Está en la página 1de 6

UNIVERSIDAD TÉCNICA DE AMBATO

FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS Y DE LA EDUCACIÓN


CARRERA DE PSICOLOGÍA INDUSTRIAL
MODULO: Ética profesional
ALUMNO: Oswaldo Llanganate
SEMESTRE: Noveno FECHA: 25/09/2017
TEMA: El ser humano genera circunstancias o es fruto de las circunstancias.

INTRODUCCIÓN:

Según Aristóteles (1995). Parte de que los seres humanos tienden, por

naturaleza, a la felicidad. Sin embargo, la felicidad puede ser entendida de

muchos modos. Así, para unos consiste en esculpir, para otros en amasar

riquezas, etc. Para Aristóteles, la auténtica felicidad del ser humano dependerá

del ejercicio correcto de la actividad propiamente humana.

Aunque, las actividades humanas son diversas, pero mientras algunas

son comunes al ser humano y los animales, como alimentarse o caminar, otras

son propias y exclusivas de los humanos, como es el caso de la educación.

Pero, entre las actividades propiamente humanas destacan las racionales,

posteriormente la felicidad consistirá en el ejercicio correcto de las actividades

racionales.

El Ser Humano Universal es gobernado en sus pensamientos y en sus

actos por el Espíritu Universal. El pensamiento es el trabajo principal del

cerebro, es el ejercicio conceptual que aumenta, libera, cura, fortalece,

evoluciona y hace trascender al intelecto del ser inteligente. El cerebro y la

inteligencia no son nada sin producto, el fruto de ellos es el pensamiento, el


fruto del pensamiento son los conceptos, el fruto de los conceptos al ser

ejercidos es la conciencia y el fruto de la conciencia es la trascendencia.

La conciencia es nuestro trofeo y triunfo en nuestra competencia contra

la ignorancia y el triunfo contra la adversidad. La conciencia e inteligencia son

para evolucionar. Evolucionar es trascender, trascender es soy y ser libres,

inteligentes, conscientes, universales e infinitos.

DESARROLLO:

El ser humano es aquel que genera sus propias circunstancias y

condiciones de vida esto se debe a que cada individuo es el dueño de sus

pensamientos, es así que cada uno de nosotros somos los generadores de

nuestra propia ley de sobrevivencia ya sea en los contextos que sentamos la

necesidad de desarrollarnos. “Como un hombre piensa en su corazón, así

es él” (Proverbios 23:7).

Según: James Allen (1903, p.45). La mente de un hombre se compara a

un jardín, que puede ser inteligentemente cultivado o ser abandonado y

llenarse de hierbas; pero sea cultivado o descuidado, está destinado a producir.

Si no se siembran semillas útiles, entonces semillas de hierba mala caerán,

crecerán en abundancia y se reproducirán.

De esta manera se hace referencia a que el hombre debe tener la

prioridad de atender el” jardín de su mente” limpiándola de pensamientos

dañinos, infructuosos e impuros y cultivando hasta la perfección las flores y

frutos de pensamientos correctos, útiles y beneficiosos. Por consiguiente,

encaminándose en este proceso el hombre tarde o temprano descubrirá que él

es el jardinero maestro de su espíritu y director de su vida. También descubrirá


en sí mismo, las leyes del pensamiento, y entenderá, cada vez con mayor

precisión, cómo la fuerza del pensamiento y los elementos de la mente operan

en la formación de su carácter, sus circunstancias y su destino.

Es así que cada individuo es quien administra, direcciona o lleva al

fracaso su futuro. Puesto que todo surge a través de los pensamientos que se

generen, conjuntamente acompañado de la voluntad que desarrolle el ser

humano para el cumplimiento de sus deseos u objetivos, dando así resultados

positivos o negativos, los mismo que dependerán del grado de voluntad,

sacrificio personal con el cual se emplee para que la acción sea correcta y

satisfagan las necesidades o el fin por el cual se inició

“El pensamiento y el carácter son uno solo, y mientras el carácter sólo se

manifiesta y descubre a través de las circunstancias, el entorno de la vida de

una persona siempre estará en armonía con su estado interior”. James, A.

(1903, p.61).

De acuerdo con lo anterior se puede deducir que el carácter del ser

humano está formado por la suma total de los pensamientos autogenerados.

Por ende, esto no significa que las circunstancias de un individuo en un

momento dado son un indicador de todo su carácter, sino que aquellas

circunstancias están interconectadas con algún elemento vital de pensamiento

en su interior que, en ese momento, es indispensable para su desarrollo. Cada

hombre está donde está por la ley de su propio ser. Los pensamientos que ha

construido en su carácter lo han llevado allí, y en la disposición de su vida no

hay componente de azar, solo está en el resultado de una ley que no puede

fallar. Esto es tan cierto tanto para aquellos que se sienten descontentos con

su entorno, así como para aquellos que están satisfechos.


Borges, J. (1949). Afirma qué: “El azar es el nombre que nuestra

inevitable ignorancia daba al tejido infinito de causas y efectos”.

Así se ha verificado que el azar no existe. Pienso y creo que todo lo que

acontece, que todo lo que nos ocurre y que nosotros mismos no somos

producto del azar. En lo grande y en lo pequeño, en lo extraordinario y en lo

cotidiano, en lo físico y en lo psicológico, así como en la naturaleza y en la

sociedad, todo desciende en la “voluntad oculta". Esa voluntad toma a veces

forma de ley física que podemos determinar con la ciencia; otras veces toma la

forma de motivo psicológico que podemos comprender, por la cual permanece

para nosotros oculta y entonces lo llamamos azar.

Por lo contrario, la perseverancia en una continuación dada de

pensamientos, sean estos buenos o malos, no falla en promover resultados en

el carácter y las circunstancias. Un individuo no puede elegir directamente sus

circunstancias, pero puede escoger sus pensamientos, y de ese modo,

indirectamente, pero con certeza, dar forma a sus circunstancias todo está en

el énfasis y la ardua labor en el cumplimento de la generación de buenos

pensamiento y propósitos que como persona los quieres establecer para el

diario vivir, así como las metas deseadas a alcanzar para el futuro. Para lo cual

para finalizar hago hincapié en la siguiente frase:

“Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque

todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá…”

;(Lucas 7: 7,8).

CONCLUSIONES:
 Por consiguiente, las circunstancias en las cuales el hombre se

desarrolla son fruto de su propio pensamiento, y de esto dependerá

que se adquiera como resultado acciones positivas o negativas.

 Además es muy importante conocer que el ser humano es el que

auto define su carácter en base al entorno así como también será del

resultado de la suma total de sus pensamientos, por ende el hombre

debe hacer un autoanálisis y evaluar sus pensamientos y de estos

ver cuáles son correctos e incorrectos, y después de identificarlos

enmendar los equivocados, de esta forma ir puliendo y fomentando el

carácter deseado, como resultante obtendrá buenas acciones que

satisfagan su diario vivir, así como para su futuro.

 Po último, el ser humano no es más que un animal, pero que se

diferencia de éste debido a que es el único ente consciente de su

propia existencia, ubicándose en el tiempo y en la forma de vida. Sin

la capacidad consiente de la existencia, el hombre sería un animal

más, ya que como se conoce, tanto el animal como el ser humano,

son poseedores de cerebro, mente, capaces de razonar, conocer y

aprender. El ser humano, se separa del animal, en el momento que

obedece a su conciencia de existir y es capaz de crear un conjunto

de normas, patrones implícitos y explícitos que permiten su

manifestación y supervivencia en el medio


BIBLIOGRAFÍA:
Aristóteles, 1995, Ética Nicomaquea, Gredos, Madrid

Allen, James, 1903 Como piensa un hombre (As a Man Thinketh;) Editorial:
Tremendous Life Books
Borges, Jorge Luis. (1949) Historia de la eternidad, Buenos Aires, Argentina.
Emecé Editores, p. 11.

Lucas (7: 7,8).la biblia, 65&68 d.C

Proverbios (23:7).

Recuperado de:
http://assets.mheducation.es/bcv/guide/capitulo/8448166981.pdf
https://www.uco.es/filosofiamedieval/sites/default/files/revistas/vol12/refmvol12a
18.pdf
http://wn.rsarchive.org/Books/GA004/Spanish/filosc01.html
https://www.topia.com.ar/articulos/hombre-y-sus-circunstancias
http://james-allen.in1woord.nl/?lang=spanish&text=como-el-hombre-piensa