Está en la página 1de 34

¿Valoración O Evaluación En La Educación Virtual?

Los profesores igual que los médicos con sus pacientes, debemos diagnosticar las
enfermedades para contribuir a sanarlas, pero sobre todo a prevenirlas, antes que se
desarrollen y maten al paciente. Sin embargo algunos profesores parecen sentirse muy
satisfechos, se consideran los mejores (sacan pecho o nalga), porque se les mueren los
pacientes; este comportamiento es, posiblemente inconsciente, porque sino estaríamos
ante una sicopatología caracterizada por sentir placer por el malestar ajeno; Se debe
reemplazar la dicotomía de ganar-perder, por la de ganar-ganar, ya que la meta de la
educaciones lograr el ideal humano; máxima satisfacción.

¿Qué evaluamos?, ¿Cómo evaluamos?, ¿Qué evaluar?, ¿Cómo evaluar?, ¿Cuándo


evaluar?, ¿Cuanto evaluar?

Existen diferentes formas para caracterizar un ambiente virtual. De manera general, un ambiente
virtual es el modelo generado y operado en una computadora, que simula o reproduce un entorno
real, en sus aspectos más importantes, de acuerdo a la finalidad de su utilización (Britannica
Online, 2009).

En el campo de la educación, los ambientes virtuales facilitan la comunicación de información


textual, auditiva y visual, así como su registro temporal o permanente, de manera sincrónica, o en
perfecta correspondencia temporal. Y asincrónica, o sin correspondencia temporal, para a apoyar
el aprendizaje a distancia o en línea.

Unos de los componentes importantes dentro de la extinta educación presencial y en la actual


educación virtual es el proceso de evaluación del aprendizaje de los estudiantes

En la educación presencial la evaluación se defijcia como : a. un examen-instrumento, el cual


hace referencia a una enseñanza conservadora y autoritaria. b. una vía para la emisión de juicios,
la cual se apoya en las tareas y en la propia evaluación con el fin de establecer un juicio
valorativo, c. un instrumento de control a partir de las famosas calificaciones como forma de
controlar al estudiante en el aula

Es indudable que el componente de evaluación es uno de los temas que poco se aborda
dentro del proceso de formación, pero no se discute su gran importancia en este proceso
y desde allí, ya sea por temor o por factores desconocidos, no se toma de la manera
como debería ser y se asume de la forma mas simple, como un proceso de calificación y
descalificación, que se realiza mecánicamente al final de cada periodo y como una señal
que nos permite afirmar cual estudiante o no, avanza al siguiente curso.

La evaluación, es un componente esencial del mundo académico y es utilizada


tanto para hacerle seguimiento al estudiante dentro del proceso de enseñanza
/aprendizaje, valorar la actuación de los docentes, como para certificar si la
institución se encuentra apta como ente formador de humanos. Pero su
importancia se ha minimizado y los responsables de la misma actúan casi de
manera mecánica, sin preguntarse siquiera cual es su importancia dentro del
proceso.

La evaluación condiciona y determina preponderantemente la vida académica


dentro y fuera del aula, o dicho de mejor manera, el quehacer académico y en su
proceso, se ve involucrado todo el estamento educativo y por ella se definen y se
toman las decisiones de todo nivel.

Es muy importante, iniciar a partir de la discusión y la reflexión sobre la


evaluación, porque desde esta, se puede hacer que afloren las diversas
concepciones que tenemos los docentes sobre la misma, las formas como la
realizamos y de que manera incide en el aprendizaje de los alumnos y como la
utilizamos en señal de autoridad los docentes.

Por lo tanto, es importante que empecemos a dimensionar la evaluación, como un


proceso inherente al proceso de enseñanza/aprendizaje y esto implica que no
puede seguir siendo considerada como algo separado y aislado dentro del
proceso de formación, que se debe centrar en lo que el estudiante aprende y que
el docente y la institución debe modificar su actitud con respecto a ella y el
proceso.

No es tan fácil explicitar los valores y medidas de los estándares, competencias, logros o
desempeños; no es tan simple satisfacer destinatarios tan complejos y en ese proceso se
puede incurrir en errores y arbitrariedades.

El problema de los sistemas de evaluación no solo esta limitados a aspectos


instrumentales, también es el reflejo e los paradigmas dominantes en este terreno; la
actitud obsesiva de sacudirse de los resabios cuantitativos de la evaluación agudiza el
problema pues se obliga al docente a utilizar criterios cualitativos, sin que tengan claridad
en el asunto; a veces no se tienen claro los criterios cuantitativos, menos los cualitativos.

En los espacios virtuales y no virtuales de aprendizaje están presentes perspectivas


tradicionales del aprendizaje, así como la función de control de la evaluación. Es decir, no
por el carácter virtual del dispositivo, se puede dar por hecho que el ambiente genera
condiciones favorables para el trabajo colaborativo, para el trabajo autodidacta y para
impulsar procesos evaluativos más flexibles que consideren a los diversos actores
implicados.
Se reconoce que las prácticas de autoevaluación y coevaluación en los ambientes
virtuales de aprendizaje son recursos favorables para el proceso formativo. Sin embargo
es importante reconocer que para desarrollar estas prácticas, es importante favorecer las
interacciones formativas de aprendientes y facilitadores, propiciando el diálogo, la
reflexión y la crítica.
Resumen
La evaluación en ambientes virtuales de aprendizaje (AVA), como toda forma de
evaluación, nos remite a la realización de juicios de valor sobre un objeto específico de
evaluación, y en este caso partimos de abordar las prácticas de evaluación de los
integrantes de una “comunidad virtual de aprendizaje”, entendida ésta como “el conjunto
de personas que comparten ideas y reflexiones sobre un tema específico, que los motiva
a agruparse y, como consecuencia natural [...] empiezan a desarrollar una forma común
de pensamiento y acción” (Navarro, González y Preciado, 2005, p. 92).

El tema de la evaluación en las comunidades virtuales de aprendizaje no está ajeno a


conflictos y tensiones, debido a que, entre otras razones, en esta modalidad tienden a
reproducirse prácticas de evaluación propias de sistemas tradicionales empleados en
espacios de formación presencial. De cualquier modo, no podemos negar que la
evaluación, aún en los espacios presenciales o semi presenciales, con modalidades
convencionales o no convencionales, siempre tiene un cariz de complejidad.

Quizá una de las principales diferencias de la evaluación en los entornos virtuales de


aprendizaje, con la evaluación en otras modalidades educativas que no utilizan tan
profusamente las nuevas tecnologías informáticas, es que la evaluación con el uso de
estas tecnologías, puede ser aplicada en gran medida como un componente permanente
del proceso de aprendizaje, como lo señalan Harasim et al (2000).

Al mantener un enfoque centrado en el alumno, la evaluación y la valoración tienen que


formar parte del proceso de enseñanza y aprendizaje, incorporado a las actividades de
clase y a las interacciones entre alumnos y con los profesores.

De este modo, en los ambientes virtuales de aprendizaje podemos encontrar una


potencialidad en las prácticas evaluativas cuando éstas son favorecidas por las
interacciones, que al realizarse en general de forma escrita, sea de forma síncrona (chat)
o asíncrona (foros, tareas, email), permiten, tanto a docentes como a aprendientes,
reflexionar y tomar distancia respecto a sus prácticas. De este modo, la interacción
mediada por la escritura puede contribuir a objetivar las ideas, preocupaciones y
aprendizajes que se producen y circulan a través de estos ambientes de aprendizaje.
Un primer aspecto que es importante distinguir es el objeto de evaluación pues se pueden
evaluar las instituciones, la enseñanza, el aprendizaje, los dispositivos de formación, entre
otros. En este trabajo presentamos un análisis de prácticas de evaluación del aprendizaje
presentes en dispositivos de aprendizaje que se desarrollan en ambientes virtuales.

En él intentamos abordar una dimensión axiológica de la evaluación, comprendiendo que


la evaluación no se limita a la mera obtención de un número, o calificación, sino al
proceso marcado por momentos que pueden distinguirse como detonantes de
aprendizajes y que ocurre en un marco de tensiones y ne-gociaciones entre los actores
implicados, donde se ponen en juego no solamente las competencias y disposiciones a
desarrollar y a transformar, sino también las experiencias y enfoques pedagógicos de los
actores respecto a los procesos evaluativos a lo largo de su trayectoria de formación.
Cuando
Cuando revisamos algunas definiciones sobre la evaluación en ambientes virtuales de
aprendizaje consiste en que, al igual que en la evaluación presencial, se le otorgan
diferentes significados, tales como el de controlar, penalizar, calcular el valor de algo,
calificar, acreditar, determinar o emitir un juicio sobre el grado de suficiencia, entre otros.
También hay quienes sostienen que la evaluación en los ambientes virtuales es
fundamentalmente la misma que la evaluación presencial, y que tan solo difiere en la
importancia e impacto de sus variables Hughes (2003).

Para Elola (2000) hay una tendencia a definir la evaluación desde una perspectiva
normativa, la mayoría de las definiciones sobre evaluación se enmarcan en un plano que
se puede denominar normativo. Es decir, en el deber ser que define un modelo ideal y se
constituye en el referente evaluativo. La evaluación así aparece solo como una
probabilidad de determinar en qué medida las acciones realizadas se ajustan o no a ese
patrón normativo y no tanto como una posibilidad de definir nuevas normas o bien recrear
las existentes .
P
La evaluación también puede abordarse desde una perspectiva metodológica
(Colomba et al. 2005), a partir de considerar que existe una tendencia cuantitativa y
una cualitativa. La primera considera que se desarrolla de manera objetiva, neutral
y predicativa y está centrada en la eficiencia y eficacia, de tal forma que lo que se
evalúa son productos observables. Este enfoque también es conocido como
enfoque basado en objetivos cumplidos.

En sentido contrario, la perspectiva cualitativa estaría centrada en reconocer lo que


está sucediendo y en comprender qué significado tiene ésta para las diferentes
personas. En este caso no sólo se evalúa el producto sino también el proceso. Se
basa en la valoración de las capacidades, actitudes y más que nada en el proceso
de aprendizaje.
La evaluación también puede ser definida de acuerdo a distintas perspectivas
teóricas (Colomba et al, 2005). Según la perspectiva, cercana al conductismo, la
evaluación se basa en los aciertos o errores de los alumnos como expresión de su
capacidad de reproducir el conjunto de contenidos de los programas esco-lares,
poniendo atención a lo observable y medible. En esta perspectiva subyace la
cuantificación y sostiene la defensa de la objetividad y neutralidad del obser-vador
en el proceso de evaluación.

Por otro lado, podemos encontrar la perspectiva constructivista, alternativa y crítica


de la evaluación, la cual busca conocer el cómo de los desempeños observados e
intenta verificar cuál es la estrategia o estrategias adoptadas por el alumno en la
solución de los problemas. Esta perspectiva se preocupa por identificar los
problemas relacionados a las formas de pensar envueltas en el aprendizaje. Con
base en esa identificación es que se escogen las formas de intervención.

La perspectiva alternativa extiende su marco de análisis, más allá de la observación


de conductas manifiestas y resultados a corto plazo, y centra su GENERALIDADES
DEL MODULO DE EVALUACIÓN.

Evaluar lo aprendido, los concpetos que generaron dificultad, Las evaluaciones sirven
para seguir el progreso, identificar áreas débiles, establecer objetivos y diagnosticar problemas
tanto en el aprendizaje como en la instrucción.

cerca de cómo se aprende mejor y ayudarás a tus estudiantes con sus técnicas de
aprendizaje a través de las evaluaciones.

“Construyes maestría cuando utilizas las evaluaciones como una herramienta para
identificar y trabajar con tus debilidades”

El docente debe pasar de juez a guía y facilitador del aprendizaje

Cuando: todo el proceso

importante minimizar la función evaluadora-calificadora del docente, creando en la escuela


un clima totalmente diferente al actual. Un clima donde el docente se reconozca más y sea
reconocido por sus alumnos como baqueano en un viaje dificil pero interesante, y que los
niños quieren hacer: el viaje del conocimiento, la travesía del saber. Así, el docente es el
que supervisa rutas, aporta instrumentos, sugiere estrategias, aceptando que los estudiantes
están en un proceso de crecimiento y desarrollo, y que nadie, ni siquiera él mismo, domina
por completo todo el amplio campo del viaje.

Como parte de su ayuda, el docente advierte errores y aciertos a los viajeros, y les orienta
para superar insuficiencias. Pero se aleja de la obsesión evaluadora, de la evaluación como
espada de Damocles pendiendo eternamente sobre los aprendices, de los cuadros llenos de
números, al final reducidos a un solo guarismo el cual se supone que resume en sus dos
cifras todo lo que cada aprendiz realizó: 12 ó 19 ó 08.

Y se expresa en el trato diario con los niños y niñas: en la manera como maneja sus errores, en las
oportunidades que les ofrece para superarlos, en el carácter temporal e inconcluso que da a toda
evaluación, en la minimización que hace de la función evaluadora como tal.

En diferentes expresiones, se manifiesta la existencia de problemas en la


evaluación presentes tanto para el aprendizaje en un medio tradicional como en un
entorno virtual. Entre estas expresiones podemos destacar las siguientes:

Los medios de evaluación fallan cuando no son bien utilizados.

Los medios pueden ser armas de control (función política).

Los medios utilizados en la evaluación afectan sicológicamente al estudiante,


dependiendo del tipo de medio y de la personalidad del estudiante.

Se evalúa más en función del número, porque a la hora de la hora “el número sí
cuenta”

La educación transnacional esta viviendo los efectos de una agitada agenda de cambios
en todos los niveles o grados y uno de los que merecen especial atención, junto al tema
de la equidad y la calidad, es la evaluación, que esta muy relacionado con el boom de
calidad, que se define como lo que debería ser la educación en un contexto social, político
o histórico determinado.

Al hablar de calidad en la educación, es innegable que la palabra evaluación es


fundamental para acercarse a ella. “La calidad de la educación depende, en buena
medida, de la rigurosidad de la evaluación y evaluar no siempre resulta fácil, pero es
siempre ineludible” (Casanova, 1999). La rigurosidad no debe entenderse como
inflexibilidad o exigencia desmedida al momento de evaluar, es más bien una posición
crítica y reflexiva frente al papel de la evaluación en los procesos educativos y
concretamente, en la evaluación de los estudiantes, proceso complejo que implica una
serie de factores que no sólo dependen de la propia actividad del docente, sino también
de ciertos requerimientos de tipo institucional o curricular.

La evaluación se constituye en un indicador que posibilita determinar la efectividad y el


grado de avance de los procesos de enseñanza, aprendizaje y formación de los
estudiantes, a la vez que le permite al docente valorar su propia labor y reflexionar en
torno a ella para reorientarla y corregirla, de manera que contribuya, significativamente, a
mejorar los procesos de enseñanza en el aula para promover un mejor aprendizaje.

Tal como lo mencionan Díaz Barriga y Hernández Rojas (2000) “la evaluación del proceso
de aprendizaje y enseñanza es una tarea necesaria, en tanto que aporta al profesor un
mecanismo de autocontrol que la regula y le permite conocer las causas de los problemas
u obstáculos que se suscitan y la perturban”, en este sentido las prácticas evaluativas
influyen de manera directa en las prácticas de estudio (formas particulares de estudiar)
que emplean los estudiantes y en la forma en que asumen la evaluación misma. En la
actualidad, por lo general, el proceso evaluativo instaurado en las instituciones de
educación superior responde a modelos de tipo cuantitativo que se diferencian de manera
notable de los seguidos en la educación secundaria, los cuales responden a esquemas
cualitativos.
Según Philippe Meireu (1997) Dos lógicas contradictorias coexisten en el contexto
educativo:
.- Una lógica de selección de los mejores.
.- Una lógica de formación de todos.

Es contradictoria porque formarlos a todos implicaría la ausencia de selección y eso seria


mediocridad

La evaluación debe develar los aspectos potenciales de la calidad y convertirlos en


descripciones, conceptos, números y signos visibles de la realidad cualificada y valorada.

La evaluación no es ni puede ser apéndice de la enseñanza. Es parte de la enseñanza y


del aprendizaje. En la medida en que un sujeto aprende, simultáneamente evalúa:
discrimina, valora, critica, opina, razona, fundamenta, decide, enjuicia, opta... entre lo que
considera que tiene un valor en sí y aquello que carece de él. Esta actividad evaluadora,
que se aprende, es parte del proceso educativo, que como tal es continuamente
formativo.
La evaluación es el medio menos indicado para mostrar el poder del profesor ante el
alumno y el medio menos apropiado para controlar las conductas de los alumnos. Hacerlo
es síntoma de debilidad y de cobardía, mostrándose fuerte con el débil, además de que
pervierte y distorsiona el significado de la evaluación. Sin embargo; "el éxito del que
enseña sólo puede definirse a partir del éxito del que aprende".

Es el proceso mas importante involucrado en la educación; pues a través de el se decide


la suerte del estudiante. Este puede evadir cualquier cosas, como la metodología de
enseñanza, no ir a clases, pero es imposible escapar de las formas evaluativos
inconvenientes que usamos muchos docentes, sobre todo cuando se evalúa para
controlar y decidir con base en ganar-perder.

Según Mcdonald, Las prácticas tradicionales de evaluación presentan los siguientes


inconvenientes:

a) se concentra sobre las materias más fáciles de evaluar, que conduce a la


memorización y en la obtención de habilidades en los niveles mas bajos.
b) Estimula la focalización sobre algunos tópicos que el docente considera mas
importante.
c) Los estudiantes otorgan más importancia a las tareas cuya evaluación se requiere
para obtener una calificación.
d) Los estudiantes adoptan métodos de aprendizajes indeseables, influidos por las
estrategias inapropiadas de evaluación.
e) Los estudiantes memorizan conceptos equivocados sobre aspectos claves de las
materias que han aprobado a pesar de lograr un buen desempeño en las
evaluaciones.
f) Los docentes evalúan por salir de paso.
g) Los apuntes de los docentes se vuelven muy importantes y notas dentro de ellos se
vuelven muy estratégicas.
h) Los métodos de evaluación existentes presentan efectos opuestos a los que se
buscan

Cuanto más se penetra en el dominio de la evaluación, tanta más conciencia se adquiere


del carácter enciclopédico de nuestra ignorancia y más ponemos en cuestión nuestras
certidumbres. Cada interrogante planteado lleva a otros. Cada árbol se enlaza con otro y
el bosque aparece como inmenso” (CARDINEL, 1968).

Durante mucho tiempo la evaluación estuvo reducida a un examen y a un régimen


calificativo, tenia categoría de ritual, de ceremonia con fecha, horario y días de
convocatoria; esta rigidez se ha ido perdiendo y el terror también.
Las evaluaciones han estado centradas en el control, con el fin vigilar y monitorear la
presencia de los estudiantes en el sistema educativo; de allí términos como gano, aplazo,
supero, recupero, habilito, para referirse a los logros del estudiante: pero, ¿Qué se pierde
o gana, que se recupera o habilita? Si la disyuntiva en ganar o perder, no radicara aquí la
actitud de algunos estudiantes, cuando hacen fraude o usan los recordatorios o
machetes? ¿Quizás no se esta transmitiendo el mensaje de ganar a cualquier precio,
mintiendo y engañando?

Desde este marco los resultados deficitarios se atribuyen, por lo general, a los
estudiantes, quienes son catalogados como vagos, mal preparados, no saben leer, no
comprenden; etc. Terminan siendo los pacientes, las victimas de la evaluación. todas
estas concepciones se encuentra impregnadas fuertemente en los alumnos, profesores y
padres de familias.

A través del control, la evaluación va marginando de la educación a quienes no aprueban


los exámenes, permaneciendo en él sólo aquellos que los superan, sin que se investigue
seriamente que sucede con los estudiantes perdedores

Todo esto desdibuja la verdadera naturaleza de la evaluación; desde lo cualitativo la


esencia de la evaluación es comprender lo que sucede en los procesos de enseñanza
aprendizaje; es mucho mas que un momento final del proceso formativo en el que se
comprueban los logros; es una actividad permanente reflexiva, compartida entre
estudiantes y profesores y apoyadas en evidencias de diversos tipos no exclusivamente
en los exámenes; sobre todos cuando esto se reducen a parciales.

Se empieza a diferenciar la evaluación de la simple calificación; la evaluación de la


medición; se entiende que la evaluación no es sinónimo de exámenes y notas que es un
instrumento de investigación que permite recabar mucha información sobre el estudiante;
es un medio de diagnostico que ayuda a conocer el estado cognoscitivo y actitudinal del
alumno; un medio de compresión y explicación porque ayuda a dilucidar las causas y las
razones del fenómeno evaluado.

La evaluación también es motivadora porque provoca el interés y estimula la actividad y


es una herramienta de dialogo y comunicación porque posibilita el intercambio de ideas y
conocimientos entre el evaluador y el evaluado; la evaluación no sanciona, prescribe,
discrimina o amenaza sino que forma.

La evaluación debería ser un mecanismo de formación, pero cuando la realizamos, nos


olvidamos de esto y se muestra autoridad, poder y terror por parte del evaluador y terror y
sumisión por parte del evaluado; la evaluación presenta una carga de poder, porque el
docente tiene en sus manos una herramienta de certificación y selección de los aciertos y
fracasos de los alumnos y este poder y autoridad no siempre es racional ni ético.

En la educación actual la evaluación ha terminado por condicionar el trabajo en el aula y


en general el proceso educativo; según Miguel Ángel Santos la hora de la verdad no es la
hora del aprendizaje sino la hora de la evaluación; es muy común hablar de notas,
porcentajes o promedios, pero no nos referimos a lo que se aprendió o no; muchos
estudiantes afirman que no tienen nada que estudiar cuando no existe examen o
calificación por delante; colegios publicitan sus altos porcentajes en las pruebas estatales
como un mercancía, estos puntajes son los únicos indicadores de calidad; los padres
regañan o premian a sus hijos no por lo que saben, sino porque tuvieron buenas y malas
notas; muchos maestros se ofenden cuando se les quiere calificar su desempeño.

Hasta el propio sistema de logros ha caído en este juego; se escucha hablar de la


cantidad de logros que necesito para promoverme de curso, la evaluación se convierte en
la estructura formalizada de la vida en el aula; en lugar de ser un instrumento al servicio
de un sistema de enseñanza/ aprendizaje, se convierte en una finalidad que somete y
condiciona al resto de los elementos.

El estudiante debe acceder y reconstruir un conocimiento científico de mayor complejidad,


evitando que lo aprendido se olvide; la evaluación debe ayudar a evitar obstáculos en la
comprensión de los fenómenos científicos y formas de superarlos, identificar criterios para
sistematizar, organizar y comunicar el conocimiento que se aprende, modificar
explicaciones, señalar errores, los razonamientos inconsistentes y los argumentos que se
basan en supuestos falsos; hacer que el alumno se de cuenta de que generaliza
inadecuadamente o si no lo hace y que en lo posible constituye interpretaciones
alternativas ante un hecho o fenómeno.

Y cualquier sistema de evaluación pretende saber en que situación o nivel esta el alumno,
como va avanzando o retrocediendo, si ya alcanzo un nuevo nivel (mas estable) y si ya
están listos para iniciar el otro nivel; cual va a ser la actitud de ese estudiante en la vida
de sociedad; para ver el avance se requieren indicadores (permite que la cualidad sea
medible).

Principios de la evaluación:
Si las pruebas de evaluación no son fuente de aprendizaje, quedan reducidas a la
aplicación elemental de técnicas, minimizando u ocultando procesos complejos que se
dan en la enseñanza y en el aprendizaje. La evaluación educativa debe tener un carácter
netamente formativo para trascender lo instrumental y técnico debe regirse por ciertos
principios que hagan de ésta una actividad coherente y le permitan tener un carácter
sistémico y formativo

INTEGRALIDAD: la evaluación no es un proceso aislado, es parte esencial del proceso


educativo, por tanto debe existir coherencia con los otros componentes curriculares que
intervienen en el acto educativo.

CONTINUIDAD: La evaluación debe ser continua a lo largo del proceso educativo. Exige
un control y reorientación permanente del proceso y no se puede estimular u orientar el
desarrollo de quienes participan si no se conoce el
estado en el que se encuentran.

DIFERENCIALIDAD: Este principio reitera la necesidad de emplear diferentes fines o


propósitos evaluativos, es decir, debe estar presente desde el inicio hasta el final del
proceso de enseñanza y aprendizaje. Es necesario el empleo de diferentes medios e
instrumentos para la obtención de las evidencias, de ahí que la evaluación no se efectúa
con base en resultados de una sola prueba, se hace necesaria la utilización e integración
de las distintas evidencias para formular un juicio de valor.

EDUCABILIDAD: Este principio busca que la evaluación de los aprendizajes promueva la


formación del ser humano, al igual que el resto de los componentes del proceso
educativo. También que le permita a quien imparte la formación, tomar decisiones que
favorezcan la orientación de los objetivos y estrategias de enseñanza. Como lo menciona
Bertoni (1997), la evaluación, al igual que otros procesos educativos, implica un proyecto,
es decir, la búsqueda de acuerdos y definiciones sobre algunos de los siguientes puntos:
¿qué se desea evaluar?, ¿con qué propósitos?, ¿cómo evaluar?, ¿en qué momento?, etc.

ASPECTOS A TENER EN CUENTA PARA ELABORAR UN INSTRUMENTO DE


EVALUACION

En esta elaboración se deben considerar, entre otros, los siguientes aspectos:


LOS CONOCIMIENTOS PREVIOS: Es importante conocer los saberes de los alumnos
para tomarlos en cuenta como puntos de partida de los aprendizajes y actividades que
queremos desarrollar y promover.

LOS PROPÓSITOS DE ENSEÑANZA: Especificar aquellos propósitos sujetos a


evaluación que servirán de indicadores para reconocer el avance en el logro de los
objetivos

CRITERIOS DE EVALUACIÓN: Elaborarlos de manera clara, sencilla y coherente con los


contenidos sujetos a evaluación. Estos criterios deben emanar de un consenso entre los
docentes involucrados y ser del conocimiento de los estudiantes.

LOS CONTENIDOS DE LA ENSEÑANZA: Se trata de determinar los conceptos,


habilidades y actitudes que los diversos temas permiten desarrollar; la evaluación
reconocerá el nivel de apropiación ylas condiciones de aprendizaje que promuevan
mejores alternativas para el desarrollo de este proceso.

EFECTOS DE LA EVALUACION EN LOS ESTUDIANTES

Según Crooks (1988), algunos efectos de la evaluación en los estudiantes son:

 Reactiva o consolida ciertas habilidades o conocimientos previos.


 Estimula estrategias de aprendizaje.
 Ayuda a los estudiantes a monitorear su propio progreso y a desarrollar
mecanismos de autoevaluación.
 Estimula un sentimiento de superación.
 Influye en la escogencia y desarrollo de estrategias de aprendizaje y modelos de
estudio.
 Influye en la habilidad de los estudiantes para retener y aplicar, en diversos
contextos y deformas diferentes, el material aprendido.
 Motiva a profundizar en áreas particulares y generales de conocimiento.

INTERROGANTES A RESOLVER PARA INICIAR UN PROCESO DE EVALUACION.

¿Para que se va a evaluar? Se deben tener claro que decisiones se tomaran a


partir de los resultados de la evaluación; ¿Dar un titulo?, ¿Excluir estudiantes?, ¿Revisar
el proceso?
¿Que se va a evaluar? ¿contexto, proceso, resultados, procedimientos, contenido,
habilidades? ¿En que nivel de aprendizaje?
¿A quien se va a evaluar? ¿A todos? ¿a una muestra?
¿Cuándo? ¿Dónde? Las circunstancias de la evaluación.
¿Cómo se va a evaluar? Instrumentos.
¿Cómo se analizaran los datos?
¿Cómo se comunicaran los resultados?

COMPONENTES DE LA EVALUACION
En cualquier evaluación existe un sujeto evaluador y un objeto evaluado, que son los
actores principales del proceso evaluatorio y que conservan una relación muy estrecha
durante este; es imposible identificar, seleccionar y definir los objetos de la evaluación
sino existe una información previa o un diagnostico inicial, no solo del objeto de la
evaluación sino de las necesidades y problemáticas del contexto donde los objetos se
ubican y de las relaciones que surjan entre estos; el proceso y desarrollo operativo no
seria posible si, precisamente no se indica que hacer, como hacerlo y para que hacerlo, o
sea se señalen los objetivos del proceso evaluatorio, en particular de las fuentes de
información y los métodos, instrumentos y técnicas que lo harán posible.

1. El contexto de la evaluación: es el propio del proceso educativo y se refiere a


todos los aspectos que por su relevancia afectan, influyen o determinan el proceso
educativo.

Ofrece por una parte, el soporte o el medio donde tiene lugar el proceso educativo y, por
otro lado, recibe el impacto directo de éste proceso. Los elementos mas importantes son
estudiante, familia, el establecimiento educativo, el medio ambiente, el medio social, los
programas y planes educativos.

El contexto es importante en la evaluación porque se debe conocer las necesidades y


carencias del contexto donde se inserta la evaluación.

2. El sujeto de la evaluación: Es costumbre que el propio maestro sea el


responsable, pero también puede ser un grupo de agentes externos ajenos al proceso; el
arte y parte del docente limita el grado de objetividad.

La evaluación es un juicio de valor que implica una actitud ética, personal y social frente a
las personas o cosas.

3. El objeto de la evaluación: Es el proceso, actividad, programa, persona, institución que


sera evaluada y sobre el cual actúa el sujeto evaluador; en el país, la evaluación
educativa ha estado orientada principalmente a resolver los problemas inherentes al
rendimiento escolar y a medir la eficacia del proceso educativo; se deben tener en cuenta
textos escolares, medios didácticos, currículo, programas educativos, interacciones en el
aula y centro escolar.

CATEGORIAS DE LA EVALUACION. El paulatino proceso de internacionalización de la


educación ha venido desarrollando una tendencia hacia la unificación de los significados y
usos de los términos y conceptos que normalmente se utilizan en el campo educativo; en
numerosos documentos oficiales se afirma tajantemente que la evaluación debe ser
continua, integral, cualitativa y se expresara en informes descriptivos que deben
responder a determinadas características:

A) Integral: en el lenguaje común integral hace referencia a todo aquello que entra en
la composición de un todo (partes, elementos o aspectos), sin ser esencial; se relaciona
con lo global, con totalidad, con bloque; se habla de desarrollo integral, estudio integral,
responsabilidad integral, formación integral, renovación integral, mujer integral, galleta
integral.

Lo integral de la evaluación es la inclusión de todas las áreas del sujeto evaluado, es la


consistencia de la unidad en la diversidad, es la unidad de lo individual y lo social , es lo
interdisciplinario, es la unión de lo interno y lo externo, es la articulación de la evaluación
sumativa y la formativa, de la cuantitativa y la cualitativa; el principio de pleno, global o
total se acerca a lo integral que puede ser un proceso total donde se incluye todo lo que
se pueda evaluar y se tienen en cuenta todos los factores que surgen en ese proceso; lo
integral podría ser:

 Una labor conjunta del alumno, docente, directivos e institución.


 Una herramienta cualitativa y cuantitativa.
 Un conjunto de conocimientos que trasciende las propias de la
materia que se estudia.
 Un medio que indaga por lo enseñado y su aplicabilidad.
 Lo que permite evaluar los conocimientos, aspectos
metodológicos y los recursos.
 Lo que se ocupa de lo cognitivo, de lo actitudinal, hábitos,
aptitudes, habilidad y comportamiento.
 U n proceso total.

B) Lo cualitativo: El tema de lo cualitativo y lo cuantitativo es un problema de la


historia de las ciencias, hizo parte del debate entre las ciencias facticas y las ciencias
sociales sobre la forma de abordar el estudio de la ciencia y resolver el problema del
conocimiento. El enfrentamiento se ha planteado en términos dicotómicos, antagónicos y
excluyentes y nociones como medida, grado, extensión, estadística, validación, variable y
toda la nomenclatura matemática lo incluyen en la concepción cuantitativa. En cambio
conceptos como categorías, caracteres, atributos, esencia, propiedades se relacionan con
lo cualitativo.

Este enfrentamiento empezó a perder vigencia y autores como CooK, Reichardt, Denbin,
Hemmersley y Bericat demostraron que es imposible establecer fronteras muy rígidas
entre los dos conceptos porque ambos conforman una unidad y se reflejan uno en el otro.
La debilidad de uno se complementa con la fortaleza del otros siempre buscando la mejor
percepción y conocimiento de la realidad; es imposible caracterizar la realidad si esta no
posee estas dos dimensiones.
C) Continua: la continuidad es el camino para valorar progresivamente el aprendizaje; lo
continuo tiene diversos significados, pero principalmente alude al hecho de que los
efectos de una evaluación no se deben conocer al final sino durante todo el proceso; lo
continuo es una forma de valorar progresivamente el aprendizaje del estudiante a lo largo
de todo el proceso porque permite que el estudio sea retroalimentado mediante un
seguimiento individualizado por parte de los docentes. Permite reorientar y posibilitar el
ajuste del proceso, inicia con la evaluación inicial continua a lo largo de todo el proceso y
concluye con la evaluación final; adecua la enseñanza al ritmo de aprendizaje de los
alumnos.

Haste y Bloomfield tienen una visión mas restrictiva de la evaluación continua y la reducen
a un proceso limitado solo a recoger ordenadamente los valores o apreciaciones durante
cierto periodo de tiempo y colocar una nota final; dicen que la continua es un proceso
acumulativo, siguiendo el desarrollo de los alumnos y que refleja el cambio que se
presenta durante el curso; es un Feed-back o retroalimentación que posibilita ajustes y
cambios durante el proceso, es la información de retorno que tiene por objeto conocer las
desviaciones que existen entre el efecto real y el efecto perseguido para su mejoramiento.
La evaluación continua es muy importante para evaluar desempeños y presenta las
siguientes características:

 Se realiza a lo largo de todo el proceso, lo reorienta e introduce


ajustes y cambios.
 Permite conocer la situación real de los alumnos en un momento
dado (antes, durante, final y después del proceso).
 La valoración se realiza en todos los lugares donde el alumno
desarrolla sus actividades escolares y sociales.
 Integra la evaluación diagnostica, la formativa y la sumativa.
 Es una valoración progresiva del aprendizaje.
 Es un proceso permanente de retroalimentación.
 Fomenta la participación y la asistencia de los alumnos.
 Valora su trabajo diario.
 Percibe mas global y holisticamente el proceso de formación.
 El alumno conoce desde el primer día como va a ser evaluado y que
tiene que hacer para aprobar.
 Permite al docente recoger la mayor cantidad de datos posibles
sobre el alumno.
 Permite conocer la situación real en cualquier momento del proceso.

C) Informe de evaluación o informe descriptivo: No se le da mucha importancia,


sintetiza todo lo que se le ha hecho en el proceso evaluatorio que deja de ser valioso si no
son comunicados; en la actualidad solo nos limitamos a presentar cuadros de notas o
calificaciones que no requieren ningún tipo de análisis y explicación porque su función es
normativa y categórica; Aprobado o reprobado, las cifras hablaban por si solas y no
existía el interés por explicar el qué, el para que, el porque y el como de los resultados.

Sin la información es muy difícil explicar y comprender el proceso educativo que requiere
mayor argumentación; poner por escrito el proceso de evaluación no solo ayuda a
comprender las facetas teóricas y practicas de un proceso de aprendizaje, sino que
permite luego una discusión y un análisis compartido del proceso de indagación.

El informe descriptivo es un complemento de los datos numéricos porque muestra dos


dimensiones diferentes y las correlaciona; normalmente se recomienda incluir en un
informe descriptivo los avances del educando en su proceso formativo en cada una de las
áreas de su competencia, información detallada de sus fortalezas y debilidades del
estudiante, las recomendaciones y las estrategias.

Describir: es el acto de representar, reproducir, figurar a personas, fenómenos o cosas


por medio del lenguaje, de tal manera que al leerla o escucharla se evoque la cosa
representada, reproducida o figurada.

Se deben representar, reproducir o figurar los aspectos más característicos, distintivos y


particulares de las cosas, así como aquellas propiedades que las hacen reconocibles a
los ojos de los demás; la descripción responde a ¿Qué se evalúa? ¿A quienes se evalúa?
¿Para que se evalúa? ¿Por qué se evalúa? ¿Quién evalúa? ¿Como se evalúa? ¿Dónde
se evalúa? y ¿Con quienes se evalúa?

En la evaluación los informes van a responder a los propósitos y tipos de evaluación que
se realiza y contiene como mínimo:

 Justificado y soportado los juicios de valores emitidos sobre el objeto


evaluado.
 Caracterización global del objeto de evaluación.
 Los objetivos y propósitos de la evaluación.
 Contexto de la evaluación.
 Problema de la evaluación.
 Diferencias de las personas evaluadas.
 Los elementos que componen el objeto evaluado.
 Describir la evolución del proceso de evaluación.
 Precisar las relaciones del objeto evaluado con otros objetos.
 Las debilidades u fortalezas del proceso.

FUNCIONES DE LA EVALUACION

Santos se refiere a las siguientes funciones de la evaluación:

1) Diagnosticar: para conocer las ideas de los estudiantes, los errores cometidos, las
principales dificultades; también debe auto diagnosticarse el docente.

2) Dialogar: reflexionar y compartir sobre la enseñanza/aprendizaje con todo el mundo.


3) Comprender: Interpretar, argumentar y proponer acerca de lo que sucede en los
procesos de enseñanza/aprendizaje; es la principal característica de la evaluación es la
esencial.
4) Retroalimentar: facilitar la reorientación de los procesos de enseñanza/aprendizaje, no
solo referente al trabajo académico de los estudiantes, sino también a la planificación de
la enseñanza, y a los contextos de aprendizaje y desempeño docente.
5) Aprender: Detectar si las competencias, los conocimientos adquiridos, las estrategias
didácticas y evaluativos usadas y los logros obtenidos son adecuados, claros, pertinentes,
significativos y relevantes.
DEFINICION DE EVALUACIÒN

La palabra “evaluación”, como muchas otras, posee múltiples significados, significados


que van a depender de las diferentes perspectivas y contextos desde los cuales se
aborde el término. A estos referentes, y en el ámbito educativo, se deben añadir también
las necesidades y objetivos institucionales, los marcos teóricos que orientan la filosofía
educativa de la institución y la propia concepción que del término posea quién evalúa, en
este caso, el docente. La concepción del docente va a depender, al mismo tiempo de su
formación, de las teorías en las cuales se inscriba su pensamiento pedagógico, de sus
intereses, de sus motivaciones y, en gran parte, de su responsabilidad frente a su labor
educativa. Retomando la cuestión inicial sobre la polisemia del término evaluación, se
puede recurrir a los significados más comunes que suelen asociarse a ella, entre estos
están: verificar, interpretar, medir, estimar, comprender, conocer, comparar, valorar,
juzgar, aprehender, cifrar, apreciar, etc. De las acepciones anteriores se pueden distinguir
dos perspectivas sobre el significado de evaluación. Una de ellas, que agrupa algunos
términos como medir, valorar, cifrar, involucran el hecho de medir con precisión; en este
sentido expresan una cantidad precisa, atendiendo a un aspecto cuantificado.

La segunda perspectiva sobre evaluación, implica ciertas operaciones como estimar,


aprehender, comprender, en otras palabras, emitir un juicio cualitativo y, eventualmente,
aproximativo sobre una realidad (Bertoni, 1997). En este sentido, M. Barlow (1992)
resume con suficiente claridad la ambigüedad existente en torno a la definición de
evaluación, ambigüedad que sin duda influye en las prácticas evaluativas, tanto
institucionales como particulares de los docentes: “Evaluar es en consecuencia un término
bien singular que puede expresar una cosa y su contrario: lo preciso y lo aproximado, lo
cuantitativo y lo cualitativo” (citado por Bertoni, 1997).

Existe una peligrosa tendencia a reducir el trabajo evaluatorio a sus niveles


instrumentales, sin ningún referente filosófico o epistemológico que incluyan los
conceptos y los fundamentos mas generales sobre el qué, para qué, el cómo y el dónde
de un proceso de evaluación; sin esto la evaluación corre el peligro de convertirse en una
suma de métodos, técnicas y normas burocráticas sin una concepción definida y cuyo
propósito se agota en el instante en que se agotan sus funciones operativas.

 En la Serie Documentos de Trabajo, “La evaluación en el aula y más allá de ella”


(1997), el Ministerio de Educación Nacional de Colombia propone una definición de
evaluación más amplia: “La evaluación significa emisión de juicios sobre un asunto
determinado e implica un proceso de investigación. En principio la evaluación es
sinónimo de apreciación, estimación o valoración. La evaluación es la acción
permanente por medio de la cual se busca apreciar, estimar y emitir juicios sobre
los procesos de desarrollo del alumno, buscando determinar que avances han
alcanzado en relación con los logros propuestos, que conocimientos han adquirido
o construido y hasta que punto se han apropiado de ellos, que habilidades y
destrezas han desarrollado, que actitudes
y valores han asumido y hasta donde estos se han consolidado.

 s el conjunto de todas aquellas acciones que el docente emplea de manera


deliberada, acordes a un contexto y tiempo particulares, para indagar sobre el nivel
de aprendizaje y desarrollo de los estudiantes en su proceso de formación y que, al
mismo tiempo, le brindará información oportuna y confiable (al docente) para
descubrir aquellos elementos de su práctica que interfieren en los procesos de
enseñanza y aprendizaje, de tal manera que pueda reflexionar en torno al mismo.
Mas que un instrumento de calificación es un medio que nos permite corregir
fallas y procedimientos, retroalimenta los mecanismos del aprendizaje, dirige la atención
del alumno, lo mantiene consciente de su grado de avance o nivel de logro, refuerza
oportunamente algunas áreas de estudio en el aprendizaje que se perciban como
insuficientes y plantea nuevas experiencias de aprendizaje.
Ausubel la define como un juicio de valor o de merito para apreciar si los
resultados educativos satisfacen un conjunto especifico de metas.
ASPECTOS A TENER EN CUENTA EN EL PROCESO EVALUATORIO

1. Es un juicio de valor: Es un pronunciamiento y una interpretación de la información


que se recolecta sobre los objetos que se pretende evaluar, toma de posición frente a un
hecho, fenómeno o cosa y que supone la aplicación previa de una escala de valores de
tipo personal o social y no necesariamente de tipo moral; el examen y la medición
numérica no es un juicio de valor.
2. Es un proceso sistemático: Debe ser un proceso científico, debe ser un modelo
organizado y riguroso cuya función no es solo recoger la información que se indaga, sino
analizarla e interpretarla; juicios desde una información deficiente, incompleta o
circunstancial no tendría ninguna relación con la realidad que se evalúa; es un proceso
de reflexión que tiene como función ordenar y organizar los procesos, los resultados y
todas las formas que lo hacen posible, dándoles unidad, coherencia y continuidad; en la
evaluación hay que diseñar un proyecto con todas sus implicaciones y exigencias
metodologicas y técnicas.
3. Es una medida de algo; los términos medición y medida se han asociado con la
cuantificación y, en general, con el acto de reducir a números un conjunto de propiedades;
autores como Bogdman y Berelson hablan de la medida como el limite de algo y la
medición como el proceso que permite determinar esos limites.

El límite no es un estado o finitud en términos absolutos, sino que puede ser un punto de
referencia para indicarnos que culmina un fenómeno o un hecho y comienza otro y puede
tener una dimensión cualitativa y cuantitativa.

4. Es una herramienta de investigación; Carol Weiss considera que la evaluación es


un proceso investigativo, que no se diferencia del acto de investigar, porque ambas
desarrollan actividades muy similares; plantean y buscan soluciones a problemas,
producen conocimientos, verifican y comprueban hechos y fenómenos, realizan
inferencias de validez, usan instrumentos para obtener y comprobar datos.

EL CRITERIO Y LA EVALUACION

La mejor manera de comprender el significado de la evaluación es a través de la


distinción de lo que es descripción y lo que es valoración o juicio.
Todas las propuestas de definición de evaluación ponen una observación central en la
noción de criterio. Un criterio es un "principio al que nos referimos, y que nos permite
distinguir lo verdadero de lo falso.", o más precisamente "es una característica o
una propiedad de un sujeto u objeto, de acuerdo al cual formulamos sobre él un
juicio de apreciación".

Esto significa que un criterio nos permite referirnos a una acción o comportamiento,
comparativamente en relación a otro, que enuncia las reglas del primero y autoriza su
evaluación.

En forma recíproca evaluar equivale a determinar criterios con el objetivo de discriminar la


información. Por ello los criterios nos permitirán la obtención de información (índices),
dirigidas hacia aquello que queremos evaluar. Los índices son la materialización y
objetivación explícita de los criterios.

Evaluación y medición

Para lograr entender y efectuar una verdadera evaluación, es necesario diferenciar los
términos evaluación y medición las cuales cumplen una serie de requisitos que las
diferencian entre sí, y deben ser consideradas por los profesores/as. El término
evaluación es mucho más amplio que el de medición.

Medir significa indicar una actuación en metros segundos, horas, total en el peso
levantado, etc. Evaluar constituye pronunciarse sobre esa actuación, ejemplo: lo ha
realizado bien, regular, mal, excelente, es decir se ha observado determinadas cuestiones
que permiten emitir un juicio de valor de lo realizado.

Cuando se habla de medición se hace referencia a números o símbolos para poder


clasificar un algo o un fenómeno. Otra definición consiste en ser el resultado de la
comparación cuantitativa de una variable de un fenómeno o situación con un patrón pre-
establecido, el cual debe ser estable, reproducible y universalmente conocido y aceptado.

Se hace más sencilla la calificación de una Tarea Calificada por los Compañeros, ésta
tiene una serie de "Elementos de evaluación". Cada elemento debe cubrir un aspecto
particular de la tarea. Normalmente una tarea tendrá entre 5 y 15 elementos para ser
comentados y calificados, dependiendo el número real del tamaño y complejidad de la
tarea. Se permite que una tarea calificada por los compañeros tenga sólo un elemento y
que la estrategia de valoración sea similar a la de la tarea estándar del sistema. El tipo de
elementos depende de la estrategia de calificación de la tarea.

Sin calificar. Los elementos son descripciones de aspectos de la tarea. Se pide al


evaluador que comente cada uno de estos aspectos. Si igual que sucede con todas las
estrategias de calificación, existe también un área para comentarios generales.

Evaluación virtual es un proceso de carácter sistémico, flexible y adaptado a las exigencias de las
tecnologías de la información y la comunicación en el que se precisa seleccionar estrategias y herramientas
operativas que permitan constatar la evolución y el progreso real alcanzado por los estudiantes en la
educación a distancia y generar constantemente informes de seguimiento y control.1 2

Elementos de la evaluación virtual


La evaluación virtual en la educación a distancia en general se lleva a cabo mediante la interacción profesor-
alumno por medio de recursos tecnológicos y está centrada en las actividades que el estudiante realiza. El
docente se convierte en un evaluador permanente del aprendizaje de cada uno de sus estudiantes. Analiza y
valora las ejecuciones para consolidar o reorientar los logros. En ese sentido en la educación a distancia la
evaluación continua del aprendizaje es esencial y por ende resulta conveniente que se base en diferentes
instrumentos que permitan apreciar el avance de cada alumno en los distintos niveles y tópicos por los que
transita al adquirir el conocimiento.3

En la actualidad, se realizan diversos tipos de evaluación de cursos virtuales,


dependiendo de qué es lo que se evalúe, va a estar determinado el para qué, cuándo y
cómo. Las evaluaciones suelen estar centradas en torno a uno o más de uno de los
aspectos que detallamos: -
los materiales de estudio, como proponen BAUTISTA y otros (2001) Los materiales
didácticos deberían ser evaluados como objetos prioritarios ya que, como señala
ROWNTREE (1988) en BAUTISTA y otros (2001:6), si bien todo tipo de enseñanza
recurre a ellos, la EaD en concreto depende fundamentalmente de los materiales, hasta
tal punto que no puede entenderse sin ellos. Agrega, que gran parte las comunicaciones
está centrada en los materiales que van desde la mera transmisión de contenidos hasta la
oportunidad de reflexionar creativamente. Además cumplen funciones de orientación para
el estudio, la evaluación y la autoevaluación. Pero resalta que no deben evaluarse
aisladamente del diseño didáctico en que estén insertos, por lo que hay que considerar el
contexto de la actuación, el alumnado al que se dirige, el tipo de apoyos o tutorías que se
prevén, costes, etc. Proponen una evaluación de tipo formativo más que sumativo, en el
sentido de fomentar unos procesos reflexivos de mejora y desarrollos continuos en manos
de diseñadores y usuarios de los materiales de estudio. Por tanto, sin desechar
información cuantitativa, propone analizar datos cualitativos que den cuenta de la riqueza
del fenómeno educativo mediante procedimientos tales como la observación del uso de
los materiales, la satisfacción con los mismos, el análisis de los procesos cognitivos que
desencadenan, etc. BAUTISTA y otros (2001:7) Los autores citados finalizan proponiendo
que la responsabilidad de la evaluación puede estar dada a agencias o expertos, pero
deberían incluir a los propios actores (en este caso por centrarse en materiales didácticos:
autores, diseñadores, etc.), con el objeto de repensar y evaluar sus propias prácticas. Las
instituciones que han centrado su atención sólo en la producción y evaluación de los
materiales didácticos, estarían dejando de lado el rol del docente y del alumno en el
proceso de enseñanza y aprendizaje.
- las plataformas educativas, como lo trabaja ZAPATA (2003): ZAPATA (2003) propone un
modelo para analizar y evaluar las plataformas virtuales. Sostiene que algunas han sido
diseñadas tomando como referencia las enseñanzas presenciales que poco tienen que
ver con la educación a distancia y el aprendizaje que en dicho espacio se plantea. Otras
veces las plataformas nacen según la representación cognitiva que los técnicos tienen
cuando las diseñan.
Gabriela Villar
11
El análisis de las plataformas puede hacerse desde el punto de vista del servicio o de la
herramienta, abordando qué metodologías son las más eficientes, qué características ha
de tener, qué ventajas ofrece sobre cualquier otra estrategia. Otro análisis se puede
realizar desde el punto de vista de la función, abordando qué herramientas son las más
indicadas para determinada función pedagógica o instruccional, qué características y
ventajas va atener sobre otra herramienta. Dependiendo de la función, serán las utilidades
de la plataforma. Por ejemplo, si la función es la de comunicación/información
compartida/trabajo cooperativo, la plataforma deberá incluir: correo electrónico, ficheros,
repositorio, audioconferencia, chat, espacios de trabajo en grupo, etc. Si la función es
para la administración del docente, deberá permitir inscribir y gestionar alumnos, elaborar
fichas y listados y consultar expedientes académicos. En el caso de que se busque que la
plataforma permita la gestión/desarrollo del curso/evaluación, deberá permitir el
seguimiento y progreso de los alumnos, informes y estadísticas, gestión y edición de
evaluaciones, diseño del curso y portafolio. Pensando en la interacción/contenidos de
aprendizaje: la plataforma deberá permitir anotaciones, notificaciones de cambios,
referencias, bases de datos, creación de itinerarios, glosario, etc.
- la acción de los docentes, de lo que se ocupan DUART Y MARTINEZ (2001) : Las
características peculiares de este nuevo paradigma educativo hacen imprescindible un
modelo de evaluación del desempeño basado en tres pilares: el análisis interno de los
procesos, el análisis externo de los clientesestudiantes y el análisis de los resultados de la
actividad docente. El objetivo del modelo es que se pueda disponer de información sobre
el nivel de calidad que están proporcionando realmente las personas encargadas del
contacto cotidiano con los estudiantes, haciendo con ello posible la implantación de un
sistema de mejora continua de los procesos formativos. DUART Y MARTINEZ (2001). Se
Proponen que la evaluación de la calidad docente esté articulada sobre tres fuentes
informativas: la evaluación externa (a cargo de los estudiantes), la evaluación interna (por
parte del equipo docente) y los resultados académicos.
- el proceso en general, tal como lo presenta SARRAMONA (2001)

SANTOVEÑA CASAL (2005:10 y ss.) sostiene que un curso de calidad debe responder a
requerimientos técnicos y metodológicos que satisfagan las necesidades del usuario.
Establece criterios que componen un conjunto de referencia para la valoración de un
curso on-line de forma exhaustiva y sistemática, con el objeto de medir su capacidad
como herramienta de apoyo en el proceso de enseñanza-aprendizaje. La calidad total del
curso telemático se conforma a través de tres dimensiones principales: la calidad general
del entorno, la calidad metodológica y, la calidad técnica. La calidad general del entorno
implica la significación e importancia del curso, eficacia y eficiencia, versatilidad,
manejabilidad, independencia y autonomía, atractivo e interactividad. La calidad didáctica
y metodológica implica los materiales disponibles, características de los contenidos
didácticos, calidad en el uso de las herramientas y capacidad psicopedagógica. En tanto
la calidad técnica implica la calidad general técnica que dispone un curso virtual, los
elementos multimedia, programación, navegabilidad, acceso, diseño y calidad técnica en
el uso de herramientas. Por medio de éste análisis se pretenden valorar como son: los
objetivos, contenidos didácticos, potencialidad del curso, funcionalidad, navegabilidad, los
recursos telemáticos de los que dispone, originalidad, utilidad, entre otros. Por otra parte,
el modelo de evaluación propuesto por SARRAMONA (2001:3), para la evaluación de los
programas de educación a distancia se vincula con el denominado “contexto-entrada-
proceso-producto” (CEPP), diseñado por Stufflebeam (1987), que contempla tanto la
planificación como la aplicación y los resultados, a fin de poder tomar decisiones en cada
uno de éstos ámbitos. Deberá abarcar la evaluación del diagnóstico, que constituye un
paso previo a la planificación didáctica del material y de las actividades, luego vendría la
planificación estricta, la evaluación del proceso y de los resultados.

- el proceso pedagógico, LLARENA y PAPARO (2006) centradas en la interacción y la


interactividad del proceso.

La Valoración en el Salón de Clase

¿QUÉ ES LA VALORACIÓN?
La palabra Valoración viene de la antigua palabra Francesa "assesser", que significa
acompañar como juez asistente o guía. Valorar es el proceso de recopilar información
sobre los logros del alumno y sobre su desempeño. La información para la Valoración
nos proporciona la base para tomar buenas decisiones con respecto al aprendizaje y la
enseñanza.

Dicho de manera sencilla, "valorar" proporciona retroalimentación sobre el aprendizaje


del alumno para promover en éste, un desarrollo mayor. Un programa de Valoración
balanceado incluye una variedad de estrategias de valoración que se adecuen a los
productos específicos del estudiante.
Planear para valorar es una parte esencial de la instrucción. La valoración que se
realiza en el salón de clase se refiere a todas las actividades que se llevan a cabo en
este y que posibilitan al estudiante demostrar que es lo que entiende, sabe y puede
hacer.

¿QUÉ ES LA EVALUACIÓN?
La evaluación proviene de la antigua palabra Francesa "evaluer", valorar. Evaluación es
la emisión de un juicio respecto de la calidad, el valor o la valía que puede tener una
respuesta, producto o desempeño, con base en los criterios establecidos y los
estándares del programa. Dicho de manera sencilla, "la evaluación" proporciona al
alumno una indicación clara de qué tan bueno es su desempeño. La recompensa de
una evaluación efectiva es que el estudiante sabe de qué modo puede mejorar aún
más.

¿CÓMO SE RELACIONAN LA VALORACIÓN Y LA EVALUACIÓN? Y ¿EN DÓNDE ENCAJA


LA COMUNICACIÓN DE LO APRENDIDO (REPORTE O CALIFICACIÓN) POR EL
ESTUDIANTE?
"La Evaluación" siempre acompaña la "Valoración".
Tanto la valoración como la evaluación proporcionan retroalimentación permanente a
los maestros, alumnos y padres con el objeto de mejorar el aprendizaje de los
estudiantes. La valoración y la evaluación se utilizan cuando los maestros:

 Recopilan información sobre lo que el estudiante sabe y puede hacer


(diagnóstica)

 Hacen seguimiento al progreso del estudiante (formativa [15])

 Evalúan los logros en los desempeños, productos o resultados del estudiante


con el objeto de
establecer una calificación que se consigna en las libretas o reportes de
calificaciones (sumativa o
acumulativa [16]).

El proceso de valoración revela lo que un estudiante comprende, sabe y puede hacer.


El proceso de evaluación indica la calidad del desempeño con base en el programa
curricular (resultados del estudiante).

Los puntajes o calificaciones que se derivan de las valoraciones formativas o


diagnósticas no se deben usar para reportar sobre los niveles de logro durante el curso
de un nuevo aprendizaje, deben emplearse sí, para identificar el punto en el cual se
encontraban los estudiantes al comenzar ese aprendizaje con el objeto de poderlos
guiar hacia el alcance de un mayor desarrollo. Estos puntajes
deben ser empleados para informar o para demostrar progreso durante un período de
tiempo.

Los puntajes que se derivan de las valoraciones sumativas se deben utilizar para
informar sobre los niveles de logro en los casos en que los maestros están evaluando
los productos del desempeño del estudiante.
¿QUÉ ES LA VALORACIÓN EN EL SALÓN DE CLASE?

¿PORQUÉ ES IMPORTANTE LA VALORACIÓN EN CLASE?


La investigación en educación muestra la importancia que tiene la valoración, en las
clases de aprendizaje activo (centrada en los alumnos), para construir la confianza del
estudiante y aumentar su éxito escolar. En la provincia de Alberta (Canadá) con base
en esos hallazgos, Davies (2000) y Khattri, Kane y Reeve (1995) realizaron una
recopilación de estudios y la presentaron en un resumen, en el que demuestran el
impacto en el logro de objetivos por parte de los estudiantes, producido por la
valoración realizada en ese tipo de ambientes de aprendizaje.

 Cuando los estudiantes participan en su propia valoración y evaluación, se ven


en la necesidad de reflexionar sobre su aprendizaje y articular lo que han
comprendido, esto les ayuda a aprender [5].

 La auto-evaluación (auto-valoración) promueve que los estudiantes escojan


cual será el siguiente punto focal de su aprendizaje. Cuando los estudiantes
pueden tomar decisiones y elegir la forma de abordar su aprendizaje, los logros
aumentan; cuando la elección está ausente, los logros disminuyen [6].

 Cuando los estudiantes participan de su propia valoración, sus errores se


convierten en retroalimentación que pueden utilizar más adelante, para
efectuar ajustes en lo que están haciendo. Cuando otros identifican los errores
de los estudiantes, y la retroalimentación se limita a notas expresadas en
números o letras, los estudiantes tienen menos probabilidades de saber lo que
deben cambiar y hacer de manera diferente, la próxima vez [7].

 Posibilitar que los estudiantes participen en su valoración y aumentar la


cantidad de retroalimentación detallada, al tiempo que se reduce la
retroalimentación evaluativa, aumenta el aprendizaje de los alumnos. Aunque
todos los estudiantes muestran progresos significativos, son en general, los
estudiantes con menores logros los que muestran los mayores incrementos [3].

 La valoración de desempeño proporciona los medios para mejorar el


aprendizaje y la enseñanza, pero esto únicamente se da, cuando los maestros
reciben suficiente capacitación y apoyo [8].

"Las valoraciones que direccionan el aprendizaje de los alumnos y los


impulsan a interesarse en su situación académica, son las que deben usar los
maestros en el salón de clase." "Sin una valoración de calidad en el salón de
clase, la instrucción no puede
funcionar y las escuelas no pueden ser efectivas" [11].

¿QUÉ ES UNA VALORACIÓN DE DESEMPEÑO?


Una valoración de desempeño es una actividad evaluativa que requiere que los
alumnos construyan una respuesta, generen un producto o demuestren una de las
destrezas que han adquirido. A los estudiantes se les dan las Matrices de Valoración
basadas en criterios seleccionados, para asegurarse que saben qué necesitan hacer
para cumplir o exceder los logros esperados.

IMPORTANTE: Recuerde que las herramientas para la valoración de desempeño fueron


diseñadas principalmente con fines formativos y diagnósticos. Estamos evaluando el
progreso con la intención de tomar decisiones sobre la intervención apropiada que
debe tener el maestro para ayudar a que los alumnos mejoren.
Saludos

Presentación

Tema:

La yuca: Alimento potencial para épocas de


emergencia

Unos de los problemas sociales que pueden avecinarse con la


pandemia originada por el Corona Virus, puede estar relacionada con
el abastecimiento y disponibilidad de alimentos de origen primario
especialmente para las poblaciones más expuestas y desfavorecidas, lo
que lleva a pensar que esta situación puede verse agravada si se
disminuyen las áreas de producción en los productos alimentarios.

Es posible que las limitantes originadas por la pandemia aumenten los


niveles de inseguridad alimentaria y muchos más sectores de la
población pueden verse afectado por esta situación. Esta inseguridad
alimentaria puede estar directamente relacionado con el hambre,
especialmente con el hambre oculta

Es muy importante tener en cuenta que La Declaración Universal de


los Derechos Humanos, regula el derecho de toda persona a un nivel
de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el
bienestar, y en especial la alimentación. Este derecho no solo implica
el derecho a estar protegido contra el hambre sino también el derecho
a tener alimentos adecuados y accesibles, física y económicamente, en
todo momento, y en cantidad suficiente para llevar una vida saludable
y activa. Es decir, se debe garantizar la seguridad alimentaria.

Pero, a que hace referencia la seguridad alimentaria?

La Seguridad alimentaria hace referencia a la disponibilidad de


alimentos, el acceso de las personas a ellos y el aprovechamiento
biológico de los mismos. Se considera que un hogar está en una
situación de seguridad alimentaria cuando sus miembros disponen de
manera sostenida a alimentos suficientes en cantidad y calidad según
las necesidades biológicas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la


Alimentación -FAO- considera que:

La seguridad alimentaria existe cuando todas las personas tienen


acceso en todo momento (ya sea físico, social, y económico) a
alimentos suficientes, seguros y nutritivos para cubrir sus necesidades
nutricionales y las preferencias culturales para una vida sana y activa.
Por lo tanto, la seguridad alimentaria incluye al menos:

1) la inmediata disponibilidad de alimentos nutritivamente


adecuados y seguros,

y 2) la habilidad asegurada para disponer de dichos alimentos en una


forma sostenida y de manera socialmente aceptable.

Debemos considerar que en todos estos aspectos influyen factores


como el clima, los desastres naturales, los conflictos, las guerras y en
este momento LA PANDEMIA. En los países en desarrollo los
principales problemas relacionados con la seguridad alimentaria
tienen que ver con el acceso al agua potable, las dietas con bajos
nutrientes esenciales, la escasez de alimentos y con las bajas
producciones. Es asi que la seguridad alimentaria tiene que ver con
una dieta balanceada

¿A que hace referencia una dieta balanceada?

Una dieta balanceada hace referencia a una alimentación que contiene


los nutrientes que el organismo necesita para poder funcionar
perfectamente. Estos nutrientes esenciales son las proteínas, los
hidratos de carbono, las vitaminas, los minerales y el agua.
Una dieta balanceada contiene:

 Alimentos con almidón, incluidos el pan, las pastas, el arroz y las


papas.
 frutas y verduras.
 leche y otros productos lácteos.
 carne, pescado, huevos, frijoles y otras fuentes no lácteas de
proteínas.
 alimentos con alto contenido de grasa o azúcar.

Dentro de una dieta balanceada es muy importante el consumo de


calorías, especialmente cuando los trabajos generan gastos mayores
de energía y entre las diferentes alternativas para sumar hidratos a la
dieta tenemos las hortalizas amiláceas y tubérculos entre los que se
encuentra la yuca, un alimento muy utilizado y cuyas potencialidades
pueden ser aprovechadas para amainar a bajo costo las necesidades
energéticas de la población

La yuca es un cultivo que se adapta muy bien a condiciones como las


nuestras de altas temperaturas y altas humedades y bajo condiciones
adversas de suelo y clima; es un cultivo cuyo manejo es de bajo costo
económico y alta producción por planta y puede ser sembrada en los
patios de las casas
Asimismo, si bien aporta algunas vitaminas y minerales como la
vitamina C, calcio vitaminas del complejo B y potasio, su riqueza en
micronutrientes es escasa y más aún en el túberculo en sí, pues
sus hojas tienen una riqueza mucho mayor en proteínas (semejante o
mayor a la soja) y otros buenos nutrientes para el organismo.

Realmente, Los beneficios de este tubérculo originario de América


que hoy también se produce en África y en Brasil, radican en su bajo
costo y su alto rendimiento en términos de calorías.

Es decir, es un cultivo prometedor para subsanar hambrunas,


pues como hemos dicho es apto para climas adversos y concentra una
gran proporción de hidratos entre los que destaca el almidón,
pudiendo producirse a muy bajo costo.

Hay que tener en cuenta que la yuca no es un alimento de alta


densidad nutricional y debe ser consumida en el marco de una
alimentación variada que garantice vitaminas y minerales, así como
proteínas de calidad que este tubérculo no tiene.

Por lo tanto, La yuca o mandioca es un ingrediente que puede


ayudar y diversificar nuestra dieta, especialmente para poblaciones de
bajos recursos; así mismo , La yuca es un cultivo muy versátil utilizado
por pequeños campesinos en más de 100 países. Sus raíces son ricas
en hidratos de carbono, mientras que sus hojas tiernas contienen
hasta un 25 por ciento de proteínas, además de hierro, calcio y
vitaminas A y C. Otras partes de la planta pueden utilizarse como
alimento para animales, y el ganado criado con yuca tiene una buena
resistencia a las enfermedades y bajas tasas de mortalidad.

Además de su importancia como fuente de alimentos y de seguridad


alimentaria, la yuca también tiene una serie de usos industriales que le
dan un gran potencial para estimular el desarrollo industrial rural y
aumentar los ingresos rurales. La yuca sólo es superada por el maíz
como fuente de almidón, y algunas variedades recién desarrolladas
contienen en sus raíces un almidón muy solicitado por la industria.

La yuca es multiuso, porque todas sus partes vegetativas pueden


utilizarse ya sea para el beneficio de los seres humanos o para ser
utilizados en la alimentación animal o en la industria, y es así que sus
raíces tuberosas pueden secarse para la fabricación de alimentos para
los animales, convertirse en harina y /o almidón para ser utilizado en la
industria de la panificación, confiterías y belleza. Igualmente, las
hojas pueden emplearse (previo proceso de secado lento) en la
alimentación humana y de animales por su alta riqueza en proteínas.

Es una planta bondadosa que productivamente adapta a múltiples


condiciones de clima y suelos, pero su uso y utilización en el consumo
y/o la industria pueden verse limitada por su alto contenido de cianuro
y por su alto nivel de perecibilidad, perecibilidad originada por el
deterioro fisiológico y microbial lo que pueden ser superados por
practicas de manejo poscosecha como el secado para el caso del
contenido de cianuro y el embolsado para hacer mucho más lenta su
perecibilidad

Se debe considerar que es uno de los principales cultivos del


magdalena medio que menos se ve afectado por el cambio climático.
por lo que se puede aprovechar el potencial de la yuca para la obtener
mayores rendimientos, mitigar el hambre y la pobreza rural y contribuir
al desarrollo económico regional.

“La yuca es un cultivo estratégico para la región, es una gran


alternativa para garantizar la seguridad alimentaria y nutricional y
puede convertirse en una buena fuente de ingresos

También podría gustarte