Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA CADEREYTA

Herramientas para la administración del tiempo

Administración del Tiempo

INGENIERÍA en
MECATRÓNICA ÁREA AUTOMATIZACIÓN

Presenta
Diego Alberto Escobedo Santos
661730530
Grupo 9IME1JN

Asesor Académico: Lic. Larisa Elizabeth Flores Gabiña

Juárez, N.L., 07 de junio del 2020.


INTRODUCCIÓN

El presente documento es una compleja investigación acerca del uso adecuado


del tiempo. Se definen los conceptos de enfoques del tiempo de respuesta
discrecional dentro de la administración del tiempo.

Se explica a detalle cómo es que funciona la el principio 10 – 90, el ciclo de


productividad, y la ley de Parkinson, y se elabora un escrito citando lo investigado
acerca de esta última.

2
CONTENIDO

INTRODUCCIÓN.......................................................................................................2

CONTENIDO.............................................................................................................3

REPORTE..................................................................................................................4

Enfoques de tiempo de respuesta y de tiempo discrecional.................................4

El principio 10-90...................................................................................................5

Ciclo de productividad............................................................................................7

Ley de Parkinson...................................................................................................7

Como aplicar la Ley de Parkinson.........................................................................8

CONCLUSIÓN.........................................................................................................10

BIBLIOGRAFÍA........................................................................................................11

3
REPORTE

Enfoques de tiempo de respuesta y de tiempo discrecional


Tiempo respuesta

Durante el mismo actuamos obligados por estímulos exteriores, como atender una
llamada de teléfono, una visita imprevista o redactar un informe que nos han
solicitado con la máxima urgencia).

Según el rendimiento que podamos conseguir se divide en:

Tiempo óptimo: cuando nuestro rendimiento es mayor, y suele ser en las primeras
horas de la mañana. Durante él realizaremos las tareas que requieran mayor
esfuerzo y concentración.

Tiempo normal: es el resto del tiempo y. siempre que se pueda, durante el mismo
se llevarán a cabo las tareas más sencillas y rutinarias.

Evidentemente, para conseguir la mayor eficiencia, debemos procurar que el


tiempo discrecional coincida con nuestro tiempo óptimo.

Tiempo discrecional

Es aquel en que decidimos las tareas que realizamos, habiéndolo planificado


previamente.

El tiempo discrecional es el tiempo controlado, focalizado, el que se puede decidir


y se concreta la atención solamente en una cosa. Cada uno de estos tiempos es el
50 % de la jornada. Sin embargo, existe la sensación de que el Tiempo
Discrecional es menor y que se escapa del control. Es importante tener en cuenta
estos diferentes tipos para no planificar la utilización de todo el tiempo, ya que
parte de él es utilizado para el tiempo de respuesta.

4
El principio 10-90
El 10% de la vida está relacionado con lo que nos pasa, y el 90% de la vida está
relacionado con la forma en cómo reaccionamos a esto.

Nosotros realmente no tenemos control sobre el 10% de lo que nos sucede.

No podemos evitar que el coche se averíe, que el avión llegue tarde, lo que tirará
por la borda todo nuestro plan. Un automovilista puede obstaculizarnos en el
tráfico. No tenemos control de este 10%. Nos viene dado.

El otro 90% es diferente. Nosotros determinamos ese otro 90%. ¿Cómo?… Con
nuestra reacción.

Usemos un ejemplo:

Estás desayunando con tu familia. Tu hija sin querer derrama una taza de café y
salpica tu camisa de trabajo.

Tú no tienes control sobre lo que acaba de pasar. Lo siguiente que suceda será
determinado por tu reacción.

Supongamos que tú maldices, regañas severamente a tu hija porque te tiró la taza


encima. Ella rompe a llorar. Después de regañarla, te vuelves a tu esposa y la
criticas por colocar la taza demasiado cerca del borde de la mesa. Y sigue una
batalla verbal. Tú vociferando vas a cambiarte la camisa.

Cuando acabas, encuentras a tu hija demasiado ocupada llorando terminándose el


desayuno, para estar lista para la escuela. Tu hija pierde el bus. Tu esposa debe
irse inmediatamente para el trabajo. Te apresuras a coger el coche y llevas a tu
hija a la escuela. Debido a que ya vas con retraso, conduces a 65 km por  hora,
cuando la velocidad máxima permitida es de solamente 50 km. Después de 15
minutos de retraso y ganarte una multa de tráfico de 100 €ç, llegas a la escuela.
Tu hija corre a su clase sin decirte adiós.

5
Después de llegar a la oficina 20 minutos tarde, te das cuenta de que se te olvidó
el maletín. Tu día empezó mal. Y parece que se pondrá cada vez peor. Estás loco
por llegar a tu casa.

Cuando llegas a tu casa, encuentras un claro distanciamiento en tu relación con tu


esposa y tu hija.

¿Por qué?

Pues debido a cómo reaccionaste por la mañana. ¿Por qué tuviste un mal día?

A) ¿El café lo causó?

B) ¿Tu hija lo causó?

C) ¿El policía lo causó?

D) ¿Tú lo causaste?

La respuesta es la “D”. Porque tú no tenías control sobre lo que pasó con el café.
La forma en cómo reaccionaste durante esos 5 segundos fue lo que causó tu mal
día.

Volvamos atrás:

Tu hija sin querer derrama tu taza de café y mancha tu camisa.

Respiras hondo, le explicas que debe tener más cuidado la próxima vez y vas a
cambiarte de camisa mientras ella termina de desayunar.

Coges el maletín y ves como tu hija se despide con una sonrisa diciéndote adiós
mientras se sube al autobús.

Se nota una gran diferencia, ¿no?

Miles de personas sufren de estrés por cosas que no valen la pena, sufrimientos,


problemas y dolores de cabeza. Es muy importante que entendamos y apliquemos
el Principio 10 – 90.

6
Ciclo de productividad
El ciclo de la productividad nos muestra el mejoramiento de la misma. Un
programa de productividad no es un proyecto de una sola vez, es un programa
constante y continuo. Se define en cuatro argumentos:

MEDICIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD:

Cuando se inicia un programa de productividad debe comenzar a medirse.

EVALUACIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD:

Una vez medidos los niveles productivos tienen que evaluarse y compararse con
los valores planeados.

PLANEACIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD:

Se planearán las metas a corto o largo plazo.

MEJORAMIENTO DE LA PRODUCTIVIDAD:

Para que las metas se logren se llevan a cabo mejoras continuas.

Ley de Parkinson
"El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su
realización".

"Los gastos aumentan hasta cubrir todos los ingresos".

"El tiempo dedicado a cualquier tema de la agenda es inversamente proporcional


a su importancia" (Parkinson la llamaba ley de la trivialidad).23

Estas tres leyes, al igual que otras que Parkinson formuló, como la ley de la
dilación o el arte de perder el tiempo y la ley de la ocupación de los espacios
vacíos: por mucho espacio que haya en una oficina siempre hará falta más, son
leyes extraídas de la experiencia cotidiana, mediante las cuales, al tiempo que se
describe o pone de manifiesto una determinada realidad, se denuncia la falta de
eficiencia del trabajo administrativo.

7
Como aplicar la Ley de Parkinson
La ley de Parkinson se puede utilizar en la vida diaria y en el ámbito laboral, antes
de aplicarla se tiene que comprender el argumento que explica ell Prof. Cyril
Northcote Parkinson que fue publicado en 1957.

No era una conferencia sobre productividad personal, sino un estudio científico


riguroso sobre por qué la Oficina Colonial Británica tenía cada vez más
empleados, a pesar de que el Imperio Británico implosionaba. El resto del ensayo
original se dedica a analizar cómo una cultura burocrática fomenta la creación de
subordinados y de trabajo de forma innecesaria.

Al igual que con la Ley de Pareto, sin embargo, pronto la idea se trasladó a otros
campos, popularizándose y desviándose un poco de su significado original.

“El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se termine”.

Ahora bien, es posible hacer uso de este argumento en la vida cotidiana, un


ejemplo sería la realización de las tareas asignadas por los profesores;
específicamente en estos tiempos de pandemia, que es obligado el uso de las
tecnologías digitales para la virtualización de las clases. Se sabe que cada tarea
tiene un plazo de entrega, y si este plazo vence la tarea no será evaluada de la
misma manera que si se entregara a tiempo.

En primer se tienen que definir prioridades, pues se sabe que hay una fecha
específica para cada tarea. La tarea con la fecha más cercana es la tarea que se
le tiene que dar más importancia. En el caso que la tarea sea larga pero no esté
cerca de su fecha límite hay que omitirla, pues bien, lo explica el autor de la cita
antes mencionada, el trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible.

Si nos distraemos en cosas de menor importancia, el tiempo no será suficiente


para realizar lo que en verdad importa. Se sabe que en el hogar también existen
obligaciones, con la misma importancia que las tareas de la escuela o talvez en el
trabajo, pero siempre hay que tener en cuenta que el tiempo es el único factor que
no podemos manipular.
8
Cabe destacar que se está proponiendo dejar en segundo plano todo lo que no
tenga que ver con las actividades más urgentes a realizar. El propósito de definir
prioridades es evitar la distracción en cosas no urgentes, puede haber
excepciones como visitar algún familiar, reparar algo que esté roto, o alguna otra
cosa que pueda significar un desequilibrio en tu vida personal.

Después de definir prioridades se realiza el seguimiento de las mismas, en el caso


de que dos tareas sean para el mismo día, se realiza primeramente la que cuente
con mayor complejidad, pues se dice que al momento de realizar una
investigación se pierde demasiado tiempo y al no medir el tiempo restante para la
otra tarea se nos puede salir de las manos. Al terminar la tarea más compleja
podemos saber el tiempo restante de la otra, y automáticamente nuestro cerebro
programa la presión necesaria para enfocarnos en esta última.

En el caso de las tareas laborales es exactamente lo mismo, con la diferencia en


que la presión aumenta radicalmente debido a que nuestro riesgo de ser
despedidos es altamente probable, pues el tiempo para las empresas se traduce
en perdidas y si alguien hace un mal uso de este valioso recurso es como ver a
una persona tirando tu dinero. Parkinson señala que es bueno sentir la presión
pues existen experimentos científicos que respaldan esta acción como un buen
obstáculo que ayuda a tener mejores resultados en las tareas de los
subordinados.

Además de gestionar de manera razonable el tiempo, parkinson menciona que el


crecimiento del número de jefes en una compañía no suele tener buenos
resultados, debido a que la mano de obra es lo más importante en una empresa, y
al haber más jefes que empleados no habría quien realice el trabajo duro. Es por
ello que en nuestros trabajos se cuida el número de personas que merecen la
ascensión de algún puesto, no tanto porque no se lo merezcan, sino porque el
número de jefes depende en gran medida al número de subordinados.

CONCLUSIÓN

9
Las decisiones de una empresa dependen en gran medida del tiempo que se les
da a las respuestas ante algún evento, si la respuesta es rápida y no se le da el
tiempo necesario para analizarse a profundidad puede ocasionar algún
desperfecto. En cambio, si se deja en segundo plano y no se toma una respuesta
en un largo plazo también pueden suceder aún más conflictos.

Se deben definir prioridades y se debe aprovechar al máximo el uso del tiempo.

Además de cuidar el número de personas que tomen decisiones pues puede


haber conflictos de interese de por medio al haber más personas en los altos
mandos. Es por ello que las empresas cuidan el número de jefes en función al
número de empleados, a mayor cantidad de empleados mayor cantidad de jefes y
viceversa.

10
BIBLIOGRAFÍA

Parkinson, C. N., & Gras, J. (1974). La ley de Parkinson: y otros ensayos.

Bustamante, B. J. P., Mojica, M. C., Díaz, R. G., Pascuas, J. H. E., & Idárraga, J.
(2014). Bioética y la brecha 10/90: fallos, desafíos y oportunidades
Bioethics and the 10/90 Gap: failures, challenges and opportunities. Revista
Redbioética/UNESCO, 81.

ROBBINS, STEPHEN P.; DECENZO, DAVID A.; COULTER, MARY. (2013).


Fundamentos de administración. México: PEARSON EDUCACIÓN.

Rodríguez Estrada, M. A. U. R. O. (1999). Administración del tiempo. México:


Manual Moderno.

11

También podría gustarte