Está en la página 1de 3

.

/
1.
• t

Rev. Diagn Bio/ 1994; 43: 242-244

TEMAS PARA RESIDENTES

Pruebas funcionales empleadas en el diagnóstico


de trastornos psiquiátricos
Pilar-Alejandra Saiz·, M.a Paz González G-Portilla··, Manuel Bousoño··, Julio Bobes··
• Especialista en Bioquímica .••• Area de Psiquiatría - Dpto. Medicina Univ. Oviedo.

Palabras clave:
Keywords:

Introducción Interpretación de los resultados


El uso del laboratorio y de otras pruebas diagnósti- Respuesta fisiológica.-En respuesta a la adminis-
cas en Psiquiatría es cada vez mayor, resultado del tración de dexametasona, la concentración de corti-
interés actual en los aspectos biológicos de la patolo- sol en suero es inferior a 5 J.lgldl(138 nmoVI).
gía psiquiátrica, tanto en las cuestiones etiopatogéni-
cas como en los aspectos fisiopatológicos. Esta rela- Respuesta patológica.-La PSD suele considerarse
ción Psiquiatría-Bioquímica, estuvo relegada a un anormal, o positiva, si los niveles séricos de cortisol
segundo plano en épocas pasadas debido a que el post-dexametasona son iguales o superiores a 5
enfoque diagnóstico de las enfermedades mentales microg/dl.
se basaba casi exclusivamente en aspectos descripti- Dado que los valores límite pueden variar depen-
vos clíniq)s o psiq)lpgicos. diendo del método utilizado para la determinación
El florecimiento de la orientación biológica en Psi- del cortisol sérico, la American Psychiatric Associa-
quiatría ha supuesto una búsqueda intensiva de tion Task Force (APA) 2, recomienda que sean inter-
pruebas bioqúímicas que serían reflejo de las altera- pretados con reserva aquellos niveles de cortisol
ciones biológicas subyacentes. Entre las primeras sérico post-desametasona entre 4-7 J.lgldl.
pruebas utilizadas, y de las que más investigación
han suscitado en torno a ella, merece destacarse la Utilidad de los resultados de la PSD
Prueba de Supresión con Dexametasona, desarrolla-
da por Carroll en 19761, así como otras sondas neu- En líneas generales, no parece existir ninguna situa-
roendocrinas del eje hipotálamo-hipofisario, que ción clínica en la que los resultados de la PSD pudie-
pasamos a relatar a continuación. ran modificar las decisiones terapéuticas, de modo
prioritario sobre el juicio clínico del psiquiatra.
Desde un punto de vista clínico, una PSD anómala
Prueba de supresión con dexametasona (PSD) podría ayudar a la confirmación del diagnóstico de
Esta prueba se emplea usualmente para el diagnósti- depresión endógena, así como serviría de indicación
co del Síndrome de Cushing y como posible marca- de mantenimiento del tratamiento para evitar el
dor biológico de la depresión endógena. Se funda- riesgo de recaídas. Una PSD positiva también se ha
menta en el hecho de que la hipersecreción de propuesto como posible predictor de buena respues-
cortisol es una característica común de la enferme- ta al tratamiento somático 3.4. Si bien, no hay eviden-
dad depresiva. Además, los pacientes con depresión cia que permita inferior superioridad de un trata-
endógena usualmente no suprimen, o sólo lo hacen miento determinado en función de la respuesta a
de un modo parcial, la secreción de cortisol en res- esta prueba s.
puesta a la administración de dexametasona, si bien, Otro aspecto interesante de reseñar es la existencia
dicha supresión sí tiene lugar durante las fases de de estudios 4 que relacionan un peor pronóstico aso-
recuperación, por lo que es considerada como un ciado tanto a los niveles más bajos como a los más
marcador biológico de estado. Los individuos sanos elevados de cortisol postdexametasona. Del mismo
y algunos pacientes con depresión no endógena modo se advierte una posible relación entre la falta
suprimen la secreción de cortisol. de supresión y factores como la edad y el sexo, con
mayores índices de no supresión en los mayores de
60 años 4.6 y en las mujeres 4.
Los resultados normales carecen de utilidad clínica
Recibido: 12-VII-93
específica en psiquiatría, asimismo, esta prueba no
Aceptado: 1Q-XI-94
parece ser adecuada para el estudio rutinario de los
Correspondencia: Pilar-Alejandra Saiz. Matemático Pedrayes, 1_2.° pacientes psiquiátricos 7. Aunque se ha sugerido que
izda. 33004 Oviedo (Asturias). esta prueba puede ser de utilidad en la predicción de
PRUEBAS FUNCIONALES EMPLEADAS EN EL DIAGNOSTICO DE TRASTORNOS PSIQUIA TRICOS 243

recaídas en pacientes deprimidos tratados 8, no exis- La PETRH en la detección de hipotiroidismo


ten por el momento conclusiones definitivas 2.
Esta prueba puede ser de utilidad a la hora de deter-
minar si un paciente es hipotiroideo o no, así como
Limitaciones de la PSD en psiquiatría para determinar la severidad del mismo.
Por lo general, los pacientes con hipotiroidismo pri-
Algunas limitaciones específicas del empleo de la mario (glandular) muestran una respuesta exagerada
PSD son: de la TSH a la estimulación con TRH, mientras que
1. Una sensibilidad de aproximadamente un 50%, el paciente hipertiroideo suele presentar una respues-
que quizás sea algo superior en los trastornos psicó- ta plana de la TSH sérica « 5-7 )lUI/ml), si bien, esta
ticos afectivos. respuesta plana no es diagnóstica de hipertiroidismo,
2. Una especificidad cercana al 90% en controles y ha de asociarse con la alteración de otras pruebas
sanos, que disminuye cuando se emplea en pacientes de función tiroidea (por ej. elevación de T3 y T4), ya
con trastornos psiquiátricos distintos de la depresión que no debemos olvidar la existencia de que ciertas
(anorexia nerviosa, bulimia, trastorno de pánico, situaciones fisiológicas pueden inhibir la liberación
trastorno obsesivo, alcoholismo ... ). hipofisaria de TSH y como consecuencia dar lugar a
3. Existencia de falsos positivos provocados por la respuestas planas de la TSH frente a la estimulación
ingesta de algunos fármacos (carbamazepina, barbi- con TRH, tales corno el ayuno o niveles elevados de
túricos, fenitoína ... ), trastornos endocrinológicos dopamina o esteroides circulantes.
(Sd de Cushing, embarazo, diabetes mellitus ... ), así
corno debidos a otras patologías médicas 2. PETRH como marcador biológico de la depresión
Para conseguir una mejoría en el rendimiento diag-
nóstico de esta prueba en la depresión, Arana y cols Esta prueba ha sido propuesta como un potencial
9 propugnan el empleo del «Indice de Supresión de
marcador biológico de los trastornos afectivos 8,9.
la Dexametasona», que es el producto de los niveles Una respuesta plana de la TSH « 5-7IlUI/ml) se ha
plasmáticos de cortisol y dexametasona expresados observado en numerosos pacientes con trastornos
en unidades del SI (nmolfl). El empleo de este índice afectivos. Así, parece que esta respuesta está presen-
parece ayudar al control d,e aquellos pacientes con te el 25-30% del tiempo en pacientes con depresión
niveles bajos de dexametasona, que probablemente mayor 10.11. Aunque también se ha descrito este tipo
mostrarían una falsa no-supresión tras la realización de respuesta en pacientes con alcoholismo (incluso
de la PSD. tras abstinencia prolongada), bulimia, personalidad
límite y trastornos de pánico, si bien, no debemos
olvidar la hipótesis existente de una posible relación
de estas enfermedades con los trastornos afectivos 12.
Prueba de estimulación de la hormona liberad ora
También ha sido propuesta una relación entre una
de tirotropina (PETRH) PETRH positiva y la severidad de la depresión, así
como con la existencia de antecedentes de intentos
Esta prueba fue inicialmente desarrollada para eva-
luar el funcionamiento del eje hipotálamo-hipofisa- agudos de suicidio, estando estas posibles relaciones
rio-tiroideo. La hormona hipotalámica tiroliberina investigadas en la actualidad.
(TRH), da lugar a la secreción de tirotropina (TSH), Targum y cols. 13 sugieren que pacientes deprimidos
por parte de la hipófisis anterior, la cual actúa sobre refractarios al tratamiento, con una respuesta eleva-
la glándula tiroides estimulando la liberación de hor- da de TSH (> 30 )lUI/ml) y el resto de índices tiroi-
monas tiroideas. La estimulación por parte de la deos normales, serían pacientes con una situación
TRH se detiene cuando las concentraciones de hor- cercana al hipotiroidismo que podrían beneficiarse
monas tiroideas están elevadas de forma patológica. de un tratamiento combinado antidepresivo y tiroi-
deo sustitutivo.
En la PETRH, la TRH se administra de forma exó-
gena, determinándose a continuación los niveles de
TSH sérica. Limitaciones en el empleo de la PETRH
Dentro de la psiquiatría, la PETRH se utiliza en: Existen numerosas situaciones que afectan a la libe-
1. Diagnóstico de un posible hipotiroidismo «sub- ración de TSH, interfiriendo con la interpretación de
clínico» en el paciente deprimido. la PETRH, como son las enfermedades tiroideas,
2. Como potencial marcador biológico de depre- otras endocrinopatías, insuficiencia renal o hepática,
sión mayor en pacientes eutiroideos. edad avanzada, pérdida brusca de peso, intoxicación
o deprivación alcohólica, o fármacos como corticoi-
des, difenilhidantoína, carbamazepina, estrógenos o
Interpretación de los resultados litio, así como el uso de ciertas drogas, como cocaína.

Respuesta fISiológica Test de estimulación de hormona de crecimiento


En un individuo normal, la PETRH induce una ele- porGHRF
vación de TSH sérica unas 5-25 )lUI/ml a los 15-20 Son numerosos los intentos que tratan de valorar la
mino tras la inyección de protirelina. Los valores de potencial utilidad de la respuesta de la hormona de
TSH retornan a los niveles basales hacia las 2 h. de crecimiento (GH) en suero tras la administración de
la inyección. diversas sustancias l'.
244 P-A SAIZ, MP GONZALEZ, M BOUSOÑO, J BOBES

A pesar de la existencia de numerosos factores cen- tion in depression. l. Limbic system-adrenocortical dysfunc-
tion. Arch General Psychiatry 1976; 3: 1039-44.
trales y periféricos que pueden influenciar la libera- 2. American Psychiatric Association Task Force on the Use of
ción adenohipofisaria de GH, el GHRF (factor libe- Laboratory Test in Psychiatry. The dexamethasone suppre-
rador) y la somatostatina (factor inhibidor), son los sion test: an overview of its current status in psychiatry. Am
principales neurorreguladores de la secreción de GH J Psichiatry 1987; 144: 1253-62.
3. Allen CB, Davis BM, Davis KL. Psychoendocrinology in cli-
por parte de la hipófisis anterior. El interés surgido nical psychiatry. En: Hale RE, Frances AJ, eds. American
en los últimos años en el estudio del sistema somato- Psi-chiatric Association Annual Review, vol. 6. Washington
tropinérgico (G RF-soma tostatina-G H -soma tomedi- DC: American PSllciatric Press, 1987.
4. Bousoño M. Clínica y evolución de los trastornos afectivos
na) y su posible disfunción en diversos trastornos de tipo depresivo desde la perspectiva psicobiológica:
neuropsiquiátricos \5, nos lleva a describir esta prue- Aspectos clínicos y neuroendocrinos de 175 pacientes depre-
ba. sivos controlados durante 5 años. (Tesis doctoral). Universi-
dad de Oviedo: Area de Psiquiatría, Departamento de Medi-
cina, 1990.
Utilidad en psiquiatría del test de estimulación 5. Ayuso JL, Sáiz J. Las Depresiones (Parte 11). Barcelona:
Salvat, 1990.
conGHRF
6. Dam H. Dexamethasone suppresion test. Acta Psyciatr
Estudios realizados hasta el momento muestran la Scand 1988; 78 (supp 345): 38-44.
7. Carroll BJ. Informed use of the dexamethasone suppresion
posible participación del sistema somatotropinérgi- test. J Clin Psychiatry 1986;47 (supp 1): 10-2.
co en disfunciones neuroquímicas subyacentes a 8. Nemeroff CB, Evans DL. Correlation between the dexame-
diversos trastornos neuropsiquiátricos. Así se ha thasone suppresion test in depressed patients and clinical
response. Am J Psychiatry 1984; 141: 247-9.
encontrado respuesta alterada de la GH tras admi- 9. Arana GW, Reichlin S, Workman R et Al. The dexametha-
nistración de GHRF exógena en pacientes esquizo- sone suppresion index: enhancement of DST diagnostic uti-
frénicos 16, anorexia nerviosa, retraso mental y lity for depression by expresing serum cortisol as a function
enfermedad de Alzheimer 17, así como en trastornos of serum dexamethasone. Am J Psychiatry 1988; 145: 707-11.
10. Loosen PT, Garbutt JC, Prenge AJ. Evaluation of the diag-
de pánico 18-lO y en depresión endógena 21. nostic utility of the TRH-induced TSH response in psychia-
tric disorders. Pharmacopsychiatry 1987; 20: 90-5.
11. Loosen PT, Prange AJ. The serum thyrotripin response to
GHRF·GH Ydepresión thyrotropin releasing hormone in psychotic patients: a
review. Am J Psychiatry 1982; 139: 405-16.
El éstudio de la respuesta de GH a GRF se inicia en 12. Roy-Bryne PP, Uhde TW, Rubinow DR et al. Reduced TSH
1987, encontrándose valores de GH basal disminui- and prolactin response to TRH in patients with panic disor-
dos, elevadas concentraciones de somatomedina ders. Am J Psychiatry 1986; 143: 505-7.
plasmática.y una respuesta atenuada de GH a GRF 13. Targum SD, Greenberg RD, Harmoin RL et al. Thyroid
hormone and the TRH stimulation test in refractory depres-
en depresivos al ser comparados con sujetos control sion. J Clin Psychiatry 1984; 45: 345-6.
sanos 22. 14. Fernández Al, Sáiz PA. Hormona de crecimiento. LAB
Por otro lado, hay autores 23 que encuentran una res- 2000 1992; 39: 5-14.
puesta significativamente alta de GH a GRF en 15. Cacabelos R. Niigawa H, Rodríguez Amau MD et al.
Influence of somatostatin and growth hormone-releasing
pacientes depresivos en relación con sujetos control. factor on behavior. Clinical and Terapeutic implications in
En esta misma línea hay trabajos 24 que encuentran neuropsychiatric disorders. Horm Res 1988; 29: 129-32.
una respuesta significativamente más atenuada de 16. Peabody CA, Warner MD, Markoff E et al. Growth hormo-
GH tras administración exógena de GRF en pacien- ne response to growth hormone releasing hormone in
depression and schizophrenia. Psychiatry Res 1990; 33: 269-
tes depresivos que en los controles. 76.
De lo expuesto anteriormente se evidencia una posi- 17. Cacabelos R. En: Acarin Tusell N, Alom S, dir. Marcadores
ble necesidad de nuevos estudios que sirvan para la biológicos y perspectivas terapéuticas en la enfermedad de
Alzheimer. Barcelona: Edit. MeR, 1989.
consolidación de este test como prueba funcional
18. Rapaport M, Risch S, Guillin J et al. Blunted growth hormo-
endocrina de utilidad práctica en psiquiatría. ne to peripheralinfusion of human growth hormone-relea-
sing factor in patients whith panic disorder. Am J Psychiatry
1989; 146: 92-5.
Conclusiones 19. Uhde TW, Tancer ME, Rubinow DR et al. Evidence for
hypothalamo-growth hormone dysfunction in panic disor-
A pesar de que, tanto psiquiatras como bioquímicos, der-profile of growth hormone (GH) responses to clonidine,
somos conscientes de las limitaciones de estas prue- yohimbine, caffeine, glucose, GRF ant TRH in panic disor-
der patients versus heallhy volunteers. Nuerospychopharma-
bas y realistas en las expectativas de los resultados cology 1992; 62: 101-18.
de las mismas y consideramos la necesidad de nue- 20. Porras S, Vidal C. Respuesta de la hormona de crecimiento
vos estudios que reconfirmen lo hasta ahora encon- a la estimulación con GRF, corno marcador clínico en los
trado, o que abran nuevas vías de investigación, cre- trastornos de angustia. Rev Psiquiatria Fac Med Barna 1992;
19: 243-50.
emos que es necesario señalar la importancia actual 21. Gastó C, Vallejo J. Biología de los trastornos afectivos. En:
de las mismas y de otras similares en psiquiatría, Vallejo J, Gasctó C, dir. Trastornos afectivos: ansiedad y
dada su utilidad en la homogeneización de muestras depresión. Barcelona. Salvat Edic., 1990.
de población, en investigación, en el control de la 22. Lesch KP, Laux G, Erb A et al. Attenuated growth hormone
response to growth hormone-releasing factor in Major
respuesta a fármacos, confirmación diagnóstica, pro- depressive disorder. Biol Psychiatry 1987; 22: 1491-5.
nóstico evolutivo ... , así como somos optimistas en lo 23. Krishnan KR, Manepalli AN, Ritchie JC et al. Growth hor-
referente a su desarrollo y uso en un futuro próximo. mone releasing factor stimulation test in depresion. Am J
Psychiatry 1988; 145: 90-2.
24. Contreras F, Menchón JM, Navarro MA, Vallejo J. Res-
Bibliografía puesta de GH al GRF en pacientes con depresión melancóli-
ca y controles. 9" World Congress of Psychiatry. Brasil: June
1. Carroll BJ. Curtis GC, Mendels J. Neuroendocrine regula- 1993. Abstract p 188.