Está en la página 1de 9

Refinerías en México

Alumno: Quintas Martínez Diana Belén.

Grado: 2° Grupo: “B”

Maestro: Jose Juan Molina Pérez

Materia: Química Orgánica


Antonio Dovalí Jaime (Salina Cruz, Oaxaca). En operación
La construcción de la refinería Antonio Dovalí Jaime se inició en 1975 y la inauguró el presidente
de la República, José López Portillo, acompañado del director de Pemex, Jorge Díaz Serrano, el 14
de agosto de 1979. En esos años procesaba sólo un tren de operación, un total de 165 mil barriles
diarios de crudo.

En febrero de 1989, entró en operación el segundo tren de producción de petrolíferos, logrando


aumentar el proceso de crudo a 330 mil barriles diarios. Con esto, la refinería de Salina Cruz se
convertía, dentro del Sistema Nacional de Refinación, en la instalación de mayor capacidad y la
más estratégica, al cubrir la mayor parte de la demanda de combustibles en el país.

El 14 y 15 de junio del 2017 hubo una explosión en la Refinería Antonio Dovalí Jaime ocasionada
por la acumulación de gases en uno de los ductos, lo que causó que se reavivara el incendio que el
día anterior se había registrado por una ignición de combustible y aceite acumulada por la
inundación que se reportó el martes pasado tras la tormenta Calvin.

El 7 de septiembre de 2017 el Terremoto de Chiapas de 2017 sacudió la ciudad junto con otras
poblaciones aledañas como Santo Domingo Tehuantepec, Juchitán de Zaragoza y otras ciudades
de la región; en consecuencia, en la refinería Antonio Dovalí Jaime ocurrió una explosión derivada
del movimiento telúrico, sin embargo, la instancia de Protección Civil del estado informó que no
hubo daños graves derivados del estallido.

La secretaría de Energía informó que la rehabilitación de la refinería Antonio Dovalí Jaime, ubicada
en Salina Cruz, cuenta con una inversión de 2 mil millones de pesos. Los trabajos iniciaron el 2 de
septiembre del 2019, con el mantenimiento a 10 plantas de proceso, para lo cual el personal
técnico especialista se preparó y capacitó de forma anticipada.

La refinería cuenta con una superficie de 770 hectáreas, actualmente está integrada por 28 plantas
de proceso, 118 tanques de almacenamiento, 2 áreas de servicios principales (generadores de
electricidad, vapor, aire para instrumentos y tratadoras de aguas) y una plantilla laboral de 2 mil
440 trabajadores.

REFINERÍA "ANTONIO DOVALÍ JAIME"


 770 hectáreas tienen de superficie
 28 plantas de proceso
 118 tanques de almacenamiento
 2 áreas de servicios principales
 2 mil 440 trabajadores
 2 mmdp se invirtieron para su rehabilitación
 72 % de avance registran las obras
 10 plantas de proceso reciben mantenimiento
Francisco I. Madero (Madero, Tamaulipas). En operación
La refinería “Francisco I. Madero”, con más de cien años de operación, se fundó en 1914, ocupa un
área de 544 hectáreas, 22 plantas de proceso, sistemas de tanques de almacenamiento, terminal
marítima, servicios principales y auxiliares, laboratorios y áreas administrativas.

Este gran complejo de refinación se puede observar en toda su magnitud camino a Playa Miramar
y entre los principales productos que genera están gas combustible, gasolina primaria, turbosina,
kerosina, diésel, gasóleo y residuo atmosférico.

Esta planta procesadora dio la apertura a un nuevo ciclo industrial en la región, después del
periodo de la producción de los derivados del petróleo, los procesos petroquímicos empezaron a
generar riqueza para el sur y con ello la llegada de un complejo que actualmente moviliza millones
de sustancias primas.

La refinería modernizó las plantas de proceso en el año de 1956 e inicia operaciones de plantas de
proceso en el año de 1960, en 1999 sufre una Reconfiguración en su etapa de Construcción, que
terminó en el 2002. Actualmente está en ejecución un Proyecto de Calidad de Combustibles que
inició en 2009 y se espera concluir en 2018.

En este último proyecto se invierten mil millones de pesos y el objetivo es generar combustibles
ecológicos para reducir la emisión de contaminantes al medio ambiente, con la aplicación de la
tecnología de punta en el hidrotratamiento y procesos asociados a las gasolinas y el diésel.

La refinería “Francisco I. Madero” de Petróleos Mexicanos (Pemex), procesa diariamente 95 mil


barriles de crudo; es poco más del 50 por ciento de su capacidad, lo que se ha logrado con la
aplicación de casi 2 mil millones de pesos, aseveró el diputado federal Erasmo González Robledo.

La capacidad del centro de trabajo, según una fuente de la paraestatal, es de 170 mil barriles de
crudo diarios en sus más de 20 plantas; se producen gasolinas y otros carburantes.

Insistió que es resultado de la aplicación de casi 2 mil millones de pesos, en la primera etapa del
Programa de Rehabilitaciones de las seis refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el país.

Explicó que se tiene ya un gran avance con la aplicación de estos recursos aprobados por
diputados de Morena, de los cuales se han aplicado ya mil 900 millones de pesos durante 2019 y
en este 2020 ya se encuentran en proceso de contratación para el Programa de Rehabilitación, con
un presupuesto de poco más de 2 mil 80 millones de pesos.
Refinería RIAMA (Salamanca, Guanajuato). En operación
La razón de construir una nueva Refinería en México era muy clara: el crecimiento de las
necesidades de petróleo y todos sus derivados, el crecimiento industrial, comercial y poblacional
del país que requería de más combustibles, Salamanca se volvería un sitio estratégico al
encontrarse a corta distancia de las principales ciudades del centro de la República.

El 30 de Julio de 1950, el entonces presidente de la República, y presidente del Consejo de


Administración de Petróleos Mexicanos, Miguel Alemán, decide darle el nombre del Ingeniero
Antonio M. Amor a la refinería, RIAMA, por sus siglas.

El evento fue tan importante que hubo una transmisión de radio a nivel nacional durante la
inauguración.

Cuando RIAMA abrió en 1950 su producción era de 50 000 barriles diarios; para 1955 entra en
operación la planta procesadora de lubricantes y parafinas; en 1962, ante la creciente necesidad
de fertilizantes y la instalación de plantas productoras de ese tipo en la región de Salamanca, entra
en operación la planta de amoniaco; en 1970 se duplica la capacidad de producción de barriles
diarios a 100 000 y en 1984 se da una ampliación aun mayor, quedando su producción diaria en
235 000 barriles diarios.

En 1960, Adolfo López Mateos, visitó RIAMA, para inaugurar la planta de amoniaco en la Refinería
de Salamanca, para producir pesticidas y fertilizantes agrícolas.

Actualmente cuenta con una superficie de 518 hectáreas, en donde se ubican 42 plantas de
producción con una capacidad de proceso de hasta 220 mil barriles diarios de petróleo crudo,
también posee una planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), nueve calderas, cinco
turbogeneradores, cinco unidades de tratamiento de agua, además de 10 torres de enfriamiento.

En la RIAMA se elaboran una gran cantidad de productos terminados que abastecen la demanda
de energéticos en las regiones central y oeste del país, entre los que destacan gasolinas Pemex
Magna y Premium, Pemex Magna de Ultra Bajo Azufre (UBA), Pemex Diésel y Pemex Diésel UBA,
Turbosina y Asfalto Pemex EKBE Superpave, además de ser la única refinería del Sistema Nacional
de Refinación que produce alcohol isopropílico (IPA) y lubricantes básicos para atender la
demanda nacional.
Héctor R. Lara Sosa (Cadereyta, Nuevo León). En
operación
En 1973 se iniciaron los trabajos de instalación de la Refinería de Petróleos Mexicanos más grande
de Latinoamérica» Ingeniero Héctor R. Lara Sosa»; actualmente, la refinería sigue siendo la más
avanzada y rentable de las seis que conforman el Sistema Nacional de Refinación.

La que parece que está recuperando su producción es la refinería de Cadereyta al incrementar su


producción, para llegar casi a un 50% de su capacidad.

Y es que la planta, ubicada en Nuevo León, registró en septiembre de 2019 una producción de
133,116 barriles de petróleo diario, lo que representó un aumento anual de 35%, pues el año
anterior producía 98,000 barriles diarios.

Este fue el incremento más alto en dicho lapso de las seis refinerías ubicadas en México, según
datos de Pemex. Además, estuvo por encima de la media nacional, que fue un avance de 5%, con
653,320 toneles diarios.

Claro está, que aún no alcanza su tope, pues trabajando a su máxima capacidad debería producir
275,000 barriles diarios.

Cabe mencionar que, aunque la producción en la planta de Nuevo León llegó a su tope durante
septiembre de 2019, cuando fue de 133,116 barriles diarios.

En cuanto a volumen, el complejo de Cadereyta fue el segundo más alto de México, sólo por
debajo del de Tula, Hidalgo, que presentó 135,494 barriles diarios. Cabe recordar que, a principios
de 2019, la Secretaría de Energía (Sener) informó que, como parte del programa de rehabilitación
de refinerías a nivel nacional, se destinarán $4,000 millones de pesos a la refinería de Cadereyta.

La Sener detalló que estos recursos son adicionales a su presupuesto de operación para este año y
que asciende a $1,800 millones de pesos. Con los proyectos de inversión y mantenimiento que se
están realizando en la refinería de Cadereyta se estima que esta refinería logre trabajar a
alrededor del 80% de su capacidad a finales del sexenio.

A septiembre del año, la planta en Nuevo León operó al 48% de su capacidad productiva, cifra
superior al 36% del mismo mes de 2018.
Lázaro Cardenas (Minatitlán, Veracruz). En operación
La refinería General Lázaro Cárdenas de Minatitlán, que nació en 1906, fue la primera gran
refinería de Latinoamérica y actualmente desarrolla un completo proyecto de reconfiguración.

La refinería cuenta con 27 plantas industriales, dedicadas a la producción de energéticos. Tiene


una extensión de 800 hectáreas, donde se ubican las instalaciones necesarias para procesar
190,000 barriles diarios de petróleo crudo y 30,000 barriles de líquidos de mezcla de butanos.
además, cuenta con un sector ubicado en la cangrejera Veracruz, donde existen 3 plantas que
procesan diariamente 170,000 barriles de petróleo crudo tipo maya.

El área de influencia, donde su producción abastece de combustible al mercado, incluye al sureste


del país y parte de la demanda del Distrito Federal. los estados que reciben energéticos de la
refinería General Lázaro Cárdenas, son: Puebla, el Sur de Veracruz, Tabasco, Campeche, Yucatán y
Quintana Roo.

Para lograr alcanzar las metas internacionales de seguridad y protección ambiental, la refinería ha
implantado el sistema integral de administración de seguridad y protección ambiental alcanzando
una alta productividad y competitividad en el ámbito mundial.

Durante febrero pasado se desplomó en casi un 50 por ciento la producción de gasolina en la


refinería de Minatitlán, la cual no ha logrado recuperarse desde que en julio registró un máximo
de 111 mil 75 barriles diarios.

El Sistema de Información Energética (SIE) de la Secretaría de Energía (SENER) dio a conocer que
en enero fueron procesados 74 mil 55 barriles de petróleo pesado por día, pero en enero cayó
hasta 43 mil 393 barriles.

La refinería Lázaro Cárdenas el descenso viene desde diciembre, pues llegó a 85 mil 280 barriles en
comparación con los 100 mil 52 de noviembre del 2019.Además, en octubre disminuyó hasta 37
mil 716 barriles diarios cuando en septiembre alcanzó 107 mil 947 barriles diarios.

La cifra más alta de la factoría se logró en julio, con 111 mil 75 barriles diarios y a partir de ahí
empezó la caída en agosto con 109 mil 795 barriles hasta los 43 mil 393 barriles de febrero.

En la refinería de Minatitlán se produce gasolina Magna, diesel, gas seco y licuado. Para este año
se prevén inversiones por mantenimiento y tan sólo en el 2019 fueron ejercidos alrededor de dos
mil millones de pesos.
Miguel Hidalgo (Tula, Hidalgo). En operación
La construcción de este complejo comenzó en 1972. En la zona ya se habían instalado
cementeras y fábricas de la industria textil, así como una hidroeléctrica de CFE.
Según la investigación de Pablo Vargas González investigador de la Asociación
Latinoamericana de Sociología, el complejo se extendió por 700 hectáreas con una
inversión inicial de 2,100 millones de pesos.
Constó de ocho plantas de procesamiento, cuatro plantas de protección ambiental, tres
plantas de fuerza y servicios, talleres, oficinas, almacenes, área de tanques, laboratorios,
colonia residencial y campos deportivos. Fue inaugurada cuatro años más tarde, el 18 de
marzo de 1976; en esa primera etapa tenía una capacidad de refinación de 150,000
barriles al día.
La refinería Miguel Hidalgo, en Tula, registró paros de producción por fallas y
mantenimiento de equipos, así como falta de insumos y electricidad, determinó la
Auditoría Superior de la Federación (ASF) en la cuenta pública 2018.
Como parte de la revisión, el organismo fiscalizador detectó que 12 paros de producción
no fueron documentados por Petróleos Mexicanos (Pemex).
Incluso, agrega la auditoría de cumplimiento, la producción disminuyó, ya que las
refinerías de Salina Cruz y Tula programaron 358 mil barriles diarios, cuando los números
reales fueron de 322 mil barriles.
Aunado a ello, la planta para la producción de petrolíferos de la refinería Miguel Hidalgo
no utilizó más de 50 por ciento de la capacidad debido a falta de materia prima (crudo
ligero), así como por la baja confiabilidad de servicios o reparaciones.
La ASF señaló que fueron canceladas 14 de 16 reparaciones mayores programadas en la
Miguel Hidalgo en Tula, lo cual, alertó el organismo fiscalizador, afectó el proceso de
crudo en las refinerías por el mantenimiento insuficiente y fallas en las plantas.
18 de Marzo (Miguel Hidalgo, Ciudad de México)
Desmantelada
La ex-refinería “18 de marzo”, ubicada en México D.F., inició sus operaciones en 1932 y realizó
actividades de refinería, almacenamiento y distribución durante 59 años. A lo largo de este
periodo se generó un pasivo ambiental como consecuencia lógica de décadas de operación
durante las cuales existieron fugas y derrames de los hidrocarburos que se manejaban, los cuales
impactaron el suelo.

La operación de la refinería se suspendió en forma definitiva el 18 de marzo de 1991, como


consecuencia de una decisión para detener el deterioro progresivo del medio ambiente y la
calidad de vida en la zona metropolitana de la Ciudad de México, que por esas fechas presentaba
altos índices de contaminación ambiental.

El documento presenta una introducción sobre el petróleo y las grandes empresas petroleras
establecidas en México, seguido por el caso específico de la refinería de Azcapotzalco. Se
encuentra una descripción de los inicios de la refinería y su desarrollo hasta su fecha de cierre el
18 de marzo, debido principalmente a la contaminación que generaba esta industria.

Se muestra también el proceso de desmantelamiento y los seguimientos que se han realizado a los
suelos del lugar donde se encontraba la refinería, desde 1994 hasta 2005. Para finalizar, se
presenta el estado de la refinería en el 2008, y los contaminantes identificados en la zona.

La refinería, que produce 100.000 barriles de derivados de petróleo al día, se localiza al noroeste
de la capital y la suspensión de sus actividades implica un coste de mil millones de dólares. Salinas
de Gortari dio instrucciones para que las instalaciones de la planta se destinen a zonas verdes.

Cuando se pasea por el Parque Bicentenario quedan pocos rastros de la refinería que cerró hace
25 años. El terreno, donde cabría 25 veces la Plaza de la Constitución, quedó listo para su limpieza.

El IPN se encargó del proyecto de limpieza, a partir de 2007. Para eliminar los contaminantes se
crearon tres planes. El primero, para el saneamiento de 400 mil metros cúbicos. El segundo, de la
biorremediación de 40 mil metros cúbicos de suelo. Y el tercero, para la recuperación de
hidrocarburos derramados por 60 años en la refinería.

Entre los edificios de la refinería que quedaron en pie en el Parque Bicentenario está una nave
industrial de ladrillo donde fue montado un museo con la historia del predio.

De esa refinería quedan estanques, espejos de agua, árboles que ganan altura; áreas de juegos,
terraplenes de césped donde los niños juegan a rodarse cuesta abajo y un orquideario con
especies en peligro de extinción
Dos Bocas, Tabasco (En construcción)
Los trabajos de construcción de la nueva refinería en el puerto de Dos Bocas, en el estado de
Tabasco (suroriente de México), iniciarán el próximo 1 de agosto, tras haberse adjudicado la
licitación restringida a empresas privadas, anunció el ministerio mexicano de Energía.

La dependencia mexicana precisó en un comunicado que emitió los fallos en los procedimientos
de invitación restringida, para las obras de desarrollo de ingeniería y construcción de la nueva
refinería de la petrolera estatal Pemex.

El primer paquete, que consiste en la planta combinada y Coquizadora de productos, estará a


cargo de la empresa Flúor Enterprises e ICA Flour.

Respecto a los paquetes 2 y 3, que tratan sobre la edificación de plantas hidrodesulfuradoras de


diésel y de desintegración catalítica, se fueron para Samsung Engineering y Asociados
Constructores DBNR.

En tanto que los paquetes 4 y 6 estarán a cargo de la compañía Kellog Brown en conjunto con
Constructora Hostotipaquillo, mientras que el paquete 5, que consiste en el almacenamiento y
manejo de productos, iniciará su proceso de contratación a principios de 2020.

Con la refinería, "se espera una capacidad para procesar 340.000 barriles de petróleo por día",
expone Energía en la nota oficial.

Previo al anuncio del ministerio, su titular, Rocío Nahle, dio a conocer a la prensa, que la nueva
refinería tendrá una vida útil mínima de 20 años y su costo será de poco más de US$8.000
millones, de acuerdo a lo planeado desde el inicio del proyecto. La construcción concluirá en tres
años.

De acuerdo con el proyecto gubernamental, la decisión de construir esta nueva refinería de Dos
Bocas y la modernización de las seis refinerías existentes permitirá lograr en el mediano plazo la
autosuficiencia en la producción de gasolinas, de diesel, y de esta manera, poder ofrecer mejores
precios de estos combustibles a los consumidores

Según el proyecto, la refinería contempla 17 plantas de procesos, plantas de fuerza, obras de


integración de plantas, 93 tanques y esferas de almacenamiento, urbanización, edificios, talleres y
áreas verdes.