Está en la página 1de 2

La innovación y sus ingredientes

Innovar es utilizar el conocimiento, y generarlo si es necesario, para crear nuevos


productos, servicios o procesos, que son nuevos para la empresa, o mejorar los ya
existentes, consiguiendo con ello tener éxito en el mercado. Definición de innovación
del Manual de Oslo de 1997.

Bueno, ya sabemos que es innovar. La pregunta es, somos los dominicanos capaces de
innovar, de mejorar lo que ya existe o de crear cosas completamente nuevas? O mejor
aun, soy yo capaz de innovar, de reinventarme, recomponer y usar mis recursos de
maneras nuevas y creativas para conseguir un mejor yo?

Estas son preguntas cruciales que pueden determinar el futuro de nuestra economía
como nación o nuestro futuro como persona. Así que, veamos que nos puede mostrar
Gustavo Guillemin sobre este tema. Pero primero, les cuento quien es este tio.

Gustavo Guillemin tiene una Maestría en Ing. Electrónica y un Doctorado en


Administración. Ha trabajado en Hewlett Packard los últimos 25 años, con experiencia
en Investigación y desarrollo, mercadotecnia, manufactura, Supply Chain, servicio y
soporte. Vivió en Estados Unidos 6 años, y ha trabajado con equipos en Japón,
Alemania, India y América Latina. Ha sido profesor dentro de los programas de
Maestría de Iteso durante los últimos 15 años, además de haber sido profesor visitante
en Boise State University y en Regis University (Denver).

El nos propone tres elementos o ingredientes fundamentales para lograr la innovación.


Sus sugerencias nos la propone como sigue:

I. Crear una propuesta de valor clara

Se trata de desarrollar una propuesta de valor clara y crear capacidades que la


soporten. Propuesta de valor es la intercesión entre lo posible y lo deseable. Hace diez
años, si querías ver una película, tenias que alquilarla y estar pendiente de entregarla a
tiempo, porque si no, pues te colocaban multas. Lo deseable era ver una película y no
tener que preocuparte por devolverla a tiempo o por la multa. Pero aun no existían las
capacidades que soportaran lo deseable.

Lo posible es la parte de la ingeniería y lo deseable es la necesidad del cliente. Lo


deseable todavía no era posible porque el ancho de banda no era aun lo
suficientemente bueno como para poder bajar películas de internet. Luego de esto,
cuando el ancho de banda mejoro, pues se creo una propuesta de valor, pero esto no
ocurrió hasta que lo posible se intercepto con lo deseable.

Las propuesta de valor tienen que ser muy claras: “No es lo mismo sin Carnation“
“Fortimal, una brazo de poder en cada cucharada“ “Santo Domingo, sabor que
empieza en el aroma“. El tema no solo aplica a emprendimientos empresariales!
Tambien aplica a nosotros como personas. Pregúntate, ¿Cuál es mi propuesta de
valor? ¿Qué es eso por lo que esa empresa debe contratarme a mi y no a aquel?
Siempre que pensamos en propuestas de valor pensamos en tecnología, en IPhone, en
tabletas, en cosas geniales. Pero cuando voy al súper buscando una botella de cátchup,
normalmente elijo aquella que tiene el cuello ancho y que puedo colocar con la tapa
hacia abajo. ¿por qué? Porque esas no salpican cuando el cátchup se esta acabando! Y
esa es una propuesta de valor. O si vas a comprar una maleta para viajar como la
compras, con rueditas o sin rueditas. Las rueditas en la maleta son una propuesta de
valor.

También podría gustarte