Está en la página 1de 9

EL CULTIVO DEL CACAO (1ª parte)  

1. Morfología Y Taxonomía
2. Exigencias En Clima Y Suelo
2.1. Exigencias En Clima
2.2. Exigencias En Suelo
3. Variedades Comerciales
4. Prácticas Culturales
4.1. Preparación Del Suelo
4.2. Eliminación De Malas Hierbas
4.3. Poda
4.4. Propagación
4.5. Recolección
5.Marcos De Plantación
6. Riego
7. Fertilización
8. Plagas
8.1. Insectos
8.2. Ácaros
9. Enfermedades
10. Tratamientos Del Fruto.
10.1. Fermentación.
10.2. Lavado
10.3. Secado
10.4. Selección, Clasificación, Almacenado Y
Encostalado
1. MORFOLOGÍA Y TAXONOMÍA

Familia:Esterculiáceas.
Especie:Theobroma cacao L.
Origen: Trópicos húmedos de América, noroeste de América del Sur, zona amazónica.
Planta: Árbol de tamaño mediano (5-8 m) aunque puede alcanzar alturas de hasta 20 m cuando crece
libremente bajo sombra intensa. Su corona es densa, redondeada y con un diámetro de 7 a 9 m. Tronco
recto que se puede desarrollar en formas muy variadas, según las condiciones ambientales. 
Sistema radicular: Raíz principal pivotante y tiene muchas secundarias, la mayoría de las cuales se
encuentran en los primeros 30 cm de suelo.
Hojas: Simples, enteras y de color verde bastante variable (color café claro, morado o rojizo, verde
pálido) y de pecíolo corto.
Flores: Son pequeñas y se producen, al igual que los frutos, en racimos pequeños sobre el tejido maduro
mayor de un año del tronco y de las ramas, alrededor en los sitios donde antes hubo hojas. Las flores
son pequeñas, se abren durante las tardes y pueden ser fecundadas durante todo el día siguiente. El
cáliz es de color rosa con segmentos puntiagudos; la corola es de color blancuzco, amarillo o rosa. Los
pétalos son largos. La polinización es entomófila destacando una mosquita del género Forcipomya. 
Fruto: De tamaño, color y formas variables, pero generalmente tienen forma de baya, de 30 cm de largo
y 10 cm de diámetro, siendo lisos o acostillados, de forma elíptica y de color rojo, amarillo, morado o
café. La pared del fruto es gruesa, dura o suave y de consistencia como de cuero. Los frutos se dividen
interiormente en cinco celdas. La pulpa es blanca, rosada o café, de sabor ácido a dulce y aromática. El
contenido de semillas por baya es de 20 a 40 y son planas o redondeadas, de color blanco, café o
morado, de sabor dulce o amargo.

2. EXIGENCIAS EN CLIMA Y SUELO

2.1. Exigencias en clima

Los factores climáticos críticos para el desarrollo del cacao son la temperatura y la lluvia. A estos se le
unen el viento y la luz o radiación solar. El cacao es una planta que se desarrolla bajo sombra. La
humedad relativa también es importante ya que puede contribuir a la propagación de algunas
enfermedades del fruto. Estas exigencias climáticas han hecho que el cultivo de cacao se concentre en
las tierras bajas tropicales.

2.1.1. Temperatura.

El cacao no soporta temperaturas bajas, siendo su límite medio anual de temperatura los 21 ºC ya que
es difícil cultivar cacao satisfactoriamente con una temperatura más baja. Las temperaturas extremas
muy altas pueden provocar alteraciones fisiológicas en el árbol por lo que es un cultivo que debe estar
bajo sombra para que los rayos solares no incidan directamente y se incremente la temperatura.

La temperatura determina la formación de flores. Cuando ésta es menor de 21 ºC la floración es menor


que a 25 ºC, donde la floración es normal y abundante. Esto provoca que en determinadas zonas la
producción de mazorcas sea estacional y durante algunas semanas no haya cosecha, cuando las
temperaturas sean inferiores a 22 ºC.

2.1.2. Agua.

El cacao es una planta sensible a la escasez de agua pero también al encharcamiento por lo que se
precisarán de suelos provistos de un buen drenaje. Un anegamiento o estancamiento puede provocar la
asfixia de las raíces y su muerte en muy poco tiempo. 
Las necesidades de agua oscilan entre 1500 y 2500 mm en las zonas bajas más cálidas y entre 1200 y
1500 mm en las zonas más frescas o los valles altos.

2.1.3. Viento.

Vientos continuos pueden provocar un desecamiento, muerte y caída de las hojas. Por ello en las zonas
costeras es preciso el empleo de cortavientos para que el cacao no sufra daños. Los cortavientos suelen
estar formados por distintas especies arbóreas (frutales o madereras) que se disponen alrededor de los
árboles de cacao.

2.1.4. Sombreamiento.

El cacao es un cultivo típicamente umbrófilo. El objetivo del sombreamiento al inicio de la plantación es


reducir la cantidad de radiación que llega al cultivo para reducir la actividad de la planta y proteger al
cultivo de los vientos que la puedan perjudicar. Cuando el cultivo se halla establecido se podrá reducir el
porcentaje de sombreo hasta un 25 o 30 %. La luminosidad deberá estar comprendida más o menos al
50 % durante los primeros 4 años de vida de las plantas, para que estas alcancen un buen desarrollo y
limiten el crecimiento de las malas hierbas.

Para el sombreo del cultivo se emplean las llamadas especies para sombra, que generalmente son otros
árboles frutales intercalados en el cultivo con marcos de plantación regulares. Las especies más
empleadas son las musáceas (plátano, topochos y cambures) para sombras temporales y de leguminosas
como el poró o bucare (Eritrina sp.) y las guabas (Ingas) para sombras permanentes. En nuevas
plantaciones de cacao se están empezando a emplear otras especies de sombreo que otorgan un mayor
beneficio económico como son especies maderables (laurel, cedro, cenízaro y terminalia) y/o frutales
(cítricos, aguacate, zapote, árbol del pan, palmera datilera, etc.).

2.2. Exigencias en suelo.

El cacao requiere suelos muy ricos en materia orgánica, profundos, franco arcillosos, con buen drenaje y
topografía regular. El factor limitante del suelo en el desarrollo del cacao es la delgada capa húmica. Esta
capa se degrada muy rápidamente cuando la superficie del suelo queda expuesta al sol, al viento y a la
lluvia directa. Por ello es común el empleo de plantas leguminosas auxiliares que proporcionen la
sombra necesaria y sean una fuente constante de sustancias nitrogenadas para el cultivo.

Las plantaciones están localizadas en suelos que varían desde arcillas pesadas muy erosionadas hasta
arenas volcánicas recién formadas y limos, con pH que oscilan entre 4,0 y 7,0. Se puede decir que el
cacao es una planta que prospera en una amplia diversidad de tipos de suelo.

3. VARIEDADES COMERCIALES

Se distinguen dos razas de cacao:

a) Forastero (= Trinitario) o cacao amargo.

Originario de las Américas es la raza más cultivada en las regiones cacaoteras de África y Brasil. Se
caracteriza por sus frutos de cáscara dura y leñosa, de superficie relativamente tersa y de granos
aplanados de color morado y sabor amargo. Dentro de esta raza destacan distintas variedades como
Cundeamor, Amelonado, sambito, Calabacillo y Angoleta.

b) Criollo, híbridos o cacao dulce.

Actualmente están sustituyendo a las plantaciones antiguas de Forasteros debido a su mayor


adaptabilidad a distintas condiciones ambientales y por sus frutos de mayor calidad. Se caracterizan por
sus frutos de cáscara suave y semillas redondas, de color blanco a violeta, dulces y de sabor agradable.
La superficie del fruto posee diez surcos longitudinales marcados, cinco de los cuales son más profundos
que los que alternan con ellos. Los lomos son prominentes, verrugosos e irregulares. 
4. PRÁCTICAS CULTURALES

4.1. Preparación del suelo.

El suelo es el medio fundamental en el desarrollo de cacaotales. Se debe proteger contra los rayos
directos del sol ya que éstos degradan rápidamente la capa de humus que puedan contener. Por ello se
recomienda un adecuado sombreo y el mantenimiento de la hojarasca, no practicar labores profundas y
cortar las malas hierbas lo más bajo posible. La hojarasca y el sombreo ayudan a mantener la humedad
necesaria durante los meses de sequía.

El cacao es una planta muy sensible a terrenos encharcados por lo que se recomienda el empleo de
drenajes adecuados que impidan el anegamiento. Se recomienda la construcción de canales que
recolecten y conduzcan el exceso de agua de lluvia para evitar que ésta elimine la hojarasca y el
horizonte húmico del suelo.

4.2. Eliminación de malas hierbas.

La eliminación de malas hierbas en cacao se realiza fundamentalmente mediante escarda química. Las
plantas que salen del vivero son muy susceptibles al daño de los herbicidas por lo que deben aplicarse
con precaución. Los productos más empleados son el diuron, el dalapon y el gesapax.
Cuando se realicen aplicaciones de herbicidas es importante que no entren en contacto con la planta de
cacao. Por ello es común el empleo de protectores cilíndricos de plástico que protejan a las plantas. 
No existen ensayos que especifiquen el efecto de estos herbicidas sobre los árboles de sombra de los
cacaotales, por lo que se recomienda extremar las precauciones y no rociar cerca de los mismos.

4.3. Poda

Es una técnica que consiste en eliminar todos lo chupones y ramas innecesarias, así como las partes
enfermas y muertas del árbol. La poda ejerce un efecto directo sobre el crecimiento y producción del
cacaotero ya que se limita la altura de los árboles y se disminuye la incidencia de plagas y
enfermedades. Hay varios tipos de poda:

4.3.1. Poda de formación.

Se efectúa durante el primer año de edad del árbol, y consiste en dejar un solo tallo y observar la
formación de la horqueta o verticilo, el cual debe formarse aproximadamente entre los 10 y 16 meses
de edad de la planta, con el objeto de dejar cuatro o más ramas principales o primarias para que formen
el armazón y la futura copa del árbol. Estas ramas principales serán la futura madera donde se formará
la mayoría de las mazorcas, lo mismo que en el tronco principal.

Cuanto más tierno sea el material podado, mejores resultados se obtienen. En el segundo y tercer año
se eligen las ramas secundarias y así sucesivamente, hasta formar la copa del árbol. Se eliminarán las
ramas entrecruzadas muy juntas, y las que tienden a dirigirse hacia adentro.

4.3.2. Poda de mantenimiento.

Desde los dos o tres años de edad los árboles deben ser sometidos a una poda ligera por medio de la
cual se mantenga el árbol en buena forma y se eliminen los chupones y las ramas muertas o mal
colocadas. El objetivo de esta poda es conservar el desarrollo y crecimiento adecuado y balanceado de
la planta del cacao.

4.3.3. Poda fitosanitaria.

Se deben eliminar todas las ramas defectuosas, secas, enfermas, desgarradas, torcidas, cruzadas y las
débiles que se presenten muy juntas. Debe comprender también la recolección de frutos dañados o
enfermos.

4.3.4. Poda de rehabilitación.

Se realiza en aquellos cacaotales antiguos que son improductivos y consiste en regenerar estos árboles
mal formados o viejos con podas parciales, conservando las mejores ramas, o podando el tronco para
estimular el crecimiento de chupones, eligiendo el más vigoroso y mejor situado, próximo al suelo, sobre
el que se construirá un nuevo árbol. También es posible hacer injertos en los chupones y luego dejar
crecer solamente los injertos.

4.3.5. Poda de sombra.

Se realiza en las especies de sombra para evitar que éstas ramifiquen a baja altura e impidan el
desarrollo de las plantas de cacao. Se podan una o dos veces al año para favorecer el manejo del cultivo.
Se cortan las ramas bajas y sobrantes de las plantas de sombra permanente. El adecuado control de la
sombra es muy importante para la obtención de buenos rendimientos del cacao, por lo que se
recomiendan porcentajes de sombreo próximos al 30 %.

Descripción de la planta de cacao

Árbol de la familia de las Esterculiáceas en su especie Theobroma cacao L.


Planta de tamaño mediano (entre 5 y 8 metros, aunque crece hasta 20),raíz pivotante con muchas raíces
secundarias superficiales (unos 30 cm del suelo).
Hojas simples, enteras y de color verde bastante variable.
Flores que crecen en racimos pequeños, se abren durante la tarde y pueden ser fecundados
durante todo el día siguiente.
Fruto que crece en racimos pequeños, y tiene forma desde casi esférica hasta en forma de elipse muy
alargada. La superficie puede variar desde muy rugosa hasta completamente lisa. El color varía entre
blanco, verde y rojo en los frutos verdes hasta el amarillo, naranja y morado de los maduros.
Cuando es joven tiene 5 compartimentos rellenos de granos, pero al madurar las paredes desaparecen,
quedando una cavidad única llena de granos que pueden variar según especies entre los 25 de algunas
especies criollas hasta los 70 de algunos forasteros.
El peso de la mazorca varía entre 15 gr 1 Kg, aunque el tamaño medio es de 400 gr
El índice de la mazorca es el número de frutos necesarios para obtener 1 Kg de cacao seco y varía entre
los 9 frutos / Kg de algunos criollos hasta los 33 frutos / Kg de algunos amazónicos.

La semilla se encuentra recubierta por una capa de mucílago de color blanco que puede variar entre 15-
30 mm de longitud y entre 5-15 mm de diámetro y constituye la materia prima fundamental para la
elaboración del chocolate.
Existen dos variedades comerciales:
Cacao dulce o criollo, de frutos alargados y puntiagudos, originario del norte de los andes hasta México.
· Criollo andino: De color rojo o verde antes de la madurez, forma alargada con 10 surcos profundos de
granos gruesos, rollizos y redondeados.
· Criollo porcelana: Muy similar al andino con 5 surcos poco profundos y piel prácticamente lisa
· Criollo pentágona: Con 5 aristas pronunciadas y sin surcos. De semillas grandes y redondeadas
· Trinitarios o Deltanos: Dan un fruto de gran calidad con sabor y aroma muy pronunciados

Cacao amargo, forastero o trinitario muy cultivado en Asia y África, originarios del resto de América
hasta Ecuador. Esta variedad es la mas utilizada por su facilidad de cultivo y manejo.
· Angoleta: De surcos profundos, superficie rugosa y granos grandes.
· Cundeamor: De diámetro aproximado del 50% de la longitud del fruto
· Amelonado: De surcos poco pronunciados y diámetro 60 a 75% de la longitud del fruto
· Calabacillo: De fruto pequeño con cinco surcos marcados.

Como norma general, los cacaos criollos aportan mayor aroma y sabor que los forasteros, mientras que
éstos tienen la característica de ser mucho más productivos, por lo que se han creado híbridos muy
utilizados (Gran cacao) por tener características de ambas variedades.
Los frutos (piñas o maracas) deben cortarse en el momento adecuado de madurez, que se determina
por su color y su sonido característico cuando son golpeados.
La recolección se realiza dos veces al año (de 4 a 6 meses después de la fecundación de la flor) la
primera en octubre, noviembre y diciembre y la segunda entre marzo y abril. Se suele realizar
semanalmente la recolección de frutas maduras, mediante un cuchillo curvado atado a un palo.

EL CACAO

Hoy en día, el uso de Internet, la herramienta de comunicación más innovadora e importante de las
últimas décadas, permite acercar la lectura a la comunidad en todas sus instancias. Este blog fue creado
por la necesidad observada de conocer mas acerca del cacao y sus generalidades..

CARACTERISTICAS DEL CACAO

El árbol de cacao, (Theobroma cacao L. de la familia Sterculiaceae) es normalmente un árbol pequeño,


entre 4 y 8 metros de alto, aunque si recibe sombra de árboles grandes, puede alcanzar hasta los 10
metros de alto. El tallo es recto, la madera de color claro, casi blanco, y la corteza es delgada, de color
café. El fruto (la nuez de cacao) puede alcanzar una longitud de 15-25 centímetros. Cada fruto contiene
entre 30 y 40 semillas, que una vez secas y fermentadas se convierten en cacao en grano. Las semillas
son de color marrón-rojizo en el exterior y están cubiertas de una pulpa blanca y dulce.

Para obtener una producción ideal, los árboles de cacao necesitan una precipitación anual entre 1150 y
2500 mm y temperaturas entre 21°C y 32°C.

Existen tres variedades de árboles de cacao. La más conocida es la variedad Forastero, que representa el
90% del cacao producido en el mundo. Se encuentra en Africa del Oeste y Brasil. El segundo grupo es el
Criollo, que produce "cacao fino y de aroma", cultivado principalmente en el Caribe, Venezuela, Nueva
Guinea Papua, las Antillas, Sri Lanka, Timor Oriental y Java. Por último, existe la variedad Trinitario, que
es un cruce entre el Criollo y el Forastero

Morfologia de la planta de cacao


Descripción de la tecnología:

El árbol del cacao normalmente alcanza una altura entre 6 a 8 metros, con excepción del cacao Nacional
del Ecuador y del Amelonado de África Occidental, los que en ocasiones alcanzan alturas hasta unos 12
metros.

La altura del árbol depende de factores ambientales que influyen en el crecimiento. Cultivado con alta
luminosidad el tamaño es más reducido que con exceso de sombra.

La Raíz

Donde inicia el crecimiento del tronco y se forma o desarrolla el sistema radicular, existe una zona de
transición bien definida conocida como cuello de la raíz. En plantas reproducidas por semillas el sistema
radicular está compuesto por una raíz principal denominada raíz pivotante o raíz primaria, la cual crece
hacia abajo de forma recta.

A partir de la raíz pivotante, inmediatamente debajo del cuello, se desarrollan la mayoría de las raíces
secundarias a unos 15 a 20 cm de profundidad en la porción superior de la capa de humus. Éstas se
extienden en forma horizontal a 5 y 6 metros del tronco del árbol, con raíces laterales que se dividen
repetidamente. Las raíces secundarias que se encuentran en la parte inferior de la raíz pivotante, tienen
un crecimiento hacia abajo en dirección a la roca madre o hacia la capa freática.

Las plantas que son reproducidas por medios vegetativos oasexuales no desarrollan raíz pivotante, pero
sí raíces primarias y secundarias, de crecimiento horizontal, según se describe en el párrafo anterior.

La forma y desarrollo de las raíces del cacao dependen principalmente de la textura, estructura y
consistencia del suelo así como del modo de reproducción. En suelos profundos bien aireados su
crecimiento puede alcanzar hasta 2 metros de profundidad; en suelos pedregosos su crecimiento es
tortuoso. Cuando el suelo es de una estructura granular uniforme y detextura arcillosa, la raíz crece
erecta o derecha.

Tallo y ramas

Las ramas del árbol de cacao, al igual que las de otras especies del género Theobroma, son dimórficas:

Unas son de crecimiento vertical hacia arriba, denominadas ramas de crecimiento ortotrópico, y
constituyen el tallo y/o los chupones;

Otras son de crecimiento oblícuo hacia fuera, denominadas ramas de crecimiento plagiotrópico.

Las plantas de cacao, reproducidas por semillas, desarrollan un tallo principal de crecimiento vertical
que puede alcanzar 1 a 2 metros de altura a la edad de 12 a 18 meses. A partir de ese momento la yema
apical detiene su crecimiento y del mismo nivel emergen de 3 a 5 ramas laterales. A este conjunto de
ramas se le llama comúnmente verticilio u horqueta.

El cacao tipo Criollo normalmente desarrolla un verticilio de 3 a 5 ramas laterales, las cuales presentan
un espacio bien marcado entre sus puntos de origen. En el cacao Forastero las ramas laterales del
verticilio salen de un mismo punto. En ambos casos, cuando el árbol llega a adulto, las bases de las
ramas laterales forman un solo anillo. Las ramas laterales se desarrollan formando un ángulo de 45º.
La formación de chupones ocurre con frecuencia, emergiendo inmediatamente por debajo del verticilio,
formando una nueva horqueta, la cual se repite en esta misma forma unas 4 veces.

Los troncos o tallos en su parte inferior solo producen hijos, llamados chupones basales, los cuales
pueden producir en la base raíces verdaderas con el mismo hábito de crecimiento de las del tallo
principal.

La hoja

Durante su formación, crecimiento y estado adulto, las hojas exhiben pigmentaciones diferentes, cuya
coloración varía desde muy pigmentadas hasta poca pigmentación. Generalmente, los tipos de cacao
Criollo y Trinitario tienen pigmentación mas coloreadas que los del tipo Forastero, los que son de muy
poca pigmentación. En todos casos las hojas adultas son completamente verdes, de lamina

simple, entera, de forma que va desde lanceolada a casi ovalada, margen entero, nervadura pinada, y
ambas superficies glabras. El nervio central es prominente y el ápice de la hoja es agudo. Las hojas están
unidas al tronco o a las ramas por medio a los pecíolos, siendo los del tronco más largos que los de las
ramas. Las hojas tienen, tanto en la base como en la parte superior, una estructura abultada constituida
por un tejido parenquimatoso, cargado de gránulos de almidón, denominada pulvino que, a
consecuencia de estímulos de los rayos de luz solar, orientan las hojas mediante movimientos de
rotación, buscando posición en relación con sus necesidades de luz.

El tamaño de las hojas es variable; lo cual depende de caracteres genéticos y de su posición en el

árbol. Las hojas de la periferia que están muy expuestas a la luz solar son más pequeñas que las

que están ubicadas en el interior del árbol. Las hojas adultas del cacao Criollo son más grandes que las
del cacao Forastero.

Inflorescencia

Desde el punto de vista botánico, la inflorescencia del cacao es una cima decasiforme, la cual se forma
directamente en la madera más vieja del tronco y de las ramas adultas del árbol y, de manera muy
específica, en la base de una hoja, alrededor de la cicatriz y de la yema axilar que queda al caer la hoja.
La inflorescencia, en su proceso de formación y crecimiento, se transforma en una masa densa que
conforme se desarrolla forma un cojín que agrupa entre 40 a 60 flores. Existe una marcada diferencia en
el número de flores presentes en diferentes cojines de diferentes árboles, lo cual obedece a caracteres
genéticos.

La flor
La flor del cacao es hermafrodita, pentámera, de ovario súpero, cuya fórmula floral es: S5, P5, E5+5, +
G(5). Esto indica que la flor del cacao está constituida en su estructura floral por 5 sépalos, 5 pétalos; el
androceo conformado por 10 filamentos de los cuales 5 son fértiles (estambres) y los

otros 5 son infértiles (estaminoides); el gineceo (pistilo) está formado por un ovario súpero con 5 lóculos
fusionado desde la base donde cada uno puede contener de 5 a 15 óvulos, dependiendo del genotipo.

La polinización del cacao es estrictamente entomófila, para lo cual la flor inicia su proceso de apertura
con el agrietamiento del botón floral en horas de la tarde. El día siguiente, en horas de la mañana, la flor
está completamente abierta. Las anteras cargadas de polen abren y están viables (disponibles;
funcionales) casi inmediatamente por un período aproximado de 48 horas. Esta es la única etapa
disponible para la polinización.

El fruto

El fruto del cacao es el resultado de la maduración del ovario de la flor fecundada. En esta descripción es
apropiado indicar que hay frutos que nunca maduran por falta de semillas y abortan; son llamados
frutos partenocárpicos. Dentro de su clasificación botánica el fruto de cacao es una drupa normalmente
conocido como mazorca. Tanto el tamaño como la forma de los frutos varían ampliamente dependiendo
de sus características genéticas, el medio ambiente donde crece y se desarrolla el árbol, así como el
manejo en la plantación. Las mazorcas de cacao por sus formas están clasificadas como: Amelonado,
Calabacillo, Angoleta y Cundeamor, variando según el tipo o la especie.

El color también varía con muchas tonalidades, pero en realidad existen dos colores básicos, el verde y
el color rojo. El color verde es específico del cacao Forastero, mientras que los colores rojo y verde estan
presentes en el Criollo y Trinitario.

Las superficies de las mazorcas se presentan desde lisas hasta fuertemente rugosas, con surcos
superficiales o profundos y lomos individuales o pareados.

Dependiendo de la variedad, los Amelonados y Calabacillos son de formas características del cacao
Forastero, mientras que las formas Angoleta y Cundeamor son representativas de los tipos Criollo y
Trinitario en sus estados puros. Producto de la polinización cruzada ya se encuentra cualquier forma de
mazorca en cualquiera de los tipos genéticos mencionados.

La semilla

El fruto del cacao puede contener entre 20 a 60 semillas o almendras, cuyo tamaño y forma varían
según el tipo genético

La semilla del cacao es más bien un óvulo del interior del ovario de la flor fecundado y desarrollado, que
luego de su desarrollo y maduración constituye la mazorca.

En el cacao tipo Criollo las semillas tienen de 3 a 4 cm de largo, casi ovaladas, alargadas, de color blanco
o rosado más bien violeta pálido. En el cacao Forastero, las semillas tienen de 2 a 3 cm de largo con
formas aplanadas, redondeadas y de color violeta púrpura. La semilla del cacao está constituida por dos
cotiledones y un embrión que está protegido por ambos cotiledones. El endosperma es sumamente
reducido y toma la forma de una membrana conocida como testa, la cual es delgada y coriácea envuelta
en su periferia por una pulpa ácida y azucarada que se llama mucílago.

Las semillas frescas con mucílago o solamente lavadas, si se almacenan pierden su poder germinativo.

La semilla del cacao no necesita un período de reposo para su germinación, que puede ocurrir
inmediatamente el fruto alcanza su madurez y el mucílago que la cubre desaparece. Éste tiene
sustancias inhibidoras, por lo que no se puede almacenar fresco ni ser sometido a temperaturas
extremas que provocarían la muerte del embrión por fermentación o deshidratación. En condiciones
óptimas, las semillas inician la germinación en 4 días