Está en la página 1de 1

Ramón Rosa, poeta hondureño, nació en Tegucigalpa en 1848, falleciendo en la misma ciudad

en 1893.
En 1948 apareció el primer tomo de sus escritos y el segundo en 1954, en la recopilación
debida a Rafael Heliodoro Valle y Juan B. Valladares e intitulada Oro de Honduras, mientras
que Marcos Carías Zapata realizó una antología anotada bajo el título Ramón Rosa: obra
escogida. Tegucigalpa, 1980. Para este autor “Ramón Rosa es el pensador más representante
del positivismo liberal en Centroamérica y, posiblemente, el escritor que mayor influencia
directa ha ejercido sobre el desarrollo político en un país del istmo. Protagonista en el
movimiento de la Reforma Liberal Centroamericana, iniciado en Guatemala en 1871, expuso
sus ideas en un momento caracterizado por la presencia de buenos ideólogos pero además, lo
llevó a la práctica desde los importantes puestos públicos que le tocó desempeñar, en especial
desde su calidad de co – gobernante de Honduras, junto a Marco Aurelio Soto, de 1876 a
1883… Rosa no fue un pensador original.
Aceptó desde su juventud un conjunto de ideas que se dedicó a propagar e institucionalizar.
Combina en sus creencias las dos tendencias de positivismo: Comité y su divulgador Littré para
el esquema fundamental; el utilitarismo de Mill de Bentham para las tendencias morales y
prácticas… De acuerdo con sus principios, creía que las ideas deben gobernarla sociedad, lo
cual en la práctica lo llevó a sobrevalorar el papel dirigente de las minorías intelectuales. Tenía
fe en el progreso natural del genero humano y veía en la razón y en su alma, la ciencia, las
mejores vías para terminar con los prejuicios y las supersticiones, para fomentar el avance
comercial e industrial e inclusive, para moralizar a los pueblos. Exigía que se actuará con lógica
y su criterio de acción era el de lo útil. Estas ideas le hacían orientarse hacia los problemas
prácticos y económicos a los cuales quería dar prioridad sobre exclusivamente políticos.
Rosa sobresalió en el género del ensayo y biografía. Ejemplos de lo primero son: “Constitución
Social en Honduras”, “Consideraciones generales sobre la independencia de Centro América”,
“Los Partidos Políticos”, Discurso de Apertura de la Universidad Central de Honduras”,
“Conciencia del Pasado”, de lo segundo: “Don José Milla y Vidaurre”, Biografía del Padre
Reyes”, Tegucigalpa, 1965, “Biografía del Sabio José Cecilio del Valle”, Tegucigalpa, 1965,
“Historia del Benemérito General Don Francisco Morazán”, Tegucigalpa 1971.
Rafael Heliodoro Valle afirma que “Rosa fue, sobre todo un hombre de estudio, un orador que
se valía de la tribuna y un escritorio que utilizaba a la prensa para diseminar ideas y dar
credenciales de su vocación de pensador. Ramón Rosa fue quién penetró con más decisión en
las vísceras de la realidad hondureña, y hasta hoy no han sido superadas la dignidad de su
estilo y la limpieza meridiana de su pensamiento. Tenía fe en el progreso constante y en el
valor de las instituciones como norma de bien. Su ideario era el de civilizador que busca en la
tolerancia el aire claro.” Medardo Mejía.

Pensamientos:

1. En las alturas del poder, se ponen a prueba los hombres.

2. Las sociedades viven, crecen y se perfeccionan bajo la influencia de las ideas.

3. Los pueblos más dados a la política son los más atrasados, los más faltos de riqueza, de
ilustración y de prosperidad.

4. Cualquiera se ha creído muy apto para gobernar a los pueblos, y éstos a cualquiera han creído
capaz para que los gobierne.

5. La ancha y sólida base de todos los conocimientos se halla en la instrucción primaria.

6. Para colocarse en las cimas de la cultura social y de la verdadera libertad, se necesita subir
lenta y penosamente, apoyándose en el terreno que se deja atrás, y fija la vista en la altura a
donde se pretende llegar.