Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTONOMA DE MEXICO

Licenciatura en pedagogía

Psicología de la educación I y psicología evolutiva I

Sede: Ciudad de México

Unidad 2 La capacidad de representación como cualidad específicamente humana

Actividad I Los tipos de representantes.

Instrucciones de la actividad

JM RE
[Dirección de correo electrónico]
Para la comprensión del tema La capacidad de representación como capacidad de creación de significantes, realiza lo
siguiente:

a. Lee el artículo de Juan Delval, “La capacidad de representación”, p. 225-261.


b. Identifica, de acuerdo al autor, en qué consiste la capacidad de representación.

Pon especial atención al cuadro que se presenta en la página 231 sobre los distintos niveles de representación.

c. Finalmente, completa la tabla con escribiendo dos ejemplos de cada uno de los niveles de representación. Apóyate
con el siguiente cuadro.
Introducción.

El ser humano desde su nacimiento ha ido adquiriendo diversas habilidades para poder subsistir, desde aprender a llorar
para satisfacer sus necesidades básicas de alimento, así como la capacidad de lenguaje, que es parte fundamental para
la comunicación entre seres humanos y su socialización.
El presente trabajo se busca entender como un niño va adquiriendo la capacidad de representación y ¿Qué es lo que
significa?, como es capaz de adquirir habilidades que le van a permitir interactuar con el medio que le rodea, mediante la
lectura “la capacidad de representación” de Juan Delval y con ayuda de algunas lecturas que se realizaron sobre estudios
de Jean Piaget.
Tipos de representantes Ejemplos

Señales o índices 1.- cuando el niño escucha llegar el carro o moto de su


papa, se emociona e inclusive señala la puerta porque
asocia a que su papa ya llego.
2.- cuando un pequeño le tienen una rutina de “antes
de dormir” por ejemplo el baño, una canción o leer un
cuanto el asocia a que llego la hora de dormir.
Símbolos 1.- el juego de la comidita es un juego simbólico en el
que los niños, juntan tierra o hojas para representar
que están preparando comida.
2.- El que un niño tome su zapato, un plátano y simule
hablar por teléfono.

Signos 1.- el mismo lenguaje es una forma de comunicación


mediante signos.
2.- las partituras de algún instrumento musical.
Resumen.

A lo largo de la vida de un ser humano, el niño realiza grandes avances en cuanto a su desarrollo, ha adquirido
capacidades que le permiten actuar y relacionar las cosas, las personas y despertando su mente.
Es capaz de reconocer, diferenciar, sabe cómo actuar sobre los objetos para alcanzar algún cometido, se anima a
explorar y descubrir aspectos nuevos, adquiere competencias para relacionarse con las demás personas, por ejemplo, el
vínculo que tiene en primera instancia con la madre, a la que debe solicitar para que reciba ayuda. una de las principales
características de los hombres es la de construir representaciones precisas de la realidad que permite actuar sobre ella y
anticipar lo que va a suceder. Depende directamente de la recepción de estímulos inmediatos relacionados con lo que va
a suceder, pero hacia el final del periodo sensorio-motor, se adquiere una capacidad nueva: la capacidad de utilizar
medios simbólicos para referirse a las cosas o a las situaciones, sin necesidad de actuar sobre ellas materialmente esto
se manifiesta en la capacidad para comunicarse tanto con gestos como con palabras, pero no solo aparecen en el
lenguaje sino también en otras actividades, como juegos y actividades fuera de su contexto habitual, como por ejemplo el
hacerse el dormido, o hacer que come algo inexistente y a imitar situaciones que percibió antes pero que ya no están
presentes. Lo que el lenguaje permite es actuar sobre las cosas de una manera indirecta, por medio de palabras o
actividades que están en el lugar de las cosas, entre ellas se pueden citar el dibujo o el juego simbólico.
Lo característico de todas estas actividades, que globalmente podemos denominar representaciones. Según Piaget
(1946), lo característico de la representación humana es la utilización de significantes diferenciados de los significados
que lo representan., La imitación también desempeña una función importante papel en la capacidad representativa y el
niño va a utilizar representaciones motoras antes de utilizar otras más abstractas. A partir del quinto y sexto estadio
según Piaget del periodo sensorio-motor, las representaciones se van haciendo cada vez más claras, Piaget denomino
función simbólica o función semiótica., según el grado de contexto entre significante y significado, pueden distinguirse
tres tipos de significantes.
Índices o señales: en ellos el significante y el significado están estrechamente asociados y en su representación no
constituye una manifestación de la capacidad de representación, os animales sirven con frecuencia de índices o señales
Símbolos: Los dibujos o las fotografías se pueden considerar como representaciones simbólicas de los objetos que
representan.
Signos: son significantes arbitrarios, no guaran relación directa con el significado, por ejemplo: los símbolos matemáticos
como él (+,-,*).
Conclusiones.

En lo personal esta lectura me gustó mucho, ya que tengo un pequeño de dos años y asocie algunas cosas que marcan
en la lectura, además de que me gusta mucho el trabajo con lactantes y maternales. Las representaciones creo que son
parte muy esencial en el desarrollo del niño, ya que se van desarrollando intelectualmente mediante el juego simbólico o
la imitación, los niños son esponja que todo lo que ven lo aprenden y constituye parte fundamental para la formación
social y emocional del niño. Otras forma de representación que me llamo mucho la atención, es la que se realiza
mediante el dibujo infantil, ya que atravez de ello, se puede analizar situaciones que un niño pueda estar pasando en su
entorno, ya que ellos dibujan las características que les parecieron más llamativas en algún lugar o en alguna situación y
no tenía conocimiento que existieran las etapas del dibujo, pues uno cree que dibujan nada más porque si o por simpe
distracción.
Bibliografía.

 Juan Delval, “Capitulo 11. La Capacidad de representación” En: el desarrollo humano, 6ª ed. México, Siglo XXI,
1997, pp. 225-261.

También podría gustarte