Está en la página 1de 1

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es estudiar el efecto de diferentes temperaturas y pH sobre la actividad del contenido salival, la amilasa en el almidón.

Teoría

Todos los seres vivos necesitan energía para sobrevivir. Es de los alimentos que consumimos que obtenemos nuestra energía. Sabemos que la energía que estamos obteniendo es
a través del proceso de digestión que descompone la sustancia compleja del almidón en moléculas de glucosa más simples, que se metabolizan aún más en CO2 y agua a través
del proceso de glucólisis. El tracto digestivo humano comienza en la boca y termina en el ano.

Al principio

La digestión de la comida comienza tan pronto como ponemos comida en nuestra boca.  Nuestros dientes cortan la comida en trozos pequeños y las glándulas salivales secretan
saliva que se mezcla con estos materiales alimenticios. La saliva contiene una enzima llamada amilasa salival que hidroliza el almidón en maltosa.  La digestión completa del
almidón ocurre solo en el intestino delgado por la acción de la amilasa pancreática.

La actividad de las enzimas se ve fuertemente afectada por varios factores, como la temperatura y el pH.

Efecto de la temperatura

Todas las enzimas son de naturaleza proteica. A una temperatura más baja, la enzima amilasa salival se desactiva y a la temperatura más alta, la enzima se desnaturaliza.  Por lo
tanto, una enzima tomará más tiempo para digerir el almidón a temperaturas cada vez más bajas.  La temperatura óptima para la actividad enzimática de la amilasa salival varía de
32 ° C a 37 ° C. La temperatura óptima significa que la temperatura a la cual la enzima muestra la actividad máxima.  A esta temperatura óptima, la enzima es más activa y, por lo
tanto, lleva menos tiempo digerir el almidón.

Efecto del pH

El pH óptimo para la actividad enzimática de la amilasa salival varía de 6 a 7. Por encima y por debajo de este rango, la velocidad de reacción se reduce a medida que las enzimas
se desnaturalizan. La enzima amilasa salival es más activa a pH 6,8. Nuestro estómago tiene un alto nivel de acidez que hace que la amilasa salival se desnaturalice y cambie de
forma. Por lo tanto, la amilasa salival no funciona una vez que ingresa al estómago.

¿Cómo probarlo?

El efecto de la temperatura y el pH sobre la actividad de la amilasa salival en el almidón se puede estudiar mediante la prueba de yodo.  Si agregamos saliva al almidón, la amilasa
salival presente en la saliva actúa gradualmente sobre el almidón y la convierte en maltosa.  El almidón sigue dando color azul con yodo hasta que se digiere completamente en
maltosa. En este punto, no se forma color azul. Este es el punto final o punto acromático.

Los resultados del aprendizaje:

 Los estudiantes comprenden el proceso de digestión del almidón por la amilasa salival.

 Los estudiantes comprenden el efecto de la temperatura y el pH en la actividad de la amilasa salival en el almidón.

 Los estudiantes hacen el experimento mejor en el laboratorio real después de pasar por la animación y la simulación.