Está en la página 1de 18

sensor biométrico

La palabra biométrica se deriva de las palabras griegas bio y métrica. Donde bio
significa vida y métrica significa medir.

Básicamente los sensores biométricos son un sistema mecánico o electrónico


utilizado para registrar y capturar muestras biométricas.

Es bueno mencionar que esto pasa a ser procesado en una forma que se pueda
digitalizar y convertir en una plantilla.

Generalmente, el sensor lee o mide la luz, la temperatura, la velocidad, la capacidad


eléctrica y otros tipos de energías.

¿Qué es la biometría?

Es nuestra característica física (y de comportamiento) más singular que los


dispositivos pueden detectar e interpretar.
Todo esto, para que puedan ser utilizados como representantes de nuestro ser físico
en el ámbito digital.
De esta manera podemos unir datos digitales a nuestra identidad con consistencia
y permanencia, recuperando esos datos usando computadoras.
Este método de identificación se elige sobre los métodos tradicionales, incluidos los
números de PIN, las contraseñas por su exactitud y sensibilidad a las mayúsculas.
La mayoría de los sensores de huellas dactilares se basan en técnicas ópticas, pero
los sensores emisores de luz y los enfoques multiespectrales están ganando
adopción.

Tipos de sensores biométricos

Incluyen un patrón de venas, huellas digitales, geometría de la mano, ADN, patrón


de voz, patrón de iris, todos clasificándose en 2 tipos:
• Biometría fisiológica: incluye principalmente reconocimiento facial, huella
digital, geometría de la mano, reconocimiento de Iris y ADN.
• Biometría conductual: incluye pulsaciones de teclado, firma y
reconocimiento de voz.
El reconocimiento de huellas dactilares incluye tomar una imagen de la huella
dactilar de una persona y registrar sus características como arcos, verticilos y bucles
junto con los contornos de bordes, minucias y surcos.
El sistema de reconocimiento facial es un tipo de aplicación informática biométrica
que puede identificar o verificar a una persona a partir de una imagen digital.
Todo esto mediante la comparación y el análisis de patrones. Normalmente, estos
sistemas biométricos se utilizan en sistemas de seguridad.
El reconocimiento del iris es un método bio-métrico utilizado para identificar a las
personas basándose en patrones únicos en la región que rodea la pupila del ojo.
También, el reconocimiento de voz se utiliza para producir patrones de voz
combinando factores de comportamiento y fisiológicos que pueden capturarse.
Las capacidades de audio y su ubicuidad hacen que los teléfonos inteligentes sean
un medio viable para implementar la biometría de voz a gran escala.
La biometría de voz se ve impedida por los mismos desafíos que la biométrica facial
en que el entorno de captura puede ser impredecible.
Al igual que con las imágenes faciales, el ruido de fondo puede interferir con el
proceso de captura y comparación, por eso aun estas tecnologías no son totalmente
perfectas.
Sin embargo, se prevé que puedan dar un salto increíble en los próximos años, es
el objetivo de muchos informáticos y científicos.
Ejemplos de Sensores Biométricos
OJO (IRIS Y RETINA)

La utilización del ojo humano en la identificación de personas ha dado lugar a dos


técnicas biométricas diferentes: una basada en las características del iris ocular y
otra que utiliza las características distintivas de la retina. Únicamente tienen en
común que se sirven de un mismo órgano, el ojo humano, sin embargo en
numerosas ocasiones se suele confundir uno con otro y ambas se consideran como
una única técnica denominada biometría del ojo, por lo tanto es importante resaltar
que el iris y la retina oculares dan lugar a dos tipos de sistemas biométricos
completamente diferentes, tanto en los métodos de captura de imagen y las técnicas
de extracción de características como en los métodos de comparación.
El sistema óptico está formado básicamente de tres capas: la capa externa, la capa
media y la capa interna.
HUELLAS DACTILARES (SISTEMA AFIS)

El AFIS (Automated Fingerprint Identification System ), es un sistema basado en la


Identificación Automática de Huellas Dactilares.
La identificación de personas mediante sus huellas digitales es quizás la primera
técnica que nos viene a la mente cuando se habla de biometría, ya que es uno de
los métodos más utilizados por la ley. Se sabe que los patrones de las huellas
digitales son únicos y se mantienen durante la vida de la persona. De hecho, son
diferentes en cada dedo en ambas manos e incluso entre gemelos idénticos. Para
capturar la huella digital la persona coloca su dedo sobre una superficie con un
lector especializado. Existen diferentes tipos de lectores. Los lectores ópticos
utilizan una cámara y un prisma para capturar la imagen. Otros utilizan campos
eléctricos, ultrasonido y métodos termales.

GEOMETRIA DE LA MANO

Los sistemas de autenticación basados en el análisis de la geometría de la mano


son sin duda los más rápidos dentro de los biométricos: con una probabilidad de
error aceptable en la mayoría de ocasiones, en aproximadamente un segundo son
capaces de determinar si una persona es quien dice ser.

Cuando un usuario necesita ser autenticado situa su mano sobre un dispositivo


lector con unas guías que marcan la posición correcta para la lectura. Una vez la
mano está correctamente situada, unas cámaras toman una imagen superior y otra
lateral, de las que se extraen ciertos datos (anchura, longitud, área, determinadas
distancias...) en un formato de tres dimensiones. Transformando estos datos en un
modelo matemático que se contrasta contra una base de patrones, el sistema es
capaz de permitir o denegar acceso a cada usuario.
Quizás uno de los elementos más importantes del reconocimiento mediante
analizadores de geometría de la mano es que éstos son capaces de aprender: a la
vez que autentican a un usuario, actualizan su base de datos con los cambios que
se puedan producir en la muestra (un pequeño crecimiento, adelgazamiento, el
proceso de cicatrizado de una herida...); de esta forma son capaces de identificar
correctamente a un usuario cuya muestra se tomó hace años, pero que ha ido
accediendo al sistema con regularidad. Este hecho, junto a su rapidez y su buena
aceptación entre los usuarios, hace que los autenticadores basados en la geometría
de la mano sean los más extendidos dentro de los biométricos a pesar de que su
tasa de falsa aceptación se podría considerar inaceptable en algunas situaciones:
no es normal, pero sí posible, que dos personas tengan la mano lo suficientemente
parecida como para que el sistema las confunda. Para minimizar este problema se
recurre a la identificación basada en la geometría de uno o dos dedos, que además
puede usar dispositivos lectores más baratos y proporciona incluso más rapidez.

ESCRITURA Y FIRMA

La firma es un método de verificación de identidad de uso común. Diariamente las


personas utilizan si firma para validar cheques y documentos importantes. Como la
firma es una habilidad adquirida, se le considera un rasgo de comportamiento. En
biometría, el uso de la firma para verificación de identidad se hace de una manera
diferente a la tradicional. Dependiendo del sistema, tanto la superficie donde se
firma como el bolígrafo utilizado pueden contener varios sensores. Estos sensores
miden características mucho mas allá que simplemente la forma o apariencia de la
firma: la presión que se le aplica sobre la superficie, el ángulo al cual se sujeta el
bolígrafo y hasta la velocidad y el ritmo de como la persona ejecuta su firma son
características capturadas por el sistema.
CARA

Los sistemas de reconocimiento de rostro son tal vez los más fáciles de comprender
ya que para nosotros la cara es la más directa de identificar a los familiares, amigos,
conocidos o celebridades. Como en la manera en que funcionan es similar a
tomarse una foto, estos sistemas gozan de mucha aceptación entre sus usuarios.
Los métodos utilizados en el reconocimiento de rostros van desde la correlación
estadística de la geometría y forma de la cara, hasta el uso de la tecnología de redes
neuronales que buscan imitar la manera en que funciona el cerebro humano.
Muchos de estos pueden reconocer a una persona, aun cuando esta se haya dejado
crecer la barba o el bigote, se pinte o se cambie el estilo del cabello, tenga maquillaje
o use anteojos.

Encoder y que tipos hay


El encoder —también llamado codificador o generador de pulsos— es una pieza
de ingeniería fundamental para la industria y el taller. Pero, ¿qué es este encoder y
para qué sirve?
El encoder es un dispositivo electromecánico que permite codificar el movimiento
mecánico en distintos tipos de impulsos eléctricos: digitales binarias, analógicos en
función de una onda, pulsos, etcétera. De este modo, un encoder es una interfaz
entre un dispositivo mecánico móvil y un controlador.
Encoder: principios de medición
Existen dos grandes tipos de encoder o generador de pulsos: los lineales y los
rotatorios; en cada grupo a su vez hay distintos tipos de codificación (absolutos e
incrementales) y principios electromecánicos de funcionamiento que veremos a
continuación.
Sensor magnético

Encoder lineal magnético

En estos sensores se utiliza una cinta magnetizada o bien una fabricada con un
material de reluctancia magnética variable; la posición se determina mediante
cabezales de lectura magneto-resistivos o con solenoides.
El principal problema con estos sensores es que, como se puede deducir fácilmente,
son susceptibles a los campos magnéticos intensos, por lo que no son
recomendables en entornos en donde existen fuerzas electromotrices elevadas,
como transformadores de alta tensión o grandes motores en las cercanías.
Como ventaja, son muy confiables en la lectura, y relativamente económicos.
Pueden lograr resoluciones del orden de los micrómetros.
Sensor óptico

Encoder lineal óptico

Estos encoders trabajan por un principio más sencillo que el magnético: un sensor
óptico registra los cambios en una cinta, que pueden estar codificados en patrones
Moiré, holográficos u otros.
La principal ventaja de este tipo de encoder es la gran precisión que permiten
alcanzar, del orden de décimas de micrón. Otra gran ventaja es que permite operar
sin necesidad de contacto físico entre las partes, por lo que es apropiado para
aplicaciones en las que el rozamiento debe evitarse.
Por otro lado, la principal desventaja es su gran susceptibilidad a la suciedad en
forma de partículas, por lo que es necesario asegurar la hermeticidad del conjunto.
capacitivo

Encoder rotativo capacitivo

Este sensor opera midiendo la capacitancia entre la escala y el cabezal lector.


Debido a que la lectura se realiza sin contacto físico, se utiliza principalmente en
aplicaciones de medición: calibres, diales, etcétera.
Su desventaja es que es susceptible a la presencia de suciedad en el cabezal lector
o en la escala, por lo que debe procurarse su cierre hermético para una operación
sin errores.
Esta tecnología es la más robusta, y permite su uso en ambientes en donde es
imposible aislar el instrumento de contaminantes tales como líquidos refrigerantes
o partículas. Como contrapartida podemos decir que la precisión no es tan elevada
como en las otras opciones.
Sensor de corrientes de Eddy
Este modelo —patentado— consta de una escala en la que se intercalan materiales
no magnéticos de alta y baja susceptibilidad, que permiten la detección mediante el
análisis de la variación en la inductancia dentro de un circuito de corriente alterna.
Este tipo de codificador se utiliza mayormente en encoders rotativos.

Encoders lineales y rotatorios


Más allá de la tecnología utilizada para realizar la medición en sí misma, podemos
diferenciar estos instrumentos de acuerdo al tipo de movimiento que permiten: un
movimiento lineal o uno rotativo co respecto a un eje.
Encoder lineal
Es el tipo más sencillo de encoder o generador de pulsos; un ejemplo claro de su
existencia se da en los calibres digitales, en donde la medida se muestra en un
display digital: detrás de la pieza móvil (corredera) hay un encoder capacitivo que
se encarga de leer, por interpolación, la distancia recorrida desde el cero.
Básicamente un encoder lineal se compone de un módulo fijo y otro móvil (el que
se une a las partes móviles de la máquina con la cual se hará la interfaz). El módulo
fijo contiene el sensor y la electrónica necesarias para detectar y medir el
movimiento, y convertirlo en impulsos eléctricos inteligibles por otro circuito digital o
analógico.
El módulo de lectura puede utilizar distintas tecnologías para medir la posición de la
barra móvil.
Encoder rotatorio

Encoder rotatorio óptico

En estos dispositivos la lectura se realiza sobre un disco, en cuya cara se encuentra


la codificación que permite discernir la posición angular que, como veremos más
adelante, puede ser relativa o absoluta con gran precisión.
Los usos más comunes se dan en los controles de máquinas industriales tales como
los husillos de tornos y fresadoras CNC, brazos robóticos, controles de
instrumentos electrónicos (diales) y hasta es posible verlos todavía en los viejos
ratones de computadoras o en algunos trackballs.
Encoders incrementales y absolutos
La forma en que el encoder indistintamente de si es lineal o rotatorio detecta el
movimiento permitirá establecer la posición en forma relativa o absoluta.
Detección incremental
Este tipo de encoder detecta el movimiento y la distancia recorrida en ese
movimiento gracias a la detección diferencial de dos valores codificados en la
superficie detectable.
La ventaja de este sistema es que es más económico que el encoder absoluto, y
que permite mantener la misma precisión independientemente de la longitud de la
pieza móvil; como desventaja debemos señalar que, para inicializarse, el sistema
necesita posicionar el encoder en un cero predeterminado.
Detección absoluta
En este caso la codificación sobre la superficie de la pieza móvil incluye la posición
real desde el punto cero de la escala; de este modo, es posible que el
instrumento conozca su posición sin necesidad de moverlo. Esto es algo
particularmente útil cuando por algún motivo la máquina a la cual le ofrece interfaz
se reinicia.
La desventaja es que se requieren más pistas de codificación para incluir la
información de posición; algo que, a medida que se requiere más longitud con la
misma precisión, encarece más la electrónica necesaria.

Sensores de tiempo real para saber el nivel real


Los sensores de medición de nivel son parte integral del control de proceso en
muchas industrias y caen en dos tipos principales. Los sensores de medición de
nivel puntuales se usan para marcar una sola altura de líquido separada: una
condición de nivel preestablecida. En general, este tipo de sensor funciona con una
alarma alta, y señala una condición de desbordamiento, o un marcador para una
condición de alarma baja. Los sensores de nivel continuos son más sofisticados y
pueden proporcionar monitoreo de nivel para todo un sistema. Miden el nivel de
fluido dentro de un rango, en lugar de un punto, y producen una salida analógica
que se correlaciona directamente con el nivel en el recipiente. Para crear un sistema
de administración de nivel, la señal de salida se vincula con un ciclo de control de
proceso y un indicador visual.
Interruptores de flotador
En estos sensores de nivel puntual, un flotador magnético se mueve con la
superficie del líquido y acciona un "interruptor de lengüeta" sellado herméticamente
en el vástago. Este diseño sencillo y de bajo mantenimiento se instala fácilmente;
minimiza el impacto, la vibración y la presión; y funciona con una amplia variedad
de medios. El interruptor de lengüeta puede ser de un polo, un tiro (SPST) o un polo,
dos tiros (SPDT).
Sensores ultrasónicos sin contacto
Estos sensores incorporan un procesador de señal analógica, un microprocesador,
interruptores de rango de decimal codificado en binario (DCB) y un circuito excitador
de salida. Los pulsos transmitidos y una señal de compuerta desde el
microprocesador se enrutan a través del procesador de señal analógica hasta el
sensor, que envía un haz ultrasónico a la superficie del líquido. El sensor detecta el
eco de la superficie y lo enruta de vuelta al microprocesador para una
representación digital de la distancia entre el sensor y el nivel de la superficie. A
través de una actualización constante de las señales recibidas, el microprocesador
calcula los valores promedio para medir el nivel de líquido.

Con un sensor continuo, el microprocesador convierte el valor promedio a una señal


de 4 a 20 mA que es lineal con el nivel de líquido. Cuando el eco del nivel no vuelve
al sensor en un plazo de 8 segundos, la señal de salida del sistema cae por debajo
de 4 mA, lo que indica una condición de bajo nivel o una tubería vacía. Con un
sensor de punto, el microprocesador compara el valor promedio con el ajuste del
interruptor DCB y energiza un relé de salida para indicación de nivel alto o bajo. Una
pérdida de señal que supere 8 segundos des energiza los relevadores y restaura su
estado original. Los componentes electrónicos incorporan un retraso de medio
segundo que minimiza los efectos de turbulencia de la superficie.

Sensores ultrasónicos de contacto


Un dispositivo ultrasónico de baja energía dentro de estos sensores mide el nivel de
líquido en un cierto punto. Los Sensores ultrasónicos de contacto, consistentes en
un sensor montado en campo y un amplificador de estado sólido integral, no tienen
piezas móviles y no requieren calibración. Típicamente están equipados con
bloques e terminal para conexión a una fuente de energía y dispositivos de control
externos. La señal ultrasónica cruza una separación de media pulgada en el sensor,
y controla interruptores de de relé cuando la separación contiene líquido. El nivel de
detección está a la mitad a lo largo de la separación para los sensores de montura
horizontal, y en la parte superior de la separación para los sensores de montura
vertical. A medida que el líquido cae debajo de este nivel, la señal ultrasónica se
atenúa y por último lleva el relé a su estado anterior.

Estos sensores se usan en recipientes o tuberías para operar automáticamente


bombas, válvulas solenoides y alarmas de alto/bajo. Se requerirían dos para llenar
y vaciar tanques, y para dosificar volúmenes de líquido. Son compatibles con casi
todos los líquidos, no resultan afectados por los recubrimientos, las gotitas que se
adhieren a la superficie, la espuma y el vapor. Sin embargo, los líquidos muy
aireados y los líquidos suficientemente viscosos para obstruir la separación del
sensor pueden causar problemas.
Sensores de nivel por capacitancia
Al igual que los sensores ultrasónicos, los sensores por capacitancia pueden
manejar medición de nivel puntual o continua. Usan una sonda para monitorear los
cambios de nivel de líquido en el tanque, acondicionando electrónicamente la salida
a valores capacitivos y resistivos, que se convierten en señales analógicas. La
sonda y el recipiente equivaldrán a las dos placas de un capacitor, y el líquido
equivaldrá al medio dieléctrico. Debido a que la señal emana solo de cambios de
nivel, la acumulación de material en la sonda no tiene efecto. Los recipientes de
fluido no conductor pueden indicar sondas dobles o una banda conductora externa.

La sonda, que puede ser rígida o flexible, normalmente usa alambre conductor con
aislamiento de OPTE. El uso de acero inoxidable como material de la sonda ofrece
la sensibilidad adicional que se necesita para medir líquidos que son no
conductores, granulares, o de propiedades dieléctricas bajas (constante dieléctrica
menor de 4). Se deben usar sondas flexibles cuando no hay suficiente espacio libre
para una sonda rígida, o en aplicaciones que exigen longitudes muy grandes. Las
sondas rígidas ofrecen estabilidad más alta, especialmente en sistemas turbulentos,
donde la oscilación de la sonda puede causar fluctuaciones en la señal.
Medidores de caudal o flujo
Tubo Venturimetro
Es un tipo de boquilla especial, seguido de un cono que se ensancha gradualmente,
accesorio que evita en gran parte la pérdida de energía cinética debido al
rozamiento. Es por principio un medidor de área constante y de caída de presión
variable. En la figura se representa esquemáticamente un medidor tipo Venturí.

Medidor de Orificio
El medidor de Orificio es un elemento más simple, consiste en un agujero cortado
en el centro de una placa intercalada en la tubería. El paso del fluido a través del
orificio, cuya área es constante y menor que la sección transversal del conducto
cerrado, se realiza con un aumento apreciable de la velocidad (energía cinética) a
expensa de una disminución de la presión estática (caída de presión). Por esta
razón se le clasifica como un medidor de área constante y caída de presión variable.
Medidores de desplazamiento positivo
Son el fundamento o la base de muchos elementos de control. El medidor de
desplazamiento positivo es un instrumento sensible al flujo. Este responde a
variaciones en el valor del flujo y responde a señales mecánicas correspondiente a
la rotación del eje. Se aplican en las siguientes circunstancias: donde se encuentre
un flujo grande, donde se requiere una respuesta directa al valor de la variación del
flujo y donde la acción mecánica es necesaria.
Tubo de Pitot
Es uno de los medidores más exactos para medir la velocidad de un fluido dentro
de una tubería. El equipo consta de un tubo cuya abertura está dirigida agua arriba,
de modo que el fluido penetre dentro de ésta y suba hasta que la presión aumente
lo suficiente dentro del mismo y equilibre el impacto producido por la velocidad. El
Tubo de Pitot mide las presiones dinámicas y con ésta se puede encontrar la
velocidad del fluido, hay que anotar que con este equipo se puede verificar la
variación de la velocidad del fluido con respecto al radio de la tubería (perfil de
velocidad del fluido dentro de la tubería).

Rotametros
Es un medidor de caudal en tuberías de área variable, de caída de presión
constante. El Rotámetro consiste de un flotador (indicador) que se mueve libremente
dentro de un tubo vertical ligeramente cónico, con el extremo angosto hacia abajo.
El fluido entra por la parte inferior del tubo y hace que el flotador suba hasta que el
área anular entre él y la pared del tubo sea tal, que la caída de presión de este
estrechamiento sea lo suficientemente para equilibrar el peso del flotador. El tubo
es de vidrio y lleva grabado una escala lineal, sobre la cual la posición del flotador
indica el gasto o caudal.
Los rotametros, flowmeters, del tipo area variable, son instrumentos diseñados para
la medición y control de caudales, gases y líquidos. Fabricamos caudalímetros
desde 1 ml/h hasta 1000000 lts/min. La unidad de lectura vendrá especificada en la
unidad de preferencia del usuario (lts/h, g/min, mtr^3/h, scfh, lbm/min, scfm, etc,
etc), es decir, lectura directa de caudal.
Rangos operacionales disponibles: desde 0,5 ltrs/h de agua (0,01 mtr^3/h de aire),
para tuberías de diámetro 1/4" NPT, hasta 100000 ltrs/h de agua (3000 mtrs^3/h de
aire) para tuberías de diámetro 4". Para diámetros de tubería mayores de 3",
caudales hasta 10000000 ltrs/min, se usará el medidor de flujo de tipo área variable
modelo "push botton".

Aquí se presenta un modelo de las especificaciones técnicas de un Rotámetro:

El tubo medidor del tipo pyrex, está protegido por una carcasa protectora de acero
inoxidable calidad 316.
EL flotador medidor se desplaza verticalmente a lo largo de una varilla guía, razón
por la cual pueden ser utilizados para medir fluidos de una alta viscosidad.
Rotametros de seguridad con fabricación especial y a requerimientos específicos
están disponibles.
Los materiales usados son:
Tubo medidor en vidrio borosilicato tipo pyrex.
Conectores y partes internas en acero inoxidable 316.
O-rines y empaques en teflón
La longitud de la escala medidora se ofrece en variados tamaños: 230 mm, 330
mm, 100 mm, etc.
La precisión es del 2% en full escala.
Cómo se podría medir la densidad de un liquido
Densidades de líquidos:
Balanza hidrostática.
Se suspende el cuerpo de la balanza como se representa en la figura 12 y se
equilibra la balanza mediante pesas M1. Se sumerge el cuerpo en agua y se vuelve
a equilibrar la balanza, M2. Por último, se sumerge el cuerpo en el líquido estudiado
y equilibramos la balanza M3.
- Líquido desplazado por el volumen del cuerpo: M1 - M3
- Agua desplazada por el mismo volumen: M1 -M2

Picnómetro.
Se emplea el mismo aparato descrito para determinar la densidad de un sólido.
Para medir la densidad de líquidos realizamos las siguientes pesadas:
1) Picnómetro vacío: M1
2) Picnómetro con agua destilada: M2
3) Picnómetro con el líquido problema: M3

M2 - M1 = V.da
M3 - M1 = V.dp

pero como da = 1 g/cm3


Densímetro
Son varillas flotadoras huecas, con lastre en la parte inferior y graduadas en
densidades (Fig. 15). Se fundamentan en el principio de Arquímedes. Cuanto menor
es la densidad de un líquido tanto más se hunde en él los densímetros.