Está en la página 1de 26

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION

U.E.P “JESUS CAUTIVO”

MARACAY, ESTADO ARAGUA

MANUSCRITO BIOGRAFICO Y CONCEPTUAL DE FISICA.

PROFESOR: ESTUDIANTE:

ALBERT GONZALEZ MOISES RODRIGUEZ

C.I 30.499.923 5 AÑO SECCION “B”

MARACAY, 29 DE MAYO DEL 2020.


Thomas Alva Edison:

(Milan, 1847 - West Orange, 1931) Inventor norteamericano, el más genial de la era
moderna. Junto a la trascendencia de sus invenciones, que se tradujeron en una
importante contribución al desarrollo de la Revolución Industrial en su país y a la
mejora del bienestar y de las condiciones de vida de millones de personas, la figura
de Edison sobresale como modelo de tenacidad, como ejemplo del valor del esfuerzo
y del trabajo incesante por encima del talento innato y la inteligencia. «El genio es un
diez por ciento de inspiración y un noventa por ciento de transpiración» es quizá su
frase más célebre.

La inteligencia del joven Edison, que era alérgico a la monotonía de la escuela,


despertó gracias a su madre. El milagro se produjo tras la lectura de un libro que ella
le proporcionó titulado Escuela de Filosofía Natural, de Richard Green Parker; tal fue
su fascinación que quiso realizar por sí mismo todos los experimentos y comprobar
todas las teorías que contenía. Ayudado por su madre, instaló en el sótano de su casa
un pequeño laboratorio, convencido de que iba a ser inventor.

Un joven emprendedor:

A los doce años, sin olvidar su pasión por los experimentos, consideró que estaba en
su mano ganar dinero contante y sonante materializando alguna de sus buenas
ocurrencias. Su primera iniciativa fue vender periódicos y chucherías en el tren que
hacía el trayecto de Port Huron a Detroit. Había estallado la Guerra de Secesión y los
viajeros estaban ávidos de noticias. Edison convenció a los telegrafistas de la línea
férrea para que expusieran en los tablones de anuncios de las estaciones breves
titulares sobre el desarrollo de la contienda, sin olvidar añadir al pie que los detalles
completos aparecían en los periódicos.

Esos periódicos los vendía el propio Edison en el tren, y no hay que decir que se los
quitaban de las manos. Al mismo tiempo compraba sin cesar revistas científicas,
libros y aparatos, y llegó a convertir el vagón de equipajes del convoy en un nuevo
laboratorio. Aprendió a telegrafiar y, tras conseguir a bajo precio y de segunda mano
una prensa de imprimir, comenzó a publicar un periódico por su cuenta, el Weekly
Herald.
En los años siguientes, Edison peregrinó por diversas ciudades desempeñando labores
de telegrafista en varias compañías y dedicando su tiempo libre a investigar. En
Boston construyó un aparato para registrar automáticamente los votos y lo ofreció al
Congreso. Los políticos consideraron que el invento era tan perfecto que no cabía otra
posibilidad que rechazarlo. Ese mismo día, Edison tomó dos decisiones. En primer
lugar, se juró que jamás inventaría nada que no fuera, además de novedoso, práctico y
rentable. En segundo lugar, abandonó su carrera de telegrafista. Acto seguido formó
una sociedad y se puso a trabajar.

Perfeccionó el telégrafo automático, inventó un aparato para transmitir las


oscilaciones de los valores bursátiles, colaboró en la construcción de la primera
máquina de escribir y dio aplicación práctica al teléfono mediante la adopción del
micrófono de carbón. Su nombre empezó a ser conocido, sus inventos ya le
reportaban beneficios y Edison pudo comprar maquinaria y contratar obreros. Para él
no contaban las horas. Era muy exigente con su personal y le gustaba que trabajase a
destajo, con lo que los resultados eran frecuentemente positivos.

Del fonógrafo a la bombilla eléctrica:

A los veintinueve años compró un extenso terreno en la aldea de Menlo Park, cerca
de Nueva York, e hizo construir allí un nuevo taller y una residencia para su familia.
Edison se había casado a finales de 1871 con Mary Stilwell; la nota más destacada de
la boda fue el trabajo que le costó al padrino hacer que el novio se pusiera unos
guantes blancos para la ceremonia. Ahora debía sostener un hogar y se dedicó, con
más ahínco si cabe, a trabajos productivos.

Su principal virtud era sin duda su extraordinaria capacidad de trabajo. Cualquier


detalle en el curso de sus investigaciones le hacía vislumbrar la posibilidad de un
nuevo hallazgo. Recién instalado en Menlo Park, se hallaba sin embargo totalmente
concentrado en un nuevo aparato para grabar vibraciones sonoras. La idea ya era
antigua e incluso se había logrado registrar sonidos en un cilindro de cera, pero nadie
había logrado reproducirlos.

Edison trabajó día y noche en el proyecto y al fin, en agosto de 1877, entregó a uno
de sus técnicos un extraño boceto, diciéndole que construyese aquel artilugio sin
pérdida de tiempo. Al fin, Edison conectó la máquina. Todos pudieron escuchar una
canción que había entonado uno de los empleados minutos antes. Edison acababa de
culminar uno de sus grandes inventos: el fonógrafo. Pero no todo eran triunfos;
muchas de las investigaciones iniciadas por Edison terminaron en sonoros fracasos.
Cuando las pruebas no eran satisfactorias, experimentaba con nuevos materiales, los
combinaba de modo diferente y seguía intentándolo.

En abril de 1879, Edison abordó las investigaciones sobre la luz eléctrica. La


competencia era muy enconada y varios laboratorios habían patentado ya sus
lámparas. El problema consistía en encontrar un material capaz de mantener una
bombilla encendida largo tiempo. Después de probar diversos elementos con
resultados negativos, Edison encontró por fin el filamento de bambú carbonizado.

Inmediatamente adquirió grandes cantidades de bambú y, haciendo gala de su


pragmatismo, instaló un taller para fabricar él mismo las bombillas. Luego, para
demostrar que el alumbrado eléctrico era más económico que el de gas, empezó a
vender sus lámparas a cuarenta centavos, aunque a él fabricarlas le costase más de un
dólar; su objetivo era hacer que aumentase la demanda para poder producirlas en
grandes cantidades y rebajar los costes por unidad. En poco tiempo consiguió que
cada bombilla le costase treinta y siete centavos: el negocio empezó a marchar como
la seda.

El valor de un genio:

Su fama se propagó por el mundo a medida que la luz eléctrica se imponía. Edison,
que tras la muerte de su primera esposa había vuelto a casarse, visitó Europa y fue
recibido en olor de multitudes. De regreso en los Estados Unidos creó diversas
empresas y continuó trabajando con el mismo ardor de siempre. Todos sus inventos
eran patentados y explotados de inmediato, y no tardaban en producir beneficios
sustanciosos.

Entretanto, el trabajo parecía mantenerlo en forma. Su única preocupación en materia


de salud consistía en no ganar peso. Era irregular en sus comidas, se acostaba tarde y
se levantaba temprano, nunca hizo deporte de ninguna clase y a menudo mascaba
tabaco. Pero lo más sorprendente de su carácter era su invulnerabilidad ante el
desaliento. Ningún contratiempo era capaz de desanimarlo.
En los años veinte, sus conciudadanos le señalaron en las encuestas como el hombre
más grande de Estados Unidos. Incluso el Congreso se ocupó de su fama,
calculándose que Edison había añadido un promedio de treinta millones de dólares al
año a la riqueza nacional por un periodo de medio siglo. Nunca antes se había tasado
con tal exactitud algo tan intangible como el genio.

La popularidad de Edison llegó a ser inmensa. En 1927 fue nombrado miembro de la


National Academy of Sciences y al año siguiente el presidente Coolidge le hizo
entrega de una medalla de oro que para él había hecho grabar el Congreso. Tenía
ochenta y cuatro años cuando un ataque de uremia abatió sus últimas energías.

Thomas Alva Edison, el menor de cuatro hermanos, nació el 11 de febrero de 1847,


en Milan, una pequeña población de Ohio en la que se había establecido su padre,
Samuel Edison, seis años antes. Su padre tuvo que abandonar precipitadamente
Canadá a consecuencia de una rebelión contra los ingleses en la que tomó parte y que
terminó en fracaso. Marginada por el ferrocarril, la actividad en Milan fue
disminuyendo poco a poco, y la crisis afectó a la familia Edison, que tuvo que
emigrar de nuevo a un lugar más próspero cuando su hijo Thomas ya había cumplido
la edad de siete años.

El nuevo lugar de residencia fue Port Huron, en Michigan, donde el futuro inventor
asistió por primera vez a la escuela. Fue ésa una experiencia muy breve: duró sólo
tres meses, al cabo de los cuales fue expulsado de las aulas, alegando su maestro la
falta absoluta de interés y una torpeza más que manifiesta, comportamientos éstos a
los que no era ajena una sordera parcial que contrajo como secuela de un ataque de
escarlatina.

Su madre, Nancy Elliot, que había ejercido como maestra antes de casarse, asumió en
lo sucesivo la educación del joven benjamín de la familia, tarea que desempeñó con
no poco talento, ya que consiguió inspirar en él aquella curiosidad sin límites que
sería la característica más destacable de su carrera a lo largo de toda su vida.

Cumplidos los diez años, el pequeño Thomas instaló su primer laboratorio en los
sótanos de la casa de sus padres y aprendió él solo los rudimentos de la química y la
electricidad. Pero a los doce años, Edison se percató además de que podía explotar no
sólo su capacidad creadora, sino también su agudo sentido práctico. Así que, sin
olvidar su pasión por los experimentos, consideró que estaba en su mano ganar dinero
contante y sonante materializando alguna de sus buenas ocurrencias.

Su primera iniciativa fue vender periódicos y chucherías en el tren que hacía el


trayecto de Port Huron a Detroit. Había estallado la Guerra de Secesión y los viajeros
estaban ávidos de noticias. Edison convenció a los telegrafistas de la línea férrea para
que expusieran en los tablones de anuncios de las estaciones breves titulares sobre el
desarrollo de la contienda, sin olvidar añadir al pie que los detalles completos
aparecían en los periódicos; esos periódicos los vendía el propio Edison en el tren y
no hay que decir que se los quitaban de las manos.

Al mismo tiempo, compraba sin cesar revistas científicas, libros y aparatos, y llegó a
convertir el vagón de equipajes del convoy en un nuevo laboratorio. Aprendió a
telegrafiar y, tras conseguir a bajo precio y de segunda mano una prensa de imprimir,
comenzó a publicar un periódico por su cuenta, el Weekly Herald. Una noche,
mientras se encontraba trabajando en sus experimentos, un poco de fósforo
derramado provocó un incendio en el vagón. El conductor del tren y el revisor
consiguieron apagar el fuego y seguidamente arrojaron por las ventanas los útiles de
imprimir, las botellas y los mil cacharros que abarrotaban el furgón. Todo el
laboratorio y hasta el propio inventor fueron a parar a la vía. Así terminó el primer
negocio de Thomas Alva Edison.

El joven Edison tenía sólo dieciséis años cuando decidió abandonar el hogar de sus
padres. La población en que vivía le resultaba ya demasiado pequeña. No faltándole
iniciativa, se lanzó a la búsqueda de nuevos horizontes. Por suerte, dominaba a la
perfección el oficio de telegrafista, y la guerra civil había dejado muchas plazas
vacantes, por lo que, fuese donde fuese, le sería fácil encontrar trabajo.

Durante los siguientes cinco años Edison llevó una vida errante, de pueblo en pueblo,
con empleos ocasionales. Se alojaba en sórdidas pensiones e invertía todo cuanto
ganaba en la adquisición de libros y de aparatos para experimentar, desatendiendo
totalmente su aspecto personal. De Michigan a Ohio, de allí a Indianápolis, luego
Cincinnati, y unos meses después Memphis, habiendo pasado antes por Tennessee.
Su siguiente trabajo fue en Boston, como telegrafista en el turno de noche. Llegó allí
en 1868, y poco después de cumplir veintiún años pudo hacerse con la obra del
científico británico Michael Faraday Experimental Researches in Electricity, cuya
lectura le influyó muy positivamente. Hasta entonces, sólo había merecido la fama de
tener cierto don mágico que le permitía arreglar fácilmente cualquier aparato
averiado. Ahora, Faraday le proporcionaba el método para canalizar todo su genio
inventivo. Se hizo más ordenado y disciplinado, y desde entonces adquirió la
costumbre de llevar encima un cuaderno de notas, siempre a punto para apuntar
cualquier idea o hecho que reclamara su atención.

Convencido de que su meta profesional era la invención, Edison abandonó el puesto


de trabajo que ocupaba y decidió hacerse inventor autónomo, registrando su primera
patente en 1868. Se trataba de un contador eléctrico de votos que ofreció al Congreso,
pero los miembros de la cámara calificaron el aparato de superfluo. Jamás olvidó el
inventor estadounidense esta lección: un invento, por encima de todo, debía ser
necesario.

Sin un real en el bolsillo, Edison llegó a Nueva York en 1869. Un amigo le


proporcionó alojamiento en los sótanos de la Gold Indicator Co., oficina que
transmitía telegráficamente a sus abonados las cotizaciones de la bolsa neoyorquina.
Al poco de su llegada, el aparato transmisor se averió, lo que provocó no poco
revuelo, y él se ofreció voluntariamente a repararlo, lográndolo con asombrosa
facilidad. En recompensa, se le confió el mantenimiento técnico de todos los servicios
de la compañía.

Pero como no le interesaban los empleos sedentarios, aprovechó la primera ocasión


que se le presentó para trabajar de nuevo por su cuenta. Muy pronto recibió un
encargo de la Western Union, la más importante compañía telegráfica de entonces. Se
le instaba a construir una impresora efectiva de la cotización de valores en bolsa. Su
respuesta a este reto fue su primer gran invento: el Edison Universal Stock Printer. Le
ofrecieron por el aparato 40.000 dólares, cantidad que le permitió por fin sentar la
cabeza. Se casó en 1871 con Mary Stilwell, con la que tuvo dos hijos y una hija, e
instaló un taller pequeño pero bien equipado en Newark, Nueva York, en el que
continuó experimentando en el telégrafo en busca de nuevos perfeccionamientos y
aplicaciones. Su mayor contribución en ese campo fue el sistema cuádruple, que
permitía transmitir cuatro mensajes telegráficos simultáneamente por una misma
línea, dos en un sentido y dos en otro.

El laboratorio de Menlo Park:

Bien pronto se planteó Edison la construcción de un verdadero centro de


investigación, una «fábrica de inventos», como él lo llamó, con laboratorio,
biblioteca, talleres y viviendas para él y sus colaboradores, con el fin de realizar no
importa qué investigaciones, mientras fuesen prácticas, ya fueran por encargo o por
puro interés personal. Los recursos económicos no le faltaban y las proporciones de
sus proyectos se lo exigían. Buscó un lugar tranquilo en las afueras de Nueva York
hasta que encontró una granja deshabitada en el pueblecito de Menlo Park. Fue el
lugar elegido para construir su nuevo cuartel general, el primer laboratorio de
investigaciones del mundo, de donde habrían de salir inventos que cambiarían las
costumbres de buena parte de los habitantes del planeta.

Se instaló allí en 1876 (tenía entonces veintiocho años), e inmediatamente se puso a


trabajar. La búsqueda de un transmisor telefónico satisfactorio reclamó su atención.
El inventado por Alexander Graham Bell, aunque teóricamente bien concebido,
generaba una corriente tan débil que no servía para aplicaciones generales. Sabía que
las partículas de grafito, según se mantuvieran más o menos apretadas, influían sobre
la resistencia eléctrica, y aplicó esta propiedad para crear un dispositivo que
amplificaba considerablemente los sonidos más débiles: el micrófono de gránulos de
carbón, que patentó en 1876.

Era habitual en Edison que un trabajo le llevase a otro, y el caso anterior no fue una
excepción. Mientras trataba de perfeccionar el teléfono de Bell observó un hecho que
se apresuró a describir en su cuaderno de notas: «Acabo de hacer una experiencia con
un diafragma que tiene una punta embotada apoyada sobre un papel de parafina que
se mueve rápidamente. Las vibraciones de la voz humana quedan impresas
limpiamente, y no hay duda alguna que podré recoger y reproducir automáticamente
cualquier sonido audible cuando me ponga a trabajar en ello». Liberado, pues, del
teléfono, había llegado el momento de ocuparse del asunto. Un cilindro, un
diafragma, una aguja y otros útiles menores le bastaron para construir en menos de un
año el fonógrafo, el más original de sus inventos, un aparato que reunía bajo un
mismo principio la grabación y la reproducción sonora.
El propio Edison quedó sorprendido por la sencillez de su invento, pero pronto se
olvidó de él y pasó a ocuparse del problema del alumbrado eléctrico, cuya solución le
pareció más interesante. «Yo proporcionaré luz tan barata -afirmó Edison en 1879-
que no sólo los ricos podrán hacer arder sus bujías.» La respuesta se encontraba en la
lámpara de incandescencia. Se sabía que ciertos materiales podían convertirse en
incandescentes cuando en un globo privado de aire se les aplicaba corriente eléctrica.
Sólo restaba encontrar el filamento más adecuado. Es decir, un conductor metálico
que se pudiera calentar hasta la incandescencia sin fundirse, manteniéndose en este
estado el mayor tiempo posible.

Antes que Edison, muchos otros investigadores trabajaron en esta dirección, pero
cuando él se incorporó lo hizo sin regatear esfuerzo alguno. Trabajó con filamentos
de las más distintas especies: platino, que desestimó por caro, carbón, hollín y otros
materiales, e incluso envió a sus colaboradores al Japón, a América del Sur y a
Sumatra para reunir distintas variedades de fibras vegetales antes de escoger el
material que juzgó más conveniente. La primera de sus lámparas estuvo lista el 21 de
octubre de 1879. Se trataba de una bombilla de filamento de bambú carbonizado, que
superó las cuarenta horas de funcionamiento ininterrumpido. La noticia del hecho
hizo caer en picado las acciones de las compañías de alumbrado de gas.

En años sucesivos, Edison se ocupó en mejorar su bombilla, y fue esta actividad la


que le llevó hacia el único de sus descubrimientos que pertenece a una área
estrictamente científica. Ocurrió en 1883, mientras trataba de averiguar por qué su
lámpara de incandescencia se ennegrecía con el uso. En el transcurso de tales
investigaciones, el prolífico inventor presenció la manifestación de un fenómeno
curioso: la lámpara emitía un resplandor azulado cuando era sometida a ciertas
condiciones de vacío y se le aplicaban determinados voltajes. Edison averiguó que tal
emisión luminosa estaba provocada por la inexplicable presencia de una corriente
eléctrica que se establecía entre las dos varillas que sostenían el filamento de la
lámpara, y utilizó dicho fenómeno, que recibió su nombre, para concebir un contador
eléctrico cuya patente registró en 1886.

De hecho, Edison pudo haber dado aquí el paso de la electrotecnia a la electrónica.


No supo, sin embargo calibrar la importancia del descubrimiento Su método, más
próximo al «ensayo y error» que a la deducción científica, se lo impidió. Hubo que
esperar a que el ingeniero británico John Ambrose Fleming, un tecnólogo de sólida
formación científica, diera el paso en 1897 cuando logró, tras discretas
modificaciones, transformar el contador eléctrico de Edison en la válvula de vacío, el
primero de una larga serie de dispositivos eléctricos que dieron origen a una nueva
era tecnológica.

Más de un millar de inventos:

En 1886, dos años después de que falleciera su esposa, Edison se casó con Mina
Miller, mujer de carácter fuerte, hija de un rico industrial de Akran, Ohio, cuya
influencia sobre su excéntrico marido se hizo notar, ya que consiguió hacer de él una
persona más sociable. El matrimonio tuvo tres hijos, uno de los cuales, Charles, se
dedicó a la política, llegando a convertirse en gobernador del estado de Nueva Jersey.

Al año de casarse, Edison trasladó su laboratorio de Menlo Park, a la sazón pequeño,


a West Orange, Nueva Jersey. Creó allí un gran centro tecnológico, el Edison
Laboratory (hoy monumento nacional), en torno al cual levantó numerosos talleres,
que daban trabajo a más de cinco mil personas.

La electricidad continuó absorbiendo la mayor parte de su tiempo, pues se ocupaba de


todos los aspectos relativos a su producción y distribución. No con mucha suerte, sin
embargo, ya que cometió un grave error al insistir en el sistema de corriente continua
cuando existían razones de peso en favor de la corriente alterna. Edison se interesó
también por muchos otros sectores industriales: la producción de cemento y de
materias químicas, la separación electromagnética del hierro y la fabricación de
baterías y acumuladores para automóviles fueron algunos de sus preferidos.

Su último gran invento fue el Kinetograph, cuya patente registró en 1891. Se trataba
de una rudimentaria cámara de cine que incluía, sin embargo, un ingenioso
mecanismo para asegurar el movimiento intermitente de la película. En 1894 Edison
abrió el Kinetoscope Parlor en Broadway, Nueva York, donde un solo espectador se
sentaba frente a una mirilla en una cabina de madera para ver la película, que se
iluminaba desde atrás por una lámpara eléctrica. Aunque el Kinetoscope Parlor
despertó inmediatamente la atención como atracción de feria, Edison no creyó nunca
que fuese importante encontrar algún sistema de proyección para mayores auditorios,
lo que le impidió dar el paso definitivo al cinematógrafo de los hermanos Lumière.

La actividad de este genial inventor se prolongó más allá de cumplidos los ochenta
años, completando la lista de sus realizaciones tecnológicas hasta totalizar las 1.093
patentes que llegó a registrar en vida. La arteriosclerosis, sin embargo, fue minando la
salud de este inquieto anciano, cuyo fallecimiento tuvo lugar el 18 de octubre de
1931, en West Orange, Nueva Jersey.
Aquí un detalle de las creaciones más relevantes de este genio, considerado el
inventor más prolífico de la historia.

1) El telégrafo cuádruplex:

El telégrafo emite y recibe señales según un código de impulsos el eléctrico. El


cuádruplex, creado en 1874, tenía la particularidad de permitir enviar y recibir cuatro
mensajes telegráficos de manera simultánea.

2) Bombita de luz:

El 27 de enero de 1880, Edison obtuvo la patente de una bombita incandescente.


Tenía filamento de carbono en el interior de un receptáculo de cristal y duraba 40
horas.

3) Micrófono de carbón:

En este dispositivo el carbón, que actúa como una especie de resistencia, se encuentra
en el interior de un compartimento cerrado y cubierto por una membrana. Fue usado
durante mucho tiempo en telefonía y radiofonía.

4) Baterías de níquel hierro:

Edison diseñó las baterías recargables de níquel-hierro, conformadas por dos


electrodos sumergidos en una solución alcalina. Eran una alternativa más económica
y segura que las de ácido y plomo. Las creó pensando en alimentar autos eléctricos a
los que consideraba serían los vehículos del futuro. Hoy vemos que no sólo no se
equivocó sino que fue un adelantado de su época.

5) Vehículo eléctrico:

La batería de níquel-hierro creada por Edison se utilizó, a comienzo del siglo XX,
para el desarrollo de vehículos autónomos de las compañías Baker y Detroit Electric.
Y en 1913, Ford creó un primer prototipo eléctrico en la planta que tenía en Highland
Park.

El vehículo tenía una autonomía de 160 kilómetros. Al parecer la empresa pensaba


lanzarlo al mercado, pero se cree que el lobby de las petroleras, sumado a un
misterioso incendio que destruyó los talleres de Edison en West Orange, en 1914,
hicieron que se desestime el proyecto.

6) Quinetoscopio:

Se trata de una caja de madera con bobinas sobre las que corren 14 metros de película
en bucle sobre una lámpara eléctrica. La máquina, considerada precursora del
proyector cinematográfico, fue desarrollada por Edison junto a William Kennedy
Laurie Dickson en 1893.

7) Fonógrafo:

El fonógrafo fue el primer dispositivo capaz de reproducir sonidos. Fue inventado por
Thomas Alva Edison, Eldridge R. Johnson y Émile Berliner en 1876. La primera
canción que reprodujo este revolucionario equipo fue María tenía un corderito (Mary
had a little lamb), el 1 de noviembre de 1877.

8) Mimeógrafo:

El aparato, patentado en 1887, permite hacer gran cantidad de copias en papel


esténcil. Fue utilizado por primera vez por Albert Blake Dick,a quien Edison le
vendió la licencia para que produciera otro invento basado en este equipo.

9) Sistema de distribución de electricidad:

El 4 de septiembre de 1882, Edison inventó el primer sistema de distribución eléctrica


del mundo. El sistema suministraba 110 voltios de corriente continua a 85 usuarios en
la calle Pearl en Manhattan, Nueva York.

10. Dictáfono:

El dispositivo era utilizado para grabar audio y se solía usar, principalmente, para
captar discursos que luego había que transcribir. El Dictáfono era una marca
registrada por Columbia Graphophone Company en 1907, por eso el inventor
comercializó el producto con el nombre Ediphone.
La electricidad: es el conjunto de fenómenos físicos relacionados con la presencia y
flujo de cargas eléctricas. Se manifiesta en una gran variedad de fenómenos como los
rayos, la electricidad estática, la inducción electromagnética o el flujo de corriente
eléctrica.

La emisión termoiónica: conocida anteriormente como efecto Edison es el flujo de


partículas cargadas llamadas iones que proviene de una superficie de metal (u óxido
de metal) causado por una energía térmica de tipo vibracional que provoca una fuerza
electrostática que empuja a los electrones hacia la superficie.

Un diodo: es un componente electrónico de dos terminales que permite la circulación


de la corriente eléctrica a través de él en un solo sentido, bloqueando el paso si la
corriente circula en sentido contrario, no solo sirve para la circulación de corriente
eléctrica sino que este la controla y resiste.

Un diodo es un componente electrónico de dos terminales que permite la circulación


de la corriente eléctrica a través de él en un solo sentido, bloqueando el paso si la
corriente circula en sentido contrario, no solo sirve para la circulación de corriente
eléctrica sino que este la controla y resiste.

Un rectificador: es el dispositivo electrónico que permite convertir la corriente alterna


en corriente continua. Esto se realiza utilizando diodos rectificadores, ya sean
semiconductores de estado sólido, válvulas al vacío o válvulas gaseosas como las de
vapor de mercurio.

El rectificador de media onda: es un circuito empleado para eliminar la parte negativa


o positiva de una señal de corriente alterna de lleno conducen cuando se polarizan
inversamente. Además su voltaje es positivo.

Un rectificador de onda completa es un circuito empleado para convertir una señal de


corriente alterna de entrada en una señal de corriente pulsante de salida.

Semiconductor es un elemento que se comporta como un conductor o como un


aislante dependiendo de diversos factores, por ejemplo: el campo eléctrico o
magnético, la presión, la radiación que le incide, o la temperatura del ambiente en el
que se encuentre.

Tipos:

Existen diferentes tipo de materiales semiconductores, dependiendo de las impurezas


que estos presenten y de su respuesta física ante diferentes estímulos del entorno.
Semiconductores intrínsecos: Son aquellos elementos cuya estructura molecular está
conformada por un solo tipo de átomo. Entre este tipo de semiconductores intrínsecos
se encuentra el silico y el germanio.

La estructura molecular de los semiconductores intrínsecos es tetraédrica; es decir,


tiene enlaces covalentes entre cuatro átomos circundantes.

Semiconductores extrínsecos:

Se conforman al incluir impurezas dentro de los conductores intrínsecos; es decir,


mediante la incorporación de elementos trivalentes o pentavalentes.

Este proceso se conoce como dopaje y tiene como finalidad aumentar la


conductividad de los materiales, para mejorar las propiedades físicas y eléctricas de
estos.

Al sustituir un átomo de semiconductor intrínseco por un átomo de otro componente


se pueden obtener dos tipos de semiconductores extrínsecos, los cuales se detallan a
continuación.

Semiconductor tipo P:

En este caso, la impureza es un elemento semiconductor trivalente; es decir, con tres


(3) electrones en su capa de valencia.

Los elementos intrusos dentro de la estructura reciben el nombre de elementos


dopantes. Ejemplos de estos elementos para los semiconductores tipo P son el boro
(B), el galio (Ga) o el indio (In).

Al carecer de un electrón de valencia para formar los cuatro enlaces covalentes de un


semiconductor intrínseco, el semiconductor tipo P tiene un vacío en el enlace faltante.

Semiconductor tipo N:

El elemento intruso en la configuración viene dado por elementos pentavalentes; es


decir, aquellos que cuentan con cinco (5) electrones en la banda de valencia.

En este caso, las impurezas que son incorporadas al semiconductor intrínseco son
elementos como el fósforo (P), el antimonio (Sb) o el arsénico (As).
Los dopantes tienen un electrón de valencia adicional que, al no tener un enlace
covalente al cual unirse, queda libre automáticamente para desplazarse a través de la
red cristalina.

Se denomina unión PN: a la estructura fundamental de los componentes electrónicos


comúnmente denominados semiconductores, principalmente diodos y transistores.

El transistor: es un dispositivo electrónico semiconductor utilizado para entregar una


señal de salida en respuesta a una señal de entrada. Cumple funciones de
amplificador, oscilador, conmutador o rectificador. El término «transistor» es la
contracción en inglés de transfer resistor.

Un osciloscopio: es un instrumento de visualización electrónico para la


representación gráfica de señales eléctricas que pueden variar en el tiempo. Es muy
usado en electrónica de señales, frecuentemente junto a un analizador de espectro.

El tubo de rayos catódicos: es una tecnología que permite visualizar imágenes


mediante un haz de rayos catódicos constantemente dirigido contra una pantalla de
vidrio recubierta de fósforo y plomo.

Un circuito integrado (CI): también conocido como chip o microchip, es una


estructura de pequeñas dimensiones de material semiconductor, normalmente silicio,
de algunos milímetros cuadrados de superficie (área), sobre la que se fabrican
circuitos electrónicos generalmente mediante fotolitografía y que está protegida
dentro de un encapsulado de plástico o de cerámica.1 El encapsulado posee
conductores metálicos apropiados para hacer conexión entre el circuito integrado y un
circuito impreso.

Los sistemas digitales modernos utilizan Circuitos Integrados (CI) en su diseño, ya


que presentan un tamaño muy reducido, alta fiabilidad, bajo costo y bajo consumo de
potencia.

Se debe saber reconocer los encapsulados de los CI y saber cómo se enumeran los
pines, esto generalmente por medio de las hojas de datos de cada CI.

Un circuito integrado monolítico es el que se construye enteramente sobre un


pequeño chip de silicio. Todos los componentes que pueden formar este CI, como
transistores, diodos, resistencias y condensadores, son partes que integran un único
chip.
Los encapsulados de los CI se clasifican según la forma en que se montan sobre las
tarjetas de circuito impreso (PCB).

El encapsulado de inserción típico es de tipo DIP (Dual in-line package). Con este
tipo de encapsulado es necesario perforar los espacios de los pines en la tarjeta.

Por otro lado, existe la tecnología de montaje superficial (SMT), que es un método
más moderno y permite ahorrar más espacio. En este caso no es necesario realizar
perforaciones, ya que los pines de los encapsulados de montaje superficial se sueldan
a las pistas de una cara de la tarjeta, dejando la otra cara libre en caso de querer añadir
circuitos adicionales.

Existen cuatro tipos de encapsulado de SMT:

•SOIC (Small-Outline IC)

•PLCC (Plastic Leaded Chip Carrier)

•LCCC (Leadless Ceramic Chip Carrier)

•FP (Flat Pack)

Para poder saber el número de cada pin, se tiene un formato estándar que utilizan
todos los encapsulados de CI DIP, SOIC y flat pack.

En la parte superior del encapsulado, se designa el pin 1 mediante un identificador,


que generalmente es un pequeño punto, una muesca o una esquina biselada.

Este indicador siempre muestra el pin 1 y el número aumenta en sentido inverso a las
manecillas del reloj.

En el caso de los encapsulados PLCC y LCCC se tienen terminales en sus cuatro


costados. El pin 1 se identifica por un punto u otra marca, situado en el centro de uno
de los lados del chip.

La numeración también se incrementa en sentido contrario a las manecillas del reloj,


por lo que el pin de mayor numeración siempre estará a la derecha del pin 1.
La inducción electromagnética: es el fenómeno que origina la producción de una
fuerza electromotriz (f.e.m. o tensión) en un medio o cuerpo expuesto a un campo
magnético variable, bien en un medio móvil respecto a un campo magnético estático
no uniforme, o la variación de las líneas de campo que atraviesan dicha superficie
mediante un giro.

MICHAEL FARADAY (1791-1867):

Fue un físico y quimico nacido en un poblado de Londres llamado Nervint Butts en el


año de 1791, trasladándose con su familia a Inglaterra cuando todavía era un niño.

Debido a que provenia de una familia humilde, a muy corta edad se inicio en el
trabajo como vendedor de periódicos y luego en un taller de encuadernación. En este
ultimo se dedico largas horas leyendo artículos de electricidad y química, incentivado
por su empleador, quien fomento en el la pasión por la lectura de textos científicos.

Un buen dia, recibe una tarjeta de invitación de un miembro de la Institucion Real de


Londres, con el objeto de que asistiera a la conferencia que estaba dictando el físico
Humphry Davy. Este, entusiasmado por unas notas de sus conferencias que le envió
Faraday, lo invito a Italia para que fuera su asistente en la Royal Institution. En esta
ciudad conocio a físicos de la talla de Volta y Vauquelin.

Faraday, fue poco a poco adquiriendo un gran prestigio debido a lo prolifero y


novedoso de sus investigaciones, trayéndole como consecuencia su inclusión como
miembro de la Sociedad Real donde tuvo una férrea oposición de su presidente Davy,
quien sentía egoísmo y celo debido al renombre adquirido por su ex ayudante.

Cuando se encontraba en la cima de su carrera tenia la edad de 40 años había


publicado 60 trabajos investigación, expresándose con las siguientes palabras:

“un físico se convierte en hombre después de transcurridos 20 años de trabajo, antes


de ese tiempo es solamente un niño”.

Entre sus investigaciones mas sonadas, podemos mencionar:

 El establecimiento de las leyes de la electrolisis.


 La ley de inducción que lleva su nombre.
 En 1833 construyo el electrómetro voltaico.
 Invento el motor eléctrico y el generador elecrico.
 En 1837 reinicia a estudiar la electricidad por frotamiento, la conductividad y
la inducción.
Como es de notar, Faraday, a pesar escasa habilidad matemática, fue muy
exitoso en cuanto al descubrimiento de los conceptos básicos, de los cuales
depende grandemente la electricidad. Faraday muere en 1867 en Hampton
Court.
CORRIENTE INDUCIDA:

Una serie de experiencias y leyes, deducidas de las mismas, nos han mostrado
como toda corriente lleva asociado un campo magnético. Tras la experiencia
de Oersted se sospecho pronto que tendría que darse el efecto inverso: crear
corrientes por medio de campos magnéticos. No fue sino posteriormente,
cuando Michael Faraday descubrió que era posible la producción de corriente
eléctrica mediante campo magnético variable, fenómeno este que se le
denomina inducción electromagnética.
Antes de especificar las experiencias de Faraday, vamos a proveernos de un
concepto muy importante que será usado posteriormente y que le llamaremos
flujo de campo magnético.

FLUJO DE CAMPO MAGNETICO:

Sabemos que un campo magnético puede ser representado por medio de las
llamadas líneas de inducción, las cuales atraviesan una superficie. El flujo de
campo magnético puede ser definido asi:
“El flujo de campo magnético es el numero total de líneas de inducción
magnética que atraviesan una superficie.”
El numero de líneas de inducción que pasa por la unidad de área normal a
ellos, es numéricamente igual a la inducción magnética.
De acuerdo con la definición de flujo de campo magnético su expresión viene
dada por:
B= B.S

Unidades de flujo de campo magnético:


a) En el sistema M.K.S.
Estas unidades se deducen a partir de la definición, teniéndose que:
B= B.S
= W/m . m
= Weber
Definición de weber:
“Un weber es el flujo producido por una inducción
magnética de un Tesla cuando atraviesa una superficie de
un m, normal al campo.”

b) En el sistema c.g.s.
La unidad de flujo de campo magnético se deduce a partir de que la
intensidad de campo magnético B, se mide en gauss y la superficie en
cm, el flujo quedara expresado en:
B= B.S
= gauss . cm
= Maxwell
Definición de maxwell:
“Un Maxwell es el flujo producido por la intensidad magnética de
un gauss, cuando atraviesa una superficie de un cm normal al
campo.”

Las líneas de campo magnético difieren de las del campo eléctrico en


que las líneas de flujo magnético son continuas, no teniendo ni
principio ni fin. De esta forma, cuando se tiene una superficie cerrada,
debe entrar y salir el mismo numero de líneas, trayendo como
consecuencia que el flujo magnético a través de cualquier superficie
cerrada será siempre cero.

CORRIENTES INDUCIDAS:
Antes hemos estudiado que toda corriente que circula por un
conductor es capaz de producir en este un campo magnético a su
alrededor, hecho observado por el físico Oersted.
Posteriormente se comprobó que las variaciones de los campos
magnéticos son capaces de producir corrientes. Estos fenómenos
fueron observados por Faraday y Henry, quienes pudieron notar que
cuando un conductor es desplazado dentro de un campo magnético se
produce una fuerza electromotriz inducida y como consecuencia se
produce una corriente. Esta corriente es llamada corriente inducida,
la cual es producida por una fuerza electromotriz inducida.
Las corrientes inducidas son las corrientes producidas por una fuerza
electromotriz inducida.
Concepto de inducción mutua:
“Se llama inducción mutua, al cambio de flujo de una bobina, debido
al cambio de la corriente, produciendo en la otra bobina una f.e.m
inducida.”

Definición de Henry:
“Un Henry (H) es el valor del coeficiente de autoinducción o
inductancia de un circuito, en el que se origina la fuerza electromotriz
de un voltio, cuando la intensidad en el mismo varia un amperio cada
segundo.”

INDUCTANCIA MUTUA:
Se llama inductancia a la propiedad o característica que tiene un
elemento conductor, o un circuito, de oponerse a las variaciones de
corriente.
Se llama inductor al dispositivo que produce una fuerza electromotriz
inducida.
El inductor, llamado comúnmente bobina o choque, esta fabricado, por
varias vueltas de alambre de cobre llamadas espiras que van enrolladas
sobre un nucleo de aire, de hierro o de ferrita.
El flujo magnético a través de un circuito varia con el tiempo como
consecuencia de las corrientes variables que existen en circuitos
cercanos. Esto origina una f.e.m inducida mediante un proceso
conocido como inducción mutua, se llama asi porque depende de la
interaccion de dos circuitos.

Las relaciones entre las diferencias de potencial del primario y el


secundario son directamente proporcionales al numero de espiras es
decir, tendrá mayor voltaje quien tenga mas espiras. Esto es de vital
importancia porque puede elevarse o disminuirse el voltaje para el
transporte de corriente.
Se sabe, que las corrientes se transportan desde las centrales eléctricas
hasta las fabricas y hogares a través de alambres conductores,
originándose en ellos perdidas de energía en forma de calor igual a
1.R. Por esta razón será necesario transportarlas a baja intensidad.
Para cumplir con este ultimo objetivo se eleva el voltaje en los
transformadores elevadores, consiguiéndose una baja intensidad. Estos
transformadores se caracterizan porque el numero de espiras del
secundario Ns es mucho mayor que en el primario Np. Una vez que
llega a los lugares de consumo, se usan los transformadores
reductores, que tienen menor el numero de espiras en el secundario.
Esta relación constante entre el numero de espiras del secundario y el
primario se llama relación de transformación.
Es de hacer notar, que únicamente los voltajes variables (pulsos de
corriente alterna) pueden ser aplicados a los terminales del primario de
un transformador, pues, un voltaje constante (corriente continua),
aplicado a la bobina primaria no produce ningún flujo magnético
variable y como consecuencia no produce ninguna f.e.m en el
secundario.
La potencia en el primario es:
P p= V p . I p

Al abrir o cerrar el circuito se disminuye o se aumenta la variación de


flujo que induce una corriente en el propio circuito, el cual se ve
sometido a una variación de flujo a través. Esta corriente inducida
tendrá un sentido tal que se oponga a la variación de flujo que la
engendre.

CONCEPTO DE AUTOINDUCCION:
“Se llama autoinducción, a la inducción de una fuerza
electromotriz por una variación con respecto al tiempo de la
corriente en el mismo circuito.”

La variación del flujo A O cuando se produce una variación de la


intensidad de corriente I es:
AO= L. AI; donde L es una constante llamada autoinductancia, y su
unidad es el Henry (H) en honor a Henry Joseph quien descubrió el
fenómeno de la autoinducción aunque fue Michael Faraday quien
descubrió el fenómeno de la inducción electromagnética.

Las corrientes producidas reciben el nombre de corrientes inducidas.


El iman constituye el sistema inductor y la espira constituye el
circuito inducido.
De todas las observaciones se concluye que:
“Una corriente eléctrica puede ser producida por cambios en el campo
magnético.”
FUERZA ELECTROMOTRIZ INDUCIDA:
Cuando se hizo el estudio de la Ley de Ohm se aprendio que al fluir
una corriente eléctrica en un alambre, debía estar presente una
diferencia de potencial, llamada también fuerza electromotriz siendo
esta ultima la energía que se da a los electrones en el alambre.
Cuando un alambre se mueve a través de un campo magnético, los
electrones fluyen en el alambre debido a la diferencia de potencial que
aparece en el. Esta diferencia de potencial, producida por corrientes
inducidas recibe el nombre de fuerza electromotriz inducida (f.e.m
inducida).
La medida de esta fuerza electromotriz, que denotaremos con (f.e.m)
se obtiene por el trabajo que debe realizarse para mover un alambre a
través de un campo magnético. Este trabajo depende de la inducción
magnética (B), del largo (L) del alambre que se encuentra dentro del
campo y de la rapidez (v) con que el alambre se mueve en el campo,
pudiéndose escribir que:
f.e.m = B.L.V
La f e m se mide en voltios y su magnitud representa el trabajo que
debe hacerse para darle energía a la corriente que fluye en el alambre.

LEY DE FARADAY:
Las experiencias de Michael Faraday son esencialmente tres, y se
refieren a diferentes métodos para producir corriente eléctrica
mediante dos bobinas de hilo conductor, o una bobina y un iman.
PRIMERA EXPERIENCIA DE FARADAY:
Tenemos dos bobinas S1 y S2 independientes. La bobina S2 esta en el
interior de S1. Esta bobina, S1, forma el circuito primario (o inductor)
y esta conectado a una batería, con un reóstato (resistencia variable) o
interruptor en serie. La bobina S2 constituye el circuito secundario (o
inducido) y esta conectado a un galvanómetro.
Al cerrar el circuito K, circula una corriente en S1 y aparece asimismo
una corriente inducida en S2 y de sentido contrario. Esta corriente
inducida dura muy poco, tan solo durante el inicio de paso de cargas
eléctricas por S1. Cuando la corriente de S1 se estabiliza, el
galvanómetro del circuito secundario marcara nuevamente cero. Al
abrir el circuito S1 en K, nuevamente se crea en S2 una nueva
corriente eléctrica inducida, pero de sentido contrario.
Conclusiones:
1) Cualquier variación de la corriente en el circuito primario produce
una fuerza electromotriz (que engendra una corriente) en el circuito
secundario.
2) Si la corriente primaria es constante, no existe ninguna fuerza
electromotriz en el circuito secundario.

SEGUNDA EXPERIENCIA DE FARADAY:


Si introducimos el polo norte de un iman permanente en una bobina al
cual hemos conectado un galvanómetro. Aparecera una corriente
inducida durante el movimiento del iman. El sentido de esta corriente
equivale a la necesaria para crear un polo norte en el extremo de la
bobina donde se introduce el iman. Dicho sentido se invierte cuando
alejamos el polo norte del iman.
Podemos observar que la intensidad de corriente es mayor en función
de la velocidad de desplazamiento del iman.
Si se usa un iman de mayor potencia, también obtendremos mayor
intensidad de corriente.
Conclusiones:
1) La variación de flujo magnético crea en el interior de la bobina una
fuerza electromotriz que depende del valor de dicho flujo y de la
velocidad de movimiento.
2) El sentido de la corriente inducida es tal que tiende a oponerse a la
causa que lo motiva.
TERCERA EXPERIENCIA DE FARADAY:
Ahora tenemos las dos bobinas de la primera experiencia, colocadas
en la misma posición, y establezcamos en S1 una corriente eléctrica
constante. Como lo observamos en aquella experiencia, no se
manifiesta en S2 fuerza electromotriz alguna, y el galvanómetro esta
en reposo.
Introduzcamos una barra de hierro dulce en la zona de campo
magnético de ambas bobinas. Durante el movimiento de dicha barra
se observa una corriente eléctrica inducida en S2.
Conclusion:
Al variar el flujo magnético, mediante una variación de la
permeabilidad del medio, aparece una corriente eléctrica inducida.
La ley de inducción electromagnética de Faraday quedo enunciada
asi:
“La fuerza electromotriz inducida en un circuito es igual y de signo
opuesto a la variación del flujo magnético que atraviesa el circuito en
el intervalo de tiempo 1.”

EL TRANSFORMADOR:
Es un dispositivo que tiene como función variar el voltaje y la
intensidad de las corrientes alternas, teniendo como base la inducción
electromagnética.
Consta de un nucleo de hierro el cual sostiene a dos bobinados, uno
llamado primario y otro llamado secundario.
Cuando por el primario circula una corriente alterna, se produce una
variación en el campo magnético del nucleo, originándose de esta
forma en el secundario una variación del flujo magnético, que de
acuerdo con la ley de Faraday, produce una f.e.m inducida.
Los valores de V p (diferencia de potencial en el primario) y Vs
(diferencia de potencial en el secundario) varian de acuerdo con el
numero de espiras de cada bobina, rigiéndose por la siguiente
relación:
V p sobre Vs = N p sobre N s
N p: el numero de espiras del primario.
N s : el numero de espiras del secundario.

La ley de Lenz para el campo electromagnético relaciona cambios


producidos en el campo eléctrico por un conductor con la propiedad
de variar el flujo magnético, y afirma que las tensiones o voltajes
aplicadas a un conductor generan una fuerza electro motriz (fem)
cuyo campo magnético se opone a toda variación de la corriente
original que lo produjo. Esta ley se llama así en honor del físico
germano-báltico Heinrich Lenz, quien la formuló en el año 1834. En
un contexto más general que el usado por Lenz, se conoce que dicha
ley es una consecuencia más del principio de conservación de la
energía aplicado a la energía del campo electromagnético.
ONDAS ELECTROMAGNETICAS:
Son aquellas ondas que no necesitan un medio material para
propagarse. Incluyen, entre otras, la luz visible y las ondas de radio,
televisión y telefonía.

Todas se propagan en el vacío a una velocidad constante, muy alta (300 0000 km/s)
pero no infinita. Gracias a ello podemos observar la luz emitida por una estrella lejana
hace tanto tiempo que quizás esa estrella haya desaparecido ya. O enterarnos de un
suceso que ocurre a miles de kilómetros prácticamente en el instante de producirse.

Las ondas electromagnéticas se propagan mediante una oscilación de


campos eléctricos y magnéticos. Los campos electromagnéticos al
"excitar" los electrones de nuestra retina, nos comunican con el
exterior y permiten que nuestro cerebro "construya" el escenario del
mundo en que estamos.
Las O.E.M. son también soporte de las telecomunicaciones y el
funcionamiento complejo del mundo actual.

También podría gustarte