Está en la página 1de 54

Mayo 2015

Año 1 Volumen 11

DERECHO PENAL
PARTE GENERAL
Actualidad
Área
Penal Derecho
Derecho penal
penal - Parte-general
Parte general
Contenido
Jorge B. Hugo Álvarez, Betty S. Huarcaya Ramos: La cadena perpetua
DOCTRINA PRÁCTICA 86
revisable
DOCTRINA PRÁCTICA Jorge A. Pérez López: El aberratio ictus y su tratamiento en el derecho penal 102
César A. Franco Gonzales: Imputación objetiva: ¿El no contar con revisión
ANÁLISIS
JURISPRUDENCIAL
técnica constituye una infracción de la norma imputable al agente en el delito 114
de homicidio imprudente?
NOS PREGUNTAN Y CONSULTA N.° 1: La agresión legítima 126
CONTESTAMOS CONSULTA N.° 2: Concurso real 127
RESEÑA DE
JURISPRUDENCIA
El Estado de ebriedad y la responsabilidad penal (R. N. N.° 743-2013 Junín) 128
RESEÑA DE
JURISPRUDENCIA
La rehabilitación y el pago de intereses (Exp. N° 05-2002-10) 132

DOCTRINA PRÁCTICA
Doctrina práctica

La cadena perpetua revisable


Jorge B. Hugo Álvarez
Betty S. Huarcaya Ramos
Abogada, magíster en Derecho Constitucional y DD. HH.

1. Cuestiones generales vinculadas a la cadena perpetua intemporal y revisable


SUMARIO

2. Una visión crítica de los antecedentes de la cadena perpetua


3. La inconstitucionalidad de la cadena perpetua revisable a los 35 años para
casos concretos según la edad del sentenciado y de aquellos otros que no
desean rehabilitarse
4. Conclusiones

1. Cuestiones generales vinculadas a Penal. Un constructo de tipo penal que


la cadena perpetua intemporal y contemple cadena perpetua revisable,
revisable en propiedad resulta bastante cuestiona-
La cadena perpetua revisable es la ble. El poco contenido de racionalidad
1

pena máxima que contempla el Código


penal y obedece a las tendencias del efectismo
penal que resulta contraria al principio de huma-
1 La institución jurídica de la cadena perpetua nidad de las penas. El principio de humanidad
conserva un marcado rasgo del simbolismo de las penas es una consecuencia del

86 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
constitucional de esta clase de pena, lo
hace difícil ubicarlo con pautas fuertes RESUMEN
en el nivel de principios, valores y pre-
Los autores, en el presente artículo, nos
ceptos constitucionales. Nada resulta, presentan un panorama global acerca
tan controversial, asociarlo a la interro- de la tan criticada pena de “cadena
gante ¿cómo y para qué se sanciona con perpetua”. Se detienen en el análisis
esta clase de pena?  Porque  la realidad jurisprudencial sobre la situación re-
excede a los conceptos y nociones con visable de este tipo de pena; realizan,
además, una dura crítica respecto sobre
las que intentamos comprenderla y su carácter inconstitucional y del papel
atribuirle significado. La sola limitación del condenado y la posibilidad que tiene
de lo intemporal por la temporalidad, este de rehabilitarse. Asimismo, se hace
revisable después de cumplir 35 años de una comparación entre este tipo de pena
pena privativa de libertad, sin tomar en y su antecedente normativo prescrito en
el Código Penal de 1924, esto es, la pena
consideración otros referentes concretos, de internamiento. Incluso, muestran la
como edad, salud y la negativa del reo contradicción que existe en los criterios
condenado de hacer uso de su derecho planteados por el Tribunal Constitu-
a la reincorporación a la sociedad, no cional, respecto al carácter de la cadena
perpetua revisable y su contraposición
son suficientes para poner fin a las a la posibilidad de la rehabilitación del
objeciones de su inconstitucionalidad. penado.
De hecho la revisión es un beneficio
y la reincorporación a la sociedad, un CONTEXTO NORMATIVO
derecho fundamental del condenado.
Si esta distinción hace del derecho algo • Constitución Política: Arts. 1, 139.22.
superior al beneficio, no entendemos • Código Penal: Arts. VIII, IX, X y 29.
cómo el beneficio puede limitar nega-
tivamente al derecho (caso del reo que PALABRAS CLAVE

Pena / Revisable / Inconstitucional /


principio del humanismo que pretende encauzar
Rehabilitación
todo el ordenamiento penal hacia la defensa
de la persona humana y su dignidad. En tal
sentido el discurso humanitario en el seno del
Estado peruano y en la sociedad constituye un no desea rehabilitarse para reinsertarse
imperativo a fortalecer basada en una profun-
da reflexión entre sus componentes porque el
a la sociedad).
humanismo tiene como objeto final la libertad Las objeciones no solo se reducen en
del hombre, limitada pero nunca anulada. El
principio de humanización de la pena conduce el nivel de principios, valores y precep-
necesariamente a manifestar respecto de la tos constitucionales, sino también en el
persona humana del procesado y sentenciado nivel conceptual. La expresión “cadena
procurando su reducción y rehabilitación social
bajo el principio: no hay sentido de pena real perpetua” o “cadena perpetua revisable”
sin resocialización. es un constructo que no guarda lógica

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 87


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


correlacional en la medida que lo per- intemporal dependerá de la conducta
petuo es imperecedero y lo ilimitado no del condenado o de la voluntad de los
tiene fin; por tanto, si es revisable ya no jueces o penitenciarios? La significancia
es perpetuo. Mas esta denominación, constitucional de la rehabilitación no es
como categoría jurídica, resulta incon- impositiva para el condenado, pero sí
gruente bajo reglas de lógica constructiva para el Estado quien debe persuadir al
de conceptos, ubicados entre el hecho y reo de los beneficios de esta institución.
la palabra. Es incongruente e inconsis- Nada más ajeno a la argumentación
tente bajo cualquier punto de vista, aun racional de las cosas.
con pautas fuertes de racionalidad. Lo
intemporal y lo temporal en una cate- ¿SABÍA USTED QUE?
goría conceptual, no tiene un contenido
de unidad de acto por un mismo hecho. La cadena perpetua subsiste en la
No conviven al mismo tiempo como realidad jurídica nacional como
contenido material de un concepto. Es problema sin resolver, sin haberse
levantado las observaciones de la co-
más apropiado señalar un tope máximo misión y de la Corte Interamericana
y hablar de pena temporal. Lo perpetuo de Derechos Humanos en cuanto a
es lo absoluto y no es consustancial con su vigencia y sus implicancias res-
lo revisable. pecto de los estándares de respeto a
los derechos humanos.
Técnicamente, la revisión no es un
derecho sino un beneficio; por tanto, La solución aparente de un pro-
puede o no otorgársele al condenado. blema de inconstitucional de la cadena
El procedimiento de revisión establece perpetua trajo otra sin resolver del todo
las pautas débiles de concesión, pero, (cadena perpetua revisable).  Es nece-
en ningún caso, se concede a los reos sario, en consecuencia, evitar que las
que no quieren rehabilitarse. ¿Cuál es eltécnicas retóricas oscurezcan el alcance
propósito de la revisión y quién lo revisa
de lo que pretendemos obtener a través
si como beneficio penitenciario es propiode ellas.  Todos los conceptos elevados
de las penas de connotación temporal y a la categoría jurídica adquieren una
no de lo intemporal? connotación de abierta configuración
Otro caso es la condición del con- evolutiva sujeta a revisión permanente,
denado que no quiere ser rehabilitado; útil y fecunda. Toda nueva visión cuando
por ende, no amerita revisión, en- emerge es dinámica, con mucho vigor
tonces, la mal denominada “pena de y va perdiendo consistencia a través del
cadena perpetua revisable” se convierte tiempo por los cuestionamientos frente
en una cadena perpetua intemporal a nuevas realidades.
que, per se, es inconstitucional. ¿Acaso En términos generales, el deseo
la inconstitucionalidad de una pena de reincorporación del penado a la so-

88 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
ciedad es tan elemental y se encuentra penitenciario. Lo es por los medios y por
fuertemente enraizado en su propia el fin último de la pena. Por tanto, la
naturaleza constitutiva que, como ser posibilidad de una revisión de la cadena
humano, desea gozar de su libertad en perpetua después de un tiempo muy
sociedad, nunca en encierro. Es el deseo prolongado (35 años), vacía el conte-
indestructible de su propia felicidad, nido material del concepto de resocia-
porque nadie es feliz en prisión; tampoco lización. El límite de orden temporal
elige la infelicidad como forma de vida. debe estar directamente relacionado
Razones suficientes para que el incentivo con la exigencia constitucional que el
de la revisión de la pena sea de periodos penado se reincorpore a la sociedad y
cortos y oportunos después de cumplida no al cementerio.
una parte importante de su sentencia en La cadena perpetua no puede con-
un plazo razonable de tiempo, según la vertirse en una respuesta irracional a
edad y la salud del sentenciado. Los in- la violencia, como ha ocurrido con las
centivos cortos de revisión de la cadena leyes penales de emergencia, dictadas
perpetua son más viables que los largos, como reacción frente a una situación
para el propósito de la prescripción coyuntural provocada por el fenómeno
constitucional de reinserción del penado terrorista. Sin embargo, pese al carácter
a la sociedad. Una vida sin libertad cierta de emergencia que motivó la adopción
carece de sentido, y la incertidumbre del de la cadena perpetua en el Perú, se
goce de su libertad es algo tan cruel y fatal acentuó el interés por mantener esta
como la misma muerte. pena en nuestra legislación penal, por
Una Constitución debe garantizar a razones de injerencia del poder político
la persona un tratamiento penitenciario en la elaboración de normas antiterro-
acorde a su condición de ser humano; ristas y para crear un clima de aparente
de hecho nuestra Constitución así lo seguridad ciudadana, no solo se aplicó
establece. La Carta Suprema de los para casos de delitos de terrorismo
ciudadanos hizo suya la teoría de la sino que se extendió, además, para
prevención especial de la pena. No de otros delitos graves, llegando a sobre-
otra manera, el artículo 139, inciso 22, criminalizar diversas figuras delictivas
establece: “El principio de que el Régi- generando contradicciones intrasisté-
men penitenciario tiene por objeto la micas dentro del propio Código Penal
reeducación, la rehabilitación y reincor- que rebasaron principios rectores de
poración del penado a la sociedad”. El nuestro derecho penal, contenidos en
precepto constitucional tiene un sentido el Título Preliminar del Código Penal
real por su objetivo, solo en la medida de 1991, tales como el principio de
de la efectividad de la “resocialización” proporcionalidad, culpabilidad, entre
de los internos sometidos a un régimen otros.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 89


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


2. Una visión crítica de los antecedentes nado, semejante a la cadena perpetua re-
de la cadena perpetua visable. Mientras que el Código de 1924
El antecedente inmediato o más contemplaba un mínimo de 25 años; el
cercano a la cadena perpetua fue la pena Código Penal de 1991 contempla un
de internamiento, contemplada en el mínimo de 35 años pero sin un máximo,
artículo 10 del Código Penal de 1924. Se quedando librada a criterios del juzgador,
optó por el internamiento en lugar de la donde una duración mayor, atendiendo a
pena de muerte. La semejanza es evidente factores personales del condenado como
con relación a la cadena perpetua revisa- la habitualidad y la peligrosidad, que fue
ble. Tuvo la misma connotación y efectos la misma línea asumida por el legislador
esperados. No obstante el propósito del del Código Penal de 1924. ¿Qué criterios
tomaron en consideración el legislador
legislador por humanizar las penas, a
peruano para reintroducir en nuestra
posteriori, el internamiento fue proscrito
legislación penal la cadena perpetua? El
por su carácter meramente represivo
legislador del Código Penal de 1924 tuvo
que colisionaba, en principio, con los
en consideración criterios de defensa
criterios de significancia constitucional
social, muy en boga en esa época, siendo
de reeducación, rehabilitación y resocia-
la jurisprudencia de esa época bastante
lización de los condenados, del mismo
elocuente en estos propósitos. Por Eje-
modo, el principio-derecho del respeto a
cutoria del 6 de abril de 1929 (Anales
la dignidad de la persona humana.
Judiciales, 1929, p. 19) estableció: “La
La pena de internamiento fue pena de internamiento adoptada por
concebida como una pena privativa nuestro país a inicios del siglo XX estuvo
de libertad indeterminada, habiendo fundada en criterios de defensa social,
previsto el legislador para su imposición son claros los argumentos de la Comisión
un mínimo de 25 años de duración, que que revisó el proyecto del Código Penal
luego de su cumplimiento, el interno po- de 1924 [...]. “La pena indeterminada es
día acogerse a la liberación condicional. la única razonable [...]. No se castiga por
La cadena perpetua revisable después de castigar sino por garantía social hasta el
un mínimo de 35 años de pena privativa límite en que concurran la emoción y la
de libertad. Es evidente que, en esta línea defensa colectivas [...]”.
de razonamiento, el restablecimiento de Si bien existen semejanzas entre
una pena de cadena perpetua revisable es la cadena perpetua y el internamiento,
un retroceso en nuestra legislación penal. también se advierten diferencias. Ambas
Retroceso en el nivel conceptual, filosó- penas debían cumplirse “con aislamiento
fico, sociológico y de política-criminal. celular continuo” durante el primer año,
En efecto, la pena de internamiento así estuvo dispuesto en el art. 11 del Có-
según el artículo acotado del Código Pe- digo Penal de 1924 que reguló la pena
nal de 1924 tuvo un carácter indetermi- de internamiento y el art. 20 del D. L.

90 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
25475, antes de haber sido declarado plazo que comparativamente con el de
inconstitucional, norma que incluyó a 25 años de la pena de internamiento
todas las penas privativas de libertad de sigue siendo excesivo; resultando ser así
dicho Decreto Ley por tanto, a la cadena la cadena perpetua una pena más dura y
perpetua contemplada en el art. 3 literal grave que el internamiento y más retro-
a) del D. L. 25475, el mismo que ya ha grada que esta pena que tuvo vigencia en
sufrido diversas modificatorias. el siglo pasado.
La cadena perpetua en el Perú ha
IMPORTANTE sido incorporada a la legislación nacional
como consecuencia de la instauración
La cadena perpetua en el Perú ha de un derecho penal de emergencia,
sido incorporada a la legislación
nacional como consecuencia de la producto de una situación coyuntural
instauración de un derecho penal del fenómeno terrorista de las últimas
de emergencia, producto de una décadas del siglo xx, se trata de una reac-
situación coyuntural del fenómeno ción irracional ante un determinado tipo
terrorista de las últimas décadas del de criminalidad, sanción que se impuso
siglo xx.
para el delito de terrorismo, y que se
Tanto el internamiento como la extendió para distintas figuras delictivas
cadena perpetua privan de la libertad al que importaban gravedad. Pese a la
individuo, de manera indeterminada, sobrecriminalización y vigencia de la ca-
ambas carecen de límites máximos a su dena perpetua, la criminalidad muestra,
intemporalidad; pero el internamiento cada vez, formas más sofisticadas, que no
resultó ser una pena más benigna porque se han podido controlar en el Perú, por
contemplaba un mínimo de 25 años, que lo demás, su presencia en el arsenal pu-
permitía la liberación condicional, lo que nitivo del Estado solo significa una grave
no ocurre con la cadena perpetua en el amenaza a los Derechos Humanos como
Perú, sigue siendo una pena intemporal, la pena de muerte, debiendo excluirse de
revisable después de cumplir mínima- nuestro ordenamiento penal no solo por
mente 35 años de pena efectiva, con razones teóricas sino de política criminal
límites aparentes a su indeterminación, moderna.
a diferencia de otras legislaciones del La cadena perpetua subsiste en la
mundo que sí tienen plazos máximos realidad jurídica nacional como proble-
tolerables. ma sin resolver, sin haberse levantado
En el caso peruano, siguiendo los las observaciones de la comisión y de
argumentos del Tribunal Constitucional, la Corte Interamericana de Derechos
el Decreto Legislativo N.° 921 prevé un Humanos en cuanto a su vigencia y sus
mecanismo procesal que da la posibilidad implicancias respecto de los estándares de
de revisión de la condena a los 35 años, respeto a los derechos humanos.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 91


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


El problema de esta pena no pasa la cadena perpetua se convierte así en
solamente por intentar colocar límites a una respuesta irracional a la violencia,
su intemporalidad, sino por la forma de como ha ocurrido con las leyes penales
su ejecución. Las condiciones intracar- de emergencia, dictadas como reacción
celarias y carencias críticas del sistema frente a una situación coyuntural provo-
penitenciario en el país, constatados por cada por el fenómeno terrorista.
la Defensoría del Pueblo, especialmente
en los establecimientos penales denomi- IMPORTANTE
nados de “máxima seguridad”, reservados
para la ejecución de esta pena, hacen que Son múltiples funciones asignadas
siga siendo una pena cruel, inhumana y a la pena; esta debe ser cualitativa
degradante, por ende inconstitucional. y cuantitativamente adecuada para
prevenir la comisión de delitos,
Sin embargo en el Perú, gracias a proteger a la sociedad y resocializar
las sentencias dictadas por el Tribunal al delincuente, exigencias que no
Constitucional y la emisión del Decreto logra cumplir la cadena perpetua.
Legislativo N.º 921 que crea el régimen
jurídico de la cadena perpetua, esta pena Sin embargo, pese al carácter de
mantiene vigencia, habiéndose procura- emergencia que motivó la adopción de
do una aparente solución solo en torno a la cadena perpetua en el Perú, se acen-
su intemporalidad con un plazo nominal tuó el interés por mantener esta pena en
mínimo de 35 años para su revisión, sin nuestra legislación penal, por razones
haber llegado a declarar su inconstitu- de injerencia del poder político en la
cionalidad y excluirla definitivamente elaboración de normas antiterroristas
de nuestra sistemática penal. y para crear un clima de aparente segu-
El Perú mantiene la pena de cadena ridad ciudadana; no solo se aplicó para
perpetua en su sistemática penal, como casos de delitos de terrorismo sino que
máxima pena privativa de libertad para se extendió, además, para otros delitos
delitos graves, soslayando todas las exi- graves, llegando a sobrecriminalizar
gencias garantistas del Título Preliminar diversas figuras delictivas, lo cual generó
del Código Penal. En el Perú se ha ins- contradicciones intrasistémicas dentro
taurado la pena de prisión perpetua a del propio Código Penal que rebasaron
través del D. L. N.º 25475. En efecto, el principios rectores de nuestro derecho
art. 29 del Código Penal peruano de penal, contenidos en el Título Preliminar
1991 se modificó incorporando la del Código Penal de 1991, tales como el
pena privativa de libertad de cadena principio de proporcionalidad, culpabi-
perpetua con posterioridad a su entrada lidad, entre otros.
en vigencia. Como consecuencia de la Desde la doctrina, existen serios
implementación de la legislación anti- cuestionamientos a la vigencia de las
terrorista a partir del D. L. N.º 25475, penas privativas de libertad de larga du-

92 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
ración y, con mayor razón, a la cadena régimen jurídico de la cadena perpetua,
perpetua por su carácter inhumano y mediante el Decreto Legislativo N.º
lesivo a los derechos humanos, incom- 921 del 18 de enero de 2003; con dicha
patible con la dignidad humana. En el normatividad, en realidad, no se llegan
caso peruano, entra en colisión con los a plasmar principios constitucionales
principios de derecho penal, contenidos y doctrinarios en materia de derechos
en la Constitución Política del Estado y humanos, al poner a la cadena perpetua
el Código Penal. El art. 139 inc. 22 de un límite en el tiempo de 35 años, a
la Constitución expresamente señala: “el cuyo vencimiento podría ser revisada
principio de que el régimen penitenciario la pena y la sentencia, no advirtiéndose
tiene por objeto la reeducación, la reha- en la práctica, un real avance que
bilitación, reincorporación del penado democratice esta pena, la cual conserva
a la sociedad”, principio recogido en el un marcado rasgo del simbolismo penal
art. IX, del Título Preliminar del Código y obedece a la tendencia del efectismo
Penal Peruano que establece: “La Pena penal. Por tanto, conviene excluirla de
tiene función preventiva, protectora y nuestro catálogo de penas.
resocializadora”. Son múltiples funciones
asignadas a la pena, esta debe ser cualita- 3. La inconstitucionalidad de la cadena
tiva y cuantitativamente adecuada para perpetua revisable a los 35 años para
prevenir la comisión de delitos, proteger casos concretos según la edad del
a la sociedad y resocializar al delincuente, sentenciado y de aquellos otros que
exigencias que no logra cumplir la cadena no desean rehabilitarse
perpetua, pese al análisis del Tribunal En un Estado constitucional de de-
Constitucional peruano y los márgenes recho, la acción punitiva del Estado tiene
que se colocaron debido a sus exhortacio- como límite la dignidad de la persona
nes a través del D. Leg. 921, de 35 años, humana, su relación con la protección
para evitar su intemporalidad. de los derechos fundamentales y dentro
En el Perú, si bien es cierto se han de ellas, desde luego, el valor supremo de
recogido algunas recomendaciones de la libertad individual. La libertad perso-
organismos internacionales protec- nal puede ser limitada en lo que resulte
tores de derechos humanos como la proporcional y razonable en cada caso
Comisión y la Corte Interamericana concreto, pero nunca anulada. En esta
de Derechos Humanos, a través del línea de argumentación racional, el sen-
Tribunal Constitucional, particular- tido real de significancia de los artículos
mente en su Sentencia recaída en el VIII, IX y X del Título Preliminar del
Expediente N.° 0010-2002-AI/TC del Código Penal importa ser interpretado
03 de enero de 2003 al pronunciarse y aplicado, dentro de los parámetros de
por la intemporalidad de la cadena los valores, principios y preceptos cons-
perpetua, y en cuya virtud se establece el titucionales.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 93


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


La cadena perpetua revisable des- el adecuado para que haga posible la
pués de cumplir el condenado un míni- reincorporación a la sociedad del penado
mo de 35 años de pena privativa de la en razón a su edad y su estado de salud.
libertad, mayores de 50 años, es incom- A contrario sensu, si el condenado no
patible con el principio-derecho de dig- puede lograr este propósito por lo pro-
nidad de la persona humana; del mismo longado del cumplimiento de la pena (35
modo, con los fines constitucionales de años) para ser revisada, entonces, deviene
la pena: reeducación, rehabilitación y en inconstitucional por no cumplir con
reincorporación. El principio-derecho, las exigencias de reeducación, rehabi-
en su dimensión negativa, impide que litación y reincorporación. Del mismo
los seres humanos sean tratados como modo, tratándose del condenado que no
cosas o instrumentos, sea cual fuera el desea rehabilitarse, la norma cuestionada
fin que se persigue alcanzar con la im- no contempla esta situación y, por tanto,
posición de esta medida tan extrema. no tendría la posibilidad de lograr su
Aun, cuando el Tribunal Constitucional libertad, convirtiéndose en una pena
se haya pronunciado sobre la constitu- intemporal por acción del penado y por
cionalidad de la pena de cadena perpe- la decisión de un juez decisionista.
tua en el Proceso de Inconstitucionalidad No obstante, lo señalado, el Tri-
N.º 010-2002-AI/TC, en la que señaló bunal Constitucional en su senten-
que dicha pena resultaba  vulnerado- cia  N.°  09826-2006-PH/TC-Lima.
ra  de la libertad personal, dignidad Felix Santos Bardales Romero. Veamos
humana y del principio resocializador de los fundamentos:
la pena (artículo 139, inciso 22, de la
Constitución) porque: “[...] de las exigen- “Sin embargo, este Tribunal no declaró la
cias de ‘reeducación’, ‘rehabilitación’ y inconstitucionalidad de la pena de cadena
‘reincorporación’ como fines del régimen perpetua, con el criterio de que todas las
penitenciario, se deriva la obligación objeciones que suscitaba su establecimien-
to en el sistema penal podían subsanarse
del legislador de prever una fecha de si se introducía una serie de medidas que
culminación de la pena, de manera tal revirtieran su carácter intemporal. En ese
que permita que el penado pueda rein- sentido, al tenerse que expedir una sentencia
corporarse a la vida comunitaria”. de ‘mera incompatibilidad’ en este punto,
el Tribunal Constitucional consideró que
No obstante, el prever una fecha de correspondía al legislador introducir en la
culminación de la pena, si no posibilita legislación nacional los mecanismos jurí-
que el penado pueda reincorporarse a la dicos para hacer que la cadena perpetua
no sea una pena sin plazo de culminación”
vida comunitaria, es evidente que puede (f.j.n.°5).
ser objetada de inconstitucionalidad.
La exhortación va en la línea de poner Cabe señalar que con posteriori-
límite a la pena perpetua, pero no ha dad al dictado de la referida sentencia,
señalado qué tiempo de limitación es mediante Ley N.º 27913, el Congreso

94 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
de la República delegó en el Poder Eje- la limitación de lo intemporal, sino tam-
cutivo la facultad de legislar mediante bién la edad y salud del condenado. Un
decretos legislativos, entre otros temas, excesivo límite de temporalidad para su
la adecuación del régimen jurídico de revisión también atenta contra la dignidad
la cadena perpetua. En mérito de dicha de la persona humana y los fines constitu-
ley autoritativa, el Poder Ejecutivo dictó cionales de la pena. Del mismo modo, un
el Decreto Legislativo N.° 921, cuyo anciano de 80 años no constituye peligro
artículo 1 incorporó la institución de la alguno para la sociedad, de manera que,
revisión de la pena de cadena perpetua entre el sentido constitucional de pro-
al cumplirse los 35 años de privación tección y la rehabilitación, desde luego,
de libertad. El Tribunal observa que, en prevalece esta última.
virtud del artículo 4 del mismo decreto
legislativo, se dispuso la incorporación JURISPRUDENCIA ANTERIOR
de un capítulo en el Código de Ejecu- RELEVANTE
ción Penal, denominado “Revisión de
la pena de cadena perpetua”, que tiene “Este Colegiado considera que la
por finalidad precisar el procedimiento cadena perpetua es incompatible
con el principio-derecho de digni-
de dicha revisión. dad humana, puesto que detrás de
Dicho régimen fue, asimismo, ma- los fines constitucionales de la pena
teria de pronunciamiento por parte de –reeducación, rehabilitación y rein-
corporación– también se encuentra
este Tribunal, el cual declaró que con el necesariamente una concreción del
régimen jurídico de la cadena perpetua derecho-principio de dignidad de la
establecido en el Decreto Legislativo persona (artículo 1º de la Constitu-
N.° 921 han sido salvadas las objeciones ción) y, por tanto, éste constituye
de inconstitucionalidad. un límite para el legislador penal.”
[Pleno Jurisdiccional N.° 003-2005-
El Tribunal, en este caso, al haber PI/TC, f.j.n.° 15]
establecido que la cadena perpetua re-
visable como mínimo después de los 35 La  cadena perpetua revisable no
años de cumplida la pena, ha salvado puede seguir afectando, en principio, los
las objeciones de inconstitucionalidad criterios de significancia constitucional
al haberse establecido un límite a lo in- de reeducación, rehabilitación y reso-
temporal; mas no ha reparado que este cialización de los condenados, tanto o
constituye un límite excesivo tratándose más como el respeto a la dignidad de la
de reos mayores de 50 años, deviene en persona humana. Desde esta perspectiva
inconstitucional por no cumplir con las garantista de la persona humana, se re-
exigencias de reeducación, rehabilita- cuerda que las restricciones de la libertad
ción y reincorporación del penado a la tienen un sentido real para la vida, la
sociedad. Es decir, no basta el criterio de reeducación o resocialización; nunca

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 95


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


puede terminar anulando su contenido quier sentencia condenatoria no puede
esencial ni su carácter objetivo en tanto tener un carácter intemporal, sino que
fundamento del Estado constitucional debe contener límites temporales. No
de derecho. Por ello, postulamos que, obstante, estos límites temporales de
una sentencia condenatoria no puede revisión deben ser cortos de acuerdo con
tener un carácter intemporal, tampoco la gravedad del hecho y la edad del con-
revisable a partir de los 35 años como denado que permita su real reinserción a
señala la ley de la materia porque aquello la sociedad. En tal sentido, la ejecución
no incentiva la rehabilitación, tampoco de la pena debe orientarse a la plena reha-
responde a una realidad concreta. bilitación y reincorporación del penado a
Es preciso destacar que el artículo la sociedad (prevención especial de efecto
1 de la Carta Fundamental de la Re- mediato prevista expresamente en el in-
pública encarna valores, principios, y ciso 22 artículo 139 de la Constitución).
prescripción constitucional de defensa de En tal propósito, la cadena perpetua
la persona humana y el respeto de su dig- revisable a los 35 años difícilmente puede
nidad, como fin supremo de la sociedad asignársele una misión o finalidad en los
y el Estado. No de otro modo, esta línea términos constitucionales de rehabili-
de razonamiento fue desarrollada por el tación y reincorporación del penado a
Tribunal Constitucional en su sentencia la sociedad. No se trata de resocializar
N.° 010-2003-AI/TC, a propósito de la para el cementerio, sino para insertarlo
aplicación de la cadena perpetua intem- a la sociedad.
poral. Argumentó que la cadena perpe- Los mismos argumentos expuestos
tua intemporal era inhumana, cruel y por el Tribunal Constitucional, para
degradante, lesionadora del principio de
declarar la inconstitucionalidad de la
proporcionalidad de las penas, de nega-
cadena perpetua intemporal, sirven para
ción de los beneficios penitenciarios y del
señalar lo propio en relación a la cadena
derecho internacional humanitario.  Esperpetua revisable en las condiciones
evidente la cadena perpetua intemporal,
contemplada por el Decreto Legislativo
al tener un principio pero carecer de un
N.º 921; dado que resultan incompa-
final, impedía la consecución de estostibles con los fines constitucionales de
principios constitucionales. Del mismola pena, previstos en el inciso 22 del
modo, agregamos, que aun teniendo un artículo 139 de la Constitución, pues-
final, esta resulta ajena a estos princi-
to que las exigencias de reeducación,
pios constitucionales.  Los mecanismosrehabilitación y reincorporación a la
temporales de excarcelación, vía los sociedad son principios del régimen
beneficios penitenciarios después de los
penitenciario, que se deriva de la obli-
35 años son poco realistas. gación del legislador de prever una fecha
Nuestro máximo intérprete de la de culminación de la pena, de manera
Constitución ha argumentado que cual- tal que permita que el penado a cadena

96 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
perpetua pueda reincorporarse a la vida a la sociedad”, principio recogido en el
comunitaria. art. IX, del Título Preliminar del Código
Penal Peruano que establece: “La Pena
DATOS
tiene función preventiva, protectora y
resocializadora”. Son múltiples las fun-
El antecedente inmediato o más ciones asignadas a la pena, esta debe ser
cercano a la cadena perpetua fue cualitativa y cuantitativamente adecuada
la pena de internamiento, contem- para prevenir la comisión de delitos,
plada en el artículo 10 del Código proteger a la sociedad y resocializar al
Penal de 1924. Se optó por el in-
ternamiento en lugar de la pena de delincuente; exigencias que no logra
muerte. cumplir la cadena perpetua, pese al aná-
lisis del Tribunal Constitucional peruano
La cadena perpetua revisable des- y los márgenes que se colocaron debido
pués de los 35 años mantiene una tempo- a sus exhortaciones a través del Decreto
ralidad más cercada a la intemporalidad; Legislativo N.º 921, de 35 años, para
por tanto, se aleja o colisiona con los fines evitar su intemporalidad.
constitucionales de la pena. La gravedad En suma, las penas de larga du-
de la cadena perpetua, después de la ración y la pena de cadena perpetua
pena de muerte, merece ser estudiada revisable no pueden seguir afectando,
y analizada desde diferentes perspecti- en principio, los criterios de signifi-
vas, objetivamente bajo el contexto de cancia constitucional de reeducación,
un Estado constitucional de derecho y rehabilitación y resocialización de los
promover su exclusión por otra de pena condenados. Tanto o más como el respe-
temporal máxima. to a la dignidad de la persona humana.
Desde la doctrina, existen serios Desde esta perspectiva garantista de
cuestionamientos a la vigencia de las la persona humana se recuerda que la
penas privativas de libertad de larga du- restricción de la libertad tiene un sen-
ración y, con mayor razón, a la cadena tido real para la vida, la reeducación o
perpetua por su carácter inhumano y resocialización, nunca puede terminar
lesivo a los derechos humanos incom- anulando su contenido esencial ni su
patibles con la dignidad humana. En el carácter objetivo en tanto fundamento
caso peruano, entra en colisión con los del Estado constitucional de derecho.
principios de derecho penal, contenidos Por ello, postulamos que, una senten-
en la Constitución Política del Estado y cia condenatoria no puede tener un
el Código Penal. El art. 139 inc. 22 de carácter intemporal, tampoco revisable
la Constitución expresamente señala: “el a partir de los 35 años como señala la
principio de que el régimen penitenciario ley de la materia, puesto que aquello
tiene por objeto la reeducación, la reha- no incentiva la rehabilitación, tampoco
bilitación, reincorporación del penado responde a una realidad concreta.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 97


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


El plazo para la revisión de la sen- reinserción del penado a la sociedad; pero
tencia debe ser razonable, atendiendo a es el hecho que una temporalidad muy
la edad del condenado y la posibilidad larga tampoco permite cumplir con los
real de su rehabilitación. El condenado fines constitucionales de la pena.
no puede ser instrumentalizado porque El Considerando 13 de la sentencia
no pierde su condición de persona del Tribunal Constitucional, Expediente
humana. El Estado tiene la obligación, N.º 00003-2005-AI/TC, menciona que
bajo determinadas pautas regladas, de “En nuestro ordenamiento jurídico, las
persuadir su rehabilitación para su re- penas pueden ser de distintas clases: pri-
inserción total del penado a la sociedad. vativas de la libertad (entre ellas la de ca-
La rehabilitación no puede ser impuesta dena perpetua), restrictivas de la libertad
sino persuadida y los incentivos para (expatriación y expulsión), limitativas
ello son la revisión de tiempos cortos de derechos (prestación de servicios a la
atendiendo a la edad del condenado y comunidad, limitación de días libres e
su deseo por rehabilitarse. inhabilitación) y la pena de multa”. El
En suma, aun cuando  el Tribunal Tribunal Constitucional estima que tras
Constitucional haya declarado infunda- la impugnación de diversos artículos del
do el cuestionamiento al procedimiento Decreto Legislativo N.º 921, los deman-
de revisión de sentencia de la cadena dantes denuncian la constitucionalidad
perpetua por el artículo 1 del Decreto de la cadena perpetua. En esencia, los
Legislativo, lo hizo argumentando que argumentos que se esgrimen se apoyan
esta disposición legal se ubica dentro en las consideraciones que este Tribunal
de la línea establecida en la sentencia efectuó en la STC N.º 0010-2002-AI/
N.º 0100-2002-AI-TC y dentro de los TC. En dicha sentencia, efectivamente,
parámetros de la demanda de inconsti- se sostuvo que la cadena perpetua era
tucionalidad en los extremos que seña- incompatible con los fines constitucionales
laban que la cadena perpetua había sido de la pena, previstos en el inciso 22 del
reintroducido en nuestra legislación por artículo 139 de la Constitución, puesto
el Tribunal Constitucional, hecho que, que de las exigencias de “reeducación”,
no podría ser de otra manera, fue deses- “rehabilitación” y “reincorporación”
timado. Se tomaron en consideración los como fines del régimen penitenciario
mismos argumentos de la sentencia en se deriva la obligación del legislador de
referencia. En tal sentido, se prevé que el prever una fecha de culminación de la
Decreto Legislativo N.º 921, al establecer pena, de manera tal que permita que el
una temporalidad de 35 años, mínimo penado pueda reincorporarse a la vida
se habría superado los cuestionamientos comunitaria. Si bien el legislador cuenta
de inconstitucionalidad. La cadena con una amplia libertad para configurar
perpetua intemporal lo era porque no los alcances de la pena; sin embargo, tal
permitía los fines constitucionales de la libertad tiene un límite de orden tem-

98 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
poral, directamente relacionado con la Constitucional considera que esta no
exigencia constitucional de que el pena- puede ser intemporal sino que debe con-
do se reincorpore a la sociedad. tener límites temporales”. Este propósito
La idea central del argumento se loable se ve lesionado tratándose del caso
traduce en establecer un límite temporal, del penado que no quiere rehabilitarse.
pero no de cualquier manera, sino de De acuerdo con el artículo 59-A inciso
aquella que permita que el penado pue- 4, el órgano jurisdiccional resolverá man-
da reincorporarse a la vida comunitaria. tener la condena o declararla cumplida
La revisión de la cadena perpetua para ordenando la excarcelación. Para ello, se
un penado a los 35 años, ya anciano o tendrá en consideración las exigencias
enfermo, no cumpliría este cometido. de la individualización de la pena, en
La resocialización es un derecho y no un atención a la concurrencia de factores
beneficio penitenciario; por tanto, no se positivos en la evolución del interno que
puede obligar al penado a resocializarse, permitan establecer que se han cumplido
pero sí a convencerlo de los beneficios los fines del tratamiento penitenciario.
de rehabilitarse y vivir en el ejercicio de Es decir, al no existir concurrencias de
la libertad responsable. factores positivos en la evolución del
interno, entonces se resuelve mantener
En esta misma línea de razonamien-
la condena (cadena perpetua) lo cual se
to, el Tribunal Constitucional en su
tornaría intemporal.
fundamento 14 prosigue: “Igualmente,
se puso de relieve que la cadena perpetua Condición de facto que no se condice
lesionaba el principio-derecho de liber- con el fundamento 15 de la sentencia
tad, ya que [...] si bien la imposición en referencia (003-2005-PI/TC):  “Este
de una pena determinada constituye Colegiado considera que la cadena per-
una medida que restringe la libertad petua es incompatible con el principio-
personal del condenado, es claro que, derecho de dignidad humana, puesto
en ningún caso, la restricción de los que detrás de los fines constitucionales
derechos fundamentales puede culminar de la pena –reeducación, rehabilitación
con la anulación de esa libertad, pues y reincorporación– también se encuen-
no solamente el legislador está obligado tra necesariamente una concreción del
a respetar su contenido esencial, sino, derecho-principio de dignidad de la
además, constituye uno de los princi- persona (artículo 1 de la Constitución) y,
pios sobre los cuales se levanta el Estado por tanto, este constituye un límite para
Constitucional de Derecho, con inde- el legislador penal. Precisamente, dicho
pendencia del bien jurídico que se haya derecho-principio, en su dimensión ne-
podido infringir. Por ello, tratándose de gativa, impide que los seres humanos sean
la limitación de la libertad individual tratados como cosas o instrumentos, sea
como consecuencia de la imposición de cual fuere el fin que se persiga alcanzar
una sentencia condenatoria, el Tribunal con la imposición de determinadas me-

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 99


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


didas, pues cada persona, incluso la que por ello, cumple lo dispuesto en la STC
delinque, debe ser considerada como un 0010-2002-AI/TC. Y constato que el
fin en sí mismo, por cuanto el hombre legislador ha introducido diversos meca-
es una entidad espiritual moral dotada nismos para hacer que una pena, prima
de autonomía”. Luego, una evidente facie, sin límites temporales, como la ca-
contradicción en los argumentos al sos- dena perpetua, sea susceptible de devenir
tener:  “Sin embargo, pese a todas estas en temporalmente limitada a través del
consideraciones, el Tribunal Constitu- referido procedimiento de revisión”.
cional no declara la inconstitucionalidad
de la pena de cadena perpetua, bajo el 4. Conclusiones
criterio de que, todas las objeciones que • La cadena perpetua revisable, como
suscitaba su establecimiento en el sistema mínimo, después de cumplir 35 años
penal podían subsanarse si se introducía de pena privativa de la libertad, sigue
una serie de medidas que revirtieran su afectando en principio los criterios
carácter intemporal. La sentencia que de significancia constitucional de
se dictó, por ello, fue de una de mera reeducación, rehabilitación y reso-
incompatibilidad, en la que únicamente cialización de los condenados. Tanto
se exhortaba al legislador para que realice o más, como el respeto a la dignidad
las modificaciones legislativas pertinentes de la persona humana.
[…]”. En relación al fundamento 19,
concluyendo: “Se sugirió, igualmente, la
CONCLUSIÓN MÁS IMPORTANTE
posibilidad de que el legislador pueda [...]
introducir un régimen legal especial en Postulamos que una sentencia con-
materia de beneficios penitenciarios, de denatoria no puede tener un carác-
manera que se posibilite la realización ter intemporal, tampoco revisable a
efectiva de los principios de dignidad de partir de los 35 años como señala
la persona y resocialización. Para concluir la ley de la materia, porque aque-
llo no incentiva la rehabilitación,
en que, [e]n definitiva, el establecimiento menos aún, responde a una realidad
de la pena de cadena perpetua solo es concreta.
inconstitucional si no se prevén meca-
nismos temporales de excarcelación, vía • Desde esta perspectiva garantista
los beneficios penitenciarios u otras que de la persona humana, se recuerda
tengan por objeto evitar que se trate de que las restricciones de la libertad
una pena intemporal [...]”. Finalmente, en tienen un sentido real para la vida; la
su fundamento 21 sostiene: “El Tribunal reeducación o resocialización nunca
Constitucional considera que el régimen pueden terminar anulando su conte-
jurídico de la cadena perpetua, establecido nido esencial ni su carácter objetivo
en el Decreto Legislativo 921, ha salvado en tanto fundamento del Estado
las objeciones de inconstitucionalidad y, constitucional de derecho. Por ello,

100 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
postulamos que una sentencia con- trabajo o estudio, lo que conlleva una
denatoria no puede tener un carácter imposibilidad de readaptación como
intemporal, tampoco revisable a par- derecho fundamental o de aquel otro
tir de los 35 años como señala la ley penado que no quiere resocializarse.
de la materia, dado que aquello no • De acuerdo con los artículos 1, 6
incentiva la rehabilitación, tampoco, numeral 1, la dignidad de la persona
responde a una realidad concreta. humana es el fin supremo de la so-
• El plazo para la revisión de la senten- ciedad y del Estado. La dignidad hu-
cia debe ser razonable, atendiendo mana según el criterio constitucional
a la edad del condenado y la posi- nunca se pierde y, por tanto, la acción
bilidad real de su rehabilitación. El del Estado en términos represivos no
condenado no puede ser instrumen- puede anular este valor supremo. En
talizado porque no pierde su condi- tal sentido, a partir de una interpre-
ción de persona humana. El Estado tación acorde con la Constitución los
tiene la obligación, bajo determina- fines de reeducación, rehabilitación
das pautas regladas, de persuadir su y resocialización de la pena aplicada
rehabilitación para su reinserción debe ser razonable, que permita el
total del penado a la sociedad. La respeto a la dignidad del condenado
rehabilitación no puede ser impuesta y su posibilidad real es reinsertarse a
sino persuadida y los incentivos para la sociedad.
ello es la revisión de tiempos cortos • Una sociedad moderna, en un Estado
atendiendo a la edad del condenado constitucional de derecho, se postula
y su deseo por rehabilitarse. sobre la humanización de las penas lo
• Del mismo modo, el carácter de la cual implica una obligación del Esta-
cadena perpetua revisable por su do en tomar las medidas adecuadas
excesiva cantidad de cumplimiento para que el infractor de la ley pueda
de años, como mínimo 35 años, ser persuadido de lo conveniente que
atenta contra los fines de prevención resulta rehabilitarse y reincorporarse
especial de la pena; puesto que los a la sociedad. Nunca el condenado
postulados de la pena como carácter puede constituirse en un objeto
resocializadora y garantista se con- retributivo de la acción punitiva
trapone con el criterio de una pena del Estado que tiene como límite la
que no admite posibilidad de reha- dignidad de la persona humana. El
bilitación dado su carácter excesivo y establecimiento de la cadena per-
absoluto. Es el caso concreto cuando petua revisable aún se enmarca en
la pena se revisa después de 35 años los alcances de un derecho penal de
para condenados mayores de 50 años enemigo, absolutamente contrario
de edad, peor aún, cuando no admite con el contexto de un derecho penal
beneficios penitenciarios que puedan garantista y respetuoso de los dere-
disminuir la duración de la pena, vía chos de la persona humana.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 101


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

DOCTRINA PRÁCTICA
Doctrina práctica

El aberratio ictus y su tratamiento en


el derecho penal*

Jorge A. Pérez López


Abogado por la Universidad de San Martín de Porres, con estudios de Maestría en
la misma Universidad; Docente de Derecho Penal, Derechos Humanos, Derecho
Penal Internacional y Humanitario y Derecho de Ejecución Penal

1. Introducción
2. Definición
3. Naturaleza jurídica
SUMARIO

4. Teorías sobre el tratamiento del aberratio ictus


4.1. La teoría de la concreción o concretización
4.2. La teoría de la equivalencia o igualdad
5. Efectos
5.1. Equivalencia típica de objetos
5.2. No equivalencia típica de objetos
5.3. Tercer supuesto

1. Introducción sujeto1. Por ejemplo: A quiere matar de


El aberratio ictus se realiza cuando un disparo a B, pero en vez de a B alcanza
el sujeto dirige su accionar a un objeto mortalmente a C, que se encontraba a
determinado pero por desviación de su su lado.
actividad recae en otro distinto. Más que A pesar de que se considera a estos
de un error se trata en este caso de una casos como “errores en la ejecución, en
desviación externa de la actividad del el golpe”, en realidad el aberratio ictus no
es propiamente un supuesto de error, ya

* Agradezco la colaboración de la estudiante Luz


Raquel Nuñuvero Vargas en la elaboración del 1 Plascencia Villanueva, Raúl, Teoría del delito,
presente artículo. UNAM, México, 2004, pp. 110-111.

102 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
que el sujeto conoce la realidad, por lo
que no se le podría aplicar las reglas del RESUMEN
artículo 14 del Código Penal2. En estos
El autor realiza un tratamiento dogmá-
casos, se produce un “fallo en la ejecu- tico penal de la figura del aberratio ictus,
ción”, de tal manera que en el resultado partiendo por diferenciar de otras insti-
se realiza un riesgo que no es el creado tuciones como el error en persona y el
dolosamente por el sujeto activo. La doc- error en objeto, pues en el aberratio ictus
trina mayoritaria sostiene que este “fallo el sujeto dirige su acción contra un objeto
determinado, perfectamente identificado,
en la ejecución” ha de tener reflejo en la pero por un fallo en la ejecución de la
calificación jurídica, puesto que el sujeto acción termina lesionando otro objeto
ha creado dolosamente un riesgo que no no incluido en el dolo del autor, es decir
se ha realizado en el resultado, sino que el error se encuentra en la dirección del
en este se ha realizado otro riesgo (creado ataque. También se desarrollan las teo-
rías existentes sobre el tratamiento del
de forma imprudente o fortuita)3. aberratio ictus, como la teoría de la con-
El aberratio ictus no debe confun- cretización y la teoría de la equivalencia
o igualdad, y además de ello se analizan
dirse con el error in personae; en este también los efectos.
último, el sujeto confunde a una persona
con otra; mientras que en el aberratio CONTEXTO NORMATIVO
ictus no se incurre en error en cuanto a
la víctima —aun en el caso de que sea • Código Penal: Art. 14.
objeto de la acción—; aquí se dirige
la actividad precisamente en contra de PALABRAS CLAVE
una víctima escogida, pero al desviarse
la dirección del ataque contra la misma Aberratio ictus / Concurso ideal / Error de
tipo / Delito / Doloso / Culposo
se llega a lesionar a otra persona distinta.

2 Artículo 14 del Código Penal.- El error sobre


un elemento del tipo penal o respecto a una Asimismo, la diferencia del aberratio ictus
circunstancia que agrave la pena, si es invencible, con el error vel in objecto (que supone una
excluye la responsabilidad o la agravación. Si confusión del objeto de la acción por
fuere vencible, la infracción será castigada como otro) radica en que en el aberratio ictus
culposa cuando se hallare prevista como tal en
la ley. el sujeto yerra la dirección del ataque4;
El error invencible sobre la ilicitud del hecho por ejemplo: una persona quiere dañar
constitutivo de la infracción penal, excluye la el vehículo automotor de un enemigo
responsabilidad. Si el error fuere vencible se
atenuará la pena.
lanzándole una piedra a su parabrisas,
3 Martínez Escamilla, Margarita; martin pero lo hace mal, de tal manera que al
lorenzo, María; Valle Mariscal de Gante,
Margarita, Derecho penal. Materiales para su
docencia y aprendizaje, Univ. Complutense de 4 Vide. Villavicencio Terreros, Felipe, Derecho
Madrid, Madrid, 2012, pp. 145-146. penal. Parte general, Grijley, Lima, 2006, p. 365.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 103


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


lanzar la piedra daña el automóvil de un un caso especial de desviación del curso
tercero que se encontraba estacionado causal y hay que tratarla conforme a las
junto a su objetivo. El yerro se produce reglas de esta; ciertamente con el distinto
pues en la etapa de ejecución. resultado de que una desviación ordina-
ria del curso causal que se halle dentro
de lo actuado es irrelevante para el dolo
¿SABÍA USTED QUÉ?
en la mayoría de los casos, mientras que,
El aberratio ictus no debe confun- a la inversa, la aberratio ictus excluye la
dirse con el error in personae; en mayoría de las veces la imputación del
este último el sujeto confunde a resultado al dolo”5.
una persona con otra, mientras que
en el aberratio ictus no se incurre en De conformidad con el criterio del
error en cuanto a la víctima. plan del hecho, para Roxin, el aberratio
ictus no excluirá la imputación al dolo,
cuando según el plan del hecho, la iden-
2. Definición tidad de la víctima carece de relevancia6.
El aberratio ictus (frase latina que eti- Se entiende que el plan de hecho también
mológicamente significa ‘desviación de la comprende una valoración objetiva,
trayectoria o del golpe’) se refiere al caso específicamente al objeto material de la
en el que, a consecuencia de una desvia- acción elegido por el agente, por lo que
ción del curso causal, el resultado tiene estará frustrado el hecho cuando no se
lugar en un objeto de la acción diferente llega a alcanzar este7. En otro sentido,
a aquel que el sujeto quería alcanzar. El Herzberg exige que se prevea el curso
sujeto dirige su acción contra un objeto causal dañoso, aunque sea de forma
determinado, perfectamente identificado, de coconsciencia, es decir, sin darse
pero por un fallo en la ejecución de la un cálculo completamente consciente
acción termina lesionando otro objeto de la posibilidad del mismo8. Basta
no incluido en el dolo del autor. con comprobar que el agente fue co-
consciente del resultado a producirse
La calificación de los supuestos de para descartar una desviación relevante
aberratio ictus variará dependiendo de (aberratio ictus) y sancionarse a título
si el riesgo que se haya realizado en el
resultado puede imputarse o no a título 5 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I.,
imprudente y también de si existe o no trad. Diego-Manuel Luzón Peña, Miguel Díaz
equivalencia típica entre el objeto cuya y García Conlledo y Javier de Vicente Remesal,
Civitas, Madrid, 1997, p. 495.
lesión se perseguía. 6 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
cit., pp. 494-495.
3. Naturaleza jurídica 7 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
cit., p. 494.
Para Roxin, el aberratio ictus “no es 8 Citado por Silva Sánchez, Jesús-María, Estu-
una figura jurídica autónoma, sino solo dios de derecho penal, Grijley, Lima, 2000, p. 62.

104 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
doloso. “En cualquier caso, el ámbito querido o más grave que este (en su caso,
de la co-consciencia es menor que el menos grave). Tal distinción no parece
de lo objetivamente previsible según la acertada, pues en los casos en los que el
experiencia de la vida; habrá casos en que autor produce un resultado de diferente
un curso causal previsible objetivamente gravedad no se presentan los problemas
no sea abarcado por la co-consciencia, propios de los del aberratio ictus. En
con lo que quedará excluida la pena del tales supuestos estamos, en realidad,
delito doloso consumado”9. ante un error sobre una circunstancia
El aberratio ictus constituye entonces modificadora de la punibilidad (agra-
una desviación del curso causal: el delito vante o atenuante) para el que deben
se realiza en un objeto diferente al que el regir las reglas 11
generales referentes a tales
autor tuvo como meta de su acción. Por circunstancias .
ejemplo, Pedro dispara contra Juan, pero
este desvía el proyectil, el mismo que 4. Teorías sobre el tratamiento del
mata a Rosa. El agente tiene consciencia aberratio ictus
y voluntad de matar a una persona, pero La discusión tradicional sobre el
el resultado difiere, del que el agente tratamiento de este grupo de casos se
se representó. Otro ejemplo: el agente mueve entre los polos de la teoría de la
dispara su revólver sobre una persona sin concreción o concretización y la teoría de
alcanzarla y el proyectil rebota contra un la equivalencia o igualdad12:
muro causando así la muerte de un pea-
tón. La modificación del resultado sale 4.1. La teoría de la concreción o concre-
del marco de la relación de causalidad tización
previsto por el sujeto activo. Respecto al Según la teoría de la concreción o
resultado muerte no se da el dolo. Solo concretización (Konkretisierungstheorie),
debe considerarse tentativa respecto a la que es la posición dominante en la li-
primera persona y, según las circunstan- teratura científica, el dolo presupone su
cias, homicidio culposo en cuanto a la concreción a un determinado objeto; si a
segunda10. consecuencia de la desviación se alcanza
Se sostiene, por una parte de la otro objeto (en el ejemplo señalado en
doctrina, que en los casos de aberratio la parte introductoria: C), entonces falta
ictus debería distinguirse según que el re- el dolo en relación con este. Solo puede
sultado realmente producido sea igual al apreciarse una tentativa de homicidio
respecto de B y además en su caso un

9 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general,


t. I., cit, p. 494. 11 Bacigalupo, Enrique, Derecho penal. Parte
10 Hurtado Pozo, José, Manual de derecho penal. general, Ara, Lima, 2004, p. 321.
Parte general I, 3.ª ed., Grijley, Lima, 2005, 12 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
p. 477. cit., pp. 492-493.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 105


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


homicidio imprudente respecto de C. 5. Efectos
Se considera que el dolo supone la rea- En lo referente a los casos de aberratio
lización del resultado sobre el objeto de ictus existe acuerdo en considerar que
un delito determinado y este se produce el autor proyecta una acción sobre un
sobre otro suceso. objeto determinado, pero a causa de una
deficiente realización de la misma, esta
4.2. La teoría de la equivalencia o igual-
dad recae sobre otro objeto de igual especie.
La solución de este tipo de casos
En cambio, los defensores de la teoría
depende de si el autor ha tenido o no un
de la equivalencia, también denominada
conocimiento del desarrollo del suceso
teoría de la igualdad (Gleichwertigtheorie),
que sea suficiente como para permitir
sostienen una opinión diferente, pues
afirmar que el resultado acaecido sobre
parten de que el dolo solo ha de abarcar
un objeto similar, pero que no es la meta
el resultado típico en los elementos de-
de su acción, debe imputársele a título
terminantes de su especie: A ha querido
de dolo. En este sentido, resulta sin duda
matar a una persona B y ha matado
suficiente para el dolo del autor su cono-
realmente a una persona C. La desviación
cimiento de la posibilidad del resultado
del curso causal no tiene influencia en
proveniente de su experiencia: debiendo
el dolo, debido a la equivalencia típica
preferirse, en consecuencia, de acuerdo
de los objetos, de modo que se puede
con lo señalado por Bacigalupo, la posi-
apreciar un homicidio consumado. El
ción que defiende la sanción con la pena
dolo comprende el resultado típico solo
del delito doloso14. Sin embargo, contra
en sus aspectos generales. De modo
esta solución se objeta que el autor no
que, en el ejemplo señalado, el cambio
tuvo, en tales supuestos, “una voluntad
del resultado no tiene ningún efecto
general de matar a alguien”.
respecto a este; el agente quería causar la
muerte de una persona y ha producido la Para entrar a desarrollar las teorías
muerte de otra (resultado de igual valor mencionadas con anterioridad (teoría
que el querido y no realizado). El autor de la concreción y de la equivalen-
sería responsable de homicidio doloso. cia) tenemos que separar tres casos
Este último criterio sería, sin embargo, especiales de aberratio ictus, a los que
inconveniente en la medida en que se puede dar una solución unánime
contradice la situación real considerada independientemente de la polémica
y no tiene en cuenta que el segundo entre opiniones15:
resultado ocasionalmente producido no
era querido por el agente13.
14 Hurtado Pozo, José, Manual de derecho penal.
Parte general I, 3.ª ed., cit., pp. 320-321.
13 Hurtado Pozo, José, Manual de derecho penal. 15 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general,
Parte general I, 3.ª ed., cit., pp. 477-478. t. I., cit., pp. 493-494.

106 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
la punibilidad de estas situaciones; sin
IMPORTANTE
embargo, las soluciones se han planteado
El aberratio ictus constituye enton- en dos sentidos:
ces una desviación del curso causal:
el delito se realiza en un objeto di- a. Primera solución
ferente al que el autor tuvo como Esta posición considera que tra-
meta de su acción.
tándose de resultados típicos equiva-
lentes, el error es irrelevante y estima
5.1. Equivalencia típica de objetos la concurrencia de un delito doloso
El aberratio ictus no supone la con- consumado (dolo alternativo cuando el
desarrollo causal no era improbable)16,
fusión del objeto, sino que solo se yerra
por lo que en el caso planteado líneas
la dirección del ataque, a causa de la defi-
arriba se habría cometido un homicidio
ciente realización de la misma, esta recae
consumado (solución similar al error in
sobre otro objeto de igual especie. Surge
persona vel in objecto) de acuerdo con la
cuando el autor queriendo producir un
teoría de la semejanza, equivalencia o
resultado determinado ocasiona con
igualdad17. Jescheck y Weigend objetan
su acción un resultado distinto del que
esta tesis pues “olvida el dato de que no
quería alcanzar. Aquí, encontramos la basta con [que] el dolo vaya referido de
diferencia con el error in persona vel in ob- forma abstracta a una clase determinada
jecto, pues en este el resultado se produce de objeto material, sino que el autor
en el mismo objeto, aunque la identidad debe haberse propuesto atacar a un ob-
sea distinta; mientras que en el aberratio jeto concreto”18. Por su parte, Wessels
ictus el resultado se produce en otro considera que esta posición “atribuye al
objeto; por ejemplo: si alguien dispara autor un dolo homicida general, cuando,
sobre Luis y por mala puntería o por un en realidad, pensaba en un objeto de
movimiento inesperado el proyectil da ataque completamente determinado y
muerte a Marco. Como se advierte, más había efectuado una individualización
que un error, hay una desviación material del objeto que no debe ser desatendida,
del curso causal previsto que determina por lo menos en el ámbito de los bienes
en definitiva una disconformidad entre jurídicos eminentemente personales. No
lo representado y lo acaecido.
Es discutido el tratamiento que me- 16 Vide, Bacigalupo, Enrique, Derecho penal. Parte
general, cit, p. 320.
rece la aberratio ictus cuando el resultado 17 Vide. Welzel, Hans, Derecho penal alemán. Par-
causado y el que se buscaba alcanzar te general, trad. de la 6.ª ed. alemana de Conrado
tienen la misma significación jurídica; A. Finzi, Desalma, Buenos Aires, 1976, p. 107.
por ejemplo: el que quiere matar a Juan 18 Jescheck, Hans-Heinrich; Weigend, Thomas,
Tratado de Derecho penal. Parte general, 5.a ed.,
pero por el aberratio ictus mata a Pedro. trad. de Miguel Olmedo Cardenete, Comares,
La doctrina está dividida en cuanto a Granada, 2002, p. 336.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 107


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


indica nada el que no sea necesario que golpe también resulta alcanzada la
el dolo sea individualizado y que pueda persona a la que se pretendía herir,
bastar un dolo homicida general, si el y, desde luego, no puede aplicarse
autor ha hecho una individualización tampoco cuando se trata de resultados
del objeto y ha tenido una voluntad heterogéneos; por ejemplo: se preten-
homicida especial”19. Para Stratenwerth, de matar a una persona y se mata al
en esta posición “el supuesto de aberratio valioso caballo que esta montaba. En
ictus se trataría como si fuera un mero estos casos, la solución del concurso es
error sobre el curso causal, lo que, en la única capaz de abarcar el desvalor
realidad, no es”20. perfectamente diferenciable de los
distintos resultados21, como veremos
CLAUS ROXIN dice:
a continuación.

b. Segunda solución
“[El aberratio ic- Esta posición es la mayoritaria en la
tus] no es una figu-
doctrina; estima que el error es relevante
ra jurídica autóno-
ma, sino solo un pese a la igualdad de bienes jurídicos, por
caso especial de lo que ha de sancionarse el peligro respec-
desviación del cur-
to al objeto perseguido y la lesión respec-
so causal y hay que
to al alcanzado. Es decir, siguiendo con
tratarla conforme a las reglas de esta;
el ejemplo referido, habrá un concurso
ciertamente con el distinto resultado
de que una desviación ordinaria del ideal entre la tentativa de homicidio y el
delito de homicidio imprudente (siem-
curso causal que se halle dentro de lo
pre que el resultado fuera objetivamente
actuado es irrelevante para el dolo en
la mayoría de los casos, mientras que,
previsible)22 de acuerdo con la teoría de
a la inversa, la aberratio ictus excluye
la concreción23. Mir Puig enseña que la
la mayoría de las veces la imputa- solución depende de considerar al bien
ción del resultado al dolo”.
jurídico como valor abstracto; en suma,
Esta solución, a juicio de Muñoz se ha conseguido lesionar ese valor aun-
Conde, tiene el inconveniente de que
es injusta cuando además de la tercera 21 Muñoz Conde, Francisco; garcía arán,
persona alcanzada por el disparo o Mercedes, Derecho penal. Parte general, 4.ª ed.,
Tiranto lo Blanch, Valencia, 2000, p. 315.
22 Martinez Escamilla, Margarita; Martin
19 Wessels, Johannes, Derecho penal. Parte general, Lorenzo, María; Valle Mariscal De Gante,
trad. a la 6.ª ed. alemana de Conrado A. Finzi, Margarita, Derecho penal. Materiales para su
De Palma, Buenos Aires, 1980, pp. 76-77. docencia y aprendizaje, cit, p. 146.
20 Stratenwerth, Günther, Derecho penal. Parte 23 Cfr. Stratenwerth, Günther, Derecho penal.
general I. El hecho punible, trad. de la 2.ª ed. Parte general I. El hecho punible, cit, pp. 186-
alemana (1976) de Gladis Romero, Edersa, 187; Jescheck, Hans-Heinrich; Weigend,
Madrid, 1982, p. 104. Thomas, Tratado de derecho penal. Parte general,

108 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
que objeto material distinto; pero si se la esposa pueden apreciarse unas lesiones
considera a un bien jurídico un objeto imprudentes.
empírico dotado de ciertas características
típicas que lo hacen valioso, no será rele- 5.2. No equivalencia típica de objetos
vante el error sobre las características no Cuando el resultado originado y
típicas como la identidad de la víctima a el que se buscaba tienen distinta sig-
la que se dirige el ataque, a sabiendas de nificación (más o menos grave), o no
que no se alcance el objeto empírico ata- son típicamente equivalentes, el error,
cado porque así la agresión dolosa no se de manera indiscutida, siempre será
habrá dirigido a este bien jurídico, siendo relevante; por ejemplo: si A apunta a
coherente, pues apreciar un concurso un jarrón muy valioso y en lugar de
entre homicidio doloso tentado con A este alcanza mortalmente a B, que
homicidio imprudente consumado24. está al lado, evidentemente solo hay
En nuestro país, Villavicencio defiende que apreciar una tentativa de daños y,
esta posición25. en su caso, un homicidio imprudente.
Cuando los objetos equivalen típi- Otro ejemplo: debido a los defectos del
camente, pero respecto de aquel al que sistema de dirección del arma usada, al
se dirige la acción concurre una causa que se mata no es a un vecino sino a su
de justificación que no existe en relación padre y viceversa. También en estos casos,
con el alcanzado; por ejemplo: ‘A’ quiere Villavicencio cree que deben aplicarse las
defenderse mediante un bastonazo frente reglas del concurso ideal26. Peña Cabrera
a un agresor y alcanza, debido a un error considera que se presenta concurso ideal
en el golpe, a su esposa ‘B’ que no inter- entre tentativa de homicidio y homicidio
venía en el asunto. Aquí también la teoría culposo27. Para Salinas Siccha, existe de-
de la equivalencia ha de reconocer que lito de homicidio doloso, atribuyéndose
frente al agresor concurre una tentativa tentativa acabada de homicidio28, en
de lesiones justificada, mientras que ade- virtud a las reglas de la comisión culposa
más hay que examinar si en relación con de homicidio, en concurso con tentativa
de homicidio simple.
En estos casos, la opinión dominan-
cit, pp. 335-336; Jakobs, Günther, Derecho te, como hemos indicado con anteriori-
penal. Parte general. Fundamentos y teoría de la
imputación, trad. de Joaquín Cuello Contreras,
José Luis Serrano Gonzáles de Murillo, Marcial
Pons, Madrid, 1995, p. 365; Mir Puig, Santia- 26 Villavicencio Terreros, Felipe, Derecho penal.
go, Derecho penal. Parte general, 7.ª ed., B de F, Parte general, cit, p. 367.
Montevideo-Buenos Aires, 2004, pp. 279-280. 27 Peña Cabrera, Raúl, Tratado de Derecho penal.
24 Mir Puig, Santiago, Derecho penal. Parte general, Estudio programático de la parte general, 3.ª ed.,
cit, pp. 279-280. Grijley, Lima, 1997, p. 374.
25 Villavicencio Terreros, Felipe, Derecho penal. 28 Salinas Siccha, Ramiro, Curso de derecho penal.
Parte general, cit, p. 366. Parte especial I, Palestra, Lima, 1998, p. 38.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 109


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


dad, señala que siempre se apreciaría un tercero, mas no al agresor que intentaba
concurso ideal de delitos29: detenerlo: el autor queda impune porque
– Si el autor dirige su acción a realizar la tentativa de lesión al agresor se en-
el tipo más grave: tentativa del delito cuentra cubierta por la legítima defensa;
más grave en concurso ideal con el mientras que las lesiones producidas al
delito menos grave imprudente. tercero también quedarían impunes por
encontrarse en una situación de inculpa-
– Si el autor dirige su acción a realizar el
bilidad que sería el miedo insuperable.
tipo menos grave: tentativa del delito
menos grave en concurso ideal con
el delito más grave imprudente. Si CONCLUSIÓN MÁS IMPORTANTE
no existe la modalidad imprudente,
se sancionará con el tipo básico im- En lo referente a los casos de abe-
prudente. rratio ictus existe acuerdo en consi-
derar que el autor proyecta una ac-
De estas soluciones se apartan muy ción sobre un objeto determinado,
pocos autores, quienes estiman que la pero a causa de una deficiente reali-
desviación del desarrollo de los hechos zación de la misma, esta recae sobre
está dentro del marco de la causalidad otro objeto de la misma especie.
adecuada. Frente a este punto de vista se
propone distinguir los casos de aberratio 5.3. Tercer supuesto
ictus de los de dolo alternativo, según que
el resultado se haya producido sobre un Un aberratio ictus excluye además,
segundo objeto que el autor no tenía a la según todas las opiniones, la pena del
vista (aberratio ictus = tentativa y delito delito consumado cuando la posibili-
imprudente) o que el resultado haya dad de la desviación del curso causal
tenido lugar en un objeto que también fue abarcada por el dolo eventual del
tenía a la vista. En este último caso, se sujeto. Así sucede por ejemplo, cuando
debe admitir el llamado dolo alterna- A, al apuntar a B, ve a C que está al
tivo cuando el desarrollo causal no era lado, percibe la posibilidad de alcan-
improbable30. zarle, pero pese a ello dispara y alcanza
en efecto mortalmente a C. Entonces
En el caso de que alguien, al verse
también la teoría de la concreción ha de
asaltado por la noche, se defienda con
admitir un homicidio consumado de C,
un golpe de bastón, alcanzando a un
porque el sujeto actuó al respecto con
dolus eventualis. Ha de admitir un dolo
29 Martinez Escamilla, Margarita; Martin alternativo, en virtud del cual, junto
Lorenzo, María; Valle Mariscal De Gante, al homicidio consumado de C habría
Margarita, Derecho penal. Materiales para su
docencia y aprendizaje, cit, p. 146.
que apreciar además una tentativa de
30 Bacigalupo, Enrique, Derecho penal. Parte homicidio de B. Para la teoría de la
general, cit, p. 320. equivalencia en tal caso es consecuente

110 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
castigar solo por homicidio consumado. imprudente; pero la imputación del
La alternativa, base en los demás casos resultado al dolo no es posible por falta
de la pugna entre teorías, entre tentativa de realización del plan, de modo que
e imprudencia o consumación no se da en esa medida el resultado pretendido
de todos modos en esta constelación. solo puede motivar la punición por una
Como objeto de la polémica restan tentativa31.
por tanto solo los casos en que la des- Otra cosa sucede sin embargo
viación afecta a un objeto protegido de cuando alguien, por ejemplo para orga-
igual modo típico y jurídico penalmen- nizar un tumulto, quiere matar de un
te, y se mantiene dentro de lo previsible disparo a un manifestante cualquiera y
según la experiencia general de la vida, alcanza mortalmente a uno distinto de
pero no es abarcada por el dolus even- aquel al que había apuntado. Porque
tualis del sujeto. De la teoría del “plan aquí, pese a la desviación del curso
del hecho” desarrollada en general para causal, sigue concurriendo una realiza-
las desviaciones del curso causal se de- ción del plan del hecho según un juicio
riva una solución que discurre entre la objetivo (y a menudo también según el
teoría de la concreción y la de la equi- criterio del propio sujeto). Lo mismo
valencia, aunque en el resultado al que rige cuando v. gr. un joven lanza bolas
llega está más próximo a la teoría de la de nieve por travesura a los transeúntes
concreción. Por regla general, el plan y la bola no da a la víctima a la que ha
del hecho está tan ligado, también en apuntado, sino en la cara de un peatón
una valoración objetiva, al objeto de la que iba detrás de esta. De tales ejemplos
acción elegido por el sujeto, que ha de se puede extraer la regla general de que
considerarse fracasado el hecho cuando la aberratio ictus no excluye la imputa-
no se alcanza a aquel. Si A quiere matar ción al dolo cuando, según el plan del
de un disparo en una pelea de taberna hecho, la identidad de la víctima carece
a su amigo B, pero en vez de A este de relevancia; la respuesta a la pregunta
alcanza a su propio hijo C, el plan se de si el sujeto también habría actuado
ha frustrado, no solo según el juicio si hubiera contado con la desviación
subjetivo de A, sino también según puede constituir un indicio al respecto.
parámetros objetivos. Ello sigue siendo Se puede decir por tanto: hay que darle
válido también cuando el disparo no la razón a la teoría de la concreción en la
alcanza precisamente al propio hijo, medida en que el plan del hecho presu-
sino a un tercero desconocido. Con- ponga un objeto concretado; si ello no
curre en efecto entonces, respecto de es así, rige la teoría de la equivalencia32.
la víctima muerta, una realización de
31 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general,
un peligro y con ella una realización t. I, cit, p. 494.
del tipo objetivo, que puede constituir 32 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general,
la base de una condena por homicidio t. I, cit., pp. 494-495.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 111


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


También Hillenkamp ha propues- implicado en absoluto, se le debería
to una solución que discurre entre la castigar solo por tentativa de daños33.
teoría de la concreción y la de la equi- Puppe ha intentado recientemente,
valencia. Según su teoría, llamada por en el sentido de la teoría de la equivalen-
él “teoría de la equivalencia material”, cia, deducir la irrelevancia de la aberratio
la aberratio ictus carecería de tras- ictus previsible de la comparación con los
cendencia para la imputación dolosa casos de confusión del objeto de la acción
cuando “la individualidad del objeto (error in obiecto), que es irrelevante según
de la agresión carece de trascendencia la opinión dominante. La misma demues-
para la realización típica de que se tra que el error in obiecto es, en relación
trate y para el injusto”. Tal carencia de con la individualidad del objeto, un error
trascendencia se produciría en todos los sobre el curso causal, y opina que, si este
tipos que protegen total o prioritaria- es irrelevante, la aberratio ictus no debería
mente bienes jurídicos patrimoniales, tratarse de modo distinto. Solo que de la
mientras que cuando el tipo sirve total similitud estructural del error no se dedu-
o prioritariamente a la protección de ce que la valoración jurídica haya de ser la
bienes jurídicos altamente personales, misma. Por el contrario, la teoría del plan
la aberratio ictus excluiría la equivalen- del hecho permite precisamente compren-
cia y con ella la imputación dolosa. Es der que incluso los casos clásicos de abe-
en efecto correcto que el plan del hecho rratio ictus son susceptibles de tratamiento
requiere más un objeto de la acción diferenciado, aunque la desviación, como
individualizado en el caso de los bienes yerro o desacierto (no alcance) del objeto
jurídicos altamente personales que en al que se dirige la acción, siempre presente
el de los patrimoniales; para el plan del la misma estructura ontológica34.
hecho de quien quiere desahogar su El aberratio ictus ha de excluir tam-
cólera en el mobiliario de una vivienda bién la pena del delito consumado, según
ajena, la mayoría de las veces es objeti- todas las teorías, cuando conduce a un
vamente indiferente el que destroce un curso causal que cae ya fuera de lo ade-
objeto u otro. Pero también en el caso cuado. Si A dispara sobre B, la bala no da
de bienes jurídicos altamente perso- a B, golpea en una pared, rebota y tras
nales puede carecer de trascendencia, repetidos choques en otros objetos mata
aunque sea solo excepcionalmente, la de manera totalmente imprevisible a un
individualidad del objeto del hecho. transeúnte a la vuelta de la esquina de la
Por otro lado, también cuando se trata calle, desde un principio solo se puede
de cosas el objeto concreto de la acción
puede ser decisivo para el éxito del plan
33 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
del hecho: a quien quiere destruir el p. 495.
valioso jarrón de A y en vez de al mismo 34 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
alcanza el paraguas de B, que no estaba cit., pp. 495-496.

112 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Doctrina práctica
castigar a A, también según la teoría de lalesione a su amigo no puede atribuirse
equivalencia, por tentativa de homicidio. a quien dispara. La lesión de Diego no
Pues si las desviaciones imprevisibles del es susceptible de atribución objetiva a
curso causal impiden la imputación al tipo la acción de disparar, el autor respon-
objetivo, incluso cuando el objeto al que derá únicamente de lesiones frustradas
se dirige la acción resulta finalmente alcan-
a Francisco35. Conforme al criterio de
zado, con más razón ha de ser así cuando la imputación objetiva, en el juicio de
la desviación conduce por añadidura a la experiencia existe la posibilidad de que
lesión de otro objeto. el peligro creado por la acción realizada
Si el autor quería lesionar a Francis- lesione un bien jurídico de otro titular,
co y le dispara, pero Diego en defensa salvo casos excepcionales36.
de este, que está a su lado, se atraviesa
en la dirección y recibe el impacto, el 35 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
cit., p. 98.
acto voluntario por el cual Diego se 36 Roxin, Claus, Derecho penal. Parte general, t. I,
hace herir para impedir que el proyectil cit., p. 98.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 113


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

ANÁLISIS JURISPRUDENCIAL
Análisis jurisprudencial

Imputación objetiva: ¿El no contar con revisión


técnica constituye una infracción de la norma
imputable al agente en el delito de homicidio
imprudente?

César A. Franco Gonzales


Fiscal Adjunto Provincial Penal Titular de Lima
Magíster con mención en Ciencias Penales por la UNMSM

1. Introducción
1.1. Delito imprudente
SUMARIO

1.2. Estructura del delito imprudente


1.3. Estadísticas de accidentes de tránsito
2. Imputación objetiva en los delitos culposos
2.1. Imputación objetiva
3. Análisis del caso concreto
4. Conclusiones

1. Introducción consumido alcohol el día de los hechos,


Miguel conducía su vehículo por la que se encontraba conduciendo dentro
Vía de Evitamiento en sentido de norte a de los límites de velocidad, contaba con
sur a 70 km/h. Javier es un peatón de 48 SOAT, brevete; pero no tenía el Certi-
años de edad que, en estado de ebriedad, ficado de Revisión Técnica Anual. La
decide no hacer uso del puente peatonal defensa de Javier sostiene que el resulta-
y cruza la pista de oeste a este, siendo al- do, muerte de su cliente, le es imputable
canzado por el vehículo de Miguel. Pro- a Miguel como delito contra la vida el
ducto del fuerte impacto, Javier muere. cuerpo y la salud –homicidio culposo–,
Como resultado de las investigaciones, se por cuanto el mismo habría infringido
pudo determinar que Miguel no había una norma de cuidado.

114 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Análisis jurisprudencial
1.1. Delito imprudente
RESUMEN
La atención del derecho penal pos-
moderno ha experimentado un enorme El presente artículo nos ofrece un claro
impulso respecto al estudio de los delitos enfoque acerca de la imputación objetiva
imprudentes1. Ello por cuanto, si bien es en el delito imprudente. El autor nos
cierto, el avance de la ciencia y la tecno- conduce en el análisis dogmático a través
de un ejemplo de la vida cotidiana, esto
logía ha permitido al hombre una vida es, los accidentes de tránsito. Analiza,
más cómoda; sin embargo, al mismo puntualmente, las instituciones de ries-
tiempo, lo ha expuesto a una serie de go permitido, principio de confianza,
peligros y riesgos; los cuales al constituir riesgo permitido y la participación de
la víctima, esto como criterios rectores
elementos dinamizadores de la sociedad que van a determinar la imputación de
actual y ser permitidos como parte de la una conducta imprudente al autor de
vida en sociedad, vienen generando un un delito. Además, nos presenta datos
abanico de conductas masas, las que al estadísticos acerca de las causas de los
reunir ciertas características se encuen- accidentes de tránsito, donde se hace
precisión de la conducta imprudente
tran tipificadas como delitos impruden- del peatón mediante la cual, este tiene
tes, los mismos que deben ser resueltos participación en su propio perjuicio
por la administración de justicia de (participación de la víctima). Desde la
manera oportuna y eficaz. Uno de los posición funcionalista del autor, nos
explica el denominado rol social que
peligros socialmente permitidos –materia
cumple cada ciudadano y la relación a
del presente artículo– es el tráfico rodado través del principio de confianza, de la
o vehicular; ello por cuanto, prescindir cual depende la vida en sociedad.
del mismo implicaría un colapso del
comercio, la industria, los centros de CONTEXTO NORMATIVO
estudios, del aparato estatal, los centros
de recreación, etc. En consecuencia, • Código Penal: Art. 111.
ante esta realidad, lo que se pretende es
establecer ciertas normas de cuidado que PALABRAS CLAVE
determinen un cierto control sobre los Culpa / Delito imprudente / Víctima /
niveles de permisibilidad de dicho riesgo, Imputación / Riesgo permitido
“porque es indiscutible que, en amplios
ámbitos, el riesgo permitido traza la
frontera con cuya infracción comienza
1 La dogmática penal, conjuntamente con la ma- la imprudencia”2.
yor atención a los delitos imprudentes, también
se ha enfocado en el desarrollo de los siguientes
temas: la búsqueda de la mayor eficiencia en el
derecho penal, el derecho penal del enemigo, 2 Roxin, Claus, La Imputación objetiva en el dere-
los tipos de peligro abstracto, la protección de cho penal, trad. Abanto Vásquez, Grijley, 2013,
bienes jurídicos colectivos. p. 187.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 115


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


1.2. Estructura del delito imprudente previsibilidad, 3) la reconocibilidad, y
Nuestro Código Penal de 1991, en 4) la evitabilidad .
4

su parte general, carece de un concepto


de “Imprudencia”, y solo en su parte ¿SABÍA USTED QUE?
especial establece un sistema de numerus
clausus, regulando de manera cerrada y En la imputación objetiva impru-
excepcional cuando estamos frente a un dente, se evalúa la existencia de una
infracción al deber de cuidado.
delito culposo o imprudente.
El Dr. Javier Villa Stein señala que la
característica del tipo penal culposo es su a. Tipo objetivo
imprecisión y su naturaleza abierta, toda En la estructura típica de los
vez que corresponde al juez determinar a delitos imprudentes, se diferencia de
partir de cada caso concreto la conducta los delitos dolosos, en el tipo subje-
prohibida3. tivo, porque en el primero no existe
Respecto de la estructura del tipo un conocimiento absoluto de los
penal imprudente, debemos señalar que elementos objetivos requeridos por
estos, como los delitos dolosos, tienen el tipo penal; en el segundo, sí. En
una parte objetiva y una parte subjetiva. el delito imprudente, el agente dirige
su conducta a una meta distinta de la
Existe cierto consenso en la doctrina que se materializa en el resultado. “La
nacional que la forma de determinación conducta imprudente no está descrita
del tipo objetivo en los delitos dolosos en el tipo, ello es tarea del juez con
e imprudentes pasa por el empleo de motivo de analizar los hechos a partir
los mismos criterios, es decir, es nece- del acto lesivo en cada caso, y luego de
sario para su configuración constatar predeterminar que el resultado, por ser
la presencia de las dos condiciones de cognoscible, era en efecto previsible y
la imputación objetiva: 1) la creación en consecuencia evitable. La conducta
o aumento de un riesgo jurídicamente del sujeto activo debe de indicarle al
desaprobado y 2) que dicho riesgo se juez la cuota en la que aumentó ob-
realice en el resultado. Objetivamente el jetivamente el riesgo para la víctima,
tipo culposo se realiza cuando el agente contribuyendo a un resultado evitable
incumple el deber de cuidado que la de haber obrado observando el debido
situación le exigía. cuidado”5.
Para Roxin, entre los elementos de
la conducta imprudente tenemos: 1) la
infracción del deber de cuidado, 2) la
4 Roxin, Claus, La Imputación objetiva en el
derecho penal, cit., p. 187.
3 Villa Stein, Javier, Derecho penal. Parte general, 5 Villa Stein, Javier, Derecho penal. Parte general,
Ara Editores, Lima, 2014, p. 320. cit., p. 321.

116 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Análisis jurisprudencial
b. Tipo subjetivo no se producirá; y la culpa inconsciente
En la imputación objetiva impru- cuando el agente no se representó ni pre-
dente, se evalúa la existencia de una vió el proceso que afectó al bien jurídico
infracción al deber de cuidado. En la que exigía un cuidado especial y que, sin
imputación subjetiva, corresponde de- embargo, debió preverlo , siendo este
7

terminar si el peligro causado pudo ser último elemento el factor de imputación.


conocido por el agente. En consecuencia,
1.3. Estadísticas de accidentes de tránsito
se debe evaluar la cognoscibilidad y la
previsibilidad; ambas categorías, relacio- Al respecto, en un informe emitido
nadas estrechamente. por la Secretaría Técnica del Consejo de
Transportes de Lima y Callao8, se señala
El núcleo duro de la imputación
que la caminata es uno de los modos de
subjetiva imprudente se ubica en la
transporte más importante de la ciudad,
cognoscibilidad que se determinará en
constituyendo el 25% de los 16 millones
el caso concreto atendiendo a todas las
de viajes diarios que se realizan en la ciu-
circunstancias objetivas concurrentes, a
dad, en la población de menor recurso
los conocimientos actuales y previos del
económico. Por su parte, la Secretaria
actor y a su capacidad. La cognoscibili-
Técnica del Consejo de Transporte de
dad así entendida es precisamente lo que
Lima y Callao concluye que los atropellos
denominamos previsibilidad individual
representan casi el 30% de la totalidad
–deber prever–6.
de los accidentes (40,390 accidentes
La previsibilidad, desde el punto evaluados en el estudio que corresponde
de vista objetivo –punto de análisis del al Área Metropolitana de Lima y Callao)
juez–, se refiere a la posibilidad de pre- y al mismo tiempo representan el 78%
visión de cualquier ciudadano prudente de las muertes registradas por accidentes.
en la producción del resultado típico. Respecto de la ciudad de Lima, de 197
La previsibilidad personal considera las muertes por accidentes de tránsito en
posibilidades concretas del agente en las el 2009, la cifra se ha incrementado al
circunstancias en que actuó, en relación a 2013 a 541. En lo que va del año 2015,
sus experiencias y conocimientos especia- podemos decir que el número de perso-
les. En ese sentido, se puede diferenciar nas fallecidas por accidentes de tránsito
entre culpa consciente, cuando el agente se incrementó en 25% entre enero y
tiene conciencia que el resultado típico marzo (60 incidentes) con relación al
puede sobrevenir como consecuencia mismo periodo del año pasado donde
de la creación o el aumento del peligro se registraron 40 accidentes.
por él generado, pero confía en que este

6 Corcoy Bidaloso, de Villavicencio Terre- 7 Villavicencio Terreros, Felipe, Derecho penal.


ros, Felipe, Derecho penal. Parte general, Grijley, Parte general, cit., p. 404.
Lima, 2007, p. 402. 8 Sitio web en: <http://bit.ly/1FoMlqI>.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 117


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


Según la estadística de la Policía, que cobra relevancia práctica los criterios
hasta el 10 de diciembre de 2014, asumidos por Roxin, quien refiere que la
aumentó a 20% el porcentaje de acci- imprudencia hoy por hoy constituye un
dentes provocados por la imprudencia problema del tipo. Así en un caso parti-
o ebriedad del peatón. Además, el 30% cular, una conducta imprudente puede
de los peatones fallecidos tenía alcohol en ser justificada o exculpada; pero es en el
la sangre9. Esto quiere decir que de cada tipo, donde se decide si ella era siquiera
diez accidentes mortales ocurridos en imprudente o no10, justificando de esta
Lima, dos fueron causados por los peatones manera, que estas denuncias deben ser
porque no respetaron las señales de trán- archivadas en sede fiscal. Más adelante
sito, no usaron los puentes peatonales y señala que “para la comprobación de
cruzaron la vía sorteando los vehículos una realización típica imprudente, no se
y en estado de ebriedad. El Consejo necesitan criterios que vayan más allá de
Nacional de Seguridad Vial, a través de los de la teoría de la imputación objetiva.
su representante, sostiene que a nivel
nacional, los peatones son responsables 2.1. Imputación objetiva
del 8% de accidentes de tránsito y que la Como marco general, podemos
Policía ha impuesto en el 2014, 38 mil decir que, la teoría de la imputación
papeletas a peatones que infringieron las objetiva constituye una expresión del
normas de tránsito en el país, de las cuales funcionalismo penal y, mejor aún, es
28 mil fueron impuestas en Lima y solo la elaboración más lograda del funcio-
600 ciudadanos se acercaron voluntari- nalismo jurídico en el ámbito penal.
amente a cancelar sus multas. “El funcionalismo jurídico hace de la
categoría –función– una noción indes-
2. Imputación objetiva en los delitos ligable y permanente de los elementos
culposos que componen el sistema o subsistema.
Una vez efectuado un esbozo del Aplicado a los ámbitos del derecho
concepto de imprudencia, y revisado penal, el funcionalismo se sirve de la
someramente las estadísticas respecto metodología de análisis del funciona-
de los accidentes de tránsito, podemos lismo sociológico: la observación de las
afirmar que no siempre es la imprudencia consecuencias de orden/desorden de los
del conductor el factor determinante en efectos de la realización de las funciones
los accidentes de tránsito con desenlace de los componentes del sistema. Igual-
fatal, sino del peatón. En ese sentido, con mente se observa una marcada preferen-
el objeto de no atiborrar más los sufridos cia por ideas y conceptos dominantes
anaqueles judiciales con denuncias sin en el discurso sociológico: equilibrio,
pronósticos de éxito, debemos advertir
10 Roxin, Claus, La Imputación objetiva en el
9 Sitio web en: <http://bit.ly/1IQ2esD> derecho penal, cit., p. 185.

118 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Análisis jurisprudencial
integración, estabilización, disfunciones, Así, conforme la doctrina de esta
estatus, roles, etc.”11. teoría, para subsumir una conducta
dentro de un tipo penal y calificar de este
IMPORTANTE
modo si la misma tiene o no relevancia
jurídico penal, primero, es necesario
La conducta imprudente no está comprobar la existencia de una relación
descrita en el tipo, ello es tarea del causa-efecto entre la conducta incrimi-
juez con motivo de analizar los he- nada y el resultado descrito en el tipo
chos a partir del acto lesivo en cada penal. Luego de verificada la misma, el
caso, y luego de predeterminar que segundo paso consistirá en verificar si –de
el resultado, por ser cognoscible,
era en efecto previsible y en conse- acuerdo con ciertos criterios– es impu-
cuencia evitable. table o no dicho resultado a la acción
desplegada por el agente. El primer paso
En ese sentido, podemos señalar, es una comprobación desde un punto de
siguiendo a Pariona Arana, que las bases vista natural –relación de causalidad–; el
de la moderna teoría de la imputación segundo paso es un juicio normativo13.
objetiva fueron fundadas por Claus El objeto de esta moderna doctrina
Roxin, en el año de 1972, en el marco es la configuración del nexo objetivo que
del debate con causalistas y finalistas ha de existir entre acción y resultado,
sobre la suficiencia de la relación de para que pueda siquiera discutirse la
causalidad para la configuración del tipo responsabilidad penal del autor por la
penal. Roxin sustentó que la tipicidad no lesión del bien jurídico protegido, cum-
podía quedar reducida a la constatación pliéndose así la exigencia del principio
de la relación de causalidad, sino que el de culpabilidad. Nace no solo como un
juicio de tipicidad debía suponer una intento de resolver problemas surgidos
valoración normativa sobre la relevancia en el marco del nexo entre acción y re-
penal de comportamiento, basada en el sultado, sino que pretende dar fin a los
principio de creación y realización de problemas de la causalidad; no obstante,
riesgos prohibidos por el ordenamiento
jurídico12. los comportamientos penalmente relevantes.
No basta ya la simple relación causal, sino que
el análisis de tipicidad debe hacerse en función
11 Rojas Vargas, Fidel, Derecho penal. Estudios de criterios valorativos-normativos que tengan
fundamentales de la Parte general y especial, como principio fundamental el riesgo per-
Gaceta Jurídica, Lima, p. 271. mitido: un comportamiento será penalmente
12 Pariona Arana, Raúl, “Consideraciones sobre relevante únicamente si crea un riesgo no per-
la imputación objetiva y su consolidación en el mitido, que luego se materializa en el resultado
Derecho penal peruano”, en Imputación objeti- típico y que además, está comprendido dentro
va, cit., p. 15. El autor, en su trabajo, concluye del ámbito de protección de la norma”.
que “en el derecho penal moderno, peruano e 13 Villavicencio Terreros, Felipe, “La imputa-
internacional, la teoría de la imputación objetiva ción objetiva en la Jurisprudencia peruana”, en
juega un rol fundamental en la identificación de Imputación objetiva, cit., p. 15.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 119


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


en el ámbito del injusto penal, la causa-criterios: riesgo permitido, principio de
lidad establece un límite mínimo de la confianza, prohibición de regreso y la
responsabilidad, ergo no toda causalidad competencia de la víctima. En el presente
implica, sin más, responsabilidad14. trabajo, vamos a desarrollar brevemente
Jakobs distingue en ese sentido dos cada uno de estos criterios, dándole én-
niveles de imputación: Imputación ob- fasis al último de los mencionados por
jetiva del comportamiento e imputación ser aplicable al caso en análisis.
objetiva del resultado. Sostiene que la
primera se configura por una serie de GÜNTHER JAKOBS dice:

14 Loor, Eduardo Franco, Estudio de la teoría de


la imputación objetiva en el derecho penal, Sito
en http://bit.ly/1BcMbPg El doctor refiere
“[D]el mismo
modo que en el
que, la imputación objetiva aparece dentro de ámbito de la res-
la doctrina actual, inscrita o inserta, dentro ponsabilidad del
de criterios funcionalistas. El funcionalismo, autor, ha de partir-
también conocido como sistema teleológico
racional del derecho penal, representado por
se no de un suceso
Roxín, como su máximo exponente, tiene como psíquico, sino de
sus principales características: a) la orientación algo normativo, del quebrantamiento
básica del sistema penal hacia políticas crimi- del rol. También en el lado de la vícti-
nales; b) la concepción de la responsabilidad ma lo decisivo está en determinar si la
jurídico-penal como una categoría que abarca víctima ha desempeñado el rol de víc-
tanto a la culpabilidad como al merecimiento tima o, precisamente, el rol de alguien
y a la necesidad de pena; y, c) la aceptación de que configura la situación, es decir, de
la teoría que estudiamos, es decir, la imputa- quien actúa a propio riesgo. En su nú-
ción objetiva, como regulador normativo del cleo, la perspectiva normativa en el
nexo causal y dentro de la teoría del delito, el lado de la víctima constituye una no-
sistema funcionalista tiene algunas categorías
dogmáticas, siendo las principales las siguientes:
ción tan asentada como lo es el punto
1.- Sostiene la doble posición del dolo: en el tipo de vista normativo en el lado del au-
como en la culpabilidad. 2.-En la integración del tor”.
injusto penal, procura mantener el equilibrio [La imputación objetiva en el derecho
entre el desvalor de acción y el desvalor del penal, Lima, Grijley, 1998, p. 35]
resultado.3.- Admite la teoría del dominio del
hecho para especificar las especies de autoría,
coautoría, y participación. 4.-La culpabilidad la a. Riesgo permitido
entiende no necesariamente como reprochabili-
dad si no más bien como responsabilidad, ello a Cualquier contacto social entraña
través de criterios preventivos de merecimiento un riesgo, incluso cuando todos los inter-
y necesidad de pena.5.- Distingue entre error de
tipo y error de prohibición. 6.- Dirige al sistema vinientes actúan de buena fe: a través de
penal hacia finalidades político-criminales de un apretón de manos puede transmitirse,
prevención especial y prevención general. y a pesar de todas las precauciones, una
7.-Permite la teoría de la imputación objetiva,
como dijimos anteriormente, en tanto regulador infección; en el tráfico rodado, puede
normativo del nexo causal. producirse un accidente que, al menos

120 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Análisis jurisprudencial
mientras exista tráfico, será inevitable15. c. Prohibición de regreso
Puesto que una sociedad sin riesgos no En su formulación original, se trata-
es posible y nadie se plantea seriamente ba de casos en los que con posterioridad
renunciar a la sociedad, una garantía a una conducta imprudente, se produ-
normativa que entrañe la total ausencia cía un comportamiento doloso. En la
de riesgos no es factible; por el contrario, actualidad, la prohibición de regreso se
el riesgo inherente a la configuración so- constituye como un criterio delimitador
cial ha de ser irremediablemente tolerado de la imputación de la conducta que,
como riesgo permitido16. Así, la impu- de modo estereotipado, es inocua, co-
tación penal recae sobre aquel individuo tidiana, neutral o banal y no constituye
que rebaza o aumenta ese riesgo social- participación en el delito cometido por
mente tolerable y su conducta causa un un tercero17.
resultado de relevancia penal. Demás está
decir que el derecho ha tratado de fijar d. La competencia de la víctima
casi en todos los campos, los parámetros
normativos que regulan el riesgo permi- Si es la misma víctima la que, con su
tido. En el tráfico rodado, están todas comportamiento contribuye de manera
las reglas de tránsito que tanto el peatón decisiva a la realización del riesgo no
como el conductor deben observar al permitido, se determina la imputación
momento de asumir cada rol. al ámbito de su competencia18. La au-
topuesta en peligro excluye la tipicidad
b. Principio de confianza de la conducta “si la misma persona se
coloca en una situación de peligro, no se
El principio de confianza puede puede tratar de imputar el resultado que
presentarse bajo dos modalidades: por se produce al tercero que lo originó o lo
un lado, en aquellos casos en los que hizo posible. Debido a que la puesta en
un sujeto realiza una conducta inocua, peligro voluntaria de sí mismo no es pe-
siempre que, quien actúa a continuación nalmente relevante, la injerencia del ter-
cumpla con sus deberes; y por otro lado, cero no concierne al derecho penal19”. Es
en aquellos supuestos en los que se confía la víctima, y no el autor, quien infringe
que una situación base desde la que se
actúa ha sido generada correctamente y
el potencial autor no producirá ningún 17 Zaffaroni/Aliaga/Slokar, contenido en Vi-
daño si cumple con sus deberes. llavicencio Terreros, Felipe, “La imputación
objetiva en la Jurisprudencia peruana”, cit.,
p. 36.
18 Villavicencio Terreros, Felipe, “La imputa-
15 Jakobs, Günther, La imputación objetiva en el ción objetiva en la Jurisprudencia peruana”, cit,
derecho penal, trad. Cancio Melía, Lima, Grijley, pp. 284 y ss.
1998, p. 117. 19 Hurtado Pozo, José, Manual de derecho penal.
16 Jakobs, Günther, La imputación objetiva en el Parte general, 3.ª ed., Grijley, Lima, 2005, t. I,
derecho penal, cit., p. 118. p. 439.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 121


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


el deber de cuidado. Jakobs brinda unos víctima, en tanto persona responsable, de
ejemplos muy interesantes. La persona manera consciente ha actuado a propio
que, sin necesidad alguna, le pide a una riesgo al infringir incumbencias de auto
persona claramente ebria que realice protección, o realizar actos de propia
un acto de cierta complejidad, como voluntad, consintiendo de manera ex-
por ejemplo, conducir un automóvil presa, consciente, la afectación de bienes
durante un trayecto, ha de adscribirse, jurídicos de carácter disponible22.
al menos en parte, a las consecuencias Por su parte, García Cavero señala
negativas resultantes. Quien participa en que existen ciertos recortes normativos al
una contienda de box no tiene derecho a principio de autorresponsabilidad de la
no resultar lesionado. El que tiene trato víctima. Por un lado, esta decae cuando
sexual con una persona drogodependien- tienen lugar situaciones de superioridad
te o que se prostituye, actúa a propio en las que la víctima es instrumentalizada
riesgo, en contagiarse con el virus VIH20. por el autor, y cuando existen deberes de
Agrega Jakobs que “del mismo modo control o protección frente a la víctima,
que en el ámbito de la responsabilidad derivados de un rol especial del autor
del autor, ha de partirse no de un suceso que mantiene su competencia el hecho,
psíquico, sino de algo normativo, del aun cuando la víctima actúe a propio
quebrantamiento del rol. También en riesgo. Por ejemplo: la labor de un pa-
el lado de la víctima lo decisivo está en dre que tiene al cuidado a sus hijos que
determinar si la víctima ha desempeñado voluntariamente pretenden realizar una
el rol de víctima o, precisamente, el rol conducta arriesgada23.
de alguien que configura la situación, es
decir, de quien actúa a propio riesgo. En 3. Análisis del caso concreto
su núcleo, la perspectiva normativa en el
lado de la víctima constituye una noción En el presente caso, atendiendo a
tan asentada como lo es el punto de vistalas características propias del evento,
normativo en el lado del autor”21. nos encontramos frente a un resultado
muerte, cuya relevancia jurídico penal
Desde una explicación funcional
concreta, se encontraría regulada dentro
de la imputación objetiva, siguiendo a
de los delitos contra la vida el cuerpo y la
Jakobs, existen dos razones por las que
salud –homicidio culposo–, tipificado24
las consecuencias de un hecho delictivo
puede recaer sobre la víctima: 1) porque
nadie resulta competente por el delito 22 Jakobs, Günther, La imputación objetiva en el
derecho penal, cit., p. 109.
(caso de infortunio); o, 2) porque la 23 García Cavero, Percy, Derecho penal. Parte
general, 2.ª ed., Juristas Editores, p. 431.
20 Jakobs, Günther, La imputación objetiva en el 24 El tipo penal es la descripción concreta de la
derecho penal, cit, p. 34. conducta prohibida por el legislador, constituye
21 jakobs, Günther, La imputación objetiva en el un instrumento legal que tiene una función
derecho penal, cit., p. 35. indiciaria (es la ratio cognoscendi, una presunción

122 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Análisis jurisprudencial
en el artículo 111 del Código Penal, que fundamentos jurídicos que sustentan
reprime al agente “que, por culpa, ocasiona dicho criterio fiscal.
la muerte de una persona […]”. Típico Siguiendo a Jakobs, debemos señalar
ejemplo de delito imprudente. que Miguel en su calidad de conductor,
a la fecha de los hechos, era portador de
DATOS un rol –conductor de una unidad vehi-
cular–; en consecuencia, en su calidad
El Consejo Nacional de Seguridad de agente encargado de administrar un
Vial, a través de su representante determinado segmento del acontecer
sostiene que a nivel nacional, los
peatones son responsables del 8%
social, conforme y de acuerdo con un
de accidentes de tránsito y que la determinado estándar, se encontraba
Policía ha impuesto en el 2014, 38 obligado a conducirse dentro de todos los
mil papeletas a peatones que infrin- parámetros fijados por las normas de la
gieron las normas de tránsito en el materia que regulan el tráfico automotor.
país, de las cuales 28 mil fueron im- En ese sentido, dentro del plano admi-
puestas en Lima y solo 600 ciuda-
danos se acercaron voluntariamen-
nistrativo, el estándar requerido le exigía:
te a cancelar sus multas. manejar dentro de los límites de veloci-
dad, contar con la capacidad técnica para
Siguiendo las pautas esbozadas en la conducir un vehículo, acreditada con el
parte introductoria del presente artículo, brevete, encontrarse en uso de todas sus
resulta obvio afirmar que, en el caso sub facultades para conducir; esto es, no estar
examine, si se verifica el nexo causal entre ebrio o bajo los efectos de alguna droga
la conducta desplegada por el denun- o alucinógeno, contar con el Seguro
ciado y el resultado muerte de Javier. de Vida Contra Accidentes de Tránsito
La interrogante entonces por resolver se (SOAT) y por último estar consciente
sitúa en el plano jurídico normativo y de que el vehículo se encontraba ope-
es: ¿la muerte de Javier le es imputable rativo en todos sus sistemas mecánicos
penalmente a Miguel? De ser afirmativa y eléctricos primordiales, a fin de evitar
o negativa la respuesta, cuáles serían los accidentes por deficiencias mecánicas
lo cual se traduce en el Certificado de
Revisión Técnica Anual.
de la antijuridicidad); fundamentadora (es el
fundamento del delito, el punto de inicio del Siguiendo esta línea, el no contar
examen judicial de un caso concreto); selec- con el certificado de revisión técnica
cionadora (identifica las conductas que serán
penalmente relevantes); garantizadora (porque constituiría, en principio, una causa sufi-
permite saber al ciudadano el conocimiento ciente para poder imputar penalmente a
seguro el límite entre una conducta atípica Miguel la muerte de Javier. Sin embargo,
y las sancionadas por ley); y sistematizadora
(abarca todos los elementos necesarios para el
atendiendo que estos criterios generales
conocimiento de las conductas que pueden ser deben ser analizados a la luz de las cir-
sancionadas penalmente). cunstancias y pormenores que se pre-

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 123


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general


senten en cada caso concreto, debemos siguiendo los criterios de la imputación
analizar los mismos para poder brindar objetiva, únicamente le resulta imputable
una respuesta adecuada. En efecto, en el a la misma, y es ella quien debe asumir
presente caso, tenemos dos factores que los resultados de su negligente conducta.
van a determinar a nuestro entender, el Distinto hubiese sido el caso, en el que,
sentido del criterio final de imputación: pese a encontrarse ebria la víctima, cru-
primero, Javier, el occiso, a la fecha del zando una pista por un cruce peatonal, el
accidente se encontraba en estado de resultado muerte hubiese sido producto
ebriedad, quebrantando de esta manera de la falla en los frenos del vehículo. En
su rol de peatón al infringir su deber de este último caso, sí tendría relevancia
cuidado; y, segundo, Javier, en completo jurídico penal el carecer del Certificado
estado de ebriedad, decide cruzar una de Revisión Técnica.
autopista de tráfico veloz, invadiéndola
Siguiendo la doctrina de Roxin,
temerariamente, sin hacer uso del puen-
te peatonal que se encontraba a pocos diríamos que Miguel no ha infringido
metros, incurriendo de esta manera, en un deber de cuidado que haya creado
la autopuesta en peligro. En ese sentido, un peligro jurídicamente relevante que
si es la propia víctima quien con su se haya realizado en el resultado, siendo
comportamiento contribuye de manera que el mismo se ha desenvuelto dentro
decisiva a la realización del resultado, se del principio de confianza, quebrantado
determina que la imputación recae al por Javier.
ámbito de su competencia, excluyendo la
tipicidad de la conducta del investigado, 4. Conclusiones
en este caso de Miguel. • En la sociedad moderna, el riesgo
Ante estas circunstancias, nos co- permitido, en el tráfico automotor,
rresponde preguntar si el no contar con viene generando un abanico de con-
el certificado de revisión técnica fue un ductas masas por la negligencia de las
factor o un elemento causante del resul- víctimas, las que deben ser resueltos
tado muerte25. La respuesta es obvia, no por la administración de justicia de
lo fue. Por cuanto el resultado muerte no manera oportuna y eficaz en sede
obedeció a una falla mecánica del vehí- fiscal, evitándose la tugurización del
culo, sino a la autopuesta en peligro de Poder Judicial.
la propia víctima; por lo que su muerte, • La imprudencia, a la fecha, constituye
un problema del tipo. Una conducta
25 Roxin señala que la infracción de las disposicio- típica imprudente puede ser justifica-
nes de tráfico, si bien es indicio de una creación da o exculpada en sede judicial; pero,
no permitida de peligros, no necesariamente es en el tipo donde se decide si ella era
fundamenta esta creación; y es que aquello que
puede ser peligroso en abstracto podría no serlo siquiera imprudente o no, lo que debe
en el caso concreto, como en el presente caso. ser resuelto en sede fiscal.

124 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Análisis jurisprudencial
prohibición de regreso y la compe-
CONCLUSIÓN MÁS IMPORTANTE
tencia de la víctima.
En el presente caso, el no contar • En el presente caso, el no con-
con el CRT constituiría, en princi- tar con el CRT constituiría, en
pio, causa suficiente para imputar principio, causa suficiente para
penalmente el resultado a Miguel; imputar penalmente el resultado
sin embargo, a la luz de las circuns-
tancias, al haber sido la propia víc- a Miguel; sin embargo, a la luz de
tima, quien con su comportamien- las circunstancias, al haber sido la
to negligente contribuyó de manera propia víctima, quien con su com-
decisiva a la realización del resulta- portamiento negligente, contribuyó
do, la imputación recae dentro del de manera decisiva a la realización
ámbito de su competencia. del resultado, la imputación recae
dentro del ámbito de su competen-
• Existen dos niveles de imputación: cia, excluyéndose la tipicidad de la
imputación objetiva del comporta- conducta de Miguel; ya que, el no
miento e imputación objetiva del contar con el CRT no fue un factor
resultado. La primera se configura causante del resultado muerte, dado
por una serie de criterios: riesgo que, la misma, no obedeció a una
permitido, principio de confianza, falla mecánica del vehículo.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 125


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

NOS PREGUNTAN Y CONTESTAMOS


Nos preguntan y contestamos

Contenido
CONSULTA N.º 1 La agresión legítima

CONSULTA N.º 2 Concurso real

CONSULTA N.º 1
El 19 de mayo, en el distrito de San Isidro, una mujer transitaba en su
automóvil, cuando dos personas desde una motocicleta le rompieron
una de las lunas para sustraerle el bolso que se encontraba en el interior
del vehículo. Este hecho ocasionó que la víctima persiga a los sujetos
logrando impactar con su vehículo a la motocicleta, que usaban los
sujetos y lesionarlos. Uno los sujetos logró huir; mientras que el otro
fue capturado. Al parecer los sujetos intentan denunciarla por lesiones.

El hecho amerita realizar un análisis un bien jurídico el impactar la moto y


dogmático de las diferentes aristas, pues lesionar la integridad de los sujetos. Se
el mismo hecho o similar se presentan tendría que analizar si esta segunda acción
siempre en nuestra realidad, donde la es legítima o ilegítima. Solo una vez esta-
víctima de un robo o hurto se resiste blecido la naturaleza del mismo se puede
con violencia o en todo caso persigue a determinar si los sujetos están legitimados
los sujetos activos. Ya en nuestro número o no a denunciar a la víctima de la pri-
anterior de la revista (Actualidad Penal; mera acción. Para ello, la legítima defensa
N.° 10) nos habíamos manifestado 1 (art. 20.3.b) señala que una persona para
sobre el iter criminis del delito de robo defender sus bienes está habilitado, frente
y la legítima defensa, lo tratado ahí nos a una agresión ilegítima, para impedir o
puede ayudar al análisis del caso plan- repeler dicha agresión. El segundo verbo
teado. En principio, encontramos una indica que hay una agresión real, no solo
agresión ilegítima de parte de los sujetos inminente, el cual rechaza la víctima,
quienes lograron sustraer el bolso, con en nuestro caso los sujetos agreden lo
esto lesionan el bien jurídico penalmente protegido por el derecho, frente a ello la
protegido; la segunda acción que lesiona víctima reacciona y agrede; ahora bien,
para llamar a esta agresión si es legítima
1 Actualidad penal, N.° 10, pp. 108-109. o ilegítima, tendremos que analizar por

126 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Nos preguntan y contestamos
el otro lado el iter del delito de hurto o patrimonio todavía no es consumado. Por
robo, para ellos, nos remitiremos también tanto, si aún no se consuma el hecho, la
al número anterior de nuestra revista, segunda acción sigue siendo legítima. En
en la cual se manifestó que los delitos definitiva, no se puede imputar a la vícti-
mencionados solo se consuman cuando ma de la primera acción por las lesiones
hubo una disposición real o potencial del de la segunda acción, dado que se realizó
bien sustraído, en el caso analizado ob- en el marco de legítima defensa.
viamente no hay dicha posibilidad aún,
pues los sujetos están siendo perseguidos Fundamento legal:
por la víctima de la primera acción por lo Código Penal: Art. 20.3.
que se puede decir que el delito contra el

CONSULTA N.º 2
¿Cuando concurren varios hechos punibles que deban considerarse
como otros tantos delitos independientes nos encontramos frente a?*

La pregunta planteada nos alcanza de diferente naturaleza. Los dos elementos


algunos elementos a partir del cual se señalados vienen a ser los elementos ma-
puede decir que nos encontramos frente teriales de la figura denominada concurso
a una determinada institución. De lo real, aunque de la pregunta no se extrae
planteado se puede desentrañar varios ele- otro elemento importante que es la (iii)
mentos, como: (i) pluralidad de acciones; unidad de sujeto activo, pues “por obvio
(ii) pluralidad de lesiones de la ley penal. que parezca, es importante recordar que
La primera debe entenderse como accio- el concurso real de hechos punibles solo
nes u omisiones que además pueden ser puede presentarse en la medida en las
dolosas o culposas, pero que sean varias o varias acciones penalmente relevantes sean
plurales e independientes; la segunda surge desplegadas por un mismo sujeto”1.
como consecuencia de la primera pero en Con esto se completan los elemen-
el plano valorativo, pues la pluralidad de tos materiales del concurso real.
acciones deben generar delitos, es decir,
causar delitos para ello debe lesionar bienes Fundamento legal:
jurídico penales de la misma naturaleza o
Código Penal: Art. 50.
* Corresponde a la pregunta N.º 756 del balota-
rio formulada por el CNM, por motivo de las 1 Reátegui Sánchez, James, Manual de derecho
convocatorias 001, 002 y 003-2014-SN/CNM, penal. Parte general, vol. II, Instituto Pacífico,
cuya evaluación se realizó el 25 de abril de 2014. 2014, p. 1029

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 127


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA
Reseña de jurisprudencia

R. N. N.° 743-2013
Junín El estado de ebriedad y la
responsabilidad penal
R. N. N.° 743-2013 JUNÍN
Tema El estado de ebriedad y la responsabilidad penal
Fecha de emisión / Pu- 07-01-2014 / 04-03-2014
blicación

Normas aplicadas Código Penal: Art. 20.


Contexto fáctico Aproximadamente a las 2 o 3 horas del 22-10-2011, Benjamín Jesús Chuquillanqui
Palacios, con pleno conocimiento de que Serafina Cristóbal Adauto vivía sola, ingresó
a dicho predio y, de manera violenta, la violó sexualmente vía vaginal y anal. Luego
de consumar la agresión, para ocultar el delito, la mató estrangulándola a nivel del
cuello. Se precisa que fue reconocido, por cuanto a fines del mes de mayo, de mil
novecientos noventa y siete, ingresó a la vivienda de la agraviada, oportunidad en
que fue repelido por Reyna Sonia Marín Cristóbal y Yovana Marín Cristóbal –nietas
de la víctima–, evento que pusieron en conocimiento de la autoridad judicial, el Juez
de Paz Paulino Pérez Medina.
Extremos de la pre- La defensa técnica en su recurso formalizado alega que los actos de prueba en que
tensión se sustenta la sentencia impugnada se recabaron sin las garantías constitucionales,
como la diligencia de recojo de llave, donde su patrocinado no contó con un abogado
defensor. Además, concurren circunstancias que acreditan su inocencia, como la falta
de rastros de sangre en la casaca que vestía el día de los hechos y la falsedad respecto
a que el juez de paz del distrito de Huancán haya recibido una denuncia en su contra,
por intento de violación en contra de la agraviada.
Criterios del órgano ju- En lo concerniente al estado de ebriedad, se advierte que si bien con el examen
risdiccional toxicológico-dosaje etílico se acredita que el recurrente presentaba cero noventa
gramos de alcohol por litro de sangre; sin embargo, no se determinó que tal cir-
cunstancia sea suficiente como para impedir su libre albedrío en la realización de los
actos ilícitos imputados.

TEXTO DE LA SENTENCIA

SALA PENAL TRANSITORIA


RECURSO DE NULIDAD N.° 743-2013
JUNÍN

Lima, siete de enero de dos mil catorce

VISTOS: los recursos de nulidad interpuestos por el procesado BENJAMÍN JESÚS


CHUQUILLANQUI PALACIOS y el representante del MINISTERIO PÚBLICO,
contra la sentencia condenatoria de fojas trescientos once, del veintisiete de diciembre

128 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

de dos mil doce; de conformidad con el dictamen del señor Fiscal Supremo en lo Penal.
Interviene como ponente el señor Prado Saldarriaga.
CONSIDERANDO
Primero. Que la defensa técnica del acusado CHUQUILLANQUI PALACIOS, en su
recurso formalizado de fojas trescientos treinta y seis, alega que los actos de prueba en que
se sustenta la sentencia impugnada se recabaron sin las garantías constitucionales, como
la diligencia de recojo de llave, donde su patrocinado no contó con un abogado defensor.
Además, concurren circunstancias que acreditan su inocencia, como la falta de rastros de
sangre en la casaca que vestía el día de los hechos y la falsedad respecto a que el Juez de
Paz del distrito de Huancán haya recibido una denuncia en su contra, por intento de vio-
lación en contra de la agraviada. Aunado a ello, se tiene que la Sala Penal no ponderó las
pruebas de descargo, como el testimonio de Rosa Luz Gutiérrez Rojas, quien corrobora la
vestimenta que tenía su defendido el día de los hechos; el examen médico que se le prac-
ticó el veintitrés de octubre de dos mil once, certifica que no presenta lesiones traumáticas
recientes, que justifiquen la resistencia que haya ejercido la víctima frente a la ilegítima
agresión; y que en el atestado policial se determinó que fue un objeto contundente punzo
cortante penetrante (fierro) el que se empleó para victimar a la agraviada, lo cual contra-
dice la causa de la muerte –por asfixia mecánica– señalada en el protocolo de necropsia.
También concurre el alto grado de ebriedad que tenía su patrocinado cuando ocurrían los
hechos ilícitos, circunstancia que no le habría permitido realizar el ataque a la víctima, y
que no existe un análisis adecuado donde se determine la forma como pudo obtener su
defendido la llave de la agraviada. Por tanto, solicita la anulación de la condena impuesta
y se le absuelva de la pretensión fiscal.
Segundo. Que el señor fiscal de la SEGUNDA FISCALÍA SUPERIOR PENAL DE
HUANCAYO, en su recurso formalizado de fojas trescientos cuarenta y cinco, sostiene
que al haberse conducido el imputado con plena conciencia y voluntad en la ejecución de
los delitos atribuidos, el Tribunal de Instancia, en aplicación de los criterios establecidos
en los artículos cuarenta y cinco, y cuarenta y seis del Código Penal, le debió imponer la
pena que solicitó en su pretensión escrita; es decir, ocho años por el ilícito de violación
sexual y veinte años por el asesinato, al tratarse de un concurso real de delitos.
Tercero. Que en la acusación fiscal de fojas ciento cincuenta y ocho, se consigna que,
aproximadamente a las dos o tres horas del veintidós de octubre de dos mil once, Ben-
jamín Jesús Chuquillanqui Palacios, con pleno conocimiento de que Serafina Cristóbal
Adauto vivía sola en el inmueble ubicado en la avenida Treinta y Uno de Octubre, núme-
ro setecientos veinte, del distrito de Huancán, ingresó a dicho predio y, de manera violen-
ta, la violó sexualmente vía vaginal y anal. Luego de consumar la agresión, parca ocultar
el delito, lo mató estrangulándolo a nivel del cuello. Se precisa que fue reconocido, por
cuanto a fines del mes de mayo, de mil novecientos noventa y siete, ingresó a la vivienda
de la agraviada, oportunidad en que fue repelido por Reyna Sonia Marín Cristóbal y
Yovana Marín Cristóbal –nietas de la víctima–, evento que pusieron en conocimiento de
la autoridad judicial, el Juez de Paz Paulino Pérez Medina.
Cuarto. Que de la revisión y análisis de autos, se aprecia que los delitos materia de im-
putación se encuentran plenamente acreditados con la ocurrencia de calle número mil

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 129


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

ciento treinta y dos, del veintidós de octubre de dos mil once –fojas dos–, a través de la
cual se plasma el levantamiento del cadáver de Serafina Cristóbal Adauto; el acta corres-
pondiente a dicha diligencia –fojas treinta y uno–, y el protocolo de necropsia número
cero cuatrocientos quince- dos mil once –fojas ciento cuarenta y uno–, donde los médi-
cos legistas certifican que la víctima presentaba múltiples lesiones contusas en cara, cuello
y miembros inferiores, fractura en vértebra cervical y hemorragia interna en músculo del
cuello, además lesiones recientes en la vagina y en el ano, y establecieron que su falleci-
miento ocurrió por asfixia mecánica con fractura vértebro cervical, causado por agente
constrictor.
Quinto. Que la responsabilidad penal del encausado Chuquillanqui Palacios se corrobora
con la sindicación formulada por el señor fiscal de la Cuarta Fiscalía Provincial Penal de
Huancayo –fojas cuarenta y cinco–, quien le atribuye ser autor de los delitos de violación
sexual y asesinato, perpetrados el veintidós de octubre de dos mil once, en perjuicio
de la occisa Cristóbal Adauto, que cuenta con elementos periféricos, como el haberse
encontrado en su domicilio una, llave marca Klaus, que corresponde a la vivienda de la
víctima –ver las actas de constatación y registro domiciliario de fojas cuarenta y uno, y
cuarenta y dos, respectivamente–, el testimonio de Víctor García Pizarro –fojas veinticua-
tro y ciento veintiocho–, que fue informado por el impugnante, respecto a que la puerta
de la vivienda de la agraviada se hallaba abierta y que estaría muerta; y el protocolo de
pericia psicológica número quince mil quinientos treinta y uno-dos mil doce-PSC –fojas
doscientos ochenta y siete–, a través del cual los psicólogos Carlos Ávila Benito y Norka
Yupanqui Bonilla concluyen que presenta personalidad psicopática, ratificada a fojas dos-
cientos noventa y ocho, donde la perito precisó que el acusado puede llegar a cometer
delitos porque al tener dicha personalidad es agresivo e impulsivo.
Sexto. Que aunado a ello, concurren los testimonios de Yovana y Reyna Sonia Marín
Cristóbal (nietas de la agraviada), quienes dan cuenta –fojas dieciocho y veintiuno, res-
pectivamente– de un intento de violación que el imputado perpetró en mayo de mil
novecientos noventa y siete; la amenaza que realizó el veinte de octubre de dos mil once
a la víctima –que la iba a violar–, como lo asegura la testigo Aurelia Cruzatt Arias, en su
manifestación policial de fojas veintiséis, sumado a la conducta antisocial –masturbarse
en presencia de menores– que desarrollaba en su comunidad, como lo sostiene su vecino
José Raúl Corilloclla Balbín, a nivel preliminar, a fojas veintiséis, lo que reiteró en la etapa
judicial, a fojas ciento treinta y cinco.
Séptimo. Que si bien frente al citado juicio de responsabilidad, concurren la negativa
persistente del impugnante –fojas once, sesenta y uno, y ciento noventa y seis– y los agra-
vios contenidos en su medio impugnatorio; no obstante, el primer aspecto constituye un
mecanismo de su legítimo derecho de defensa, que se ha enervado con la prueba de cargo
señalada precedentemente.
Octavo. Que los fundamentos en que sustenta su pretensión impugnatoria resultan
infundados, porque el registro domiciliario cuestionado contó con la presencia del re-
presentante del Ministerio Público, en tanto que los medios de descargo señalados, no
acreditan plenamente su inocencia en la comisión de los hechos atribuidos, en la medida
que su captura no fue de forma inmediata, por lo que tuvo tiempo suficiente para cam-
biarse la ropa que llevaba puesta en el momento que ejecutó los delitos, y la apreciación

130 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

del atestado policial es meramente referencial, con relación al resultado obtenido en el


protocolo de necropsia.
Noveno. Que en lo concerniente al estado de ebriedad, se advierte que si bien con el
examen toxicológico-dosaje etílico de fojas ochenta y ocho, se acredita que el recurrente
presentaba cero noventa gramos de alcohol por litro de sangre; sin embargo, no se deter-
minó que tal circunstancia sea suficiente como para impedir su libre albedrío en la reali-
zación de los actos ilícitos imputados. En consecuencia, al haberse enervado la presunción
de inocencia que ostentaba al inicio del proceso, de conformidad con lo previsto en el
artículo doscientos ochenta y cinco del Código de Procedimientos Penales, la condena
impuesta resulta conforme a Ley.
Décimo. Que con respecto al recurso de nulidad del Fiscal Superior, se tiene que si bien
el Colegiado Superior tomó en cuenta las circunstancias que atenúan el comportamiento
del acusado Chuquillanqui Palacios y aquellas que la agravan –ver fundamento jurídico
nueve de la sentencia–; sin embargo, el quantum fijado no responde a los principios de
proporcionalidad y razonabilidad, porque no consideró que el imputado lesionó dos bie-
nes jurídicos; en consecuencia, la pena señalada se debe incrementar prudencialmente.
DECISIÓN
Por estos fundamentos, declararon:
I) NO HABER NULIDAD en la sentencia de fojas trescientos once, del veintisiete de
diciembre de dos mil doce, en cuanto condenó a BENJAMÍN JESÚS CHUQUILLAN-
QUI PALACIOS, como autor de los delitos contra la vida, el cuerpo y la salud, en la
modalidad de homicidio calificado-asesinato, y contra la libertad sexual en la modalidad de
violación sexual en agravio de persona de identidad reservada por mandato legal; dispuso
su tratamiento psicoterapéutico para su readaptación; y fijó en treinta mil nuevos soles,
el monto que por concepto de reparación civil, deberá abonar a favor de los herederos
legales de la occisa agraviada.
II) HABER NULIDAD en el extremo que le impuso quince años de pena privativa de
libertad, por el delito de homicidio calificado, y seis años de pena privativa de libertad,
por el delito de violación sexual, que hacen un total de veintiún años de pena privativa
de libertad; reformándola, FIJARON dieciocho años de pena privativa de libertad por
el delito de homicidio calificado, y ocho años de pena privativa de libertad por el delito
de violación sexual, lo que hace un total de veintiséis años de privación de libertad, cuyo
cómputo se inicia el veintidós de octubre de dos mil once –ver constancia de detención
de fojas diez–, y vencerá el veintiuno de octubre de dos mil treinta y siete.
III) NO HABER NULIDAD en lo demás que al respecto contiene; y los devolvieron.
S. S.
SAN MARTÍN CASTRO / PRADO SALDARRIAGA / RODRÍGUEZ TINEO /
PRÍNCIPE TRUJILLO / MORALES PARRAGUEZ

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 131


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

RESEÑA DE JURISPRUDENCIA
Reseña de jurisprudencia

Exp. N.° 05-2002-10


La rehabilitación y el pago de intereses
EXP. N° 05-2002-10
Tema La rehabilitación y el pago de intereses
Fecha de emisión / pu- 14-05-2015 / 15-05-2015
blicación
Normas aplicadas Código Penal: Art. 69.
Código Civil: Art. 1985.
Contexto fáctico El sentenciado Waldo Ríos Salcedo solicitó rehabilitación de la condena impuesta,
adjuntando los depósitos judiciales con los cuales cumplió con el pago total del monto
de la reparación civil. La secretaria del Juzgado Supremo informó que el citado sen-
tenciado cumplió con el pago de un S/.1,052.100. Mediante resolución del 23-02-15,
el Juzgado Supremo de Instrucción declaró procedente la rehabilitación presentado
por el sentenciado Waldo Enrique Ríos Salcedo, en la instrucción que se le siguió
por delito contra la administración de justicia [cohecho pasivo] y por delito contra el
patrimonio [receptación], en agravio del Estado, disponiéndose la anulación de los
antecedente penales y judiciales generado con motivo del proceso.
Extremos de la pre- El recurso de apelación presentado señala que: 1) La resolución apelada se ha resuelto
tensión sin liquidación alguna, lo cual se hizo en base a un informe y sin conocimiento del
representante del Estado, pese haber presentado la liquidación de intereses la cual
asciende a la suma de S/.375.548.81. 2) El encausado Waldo Ríos Salcedo no solo fue
condenado al pago de la reparación civil, sino además al cumplimiento de una serie
de reglas de conducta, entre ellas la de reparar el daño ocasionado por el delito, bajo
apercibimiento de ser amonestado, prorrogarse el período de suspensión o revocarse
la suspensión de la pena. 3) El sentenciado no cumplió con acreditar el pago íntegro
de los intereses que forman parte de la reparación civil, por lo que debe desestimarse
la rehabilitación solicitada.
Criterios del órgano La rehabilitación conforme lo expresa el artículo 69 del Código Penal, opera auto-
jurisdiccional máticamente, esto es, sin más trámite que el puro y simple cumplimiento de la pena
o medida de seguridad impuesta; lo cual reafirma la postura que la rehabilitación
opera de forma automática, encontrándose únicamente condicionada al cumplimiento
de la pena.

TEXTO DE LA SENTENCIA

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA


SALA PENAL ESPECIAL
EXP. N.° 05-2002-10

Lima, catorce de mayo de dos mil quince

VISTOS; el recurso de apelación interpuesto por la Procuraduría Pública Especializada


en Delitos de Corrupción, contra la resolución de fecha veintiséis de febrero de dos mil

132 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

quince, que declaró procedente la solicitud de rehabilitación del sentenciado Waldo Ríos
Salcedo, en el proceso que se le siguió por el delito contra la Administración Pública
–Cohecho pasivo impropio y contra el Patrimonio - Receptación– en agravio del Estado
de conformidad en parte con el señor Fiscal Supremo Penal, interviene como ponente el
señor Juez Supremo Pariona Pastrana.
I. FUNDAMENTOS DEL RECURSO DE APELACIÓN
PRIMERO.- La Procuradora Adjunta Pública Especializada en Delitos de Corrupción, en
su recurso de apelación de fojas trescientos noventa y seis, presentado dentro del término
de ley, ampliada a fojas cuatrocientos dos, señala que:
i) La resolución apelada se ha resuelto sin liquidación alguna, lo cual se hizo en base a
un informe y sin conocimiento del representante del Estado, pese haber presentado
la liquidación de intereses por su parte con fecha veintiséis de febrero último, que
asciende a la suma de trescientos setenta y cinco mil quinientos cuarenta y ocho
nuevos soles con ochenta y siete céntimos.
ii) El encausado Waldo Ríos Salcedo no solo fue condenado al pago de la reparación
civil, sino además al cumplimiento de una serie de reglas de conducta, entre ellas la
de reparar el daño ocasionado por el delito, bajo apercibimiento de ser amonestado,
prorrogarse el periodo de suspensión o revocarse la suspensión de la pena.
iii) El sentenciado no cumplió con acreditar el pago íntegro de los intereses que forman parte
de la reparación civil, esto en aplicación supletoria del artículo mil novecientos ochenta
y cinco del Código Civil, por lo que debe desestimarse la rehabilitación solicitada.
II. ANTECEDENTES DE LA IMPUGNACIÓN
SEGUNDO.- Mediante escrito de fecha dieciocho de febrero de dos mil quince, obrante
a fojas trescientos trece, el sentenciado Waldo Ríos Salcedo solicitó rehabilitación de la
condena impuesta, adjuntando los depósitos judiciales con los cuales cumplió con el pago
total del monto de la reparación civil.
TERCERO.- Mediante razón emitida de fojas setenta y uno, la secretaria del Juzgado
Supremo informó que el citado sentenciado cumplió con el pago de un millón cincuenta
y dos mil cien nuevos soles. Sin contar con la suma de mil cuatrocientos cincuenta nuevos
soles depositado por los sentenciados Róger Cáceres Pérez y Gregorio Ticona Gómez.
CUARTO.- Mediante resolución del veintiséis de febrero de dos mil quince, obrante a
fojas trescientos setenta y seis, el Juzgado Supremo de Instrucción declaró procedente la
rehabilitación presentado por el sentenciado Waldo Enrique Ríos Salcedo, en la instrucción
que se le siguió por delito contra la administración de justicia [cohecho pasivo] y por delito
contra el patrimonio [receptación], en agravio del Estado, disponiéndose la anulación de
los antecedente penales y judiciales generado con motivo del proceso.
QUINTO.- Luego, de expedida la resolución estimatoria de Rehabilitación, el señor
Procurados Público mediante escrito de fojas trescientos ochenta y cinco, propone la
liquidación de intereses devengados.
SEXTO.- Posteriormente, la Procuradoría Pública mediante escrito de fojas cuatrocientos
dos, apeló el auto que declaró procedente la rehabilitación, por estimar que el pago de la
deuda indemnizatoria no acredita el pago de los intereses devengados.

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 133


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

III. PRONUNCIAMIENTO DE LA SALA PENAL ESPECIAL SUPREMA


SÉTIMO.- De inicio debe dilucidarse el punto en contradicción que estriba en que el
señor Procurador Público a cargo de los asuntos de Corrupción de Funcionarios sostiene
que la deuda indemnizatoria devenga intereses legales desde la fecha en que se produjo
el daño o, como lo sostiene el sentenciado Ríos Salcedo que se pretende cobrar interese
legales desde la comisión del hecho y no como indica la ley, que es desde cuanto la sen-
tencia quedo consentida.
OCTAVO.- La discrepancia sobre el inicio del cobro de intereses devengados, se zanja
con lo establecido en el segundo párrafo del artículo mil novecientos ochenta y cinco del
Código Civil, que señala: “[...] el monto de la indemnización devenga intereses legales
desde la fecha en que se produjo daño”. En tal sentido, solo queda establecer si es óbice
para otorgar la rehabilitación el pago de los intereses legales que forman parte de la repa-
ración civil.
NOVENO.- Estando a lo que es objeto de análisis cabe remitirse a lo precisado en el
artículo sesenta y uno del Código Penal, conforme al cual “La condena se considera como
pronunciada si transcurre el plazo de prueba sin que el condenado cometa nuevo delito
doloso, ni infrinja de manera persistente y obstinada las reglas de conducta establecida
en la sentencia”. Por otro lado, corresponde también considerar lo previsto en el artículo
69 del citado texto penal, que establece dos aspectos en tomo a la rehabilitación: i) Los
supuestos de hecho en que opera [el cumplimiento de la pena o medida de seguridad im-
puesta y la extinción de la responsabilidad del sentencia en cualquier modo]; ii) Los efectos
que produce [restitución a la persona en los derechos suspendidos o restringidos por la sentencia
y cancelación de los antecedentes penales, judiciales y policiales]; es así que la rehabilitación
conforme a las normas expresas, opera de forma automática, encontrándose únicamente
condicionada al cumplimiento de la pena.
DÉCIMO.- Dicho criterio ha sido jurisprudencialmente recogido en el precedente
vinculante recaído en el Recurso de nulidad número dos mil cuatrocientos setenta y seis
guión dos mil cinco, del veinte de abril de dos mil seis, que señala: “[...] que conforme a
lo dispuesto en el artículo cincuenta y siete del Código Sustantivo y al propio título de la
institución, lo que se suspende es la ejecución de la pena privativa de libertad, de suerte
que sus efectos solo están referidos a la pena [...], que, por tanto la suspensión no se
extiende a las demás penas principales y accesorias y, menos, a la reparación civil –esta
última, como es obvio, no es una pena ni está dentro de los límites del ius puniendi del
Estado [...]; que, aun cuando fuera procedente el artículo sesenta y uno del Código Penal
y, en su caso, la rehabilitación prevista en el artículo sesenta y nueve del Código Penal, ello
no obsta a que el condenado deba pagar la reparación civil, pues lo contrario importaría
una lesión directa al derecho de la víctima a la reparación y un atentado clarísimo a su
derecho a la tutela jurisdiccional, incluso dejándola en Indefensión material; que tener
por no pronunciada la condena, según estatuye el artículo sesenta y uno del Código
Penal, no puede significar entonces que igualmente se extingan las penas no suspen-
didas y, menos, la exigencia del pago de la reparación civil, por lo que en tal supuesto
la orden judicial solo debe comprender la desaparición de la condena impuesta a una
pena privativa de libertad [...], quedando subsistente - si es que no se ha cumplido - las
demás penas principales o accesorias y, particularmente, la reparación civil [...]”.Esta

134 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

línea jurisprudencial concuerda con lo que establece la sentencia emitida por el Tribunal
Constitucional recaída en el expediente número dos mil doscientos sesenta y tres guión dos
mil dos guión HC guión TC (Caso: Luis Cáceres Velásquez), fundamento jurídico dos,
que señala “La rehabilitación [...] conforme lo expresa el artículo 69° del Código Penal,
opera automáticamente, esto es, sin más trámite que el puro y simple cumplimiento de la
pena o medida de seguridad impuesta [...]”, lo cual reafirma la postura que la rehabilitación
opera de forma automática, encontrándose únicamente condicionada al cumplimiento
de la pena.
DÉCIMO PRIMERO.- Fijado lo anterior, en torno a los presupuestos fácticos que
condicionan la rehabilitación, de la revisión de autos emerge que desde la fecha de emisión
de la sentencia [fallo del tres de junio de dos mil ocho, ratificado por Ejecutoria Suprema
N°05-2008, del 04 de marzo de dos mil nueve], la pena fijada [04 años de pena privativa de
libertad] y el período de suspensión decretado [03 años de período de prueba], se cumplió
inexorablemente; por consiguiente, se cumplió con los presupuestos tácticos que condi-
ciona la rehabilitación, esto es, el cumplimiento de la pena, sin perjuicio de señalar que
no existe en autos documentación alguna que acredite que el sentenciado Ríos Salcedo
haya incumplido la reglas de conductas impuestas, máxime si no se revocó la suspensión
de la ejecución de la pena.
IV. DISCREPANCIAS SOBRE EL MONTO DE LOS INTERESES LEGALES DEVEN-
GADOS
DÉCIMO SEGUNDO.- Los artículos quinientos treinta y siete, quinientos sesenta y
siete, seiscientos setenta y seis y seiscientos noventa y dos, del Código Procesal Civil, esta-
blecen las pautas a seguir en cuanto al cobro de los intereses legales que genera el monto
impuesto en sentencia firme, pero teniendo como presupuesto una previa liquidación
con la finalidad de requerir el pago. En este sentido, es necesario recalcar que en autos
no existió hasta antes de estimar procedente la rehabilitación una liquidación previa de
los intereses devengados, por ello que mediante razón emitida por Secretaría del Juzgado
Supremo de Instrucción de fojas trescientos setenta y uno, se informó que el sentenciado
Ríos Salcedo cumplió con cancelar el íntegro de la reparación civil, consistente en la suma
de un millón cincuenta y dos mil ciento nuevos soles, además se verifica la existencia de
un plus consistente en la suma cincuenta y dos mil cien nuevos soles; por lo que se cum-
plió con el pago íntegro de la reparación civil y, si bien la deuda indemnizatoria genera
intereses legales devengados, ello puede ser debatido y analizado en el cuadernillo que se
forme para tal fin.
DÉCIMO TERCERO.- Aunado a ello, se debe precisarse que la propuesta de liquida-
ción de intereses devengados [fojas trescientos noventa y seis, formulada por la Procuradoría
Pública después de la emisión del auto que declaró procedente la rehabilitación], no se corrió
traslado al sentenciado Ríos Salcedo, menos existe requerimiento expreso de pago, in-
cumpliendo el trámite que señala el artículo setecientos cuarenta y seis del Código Pro-
cesal Civil, aplicable supletoriamente, que dispone: “Al disponer el pago al ejecutante, el
Juez ordenará al Secretario de Juzgado liquidar los intereses, costas y costos del proceso,
dentro del plazo que fije [...]. La liquidación es observable dentro de tercer día, debiendo
proponerse en forma detallada. Absuelto el traslado de la observación o en rebeldía, se
resolverá aprobándola o modificándola requiriendo su pago”, máxime si el monto de los

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 135


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

intereses legales devengados fue cuestionado por el citado sentenciado con el Informe
pericial contable de parte de fojas cuatrocientos cincuenta y cinco.
DÉCIMO CUARTO.- En efecto, en la Ejecutoria Suprema número cero cinco guión
dos mil ocho, se fijó el monto indemnizatorio en la suma de un millón nuevo soles, sin
embargo, el condenado Ríos Salcedo consignó la suma de un millón cincuenta y dos mil
cien nuevos soles, siendo evidente que el plus resulta aplicable como pago a cuenta de los
intereses legales devengados, no obstante que no fue compelido judicialmente para el pago
de intereses, puesto que la propuesta de la Procuradoría fue presentada con posterioridad al
auto que declaró procedente la rehabilitación y difiere de la formulada por el sentenciado
Ríos Salcedo, situación que deberá dilucidarse en ejecución de sentencia, toda vez que
existe predisposición de pago. Además, el Estado puede compeler al sentenciado Waldo
Ríos a pagar los intereses legales devengados en vía de ejecución mediante las medidas
cautelares correspondientes o promover demanda civil en virtud de la resolución judicial
firme que le fue favorable y conforme a lo señalado en el fundamento jurídico décimo
tercero de la presente ejecutoria suprema.
DÉCIMO QUINTO.- Ahora bien, conforme se ha establecido que la rehabilitación está
únicamente condicionada al cumplimiento de la pena, se tiene que el pago de los intereses
legales devengados no puede obstruir la posibilidad de rehabilitación del encausado Ríos
Salcedo, máxime si el reclamo puede obtenerse mediante los mecanismos: legales que prevé
la ley. Por estos fundamentos, el Colegiado de esta Sala Penal Especial de la Corte Suprema
resuelve: I). CONFIRMARON por mayoría, a resolución de fecha veintiséis de febrero
de dos mil quince, que declaró procedente la solicitud de rehabilitación del sentenciado
Waldo Ríos Salcedo, en el proceso que se le siguió por el delito contra la Administración
Pública –cohecho pasivo impropio– y contra el Patrimonio –Receptación–, en agravio del
Estado; II). MANDARON se remita los actuados al Juzgado Supremo de Instrucción, a
fin de que continúe el proceso según su estado. Hágase saber y los devolvieron.-
SS.
PARIONA PASTRANA / MALCA GUAYLUPO

136 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015


Reseña de jurisprudencia

LA SECRETARÍA DE LA SALA PENAL ESPECIAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUS-


TICIA DE LA REPÚBLICA CERTIFICA QUE EL VOTO SINGULAR DEL SEÑOR JUEZ
SUPREMO PRADO SALDARRIAGA ES EL SIGUIENTE:

VISTO: el recurso de apelación, interpuesto por el señor PROCURADOR PÚBLICO


ESPECALIZADO EN DELITO DE CORRUPCIÓN, contra la resolución de fojas
trescientos setenta y seis, del veintiséis de febrero de dos mil quince; con lo expuesto en el
dictamen del señor Fiscal Supremo en lo Penal.
CONSIDERANDO
Primero. Que el PROCURADOR PÚBLICO ESPECIALIZADO EN DELITOS DE
CORRUPCIÓN, en su recurso formalizado de fojas cuatrocientos dos, alega que la reha-
bilitación concedida al sentenciado Waldo Enrique Ríos Salcedo es improcedente porque
el juez de ejecución no tomó en cuenta la propuesta de liquidación de intereses que pre-
sentó con fecha veintiséis de febrero del año en curso, donde se estableció que el monto
de !a reparación civil -–un millón de nuevos soles– fijada en la sentencia condenatoria ha-
bía devengado por intereses legales, la suma de trescientos setenta y cinco mil quinientos
cuarenta y ocho nuevos soles con ochenta y siete céntimos, que no han sido cubiertos con
el pago a cuenta del monto principal, con lo que se infringió el artículo mil novecientos
ochenta y cinco del Código Civil, de aplicación supletoria a tenor de lo previsto en el artí-
culo ciento uno del Código Penal. Por lo tanto, solicita la revocación del auto impugnado
y se declare improcedente la rehabilitación de dicho sentenciado.
Segundo. Que de la revisión de autos, se advierte que al condenado Waldo Enrique Ríos
Salcedo se le impuso una sanción de cuatro años de pena privativa de libertad, suspendida
en su ejecución por un periodo de prueba de tres años y sujeto a un régimen de reglas de
conducta de observancia obligatoria.
Tercero. Que una de las reglas de conducta fijada al condenado Ríos Salcedo fue la de
“reparar el daño ocasionado por el delito”. Esto es, cumplir oportunamente con el pago
de la reparación civil, lo que debió materializarse dentro del plazo del periodo de prueba.
Cuarto. Que el incumplimiento de las reglas de conductas impuestas en un régimen de
prueba, como el correspondiente a la suspensión de la ejecución de la pena, constituye
una infracción que amerita la aplicación de las sanciones reguladas en el artículo cincuen-
ta y nueve del Código Penal; pero, además, impide la eficacia del efecto extintivo de la
condena y de la pena suspendida que regula el artículo sesenta y uno del Código Penal.
Quinto. Que el régimen general de la rehabilitación regulado por el artículo sesenta y
nueve del Código Penal, es incompatible con el especial previsto para los casos de sus-
pensión de la ejecución de la pena que se rige por lo dispuesto en el antes citado artículo
sesenta y uno del Código Sustantivo. Esto es, su operatividad solo alcanza a los supuestos
donde la pena privativa de libertad impuesta lo fue con carácter de ejecución efectiva y
no suspendida.
Sexto. Que en el caso sub iudice el condenado Waldo Enrique Ríos Salcedo, infraccionó
el régimen de prueba correspondiente a la pena privativa de libertad que se le impuso con
carácter de suspendida, al no cumplir con la regla de conducta que se le fijó de reparar
el daño; esto es, pagar oportunamente el monto íntegro de la reparación civil que le fue

Volumen 11 • Mayo 2015 Actualidad Penal 137


Actualidad

Penal Derecho penal - Parte general

señalada en la Ejecutoria Suprema del cuatro de mayo de dos mil nueve. Es más, ya en
sentencia de vista precedente, de la Sala Penal Especial del veintidós de septiembre de
dos mil catorce, se confirmó la resolución de primera instancia de fecha seis de junio de
dos mil catorce, que declaró improcedente la solicitud de rehabilitación del condenado
Ríos Salcedo, justamente por haber incumplido con el pago total de la reparación civil
pese a haber transcurrido un periodo excesivo a los tres años fijados como límite para el
cumplimiento de dicha regla de conducta.
Séptimo. Que, sin embargo, con fecha posterior al límite del periodo de prueba fijado,
el condenado realizó un pago fraccionado ascendente a cincuenta y dos mil cien nuevos
soles según lo refiere el literal “e” del apartado III (Análisis Jurídico del Presente Caso), de
la aludida resolución de vista de fecha veintidós de setiembre de dos mil catorce; y luego
otras sumas que se detallan en el fundamento jurídico cuarto de la resolución recurrida de
fecha veintiséis de febrero de dos mil quince y que según el A Quo dieron “por cancelada
la reparación civil en su totalidad”.
Octavo. Que tal como lo destaca el recurrente, el monto abonado por el condenado Ríos
Salcedo ha omitido consignar el concerniente a los intereses generados, conforme con lo
dispuesto por el artículo mil novecientos ochenta y cinco del Código Civil en concordan-
cia con lo autorizado por el artículo ciento uno, del Código Penal. Este último artículo
valida la eficacia de las disposiciones civiles para todo lo pertinente a la reparación civil.
Debiendo, por tanto, el condenado consignar el monto que corresponde a los intereses
devengados desde que su condena quedó firme (Cfr. Tomás Aladino Gálvez Villegas. La
Reparación Civil en el proceso penal, segunda edición. IDEMSA. Lima.2005, p. 232).
Noveno. Que, en consecuencia, la regla de conducta que se impuso al condenado Ríos
Salcedo no se ha cumplido aún en los términos que demanda la rehabilitación de la con-
dena que le fue impuesta y que por su naturaleza especial se rige por lo dispuesto en el
artículo sesenta y uno y, no por el sesenta y nueve del Código Penal.
DECISIÓN
Por estos fundamentos, MI VOTO es porque se REVOQUE la resolución de fojas tres-
cientos sesenta y seis, del veintiséis de febrero de dos mil quince; que declaró procedente
la solicitud de rehabilitación del sentenciado Waldo Enrique Ríos Salcedo; y reformándo-
la, se declare IMPROCEDENTE la rehabilitación promovido por el condenado Waldo
Enrique Ríos Salcedo, en tanto no cumpla con la precisado en el fundamento jurídico oc-
tavo de esta Ejecutoria, en el proceso que se le siguió por delito contra la administración
pública –cohecho pasivo impropio– y por delito contra el patrimonio –receptación–, en
agravio del Estado, Y los devolvieron.
SS.
PRADO SALDARRIAGA

138 Instituto Pacífico Volumen 11 • Mayo 2015