quanto bien fueron de poco crédito para Efpaña 5 pero huvicran
íido de grande provecho , fi fe huvieran logrado. Porque defdc
el año de feis , nafta el de veinte , en el qual fe efcuíaran , y pu
dieran ahorrar mas de veinte millones de plata , para quando fe
acabaífen las treguas , ó comcnzaífe otra guerra , y guarnecer
los prefidios , y aífegurar las Plazas, y tener Armadas por la marj
no fucedió afsi , antes bien fe acabó el tiempo de la paz , y lle
gó el de la guerra , y nos hallamos con los miímos daños , y fin
tener prevenidos los remedios,
Tcm. x. F K
4* DICTAMENES ESPIRITUALES,

2 i Y aísi cftos once, o doce años, en los qualcs la Monarquía


con la paz fe hizo mas viciofa , crecieron los gaftos , y fuper-
fluídades , y fueron enervando el valor los públicos expe&ácu
los , y vicios , y haciendofe coítumbrc , lo que era antes excefo}
fue la fegunda difpoficion á la mayor caída.
22 Acabó el Rcynrdo de nueftro Tanto Rey Felipe Terce
ro , comenzó el de fu hijo Scrcnifsimo , y Señor nueítro Felipe
Quarro , Principe efclarecido , y amabilifsimo , y adornado de
«juantas partes admirables pueden defearíe. Y algunos han fido
de parecer , que el dictamen de que no fe continuaíTcn las tre
guas , y fe rompieíTc la guerra luego en entrando en el gobierno,
y de alli introducir la interprefa de la Valtelina, y luego la guer
ra de Mantua , de donde fe originaron luego todos los demás
empeños con Francia j fue la tercera difpoficion á la caída de la
Monarquía.
2$ Para cílo pondera quanto conviene á los Principes entrar
en paz en fus Reynos , y confervarla por algunos años : hacer
teforo , prevenir fuerzas , y todo lo neccfirio para hacer guerra
con reputación ; porque entrar fin efto en ella , es exponerfe á
perder ííi Monarquía, y mas quando el poco crédito de las tre
guas no podia imputarfe al gobierno que las profiguc , fino al
que las formó. Eíto, y feguirícel dictamen de gobernar defde la
filia del Imperio , y los vicios públicos , que han ido creciendoj
y la perdición de la Real hacienda , han empeorado lo publico,
fin bailar las virtudes de tan grandes Reyes , para conícrvar, ni
defender fus Reynos con aquellos buenos fuccíbs que pedia la
juílificacion de fu caufa.
24 El didamen de que habiendo guerras, no (alga el Prin
cipe de la Corte , contra los egcmplos de los Señores Fernando
el Católico , Emperador Carlos Quinto , Felipe Segundo , y Fe
lipe Quarro , tiene mas dificultades , que refpueíhs. Lo prime
ro : porque en materia tan grave , como la de. la guerra , nin
gún Principe ha de cuidar de manos , y ojos ágenos , el ver, y
obrar lo conveniente á fu Corona ; y mas quando la guerra ar
de dentro del Rcyno , y lo pueden hacer fin arrieígar fu perío-
na , acercandofe adonde fe campea. Lo fegundo : porque eíto
tiene mas fuerza , quando los movimientos de guerra comien
zan en Provincias , y entre vafallos fuyos , donde fu autoridad,
fu jurifdicion , fu mano , fu roftro , fu prefencia lo quieta todo

en
MORALES , Y POLITICOS. 4$

en un inflante , y te previene lo que defpucs tarde puede quie


tarte. Lo tercero : porque en la prefencia del Rey en la guerra,
los vafallos te animan , y los enemigos fe deíaniman. Lo quarto:
porque fe da fatisfaccion al Rcyno , y á los amigos , que detean
con veras fu confervacion , y defenfa , con ver que fe acerca a
ella fu Rey , en quien todos tienen pueftos los ojos , y las efpe-
ranzas. Lo quinto : porque accrcandofe con fu prefencia á la
guerra , todos quantos pueden ir a ella , viven con vergüenza
entre las delicias de la paz.
25 Y el egemplo de Augufto es diferentifsimo (obre ma
nera. Lo primero : porque aquel Principe quando gobernó dc£
de fu filia , fue habiendo fujetado ya el mundo , y teniendo
igualmente obediente a Italia, Efpaña, la Germania,Africa, Aíla:
y en cfte caíb pudo gobernar por fus Legados , y Proconíules.
Pero el Imperio de Efpaña , aunque en dilatación de términos
es mayor, es muy diveríb en fupoficion Geográfica , y de me
nor poder } porque entre Efpaña , y Flandcs efta toda Francia;
entre Ñapóles , y Milán toda Italia : entre Flandes , y la Cafa de
Auftria , y fus Eftados toda Alemania , Provincias todas de Prin
cipes enemigos , ó difidentes , ó émulos , 6 finalmente que nq
reconocen la Corona: y aqui es necefarioque fupla la pretenda,
y la vigilancia del Principe , la diferencia de eftc á aquel go
bierno.
26 Lo tegundo: porque quando acaba de hacerte uno Rcy^
6 Monarca , como lo rué Augufto , es precifo que afsifta en la
filia , ó cabeza del Imperio , porque es de donde mas debe rece
lar fu ruina , y para contener, y refrenar el Senado > donde ha
bía hombres tan grandes^ que veían con intnenfo dolor fu Prin
cipe hoy , al que era fu compañero ayer 5 y áfsi ocurría con fu
prefencia adonde mas le amenazaba el peligro. Y por eíla caufa
puede fer que no dege a Lisboa el Rebelde , ni te acfeva á acer
carte á las Fronteras.
27 Lo terceto : poique fto tiene egemplo el de Aügunx^
como ponderan San Aguftin *, y Orófio , y otros , á diferentes
propofitos. Pues fue particular providencia de Dios 4 que füéífe
tenor pacifico de todo el mundo,qüando nació el Señor del mun^
do : y que te halláíle en una manó lo temporal, para que mas fá
cilmente fe fujetaíTe todo á lo eípiritual , y otras razones que te
ponderan*
Tow. X. F % Lo
44 DICTAMENES ESPIRITUALES,

28 Lo quarto : porque rodos los demás Principes , y Em


peradores , que trahen por egemplo , como Tiberio , y otros,
hacen por cita parte. Porque fi no dejaron la filia del Imperio,
lo perdieron en ella ; y fi alguno lo confervó á fuerza de cruel
dades , vivió fiempre can temeroío , como temido , y dejaron íu
Dignidad , y fu poder aborrecidos , y con el á fus herederos;
con que fueron primero temidos , luego odiofos , dcfpucs odia -
dos , y últimamente muertos , y dcfpojados del Imperio. Aísi
perecieron Caligula , Claudio Nerón , y otros : pero mayores
Emperadores , fucefores fuyos , obraron lo contrario , y difeur-
rieron por todas fus Provincias , como Trajano , Adriano, Tco-
dofio , todos tres Emperadores valerofos , y los primeros Prin
cipes del mundo , en el crédito , valor , y prudencia.
29 Y de los dos egemplos del íeñor Rey Felipe II. y Car
los V. tengo por mejor el ultimo ; porque en fu tiempo fe cfta-
bleció la Monarquía , que el de fu hijo , adonde comenzó á de
clinar. A mas de que el feñor Rey Felipe II. fe acercó á Portugal
quando fe entró en aquel Rcyno , y á Granada quando fe foíegó
á los Moros j íolo formó dictamen de no falir de Eípaña , ni pa-
far á Flan des.
30 De donde Ce deduce , que el dictamen de que el Princi
pe Ce halle por fu perfona en todos los negocios graves de fus Co .
roñas , y Reynos , quando no tienen que recelar en la aufencia
que hace de la filia del Imperio , y llevar configo una Corte lu
cida , congruente , prudente , reformada , chriftiana , y que en
todas partes vaya dando buen egemplo , y olor de sí , y que en
todas coníuele Cus vafallos, favorezca la Nobleza, honre los bue
nos , reforme los malos , y que antes que un Rcyno comenzado
á diíguftar fe defcfpcrc , lo quiete , y foficgue , y pacifique
con fu prefencia , y lo confuele 5 cflo lo tengo por bueno , y nc-
ceíario , y lo hizo el Señor Rey Católico , el feñor Emperador,
y quantos Principes grandes ha habido en el mundo. Y el con
trario dictamen lo tengo por muy remifo , y dañoíb á los Prin
cipes , y á lo publico , y cftc es el primero que fe fcñala por una
de las enfermedades políticas , de que ha adolecido cfta Monar
quía.
$ 1 Suponiendo que no fe entiende que á cada guerra ha
ya de ir el Principe , ni amelgar fu perfona en ella , ni en otra
alguna 5 fino que debe aísiftir cerca de ella , en tres cafbs prin
MORALES , Y POLITICOS. 45

cipalmentc. E¿ primero : quando el Rey deEfpaña tiene dentro


de Efpaña la guerra , y el de Francia dentro de Francia , &c. por
que no ha de repofar hafta vencer , y echar la guerra fuera , y
fu ordinaria aísiftencia ha de íer cerca de ella , y acudir con cílb
también a lo demás. Lo íegundo : fiempre que Ce temen movi
mientos dentro de ííis Rcynos , ha de acudir á ellos por íu per-
íbna con tiempo , y brevemente para quietarlos , y pacificarlos,
Cmo es que con evidencia ícpa,quc fe han de quietar con enviar
algún gran Miniftro. Lo tercero : quando hay paz , y felicidad
es conveniente vifitar fus Reynos para confirmarla , y quitar la
trifteza á los fubditos , y aun los zelos de que afsiftc mas á una
que á otra Nación , y mas quando eflas íbn entre sí emulas , 6
xclofas , que entonces es bien , y necefario verlas , confolarlas,
y vifitarlas á todas , haciendoíe como fi fueíTc nacido en cada
una. Y afsi lo íblia hacer el feñor Rey Católico , y aun la feño-
ra Reyna Doña Ifabel mudaba los trages , fegun las Naciones
donde entraba , para mayor coníuclo fuyo, y que fupieíTen que
en Cartilla era Caftcllana , en Aragón Aragoneía , y en Catalu
ña Catalana} porque efto es necefario , y mucho mas en Nacio
nes bclicofas , y que necefitan mas de maña que de fuerza para
íu coníervacion.
32 El fegundo dictamen politico ( de que es verifimil que
haya adolecido efte cuerpo) es intentar, que ellas Naciones, que
entre sí íbn tan diverfas , (c hicieílen unas en la forma de gobier
no , leyes , y obediencia , gobernándolas con una mifma mano,
y manera , y que a efte intento , refiftido por las naciones , Ce
refiftieífc el Valido que lo defeaba con muy buena intención,
ofendiendofe de que ellas no fe ajuftaífcn á fu modo , y fobre
efto defpertarfc diferencias. Porque 2 la verdad cita emprefa,
aunque nacía de bornísima raíz , que era hacer unidad en el go
bierno , y excluir la diverfidad que fuele fer la madre de las dis
cordias ; pero afsi como era pofible íiendo criador , era impofi-
ble fiendo Gobernador lo que intentaba pues folo Dios puede
criar á los Reynos con unas inclinaciones , pero una vez criados
con diverfas , necefario es que fcan diverfas las leyes , y forma

de fu gobierno.
$$ De donde rcfulta , que queriendo á Aragón gobernar
lo con las leyes de Cartilla , ó á Cartilla cort las de Aragón , ó á
Cataluña con las de Valencia , ó á Valencia con los ¿fajes , y
con£
QJS DICTAMENES ESPIRITUALES,

conltituciones de Cartilla , o a todos con uno, es lo mifmo que


trocar los bocados , y los frenos á los caballos , ó reducirlos á
uno folo , con que eftos fe empinan , aquellos corcobean , los
otros diíparan , y todo íc aventura. Y pues Dios , Tiendo Cria
dor , que pudo criar las tierras de una mifrna manera , las crió
diferentes , y en toda Vizcaya no íé hallará apenas una naranja,
ni en toda Valencia una caftaña , no habiendo otra cofa en Va
lencia que naranjas , ni en Vizcaya que caftañas , porque quiíb
necefitar unas tierras á otras , para hacer mas íbciablc cita nuef.
tra naturaleza , ó para otros altos finesj necefario es cambien que
las leyes figan , como el vellido , la forma del cuerpo , y íc dife
rencien en cada Rcyno , y Nación. -.
34 El tercero didtamen , ha fido no reparar mucho por
cíto en el deíconfuelo de los Reynos, que es inconveniente gran-
difsimo ; porque fobre feguir cite dictamen , de que huvicíTe uni
dad en las Naciones , y otros intentos , que confpiraban á cftc¿
no íc reparaba en la aflicción de las mifmas Naciones , y íbbrc
un punto tan ligero para la utilidad de la Corona Real como
que el que prcfidc al Confcjo de Aragón , fe llamaílc Prcfiden».
te , como íc llaman en Caftilla , 6 Vicc-Canciller , como fiem-
prc fe han llamado en la Corona de Aragón > huvo tantos fenti*
miemos de los Reynos , embajadas , eferitos , y alegaciones : y
lo miímo íbbrc ir el Rey nueftro Señor á Barcelona á íer jurado,
como lo han hecho los demás Reyes , y Principes : y luego íbbrc
lo de Ripol , deípucs fobre otras juntas , que aunque ninguna
juftifíca la protervia , y por autor de los inquietos de Cataluña,
indica , y advierte que es conveniente en los que íbmos Minifc
tros , y mas á aquellos que lo fon Superiores, y Validos , no mal-
<juiílar á un Rey tan amable , y Santo con íiis Reynos , y vaík»
líos , ni apartarfelos de fu amor , no dcíconíblarlos , fino gober
nar en Caftellano á los Caftellanos , en Aragonés á los Aragonc-
fes, en Catalán á los Catalanes , en Portugués á los Portugucícs,
y padecer tal vez la condición de los inferiores , que los que hoy
enfadan , mañana firven , y conííielan , como el padre , que hoy
íirve á fu hijo , y mañana le ocupa , y íc firve de el , y es todo fu
confuclo , y alegría.
35 El quarto : hacer reputación de la Superioridad Real,
en que no fe haga lo que parece á los Superiores , aunque no fe
ajuííc á las leyes de aquellos Reynos , que íc gobiernan , empe
ñan-
POLITICOS , Y MORALES. 47

ñando fu Real nombre en lo que no fiempre puede citar en fu


Real mano remediar , ni vencer , y malquiítando un Principe
benignifsimo , y piifsimo con fus Reynos , diciendo , que en to
do caío íe ha de hacer lo que manda el Rey , y que el Reyno ha
de moftrar flaqueza , y otras frafes de efte genero , que fon ían-
tifsimas , y bonifsimas , y neceíarifsimas , ajuftadas á fus cafos,
y quando fe ordena lo regular , y ordenado , y conforme a las
leyes j pero fi quando aquello que fe manda es cuefta arriba de
las leyes de los Reynos , y no es fiimamcnte neceíarioá la Coro
na , excluyéndoles de fus ufos , y coftumbres á las Provincias, ó
queriéndolas reducir á ágenos eílilos , ó en otras materias muy
ícnfibles , que en fin es mejor , o no intentarlo , ó intentado, en
viendo que fe gaita la paz , fufpenderlo , ó dieftramentc defviar-
lo , que no tirar con la refolucion , y con las riendas, hafta que
íe rompan ellas , y quede fin rienda , ni freno el caballo.
36 Lo quarto : ha aumentado no haber tenido ocupados
tan grandes , y belieoíbs Reynos como los de Efpaña , cargando
todo el pefo fobre Caílilla. Porque no hay duda que con criar
Tercios en Aragón de Aragonefes , en Cataluña de Catalanes,
en Valencia de Valencianos , en Portugal de Portugueíes , por
los de íu mifma Nación , ó haciendo Eíquadras de galeras,
honrándolos , aprovechándolos , ayudándolos , y favoreciendo-
los , defpues de proveídos enviando á unos á Italia , á otros á
Flandes , otros á las conquiftas de Portugal , con atención á lo
que mas íe inclinaban ; íc defeanfava á Caílilla , íe ocupaban efc
tos Reynos , y lo que era nns , fe fangrava , para que no abun-
daíTen en vandos , y vandolcros , que no íblo perturban la paz
común , fino que crian mala fingrc, para corromperíe en llegan
do alguna ocafion contra la Corona. Y efte punto , gobernado
con la prudencia , y fagacidad que fe fabria , era utilifiimo al
Rey , y de reputación grande á los Reynos , y de íumo deícan-
fo para Cartilla , tan confu mida con levas.
$7 El quinto dictamen , y que ha excluido el antecedente,
es haberfe tenido alguna defeonfianza de eftas Naciones , y afsi
no haber ufado de ellas por efta caufa. Porque es regla de Efta-
do , que del que no puedo dej .ir de confiar , no tengo de deícon-
fiar , efto es, que al que no puedo yo aífegurar con la fuerza,
he de aífeaurar con la confianza , y contener con el amor al que
no puedo con el recelo : tanto mas , que no puede negaríé que
48 DICTAMENES ESPIRITUALES,

la fidelidad de los Reynos a fus Reyes en Efpaña ha fido íobrc


toda otra en el mundo , guardándoles a cada uno lo que les to
ca. Y aísi los Reyes de Aragón fe valieron de los vafallos de elle
fidelifsimo Rcyno, y del de Valencia, y Cataluña , y con ellos
hicieron fus conquiílas , y fiempre fe mantuvieron en grandifsi-
mo amor á fus Reyes , y Señores} y no eran mas amables los Re
yes antiguos , que lo fon los prefentes , quando los vemos, y ex •
perimentamos tan efclarccidos en fangre, en piedad , y en cof-
tumbres excelentes. Añadicndofe á ello, que bien fe ve quan po
co importa la defeonfianza , antes bien quanto daña , pues fin
ella fe confervó Cataluña en la Corona de Aragón 600. años , y
fin ella enviandole alojamientos, y compañías ha durado tan po
cos en Cartilla.
38 El fexto ha fido , no hacerfe mucho cafo por el Miniftro
íuperior , de los pareceres de los Confejcros Provinciales , los
quales , como varones experimentados , que conocían la cali
dad , y condición de aquellas Naciones , antevian todo lo que
ha fucedido $ y entre el temor de defagradar al Valido , y el
amor , y deíco de fervir a fu Rey , todavia muchos fe arroja
ban á decir fu parecer , y eftos eran mal villos , y deíconfola*
dos , con que unos lo callaban , otros lo gemían , otros por
agradar alentaban lo contrario : de donde refultó irfe em
peñando en las reíoluciones , y de ahí en amenazas á las Na
ciones 5 y en ellas el temor , y de cite la deíefperacion , que
ha prorrumpido en abiertas fediciones , y trayeiones. Sien
do certiísimo, que fi el Miniftro Superior , que gobernaba citas
refoluciones , propufiera fin afe&o , oyera con fofiego , aconfe-
jára fin propriedad , pudiera la experiencia agena, y fu zelo, que
era fantiísimo , enderezar las cofas al mayor ícrvicio del Rey , y
quietud , y íofiego de los Reynos.
39 Lo íeptimo : también ha ayudado á nueftras enferme
dades el poco aprecio de los Miniftros experimentados , trocan-
dolos de unas profefiones en otras , fiendo máxima política, que
para que el hombre fea grande en una cofa , ha de feguir la ocu
pación conforme á íu inclinación j porque íolo Dios puede dar
con los pucílos la íuficicncia j pero los hombres , primero han
de averiguar la fuficicncia , que fien á otros los pueftos.
40 Lo oclravo: de eftas elecciones fin elección , y mirando
mas a la conveniencia de los proveídos , que á la utilidad de las

pro-
MORALES , Y POLITICOS. 40

proviíiones , nace grandifsimo daño público. Porque una Mo


narquía , por grande que fea , confta de veinte pueftos , que íbn
íbbte los que carga toda , pues feis Prefidentes , ocho Virreyes,
un Valido , quatro Confcjcros de Eftado , y quatro Capitanes
Generales, gobiernan todo lo de Eftado , y Guerra , y paz. Afsi
eftos primeros pueftos habían de provecríe en Angeles , íl pu-
dieíTen hallarfc , fabios , rectos , honeftos , íufridos , fagaecs,
zeloíbs , prudentes , finos , y eftrcmados en el amor , y férvido
del Rey , limpios , y fumamentc defintereíados : y fi en una
Monarquía hay pocos de eftos ( que no habrá fino muchos ) pro
curar irlos formando , y enfeñando con buenos dictámenes , ad
vertencias , ordenes , y derechos del Rey , y otros medios , con
que íe hacen los hombres grandes.
41 Porque aunque fucede que fe hacen fabios en los puef
tos algunos anos firvicndolos , y á fuerza de tiempo , y expe
riencia , es á cofta de lo publico , porque es forzofo que apren
dan errando , como los Médicos , que fe hacen grandes matan
do. Y fi para la falud del cuerpo , que no íalvamos, un hombre
le buíca Medico experimentado j para la de los Rcynos, que fal-
va a tantos , jufto ferá , que no entre de platicante a curar , y
aún tal vez fin haberlo jamás platicado , fuponiendo , que cfta
no es materia en que íe puede individuar , ni íeñalar las eleccio
nes , que huvieren fido de cite genero.
42 Lo nono : que el dictamen de que no íe ha de dejar el
egercicio de las felicidades , en el tiempo de las defdichas , y las
delicias de la paz en el de la guerra, ha ayudado mucho á nuef-
tras defdichas; porque contra el texto expreíb del Efpiricu Santo:
Omnia temPut babent; Wji la mufica en el llanto^es importuna narra
ción : (b) llorar en los egercitos , y baylar en la Corte , es opuef-

toa buen gobierno. Dios no fe aplaca , porque no vé penitencia:


los Rcynos que lo miran , fe afligen , porque no juzgan amor:
los que padecen , fe defcfperan, porque imaginan que fe alegran
de fus defdichas : los enemigos fe animan , y obran infolentes,
como contra divertidos : pafanfe los vivos de la paz á la mifma
guerra , primero vencen ellos á nueftros egercitos, y luego nuef-
tros enemigos.
45 El Señor Rey Don Juan el Primero , no mudó color
negro dcíHe que perdió la batalla de Aljubarrota ; y yá que no
Tom. "X. G pu
la) Ecdef. }• t» t« (b) ¿fMjttá i» ImB* imptrhau mtrrtíw. EccH. % ». t. f.
5o DICTAMENES ESPIRITUALES,

pudo rcfucitar con eíTo los muertos en aquella batalla, dio mas
vida á los que quedaron , para que la pcrdicíícn por quien afsi
conocía , y fentia fu muerte. Y el decir que es grandeza la igual
dad del obrar fiemprc , íl es lo bueno , es cierto ; pero a dcíigu:u
Ies fucefos en lo publico , igual egercicio de diverfion , quando
hemos de llorar las defdichas , repicar en cxpcótáculos , y güi
tos , no es igualdad de animo , fino dcleytc, y relajación, y cfta
daña mucho á lo público : la igualdad ha de fer en lo interior,
y en el ícmblantc ; pero no en el egercicio de las acciones , ni
en el gobierno , fino que fe ha de tratar principalmente de lo
que importa , y de las armas , y de la pólvora , y de las valasj y,
arrimnr los juegos de la paz, y menearlos de la guerra, y las
muficas , que ícan de trompetas , nafta echar, por lo menos de
aña al enemigo , y fujetarla toda. Y los Cortcfanos que otro
dictamen tienen , y á un Principe tan humano , y Tanto , y tan
amante de íus vafallos , le aconfejan , de creer es , que procede
rán de buena intención j pero no conforme á eíTc dictamen. El
ufar de las Naciones , a cada uno en fu egercicio , y íegun íu
inclinación , y poficion geográfica , era importantísimo. Gran
trabajo es en lo político , ícr defvalído del valido 5 pero mayor
lo vendrá á ícr , ícr valido de fus dcívalídos.
44 Por tres caufas no íc debe íoltar la pluma , fi no tem
plarla. La primera : por la Fe 5 y aqui entra la Religión , la Dig
nidad Epiícopal , &c. La fegunda , por fu Rey , y fu lealtad. La
tercera , por las buenas coftumbres , y ícrvicio de Dios, quando
en alguna manera cfta obligado á ello el que eícribe. En todos
los demás caíos es mejor padecer apologías , que cfcribirlas.
45 Mis íuave fuele ícr , íufrir las injurias , que impugnar
las en quien tuviere gufto de padecer por Dios j pero tal vez es
mas neceíario , y obligatorio impugnarlas , que fufrirlas. Como
fíente el buen Medico , que ama al enfermo, que otros le yerren
la curación , fíente el buen Miniftro , que por malos dictáme
nes de gobierno fe pierda la caufa publica. En el gobierno , im-
pofible es refolver fin inconveniente : toda la habilidad confiftc
en eícoger los menores.
46 Los dos polos en que eftriva el gobierno de una Monar
quía , fon la jufticia , y la mifericordia , cfto es , el premio , y
el caftigo , caftigando delitos , y premiando íervicios. Y la ra
zón es , porque en fabiendo que hay rig'irofo , y egecutivo caf.
ti-
POLITICOS , Y MORALES. 5 1

tigo , temen , y íe contienen los malos , y'íabiendo que hay pre


mio , todos fe animan a fervir para merecer 5 eftoes , el gobier
no de Dios , y fu Monarquía perpetua , de efta fuerte permane
cerá eternamente : pero en la Monarquía, que ni fe caftigan de
litos , ni fe premian fervicios , no fevéra confidencia.
47 Los premios fe han de dar á los que por fus virtudes, y
fervicios mejor lo huvieren merecido , que hacer fin cita aten-,
cion las mercedes , quebranta los ánimos , y caufa defamor en
los vafallos con fu Principe. Decia Licurgo, que quando los Mi-
niftros públicos fe enriquecen, que era cierta fcñalde que fe per
dería prefto aquel Rcyno , ó Monarquía ; y daba por razón, que
enriquecer el Miniftro , era regularmente con detrimento de la
Jufticia, y en enfermando efta, feperdia aquellajporque corrom
pida la Jufticia , todas las demás virtudes Politicas , y Morales-
adolecen , y de fu mal refulta la muerte del cuerpo de la Repú
blica 9 y de eíTa la de la Monarquía.
48 Qüando una Monarquía ha llegado á adolecer grave
mente los remedios , y los medios para fu reparo , no fe han de
aplicar por las manos de aquellos con cuyo gobierno enfermó*
porque aunque pudieron tener buenos defeos de acertar, ya fe ha
vifto por los efectos , que no tomaron bien elpulfo á la enferma,
ni conociéronlos malos humores dominantes , pues eftos crecen,
y el mal toma cada dia nuevas fuerzas , y el amor propio no
deja conocer en quéconfifte el daño, aunque mas poderofamen-
te crezca el accidente : y afsi fe debe fervir el Principe en tales
aprietos , de nuevos Miniftros , huleándolos fantos , doctos, ex
perimentados , deíapafionados , y que no tengan dependencias,
ni relaciones con los Miniftros que caufaron el daño 5 porque no
fe convengan en los dictámenes , y íc continué el daño que fe
pretende atajar.
49 El Miniftro que defee acertar a fervir á Dios, y á fu Prin -
cipe, no ha de tener carne, ni fangre, porque no le lleven tras de
sí el dictamen , y pierda el Reyno del Cielo , que es lo que dijo
S. Pablo: Caro,<? fanguis (Rtgnum <Dei, non pofsidebunt. W Y últi
mamente guardemos todos el confejo Divino , que dice : íDeum
time, <U? maniata ejus feñ>at <L7 koc e/i omnis homo. <c) Temamos á

Dios , y guardemos fus Mandamientos , y en eífo confifte toda


la felicidad temporal , y eterna.
Tom. X. G 2 AD-
j£) Ex u id Corinth. 1 5 . v. jo, (c) Ecclef. 1 2. y. 1 j.
5*

ADVERTENCIA PARA EL DIALOGO.

EN el Viage que N. V. Autor hizo á Alemania ,/irYiendo de Ca


pellán , y Limofnero Mayor a la Serenifsima fyyna de <Boe-
mia 5 defpues Augufta Emperatriz^, (Dona Maria de Aujlria hermana
del Señor Felipe Quarto ,fue obfert>ando de orden de ejle Soberano lo
que juzgó digno de atención , en las Provincias por donde tranfitó ,de
fus naturales , inclinaciones , gobierno , y dejignio de las Naciojies,
que las habitan. Todo lo efcribió largamente , y reduciéndolo defpues
a una fuccinta relación , la entregó al Conde Duque , para que la
pu/íejfe en manos de fu (Rey. Uno , y otro efcrito ha defaparecido el
tiempo , dejándonos folamente el (Dialogo que fe figue , que es un ex
traño de los dos ,y lo que folo juzgó nuejiro V. Autor fe debia dar d
la publicidad. Es uno de los que de nuelpo falen a /«^ defpues de apro
bado por la Sagrada Congregación. (Dionos de él noticia anticipada el
(Reverendo ^ofende , por e/las palabras : Defpues de fu muerte po
drá fe'r que fe configa el reducir á la perpecuidad de los moldes
otro eícrito , que fe halló entre fus papeles con titulo , y difpofí-
cion de Dialogo , en que dos Caballeros Chriftianos preguntan
do , y refpondicndo , diícurren por Europa, con la balanza de
la razón en la mano , obfervando la calidad de los Paíícs 3 las
coftumbres , y el poder de los Señores que los dominan , y de
muchos las deferipciones perfonales con fingularifsimos docm
mentos políticos , que darán materia 3 y luz á los mas ocultos,
y mifteriofos Confejos de Eftado. W.

(st) Rofend.lib. i. c. 9« El original de efia obra fe halla en el Archivo de los Carmelitas.

DIA-
53

DIALOGO POLITICO

DEL ESTADO DE ALEMANIA,

Y COMPARACION DE ESPAÑA

CON LAS DEMAS NACIONES.

DEDICALO

AL REY NUESTRO SEÑOR,

D. JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA,

de fu Confejo , y fu Filcál en el Real

de las Indias.

EX(7%E V. FRAA(CISCO , r T>. DIEqO.

Señor.

L haber entendido , quan ajuítadas , y


puntuales relaciones ha tenido V. M. de la
Jornada de fu Serenifsima Hermana s por
Miniftros mas ajuftados , y diligentes que
yo j me ha hecho reconocer , no fer juíto
poner en las Reales Manos de V. M. el Diario que hice, por
no
54
no duplicarle las noticias. Pero porque en el difeurfo que
ahora ofrezco á V. M. , en forma de Dialogo , fe tocan al
gunas de mediana inteligencia para las colas de Alemania,
me ha pareado en trelacarías , y ponerlas á fus Reales Pies
con mi voluntad , y una breve comparación de los Reynos,
y Provincias del Orbe con Eípaña , para venir mas fácil
mente al conocimiento , y alta eftimacion de lo que de
bemos á Dios , los que debemos á V. M. la pública paz
con que vivimos , la feguridad de fer fus vafallos , y de
abrigarnos con fu Real Nombre, y amparo de la grande
za de V. M. Lo mas grande es dejarfe fervir con tan in
vencible agrado. Ello folo me ha podido animar a eñe atre
vimiento , y el zelo que tengo de fu Real fervicio. Guar
de Dios la Católica Perfona de V. M. como la Chriftianda^
ha mefter.

DIALOGO.

ON Francifeo : tan lejos de vueftra cafa Señor Don


Diego ? ©. (Diego. Lo mifmo puedo yo cftrañai
de vos Señor Don Francifco , pero á entrambos
nos habia trahido el agrado del dia , y la devo-
J cion de vifitar á Nucftra Señora de Atocha , tan

debida los Sábados á qualquicr Cortcfano. !D. Franc. hallóme


con gran íblcdad la femana que no vengo á cite Santuario} mas
pues yá lo hemos vifitado entrambos , y fon poco mas de las
tres , pareceme que os podéis entrar en mi coche , y enviar el
vueftro , y gocemos de la tarde por el campo. íD. ZDieg. íca en
hora buena , que yo no he de acudir á Palacio , ni puedo tener
mejor ocupación , que vueftra compañía. ©. Franc. Cochero,
anda por el Prado alto de San Gerónimo hacia Santa Barbara,
apartándote lo que puedas de Madrid. (D. (Dieg. Y poco á poco.
©. Franc. Elfo harán de buena gana mis caballos. íD. íDieg*
Larga carrera les queda á ellos de pasco , y a noíbtros de con-
yerfadon.
DE ALEMANIA. $5

2 Yo entiendo , que de Madrid lo mas guíloío , es el po


derle pafcar un amigo con otro , haciendo elección de caudales
tan aventajados como el vueftro , de que en todas profefiones
cita bien afsiftida la Corte. (D. Franc. Negándoos la lifonja , os
coníiefo la verdad , porque la batahola de la calle mayor , y el
Prado , yo no la puedo tolerar : aquel ruido infinito , aquellas
voces , aquella confufion , y babilonia , aquel enredarfe , y dc-
tenerfe los coches ; es un gozo velonísimo , un entretenimien
to penoíb , pafando los ojos por todo con cíiraña prifa , como
por una acelerada apariencia , quedando á la noche molido , y
la cabeza , como el coche en que voy.
^ <D. <Dieg. Yo lo tengo por rato de mucho divertimiento,
y muy guíloío , ver a Madrid , abreviado en tan poco lugar,
haciendo alarde de quanto tiene. Ni falta la converfacion en el
coche , ni la recreación en la villa : la variedad que á vos os can-
fa , alegra á los demás , el cftrucndo mifmo es alvorozo, la con
fufion fazonada , para que los mefurados , y los cfparcidos to
men de eftc entretenimiento lo que les pareciere : habiéndole
confervado con tanta opinión , que ni lo defamparan las ropas
de los mas fcveros Miniftros , ni las canas de los mas doctos , y
religiofos. íD. Franc. En quantas recreaciones hay honeftas de
cfta calidad , puede el cuerdo tomar lo mejor , y el malo hacer
de la virtud perdición. (D. <Dieg. ¿No veis aquel hombre , que
pafa por allicon lucimiento , y criados ? parece Eítrrngero. (D»
Franc. Tengolo por Alemán en lo rubio. ©. T>kg. Mas no lo
parece en lo pequeño. <D. Franc. Larguifsimos fon cílos liorna
bres del Norte.
4 íD. (Dieg. ¿Son ciertas las nuevas ultimas que han venido
de Alemania ? (D. Franc. Cierta fue la batalla con el Rey de
Suecia , y con Sajonia, á vifta de Lcypfic , en la baja Alemania,
Ciudad que con otras cinco del Elector habia tomado Tilli , y
que el Enemigo fe halló con entrambos Egercitos del Elector,
y el fuyo con cinquenta y quatro mil hombrcs,y Tilli con trein
ta mil : que habiendo roto primero la gente del Emperador á la
de Sajonia , ocupada en el dcípojo con poca orden , les dio la
carga furiofamente con fíete mil caballos el Sueco , y los rom
pió , cobrando la Artillcria que los del Ccfar habían ganado al
Elector , y perdiendofcalgunas otras piezas j y que murieron
ocho mil hombres del Sajón , y tres mil del Sueco , y de los Ca
to*
56 DIALOGO POLITICO

tolicos ocho mil Tolos : que Tilli fe retiró algo herido a Kiftcll
con diez mil hombres , con los qualcs , y con el Aldrigcr,
que fe habia de juntar con otro golpe de gente , y el Tifinbox,
que de la Silefia parda con veinte mil hombres , fe hallaría yá
con cinquenta mil de Campo Católico , y bufearia al Enemigo,
el qual decian , que fe habria encaminado á Magdeburg , a Si
tiar aquella Ciudad , que fe halla muy bien guarnecida con doi
Regimientos de Soldados viejos , y por Cabo al Conde de
Mansfélt , hombre de valor , y opinión. Tengo por difícultoíb
que la tome , porque fe dice, que ha quedado tan efearmenrado
del encuentro , que no volverá fácilmente á trabar batalla , con
igual poder , y fe eferibe que ha de ir el Tilli á buícarlc.
5 ©. ©/>g;. Gran Capitán es Tilli. Es Tudefco ? ©. Franc.
No es fino Walon , y vafallo del Rey, fegun he entendido, aun
que otros le tienen por Lorcncs. Es hombre criado fiempre en
la guerra , de mucha edad , y valor , fobre fer muy Católico, y,
grande Chriftiano : nunca deja el Rofario de la mano , aunque
fea para la pelea , ni dejará de oír dos Mifas todos los dias , por
todo el Mundo , aunque fea en el Campo. ©. ©/Vg. EíTc Capi
tán parece á Narfetcs , General de Juftiniano , que eftaba dos
horas primero en el Templo orando antes de falir á la batalla
pero cita devoción de las dos Mifas , es muy acoftumbrada en
tre los Católicos del Norte. ©. Franc. También las oye el Env
perador. ©. (Dieg. Todo es necefario contra el Rey de Succia,
que es muy valcrofo Soldado. ©. Fr*nc. De lo de arriba qual-
quicra cofa bafta para perderle j de lo de abajo menefter es
cuidado , porque no es Coló el Rey de Succia , con el que fe pe
lea , fino con todos los Hcrcgcs del Norte , y con muchos Ca
tólicos de Europa , que fecrctamcntc animan , y focorren á cftc
Bárbaro.
6 ©. ©/eg. De qué profefion es el Rey de Succia? íD.Franc.
El es Calvinifta , pero Comifario General de todos los Heregcs,
para poner en libertad la Religión en Alemania , como el dice,
y es tan cruel , que á un Caballero Alemán que eftaba en ííi
Corte , y fupo que era Católico , no obftantc que íc habia am~
parado de él , le hizo cortar la cabeza en uncadahalíb , murien
do
(z) Niceph. tstlift. Hift. Ecclef. Hb. 17. c 1 3. col. 1065. Urfpeg. Abb. in Chrcm. ana.
Dñi. i5 6?.Egnat¡us. Hb. 5. cap. 3. Paul. Ducon. lib. a. de geft. Longobar. c. 3. Evjgr. lib.
4. c. *4- & Procopiu» lib. 1, de Bello Got.
DE ALEMANIA. - 57

«do aquel venturofo Caballero por la Fé. Eftrañofc mucho cfta


crueldad , porque en Alemania nunca por cftas caufas fe caftiga
con muerte , fino con perdimiento de bienes , y deílierro 5 par
ticularmente , quando el Católico , ó Hcregc vivió fiempre, con
aquella profefion que lo hallan. ©. ÍD/V5. Son muy malignos
los Calviniftas , y eftc debe de fer muy cruel. £). Franc Tirano
es grande , porque el Rcyno de Succia , que es electivo , como
cafi todos los del Septentrión , le quitó á un fobrino íuyoj y ruc
ie decir , que para no tener mas de lo que tiene , quiíicra haber
nacido un pobre Toldado , para conquiftar la Corona que pofec.
- 7 <D. (Dieg. Gran cuidado , y temor nos puede dar eftc Hc-
rege. (D. Franc. Cuidado sí , miedo no, porque la gente que trac
no es tan valcroía de fu naturaleza como los Alemanes, aunque ,
ya cftá muy cgercitada , y armada : trahian arcabuces de cuero. ,
ID. fDttg. De cuero ? cómo es pofiblc ? ©. Franc. La cámara del
cañón es hierro , y quatro dedos de la boca , todo lo demás es
Cuero 5 y aunque no hacen tan gran cfc&o como los nueftros,
no es pequeño el que hacen. Finalmente , no es gente tan eger-
Citada , y de tan buen manejo como la de Tilli , fi bien cftas
guerras , y ocafiones los van mejorando. Las Ciudades del Im
perio , aunque fcan Heregcs algunas , y le ayuden fecrctamen-
tc , es fuerza que hayan de contribuir por la liga , porque al fin
hace hoftilidad en el mifmo Imperio : y los Católicos , no pue
den dejar de unirfe contra eftc común enemigo, fobre la que tie
nen yá hecha entre sí con nuevos , y mayores focorros , pena
de eftar ciegos , y fer dcfpojo , y facrificio de los Calviniftas , y
Luteranos , que los degollarán fin remedio: y las fuerzas del Em
perador , ficndo focorridas de dinero , fon grandes , porque en
los Archiducados , en la Bohemia , Morabia , y Silefia puede le
vantar mucha gente. Los Eícoqucs , Croatos , y Húngaros ion
muy valeroíos foldados , y todo cfto es hoy del Emperador. El
Rey de Polonia , en viendo que fe acerca tanto el Sueco, enemi
go luyo por las Coronas , y por los derechos de Suecia , ha de
enviar grande focorro ; y con la afsiftcncia de Efpaña , que es el
rierbio de todo , fe puede cfperar muy buen fuccíb.
- 8 Juntafc a cfto , tener muy buenas Cabezas el Empera
dor, y muy valerofos Capitanes. <D. (Dieg. Allá dicen que hay
algunos Efpañoles. <D. Franc. El que tiene mas opinión de los
nueftros, es Don Baltaíar Marradas , un Caballero de Valencia,
Tom. X. H del
58 DIALOGO POLITICO

del Habito de Santiago : es del Confcjo de Eftado del Empera


dor , y fu Capitán de la Guardia , hombre de valor , egecutivo,
ardiente , íagáz , mas Alemán que ellos mifmos : hafe falido con
fer tenido por natural , y tiene muy buena hacienda , y lugares
en Bohemia : quicrcnlc bien , y aun los Elc&orcs mifmos.
9 íD. <Dieg. Y Freithslan volverá a Armar ? íD. Franc, No
íc puede diícurrir con íeguridad en cfto , porque es menefter
ajuftar mucho las noticias del eftado prcícntc de las cofasj pero íi
los Electores Católicos citan íeguros en refiftir al Sueco , parti
cularmente Babicra , no creo yo que volverá á dar otra vez zc-
los con Freithslan , el qual es tan altivo , y tiene tanto punto,
que en armandoíc no fe deja fácilmente manejar : y cfto hizo
clamar canto , para que íe le deíarmafe en la Dieta de Ratisbonaj
con cuya refolucion empezaron á declinarlas felicidades del San
to Emperador Fcrdinando } pero fi quiere Freithslan , puédele
hacer muy grandes focorros , porque tiene mas de dos millones
en dinero, dcfpojos de la guerra pafada , y de fus rentas , que es
hombre de grande economía , y concieno. Una caía tiene en
Praga , que me parece es de las mejores que he vifto ; coftólc
medio millón. (D. ®¡eg. Necedad , de cal , y canto , como fuc-
lcn decir , mejor era guardar cífc dinero para efta ocafion. 5X
Franc. Pues hala hecho en una Ciudad poco menos abierta que
Madrid , aunque de las hermofas de Europa.
10 íD. íD/7rg. Praga es Cabeza del Imperio ? ©. Franc, Del
Imperio ? de ninguna fuerte , fino del Rcyno de Bohemia. ©.
íD/cg. Como habia oído decir , que los Emperadores viven en
ella ,yo crehí que era donde cftá la Silla del Ceíar. T>. Franc. Los
Emperadores , Don Diego, nunca viven en Ciudades del Impe
rio , porque ion tan francas , que ni á fu autoridad , ni á fu co
modidad conviniera, y aísi viven ficmprc en fus Eftados propios:-
por cíTo en Praga vivió mucho tiempo el Emperador Rodolpho,
como Rey Coronado de Bohemia , y hay en ella bien hermoía
habitación en el Palacio , muy capaz ,muy eminente: cae (obre
la Ciudad mifma , y el rio Molda que la divide : tiene excelentes
viftas al parecer, y al mirar , un Parque á las cfpaldas muy gran
de , con mucho genero de cazas , en el qual han de cftar los Re
yes de Bohemia , caíb que íé dividan de la compañia del Ceíar,
y cftá harto bien alhajado de pinturas , y otras curiofidades de
efta calidad.
Aia
DE ALEMANIA. 59

1 1 Allí eftá la Torre de donde los rebeldes , el año de diez


y ocho echaron á aquellos tres Miniftros del Emperador por las
ventanas 5 y en verdad que midieron al caer , poco menos dif-
tancia,quela que tiene de altura la Torre de Santa Cruz. (D.^teg.
¡Y no fe mataron ? ©. Franc. Yo conozco á los dos de ellos , y
viven , y todos tres ; y el uno es el Conde Eslavata 3 gran Can
ciller de Bohemia , y que habla tan fácilmente Efpañol como
yo : me contó el caíb, y dice , que invocaron todos tres a la Vir
gen al echarlos , y que el Secretario Felipe , que fue el uno de
ellos cayó íbbrc el Conde , y le dijo en Alemán al inflante : per-n
done V. S. ñ le he hecho mal , que no lo hice adrede , y que el
Conde le refpondió : yo lo creo aísi Señor Secretario , y luego
corrieron , y eícaparonfe , aunque les tiraron muchos arcabuza-
zos dcfde las ventanas. (D. (Dieg. Eftraño milagro ! fi no lo dige*
rais vos , no lo creyera. ÍD. Franc. Ni ahora tenéis para que
creerlo , fino queréis : hoy viven todos tres en Bohemia , y go
biernan aquel Reyno , y lo podéis faber.
iz (D. (Dieg. Pues porque los echaron por las ventanas?
©. Franc. Hallabanfe en Confejo con los Eftados del Reyno , V
íbbrc fi fe habian de leer s 6 no ciertas Cartas , y Pragmáticas
del Celar , que ellos tenían por contrarias á fus Privilegios en
materia de la religión , tomaron aquella refolucion los Heregcs,
y aquel fue el primer repiquete de la rebelión , que como fabeis
tuvo fin en la famofa victoria de Praga» í). ®ieg. Que tan def-
ahogados fort los Bohemios ? ©. Franc. Suelen ellos decir , que
fi en dos años no fe rebelan dos veces , no han cumplido con lo
que les toca. Y los tres Caballeros del precipicio , en la parte
donde dieron con fus cuerpos , que era un fofo de donde fueron
rodando á lo mas bajo , han puefto tres agujas j ó pirámides de
piedra muy altas , y hermofas en feñal del milagro: y füelcn de
cir los de la tierra , que lo han errado , porque á la otra vez que
los echen pór allí , no hallaran tan acomodado i y blando el
fuelo , y fe harán pedazos en ellas. íD. (Diegt Lindo gracejo es el
de los Señores Bohemios. íD, Franc. Yo os aíTeguro que eftan
domados , porque todo fu País fe halla pofeído de ágenos Seño
res , y Varones eftrangeros , afolado , abrafado , y miferablc.
©. (Dieg. Mucho es que el Emperador no viva en Praga j fien-
do tan hermofa Ciudad. (D. Franc. Hafe inclinado mas á Viena.
©. (Dieg. Es por fer Cabeza de Ungria ? ÍD. Franc. Viena , no es
Tom. X. H i Ca-
'6o DIALOGO POLITICO

Cabeza de Ungria , ni eftá dentro de aquel Rcyno , ( aunque á


quatro leguas de la raya ) fino de la Au liria Inferior , uno de los
Archiducados: es Ciudad fuerte, menor que Zaragoza : alli tiene
fu Corte el Cefar , y efta mas cerca de los Archiducados.
i $ á). T>kg. Gran cofa debe de fer fin duda la Corte del
Emperador. ©. Franc. Civilidad parece el deciros , que no tiene
que ver con la nueftra ; pero es aísi ( hablando donde no nos
puedan oír los feñores Alemanes ) ni en el lucimiento , ni en la
grandeza , ni en el numero , ni en otras circunftancias de cftc
nueftro Madrid , tan dificultofas de explicar : ayuda mucho á
que no parezca aquello tanto , el vivir cafi toda la gente encer
rada, ó fuera de la Ciudad. <D. (Dieg. Cómo? ©. Franc. En In
vierno en las eftufas , en el Verano en Campaña. Pero la varie
dad de los trages , la diverfidad de las lenguas , los colores que
ion falidifsimos , y lo que mas es , las Auguftas , y Reales Períb-
nas de íus Mageftádes , con Familia tan eíelarecida , y copióla,
hacen aquello fobre manera viftofo.
14 íD. (Dieg. Volvamos á Freithslan , qucgufto mucho ía-«
bcr de efte Señor , porque nos han aturdido con fus cofas : al fin
gran cafa ha labrado en Praga ? 0. Franc. Y entre otras colas
una caballeriza en ella de cien pefebres de Jafpc , y dos colunas
de Marmol , y una fuente al lado de cada una de las mas fun-
tuofas piezas que puede fer. ©. Dieg. Nada de efto le ícrá defen-
fa en efta guerra fino fu moneda. !D. Franc. Yo dudo mucho que
él la fueltc , fino en cafo que vea , que fe pierde todo , y enton
ces armará gente con ella , para defenderla caufa común j por
que el enemigo que mas aborrece el de Suecia , y los Heregcs,
es á Freithslan , afsi por las contribuciones de quando gobernó,
como porque pofee algunos Eftados , de un Primo del Rey de
Suecia , Duque de Magdcburg, que fe los dio el Emperador, y
afsi íe halla obligado á íocorrer como los demás.
15 ©. Dieg. ¿No me diréis quién es el Duque de Freithslan,
que aqui íolo le conocemos por el nombre? <D. Franc. El Duque
de Freithslan , es un Caballero de Bohemia , de la caía deBolIcí-
cain , varones principales de aquel Rcyno , que por íus puños,
y fu gran fortuna , en pocos años ha llegado á punto , que no
parecía que podía tener refpiradcro. Manejó con gran valor las
Armas del Cefar , y concluidas las paces con Dinamarca , le die
ron de lo confifeado , un Eftado libre , y muy grande , por el
qual
DE ALEMANIA. 61

qual fe deja llamar Alteza. Arrimófe con aquel Egercito á las


Ciudades del Imperio , y dcfde alli daba mas fuerza á la jurifdi-
cioa del Ccfar en ellas , de lo que querian : á los Electores ha
cia gran miedo , un Capitán tan rcfuclto , y armado tan ccrcaj
y aísi fe hizo la Dicta de Ratisbona , en la qual el Emperador le
. quitó el cargo , y deshizo la gente. ©. ©/Vg.Gran daño ! (D.Franc.
Eflbs fon cuentos largos. El Freithslan , fe ha retirado á fus Efta-
dos , atiende á ahorrar dinero , y no le faltan las inteligencias
neccíarias en la Corte del Emperador para todo , porque es ma-
ñofiísimo.
16 ©. !D/Vg. Tiene grande arte ? £>. Frmc El es un feñor
de notable ingenio , y condición , agudo ,mefurado: en la guer
ra curaba por fus manos las heridas á fus foldados j y efte mif
mo defpreciaba á los Elc&orcs. ©. D/tg. Pero podia hacer lo
uno , porque fabia hacer lo otro. íD. Franc, Es pródigo algunas
veces , y ahorra muchjísimo : entre fus fubditos , de la mucrec
al mas alto pucfto,no hay diftancia. Iracundo, y enmedio de la
ira fuele premiar al que tenia ya el cuchillo á la garganta. Refuel-
to , y de penfamientos altiísimos : atento , valeroío , íagáz , y
gran fervidor , y hechura del Rey ^ y que no deja que los folda
dos mueran de hambre , ni aun pobres. íD. (Dieg. De efía fuerte,
no dejaría de engrofar fu gente , y campo. 5). Frant, Con efto,
y otras virtudes. ©. ©/Vg. Al fin j vos íois de parecer , que no
hay tanto peligro como dicen , en la guerra de Alemania. ©.
Franc, Peligro no puede dejar de haber , en guerra tan cruel , y
abierta como efta 5 pero tenemos de nueftra parte grandes fuer

zas.
17 (D. !Dieg4 Yo foy hombre muy Vulgar j y me había ido
con el Pueblo *. ya yo confidctabá al Sueco en Italia ¿ y que fa-
queaba á Roma. ©. Franct Mas habíais caminado que fu gente;
no lo permita Dios i que fi nueftfos pecados lo han de hacer,
no penfais mal ,pcro defendcránoS fu caufa, que es la que fe fuf-
tenta. Efpantáraos el fer efte Rey , Rey de los Godos * y la ín-
vafion de Barbaros , que en otras ocafioncs han inundado cita
parte de Europa ; pues no eftamos en efte caló : porque quando
Atila , Atalaríco , y otros inundaron á Italia , y Efpaña j era con
gente de Naciones numerólas , que rebentando en los cortos li
mites de fu Patria , iban como langofta afolando la tierra i fin
caber en ninguna Provincia , hafta arruinarlas a todas. Ahora
del
6z DIALOGO POLITICO

del Rey de Suecia es mas corto , y moderado el poder. Valeíe


en ía mayor parte de egercitos auxiliares , de focorros de mu
chos Principes , de gente de diverfas Naciones de diferente fe,
de Reyes poderoíbs , que han de formar zelos de íu grandeza,
que han de defunirfe , ó canfarfe del gafto , del peligro , del cm -
peño para ágenos triunfos : y eftos Egercitos colecticios, corren
gran ricígo de deshacerfe ; porque en pidiendo cada uno fu plu
ma , fe queda como la Corneja , defnuda. Claro efta , que pue
de la ira de Dios tomar por inftrumento á eftc Bárbaro , para
caftigo de fu Iglefia ; pero en eílc cafo , inftrumentos mas fla
cos baftan : antes debemos creer , que lo ha de confundir con fu
Podcrofa Dieftra.
19 T>. (Díeg. ¿Y el Duque de Babiera eftá feguro por el Em
perador ? Porque fe ha dicho que ha hecho liga con Francia , y
con el Papa , y fe recela que eftc Principe aípira á mayores cofas.
(D. Franc. Por cierto , él puede tener en cíío fus conveniencias;
pero difieultofamente las confeguirá : y feria bien voluntaria in
gratitud oponerfe al Emperador , que lo ha hecho Elector , que
le ha dado el Palatinado fuperior , y tanta parte del inferior , y
tolerado que fuefe Comifario general de la liga. De fuerte , que
todas las victorias del Ccfar han fido para veftir , y engrandecer
á Babiera 5 que fe hallaba con un País abierto , y breve , fin ma
no ninguna en las Elecciones : y confpirar ahora contra un Prin
cipe tan benéfico , cuñado fuyo , no teniendo él hijos varones,
Tiendo el Rey de Ungria fu fobrino , hijo de íu hermana , no
parece creíble !
20 Ni penícis que efto , puede egccutarlo fin notorio peli
gro de perderfe ; porque habéis de advertir , que el Duque de
Babiera es el Potentado mas emulado de Alemania de los Ca
tólicos , y Hercgcs por fu cafa , y por fu religión : de aquellos,
porque no querian verle en tanta grandeza , ni reconocer mas
fuperior , que la cafa de Auftria , ( yá que lo hayan de rener ) y
de cftotros , como de Sajonia , y Brandemburg , por la mifma
razón , y por íer enemigo capital de los Hcreges ; fin que con
sienta en todos fus Eftados , no folamente el egercicio libre, (co
mo ellos dicen de la Religión reformada , que bien relajada , y
deíollada es ella) fino la vecindad de qualquiera que no fea ver
dadero Católico Romano 5 y en efto es feverifsimo fobre manera:
de fuerte , que ha de tener poco feguros los amigos , y muy cier
tos
DE ALEMANIA. 62

tos los enemigos ; y aunque para Potentado fe halla muy podc-


roíb , por la parfimonia , y gobierno con que en Monaco ha
ahorrado muchos ducados , con los frutos de la guerra del Im
perio , y mercedes del Ccfar 5 pero para mayores cofas no tiene
bailante eftado , ni fuerzas , ni fe podra fuílentar , que ha de
eílar tan dependiente , que no pueda obrar por sí : y qualquie-
ra emprefa que quiera intentar, (chaladamente tan grande como
dice el Pueblo , ha de cortarle infinito : porque defengañaos, que
la Corona del Imperio no ha de falir de la cafa de Auílria ya,
fin derramarfe otra tanta fangre Alemana , como lleva agua el
Danubio : y afsi no parece creíble que el de Babiera quiera ar^
ricígaríe tanto , y fi lo hiciere , vos veréis que viene á fer pren
da miferable de los que vencieren , yá fea del Emperador , ó de
los Heregcs de quien el fe fiare : porque él por sí íolo no baila
á fuílcntarfc , ni defenderfe , como he dicho ; y no le ella bien,
que no ficndo el primero en Alemania , lo fea otro que el Cefar,
y la cafa de Auílria.
21 (D. Pues un Emperador con las fuerzas del Impe
rio , 110 bailará a fuílcntarfc contra qualquiera otro Principe
Alemán , aunque no tenga nada de íuyo ? ÍD. Franc. No íolo pa
ra fuílentarfe en la guerra , pero ni para poder comer en la paz,
tendria renta fin eílados propios , y muy grandes 5 porque los
Celares en el Imperio, por las preeminencias de los fubditos, tie
nen poco poder. Las Ciudades libres , ( aísi fe llaman , Ciudad
Imperial , libre ) los Potentados , los Electores , los Condes , to
dos ellos tan defendidos , y confederados unos con otros por fus
preeminencias, y libertades , que no tendria, ni poder , ni fuer
za , ni autoridad. Por cífo decia Maximiliano Segundo , que él
era Rey de Reyes , porque todos fus fubditos fe trataban como
tales : eífa era la razón porque todos confieían , que no pudo cC-
tar fino en Principe de la cafa de Auílria eíla Corona , porque
rodos los demás fon tan inferiores en grandeza , que no podrán
confervarfe , ni defenderfe de qualquiera otro Principe de la
mifma cafa , que hoy fe halla Señora dentro de Alemania , de
tantos Rcynos , Archiducados , Marquefados , y Condados : y
afsi le feria inferior qualquiera otro Emperador que le hicicíTcn,
que no fuefe de eíla linca.
22 ©. íD/>g. Pues no contribuyen rentas al Emperador en
el Imperio ? ©. Franc. Poquísimas , y íc cobran con gran difi-
culn
64 DIALOGO POLITICO

cuitad , porque hay Ciudad , que para que pague una contribu
ción , es ncccíário enviarle por Recetor á Frcithslan con treinta
mil hombres. Para que pagarte Ulm, ciento y cinquenta mil du
cados que debia , fe huvo de acercar Don Baltafar Marradas el
año de diez y nueve con veinte mil hombres , a las murallas.
íD. Z>"X. Y cftas Ciudades ion fuertes ? <D. Frtnnc. Las de la Gcr-
mánia Inferior no tanto , porque aunque fon muy grandes las
Anícaticas , y pueden poner mucha gente en campaña , pero no
es egercitada , ni valcrofa ; y como ha tanto tiempo que viven
en paz , y dados al comercio , y marinería , en mar tan pacifico
como el Germánico , no fe han prevenido tanto : pero Argenti
na , Ulm , Norimberg en la Germania Alta , que ion Heregcs,
fe han ido previniendo de manera , que entiendo que ion délos
mas bien guarnecidos de Alemania. Augufta, lo eftá muy bien,
y fon Católicos, a lo menos los que la gobiernan de quarro años
á cfta parte , y han defterrado a los Predicantes , y prohibido el
ufo de fu Religión. Efta tiene una Armería de las mejores de Eu
ropa , y fobre tener bien guarnecidas fus murallas de artillería,
tiene mas de dofeicntos y cinquenta cañones de batir , y otras
piezas en ella , aunque me dicen es mejor la de Argentina. 0.
0¡eg. Adonde cae Augufta ? !D. Franc. En la Sucvia, confina con
el Ducado de Babicra , cuya jurifdicion llega hafta dos leguas d«
cfta Ciudad.
z3 íD. Me admiro que no tengáis por íbfpechoíb a
Babicra , habiendo hecho la liga con Francia , como fe dice.
©. Franc. Efta liga de Francia , debe de fer en orden a la defen-
ía de los Palatinados , en caíb de reftitucion al Palatino , como
fe intercedo por Efpaña ( en virtud del capitulo de paces con In
glaterra ) y en efta parte lo tengo por íofpechoíb ; pero ficmprc
que fe dege de egecutar la reftitucion , no parece que puede ícr,
que Babicra valiéndole de Hereges quiera engrandecerle , por
que no ignora el , que cftos ion los que mas le aborrecen ; otra
cofa feria en paz , y por elección con el voto del de Colonia, que
es íu hermano , y ficndo el Elector que puede votar por sí , arri-
mandofclc otros hacer fu negocio: pero en cífc cafo le ha de con
tar tanta fangre , que no eftc feguro en facaía , quanto mas in
quietando las agenas. íD. (Dleg. Lindamente ha hecho íu nego
cio Babiera en todos cftos lances. ©. Franc. Y con grande íupc«
rioridad. Suele decir el Principe de Kcmbcrg ( Señor entendí
dif-
DE ALEMANIA. 6$

difsimo , Valido del Emperador ) que tiene Babiera eftrclla fu -i


perior para negociar á los Principes Alemanes , con quien trata.
24 2X EíTc caballero es muy poderoíben Alemania.
<D. Franc. Quien ? (D. El Principe de Kemberg. ©. Franc.
En la gracia del Ccfar lo es mucho , aunque no le faltan émulos.
El ha fido el mejor voto fiemprc de fu Confcjo de Eftado , gran
Miniftro , hale fubido á cite punto el Emperador , por fu valor,
y por fu entendimiento : es Efpañol por la vida , y ílempre que
íc ha feguido fu parecer no fe ha errado : contradijo mucho la
Dieta de Ratisbona , hacele falta la falud , moleftale mucho la
gota , y el tener no poca edad : habla Eípañol como noíotros,
y llamanlc fus émulos el Efpañolctc : es muy pequeño de cuer-
po , vivo , galante , atento , liberal , cortés : tiene muy aventa
jadas partes , eftá rico , y aunque en fu cafa vive fin oftenta-
cion, ni privilegio alguno , ha hecho con mercedes del Ccíar
mas de cien mil ducados de renta.
25 ©. ©'Vg. Y Babiera es muy viejo ? (D. Franc. Es Prin
cipe de mas que mediana edad , entre quarenta , y cinquenta
años melancólico , cita fiempre encerrado , aficionado á las le
tras , defaficionado á manejar por fu períona las armas , atento
á la negociación , grande inteligencia con los Principes , y íus
Miniftros de los que él necefita : parcifsimo en el gaftar , fin ca
fa , ni corte , ni oftentacion , habiendo reducido los criados, á
que por honra le firvan fin fueldo : grande gobierno en fus ci
tados, y jufticia , la Religión en fu punto, aconfejafe con los Pa
dres de la Compañia , a quien es muy aficionado.
26 ©. íDieg. Los Padres de la Compañia tienen mucha ma
no en Alemania ? T>. Franc. Entre los Católicos , la mayor que
puede fer en lo Efpiritual , y Político ; porque por cftar cfta Re
ligión tan juftamentc acreditada en la Iglcfia Católica, en aque
llas Provincias ha hecho grandes progreíos en Lis diíputas de la
Ley , con los Hercges , y Predicantes : y efto , y la prudencia
íingular con que íc gobiernan , y haber hallado en Alemania
difipadas cafi todas las Religiones , por el furor herético que las
perfiguió , y deftruyó , quitándoles los Conventos , y las ren-*
tas 5 les ha hecho Principes de todos los Eclefiafticos en fu gene-,
ro , y aunque han reverdecido las demás Religiones , no pueden
del todo convalecer ; y por los Seminarios , y educación de la
juventud , los Jcfuitas ( que afsi los llaman allá) fe han entrado
Tom. X. I en
66 DIALOGO POLITICO

en lo mas interno del citado común , y particular de los Cató


licos , y en la Corte del Emperador , particularmente los Predi
cadores , y Confefores de fus Mageftades , y Altezas , fon Jcfui-
tas todos ; aunque también los Capuchinos fe han ido acreditan
do mucho , y fe les van entrando mucho por las puertas con la
auftereza , y rigor con que viven , de que hacen mucho cafo los
Hereges , y Católicos en Alemania.
27 ©. ©/Vg. Volviendo á las materias de la guerra, mucho
ha fido que Sajonia fe haya apartado del Emperador , que decian
que citaba muy aliado con el. ©. Franc. Es aísi , que en la guer
ra de Bohemia , aunque los rebeldes le ofrecían la Corona , no
quifo ponerfe en la mifma emprefa que deítruyó al Palatino; an
tes le difuadió que no cntraíc en ella , y fe dio por muy amigo
del Ccíar , y le focorrió entonces; pero dcfpues fobre el Arzobis
pado de Magdcburg , en el qual los Canónigos que eran Here
ges , habian elegido á un hijo del Duque de Sajonia ( porque el
Arzobifpo electo íe habia privado en la junta electoral por ene
migo del Imperio , y andaba defterrado ) han tenido algunas di
ferencias , porque el Emperador con Breve del Papa , y algunos
votos de los Canónigos , obtuvo efta Prelacia para el Archidu
que Leopoldo el mozo, y rcíultó el fitiar a efta Ciudad , que los
dias palados tomó Tilli por afalto : y finalmente , íe han teni
do algunas juntas de Hereges , en que ha afsiftido Sajonia íobre
la relíitucion de los bienes Eclcíiaíticos , y por Protector de
Magdcburg , íe ha declarado contra el Emperador. Lo cierto es,
que él ha aventurado mucho , porque fi no fe ajufta por medio
de paz la guerra , y el Ccíar como fe cfpera falc vencedor; fe ha
jugado el Electorado , y citado , y fe le dará la inveftidura a la
linea defpofeída por Carlos Quinto , de gloriofa memoria , que
le eftan hoy cortejando , y firviendo en Vicna: y de tres herma
nos , la hermana , y el uno de los varones ion ya Católicos.
a8 ©. <Dieg, Sería gran dicha , que por cfte camino íe in-
trodugefle la Fe en aquella Provincia , Patria de Lutcro , y la
mas infefta , y terrible. Y puede el Emperador privar al Elector?
íD. Franc. Alguna duda huvicra , íi por preeminencias del Impe
rio , peleara un Elector con el Emperador ; pero en cfte caíono
hay duda , porque Sajonia no ayuda , y favorece al enemigo del
Emperador folamente , fino á publico enemigo, y debaftador de
las tierras del Imperio , que es el Sueco , en las qualcs ha hecho
in-
DE ALEMANIA. 67

invafion , y afsi cfta publicado , y declarado por tal en la


Junta Electoral , y por las Conftituciones Imperiales 3 y afsi en
cite cafo,Sajonia eftá comprchendido por el derecho, fino le falva
la rucrza.Buen cgemplo hay en la cafa de Sajonia, y en el Eleótor
Palatino , y con las armas en la mano , todo lo que fe puede íc
puede quando hay tanta razón.
29 ©. <Dkg. Dicen que es muy dado al vino efte Hcrege?
0. Franc. No lo es tanto como lo era fu hermano, quecafi fiem-
prc de dia , y de noche , vivió toda fu vida cnagenado de efte
accidente, el Duque Regente ( que afsi fe llama el que tiene la
cafa , por llamarfc todos Duques) es mas templado para lo que
íc ufa en fu País , aunque todos los dias fe cnagena. Y verdade
ramente que ellos tienen una penóla recreación en los banque
tes , porque quando no fuera fino por no afsiftir diez , ó doce
horas que duran , y oír tres , á quatro trompetas , que les tocan
á las cfpaldas , y oídos al mifmo tiempo que beben , fe podia
dejar de fer Duque de Sajonia. ÍD. T>ieg. Trompetas del Juicio
que no tienen , deben de ícr citas. £). Franc. Ello es un Infierno
abreviado un banquete de cftos , y mas para el Efpañol que no
entiende la lengua. El Emperador ha moderado cito en fu Cor
te , y Eftados , porque no gufta de efte execíb.
30 !D. Quál es el accidente , que puede dar mas cui
dado en cfta guerra de Alemania , y áque íc debe mas atender?
fí). Franc. Loque mas cuidado debe dar , es que no íc dcfpicrtc
con ocafion de alguna victoria de citas del enemigo en los áni
mos de los Bohemios , y Eftados patrimoniales , y hereditarios
del Emperador , atrevimiento de rcvclaríe ; porque como ion
tantos los Hcrcgcs defterrados , muchos los deícontentos , y los
Católicos fingidos , y violentados no pocos , puede rccclarfeefta
deíclicha : y fi a efto íe juntafc , entrar el Turco poderofiimentc
por Ungria , feria mayor el ricígo 5 pero todo cfto fe prevendrá
con los Prcfidios , y gente del Emperador , y la vigilancia con
veniente á punto tan pcligroío , y con que verdaderamente , co
mo han muerto cafi todas las Cabezas del rcvclion del ano de
diez y ocho , y los demás andan fuera , y quantos gobiernan ion
Católicos, di fieultofamente quajaran cftos dcfignios:quccncfto
ha andado muy determinado el Emperador , de no dejar fino
Católicos en el gobierno de las Ciudades , y Provincias.
31 !D. 5>«g, Verdaderamente que ha hecho gran provecho
Tom. X. I * a
68 DIALOGO POLITICO

a la Ig-cfia el Emperador, ¡Z). Franc. Nadie Iq puede creer, fino


el que lo viere en fus Erados hereditarios , y patrimoniales , y
en algunas Ciudades del Imperio ; las Iglcfias edificadas, los Al
tares eligidos , las fundaciones cnoblccidas , reftituidas las Re
ligiones , triunfante el Culto Divino , defterrados los Hcregcs,
mandando los Católicos. Mas almas, ha reducido el Emperador
á la Iglefia , que quantos le han precedido dcfdc k muerte de
Conftantino Magno : nobilifsimo zelo tiene eftc Santo Principe.
Si afsi huviera querido fer político como Católico , quiero de
cir , que huviera mirado por fu Patrimonio jyo os aíTeguro,quc
en otro citado fe vieran las cofas de Alemania , pero la inven
cible bondad de eftc Santo Principe folamente , puede hacer ven
cible íu poder.
2. i <D. Dleg, Gran focorro fe le habrá de hacer de Efpaña,
de gente , y de dinero. ©, Franc, Sciícicntos mil ducados Ce en
vían ahora , fegun fe dice : gran cantidad para Alemania , y que
fe puede obrar mucho con ella. £D. Dkg, Al fin todo lo ha de
pagar Efpaña : fiempre es la condenada en coftas , y quantas
guerras fe hacen Con contra ella, (D, Franc, Eftc , Don Diego, es
mal necefario de efta Monarquía , cuya grandeza no cabe en el
mundo , fin que fe encuentren con ella. Claro efta que fi rodea
el Orbe nueftro Imperio , que han de cncontrarfe con noíbtros
los Olandefcs por las Filipinas , los Araucos por Chile , por
el Septentrión los Alemanes , por Flandes los Rebeldes, el Fran
cés por Italia , el Turco por el Africa. Pobre de Efpaña , quan-
do no tenga enemigos que emulen fu grandeza , y fu poder j las
guerras , los gaftos , las impoficiones , y todo lo dependiente
ion circunftancias , y males forzofos de una gran Monarquía,
que afsi la figuen como la íbmbra al cuerpo , fin que haya habi
do alguna hafta ahora en todas las edades , que haya cícufado
cftos daños , ni otra que mas a fu falvo los haya padecido , que
la nueftra.
22 5). fDleg, Mucho probareis , fi probáis eflb; porque fi
Dios milagrofamente no vuelve por noíbtros , yo lo doy todo
por perdido. (D. Franc, En cífi parte yo me conformo también.
5). ©i'fj. Pues con milagros una aldéa Ce puede hacer Monarquía:
<hemos de vivir fiempre de milagros , y dependientes de cauías
íóbrcnaturalcs , fiendo afsi , que Dios no cfti obligado á hacer
los , ni aun creo que es muy feguro el pedirlos ? ÍD, Franc. A
Dios
DE ALEMANIA, 69

Dios fe ha de pedir todo aquello , que fea mas gloria fuya , y fu-
plicar que continué el milagro de fufrir nueftros pecados, de no
entregarnos á nueftros enemigos , de cegarlos tal vez en fus cm .
prefas , de animarnos, y guiarnos en las nueílras. Efto en una
Monarquía , ha de fer pidiendo , y egccutindo , orando , y de
fendiéndote , fin dejar medio ninguno de los naturales , efpcrar
que ayudara Dios también con los íobrenaturales.
24 Quando Jofuc detuvo el Sol , no le bailara pedirlo pa
ra lograr fu victoria , fi no peleara. <b) Quando Jeruíalén fue li

bre del Sitio de Senaqucrib ? no diera lugar al milagro del Angel,


fi abrieran las puertas ai enemigo. W Menefter fue pelear, y ef
pcrar en la batalla de las Nabas , para que confundiefe Dios
los Moros , y fe configuicíc tan glorióla victoria. W Y fiendo
afsi , que aqui fe proponen los medios necefarios para el reparo,
y minifterio de cfta Monarquía, enviando egercitos, y íbeorros,
cabezas , y fujetos , los que pareciere mas apropofito , no hay
fino efpcrar , que Dios fuplirá lo que faltare j fino que verdado-
ramente la necefidad común , las exacciones continuas , el def«
lucimiento de los naturales , la falta del dinero hace difeurrircon
deíconfuelo : y aunque yo no me maravillo de cílb , porque fe
mezcla con mucho amor , y deíco del bien común , y del fér
vido del Rey 5 todavía tiene rcfpucfta, y confuclo cfta materia,
y es bien que hagamos buena cara á los trabajos , tomando las
ncccfidadcs prefentcs con gran corazón , porque yo creo , qus
en el mundo es Efpaña la mas dichoía Nación.
25 !D. íDieg. No la tengo yo por tal , pues las contribuye,
y firve á todas. ©. Franc. Antes las manda , y todas le contribu
yen. 5). ©/>g. ¿Mandar es defentrañarfe , y cmpobreccrfc para
defender las demás ? ©. Franc. A ella mifma fe defiende, D. Die
go , con mayores ventajas que las otras , y vuelvo á decir , que
es la mas dichofa , y defeanfada : y fino volviendo los ojos á las
demás Naciones , con fu comparación, entrareis en eftc conoci
miento , miradas todas las circunftancias. ©. ©ífg. Holgarcmc
mucho de oíros. <D. Franc. Pues entraos en Francia , y veréis di ■

vidido aquel Rcyno , con la Religión en fus miembros , con la


clifeordia en fus Cabezas : una Reyna Madre defterrada , y ua
hetf

Q>) Jofue 10. y. i*, (c) i. Paralip. 3*- P'& JO-


(d) Córonic. de los Reyes de Caftiüa por D. Alonfo Nunea de Caltto. cap. 68.
yo DIALOGO POLITICO

hermano del Rey ; tantos Principes , ó fofpcchofos , ó aüfcntes.


Veréis !a peftc ardiendo tres años há, y acabando aquellos Rey-
nos , la carcftía, la miferia, y la pobreza mayor ; los hombres
por los caminos , las familias enteras macilentas, miferas (como
las he vifto ) con la necefidad , y el contagio 5 los Templos def-
truídos , las Imágenes pifadas , lugares enreros deshechos, y abra-
fados. No cftan mas bien pagados fus foldados , ni mas guarne
cidas fus plazas; todo lleno de inteligencias fecrctas , fofpcchan-
do el Rey , y fus Miniftros de todos , aguardando cada dia muy
grandes levantamientos , los tributos , y exacciones grandifsi-
mas , los oficios de la Jufticia vendidos, el Patrimonio Real aca
bado , todo pobre , cxaufto , y deshecho.
36 Los Olandcfes gaftados , fiendo notorio , que Ce empe
ñaron por fíete años en íus contribuciones , para la emprcía que
intentaron efta Primavera. El de Orangc , temeroíb de la parcia
lidad del Conde Guillermo de Nafao , los Eftados receloíbs del
de Orangc. Al mal fuceíb de efte año, y retirada de Brujas, iban
yá deícubriendo las voluntades; y como los Eftados íc compo
nen de gente muy baja , cftaban ya en íbfpecha, que el de Oran
gc quería yá ncccfitarlos á la Paz , y cftablcccr fu jurifdicion con
ella , fin aventurarfe á un mal íuccío. Todos ellos andan dividi
dos por la Religión , por las parcialidades ; cada dia con las ar
mas en las manos en la mar , y en la tierra , unas veces venci
dos , otras vencedores , fiempre con ricígo , y miferia conocida,
privados de la Lumbre verdadera de la Fe.
$7 Inglaterra también inquieta , poco fegura , aísi con los
Católicos íecrctos , como con la diícordia de los mifmos Hcrc-
ges entre sí ; mal amado el Rcyno de los unos , aborrecido de
los otros , pobre como ficmprc , y dependiente en todo de los
Eftados generales del Reyno.
28 Que hallareis en aquella nobiliísima Hydra de inume-í
rabies cabezas , y Principes , de Alemania , diícordcs entre sí,
por la religión , por los eftados , por las conveniencias , alimen
tando con fus mifmas entrañas , tan furiofas, y fangricntas guer
ras ; divididos , no íolo las Ciudades, fino las familias , los her
manos , los padres , y los hijos , peleando los unos contra los
otros. Veréis linages enreros , y miferos pidiendo limofna , que
un dia antes eran poderoíbs en íu patria , cafi todos los Barones
de Bohemia desojados , y aufentes , pofeídas fus tierras de Éfc

tran-
DE ALEMANIA. 7i

trangeros , Efpañolcs , Francefcs , Italianos. Vercis quemada ca


li toda la Morabia , afoladas las Ciudades de Auítria , y Bohe
mia 3 la Auftria , aún humeando de la entrada que hicieron en
ella los rebeldes de Ungria , y por efta otra parte , el Conde de
Mansfelt en Bohemia. ¿Conque cuidado eítarán los Católicos
hoy en Alemania , de que no venza el de Suecia ? Con que mie
do los Hereges , de que no venza el Emperador , y Liga Católi
ca ? Aquellos fon trabajos Don Diego , aquellas fon calamida
des , y miferias.
39 Entrad mas adentro en Ungria , veréis la mayor parte
de aquel valeroíifsimo Reyno , pofeído del Turco , y fujeto al
Emperador , lleno de quantos linages hay de Sectas , fentina de
Lucifer , íeminario de la maldición, afilo de la Hercgia, adon
de han acudido todos los Predicantes que ha defterrado el Em
perador de fus Eftados. Sin eíTo la Nación de sí mifmo es bar
bara , y poco fegura , llena de delitos , y crueldades , con poca
jufticia , menos gobierno ni Fe.
40 Pafad á Polonia , y hallareis la mifma difeordia en aquel
Reyno , y aunque mucha religión en los Principes , mucho tra
bajo en los fubditos 3 Reyno Electivo , cada dia con fediciones.
Los Potentados libres , y abfolutos, y divididos en parcialidades,
unos , por los hijos del fegundo Matrimonio, otros, por el Prin-i
cipe de Polonia , ( Señor muy valcrofo , que ha dado vuelta ca-
fi a toda Europa , por curiofidad ) infeftados cada dia de los cir
cunvecinos.
41 Si vais á Dinamarca , hallareis todo aquel Reyno Hcrc-
ge , fin memoria alguna de que haya habido en él jamás verda
dera Fé , confumido , afolado con las guerras de Alemania , y
victorias , con que le ha acofado el Emperador.
4z ¿Qué hallareis en Suecia, y Noruega, fino una obfeurn
dad , y tinieblas , todos Hereges , Idólatras, Hechiceros, pobres,
miferos , fin policia , ni ufo de razón humana j tierras cftérilcs,
viviendo en los montes como falvages , y fieras? ©. Dicen
que cítá muy valida la Magia , en aquellas Naciones ultimas del
Septentrión. (D. Franc. Es cofa mifcrablc, y en Alemania vá cre
ciendo efto de manera , que sé que hay ya mas hechiceros , que
Hereges. AíTeguraronmc en Trcveris , que eran mas las muge-
res nobles de efta infección en aquella Ciudad , que las que no
la tenían , y que habia muchacho de diez años , que armaba
tan bien un nublado como fu padre. Vol-
72 DIALOGO POLITICO

4$ Volved á Traníilvania , y vercis aquellas Provincias,


miembros antes del Rcyno dcUngria, tributarios del Turco, y
del Emperador, reconociéndolos á entrambos con levantamien
tos de Principes , matandofe unos í otros. El Bctlcngavcr , atre-
vidifsimo herege , mató a fu amo a trayeion , y fe alzó con el
citado: ahora a la Viuda del Principe muerto , y a fus deudos,
lo ha quitado un Caballero particular , llamado Raguza , ello
con fangre , con trabajos , y deíafiego común.
44 Los Mofcovítas vercis acofados de los Tártaros , todos
Hcreges , ó Ciímaticos. El Turco , de los Perfas , teniendo por
efclavos a fus fubditos , tributándoles las vidas , y los hijos : tan
poco feguro con toda efta tiranía , que los Genizaros , mataron
al qne precedió al que es hoy j y el Pcrfa le ha llevado á Babilo
nia , y en Africa apenas le conocen.
45 Volved á Italia , y no la hallareis defeanfada , con la
guerra tanto tiempo á las puertas , con la pcfte en el cuerpo afo
lada , fus Ciudades deftruídas , dividida en Principes pequeños,
todos recelando , y fiempre temiendo fu ruina. Los Eftados del
Papa , quejándole de los Nepotes, que disfrutando en poco tiem
po la renta , fundan muy dilatado Mayorazgo , con nuevas im-
poficiones , y gavelas.
46 Mantua deílruída , y faqueada , la mas foberbia , y de*
licioía Ciudad de Europa. El Ducado de Saboya , tanto tiempo
fatigado , y cite Principe con tan prolija , y furiofa guerra en
íu País. Mirad al Duque de Florencia , el Principe de íu esfera
de mayor gobierno} hallareis la tierra tan confumida con la pef-
tc , y con las contribuciones , que las familias enteras fe vienen
al Rcyno de Ñapóles , y dejan fus cafas : aíTegurando los
naturales , que folo en cinco años , dan toda fu hacienda de tri
buto al gran Duque.
47 (D. ^ieg. Cómo os dejais a los Venecianos , que citan
can poderofos por la mar ? 0. Franc. Solos ellos citan bien. Vc-
necia apellada , las mejores Ciudades que tiene en tierra firme,
deftruídas del mifmo contagio , República de apariencias , cf-
pantando con los teíbros que no tiene , íús Galeras , que es toda
fu fuerza , debilifsimas, los Galeones tomanlos por fuerza de los
pobres vafallos en las collas de Eíclavonia , y Dalmacia , y los
ponen por violencia , quatro , ó cinco años al remo , fin mas
delitos, que haber nacido en fu tierra : tributarios del Turco,
ca-
DE ALEMANIA. 7$

cada día ccvando la codicia de los Vifircs , temiendo fediciones;


oprimidas las Ciudades , c Islas 5 fupeditada la nobleza , y Caba
lleros, por los Clariísimos , que los mandan á todos como eícla-
vos , y les miran cftos , a ellos, como a enemigos , oprimidos
los fubditos , con las mas crueles exacciones, que puede fer ; pen-
fionifta fiemprc ella artificiofa República de todos los enemigos
de Efpaña.
48 Mirad los E'guízaros , divididos entre sí , por fus Can/3
tones Católicos , y Hercges , y entre los Hercges en diferentes
fettas } fiemprc con las armas en las manos , ó conducidos , ó
defendiendofe , ó entregándole a Principe , que defienda á los
unos de los otros.
49 Volveos á Genova , y hallareis en efta pequeña Repú
blica mucho que laftimar , no oyendo arcabuzazo en Italia, que
no pienfe que es contra ella , temblando fiemprc de que el mas
poderoío fe la quiere llevar : con vandos eternos el Pueblo con
los Gentiles Hombres ,cada diacon (ediciones, y caftigos, cons
piraciones , y recelos. Quatro dias ha , que con la fedicion de
Julio Baqueroeftuvo á pique de entregarfe á Saboya. Finalme^
te , todo lo hallareis peor que Eípaña , y ninguna Provincia con
quien quererla trocar.
50 íD. T>ieg. Contened por vueftra vida el diícuríb , que
ya me parece Eípaña folamentc venturofa en el mundo , íegun
vais pintando todas las demás Provincias. Si en cada una ponde
ráis lo peor , claro efta que mirados ácífa luz, pareceremos bien:
¿pero no veis lo que pagamos, y quan pobres citan el común , y
los particulares? ©. Franc. Es aísi , pero no nos hemos de des
animar , defefperar , ni creer que fomos los mas infelices deL
Orbe , no fiendo afsi , fino los mas dichoíbs. Claro eftá que un.
Rey Católico , y mas el que entre todos ha merecido folo efte.
renombre , teme mas las lagrimas de íus vafallos , ( como dice
el Rey Don Enrique el Tercero ) que las lanzas de íus enemi
gos 5 W y que nunca íc echa mano del remedio , fino quando lo
pide el daño. El poder del Rey , es la riqueza del vafallo , y el
amor del vafallo , gran teforo para el Rey. Pero amigo , quan-
cío los legítimos medios , con términos fuaves , aunque eficaces
para cofas forzofas , fe piden , y fe procuran 5 menefter es defen-
Tom.X K der-
(c) Mariana Hift. de Efpaña. tom. S. lib. i?, cap. 14. al fin.
74 DIALOGO POLITICO

derfe , ó rcndirfe , ó morir, ó vencer : y efto no fe puede ha


cer fin guerra , ni la guerra fin dinero , ni cite juntarle fin con
tribuciones , ni el pagarlas es el mayor trabajo de una Monar
quía , que h iy muchos mayores.
5 i Penfais que hoy la guerra de Alemania , no es contra
Efpañi ? La de Flandes, la que fe hace en las Indias Orientales, y
Occidentales : las murallas de Efpaña , fon las Indias , Flandes,
y Alemania : perdido lo conquiftado , firve la Nación. La feli
cidad de Efpaña , es tener apartada la guerra , y comprar la Ce j
gnridad con fu dinero. Ay de Efpaña , quando tenga la guerra
dentro de fu mifma cafa 1 Sabéis que tal es la cara de la guerra?
Qué tales ion fus efedros? Aun nombrarla íblamente atemoriza.
Sanguinolenta, fiera, cruel, deftruyendo , talando, y afolándolo
todoj las haciendas , las honras , y las vidas , á la diícrecion del
enemigo fin diferecion. La Religión pifada , la tiranía poderoía,
la jufticia, la razón , la piedad á las eípaldas : todo efto padecen
las demás Naciones , entretanto que Efpaña , dcfdc lejos eftá
oyendo citas nuevas.
52 El fuceío de Flandes , la guerra de Italia , las Batallas
de Tilli , la toma del Brafil, el fítio de Pcrnambuco j y Efpaña
fiemprc fin ver la cara al enemigo en Eípaña , como las otras
Naciones. Dure , dure Don Diego, efta dicha , y no nos llame
mos infelices todo el tiempo que durare.
5$ Qual juzgareis vos por mas fegura , y feliz Provincia?'
©. foleg. La que eftuvierc mas rica , y poderoía , donde el co
mercio , y la abundancia hagan deícanfada la paz. íD. Franc. Yo
no tengo por mas feliz la Provincia que habéis dicho, y me pa
rece que os habéis olvidado los mas efencialcs puntos , y mejo
res circunftancias. Porque reduciendo la memoria a las Monar
quías pafadas , en grandifsima felicidad , y riqueza fe hallaban
los Afirios , y Sardanapalo deliciofifsimo Rey , quando Arbacés
de Nación Médo , íujetó á aquella Monarquía , y fundóla en Í11
P.uria. tf) En grandifsima felicidad íc hallaban los Médos, quan
do Cyro defde fus Montañas , primero con aquella valeroía ma
no de Paftorcs, y luego con las Naciones que fe le fujetaron,vcn-
ció , y fujetó á Aftiages , ultimo Rey de los Médos, fe) y toda fu
Mo-
(f) Nauc!. volum. i.gen.43. pag. 186. Sabcl.tom.i. Ennead. i.lib. t. pag.78.
'g) NaucI. volum. 1 . gen. 51. pag. 12,0. & fcq. Sabcl. tom. 1. Ennead. 2. 11b. 5,
pag. íoy.
DE ALEMANIA. 75

Monarquía. W Con grande fcguridad , y riquezas íc hallaban


los Pcrías , quando Alejandro hijo de Filipo , con tan defiguales
Eíquadrones , venció los opulentísimos , y riquifsimos Egcrci-
ros de Darío. ^
54 Opulentiísima eftaba Macedonia,quando Lucio Emilio
Paulo , traslado las riquezas de aquel Rcyno , y al mif-
mo Rey Pérfeo , á fer delpojos de fu triunfo á los ojos de Ro
ma, ti) Trahído habia todas las riquezas del Orbe , cita podc-
rofa República , fu jetado cafi todo lo que entonces íc conocía,
no cabia en el mundo , ni en sí mifma ; quando dentro de las
mifmas entrañas , la emulación primero de Syla , y Mario , y
luego de Ccfar , y Pompcyo , dividió la República , perturvó la
paz , difpuíb la tiranía , y abrió el camino al Principado , cer
rando las puertas á la libertad , y acelerando a la declinación,
que fue figuiendo al Imperio con las guerras, que fobre las Co
ronas fucedicron , entre los Cefarcs figuicntcs. ik) Grande era el
vicio , y riquezas del Imperio Griego , quando los Turcos los
aíblaion , y los dcfpojaron del todo, fin dejarles un rincón que
conícrvaífc fu memoria. 0) Quando los Arabes ocuparon a Efpa-
ña ; con cfte genero de felicidad , y deícanfo , fe hallaba el Rey
Don Rodrigo. (m>

55 A grande opulencia habían llegado los Ingas en el Piru,


y los Motczumas en Nucva-Efpaña , quando á uno , y otro
Imperio fujetaron en tiempo de nueftros Abuelos , muy pocos
Efpañoles , y muy pobres. Luego no confifte en las riquezas
la feguridad , ni felicidad , ni puede fer el mas dichofo citado,
el mas próximo á caer.
56 ©. 2)*Vg. Pues qual? í>. Franc. Yo os lo iré diciendo
por puntos. El primer lugar , es la mayor , y mejor circunítan-
cia de una Provincia , ó Monarquía , la unidad , y buena elec
ción de Religión fiendo buena ;¿por que quien puede tener por
feliz al Imperio, en el qual ninguno fcfalva,ni llega a gozar de la
Tom. X. K 2 cter-

(tí) SabcLtom. i.Ennead.*. Ifb. J.pag. »<?t.


(i) Sabel. tom. i. Ennead. j. lib. 8. pag. 380. & feq.
(j) Naucl. volum. í.ecn. 6i. pag. ;oé. &feq.
(k) Naucl. volum. a. gen.49. pag. 1081.
(1) Manan, tona. 1. Hift. de Efpaña. cap. ta. pag. «14- ,
fm) Comentar. Reales que tratan del origen de los Incai, Reye» que fueron del Piro.
Il.part.porel Inca Garcilalo de la Vega. Hilt. de la Conquilta de la Nueva Efpaña por D.
'Antonio Solí».
76 DIALOGO POLITICO

eternidad de Gloria para que fue criado ? En el que rodos íón


Idólatras , Cifmaticos , Hcrcges , ó Barbaros , fin Religión ni
Fé , en cuyo numero entran hoy los Chinos , que con grande
felicidad , y riquezas viven 5 ( creo que en lo temporal ion los
mas felices del mundo ) y cafi todas las Naciones del Afia , y
Africa , y mas oprimidas ; y lo que no cítá acabado de conquií-
tar en la America , lo que cita infecto de la heregia en Europa,
del rodo como en Inglaterra. Los Eftados rebeldes , Ciudades
Aníeáticas, Dinamarca , Succia, y Noruega. No me negareis,
que es mas feliz que todas cftas , Efpaña , que con unidad de
Religión S.mta , y verdadera , vive en paz.
57 El Sumo 'Bien ( dijo Lactancio ) en /ola la fyligion con-
/¡/le } fn) porque todo lo demás , aunque parece lo concedió fo

fo al hombre , también es común á las fieras. Huelgaícel bruto,


come , bebe , pafca , pelea , vence , tiene fu genero de jactan
cia , vida, y muerte , fama , y valor. El León Ñemeo, la Sierpe
Lcrnéa , también dejaron nombre á la poíteridad, y el Toro
que mató el Rey el otro dia , quedará con fama eterna entre las
gentes 5 pero la verdadera diferencia , es la de la Religión , la
qual abre la puerta á la eternidad , y hace dichofa la vida mas
infeliz. Efta es la que exime de todo lo que maltrata , y la que
no íe oprime con la fuerza 5 la que fuele crecer con la períceu*
cion.
58 Dige unidad , porque no baila que fea buena la Reli
gión , para que fea feliz la Provincia , fi en la mifma Provincia,
ó Rcyno , hay divifion en lo fuftancial de ella $ y en cite nume
ro entra Francia , que aunque la mayor parte ion Católicos, pe
ro fe toleran los Heregcs , y en algunas Ciudades el libre eger-
cicio de fu Religión. Alemania , que cíH también dividida, co->
mo es notorio , no folo entre Católicos , y Hcrcges , fino entre
Hereges de inumerablcs Sectas , los NueVe-Cantoncs , y otras
Ciudades principales , y Repúblicas de Europa. A todos cftos fe
aventaja Efpaña , Religiofa- , Santa , Pura, Pia, Católica, y conf-
te. Efta es la mas principal circunftancia de felicidad , que los
que no tienen efta , poco interefan en breve vida , grande , ó
corta felicidad , y poder : y en cfto no hay que detenernos en
moralizar.

£>.
(n) Sumttm igitur bonrim httmnis inJoU rellgme ejl. La&ant. Fírm. Hb. i. cap-, i o.pag.
jj6. inBIbliot. Vctcr.Pat.
DE ALEMANIA. 77

59 ©. ©/V¿. Pafid á otro puntó , que efto yo os lo conce


do. £>. Franc. Otro puntó el mas fuftancial dcfpucs de efto 5 es
vivir , no íblo con Unidad en lá Religión -, fino en lo politice, y
en el gobierno , debajo de un Rey ,y una Ley j porque las guer
ras que fe ócafionan de lo contrarió fon notorias. Pues la dife
rencia de los interefesyde los defignios , de las emulaciones , ci
defeo de engrandecerfe , de Vengarle , -la necefidad de defender-
íc ; hace que donde hay muchos Principes iguales , todos vivan
ardiendo en guerras. Egemplo tenernos en Elpaña mifmá Siem
pre inquieta ^ hafta que íc juntáronlas Coronas de Aragón con
Cartilla , Cartilla con Portugal , y Granada cada dia con las Ar
mas en las manos. En eltc punto ^ es comprehendida Italia, que
folo nos puede competir en Religión , la qual dividida en dife
rentes Principes b cada dia ertá temerofa en sí mifma , con zelos,
con recelos , y emulaciones ^ quando no eftá con guerras muy
fangrientas, como lo ha citado harta-aquuEfpaña obediente, leal,
Un Rey, una Fe, una Ley. D. Diego, os puedo decir , que he da
do una vuelta á Europa , obfervandó que folo el Rey tiene va-
fallos i los de los otros -Principes j ó por lá Religión , ó por la
tiranía , ó por los interefes , ó por la naturaleza, tan defobedien-
tes , y fofpcchofos , como íe ha villó en diferentes fucefos. Juíta-*
mente ama el Rey á fus vafallos ¡, y jultamentc le amamos.
60 Dure dure , ó Don Diego, cfta felicidad. Podemos de
cir lo que Artabano, a Temiftocles , pidiendo la audiencia de
Gcrges , y no queriendo adorarle. Huelpcd , vofótros en Grecia
tenéis por vucltro Idolo la libertad 5 nofotros los Perfas, la ob-
fervancia ,y amor á nueftro Rey : dcfdc fu corazón gobiérnalos
nueftros , miramos adonde mira , obramos como influye.
61 <D. 'Bug' ¿Cómo podéis alternar efto de una Ley , fien-
do tan diferentes las Leyes, con que fe gobiernan las Coronas de
Cartilla , Aragón , y Portugal ? T>. Franc. Efta diferiencia , no
es la que defizona el cftado común, antes es muy viftofi, y con
veniente. Porque afsi como no vendrá bien , el fombrero a la
mano , ni el guante á la cabeza , y feria cftraño , y disforme, íí
fe trocalíen j aísi cada Rcyno , conforme a fus naturales ,fus in
clinaciones , fu fituacion , fus circunftancias , ha de tener dife
rentes las leyes , y con efle cuidado fe ha de gobernar j poiqué
feria peligrofo alterarles el gobierno que aman , porque con el
nacieron , y crecieron. Pero como en lo univerfal , que es el re-
co-
7$ DIALOGO POLITICO

conocimiento, la lealtad , la obediencia , y Jurifdicion , cftent


fujetos á un Rey , tienen confeguida la mas principal parte de
la felicidad en lo politico. En ello pues , conccdedmc , que EC
paña fe aventaja á todas las Naciones , no íolo con una , y ver
dadera Rclig on , fino debajo de un Principe Chriftiano , Ca
tólico , Santo , Zelador de lo bueno , enemigo de lo malo , que
caftiga , que premia , que gobierna con Tanta, y prudente inten
ción : que no hay duda que atenderá igualmente al confuclo de
unos , y otros Rcynos , y vafallos , para que todos , igualmen
te le firvan , y obedezcan : y yá el Rey nueftro Señor fe hall*
con fucefion en el Principe nueftro Señor , años tan bien logra
dos , aíTegurando en cfte Angel , la felicidad , amor , ) lealtad
de fus vaíallos.
62 ©. !Dieg. Pafad al tercer punto , que tampoco cfte ei
negable. £D. Franc. El tercer punto principal es, que en cfta Pro
vincia no haya guerra viva , ni dilpoficion fácil para haberla,
fegun el cftado prefentc. Porque afsi como de la guerra depende
el afolamicnto de la Nación, la ruina de la gente j afsi de la paz
depende la confervacion , y el aumento , conforme lo que decia
Saluftio : Con la concordia fe aumenta U pequeño , con la difeordia
fe deshace lo grande. W En cfte punto hacemos gran ventaja áto-J
dos los Principes del mundo 5 porque bien veis , que tales cftaft
nueftros vecinos entre sí , no folo los Católicos con los Hcreges,
fino las Cabezas mas alus , pofpuefta la fangre , y la naturaleza.
Hallafc ceñida Efpaña de los Pirineos , Mar Mediterráneo , y
Occeano , mas fácil á defenderte , y confervaríe de ageno poder,
coía que no tiene Francia , abierta por todas partes j ni Italia,
que tiene dentro fuerzas de afuera $ ni Alemania , País abierto,
y llano : y afsi , cftan todas ellas ardiendo en guerras , quandoen
Efpaña , no hay Tropa amiga , ni enemiga , que perturben íu
Paz.
65 ©. T>ieg. Paíad adelante , que deíco ver en que para
eftc difeurfo. íD. Franc. Otra , y principal circunftancia de la fe
licidad de una Provincia , no es folo fer Religiofa , una en la Fe,
en el Rey , y en la Ley , pacifica , y defendida j fino que Ce pue
da conícrvar por sí mifma , fin necefitar de ageno comercio,
para quanco pide el ufo , ó apetece el regalo. Porque quién du

da,
(o) Cmcorih ptry>* res crtfamt , Ji/cordid <t*tm máxime dildmtnr, Saluft. de Bello Iw>
gur chino. Senes. BpiftoU 94. poft médium.
DE ALEMANIA» 79

da , que la que viviere necefitada b como Alemania de vino,


Olandadc trigo , Vcnecia de todo , corre grandes rieígos en
qualquier accidente , y tiene muchos modos de fitiaríe por ham
bre. Nada de efto fe ve en Efpaña , abundante ^ copiofa > fecun
da de quanto puede fer necefarió , ó conveniente , pan , vino,
carne , aceytc , lana , linos , cañamos , fedas > finalmente,
quanto la naturaleza puede ofrecer liberalifsimamente. Con efto
no puede venir cita Provincia á extrema necefidad , pues el/a
dentro de sí fe conferba , y fuftenta, Quando le faltáfe dinero,
Indias, y todo lo demás , á un palmo de tierra , cultivándola , y
labrándola , halla fus minas , fu Potosí , y fus riquezas en la ve
nerable agricultura en todos los Siglos tan preciada.
64 T>.T>leg. ¿Qué haríamos entonces de las Olandns, Cim
bráis , telas ricas , y otras mercadurías de efta calidad? ©. Franc,
Efto es de lo fuperfluo Don Diego : para lo necefario fobra Ef-
paña , para lo fuperfluo no bafta el mundo. Quando nueftros
Abuelos veftian paño , y para camifas lino 5 conquiftaron el
mundo: no necefita la virtud , y el valor de tanta delicadeza, (p)
Yá fabeis aquel axioma político , que los Reynos fe pierden con
los contrarios Artes , que fe ganaron , y fe conferban con los
mifmos. Hierro , acero , valor , fuerzas , diligencia , trabajo,
fundaron la Monarquía ; no fe ha de defender con cambray,
olanda , telas de Milán , ni otros veftidos del vicio , y de la íb-
berbia. Efto es lo que yo temo que ha de perder a Eípaña , y
por ello puede fer infeliz ; por lo que el vicio fe ha apoderado
del valor , fujetado , y rendido del todo.
65 £). T>kg. ¿Quando han de entrar las riquezas entre las
felicidades ? íD. Franc. Eífa es buena circunftancia , Don Diego,
mas no la mas necefiria vivir , fino para defenderfe. Pobres , y
pagando contribuciones fe puede vivir ; fin los tres puntos refe
ridos no , ni aquellos defenderte fin cftos. Mas pobres eftaban
nueftros pafados quando echaron a los Moros de fus cafas. Po
bres los Scitas , quando conquiftaron el Afia : los Medos a los
Afirios , los Pcrfas á los Medos , los Maccdonios a los Perfas, los
Romanos a los Macedonios, y Griegos , y á las demás Naciones,
como hemos dicho. Con las riquezas cftos fe hacían viles , con
- • h

fp) Onmis reí per qaafcumfue caufasnafeitur , per táfdem , fcillcet contrario modofe baben-
tes y difofoitur. Engelberc. Abbat. de ortu & fine Romaiii Imperij ¡n Bibliot. Vetee. Patr.tom.
a 5. cap. »3.pag. 377.edit. Lugd. 1677.
8o DIALOGO POLITICO

la necefidad valerofos. Cyro , no pudiendo fufrir las rebeliones


d e Babilonia , los condenó á ricos , mandóles vcftirfc Togas, 11c «
nar la Ciudad de muficas , baylcs , paseos , danzas , banquetes,
y galanteos > envilecióles primero , y luego fujetólos. W Lo que
producen las riquezas es vicio $ lo que fucle rendir la pobreza,
es coraje , y valor. Al Pagc de rodela de Epaminondas , que íc
había hecho rico con la guerra , no quifo mas cite diícreto Ca*
pitan fiarle fu efeudo 5 porque yá rico volvcrh el roftro al ene*
migo por bufear fus riquezas , huíria por gozarlas , no hallaría
quando huvicfe menefter fu cícudo el Capitán , por ir á guardar
fus efeudos el Soldado. W
66 Mas guerra hace á Eípaña el deleyte , que la necefidad.
Haya en una Monarquía buenos dictámenes en los Superiores,
atención en el gobierno , fuavidad en las direcciones , eficacia
en las cgccucioncs , refignacion en los íubditos , obediencia en
las Naciones ; que no me congojare , quando vea que faltan las
íedas , y los cambrais : mas me duele ver , que faltan los ame-
fes , y mofquetes , y quien los manege. No penfeis que es el ef-
tado de la Monarquía mejor , el mas rico , fino el mas quieto, y
defendido. Con la virtud fe fucle adquirir la felicidad , y con la
felicidad los vicios , y luego la ruina , y perdición de la Provin
cia. ¿Y en nueftra mifma Éfpaña , que dineros tenían los Reyes
de Cartilla , quando afligieron con vi&orias á los mas íbberbios
Reyes del Africa , y fueron ganando las mayores Ciudades de
eftas Provincias ? Los Reyes de Aragón , quando paíaron a ga
nar á Mallorca , y luego á Italia , y quitaron á Sicilia á los Fran .
ceícs , defendiéndola contra todo el mundo , y dcfpues el Rcyno
de Ñapóles a los Ajoynos ? Quando ganaron á Ccrdcña, con tan
fangricntas batallas , no habia Rey de menos renta , ni Corona
de menos dinero. Con el valor , la prudencia , y el coníejo ló*
fuplieron. El Rey Católico Don Fernando , ¿con qué dinero cm-
prchendió la junta de las Coronas , las guerras , primero con
Portugal , luego la Conquifta de Granada, y la de Navarra, ef-
tableció en Italia fu Monarquía contra todos los Principes del
mundo? No rendían aiín las Indias tan fértil , y abundantemen
te de fus entrañas para eftas guerras , el oro , ni la plata ; quan
do con diligencia , esfuerzo , y prudencia ( verdaderas minas de
la política felicidad ) difpuíb , y egecutó cite Principe pruden-
tifsimo tnn grandes emprefás. Yeis
(q) Plutarc, in Apophth. (r) Idem ibfd»
DE ALEMANIA. 81

67 Veis como quando fuplc la falta de dinero otras mayo


res circunftancias , fe pueden hacer grandes colas ? No quiero
decir , que no fuera muy bueno , y que es necefario , que eftc
íocorrida la Corona , lleno el Erario , el común , y los particu
lares defeanfados > que antes es importantifsimo , y mas en ef-
tos tiempos , que fe ha reducido la guerra á dinero : pero es bien
entender , que el dinero no es tan bueno para tenido , como
para bien empleado. Qujficra yo que Efpaña cftuviera rica , no
tanto para obftentar fu grandeza , y dar alimento al vicio , pa
ra hacer las paredes, y los fuelos de plata, como los Chinos , que
cíTo era cebar nofotros las demás Naciones , como nos cebaron
los Indios a nofotros j quanto para íbeorrer los Egerckos , con-
ferbar la paz , efeufar la guerra , honrar la virtud , y fuftentar
la República. De manera , que no íbn las impoficiones el mayor
daño , fino el mayor remedio de la Monarquía.
68 Llorad quando faltare en Efpaña la Fé , ó la Religión:
quando fe perturbare fu paz , quando íc introdugere la guerra,
quando falten hombres de valor , de experiencia ,dc prudencia:
quando fe vendiere la jufticia , quando mandare la iniquidad,
quando fe aparte el amor de los vaíallos , del que deben á fu
Rey ; que para cícufar todo cfto ( lo qual íucede en otras partes)
contribuirá puede de buena gana el dinero. Mas deíearia yo
hombres en Eípaña , que (obradas riquezas. Ellas fin ellos no
bailan , mas fon del - enemigo que nueftras : ellos fin ellas las
fuclen buícar , y hallar : y crccdmc , que en comparación de la
necefidad , que pafan otros Principes de Europa , no eftamos
tan pobres. Eftoy por decir , que hay mas plata en Lamparas, y
Sacriftias, y lo que es muy de avergonzar , en viras de chapines,
y en otras alhajas de efta calidad en Efpaña , que en cada uno d«
tres, ó quatro Reynos de Europa , que yo me atreviera á noin-^
braros.
69 Preguntó Antigono á Annibal , rnoftrandolc un Egcr-
cito , en el qual iban adornados fus Capitanes , y Soldados de
grandes riquezas, fi baftaria para los Romanos ? Rcfpondió, baf-
tan , aunque fon muy codiciólos : dando á entender , que iban
a fer defpojo , y no defenfa al enemigo. Nucftro daño , ó nuef-
tro provecho , mas cftá en el hierro , que en la plata : en el fa-
bcrlo manejar , en el valor Militar , en la difciplina , en el go
bierno, en las prevenciones , confejos , y egccucioncs , confiftc
2'om.X. L la]
Si DIALOGO POLITICO

la defeable , y feliz. De que no haya efto , pueden fuceder def-


dichas j que el accidente de contribuir lo necefario ,es enferme
dad lenta para una Monarquía, y menos egecutiva. A mi no me
duele tanto que eftemos pobres, porque no citamos ricos ,quan-
to por fi nos faltare con que focorrer al Rey , y confervar el
comercio. De fuerte , que no íc ha de temer el dar , fino el no
tener que dar , ni con que fructificar ; y afsi , entre tanto que
lo huviere ,en la ocaíion ofrecerlo. Al golpe de una fola batalla,
puede morir de repente el mayor poder de la mayor Monarquía.
Efto es lo que fe ha de cícufar , focorricndola en todo lo pofiblc,
y neccíario. ¿No habéis vifto un hombre lucido, fano, y fuerte,
y luego arrebatado á la muerte , con el acelerado accidente de
una apoplcgía? parece que murió con falud , qucdófc con tod*
la íangre en el cuerpo.
70 Eftos ion, Don Diego, los lances de la guerra en lo po
lítico. Por efeufar mayor mal , fangrarfe puede una Provincia
de fu dinero , porque no dé al traite con la vida, por guardar-
lo , efto es , porque no fe le introduzca la guerra en cafa , que
es la ultima , y mayor ruina. En alargandofe la enfermedad hay
cíperanzas , pueden ceíar las contribuciones , mejorarfe los
tiempos , concluirle las paces : pueden hallarfe modos , que íi
no íe quiten íc aligeren las cargas; pero en los lances de la guer
ra viva , y dentro del mifmo Rcyno , todo es morir , y contri
buir. Al tiempo que intentan nueftros enemigos , dcfpedazar
eftc nobiliísimo cuerpo de la Monarquía , cortarle los brazos,
las piernas , invadirle Provincias enteras , fitiarlc plazas ; con
veniente es contribuir con lo nccefirio , aunque no llegue el
cáncer de la guerra á las entrañas del Reyno. Volved los ojos a
los enemigos de Eípaña : el Turco , Francia , Olanda , Vcnccia,
Inglaterra , todos los Hcrcges del Septentrión , los Barbaros de
Chile , todo el mundo en quanto no manda la cafa de Auftria,
ion fus enemigos. ¿Pareceos que en defenderfede eftos , y guar
dar el cuerpo , y la cabeza , y que no haya guerra en Eípaña,
es poco ? Para animarnos , no miremos lo peor que padecemos
fino lo bueno que logramos , para remediar lo arrieígado , y
malo que podemos padecer.
71 Hay pobreza en Efpaña > pero hay paz , hay religión,
unidad , conformidad, alimentos. HallaíTe Señora de tantas Pro
vincias , aunque con el embarazo de gobernarlas , y defenderlas.
Con*
DE ALEMANIA. 8j

Contribuye Efpaña á Flandes dinero; contribuye Flandes á Efpa


ña íeguridad : gaftófe mucho en la guerra de Italia , con eíTo fe
compró el aíTegurar aquellos Rcynos por entonces , y que no vi-
niefe á eftos la guerra que abrasó á aquellos. Miremos lo herido
para curarlo , lo fano para eftimarlo. Sitióle , ó perdíóíc una
plaza ? Animarle , ó prevemrfc , para fitiar otra al enemigo, con
valor , con prudencia , con gente, con dinero , y en cito ionios
esfuerzos , no en penfar , que fe ha de hacer todo cito , fin que
fe gafte , ni fe puede gallar fin que Ce tenga , ni tener fin que Ce
bufque , ni buícar fin que fe fienta : eftos fon los paíbs del dolor
para el remedio.
72 ¿En tan grande Monarquía queréis que dege de haber
eftos accidentes ? Qué tales los habia en la Romana , no íblo den
tro de Italia , dcfdc la cuna peleando , en fu infancia ( como
dice Floro) fino ya adultos , y crecidos fujetando el mundo?
En Efpaña , qué ruinas no les caufaron los Numantinos , los
Cekibéros , los Lucitanos , los Cántabros ? En el Afia los Partos,
que Ce brindaban los unos á los otros con la cabeza del riquifsi-
mo Craíb , (s> deshechas aquellas valerofas Legiones , y Egcrci-
to ? En Africa los Numidas, en el Norte los Alemanes ; y tal vez
la herían en la cabeza á aquella gran Monarquía ? Brcnno les
ganó á Roma ; Anibal , (c> la mayor parte de Italiaj los Cinibros

les dieron tres rotas dentro de Lombardia j defanimabaníe , ó


dcícaccian ? No , fi no que con invencible esfuerzo , é inimita
ble valor , de la mifma pelea , renovaban la guerra, juntaban las
fuerzas , vendían quanto habia , para volver por la honra , y
por la patria. Quando en la batalla de Canas , llenaba el Carta
ginés foberbias medidas de fortijas de oro , que remitió á fu Re
pública en feñal de los Caballeros Romanos , que habia dego
llado 5 las mugeres de Roma quitabanfe fus joyas , y las ponian
en el publico Erario , para focorrer la guerra , vengar fu Patria,

y maridos. <*)
73 Eftc es el medio , y remedio : cria buena fangre el ani-
marfe todos, procurando con alegria , y valor , oponer el ani
mo al peligro , el hombro al pefo , el cuerpo al trabajo , por ra
zón , por reputación , por necefidad. Buena caufa fe figuc , ca-
fi todos fon Hercges , ó fautores de Hercges , ó rebeldes los que
Tom. X. L 2 per-
ís) Plutarco inCrafo.paK.i; 7- lí«.B. (t) Plutarco, Verbo Aníbal.
(») Sabcl. tom. i . lib. f Enuead. j , fol. 3 * J •
84 DIALOGO POLITICO

perfeguimos j Dios fará. con nofocros , haciendo de nueftra par


te lo pofiblc.Quitenfclos vicios de la Rcpública,y los efcandalos,
que quitan la felicidad á nueftras vanderas , y la dan a los ene
migos , que cfto temo mas que todos. Raras veces , ó nunca íc
ha vifto grande Monarquía , fin grandes trabajos : afsi trata
Dios las Monarquías , como á los hijos , caftigandolos para que
fe humillen , para que le reconozcan , y pidan perdón de fus
culpas. No hay defanimarfe , fi no cada uno acudir á lo que le
toca. Los Miniílros á difponer, y aconfejar con prudencia , y
valor , atención , diligencia fanta , y diícreta libertad , fin otra
atendencia que el mayor fervicio del Rey , mirando al pueblo
con compafion , á fu Magcltad con amor , templando las refo-
lucioncs , procurando que fe dé al vafallo de la gracia del Rey
lo que necefita , al Rey del fervicio de fu vafallo lo que le baf
ea , uniendofe á lo mejor , prcíiiiendo lo público á lo particular,
lo fagrado á lo público ( como dice Plinio). A nofotros nos toca
obedecer con lealtad , á los Superiores difponer con prudencia,
y fuavidad.
74. Feliz policía quando fe junta la diligencia , y valor en
quien gobierna con la obediencia , y alegría , en quien obcde~
ce. Crecdme , que cito del gobernar es el mayor arte de lo cria
do , y en lo que confiftc toda la humana felicidad j parece fácil,
diícurrido deldc afuera á los que lo miramos , no es fácil ege-
cutarlo. No habéis oído á vueftro faftre decir , que fi él fuera
Valido , fi él fuera Prefidentc , de otra manera fe gobernara to
do. !Z).©ú'£. Mil veces. ©. Franc. No hay á quien no le parezca,
que fabe para gobernar con eminencia ; y ficndo el hombre, co
mo dice el Philofofo , el animal que con mayor arte debe fer
gobernado , W todos fe juzgan fuficicntcs para fu gobierno. Los
tributos , Don Diego , fi fueren para coías necefarias , fon fan-
grias , y remedios forzoíos, que aunque enflaquezcan , reme
dian , y mejoran la falud univerfal de los Rcynos: íblo íerán ma
los , y fumamente nocivos , quando de ellos íeabufarc, quando
fe aplicaren a cofas fuperfluas, quando por el modo , ó por la
poca juftificacion , defpcrtaren (ediciones en los fubditos $ como
fucedió á Roboán en la caw de Judá ; y a Mauricio Augnfto en
el Imperio Griego 5 y a otros muchos , que han hecho del mif-
mo remedio ruina. Fi-
(u) Klitllum animal morofiui efi , nullum ma\ari arte traitanium , qnam homo , mili magis
farctndnm. Seocc. apud Cameracenícm ¡n Aurlfodina. Yerbe homo.
DE ALEMANIA. 85

75 Finalmente , para probar el punto principal , que yo os


propufe , y que vos tanto dudabais , de que hoy Eípaña es la
mas feliz Nación del mundo , mientras no tuviere guerra den
tro de sí , miradas todas íus circuhllancias $ no es necefario mas
de volver los ojos a. lo referido. Porque íi la comparáis con los
Moros , y los Turcos , en toda la Afia , y la Africa , y buena
parte de Europa 5 les llevamos grandes ventajas en la Religión,
en la policía, en la juílicia, y en todo. Si con los Idólatras , He-
reges , y Cifmaticos , como ion los Chinos, y lo que no eftá
deícubierto , ó reducido de la America 5 y en Europa los Grie
gos , los Inglefes , Olandefes , Suecos , Gotos , y las demás Na
ciones del Norte , ciegas en la Fe ; les aventajamos en ella , (que
es la mejor circunftancia ) y les excedemos en las demás partes
del eftado político, fin ningún genero de competencia. Si la com
paráis con Francia , los aventajamos en la Fé , que es una aquí,
alli dividida 5 aqui confiante , alli cada dia turbada , y mal fe-
gura , y en la paz univcrfal , y en eílar noíotros citemos de las
ocafiones de la guerra , que cada dia abrafa aquellas Provincias.
Si la comparáis con Alemania , alli hay mayores difeordias en
la Fé , que en Francia , y mayores guerras. Si la comparáis con
Italia, quando no tuviera dentro de fus términos á los Eíguizaros,
diferentes en la Fé } les llevamos ventaja en la unidad del gobier
no , de Rey , de Ley , de no fer mandados de agena Nación , y
de mas firmes circunftancias , de paz , y íeguridad.
76 ¿Pues con quién trocareis á Eípaña , en toda la redon
dez de la tierra ? No es bailante caufa para que fe confuele , y
anime una Provincia , ó fu jeto, no hallar en el Orbe, con quien
cambiar fu fortuna , y Eílado ? No puede dejar de fer muy gran
de felicidad , la que comparados á ella , todos quedan infelices:
y afsi no haga entre nucílros pecados numero la ingratitud , y el
negar a Dios el debido reconocimiento , de tan aventajados pri
vilegios. Para que nos dé mas largamente fu mano liberalifsima,
es bien confefar lo recibido ; no íe queje de Efpaña , como de
fu Pueblo en la Ley Vieja ,quc nunca agradeció lo que gozaba,
pueílos los ojos en lo que padecia. La felicidad fe compone de
diferentes circunftancias : bueno es tenerlas mayores , que fácil
mente feguirán las otras. Dadme que no haya guerra en Eípaña,
que fiempre la juzgaré por venturoía.
77 2). íD/eg. No me defagrada eífe diícuríb , pero quitaos
el
86 DIALOGO POLITICO

el fombrero , que os hacen cortesía de aquel coche. 2). Franc.


¿Quién va en él, que no lo vi ? ©. (Dieg. Un grande amigo mió,
que me dijo ayer, que había de hacer jornada el Rey eftc Invier
no , y que lo íabede buen original. ©. Franc. Elfo del buen ori
ginal , es gran papel : no hay cofa que no Ce fepa de buen ori
ginal , quando no íuele haber en algunos negocios tres en roda
la Monarquía, que fepan lo que fe lia de cgecutar de lo deter
minado , ó determinar de lo confultado. ¿Y adonde dice que ha
de fer la jornada ? T>. T>kg. A Valencia , con el Señor Infante
Cardenal.©. Franc. Holgará S. M. de ver aquella Ciudad, una
de las mas hermofas de íu Monarquía , y hará todo fu esfuerzo
la Nobleza de aquel Reyno , por recibirle con alborozo , y fief-
tas. ©. (Dieg. Son muy galantes caballeros los Valencianos, y de
gran punto en los regocijos públicos , aunque con la cxpulíion
de los Morifcos , fe habrá de defeaccer fin remedio. (D. Franc,
Ellos lo bufearán en íu cuidado, y zelo. ¿Ypafará de allí a Barce
lona , á acabar las Cortes ? ©. (Dieg. Dicen que la peíte de Ro-
fellon hace reparar lo resuelto ; pero bien podria fer que en Ul-
decona, o Tortofa fe pudicífen acabar. ¿Pareceos , fi es fácil , ne-
cefario , ó conveniente fenecerlas ? que por los deudos que te
néis en aquel Principado, y haberos hallado en las del año vein^
te y feis , tendréis bien entendida la materia. T>. Franc. Obliga
ción tengo de faberlo , y ninguna cofa obfervé con mas atención:
conveniente es quietar aquello , y dejarlo íbfegado , aunque íca
tolerando algunas proligidades de aquellos caballeros 5 pero efte
es largo campo para difeurrir. Ya citamos en vueftra caía , que
daos con Dios , que es tarde. ©. (Dieg. Yola he tenido muy bue
na , y os prendo , para que hablemos en las Cortes de Cataluña
otro dia. (D. Franc. No amigo mió, que cito de difeurrir al vien
to , no íe puede hacer muchas veces , que fatiga , como íi apn>
,vechaíc , y aprovecha , como fi no Ce dígeíc. !D. Dieg. Veamos
nos mañana. D. Franc. No puede ícr , que me han convidado a
un Velo. D. Dieg. El Lunes. D. Franc. Quería llegarme á Alca
lá , á recibir un grande amigo mió, que viene de Italia. !D.!Dieg.
Pareccmc que en Atocha nos volveremos á ver otro Sábado. íD.
Franc. Dcgemoslo al tiempo, y á mi cuidado , y obligación, que
0$ bufearán.©. Dieg, Dios os guie. (D.Franc, Y á vosos guarde.

LA
«7

LA MATERIA QUE SE TRATA

en efte Dialogo en forma

Apologética.

SUccíb de la batalla de Lcyp- ni puede , y por que. n.20*.


fic efte año de 6 3 1 . n. 4. Las fuerzas de los Cefarcs, por
El Conde Tilli. n. 5. fu Dignidad íon pocas, n. zu
Rey de Succia. n. 6.. Maximiliano II* qué decia en
Fuerzas de la Liga Católica , y cfto. n. 2 1 »
juicio íbbrecfta guerra. n. 7. Rentas del Imperio para el Em
El Conde Marradas. n, 8. perador, n. 22.
Si volverá á armar Freiths- Ciudades Anfcaticas , y otras,
lan. n. 9. de Alemania , y fus fuer
Dinero de Freithslan. n. 9. zas, n. 22..
Praga. n. 10. Armería de Augufta. n. 22.
Palacio de Praga. n. 1 o. Liga de Babiera a con Francia,
Infulto de los Bohemios, n. 11 . y por qué. n. 2 2 .
Feligrofo natural de los Bohe Principe de Kembcrg > Valido
mios, n. 1 2. del Ccíar. n. 25»
Rebelde galantería de los Bo Excelentes partes de efte Caba
hemios, n. 12. llejo, n. 24.
Vicna. n. 1 2. Edad , y condición de Babic
Corte del Emperador, n. 1 2. ra. n. 25.
Freithslan aborrecido de los Padres de la Compañía acon-
Hcregcs. n. 1 4. fejan á Babiera. > n. 2 5.
El Duque de Freithslan , quien La mano que tiene en Alema
fea , y fu fortuna. n. 1 5. nia cfta Religión. n. 26.
Condición de Freithslan , y fus Los Capuchinos bien acredita
partes. n. 1 6. dos de Católicos , y Hcrc-
Juicio de las fuerzas del Rey ges. n. 26,
de Suecia. n. 17. 1 8. Duque de Sajonia. n. 27.
Babicra. n. 19. Por qué fe ha defunido Sajonia
Obligaciones de Babicra.n. i 9. del Cefar. n. 27.
Juicio de los defignios de Ba Burla que fe le puede hacer 4
bicra. n. 20. Sajonia. n. 28.
La Corona del Imperio , no B a n que tes r de Alemania la

faldrá de la cafa de Auítria, Baja. n.20.


gual
88

Qual fea el mas pclígroío acci Si la guerra entre los Alemanes


dente de la guerra de Ale es contra Efpaña. n. 51.
mania , fi acaeciere, n. $o, Mala cara de la guerra, n. 5 1 .
Piedad , Religión , y valor del
y 5*-
Santo Emperador Fcrdinan- Felicidad de Efpaña , en nomi
do II. n. 3 i. narla de cerca, n. 5 i.y 52.
Socorro de Efpaña para Alema Circunftancias para llamar con
nia, n. 32. verdad, feliz una Provin
Difcurfo (obre el Eftado de Es cia, n. 52.
paña , comparado con las Monarquía de los Aísirios.
demás Naciones. n. $2. n. 5?.
Si fe ha de pedir a Dios mila Monarquía de los Medos,
gros , y cómo. n. 22, . y 2, 4.
Eípaña ,1a mas dichofa Nación Monarquía de los Períás.n.5
del mundo. n,?5« De los Griegos. n. 5 2 .
Diícurfo fobre cada Nación en De los Romanos. n. 54.
particular. n. 2 5. Como fe deshicieron, n.54.
Francia. n. 35. Imperio Griego. n. 54.
Olanda. ti. ¿6. Imperio de los Godos en Eípa
Inglaterra. ti. $7. ña. n. 54.
Alemania. n. 28. Imperio Amcrico. n. 55.
Ungría. n. 29. Primera felicidad de una Pro
Polonia. n. 40. vincia , unidad en Religión
Dinamarca. n. 41. fiendo buena. n. 56.
Suecia , y Noruega. n. 42. La mejor diferencia entre los
Tranfilvania. n. 42. hombres, y los brutos.n^y.
Moícovítas. n. 44. Segunda felicidad vivir con un
Turco. n. 44. Rey ,y una Ley. n.58. 59.
Italia. n. 45. Lealtad de los Eípañolcs a fu
Mantua. n. 46. Rey. n. 59.
Saboya. n. 46. Palabras de Artabano Pería , a
Florencia. n. 46. Tcmiftocles. n. 60.
Venecia. n. 47. Si la diferencia de las tres Co
Esguizaros. n. 48. ronas , Cartilla , Aragón, y
Genova. n. 49. Portugal , embarazan para
El recelo , y Tanto temor de un la unidad de un Rey , y de
Rey Santo. n. 50. una Ley. ti. 6 1 .
Las contribuciones forzó— Tercera felicidad , no haber
fas. n. 50. guerra , ni diípoficion fácil
de

*
de haberla. n. 62. lenta , por guerra acelera
Diícordias de Francia, n. 62. da, n. 69.
Quarta felicidad , tener frutos Inumerables enemigos de Ef
con que no necefitc de pana. n. 70.
otras en nada. n. 63. Quando íe ha de mirar á lo
Como íc ha de entender la ca- que fe goza, y quando , lo
reftia de lo deliciólo, n. 64. que fe padece. n. 7 1 .
Como fe ha de entender el ef- Otras Monarquías , que golpes
tar rica una Provincia , y han padecido, fcñaladamen-
uíb del dinero. n. 6 5. tc la Romana. n. 72.
Como rindió Cyro a. los Babi Valor de los Romanos , di ano
lonios, n. 65. de imitarfe. n. 72.
Con que ganaron los Reyes de Como fe han de recibir los íu-
Efpaña tantos Rcynos. ceíos de las Monarquías,
n. 66. n. 72.
Suple el valor quando lo hay, Obligación de los Miniftros
a la falta de Moneda, n. 6 6. Confcjcros, y fubditos.n.7 2 .
El dinero es mejor para contri - Quan fácil parezca el gober
buido , que para guarda nar , y quan dificultofo fea.
do, n. 67. n. 74.
Quando fe ha de llorar una Epilogo de quanto mas feliz íca
Provincia. n. 68. Efpaña ,quc todas las Pro
Riquezas de Efpaña. n. 68. vincias del mundo, n. 75.
En qué confifte la dicha, ó des
y 76.
dicha de una Provincia, Jornada de S. M. á Valencia,
n. 69. y lo que fe dice en eftc año
El dinero es bueno , para dar de $ 1. n»77-
lo , para bueno, ó necefario Cortes de Cataluña , fi feran
fin. n. 69. convenientes , y en donde,
Enfermedad de una Monar no ficndo en Barcelona.
quía por contribuciones , es
* 77*

Tom. X M AD-

ADVERTENCIA AL TRATADO SIGUIENTE


*

LA Relación ftguiente contiene los fucefos del año 1628. todas


profperos á las Invencibles Armas de nueflra Efpaña -,y entre
ellos el que fe hi^o entonces mas memorable , que fue el focorro de
Fuente- (Rabia , fitiada por las Armas Francefas. El Señor Felipe
Quarto mandó efcribhr efla Hifloria á nuejiro V. Autor y que fe ha
llaba a la fa^on Confejero del Supremo de Indias. Erigióle fu Ma-
geftad e/le orden por un (Decreto todo de fu ^eal mano , y es como fe
Jigüe. Los fucefos de efte año de 5 8. han fido varios , con mu
cho crédito de mis Armas , fea nueftro Señor bendito. Daremc
por férvido , que los recojan todos , con el fitio , y focorro de
Fuente-Rabia , y de todo haréis una relación fiel , y verdadera,
tai qual de vos me prometo , y antes de imprimirla me latrahe-
reis , para ver fi falta , ó fobra alguna cofa de monta. Juntamen
te con efte Decreto Vino orden de que fe difpufieffe la Relación con la
mayor brevedad , por lo que antes del fin del año de 58. empegó X
eferibir fu relación , como de ella mifma fe infiere.
(Deponenfus Familiares fe le originó a nueflro V. Autor de ef
ta aprefurada fblicitud , una graYifsima enfermedad , M y fue la que
refere él mifmo en el cap. 20. de fu Vida Interior. Salió efia obra
Á /«^ el año 1 6 2 9. en un Tomo en quarto en Madrid^ en la Impren
ta de Catalina del (Barrio , aunque fin nombrar fu Autor , en aten-,
cion a falir el Efcrito en nombre de la Corona Católica. El Tadre Fr.
JofepbTalafox repitió fu edición al principio delTomoVl.de las Obras
del Venerable , que fe imprimió en Madrid por Melchor Alegre año
i66j. Y (Don Nicolás Antonio hace memoria de él en fu-Biblioteca.
Nov. hift. part. 1. pag, 577.
■ ■ .
(a) Pofíc. de fu caufa. n. 6. §. 48.

• . 1 Al

r
9*

AL LECTOR.

EN corto campo te ofrezco grandes fucefos , y á tan breVe Volu


men reducidas las Viciarías que ejie año de treinta y ocho han
conjeguido las Armas del %ey , llenando á un mundo ,y otro defamay
y de honra , y gloria a la "Ración Efpañola. Concurriré con tu cenfu-
ra yfi hallares en e/la relación los defetlos que ya reconozco defde lue
go , poco , ó ningún aliño en el eftilo 5 fin exornación los fucefos , ni
. deferipcion las Ciudades , fortalezas, y Provincias , defnuda de aque
lla ehquencia , que Va embebida en las grandes hi/lorias que enfeñan
igualmente ,y perfuaden. Todas e/las imperfecciones9 que no puedo cu
rar con la fatisfacción , pido perdones á mi reconocimiento , y á la
finceridad , y purera con que he eferito quanto ha pafado en efte afio9
cuyos fucefos , fi llana , y naturalmente referidos no bajian a. perfua-
dir la ju/lifcacion de las Armas de Efpaña , á manifejlar fu Valor ,
y dar debida eflimacion á fu gloria ; tarde lo confeguirá lamas admi
rable ehquencia, ni los mas retóricos colores. Suele la rujlicidad traher,
recomendación de Verdadera ; afsi entiendo que e/limarás e/la Obray
en la qual Verás , que ni el amor debido a la Patria , ni el odio na
tural enemigo ,y lo que mases , la fuerza de la razón que afsifle á
Efpaña , ha podido moVer un in/lrumento tan leVe como la pluma, *
pajar , nofolo defde la Verdad al encarecimiento 5 pero ni defle elfu-
cefo á la ponderación , teniendo por conveniente no de/Viarme de aque
lla retlitud , y entereza con que deben referir/e al mundo los públicos
acaecimientos , en los quales ha de prevenir el que eferibe, que hallara
jueces de la relación á los que han /ido te/ligos del fucefo. Si yo bu-
Viere logrado e/le cuidado , perdonarme debes otro qualquier defeuido^
fiendo la Verdad en las hi/lorias la que ba/la 5 y toda na necefariapon
deración y la quefibra.

Mi SI-
SITIO > Y SOCORRO

DE FUENTE-RABIA,

Y SUCESOS

DEL AÑO DE TREINTA Y OCHO,

ESCRITO S

TOT^EL VE*(.E%A<BLE AÜTO%,

DE ORDEN , Y CON DECRETO

DE LA MAGESTAD

DE FELIPE QUARTO.

I3^T%0T>UCCI0^.

Onveniente ha parecido eferibir el fitio de


Fuente-Rabia , y lo que en fu expugnación ha
obrado el Francés , y en fu defenía , y íocor-
ro las Armas de Eípaña , por juzgarle en to
das fus circunftancias materia digna de la no
ticia , y atención de las gentes. Guerra entre
Naciones belicofas , y que parece que pelean conítanccmentc,
no
DE FUENTE-RABIA. 9¿

no folo por los derechos , y diferencias que intervienen ordina


riamente entre Reyes poderofos , y por tantas Provincias confi
nantes j fino por afpirar la una, y la otra á preferirfeen la mayor
honra , gloria , y eíümacion militar» Hafe llegado con el valor*
y porfía de la expugnación de la plaza , y en fu deíenfa á los úl
timos términos que pudo llegarfe en un fitio , y el esfuerzo del
focorro a Vencer en fus mifmas trincheras al enemigó, y fegu ir
lo con la vidoria hafta dejarlo encerrado dentro de fu mifmo
Rey no. Emprefa , y defenfa, que ha trahido á sí los ojos de Eu
ropa , y puefto en grande cxpe&acion , y cuidado , no folo los
¿mulos de efta Corona , fino los mifmos vafallos , amigos , y
confederados : los unos ^ Viendo con alegría nueftras armas em
barazadas en parte tan fenfible como dentro de Efpaña,y tan cer
ca de fu Mageftad 5 y los otros con el prudente recelo > que pue
de caufar el enemigo yá dentro de cafa con tan gruefo egercito,
y comenzando fu emprefa con el ardimiento que fiempre acofc
tumbra en las qué Vence > y en las que pierde efta inquieta , y
belicofa Nación. Afianza el crédito de la verdad, y ajuftamicnto
de efta relación * el eferibirfe de orden dé fu Mageftad j pues las
noticias , que en ella fe contienen , fon las mifmas que han da
do los Generales , los Cabos, y las que refultan de las confuirás*
y papeles de los oficios por dónde ha corrido efta materia. Y,
aunque fe han reconocido algunas , en que fe refiere con mucha
puntualidad el fitio , y focorro ; pero contentanfe con decir los
efectos , fin poner cuidado en referir las cauíás. Y como quiera
que lo mas útil , propio , y natural de la hiftoria -y es lá noticia
dé las refoluciones , y confejos * pues dan forma * y dirección á
las égecucionesj no deja de caufar íbledád á qualqiliera, que me
dianamente atendiere á la cípeculacion de lo íucedido , hallarle
en los fines antes de haber reconocido los medios , fiendo cOÍa
cierta , que de la manera que los íucefbs defhudos, qualcs ion las
batallas * y los vencimientos , arrebatan a sí la opinión , y la fa-i
ma, y las mifmas dependencias publicas ; pero hallanfe expuef.
tas a tan ligeros accidentes , que eftos vencen muchas veces al
Valor , y al arte , con que fiendo lo mayor de la guerra el fuceío,
tódavia no es lo mas admirable; A efta caufa los hiftoriadores
ponen tanto cuidado en referir el feío* ó ligereza, error , ó acier
to con que íc han gooernadolas grandes emprefas , y fu direc
ción , porque la piedra donde ha de tocar la cenfura politica los
acae-
94 SITIO , Y SOCORRO

acaecimientos públicos , no han de fer los íuccíos, fino losacuer*


dos. Y es máxima llana , y muy natural , que á prudentes me
dios correfponden ordinariamente muy felices fines, y que fi los
primeros fueren bien gobernados , diículpa tienen , como quie
ra que fucedan , los fegundos. Por efto tendré la advertencia,
que es jufto , no íblo de referir el valor , fino la prudencia de las
Naciones que obran en cftc diícurfo ; pues no fe da lo que íe 1c
debe á la que huvierc vencido con reíoluciones prudentes, fi no
fe maniíiefta también que ha fabido vencer , y que igualmente
debe a Dios el esfuerzo en las batallas , y la luz , y la dirección
en los confejos. Tampoco es mi intento deslucir á la Nación
Francefa , enemiga tan antigua de Efpaña , y que tanta materia
le ha dado de gloria fu inquietud , y defafofiego , ni hacer pon
deración con deíbrdenadas alabanzas de lo que hemos obrado;
afsi porque fobran las razones , quando la mifma acción acredi
ta , ó defacredita la empreía , quanto porque la mayor aproba
ción, refulta del modo con que fe configucn las facciones gene-
rofas , y grandes. Y afsi la puntual relación de lo que ha fucedi-
do , ha de eftar mudamente alabando , ó vituperando á quien lo
mereciere , ya fea amigo , ó enemigo ; pues la eftimacion , y el
honor lo debe fiempre la jufticia al esfuerzo en qualquicra na-<
cion que lo hallare.
2 Y porque las dependencias que tienen de unas á otras
Provincias las armas de íu Magcftad, y las fuerzas de la mar con'
las de la tierra fon tales , que no puede bien manifeftaríc lo que
{cobra en Efpaña, fin faber el eftado de la guerra de Italia, Flan-)
des , y otras partes , por hallaríc unidas, y trabadas entre sí , co
mo los miembros en el cuerpo humano, firviendofe unasáotras
para fu defenfa $ me ha parecido proponer primero en cita rela
ción , en que conftitucion fe hallaban las armas del Rey , y de
los enemigos de fu Corona dentro de Europa, y fuera de ella en
efta Primavera de treinta y ocho , y las fuerzas que por una , y¡
otra parte fe juntaron para feguir los defignios con queíc han go
bernado eftc Verano , afsi por la tierra, como por la mar. Ycort
cito dejaremos también fácil difpoficion para referir en lugar, y(
íazon conveniente lo que fe ha obrado en eftc año en la guerra
en todas partes, tan digno de que la memoria de los hombres lo
encomiende para fiempre á la pofteridad.

CA*
DE FUENTE RABIA. 95

CAPITULO PRIMERO.

ESTADO VELAS A%MAS T>EL %EY,

y de fus enemigos en la Trimavera ¿/e 3 8. por la

parte de tierra,

Allaronfe las Armas de fu Magcftad en Italia muy


fuperiores el año de treinta y ocho , por los fuce-
fos de los antecedentes, habiendo íocorrido á Va
lencia del Pó Don Carlos Coloma con tanta re
putación á vifta de tres egercitos , y quebrado la
fuerza el Marques de Leganés a los Franccíes , y íus confedera
dos en el fangriento encuentro , y batalla de Tornavento, y con
el mifmo valor reducido al Duque de Parma con ruina total dé
todo fu País á capitular de ajuftarfe al fervicio , y protección de
íuMageftad , y otras condiciones, quales convinieron á fu Gran
deza , y benignidad , y á la piadoía atención de que no pueda
tan fácilmente volverfe á perder efte Principe. Sucedió á efto en
el de treinta y fíete la expugnación de Niza de la Palla , Ayqua,
Roca de Araíb , Ayam , y otros lugares , facciones menos gran -
des de las que fe juzgó que pudiera obrar el egercito del Rey,
íl al zelo , prudencia , y valor del Marqués huvieran afsiftido fus
Cabos con menos competencias , y mejores acuerdos.
2 Viendo el Francés quan poderoíb eftaba fu Magcftad en
aquella parte , y que dura, y diíicultofa tenia la guerra , puío to
da íu atención , y cuidado en hacer el Verano de treinta y ocho
los últimos esfuerzos , para acabar con los Eftados de Flandes.
Acordó para efto con aquellos rebeldes^ que con armada, y eger
cito de diez y ocho mil infantes , y cinco mil caballos á cargo
del Principe de Orange , y Conde Guillermo deNaíao, invadieí-
fen los Paífes obedientes por la parte de Dunquerque , para que
íc dieífen al mifmo tiempo la mano con las armas de Francia,
que con tres egercitos habian de entrar por aquellos Eftados. Pa
ra efto hizo muy gruefas levas por los mefes de Marzo, y Abril,
y formó un egercito de quince mil infantes , y íeis mil caballos
4 cargo del Marifcal de Jantillon , herege Hugonote , y en él fe
aliftó la flor de la nobleza de Francia , con deílgnio de entrar
por el Bolones a fitiar á San Homer. Pu-
96 SITIO , Y SOCORRO

5 Pufo el Rey de Francia grandes efperanzas en efte egerci-


to , y afsi fue con el Cardenal Rochclicu de París á Compiegni
á verle , anres de partir a efta emprefa ; fi bien fe dice , que no
volvieron can fatisfechos de fu calidad a la vifta , como habían
concebido en la relación. El Marifcal de la Forza , herege tam
bién Hugonote , conducia el fegundo egercito , que conftaba de
diez mil infantes , y tres mil caballos , y podia dar cuidado, afsi
por fer efte Cabo el mas antiguo foldado que tiene la Francia,
como por la gente de que fe computo , en que habia algunos
regimientos viejos , y era fu defignio fitiar á Iatelet , y entrar
por el Cambrefi, aunque defpues huvo de mudar el intento. Go
bernaba el tercer egercito el Mariícal de Brefe , pariente eftre-
cho del Cardenal Rochelicu , y componiafe de cinco mil infan-*
tes , y tres mil caballos , y efte fe deftinó para ir fobre el Duca-:
do de Lucemburg , no folo a poner en cuidado al Señor Infante
por aquella parte, fino para impedir, y embarazar los íbeorros,
que de allí le podían venir al Screnifsimo Principe Tomas , Go
bernador de las armas de Flandes por fu Mageftad , debajo de la
mano de fu Alteza.
4 Al opoílto de cftas fuerzas , tenia el Señor Infante mucha
menos gente en la Primavera, de la que habia prefupuefto, pre
venido , y proveído en el Invierno , refpe&o de haber faltado
por diferentes accidentes las levas que fe habían de hacer en Ale
mania , y marchado con gran lentitud las que eftaban á cargo
del Conde Octavio Picolomini , Caballero Florentin de grande
valor , y experiencia , y de fcñalados fervicios a la Auguftifsima
Cafa de Auftria , que fe juntaron tarde , y no pudieron llegar á
los primeros , ni íegundos lances de la guerra , que fueron los
mas peligrofos , y fuertes > y defpues llegaron muy minoradas
del numero de la gente ofrecida , y pagada. Toda la que tuvo
fu Alteza en Flandes , fuera de la que íe hallaba en los prefidios,
vino a reducirfe á nueve mil infmtcs , y tres mil caballos , de
que fe formó un egercito , que gobernaba el Señor Principe To
más , en opoficion de los intentos del de Jatillon. Formóle otro
de diez mil infantes , y tres mil caballos contra Olandeíes , en
que afsiftia la períbna de fu Alceza > y en Lucemburg al opoíl
to de Brefe difpuíb quatro mil infantes , y mil caballos , á cargo
del Sargento mayor de Bataila Lamboy , foldado de valor , y
fortuna , y muy benemérito en el íervicio del Rey nueftro Se

ñor,
DE FUENTE-RABIA. 97

ñor , y clel Cefar. Con tan inferior numero de infantería , y ca


ballería huvo fu Alteza de difponeríc á la defcnfa de los Paífes
Bajos , habiendo de fuplir con fu prudencia , y defvelo , y con
el valor de fu gente , la falta grande que tenia de ella , refiftien-
do a las gruefas tropas de los enemigos, que excedían á lasnuef-
cras en mas de veince y cinco mil infantes , y ocho mil ca-^
ballos.
5 En la parte de Borgoña fe hallaba el Duque de Longabi-
la con un Egercito de feis mil Francefesj y en la defenfa de aquel
Condado , el de Lorena con otra tanta infantería , y caballería.
En la Alfacia , ci Duque de Uveymar con tres mil infantes , y,
tres mil caballos inquieraba aquellas Provincias , y fue crecien
do en fuerzas de manera con los íbcorros de proteftantes, y Fran-
cefes , que las puíb en mucho cuidado j aunque eftaban en fu
opofito Juan de Ubert, y el Duque Sabeli , Cabos Imperiales,
con otra tanta infantería , y caballería. El Emperador tenia tam
bién ocupadas fus fuerzas en acabar de echar de Alemania los
Suecefes , que afsiftidos de los hereges , y de los enemigos fecre-
tos , y públicos de fu Mageftad Cefarea , y del Imperio , hacían
bien dificultofa la emprefa.
6 En Italia fe hallaba el Marqués de Leganés con Egercito
ele diez y fíete mil infantes ^ y cinco mil caballos ( aunque quan-
do tomó á Bren por el mes de Marzo , apenas tenia diez mil, co
mo defpues diremos ) y en fu opoíito el Duque de Crequi , Ge
neral Francés , y el Marqués de Vigía Saboyardo con ocho mil
hombres , entre infantería , y caballería. En Efpaña no ardia la
guerra , pero ardia el cuidado de tener empeñadas fus armas el
Rey en tantas Provincias , y contra tantos enemigos , feñalada-
mente en Europa , pudiendo recelar la Religión , y caufa Cató
lica un Verano triftifsimo , en el qual fe habia de vencer con mu
cha fangre, ó fer vencidos con grande calamidad. Quedaron del
fitio de Leocata en Cataluña nueve mil hombres con el regi
miento del Conde Duque ; y á Navarra, y Cantabria defendían
la dificultad de los pafos , y el valor heredado con que los Na
varros , Vizcaínos , y Provinciales pelearon fiempre en aquellas
fronteras , teniendofe por cofa llana , que no nccefitaba de mas
fuerzas para fu defenfa 5 y ellas fon las que tocan á la parte de
Europa.
7 En el Africa 3 no habia movimiento de guerra que cau-
Tom.X. N fa-
98 SITIO , Y SOCORRO

fafc cuidado por las plazas de Oran , la Mamora , y Larache,


Tánger, Ceuta, el Peñón, y otras que ocupan las Armas de fu
Mageftad 5 folo fe afsiftia con algunos íbeorros a los Morifcos
Andaluces de Zalc , vafallos del Rey de Marruecos con grande
reconocimiento de aquel Rey. Teníalos fitiados en el Alcazaba
el Morabito Ayax , tirano de aquellas fronteras , que con mu
cho numero de alarbes , y barbaros, engañados confuperfticio j
nes , y embuftes , ha dado , y da no pequeña moleftia á todas
aquellas plazas , perdiendo cada dia el reípeto á los Reyes de Fez,
y Marruecos. Permitia fu Mageftad , que el Duque de Medina-
Sidonia , General de la cofta de Andalucía , focorriefe á los Mo
ros Andaluces fitiados en la Alcazaba , por el afecto que ellos
moftraban á la Corona de Efpaña , y férvido del Rey , como
naturales de Andalucia , y expulfos de ella en los años pafados;
y por defenderfe contra un bárbaro tan cruel , y belieoíb como
el Morabito , enemigo capital del nombre Chriftiano. En reco
nocimiento de eftos íocorros enviaron los Moros al Duque qua-
tro Sacerdotes que tenian cautivos , y por cuyo refeate les daban

dos mil ducados.


8 Del Afia habían llegado avifos de citar las Armas de íía
Mageftad en paz , y el Virrey de la India con los Reyes circun
vecinos , y aguardabanfe de aquellas Provincias las naos que
conducen a Efpaña las riquezas , y efpecería que todos los años
fe tributa al Rey por la Corona de Portugal. Solo los rebeldes
intentaron con diez naves embarazar el deípacho de las nueftras
en el puerto de Goa , á cuya caufa mandó Pedro de Silva Virrey
de la India , y del Confejo de Eftado de Portugal, que fe armaf.
fen feis galeones nueftros , y faliefe con ellos el General Antonio
Telles de Silva , el qual peleó dos veces con los Olandefes, y ha
biéndole portado por una , y otra parte con grande conftancia,
les obligó á que fe rctiraífen con mucho daño 3 y perdida del

rebelde.
9 De la America > los últimos aviíós daban efperanza de
acabarfe la guerra de Chile con mucha brevedad, por las victo
rias , y buenos rúcelos con que Don Fránciíco Lofa habia fatiga-,
do , y confumido á los Araucanos jy en las Filipinas fe hacia
templadamente la guerra con los enemigos que el Rey tiene en
aquel archipiélago. Todo lo reftanre de aquel nuevo mundo íe
hallaba con quietud, y íoficgo, fino es la parte que toca alBrafil,
don-
• DE FUENTE-RABIA. 09

donde el Conde Mauricio habiendo tomado los años antecc a


dentes algunas fuerzas de aquella cofta, reíblvió de fitiar labahia
de San Salvador, y embarcandofe en Pernambuco , llegó á ella
con quarenta y cinco navios , y feis mil infantes.
10 Dcíembarcó el Conde (fegun fe entendió ) fin refíften-
cia alguna , cofa que no dio pequeño cuidado , y admiración en
Eípaña , habiendo dentro de la plaza mucha gente de guerra , y
teniendo tan pronto el focorro del Conde Bagñolo , que con
Egercito de feis mil hombres defendia aquella Provincia. Reío-
lucion del enemigo de grande valor, y confianza , comenzar con
tan poca gente , y diíponer una emprefa tan grande , fi la teme
ridad con que obró en el principio , no le huviera manifeftado
baftantemente el fuceíb, como defpues diremos. Y efto es quan-
to toca á los cgercitos de fu Mageftad , y de fus enemigos por
la parte de tierra en Europa , Africa , Afia , y America.

CAPITULO II.

FUE%ZAS T>EL %EY , Y VE SUS

enemigos por la parte del mar,

OR la mar fe hallaban moleftados los rebeldes , y


tal vez afligidos con las repetidas prefas de los na
vios de Dunquerque , y la mal fegura navegación
para ellos de aquellos mares , difponicndo Don
Juan Claros de Guzman , Marqués de Fuentes,
General de efta Armada vigilantifsimamente eftos buenos efec
tos. En la Coruña fe hallaba Don Lope de Hoces con veinte na
vios , y un tercio de Irlandcfes , de vuelta de focorro que había
conducido á Flandcs con mucha felicidad , no obftantc que los
Olandefes con Armada de veinte y feis navios a cargo del Gene<
ral Harpecen , habian procurado impedirlo ; pero íucedió de
manera, que no fe encontraron eftos dos Generales , antes á la
vuelta hizo Don Lope prefas cofiderables en navios Franceíes*
y rebeldes. En Vizcaya fe apreftaban diferentes navios para al .
gunos efedros del fervicio del Rey. Y de Cádiz habian partido ¡
los Galeones , y Flotas a las Indias , a cargo del Vizconde de
Centanera Don Carlos de Ibarra , á conducir de la America los
Tom. X. N % te
ioo SITIO, Y SOCORRO

tcforos de ííi Mageftad. En Lisboa fe prevenía por las dos Coro


nas de Cartilla , y de Portugal una Armada de cinquenta navios,
que los mas de ellos eran Galeones de guerra , para íbeorrer al
Brafil. Y en el mar Mediterráneo Ce hallaba Don Antonio de
Oquendo en la Isla de Mallorca , y puerto de Mahon al opofíto
de la Armada que hacia en Tolón el Rey de Francia , que conf.
taba de veinte navios , y quince galeras , y llcgaria la nueftra á
treinta y feis navios de guerra con la Efquadra de Ñapóles , con
que íe affeguraban aquellas Coilas , aísiftiendo al mifmo inten
to las Efquadras de galeras de íu Magcftad , y á la conducción
de los Pafages , y íocorros de Italia : y cfto es quanto toca al
mar.
2 Y porque el íltio de Fuente- Rabia , y guerra por la par
te de Cantabria en Efpfaña , no fe comenzó hafta los primeros
de Julio , ferá conforme al intento el referir los fuceíos de las
Armas del Rey , de los mefes antecedentes en Italia , Flandes, y
otras partes , defdc el principio de la campaña de cftc año de
treinta y ocho, pues no influyeron poco en la defenía ,y íócorro
de efta Plaza , que ha de dar la materia principal á la relación.

CAPITULO III.

DESig^CpS VEL %ET DE F%AJS(CIA

en la guerra de Italia.

N la conílitucion de los Egercitos, fuerzas , y Ar


madas que Ce han referido , teniendo los France-
fes , y Olandefes capitulada , y difpuefta la total
deftruicion de los Paífcs Católicos de Flandes,
íolo podia dar al Rey de Francia cuidado la guer
ra de Italia $ y afsi intentó con el arte , ya que no podia vencer,
á lo menos entretener , y confumir las fuerzas , y acciones del
Egcrcito de fu Mageftad. Para cfto le había dado buena difpoíl-
cion la muerte arrebatada del Duque Vi&orio Amadeo de Sa-
boya , que con el Conde de Berrua , y el Marqués de Rangon,
que fe hallaron con él pocas horas dcfpues de un banque que les
hizo el Duque de Crique , General del Rey Chriftianifsimo , cC-
piró en Haftc por Oótubre del año de treinta y fíete , con tan
íbípechofas circunftancias de muerte procurada , que folo en Ef.
pa.
DE FUENTE-RABIA. ,01

paña fe ha platicado con modeftia en el caío , hablando entre


tanto la Italia muy libremente 5 pefando,y ponderando con difc
curios prolijos, ¿quál eftá mas íeguro en la correípondencia
Francefa , el Principe que le es ííi enemigo , ó el que fuere íii
confederado ?

CAPITULO IV.

JBt¡FE T>EL CATtpE^JL %OCHELIEU

para difponer el animo de la Señora Duquefa de

Saboya , y entretener en Italia las Armas

de E/paña.

Uvo forma el Cardenal Rochclicu , como difpo-


ner por medio de íu Mageftad Chriftianifsima el
animo de la Señora Duquefa de Saboya , rendida
del todo al Rey de Francia fu hermano , que ef-
cribiefe , luego que murió el Duque fu marido^
con grande afeito al Rey nueftro Señor , quanto íentia no poder
libremente obrar en los mejores cfc&os de fu fervicio 5 y lo que
deícaba fu protección , buena gracia , y amparo , dando no pe
queñas cfperanzas de algún acomodamiento con fu Mageftad|
con que parece que le abria puerta a la paz de Italia, pudiéndo
le ajuftar también con fu Alteza los Señores Cardenal ,y Princi
pe Tomas fus hermanos , en la diferencia que tenían fobre al
gunos derechos , y acciones á la tutela de fus fobrinos.
2 Recelóte prudentemente en eftc defpácho > que aunque
la voz era de la Screnifsima Duquefa Chriftina; pero muy age-
no el cfpiritu , y la dirección , gobernada la pluma de los defíg-
nios Francefcs , para entretener nueftras fuerzas en Italia, y con*
fumir el Egcrcito del Marqués de Leganés , con efpcranza de
ajuftamiento de paz , y con platicar , dilatar > y fufpender la ma
teria , entretanto que Francia nos hacia en Flandcs dcfigualifsi-
ina,y crudelifsima guerra. Y afsi fu Mageftad mandó decir áMa
dama Real de Saboya , por medio del Abad de Santa Anatafia
D. Alonfo Vázquez , fujeto de grande capacidad, y erudición, y
muy útil al fervicio del Rey , que no hallaba razón para pro-
feguir la guerra que contra el Duque fu marido fe hábia feguido,
fu-
ii oz SITIO, Y SOCORRO

fupucfto que con Cu muerte habia fenecido la liga que tenia con
Francia ; y las diferencias que habia entre fu Alteza, y el Carde
nal Mauricio , y Principe Tomás fus hermanos fe podrian com
poner con negociación , á que aísiftiria íu Mageftad con todo
esfuerzo, y calor , interponiendofe con el Emperador, que tam,
bien obraíTc por fu parte al intento.
3 Con cite prefupucíto , no podia dejar de proponértele
quanto convenia á fu Caía , y á fu Períona , a fus hijos , y auto*
ridad aífentar una paz fegura, verdadera, y confiante con la Co
rona de Efpaña , que tanto habia amparado a la Cafa de Saboya,
afsiftiendola en varias ocafiones con grandes focorros , acercán
dola á sí con tan eftrccho parentefeo , reftituidola en varias oca-
íioncs perdida , y perdonado mal aconíejada. Que el único me
dio para levantarfe una Cafa tan grande , y á quien por tantas
prendas de fangre , y corrcfpondcncia amaba, y eftimaba fu Ma
geftad , era facudirde sí el yugo Francés , que tenia en oprefion
fus vafallos: no darles pafo al Monferrato , ni baftimentos , ni
focorro , pues no teniendo aquel Rey prcteníioncs , ni derecho
á lo de Mantua , no habia tampoco razón para apoderarle de
aquel Eftado. Que en echar á los Franccícs déla Saboya , y Pia-
monte aífeguraba la Duqueía la paz de íu Caía , y los frutos que
van fiempre con ella dedefeanfo , y felicidad, y el quedar fu Pcr-
íbna con la entera libertad que fe le debia , abriendo puerta á
que fu Mageftad pudieíc deíarmar el Ducado de Milán, de don
de debia temer , en caíb que cligiefe la guerra, íus mayores pe
ligros, y daños ; pero íi no íc ajuftaíc á tan conocidas convenicn ■

cias , y figuiefe los paíos , que tan caros habian coftado al Du


que Victorio íu marido , no podia íu Mageftad dejar de conícr-
var en Lombardía fus Armas, con poder , y mano conveniente
para reprimir los deíignios de Francia , que tanta turbación , y
ruina habian caufado á la paz univerfal de Italia. Y tenia por
cierto fu Mageftad , que fi el Rey Chriftianifsimo fu hermano
deícaba , como era razón , la quietud , autoridad , y convenien
cia de íu hermana , y fobrinos , la eximiría de los peligros , y
vejaciones , que acompañan neceíáriamentc á la guerra ; pero íi
contra toda razón , y efperanza aquel Rey la quifiefe hacer vio
lencia , c impofibilitarlc fu acomodamiento , le ofrecia íu Ma
geftad todas fus fuerzas , en el numero , y calidad que las pi-
Siefc 5 pagadas á fu Real cofta, fin pretender fatisjfaccion del gafc
to
Dh FUENTE-RABIA. ,o?

to que en efto fe hiciefe , hafta defenderla , ampararla , y dejar


la en toda aquella autoridad , libertad , y grandeza en que fe
hallaba fu Cafa , antes que Francefes huvieííen entrado en Italia:
ficndo condición exprcfi de eftc tratado , que habia de firmar-
fe , y jurarfe para los quince de Marzo precitamente , y fin mas
dilación , volviendofe de una parte á, otra lo que fe huviefc ocu

pado.
4 Como efte defpácho , y refpuefta de fu Mageftad redujo
á tan cortos términos la negociación , feñalando tiempo breve, y
precifo ; fue forzofo por mucho que procuró Francia el dilatarla,
que fe declarafe la Serenifsima Duquefa de Saboya , eligiendo
por otros dos años la continuación de la liga , que el Duque fu
marido tenia con el Rey de Francia fu hermano : yá la llevafc á
refolucion tan nociva á fus hijos , y Cafa la fuerza de tan cftrcw
cho parentefeo, yá la oprefion en que fe hallaba fu Eftado, y Per-
fona, rodeada por todas partes de Francefes , importunos tefti-
gos , y perturbadores de quanto intcntafe obrar , que muy de
lejos pudiefe caufar fu remedio , y oponcríc á los defignios de
•aquella Corona. Con cfto quedaron libres las armas del Rey en
Italia , para poder egecutar lo mas conveniente en el Monferra-
to , ó en el Piamonte ; y fe deshizo eftc lazo , advertido con
grande prudencia por el Conde Duque , con quien fe conformó
el Confejo de Eftado : y deshizofe con el mifmo arte, y bien di
ferente verdad , y finccridad , que lo diípuío el enemigo para
confumir, y atar nueftras fuerzas en Italia , entretanto que él con
tantas ventajas empicaba las fuyas en Flandes. Juftificó también
fus Armas el Rey con la mifma acción , pues olvidado de tantos
defervicios, y ofenfas como habia recibido de Saboya, la con
vidaba con grandes utilidades en la paz , quando por la
fuperioridad de fus Armas la podia fatigar, y reducir
con la guerra.

CA-
SITIO, Y SOCORRO

CAPITULO V.

<DEL SITIO "DE VI^E^

Ntre tanto que con pocas efpcranzas de ajuflaJ


miento , íc continuaban los tratados con la Sere«*
niísima Duqucia de Saboya , reconociendo pru«<
dentemente el Marqués de Lcgancs , lo que con
venia anticipar quanto fuefle pofible los buenos
efectos de las Armas de fu Mageftad , antes que el enemigo con
mayores fuerzas fe pudieíTe oponer alas íuyas j defpuesde haber
conferido largamente íbbre efto , y por eícrito con el Conde de
Monterrey, que fe hallaba en Genova de vuelta del Gobierno de
Ñapóles, y no fabia dejar tiempo ocioío al mayor fervicio del
Rey , con quien concurrían también el Marqués de los Balbaíes,
y el Conde de Sirucla , que fe hallaban en la mifma Ciudad 5 el
de Siruela con la ocupación de Embajador ordinario en ella,
Caballero , y Miniftro de mucha prudencia , y de grandes efpc
ranzas ; refolvió por el mes de Marzo el Marqués de Gtiar a Bren,
una de las mejores plazas de Italia, que los Francefes habían for
tificado el año de 3 5. en la Ribera del Pó, dentro del Eftado d«
Milán , defde donde fe hacían contribuir en toda la Lomelina,
inquietando , y corriendo toda aquella campaña.
2 Pareció al Marqués que debian comenzar fus progrefos
efte año con facar de aquel Eftado una eípina tan dolorofa , y,
fenfible como lo era efta Plaza , en cuya defenía , y fortificacio
nes íe habían empeñado los Francefes , y con la qual penfaban
envenenar , y perder todo lo redante del cuerpo. Era la Plaza
para los Francefes de grandes conveniencias , porque tenían alien
gurado con ella otro nuevo pafo en el Pó a los confines del Pia-
montc , y de Monferrato , y una retirada íegura á Í11 Egercito
íiempre que quifieíTe campear el Ducado de Milán , ja¿tandoíc
de haber levantado un trofeo dentro de los Eftados del Rey,
defde donde efperaban adelantar fus intentos , á cuya caufa , y(
por el embarazo que podia hacer a Lombardía la llamaba la fe-
gunda Rochela.
3 Afsiftian no menores conveniencias para el Rey , gana

i*.
DE FUENTE RABIA. I0?

da la plaza , que juzgaron para sí losFrancefes confervada,por-;


que reduciéndola á nueítro poder, no íolo íc les quitaba á ellos
aquellas contribuciones que habian confeguido , fino que fe ad
quirían otras muchas contra ellos , poniendo un freno muy du
ro al Caíal , y dominando buena parte del Monferrato con las
mifmas difpoficioncs para entrar en el ,quc los Francefcs juzga
ban para entrar en el Eílado, del qual fe cubría toda aquella par
te , ganando la plaza , y fe aífeguraban mas las que citaban cer
ca. Hallabafc Bren muy bien guarnecida , y con mil y quinien
tos Francefcs dentro , víveres, y municiones bailantes , y por
Gobernador el Coronel Monfiur de Mongallard. Las fortifica
ciones que fe habian hecho en ella de grande primor , y coítaj
con que no parecía tan fácil la emprefa, que no fueífc neceíario
mucho valor , diligencia , y arte para confcguirla , y mas tenien
do por el Pó tan ciertos , y feguros los focorros.
4 Encargo el Marqués á Don Martin de Aragón , General
entonces de la artillería , Capitán de fcñalados férvidos , valor,
y experiencia , la cgecucion de lo conferido 5 y teniendo pronta
muy fecretamente para cite efeóto en Mortára , Alejandría, Lu-
mcl , y Valencia , la infantería , artillería , y demás pertrechos,
partió Jueves á once de Marzo , dando orden á los Macfcs de
Campo Don Antonio Sotclo , Don Juan Vázquez Coronado,
Carlos de la Gata, Conde Fr. Ferrante Bolognin , Tiberio Bran-
cacho , y Don Vicente Gonzaga , Don Fernando de Limonti,
Teniente General , el primero de la Caballería de Milán , y el
fegundo de la Alemana , y á Don Alvaro de Quiñones, Tenien
te General de la de Ñapóles , que matchaífen la vuelta de Bren
con la gente que citaba á fu cargo , con ordenes muy precitas
del recato , y fecreto con que en cito debían obrar. Acudieron
todos con grande vigilancia , y cuidado á fu cumplimiento , y
habiendo llegado fobre Bren á la media noche con el concurío
de todas citas rropas , fi bien no llegaban á ocho mil hombres,
ganaron con increíble valor, y celeridad las fortificaciones que
tenia el enemigo fuera , conforme á las ordenes que fe les habia
dado , ocupando , y fuftentando los puertos entre el Pó , y la
plaza , que eran los mas importantes para impedir los íocorros.
5 Difparaban los Francefcs enrretanro fu artillería , y móf-
queteria , y echaban muchas bombas , y fuegos artificiales, por
que no fe arrimaíTcn los nucítros al fofo j y es cierto , que fi no
Tom. X. O Ce
,o6 SITIO , Y SOCORRO

fchuvieran romano de forprefa lospueftos de entre el Pó, y Bren,


era Jumamente dificultofo el entrar en el fitlo , pues no fe Ies
podía impedir de otra manera el fer focorrida j pero obrófc con
el valor , diligencia , y fecreto que fue neccíario , concurriendo
citas tres circunftancias para coníeguir lo que con qualquicradc
ellas que faltara , era fuerza perder. Hallófc Don Martin de Ara
gón al tomar los pueltos , y ganar las fortificaciones, alentando,
y animando fus foldados , con verle fiemprc el primero en los
mayores peligros.
6 Tuvo avifo el Duque Crcqui , de que nueftras Armas Ce
habían puefto fobre Bren , y envió el mifmodia que fe fitió, que
fue á trece de Marzo, con fuma celeridad nueve barcas grandes
por el Pó , para focorrer la plaza con mil y dofeicntos infantes
en ellas. Llegaron á las diez de la noche á los pueftos del Maefc
de Campo Don Antonio Sotelo , donde pelearon con mucho va
lor los Eípañoles de fu tercio , y recibiendo losFranceíes muchas
cargas de mofqucteria , padrón al puefto del Conde Bolognin.
Defembarcaron , y trabófe fuerte eícaramuza fobre impedir el
íocorro , y fueron- degollados muchos enemigos : prendiéronle
íérenta foldados , y entre ellos dos Capitanes de Infantería Fran-
cefa. De las nueve barcas ganamos las cinco con las municio
nes j y baftimentos que trahianj las ¿tras dos Ce echaron á pique,
y las demás derrotadas fe fueron el Pó abajo. Creyófc todavía,
que con la obfeuridad de la noche debió de entrar alguna gente
en la plaza , al calor de una filida que el enemigo hizo con du
demos hombres , de los quales volvieron algunos heridos.
7 Era necefirio ocupar para el buen efecto de la empreía
el caftillo de Sartirana, y afsi fe batió, y dcfpues de haber difpa-
rado quarenta cañonazos, (alicron rendidos cinquenta Franceíes
con fu Capitán, á los quales fe les comboyó para que fe pudieíTen
ir la vuelta del Calal. Efte mifmo dia por la tarde hizo una ía-
lida el enemigo , y embiftiendo con mucha rcíolucion lospucf-
tos del Maefe de Campo Conde Bolognin , le ganaron la fortifi
cación de la parte que habia ocupado ; pero volviendo el Conde
con mucho valor á componer , y esforzar fu gente , cobró fu
puefto con fmgre , y perdida del enemigo. Habiendo dejado el
Marqués de Leganés en buena difpoficion las materias de paz del
Eftado , y todo lo conveniente á la fácil dirección, y focorros de
la guerra , marchó de Milán la vuelta de Bren , y llegó al es mpo
Lu-
DE FUENTE RABIA. 107

Lunes a quince de Marzo por la mañana , con quien vinieron,


el Maefe de Campo , Marqués de Caraccna , los Tenientes de
Maefe de Campo General Martin Galiano, y Domingo Guillen,
las dos compañías de Caballos de fus guardias , la de Lanzas
con el Capitán Don Juan de Artiaga , y la de arcabuceros con
el Capitán D. Diego Ciganda. Fue recibido el Marqués con la
alegria que fe deja entender de un General tan amado , y rcípc-
tado de todos. Reconoció los pueftos que fe habian tomado, y
dio orden en lo que fe habia de hacer , afsi en los ataques , co <
mo en las fortificaciones de los quarteles de Infantería , y la cir
cunvalación de la plaza , en cafo que el enemigo viniefe a ío-
correrla por tierra, con refolucion de darle la batalla , ficon to-.
das fus fuerzas lo quifiefc intentar.
8 Viendo el Duque de Crequi , General de Francia, quan
mal le habia falido el primer íbeorro , difpufo de hacer el fegun-
do 5 y habiendofe arrimado á un árbol á reconocer defde la otra
parte del Pó el puefto por donde podia entrar fu gente, difparan-
do entretanto la artillería que Don Martin de Aragón hizo poner
de cftavanda de la ribera, acertó al Duque una vala , y matóle^
con que fino fue íeguro el banquete que hizo al de Saboya , no
le llegó muy tarde el caftigo 5 dejando eftc íuceío á fu gente tan
efearmentada , que no pasó adelante en el focorro.
9 El Martes a diez y ícis fe reforzó el puefto del Conde
Bolognin , por importar que en él huvieífe grueíb golpe de in
fantería , refpecto de haberfele encargado las fortificaciones , y
trincheras , con que fe habia de comunicar con el del Maefe de
Campo Don Antonio Sotelo , y guarnecieronfe los demás puef
tos con toda la gente del Egercito , en que habia eícafos diez mil
infantes , fiendo tan pocos para lo que era necefario ocupar , y
defender , que para guardar la linca de la comunicación , íe po
nía la caballería en plaza de Armas junto á ella en diferentes
pueftos , y efguazos , que en todos habría hafta cinco mil caba
llos. Trabajó increíblemente todo el Egercito en los ataques , y
íe encargaron los aproches á los Maefes de Campo Don Antonio^
Sotelo , Don Juan Vázquez , Conde Bolognin , Carlos de la
Gata , y el Coronel Gil de Ayx , que poco antes habia llegado
al campo con fu Regimiento de Alemanes. Habiaíe detenido en
Fclizan , donde fe lermandó ir con fu gente antes de poner el fí-
tjp., porque juzgauen los enemigos, que era el intento de
Tom.X. Q.Jk ir
,o8 SITIO, Y SOCORRO

ir íbbre Moncal , y cftuvieflcn mas dcfcuidados en Bren.


io Fueronfc adelantando demanera los Efpañoles , y las
Naciones , y eftrechando la Plaza , que en cfpacio de trece dias
por todas partes fe llegó con increíble esfuerzo á defembocar el
fofo. Plantaronfe cinco baterías , una en el ataque de Don An
tonio Sotelo con feis piezas de artillería jotra en el de Donjuán
Yaziquez con quatro ; otra en el del Conde Bolognin con otras
quatro 5 en el de Carlos Gata , y Tiberio Brancacho tres , y otras
en el puefto de los Coroneles Gil de Ayx , y Principe Boríb de
Efté , todos cañones medios , y quartos. Comcnzófc á batir el
fuerte á toda furia , difparandofe á un mifmo tiempo tantos
cañonazos, y tan gran numero de bombas, atemorizando la-
plaza , demanera , que defalentados los Franceícs por verla bre
cha , que Ce habia hecho en la muralla , temiendo que el día fi-
guiente fe les habia de dar afalto , y que feria degollada toda la
guarnición , fi á viva fuerza fe ganafe , hicieron llamada Jueves
á veinte y cinco de Marzo dia de nueftra Señora , amparo íegu-
ro de las Armas de Eípaña , capitularon de rendirfe , y falir de
Bren Sábado á veinte y fíete á medio dia , con los pacaos fi-¡
guicntes.

capitulo vi.

T>E LA TOMA DE <B%E^.

Afoas las Vidas , comboyados á Cafal con guardia de


Efpañoles , tocando cajas , banderas deftlegadas , ca
bos de cuerda encendidos , Italas en la boca , munido -
nes de guerra , las que pudiejfen llegar en los frafeos^
y el bagage. No fe les quiíb conceder que facaíícn
artillería.
2 Salieron en el dia feñalado mil y ochocientos Franceícs,
los mil y quatrocientos con Cus armas , y los quatrocicntos he
ridos , y enfermos , y fu Cabo el Coronel Monficur de Mon-
gallard , y comboyólos la vuelta de Cafal el Teniente General
Don Vicente Gonzaga con mil caballos de fus Tropas , y con
quinientos de la caballería de Ñapóles Don Pedro Moxica , y
mil y quinientos Efpañoles en dos Efquadroncs , de quien eran
Cabos Don Franciíco de Ulloa , Sargento mayor del tercio do
Don
DE FUENTE-RABIA. 109

Don Antonio Sotclo , y Don Antonio de León del de Saboya»


3 Juzgó todo el Egercito que no habia cumplido efte Go
bernador con ialir de la plaza con tanta reputación en las de*
moftraciones , habiéndola defendido en lo fuftancial con tan po •
co valor , pues el que por haber defendido bien una plaza „ fale
con peores condiciones 5 cíTe es el que fale mejor. Porque fe de
cía que no le faltaron gente , viveres , y municiones para de
fenderla : y el mifmo Mongallard dijo al Marqués , que no íc
huviera rendido íl los Capitanes de la Plaza no le huvieran ame
nazado de que le prenderían fino fe rendía. No le admitió eíta.
difeulpa fu Rey 5 pues por fu orden en llegando al Cafal fue des
pojado de todas las Infignias Militares > y de Caballero , y de
gollado en publico cadahalío.
4 Entraron las Armas de Eípaña en Bren con grande ale
gría del Marqués de Lcganés 4 y de todo fu Egercito 4 habiendo
ganado en folos trece dias un pueíto > que mirado > y recono
cido con todas fus circunftancias podia ícr facción honorífica pa
ra buena parte de todo un Verano. Plaza Real que los France*
fes habían fortificado con tanta cofta i y armado contra sí j de
manera , que fe tiene por una de las mejores , y mas fuertes de
Italia j fin que fe huviefc perdido por nueftra parte pcríbna de
cuenta fino es el Capitán Don Aloníb Bcrdügo 5 que le mata
ron tomando un puefto ^ y peleando valcrófamenté ^ y en todó
el Egercito habría quatrocicntos heridos y muy pocos muer
tos. Obró Don Martin de Aragón 5 y todos los Cabos del Egcr-*
cito con increíble valor > y alegría b y a grande fatisfaccion de
fu General ; y remito á la relación particular que fe ha hecho de
cite fucefo ^ la individual noticia de los que fe fcñalaron en efta
ocafiotl.
5 Haílaronfe dentro de Bren diez y fíete piezas de artille
ría b fin las que defpucs fe fueron deícubriendo j que dejárorl
enterradas los enemigos , y muchas armas ^ municiones^ y vive^
res. Entre las demás piezas fe hallaron dos culebrinas , y en eílaS
gravadas las palabras figuicntcs i LÜDOVlCÜS DEÍ GRATIA
FRANCORUM j ET NAVARRA REX< V lusgo decía ; RA»
TIO ULTIMA REGÜM, Dando á entender j que Un cañón
de batir es la firtá juftíficaciott de ios Reyes, PropóficiOh muy
digna de hallarle gravada en la dureza de un bronce ¿ y tn el fu
tiólo iüftrumento de la artillería 4 como opuefta diamctralmen-
te
,xo SITIO , Y SOCORRO

te a todo ¿"¡¿temen jufto , político, natural , y Chriftiano: pues


fi el ultimo fin , y mayor razón de los Reyes es la fuerza, violen
cia 9 y poder , debiendo fer la razón Religión , y el derechoj pi
fado queda todo honor , y virtud , turbada toda paz , y concor
dia , toda fé , y verdad defterrada. Y afsi es de creer , que ha-
biendofe hallado cite violentifsimo mote en cañón de un Rey
Chriftianifsimo , lo debió de gravar fin fu orden la infame ma
no de algún Calvinifta , grandes macftros de efta tirana , y bar
bara doctrina.
6 Dejó el Marques de Lcganés guarnecida la Plaza de Bren
con dos mil infantes, y dos compañías de caballos , y por Go
bernador al Macíe de Campo Don Felipe Sfondrato. Y confidc-
rando lo que neccísitaba de engrofar fu Egercito , y aguardar
nuevas tropas de gente , entretanto que abria el tiempo , y fe
hallaba forrage conque huvieíc buena difpoficion para campear,
fe retiró al Eitado , teniendo en fufpcnfion al Monferrato , y al
Piamontc, porque no fabian fobre qual de los dos habia decaer
el golpe fegundo de fus Armas.

CAPITULO VIL

T'RQg'BJESOS T>EL DUQUE %E%*(M2)0

de Uvejmar.

OR el mifmo tiempo que el Marques de Lcganés


con tanta reputación , y en tan breves dias habia
acabado una facción tan importante en Italia} las
cofas de Alemania tomaron diferentifsima difpo
ficion por haber fucedido en las Tropas Imperia
les , á vifta de una grande felicidad , una no pequeña defdicha.
Hallabafe, como Ce ha referido, en la Aliada el Duque Bernar
do de Uveymar , con poco mas de tres mil infantes , y dos mil
caballos , íocorrido de las Armas de Francia , y de los Lutera
nos , que han procurado tener fiempre efta hacha encendida pa
ra abrafar , y poner en cuidado las Provincias Católicas ,y ocu
par las Armas del Ccfar. Con efta gente determinó de ir a fitiar
a Reinfelt , Plaza á la vifta del Rin , con la qual fe hacia feñor
de gran parte de aquella ribera , abriendo la puerta , fi la coníl-
guieíTc , á otros mayores intentos. Llegaron á íbcorrcrla el Du-

3U
DE FUENTE RABIA. 1 1 ,■

que Sabeli , y Juan de Ubcrt , Cabos Imperiales , con dos mil


infantes , y dos mil caballos , y obraron con tanto esfuerzo , y
diligencia , que al primer encuentro deshicieron las Tropns de
Uveymar con perdida grande de fu gente , y de toda fu artille
ría. Ticneíe por cierto , que feis foldados del Emperador le tu
vieron detenido , y prefo , y viendo un caballo fuelto , que les
pareció bien , lo dejaron dos , ó tres de ellos, con que viniendo
otros foldados fuyos , le libraron , y llevaron configo , paíando-
fc huyendo de la otra parte del Rin.
2 Viendo tan buena ocafion el Duque Sabeli, pidió á Juan
de Ubert , que era quien tenia las ordenes del Duque Elector de
Babiera de lo que habia de obrar el Egcrcito , que fe figuiefe el
. alcance nafta acabar con las tropas enemigas , y prender , fi era
pofible , á Uveymar. Juan de Ubert fe eícusó , diciendo , que
tenia orden del Duque Elector , de no paíar el Rin conf ¡ Egcr
cito : y volviendo á hacer nuevas inftancias Sabeli , ponderán
dole quanto convenia prender un enemigo tan molefto al Impe
rio , y á la Religión Católica , y que tantas vicTrorhs no habian
bailado á acabarlo, todavía eftuvo Juan de Ubcrt atado á fus or
denes , y licenció con cfto la caballería, para que pudicííc alar-
garfe á tomar quarteles donde hallaífen forrage , y fuftento , y
la infantería fe abrigó cerca de la Plaza.
3 El Duque de Uveymar , que ha criado toda fu fortuna en
defdichas , y calamidades, fin deíanimaríe con efte fuceío , jun
tando con mucho valor , y diligencia las tropas deshechas , y
vencidas, y afsiftido con nuevos focorros de Francia , y de algu
nas Plazas de la Alfada , animando á fu gente , pareció con po
co menos de cinco mil hombres , quando mas deícuidados cita
ban , (obre el Egcrcito de Sabeli , y Ubert. Embiíliólos en fus
mifmas guarniciones con tanto valor , y los halló tan olvidados
de que pudiefe volverles a dar la batalla un enemigo tres dias
antes vencido , y deshecho , que aunque pelearon largo cfpacio
por el esfuerzo de la Infantería Imperial, finalmente los rompió,
y venció, prendiendo al Duque Sabeli , y á Juan de Ubert : y
dijoíe por cierro, que la caballería que allí fe halló del Empera
dor , íe retiró fin tirar un piftoletazo al enemigo. Efta fue la ro
ta, que Uveymar dio en los primeros de Marzo de efte año de
treinta y ocho , á los Cabos Imperiales {obre Reinfelc , quedan
do en efte defdichado fuceíb buen cgcmplo en la guerra , qui ni
el
,i* SITIO , Y SOCORRO

el vencedor es bien que defeuide , ni que defeonfie el vencidoj


pues no hay batalla can perdida que ñola pueda renovar el valor,
ni victoria tan aíTcgurada , que no la pueda malograr el des
cuido.
• 4 Alteró efte accidente toda la difpoficion de las cofas de

Alemania por aquella parte , porque luego fe comenzaron á po


ner en cridado , y recelo las plazas que obedecían al Emperador,
y al Imperio en aquellas Provincias , animandofe tantos defter-
rados , y defeontentos , que fe hallan con defeo de triftes fuce-
fos á las Armas Católicas , para mejorar fu fortuna en la agena
pérdida , y daño.
5 El Duque Uveymar ganó á Reinfclt á pocos dias que
eftuvo (obre efta Plaza ; y adclantandofc la vuelta del Ducado de
Uvitcmberg , y del Danubio , corrió fu caballería nafta la Ciu
dad de Ulm , ocupando también la de Stugart. Huvo de pagar
de contado el Señor Duque Elector de Babicra las ordenes prc-
cifas , que dio a Juan de Ubcrt , que caufaron efta defdicha, pues
para defenderfe de un enemigo con quien íc pudo acabar can
fácilmente , formó á fu cofta un Egcrcito de diez mil hombres,
al qual fe le juntaron otras tropas ,c hicieron cerca de diez y feis
mil á cargo del Mariícal de Campo Guetz. El Duque de Uvey
mar entretanto tomó á Frisburg , y contra lo capitulado degolló
la guarnición que halló en ella , y poco dcfpucs a Kcrnogucn,
con defignio de bloquear á Brifach , fin que íc lo impidicíc el
Egercito del Elector , que campeó con (obrada remifion , y len
titud , pues no íc acercaba, como parecía conveniente, á un ene
migo que obraba con tan dcfigualcs fuerzas tanto mayores efec
tos.
6 Por efte mifmo tiempo el Egercito del Emperador , que
aísiftia en Pomcrania , á acabar de echar del Imperio á los Suc-
cefes , á cargo del Teniente General Conde Galafo , ocupó la
Ciudad de Gatz , una de las mas fuertes , y principales de aque
lla Provincia , degollando mil hombres de guarnición que habia
dentro de la Plaza , con que íe iban reduciendo aquellos enemi
gos á mas corto eípaciodc tierra. Poco defpues ocupó el mifmo
Gondc otros pueftos importantes en la mifma Pomerania , con
que fue cftrechando mas los enemigos} pero al paíb que la guer
ra iba confumiendo aquellos hereges , los alentaba Francia , re
novando con ella por medio de Monfiur de Albou , en el mes de

Mar-
DE FUENTE-RABIA1. (i i 3

Marzo , la infame liga que condujo al Rey de Succia de las Pro


vincias ultimas del Norte a profanar los Templos de Alemania,
.y perder en ella la vida.
y No fue de los menores efectos que causó la victoria del
Duque de Uveymar , el embarazar todas las reclutas , y levas
que en Alemania fe habian de hacer para focorro de los Paífes
bajos 5 con que fe halló fu Alteza , como hemos dicho , redu
cido a tan corto numero de infanteria , y caballeria , refpecto
de quatro Egcrcitos tan poderoíos que eftaban amenazando
aquellas Católicas , y obedientes Provincias j animandofe Fran-
ceíes , y Olandeíes , tanto mas á la emprefa , quanto veían cor
tados á fu Alteza tan grueíbs , y poderoíos focorros. Con todo
cílb , por mucho que aprefuraron las Armas de Francia , y de
los rebeldes el entrar con fus tropas por los Paífes obedientes de
Flandes , comenzó primero á campear íegunda vez el Marqués
de Legancs en Italia , engrofado fu Egercito con los que recibió
eje Eípaña , nafta el numero de diez y ocho mil infantes , y feis
mil caballos.
8 Pufo cftc Ejercito en debido cuidado las dos Provincias
del Monfcrfato , y Piamontc , a quien la inquietud Francefa ha,
bia expuefto , y neccíitado a padecer dentro de fu mifma caía
los riguroíos efectos de una fangricnta guerra. Intentaron , con,
ocafion de defender al Piamontc , hacerle feñores de las Plazas
de íus confederados , y poner guarnición Francefa en ellos 5 y-
aun procuraron , contra la voluntad de la Serenifsima Duqucía,
ocupar á Trin, con pretexto de defenderlo contra los Efpañoles.
Pero opuíbíe a efto fu Alteza , y la mayor parte de la Nobleza
Piamonteía , difeurriendo prudentemente , quanto mejor era ex
ponerlas a que Eípañoles las ganaíTcn , que entregarlas á Fran-
ceíes , para que de conocido fe perdicífen , por haber con útiles
experiencias reconocido , que es mejor el Rey de Efpaña para
enemigo , que para amigo el de Francia, íupuefto que no han
ocupado Plaza en Italia las Armas Católicas, que no fe hayan
icftituido á fu dueño , quando ha fido necefario reducir por cftx-
via los medios coftofos de la guerra á una honefta , y fegura paz^
Dcfavinieronfc algunos Franccfes , y Piamontefes íbbre rehufar
entregarles las Plazas } pero hallándole neccfitados los unos
de los otros , huvieron de feguir una mifma fortuna
deícontentos.
Tom.X, P CA-
Il4 SITIO, Y SOCORRO

capitulo vm.

MANIFIESTOS A LOS MO^FER^JOXPS,

j 'Piamontefes fobre la jujlijicación de las Armas

del%ey.

Xcluído el Francés del primer intento , y íblo ad


mitidos á la continuación de la liga , como íe ha
referido , reíolvio el Marqués al miímo tiempo
que habian de entrar las Armas del Rey por la
Provincia deílinada á íuemprefa , manifeftar con
dos declaraciones , firmadas de fu mano , á los Monferrinos , y
Piamontefcs la juftificacion de las Armas de fu Magcftad. Refe-
riafe á los Piamontefes lo que el Rey habia deícado , y procura
do la paz univerfal de Italia , y que cita fe habia confeguido en
el tratado de Quiraíco el año de treinta y uno, en elqual íe obli
gó el Rey de Francia á dcfalojar toda fu gente de las Plazas que
ocupaba en el Piamonte. Que contraviniendo con evidencia á lo
capitulado , obligó con amenazas , y fuerza al Duque Vi&orio
Amadeo , que le entrégale á Piñarol , con pretexto de trocarlo
con otras Plazas , fin otro efe£to alguno , fino haceríe íeñor de
ella para intentar de alli mayores progreíbs en Italia.
z Que el año de treinta y cinco, poniendo en egecucion los
defignios con que fiempre han obrado los Francefes , obligaron
con la mifma fuerza , y violencia al Duque Viótorio , que hi-
cicíe liga con ellos contra Eípaña , introduciendo una guerra en
el Ducado de Milán , fumamentc injufta , y violenta : proteftan-
do el Duque Viclorio, que obraba en todo cito contra fu volun
tad , por los riguroíbs medios con que los Franccíes le compe*
lian á ello , y cito dijo fiempre hafta fu muerte , de la qual, y
de fus circunftancias notorio era al mundo de la manera que íe
habia hablado. Que confiderando el Rey nueftro Señor , que
4eípues de la muerte infeliz del Duque , quedaba aquel Eftado
gobernado por una Señora viuda, y íus hijos en edad pupilar , )r
deíamparada , y quan digno era de fu clemencia perdonar el ri-i
gor de íus Armas á aquella Provincia tan juftamente amenazada
por la guerra , que Piamontefes , y Saboyardos habian hecho en

el
DE FUENTE-RABIA. i j5

el Ducado de Milán ; le propufb diferentes medios de paz , y


concordia , folicitandole el Rey fu mayor conveniencia de 1»
Duqucfa , pues fe contentaba con que no diefe focorro á Fran-,
cefcs , obligandofe a defenderla á fu cofta , fi le impofibilitaíTen
qualquier ajuftamiento á la paz. Y profiguiendo Francia el ufar
las mifmas violencias con la Dnquefa , y los hijos pupilos , que
habian egecutado con fu padre difunto 5 nofolo le habia obliga
do a que no hiciefe paces con Eípaña, fino á que continuafc por
'dos años mas la liga que habia arruinado , y deftruido fu Caía,
necefitandoá eftaSereniísima Señorajá queporíeguir los intentos
Franceíes , tan contrarios á la paz , y á la quietud común , hu-
.vieíe de padecer dentro de fus mifmos Eftados la guerra.
3 Que no contentándole con cito , procuraban ocupar las
Plazas del Piamonte , y feñaladamente quifieron tomar á Trin,
fi los Piamontefes , con el valor , y fidelidad que eftan obliga-i
dos á fu Señor natural , no fe huvieran opuefto al intento. Y re
conociendo fu Mageftad , que ya los defignios de Francia fe ha
bian declarado , y reducido á una manifieíta fuerza, y violencia;
habia determinado , que fus Armas entraílen á librar del yugo,
y íervidumbre Franccía las Provincias de Italia , feñaladamente
las del Piamonte , y Monfcrrato , y ocuparlas Plazas que fueífen
neceíarias para obligarlos á una honefta , y fegura paz, Y afsi
exhortaba el Marqués en nombre de fu Mageftad, y requeria en
el íuyo á los Piamontefes , y Saboyardos , que advertidos de que
efte era fu Real intento , no folo no fe opufieífen á una caufa tan
jufta , y en que iba envuelto el remedio , libertad , y feguridad
de aquellas Provincias j fino que con toda fu fuerza , y poder
juntaífen fus Armas con fu Mageftad contra Francia , y procu-
ralfen íacudir de sí un enemigo tan importuno, c injufto. Eftan-
do entendidos , que afsiftiendo á. Efpaña , ó ufando la neutrali
dad , no le les haría guerra como á enemigos , ni padecerían to
dos aquellos daños , y miferias que ordinariamente la acompa
ñan , jantes bien habia nombrado el Marqués Miniftros , y Ca
bos que {¿veramente caftigaíTen á los íoldados,que en qualquic-
ra manera maltrataífen , u ofendieíTen a los Piamontefes , y Sa
boyardos en fus bienes , o en fus perfonas. Pero fi ( lo que fii
Mageftad no efpcraba ) fomcntaíTen fu mifmo daño con auxiliar
a Francia , era precifo avifirlcs , y proteftarles, que obrarían las
'Armas del Rey con toda aquella hoftilidad , y rigor que conce -
Tow.X. ' P*. de
n6 SITIO , Y SOCORRO

de la razón , y el derecho á un Egercito Católico que bufea por


los medios julios , y permitidos de la guerra, la quietud , y tran-
quilidad perpetua de la paz.
4 Otro manificfto , como eftc en fuftancia , firmado del
mifmo Marques , como Gobernador de Milán por el Rey nuef-
tro Señor , y General de fus Armas , íe publicó en el Monferra i
to , declarando la verdad , y finecridad con que fu Mageftad ha
bía cumplido lo capitulado en Quiraíco , reftituyendo por fu
medio el Emperador la Ciudad de Mantua que tenia ocupada el
Cefar, al tiempo que los Franccfes, contraviniendo á la paz, ha
bían obligado al Duque de Mantua que recibiefe prefidio Fran
cés en el Cafal , donde aprifionaron la Nobleza , defterraron los
Monferrinos , fidelifsimos fubditos de fu Señor natural , hacién
dole abíblutos tiranos de aquella Plaza. Y en fuftancia , en el fin
de eftc papél fe requería , y proteftaba lo mifmo a los vafallos
del Duque de Mantua , que á los del de Saboya.
5 Eftos dos manificftos a vifta de un Egercito tan vi£torio-
fo , y grande , como tenia el Marqués, pufieron los dos Eftados
del Piamonte , y Monferrato en el recelo , y cuidado que fe de
ja confiderar , viendofe amenazados con tan juila razón de las-
Armas de Efpaña , reconociendo con grande aflicción , que te
nían los Franceíes en Italia las fuerzas que les bailaban para oca-
fionarles la guerra , faltándoles las que habían menefter para de
fenderles en ella. Hallabanfc los vafallos de eftos dos Principes
en eftado verdaderamente trille , y calamitoíbj porque fu deíeo,
y fu conveniencia cftaba de parte de la razón de Efpaña , y el
rendimiento , y acciones de parte de la fuerza, y de la violencia
de Francia, fin hallarfc con poder para oponerle a. los Efpañoles,
ni para facudir de sí á los Francefes-. Y como Francia habiapuef-
ro eíle s ño todo fu cuidado , y poder en la deftruícion de los
Paííes Bajos , hacia la guerra ofenfiva en ellos , con que apenas
podia hacer la defenfiva en el Piamonte : llorando entretanto
Saboya , y admirando Italia , que fucífe mas fácil en un Rey
Chriftianifsimo invadir con ran grueíos Egercitos los Paííes Ca *
tolicos en favor de hereges , que defender en el Piamonte á los
Católicos, fus amigos , y confederados , y mas con la circunftan-
cia de íer de fu hermana viuda , y de íus fobrinos pupilos la Pro*
vincia invadida. Porque ponderaban con grande dolor , que pa
ra hacer fu Mageftad Chriftianifsima la guerra en Flandes , au
xi-
DE FUENTE-RABIA. ny

xiliando á los rebeldes á fu Dios , y a fu Rey , habia formado


Egercitos de mas de treinta mil infantes , y diez mil Caballos j y
para la defenfa de los que por feguir fu amiltad fe habían per
dido en Italia 5 apenas fuftentaba ocho mil Francefes.

CAPITULO IX.

T>EL SITIO DE 'BEXCELI.

Efpucs de haber manifeftado el Marqués la juílifi-


cacion,que fiempre precede á las Armas de fu Ma-
geftad , y gravemente pefado , qual de las Plazas
del Piamonte , ó del Monfcrrato convenia fitiarj
reíolvió que fueífc la de Bcrceli , pcríuadidode ra
zones urgentifsimas del íervicio del Rey , y las ordenes que tema
de fu Mageftad , y cartas del Conde Duque , de que el Egercito
fe pufieíe íobre Plaza que necefitafe á losFranceles ápafar á Ita
lia a fu defenfa , con que íc minoraífen las Tropas , y Egercitos
que eftaban amenazando las Provincias de Flandcs. Es Berceli
de las mayores 9 y mas fuertes Plazas de Italia en los confines
del Piamonte , y de Lombardía. Por la parte de Valencia fecun
da fus campos el Sefia, Rio que corre á fu vifta , y muy cerca,
con moderada corriente , quando el golpe de las aguas del tiem
po no le hace con exceío caudaloío , cofa que muy de ordinal-
rio íucede. Pafa por las mifmas murallas el Cerbo , otro Rio de
mas pequeña corriente , el qual , haciendo una Isla á poca dif-
tancia de la Plaza con la Sefia , pierde en el fu nombre , y fus
aguas. Es Plaza de quatro mil hombres de guarnición , y de feis
mil cafas de vecindad , con Ciudadela, y Caíttllo dentro} de muy
excelentes baluartes , fortificaciones Reales , medias lunas , y
reduótos á fuera. Teniala á fu cargo el Marqués de Dollani, her
mano del Marqués Vigila , con tres mil hombres de guarnición;
Fortificóla con grande cuidado el Duque Carlos Emanucl de Sa
baya , defpues que las Armas de Efpaña fe la ganaron el año de
diez y fíete , y por el ajuftamicnto de paz que fe hizo en Pavía,
fe la reftituyeron el de diez y ocho. Eran grandes las convenien
cias de fitiar efta Plaza , pero no fuperiores á fus dificultades?
pues aunque con adquirirla , fe cobraba una prenda fegura pa
ra difponer la paz , y fe cubria el Eftado de Milán por la parte
mas
n8 SITIO , Y SOCORRO

mas flaca , íiijetando todo el País hafta la Dora , y Valcfános , fí


Ce ganaban algunos lugares de poca reííftencia , con que fe po-
dia alojar cómodamente el Egercito , y defcanfaT el Eftado. Pe-<
ro para hacer fuperable la emprefa , fe creía que eran neceíarios
cerca de treinta mil hombres , hallándote el Marqués con pocos
mas de veinte mil entre infanteria , y caballería, y con los Frarln
cefes , y Saboyardos al opofito , que tan fácilmente podian en-
grofar fus Tropas , y como feñores del País impedir á nueftros
Egercitos los viveres , 6 con numero de gente bailante intentar
á viva fuerza el focorro.
2 A citas , y otras muchas razones , que Ce confideraban
por parte de la dificultad , vencia en la prudencia , y atención
del Marqués , el valor grande de fu Egercito , las afsiftencias , y
íocorros de Efpaña , el corazón que habia cobrado nueftra gen
te con la toma de Bren , y los buenos íuccíos antecedentes $ pare
ciendo también que los enemigos no podian juntar fácilmente
tanto gruefo de Egercito , ni de tal esfuerzo , y valor , que baf-
tafe á impedir nueftros defignios , ó por lo menos fe coníeguiria
lo que habia mandado fu Mageftad , de llamar los Franceíes á
Italia , y dar el alivio que fedefeaba , y de que tanto neceíitaban
las Provincias Católicas de Flandes.
2 Finalmente , rcfuelto el Marques de fitiar á Berceli , dif-<
puío con tal fecreto cita facción , que hafta que fue neceíario
para egecutar lo refuelto , deícubrir lo mas rcíervado , no huvo
fino Don Martin de Aragón quien fupieífe, ni entendieífe el in
tento. Partió de Milán á los veinte y tres de Mayo , y llegando
el dia figuiente a Valencia , mandó marchar parte del Egercito
el camino de Bren , porque el enemigo Ce hallaíTe menos creído
de que eran los defignios fitiar á Berceli. A veinte y quatro dio
orden á Don Martin de Aragón , General de la artillería , que
hicieíe marchar la gente la vuelta de Berceli , para que fueíícn
pafando el Sefia los tercios. Apenas llegó Don Martin á la ribe
ra , quando le deícubrió la caballería del enemigo, que recono
ciendo el golpe grande de la nueftra , fe retiró fin impedir ol
eíguazoj con que pudo Don Martin hacer que Ce echaífcel puen
te para que pafaífe la infanteria. Eftoíc cgecutó con mucha bre
vedad 3 y buen orden , figuiendo á la vanguardia que llevaba el
Macfe de Campo Don Juan Vázquez Coronado , con fu tercio
de infanteria Eípañola 5 todos los demás tercios } y Regimientos
del Egercito. Apc-
DE FUENTE-RABIA. 1 19

4 Apenas habia pafado nueftra gente el Scfia , quando co •


menzó á llover tan recia, y deftempladamente, que fe pulieron
los caminos fumamente impedidos para la marcha de la infante
ría , y afsi , aunque el Marqués , y Don Martin lo procuraron
con increíble trabajo , no fue pofible que efte dia , ni el figuien-
te fe ocupaíTen los pueftos fobre la Plaza. A cfta caufa mandó a
los Tenientes Generales Don Vicente Gonzaga , General de la
caballería del Eftado , y Don Alvaro de Quiñones de la de Na*
poles , y al Coronel Don Fernando de Limonti , como Gober
nador de la Alemana , ocupaíTen los pueftos entretanto que lle
gaba la infanteria. EgecutóTc como lo ordenó el Marqués , y el
dia figuicnte fueron llegando los tercios , y Regimiento de toda
la infanteria , y los tomaron en la forma figuiente. El tercio del
Macíe de Campo Don Juan Vázquez Coronado , ocupó defdc
la orilla del Cerbo hafta una cafina , y el mifmo ocupaba Don
Vicente Gonzaga con la caballería que tenia á fu cargo. Seguía
le el tercio de Lombardía , que gobernaba el Sargento mayor de
Aragón por faltar fu Maefc de Campo. Efte fe daba la mano con
el de Monfiur de Ricart , que era de Borgoñones , el qual por
ííi muerte íe proveyó defpues en el Varón de Batevila , hijo del
que murió en Cataluña. A efte tercio fe feguia el del Marques de
Mortara , que defpues fe proveyó en el de Caracena , y á efte el
de Don Antonio Sotelo con el Conde Fabricio Madian con fu
compañía , y otras cinco de la caballería del Eftado. Seguiafc la
Corte , que es el alojamiento del Marqués , General del Egerci-
to , y á efta el de Don Martin de Aragón , General de la artille
ría } y delante de entrambos quartclcs las dos compañías de las
Guardias á cargo de Don Juan de Amaga , como Capitán de las
de Lanzas , con la de arcabuceros de Don Diego Ciganda. .
5 A las cfpaldas fe alojaba el Coronel Juan López Girón
con fu Regimiento de Dragones , guardando , y guarneciendo
el camino de Turin , por donde fe creía que habían de intentar
elfocorroá la Plaza. Al quartel del Marqués, y de Don Mar
tin de Aragón fe feguian los tercios de Napolitanos de Carlos
de la Gata , y Tiberio Brancacho , y luego el Teniente General
Don Alvaro de Quiñones , con la caballería de Ñapóles. A efte
los tercios de Lombardos de los Condes de Bolognin , y Borro-
meo , y el de Napolitanos de Aquile Minutulo , que el Duque
de Medina de las Torres , Virrey de Ñapóles 3 con el defvelo ,y
aten-
, 2o SITIO , Y SOCORRO

atención grande que fiempre aplica al férvido del Rey , envió


de aquel Reyno de íbeorro. Seguianfc á cfte los Regimientos de
Alemanes , que eran de los Coroneles Varón Leyner , y Princi
pes Reynaldo de Efté , y Borfo de Efté , de los quales Reynaldo
es tio , y Boríb hermano del Señor Duque de Módena. A eftos
cftaba inmediato el Coronel Gil de Ayx con los Grifones , y la
caballería de los Coroneles Don Fernando de Limonti, y Vitzum,
con que fe acababa de cerrar la Plaza por la parte del País del
enemigo , nafta volver á encontrar con el Ccrbo. Por el Ce daba
la mano nueftra gente , con una puente , que para efto fe hizo
con el Marques Serra , que fe hallaba en la Isla con los dos Co-
mifarios Generales Don Fernando de Hcrcdia , y Don Pedro
Mogica , y el Macfc de Campo Francifco Torniel con las Mili
cias del Eftado, que fe comunicaban con el tercio de Juan Vaz-.
quez Coronado , por otra puente (obre el mifmo Cerbo , que
dando con efto perfectamente cerrada la linca de la circunvala-*

cion.
6 El dia figuientc , que fe tomaron los puertos en cfta for
ma , fe comenzó el trabajo de abrir las trincheras , que no fue
pequeño , pues duró algunos dias , haciendoíe al mifmo tiempo
los ataques, aunque templadamente nafta acabar la linea. Aten
diendo también con vigilancia , y valor, que no cntraííc focorro
en la villa , porque el Egcrcito del enemigo , a cargo del Car
denal de la Baleta , y del Marques Villa , que conftaba de diez
mil infantes , y tres mil caballos , procuraban con íiima dili
gencia engroíar fus tropas : y para eííb llegó el Cardenal a Trin,
haciendo con los Piamontcíes los esfuerzos pofibles para que to
dos fe armaífen á la defenía común , procurando entretanto con
ííi caballería impedir los baftimentos á nueftro Egercito , pero
con poquiísimo efecto. A primero de Junio , antes que íe aca-
baífen las trincheras , hizo una falida el enemigo con toda la
caballería que tenia dentro de la Plaza , que íerian doícientos
caballos , y con dos mangas de mofqucteria. Encamináronle al
quartél del Marqués , y filió á recibirlos Don Juan de Artiaga,
y Don Diego Ciganda , Capitanes de aquellas compañías, y tra-
bóíe por efpacio de una hora muy recia eícaramuza , peleando-
fe por entrambas partes con mucho valor ; pero rechazóle al
enemigo con muerte de mas de íeícnta hombres , y entre ellos
el Sargento mayor de fu Plaza , y dos Capitanes, quedando prc^
ios
DE FUENTE-RABIA. i%,

ios otros dos , y veinte Oficiales , y de los nueftros folo murie


ron tres Toldados , y doce falieron heridos. En el mifmo dia hi
cieron otra falida al quartel de los Alemanes , donde les recibie
ron con mucho esfuerzo , y volvieron con poca menos pérdida
a fu Plaza*;
y Continuaba cl enemigo entre tanto los mayores esfuer
zos que le era pofiblc para aumentar fus tropas , y para efto Ma
dama Real habia venido de Turin á San- la , difponiendoque to
dos fus vafallos fe armaíTen , aunque ellos lo rehuíaron , preten
diendo que no tenian efla obligación , fino es Taliendo en cam
paña la Pcríbna del Duque.
8 Tampoco faltaban algunas competencias entre Francefes,
y Piamontefes íbbre la vanguardia , y encendiófe fuerte, aunque
anticipada diferencia , fobre qual de las dos Naciones habia de
quedar dentro de Berceli en habiendo íbcorrido la Plazaj fi bien
de efte embarazo les quitó defpues el Marqués con llevarfela.
Con las diligencias que hacia el enemigo de aumentar fu Eger-
círo , llegaba a diez de Junio a cerca de doce mil infantes, y mas
de tres mil y quinientos caballos j y de las Provincias de Gafcu-
ña á la deshilada venian cada dia Francefes , poniendofe en tan -
ta confianza del focorro , que al defpedirfe de Madama Real el
Cardenal de la Baleta , y el Duque de Cándala fu hermano , le
ofrecieron de íbeorrer la Plaza , ó perderfe. A cinco de Junio
intentó dividirfe el Egercito enemigo , y embeftir el nueftro en
íús fortificaciones ; pero hallaron tan dura la emprefa , que cC-
cufaron de introducirfe en cfte peligro, lbanfe entre tanto aban-
zando los nueftros , ocupando puertos para acercaríc a la Plazaj
porque encomendados los aproches á las tres Naciones, Eípa-
ñolcs , Italianos , y Alemanes , íc fueron mejorando con tanto
valor , que á los diez de Junio íc hallaban muy cerca de las for
tificaciones , y ya los Efpañoles haíbian ganado una media luna,
que cftaba algo mas á fuera que las otras. Habianíe plantado
quatro baterías , tres en los ataques , y una en la Isla , hacia
donde fe creía que la muralla era cafamuro , donde iba hacien
do nueftra artillería no pequeño efecto.
9 Habia también quatro trabucos, que por elevación difpara-
ban bombas á la Ciudad, y la incomodaban , derribando las can
fas , é inquietando , y afligiendo mucho á los vecinos. Las trin
cheras tcniamos muy bien guarnecidas de artillería á la parce de
Tw. X. Q_ la
iti SITIO , Y SOCORRO

la campaña , por íi quifiefc el enemigo cmbeftirlas, c bmo lojia-


bia intentado. Nueftros batidores corrían por una parte , y otra
b Sefia , aíTegurando la caballería los baftimentos al Egcrcito.
También el Marqués , previniendo qualquier accidente que en
efta razón podía fuceder , había mandado traher mucha harina,
y hacer hornos dentro del recinto del fitio , donde el numero
grande de Vivanderos tenia bien fbcorrida, y proveída la gente..
io Aunque con efta diipoficion fe iba cada día eftrechando
la Plaza , todavía pareciendo al Marqués, que reípe&o de los cf-
fúerzos que hacia el enemigo para locorrerlá , y tener á la. vifta
un Egcfcito que iba aumentándote mucho j y qué el ganar por
trinchera las fortificaciones de afuera , ícría darle mas tiempo
para que le fuelTen llegando mas fócorros de Francia , y poner
en mayor peligro la empreía j rcíblvió que íc ganaílén las forti -
ficaciones por aíálto. Egecutóíc cfto a quince de Junio en la no*
che , y á un mifmo tiempo las tres Naciones , Eípañolcs , Italia
nos , y Alemanes embifticron la parte que á cada uno tocaba; y
aunque por todas fe obró con esfuerzo , y refolucion , fue tan
to lo que fe feñalaron los Eípañolcs que iban á cargo del Sargen
to mayor Don Martin de Mogica,xjuc lo era del tercio del Mar
qués de Mortára , y fue á quien tocó efta facción aquella noche,
que habiendo ganado las fortificaciones, no íblo degollaron mas
de íefenta hombres de los que fe hallaron en ellas , prendiendo
mas de otros íetenta ; fino que íiguiendo a los enemigos , llega
ron hafta la puerta de la Ciudad , poniendo tal terror en los de
ella , que defampararon por algún rato la muralla , creyendo
que eftaban los Efpañoles dentro de la Plaza.
1 1 Corrió efta voz por todo el Egercito, y que eramos íeño-
res de una puerta de la Ciudad , y llegando cftc avifo al Marqués
le recibió con notable pena , ponderando quanto fentiriafu Ma-
geftad ganar á viva fuerza á Berceli, por los deíbrdenes, cruelda?
¿es , y pecados que acompañan neceíariamentc eftc genero de
calamidades : confideracion bien digna de un General de Rey
tan Católico , pues peíaba en fu eftimacion mas la debida atenr
cion al afeólo piadoío de fu Rey , que la gloria que coníeguia de
ganar tan valeroíámente una Plaza. Supofe luego que los de aden
tro habían fortificado la puerta , de manera , que no habiendo:
trabucos con que derribarla, no pudo ganarte aquella noche. Ert
efta ocafion fe feñaló mucho el Conde de Cocentayna , Mar

qués
DE FUENTE-RABIA. 1 2?

qués ele Solera , que fue uno de los que primero llegaron hafta
la mifma puerca , y otros que fe referirán en la relación particu-
lar que fe cftá haciendo de efte fitio.
1 2 Eftando las cofas en efta diípoficion , y acercándonos
cada dia mas á la Plaza , y á la efperanza de reducirla , y rendir
la , por hallarfe los Efpañoles ya alojados por la contraefearpa,
y poco menos las demás Naciones 5 avifado el enemigo de los
de la Villa , la necefidad , y eltrecho en que fe hallaba , refolvió
á diez y nueve de Junio de intentar el íocorro, y habiendo aque
lla noche tocado arma por todas partes hácia nueílras trinche
ras , embiftió con tres Regimientos de tres mil hombres de gen
te efeogida , con tanto esfuerzo por la parte de la Sefia á la Isla,
que tenia á fu cargo el Marqués Serra, que aunque fue rechaza
do una , y dos veces, con todo eííb , hallando una parte menos
guarnecida , y mas flaca , entró buen golpe de gente en Berceli,
y huvierá entrado mucho mas , fi Don Martin de Aragón no
enviára algunas mangas de mofqueteria , que fueron cerrando
el pafo al enemigo.
1 2 Amaneció el Domingo veinte con fuma alegria de los
Francefes , que diípararon toda la artillería de íu Egercito , y de
la Ciudad , donde tocaban las campanas por demoitraciones de
regocijo , y fieíta de haber coníeguido el focorro. Aquel mifma
dia hicieron falidas a todas partes , pero fin ganar un palmo de
tierra de lo perdido.Sintió el Marqués, como era razón, el fuceíb,
y mandándolo averiguar , fe halló , que habia entrado de íocor
ro efta gente , por haber obrado con menos valor algunos Ale
manes , y dos Compañías de caballos , que habiendo embefti-
do fus Capitanes , y algunos caballos , dejaron de íeguir los de
más , por no haberfe movido los Alféreces con fus Eítandartes.
Mandó luego degollar á un Alférez de Don Francifco de Mene-
fes , y al de Fr. Vicencio Gamarra , y privar perpetuamente al
Teniente de Don Francifco de todas las honras Militares 5 con
lo qual , y con otros caftigos que hizo egecutar, fi no fe remedió
lo pafado , fe eftableció el valor militar para lo venidero. Tan
ta quanta fue en los enemigos la confianza de que con el focorro
habíamos de levantar el fitio , fue mayor la refolucion del Mar
qués á eftrechar la Plaza , juzgando por algunas cfpías , y otras
congeturas , que habia entrado tan poca gente , que en el efta-
do que ya los habia reducido , no podía feries de importancia.
Tow.X. ,Qj6 En^
I24 SITIO, Y SOCORRO

14 Entretanto que nueftra gente cada dia iba mas accr-


candofe á las murallas , peleaba nueftra caballería con la del ene
migo fobre el Comboy de los baftimentos 5 y á veinte y tres
rompieron los nueftros dos Compañías de caballos , y á veinte y
íeis en el camino de San Germán le degolló otras dos Compa
ñías de Infantería Francefa , quitándoles todo el baftimento que
llevaba fu Egercito. Deíengañado el Cardenal de la Baleta de
que el Marqués no había de levantar el fitio , hizo fus fortiíi -
caciones fobre la Seña , batiendo con todas fus piezas la Isla,
y fe huvo de hacer una cfpalda para defender la gente que la
guardaba. Y á veinte y flete el enemigo hizo una falida con to
do el golpe de gente , que le fue pofible , que ferian cerca de
dos mil hombres , embiftiendo por la Isla mifma por donde le
Kabia entrado el focorro 5 pero peleó de manera la Infantería
Efpañola , que fe halló en aquel puefto , y Don Pedro de Mo-
gica , Comifirio General con fu caballería , que los rechazaron,
degollando los que fe defendieron , y los demás retirándote á la
Plaza , fueron feguidos de nueftra caballería hafta las miímas
fortificaciones , con que fe templaron mas en las falidas.

CAPITULO X.

VISTOSICIO^/DE LAS TROTAS

del Señor Infante al ofojito de los Egerchos

enemigos.

Efte punto habían reducido por el mes de Junio


á Bcrceli las Armas de fu Mageftad en Italia,
quando yá los Francefes , y Olandeícs en egecu-
cion de fus defignios , comenzaban á invadir las
Provincias Católicas de Flandes. Y ¿¿conociendo
el Señor Infante que por la defigualdad grande de fus fuerzas,
íc hallaba necefitado de hacer la guerra dcfeníiva contra quatro
Egcrcitos tan poderoíos } difpufo de manera fus tropas , que
guarneciendo las Plazas mas importantes , quedaífen con el ma
yor numero de gente que pudieíTe fer para campear al opoííto
de fus intentos» Y viendo que el Egercito Francés á cargo del
Marifcal Jatillon fe hallaba en los contornos de Abcvüle , para

en-
DE FUENTE RABIA. 125

entrar por el Bolonois en la Provincia de Flandes, y el de MonC


de la Forza hácia la Fera , con intento de ocupar á Arleus,
por donde pafim las riberas del Scarpe , y Senfet , y el Marifcal
de Brefe hacia Mefieres, para entrar en el País de Lucemburg;
mandó fu Alteza , para oponerfe al Marifcal de Brefe que el
Sargento mayor de Batalla Ubec con la gente Imperial , que ha
bía invernado en aquella Provincia, ocupaíTe un puefto para po-
derfe dar la mano con Tiombilla, y Vois , y Montmcdi, en ca
fo que intentaífen fitiar algunas de eftas Plazas.
2 Y para oponerfe á lo que intentaífe el Marifcal de la For
za , ordenó , que el Coronel Roberóit fe alojaífc en Gibct , y él
con fetecientos infantes entraífeen Terlimon , y repartieífe la de-
inás gente de fu Regimiento en Felipeville , y Maricmburg : y
que el Conde de ifemburg fe aquartelaífe en Arleus con los ter
cios del Vi/xondeDon Jufepe de Saavedra , diez compañías del
Conde de Fuenfildaña, las de Don Francifco de Toralto , y Car
los Guafco , y el Regimiento de Juan Aguftin Spinola , y que íe
hicieflén algunas fortificaciones en Sailile , Efclufe, y Palber, por
fer las avenidas , y pafages mas importantes, cuidando de Arras,
Duay , Bapame1, y Buehain : y que enviaífe gente al Conde de
Fuenfaldaña,cafo que los Francefes Ce encaminaífen áCambray,
fi Ce inclinaífcn hacia Flandes, marchafle luego la mifma vuelta,
y entregaífe la gente al Marqués de Fuentes , á quien fe habia
ordenado para embarazar los defignios del Jatillon ,que pufieíle
los tercios del Marqués de Velada, Varón de Wcfemal , hijo
del Varón de Gravcndon , y Don Guillelmo Trefame , y al Co-
mifario General Don Franciíco Pardo con alguna caballería , en
tre Gravelingas ) y San Homer , para acudir á eftas Plazas ,y á
las de Burbo-Urg ; con que fe prevenía no íblo fu défenfa , fino
<^ue Ce impedia , que Olandcíes no deíembarcaífen en la playa. Y¡
por no haber podido ir á la facción el Marqués de Fuentes, ocupar
do cerca de la Perfona de fu Alteza , fe encargó dcípucs efto al
Conde de Fontana, el qual alojó la infantería fobre la ribera que
.viene de San Homer á Grabelingas ^ y Dünquerquc.
2. Mandó también fu Alteza al Conde de Villerval , que
fe aquartelaífe en Weft Cápele para impedir que el rebelde no
defembarcaífe en Aífegar, ordenándole que ocupaíTe el fuerte de
Blamquembcrg , ó alguno de los que eftan al opofito de la in-
clufa. También fe mandó al Maefe de Campo Don Enrique
Ga-
126 SITIO, Y SOCORRO

Gage , que fe alójate en Houch , y Oftqucrque , para acud'ir al


fuerte de San Job 5 y a Don Eugenio Oncill en Senfate para
guardar el Safo , y diez compañías de Don Enrique de Alagon
Conde de Fuenclara en S. Giliftequen para acudir aUlft , donde
habia otras cinco Compañías de efte mifmo tercio. Y al Macíe
de Campo Monf. de Ribacortemborc fe le ordenó , que íe pu-
íicífe con íli tercio en Bore , para reforzar el dique de Caloó , y¡
fuertes de la Squeldadj dando orden también al Coronel Brion,
quccftuvieíTcen Namur,hafta que llcgaíTe el Conde Picolomini.

CAPITULO XI.

E^(T%AeDAeDEL MA%ISCAL VE

Jatillon por Artois.

Uarnccidas de cfta manera las Plazas , y alojadoíc


gente con grande providencia en los puertos
mas importantes , para la defenfa de todas las
Provincias obedientes , citaba atento fu Alteza á
acudir por fu Perfona , y la del Señor Principe
Tomás , adonde llamaífe la necefidad 5 quando le llegó aviíb de
que entró por Artois el Mariícal de Jatillon, con el Egercito que
fe juntaba en los contornos de Abeville , y Bolonois , que como
fe ha dicho , conftaba de quince mil hombres , y tres mil caban
líos. Encaminófe el Mariícal por San Pol , Villa muy flaca, eni
la qual no íe podia hacer refiftencia. Habia en ella dos Compa-.
ñias del tercio de Wcfemai , y como habiéndoles enviado Ja
tillon un trompeta para que fe rindieíTcn , no quifieron hacerlo,
adelantófe el Egercito , y fe defendieron , hafta que llegó la ar-i
tilleria , y no pudiendo refiftir mas , fe rindieron , capitulando
de filir con fus armas , y vagage , aunque no Ce les cumplió
defpucs , porque los deívalijaron , y defarmaron en el camino:
corta hazaña en gente rendida , y faltando á lo ofrecido. Pasó
dcfde alli Jatillon á Betuna , en que pocas horas antes habia en-<
trado el Vizconde Don Jofeph de Saavedra con once Compa 4
ñias de fu tercio , que venían marchando hacia Arleus, con que
torció fu camino por Perne , y Lilers , Villetas ambas muy fla
cas , y fin guarnición , y defde alli fe encaminó hacia la de Ayrc,
donde á inftancia del Gobernador envió el Vizconde quatro
cien»
DE FUENTE-RABIA. , ±¿

cientos hombres de fu tercio , y el Conde de Fontana dos" Coni-


pañias del de Vvcfemalj y fue cofa cierta , que fegún los aviíbs
que íe tuvieron de algunos prifioneros que hizo nueftra caballe
ría , el primer intento del Francés , fue finar á Ayre", Plaza- muy
fuerte ; pero fabiendo que cftaba prevenida, y que había entra
do mas gente en ella , fe retiraron , y fueron adelantando hacia
San Homcr.
2 Ganaron el Caftillo de Arch , diftantc de efta Plaza me
nos de media legua j deípues ocuparon todos los demás pueftos
que habia al rededor de la Villa , no habiéndolos podidofuften-
tar la gente que el Conde de Fontana pufo en ellos, ni quedar fu
períbna en Vvatcn, que es íbbrela ribera, portener poca gente,
y haber enviado alguna á Ayre , y San Homer. Habia en efta
Plaza también quatro Compañias del tercio del Marqués de Ve¡-
la4a , ciento y cinquenta Inglcfes del de Trefcmey , doícientos
Valones del de Vvefemal , fin quatro compañias del de Don Jo*
feph de Saavedra , y las del Gobernador , y Mayor de la Villa:
Hallabafc afsimifmo en ella el Varón de Vvefemal, y el Sargen
to mayor de fu tercio , que ocupaban con doícientos hombres el
puefto de Bach , y reconociendo la impofibüidad de coníervar-
le , Ce retiraron con la gente dentro de la Plaza , Con que había
en ella mil y fciícientos infantes , y quatrocientós caballos. Tam>-
bien el Conde de Fontana hizo entrar , con orden de fu Alteza,
quarenta y dos mil libras de pólvora que fe llevaron de DunA
querque , porque fe creyó que habia falta de ella , fin embargo
de que efta Plaza no corría por finanza, fino que ella mifma def
bia hacer fu provifion. . »'":•!

5 Quando fu Alteza fupo el camino que tomaba el Marif»


cal Jatillon , -mandó al Conde de Iícmbourg marchaíTe luego
para juntarfe con el Conde de Fontana , tomando la via de Po-
peringe , y que el Señor Principe Tomas parcicíTc de Bruíelas,
y al Marques de Fuentes , y Conde Juan de Nafao , que con el
de Ifembourg habían de afsiftir cerca de íü Perfona. Juntófc con
el Señor Principe Tomás en Verbo-Urg la gente que trahia el
Conde de ifembourg , y poco defpues el tercio del Conde de
Fucníaldaña , y el Regimiento de Juan Aguftin Spinola ; y con
las demás tropas , y gente que fe le iba juntando , llegaba íu
Égercito nafta ocho mil infantes efectivos , y quatro mil caba
llos , fin los Croatos , que también fe juntaron con efta gente.
El
íiiS SITIO, Y SOCORRO

4 El Marifcal de la Forza , por eftc tiempo íe hallaba


alojado en Primont , entre Jatclct , y Boain con íu Egercito , y
creyóte , que , ó fitiaria aquella Plaza , ó la de Buchain para obli
gar á fu Alteza á dividir fus fuerzas con las correrías , y progre •
Tos que podia intentar por aquella parte. El Mariícal de Breíe,
con la gente del Rey que tenia á fu opofito , hafta entonces no
habia hecho facción confiderable, y aguardaba fu Alteza al Con
de Picolomini , y para darle prifa , envió de Brufclas al Tenien
te General de la artillería Don Bernardino de Rebolledo. Los
Olandefes por eftc mifmo tiempo , con Egercito de quince á
diez y feis mil infantes , y cinco mil caballos , como fe ha di
cho , tenían ya embarcada la mayor parte de fu infantería, y en
Breda recogidas muchas municiones , y víveres , con mil y qui
nientos carros ( es el mayor numero que jamás habían facado en
campaña) y íegun los avifos que íu Alteza tenia , parece quepo-
dia creerfe que fe pondrían fobre Amberes , Hulft , ó el Saíb. Y
deciafe , que las gruefas contribuciones que fe habían hecho pa
ta formar un Egercito tan poderofo , fe habían facilitado con
prendas feguras , é infalibles de tomar á Amberes , fobre cuya
prefa fe habían yá librado algunas partidas. Otros juzgaban, que
de acuerdo con los Franccfes intentarían darfe la mano para la
emprefa de Gravelingas , 6 Dunquerquc , mejorando el Princi
pe de Orangc por la mar , la vuelta de aquellas Plazas , y entre
tanto procurando intentar algo en las de la Mofa. A los movi
mientos de cftc ultimo Egercito eftaba arenrifsimo fu Alrez-»,
porque íe habia encargado de acudir por fu Pcrfona , y con toda
la gente que le quedaba de la que habia enviado al opofíto
de los tres Egercitos Francefes , y defender las Plazas , y
pueftos que intcntaífen ofender los
rebeldes.

*
CA
DE FUENTE-RABIA. .129

CAPITULO XII.

SUCESO DEL DIQUE T>E CALOÓ.

Stando las cofas en cfta difpoficion , tuvo aviíb


Don Felipe de Silva , Caftellano , y Gobernador
de Amberes , que tenia el enemigo alguna inte
ligencia en los fuertes que eftan fobre la Squelda,
y envió al Maefe de Campo Catres , á cuyo car
go eftaban las tres Compañias de infanteria Valona , que íe ha
llaban de guarnición ordinariamente en Amberes, para que con
toda difimulacion por no defeonfiar ios que fervian en aquellos
pueílos , tomando motivo de que fe habia de formar un grueíb
Egcrcito con que oponerfe á los intentos del enemigo , fueífe fa-
cando de allí la guarnición ordinaria. Egecutólo afsi , y pufo en
el fuerte de Caloó al Capitán Maes con quarenta foldados de íu
Compañia , y feíenta villanos del País de Baes, facando de aquel
pnefto al Capitán Vander Straten, íbldado de mucho valor. Pu
fo en el de la Perla al Capitán Sailli , y en el de Bloquerfdik al
Capitán Sivori.
2 Habia mandado fu Alteza algunos dias antes , que en el
iVillage de Burth , que cfta fobre la Squclda , fe alojaífe el Co
ronel Brion con íu Regimiento , y que guardaífe aquel puerto a
orden de Don Felipe de Silva , elqual fe la dio de que pafaíTe al
Dique de Caloó , y qucdaíTe fu Regimiento á difpoficion del
Maefe de Campo Catres. Quando fu Alteza tenia prevenidos eri
cfta forma aquellos pueftos , fe fueron reconociendo el Sábado
doce de Junio muchas barcas , y que fe iban acercando al Lilo,
y Cantón de Amor , y que defembarcaba mucha gente en la
Dula. Y dos dias defpues eftandola mar baja , pafaron el Canal
dos mil hombres del Egercito rebelde con el cieno hafta la cin
tura , y con el mifino valor que pudieran egecutarlo dos mil Ef.
pañoles , por'frente d¿ un reducto nueftro, que fe llama Stialant,
y. cfta fobre el Dique , que vá de Caloó al fuerte de Berbruch.
Llevaban fobre trincos quatro piezas de artillería 5 y embiftien-
Idcr aF reducto , en que habia quince foldados 3 le ganaron fin
ninguna defenfa. -> . .
. ^ - De allí fe encaminaron á una inclufa que hay entre eftc
- 3jwi. X. R re
Mo SITIO, Y SOCORRO

rcdu&o , y el fuerte de Caloó , y hallábate guarnecido con trefc


cientos Toldados del Regimiento de Brion , y otros tantos villa
nos , y dos medios quartos de canon 5 pero no pudiendo reíiítir
al enemigo , defampararon el puefto, perdiéndola artillería que
habia en él. Siguiendo cftos buenos fucefos pasó el Olandes a
embeftir el fuerte de Caloó , y aunque habia muchos villanos
mezclados con alguna gente del Regimiento del Coronel Brion,
en el efpacio que hay defdc efte fuerte al de Santa Maria , á las
primeras cargas de mofqucteria te retiraron fin ninguna refiften-
cia. Viendo efto el Coronel , que al ruido habia acudido al ar
ma , pidió con infancia al Capitán Maes que le dejaíTe entrar
en el fuerte con alguna gente de fu Regimiento , el qual defen
dió que no éntrate el Maete de Campo , y fi afsi huviera defen
dido que no entrara el enemigo , no huviera perdido tan baja
mente fu puefto 5 rindióle luego , con que entró el Olandes en

él
4 Al mifmo tiempo que con efte trozo de gente te iba
abanzando hacia el Dique de Caloó , envió á ocupar el fuerte
de Berbruck , que difta una legua del de Caloó , y en él eftaba
la Compañía del Capitán Amoneda , fi bien el Capitán te ha
llaba alojado en un villnge del mifmo nombre del fuerte. Rin
dióte el de Berbruck con muy poca refiftencia , con lo qual , y¡
con los pueftos que habia ya ganado, que todos eran palos muy;
acelerados para lograr los defignios con que gobernaba íu em-i
prete , pasó á acometer el fuerte de Santa Maria. Habíante reco
gido en fu eftrada encubierta muchos íbldados de los que te ha
bían retirado de los otros pueftos , los qualcs incorporados con
la guarnición del fuerte , le rechazaron con mucho valor , que
brando en el puerto de Santa Maria el rebelde, y herege los profi
peros íuceíbs con que te iba adelantando contra íu legitimo Rey,

y fu Religión verdadera.
5 Luego que fupo Don Felipe de Silva lo que iba obrando
el Olandes , juntando la gente que pudo de la que te habia retí-;
rado , ordenó que te abanzafe , y fortifícate en el Dique de Ca
loó , mas adelante del que viene de la Perla, porque no pudieílé
el enemigo embarazar la comunicación de un fuerte á otro , fi
bien al mifmo riempo eftaba batiendo con tres medios cañones
el de la Perla. Y hecho efto , pareciendole , que hallándote can
adelante las Armas de los Olandetes , para poder íitiar a Ambe-
res,
DE FUENTE-RABIA. I?I

res , era conveniente volver á aquella villa a prevenir todo lo


neceíario á fu defenfa j dejó encargada la de los puertos , que íc
confervaban por el Rey , al Macfe de Campo Catres , eícribien-
do á Don Enrique de Alagon , Conde de Fuenclara , cuyo ter
cio eftaba cerca de Hulft , y al Maefe de Campo Ribacourt , que
eftaba con el fuyo en Selfate , cerca del Safo , que uno , y otro
íe encaminaíTen con toda diligencia hacia Burght.
6 Supo fu Alteza en Brufelas los progrefos del enemigo , y
que el Principe de Orange fe habia encaminado hacia Berpues
Opzoon con la caballeria , y gran cantidad de carros , y que
trahía marchando la infantería , y al punto partió de aquella
Corte para entrar en Amberes , y difponer por fu Pcrfona la de-
fenía de aquella Plaza. Tuvo en el camino avilo , que el enemi
go habia tomado pie en Berbruck , y teniendo el mifmo Don
Eftevan Gamarra , Teniente de Maefe de Campo General por
carta del Burgo , Maefe de Amberes Sibori , fe adelantó hacia
Ruplamon , de donde dióaviío a fu Alteza, como los enemigos
eran yá dueños délos fuertes que fe han referido , y que pafaba
adelante a Burght para ver fi eftaba guarnecido , fiendo puefto
muy importante para la coníervacion de Amberes. No halló
Don Eftevan gente en Burght , y pafando a Amberes á comu
nicar con Don Felipe , y el Marqués Síondrato lo que fe rubia
de hacer para que el enemigo no fe fueíTe tanto adelantando, pa
reció á todos , que lo mas conveniente era , que el Marqués
Sfondrato pafaífe luego a Burght con toda la caballeria que te
nia alojada en Brabante , y con fetecientos infantes Valones , de
las guarniciones del Demer , y Erentales , porque entonces no
tenia mas infanteria , refpeéto de no haber llegado tres Regi
mientos de Alemanes del Emperador , que en el País de Lu-
cemburg habían invernado. También eícribió al Marqués de
Liera , que enviaíTe treícientos hombres á Burght, y al Marqués
¿e Lede , para que marchaíTe con toda diligencia con la gente
que venia de Ultramofa , y que eftuvieífe advertido de tomar el
camino de Malinas , porque el enemigo venia marchando por
la campiña con fetenta Compañías de caballos , y mucha infan-í
teria para tomar los pueftos , y fitiar a Amberes.
7 Habiendo hecho efto Don Eftevan Gamarra , volvió í
dar cuenta de ello a fu Alteza a Berbruck > donde le habian fu-
plicado los Miniftros que configo trahia , que hicicílc alto nafta
Tow. X. Ra te-
, 3 2 SITIO , Y SOCORRO

tener cierto avifo de los fucefos del enemigo , y que llegarte la


gente que fe efperaba. Para que abreviaffen , defpachó íu Alte
za al Ayudante de Teniente de Maefc de Campo General con or
den para el Marques de Lcde , Conde de Fuenclara, y Ribacurt,
que fin perder punto fe adclantaífen á Burght , y que Don An
drea Cantelmo fe abanzaíte luego , con la gente que pudieíTe ía-
car de la que eftaba á fu cargo. Habiendo dado eftas ordenes fu
Alteza , llegó a catorce á Ambercs , hallando en fuma aflicción
á fus vecinos , viendo los profpcros principios con que el ene
migo habia difpuefto , y egecutado la emprefa deftinada de la
afolacion , y deftruícion de aquella nobilifsima Villa. Con la en
trada del Señor Infante fe coníblaron grandemente, y animaron
todos , como quien reconocia , y miraba en la alegria del roftro
de aquel generofo, y efclarecido Principe, la grandeza de fu Real
corazón , y en la fuma prudencia , y dcfvelo con que iba difpo-
niendo las mejores egecuciones del fervicio del Rey , y defenía
de aquella Plaza , y con ella todo Brabante , y las demás Pro
vincias obedientes.

capitulo xm.

AVISOS T>E QUE EL F%J^CES

intenta entrar por la parte de Cantabria.

N efte conflito fe hallaban los Paífes Bajos por el


mes de Junio , con pocas cfperanzas de fer focor-
ridos como fe defeaba de Alemania , refpe&o de
los progrefos de Vveymar , y gente que juntaba
el Palatino , y haberfe roto el tratado con el
Lanígrave de Afia ; quando en Efpaña al cuidado de eftar en
tantas partes empeñadas fus Armas , y con ella el amparo de la
Religión Católica , fe aumentó el de la propia defenfa. Habien
do prevenido fu Mageftad lo que fe juzgó bailante para lo que
podia ocurrir por nueftras fronteras en la guerra con el Rey
Chriftianifsimo , pareció conveniente que el Marqués de los
Velcz , Virrey de Aragón , pafaíTe á gobernar el Reyno de Na-
varra , fiando de la prudencia , zelo , y acierto con que habia
obrado en aquel gobierno , y en el de Valencia , los buenos efec
tos que fe defeaban en el fervicio de fu Mageftad. Enviófe tam

bién
DE FUENTE-RABIA. , ? 5

bien á Don Antonio Gandolfo algunos mefes antes , qae reco-


nocieíTe los Caftillos de Pamplona , el fuerte del Burguete ,á San
Scbaftian , los Pafages , y Fuente-Rabia , y para ir difponiendo
algunas cofas que eran necefarias a fu defenfa , fe remitió canti
dad confiderable de dinero.
2 Efto fe iba egecutando con el cuidado á que podia obli
gar el ver al Francés tan empeñado en Flandes , é Italia , y tan
lejos de crcerfe que habia de intentarfe facción confiderable por
nueftras fronteras. Porque aunque algunos mefes anees fe habia
entendido vagamente que los Franceíes habian de entrar por la
parte de Navarra } qualquiera medianamente advertido podia
con facilidad bailante creer , que habiendo empleado todas fus
fuerzas el Rey Chriftianifsimo , efte año de mil y íeiícientos y
treinta y ocho , en acabar con las Provincias Católicas de Flan-
des , donde hacia la guerra con tres Egercitos , y hallándole
obligado en Italia de oponerfe á otro tan vi&orioío , y grande
como el de fu Mageftad , y que por la Borgoña podia recelar
que invadicífen fus Provincias nueftras Armas , divertidas tam
bién las fuyas en Alemania con los continuos íocorros que daba
al Duque de Vveymar, y a los Principes heregesde fu facción,
y que quando Francia eftaba tan exaufta de gente, como fe de
be creer del largo tiempo , en que en todas partes con defigua-
les fucefos fomenta , y fuftenta la guerra j no era vcrifimil que
quifieíTe , ni pudieífe comenzar facción tan peligróla por nuef
tras fronteras ; tanto mas en las de Navarra, y Cantabria , don
de fon tan dificultofas las entradas, y tan acoftumbrados los na
turales de una , y otra Provincia a defenderle con grande esfuer
zo , fin mas focorro del que ofrece la dificultad de los pafos , la
induftria , y valor de la gente.
3 A efta coníideracion daban fuerza los egemplos , y fucc-
íbs pafados en que efta Nación habia hallado en las entradas de
Efpaña tantas calamidades , y efearmientos , afsi en los mas anti -
guos por Cataluña , quando el Rey Don Pedro el Grande , que
llamaron el de los Francefes , deshizo tan numerofas tropas del
Rey Felipe de Francia $ como en los del Rey Don Fernando el
Católico , y Emperador Carlos Quinto, que hallandofc ya den
tro los enemigos , volvieron deshechos con pérdida de gente, y
reputación. Todavía la facilidad , y ligereza con que efta vcli-
coía Nación íc entrega á la guerra , y el ardor de fu natural no
de-
r?4 SITIO, Y SOCORRO

'dejaba razón bien difeurrida , y mas quando á los avifos vagos,


¿inciertos llegaron los mas individuales. Porque yá por los úl
timos de Mayo Don Fermin de Lodofa , que afsiftia en Vera,
dio noticia al Marques de los Velcz , que había entendido , que
el Principe de Conde citaba en Burdeos , y hacia Plaza de Armas
en Arax , que habia doce mil hombres en aquellos contornos,
y quinientos caballos : y fi bien no habia gente de guerra en
Burdeos , ni hácia Navarra , con todo eíío fe decia , que la Pro
vincia de Guiena fervia á fu Rey con ciento y cinquenta mil du
cados , y los Caballeros de ella tres mefes a. fu coila , obligando
á la plebe a toda fuerza a que tomaífe las armas , y fe creía, que
la refolucion era formar un Egercito de veinte y feis mil infan
tes, y dos mil caballos.
4 A cito fe fignicron fegundos avifos de Don Baltafar de
Rada , Gobernador de Maya, diciendo, que el Conde Agramon
habia partido a San Juan de Pie de Puerto a las cinco de la tar
de á veinte y uno de Junio , y que á la mifma hora comenza
ron á marchar veinte Compañías , de que era Coronel fu hijo,
y que también fe encaminaban á Andaya las de otro hijo del
Principe de Conde : que habían defembarcado veinte y cinco
piezas de artillería , y de mil y quinientos caballos folo habían
llegado quatrocientos : que el Principe de Conde habia entrado
la vifpcra de San Juan en Bayona , y trahia efta gente muchos
pertrechos de guerra , y particularmente bombas. De uno , y
otro dio aviíb el Marqués de los Velez á fu Magcftad con la bre
vedad que el cafo requería , difponiendo entretanto con grande
cuidado , y con el parecer del Prior de Navarra Don Fr. Martin
de Redin , Caballero de muchas partes , y valor , y de los de
más Cabos que le aísiftian , todo lo que citaba a íu cargo , vi-
fitando por fu Pcrfona los pueftos mas importantes , y obrando
en quanto fe debe prevenir en tales ocurrencias con fuma vigi
lancia , fortificando muy aprieía á Pamplona , y deípachando á
las merindades de aquel Rcyno , y a las Ciudades de la frontera,
ordenes para que enviaífen íbeorro de gente.
5 Con tan individuales noticias fue creciendo juicamente
el cuidado en la Corte. Y habiendo el Rey nueftro Señor remi
tido á los Confejos de Eftado , y Guerra pleno , punto tan im
portante , y confultado íbbre ello en el apofento del Conde Du
que j refolvió fu Magcftad , que el Almirante de Caftiila eftu
vicf-
DE FUENTE-RABIA, i35

vicífe prevenido para acudir á la defenfa de la Provincia , fi el


enemigo intentarte entrar por ella , pues era Capitán General de
Cartilla la Vieja , reconociendofe , que ferviria efte puefto con
el cuidado , y valor que fe deja conocer de tal fangre , y obliga-i
ciones , y del amor , y fineza con que fiempre fe ha fcñalado en
el fervicio del Rey , y que fe efcribieífe al Marqués de los Velez,
que con toda brevedad pufieífc artillería en el Burguete , por el
conocido rieígo que fin ella tenia aquel fuerte , fiendo tan inn
portante , para defender que los Francefes no pafaífen á Navarra
que fe dieífe orden paíaífen á San Sebaftian los mil y quinien
tos Irlandefes que eftaban en la Coruña , y habia trahido de
Flandes Don Lope de Hoces , y grande priía al aprefto de los
navios de fu cargo , y partieífe con ellos á la Provincia con el
primer avifo. Que fucilen á aquella frontera los Marquefes de
Mortára , y Torrecufo , y gobernalle el primero á los Irlande-
íes , y el fegundo á las Armas de Navarra.
6 De las que de Plafencia habian de pafar á Cataluña, fe
condugeífen mil y quinientos arcabuces á la parte que mas ne*
cefsidad tuvieífe , fobre otros tantos que fe habian mandado dar
á la Provincia , y que eftos firvieíTen para ir armando la gente
que fucíte al focorro. Que los Corregidores de Logroño , Alfa-
ro , y Calahorra acudieíTen prontamente a, la frontera con la
gente de fu obligación , y que el Confejo de Aragón enviaífe las
ordenes nccelarias , para que aquel Reyno no folo fe previnieífe
para fu defenfa , cafo que los Francefes intcntaíTcn hacer nove
dad por aquellas fronteras ; fino que diípüfieíTe gente para pafar
•á las de Navarta , pues fi el enemigo entraba por ella , padecía
conocido riefgo Aragón , y fu Corona ; y era jufto , que íiendo
reciproco el peligro , fueífc también igual la correfpondencia.
Diófe orden al Marqués que guarnecieífc la armería de Eguí,
porque el enemigo no la tomaíTe , ó quemaííe , ni los molinos
de la fabrica 5 y que Don Diego Riaño del Confejo de Caftilla
previnieíTe las Milicias que eftaban a fu cargo. Mandaronfe re
mitir luego cinquenta mil ducados a Navarra , y treinta mil á
Guipúzcoa 5 y de los Capitanes , y foldados viejos que eftaban
pretendiendo en la Corte fe enviaron,como fe habian pedido,feis
Capitanes , V ocho Alféreces á Guipúzcoa , ocho Capitanes , y
feis Alféreces á Navarra, y partió á aquel Reyno Juan Martínez

de Torre, Macftro de fuegos artificiales.


Tam-
i ;6 SITIO , Y SOCORRO

•7 También fe formó duda , fi en caíb que el enemigo íe


empéñate fobre alguna Plaza de Navarra , ó la Provincia , ó en
trañe poderofamence por nueftras fronteras , feria conveniente
que fe movieíTc la Perfona de fu Mageftad , pareciendo muy im
portante para la facilidad , y felicidad de la defenfa. Poniafe en
confideracion , quan feguramente , y con qué prontitud , y,
egecucion feguiria toda la Nobleza de Eípaña a fu Rey : quani
puntualmente fe egecutarian las ordenes , y que prudentemente
fe eligirian los medios , fi fe ponia los ojos en los egemplos pa-
fados. Todos inclinaban á efte parecer , pues dejando los de los
Reyes antiguos de Caftilla , Aragón , y Portugal , aún en nuef.
tros dias , fiempre que huvo guerra en Efpaña , fe acercó á ella
el Señor Rey Don Felipe Segundo , yá fe confideraífe en Cordo-
va , quando la guerra de Granada , yá en Badajoz quando en
tró el Duque de Alva en Portugal. La edad , la inclinación , el
valor , la falud de fu Mageftad , y el amor grande á la conferva-
cion de fu Corona , y defenfa de fus vafallos , eximia de dúdala
materia : la gloria del vencimiento fe aíTeguraba con la afsiften-
cia de fu Real Perfona.
8 Por otra parte no dejaba de hacerfe grande ponderación,
de que con moverfe fu Mageftad , fe hacia tanto mayor el peli
gro con las demoftraciones del reparo , pues no habrian coníc-
guido poco los Francefes fi obligaban a dejar al Rey nueftro Se
ñor la Silla de fu Monarquía , dando a entender al mundo, que
habia reducido á eftado fu Corona , que ni la Perfona Real fe
hallaba refervada de los accidentes , y riefgos de la guerra. Si vi
niera el Rey de Francia en períona , parece que era mas decena
te la falida ; pero quando enviaba uno de los de fu Sangre , no
era conveniente honrar , ni autorizar fu invafion , y hacerla ma
yor con tan feñalada , y notable defenfa , y teniendo fu Magef
tad dentro , y fuera de Efpaña tantos Egercitos , y Generales , y¡
tan grandes vafallos que pudieífen falir al opofito del de Conde,
feria moverfe el Rey , aplicar á los primeros daños los últimos
remedios. Poniafe en confideracion el rieígo de la falud de fu
Mageftad , caminando en Caniculares , tiempo muy contrario
á fu complexión , fiendo efte punto tan fuftancial , que trahia á
sí todos los demás } pues fi fu Mageftad perdia la falud , ¿qué
podíamos confeguir con la guerra , entrando de conocido aven
turando lo principal, para reparar lo acceforio, y fiendo mas pe
DE FUENTE RABIA. ,yr

ligrofo c! remedio , qué pudiera fer egecutado el daño ? Con to


do eííb mandó fu Mageftad , .confultado íbbre efte punto , que
eftuvieíTe difpuefto todo lo necefario á fu falida , y que los Ca
balleros de Habito , é Hidalgos de los Reynos de Cartilla , fe ha^
llaíTen prevenidos para acudir á Burgos quando fe les ordenaífe,
á acompañar la Real Perfona.
9 Entretanto que con eftas difpoficioncs fe prevenía el re
paro de lo que el enemigo podia obrar por aquella parte , avifa-
do el Marqués de los Velcz , que cada dia el Francés iba engro-
fando fus tropas , amenazando conocidamente á Navarra 5 dif-
puíb que la gente de los valles de Roncal , Salazar , Aezcoa , á
cargo del Capitán Don Francifcode Ibero , Caballero del Habi
to de San Juan , ocupaíTen los puertos , y palos fuertes de íu
frontera , impidiendo que el enemigo por ella no hicicífc entra
da en el Reyno , ni fe apoderaífe de puerto alguno que pudieífe
ponerle en efta efperanza. Guarneció el Burguetrc con mil y cien
hombres , á cargo del Sargento mayor Andrés Marin , ordenan
do , que fi el enemigo quifieífe hacer entrada por alli, avifaíTe i
los valles de Erro , Efteribar , Arce , y Egui , cuyos naturales,
con particular conocimiento de la tierra , ocuparían , y defende
rían los pafos de Altabizcar , ibaneta , Gabarnire , Mendijuri,
y Zorogoyen. Pufo en Maya tres Compañías de á cien hombres
cada una , á cargo del Sargento mayor Don Baltafar de Bada, y
ochocientos en la defenfa de Herrazu , Arizcun , Hazpeliqueta,
y Lecaroz , y otros quinientos de los valles de Baztan , Bertiz,
Arana , que fe ocupaban también en hacer las guardias con los
foldados , y tenían orden de acudir á la defenfa de algunos puef-
tos por donde el enemigo podia intentar la entrada.,
10 Habia guarnecido las cinco villas con mil y quinientos
hombres, á cargo del Sargento mayor Don Juan de Rada , Ca
ballero de la Orden de Santiago , y dado orden general , que íc
hicieíTen cortaduras en los puertos por donde pudieíTe intentar
fu marcha el Francés , derribando arboles, y embarazando con
peñas los caminos , yá de fu naturaleza afpcros , y dificultólos,
mandando que entretanto que ponia en buena defenfa el Caíti-
11o , y Ciudad de Pamplona , y con egemplo , ordenes , y dili
gencia iba difponiendo el mayor fervicio del Rey , y las levas
dentro , y fuera del Reyno , Don Fr* Martin de Redin, Prior de
Navarra , reconocieíTe todos los puertos de la frontera , y aviíá-
Tom. X. S fe
I28 SITIO, Y SOCORRO

fe al Marques de los primeros movimientos del enemigo , para


acudir por fu perfona á lo mas necefario.

CAPITULO XIV.

CAMILA EL <DE CO^(T)É A FUENTE-

Eftc tiempo , teniendo ya junto el Principe de


Conde todo el grueío de fu gente hacia la fronte
ra de Navarra , y tocando cajas el dia de San
Juan , comenzó á marchar por la parte de Alra-
bizcar , y Valcarlos , intentando reconocer con
alguna gente lospaíos } pero impidiendofelo la nueftra , y ha
llando mas dificultofa, y defendida la entrada de loque juzgó,
y creyó por allí , pasó el mayor cuerpo de fu Egercito a la tierra
de Labott , y el primero dh de Julio por la mañana fe comenzó
á defeubrir dcfde Fuente-Rabia por la parte de Andaya fu caba
llería , y gran numero de íu infantería , juzgandofe que uno , y
otro llegaría a diez y íeis mil infintes , y dos mil caballos 5 á cu
yo opofito (e hallaba el Coronel Don Diego de Ifafi Sarmiento,
hermano del Conde de Salvatierra , Caballero de mucho valor,
con dos mil hombres de la tierra, que habiendo hecho la mode
rada refiftencia á que obligaba la defigualdad, cedieron ala fuer
za , y numero del enemigo , el qual cíguazando el rio Bedaíba
por cinco partes , en baja mar , muy como Franceíes en fus pri
meros acometimientos , pasó con grande valor, y orden, fin ha
cer caíb alguno de la artilleria que fe difparaba de Fuente- Rabia,
aunque le mataba alguna gente, y fe fue apoderando de Irun,
y ganando los pueftos principales de aquella tierra 5 y el dia fi-
guientc , fin que íe lo pudieífe impedir nueftra gente , tomó á
Oyarzun , Rentería , y Lezo , defilojando al Coronel , y íu
gente de dos eminencias que había ocupado íobre Oyarzun, que
miraban á la defenfa de la parte por donde el enemigo podía
marchar con fu artilleria.
2 Otro dia defpues ganó los Pafiges con buen numero de
armas , artilleria, y municiones de guerra, que halló tan defirn-
paradas en aquellos arenales , como fi fuera la invafion por Per-
piñan , y de allí llegó muy cerca de San Sebaftian , hafta que el
Li-
DE FUENTE-RABIA, ii?9

Licenciado Don Juan Chacón , Corregidor de la Provincia , y


del Confejo de las Ordenes , acudiendo á todo con la atención,
y diligencia que era obligado á fu Tingre, y pueíto , mandó der
ribar las puentes : y deftruyendo el Francés , y quemando todo
lo que ganó hafta alli , ocupó también quatro navios buenos
que halló en el puerto , y otros quatro efeaparon , focándolos á.
la mar Don Alonfo Idiaquez.

CAPITULO XV.

SITIA EL FRANCES A WE^CTE-%jfBIA.

Ejando el Principe de Conde alguna guarnición


en los Pafagcs , volvió con la mayor parte de fu
gente á Fuente-Rabia ; y Tenor ya de la campaña,
fue reconociendo los puertos mas apropofito para
^ fitiar la Plaza. Don Diego con fu gente fe iCtiró
á Ernani , y refolvió de fortificarfe en él , y hacer Plaza de ar
mas en aquel lugar para aguardar gente , y íocorro , y obrar \o
mas conveniente al fervicio del Rey , dejando en los eíguazos de
Loyola , y Aftigarraga quinientos hombres para defender aqusl
pafo , hafta donde llegó el enemigo con intento de defüojar,
y apoderarfe de cite ultimo lugar; pero defendieronfelo los ftuef-
tros , y con pérdida de alguna gente , huvo de contenerfé en los
pueftos que tenia ganados fin pafar adelante.
z Dcfembarazado el Principe de la defeníaque pudo rece
lar en fu entrada , y apoderado de pueftos tan importantes , co
menzó á obrar libremente todo lo que conducia áfu intento 5 y
formando cfquadron de gente bailante , hizo marchar la vuelta
del Caftillo del Liguer , que llaman de Santelmo , que es el que
guarda la boca del puerto , donde había diez íoldados con un
Capitán , el qual defnmpararon , arrojandofe vilmente á la mar,
y entrandofe en Fuente- Rabia , donde los huvieran ahorcado,
fi el hallarfe tan necefitados de gente en ella no , les pu fiera en
eíperanza de que con el buen egemplo de fus íoldados , y ve
cinos, aiín podrían aquellos hombres volver á cobrar el valor
perdido,y fervir en algo áfudefenfa.Con efto fue el enemigo del
todo feñor de la Campaña , y de los pueftos, y comenzó á obrar
vi^ilantementc en la diípoficion del fitio de Fuente-Rabia , juz-
^Tom.X. S2 gan^
i4o SITIO, Y SOCORRO

gando, y no con temeridad , de tan felices principios, la facilU


dad , y brevedad con que fe le habia de rendir una Plaza tan
importante.
3 Es Fuente-Rabia ( que en lengua de fu Provincia llaman
Ondarribia , que quiere decir , lugar fobre arena ) la primera
puerta de Efpaña por la parte del Septentrión , en la tierra que
llamaron los Romanos Bardulia , y hoy decimos los Efpañoles
Guipúzcoa , ó la Provincia. Eftá fundada en una moderada emi
nencia a modo de Peninfula , muy cerca del Promontorio , ó
Learzo , ftimofo entre los Geógrafos antiguos , de quien hacen
feñalada mención Eftiabon , Plinio , y Toloméo en fus tablas.
Mira por la parte de Levante,á menos de dos mil pafos, á Anda*
ya , primero lugar de Francia en la Guicna , que llaman los na
turales tierra de Labort. Al Norte eftá el Cabo de Liguer fobre
la mifma mar á quatro mil pafos de diftancia , con el puerto de
Aftubiaga, defendido del Caftillo que hemos dicho, con quatro
piezas de artillería , un Alférez , dos Artilleros , y quarentafol-
dados de guarnición. Al Occidente mira á unas montañas emi
nentes mas de dos mil pafos de diftancia , y á tiro de mofqucte
hay un puefto de tal altura, que no deja de fer padraftro á fu
defenfa , en cuya falda fe ve la Ermita , que llaman de nueftra
Señora de Gracia. Al medio dia mita hacia un brazo de mar, que
can la creciente cubre unos juncales , dcfde donde no puede re
cibir daño la Plaza. El furgidero es fondable, y bueno , llaman-
lc los naturales la Concha , por la figura que hace fu circunfe
rencia , pero la barra por donde fe entra no llega en la mayor
creciente á fíete codos de profundidad , y fu menguante apenas
deja codo y medio de agua , con que fe halla incapaz de poder
entrar en él navios de buen porte.
4 Corre por la parte de Levante el Rio Bedafoa , que divi
de á Efpaña de Francia á pocos pafos de la Plaza , de pequeña
corriente , alteradas fus aguas del flujo , y reflujo del Occcano,
que quando crece inunda los arenales de la villa, nafta llegar con
ellas al recinto de fus mifmas murallas. Ha fido celebrada cfta
Plaza con las invafiones Francefas , y en varias fortunas moftra-
do fiempre fus vecinos igual el valor. En tiempo del Rey Don
Enrique, el año de mil y quatrocientos y fetenta y feis,la com
batieron con grande fuerza , y la defendió muy valerofimente
Efteyan Gago , Capitán de acreditada opinión ? y el Conde de

Sa-
DE FUENTE-RABIA. .' i4,

Salinas Don Diego Pérez Sarmiento , que deípues entró en ella


para aíleguijarla. El de mil y quinientos y veinte y uno la ganó
«1 Rey Francifco de Francia, rindiéndola Diego de Vera gene
ral de la artillería , Toldado viejo , y acreditado , en trece días;
y pareció tan breve el tiempo de la defenfa , que huvo de va-
íerle el esfuerzo con que en otras ocafiones obró efte Capitán,
para que pudieíTe dudarfe fi la perdió bien perdida. Defendiéron
la mejor los Franccfes tres años que la tuvieron en fu poder, cof
tando mucha fangre , y gente á una , y otra nación el fuftentar-
la , y cobrarla , íin alzarle apenas la mano en todo efte tiempo
de la emprefa. Finalmente la ganó el Condeftable de CaíiilU
Don Iñigo de Velafco el año de veinte y quatro , rindiéndola á
honrados pa£tos Monfiur de Frangí fu Gobernador , con tan
grande fentimicnto del Rey Francifco , que le mandó afrentar
públicamente en León de Francia , defpojandole de todos los
honores de nobleza , rayendo las armas de fu efeudo , y baján
dole de Caballero á plebeyo.
5 Dejaron deftruida la Villa los FrancefeS, afoladas , y def.
hechas las cafas, afsi por los naturales efectos de la guerra, quan-
to por odio particular de los vecinos , á quien fiempre experi
mentaron importunos , y crudos enemigos , pues no pudiendo
aífeguiarfe de ellos en la Plaza , los enviaron á Bayona los tre$
años que fueron feñores de ella. Luego que la cobró el Condef.
tab|e , mandó el feñor Emperador Carlos Quinto fortificarla con
grande cofta , y cuidado , reparando fus lienzos , levantando los
baluartes , que fueron el de la Reyna , y Ley va , y el Cubo de la
Magdalena, y haciéndole prefpediva muy hermofa al Palacio
del Gobernador , y murallas á la Villa muy altas de piedras de
filleria , y catorce pies de gruefo , fuertes , y eminentes como
el corazón del Principe que las mandó edificar. Hizoíe otro ba •
luarte el año de mil y quinientos y noventa y ocho á la parte
de Francia , en la forma , y difpoficion muy defigual á los

otros.
6 Tiene dos puertas la Villa principales , de Santa María,
y San Nicolás $ la una al Mediodía , y la otra al Poniente , una,
y otra con puentes levadizas , cubos, y rebellines , pero fin for
tificaciones algunas á fuera , de donde puede fácilmente domi
narle el enemígo,ocupando algunas eminencias á tiro de moíque-
tc , y defdc allí plantando fu artillería , quitar los reparos , y la
de-
r, 4z SITIO , Y SOCORRO

'defenfa á la Plaza. La tierra que cae al Occidente es afpcra,


montuofa y doblada , que da comodidad para embofearfe el
enemigo , y acercarfe a ella con facilidad. La vecindad del Pue
blo de quatrocientos hombres , todos militares , criados en la
guerra de aquella frontera , con el ódio Francés , y amor al íer-
vick) del Rey , y. íu Patria. Las Armas citan á cargo de un Go
bernador que pone fu Mageftad , fujeto al Virrey de Navarra,
quando no hay feñalado Capitán General de la Provincia. Y por
íer el Gobernador de efta Plaza Teniente de Capitm General,
gobierna ci prcfidio de San Sebaftian , y toda la demás gente
militar que fe tiene en los Caftillos de aquella cofta. Eflá guarne
cida ordinariamente con quinientos íbldados pagados , y obliga
ción de la Provincia de poner otros quinientos en la ocafion,
con los quales vy con la gente de la Villa fe hace bailante nume
ro para defenderla. . .
. y Hallábate la Plaza , quando la fitió el Francés efte año
de treinta y ocho, con fetecientos hombres , entre los íbldados,
y Vecinos , por no haber entrado los que tenia obligación la Pro •
víncia , yá fea porque no dio lugar a ello la confufion , y el de-
íbrden , yá ( que no es de creer ) lo caufaflen emulaciones anti
guas, que tienen los Provincianos entre sí. Gobernaba á Fuente-
Rabia , entretanto que llegaba el Maefe de Campo Don Chrif-
toval Megía Bocanegra fu Gobernador , el Capitán Domingo
de Eguia , natural de Vilbao , íoldado viejo , de valor , y de
buenos férvidos , y difpuíbfe con los Capitanes , íbldados , y
vecinos de la Villa , á fu defenfa , como verdaderos Efpañolcs,
á vifta de un Egerciro tan poderoíb , con tan poca gente , y re
conociendo que no podia íer muy breve el íbeorro. Y no deja
de fer demoftracion del aliento de los de la Villa , que teniendo
deftinada corrida de toros cada año para treinta de Junio , ía-
biendo que había entrado yáei enemigo en la frontera, fin em
bargo de que fe prevenía para la defenfa , profiguicron fu flet
ta , y corrieron fus toros á vifta yá de las vanderas Franceías,
con el mifmo fofiego , y tranquilidad , que fino huviera nuevas
algunas del enemigo. Eftaba la Plaza bien proveída de municio
nes , y baftimentos , y artillería excelente , y con todas las pre
venciones de un fitio, fi huviera entrado toda la gente de la Pro
vincia ; porque fi bien tenia buena parte de la muralla á la mar
caída , pero el íer por alli can alto aquel puefto , y haberíe repai
ra-
DE FUENTE-RABIA. i4?

rado con una cílacada , hacia mucho menor el peligro , á cuya


caufa no obró , ni intentó el enemigo facción coníiderable por
aquella parte.
8 Aun no tenia el Francés del todo cercada la Plaza , quan-
do entraron en ella de focorro el Capitán Domingo de Oforo,
que fue Gobernador de Orruña , y en efta ocafion hizo oficio de
Sargento mayor en Fuente-Rabia , y los Capitanes Martin de
Elicalde con cinquenta hombres de Tolofa , y Francifco López
de Ondearra con veinte y dos de Azpeytia. Habia enviado el
Coronel Don Diego de ifafi , luego que entendió que el enemi
go fe acercaba á la frontera , quatro cañones' de batir á la Plaza,
y ocuparonfe aquellos dias los vecinos en hacerles cureñas , fa
bricando mas de quatrocientos ceftones íobre mas de otras tan
tas pipas , y toneles que dieron de fus caías para coronar la mu
ralla , porque pudieíTen obrar con alguna feguridad los que acu
dían a fu defenfa. Y por haber fido tan impenfado el fitio , fue
neceíario , no íb!o que fe difpufieíTen á hacer todo efto en bre-
viísimo tiempo , fino que acudieífen también las mugeres de
aquella Villa , á vifta ya del enemigo, á llenar de tierra los cefi-
tones , y todo lo demás que fe ofrecía , dando principio al valor
con que defpues obraron en todo aquel fitio. Y porque la plan
ta que fe ha hecho de la Plaza , dará bailante demoftracion de
fus murallas , baluartes , cubos , eftacadas, y fofo, y los quefir-
vieron en ella obraron demanera , que merecen muy particular
recomendación, y alabanza j me ha parecido conveniente refe
rir de la manera que fe difpufieron á la defenfa.
9 Habia cinco Compañías dentro de la Plaza , y repartió
las el Capitán Domingode Eguia , feñalando á cada una elpuef-
to que habia de defender. Pufo la fuya en el cuerpo de guardia
principal del Palacio del Gobernador , para acudir dcfde alli á
los focorros que fueífen necefarios. Al Capitán Don Juan de
Veamonte con la fuya, encomendó el baluarte de la Reyna. Al
Capitán Don Juan Garcés , con la que tenia á fu cargo, la puer
ta de Santa Maria , guarneciendo todo aquel lienzo de muralla^
hafta el orejón de la Reyna. La Compañía de Don García de Al-
varado , que gobernaba por fu indifpoficion Eftevan de Leíaca
íu Alférez , cftuvo en la obra nueva hafta una plataforma que
cae á las efpaldas de Palacio , y efta mifma corría hafta la gari
ta de San Andrés. El Capitán Don Juan de Sein con fu Com-
pa-
,44 SITIO, Y SOCORRO

pañia, defendía el Rcbellin, que eftá juntamente con la cftacada:


y la de Don Martin de Elicalde de la gente de la Provincia , to
do el baluarte de San Felipe. Iñigo López de Hondarra guarne
ció con fu gente el Cubillo que cae defdc la cftacada de San Fe
lipe , baluarte de Lcyba , y Cubo de la Magdalena ; y el Capi
tán Diego de Butrón , Alcalde de la Villa , fe encargó de la de-
fenfa del lienzo que citaba derribado , donde íc habia hecho la
cftacada , por fer privilegio particular de aquella Villa , enco
mendarle el de mayor peligro. Los demás vecinos afsiftian en el
cuerpo de guardia para acudir al íbeorro que mas inftaífe la ne-
cefidad. La artillería fe encomendó al Capitán Juan de Urbína,
vecino de la mifma Villa , y que habia íervido a fu Magcftad
con inteligencia , y valor , y en efta ocafion fue muy impor
tante en ella fu perfona. De los progreíos del enemigo avifaron
a fu Magcftad Don Diego de Ifafi , y el Licenciado Don Juan
Chacón 5 y la Provincia eícribió también la aflicción en que íe
hallaba con un Egercito un poderofo dentro de fus términos, y
con fuerzas tan defiguales para fu defenfa. El Gobernador , y
Alcaldes de Fuente- Rabia eferibieron otra carta , ofreciéndole
de defender la Plaza hafta la ultima gota de fangre ; pero fupli-
cando á íii Mageftad , y íolicitando el íbeorro.
10 Llegaron á Madrid elfos nuevas con repetidos correos,
y fiendo tan profpcros los principios del enemigo , no dejaron
de poner en debida atención á fu Mageftad , y en particular
defvelo al Conde Duque , y á todos los demás Miniftros de Ef-
tado , y de Guerra , reconociendo quanto menor fue la opofi-
cion de los nueftros , y quanto mayor el numero de los enemi
gos , de el que verifimilmente fe podia recelar , y eíperar. Con
currieron , luego que íe publicó la nueva , todos los Señores , y
Nobleza de la Corte á ofrecerle para ir á cfta ocafion por íus
períbnas 5 pero tuvieron orden de aguardar prevenidos , hafta
que fe les dieífe la que fueííe mas conveniente al ferviciodelRcy.
Y porque fin aguardarla habían partido algunos , fe les mandó
detener en Burgos , y con exprefo correo al Conde de la Puebla
de Llcrena , que partió indifpuefto $ atención bien digna de Rey
tan religiofo , y pió , cuidar igualmente de vencer los enemigos,
y confervar los buenos, y principales vafallos. Todavía fe antir
ciparon algunos á las ordenes de fu Mageftad, como fue el Mar
qués de la Elifcda , y otros que yá íe hallaban en la Provincia,

quan-
DE FUENTE-RABIA. '145

quando entendieron que les mandaban detener en Burgos.

CAPITULO XVI.

<P%OS iqUE LO MISMO.

A confufion de la Corte , con las nuevas de los


progreíbs del enemigo , fue grande , y la ponde
ración de los que con deíconíolados difeuríbs an
ticipan las calamidades publicas , reprefentando
el eftacío peligrofo en que fe hallaban las Armas,
y Corona de Efpaña. Flandes invadido de quatro Egercitos po-
derofos , afsiftida fu defenfa de tan dcfiguales fuerzas. En Italia
embarazadas las nueftras en un fitio de pocas efperanzas , con
un Egercito enemigo á la barba , poco menor que el nueftro,
expueftos á una invafion dañofifsima por Lombardia , ó que á
fuerza viva íbeorrieflen la Plaza , dejando vano el gnfto exceíí-
vo , y trabajo increíble de la emprefa. La Ciudad de San Salva
dor del Brafil no folo fe juzgaba fitiada , fino perdida , y hecho
el enemigo íeñor de aquella Provincia. Se deducían gravifsimos
progrefos contra las Indias Occidentales , (obre haber perdido
Portugal , fi efto íucedieíTe , tan iluftrc , y focorrida porción de
íu Corona. Y quando todos eftos males íe juzgaban menores,
porque no los veíamos , fe nos entraba la guerra por cafa , pues
íiendo el enemigo íeñor del puerto del Pafage , lo feria de la
mar : con fus Armadas deftruíria toda aquella Coila , y defem-
barazado en breves dias de Fuente-Rabia , ganado San Scbaf-
tian , y Victoria , en muchos mas breves correria Caftilla la Vie
ja , ó entrando en Navarra fe apoderaría de aquel Reyno , ha
ciéndole contribuir de toda la Rioja , y Aragón.
2 Venían eftos aviíbs envueltos en ordenes , que tenia el
Principe de Conde de grande jactancia , publicando que fe las
habia dado el Rey Chriftianifsimo , de que ganaíTe en ocho dias
a Fuente-Rabia , y en ocupando en otros ochoá San Sebaftian,
fueífe á tomar pofefion del Reyno de Navarra. Y aunque íuele
fer prudente indicio de la vanidad de la emprefa la jactancia , y
foberbia en la forma de íu egecucion ; pero quando los primeros
progreíbs van acreditando , y logrando la voz , y orgullo del
enemigo , no deja de caufar á los pueblos doblado cuidado: tan-
Tom. X. X to
,46 SITIO , Y SOCORRO

to mas ignorandofe individualmente el numero de fu gente , í


cuya caufa como de ordinario difeurre el recelo, fe juzgaba mu
cho mayor 5 y algunos aífeguraban , que excedía fu Egercito de
treinta mil infantes , y feis mil caballos.
3 Con ellos avifos el corazón Real de fu Mageftad con de
bida atención , pero con igual coftancia,y tranquilidad, habien
do remitido efta materia al Confejo pleno de Eftado , y Guerra,
que fe tenia en el apofento , y prefencia del Conde Duque, con
futando fobre.ella 5 mandó que en conformidad de las ordenes
fe fueíTe obrando con fuma celeridad en todas partes , acudien
do el focorro de gente de las Milicias de Caftiila, y Navarra á la
frontera. Que fe echaífe vando en toda Eípaña, que quantos hu-
vieíTen recibido fueldo del Rey , partieíTen á la Provincia de Gui
púzcoa en efta ocafion , con pena de la vida fino lo cumplían,
dando a cada uno de los que partían de la Corte dos pagas. Yi
encomendaronfe eftos defpachos al zelo , y diligencia atentifsi-
ma de Don García de Haro y Avellaneda , Conde de Caftrillo,
del Confejo de Eftado , y Cámara de fu Mageftad , y fu Gober
nador del de las Indias , que con el Marques de Caftrofuerte,
y el de Valparaífo , uno , y otro del Confejo de Guerra , califi-
callen los fueldos , y enviaífen la gente , mandando que el Li
cenciado Don Gregorio López de Mendizaval, Alcalde de Caía,
y Corte , intervinieíTe en efto , y en dar todo el carruage nece
sario fin detención alguna.
4 Fue el primero que cumplió con la orden de regiftraríc,
el Conde Duque , como General de la Caballería de Efpaña, pi
diendo licencia á fu Mageftad para partir al punto á encerrarle
en Fuente- Rabia , eícribiendo para efto papel al Conde de Caf
trillo 5 fobre que habiendofe hecho confuirá , refpondió fu Ma
geftad eftimando fu zelo , y fineza , y mandando quedaíTe fir-
viendo en tanto mas importante , y mayor minifterio , qual es
el difponer la dirección , y egecucion de las Reales ordenes , y
reíbluciones , que fon en las que confifte la fuma de las cofas, y
las influencias univerfales del gobierno. Fueron muchos, y muy
particulares Capitanes , y foldados á los que comprehendió efta
orden , y fe aliftaron , pagaron , y defpacharon por efta Junta
cerca de quinientos , y entre ellos Generales , y Almirantes de
flotas , Sargentos mayores , Capitanes , y gran numero de No
bleza , que por no incurrir en fobrada proligidad fe eícufa refe
rirlos. Al
DE FUENTE-RABIA. i47

.. *5 Al Almirante de Caftilla , que yá eftaba difponiendo ííi


partida , fe ordenó que ocupaíTe de manera eftos Capitanes,
Oficiales , que efcufando toda confufion , y defordcn , obraíTen
lo mas conveniente al fervicio del Rey , y buena egecucion de
las reglas Militares. Y que todas las perfonas particulares que hu-
yieífen de ir, Titulos, y Señores , no los admitiefle fin afrentar
plaza , por la confufion que podia caufar tanto numero de aven
tureros. Mandó fu Mageftad, que refpe&oque el Maefe de Cam
po Don Miguel Pérez de Egea era foldado de tanto valor, y opi
nión, y tan entendido , y platico en materia de fortificaciones,
y habia obrado hafta lo pofible con grande esfuerzo , y acierto
en las Islas de Santa Margarita , y San Honorato j partieííe lue
go á encerrarfe en Fuente-Rabia para defenderla , como Gober
nador de la Plaza , fino huvieífe yá entrado en ella el Maefe de
Campo Don Chriftoval Megía Bocanegra. Que partieífe luego
el Maefe de Campo Carlos Guaico, que fe hallaba en eíla Corte,
y feria de mucho efecto en efta ocafion fu valor , y perfonn. Y
íe enviarte orden á Don Lope de Hoces navcgaífc con toda dili
gencia defde la Coruña con los navios , é Irlandefes que eftaban
á fu cargo , á uno de los puertos de la Provincia , é intentafe por
mar el focorro. También fe mandó , que la gente que eftaba en
Cataluña fe trageífe luego á los Alfaques , y que la pólvora que
habia de ir á aquel Principado , fe enviaífc á la Provincn , don
de padre por hijo acudieífen todos a. fu defenfa. Al Confejo de
Cámara íe mandó , que concedieífe facultades á las Ciudades
que hicieífen levas , y reclutas de gente en efta ocafion , nom
brando Miniftros para que reconocielfen los expedientes que fe
habrian de conceder a. los Señores que huvieífen de ir á fervir en
ella. Que el Confejo de Aragón ordenaífe á los Rey nos de fu Co
rona, no embarazaífen la faca del trigo para el buen abafto del
Egercito , nombrandofe para fu Proveedor General al Licencia
do Don Fermin de Marichalar , del Confejo de Navarra , por
haber férvido con grande crédito, y fatisfaccion efte mifmopuef.
to , en el Egercito que entró el año pafado por la Provincia de
Labort.
6 Habia eferito el Marques de los VeleZ b que aunque el
enemigo habia hecho fu entrada por la Cantabria , Monfiur de
Samper con un grueíb grande del Egercito, eftaba fiempre arri
mado á la frontera de Navarra , y pareciendo que eftando tan
Tow. X. T z ame-;
1 48 SITIO , Y SOCORRO

amenazado aquel Rcyno, podia tcmerfe que el enemigo hiciefle


en él diverfion , ó invafion , era bien no lo deSamparaíTeel Man
ques , para acudir á, Fuente- Rabia. Volvieron a daríe nuevas or
denes al Almirante de Caftilla , que particííe á focorrer la Plaza,
y echar al enemigo del Rcyno , pues fu valor , íangre , eftado,
y íequito, y la fineza , y amor al fervicio del Rey , eran circuns
tancias tan relevantes para aflegurar la felicidad del Suceío.
7 Entretanto que partía el Almirante , íe eícribióal Coro
nel Don Diego de ifafi , que los íbldados viejos que habían par
tido de Madrid , fe incorporaren en las Compañías mifmas dej
la Provincia entre los Toldados viícmos, para que con el egem-
plo , y experiencia de aquellos , obraflen en la ocaíion eftos con
mayor esfuerzo , y acierto. Efcribiófe también á Don Alonío
Idiaquez , que con los navios que habia facado del PaSage, y
las embarcaciones que huvieíTe en aquellos puertos, procuraííe
inquietar al enemigo , y entrar alguna gente en la Plaza , en el
inter que llegaba Don Lope , y con mayor esfuerzo podría dis
poner mas Seguramente el Socorro. Que Don Diego delfaSi ,íu-
puefto que habia hecho Plaza de Armas en Ernani , íe fortifl-
caíTe en él , y que con la gente de la Provincia hicieífe guerra de
vandoleros al enemigo , inquietándole , y moleftandole todo lo
poSible, hafta que le UegaíSe gente, con que pudieílc reftaurar lo
perdido. DióSe orden , que el MaeSe de Campo Scbaftian Grane
ro , Teniente General déla artillería , que Se hallaba en Navarra,
paSaíTe á la Provincia a aSsiftir áDon Diego.
8 Habíanle hecho algunos meíes antes muy vivas mitán-'
cias con el Conde Duque , para que dejaífe que Su Coronelía , y
la mayor parte de la gente que habia en Cataluña paíaífe á Ita
lia , pareciendo que en aquella guerra haria utiliSsimos efeótos,
la que Solo en el Principado ( Si el enemigo no hiciefle invaSion
por aquellas fronteras ) confumia gente , y dinero ; pero previ
niendo prudentemente quan deSamparadas quedaban las de ES-
paña , Sin un golpe de gente vieja que pudiefle arrimarle, y opo-
neríe á lo que el Francés quiSieífe intentar , reSiftió conltante-
mente , y obtuvo que fueíTe efta gente , como defpues íe verá,
el principal Socorro de la Plaza. A efta cauSa Se dio orden al Maeíc
de Campo General , Gerónimo Roo , particííe al punto de Ca
taluña la vuelta de Cantabria con mil y quatrocientos infantes
de la Coronelía del Conde , y todo el Regimiento del Marqués
: . ; . de
DE FUENTE-RABIA. i49

'de la Hinojofa, y mil y quatrocientos hombres de la Armada,


trefeientos Napolitanos , gente cícogida , y de grande valor , del
tercio del Maefe de Campo Moler , y quatro Compañías de ca
ballos , dándole orden que procuraffc llegar á la Provincia á
tiempo que fe juncaíTe con la demás gente que fe formaba , para
íbeorrer á viva fuerza la Plaza.
9 Efcribiófe al Conde de Santa Coloma , Virrey de aquel
Principado , hicieífe los últimos esfuerzos, para que las Univer-
íidades acudieíTen con el mayor numero de Infantería que pu-
dieffen , para juntarfe con la parte de Infantería que había que,
dado de la Coronelía del Conde , con que aquella frontera que-!
daífe aíTegurada. Y á Don Antonio de Oquendo , que fe halla
ba en el puerto de Mahon en Mallorca , fe le ordenó , que de-»
jando los navios que tenia flotados al fueldo , con los quales , y
con cinco de la Efquadra de Ñapóles , quedaría bailante fuerza
para defender las coftas de Italia , partieífe con todos los Bage-
les reftantes la vuelta del mar Occeano , hafta la cofta de la Pro-j
vincia , y tomaífe de pafo los trefeientos hombres de la cofta , y
demás foldados que fe hallaífen en Cartagena , y el tren de arti
llería , y la gente que habia en Cádiz , que era la del tercio de
Don Gafpar de Caravajal.
io DióTe orden que fe fortificaíle á Santander , reípe&o de
no quedar otro puerto como él en las coftas de Cantabria, y que
fe navegaííen fragatas de Dunquerque para difponer los íbeor «i
ros por la Concha de Fuente-Rabia , juzgandofe por mas apro-
pofito para efto que las galeras. Mandófe , que las Armerías de
Plafencia , y Guipúzcoa le fortificaífen , y que cerraíTe aquella
Provincia los caminos por donde pudieífe hacer mas progreíos el
enemigo. Que aísi como fe fueífe juntando buen golpe de gente,
fe intentaífe recobrar los pafages , porque fe habia tenido por
gran pérdida el haceríc el Francés feñor de efte puerto. Nom*
bróTe por Gobernador de la caballería , que fe habia de juntar
en el Egercito , que íe formaba eri Vizcaya , á Don Pedro de
Avila , que hoy es Marqués de las Navas , mandando que fe
compraííén cien mil fanegas de trigo ,y treinta mil de cebada
para el abafto de la infantería , y caballería del Egercito.
1 1 Acudióíe á eftos defpachos con grande diligencia , y
ídeívélo por los Miniftros de la Secretaría de Guerra b íeñaladar
mente por los Secretarios Pedro Coloma 5 y Don Fernando de
Con-
,5o SITIO, Y SOCORRO

Contreras , á quien tocaba la parte de tierra , que firvió en cííá


ocafion con admirable diligencia , y acierto.
i 2 Entretanto que eltas , y otras ordenes fe iban envian-
3o , y formando focorros á la Plaza de Fuente Rabia , el Prin
cipe de Conde fin perder medio alguno de quantos podían abre
viar, y perficionar fu emprefa , defpues de haber ocupado los
puertos que le parecieron convenientes, fe mejoró con buen tro
zo del Egercito haíta la Colina de nueftra Señora de Guadalupe,
y pufo tres Regimientos entre la Roca , y la mifma Colina, c hi
zo fus trincheras , guarneciólas de gente , que fegun fe dijo , lle
garía á catorce mil hombres , y mil y quinientos caballos. Puío
en la Concha doce navios, con lo qual,y con fer feñor del Caf-
tillo de Liguér, juzgaba tener del todo cerrada la Plaza , fi bien
por la mar todavía podría entrarle algún focorro en embarcacio
nes ligeras. Fue luego plantando fus baterías , y trahía artillería
excelente , y tanta , que en el difeurfo del fitio llegó á batir por
feis partes la Plaza. Y porque con haber obrado con tan grande
acierto , valor y refolucion las Armas de Efpaña , afsiftidas con
particular providencia del auxilio divino, no puede negaríe, que
han fido en efta guerra el Gobernador , foldados , y vecinos de
Fuente-Rabia , los que haciendo muralla con valor increíble,
han detenido el ímpetu de un Egercito tan poderofo , dando
tiempo en fitio tan prolijo , y combatido , al focorro , y vicio-
ría que defpues configuió el Egercito del Rey 5 me ha parecido
en honra de efta generofa Plaza , feguir en quanto tocare á fu
defenía por Diario los fucefos de fu fitio , fi bien no tan menu
damente como lo merecen los que en ella firvieron , ufando en
las demás partes , y fuceíbs de cfte año de la recapitulación tan
permitida , y necefaria en todas las hiftorias.
i 2 Teniendo ya á quatro de Julio fitiada la Plaza el Fran
cés por la parte de tierra , y bien dificultofo el focorro por la de
la mar 5 viendo los de adentro que ya el enemigo iba abriendo
ramales para irfe por trinchera acercando al fofo , reíolvieron
de terraplenar la puerta de Santa Maria. Había enviado el Go
bernador á Don Miguel de Ubilla, dos días defpues que el Fran
cés fe acercó á la Plaza , á pedir mas focorro de gente al Coronel
Don Diego de Ififi , que era de los que fe hallaban mas necefi-
tados ; y habiendo fiilido con mucha dificultad , viendo que ha
bía quatro que tardaba , envió a cinco de Julio una chalupa a
San
\

DE FUENTE-RABIA. i5,

„Sañ Sebaftian , volviendo á pedir el mifmo focorro , y con ella


fue Andrés de Izurray , y el Capitán Alonfo Larcdo , que había
de partir á la Corte á dar cuenta de todo á fu Mageftad. Salie
ron con felicidad los de la chalupa , ufando de la mar creciente;
y dos horas defpues llegó el Alférez Don Miguel de Ubilla con
ciento y fetenta hombres de Tolofa , y Azpeytia. Iba abriendo
el enemigo muy apriefa trincheras para irfe acercando á la Pla-
ea ■> y los ramales que había abierto frente de la puerta de San
Nicolás hacia el Cubo de la Magdalena, eftaban ya tan cerca del
foíb , que determinaron los de adentro hacer alguna falida, aun-*
que fe hallaban con tan poca gente.
14. Salió el Sargento Chacón , que lo era de la Compañía
de Don Juan de Veamonte , con folos quarenta hombres , y
embutiendo las trincheras del enemigo , le degolló veinte fol-
dados , y entre ellos el Ingeniero que las gobernaba , volvien
do los nueftros cargados de capotes, y efpadas , y otros defpo-
jos , con que fe alegraron mucho los de la Plaza. Y viendo que
no dejaba de retardar á los Franceíes el valor con que fe les em
butió , rcíblvieron, que á los once de Julio á la tarde fchicieíTe
otra falida , egecutandola el Capitán Don Juan de Veamonte
con ciento y cinquenta hombres , que embiftiendo con grande
esfuerzo á los Francefcs que fe hallaban en las trincheras , ma
taron algunos , acudiendo los enemigos valientemente á la de-
fenfadefus pueftos. Dice el Diario que eran tantos, y eftaban
tan apiñados , que fue cofa cierta , que el Cabo de Efquadra
Mofquera, de un mofquetazo mató tres Francefcs, y fe huvieran
degollado mas fi con la mifma determinación que embiftieron
los Cabos , les hirviera feguido fu gente.
1 5 Reconociendo los de adentro el daño grande que les
hacia no tener puerta de furtida encubierta , porque la que hay
cae hacia Andaya , viendo que al falir nueftra gente fe prevenían
los enemigos , con que era grande fiempre fu ventaja , dejaron
por entonces las falidas. Entretanto la artillería del enemigo iba
haciendo batería en la muralla , aunque por fer tan fuerte , no
tan grande como defeaba , y á pocos dias quitó á la Plaza todos
los reparos , derribando los parapetos , fi bien los de adentro
con fu artillería les iban retardando fus egecuciones , y en efta
forma fin cefar por una parte , ni por otra , fe llegó hafta los
trece de Julio , dia de grande confuelo para la Plaza, por haber
_ r en-
,52 SITIO , Y SOCORRO

entrado en ella por mar en embarcaciones pequeñas, fin poder*


lo efeufar los de afuera , el Maefe de Campo Don Miguel Pérez
de Egéa, con ciento y cinquenta lrlandefes , gente vieja , y de
valor , y por fus Cabos los Capitanes Don Olivero Jaralin , Don
Daniel Ochhan , Don David Barri, y el Ayudante Don Pedro
Jaralin. Entraron también quatro efpañoles reformados, Tolda
dos de mucha experiencia , y provecho , que fueron el Capitán
Don Gerónimo de Gibaja, el Ayudante Aguftin de Valencia, los
Alféreces Juan de Roa •> y Alonfo de Vergara. Fue recibido el
Gobernador con grande alegria , y contento de los vecinos , y
con mucha conformidad del Capitán Domingo de Eguia , á
quien fu Mageftad por lo bien , y valerofamente que fe había
difpuefto á la defenfa , hizo merced del Habito de Santiago. Y
todo el tiempo que vivió el Maefe de Campo Don Miguel Pé
rez de Egéa , acudió á fervir el puefto de Capitán con la puntua
lidad que antes habia férvido el de Gobernador , moftrando
quan igualmente íabia obedecer , y mandar.
16 Luego que entró el Maefe de Campo ( hombre ardien
te , y valerofo ) reconoció la Plaza , y fus fortificaciones , y ha
llóla yá en eftado que el enemigo eftaba á menos de quarenta
pies del foío. Con lo qual habiendo defeado que fe tomaífe puef
to fuera , como fe hace ordinariamente , para entretener al ene
migo cjue no llegue á las murallas , ni con las minas haga brecha
bailante por donde pueda ganarlas 5 viendo que no eftaba yá la
defenfa en difpoficion que pudieífe ufar de efte medio , fue or
denando dentro fus fortificaciones , cortaduras , y retiradas de
calidad , que en qualquier fucefo tuvieífe ficmpre la Plaza puef-
tos en que defenderfe , y hacer al Francés mas dura la emprcía.
Y porque los enemigos iban yá defembocando el foío , con que
fácilmente íc podrian arrimar á las murallas , y volarlas con mi
nas , fobre la brecha que hacían de dia , y de noche , batiendo
por tantas partes la Plaza 5 refolvió , para detener el curio con
que el Francés iba perficionando fu emprefa , que Ce hiciefle una
falida de quatrocientos hombres , efperando que obrarían de
manera , que le retiraífen de los puertos donde fe habia abanza-
do , con tan grande daño , y riefgo de los fitiados.
17 Eícogió de todos los vecinos , y íoldados de la Plaza
eftos quatrocientos hombres , componiéndolos de lrlandefes,
Efpañoles , y vecinos 5 y embutieron á catorce de Julio al ama

ne-
DE FUENTE-RABIA: i5?

ttecer á los Francefcs que eftaban íbbrc las trincheras , peleando-


fe por entrambas partes valentifsimamente , y degollando buen
numero de los enemigos , con pérdida de doce de los nueftros,
y diez heridos , retiraronfe á la Plaza con buen orden j y aquel
día fe comenzó á padecer , y experimentar la moleftia grande de
las bombas , uno de los medios mas violentos , y fútiles que ha
inventado el linage humano para deftruiríe , bufeando exquiíl-
tos modosde acabarte, íbbre los que ofrece lamifma naturaleza..
Habia dia que los Franceíes ponían en la Plaza doce , catorce, y
diez y feis bombas , con que en muy poco tiempo arruinaron la
mayor parte de las caías , poniendo en cuidado á todos ios veci
nos , foldados , y moradores , fin haber parte alguna donde íe
pudieíícn tener por feguros. Huvieron de recogerfe á la Iglefia,
Hofpital , y otras cafas fuertes , y aun en ellas no hallaban re
paro , porque no habia edificio que pudiefle bailar a. tanta vio
lencia 5 y habiendo caído una bomba en el Hofpital , aunque
por particular providencia de Dios fin daño alguno de los heri
dos , y enfermos , fue neccíarío llevarlos al fuclo mas bajo del
Caftillo.
18 Defde quince hafta veinte y uno de Juüo,batió fortifsí-
rnamentc el enemigo la Plaza , habiendo llevado cafi todos los
reparos , y cafas de los cercados , de manera , que con grande
dificultad íe podia jugar el mofquete , en tanto grado , que fu-
cedió a algunos mofqucteros nueftros ir a reconocerle para apun
tar , y tirarle defde la muralla , y volarles las valas de los Fran-
cefes la parte de la cabeza que defeubrian ; con que fe iban ha
llando en congojofo eftado deícubiertos á las baterías de afuera,
y con las bombas nada íeguros adentro. Todavía fin deícaecer
en efte cafo el Gobernador , ni fu gente con los medios , y re
paros que en tal trance ofrece la necefidad , reparando de noche
lo que el enemigo deshacía con íii artillería de dia , y con otro
ingenio que halló Don Miguel entre las municiones de la Plaza,
y pufo en ufo con grande utilidad de fu defenfa , que fon las que.
los Militares llaman guirnaldas , que dándolas fuego , y arrojan. -
dolas , dura en qualquier parte que caen fu luz cerca de media
hora , con que fe da tiempo á que los cercados vean lo que íe
cita obrando de noche , y á que puedan con la artillería , y mof-
queteria embarazar al enemigo íTís defignios ; fueron detenien
do el curfo acelerado con que iba. eftrechando la Plaza.
Xow. X X De-
154 SITIO 5 Y SOCORRO

i 9 Defeaba el Gobernador tener alguna noticia del eíladtí


en que tenia el Francés fus trincheras , y fortificaciones , y para
cfto encomendó al Alférez Diego Sánchez , que lo era del Capi
tán Don Juan Garcés , que con once hombres fueíTe á la trin«<
chera de enfrente de la Reyna, para tomar algún prifionero de
quien pudicíTe entender lo que pafaba 5 y aunque obró el Alfé
rez con mucho valor hafta lo que pudo , no fe configuró el in
tento , y fue herido en el codo de un mofquetazo. A veinte y¡
quatro de Julio defacomodaron mucho las lluvias los defignios
del enemigo , tanto , que huvo de retirar gran parte de la guar
nición de las trincheras , y áefta cauia valiéndote de la ocafiort
el Gobernador , ordenó al Alférez Juan de Roa , uno délos re*
formados que entraron con él , que hicieíle íalida,como la hi
zo con quarenta Eípañoles , c Irlandeíes. Abanzóle el Alférez,
valentifsimamente íblo, y embiftiendo con los Francefes, que ci
taban en las trincheras , peleó con ellos íolo gran rato con in
creíble esfuerzo á vifta de Francefes , y Efpañoles; y fi afsi lehu-:
vieran feguido los fuyos como él embiftió, fuera de mucho efec
to la falida. Dióle orden el Gobernador defde la Plaza , que fe
volvieífe 3 donde le recibió con el aplauío que merecía fu valor.
El día figuicnte difpuío el Gobernador , viendo el daño que ha
cia el enemigo con dos piezas que habia pucíto en la ribera,
que falieífen á clavarlas algunos Capitanes 3 y foldados de la¡
gente mas efeogida.

capitulo xvn.

VESg%áCIA T>E LOS T>E M>E^(T%0.

Sta facción encomendó al Capitán Don David


Barri , y al Ayudante Don Pedro Jaralin, y dió-
lcs íoldados de mucho esfuerzo , y reputación,
ofreciendo , en nombre de íu Mageftad , al pri
mero una Compañía de caballos , y al íegundo
de Infantería. Y teniendo prevenidos clavos , y martillos para
difponer el intento , fucedió , que al ir á tomar la munición de
las bocas de fuego en el quartcl donde eftaba la pólvora , por
el raítro que habia de ella en el íuclo ( que á algunos pareció
fe habia pueRo afsi de induftria ) tomaron fuego quatro barriles.

y.
DE FUENTE-RABIA.

y medio de pólvora , volando los quarteles , y quemando cerca


de treinta hombres , de los qualcs murieron algunos dias def-
pues la mayor parte ,con que habiendo precedido tan trille avi-
fo, pateció conveniente dejar efta facción.
2 lbafc trabajando por los de adentro en acabar una ef-
palda que habia mandado hacer el Maefc de Campo fobre la
pared que cierra el Cubo de la Magdalena , por haber reconoci
do que por aquella parte habia de hacer el Francés la mayof
ofenfa a la Plaza. Y porque ya iba comenzando á defembocar
el fofb, hizo poner un medio cañón fobre una planchada de ma
dera , con lo qual jugando á toda furia efta pieza , fe le derribó
al enemigo toda la galería que tenia formada para acercarfe a la
muralla, con pérdida de alguna gente. Con todo eífo la mifma
noche de veinte y feis de Julio , arrimaron los Francefcs canti
dad de maderos á la muralla , en el ángulo que forma afuera la
cortina del Cubo de la Magdalena , y pulieron dos, ó tres hom
bres debajo de ella , que comenzaron á picarla. Sintiéronlo las
centinelas de adentro , y avifando á los de la Plaza , acudieron
á la muralla , y con piedras grandes, bombas, granadas, y agua
caliente, defendían los de adentro que fe continuarte la obra.
^ Todavia no fe pudo dcfalojar al enemigo , aunque fe le
hizo gran dañó , hafta que con el medio caííon que habia puefto
en la cafamata , tirando vala , y palanqueta , teniendo alumbra
do el fofo con las guirnaldas para que fe pudieíTe obrar con mas
acierto , y tinoj fe le rompieron los maderos , matando los que
eftaban picando la muralla, y obligando á los demás á dejar por
entonces el intento. Efte dia mataron los Franccfes á Juan de
Enciendo , que acudía con mucho cuidado a la defenfa , y muy
entendido en materias de ingenios, y artificios de fuego. A vein-»
te y íietc pufo el enemigo nueva batería enfrente de la Cortina,
que junta los cettones , y la Magdalena, batiéndola con tres pie
zas. Y aquella mifma noche arrimó por la parte de la mar un
artificio de madera ,defde donde pudieíTe picar la muralla, fiem-
pre con intento de hacer brecha por aquella parte ; pero los vei
cinos de la Villa , que con el Capitán Alcalde tíiego Butrón, te
nia á cafgo la defenfa de aquel puefto , le rechazaron con canto
valor , que le obligaron a retirarfe a fus fortificaciones.
4 Dcfde que el Francés cerró la Plaza , y tomó los Pafages,
y Rentería , procuró el Coroné! D. Diego de ifafi a defalojarltt
7WX Y 2. de
156 SITIO, Y SOCORRO

de ellos , porque (obre el conocimiento que tenia de lo que ef-


to importaba , le llegaban ordenes deíu Mageftad , muy apre
tadas en la materia. Y afsi hallandofc con fetecientos hombres de
Vizcaya , quatrocicntos de Alava , mil y quinientos Irlandeíes,
y cerca de quatrocientos reformados de la Corte , gente de mu
cho valor , y provecho , defpucs de haber conferido con los Ca
bos que tenia configo ; refolvió de tomar el puefto del Pafage,
y que para eílo rueíte el Sargento mayor Don Pedro Vclez de
Medrano con mil hombres de la mejor gente , repartida en qua-
tro trozos , y que por la parte de la montaña cerraíTe por tres
partes , y el otro por la calle principal del Paíage. Y que Don
Miguel de Veroiz fueíTe con otros mil por la parte de Aftigarra-
ga , á oponerfe entre Rentería , y el Paíage para cftorvar el íb-
corro , y que la gente de Oyarzun , é Irun tocaííe arma por
aquella parte. Habicndofe egecutado efto al amanecer , aunque
al principio la refolucion con que íe embiftió por los nueftros,
obligó al enemigo á hacer algún movimiento , por haber cerra
do con él con tanto empeño , y valor ¿ que quedaron algunos
muertos á la puerta de la mifma torre } pero reforzado el Fran
cés de gente , volvió á cobraríe de manera , que habiendofe pe
leado gran rato con mucho esfuerzo por una , y otra parte , íé
hallaron obligados los nueftros a retirarle con pérdida de cin
cuenta hombres entre heridos , y muertos , con lo qual fe retiró
también la demás gente. En efta ocafionfe íeñalaron mucho D.
Pedro Velez de Medrano , Don Franciíco de Ledefma , que fi
lió herido de tres mofquetazos , y Don Lorenzo Chacón , que
le llevó un brazo otra vala , y el Capitán Don Jufepe de Arre
dondo , á quien dieron un mofquetazo , y llevaron prcíb á Ba
yona. Al mifmo tiempo el Gobernador Freijó procuró entrar
íbeorro de gente por la mar , y huvo de retirarfe por no
haberle íido favorable el viento»
DE FUENTE-RABIAV i57

CAPITULO XVIII.

TM^TE T>E MAT>%TD EL ALMI%AJ^TE

de Cajlilla;

Allandofe la guerra de Cantabria en cite citado,


partió el Almirante de Cartilla déla Corte, reci
bidas las inftrucciones , ordenes , y defpachos, á
catorce de Julio, con. el lucimiento , y prontitud
que fiempre ha aísiftido al fervicio de fu Magef-
tad. Acompañáronle el Duque de Alburquer.que fu fobrino , el
Marqués de Fromifta, Conde de Garcés ,,el Marqués de la Fuen
te , y Don Bernardino de Ayala, que. hoy es Conde de Villalva,
y otros Caballeros , que no íolo le feguian ,. fino que eran fus
camaradas $ fiendo lo menos que hacia el Almirante en.cl fervi
cio del Rey , el gafto , y oftentacion con que fatisfacia al con
cepto que fiempre íe ha tenido de la grandeza de íu Cafa, y lar
gueza de fu condición. Luego que llegó á Tolofi, ordenó á Don
Miguel de Ubilla , y á los Capitanes Don Martin de Sepulveda,
y Adrián Pulido , que procuraíTcn entrar en Fuente-Rabia , y
eícribió al Gobernador Don Miguel Pérez de Egéa,y á los de la
Plaza , dándoles aviío como fe iba juntando la gente para íocor-
rerlos , y que eftuvieífen ciertos que obraria en efto con la ege-
cucion, refolucion , y valor que merecian tan valerofos folda-
dos , y vafallos de fu Mageftad. Egecutaron los Capitanes con
felicidad la entrada , y coníblaronfe mucho en la Plaza.
2 Apenas habia llegado el Almirante á Ernani , quando Ic
eferibió fu Mageftad , quanto importaba abreviar con el íocorro
de Fuente-Rabia , y el formar defde luego Egercito de la gente
que tuvieífe , y fueíTe llegando. Que dieífe prifa que llegaíTen las
Milicias que el Licenciado Don Diego de Riaño llevó orden de
levantar. Que la parte principal por donde habia de fer focorri-
da la Plaza , era por la mar , y afsi reforzaífc los bageles que ha-
llaíTe , de manera que peleaífen los del enemigo , á tiempo que
con otras embarcaciones pequeñas íe intentaífe el íocorro. Que
fueífe tomando puertos para divertir , é inquietar al Francés , e£
trechando > é incomodándole en los viveres , y obrando todo la
,* de-
1 5S SITIO , Y SOCORRO

demás que la ocafion pcrmitieílé , haciendo entrada, fi pareciefle


conveniente , el Marques de los Velez por Navarra , para que
la diverfion fueífc retardando las cgecucioncs delfitio. Que pro-
curaíTe tomar particulares noticias de los Regimientos del ene
migo 5 quanta gente componía fu Egcrcito j fi fe le deshacía, ó
aguardaba focorros , y todo lo que en efta parte pudicílc enten
der, remitiendo á fu zelo, y prudencia el obrar en todo como
íé podia , y debia eíperar.
2 Formó con cito Junta el Almirante , en que concurric •
ron el Coronel Don Diego de Iíaíi , del Coníejo de Guerra , el
Licenciado Don Juan Chacón , los Macfes de Campo Sebaftian.
Granero , Gobernador General de la artillería , Don Chriftoval
Mcgía Bocancgra , que gobernaba á San Sebaftian , Don Fran
ciíco Megía , el Marques de Mortára , y el Teniente de Macíc
de Campo General Don Antonio Gandolfo ; y habiéndoles re
ferido las ordenes que tenia de fu Mageftad , y lo que deíeaba,
y convenia el focorro de una Plaza tan importante, conferido Co
bre la calidad , y fuerzas del íígercito Francés , las que noíbtros
teníamos , y efpcrabamos , el cftado en que fe hallaba la Plaza,
y los aviíos que fe tenian de fu Gobernador $ pidió que digcílc
cada uno fu parecer , para tomar la reíolucion mas conveniente
al fervicio del Rey.
4 Platicada , y conferida la materia, pareció á todos , que
íupucfto que aun no habia llegado la gente, que fe eíperaba de
Cataluña , que habia de íer el nervio , y fuerza de aquel Egcrci
to , ni los focorros de Aragón , y Valencia , ni los que tenia en
defenfa del Reyno de Navarra , y habia de enviar el Marques de
los Vclez ; fe intentarle el focorro por mar como fu Mageftad lo
habia ordenado. Con efta reíolucion dió orden el Almirante á
Don Alonfo Idiaquez , que con algunas pinazas , y barcos de
coríb bien baftecidos ^ y guarnecidos de gente , y víveres , á
quien efcoltaífe el Maefc de Campo Don Franciíco Mcgía , fíe
te bagelcs que ya cftaban apreftados , fúeíTe por mar a entrar el
íbeorro en la Plaza. Dabafelc orden á Don Franciíco que pclca£
1c con los bagelcs que tenia el enemigo en la Canal de Fuente-
Rabia , para que entretanto que él los entretenía, ó expugnaba,
pudíeíTc entrar Don Alonfo el focorro. Eftando efto difpuefto, y
no con pocas efperanzas de confeguirlo , al punto que iba á ía-
lir a fu cgecucion > fe defeubrió la armada Naval encmigi,que
ye-
DE FUENTE-RABIA. 159

venía de Levante , navegando fobre losPafages , deque era Ge


neral el Arzobifpo de Burdeos. Enviófe á reconocer con el Ca
pitán Baltaíar de Torres , y ajuftó que conftava de treinta y fíe
te bagcles , navios de gran porte , que fobre los que tenia el
cnemigoá villa de Fuente-Rabia, hacia una armada muy gruefa.
Todavía pareció al Almirante , que intentaííe Don Alonfo Idia-
quez el focorro con las pinazas , creyendofe que por fer bage-
les que pefeaban poca agua , y que por donde ellos navcgaíTen,
no podrían los navios de altobordo íeguirlcs , fe podría confe-
guir el efe£to. Partió Don Alonlo ldiaquez, pero amanecióle an
tes de llegar al Canal , y falcándole la marea, fue defeubierto de
la armada enemiga , que fe pufo en arma , echando fuera todas
fus embarcaciones pequeñas armadas , con que huvo de virar
Pon Alonfo , y volverfe á San Scbaltian.

CAPITULO XIX.

SOCOliRESE LA TLAZA VE ALqXJü^A

gente , y municiones.

Iendo eftoel Almirante, y que por cartas del Maefe


de Campo D. Miguel de Egéa le fignificaba qurn
necefitado eltaba de valas , y gence , y que le ío-
corrieííe con toda brevedad , por el rieígo cjue
corría la Plaza 5 llamó á Don Miguel de Ubilla.
y le preguntó , fi íe atrevería á introducir un focorro de gente
por la mifma parte por donde él había entrado, y ftlido tantas
veces. Ofrecióle á guiarlos, y afsi le dieron cícogidos del prefi-
dio de San Scbaftian treícientos hombres de los de Vizcaya , c
Irlardeíes , todos con mochilas , y en ellas valas de mofquere, y
arcabuz. Fueron caminando por camino muy defufado , y con
no pequeño peligro , y dificultad iban venciendo la emprefa, (i-
guiendofe unos á otros de noche , quando fucedió , que ncaíb
íedifparó un mofquete de los mitmos que iban á focorrer la Pla-
2a , v lo turbó todo de manera , creyendo que el enemigo efta
ba fobre ellos , que no fue pofible hacerles pafar adelante por
mucho que lo esforzaron los Cabos ; y aísi folo entraron feren-
ta y cinco íoldados , y entre ellos los Capitanes Don Iñigo de
Salazar 3 Don Francifco de Heredia , el Alférez Don Francifco
de
i6o SITIO, Y SOCORRO

de Molina , el Ayudante Antonio de las Heras , el Alférez Verw


gara , el Teniente Don Joíeph Lozano , el Alférez Vidaurre,
el Capinn Nicolás de A ranzón , y con ellos el Capitán Don
Tcrcncio Galher , Caballero Irlandés. Y fue cofa notable , que
á cinco de Agofto en la noche , un dia antes que fe intentaíTc el
Ibcorro , dijeron los Franccfes defde las trincheras á los nueftros,
que íe hallaban en la muralla : Mañana os entra *pueftro focorro^
pero no/otros le degollar émos. Indicio bien eficaz que les llegaban
á ellos , ó defde la Plaza , ó de nueftro Egercito mejores noti-i
cías que teníamos noíbtros del íuyo.
2 Con hallarfc ios cercados de dia , y de noche en conti
nua fatiga , el enemigo yá dentro del fofo , haciendo batería la
artillería por tres , ó quatro partes de la muralla , formando ga
lerías para hacer las minas, y fu Egercito tan íuperior á nueftras
fuerzas , fu armada Naval dominando en todas aquellas Coftas,
y necefitados los de adentro de mayor focorro para fu defeníaj
no dejaron de alegrarfe mucho con el que entró en cfta ocafion,
y mas leyendo las cartas , que recibieron de fu Mageftad , y el
Conde Duque , y las del Almirante , en que les daba eíperanzas
breves del focorro 5 con lo qual , y con la conftancia dclGobcr-'
nador , Capitanes , y foldados fe animaron increíblemente los
vecinos de la Villa, Las mugeres , y aun los muchachos unidos
rodos á la defenfa con tefon increíble , fe refolvicron defenderte
con igual , ó mayor porfía defde la defefperacion , que lo pudie
ran hacer los mas valeroíbs defde la efperanza. La carta de íii
Mageftad es la figuientc.
3 EL REÍ. Concejo, Jujlicia ,y Regimiento , Caballeros Hi
jo/dalgo de la muy noble , y muy leal Villa de Fuente-Rabia. El
Maefe de Campo (Don Miguél Tere^ de Egéa me ha dado cuenta del
amor ,yfineza con que procedéis , para que los intentos del enemigo
no fian de ningún efefto , mofirando Vuefira mucha fidelidad 5 y eflo
es en mi de tal eflimacion , que he querido advertiros , que en ello re
cibo grato ferficio. En todas oca/iones le reconoceré , y no folo afsif-
tiré á manteneros , como lo merecen tan buenos Vafallos ¡y a focorre-
ros , comofe procura por todos los medios pojibles j pero demás de fa-
tisfaceros los gaftos que hicieredes con la guarnición de la Tla^a , y
los danos que el enemigo os caufáre en Quefiras cafas , de que os doy
mi palabra Real , os haré muy particulares mercedes , como es jufia
las reciba quien tan fingularmente obra en lo que tanto importa. (D^
DE FUENTE RABIA. ,61

Madrid a die^y ocho de Julio de mil y feifcientos y treinta y ocho,


70 EL (Z^EÍ". Tor mandado del % me/ira Señor. Don Fernando
de Contreras.
4 Entretanto que con efte valor fe iban defendiendo los de
1c Plaza , fue formando fu Egcrcito el Almirante , y de la gente
¡del batallón de Cartilla , y de los tres mil Guipuzcuanos que dio
la Provincia, en que intervinieron los Diputados de ella Don Pe
dro de Ipeñarrieta , Caballero del Habito de Calatrava , y Caba
llerizo del Rey , y Don Pedro Idiaquez , Caballero de U Ordca
de Santiago, que acudieron con particular zelo , y diligencia, íe
hicieron quatro tercios , que fe dieron á los Maefes de Campo,
Granero , Bocanegra , Don Francifco Megia,y Marques de Mor-
tára , el qual por orden de fu Mageftad había de guiar la van
guardia , y gobernar la Coronelía del Conde Duque en llc-i
gando.
5 Fueroníe dando las Compañías a Capitanes de mucho va
lor , y que habían ocupado mayores pueftos , y las recibían íb-
lo por fervir en ocafion de tanto peligro , y honra. Con eftos
quatro tercios , y los dos de Irlandefes , y con el de la Provincia
de Alava , reíolvió falir á campaña el Almirante , habiéndotele
proveído por íu Mageftad todo lo neceíario de víveres , y muni
ciones de guerra. Dejó en San Scbaftian apreftados los ocho ba-
geles de Don Francifco Megía , y para fu guarnición todo el ter
cio de Vizcaya , cien efpañolcs del prefidio , y cien foldados del
batallón de Caftilla , habiendo enviado Don Lope de Hoces pól
vora , y los marineros que pidió , para que fe pudieífen juntar
con los bageies de Don Francifco Megía.
6 Todo efte tiempo el Marqués de los Velez habia afsifti-
do con debida atención , y diligencia á la defenía , y íbeorro de
lo que eftaba á fu cargo , proveyendo alEgercito de Vizcaya de
lo neceíario , pero fiemprc á vifta de la defenfa del Reyno de
Navarra , que nunca dejó de cftar amenazado , aún teniendo
íitiada á Fuente-Rabia j porque los Francefcs ficmprc tuvieron
gruefas tropas hacia aquella frontera , y paíbs , difponiendo
ocafion , como apoderarfe de alguno de ellos para entrar infan -
teria , y caballería en el Reyno , y embarazar en dos partes tan
fcnfibles nueftras Armas. A efta ocafion entraron feis mil infan
tes Francefcs , y quinientos caballos , a los diez y feis de de Ju
lio por Vera , y quemaron aquel lugar , en donde fus vecinos
Tw».X. X cui.
,6i SITIO , Y SOCORRO

cuidando mas de los pucftos principales de aquel Reyno, que


no de fus caías mifmas , rechazaron con tanto valor al Francés,
que degollaron parte de fu retaguardia, quitándole las municio
nes que llevaba fin pérdida , ni herida de ninguno de los nues
tros. De efto dio cuenta á fu Mageftad el Marques , Suplicándo
le mandare íbeorrer a los vecinos de Vera , como lo merecía fu
valor , y diciendo , que los habia recibido al fueldopor no tener
con que fuftentarfe. También fe ofrecia el Marqués ( caíb que
los Franccfcs no hicieíTcn invafion por Navarra) á fervir en el
íbeorro de Fuente-Rabia con una pica , á que fe refpondió por
fu Mageftad , dándole las gracias que merecía fu fineza , y or
denándole , que tuvicíTe prevenida la gente para juntarla con la
del Almirante , é intentar en todo cafo el focorro quando fuelle
de ello avifido.
y En efte tiempo la atención de fu Mageftad , y el zelo
grande del Conde Duque , y demás Miniftros de Eftado , y
Guerra , velaban vigilantementc íbbrc todo , enviando ordenes
apretadas , para que de todas partes fueíTen llegando las tropas
que habian de engrofar el Egcrcito. Suplicó el Conde Duque á
fu Mageftad , le permitieííe que pudicííe pedir á algunas Ciuda
des del Reyno,le dicííen foldados con que reforzar íu Coronelía}
y habiendofelo concedido , fue formando buen golpe de gente,
interviniendo en efto Don Gerónimo de Villanucva , Protono -
tario de Aragón , del Confejo de Guerra , y Secretario de Efta
do , con el zelo que afsifte al fervicio del Rey , y el defempeño
de lo que debe al Conde. Difpufo fu Excelencia , que fe hicieíTen
algunas levas de gente efeogida en la Corte, y nombraroníc por
Capitanes á Don Rodrigo de Tapia, Caballerizo del Rey, a Don
Franciíco de Luzon , Gentil-Hombre de Boca , uno , y otro
del Habito de Santiago, y con toda brevedad formaron dos
Compañías de á dofeientos hombres , de muy buena gente.
MandóTe traher pólvora del Andalucía , y de todos los Ingenios
donde fe fabrica , y el Duque de Medina con grande cuidado
envió á toda diligencia la vuelta de Cantabria gran
numero de quintales.
DE FUENTE-RABIA. ,,6? .

CAPITULO XX.

rSE%VICIO T>E A%Ag03^ <PA%A EL

(acorro de Fuente-Haíia.
I

ON Pedro Fernandez de Heredia, Gobernador de


Aragón , con las ordenes que por aquel Supremo
Confejo fe le habían enviado , dirección , y íoli-
citud de Don Gerónimo de Villanueva, Protono-
tario de Aragón , habia juntado cerca de dos mil
hombres con diligentifsimo cuidado, afsiftiendo á fu conducción
con difpoficion muy atenea , y grande defvelo Don Aguftin de
Villanueva , del Confejo de fu Mageftad , y fu Jufticia de Ara
gón. No dejaron de ofrecerfe dificultades , fobre fi los naturales
de aquel Reyno tenían obligación de falir fuera de él a la de-
fenfa de las fronteras de Efpaña , quando no fon las de fu miíma
Provincia. Pero reconociendo que deípues de la unión de eíhs
Coronas es defender á Aragón defender á Navarra , y defender
á Navarra defilojar al enemigo de Fuente Rabia , rindiéndole
el riefgo de las. leyes , al riefgo de las armas, y las delgadczas de
la paz á las vivas inftancias de la guerra j halló la antigua fideli
dad de aquel Reyno , fácil inteligencia para que fueífe mas fér
vido el Rey , y defendida fu Corona. No folo allanaron las di
ficultades del derecho los Miniftros , y los fubditos , fi no acu
dieron con grande fineza á fervir á fu Mageftad , los Señores , y
Univerfidades , encerrandofe á la defenfa de laca el Conde de
Aranda , á la de Berdun el Conde de Fuentes , ya la de Ainfi el
de Caftelflorido, formandofe una Coronelía de la gente con que
firvió la Ciudad de Zaragoza , y las demás Univerfidades , de
que fue Coronel Bernardino de Bordalva , Jurado de Encap de
aquella Ciudad.
z Don Fernando de Borja , Comendador mayor de Mon-
teía , Virrey de Valencia, en egecucion de las ordenGS de Cu Ma .
geftad , fue también difponiendo el focorro que le tocaba , con
forme á las ordenes de fu Mageftad , y fe componía de dos mil
Valencianos. Y para facilitar fu leva , y conducción , fe le orde
no , que fe encomendaíEs á los Miniftros de mayor pucfto,dan-i
Tom. X. X i. do
, 64 SITIO , Y SOCORRO

do principio Don Luis Fcrrer , y Cardona , Gobernador , y el


Almirante de Aragón , Marques de Guadalefte , Bayle General
de aquel Rcyno , á conducir la gente que eftaba á fu cargo , y
paíarla á Araron , con que fe facilitó lo que fe tuvo al principio
por muy dificultofo. Fueron también á la ocafion muchos Ca
balleros de Valencia , y el Conde de Saftago , que fe hallaba en
aquella Ciudad , anteponiendo el fervicio del Rey , á las enfer
medades , de que eftaba gravemente doliente. De Cataluña iba
viniendo la Coronelía del Conde Duque , y la demás gente que
eftaba á cargo del Maefc de Campo General Gerónimo Roo: y
para que pudieífe abreviar la jornada dio orden fu Mageftad,quc
fe envuíTe á la infantería muías , y caballos. Los Caballeros de
Habito fe difponian para ir con la Perfona Real, y los Hijofdal-"
go , y Caballeros de Caftilla , por diferentes partes fe juntaban
en Vizcaya , concurriendo la Nobleza de cftos Reynos , á ma-
nifeftar con fu valor las obligaciones de fu fangre. También dio
orden fu Mageílad , que la gente de á pie , y de acaballo de la
Cofta de Andalucía , partieíTe a Cantabria , fiando del esfuer-,
zo de los naturales de aquella marina , que acudirían á fu defen-
ía como fon obligados.
3 Viendo que la Armada de Don Lope de Hoces eftaba
tan retardada para acudir defde la Coruña á juntarfe con los na
vios que tenia el Gobernador Frcijó, y entrar por mar al íocorro
de la Plaza , fe pufo en duda , fi feria conveniente que la Arma
da de Portugal , ó dejando aquella emprefa , ó dilatándola , vi-
nieífe á hacer efto. Coníiderabaífe por la parte afirmativa , que
en vano parece que íocorriamos al Brafil , íi perdíamos á Fuen
te-Rabia , ¿pues quien dejando al enemigo poderofo en caía, va
á íbeorrer las Provincias remotas ? El mas pronto reparo fe debe
á la mayor herida , y pefa tanto una Plaza, dentro de Efpaña,
como qualquiera de las Provincias enteras dominadas. Cierraflc
la puerta á la mas fenfible guerra, que podemos tener y eícuíar,
echando el enemigo de nueftras mifmas cafas, y donde qual
quiera mal fucefo, por ligero que fea, lleva tras sí mayor pérdida
de reputación. Confiderabafe , que para pafar la linca habia de
partir la Armada de Portugal por Septiembre , con que habia
tiempo para que íbeorrida la Plaza , hicieífe deípues fu navega
ción. Reprefcntabafe quan dificultólo parecía el íocorro de
Fuente-Rabia por tierra , fortificado yá el enemigo á fu fatisfac

cion
DE FUENTE-RABIA. 165

don , cerrada la Plaza , y combatida , el puerto defendido con


gran numero de bageles , apenas formado nueftroEgercito,¿con
qué podíamos mejor focorrerla por mar , que con efta armada?
4 La de Don Antonio de Oquendo , habiendo de navegar
todo el mar Mediterráneo , y Occeano , en quanto corre la Pc-
ninfula entera de Efpaña , expuefto á tantas calmas, accidentes,
y dilaciones , muy á los principios el aprefto de Don Lope de
Hoces , pocos navios á cargo del Duque de Maqueda , con lo
qual el enemigo , fi no fe acudia prontamente al íbeorro , cada
dia iria cftrechando la Plaza , cerrando mas el puerto , y refor
zando por mar , y tierra fus armas. Y fi la Armada de Portugal
íblo con hacer tan corta navegación , qual es la de Lisboa á Viz
caya , confeguia tan importante focorro , bien íe habia logrado
clgafto excefivo de fu aprefto , aunque defpucs no tuvicífe tiem
po para navegar al Brafil , habiendo parecido mas providencia,
que acaíb , el haberfe dilatado de manera fu partida, que pudief-
fe poner en falvo las Armas , y cuidado de fu Mageftad , de un
empeño tan importante , y grave.
5 Tenia la contraria opinión el Conde Duque , y los que
le íeguian en el Confejo de Guerra, y Eftado , ponderando quan
crecida victoria íe difponia al enemigo , fi entraba consiguiendo
el atar nueftras fuerzas , y los íbeorros deftinados á las Provin
cias dominadas, folo con tener fitiada á Fuente-Rabia. Que aun
que pefa mucho efta Plaza , feria mayor fin comparación la
pérdida de todo el Brafil , quanto debe confiderarfe mas diñ-
cultofa fu recuperación , que no la de qualquiera de las Plazas
de Efpaña , adonde la honra , el valor , y la necefidad nos efta
íiempre folicitando a cobrarla. Dudabafe , que la Armada de
Portugal acudieífe a tiempo que pudieííe focorrer la Plaza , no
íblo por los accidentes de la mar , fino porque lo que faltaba á
fu aprefto , era también de lo necefario para el mifmo íbeorre;
y fi fucedieífe , como era contingente , dejar lo uno , y no con
seguir lo otro , veniafe fácilmente a la confideracion , qual feria
la pérdida , habiendo defamparado el Brafil , y no focorrido á
Fuente-Rabia. Que eftc parecer era mas conforme a la grande
za de animo de fu Mageftad , y á la reputación del poder , y
íicrzas de Efpaña , manifeftando al mundo , que bafta ella fola
invadida en Flandes , invadiendo en Italia , fitiado San Salvador
4cl Brafil , y Fuente-Rabia , para acudir a la defenfa de todo,
í , 166 SITIO , Y SOCORRO

fin fubtraher los focorros , ni turbarlos, quitándolos a unas Pro-


vincias para darlos a, otras.
6 Afsi los Romanos, Maeílros de toda difciplina, y virtud
militar , al tiempo que Anibal tenia a las puertas de Roma íu
viótoriofo , y formidable Egercito , hacían grueías levas para
ganar á Cartago , y hacer la guerra al enemigo en Africa. Tan
to mas, que no quedaba defefperado el focorro de Fuente-Rabia,
pues hallándole con veinte y cinco navios Don Antonio de
Oquendo , que navegaba con toda diligencia la vuelta de la Cok
ta de Cantabria 5 doce Don Lope de Hoces muy buenos? ca
torce el Gobernador Freijó , fe formaba una Armada de cin-
quenta bageles por la mar , y por tierra veinte mil infantes de
la Nobleza de Cartilla , y de fus Milicias , con no tomaríe de
ellas mas que cinco mil hombres de los naturales de toda Can
tabria , de los Irlandefes que fe hallaban en ella, de la gente que
marchaba de Aragón , Valencia , Cataluña , Galicia , y Portu
gal , y de los foldados particulares que acudían de la Corte; con
que fe hallaba el Rey con fuerzas bailantes , no folo para focor-
rcr la Plaza por mar , y por tierra , fino para intentar por en
trambas partes mayores progreíos.
7 Confultado íu Mageftad íbbre cito , reíólvió , que la Ar
mada de Portugal íalieífe á fu tiempo la vuelta del Brafil , adon
de citaba deilinada : que fe trageíTe el navio Santa Tereía de
Lisboa , que feria de mil toneladas , para que fe juntaífe con
los de la Coila de Cantabria , y que no íe tocaííe á los focorros
que cftuvieífen prevenidos para Flandes , Italia , y otras partes,
antes bien fe añadieífen, fifueífe necefario, y fe figuieíe en ellos
la mífma refolucíon , que fi el enemigo no eftuviera en nueílras
fronteras.
8 Entretanto que fe iban juntando las tropas , y formando
Egercito bailante para el íocorro de la Plaza , ibaeílrcchandola
el enemigo , y defendiendofe los de adentro con mucho valor;
y á los veinte y ocho de Julio comenzó á deíembocar el fofo
por la parte del baluarte de la Reyna , haciendo dos furtidas
por debajo de la eílrada encubreria , fi bien no podia fino 11a-
marfe defeubierta la que tenia el fofo. Intentó también el pafar -
lo con cfpalda formada de barricas , y ceílones ; pero el medio
canon que fe tenia plantado, les hizo retirar de la emprefa con
muerte de algunos Franccíes , con que no fe atrevieron á obrar

def-
DE FUENTE-RABIA. 167

deícubiertos. A veinte y nueve de Julio afligieron mucho la Pla«


za con las bombas , donde hafta aquel dia habían entrado en
ella mas de doícientas , y fetenta y feis. Cayó una íbbre el Coro
de la Iglefia , y haciendo pedazos el techo , y rebentando den
tro de ella , la maltrató mucho. Viendo el enemigo que nueftra
artillería les hacia tanta ofenía, que no podían acercarte á la mm
, mlla , reíblvieron de hacer una batería en el arenal , y para eíTb
con grande prifa formaron de ceftones , y eftacas una platafor
ma , procurando quitarnos á noíbtros el trabes de la cafamata,
que mira á la Magdalena , para deshacerfe del embarazo que les
hacia el medio cañón que alli teníamos puefto. Reparóte efte
daño por los de adentro , con retirar la pieza de dia, de mane
ra que no la pudieíTe apuntar fu batería, y ufar de ella de noche,
con que impedían al Francés que no te alojaífe en el foíb.
9 Velaba íbbre todo el Gobernador Don Miguel Pérez , y
eftando con mucho cuidado de faber fi el enemigo hacia alguna
mina , le llegó a decir el Sargento mayor Domingo de Oíbrio,
que habia vifto en la mitad del foíb una media varrica , y uri
palo levantado , y una efpada , y que falia uno , y otro de deba- "
jo de tierra , y lo habían entrado luego dentro de ella ; de don
de colegia fácilmente , que fin duda ninguna iban ya minando.
Viendo efto el Gobernador , y certificado que no habia fido en
gaño de la vifta , fino que verdaderamente pafaba afsi, determi^
no de enviar al Capitán Don Martin de Sepulveda , para que
el Almirante fupieíTe el eftado en que fe hallaban , y lo que nc-
cefitaba de focorro con mucha brevedad por mar , ó por tierra.
Y reconociendo lo que el enemigo fe adelantaba , que fi no te.
hacia alguna falida que retárdate fus egecuciones , clavándole el
arcillcria , quemándole las galcrias , ó deshaciéndole las trinche
ras vde fuerte , que por lo menos dieíTc algún tiempo al íbeor-
ro , corría riefgo conocido la Plaza 5 refolvió eteoger de toda la
guarnición que habia en ella , doteientos hombres , los quales
faliendo a ocho de Agofto por la puerta de la Eftrada , embif-
tieron con tanto valor á los pueftos del enemigo, que le hicieron
retirar de fus mifmas trincheras , degollando mucha gente. Y
fuera la acción importante , fi con el avifo fecreto que debia de
tener el enemigo de nueftra falida ( que efto fe tuvo por indu
bitable) no huviera prevenido quatrocientos hombres en las ca
fas de la marina , y algunos Caballeros que cortaron a los nuef-
tros
„68 SITIO , Y SOCORRO

tros de manera, que huvieron de abrir camino por medio de los


enemigos á fuerza de valor para la retirada , matando , c hirien
do , y Tiendo también de los nueftros algunos muertos, y heri

dos.

CAPITULO XXL

MUEBLE VE DOJA£ MigUEL TE%EZ

de Egea , y JU valor.

Staba el Gobernador Don Miguel Pérez de Egéaf


defdc la muralla alentando , y animando á los
Tuyos , adonde le llegó un mofquctazo , que pa-
fandole la vala por el hueíb de la muñeca , y de
alli por el cuerpo le penetró hafta lasmiímas en
trañas , de que murió dentro de doce horas. Llamó al morir al
Padre Franciíco de Ifafi , Rcligiofo de la Compañía de Jcfus
( que con grande cuidado aísiftió , no íblo á lo eTpiritual, fino á
la defenfa de la Plaza, por íer muy entendido en cita materia) y
le dijo de la manera que habia de acabar las cortaduras, eípal-<
das , y demás fortificaciones , que eftaban prevenidas para la re
tirada , difeurriendo en ello de la mifma manera que pudiera
hacerlo con Talud : con que recibidos los Sacramentos de la Iglc-
fia , murió con el valor que habia vivido, con grande Tentimicn-
to de los de la Plaza , pues á la perdida , y prifion de algunos de
los que habían Talido ( que entre prcTos , y muertos Tcrian cerca
de quarenta ) Te juntaba el faltarles una cabeza tan importante
como la de Tu Gobernador. Era Don Miguel Pérez de Egca na
tural de Cerdeña , Caballero de valor , y experiencia , y en el
Arte Militar muy vcrTado , platico en materia de fortificaciones,
animoíb , y ardiente , y de quien Te dice , que defendió la Pla
za con íu vida , y la aíícguró con íu muerte j porque las fortifin
caciones que dejó difpueíías , y la forma que dio á la defenía,
fue el reparo mayor de efte fitio. Pero tantas Talidas en tan cor
to numero de gente , puede Ter que la enflaquecieran de mane
ra , Ti las continuara , que Ce redujeíTe la defenfa á algún trifte
fuceíb. Tal es la providencia de Dios quando quiere defender
una Plaza , y tan limitado nueftro diícurfo , quando mas pre
venido , y atento, que con los miTmos medios que el juicio mor
tal
DE FUENTE-RABIA. 169

tal la da por defendida , fe pierde, y con lo que creímos que fe


hallaba del todo perdida , fe reftaura.
2 Por la muerte del Gobernador Don Miguel Pérez de
Egéa, volvió á gobernar la Plaza el Capitán Domingo de Eguia,
á quien Dios tenia refervada fu defenfa , y con hallar las cofas
tan perdidas , y en punto tan defefperado , animandofe, y esfor
zándole unos á otros , los Capitanes , los foldados , los vecinos,
las mugeres, los niños , fin haber quien dieííe el menor indicio
de flaqueza , fe ofrecieron á perder antes las vidas , que la Pla
za. En la falida que íe ha referido , quedaron prefos el Capitán
Don Francifco Dicft , que en otras ocafiones, y falidas habia pe
leado valerofamcnte , y el Capitán Alonfo de Laredo , que ha
biendo caído en el fuelo , trayendo afido a un Capitán Francés
por prifionero , cargando los enemigos íobre él , le dieron mu
chas cuchilladas en la cabeza ; fueron heridos el Alférez Juan de
Roa , el Capitán Don David Barri , Irlandés , y Don Pedro Ja-
ralin , Adrián Pulido , el Capitán Don Gerónimo de Gibaja , el
'Alférez Don Francifco del Molino , y otros que fe fcñalaron
mucho aquel día. .
3 A nueve de Agofto fupieron los de adentro, de un prifio
nero que tomaron en efta ultima falida , que la mina que el ene
migo hacia en el Cubo de la Magdalena , habia quatro diasque
íe habia puefto en toda perfección , y que aguardaba a hacer lo
mifmo de otras dos en el baluarte de la Reyna, para darles fue
go a todas á un mifmo tiempo : añadiendo , que poniaen Chu-
marraga veinte y quatro piezas de batir para arrafar el Caftillo,
y que eftaba aguardando el Principe de Conde feis mil foldados
viejos de focorro ; y aunque todo efto no íe creyó por los de la
Plaza , pero no dejó de caufailes doblado cuidado con las bate
rías , que comenzaron los Francefes defde el amanecer con to
das las piezas , batiendo los orejones de las dos cafamatas de los
ceftones , tan incefantemente , que aquel dia fueron cerca de
íetecientos cañonazos los que difpararon ; fi bien al pafo que el
enemigo obraba con refolucion , cobraban grande animo los
íbldados , y vecinos , trabajando , y fortificandofe de nuevo , y
dando la madera de fus cafas para las retiradas ; repitiendo mu
chas veces las mugeres : Quedemos con las murallas folo , y pierdafe
lo demás , que no importa.
4 Pareció conveniente fe diípuficífen dos parapetos á la bo
,7o SITIO, Y SOCORRO

ca de las dos caíamatas de los ccftoncs , por cftar el uno de los


dos orejones de la muralla cafi arrafado , y de manera que po
dría fervir de efcala al enemigo , y la tronera que miraba á la
Magdalena deshecha , y con brecha de altura , que fe podría íu-
bir fin eícala. Fueroníe haciendo dos efpaldas , una fobre el ter
rapleno de cite baluarte , y otra junto á la cafa de la munición.
La primera , contra la batería que eftaba plantada , cerca de
nueftra Señora de Gracia , que hacía tan grande daño , y íola
una bala que entró en una barraca mató á un Irlandés , y eftro-
peó quatro , dejando a unos fin brazos , y á otros fin piernas»
La otra cfpalda opuefta á la batería del arenal , á la parte de
Francia , que batía con intento de deícubrir nueftra Plaza de ar
mas , que eftaba junto á la muralla. Adelantófe mucho la obra
de la eftacada con la aísiftencia , é induftria del Capitán Diego
de Butrón , que con rarifsima diligencia levantó , y perfícionó
en tres días obra que fe juzgaba bailante á embarazar muchos
meíes.
5 Entcndiófe efte dia del íbldado, que eftaba de pofta, que
el enemigo habia comenzado á picar la muralla , y al punto íc
trabajó dentro de la Plaza en la contramina , y fe hizo tan dere
cha , que fe encontró al enemigo por linca reda , con que le
falió vano el intento. Defde diez de Agofto hafta catorce, no ce
só el Francés con las baterías ordinarias de fatigar increíble
mente a la Plaza, y efte dia lo hizo con mayor furia por el ore
jón de la parte de la Magdalena , derribando todo el trabes de la
caíamata , y planchada que eftaba dentro de ella ; pero no por
cfto perdían la eíperanza los de adentro , antes cobraban nuevo
aRento , y fuerza , pues hafta las mugeres decían : Que las balas
no importaban , ni habia por qué temerlas : y ellas acudían á la mu*
ralla , {¿corriendo con municiones á los íbldados , recogiendo
los heridos , y llevando , y enterrando los muertos , fiendo tal
vez fus mifmos deudos , padres , y hermanos. Efte miímo dia,
aunque el Francés no tiró mas de tres bombas , hizo con una de
ellas un golpe muy notable ; porque arrojándole entre las qua
tro , y las cinco de la tarde , dio cerca de Don Miguél de Oraza-
val , Sacerdote muy virtuofo de la Villa , y que con mucho
cuidado , y valor acudió deícle los principios á lo que íc ofrecía
á fu defenfa.Cayó fobre la mifma bomba turbado el triftc Saccr-
dote , la qual rebentando , al inflante dividió en tres trozos íu
cuer-
DE FUENTE-RABIA,: iyi

cuerpo , volando por el ayre las piernas , y arrojando por el fue- .


lo la cabeza , y los hombros. Al caer dio fobre el Padre Francif-
co de ifafi , que fe hallaba prefente , llenándole de fangre , fuf-
to , y horror.

CAPITULO XXII.

<P<RQSiqUE EL F%A3XfES EL SITIO.

BA el Francés continuando , fin perder tiempo al


guno , el batir la Plaza , trabajando en el fofo , y
minando por tres partes las murallas , hallándole
los finados con grande cuidado , no íblo al de-
fenderfe contra el enemigo , fino de tener nuevas
del eftado en que el Almirante iba difponiendo el focorro. Y
afsi á los diez y ocho fe trató de buícar dos perfonas de reíblu-
cion , valor , y diligencia , que llevaífen nuevas al Almirante de
la necefidad conque fe hallaban los de adentro 5 y teniendo pre
venidos dos mozos , eferitas las carras , al tiempo de deípachar-
los con ellas , fe entendió , que el uno de ellos era Francés, con
que fe fufpendió la falida. Era afsi que lo era , pero habia al
gún tiempo que vivia en Efpaña , y como tenia á fu muger , c
hijos fuera de la Plaza , que fe habían perdido en una cafería,
quando el enemigo la fitió , con el defeo que tenia de faber de
ellos, que es mayor amor que el de la Patria , falió fin orden, ni
cartas por la eftacada. Y habiéndole echado menos , causó á to
dos gran cuidado , recelando no fe huvieíTc ido á los quartelcs
Francefes 5 pero el día veinte de Agofto,á viftadel enemígo,vol-
vió nadando , con carta del Almirante , dándoles efpcranzas á
los cercados , de que muy prcílo ferian íocorridos.
2 Las nuevas de la muerte del Maefe de Campo Don Mi
guel Pérez de Egéa , y del cftreeho en que fe hallaba la Plaza,
llegaron á Madrid por cartas del Almirante , y del Capitán Do
mingo de Eguia , y aviío de que fe eftaba aguardando la gente
de Cataluña , y que fe hallaba muy cerca la de Aragón, y
fe efperaba para que fe juntaífe con la que tenia el Almirante, y
el Marqués de los Velez con la de Navarra. Sintió fu Mageftad
mucho la muerte del Gobernador , y el Conde Duque , por ha
berle efeogido para la defenfa de aquella Plaza , recelando pru-
T«w. X. Ya».. den-
„72 SITIO, Y SOCORRO

clentementc la turbación grande que habría ocafionado en ella


efta dcfdicha 5 y aunque deben defpreciarfe los agüeros, todavía
pueden tal vez pafar por aviíbs. Es cofa cierta , quequando Don
Miguel Pérez de Egéa fe deípidió del Conde Duque en el Pala
cio Real del Buen-Retiro , al irle á hacer reverencia , intentan
do beíarle la mano , rehufandolo la modeftia del Conde , al de£
afirfe de ella , cayó el Maeíe de Campo de golpe tan deftempla-
damente , que entrifteció á los circunftantcs , tomando algún
genero de indicación , quando no de la deígracia de la emprcía,
de la defdicha de la perfona.
3 Confultófe á fu Mageftad fobre los aviíbs que habían ve
nido de Fuente-Rabia , y Cantabria , y volviófe otra vez á re
petir lo que en otros correos íe le habia eferito al Almirante,
ordenándole , que con la gente que tenia fe acercaíTe al enemigo.
Que el Marqués de los Velez juntaíTe íu gente con la íuya , y
embiftieífen á las mifmas trincheras , {¿corriendo á viva fuerza
la Plaza. Que fu Mageftad no admitida difeulpa fi fe perdieííe
a vifta de dos Egercitos , y de dos Cabos de tal fangre , y de tal
valor , teniendo tantos foldados Eípañoles , gente vieja , ejer
citada, y valerofa. Al Marqués fe le eícribió , que dejando for
tificados los pafos del Reyno , acudieíTe con toda brevedad á
juntarle con el Almirante ,y que gobernaíTen de conformidad
el Egercito , con prefupuefto de que habia en todo cafo , de fer
íbeorrida la Plaza. . . r
4 DefpachóTe correo al Almirante con citas ordenes ; y con
las que tenia antecedentes, y el cuidado en que les ponia fu obli
gación , y defeo de dar buen cobro á lo que eftaba á fu cargo.
Eícribió al Marqués de los Velez lo que convenia al fervicio de
fu Mageftad , que á diez y nueve íe hallaíte en Oyarzun con fu
gente, que ferian cinco mil hombres , enviando para efto áDon
Gafpar de Tebes , Marqués de la Fuente , porque con fu buena
difpoficion , y caudal procuraíTc abreviar el juntar los Egercitos.
Salió el Almirante con el íuyo en campaña , que confiaba de fie-
te mil infantes , y á los diez y feis de Agofto fue á hacer quar-
tel en la de Aftirarraga. Aqui tuvo avifo del Marqués de los Ve -
lez , que no podia hallarfe á los veinte en Oyarzun , por no ha
berle ajuftado las provifiones de fu Egercito ; pero que eftaria
á veinte y dos , y juntos refolverian lo que mas convinieíTc,
-íiendo el intento , por mayor , defalojar al enemigo de Rentería,

y
DE FUENTE-RABIA. i7?

y los Pafages , y defpucs embeftirlc en fus mifmas fortificado-:


nes íobre Fuente-Rabia.
5 Viendofe el Almirante en campaña , y que en tres , 6
quatro dias no podia juntarfe con fu Egercito el de los Velez, fe
formó duda , íi feria conveniente pafar adelante nafta Oyarzun¿
6 aguardar á que el Marqués llegaíTc á efte lugar , para que jun
tas unas , y otras fiicrzas , con mayor reputación fe obraíTcn los
mejores efectos del fervicio del Rey. Y aunque la mayor parte
de los Cabos , que intervinieron en la Junta fe inclinaban , que
hafta que fe fupieíTe el dia precifo en que el Marqués podría lle
gar á Oyarzun , no feria bien que el Almirante fe adelantaíTe,
porque hallándole el enemigo en Rentería , y los Pafages , po
dría , viendo tan poco cuerpo de Egercito, y fin la diverfion del
Marqués , reforzar el quartel de Rentería , de manera que no fe
pudieífe obrar como convenia ; todavía el Almirante, confor-
mandofe con los Cabos, á quien parecía que era moftrar flaque
za al enemigo el detenerte , quando podia penfar que fe iba de
rechamente á embeftirle, mandó marchará Zumalbide , donde
fe aquarteló de manera , que no pudieííe obrar el enemigo con
fu caballería.
6 Al mifmo tiempo que íe comenzó a marchar , en ege-
cucion de lo refuelto , llegaron aviíos al Almirante , que el ene
migo fe habia retirado de Rentería, Lezo , y los Pafages , ha
biendo primero abraíadolo todo. Y porque no daban cieito avi-
íb que huvicífe defembarazado del todo los Pafages , ordenó al
Marques de Mortára , íé adelantaíTe con fu tercio á ellos , y íi
los hallaba deíocupados , los forrificaífe, y fi noeftaban defocu -
pados , los procuraíTc ganar. Al ir el de Mortára á egecutar la
orden, que le dio el Almirante , le llegó avifo , que la genre de
San Sebaftian , viendo retirar al enemigo, los habia ocupado. Y
afsi , enviando quatrocientos hombres de refuerzo, fe volvió con
el refto de fu gente á Zumalbide á juntarfe con el Egercito del
Almirante , el qual volvió á enviar al mifmo Marqués de Mor
tára , y Don Antonio Gandolfo , á Rentería , Lezo , y los Pa-
íáges , ordenándoles , que reconocieren la gente que era nece -
faria para guarnecer aquellos pueftos , y fortificarlos de manera,
que el enemigo no los pudieífe volver á cobrar.
7 Hizo gran novedad el defiimparar el Francés pueftos tan
importantes , y dio mucho que diícurrir , cftrañando á todos,
que
, 74 SITIO , Y SOCORRO

que antes de llegar nueílras Armas á defalojarle , hicieíTc de fu


motivo lo que no era fácil obligarle á que loegecutaffe por fuer-r
za : y lo mas que fe llegaba á difeurrir era , que con la proligi-
daddei íitio , ofenfa , defenfa de los fitiados , gente que fe le
huía á Francia , continuas fatigas de la guerra, de que no es muy
fufrida cita Nación, querria fortificar fus trincheras, por fi nuef.
tro Egercico intcntaíTe el focorro , contentandofe con ganar la
Plaza , dejando al tiempo el recuperar otra vez eftos puertos^
diícurfo que fe acercaba al intento , fi bien el defignio miraba á
otra emprefa. .
8 Llegó el Marqués de los Velez con fu Egercito á Oyar-
zun á veinte y dos , como lo habia dicho , y luego formaron
Junta el Almirante , y Marqués , en que concurrieron también
el de Torrecufi , y Don Pedro Girón, con los demás Cabos que
fe hallaron en las antecedentes. Reíolvióíe , que el Marqués de
Mortára con fu tercio, en que iban el Duque de Alburqucr-
que , Marqués de Fromifta, Conde de Saftago , Marques de la
Lifeda , Don Carlos Coloma , Marqués del Efpinar , Don Gaf-
par de Tebes , Marqués de la Fuente , Marqués de San Damián,
hijo mayor del Duque de Ciudad Real , Conde de Garcés, Don
Bernardino de Ayala , hoy Conde de Villanueva , Marqués de
la Mota , Don Juan de Cárdenas , hermano del Conde de Mi
randa , Don Juan de Cardona , Marqués de Miranda , Conde
de Molina , Don Nicolás de Vclafco , Don Baltafar de Herrera, .
Señor de Valverde, DonFranciíco de Minchada, hermano del
Conde de Grajal , y finalmente la flor de la Nobleza de Efpaña,
y con gente del tercio de Irlandefes de los Condes de Tirconel,
y Tirol , y dofeientos mofqueteros , fuelle a dar vifta a la Pla
za de Fuente-Rabia , y defde los puertos mas altos de aquellas
montañas hacer ahumadas , y feñas á los de adentro , por don
de cntendieíTcn que eftaban alli los nueftrosen fu focorro. Tam
bién fe ordenó al Maeíe de Campo Carlos Guaico, y al Tenien
te de Maefc de Campo General Don Diego Caballero , fueíTen
á reconocer el monre de Gafquibel , que c'ftá fobre los quarteles
que tenia el enemigo 5 y habiéndolo hecho, volvieron , dicien
do , que les pa recia puerto muy apropofito para íer ocupado. .
9 Egecutó el de Mortára lo que le ordenaron , midiendo
. el tiempo de manera , que amanccieífe cerca del puerto, por no
fer defeubierta nueftra gente , y lo huviera confeguido fi do£

cien-
DE FUENTE-RABIA. i75

cientos mofqueteros del enemigo no le tuvieran dado vifta , con


que fue necefario darles la carga , y ellos , aunque era antes del
amanecer , reconociendo el grueíb de nueftra gente , dieron á
entender que eran lrlandefes , con que no fe les figuió, ni tiró
mas de la primera carga. Avifaron luego al Francés, el qual
mandó tocar arma en todos fus quarteles , y el Marqués ordenó
lo mifmo , haciendo tocar las cajas de la alborada con grande
cftrucndo , y difparando muchos arcabuzazos para que la Plaza
conocieíTe que eftaba ocupado el puedo por nofotros. Los de
adentro refpondieron , tirando feis piezas , y levantando una
bandera en el omenage, arbolandofe también al mifmo tiempo,
en el monte , nueftras banderas , con alegría grande de una , y
otra parte. Viendo efto el enemigo, fe dobló en la eminencia de
enfrente , con golpe confiderable de infanteria , y caballería 5 y
creyendo el Marqués de Mortára fer embeftido, aunque fe halla-
baJnferior en el numero de gente , y fin ninguna caballería,
habiendo reconocido que mas adelante habia puelto nías fuerte
que el que tenia ocupado , le pareció conveniente, por no mof.
trar flaqueza al enemigo el irle á ocupar, y afsi marchó a fu vuel
ta en batalla $ y habiéndolo egecutado , viendo el Francés que
nueftra gente fe abanzaba , no determinó ningún movimiento,
con lo qual fe ocupó aquella tarde la Ermita de Santa Barbara,
y fe fortificó , poniendo doícicntos mofqueteros como guarda
íbtfrcfaliente.
10 Defpues de ocupado efte puerto , él Almirante, y el
Marqués de los Velez íé vinieron á aquartelar con todo el grue
íb del Egercito en las eminencias que hay en el llano, que miran
á Fuente-Rabia , y que eftán entre Oyarzun , y el monte de Jaf-
quibel , de donde íe enviaron al Marqués de Mortára mil bocas
de fuego , de todos tercios , á cargo del Sargento mayor Don
Francifco del Cadillo , con que fe aífeguró el puerto que habia
tomado , y donde todos los dias habia, entre la Ermita de
Santa Barbara s y la eminencia del enemigo una
continua efearamuza.

CA-
SITIO , Y SOCORRO

CAPITULO xxni.

QUEMA EL ARZOmSTO T>E WRpEQS,

la Armada de Don Lope de Hoces.

Tendo para nofotros muy útil el efe&o de haber,

defamparado el enemigo los pueftos de Rentería,


Lezo , y los Paíages , era para él muy importante
la caufa. Es afsi , que una de las cofas que mas ha
bía defeado fu Mageftad , y en que habia hecho
mayor inftancia , era ,cn que los bageles que eftaba apreftando,
y tenia á fu cargo Don Lope de Hoces en la Coruña , fe juntaf-
íen , antes de venir la Armada Franccfa, con los que habia en la
Cofta de Cantabria , y unos , y otros peleaíTen con los bageles
que tenia el enemigo en la Concha de Fuente Rabia, rompieílen
la cadena de barcas que habia hecho , y cntraíTen con embarca
ciones pequeñas el focorro. Pero por mucho que efte Caballe
ro obro para apreftar eftos navios , por la tardanza con que íus
apreftos corren por los Miniftros inferiores , y multitud de me
nudencias de que fe componen , que no ion fáciles de ajuftar fin
grandes prevenciones de tiempo , no pudo falir hafta que ya el
Arzobifpo de Burdeos fe hallaba con cinquenta bageles, los mas
de ellos navios de gran porte , a vifta de Fuente Rabia ; y aísi
lo que pudo hacer Don Lope , figuiendo las ordenes que íe le
habían dado , era acercarfe al enemigo , y entrarfe en el puerto
de Getaria, el mejor, y que fe halla mas cerca del de Fuente-Ra
bia , refpecto de que quando tuvo avifo que habían defampara
do los enemigos cí Paíage , fe halló fin viento para poder falir
del de Getaria , donde aguardaba á tomar forma como juntar-
íc con el trozo de armada que tenia a fu cargo Don Franciíco
Megía. Con efto pareció al Arzobifpo bonifsima íazon para aca
bar con los navios de Don Lope , fin que coftaífc íangre , ni
rieígo á los fuyos , quemando los nueftros en el mifmo puerto,
caío que no los pudieííe ganar. Y porque habiendo de reforzar
íu Armada de gente para efta facción de la que tenia en las guarn
niciones , y trincheras de Fuente-Rabia , quedaban tan flacas,
que podia el Egercito del Almirante , ó los de adentro con al
guna falida , ponerles en confufion , y deforden , quifieron afle-
gu-
DE FUENTE-RABIA. i77

gurar aquella parte , defamparando los Paíages, y Rentería para


guarnecer fus trincheras.
2 Efto fe diípuíb en diez y nueve , y veinte de Agofto , y>
á los veinte y dos navegó el benigno Prelado con quarenta ba-
geles al puerto de Getaria , y llevando feis navios Olandefes de
fuego , con todos los materiales que ha inventado el ingenio hu--
mano para quemarfe , y abrafarfe unos bageles a otros , hacicn*
do íu armada una media luna a la boca del puerto , con muy
buena orden , cañoneando los nueftros a los fuyos, y los Tuyos
á los nueftros , íe comenzó á jugar la artillería. Reconoció el
Arzobifpo la fuerza de nueftros bageles , y que , ó no los po
dría ganar , ó le habia de coftar mucha fangre j y viendo que
corria el viento de la mar a la tierra muy como él lo podiadeícar,
para que no pudieílen dejar de prender fus navios de fuego en
nueftros bageles , y que no podia valerofamente vencerlos , rc-
íolvió vilmente quemarlos. Don Lope de Hoces reconociendo
«1 rieígo que le eftaba amenazando , formó Junta de los Cabos,
y Generales que íe hallaban con el , y pareció conveniente facár
la artillería, y fortificarfe en tierra; y fi el enemigo quifieíTe lle
varle los navios , abraíarlos primero para que no lograíle el in-
tento,fupuefto que ni la defigualdad, ni lo que peor era, el vien
to daba fazon para defenderlos , ni perderlos peleando. Egccu-
tóíe cfta reíolucion , y los bageles de fuego fueron prendiendo
en algunos de los nueftros , con lo qual , y con la egecucion del
quemarlos , y la confufion , turbación , y deíorden que trahe
ííempre conílgo un fuceío trifte , y defafortunado , fucedió de
manera , que no íblo fe quemaron los navios, fino algunos Ca
bos , y Capitanes particulares, y entre ellos el General Don Juan
Bravo de Hoyos , el Almirante de la Elquadra de Galicia Don
Juan Pardo Oíorio , uno , y otro del Habito de Santiago , los
Almirantes Don Alonfo de Mefa, y Pedro de Marquintana 5 los
Capitanes de Galeones, Antonio de Raygada,Baltafarde Torres,
Criftoval de Garnica, Don Gonzalo Novalin , y Pedro Fernan
dez de Cora ; los Capitanes Rodrigo , y Don Diego Rubin de
Celis , Don Diego de Cárdenas , y Alonfo Fernandez Rebellonj
los Alféreces Don Arias Pardo , Don Eftevan de Zamora , y los
Pilotos mayores Domingo de Encinal y Jaques , y numero no
pequeño de foldados , y marineros ; fiendo fin duda facción
laftimofa ver arder eftos doce navios 3 y con ellos los Cabos,
Tom,Xt Z Col-
I?8 SITIO, Y SOCORRO

Toldados , grumetes , municiones , y baftimentos , con tan def-


dichada circunftancia, que daban prifa á quemarlos los nueftros,
y los enemigos , unos y otros, por diferentes razones , ayudan
do al incendio. Saliendo Don Lope de Hoces de la Capitana,
mas herido del dolor de no poder morir peleando , que de dos
aftillazos que le dio en un brazo , y otro en una pierna al que-
marfe el navio , de que cayó en la mar , y le huvieron de Tacar
nadando, juntando el mérito de efte rieTgo á otros Tervicios muy
calificados, que tiene hechos efte Caballero , tales , que eximen,
de duda , que llegó hafta lo que pudo , y debió obrar un Ge i
neral de Tu Tangre , y valor.
3 Quedó el piadoTo ArzobiTpo contento de haber egecu-
tado con tan buena orden , y diTpoficion efta iniquiTsima emprc-
ía , Tiendo coTa cierta , que Ti hafta aqui pueden llegar los inhu
manos efectos de una buena guerra entre dos Naciones tan va-
lerofas , la egecutó con acierto , Tazón , y felicidad 5 pero lo que
puede dudarfe es , que fueíTe conforme ala intención de un Rey
Chriftianifsimo el quemar otra Armada chriftiana , pudiendo,
y debiendo con tanta Tupcrioridad de fuerzas, intentar el vencer
la : y afsi Te creyó , y Te dijo , le caftigarian en Francia con de-
moftracion , por haber perdido , no Tolo la gloria del venci
miento en la forma , Tino una preTa en la Tuftancia tan confide-
rable , como doce navios bien artillados , y municionados , íi
él huviera peleado como debiera. Por nueílra parte también
quedó en duda hafta donde pudimos, ó debimos obrar, juzgan
do unos , á vifta de tan poderoTa Armada enemiga , y de íeis
navios de fuego , con el viento en favor, Tenores del puerto, que
no Te pudo hacer mas : coligiendo otros de la deTorden , y con-
fufion que intervino , y déla priTa con que ayudamos á quemar
nueftras naves , que no íe pudo , ó que fuera mejor hacer me
nos , culpando con cenfura rígida , y peTada á los muertos , y á
los vivos } á aquellos que pudieron Talir con tiempo de los na
vios , y á eftos que filieron fin tiempo, quando á los unos debe
acreditar el valor , y á los otros diículpar la prudencia : Tiendo
cierto , que no es tan fácil en confufion tan confufa , y facción
tan horrible obrar en lo platico en la guerra con la delgadeza , y
Tazón que diícurre el político en la paz. Con todo eííb fue el
confuelo de toda la perdida el Galeón Santiago , cuyo nombre
invencible dio esfuerzo , y conftancia a Don Nicolás Judici , y
Don
DE FUENTE-RABIA. I?9

Don Francifco Spinola , que lo tenían á fu cargo, que ni con re


petidas ordenes lo quifieíTen quemar , ni el enemigo pudo en
íiete dias ganarlo , haciendo no pequeña demostración el Fran
cés , que en las Armas de Efpaña es mas fácil quemarle una Ar
mada , que ganarle un navio j y que las Naciones valeroías , y
guerreras no fe han de contentar con dar fin del enemigo por
medios indignos , y viles , fino por aquellos de valor , y conftan-
cia que tiene eftablecidos entre Naciones políticas , y vaierofas
el derecho , y confentimiento común de las gentes.
4 Y porque la turbación , y fufto con que fe eftaba en la
parte de Cantabria en efte tiempo , y el defeonfuelo de la Corte
con eftas triftes nuevas , que fue el que fe deja confiderar , en
donde tan delgadamente fe difeurre , yá exagerando los triftes
fuccíbs , deduciendo de unas , otras infelicidades , yá enfalzan-
do los profperos , yá cumulando victorias á mayores victorias,
no caufe fobrada fatiga á quien leyere efta relación, fin hallar al
gún defeanfo en la guerra de Italia , Flandcs , y el Brafil , en
donde en iguales peligros habia nueftro Señor encaminado igua
les íuceíbs al que defpues fe tuvo en Fuente-Rabia ; parece con
veniente dejar por ahora el fitio , y focorro de efta Plaza , y re
ferir lo que obraron nueftras Armas en eftas Provincias.

capitulo xxiv. !

TRQSigUE EL SITIO T>E "BEB^ELL

Enia el Marqués de Legancs fitiado á Bcrceli , y


tan adelante la empreía , como hemos referido
en efta relación , y no obftante que habia entra
do en la Plaza algún íocorro 5 habiendo enten
dido que no era bailante á poderla defender de
nueftras Armas , no folo no fe defalentaron con cílb los nuef-
tros, fino que tomaron motivo de obrar con tanto mayor valor,
quanto habia mas que vencer. Teníamos muy bien fortificadas
las trincheras contra el Egercito del Cardenal de la Balcta , que
fe hallaba á la vifta : habíamos ganado á viva fuerza las fortifi
caciones de afuera , inquietando , y deftruyendo con bombas la
Ciudad , continuandofe incefantemente el trabajo de las minas.
Acudía á todo el Marqués con fingular cuidado , afsi para con-
Tow. X. Z 2. te*
SITIO , Y SOCORRO

tener al enemigo en fus términos por la parte de afuera , quan-


to para eftrechar la Plaza , y adelantar fu gente lo pofible por
la de adentro. Y viendo el de laBaleta con quan cortas efperan-
zas fe hallaba de poder focorrer á Berceli, ¿veinte y ocho de Ju*
nio refolvió de mudarfe de los quartelcs que tenia enfrente de la
Isla que hace el Cerbo , y el Sefia , y fuefe á aquartelar con fíi
caballería á Pelazolo , una milla de nueftras fortificaciones , para
tener las efpaldas del camino de Turin , y del Caíal.
2 Con ocafion de haberfe defaparecido el Egcrcito Fran
cés , decían los nueftros á los Francefes que fe hallaban en las
murallas : Si querían eferibir á Francia , que ya el Cardenal de la
Caleta fe ^ofoia a Taris. Pareciendo al Marqués, que no era con
veniente dar mas tiempo al enemigo, y que los cercados fe ha
llaban condefconfianzadelfocorro , y los nueftros con grande
aliento para el afalto ; refolvió , que á dos de Julio fe dieíle
general por todos los ataques , y el reducto verde con efcalas á
medio dia , volando primero la mina que caía al quartel de los
Alemanes. Obrófc con tan grande esfuerzo por nueftra gente,
que fi bien no fe configuió el ultimo intento de ganar la Plaza,
íe adelantó mucho 5 y no fue fucefo de defpreciar el haber muer
to en el rcdu&o verde á Monfiur de Santa Andrea , Sargento
mayor de Berceli , que era uno de los que mas obftinadamentc
defendían que no fe rindieíTe. Retiraron a efte Cabo los de la
Ciudad para enterrarlo , y defnudandolo para efte fin , fe-tuvo
por cierto, que le hallaron orden por eferito del Cardenal de
la Baleta , en que le mandaba , que en caíb que los de Berceli
quifieífen rendirfe , dcgollaíTe á los vecinos , y con la gente
Francefa que tenia dentro , fe hicieífe feñor de la Plaza , defen
diéndola nafta la ultima gota de fingrc : cofa que alteró mucho
los ánimos de los Ciudadanos que lo llegaron á entender, vien-
dofe con mayor peligro entre los Francefes que los defendían,
que el que podrían recelar de los Efpañoles , que los expugna
ban.
2 El dia ílguientc ordenó el Marqués íé volvieíTe á dar nue
vo afilto , aunque no con la rcíolucion que el primero , por no
íer fu intento entrar la Plaza por fuerza , por ícr , como fe ha
dicho, contrario ala piedad , y orden de fu Mageftad , que
mandaba , que en quanto fueíTe pofible fe eícufaíTé 5 fino recu
perar el puefto que los Alemanes ganaron el dia antes , que era
de
DE FUENTE-RABIA. iSt

de mucha importancia , porque defde él eran los nueftros tan


dueños de la Ciudad , que era predio , fi fe huviera podido fuf-
tentar , rendirfe. Pero aunque no fe volvió á ganar del todo,
quedamos tan mejorados en él , que reconociendo efto los de
Berceli , y que para el dia figuiente , que fue á los quarenta del
fitio , eftaban algunas minas difpueftas para volarlas, y con bue
na difpoficion las brechas , y todo lo demás para el afalto , co
nociendo el peligro en que fe veían , hicieron llamada al ataque
de lós Efpañoles , y defpues á todos los demás : y aunque huvo
algunos de la Ciudad de parecer , que fe aguardaííe á ver la dif-
poficibn del afalto que les eíperaba , otros, con mas fino con-
fejono quifieron aguardarle. Reípondióles el Marqués de Cara»
cena , que le tocó eftar de guardia en el ataque de los Eípaño-
les , y les envió por eftagios á Don Pedro de Ipeñarrieta , y á
Don Antonio de Chaves , Capitanes de fu tercio , y avifando
al Marqués , General del Egercito , mandó luego á Don Juan
de Arteaga , que fucífe con las dos compañías de la guardia á la
puerta de Turin , por donde digeron faldria la perfona que ha
bía de tratar de las capitulaciones , y conciertos. Salió , y llevá
ronle á la prefencia del Marqués , que reconociendo no trahía
la embajada que debia , pues habiendo de venir á tratar de ren
dir la Plaza , trató de paces , y de pedir tiempo para comuni
carlas con Madama Real } le refpondió con refolucion conftan-
tifsima , que no les daba mas de una hora de tiempo , den
tro de la qual deliberaíten lo mas conveniente , y pafada ella,
obraría toda hoftilidad.

capitulo xxv.

TOMA DE HEXCELL
>

ON efto falieron de la Ciudad otros dos Caballe


ros , y el Marques envió á Don Martin de Aragón
á la mifrrta puerta , para que con mas brevedad fe
ConcluyeíTe el ajuftamiento , ó íe continuaíte el fi
tio , y fe dieíTen afaltos. Y porque efto fe iba di
latando algo , recelando no fueífe afeitada diligencia eftando el
enemigo tan cerca , íc refolvió de enviar dentro de la Ciudad á
Don
,, 8 f SITIO , Y SOCORRO

Don Fr. Áloníb Vázquez , Abad de Sania Ánaftaíia , y a los.


Condes Bia , y Pedro Antonio Lunati. Viendo los enemigos la
refolucion de nueftro Egercico , defeonfiados del íocorro del
Francés , ajufturon a quatro de Julio entre el Marqués de Lega-
nés , y el Marqués de Dollani , Gobernador de Berceli, los capw
tulos figuientcs.
I. i

Que el Marqués de (Dollani faliejfe de la Ciudad con fu gente¿


y acompañamiento , afsi/iido de la Guardia de fu Mageftad Católica,
con todos los Coroneles , Capitanes , y Oficiales ,y toda lafoldadef-
ca , afsi de Infantería , como de Caballería , con fus mugeres , hijos,
y criados ,fah>as las Vidas , honor , armas , tocando cajas , cometas
arboladas , banderas defplegadas , balas en boca , cuerda encendida,
y bagage ,y carruage necefario , para irfe al mas Vecino lugar d$
fortaleza.
II.

Que á los enfermos ,y heridos que no puedanfalir /fe les hará


buen tratamiento hafta que hayan recuperado la falud , y defpues fet
les dará efcolta para transferirfe al mas "Pecho lugar del Efiado.

III.
Llegara conjigo el Marqués Gobernador tres piezas de canonJas,
que eligiere , con fus ?nuniciones , y pertrechos , fubminifirandole los.
caballos ,y aparejos bajía Santia,y los caballos fe Volverán de la]
dicha Tla^a , de que el Marqués ha de hacer feguridad.

iv. r

Se hará inventario de las municiones , afsi de guerra , como dé


Vfoeres ,y qualquier otra fuerte de inftrumentos para ferVicio de la
fortificación , y defenfa 5 lo qual quedara todo en la dicha Ciudad, y
prefidio , y fe hará efie inventario por dgfcargo , y férvido de fu Al-
texa <%eal.
V.
Sera acompañado el Marqués , co;;tb también toda la Infantería,
y Caballería , que habrá de falir del prefidio con fus caballos , armas,
y Vagages de Efpañoles , é Italianos , y no de otra Nación.
La
DE FUENTE-RABIA.. ,185

VI.
La Marquefa de !Dollam con fus hijos ¡y hermanos /era afsifti-
da 5> acompañada de carrosas ,y guarda,

VII.
rA la Ciudad , Ciudadanos , y habitantes , tanto fubditos , como

forajleros 9fe les acordarán fus capitulaciones,.

VIII.
No fe hará ningún mal tratamiento a la foldadefca , y gente
que faldrá de la Ciudad , ni menos fe les Yifitaráfu t>agage , y ropa.

IX.
Qm fiendo menefler fe minijlrará al Marqués de (Dollani el pan,
en cafo de detención de algún dia fuera de la Tla^a.

X.
Se dará tiempo hajla el Martes feis de Julio a la mañana , al
Marqués Gobernador , Coroneles , Capitanes ,y foldadefcas , para
falir de la Ciudad , á efeBo de preparar fu, t>agage , y entretanto
■ninguna de las partes hará atlo alguno de hojiilidad unos contra

otros,
XI.
Que los pri/toneros de guerra quefe han hecho durante el fitio, en-
tendiendofe de aquellos de la Armada de fu Mageflad Católica 5 que
eftán en la Ciudad , y de aquellos de la guarnición , que e/í'ún en po
der del Marqués , queden tanto de la una b como de la otra parte , li
bres , y puedan irfe donde mejor les parezca.

XII.
Que los caballos , ^agages ,y otras cofas tomadas en el combate
del fitio , queden propias de aquellos que lo pofeen.

. XIII.
Que los foldados , y otros que quifieren dejarfus mugerzs , hijos,
ropa ,y Ttagage en la Ciudad , fean , y queden feguros de poderlos
dejar , en el qual cafo les ferá concedido defu Excelencia, ó Goberna

dor el pafaporte. .
Que
SITIO > Y SOCORRO

XIV.
Que queriendo Madama fyal llegar el cuerpo de la 'Altela %al
'del {Duque Visorio ^ ú otros de otramente, fe le permita fin dificultad^

XV.
Efiando el Gohernador de la Ciudadela enfermo ^feraen fu liber-
tad de e/lar en la Ciudad , ó de falir ¡y entregar ala dichaCiudaáei
la con falir en la forma de los otros,

XVI.
Los foldados Francefes , y fubditos de fu Alteza, fyal , que Ti
han rendido durante el fitio , no ferán mole/lados ^yfe les concederá
facultad de ferYtr adonde fe hallan,

2 Salieron de Berccli en conformidad de cftos capítulos,


Martes feis de Julio , el Gobernador con tres mil y quinientos
hombres, entre enfermos , y heridos , habiendoíe acabado efta
emprefi con grande gloria de las Armas del Rey, dentro de apa
renta dias que íe le pulo el fitio : confiderando para efto , no ío-
lo la calidad de la Plaza, y lo que fe hallaba fortificada , y mu
nicionada , fino haberfe tomado á vifta del Egercitodel Francés,
y fus coligados , que íc jachaban ellos que pafaba de quince mil
infantes , y cinco mil caballos , eftando nueftra ^entc á un mif-
mo tiempo ofendiendo la Plaza , y defendiéndole de las grueías
tropas del enemigo , y fiendo tantas las funciones del Egercito
que fitia , como profeguir los ataques , y trincheras , guardar la
linca de la comunicación , ir(e acercando al enemigo, ganarle las
fortificaciones de afuera, y afaltarle á eícala vifta 5 huvo en el mif-
mo tiempo que hacia efto , de obrar valerofamente , y vigilan-
temente dia , y noche con el Egercito enemigo Francés , que es
taba fiempre haciendo diligencias atentifsimas para introducir el
íocorro. En que no puede dejar deíer de grande alabanza el va
lor , y atención vigilantiísima con que el Marqués de Leganés
encaminó , y configuió efta emprefi , aísiftido con admirable
esfuerzo , del cuidado de Don Martin de Aragón , y los demás
Cabos , que lograron con excelentes ordenes las egecuciones
prontas , y valerofas de un Egercito vi&orioío , y experimentado^
qual es el que eftos años tiene fu Mageftad en Lombardía.
CA-
DE FUENTE-RABIA. 185

CAPITULO XXVI.

CO^CTI^VASE EL SUCESO DEL DIQUE

de Caio'o.

|Uando el Egercito de fu Mageftad en Italia, fe ha


llaba en tan grande reputación , que en un Vera
no habia confeguido dos Plazas tan grandes como
Bren , y Bcrceli , quedando aun formidable , y
con tiempo bailante para invadir las Provincias
enemigas , fucedió de manera la guerra en los Paííes Bajos , que
no obftante que fe hallaban invadidos , como hemos dicho , de
quatro Egercitos poderoíos , y el Señor Infante fin la gente que
prefupufo,y fu Mageftad habia prevenido en Alemania $ con
todo eíTo la fingular providencia con que Dios afsifte á las reli .
giofas Armas del Rey, le difpufo multiplicadas , y felicifsimas
victorias. Luego que llegó a Amberes fu Alteza , adonde le lle
vó el cuidado , y noticias de que el Olandcs quería fitiar aque*
lia Plaza , fue reconociendo todos los pueftos , y difponiendolo
necefario para fu defenfa , con que el Pueblo fe alentó fuma-*
mente.
2 A la noche de los quince de Julio volvió fu Alteza 2
Berbruchk , y porque con los pueftos que el enemigo tenia ocu
pados , fe confideró podia encaminarfe á fitiar á Hulft , mandó
que el Maefe de Campo Ribacurt fe quedaííe en San Juan de
Stien ; y que el Conde de Fontana con diez Compañías de íu
tercio , y el Regimiento de Adelshoden , que era uno de los tres
que fe efperaban de Lucemburg , y algunas Compañías de ca
ballos , fueífe á Bebcren á ocupar eftc puefto , para guardar el
Dique que vá de Caloó á Melfen , é impedir que el enemigo no
íc adelantaífe en el País. En efta conformidad comenzó el Con
de á hacer una cortadura en el Dique para fortificaríe en él , y
antes de eftarlo , hicieron los rebeldes una falidacon mil y dof-
cientos infantes , y algunas tropas de caballos , á cuyo encuen
tro falió el Conde con la caballería , y dos mangas de mofquete-
ros , y los rechazó con daño , y pérdida del enemigo. Murió en
efta efearamuza el hijo único del Conde Guillermo de Ntafao , á
cuyo cargo eftaba el Egercito que defembarcó, que conftaba de
Tom. X. Aa nuc-
186 SITIO, Y SOCORRO

nueve Regimientos de Infantería, y quatro Compañías de caba


llos, y murió cite herege dignamente caftigado por el oprobrio
con que íacrilcgamente habia maltratado la noche antes una
Imagen de nucítra Señora.
2 Y porque dando á los Olandefcs tiempo , feria mas difi-
cultofoel rechazarlos,fúe fu Alteza a la Cabeza deFlandes, Vier
nes á los diez y ocho , donde habiendo llegado el Marqués de
Lede , y Don Andrea Cantelmo con la gente que trahían , for
mó confejo del Marqués de Cerralbo , Conde de Fontana, Don
Felipe de Silva , Varón de Valanzon , Conde de la Fera , Don
Anchéa Cantelmo, y Varón de Grovendonec , y oyendo prime
ro fus pareceres , refolvió , que fe atacaíTe al enemigo por tres
partes , encargando á Don Enrique de Alagon , Conde de Fuen-
clara el puefto de Santa Maria, por fer el de mayor importancia,
con quince Compañías de fu tercio , y la gente que fe habia fo
cado de los fuertes de la Schelda , y las guarniciones del Demcr,
Hercnrales,y Liera. Al Marqués de Lede fe le ordenó que fucile
por él Dique de Melfcn con los Regimientos de Brion , Otavio
Guafco , y el de Adelshoven , y feis Compañías de caballos. Y á
Don Andréa Cantelmo por los Diques que van á Berbruchk , el
uno dcfde el Village de Brafen , y el otro de Hulftcon diez Com
pañías de Efpañoles , que habían venido de Ultramoía , cinco
del tercio del Marqués de Velada , y cinco del de Fucnclara , y
el tercio del Duque de Avellano , los deRibacurt , y Criqui, y
el Regimiento de la de Lucemburg , y con diez Compañías de
caballos : ordenándoles á todos tres que reconocieífen las fortifi
caciones, que tenia hechas el enemigo , para acometerlos cada
uno por fu parte á un mifmo tiempo , procurando defalojarle de
ellas ; y que fi cito no fe pudicífc confeguir por eftar muy forti
ficado , fe abanzaflen lo mas que pudiclTen , y fortificándole , íe
fueíTen adelantando con trincheras , baterías , y bombas.
4 El Sábado diez y nueve volvió fu Alteza á Amberes , y
aunque , por no dar mas tiempo al enemigo para fortificaríe,
defeó que cfta facción fe egccutára la mifma noche, con fideran-
do, que con cada hora que fe difirieíTe fe haría mas difícil; no
pudo fer por no haber tenido tiempo para llegar la Infantería á
los pueftos feñalados , y afsi fe dejó para el Domingo en la no
che veinte de Junio , ajuftando la hora , que fue a media noche,
avifando á todos tres que acometieíTen á un mifmo tiempo. Don
An-
DE FUENTE-RABIA. ,87

Andrea Cantelmo fue el primero que comenzó el ataque por el


Dique que viene de Hulft , llevando las diez Compañías de
Efpañoles el cuerno derecho , y los Italianos el izquierdo , y los
Alemanes , y Valones en medio. Y aunque los enemigos hicie
ron grande refiftencia , fe le ganaron cinco cortaduras, y un re-
dudo , y la Torre del Villagc de Berbruchk , que eftá poco dif-
tantc del Fuerte. Duró la efearamuza de efte dia defdc media no
che nafta las diez de la mañana , y quedaron en ella muchos
muertos , y heridos de una , y otra parte. Al Maefe de Campo
Ribacourt ordenó Don Andrea Cantelmo , que en haciéndole
una Teña , que era pegar fuego á una cafilla de paja , fe abanzaíTc
por el Dique de Brafen para tocar una arma muy viva al enemi
go , y divertirle , como lo hizo , y la caballería la pufo éntrelos
dos Diques , y fobre el de Hulft dos medios quartos de cañón,
que caufaban al enemigo mucho daño , y afsi fe le ganaron las*
fortificaciones de afuera , menos dos cortaduras que faltaban»
para poderfe arrimar al fuerte de Berbruchk.
5 El Marqués de Lede afsi como comenzó Don Andrea
Cantelmo , embiftió también por fu parte, y ganó una cortadu
ra en el Dique de Melfen , que eftaba quatrocientos pafos mas.
adelante del puefto que habia ocupado el Conde de Fuenclara,^
quando fe entregó de él el Marqués de Lede, El Conde de Fuen-
clara con quien afsiftió el de Fontana , acometió por el fuyo al
mifmo tiempo : duró el ataque con grande porfía, y mortandad
¿c ambas partes ,doce horas. Y aunque efte era el puefto que te
nia el enemigo mas fortificado , fue tal la ofadía de los Efpaño
les , y el valor de fu Cabo, y de los Valones que le feguian, go
bernados por el Sargento mayor del tercio del Maefe de Campo
Catris , que huvo de ceder , y defamparar el enemigo en efte.
acometimiento todas las fortificaciones , y un reducto que tenían,
fobre el Dique de Caloó , hafta arrimarfe á un Horneberch, que
habían hecho delante del Fuerte , por fer efte quartcl el que mas
le importaba para mantenerfe , a cuyo refpc&o hacia en el ma
yor esfuerzo fin comparación , ayudándole el terreno por aque-,
lia parte , y el puefto muy apropofito para recibir los focónos.
6 Por haberle muerto , y herido tanta gente al Conde do
Fuenclara , envió á pedir al Señor Infante alguna de refuerzo,)*
por no tenerla , mandó fu Alteza facar del Caftillo de Ambcrcs
dofeientos hombres , que marcharon luego 3 y quatro Compa-
Tw. X, Aaa, ñiai
:,SS SITIO , Y SOCORRO

ñias de caballos , dos de Arcabuceros , y dos de Corazas , para


que ellos peleaííen con picas , y las otras con fus carabinas. Y,
eftando refuelto , que la noche íiguiente fe acometieren las for
tificaciones que quedaban por ganar , y prevenido para eftc efec
to todo lo necefario , envió á las diez de la noche el Conde de
Fuenclara á mudar la gente que tenia de vanguardia en lospuef-i
tos que habia ocupado, para embeftir, como el dia antes,á media
noche. Y como en los del enemigo no fe fentia ruido , envió á
reconocer , y los hallaron defamparados , con que entrando en
ellos , y en el fuerte de Caloó, quedaron ocupados por los nuef*
tros , y pafando mas adelante fe reconoció, que los enemigos ef-
taban en Efquadroncs en una efeora muy grande que hay entre
el Dique de Caloó , y puefto por donde efguazaron el Canal. El
Marques de Lede , á quien habian también avifado, que el ene
migo fe retiraba , fe adelantó con fu gente, y Don Andrea Can-
telmo venia marchando por el Dique con la de fu cargo. Embi£
rieron á los enemigos esforzadamente el Conde de Fuenclara , y¡
el Marques de Lede , y defpues de haber hecho muy poca rc-
fiftcncia los Olandefcs, acobardados de la facción antecedente,
echaron las armas en tierra, y pidieron quartel , y la Caballería
hizo lo mifmo. Muchos de los que fe iban huyendo á embarcar-
fe fe ahogaron , quedando prefos mas de dos mil y quinientos
íoldados , dos Coroneles , dos Tenientes Coroneles , veinte y
quatro Capitanes de Infantería , y dos de caballos , muchos Te
nientes , y Alféreces fin los muertos , afsi en los ataques como
en la huida que fueron muchos: de manera , que de toda la gen
te que defembarcó que eran mas de feis mil infantes , y quatro
Compañías de caballos,no fe falvaron finofolas doce Compañías
de Infantería. Ganaronfe trcsEftandartes, mas decinquenra Van-
deras , veinte y feis piezas de Artillería , ochenta y una barcas,
algunas de ellas con víveres , y municiones de guerra , dos pon
tones , y dos fragatas de las que íe perdieron el año de treinta y
uno con el Conde de Naíao,
7 De los nueftros murieron dofeientos y treinta y quatro
foldados , y entre ellos los Capitanes Don Matías de Lizarazu,
que le hallaron muerto con la efpada en la mano , y los labios
adorando fu Cruz , Don Jofeph de Vergara, Don Antonio Ver
deja , Don Felipe de Campos , y el Teniente general de la Arti
llería , y quedaron heridos ochocientos y veinte y dos. Luego
que
DE FUENTE-RABIA. ,89

que llegó efta nueva á Amberes , fue increíble la alegría del pue
blo , y las gracias que ciaban a Dios, y los aplaufos , y bendicio
nes á fu Alteza , viendo venir los Toldados cargados de defpojos,
y prifioneros 5 y todas aquellas municiones , armas , é inftru-
mentos , que el rebelde previno para rendir , y Taquear efta No-
-biliTsima Villa , Tervir de trofeos , y ornamento á Tus Templos,
y paredes.

capitulo xxvn.

gUERRA VE FLAXQDES TO%LATAcBZ'E

de San Homer.

L miímo tiempo que fu Alteza con tanto valor, y


tan grande defigualdad de puefto, había vencido
en las miTmas fortificaciones al Olandés , y corta
do en íus principios la emprefa de Amberes , que
iba <lifponiendo con tanta felicidad , y lo que es
mas que todo , abierto aquel grande fecreto , de que aunque ef-
té fortificado el rebelde , ni detrás de fus trincheras fe ha de ha
llar íeguro de las armas del Rey , y que podemos verle fortifica
do , y vencido ; el Señor Principe Tomás al opofito del Egerci-
to Francés , que conducía el de Jatillon , y tenia fobre San Ho
mer con la Caballería , é Infantería , que hemos dicho , que le
dio fu Alteza para efte focorro , llegó á la puente de la BeíTe á los
primeros de Junio , hora y media de Burburgh, penfando poder
marchar á los ocho , y hallarTe al amanecer en el puedo de Bac.
La calidad del País no permitió á los nueftros poder marchar haT
ta la entrada de la noche, de manera, que con los caminos no fe
pudo llegar nafta el amanecer á la vifta de Vaten , adonde ha
bía gente del enemigo , los quales dieron luego aviío con fuegos.
,Y aísi , habiendo aun dos leguas de camino , tuvieron tiempo
de reforzar fus pueftos , antes que llegarte nueftra vanguardia, á
un puefto diftante medio quarto de legua de San Homer, y Bac.
La difpoficion de la marcha la diípuíb el Señor Principe Tomás
en efta forma.
2 Iba de vanguardia de todos Monf. de Paícal fu Capitán
de la Guardia, con quarenta arcabuceros de ella. Luego le íeguia
el Teniente General de la Caballería Don Juan de Vivero , con
tref-
,9o SITIO , Y SOCORRO

trefcientos caballos efcogidos,en tres tropas. La primera de cien


to con dos Capitanes Efpañoles , que eran Don Alvaro de Vive
ro , y Don Carlos de Padilla : la fegunda de Italianos , c iban
con Carlos Tutabila , y el Conde de Sarrabal : la tercera de Va
lones, con el Varón de Ambiíc , y Romere. Seguían deípues dos
Efquadroncs volantes, de feiícientos hombres cada uno. El pri
mero le gobernaba el Conde de Fucnfaldaña , y era compuefto
de trefeientos hombres de fu tercio , dofeientos Italianos de los
dos tercios, y cien Inglefes. El otro Don Eugenio Oncil , y era
de dofeientos del Marqués de Velada , cien de Don Jofcph de
Saavedra , dofeientos lrlandefcs , y cien Valones del Varón de
Vezmal. Seguían quatro piezas de campaña , con las municio
nes , e inftrumcntos necefarios j y á citas los tercios del Marques
de Velada , Oneil , y Don Francifco Toralto , y quatrocientos
caballos,con los Capitanes Don Gerónimo Briceño Gramon, D.
Pedro Roco , y Don Aloníb Davila : todos cftos marchaban con
cita orden , y lo mifmo los figuientes. Un Batallón compuefto de
parte del tercio del Conde de Fucníaldaña, con fu Sargento ma
yor Saavedra , los Inglefes , y quatro quartos , dos medios quar*
tos , y las municiones de guerra marchaban delante de eftos tres
tercios. De retaguardia venia lo reliante del Conde de Fucnfal
daña , Juan Aguftin Spinola , y Carlos Guaico , luego el Conde
de Nafao con toda la Caballería , de que era General : la artille
ría gruefa , y el vagage íc dejó en la puente con guardia. Al Sar
gento mayor de Carlos Guaico dio orden el Señor Principe To
más , que pafaíTc por Vaten, y que parcicífe en anocheciendo pa
ra tomar la Iglefia , adonde habia cerca de ciento y cinquenta
hombres 5 lo qual egecutó tan valerofamente , que del primer
acometimiento les hizo deíamparar algunas fortificaciones , y
retirarte á la Torre , y dcfde la media noche íe empezó á oír el

ataque.
3 Llegó la vanguardia del Egercito del Señor Principe To
más al puelto, á las cinco horas de la mañana, hallándole diftan.
te medio quarro de legua de la Villa. Envió á reconocerlas for
tificaciones del enemigo, y tomó algunos prifioneros , los qua-
les digeron , que en el pueíto de Bac no habia fino quinientos
hombres , pero que iba llegando gente , y fe fortificaban apriía.
Entendido de cito , y que el Egercito fe iba acercando , fe refol-
vió de tomar los pucítos mas cerca para reconocerlo mejor , y
afsi
DE FUENTE-RABIA. i9i

afsi mandó marchar en la mifma forma , y que fe ocupaíTcn con


la vanguardia unos fetos á tiro de mofquete de las trincheras
del enemigo. Lo demás íc fue difponicndo en otros pueftos pa
ra fuftentarfe los unos á los otros , nafta una eminencia que lo
dominaba todo , adonde fe puíb la artillería , y la mayor parte
de la Caballeria con reíblucion de reconocer el puefto,y acome
terle fi fe veía difpoficion , y fino la habia , intentar la ficción
por otra parte , de manera , que íe configuieíTe el efe&o que fe
defeaba , y procuraba.
4 Entretanto , que íé entretenía alli al enemigo , diípuíb
de manera el Señor Principe Tomás nueftra gente, que parecía
mucha mas de la que era , porque llegaron las tropas en tres , ó
quatro veces , y con tan buen orden , que fe juzgaba haber un ■
Egercito muy numeroíb j .y afsi el enemigo reforzaba fu gente
con toda la prifa pofible. Pedro de la Cotera , y todos los que
citaban de vanguardia, lo reconocieron muy bien , y hallaron,
que las trincheras eftaban muy guarnecidas , y pueftas en toda
defcnfi , juzgando que habría alli mas de dos mil hombres , y
vieron, que la mayor parte del Egercito del enemigo venia mar
chando de la otra parte de la ribera , adonde dicen tenia puen
te , y fe eftuvo alli todo el dia. A efta caufa , pareciendo al Se
ñor Principe Tomás , por muchas razones , y por lo que debía
confervar la poca gente que tenia , hallandofe al opofito de un
Egercito tan poderofo , le pareció , que era mas feguro partido
procurar focorrer la Villa por otra parte ; y teniendo noticia de
algunos pafos , por donde fe podia introducir gente , los envió
á reconocer , y el Conde de Ifembourg fue á Nicurlet , y halló,
que aquel puefto no eftaba guardado. Con lo qual oyendo efta
relación , á las once de la mañana , mientras nueftra vanguardia
eftaba eícaramuzando con alguna caballeria , que los enemigos
habían echado fuera , fi bien jamas fe apartó del abrigo del mof
quete., dio orden á Juan Bautifta Spinola , que por la retaguar
dia facaíTe fu Regimiento , y le envió á ocupar aquel puefto con
ínftrumentos para fortiíicarfe , y algunas municiones para meter
en la Villa , y los pontoncillos para hacer luego la puente. Efto
lo egecutó fin embarazo ninguno , é hizo luego entrar gente en
la Villa , para que cnviaíTcn barcas por las municiones, y facili
taren por fu parte el paíb.
5 Al tiempo que el Señor Principe Tomás habia ordenado
la
, 92 SITIO , Y SOCORRO

la gente, y municiones que habían de entrar , y eftaba efperan-


do , que Juan Aguftin le avifaífe , que las puentes eftaban he
chas , le vino aviíb , que parecían tropas del enemigo , que ve
nían con gran botín. El Capitán Dupre , que los había recono
cido, y un Toldado que prendieron , declararon que eran cofa de
mil hombres. Envío luego el Señor Príncipe Tomás á Don Juan
de Vivero , Comiíario General , que fe halló á mano, con diez
Compañías de caballos , y trefeientos infantes del tercio de Car
los de Guafco , para que procuraíTe cortarlos. Al mifmo tiempo
llegó un Teniente de caballos que habia ido á comboyar la gen
te que habia filido rendida de Varen , y encontró con ellos, que
empezándole á tirar , fue forzado de dejar allí aquella gente , y
volverfe ; el qual refirió, que era vanguardia de Jatillon , y un
tambor que enviaron con el , dijo que eran feis mil infantes. Su
Alteza Serenifsima ( aunque no pudo creer efto ) envió luego lo
redante del tercio de Guaico , y al Teniente de Maeíede Campo
General Juan deOrozco , pnra que antes de empeñarfe recono-
cieflen bien lo que era ; y continuando las nuevas de que habia
mas eentedela que fe habia dicho , encaminó lueeo al Conde
Juan de Nafao con algunas tropas de caballos , y á Dionifio de
Guzman, Sargento mavor del Conde de Fuenfaldaña con fu ter-
cío , para fuftcntarlos j y dando orden , que luego fe retiraíTe el
Egercico á una eminencia , por temer que ocupándola el ene
migo , los defilojaria de donde eftaban , obligándolos á pelear
con gran ventaja fuya.
6 Entretanto que efto íe eftaba difponiendo , y fe empeza
ba a marchar , el Maefe de Campo Orozco , y el Sargento ma
yor Fantaneli , viendo que la gente del enemigo no era mas de
dos mil hombres , aunque Ce habían fortificado con íus carros,
que eran muchos , en unos fetos muy fuertes , eícogieron qua-
trocientos íbldados , y los acometieron con tanto valor , quedef-
pues de haberle defendido un rato muy bien, habiéndoles muer
to al Macíc de Campo MonC de Fogloíes, fe rindieron á diícre-
cion. El Sargento mayor fue á Haber que quartel fe les haria , y
por no degollar gente yá rendida , les hizo dar fu Alteza Serenif-
fima la vida. Ellos eran cerca de dos mil hombres , tenían mu
chos carros , municiones de guerra , y víveres , y fe entendió,
que venían á ocupar el pueftó de Níerlet , y trahían todo lo nc-
cefario para fuftentarfe , y fortihearfe.
Ale-
DE FUENTE-RABIA/ i9$

• 7 Alegráronte mucho todas nueftras tropas de ver, que To


los cuatrocientos hombres huvieíTen defarmado á dos mil de Ios-
enemigos , y ya defpreciaban los nueílrosal Egercito de Jatillon,
peíando el valor de la gente , y no haciendo cafo del numero.
Sobre el avifo de que venian en gruefo los enemigos , habia da
do orden el Señor Principe Tomás á Juan Aguftin , que fi le
atacaífen fe retiraíTe con todo fu Regimiento a la Villa. Quando
llególa nueva de la rota de efta gente , ya eftaba todo el Egercito
encaminado , y afsi le alojó en el mifmo puefto que habia orde
nado , aunque no pudo fer antes de anochecer , pero la retira
da fe hizo en muy buena orden , fin que jamás los enemigos fe
atrevieíTen a falir. Eftando alojado el Egercito , dio orden el Se
ñor Principe Tomás , para encaminar la gente que debia entrar
en San Homcr con mas municiones , y partió entre las once , y
doce , llegando á medio camino , que podía fer poco menos de
un quarto de hora del puefto de Juan Aguftin. El enemigo le
atacó , fi bien creyó el Principe , que era por reconocer fi eftaba
ocupado el puente , ó romperlo ; pero fue rechazado el Francés,
y los que iban para entrar , hicieron alto , avifando al Señor
Principe Tomás lo que habia' , y lo que ellos debian hacer. Juan
Aguftin avisó al mifmo tiempo que fe habia retirado, y que todo
eftaba pronto para pafir la gente, y municiones , y afsi les envió
orden , que marchaífen , lo qual egecutaron luego , y entraron
en la Villa á dos horas de dia , á fon de caja , con fus vanderas
arboladas. Confió el focorro de quatrocientos hombres en fíete
Compañías , y el Sargento mayor 5 los demás trefeientos Italia
nos en cinco Compañías , cien de Vvezmal con dos Capitanes,
lo reftante del tercio de Inglefes de Trcfan , cuyo Sargento ma
yor llevaba toda efta gente á fu cargo»
8 El Varón de Vvezmal habia falido á darles la mano por
la parte de Bac , ayudando mucho á efta facción con fu mofque-
teria , y algunas piezas , que facó , y pufo fobre el Dique. Todo
aquel dia no fe hizo fino entraren la Villa de San Homer, quan
do era necefario , adonde todos fe hallaron muy contentos de
lo que fe habia hecho , habiendo fucedido el focorro de efta fide-
lifsima Pkza , en el mifmo dia del Santo de fu nombre , que no
dejó de caufarles doblado confuelo. Aunque pudo quedarfe en
aquel puefto el Serenifsimo Principe Tomás 5 pero por la confi-
deracion de que Olandefes podían llamar á otra parte , ignoran-
Tw».X. Bb do
,o4 SITIO, Y SOCORRO

do aun la victoria , que fu Alteza habia tenido en el Dique de


Caloó , fe refolvió de volver de alli , por aílegurárlo todo , pare-
ciendoíe , que en San Homer habia gente bailante, para deftruir
al Egercito enemigo , fi fe cmpcñaíTe en el fitio.
. 9 En los dos encuentros que íc tuvieron con Franceíes en
cfta ocafion , quedaron prifioneros , y muertos mil , y noventa
y cinco íbldados del enemigo , un Maefe de Campo ,diez y fíe
te Capitanes , veinte y quatro Tenientes , diez y nueve Alfére
ces , y once Sargentos y y algunos Oficiales. De nueftra parte
murieron dos Capitanes , que fueron Felice de Judici, y el Con
de Evandro Picolomini , fobrino del Conde Picoiomini , y qua-
renta y tres foldados heridos con lo de Vaten.
io Defpues de efte fucefo habiendofe aquartelado el Señor
Principe Tomás con fu Egercito cerca de Bourbourch , donde
fe alojó , focorrido yáá San Homer en la forma que fe ha refe
rido ; tuvo avifo que venia un comboy al Egercito Francés , y
para romperle envió al Comifario General de la Caballería Don
Francifco Pardo con algunas Compañías de caballos , y de Cor-
batos. Ejecutólo con excelente reíolucion , desbaratándole tref-
cientas carretas que trahia , y tomando todos los caballos , y al
gunos prcíos , y entre ellos un Gentil-Hombre Francés, que en
viaba el Mariícal Jatiilon á París , al qual fe le halló una carta
de lo que peníaba hacer , diciendo , que para aííegurar fus vive-
res , y eftorbar que nueftra gente no pudieífe entrar en el Bolo-
nois , habia de ocupar el Mariícal de la Forza los fuertes de Ru-
minghem, y Henelvius , con cuya noticia marchó el Señor Prin
cipe Tomás con fu Egercito , y fe aquarteló cerca del fuerte de
Ruminghem tan ó tiempo , que fe defeubrieron los Eíquadro-
nes del enemigo , que venian á ocuparle. .
1 1 Eftando en efte puefto , y reconociendo los del enemi
go , fe vio que los Francefes, para añegurar fus viveres , habían
hecho fobre el Dique que vá á Amberes un fuerte , diftante me
dia legua del quartel que habia ocupado nueftra gente : y pare
ciendo que convenia ganarfele , nombró para ello al Vizconde
Don Jofcph de Saavedra hermano del Conde del Caftellar, Ca
ballero de mucho valor , y á quien íe dio efte titulo por las he
ridas que recibió , y haber quedado prifionero en la rota que los
Franceíes dieron al Señor Principe Tomás el año de treinta y dos,
ordenándole , que con mil hombres de todas Naciones , y qua
tro
DE FUENTE-RABIA. 195

tro piezas de artillería le batieíTe. Y ordenando juntamente al


Conde Juan de Naíao , que íe cmboícaífc con toda la caballe
ría , y tres mil infantes para cftorbar no focorrieíTen el fuerte.
12 Hallandoíe embofeado el Conde, vio venir un cemboy,
y envió los Corbatos á romperle , y lo egecutaron con trefeien-
tos caballos que veniande vanguardia, conque quedó la embos
cada deícubierta. Y viendo el Señor Principe Tomás , que los
enemigos fe adelantaban para focorrer el fuerte , lo hizo aviíat
luego á Don Jofeph de Saavedra , para que fe dielte priefa cu
ganarle 5 y con efta noticia, fin eftar hecha la batería , acome
tió Don Jofeph valcrofamente con fu gente, y lo entró por afil
io , degollando las dos Compañías , que habia en él.
1 3 Efto fucedió la vifpcra de San Juan , y el dia figuicntc
fe tuvo aviío , que el Francés fe encaminaba con gran cuerpo de
gente para volver á recuperar el fuerte , y afsi ordenó , que Don
Franciíco Toralto con feifeientos Efpañoles , y trefeientos Italia
nos de fu tercio , doícientos Irlandefes, y cien Ale manes lo fue f-
fen á íbeorrer. Llegó nueftra gente a tan buen tiempo , que cer
rando con los que acometían el fuerte, degolló mil hombres del
enemigo a viíla de todo fu Egercito : y porque duraba mucho la
cícaramuza , envió el Señor Principe Tomás al quartel por re
fuerzo de Infantería , y con dos piezas de artillería , que habia
mandado poner en el Dique , y otras dos en una pradería , que
corrían de trabés el Egercito Francés , haciéndole mucho daño,
le obligó a retirarle tan á rienda fuelta , y con tal deforden , que
ii no eftuviera de por medio la Ribera , fe le huvicra podido fc-
guir , y poner en grande confufion. El fuerte quedó por los nuef-
tros 5 y la pérdida no fue confiderable , fiendo la del enemigo
tan grande , como fe ha referido.
14 Sin embargo , de que el Señor Principe Tomás íocorrió
la Plaza de San Homer entrando gente, víveres , y municiones
en ella, con tanta pérdida , y deferedito del Egercito enemigo,
y que le rompió tan gruefas tropas , y defalojó de fus pueftos;
todavía perfeveraba conftantcmente el Francés en el fitio ,y aísi
íc fueron ordenando , y difponiendo los medios de focorrer la
Villa fegunda vez para alTegurarla enteramente. Para cite efec
to ordenó el Señor Infante al Conde Octavio Picolomini mar-
chaíTe con fus tropas la vuelta de San Homer , adonde llegaron
a los feis de Julio j pero dudando el Señor Principe Tomás, que
T<w.X. Bba no
,96 SITIO, Y SOCORRO

no íe podrían juntar tan prcfto, y no fiendo folas las Tuyas íufi-.


cientes para emprenderlo por via de la fuerza , refpe&o del nu-
merofo Ejercito de los enemigos , y de las grandes fortificacio
nes que tenían hechas $ refolvió con acuerdo de Ingenieros , y
perfonas plá&icas del País , cerrar las riberas que pafan á Vaten,
haciendo un Dique para fuftentar las aguas , con que inundán
dole todas las praderías , fe podria con barcas focorrer la Villa.
Egecutófe efto con tal diligencia ,que en tres dias fe cerraron las
riberas , habiendo hecho pafar primero cantidad de barcas , y
prevenido dos fabricas flotantes con feis piezas de artillería , que
fervian de fuftentar el trabajo. Con el tercio de Carlos Guaico,
que también fe hizo abanzar á Vaten , y con el de Inglefes de
Enrique Gagc , y dos Compañías de Vvezmal , que eftaban en
aquel puefto , fe fortificaron en muy poco tiempo los de la Iglc-
fia , molino , y una Isla de aquellas riberas , y á la otra parte pa
só alguna gente del Regimiento de Juan Aguftin Spinola para
hacer un redu&o , y guardar la avenida de Eperlecht.

CAPITULO XXVIII.

<P%OSl(fUE LO MISMO.

Efpues de efta difpoficion , y hallarfe ya los de Bac


fin comunicación á fu Egercito, por haberfe inun
dado las praderías ( en que por fer muchas íe pa-i
faron algunos dias) llegáronlas tropas Imperiales,
entre Casél, y Vaten , defde adonde fe abanzó el
Conde Picolomini al quartel del Señor Principe Tomás para ajuf-
tar el empleo que habia de tener una , y otra gente. Y recono^
nociendo todos los pueftos que el enemigo tenia fortificados, pa
reció , que fin echarle del de Bac , ó tomando alguno que dicííe
la comunicación con la Villa , no era pofible íocorrer á San Ho-
mer : y fin embargo de que eftaban tan fuertes los enemigos por
aquella parte , refolvieron atacarlos por ella , pues ganándoles
aquel puefto , quedaba enteramente aíTcgurada la Villa , y para
concluir mas prcfto , y eftar mas fuertes , fi el enemigo huvicííc
venido á ellos , repartieron entre los dos los ataques.
2 A efte miíino tiempo el Egercito que conducía el Marif-
cal de la Forza , que como fe ha dicho , conftaba de quince mil
in-
DE FUENTE-RABIA. i97

infantes , y quatro mil caballos , viendo quan bien guarnecidas


citaban las Plazas , que podia intentar por fu parte en los Paífes
Bajos , fe acercó á Jatelet , Plaza del Francés , que fuftentaba
nucíferas Armas dcfde la entrada del Señor Infante Cardenal 5 y
habiendo intentado por afalto el Marifcal de la Forza ganar efta
Plaza , fe la defendió de manera fu Gobernador , y la gente de
guarnición que tenia dentro , que huvo de apartarfe de ella con
pérdida de gente , y de reputación. Con efte fuceíb , y con fer
avifado del de Jatillon quan minorado eftaba fu Egercito con las
dos rotas que le habían dado nueílras armas , refolvieron los dos
Generales Franccfes,unir unas fuerzas con otras para acabar con
la emprefa de S. Homer.Confiderando el Señor Principe Tomás
lo que importaba entretener al Marifcal de la Forza para que no
fe juntaíTe con Jatillon , y que de aquella parte no podia fer de
gran provecho la caballeria , fe reíblvió , que el Conde Juan de
Nafao fe pufieíTe junto al fuerte de San Juan con quatro mil ca
ballos del Egercito de fu Mageftad. Imperial , y los Croatos , y
el Regimiento de Reberoy , previniéndole al Conde , que fi el
de la Forza dejaba aquel quartel, le fueífe incomodando los ví
veres , difponiendo la marcha , y ataques en la forma íiguiente.
3 Que el Conde Picolomini con íu infantería , y ochocien
tos caballos fueífe por Ja mañana del Miércoles" fíete de Julio,
marchando derecho á Ruminghem , y que fe quedaífe nafta la
tarde cerca de Bac , en parte donde no pudieífc fer deícubierto,
para atacar el Bac por la mano derecha , y tomando las fortifi
caciones de abajo , quitar por fu parte la comunicación con el
Dique , y defpues profeguirá los otros pueftos , para cuyo efec
to llevó eícalas , y todo lo necefario : y que el Señor Principe
Tomás fe retiraífe de fu quartel á las cinco de la mifma tarde, fin
tocar cajas , dejando las guardias pueftas hafta la noche, para ir
fiíruiendo los Alemanes. Fueron de vanguardia defde Vatenmil
caballos con el Teniente General Don j uan de Vivero , a que fi-
guieron los tercios del Conde de Fuenfaldaña 5 y Juan Aguftin
Spinola con quatro piezas de campaña , municiones de guerra,
é inftrumentos , y luego los tercios del Marqués de Velada, Don
Francifco Toralto, Carlos Guafco , Enrique Gage , y Don Jo-
feph de Saavedra. A Don Eugenio Oneil fe ordenó quedaífe en
Varen con el fuyo , y dos Compañías del Varón de Vvezmal,
para que con las barcas , y fabricas flotantes ocupaíTc los puef«
tos
I0$ SITIO, Y SOCORRO

tos que podían impedir el pafo al enemigo , y que cortando el


Dique Ce dieííé la mano con los de la Villa , que debian hacerlo
miímo. Sucedió muy bien efta refolucion , porque íc ganaron
todos los pueftos , que fueron necefarios , fin embargo de que
algunos eftaban muy fortificados. Los de la Villa tomaron tam
bién un redu&o cerca del Bac , con lo quai abrieron camino,
y metieron en ella alguna cantidad de pólvora , y mecha , que
era de lo que mas necefitaban. Un poco antes del dia llegaron
los nueftros a la campaña á villa del Bac , de manera , que el
Conde Picolomini empezó fu ataque al amanecer : ocupó luego
dos fuertes , y difpufo los aproches para batir el que eftaba he
cho en la Iglcfia de San Momelin , pues ganado efte , los otros
no podian hacer mucha refiftencia.
4 Al mifmo tiempo fe encaminó el Señor Principe Tomás
con fu gente derecho á Nicurlet , que le halló fin fortificación
alguna ; pero dentro de un marrazo que alli hay , habia hecho
el enemigo cinco fuertes , y reducios , que podian impedir la
comunicación con la Villa. Cerca de la Abadia de Clemares ef
taban algunos otros fuertes , y dcfdc ella fe daban la mano por
cftos pueftos con el Bac por un Dique de faginas con fu paliza
da , difpucfto en tal forma, que cerraban del todo el pafo , por
que no es creíble las obras que el Francés hizo , y el calor coa
que obró dcfde que entró el íocorro en fortificarfe , de manera,
que no le pudieílc entrar el íegundo. En llegando á eftos puck
tos refolvió el Señor Principe Tomás acometer los tres fuertes,
que cortaban el camino, los dos de Clemares, y el otro del Bac,
para cuyo efe£to encargó al Conde de Fucnfaldaña con fu tercio
el ataque del que eftaba hacia Clemares. A Juan Aguftin Spino-
la el que habia {obre el propio camino para ir á la Villa , y á Don
Francifco Toralto , el que eftaba mas cerca del Bac.
5 El Conde de Fuenfaldaña hizo luego una puente fobre la»
ribera que pafa por aquel puefto : los otros no pudieron hacer
otro tanto , por no haber llegado el tren de la artillería del Eger-
cito del Conde Picolomini , donde eftaban los pontones ; pero
todos trabajaron con prifa en hacer faginas, de mas de una gran
cantidad que hallaron de las que (obraron ai enemigo : y tenién
dolo todo prevenido, envió el Conde de Fuenfaldaña dos Capi
tanes con dofeientos y cinquenta hombres paraembeftir el fuer
te , los quales cumplieron tan bien con fu obligación , que 11c»
ga-
DE FUENTE-RABIA. ,09

garon muy cerca de el, habiendo pafado por mucha agua, y por
un foíb grande , y embutieron con mucha reíolucion , fi bien
hallaron en el enemigo muy valerofa refiftencia. Y viendo Juan
Aguftin Spinola que el Francés enviaba íbeorro al fuerte , refol-
vió fegundar á los Eípañoles , echándole en el agua por no eftar
hecho el puente. Con cito los nueftros fiempre reforzados con
gente frefea , obraron con canto valor , que tomaron por afalto
el fuerte , no obftantc los foíbs , y la mucha agua que fe lo im i
pedia.
6 Viendo el enemigo lo que le importaba confervar , ó re
cuperar aquel puefto , y la mengua que le reíiiltaba de que con
tra tantas ventajas le huvieífe dcfalojado de él nueftra gente , vi-,
no con batallones enteros para volverlo á recuperar 5 y afsi el Se
ñor Principe Tomás fue reforzándolo de gente de todos los ter
cios , y Naciones , municiones , y faginas en que la de Juan
Aguftin Spinola trabajó increíblemente , habiéndolo difpucfto
todo con grande acierta e^ Sargento mayor Dionifiode Guzman,
pues con las cortaduras ^y medias lunas que empezó , y la gen
te de refreíco que iba llegando, rechazó cinco veces al enemigo.
Fue el empeño que Efpañoles , y Francefes hicieron fobre con-
íervar , y recuperar efte puefto tan grande , que llegó el numero
de los muertos de los enemigos á mas de mil hombres , y entre
ellos muchos Cabos, y Oficiales, y el Marifcal de Campo Labare.
De ios nueftros murieron los Capitanes Don Pedro de Cepeda,
y Don Diego de Velaíco , y muy pocos foldados , y algunos he
ridos.
7 Al mifmo tiempo que Don Francifco Toralto vio que fe
ganaba el fuerte , atacó el fuyo , aunque el puente no eftaba he
cho , y fin embargo de que habia feis cortaduras con agua muy
alta , fe le llevó con folos quatro íoldados de perdida , y herido
en un brazo el Sargento mayor Fanfaneli. Efto causó tanto te
mor al enemigo , que defamparó al punto el puefto que habia de
atacar Juan Aguftin Spinola , y afsi quedaron los dos fuertes,
que los Francefes tcnian en medio, cortados de todas partes.Rin-
dieronfe eftos también fácilmente , y huvicran dado mucho tra
bajo , fi por falta de municiones , fegun ellos digeron , no fe hu-
vieran rendido ; porque habia dentro un Maefe de Campo con
trefeientos hombres , quatro piezas de hierro , y dos mofqucto-
nes que quedaron en dos riberas altas 3 que pafan al rededor , y
2oo SITIO, Y SOCORRO

á mas cíe efto un fofo con agua. Portaronfc todos en cfta ocafion"
con fumo valor , y fue herido entre otros reformados el Alférez
Ochoa , que falia muy amenudo de la Villa con los avifos , el
qual habiendo ido por la mañana á reconocer, y deípues á guiar
la primera tropa , obró en una , y otra ocafion con grande ani
mo.
8 A los nueve de Julio tuvo aviíb el Señor Principe To
más , como el dia antes el Conde Juan de Naíao habia paíado
el fuerte de San Juan con toda fu Caballeria , y pueftofe á vifta
del Egercito del Mariícal de la Forza, el qual deípues de tres ho
ras vino marchando con Infantería, y Caballeria, de fuerte que
cftuvieron fobre los nueftros que fe habian apeado , caí] antes
que tuvieííe tiempo de ponerfe á caballo. Viendo al enemigo tan
cerca , un hermano del Conde Coloredo , que citaba de vanguar
dia de la Caballería Imperial con el Regimiento nuevo de Pico-
lomini , le embiftió con mucho valor , y aunque lo hizo muy
refueltamente , pero fue rechazado ,¿fj muerto. Reconociendo
efto otro Efquadron del Conde de Sarrabal , adonde eftaba el
Conde de Sorci , y la Compañía del Conde Vizca , y que el
enemigo venia derecho á ellos ( aunque fin orden ) fe refolvic-
ron de cargar , y fe portaron de manera , que le rompieron dos
grueíbs , rechazándolos hafta el bofque , y otro Capitán de ca*
ballos , que fe llama Dragón , con el fiiyo , lo hizo también va
lentísimamente j y fi á Don Carlos de Padilla le dejaran cargar
al mifmo tiempo huviera roto tres Batallones de Infantería , que
no habian aun tomado puefto, con que íe huviera obrado impor
tante facción ; pero como los nueftros fe iban retirando , el ene
migo los fue cargando , y abanzado íu Infantería de manera,
que como habian de pafar por paíbs eftrechosfe puficron en coni
fuíion , cayendo muchos en los foíos.
9 El Varón de Embife con algunas Compañías Valonas,
que citaban á íu cargo , entretuvo al enemigo en efta retirada
todo quanto le fue pofiblc , con que el daño fue menor, finque
en efta ocafion fe pudicíTc culpar á nueftra Caballeria,no habien
do fido la pérdida la que pudo fuceder por mala difpoficion,
pues aunque fe dijo era de doícientos caballos de Picolomini , y
otros tantos de los de fu Mageftad^ no fueron quarentalos muer
tos. De los enemigos murió mucha gente , y particularmente
Oficiales, y entre ellos el que gobernaba la Caballeria, y el Mar
qués de Folrs prefo con otros. A
DE FÜENTE-RABIA. 201

10 Á los nueve fe enviaron á la Villa mil hombres de re


fuerzo por los pueftos ya tomados, y cada dia Ce fueron mudan
do. El Conde de Ifembourg entró en ella para irlo difponiendo
todo , é ibafele dando á eíte intento la afsiftencia necefaria. A los
diez fe tuvo avifo , que Monf. de la Forza íe habia juntado con
Jatilton , y que quería venir por la parte de Clemares , y aísi íe
juntó toda nueftra Caballería, y el Regimiento de Robcroy , dc^
jando folo en el fuerte dofeientos hombres con algunos Croaros
para tomar lengua 5 pero aunque fe abanzó hafta Clemares, deC-
pues fe retiró. El Conde Picolomini fue abanzando fus aproches,
y baterías hafta el Domingo once de Julio, que habiendo tenn
do avifo el Señor Principe Tomas , de que el enemigo habia re-
fuclto de focorrer al Bac , avisó al Conde Ce dieífe priía , porque
tenia determinado el Francés el dia antes dar un afalto general.
A la hora que fe ajuftó , que fue á las fíete de la tarde , mandó
encaminar á Don Joícph de Saavedra con mil Efpañoles , á Don
Francifco Toralto con ochocientos de las otras Naciones , fu
Compañía de la guardia , y al Teniente General con otras dos
de caballos. Llegaron quando ya toda la gente del Conde Pico
lomini eftaba en batalla , y fe tomaron luego los pueftes nece-
farios 5 de manera , que viendo los enemigos efta apariencia,
empezaron á capitular , pidiendo tiempo de avifar á Jatillon.
Ajuftóíe , que a las doce de la mañana del Lunes doce , que les
vinicífe , ó no el focorro , enttegarian el fuerte de la Iglefia de-
San Momelin , dando defde luego por rehenes dos Tenientes
Coroneles , y dos Capitanes , y que tratarían entretanto por los
otros fuertes. Fue efta una de las raras acciones de guerra , que
fe han vifto en el mundo , capitular los cercadores , y dar rehe
nes, fobre que les dejaíten retirar con feguridad , y que les én-
tregaífen los pueftos , como lo fuelen hacer los fitiados.
1 1 Sobre el primer avifo del íocorro , que quería intentar
el enemigo , viendo que por la parte de Clemares , y Caíel , no
habia apariencia , que pudicífe pafar , por eftar nueftra gente en
buen puefto , y muy bien fortificado , envió 01 den el Señor
Principe Tomás á Don Eugenio Oneil , que eftuvieífe con cui
dado 5 y mientras fe eftaba capitulando , vieron que en aquella
parte empezaba una eícaramuza , por lo qual luego que filieron
los rehenes , le envió el Conde Picolomini , porque eftaba mas
cerca , quinientos hombres de refrefeo , y el Señor Principe To-
Tom.X. Ce más
2o2 SITIO , Y SOCORRO

más municiones de guerra. Con efte focorro reforzado Don Eu


genio Oneil , volvió á embeftir con grande valor al enemigo , y
por la mañana , al amanecer habia ganado yá feis cortaduras del
Francés ; porque aunque fue rechazado la primera vez , deípues
las volvió á ocupar, cargándole nafta no tener mas terreno. Per
dió en efta ocafion el Francés mas de quinientos hombres, y cin
co barcas, las dos cargadas de vizcocho, una caja grande de ba
las de plomo , y algunos toneles de pólvora. De los nueftroshu-
vo quince heridos , y entre ellos un Capitán. Al mifmo tiempo
que el enemigo entregaba el fuerte, llegó la pcríbna que habían
enviado á Jatillon , con que trataron luego por los demás puef-
tos , de adonde falieron los Francefes con armas , y algún vaga-
ge que les concedió el Conde Picolomini , pero fin mecha en
cendida , y dejaron quatro piezas de artillería con las armas del
Rey nueftro Señor , y una bandera blanca que fe pufo en San
Homer en una Capilla de nueftra Señora que hace muchos mila
gros. Salieron rendidos dos mil y quatrocientos Franceíes , go
bernados por el Mariícal de Campo Manican, y Macfe de Cam
po Belfort. Aquel mifmo dia vifitó el Principe todos los pueftos
de la Villa , maravillandofc de que no huvicííe el enemigo ata
cado á viva fuerza las medias lunas del Ornaberch , que guarda
ban los Efpañoles , é Italianos , porque eftaban de manera , que
íe podian fubir á caballo, y folo las defendieron con las muchas
falidasque hacían , matando á los enemigos numero grande de
gente , obligándoles por efte medio que fe detuvieran fin acer
carle.
12 Tratóíe de hacer algún daño al Francés en la retirada
del fitio de San Homcr , pero fe juzgó, habiendo reconocido la
calidad de los pueftos que ocupaban , que fi Ce gobernaban co
mo íoldados , perderían poca gente. Todavía como en la guerra
nunca íe debe defeonfiar de las ocafiones,que tal vez encaminan,
y fe logran por accidentes no penfados , fe ordenó al Conde de
Ifembourg, que con frequentes ,y pequeñas falidas, procurnífe
fabqr la hora en que el enemigo fe retiraífe , y fuelle ocupando
los pueftos que iba dejando , y avifaífe las particularidades que
cntendieíTe; con que á la mañana de los diez y feis envió á decir
el Conde que fe retiraba el Francés , y que él habia ocupado los
pueftos mas abanzados. El Señor Principe Tomás mandó luego
marchar el Egercito , defde la noche antes prevenido , é iban de
van-
DE FUENTE-RABIA. 20$

vanguardia los tres tercios de Efpañoles , y figuiendo los demás,


fegun citaban en la frente de banderas , y luego toda la caballe-
ria de fu Mageftad , para ponerfe luego en batalla. Toda efta
gente falia por la puerta que vá á Are , y por la puerta nueva
íeguia el Conde Picolomini con todas fus tropas , para abanzar*
fe con ellas al mifmo paío que los tercios de Eípañoles , los qua-
les á las fíete de la mañana eftaban formando fus Efquadrones
cerca de las baterías del enemigo , no habiendo podido fer antes,
por fer precifo pafaíTe todo el Dique , que vá al Bac , y por fola
una puerta. A efte tiempo iba el enemigo defamparando los
fuertes de la circunvalación , que eran feis , y los ocupó nueftra
gente 5 y aunque fe abanzó todo lo pofible la Caballería , como
ya tenian tanta ventaja , y no fe les podia feguir fino á la deshii
lada , por la difpoficion del terreno , tuvieron tiempo de rctirar-
íe en un puefto muy ventajofo. Con todo eíTo el Conde Picolo
mini los fue figuiendo mas de legua y media con quinientos ca
ballos , y la Compañía de la Guardia del Señor Principe Tomas,
que eftuvo eícaramuzando fiempre , y les mató alguna gentej
pero viendo que no podia haccríeles confidcrable daño , íe tuvo,
por mas prudente confejo no empeñarfe , ni fatigar infructuoía-
mente nueftra gente , por el grande calor que hacia , y afsi fe
retiró á la noche fobre una ribera , que eftaba alli cerca , con
prefupuefto de marchar el dia figuicnte a Teroana , puefto que
cubre todo el País , y muy apropofito , fupuefto que fe había re
conocido que iban marchando hacia el Bolonois.
1 2 Abanzófe el dia íiguiente diez y fíete el Egercito al
puefto de Teroana , haciendo fu marcha á vifta del enemigo,
que aun no fe había movido, y lo hizo con diligencia luego que
defeubrió nueftras tropas , aunque por la calidad del País, ni los
unos , ni los otros podían fin ricígo grande venir á las manos?
pero en las circunftancias que ocurrieron , y en la cejeridad de
fu marcha , fe conoció bien , que fi el Egercito de fu Mageftad
huviera tenido mayor facilidad en pafar , fuera muy pofible
haberle dado una muy buena mano. De efta fuerte fue no íblo
focorrida la Plaza de San Homer 5 tan poderofamentc fitiada,
fino rechazado , y retirado el enemigo , entregando los fuertes
de fu fitio, y trincheras ,como fi fuera fitiado, con admiración
grande de quantas Naciones vieron de cerca el valor ^ y ofadía
increíble con que los Efpañoles embeftian con el agua á la cin-
Tom. X. Ce 2 tu-
2o4 SITIO , Y SOCORRO

tura , y á los pechos , á los fuerces , que los Franccícs tenían


guarnecidos de gente , y artillería, defalojandolos de ellos áfuer-
2a abierta , cofa que puíb en tanto aíbmbro al Señor Principe
Tomás , Toldado tan experimentado , y de tanta reputación, que
dijo ; Que hafla alli babia tenido á los E/pañoles por hombres va
lientes , pero que de alli adelante los tendría por mas que hombres,

CAPITULO XXIX.

JTE^CCIO^ T>E SU ALTEZA

Jobre lo que podía obrar con la gente con que fe

bailaba.

Efpues de la victoria que nueftro Señor fe firvió de


dar en el Dique de Caloó á las Armas de fu Ma-
geftad , quedó el Señor Infante en Amberes, don
de habiendo hecho con fingular egemplo luci
miento de gracias á nueftro Señor por efte buen
íuceíb , fe pulo en grande atención á reconocer lo que fe podría
obrar con la gente que alli tenia , fupuefto que no podia refor
zarla de otra parte , citando ocupado todo el refto en el campo
del Señor Principe Tomás al focorro de San Homer , á que tam
bién afsiftia el Conde Picolomini con todas fus tropas , como
queda referido. Habiendo platicado efte punto con las perfonas
que le afsiftian , que fueron el Marques de Mirabel, el de Ccrral-
vo , el Conde de la Fera , el Prefidente Rooíe , el Padre Confe-
íbr , el Marques Dcftc , Don Felipe de Silva , el Varón de Balan
zón , el Conde de Fontana , y Don Andrea Cantelmo , fe halló
que fu Alteza no tenia ícis mil infantes , ni efte numero era
bailante para emprender los progrefos grandes con que fe defea-
ba proícguir las victorias , que fe habían alcanzado de fus ene
migos , habiéndole quedado al Principe de Orange mas de ocho
mil infantes , fin los que podia íacar de fus Plazas, como quien
no tenia mas que una guerra á que atender ; juzgófe que folo fe
podrían intentar algunas forprefas , de que fe fue tratando , y el
enemigo reforzando fus pueftos en Flandes, de manera , que no
dio lugar á fu egecucion. Llegó el tiempo de ir fu Alteza á Bru-
felas á hallarle en la Procefion del Milagro , como lo hace todos

los

i
DE FUENTE-RABIA. 205

los años,y por tratarlo todo con el Señor Principe Tomás, le avi
só, que fi crapefiblc faltar del Egercito tres dias , vinieíTc á ver-*
fe con fu Alteza en aquella Corte. Hizolo afsi , y conferido el
punto , fue del mifmo parecer, y fe encargó de tratar a la vucU
ta en Gante con Don Andrea Cantelmo la materia de lás forpre-
fas , como perfona que las habia de egecutar por aquella parte
de fu gobierno, y llevó configo á Don Eftcvan de Gamarra , pa-
ra que volvieífe á decir á fu Alteza lo que fe huvieíTe tratado; pe
ro eftos defignios no tuvieron efecto , por haber acudido el
Conde Guillermo de Nafao á la Inclufa , y reforzado con gente
los pueftos que fe trataban de forprender. Su Alteza fe volvió a
Amberes, donde acudia á la diípoficion de todo. .

CAPITULO XXX.

VIEU^E EL %EY <DE F%AJ^CIA

en Terfona a reforjar fu Egercito 5 y vuelve/e

a Taris,

Efte tiempo llegó avifo de que el Rey de Francia


en Perfona venia á reforzar fu Egercito , habien
do fabido quan repetidamente habián deshecho
fas tropas nueftras Armas , y que eftaba en Abe*
vila , con que fu Alteza fe halló obligado á acer-
carfe al Egercito del Señor Principe Tomás , defeoío de hallarte
en él , y dar la batalla al Rey de Francia ; y para no perder de
vifta lo de Flandes por fi intentaífe algo el Principe de Orange,
dejó alli al Conde de Fontana. Partió de Amberes á los tres de
Agofto á ganar puefto á propofito para acudir fácilmente á en
trambas partes. Y habiendo tenido noticia de que el Rey de Fran
cia fe volvia á París, y aquella guerra fe reducía al fitio de Rcnti,
Plaza de mas ruido (por el que hizo en tiempos pafados) que
de importancia , ni defenfa , y que el Señor Principe Tomás te
nia la gente que bailaba para eftar al opofito de Francia , y que
el Principe de Orange juntando toda la gente que tenia , y po-
dia íácar de la£ Plazas , marchaba la vuelta de la Mofa , cuyas
Plazas con la de Gueldres , y Genepíbn de tan grande impor
tancia ; fe reíblvió fu Alteza ir en Perfona á impedirle lo que alli
in-
3o6 SITIO , Y SOCORRO

intentarte , aunque con fuerzas inferiores. Entretanto que junta


ba las que tenia , envió delante al Marques de Leyden con mil
infantes , y quatro Compañías de caballos para que meticiíc gen
te en la Plaza , ó que hicieíTe punta al enemigo, y obraíTc fegun
fus movimientos j y al mifmo tiempo á Don Francifco de Cas
tro íu Caballerizo á reprefentar al Varón deLamboy , que pafa-
ba el Rin con dos mil infantes , y mil y ochocientos caballos
Imperiales , quanto convenia que torcieíTc el camino la vuelta
de Stevenvert , y vinieífe á aísiltir á fu Alteza , fupueftoque ha
bía noticia de que el Palatino , enemigo declarado del Imperio,
juntaba fus tropas a las del Principe de Orange , con que cefaba
la neutralidad que el Emperador tiene con los Eftados de Oían-

*" CAPITULO XXXI.

MMCHA EL T%I^(CITE VE 0%A^rE

la vuelta de (jueldres^ y fu Altela en Terfona Jale

a impedirfus dejignios.

L Varón de Lamboy lo cgecutó con toda breve


dad debajo del mifmo preíiipuefto , y mando íu
Alteza , que el Conde de Fontana , Capitán Ge
neral de la artillería , marchaíle la vuelta de Diftc
con toda la gente con que fe hallaba el Señor In
fante , que confiaba de tres mil infantes Efpañoles , Alemanes,
y Valones , por tercias partes , dejando en Flandcs a Don An
drea Cantelmo con tres mil infantes para la guarda de aquella
Provincia , y el País de Vvas , y deíaV Gante envió orden para
que viniefle ílguiendo á íu Alteza el Regimiento de Alemanes
de Bech , y á Don Eftevan de Gamarra , que fueíTe á decir al
Señor Principe Tomás la reíblucion , que habia tomado de enca-
minarfe á la Moía , no obftante la poca gente que tenia, y que
le embiaíTc luego el tercio del Marqués de Velada. Deípachó el
Señor Principe Tomás las ordenes para que marchaífc efte ter
cio , y parecióle muy bien efta rcíolucion ; y habido confejo
S. A. Real con los que allí fe hallaban , que fueron el Marques
de Cerralbo , el Prefidcnte Roofc , el Padre Confeíor , Don Fe
lipe de Silva , el Marques Deftc , el Varón de Balanzón, el Con

de
DE FUENTE-RABIA. 20y

de de Fontana , y Don Luis Felipe de Guevara , Veedor Gene


ral , porque los Condes de la Fera , y Fucnclara quedaron en
fermos en Bruíelas 5 le tuvo por menor inconveniente eíperar el
refuerzo de efta gente , dando lugar á que el enemigo , que ya
tomaba pueftos lobre Gueldres , íe fortificaífe en ellos , que in
tentarle con tan poco numero de gente , feñaladamente íábien-
do que el Principe de Orangc no habia llegado á Gueldres , y
que el Conde Enrique de Nafao era el que tomaba los pueftos
con quatro mil infantes , y once Compañías de caballos. Partió
fu Alteza á Monteagudo á toda prifa, donde hizo alto nafta que
llegó el Conde de Fontana , encomendando la acción a un San
tuario muy celebrado, que hay en aquella Villa.
2 Luego que llegó la gente , partió fu Alteza Viernes vein-j
te de Agofto para Dilte , y de allí á tan largas marchas , que ía*
liendo muy temprano de los quartcles, fe llegaba a los figuientes
muy de noche. Entró en Venalo Lunes veinte y tres , y fe dif-
pufo que pafaífe la gente la Mofa aquella noche , porque con el
dia no huvieíTe alguna cfpía del enemigo que la pudieífe contar,
y avifarlc la poca que traína fu Alteza , con que cobraífe animo
por el numero , el que tanto temia el valor de las armas de Efc
paña. Por la mañana falió fu Alteza de Venalo , y en la Bruyera
vecina á aquella Plaza fe pufo la gente en Efquadrones , donde
fu Alteza formó Confejo , y efte dia , y el figuicnte fe confirie
ron las noticias que habia del enemigo , y el modo que podria
haber para focorrer la Plaza. Era el mayor embarazo para todo
la neutralidad de las tropas Imperiales , con que fe podria eftri-
var poco en fu ayuda 5 y fin ella quedaba fu Alteza con quatro
mil hombres , teniendo el enemigo con los que habia facado de
fus guarniciones ,y las tropas que fe le habían juntado á los ocho
mil , cerca de catorce mil infantes , y tres mil y quinientos caba
llos. Sin embargo de efta defigualdad , aífentado primero por
intervención del Marqués de Cerralvo, que feguiria á fu Alteza
el Varón de Lamboy , pues con las tropas del Principe de Oran-
ge andaban las del Palatino enemigo de fu Mageftad Cefarea,
tomó fu Alteza la ultima refolucion de marchar luego , y focor
rer á Gueldres, aventurando, fi fueíTe menefter , para eífo fu
Pcrfona. Quedó aquella noche , por fer ya tarde, abanzado una
legua de Venalo, donde llegó Un trompeta del Principe de Oran,
ge con una carta para el Varón de Lamboy, acordándole la neu
tra-
2o8 SITIO, Y SOCORRO

tralidad del Emperador con los Eftados: y él refpondió, que ve


nia á buícar los enemigos del Imperio , y en lo demás guardaba
la neutralidad , y para todo fue de importancia haber recibido
el Varón aquel mi'mo dia una carta del Elcclor de Colonia, avi
lándole , que el Palatino paíaba el Rin con fus tropas.
3 Miércoles veinte y cinco pasó fu Alteza con todo el Egcr-
cito á alojarfe cerca de Straclen , legua y media de Gueldrcs,
donde llamó Confejo , y en el oyó las perfonas mas pláticas del
P.aís , y particularmente al Marqués de Leyden , Donjuán Ber-
dugo , y al Coronel Crumen , Gobernador deStraelen Vvalon,
(bldado de valor , y partes , el qual ofreció , que dándole fu
Alteza mil infantes , y figuicndole con el refto , para irle refor
zando , le ganaría el fuerte de San Juan , que tenia ocupado el
enemigo , y que por alli fe podría dar la mano con la Villa , y
quedaba íbeorrida. Causó duda en la elección de atacar cfte puef-
to , haber eferito Don Andrés de Prada , Gobernador de Guel-
dres , que fe intentarte por la Iglcfia de Vvert , y que al mifmo
tiempo faldrian de la Villa dos mil hombres , que ayudarían á
la facción 5 y habiendo conferido íobre uno , y otro , y oído fu
Alteza los inconvenientes , y conveniencias de entrambas par
tes , refólvió el ataque del fuerte de San Juan , rcfpe&o de po
der el Egercito obrar mas unido , y cícufar el pafage de un pe
dazo de la Mofa , y envió á auifir á Don Andrés de Prada con
tres foldados difimulados por diferentes vías , para que fupieíTe
porque parte había de ayudar la gente déla Villa , adonde en
tró efte avifo muy á tiempo.
4 Tomada la refolucion íe puío el Egercito en orden , yen
do delante con el Coronel Crumen , para el ataque que ofreció
del fuerte de San Juan, trefeientos Eípañoles del tercio del Con
de de Fucnclara, trefeientos Alemanes de los Regimientos que
eftaban á fueldo de fu Magcftad , y quatrocientos Valones de la
guarnición de Straelen , que facó fu Gobernador , y los íeguian
un carro de granadas , y otro de zapas , y palas. Tras eftos el
Marqués Sforídrato , Teniente General de la Caballeria , y Don
Pedro de Villamor , Comifario General de ella , con la que te
nia alli el Egercito de fu Mageftad , que ferian dos mil caballos,
repartidos en efta forma. De vanguardia , la Compañía del Co -
miíario General , con la que iba junta á la de Vicente Zurimcn-
di. A efta tropa feguia otra de las Compañías de Arcabuceros
de
DE FUENTE^RABIA. 209

ele Daniel Piati , y Antonio Vila, ya efta la de Francifco Afírern.,


también Arcabuceros. Luego la de Xaques Dubé , á quien fe-
guian los grueíbs de Corazas , el primero de la Compañía del
Teniente General , la de Antonio de Alebc , y de Lucas Cayro:
elfegundo Don Antonio Butrón con fu Compañía, Juan Valde-
carranza , Don Luis de Mendoza , y lá de Don Antonio de la
Cueva. A efte íeguia un trozo fobrefalicnte para acudir á la
parte que fueífe necefario, á cargo del Conde de Villalobos, que
fe formó de fu Compañía la del Conde de Mcgcn , Monfeñor
de Valangin , y de Don Diego Colas. Luego Bernabé Vizcon
de con otro gruefo de fu Compañía de la de Morón , y de la
Granga , y á cite Don Luis Vizconde , con otro de fu Compa
ñía , de la de Luis Cayro , y la del Conde de Nafao. A efte tro
zo feguia con otro el Capitán Enrique Oldenel con fu Compa
ñía, ki de Henolft , la de San Quintín , y la del Vizconde de Ro
les , de Corazas , y luego un trozo de Arcabuceros , á cargo del
Capitán Quintín de fu Compañía , la de Longebal, y Clur, que
le feguia otro de Corazas^ que llevaba el Capitán Pedro de He-
redia de fu Compañía , la de Don Antonio de Ulloa , y la de
Don Antonio Qucvedo. Tras efte iba otro también de Cora
zas , que llevaba Don Virgilio Uríinio de íu Compañía , la de
Vodelfin , y de Contevila 5 y á eftas Corazas íeguia un gruefo de
Arcabuceros , que llevaba Juan Gucis con fu Compañía. La de
Juan de Hau , la de Duche , y la del Varón de Merode, que era
la retaguardia de la Caballería, y cada uno acudió á lo que debia
con grande orden , y diíciplina.
5 A la Caballería íeguia el refto del tercio del Conde de
Fuenclara , que habiendo quedado enfermo en Amberes , como
íc ha dicho , le gobernaba por fu aufencia Don Baltafar Merca
der fu Sargento mayor , y cinco Compañías agregadas á el , del
tercio del Marqués de Velada , por no eftar allí el Marques , ni
los demás del tercio , que por todos ferian ochocientos Efpaño-
les , fin los trefeientos que iban en la primera vanguardia. Def-
pnes de efte Efquadron iban dosquartos de cañón, y dos medios
qu artos , con lo que les tocaba , y quatro carros de plomo , y
pólvora. Seguía otro Efquadron de mil y cien Infantes , trefeien
tos Italianos del tercio del Duque de Avellano , y ochocientos
Alemanes , de la Guarnición de Genep , gobernados todos por
el Maefe de Campo Tomás Prefton, Gobernador de aquella Pla-i
Tm, X. Dd za:
2io SITIO , Y SOCORRO

za : y á efte , dos Efquadrones de á feifcientos hombres cada uno,


formados de los Regimientos Alemanes Imperiales , de fueldo
de fu Mageftad , gobernados por el Marqués Matci , y luego fu
Alteza con fu Corte , y Guión , y Don Diego de Silva, Marqués
de Orani , con las dos Compañías de la Guardia , y últimamen
te , el Varón de Lamboy con fus dos mil Infantes, y mil y ocho
cientos caballos. Puefta la Infantería , de batalla , y la Caballe
ría repartida de vanguardia , y retaguardia , iba refervando , y
guardando la neutralidad, para obrar como el íbeorro lo pidicííe,
fin ir contra ella. La retaguardia llevaba el Coronel Brion con
parte de fu Regimiento , y el tercio de Ribacourt , que harían
mil infantes , figuiendo á toda la Artillería del Egercito , los vi-
veres , y todo el vagage quedó cerca de la Villa de Straelen , y
por Guardia de él quatrocientos infantes de la guarnición de
Drentales , y cien caballos de la Caballería de fu Mageftad.

CAPITULO XXXII.

S0C0%%E SU ALTEZA LA VILLA

de (juüdres.

N cíta forma marchó fu Alteza al íbeorro de la


Villa de Gueldres , entre las doce , y la una de la
noche con toda buena orden , habiéndola dado
al Conde de Fontana , de lo que habia de hacer
para ir dando calor al primer Efquadron , y al
Marqués Sfrondato , para que lo hicieíTe la Caballería , y á Don
Felipe de Silva , y Marqués de Leydcn , para que fueífen acu
diendo á lo mas necefario.TienciTe por cierto, que al punto que
fe tocó la fordina para marchar , fue avifado el Principe de
Orante , que no acababa de creer , que le huvieífcn de acome
ter en fus fortificaciones , fi bien habia ido retirando de ellas fu
vagage aquella noche , y aísi quando llegó el primer Eíquadron
á atacar el fuerte de San Juan , halló que fe iba retirando la gen
te : tanto es el terror , y efearmiento con que habían quedado
de la rota de Caloó , y tan poco fia yá el rebelde en fus fortificar
ciones.
2 Ocupófe el puefto , y falió la gente de la Villa , y juntos
fueron cargando al enemigo , y avifando para que fe les fueífc
re-
DE FUENTE-RABIA. 2.1 il

reforzando del Egercico , particularmente la Caballería , queto*


dos fus Efquajscflie's lo fueron haciendo", y el enemigo retiran-
dofe , perdiendo mucha gente, y entre ella un Sargento mayor,
de quien hacían mucho cafo , y cinco Capitanes de Infantería.
Por mucha prifa que fe dio á retirarfe, huvo de pelear, y fer ro
ta buena parte de fu retaguardia. En efta facción quedó prifionc-
ro , y herido el Conde Federico de Ñafio , primohermano del
Principe de Orange , y fu fobrino hijo de fu hermana, y de Don
Manuel de Portugal ( que de bien diferente profefion fe había
ido á fer Capitán de Caballos en Olanda) y un hijo del Drofar-
te de Bergas , y otros. Ganaronfe ícis medios cañones de artille
ría , tres cornetas de Caballería , y dos puentes de barcas , con
gran reputación de las Armas de fu Magcftad , embiftiendo á un
Egercito enemigo incomparablemente mayor que el fuyo , den
tro de fus fortificaciones , fin que de nueftra parte fueífen los
muertos mas de tres foldados ordinarios , y fíete los heridos: no
fiendo circunstancia de poco güito haber emprendido fu Alteza
el íocorro a las cinco de la mañana , y hallarfe en la Iglefia Ma
yor de la Villa de Gueldres , dando gracias á Dios á las fíete
del mifmo dia. Con los defdichados fucefos , que habia tenido
el Olandes en fu Egercito, fe retiró áíus prefidios, habiendo per
dido en efta campaña tanta gente, reputación , y dinero, quan-
to íe deja confiderar de las excefivas prevenciones que hizo , y
rotas, que con tanta defigualdad de fuerzas le ha dado fu Alteza.
2 Retirados los Francefes tan indignamente deSanHomcr,
juntando los tres Egercitos , con que en tanta expectación pu
lieron a Europa efte año , y á cuyo prefupuefto parecía empreía
pequeña : todas las Provincias Católicas de Flandes 5 fe huvieron
de contentar con la recuperación de Jatelet , que rcfpecto de la
Plazas , que el Marques de Leganés habia ganado , y las que el •
Señor Infante Cardenal habia defendido , y la excefiva cofta que
al Rey Chriftianifsimo habia caufado juntar tantas tropas , era
moderadifsima emprefa ; todavía fe pufieron en defenfa fu Go
bernador , y los foldados que eftaban de guarnición , y pelearon
de manera, que murieron ocho mil Francefes en el fitio. Y últi
mamente , viendo la guarnición Tudefca que habia dentro, que
con la batería , y brecha que fe les tenia hecha , les habían de en
trar por afalto , prendieron a fu mifmo Gobernador , y con la
cípada en la mano , y herido le entregaron.
Ttw.X. Dd* CA<-
212 SITIO 3 Y SOCORRO

CAPITULO xxxin.

E^(T%A EL TUQUE TE LOÜ^MILA

tn el Condado Je 'Borgoña.

Ampoco fe refervó el fidelifsimo Condado de


Borgoña , de padecer efte año de mil y fciícien-
cos y treinta y ocho las invafiones Francefas, que
habia padecido en los paiados j porque por el
mes -de Junio entró el Duque de Longabila por
el Ducado de Borgoña en el Condado, y fitió el Caftillo de Cho-
fin , y habiéndole hecho mas refiftencia de la que prefumian de
fu flaqueza , habiendo procedido el Capitán Cadet Goberna
dor de la Plaza con increible valor , defpuesde haber capitula
do con él en la forma ordinaria de falir libre , y fus íoldados con
armas , y banderas , le ahorcaron en prcfencia de fu muger , la
qual les dijo , quería mas ver paíara fu marido por aquel rigor,
que fer traydor a fu Principe. Llevaron el cadáver al Caftillo de
Rahon , y la primera diligencia para fitiarle , fue enfeñarfele al
Gobernador , diciendole , que pafaria por la mifma pena fi dila
taba el rendirfe. El les reípondió , que le eípantaban poco eftas
amenazas , pues no le habían de hallar vivo , cafo que le ven-
cieíTen , como fucedió , porque él ■, y todos fus íoldados refiftie-
ron halla morir , y no obftantc eífo ahorcaron fu cadáver.
2, Pasó el Egercito Francés al de Frontenay , que tenia ío-
los treinta hombres , á tiempo que Don Antonio Sarmiento,
Mayordomo del Señor Infante , habia llegado al Condado con
dofeientos mil florines de oro , que habia enviado íu Mageftad,
y por fu orden k fu Alteza , para reducir el Egercito del Señor
Duque de Lorena á buena forma , y difciplina , refpe&o de an
dar defmandado por falta de pagamentos. Y viendo Don Anto
nio , que ni el Duque de Lorena , ni el Marques de San Martin,
Gobernador del Condado, podían íbeorrer los de Frontenay por
hallarfe lejos , y que aquel Caftillo citaba fin municiones , y con
tan poca ge ntejles envió con toda diligencia íefenta íoldados, pól
vora , y balas , é hicieron tal esfuerzo , que fiendo cftos Caftillos
tinas cafas de piedra , fin foíbs , ni fortificaciones confiderables,
tanto , que en ganándolas el enemigo , las habia de quemar, le
re-
DE FUENTE-RABIA. 2 1 51

refiílió de manera , que Tufrió la batería de cinco dias , divcrfas


minas , y afaltos. Y habiendo juntado el Gobernador fus Tolda
dos, los animó á la fidelidad , y al valor , de manera , que to
dos juraron de morir en la defcnfa, y Te confcfaron unos á otros
por falta de Sacerdote , y con un poco de pan hicieron la Forma
de la Comunión : y cumplieron tan bien la promefa, que quan-
do entró el enemigo , folo habia dos Toldados vivos , y el Go
bernador , que habiendo fido volado en una mina , quedó cafi
muerto } y no obftante eíTo le ahorcaron como á los demás.
3 Quando Tucedió efte ultimo fitio de Frontenay , Te halla
ba el Señor Duque de Lorena en BeTanzon , y Tu Egercito algo
abanzado de aquella Ciudad, con pocas municiones , y la Caba -
lleria muy deTmandada , fin tren de artillería , y lo peor es , fin
obediencia. Todavía fueron tan apretadas las diligencias , que
hizo Don Antonio para darles munición para quatro dias ala In
fantería , y Caballería , y librarles en menos de veinte y quatro
horas mas de quinientos mofquetes , y picas , y todas las muni
ciones de guerra , y el tren de la artillería , que lo diTpuTo todo
con Turna celeridad , con que pudo marchar el Egercito , que
confiaba de cinco mil Infantes , y tres mil caballos. HallóTc
el enemigo ya á las puertas de Poliñi , Villa muy importante,
aunque muy flaca , y que no podia refiítir un día. Alojóíe el
Egercito el figuiente á la vifta del enemigo , el qual hizo demos
traciones de retirarTe , para deTcuidar nueftra gente 5 y favore
ciéndole de la noche , fubió á una montaña , por un camino e£-
trecho , donde fi hallara la menor refiftencia, Te huvicra perdi
do , y efta diligencia le dio tanta ventaja , que ganando en la
montaña puefto igual al nueftro 5 Te arrimó al Egercito á menos
de tiro de moTquete. Fortificaroníe todos los Batallones de la
Infantería , y entre uno , y otro Te pufieron tropas de caballos,
guardando dos mil para la rcíerva.
4 El enemigo no perdió tiempo , y deTde las tres de la
carde embiftió un puefto , guardado de LoreneTes por el Coro
nel Bcrnibal , que les cedió con pérdida de dos cañones ligeros,
que en unos Caftillos íe habían ganado á FranceTes. De aquí
paTaron al fuerte del Coronel Arbois , y otras tropas al de Bar-
lochi , que es Regimiento de los de Tu Mageftad 5 y aunque no
eftaba alli Tu Coronel , la gente anduvo tan valeroTa , que recha
zó tres veces al enemigo , el qual con una reTolucion extraordi*
na~
2 ,4 SITIO , Y SOCORRO

naria embiftió cftos dos fuertes , el de los Borgoñones , y Varoü


de Zuhite , procediendo tan aventajadamente , que degollaron
mucha gente del enemigo , deícaeciendo tanto de animo , que
no Tolo íe retiraron á fus pueftos , fino que el dia figuiente con
mucha prifa fueron marchando la vuelta de Francia , fin parar
nafta entrar en ella. Y aunque los Cabos del Egercito de fu Ma-
o-eftad fueron de parecer , que fe marchafle figuiendo la victo
ria , pues había tanta Caballería; al Señor Duque de Lorena pa
reció no aventurar mas las tropas , pues fe habia confeguido
echar al enemigo del Condado , con perdida de mas de mil y
quinientos Francefes , los mas Oficiales , y gente particular, ha
biendo retirado gran cantidad de heridos,fin los que perdió quan-
do ganó los tres Caftillcjos , que fueron tantos , que le ocafio-
naron la rabia , y crueldad de ahorcar , contra lo capitulado, al
primer Gobernador , y á los demás defpues de muertos. Y con»
efto quedó por eftc año aquel fidclifsimo Condado libre de las;
invafiones de Francia.

CAPITULO XXXIV.

gUERRA £3VC LA TAKTE DEL "BRASIL.

SSISTIDA la caufa Católica de fu Magcftad con


tan particular providencia de Dios en Flandes , y
en Italia ; no fue menor el auxilio que experimen
tó en el Brafil , adonde luego que llegó el aviíb
al Gobernador Pedro de Silva , de que el Olandcs
cftaba en el rio de San Franciíco haciendo carnes , harinas , y
otros refreícos , infirió prudentemente , que feria con defignios
de ir fobre la Bahía de Todos Santos , por hallarfc diftantc del
rio de San Franciíco quarenta y una leguas. Avisó con efto á to
da diligencia al Conde de Bañólo , queeftaba alojado en la Torre
Gracia de Avila, catorce leguas á la par del Norte de la Ciudad,
de que el enemigo cftaba tan cerca , y que convenia , que con
toda fu gente vinieífe para tratar de la defenfa de aquella Plaza.
Vifitó los Almacenes , reconociendo las armas , municiones , y
pertrechos que en ellos habia; y no pareciendo bailantes, mandó
fabricar otros de nuevo. También reconociólos baftimentos ,
pareciendo pocos,mandó conducir,y comprar muchos mas, ayu-
.dan-^
DE FUENTE-RABIA. 215

dando a ello con fu hacienda , y á fu imitación el Obifpo Don


Pedro de Silva y Sampayo con iu. ducados. Lorenzo de Brito
Correa con éoou. maravedís , mucho ganado , vino , aceyte^y
otros géneros ; y el Proveedor Conftantino Cadena de Villafan-
ti con dos mil ducados , con que de todo Ce fue haciendo la pre
vención necefaria para hallarfe baftecido para qualquiera fitio,
por largo que fueíTe. Reconoció las fortificaciones hechas , y
mandó hacer otras , repartiendo la guardia , obras , y pueftos a
las perfonas de mayor fatisfacion que tenia en fu compañia.
2 Difpuefto todo lo necefario , llegó el Conde de Bañólo,
Capitán General de la Artillería ,y Caballería del Egcrcito de
Pernambuco , y Macfe de Campo General de él con ochocien
tos hombres , á quince del mifmo mes , á Villavieja , media le
gua de la Bahía : y teniendo aviío el Gobernador , partió a ver-
íe con él á conferir todo lo difpuefto , y aífentar la forma que fe
habia de tener en alojar la gente. Eligieronfe los medios mas
apropofito para la difpoficion , prevención , y egecucion de to «
do. Y á catorce en la noche tuvo aviíb el Gobernador , que pa
recían muchas velas fobre Atapoan , un Isleo en la entrada de la
Barra de la Bahía en la punta del Norte , diftante de la Ciudad
un quarto de legua. Puíoíe el Egercito en arma 5 y envió el Go
bernador diverfas tropas de caballos , y Compañías de Infinte -
ria , á impedir que no defembarcaííe el enemigo , y ocupar los
pueftos mas importantes para entretenerle , fi configuieííe echar
gente en tierra. Con los vientos contrarios fe detuvo el rebelde
dos dias , hafta que á diez y feis por la tarde entró en la Bahía
con una Armada de quarenta y cinco velas , veinte y cinco ga
leones de porte, y los demás pataches, lanchas , y barcazas , y en
ellas feis mil hombres da guerra, tren de artillería, y todo lo ne
cefario para formar un fitio á cargo del Conde Mauricio de Na-
fao. Fue caminando por la punta de Monferrate , y doblada fe
abanzó un poco adelante , con intento de echar gente en tierra
al anochecer, media legua de la Barra de Piraja, porque no fueíTe
ofendido de las plataformas de la Barra , y del fuerte de San Bar
tolomé.
3 Afsi como el enemigo iba doblando la punta de San An
tonio , y entrando por la Bahía , fueron figuiendo nueftros ter
cios aquella mifma vuelta , hafta la Barra de Piraja , donde ata
jados , por no tener en que paíár , faltó en tierra el enemigo, fin
ha-
2 1 6 SITIO , Y SOCORRO

haber quien fe lo impidieífe 5 y por fer mala la playa , llena 3¿


abrojos, y piedras , pareció á los Cabos de nueftroEgercito, que
no convenia pafar adelante ,fino que fe guarneciere el fuerce de
San Bartolomé ,como fe hizo , y defde San Bartolomé á Agua de
Meninos. Marchó la demás gente , y la que iba llegando al In
genio del Capitán Diego Moniftelles , diftante dos leguas de la
Ciudad , adonde intentaba oponerfe al enemigo.
4 A diez y fíete de Marzo por la mañana marcharon el Go*
bernador , y el Conde con alguna Caballería , é Infantería al In
genio , dejando la Plaza , y demás pueftos guarnecidos con la
gente necefaria. Aquella noche ocupó el enemigo el alto del In
genio , lugar fuerte por naturaleza , y en el fe fortificó. Quando
llegaron los nueftros , y vieron ocupado , y fortificado aquel lu
gar , deícó el Gobernador defalojar al enemigo. Hizofc Conícjo.
íobre cfto , y íe rcíolvió , que era lo mas acertado defender los
pueftos exteriores de la Plaza , cortar los caminos , é impedir
que no fe aprovechafle de coía alguna de la Campaña. Puíbíe
todo en cgecucion con grande cuidado , y vigilancia , y deícan-
do el Gobernador tomar un prifioncro ,y no habiéndolo podi
do confeguir con la primera orden, propuío premios á quien hi-
cicííe efte íervicio al Rey , con que fueron tantos los que íc tra-
geron , focándolos de dentro de las mifmas fortificaciones del
enemigo , que íolo el Capitán Scbaftian de Soto trajo de una vez
quarenta Olandeíes.
5 A diez y ocho tuvo avifb el Gobernador , que el enemi
go venia por las campiñas , camino del Arrayal Viejo , y pare
ciendo conveniente íalirlc á recibir fuera de la Ciudad, íalieron
él , y ci Conde de Bañólo marchando con los tercios : y en el
barrio de San Antonio acordaron , que el Gobernador volvicííc
a la Ciudad , por fer en ella neccíaria fu Períona para prevenir
16 mas importante á fu dcfenfi , y el Conde con la gente mas cf-
cogida marchaíle , como lo hizo , al Arrayal Viejo, y recono
ciéndole , halló que no habia llegado á él el enemigo , y dejan
do la gente que pareció bailante en los mas importantes pueftos
del camino, con la demás marchó al barrio de San Antonio. El
dia figuientc por la mañana falió el Olandcs de fus fortificacio
nes , marchando la vuelta de la Ciudad con mucha orden por el
camino del Arrayal Viejo , que era folo por donde podia hacer
daño, evitando el que podia recibir de las trincheras del Azudc.
Pa-
DE FUENTE-RABIA. 217

Pareció al Gobernador , que era neceíario enviar luego á preve


nir , y ocupar el puefto de San Antonio al Maeíede Campo Don
Fernando de Ludeña con fu tercio , y otra Infantería Portugue
sa. Egecutólo aísi con grande vaLor , y vifto quan importante
era efte puefto , y que eftaba muy cerca de la Ciudad , y que íi
el enemigo le ganaba , era grande el daño que de él podia reci
bir , fe fortificó con toda diligencia , ayudando al trabajo las
Compañías de los otros tercios.
6 Viendo el enemigo ocupado el puefto de San Antonio, y
la prifa con que en él fe trabajaba , caminó la vuelta de la mari
na , y fe pufo en la colina del Padre Ribero, diftante de San An
tonio tiro de artilleria , que no fe pudieron en un mifmo tiem. -
po ocupar entrambos pueftos , y afsi fe acudió á lo mas impor
tante , por juzgarfe que los fuertes que habia en aquel parage
podrian refiftir , ó entretener al enemigo , hafta que llegado
mayor poder , fucífe cortado 5 pero fucedió ai contrario , pues
con poca refiftencia fe rindieron á partido los fuertes de Agua
de Meninos , Taparipe , y San Bartolomé , no cumpliendo el
enemigo lo capitulado con ellos , haciendo mala guerra a los
rendidos , con que defpertó a los demás á la debida atención de
morir antes con honra en fus pueftos , que infamemente entre
gándolos. Habiendo tenido noticia de cfto el Gobernador , man
dó prender a los Capitanes , y á uno de clips , que era eftrange»
ro , fucedió, que volviendo á recogerfe á fu caía , halló la puer
ta cerrada , y habiendo llamado , falió á la ventana fu muger,
que era Portuguefa , y natural del Brafil , y le dijo : Que no ha
bría, puerta á hombre , que tan bajamente habia entregado el puefto
que le eftaba encargado , y que quando Vmkra hecho pedamos , por
haber ftdo en defenfa de la Religión Católica , y de fu %ey , alegre^
y guftofa le recibiera. Y continuando en otras femejantes razones,
corrido , y afrentado fe fue retirando á los campos, donde fien-
do hallado , fue prefo , quedando contenta la Ciudad , de que
yá que tenia un hombre cobarde , fe hallaba con una muger va-
lerofii.
7 Porque no corrieífe igual fortuna el fuerte del Rofario,
le mandó el Gobernador deshacer , retirando la gente, y artille
ria á la fortificación de San Antonio , adonde el Teniente de ella,
Francifco Pérez de Soto , pufo dos piezas con grande trabajo, y
riefgo , y con otras dos que fe plantaron en San Antonio , fe co-
Tew. X. Ec raen-
2 , 8 SITIO , Y SOCORRO

mcnzó á hacer grande daño al enemigo , y á impedir que no


continuaíTe en fus fortificaciones con tanta íeguridad , como lo
hizo «a los principios. Procuró el rebelde impedir el daño que
recibía de cite puefto , y viendo juntamente las grandes confe-
quencias que fe le feguian para la expugnación de la Ciudad fi
lo ganaba $ en veinte y uno de Abril , á las ocho de la noche
marcho derechamente á él con mil hombres , la gente mas luci-
da de fu Egercito , quinientos de vanguardia , y los otros de Có
cono. En el camino le recibieron unas Compañías nueftras, que
eftaban emboícadas , que aunque eran de muy inferior numero
de gente , pelearon con tanto valor , que íolos ellos hicieron re .
tirar al enemigo con mucha priía , con pérdida de doícientos re
beldes que le degollaron, treinta prifioneros , y treícientos heri
dos. Trabajabafe en todas partes por los nueftros en las fortifica
ciones, habiendofe hecho las trincheras de la Ciudad en menos de
quince dias, acudiendo á la obra los Religiofos , los Clérigos,
Eftudiantes , mugercs,y muchachos con grande conformidad. La
obra del reducto , y trincheras , que fueron encargadas al Mae-
íe de Campo Héctor de la Calce , fe continuaban fiempre con
gran cuidado, y las fortificaciones que eftaban á cargo del Ca
pitán Mayor Felipe Camarón , de cuyos pueftos fe hacia gran
de , y continuo daño al enemigo. Es el Capitán Mayor Cama-
ron , Indio de la tierra , de mucho valor , y fingular afecto al
íervicio del Rey , firve con feiícientos Barbaros , y algunas va-
ces con mas , y es utilifsimo fu fervicio , fu reíolucion , aliento,
y féquito para aquel genero de guerra.

capitulo xxxv.

T%OSigUE LO MISMO.

L Conde Mauricio de Ñafio , viendo lo poco que


habia ganado en tanto tiempo , y quan diferente
opoficion habia hallado de la que imagino á los
principios 5 luego que con tanta felicidad def-
embarcó , hizo un parlamento al Egercito , re-
preíentando como en apoderarfe del puerto de San Antonio con-
fiftia la facilidad de la expugnación de la Bahía , y que ganado
él , quedaba confumada la emprefa. Pufoles delante la honra,
que
DE FUENTE-RABIA. 21 9

que de efto fe les feguiria , el deípojo , el faco de la Ciudad , la


riqueza , y con breve trabajo acabar la guerra con felicidad ,y
nombre inmortal. Ponderábales el numero corto de losnueftros,
refpe&o de la gente del enemigo , los ánimos divididos entre sí,
Naciones emulas , y diícordes , los íoldados mal contentos , y
pagados , acostumbrados á perder , los ciudadanos fin experien
cia , ni valor alguno , llenos de afombro , y confufion , viendo
fobre sí un Egercito tan victoriofb , y grande. Ofreció de parte
de las Ordenes rebeldes , premios , y honras , y difpuíb que no
vecientos foldados, de los de mas esfuerzo del Egercito, juraífen
en fu mano de morir , ó ganar el pucfto 5 y alentado con efto,
efcogió mil y feifcientos de toda fu gente , y entre ellos nove
cientos juramentados : encargóles el afalto de las trincheras de
San Antonio , y el refto del Egercito mandó que ocupaífe una
colina cerca de la Cafa Quemada.
2 En cfte mifmo tiempo el Gobernador Pedro de Silva , y
el Conde de Bañólo , viendo que con las guerras que tenia fu
Mageftad en tantas partes, podia dilatarfe el focorro que tenian
pedido por diferentes aviíos , pufieron íii defenía en la milicia
con que fe hallaban , que ferian dos mil y quinientos foldados,
fuera de la gente de la tierra , y ciudadanos , animándolos con
la defenfa de las propias cafas , mugeres , hacienda , vidas , Re
ligión : poniéndoles delante la perfidia del enemigo, íu crueldad,
obftinados , y rebeldes a Dios, y á fu Rey : que eftaba librado
en íu esfuerzo el vivir con honra , y libertad debajo de la ma
no de un Principe jufto , Católico , y Religiofo ,ó en fervidum-
bre durifsima en poder de hombres viles , hereges , y tiranos.
Que el numero no habia que temerlo , pues efte nunca vence al
valor 5 gente colecticia , marineros , grumetes fin honra, fin in
citamento alguno de virtud , ni de honor , lo mas defpreciado,
y foez de los Eftados rebeldes. Reprefentaba la valentia de las
Naciones Caftellana , y Portuguefa , enfeñadas , no folo a ven
cer por guardar íus cafas , que los animales mas débiles faben , y
fuelen defender nafta la ultima defefperacion j fino a conquiftar
las Naciones mas remotas , y hacer formidable fu nombre en
toda la circunferencia de la tierra.
2 Con eftas razones animados los foldados , deíéaban lle
gar á las manos con el enemigo , y tuvo cumplido efecto bre
vemente fu defeo. Porque a los diez y ocho de Mayo á las ocho
Tow. X. Ec 2 de
220 SITIO , Y SOCORRO

de la noche,comenzó á marchar el rebelde con los mil y fcifcien-


tos hombres , encaminado al puefto de San Antonio. Halló en
el camino algunas Compañías que eftaban emboícadas , y pelea
ron valerofamente , deteniendo al enemigo algún tiempo 5 pero
como era fupsrior en gente , fue cortando la nueftra , y por
medio de multitud de balas , que muy á tiempo fe jugaban de las
trincheras , donde afsiftia el Maefe de Campo Don Fernando de
Ludeña , el Sargento mayor Pedro Martinez con fu tercio , y al
gunas Compañías del que fue de Don Bafco Mafcareñas, con re-
íolucion , y animo grande fe arrojó el enemigo en el fofo , pen-
fando con efto apoderarfe de las trincheras , peleando con gran^
de conftancia , y levantado en el borde de ellas , y arrojado
dentro de las nueftras gran cantidad de granadas , y bombas de
fuego , fin perdonar artificio ninguno de quantos podían con
ducir á fu intento.
4 Acudieron de focorro á toda priíá al puefto de San An
tonio el Gobernador , el Conde de Bañólo , Duartc de Albur-
querque , Luis Barballo , Lorenzo de Brito Correa , el Tenien
te de la Artillería Franciíco Pérez de Soto , y el de Maefe de
Campo General Alonfo Giménez , Martin Ferrera , y otros Ca
pitanes, que con fu valor, y egemplo animaron a los demás fol-
dados á rechazar al enemigo de aquel puefto > el qual viendoíc
muy acofado de los nueftros , queriendo esforzar , y íbeorrer á
la gente que fe hallaba en el fofo con la que habia dejado en la
colina de la Cafa Quemada , donde tenia ocupado puefto para
aíTegurar las efpaldas , é ir enviandola de refreíco á la parte que
fueíTe necefaria , fe le opufo elMaeíe de Campo Juan Ortiz con
fu tercio , y fu Sargento mayor Don Juan de Eftrada , que íc
hallaban con algunas Compañías del tercio de Portugal de Per-
nambuco , todo á cargo de Luis Barballo en las emboícadas pre
venidas para acudir á efte intento, los quales rompieron el Eger-
cito contrario , haciéndole volver las efpaldas con gran pérdida
de gente , íeñalandofe en efta ocafion el Capitán Don Gregorio
Cadena Vandeíra de Meló , que recibió cinco balazos , aunque
ninguno de peligro , y el Capitán Don Pedro de Rojas, quedan
do mal herido el Capitán Antonio Rodríguez.
5 Viendo los nueftros que duraba fiempre la pelea en el fo
fo , fe reíolvió que el Maefe de Campo Luis Barballo falieíTe fue
ra de las trincheras á pelear con el enemigo , y deíalojarlc de él;

l
DE FUENTE-RABIA. 221

y egecutandolo luego , falió por el Dique de la Cafa Quemada


con los Sargentos mayores Antonio de Freirás de Silva , Fran-
ciíco Duarte , y otros. Dieron al enemigo de trabes , y al mif-
mo tiempo de frente los de las trincheras , donde fe peleó gran
de rato con fingular valor de ambas partes, hafta que el enemi
go , no pudiendo refiftir , fe pufo en huida , deípues de haber
peleado tres horas en el fofo. Acudió con fu tercio del fitio de
las Palmas á efte tiempo el Maefe de Campo Hector de la Calce,
que aun tuvo lugar de dar dos cargas al enemigo al tiempo de
fu retirada. Luego tocaron al arma en los fuertes de San Diego,
y San Antonio , donde el rebelde con doce barcas hizo demos
tración de acometer ; y aunque á nueftra gente les puíb en al
gún cuidado , pero el Proveedor mayor del Eftado del Brafil Pe
dro Cadena de Villafanti , y Pedro Correa de Gama , que efta-
ban en la Plaza de Armas , con otros Capitanes ,y foldados, en
viaron un recado á los Generales, que no tuvieíTen cuidado,
porque ellos íocorrian aquellos puertos , como lo hicieron con
las Compañías , que eftaban de la parte de San Benito , que con
gran prefteza fueron á ocupar la Playa , para impedir que el
enemigo echaíTc en tierra fu gente.
6 Toda aquella noche fe aísiftió en nueftros quarteles , y
luego que amaneció llegó un trompeta del Conde de Nafao a
pedir fufpenfion de armas para retirar , y enterrar los muertos;
Concediófele , y fue en rehenes de nueftra parte el Capitán Pedro
de Arenas , quedando de la fuya otro Capitán. Entregaronfelc
trecientos y veinte y fiete muertos , que el Gobernador mandó
llevar en carros , demás de otros muchos que no quifieron reci -
bir : habiendo fido los que murieron en efta noche íblafetecíen-
tos , y entre ellos ocho Capitanes , y mas de quinientos heri
dos. De los nueftros murieron fefenta y dos , y íalieron heridos
ciento y nueve , y Sebaftian de Soto , que murió dentro de po
cos dias. Y los heridos particulares fueron los Capitanes Anto -
nio Rodríguez , Antonio Montero Becerra , Don Juan de To-
fcftr, Juan Pérez de Meló, el Sargenro mayor t Antonio Freytas
de Silva , y algunos otros Alféreces , y Sargentos reformados.
7 Metió el enemigo en las trincheras , y Ciudad mas de dos
mil y quatrocientas balas , fin que con ellas ofendieíTe á perfona
alguna , habiendo hecho grandes ruinas en caías , y Conventos
diferentes. Fucfc continuando de nueftros puertos la ofenfa del

ene-
222 SITIO , Y SOCORRO»

enemigo , el qual para aíTegurarfe en la parte que fe había reti-¡


rado, hizo cuebas en la tierra , y otras prevenciones , y fortifica
ciones , á las quales pareció al Conde de Bañólo fe dieíTc un afal-
to real para hacer ella facción mas gloriofa. Y habiéndolo en
tendido el rebelde de dos prifioneros que tomó , levantó un
trincheron alto para que de ninguna parte pudieíTen íer viftos
fus movimientos. Y fiendo la noche de veinte y feis muy tor-
mentofa , habiendofe difparado dos piezas refolvió no detencríc .
un punto , y vergonzofomente fe embarcó con tanta prifa que
dejó en el quartcl muchos baftimentos, y en los fuertes de Agua
de Meninos , Monferrate , y San Bartolomé , que también def-
ampararon , toda la artillería, municiones ,y armas que en ellos
habia. Egecutó el rebelde en quantos moradores pudo coger de
aquel diftrito, notables crueldades , como lo habia hecho en las
falidas , y entradas fin perdonar mugeres, viejos, y niños, paían*
dolos á todos a cuchillo.
8 Cobrando nueftra gente las fortificaciones que tenia ocu
padas , halló en el fuerte de Agua de Meninos una pieza de ar
tillería de bronce , otra de hierro , y en el de Monferrate cinco
piezas de hierro , en el de San Bartolomé quince , y en el quar-
tel donde fe fortificó , feis de bronce con todos los pertrechos
de guerra , fabricas del Egercito, é inftrumentos de campaña. En
veinte y fiete eftuvo el enemigo embarcado fin hacer ningún
movimiento , y a la tarde envió un trompeta con un Ayudante
nueftro, que tenia detenido con doce de los prifioneros que lle
vaba , pidiendo los fuyos. El Gobernador no los envió, por haber
hecho el Conde de Nafao mala guerra faltando á la palabra en
no haber entregado los foldados del Capitán Bedoya , que tomó
en el fuerte de San Bartolomé, y haber tirado con balas venenó
os. En veinte y ocho por la mañana fe hizo a la vela , fin eíperar
que volvieífe el trompeta, con pérdida de dos mil hombres entre
muertos , prifioneros , y heridos. De nueftra parte murieron
ochenta, y quedaron heridos ciento y diez y feis. Y habiendo lle
gado un navio nueftro cerca del fuerte de San Antonio , que iba
de la Ciudad de Oporto, al tiempo que iba faliendo el rebelde,
enviando el Gobernador doce lanchas con cinquenta mos
queteros , le trageron , y metieron en el puerto de la
Ciudad , fin que el enemigo intentaíTe
ofenderle.
CÁ-
DE FUENTE-RABIA. 225

CAPITULO XXXVI.

VOLCAR BSr%A^(0 , QUE TA%ECIO

por Junio en la Isla de las Terceras.

Etirado el enemigo con pérdida de gente , reputa


ción , y artillería , de la Ciudad de San Salvador
del Brafil , y concebidas las buenas eíperanzas que
fe deben tener , de que la Armada que eftaba pre
venida en Portugal , hallando los fucefos de aque
lla guerra en tan buen citado , han de obrar los efc&os que fe ef-
peran en el fervicio del Rey , y reputación de fus armas. Antes
de volver al fitio, y focorro de Fuente-Rabia , no ferá fuera de
propofito el referir de pafo el Volcán eftraño que en la Isla de
las Terceras pareció por Junio de efte mifmo año, pues también
fe puede tener por fucefo de guerra el pelear entre sí los elemen
tos. A veinte y feis de Junio comenzó á temblar la tierra de
aquellas Islas , fcñaladamente la de San Miguel , que es donde
aísifte el Gobernador , de manera , que con la concufion gran
de de los edificios , temblor del fuelo , y el terror que cania efte
linage de calamidad á los mortales , defamparaban fus cafas,
y falian á los campos , no teniendofe aun en ellos por fe-
guros.
2 De alli á algunos dias fe vio , á dos leguas de la mifma
Isla , dentro de la mar , en mas de ciento y fefenta brazas de
profundidad , vomitar inmenfa materia de fuego , ficudido el
pefo infinito de las aguas que tenia fobre sí con la violencia de
efte activo , y poderofo elemento ; llenando de nubes , humo,
confufion , y afombro todo aquel Orizonte 5 defpidiendo , y le
vantando al Cielo tanta multitud de piedras envueltas en ceni
za , con pedazos tan grandes de efta impura materia , que ha
bía algunos iguales a montes de inmoderada grandeza, los qua-
les levantaba la violencia del fuego algunas lanzas fobre las on-
das mifmas de la mar , y volviendo á caer , parte refuelta en
polvo, y parte condenfada, y ponderofa , vino á formar un Isleo
de legua y media de largo , y fefenta brazas de alto , donde ha
bía ciento y cinquenta de profundidad.
Pe-
224 SITIO, Y SOCORRO

3 Penetró el caliente humor, que el Volcan deípedia de si,


los fonos de las aguas , quemando dentro de ellas tanta canti
dad de peces , que facudidos defpues á la ribera , eícriben los
vecinos de aquella Isla , que podían llenar dos naos grandes de
la India , que fuelcn fer de mas de mil y dofeientas toneladas.
Las caufas naturales de tan prodigioíos efectos las tratan baftan-
tcmente los Filofofos , fi bien ion muy raros los que (c hallan
eícritos con tan admirables circunftancias. Lasque noíbtros po
díamos cfpccular , afsi morales , como íbbrenaturales , no dejan
de -dar bailante indicio de la ira de Dios fobre los hombres, pues
al tiempo que tan ciegamente fe combaten unos á otros fobre la
fuperficic de la tierra, cafi en todas las partes del mundo : en la
Afia entre Turcos , y Perfianos con tan poderoíbs Egercitos ; en
la Africa los Barbaros entre sí , y con los Moros , y Turcos 5 en
la America contra nueftras Armas los rebeldes Araucanos , y
otros Barbaros , y Gentiles , oponiendoíe á la verdadera Leyj
en la Europa . Católicos contra Hereges, y lo que peor es, Cató
licos contra Católicos ; fuelta Dios también en los profundos íe-
nos de la tierra los miímos elementos , dejándoles que tengan
entre sí tan fiera concufion , y pelea , que el fuego venciendo
al agua , manifieftc la juílicia de Dios contra los que fueren
caufa de eftas miferias feñaladamente á aquellos , que pofpo-
niendo la paz de las gentes á la ambición propia , y la cauíá
de la Religión Católica , y gloria de Dios , á la anfia de cften-<
der fu poder, y de ufurpar lo ageno , revuelven el mundo con
tan grave daño de la verdadera Religión , y aumento de los
que divididos de la Iglefia Romana crecen á la fombra de
nueftras diícordias.

CA-
DE FUENTE-RABIA. 225

CAPITULO XXXVII.

TKQSigUE EL SITIO VE FUE^TE-%iBIA,

ON el fuceíb de haber quemado los doce navios


la Armada Francefa en el Puerco de Gecaria , pu
do alterarle la reíolucion que tenia el Almirante,
y Marqués de los Velez de acercarfe con fuEger-
cito a las trincheras del enemigo , pareciendo
muy verifimil , que hallandofc con mas de fefenta bageles el
Francés , y un Egercito tan grande como el que tenia (obre Fuen •
te-Rabía , intentaría fin duda tomar por mar , y por tierra los
Pafages , Lezo , Rentería , y los demás pueftos que habia def.
amparado ; con que no íblo volviaá hacerfe Señor del Puerto del
Paíage , que es el mejor de aquella cofta , fino á tener en conti
nuo cuidado á San Sebaftian , y hallaríé en fácil difpoficion pa
ra mayores progreíbs 0 con que dejaria cortado al Marqués de
Mortára en la montaña , ó haría mas fácil defalojarle , ó romper-
le. A efta cauía enviaron los Generales Almirante , y Marqués,
gente para que defendieíTc los pueftos del Pafage , y Rentería, y
al Coronél Don Diego de Ifafi, y á Don Antonio Gandolfo, pa
ra que reconocieíTen lo que fe podria obrar prontamente para íu
defenfa.
2 Fueron , y les pareció conveniente poner una cadena en
la boca del Puerto, y que con la artillería, que para efto íe trajo
de San Sebaftian , íe pufieílen algunas baterías en tierra , y íe
acomodarle de manera , que fe pudieíTe defender contra la mar,
que era lo que entonces tenia mas riefgo. Egecutófe aísi , y que
dó efte pueftoá cargo del Sargento mayor DonMiguéldeBerois,
hafta que viendo que parte de la Armada del enemigo fe volvió
al canal de Fuente-Rabia, y el otro trozo quedó fiempre á vif-
ta de Getaria 5 fe ordenó al Maefe de Campo Don Juan de
Chauri , que eftaba con fu tercio embarcado en los ocho bage
les furtos en San Sebaftian , y al Gobernador Freijó que los go
bernaba en lo que tocaba á la mar , fe vinieífen al puerto del
Pafige , y poniéndole en la boca de la entrada , aífeguró aquel
cuidado.
$ A efte tiempo llegó de Cataluña el Regimiento de la
Tom. Xj Ff guar-
2 26 SITIO , Y SOCORRO

guardia de fíi Mageftad , cuyo Coronel es el Conde Duque 5 y


por tener orden el Marqués de Mortára para gobernarle , y fer
Teniente Coronel , pidió al Almirante mandaííe , que íubiefle
cite Regimiento al puefto que tenia ocupado , afsi por fer la
gente de tan buena calidad , como porque tuvieíTe lo que le to
caba , que era la vanguardia. Ordenólo afsi el Almirante 5 pero
mandó , que el tercio que tenia el Marqués , en que ( como íe
ha dicho ) iba la nobleza de Efpaña , que firvió en efta ocafion
á íii Mageftad , fe aquartelaífe abajo , incorporandofe con todo
el Egercito. También llegó luego el Maefe de Campo General
Gerónimo Roo , y confecutivamente el Regimiento del Conde
de Aguilar con trefeientos Napolitanos , gente muy eícogida del
tercio del Maefe de Campo Don Leonardo de Moles , y qui 1
nientos hombres de la Armada Real , á cargo del Capitán Don
Alonfo de Salamanca.
4 Habiendo llegado efta gente , partieron el Almirante de
Caftilla , el Marqués de los Velez , y los Maefes de Campo Ge
nerales Marqués de Torrecufa , y Gerónimo Roo, al puefto del
Marqués de Mortára , y llegando á la Hermita de Santa Barba
ra , reconocieron defele ella los quarteles del enemigo , la Plaza,
y los acoques , y fortificaciones , y vieron el valle abajo tres lla
nos en un poco de altura , cubiertos del puefto de Santa Barba-
. ra, muy cerca de los quarteles Francefes. Aqui parecía conve
niente que el gruefo del Egercito fe aquartelaíTe , enviando al
guna parte de él á la vifta de Irun , y de allí fe pondría en cui
dado al enemigo , fiendo afsi , que los bofques que habia delan
te mandados del puefto , hacian el fitio muy fuerte. Podiafe ve-i
nir á él con mucha feguridad , enviando embofeadas delante,
por fer muy doblada la campaña , y aquartelandofe en ella el
Egercito , fe ganaria la eminencia del enemigo , y fuftentaria fá
cilmente. Tomófe por entonces refolucion de enviar al mifmo
puefto que habían reconocido dos Compañias de caballos , con
que las eícaramuzas por aquella parte íe iban continuando mas
frequentemente , y mucho mas defpues que entendió el enemi
go que habia llegado el Regimiento del Conde Duque , al qual
llamaba muy frequentemente en él al Marqués de Mortára, pa
ra que les cmbiftieíTe , acordándole la facción de Leucata.
5 Entretanto que fe iba encaminando , y difponiendo el
focorro, no cefabael enemigo de batir la Plaza, ufando de quan-
tos
DE FUENTE-RABIA'. 227

tos medios pueden imaginarte para eftrecharla , y quando lós de


ella fe hallaban tan fatigados , como te deja entender , cobraron
algún confuelo con las nuevas que á los veinte de Agofto tuvie
ron del Almirante , en la carta que trajo el Gaícon , de que muy
prefto les focorreria , cnviandolcs una inftruccion del modo con
que fe habían de comunicar con la gente del puerto de la mon
taña de Santa Barbara , que el Marques de Mortára habia oco-
pado
6 Tenia muy adelante el enemigo una mina , que les daba
mucho cuidado , y fe ordenó al Alcalde Diego de Butrón que
la contraminaíTe. Egecutólo afsi , y halló que habia cerrado la
boca de la comunicación el Francés con grandes piedras , y con
mucha cantidad de talegas de greda , reconociendo que las cen
tinelas del cubo no eftuvieron tan atentas como debian , pues
dejaron trabajar al enemigo toda la noche. Creyóte que la ha -
bia cerrado para quitar la comunicación , y los de adentro fin
noticia del engaño , comenzaron a detembarazarlamina,facan-
do mas de quarenta quintales de piedra , y fetenta talegas de
greda , afsiftiendo dentro de la contramina el Alcalde Diego de
Butrón muchas horas , con increíble valor , y conftancia , fien-
do el rieígo muy conocido. Enviófe á efte tiempo á dar prifa al
Alférez Don Franciíco del Molino al trabajo de la contramina,
y a las dos de la tarde , al tiempo que comenzó el Francés á ti
rar bombas a la Plaza de Armas de la muralla, llegó también el*
Padre ifafi á folicitar el trabajo de los nueftros. Luego falió de
la contramina Don Franciíco del Molino , informando lo que
habia dentro.
7 Dio el enemigo á efte tiempo fuego á la mina , y por la
boca que eftaba hecha por la parte de la Plaza filió un volcán
de piedras , tierra , y fuego tan grande, que voló los fíete hom
bres que eftaban dentro de ella trabajando , y los hizo pedazos,
fin que ninguno quedarte vivo , derribando también álDon
Franciíco del Molino , y al P. ifafi , los quales quedaron maltra
tados , aunque fin herida. Al punto fe entró á reconocer defec
to que habia hecho en la muralla , y hallaron que no hizo bre
cha bailante , porque la carga fe volvió contra el enemigo , ha
ciéndole grandifsimo daño, y matando muchos Francefes. Arri
móle nueftra gente á la muralla , y los Irlandefes íe pufieron en
la cortina que cftá pegada al cubo , por fer aquel puefto el que
Tom. X Ff * les
»i8 SITIO, Y SOCORRO

les tocaba , como también el de la caíamata de aquel lado. Puío-


íé la gente de las demás Compañías en la trinchera , que fran
queaba la entrada de la cafamata , con las cuerdas caladas , por
que el enemigo no abanzaíTe. Acudieron todos los reformados
con mucho aliento , y los dos Capitanes Irlandefes Don Daniel,
y Don David. Jugaba el enemigo fu artillería con grande furia,
c hizo frente ala muralla con trefcientos Infantes Francefes de
los mns efeogidos , encaminándolos al fofo j y en las cafas de la
Marina pufo un crecido Efquadron , abanzandole nafta la mu
ralla , dejando de refguardo una buena tropa de caballos. Mof-
traronfe con gran refolucion los de afuera al acercarfe , y los de
adentro al defenderle.
8 Viendo el enemigo , que no habia brecha en la muralla
bailante , trató de retirarle , ficndo cierto, que tuvo tanta cfpe -
ranza en efta mina , que vinieron muchas mugeres de Andaya
de Francia al faco , creyendo fe tomaría aquella tarde la Plaza.
A veinte y uno de Agofto , viendo el Francés el poco efecto de
la primera mina , comenzó á caminar con nueva galería un po
co mas abajo para minar en el mifmo cubo , haciendo fiemprc
grande esfuerzo en romper por efta parte la muralla. Para efto
hizo tres galerías , la primera hacia el ángulo , pero llegando á
la mitad del fofo , lo impidió el agua. Lo mifmo le fucedió en
la fegunda : y en la tercera arrimó tablones gruefos , y otros ar
tificios de madera , pareciendole que fi abria camino , abahza-
ria la gente , fin que los nueftros le pudieífen ofender.
9 A veinte y dos , los de adentro trabajaron en la íegunda
contramina , haciendo principio en la primera , por donde íe
habia quebrantado la muralla , y dentro dé tres dias , con gran
de dicha , íe encontró por la contramina con el enemigo , co
giéndole por travesía. A los veinte y tres comenzó á picar en la
parte del baluarte de la Reyna en dos partes , diftantes una de
otra como dos picas y media, fin que los de la Plaza , aunque
peleaban incefantemente de noche , y de dia con bombas , pie
dras , y cañonazos , matándole mucha gente , pudieíTen emba
razar que llegaífc á picar la muralla.
io Efta noche hizo el enemigo falva general con la mof-
queteria , comenzando de los quarteles de Mendelo ; y creyen
do muchos de los que eftaban en la Plaza , que peleaban con
nueftro Egercito , acudieron á la muralla á reconocerlo. Profi-

, guió
DE FUENTE-RABIA. 229

guió el enemigo la íalva en los demás quarteles,y en Andaya,y


figuiendofe defpues la Artillería, fe conoció que era alguna fiefta
que folemnizaba , fin que entendieífen los de adentro ^a caufa,
haftaque á los veinte y quatro, dia de S. Bartolomé, les habló el
Marqués de Geures dcfde las trincheras , diciendolcs , que habia
fido la falva por la quemada de nueftra armada , añadiendo el
Marqués : ¿Que era lo que pretendían hacer ? A que refpondierón
los de adentro : Que defender/e , o morir. Replico él : Que el morir
era bien quandofe feguia algm fruto en ello , pero quando no , para
qué ? Y el Capitán Don Daniel rcfpondió, que para morir con hon
ra : con que fe retiraron , quedando con algún defconíuelo en la
Plaza de la pérdida de rrueftros navios , pero fin primer movii
miento de rendirfe.

CAPITULO XXXVIII.

lardones.

Veinte y cinco de Agofto, defpues de haber halla


do la mina íegunda , anduvieron mas cautos los
de la Plaza , porque no les fuccdieíTe lo que en la
primera} y afsi procuraron hacer tan capaz la con-*
tramina t que el Francés no la pudieíTe cerrar, el
qual pufo cantidad de bombas , y barriles , y atacando ligera
mente la boca de lamina , dieron fuego á la tarde, pero fin mas
efedto que arrebatar el fuego á un íoldado , que fe llamaba *Ber~
nardo (Bardones , y facarlo fuera de la Villa por la boca de ta pri
mera mina} el qual fin turbarfe ( valor bien eftraño ) tomó el
camino para la cftacada de la Plaza , y un Francés , hallándole
pegado á fus trincheras, le dió con un chuzo por las tripas , y íe
las echó fuera , y no obftante la herida , con las tripas en la ma
no, llegó nadando á la cftacada , entró en la Plaza , y defpues
curó de la herida. Efte mifmo dia hablaron los de Andaya con
los foldados de la Plaza , perfuadiendolos á que íe rindieflen , y
diófe orden , que no fe rcfpondieífe defdc las murallas alFrancés,
íupuefto que era el intento morir antes que rendirle.
2 A veinte y feis de Agofto formó el enemigo otra galería
de barricas terraplenadas , fin abrigo de eípalda alguna , por no
ha-
2 ¿o SITIO , Y SOCORRO

haber trabes que la pudicíTe ofender : todavía fe le ofendió á los


principios con la mofquetería , y el Alférez Lefaca con un arca
buz de caza , no obftantc que tiraba defeubierto , por eftar la
muralla fin parapetos , mató mas de treinta Franceíes , y entre
ellos gente de cuenta. Viendo los de adentro , que la parte de la
Magdalena quedaba libre , y que en la de la Rey na trabajaba el
enemigo, refolvieron de comenzar á los veinte y fíete la reti
rada de la Rey na , porque el Francés iba caminando mucho
mas con las minas , y fi no llegaban á la contramina , eftaban
yá bien cerca.
3 Efta retirada fe hizo en tres dias , ayudando las mugeres
á terraplenarla. Trabajófc también en retirar la artillería, que es
taba dcfencavalgada en lo alto del terrapleno de la Rey na,y abrió-
fe en él grueíb de la muralla de la Magdalena una tronera , para
poner un medio canon contra la galería que había hecho el ene
migo , y profiguiófe la efpalda , que eftaba íobre el terrapleno
de los ceftones , para alojar otra pieza grande contra fus inten
tos. En cftos dias no tuvieron los de la Plaza aviíb ninguno del
Almirante , y Marqués de los Velez , y eftaban con gran cuida
do de faber fi habia llegado la gente de Perpiñan , por eíperar
que con ella fe difpondria el focorro , y les facaria del cuidado
en que cada dia les iba poniendo el Francés $ y para efto trata
ron de enviar á Don Miguél de Ubilla , y porque dieífe cuenta
al Almirante como yá fe gallaban en la Plaza dados de hierro, y
el eftaño fe guardaba para los arcabuces , y para tirar con los
mofquetes a puntería. Acabófede acomodar la pieza en la Mag
dalena , y tratófe de aderezar un canon entero , para ponerlo
contra el baluarte de la Rcyna en que trabajaron el Capitán Juan
de Urbina , y Andrés de Izurraín con particular cuidado.
4 Caminaba el Francés con fu galería hacia el orejón de los
ceftones, que miraba á la Magdalena, para volarle , y defeubrir
con fu artillería nueftras retiradas 5 pero ofendiafele fiempre de
la Plaza , y defde efte puefto ,y de los demás habia muerto nucf-
tra artillería , y mofqueteria tantos enemigos , que fe creía pa-
faban de mil y quinientos los que habían perecido hafta enton
ces.
5 A veinte y ocho íalió de Fuente-Rabia , Don Miguél de
Ubilla con cartas para el Almirante , acompañado de otro tol
dado , y no tuvo efe&o fu intento 5 porque las centinelas del

Fran-
DE FUENTE-RABIA. 2$ 1

Francés lo reconocieron ,con que íé volvió á la Plaza, y efte dia.,


s y el figuiente la batió el enemigo con gran cantidad de balas ,. y

bombas , y acercándole á la muralla con íii galería , queriendo


picarla , fe lo eftorvaron los nueftros con bombas , y piedras,
matándole alguna gente. También íe trabajó en labrar dos efta-<
cadas junto á la Rey na , para cortar aquel baluarte , y recibir al
Francés con la mofqueteria , fi acafo le ganaííe, el qual arriman
do gran cantidad de maderos , comenzó á picar en dos partes la
muralla , la una junto al orejón, y la otra hacia San Nicolás. Los
de adentro comenzaron también á trabajar en fus contraminas,
y efta noche el Capitán Don Daniél Irlandés , Toldado de mu
cho valor , aunque de mucho donayre,dijo á los Franceíes que
eftaban en las trincheras , Si trahian los calenes largos , comofo
lian ? dijeron que sí. Preguntándole , que por qué lo decia? res
pondióles el Capitán , que para arfarles que bufcajfen tijeras para
cortarlos , porque Jiendo tan largos no fabia como hablan de huir.

CAPITULO XXXIX. .

<DO*tAr%ES MILITARES COX£ QUE

aligeran los foldados las intolerables fatigas

del Jitio.

Veinte y nueve fe comenzó por los nueftros un*,


nueva eípalda contra las minas, que en los cefto-
nes trabajaba el enemigo , y porque eftos dias
abanzaba gente por los manzanares , y íe creyó
trataban los de afuera dar fuego á las minas , íc
afsiltió con particular cuidado en la Reyna , ordenando el Go
bernador Domingo de Eguia al Capitán Don Juan Sein , que
con fu gente vinieíTe de la eftacadaal baluarte de la Reyna, que
dando á fu cargo , y del Capitán Don Juan de Veamonte $ y
que en la eftacada afsiftieíTe el Capitán Nicolás de Branfolo con
la gente que trajo , y con otros quarenta agregados , y aísi *íc
egecutó , afsiftiendo en aquel rebellin con grande valor , hajfta
que íe íbeorrió la Plaza.
2 A treinta de Agofto por la mañana envió el Principe de
Condé al Gobernador , y foldados de Fucnte-I^abía , un Tam*
bor,
2;i SITIO , Y SOCORRO

bor , al qual fe recibió en la Villa , cubriéndolo a la entrada la


vifta , y llevándolo al Cadillo , donde acudió el Gobernador , la
Villa , el Sargento mayor, y Capitanes , y dio un papel en Fran
cés , que traducido decia :
El (Principe de Condé mi Señor , General de las Armas del fyj
fu Soberano Señor.
Habiendo reducido á Fuente (Rabia , á e/lado de tener necefidad
de fu bondad, por la fuerza de las armas, y por medio de muchas mi'
ñas , que eftan aparejadas para Volar , cuyo efeño le dará la entra
da en la Tlaza , y defeando que no fe figa una ruina , qual como de
ordinario fucede en las Placas que fe ganan por afalto 5 fu Altela
enVia e/le Tambor á notificar al que manda la Tlaza , para que la
refigne en fus manos , conforme las capitulaciones que gujláre otorgar
les , afsi al Gobernador como á los foldados de la guarnición , y fus
Vecinos , ofreciéndoles , para que Vean el peligro que corre la dicha
Villa , de hacer reconocer á lot quefe feñalaren para ejle efeño , de
parte del dicho Gobernador , el ejlado que tienen las minas. T>efpues
de lo qual fu Altela les declara , no efperen alcanzar ninguna gra
cia de él , antes todo el rigor que la hoftilidad de. la guerra hace fu-
frir a los que una ciega objiinacion UeVa , ha/la aguardar el ultimo
trance. Además que han de penfar , que han hecho todo lo que gente
de bien , y fieles Vafallos deben hacer ; y que las tropas que han te
nido parafocorrerles efián impofibilitadas de hacerlo , por razón defu
flaquera , y las grandesfuerzas ,y trincheras que les tiene a fu opo-
fic.ion , mojirandoles fus defignios , lo qual fu Alteza también ofrece
hacerlas Ver. Fuera de que la Armada NaVal ,y los hombres que ef-
tán en los bageles defiinados para elfocorro de la dicha Tlaza efian to
dos deshechos. En el Campo , á treinta de Agofio de mil y feifeientos
y treinta y ocho.
3 No tardaron mucho en conferir , ni refolver el Goberna
dor , Capitanes , Alcaldes , y vecinos de Fuente-Rabia ; porque
ni las amenazas del General ,ni el conocimiento de haber llega
do hafta lo pofible con la defenfa, ni la contingencia del íocorro,
les dio primera imaginación de rendirfe , y afsi de conformidad
íe refpondió con el papel figuiente.
El yíaefe de Campo (Domingo de Eguia , Gobernador de Fuente-
(ftabía. La de V. Alteza fe ha recibido de mano de ejie Tambor , y
queda entendido lo que contiene ,y agradecidos de la advertencia que
V. Alteza jios da. Habiendo confultadocon la Villa , Sargentos ma
yo*
DE FUENTE-RABIA. 2$$

yores, y Capitanes que hay en ella , lo que hemos refuelto es , que


V. Altela 'Huele las minas quando mandare, y difponga en ellas , y
en lo demÁs como le pareciere , que aqui eflatnos rejueltos á reftftir , y
hacer lo que fe debe a lealifsimos ^afallos de nuejlro fyy ,y Señor (D.
Felipe IV. que © ios guarde , en cuyo fyal nomine , y fenicio ,en de-
fenfa de e/ia Tla^a , todos , mugeres , é hijos efiamos difpuefios á
morir antes que entregarla á V. Altela, ni á otro , que tupiere el go
bierno de las Armas del Chriflianifsimo (Rey de Francia , y en orden
a ello V. Altela difponga lo que fuere férvido. Guarde (Dios aVt AU
te^a felices años.

capitulo xxxx.

VALO% VE LOS T>E FUE^TE-^MIÁ

Emitido efte papel por mano de fu Tambor al


Principe de Conde , quedaron los de la Plaza
amenazados , con el mifmo valor , y reíblucion
que fe pudieran hallar focorridos. El Capitán Don
Daniel folia decir : que habia de defender él folo un
afalto por la Fé , otro por el <Rey , otro por la Villa , otro por la Me-
trefa , otros tres , ó quatro por los amigos. A efte mifmo tiempo fe
iba el Francés fortificando junto á nueftra Señora de Guadalupe,
y acabadas dos fortificaciones , guarnecidas de artillería , difpu-
ío barracas para alojar la gente por las muchas aguas que huvo
eftos dias , con las quales le le dcícompufieron al enemigo las
trincheras , y á los de la Plaza les fueron utilifsimas , porque lle
go á faltar el agua de manera , que bebían, afsi como comenzó
á llover , de la que hallaban en los hoyos que hicieron en la
Plaza las bombas del enemigo, y con la que eftos dias cayó fe
llenaron las cifternas , y fe refreícó , y alentó mucho la gente.
2 A treinta y uno de Agofto, al amanecer, fe acabó de aco
modar en la Plaza una pieza de quarenta libras que mira á la
Reyna : cuidóle de hacer balas , y prevenir las demás cofas ne-
cefarias para quando el enemigo hicieífe brecha , aunque fierra
pre pareció , que no habiendo pafadola contramina con las dos
minas que trahía , habían de quedar cerca de diez pies de mura
lla , hallandofe en fuípenfion los cercados del efc&o que harían
las minas.
Tom. X. Gg El
2?4 SITIO, Y SOCORRO

2 El dia primero de Septiembre á las ocho de la mañana,


fincieron venir raftro de fuego, y al punto voló cafi toda la fren
te del baluarte de la Reyna , rompiendo una pared de mas de
veinte y dos pies de gruefo , pero fue de manera , que no podia
entrar fácilmente el enemigo por ella, por quedar entera la mu
ralla que habia defde la contramina adentro.
4 Luego fe abanzaron los de la Plaza á defender la muralla,
pero mucho mas á la contramina, por ver que el Francés inten
taba alojarfe en ella j y en fu defenfa pelearon todos con mucho
valor , feñalandofe efte dia Don Juan Sein , y fu Alférez Domin
go Valardi , y el Capitán Don Daniel, y los Irlandefes , porque
pelearon dentro de la contramina entre una efpefa humareda de
pólvora con intolerable olor , y notorio peligro. Afsiftió mucho
dentro de la contramina el Sargento mayor Oforio , que bajó
con gente de refrefeo diverfas veces , peleando , y animando á
los demás , y ordenando el folo todo lo que fe obró , y difpuíb
dentro de ella. Efte dia también fe fcñaló mucho el Capitán
Adrián Pulido, y otros que pelearon feis horas, haftaqueel Fran
cés cerró la boca de la contramina que formó la brecha , corir
maderas , y faginas , quedando alojado dentro, y principalmen
te en el pedazo que quedó hacia San Nicolás.
5 Ordenó el Gobernador que fe fortificaíTe la contramina,
y fe halló forma para hacerlo , porque el enemigo fe habia aíTe-
gurado de los de la Plaza , y los de ella del enemigo. Pero entra
ron los cercados en nuevo cuidado , de lo que podia intentar
por dos puertas que habia dentro de la contramina debajo del
terrapleno de la Cafimata , que mira á San Nicolás , que antes
del firio eftaban terraplenadas , y con fu pared de mampofteria,
abriendofe por la parte de dentro para dar comunicación á la
Cafimata , y para que quando el Francés dieíle fuego á la mina,
perdieífe fu fuerza la pólvora , reípitando por aquella parte. Te-
miófe que minaífe el Francés por allí , y tratóle de hacer una
zanja para deícubrir las puertas , en que trabajaron cinquenta
hombres , los veinte y cinco íoldados , y los demás de la Villa.
También recelaban los de adentro que el enemigo minaría la
muralla que habia quedado al terrapleno defpues de la primera-
mina j y para atender á efto habia centinelas duplicadas en la
contramina, y el Francés defde dos troneras que dejó, hirió muy
mal á dos de los nueftros. A efte tiempo oyeron que el enemigo
cía-
DE FUENTE-RABIA. *?5

clavaba eftacas , y que picaba la muralla; porque aquella noche,


y los dos dias figuientes trabajó en hacer dos minas, con que vo
ló buena parte de la muralla.
6 Profeguiafe también inceíantementc la efpalda de los cc£
tones , y pufofe un pedrero en un lado del parapeto , á quien ti
raban los Francefes algunos cañonazos , y quitaron la batería,
que tenían en la marina , muy en favor de los nueftros , por ha
ber dejado libre la pieza que barría el foíb , y frente del baluar
te la Rey na. Continuabafe la nueva contramina , teniendo en
gran fufpeníion lo que el Francés obraría en la de la Reyna , y
en los demás medios , que intentaba para la expugnación , que
eran quantos pueden imaginarfe.
j Al tiempo que los de la Villa fe defendían con cfte valor,
el Almirante , y el Marqués , difpuefto todo lo neceíario á los
últimos de Agofto para intentar el íbeorro, enviaron á llamar
al de Mortára á fu quartel , y fe formó junta , en que concurrie
ron con los dos Generales , Almirante , y Marqués de los Vclez,
los dos Maefes de Campo Generales Marqués de Torrecufa , y
Conde Gerónimo Roo , el Gobernador General de la Artillería
Sebaftian Granero , Don Diego de ifafi , el Marqués de Mortá
ra , y los Tenientes de Maeíe de Campo Generales Don Diego
Caballero , y Don Antonio Gandolfo.
8 El Almirante propufo la necefidad del íbeorro de Fuen
te-Rabia , lo que fu Mageftad encargaba con repetidas cartas,
epanto feria de fu íervicio , que en todo caíb fe configuieífe lo
que eferibia el Conde Duque á cada uno de los que alli afsiftian:
que habia llegado la gente de Cataluña , íbbre la que habia en
el Egercito , con que no parecia inferior el nueftroal délos ene
migos : quanto merecían los de la Plaza que fe aventuraííén rk>r
fu focorro , quando ellos , tanto mas de lo que parecia pofible,
habían obrado en fu defenfa : el crédito de las Armas del Rey en
focorrerla: el deícredito en que fe perdieífeálavifta de tan gran
de Egercito , y de Capitanes de tai experiencia , y valor , qualcs
concurrían en él, y en aquella Junta : y que afsi fe diícurrieíle
en lo mas conveniente , qnanto á la forma de la egecucion de
efte intento , fupuefto que no podia dudaríe que era jufto , y
predio , en qualquicr manera difponer el íbeorro.
9 Dividiófe en pareceres la Junta , fiendo unos de opiniori,
tjuc era bien que defde luego fe fueíTen á reconocer los pueftos
Tow. X Gg z de
2¿6 SITIO, Y SOCORRO

'de Irum por perfonas de valor , aunque fe arricfgaíTc el perder^


las , y que fe efeogieífen mil y quinientos , ó dos mil hombres,
de la gente mejor de todos los tercios , é intentaíTen por aquella
parte la facción , fin moverfe todo el cuerpo del Egercito. Los
que íeguian eí\e parecer ponderaban las fuerzas del enemigo:
que íu gente llegaba á diez y ocho mil hombres, y mil y quinien
tos caballos, masfuperior el numero , y los Regimientos mas
viejos que los nueílros, fatigados en el fitio , pero egercitados
en él , aunque á los principios llegaron vifoños, los que ya ferian
valientes foldados. Que fi fe empeñaba todo el Egercito con el
defeo de focorrer la Plaza , era contingente algún fucefo defdi-
chado , con el qual no folo fe rendiria Fuenre-Rabía , fino quo
volverían á cobrar á Rentería , Lezo , y los Pafagcs : caeria la
Villa de San Sebaftian , quedando en contribución la Provincia^
y por ella el camino abierto á Navarra. La fuerza del Egercito
era la que habia de intentar el focorro , pues los viíbños, y Mili
cias agregadas del Rey no, mas fervirian de confufion á los nuefc
tros , que de daño , 6 terror al enemigo. Si con dos mil hombres
viejos no fe focorria la Villa por un quartel , no habia que efpe-
rar de todo el Egercito , fiendodificultofa emprcfi , aun páralos
foldados mas egercitados , embeílir al enemigo en fus trinche
ras , y mas hallandofe fortificado con dos mefes de tiempo , fin
tener que recelar íalidas de la Plaza , eftando tan falta de gente;
debiendo prudentemente ponerfe á los ojos , no folo la defenía
de Fuente-Rabia , fino la de tantas Provincias , Ciudades , y Vi*
Has , como cubría efte Egercito por aquella parte de Eípaña.
10 Otros eran de parecer, que toda nueftra gente , Infan
tería , y Caballería debia acercarfe al enemigo , y dándole arma
por todas partes , intentar por una el focorro 5 y era efto confor
me alo que fu Magcftad , y el Conde Duque con diferentes car*
tas , y ordenes habia advertido , y difpucfto. Fundábanle en el
valor de nueftras tropas , donde confideraban mas de cinco mil
foldados viejos , Caballeros , y períonas particulares , los Cabos
valeroíos , y experimentados , defendiendo nueftras caías y fien-
do nueftro el fuelo que pifamos. Los Francefcs fatigados del fi
tio , gente colecticia , y armada por fuerza , con aníia , y deíeo
de volver á fu tierra.Nacion á quien no endurcce,antes enflaque
ce el trabajo , de cuyos acometimientos íblo pueden dar cuidado
los primeros. Ponianfe en confideracion las ordenes precifas de
DE FUENTE-RABI A. 2 ?7

fu Mageftad , y íbbre fu férvido , el gufto que fe le daria en el


focorro : quanto fentiria , que gente que tanto valor había mof-
trado en la defenfa de la Plaza, fe perdieíle : el deícredito de Na
ción tan valcrofa , como la nueftra , fi á vifta de tantos Efpaño-
les fe la llevaíTe el Francés , introduciendo en Efpaña una guerra
fumamente embarazofa , y fenfible , y que habia de retardar
tanto los focorros á las armas de afuera. Conducía mucho al in
tento los avifos que habían venido de Flandés, y de Italia , don
de todas las facciones de los Eípañoles las habían egecutado eftc
año dentro de las trincheras , y fortificaciones enemigas : fi ha
bíamos de tener menos esfuerzo en nueftras mifmas cafas , del
que moftrabamos en las agenas , no creyendofe que afsi íe hu-.
vieífe atrincherado el Francés , como lo fabe hacer el rebelde:
que fi por una parte fola fe embeftia al enemigo , no tocándole
arma , ni acercandofe el Egercito por otras , feria grande la defi-
gualdad con que pelearía el trozo de nueftra gente , que inten-
taíTe el focorro ; porque no divertido el Egercito Francés , refor
zaría el quartel embeftido , y vendrían a pelear dos mil Efpaño-
lcs contra diez mil Francefes , y en fus fortificaciones.
1 1 Oídos los pareceres, refolvieron el Almirante , y Mar
qués feguir eftc ultimo, y las ordenes de fu Mageftad. Y porqufc
fe juzgó conveniente en fuegecucion aquartelarfe nueftro Eger
cito en los llanos que fe reconocieron de la Hermita de Santa Bar
bara , en la eminencia que defendía el Marqués de Mortára , fe
le ordenó que fe volvieífe á fu puefto , y que los dos Maeíes de
Campo Generales , con Don Diego de ifafi , Carlos Guafco ; y
Don Gerónimo de Tutabila , y los Tenientes deMacfe de Cam
po Generales Don Diego Caballero , y Don Antonio Gandolfo,
y el Sargento mayor Don Benito de Quiroga , fueífen á recono
cer los caminos para irá los pueftos que íe habían elegido , acer
candofe lo pofible al enemigo , para ver mejor informados , lo
que fe podría egecutar , en conformidad de lo que el Conde Du
que también había prevenido , y advertido en fus cartas ,con el
conocimiento que tenia de aquellos pueftos , defdc que fue
con fu Mageftad á Ir un , y con particular atención los
había reconocido.

cA
£?8 SITIO , Y SOCORRO

CAPITULO XXXXI. ;

<P%OSigUE LO MISMO.

Arrieron áefto el dia figuiente , llevando delante


algunas embofcadas , por fi intentaífe el enemigo
impedirlo , y por la eminencia les iba cubriendo
con golpe confiderable de mofquereria el Marqués
de Morrára , habiendo por arriba reforzado la ef
caramuza con el Francés , para mayor feguridad de los que iban
por abajo. Volvieron los Maefes de Campo Generales Marqués
de Torrccufa , y Gerónimo Roo, y los demás Cabos que habían
ido con ellos , de reconocer eftos pueftos , y confiriófe otra vez
íbbre la egecucion del íbeorro , refolviendo , que el Egercito fu-
bieíTe á las eminencias del monee de Jafquibél , enviando á Don
Pedro Girón con dos mil infantes á dar vifta al quartcl de Irun,
y que fueífe con mil y quinientos el Maefe de Campo Antonio
de Efpejo por la falda de la montaña hacia los quarteles bajos del
enemigo , volviendofe el Marqués de Mortára á confervar ííi
"puefto.
z El día figuiente , que fue á dos de Septiembre, llegaron
el Almirante , y Marqués de los Velez con el grueíb del egerci
to a las colinas de Jafquibél, habiendo enviado á Don Pedro
Girón , y al Maefe de Campo Antonio de Efpejo á los pueftos
que fe les feñaló , y diófe orden aquella noche al Marqués de
Mortita , que con la vanguardia embiftieífe contra los pueftos
del enemigo por aquella parte : y también fe le ordenó á Don
Pedro Girón , y al Maefe de Campo Efpejo que hicieíTen lo mif-
mo por el quartel de Irun , y lo reliante del Egercito en batalla,
en nueve Eíquadrones , figuieííe la vanguardia. [ . .
5 Reíuelta efta difpoficion , y todos con determinación
grande de íocorrer la Plaza , ó morir íbbre las fortificaciones del
enemigo, fue Dios íervido de enviar aquella noche üna tempef-
tad tan deshecha de agua , viento , niebla , y granizo , que cau
só tan gran confufion , continuándole la mifma fuerza , y rigor
de tiempo todo el dia figuiente , que no pudiendo fufrir la íolda-
deíca vifoña eftar al defabrigo , y á fus inclemencias tantas ho
ras , fin tener genero de alivio 5 ni reparo , fue defmandandoíe,

y.
DE FUENTE-RABIÁ. 2$9

y defamparando fus banderas , fin que huvieíTe forma, ni reme


dio como contenerles en buena diíciplina , retirandoíe a buícar
abrigo por todos los lugares del llano j deshaciendo de manera
cfte accidente , y deíorden el Egercito , que á tres de Septiem
bre al amanecer el dia deftinado para el íbcorro , faltaban fiete
mil Toldados de nueftras tropas, habiendo dejado fus armas plan
tadas en los Efquadrones 5 fiendo tal la tempeftad , y íu rigor,,
que fe ahogaron muchos caballos , y algunos íoldados de los que
perfeveraron en fus pueftos , íe caían muertos arrimados á Cus
picas , y mofquetes.
4 Confervaron fus quarteles con los Generales toda la no
bleza del Egercito , y los íoldados viejos , y particulares , y los
Irlandeícs , fin mover apenas los pies de donde los halló la tem
peftad , ni defarrimarfe de íus picas , habiendo durado cerca de
dos dias con fus noches el furor del tiempo. Viendo el Almiran
te , y el Marqués efta deíorden de los vifoñoS , reíolvieron que
fueíTe á Lezo el de Torrecufa , y el Teniente Maefe de Campo
General Don Antonio Gandolfo , y procuraífen recoger allí en
Rentería , y los Pafages toda la gente que fe habia retirado , y
entretanto quedaron los dos Generales en los quarteles de las
eminencias , padeciendo la violencia , y rigor grande de aquella
tempeftad , quando tantos íoldados fuyos , criados en diferente
trabajo , no habian podido tolerarle, con cuyo egemplo íe con
fervaron aquellos pueftos , fiendo tan importantes para conti
nuar el íbcorro. Eftuvoíe afsi aquel dia , eíperando lo que obra
ba el Marqués de Torrecuía , el qual habiendo hecho quantas
diligencias íe pueden confiderar que haria un íbldado tan expe
rimentado , y tan valiente Caballero 5 eíaibió al Almirante , y
Marqués de los Velez , que no habia fuerza baftante para poder
juntar la gentej aífegurando, que fiendo de tal calidad la mayor
parte que componía el Egercito , podia parecer providencia di
vina , deshacerfe por efte camino la facción , por el rieígo que
huviera corrido con gente tan viíbña , y mal diíciplinada.
5 Fue increíble el fentimiento , y pena del Almirante , y
Marqués , viendo el Egercito deshecho , y con él las prontas ef
peranzas del focorro de la Plaza, en que eftaban empeñados con
tanta parte de defeo , y de reputación : el tiempo continuando
con fus inclemencias , quedandofe en pie la cauía para no poder
juntar los vifoños : de la Plaza cada dia eíperando nuevas de ha
240 SITIO , Y SOCORRO

berfe rendido : fin diípoficíon el terreno para marchar, ni obrar


cofa alguna , aumentando la pena la prueba que habia hecho ef-
te accidente de lo que fe podía recelar que obrarían con el ene
migo , los que no podían tolerar el rigor del tiempo , quando
bien con grande trabajo , y cuidado fe juntaíTen. Y viendo que
no habia medio , ni remedio para reducir á fus banderas los Tol
dados , todo el tiempo que duraron las aguas , enviaron orden
al Marques de Torrecufa , que fubieíTe a las eminencias donde
íe hallaban , para ajuftar lo que mas convinieíTe. Hizolo afsi , y
en ilegmdo fe juntaron los miímos que concurrieron en la jun
ta palada. Y el Almirante , con increíble dolor de ver el íbeorro
de la Plaza reducido á aquel eftado , les dijo : que bien les eran
notorias las ordenes de fu Mageftad, y lo que en virtud de ellas,
y en fu egecucion íe habia obrado : la refolucion , y valor con
que fe habia difpuefto el Egercito a íbeorrer la Plaza: el acciden
te ímpenfado , con que Dios fe habia íervido de defviarlo , des
haciendo tan irreparablemente nueftras tropas , con ruina evi
dente de los medios por donde fe habia de encaminar la felici
dad de la emprefa : que fupuefto el eftado de las cofas , y que fe
hallaban en pie todas las razones para focorrer la Plaza , y íe
confervaban los puertos , y el mifmo brio , y reíblucion en los
corazones de la gente mas bien diíciplinada , y valerofa , que
era en quien fe podia , y debia tener la verdadera confianza,
ficndo los preceptos de fu Mageftad tan urgentes , digefle cada
uno lo que fentia , y debia obrarfe en el cafo.

capitulo xxxxn.

<P%OSigVE LO MISMO.

Onfiriófe íbbre efte punto , y habiendofe recono


cido , y ponderado particularmente el eftado en
que fe hallaba el Egercito , quan impofibles fe ha
bían de experimentar todos los medios , y difpo-
ficiones para confeguir el focorro , refpe&o de
que ni fe podían tan brevemente juntar las tropas deshechas,
formar los Efquadroncs , conducir la artillería, marchar la gen
te , traher los baftimentos de los lugares circunvecinos , y aun
de U pólvora , y municiones apenas fe podia ufar 5 concurrió U
jna-
DE FUENTE-RABIA. 24 1

mayor parte , en que era conveniente dejar de proíeguir por en


tonces la emprefa , guarnecer con mas gente los Paíages, y Ren
tería , por fi el enemigo intentaíTe algo por aquella parte , y que
los Cabos de mas experiencia redugeíícn la gente á fus banderas,
aguardando á que abrieííe el tiempo , para difponer entonces lo
eme mas convinieíTe al fervicio del Rey? y fe le defpachaíTe correo
a toda diligencia , dándole aviíb de lo lucedido, y de lo que ha
bía atrafado , y defefperado el focorro el accidente impenfado
del tiempo.
2 También pareció conveniente , que fe avifaíTe á los de la
Plaza ( porque gente tan valerofa no fe perdieífe, quando habia
tan pocas , ó ningunas cfperanzas de fer focorrida ) de que tu-
vieífen entendido el citado á que habia reducido el Egercito el
tiempo , y que procuraífen obrar de manera , que por lo menos
íálvaíTen las vidas , y la reputación de las Armas del Rey. Para
efto fe llamaron á dos Irlandeíes , á quien fe entregaron las car
tas ; pero la Providencia Divina , que con ojos propicios miraba
la emprefa , lo difpufo de manera , que ni con diligencias gran
des que hicieron para entrar en la Plaza , pudieron confeguir-
lo.
$ Llegaron eftas nuevas á Madrid , y fintió fumamente fu
Mageftad ver reducidos los medios del íbeorro de Fuente Rabia
á tan mal eftado , doliendofe , que fe perdieífen tan leales, y va-
lerofos vafallos. Y afsi habiendo pu efto eftas cartas en el Coníejo
de Eftado , y de Guerra, que fe formó en el apofenco del Con
de Duque , con palabras de particular recomendación, y cuida
do, fe confirió en la materia; ponderando el Conde ( con quien
íe conformó la mayor parte del Confejo ) los últimos esfuerzos,
que debían hacerle para íocorrer una Plaza fobre cuya defeník
cftaban empeñadas las Armas del Rey , y el crédito de ííi Mili
cia : confiderando , que no era pofible , que el rigor del tiempo
huvieífe hecho menores efectos , y caufado menores daños al
Francés dentro de fus mifmas trincheras , y fortificaciones , que
á nofotros en las eminencias , y altura de los montes ; antes tan
to mayor quanto corrían las aguas hacia aque|Ja parte , y el con-
curío de ellas con la fuerza de la tempeftad, ejlNacion, fin com
paración , menos fufrida que la nueftra , erOTrccifo que les hu
vieíTe deshecho del todo. Daba grande aliémo ver los fucefos
que habían llegado de Flandcs, Italia, y elíTrafil , donde las Ar-
Jb/H. X Hh mas
242 , SITIO , Y SOCORRO

mas del Rey dentro de la mifma defeonfianza , ó defcfpe ración,


habían criado los mejores fuccíos , y mas grandes victorias ; y
que aísi parecía conveniente que fe eícribieííe , que pues ya era
verifimil que el tiempo huvieíTe abierto , y fe hallaría en difpo-
ficion el terreno , que fe pudieííe acercar nueftro Egcrcito al del
enemigo , difpufieífen el Almirante , y Marqués la facción , de
manera *que en todo cafo intentaffe elfocorro.
4 Confultófe efto á fu Mageftad , y fue férvido de reíolver*
lo en efta confoimidad , añadiendo , que no admitiría efcufi al
guna fi fe perdieífe la Plaza á vifta de un Egercko tan valeroío,
y de tales Generales , y Cabos. Eícribióles también el Conds
Duque con vivas razones lo que fu Mageftad deíeaba el íocorro
de efta Plaza : y que aunque tenia bien, entendido quanto lo
procurarían los que Ce hallaban con las armas en las manos para
íbcorrerla , tanto mns Generales de tal íangre , y valor como á
los que fu. Mageftad habia fiado , y encargado la facción j to
davía no podia dejar de decirles , no folo lo que cftaba en efta
parte empeñada la caufa pública , y con ella el fervicio de ííi
Mageftad , fino el gufto que tendría en el buen fuceío de efta
emprefa : poniendo en confidcracion con muy eficaces razones
las que fe habían reprefentado en el Confejo de Guerra , y Efta-
do , para creer que los enemigos fe hallarían mas deshechos con
la tempeftad, que nos hallábamos nofotros, y lo que debía efpe-
raríe de un Egercito tan grande , formado de Efpañoles en que
concurrían foldados viejos , y Cabos de Ungular experiencia , y
crédito. Mandó también fu Mageftad feordenaíTe á los Superio
res de las Parroquias , y Religiones fe hicieífe muy frequente , é
inftante oración por el buen fuceío de efta guerra , y focorro de
efta Plaza.
.5 En efte tiempo , con la noticia que el Principe de Conde
tuvo del eftado en -que fe hallaba nueftro Egercito con las aguas,
y la que podia cobrar de lo que padeció también el fuyo ; te
niendo prevenidas dos minas para volar la muralla , y la gen
te difpuefta para dar los afaltos , refblvió de hacerles el ulti
mo requerimiento , y afsi les envió otro Tambor con la carta
fip-uientc.
El 'Principe de Conde mi Señor , General de la Armada , <t?cm
EnViapor c/las poflreras e/le Tambor al Gobernador agente de guerra,
y liednos de Fucnte-^bía , para decirles , que el Egercito del ^ey
de
DE FUENTE-RABIA. 245

de Efpaña , de/tinado parafu focorro , efiá retirado , como lo t>en , y


las tropas de fu Altela eftan alojadas dentro de fus baftiones , como
lo faben : teniendo la compafion que debe tener un Principe Chriflia-
no , ^ defus partes , de las defordenes quefe feguiran en la toma de
la duba Villa por afalto , adonde la honra de las mugeres ¡y la Tri
da de los inocentes ejlan expueftos al furor de los foldados : Yeftando
los modos de tomar la Villa difpueftos , dándole lugar para entrar,
quando él quifiere ; no obflante efto les ofrece toda razonable compofi-
cion , tal como puedan ,7 deban efperar de un Principe de fu calidad.
Declarándoles , que fino fe aprovechan de ejia oca/ion , y fe aguar ,
dan a obtenerla , fiados en los reparos que puedan tener para las reti
radas , no les ferá otorgada alguna en aquel efiremo. En el Campo
tres de Septiembre.
6 Aunque el valor cíe los de la Plaza era tal, que les acobar
daban poco eftas amenazas , y fiempre eftuvieron confiantes de
no rendirle 5 no dejaba de confideraríe en ella el eftrecho gran
de á que les habia reducido el fitio , derribada tanta parte de las
murallas , el enemigo fortificado dentro de ellas mifmas , hecho
feñor del fofo , repitiendo cada dia nuevos aíaltos , y minas,
muertos cerca de trefeientos de los de adentro , y con tan cor
tas efperanzas del íbeorro , ponderando algunos también , que
yá las municiones de balas fe habían acabado. Pero el Alcalde
Diego de Butrón , con animo refuelto , y valeroíb , oyendo e£>
to dijo , que qualquiera que hablaífe en rendirfe, y para efte fin
ponderaífe el eftado en que fe hallaba la Plaza, le mataria él por
fus manos : y que habia municiones para defenderfe , y quando
faltaífen , fe hallaba con diez y ocho mil reales de á ocho , los
qualcs entregada para que fe hicieíTcn balas , y fe tiraífe al ene
migo. Fácilmente concurrieron todos en efte parecer, y en que
fe refpondieíTe al Principe de Conde lo figuiente.
El Maefe de Campo Domingo de Eguia , <yc. El eferito de fu
Alteza el Señor Principe de Condéfe ha recibido fu fecha de tres de
efie mes de Septiembre , de mano de efte Tambor , y comunicándole con
los Señores de la Villa , Sargentos mayores ry Capitanes que hay en
ella , lo que refponden es : que para defenderla Plaza no necefita ella
de focorro alguno de gente , ni municiones de fuera , ni fe aguarda á
ninguno , j fu Alteza puede dar los afaltos que fuere ferVido , que
aqui eftamos refueltos á aguardarlos. Guarde Dios á V. Altela,
Septiembre tres de mil y jeifeientos y treinta y ocho.
Tcw.X. ' Hh.2, Ct)n
(

244 SITIO, Y SOCORRO

7 Con efta refpuefta el de Conde aquella tarde mando que


mar las barracas, que nueftro Egercico había dejado en lospuef-
tos de Irun , con harto fentimiento de los cercados , pues no fa-
bian íi nueftra gente , que habian vifto en ellos , fe había retira
do , ó abrigado a la vuelta contra el viento. Teníales efto con
grande cuidado , y hallarfe fin noticia alguna de lo que el ene
migo iba obrando en la muralla : el qual á quatro de Septiem
bre á las cinco de la mañana dio fuego á dos minas , que volan
do parte de ella , quedó en difpoficion el terrapleno , y con bre -
cha muy acomodada para afaltar la Plaza. Afsi como cayó tanta
p.irte de la muralla , embiftieron con mucho valor hafta treinta
Francefes la brecha arriba , pero los nueftros á pedradas , y a
mofquetazos los rechazaron con esfuerzo, y determinación gran
de. Acudió de los primeros con fu pica el Sargento mayor Oíb-
rio , á reconocer el intento del enemigo , y vio que dos Compa
ñías con fus Capitanes fe iban rehaciendo , y fubiendo otra vez
la brecha , dando unos humazos tan efpefos , que quitaban la
vifta á los de adentro. Abanzófe el Sargento , y mejorandofe de
pica , embiftió con el Capitán que trahía la vanguardia Francc-
ía , que era el hijo del Prefidente de Burdeos , y metiéndole la
pica entre la gola , y morrión, le arrojó la brecha abajo. Acudió
luego el Capitán Don Juan de Sein , y fu Alférez , y eftando
peleando quedaron muertos , Don Juan de tres mofquetazos , y
el Alférez mas abajo á la mitad de la brecha , tan lejos , que no
fue pofiblc retirarlo hafta la noche. Murió también peleando
Don Francifco de Heredia de un cañonazo. El Capitán Diego
Butrón , y fu cuñado el Capitán Juan de Urbina acudieron con
diligencia , y esfuerzo admirable, enviando gente de íocorro, y
oponiendofe como valientes íbldados á la defenía a y el Capitán
Diego Butrón , juntando con la valentía de fu perfona el cuida^
do , y prontitud de las difpoficiones, y egecuciones de la defen
ía , con diligencia , y atención particular.
8 Peleó también en la brecha el Alcalde Pedro Izquierdo,
y el Capitán Don Terencio con un trozo de Irlandefes,que afsif.
tió con grande refolucion. Fue uno de los primeros que íe feña-
laron Don Alfonío de Mondiguien , Capellán de la Compañía
del Capitán Sein ,abanzandoíe con íu carabina, y pica , obligan
do a picazos á retirarfe el enemigo. Acudió también, al principio
del afalto5el Licenciado Don Francifco de Afturriaga, Presbítero
na-
DE FUENTE-RABIA. 245

natural de Orio , que entró de fu voluntad en la Plaza fin eger-


cicio alguno , con el focorro que trajo el Maefe de Campo Don
Miguel Pérez de Egéa. Duró la pelea del afalto cafi quatro ho
ras , eftando nueftra gente defcubierta á íus trincheras, y ba
terías. Y para que pudieíTe tolerarte el trabajo , y que todos par
ticiparen de la defenía , mandó el Gobernador Domingo de
Eguia coronar la cortina de San Nicolás de los vecinos de la Vi
lla , afsiftiendo con ellos el Alférez Cigarroa , y que vinieífen,
como lo hicieron , con gente de refrefco , Don Martin de Eli-
calde con treinta mofqueteros de los de Tolofa , y el Capitán
Diego de Butrón , fin embargo de que eftaba en la eftacada, ha
ciendo roftro á unas pinazas de gente enemiga , que al mifmo
tiempo habia embeftido por aquella parte. Envió á Don Miguel
de Ubilla con alguna gente de la eftacada 5 y los dos Capitanes
Don Miguel , y Don Martin eftuvieron en frente de las baterías
del enemigo , abanzando , y alentando nueftra gente, hafta que
los dos fueron heridos de dos aftillazos de un canon , fi bien no
confiderablemcntc. Era cofa de grande admiración , en tiempo
de tanta confufion , cuidado , y peligro , y entre tanto ruido, y
eftruendo de armas , ver las mugeres igualmente animofas que
los hombres , trayendo cabos encendidos á la muralla , pólvora,
y balas : otras venian cargadas de picas del Caftillo , retirando
los heridos , y muertos , que citaban hechos pedazos de la arti
llería , porque no faltaífen fus maridos , padres , y hermanos de
fus pueftos. Señalófc efte dia Don Luis de Veamonte 5 y viendo
el Capitán Alcalde Diego de Butrón, que el Gobernador Domin
go de Eguia andaba muy defcubierto á las baterías , encargó tu
vieren cuidado de hacerle retirar , por la falta que en aquella
ocafion podia hacer fi le mataífen,
9 Fue efte dia muy terrible con la continuación de las ba
terías , pues mataron mas de veinte hombres a los de adentro;
quedando heridos fin brazos , y fin piernas mas de otros doce,
habiendofe halkdo yá los Francefes en lo alto de la brecha , de
donde cayeron mas de ciento y cinquenta muertos al fofo. Mu
rió Don Gerónimo de Gibaja , foldado muy valiente , de un ca
ñonazo , yendo á gobernar la gente de Tolofa , y con orden de
que enviaíTe al Capitán con treinta hombres a la Reyna. Retiró-
fe la gente , que quedó herida , y también los vecinos algo tar
de , que con el calor de la pelea , no fe advirtió en el defcuido
246 SITIO , Y SOCORRO

con que anduvieron los nueftros , de jugar la mofquereria gran


de rato , en lugar de los chuzos , y picas. Para ofenfa del enemi
go fe difpuíb efta mifrna mañana una banqueta , que ordenó el
Alcalde Pedro Izquierdo, pegada al terrapleno. Acudieron con
gran cuidado todos , trayendo la madera necefaria para la obra,
porque la banqueta no fe podia cortar en el terrapleno, por eftar
movida la tierra con las muchas aguas. También fe comenzó a
hacer una trinchera , á que dieron principio los Irlandefcs , y la
profiguieron los que iban á mudar la gente. Cuidaba de la obra
Adrián Pulido por orden del Gobernador , y el Sargento mayor,
aunque acudia á los demás pueftos , aísiftia con particularidad
á efto. A la noche fe rebatió al enemigo con bombas , granadas,
y piedras , procurando embarazar lo que trabajaba junto al án
gulo del baluarte. Crcyófe que trataba de volar una gran ruina
de la muralla,que habia quedado en pie,fiendo afsi,que fu inten
to era abrir una zanja para abanzar la gente cubierta á la bate
ría de Santa Maria. También abrió otras dos junto á las galerías
para cubrir la gente del trabes de San Nicolás.
10 A cinco de Septiembre no fe movió mucho el enemigo,
pero tuvo á los nueftros cafi todo el dia en arma , y aunque no
abanzó gruefo de gente, moftraba tropas gruefas en los Manza
nares. Dabafe prifa en la mina de los ceftones , y los nueftros en
perficionar la cfpalda que fe hacia contra ella , poniendo el tra
buco de las bombas para que íirvieíTe de pedrero. También el
enemigo trabajaba en la brecha , igualándola , y peynandola , y
adelantaba la galería á mejorarte , y difponer otro afalto para el
dia figuiente. Hizo efta noche una mina pequeña para llamar
nueva tierra á la brecha , por la deícomodidad de las piedras. AC-
fiftieron algunos de la Villa al mifmo tiempo trabajando , y;
obrando tan alentadamente, que no pudo abanzaríe el enemigo.
La que obró en efto fue gente cícogida , que envió el Capitán
Diego Butrón , y íu Cabo era el Alférez Cigarroa, y con él Jua
nes de Elicalde , Joanes de Cigarroa , Joanes de Acaldegui Ju
rado mayor , y Andrés de Zurrain , que trabajando le mataron
de un mofquetazo.
11 A íeis de Septiembre muy temprano comenzó á cargar
gente á las trincheras del enemigo , y á las feis de la mañana fue
metiendo tropas en la brecha. Jugóte por los de la Plaza la arti
llería de los ceftones con gran daño del Francés , y antes de co-r
men-
DE FUENTE-RABIA. 247

mcnzar el afalto , fue herido de un mofquetazo el Alférez Juan


de Roa , perfona de mucho valor. Dio finalmente el afalco , y
gobernábale un fobrino del Marqués de Geubres , y fu Tenien
te , con la gente mas lucida de fu Egercito. Abanzaronle los
nueftros á la brecha , y en particular el Sargento mayor Oíorio,
que peleó con el Cabo Francés pica á pica , y habiéndole heri
do , pidió quartel , y diciendole : que no era tiempo , de otro
bote le arrojó , obligándole á rodar por la brecha. Peleó tan a
rieígo fuyo el Sargento , y con tal determinación, que le dieron
mas de diez y feis mofquctazos , fin falir herido confidcrable-
mente. Volvió otra vez á tocar el Francés una arma muy viva,
y comenzó el tercero , y ultimo afalto con la gente mas lucida
de fu Egercito. Salieron las picas de los nueftros á recibirle , y el
Sargento mayor Oforio con feis cofeletcs de los de Tolofa , y cf-
tos íolos mataron en la primera embeftida ocho Francefcs , y el
Sargento mayor hirió de un bote de pica al Maefe de Campo , y
le quitó el penacho que trahía. Peleó el Capitán Pulido , y le
hirieron de un mofquetazo en la cabeza , y con mucho valor el
Capitán Don Tcrencio , del tercio de los lrlandefes, quehabien-
doíelc quebrado la pica , con el . pedazo que le quedó , peleó
grande rato, hafta que tomando otra , profiguióconftantemen-
te , eftando todo el cuerpo defeubierto á las baterías , fi bien al
retirarfe , le hirieron en el muslo de un mofquetazo.
i 2 Deílie las trincheras de la Plaza pelearon todos , como
fe podia efperar, y tan fin temor del enemigo, que fe abanzaron
muchos, figuiendole , y faliendo de la Plaza hafta la délos Fran
cefcs. Los que obraron efta valerofa acción , fueron Pedro de
Ibarruftcta , Cabo de Efquadra.de la gente déla Villa, Diego de
Miranda , Tomás de Arfa , que al retirarfe , y al tomarle de la
mano el Capitán Diego de Butrón , para que entraííe en la Pla
za , le hirieron de un mofquetazo ; Antonio de Belui, Martin de
Alberto , y Joancs de Argaiz, fiendo cojo , fe abanzó hafta la
mitad de la brecha , peleando , y figuiendo á los Francefes.
i 2 Afsiftió en la parte del baluarte de la Reyna , y en los
pueftos peligrofos , el Capitán Juan de Urbinacon grande valor.
Coronófe la muralla de mas de treinta muchachos de la Villa,
que ninguno de ellos pafaba de quince años. Jugaron admira
blemente fus arcabuces , y en efte afalto mató Alonfodel Moral
con una bomba mas de treinta Francefes 5 que fe habían cubier
to
248 SITIO , Y SOCORRO

to en un recodo. Trajoíe defpues otro ingenio antiguo de un


barril de madera , y dentro de él piedras , y otro barril pequeño
de pólvora , y arrojóíc por la cfquina de la brecha , y como era
tan peíado , llevó un numero grande de Francefes tras sí , y al re-,
bentar encendió los frafcos que trahían los mofqueteros del ene
migo , de manera que fe abrafaron caí! todos , y los que queda
ron fe echaron en el agua del foíb , por ver fi podian templar el
fuego con que ardian.
1 a. Con las dos piezas que eftaban pueftas para defenfa , íc
hizo grande daño al enemigo , y el medio cañón hizo el ultimo
tiro tan furioíb , que cogiendo mas de quarenta hombres que ef
taban juntos, y á fu parecer feguros , les facudió con bala, y pa
lanqueta , de manera , que no pareció defpues del tiro ninguno.
Efte dia murieron del enemigo mas de trefeientos Francefes , y
entre ellos gente muy lucida , quedando en la brecha muertos
cuatro Capitanes , y otro volvió arraftrando , dejandoíe una
pierna en el camino. Retirófe el enemigo con grande pérdida,
dejando la Plaza quieta lo redante del dia , y de la noche , fin
atreverfe á retirar los muertos $ y fue de mucha importancia la
diverfion que le hizo el Marques de Mortára, que reconociendo
el aprieto grande con que fatigaba la Plaza en eftos aíaltos , fe
abanzó de las eminencias donde fe hallaba , y trabando con él
muy vivas efearamuzas ,le impidió que pudieíTe profeguirlos tan
furiofa mente.
15 Entretanto que el Francés iba eftrechando la Plaza , y
procurando llevártela á fuerza de afiltos , llegaron las cartas dé
fu Mageftad, con la refolucion que te ha referido, y era enfazon,
que el cuidado del Almirante , y Marqués , y de todos fus Ca
bos habian reducido á mejor forma fu Egercito , volviendo á íus
banderas los vifoños , mejorado yá el tiempo. Luego que llega
ron las cartas de fu Mageftad , formó junta el Almirante , y Mar
qués , en que concurrieron todos los Cabos principales del Eger
cito , que habian intervenido en las antecedentes. En ella fe con
firió largo fobre la materia , ponderandofe la dificultad grande
que tenia el focorro : que yá fe debia creer , que los de adentro
fe habrian rendido , ó que los de afuera habrian aviva fuerza ga
nado la Plaza : que quando efto no fucile aísi , no era fácil , ha-
llandofe el enemigo con tantas prevenciones de tiempo , embef-
tirio , y vencerlo en fus mifmas trincheras , y mas con tantos foi-
da-
DE FUENTE-RABIA. 249

dados viíoños , y mal difciplinados. Volvióle a ponderar lo que


convenia confervar efte Egercito , pues en él tonfiftia la defenía
de tantas Provincias que fe hallaban abiertas , fi con un deícü-
chado fucefo quedaba vencido. Quanto mas conveniente era?
reftaurar la Plaza , quando bien fe perdieíTe , que exponer á la
ultima ruina , por focorrerla tanta parte de Efpaña. Pero el Al-,
mirante , no obftante eftas , y otras razones que podían confín
deraríe para fufpender las Reales ordenes , dijo , que íupuefto
que fu Mageftad decia en ellas , que no admitiría eícufa , fi íe
perdía la Plaza , no era conveniente á tales Generales , y Cabos
volver á diícurrir fi fe habia de focorrer, ó no, la Plaza de Fuen
te-Rabia , fino la forma como habia de egecutarfe 5 y afsi con
formándole el Marques con el Almirante , y con entrambos, to
dos los Cabos , fe refolvió , que fe intentaíTe , y difpufieíle el
focorro para el día de nueftra Señora , moviéndole todo el Eger
cito , y acercandofe á las trincheras del enemigo , tomando, y
mejorandofe de pueftos para coníeguirlo.
- 16 Dudófc fi feria conveniente , que el focorro fe intentaíle
de día , ó de noche , y tenían por opinión algunos Cabos de
grande experiencia , que la facción fe egecutaífe de noche, pues
la ventaja grande de hallarle fortificados los Franceíes , y haber
los de embeftir en fus mifmas trincheras , folo podia fupliríe con
la turbación que fuele ofrecer a los acometidos la obícuridad de
la noche , en la qual fe ha vifto , que tropas de corto numero
han vencido , y deshecho otras de mucho mayor , y a cita cau-
fa femejantes facciones fiempre en la guerra íe acoftumbran ege-
Cutar de noche , como lo habia hecho fu Alteza efte mifmoaño
tn el Dique de Caloó. Otros eran de parecer, y con efte fe con -
formaron los Generales , que la facción fe hicieífe , y egecutaííc
de día , donde la reputación de nueftra gente podría obrar los
mejores efectos, tanto mas emulandofe entre sí las Naciones
que concurrían en efte Egercito de Caftellanos, Aragonefes, Por-
tuguefes, y Navarros : fiendo también egemplnr baftantc haber
egecutado de dia efta mifma facción el Sercnifsimo Principe To
más, en las trincheras que el enemigo tenia fobre San Homer.
17 Con cfto reíblvieron los Generales paíar de Lezo á los
quarteles á prevenir lo neceíario , para que fe pudieífe obrar el
día figuiente , quedando aquella noche ajuftado , que la facción
fueííe de dia , y que obraíTe todo el Egercito dando la batalla al
Tom,J¿ li Fraa-
I

2 5o SITIO , Y SOCORRO

francés en fus fortificaciones ; con que fe ordenó al Marqués de


Torrecufa , Gobernador de las Armas de Navarra , que con dos
mil y quinientos hombres , compueftos del Regimiento del Con
de de Aguilar , trefeientos y cinquenta de la Armada , y otros
tantos Napolitanos del tercio de Don Leonardo Moles , y el
tercio de Navarros de Don Faufto de Lodoía, reforzado de otros
treícientos de los demás tercios de Navarra , fe fueífe acercando
al enemigo , y pues le iria figuiendo lo reftante del Egercito , fe
arrimaííe al quartel de los Francefes , que le parecieííe mas fácil

de ocupar.
18 Al Marqués de Mortára , que íe hallaba alojado en las
eminencias de Jafquibél con dos mil y quinientos infantes, com
pueftos del Regimiento del Conde Duque , y otras Compañías
de Efpañolcs , que fe le enviaron aquella noche , y con todos
los Irlnndefes , fe le ordenó que Ce fuelle adelante por la cordi
llera de los montes , contra los pueftos que en ellas tcnian ocu
pados los enemigos.
1 9 A Don Pedro Girón , que con fu tercio , y el de Sebas
tian Granero , y otros treícientos y cinquenta Eípañoles de la
Armada , fe arrimaífe al quartel delrun , ocupando pueftos ven
tajólos , ó pufieífe en cuidado á los enemigos , para que no pu-
dieííen , ni reforzar los que tenian en el fitio de la Plaza , ni ha
cer diverfion á los nueftros por las efpaldas , ó entrando en los
quarteles que dejábamos , ó inquietándonos en los que fe podian
ocupar de nuevo , quando no fe faliera con el intento principal
de focorrer la Plaza.
20 Dadas las ordenes en efta conformidad , y encomenda
da la facción al amparo de nueftra Señora , íiendo vifpera de íu
Natividad , marchando primero el Marqués de Torrecufa , y
tomando fu camino por la falda de los montes, fe encaminaron
el Almirante , y el Marqués de los Velez con el refto del eger
cito , que feria cerca de cinco mil y quinientos infantes, guiados
por el Maeíc de Campo General Roo por el camino de la mano
derecha , que llevaba el Marqués de Torrecuía hacia los quarte
les del enemigo 5 ordenando que aísiftieífen cerca de fus perío-
ñas el Gobernador General de la Artillería Sebaftian Granero,
el Coronel Don Diego de ifafi , y los Maefes de Campo Carlos
Guaico , y Gerónimo Tutabila , y otros Cabos , para valeríe de
ellos , fegun las ocafiones que fe ofrecieflen. Enviófe a Don An-
to-
*

DE FUENTE-RABIA. 251

ronio Gandolfo á poner el tercio de Don Francifco Mesía en las


emboícadas ncceíarias , para reconocer , y aíTegurar lo cubierto
de los bofques , y lo afpero de los caminos , por donde era fuer
za marchar nueftro Egercito.
2 1 El Ma rqués de Torrecilla , tomando el camino de la
falda de los montes , fe fue adelantando hacia fus mayores emi-t
nencias á dar vifta á la fortificación de Guadalupe , por quedar
mas libre de cargar fobre los puertos , donde conocieífe podia
obrar mejor los fines que llevaba , formando fus Efquadrones, y
adelantándolos en pueítos ventajólos.
22 Tenia el Francés difpuefta la fortificación de Guadalu
pe , de manera , que fe hallaba fu eminencia defendida con dos
redu&os , uno á la parte derecha , y otro á la izquierda , y fe da
ba la mano con una trinchera hecha ángulos, dejando por una
parte , y por otra dos furtidas grandes para la caballería. Había
en entrambos lados dos medias lunas, algo apartadas de la linen,
guarnecidas de mofqueteria , y picas , y en los dos reducios dos
Efquadroncillos con dos piezas de artillería en el de la parte de
recha. A las efpaldas en la campaña de elle mifmo lado tenia dos
grueíbs de caballería , y hacia el lado izquierdo una batería de
dos piezas , y un Efquadron de Infantería con una trinchera de
lante de la frente. Formabafe otro Efquadron en el boíque , y
al encuentro de efte fe hallaba toda la gente del Marqués de
Mortára de frente , y en un camino hondo abanzó dos mangas
de mofqueteria , que eícaramuzaban contraerías fortificaciones.
Llegó el Marqués de Mortára peleando á defalojar al enemigo
de unas peñuelas , y luego ganó lo alto de una colina, dando vif*
ta á menos de tiro de moíqucte á las fortificaciones de Guadalupe.
23 Embiltió la gente del Marqués de Torrecufa con gran
de esfuerzo , y excelente difpoficion al reducto que tenia el ene
migo á la mano derecha , y aunque fue rechazada dos veces por
la Caballería Francefa , peleandofe por una parte, y por otra muy
valientemente , difponiendo , y alentando fu gente el Marques
con palabras , y egemplo , como Capitán , y Caballero de tan
acreditada opinión 5 á la tercera que fe embiftió , fue tanto el ca
lor con que los nueftros obraron , feñalandofe entre ellos los
Napolitanos , que Ce ganó el redudto , obligando al Francés á
volver las efpaldas , quedando poco mas de cien degollados ío-
bre fus mifmas fortificaciones. El Marqués de Mortára á efto
Tom. X. ü *. ciem-
2 5 2. SITIO, Y SOCORRO

tiempo con el Regimiento del Conde Duque , y los Irlandeíes


tenia ganado el reducto de la mano izquierda , y caíi todo el
trincha on , donde fe alojó mofqueteria contra el enemigo. Con
cito vinieron á juntaríc la gente de Torrecuía , y Mortára , den
tro dé los quarteles del enemigo ; y habiendo vuelto la Caballe
ría Francefa a embeftirlos á entrambos , fue rechazada por nue£
tra Infantería , y rompida , y deshecha totalmente por la caba
llería, que el Marqués de Mortára envió al de Torrecufa , á car
go del Comifario General Don Juan de Terraza , y con él al Ca
pitán Don Bernabé Tomás de Vela , y Diego Diaz de Aux, Ca
balleros del Habito de Santiago , que fe portaron con grande
valor, obligándole otra vez al Francés á volver las efpaldas.
24 En efte tiempo llegaron el Almirante , y el Marqués de
los Velez con el primer batallón de fu vanguardia , y parecien
do necefario adelantar las tropas , para dar calor á nueftra gen
te , formó con grande brevedad, y arte el Maefe de Campo Ge-
• neral Conde Gerónimo Roo tres batallones, y fe ordenó que Don
Diego Caballero , Teniente de Maefe de Campo General , ocu
parte una cafa, que delante de aquella gente tenia guarnecida el
enemigo con algunos arcabuceros , y habiéndolo hecho , pasó
adelante en íeguimiento de los Francefes hacia fus quarteles , y
reforzando fu gente con algunas mangas de mofqucteros , fue
defalojando los enemigos , y poniéndoles en deíbrden , y con-i
fufion Era efta la parte por donde podia el enemigo hacer íu re
tirada , cargado de los nueftros en las eminencias 5 pero viendo
nueftros batallones formados , donde eftaba el Almirante , y el
Marqués , y por todas partes defalojada fu gente, y guarnicio
nes , y el valor con que los nueftros los iban venciendo , recha
zando , y matando , huyeron tan deíbrdenadamente , y con
tal terror , que dejaban caer las armas , los mofquetes,
y las picas.

CÁ-
DE FUENTE-RABIA. * 259

CAPITULO XXXXIIL

%ETI%J^SE LOS F%J^CES'ES

defpues de haber perdido la batalla.

L Principe de Conde , y los Duques de la Balcta,


y San Simón, los Marquefcs de la Forza y Gebres,
el Conde de Agramont , y el Arzobifpo de Bur
deos , que eran los principales Cabos del Egerci-
to , viendo que era impoíible remediar el curfo
acelerado de nueftra victoria , fe retiraron con la mifma confu-
fion , y deforden , pafando en barcas La vuelta del puerto de
Zocoa, Quedaron mil y quinientos Francefes muertos en la cam
paña , y ahogados otros dos mil en la ribera , porque el concur-
fo grande , y miedo con que huían , les hacía hallar mas breve
mente la muerte , donde bufeaban la feguridad. La otra parte
del Egercito Francés fe retiró por los Diques al calor de los quar-
teles que tenian en Mendelo , é Irun , y la mifma noche á Fran
cia por el paíb de Beobia por donde habían entrado en Efpaña
con bien diferentes efperanzas , y orgullo. Tienefc por cierto,
que íi Don Pedro Girón con la gente que tenia hacia los quar-
teles de Irun , tuviera orden de cortar á los enemigos , huviera
fido terrible la matanza , y de mucha fangre la victoria ; pero
verdaderamente en efta ocafion fe retiraron con tanta prifa los
Francefes , que no creyeron los nueftros que eran tropas fuyas
las que movían hacia aquella parte : y también fuera contin
gente , que fi fe les cortara el pafo , hallaran en la defefperacion
el valor , que no hallaron en la efperanza , concurriendo con
efto fer tan grande la celeridad de la fuga , que fe anticiparon
con ella á las mas prudentes y cautas prevenciones 5 porque
nunca fe imaginó, que tan ligeramente habían de volver a Fran
cia , los que tan bizarramente fe habían portado al entrar en Ef
paña. Dejaron veinte y tres piezas de artillería, mas decinquen-
ta vanderas , todo el vagage , municiones , y batimentos.
2 Hallófe entre las piezas de artillería un canon , con la
mifma letra que el de Bren , y era el mejor , y de mayor muni
ción de los que fe ganaron , fuera de fer fea la forma del canon,
y la letra 5 que decia afsi : Li Cardenal ^ocbeliu , fyt¡ó ultima
254 SITIO , Y SOCORRO

%cgum , que ya es poco que la tiranía , y la violencia fea acci


dente , ó acafo ; quieren acreditarla como enfeñanza , y doctri
na , grabada en la dureza del bronce, para que de gente engen
te vayan bebiendo cite veneno los hombres. Fue grande el bo-
tin , y defpojo que íe ganó del enemigo , porque como eftaban
tan lejos los Francefcs de creer el fuccíb , no pafaron á Francia
mas que las perfonns, y eíTas con celeridad increíble , y fin ar
mas. Dejaron todas fus tiendas , y ropa , los pagamentos abier
tos , el dinero , plata , y recamara del Principe de Conde , y de
los demás Señores , y Caballeros , los vertidos , alhajas, papeles,
y ordenes del Rey , enriqueciéndole muchos íbldados. Veíanle
entre la confufion , y la alegría del fuceíb, los mofqueteros Efpa-
ñoles vellidos de Monfiures , con capotes, y capas de grana muy
ricas , vendiendo á vilifsimo precio piezas de plata , caballos,
joyas , cadenas , y otras preseas de efta calidad. Quedaron pri-
fionerosdos mil Francefes , y entre ellos muchos Oficiales, y
gente particular. De los nueftros no llegaron á ciento los muer
tos , y otros tantos heridos,

CAPITULO XXXXIV.

E^QVBJ EL ALMI%A^QTE , Y EL

Marques de los Velejen Fuente-%ab'ia.

Otos , y vencidos los enemigos , llegaron nueftraj


vanderas á Fuente-Rabia , recibidos el Almirante,
y Marqués , y los demás Cabos , y íoldados con
increíble alegría de los de la Plaza , admirando
también , y alabando todos el valor, y refolucion,
con que el Gobernador Domingo de Eguia , vecinos , y Toldados
la habían defendido , pues fubia por la brecha de fus murallas la
Caballería , de la miíma manera que entraba por las puertas de
la Villa , habiendo padecido , y tolerado aquella valerofa gente
en íeíenta y nueve dias de fitio mas de once mil cañonazos, qua-
trocientas bombas , feis minas voladas, otra prevenida para dar
le fuego , tres afaltos generales , treícientos muertos de la Villa,
vengados con mil y fetecientos que mataron de los enemigosJ
Obraron los Capitanes, y foldados en el defeo , y afición de con»
fervar la Plaza , como fi fueran vecinos , y pelearan por fus hii
jos,-
DE FUENTE-RABIA. 255

jos , mugeres , y haciendas , y los vecinos de la Villa , como íi


huvieran (ido ííempre de profefion Toldados , y verdaderamente
lo moftraron en la experiencia , difciplina, y valor , concurrien
do las mugeres , y los niños con esfuerzo rarifsimo , fin que en
todo el fitio , con hallaríe el enemigo aquartclado , á los quince
diasde él, dentro del fofo,y haber comenzado á picarla muralla,
y batirla tan de cerca , huvieíTe en la Plaza primer movimiento
de rendirla 5 dando egemplo utilifsimo á la difciplina militar de
eftos tiempos , que no cumplen los Gobernadores de íemejantes
pueftos con hacer lo bailante , fi no llegan á hacer lo pofiblej
pues fi el Gobernador Domingo de Eguia la huviera rendido
quince , ó veinte dias antes, pareciera al mundo que habia cum
plido baftantifsimamente , y le juzgaran por digno de premio,
y por no haberfe contentado fino con hacer el ultimo esfuerzo,
ie redujo a términos la facción , que llegó el día en que vencido
el enemigo con tan gloriofa victoria , fue focorrida la Plaza.
i De parte de los Generales Almirante , y Marqués , y los
demás Cabos de fu Egcrcito fe obró con fingular diligencia en
juntar la gente deshecha , de grande arte , y dhciplina en vol
ver á formar el Egercito , de fumo valor , en confervar los puef-
tos , de excelente difpoficion en el dar la batalla ; que todo efto
íe huvo de egecutar en menos de tres dias , defde que la tempes
tad dio lugar a reparar el primer defignio , aífegurando los que
fe hallaron en aquella ocafion , y con atención particular lo mi
raron , que el dia de la batalla , con la reíblucion que tomaron
el Almirante , y Marques , conforme á las ordenes de ííi Magcf-
tad, y cartas del Conde, de embeftir al enemigo, llenó Dios, y
la Virgen María el corazón de todos los foldados de una alegria,
y esfuerzo fingularifsimo dcfde los mas experimentados , hafta
los mas vifoños , que aun aquellos mifmos que dejaron fus van-
deras por el rigor del tiempo , iban á pelear , y pelearon con el
mifmo esfuerzo , y tranquilidad de animo , fabiendoque habían
de embeftir en fus trincheras al Francés , como fi tuvieran pren
das feguras de la felicidad del fuceío.
$ Hizo gran daño a los Francefes la confianza con que cf-
tuvieronde que nueftro Egercico no les habia de acometer en fus
trincheras , y dijo Monfiur de las Forzas el Mozo : Que él bien
creía que los EfpaHolcs no le embefílrian , pero fi fe refofoian á ello,
tenia difpuejios fus Efquadrones , defuerte , que "Valdría un foldado
de los fijos por cinco de los mefiros,. CA-
256 SITIO, Y SOCORRO

CAPITULO XXXXV.

cRgcheliu.

N Francia fe cenia por tan ganada la Plaza , que


por carcas interceptas del Cardenal Rocheliu al
Principe de Conde de veinte y tres de Agofto,
eícritas defde Avcbilla, le dice las razones figuien-
tes:
Señor mió , tengo por tan importante el municionar , y fortificar
á Fueyite-^abía , luego que fe huYiere tomado , como ft fe huYtejfi
de TDofoer a fitiar el diafiguiente , que defpácho al portador con qua-
renta mil libras para emplearlas en e/le efecto , fin que fe puedan dii
Vertir á otra cofa.
Y al fin de la carta dice:
Es tanto el defeo que tengo de que Fuente-^abía fe ponga en ef-
tado de no temer los esfuerzos que los enemigos podrían hacer para re
cobrarla , que enVio al Señor Obifpo de "Mantés con un Ingeniero pa
ra hacer trabajar a prifa en ella , y para hacerla abaftecer de todo Iq
necefar'o ,j para que el dicho Obifpo lo pueda hacer mejor , no tendrá
otro cuidado ninguno , ni fe meterá en otra cofa. Tor la elección que
he hecho de fu perfona , juagareis el aféelo con que cuido de las cofas
que miran a leuefira reputación , y Vuejira gloria.
z En que no puede dejar de parecer admirable la anticipa
da providencia con que tan atento , y diligence Miniftro envió
efte íocorro mas á nueftro Egercito , pues enere el defpojo Ce ha
lló también efta cancidad refervada , fin haber llegado á ella los
Francefcs , hafta que íe la ganaron los Efpañolcs. Y no menos
es maraviilofo el fervor , y efpiriru con que figuc Francia efta
irreligiofifsima empreía , pues andan envueltos los Arzobifpos
con los Generales , los Obifpos con los Ingenieros , haciendo in -
vaíiones en Provincias Católicas , y conduciendo á efto muchas
tropas hereges. Y es coía cierta , que el Obifpo de Nantes tenia
prevenido el íermon que habia de predicar dentro de Fuente -
Rabia el dia de nueftra Señora , en hacimiento de gracias de ha
ber ufurpado el Rey Chriftianifsimo injuftamente al Rey Cató
lico íu Hermano efta Plaza, para partirla con loi Hugonotes he*
reges de fu Egercito , como lo tenia ordenado. Y
DE FUENTE-RABIA. 257

2 Y no me parece fuera de propofito advertir aq'ui , que en


quantos fucefos felices han tenido las Armas del Rey nueftro Se
ñor , ganando Plazas, ó rompiendo enemigos Católicos , como
en la toma de Berceli , y quando en la entrada de Francia ganó
tantas fortalezas , cadillos , y lugares el Señor Infante el año de
mil y feifeientos y treinta y feisjnunca ha permitido que fe hagan
publicas alegrias , ni que fe cante TE DEUM LAUDAMUS,
cubierto fiempre de trifteza fu corazón Real , de hallarfc nece-
fitado de pelear contra Católicos , y contra los que hace herma
nos una mifma Religión , y Fe : afsi íólo fe hacen quando fe de
fiende alguna Plaza de fu Corona , ó en guerra defenfiva fe tie
ne algún buen fucefo 5 egecutandolo tan al contrario el Francés,
que con el mifmo fervor, y alegría fe hicieron luminarias, y can
tó TE DEUM LAUDAMUS por la toma de Terlimon, con
las facrilcgas circunftancias de fu íaco , y ruina , que pudieran
hacer por la recuperación de Jatelct.
4 Y parecefe á efto la exclamación fervoróla , y devota,
que hizo Monfiur de la Forza , herege Calvinifta , que habien
do ocupado , y hecho quartel fuyo la Hermita de nueftra Seño
ra de Guadalupe , y tratado las Imágenes que habia en ella con
la impiedad , é iníblencia , que lo acoftumbran los perfidifsimos
Calviniftas , Iconómacos furiofifsimos , mandó que predicaííe
uno délos Miniftros de fu perverfa fc&a, diciendo con voces al
tas : Que moriría ya contento de haber oído dentro de Ej¡iaHa fr pre
dica. Y el fucefo fue tal , que entre los prifioneros , también fe
prendió el Miniftro Calvinifta , que predicó , y por deícuido í»
dejó de ahorcar , y quemar , como lo merecía , y aísi fe cícapó
huyendo ; y Monfiur de la Forza , por no morir , ni contento,
ni trifte , no fue de los últimos que íe retiraron a Francia con
una fuga tan acelerada»
5 Enviaron los Generales á Don Bernardino de Ayala, que
hoy es Conde de Villalva , para que dicífe al Rey nueftro Señor
las nuevas de efte felinísimo fucefo. Y no es ponderable la ale
gría de fu Mageftad con ellas , el gozo del Conde Duque , y de
todos los Miniftros , y nobleza de la Corte. El Pueblo , discur
riendo por toda ella con locura cuerdirsima , en ocafion de tanto
alvorozo , iba por todas partes con las cfpadas defnudas, gritan
do : Vba el ^ey , 1>h>a Effaña. Acudieron á Palacio , y entran
do por los apofentos de fu Mageftad , y del Conde , no paraban
Tmw. X. Kk haf-
258 SITIO , Y SOCORRO

hafta ver la cara de fu Rey , eftando todo abierto para que en-
traíTen , fin diferencia de perfonas , y calidades , Tiendo la ma
yor orden el guardarfe ninguna en aquella ocafion. Llenáronle
codas las ventanas de luminarias , todas las calles de gente , to
dos los corazones de alegria , y contento , y fu Mageftad , y el
Conde Duque enviaron á dar la enhorabuena a la Duqucfa de
Medina aquella mifma noche , con la demonftracion que fe de
be á Señora de tal fangre, y eftado. Llevó el recado de fu MageC
tad el Marqués de Aytona fu Gentil- Hombre de la Cámara,
acumulando el Rey nueftro Señor efte favor á los aplaufos , que
también fe dieron aquella noche al Almirante.
6 El dia figuiente fe viftió toda la Corte de gala, y con mas
mefurada alegria acudieron á Palacio los Miniftros , y la noble
za : befaron la mano los Confejos á fu Mageftad , vifitando al
Conde Duque , á cuyo a pofento concurrían todos , reconocien
do quanta parte debia efte dichoío íuceíb a la atención , difpofi-
cion , y prudencia con que habia dado dirección , no íolo en los
medios mas precifos para abreviar los focorros , y juntar nueftro
Egercito mas tropas 5 fino á las reíoluciones mifmas,y forma de
la egecucion con que obraron para coníeguirfe tan gloriofi vic
toria. Y porque ninguna coíá igualmente afianza las publicas fe
licidades , y grandes victorias , como la Piedad , y Religión,
que feyna en el corazón de los grandes Principes ,es jufto decir,
que habiendo el Rey nueftro Señor , fobre el excefivo cuidado
que le coftó efta emprefa , hecho encomendarla a Dios con re
petidas ordenes por toda la Corte , y fuera de ella ; defpues de
haber comulgado la vifpera de nueftra Señora de Septiembre, y
cafi al mifmo tiempo que el Egercito eftaba embiftiendo al Fran
cés , confiriendo con el Conde Duque (obre la materia , le dijo
las figuie rites palabras:
Conde , hafta, ahora he fuplicado á nueftro Señor , quefuejfefer-
Tvido que mis Armas defendieren á Fuente-(Rabia , y que nos diejfe
/«^, y medios para con/errarla 5 ahoraya la he entregado toda á fu
(Dfoina Mageftad , fin quedarme con parte alguna de ella. A la re-
fignacion , y á la confianza correfpondió el fuceíb 5 y ai mifmo
tiempo que el Rey daba á Dios la Plaza , fe la eftaba Dios dan
do , y defendiendo. Y fi todos los Principes del mundo tuvieran
igual Religión , refignacion , y afecto , configuieran también
profperos fucefos , ó prevenida con la reda , y pura intención la
paz , nunca fe egecutára el furor de la guerra.. En
DE FUENTE-RABIA. 259

7 En nacimiento de gracias de la merced que nueftro Se


ñor hizo á la Corona de Efpaña , no folo fue fu Mageftad á ca
ballo á nueftra Señora de Atocha , acompañado de toda la No
bleza de fu Corte, del Conde Duque , y de los Cardenales Borja,
Jaén , y Efpinola ; fino que envió a cada uno de los Confejos el
Decreto figuientc.

DECRETO DEL REY

á los Confejos.

EL fucefo que (Dios meftro Señor ha fidofeñ>ido dar*a mis 'Ar


mas , habiendo los Francefes levantado el fitio de Fuente %t-
bía , le reconozco únicamente de fu poderofa mano : y defean-
do que con demoftr aciones públicas fe den gracias á fu Dfoina Ma ■
geftad por tan fingular beneficio , y á fu bendita Madre , y al Apof-
tol Santiago , de cuyo Patrocinio efperé fiempre e/la t>ittoria 5 he re-
fuelto , que todos mis Confejos , cada uno en fu. dia á parte , celebren
fie/la en hacimiento de gracias en las Iglefiat de Atocha , y San Ce-
ronimo,por la particular devoción que tengo a las Santas Imágenes qut
hay de nueftra, Señora en e/ios Concentos ¡y en la Iglefiade Santia
go , hallandofe prefentes en fus dias cada Confejo ,y que en las mif-
was Iglefias fe doten perpetuamente eftas fieftas en fus ociabas ,aun~
que fin obligación de afsiftir los Confejos , para que mi reconocimien
to á {Dios de la mifericordia que ha ufado con eftos ^eynos ¿fea per
petuo , y fe implore con toda humildad por la intercefion de fu bendita
Madre, y del Apoftol Santiago 9fu auxilio, y amparo. También dr-
feo , qut por todos mis Confejos , en los dias de fus fieftas ,fe funden
perpetuamente el cafar tres huérfanas ,y el refeate de tres cautivos,
bufeandofe medios de donde acudir á efto , en memoria de fat>or tan
fingular ,y con que efpero fe eftablecera la confefífacion ,y feguridal
de mis fyynos. Y he mandado fe llefre á la Iglefia Mayor de Santiago
una lampara , que perpetuamente arda en memoria de efta YiSloria,
demás de las fieftas que fe han de celebrar allí , como en las demás
Iglefias de Efpaña. Fio de ejfe Confejo , que en la parte que le toca
re , obrara con el cuidado , y afecto que acoftumbra que lo dif
pondrá todo de manera , que fe egecute con puntualidad. En Ma
drid d catorce de Septiembre de mil y feifeientos y treinta y ocho,
z Y porque á la liberalidad , y Religio* dt fu Mageftad
fojn. X. Kk 2 no
% 6o SITIO , Y SOCORRO

no Faltafle la circunftancia de la caridad bien ordenada , ni la


memoria á la remuneración de los vecinos de Fuente- Rabia,
fue férvido de dar inteligencia á eftc Decreto con el que le li

gue.
El Valor , fidelidad ^y confiancia de los de Fuente-^bta en la
¿efenfa de aquella Tla^a , ha ¡ido tan grande , que por ti egemplo fe
■debe tonJkrVar en la memoria , encaminando/e á fu mayor beneficia
las abras pías , que *n hacimiento Áe gracias de la merced que Dios
mefiro Señor fe haférvido hacernos , he mandado fe funden : y afsl
he refuelto , que en primer lugarfean preferidas á todas , las hijas
de Fuente-^abía para la colocación ¿e huérfanas-, y ni mas, ni me-
nos en la Redención de Cautivos los quefueren hijos de la mifma Vi
lla. En fegundo lugar las hijas Aefoldados de las Fronteras de Afri
ca, y los que efiandome firViendo allifueren prifioneros de ~Moros. £/>
tercero, las hijas defoldados,y marineros perdidos peleando^ en lado»
tacion de huérfanas ,y ellos en la Redención de cautivos, Y en quar-
to , en ambos géneros entrarán triados de mi Cafa : en efia conformi
dadfe declarará ,y egecutará. En Madrid á Veinte y dos de Septiem
bre de milyfeifeientos y treinta y ocho,

CAPITULO XXXXVI

MERCEDES QUE HIZO SU MA^ESTM)

* ios Je Fuente-^ab'ta,

Ando luego fu Mageftad Formar Junta de Minis


tros de toda fatisfaccion , en que concurrían los
mayores de la Corte , para que le confultaíTenlas
mercedes , que fe habían de hacer á la Villa , y(
■ vecinos de Fuente- Rabia , al Gobernador, Capi
tanes , y íoldados , que la defendieron , y á todos los que en el
Egercito , y fuera de él habían férvido en cftaocafion. Y porque
fe halle memoria con cfta relación de las que fu Mageftad hizo
á efta generofa Plaza , remitiendo á la lifta , que defpucs de aca
bada fe pondrá de los demás que la han recibido de fu Real , y
poderoía mano ; me ha parecido poner aqui íblamentc las que
recibió la Villa , omitiendo también las que ha hecho al Conde
Duque , por hallarfe aun fluduando entre la liberalidad, y gran
de-
DE FUENTE-RABIA. 261

¡deza de fu Mageftad , la calificación de los Confejos , y la mo-


deftia fingular del Valido , que rehufa admitirlas , teniendo por
único premio , y remuneración el fervir á fu Rey , como inge-
nioíamente pondera una de las plumas mas acreditadas de Euro
pa , que con eftilo maravillofo , y elegante ha confeguido el
aplauío común de las gentes.
I. Lo primero , hizo fu Mageftad merced á Fuente-Rabia
de erigirla en Ciudad , y que fe pudieííe llamar LA MUY NO
BLE , MUY LEAL , Y MUY VALEROSA CIUDAD DE
FUENTE-RABIA.
II. Dieronfele cien mil ducados para fus reparos , y fortifi
caciones.
III. Que la Barca que continuamente aísifte en el paío de
Beobia fe ponga á la parte de Fuente-Rabia , y afsimiímo el Al
calde de Sacas , quitahdofe de la de Irun,donde lia citado.
IV. Que el oficio de Correo mayor, que eftá en Irun, re -
fida en la Ciudad de Fuente-Rabia , para ayuda á fus propios.
V. Hizofcle merced del Patronazgo de la Iglcfia de la Villa
de Elgoibar , con que fea para la reedificación, y ornato, y de
más obligaciones de la de Fuente-Rabia.
VI. Que goce de las penas de Cámara , que fe caufaren en
aquella Ciudad , aunque las caufas vayan en apelación á Tribu
nales Supremos.
VII. Satisfacieronfeles á la Ciudad , y fus vecinos los daños
que padecieron , y lo que preftaron de fus alhajas , y haciendas:
y afsimifmo lo que huvieron menefter para el reparo de fus ca
ías : y que cada vecino dé memorial de fus daños , y pretenfio-
nes , para que midiéndolo con fu calidad^ fe le haga mas fatif-
facion.
VIII. Dieronfe á cada vecino de los de la Ciudad cinco mil
y feiícientos y diez maravedis por una Vez de ayuda de cofta,
para emplearlos en lo mas necefario.
IX. Entregaronfe a Cada Viuda 5 cüyos maridos murieron
en la defenía del fitio, diez y ocho mil y fetecientos maravedís,
para que fe íbeorrieífen de lo mas preciíb.
X. A las mifmas viudas , cuyos maridos murieron en la de
fenía , fe les afsientael fiieldo de Una pinza de foldado, para que
la gocen entre la Infantería, y dotación del prefidio todo el tiem
po que vivieren.
A
26 z SITIO , Y SOCORRO

XI. A los huérfanos , cuyos padres murieron en la Plaza,


fiendo de edad para poder tomar armas , fe les afsicnte plaza de
foldado 5 y no la teniendo , fi fueren perfonas que no puedan
mantenerle , fe les dé un fueldo , no por cabezas á todos , fino
por familias , con calidad , que en llegando á poder tomar ar
mas, firvan entre la Infanteria , y entonces cada uno goce de
plaza entera.
XII. Que con algunos vecinos de Fuente-Rabia contra
quien íé procede por delitos , y citan condenados en penas de
¿amara , y gaftos de jufticia , fe entienda con ellos el indulto en»
todos los cafos que no huvierc parte.
También la honró fu Magcftad con la carta figuiente.
EL <%EY. Concejo ¡Jufiicia , (Regimiento , Caballeros Hi
jo/dalgo de la muy "Roble , y muy Leal Villa de Fuente -(Rabia , por,
lo que ha eferito el Almirante de Cafiilla en[tete de Septiembre ,fe ha
entendido, como de/pues de haber acometido al enemigo aquel dia^fut
nueftro Semr férvido de dar tan feli^ fucefo á mis Armas , que pudo
aquella noche entrar en ejfa Villa , defpues de haber rompido , y puefto
en huida, al enemigo con grande pérdida defu gente , banderas , arti
llería , municiones, y bagage ,co» que folio ejfa Tla^a del aprieto en
que fe hallaba , habiendo con Quefiro "Palor refifiido por difeurfo de fe,
fentay nueVe dias el fitio que pufo fobre ella , llegando las incomo
didades que en efie tiempo fe ofrecieron , con tal bizarría , que fin
reparar en las haciendas , y vidas ¡mantuVifteís la reputación de mis
Armas con la fidelidad que fiempre lo baléis hecho , dando egemplo Á
todas las Kaciones Vueftra conftancia ,y valor , de que haré fiempre
fingular efiimacion , como merece ferVicio tan particular , pues en él
conftftio la gloria de tan felhí fu^fo. Y aunque todo Viene de mano de
nueftro Señor , reconozco la parte que en él habéis tenido , que es muy
conforme a Vueftras obligaciones j y afsi lo manifeftaré haciéndoos
grandes mercedes. Y sí bien tengo refuelto algunas ,me diréis las que
fe os ofrecieren , que fean de mayor conveniencia Vueftra , para que
tome refolucion en ellas. Y defde luego ofrezco la pronta reedificación
de Vueftras cafas. Y he mandado al Almirante me enVie relación de
lo que importa efie gafio , para quefe proVea fin dilación , y quefe dé
á cada Vecino , por ahora , el focorro , que de él entenderéis. También
he mandado me informe los que fefeñalaron en efia ocafion , á quien
fe deban dar Ventajasfobre qualquierfueldo , porque tan buenos Va-
fallos queden remunerados ,y haga memoria en todos tiempos de la fi

ne-
DE FUENTE-RABIA. 26 ;

ne^a con que habéis perfederado , y reftftido en la opoficion del Ejer


cito del enemigo s pues hafta las mugeres acudieron á todo lo necefa-
rio , gobernando/e con tal Valor , que no efeufaron las acciones de ma
yor riefgo , de que me doy por muy obligado , y de lo mucho,y bien que
obrafteis en efte fitio , afsi en daño del enemigo , como en Quefira de-
fenfa. Yes cierto no olvidaré el amor ,y perfeVerancia con que os ha-
Deis expuefto á la fuerza del enemigo , pues habéis tenido tanta par
te en que mis Armas conforten el crédito que han adquirido en todas
partes , y efcufado otros inconvenientes. De Madrid á quince de Sep
tiembre de mil y feifcientosy treinta y ocho anos. YO EL <${EY. Tor4
mandado del ^ey nueftro Señor. Don Fernando 8^»*^ de Contreras.
2 El Conde Duque eferibió también la carta figuicnte, to
da de fu mano, hafta el íobreícrito.
A la muy Noble ¡y muy Leal , y muy Valerofa Villa de Fuente-
Gtabía.
Su Mageftad ( Dios le guarde ) eferibe a Vm. dándole las gra
cias del Valor ^y conftancia con que fe ha defendido en el difeurfo de
tan largo fitio , de que fe ha dado por muyférvido , como h moftrarcL
en las mercedes , que hará á Vm. y merece tan ]uftamenté yque ferán
mayores que fu defeo mifmo de Vm. las quales folicitaré yo con gufto^
quedando contentifsimo de efte fucefo , ajfegurando á Vm. que me ten
drá fiempre muy á fu ferVitio ^ytan fuyo, que nada quifiera fino ha
ber nacido hijo de ejfa Villa , pues ha fido la honra de toda nueflra
Nación. Dios guarde á Vm. con lafelicidad que defeo. Madrid quin
ce de Septiembre de mil y feifcientosy treinta y ocho años. Don Gafi.
par de Guiñan.
3 Con los fegundos avifos fe fupo , que á los ocho de Sep
tiembre partió la Armada Francefa de la Concha, haciendo bor
dos para falir á fuera , deíamparando el Cadillo de Liguer , lle
gando á hacer frente de banderas á San Juan de Luz , donde íe
fortificó. El dia figuiente pasó el Egercito de fu Mageftad á ha
cer frente de banderas en Irun , ocupándolas fortificaciones que
en aquella parte tenian los Francefcs al paío de Beobia, y fe man
daron deshacer las que hacian opoficion por la parte de Fran
cia.
4 En Irun , dejaron los Francefes difpuefta una maldad de
perverfifsima , é indignifsima guerra , mucho peor fin compa
ración , y mas vil que haber deíamparado fus banderas con una
fuga tan deshecha, y rota. Porque en la cafa de Juan de Arba-

laez,
264 SITIO, Y SOCORRO

laez , que es la mejor de aquella Villa, juzgando al defamparar-


la, que la ocuparía alguno de los Cabos mas principales de nuefc
tro Egcrcico , dejaron cubiertos muchos barriles de pólvora , y
una mecha encendida con tal temple , que lentamente fueílc
dando fuego para que Ce volaíTc la caía con los Cabos , ó Gene
rales que la ocu pallen. Habiendo entrado en ella Don Pedro de
Solazar , Gentil- Hombre del Almirante', que prevenía fu aloja
miento , lo reconoció , y por breve diftancia de tiempo fe cícu-
só el peligro , mereciendo bien poco los Generales de Eípaña el
ocasionarles efte riefgo con una acción tan infame; pues habien
do enviado el Principe de Conde por todos fus criados , y con
ellos los de otros Cabos principales de fu Egercito , fe les entre
garon fin ninguna talla , fin aguardar para efto orden de fu Ma

geítad.
5 A los prifioneros Francefes, que fuera de los que fe entre
garon al Principe de Conde , quedaron mil y trefeicntos , por
que no eftuvieíTen ocioíos , y dieífen fatisfaccion á los vecinos de
Fuente-Rabia del daño que les habían hecho en fu muralla , fe
les ordenó que trabajaííen en el reparo de ella , dándoles un real
cada dia de íocorro ; teniendo cite coníuclo los vecinos de la Vi
lla , de que fi Francefes fe las derribaron, Francefes fe las volvie
ron a reparar. Y defeando fu Mageítad aíTegurar las fortificacio
nes de la Plaza, y que fe alojaíTe aquel Egercito como era razón,
porque iba yá entrando el Invierno , y para ajuítar algunas pre-
tenfiones que tenia la Provincia íobreel punto de los alojamien
tos , dio orden que partieíícn de cfta Corte el Licenciado Don
Francifco Antonio de Alarcon , del ConfejoReal, y de la Cáma
ra, el Licenciado Don Diego de Riaño, del mifmo Coníejo , uno
y otro del Habito de Santiago, y Don Nicolás Cid, Veedor Ge
neral del Egercito de Lombardía , y del Confejo de Guerra , y
con ellos algunos Ingenieros que difpufieíTen luego las fortifica

ciones.
6 Dio orden también íii Mageítad al Marqués de los Velez,
que volvieífe al Gobierno de Navarra , y Aragón , dándole las
gracias del valor , prudencia, y cuidado con que íc habia porta
do, que no puede Saltantemente ponderarfe: y que el Almiran
te de Caíliila volvieíTe al defcapfo de fu cafa , y á fervir fu ocu
pación cerca de la Real Períona ; ordenando , que el dia de fu
entrada , que fue á diez y nueve de Noviembre , le falicíTe á rc-
■»
ci-
DE FUENTE-RABIA. 265

cibir el Conde de Monterrey , Confejcro de Eftado, que con tan


clara opinión de prudencia ha ocupado , y férvido los mayores
Pueftos, y Gobiernos de la Monarquía: concurriendo fer fu Pcr-
fona la de mas eftrechos vínculos de parentefeo con el Conde
Duque , que encaminó de efta fuerte la mayor honra , eftima-
cion , y lucimienro de la entrada del Almirante, faliendole á vi-i
fitar primero por fu Perfona á Caramanchel , donde fue recibi
do , y acompañado del de Monterrey , y de toda la Corte, y lle
vado a Palacio con el aplaufo debido á fu Perfona , y á la con
currencia de tan grande fucefo , y victoria como por fu mano íc
habia confeguido.

CAPITULO XXXXVII.

SUCESO DE LAS qALE%AS VE SICILIA,

y Francia.

OR efte mifmo tiempo llegó avifo, de que habien


do fabido el General de la Armada Franceía, que
fe hallaba con quince galeras muy bien armadas,
que catorce de las nueftras citaban á la ribera de
Saona j determinó de irlas á bufear a los últimos
de Agofto , y reforzando fus galeras , y armándolas con paveía-
das , y otros reparos , llenándolas de muchos Caballeros France-
íes de Malta, y de toda la nobleza de la Probenza,fueronla vuel
ta de las nueftras , y las hallaron á quince millas de Saona: y ha
biendo eftado a la vifta fin embeftirlas , pareció á Don Juan de
Orellana, y a Don Rodrigo Hugo de Velafco, Cabos de nueftras
quince galeras de Efpaña , y Sicilia ( por haber vuelto la Baza na
que eftaba en Genova) que era bien tomar parecer de los Capi
tanes. Reconociófe que nueftras galeras fe hallaban fin chuíma,
y con foldados vifoños , y que cafi todas hadan agua : quebaf-
taba pelear con ellas fi nos embeftian , pero fi ellos no embif-
tieífen , era lo mejor continuar fu viaje á Genova. Todavia Don
Juan de Orellana , y fu Ayudante refolvieron , que fe les embif-
tieífe ; y fi aísi fe huviera egecutado con buen orden , como lo
determinaron eon fobrado valor , fuera muy conocida la victo
ria.
2 Las primeras que embiftieron fueron, la galera San Juan,
Te/w.X Ll y
2 66 SITIO , Y SOCORRO

y Santa Catalina , que eftaban en el cuerno derecho , y por otra


parte la galera Santa Ana , y San Pedro , las quales fe embara
zaron de manera al pelear , que apenas pudieron fer de prove
cho. La galera Santa Catalina tenia ya ganada la Franceía con
tra quien habia embeftido, quando llegaron otras dos Franceías
á íbcorrerla , y abordaron á Santa Catalina , á cuyo focorro vol
viendo el Capitán de la mifma galera , que ya citaba en la délos
Francefescon otro de fu Infantería , al uno le dieron un balazo
en la cabeza , y al otro en un brazo , de que cayeron entrambos.
Mataron al comitre , artillero , timonero , y otros oficiales , hi
riendo , y obrando con tan grande esfuerzo los Francefes , que
cftuvo cafi perdida del todo efta galera , por no haber llegado
ninguna de las otras á focorrerla : y un forzado Catalán , y otro
íbldado anduvieron tan valerofos , que peleando con los France
fes , bailaron los dos folos a recuperarla, matando catorce de
treinta Francefes que habian entrado en ella , y haciendo huir
á los demás. La galera Santa Clara ganó la Franccfa que le em
butió por no haber tenido la Francefa quien la íbcorrielle. La ga
lera Santa Maria, luego que comenzó á pelear íe levantó la chuf-
ma , y matando , y degollando nueftra gente , que eftaba diver -
tida en pelear con el Francés ( y entre otros á Don Antonio En-
riquez , Caballero de mucho brio , y que iba á fervir á Italia ) íc
alzaron con la galera los Moros , y íe fueron con ella á Africa.
3 Lleváronnos tres galeras los Francefes , y noíotros les lle
vamos otras tres. Arribaron las nueftras á Monaco , y la Patra
ña de Eípaña volvió con el Eftandarcc Real : la Capitana de Si
cilia , y otra de la mifma Eíquadra derrotadas , vararon en tierra
en la mifma cofta. Duró muchas horas, y fue muy fangrienra la
batalla , muriendo quatro mil y quinientos foldadosde los Fran-
ceíes , y entre ellos numero exccfivo de Monfiures , y de la no
bleza de la Probenza. De los nueítros faltaron mil y quarrocien-
tos entre íbldados , forzados , y eíclavos. Salieron heridos Don
Juan de Orellana , y Don Alonfo Pérez de los Rios. Mataron
dos Capitanes de dos galeras de Eípaña j y á Miguel de Barrio,
Capitán de la galera Santa Maria le cautivaron. Murió Don Ro
drigo Huso de Vclaíco , Cabo de las de Sicilia , Don Chriftoval
de Heredia , y un Maefe de Campo , y eran quatrocientos y cin-
quenta los heridos , Efpañoles , y Francefes , que por cfte tiem
po íc hallaron curando en Genova. Y Gon fer afsi , que tres ga-
. le-
DE FUENTE-RABIA. 267

leras que nos llevo el enemigo , las fuplimos con otras tres que
nofotros les ganamos , y que la pérdida de la Nobleza , y nume
ro de gente fue tanto mayor la del enemigo , que habia galera
de las Tuyas que no fe hallaba con doce hombres ; todavía no íc
ha tenido efta por victoria, fino por deforden , refpe&o de que
nunca el Francés con igual numero de galeras , fe ha atrevido á
pelear con las nueftras. Hizo gran falta hallarfe nueftras galeras
fin General que gobernaíTe la facción , aunque fe han tenido avi-
ios de lo que lloraba la Probenza el numero grande de gente
principal que habia muerto en aquella baralla , pues apenas di
cen que fe hallaba cafa noble en que no faltaíTc padre , herma
no , ó hijo , y entre ellos el General de la Armada.

' capitulo xxxxvm.

TELEA <D0^ CA%LOS DE l^A^XJ

con fiete galeones , contra diez^ y Jiete navios

de Olandefes.

Porque no huvieífe pieza por tocar en los Egcrci-


tos , Armadas , y bageles del Rey nueftro Señor
efte año de treinta y ocho, en que fueíTc necefario
experimentar el valor de los Elpañoles , y la pro
tección que Dios dá á ius Armas ; llegó aviío, que
habiendo entendido los rebeldes , que Don Carlos de Ibavra,
Vizconde de Centenera , parda de Cartagena con fierc galeones
de plata, armaron con diez y fiete navios efeogidos, á un famo-
íb corfario, á quien llaman Pie de Talo , y a Diego de los Reyes,
con orden de que falieííen al Cabo de San Antón , y peleaífen
con ellos. Habiéndole entendido cito en el Confejo Real de las
.Indias , y en fu Junta de Guerra , fe dio avilo á Don Carlos de
¿barra para que fueífe con la prevención que el cafo requería.
Partió de Cartagena de las Indias el Vizconde , y llegó con fu .
.Armada , que conftaba de fíete galeones, á los últimos de Agof-
to doce leguas déla Habana ,á un puefto que llaman Pan de
Cabanas, y por tener el tiempo contrario no pudo tomar el puer
to. Vio la Armada del enemigo que venia la vuelta de la nueftra,
..y mandó difparar una pieza para dar feñal de batalla á nueftros
»lJ70ffl.X¡ Ll 1 ga-
268 SITIO, Y SOCORRO

«raleones , y que tomaffe cada uno en los navios el puerto que les
tocaba , conforme la difpoficion , y orden que fe les había dado.
2 La Capitana , y tres naos las mayores del enemigo, em
butieron á nueftra Capitana, y fu Almiranta , y otras dos naos
con ella á nueftra Almiranta , y á las cinco redantes las doce re
beldes. Metió la Capitana enemiga fu bauprés , por la jarcia del
trinquete de la nueftra , con tan grande refolucion , que trahía
fu gente fobrecubierta, cofa que nunca la acoftumbranlosOlan-
deíes , porque fiempre pelean debajo de jareta. Trahía tres anda
nas de artillería la Capitana Olandefa con cinquenta y quatro
piezas de bronce , fiendo los calibos de las balas de a cinquen
ta, veinte y cinco , y veinte libras : y habiendo dado la carga a,
nueftra Capitana, y Don Carlos orden que no fe difparaíTe halla
que eftuvieílen tan cerca que no fe perdiefle tiro, habiendo abor
dado del todo , dio tres cargas de artillería , y moíqueteria nuef
tra Capitana tan Furiofas , y con tan buena orden , y haciendo
tanto daño al enemigo , que cortando cabos , y aparejos, íe des
abordó , y íe apartó huyendo , figuiendole lo bailante para que
íe vieííe por quien quedábala victoria. Nueftra Almiranta á car
go de Don Pedro Urfua , Almirante de los galeones , Caballero
de la Orden de Santiago , y de mucho valor , fe defendió con la
mifma refolucion , y buena orden , y las demás naos , y Capi
tanes cumplieron igualmente con fu obligación.
3 Quedó herido el General Don Carlos de lbarra,y el Al
mirante Don Pedro de Urfua. Ni por efta cauía quiío el Gene
ral recogerfe , ni dejar el gobierno de la Armada : lo mifmo íu-
cedió al Almirante} y fueron muertos , y heridos algunos Capi
tanes , y Cabos , de que fe hace particular memoria en la rela
ción imprefa que corre de efta facción.
4 Rctirófe el enemigo , y volvió a embeftir otras dos ve
ces á nueftra Armada, fiempre rechazado con tanta pérdida de
gente , que reíolvió de aguardar otros ocho navios que le venían
de íocorro. Viendo efto el Vizconde Don Carlos , y que ya la
Armada del rebelde apenas íe diviíaba de la nueftra, formó jun
ta para ver lo que convenia obrar, y fi feria bien tomar el puer
to de la Habana con el rieígo de pelear otra vez, conduciendo a
aquellos pocos navios los millones , y teíoro de fu Magcftad j ó
feria mejor arribar á la Vera-Cruz para venir comboyando la
flota de la Nucva-EÍpaña , que fe hallaba en aquel puerto. Re
DE FUENTE-RABIA. 269

íblviófe s que cito ultimo era lo más conveniente í concurriendo


en efte parecer el Licenciado Don Juan de CaraVajal y Sande,
del Cornejo Real de las Indias > que de vifitar las Audiencias de
Lima , y las Charcas venia en efte viage* Seguida efta refolucion
por los nueftros , el rebelde defembocó el Canal , y Volvió a
Qlanda , habiendo caftigado á algunos Capitanes por parecer
que no habían cumplido con fu obligación.
5 Por efte tiempo alegró Dios á Efpaña > y Francia con el
feliz nacimiento de la feñora Infanta Doña Maria , que fue á
veinte de Septiembre „ y por el mifmo tiempo del Delfín de
Francia , reconociéndote cftas dos clariísimas luces entre tantas
tinieblas , y confufion de guerras , que hacen hoy tanto mas
amada , y defeada la paz. Hizo mas folemne la fiefta del Bautis
mo de la Serenifsima Infinta , que fue á fiete de Oótubre , y el
alborozo de la Corte , el hallarle en ella , y fer fus Padrinos el
Señor Duque de Módena , y la" feñora Princefa de Cariñano,
Bautizando á fu Alteza el Cardenal Don Gafpar de Borja , pre
miando fu Mageftad con femejantes honras la fineza con que
han férvido eftos años en las guerras de Italia , y de Flandes los
feñores Duque, y Principe Tomás.

CAPITULO XXXXIX.

ETILOqO T>E TOVOS LOS S UCES 0 S

de ejla relación.

Stos ion los fucefos del año de treinta y ocho , con


que ha feñalado el dedo de Dios, quien defiende .
en el mundo fu caufa : dando conocimiento cía-
ro á qualquicra juicio defipafionado , quanto ex
cede el valor de las Armas de Efpaña , y el crédi
to de fu Milicia a la de fus enemigos. Pues quien confideráre con
animo libre de afeólos , que habiendo entrado á los principios
de efta Campaña , de conformidad el Francés , y el rebelde á re-
partirfe los Paífes Católicos de Flandes con quarenta y cinco mil
infantes , y diez mil caballos : y que con menos de cinco mil
venció el Señor Infante Cardenal al rebelde en el Dique de Caioó
dentro de fus mifmas trincheras , degollándole mil y quinientos
hombres 3 y otros mil y quinientos que fe ahogaron , y prifion
27o SITIO, Y SOCORRO

de dos mil , ganándole íéfenta vanderas , todo el vagage , arti-:


lleria , municiones , y baftimentos. Y que volviendo otra vez
á embcftirle íu Alteza con fíete mil infantes , y dos mil caballos
en las trincheras de Gueldres , teniendo el rebelde catorce mil in
fantes , y tres mil y quinientos caballos , no íe atrevió a aguar-i
darle , dejando algunas piezas de íu artillería , deshecha buena
parte de fu retaguardia , y preíos un primo , y fobrino del Prin
cipe de Orange. Y que con pocos mas de nueve mil infantes íb-
corrió el Señor Principe Tomas dos veces á San Homer , contra
el Egcrcito de Jatillon , que conftaba de quince mil infantes , y
cinco mil caballos : y últimamente, ganándole los Efpañoles fus
fortificaciones , los redujo á términos, que pidieron las condicio
nes para dejar el fitio , que no pidieran los fitiadospara rendir la-
Plaza : y que a un Regimiento de dos mil Franccfes , pudiendon
los vencer con mas gente , envió íblos quatrocientos mofquete-
ros , con que les obligó á dejar las armas , y rendirfe, pidiendo,
que les dejaíícn las vidas. Que habiendo un Egercito tan grande
como el de Monfiur de las Forzas de diez mil infantes , y quatro
mil caballos , fitiado , y batido a Jatelet , fe la defienda el Go
bernador hafta que fe junten con ellas tropas, y Egercito de Ja
tillon , y últimamente les cuefte la Plaza fíete mil Francefes. Y;
que entrando á una Provincia tantas veces combatida , como el
fidelifsimo Condado de Borgoña , obrando el Duque deLonga-
bila , General Francés , con fu gente las crueldades que nunca
llegaron á egecutar los barbaros mas ágenos de toda razón , le
rompa un Egercito mal difciplinado, como lo eftaba entonces el
del Señor Duque de Lorena , obligando á retirarfe el enemigo
• con perdida de mas de dos mil hombres. Que teniendo en Italia

fu alianza el Rey Chriftianifsimo todo el Piamonte , y Saboyar-


do , y parte del Monferrino, y un Egercito, que íe jachaban que
habia llegado á catorce mil infantes , y quatro mil caballos , les
lleve el Marqués de Leganés en diez y fiete dias la celebrada Pla
za de Bren , y la de Berceli en quarenta, dos de las mejores de
Italia. Que habiendo entrado con poderoío Egercito en la Can -
tabria el Principe de Conde , y hechoíe íeñor de los Paíages, Le-
zo , y Rentería , pareciendo poco á fu prefupuefto , no folo k
Plaza que fició, fino San Sebaftian , Vi&oria , y el Reyno de
Navarra 3 fe le defienda dos mefes Fuente-Rabia , con las mura
llas caídas , y poco mas de mil hombres , con muerte de dos mil

7
DE FUENTE-RABIA. 271

y quinientos Francefes. Y últimamente el esfuerzo que da á fus


vafallos el corazón magnánimo de fu Mageftad , la atención , y
prudencia del Conde , el valor , y gallarda refolucion del Almi
rante de Caftilla , y Marqués de los Velez , la diícíplina , y ex
periencia de los Cabos , que concurrieron en aquel Egercito, con
la gente que fe hallaba en Efpaña, fin que vinieíTe de fuera de
ella , defpues del fitio , de los Egercitos de fu Mageftad Compa
ñía alguna , ni dejaíTen de ir las que eftaban deftinadas á los ío-
corros , para que fe apreftabanj venzan al enemigo , embutién
dole también en fus miímas trincheras, prendiéndole mil y qui
nientos infantes , ahogandofe cerca de dos mil , y otros mil y
quinientos muertos en aquella Campaña, perdiendo íu Eftandar-
íc , todas fus banderas , artillería , y vagage.
3 Que habiendo puefto una Armada tan grande en lámar,
como la que condujo el Arzobifpo de Burdeos, y quemado doce
bageles nueftros indignamente en el puerto , de donde á fuerza
de valor fuera mejor probar a facarlos , íe les defienda mas de
fíete dias el galeón Santiago , y fe vuelva fu Armada fin poderlo
ganar. Que ni el deíorden de nueftras galeras baile á que dejaífe
el enemigo de perder la nobleza de toda la Probenza, y con ella
mas de quatro mil y quinientos íoldados , y de los nueftros íblos
mil y trecientos. Que abordando diez y fíete navios rebeldes a
fíete de Efpaña , los fuyos boyantes , y los nueftros cargados , fe
defienda tres dias , peleando el Vizconde de Centenera Don
Carlos de lbarra , y fe retire el enemigo con daño , y pérdida fu-
ya. Y que habiendo entrado en la Bahía de San Salvador del
Brafil tan poderofo el Conde Mauricio , le vencieífen las Armas
de Efpaña con pocos íoldados , y pocos mas ciudadanos , obli
gándole á embarcar , con muerte, y prifion de dos mil rebeldes,
pérdida de artillería , y vagage ; fácilmente conocerá quien efto
leyere , quanto mas peía el esfuerzo de las Armas , y foldados
del Rey , que el numero en que han excedido tanto cftc año las
de fus enemigos , reconociendofe lo poco que debe la Nación
Francefa al Confejo Francés , que poniendo en los oídos de fu
Rey Chriftianifsimo tan terribles , y artificiofas emprefas , vio
lenta el natural de un Principe tan benigno á turbar con fus Ar
mas la Iglefia , dar diípoficion , y caufa urgentifsima que crez
can los hereges contra la Romana , los rebeldes contra íu Rey,
grandes Principes vivan defterrados de fus Eftados , y en perpe
tua
272 SITIO, Y SOCORRO

tua calamidad , y guerra la Italia. Y pudiendo gozar Francia de


una honcfta , y abundante paz , ó emplear fus inquietas, y beli-
coíás tropas contra el enemigo del nombre Chriftiano ; elige ef-
ta violcntifsima mano , no folo conducirlas , fino precipitarlas
por pérdidas, ruinas, y muertes , fomentando la guerra con una
Nación tan fu vecina, valerofa , Católica como la Efpañola, pla
ticando, con efcandalo univerfal de las gentes, la barbara doc
trina que manifiefta el bronce de fu artillería : fiendo cierto que
íblo efte año han muerto mas de veinte y ícis mil Franccfes en
las batallas que íe han referido. De donde puede colegirfe quan-
tos habrá confumido la guerra , de diez años a efta parte que íc
continúa. También fe deja conocer fácilmente , fi fe mira a la
juftificacion de la caufa que tanto debe , y fuele influir en los
buenos , ó malos fuceíos , que el vencer las Armas de Efpaña en
tantas partes del mundo, habiendofe hallado fus enemigos con
tan grandes ventajas j manifiefta el candido , y religiofo animo
de nueftro Rey, á cuyas Armas afsifte la protección de Dios fin-
gularifsimamente , porque íblo aípiran a la defenfa de la Reli
gión Católica , al caftigo de íus rebeldes , al confervar en paz á
la Italia , al contener en debidos términos á Francia , y a
coníeguir con una valerofa , y jufta guerra , una
firme, y fegura paz.

rAE>-

*7J

ADVERTENCIA

AL TRATADO SIGUIENTE.

ATSltonio Bertier , Francés de Nación , y Librero de la ^eyna


Chri/lianifsima María Terefa ^jacó á lu^efla Hiftoria la
primera T>e^en Taris el año de 1 670. en un torno en oHalpo 9en el
que dicho Bertier pufo la figuiente nota.
El original de efta Relación de la Conquifta de la China
por el Tártaro , fue hallado entre los papeles del Iluftrifsimo Se
ñor Don Juan de Palafox y Mendoza , Obiípo que fue de la
Puebla de los Angeles , y á íu muerte Obifpo de Ofma. Efte in-
íigne Prelado , que fue Coníagrado en el año de 1 6 $ 9. y caíi
al mifmo tiempo nombrado Virrey de la Nueva-Efpaña por la
Mageftad de Felipe IV. entretenía corrcfpondencia en la China
por la via de Filipinas ; y con las noticias que le venian dos ve
ces al año , formo íu Iluftrifsima cfta Relación , la qual el Reve
rendísimo Padre Don Joíeph de Palafox , primo de fu Iluftrifsi
ma , puío en mis manos , ha tres años. Y el haber tardado tan
to en imprimirla es , que todo efte tiempo ha fido neceíario pa
ra traducirla , c imprimirla en lengua Francefa: que Hiftoria tan
rara , y tan extraordinaria, bien merece eílár imprefa en todas
lenguas , para que el mundo entero efte informado de un fuce-
íb , y una revolución tal , que no hay egemplo de tan grande en
el mundo. Hafta aqui la nota.
El TtgverendifsimQ Tadre Fray 'Benito Orozco , Cifiércienfey
repitió la Edición el año figuiente de 7 1 . en el tomo ociado de las
Obras de nuejlro Venerable defde la pagina 408. adYtrtiendo en fu
Prologo lo figuiente. La Hiftoria de las guerras Civiles de la Chi -
na , vino efte año imprefa en París de muy buena letra 5 pero
tan llena de yerros de Imprenta , tan poco ajuftada á fu Origi
nal , aísi en las claufulas , que muchas carecen de fentido , co
mo en el eftilo de otras , tan ageno del que en todas fus Obras
obíervó el Señor Obifpo , que qualquiera que la reconozca , la
negara en gran parte por fuya j pues en el decoro , y íeriedad
de nueftro Autor , y de fus Eícritos , no caben las voces jocofas,
que Ce hallan en ella. Pienían algunos, que añaden , y borran,
y á-las Obras te fujetos eminentes querer añadir , ó quitar , es
Tom. X Mm def-
*74
deslucirlas , porque lo perfc&o no admite mas , ni menos. Hi •
ciera agravio á quien la efcribió , en no darla á la eftampa cor
regida , y cotejada con fu Original , para defengaño de los que
la leyeren en lengua Caftellana , y Franceía , y confufion de
quien juzgó fe podia decir mejor , lo que eftaba tan bien dicho
por el Señor Obifpo.
E/la mala traducción , que bi^p el mencionado Bertier, dio oca-
Jion al ^eVerendifsimo Ofende , para creer no fue e/le tratado Obra
de nue/lro V. E/critor , fundado en las claufulas poco ferias , y me
nos decentes , que notó en él , tan contrario al eflilo graVe , y com-
pue/lo que fiempre obferVo en todo quanto dio á lu\ fu modefla , y ele
gante pluma, Y elfacarnos de e/la equivocación lo debemos a la fbli-
citud , y efmero del ^eloerendifsimo Oro^co , como nos há dicho en fu.
nota. Confia afsimifmo e/la Verdad de la confefion de (Bertier , que
afirma haber recibido el Original de mano del (ReVerendifsimo Fray
Jofeph Talafox : y como parto delfecundifsimo ingenio de fu V. Tri-
mo , le ha reconocido , y aprobado la Sagrada Congregación de ^ma9
como con/la de fu Decreto.

HIS-
HISTORIA

DE LAS GUERRAS CIVILES

DE LA CHINA,

Y DE LA CONQUISTA

DE AQUEL DILATADO IMPERIO

POR EL TARTARO.

CAPITULO PRIMERO.

XE^BELAJ^SE DOS VASALLOS

contra el Emperador de la China con gran poder, ga

nante feis Provincias , y la mifma Corte Imperial.

Los difeurfos del ^Tártaro en ejle tiempo.

STANDO el Imperio de la China en fu ma


yor grandeza , y fu ultimo Emperador en fu
mayor foberanía , cuyo nombre infeliz , y
mentirofo Cunchin ; comenzó a fentir en el
Imperio algunos baivenes en el año de mil
y feiícientos y quarenta , año fatal á muchos
Imperios , y famoío con varias confpiraciones , y revueltas de
Reynos , que fe fraguaron , y egecutaronen efle año. Digo, que
Tom. X. Mm z, era
»76 CONQUISTA DE LÁ CHINA

era el nombre del Emperador Cuncbln mentiroíb , porque Cun-


chin , en lengua de la China , dicen , que íignifica feliz pronos
tico , ó alto gobierno. El pronoftico , prefto fe verá quan falíb
fue : el gobierno en el Emperador bueno era , y bonifsimo el
Emperador ; pero no bafta fer el Rey bueno, ni íu gobierno , íl
ion malos fus Miniftros , y íi ellos tienen mano para íeguir , en
•qüanto quiCeren , fus paflones , y íu ambición. Rebeláronle,
pues , en el dicho año de mil y feifeientos y quarenta á un mif-
mo tiempo , contra el legitimo Emperador , dos tiranos , llama
dos el uno Cham , y el orro Ly , entrambos vaíailos íuyos, natu
rales de la China , y comenzaron con Egercitos formados á mo-
áeftar las Provincias de la parte del Norte , que confinan con la
Tartaria.
2 No acudió el legitimo Emperador á oprimir eftos tiranos
con el calor c[uc era conveniente, íegun parece; porque las que
jas , y memoriales de los Capitanes de las fronteras no hallaban
puerta en los Palacios , por donde llegar á los oídos del Rey ; y
porque los Miniftros de la Corte , que cerraban eftas puertas,
vendieron , y engañaron al Emperador ; y porque , aunque un
Emperador íea bueno, pnidente, cauto , fagáz , y de atenta pro
videncia , decia Diocleciano , cjue podiafer engañado , fi íe jun
taban para fu engaño los que eftaban dedicados para fu aviíb , y
íu remedio , y defenía. W Con efto a los tiranos íe les ha de ha
cer que teman ,o ellos fe hacen temer. Fueronfe alentando eftos
de fuerte con eíTa dañoía permifion , que yá íe hizo impofible,
lo que á los principios fuera fácil , y cobraron crédito de pode-
roíos , y de valientes ; y con el crédito fuerzas , para refiftir , y
aun para vencer. Con el aplauíb deíus victorias creció el nume
ro de fus vanderas; porque elaplaufo fiempre tieneféquh;o,y los
amigos del poderoíb crecen, al paíb que le crece el poder : con lo
qual en breve tiempo llegaron eftos tiranos á fer Señores de
cinco Provincias á fuerza de armas.
5 El uno de eftos tiranos, que íe llamaba Cbam^hizo alien
to en la ultima de eftas cinco Provincias , y mas retirada de la
Corte del Emperador , con titulo de Rey ,y con animo de con-»
quiftar , quando pudieíle , las demás Provincias vecinas. El otro
tirano rebelde , llamado Ly 5 que íegun parece , tenia mas elé
va
la) Flav. Vopifc in Diocle.
POR EL TARTARO. 277

vados peníamientos , Ce acercó mas ala Corte , llevando yá to


do el Imperio en fu peniamiento» Y porque hafta ahora le habia
íervido para fus máquinas la compañía del otro rebelde Cbam , y
yá ahora le podría fervir de eftorvo un competidor tan grande,
procuró , fegun parece , oprimirle , y matarle á traición j por
que no fe halla en toda la relación mas memoria , ni mención de
eftc tirano Cham. Advierto aqui , que ferá fuerza , y lo ha fido
en efta relación , afirmar algunas colas con efta cortapifa , de
íegun parece 5 porque la relación , y noticias que de ella han ve
nido , fe han recogido fegun iban llegando los aviíbs j y eüos
por la confufion de la guerra , y revolución del Imperio , (alian
Cortos , y confuíbs , fin diftincion de tiempo , ni pcríbnas 5 y es
neceíario , para cada punto verlos todos , y carearlos unos con
■otros , y colegir de lo que fe dice en unos ,1o que es configuien-
te en otros. Porque fino es de efta fuerte , echára menos mu
chas cofas á cada rato la curiofidad , y ni allá , ni acá fe han po
dido digerir mas eftas noticias , aunque fe ha defeado , y fe ha
procurado.
4 Viendofe yá el fegundo tirano Ly , folo , y fin competi
dor , que pudieííe afpirar al Imperio^ comenzó á declarar fus al
tivos peníamientos. Hizo fu afsiento en la Provincia de Xaníi,
en la Ciudad principal , y cabeza de ella 5 llamada Siganfuafe.
Hizofe coronar por Emperador de la China. Pufo Corte Impe
rial , y comenzó á tratarle como Emperador , y amenazaba con
intentos mayores de que habia de invadir la Provincia , y Cor
te Imperial de Tefán , y añadir efta Provincia á las cinco , que
yá habia ufurpado. No fe fabe con puntualidad los principios de
eftos dos tiranos. Tieneíe por cierto , que fueron dos Generales
del legitimo Emperador de la China , y que ellos , y fus tolda
dos , por verfe fin premio , ni eftimaeion , y atropellados de los
Magiftrados de la Corte , íe confpiraron contra el Rey, y contra
ellos , para premiarfe á sí mifmos , y darlos á entender a los Ma
giftrados , quanto mas bien , y mal le podian hacer al Rey , y
al Reyno los íoldados , que los Cortefanos. Comenzaron por
quejólos , y profiguieron por haber comenzado. Mucha culpa
tiene quien les hizo comenzar 3 pero jamás tendrán ellos diícul-
pa de haber comenzado , ni de haber proíeguido , hafta defpe-
ñarfe en la trayeíon , y rebeldía. Jamás puede el vafallo enojar -
fe contra los vicios de fu Rey , aun quando fean vicios conoci-
dosiS
i78 CONQUISTA DE LA CHINA

dos ; y mucho menos puede vengarfe de fu Rey , ni hacer juíti-


cia a sí mifmo. Pida , y clame , y porfié , y perfevere ; y fi no
alcanza , dele fus quejas , ó degcfelas i Dios , que el folo es el
Superior de los Reyes; porque en permitiendofe que los vafallos
fe enogen contra fu Rey , ó fe venguen de fu Rey , acabófe el
gobierno del Mundo.
5 Mientras la gran China íc abraíaba con eftas guerras ch
viles , y haciendofe Imperio dividido, fe difponia para fer Impe
rio afolado , citaba el Tártaro á la mira, con harto defeo de que
fe ofrecicífe algún titulo decente , y honrado , para entrar á la
parte , ó aun al todo, en las Provincias de la China. Porque aun
que es verdad , que todos eftos veinte y quatro años anteceden
tes á la pérdida del Imperio de la China , deícle el de 1 6 1 8. naf
ta el de 1 642. hicieron los Tártaros algunas entradas , y corre
rías , fue en venganza de otras entradas , que los Chinos habiari
hecho en la Tartaria : y en eftas Naciones Afiaticas , no hay^
agravio fin fatisfaccion de venganza, ora fea el agravio de hom-,
bre á hombre , ora de Reyno á Reyno. Es tan cierto en el Afia,
que el agraviado ha de volver la pelota del agravio , como es
cierto en Alemania , que á todos brindis fe ha de hacer la ra
zón : y ojalá que íololo fuera en Alemania. Por efta coftumbre,
los Tártaros fronterizos tuvieron eftos años muchos encuentros
con los Chinos de fu frontera , por defagraviarfe de ellos. Pero
no trataban de la invafion del Imperio de la China , ni llevaban
poder para tanto empeño, ni hacia el Rey de la Tartaria la guer
ra : y afsi para aquello no eícrupulizaban mucho las paces jura
das , ni el derec ho cedido ; y para la invafion del Imperio eícru-
pulizaron mucho , y la procuraron juftificar con tantas razones,
y títulos , que pueden eníeñar eícrupulos á los eftadiftas de Eu
ropa , como luego veremos. Eftabafe , pues, el Tártaro á la mi
ra , viendo el Imperio de la China en tanta confufion ,y aguar
daba ocafion , en que con decencia , y fin tiranía pudieífe él ha
cer algún lance de importancia en las Provincias de efte Impe-i

rio.
6 Bien echaba de ver el Tártaro , que á rio revuelto era fe-
gura fu ganancia , y que fi las armas habían de declarar el dere
cho , que íaldria la fentencia en fu favor* Pero ion mas eícrupu-
loíos los barbaros , que los políticos 3 y no le pareció al Tártaro
que era acción de Reyes , fino de tiranos , el poner el derecho
en la fuerza. Ha-
POR EL TARTARO. 279

7 Hallabafe con mucha , y buena gente de guerra de á pie,


y de á caballo : artillería , aunque no la tenia entonces , defpues
fe halló con mucha , y buena. Pero no permitió jamás que fe.e£
cribieíTe en el bronce de las piezas , que ellas eran la ultima ra
zón de los Reyes 5 que eíTa no es razón , ó íinrazon , para eícri- .
bir en bronce , fino en polvo , que fe le lleve el viento.
8 También echaba de ver , que el tirano Ly , defeaba , y
pretendía fu favor contra el legitimo Emperador , dándole par
te en la China , para no tenerle por enemigo 5 pero tenia el
Tártaro las paces juradas en la caía Real de la China , y cedió
del derecho del Reyno , y citaba la fangre Real viva en el Em
perador prefente 5 y no fe atrevia el Tártaro , con fer idólatra, á
violar el juramento que habia hecho á fus fallos Diofes : dando
egemplo con la obfervancia de fu falla religión , á los que fe pre
cian de la verdad en fus juramentos , y no tienen , ó por lo me -
nos no euardan ninguna. Ultimamente , bien echaba de ver el
Tártaro , que fi él fe arrimaba á una de las partes , quepodia fer
arbitro de entrambas. Cada una de ellas tenia parte en el gran
muro , por donde le podia dar entrada 5 pero deteníale, porque
no le pedia favor el Emperador legitimo , y él no le quería dar
al tirano rebelde ; porque le parecía , y con razón , que aún en
lo humano era infamia , y era mal egemplo el dar favor á los
rebeldes contra el legitimo Rey. Y aunque no fe precia de Rey
ungido , y confagrado , reconoció que eíTa era acción de mal
nombre , y ofenfible al Cielo , y á la tierra : y cierto , que pu
diera fer en él menor el efcrupulo , pues todos eran Idólatras , y
no daba favor á los de contraria religión á la fuya , contra los
mifmos de fu religión. Con ellos difeurfos , y confideraciones fe
detenia el Tártaro dentro de fus limites, aunque tenia bienaper-
cebidas fus vanderas , afsi por eftar los vecinos armados , y con
guerra viva , como porque fiempre juzgó , que habia de hallar
fazon , y titulo , para entrar en la China , lín violar los dere
chos que refpetaba.
9 El tirano L>, aunque ya abfoluto Señor de las cinco Pro
vincias , y fin eftorvo de fu competidor Cbam, no eftabatan po-
deroío como él quifiera ; y afpiraba á todo el Imperio , aunque
no es tan fácil el ajuftar las fuerzas , como los defeos. Habíale
hecho aborrecible la envidia , y el amor á la íangre Real , que
en los Chinos es muy grande el que tienen á fus Reyes 5 y tanto,
que
2 8o CONQUISTA DE LA CHINA

que no parece amor , fino idolatría : y cftc ultimo Rey Empera


dor era fumamentc amable , y amado , por fer Padre, y Rey de
fus vaíallos. Y como en la China nadie nace feñor , que no es lo
mejor que tiene , fino lo peor , y lo que la ha deftruído , por
que no fe heredan los citados , y no hay nadie , fuera de la Ca
fa Real , que no fe haya vifto desheredado de la fortuna 5 íe ha
cia el tirano Ly mas aborrecible , y mas envidiable á los que
confideraban los eftremos de bageza , y de grandeza , que había
juntado : que no pueden mirarfe juntos dos eftremos, fin admi
ración , ni fin envidia. Con todo efto el tirano , á fuerza de ve
jaciones en los Pueblos , tenia contentos a fus foldados , y bien
pagadas fus vanderas : y recelandofe no fe amortiguafle el calor,
y ferocidad de fu gente con la dilación , y fe apoderaífe de ellos
de nuevo el amor del Rey con el diícurío del tiempo , determi
nó de aprefurar la egecucion de fus intentos , y la invafion del
Imperio. Comunicó fu penfamiento a los mas valcrofos de íug
Capitanes , y mas confidentes fuyos j y fin haber pafado el Ru
bicán , les dijo ". Amigos , lacla tjl alea : ó todo fe ha de ganar , 6
todo fe ha de perder. Ta no nos han de dar nombre mas de rebeldes
porque acabemos de ufurpar las die^ Trotincias que faltan , que por
haber ufurpado las cinco ; antes bien en flendo todas nueflras , no ha
brá nadie , que fe atrelea á darnos ejfe nombre j porque quando los
rebeldes Cernen , los rebeldes tienen á fer los leales. Yá no hay medio9
ó yo he de fer Emperador unherfal de la gran China, ó he de morir en
e/los campos ,y fer fufiento de las fieras ,y délas ates. El Imperio ha
de fer mi Trono , o mi fepulcro. Yo he de levantarme hafia las nubes9
y Ji cayere , he de caer con tan grande eflrago , que en"Puefoa todo el
Imperio con mi ruina. Efto dijo a fus Capitanes , y Confidentes,
y hallólos á todos muy de fu parte , y muy á fu orden para qual-
quiera facción. Con efto fe arrojó al intento mas importante,
aunque temerario para fu traydora pretenfion , que fue tirar el
primer golpe a la cabeza del Emperador , y á la cabeza del Im
perio 5 que derribadas eftas dos cabezas , le pareció , que levan
taría la fuya a las Eftrellas. Fuera de que conoció íe apoderaba
de los teforos del Emperador , con que aumentaba fus fuerzas,
y enflaquecía las de qualquiera de la fangre Real , que quifieílc
esforzar , ó capitanear el vando de los leales.
10 Para lograr eftc mal intento , érale necefario apoderar-
fe de la gran Ciudad de Pekin , Corte de cftc Imperio 5 y quiíb
POR EL TARTARO. 28i

fueATe de fobrefalto , de fuerte, que íe vieífeen ella el rayo , an -


tes de haberte oído el trueno 5 porque no tuvicífe tiempo el Em
perador de prevenir la defenfa , ni aun la fuga. No era efto fácil
á fuerza de armas , porque es la Ciudad de Pekin muy grande ,
y muy fuerte , y aun en tiempo de paz la guardaban ochenta
mil hombres de la mejor milicia: y tiene folo el Palacio del Em
perador legua , y aiín leguas de circuito , y eftá defendido de
dos , ó tres murallas , con fus fofos , y baluartes , que fe han de
ganar una por una, y hay fiempre eícogida gente en fu defenfa.
Conocía efta dificultad el tirano Ly , y afsi difpufo las cofas de
fuerte , que hicieíTe la induftria , y la trayeion , lo que no podia
hacer la fuerza. Procuró con dadivas , y promefas malear ta fi
delidad de muchos Cortcfanos ; y al fin, no habiendo hallado en
la gente vulgar del Pueblo , ni aun oídos fu trayeion , halló con
abominable egemplo muchos , que quifieron fertraydores entre
los Magiftrados , y entre los palaciegos, principalmente en algu
nos Eunucos , que fon todos poderofos , y eftimados en la Cor
te , y Palacios de la China. Bien merece morir á manos de fu
confianza, quien pone en poder de Eunucos tan gran parte de íu
gobierno : gente mas a propofito para gobernar una Capilla de
cantores , que una Corte de Reyes. Aqui fe vio la falta que es
en un Reyno el no haber quien nazca Noble en el , que herede
la Nobleza , y tenga la lealtad , y las obligaciones dentro de las
venas $ que hay cofas , que fi no fe heredan , no fe aprenden,
aunque fe cftudien : y obligaciones eftudiadas , y no nacidas , 6
duran poco , ó duran con poca feguridad.
1 1 Por medio de los Magiftrados, pues, de los Eunucos de
Palacio , difpufo el tirano Ly fu trayeion : y para mejor egecu-
tarla , fue enviando á la Ciudad Imperial de Pekin los mejores
de fus Capitanes , en trage de Mercaderes. Abrieron en ella ricas
tiendas , cuyos dueños eran famofos Capitanes , y los criados
eran foldados efeogidos. La feria era muy interefada , pues íc
vendía , y fe compraba en ella el mayor Imperio del mundo,
que lo compraban eftos fingidos Mercaderes , y lo vendían los
mas fingidos , y traydores cortefanos. Difpueftas las cofas de ef
ta fuerte , y habiéndolos trahído de la Ciudad, y del Palacio,
difminuido con varios pretextos las guardas , y enflaquecido las
defenfas , dio de repente el cftallido la trayeion , con afombro
de los Ciudadanos leales , que mientras no fabian adonde vol-
Tom. X. Nn ver-
*8* CONQUISTA DE LA CHINA.

ycrfe , fe hallaron en poder de fus enemigos. El Tirano Ly halló


abiertas las puertas de la Ciudad 5 vi&orioíos á fus íoldados 5 á
la Corte de la gran China tiranizada , y fujeta , caíi antes de in
vadida ; y él fe halló feñor de la Ciudad , y Provincia Imperial,
fobre las cinco Provincias , que antes pofeía.

CAPITULO II.

MUE%TE LASTIMOSA DEL

Emperador Cunchin , y de toda la Cafa %eal. TSufca,

y halla el Tártaro titulo para invadir el Imperio

de la China.

L Emperador Cunchin reconoció á un mifmo tiem


po el daño , y la impofibilidad del remedio 5 y
que la ingratitud , y trayeion de íus vafallos , ya
no íe contentaba con quitarle la obediencia, fino
que afpiraba á quitarle la vida : y conoció tam
bién que por no haber querido íus Miniftros tomar la guerra de
propofito , ni dar mano , ni dinero a fus Capitanes , para que
ellos fuftentaífcn la guerra en las fronteras , quando el malefta-
ba lejos , fe hallaba el Rey engañado con la guerra en caía , y
aun con la muerte tan infeliz, y que fuera laílimofa en un hom
bre plebeyo , quanto mas en un Emperador tan Soberano. La
grandeza de la Ciudad de Pekin es tanta , y aun la de los Palacios
Reales, y aun también fue tanta la refiftencia que hicieron algu
nos Capitanes , y íoldados leales, laftimados de las defdichas de
fu Rey , aunque deíbbligados , y oprimidos de los Reales Minif
tros 5 que detuvo á el tirano Ly , nafta dar tiempo al Rey , íi
quiera para matarfe á sí mifmo , por no venir á las manos , y a
los ultrages del tirano : y en eftc trance les pareció que era íer-
vir al Rey , el darle tiempo para quitarfe la vida ; y el Rey lo tu
vo a lealtad de fu gente , y dicha fuya. Que hay en efte mundo
traydor , tales trances , que en algunos de ellos , viene á íer di
cha la muerte violenta , aun en los Reyes mas poderofos. Llenas
eftán las Hiftorias de Cleopatras , W Mitridates, (b) y otros Re

yes,
(a) Sabel. Ennea. 6. lib. 9. fol. 5 6. (b) Idem Ennca. 6, ltb. 4. fol. 3 1 .
POR EL TARTARO. 2g?

yes , y Reynas íedientos de veneno , para redimir una muerte


con otra muerte: corto alivio , c infeliz remedio morir , para
morir con mas honor.
z Con cfta refiftencia tuvo el defdichado Emperador tiem
po , antes que cntraíTen los enemigos en fus Palacios , de difpo-
ner de la caía Real , y de fu Períbna con la difpoficion mas trá
gica , y horrible , que jamás" fe vio en las Híftorias. Tenia una
íbla hija doncella de pocos años , que era el cuidado , y las ef-
peranzas de toda la gran China : y en la ultima relación imprefi
de la China , que falió el año de 1 640. fe dice dos veces, queei-
tc Emperador Cunchin tenia un hijo Principe heredero , y aun
advierte que era de grandes efperanzas , y capacidad, y que mu
rió antes de efta tragedia eíTe Principe. Fue dichoíb en haber
muerto , por no llegar 4 experimentarían grandes calamidades,
y al padecer muerte violenta como fu hermana. A efta Infanta,
pues , ó Princcfa degolló el Emperador Cunchin con fus propias
manos , y con voluntad de la Princefa mifma j porque no fuera
íu nobleza , ni fu honeftidad defpojo de un tirano rebelde, hom
bre vil, de bajos principios , y de traydores fines. Degollada la
Princeía , falióíe el Emperador á los jardines de Palacio con las
manos teñidas de la fangre inocente , y Real de fu única , y pre
ciada hija. Llevaba á fu lado á la Emperatriz , fu legitima mu-
ger. De las otras ícis Reynas , treinta Señoras , y tres mil Damas,
dejó el cuidado á la fortuna ; porque quando los males entran
tan de tropel , y en tanto numero en un corazón humano, aun
que íéa muy capaz , no fe puede aplicar el cuidado á todos , ni
aun el íentimiento. Ciecicron los gritos , y las voces , y la con-
fufion de los Palacios , inquietaban crías Señoras , y los llantos
con que unas llamaban Eípoío al Emperador , otras Rey, y otras
Padre , y Señor , y los cftrcmos de íentimiento que hacían por
la común tragedia. Pero tenia el infeliz Emperador tan lleno el
corazón de otras penas mayores , que no había capacidad , ni
fentimicnto para cftas menores penas. Yá no era tiempo de buf-
car confuelo ni güito : la honra es la que procuraba redimir el
defdichado Emperador, y eífa la tenia depofitada en la Empera
triz , fu legitima muger , y no en las otras Reynas , y mugeres
inferiores ; y afsi atendía a la honra , y defefpcraba del confuelo;
porque no íe dejan confolar unos males tan preciados de fer ma
les , que atormentan tan atróz , y despiadadamente. También
Tom. X. Nn 2 acom*
284 CONQUISTA DE LA CHINA

acompañaban al Emperador algunos Señores , y Magiftrados


leales 5 que entre tanto numero , no habían de fer todos traydo

res.
2 Con efte acompañamiento entró el Emperador por fus
jardines , no a divertirle en ellos , como folia , fino á morir en
ellos fin alivio. No le alegraban las flores , ni las fuentes , ni las
aves , ni la diverfidad de animales que hay en ellos , ó porque
todos parece que íe habían vellido de trifteza ,y de luto en tan
horrible fracafb , ó porque los ojos, que los miraban , iban vef-
tidos de eíía triíteza , y de eíTc luto , y los ojos viften de fu color
á todo lo que miran , y lo tiñen del color de que ellos cftán te
ñidos. Todo el acompañamiento caminaba en trifte filencio,y
llevaban el Emperador , y la Emperatriz las lenguas mudas , y
los ojos enjutos. Que aunque la lengua , y los ojos fuelcn fer el
coníuelo , y el defahogo del corazón en las penas , hay algunas
penas tan atroces, que no admiten cífe defahogo, ni efle confue-
I05 por que todos eííbs esfuerzos, y eííbs alienros los ha menefter
allá dentro el corazón , para no ahogarfe en fus fentimientos , y
fus penas. Era el Emperador mancebo de pocos años , y muy
amable por fus prendas Reales en todo el Imperio de la China,
y era muy querido de la Emperatriz : oíanfe defdc los jardines
las voces , y alaridos de los que peleaban de una , y de otra par
te. Apellidaban unos el nombre del Emperador , y otros el del
tirano. Viva , decian los leales , el legitimo Emperador Ctmcbtn:
y los rebeldes decian en mas orgullo , y mas confianza , viva el
Lj, nuevo Emperador de la China. Corriafc el legitimo Empe- .
rador Cunchln , de veríc puefto en balanzas con un hombre in
fame , y traydor , un Emperador , y Nieto de diez y feis Empe
radores. Corriaíe , mas quando veía que bajaba fu balanza haf
ta el abifmo , y fe levantaba la de un vil rebelde á las eftrellas,
maldecía á efltas , viéndolas tan favorables á quien era tan indig
no de favor , y maldecia mas á la que á él le habia cabido en
fuerte , pues fue tan infeliz fu eftrella.
4 Llegó entre eflas anguillas el acompañamiento aun bof-
que de los jardines , y en llegando á él , paró el Emperador. La
Emperatriz , que fabia yá la caufa para que iban al bofque , fe
llegó al Emperador , y dándole los últimos abrazos, fe deípidió
de él , con el cltremo de dolor mayor que fmtió jamás el fenri-
miento humano , pues (c deípedia del mayor de los bienes hu
ma-
POR EL TARTARO. . 285.

manos $ para el mayor de los males. Defpediafe para fiempre de .


un Emperador , y de un Imperio , de un efpoíb querido , en la
flor de fus años , y en lo mas amable de eíTa pofefion, para una ,
muerte , y muerte atroz , muerte infame , y muerte violenta, to
mada por fus mifmas manos tan inocentes , y que aprendían tan
a fu cofta a fer homicidas. Defpcdida del Emperador con el co
razón , y las acciones, fin hablar palabra, fino con. los ojos (que
la lengua no firvede lengua en ellas ocafiones ) fe entró íblapor
el bofque la Emperatriz , y en uno de los arboles de él fe ahorcó
por fus mifmas manos con una liga , ó una vanda , con fenti-
miento de los mifmos duros troncos , que pudieran fentir , aun -
que fueran bronces , muerte tan infeliz , é indigna de la gran
Emperatriz de la gran China.
5 Pufofe en fu prefencia el Emperador , y vio á fu efpofa
pendiente de un árbol , y fus manos fangrientas con la fangre
de fu única hija. Pidió vino á uno de los fuyos , que le acompa
ñaban. No pidió el vino , porque fueífe dado a eíTe vicio , que
no lo era , fino antes el Rey mas modefto , y templado que ja
mas ha tenido la China en todo genero de templanza. En ma
teria de honeftidad era tan compuefto , que eftaban para el de
íbbra los Palacios de las damas ; y tanto , que le llamaban en to
do el Reyno yfPuit , ut , cum , que fignifica el que no vá á los Pa
lacios $ y es lo mifmo, que fi en Efpañol le llamaran el cafto. No
pidió , pues , el vino por fervicio fuyo( que donde hay mucho
vino , no hay tan poca lujuria ) pidiólo para avivar la fangre,
que él tenia helada , y toda recogida al corazón ,y la había me-
nefter mas a fuera , para lo que pretendia hacer.
6 Dieronle vino , bebió algunas veces con moderación , y
deípues de haber bebido , fe mordió con gran fuerza uno de los
dedos de la mano, y íácando de él fangre Real,efcribió con ella
eftas palabras. Los maridar ines han fido tray dores á fu ^ey , y negli
gentes á fu fervicio. Todos fon dignos de muerte , yJera jufticia eje
cutar en- ellos ejlafentencia ^y hacer , que todos mueran , para es
carmiento de los Venideros. El Pueblo no es digno de pena , porque ef-
ta inocente , y Jera inju/lo el mal tratamiento que fe le hiciere, Per
dí el %eyno que heredé de mis antepafados. Acabé la fangre ^ealy que
tantos (Reyes mis abuelos confesaron con refplandor. No tengo ojos
para t>er mi P^yno deftruido , y tiranizado , ni paciencia para lohir
á merced de un leafallo Yd 5<y traydor , ni rojflro para parecer delan
te
i86 CONQUISTA DE LA CHINA

te de los que en un tiempo fueron mis hijos , y mis Gafadlos , y ahora


fon mis enemigos. Muera el ^y , pues muere el tifo/no. Que e/lando
el {I(eyno muerto , no pareciera bien que el (Rey quedara Yfto. Acaba
das de eferibir cftas graviísimas palabrns , con el fentimiento, y
dolor que íe deja entender , deícogió , ó defprcndió el cabello,
y cubriendofe con él el roftro , fe ahorcó con fus propias manos
de otro árbol , vecino al de la Emperatriz , dando el ultimo 11c -
no al non plus ultra de cfta prodigioíá tragedia. Quedó pendien
te de un árbol aquel gran Emperador Cuncbin: aquel gran Señor,
que fue idolatrado con la veneración de tantas gentes : el Señor
de mas de cien millones de vafallos : el Rey de un Reyno tan
grande como toda la Europa : aquel , que contaba por millones
fus íoldados , y por centenares de millones fus tributos : final
mente el grande Emperador de la gran China, y cerca de él que
dó pendiente de otro árbol la Emperatriz fu legitima muger.
Harto pcíb les queda , que íuftentar á eftos dos arboles ; y harto
les queda que coníiderar á los hombres en efte egemplo , donde
tanprefto , y tan precipitadamente pafaron eftos Emperadores,
' <le la mayor grandeza á la mayor miferia.
7 Murió cite infelicifsimo Monarca de edad de treinta , y
«dos años, íegun los que le dan menos edad; y en opinión de los
que le dan mas años , murió de treinta y cinco : pocos años pa
ra vividos , y aiín para reynados. Su abuelo tuvo cafi cinquenta
años de Imperio , y el á lo fumo treinta y cinco años de vida.
Prefto murió, es verdad , mas con todo cílb fue defdichado en
haber muerto tan tarde : y vióíe también , que ficmprc es ver
dad el que á mas vida , mas dcfdicha , aún en los Reyes. No di
ce la relación quantos años habia que gobernaba , y es curiofi-
dad , que la dcíea con jufticia qualquicra que lee una relación
tan trágica. Lo que íc fabe con certidumbre , por las relaciones
imprefas , y por otros papeles es , que en eftos veinte y dos últi
mos años antecedentes á la pérdida del Imperio , ha habido
quatro , ó cinco Reyes en ella , Señores universales de todo el
Imperio. El año de 1 6 1 8. gobernaba el Vanlie , abuelo de efte
Rey ultimo , y tenia eíTe año de 1 6 i 8. quarenta y ícis años de
gobierno, y gobernó aun dcfpues algunos años. Muerto el Van
lie , reynó íu hijo Taicám. Sucedió fu hijo primogénito Hiencbi}
y por muerte del Hienchi , entró á gobernar efte Rey defdicha
do dé la China* No puede haber muchos años que gobernabas
pe-
POR EL TARTARO. 287

pero fabefe de cierto , que ya gobernaba el año de 1634. Def-


pues de efte entró el Rey de los Tártaros. Al tirano Ly no Ic
cuento , porque es infamia , y efcandalo el contarle. Con que en
pocos años ha tenido la China muchos Reyes j y es defdicha pa
ra un Reyno tan dilatado el tenerlos , y mercedes del Cielo, que
viva mucho cada uno de ellos j porque la experiencia , y la noti
cia en el reynar , es la madre del acierto en los Reynos. Con
eílo acabó el Emperador , y el Imperio de la China. No ha aca
bado de repente , aunque lo parece ,que muchos años antes fe
conoció , que iba enfermando de muerte 5 pero con deíacierto
intolerable , y efeandaloío fe reconoció el daño para temido , y
no fe reconoció para remediado. Aquella fue la enfermedad , y
efta fue la muerte. Porque fino fe pone en cura qualquicr acha
que , fe hace mortal j y porque fi no fe remedian las caufas de
los males , eftan muy cerca de las caufas los cfe&os. Lo cierto
es , que no muiió el Imperio de incurable , fino de no curado,
y que le imitara en la ruina, quien le imitare en el defeuido.
8 Divulgófc prefto por la Ciudad , la muerte infeliz del
Emperador Cuncbin 5 con que hallandofe fin cabeza los leales,
defmayaron de todo punto , y el tirano Ly , fe acabó de feñorear
de toda la Ciudad , y de los Palacios Imperiales } porque en to
das partes defmayó la refiftencia , y fe alentó la tiranía. Entró el
tirano en los Palacios , y apoderófc en ellos de inmenfos teíoros,
y de quanto en ellos tenia el Emperador Cunchin de riquezas , y
de delicias. No hay relación de lo que fe hizo con los cuerpos de
las tres perfonas Reales. Solo fe dice, que luego al punto fe man
dó coronar en la Corte de Pekin por Emperador de toda la Chi
na el tirano. Defpues de coronado en la Corte Imperial por Em
perador univerfal de la China el tirano Ly , mandó a todos los
Mandarines , que dieífen fus nombres , por fervirfe de ellos en
fu gobierno. La mayor parte de ellos dio fus nombres , y otra
gran parte de los mas principales, acordándole tarde de lo que
debían a fu legitimo Emperador , quificron con inútil fidelidad
acompañarle en la muerte, ya que no le habían férvido en la vi
da. Todos ellos Mandarines principales , pues, como gente bar
bara , fin conocimiento de la verdadera eternidad , fe mataron
violentamente á sí mifmos , unos degollandofe , y otros ahor-
candofe , y otros echándole en pozos profundos. De aquellos
Señores , y Magiftrados leales que acompañaron al Emperador,

y
a88 CONQUISTA DE LA CHINA

y Emperatriz en el bofquc de los jardines de Palacio , también


fe pienfa , aunque no fe fabe de cierto , que fe ahorcaron en el
bofque , ó todos , ó la mayor parte de ellos en compañía de fus
Reyes $ porque otros menos finos , y leales hicieron eíTa demof-
tracion , quando les pidió fus nombres el tirano Ly. Los Man
darines menos leales que dieron fus nombres al tirano , penfan-
do que les habia de hacer grandes honras , no fueron poco me
jor librados , y fe hallaron muy engañados de fus desleales pen-
famientos 5 porque el tirano en teniendo fus nombres , los con
denó á todos en grandes fumas de plata , fegun el caudal , y ofi
cio de cada uno , para que reftituyeífen al Señor tirano , lo que
habian hurtado á fu legitimo Señor j y al que no queria , ó no
podia entregar luego la cantidad de plata , que le íeñalaba , le
mandaba el tirano quitar la vida con crueles tormentos ; y luego
declaraba , que la deuda , que no habian pagado los padres , re
caía en los hijos con la mifma pena de muerte, fi no la pagaban:
con que murieron muchos de unos , y de otros 5 que eííe pre
mio alcanza , quien es traydor , ó firvc á traydores. .
9 Eftos fueron los fucefos del Imperio de la China , en el
año de 1640. 41. y 42. porque la guerra del Tártaro en for
ma no entró en ella hafta los últimos tercios del año de 43. y
nafta fiber , que el legitimo Emperador habia fido privado del
Reyno , y de la vida. Muerto , pues , el Emperador , y no ca
biendo la fama de tan grande tragedia dentro de los muros de
una Ciudad , aunque grande , fe eftendió luego por toda la Chi
na , y la Tartaria , caufando en una , y otra muy diftintos afec
tos.
1o No fe holgó el Tártaro de la muerte del Emperador de
la China. , antes bien la juzgó por lamentable en él , por de mal
egemplo á los venideros , y por muy digna de venganza. Pero
no le pesó del derecho nuevo , que juzgaba haber adquirido al
Imperio de la China. Volvió á difeurrir en efto con mas calor,
y decia que ya él eftaba libre del juramento , que habia hecho á
la fangre Real de la China , de no invadirle fu Imperio , pues yá
habia perecido la fmgre Real , y eftaba el Imperio en poder de
un tirano rebelde. Revolvia el derecho antiguo , que á fu pare
cer tuvieron los Tártaros á la China 5 y hallaba que folo habian
cedido efte derecho á la cafa Real : y por cafa Real entendía la
dcfcendcncia fulamente de padres á hijos > porque fi todos los

pa-
t

. . POR EL TARTARO. 289

parientes de los Reyes huvieíTen de tener derecho a las Coronas,


nunca habría mudanzas de cafas en los Imperios , contra la ex
periencia' de cada dia. Fuera de efto , decia el Tártaro : la fangre
Real de la China , aunque queda en algunos parientes del Rey,
queda defvalida , y fin fuerzas , el tirano tiene ya lo mas andado
para acabar con el Imperio } porque mas es menefter para pafar
de hombre particular , y hombre vil, á fer Señor de feis Pro*
vincias ( y eíTe falto yá lo ha dado el tirano ) que para pafar de
Señor de feis Provincias , a Señor de quince. No es buen egem-
plo , decian los Tártaros , que fe quede un tirano con un Impe
rio , ni es buena razón de eftado , que el Tártaro , dejando ex-
pueftos fus Reynos á la invafion de fus enemigos , gaftc fus fuer
zas , y íus teíbrós, conquiftando de nuevo el Imperio de la Chi
na , para alguno que fe hallare de la fangre Real , que fin duda
fe fingirán muchos de eífa fangre. La fangre Real principal eirá
acabada j y la que queda menos principal eftá oprimida del ti
rano , que la procura verter , y aun beber gota á gota , porque
no le quede émulo en el Imperio} y afsi recae el Imperio de la
China otra vez en los Tártaros. Con que por interefados , y por
nobles les toca empeñarfe en efta conquifta , como interefados
con Jufticia , tomando pofefion de fu Imperio j y como nobles,
vengando la muerte del Emperador fu coligado, y quitando del
mundo el efcandalo , y mal egemplo de que un tirano rebelde,
goce con foberanías lo que alcanzó con trayeiones.
1 1 Con todos eftos difeuríos, iban los Tártaros difponien-
doíé para la conquifta , y engrofindo fus Egercitos con nuevas
levas de gente. Pero antes de arrojarfe á la invafion , deíeaban
que alguno de los leales de la China los llamarle , y los exhortaíle
á ella , para juftificar mas el derecho de la conquifta , y el titu
lo del rompimiento. Cumpliófeles prefto á los Tártaros efte de-
feo ; porque uno de los Generales , que el Emperador de la Chi
na difunto tenia en las fronteras del Tártaro , y habia fido muy
leal á fu Rey , aunque fin fruto ( porque pudieron mas muchos
traydores , que pocos leales ) defeofo de vengar la muerte del
Emperador , y la de fu padre , que era gran Señor en la Corte,
á quien el tirano habia quitado la vida, quizás por fu lealtad, y
la de fu hijo , difpufo los medios , que el Tártaro habia menef
ter para fus fines. Llamabafe efte General Sanguy V, el qual vien
do , que la muerte de fu Emperador , y la de fu padre pedian
Twi. X. Oo ven-
290 CONQUISTA DE LA CHINA

venganza , que el tirano era dignifsimo de gran caftigo, que en


la China no habia quien le pudiefle caftigar , que la íangreReal
eftaba fin cfperanza del Imperio , y deílinada para quien le ad
quiría con trayciones , y que era menos efcandalo, que le pofe-
yeífe quien le ganaíTe á fuerzas de armas , aunque fueíTe de las
Náciones eftrangeras , pues en la China no fe hallaba poder bat
eante para eíTa facción al prefente } volvió los ojos á los Tarta»
ros , en quienes conoció que habia mas poder , y mas valor pa
ra la emprcfi , y fe reíblvió de convidarlos con la conquifta de
la China , y de darles entrada por las fronteras , y parte del mu
ro que eftaba á fu cargo. Fue fin duda perjudicial reíblucion pa
ra la gran China , la que cite General Sanguy V. tomó , y que
tuvo mas de venganza inconfiderada , que de lealtad honroía;
porque aunque el tirano de la China era poderofb , era de Na
ción China , y fus íbldados Chinos, y le podían igualar , y ven
cer con el tiempo los de la mifma Nación. A mas de que ya él
fe iba haciendo del todo aborrecible , y en las Provincias de la
parce del Sur, que fon las mejores de la China, habia fido ya ad
mitido , y coronado por Rey un Señor de la cafa Real , que con
iguales fuerzas , y con defigual , y mejor cauía, y derecho, que
el tirano , le pudiera deshacer , ó hacerle matar á trayeíon. Era
el gobierno del nuevo Rey coronado , benigno , y prudente , y
opuefto al del tirano 5 con que él íe hacía mas amable , y el tira^
no mas aborrecible. La grandeza de la fangre Real fe hacia tan
plaufible , como la bageza del tirano deípreciable 5 con que po
día efperarfe la reducción del Imperio, y la deftruiciondel rebel
de. Pero no confideró efto el precipitado General Sanguy V, 6
no Jb fupo , nafta que ya tuvo á los Tártaros dentro de la Chi
na. Y aun la relación , que de allá ha venido , aunque hablaen
efte , como en otros puntos , con poca claridad , y diftincion de
tiempos 5 parece que dá á entender , que no fue la coronación
de efte Rey de la íangre Real en las Provincias del Sur , que le
dieron la obediencia , nafta deípues de la entrada de los Tárta
ros.
1 2 Finalmente , el inconfiderado General Sanguy V. ofre
ció al Rey de la Tartaria la conquifta de la China , y la entrada
por fus fronteras , que fue tan bien recibida , como habia fido
deíeada de los Tártaros, por parecerles, que con efte llamamien
to fe esforzaba fu der-'-ko.v fe juftificaba totalmente fu invafipnj

por-
POR EL TARTARO. 291

porque , aunque nunca queda juílificada del todo efta conquis


ta , habiendo vivos en la China tantos de la fangre Real , por lo,
menos lo han procurado ellos juftificar, y dorar con mas eferu-
pulos de los que fe ulan á veces allá en nueftta Europa} y con to- ,
do efto fe llaman eftos allá Barbaros , y aquellos fe llaman Poli- .
ticos , pero fi Politico es yá finonomo de Eftadifta , mas urbano
es el Bárbaro , que el Politico.

CAPITULO ni.

E^(T%A EL %EÍ VE LA TA%TA%JA

en la China. Muere el tirano Ly. Cj ana el Tártaro la

Ciudad , y Trovincia de Tekjn en la China , y el

%eyno vecino de la Coria.

Efueltos , pues ,yá los Tártaros á la invafion del


Imperio de la China con el llamamiento del Ge •
neral Sanguy V. procuraron ajuftar bien los me-,
dios para un fin tan grande, y que el esfuerzo fuef-
íe tan grande , como era el empeño. Era fu Rey
~Xunchi , de tan pocos años , que no llegaban á doce ; pero fu-
plia con el valor , y la prudencia los años , y afsi fe refolvió de
pafar en perfona á la conquifta de la China } porque la prefen-
cia del Rey alentaíTc el valor , y afleguraíTe la lealtad de los Ca
pitanes , y nadie íe eícufaíTe de la guerra , viendo en la campa
ña á fu Rey en tan tiernos años , y en tan duros encuentros. En
tró , pues , en la China , por la parte del Norte , por donde le
llamaba el General Sanguy V.y por donde eftaban las Provincias
íujetas al tirano Ly , para hacer menos odiofa la entrada. Entro
el año de quarenta y tres , aunque no fe fabe en que dia , ni aun
en que mes : folo fe fabe , que era por los últimos tercios de efic
año ; porque dice la relación , que gaftó tres años , y algunos
meíes en la conquifta univerfal , y que una de las ultimas Ciu
dades que conqniftó , fue la Ciudad de Qudngtung , y eíía la en
tró á 10. de Enero del año de 1 647. Tampoco fe fabe el nume
ro de gente que trajo configo 5 pero fabefe , que fue inumerable
de á pie , y de á caballo , pues andaban varios Egerdtos de á
ciento , y á doíciencos mil hombres , que fe embarazaban entre
Tom.X, Ooa sí,
29* CONQUISTA DE LA CHINA

sí , metiéndole los tinos á las conquiftas que tocaban á los

otros.
2 Pafaron á la China en compañía del Rey de la Tartaria
tres tios Tuyos , que le afsiftian , y fervian con grande valor,
lealtad , y crédito de fus armas, y fu gobierno. El mas anciano
de eftos tres tios , que tiene gran fama de prudente , afsifte á la
Períona del Rey con fu confejo , y dirección , amor, y fidelidad,
no de tio , fino de verdadero padre. Los otros dos tios mas mo
zos , le afsiften en la guerra con gran valor, y lealtad , princi
palmente el uno de ellos , que tiene gran crédito de valiente , y
fe intitula el Conquiftador de los Chinos. Comenzó la guerra
por la Provincia de Pekin , donde eftá la Corte de la China , y
eftaba el tirano intruíb,y fue rindiendo el Tártaro con gran va
lor , y dicha de la Provincia , en partes con la fuerza de las ar
mas , y en partes con el eícarmiento de los caftigos , y rigores,
que fe ufaban con los que le hacían grande refiílencia. Huvola
grande en algunas Ciudades , y en otras no , y en todas poca
conftancia en la defenfa comenzada ; con que el Tártaro la fue
feñoreando toda, y fin dividir fus vanderas, las encaminó todas
juntas á la Corte de Pekin , en bufea del tirano Ly , para quitar
la Corona de una tan indigna cabeza. Tenia el tirano mucha,
y buena gente , y bien pagados fus foldados , y fe pensó , que le
coftáia mucha fangre el triunfo al Tártaro. Pero como el tira
no , y fus foldados eran traydores , que es lo mifmo que cobar
des , y él , y ellos eftaban hechos á pelear con engaños, y tray-
ciohes , y con gente defapercebida para la defenfa , y ahora los
venían á buícar cara a cara , y con las armas en las manos , y las
armas teñidas de fangre vencida , y las vanderas vi£torio£is 5 no
fe atrevió el tirano á dar batalla al Tártaro , ni aún efperarle en
la Ciudad , y afsi fe falió de ella , eftando el enemigo toda via á
tres jornadas. Egecutó al falir de la Ciudad terribles crueldades
en el Pueblo , por haber íido fiempre leal al Emperador legiti
mo , y haber abominado lastrayciones del tirano. Fuefe huyen
do del Tártaro con todos fus fequaces , y una inmenfidad de te-
íbro. Y aunque fue muy cargado de teforos ,1o fue mucho mas
de maldiciones: y íerá fu memoria para fiempre abominable pa
ra los Chinos. Llegó el Tártaro á la Corte de Pekin , entróla fin
refiftencia : y viendo , que fe le había eícapado el tirano , pasó
en fu feguimiento. Mas no pudiendo darle alcance , volviófc
a
POR EL TARTARO. 295

á la Corte , y en llegando a ella , fe coronó por foberano , y uni-


vcrfal Emperador del Reyno de Oro , que afsi llaman los Tárta
ros al Reyno de la China : y con mucha razón , ó por muchas
razones. Defpues de coronado Emperador en la Corte de la Chi
na , hizo fu afsiento en ella , pafando a ella la Corte de la Tar
taria , para dar mas calor a la conquifta. Del tirano Ly ( para
que nos defembaracemos de una vez de él ) dice la relación: que
fe retiró á la Provincia de Xanfi , que es una de las del Norte de
la China , y una de las feis , que él había tiranizado. Llevó con-
ílgo todos íus teforos , y todas fus vanderas en un poderoío Eger-
cito. Hizo afsiento , y pufo Corte en la Metrópoli de la dicha
Provincia de Xanfi : y defpues de efto , no fe halla en toda la- re
lación memoria alguna de efte tirano , ni de fu Egercito , ni de
fus teforos , que es cofa penofa, y que me obliga á canfor á cada
rato con eftas advertencias forzofas. No pudo averiguar mas
quien nos dio eftas noticias , porque hafta ahora eftá el Imperio
lleno de confufion. Sabefe , que el Tártaro ganó todas aquellas
Provincias , y la de Xanfi , donde el tirano citaba , y no fe habla
palabra de haber encontrado en ella al tirano , ni fu Egercito,
ni fus teforos ; aunque hay en efta relación algunas noticias, que
dieron perfonas , que habían falido de la Corte de Pekin , que
defpues de coronado el Tártaro en ella , en la Corte no íe po
dían contar los fucefos de efte tirano. Lo que íe diícurre mas á
pie llano , es , que viendo fus íbldados el grande daño , que ha
bía hecho efte tirano á fu Patria 5 y que ahora no tenia brios pa
ra defenderla del Tártaro , y que al primer encuentro , quando
tenia enteras fus vanderas , fe huía fin ver la cara al enemigo; y
que cada dia fe difminuía fu poder , y crecía fu aborrecimiento:
y viendo , que había en fu recamara un fico de tanto interés, co
mo los teforos , que habían juntado en tantos años los Reyes de
la China , quitaron la vida perjudicial al tirano ; faquearonle los
teforos , y repartidos entre los íbldados , ellos también íe repar
tieron por varias partes. Y quando fus foldados no le huvieran
muerto , no era pofible que vivieífe entre los Chinos ; porque
no huvo Conde Don Julián tan execrable á nueftros Godos, co
mo el tirano Ly fue execrable , y abominable á fus Chinos. He
aqui en que paran los tiranos , nunca bien eaftigados. Deftruyó
el Imperio de la China : deftruyó al legitimo Emperador , y
deftruyófe á sí mifmo , y no remedió con fu deftruccion el daño
que
294 CONQUISTA DE LÁ CHINA

que habia hecho. Subió por donde bajaba el legitimo Empera


dor , y cfta es la ordinaria ocupación de la ambición de los hom
bres , fubir unos por donde bajan otros : al fubir con peligro, y.
al bajar con pena , y fiemprc con punición : ¿y fi el legitimo
Emperador baja , el expurio tirano , que efpera , fino que ha de
defpeñarfe , y que lo que en el legitimo Emperadores caída, (era
en el precipicio ? Pero fu mal natural fe coníolaba , como él de»
cía , con que fu ruina fucíTe ruina de participantes , y que envol
viese á otros muchos en fu eftrago. Vifto la culpa de efte tirano
para perder el Imperio de la gran China , no bailó fu pena para
remediarlo , y es que piden mas circunftancias los bienes , que
los males , y por ello fon mas fáciles los males , que los bie

nes.
5 Deívanecido , pues , el tirano Ly con fus trayeiones , y
alentado el Rey Tártaro Xunchi con fus victorias , parecióle, que
era ya corto empleo el Imperio de la China para íus alientos : y
viendo , que fe quedaba á un lado por la parte Oriental el Rey-
no de la Coria , que es un Reyno caíi tan grande como toda Ef-
paña , y que folo le divide de la China un gran rio : y confide-
rando también , que efte Reyno habia fido tributario de la Chi
na , quando la China era del Tártaro ; y que defpucs íe reveló
al Rey de la China , y habia elegido un Rey íoberano , que íblo
daba un leve reconocimiento al Rey de la China j parecióle, que
también le pertenecía efte Reyno , por el derecho , y pofcíion
antigua , que él decia j y afsi encaminó á él fus vanderas. Halló
mucha refiftcncia , porque los Cortas ion mas belieoíos que los
Chinos , y eftan mas egercitados en las armas, por la guerra he
reditaria que tienen con los Japones íus vecinos , gente fiera.
Fuera de cíTo , eftaban todos unidos fin tiranos , ni rebeldes que
los dividieífen , y con un Rey legitimo, y bien quiftoque los ca
pitaneaba en períona j y afsi el Tártaro no las comia en la Coria
tan holgadas como en la China. Con todo eílb era íu poder gran
de , y fu esfuerzo no menor. El peleaba como vencedor , y con
la fortuna de fu parte ,que parece que habia deftinado á aquel
muchacho para victorias , y triunfos : y afsi fue rindiendo con
mucha fingre gran parte del Reyno. Viendo el Rey de la Coria,
que no bailaban fus fuerzas, ni fus esfuerzos para la refiílencia,
valiófe de la humildad } que nadie es mas humilde , que el maí
foberbio, qu¿ndo la humildad le parece conveniente para fuften-
car
POR EL TARTARO, 295

tar fu ambición. No es e