Está en la página 1de 2

CONSEJOS PARA MEJORAR TU COMUNICACIÓN

 
1 – Mantén un buen lenguaje corporal. Echa los hombros hacia
atrás, no cruces los brazos y mantenlos en apertura. Levanta la
barbilla, mira a los ojos y ¡Sonríe!. La sonrisa es el lenguaje
internacional. Todo el mundo entiende una sonrisa y es la mejor de las
bienvenidas. No dejes de sonreír aunque por dentro no te apetezca en
absoluto. Sus efectos son tremendos. Tu día será mucho mejor si
sonríes.
2 – ¡Escucha!. Vivimos tan preocupados de dar una buena imagen,
un buen discurso, tener una excelente conversación, que no
escuchamos, y claro, nuestra comunicación se deteriora. Fíjate,
¡tenemos dos orejas y una boca!, así que escucha, entiende qué te
están contando, haz que la otra persona se sienta comprendida,
escuchada, que se sienta importante. Y te darás cuenta que tu
respuesta será mucho más adecuada y acertada si has escuchado
primero.

3 – No te quejes constantemente. Si lo haces, percibirás el mundo


como un lugar agresivo, interpretarás la vida con un enfoque negativo
y sufrirás más. Además , cansarás a los que te rodean. Se agotarán
de atenderte y terminarán por minimizar tus quejas y no tomarte en
serio
4 – Pregunta si no entiendes qué te están diciendo. La calidad de
tu respuesta va a depender de saber qué se te está pidiendo. También
entiende que habrá veces que no sabrás la respuesta. ¡Nadie tiene
todas las respuestas! Tú sabes mucho de algunos temas, y de otros
no tendrás mucha idea pero no tienes porqué preocuparte porque eso
nos pasa a todos
5 – Reflexiona. Si te enfadas o te disgustas, reflexiona un
instante. Detrás de cada emoción que nos es desagradable, hay
una necesidad que no se ha cubierto. ¿Puedes cambiar el enfado o
la tristeza por una petición directa? Por ejemplo: “estoy enfadada
porque no me ha llamado” por “Pepe, te he echado de menos, me
gustaría que mañana quedáramos”
6 – Usa el YO y evita el TÚ. Si no has podido realizar el paso previo y
continúas enfadado o triste, expresa tus sentimientos, y hazlo
expresándote con un YO: “me duele, me disgusta..” y evita usar el TU :
“tú has hecho, tú has dicho”
7 – Se concreto. Especifica qué te disgusta y describe la conducta.
No uses etiquetas, adjetivos, y por supuesto, no insultes: Cambia “eres
un vago” por “los platos están sin recoger”. En una discusión, evita la
ironía o el sarcasmo. Habla desde la honestidad y sinceridad. No es
cuestión de agredir, sino de solucionar.
8 – Haz cumplidos. Dile a la gente lo que te gusta de ellos. Harás que
se pongan contentos, que su relación contigo fluya, y además
aumentarán las probabilidades de que se repita aquello que te ha
gustado

También podría gustarte