Está en la página 1de 192

798243 _ 0001-0032.

qxd 1/3/07 17:19 Página 1

educateca

Psicomotricidad
juego, expresión, desarrollo afectivo y motórico
798243 _ 0001-0032.qxd 1/3/07 17:19 Página 2

A Jose, a mis hijos y a los ojos de tantos niños


que han brillado con estos juegos.

El libro Psicomotricidad: juego, expresión, desarrollo afectivo


y motórico, de la colección EDUCATECA, es una obra colectiva
concebida, creada y realizada en el Departamento de Educación Infantil
de Santillana Educación, S. L. bajo la dirección de MAITE MALAGÓN.

Texto: MARYSOL SANMARTÍN.


Ilustración: Inés Burgos.
Edición: Silvia Moral, Marta Román, Ana Uguina.
Coordinación editorial: Silvia Moral.
Selección musical: Sara Rodríguez, José D. Robles.
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 3

Pensando en ti…

… Que sabes asomarte cada mañana a esos ojos que brillan y te esperan.
En ti y en tus dificultades de cada día para llevar hasta el fin tus
inquietudes porque sabes que tu trabajo tiene un eco profundo en el niño.
En ti, que conoces muy bien la importancia que tiene en la autonomía
creativa del niño el desarrollo motor, el juego, la educación de los afectos,
el aprender a pensar, el grupo…
Pensando en ti surgió la idea de proporcionar un material que pudiera
ayudarte. No pretendemos ofrecer un trabajo exhaustivo de cada uno
de los ámbitos que intervienen en el desarrollo psicomotor del niño;
tampoco, que las nociones que se tienen en cuenta en este manual sean
consideradas las únicas posibles para alcanzar los objetivos planteados.
Intentamos solamente presentar una propuesta para una escuela más
abierta, más tolerante, menos polarizada en el triunfo intelectual del saber
y del acierto. Una escuela en la que podamos afirmar: «¡Está bien porque
expresas, no porque fuiste el primero o dijiste lo acertado, lo que se
esperaba…!».
Si nunca has trabajado así, puede que al principio te surja el temor propio
de lo nuevo y la tentación de volver a lo que «siempre se ha hecho…».
Pero si empiezas poquito a poco, sin abrumarte por el éxito rápido,
sabiendo esperar sin dejar de trabajar cada día, pronto descubrirás
que el esfuerzo valió la pena, que la ilusión creativa que nos impulsaba
ha sembrado en los alumnos libertad de expresión, seguridad afectiva
y conciencia de grupo. Entonces habremos conseguido que descubras
al niño actuando y gozando en su expresión. Él será tu mejor estímulo
para seguir intentándolo de nuevo.
Aunque, sin duda, el mejor libro es el propio niño, pensando en ti hemos
elaborado este material, con el deseo de que conecte con tu voluntad
de dejar huella, con tu capacidad de sorpresa y asombro, y que ambas
sean tan firmes, que no dejes de contagiar a tus alumnos.
MARYSOL SANMARTÍN

3
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 4

Educateca Psicomotricidad
798243 _ 0001-0032.qxd 1/3/07 17:19 Página 5

índice

• Psicomotricidad:
aproximación al concepto 8

• Áreas de la Psicomotricidad 10

• Objetivos y ámbitos
de trabajo 14

• Hacia una metodología


creativa:
el rol del educador 18

• Las sesiones de trabajo:


contenido y estructura 22

• Ideas básicas para


programar 28

• Sesiones:
El cuerpo 33

El espacio 71

Tiempo, movimiento y ritmo 109

Los objetos 147

• Anexo 185
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 6
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 7

«Nuestra práctica pedagógica es una búsqueda


incesante. Permanece constantemente abierta: abierta
a la creatividad de los niños, abierta a la observación
y al análisis de su comportamiento, abierta asimismo
a nuestra propia creatividad que nos incita a proponerles
–no a imponerles– nuevas direcciones de búsqueda que
nos permitan sondear su verdadero interés.»
(A. LAPIERRE; B. AUCOUTURIER)

7
798243 _ 0001-0032.qxd 1/3/07 17:19 Página 8

Psicomotricidad:
aproximación al concepto
La Psicomotricidad es el desarrollo psíquico que
se abre en el sujeto a través del movimiento y que se
refiere tanto a la inteligencia como a la vida emocional.
(B. AUCOUTURIER)
La Psicomotricidad es un enfoque de la intervención
educativa cuyo objetivo es el desarrollo de las posibilidades
motrices, expresivas y creativas a partir del cuerpo.
(P. BERRUEZO)
Basado en una visión global de la persona, el término
Psicomotricidad integra las interacciones cognitivas,
emocionales, simbólicas y sensoriomotrices, en la capacidad
de ser y de expresarse en un contexto psicosocial.
(ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE PSICOMOTRICISTAS)

Partiendo de estas y otras definiciones o apelando simplemente a la etimología


del término, observamos la referencia al psiquismo (psico-) y al movimiento
(-motricidad); es decir, el psiquismo está implicado en el movimiento. Esto va
a condicionar necesariamente nuestra metodología.
En esta línea, ya Piaget planteaba que la actividad motriz es el punto de partida para
el desarrollo de la inteligencia. De hecho, denomina inteligencia senso-motora al
primer estadio. Freud, por su parte, destacaba la importancia de la vivencia corporal
en la «construcción del yo». Wallon, Guesell, Mazo, Ajuriaguerra y muchos otros
destacan también el papel básico de la actividad motriz en el desarrollo de la
personalidad.
En su origen, los programas de Psicomotricidad no estaban dirigidos a la educación,
sino a la reeducación, a la superación de aquellas lagunas que habían quedado
en el desarrollo psicomotor del niño. Así, la pretensión de Vayer era «rehacer
las etapas saltadas» y en los parámetros de su «balance psicomotor» subyace
la importancia de disciplinas escolares como la educación física, el grafismo…
Partiendo de esta concepción psicomotriz «de faltas» que planteaba Vayer,
pero teniendo en cuenta una visión global de la persona, Lapierre y Aucouturier
defienden que la inteligencia y la afectividad están muy relacionadas puesto
que dependen estrechamente de las vivencias corporal y motriz. La Psicomotricidad,
por tanto, no tendrá solamente un carácter rehabilitador, sino que será algo básico
en el desarrollo de la personalidad.

Nota: Para no entorpecer la lectura del texto utilizamos indistintamente como términos genéricos educador y niño.

8
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 9

Dichos autores empiezan a utilizar el término «educación psicomotriz» y despuntan


en la aplicación de estas técnicas globalizadoras, con un enfoque más lúdico,
expresivo y creativo, primordial en la evolución armónica del niño que, aún sin
pretenderlo directamente, también llega a ser preventivo y reeducativo. Esta
concepción de la educación psicomotriz motivó la inclusión de la Psicomotricidad
en los programas de Educación Infantil y es esta visión la que se da en este material.
La Psicomotricidad así entendida desempeña un papel fundamental en el desarrollo
armónico de la personalidad. Permite al niño ponerse en contacto con sus
capacidades, sus emociones y su entorno, al tiempo que le prepara para actuar
de modo adecuado en el lugar y en el tiempo.

Pretendemos, a través del juego, ser educadores de la inteligencia


y los afectos, lo creativo y lo grupal, al servicio de la personalidad del niño.
Un juego que, tomando como base el cuerpo en movimiento o en quietud,
vaya haciendo al niño consciente de él y lo ayude a adquirir un lenguaje
creativo propio. En definitiva, ir más allá de lo verbal, transmitir la seguridad
sobre sus posibilidades y su desenvolvimiento en el entorno, establecer
una comunicación distinta con el educador y favorecer la interrelación
con el grupo, así como la integración en este.

Los años de experiencia en el aula nos han demostrado que las técnicas
psicomotrices, aunque no tengan como objetivo prioritario la «rehabilitación»,
contribuyen a la superación de conflictos escolares, si los hubiera, sin necesidad
de insistir una y otra vez en recuperar la deficiencia concreta: esto crea muchas
veces inseguridad y resistencia, incluso en ocasiones, una relación no demasiado
positiva con el educador o con el grupo.
Por otro lado, el niño tiene muchas capacidades que es posible desarrollar y vivenciar,
partiendo de lo que sabe hacer y trabajando desde su creatividad, pero sin olvidar
el papel del grupo en dicho desarrollo.
En este sentido, debemos ofrecer al niño un espacio donde unas pautas de acción
elementales sean las que provoquen su expresión; es decir, un espacio donde las
reglas sean mínimas y la valoración no radique en el éxito de alcanzar una meta,
sino en expresarse tal como se es o se elija ser en ese momento. Un espacio donde
el inteligente y el sociable, el que presenta retraso y el inadaptado, tengan la misma
oportunidad de éxito: su expresión y su participación en el grupo.
En definitiva, un espacio, un tiempo, un educador y unas propuestas que estén
al servicio de la expresión creativa de los afectos.

9
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 10

Áreas de la
Psicomotricidad

Llamamos así a los diferentes ámbitos


que trabaja la psicomotricidad para
conseguir el pleno desarrollo del niño,
sin olvidar en ningún momento que
la armonía personal y la autonomía se
conseguirán con el trabajo coordinado
de todos ellos.

10
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 11

Las áreas psicomotrices se asocian y complementan desde un punto de vista racional,


de consciencia, y desde un punto de vista emocional, de vivencia.

ÁREAS CONTENIDOS
El cuerpo humano: - Segmentos y elementos.
- Lateralidad.
Sentidos: - Percepciones y sensaciones.
Sentimientos: - Emociones.
- Percepción de la expresión.
El cuerpo Control: - Movimiento.
- Motricidad fina y gruesa.
- Posturas.
- Respiración. Reposo. Relajación.
- Equilibrio.
Desplazamientos en el espacio.
Profundidad: arriba, encima, por encima…
Anterioridad: antes, delante, frente…
El espacio Lateralidad: a un lado, a la derecha…
Proximidad y lejanía: aquí, allí, cerca de, lejos de…
Intervalos: desde… hasta…
Regularidad: regularmente.
Ritmos
Simultaneidad: al mismo tiempo.
Orientación
El tiempo y Alternancia: primero uno, después otro...
Duración
movimiento Rapidez: más o menos…
Velocidad
Pasado, presente y futuro: antes,
Medida del tiempo ahora, después…

- Características de los objetos.


- Formas, tamaños, características dinámicas y relaciones.
- Asociaciones creativas.
Los objetos
- Usos y utilidades.
- Relación con el medio natural y social.
- Instrumentos de relación y comunicación.

Coordinación Creatividad dinámica


- Movimiento simultáneo o independiente - Recreación de una danza, un cuento
de los diferentes miembros o segmentos o una expresión grupal improvisada.
corporales. - Iniciación al juego simbólico.
- Conciencia vivenciada del eje corporal. - Imitación o vivencia de un personaje,
- Trabajo simétrico o cruzado un entorno o unos materiales.
de miembros. - Iniciación al juego dramático.
- Posturas y diferentes tipos
de locomoción.
- Representación mental del todo corporal.

11
798243 _ 0001-0032.qxd 1/3/07 17:19 Página 12

Los contenidos expuestos no son todos los que corresponden a cada área, pues
solo hemos pretendido hacer referencia a los que con más frecuencia aparecen
en el currículo de Educación Infantil. Además, creemos conveniente aclarar
dos aspectos: por un lado, ninguno de ellos queda completamente trabajado en
nuestras sesiones, ni esa es nuestra intención; por otro, cada uno de los contenidos
exige, a su vez, completarlo con su contrario; por ejemplo, rapidez/lentitud,
arriba/abajo, más cerca de…/más lejos de… Es lo que Aucouturier denomina
«Ley de los contrastes».
También hay que destacar que al abordar dichos contenidos desde una pedagogía
globalizadora, estos pueden vivenciarse en cualquier área, fuera de la
Psicomotricidad, volviendo a surgir con los mismos o distintos matices en
las diferentes situaciones lúdicas que se propongan. En la verbalización, la valoración
y la evaluación de las distintas actuaciones, los contenidos se vuelven a hacer
presentes y, por tanto, se trabajan desde una perspectiva nueva, porque nueva
es la situación donde han surgido.
Por último, dada la importancia que la lateralidad tiene en Educación Infantil,
queremos hacer una llamada de atención sobre la misma como contenido de nuestras
sesiones.
Según Piaget y Berruezo: «La lateralidad corporal es la preferencia del uso
más frecuente y con más eficacia de una mitad lateral –teniendo en cuenta el eje
corporal– frente a la otra».
Si observamos el cuadro de la página 11, veremos que la lateralidad está presente
en las áreas de El cuerpo y El Espacio, ya que tiene relación con ambas.
La lateralización es la última etapa evolutiva del cerebro que, además, se desarrolla
de forma asimétrica. La especialización de los hemisferios ocasiona la lateralidad
corporal y su adaptación a las habilidades exigidas por el ambiente.
Desde nuestro punto de vista, en la Educación Infantil se debe estimular la actividad
sobre ambas partes, pero siendo conscientes de que la derecha y la izquierda
son conceptos relativos en cuanto que no dependen de una sola variable. Teniendo
en cuenta las fases evolutivas de alternancia (2-4 años) y de automatización
o de preferencia (4-7 años), y para ayudar a su desarrollo natural y no obstaculizarlo,
actuaremos en el aula con los siguientes criterios:
– Trabajar los conceptos alternativos: a un lado/a otro lado, con una parte/con otra
parte…
– Evitar, cuando estemos frente al niño, nombrar su derecha o su izquierda poniendo
el ejemplo de la nuestra, dado que la lateralidad cruzada aparece más tarde.
– No limitar nuestro trabajo sobre lateralidad a una única sesión o a unos ejercicios
repetitivos para la adquisición de los conceptos izquierda-derecha. Por el contrario,
aprovechar todas las sesiones para trabajar esta alternancia desde un punto
de vista más creativo, funcional y adaptado a las diferentes situaciones.

12
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 13

Por ello, no dedicaremos ninguna sesión a trabajar directamente la lateralidad,


ya que nuestra pretensión es que el educador la haga presente en todas ellas,
siempre que sea posible.

13
798243 _ 0001-0032.qxd 1/3/07 17:19 Página 14

Objetivos y ámbitos
de trabajo
Unos objetivos fundamentales…
Ante todo, pretendemos que el niño pueda:
• Vivenciar el placer de experimentar la conciencia del propio cuerpo y la riqueza
de sus posibilidades en relación con el mundo exterior y con los otros.
• Adquirir el control y la coordinación dinámica, vivenciados desde lo lúdico, lo
creativo y las relaciones afectivas en un desarrollo global e integrador.
• Dominar el espacio y los objetos que le rodean según sus necesidades y sus
capacidades.
• Aprender a través del tiempo, el ritmo y el movimiento a relacionarse con el grupo
y a comunicarse con él.
• Acceder a la capacidad del pensamiento simbólico, madurando y enriqueciendo
sus sensaciones, emociones y percepciones en una autonomía creativa dentro
de un grupo.

... y unos ámbitos de trabajo consecuentes


Piaget afirma que las etapas del desarrollo cognitivo son una sucesión continua
de estadios. Nuestras propuestas pretenden tener en cuenta los distintos aspectos
a los que él alude en esas etapas para contribuir al desarrollo de la inteligencia y,
por tanto, de la personalidad del niño.
La maduración se consigue mediante un trabajo en espiral, esto es, teniendo
en cuenta esos estadios básicos, pero ampliando cada vez más nuestro campo
de acción, adaptándonos a la propia evolución y desarrollo psicológico del niño.
Trabajaremos partiendo siempre de la observación del niño y de su nivel
de desarrollo, en creatividad compartida y en una cercanía de afectos; de lo más
próximo a lo más distante, de lo más simple a lo más complejo, de lo más concreto
a lo más abstracto.
Nota. Con el término «creatividad compartida» nos referimos a aquello que el niño crea
o inventa, teniendo en cuenta lo del otro; es decir, es el «yo con el tú y/o con el grupo,
porque tu creatividad provoca mi creatividad».

Basamos nuestro material, y por tanto la selección de los ámbitos de trabajo,


en las teorías de Piaget, en las etapas psicomotrices que plantea Berruezo
y en la Psicomotricidad vivenciada de Aucouturier.

14
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 15

Nos proponemos, así, educar en el niño:


– El tono y la emoción.
– Las sensaciones y el movimiento.
– La capacidad perceptiva.
– El simbolismo y la expresión.
– Los signos y sus mensajes asociativos.
– La empatía y los valores de integración en el grupo.
– La expresión individual.

El tono y la emoción
«La emoción tiene por sostén el tono muscular» decía Wallon, por lo que este se
convierte en un elemento clave en la relación con el otro. Tratamos de expresar
lo corporal y los estados psíquicos a través de la toma de conciencia de las posturas,
las tensiones y distensiones, la adaptación al otro… Es el nivel de la toma
de conciencia del propio cuerpo y del ajeno en el espacio y en el tiempo. Para ello,
podremos utilizar o no objetos.
Ejemplos que aparecen en las sesiones de trabajo serían indicaciones del tipo:
¿Cómo ha quedado tu cuerpo? ¿Y el de tu compañero?
¿Conseguiste pasar? ¿Qué hiciste para lograrlo?
¿Qué te pasa?
¿Cómo está tu mano, tu pie, tu…?

Las sensaciones y el movimiento


Ponemos especial interés en que el niño experimente
el placer del movimiento y sus límites en el espacio.
Nuestro objetivo es el trabajo y la vivencia lúdica
del movimiento libre, los saltos, los giros,
los desplazamientos, etc., partiendo de
lo espontáneamente desordenado hasta
conseguir el gusto por el control de uno
mismo o en coordinación con el grupo.
Algunos ejemplos que aparecen
en el desarrollo de las sesiones:
Puedes moverte por donde quieras, sin chocarte.
Cuando suene... te quedarás quieto.
La línea es muy estrecha. Ten cuidado de no caerte.
Ayúdale para que… ¿Cómo lo harás?

15
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 16

La capacidad perceptiva
La información que aportan las sensaciones, el propio cuerpo y el entorno hacen que
el niño adapte y anticipe sus movimientos. Así, organiza las sensaciones y las integra;
aprende a distinguir los estímulos y a acomodarse a ellos; piensa qué debe hacer
primero y qué, después; asocia hechos o situaciones y prevé las consecuencias, el
éxito o el fracaso de sus movimientos; observa al compañero o al grupo y decide
cómo resolver las situaciones a las que se enfrenta.
Algunos ejemplos que aparecen en las sesiones son:
Piensa por dónde vas a ir a… ¿Qué podríamos hacer para llegar a…, conseguir…?
Nos ponemos de acuerdo para no caernos. ¿Cómo?
Si tu compañero se coloca de esta forma, ¿cómo te vas a colocar tú?

Los signos y sus mensajes asociativos


El mundo de los signos contribuye a profundizar en la madurez del pensamiento
simbólico y en la interpretación de sus lenguajes. Asociamos sonidos o instrumentos
con sentimientos o personajes, del mismo modo que asociamos determinadas
órdenes o prohibiciones con lugares; además, las diferentes músicas nos indican
cómo debemos actuar...
Algunos ejemplos de ello:
Imitamos el sonido del elefante: ¿Con qué instrumento? ¿Cómo lo hacemos sonar?
Esta es la música del relax.
Si levantamos las manos, significa que no podemos pasar por...

El simbolismo y la expresión
Según Berruezo: «Solo si los objetos y las acciones han sido previamente
interiorizados, será posible manipularlos mentalmente». El movimiento está cargado
de expresividad y de proyectos en grupo. En nuestras propuestas se construyen
y se adaptan espacios para que representen otros diferentes, hay transformaciones
de objetos con un uso figurado, y se adoptan distintos roles en el juego dramático.
Algunos ejemplos de ello:
Nos unimos en pequeños grupos donde cada uno sea…
Con esta tela formaremos una cueva, el mar… ¿Qué más?
Y nosotros, ¿quiénes vamos a ser y cómo vamos a actuar?

16
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 17

La empatía y los valores de integración en el grupo


Valoramos la expresión personal, pero siempre formando parte de un grupo. Es
este el que debe resolver los conflictos cognitivos o emocionales que proponemos
o que surgen porque en el grupo se vivencian. Insistimos en las adaptaciones
de las propuestas que se hagan a los más rápidos o a los más lentos; observaremos
constantemente cómo está nuestro compañero, qué necesita o qué espera,
cómo vamos a responder si él ocupa un determinado lugar o pide alguna cosa.
Algunos ejemplos que aparecen en las sesiones:
Nos fijamos muy bien en el cuerpo o el gesto del compañero.
Mi compañero ha iniciado el movimiento y yo le sigo.

La expresión individual
Aunque la socialización y la integración son dos objetivos primordiales de Educación
Infantil, el grupo debe integrar y ser una referencia, pero no «invadir» lo individual.
Cualquier propuesta, incluso las de carácter general (Vamos a…), deberá
personalizarse (¿Tú cómo…?) y valorarse de forma individual, evitando «imponer
o reforzar» el rol del «niño modelo» al que todos intentarían imitar coartando
la iniciativa personal.
También, queremos destacar aquí la importancia de la vivencia del Stop, como
control de cualquier movimiento, no solo como ausencia de este. Así, el Stop durante
la acción nos permite tomar conciencia de todos estos aspectos, y «moviliza» nuestra
psique y nuestras emociones en el juego. En esta posición de tensión, conseguida
poco a poco, el educador ayuda al alumno a caer en la cuenta de la propia expresión
y, por tanto, a reforzarla.
Algunos ejemplos podrían ser:
Recorremos el espacio… ¿Tú adónde vas a ir?
¡Stop! Fíjate en cómo
quedó tu cuerpo.

17
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 18

Hacia una metodología


creativa: el rol del educador
Exponemos aquí las bases metodológicas, es decir, las ideas que fundamentan
nuestro quehacer, el estilo que pretendemos imprimir a nuestros encuentros con los
niños; en definitiva, la filosofía pedagógica que hay detrás de cada estímulo, refuerzo
o interrogante. Por esta razón, queremos comentar aspectos significativos de algunas
teorías del aprendizaje, así como de enfoques y tendencias que constituyen
la base de nuestra metodología, porque creemos en la importancia de su valor
en el desarrollo de la personalidad del niño.
Pensamos que el educador tiene que conocer la finalidad de sus propuestas y lo que
se encierra en las respuestas acertadas o erróneas, totales o parciales de los niños.
En otras palabras, debe ser consciente de que no «hace de educador», sino
de que «es educador» en todo momento.
A continuación, presentamos los aspectos más destacables de distintas teorías
que marcarán el estilo y serán la base de la metodología que proponemos:

El constructivismo
El niño no es un vacío que haya que llenar de contenidos (Piaget).
Su aprendizaje en todos los campos (cognitivo, afectivo y motriz)
se desarrolla desde su «hacer» en cada uno de ellos. Construimos
aprendizajes a través de experiencias previas, vividas desde la totalidad
del ser, que juega, se relaciona, tantea y resuelve de manera significativa
para él (Ausubel) y progresa mejor si trabaja en grupo (Vigotsky).

En consecuencia, creemos que se debe observar al niño y su proceso de


aprendizaje, lo que sabe y lo que no, lo que intenta, en lo que se implica y por
tanto es significativo para él, lo que no le motiva o le supone mucha dificultad.
El educador es una ventana a sus intentos, a sus asociaciones y recursos
empleados y, por tanto, a su proceso para conseguir el éxito. Solo estando atentos
a este proceso podremos plantearle el interrogante adecuado («el conflicto
cognitivo» para Piaget) que le haga avanzar en su desarrollo integral. Ahora bien,
es el niño quien debe resolver estos interrogantes (¿Cómo lo has hecho?) y no
debemos hacer por él nada que pueda conseguir por sí mismo. Será cuestión
de esperar, animarle y acompañarle en sus descubrimientos. Debemos recordar,
también, que mediante las propuestas de trabajo por parejas o en grupo se
favorece el aprendizaje social y la autonomía.

18
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 19

La creatividad como técnica y ambientación


Más que definirla, trataremos de establecer unas premisas generalizadas
que deberían estar presentes en nuestro ideario educativo:
• Todos somos creativos, porque la creatividad es una facultad humana
que implica libertad, novedad, expresión, descubrimiento gozoso…
• El desarrollo de la creatividad depende más del ambiente que de las propias
facultades, si se tienen en cuenta los factores de fluidez, flexibilidad,
divergencia, originalidad y elaboración.
• La sensibilidad hacia el descubrimiento, la superación de dificultades,
la búsqueda de soluciones y la adaptación al cambio son factores
fundamentales en el proceso creativo.
• El descubrimiento individual y la expresión de algo nuevo para el individuo,
gozoso por haberlo conseguido él mismo aunque sea gracias a la intervención
del educador o del grupo, es otro aspecto fundamental en la creatividad.

Trabajar desde esta perspectiva nos lleva a confiar en que podemos y debemos
construir un ambiente creativo, que valore la expresión personal y abra nuevos cauces
a dicha expresión, sin imponer una única solución válida y valorando los pequeños
descubrimientos y las expresiones de cada uno, por su carácter único. Conseguir un
ambiente creativo implica desarrollar nuestras propuestas de juego y fórmulas lúdicas
teniendo en cuenta los siguientes factores:
- Fluidez. No conformarse con la primera solución o respuesta, aunque sea la mejor,
y abrir el abanico de soluciones a una misma propuesta. Fomentar la riqueza
de vivencias, respuestas, expresiones…
- Flexibilidad. Proponer la dificultad como
un reto para el niño, al que debemos
acompañar en su descubrimiento,
pero sin solucionarle aquello que creemos
que puede conseguir por sí mismo.
- Divergencia. Aceptar, frente al pensamiento
único, la integración de propuestas
diferentes, las soluciones distintas según
el protagonista, el momento o el lugar.
- Originalidad. Valorar lo que cada uno
piense, elija, descubra… como ser único.
- Elaboración. Trabajar la consecuencia,
la finalización de la actividad
y la responsabilidad.

19
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 20

La Psicomotricidad de Lapierre y Aucouturier


La práctica psicomotriz, según estos autores, debe ser global y vivenciada.
Dicha práctica potencia los procesos madurativos a través del cuerpo
y establece unas relaciones humanas en las que el niño es el sujeto
de la acción, un individuo con identidad propia.
Lapierre y Aucouturier consideran que hay una dimensión afectiva
del psiquismo directamente ligada al cuerpo, a lo sensorial, al tono
y al movimiento. Para ellos, son fundamentales los procesos que van
de la acción al pensamiento.

Siguiendo este razonamiento pensamos


que, aunque acudamos a nuestras sesiones
con unas propuestas programadas, debemos
ser flexibles a la hora de llevarlas a la práctica.
Por eso, es fundamental observar la «expresión
espontánea» del niño para reconocer
sus necesidades más profundas y
hacerlas evolucionar en el placer del juego
psicomotriz.
Nuestra propuesta debe ser amplia
y adaptable; ha de provocar situaciones
que permitan al niño descubrir su potencial,
dejándole «espacio» para concebir nuevos
gestos, nuevas soluciones y nuevas formas
de expresar sus sentimientos o emociones.
En definitiva, el movimiento debe ser un
vehículo para el desarrollo de la comunicación,
el pensamiento y la creatividad del niño.

20
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 21

Las teorías pedagógicas centradas en el niño y la motivación


Su objetivo es el niño en sí mismo: empatizar con sus capacidades, sus
temores, su necesidad de movimiento, de autonomía y de afectos desde
el nivel madurativo en que se encuentre. Las actividades deben ir revestidas
de un carácter lúdico, y las metas planteadas han de ser susceptibles de ser
alcanzadas y perfeccionadas. La motivación debe partir de la actividad
misma, que surge no tanto de la meta que quiere conseguir el educador, sino
de observar la capacidad y el interés del niño. En definitiva, no son los
contenidos o las metas concretas lo que más valoramos porque muchas
de ellas, tarde o temprano, llegarán.

La actitud pedagógica requiere, además de la observación constante, la propuesta


de actividades en las que el niño se implique porque le interesen, disfrute con ellas
porque siente que sabe hacerlas y, a partir de ahí, se le proponen nuevos retos.
La apelación al «tú» del niño a lo largo de toda la sesión (¿Tú crees que…? ¿Dónde
has visto...?) hace que este perciba nuestro afecto e interés hacia él.
La corrección se basará en el refuerzo positivo, en valorar lo conseguido frente
a lo que no se pudo alcanzar y en hacer que de ahí surjan nuevas propuestas.
Las órdenes serán amplias: la propuesta del educador debe mantenerse,
pero con posibilidades abiertas de respuesta por parte del niño en el cómo,
con qué, con quién...

La importancia de la comunicación verbal y no verbal


en la socialización
Para crecer como personas necesitamos comunicarnos, vivenciar las
posibilidades que tenemos y saber que los otros nos aceptan. Solo en este
ambiente positivo es posible nuestro desarrollo integral como seres humanos.

Para poder contagiar al grupo ese clima receptivo, debemos ser portadores
de él. No solo ha de ser positivo y motivador nuestro lenguaje verbal, sino también
el corporal. Debemos tener la capacidad de descubrir y apoyar la emoción del niño
por querer participar, así como el disfrute que supone interactuar con los otros:
respaldar, por tanto, los menores indicios de intento y las soluciones extraordinarias,
las más comunes o las que rompen nuestros propios esquemas. Verbalizar lo que está
sucediendo o preguntar al niño para que él lo cuente, hace que la mente (la psique)
se integre en la acción y que el niño tome conciencia de ella.
21
798243 _ 0001-0032.qxd 1/3/07 17:19 Página 22

Las sesiones de trabajo:


contenido y estructura
Explicamos, a continuación, la estructura de las sesiones de trabajo y el sentido de
cada apartado, con el fin de ayudar a entender su intencionalidad y de facilitar, así,
la consecución de nuestros objetivos.

El título
En función de las sesiones los títulos son de distinta naturaleza (unos más lúdicos,
otros más concretos…), pero todos pretenden centrarnos en el objetivo específico
o en el contenido destacado de cada sesión.

Pretendemos
Presenta los objetivos de cada una de las sesiones, esto es, lo que intentamos
trabajar y a lo que debemos estar más atentos a la hora de observar y proponer.
Siempre serán metas indicativas; a veces, los objetivos propuestos no llegan a
conseguirse, al menos tal como los expresamos inicialmente, pero se alcanzan otros
que no estaban previstos o que estaban contemplados en otras sesiones.
Será en la puesta en común de cada sesión y en las anotaciones finales que tomemos
de donde partirá la concreción de los objetivos de las siguientes sesiones.

Los materiales
En este apartado se indican los materiales necesarios para desarrollar la sesión.
Suelen ser habituales en las aulas de psicomotricidad, por lo que generalmente
no será difícil disponer de ellos. En todas las sesiones se propone el uso del CD
que acompaña el libro, ya que la música siempre está presente en ellas.
CD de audiciones musicales
Además de favorecer el movimiento y despertar la sensibilidad, invita al niño
a aislarse de lo exterior, a centrarse más en el juego y a olvidarse de que está siendo
observado. Es también un elemento común para el grupo, ya que sumerge a todos
en un mismo ritmo y ambiente, y puede servir de control o de asociación
a momentos concretos de la sesión: el Stop, la expresión libre, la danza o la relajación.
Ahora bien, es de gran importancia utilizar la música convenientemente y escucharla
a un volumen adecuado, al servicio del desarrollo de la sesión: más fuerte
en la Expresión creativa o en la Actividad dirigida, si sostiene la acción; más suave en
la narración o en la Creatividad dinámica.

22
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 23

Por todo ello, el CD que acompaña al material contiene música de distinto tipo:
• Música rítmica (Pistas 2-12). Su misión es animar a la participación y al movimiento.
Pretende motivar la libre expresión sin códigos impuestos, con el único límite de
respetar la expresión y el espacio del otro. Normalmente, se hace alusión a este tipo
de música sin destacar ninguna en particular, porque cualquiera de las
seleccionadas puede cumplir los objetivos. Así, se puede prolongar la actividad
iniciada sin tener que escuchar de nuevo la misma pista.
• Marchas (Pistas 13-16). Pueden utilizarse también de manera similar a la música
rítmica. Si forman un grupo aparte es porque en ellas destaca especialmente su
ritmo binario, lo que es más apropiado para trabajar la marcha y la vivencia de este.
• Ambiental (Pistas 17-27). Sirven para destacar la sensibilidad de un momento,
acompañar una emoción o vivenciar un cuento. Completan, sustentan y envuelven
el tema expresivo que se trabaja. En las sesiones, se citan en conjunto porque todas
tienen la propiedad de servir de fondo a una situación emocional. Pero en algunos
casos se cita alguna audición concreta en la expresión de la Creatividad dinámica,
si está relacionada directamente con ella.
• Canciones infantiles (Pistas 28-29). Se incluyen dos canciones que nos sirven
para desarrollar dos técnicas de expresión: la acción de esconder y la formación
progresiva de un objeto común para todo el grupo (una cabaña). Creemos
que pueden servir como ejemplo para trabajar a partir de canciones infantiles.
• Relax (Pistas 30-34). Son muy apropiadas para terminar nuestras sesiones, por lo
que todas se citan indistintamente. Su ritmo lento y suave contribuye a la relajación
del niño, facilitando su concentración y educando la sensibilidad hacia el silencio
interior.
Nota. La música a la que se hace referencia en las distintas sesiones está siempre
supeditada a los deseos de la educadora, quien puede cambiarla o adecuarla en función
del grupo y del momento en que vaya a utilizarla.

Otros materiales
Se trata de materiales propios del aula o de la sala de psicomotricidad. Siempre
son susceptibles de adaptarse o sustituirse por otros de características semejantes.
En este sentido, es interesante comprobar cómo cambian los juegos, los objetivos
y los contenidos si cambiamos los objetos que ponemos a disposición de los niños
o la manera de relacionarse con ellos.

En el desarrollo de las sesiones hay algunos términos


destacados en gris la primera vez que aparecen.
Estos están definidos en el glosario de la página 186.

23
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 24

Preparación de la sesión
Para que el niño pueda llegar a expresar algo debemos ayudarle: hacerle recordar
y asociar ideas o experiencias, descubrirle una lámina, una canción, un poema,
un sonido, un personaje que cobra vida… De la vivencia de estos recuerdos
o descubrimientos y de la motivación que le proporcionemos, va a depender
su expresión libre y su integración en el juego.
Es importante no cansar con la duración, pero tampoco precipitarla, encontrando
el equilibrio entre los niños inquietos y los que tardan más en participar.
Es el momento, también, de recordar las órdenes y límites elementales que habrá
que tener en cuenta en cada sesión.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
Si en el apartado anterior se nos exige la motivación, en este, la observación
y la animación son la base de nuestro trabajo.
La música debe ayudar al niño a pasar al plano de lo imaginativo, sentirse
acompañado, pero no observado, liberado de su timidez, integrado en un grupo
al que busca o del que se independiza según su voluntad. Aunque la mayoría
de las sesiones empiecen recorriendo la clase, el objetivo no siempre es
el conocimiento del espacio, sino el hecho de encontrarse a gusto, sentirse libre
y sin condicionamientos a la hora de expresarse.
Cuando la educadora indica distintas formas de actuar (llevar algo, moverse de
determinada manera…) debe procurar enumerar todas ellas para que el niño escoja.
Aprender a escoger es el primer nivel de creatividad.
Nuestro lenguaje debe ser adecuado para animar a los niños a seguir, a expresar en
voz alta lo que está sucediendo, evitando personalizar o destacar a los protagonistas.
También, a la hora de proponer o de observar, la educadora ha de prestar atención
a todos los alumnos, sin detenerse en ninguno en especial, para que todos sientan
que son atendidos, pero sin considerarse interpelados. De esta observación va a
depender que la Actividad dirigida se desarrolle tal como se había programado
o se adapte a las nuevas propuestas que hayan surgido.
No obstante, es muy importante intercalar, en medio de la actividad o al final
de la misma, alguna llamada de atención ayudados por el Stop; por ejemplo:
- Detener el cuerpo «como una estatua» ayuda al control corporal.
- Acompañar la actividad de algunas preguntas o reflexiones (¿Cómo está tu cuerpo?
¿Adónde vas?...) contribuye a la concentración en la acción y a la reflexión sobre
la misma.

24
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 25

Actividad dirigida
Actividades por niveles
En este apartado trataremos de que los alumnos adquieran unas habilidades o, al
menos, vivencien situaciones donde estas se desarrollen. Es la parte de la sesión en la
que están presentes de forma más concreta los objetivos propuestos. No obstante,
hemos de tener en cuenta lo siguiente:
- Aunque en cada sesión se concrete una actividad, cada educadora la aplicará
o modificará partiendo de la observación de las capacidades, iniciativas,
tendencias o dificultades de los alumnos, observadas en la Expresión creativa.
- Las habilidades propuestas no suelen adquirirse en una sola sesión; por tanto, es
conveniente repetir la misma sesión varias veces.
- Las actividades aparecen clasificadas en tres categorías según la dificultad, con
objeto de atender a los distintos niveles evolutivos de los niños:

NIVEL Dificultad baja


NIVEL Dificultad media
NIVEL Dificultad alta

Con los tres niveles que establecemos ofrecemos una secuenciación que debe
adaptarse al nivel del grupo, partiendo de lo que saben y proponiendo una
evolución lógica, sin aspiraciones imposibles. Pero la dificultad no solo depende
de la edad de los niños, sino también de las características del grupo concreto
y de que hayamos trabajado previamente las técnicas.
Más ideas
La intención de este apartado es sugerir otras actividades en aquellas sesiones
que conviene repetir, para tratar de conseguir las mismas habilidades planificadas,
pero con variedad de propuestas.

25
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 26

Creatividad dinámica
Es el momento más mágico de la sesión, el del juego dramático. Técnicamente, es
el momento de agrupar y coordinar lo vivenciado en una propuesta para hacer
significativo al niño lo que ha trabajado. Todo lo que ha sucedido en el aula
nos servirá ahora; una música ambiental adecuada y una narración pausada
de los hechos serán suficientes para cumplir el objetivo.
Las propuestas son meramente orientativas y en ellas son más importantes
la expresión, la secuenciación y el esfuerzo que la perfección alcanzada. El momento
de la representación es muy importante para transmitir la valoración de la expresión
y la autoestima. Hemos de pedir silencio al público, anunciar solemnemente lo que
se va a representar, presentar a cada uno de los niños que intervienen, concediendo
importancia a todos los papeles, y prestar atención a la música ambiental de fondo.
No obstante, aunque las propuestas tienen una finalidad concreta, nos pueden
servir para una representación o un festival, en los que la expresión estaría siempre
al servicio de los niños, ya que se proponen generalmente danzas, poemas...
La interpretación siempre será lúdica y placentera, tratando que tanto
los protagonistas como los personajes secundarios se sientan valorados por igual.

26
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 27

Relajación
La relajación ayuda a vivenciar la representación mental del cuerpo y la acción;
contribuye a tranquilizar al niño, a encontrarse consigo mismo en la serenidad
y a pasar del terreno fantástico de la actividad anterior a la realidad cotidiana.
La relajación se puede hacer en el lugar de la actuación o en el de la asamblea. Por
tanto, las alusiones en las distintas sesiones a un sitio u otro son meras indicaciones.
Para lograr la vuelta a la calma emplearemos la música y nuestra voz, siempre
con un tono suave y pausado. Aunque al principio los niños estén alborotados,
la música relajante y nuestra actitud sosegada en la voz y en los movimientos
facilitarán la consecución del ambiente deseado.

Puesta en común
Es el momento de reflexionar sobre lo acontecido en la sesión. Esta rememoración
de lo sucedido tiene el valor de la representación mental de nuestro cuerpo
en movimiento, de nuestras dificultades y soluciones, que vuelven a vivenciarse
al pensar en ellas. El diálogo enriquece al niño, que escucha y aprende
de los compañeros soluciones y vivencias parecidas o diferentes a las suyas.
Es el momento de la evaluación y la autoevaluación de los juegos, las intervenciones,
los sentimientos, los valores compartidos en el grupo; de anotar nuevas ideas
y de plantearnos todos juntos cómo podríamos mejorar nuestro juego.
Asimismo, es conveniente, siempre que sea posible, dejar reflejado lo vivido de alguna
manera: mediante un dibujo, unas palabras, un objeto pegado o recortado, un título…
Si le ponemos la fecha y cada niño lo guarda en una carpeta personal, le gustará
verlo más adelante, revivir la experiencia y, además, se sorprenderá de sus progresos.
Por último, para cerrar este apartado, destacamos que nuestra labor tampoco
ha finalizado tras la puesta en común. Será el momento de evaluar para mejorar,
anotando brevemente en un cuaderno:
• Los objetivos que se trabajaron en la sesión y su comparación con los inicialmente
propuestos, así como los que habrá que recuperar o completar.
• La actitud del niño: la vivencia con relación a sí mismo y al grupo, su sensibilidad,
sus dificultades...
• Nuestra actitud: motivación, valoraciones, propuestas, normas y límites, duración
de los juegos, posibles mejoras para completar y hacer más creativa la sesión, etc.

27
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 28

Ideas básicas
para programar
Al programar pretendemos trabajar unos contenidos para alcanzar una serie de
objetivos en un tiempo determinado.
Siendo consecuentes con nuestra metodología, la programación concreta de cada
sesión no puede ser rígida. Hay que tener en cuenta el niño, el grupo, la circunstancia
e incluso el tema que se trabaja en ese momento en el aula o el proyecto didáctico.
No obstante, como en Educación Infantil la Psicomotricidad tiene un horario y una
planificación concretos, queremos ofrecer unas pautas que contribuyan a orientar
dicha planificación, pero que, al mismo tiempo, dejen una ventana abierta
a la investigación y a la inquietud de estar siempre al servicio del niño:
• Los Objetivos Generales de nuestra programación deben basarse en
el currículo de Educación Infantil: hay que buscar, seleccionar y priorizar
los que aluden al desarrollo motor, expresivo, de integración y de juego.
• Es necesario concretar estos objetivos teniendo en cuenta las características
evolutivas de la edad con la que trabajaremos y las áreas de la Psicomotricidad
(ver cuadro de la página 11), para después establecer los contenidos
por trimestres, meses o quincenas, con lo que llegaríamos a establecer
las sesiones a realizar.
• Aunque la Psicología evolutiva nos ofrece unas escalas de desarrollo, en estas
edades los perfiles evolutivos son muy relativos. La observación de cada niño
nos proporcionará mucha información de su nivel de desarrollo, si lo
comparamos con el de la mayoría del grupo (nivel medio comparativo) y nos
indicará la habilidad motriz que todos deben alcanzar y que descubriremos
si sabemos observar a los que destacan.
Nota. No obstante, en el Anexo se incluye una relación de habilidades y capacidades
referidas al desarrollo psicomotriz de los niños entre 3 y 6 años.

• Las sesiones están estructuradas en cuatro bloques, correspondientes


a las áreas de: El cuerpo; El espacio; Tiempo, movimiento y ritmo; Los objetos,
estableciéndose dentro de ellas una dificultad progresiva. La Coordinación
y la Creatividad dinámica, que aparecen también junto a las áreas,
son transversales; es decir, están incluidas en todas las sesiones.
• A la hora de programar, por tanto, se deberían trabajar sesiones de las cuatro
áreas en un mes, es decir, realizar una sesión de cada bloque. No obstante,
en función de la propia programación, se pueden seleccionar sesiones
de un mismo bloque o área, pero teniendo en cuenta que, dentro del mismo
bloque, deberemos realizar las sesiones en el orden en que se presentan.
• Ofrecemos una sesión para cada semana del curso, con actividades suficientes,
pero con la facilidad de poder acortarlas si es necesario.

28
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 29

• La frecuencia de las sesiones debe ser semanal, con una duración por sesión en
torno a los cuarenta y cinco minutos. Lo recomendable es realizar cada sesión
dos veces por semana, ya que la primera vez resultará más difícil adquirir
las habilidades propuestas. En la primera sesión se inician y en la repetición
se afianzan.
• La evaluación continua podrá llevarse a cabo a partir de la Puesta en común
donde, a ser posible, anotaremos comentarios breves, pero descriptivos,
acerca de nuestra intervención: propuestas, valoraciones y contenidos
procedimentales —los que nos propusimos y los que en realidad se trabajaron—;
y también, la intervención del niño en el grupo (implicación, autonomía,
dependencia…).
Estas notas servirán de autorreflexión y tema de trabajo con el equipo
educativo y los orientadores, si los hubiere en el Centro. De aquí partirán
las propuestas de mejora que, como siempre, buscarán de nuevo la mayor
efectividad.

29
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 30

Educateca Psicomotricidad

sesiones
bloque 1: el cuerpo bloque 2: el espacio
1 Un elemento 1 Las esquinas y el centro
de control 34 de la sala 72

2 Mi cuerpo y el tuyo 2 Gatos y ratones 76


en esta sala 38 3 Un circuito divertido 80
3 Una parte del cuerpo 4 ¿Mucho o poco
en movimiento espacio? 84
y otra no 42
5 El puzle
4 Nos expresamos (espacio corporal I) 88
con las manos 46
6 Colores, peluches y
5 Posturas corporales: mariposas (espacio
tamaños y formas 50 corporal II) 92
6 Postura abierta 7 Mis personajes
y postura cerrada 54 favoritos
7 Somos escultores 58 (espacio corporal III) 96

8 Pies en marcha 62 8 La cabaña 100

9 Simétricos 66 9 Los oficios 104


798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 31

bloque 3: tiempo, bloque 4: los objetos


movimiento y ritmo
1 La hora de esconder 148
1 El ritmo de mi nombre 110 2 Llevar 152
2 ¡A la vez! 114 3 Sin mover los aros 156
3 En el espacio 118 4 La escalera 160
4 Robots 122 5 Los pañuelos
5 Movimiento circular 126 y el duende 164

6 El país del un, dos 130 6 Nos divertimos


7 Aquí se baila así 134 con las telas 168

8 Cuando el reloj manda 138 7 Tengo una pelota 172

9 El paso del tiempo 142 8 Sorpresas de papel 176

9 Un parque
de atracciones 180
798243 _ 0001-0032.qxd 26/2/07 16:41 Página 32
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 33

El cuerpo
El cuerpo es el vehículo
de nuestra presencia en el mundo.
M. MERLEAU–PONTY
El cuerpo es la relación
entre el individuo y el medio.
H. WALLON

Durante la etapa de Educación Infantil el niño construye su identidad y autonomía


personal desde el conocimiento y el dominio de su propio cuerpo. A través del
cuerpo y de su relación con el medio que le rodea, el niño es capaz de elaborar
su propia imagen corporal.
El cuerpo es:
• La base del conocimiento de la propia imagen y de la conciencia de sí
mismo.
• Un instrumento de acción, agilidad, fuerza, destreza, resistencia y eficacia
al servicio del pensamiento.
• El lugar de las primeras sensaciones de placer y displacer, afectividad,
expresión y experiencias conscientes e inconscientes.
En esta etapa educativa el desarrollo de todas las capacidades es objetivo
prioritario. Por eso, es indispensable que el niño comience a conocerse,
comprenderse y hacerse dueño de sí mismo a través de la realidad corporal,
estática o dinámica, en un espacio, un tiempo y con un ritmo determinado.
En la Educación Infantil es fundamental que el niño aprenda a descubrir, conocer
y controlar progresivamente el propio cuerpo, formándose una imagen positiva
de sí mismo, valorando su identidad sexual, sus capacidades y limitaciones de
acción y expresión, y adquiriendo hábitos básicos de salud y bienestar.
La finalidad de estas sesiones es contribuir a la adquisición por parte del niño
de estos objetivos.
Según Ajuriaguerra, «El esquema corporal es la percepción y representación
constante del propio cuerpo, quieto, en posición espacial o en movimiento».
Con estas sesiones se pretende, por tanto, trabajar esta percepción del cuerpo
en el espacio, tanto en movimiento como en reposo.
Las actividades corporales propuestas ayudarán al niño a conocer las principales
partes de su cuerpo, a experimentar distintas posturas y desplazamientos,
a explorar diversas formas de comunicación con los compañeros, y a expresar
y reconocer emociones y sentimientos. La intervención del educador,
a través de la reflexión y el lenguaje, será decisiva en la tarea de hacer consciente
al niño de sus propias experiencias corporales.

33
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 34

sesión 1

Un elemento de control
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Asimilar el movimiento y la quietud.
• Aprender progresivamente a controlar el propio cuerpo, deteniéndose
ante una señal establecida.

Materiales
• CD
• Láminas de aula con elementos que representen movimiento y quietud.

Preparación de la sesión
• Sentados en corro, observamos una lámina en la que aparezcan elementos
en movimiento y estáticos. Comentamos algunos movimientos que pueden
realizar las personas, los animales, las plantas... y descubrimos que hay
cosas que no pueden moverse.
• Recordamos el juego de «Un, dos, tres, pollito inglés», en el que,
al final de la frase, nos tenemos que quedar completamente quietos.
Explicamos: «Nos quedaremos en Stop, muy quietos, sin movernos nada».

IMPORTANTE
Antes de iniciar la sesión, es necesario que los niños
identifiquen claramente el elemento de control
(un golpe de pandero, un círculo rojo, la interrupción
de la música...) y lo que deben hacer a una señal de
este (permanecer en Stop).
Esta dinámica debe repetirse al principio de cada
sesión hasta que los niños la tengan asimilada.
34
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 35

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Explicamos a los niños que nuestro elemento de control va a ser la música
2-12
y que cuando esta se detenga, tendrán que quedarse totalmente quietos (Stop).
• Nos desplazamos libremente por la sala al ritmo de la música hasta que esta
se pare, momento en el que nosotros entramos en Stop. Preguntamos a los niños:
«¿Cómo ha quedado tu cuerpo? ¿Y el de tu compañero?».
• Cuando comienza de nuevo la música, reiniciamos el movimiento por toda la sala:
«Continúa tu camino; ahora, cámbialo; camina por donde y como quieras...».
• Verbalizamos lo ocurrido: «¿Por dónde has ido? ¿Por dónde no has pasado?
¿Cómo quedó tu cuerpo cuando sonó el Stop?...».
Nota. Si se pretende fomentar la libre expresión, se puede prolongar el tiempo
de la música. Si lo que se quiere es trabajar la rapidez de reflejos, se acortará
la duración de la música y se repetirá más veces el Stop.

35
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 36

sesión 1

Actividad dirigida: Nuestro movimiento se limita a la duración de una frase.


• Proponemos jugar de nuevo a «Un, dos, tres, pollito inglés». Repetimos la frase,
lento, deprisa, con ritmo diferente, cortándola por distintos sitios…
• Mientras dura la frase nos moveremos por toda la sala con pasos largos o cortos,
despacio o corriendo... Al terminar de pronunciar: «Pollito inglés», todos
quedamos en Stop.

NIVEL - La clase se divide en dos grupos: uno que se mueve y otro que
observa y repite la frase al unísono. Los que se mueven son muy
pocos para que el resto pueda observarlos atentamente.
- Cuando un grupo diga: «Pollito inglés», el otro deberá permanecer
completamente inmóvil. Si alguien descubre algún movimiento,
deberá explicar al resto de compañeros quién se ha movido y cómo
lo ha hecho. ¡Cambio!
Nota. Valorar el esfuerzo, y no solo el éxito, a la hora de alcanzar
la inmovilidad.

NIVEL - Una vez asimilado el juego, los movimientos tendrán una finalidad:
llegar a un sitio determinado, tocar una zona del aula, coger algo…
y solo se podrá avanzar mientras dure la frase. Si alguien del grupo
que observa ve moverse a alguien del otro grupo después de haber
pronunciado: «Pollito inglés», el que se ha movido pasará un turno
sin jugar.
- A una señal podemos cambiar la finalidad del movimiento
o los grupos.
Nota. Cuando un niño comete un error, conviene hacerle descubrir cómo
puede evitarlo. Así, el «fallo» se convierte en un motivo de superación.

NIVEL - Sigue habiendo un grupo que se mueve y otro que observa, pero
además habrá un niño, situado de espaldas al grupo, que repetirá
la frase al ritmo que quiera. Al acabar de pronunciar: «Pollito
inglés», los niños del primer grupo permanecerán inmóviles y los
del segundo ayudarán al que ha pronunciado la frase a descubrir
si se han movido sus compañeros.
- Podemos complicar el tipo de movimiento y variar el ritmo
de la frase. ¡Cambio de grupo!

Más ideas…
• Elegir un elemento de la clase y situarnos lejos de él. Mientras la música suena,
avanzar hacia el elemento elegido. Cuando pare la música, nos quedaremos
inmóviles y no avanzaremos hasta que esta comience de nuevo.

36
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 37

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Creatividad dinámica. Escena dramatizada: Somos un personaje.
PISTAS
16-27
• Observamos una de las láminas de aula y dialogamos sobre los personajes
que aparecen en ella: cómo son, qué están haciendo, si se están o no moviendo…
Cada uno elige un personaje.
• Mientras suena la música, representamos al personaje escogido, moviéndonos
libremente por la sala. Cuando la música se detiene, nos quedamos
inmóviles. ¡Nosotros también parecemos una lámina
de aula! Después, repetimos el juego
y formamos otra lámina.

Relajación
«Deshacemos» la escena y empezamos a caminar muy despacio hasta llegar
al sitio de la asamblea, donde nos sentamos sin hacer ruido y respiramos
profundamente varias veces.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, verbalizamos la experiencia: ¿Alguna vez te ha costado
quedarte parado? ¿Por qué? ¿En qué posición te quedaste al parar? ¿Qué
personaje de la lámina has representado?
Comentamos las dificultades y pensamos en cómo solucionarlas la próxima vez
que juguemos. Además, proponemos nuevas formas de movernos y detenernos.
37
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 38

sesión 2

Mi cuerpo y el tuyo
en esta sala
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Descubrir el espacio donde se encuentra y las distintas formas de ocuparlo.
• Fomentar su autonomía en la elección de un recorrido.
• Desarrollar su creatividad dinámica mediante la invención colectiva
de una danza.

Materiales
• CD
• Láminas de aula.

Preparación de la sesión
• Sentados en corro, observamos la sala: cómo es, qué objetos hay
arriba/abajo, cerca/lejos…
• Elegimos distintos sitios a los que nos gustaría ir cuando suene la
música: «¡Hoy podremos recorrer nuestra sala por todos los rincones!».

IMPORTANTE
Antes de iniciar el movimiento
es fundamental establecer entre
todos los límites en el espacio
que se va a recorrer y respetarlos:
«No podemos salir fuera de...; no
podemos subir a…».
38
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 39

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Antes de comenzar a movernos, elegimos y señalamos adónde vamos a ir
2-12
y por dónde vamos a pasar. Mientras suena la música, recorremos los lugares
de la clase que queramos, solos o con un compañero, en trayectos largos
o cortos, estirándonos o encogiéndonos, de puntillas o con pasos largos…
¡Cuidado, no podemos chocarnos!

• Pedimos a los niños que se detengan a la señal de Stop y que se fijen en cómo
ha quedado su cuerpo y el de sus compañeros al pararse: las manos, los pies,
la postura... Insistimos en que no pueden moverse y en que conseguirán hacerlo
cada vez mejor.
Nota. Para conseguir un nivel estático más perfecto, es recomendable acompañar el Stop
con una inspiración.
• Antes de que vuelva a sonar la música pensamos por dónde hemos ido, por
dónde podemos ir ahora… Después, empezamos a movernos de nuevo.
39
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 40

sesión 2

Actividad dirigida: Elegimos un recorrido y lo seguimos.


PISTAS • Proyectamos distintos recorridos por la sala, valorando siempre de forma positiva
2-12
las diferentes «elecciones» y destacando en las respuestas el nombre de cada
niño: «Óscar elige ir primero a la ventana, después caminará hacia los aros...
Elena prefiere llegar a la casita y después...». Insistimos en la conveniencia
de pensar el movimiento que se quiere realizar antes de hacerlo.
Nota. En situaciones de éxito, es muy importante que el educador y los compañeros
utilicen el nombre propio y se escuche en el grupo. Favorece la autoestima y la
integración en dicho grupo.
• Trazamos en el aire los recorridos e invitamos a los niños a que también lo hagan.

NIVEL - Elegimos primero un solo sitio al que dirigirnos y después podemos


sugerir un recorrido con dos metas: primero vamos a… y después, a…
La clase se divide en dos grupos: unos alumnos se mueven, mientras
el resto observa y comprueba que los primeros llegan al sitio elegido
y saben volver al lugar donde estaban.
- Cuando cada niño llega al sitio elegido, nos hace una señal para
que comprobemos que está allí; en ese momento, decimos todos
su nombre en voz alta y le animamos a volver.
- Por último, los niños recordarán su recorrido «dibujándolo» en el aire.

NIVEL - Nos colocamos por parejas, eligiendo quién quiere ser el primero
y quién, el segundo. El primer niño se mueve, el segundo observa.
Cuando el primero llega al sitio elegido, grita el nombre de su
compañero; este no podrá moverse hasta que el primero no lo llame.
- Según se asimile el juego simultáneo, se puede ir aumentando
el número de parejas que juegan, sin necesidad de ser observadas.

NIVEL - Elegimos dos o tres sitios y proponemos que todas las parejas
jueguen al mismo tiempo. Los movimientos serán de diferentes
formas concretadas previamente: moviendo…, con pasos de…,
imitando a un personaje… Todos tendrán que «dibujar» su recorrido
cuando se les pregunte.

Más ideas…
• Caminar hacia un sitio donde haya algún objeto de un color que nos guste, algo
con la letra de nuestro nombre, el personaje de una lámina... Al gritar el nombre
del compañero, decir también el color que le gusta, su personaje favorito, etc.
• Realizar el recorrido imitando a un animal del zoo que llega a un sitio
determinado y allí come, duerme, caza…
40
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 41

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Creatividad dinámica. Danza: A ritmo de marcha.
PISTA • La clase se divide en dos grupos: 1 y 2, que eligen su recorrido y la forma
14
de caminar…
• Ponemos la música. Los cambios de la melodía coincidirán con las distintas
órdenes de movimiento dirigidas a los niños.
• El grupo 1 empieza a caminar con ritmo, mientras el 2 se queda quieto. ¡Cambio
en la música! El grupo 1 se queda en Stop; el 2 comienza a moverse hasta que
la música indique un nuevo cambio. Los niños siguen realizando los recorridos,
moviéndose alternativamente los grupos 1 y 2.
• Cuando lo hayan hecho una vez, podemos elegir una postura para quedarnos
quietos al parar la música. Al final, aplaudimos lo bien que ha salido.

PISTAS
Relajación
30-34
Con música más tranquila, caminamos muy despacito, como si nos pesara
el cuerpo. Al mismo tiempo, vamos soplando suavemente, hasta sentarnos
en asamblea sin hacer ruido.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, verbalizamos la experiencia: ¿Qué sitio has elegido?
¿Quién era tu compañero? ¿Adónde iba? ¿Has tenido algún problema?
¿Cómo lo has solucionado? Hacemos un dibujo de lo que más nos ha gustado
y le ponemos nombre.
Pensamos entre todos y anotamos cómo podríamos mejorar nuestro juego.

41
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 42

sesión 3

Una parte del cuerpo


en movimiento y otra no
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Conocer las principales partes del cuerpo.
• Descubrir la independencia de movimiento de las distintas partes del cuerpo.
• Experimentar el movimiento y la quietud en el propio cuerpo.

Materiales
• CD
• Pañuelos o papel de seda (uno para cada niño) de tres colores diferentes.
• Letreros de distintas partes del cuerpo.

Preparación de la sesión
• Observamos las partes de nuestro cuerpo: cabeza, brazos, manos, hombros, piernas,
pies, caderas... Las movemos y las dejamos quietas de distintas formas: primero
experimentamos movimientos con una mano, después con la otra, con los pies,
los hombros, la cabeza...
• Proponemos entre todos distintas acciones en las que movamos una parte
del cuerpo: coger un objeto, lanzar un balón, pintar, decir adiós… ¿Qué parte del
cuerpo movemos al realizar estas acciones?
• Pedimos a los niños que elijan las partes del cuerpo que les gustaría mover
y explicamos que, cuando suene la música, vamos a mover una sola parte.
El resto del cuerpo no se podrá mover.

42
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 43

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando empiece la música, comenzamos a mover la parte del cuerpo que
2-12
hayamos elegido. Lo hacemos como queramos y cuantos más movimientos
intentemos, mejor.
• Atención al Stop cuando la música se pare, porque habrá que quedarse
totalmente quietos. Observamos lo ocurrido: ¿Cómo ha quedado la parte
de tu cuerpo que estabas moviendo?
• Retomamos el movimiento cuando vuelve a sonar la música. Ahora podemos
probar una nueva forma de mover la misma parte del cuerpo o mover otra
distinta. Lo hacemos solos o con algún compañero, basta con atender al
movimiento mientras suena la música y al Stop cuando el sonido se detenga.

43
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 44

sesión 3

Actividad dirigida: Movemos una parte del cuerpo; el resto permanece


PISTAS en tensión.
13-16
• Utilizamos letreros con las distintas partes del cuerpo. Elegimos a un director,
que será quien nos indique, al leer los letreros, la parte del cuerpo que debemos
mover y cómo hacerlo. Repetimos el mismo movimiento durante un rato.
Nota. En lugar de letreros, se puede utilizar un muñeco en el que se señale la parte
del cuerpo que se va a mover.

• Mientras suena la música, imitamos los movimientos del director. A la señal


de Stop, comprobamos si estamos en la misma posición que él.
• Después, cambiamos de director y de letreros para trabajar con otra parte
del cuerpo. Si somos capaces, nos trasladamos haciendo los movimientos
que nos indica el director.

NIVEL - Jugamos todos en gran grupo. El educador empieza desempeñando


el papel de director hasta que los niños estén familiarizados
con el juego. Un niño elige al azar uno de los letreros y nosotros
empezamos a mover esa parte del cuerpo de una determinada
manera. Los alumnos nos imitarán. Insistimos en permanecer
en el mismo movimiento hasta que la música se detenga e iniciemos
otro movimiento.
- ¡Cambio! Ahora el director puede ser un niño; también podemos
cambiar los letreros o la forma de movernos.

NIVEL - Jugamos todos en gran grupo, pero los cambios son más rápidos
e intentamos no repetir movimientos.
- Según se asimile el juego, sacar los letreros de dos en dos y jugar
con las partes que estos indiquen: manos y pies, cabeza y piernas...
- Anunciamos el cambio de cartel para que el director tenga tiempo
de inventarse un nuevo movimiento.

NIVEL - Nos dividimos en dos grupos, cada uno con su propio director
y sus propios letreros.
- Iniciamos una secuencia de movimientos, siguiendo un esquema
rítmico: cabeza/mano; cadera/pie; pie/pie/mano...
- Intentamos hacerlo de nuevo, sin parar la música ni el movimiento.

Más ideas…
• Imaginar un «entorno» para enriquecer los movimientos, por ejemplo:
- El mar: movemos las distintas partes del cuerpo como peces, algas…
- Un jardín: movemos las partes de nuestro cuerpo como gusanos, patos, pájaros…
44
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 45

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Creatividad dinámica. Coreografía: La danza de los colores.
PISTAS • Nos situamos en corro. En el centro colocamos un montón de pañuelos
2-4
de colores para que cada niño escoja uno. Establecemos una correspondencia:
los del pañuelo amarillo, se lo atan en la muñeca y mueven las manos; los
del pañuelo rojo, se lo atan en el tobillo y mueven los pies... Cada color tiene
un director al que todos imitarán.
• Nos colocamos en tres círculos concéntricos, uno de cada color, y atendemos
a la música para llevar el ritmo con el pañuelo.
• Levantamos un pañuelo y gritamos: «¡Amarillo!», para que los niños del pañuelo
amarillo muevan la parte correspondiente. Si levantamos los tres pañuelos
y gritamos: «¡Todos!», los tres grupos se mueven.
• Vamos alternando los grupos: amarillo, todos; rojo, todos; verde, todos...,
hasta que la música se termine y nos quedemos parados. Cuanto más amplios
sean los movimientos, más destacarán los colores.

Relajación
PISTAS
30-34
Nos quedamos quietos como estatuas. Algunos niños se transforman en duendes
y van quitando los pañuelos a los otros, que se dejan caer al suelo. Cuando
los duendes hayan conseguido que todos los niños estén tumbados en el suelo,
comienza a sonar una música tranquila.

Puesta en común
Conversamos reunidos en asamblea: ¿Qué partes del cuerpo has movido? ¿Cómo
las has movido? ¿Cuáles no? ¿Te ha tocado ser director? ¿Cómo lo hiciste?…
Apuntamos en una lista el nombre de los niños que no han actuado de director
para que lo hagan la próxima vez y, también, otras formas posibles de mover
las partes de nuestro cuerpo.
45
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 46

sesión 4

Nos expresamos
con las manos
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Mejorar su expresión corporal a través de las manos.
• Crear formas de expresar palabras y sentimientos con el gesto.
• Enriquecer la expresividad de las manos mediante la concentración
en esa parte del cuerpo.

Materiales
• CD
• Pandero.

Preparación de la sesión
• Nos fijamos en nuestras manos y nombramos sus partes: los dedos, las palmas...
Mostramos primero una mano y después, la otra.
• Observamos las manos de nuestros compañeros y las comparamos con las nuestras.
Así, descubrimos que pueden:
- Colocarse de diferentes maneras.
- Hacer distintos movimientos: abrir/cerrar; presionar/relajar; separar/unir;
acercarse/alejarse…
- Expresar sentimientos: alegría, tristeza, enfado…
- Hacer otras muchas cosas: señalar, pedir, despedir, acariciar, coger algo con una
mano o con las dos.

46
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 47

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando empieza la música comenzamos a mover las manos como queramos,
2-12
probando movimientos distintos. El Stop nos indicará cuándo tenemos que parar
y observarlas para darnos cuenta de cómo han quedado.
• Nos desplazamos por la sala solos, por parejas o en grupos, y cuando nos
encontramos con un compañero, chocamos nuestras manos con las suyas
de diferentes formas.
• Nos unimos a otros compañeros a través de las manos y después nos separamos.
Inventamos nuevas formas de unir nuestras manos. Elegimos la que nos guste
y la repetimos. Mostramos a los compañeros cómo las movíamos.

47
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 48

sesión 4

Actividad dirigida: Iniciamos la expresión corporal propia y la comprensión


de las expresiones de los otros.
• Recordamos todas las cosas que podemos hacer con las manos.
• Expresamos con las manos posturas, acciones, sentimientos… y, si es posible,
las combinamos con sus contrarios. Preguntamos a los niños cómo están nuestras
manos: cerradas/abiertas; unidas/separadas; tristes/alegres… Luego, pensamos
una acción y la expresamos con las manos (señalar, saludar, pedir, despedir…);
los niños deberán decir qué hacemos.
• Elegimos una acción (saludar, pedir, señalar...), un sentimiento (con delicadeza,
con enfado, educadamente...) y una orientación (a lo lejos, hacia arriba, a un
lado...) para expresarlos con las manos. Lo hacemos primero con una mano,
después con la otra, con las dos a la vez, con las manos separadas del cuerpo…
• Formamos un «cuadro» (una composición colectiva como si de una pintura
se tratara) poniendo las manos cerca o lejos de nuestro cuerpo, arriba o abajo...
Nota. Para ayudar a la concentración, la mirada y la punta de la nariz deben estar
dirigidas a la parte del cuerpo que queramos trabajar; en este caso, las manos.

NIVEL - Todos, al mismo tiempo, expresarán con sus manos los sentimientos
que vayamos indicando. Deberán intentarlo como se les ocurra.
Lo importante es hacerlo.
- Expresamos distintos sentimientos y acciones, adoptando
orientaciones distintas: hacia un lado y hacia otro, hacia arriba
o hacia abajo. Pedimos a los niños que mantengan las manos
separadas del cuerpo para aumentar el plano de expresión.
- A la señal de Stop nos quedamos quietos, mirando nuestras manos.

NIVEL - Dividimos la clase en dos grupos: uno, que actúa, y el resto, que
observa con atención.
- Las acciones se van complicando: perfeccionamos la expresión
de los sentimientos o añadimos movimientos complementarios (por
ejemplo, mientras pedimos o saludamos realizamos otras acciones,
como avanzar/retroceder; levantarse/sentarse).
- Procuramos ocupar mayor espacio, con las manos bien separadas
del cuerpo, para aumentar el plano de expresión.

NIVEL - Ejecutamos las acciones (señalar, pedir, saludar…) con una y otra
mano, empezando a distinguir entre la derecha y la izquierda.
- La clase se divide en grupos; cada uno de ellos escoge la acción
y la emoción que va a expresar.
- Una vez formado el «cuadro», cambiamos nuestra posición con
respecto al grupo para hacer girar a los niños sin perder la postura.

48
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 49

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Más ideas…
• Imitar la posición de las manos de los personajes de una lámina.
• Inventar con las manos animales u otros elementos: un perro, una paloma,
una flor… Preparar una representación de sombras chinescas con un proyector
de transparencias.

Creatividad dinámica. Dramatización: Acciones y emociones.


PISTAS • Elegimos colectivamente una acción y una emoción; por ejemplo, pedir
18-25
con mimo. La clase se divide en dos grupos: uno, que va a jugar y el resto, que
observa. Los que van a jugar eligen cómo van a colocarse cuando se pare
la música: sentados, encorvados...
• Los niños que van a actuar avanzan por el aula mientras suena la música.
Cuando damos un golpe de pandero y decimos: «Pedir», los niños colocan
las manos en dicha posición y permanecen en Stop, cada uno en la postura
elegida previamente.
• Damos tres golpes de pandero y preguntamos: «¿Qué hacéis?». Los niños,
sin moverse, gritan: «¡Pedir!». Podemos repetir lo que hemos hecho o cambiar
de acción.
• Una vez que todos están quietos, cambiamos de posición con respecto al grupo.
Los niños giran muy despacio hacia nosotros sin perder la postura y no se
mueven hasta que se lo indiquemos. ¡Ahora le toca al otro grupo!

PISTAS
Relajación
30-34
Nos tumbamos o sentamos en el suelo mientras escuchamos una música tranquila.
Miramos nuestras manos, las estiramos todo lo que podemos. Sin dejar de mirarlas,
las acercamos lentamente a nuestro cuerpo y soplamos despacio sobre ellas. Lo
repetimos varias veces.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, comentamos lo ocurrido: ¿Qué representaban tus manos?
¿Cómo las moviste? ¿Y tu compañero? ¿Qué forma tenían cuando las dejaste
quietas? Pintamos en un folio el «cuadro» que hemos representado y ponemos
nombre a nuestro dibujo.
49
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 50

sesión 5

Posturas corporales:
tamaños y formas
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Descubrir la riqueza expresiva de su propio cuerpo.
• Vivenciar el tamaño y la forma de los objetos mediante el propio cuerpo.
• Comprender y verbalizar la expresión del otro.

Materiales
• CD
• Papeles de colores, telas o cuerdas.
• Láminas, cuentos y elementos del aula: una silla, una pelota...

Preparación de la sesión
• Mostramos a los alumnos papeles de colores, cuerdas o telas. Los manipulamos
de distintas maneras: los estiramos, arrugamos, enrollamos...
• Comentamos que nosotros también podemos adoptar la forma y el tamaño de
estos materiales. Nos fijamos y tratamos de imitarlos: grandes/pequeños;
delgados/gruesos; rígidos/flexibles; estirados/encogidos… Podemos hacerlo en
varias posiciones: tumbados, sentados, de pie... Además, podríamos imitar objetos,
plantas o animales.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando empieza la música nos distribuimos por el aula, probando las distintas
2-12
formas que hemos aprendido de colocar nuestro cuerpo: arrugados, estirados,
grandes, pequeños, adoptando la forma de algún objeto…
• Nos movemos libremente, pero cuando la música se detiene nos quedamos en Stop.
Preguntamos: ¿Cómo está tu cuerpo? ¿A qué te pareces? Eres pequeño como…,
delgado como…, grande como… Te pareces a un animal de la selva, ¿a cuál?
• Repetimos la actividad varias veces probando nuevas formas de colocar el cuerpo.
50
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 51

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Actividad dirigida: Descubrimos las formas, las imitamos y las completamos.
PISTAS • Jugamos a los «contrastes». La clase se divide en parejas o pequeños grupos:
7-9
el 1 y el 2.
• El grupo 1 adopta una de las posturas trabajadas (por ejemplo,
encogido/pequeño), el 2 lo observa y se coloca a su lado adoptando
la postura contraria (en este caso, estirado/grande).
• Después, inicia el juego el grupo 2, proponiendo una forma de colocar el cuerpo
y el 1 responde con su contrario: delgado/grueso; mirar hacia un lado/hacia otro
lado…
• Observamos los objetos de la clase, nos fijamos en sus formas (rectas
o angulosas) y tamaños (grandes o pequeños) e intentamos reproducirlos.

IMPORTANTE
La imitación de formas y tamaños es más fácil
si antes se recorre con la mano, como dibujando
en el aire, la forma del objeto que se
quiere reproducir.

NIVEL - Organizados en uno o dos grupos, reproducimos tamaños


y formas sencillas, y sus contrarios.
- Iniciamos la evolución de una forma o tamaño; por ejemplo,
de delgado a grueso y después, al contrario. Procuramos
hacerlo lentamente para concentrarnos mejor.
- Proponemos reproducir las formas de objetos sencillos: una
cuerda que está en el suelo, una silla, el sol, un animal… Poco
a poco, los niños se irán integrando en la actividad y serán ellos
los que propongan otros elementos para reproducir.

NIVEL - Complicamos las formas que imitamos con acciones y/o


sentimientos; por ejemplo: «¿Quién eres? Un caracol».
«¿Qué estás haciendo? Busco a mi mamá».
- Pedimos a un niño que improvise otra postura o acción
que complete la iniciada por el compañero; por ejemplo:
¿Quién quiere hacer de mamá?

NIVEL - Formamos un animal o un objeto entre todos los niños de un


grupo: un árbol, una cueva, un paraguas, una casa, un elefante…
- Observamos las imágenes de un cuento y cada uno elegimos
representar una parte de ellas: el tronco o las ramas del árbol,
el puño o las varillas del paraguas, una nube…
- Entre todos pensamos un título para la representación.

51
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 52

sesión 5

Más ideas…
• Agruparse por equipos y formar con el cuerpo la letra inicial de nuestros nombres.
También, los objetos o lugares de un cuento: una cueva, una estrella…

Creatividad dinámica. Poema dramatizado: Cómo se dibuja un paisaje.


PISTAS • Proponemos la representación de un poema. Explicamos a los niños que
21-25
comenzaremos leyéndolo y que después, cada grupo escogerá la parte
que va a representar. Elegimos un fragmento; por ejemplo:
[…] Unas montañas,
un pino,
arriba el sol,
abajo un camino,
una vaca,
un campesino […]
(G. FUERTES; fragmento)

• Una vez repartidos los papeles, ensayamos las posturas: las probamos, las
formamos, las deshacemos y las volvemos a formar. Cuando ya estemos seguros,
ponemos una música suave, que nos ayudará a meternos en nuestro papel, y
leemos el poema. Los niños van saliendo a medida que nombramos los elementos
que representan, hasta completar la escena descrita.
52
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 53

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Relajación
PISTAS
23-25
Contamos que una fuerte lluvia o una bruja irán borrando la escena. A medida
que vamos nombrando los elementos del poema (por ejemplo: se borra el sol,
desaparece la vaca, se va el campesino...), los niños van cayendo lentamente
al suelo y permanecen tumbados mientras suena una música suave.

Puesta en común
En asamblea, recordamos la experiencia. Comentamos las posturas que nos han
resultado más divertidas o difíciles, o aquellas que no podíamos mantener durante
mucho tiempo: ¿A quién has imitado? ¿Cómo estaba tu cuerpo cuando eras…?
Anotamos qué otras formas podríamos adoptar; después, hacemos un dibujo
de alguna de las posturas o de alguno de los animales o elementos que hemos
representado.

53
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 54

sesión 6

Postura abierta
y postura cerrada
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Jugar con el propio cuerpo, especialmente con dos centros de expresión:
el pecho y los hombros.
• Vivenciar la postura de repliegue sobre sí mismo (postura cerrada)
y su contraria de apertura a la vida (postura abierta).
• Imitar a personajes tipo que sean reconocibles por la postura que adoptan
su torso y sus hombros.

Materiales
• CD
• Pandero.
• Cuentos, láminas, fotos... de personajes con posturas abiertas o cerradas.
• Letreros que describan situaciones («Tengo mucho frío», «¡Gooool!»...).

Preparación de la sesión
• Comenzamos localizando nuestros hombros y descubriendo
que podemos moverlos de muchas maneras. Lo intentamos:
los dos a la vez, uno solo, primero uno y luego otro…
• Ahora jugamos a sacar el pecho hacia fuera (postura IMPORTANTE
abierta) y a hundirlo hacia dentro (postura cerrada). Ser conscientes
Conversamos: Si caminamos así, ¿a quién nos parecemos? de la capacidad de
¿Qué postura adoptamos cuando estamos contentos, expresar sentimientos
cerrada o abierta? a través del lenguaje
• Mostramos cuentos, láminas de aula, fotos... y preguntamos: corporal (no solo
mediante la expresión
¿Hay alguien contento o triste? ¿Por qué lo sabéis? Fijaos
del rostro) es básico
en su cara, pero también en su cuerpo.
para el conocimiento
• Comentamos que cuando comience la música podremos de uno mismo, así
desplazarnos por todo el espacio, moviendo los hombros como para empatizar
y sacando o hundiendo el pecho, mientras pensamos con los demás
a quién nos parecemos o a quién queremos imitar. y comprenderlos.
54
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 55

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Comienza la música y empezamos a mover los hombros como queramos.
2-12
Lo hacemos como se nos ocurra, solos o poniéndonos de acuerdo con algún
compañero.
• También recorremos el espacio con el pecho hacia fuera o hacia dentro, como
si fuéramos un atleta o un anciano, y cambiamos la postura cuando queramos.
• Cuando la música se pare nos quedamos en Stop, con la postura que hayamos
elegido: abierta o cerrada. Nos fijamos en cómo está nuestro cuerpo y el
de los otros niños, si parece que están tristes o alegres y pensamos a qué
nos recuerdan.
• Reiniciamos el movimiento por toda la sala cuando comience de nuevo la música.
55
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 56

sesión 6

Actividad dirigida: Iniciamos el juego dramático al pasar de una forma a otra,


PISTAS adecuando la expresión corporal y el lenguaje.
20-25
• Mostramos los carteles y pedimos a los niños IMPORTANTE
que representen con su cuerpo las situaciones Es conveniente dar a la
descritas en ellos: «Estoy tumbado al sol actividad el valor de una
en la playa», «Tengo mucho frío», «¡Goooool!», representación: anunciarla
«Estoy muy triste», «Tengo miedo»… a los compañeros antes
• Comenzamos reproduciendo las situaciones del comienzo; pedir atención
propuestas y, poco a poco, vamos inventando y silencio durante la misma;
dar un aplauso al finalizar. Así,
otras. Aprendemos a pasar muy lentamente
se consigue mayor esfuerzo
de una situación a otra.
y concentración.

NIVEL - El educador inicia las posturas correspondientes, dejando que los


niños las completen con su propia expresión, apoyando las iniciativas
que se produzcan espontáneamente. Poco a poco invitamos
a los niños a que propongan otras posturas.
- La clase se divide en dos grupos: unos niños juegan a reproducir
alguna de las situaciones de los letreros y los otros adivinan
lo que están representando.
- Pensamos situaciones contrarias y las representamos en dos grupos:
unos expresan alegría y otros, tristeza.

NIVEL - Una vez asimilado el juego, procuramos dejar mayor libertad


a los niños para que inventen otras situaciones y personajes
relacionados con las posturas abierta y cerrada. Nuestra intervención
motivadora es imprescindible para que ellos participen.
- Iniciamos el tránsito de la postura abierta a la postura cerrada
y a la inversa, con movimientos muy lentos.
- Nos colocamos en parejas, uno frente a otro: uno adopta una
postura, el otro la copia como si estuviera delante de un espejo.
A continuación, este último inicia la postura contraria y el otro
la imita. ¡Empezamos de nuevo!

NIVEL - Los niños se dividen en grupos de cuatro o cinco. Cada grupo


inventa situaciones que impliquen estas posturas, o bien, utilizamos
los letreros. Nos ponemos de acuerdo e iniciamos la representación
de una pequeña secuencia al pasar de una postura a otra; por
ejemplo: una persona durmiendo muy encogida se va desperezando
lentamente hasta estirarse del todo.

56
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 57

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Más ideas…
• Inventar un cuento en el que haya que pasar de una expresión a otra: «Había
una vez una lagartija muy miedosa que se escondía bajo una piedra. Se asomó
un poquito y decidió salir de allí. Entonces, se estiró muy contenta…». Dejar
que los niños inventen el final.

Creatividad dinámica. Coreografía: Me muevo hacia dentro y hacia fuera.


PISTA • Nos colocamos, cogidos de la mano, en dos círculos concéntricos. Cuando
27
empiece la música, los niños del corro interior comienzan a hundir el pecho
y los hombros hasta cerrarse del todo, en postura fetal. Los del corro exterior
hacen lo contrario.
• A una señal, los niños del corro interior comienzan a abrirse mientras que los
otros inician el repliegue corporal. En tanto dure la música, los corros repiten
el ejercicio alternativamente.
• Al terminar, nos quedamos quietos en la postura que nos haya tocado. A un
golpe fuerte de pandero, damos un salto, aplaudimos y gritamos: «¡Bien!».
También podemos gritar una palabra de despedida, de saludo o de felicitación
de cumpleaños…

Relajación
PISTA
27
Deshacemos los corros y, guiados por uno de los niños, avanzamos muy despacio
hasta sentarnos en la asamblea mientras escuchamos la música.

Puesta en común
En asamblea, comentamos cómo nos hemos sentido y recordamos las posturas
y las expresiones que hemos representado. Hacemos un dibujo alusivo a la sesión,
escogiendo un color para las posturas abiertas y otro, para las cerradas.
Acordamos fijarnos en personas o animales que se encogen o se estiran
para imitarlos la próxima vez.
57
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 58

sesión 7

Somos escultores
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Conocer las posibilidades expresivas de las distintas partes del cuerpo.
• Reproducir posturas a partir de un modelo.
• Vivenciar desde la expresión, saber «dar órdenes» y obedecerlas.

Materiales
• CD
• Pandero.
• Imágenes de personajes en diferentes posturas.
• Papel continuo.
• Plastilina.

Preparación de la sesión
• Observamos las reproducciones de los cuadros, las portadas de los cuentos y las
postales. Nos fijamos en sus protagonistas: ¿Qué hacen? ¿Están tristes o alegres?
¿Seríais capaces de colocaros igual que ellos? ¿Sabéis dónde podéis ver estos
cuadros? ¿Habéis ido alguna vez a un museo?
• Explicamos que vamos a jugar a convertirnos en esos personajes.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Mientras suena la música, nos movemos libremente por toda la sala. Podemos
2-14
hacerlo moviendo las partes del cuerpo que queramos, con movimientos suaves
o exagerados… Cuando la música se pare y oigamos un golpe de pandero, nos
quedaremos totalmente quietos.
• Algunos se quedan en posturas muy raras; otros no, pero seguimos muy quietos,
sin mover los brazos, ni las piernas… ¡Parecemos estatuas!
• Vuelve a sonar la música y seguimos jugando a movernos y a pararnos cuando
el sonido se detenga. Observamos cómo nos hemos quedado: ¿Cómo ha quedado
tu cuerpo? ¿Y el de tu compañero? ¿A quién se parece tu estatua?…
58
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 59

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Actividad dirigida: Formamos estatuas o figuras de un cuadro.
• Tratamos de imitar con nuestro cuerpo las figuras que aparecen en una imagen
(lámina, cuadro o fotografía...). La clase se divide en varios grupos: unos harán
de estatuas, otros, de escultores y otros, de público de nuestro museo
improvisado.
• Las «estatuas» no pueden moverse por sí mismas, tienen que adoptar la postura
que quiera el escultor. Antes de empezar a trabajar, este tiene que pensar
lo que quiere hacer.
Nota. Esta sesión está relacionada con la n.º 5 del bloque El espacio. Aquí se ejercitan
las posturas corporales y las posibilidades expresivas de las distintas partes del cuerpo.
En la sesión 5, se trabaja la colocación en el espacio del cuadro escénico y los cambios
de plano.

NIVEL - Elegimos entre todos el personaje (de la lámina, cuadro...)


que van a crear los escultores. Todos van a representar el mismo
personaje. Unos niños hacen de escultores; otros, de estatua
y el resto observa.
- Cuando ya lo han conseguido, anunciamos solemnemente
el personaje que se va a representar: «¡Atención, damos
la bienvenida a... (el personaje elegido)!». Las «estatuas»
se preparan y, a un golpe de pandero, se colocan en la posición
elegida, por ejemplo: como si fueran bailarines.
- ¡Ahora trabaja otro grupo!
Nota. Si se van a representar personajes opuestos (escultor y estatua,
por ejemplo), es recomendable que los niños desempeñen ambos
papeles en la misma sesión.

NIVEL - Trabajamos por parejas (escultor y estatua) y el resto observa.


- Los escultores deciden qué estatua quieren crear, a quién
representa…, y colocan al compañero como quieren. Los demás
no pueden hacer ningún comentario hasta que los escultores
hayan terminado.
- Cuando finalicen, los escultores anuncian su obra.

NIVEL - La clase se divide en grupos. Cada grupo escoge el modelo que


quiere representar: unos serán escultores y otros serán estatuas.
Cuando acaben, pondrán nombre a su grupo escultórico.
- Cada grupo va presentando sus estatuas. Los demás
comprobamos lo bien que lo han hecho fijándonos en el modelo.
Si descubrimos que la escultura no es como el modelo, podemos
intervenir para hacer correcciones.

59
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 60

sesión 7

Más ideas…
• Aprovechar algún acontecimiento o fecha señalados (un aniversario, una visita
a algún lugar…) para encontrar modelos que los niños reproduzcan.

Creatividad dinámica. Cuento dramatizado: El duende del museo.


PISTAS • Proponemos la representación de un cuento. Comenzamos la narración
17-26
y pedimos a los niños que escuchen con mucha atención porque después tendrán
que representarlo:
«Había una vez un grupo de escultores trabajando en el taller de un museo.
Todos querían hacer una estatua muy bonita para que la gente se maravillara
al contemplarla. Uno estaba modelando una bailarina; otro, un músico tocando
la trompeta; otro, una mamá con su bebé... Trabajaban y colocaban sus brazos,
sus cuerpos…, les hacían mirar al lugar más adecuado… ¡Hasta que por fin todo
quedó terminado! Contemplaron sus estatuas y como estaban tan cansados,
se quedaron dormidos.

De pronto, apareció un duende muy travieso que comenzó a soplar entre


las estatuas; entonces, en cada una cambiaba algo: la posición de una mano,
de un pie…
Cuando los escultores se despertaron, se dieron cuenta de que sus estatuas
no estaban como ellos las habían dejado. ¿Qué parte de su cuerpo había
cambiado? Como las estatuas no pueden moverse solas, ellos tuvieron
que ponerse a trabajar y volver a colocarlas en su posición inicial.»
60
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 61

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
• Distribuimos los papeles y volvemos a leer la historia mientras los niños
la representan. Nos detenemos siempre que sea necesario para adaptarnos
al ritmo de los alumnos.

PISTAS
Relajación
30-34
Los escultores se tumban junto a sus estatuas. Estas empiezan a deshacerse, poco
a poco, y se dejan caer al suelo para descansar junto a su escultor.

Puesta en común
Recordamos la sesión: ¿Quién eras tú en el cuento? ¿Qué prefieres, ser estatua
o escultor? ¿Tu estatua se dejaba moldear? ¿Quién era? ¿Y tú, te dejabas?
¿Qué nombre le pusiste a tu estatua?
Elaboramos un gran mural con el dibujo de las figuras representadas
o las modelamos en plastilina para formar un auténtico museo.
61
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 62

sesión 8

Pies en marcha
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Experimentar distintas formas de caminar.
• Explorar las posibilidades de apoyo, movimiento y equilibrio a través
de la marcha.

Materiales
• CD
• Folios.
• Lápices.
• Pintura de dedos o de maquillaje.

Preparación de la sesión
• Nos quitamos los zapatos y, sentados en corro, observamos nuestros pies. Hacemos
movimientos con ellos: los estiramos, los encogemos, tapamos uno y luego el otro,
acercamos un pie al compañero situado a nuestra derecha, luego al de nuestra
izquierda, los separamos, los cruzamos…
• Nombramos las partes del pie, las señalamos en nosotros mismos y después
en los pies de un compañero.
• Comentamos que si nos pincháramos o nos hiciéramos daño en la planta del pie,
no podríamos apoyarlo para andar. Recordamos cómo caminan algunas personas
cuando llevan un pie vendado o se han hecho daño.

62
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 63

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Mientras suena la música, caminamos por toda la sala. Podemos caminar
12-15
normalmente o introducir algún movimiento distinto, individualmente
o poniéndonos de acuerdo con algún compañero: con un pie, con los dos juntos,
hacia delante o hacia atrás, de puntillas o arrastrando los pies…
• Cuando la música se interrumpe nos quedamos muy quietos, sin mover los pies.
Observamos entonces cómo han quedado nuestros pies y cómo los habíamos
colocado al caminar.
• Probamos otras maneras de caminar, intentando no caernos y aguantar en Stop,
sin cambiar la posición de nuestros pies, cuando pare la música.

63
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 64

sesión 8

Actividad dirigida: Caminamos de distintas formas e imitamos cómo andan


PISTAS los demás.
12-15
• La clase se divide en parejas: uno camina y el otro observa. Damos indicaciones
a los niños que tienen que caminar acerca de cómo deben hacerlo.
- Con distintos apoyos: de puntillas; con los talones; con los pies juntos; con
un pie detrás del otro; con un pie de punta y otro no; con los pies hacia
dentro o hacia fuera...
- Con distintas variaciones: con pasos pequeños o grandes; lento o rápido;
hacia un lado o hacia otro; zigzagueando; saltando; pisando una línea
o sin pisarla....
• Cuando la música se detiene, los niños que estaban caminando se quedan en
Stop. Sus parejas observan su posición y colocan los pies igual que ellos. Cuando
lo han conseguido, los primeros se retiran y los segundos comienzan a moverse
desde la postura que han copiado de su pareja. Pueden andar como quieran;
luego, ¡cambio de parejas!

NIVEL - Antes de empezar, proponemos tres o cuatro formas distintas de


caminar para que los niños puedan escoger entre ellas; por ejemplo:
arrastrar los pies, andar hacia atrás, con un pie…
- La clase se divide en dos grupos: unos se mueven; el resto observa
y releva a un compañero desde la posición de Stop.
- Elegimos como meta un objeto estimulante de la clase que los niños
tengan que alcanzar y desde el cual tengan que regresar al punto
de partida.

NIVEL - Exigimos una mayor perfección en el cumplimiento de nuestras


indicaciones sobre la forma de caminar, en cuanto al equilibrio
mantenido, la duración y dificultad de cada ejercicio, los límites
y condiciones del recorrido (sin pisar las líneas; sin salirse de...).
- Verbalizamos las distintas maneras de caminar, anotando las
conseguidas y las que no, para trabajarlas en otras sesiones.

NIVEL - Dividimos la clase en tres grupos; cada uno de ellos escoge dos
formas de caminar; por ejemplo: arrastrando los pies y saltando.
- Cuando suena la música, cada grupo sale de un rincón del aula
en fila, siguiendo su recorrido y caminando de una de las formas
establecidas. A la voz de: «¡Cambio!», los grupos varían la primera
manera de caminar por la segunda; por ejemplo: empiezan
arrastrando los pies y al oír la señal de cambio, comienzan a saltar.
- Introducimos nuevas reglas y formas de caminar.

64
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 65

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Más ideas…
• Añadir alguna variante mientras caminamos: recoger algo del suelo, transportar
o rodear un objeto, darse la vuelta, unirse a un compañero…

Creatividad dinámica. Una marcha divertida: La marcha de los payasos.


PISTA • Explicamos a los niños que la música que vamos a escuchar pertenece
15
a un compositor llamado Mendelssohn (1809-1847) y que la compuso pensando
en los payasos. Comentamos que estos caminan de formas raras para hacernos
reír. Mientras empieza a sonar la música, imaginamos cómo pueden andar
los payasos: con los pies hacia fuera, tropezándose, con pasos muy grandes…
• Con pintura de dedos o maquillaje, nos pintamos la punta de la nariz y nos
desplazamos por el aula como si estuviéramos en el circo y fuéramos payasos.
Recordamos que a ellos siempre les ocurren cosas graciosas: se les caen las
cosas al suelo, se caen de la silla al sentarse… ¿Qué nos va a ocurrir a nosotros?

IMPORTANTE
Antes de vivenciar una música
o cualquier otra experiencia o
situación, es necesario motivar
a los niños «llenándola de
imágenes». Así se fomenta
la creatividad y se enriquece la
expresión.

PISTA
Relajación
15
Cuando termina la música nos dejamos caer de forma cómica en el suelo, como
si fuéramos payasos. Mientras descansamos se vuelve a oír la música, pero ahora
más suave.

Puesta en común
Recordamos la sesión entre todos: ¿Qué te ha resultado más difícil? ¿Qué te
ha gustado más? ¿De cuántas formas diferentes has colocado los pies? Ponemos
el pie sobre un folio, de forma más o menos rara, y un compañero dibuja
nuestra silueta. Cada uno guarda su silueta con su nombre. Otro día pondremos
el pie sobre nuestra silueta… ¡Y tendrá que coincidir!
65
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 66

sesión 9

Simétricos
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Descubrir la simetría en el esquema y en el espacio corporal.
• Coordinar los movimientos con relación a un eje de simetría.

Materiales
• CD
• Espejo grande.
• Pandero.
• Folios y pinturas.

Preparación de la sesión
• Realizamos el siguiente experimento ante los niños: doblamos un folio por la mitad,
lo desdoblamos y dejamos caer una mancha de pintura en una de sus mitades.
Volvemos a doblar el folio y apretamos bien ambas partes para que la mancha
impregne la otra mitad del folio. Al desdoblarlo, descubrimos que la mancha
es igual que la otra: es simétrica. ¿A qué se parece?
• Nos observamos a nosotros mismos
o a los compañeros, y nos damos
cuenta de que también somos
simétricos; es decir, que a uno y otro
lado de nuestra columna vertebral
somos iguales: a cada lado tenemos
una mano, un pie, un hombro…
• Levantamos un brazo y descubrimos
que el otro es igual; observamos una
mano y después la otra, hacemos
lo mismo con las piernas y los pies...
Podemos jugar con una parte y otra
del cuerpo.

66
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 67

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Comienza la música y animamos a los niños a jugar con algunas partes simétricas
2-14
del cuerpo: movemos una mano hacia arriba y después hacemos lo mismo
con la otra; colocamos un pie de punta y después el otro; movemos un hombro
y luego el otro...
• Nos movemos libremente, pero primero, con una mitad del cuerpo y después,
con la otra. Podemos esconder la mitad de nuestro cuerpo detrás de algo,
ponernos solo la mitad del babi o cubrir con una tela medio cuerpo
de un compañero. Después, hacemos lo mismo con la otra parte del cuerpo
y observamos: ¡Somos simétricos!

67
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 68

sesión 9

Actividad dirigida: Reproducimos una parte del otro en movimiento.


• Nos colocamos frente a un espejo y descubrimos que este refleja todo lo que
hacemos. Jugamos un rato delante del espejo, haciendo distintos movimientos,
y comprobamos que nuestra imagen reflejada «hace» lo mismo que nosotros.
¿Sabríamos seguir jugando sin el espejo?
• Colocados por parejas, un miembro de la pareja actúa y el otro, colocado frente
a él, será su reflejo.

NIVEL - Inicia el juego el educador. Nos colocamos


frente a los niños y les pedimos que sean
nuestro espejo. Realizamos acciones sencillas
y muy concretas: peinarnos con una mano,
colocarnos un sombrero... Nos movemos
lentamente y, si es necesario, nos detenemos
de vez en cuando para corregirles. Todos los
niños actúan a la vez, moviendo la parte que
está en la misma orientación que el modelo.
- Un niño hace los movimientos mientras
el resto hace de espejo, y así sucesivamente,
hasta que todos intervengan.

NIVEL - La clase se divide en dos grupos. El 1 observa;


el 2 trabaja por parejas: niños y espejos.
- Comenzamos proponiendo algunas acciones,
pero progresivamente animamos a los niños
a que inventen otras. ¡Cambio de parejas
IMPORTANTE
y de grupos!
Cuando «hagamos
- Los movimientos se van enriqueciendo
de espejo» de otro
con más detalles.
es preferible hablar
de «un lado» y «otro
NIVEL - Actuamos en grupos de tres: niño, espejo
lado» en vez de «mi
y observador. Proponemos una norma:
derecha» y «tu
«¡Prohibido hablar!».
izquierda».
- En la acción representada debe suceder algo:
Los términos de
al peinarme me hago daño porque tengo el
lateralidad cruzada
pelo enredado; me mancho el babi al comer
pueden complicar
y no puedo quitar la mancha; empiezo
la adquisición
a vestirme, pero se me engancha algo...
y el afianzamiento
- El niño que observa debe tratar de adivinar de la propia derecha
lo que están representando sus compañeros e izquierda que,
de grupo y contarlo cuando estos finalicen. a esta edad, están
Después, cambiamos los papeles. empezando
a descubrir.
68
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 69

el cuerpo

SESIONES: BLOQUE 1
Más ideas…
• Representar, mediante el juego del espejo, actividades que se realicen
en diferentes momentos del día, acciones propias de un determinado oficio
o cualquier acontecimiento que le suceda al personaje de un cuento.

Creatividad dinámica. Expresión gestual: El chicle travieso.


• Nos colocamos por parejas: un niño actúa y el otro es su imagen en el espejo.
Entregamos un chicle imaginario a cada niño y pedimos a los que actúan que
representen lo que vamos narrando. El niño que hace de imagen repite todos
los movimientos de su pareja. Luego, se intercambian los papeles:
«Hoy nos han regalado un chicle. Lo miramos despacio, lo probamos (¡Hum,
está rico!) y lo intentamos mascar. Está muy duro, pero mascamos fuerte
hasta que se ablanda. Ahora, vamos a hacer un globo muy grande. Como
es tan grande, estalla y el chicle se nos pega en la cara. Lo despegamos
despacio y lo tiramos a la papelera.»

PISTAS
Relajación
30-34
Mientras suena la música, soplamos despacio imaginando que todavía tenemos
el chicle en la boca. Cerramos los ojos e imaginamos que la pompa se ha hecho
enorme, que nos envuelve y que estamos dentro de ella. Un sonido fuerte
del pandero nos anuncia que podemos romper nuestra burbuja e ir a sentarnos
en la asamblea.

Puesta en común
Reunidos, comentamos la actividad: lo que nos hemos reído imitando a los otros,
las caras que ponían, lo difícil que era imitarlos si se movían muy deprisa…
69
798243 _ 0033-0070.qxd 26/2/07 14:08 Página 70
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 71

El espacio
El individuo no está limitado por su piel,
sino que se desplaza dentro de una especie
de «burbuja personal» que representa
su territorio dentro del gran espacio.
E. GOFFMAN

Si la palabra es el lenguaje por excelencia, el propio cuerpo y el espacio no son


menos importantes en la comunicación. Cada individuo se expresa a través
de su cuerpo, y utiliza el espacio y se desenvuelve en él según los rasgos de
su carácter.
Según el desarrollo evolutivo, una vez que el niño es capaz de percibir su propio
cuerpo, empieza a percatarse del espacio exterior y a relacionarse con los
elementos que hay en él. La noción de espacio se elabora progresivamente
durante la evolución psicomotriz del niño y no solo consiste en la estructuración
física del mismo, sino también en su exploración desde el aspecto subjetivo.
E. T. Hall, antropólogo norteamericano, estudia el ser humano y el microespacio
que le rodea en una disciplina que ha denominado Proxémica. Esta nos habla de la
necesidad humana de socialización, de la importancia que tiene para conseguirlo
aprender a dominar el «propio territorio», así como conocer y respetar el del otro.
En la medida que se sabe utilizar ese espacio, uno se siente seguro de sí mismo
y reconoce a los otros como cercanos o lejanos.
Enseñar al niño a organizar y a dominar su propio espacio es, por tanto, ayudarle
a desarrollar su capacidad de relacionarse y de sentirse seguro.
La finalidad de las sesiones de este bloque es contribuir, a través del juego, a que
el niño se familiarice con el espacio para llegar a dominarlo en todas sus
dimensiones:
• Espacio físico: la sala donde se trabaja.
• Espacio interno: la representación del propio cuerpo (segmentos,
lateralidad...).
• Espacio corporal propio: el que puede ocupar con el cuerpo
sin desplazarse.
• Espacio social: el de la comunicación con los otros.
Las actividades propuestas están enfocadas a ayudar al niño a adaptar su
movimiento a las características del espacio, a la presencia y la situación espacial
de sus compañeros, a superar obstáculos en los desplazamientos, a descubrir
su espacio corporal y los planos que hay en él, a explorar posturas en los diversos
planos corporales y comprender su significado...
En todo este proceso es fundamental la toma de conciencia de lo que se hace
a través de la verbalización.

71
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 72

sesión 1

Las esquinas
y el centro de la sala
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Adaptar el movimiento a los espacios libres y ocupados de la clase.
• Asumir las reglas para llegar a un sitio, ocuparlo, dejarlo o cederlo.
• Aprender a superar obstáculos.

Materiales
• CD
• Pandero.
• Letreros con números y con distintas órdenes («Completo», «Prohibido»...).

Preparación de la sesión
• Observamos la sala antes de empezar a jugar y distinguimos qué son el centro
y las esquinas, qué objetos hay y no hay en esos lugares, de qué manera
podemos desplazarnos hasta ellos, cuáles están más cerca o más lejos…
• Nos fijamos en esos lugares, los señalamos y comprobamos que sabemos
lo que hay en ellos.

72
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 73

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Mientras suena la música, recorremos libremente el espacio del aula, pero en
2-14
algún momento tenemos que llegar hasta una esquina o quedarnos moviéndonos
por el centro. Podemos desplazarnos solos o con algún compañero, ir hacia
donde haya muchos niños o elegir el sitio donde haya menos.
• Cuando la música se para, tenemos que quedarnos totalmente quietos.
Preguntamos: ¿Por dónde has ido? ¿Por qué zona de la clase no has estado?
¿Prefieres quedarte en el centro de la clase o marchar hasta alguna esquina?
• Cuando preguntamos quién fue por un lado o por otro, los niños contestan
gritando fuerte su nombre.

IMPORTANTE
Gritar el propio nombre contribuye a la
autoafirmación del niño y refuerza su autoestima.
El hecho de que varios niños griten su nombre
al mismo tiempo puede ayudar a los más tímidos.

73
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 74

sesión 1

Actividad dirigida: Cumplimos órdenes para movernos y estacionar.


PISTAS • Mientras suena la música, imaginamos que somos conductores de coches
2-14
y circulamos por toda la clase.
• El sonido del pandero nos indica que debemos aparcar nuestros vehículos.
Nos gusta más aparcar en el centro de la sala, pero no hay espacio para todos;
por eso, algunos vamos a aparcar en las esquinas. Tenemos que encontrar hueco
suficiente para atravesar el espacio sin chocarnos.
• Inventamos algunas normas que será necesario cumplir para poder estacionar
el coche en un lugar seguro.

NIVEL - Comienza la música y nos movemos por la clase en nuestro coche,


solos o con algún compañero. El sonido del pandero será la orden
de aparcar.
- En el centro de la sala hay un cartel con un número 3 o 4. Es decir,
solo tres o cuatro niños podrán aparcar sus vehículos en el centro.
Cuando el lugar esté lleno, debemos ir a aparcar a las esquinas.
- Al comenzar de nuevo la música, reiniciamos la marcha por toda
la sala. Cuando suene el pandero, tenemos que aparcar. Procuramos
no ir siempre al mismo sitio.

NIVEL - Inventamos entre todos algunas reglas de estacionamiento; por


ejemplo: cuántos niños podrán aparcar en el centro de la sala
o en las esquinas. Al llegar, los contamos y cogemos una tarjeta
con el número correspondiente. Cuando se terminen las tarjetas
de una esquina, debemos ir a otra o acudir al centro para estacionar.
- Otras normas posibles: «No vale repetir esquina», «Cuando llegues
tienes que…», «Aparca primero en... y luego en…».

NIVEL - Las reglas de aparcamiento se complican. Podemos inventarnos


distintas consignas; por ejemplo:
✓ Un guardia en cada esquina no deja aparcar a más niños de los
que hayamos establecido previamente; otro guardia hace lo
mismo en el centro de la sala.
✓ Mostramos un cartel de «completo» al llenarse el aparcamiento.
✓ Los coches aparcarán en fila mirando hacia un lugar determinado.
✓ Cambiamos de pareja, de guardias, de lugares…

Más ideas…
• Conducir evitando un obstáculo representado por un grupo de niños en el centro
de la sala. Respetar las distancias y procurar ser muy expresivos.
• Proponer sitios prohibidos y de paso obligatorio a la hora de circular.
74
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 75

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Creatividad dinámica. Juego dramático: Conducimos por la ciudad.
PISTA • La clase se divide en dos grupos: 1 y 2. Con la música de fondo, relatamos
26
lo que está sucediendo en la ciudad. Cuando explicamos los movimientos
del grupo 1, el grupo 2 permanece quieto, y viceversa.
• Los niños del grupo 1 van circulando por la ciudad. Se sitúan en el centro,
sentados en fila uno tras otro con las piernas abiertas y unidos por las manos
a los hombros del compañero de delante. Según nos vayan escuchando o
se imaginen las curvas, se inclinan hacia un lado u otro, o hacia delante
o hacia atrás, dependiendo de la «velocidad». Los niños del grupo 2 se pueden
mover por toda la clase menos por el centro. En parejas o grupos de tres,
simulan ser coches oficiales. Marchan despacio o deprisa, aparcan sus vehículos
en las esquinas y ayudan a bajar a sus viajeros.

Relajación
PISTAS
30-34
A cámara lenta, nos bajamos de los coches y caminamos despacio simulando
estar muy cansados del viaje, dejando caer nuestros brazos y nuestro cuerpo
hacia delante. Nos dirigimos hacia la asamblea.

Puesta en común
En asamblea, verbalizamos la experiencia: dónde hemos estacionado nuestro
vehículo, qué reglas había que cumplir y si era fácil o no hacerlo... Recordamos
la narración y vamos completándola entre todos.
Por grupos, hacemos un dibujo de la sesión, grapamos los dibujos de todos
y hacemos un cuento con ellos.
75
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 76

sesión 2

Gatos y ratones
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Adaptar el propio movimiento a la situación espacial de los compañeros.
• Superar obstáculos en los desplazamientos.
• Trabajar la rapidez de reflejos en la huida, los cambios de orientación
y la adaptación al espacio.

Materiales
• CD
• Cojines.
• Un sol y una luna grandes de cartulina.

Preparación de la sesión
• Comentamos en grupo lo bien que se corre cuando no hay nada ni nadie que
nos interrumpa el paso. Imaginamos todo lo que tenemos que superar para llegar
a un lugar cuando hay gente u otros obstáculos en medio.
• Explicamos que, en esta sesión, vamos a aprender a movernos entre nuestros
compañeros sin chocarnos con ellos.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • La clase se divide en dos grupos. Los miembros del grupo 1 caminan por la sala
2-14
y, al escuchar una palmada, se quedan quietos donde quieran, guardando
una distancia de separación entre ellos. Cuando suena la música, el grupo 2
se mueve por toda la clase pasando por los espacios libres que han dejado
los compañeros, sin chocar con ellos.
• ¡Stop! La música se detiene y cesa el movimiento. Los niños del grupo 2 se quedan
quietos en el lugar y la posición que tuvieran en el momento del Stop.
• Cuando suena la música de nuevo, los del grupo 1 se mueven por los espacios libres
que han dejado los compañeros. Hay que procurar no chocarse. ¡Cambio!

76
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 77

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Actividad dirigida: Nos perseguimos sin chocarnos.
• Jugamos a «El ratón y el gato». La clase se divide en dos grupos. Los miembros
del grupo 1 se cogen de la mano, y forman tres o cuatro filas paralelas de cuatro
a seis niños cada una. Es conveniente guardar la separación suficiente para que
los niños del grupo 2 puedan pasar corriendo entre las filas sin chocarse. El
grupo 2 está formado por parejas de gatos y ratones. Los niños que hacen de
gato intentarán pillar a los que hacen de ratón, desplazándose entre las filas
del grupo 1. Cada pareja juega durante unos minutos; luego, le tocará a otra
pareja perseguirse; por último, se intercambiarán los papeles.
Nota. Conviene estimular y valorar la participación y la capacidad de pasar entre
los obstáculos, más que el propio hecho de atrapar al compañero.

• Mientras se juega se puede cantar o recitar la canción Ratón que te pilla el gato.

NIVEL - Antes de iniciar el juego, procuramos familiarizar al niño con los


espacios libres. Formamos las filas con los niños del grupo 1.
A los del grupo 2 los colocamos por parejas: gatos y ratones.
Cada pareja juega a perseguirse por los caminos que han
formado los niños del grupo 1, sin salirse de ellos ni pasar
por debajo de las manos.
- Después de un tiempo de juego, se cambian los grupos y/o
las parejas que se persiguen. Para ello, detenemos el juego
y volvemos a hacer conscientes a los niños de los espacios
prohibidos y de aquellos por los que sí podemos correr.

NIVEL - Se mantiene la distribución de los grupos.


- Probamos dos orientaciones distintas en las filas formadas
por los niños del grupo 1. Los cambios de orientación de las filas
se harán parando el juego.
- Intentamos otras formas de unión entre los niños del grupo 1.
Por ejemplo, formando un túnel con los brazos estirados y unidos
por parejas para que los niños del grupo 2 pasen por debajo.
- Indicamos un cambio de orientación y formamos distintos
caminos para recorrer. En el grupo 2 se inicia la persecución
haciéndoles conscientes previamente de los espacios por
los que se puede o no pasar.

NIVEL - Las filas paralelas del grupo 1 pueden cambiar de orientación


o de forma de unirse cuando lo indiquemos, sin que el juego
se detenga; por ejemplo: se unen por los hombros agarrados
por la cintura. Los niños tienen que descubrir los huecos libres.
- En vez de filas rectas, pueden formar dobles semicírculos entre
los que el grupo debe pasar.

77
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 78

sesión 2

Más ideas…
• Utilizar para el juego personajes conocidos de un cuento que intenten
alcanzar algo.
• Preparar entre todos un laberinto que haya que atravesar. Colocar telas
o papeles para hacer que los niños cambien de dirección o de sentido.

Creatividad dinámica. Cuento dramatizado: El pacto de los gatos y los ratones.


PISTAS • Explicamos que vamos a representar una historia. Cada niño debe conocer su papel
21-25
(gato o ratón) e identificar su cojín, que estará repartido por la sala y que le servirá
de escondite. Los gatos se moverán cuando aparezca el sol, con movimientos
amplios y pasos grandes; los ratones, cuando salga la luna, con pasos cortos
o agachados. Mientras los niños representan el cuento, sacamos el sol o la luna
según lo marque el argumento:
«En aquel país, los gatos y ratones vivían felices. Habían hecho un trato para
no estar siempre discutiendo: los gatos salían de día y dormían de noche. Así,
cuando aparecía la luna, dormían en sus cojines, pero en cuanto salía el sol,
se estiraban y caminaban por donde querían, incluso visitaban a otros gatos.

Los ratones habían escogido la noche para no asustar a nadie. Si la luna estaba
en el cielo, podían salir, jugar y correr por el campo, buscar comida, olisquear…,
pero en cuanto aparecía el sol, debían correr a sus refugios porque empezaba
el tiempo de los gatos.
Todo era estupendo hasta que descubrieron que algunas tardes, cuando el sol
todavía no se había escondido, la luna ya estaba en el cielo. Esas tardes
los ratones y los gatos salían juntos, se perseguían, jugaban y se lo pasaban
en grande hasta que el sol o la luna desaparecían del cielo.»
78
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 79

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Relajación
PISTAS
30-34
Nos retiramos, moviéndonos como gatos o ratones muy cansados, y llegamos
hasta la asamblea, donde permanecemos escuchando una música tranquila,
recordando cómo jugábamos a ser ratón o gato.

Puesta en común
Recordamos las diferencias entre caminar como gatos (con pasos grandes)
y como ratones (con pasos muy cortos). Inventamos un nombre para el país
de los gatos y los ratones, y lo escribimos en un gran cartel.

79
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 80

sesión 3

Un circuito divertido
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Desplazarse por un espacio en el que hay obstáculos, superarlos y adaptarse
a ellos.
• Trabajar la lateralidad en función de su madurez.
• Adaptar distintas formas de caminar al tipo de espacio que hay que recorrer.

Materiales
• CD • Una mesa.
• Cuerdas de colores. • Un pandero.
• Cojines. • Dos o tres aros.
• Un banco sueco. • Pelotas pequeñas de colores o bolas
• Una cesta o papelera. hechas con papeles de colores.

Preparación de la sesión
• Recordamos que hemos caminado muchas veces por la sala de maneras
muy distintas. Con esta sesión vamos a demostrarnos que sabemos recorrerla,
aunque nos encontremos con muchos obstáculos en nuestro camino.
• Cuando lo consigamos, podremos participar en el cumpleaños de un personaje
que nos encantará conocer. ¿Quién será?
80
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 81

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Repartimos cuerdas de colores por el suelo de la sala y pedimos a los niños que
2-12
caminen entre ellas sin pisarlas y sin chocarse. Podemos caminar hacia delante
o hacia atrás, a la pata coja, correr, saltar... Mientras, suena una música de fondo
que nos anima a jugar.

• Cuando la música se detiene, un grupo de niños cambia las cuerdas de posición:


las colocan paralelas o cruzadas, unidas, más cerca o más lejos entre sí...
Observamos los nuevos caminos que se han formado y los recorremos sin pisar
las cuerdas.
• Después, otro grupo cambia las cuerdas y tenemos que inventarnos nuevos
recorridos.
81
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 82

sesión 3

Actividad dirigida: Caminamos a pesar de los obstáculos.


PISTAS • Quitamos todas las cuerdas menos una, que nos indicará el camino que vamos
2-14
a seguir. Este nuevo camino está lleno de obstáculos y tenemos que cumplir
algunas órdenes a la hora de recorrerlo.
• Nos encontramos con varios obstáculos: un cojín que hay que saltar por encima,
unos aros que debemos rodear, un banco sobre el que tenemos que pasar y una
mesa por debajo de la cual pasaremos.
• Damos algunas consignas: aquí damos tres saltos, ahora empezamos a caminar
hacia atrás, o a la pata coja, giramos, nos agachamos…

NIVEL - Las órdenes son claras y sencillas, y las establecemos teniendo


en cuenta las destrezas observadas en la Expresión creativa.
- En un primer momento, no conviene dar más de dos o tres órdenes:
saltar el cojín con un pie u otro, rodear el aro y pasar por debajo
de la mesa… No empezaremos a jugar hasta que los niños se hayan
aprendido bien las consignas.
- Trabaja un grupo mientras el otro está atento al cumplimiento
de las órdenes y anima a los que juegan.

NIVEL - Aumentamos el número de obstáculos y la dificultad de los


mismos; por ejemplo: marchar a la pata coja (la derecha o la
izquierda), saltar el aro sin tocarlo, caminar por encima del banco...

NIVEL - Inventamos las órdenes con los niños. Las escribimos en unos
carteles o situamos a un niño junto a cada obstáculo para
recordarnos la orden y vigilar su cumplimiento.
- Aumentamos los obstáculos. También podemos cambiar la forma
de caminar entre ellos: entre el primer y el segundo obstáculo
vamos a la pata coja, entre el segundo y el tercero caminamos
hacia atrás…

Más ideas…
• Hacer el recorrido por parejas, unidas o atadas por alguna parte del cuerpo; graduar
la dificultad de las pruebas en función del desarrollo psicomotor de los alumnos.

82
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 83

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Creatividad dinámica. Cuento dramatizado: El cumpleaños de Yuma.
PISTA • Antes de comenzar a contar la historia de Yuma, pedimos a los niños que
27
guarden silencio y escuchen atentos porque después tendrán que intervenir:
«En la selva del Amazonas, muy lejos de aquí, vivía en una tienda
un pequeño indio llamado Yuma. Su tienda estaba rodeada de árboles
muy altos cuyas ramas apenas dejaban pasar la luz del sol.
Lo que más le gustaba era montar a caballo y, después, cuando venía
cansado, tumbarse sobre la hierba y buscar con la mirada la luz del sol:
hacía guiños con los ojos, y descubría mil formas y colores entre las hojas.
Hoy, precisamente, es su cumpleaños. Su madre, con un cesto a la espalda,
ha ido a buscar bolas de colores. Ha salido muy temprano porque
los caminos de la selva no son fáciles de atravesar: hay muchos obstáculos,
pero no le importa. Quiere conseguir una lluvia de colores para que cuando
felicite a su hijo resuene en la selva y repita el eco de las montañas:
¡Felicidades, Yuma!»
• Preguntamos a los niños si quieren ayudar a la mamá de Yuma. Preparamos
el camino: los cojines son las piedras que hay que saltar; los aros alineados, el río
que hay que cruzar sin caerse; el banco, un pasadizo; la mesa, un puente que
habrá que atravesar por debajo.
• Buscamos una cesta y la colocamos al final del circuito. Detrás de cada obstáculo
habrá pelotas de colores; una vez superado el obstáculo, cogemos una pelota
que meteremos después en la cesta. Cuando todos los niños han recorrido el
circuito, recogemos las pelotas de la cesta y las llevamos al centro de la asamblea.
Nos colocamos en corro y tiramos hacia arriba las pelotas mientras gritamos:
«¡Felicidades, Yuma!». Para finalizar, recogemos las bolas y nos dirigimos
a la asamblea.

Relajación
Caminamos muy despacio mientras suena el pandero, con ritmo lento y solemne,
como si fuera el tambor de la selva. El tambor deja de sonar y nos sentamos
pensando que formamos parte de la lluvia de colores que está invadiendo el suelo.
¿Qué color te pides?

Puesta en común
En asamblea, verbalizamos la experiencia: ¿Te pareció difícil alguna prueba?
¿Cuál? ¿Te caíste alguna vez? ¿Te ha gustado participar en la historia de Yuma?
Acordamos, cuando vayamos al campo, descubrir la luz de colores entre las ramas
de los árboles.
83
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 84

sesión 4

¿Mucho o poco espacio?


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Experimentar la sensación de mucho/poco espacio.
• Adaptar la postura y el desplazamiento en función de si hay «muchos
o pocos» elementos en el espacio.

Materiales
• CD
• Bancos suecos, cuerdas o sillas.

Preparación de la sesión
• Conversamos sobre nuestras experiencias en lugares con poca o mucha gente:
¿Habéis estado alguna vez en un lugar en el que hubiera muchas personas? ¿Cómo
os sentíais en ese espacio lleno de gente? ¿Os podíais mover a gusto? Comentamos
que en los lugares en los que hay poca gente nos movemos por donde queremos
y nos sentimos bien. Pero si empieza a llegar gente, casi no podemos movernos…
¡No tenemos espacio!
• Hoy vamos a colocar la clase entre todos. Dejamos un gran espacio en el centro
de la sala. Quitamos todo lo que nos estorbe, hasta conseguir un gran espacio vacío
donde poder movernos.
• Nos colocamos alrededor y observamos cuánto espacio hay. Tenemos que estar
muy atentos porque puede que el espacio se haga más pequeño, lleguen más
niños y entonces… Tendremos que distribuirnos de otra forma.
84
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 85

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Observamos el centro de la sala: aparece un niño que se mueve estirando
2-12
los brazos, dando pasos muy grandes, saltando, corriendo, arrastrándose…
Después entran dos niños más; luego, tres o cuatro… Ahora ya no pueden
moverse igual de bien. Siguen incorporándose más niños al centro de la sala.
No debemos chocarnos y cada vez queda menos sitio para movernos. ¡Stop!
¡Qué apretados estamos!

• Transformamos el espacio colocando bancos suecos en algunos lugares


de la sala: lo hacemos más amplio o menos, estrecho, redondo, alargado…
Nos paramos de vez en cuando, nos salimos unos cuantos, volvemos a entrar:
¿Cómo estáis? ¿Cómo os sentís?

85
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 86

sesión 4

Actividad dirigida: Formamos redes y espacios para llenar.


PISTAS
18-25
• Nos dividimos en dos grupos: 1 y 2.
• Los niños del grupo 1 (grupo estático) preparan el espacio por donde tienen
que pasar los del grupo 2. Se trata de formar una especie de red con nuestros
cuerpos, uniéndonos por diferentes partes: mi mano con tu hombro, tu cabeza
en mi rodilla, una pierna unida a la tuya y la otra muy separada... Tenemos
que pensar por dónde podrán pasar los compañeros; por eso, siempre dejamos
huecos entre nosotros para que los niños del grupo 2 puedan atravesar la red.
• Cambiamos los papeles. El grupo 2 forma la red y el 1 tiene que atravesarla.

NIVEL - Nos dividimos en dos grandes grupos: 1 y 2. Los miembros del grupo
1 se unen formando un túnel o un pasadizo, que cambiará de ancho a
estrecho, de más abierto a más cerrado… Intentan hacerlo uniéndose
por distintas partes del cuerpo y de diferentes maneras para
que cambie la forma y el espacio que hay que llenar.
- Los miembros del grupo 2 intentan pasar por los huecos o entrar
y salir. En este nivel, los tipos de enlaces y el lugar de paso serán
sencillos.
- Las órdenes van cambiando: participan más o menos niños,
el espacio es mayor o menor, hay lugares de paso obligado y otros
que están prohibidos… Luego, se cambian los grupos.

NIVEL - Según se asimile el juego, el grupo estático (el que forma la red)
trata de encontrar nuevas formas de unirse con otras partes del
cuerpo. Esto hará que se creen nuevos espacios, que irán variando
de forma según nuestras indicaciones.
- Iniciamos el juego simultáneo: dos grupos forman espacios y otros
dos entran y salen.

NIVEL - Hay varios grupos jugando al mismo tiempo: unos son la red y otros
pasan.
- Intentamos formar un laberinto: los grupos estáticos, cada uno
con su forma de unirse, se aproximan. Los niños de los grupos
que actúan atraviesan primero un grupo; luego, otro..., hasta recorrer
por completo el laberinto.
- Cambia la forma de unirse y los huecos se transforman: se estiran,
se alargan, se estrechan…

86
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 87

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Más ideas…
• Buscar en revistas o cuentos escenas que tengan espacios anchos y estrechos,
fáciles y difíciles de pasar. Representar estos espacios y tratar de atravesarlos.
• Unos imitan las posturas de personajes que están en distintos espacios (más
o menos amplios). Los otros adivinan, observando la postura, si están
en un espacio ancho o estrecho.

Creatividad dinámica. Retahíla dramatizada: El caracol.


• Comenzamos explicando que vamos a ser caracoles. Dialogamos sobre estos:
¿Qué hacen? A veces se esconden en su concha, se encogen mucho y casi
no los vemos… Otras, salen de la concha, estiran el cuerpo, exploran,
y ocupan más espacio. Unas veces, más despacio y otras, más rápido.
• Vamos a imitar a un caracol mientras recitamos una retahíla: nos dividimos
en dos grupos y formamos una fila cada uno.
Caracol, col, col Caracol,
saca los cuernos al sol, caracolito
que tu padre y tu madre una nube tapa al sol
también los sacó. y tú sientes mucho frío.
- En la estrofa 1, nos estiramos y ocupamos mucho espacio.
- En la estrofa 2, nos encogemos y ocupamos el menor espacio posible.
• Lo podemos repetir muchas veces: unas, muy rápido y otras, despacio;
unas recitando todo seguido y otras haciendo pausas…

Relajación
PISTAS
30-34
Nos estiramos mucho e imaginamos que somos caracoles al sol. Sentimos cómo
llega el calor a cada parte de nuestro cuerpo. Después de unos minutos, nos
dirigimos a la asamblea recitando la retahíla aprendida.

Puesta en común
Conversamos sobre la experiencia de movernos en poco espacio. Recordamos la
importancia de saber esperar y de movernos entre los huecos sin empujar a los
compañeros. Pintamos un caracol y recordamos cómo se encogía y se estiraba.
87
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 88

sesión 5

El puzle
(espacio corporal I)
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Descubrir su espacio corporal y los planos que hay en él: alto, medio y bajo.
• Descubrir, copiar e inventar posturas en los diversos planos corporales.

Materiales
• Pandero.
• Cintas de colores.
• Una tela grande de color azul.

Preparación de la sesión
• Explicamos que vamos a descubrir nuestro «territorio»: un espacio alrededor de
cada uno de nosotros que podemos recorrer sin desplazarnos, basta con estirarnos.
También los animales tienen su territorio propio y, por eso, si lo invadimos, se alejan
o se enfadan.
• Comentamos que no podemos desplazarnos, pero que podemos movernos de
muchas formas: mover los brazos y el cuerpo hacia arriba, por detrás y por delante,
hacia un lado u otro, en los distintos planos.
Nota. Es conveniente emplear con los niños esta terminología. Si el educador señala
las zonas del plano en su propio cuerpo, los alumnos se familiarizarán rápidamente
con ellas. Esto facilitará su labor a la hora de invitar a los alumnos a enriquecer las posturas
expresivas.

• Entregamos a los niños cintas de colores. Cuando comience la música las usaremos
para «pintar» en el aire nuestro territorio en todos los planos.

IMPORTANTE
El trabajo de los planos corporales ayuda al niño a expresar
y comprender distintas actitudes o sentimientos. Jugar con los
planos corporales desde la expresión consciente favorecerá
la asimilación de estos conceptos.

88
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 89

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando empieza a sonar la música, colocamos nuestros pies de manera
2-14
que podamos estirarnos y agacharnos bien, sin chocarnos con otros niños.
• Con la cinta en la mano recorremos nuestro espacio como queramos: por arriba,
por el medio, por abajo... La cinta hace que nuestros movimientos sean más
amplios.
• Se detiene la música y nos quedamos parados, mirando nuestra cinta: ¿Quién
se ha quedado en el plano alto? ¿Quién en el medio? ¿Y en el bajo?
• Descansamos un poco y volvemos a empezar, pero ahora nos movemos de forma
distinta: en otro plano, con la otra mano, hacia otro lado… Recorremos el plano
y cuando se nos indique, nos quedamos quietos: ¿En qué plano está ahora
nuestra mano?
89
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 90

sesión 5

Actividad dirigida: Formamos cuadros sin tema definido.


• Nos dividimos en grupos de seis a diez alumnos para formar un puzle. Cada niño
será una «pieza» y una zona de la clase será el escenario.
• Llamamos a un niño al escenario mientras suena un redoble de pandero.
A un golpe seco, el niño debe quedar en la postura que quiera y en el plano
que elija, sin moverse hasta que hayan salido los demás. Vuelve a sonar
el pandero y llamamos a otro niño, que sale y se coloca en el escenario,
cerca del otro, en la postura que escoja. Así hasta que salga todo el grupo.
• Cualquier postura es válida, siempre que no se repita. Nos fijamos muy bien en
las posturas de todos. Si nos llevamos una «pieza», otro niño debe reemplazarla
colocándose igual.
Nota. Lo fundamental es el refuerzo positivo y la quietud, más que la perfección
en las posturas.

NIVEL - Trabajamos solamente los planos alto y bajo. Aprendemos


a movernos mientras suena el pandero y a quedarnos totalmente
quietos en una postura cuando suene un golpe seco. Procuramos
no repetir las posturas, pero sí los planos.
- Cuando haya salido todo el grupo, invitamos a un niño a reemplazar
una «pieza» del puzle (es decir, otro niño).

NIVEL - Los alumnos se reparten en dos grupos y a cada uno se le asigna


un número. Cada niño se fija en el compañero del otro grupo
que tiene su mismo número. Un grupo comienza a moverse y,
cuando haya terminado, cada miembro del otro grupo que tenga
el mismo número que él, le sustituirá, reproduciendo la misma
postura. Después repetimos el juego, pero ahora, el grupo que inicia
es el que antes solo reproducía.

NIVEL - Complicamos el ejercicio, haciendo que, sin cambiar de postura,


se giren un poco o flexionen una parte del cuerpo. Si mencionamos
«derecha» e «izquierda», trabajamos además la lateralidad.
- Iniciamos los relevos: el grupo 2 releva las piezas del 1; el 3, las del 2,
y así sucesivamente.
- Si cada niño dice una palabra al salir (o lleva un cartel con la misma),
cuando se termine el cuadro quedará completa una frase, como por
ejemplo, el título de un cuento.

90
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 91

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Más ideas…
• Preparar un poema o una felicitación para un compañero. Formar un cuadro
con posturas, alternando la quietud con cambios muy lentos de plano.
• Trabajar algunas palabras, repartiendo una letra a cada niño o colocándonos
alrededor de un letrero en distintos planos y posturas.

Creatividad dinámica. Juego de expresión: Las estatuas del parque.


PISTAS • Explicamos que vamos a representar una historia. Unos niños forman un grupo
21-25
escultórico, dos manejan una tela y el resto observa. Cuando llegue la noche
algunas de las estatuas, colocadas detrás de la tela, intentarán cambiar de plano.
Cuando se retire la tela, las estatuas deberán estar colocadas como antes.
Comienza la historia mientras se oye una música de fondo:
«Las estatuas del parque llevaban mucho tiempo allí. Estaban cansadas
de tener siempre la misma postura y creían que nadie se daría cuenta
si se movían un poco. Cuando llegaba la noche, algunas de ellas cambiaban
un poco de postura, para descansar; lo hacían muy despacito y cuando
amanecía, volvían a colocarse como siempre estaban.
Pero a veces, no les daba tiempo o no se acordaban bien, o querían saber
si los visitantes se daban cuenta de sus cambios. ¿Vosotros sabríais
averiguarlo?»
Nota. Esta sesión está relacionada con la 7 del bloque El cuerpo. Aquí se trabaja
la colocación en el espacio del cuadro escénico y los cambios de plano; en la sesión
de El cuerpo se trabajan las partes del mismo.

PISTAS
Relajación
30-34
Con música muy tranquila, nos tumbamos en el suelo y sentimos lo bien que
estamos en el plano bajo. Nos concentramos en notar el suelo que nos sostiene.
La música empieza a hacerse más intensa; a continuación, respiramos
profundamente y nos levantamos para ir a la asamblea.

Puesta en común
Contamos cómo nos hemos sentido: ¿Te pareció difícil quedarte sin mover nada?
¿Fue fácil o difícil darte cuenta de los cambios? ¿Serías capaz de repetir alguna
postura tuya o de algún compañero? Hacemos un dibujo de nuestra estatua
y exponemos todos en algún lugar del aula.

91
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 92

sesión 6

Colores, peluches
y mariposas
(espacio corporal II)
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Vivenciar el espacio corporal con objetos que perfeccionen su expresión.
• Concentrarse en una dirección determinada hacia la que tiende
su cuerpo.
• Trabajar desde la expresión corporal la importancia de «mandar»
y de «ser mandado».

Materiales
• CD
• Círculos rojos, amarillos y verdes.
• Papel de seda de colores.
• Peluches.

Preparación de la sesión
• Recordamos que el cuerpo puede ocupar tres planos: alto, medio y bajo.
• Comenzamos trabajando los planos con unos círculos de cartulina:
- El amarillo nos indica que trabajamos en el plano alto.
- El verde, en el plano medio.
- El rojo, en el plano bajo.
• Escogemos el círculo que más nos guste y nos movemos con él según nos indique
su color mientras suena la música. Cuando nos quedemos quietos, colocamos
el círculo en el plano que corresponda.

92
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 93

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS
2-14
• Mientras suena la música nos movemos por toda la clase con nuestro círculo.
A la señal de Stop, nos quedamos muy quietos llevando el círculo al plano
correspondiente, separándolo de nuestro cuerpo: arriba, en medio o abajo.
Podemos adoptar la postura que queramos mientras sujetamos nuestro círculo,
sin dejar de mirarlo, y dirigiendo hacia él la punta de la nariz, que será nuestro
centro de orientación. ¡Es como si el círculo tuviera un imán que nos atrae!

• Cambiamos nuestro círculo por el de un compañero que lo tenga de otro color.


¡No vale repetir la misma postura! Jugamos juntos o separados, recorriendo la
clase por donde queramos, moviéndonos cuando suene la música y adoptando
la postura que nos guste, pero siempre en el plano que nos corresponda.
93
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 94

sesión 6

Actividad dirigida: Nos estiramos para acariciar.


PISTAS • Jugamos por parejas. Cada pareja escoge un peluche para realizar la actividad.
21-25
• Nos colocamos de forma que, aunque nos estiremos, no lleguemos a tocarnos.
Separamos los pies para que, sin moverlos, tengamos más espacio.
• Un miembro de la pareja sostiene el peluche y lo cambia de sitio y de plano.
Su pareja intenta acariciarlo o hacerle cosquillas, estirándose o doblando
el cuerpo, pero sin desplazarse. Será suficiente con que se estire y parezca
que lo hace desde lejos, porque no puede tocarlo.

NIVEL - Comenzamos el juego por parejas, trabajando los planos alto y bajo.
Empezamos realizando la actividad con un niño, de manera que
el resto se limite a observar.
- Sostenemos el peluche muy alto. El niño se estira e intenta hacer
cosquillas o acariciar el peluche. ¡Stop! Nos paramos y observamos
en qué postura y plano hemos quedado.
- Elegimos una pareja de niños para que realicen el ejercicio y el resto
observa. El número de parejas va aumentando mientras vamos dando
las consignas. Una vez que indicamos el Stop, valoramos las posturas
y verbalizamos el plano ocupado. Las consignas siempre deben hacer
referencia al cuerpo: «Cerca de tu hombro», «Lejos de tu rodilla»,
«Por debajo de tu brazo»… Las parejas intercambian sus papeles.
- Intentamos que las parejas se separen más para ampliar el espacio
de expresión. Siempre habrá un grupo que observa. Si nos quitamos,
¿sabremos volver a colocarnos como estábamos?

NIVEL - Repetimos consignas del nivel anterior, animando a los alumnos


a que perfeccionen el cumplimiento de las órdenes.
- Las consignas pueden ser dobles: «Por arriba y cerca de tu cuerpo»,
«Lejos de tu cabeza y hacia atrás»... A la señal de Stop, nos
detenemos y verbalizamos las posiciones.
- Aumentamos progresivamente el tiempo de Stop y damos
indicaciones para iniciar los relevos: un niño que observa sustituye
a otro que actúa, copiando su postura, y viceversa.
- Las parejas se separan más y se valora positivamente cualquier
intento de alcanzar el peluche.

NIVEL - Trabajamos los tres planos corporales. Sustituimos el peluche


por un objeto imaginario. Las manos del niño que actúa nos
indicarán el tamaño y la posición del objeto que se quiere alcanzar.
- Las parejas se separan o giran hacia la derecha y la izquierda.
- Iniciamos las expresiones múltiples: un niño sostiene el objeto y dos
o tres tratan de alcanzarlo.

94
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 95

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Más ideas…
• Pintar en una pizarra imaginaria: un niño sostiene la pizarra y otro se estira
para dibujar.

Creatividad dinámica. Expresión corporal de un poema: Mariposa.


PISTA • Hacemos una mariposa con papel de seda o con los círculos con los que hemos
27
trabajado en la Actividad dirigida. Podemos trabajar en un solo grupo,
en dos o tres, pero es necesaria una mariposa en cada uno.
• Los miembros de cada grupo se colocan separados para que no puedan tocarse,
aunque se estiren. Un niño sujeta la mariposa con las manos y la hace «volar»,
parándose en distintos planos. Los demás, muy estirados, van señalando
la mariposa con sus manos, sin dejar de mirarla. Mientras recitamos estos versos,
suena una música de fondo y la mariposa se detiene. Cuando queramos,
nos detenemos en un verso; entonces, la mariposa remonta el «vuelo». Siempre
hay que señalarla orientando hacia ella todo el cuerpo.

Mariposa del aire,


qué hermosa eres,
mariposa del aire,
dorada y verde.
Mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!...
(F. G. LORCA)

Relajación
PISTAS
30-34
Caminamos hasta la asamblea repitiendo los versos, pero cada vez más bajito
hasta que no se nos oiga. Cerramos los ojos, nos quedamos tranquilos un ratito
e imaginamos que la mariposa nos acaricia suavemente.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, comentamos la sesión: qué posturas hemos adoptado,
si nos hemos caído alguna vez, cómo volaba la mariposa, qué parte de la sesión
nos ha gustado más...
95
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 96

sesión 7

Mis personajes favoritos


(espacio corporal III)
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Desarrollar la riqueza de la expresión grupal a partir de un tema
o un sentimiento.
• Trabajar algunos conceptos espaciales en la reproducción de escenas.
• Expresar e identificar los sentimientos correspondientes a los distintos
planos corporales.
• Reproducir escenas pasando del «espacio de una lámina» al de la realidad.

Materiales
• CD
• Pandero.
• Láminas, cuentos o cuadros con distintos personajes.
• Reproducción del cuadro La cometa, de Goya (ver Anexo).

Preparación de la sesión
• Observamos los personajes de las láminas, cuentos o cuadros; nos fijamos en sus
posturas (de pie, sentados, tumbados...), en los sentimientos que expresan (alegría,
enfado, tristeza...) y en los planos que ocupan.
• Representamos personajes y emociones: ¿Alguien quiere ponerse muy, muy
enfadado? ¿Quién va a imitar a un viejecito que tiene frío? Relacionamos las
situaciones dramatizadas con el plano correspondiente: ¡El viejecito está ocupando
el plano bajo! Si estamos saludando con alegría, ¡ocupamos el plano alto!
• Vamos a representar a los personajes de una lámina, cuento... y a colocarnos
como si fueran a fotografiarnos. Si es posible, sería interesante hacer las fotografías
de verdad para después compararlas con el modelo.

96
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 97

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Nos colocamos por parejas. Elegimos un cuento y cada pareja escoge
2-12
a un personaje para representarlo: un conejo, un oso, un dragón… Los dos
lo imitan. Decidimos si va a estar contento (plano alto), comiendo (plano medio),
dormido (plano bajo)... ¿Cómo lo vamos a imitar? ¿Cómo nos ponemos?
• Comienza la música y pensamos cómo vamos a «posar» para una fotografía.
Cuando suena el pandero (Stop), nos colocamos para la foto imitando al
personaje que hemos tomado como modelo y en la postura que hayamos
elegido. Permanecemos parados hasta que suene la música de nuevo.
Quienes observamos decimos cómo están o qué hacen los personajes: están
contentos, están durmiendo…
• Volvemos a jugar, pero sin repetir la postura ni ocupar el mismo plano.
Podemos cambiar de compañeros, de personajes…

97
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 98

sesión 7

Actividad dirigida: Reproducimos cuadros o láminas.


• Observamos con atención los personajes de cuadros o láminas: qué hacen, qué
sienten, cómo están colocados, al lado de quién están, qué postura tienen, están
cerca/lejos de… Verbalizamos los conceptos espaciales para que los niños
los vayan asimilando y sean conscientes de lo que hacen.
• Nos dividimos en grupos: el número de niños debe ser igual o menor
que el de los personajes del modelo. Adoptamos una postura similar a la de ellos;
así, si nos hicieran una fotografía, esta sería muy parecida al cuadro o a la lámina.
• Deshacemos la escena y volvemos a formarla, pero cada vez más rápido.

NIVEL - Las imágenes que empleamos como modelo son sencillas: con
pocos personajes (tres o cuatro, a lo sumo), que se vean de cuerpo
entero, y donde se descubran con facilidad las expresiones
y las posturas de las distintas partes del cuerpo.
- Ayudamos a los niños a fijarse en el modelo, pero no los colocamos.
Les damos algunas orientaciones y dejamos que ellos vayan
perfeccionando su postura y expresión, aunque el resultado
no sea tan logrado.
- Formada la escena, pedimos a los alumnos que expliquen lo que
están representando.

NIVEL - Partimos del mismo número de personajes o aumentamos alguno.


Procuramos que el mimetismo sea mayor, más completo, no
limitándonos exclusivamente al rostro o las partes del cuerpo más
destacadas. Atendemos a la postura y a los sentimientos expresados.
- El tiempo necesario para formar las escenas debe ser menor que en
el nivel previo y también debemos emplear menos tiempo a la hora
de reconstruir el cuadro después de haberlo deshecho. ¿Sabríamos
ponerle un nombre a la escena?

NIVEL - Partimos de láminas con más personajes como modelo. El número


de alumnos por grupo no debe pasar de cinco o seis. Si en la lámina
hay más personajes, los alumnos escogen a aquellos que quieren
representar. Prestamos atención a los sentimientos reflejados
y a las posturas de los personajes.
- Cuando aprendamos a hacer y deshacer el cuadro, cada vez con
mayor perfección y en menor tiempo, les pediremos que le pongan
un nombre.

98
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 99

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Más ideas…
• Partir de un verbo de acción (dar, mirar...) o de un sentimiento (dolor, sorpresa…).
Enriquecer nuestras posturas con la expresión en distintos planos y con
diferentes matices: con agrado, con curiosidad, con impaciencia…

Creatividad dinámica. Cuadro dramatizado: La cometa.


PISTA • Explicamos que el cuadro que vamos a representar, La cometa, fue obra de
21
un pintor llamado Goya. Preguntamos: ¿Cuánto tiempo vivió? ¿Lo averiguamos?
(1746-1828). También pintó muchos cuadros de reyes y personajes de la corte,
y otros, donde la gente se divertía jugando, como La gallina ciega.
• Preguntamos: ¿Sabéis qué es una cometa? ¿Habéis jugado alguna vez con ella?
Nos fijamos en los personajes del cuadro y en cómo están situados (unos están
de frente; otros, de espaldas; otros, en distintos planos…). ¡Qué alta está
la cometa! ¿Cómo están colocados los que juegan? ¿Qué más cosas vemos
en el cuadro? ¿Sabríamos representarlo?
• Todos imitamos a los personajes, después, formamos el árbol. Son los propios
alumnos los que perfeccionan su expresión, aunque el proceso sea más lento.
Nota. Se puede elegir cualquier otro cuadro e intentar «reproducirlo» en varias sesiones.

• Nos repartimos en dos grupos: uno actúa y el otro observa. Ponemos música
de fondo y, saliendo muy despacito, vamos formando la composición. Cuando
hemos terminado, anunciamos muy fuerte: ¡Un cuadro de Goya: La cometa!
Cambiamos los papeles y ahora actúa el otro grupo.

Relajación
PISTA
21
Deshacemos el cuadro lentamente mientras comienza a escucharse la música
muy suave. Imaginamos que estamos descansando en la pradera del cuadro
y que tenemos mucho sueño, tanto que casi nos dormimos.

Puesta en común
En asamblea, contamos con quién hemos trabajado, qué posturas hemos
representado y en qué planos nos hemos sentido mejor. Quizás podamos aprender
más cosas sobre Goya o sobre los juegos antiguos. A lo mejor, en carnaval
nos podemos vestir como los protagonistas del cuadro…

99
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 100

sesión 8

La cabaña
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Asimilar y «apropiarse» de las formas del espacio.
• Conocer y vivenciar algunos conceptos básicos espaciales.
• Reproducir corporalmente las formas de los objetos que aparecen
representados en una lámina.

Materiales
• CD
• Láminas o cuentos con cabañas y árboles con ramas.

Preparación de la sesión
PISTA
29
• Escuchamos y aprendemos la canción Al lado
de mi cabaña (ver Anexo). Preguntamos:
¿Sabéis lo que es una cabaña? Se parece
a una casa pequeña en el campo. Recordamos
cuentos o buscamos en la biblioteca aquellos
en los que aparezca una cabaña.
• Nos fijamos muy bien en cada una de sus
partes: tejado, ventanas, chimenea, puerta… IMPORTANTE

y dibujamos en el aire sus formas. En esta sesión es fundamental


usar los conceptos espaciales
• Aprendemos la canción, la palmeamos, nos
básicos: lejos/cerca,
esforzamos en pronunciar bien… Prestamos
delante/detrás, a un lado/a otro
atención a los elementos que aparecen lado…
en la canción (un madroñal, una huerta…) La verbalización de lo que se
y hacemos preguntas: ¿Cómo podríamos está trabajando es primordial
representar un árbol? ¿Dónde lo encontramos? a la hora de hacer conscientes a
También podemos buscar un modelo entre los niños de sus experiencias
los materiales de la clase. corporales.
100
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 101

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Con uno o varios compañeros, jugamos a imitar distintas partes de una cabaña:
2-12
el tejado, las ventanas y las puertas, que se abren y se cierran. Lo intentamos
de pie, de rodillas, tumbados en el suelo…
• Animamos a los alumnos a hacer de árboles con ramas que sobresalen por
los lados, dejando que sean ellos los que experimenten y decidan cómo hacerlo.
Les motivamos en la búsqueda de sus propios recursos creativos, aunque
el resultado sea menos logrado.
• Nos movemos por la sala, nos unimos a otros compañeros o seguimos probando
formas lo más variadas posibles. Observamos, además, lo que hacen nuestros
compañeros.

101
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 102

sesión 8

Actividad dirigida: Imitamos formas y objetos del espacio.


• Observamos láminas y cuentos en los que aparezcan cabañas y árboles
con ramas.
• Comenzamos imitando las partes más fáciles; luego, nos fijamos en lo que tienen
a un lado y a otro lado, debajo del tejado, cerca de la ventana, al lado
de la puerta…
• Señalamos en una lámina lo que queremos que representen los niños: la cabaña,
los árboles...
• Los niños eligen cómo van a hacerlo y cómo se van a colocar para conseguirlo.

NIVEL - En gran grupo, intentamos imitar la forma del tejado: más grande
o más pequeño, más puntiagudo o más plano. Nos fijamos en un
modelo o inventamos dónde están la puerta y las ventanas, y cómo
nos colocamos para representarlas.
- Formamos la cabaña, la deshacemos y, a una señal, la volvemos
a formar recordando cómo y dónde estábamos colocados.
- Reproducimos otros elementos de la lámina o el cuento.
Deshacemos la escena y la volvemos a formar, verbalizando siempre
los conceptos espaciales: al lado de…, debajo de…, cerca de…

NIVEL - Reproducimos la escena con distintas partes de nuestro cuerpo


y utilizando algún material de la clase: bancos para alcanzar mayor
altura, un pañuelo para simular el humo de la chimenea...
- Deshacemos la escena, y tratamos de interiorizar la forma
y localización de los elementos.

NIVEL - Concretamos lo que vamos a hacer y nos dividimos en tres grandes


grupos. Cada uno de ellos representa una parte de la lámina.
Insistimos en la importancia de la coordinación de todas las partes.
- Damos un tiempo para preparar y otro para representar la escena.
Procuramos ordenar la secuencia temporal: qué parte se formará
primero, cuál después…

Más ideas…
• Representar objetos del entorno familiares para los alumnos: una mesa, una
lámpara… Cada niño «será» una parte concreta a la que podemos aludir para
proponer modificaciones, señalar su importancia o las consecuencias, si varía.

102
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 103

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Creatividad dinámica. Juego de expresión: Canción Al lado de mi cabaña.
• Explicamos que ha llegado el momento de representar la canción que aprendimos
al principio de la sesión. Acordamos el orden en que vamos a salir, y dónde
PISTA
29 y cómo nos vamos a colocar. Recordamos cuáles serán nuestras posturas.
• Primero, cantamos la canción acompañados por el CD. Después, se escucha
una música tranquila mientras vamos formando la cabaña con todas sus partes
y los árboles de la huerta o el madroño. A medida que los niños van saliendo
PISTAS
21-25 a escena, anunciamos lo que están haciendo.
• Cuando lo hemos conseguido, nos quedamos muy quietos y escuchamos
y cantamos otra vez la canción. Al finalizar, aplaudimos lo bien que nos ha salido.

Relajación
Imitamos con un pandero o con otro instrumento el sonido del viento, cada vez
más intenso. Las ramas, el tronco, la cabaña... van cayendo muy despacio al suelo;
nos quedamos un rato descansando y luego vamos hacia el lugar de la asamblea.

Puesta en común
Conversamos sobre la sesión: cuánto hemos aprendido, qué dificultades hemos
tenido y cuáles han sido nuestros logros. Recordamos la situación de algunos
elementos, retomando algunos conceptos espaciales: al lado de…, cerca de…
Acordamos que la próxima vez que salgamos al campo, estaremos pendientes
de si vemos alguna cabaña y nos fijaremos en cómo es.
103
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 104

sesión 9

Los oficios
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Vivenciar el espacio y la localización de los objetos en él.
• Comprender la sucesión de las acciones y su relación de causa-efecto.
• Reforzar el trabajo mental de orientación y localización en el espacio.

Materiales
• CD
• Pandero.
• Letreros con nombres de oficios.

Preparación de la sesión
• Recordamos algunos oficios que hemos visto en el barrio o que realizan nuestros
padres o abuelos: cocinero, carpintero, pintor, mecánico... Comentamos qué
instrumentos utilizan, dónde los tienen colocados, cómo trabajan con ellos,
qué pueden hacer, qué tipos de accidentes pueden sufrir… Elegimos para esta
sesión dos o tres, y dejamos el resto para otro día.
• Profundizamos en las profesiones elegidas, de manera que antes de empezar
a jugar tengamos muchas imágenes y hayamos recordado un gran número de cosas
relacionadas con estos oficios. De la cantidad y variedad de imágenes que
consigamos en este momento, dependerá en gran parte la vivencia de nuestra
sesión.

104
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 105

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Colocamos en distintos rincones del aula los letreros –entre dos y cuatro–
2-12
con el nombre de los oficios que hemos elegido para jugar: jardinero, cocinero,
médico, bombero…
• Nos dividimos en grupos para trabajar en el rincón que queramos, pero antes
debemos preparar el taller imaginario: acotar las zonas de la sala donde trabaja
cada profesional, cómo es ese lugar de trabajo, dónde se guardan las
herramientas o los utensilios necesarios... La música nos invita a movernos
y a inventarnos cosas sobre cada uno de los oficios.
• ¡Atención! Podemos ir a donde queramos, pero antes de cambiar de rincón
tenemos que haber trabajado un poco en él.

IMPORTANTE
No olvidar durante el desarrollo de la
sesión hacer conscientes a los niños
de la ubicación y orientación en el espacio
(derecha/izquierda, arriba/abajo,
dentro/fuera...) de los objetos, reales
o imaginarios, y de la secuencia lógica
de utilización de los mismos (cogerlos,
manejarlos, devolverlos a su sitio…).

105
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 106

sesión 9

Actividad dirigida: Reproducimos un oficio.


PISTAS • Recordamos los trabajos de los distintos talleres y elegimos uno que nos guste.
2-12
La clase se divide en dos grupos: uno actúa y el otro observa.
• Explicamos lo que va haciendo el grupo que actúa. Después, guardamos silencio
y, a la señal de Stop, los que actuaban se quedan como estatuas mientras el resto
adivinamos lo que estaban haciendo y si se les ha olvidado hacer algo: cerrar…,
abrir…, coger…
• También pueden suceder muchas cosas mientras trabajamos: ¿Qué puede
ocurrir? Que me corte, que algo vaya mal o se rompa algo, que no se pueda…

NIVEL - Todos elegimos el mismo oficio para representar. Primero uno


y luego otro. Decidimos qué vamos a hacer en ese taller. Todos
hacemos lo mismo.
- Nos situamos junto al grupo que actúa y verbalizamos lo que están
haciendo: «Preparamos…, cogemos…, guardamos en…, cerramos…».
Poco a poco, renunciamos a los comentarios y dejamos que sigan
trabajando. Mientras, el otro grupo observa y después comenta
lo que hacen. Les vamos pidiendo que sean más conscientes
de sus acciones: que no olviden…, que dejen en…, que terminen…
- Cambiamos los grupos, el oficio, las acciones…

NIVEL - Según se asimile el juego en gran grupo, comenzamos el juego


por parejas. Escogemos un oficio. Uno trabaja y el otro observa,
comentando y haciendo las preguntas que quiera. A un golpe
en el pandero, (Stop), los que están trabajando quedan como
estatuas y las respectivas parejas tienen que explicar lo que estaba
haciendo su compañero cuando se quedó quieto.
- Intercambiamos los papeles de la pareja, cambiamos de parejas
o de oficio…

NIVEL - Nos colocamos por parejas y escogemos un letrero en el que figura


el oficio que nos ha tocado representar.
- Cuando empezamos a actuar, le explicamos a un compañero lo que
queremos representar: voy a arreglar un coche o a pintar una puerta,
por ejemplo. Después no podemos hablar, solo trabajar y mirar. A la
señal de Stop, el que observa cuenta todo lo que estaba haciendo
el compañero. ¡A ver si acierta!
- El juego se complica porque mientras trabajamos, sucede alguna
cosa: se nos cae una herramienta, nos cortamos… ¿Qué más puede
ocurrir? ¿Sabremos adivinarlo?

106
798243 _ 0071-0108.qxd 1/3/07 17:15 Página 107

el espacio

SESIONES: BLOQUE 2
Más ideas…
• Partir de la lectura de un cuento o de una ilustración para montar el taller
de trabajo y conocer la ubicación de algunos objetos.
• Representar un trabajo en serie: unos llevan las piezas, otros las reparten...

Creatividad dinámica. Juego dramático: Así trabajamos.


PISTAS • Vamos a representar una profesión como si fuéramos mimos. Elegimos nuestro
7-9
taller según los letreros situados en distintos rincones del aula.
• Salimos a escena por grupos. Primero, simulamos que nos ponemos la ropa
adecuada (una bata, un mono...); después, cogemos las herramientas que
necesitamos y nos situamos en un lugar de la clase en el que podamos trabajar
sin estorbar a los compañeros.
• Nos quedamos quietos y, cuando suena la música, empezamos a trabajar. Aunque
en el taller haya varios niños, cada uno actúa solo y tiene que hacer su trabajo.
A medida que vayamos terminando, recogemos nuestras herramientas y nos
preparamos para salir.

PISTAS
Relajación
30-34
Se escucha una música tranquila. Como estamos muy cansados, nos dirigimos
hacia la asamblea dejando caer los brazos, doblando las piernas, limpiándonos
el sudor…, hasta dejarnos caer en el suelo y descansar un rato.

Puesta en común
En asamblea, hablamos de todo lo que hemos hecho: el oficio que hemos
desempeñado, los pequeños accidentes que hemos sufrido... Comentamos si nos
ha resultado difícil estar atentos a todas las cosas que teníamos que manejar,
guardar... Dibujamos los objetos que hayamos utilizado en nuestra representación.
107
798243 _ 0071-0108.qxd 26/2/07 16:43 Página 108
798243 _ 0109-0146.qxd 1/3/07 17:18 Página 109

Tiempo, movimiento
y ritmo
La cadencia del acontecer en el tiempo
es lo que podemos llamar ritmo. Y el
ritmo no solo se escucha, sino que
además se ve y se siente.
L. GARCÍA y T. MOTOS

El fluir incesante del antes, ahora y después en nosotros y en el acontecer


de la naturaleza es una realidad que nos rodea y, a la vez, una sorpresa continua.
Piaget nos dice que para el niño, «el tiempo no se ve, ni se percibe como tal,
ya que no puede ser apreciado por los sentidos… Para llegar a comprenderlo,
tiene que vivenciar el desglose progresivo del movimiento y del espacio».
También Vayer nos recuerda que, solo a través del movimiento, el niño podrá
adquirir los conceptos temporales básicos:
• Velocidad, duración, continuidad, ritmo.
• Antes, durante, después.
• Sucesión y simultaneidad.
Este movimiento, que supone un deseo y un placer constantemente presentes
en el niño, va a ayudarle a tomar conciencia de sus posibilidades y limitaciones.
Los otros, los objetos y el espacio van a regular su expresión y su ritmo de acción
en el universo.
Trabajar la secuencia temporal y las clases de movimiento favorecerá la
comprensión del acontecer de los hechos, el control de la propia energía,
la medida del tiempo y los distintos mensajes que nos llegan a través de ellos.
Favorecerá, en definitiva, el propio control y su autonomía.
Partimos de los conceptos más familiares y cercanos: el nombre propio,
el movimiento binario del corazón, las rimas…, hasta llegar a distintas clases de
movimiento y lo que estos significan, y al acontecer de las secuencias
de la naturaleza que se transforma.

109
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 110

sesión 1

El ritmo de mi nombre
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Iniciarse en el ritmo a partir de su propio nombre.
• Escuchar, reproducir y multiplicar ritmos.
• Favorecer su integración en el grupo a través del ritmo y el lenguaje.

Materiales
• CD
• Letreros con los nombres de los niños.
• Cuerdas, cordón y pinzas de la ropa.

Preparación de la sesión
• Explicamos que nos vamos a divertir mucho jugando con nuestros nombres.
Algunos tenemos nombres largos, como Margarita, Alejandro, Federico… ¿Cuáles
más? Otros más cortos, como Rubén, Marta, Alba…, o muy cortos, como Sol, Mar…
Antes de movernos, marcamos con palmadas las sílabas de algunos de ellos.
• Como lo hemos repetido muchas veces, ahora tan solo escuchando el sonido
de las palmas nos parece estar oyendo el nombre del compañero. Volvemos a
hacerlo con otras partes del cuerpo; por ejemplo: pies, palmas en muslos, etc.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • La música alegre nos invita a movernos por la sala. Cada alumno coge el letrero
2-12
con su nombre, se lo cuelga del cuello con un cordón o se lo sujeta con una pinza.
Todos empezamos a movernos libremente por la sala, solos o con algún compañero.
• Cuando la música se para, cambiamos nuestro letrero con el de un compañero.
Preguntamos a los niños por sus nuevos letreros, los leemos, los comparamos
y seguimos moviéndonos con los de nuestros compañeros.
• ¡Stop! Preguntamos quién lleva un letrero con un nombre corto o largo, y lo
palmeamos para comprobarlo. Continuamos cambiando los letreros. Como nadie
tiene el suyo, antes de seguir, nos buscamos y recuperamos nuestros propios letreros.
110
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 111

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Actividad dirigida: Jugamos al eco.
• Pronunciamos un nombre, marcando el ritmo con las palmas, y pedimos
a los niños que hagan como la montaña cuando repite los sonidos. Otras veces no
repetimos el nombre, solo lo palmeamos o marcamos su ritmo con otras partes
del cuerpo. Los alumnos juegan a adivinarlo y repiten lo que estamos haciendo.
• Después, repetimos varias veces el mismo nombre con su ritmo. De este modo,
inventamos ostinatos que nos ayudan a marcar y asimilar el ritmo.
• Buscamos objetos de la clase con los que podamos obtener sonidos diferentes:
una mesa, las patas de las sillas… Cogemos un letrero con el nombre de un
alumno y un número del 1 al 5. Leemos el nombre y lo reproducimos con alguno
de los sonidos encontrados, tantas veces como indique el número.

NIVEL - Pronunciamos un nombre al mismo tiempo que lo acompañamos


con un ritmo. Los niños esperan a que hayamos terminado
para repetirlo entero y con el mismo ritmo.
- Repetimos varias veces, en ostinato, el mismo nombre
y con el mismo ritmo. Los niños vuelven a hacer de eco.
- Jugamos al eco con nombres cortos y largos utilizando pies,
pitos, palmas en los muslos...
- Cuando hemos aprendido a hacerlo, nos dividimos en dos
grupos. Cada grupo repite un nombre poniéndole un ritmo.
Luego, cambiamos de nombre, de grupo y de ritmo.

NIVEL - Los ritmos se empiezan a complicar. Combinamos dos partes


del cuerpo para marcar el ritmo de los nombres.
- Repetimos los nombres consiguiendo ritmos más largos
y dejamos siempre el mismo período de tiempo de silencio entre
cada nombre. Podemos calcular la duración del silencio pensando
siempre en una misma palabra; por ejemplo: ¡Uno!
- A veces no pronunciamos los nombres, solo repetimos el ritmo
y los alumnos adivinan los nombres que se están reproduciendo.

NIVEL - Una vez superada la fase anterior, mezclamos dos o tres partes
del cuerpo en un mismo nombre o en el ostinato:
Mar - ga - ri - ta
(palmas) (palmas) (pitos) (pitos)
- Proponemos ritmos más complicados, no solo con nombres,
sino con pequeñas preguntas y respuestas:
- Pedimos a los niños que inventen otros sonidos producidos
con el cuerpo para marcar ritmos de otras frases cortas.

111
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 112

sesión 1

Más ideas…
• Trabajar el nombre de los personajes de un cuento, de una canción o el del
«protagonista del día» con instrumentos de percusión; por ejemplo: Ber-ta.
Unos niños lo repiten tres veces con crótalos; otros con claves, a ser posible
sin perder el ritmo; otros siguen con panderetas…. Empiezan de forma suave
y siguen cada vez más fuerte.

Creatividad dinámica. Poema rítmico: A la luna, lunera.


• Repetimos y aprendemos el siguiente poema popular:
Luna, lunera, Luna, lunera,
cascabelera. tan pinturera.
Ojos azules Juegas de noche
y cara morena. con las estrellas.
• Aprendemos el poema marcando el ritmo y caminando al mismo tiempo.
La clase se divide en dos o cuatro grupos; cada uno de ellos se sitúa en una esquina
y se dispone a avanzar en fila. Nos repartimos una o dos frases por grupo y
empezamos a recitarlas andando y marcando el ritmo. Cada fila se mueve
únicamente cuando le toca decir su frase rítmica. La repetimos muchas veces
hasta llegar al centro.
• Una vez que sabemos cuándo trasladarnos, concretamos los movimientos de brazos
y pies. Unos podemos avanzar moviendo una tira de papel de seda azul, como
la noche, y otros, moviendo una tira amarilla, como la luna.
• En el centro de la clase formamos una luna grande con cuerdas o la pintamos.
Avanzamos hasta colocarnos encima de ella: así, seremos nosotros quienes
formemos la luna.

112
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 113

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
PISTAS
Relajación
30-34
Repetimos el poema cada vez más bajo y más despacio hasta tumbarnos
en asamblea. Escuchamos una música suave mientras imaginamos los dulces
sueños que nos traerá la luna.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, verbalizamos la experiencia: ¿Qué nombres os resultaban
más fáciles y más difíciles de marcar con ritmo? ¿Sabéis algunos juegos chocando
las manos? También tienen ritmo, ¿lo intentamos?

113
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 114

sesión 2

¡A la vez!
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Vivenciar la propioceptividad y la exteroceptividad.
• Trabajar la coordinación y la adaptación de los movimientos en acciones
conjuntas.

Materiales
• CD
• Objetos de diferentes tamaños, según el nivel de los alumnos.
• Dos telas, dos cojines y otros elementos dobles que sirvan de adorno.
• Una alfombra y una corona.

Preparación de la sesión
• Proponemos que dos alumnos piensen en un color que les guste. Contamos:
«¡A la una, a las dos y a las tres!». Lo decimos a la vez y comprobamos que
a veces coincide y otras, no.
• Movemos las manos, los pies, un hombro como queramos… Comprobamos
que sabemos hacerlo de muchas maneras. Probamos a hacerlo igual que un
compañero y a la vez que él. Nos damos cuenta de que es más fácil movernos
solos que hacerlo igual que un compañero y, más aún, a la vez que él.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Probamos formas de mover nuestro cuerpo cuando suene la música. Decimos:
2-12
«¡Parejas, juntando las manos!». Entonces, nos damos las manos y las movemos
juntas, sin soltarnos y procurando llevar el ritmo de la música.
• Volvemos a movernos solos hasta que decimos: «¡Parejas, los hombros juntos!».
Ahora resulta más difícil movernos sin separarnos y hacerlo a la vez…
• Una vez que lo hayamos hecho con distintas partes del cuerpo, podemos volver
a movernos solos o unirnos a algún compañero.

114
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 115

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Actividad dirigida: Nos coordinamos.
• Trabajamos a la vez que un compañero, al mismo ritmo y siguiendo algunas
órdenes. Comenzamos estando separados unos de otros. A un golpe
en el pandero, damos un salto, estiramos y encogemos un brazo o una pierna,
señalamos algo, recorremos un camino, con pasos igual de grandes
que el compañero, y llegamos a la vez.
• Nos unimos al compañero por alguna parte del cuerpo y, sin separarnos,
hacemos los mismos movimientos que antes e inventamos otros.
• Llevamos juntos, de un sitio a otro, distintos objetos y con diferentes ritmos:
lento, más o menos rápido…

NIVEL - Por parejas, nos movemos al mismo ritmo y siguiendo algunas


órdenes. Los movimientos que hacemos son sencillos.
- Unidos por las manos, cogidos por la cintura o por los hombros,
repetimos los mismos movimientos que antes.
- Cada pareja tiene que trasladar de un sitio a otro algunos
objetos grandes: sillas, balones, aros…
Nota. Es más importante la concentración en la vivencia del ritmo
conjunto, aunque se repitan las acciones, que el hecho de ejecutar
muchas sin profundizar en ninguna de ellas.

NIVEL - Empezamos como en el nivel anterior y progresivamente vamos


incorporando alguna complicación: estirar el brazo hacia
un lado, dar pasos con el pie derecho…
- Pasamos del juego por parejas a los tríos y pequeños grupos.
- Transportamos objetos más pequeños: una pelota, un libro…

NIVEL - Aunque separados, trabajamos en pequeños grupos que actúan


a la vez. Podemos añadir sentimientos a nuestro movimiento:
señalar con miedo, encoger el brazo con dolor… Nos quedamos
quietos en la misma postura hasta que se nos indique el cambio.
- Los movimientos por parejas se complican. Nos unimos
por partes del cuerpo que impliquen una mayor dificultad
en el movimiento: hombro con hombro, brazo con brazo… La
actividad puede complicarse con otras dificultades de equilibrio
o duración.
- Transportamos objetos más pequeños y los sujetamos
con las partes más difíciles o pequeñas del cuerpo: llevar
un lápiz con un dedo de cada niño, llevar una pelota entre
dos sin tocarla con las manos...
- Nos movemos con distinto ritmo (más lento o más rápido);
lo hacemos juntos o separados.

115
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 116

sesión 2

Más ideas…
• Aprovechamos los juegos que saben los niños de saltar y chocar palmas
con una fórmula rítmica, y los hacemos a la vez.
• Escogemos un poema o un cuento breve, y representamos con gestos distintas
acciones o sentimientos, tratando de que todo el grupo los haga al mismo
tiempo.

Creatividad dinámica. Cuento dramatizado: El reino enemistado.


PISTA • Antes de comenzar a contar el cuento, pedimos a los niños que guarden silencio
16
y escuchen atentos porque después van a tener que ayudar a sus protagonistas:
«En aquel reino, se preparaban para celebrar el nacimiento de la princesa
heredera. A pesar de que el rey era muy bueno, el pueblo estaba dividido
en dos partidos enemistados porque uno quería ser siempre más rápido
que el otro. Así que el rey escribió un bando anunciando que la plaza con
el trono donde aparecería la princesa tenía que estar adornada exactamente
igual a un lado y al otro, y que la tendrían que adornar los miembros de
ambos partidos a la vez porque si no, la princesa no aparecería… ¿Creéis
que podemos echarles una mano?»

116
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 117

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
• Nos dividimos en dos grupos y buscamos cosas iguales para adornar: dos telas,
dos aros, dos cojines… En el centro, colocamos una alfombra y una corona para
la princesa. Los niños de ambos grupos deben llevar las mismas cosas, al mismo
tiempo, haciendo los mismos recorridos... Al empezar la música, colocan
las cosas a cada lado del trono para que queden igual. Cuando todo está
colocado, aparece una niña junto a la corona. Comienza una música alegre
y nos ponemos a bailar para celebrar que ya nos hemos hecho amigos.

PISTA
Relajación
6
Tras la fiesta, la princesa se ha quedado dormida. Caminamos muy despacio
hacia la asamblea para no despertarla. ¡Silencio! No se puede oír ningún ruido...

PISTA
Puesta en común
30
Reunidos en asamblea, contamos cómo hemos jugado y qué ha sido lo que más
nos ha costado. Comentamos si nos ha resultado difícil movernos a la vez que un
compañero y si se nos ha caído algún objeto al transportarlo.
117
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 118

sesión 3

En el espacio
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Tomar conciencia del movimiento de su propio cuerpo y de la forma
de controlarlo.
• Valorar las acciones en sí mismas durante la realización de las actividades
a «cámara lenta».
• Comprender la correspondencia entre la velocidad del movimiento
y el tiempo invertido.

Materiales
• CD
• Pandero con una nota escrita al dorso.
• Telas y sillas.
• Objetos pequeños que sean fáciles de transportar.

Preparación de la sesión
• Conversamos: ¿Habéis visto algún partido de fútbol en la televisión? ¿Os habéis
fijado en que a veces repiten las imágenes de una jugada, pero a un ritmo mucho
más lento? Explicamos que a esto se le llama «cámara lenta». Después, hablamos
sobre los astronautas y comentamos que cuando están en el espacio y salen de la
nave se mueven muy despacio, como si les costara andar. ¿Sabríamos imitarlos?
• Explicamos que unas veces vamos a jugar con música y que otras solo sonará
el pandero. Cogemos el pandero y… ¡Sorpresa!, descubrimos que tiene una nota
pegada al dorso. La nota tiene forma de nave espacial y está firmada con un gorro
de bruja. ¡Es la Bruja Espacial! La nota dice lo siguiente:
«¡Atención, este pandero ha sido encantado! Cada vez que suene, la clase
se transformará en un lugar del espacio. Entonces, tendréis que moveros con
movimientos muy lentos y caminar levantando y apoyando los pies con mucho
cuidado. Si no lo hacéis bien, no podréis volver a la Tierra. Es una advertencia
de la Bruja Espacial.»

118
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 119

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS
2-12
• Mientras se escucha la música, nos movemos libremente por la sala. Cuando
suena el pandero encantado, la música se detiene, pero el pandero sigue
sonando. Seguimos moviéndonos, sin embargo ahora lo hacemos muy
lentamente. Nos saludamos, nos agarramos muy despacio y caminamos
levantando mucho los pies.
• Cuando comienza la música retomamos el ritmo normal de movimiento;
cuando vuelva a sonar el pandero, nuevamente nos movemos a «cámara lenta».

119
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 120

sesión 3

Actividad dirigida: Trabajamos el movimiento a cámara lenta.


PISTAS • Como ya sabemos movernos por el espacio, podemos jugar a ser astronautas:
17-18
nos desplazamos a cámara lenta y repartimos objetos pequeños por la clase.
Estos objetos serán los fragmentos de otro planeta que vamos a recoger
para llevarlos a nuestras naves espaciales.
• Construimos una o dos naves espaciales, tapando sillas o mesas con telas,
y las colocamos en algún rincón de la clase. Allí vamos depositando los objetos
que vayamos recogiendo y, cuando ya no quede ningún fragmento en el suelo,
nos metemos en las naves para regresar a la Tierra. En las naves, el ritmo
de los movimientos puede ser normal.

NIVEL - Nos dividimos en dos grupos: unos actúan y otros observan para
poder percibir mejor cada uno de los movimientos ralentizados.
Luego, cambiamos los grupos. Valoramos siempre la acción
en sí misma y no tanto el resultado.

NIVEL - Según se asimile el juego, tratamos de trabajar el movimiento


simultáneo de los dos grupos. Podemos construir dos naves
o señalar dos partes de la misma, una para cada grupo.
- Ponemos algunos obstáculos en la clase que los astronautas,
siempre desplazándose a cámara lenta, deberán salvar para
llegar a las naves o recoger los objetos. Sin dejar de valorar
las acciones en sí mismas, pediremos más atención
en la coordinación de los movimientos.

NIVEL - Si el número de alumnos es muy elevado, nos dividimos en tres


grupos y actuamos simultáneamente; hay, por tanto, tres naves
espaciales. Cuando estemos familiarizados con el ejercicio iniciamos
el juego de relevos, de manera que hasta que un niño no llegue
a la nave, el otro no debe salir. Así, conseguimos la ejecución
de la propia acción, la atención al compañero y el control en
el tiempo de espera.
- Los objetos están colocados en distintos planos y situaciones
espaciales: encima de…, debajo de…, en el plano medio...
De esta forma, trabajamos el movimiento a cámara lenta en distintas
direcciones y planos.
- Exigimos una mayor coordinación de movimientos, así como
una mayor atención al movimiento de todo el cuerpo, no solo
al caminar.

120
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 121

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Más ideas…
• Aplicar la técnica de cámara lenta a un proceso; por ejemplo, cuando vamos
a conducir un coche: metemos la llave, la giramos, abrimos la puerta,
nos sentamos, cerramos la puerta, nos ponemos el citurón y arrancamos.

Creatividad dinámica. Juego dramático: Despertar en un planeta


desconocido.
• Nos tumbamos en el suelo, separados unos de otros. Empieza la música
PISTA y comenzamos a despertar. Estamos en un planeta desconocido: nuestros
17 movimientos son muy, muy lentos; nos miramos las manos, las piernas,
y descubrimos que hay otros niños cerca que se mueven como nosotros.
Los miramos y nos estiramos para unirnos, unos a otros, por distintas partes
del cuerpo. Solo podemos tocarlos un poco, sin acercarnos mucho.
• Cuando estamos todos unidos de alguna manera, con el cuerpo bien estirado,
la música se detiene y nos quedamos quietos.
• Suena una música alegre y notamos que podemos movernos normalmente.
PISTA ¡Todo ha sido un sueño! Nos saludamos, nos abrazamos... ¡Estamos en la Tierra!
9

Relajación
PISTAS
30-34
Nos tumbamos en el suelo y sentimos el peso de nuestro cuerpo, pero no como
antes, cuando estábamos en el espacio, que parecía que no pesábamos nada.
Ahora nos pesan los brazos, las piernas… y se pegan al suelo. Nos quedamos así
un rato y, poco a poco, empezamos a movernos y nos dirigimos a la asamblea.

Puesta en común
Comentamos la experiencia: ¿Te costaba moverte despacio? ¡Cuánto tardábamos
en hacer las cosas! ¿Por dónde te has movido? Acordamos estar atentos a si
vemos imágenes a cámara lenta en la televisión: ¡Nosotros ya sabemos hacerlo!
121
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 122

sesión 4

Robots
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Comprender y vivenciar el movimiento angular.
• Ser conscientes del movimiento de las articulaciones.

Materiales
• CD
• Muñeco articulado.
• Pañuelos o tiras de papel de seda, uno por niño.

Preparación de la sesión
• Un personaje ha venido a visitarnos: ¡Es un muñeco articulado! Observamos cómo
se mueve y nos fijamos en sus brazos, sus piernas, su cuello. ¿No os parece que
va muy rígido cuando anda? ¿Habéis observado que sus movimientos no son
suaves, sino que parece que va a golpecitos? Los artistas lo llaman «movimiento
angular». ¿Jugamos a imitar al muñeco?
• Antes de jugar, tenemos que recordar las partes de nuestro cuerpo que se doblan
(articulaciones) y cómo podemos moverlas. Nos tocamos las muñecas, los codos,
el cuello, los tobillos, las rodillas… Nos preparamos para movernos de una forma
especial cuando comience la música.

122
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 123

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTA • Nos ayudamos, unos a otros, a atarnos un pañuelo en una de las articulaciones.
12
Cuando suena la música, movemos todo el cuerpo menos esa parte, que
permanecerá rígida. Nos desplazamos por la clase con cuidado de no doblar
la articulación donde llevamos atado el pañuelo. Probamos lo que podemos hacer
y lo que no.

• Nos fijamos en nuestros compañeros y estamos atentos a si lo hacen bien


o si hacen alguna trampa. También podemos cambiarnos con ellos o probar
diferentes movimientos.

123
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 124

sesión 4

Actividad dirigida: Aprendemos el movimiento angular en la imitación


PISTAS de los robots.
17-18
• Recordamos que los robots van siempre muy rígidos y se mueven
con movimientos entrecortados. Proponemos jugar a movernos como ellos.
• Pensamos en una orden sencilla para que la ejecuten los robots: coger un papel
y llevarlo a la papelera; ir a la biblioteca a por un libro y sentarse para leerlo;
buscar a un amigo, saludarlo y luego despedirse… Tenemos que «programarlos»
antes de empezar, o sea, darles unas órdenes muy claras y luego… ¡A obedecer!

NIVEL - Damos una orden al grupo; por ejemplo, movernos todos juntos,
como si fuéramos robots ejecutándola.
- Elegimos cinco o seis niños para que hagan de robots todos a
la vez y los «programamos». Las órdenes son cortas, en cuanto
a duración y recorrido espacial, y no deben implicar más de dos
acciones; por ejemplo, coger un papel y guardarlo en un cajón. El
resto observa y anima a los compañeros.
- Nos fijamos muy bien en sus movimientos (si son rígidos o no),
comentamos cómo lo hacen y las articulaciones que trabajan.
¡Cambio, ahora actúa otro grupo!

NIVEL - Vamos aumentando progresivamente el número de niños


que actúan y exigiendo mayor perfección. Todos cumplen
la misma orden.
- A cada niño le corresponde fijarse en un compañero y comentar
después cómo ha realizado la actividad.

NIVEL - Las órdenes se complican un poco, aunque siempre tienen


que ser muy concretas y claras: hay que salvar un obstáculo, es
obligatorio pasar por un lugar o evitarlo...
- El grupo se divide en parejas: uno actúa y el otro observa. Todos
los robots ejecutan la misma acción para facilitar el aprendizaje
de la técnica y el control de los movimientos del compañero.
- Cada niño programa la actividad de su pareja robot.
Por último, los grupos se intercambian.

Más ideas…
• Poner gomets en las articulaciones que se quieran trabajar y en la derecha
o izquierda para ejercitar la lateralidad.
• Representar, mediante movimiento angular, acciones sencillas que guarden
relación con algún centro de interés que se esté trabajando en el aula.
124
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 125

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Creatividad dinámica. Cuento dramatizado: Los robots de la fábrica.
• Contamos a los niños una historia y les pedimos que la dramaticen,
aprovechando los movimientos que han aprendido a lo largo de la sesión:
«Somos un grupo de robots en una fábrica de juguetes. Por el día, los
obreros comprueban si funcionamos bien y obedecemos todas sus órdenes.
PISTA
12 Nos mandan andar, coger cosas de algún sitio e incluso bailar una danza.
Cuando llega la noche y la fábrica está cerrada, dejamos de ser robots
y nos convertimos en niños.
Muy despacio, comprobamos que nuestras manos comienzan a girar
normalmente: ahora los brazos y el cuerpo se pueden mover bien... Como
PISTA
26 estamos muy contentos, nos movemos y danzamos sin mantener rígida
ninguna parte del cuerpo. Llega el amanecer, se vuelve a oír música robótica
y nos vamos quedando rígidos, hasta convertirnos de nuevo en robots.»

Relajación
Como hemos trabajado tanto, estamos muy cansados. Nos sentamos, o nos
tumbamos en el suelo, e imaginamos que somos robots que nos estamos
quedando sin pilas. Primero, sentimos que estamos hechos de metal y pesamos
mucho. Luego, imaginamos que se nos va cayendo el metal de las manos,
los brazos, las piernas, la cabeza… Notamos que, poco a poco, podemos movernos
mejor, nos ponemos de pie y nos encaminamos hacia la asamblea.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, contamos la experiencia: ¿Quiénes hicieron primero
de robots? ¿Os dolía alguna parte del cuerpo si la dejabais rígida? ¿Qué parte del
cuerpo os costaba más mantener sin doblar? Fabricamos un robot con cajas
de cartón y lo adornamos con botones, gomets...
125
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 126

sesión 5

Movimiento circular
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Vivenciar el movimiento de giro con distintas variedades.
• Tomar conciencia de que el movimiento circular implica volver a pasar
por los mismos sitios, una vez que se completa el círculo.

Materiales
• CD
• Pandero.
• Dos o tres cuerdas largas.

Preparación de la sesión
• Conversamos en la asamblea sobre cosas que se mueven dando vueltas: las aspas
de un molino, los coches de carreras en un circuito, los molinillos, los planetas…
Recordamos que nosotros también lo hacemos a veces; por ejemplo: cuando
nos montamos en un tiovivo, jugamos al corro de la patata o circulamos por
una rotonda. ¿Se os ocurre algún ejemplo más?
• Comentamos que durante esta sesión vamos a movernos dando vueltas. ¡Cuidado,
si nos mareamos, tenemos que cambiar de dirección!

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando comienza la música, nos movemos libremente por el aula. Tenemos
2-12
que prestar mucha atención porque a la orden de: «¡Molinillos en parejas!»,
rápidamente tenemos que buscar una pareja, y dar vueltas con las manos estiradas
y sin apenas mover los pies.
• Para que los niños no se mareen, en seguida decimos: «¡Sueltos!», y todos seguimos
caminando por donde queramos.
• Repetimos la actividad con distintas parejas, girando a un lado y a otro.

126
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 127

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Actividad dirigida: Recorremos con ritmo una línea cerrada.
• Formamos uno o varios grupos y colocamos una cuerda por grupo en el suelo.
La cuerda debe estar cerrada; en caso de que se utilicen varias, estas deberán
situarse en lugares diferentes de la sala.
• Repetimos una fórmula rítmica o un poema con ritmo. Podemos recitar, por
ejemplo: «Una y dos/el mago de Oz/los tres cerditos/el lobo feroz/Caperucita/
y su abuelita». Mientras repetimos la letra, tenemos que movernos todos al
mismo tiempo. Nos colocamos en fila cerca de la cuerda y nos movemos
siguiendo la forma que le hemos dado. Observamos que, al dar una vuelta
completa, volvemos a pasar por los mismos sitios.
• A un golpe de pandero o a una orden de Stop, cambiamos la forma de la cuerda,
teniendo en cuenta que siempre debe quedar cerrada. Volvemos a movernos,
girando alrededor de ella y repitiendo nuestra fórmula rítmica. Más adelante,
podemos cambiar de equipo.

NIVEL - Trabajamos en gran grupo. Ponemos todas las cuerdas seguidas,


de manera que en el centro de la sala se forme una única figura
cerrada que todos debemos recorrer mientras recitamos
la fórmula rítmica.
- Al terminar de recitar la fórmula que marca el ritmo, nos
quedamos totalmente quietos.
- Atamos algunos papeles de seda de distintos colores a la cuerda;
así, facilitaremos la comprensión por parte de los alumnos de que
el movimiento circular implica pasar por los mismos sitios, una
vez que se completa el círculo por primera vez.

NIVEL - Trabajamos en dos grupos, de modo que formemos dos figuras


circulares distintas con las cuerdas.
- Elegimos el poema o la fórmula para acoplar el ritmo
al marchar, y recorremos las cuerdas.
- Cuando terminemos el recitado, nos cambiamos de cuerda
o modificamos el sentido de la marcha. Intentamos no perder
el ritmo en los cambios.

NIVEL - Mantenemos los dos grupos o formamos alguno más.


- Añadimos una orden al llegar a una palabra del poema
o a un sitio determinado del recorrido (hacer un gesto,
dar una palmada…).
- Intentamos que los cambios de cuerda se produzcan en un
tiempo determinado, por ejemplo, a la señal de: «Uno, dos
y tres». Empezamos de nuevo sin perder el ritmo.

127
798243 _ 0109-0146.qxd 1/3/07 17:18 Página 128

sesión 5

Más ideas…
• Reproducimos con la cuerda las letras iniciales de los nombres de los niños
y las recorremos.
• Aprovechamos las cuerdas para aprender o afianzar formas geométricas
que estemos aprendiendo.

Creatividad dinámica. Una danza: La badoise.


PISTA • Nos colocamos en dos círculos concéntricos con el mismo número de niños cada
10
uno. Trabajamos en parejas: cada niño del corro exterior se agarra a uno del corro
interior.
• Después de los primeros compases musicales, que sirven de introducción,
la música sigue la estructura: A-A/B-B. Cuando suena la parte A, los niños, cogidos
de la mano de su pareja, giran formando un doble círculo. Cuando suena la B, las
parejas se sueltan y, colocadas de frente, chocan las palmas al ritmo
de la música o inventan una fórmula sencilla; por ejemplo: palmada
y chocar, palmada y chocar…
• Podemos cambiar de pareja sin perder el ritmo en la parte A y jugar con ella
en la B. Además, podemos enriquecer la danza uniéndonos a nuestra pareja
de distintas maneras mientras giramos.

128
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 129

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Relajación
PISTAS
30-34
Caminamos en silencio, solos o con nuestra pareja, hasta la asamblea mientras
se escucha la música muy bajita. Cuando estamos todos, nos tumbamos
para descansar.

Puesta en común
Recordamos la sesión: ¿Qué formas tenían las cuerdas que hemos recorrido?
¿Pasábamos por los mismos sitios? ¿Quién era tu pareja? ¿Cómo ibais
enganchados? ¿Os ha salido bien u os habéis confundido? Pintamos en un folio las
cuerdas y nos contamos cómo las hemos recorrido y lo que hacíamos en la danza.
129
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 130

sesión 6

El país del un, dos


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Trabajar el ritmo binario combinado con el movimiento angular.
• Marcar el ritmo con todo el cuerpo, al marchar y sin trasladarse, realizando
movimientos contrarios.

Materiales
• CD
• Cinco o seis instrumentos de percusión: triángulo, crótalos, claves...
• Letreros con partes del cuerpo y acciones contrarias (abrir/cerrar).

Preparación de la sesión
• Proponemos a los niños: ¿Queréis pasar un día en «El país del un, dos»? Explicamos
que será muy divertido y que podrán hacerlo sin moverse del colegio. Eso sí, para
poder ser «La clase del un, dos» tendrán que aprender a hacer lo siguiente: repetir
ese ritmo con la voz y con todo el cuerpo. ¡Es fácil!
• Primero aprendemos a decir: «un, dos; un, dos; un, dos…» mientras tocamos las
palmas. Luego, solo pensamos en el ritmo, más rápido o más lento, y lo marcamos
con las palmas, los pies, abriendo y cerrando la boca… Los movimientos tienen que
ser discontinuos, cortantes, bien separados unos de otros.
• Comentamos que algunos músicos componen su música con este ritmo y que
cuando la escuchamos nos movemos así, casi sin darnos cuenta: un, dos; un, dos...

130
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 131

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Antes de comenzar a movernos, escuchamos un rato la música. Empezamos
13-16
a sentirla y después, moviendo las partes del cuerpo que queramos,
nos desplazamos por la sala, solos o con algún compañero.

• Si la música se para, nos quedamos quietos. Preguntamos: ¿Qué movías?


Pedimos a los niños que respondan muy fuerte y colectivamente para
concienciarlos de lo que están haciendo, y facilitar la participación de los más
tímidos.
• Cuando empiece de nuevo la música, intentamos movernos de manera distinta
o con otra parte de nuestro cuerpo, pero sin olvidar que estamos en «El país
del un, dos».

131
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 132

sesión 6

Actividad dirigida: Jugamos y nos movemos a ritmo binario.


• Tras haber sentido el ritmo de diferentes maneras, ahora lo vivenciamos
combinando acciones contrarias con distintas partes del cuerpo, al mismo tiempo
que intentamos marcar bien el ritmo binario: un, dos; un, dos...
• Antes de empezar, decidimos cómo vamos a movernos, y cuándo y cómo vamos
a cambiar. Tenemos dos montones de letreros (A y B), sacamos al azar un letrero
de cada montón y jugamos a combinarlos:
– Partes del cuerpo: manos, brazos, piernas, tronco, cintura, hombros…
– Acciones contrarias: abrir/cerrar, subir/bajar, doblar/estirar, separar/acercar,
girar a un lado/girar al otro...

NIVEL - Trabajamos en dos grupos, uno frente al otro, y realizando


las mismas acciones.
- Sacamos los dos letreros (por ejemplo, brazos y estirar/doblar),
probamos distintas formas de realizar la orden y escogemos
una de ellas.
- A la orden de: «¡Marchar!», nos acercamos o nos separamos
del otro grupo, marcando muy bien el ritmo. A la orden de: «¡Sin
avanzar!», estiramos y doblamos los brazos sin caminar,
al ritmo del «un, dos». Después, ampliamos las órdenes: avanzar,
retroceder, parar...
- Podemos cambiar de forma de movernos y sacar otros letreros.

NIVEL - Primero trabaja un grupo y luego otro. A la orden de:


«¡Sin avanzar!», todos los miembros del grupo que actúa hacen
los mismos movimientos; por ejemplo: estirarse/agacharse.
- Los grupos se alternan al moverse sin perder el ritmo: primero uno,
luego el otro.

NIVEL - Una vez que sabemos movernos de muchas formas, podemos jugar
introduciendo múltiples variantes.
- La clase se divide en parejas o en grupos de cuatro. Cada grupo
saca dos letreros, uno de las partes del cuerpo y otro
de los movimientos contrarios; por ejemplo, del montón «Partes del
cuerpo»: manos, y del montón «Acciones»: abrir/cerrar. Decidimos lo
que vamos a hacer cuando nos detengamos. Al marchar, marcamos
el paso y al detenernos procuramos mirar al otro grupo, pero sin
dejar de ejecutar los movimientos contrarios que habíamos elegido.

132
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 133

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Más ideas…
• Enriquecer la expresión ejecutando los movimientos en distintos planos.
• Jugar en parejas, de manera que un niño realice un movimiento y su compañero
haga el contrario.

Creatividad dinámica. Juego rítmico: La máquina.


• Comentamos que al realizar la actividad anterior, parecíamos piezas
de una máquina y proponemos a los niños crear una máquina entre todos.
• Unos alumnos nos ayudan a reproducir el sonido con instrumentos de percusión
(triángulos, claves...), siguiendo el ritmo del «un, dos». Otros hacen de máquina:
se les asigna una parte del cuerpo y unos verbos contrarios, y se les coloca en
parejas o en pequeños grupos, cada uno en un sitio de la sala. Cuando están
cerca unos de otros, gritamos: «¡Máquina!». Unos niños marcan el «un, dos»
con los instrumentos de percusión; los que hacen de máquina se mueven según
los verbos y la parte del cuerpo que les haya tocado: unos cierran y abren,
en plano alto y bajo; otros giran, otros suben y bajan…
• A la orden de: «¡Máquina, detente!», la máquina y el sonido se paran. A un golpe
fuerte con los instrumentos, las piezas caen al suelo porque la máquina se ha roto.

Relajación
El pandero sigue repitiendo el ritmo del «un, dos», pero cada vez más lento y más
bajo. Imaginamos que somos piezas de la máquina y que estamos muy cansados.
Nos quedamos quietos hasta que el sonido del pandero deja de oírse.

Puesta en común
Comentamos entre todos la sesión. Recordamos los movimientos que hemos
realizado y los que hacían otros niños, si nos hemos equivocado, qué otros
movimientos nos gustaría hacer... Acordamos traer, si es posible, algún juguete
estropeado, para observar su maquinaria y tratar de imitarla otro día.
133
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 134

sesión 7

Aquí se baila así


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Experimentar el ritmo con diferentes movimientos a partir de la misma
melodía, utilizando diversos materiales y sonidos.

Materiales
• CD
• Objetos del aula de psicomotricidad: aros, picas, cuerdas, pelotas...
• Papeles de seda, cintas o pañuelos de color.

Preparación de la sesión
• Llevar a la asamblea algunos objetos de la clase con los que vamos a jugar: picas
o palos, pelotas, cuerdas, aros, papel de seda… Explicamos que vamos a bailar
con ellos, así que antes probamos a moverlos de muchas maneras o a hacer
distintos sonidos para ver cómo podríamos inventarnos un baile divertido.
• Si descubrimos un movimiento que nos guste, lo repetimos varias veces hasta
asimilarlo y aprenderlo bien antes de pasar a otro.
134
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 135

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Colocamos los objetos en el centro de la clase: los aros, las cuerdas, las picas…
2-4
• Suena la música y nos invita a jugar. Nos situamos donde están los materiales
con los que queremos bailar y pensamos cómo hacerlo: subiéndolos y
bajándolos, chocando, rodando, balanceando, golpeando el suelo… Como no hay
objetos para todos, tenemos que compartirlos o jugar donde haya menos niños,
pero los objetos siempre tienen que estar en movimiento.
• A la señal de Stop, hacemos un cambio de materiales o de grupo,
e inventamos otro baile con los objetos que hemos cogido o cambiado.

135
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 136

sesión 7

Actividad dirigida: Marcamos ritmos al mover distintos objetos en sitios


PISTAS diferentes.
2-4
• Decidimos cómo vamos a bailar en cada sitio. Concretamos muy bien cómo ha
de ser el baile, que siempre será igual en ese lugar. Elegimos los objetos con los
que vamos a bailar y el número de niños que va a hacerlo en cada grupo. Cuando
comienza la música, movemos los objetos o nos movemos con ellos al ritmo
de esta.
• Cuando la melodía varíe, podemos cambiar de grupo y en el nuevo sitio,
en el que habremos colocado otros materiales, ensayamos la nueva forma
de bailar que hayamos determinado previamente.
• Repetimos la actividad hasta perfeccionar la danza.

NIVEL - La clase se divide en dos grupos, que bailarán con dos materiales
distintos y que harán dos movimientos diferentes. Los movimientos
son sencillos: subir/bajar, separar/unir… El objetivo principal del
ejercicio es marcar bien el ritmo mientras movemos el objeto.
- Si resulta difícil hacer los cambios rápidos para que no pierdan
compás, es mejor que al principio detengamos la música y que
continuemos cuando los alumnos estén preparados. A medida que
se vaya repitiendo la danza, los cambios de lugar se irán haciendo
con más rapidez hasta que ya no sea necesario hacer la pausa.

NIVEL - Según se vaya asimilando el nivel anterior, aumentaremos


la dificultad. Para ello, podemos evitar las pausas en los cambios
de melodía, o dividir la clase en tres grupos y tres clases de objetos.
Cada grupo tendrá que ejecutar un movimiento diferente.

NIVEL - Bailamos en tres o cuatro grupos. Antes de empezar la danza,


ensayamos bien los movimientos para que el resultado sea mejor.
- Complicamos los movimientos y exigimos una mayor perfección al
bailar y marcar el ritmo, evitando perder el compás en los cambios
de música.

Más ideas…
• Sustituir la música y los objetos con los que hemos bailado por otros característicos
de alguna fiesta que celebremos: carnaval, Navidad, la llegada de la primavera…
• Repetir la sesión eligiendo un oficio para que los niños, organizados en grupos,
representen una forma de trabajar acorde con este.

136
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 137

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Creatividad dinámica. Expresión corporal y rítmica: ¡Qué bien muevo
PISTA mi abanico!
19
• Cada uno escogemos un papel de seda de colores y lo plegamos como si fuera
un abanico. Comentamos cómo y para qué se utilizan los abanicos, y jugamos
a abanicarnos con elegancia: aprendemos a hacerlo sacando el pecho hacia fuera,
con la cabeza erguida y los hombros hacia atrás.

• Suena la música de fondo. Formamos dos grupos: uno actúa y el otro observa.
Cuando es el turno de actuar del grupo 1, indicamos a los niños lo que tienen que
hacer: al ritmo de la música, deben abanicarse sin abandonar su pose elegante
y sin dejar de mirar su abanico: cerca de la cara, cerca del pecho, por encima
de la cabeza… Mientras, los miembros del otro grupo se quedan quietos, como
si formaran parte de una fotografía. ¡Cambio de grupo! Los componentes
del grupo 2 actúan, mientras los del grupo 1 observan inmóviles en la postura
que quedaron, como si fueran estatuas.

PISTA
Relajación
19
A medida que la música va oyéndose cada vez más suave, cerramos muy despacio
nuestro abanico y nos sentamos en el suelo para descansar un poco, imaginando
que aún estamos moviendo el abanico.

Puesta en común
Conversamos en asamblea sobre la sesión: ¿Con qué objetos has bailado?
¿Qué movimientos te has inventado? ¿Con quién has bailado? Recordamos
los movimientos que hemos hecho y los que no hemos podido hacer, porque
eran más difíciles. Mostramos a los compañeros cómo nos hemos abanicado.

137
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 138

sesión 8

Cuando el reloj manda


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Vivenciar el paso del tiempo: antes, ahora, después.
• Expresar la correspondencia entre distintas acciones y las horas del día
a las que solemos realizarlas.

Materiales
• CD
• Reloj grande con agujas giratorias (puede hacerse de cartón).
• Tira de cartulina negra o regla que simule una gran aguja de reloj.
• Triángulo (instrumento musical).

Preparación de la sesión
• Conversamos sobre acciones que realizamos en diferentes momentos del día.
Preguntamos: ¿A qué hora os levantáis? Recordamos que para saber la hora que es,
miramos el reloj y que este nos dice si es tarde y nos tenemos que dar mucha prisa,
o si podemos ir más despacio. Lo mismo ocurre cuando estamos en el colegio:
el reloj marca cuándo entramos, cuándo vamos al recreo o cuándo es la hora
de marcharnos a casa.
• Comentamos que hemos traído un reloj y que vamos a colocar sus agujas según
las horas que vayan transcurriendo.

IMPORTANTE
El objetivo de la sesión no es que los niños
conozcan los números ni el funcionamiento
del reloj; sin embargo, el hecho de señalar
las horas y de girar las agujas del reloj ayuda
a establecer la asociación horas/acción
y a concretar más objetivamente el paso
del tiempo.

138
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 139

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando comience la música comprobaremos cómo «manda» el reloj.
5-9
Nos colocamos solos o con un grupo de compañeros.
• Suena el triángulo, miramos el reloj y decimos a los niños que son las 8:00.
¡Es la hora de levantarnos! Cada uno recuerda lo que hace en casa en ese
momento… Podemos representar lo que queramos y fijarnos en cómo lo hacen
los demás.
• El reloj marca las 10:00. ¡Estamos en el colegio! ¿Qué hacemos a esa hora?
¿Es hora de jugar o de dormir? ¡Mirad el reloj, él es el que manda!

139
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 140

sesión 8

Actividad dirigida: Vivenciamos una secuencia temporal.


PISTA
21
• Como hemos jugado mucho, ya sabemos asociar acciones con cada hora del día.
Ahora vamos a hacerlo siguiendo una secuencia temporal, mientras suena
la música.
- Hora de levantarnos: primero, nos despertamos; luego, nos aseamos; por último,
nos vestimos.
- Hora de ir al colegio: primero, preparamos las cosas; luego, nos despedimos
de los papás; por último, entramos en el colegio.
- Hora de empezar la clase: primero…
• Para diferenciar bien cada una de las acciones, comenzamos todos a la vez
y nos detenemos un momento al terminarla. Esperamos hasta que todos estemos
quietos antes de iniciar la siguiente acción.

NIVEL - Empezamos representando los dos momentos que hayamos


vivenciado más en la Expresión creativa; por ejemplo: levantarse,
ir al cole…
- Todos trabajamos a la vez. Formamos un gran grupo o nos
dividimos en pequeños grupos, pero realizando todos la misma
acción. Diferenciamos las tres acciones de cada hora y las
verbalizamos.
- En este nivel, la secuencia de tres tiempos puede reducirse
a dos: primero…; luego….

NIVEL - Partimos del nivel anterior e intentamos perfeccionarlo.


- Nos dividimos en dos grupos. Uno representa muy despacio lo que
sucede en la hora que marca el reloj; el otro observa atentamente
al grupo que actúa para aprender de su expresión y animar
a sus integrantes a que representen acciones distintas.

NIVEL - Trabajamos la secuencia temporal de tres tiempos. Nos distribuimos


en grupos, aunque todos representemos los mismos momentos
y las mismas acciones.
- Pedimos a los niños que, antes de ejecutar una acción, piensen bien
cómo van a hacerlo; esto los ayudará a concentrarse y a perfeccionar
la expresión.
- Marcamos la separación de los tres tiempos con un Stop. A la hora
de verbalizar la acción que vamos a realizar, nos limitamos a
anunciarla, iniciando solo los detalles para que los niños los
completen en su expresión. De este modo, favorecemos su
espontaneidad y evitamos que se ciñan exclusivamente a nuestras
indicaciones.

140
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 141

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Más ideas…
• Vivenciar los acontecimientos importantes de un cuento que tienen lugar
a una hora determinada (como sucede, por ejemplo, en La cenicienta).

Creatividad dinámica. Dramatización: Las horas de un gran reloj.


PISTA • Formamos entre todos la gran esfera de un reloj. Para ello, nos colocamos
18
en un círculo grande. Como solo vamos a representar cuatro momentos del día,
nos dividimos en cuatro grupos: el grupo 1 representa la hora de levantarnos;
el grupo 2, una hora en el colegio; el grupo 3, la salida del colegio; el grupo 4,
la hora de acostarnos.
• La música comienza a sonar. Todos permanecemos sentados, cada uno en
su grupo, sin movernos, esperando a que la gran aguja del reloj señale el
movimiento convenido. Cuando la aguja marque la hora que nos corresponde y
suene el triángulo, empezamos a movernos representando nuestra acción. Luego,
avanza la aguja, y nos quedamos de nuevo quietos y sentados; mientras, el grupo
siguiente se dispone a actuar. Si escuchamos la música de fondo, podremos
apreciar el carillón que marca el tiempo, como en algunas catedrales antiguas.

Relajación
PISTA
18
Permanecemos en círculo, aunque nos tumbamos para descansar. Se oye
de nuevo la música e imaginamos que estamos dentro de un gran reloj y que vemos
lo que hacen otros niños.

Puesta en común
Sentados en asamblea, contamos todas las cosas que hemos hecho y si nos ha
dado tiempo a representar todas las acciones. Recordamos una escena y vamos
completándola entre todos, para que la próxima vez nos salga mejor.
141
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 142

sesión 9

El paso del tiempo


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Tomar conciencia del paso del tiempo a través de los acontecimientos.
• Trabajar la secuencia temporal de las acciones y la verbalización de las mismas.
• Afianzar el sentimiento de pertenencia a un grupo.

Materiales
• CD
• Fotos de los alumnos de cuando eran
más pequeños.
• Barras o bolas de plastilina.

Preparación de la sesión
• Colocamos bolas o barras de plastilina en el centro del grupo. Las observamos
y escogemos la que más nos guste para hacer un árbol. Cuando tenemos todos
los árboles, los ponemos muy juntos y formamos un bosque. Explicamos a los
alumnos: primero había unas bolas de plastilina; luego, árboles; y por último,
un bosque.
• Mostramos las fotos que hemos traído de cuando éramos pequeños. Las miramos
y recordamos. Pensamos en cómo éramos, qué hacíamos, a qué nos gustaba jugar,
cómo pedíamos las cosas… Después, fuimos creciendo y ahora somos mayores…

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Jugamos a las familias con los compañeros: ¿Quiénes quieren hacer de bebés,
2-12
papás, mamás o hermanos?
• Nos movemos por donde queramos, representando siempre nuestro papel
de pequeños o de mayores.
• También podemos cambiar de papel, o juntarnos con otra «familia» y jugar con ella.

142
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 143

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
Actividad dirigida: Jugamos a cambiar con el paso del tiempo.
• Antes de comenzar, recordamos lo que ocurre cuando sembramos una judía:
primero era una semilla pequeña; luego empezó a romperse y salió un tallo,
algunas ramas, más hojas y hasta algunas raíces; hasta que después se convirtió
en una planta preciosa.
• Imaginamos que somos una semilla: primero pensamos en cómo colocarnos
para parecernos a ella; después decidimos quiénes van a ser el tallo y las raíces;
por último, nos colocamos formando las hojas. Cuando estemos preparados,
anunciamos lo que vamos a hacer de manera solemne y vamos explicándolo
y representándolo: «primero/antes…; después/luego…; por último…

IMPORTANTE
Al trabajar el paso del tiempo, es imprescindible
acompañar la expresión corporal con el lenguaje; es decir,
verbalizar las acciones mientras se representan, empleando
términos temporales que expresen el antes y el después;
el principio, la evolución y el final de un acontecimiento.

NIVEL - Trabajamos todos a la vez. Cada niño representa a una semilla


que crece muy despacio, hasta convertirse en planta.
Si al principio nos resulta difícil vivenciar las tres partes
de la secuencia temporal, la simplificamos en dos: primero
somos una semilla, y luego crecemos poco a poco.
- Después trabajamos por parejas o en grupos de tres,
verbalizando el paso del tiempo y ejecutando siempre
un movimiento continuado y lento.

NIVEL - La clase se divide en pequeños grupos de tres o cuatro niños.


Todos trabajan a la vez mientras explicamos qué está ocurriendo.
- Intentamos vivenciar las tres partes de la secuencia temporal:
semilla/tallo con ramas/planta. Perfeccionamos el control
en los movimientos lentos y en la parada al finalizar cada parte
de la secuencia.

- La clase se divide en grupos de cinco o seis niños. Cada grupo


NIVEL tendrá un tiempo para preparar la expresión y pensar en cómo
va a colocarse. Vamos pasando por los grupos y estimulamos la
creatividad de los niños, respetando en todo momento sus ideas.
Les proponemos que pongan nombre a su actuación.
- Cuando llegue el momento de la representación, anunciamos
cada uno de los tres pasos de la secuencia. También podemos
acompañar la representación con el recitado de algún poema
relacionado.

143
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 144

sesión 9

Más ideas…
• Comentar y representar otras secuencias temporales; por ejemplo, el panadero hace
el pan, lo lleva a la tienda, nosotros lo compramos y nos hacemos un bocadillo...

Creatividad dinámica. Coreografía: Danza del fuego fatuo.


PISTA • Antes de empezar, explicamos que la música que vamos a escuchar fue compuesta
20
por el gaditano Manuel de Falla (1876-1946).
• Comentamos entre todos cómo se mueven las llamas en una chimenea o en una
barbacoa: al principio son muy pequeñas, salen un poquito y se encogen otra vez;
luego se hacen cada vez más grandes hasta que, por último, empiezan a hacerse
muy pequeñas, apagándose del todo.
• Nos colocamos en círculos concéntricos, de rodillas y con la cabeza apoyada
en estas. Desde esta posición, empezamos a movernos lentamente y, a medida
que escuchamos la música, vamos sacando primero una mano y luego la otra;
a continuación, las volvemos a esconder. Después hacemos lo mismo con los
brazos. Por fin, durante el crescendo de la música, imitamos el movimiento
de las llamas, ayudándonos de los brazos, que suben y bajan alternativamente,
y balanceando nuestro cuerpo.
Nota. Para mejorar la concentración en la expresión, es conveniente mirar siempre
las manos o la parte del cuerpo que estamos moviendo.

• Podemos interrumpir el juego bajando, poco a poco, el volumen de la música hasta


que desaparezca, al mismo tiempo que retornamos a la postura inicial. Al final,
aplaudimos lo bien que nos ha salido.
144
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 145

tiempo, movimiento y ritmo

SESIONES: BLOQUE 3
PISTA
Relajación
20
La música empieza a oírse de nuevo, pero esta vez a un volumen muy bajo.
Permanecemos tumbados, sin movernos, recordando cómo hemos sido las llamas
de una gran hoguera: crecíamos, subíamos y ahora nos apagamos poco a poco.

Puesta en común
¡Cuántas cosas hemos hecho en esta sesión! Recordamos que, al principio, hemos
jugado a imitar a los miembros de una familia; luego, hemos sido semillas;
y, por último, nos hemos convertido en las llamas de una gran hoguera.

145
798243 _ 0109-0146.qxd 26/2/07 14:09 Página 146
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 147

Los objetos
La exploración y el descubrimiento del
mundo es una actividad motriz: tocar,
desplazar, tirar, transportar…, significa
aprender las formas y las estructuras
de lo que nos rodea.
B. AUCOUTURIER

Partiendo de la realidad del propio yo, el niño va ampliando su espacio


paulatinamente. Sale de sí mismo, se encuentra con los otros, y surgen sus
primeras relaciones afectivas y sociales. Pero, además, está el mundo físico
que le rodea y dentro de él, los objetos.
Son precisamente estos objetos los que van a proporcionarle estímulos
y percepciones visuales, táctiles, auditivas… Sus formas, dimensiones, texturas,
peso, calidez, etc., se vivencian previamente en una relación mutua de adaptación.
Algunos objetos invitan al acercamiento, otros al distanciamiento,
el juego… y, aunque no seamos conscientes de ello, llegan a regular nuestra acción
motriz y, muchas veces, nuestras relaciones con los otros.
Familiarizarse con las características de los objetos lleva al niño a vivenciar
el mundo que le rodea, a tener un conocimiento más exacto de sus posibilidades
y de sus límites:
• Comenzaremos teniendo en cuenta en nuestro juego los objetos reales:
sus características, su funcionalidad y sus propiedades (de las que queremos
hacer consciente al niño); después, plantearemos el uso creativo y variado
de los materiales para acercarle al juego simbólico; finalmente, llegaremos
a las transformaciones de estos, al tiempo que iniciaremos la identificación
con ellos.
• Intentaremos ayudarle a conocer el mundo físico que le rodea a través
del objeto y a realizar el recorrido desde el «Qué es, para qué sirve,
qué se puede hacer con él…» hasta el «Tú puedes ser ese objeto».

147
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 148

sesión 1

La hora de esconder
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Trabajar el concepto de permanencia del objeto, aunque no lo veamos.
• Relacionar el tamaño del objeto y las dimensiones del escondite.
• Ampliar el vocabulario referido a la localización en el espacio y en el cuerpo.

Materiales
• CD
• Objetos pequeños fáciles de manejar y localizar.
• Sillas o mobiliario donde puedan esconderse los niños.

Preparación de la sesión
• Buscamos objetos pequeños en la clase. Los colocamos en el centro y dialogamos
sobre sus características: forma, material de que están hechos... Probamos si nos
caben o no en la mano, si asoman un poquito... Comentamos cómo y dónde
podríamos escondérnoslos: en un bolsillo, en la manga, debajo de la camiseta…
• Nos tapamos los ojos mientras una parte de los alumnos coge algunos objetos
de la clase y los esconde. El resto tiene que adivinar qué objetos han escondido
y, entre todos, comentamos los sitios posibles donde pueden estar. Después, cada
niño elige un objeto para jugar y para aprender a esconderlo.

148
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 149

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • ¡Ha llegado la hora de esconder! Cada alumno trata de ocultar el objeto que ha
2-12
escogido. Recordamos los sitios donde podríamos esconder los objetos
y elegimos uno.

• ¡Es el momento de adivinar! Nos encontramos con un compañero e intentamos


descubrir dónde ha escondido su objeto, ayudarle a esconderlo mejor, buscar
otros escondites, decidir solo o con otros niños dónde lo vamos a poner para
que no se vea… También aprendemos de lo que han hecho nuestros compañeros.

IMPORTANTE
Es aconsejable insistir en los distintos
escondites y en el volumen, las formas y las
dimensiones de los objetos que esconderán,
y no tanto en adivinar dónde los han escondido.

149
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 150

sesión 1

Actividad dirigida: Jugamos a esconder y a adivinar.


• Jugamos a esconder los objetos y a que el resto intente adivinar el escondite
mediante preguntas. Comenzamos escondiendo nosotros los objetos y dejando
que los alumnos los encuentren. Más adelante, serán los alumnos los que los
escondan. Es importante estar atento a los siguientes aspectos:
- Las órdenes: arriba, abajo, a la derecha, a la izquierda...
- Las prohibiciones: no vale por…
- La forma de preguntar: ¿Está en tu mano? ¿Debajo de la camiseta?

NIVEL - Dos o tres niños esconden el objeto elegido en alguna parte de su


cuerpo o entre su ropa, sin que los demás podamos verlo. Luego,
les preguntamos: «¿Está en tu mano? ¿Está en tu bolsillo?...».
Los niños deberán decirnos si hemos acertado o no.
- También puede ocultarse el objeto y el resto debe buscarlo.
Probamos nuevos sitios donde esconderlo.
- Inventamos órdenes para esconder los objetos: lejos de la cabeza,
detrás de…, debajo de…, dentro de… Comprobamos si el objeto está
bien oculto y en el lugar adecuado según las órdenes.

NIVEL - Proponemos algunas normas para el escondite, que ahora podrá


ser algún lugar de la clase: dentro de…, detrás de…, lejos de…
- Nos dividimos en dos grupos: A y B. El grupo A estará formado
por tres o cuatro niños, que tendrán que enseñar a los demás el
objeto que van a esconder. El grupo B estará integrado por el resto
de los alumnos, quienes deberán buscar el objeto escondido.
Nota. Puede haber niños que no formen parte de ninguno de los dos grupos
y que se ocupen de ir dando pistas a los miembros del grupo B.
Mientras los componentes del grupo A esconden el objeto, los del B
cierran los ojos o se vuelven de espaldas; a continuación, deberán
buscar el objeto: ¿Dónde estará?
- ¡Cambio! Es el turno del grupo B; no vale repetir escondite.

- Nos dividimos en parejas: 1 y 2, e inventamos distintas órdenes.


NIVEL - El 1 enseña el objeto a su pareja y lo esconde sin que esta lo vea.
A la orden de: «¡Tiempo de buscar!», el 2 busca el objeto;
el 1 le sigue, pero no puede decir mentiras ni despistarle.
- Una vez que estemos familiarizados con el juego, se pueden utilizar
los términos tradicionales de «frío» y «caliente» para indicar
la lejanía o la proximidad.
- Invertimos los papeles. Si algún niño tarda en encontrar el objeto,
puede elegir a un compañero para que le ayude.

150
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 151

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Más ideas…
• Introducir en la búsqueda nociones de lateralidad: «Solo se puede utilizar
la mano derecha/izquierda para buscar; está a tu derecha/izquierda»...
• Agrupados por parejas (A y B), los «A» esconden el objeto. Los «B» tienen
que encontrarlo, pero ellos no se mueven, solo ordenan a sus respectivas
parejas del grupo A que lo busquen donde les hayan indicado: «Busca dentro
de…, encima de…».
Nota. Esta última actividad aumenta el vocabulario referido a la localización espacial
y exige a los alumnos ser más precisos.

Creatividad dinámica. Juego dramático sobre una canción: Jugando


PISTA al escondite.
28
• Escuchamos o recordamos la canción. Hoy, somos nosotros los que nos vamos
a esconder… ¿Dónde? Cuando cantemos el estribillo de la canción, jugaremos al
corro; después, correremos a escondernos sin que se nos vea. Podemos hacerlo
donde queramos o siguiendo alguna orden o prohibición: «Hay que esconderse
en…; no podemos escondernos en…; no se nos tienen que ver las manos
o la ropa». Nos pueden avisar al principio de cada estrofa, para que nos
dé tiempo a escondernos, pero después tenemos que hacerlo más deprisa,
ya que, según la canción, el «lobo» puede vernos. Cuando vuelva a escucharse
el estribillo, regresamos al corro.
• Se escucha la música de nuevo: podemos salir y volver a jugar al corro hasta
escuchar la nueva señal, que nos indicará que debemos correr a escondernos.

PISTAS
Relajación
30-34
Nos tumbamos en el suelo escuchando una música relajante. Recordamos dónde
nos hemos escondido y las partes del cuerpo que queríamos ocultar. Nos vamos
acurrucando y permanecemos así unos minutos. Nos levantamos en silencio
y caminamos hacia la asamblea.

Puesta en común
Traemos a la asamblea los objetos que hemos escondido y contamos con quién
hemos jugado, si ha sido difícil descubrir los objetos escondidos, si estaban
tapados o asomaban por alguna parte… Recordamos dónde nos hemos escondido
nosotros y comentamos si se nos veía o si alguna parte de nuestro cuerpo
ha quedado al descubierto.

151
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 152

sesión 2

Llevar
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Descubrir y familiarizarse con las características de un aro: su forma,
sus posibilidades y sus limitaciones.
• Adaptar su cuerpo y su actividad motriz a las características de un objeto
a través de un verbo de movimiento: llevar.
• Afianzar la lateralidad en función de su madurez.

Materiales
• CD
• Un aro para cada niño.
• Pandero.

Preparación de la sesión
• Distribuimos muchos aros por la sala. Preguntamos: ¿Os habéis dado cuenta
de que nuestra clase se ha llenado de aros? Los observamos, nos fijamos en ellos
y comentamos distintos aspectos: forma, tamaño, color…
• Dibujamos en el aire la forma del aro: más grande, más pequeña... Con los ojos
cerrados, pasamos la mano por alguno de los aros y descubrimos si son ásperos,
suaves, duros, estriados, lisos... Imaginamos distintas maneras de jugar con ellos.

152
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 153

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Comienza la música, que nos invita a movernos. Cogemos los aros solos,
2-14
en pareja o por grupos; hacemos con ellos lo que se nos ocurra, sin esperar
a recibir órdenes, y procurando no lastimarnos unos a otros.
• Observamos lo que hacen nuestros compañeros, nos separamos o nos unimos a
ellos. Continuamos colocando el aro de muchas formas, tratando de trasladarlo
a distintos lugares con varias partes del cuerpo. Podemos pisarlo, hacerlo rodar,
arrastrarlo…

IMPORTANTE
Conviene animar a los niños a familiarizarse
con los materiales y a relacionarse libremente
con ellos, sin esperar una orden que les dirija.
Es el momento de tomar la iniciativa, inventar
y explorar.

153
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 154

sesión 2

Actividad dirigida: Jugamos con el significado del verbo «llevar».


PISTAS • Nosotros llevamos el aro: a un lugar y a otro; utilizando las manos o sin tocarlo;
2-14
en diferentes partes del cuerpo (hombro, brazo…); moviéndolo de diversas
formas (rodando, empujando, en balanceo…); en varios planos (muy alto,
arrastrándolo…); solos o con un compañero...
• El aro nos lleva a nosotros: ¿Cómo? Enganchándonos por las manos, por
la cintura, con los ojos cerrados… ¿A cuántos? A mí solo, a más compañeros…
¿Por dónde? Por un camino, sorteando algún obstáculo, pasando cerca de…

NIVEL - Cada niño tiene un aro. Comenzamos colocándonos el aro de


distintas formas, utilizando varias partes del cuerpo, y dejando a los
alumnos que nos imiten. Las formas deberán ser sencillas, fáciles de
imitar; además, tendremos que verbalizar lo que hacemos. Los niños
prueban tres o cuatro formas; luego, las recuerdan e inventan otras.
- Los niños se agrupan por parejas y deciden cómo llevar el aro. No
podrán cambiar de forma hasta que indiquemos: «¡Cambio!».
Entonces, cada pareja tendrá que buscar otra manera de transportar
el aro hasta nueva orden de cambio. Procuramos no repetirlas.

NIVEL - Trabajamos distintas formas de llevar el aro, mostrando o iniciando


solamente la forma de hacerlo: es preferible que el niño complete
nuestras indicaciones e invente otras superando ya la imitación. Las
indicaciones se enriquecen si se utilizan distintas partes del cuerpo.
- Iniciamos las prohibiciones: «Que el aro no toque…».
- Elegimos un lugar para llevar los aros. Hay que compartirlos
y llevarlos con distintas partes del cuerpo, sin que se caigan.
- El aro nos lleva a nosotros, en parejas o en grupos pequeños: ¿Cómo
lo vamos a hacer? ¿Quiénes tiran del aro? ¿A quiénes llevan?

NIVEL - La propuesta motivadora solo será verbal: ¿Cómo podríamos llevar


el aro de diferentes maneras con la cabeza? ¿Y con el hombro? ¿Y
con la cintura? La clase se divide en pequeños grupos y son los
alumnos los que inventan y concretan las distintas formas de hacerlo.
Nota. La fluidez creativa se enriquece más si trabajamos muchas formas
diferentes de transportar el aro con una misma parte del cuerpo.

- Las órdenes se complican llevando el aro entre dos o más niños


y utilizando zonas del cuerpo más pequeñas: los codos…
- Cuando el aro nos lleva a nosotros, intentamos que haya menos
superficie corporal en contacto con él. Requerimos un mayor
equilibrio y combinamos órdenes y prohibiciones, de manera que el
ejercicio sea más rico.

154
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 155

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Más ideas…
• Emplear aros de distintos tamaños y colores e incluir estas características
en las órdenes.
• Realizar las actividades propuestas pegando en el aro distintos objetos:
una estrella (Navidad), flores (primavera), castañas (otoño)...; es decir,
aprovecharlo para vincular con lo que «sucede» en el aula.

Creatividad dinámica. Representación: Aros para una olimpiada.


PISTA
13
• Comentamos que los aros son el símbolo de las Olimpiadas. Mostramos la
disposición de los aros olímpicos y decidimos colocarlos igual en algún lugar
de la clase, mientras suena la música.
• La clase se divide en cinco grupos, numerados del 1 al 5. Cada grupo se coloca
en un sitio de la clase y tendrá que llevar su aro hasta el lugar donde se van a
formar los aros olímpicos. Decidimos con qué partes del cuerpo lo vamos
a llevar, recordando las formas que hemos inventado antes. Cada aro tiene
asignado un número del 1 al 5. Al nombrar uno de los números y dar un golpe
en el pandero, el equipo correspondiente avanzará con el aro hasta el lugar
indicado. Los demás permanecen quietos, en Stop. Al pararse el equipo
que estaba avanzando, nos quedamos sujetando el aro, sin dejar de mirarlo y
lo más lejos posible de él, para que se vea muy bien. Dejamos el aro en su sitio
y nos retiramos. Cuando ya han actuado los cinco grupos observamos
el resultado: ¡El símbolo de las Olimpiadas!
Nota. Estos juegos de expresión se enriquecen mucho aplicando la técnica de los
distintos planos (ver la sesión 5 del bloque El espacio); al detenernos y mostrar el aro,
ocuparemos con él uno u otro plano, alternativamente.

Relajación
PISTAS
30-34
Avanzamos muy lentamente y en silencio desde cualquier rincón de la clase,
con los brazos estirados hacia los lados hasta formar entre todos un aro enorme.
Una vez formado el aro, nos sentamos en asamblea.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, verbalizamos la experiencia: ¿Cómo has llevado el aro?
¿Qué te ha gustado más, llevar el aro o que te llevara? ¿Qué parecía el aro cuando
nos llevaba?... Pintamos en un folio los aros olímpicos y ponemos nuestro nombre
en el dibujo.

155
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:44 Página 156

sesión 3

Sin mover los aros


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Explorar sus posibilidades de movimiento con relación a un elemento estático:
el aro.
• Trabajar la direccionalidad, la representación gráfica y la asociación de formas
y colores mediante órdenes y prohibiciones.

Materiales
• CD
• Carteles con distintas órdenes: rodear, saltar…
• Aros de diferentes colores y tamaños.

Preparación de la sesión
• Distribuimos aros de colores y tamaños variados por toda la clase. Probamos a
colocarlos de muchas maneras diferentes, pero después estará prohibido moverlos.
• Inventamos formas de jugar con los aros: si los ponemos en el suelo, podemos
rodearlos, saltarlos… ¿Qué más podemos hacer? Si sujetamos un aro con una mano,
podemos imaginar que es un espejo, la entrada de un túnel, una ventana...
Explicamos que, al final de la sesión, utilizaremos los aros para «salvar» a algunos
compañeros que «estarán en peligro».

156
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 157

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
IMPORTANTE
Conviene trabajar la reproducción
de formas en los planos horizontal y vertical,
así como la direccionalidad de izquierda
a derecha al recorrerlas. Esto contribuirá a
la organización espacial, y acercará al niño
a los códigos gráficos convencionales
de cálculo y lectoescritura.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Repartimos los aros por el suelo de la sala. Los aros no se pueden mover,
2-12
pero nosotros sí, y lo hacemos como queramos. Cuantas más formas intentemos,
mejor. Antes de empezar a movernos conviene observar y pensar, es decir,
fijarnos en los huecos libres que hay entre los aros y en el interior de estos para
prever por dónde vamos a movernos.
• Cuando suene la música, podemos marchar por donde queramos, siempre
y cuando no movamos los aros: saltar, rodear, pisar fuera y dentro, con un pie,
con los dos juntos o separados, dos niños en cada uno o un niño en cada aro…
• Sin anunciar nada, levantamos un aro, lo sujetamos con la mano e invitamos
a algunos alumnos a que se asomen a través de él o lo atraviesen sin tocarlo.
157
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 158

sesión 3

Actividad dirigida: Colocamos los aros y jugamos sin moverlos.


• Dibujamos unos aros en la pizarra y proponemos a los niños que coloquen
los aros en el suelo igual que en el gráfico de la pizarra. Comenzamos dibujando
pocos aros. Los alumnos los recorren y nosotros señalamos en el encerado
el recorrido que han hecho al pasar.
• Continuamos jugando con más aros. Como ya han probado varios recorridos
y los aros son de distintos colores, utilizamos diferentes consignas: «Los rojos
no se pueden pisar; en los verdes solo podemos meter un pie; por los azules
podemos caminar, en una sola dirección o en dos...». También podemos utilizar
carteles con órdenes: «Dentro, fuera, rodear, saltar, tocar…».

NIVEL - Los gráficos de colocación de los aros –tres o cuatro– que tenemos
que reproducir y recorrer serán sencillos, y las órdenes también.
- Hay una sola consigna, de obligación o prohibición, para cada
recorrido. Una vez realizado, cambiamos de consigna: «Pasar
pisando dentro o fuera de los aros; saltar de un aro a otro sin pisar
el suelo; señalar los aros rojos y no tocarlos al caminar por la clase;
pisar los aros azules...».

NIVEL - A la hora de recorrer los aros, procuramos que los niños estén de
frente al encerado para asimilar mejor la direccionalidad. La clase
se divide en dos grupos: unos niños hacen el recorrido y el resto
observa. Luego, cambian los papeles.
- Las órdenes se complican reforzando, a ser posible, lo que hemos
observado que iniciaban los niños en la Expresión creativa:
caminando, saltando con un pie, con los pies juntos, pisando
los aros…
- Introducimos una obligación y una prohibición en cada recorrido.

NIVEL - Los gráficos con aros pueden ser más largos. Los aros pueden estar
seguidos o con intervalos de separación.
OOO OO OOOO OO OOO
- Tanto las órdenes como las prohibiciones pueden ser dobles, más
complicadas y precisas. Podemos reforzarlas con letreros que
elegimos con los niños antes de comenzar: «Con un pie y alrededor
de los aros; con los dos pies juntos dentro de los aros…».

158
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 159

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Más ideas…
• Adaptar las órdenes a los contenidos que se estén trabajando en la programación
de clase, utilizando otros objetos estáticos.
• Aprovechar algún cuento donde los personajes tengan que atravesar un río
o un pasadizo, por ejemplo, para reproducir las órdenes.

Creatividad dinámica. Dramatización: Un paseo accidentado por el río.


PISTA • En un rincón de la clase, colocamos un grupo de aros en forma de óvalo
24
simulando un barco. En el centro, disponemos varios aros que representan
una isla.
• La clase se divide en dos grupos. Unos suben al barco para dar un paseo por
el río. Otros, alejados de ellos, van representando lo que se podría ver desde
el barco, en las orillas del río. Nosotros narramos lo que sucede en la escena.
• Mientras se escucha la música, algunos niños suben al barco (se sientan en
los aros) y dicen adiós a los compañeros. Los niños que permanecen en la orilla
les despiden y se agachan despacio, como si desaparecieran.
• Después, se levantan de nuevo y representan árboles o animales, porque el barco
pasa cerca de un bosque; luego, se agachan y desaparecen.
• Ahora forman una cabaña y vuelven a desaparecer. A continuación, los que
permanecen en la orilla comienzan a imitar el sonido del viento, cada vez más
fuerte. Los niños del barco se mueven hacia los lados hasta caer al suelo,
que será el agua del río. Van nadando hasta la isla y al llegar, hacen señales
para que sus compañeros, que están en la orilla, vayan a salvarles: con un aro,
tendrán que «engancharlos» para rescatarles.
Nota. La narración es solo un ejemplo que ayuda a la expresión y concreción de los
movimientos del grupo en torno a una trama, pero no se debe precisar demasiado para
no coartar las iniciativas de los niños.

Relajación
PISTA
23
Escuchamos de nuevo la música tumbados e imaginando que estamos en la orilla,
sobre la hierba, y que el sol empieza a calentarnos.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, conversamos sobre lo que hemos hecho: si hemos perdido
el equilibrio o no hemos cabido en el mismo aro, qué consignas eran más fáciles
o más difíciles...
Para terminar, hacemos un dibujo recordando nuestra aventura.

159
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 160

sesión 4

La escalera
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Desarrollar el equilibrio y la creatividad en algunos movimientos utilizando
una escalera de psicomotricidad.
• Jugar con un objeto teniendo en cuenta todas sus dimensiones (si es rígido,
si se transforma, si tiene huecos…).

Materiales
• CD
• Papeles o telas de colores.
• Pandero.
• Escalera de psicomotricidad.

Preparación de la sesión
• Mostramos una escalera de psicomotricidad y comentamos que podemos
inventarnos muchas formas de jugar con ella: ¿A qué nos recuerda si la colocamos
de esta forma? ¿Cómo podríamos colocarla para que sea más divertido?
Y si no la movemos y solo nos movemos nosotros, ¿sabríamos jugar con ella?

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Comienza la música y nos movemos libremente por la sala. Jugamos o saltamos
2-12
con los compañeros, nos acercarnos a la escalera de distintas formas.
• Cuando la música se detiene y suena el pandero, hay que tocar la escalera
con una parte de nuestro cuerpo: con una mano, con el pie, con la espalda…

160
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 161

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Actividad dirigida: Intentamos conseguir un equilibrio divertido.
• Jugamos con la escalera: primero proponemos algunas formas de jugar, y después
invitamos a los alumnos a que inventen otras nuevas y las prueben. Vamos
aumentando el nivel de dificultad a medida que nos salgan los ejercicios y, una vez
superados todos los niveles, tratamos de hacer lo mismo en menos tiempo.
Nota. Es importante advertir a los alumnos de los peligros que puede ocasionar la
manipulación de la escalera, para que adopten precauciones a la hora de manejarla.

NIVEL - Tumbamos la escalera en el suelo y pasamos por encima de ella


de diversas formas:
✓ Con los pies entre los peldaños, de izquierda a derecha.
✓ A cuatro patas, como si fuéramos perritos.
✓ Con un pie dentro y otro fuera.
✓ Con un pie detrás de otro, pegándolos a los bordes laterales.
✓ Atravesándola en sentido horizontal, en una dirección
y en la contraria, saltándola o pisando en el centro.

NIVEL - Apoyamos un lateral en el suelo y levantamos el otro lateral,


sujetándolo con las manos:
✓ Cruzamos por entre los peldaños, como si fuera la entrada
de un túnel.
✓ Pasamos por detrás de la escalera agachándonos o asomando
alguna parte del cuerpo por los huecos.

NIVEL - Transportamos la escalera de diversas formas:


✓ La sujetamos entre todos con las dos manos o con una.
✓ La empujamos para llevar a algunos niños, que caminan
metidos entre los peldaños.
✓ La arrastramos.
✓ La sujetamos como si fuera una carretilla.
✓ Transportamos sobre ella los cojines del aula sin que
se caigan.

Más ideas…
• Llevar algunos objetos de un extremo a otro del aula sin que se caigan
y pasando por encima de la escalera de múltiples formas.
• Si la escalera puede sujetarse, colocar debajo una colchoneta y tratar de alcanzar
algún objeto que esté en el último peldaño.

161
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 162

sesión 4

Creatividad dinámica. Juego dramático: Animales libres y enjaulados.


• Convertimos la escalera en la puerta de una jaula. La sujetamos muy bien para
que no se caiga y recordamos a los animales del zoo: comentamos que están
muy bien cuidados, pero que, como están enjaulados, no pueden correr
libremente. Una vez que limitemos el espacio de las jaulas, podemos colocar
papeles o telas de colores en la parte de fuera para recrear la selva o el bosque.

• Se escucha la música. La clase se divide en dos grupos: unos están encerrados,


PISTA
se mueven despacio y comen o se sientan aburridos, mientras miran a través
25 de la reja esperando a que alguien vaya a visitarlos; otros son animales libres
y pueden moverse por donde quieran: cogen cosas de los árboles, juegan,
se persiguen, cazan…
• Invertimos los grupos para comprender lo que sienten los otros al estar
encerrados o ser libres.

162
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 163

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
• La música se detiene y empieza a escucharse un sonido muy rápido
de pandero… ¿Qué pasa? ¡Es un terremoto! La escalera se cae al suelo y se abre
PISTA
26 la jaula. ¡Los animales pueden salir! La música ha empezado a sonar, ahora
más fuerte y alegre. Nos movemos por donde queremos. ¡Todos somos libres!

Relajación
PISTAS
30-34
Comienza la música relajante. Nos movemos despacio, y nos sentamos o nos
tumbamos en el suelo. Imaginamos que somos animales y que estamos tranquilos,
sin movernos, porque estamos cansados. Estamos en una cueva, debajo de un
árbol… Nos quedamos así durante un rato, con los ojos cerrados.

Puesta en común
Recordamos que hemos hecho muchas cosas con la escalera. Contamos lo que
nos ha resultado más fácil, más divertido, más complicado… ¿Quién se ha caído?
¿Por qué? ¿Cómo podríamos haberlo evitado? ¿En qué más cosas podríamos
convertir la escalera, además de en la puerta de una jaula? Hacemos un dibujo
de algún momento de la sesión.
163
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 164

sesión 5

Los pañuelos y el duende


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Conocer las características del pañuelo: transparencia, flexibilidad, colores,
capacidad de adaptación…
• Investigar las posibilidades creativas del pañuelo en relación con el cuerpo.

Materiales
• CD • Un gorro de duende.
• Una tela grande. • Una tarjeta y círculos
• Pañuelos de colores (uno por niño). de cartulina con órdenes.
• Un cesto grande y un lazo.

Preparación de la sesión
• Descubrimos un cesto grande con un lazo muy bonito, a modo de regalo:
¡Sorpresa! ¿Qué será? Encima del cesto hay un gorro de duende y una tarjeta que
dice: «De parte del duende del color. ¡Que lo paséis muy bien inventando muchas
formas de jugar con ellos! Un beso travieso. El duende».
• Abrimos la tapa muy despacio y… ¡Sorpresa, la clase se ha llenado de pañuelos
de colores! Unos son lisos, otros tienen flores y dibujos… Los tocamos y son
suaves, casi se nos escapan de entre las manos. Como nos sugiere el duende,
inventamos muchas formas de jugar con ellos.

IMPORTANTE
El elemento sorpresa en una actividad
consigue despertar el interés en
los alumnos; además, provoca en ellos
emociones y sentimientos positivos.

164
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 165

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Cuando suena la música, jugamos con los pañuelos y los hacemos «bailar»:
2-12
los llevamos de un lado a otro como queramos, solos o con un compañero,
podemos coger muchos o pocos, elegir los de nuestro color preferido... Podemos
enseñarles nuestra clase por arriba, por abajo, hacia un lado u otro, tirarlos al aire
y ver cómo caen… ¿Qué más podemos hacer con ellos? Taparnos, plancharlos,
agruparlos… También podemos unirnos a otros niños para seguir inventando
nuevos modos de jugar.

165
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 166

sesión 5

Actividad dirigida: Los pañuelos nos sirven para hacer muchas cosas.
• Descubrimos que dentro del gorro del duende hay una serie de círculos
con un cascabel pintado y, en cada uno de ellos, una orden: bailar, colocar, llevar,
atar… Sacamos un círculo, sin mirar, y nos disponemos a jugar a lo que nos
indique la orden escrita en él.
• Una vez cumplida la orden, sacamos otro círculo y continuamos el juego.

NIVEL - Las órdenes son sencillas. Comenzamos con una misma orden para
todo el grupo, pero dejando siempre un margen para la creatividad
personal. Favorecemos que se hagan diferentes propuestas para
cada una de las órdenes y apoyamos las iniciativas de los niños
para que todos las experimenten.
- En las órdenes hacemos siempre referencia a las distintas partes
del cuerpo; por ejemplo:
✓ Colocar o llevar: encima de la cabeza, debajo del brazo,
en la espalda, en el hombro…
✓ Atar: en la mano o en la muñeca de un compañero, en mi pie...
✓ Sin tocar: el cuerpo, una mano, la cabeza…

NIVEL - Proponemos que cada pareja invente distintas formas de colocar


un pañuelo y de llevarlo entre los dos.
- La clase se divide en dos grupos y sacamos un círculo distinto
para cada uno.
- Añadimos detalles a las órdenes y prohibiciones: «Si se cae
el pañuelo, hay que empezar a…; te puede ayudar un compañero a…;
no podemos parar hasta llevarlo a…».

NIVEL - Superados los niveles anteriores, nos colocamos en grupos de tres


o cuatro alumnos. Cada grupo saca un círculo con una orden
y entre todos acordamos cómo llevarla a cabo. Los niños no deben
conformarse con la primera propuesta, sino elegir entre varias
opciones la que crean más adecuada.
- A la señal de Stop, cambiamos nuestro cartel con el de otro grupo
y pensamos cómo vamos a cumplir la nueva orden.

Más ideas…
• Dejar que los propios alumnos inventen las órdenes de juego y manden
a los compañeros que las cumplan. Luego, serán ellos los que tengan
que obedecer.
• Unir varios pañuelos de distintas formas e inventar juegos con ellos.
166
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 167

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Creatividad dinámica. Un juego de expresión: ¡Abajo el telón!
PISTA • Antes de empezar a jugar, conversamos sobre los disfraces que podemos
26
inventar con un pañuelo, según dónde y cómo nos lo coloquemos. Dejamos
que los niños se expresen libremente y proponemos otros disfraces: una flamenca
con un mantón, un oriental con un turbante, un niño con el brazo roto, una
tortuga con su caparazón, un superhéroe con capa… ¿Qué más podemos hacer?
• Nos dividimos por grupos, según el personaje que queramos representar
y pensamos un nombre para nuestro equipo. Cuando estemos disfrazados,
nos colocamos detrás de una gran tela y esperamos a que nos anuncien. Al
descorrer la tela, aparecemos moviéndonos como los personajes representados.

• Una vez que todos hemos representado a nuestro personaje, se oye la música
más fuerte y gritamos: «¡Una, dos y tres!». Tiramos los pañuelos al aire y volvemos
a lanzarlos para impedir que toquen el suelo.

Relajación
PISTAS
30-34
Suena una música muy tranquila, nos tumbamos en el suelo y dejamos que
el pañuelo vaya recorriendo, poco a poco, todo nuestro cuerpo. Cuando llegamos
a la cara, lo colocamos sobre nuestros ojos y descubrimos que podemos ver a
través de él. ¡Qué bonita se ve la clase así!

Puesta en común
Recordamos las cosas que hemos hecho con el pañuelo y con quién. Conversamos
sobre las órdenes que hemos recibido, sobre lo que nos resultó más divertido
o más difícil. Comentamos de qué nos disfrazamos nosotros y los compañeros.
Pensamos, también, de qué nos hubiera gustado disfrazarnos, aunque no
pudiéramos hacerlo con el pañuelo.
167
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 168

sesión 6

Nos divertimos con las telas


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Explorar las características de las telas.
• Adecuar su cuerpo y las posibilidades de movimiento al tamaño y la textura
de las telas.
• Adaptar las telas a las situaciones de juego y coordinarse con los compañeros
al intentarlo.

Materiales
• CD
• Una cesta grande.
• Peluches, muñecos o pelotas.
• Telas de diferentes colores y tamaños (medidas aproximadas: 250 ⫻ 180 cm; 100
x 50 cm).

Preparación de la sesión
• Mostramos una cesta y al abrirla, descubrimos que está llena de telas:
unas son azules como…; otras, rojas como…; unas son muy grandes; otras, más
pequeñas…; unas están muy bien dobladas; otras solo están arrugadas…
• Vamos a jugar a hacer muchas cosas con ellas: ¿Qué podríamos inventar?

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Mientras suena la música, jugamos libremente con las telas. Intentamos hacer
2-12
muchas cosas con ellas: unos niños se esconden debajo, otros se deslizan por
encima de ellas, las sacudimos entre varios porque comprobamos que uno solo
no puede, las arrugamos o las estiramos, nos las ponemos encima de la cabeza
o las arrastramos y tiramos de ellas, procurando que no nos las pisen,
las cruzamos y comprobamos lo difícil que es llevarse cada uno la suya…

168
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 169

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Actividad dirigida: Preparamos un circuito para llevar de excursión
PISTAS a los peluches de la clase.
2-12
• Cada uno escoge un peluche (o, en su defecto, un muñeco o una pelota), que ha
de llevar hasta el final del circuito sin que se caiga. Cuando lleguemos al final del
recorrido, lo columpiamos o lo manteamos sobre una tela para que se divierta.
• Comenzamos separando las telas por tamaños: grandes, medianas y pequeñas.
Las grandes y medianas nos van a servir para crear el circuito. El camino está
formado por telas y en él aparecen algunos obstáculos: un río para cruzar
o navegar, un montículo para saltar, un refugio para meternos debajo o desaparecer
si no queremos que nos vean...
• Entre todos colocamos las telas del circuito e inventamos las reglas: cruzar
por encima de…, bordear las telas con un pie, taparse porque…, etc.
• Al final del recorrido están las telas pequeñas, que nos van a servir para divertir
a los peluches. Sujetamos las telas entre varios, colocamos encima a los peluches
y los hacemos saltar, sin que se caigan.
• Cuando terminamos el circuito, volvemos al punto de partida siguiendo el mismo
recorrido, pero ahora llevando el peluche y, además, sin correr.

NIVEL - Colocamos las telas; acordamos qué representan y qué hay


que hacer a lo largo del circuito.
- Las órdenes son sencillas: recorrer una parte del camino
con pasos grandes o pequeños; a la pata coja apoyando el pie
derecho o el izquierdo; cruzar el «río» saltando sin caerse
o con un pie dentro y otro fuera; esconderse bajo una tela…

NIVEL - Las órdenes se complican: la tela que forma el camino es muy


estrecha y hay que pasar con un pie detrás del otro.
- En alguna parte del recorrido, las telas forman un montículo
que debemos saltar sin pisarlo.
- El río es más ancho y hay que cruzarlo. ¿Cómo lo haremos?

NIVEL - Las telas se transforman en obstáculos y hay más órdenes


que cumplir. Ahora forman un lago que hay que rodear. ¿Cómo
lo rodearemos?
- El río es más ancho y hay que cruzarlo varias veces de distintas
maneras. También los montículos son más altos y más anchos.
- Nos escondemos debajo de una tela y comprobamos si se
transparenta o no, y de qué color se ve la clase a través de ella.
- Superadas estas pruebas, podemos complicar la forma de llevar
el peluche.

169
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 170

sesión 6

Más ideas…
• Transportar las telas por un recorrido acordado entre todos. Caminar sujetando
las telas, por parejas o en grupos, con una parte del cuerpo. Dejarlas colocadas
imitando un objeto concreto: una mesa, un barco, una flor...
• Formar entre varios alumnos una tortuga con la tela. Asomarnos y escondernos
bajo la tela; avanzar sin ser vistos evitando chocar con otros grupos que hagan
lo mismo.

Creatividad dinámica. Un puzle a partir de un poema: El mar.


PISTA • Leemos despacio el siguiente poema; descubrimos los elementos que se
23
mencionan en él y que vamos a representar a continuación:
Sentado en la orilla Sé que dentro hay peces
me gusta mirar ¿de color, quizás?
el cielo, los barcos Una caracola
el sol y la mar... me lo va a contar.
(M. SANMARTÍN)
• Con las telas formamos todos los elementos que se nombran en el poema:
el mar, los barcos, el sol… Nos fijamos en cómo hemos colocado las telas
y en lo que representa cada una porque después tendremos que volver
a colocarlas igual.
• La clase se divide en grupos. Al ritmo de la música y de forma solemne, cada
grupo trae una tela y la coloca como lo habíamos hecho previamente. Una vez
formada la escena, escuchamos la poesía o la recitamos juntos.

170
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 171

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
PISTA
Relajación
23
La música sigue sonando, pero a menor volumen. Nos tapamos con las telas como
si fuéramos a dormir. Si queremos, podemos coger nuestro peluche y quedarnos
muy relajados, abrazándolo.

Puesta en común
Sentados en asamblea, conversamos sobre la sesión: cómo era nuestra tela, con
quiénes hemos jugado, qué hacíamos, si hemos conseguido que no se nos cayera
el peluche... Comentamos si a nosotros nos gustaría que nos hicieran saltar como
al peluche en un castillo flotante del parque o de la feria, por ejemplo.
171
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 172

sesión 7

Tengo una pelota


Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Trabajar la coordinación de movimientos, especialmente la óculo-manual,
en el transporte de un objeto esférico.
• Experimentar recursos expresivos corporales al cumplir órdenes y ajustar
su coordinación a la de los compañeros.

Materiales
• CD
• Cestos o aros para encestar.
• Una pelota de tamaño mediano para cada niño.

Preparación de la sesión
• Conversamos sobre la gran cantidad de juegos y deportes en los que se utiliza
una pelota. Comentamos que unas veces se juega con el pie, otras con las
manos, otras hay que encestar la pelota en una canasta o utilizar una raqueta…
Explicamos que todos estos juegos son muy divertidos, pero que los jugadores
no pueden hacer lo que quieran, sino que deben cumplir una serie de normas
o reglas.
• Proponemos jugar con las pelotas que hemos traído a la clase; primero sin
reglas, luego con ellas.

Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Suena la música y jugamos libremente con la pelota. No hay reglas. Las únicas
2-12
normas que tenemos que intentar cumplir son: no lanzar lejos la pelota
y no lastimar a nadie. Llevamos la pelota de un sitio a otro como queramos,
solos o con los compañeros.

172
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 173

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Actividad dirigida: Encestamos de muchas formas.
• Intentamos llevar una pelota hasta una línea de tiro IMPORTANTE
que marquemos en el suelo, lanzarla desde allí Aunque en sesiones
y tratar de meterla en unos cestos colocados previas ya se ha
en un extremo del aula. trabajado el verbo de
• Habrá que establecer y cumplir unas reglas movimiento «llevar», las
para ir y volver hasta el lugar señalado para lanzar características de cada
objeto exigen una forma
la pelota. Si no se cumplen, tendremos que
distinta de adaptación
volver al principio y empezar de nuevo a recorrer
del propio cuerpo en
el camino. Las reglas de juego han de ser muy
la que hay que insistir:
claras; por ejemplo: no se puede dejar de tocar
presión, puntos de
la pelota; por tanto, no hay que lanzarla mientras apoyo, concentración…
se lleva hasta la línea de tiro.
• Hasta que llegue nuestro turno, esperamos
sentados sobre la pelota, sin que se nos escape
y sin caernos.

NIVEL - Podemos comenzar llevando nuestra pelota con las manos


y tratar de encestarla sin pisar la línea límite.
- No podemos utilizar las manos para llevar la pelota: intentamos
llevarla debajo del brazo, entre los pies o las piernas, sujetándola
mientras nos arrastramos… Al llegar a la línea, la cogemos y la
lanzamos a un cesto grande y próximo. Después, la llevamos
a la línea de tiro del mismo modo.

NIVEL - Combinamos dos órdenes del nivel previo; por ejemplo: llevar
la pelota entre los dos pies y saltando; debajo del brazo y con
pasos largos; debajo del brazo y a la pata coja...
- El cesto puede estar más alejado y ser más pequeño que
en el primer nivel.

NIVEL - Entre dos niños llevan la pelota con cualquier parte del cuerpo,
pero sin que las manos la toquen. Vamos indicando órdenes
mientras observamos las habilidades conseguidas: llevarla entre
dos sujetándola con el vientre, con el brazo doblado, con los
hombros, con la espalda…
- La línea que señala el lugar desde donde lanzar la pelota estará
un poco más alejada y el cesto puede sustituirse por otro más
pequeño. Para encestar, podemos intentarlo sujetando y
lanzando la pelota entre dos niños, o primero uno y después otro.
Recogemos la pelota y la volvemos a traer de la misma manera
que la llevamos hasta la línea.

173
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 174

sesión 7

Más ideas…
• Repetir la sesión con pelotas de distintos tamaños: de tenis, de playa, de fútbol…,
ya que con cada tipo de pelota se ponen en juego diferentes recursos
corporales, así como diversas posibilidades de coordinación y ajuste.
• Cambiar los objetos de juego y el plano del cesto donde hay que intentar
meterlos: puede estar en el suelo, más o menos alto, encima o debajo de…

Creatividad dinámica. Juego divertido: El balón prisionero.


PISTA • Nos sentamos formando un corro, bien cerrado, y con las piernas estiradas hacia
26
dentro. En el interior del círculo, colocamos un montón de pelotas.
• Cuando la música suene muy alta, empujamos las pelotas con los pies en todas
direcciones. Las pelotas tenderán a salirse del corro, pero nosotros procuraremos
evitar que se escapen. Cuando la música apenas se oiga, dejaremos que las
pelotas «descansen» en el centro.
• Sube el volumen de la música y volvemos a empujarlas con los pies. Hacemos
que choquen unas con otras, pero sin dejar que salgan del círculo.
• Cuando la música se detiene, cada uno coge una pelota para iniciar la relajación.

174
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 175

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
PISTAS
Relajación
30-34
Suena la música y nos tumbamos en el suelo con nuestra pelota. Nos abrazamos
a ella y nos balanceamos, como si quisiéramos dormirla. Después, la hacemos
rodar lentamente por nuestro cuerpo, sin dejar de pensar en el camino que va
recorriendo. Volvemos a acunarla hasta que la música se detiene, momento
en el que nos dirigiremos a la asamblea.

Puesta en común
Conversamos sobre la sesión: ¿Con quién has jugado? ¿Cuándo te resultó
más fácil y más difícil llevar y encestar la pelota? ¿Qué problemas has tenido?
¿Cómo los has resuelto? ¿Alguien quiere contarnos cómo debía ponerse
para llevar la pelota sin que se le cayera?
Recordamos lo que más nos ha divertido de la sesión y hacemos un dibujo.
175
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 176

sesión 8

Sorpresas de papel
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Descubrir las características de distintos tipos de papel, así como
las semejanzas y diferencias que hay entre ellos.
• Desarrollar la creatividad y la capacidad de manipulación de los materiales.

Materiales
• CD
• Pinzas de tender.
• Papeles de diferentes colores, tipos y características.

Preparación de la sesión
• Observamos que la clase se ha llenado de papeles. Los hay de muchas clases:
de periódico, higiénico, de seda, de regalo... Vamos mostrándolos, uno a uno,
y conversando sobre ellos: para qué se utilizan, cuándo y dónde los hemos
visto... Podemos comprobar si se transparentan, si se arrugan bien o no, si se
estiran, se rompen… ¿Qué más?
• Explicamos que cuando suene la música, jugaremos con los papeles; usaremos
pinzas de tender la ropa para sujetarlos.

176
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 177

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Comienza la música y, solos o por parejas, cogemos papeles de distinto tipo
2-12
e intentamos hacer muchas cosas con ellos: lanzarlos, usarlos como disfraz,
cubrirnos con ellos…
• Cuando la música se detiene, nos quedamos en Stop; preguntamos a los niños
a qué juegan y lo explicarán en voz alta.

IMPORTANTE
Las contestaciones cortas y al unísono
sirven para hacer conscientes a los niños
de su actividad, al mismo tiempo que
ayudan a la expresión de los más tímidos.
177
798243 _ 0147-0184.qxd 1/3/07 17:17 Página 178

sesión 8

Actividad dirigida: Nos disfrazamos y nos escondemos.


PISTAS • Antes de comenzar, recordamos las transformaciones de los papeles que se nos
2-12
han ido ocurriendo durante la Expresión creativa e imaginamos otras que
podríamos haber hecho. ¿Qué más podemos hacer?: gafas de colores, delantales,
capas, pañuelos, lazos, zapatos, abanicos, gorros, mariposas, vendajes, espadas…
• La clase se divide en dos grupos: A y B. Los del grupo B ayudan a disfrazarse
a los del grupo A. Les colocamos el papel como ellos quieran y se lo sujetamos
con pinzas de la ropa. Luego, les pedimos que se sienten o se tumben
en el suelo, y los tapamos con papeles para que no se les vea.
• Cuando hayamos terminado, anunciamos solemnemente nuestra obra. Subimos
el volumen de la música y gritamos: «¡Sorpresa!». Entonces, los niños se destapan
y se quedan quietos como estatuas.
• ¡Cambio! Ahora, los del grupo A ayudan a disfrazarse a los del grupo B.

NIVEL - Ayudamos a los niños en sus transformaciones, apoyando


sus propias iniciativas, y las verbalizamos.
- Basta emplear un solo papel para simular un objeto del personaje:
un delantal, un vendaje, una capa…
- Todo el grupo prepara a los «niños sorpresa»: los disfrazan,
los tapan muy bien y anuncian el momento de su aparición.
Después, se intercambiarán los roles, y así sucesivamente, hasta
que todos los alumnos hayan sido disfrazados.

NIVEL - Una vez asimilado el nivel anterior, la clase se divide en grupos


de tres: cada dos niños ayudan a vestirse a uno y luego a otro…
Lo disfrazan, lo tapan y lo descubren en el momento de anunciarse
la sorpresa.
- Aumentar la dificultad pidiendo a cada niño que utilice más de un
elemento para su disfraz; por ejemplo: una capa y una espada.

NIVEL - Los alumnos se agrupan por parejas. Cada niño ayuda a preparar
a su compañero, vistiéndolo con papeles e inventando un nombre
para presentarlo cuando se descubra la sorpresa.
- Invertimos los papeles y anunciamos a los nuevos personajes.

Más ideas…
• Rasgar papeles de periódicos en espiral para formar una serpentina
que se enrosque a modo de collar o pulsera, e inventar un baile con ella.
• Con papel higiénico, envolver o vendar alguna parte del cuerpo del compañero.
178
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 179

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Creatividad dinámica. Juego musical: La lluvia de colores.
PISTA • Mientras suena la música preparamos una gran lluvia de papeles: los lanzamos
22
al aire y tratamos de que no se queden parados en el suelo. ¡Qué bonita es
la lluvia de colores! ¡Parece una gran fiesta!

• La música se empieza a oír más suavemente: ha llegado el momento de recoger.


Con todos los papeles que hay por el suelo, formamos bolas muy grandes
y tratamos de encestarlas en la papelera.

Relajación
PISTAS
30-34
Nos tumbamos en el suelo mientras escuchamos una música relajante. Nos
imaginamos escondidos debajo de un montón de papeles de colores. Poco a poco,
nos ponemos de pie y caminamos hacia la asamblea.

Puesta en común
En asamblea, conversamos sobre la sesión: ¿Cuántas clases de papel había?
¿Con qué papel has jugado? ¿Qué has hecho con él? ¿De qué te has disfrazado?
Decidimos hacer un libro viajero, que cada niño llevará a casa por turnos; en él,
cada uno, ayudado por algún familiar, tendrá que pegar algo hecho con papel
y escribir su nombre debajo.
179
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 180

sesión 9

Un parque de atracciones
Pretendemos
Ayudar al niño a:
• Practicar el juego simbólico en la composición de lugares y objetos.
• Utilizar materiales de desecho para transformarlos y adaptarlos al juego.

Materiales
• CD
• Envases de yogur (dos o tres por niño).
• Envases de tetrabrik (uno o dos por niño).
• Cajas de cartón de distintos tamaños (plegables, si es posible).

Preparación de la sesión
• Mostramos todos los materiales que hemos traído a clase para poder jugar:
envases de yogur, tetrabriks, cajas de varios tamaños... ¿Qué cosas podemos
hacer con todos estos materiales? Observamos su forma, su tamaño: vemos
que con unos podemos hacer…, con otros…; estos nos caben en…; los otros
nos pueden servir para…

180
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 181

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Desarrollo de la sesión
Expresión creativa
PISTAS • Hay tantos materiales repartidos por la clase que queremos jugar con todos.
2-12
Con música de fondo, podemos manipular libremente los objetos: tocarlos,
mirarlos, empujarlos, amontonarlos, pasar entre ellos, lanzarlos con cuidado
de no hacer daño a los compañeros, apilarlos, transformarlos en cosas, meter
algo dentro… Jugamos solos, con un compañero o entre varios. Observamos
lo que hacen otros y les imitamos, o inventamos formas de jugar.
• A la señal de Stop, explicamos a qué estamos jugando.

181
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 182

sesión 9

Actividad dirigida: Construimos un parque de atracciones.


• Conversamos sobre los parques de atracciones: ¿Qué son? ¿Conocemos alguno?
¿Nos ha gustado ir?
• Cada grupo preparará una atracción del parque para que los demás vayan
a visitarla; escogemos un rincón de la clase, llevamos allí los materiales
que usaremos y pensamos qué podemos hacer con ellos.
• Decidimos qué se podrá hacer en nuestra atracción y las normas que deben
cumplirse: atravesar un pasadizo, coger algo, saltar sin caernos, pasar por un sitio
difícil, tirar algún montículo, asomarse, poner un pie dentro y caminar arrastrando
el objeto… Cada grupo debe inventar sus propias normas.

IMPORTANTE
Las construcciones implican un trabajo
mental muy rico: dimensión espacial,
acoplamiento de objetos en un conjunto,
equilibrio, precisión, intuición… Además,
el juego colectivo estimula la socialización.

NIVEL - Partiendo de las ideas surgidas en la Expresión creativa, empezamos


todos juntos a construir algo. Apoyamos continuamente las
iniciativas de los alumnos y las verbalizamos. A medida que surgen
las ideas, animamos a los niños a trabajar por parejas. Concretamos
las normas entre todos.
- Por grupos, intentamos pasar todos por la atracción.
Nota. No importa tanto el número de atracciones conseguidas como la
participación activa de todos los niños; por ejemplo, se puede «construir»
una sola atracción con varias partes.

NIVEL - Asimiladas las consignas de lo que hay que hacer, los niños
se dividen en pequeños grupos y, antes de empezar, se reparten
los materiales, aunque no sea imprescindible utilizarlos todos.
Es importante prestar atención a la concreción de normas.
- Pasamos por todos los grupos, estimulando la actividad de los niños.

- Repartidos en grupos de trabajo, los alumnos deciden qué quieren


NIVEL hacer. El material está colocado en el centro de la clase y cada
grupo lo irá cogiendo a medida que lo vaya necesitando. Si es
preciso, animamos a los grupos a negociar entre ellos la obtención
de los materiales.
- Requerimos mayor concreción en las normas y pedimos a los
alumnos que pongan nombre a su atracción.

182
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 183

los objetos

SESIONES: BLOQUE 4
Más ideas…
• Utilizar materiales de desecho de las mismas características y profundizar
en ellas para conocerlas mejor.
• Aprovechar las estaciones o el momento del año en que estemos para utilizar
materiales (objetos, adornos, alimentos…) representativos.

Creatividad dinámica. Orquestación: Una banda de música.


PISTAS • Nos situamos cerca de cada construcción y cogemos uno o dos de los materiales
13-14
que hemos utilizado en la actividad anterior. Pensamos en cómo crear con ellos
un sonido que nos guste para acompañar la música de marcha que vamos
a escuchar a continuación. Para que resulte más variado, podemos ponernos
de acuerdo por grupos y formar una banda de música.
• Por último, nos dirigimos a la asamblea siguiendo el ritmo de la música.

Relajación
PISTAS
30-34
Se escucha una música tranquila que nos invita a descansar. Nos sentamos
o nos tumbamos en el suelo, cerramos los ojos e imaginamos que estamos
recorriendo el parque de atracciones y que nos divertimos mucho.

Puesta en común
Reunidos en asamblea, conversamos acerca de la sesión: contamos qué hemos
hecho en el parque de atracciones, las normas que hemos inventado, los nombres
de las atracciones, lo que más nos ha costado hacer, lo que no nos ha dado
tiempo a terminar… También podemos llevar algún material de desecho de los
utilizados en la sesión y mostrar a los demás el sonido que hemos inventado.
183
798243 _ 0147-0184.qxd 26/2/07 16:45 Página 184

Educateca Psicomotricidad

184
798243 _ 0185-0192.qxd 1/3/07 17:20 Página 185

anexo

• glosario
• desarrollo psicológico
y motriz
• canciones
• cuadro
• bibliografía

185
798243 _ 0185-0192.qxd 1/3/07 17:20 Página 186

Glosario
Centro de orientación Exteroceptividad
En expresión corporal, se denomina así a la Los exteroceptores son terminaciones
parte del cuerpo que, en la comunicación nerviosas que recogen las estimulaciones
no verbal, expresa dónde se concentra que provienen del medio externo; por tanto,
nuestra atención o interés. El centro de dicha a través de ellos recibimos información
atención se localiza en la orientación del exterior del cuerpo. En este sentido, la
de los ojos y la punta de la nariz. exteroceptividad puede definirse como
la percepción y representación del cuerpo en
Direccionalidad relación con el otro y con lo que le rodea,
Orientación en una dirección, relacionando en quietud, posición espacial o movimiento.
dos términos generalmente opuestos; por
ejemplo: de arriba abajo, de derecha a Lateralidad
izquierda… Definida hacia los cuatro o cinco años, es el
predominio motor en la utilización de una de
Elemento de control las dos mitades simétricas del cuerpo. Puede
Señal que obliga a la parada o atención ser la mitad derecha o la izquierda, según
inmediatas; por ejemplo: un golpe en el predomine el hemisferio cerebral izquierdo o
pandero, una palabra o la interrupción derecho, respectivamente. Cada elemento del
de una música o un sonido. cuerpo tiene su propia lateralidad y esta no
siempre coincide; por ejemplo, un niño puede
Espacio corporal tener lateralidad derecha para la mano
Aquel que ocupamos moviendo, estirando o e izquierda para el pie, en cuyo caso se inicia
encogiendo el cuerpo, hacia un lado o hacia la lateralidad cruzada.
otro, sin que haya ningún tipo de
desplazamiento. Es el espacio de nuestra Movimiento angular
expresión. El que explora las posibilidades de
articulación del cuerpo. Sus formas son
Esquema corporal
rígidas, angulares, no onduladas, cortantes
El esquema corporal se define como el y dependientes de las articulaciones.
conocimiento y representación simbólica Exige control y vivencia de la articulación
global del propio cuerpo. Dentro del y de la limitación del movimiento.
esquema corporal, se trabajan tanto
el carácter global del cuerpo como la Ostinato
percepción de los segmentos corporales. Dos Fragmento melódico o rítmico que se repite
son los aspectos que determinan el esquema durante toda la obra.
corporal y, por tanto, la organización mental
que el mismo desarrolla: el tono muscular Planos corporales
(estado de tensión de los músculos, aunque Zonas de expresión del cuerpo dentro
no estén participando en un movimiento de su propio espacio corporal. Tienen gran
voluntario) y el movimiento (desplazamiento importancia para el lenguaje no verbal, en la
en el espacio conseguido gracias al expresión de sentimientos y también como
acortamiento y estiramiento de las fibras elemento para detectar aspectos de la
musculares). personalidad. Para transmitir el mensaje
de expresión deseado, se pueden ocupar los

186
798243 _ 0185-0192.qxd 1/3/07 17:20 Página 187

distintos planos con los miembros del cuerpo Postura cerrada


o, simplemente, tender hacia ellos, sin Es la que adopta el cuerpo cuando nos
ocuparlos. colocamos con los hombros hacia delante
• Plano alto: Espacio que ocupa nuestro y el pecho hundido. Generalmente comunica
cuerpo cuando dirigimos nuestros sentimientos negativos, como miedo, tristeza,
miembros (manos, ojos, brazos, cabeza, opresión, frío…
hombros…) por encima de nuestro pecho.
La ocupación o la tendencia hacia este Propioceptividad
plano transmiten mensajes de optimismo, Los propioceptores son terminaciones
de futuro, vinculados a los ideales y a los nerviosas que se encuentran en músculos,
sentimientos positivos, como el amor, la tendones, huesos y articulaciones, y que
alegría, la sorpresa, la autoestima… recogen las sensaciones que proceden del
• Plano medio: Espacio comprendido entre el interior del cuerpo (tensión, calor, etc.). A
pecho y la cadera. A través de este plano, través de ellos nos hacemos conscientes
el más cercano a la realidad, expresamos de los movimientos, posturas y estado de
acciones y sentimientos relacionados nuestro cuerpo. Así, llamamos
con la vida cotidiana. propioceptividad a la percepción y
representación mental del propio cuerpo,
• Plano bajo: Espacio que va desde la cadera
quieto en posición espacial o en movimiento.
hasta los pies. Es el plano de expresión
de los llamados sentimientos negativos, Ritmo binario
como la tristeza, el enfado, la desolación…
Ritmo en compás de dos por cuatro (el que
También puede ser el plano de la
está formado por dos tiempos: el primero
sexualidad y el del humor, relacionado con
de ellos, fuerte, y el segundo, débil).
situaciones cómicas; por ejemplo, las caídas
o la forma de caminar de los payasos. Stop
Plano de expresión En expresión corporal, ausencia de
movimiento corporal externo. Implica
En expresión corporal, espacio que ocupa
ausencia de desplazamiento y también
realmente nuestro cuerpo cuando nos
tensión interna de todos los miembros
comunicamos; también puede ser el espacio
implicados en la expresión (puede ser todo
al que nuestro cuerpo se dirige cuando
el cuerpo o solo una parte de él; por ejemplo:
comunica o expresa algo (ver Planos
una mano, el brazo que se mueve en una
corporales).
acción…) hasta alcanzarse el control del
Postura abierta propio cuerpo en quietud. Se diría, por tanto,
que es opuesto a la posición de parada
En expresión corporal, es la que adopta el
o de quietud relajada.
cuerpo cuando nos colocamos con el pecho
o el esternón hacia fuera y los hombros
hacia atrás. Suele transmitir sentimientos
positivos, como amor, alegría, libertad,
aunque también es frecuente que se asocie
el sentimiento de dominio.

187
798243 _ 0185-0192.qxd 1/3/07 17:20 Página 188

Desarrollo psicológico
y motriz
El desarrollo psicológico y motriz revela cómo los seres humanos evolucionan con el tiempo.

A continuación, se detallan algunas características de los niños entre 3 y 6 años. La psicología


evolutiva nos indica que, en condiciones «normales», todos los niños pasan por los mismos
estadios, aunque no siempre al mismo ritmo. De ahí que las edades cronológicas sean
únicamente un punto de referencia para explicar los avances en el desarrollo que se producen
en estos años y que pueden diferir de un niño a otro.

Entre los 3 y los 6 años, los niños y las niñas:

• Son cada vez más independientes y ya se • Tienen más control de su motricidad


pueden vestir casi sin ayuda. gruesa y les encanta correr, saltar con uno
• Van al baño solos. o dos pies, coger una pelota, subir y bajar
• Pueden comer sin la ayuda de un adulto. escaleras o bailar.
• Pueden desarrollar temores. • Tienen mayor control de su motricidad
fina, lo que se aprecia en sus dibujos
• Su fantasía les lleva a crear amigos
imaginarios. y garabatos.

• Pueden clasificar objetos y materiales. • Son sumamente activos y, a veces,


pueden hacerse daño al jugar.
• Pueden reconocer e incluso escribir
algunos números. • Les encanta manipular objetos.
• Son conscientes de los sonidos que riman • Comienzan a jugar con otros niños, no
en las palabras. solo al lado de ellos.

• Comprenden instrucciones verbales • Son capaces de respetar turnos


sencillas y son capaces de seguirlas. y empiezan a compartir.

• Son capaces de reconocer palabras • Disfrutan con los chistes, las adivinanzas
escritas y de interpretar logotipos y las bromas.
sencillos. • Les gusta llamar la atención y mostrar
sus logros.
• Identifican algunas figuras geométricas.
• Conocen y utilizan palabras que son • Disfrutan haciendo gestos y muecas.
significativas para ellos: los nombres • Aún no tienen muy desarrollado el
de las calles, los colores, las figuras, los concepto o el valor de la amistad; por
números, etc., y pueden formar frases eso, pueden cambiar de grupo
con ellas. continuamente.
• Reconocen las grafías y los sonidos • Empiezan a ser capaces de asumir
de algunas letras. algunas responsabilidades.
• Pueden escribir algunas letras, en • Muestran deseo de aprender, les gusta
particular las que forman su nombre. hablar y preguntar para informarse.

Las investigaciones científicas coinciden: tanto o más relevante que


el nivel intelectual de un niño es el desarrollo de su mundo afectivo.

188
798243 _ 0185-0192.qxd 26/2/07 14:11 Página 189

Canciones

Jugando al escondite Al lado de mi cabaña (Popular leonesa)


(Adaptación de R. León) Al lado de mi cabaña,
PISTA PISTA
28 29
Jugando al escondite en el bosque tengo una huerta y un madroñal.
anocheció. Con mi cabaña y la huerta, leré,
Jugando al escondite en el bosque y los madroños, leré,
anocheció. ¿qué quiero más?
El cuco, cantando, el miedo nos quitó. Con mi cabaña y la huerta, leré,
El cuco, cantando, el miedo nos quitó. y los madroños, leré,
¿qué quiero más?
Lobo, ¿estás?
Estoy poniéndome los pantalones. Apenas sale la aurora,
ya en la montaña se oye un cantar.
Jugando al escondite en el bosque
Lamentos al son de gaita, leré,
anocheció.
que gime en brazos, leré,
Jugando al escondite en el bosque
de algún zagal.
anocheció.
Lamentos al son de gaita, leré,
El cuco, cantando, el miedo nos quitó.
que gime en brazos, leré,
El cuco, cantando, el miedo nos quitó.
de algún zagal.
Lobo, ¿estás?
Estoy poniéndome los calcetines.
Jugando al escondite en el bosque
anocheció.
Jugando al escondite en el bosque
anocheció.
El cuco, cantando, el miedo nos quitó.
El cuco, cantando, el miedo nos quitó.
Lobo, ¿estás?
Estoy poniéndome el sombrero.
Jugando al escondite en el bosque
anocheció.
Jugando al escondite en el bosque
anocheció.
El cuco, cantando, el miedo nos quitó.
El cuco, cantando, el miedo nos quitó.
Lobo, ¿estás?
Sí, ahora salgo y os comeré a todos.
Jugando al escondite en el bosque
anocheció…

189
798243 _ 0185-0192.qxd 26/2/07 14:11 Página 190

La cometa, de Goya
798243 _ 0185-0192.qxd 26/2/07 14:11 Página 191

Bibliografía
AJURIAGUERRA, J.: Manual de psiquiatría infantil. Ed. Masson. Barcelona, 2002
«El cuerpo como relación». Revue Suisse de Psychologie, n.o 21
«De los movimientos espontáneos al diálogo tónico-postural
y las actividades expresivas». Anuario de Psicología, n.o 26

AUCOUTURIER, B.: La práctica psicomotriz. Ed. Científico-Médica. Barcelona, 1985


Los fantasmas de la acción y la práctica psicomotriz. Ed. Graó.
Barcelona, 2004

AUCOUTURIER, B.; LAPIERRE, A.:


Educación vivenciada: de la vivencia a lo abstracto a través de la educación
psicomotriz (Los contrastes y el descubrimiento de las nociones
fundamentales). Ed. Científico-Médica. Barcelona, 1985
Simbología del movimiento. Ed. Científico-Médica. Barcelona, 1983

BERRUEZO, P.: «El cuerpo, el desarrollo y la psicomotricidad». Psicomotricidad: revista


de estudios y experiencias, n.o 49

LAPIERRE, A.: Educación psicomotriz en la escuela maternal. Ed. Científico-Médica.


Barcelona, 1984

PIAGET, J.: Psicología del niño. Ed. Morata. Madrid, 2002

SCHINCA, M.: Expresión corporal: técnica y expresión del movimiento. Ed. Escuela
Española. Madrid, 1989

VAYER, P.: Psicosociología de la acción. Ed. Científico-Médica. Barcelona, 1987

191
798243 _ 0185-0192.qxd 26/2/07 14:11 Página 192

Dirección de arte: José Crespo


Proyecto gráfico: CARRIÓ/SÁNCHEZ/LACASTA
Jefa de proyecto: Rosa Marín
Coordinación de ilustración: Carlos Aguilera
Jefe de desarrollo de proyecto: Javier Tejeda
Desarrollo gráfico: José Luis García, Raúl de Andrés

Dirección técnica: Ángel García Encinar


Coordinación técnica: Evaristo Moreno
Composición y montaje: Leticia Fernández, Jorge Borrego
Corrección: José Ramón Díaz
Documentación y selección fotográfica: Mercedes Barcenilla
Fotografía: C. Pérez; J. Jaime; A. G. E. FOTOSTOCK/Mark Segal,
Stuart Pearce; HIGHRES PRESS STOCK/AbleStock.com;
I. Preysler; MUSEUM ICONOGRAFÍA/Joseph Martin;
SERIDEC PHOTOIMAGENES CD; ARCHIVO SANTILLANA

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de


reproducción, distribución, comunicación pública y transformación
de esta obra sin contar con la autorización de los titulares de la
propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados
puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (ar-
tículos 270 y siguientes del Código Penal).

© 2007 by Santillana Educación, S. L.


Torrelaguna, 60 - 28043 Madrid
PRINTED IN SPAIN
Impreso en España en

ISBN: 978-84-294-5023-1
CP: 798243
Depósito legal: